Photo

~ SED ~
1Buenas tardes, amigos. Es un privilegio estar aquí en esta noche. Esta es mi segunda vez de estar aquí en esta Asamblea Grantway, con mi querido hermano, Mack, y todo su buen personal aquí y los cristianos que se han juntado de iglesias diferentes, el hermano Lee Vayle. Y yo acabo de conocer a un hermano aquí, que, un—un buen amigo del hermano F. F. Bosworth, y yo ni siquiera sabía que el hermano Bosworth se había ido para ver al Señor. Yo dije, “Me siento como que he conocido al Eliseo quien derramó agua en las manos de Elías,” cuando ellos estaban en el exterior y yo no sabía que el hermano Bosworth se había ido para ver al Señor, a los ochenta y cuatro años.
2Ahora yo quiero saludar a los que están en la conexión del teléfono en esta noche, en todo el país, desde California hasta Nueva York, y Texas y—y en diferentes partes de la nación, desde Maine hasta California. Entonces, nosotros tenemos un—un sistema de conectar estos teléfonos, que ha sido una gran bendición. Y ahora entendemos, por medio de nuestro buen amigo, el hermano Pearry Green, que tienen un pequeño aparato que pueden poner en su televisión y estará no solamente en el teléfono pero también transmitido en su televisión también. Y están investigando esto ahora.
3Y, Hermana Mack, estoy contento de verla viéndose bien, sentada aquí en el órgano, esta noche. Y veo a muchos de mis amigos de abajo en Sierra Vista, y el hermano Borders….o el hermano Roberson, mejor dicho, de Indiana; muchos. Yo quiero decir a la gente en el tabernáculo, en esta noche, parece que la mitad de ellos están aquí, del tabernáculo en Jeffersonville.
4Y a mi amigo allí, el hermano Kuhn, que hablaron acerca de él, la petición acerca de este enfermo. Estoy orando acerca de ella, Hermano Kuhn. Solamente tenga fe. No se preocupe. Todo saldrá bien.
5Y abajo en Texas, Hermano Blair, si usted está escuchando en esta noche, mi hermano, solamente recuerde esto: que el Dios que le libertó la primera vez puede libertarlo una segunda vez. Y estamos creyendo que Dios le concederá esto a usted. Y no acepte la mentira del diablo acerca de cualquier cosa. Solamente recuerde que Dios es Dios y hay…Y Él sigue siendo el mismo ayer, hoy y por los siglos. Y nosotros Lo amamos y Lo creemos, y estamos orando por usted.
6A todos nuestros hermanos en California; al Hermano Mercier y ellos aquí en Arizona, muchos otros lugares, Phoenix; y el hermano Williams, y todos ustedes conectados allí en esta noche, todo alrededor, nosotros ciertamente estamos agradecidos; y abajo en Georgia. Y nosotros ciertamente estamos agradecidos a cada uno de ustedes. Que el Señor les bendiga.
7Yo tengo un sentimiento de verdadera bienvenida aquí en esta noche, en esta iglesia fina, la Asamblea de Dios aquí en Grantway, y con el hermano Mack, mi buen amigo. Dios ha bendecido al hermano Mack. Yo recuerdo una vez en Canadá que él estaba…yo estaba cabalgando un camino, en caballo, atrás en la jungla, y el Espíritu Santo me dijo que bajara y orara por el hermano Mack. En este tiempo él estaba en una emergencia, y el Señor lo sanó. Y yo estoy tan agradecido por esto, y por estar reunido aquí en esta noche con él, para alabar al Señor en esta fina Verdad.
8Un hombre sentado en la plataforma, detrás de mí, dijo, “Supongo que usted no me conoce.” Dijo, “Una vez usted me levantó, un autopista,” y, no sé, algún lugar en Boston o algo, “Detroit, pidiendo un aventón.”
9Y yo dije, “Bueno, usualmente yo intento estrechar la mano a los necesitados, si puedo.”
10Y entonces, en esta noche, todos estamos necesitados. Y oramos que Dios nos dé una mano en esta noche, de ayuda, de bendiciones, y de Su gracia y misericordia.
11Ahora, yo soy algo propenso a hablar por mucho tiempo, pero intentaré no hacerlo en esta noche. Porque, la gente en Ohio acaba de hablar, la señora Dauch y el grupo allí, el hermano McKinney y el hermano Brown, y todo ellos conectados por Ohio. Los mandamos saludos también. Es tarde en Nueva York, y supongo que son las once o las doce, en este momento, en Nueva York. Y las iglesias vinieron y esperaron hasta esta hora, solamente para este servicio. Nosotros estamos agradecidos por estos amigos finos alrededor en todas partes.
12Ahora antes de abrir la Palabra, hablemos con el Autor, por un momento, mientras inclinamos nuestros rostros.
13Querido Padre Celestial, nosotros estamos….nuestros corazones están llenos de gozo por el privilegio que tenemos de estar vivos en esta noche, y reunidos juntos con Tu pueblo. El pueblo…y quienes nosotros creemos vivirán para siempre. Nosotros ahora poseemos la Vida Eterna, porque, “Tu diste Tu Hijo unigénito para que todo aquel que en Él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna.” En Su peregrinación aquí en la tierra, Él nos enseñó, “Él que cree Mi Palabra que cree en Él Quien me envió tiene la Vida Eterna; y no vendrá al juicio pero ha pasado de la muerte a la Vida, porque creíamos en el único Hijo de Dios.” ¡Cómo Te lo agradecemos por este Gran Salvador! Y oramos, en esta noche, que Su gran Presencia nos bendecirá tanto a todos aquí, mientras leemos de Su Palabra y hablamos de Ella. Que el Espíritu Santo lleve esto a cada corazón por toda la nación, Señor, donde sea que la gente este reunida.
14Bendiga a los otros ministros que están en el púlpito. Oramos, Padre, que bendigas esta Asamblea Grantway; su pastor y su esposa e hijos; los diáconos, los síndicos, y todo el comité. Y, Padre, que juntos podamos trabajar para el Reino de Dios, mientras haya suficiente Luz para ver adónde vamos, porque la hora viene cuando ningún hombre puede trabajar. Y, Padre, mientras tenemos este privilegio, que nosotros—que redimamos el tiempo, Señor. Que esto nos sea concedido. Sana los enfermos y afligidos por toda la tierra. Que la Presencia de Dios sea sentida en cada grieta y esquina de la nación en esta noche.
15Nos damos cuenta que se está cayendo el juicio. Las grandes fallas se están cayendo, y la nación está temblando, y hay terremotos en muchos lugares. Grandes cosas históricas que hemos escuchado en días pasados, de juicio, por la Biblia, y las vemos repitiendo hoy. La profecía diciendo, “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre. Como era en los días de Lot, así también será en los días del Hijo del hombre.” Y lo vemos aconteciendo ahora. “Los corazones de los hombres fallando; perplejidad de tiempo; angustia entre las naciones.” Dios, sabemos que estamos en el tiempo del fin.
16Ayúdanos, Señor, a—a llevar el Mensaje a cada grieta y esquina, a cada hijo que Tú has ordenado a la Vida. Concédelo, Señor. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén. Que el Señor bendiga ahora la lectura de Su Palabra.
17Ahora muchos de ustedes les gusta ver en la Biblia donde el ministro está leyendo. Y yo quiero leer en esta noche, unos dos o tres versículos de los Salmos, el salmo 42, solamente para tener un texto. Y tengo algunas Escrituras apuntadas aquí, y yo quiero referir a ellas, si puedo, mientras seguimos en los siguientes minutos para hablar de este tema. El salmo de David. David escribió los salmos.
18Ahora, mientras lo buscan, quisiera decir esto. Muchos dicen, “Bueno, ¿los salmos son inspirados?” Claro, sí son. Son….
19Cualquier cosa que está—que está en la Biblia está inspirada, si sea historia, si sean cantos, lo que sea. Está inspirado. Jesús dijo, “¿No han leído lo que dijo David en los salmos?” Y luego pienso que los salmos, claro, son cantos. Y si los cantos son inspirados por Dios, lo cual, yo creo, lo son, y proféticos también, espero que yo esté en aquel día cuando acontezca este canto: Habrá una reunión en el aire, En el dulce más allá, Te voy a ver allá y saludarte allá, En aquel Hogar más allá del cielo, Tales cantos habrán que nunca has sido escuchados por oído mortal, ¡Será glorioso! Y el propio Hijo de Dios será el Principal,
20En aquel reunión en el aire. Oh, yo—¡yo quiero estar allí en este tiempo! Ahora, el salmo 42. Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, Dios, el alma mía. Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo, ¿Cuándo vendré y me presentaré delante de Dios? Fueron mis lágrimas mi pan de día y de noche, Mientras me dicen todos los días: ¿Dónde está tu Dios?
21Yo creo que David, escribiendo este salmo, debe de haber estado en angustia. Y usualmente se requiere la angustia para sacar lo mejor de un hombre. Realmente, esto es cuando Dios…llega a cuando nosotros ayunamos, muchas veces, para llegar a una posición que nos estamos estorbando. Y yo creo, cuando David llegada a estos lugares, entonces él comenzaba meditar en el Señor, comenzaba a pensar en las cosas.
22Muchas veces, Dios nos pone en lugares difíciles donde tenemos que mirar hacia arriba. A veces hasta que tenemos que estar acostados en el hospital, o en una cama en algún lado, para mirar hacia arriba y ver de dónde vienen las grandes bendiciones de Dios.
23Ahora la palabra de la cual yo quiero hablar en esta noche, y una palabra de la Biblia, y que se encuentra en el segundo versículo, “sed,” la palabra: Sed. Yo estaba buscando en el diccionario cuando buscaba esta palabra.
24Yo estaba pensando en una—una predicación una vez, yo predique acerca de “Tener sed por la vida.” Y yo lo saque, también, de los salmos, cuando David dijo, “Tus estatutos,” yo creo, “son más preciosos para mí que la vida.”
25Entonces yo estaba buscando y pensando en esta palabra, “sed,” entonces la busque en el diccionario, para ver lo que significa. Y este es lo que dice Webster, “Es un deseo doloroso,” uno doloroso, cuando tanto quieres a algo que te vuelve doloroso.
26Ahora, no es una cosa innatural, estar sediento. La sed es una— una cosa natural. Solamente es algo que Dios no ha dado que podríamos, para darnos un—un deseo para algo. A veces Dios también le ha dado a usted una—una torre de control, algo que se siente adentro de usted, que—que controla estos varios deseos. Y esta sed, esta torre de control sentada en el corazón del hombre, es algo que Dios le dio para—para advertirlo de los deseos que él necesita.
27Ahora hay dos diferentes tipos de sed. Hay una sed física. Y hay una sed, también, espiritual. Me gustaría leer esto, lo que David dijo, otra vez, Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo:…
28No de algo histórico, ni algo que aconteció hace años, o—o algún cuento que alguien contó; pero, “del Dios vivo,” un Dios que siempre está presente. Y su alma tenía sed por este Dios, no algo histórico.
29Ahora encontramos, Dios le da a usted la torre de control, para darle las cosas que necesita. Ahora, la torre de control en Usted es lo que le guía. Y esta sed corre en esta torre de control que le dice lo que necesita, espiritualmente hablando. La torre de control en el cuerpo, y en el alma, también. Hay una torre de control en el cuerpo de usted, que le dice la necesidad que está en su cuerpo, y le llega por medio de la sed. También hay una torre de control en su alma, que le dice las necesidades espirituales que tiene, algo en su espíritu, y, y por esto usted puede averiguar cual tipo de vida le está controlando.
30Cuando usted—cuando usted puede ver cuáles son sus deseos, entonces por esto puede ver cual tipo de cosa está dentro de usted, que crea este deseo que tiene. Ve, hay algo para lo cual usted está sediento, y le puede decir en su alma cual es este deseo, por la naturaleza de la sed que tiene. Espero que pueda entender esto.
31Hay una—una torre de control del alma, y una para el cuerpo, y cada torre timbra la alarma de las necesidades del otro. Cada una llama para la necesidad para la cual el timbre está llamando, manda una onda de alarma.
32Por ejemplo, la—la carne tiene sed para satisfacer los deseos que están en el cuerpo, y el espíritu desea para las cosas que están en el alma, el deseo está, y muchas veces estos están en guerra el uno contra el otro. Vemos allí, lo que hay un gran problema hoy, que demasiadas personas intentan vivir en medio de estos dos deseos. Porque uno desea las cosas de la tierra, el otro desea las cosas del Cielo.
33Como Pablo dijo, describe en Romanos 7:21, “Queriendo yo hacer el bien, el mal está en mí.” Cuando intentan, ¿han tenido esta experiencia, cristianos? .Que cuando usted está intentando de hacer algo que es bueno, de hacer un esfuerzo en hacer algo que es bueno, entonces se entera que en todo lugar está el Diablo, en todo lugar, solamente para molestarlo, todo lo que usted…Y eso una cosa buena, que me gustaría decir esto, para que sepan los cristianos. Que cuando usted está—cuando comienza hacer algo, y hay algo siempre intentando de molestarlo en hacerlo, hágalo como quiera. Es el Diablo allí, intentando de bloquearlo de hacer lo correcto.
34Ahora, muchas veces, conozco gente que está propensa de ser un poco nerviosa. Cuando se enteran que están intentando hacer algo, y—y algo le bloquea en todos lados, ellos dicen, “Quizás no sea la voluntad del Señor.” ¿Ven? Ahora, no deje que el Diablo le mienta así.
35La primera cosa, es averiguar si es la voluntad de Dios, o no. Y entonces si usted quiere saber si es la voluntad de Dios, busque en la Biblia. Esa es una cosa que—que le pone en el camino correcto, es la Palabra de Dios; y luego si usted ve que está en la Palabra de Dios, para que lo haga.
36Como, por ejemplo, buscando el bautismo del Espíritu Santo. Muchas veces, he escuchado a la gente decir, “Bueno, yo he buscado el Espíritu Santo, y solamente no pude recibirlo. Yo creo que no es para mí. Cada vez que me arrodillo, me enfermo. Si comienzo a orar, si ayuno, me enfermo. E intento quedarme toda la noche, me desvelo, me da tanto sueño. No puedo enfermarme.” Recuerde que es el Diablo. Porque Dios tiene la intención que usted tenga el Espíritu Santo. Es para quien sea que quiera.
37Muchas veces ve, cuando oran por usted en una reunión para la Sanidad Divina, que el siguiente día usted se entera, sin duda, que el Diablo lo hace dos veces peor de lo que estaba el día anterior. ¿Ven? Recuerde, esto solamente es Satanás intentando de desviarle de la bendición que Dios tiene para usted. ¿Ven? No haga caso a este tipo. ¿Ve? Siempre siga adelante.
38Yo tuve una experiencia con esto recientemente en el camino a África. Si hubiera un tiempo que el Diablo me presionaba, fue para ir a África esta última vez. Se hizo una de las—las mejores reuniones en los tiempos que he ido al extranjero. Yo cumplí, yo creo, más cosas en este pequeño tiempo que estaba allí, aparte de mi viaje de cazar, que he hecho en cualquier tiempo. Yo siempre pensaba que aquellas iglesias no querían que yo estuviera allí, y me enteré…Recibí una carta de alguien, que fue, oh, ellos no querían que yo estuviera allí, toda la asociación; y me enteré que era un hombre, con el papel de una organización, quien dijo, “No le queremos,” él quiso decir que él y su familia. ¿Ven? Entonces cuando yo llegué allí…Ven, solamente “nosotros,” esto era él y su familia; y no era el pueblo, de ninguna manera. Entonces, ahora es un gran campo abierto para nosotros.
39Ven, cuando Pablo dijo, “Queriendo yo hacer el bien, el mal está en mí.”
40Deje que un nuevo converso venga esta noche al altar, algún lugar en este tabernáculo, o—o afuera en la nación; y solamente recuerde que mañana, mamá estará más enojada que nunca, papá estará muy molesto, y todos los alumnos. Y todo sale mal, porque es Satanás intentando de hacer que usted vuelva atrás. Él está intentando de sacarle del Camino. “Queriendo yo hacer el bien, el mal está en mí.”
41Ahora veamos la sed, y veamos si la sed es actualmente una cosa natural. La gente me ha dicho, “Oh, yo nunca lo quise. Yo creo que solamente es para algunos para querer ser cristianos.” Oh, no. Esto es un error. Actualmente es algo asociado con cada ser humano. Ciertamente es la verdad. Cuando nosotros venimos a este país en los tiempos pasados, encontramos a los indios aquí. Y los indios, aunque fueron paganos en aquel tiempo, ellos adoraban al sol o algo. Mientras que eran humanos, hay algo dentro de ellos, una sed natural, clamando por Dios, en algún lugar.
42Allí atrás en la jungla, recientemente allí, cuatrocientos ochenta millas de la civilización más cercana, una pueblito de unos tres mil personas, de Beira, en Mozambique. Nos enteramos que los nativos ni siquiera…nunca habían visto una persona blanca. Encontré a una niña nativa, ella no tenía puesta ropa, (ellos llevan muy poca ropa), y ella estaba sentada en un árbol. Y yo estaba rastreando el león, y había…Yo oí algo como un ser humano, gritando. Esta niña nativa sentada allí arriba, con los ojos muy grandes, con un bebé cargado. Y lo que tenía era miedo…Es su única protección, es subirse a un árbol, de un león, leopardo o algo, algún animal. Y ella me había visto, y escuchó que era un ser humano, pero ¡cuando miró y vio un hombre blanco! Ella nunca había visto a uno en su vida, ven, y ella estaba muy asustada. ¿Ven?
43Pero cuando encontramos a estas personas, aún en esta condición primitiva allí, ellos todavía estaban adorando. Antes de llamar al león, ellos derramaron un poco de harina (es lo que comen) en una pequeña hoja, y aplauden con las manos, y llaman al espíritu de algún gran “algo” que ellos no sabían de donde (como un santo patrón o algo, para un católico), para protegerlos, que no serían muertos durante el tiempo de la embestida de este león.
44Ven, es algo natural. No es algo innatural tener sed de Dios. Es una cosa natural. Solamente es algo que uno debería hacer. Dios le ha hecho así. Y no es algo súper humano, actualmente es un ser humano común. No es solamente algo especial para algunas personas.
45Ellos dicen, “Bueno, yo he visto algunas personas vivir una vida tan victoriosa, constantemente están en los techos alabando a Dios. Quisiera sentirme yo así.” Bueno, la razón por la cual usted se siente así, es la sed que está dentro de usted. Y solamente es una cosa natural. Es para cada persona, tener sed de Dios.
46Ahora tomaremos algo de lo natural. La sed es primero. Tomamos, por ejemplo, para el agua. Como dijo David aquí, tener sed por “el agua.” La sed por el agua, el cuerpo está necesitado de agua. Y si usted no suple esta sed, perecerá. Se deshidratará, y no vivirá. Si usted no puede darle agua a esta sed, para saciar esta sed del cuerpo natural pronto perecerá. No vivirá mucho tiempo. Uno puede vivir más tiempo sin comida que sin agua. Porque, uno puede ayunar por cuarenta días (Jesús lo hizo), supongo, sin—sin comida, pero no puede durar tanto tiempo sin agua. Simplemente se secaría y moriría. Uno tiene que tener agua. Y—y la sed que viene sobre usted, pues, es para mostrar que el cuerpo está necesitado de algo, para mantenerlo vivo. El cuerpo tiene que tener el agua, para mantenerlo vivo. Usted es ochenta y algo porciento agua y petróleo, como quiera, y tiene que tomar de estas fuentes, para mantenerlo vivo. Como he dicho, si lo descuida, perecerá.
47La sed también es una alarma. Es como un despertador, esta sed. El alma prende un despertador, un pequeño timbre adentro que le dice que la muerte se acerca. Que, si usted no llega al agua pronto, tendrá que morir. Y se hace más y más fuerte, hasta que finalmente si no le hace caso morirá, porque es un despertador.
48Como David lo describió aquí en los salmos, “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, Dios, el alma mía.” ¡Como el ciervo brama por las aguas!
49Muchas veces yo he pensado, mientras leía esto de David. David era un leñador, un cazador. Y él cazaba venados, claro. Y muchos de nosotros, hoy en día, los cazamos. El ciervo es un venado.
50Y nos enteramos, si usted alguna vez ha visto a los perros, los perros salvajes morderán a un venado. Y usualmente ellos tienen, igual como el coyote, un colmillo. Y él puede agarrar a un venado justo arriba de la base de la oreja, aquí, y usar su peso. Él corta el cuello del venado, y entonces el venado no tiene ninguna esperanza. Pero a veces el—el—el perro, como en África por allí, el perro salvaje agarra el venado justo en el ijar, si no alcanza al cuello. Agarrará una segunda vez, en el ijar. Y si el venado es suficientemente fuerte y rápido, él puede sacudirse y hacer que el perro se caiga.
51El venado es mucho más rápido. El perro lo acecha cuando no lo está viendo, y cuando está en la dirección opuesta que el viento, y—y él—él no sabe que el—el perro está cerca.
52Y luego, cuando el perro salvaje lo agarra, si es muy rápido, puede tumbarlo. Y, pero cuando el perro sale del ijar, él tiene una boca llena de la carne del venado. O, cuando muerde al cuello, a veces, corta cerca de la vena yugular, y falla. Y el venado, tumbándolo, saca un pedazo de carne del cuello del venado, y luego comienza a correr la sangre.
53Y luego el perro sigue la pista de la sangre, tras el venado. Y mientras la vida del venado se mengua, como la sangre, la cual es la corriente de vida al cuerpo, mientras esto empieza menguarse, el venado se debilita. Y luego el perro, o el lobo, está justo detrás del venado.
54Ahora, ¡si el venado no puede encontrar agua! Ahora, el agua tiene algo que, cuando el venado toma el agua, la sangre se detiene. Pero si él no tiene agua para refrescarse, entonces la—la sangre sigue derramándose aún más rápido; porque él está corriendo, forzando al corazón bombear. Pero si él puede llegar al agua, el venado vivirá.
55Ahora hay una gran lección allí, ve, y David diciendo aquí, “Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, Dios, el alma mía.”
56Ahora aquel venado sabe, al menos que encuentra agua, está perdido. Solamente no puede vivir. Yo los he rastreado muchas veces después de que han sido heridos. Cuando llega a un arroyo de agua, él cruza y toma agua, sube la colina; baja otra vez, cruza, toma agua y sube. No lo alcanzará mientras él sigue a este arroyo. Pero una vez que deja el arroyo, si él no puede encontrar otro arroyo en algún lado, uno lo encuentra de inmediato. Y el venado sabe esto, entonces él se queda junto al agua, donde puede llegar a ella muy rápido. Ahora, ¿puede usted imaginar un venado con su nariz apuntada hacia arriba, pescado en algún lado donde no hay agua?
57Y él dice, “Como el ciervo tiene sed o clama (es una sed) por las aguas, mi alma tiene sed de Ti, O Dios. Al menos que Te encuentre a Ti, Señor, pereceré. ¡Yo—yo—yo no me puedo ir al menos que Te encuentre a Ti!” Y cuando un hombre o una mujer, niño o niña, tiene este tipo de sed para Dios, él va a encontrar algo. ¿Ven?
58Pero cuando nosotros llegamos a ellos, solamente a la mitad del camino, “Bueno, me arrodillaré y a ver lo que hace el Señor.” Ve, realmente no tiene sed todavía. Tiene que ser una sed entre la Vida y la muerte , y luego algo acontece.
59El venado, también aquí él…Nos enteramos que él también tiene otro sentido, del olfato, que le suena una alarma cuando su enemigo está cerca. Él posee, esta pequeña criatura, con un—un sentido para protegerse. Y él—él tiene una pequeña alarma adentro de él, algo pequeño, que le hace cosquillas a la nariz cuando el enemigo está cerca. Usted puede estar junto con la corriente del viento, y él sabe que usted está allí, y se va. A veces a media milla de distancia, él puede olerle y escapar, o el lobo o cualquier peligro. Él puede sentirlo porque él fue hecho así. Él es un venado, por naturaleza. Y este sentido en él solamente es uno que Dios le dio, sentidos a él, para poder vivir.
60Y yo pensé, comparando el venado a un hombre que tiene sed de Dios, antes de que el enemigo llegue allí. Hay algo en un hijo de Dios, que una vez que uno nace en el Espíritu de Dios, recibe el bautismo del Espíritu Santo, hay algo en esta persona que puede sentir el enemigo. Uno puede tomar a un hombre cuando él toma la Escritura, y leyendo la Escritura y tratando de inyectar algo en esta Escritura, que está contrario a la Escritura, un hombre que está lleno con el Espíritu Santo puede [el hermano Branham chasquea los dedos—Ed] sentir esto, muy rápidamente. Hay algo que no está bien. Cuando él entra en un lugar, y—y este pequeño sentido allí, que está hecho para proteger su vida. Usted, Usted no debe, nunca debería seguir a nada al menos que sea exactamente la Palabra de Dios. Debe de quedarse exactamente con esta Palabra. Y, ahora, y estamos asegurados con este sentido mientras estamos en el Espíritu Santo.
61Uno puede ir a leer, y por ejemplo, alguien dice, y voy para leer en Marcos 16, digamos, “Estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes en las manos y, aunque beban cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.”
62Ahora, entonces, encuentra a una persona que se sube allí y dice, “Ahora, esto fue para la edad apostólica.” Esto, ahora, de inmediato, si uno ha recibido el Espíritu Santo, ha sido dotado con este sentido. Y suena. Hay algo mal allí. ¿Ve? Ellos intentan explicar que no existe, que es para otro día, que realmente no se necesitan estas cosas hoy en día. Pero Jesús dijo, “Estas señales seguirán a los que creen.” Ve, hay algo pequeño que suena dentro de usted, una alarma pequeña, sabiendo que está equivocado y aquel es el camino hacia la muerte.
63Porque, Jesús dijo, “Si agregamos una palabra a Esto, o Le quitamos una Palabra, nuestra parte será quitada del Libro de la Vida.” Ve, ninguna Escritura. Tenemos que tomarla exactamente como está escrita. Y Dios cuida de Su Palabra, para cumplirla, y nosotros sabemos que tiene que ser exactamente bien.
64Así que, no importa lo que diga una iglesia, lo que diga otra persona, si uno ha nacido del Espíritu de Dios, se vuelve parte de la Biblia. Dios dijo a Ezequiel, él, el profeta. Él dijo, “Toma el rollo y cómelo,” luego el profeta y el rollo se vuelven una parte el uno del otro. Y esto es el creyente cuando recibe el Espíritu Santo; el Espíritu Santo escribió la Biblia, y el Espíritu de Dios es la Palabra de Dios. “Mis Palabras son Espíritu. En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.” Hebreos 13:8, “Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos.” Y cuando usted es una parte de esta Palabra, oh, entonces si algo viene contrario a esta Palabra, [el hermano Branham chaquea los dedos—Ed.] hay una pequeña alarma que suena muy rápidamente. Ve, es para avisarle que la muerte está en el camino. Nunca debemos de hacer esto. También hay…
65Esta sed solamente es natural. Es natural para el cristiano. Es natural para el ser humano.
66También hay una sed para el éxito. Tantas personas hoy en día, ¡cómo educamos para esta sed! Nos enteramos apenas, como empezaron la universidad. Y nosotros nos vamos allí, y la gente gasta miles de dólares para mandar a sus hijos a la escuela, y—y a las universidades y colegios, y así, para educarse, “Para ser exitoso,” le dicen, “en la vida.” Pero ahora yo no tengo nada en contra de esto, ahora, está bien. Pero, para mí, uno podría conseguir toda la educación del mundo, y todavía no ha encontrado el éxito correcto. Así es. Porque, esto solamente hace las cosas un poquito más fácil para usted temporalmente, aquí. Y hay…Pero cuando se muere, deja todo esto atrás, y toda esta economía que tenemos.
67Yo estaba diciendo el otro día, en Phoenix. Vale citarlo otra vez, que, “Toda esta civilización moderna, todo el programa educacional, todo el programa científico, todo está en contra de la Palabra de Dios y de Su voluntad.” La civilización está absolutamente…Nunca habrá una civilización en el mundo que vendrá como esta. Esta es una civilización pervertida. Dios tuvo su primera civilización sobre la tierra, cuando Él habló Su Palabra salieron, cada semilla según su naturaleza, y en esta civilización no había muerte, enfermedad, ni tristeza. Y ahora nosotros tomamos las cosas que son en el mundo científico, que fue puesto aquí para mantenerlo en orden, y lo pervertimos en algo, y esto trae la muerte.
68Como la bomba atómica. Yo no conozco las formulas para esta cosas, pero podría equivocarme en esto. Ellos toman uranio, para dividir una—una molécula, y una molécula divide en átomos. ¿Qué hace, entonces? Solamente aniquila, casi, solamente destruye. ¡Todo lo que hacemos!
69Tomamos la medicina, ponemos esta fórmula con esta fórmula, para curar esto, y lo ponemos adentro de nosotros. ¿Y qué hacemos? Derribamos otra cosa.
70Ahora supongo que leyeron las “Selecciones” del mes pasado, que dijo que, “En esta edad en la cual estamos viviendo ahora, que los jóvenes llegan a la mediana edad entre los veinte y los veinticinco años.” Piense en esto. Muchachitas en la menopausia, y a los veinte, y veintidós y veintitrés años de edad, la mediana edad. Ve, lo que lo hizo, ha sido toda esta comida hibrida y cosas que estamos comiendo. Ven, son las cosas, la comida y la—la vida que estamos viviendo. Los científicos nos la trajeron, y, en hacerlo, nos están matando.
71Yo estaba en África donde yo veía aquellos muchachos que nunca han tenido una dosis de medicina en su vida. Ellos comían carne que tenía gusanos. Bebían de un estanque que parecía que podía matar a un buey. Y yo estaba disparando a un blanco a doscientas yardas, y no podía verlo con unos binoculares de setenta-cincuenta. Y un hombre de mi edad estaba parado allí, diciendo donde pegó, con el puro ojo. Ahora, si toda esta cultura moderna ha hecho algo…Me siento que si yo tuviera sus ojos y su estómago, sería un muy buen hombre. Sí.
72Pero allí lo tiene, ve, lo que hizo la ciencia, la educación, la civilización, estamos destruidos por ellos. Nosotros nos destruimos nosotros mismos. Empezó en el jardín de Edén, y sigue hoy en día. Pero, ¡sediento por el éxito! Luego, tenemos sed del compañerismo. Nos vamos, queremos compañerismo.
73Es como un joven y una jovencita. Ahora, no es innecesario, o digo, no innatural para un joven y una jovencita amarse. Es una sed para el amor. Es su edad y ellos—ellos se aman. Y no es innatural, solamente es una cosa natural que hagan esto.
74Ahora encontramos muchas cosas, en la vida en la cual vivimos en el cuerpo natural, para las cuales tenemos sed. Solamente es algo que se siente en nosotros. Queremos hacerlo, absolutamente sentimos que es necesario. Y es necesario que lo hagamos.
75Nos enteramos que muchas mujeres, en estos días, desean la hermosura. Ahora no hay mujer…Es una cosa natural que la mujer desee estar bonita. Eso es su instinto dado por Dios y la hermosura que Dios le dio para su pareja. Y ahora nos enteramos que las mujeres quieren estar así. ¿Por qué es así? Solamente porque es algo que Dios le dio. Y no es malo que las mujeres estén bonitas. Deben estarlo.
76Y, saben, que ellas son las únicas criaturas que la hembra está más bonita que el macho, es en la raza humana. Todos los demás animales, la vaca para el toro, la venada al venado, la gallina para el gallo, el pájaro papá a la mamá, siempre uno encuentra que el macho está grande y bonito. Pero en la raza humana, se muestra que allí es donde vino la perversión, se reversa; y es la mujer que está—está bonita, y ellas desean ser bonitas.
77No como algunas de estas criaturas raras que vemos en la calle de este día; no, no, no este tipo de bonita. No. Esta es la vista más horrible que jamás he visto en mi vida. Sí, señor. Esta es la perversión que está pervirtiendo la sed verdadera.
78Ahora, la sed verdadera que una mujer debería tener, sería para “que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, y tener un espíritu como Cristo,” 1 Timoteo 2:9. Ahora así es como la mujer debería desear de ser. Ahora si usted quiere ser bonita, esa es la manera que le hace bonita, ve, es un espíritu como Cristo, y adornada en ropa decorosa.
79Oh, vaya, ¡algunas de las personas hoy en la calle afuera! Usted no puede averiguar entre un hombre de una mujer y es la cosa más horrible que…Yo no, es—es…Yo—yo nunca he visto nada semejante, como seres humanos. Es más allá de los humanos. Ojos pintados arriba así, y, saben, estos ojos raros de lagarto, y toda esta ropa rara. Y vaya, ni siquiera…Todo fuera de forma, ni siquiera parecen a seres humanos. Y algunos de estos muchachos allí afuera, con su pelo peinado para abajo, los tubos de sus hermanas en frente así, sabe, vaya, ¡es una completa perversión! Así es. Es—es—es Satanás, y Satanás es el pervertidor.
80Cuando Dios hizo todo en el jardín de Edén, fue hermoso, luego Satanás vino y pervirtió. Satanás no puede crear nada. Solamente hay un Creador, esto es Dios. Pero Satanás pervierte a la creación original. Ahora él ha entrado en (este es lo que quiero hablar en esta noche) pervertir la—la creación original de la sed.
81Ahora, una mujer, como dije antes, quiere ser bonita. Hay algo dentro de ella, que es femenina que ella quiere ser de esta manera.
82Pero la manera de la cual están en las calles hoy, su pelo cortado como un hombre, con la ropa de un hombre; y luego los hombres ponen la ropa de mujer, y un peinado como una mujer. Ven, es una perversión, ¡todo! Su comida está pervertida. Su vida está pervertida. Su sed, pervertida. Su deseo está pervertido. ¡Es un día de perversión!
83Yo estaba hablando aquí, hace poco, acerca de El Edén de Satanás. Dios tardó seis mil años, e hizo un Edén perfecto. Satanás vino y roció estas semillas y las deformó. Ahora él tuvo seis mil años, y él tiene su propio Edén científico, de vuelta en una perversión de lo correcto.
84Y esta es la edad de hibridar, hibridar. Hasta que las iglesias de hoy están hibridadas. Así es. Ellos viene aquí, solamente van a la iglesia, es una logia en vez de una iglesia. Una iglesia es un lugar donde la gente se junta y alaba a Dios es Espíritu y en Verdad. Y hoy es una logia. Vamos allí es tenemos un tiempo para saludar y tener compañerismo, un poco de café negro en la parte de atrás del edificio, regresamos a casa hasta la siguiente semana, y hemos cumplido con nuestro deber religioso.
85Ahora es una edad pervertida. Y Satanás está pervirtiendo estas sedes que Dios le puso en usted, para tener sed. Satanás las está pervirtiendo. Ahora si usted quiere saber lo correcto, perversión…
86Si ustedes, las mujeres, quieren estar bonitas, tomen 1 Timoteo 2:9, que es, “ataviándose de ropa decorosa, con un espíritu como Cristo, humildes, sujetas a sus esposos,” y así. Así es como deberían adornarse, la vida que viven.
87Él pervierte la verdadera naturaleza de Dios, y la verdadera sed a Dios, del cuerpo y el alma, por un deseo por el pecado. El pecado, ¡una perversión! Ahora nos enteramos, una persona hoy, la manera que han tomado esta perversión; la sed por Dios, la sed de estar bonita, y toda esta sed. Por el agua, lo han convertido para satisfacerse con tomar bebidas alcohólicas. La sed para el gozo, todos quieren tener el gozo; la sed para el compañerismo; y todas estas grandes sedes que Dios puso en nosotros para que tuviéramos sed de Él. Dios le hizo a usted para que tuviera sed de Él, y nosotros intentamos satisfacerlo con otro tipo de sed, con otro tipo de perversión de la sed correcta. ¿Ve como es en lo natural? ¿Ve como es en lo espiritual? Nosotros pensamos que mientras que nos unimos a la iglesia, que—que esto basta, es todo lo que tenemos que hacer. Bueno, esto es absolutamente equivocado. No.
88¡Dios quiere que usted tenga sed de Él! “Como es ciervo brama por las aguas, así clama mi alma por Ti, oh Dios.” ¿Ven? ¿Ven?
89Ahora, si aquel venado estuviera bramando por el agua, que tal si viene otra persona, y otro amigo venado viene, y dice, “Mira, te digo lo que yo podría hacer. Yo sé donde hay un poso de lodo.” Bueno, el venado no querría esto. Él, esto no le ayudaría.
90Y no hay nada que puede satisfacer aquella sed que está dentro de un ser humano, hasta que Dios entre. Él debe tenerlo, o morir. Y ninguna persona tiene el derecho de intentar callar o satisfacer aquella sed santa, que está dentro de él, por las cosas del mundo. No, señor. Es impío hacerlo. Y si usted tiene sed de Dios, no salude al predicador y ponga su nombre en el libro. Si usted tiene sed de Dios, solamente hay una cosa para satisfacerlo, es conocer a Dios. Si usted tiene sed de Dios, es la única manera que pueda conocerlo, es hacer esto.
91Y cuando hay un gran peligro, también, si usted no vigila lo que está haciendo en aquel tiempo. Si usted tiene sed de Dios, asegúrese que es Dios el que encuentre. Ve, asegúrese que su sed se satisface. Pero si Satanás ha podido pervertirlo, de estos apetitos naturales, y él lo hará si puede, él simplemente intentará hacer que se satisfaga.
92Un hombre sale, ¿qué es lo que hace que un hombre quiera emborracharse? Es porque está preocupado y molesto. Le falta algo en él.
93Yo estaba en la Clínica Mayo hace poco y estaba allí para una entrevista. Y cuando fue dicho en esto, hablando de tomar, les dije que mi padre tomaba. Dijo, “¿Qué le hizo tomar?” Dije, “No lo sé.”
94Él dijo, “Es porque había algo que (él) no lo satisfacía y él pensaba que podía tomar para sacarle de la mente.”
95Lo pesqué en este instante, ven. Realmente era Dios, era lo único que podría satisfacer esta sed. Dios Mismo es la única cosa que puede satisfacer aquella sed humana, es aceptar a Dios.
96Ahora Satanás toma estas cosas, como dije, y las pervierte. Luego si usted—si usted…Si no quiere dar esta sed el lugar indicado en su vida, y no quiere tener sed y tomar las cosas que Dios proveyó para detener esta sed, para satisfacerla, entonces Satanás le guiará a algunos de sus posos estancados de este mundo. Debe de tenerlo en algún lado. Si uno no encuentra comida, comería de un bote de basura. ¿Ve? Y si usted—si usted no podía encontrar agua, y estaba muriéndose, tomaría de cualquier poso, porque está pereciendo.
97Pero no hay necesidad para esto, cuando usted tiene sed de Dios, porque Dios es un Dios vivo, no algo histórico. “Mi alma tiene sed de Ti, el Dios vivo.” Algo que da aguas vivientes. Algo que satisface.
98Hay otra naturaleza, natural, solamente una sed natural, en esta sed del alma. Podría decir, “Hermano Branham, esta sed del alma, ¿es una sed natural?” Sí, es natural que el alma tenga sed. Y es, porque Dios le hizo de esta manera, es para que usted tenga sed de Él. Él quiere que usted tenga sed de Él. Ahora, Dios le hizo así. Él no tenía que hacerle así, pero lo hizo. Y si Él no le hubiera hecho así, para que tuviera sed, habría una excusa en el Juicio, decir, “Yo—yo— yo nunca tenía sed de Dios.” Pero no hay excusa; sí la tiene. Usted le hará de alguna manera; podría ser que le haga a su esposa, podría hacerlo a su auto, podría hacerlo a otra cosa, podría ir a la iglesia para intentar satisfacerlo. Y yo no tengo nada en contra de asistir a la iglesia, pero esta no es la satisfacción. Es encontrar a Dios, el Dios viviente, el Dios del Cielo, en su alma, que satisface aquel deseo y la sed que tiene.
99Ahora, porque, Él le hizo a usted para que tuviera sed de Él, para su compañerismo. Ahora, hay una sed genuina por el compañerismo. Ahora nos gusta juntarnos el uno con el otro. Estamos haciéndolo en esta noche. Nos juntamos aquí en esta noche porque nos gusta tener compañerismo, el uno con el otro. ¿Por qué hacemos esto? Porque hay algo dentro de nosotros que queremos juntarnos. Solamente es natural. Y ahora nos reunimos en tierra común aquí, o sea, porque todos tenemos sed de Dios. ¿Ven? Y luego nos reunimos aquí en esta tierra común, regular, aquí de compañerismo. En la iglesia aquí, en esta noche, podrían haber muchos puntos de vista denominacionales, y así; pero cuando viene a la sed, podemos reunirnos en tierra común, una tierra: todos tenemos sed. Podrían ser que algunos crean en rociar, el otro en el bautismo, y uno el derramar, o así; pero cuando se trata a la sed para Dios, nosotros—nosotros venimos en una tierra mutua. Y Dios nos hizo para que hiciéramos esto, tener sed para Él y por Su compañerismo. Yo no sé nada…
100Cuando yo era un niñito, yo recuerdo que fui criado en una familia muy pobre. Y yo recuerdo muchas veces que salía con los muchachos. Yo no podía vestirme para salir a un lugar decente. Pero, yo—yo no sé, hay algo acerca de la gente, que me gustaba. Me gustaba juntarme con ellos. Pero yo estaba, más o menos, lo que se dice la oveja negra. Y cuando me hice un cristiano y encontré aquel Algo dentro de mí de lo cual tenía sed, un Amigo, Alguien que sería un amigo para mí, Alguien en quien podría confiar, Alguien con quien uno puede sentarse a platicar de sus problemas. Y cuando…Yo encontré aquella verdadera satisfacción cuando encontré a Jesucristo, aquel verdadero Satisfactor que quita todo—todo…satisface aquella sed, y le da Algo que—que solamente parece que no hay nada que puede tomar Su lugar.
101Y ahora como Satanás intenta pervertir esta satisfacción del alma, ¡aquella sed para el alma! Él intenta darle todo para satisfacerla. Y él está tan engañoso es estos días de perversión. Este es un mundo pervertido. Es una raza pervertida. Es un pueblo pervertido. Todo está pervertido, y se ha pervertido tan gradualmente hasta que se ha vuelta la edad más engañosa en la cual ha vivido cualquier ser humano. Es más engañoso que nunca.
102Ahora uno solamente no puede imaginar lo engañoso que ha vuelto la nación aún con nuestros propios hermanos, como la gente americana.
103Yo estaba hablando hace tiempo. Yo estaba en el bosque hace unas semanas y encontré un—un—un paquete de cigarrillos en el bosque. Y dijo allí, “el filtro de un hombre que piensa.” Y me bajé por el bosque una distancia, y regresé; seguía pesado en mi mente, “el filtro de un hombre que piensa, y el gusto de un hombre que fuma.”
104Bueno, yo estaba en la Feria Mundial, hace unos años, recuerdo cuando tenía aquel Yul Brynner y todos ellos allí, cuando estaban haciendo demonstraciones con los cigarrillos. Y como tomaron el humo y lo pusieron en una pieza de mármol, y tomaron un algodón y quitaron la nicotina de allí y le pusieron en la espalda de una rata. En siete días, él tenía tanto cáncer que ni siquiera podía ponerse de pie. Ve, ¡de un cigarrillo! Y luego ellos mostraban como es cuando esto entra al pulmón de un humano. Algunos dicen, “Yo no inhalo. Solamente lo chupo en la boca.” Muestra como se mete a la saliva y sale igual, en la garganta, ven.
105Y luego este hombre dijo, “Ven tanta plática acerca de un filtro.” Él dijo, “Ahora, si usted tiene un deseo,” hay una sed, ve, “un deseo de fumar un cigarrillo, un cigarrillo natural podría satisfacer el deseo por ahora. Pero si usted tiene un filtro, se necesita cuatro cigarrillos para satisfacer,” dijo, “porque usted solamente saca como un cuarto del humo.”
106¿Y dijo, “el gusto de un hombre que fuma”? Ven, no se puede tener el humo al menos que tenga alquitrán. Y cuando uno tiene alquitrán, tiene el cáncer. Entonces allí lo tiene, ve, es—es solamente un truco. Y yo pienso en una—una compañía de tabaco que está en esta nación, y—y vive por esta nación, y luego con un truco así, para absolutamente engañar a los ciudadanos estadounidenses, para engañarlos. ¿Un filtro para el hombre que piensa? Solamente es un truco para vender más cigarrillos.
107Entonces yo pensé en esta cosa, “el Filtro de un hombre que piensa,” pensé, “es una buena idea.” Entonces hay un Filtro para el hombre que piensa, y es esta Biblia. Un—un filtro para un hombre que piensa tomará este Filtro, producirá el gusto de un hombre justo. ¿Ven?
108Ahora, uno no puede pasar el pecado por las páginas de esta Biblia. No, lo detiene. Lo filtra. Ahora, usted puede asistir a la iglesia, y solamente aceptar cualquier cosa, pero no puede pasar por esta Biblia y tener pecado. No lo hará. Filtra todo el pecado, y da el gusto de un hombre santo. Porque si el hombre está pensando que quiere ser santo, y ser como Dios, y ser un hijo o una hija de Dios, entonces él quiere el Filtro indicado. Entonces Él detiene todo el pecado en este lado de la Biblia, y Él solamente puede pasar el Espíritu Santo por la Biblia, quien escribió la Biblia. Es el gusto de un hombre santo, para tener el Filtro de un hombre que piensa.
109Ahora nos enteramos de lo engañador que es hoy en día. Mateo 24:24, Jesús dijo, “En los últimos días, que, los dos espíritus estarían tan cercas hasta que engañarían a los Elegidos si fuera posible.” ¡Tan cerca! Como, ¡tanta decepción, lo correcto y lo incorrecto que tenemos hoy!
110Hasta en nuestro—en nuestro gobierno, en nuestra política, nosotros—nosotros ni siquiera tenemos a un hombre que podríamos poner como político que absolutamente se pararía para lo que él piensa es lo correcto. ¿Dónde están los Patrick Henry y George Washington y Abraham Lincoln de hoy? Igual como nuestro Presidente dijo allí, “La manera, si ellos quieren el comunismo, ellos pueden tenerlo, lo que sea que la gente quiera.” ¡Si esto no es un hombre que no habla de su convicción! Un hombre se parará en un principio, que se parará en lo que es un principio…solamente quiere ir el—el—el camino de menos resistencia.
111Y así es como se ha vuelto la gente, en la iglesia. Ellos quieren venir y unirse a la iglesia y ellos dice, “Oh, bueno, eso—eso es todo, ya me uní a la iglesia.” Usted está intentando de satisfacer esta gran sed santa que Dios puso dentro de usted, aquella Torre de control para dirigirse hacia la cosa correcta, e intentan satisfacerle con unirse a una iglesia, citar un credo, o algo así. Cuando, no es nada pero la misma Presencia y llenura de Dios Mismo en su vida, que lo satisfacerá.
112Él no quedará satisfecho con un credo. Usted nunca podrá pasar un credo por esta Biblia. No. Ni siquiera existe el Credo Apostólico, así dicho, nunca pasará por Allí. Muéstreme en la Biblia donde el Credo Apostólico dice, “Yo creo en la Iglesia Santa Católica Romana; yo creo en la comunión de los santos”; cuando la Biblia dijo, “Hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” Nunca podrá pasar esto por la Biblia.
113Uno nunca podrá pasar todos estos bailes, y pantalones cortos, y cosas que la gente hacen hoy, estos twist y watusi, y todas estas cosas, por la Palabra de Dios. Nunca podrá pasar esta costumbre moderna de civilización por la Biblia. Está en contra de ella. ¿Ven? Y usted intenta satisfacer esta sed, pero, ve…Esta Biblia solamente satisfacerá el gusto de un hombre justo o una mujer justa. Este Espíritu Santo, de lo cual ellos burlarían, y dijo, “Se ha vuelto loco.” Pero Esto satisface aquel deseo, es algo de lo cual el mundo no sabe nada. Ellos se han pervertido, desde el verdadero bautismo del Espíritu Santo y la Palabra de Dios (¿hacia qué?) hacia los posos estancados, los posos estancados de la iglesia, de dogmas y credos, y—y diferencias denominacionales, y así. Dicen, “¿Es usted un cristiano?”
114“Yo soy metodista. Yo soy bautista. Yo soy presbiteriana.” Esto no significa nada a Dios, nada. Uno no puede pasar estas cosas por la Biblia de Dios aquí. Y usted está intentando satisfacer esta sed santa que Dios le dio, para tener sed de Él. ¿Es eso la verdad? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.]
115Ahora, saben que David dijo aquí, “por el Dios vivo.” Ahora, “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y el Verbo se hizo carne y habitó con nosotros.” Entonces no habrá satisfacción hasta que esta Palabra, la cual es Dios, cobra vida en usted, entonces usted ve Dios Mismo cumpliendo las promesas que Él hizo en la Biblia.
116Ahora tenemos varios intérpretes de la Biblia. Una iglesia La interpreta así, otra La interpreta así, y otra así. Algunos solamente aceptan un poco de Ella; algunos toman aquí y allí, una parte de Ella. Pero Dios es Su propio Intérprete. Cuando Él hace una promesa y la cumple, eso es la interpretación.
117Si yo les prometiera que yo estaría aquí en esta noche, y aquí estoy, esto es el cumplimiento de mi promesa. Si yo dijera que le veré en la mañana, y allí estoy, esto es mi promesa. No hay necesidad de sacar otras excusas, yo tengo que estar allí.
118Y cuando Dios hace una promesa, y luego viene y cumple aquella promesa, eso es la interpretación de la promesa. Y yo reto a cualquier persona que tome a Dios en Su Palabra, y ver si cada Palabra en la Biblia es la Verdad. Correcto. Eso es aquella sed allí.
119Usted dice, “Si yo hubiera vivido en los días de Jesús, yo hubiera hecho tal y tal.”
120Pues, usted sí está viviendo en Sus días. ¿Qué estamos haciendo al respecto? ¿Qué estamos haciendo? Usted dice, “¿Bueno?” Lo que ha hecho, quizás lo que hicieron los fariseos Ellos pertenecían a la iglesia, y negaron a Jesucristo.
121Nosotros siempre decimos hoy, la gente intenta decir, “Nosotros comparamos. Tenemos que comparar una hoja de la Biblia con otra hoja de la Biblia, una Escritura con otra Escritura.” Esto no es la Verdad. No, no es la Verdad. “Esta palabra Griega significa esto, y esto significa aquello.” Los griegos, ellos mismos en el Consejo de Nicea, y aquellos escritores allí atrás, ellos tenían diferentes formas. Uno creía de esta forma, este erudito griego quiso decir esto, y el otro dijo esto quería decirlo así. Y ellos discutían sobre Esto. Nosotros no necesitamos la interpretación de los eruditos griegos o de las palabras griegas.
122“Conocerlo a Él es Vida,” la Persona, ¡Cristo Mismo! No comparar. Es una revelación sobre la cual Dios construyó Su Iglesia. Y si nosotros no construimos sobre aquella misma Iglesia…La Biblia dijo, “Abel, ¡por fe!” Y la fe es una revelación Divina. Ven, la fe es una revelación Divina. Bien. Todo Esto está construido sobre la revelación entonces, y ¡al menos que este sea revelado a usted! Jesús dijo, “Yo te alabo, Padre, porque escondiste estas cosas de los sabios de este mundo y las has revelado a los niños, los tales aprenderán.” Ven, ahora, todo está construido allí, ¡uno tiene que conocer a la Persona!
123Y uno no puede satisfacerlo por unirse a la iglesia. Usted tiene que encontrar a la Persona, Dios Mismo, quien es la Palabra y—y la interpretación de Él Mismo hoy, las promesas que hizo hoy. La gente que Él iba a tener en este día, “La Iglesia que no tuviera mancha ni arruga,” no significa una denominación; significa las personas, los individuos sin mancha ni arruga. “Habrá dos en una cama, el uno será tomado y el otra será dejado. Dos estarán en el campo: el uno será tomado y el otro dejado.” Pero cuando Dios, aquella sed santa de ser como Él, y luego usted ve que Su Palabra está en usted, confirmando a Si Mismo, que usted es el sirviente de Dios. Lo que sea que diga Dios, usted se junta con eso, entonces usted está pasando por el proceso correcto para satisfacer aquella sed santa que está dentro de usted.
124Oh, claro, la gente se burlará de usted, y dirá, “Ha perdido la mente. Se ha vuelto loco.” Pero recuerde de lo que ellos están tomando, ve. Mire donde están. ¿Usted puede imaginar un pozo artesiano brotando agua fina, y alguien allí en un pozo allí abajo con renacuajos muertos y credos y todo en ello, tomando allí, viendo para arriba y burlándose de usted? ¡Oh! Pues, él no sabe, él no sabe del Arroyo del cual usted está viviendo que satisface la sed. Esto es, exactamente.
125Nosotros tenemos a un Dios vivo. No es uno que se murió hace mil novecientos años y permaneció en la tumba, pero Uno que resucitó. Hebreos 13:8 dice, “Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos.” El mismo Espíritu Santo que cayó en el Día de Pentecostés es el mismo Espíritu Santo que está aquí ahora. Él la Porción que satisface, porque Él es la Palabra. Así es. El Espíritu Santo escribió la Palabra, Él interpreta la Palabra. La Biblia dijo, en II Pedro, que el Espíritu Santo escribió la Biblia, “Hombres del pasado, movidos por el Espíritu Santo, escribieron la Biblia.”
126Ahora, usted no puede hacerlo, no puede satisfacer aquella sed santa con nada menos que Dios Mismo viviendo dentro de usted, en la Persona del Espíritu Santo. La educación, la cultura, unirse a iglesias, citar credos, ir para pertenecer a un compañerismo; todas estas cosas son muy buenas, pero absolutamente no detendrán a aquel silencio santo, aquella sed santa digo, no satisfacerán aquella sed santa.
127Yo estaba escuchando a Billy Graham, el gran evangelista, la otra noche. Y les digo, yo oro por él más ahora que nunca, cuando le veo regañarlos tanto, como lo hicieron. Él dijo, “¡Aquel grupo de clérigos bajando por la calle con sus cuellos al revés!” Bajando allí donde no debían, metiéndose en algo. Pero ellos estaban bajando por la calle, [el hermano Branham aplaude las manos—Ed.] aplaudiendo las manos y pisoteando los pies. Bueno, ellos se parecían a no-santos rodadores. Ahora, ven, pero tienen algo en lo cual creen. Ellos tienen a algo, que emociona al alma. Ellos tenían algo del cual estaban emocionados. Alguna mujer fue y se metió la cabeza en algo, y ellos pensaban que era una mártir, y ella no debía de haber estado en esto. Ahora nos enteramos que aquellos hombres [el hermano Branham aplaude las manos] tenían algo de lo cual podían estar emocionados. Ellos estaban felices. Ellos estaban haciendo algo.
128Bueno, si uno puede hacer esto para un principio que piensa que está correcto aquí; y luego pararse en la iglesia que alguien aplaude las manos o pisotea los pies, los diáconos los guiarían a la puerta. Ven, han dirigido su gente hacia un pozo sucio de credo y denominación, en vez de alimentarla con la santa, bendita Palabra de Dios, que se entrega por el Poder de la resurrección de Jesucristo.
129Ven, ellos intentan hacerlo, ellos satisfacen la sed por decir, “Yo soy el doctor tal y tal,” o sale de cierto seminario o cierta escuela. Pero esto no significa nada, nada. Pero, ven, ellos intentan satisfacerse, dicen, “Ahora Dios me reconocerá porque yo soy Su pastor. Dios me reconocerá porque yo soy el santo Padre tal y tal, el Obispo tal y tal,” o algo así. Ellos están intentando satisfacer su sed allí, cuando no se puede. “Yo tengo un doctorado. Yo tengo una licenciatura en arte. Yo tengo esto.” Eso está bien. Pero, para mí, esto solamente significa que está aún más lejos de Dios. Correcto. Aún más lejos de Dios, ¡todo el tiempo!
130Uno solamente conoce a Dios por medio de una experiencia. No puede conseguir Esto por la educación. ¡Nace dentro de uno! Es algo que Dios le da. La educación no tiene nada que ver con Ello. Uno de los hombres más grandes en la Biblia ni siquiera podía firmar su nombre, San Pedro. Esto es exactamente la verdad, él y Juan, la Biblia dijo, “Los dos eran ignorantes y no estudiados.” Pero le agradó a Jesús darle las llaves al Reino, porque él tenía sed de Dios. Amén. Tener sed de Dios, compañerismo. Sí, señor. Oh, ¡vaya!
131Yo pienso en Isaías, aquel joven, oh, un joven fino, él estaba allí abajo en el templo, un día.
132El gran rey, y él le dio la cara y pensaba que era uno de los hombres más grandes. Lo cual, él era un gran hombre. Él fue criado de padres finos, un buen padre y madre. Pero cuando él salió, su política estaba limpia y él hizo su paz con Dios. E Isaías lo vio y pensaba que era un gran hombre, lo puso como un ejemplo. Pero no (nunca) ponga ningún hombre, menos el Hombre Cristo Jesús, como su ejemplo. Cada hombre fallará. Después de un tiempo, él llegó a un lugar, él era—él era rey, pero intentó tomar el lugar de un sacerdote y entró al templo y él fue afligido con lepra.
133Luego Isaías estaba preocupado, entonces bajó al templo y él empezó a—a orar, él pensaba bajar y orar un rato. Y ahora, miren, aquel hombre era un profeta; pero abajo en el templo estaba un joven, él estaba clamando a Dios, un día, y una visión cayó delante de él. Y cuando lo hizo, él vio Ángeles, Querubines, con Sus caras cubiertas con Sus—con Sus alas y Sus pies cubiertos, y volando con dos alas. Y estaban pasando de un lado al otro, arriba y abajo por el templo clamando, “Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso.”
134E Isaías, aquella gran sed que él había tenido, él—él quizás era estudiado. Él—él probablemente tenía una buena educación. Él tenía una concepción maravillosa de lo que Dios debería ser. Él—él había escuchado a los sacerdotes. Él había estado en el templo. Él había sido criado para ser un—un creyente, pero, ve, él nunca Le había enfrentado cara a cara. ¿Ven? Él—él tenía un deseo de hacer lo correcto. Él quería estar correcto, pero él solamente tenía el lado educacional. Él tenía el lado teológico.
135Pero cuando él llegó al templo aquel día, y él vio estos Querubines agitando estas alas arriba y abajo, and reconoció que estos Ángeles ministraban en la cara de Dios, y aquellos Ángeles ni siquiera sabían lo que era el pecado, y, para pararse en la Presencia de Dios, Ellos tenían que cubrir Sus caras santas, para pararse en la Presencia de Dios. Luego aquel profeta clamó, “Ay de mí, porque yo soy un hombre inmundo de labios. Toda mi teología, teología y cosas que he aprendido, toda mi concepción maravillosa que yo tenía de Dios, estoy enfrentándolo ahora.” Él dijo, “Soy un hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos.” Toda su enseñanza de las leyes, y cosas que habían hecho, nunca había llegado a un lugar donde entraba en la Presencia de Dios, y veía a Dios con sus propios ojos; y Su camino, cuando Él estaba sentado en lo Alto, en los Cielos. Y allí estaba, cara a cara con la realidad. Y él clamó, “Soy un hombre de labios inmundos, y habitando en medio de pueblo inmundo.”
136Y esto fue cuando el Querubín tomó las pinzas y un carbón de Fuego del altar, y tocó estos labios inmundos. Y le cambió de un cobarde, o de un hombre estudiado, un maestro, a un profeta por lo cual la Palabra de Dios podía hablar. Claro, mientras él estaba en la Presencia de Dios era algo diferente. Aquella sed que él tenía, había llegado a un punto hasta que él estaba lleno de Ello.
137Y déjeme decirle, amigo, a mí no me importa a cuantas iglesias se una, cuantos nombres se pone, en cual dirección se va, si se rocía o se bautice, o lo que usted sea; hasta que conozca a aquella Persona, ¡Jesucristo! Esto, esta es la única cosa que realmente lo satisfacerá.
138La emoción no lo hará; usted podría brincar para arriba y abajo y gritar todo lo que quiera, o podría correr por el piso y podría hablar en lenguas todo lo que quiera. Y estas cosas son santas y buenas. Yo no digo—yo no digo nada en contra de esto. Pero hasta que usted conozca a esta Persona, esta Porción que satisface, esto Algo que toma a cada fibra de su cuerpo; no por medio de una emoción, ¡pero por medio de una satisfacción!
139Yo antes veía a un pequeño anuncio, decía, “Si tiene sed, diga Parfay.” Antes había una bebida, cuando yo era niño, llamado Parfay. Yo recuerdo cuando bajaba por la calle, oh, de estar pescando, yo había ido al estanque, aguas estancadas, viejas. Y yo casi moría de hambre, y yo vi un anuncio que decía, “Si tiene sed, solamente diga Parfay.” Y yo comenzaba a decir, “Parfay, Parfay.” Todo el tiempo me daba más sed. Y yo—yo…Ven, yo—o—yo llegué al punto en que ni siquiera podía escupir, después de tiempo, tenía tanta sed.
140Bueno, ven, esto no lo hace. No hay nada que puede satisfacerlo. No me importa, usted puede tomar refrescos, puede tomar lo que quiera, estas aguas dulces carbonadas, y así, no hay nada que puede satisfacer la sed como un buen, fresco chorrito de agua. Esto satisfacerá la sed. Todas las otras cosas son substitutos.
141¿Y para que quisiéramos tomar un substituto, cuando hay un genuino bautismo del Espíritu Santo que satisface cada fibra y deseo del alma humana? Entonces párese en la cara de la muerte, como el gran apóstol Pablo dijo, “Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón? Y sepulcro, ¿dónde está tu victoria? Pero ¡gracias sea a Dios, Quien nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo!” Esto es la experiencia, hermano, que satisface aquel silencio santo que…o aquella sed santa que está dentro de usted. Esto lo satisface. Usted no tiene que hacer nada más. Sí, limpia los labios.
142Y allí también, solamente personas que viven por la emoción, por la…Algunos dicen, “Bueno, nosotros tenemos mucho de esto en nuestro movimiento Pentecostal.” Y ellos entran, lo cual está bien, ellos aplauden las manos [el hermano Branham aplaude las manos—Ed.] y tocan la música. La música se para, “sh, whew,” una tina de agua se mojó todo, ven. Ahora nosotros—nosotros hacemos esto, nosotros—nosotros hicimos una costumbre de hacer esto. Tenemos, nosotros—nosotros…Ha vuelto una de nuestras costumbres.
143Déjenme decirles algo. Cuando uno está alabando a Dios, en Espíritu y en Verdad, cuando se vuelve una costumbre hacerlo, porque piensa que debería hacerlo; porque piensa, si no grita o brinca por arriba y abajo o baila con la música, su vecino va a pensar que está apartado de Dios; está tomando de un arroyo estancado. ¡Así es!
144Hasta que llene cada fibra, hasta que el Espíritu Santo Mismo está burbujeando dentro de usted; no me importa si la música está tocando, si están tocando Más Junto a Ti, Mi Dios o lo que sea, el Espíritu Santo todavía timbra la campana de gloria en su corazón. Esto satisface. Esta es la Porción de Dios que satisface. Cualquier cosa que es menos de Esto, y se acabó.
145Quizás hable con lenguas como hombres y Ángeles, quizás de todos sus bienes para alimentar a los pobres, quizás profetice, quizás tenga todo conocimiento, entienda todos los misterios y estas cosas y todavía no es nada (I Corintios 13) hasta que aquel Algo que satisface que solamente puede satisfacer aquella sed.
146“Mi alma tiene sed del Dios viviente, como el ciervo bramando por las aguas. Al menos que Lo encuentre, pereceré.” Cuando usted tenga hambre de Dios así, algo acontecerá. El Espíritu Santo es para guiarle hacia las grandes fuentes de Dios. Sí, señor.
147Ahora, hay una cosa buena, para alabar en el Espíritu. Es verdad. Pero a veces uno tiene el Espíritu sin la Verdad. San Juan 4 dijo, “Alabamos a Dios, Espíritu y Verdad.” Y Jesús era la Verdad. Esto es exactamente correcto. Y Él es la Palabra.
148Los arroyos que Dios mandó para satisfacerle, en lo natural, Satanás ha contaminado cada uno de ellos. Él ha puesto el veneno en cada uno que podía. Así es. Él tomó aquel gran arroyo, de la iglesia.
149Esto, esto era el camino de Dios. Jesús dijo, “Sobre esta Roca edificaré Mi Iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.”
150Ahora hay diferentes argumentos acerca de esto. La gente romana, los católicos dicen, “Él La construyó sobre Pedro.” Ve, y si así fuera, Pedro se cayó en uno días. Entonces no era. Claro que no fue construida sobre Pedro, Petra, la pequeña roca. Y luego el protestante dice que, “La construyó sobre Él Mismo, Jesucristo.” No para ser diferente, pero tengo otra opinión que ellos. Él nunca La construyó sobre ninguno de los dos.
151Él La construyó sobre la revelación de Quien era Él. Él dijo, “Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.” ¡No por conocimiento! No Lo aprendiste por medio de libros. No Lo aprendiste por unirte a la iglesia. No Lo aprendiste en los gritos. Tú…Pero el Espíritu Santo Mismo ha traído la Persona de Jesucristo a ti, entonces, “Sobre esta Roca edificaré Mi Iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.” Aquella sed santa ha sido satisfecha en la Persona de Jesucristo. Allí lo tiene. Esta es la cosa que nosotros queremos buscar, satisfacer la sed con Esto. Está bien, nos enteramos que tenemos que.
152¿El conocimiento? Oh, ¡vaya! El conocimiento en una gran cosa, nos llenamos, y hoy en día estamos lleno de ello. Pero ven, el conocimiento…como yo estaba diciendo el otro día, hablando en este tema del conocimiento. Había un hombre afuera, hablando con un amigo mío parado allí, dijo, “Si un hombre no cree en la educación, ¿por qué está leyendo la Biblia?” Ellos…
153Yo pensé, “Bueno, si ellos no entendieron lo que dijo el Señor Jesús, ¿cómo van a entender a un tonto como yo? ¿Lo que dijo yo?” Ellos ni siquiera podían entenderlo a Él, tan sencillo como era.
154Él dijo allí un día, “Si no coméis la carne del hombre y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.” Él no lo explicó. Él siguió adelante. Así es. ¿Ven?
155“Bueno,” ellos dijeron, “este Hombre es un caníbal. Nosotros Lo queremos…comer Su cuerpo, tomar Su Sangre. Él es un vampiro. Ven, Él quiere que seamos vampiros.” ¿Ven? ¡Aquellos intelectuales!
156Pero Él dijo, “Mis ovejas oyen Mi Voz.” Ven, vendría a los Elegidos, Dios había elegido por el pre-conocimiento. “Y los quienes el Padre…Nadie puede venir a mí, si el Padre, que me envió, no lo atrae. Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí, ellos lo entenderán.”
157Aquellos discípulos no podían entenderlo, pero Lo creían. ¿Ven? Así es. ¡Si uno Lo cree! Yo no puede entender muchas cosas. Lo creo, como quiera, ven, por Dios dijo que así era.
158El conocimiento. Saben, el evangelio de Satanás es el conocimiento. ¿Sabía usted esto? Él lo predicó en el jardín de Edén, a Eva, y ella fue engañada por su evangelio de conocimiento. Ahora, y ha contaminado a toda la raza humana con ello. Así es, exactamente. Ellos han tomado programas educacionales y los pusieron en la iglesia. Está bien allí afuera, pero no en la Palabra de Dios. No, señor. Usted no conoce a Dios por medio de la educación. Usted no conoce a Dios por—por—por medio de saber, aprendiendo matemática y pronunciando palabras grandes.
159Pablo, él era un hombre inteligente. Pero cuando él vino a Cristo, y recibió el Espíritu Santo, fue con los corintios, él dijo, “Nunca vengo a ustedes con palabras persuasivas de humana sabiduría,” aunque él pudiera haberlo hecho. Dijo, “Vengo a ustedes en el poder y demostración del Espíritu Santo, para que su fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en Dios.”
160Ahora a veces hacemos los programas de la iglesia, ellos también llaman por su—su pastor. La iglesia va para votar en el pastor, ellos dicen, “Bueno, este pastor, ahora, él tiene dos títulos del colegio. Él aprendió cuatro años de psicología. Él tomó este, esto¸ y el otro.” Y ellos eligen este tipo de hombre (¿por qué?) en vez de un pastor quien cree que la Palabra de Dios es inspirada y que es Dios, y quien predicará la Palabra a pesar de cómo se siente la gente al respecto.
161Dios dijo a Ezequiel, saben, dijo, “Predícalo si Lo creen o no. Tú predícalo, como quiera.” ¿Ven? Correcto. Si Lo aceptan o no, eso no es. Ellos no aceptaron a Jesús, Él siguió predicando, como quiera. ¿Ven?
162En vez de un verdadero pastor que realmente predicará la Palabra y creerá en Dios, ellos—ellos—ellos intentan traer el intelecto, el hombre quien tiene la mejor educación; el hombre quien puede pararse en el púlpito y solamente tardar unos quince minutos, para que pueden regresar a casa muy rápido, e ir (algunos) a hacer otra cosa, y Ricky puede sacar su auto deportivo y salir, y ellos pueden ir las fiestas del twist y todo. Y es, oh, es—es solamente es— es nada más que una contaminación educacional híbrida. Así es. Eso es exactamente lo que es. ¡Correcto! Pero, ¿qué es? Satisface a su gusto, ven, satisface el gusto de un miembro mundano de la iglesia. No satisface el gusto de un santo. ¡Él tomará la Palabra cada vez!
163Pero ellos dicen, “Oh, bueno, ahora aquellas personas son un poco locas. Ven, ellos solamente, solamente no lo entienden. Ellos, ellos intentan vivir en un día pasado.
164¡Qué extraño! Yo salgo aquí al oeste y me entero que todos están intentando de vivir en un día pasado, ellos siempre quieren algo de los días antiguos de los vaqueros. Y allí abajo en Kentucky, los días antiguos de los montañeses, ellos quieren actuar así, tener los programas de ello. Pero cuando viene a la religión antigua, no quieren nada que ver con Ella.
165¿Días pasados? Yo vine aquí en tiempo del rodeo, vi que tenían a una mujer allí con esta cosa verde debajo de los ojos, y el pelo corto, un cigarrillo en la boca. Vaya, si ellos habían visto esto en los días pasados, ellos hubieron pensado que ella tenía una úlcera en algún lado. Ellos la hubieran internado. Qué tal si su madre hubiera salido, vestida como usted y como su hija se visten hoy, ¿qué hubiera pasado? La hubieran metido en una institución para dementes. Claro, si ella salía sin su falda. Bueno, ahora recuerden, es la misma cosa hoy en día.
166Los hombres están pudriéndose en su carne. Si están pasando por la mediana edad, entre los veinte y veinticinco años, sus cédulas del cerebro también están pudriéndose. Ellos no tienen…Las personas ya no tienen entendimiento. Ellos no saben lo que es la decencia. Ellos no saben la diferencia entre lo bueno y lo malo. Y, oh, aunque su programa educacional, ellos…
167Sabían que la educación, se lo puedo comprobar, que es del Diablo. No para leer y escribir; pero, quiero decir, meter su educación en su iglesia.
168¿Cuál fundación tiene el comunismo? La ciencia, la educación, es su dios. Satanás, ven, esto es lo que él presentó a Eva. Esto es lo que tienen agarrado todavía.
169Ahora está en nuestra iglesia, en las bautistas, metodistas, y presbiterianas, pentecostales y todas. Una educación, intelectual, algún gran tal y tal y algo así, que solamente los lleva aún más lejos de Dios. Está equivocada. Sí, señor. Ahora, nos enteramos, que (ellos) satisface a su deseo. Cuando una—cuando una iglesia elegiría a algo así, muestra lo que está en la mente de la iglesia, lo que es su deseo, de lo que tienen sed. Ellos quieren decir, “Nuestro pastor tiene la mente amplia. A él no le importa si nadamos todos juntos, y él nos acompaña.”
170Una muchachita dijo a mi Sarah, el otro día. Su pastor había estado en África; y cuando él regresó ella se quitó la ropa, esta noche, con un par de medias puestas, y le bailó el watusi para entretenerlo porque él había estado en África. La watusi es un tribu allí saben. Nombre, me gustaría ver algunas de mis muchachas, en mi congregación, intentar de hacer algo así, ¿el watusi?
171Ven. ¡así se muestra! Y un pastor que se sienta y ve a una de su congregación, una niña pequeña (unos dieciséis o dieciocho años) desnudada así, y dejarla salir con ello, esto muestra que él viene de un poso estancado, él mismo, un hombre de Dios quien haría tal cosa. Ciertamente.
172Esto se oye sin gracia, pero reconozco que estoy predicando por toda la nación, también. Pero saben que este también, hermano y hermana, déjeme decirle, esto es la Verdad.
173Un buitre quiere cosas muertas. Así es. ¡Y esto está muerto! Así es, exactamente. Muestra claramente, muestra claramente lo que está en su cabeza y su torre de control, lo que le está dando, ve, lo que está en su alma. Su alma desea cosas así.
174Su alma desea una iglesia alta e intelectual, donde la gente se viste muy finamente, y el pastor tarda quince minutos, o veinte. Y si se pasa de esto, lo regañan en el comité de diáconos. Y él no debe de decir nada sobre el pecado. Él no debe de decir nada acerca de poner pantalones cortos, y no diría nada acerca de la gente haciendo esta, esto o el otro. Él no debe de mencionarlo. Si lo hace, el comité le echará fuera. ¿Ven lo que es? Es su filtro de un hombre que piensa.
175La Biblia dijo, en 1 Juan 2:15, “Si alguno ama al sistema del mundo, o las cosas que están en el mundo, es porque el amor de Dios no está en él.”
176Ahora, qué de todo este escándalo que hacen el día de hoy, en nombre de la iglesia; ¡practicar la cuadrilla en la iglesia, bunco, bingo, fiestas, el roc-n-rol de los adolescentes, los twist, y todas estas cosas! Miren a este Elvis Presley, ¡un diablo con zapatos puestos! Pat Boone, Ricky Nelson, ¡el peor impedimento que jamás ha tenido la nación! Así es. Ellos dicen, “Oh, son muy religiosos, ellos cantaron cantos cristianos.” No debería, ¡la iglesia ni siquiera debería permitir algo así! Algunos de estos tipos salen aquí, y—y en esta noche están en un bar allí afuera, bailando y tocando música y todo, y la siguiente noche viene al altar y lloran, y la siguiente noche están tocando música en la plataforma. Oh, ¡vaya, vaya! ¿Hasta dónde puede llegar la suciedad? Sí, señor. Que compruebe primero que sea un hombre de Dios, no todo esto solamente porque puede golpear a una guitarra o algo.
177Por su deseo, se muestra quien está en el trono de su corazón. Por lo que ama, esto es lo que lo muestra. Usted, usted dice, “Bueno, yo pienso que estas cosas están bien, Hermano Branham.” Bueno, solamente recuerde ahora, en su corazón, usted sabe lo que está allí. Sí, señor. Por lo que está alimentando su alma, de lo que su alma tiene sed, y usted puede ver que lo satisface; si no es esta Palabra, entonces hay algo mal, porque el Espíritu Santo vive de la Palabra solamente. ¿Ve?
178Yo quiero que usted vea otro gran peligro, justo antes de cerrar, si no está—si usted no es culpable de ninguna de estas cosas que mencioné, y, o sea, el peligro de descuidar la sed. ¿Ven? Dice, “Yo tengo una sed santa. Pero yo—yo no estoy culpable, Hermano Branham, de solamente ir y unirme a una iglesia, y cosas así.” Pero, ve, ¡descuidar la sed! Si usted no satisface una sed para agua o comida, morirá. Y si usted descuida la sed que está dentro de usted, para Dios, morirá espiritualmente.
179Usted clama para avivamientos, usted espera que su iglesia tiene un avivamiento. Bueno, esto no—esto no es el avivamiento para usted. El avivamiento debería empezar dentro de usted, cuando usted empieza tener sed de Dios. Quizá no haya ningún otro miembro de la iglesia que quiera este avivamiento. Si empieza en usted, brotará en otros lugares. ¿Ve? Pero, ve, usted descuida de esta sed.
180Si usted no ordeña a una vaca, entonces la vaca se…la ubre está llena de leche; y si usted deja que la vaca se quede así, se secará. Así es, exactamente. Si usted no toma agua, dice, “Solamente no voy a tomar ya más,” morirá. Si usted no come comida, morirá.
181Entonces si usted no da al Espíritu Santo la Palabra de Dios, usted morirá.
182Ustedes cristianos, ustedes bautistas, metodistas, presbiterianos, pentecostales, asambleas de Dios, si creen en uno, dos o tres, lo que sea, ve; no me importa, esto a mí no me importa nada, no piensa que le importa a Dios. Ve, usted es un individuo, una unidad. Nunca irán al Cielo como una iglesia, una—una—una denominación. Irá al Cielo como una persona, entre usted y Dios. Esto es todo. A mí no me importa a cual iglesia pertenece.
183Y si usted descuida de leer la Biblia y creer la Biblia, y que el Espíritu Santo se alimente de Esto, morirá. Jesús dijo en San Juan 4:3; la Escritura la tengo…Jesús dijo que, “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra,” no solamente una parte de Ella.
184Nosotros tomamos un poquito, aquí. Yo le llamo a estoy un autoestopista de la Biblia. Ellos dicen, “Bueno, yo creo esto, pero ahora vayamos aquí, ve.” ¿Ven?
185Usted tiene que tomarlo, Palabra por Palabra. Jesús dijo, “De todo lo que sale de la boca de Jehová vivirá el hombre.” ¿Sabían ustedes esto? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.]
186Y, saben, nosotros hemos hecho—hemos hecho el día en el cual estamos viviendo, nosotros hicimos este día la…una— una—una perversión religiosa.
187Mi hija me habló, hace poco, y me dijo, “Papá,” a un lado de la casa, ella me dijo, “vente aquí, vamos a tener un programa religioso.” Era una reunión de cantar himnos y había algún Ricky leyéndolo allí arriba. Y si yo he visto un movimiento sacrilegio, ¡esto fue! Estos tipos allí arriba, y gente, parecía más como un concierto. Se supone que era un tribu de indios, y como estaban haciendo un espectáculo, y—y brincar y hacer el boxeo el uno con el otro.
188A dónde, ¿qué paso a la sinceridad? ¿Dónde están los himnos antiguos que cantábamos y regocijábamos en el Espíritu de Dios, y las lágrimas corrían por nuestras mejillas? Y ahora intentamos guardar el aire hasta que ya no tenemos aire, hasta que la cara se pone azul, para intentar mostrar que somos un cantante. Ven, hemos copiado de Hollywood, y todos estos programas que vemos por esta canción intelectual de himnos y el entrenamiento de la voz. A mí me gusta escuchar los que cantan bien; me gusta escuchar el cantar antiguo, pentecostal, con sentimiento del corazón. Pero odio escuchar este chirrido de le llaman cantar hoy. Correcto. Yo pienso que esto es la cosa más ridícula. Es una perversión. Así es.
189A mí me gusta ver a un hombre cuando es un hombre. Odio ver uno con la ropa interior de su esposa puesta, y cortada por un lado; y un tubo colgando aquí en frente, y dos conos de pelo colgando como un copete, cortado en frente. Esto, yo no le llamo a esto un hombre. Él no sabe de cual lado de la raza pertenece. ¿Ve? Así es. Ven a la mujer, mire, la mujer intenta de cortar, de hacer su pelo como el del hombre; el hombre intenta hacer su pelo un copete, como la mujer. El hombre está poniendo la ropa interior de su esposa; ella está poniendo sus overoles. Ven, es una perversión, directa.
190Y esta es la misma cosa que es con la nación, con la gente, con las iglesias, con todo. ¡Oh Dios! ¿Dónde va a terminar? La Venida del Señor Jesucristo, allí acabará.
191Entonces, ¡si uno no alimenta el Espíritu Santo con la Palabra de Dios! Jesús dijo, “Cada Palabra será por el Espíritu Santo.” Y escuchen ahora. Si usted intenta alimentarlo con la cosa equivocada, si es el genuino Espíritu Santo en usted, sabrá la diferencia. Ahora, recuerde, la Palabra de Dios es lo que come el Espíritu Santo. No come el entusiasmo. No come la educación. No come la ida a la iglesia. No come las teologías. Hay mucha diferencia entre algo inspirado y la opinión teológica de ello.
192Todos aquellos teólogos en los días de Jesús, vaya, ellos lo tenían acomodado palabra por palabra, página por página, ¡el Mesías tenía que venir en esta manera! Esto es exactamente lo que era. Y ellos, cada uno, lo perdieron. Sabe lo que dijo Jesús cuando vino, dijo, “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer.”
193No fue revelado a ellos lo que era la verdadera Palabra. Ve, ellos perdieron todas estas esquinas, como las están perdiendo hoy. “Si pertenece a esta y pertenece a esta, estará bien.” No lo crea. Usted tiene que pertenecer a Cristo. Y ¡si hay Algo dentro de usted, hambriento por Cristo!
194Solamente recuerde, cuando usted estaba dentro de los lomos de su padre, usted estaba con él en aquel entonces. Pero su padre no lo conocía en aquel tiempo, y usted no lo conocía a él. Y tuvo que venir y nacer. Dios hizo un camino por medio de su madre, para el lecho de la semilla, y vino. Y luego usted llegó ser un hombre o una mujer, lo que fuera, entonces reconoció a su padre, y su padre podía tener compañerismo con usted.
195Ahora, recuerde, si usted tiene la Vida Eterna, su Vida estaba en Dios en el principio. Y, la Vida, Dios es la Palabra. Y luego cuando la Palabra fue hecha carne en Jesucristo, Dios bajando para morar en Su Propio cuerpo, se hizo el Hijo de Dios. Cuando Dios bajó para morar en esto, usted estaba dentro de Él cuando fue crucificado. Y usted fue crucificado con Él, y usted murió con Él en el calvario. Y fue enterrado con Él en la montaña. Y usted resucitó con Él, en la mañana de Pascua. Y ahora usted está sentado en lugares celestiales, en Él, y ahora tiene compañerismo con Él. ¿Ve?
196Dios Mismo se hizo uno de nosotros. “A Dios nadie lo ha visto jamás; el unigénito Hijo lo ha dado a conocer.” O sea, Dios se hizo un hombre, para que pudiera tener compañerismo con usted como un hombre. ¿Ve? Y ahora usted es—usted es carne, y Él es carne. Dios fue hecho carne entre nosotros, en la Persona de Su Hijo, Jesucristo. Y dentro de Él era Dios. Él era Dios, nada menos que Dios. Él era Dios. “Dios manifestado en el Hijo, Jesucristo,” lo cual le hizo Emanuel, como el profeta dijo que sería.
197Ahora ve, entonces, usted tenía que estar antes que el mundo fuera formado, su nombre fue puesto en el Libro del Cordero de la Vida. Y entonces, ¿qué es lo que puede comer? El Espíritu Santo vive por la Palabra de Dios. Y ahora en Apocalipsis 22:19, la Biblia dijo, “Quien sea que quite una Palabra de Esta o agregue una palabra, su parte será quitada del Libro de la Vida.” ¿Ve cuan profundo es? Usted no puede, el Espíritu Santo no vivirá de las cosas del mundo.
198Como una paloma y un cuervo. Un cuervo es un gran hipócrita. Un cuervo, este tipo puede salir de aquí y comer trigo todo el día; e ir allí y volar sobre ello, un cadáver muerto, y comerlo también. Él puede sentarse en el campo y él puede comer con la paloma, trigo, e ir y comer del cadáver.
199Pero la paloma puede comer el trigo todo el día, pero no puede comer del cadáver, porque es una paloma. Y una paloma no tiene hiel. Una mordida de aquel cadáver mataría a una paloma. Ve, no tiene hiel. Y así es como debe de ser, nada de amargura.
200Y así es con un verdadero, genuino cristiano. Ellos no quieren las cosas del mundo. Ellos solamente comen la Palabra de Dios, y solamente Esto; lo que está limpio, el Filtro de un hombre que piensa. Ven, ellos pasan por Esto, y solamente Esto. Las cosas muertas del mundo apestan para ellos.
201Miren al cuervo en los días de las destrucción del diluvio, volando de cuerpo a cuerpo, comiendo de los viejos cadáveres, él no regresó a el arca. Pero la paloma no podía encontrar descanso para sus pies, ven, ella regresó a el arca donde le daban grano. Y así es como lo hacemos nosotros, vivimos por la Palabra de Dios.
202En Salmos 42. Seguro que David escribió este Salmo, el Salmo 42, cuando él era un fugitivo, cuando él dijo, “Mi alma tiene sed de Ti, como un ciervo brama por las aguas.” Miren, él clamó. David era un fugitivo. Él había sido…Él tenía el aceite de la unción sobre él, él sabía que iba a ser rey. El profeta lo había ungido rey. Ahora noten, y allí estaba, él tenía un pequeño grupo de soldados, hecho de gentiles y así, estaba arriba de una montaña. Donde, en su propia ciudad querida, por su pecado, ellos estaban rodeados de una guarnición de filisteos. Y David, en aquel día caloroso, debe de haber sido el día cuando él escribió este salmo, “Como el ciervo brama por las aguas.”
203Noten, David en esta condición. Él miró abajo, él vio a su ciudad querida. Él recordó cuando era un muchachito, él llevaba las ovejas a cierto estanque que allí. Era un gran país de agua, y también un país de pan, allí abajo. Realmente, Belén, significa “la casa del pan de Dios.” Y luego cuando David recordó que pasaba por allí y tomaba esta buena agua fresca, y aquí estaba acostado ahora, un fugitivo, separado de su propio pueblo. Él no tenía adonde ir, y su alma debe de haber clamado por aquella buena agua fresca.
204Él tenía unos siervos allí que, vaya, solamente el deseo más pequeño suyo era una orden. Y ellos, tres de ellos, pelearon para cruzar por esta línea de filisteos; quince millas, siete millas, o algo, abajo y de regreso; cortando su camino, y le trajeron de tomar de esta agua. Pero la sed del alma…
205Su cuerpo, él estaba allí arriba, probablemente tenía que tomar de lo que sea que podía conseguir, viejos cueros de cabra y cosas así, con agua vieja y caliente, en aquel día caloroso. Él pensaba, “¡Si solamente podía acostarme y satisfacer esta sed que tengo! ¡Si solamente podía bajar a Belén y acostarme en esta manantial, y beber!”
206Y cuando ellos bajaron y consiguieron el agua, y lo trajeron de regreso, la sed de su alma estaba más grande, no para Belén, pero de Jerusalén; su alma. Entonces sacrificó el agua, dijo, “Ni siquiera la tomaré.” Él la derramó en el suelo. Ven, su alma tenía más sed para Dios, que lo que era para satisfacer de la buena…su sed de su cuerpo, con la buena agua fresca. Él la derramó en el suelo.
207Ven, la Casa de Dios, las aguas de Jerusalén que refrescaban el alma, ¡el cual está arriba! Jesús dijo, en Juan 6:33, “Yo soy el Pan de Vida. Yo soy el Pan de Vida.” Belén, “casa de Dios,” nuestra iglesia, la terrenal iglesia de Dios, la iglesia que está aquí en la tierra. A nosotros nos encanta asistir a la iglesia aquí en la tierra, pero más es Jerusalén, el cual está arriba, el cual es Dios. Jerusalén, arriba, ¡el cual es Dios! Más grande es aquella sed del alma, para estar allí con Él, que lo que sería solamente para satisfacerse con asistir a una iglesia en algún lugar. Ven, asistir a una iglesia no satisface aquella sed. David lo comprobó allí, las aguas directas de la casa de Dios, ven, él la derramó en el suelo; para encontrar favor, para conseguir buena agua fresca de Dios. Aún en aquel…Más grandes que la sed que está en usted, es aquella sed de la sed del alma para Dios.
208Noten Jerusalén, la palabra. “Jerusalén es de arriba,” la Biblia dijo, “el cual nosotros somos…es la Madre de todos.” Y Cristo es nuestra Madre. Nosotros reconocemos que Dios es nuestra Madre, porque nacimos de Él. La palabra simplemente significa “paz,” Jerusalén, Shalom. O Shalom, la cual significa “paz,” Jerusalén, ven, significa “paz.”
209La sed de cualquier alma debería ser más grande, para las aguas de Vida, que decir que uno pertenece a una iglesia; la sed del alma no puede estar satisfecha, la verdadera sed. Puede ser pervertida. Usted puede pensar que está bien cuando se une a la iglesia, pero esto no es. Esto no satisfacerá la genuina, santa sed por Dios. Solamente no puede hacerlo. Solamente…Solamente no está allí.
210Ahora David dijo, en Salmos 42:7 aquí, “Cuando un abismo llama a otro a la voz de tus cascadas;” el clamor del alma.
211Miren, muchas veces he usado esto como una ilustración. Si hay una aleta en la espalda de un pez, debe de haber sido puesto allí para que el pez la use para nadar. Él tiene necesidad de ella. Ahora, que tal si él dijera, “Yo voy a ser un pez diferente. Yo voy a ser un pez listo, estudiado. Sí, yo…¡Yo voy a creer verdadera teología! ¡Yo creo que no necesito aquella aleta!” Él no avanzaría mucho en el agua, ¿o sí? Así es, exactamente.
212Que tal si un árbol dijera, “Ahora, yo sé que debe de haber sido una tierra primero, para que yo creciera en ella. Así es. Yo debería crecer aquí. Pero yo voy a ser un árbol diferente, yo quiero que me sienten aquí en medio de la calle para que se den cuenta de mí.” Ven, no viviría mucho tiempo. ¿Ven? Así es.
213“Cuando el abismo clama al Abismo.” Se requiere más que unirse a una iglesia. Se necesita más que saludar al predicador. Se necesita más que vivir una buena vida. Se necesita algo para satisfacer dentro de usted, que derrama de Dios, al alma. “El abismo clamando al Abismo, en el ruido de su llave, o Señor. ¡El abismo clamando al Abismo!”
214¿Cuál tipo de sed podíamos pensar que estuviera dentro de nosotros en esta noche? Nosotros, como pentecostales, ¿hasta dónde llegamos? ¿Cuál tipo de sed está dentro de nosotros? ¿Cuál tipo de sed está dentro de mí? ¿Cuál tipo de sed está dentro de usted? No intente callar aquella santa sed por Dios.
215Hace años, cuando tenían oro aquí en las montañas, leí un cuento, hace muchos años y nunca la he olvidado. Dijo que había un prospector que salió más allá que las montañas aquí, y estaba prospectando para oro, y él consiguió terreno rico. Y él regresó, pensando; cuando él llegaba a la ciudad, lo que sería, sus problemas habían acabado. Y él intentó decir, ”Mañana entraré y yo…” Con una jornada de solamente un día, él estaría en la ciudad, y él tendría el oro. Y él tenía costales grandes llenos de ello.
216Él tenía un perro con él. Sin comparar el perro al Espíritu Santo, pero como estoy haciendo una ilustración. Pero este perro…
217Por toda la noche, el prospector estaba acostado en su cama y él comenzó a pensar, “Ahora, mañana llevaré todo mi oro y me haré lo que siempre he querido ser. Yo siempre he querido ser un hombre rico. Yo quería tener cosas finas, y así.”
218Y luego su perro empezó a ladrar, y porque había un enemigo acercándose. Y él salió allí, y él dijo, “¡Cállate!” Entonces el perro se calló. Y justo cuando se metió otra vez a la cama, y empezaba quedarse dormido, y el perro empezó otra vez, saltando en la cadena. Y él fue a la puerta otra vez, dijo, “¡Cállate! Quiero que sepas que mañana seré un hombre rico, ves,” y así era en sus grandes sueños. Pero el perro empezó a ladrar otra vez.
219Y finalmente, él se desanimó tanto, él fue por su rifle, disparó al perro y lo mató. Dijo, “No tendré más necesidad de ti, como quiera. Mañana seré un hombre rico. Seré un hombre rico, mañana.”
220Y él se sentó en la esquina, puso su espalda a la puerta y se durmió. Y el hombre que le había seguido por días se metió y lo mató. Él no era un hombre rico, ve, él apagó aquella alarma que intentó decirle que su vida estaba en peligro.
221Y hermano, hermana, usted nunca podrá….Nunca intente callar aquel santo clamor en su corazón, ve, por medio de unirse a una iglesia, por citar un credo, por pertenecer a una cierta organización.
222Solamente hay una cosa que puede satisfacerlo, esto es la Persona, Jesucristo. “Como es ciervo clama por las aguas, así mi alma tiene sed de Ti, o Dios. ¡Mi alma tiene sed del Dios vivo!” Ve, hay algo dentro de usted que quiere ver el movimiento de Dios. Su alma tiene sed de Ello. No se detenga por nada menos que Esto.
223No deje que algún pastor le diga, “Solamente tiene que saludarle, unirse a la iglesia, o pertenecer a esta organización.” No mate a aquello silencio santo. Le está advirtiendo. Algún día usted llegará al fin del camino.
224Como una señorita en nuestra ciudad de donde somos nosotros. Ella dijo al…Una muchachita asistía a la iglesia allí, una muchachita muy fina. Y ella venía por la calle. Ella tenía el pelo largo, saben, y su pelo peinado atrás como una cebolla pelada, casi, su cara parecía…nada de maquillaje. Y esta muchachita se burlaba de ella, decía, “Si tú no tuvieras aquel predicador de la cabeza plana,” hablando de mí, decía, “podría parecer algo decente. Pero te ves como algo de una tienda de antigüedades.” Y, oh, como la regañaba, cada vez que la veía así. Dijo, “Nuestro pastor tiene la mente amplia.” Dijo, “Él los conoce. ¿Por qué tú eres así? Esto no significa nada, como te vistes o como piensas.” ¡Sí, lo hace! La Biblia de Dios dice que sí. ¡Viviremos por cada Palabra!
225Entonces esta muchachita nunca la hacía caso, siguió. Ahora es una misionera.
226Entonces esta, esta señorita tomó una enfermedad social, y se murió. Un amigo mío le metió el embalsamo en ella cuando estaba muriendo. Él me dijo, dijo…Después de que murió, él seguía oliendo el embalsamo. Ella tenía un agujero en su costado, enfermedad social. Ellos ni siquiera…Hasta que sus padres no sabían que fue lo que tenía. Y se murió. Pero antes de morir…
227Ella enseñaba la escuela dominical. Y todo su grupo de la escuela dominical vino, ellos querían verla cuando se iba al Cielo, cuando venían los Ángeles para llevársela. Y su pastor afuera, fumando un cigarrillo, caminando por el pasillo en el hospital. Y ellos iban a cantar cuando moría, saben. Ellos sabían que tenía que morirse. Los doctores dijeron que estaba muriéndose, entonces todos ellos iban a ver cuando vinieran los Ángeles para llevársela.
228Y todo a la vez, ¡cuando ella se enfrentó a la realidad! Ahora, ella era un miembro leal de la iglesia, y un miembro leal de una iglesia denominacional fina y grande. Pero cuando empezó a batallar, la llegó la muerte; sus ojos sobresalían y ella dijo, “¡Estoy perdida!” Ella dijo, “¡Estoy perdida! ¡Vayan por el pastor!”
229Él apagó su cigarrillo, entró y dijo, “¡Vaya, vaya! ¡Vaya, vaya! Pediremos que el doctor la de una inyección.”
230Dijo, “Yo no quiero una inyección.” Dijo, “¡Engañador de hombres! Me estoy muriendo, me voy al infierno. Y soy perdida porque usted no me dijo la Verdad. Vayan a traer aquella muchachita buena y tráiganmela, bien rápido. Ella tiene razón.”
231Esperen hasta que enfrenten a la realidad una vez. No intenten detener aquel silencio santo. No lo dispare con un rifle de doble cañon moderno y educacional. Haga caso a aquella advertencia del Espíritu Santo, en esta noche, que le está advirtiendo, “Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida; nadie viene al Padre sino por Mí.” Y Él es la Palabra. Inclinemos nuestros rostros por solo un momento.
232Yo quiero citar una Palabra más del Señor Jesús, mientras están pensándolo. Jesús dijo, en Mateo 5, “Bienaventurados los que tienen hambre y sed.” Hasta que es bendito tener esta sed dentro de usted. ¿Ha llegado a un lugar donde todo su sistema ha sido contaminado por denominacionalismos, sectas y clanes y cosas, ordenes de la iglesia, sociales, como unirse a logias y así, de iglesia a iglesia? ¿El Diablo ha podido meter aquella agua de contaminación y usted está volcándose en ella, como un cerdo en un abrevadero? Donde usted ni siquiera conoce la verdadera sed de Dios; para verlo, una realidad, por el Espíritu Santo viviendo en usted, y manifestándose. Si usted está así en esta noche, si todavía tiene sed de Dios, déjeme decirle: Hay una fuente llena de Sangre, Sacado por las venas de Emanuel, Donde pecadores metidos en su diluvio, Pierden todas sus manchas de culpa. Aquel ladrón muriendo regocijaba para ver, La Fuente en su día, Allí yo, aún vil como él, Lavo todos mis pecados. Desde que, por fe, vi aquella corriente, Que Tus heridos suplen, El amor redentor ha sido mi tema, Y será hasta que muera.
233Si usted tiene esta sed en esta noche, para saber más de Dios, y acercarse más a Él, levante su mano ahora mientras cada cabeza esté inclinada, diga, “Ore por mí.” O Dios, ¡mira las manos!
234Afuera en la tierra donde la transmisión está ahora, desde el este, norte, oeste y sur, ustedes en aquellos cuartos, levanten sus manos a los pastores o quien sea que está allí, que usted desea; usted, algo dentro de usted, tiene sed de Dios. ¡Aquella sed santa!
235No lo satisfaga. Oh, dice, “Hermano Branham, yo grité una vez. Yo bailé en el Espíritu.” No, no, no acepte esto. No.
236Espere hasta que venga la satisfacción, que entre la porción de la plenitud del Espíritu Santo que satisface, luego las campanas de gozo y gritar, y hablar en lenguas, y bailar en el Espíritu, vendrán. No tendrá que hacerlo por la música. Usted lo hará cuando está en la calle, en su auto. Lo hará cuando está barriendo el piso. Lo hará cuando está clavando clavos en una pared, con su trabajo de carpintería. Donde sea que esté, ¡aquel gozo inefable y glorioso! Ahora oremos.
237¡Querido Padre Celestial! Este Mensajito largo, tardado en esta noche, pero, Querido Dios, que Tu Espíritu Santo entregue el—el significado a cada corazón. Justo en esta iglesia, esta noche, había números multiplicados de manos levantadas, todo alrededor de los pasillos y todo. Oramos, Dios, por ellos. Oh, que la Porción de Dios que satisface, la cual es Cristo, la Esperanza de Gloria, la Esperanza de Vida en Ti, que venga a cada uno de ellos.
238Esparcido por la nación, desde California, todo hasta Nueva York ahora, donde es temprano en la mañana, ellos están escuchando allí; allí en New Hampshire, y abajo en Boston, y todo hasta Texas, por Indiana, afuera en California, y alrededor. O Dios, mira las manos; ve lo que está debajo de ellas, Señor, aquel corazón que tiene hambre y sed.
239Este día pervertido, cuando el Diablo ha cegado los ojos de la gente, solamente para unirse a una iglesia y decir, “Es todo lo que uno necesita.” Y ellos todavía ven a ellos mismos y lo que hace, y el deseo que tienen para ser como el mundo.
240Cuando la Biblia nos dice, “Si solamente amamos las cosas del mundo, el amor de Dios no está en nosotros.”
241Solamente piensa, Padre, cuan pervertida él puede hacer la Palabra verdadera, como ahora pueden decir, “Oh, nosotros creemos la Biblia, pero no Esta. Nosotros no creemos Esta. Creemos que Esta fue para otro día. Nosotros creemos que esta es Esto,” porque alguna denominación los ha torcido la mente en aquel poso estancado.
242Cuando Jesús dijo, “Y si alguno quita de las palabras o agregue, Dios quitará su parte del libro de la vida.”
243¡Querido Dios! Piensa en las desilusiones allí en el Juicio, cuando la gente ha vivido una vida buena, limpia y santa, fue a la iglesia tan leal como podía, y perdida está.
244Piensa en aquellos fariseos como, desde muchachitos, entrenaban en la Palabra, pasaban por las escuelas y todo, santo (tenían que ser o serían apedreados), y Jesús dijo, “Vosotros sois de su padre el diablo.”
245¡Aquella Israel allí! Y que esta sea una advertencia a los pentecostales, Señor, en toda la tierra. Como aquel Moisés, un profeta, bajó a Egipto para cumplir la Palabra de Dios, ¡para traerlos la luz del Atardecer! Como vieron los grandes milagros de Dios. Como lo siguieron, cruzaron el Mar Rojo, fueron bautizados en él, fueron al desierto y comieron comida de Ángeles que cayó del Cielo. Y luego negaron de tomar toda la Palabra, cuando regresaron de Cades…a Cades, desde la tierra prometida, y dijeron, “son como gigantes; no podemos hacerlo.” ¡Cuando Dios dijo, “Ya te he dado la tierra”! ¡Fronterizos! Jesús dijo, “Cada uno pereció. Están muertos,” perdidos, sin Dios, aunque ellos hicieron todas estas cosas. Ellos vieron estos milagros; disfrutaron, bailaron por la costa del mar, con Miriam, cuando pegaban el pandero. Solamente tres, de dos millones, entraron.
246Nos damos cuenta, Padre, que cuando el esperma, los genes del macho y la hembra, se juntan, solamente a hay uno de un millón que está aceptado. Un germen del macho encuentra el huevo fértil de la mujer, la hembra, y un millón de los otros perecen.
247Hay un millón, dos millones, salieron de Egipto; dos, Josué y Caleb, entraron en la tierra. Uno de un millón, Padre, yo—yo tiemblo cuando pienso en esto. Piensa, esparcidos por el mundo hoy, quinientos millones de cristianos, esto serían quinientos si Tú fueras a venir en esta noche. O Dios, que recordemos que cada Palabra de Dios se para como un memorial. Debemos creerla. Debemos obedecerla.
248Y cuando Tú dijiste, “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, recibiréis el don del Espíritu Santo, porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llame.” Y, Dios, Tú sigues llamando, esta noche, y la promesa es para todo el tiempo que Tú llames.
249Y clérigos han torcido las mentes de estas personas y las han dirigido por medio de una escuela de teología educacional y denominacional, para una cosa para decir, “Oh, usted solamente crea.” El Diablo también cree, pero él no puede recibir el Espíritu Santo. Judas Iscariote fue un…hizo todo lo demás que hicieron los discípulos, predicar el Evangelio; pero que llegó el tiempo de recibir el Espíritu Santo, mostró lo que realmente era.
250Dios, que la gente de la tierra en esta noche reconozca que, sin esta experiencia, están perdidos. Que sea en esta noche que sus almas estén satisfechas por Tu Porción, Señor, mientras los comendamos en Tu mano. Son Tuyos, Señor. Nosotros solamente somos responsables de la Palabra. Yo oro que ellos crean con todo el corazón, y sean llenos con el Espíritu Santo. Lo pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén. Yo Le amo, Yo Le amo, Porque Él me amó primero, Y compró mi salvación En el árbol del Calvario.
251Oh, ¿es Él su Porción que satisface? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] Oh, ¡vaya! ¿Le aman con todo el corazón? [“Amén.”] Ahora, estas Palabras a veces cortan, pero cantemos en el Espíritu ahora, ven, cada uno de nosotros ahora. Saludemos al hermano sentado a un lado, hermana, y solamente diga, “Dios le bendiga, peregrino,” mientras lo cantamos otra vez. [El hermano Branham saluda a la gente.] Yo Le amo, Yo Le amo, Porque Él me amó primero, Y compró mi salvación En el árbol del Calvario.
252Ahora saludamos el uno al otro. Ahora cerremos nuestros ojos y cantemos en el Espíritu, levantemos nuestras manos a Él. Yo Le amo, Yo Le amo, Porque Él me amó primero, Y compró mi salvación En el árbol del Calvario. Oh, ¿no es Él maravilloso? Maravilloso, maravilloso es Jesús para mí, Consejero, Príncipe de Paz, Gran Dios es Él; Salvándome, guardándome de todo pecado y vergüenza; Maravilloso es mi Redentor, ¡alabado sea Su Nombre! Maravilloso, maravilloso es Jesús para mí, Consejero, Príncipe de Paz, Gran Dios es Él; Salvándome, guardándome de todo pecado y vergüenza; Maravilloso es mi Redentor, ¡alabado sea Su Nombre!
253Oh, ¿están entusiasmados acerca de su experiencia con Cristo? [La congregación se regocija, “Amén.”—Ed.] ¿No es Él maravilloso? ¿Satisface? Yo era perdido, ahora me encontró y estoy libre de condenación, Jesús da libertad y una salvación completa; Salvándome, guardándome de todo pecado y vergüenza; Maravilloso es mi Redentor, ¡alabado sea Su Nombre! Maravilloso, maravilloso es Jesús para mí, Consejero, Príncipe de Paz, Gran Dios es Él; Salvándome, guardándome de todo pecado y vergüenza; Maravilloso es mi Redentor, ¡alabado sea Su Nombre!
254¿Creen que esto es Escritural? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] La Biblia dijo, “Aplaude las manos. Cantad alegres a Dios.” Saben, yo siempre quería tocar música. Mi hija, Rebekah, está aprendiendo el piano. Mi hijito está aprendiendo la trompeta. Pero yo sí aprendí un instrumento de diez cuerdas, [el hermano Branham empieza aplaudir las manos]. Maravilloso, maravilloso es Jesús para mí, Consejero, Príncipe de Paz, Gran Dios es Él; Salvándome, guardándome de todo pecado y vergüenza; Maravilloso es mi Redentor, ¡alabado sea Su Nombre! ¿Lo aman? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] Caminaremos en la Luz, una Luz hermosa, Venga donde el rocío de la misericordia brilla; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche, Jesús, la Luz del mundo. Caminaremos en la Luz, una Luz hermosa, Venga donde el rocío de la misericordia brilla; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche, Jesús, la Luz del mundo.
255[El hermano Branham empieza tararear, “Jesús, la Luz del Mundo,” y luego la congregación también tararea junto con él.— Ed.] Alaben a Dios con todo lo que tienen. Cuando los santos van marchando, Cuando los santos van marchando, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando los santos van marchando. Oh, cuando Lo coronan Señor de todo Cuando Lo coronan Señor de todo, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando Lo coronan Señor de todo. Oh, cuando el sol niega brillar, Cuando el sol niega brillar, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando el sol niega brillar.
256¿Les encanta esto? [La congregación dice, “Amen.”—Ed.] Ahora me pregunto, si sus pies fueran convertidos, ¿usted ya no bailaría más, allí afuera para el mundo? ¿Ven? Pisoteamos nuestros pies, al Señor, para el Señor. ¿Sus manos están convertidas? ¿Ya no roba más? ¿Sus labios están convertidos? ¿Ya no mienta más? No solamente meta la religión a la cabeza, pero por todo el cuerpo. Así es. Se necesita el hombre completo. Correcto. Ahora pisoteemos los pies. Cuando los santos van marchando, Cuando los santos van marchando, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando los santos van marchando. Cuando los santos van marchando, Cuando los santos van marchando, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando los santos van marchando. Ahora levantemos nuestras manos. Cuando los santos van marchando, Cuando los santos van marchando, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando los santos van marchando. Cuando Lo coronan Señor de todo Cuando Lo coronan Señor de todo, Señor, yo quiero ser parte de esta canción, Cuando Lo coronan Señor de todo.
257¿No Le aman? [La congregación regocija, “¡Amén! ¡Gloria! ¡Aleluya!”—Ed.] Caminaremos en la Luz, Él es la Luz, saben. Es una Luz hermosa, Venga donde el rocío de la misericordia brilla; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche, Jesús, la Luz del mundo.
258¿Creen que Él es la Luz del mundo? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] ¿Sí lo creen? Pablo dijo, “Cuando canto, canto en el Espíritu. Si adoro, adoraré en el Espíritu.” Ve, lo que sea que haga, hágalo todo en el Espíritu. Correcto. Y el Espíritu hace que la Palabra cobra vida. ¿Es verdad esto? Así es. Sí, señor. Todos santos de Luz proclamen, Jesús la Luz del mundo; Gracia y misericordia son en Su Nombre, Jesús, la Luz del… Luego, ¿qué hacemos? Caminaremos en la Luz, es una Luz hermosa, Venga donde el rocío de la misericordia brilla; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche, Jesús, la Luz del mundo.
259Lo siento que confundí a los músicos así, pero a veces me pierdo. Yo no sé nada mejor que solamente adorar. Así es como se hace. Sí, señor. Estoy agradecido por esta oportunidad, Hermano Mack, para venir y tener compañerismo con usted y su iglesia aquí en esta noche, toda esta gente fina.
260Y ustedes quienes levantaron las manos para el bautismo del Espíritu Santo, confío en que vayan al pastor Mack aquí, o algunos de ellos, y meterse en un cuarto aquí. Y solamente recuerden, cuando Dios habló la Palabra en el principio, y dijo, “sea,” ¡tenía que haber! Y Él dijo, “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.” Ven, tiene que acontecer. Venga a visitar a su pastor aquí, y apóyelo mientras predique el Evangelio.
261Ahora, cantemos otra vez este buen canto viejo, me encanta, “Caminaremos en la Luz.”
262Jesús dijo, “Yo soy la Luz,” y usted es en Él. ¿Ve? ¿Cómo se vuelve una parte de Él? ¿Unirse con Él? No. ¿Temblar? No. ¿Bautizarse en agua? No. “Por un Espíritu somos bautizados en un Cuerpo, el cual es el Cuerpo de Cristo.” Y en aquel Cuerpo hay nueve dones espirituales operando por el cuerpo local, la iglesia local. Esto es apostólico, si alguna vez yo lo conociera. Así es. Entonces nos mantendremos en la Luz, en la Luz hermosa, Venga donde el rocío de misericordia… [El hermano Branham habla con el pastor Mack—Ed.] Bien…¿?... Brilla alrededor de nosotros por día y por… [El hermano Branham habla con el pastor Mack—Ed.] Ha sido un verdadero placer. [El hermano Mack dice, “Gracias, hermano. Gracias.”]