Photo

~ COMUNION ~
1…Fue un mensaje muy emotivo de la Palabra de Dios el que el Hermano Pearry acaba de darnos. Cuán cierto es que: “Nosotros limitamos a Dios y le ponemos tiempo; y nosotros no podemos hacer eso, porque Él es Eterno”. Así que ahora, en esta noche estamos encarando algo más, lo cual es, la comunión.
2Esperé tres años para que se levantara una iglesia en Tucson, pero aquí está. Sí, ya estamos aquí. Así que le damos gracias al Señor, Él simplemente nos hizo esperar, a tal grado que ahora la podemos apreciar.
3Ahora, hay una cosa que quisiera decir antes de que demos inicio a la comunión, y es esto: que yo creo que hemos visto lo suficiente en nuestro día en el que vivimos, al punto que realmente deberíamos entregarle todo nuestro ser a Dios. Nosotros verdaderamente deberíamos servir a Dios. Yo creo que Él nos ha bendecido con la respuesta directa de la Escritura. Como decía el Hermano Pearry hace unos momentos, de que nosotros estamos en ese tiempo. No estamos ciegos, nosotros vemos que estamos aquí; hemos llegado.
4Y también podemos mirar alrededor y ver cómo es que la gente está perdiendo la mente. Que no podemos quedarnos por mucho más tiempo, o estaríamos absolutamente en una institución para dementes; todo el mundo estaría. Ven? Así que estamos en el tiempo del fin.
5Ahora, como concluyó el Hermano Pearry allí, viendo que estas cosas son verdad, ver que son verdad, no son un mito. No son simplemente algo que nosotros nos imaginamos. Son algo que nos han sido dadas directamente por la Palabra de Dios y manifestadas públicamente delante de nosotros, por lo cual sabemos que estamos aquí. Ahora, nosotros no sabemos cuánto tiempo más, porque regresamos otra vez a un reloj, ven Uds.?, qué hora es. Pero estamos... sabemos que estamos aquí, estamos en el tiempo. Si es el tiempo de Dios, yo me imaginaría...
6Alguien hizo un pequeño análisis en una ocasión, y dijo que si Dios lo toleraba a él de acuerdo... si Él fuera a asignar tiempo, mil años es apenas un día. Así que si un hombre viviera setenta años, eso sería solamente unos cuantos minutos en el tiempo de Dios. Ven? Bueno, y él dijo que serían cuarenta años, eso casi ni siquiera significaría tiempo para que Él pudiera pestañear. Ven? Ven?, así de rápido sería toda la cosa, si hubiera tiempo asignado; lo cual, Él no tiene tiempo. Así que Él es simplemente Eterno.
7Creo que fue Sara allá atrás... o, no, José, la otra noche, que me dijo a mí y al Hermano Pearry, dijo: “Papá, de dónde, cuándo vino Dios a la escena? De dónde vino El?” Ven? “Él tuvo que tener un principio, no es así? No tuvo Él un comienzo?”
8Yo dije: “No. Todo lo que tiene un principio tiene un fin, pero es aquello que no tuvo un principio lo que no tiene fin”. Pero, por supuesto, él tiene diez años de edad, eso fue difícil para él entender. Ven? Y cómo podría él recibir eso, sabiendo que algo nunca empezó? No solamente para él, también es para mí. Ahora, ven?, eso sencillamente es una dosis muy grande para mí, cómo es que eso alguna vez empezó.
9Ahora, estamos apunto de celebrar algo aquí que es muy sagrado. 10 Fui llamado hace unos días, a visitar a un caballero Cristiano, muy fino, que nunca ha tenido esto, y él se enteró que nosotros tomábamos la comunión literalmente. Ellos toman lo que ellos llaman “comunión espiritual”. Lo cual, por lo que respecta a comunión, yo diría que está bien, porque comunicarse es: “hablar a”, ven? Y el hermano me dio esta Escritura, dijo: “Hermano Branham: no piensa Ud. que....?”
10Ahora, la razón por la que digo esto... Está bien, Hermano Pearry? [El Hermano Pearry Green contesta: “Seguro”-Ed.] Ven?, la razón por la que estoy diciendo esto, es para que Uds. entiendan lo que están haciendo. Si Uds. entran en algo a ciegas, Uds. no saben en dónde, no saben lo que están haciendo. Uds. ni siquiera pueden tener confianza si no saben lo que están haciendo. Pero Uds. tienen que entender lo que están haciendo y el por qué lo están haciendo.
11Él dijo: “Ahora, si tomamos la Palabra de Dios, no es a Dios que estamos tomando?”
12Yo dije: “Exactamente correcto, señor, eso es verdad. Pero leemos aquí que ellos de hecho... Pablo enseñó el tomar literalmente la Cena del Señor. ‘Haced esto en memoria de Mí’, dijo Jesús. ‘Todas las veces que la comiereis en memoria de Mí, la muerte del Señor anunciáis hasta que Él venga’”. Ven? Ahora, nosotros estamos llamados a tomarla.
13Nosotros sabemos que fue San Pablo quien la ordenó en la Iglesia, siendo el profeta del Nuevo Testamento. Pedro, Santiago, Juan, todos ellos, escribieron (bueno, Mateo, Marcos, Lucas) lo que Jesús hizo, como escribas. Pero Pablo puso la cosa en orden, él era el profeta del Nuevo Testamento. Así como Moisés fue al desierto a recibir la inspiración para escribir los cinco Libros de... los primeros cinco Libros de la Biblia, bueno, Pablo también fue al desierto y recibió inspiración de parte de Dios para poner en orden la Iglesia del Nuevo Testamento y tipificarla con el Antiguo.
14Bajo eso, ellos tenían el cordero del sacrificio, que Israel la celebraba como una conmemoración. De hecho, fue practicada una vez al salir de Egipto. Pero luego ellos la celebraron como una conmemoración, a través de la edad. Bueno: “la ley, teniendo la sombra de bienes venideros”, ven Uds.?
15Ahora, yo sí creo que la comunión (lo que ahora llamamos “comunión”,) es “La Santa Cena”.
16Ahora, nosotros únicamente tenemos tres ordenanzas físicas Divinas, que se nos dejaron: una de ellas es la comunión, el lavamiento de pies, y el bautismo en agua. Esas son las únicas tres cosas. Eso es la perfección, de las tres, ven? Y esas son las únicas tres ordenanzas que tenemos. Nos damos cuenta que eso fue el asunto en cuestión, presentado por Pablo, en el Nuevo Testamento.
17Ahora, si nosotros dijéramos que “la comunión debería ser solamente tomar la Palabra”, yo no creo que alguien tenga derecho a tomar la Santa Cena hasta que él haya tomado la Palabra del Señor en su corazón. Ven? Porque les leeré algo a Uds. en unos momentos y lo verán. Ahora, fíjense. Entonces, por qué entonces nosotros...?
18Basándonos en el mismo principio, pudiéramos justificar plenamente al “Ejército de Salvación”. Ellos no creen en ninguna forma de bautismo en agua, dicen: “Nosotros no lo necesitamos”. Ahora, si no necesitamos el bautismo en agua, por qué nos bautizamos? Ellos dicen: “El agua no puede salvarlo a Ud., la Sangre lo salva”.
19Yo estoy de acuerdo con eso. Eso es correcto, la Sangre lo salva a uno, no el agua. Pero debemos tomar el agua como una demostración exterior, que una obra interior de gracia ha sido efectuada. Ven? Igual debemos hacerlo con la comunión!
20Cuando hemos aceptado al Señor, nuestro Sacrificio, dentro de nosotros, como un asunto de Nacimiento espiritual en nosotros, y Su Cuerpo, y vivimos por Él, por medio de la Palabra, también deberíamos simbolizarlo porque es un mandamiento. “Arrepentíos cada uno de vosotros y bautícese en el Nombre de Jesucristo para el perdón de vuestros pecados”.
21Pablo dijo: “Yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: ‘Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; y lo partió y se lo dio a los discípulos, y dijo: “Tomad, comed; haced esto en memoria de Mí”. Porque las veces que comiereis este pan, la muerte del Señor anunciáis hasta que Él venga’”. Ahora, nos damos cuenta que en eso, ellos tenían gente que venía y....
22Este precioso hermano, un hermano muy querido, él vino y dijo: “Yo nunca la he tomado, Hermano Branham, yo no entiendo lo que es”. Dijo: “Yo he sido enseñado de otra manera”.
23Yo dije: “Pero recuerde, nosotros admitimos que San Pablo lo puso en orden en la Iglesia Cristiana primitiva. Ellos iban de casa en casa, partían el pan con sencillez de corazón, y así por el estilo. Ahora”, yo dije, “él sí lo puso en la Iglesia. En Gálatas 1:8, él dijo: ‘Si un ángel del cielo viene y dice algo más, sea antema’, ve Ud.?, ve?, el mismo que hizo que se volvieran a bautizar del bautismo de Juan, que se bautizaran en el Nombre de Jesucristo”.
24Ven Uds.?, hay tres cosas que debemos practicar como símbolos: la Santa Cena, el lavamiento de pies, y el bautismo en agua. Ven? Hay...
25Uds. dicen: “Bueno, el...” Ahora, el Ejército de Salvación, se basa en este punto: “El ladrón moribundo, cuando él murió, él todavía no estaba bautizado, y Jesús le dijo que estaría en el Cielo”. Eso es exactamente la verdad. Eso es correcto. Pero, ven Uds.?, él únicamente reconoció a Jesús allí mismo en la hora que él se estaba muriendo. Ven? Esa fue la única oportunidad que él tuvo. Él era un ladrón, él estaba alejado, él estaba fuera. Y tan pronto como él vio esa Luz, él la reconoció: “Señor, acuérdate de mí!” Y Jesús... Eso fue verdad.
26Pero Ud. y yo, que sabemos que debemos ser bautizados, y nos negamos a hacerlo, entonces eso quedará entre Ud. y Dios. Lo mismo es con la comunión!
27Ahora, cuando tomamos esta comunión, no es solamente para decir: “Voy a subir aquí y voy a comer un poco de pan, y creeré que soy un Cristiano”. Pero, si Uds. se fijaron, la Biblia dice: “El que come y bebe indignamente será culpable de la Sangre y del Cuerpo del Señor”. Lo ven? Uds. tienen que vivir una vida delante de Dios y de la gente, que muestre que Uds. son sinceros.
28Ahora, sólo por un momento más. En el Antiguo Testamento, el sacrificio se hacía como un estatuto, o una ordenanza. Y también el bautismo en agua es una ordenanza; también el lavamiento de pies es una ordenanza; también la Santa Cena es una ordenanza. “Bienaventurado es aquél que guarda todas Sus ordenanzas, todos Sus estatutos, todos Sus mandamientos, para que pueda tener derecho de entrar al Árbol de la Vida”.
29Ahora, fíjense que en un principio, era una ordenanza de Dios el traer un sacrificio a la iglesia, y al templo y al altar, y ofrecer su ofrenda, por sus pecados, el sacrificio de un cordero. Bueno, yo me puedo imaginar ver a un hermano judío viniendo por el camino, sabiendo que él era culpable, y él iba al altar; o traía su buey engordado, o un becerro, o lo que él tenía, o un carnero, cordero o algo. El lo había traído por el camino, tan sincero como podía venir, él subía allá, cumpliendo la ordenanza de Dios, tan sincero como él podía.
30Entonces él ponía sus manos sobre él, confesando sus pecados, y el sacerdote poniendo esto (sus pecados) sobre el cordero, y la garganta del cordero era cortada, y luego moría por él. Mientras él estaba allí, y el corderito pateaba y sangraba, sus manos se llenaban de sangre, y lo salpicaba todo a él, (el corderito balaba y se moría), él se daba cuenta que había pecado y algo tenía que morir en su lugar. Por lo tanto, él estaba ofreciendo la muerte de este cordero por su muerte. Ven?, el cordero moría en su lugar. Entonces el hombre lo hacía con sinceridad, de lo profundo de su corazón.
31Finalmente, se hizo vez tras vez, siguió y siguió haciéndose hasta que finalmente se convirtió en una tradición. El mandamiento de Dios se convirtió en una tradición para el pueblo. Y entonces él iba ahí: “Bueno, vamos a ver, hoy es tal y tal fecha, quizás es mejor que vaya. Sí, es mejor que ofrezca un becerro”. Él iba: “Bueno, Señor, aquí está mi becerro”. Ven?, no había sinceridad en eso, no había entendimiento en eso.
32Ahora, nosotros no queremos tomar la comunión de esa manera. Esa es la misma cosa mientras venimos a la mesa del Señor.
33Isaías 35... no, perdónenme, Isaías 60... Permítanme corregir eso. Creo que es en Isaías 28, donde encontramos esto. Estoy casi seguro que ése es el capítulo correcto. Él dijo: “Mandamiento tras mandamiento; renglón tras renglón; un poquito allí; otro poquito allá. Retened lo bueno. Porque en lengua de tartamudos, y extraña lengua hablaré a este pueblo. Y éste es el Reposo”.
34Él dijo: “Todas las mesas del Señor se han llenado de vómito. A quién podré enseñarle Doctrina? A quién podré hacerle entender?” Ven? Creo que ésa era la Escritura correcta, Isaías 28. “A quién podré hacerle entender Doctrina?” Ven?, “las mesas”.
35Ahora, nos damos cuenta hoy que esta gran cosa que estamos a punto de hacer en esta noche, en conmemoración de Su muerte y Su Cuerpo el cual nosotros creemos que comemos diariamente, o que acabamos de comer mientras nuestro hermano nos predicaba. Tomando la Palabra de Dios, la creemos con todo nuestro corazón. La vemos manifestada; vemos que nos es dada; la vemos vindicada; la sentimos en nuestras vidas. Y debemos acercarnos a esto muy conscientes de lo que estamos haciendo, no simplemente porque es una ordenanza.
36Ud. entra a una iglesia, y muchas veces ellos reparten una galleta de soda o alguna clase de cosa, la parten en pedazos, pan ligero o algo, y lo parten en pedazos; y gente que fuma, bebe, y todo lo demás, vienen y toman la Cena del Señor porque son miembros de la iglesia. Bueno, eso es inmundicia delante de Dios!
37Aun del sacrificio, dijo: “Tus días festivos y tus sacrificios han llegado a ser una hediondez en Mi nariz”. Sin embargo, Él les ordenó que hicieran ese sacrificio. Pero de la manera que ellos lo trataron, llegó a ser una hediondez, hedor en Su nariz (Sus narices), el mismo sacrificio que El ordenó.
38De esa manera tomamos la Palabra de Dios, muchísimos Cristianos hoy (así llamados) hacen eso. Nos paramos aquí y enseñamos esta Palabra, y dicen: “Jesucristo no es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”, y enseñamos las cosas que Él nos prometió que honraría, y dicen: “Oh, bueno, eso era para alguien más”, nuestras adoraciones solemnes llegan a ser una hediondez en Su nariz. Él no la recibirá, de ninguna manera. Esa es la razón: debido a nuestras costumbres tradicionales!
39Uds. no toman la Cena del Señor como una tradición. Uds. la toman porque es el amor de Dios en su corazón, al guardar los mandamientos de Dios. Ven?, por eso es que Uds. la toman.
40Así que si Uds. no la toman con sinceridad, solamente es una tradición: “Bueno, nuestra iglesia toma la comunión cada domingo, o una vez al mes, o dos veces al año”, y Uds. suben y dicen: “Bueno, me toca a mí”, y luego toman la comunión, pues, eso es una hediondez para Dios! Ven?, eso es simplemente una tradición.
41Así como todo lo demás, Uds. tienen que ser sinceros. Dios desea lo más íntimo de su corazón. Recuerden que el mismo Dios que los trajo aquí a la tierra, es al que Uds. están sirviendo. Ven?
42Uds. están haciendo esto porque Él así lo dijo, porque es Su ordenanza. Entonces queremos venir con profunda sinceridad, reconociendo que por la gracia de Dios, es que hemos sido salvos. Y nosotros lo amamos a Él y sentimos Su Presencia, y la vemos cambiar nuestras vidas. Todo nuestro ser es cambiado. Somos personas diferentes. No vivimos como antes, no pensamos como antes.
43Como aquí en el Libro, y la parte allí de la cual estábamos hablando acerca de los dos Libros siendo Uno, el Libro de la Vida. El primer Libro de vida que surgió, fue cuando Uds. nacieron; ése fue su nacimiento natural. Ven? Pero entonces en una ocasión, allí muy adentro, había un granito de Vida, como les estaba explicando a algunas hermanas jóvenes en la casa, esta tarde. Ven?, hay un granito de Vida allí adentro, que lo hace a uno pensar: “De dónde vino Eso? Qué de estas cosas extrañas?”
44Yo estaba diciendo esto, tomándolo para mí mismo, como si uno dijera: “Bueno, en esta noche, William Branham no es el mismo de hace cuarenta años”. Si alguien allá atrás dijera: “William Branham, era un pícaro de primera fila”, ven?, porque yo nací de Charles y Ella Branham. Por la naturaleza de ellos, yo era un pecador, vine al mundo como un mentiroso, y todas las malas costumbres del mundo residían en mí. Pero también, allí dentro, había otra Naturaleza presente, ven?, predestinada, estaba allí adentro por Dios. En este mismo cuerpo, ven?, dos naturalezas allí adentro.
45Bueno, yo solamente me incliné a una. A medida que crecí, balbuceé como un bebé: “Pa-pá”. Cuando menos pensé, me convertí en un mentiroso, me convertí en todo lo demás que es un pecador, porque me crié de esa manera. Pero allí dentro había una pequeña partícula de Vida todo el tiempo.
46De niño, solía recordar... (Espero que no esté reteniéndolos demasiado. Pero sabiendo...) Sentarme a la orilla del arroyo, y me sentaba allí y miraba a mi alrededor en la noche. Papá y mamá ya se han ido a su descanso. Y en aquellos días, ellos eran pecadores; no había nada de Cristianismo en nuestros hogares en lo absoluto. Y oh, hermano!, bebían, tenían fiestas, y se comportaban desordenadamente; eso me enfermaba; agarraba mi linterna y mi perro y me iba a quedarme toda la noche en la montaña. En el invierno, yo cazaba hasta que la fiesta se terminaba, quizás hasta el amanecer. Regresaba a casa, y si no había terminado, me acostaba a dormir arriba en un cobertizo, esperando que amaneciera.
47Luego, yo pensaba en cómo es que en aquellos tiempos, estando allá afuera en el tiempo del verano, recogía unas varas y las clavaba allí como una pequeña protección contra el viento, en caso de que lloviera; me acostaba allí y tenía las cañas de pescar metidas en el agua, pescando; mi perro cazador de mapaches echado allí. Yo decía: “Miren esto! Tú sabes que el invierno pasado yo acampé aquí mismo una noche, hice una fogata aquí mismo cuando estaba esperando que mi perro aquí cazara, y yo tenía una fogata aquí. 48 Había cinco pulgadas de hielo en el suelo. Pero, florecita: De dónde viniste tú?” Ven? “Bueno, y de dónde viniste tú? Quién vino aquí y te sembró? Y de qué invernadero te sacaron? O qué de eso? De dónde viniste tú?” Ven? Esa florecita, yo decía: “Bueno, estaba congelado, y todo, y yo hice una fogata aquí encima. Además del elemento congelante, había un elemento de calor aquí en un enorme leño, en donde te quemé. Y con todo eso, aquí estás tú, y estás viva. De dónde viniste tú?”
49Qué era eso? Allí había otro William Branham. Ven? Una pequeña partícula de Vida Eterna allí adentro, que vino de los genes de Dios, la Palabra de Dios que fue colocada allí adentro. Cada uno de Uds. puede recordar cosas similares. Ven?, eso estaba obrando.
50Luego levantaba la mirada hacia los árboles, y pensaba: “Hoja, yo te vi caer el año pasado, y por qué estás otra vez allí? De dónde viniste? Qué te trajo aquí?” Ven?, era esa Vida Eterna obrando en el cuerpo.
51Ahora, entonces un día a medida que seguí caminando, esa Voz me dijo: “Nunca fumes, ni bebas, y así por el estilo”. Y los jóvenes y todos nos hicimos de mayor edad. Ven?, había Algo moviéndose.
52Pero sin embargo, de repente miré hacia arriba y dije: “Yo no soy hijo de Charles y Ella Branham. Hay Algo llamando”. Como mi historia del aguilucho: “Yo no soy un pollo. Hay Algo más allá, en alguna parte. Oh Gran Jehová, Quienquiera que seas, ábreme! Quiero volver a casa. Hay Algo en mí, llamando”.
53Entonces nací de nuevo. Esa Vida pequeña estaba allí, la vida del agua fue derramada sobre Ella, entonces Ella empezó a crecer. [El hermano Branham truena sus dedos tres veces—Ed.] Ahora, esa vida vieja fue perdonada, puesta en el mar del olvido de Dios, para nunca más ser recordada en contra mía. Ven? Ahora nos paramos justificados (como si nunca hubiéramos pecado) en la Presencia de Dios.
54Entonces cuando venimos a la mesa del Señor, debemos venir con reverencia, amor y respeto, al “Mirar en dónde hubiéramos estado si no hubiera sido por Él”. Ven? Miren en dónde hubiéramos...
55Por lo tanto, Pablo, creo yo, al decir esto: “Así que cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros”. Es decir, en otras palabras, sólo espere unos momentos, ore, examínese a sí mismo. Y si Ud. sabe de un hermano allí, que está a punto de hacer algo errado, o algo, Ud. ore también por él. Ven? Ven?, “esperaos unos a otros”, espere un momento, ore. Si hay algunos sentimientos entre Uds. o algo, no lo haga-no lo haga; primero vaya y arregle eso. Ven? Vaya y enmiende eso primero, porque queremos venir aquí tan puros como podamos, y en nuestros pensamientos del uno hacia el otro y hacia Dios, y del uno hacia al otro, y luego entramos en el compañerismo alrededor de la mesa del Señor. Ven?
56Y hacemos esto por cuanto estamos dándole gracias a Él, y entre el uno con el otro. Comiendo el pan el uno con el otro, bebiendo el vino los unos con los otros, como Su Sangre y Su Carne.
57“Si no coméis la Carne del Hijo del Hombre y bebéis Su Sangre, no tenéis Vida en vosotros”. Ven? Ven Uds.?, eso es lo que dice la Biblia. Si Uds. no lo hacen, no hay Vida. Ven Uds.? Entonces Uds. están, más o menos, mostrando que se avergüenzan de identificarse como un Cristiano, por causa de la vida que viven. Y entonces esto realmente es el reto. Si Uds. no lo hacen, entonces no tienen Vida, y si lo hacen indignamente, Uds. son culpables del Cuerpo del Señor.
58Es lo mismo con el bautismo en agua. Si decimos: “Nosotros creemos en Jesucristo, Él nos salvó del pecado, y estamos bautizados en el Nombre de Jesucristo”, bueno, si hacemos las cosas que están mal, le causamos afrenta a Él y tendremos que pagar por eso. Y otra cosa, cuando hacemos eso, estamos tratando de profesar una cosa y hacemos otra.
59Ese es el problema que nosotros tenemos hoy en día. [El Hermano Branham palmea las manos una vez—Ed.] Lo que yo pienso... Yo estoy diciendo “nosotros”, yo, y la iglesia a la que el Señor Dios me ha permitido hablarle en estas últimas horas, que creemos que estamos en el tiempo final. [El Hermano Branham toca en el púlpito una vez—Ed.] Creemos que Dios nos ha dado un Mensaje. Ha sido ordenado por Dios, ha sido probado por Dios, Ha sido mostrado por Dios. Ahora nosotros debemos venir a Él con reverencia y con amor, y con pureza de corazón, mente y alma.
60Uds. saben, la hora pronto llegará cuando entre nosotros mismos estará... El Espíritu Santo hablará claro como lo hizo con Ananías y Safira. Recuerden!, ven?, esa hora está llegando. Ven? Y nosotros estamos... Ahora, Uds. sólo recuerden eso, ven?, que Dios va a morar entre Su pueblo. Eso es lo que Él quiere hacer ahora.
61Nosotros podemos recibir el Mensaje, como si dijera... Si yo fuera un joven y estuviera buscando una esposa, y pudiera encontrar una esposa, y dijera: “Ella es perfecta. Es Cristiana. Es una dama. Ella es todo esto, yo tengo confianza”. No importa cuánta confianza, cuánto yo pensara que ella es buena, yo tengo que recibirla a ella, ella tiene que recibirme a mí, ven?, en base a estos votos.
62Bueno, es la misma cosa que encontramos que es el Mensaje. Vemos que está correcto. Vemos que Dios vindica que está correcto. Está perfectamente correcto. Año tras año, año tras año, continúa correcto, continúa correcto. Todo lo que dice, sucede exactamente de la manera que Él dijo. Ahora, nosotros sabemos que está correcto, pero, vean, no lo hagan desde un punto de vista intelectual. Si lo hacen, Uds. tienen una religión de segunda mano. [El Hermano Branham toca en el púlpito seis veces—Ed.] Ven? Nosotros no queremos una religión de segunda mano, algo que otra persona ha experimentado y que nosotros estamos viviendo del testimonio de ellos.
63Como creo que fue Jesús el que le dijo a Pilato, algo, una palabra que estaba pensando, y que Él la dijo allí hace unos momentos: “Quién te dijo eso?” O, “Te fue revelado a ti? Cómo supiste estas cosas?”, en otras palabras. No recuerdo exactamente la palabra en este momento, hace mucho tiempo que lo leí, pero: “Cómo fue que te fijaste en lo que...? Cómo…? Quién te lo reveló a ti?”, acerca de que Él es el Hijo de Dios. “Quién te lo reveló a ti? Algún hombre te dijo eso? O, como dijo Jesús: “Fue Mi Padre en el Cielo quién te lo ha revelado a ti?” Ven? Ven? “Cómo fue que lo aprendiste, de segunda mano, o es una revelación perfecta de Dios?”
64Es esta comunión solamente algo que paso a tomar, una ordenanza, y digo: “Bueno, los demás toman esto, yo también la tomaré”? Es una revelación de que yo soy una parte de Él y soy una parte de Uds., y los amo a Uds. y lo amo a Él, y estamos tomando esto juntos como un símbolo de nuestro amor hacia Dios, y de nuestro amor y compañerismo el uno para con el otro.
65Ahora quiero leer algo de la Escritura. Y luego supongo... En dónde Uds.…? De cualquier manera que el Hermano Pearry lo desee hoy. Yo quisiera que Uds. lo leyeran conmigo, si Uds. tienen su Biblia. 1era Corintios, el capítulo 11, y empezando con el versículo 23.
66Y luego también, en nuestro tabernáculo, nosotros siempre hemos celebrado esto y el lavamiento de pies, siempre, porque van juntos, mano a mano. Yo creo que el hermano anunció que el “Miércoles en la noche”, por causa de las multitudes, y Uds. no tienen suficiente para... espacio para acomodar a la gente para el lavamiento de pies, ellos lo van a llevar a cabo este miércoles por la noche.
67Ahora, el versículo 23 del capítulo 11 de 1era Corintios, escuchen a Pablo ahora. Ahora, recuerden, y mantengan esto en mente: Gálatas 1:8: “Mas si aun nosotros o un ángel del Cielo os anunciare otro evangelio” (diferente a este Evangelio que él había predicado), “sea anatema”. Ven? Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; Y habiendo dado gracias, lo partió,... dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí.
68Ahora, permítanme detenerme aquí mismo, para decir: pero tomar el cuerpo del Señor Jesucristo en esta comunión, no significa que esa comunión sea el cuerpo literal de Cristo. Eso es Católico. Yo no creo que eso sea correcto. Yo creo que es solamente una ordenanza que Dios nos hizo, ven?, no es el cuerpo en sí. Es... Ahora, realmente es un pedacito de pan kosher. Es solamente una ordenanza.
69Ni tampoco creo yo que el bautismo de Jesucristo (en el Nombre de Jesucristo) en agua, le perdone sus pecados. Yo no creo que Ud... Yo creo que Ud. pudiera ser bautizado todo el día... Ahora, sé que hay tal vez personas sentadas aquí quienes vienen de la iglesia Apostólica, quiero decir, de la iglesia Pentecostal Unida, los cuales enseñan eso. Pero, ven Uds.?, yo no creo que el agua perdone pecados. O, si así fuera, entonces Jesús murió en vano. Ven? Yo creo que únicamente es una ordenanza de Dios, ven?, para mostrar que Ud. ha sido perdonado. Pero el bautizarse para regeneración, no, yo no creo eso. Yo no creo que el agua perdone pecados.
70Ni tampoco creo que este pan y vino tengan algo que ver con uno, sólo es cumplir una ordenanza que Dios ha ordenando para que nosotros la cumplamos. Ven? Eso es correcto. Yo creo que el bautismo en agua es la misma cosa. Yo creo que es obligatorio que lo hagamos, porque Él hizo todo para nuestro ejemplo. Y Él hizo esto para nuestro ejemplo. Y Él lavó los pies para nuestro ejemplo.
71Ahora, “Asimismo tomó también”, versículo 25: Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis en memoria de mí. Así, pues,... (Ahora recuerden!)... Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga (Hasta cuándo? “Hasta que Él venga!” Ven? Ven?) De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.
72Permítanme detenerme sólo por un momento. La razón por la que él dijo esto, Uds. se fijaron en el otro versículo aquí, el otro capítulo, que él dijo: “Tengo entendido que cuando Uds. se reúnen para comer, hasta se embriagan en la mesa del Señor”. Ellos lo mal entendieron, ven Uds.? Ellos se comportaban como glotones, ven? Así como la gente lo está haciendo hoy, viven cualquier clase de vida, y la toman. Ven? Él dijo: “Uds. tienen casas donde comer, ven? Pero ésta es una ordenanza que deberíamos cumplir, ven?” Ahora: Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí. (Lo ven?)
73Qué es Ud.? Si Ud. es Cristiano, viva delante de todo el mundo como un Cristiano. Y si Ud. toma eso y no vive como un Cristiano, Ud. no está discerniendo el Cuerpo del Señor. Ud. le está sirviendo de tropiezo a otra persona, ve?, cuando ellos ven que Ud. está tratando de hacer eso y a la vez no viviendo lo que Ud. debe de vivir. Ve?, Ud. no está discerniendo el Cuerpo del Señor. Ahora, observen cuál es la maldición de esto: Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. (La traducción correcta de esa palabra, Hermano Pearry, es: “muertos”. Ven? Ven?, “muchos están muertos”). Si, pues, nos... Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; (Ven?, si nos juzgamos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. Ven?) Mas siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo. (Ven?, ninguna conexión con el mundo). Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (Ven?) Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere. (Ven?)
74Ahora, en otras palabras, no venga solamente a tomarla como un... como dije hace un rato, acerca del sacrificio de los Judíos, ellos... Eso era maravilloso, fue dado por Dios, pero llegó a un punto en donde ellos no lo hacían con sinceridad y con reverencia y en orden, entonces se convirtió solamente en una... llegó a ser una hediondez en Su nariz.
75Ahora, la misma cosa es cuando nosotros venimos a tomar la Santa Cena, debemos venir sabiendo lo que estamos haciendo. Así como cuando Uds. se meten al agua para ser bautizados en el Nombre de Jesucristo, Uds. saben lo que están haciendo, Uds. le están mostrando a la iglesia lo que Dios ha depositado en Uds.: a Cristo.
76Cuando tomamos esto, eso le muestra a la iglesia que “Yo creo cada Palabra de Dios. Creo que Él es el Pan de Vida que vino de Dios, del Cielo. Creo que cada Palabra que Él dice es la Verdad. Y yo vivo por medio de Ella, a lo mejor de mi conocimiento, Dios siendo mi Juez. Por lo tanto, delante de mis hermanos, delante de mis hermanas... Yo no juro, no maldigo, yo no hago estas cosas, porque yo amo al Señor, y el Señor lo sabe y me es testigo. Por lo tanto, delante de Uds., yo tomo esta porción de Su cuerpo, sabiendo que no soy condenado con el mundo”. Ven?, allí lo tienen, entonces es una bendición.
77Y, recuerden, yo pudiera dar muchos testimonios acerca de esto, en donde yo he tomado eso y lo he explicado en un cuarto de enfermos, y los he visto sanar.
78Recuerden, cuando Israel tomó el tipo de esto, ellos habían peregrinado cuarenta años en el desierto y su ropa nunca, ni siquiera se desgastó, y ellos salieron sin un debilitado entre ellos, con dos millones de gente como un tipo de esto. Bueno, qué hará el Antitipo? Si el cuerpo de un animal de sacrificio hizo eso para ellos, qué hará el Cuerpo de Jesucristo, Emanuel, para nosotros? Seamos reverentes cuando vengamos. Seamos reverentes al venir. Seamos tan reverentes como podamos, al venir.