Photo

~ CAMBIA DIOS SU MENTE CON RESPETO A SU PALABRA ~
1Inclinemos las cabezas. Querido Señor Jesús, estamos reunidos otra vez en Tu Nombre, con gran expectación por el derrame del Poder vivificador de Dios para traernos a reconocimiento de nuestra posición y lugar, y nuestras responsabilidades, como un pueblo llamado, separado del mundo, dedicado a Dios. Concede, Señor, en esta noche, que las bendiciones de Dios nos guíen y nos dirijan en las cosas que hagamos o digamos, que pueda traer honra y gloria a Tu Nombre. Amén.
2Yo estoy feliz de estar de vuelta en la iglesia en esta noche y estar con ustedes, queridas personas. Y yo sé que hace calor, pero yo acabo de llamar a mi esposa, y creo que es noventa y algo allí, noventa y cinco o noventa y seis o algo, y hace más calor que lo que hace aquí. Entonces ahora estoy acostumbrándome al clima caliente. Entonces, pero estoy tan contento de estar aquí en el tabernáculo en este maravilloso tiempo de Pascua.
3Y yo no puedo decir que pediré disculpas por aquel Mensaje muy largo esta mañana, pero yo…Era, yo no quería—quería acabar con su paciencia y luego darle otra vez en esta noche. Pero yo—yo quería traerles aquel Mensaje, que ustedes son una parte de esta resurrección. ¿Ven? Y no se preocupe de ello más, ven. ¡Solamente regocije de ello! No hay nada, en ningún lugar, que pueda separarlo de Ello; nada; asegurado eternamente en el Reino de Dios. Cuando Dios ha puesto Su Sello sobre usted, está hasta el fin del destino.
4Cuando el gobierno pone un sello en un paquete, y el ferrocarril pone un sello en una puerta, no pueden hacer nada con este vagón hasta que llegue a su destino. Cuando Dios pone Su Sello en un hombre. Y el Sello es el Espíritu Santo. Cuando Él sella a un hombre así, él ya ha ido a su destinación eterna. Él nunca puede regresar, jamás. Porque recuerde, Efesios 4:30 dice, “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados por todo tiempo.” Ve, está sellado por siempre. Usted está sellado, eternamente, en el Reino de Dios, por el Espíritu Santo. Ahora, ¡piense en esto!
5Entonces usted, el diablo le golpeará, y él le dirá cada cosa, y acusarlo, y—e intentar hacerlo pensar que no es cierto. Pero no le haga caso.
6Ahora, usted sabe que ha pasado de la muerte a la Vida. Usted sabe que las cosas que antes amaba, ya no las ama. Usted sabe que ha creído cada Palabra de Dios. Ha visto a Dios obrando entre nosotros, sin…pruebas infalibles que Él es el gran “Yo Soy.” Usted se ha dado cuenta que todo lo que fue dicho en Su Nombre, nunca fue ninguna cosa profetizada en Su Nombre, sino lo que pasó exactamente como fue profetizado. Hasta la ciencia, el periódico, foto, cámaras, escritores, todo lo demás, tienen que reconocerlo. Ven, a pesar de si ellos quieren o no, Dios los obliga hacerlo, de todas formas, ven, para que sea reconocido.
7Ahora, siendo un grupo pequeño. Recuerden, no es un grupo grande para el cual Él viene. “No temáis, manada pequeña; es la buena voluntad de su Padre…” ¿Ven?
8Yo quiere dejar una palabra con ustedes, sorprendente, justo antes de que tengamos la ordenación de un ministro. Y esto es muy sorprendente, pero solamente para que sepan. Ahora, yo no estoy diciendo que éste es un número exacto, pero me gustaría dejar esto con ustedes.
9Yo no sé si algunas de las personas aquí han visto el hibridar de ganado. El cual, yo no creo en ello, pero he visto cuando lo hicieron. Y yo he visto que toman el esperma del macho, solamente suficiente para estar tocado en un pequeño metal, como un palito, y lo ponen en un pedazo de mármol. Y giran aquellos lentes que lo magnifican, no sé cuantas veces, hasta que aquel esperma…Donde no puede ver nada con el ojo natural, ningún lente normal. Pero cuando está magnificado, cien o ciento cincuenta veces, uno puede ver que aquella gotita, de esperma, quizás cincuenta a cien pequeños gérmenes rebotando allí. También, en la hembra viene la misma cantidad de huevos, como en—en el esperma. Ahora, cuando ellos están—se juntan, ahora, los dos primeros que se juntan y conectan…
10Solamente hay uno en aquel millón que vivirá. ¿Alguna vez han pensado en esto? Ellos son del mismo germen, y el mismo huevo, los dos de ellos iguales, pero solamente uno vivirá. Y esto no determina cual llega primero. Porque, a veces el huevo, allí atrás, y el germen podría estar en medio del esperma, y van gateando el uno sobre el otro. Se necesita una Inteligencia para saber si será niño o niña, pelirrojo, con el cabello negro, o lo que sea. Es la elección de Dios. No puede ser ninguna otra cosa. ¡La elección!
11Aún en un nacimiento natural, es elección, si será niño o niña, o lo que va a ser. Y cuando aquel pequeño germen se mete en este pequeño huevo, y las colitas se caen, empieza la columna del bebé o lo que sea; animal, bebé o lo que sea. Y los demás de aquel millón de gérmenes…Un millón de huevos, un millón de gérmenes, y solamente uno vive. Igualmente, pero Dios escoge por elección lo que vivirá, los demás perecen. ¡Uno de un millón!
12Cuando Israel dejó a Egipto, todos creían en el mensaje de un profeta. Ellos vieron las señales de Dios, por Moisés. Cada uno de ellos las vio. Y cada uno salió de Egipto, y caminó por medio del Mar Rojo, y fue bautizado por Moisés. Cada uno vio que el poder de Dios le pegó, cuando él cantó en el Espíritu; y cuando Miriam golpeó el pandero, correr arriba y debajo de la costa. Cada uno de ellos, cada noche, comieron el maná fresco y celestial de los cielos. Cada uno de ellos tomó de la Roca espiritual que fue golpeado. Y fueron dos millones de personas que dejaron a Egipto. ¿Cuántos llegaron a la tierra prometida? Dos. ¡Uno de un millón! ¿Dónde están todos? Jesús dijo que perecieron. “Vuestros padres comieron el maná en el desierto por treinta años, y les digo que aun así murieron.”
13Ahora hay unos quinientos millones de cristianos en el mundo en esta noche, contando los católicos, protestantes y todo. Si Jesús viniera en aquel Rapto, de acuerdo a lo que acabo de decir, habría quinientos desaparecidos en el mundo en esta noche, en el Rapto. Y probablemente hay de esto todos los días, contando todas las tierras, que nunca los encuentran. Entonces podría ser en cualquier momento, ven.
14O, cristianos, abrochemos la armadura de Dios. Hagamos todo lo que sabemos hacer para servirlo a Él, amarlo a Él, y esperar aquel gran tiempo.
15Ahora, no habrán grandes millones y multitudes salir de una generación y entrar marchando. Hay—no puede ser. Ahora, recuerden, todos los días acaba una generación, cada día. “Como fue en los días de Noé, así también será en los días del Hijo del hombre cuando ocho fueron salvados por agua.” Pero cada día termina el periodo de cuarenta años para alguien, para algunos. ¿Ven? Y cada día, tantos están sellados en el Reino. Un día el último día llegará. Ahora asegurémonos, mientras estamos cuerdos. Y en la iglesia, y entre el pueblo, donde el Espíritu Santo se ha identificado con nosotros, asegurémonos que todo está bien, y permanece bien, delante de Él.
16No se detengan. No descansen, día y noche, hasta que aquel Poder vivificador los ha apartado de las cosas del mundo, hasta el Reino de Dios. Y ustedes que verdaderamente están en el Reino de Dios y vivificados por el Espíritu de Dios, ¡qué tan felices! Con lágrimas de gozo deberíamos estar de rodillas, día y noche, dándole gracias a Dios por lo que Él ha hecho.
17En esta noche tenemos un pequeño cambio en el servicio. Tenemos un hermano fino aquí, el hermano Capps. Él viene a nosotros desde la iglesia nazarena. Y pienso que esto es correcto, ¿Hermano Capps? Él está deseando en esta noche estar ordenado por nosotros por la imposición de manos.
18Nosotros no tenemos papeles para repartir a nadie, pero estamos reconocidos por…Podríamos tener papeles, pero nosotros creemos que un verdadero ministro ordenado, sus papeles están en el Cielo. ¿Ven? Y él—él tiene los derechos de predicar la Biblia mientras Dios identifica su vida con la Biblia. Nosotros creemos que estas son sus credenciales.
19Y, ahora, el hermano Capps ha sido ordenado oficialmente en la—la iglesia nazarena, pero en esta noche él quiere que los ancianos, y así, pongan las manos sobre él para una ordenación, para llevar este Mensaje. ¡Qué cosa tan galante!
20Yo he—yo he escuchado los reportes desde que he estado en Tucson, y reportes tan maravillosos, del hermano Capps aquí en su asistencia de nuestro gentil hermano Neville, sosteniendo la vela de Luz tan galantemente como pueden estos dos hombres. Hemos puesto manos sobre el hermano Neville, pero no sobre el hermano Capps. Y yo quiero que los que sean ministros, el hermano Jackson y ellos, si están aquí, y el hermano Ruddell y los ancianos de la iglesia aquí, si se subiesen aquí solamente por unos minutos ahora, y poner manos sobre el hermano Capps. Y el…
21Ahora nos enteramos, en la Biblia, que así es como lo hacían ellos, ellos ponían manos sobre ellos y así los apartaron. Y así es como lo hicieron con Timoteo. Dijo, “Por el don que hay en ti, la cual habitó en tu abuela Lois…” Ellos se dieron cuenta, que había un don en el hombre, había venido a él por los presbíteros, por la imposición de manos.
22Ahora, hermanos del día tardío, hermanos de la lluvia tardía, se confundieron en esto. Ellos pensaban que les daban un don por hacer esto. No, el don ya estaba dentro de él, y ellos solamente ponían las manos sobre él como una sanción que ellos creían que Dios ya había puesto el don en él. Y ellos lo sancionaron, por la imposición de manos.
23Y estos hombres aquí en esta iglesia, que yo creo que poseen su Poder vivificador en su alma; si ustedes hermanos pueden venir ahora, el hermano Ruddell y los demás de ustedes que están aquí en la iglesia, y los ancianos y las iglesias hermanas alrededor, para poner manos sobre el hermano Capps, que él podría ser ordenado por nuestra sanción, delante de la audiencia, y enviado para predicar el Evangelio del Señor Jesús, donde sea que Dios podría llamarlo. Él se vuelve… Él ya es uno de nosotros, por Nacimiento. Él es uno de nosotros porque ha creído el Mensaje. Él es uno de nosotros porque él se mantiene firme para la Verdad de la Palabra. Y nosotros queremos que el hermano Capps sea oficialmente ordenado, delante de ustedes, por la imposición de manos, que él es uno de nosotros. Bien, el hermano Ruddell, el hermano Capps, el hermano Neville. El hermano Junior Jackson, cualquier de los otros ministros aquí, yo no sé cuantos hay. Yo no…Supongo que tienen sus propios servicios en esta noche. Entonces sube aquí, Hermano Capps. Ahora, ¿dónde están el hermano Hunter y los de Nueva York? Yo…¿Hermano Anthony? Supongo que han regresado. [El hermano Neville dice, “Allí está el hermano Anthony atrás.” – Ed.] Cualquier de ustedes que están aquí, que están con nosotros, pues, estaríamos contentos si subiesen y se pararan con nosotros ahora, como un reconocimiento que creemos que el hermano Capps sea. ¿Cuántos aquí conocen al hermano Capps? Levanten la mano. Está bien, bajen las manos. ¿Cuántos creen que es un siervo de Dios? Levanten la mano. [La congregación dice, “Amén.” – Ed.] Lo amamos, como nuestro hermano.
24Ahora esta no es exactamente la manera correcta de lo que nosotros llamamos una ordenación, pero yo quiero que esta audiencia…Yo no podría cantar este canto, pero quiero que me ayuden intentarlo. Que…
25Un día un profeta bajó al altar, en el templo. Y mientras él estaba allí en el templo…Él había sido un buen hombre, pero él solamente estaba acostado en los brazos de Uzías el rey. Y él era – él era un buen hombre. Pero un día, en el templo, él vio algo, cuando él entró en una visión, que nunca había visto antes. Él vio Ángeles, con alas, volando de un lado al otro, por el edificio, clamando, “¡Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso!” Venga, hermano. Bien. ¿Ven? “¡Santo, santo, santo, es el Señor Dios Todopoderoso!” ¿Ben?
26Y cuando lo hizo, los postes del templo se movieron. Y él dijo, “¡Ay de mí! Porque siendo un hombre inmundo de labios.” En la Presencia de Dios él reconoció que, aún siendo un profeta, él había estado equivocado. Él dijo, “Soy un hombre inmundo de labios inmundos, y habito en medio de un pueblo que tiene labios inmundos.” 27. Y uno de los Ángeles voló, y tomó un carbón de Fuego y tocó sus labios, y dijo, “Profetiza, ¡hijo del hombre!” Denos el tono de esto, hermana, si quiere. ¿Cuántos saben este canto? Vamos, una estrofa. Bien. Cuando el carbón de Fuego había tocado el profeta, Haciéndolo lo más puro posible, Cuando la voz de Dios dijo, “¿Quién irá por nosotros?” Entonces él contestó, “Heme aquí, envíame a mí.” [Parte vacía en el casete – Ed.]…Habla, mi Señor, Habla, y rápidamente Te responderé; Habla, mi Señor, habla, mi Señor, Habla y responderé, “Señor, envíame a mí.” Millones ahora en pecado y vergüenza están muriendo; Oye su llanto, triste y amargo; Apúrate, hermano, apúrate a rescatarlos; Responde rápidamente, “Maestro, heme aquí.” Habla, mi Señor, habla, mi Señor, Habla, y rápidamente Te responderé; Habla, mi Señor, habla, mi Señor, Habla y responderé, “Señor, envíame a mí.” Que los ancianos caminen alrededor ahora y pongan las manos sobre el hermano Capps. Inclinemos las cabezas, todos.
28Querido Dios, los postes del templo han movido otra vez, y como viendo el Espíritu de la Vida vivificadora obrando en nuestro hermano. Oro, Dios, mientras él siente esto desde Arriba, que dice que él debe de ir. Nosotros ponemos las manos sobre él, como Tus ancianos, Señor, y le damos la mano derecha de compañerismo; y ponemos manos sobre él, y pasamos las bendiciones de Dios sobre él, que Tu unjas sus labios, sus pensamientos, todo su ser. Y que él lleve este Mensaje del Evangelio a cada grieta y esquina a donde Tú lo llamarás. Concédelo, Señor. Te damos a nuestro hermano, como un siervo Tuyo, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
29“Predica la Palabra,” mi joven hermano. “Que amonestes a tiempo y fuera de tiempo. Redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y Doctrina.” Dios le bendiga, hermano.
30[El hermano Ben Bryant dice, “Hermano Branham, ¿pondría sus manos sobre mí? ¿Pondrían las manos sobre mí? Me gustaría ser ordenado.” – Ed.] Tú has…Yo no sabía que no lo habías hecho. El hermano Ben, aquí, ha venido a nosotros. Yo creo que él ha estado predicando por un buen rato. Pero aún, él no ha sido oficialmente (yo pensaba que sí; por esa razón lo hablé) ordenado, o tenido las manos puestas sobre él aquí.
31Ahora, la esposa del hermano Ben está aquí en algún lado, y ella es una persona preciosa. Ella era una predicadora. Y cuando ella y nuestro hermano se casaron, y él la trajo al tabernáculo, cuando ella vio y escuchó la Palabra, una damita fina con una buena personalidad, pero cuando ello vio que no era correcto que las mujeres hicieran esto, ella lo puso a un lado; y parece que se cayó sobre su esposo. Eso es correcto. Esto es apostólico. Así es como debe de ser.
32El hermano Ben toma los casetes, como yo lo entiendo, junto con su esposa. Ellos van a los lugares fuera de la ciudad, allí atrás en las montañas, en las junglas, y ponen estos casetes y hacen comentarios sobre ellos. Muchas veces los corren, los echan fuera. Nosotros esperamos esto. “Porque todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecuciones.”
33¿Cuántos aquí conocen al hermano Ben? ¿Cuántos creen que él es un siervo de Dios, [la congregación dice, “Amén.” – Ed.] quien merece esta bendición que vamos a pedir a Dios para él? Ven, él no es un desconocido. Él ha estado con nosotros por años y años. Yo lo conozco como un hombre de humildad. Él es como yo; él comete muchos errores. Todos nosotros hacemos esto. Lo que a mí me gusta del hermano Ben, él está dispuesto gatear sobre rodillas para corregirlo. Y cuando él escuchó, el otro día, en El Divorcio y Casamiento, él y su esposa estaban listos separarse, porque él la ama y ella le ama a él, pero ellos quieren cumplir con la Palabra de Dios. Lo que diga la Palabra, esto es lo que ellos querían. Yo oro que Dios bendecirá a Ben y a su esposa, para Su servicio. Pongamos las manos sobre nuestro hermano.
34Querido Dios, nosotros ponemos las manos sobre nuestro hermano Ben, por una señal que nosotros lo amamos. Y creemos, Señor, que él está dispuesto hacer una obra por Ti, para ser enviado con estos casetes, para tocarlos entre algunos montañeros en los lugares apartados donde, probablemente, muchos de nosotros nunca llegaríamos, pero aún así el Mensaje debe ir a todo el mundo. Nosotros oramos que Tu bendigas a nuestro hermano, y le des Tu Espíritu, y que venga sobre él. Y guíalo, y dirígelo a él y a su esposa hacia aquellos lugares donde, quizás, aquel alma está allí lejos, y las puertas no se pueden cerrar hasta que aquella última oveja este traída. Tú no estás satisfecho con noventa y nueve. El…Cada nombre que está en el Libro debe de ser traído. Ayúdalos, Señor, mientras nosotros ponemos las manos sobre él, como asociándolo con nosotros como nuestro hermano. Y nuestra ayuda y oración para él irán con él. Y oramos que Tú le bendigas, Señor, donde sea que él vaya. En el Nombre de Jesús. Amén. ¡Una bendición, Hermano Ben! Te damos la mano derecha de compañerismo como hermanos ministros. Que Dios te bendiga, hermano.
35[El hermano Earl Martin dice, “Hermano Branham, ¿usted pondría sus manos sobre mí, para ordenarme para trabajar como pastor?” – Ed.] John Martin. [“Earl.”] Earl. ¿Cuántos conocen a Earl Martin? ¿Cuántos creen que él es un siervo de Cristo? Él viene a nosotros de un…Yo creo, originalmente, de un grupo pentecostal, y ahora yo creo que él pastorea y hace una obra independiente.
36Yo he conocido a Earl como un verdadero sirviente de Cristo. Yo nunca olvidaré una acción, muchas que han sido, pero una acción con Earl. Yo recuerdo una noche le hablaron cuando yo estaba en Dallas, Texas; o yo—yo creo, no, era…[Una hermana dice, “Beaumont.” – Ed.] Beaumont, Texas, es correcto, hermana. Y ellos—ellos…Su bebé estaba acostado, muriendo, y ellos pensaban que ya estaba muerto. Ya no estaba respirando. Y Earl fue a mi habitación, como un papá, con los hombros encorvados, encorvado delante de mí, mientras yo estaba en la cama. Me bajé; él puso los brazos alrededor de mí y dijo, “Hermano, yo creo que usted es el profeta de Dios. Yo siempre he creído esto. Y si usted solamente dice la palabra, aunque mi bebé está muerto, aún así vivirá.” Y su bebé resucitó, está vivo.
37¿Ustedes creen que él es digno de la mano derecha de compañerismo de estos creyentes? [La congregación dice, “Amén.” – Ed.] Oremos, hermanos, mientras ponemos las manos sobre él.
38Padre Celestial, lleno de gracia, ponemos las manos, otra vez, sobre nuestro hermano Martin. Lo enviamos, Señor, a las partes donde Tú has ordenado que él vaya; donde sea, si sean muchos o pocos, caminos y vallados, si así sea. Donde sea, Señor, que Tus bendiciones sean con él. Nosotros ponemos nuestras manos sobre él mientras pedimos Tu velocidad para él y le damos nuestras bendiciones, que el Espíritu que está sobre nosotros, Señor, vaya con él, y lo guíe y lo dirija a las almas perdidas allí en los caminos y los vallados. Lo enviamos, en el Nombre de Jesucristo. Amén. Que Dios le bendiga, Hermano Martin. Váyase ahora, que el Señor esté con usted.
39¿Con el mismo propósito? [El hermano Richard Blair habla con el hermano Branham – Ed.] ¿Richard es su nombre? [“Correcto. Richard Blair.”] ¿Cuántos conocen a Richard Blair? ¿Cuántos creen que él es un siervo de Dios? Él viene del—del grupo de la Iglesia Pentecostal Unida. Y hermano, el hermano Blair, yo recuerdo de un gran llamamiento suyo. Yo recuerdo el tiempo cuando el hermano Blair no, no quería creerme, porque había un espíritu obrando con él, diciéndole que yo era falso. Y mientras él estaba sentado justo allí en la reunión, el Espíritu Santo volteó y lo redarguyo. [El hermano Blair dice, “Así es.” – Ed.] Y él casi estaba listo para un—un colapso mental, y esto es lo que lo puso en esta condición. Y yo recuerdo que su hermosa esposa me habló un día. Ella dijo, “Hermano Branham, yo creo que Richard va a morir.” Y ella tenía, creo, una bufanda. Ella fue y la puso sobre él, como yo le pedí, y oró. Aquí viene. [El hermano Blair dice, “Amén.” – Ed.]
40Un bebito había estado en un accidente, o…[El hermano Blair dice, “Mi niño.” – Ed.] Su niño, en un accidente, que no le daban mucha esperanza por él, con una contusión del cerebro. Y con la oración, aún por teléfono, el bebé se sanó. [“Amén.”] ¿Creen que el hermano Blair es un verdadero testigo de Cristo? [La congregación dice, “Amén.” – Ed.] Oren que sus bendiciones vayan con él. Hermanos, pongan las manos sobre él.
41Querido Dios, para identificar a nuestro hermano noble y gentil, Tu siervo, quien salió hasta de su propio grupo, para caminar en Luz. Padre, oramos que Tu bendigas a nuestro hermano Blair, mientras lo enviamos con nuestras bendiciones y nuestra sanción, por la imposición de nuestras manos sobre él, a donde sea que Tú lo llames, Señor, a la obra que sea. Que Tu Espíritu vaya con el hermano Blair. Guíalo a los de este mundo que están perdidos y muriéndose, y que él ayude encontrar aquella oveja perdida, que él la traiga de vuelta al rebaño. Donde sea que esté, lo que sea que Tú tengas para él, Señor, solamente pedimos que Tu Espíritu lo guíe y lo dirija por la jornada de la vida. Nosotros somos sus hermanos. En darle la mano derecha de compañerismo, pedimos que Tú vayas con él, en el Nombre de Jesucristo. Amén. ¡La mano derecha de compañerismo! Dios le bendiga, Hermano Blair. Nosotros lo apoyamos, cien por ciento, oramos por usted y haremos lo que podamos para ayudarlo. Dios le bendiga.
42[El hermano Merlin Anton dice, “Es lo mismo para mí, Hermano Branham, para la ordenación.” – Ed.] ¿Qué dijo? [“La ordenación.”] ¿Quién es usted? [“Merlin Anton.”] Merlin Anton. [“Estoy en la iglesia.”] ¿Dónde? [“Aquí en la iglesia.”] En la iglesia. ¿Alguien conoce al hermano Merlin Anton? Él es nuevo, para mí. [“Con el Ejército de Salvación. ¿Se acuerda de mí?”] Ah, sí. Perdóneme, hermano. Del Ejército de Salvación, así es, recuerdo de él. Claro, ahora lo conozco. Solamente…Su cara no me hacía conocida en aquel momento, en este tiempo. ¿Cuántos saben que él es un hombre de Dios? [La congregación dice, “Amen.” – Ed.] ¿Cuántos creen que—que Dios está obrando con él? Levante la mano. [“Amén.”] ¿Orarán por él? [“Amén.”]
43Ahora, hermano, sabemos que usted viene de un gran grupo de personas, el Ejército de Salvación, son un gran pueblo. Pero, y, pero el Ejército de Salvación hace una gran obra afuera en la calle. Nosotros no podemos decir nada en contra de los nazarenos, la iglesia pentecostal, o el Ejército de Salvación, o ninguno de ellos; son nuestros hermanos. Pero, ve, nosotros creemos que somos portadores de un gran Mensaje para esta misma hora en la cual estamos viviendo. ¿Usted quiere hacer esto con nosotros? [“El hermano Anton dice, “Amén.” – Ed.] Inclinemos los rostros mientras ponemos las manos sobre nuestro hermano.
44Querido Padre Celestial, Tú eres Él que llama. Tú eres Él que vivifica la Palabra para que puedan creer. Y nosotros ponemos las manos sobre nuestro precioso hermano, como una sanción que nosotros creemos que Tú estás con él y le ayudarás. Enviamos nuestras bendiciones con él, que nosotros que creemos que hemos pasado desde la muerte a la Vida y ahora tenemos el Poder vivificador en nuestros corazones, por la gracia de Dios. Nosotros ponemos las manos sobre nuestro hermano y lo enviamos con nuestras bendiciones, que Tú lo guíes y lo dirijas a cada grieta de la tierra, Señor, que Tú has ordenado que vaya allí. Que Tu Espíritu vaya con él y le des salud, fuerza y éxito en su ministerio, porque lo enviamos en el Nombre de Jesucristo. Amén.
45Dios le bendiga, hermano. Esto es la mano derecha de compañerismo, saben, hermanos saludándose con la mano, los hermanos así. Así que esto es su…Bien, el Señor les bendiga a todos.
46[El hermano Carrell dice, “Yo—A mí nunca lo hicieron, oficialmente. Quiero que pongan las manos sobre mí, como ellos, en el Nombre de Jesús.” – Ed.] Usted, lo que desee. Y usted…[“Hora de serlo, y por lo mismo que ellos.”] Ahora, ¿cómo se llama? [“El hermano Carrell, de Cincinnati.”] El hermano Carrell. [El hermano Carrell dice, “Yo era un ministro ordenado, pero no podía estar de acuerdo con el hermano que estaba ordenando mujeres como ministros, y tuve que separarme de ello.” – Ed.] Este es el hermano Carrell de Cincinnati. Alguien conoce al hermano Carrell, levante…Siendo de Cincinnati, lo dudo, que alguien lo conociera. Él dice que estaba con un grupo, y el grupo quería ordenar a las mujeres ministros. Él no lo soportaba, y él tenía que separarse de ellos. Así es exactamente como yo me separé de los bautistas misioneros. El doctor Roy E. Davis, ¿cuántos han escuchado de él? Claro, lo escucharon, sí. Él quería ordenar a algunas mujeres ministros, y yo dije, “No, señor. Como un anciano,” yo dije, “Yo no puedo hacer esto, conscientemente. Es en contra de la Palabra de Dios.”
47Yo no lo conozco, Hermano Carrell. Pero basado en su testimonio, y la Verdad que usted apoya…Nosotros no tenemos nada en contra de aquellas mujeres. Ellas son hermanas. Las amamos. Pero nosotros creemos que ellas tienen su lugar, y que tienen que quedarse. ¿Ven? Y nosotros creemos que son el amor para un hombre, una ayuda idónea. Y de ninguna manera…Nosotros pensamos que son el mejor regalo, fuera de la salvación, que Dios dio al hombre. Pero ella no tiene ningún lugar en el púlpito, de acuerdo con la Palabra de Dios. Basado en esto, y su fe en Dios, nosotros ponemos las manos sobre usted, como compañerismo, para venir con nosotros. Pongamos las manos sobre él.
48¡Nuestro querido Padre Celestial! Este joven, yo puedo saber como él se siente. Él ha sido rechazado por causa de las Verdades. Que, “No solamente del pan vivirá el hombre, pero por cada Palabra.” Entonces ponemos las manos sobre él, colocando nuestras bendiciones sobre él. Que Tu Espíritu lo guíe y lo dirija por la jornada de la vida a donde sea que Tú lo envíes, Señor. Deja que él sepa que nosotros estamos orando por él, y seremos una ayuda para él, y lo apoyaremos mientras él se pare firme para la Verdad. Concédelo, Señor. Lo enviamos, en el Nombre de Jesucristo. Amén. Dios le bendiga, Hermano Carrell. Solamente tienen las manos puestas, los diferentes individuos. Todos dan la mano derecha de compañerismo por esto.
49El hermano Ruddell, aquí, nunca ha sido oficialmente ordenado aquí en la iglesia. Pueden…¿Cuántos conocen al hermano Ruddell? [La congregación dice, “Amén.” – Ed.] Todos lo conocemos. ¿Cuántos saben que él es un hombre de Dios? [“Amén.”] Querido Padre Celestial, nosotros como Tus ancianos ponemos las manos sobre este hermano quien ha movido por las aguas profundas y lodosas. Él ha visto su congregación apartándose. Él ha visto todo acontecer, pero aún cree. Aunque la…¿?...Nosotros ponemos las manos sobre él, para pasar nuestras bendiciones a él…¿?...úngelo, Señor, grandiosamente, con la Palabra, Señor, y ¡mándalo a cada grieta de la tierra!...¿?...sea sobre él y ayúdalo. Y enviarlo, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
50Hermano Ruddell, usted siempre tiene la mano derecha de compañerismo. Yo conozco al hermano Ruddell. Parece como— como mi propio hijo. Su papá y yo, madre, nos hemos conocido por tanto tiempo. Y yo sé que el hermano Ruddell es un siervo de Dios. Yo he servido con él. Dios le bendiga, Hermano Ruddell.
51¿Cómo se llama? ¿Quién es usted, hermano? [Alguien dice, “El cuñado del hermano Martin.” – Ed.] Hermano Martin, ¿lo conoce, Hermano Martin? ¿Cuál es su nombre? [El hermano dice, “El Reverendo McComas.” – Ed.] El hermano McComas. Supongo que nadie aquí lo conoce, pero él es un…Sí, este hombre aquí lo conoce, el hermano Tyler. Y él viene para ser…tener las manos puestas sobre él, que él sea un portador del Evangelio. Hermano McComas, ¿de dónde es, Hermano McComas? [“Rockford, Illinois.”] Rockford, Illinois. [“Usted habló a mi casa la semana pasado, o el lunes pasado en la noche, y oró por mi esposa.”] Ah, ¿sí? Desde Tucson. [“Tucson, Arizona.”] Ah, ahora recuerdo de esta llamada. [“Ella se levantó la siguiente mañana.”] ¡Alabado sea el Señor! [El hermano Martin dice algo al hermano Branham – Ed.] ¿Qué dijo? [“Mi hermana, la más chica.”] Su hermana. [“Ella está aquí ahora. Era paralizada.”] Entonces, ella está aquí ahora, oramos por ella la otra noche desde Tucson, por teléfono. [“Paralizada.”] Par-…[“Ella era paralizada, y ella está aquí ahora.”] Ella era paralizada, hace unas noches, y ella está aquí ahora. El hermano Martin lo sabe, amigo. ¡No hay sorpresa que él quiere llevar el Mensaje! Pongamos las manos, hermanos.
52Querido Dios, yo pongo las manos, con estos otros, sobre Tu siervo, y le damos la mano derecha de compañerismo, orando que las bendiciones de Dios…¿?...[Las declaraciones del hermano Branham no pueden ser escuchadas claramente – Ed.]…¿?...que Tú lo has ordenado ser. Que Tu bendición esté sobre él y guíalo y diríjalo, en el Nombre de Jesucristo. Amén. La mano derecha de compañerismo, mi hermano, y estos con usted. Que Dios esté con usted.
53[Alguien dice, “¿Hermano Branham?” – Ed.] ¿Sí, hermano? [“Yo tengo uno más que quiere esto también.”] Está bien, señor, yo creo que este es…[“El hermano Darris.”] El hermano Darris. Yo no…[“Yo conozco al hermano Earl y el hermano Brewer.”] Este hombre es el hermano Darris. ¿De dónde es, hermano? [“Black Rock, Arkansas.”] Black Rock, Arkansas. Hermano…[“Yo lo conozco, hermano.”]…lo han conocido. Alguien más, yo creo, dijo…el hermano Brewer. Yo creo que los conocí, en esta mañana. Y—y la hermana Vayle, supongo, el hermano Vayle, y los que lo conocen y saben que es un hombre de Dios, un siervo de Dios. ¡Maravilloso!
54Bueno, ahora, mi querido hermano, para ser un portador del Mensaje, nosotros queremos que sepa que lo apoyaremos, haremos todo lo que podamos. Estaremos orando por usted, que usted también llevará este Mensaje a las partes más lejanas de donde sea que Dios ha ordenado que vaya. Pongamos las manos sobre el hermano Darris. Querido Dios, ahora ponemos las manos sobre nuestro hermano, dándole la mano derecha de compañerismo, y lo enviamos en el Nombre de Jesucristo, que Tú lo unjas. Y…¿?...¡darle la mano derecha de compañerismo!...¿?...Y que Tu Espíritu vaya con él, y lo guíe y lo dirija, en el Nombre de Jesucristo. Amén. Dios le bendiga, hermano.
55Yo—yo creo, Hermano Anthony. Muchos de ustedes conocen al hermano Anthony. Él ha estado aquí con nosotros por mucho tiempo. Yo sé que él es un siervo de Cristo, yo mismo. Yo creo que él es un joven dedicado. Él nunca ha tenido las manos puestas sobre él, oficialmente. Él no sabía que esto venía, amigos. ¿Ven? Pero ahora es mejor que cualquier otro tiempo. Entonces vamos a poner las manos sobre el hermano Anthony y solamente darle la mano derecha de compañerismo. Dios tiene que hacer la ordenación. Este es solamente para hacerlo saber, y hacerles a ustedes saber, que nosotros creemos a este hermano y lo amamos, y él es uno de nosotros, en el Mensaje. Y nosotros queremos que él tenga las bendiciones de Dios, y esto es lo que pedimos para él. Oremos mientras ponemos las manos, hermano.
56Querido Dios, este pequeño, humilde siervo italiano Tuyo, Señor, viene en esta noche, para tener las manos puestas sobre él, y la mano derecha de compañerismo extendida a él, oficialmente, de la iglesia. Señor, Tu gran Poder manda a este joven al extremo de la tierra, en la grieta donde Tú lo has llamado. Y que él vaya y libere la gente del pecado y la enfermedad, y para servirte a Ti, Señor, todos los días de su vida. Que Tú lo guíes. Que nuestras bendiciones estén con él, mientras lo enviamos en el Nombre de Jesucristo. Amén. Dios le bendiga.
57[Alguien más habla con el hermano Branham – Ed.] ¿Qué? Oh, yo no sé. Estamos en la conexión del teléfono; cincuenta centavos por minuto. Había alguien más aquí que quiere… Súbanse aquí y digan sus nombres, quienes son, hermanos, solamente en el micrófono aquí. Solamente díganlos. [Cada hermano dice su propio nombre, “Pat Tyler,” “Claude Boggess,” “Dale Potter,” “…¿?...Henasey,” “James Humes,” “Earl Horner.” – Ed.] ¿Estos son ellos? [Alguien dice, “Sí.”] Mis hermanos. Estos hombres, ¿creen ustedes que este Mensaje es la Verdad de la Palabra de Dios? [Los hermanos dicen, “Amén.” – Ed.] ¿Creen esto con todo el corazón? [“Amén.”] Bien. Y desean y piensan que si ponemos las manos sobre ustedes…Queremos que sepan que estamos con ustedes, y haremos lo que podamos para ayudarles. Y ahora yo quiero que ustedes, hermanos, para que yo también pueda poner las manos sobre ellos, se suban aquí ahora. E inclinemos los rostros, mientras ponemos las manos sobre ellos. Querido Dios, aquí está un grupo de hombres. Yo pongo las manos sobre cada uno de ellos, en el Nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios. Y que Tú, Quien los ha llamado ser ministros, que Lo prediquen, Señor, todos los días de sus vidas. Y…¿?...predicar el Evangelio a cada criatura. Nosotros le damos la mano derecha de compañerismo, y oramos que Tus bendiciones estén con ellos, Señor, como nosotros los bendecimos, enviamos nuestras bendiciones. Que vayan a cada grieta de la tierra donde Tú los has llamado ir. Que ellos trabajen y Te sirvan en la capacidad donde Tú los has llamado. Que sean siervos de Dios galanes y verdaderos. Concédelo, Señor. Y lo pedimos en el Nombre de Jesucristo.
58Dios les bendiga a cada uno, hermano. Dios les bendiga. Dios le bendiga, hermano. Dios le bendiga. Dios le bendiga, Hermano Humes. Que el Señor esté con ustedes, cada uno. Bendito sea el lazo que ataja Nuestros corazones en amor cristiano; El compañerismo de mentes similares Es parecido al que está Arriba.
59¿No es Él maravilloso? Solamente piénsenlo ahora, ¡cuántos ministros hay aquí en esta noche para tener las manos puestas sobre ellos!
60Yo no sabía que estábamos en esta conexión de teléfono. Si la gente allí afuera me perdona por esto; yo no lo sabía. ¿Ven? Yo solamente no sabía que ellos iban a conectar este Mensajito en esta noche. Pero nosotros….
61Ahora leeremos la Palabra y oraremos, y entraremos directamente en este Mensaje que me siento que el Espíritu Santo quiero que les traiga en esta noche.
62Y ahora mientras volteamos en…para el texto, lo anunciaré en un momento. Volteemos a Números, el capítulo 22, versículo 31. Números 22:31, por un texto. Mientras volteen, si les gusta leer, leerlo o marcarlo.
63Yo quiero que todos me recuerden ahora, hasta que logre verlos de nuevo, espero, algún tiempo en este verano, si el Señor quiere. Y si algo pasa, y no puedo irme al extranjero, volveré. Pero ahora estamos creyendo que, como todo esto ha salido, que el Espíritu Santo nos va a mandar en una manera que Él ha escogido por Él mismo para mandarnos. Y así es como queremos hacerlo. ¡Que el Señor les bendiga!
64Padre, estamos por leer Tu Palabra. Que La bendigas y La unjas a nuestro entendimiento, lo pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén.
65El libro de Números, el capítulo 22 y el versículo 31. “Entonces Jehová abrió los ojos de Balaam, que vio al ángel de Jehová en medio del camino, con la espada desnuda en la mano. Balaam hizo una reverencia y se postró sobre su rostro.”
66Ahora, en la lectura de esto, para construir un contexto alrededor de ello, yo quiero tomar el tema: ¿Cambia Dios Su Mente con Respecto a Su Palabra?
67Esto es un gran tema, y es una gran Verdad que deberíamos entender. ¿Dios puede decir algo y luego decir, “Lo siento haberlo dicho”? ¿Dios puede retroceder Su Palabra, después de haberlo dicho?
68Ahora, en esta declaración aquí, la razón por la cual yo escogí esta declaración fue porque es una de las declaraciones de la Biblia que un lector, intentando de ver, o intentar de decir que Dios sí se cambia de mente; este sería más como que Él cambió de mente más de cualquier otro lugar de la Biblia, que yo conozco, porque Él dijo a Balaam una cosa y luego le dijo otra. Y ahora, muchas personas han intentado hacer a Balaam solamente un, oh, un adivino o algo. Pero Balaam no era un adivino. Él era un profeta del Señor.
69Ahora, vamos a hacer el resumen del Mensaje, primero. Israel estaba en su jornada desde Palestina…yendo hacia Palestina, viniendo de Egipto. Y el Señor estaba con ellos, y ellos estaban…Cada enemigo que se había levantado enfrente de Israel fue quitado del camino, porque Dios dijo que Él mandaría avispones delante de ellos que sacaría fuera al enemigo, mientras ellos andaban en obediencia a Su mando. El trabajo nunca fue demasiado grande. Los amalecitas, los gigantes del día, no significaban nada para Israel. Aunque eran hombres pequeños de estatura, pero ellos estaban caminando en ASÍ DICE EL SEÑOR. Entonces no importa lo que era la oposición, Dios siempre se aseguraba que Sus Palabras de promesa nunca fallaban a Israel.
70E Israel del Antiguo Testamento es un tipo de la Novia del Nuevo Testamento, saliendo del—del mundo, marchando en el camino hacia Canaan, o el Canaan donde nos vamos nosotros, el Milenio.
71Ahora, ahora, nos damos cuenta que Moab aquí es un tipo de la iglesia. Y Moab…Ellos acababan de matar algunos reyes y habían vencido el enemigo, matado a todo, poseído la tierra, y se cambiaron cerca de Moab. Ahora, de ninguna manera fue Moab una nación pagana. Moab era una nación que servía el mismo Dios que servía Israel. Y la tierra de Moab fue fundada originalmente con el hijo de Lot, por su propia hija. Y él, siendo el fundador de esta nación, y había organizado sus celebridades y así, y hecho una gran nación de ella, y ellos se habían multiplicado y seguido.
72Y, ahora, Israel era de la semilla de Abraham, no de Lot. Israel salió de Isaac, Jacob. E Israel brotó de aquellos doce tribus de Jacob, el cual fue llamada después “Israel,” porque él luchó con el Señor. Y Moab aquí…
73Ahora, es esto, y ustedes afuera en los—en los teléfonos, primero quiero decir que yo—yo no deseo ser crítico, y espero no serlo. Pero, el Mensaje que ha sido dado a mí, yo debo ser fiel a este Mensaje, o seré un hipócrita. ¿Ven? Yo—yo no puedo decir más que lo que fui enviado a decir. Y yo—yo estoy pensando que el gran enemigo de la sociedad cristiana hoy en día son las iglesias organizadas. Yo sí creo con todo el corazón que finalmente formará la marca de la bestia, el cual yo puedo, pienso que puedo comprobarlo por la Biblia con la ayuda de Dios. Ya lo he hecho. Que formará la marca de la bestia, en la federación de las iglesias. Porque Dios nunca, en ningún tiempo, reconoció una iglesia ordenada, iglesia organizada, nunca. Él nunca lo hizo. Y cada vez que el hombre hizo una organización, el Espíritu de Dios la dejó y nunca volvió. Pregunte a cualquier historiador, o quizás usted mismo es un lector. ¡Nunca! Cuando ellos se organizaron, Dios lo puso en el estante, y allí es a donde fue; se quedó desde aquel entonces y adelante. Ellas crecieron en miembros, pero nunca ningún despertamiento del Espíritu; nunca, no más.
74Moab, aquí, es un tipo de tal, porque eran una—una nación organizada; en su propia tierra, como en su denominación. Y tenían sus propias religiones, y su religión era la misma religión que tenía Israel. Ellos eran moabitas y creían en Jehová Dios, pero eran un grupo organizado de gente.
75Y, ahora, como ellos representan la iglesia natural, Israel representa la iglesia espiritual en su jornada. Ahora, Israel no era una nación organizada. Mientras ellos seguían a Dios, eran independientes. Ellos vinieron, peregrinos, sin a donde ir. Donde sea que iba el Pilar de Fuego, ellos iban con Él. Ellos no eran una nación organizada. Ellos tenían un organismo con ellos, porque la circuncisión le dio esto bajo el mandamiento de Dios, pero nunca una nación organizada en este tiempo. Cuando ellos finalmente se volvieron una nación organizada, allí es donde se cayeron y rechazaron a su Mesías.
76Y ahora encontramos, siempre, que cuando lo natural y lo espiritual, los espíritus de las iglesias y las organizaciones, se juntan, siempre hay un conflicto. No ha fallado de ser así. Siempre hay un conflicto. Porque, nos damos cuenta que allí hay envidia. Y, en esta envidia, causa comparaciones carnales, imitaciones. Y lo encontramos hoy, como era en aquel entonces. Cuando Dios hace algo por un individuo, todos intentan copiarlo igual como Dios lo hizo para esta persona. Ven, causa una competencia, y hace la carnalidad. Y luego si no pueden, el otro lado, conseguir los resultados espirituales, entonces lo toman por poder político, o substituyen algo, para alterar las mentes de la gente, para atraer discípulos tras ellos mismos.
77Esto es exactamente lo que pasó en el principio; como Caín y Abel, los dos niños aquí en la tierra. Y cuando Abel ofreció a Dios un sacrificio más excelente que Caín, y Dios vindicó a Abel, por bajar y recibir su sacrificio; causó envidia con Caín, porque él estaba celoso de su hermano, y mató a su hermano.
78Comenzó en el principio, que cuando lo natural y lo espiritual, pero aún Caín y Abel adoraban el mismo Dios. Los dos construyeron el mismo tipo de altar. Y los dos adoraban el mismo Dios, en la misma iglesia, el mismo altar. Pero Caín, por razonamiento carnal, trajo los frutos de la tierra y los puso en el altar como un sacrificio, pensando que seguramente esto valdría con Dios por una expiación. Entonces debe de haber traído, la gente piensa hoy, “las manzanas que tomaron Adán y Eva, que causaron el pecado.” Y, lo que sea, yo creo que ahora lo tienen que fue una “granada” o algo ahora. Algunos dijeron, hace poco, que fue otra cosa.
79Y, pero Abel tenía el sacrificio correcto. Él sabía que fue sangre lo que lo hizo, entonces él trajo un cordero. Y cuando Dios recibió el suyo, ahora, Abel, por fe, por revelación, de ninguna otra manera. No había ninguna Biblia escrita. Entonces, ven, el comienzo de la justicia es la Verdad de Dios revelada, y toda la Iglesia del Dios viviente está construida sobre esto.
80Jesús, un día, saliendo del monte, dijo a Sus discípulos, “¿Quién dicen los hombres que soy yo, el Hijo del hombre?” “Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y eres Jeremías, alguno de los profetas.” Entonces Él les dijo, “Y vosotros, ¿quién decís que soy?”
81Esto es cuando el apóstol Pedro, inspirado por Dios, vivificado por el Espíritu, hizo aquella tremenda declaración, “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”
82Noten la declaración, “Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre. Te lo reveló Mi Padre Celestial. Tú eres Simón y sobre esta roca,” ¿Cuál roca? Ahora, el católico dice, “Sobre Pedro, la roca, la piedrita.” Y el protestante dice, “Sobre Cristo, la Roca.” No para ser diferente; pero era sobre la revelación que tenía Pedro, Quien era Él. “Nadie puede venir a Mí,” dijo Jesús, “si Mi Padre no lo atrae. Y todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí” “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.”
83“Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la dominarán.” ¡La Palabra de Dios revelado Espiritualmente!
84Noten, Abel, por fe en Dios, ofreció un sacrificio más excelente. Y el creyente carnal pensaba que eran las obras de sus propias manos, que, y sus frutas y la ofrenda hermosa que él trajo, que Dios lo reconocería, e hizo un conflicto. Nos enteramos que Abraham y Lot tuvieron que tener un conflicto.
85Nos enteramos que Moisés y—y Datán y Coré, tuvieron el mismo conflicto. Moisés, siendo un profeta ordenado con la Palabra del Señor, vindicado que él fue escogido para ser su líder de la hora, y que a Abraham se le había prometido todas estas cosas, y aquí Moisés hizo exactamente lo que Dios dijo que iba a ser, acontecer. Y Coré, siendo carnal, quería levantar una organización entre ellos. Él quería hacer un grupo de hombres. Y Dios no trata con la gente así. Lo muestra justo allí, en la Escritura, un tipo de la jornada hoy en día, que la organización no es lo que Dios ordena. Porque, tan pronto como lo hizo Coré, él dijo a Moisés, “Tú tomas demasiado sobre ti mismo.” En otras palabras, “¡Toda la congregación es santa! Pues, tú dices que tú eres el único hombre santo. Tú no tienes derecho para hacer tal cosa. Intentas hacerte alguien grande. Todos somos santos. Todos somos hijos de Dios.”
86Y Moisés solamente volteó la cabeza y se alejó. Él dijo, “Señor, ¿qué haré?”
87Dios dijo, “Sepárate de él. Yo he tenido suficiente.” Y Él lo tragó en la tierra.
88Ven, había un conflicto. Cuando lo carnal y lo espiritual se juntan, siempre hay un conflicto. Cuando Judas y Jesús se conocieron, había un conflicto; Uno, el Hijo de Dios; el otro, el hijo de Satanás. Igual como Caín y Abel, había un conflicto cuando se conocieron. Uno de ellos era el tesorero de la iglesia, y el Otro un pastor. Y como ahora, venimos en este día, a la misma cosa otra vez. La denominación carnal a la Novia espiritual de Cristo. La Novia espiritual de Cristo es tan diferente de las organizaciones carnales, hasta que no hay ninguna comparación entre ellas.
89Ahora noten, lo natural siempre intenta hacer un tipo de lo espiritual. Pero, como con Jacob y Esau, no funcionará. No funcionaría. Ahora, cuando se trataba de hacer buenas obras, yo—yo creo que Esau era actualmente un mejor hombre que Jacob, a la vista de los hombres. Él intentaba cuidar de su papá; él era ciego, un profeta. Y todas estas cosas que él intentó hacer, pero aún Esau no pensaba en esto siendo solamente una obra carnal. Él pensaba que podía entrar por lo que hacía, hacer algo bueno por alguien, lo cual estaba bien. Pero Jacob, todo su alma era para conseguir la primogenitura, y esto es lo que Dios reconoció en él de lo espiritual.
90Noten, y siempre causó que lo natural odiara lo espiritual. Causó a Caín odiar a Abel. Causó que Coré odiara a Moisés. Causó que Judas odiara a Jesús. Y así continua. Causa que lo natural odie lo espiritual, igual como Caín en el principio odiaba Abel, el de quien Dios recibió el sacrificio, e intenta destruirlos. Hasta que intentan destruir la influencia. Ellos intentan destruir todo, porque no es nada más que envidia. Empezó en Caín y comprobó que era envidia, y todavía es la misma cosa hoy cuando lo natural (lo carnal) y lo espiritual se juntan. Comprueba que es Satanás, ninguna otra manera, porque la envidia viene de Satanás. Y luego causa una imitación de la Verdad, alguien intenta imitar algo que no es, ellos no son ordenados hacer. ¡Cuánto de esto hemos visto en los últimos días! ¡Oh, tanto!
91Entonces vemos que Dios sí…nunca para siempre cambia Su mente acerca de Su Palabra original. Pero, quien Él llama, él es quien ordena. Nadie más puede tomar este lugar. Nadie podía tomar el lugar de Moisés. No importa cuantos Coré se levantaban, o cuantos Datán; era Moisés a quien Dios llamó, comoquiera.
92Pero, y si la gente no quiere caminar en Su perfecta voluntad, Él tiene una voluntad permisiva y dejará que usted camine en ella. Noten, Él lo permite, sí, pero Él hará que obre para Su gloria, en Su perfecta voluntad. Ahora, si le gustaría…
93Igual como, en el principio, no era la perfecta voluntad de Dios que los niños nacieran en la tierra por medio del sexo. No, señor. Dios creó el hombre del polvo de la tierra, respiró el aliento de vida en él, y él se hizo un alma viva. Él tomó una ayuda idónea de este hombre, y la hizo una esposa para él. Esto fue la primera y original voluntad de Dios. Pero cuando el pecado entró e hizo lo que hizo, entonces Él permitió que el hombre se casara con una esposa, legalmente, y tener hijos por medio de ella. “Multiplica y llena la tierra, entonces, si así es como lo vas a hacer.” Pero, ven, nunca fue Su voluntad perfecta.
94Así que, todas estas cosas que tuvieron un principio tienen que tener un fin. Todo el pecado tiene que venir a la aniquilación. Todo el pecado tiene que ser destruido. Así que, en el gran Milenio cuando viene la resurrección, no tendremos que nacer de nuevo por nuestros padres y madres pero Dios, como lo hizo en el principio, llamará al hombre del polvo de la tierra, y su ayuda idónea junto con él. Así es. Así es como Él lo hizo en el principio.
95Así que, Dios nunca cambia Su mente de nada, pero sí permitirá que usted siga. Ahora, este es un camino largo para llegar a lo que quiero decir acerca de esto. Pero, y, pero, es, usted…Quiero que lo entiendan. ¿Ven? Dios permitirá que usted haga algo, y hasta bendecirlo en hacerlo, pero todavía no es su voluntad perfecta.
96Dios permitió que Israel tomara una ley, en Éxodo capítulo 19. Cuando gracia ya los había dado un profeta, un Pilar de Fuego, un cordero de sacrificio, un poder libertador, pero ellos clamaban por una Ley. No era la voluntad de Dios, pero fue inyectado porque el hombre la quería. Y él fue maldecido por la misma ley que él quería.
97Es mejor tener la voluntad de Dios. Esto es lo que Él nos enseñó. “Hágase Tu voluntad, como en el cielo. Hágase Tu voluntad.” Tenemos que someternos a Su voluntad y Su Palabra. No la cuestione. Créala. No intente buscar la manera de esquivarla. Solamente tómela así como es. Tantos quieren esquivar, llegar de otra manera. Y cuando lo hace, usted se encuentra siguiendo, se entera que Dios lo bendice, pero usted está trabajando en Su voluntad permisiva y no en Su voluntad perfecta, Divina.
98Él lo permite, como dije, pero Él no—Él no deja que sea Su voluntad perfecta; pero Él lo hará que obre para honrar y bendecir Su voluntad perfecta. Y tener los hijos, por sexo, es uno de ellos.
99Ahora noten, Moab, para empezar, era una nación ilegítima. Empezó ilegítima, aun que fuera por un padre que era creyente y una hija que era creyente. Exactamente, si usted tipifica y usa una mente espiritual, usted puede ver aquella denominación parada allí muy claramente. Claro. Ven, la cosa está completamente equivocada. Y, miren, cuando llega, comienza así, nunca puede…Sigue, como una bola de nieve, sigue rodando más y más y más. Si hay un error, y comienza con este error, y sigue rodando una cosa tras otra, una cosa como la otra, todo siguiendo la otra.
100Y así es como empezó la iglesia. Así es como empezó en Nicea, Roma, cuando la iglesia romana católica…En el principio, donde comenzó, era Pentecostés. Pero cuando ellos se organizaron y metieron la celebridad en la iglesia, ellos empezaron hacer, rezar y correr abalorios, y—y orando para los muertos y todas estas otras cosas. Y luego solamente comenzó rodando, de un error a otro, un error a otro, hasta que miren a donde ha llegado. No hay ninguna representación de Pentecostés en ello. ¿Ven? Es un error levantando otro, levantando otro. Solamente hay una cosa que hacer, eso es limpiar el record y regresar al principio.
101Cuando, Martín Lutero empezó con la justificación. Esta debería ser la más avanzada, la iglesia luterana. ¿Ven? Si…Lutero, cuando él se organizó, él no podía tomar la santificación de Wesley, porque él estaba organizado; y los hombres no lo soportaban, entonces el Espíritu salió de ello.
102Ahora, el grupo de Lot aquí; o, Moab era el hijo de la hija de Lot, ilegítimo desde el principio. Ahora noten, como la iglesia natural, Moab, representa la denominación natural. Israel representa la Iglesia espiritual. Israel, había una iglesia verdadera, lo que era la novia de aquel día, llamado fuera de Egipto, y vindicada de ser la verdad.
103Noten cuando ellos, los dos se juntaron. Los dos ofrecieron el mismo sacrificio, los dos construyeron, vieron siete altares, los dos ofrecieron un sacrificio limpio, un buey. Y hasta que ofrecieron corderos, testificando que venía un Mesías. Fundamentalmente, los dos eran exactamente iguales. Israel, aquí abajo en el valle; Moab, arriba en la colina. Y Moab con siete altares; Israel con siete altares. Moab con sietes bueyes; Israel con siete bueyes. Moab con siete corderos, hablando de un Mesías que venía; Israel con siete corderos. ¿Cuál era la diferencia entre ellos? Fundamentalmente, los dos correctos. Pero, ven, Moab no tenía la vindicación de Dios con ellos; ellos solamente eran una nación, un grupo de celebridades. Pero Israel tenía un profeta con ellos. Ellos tenían una Roca golpeada con ellos. Ellos tenían un Pilar de Fuego. Ellos tenían una serpiente de bronce para la sanidad. Ellos tenían las bendiciones de Dios moviéndose con ellos y ellos eran los hijos de Dios llamados fuera.
104Ahora nos enteramos que en eso es un tipo perfecto de aquellas iglesias de hoy. Y Moab no era así. Israel era un peregrino de un lugar a otro; donde sea que se movía aquel Pilar de Fuego, ellos se movían con Él. Moab, no; ellos estaban establecidos en su propia denominación, abajo en su propia nación. Ellos no se movían, ellos se quedaban allí. Ellos tenían sus celebridades. Ellos ordenaban las cosas que deberían hacer, y ellos tenían sus guerreros, ellos tenían sus peleadores, ellos tenían su rey que tenían, de quien recibían sus ordenes, y así.
105Pero Moab vio a Israel con algo que ellos no tenían. Ellos vieron un gran poder entre Israel, y era un profeta. Y aquel profeta era Moisés. Y ellos sabían que cuando una batalla se iba mal, ellos solamente levantaban sus manos y las sostenían allí, y la batalla cambiaba. Entonces ellos no tenían nada semejante, entonces ellos intentaban igualarlo con política, con un jalón político. Ellos mandaron pedir a otro país y contrataron a un profeta que viniera, para que ellos pudieran tener un profeta, y tuvieran el poder entre ellos como Israel tenía entre ellos.
106¿Ven la comparación carnal? ¿Pueden ver la iglesia carnal de hoy? Ha hecho la misma cosa.
107Noten, ahora, los dos van a tener profetas. La única diferencia era, Moisés, el profeta de Dios, su Rey era Dios. Esto es donde él recibía sus órdenes, la Palabra del Señor. Y Balaam, él también, él tenía un rey, y aquel rey era Balak, el rey de Moab, y allí es donde él recibía sus órdenes y sus bendiciones. Entonces Moab dijo a Balak, “Baja,” o Balaam, dijo, “Baja y maldice a este pueblo, porque cubren toda la faz de la tierra. Ellos solamente vienen y comen todo como un buey come el zacate.” Dijo, “Baja ahora.” Y yo entiendo que usted puede maldecir, usted puede bendecir, lo que haga es reconocido.”
108Ahora, nosotros queremos darnos cuenta que este hombre era un profeta ordenado por Dios, pero vendió su primogenitura por razones políticas. Igual como la iglesia hizo hoy, como Lutero, Wesley, Pentecostés, y todo el grupo de ellos, vendido por los jalones en sus organizaciones. Moisés, bajo Dios; Balaam, bajo Balak. Aún así, los dos profetas eran hombres llamados por Dios, y los dos espirituales. Noten la diferencia. Cada uno tenía una cabeza: la de Moisés era Dios; la de Balaam era Balak.
109Noten aquí como lo espiritual está aplicado, para comprobar que lo natural está equivocado. Moisés, enviado por Dios, en la línea de deber, se enfrenta y está retado por otro profeta de Dios. ¡Imagínese! Moisés, llamado por Dios, ordenado por Dios, parado en el deber de Dios; puesto en este grupo frio y formal, y fue retado por otro profeta de Dios, lo que Dios había bendecido y ordenado. ¿Cómo podría diferenciarlos? Los dos tenían profetas. Dios habló con los dos profetas.
110Y algunos de ellos dicen, “Dios dijo, ‘Haz esto.’ Dios dijo, ‘Haz aquello.’” Ahora, yo no cuestiono esto, pero no está en línea con la Palabra de Dios. El profeta, no importa si sea un profeta, él no está en línea. Muchas personas se engañan por esto. “Oh, este hermano puede hacer esto, y este hermano puede hacer aquello,” ¿y negar la Palabra?
111“Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, si tuviera dones que trasladara los montes, y si repartiera mis bienes para dar de comer a los pobres, de nada me sirve.” “Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no he profetizado en Tu Nombre, y en Tu Nombre echamos fuera demonios, e hice muchos milagros?’ Entonces les declararé: ‘Nunca os conocí. ¡Apartaos— apartaos de Mí, hacedores de maldad!’” Aún así, ellos vienen con una confesión que ellos lo han hecho, pero Jesús dijo, “Eran obradores de iniquidad.” ¿Qué es la iniquidad? Es algo que usted sabe que debería hacerlo, es correcto hacerlo, y aún no lo hace. ¿Ven lo que va a ser en los últimos días?
112¡Escuchen toda la línea! Esto fue mi propósito en esta noche. Yo dije que saldría a las nueve, pero voy a ser un poquito después, quizás. Mire, esto fue mi propósito, para mostrarles esta línea, por la Palabra de Dios, que—que Dios tiene que cumplir Su Palabra para poder quedarse Dios.
113Ahora, notamos que los dos eran hombres espirituales, los dos eran profetas, los dos eran llamados. Y Moisés, justo en su deber, con un Pilar de Fuego fresco delante de él cada día, el Espíritu de Dios sobre él, cumpliendo con su deber. Aquí viene otro siervo de Dios, llamado por Dios, ordenado por Dios, un profeta a quien viene la Palabra de Dios. Aquí está la línea del peligro. No hay nadie que puede discutir que este hombre fue de Dios—de Dios, porque la Biblia dijo que el Espíritu de Dios habló con él, y él era un profeta. Pero, ven, cuando él recibió la verdadera respuesta de Dios, él no quiso cumplirla. Él no se dio cuenta de Ella, y luego él fue para retar a Moisés.
114Ahora, Balaam buscó la voluntad de Dios, con todo el corazón. Ahora, cuando estos grandes hombres vinieron y dijeron, “¡Balaam! Balak el rey ha enviado, que usted venga a él de inmediato y maldiga este pueblo de Israel, porque están esparcidos por toda la faz de la tierra, y ahora están acampando en contra de mí. Y ellos han consumido cada reino alrededor, debajo de ellos. Y ahora nosotros queremos que usted venga y maldiga este pueblo. Porque, yo entiendo que si usted maldice a alguien, está maldito.” Ahora, ven, él era un hombre de Dios. “Lo que usted bendiga, está bendecido.” Él era un siervo de Dios.
115Y Balaam ahora pensó, siendo un profeta, “Solamente hay una cosa que hacer, y esto es buscar lo que es la voluntad de Dios.”
116Eso es el deber de un profeta, si está llamado ser un profeta. Primero, ¿qué es lo que debe hacer un profeta? Es buscar la voluntad, la Palabra de Dios. Él debe hacerlo. Porque, siendo un profeta, la Palabra de Dios viene a él. El…Ellos dicen, “Bueno, tú no eres un teólogo.” La Biblia nunca dijo que la Palabra de Dios venía a un teólogo. Ellos son los que La revuelven todo. La Palabra viene al profeta de Dios.
117Y aquí estaba un hombre quien era un profeta de Dios. Y cuando él fue contratado, estar contratado, para venir y maldecir otro pueblo de Dios, noten, él fue a buscar la voluntad de Dios. Y él quería saber Su perfecta voluntad, y Dios le dio Su perfecta voluntad del asunto. Su perfecta voluntad fue presentada a él. ¿Cuál era Su voluntad? “¡No vayas!” Esta es la primera Palabra de Dios. “No vayas con ellos. No intentes atacar a Mi pueblo, caminando en Mis maneras perfectas.”
118Como es eso hoy, quieren quejar, discutir y todo lo demás, cuando ellos ven el Espíritu de Dios obrando entre ustedes. Y ellos están intentando, ellos lo han intentado por años, de ahogarlo. Pero más que ellos intentan ahogarlo, más crece. Uno no puede maldecir lo que Dios ha bendecido. No se puede. No puede hacerlo.
119Entonces, ven, esto era el pueblo de Dios. Ahora, aquel profeta, aunque él estaba allí arriba y contratado por el rey, trabajaba entre las celebridades y así. Y la Palabra de Dios vino a él. Él buscó la Palabra de Dios, y la voluntad de Dios le contestó y dijo, “No maldigas a este pueblo. Yo lo bendije.”
120Ahora no hay ningún teólogo bajo los cielos quien puede negar este Mensaje que estamos predicando, que es exactamente la Palabra de Dios justo a tiempo. Dios lo ha vindicado, en todo lo que ha sido dicho o hecho. Él lo ha comprobado de ser correcto. Ahora, no hay teólogo, ningún lector de la Biblia, ningún profeta, que puede ver en esta Palabra, si él es un profeta, él verá la misma cosa. Pero si él no ve la misma cosa, esto muestra que algo está mal. Porque….
121Usted dice, “Pues, oh, yo podría tomarlo al revés.” También Balak, Balaam. ¿Ven? Pero Dios identificó a Moisés. Y luego, ¿cuál era la prueba? La Palabra de Dios. Y él escuchó la decisión sencilla, clara de Dios, “No vayas. No intentes maldecir lo que yo he bendecido. Ellos son Mi pueblo.” Pero, ¿saben qué? A Balaam nunca le gustaba aquella gente, para empezar. Oh, que…¡Cuantos Balaam hay en el mundo hoy! A él no le gustaba aquel grupo, para empezar.
122Ahora, después de que él recibió la decisión clara de Dios, “No vayas.” Pero, ven, en vez de hacerlo, era la misma cosa que Caín, que Coré, él estaba celoso, y él—él quería una razón de ir, comoquiera.
123Noten, su cuartel denominacional, después de mandar para atrás, dijo, “No, no creo que iré. No creo que tendré nada que ver con ellos. Yo no discutiré con aquella gente, porque Dios me dijo que son Su pueblo, y no creo que iré.” ¡Si él hubiera quedado con esto! Pero abajo en su corazón, a él no les gustaba. ¿Ven? Ellos no eran de su grupo. Y cualquier cosa que no pertenecía a su grupo, “no estaba bien, para empezar.” ¿Ven? Y él los despreciaba, dijo, “Han sido algunas cosas horribles que hicieron estas personas. Seguro que un Dios santo maldeciría a tal pueblo como esto. Son, son analfabetos. No son estudiados como nosotros. Somos un pueblo más inteligente. Oh, ellos dicen que sirven a Dios, pero, mira a ellos, ¿qué son? Un grupo de, pues, un grupo de esclavos, embadurnadores de lodo, que los egipcios echaron de allí. Pues, ¡Dios nunca tendría nada que ver con un grupo sucio como este!
124Él falló de ver aquella Roca golpeada y aquella serpiente de bronce, aquel Pilar de Fuego. Él intentó juzgarlos por un punto de vista moral. Él no vio el llamamiento más alto de Dios. Por gracia, por elección, ellos estaban en aquella línea, y con la Palabra de Dios. Y cuando él quería maldecirlos, Dios dijo, “No lo hagas. Son Míos. Déjalos en paz. No los toques.”
125Ahora, entonces el hombre se volteó, regresó. Ahora mire su cuartel denominacional, sin embargo, cuando él regresa. Ellos mandaron un grupo más influyente. Esta vez quizás había, en vez de miembros normales de la congregación, quizás eran doctores de la divinidad que vinieron esta vez. Quizás eran obispos, o quizás presbíteros estatales, por todo…Él mandó un—un—un mejor grupo, y un grupo un poco más influyente, alguien que tenía una mejor educación y podía explicarle mejor el plan, podía hacerlo razonable.
126Ven, esto es lo que hizo Caín; él lo razonó. Esto es lo que hizo Coré; él lo razonó. No es él que razona. “Derribando argumentos.” Nosotros creemos en Dios, no importa lo que diga ninguna otra cosa. Nosotros creemos en Dios. No razonamos lo que Dios diga. Uno no puede razonarlo. Uno tiene que aceptarlo por fe. Y cualquier cosa que usted sabe, no tiene que razonarla ya más. Yo no sé como Él lo hace; solamente creo que lo hace. Yo no sé como Él va a cumplir aquella promesa; pero Él dijo que lo haría. Yo lo creo. Yo lo acepto basado en que es la Palabra de Dios. Usted dice, “Pues, usted no puede salir con esto.” Yo no sé cómo voy a salir con ello, pero Él dijo, “Dilo.” Yo recuerdo que mi pastor bautista me dijo, “Pues, Billy, predicarás a los postes de la iglesia. Pues, ¿tú crees que alguien va a escuchar tal cosa?” Yo dije, “Dios lo ha dicho.” “¿Cómo es que tú, con una educación del séptimo año, vas a orar por reyes y predicar alrededor del mundo?”
127Dije, “Yo no sé como lo voy a hacer, pero Él lo dijo y esto es suficiente para mí.” ¿Ven? Él lo dijo. Yo no sé cómo va a ser hecho.” Él dijo, “¿Tú crees que la gente en este gran mundo estudiado que vas a enfrentar, en este tema de la sanidad Divina y así, piensas que creerán esto?”
128Yo dije, “No es para mí saber si ellos Lo creen o no.” Dije, “Mi deber es predicarlo. Esto es lo que Él me dijo. Él me dijo que estaría conmigo, y Él me ha dicho lo que va a hacer.” Y ha hecho exactamente lo que Él dijo que haría. “Primero, toma sus manos; luego acontecerá que sabrás hasta el secreto de su corazón.” Y yo les dije de esto, y pasó así. ¿Cómo se hace? Todavía no sé cómo se hace. No es asunto mío como se hace; solamente se hace.
129¿Quién podría explicarlo cuando Dios dijo a Elías, “Sube allí y siéntate en el monte y Yo te alimentaré. Yo he ordenado a los cuervos que te alimenten,”? ¿Cómo es que un cuervo podría conseguir una rebanada de pan y un pedazo—un pedazo de pescado, cocido, y traerlo a un profeta? Esto es más allá de cualquier cosa que yo podría explicar. No creo que usted puede tampoco, ni nadie. Pero Él lo hizo. Eso fue todo lo que fue necesario. Él lo hizo y esto es la verdad de ello. Como lo hizo, yo no sé; esto no es asunto mío. Pero Él lo hizo. Como lo hizo la tierra, yo no sé; pero lo hizo. Como envió a Su Hijo, yo no sé; pero lo hizo. Cómo Él se levantó de entre los muertos, yo no sé; pero lo hizo. ¿Cómo me salvó a mí? Yo no sé; pero lo hizo. Así es. ¿Cómo le salvó a usted? No puedo decírselo; pero lo hizo. ¿Cómo me sanó? Yo no sé; pero lo hizo. Él prometió que lo haría, y Él cumple Su Palabra. Ahora, Balaam debía haber sabido esto, y él sabía mejor que hacer lo que hizo.
130Noten, este grupo mejor, más influyente, vino ¿y qué más? Ellos tenían mejores regalos. Y no solamente esto, ellos podrían darle más dinero, y ellos podían, le ofrecieron un mejor puesto. “Ahora, en vez de solamente un ministro normal en la organización, le haremos superintendente del distrito. ¿Ve? Eso, nosotros—nosotros haremos algo por usted si solamente corre aquel grupo de gente de allí, ve, y detiene esto.” Oh, le ofrecieron un gran puesto. Dijo, “Más que usted bendiga…” Dijo, “Sabe, yo soy capaz de ascenderlo.” Miren de donde está sacando las palabras, la cabeza de la nación.
131¿De dónde estaba sacando las palabras Moisés? El Rey del Cielo. Uno era la Palabra de la promesa de Dios, “Los llevaré a la tierra prometida, y ningún hombre permanecerá en frente de ustedes. Mandaré avispones delante de ustedes para sacarlos, desde la derecha hacia la izquierda. Y van a tomar la tierra; Yo he prom…Ya se les he dado. Váyanse, tómenla, poséanla; es suya.” Y ahora, ven, eso es a Quien estaba escuchando Moisés. Y este hombre estaba escuchando hasta que llegaba a algo en su propio corazón del cual él estaba celoso, y luego él se fue a su cabeza eclesiástica. ¿Ven?
132Noten, un mejor puesto. Él dijo, “¿Sabe que yo soy capaz de ascenderlo? Le ascenderé a un lugar mejor. Haré más por usted. Aumentaré su sueldo. Le daré un mejor salario.” Y cuando le ofreció todo esto, le cegó.
133¡Cuantos Balaam hay en el mundo hoy que, por un mejor puesto, una mejor iglesia, una promesa de algo! Cuando un hombre tiene sus ojos abiertos a la Palabra y las obras de Dios…Y aquel buen hombre, que tiene influencia, comenzará como un siervo de Dios, y él mantiene una buena congregación. Después de rato, el bautismo del Espíritu Santo le es presentado; el bautismo en el Nombre de Jesús le es presentado, el cual es una Escritura y es la única manera Escritural para bautizarse. Y cuando le es presentado, y la denominación sabe que lo van a perder cuando él empieza esto, le ofrecen un mejor puesto y un cambio de iglesia. Ven, el viejo Balaamismo, otra vez, exactamente como fue en el principio.
134Ahora, aquel hombre que lee la Biblia, él no puede leerla al menos que vea que es la Verdad. No hay nadie bautizado usando los títulos de “Padre, Hijo, Espíritu Santo.” Es un credo Católico y no una Doctrina Bíblica. Ninguna persona en la Biblia fue bautizado, o trescientos años después de la muerte del último apóstol, pero que fue bautizado en el Nombre de Jesucristo. La iglesia Católica empezó esto, y los demás vinieron a ello. Y cualquier ministro sentado en su estudio y mira esto, sabe que es la Verdad. Pero, para la popularidad para mantener su puesto, para que la gente piense bien de él, él se compromete. “Bueno,” dice, “Dios lo bendijo.”
135Ciertamente. Algunos de ellos tienen dones de sanidad, algunos tienen grandes campañas. Y con esto enfrentándole en la cara, y ellos consiguen la misma respuesta de la Palabra de Dios que usted o cualquier otro hombre. Dios no cambia. ¿Ven lo que quiero decir?
136Balaam, para un mejor puesto, él pensaba. Ahora miren, cuando aquel mejor grupo regresó, el correcto…Balaam, aquí, tomó un texto falso. ¿Ven? Él dijo…”El—el mejor grupo regresó, él—él tuviera que haber dicho, “¡Salgan de mi presencia! Les he dicho la Palabra de Dios. ¡Váyanse! Esto es ASÍ DICE EL SEÑOR.” Pero, ven, los regalos, ¡y para ser un hombre más popular!
137Oh, ¡como les gusta hacerlo! “Le enviaremos por todo el mundo. Le daremos un avión especial. Patrocinaremos sus reuniones en todos lugares si solamente…” Oh, no. No. ¿Ven? Nosotros sabemos lo que dice la Palabra. Nosotros sabemos lo que Dios dijo. Nosotros vamos a quedarnos con esto, con la ayuda de Dios. ¿Ven? No importa cual tipo de promesa, que cuanto más que puede pagar, y cuantos esto, aquello, o el otro que uno puede—puede producir; nosotros queremos ASÍ DICE EL SEÑOR, y lo que Él dijo Aquí primero. “Bueno,” la iglesia dijo, “esto es secundario.” Nosotros queremos lo que Dios dijo en el principio. “Y cualquier cosa agregada a Ella o quitada de Ella, hasta tu nombre será quitado del Libro de la Vida; por agregar una palabra a Ella, o quitar una Palabra de Ella.” Nosotros queremos lo que Él dijo; no lo que dijo la iglesia, lo que dijo el Doctor Fulano, lo que dijo otra persona. Nosotros queremos lo que dijo ASÍ DICE EL SEÑOR, lo que dijo la Palabra.
138Pero ahora encontramos a Balaam, un siervo de Dios. Y muchos de aquellos hombres comienzan, y son ordenados por Dios, y sí hablan la Palabra de Dios en muchas cosas; pero cuando se trata de la Verdad completa, no lo quieren hacer.
139Noten aquí, como un profeta de Dios, él no debía haber sido en tal grupo para empezar. Él no debía haber ido con ellos. Pero, miren, por causa de la popularidad, por causa de su consciencia, él dijo, “Bueno, quédense toda la noche, e intentaré otra vez.” ¿Ven, “Intentaré otra vez”? ¿Para qué quieres intentar otra vez?
140Dios ya le dijo que decir. Dios dijo, “Diles que no vas.” Esto es Su Palabra original. “No me voy. ‘Y no vayas. No maldigas lo que yo he bendecido.’” Ahora miren como fracasó, después de un tiempo. ¿Ven? Y lo hará cada vez. Cuando Dios dice cualquier cosa, lo dice en serio. Él no se cambia de mente con respecto a ello. Él se queda justo con Su Palabra. No importa lo que digan los demás, Él se queda justo con aquella Palabra.
141Ahora, Balaam debía haber sabido mejor. Él se debió haber apartado de tales compañeros, pero todos estos regalos finos y—y—la promesa que dijo este rey, “Usted sabe que yo puedo hacerlo. Yo soy el obispo. Yo puedo hacer lo que yo quiera, y le ascenderé si vendrá hacerlo por mí.” Y Dios ya lo había dicho, “No lo hagas.”
142Pero aún así Balaam dijo, “Ustedes quédense toda la noche, e intentaré otra vez.” Ven, él tenía la Palabra. Ya uno no tiene que discutir más acerca de Ella. Dios ya lo ha dicho. Con un grupo así, ellos siempre le sacan a uno de la voluntad de Dios, si los deja.
143Había un grupo que vino a un profeta una vez llamado Job. Ellos no podían sacarlo a él. Él vio la visión. Él sabía lo que era lo correcto. Balaam vio la visión y todavía no se mantuvo con Ella.
144No importa cuánto que sus grupos de la iglesia decían, “Oh, Job, tú deberías hacer esto, tú deberías hacer aquello.” Hasta su esposa, él dijo, “Tú hablas como una insensata.” ¿Ven? “Yo sé lo que ha dicho el Señor. Yo sé lo que Él requirió, y esto es lo que yo he hecho.” Ven, él se mantuvo con lo que Dios le dijo.
145Noten, Balaam usando este texto engañoso para su consciencia. ¿Ven? Él dijo, “Bueno, yo—yo lo averiguaré. Yo intentaré otra vez.” Ahora allí es donde viene al secundario. ¿Cuántos Balaam tenemos en esta noche, que les gusta usar el texto falso de Mateo 28:19 solamente para su consciencia? ¿Cuántos quieren usar Malaquías 4 para su consciencia? Cuántos quieren usar Lucas 17:30 solamente para su consciencia? ¿Cuántos quieren usar estas cosas, pero aún, “Bueno, te dijo, yo—yo creo que están confundidos en Esto”?
146Y luego aquí estaba Balaam intentando decir, “Quizás Dios se confundió. Intentaré otra vez, ven, para ver lo que Él dijo.” Ahora, Él conoce su corazón. Noten, Balaam usó este texto falso para su propia consciencia porque, actualmente, él quería este dinero. Él quería aquel dignitario. Él quería esto. Él quería este trabajo. Él quería este puesto, para ser respetado, como el doctor tal y tal. Entonces él—él—él dijo, “Intentaré otra vez.”
147Oh, ¡a los Balaam en el mundo en esta noche, que les prometieron puestos, popularidad! ¡Oh, vaya! Ellos entumecen las consciencias por ellos. Por causa de sus denominaciones, ellos dicen, “Si tú haces esto, estás fuera. Yo sé que eres un buen hombre, y nosotros te amamos,” y él es un buen hombre, “te amamos. Pero no puedes predicar esto. Nuestra—nuestra doctrina dice que no puedes hacer esto. El doctor tal y tal dijo que así es. Ahora tú tienes que creerlo de esta manera, si te quedas conmigo. Ahora, si quieres, yo sé que has pasado por un tiempo difícil, bueno, voy a ver si puedo darte una promoción, quizás un cambio de iglesia.” Oh, ¡Balaam! Cuando usted sabe la voluntad de Dios, ¡hágalo! Dios no va a cambiar de mente. No.
148Algo que él podría rebasar, la Verdad, para su comisión. Él dijo, “Bueno, intentaré otra vez.” Noten los Balaam que hay.
149Entonces ahora recuerden, cuando él vino la segunda noche, con esta gran celebridad, ya tenía su consciencia dormida y entumecida, Dios lo dejó ir. Ahora, Dios nunca se cambió de mente, pero Él le dio Su voluntad permisiva. “Síguele entonces.” Pero él supo que no funcionará.
150Dios sabía lo que estaba en el corazón de Balaam. Aunque él era un profeta, Él sabía que él odiaba aquellos santos rodadores, y él—él solamente…él—él iba a querer maldecirlos, comoquiera. Y Dios ya le había dicho que no lo hiciera, pero aún vino, quería hacerlo, otra vez, entonces Dios lo dejó seguir. Dios dijo, “Síguele.” Ahora, recuerden, Él nunca se cambió de mente.
151Noten, era su deseo maldecirlos. La gente que él clasificaba como fanáticos, él quería maldecirlos. Él quería un puesto. Él no quería tener nada que ver con ellos, entonces él pensaba que si podía hacer esta pequeña acción para el rey, entonces él sería promovido. Dios nunca se cambió de mente, ni Su Palabra. Pero Él sí le dará a usted el deseo de su corazón. Él prometió esto. ¿Usted sabe esto? Él prometió darle los deseos de su corazón. Y que su deseo sea la Palabra de Dios. Que su deseo sea Su voluntad, nunca su propia voluntad. ¡Su voluntad! Si Él…Si usted le pide algo a Él y no se lo da, diga, “Gracias, Señor. Tú sabes lo que es bueno.”
152Miren hasta el Rey Ezequías, cuando Él le envió al profeta arriba a él, Dios lo hizo, y dijo, “Pon tu casa en orden. Te vas a morir.” Ezequías volvió su rostro a la pared y lloró con gran llanto, y dijo, “Señor Dios, yo—yo pido que me consideres. Yo he caminado delante de Ti con un corazón perfecto. Yo quiero que me dejas vivir quince años más.”
153“Está bien.” Dios habló al profeta, dijo, “Regresa y dile que lo escuché.” ¿Y qué hizo él? Él trajo vergüenza a toda la nación. Él provocó la ira de Dios hasta que le hubiera matado. Así es. Ustedes saben esto. Se apartó de Dios. Hubiera sido mucho mejor, para la nación, el rey y todo, si él hubiera aceptado la primera cosa que Dios le dio. Pero le pareció difícil para el profeta, cuando el profeta tuvo que regresar y hablar la Palabra de Dios a él, después de que ya lo había dicho. Pero Dios dijo, “Ve.” Pero, ven, trajo vergüenza.
154¿Qué hizo Balaam? Después de saber la voluntad de Dios, y aún estaba persistente, él lo iba a hacer, comoquiera. ¿Y qué hizo? Noten. Él nunca se cambió de mente. Él sabía lo que estaba en su corazón.
155Saben, Tomás, una vez él solamente no podía creerlo. No, él—él dijo, “No, yo no puedo creer esto. Si yo pudiera poner mi mano en Su costado, meterlo en los clavos de Su mano, pues, entonces lo creeré.” Él dijo, “Ven aquí, Tomás. ¿Ves? Ahora pon tus manos aquí.” Ahora, oh, Tomás dijo ahora, “Es mi Señor y mi Dios.”
156Dijo, “Sí, tú has visto y ahora crees. ¡Mayor es la recompensa para los que nunca han visto, pero aún creen!” A veces la gente no recibe el Espíritu Santo al menos que hablen con lenguas. Yo creo en hablar en lenguas, claro. Él es un buen Dios; Él le dará el deseo de su corazón. Pero no importa cuánto usted hable en lenguas y niega esta Palabra, está equivocado comoquiera. ¿Ven? Ven, uno no entra por hablar en lenguas. Entra por guardar cada Palabra. Esto es la evidencia del Espíritu Santo, cuando usted cree la Palabra de Dios. ¿Ven?
157Yo creo en hablar en lenguas. Yo creo que uno puede estar vivificado, como yo dije hoy en la mañana, hasta que hable con una lengua nueva. Yo lo he hecho, yo mismo, y yo sé que es la Verdad. Yo sé que es cierto. Pero esto no es la señal, usted, que usted es el hijo elegido de Dios. ¿Ve? Claro que no. Él nunca dijo… “Muchos vendrán a Mí y dirán, ‘Señor, ¿no he profetizado y hecho estas grandes cosas en Tu Nombre?’ Él dirá, ‘Apártense de Mí, hacedores de iniquidad, nunca les conocí.’”
158¿Usted habla en lenguas y luego niega estar bautizado en el Nombre de Jesucristo? Algo está mal en algún lado. Sí, claro; cualquiera de estas cosas, cualquiera de estas órdenes que Dios dio. Algo está mal. Solamente juzgue su propia consciencia, a ver lo que dijo la Biblia. Muéstreme algún lugar donde alguien fue bautizado en el nombre del “Padre, Hijo, Espíritu Santo.” ¿Ven? No hay. Pero, ven, a veces por su consciencia dice, “Bueno…” Dice, “Dios habla con las mujeres acerca de lo que deberían hacer, no poner pantalones cortos y cosas así, pero, saben, el pastor dijo…” Entonces toman el camino fácil.
159Ellos saben lo que Dios dijo al respecto Aquí. ¿Ven? Claro, Dios lo dijo. Entonces, ellos—ellos—ellos quieren hacerlo, comoquiera, ven. Ellos intentan encontrar una excusa. “Bueno, yo pienso que es mucho mejor. No—no es…El viento no sopla…” Sí. Pero Dios dijo que un hombre vistiera diferente que una mujer. “Si una mujer pone un traje que pertenece al hombre, era una abominación delante de Él.” Entonces no es correcto, sé, y no debería hacerlo. No. ¿Ven? Entonces, así que no es correcto.
160Pero, ven, ellos intentan buscar una excusa, que, “El Señor me dijo que hiciera esto.” Yo no digo que no lo hizo, pero mire, no es Su voluntad perfecta. Tiene que ser su voluntad permisiva. ¿Ven lo que hará? Contaminará todo el grupo. Contaminó a todo el campamento.
161Noten aquí, Dios nunca se cambió de mente, ni cambió Su Palabra. Pero Él es un buen Dios, y Él le dará el deseo de su corazón, aunque sea en contra de Su voluntad. ¿Creen esto? Miren, Dios dijo a Moisés, “Baja allí,” este profeta ungido. Dijo, “Baja allí y habla a la roca.” Ya ha sido golpeada.
162Moisés bajó allí en su ira, levantó un palo, y dijo, “Ustedes rebeldes, ¿debemos sacarles agua de esta roca?” y golpeó la roca. El agua no vino. La volvió a golpear; salió. Era en contra de la voluntad de Dios. Rompió a cada plan en la Biblia; Cristo tenía que estar golpeado una segunda vez. ¿Ves? Cristo fue golpeado una vez. Rompió todo el plan. Pero Él le dio su voluntad permisiva. Luego, después, dijo, “Ven, sacamos agua para ustedes. Sí, yo se les traje, ¡rebeldes!
163Dios dijo, “Ven aquí, Moisés. Ven aquí. Ven aquí arriba…Tú has sido un siervo fiel.” (Como la mujer con los tacones, “Tú escalaste,” ven.) “Mira para allá. ¿Ves la tierra prometida?” “¡Oh Señor! “Pero tú no vas a cruzar. Tú tomaste mi voluntad permisiva, aquí abajo en la Roca. Tú te has glorificado a ti mismo, ves, y no a Mí. Tú te santificaste a ti mismo. No me santificaste a Mí. No cumpliste Mi Palabra original, lo que yo te dije que hicieras.” Aún así, las aguas vinieron. Uno puede poner las manos sobre los enfermos y se recuperan. Uno puede profetizar, o hablar en lenguas. Pero, la cosa es, ¡cumpla Su Palabra original! Dios no se cambia de mente, amigo. Uno tiene que cumplir con Su comisión, Su voluntad. “Oh, bueno, esto era para los discípulos.”
164Él no cambia. Si Él todavía tiene un discípulo, esto es la misma comisión. “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio. Estas señales seguirán a los que creen.” Nunca cambiará. Él no puede cambiar. Ahora, uno puede decir, “Bueno, te digo, no es para este día.” Oh, ¡Balaamita! ¿Ven? Ven, Dios no cambia. Él es el mismo ayer, hoy y por los siglos.
165Solamente miren a los Balaamitas de hoy. “Oh, yo sé, en la Biblia bautizaron en el Nombre de Jesús, pero mire, toda la gente…” A mi no me importa lo que haya hecho la gente. “No hay ningún otro Nombre bajo el Cielo dado entre los hombres por el cual pueden ser salvos.” “No hay remisión del pecado, solamente por el Nombre de Jesucristo.” Que, que tan bueno es, lo que hace, esto no tiene nada que ver. Es la Palabra original de Dios; uno tiene que quedarse con Esto. ¡Vaya! Bien.
166“Obediencia a Su Palabra es mejor que el sacrificio.” Recuerden aquella ocasión cuando Saúl regresó.
167Balaam tenía un don de fe y podía haberlo usado para la Palabra perfecta y original de Dios. Muchos hombres en el campo hoy, con dones de sanidad, podían hacer lo mismo. Muchos hombres aquí afuera, gente hablando en lenguas, la gente profetizando, un don, podían usarlo para el Reino de Dios, pero no lo hacen. Ellos toman…Y Dios los bendice, comoquiera, reciben la voluntad permisiva. Pero por causa de la popularidad, y placeres, ganancias personales, vendieron sus primogenituras, como lo hizo Esau, ven, se vendieron a una organización. Se vendieron, como Balaam. ¿Ven? Muchos hoy están haciendo lo mismo. Nosotros sabemos lo que es lo correcto. Ellos venden su primogenitura. ¡Eh! Mujeres profesando el Espíritu Santo, con pantalones cortos puestos; los hombres permitiéndolas en los púlpitos, mujeres con el pelo corto en los púlpitos; pintura en las caras, con batas religiosas puestas. El tropiezo más grande que la iglesia jamás ha tenido.
168Si usted quiere saberlo, en poderes políticos, qué hora es en la edad del reino, mire donde están los judíos. Miren como están los judíos, porque son una nación. Si usted quiere saber donde están puestas las naciones, miren a los judíos. Si usted quiere saber donde la iglesia está puesta, mire a las mujeres. Mire los morales entre las mujeres, porque ella es una representación de la iglesia. Cuando usted ve la contaminación entre las mujeres, igual encuentra contaminación en la iglesia. Lo que ella ha vuelto a ser, una Jezabel con la cara pintada, exactamente lo que ha vuelto a ser la iglesia. ¿Ven? Ahora, esto es la verdad y ustedes saben esto. ¿Ven? Si usted quiere saber dónde está la iglesia, mire los morales entre sus mujeres. Porque ella es, la iglesia es una mujer. Si usted quiere saber el estatus nacional, mire a los judíos.
169Miren, como Dios dijo a Balaam, después de haber escuchado la decisión verdadera, Palabra, “No vayas.” Sí, cuando Él se lo dijo, después de haber visto su corazón, lo que iba a hacer; Él le dio Su voluntad permisiva, entonces dijo, “Ve.”
170Y usted puede hacer lo mismo. Si usted no quiere caminar en la Verdad, usted puede ir y tener—tener un gran ministerio. Ciertamente, puede hacerlo. Pero está tomando Su voluntad permisiva. Usted está caminando encima de Su Palabra. Él le prosperará, claro. El…Igual como lo hizo a Balaam. Él era un éxito, pero él no podía maldecir aquel pueblo. Él no podía hacerlo. Porque cada vez que empezó maldecir, los bendecía. Ven, no podía hacerlo. Pero cuando llegó a ser próspero en su éxito, él enseñó a aquella gente, por medio de Balak, a cometer adulterio. Él trajo del campo de Israel y los casó, dijo, “Bueno, todos somos uno. Pues, ustedes han adorado el mismo Dios. Nosotros tenemos un profeta aquí; y ustedes tienen un profeta allí. Y tenemos el mismo sacrificio, el mismo Jehová que nuestros padres. Ahora, ¿porqué ustedes no vienen para asociarse con nosotros?” La Biblia dijo, “No se junten con los incrédulos. No se unan con ellos, para nada. Si ellos no La creen, apártense de ellos.” ¿Ven? “Salgan, sean separados,” dice el Señor, “y yo les recibiré.” ¿Ven? “No toquen a sus cosas inmundas.” Correcto. Su suciedad en contra de la Palabra, y cosas así, apártense de esto. No le hagan caso.
171Y aquí nos enteramos que Balaam bajó allí y empezó enseñar a la gente, y él tuvo un error. Y él—él huyó en la manera de Balaam, como él lo hizo, y enseñó a Balak y los hijos de Israel y cometieron adulterio. Y una plaga hirió la nación de Israel, la gente, y miles de ellos murieron en un solo día. Y mientras todos estaban allí, delante del altar de Dios, orando, aquí vino un israelita con una mujer madianita, una mujer denominacional, y entraron a la tienda. Y el hijo del sacerdote se fue allá, tomó una jabalina y mató a los dos. Y esto detuvo la ira de Dios. Ustedes saben que esto es la Escritura. ¿Es correcto esto? ¿Ven?
172¿Pero qué pasó? Balaam, él logró hacerle débil a Israel. ¿Qué hizo? Él debilitó a su campamento. Dios le dejó ir a debilitar su campamento, y contaminó a todo el campamento. Y cuando alguna doctrina empieza, que no es la Verdad de la Biblia, contamina a todo el campamento. Alguien se levanta con una idea diferente, como Coré, y dice, “Bueno, esto, aquello, y el otro, y yo tengo otra idea,” contamina a todo el campamento. Y esto es lo que ha hecho todo el campamento de la iglesia hoy en día. Así es.
173Enseñando como él lo hizo, debilitando a todo el campamento para Cades, el reto de la Palabra. Cuando ellos llegaron a Cades, entonces, la debilitación del campamento. Ellos regresaron. Ellos habían seguido tras… Recuerden, ellos habían comido de la comida de los ángeles. Ellos tenían la Palabra de Dios, cada noche, manifestado. Y ellos comieron la comida. Ellos tomaron de la Roca. Ellos hicieron todo, vieron los milagros. Ellos vieron a Moisés, y vieron su palabra, vieron sus profecías, todo. Y luego, finalmente, cuando escucharon a este maestro falso venir entre ellos y enseñar lo equivocado, él debilitó el campamento y prosperó por ello. Quizás él construyó edificios de millones de dólares. Quizás él tenía grandes denominaciones. Quizás él agregó miles más miles, e hizo grandes obras, obras poderosas y era un profeta. Esto está bien, pero mientras que no está con la Palabra de Dios, mejor que se alejen de ello. Dios no se cambia de mente. Quédese justo con Su Palabra, porque esto es lo que va a salir al final, la Palabra, Palabra por Palabra. “¡Quien sea que quite una Palabra de Ella o agrega una Palabra a Ella!” Tiene que quedarse, aquella Palabra.
174Ahora escuchen con atención. Cuando vino la prueba de la Palabra, cuando ellos fueron y vieron la oposición tan grande, la mayor oposición que jamás habían visto, los amalecitas eran diez veces más grandes que ellos. Ellos dijeron, “Parecemos chapulines. Sus cercas, o sus ciudades tienen los muros tan gruesos que pueden tener las carreras de carruajes allí arriba, dos carruajes, tan rápido que puedan ir, alrededor de los muros, ven, de sus ciudades. Pues, sus lanzas están muy para afuera, son largas. Y son gigantes. Pues, nosotros parecemos chapulines. No podemos hacerlo.” Y dos hombres se mantuvieron firmes en aquella Palabra, Caleb y Josué, dijeron, “¡Esperen un momento! Ustedes dos millones cállense por un minuto. Nosotros somos más que capaces de hacerlo. Ven, somos más que un reto para ellos.” ¿En qué estaban basando esto? Dios dijo, “Yo les he dado la tierra. Es suya.” Y allí se mantuvieron firmes. Pero la gente se había casado, entre otras cosas, y todo tipo de credos y rituales entre ellos, y estaban débiles e inseguros, sin saber en cual dirección ir o que hacer. Así es. Vino la prueba de la Palabra. 175. Aún, Él le da permiso para hacer, para permitir su voluntad, una voluntad permisiva, sabiendo que…Lo que hay en su corazón, Él lo sabe. Usted dice, “Pues, Hermano Branham, yo hago tal y tal. A mí no me perturba. Dios me bendice cada día. Yo canto en el Espíritu. Yo danzo en el Espíritu. Yo…” Él lo permitirá. Sígale. Así es. Pero, ¿qué es lo que usted va a hacer?
176“Yo me pongo pantalones cortos, y yo hago esto. No me perturba. Yo sé que mi fe está en Cristo, no en la ropa que traigo puesta.” Pero la Biblia dijo que hay algo en ello. ¿Ve? ¿Qué hará usted? Usted hará un tropiezo, como lo hizo Balaam, delante de cada una de las demás mujeres. ¿Qué hará a sus muchachas jóvenes? Tendrá un grupo de Ricketta, esto es exactamente correcto, un grupo de Jezabelitas pintadas. ¿Ven?
177Pero Dios le prosperará. “Pues, Él me bendice.” No lo dudo. Él bendijo también a Balaam. ¿Ven? Claro que lo hará. Usted caminará en Su voluntad permisiva, no Su voluntad perfecta. Dios no cambia de mente porque le bendice. Él bendijo a Israel allí afuera por cuarenta años. ¿Qué hicieron? Se casaron, criaron familias, besaron los niños, pagaron sus diezmos, vivieron justos allí afuera. Y Dios los bendijo en el desierto, los alimentó con el maná, y así. Y cada uno de ellos perecieron porque nunca cumplieron Su original, permisiva…Su voluntad original, Su Palabra. Ellos tomaron Su camino permisivo.
178Sígale, pero recuerde, cuando ellos salieron de Cades, ellos nunca llegaron más lejos. Ellos solamente iban en círculos en el desierto. Cuando ellos podían haber salido dos días después que esto, ellos podían haber estado en la tierra prometida. Ellos viajaron cuarenta años y cada uno de ellos murió excepto Josué y Caleb, los que se mantuvieron en la Palabra original.
179Oh Dios, ayúdanos. Dios no cambia Su voluntad. Él no cambia Su mente, pero le bendecirá. Claro, Él bendijo a Balaam. ¿Y qué hizo él allí abajo? Él contaminó todo el campamento. Ven, uno tiene que quedarse con lo que Él dijo. Él nunca cambió Su plan original.
180Ahora mire a los Balaam de hoy, en el campo, por favor. Solamente mire alrededor. Prosperando, hablando en lenguas, claro, usando el don de Dios para sacar ganancia, todo, claro. Pero profanando toda la iglesia de Dios con sus enseñanzas corruptas. Así es. Uno me dijo, dijo, “¿Por qué usted está haciendo esto? ¿Por qué está haciendo aquello?” Yo dije, “¿Usted no cree que Esto es la Verdad?”
181“Oh, claro. Pero,” dijo, “¿sabe qué? Esto no es asunto suyo. Usted debería orar por los enfermos. Ellos creen que usted es un profeta. Pues, usted podría enseñar a las mujeres como, y los hombres, como hacer esto, aquello, lo otro.” “¿Cómo puede enseñarles algebra cuando ni siquiera quieren aprender el alfabeto? ¿Eh? ¿Eh? ¿Cómo puede enseñarles estas cosas cuando ni siquiera toman lo más básico?” ¿Ven? Uno tiene que regresar y empezar donde comenzó, o donde lo dejó, y tomar cada Palabra de Dios.
182Solamente mírenlo en el campo hoy. Como Balaam se casó en la iglesia de Dios, una ramera, se casó la ramera en la iglesia de Dios, así que estos maestros falsos de hoy intentan decirles. Ellos van a casar a cada una de estas organizaciones y estas personas con la vieja ramera de Apocalipsis 17. Su doctrina de Balaam está esparciéndose hoy, y dice, “Somos iguales. Todos somos cristianos.” Y sacerdotes y papas, y lo que sea, todos comprometiéndose y haciendo esto.
183El predicador dijo…Hasta que yo conocía a un predicador pentecostal, todos ellos, empezaron a dar una kosher redonda. El cual significa Astoret, el dios de la luna, una hostia kosher. Dicen, “Cierra los ojos y tómalo, si te duele la consciencia.” ¿Cerrar los ojos? Una hostia redonda, ¿qué significa? Estamos tomando el cuerpo quebrado, Jesucristo quebrado; no un dios redondo de la luna, Astoret, para el cual María tomó lugar. Y la kosher romana sigue siendo redonda por el dios de la luna; diosa, no dios. Tenemos una kosher quebrada, claro. ¡Oh!
184Entonces ahora la gran ramera de Apocalipsis 17, estos maestros Balaam con su doctrina falsa, casan a la iglesia con este tipo de desorden. Miren cuando llegue el reto en el tiempo del fin, miren la debilidad de ello ahora. Novecientos y algo diferentes organizaciones, una jalando en una dirección, y una en la otra. No hay unidad entre ellos. Y ellos están intentando traer unidad; respaldado por la Palabra de Dios, el plan original de Dios. Ellos están tomándolo por la política y una organización. Dios no cambia de mente. Él se queda justo con Su Palabra. Él dijo, “Los cielos y la tierra se pasarán, pero Mi Palabra no.” Correcto. Él se queda con Su Palabra original. ¡Oh, vaya!
185Aunque ellos todavía razonan en contra de Ella, igual como lo hicieron, y solamente….Solamente hay una cosa que hacer. Él no La cambiará. Solamente crea. Porque los cielos y tierra pasarán; Su Palabra nunca fallará. ¿Ven?
186¿Ven en dónde se están casando? ¿Ven como la política y cosas, cómo están intentando unir a la iglesia por medio de política en la iglesia? No somos unidos a Cristo por medio de la política. Nosotros somos unidos, la Iglesia, a Cristo, por el bautismo del Espíritu Santo. Y la manera de conocer el bautismo del Espíritu Santo, es porque el Espíritu que está dentro de usted identifica que cada Palabra de Dios es la Verdad. Así es. “Porque quien sea que quite una Palabra de Ella, o agregar una palabra a Ella, su parte será borrada del Libro de la Vida.”
187Aún así, “Él prospera,” dice. Usted no puede creer Esto por la prosperidad. Uno no puede juzgar a Dios por la prosperidad. El mundo prospera. Balaam prosperó por ello. Pero, hermano, uno juzga a Dios por Su Palabra. Él cumple Su Palabra e identifica que es la Verdad. Entonces, recuerde amigo, mientras viva Ud., nunca olvide esto: Dios no cambia Su mente. Aún así, Él bendecirá. Él permitirá que usted vaya en Su voluntad permisiva, pero no cambiará Su mente. Él no cambiará Su plan. Él no cambiará Su Palabra para usted. No, señor. Usted tiene que cambiar. Usted no puede tener que la Palabra de Dios iguale con su experiencia; usted tiene que cambiar su experiencia para igualar con la Palabra de Dios. ¿Ven? Así es la manera que usted tiene que…Dice, “Bueno, yo soy un buen hombre. Dios hace este, aquello, o lo otro.” ¿Pero usted cumple Su Palabra? “Oh, bueno, le dijo, esto no es…No.” Bien, hay algo mal en algún lado. Dios va a…Sí, le prosperará. Claro, Él le hará…
188¡Las denominaciones están prosperando mucho! Ellos esparcen sus carpas, las iglesias grandes y finas y todo, por toda la nación. Son ricos, con el dinero viniendo rápidamente, y miembros de todo lugar. ¿No dijo la Biblia, “Encontrado en ella hasta las riquezas del mundo, y hasta almas de hombres,” y todo que fue encontrado en esta vieja ramera, la cual es la madre de esta cosa, la política y la organización?
189Pero el pequeño grupo de Dios es Su Novia, centrado en aquella Palabra. Que el querido Padre Celestial le mantenga establecido justo allí. Nunca se aparte de aquella Palabra. Quizás usted bendiga, quizás usted…quizás Dios sane sus enfermos. Quizás sane a su bebé enfermo. Quizás Él sane su esposo, su esposa. Quizás sane su madre, otra persona. Quizás usted salte en Su Espíritu, y danza para arriba y para abajo. Recuerden, la lluvia cae en los justos y los injustos, igualmente. Pero cuando aquella simiente está allí, es ordenado o no. Y si es ordenado, puede…Si es un trigo, tiene que producir trigo. Si es una Palabra de Dios, tiene que producir la Palabra de Dios. Si no es, bueno, no es. ¿Ven? ¿Lo entienden ahora?
190El Señor los bendiga. Les dije que yo iba a terminar a las nueve y ahora faltan veinte para las diez. Muchos de ustedes tienen mucho que viajar. Les amo. Y la razón que los detengo así no es porque quiero serles cruel, pero les amo. Y lo que yo sé, yo no les guardo nada; les digo la Verdad.
191Afuera en las reuniones donde yo voy, nunca me escuchan predicar estos Mensajes. No, yo les prometí venir a este tabernáculo. Aquí es donde predico mis Mensajes. Yo tengo tres o cuatro más aquí, que el Señor me ha dado, yo tengo las Escrituras por él, que no me atrevería predicarlo en ningún otro lugar menos aquí. Aquí es donde la Palabra de Dios empezó a salir. Y hasta que Dios lo cambie, me quedo aquí y lo traigo desde aquí. Correcto. Allí afuera en las reuniones yo oro por los enfermos y todo así; y aparte digo cosas indirectamente, para que las ovejas La oigan. Ellos saben de lo que se está hablando. Si no, solamente es carnada en el anzuelo, ven. Yo muestro las señales de—de intentar demostrar lo que sabe Dios, en discernimiento, y conoce los corazones de la gente, y hace estas cosas. Esto es un don evangelístico, para conmover la gente. La primera cosa que sabe, un casete llega a su casa. Esto lo tiene, entonces. Si él es una oveja, viene junto con Ello. Si es un chivo, él echa fuera al casete. Sí. [El hermano Ben Bryant dice, “Y también a uno.”—Ed.] Ven, esto…”Y también a uno,” así es, Ben. Así es, exactamente. Ben ha tenido algo de experiencia. Bien. Bueno, así es.
192¿No están felices ser Suyos? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] ¿No están contentos? [“Amén.”] Antes cantábamos un cantito pentecostal, mucho tiempo, como: Soy tan feliz que el Señor me sacó; Soy tan feliz que el Señor me sacó; Si no hubiera sido por Jesús, ¿dónde estaría yo? Soy tan feliz que el Señor me sacó; He estado feliz desde que el Señor me sacó; He estado feliz desde que el Señor me sacó; Si no hubiera sido por Jesús, ¿dónde estaría yo? Soy tan feliz desde que el Señor me sacó; Yo he estado gritando desde que el Señor me sacó; Yo he estado gritando desde que el Señor me sacó; Si no hubiera sido por Jesús, ¿dónde estaría yo? Soy tan feliz que el Señor me sacó. ¡Gloría! ¿No están felices? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] “No está contento…” Cantémoslo. ¿No está contento que el Señor le sacó? ¿No está contento que el Señor le sacó? Si no hubiera sido por Jesús, oh, ¿dónde estaría yo? Soy tan feliz que el Señor me sacó. He estado cantando desde que el Señor me sacó; He estado cantando desde que el Señor me sacó; Si no hubiera sido por Jesús, oh, ¿dónde estaría yo? Soy tan feliz que el Señor me sacó. ¿No están contentos por ello? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] Entonces, caminaremos en la Luz. ¿Saben este canto? Caminaremos en la Luz, es una Luz hermosa; Viene donde brilla el rocío de misericordia; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche; Oh, Jesús, la Luz del mundo. ¿Les gusta esto? Cantémoslo otra vez. Caminaremos en la Luz, es una Luz hermosa; Viene donde brilla el rocío de misericordia; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche; Oh, Jesús, la Luz del mundo. ¡Ya amaneció! Todos los santos de Luz proclamen, Jesús, la Luz del mundo; Verdad y misericordia en Su Nombre, Jesús, la Luz del… Ahora, levantemos nuestras manos cuando lo cantamos. Oh, caminaremos en esta Luz, es una Luz tan hermosa; Viene donde brilla el rocío de misericordia; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche; Oh, Jesús, la Luz del mundo. Salúdense. Oh, viene donde brilla el rocío de misericordia. ¿No están contentos de ser hijos de la Luz? El hijo ya amaneció. …alrededor de nosotros por día y por noche, “Niñitos, ámense.” …la Luz del mundo. Oh, solamente caminaremos en la Luz, es una Luz tan hermosa; (manifestación de Su Palabra) Viene donde brilla el rocío de misericordia; Brilla alrededor de nosotros por día y por noche; Es Jesús, la Luz del mundo. ¿Lo creen? Marchamos a Sión, Hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios. Oh, marchamos a Sión, Hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios. Que nieguen a cantar, Los que nunca conocieron nuestro Dios; Pero hijos del Rey Celestial, Y pero hijos del Rey Celestial, Pueden hablar de su gozo en todo lugar, Pueden hablar de su gozo en todo lugar. Porque marchamos… (¡Gloria!) Hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios. Oh, marchamos a Sión, Oh, hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios.
193Saque su pañuelo. Saquen sus pañuelos, solo un minuto. Demos al Señor una ofrenda mecida. No es una gavilla, pero tomaron del cuerpo de Pablo pañuelos y cosas, ven. Oh, marchamos a Sión, Oh, hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios. Oh, marchamos a Sión, Oh, hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios.
194¡Amén! Oh, ¿no le hace sentir bien? Yo puedo imaginar los viejos santos allí atrás, antes de entrar al circo romano allí, empezar subir la colina, saben, aquella rampita, subiendo a la guarida de leones, diciendo: Oh, marchamos a Sión, Oh, hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios. Los campos de Sión rinden, Mil dulces sagrados Antes de llegar al Trono Celestial, Antes de llegar al Trono Celestial, O caminar las calles de oro, O caminar las calles de oro. Marchamos a Sión, Hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios.
195Repitan después de mí. Señor Dios, [La congregación dice, “Señor Dios,”—Ed.] yo me entrego nuevamente a Ti. [“Yo me entrego nuevamente a Ti.”] Límpiame de toda injusticia. [“Límpiame de toda injusticia.”] Límpiame de toda duda en Tu Palabra. [“Límpiame de toda duda en Tu Palabra.”] Déjame, desde esta Pascua, [“Déjame, desde esta Pascua.”] ser una nueva criatura [“ser una nueva criatura”] en Cristo Jesús. [“en Cristo Jesús.”] Déjame llevar en mi corazón, [“Déjame llevar en mi corazón,”] Tu Palabra. [“Tu Palabra.”] Que sea una lámpara a mis pies [“Que sea una lámpara a mis pies”] que alumbrará mi camino. [“que alumbrará mi camino.”] Desde aquí y adelante [“Desde aquí y adelante”] yo Te seguiré. [“Yo Te seguiré.”] En el Nombre de Jesús. [“En el Nombre de Jesús.”] Amén. [“Amén.”] Marchamos a Sión, Oh, hermoso, hermoso Sión; Marchamos arriba a Sión, Aquella hermosa Ciudad de Dios.
196¿Esto no le hace sentirse bien? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] Nosotros nos hemos entregado de nuevo, sabiendo que en nuestros corazones hemos sido vivificados de los muertos, hechos vivos. ¿No le hace sentirse bien? [“Amén.”] ¡Oh vaya, que cosa! Yo les amo, con un amor inmortal. Escuchen. “Ámense, el uno al otro. Porque no puede odiar a su hermano, a quien ha visto, y decir que ama a Dios, el cual no ha visto.” ¿Ven? Entonces solamente ámense. Entonces, sírvanse el uno al otro, así sirven a Dios. ¿No es correcto? “En cuanto lo hace a uno de estos más pequeños que tiene el Poder vivificador en él, a Mi lo hiciste.” “¿Cuándo Te vimos necesitado? ¿Cuándo Te visitamos en la cárcel? ¿Cuándo hicimos estas cosas?” “En cuanto lo hiciste a ellos, lo hiciste a Mí.”
197¿No es esto maravilloso? [La congregación dice, “Amén.”—Ed.] Yo le amo, ¿usted no? [“Amén.”]
198Oh, hay un canto más que tenemos que cantar, si tienen solamente un minuto más de tiempo. [Un hermano dice, “Tenemos dos minutos, hermano.” – Ed.] Oh, bueno, solamente los tomaremos. Bien. Bien, señor. ¡Oh! Lleva el Nombre de Jesús Contigo. No olviden esto, amigos. Cantémoslo ahora. Cada uno, juntos ahora, solamente con un corazón grande, llevémoslo a Él. Vamos, con todo lo que tenemos. Lleva el Nombre de Jesús contigo, Hijo de tristeza y de ay; Te dará gozo y consuelo, Llévatelo, donde sea que vayas. Nombre precioso, ¡oh cuan dulce! Esperanza de la tierra y el gozo del Cielo; Nombre precioso, ¡oh cuan dulce! Esperanza de la tierra y el gozo del Cielo;
199Recuerden ahora, oren por mí cuando los calientes vientos de persecución soplan, cuando los diablos en cada lado están retando, yo recordaré que ustedes están orando por mí noche o día, y yo estaré orando por ustedes. Manténganse firmes al lado de su buen pastor, el hermano Neville, y el co-pastor, el hermano Capps. Escuchen a ellos. Les enseñarán la Palabra de Vida. Yo creo esto. Si yo no lo creyera, claro que no los tendría aquí. Claro que no. Yo creo que ellos creen el Mensaje, y ellos se quedan con él en todo lo que saben, y yo tengo fe en los dos hombres. Quédense con ellos. Estos otros hermanos, alrededor donde tienen su reunión, que se pararon aquí esta noche, si usted está en su vecindario, manténgase junto a ellos. Ustedes escucharon para que vinieron en esta noche. Lleva el Nombre de Jesús contigo, Como escudo de toda trampa; (escuchen esto) Cuando las tentaciones se juntan alrededor, Solamente susurra aquel Nombre santo en oración. Nombre precioso, Nombre precioso, ¡oh cuan dulce! ¡Oh cuan dulce! Esperanza de… Querido Dios, sana estas personas. Te pido a Ti, Padre, en el Nombre de Jesús. Concédelo, Señor, Te pido. …¡Oh cuan dulce! Esperanza de la tierra y el gozo del Cielo. ¡Hasta que nos reunamos, hasta que nos reunamos! Hasta que nos reunamos en los pies de Jesús; ¡Hasta que nos reunamos, hasta que nos reunamos! Que Dios este contigo hasta que nos reunamos otra vez. Inclinemos los rostros ahora. [El hermano Branham empieza tararear Hasta Que Nos Reunamos— Ed.] Oh Dios, esté con nosotros. Ayúdanos, Señor. …nos reunamos en los pies de Jesús; (¡hasta que nos reunamos!) ¡Hasta que nos reunamos, hasta que nos reunamos! Que Dios este contigo hasta que nos reunamos otra vez.
200Esto realmente es mi oración. Hasta que nos reunamos otra vez, ¡que Dios les bendiga! Y ahora voy a preguntar a nuestro precioso hermano Neville si despide a esta fina congregación. Dios les ama, a cada uno. Yo estoy tan agradecido tener gente como ustedes. ¿Qué sería de mi Mensaje si no tuviera a nadie que Lo creyera? Y hay gente aquí, morirían por Ello, por este Mensaje que tenemos. Que Dios les ayude, cada uno. Mis oraciones están con ustedes. Mis bendiciones van con cada uno de ustedes. Que no olviden que son una parte en aquella resurrección. El Poder vivificador ahora está en ustedes. Todo está arreglado. Usted es un hijo de Dios. Inclinemos los rostros, hasta que despida el hermano Neville. Y Dios les bendiga.