Photo

~ EL SELLO DE LA PASCUA ~
1Verdaderamente es un privilegio estar aquí en esta mañana en este cumpleaños de la Delegación de los Hombres de Negocio del Evangelio Completo, aquí en Phoenix, y saber que el Señor me concedió una pequeña parte de ello, de ser parte de este compañerismo. Quiero saludar al Hermano Carl Williams y a su esposa, al Hermano Stromei, y al resto aquí en la plataforma: el Hermano Shores, el Hermano Outlaw, los ministros, y a todas Uds. finas personas.
2Uds. saben, yo–yo tuve también un cumpleaños la semana pasada, y solamente soy un poquitito mayor que la Delegación. Creo que él dijo cinco y... años que tiene la Delegación. Alguien dijo el otro día: “Qué edad tiene Ud., Hermano Branham?”
3Yo dije: “Veintiséis”. Y yo dije: “Borré los primeros veinticinco años. Yo no le serví a El muy bien en esos años”. Dije: “Yo espero que El lo haga también”. Hacerlo a El que lo haga, será diferente.
4Pero es bueno estar aquí. Y ahora, no queremos quitarles mucho de su tiempo, porque nosotros... Yo–yo siempre tengo temor después de escuchar algunos de estos finos testimonios y cosas que están aconteciendo, que yo... y alabanzas, que yo haga algo que perturbara; pues yo quiero añadirle a eso, si hay alguna cosa que yo pudiera añadirle a eso. Estas hermanas....
5Ese hermano que cantó la alabanza en esta mañana (el hermano de color), yo aprecié eso. “Su ojo en el gorrión”.
6Y estas hermanas que cantaron esta alabanza, ésa ha sido una de mis ayudas desde que yo estuve aquí por primera vez. Yo tenía... Yo tengo ésa en un disco, y ya lo tengo gastado: Me gustaría hablarlo con El. Y yo le pregunté al Hermano Dawson Riley allí, mi amigo, si él pudiera, algunos de ellos, si pudieran ver si ellos podrían contactar a esas damas, si todavía estaban ellas aquí en la tierra, para que la cantaran otra vez esta mañana. Y yo espero que Terry la grabó. Y me supongo que lo hizo. Yo quiero sacar ésa de allí y quizás ponerla en un disco o algo, porque verdaderamente me gusta esa alabanza. Y ese es mi–mi deseo es de hablarlo con El. Yo pienso que todos queremos hacer eso. Esa es la razón por la cual nosotros estamos aquí esta mañana.
7Ahora, las próximas reuniones de la semana entrante... Está bien si lo menciono? [Un hermano dice: “Seguro”–Ed.]. Yo–yo tengo que estar esta semana que viene en el tabernáculo, el próximo domingo, para el Servicio de Pascua, el sábado por la noche, el domingo y domingo por la noche. Y luego me regreso a California. Todas Uds. personas de los alrededores de California, estaremos contentos de tenerlas a Uds. allá en la reunión. Y creo que Billy ha enviado el aviso incorrecto. Es... El dijo, el Hotel Biltmore, yo creo que va a ser en... [Alguien dice: “No lo pudieron conseguir”–Ed.]. No lo pudieron conseguir; y es en el Eastmont? [“Embassy”–Ed.], Embassy, el Hotel Embassy. Así que cualquiera de la gente del Evangelio Completo allá, les notificarían si Uds. están por esa área.
8Y luego regresamos de allá, y luego voy a Sudáfrica. Y en un mes a partir de hoy, navegaremos hacia Sudáfrica, esperando un momento grandioso en el Señor; voy como a tres naciones allá. Así que nosotros–nosotros verdaderamente solicitamos sus oraciones. Yo probablemente ya no podré verlos, si el Señor nos permite ir, hasta que regrese. Yo espero tener un reporte maravilloso para Uds. cuando regresemos.
9La última vez allá, yo pienso que el Señor me dio la reunión más grandiosa que alguna vez yo haya tenido. Y en una ocasión, en un llamamiento al altar... Ahora esto es con nativos puros, de lo que yo sé, hubo treinta mil que aceptaron a Cristo en una sola ocasión. Y pensábamos que quizás ellos entendieron que era para sanidad física, porque habían sido sanados como veinticinco mil en una sola ocasión. Y al día siguiente el alcalde de–de Durban (el cual es Sydney Smith) dijo: “Vaya a su ventana y mire lo que viene por la calle”. Y había camiones tras camiones, llenos con montones de muletas y cosas, sólo amontonadas, que venían detrás. Los nativos, los cuales estaban en guerra unos contra otros, venían por las calles de la ciudad cantando: “Sólo creer” en su lengua nativa.
10Déjenme decirles, mi corazón se estremeció como... Cuando Ud. ve algo así, Hermano Shores, entonces uno siente que su trabajo no es en vano. Ven Uds.?, uno se esfuerza. Y yo espero que Dios lo repita otra vez, no porque– porque nosotros vamos allá, sino porque estamos buscando la Venida del Señor.
11Como dice la alabanza, estamos buscando esa última ovejita perdida que está, que... El–El no vendrá hasta que esa oveja esté adentro. Todas tienen que estar adentro del redil. El no cerrará la puerta hasta que la última esté adentro. Así que hermanos ministros, ciertamente estoy con Uds. en esta mañana, tratando de encontrar esa última oveja. Pudiera estar en Phoenix en esta mañana. Yo no sé. Pero cuando la última entre, entonces el Pastor cerrará la puerta.
12[Un hermano dice: “Hermano Branham”–Ed.]. Sí? [“Podría decir algo?”] Seguramente que Ud. puede. [“Yo olvidé algo, nosotros hemos estado hablando acerca de...” Porción no grabada en la cinta–Ed.]. Eso está perfectamente bien. [“Y yo sé que todos olvidamos algo, de vez en cuando”]. Yo no. [“Oh”].
13Yo soy el que tengo que anotar casi todo lo que voy a decir. Yo soy... desde que me estoy envejeciendo, me doy cuenta que me es más difícil recordar; anoto mis Escrituras y demás. Solía que yo podía poner en orden como cincuenta Escrituras en mi mente y nunca ni siquiera se me olvidaba una, pero tengo muchas millas escabrosas recorridas desde aquellos días.
14Así que estamos esperando la Venida del Señor. El Señor los bendiga a todos Uds.
15Y uno–uno sube aquí y uno piensa... Uno se sienta aquí y escucha a estas personas testificar, y uno piensa: “Bueno, cuando me suba, yo voy a decir algo respecto a eso”. Y hay tanto qué decir, uno estaría todo el día diciéndolo. Pero ciertamente yo los aprecio a todos Uds. Que esta Delegación pequeña continúe creciendo. Que cada iglesia en Phoenix continuamente crezca hasta que Jesús venga, es mi oración sincera.
16Ahora, creo que para descansar un poquito, pongámonos de pie mientras oramos, si pudieran.
17Dios Todopoderoso, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien lo levantó a El de los muertos y nos lo ha dado como el Sacrificio, el Señor y el Salvador. Estamos tan agradecidos Contigo por este privilegio que tenemos en esta mañana, de pararnos en Tu Presencia con Tu pueblo que ha sido redimido, y que está esperando Su segunda Venida gloriosa para recibirnos a Sí mismo. Si hay pecado entre nosotros, Señor, púrganos con Tu hisopo. Y pedimos, Padre Celestial, que Tú sanes a toda persona enferma que está en nuestros medios.
18Y si hubiera por casualidad aquellos quienes no te conocen en este gran bautismo del Espíritu Santo por el que nosotros estamos contendiendo tan ardientemente, y diciendo que eso es necesario de acuerdo a las Escrituras para este último día, pedimos Dios, que El caiga sobre todos nosotros hoy y nos bautice nuevamente dentro del Cuerpo y traiga a aquellos que están afuera también, Padre.
19Bendícenos mientras leemos Tu Palabra y procuramos hablar eso lo que es verdad de Tu Palabra. Cierra nuestras bocas a aquello que no sea verdad y abre nuestros corazones y bocas a aquello que es verdad. Mientras nos encomendamos a Ti, usa nuestras bocas para hablar, y nuestros oídos para escuchar, y nuestros corazones para recibir. Porque lo pedimos en el Nombre de Jesús, quien lo ha ordenado ser así. Amén.
20Me gustaría leer de la santa Palabra, de tres lugares en la Biblia. Y si Uds. quieren anotarlos, y quieren estudiarlos y leerlos para más información, yo estaría muy contento si Uds. los anotaran. Los lugares que voy a leer, están en Mateo 28 del 1 al 10, y luego en Apocalipsis 1 del 17 al 18, y en Romanos 8:11. Permítanme repetirlos otra vez. Y ahora, Mateo 28 del 1 al 10, Apocalipsis 1 del 17 al 18, y Romanos 8:11.
21Ahora, estamos acercándonos a la Pascua. Y mientras Uds. están buscando sus lugares y anotándolos... yo creo que esta semana que viene es en sumo grado, la semana histórica más grandiosa de todas las semanas del año. Yo creo que la cosa más grandiosa que celebraremos en esta semana, esta semana que entra, fue el evento más grandioso que jamás haya acontecido en la tierra. Yo no creo que nada podría superarlo. Uds. dicen: “Bueno, la–la crucifixión fue grandiosa”. Pero muchos hombres han muerto. Muchos hombres han sido crucificados, aun en los mismos días de nuestro Señor. Pero solamente hubo Uno de ellos quien se levantó de los muertos. Eso lo selló.
22Ahora, yo quiero leer. Y esto es como un pequeño mensaje anticipado de Pascua, si el Señor lo permite, como de unos cuarenta minutos. Ahora, leamos del Evangelio de San Mateo, el capítulo 28, para empezar. Pasado el día de reposo, al amanecer del primer día de la semana, vinieron María Magdalena y la otra María, a ver el sepulcro. Y hubo un gran terremoto; porque un ángel del Señor, descendiendo del cielo y llegando, removió la piedra, y se sentó sobre ella. Su aspecto era como un relámpago, y su vestido blanco como la nieve. Y de miedo de él los tembladores, los guardas... (perdónenme)... temblaron y se quedaron como muertos. Mas el ángel, respondiendo, dijo a las mujeres: No temáis vosotras; porque yo sé que buscáis a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, como dijo. Venid, ved el lugar donde fue puesto el Señor. E id pronto y decid a sus discípulos que ha resucitado de los muertos, y he aquí va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis. He aquí, os lo he dicho. Entonces ellas, saliendo del sepulcro con temor y gran gozo, fueron corriendo a dar las nuevas a sus discípulos. Y mientras iban a dar las nuevas a los discípulos, He aquí Jesús les salió al encuentro, diciendo: Salve! Y ellas, acercándose, abrazaron sus pies, y le adoraron. Entonces Jesús les dijo: No temáis; id, dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán. Y en Apocalipsis el capítulo 1 y el versículo 17 y 18: Y cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; Y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Y en el libro de Romanos, el capítulo 8 y empezando con el versículo 11: Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros.
23Ahora, yo confío que el Señor Jesús añadirá Sus bendiciones a la lectura de estas palabras. Viendo que la Pascua, que yo la he estampado en mi propio corazón como la reunión más grandiosa o el evento más grandioso del–del año.
24Yo quiero pedirles que me disculpen un momento. No está muy fuerte para Uds. allá, algo ruidoso? Está todo bien? Pueden oírlo bien de esa manera? Oh! No pueden oírlo. Así está mejor? Está bien de esta manera. No quería acercarme mucho.
25Ahora, la razón que yo digo esto es porque en esa Pascua El probó lo que la Biblia había dicho. Todas las Escrituras que fueron escritas de El para cumplir, El selló Su oficio Mesiánico cuando se levantó de los muertos: El sello de la Pascua. Tenemos tanto de eso hoy día, y hablamos tocante de comprar sellos de la Pascua. Bueno, yo quiero hablar en esta mañana sobre: El sello de la Pascua. Es un sello diferente del que compramos con nuestro dinero como un sello que va en las cartas, para la Asociación de Tuberculosis creo yo, o como sea que ellos lo llaman. Yo–yo pienso que este sello es un sello un poco diferente. Y siendo que la Pascua es el gran día del año para nosotros Cristianos que reclamamos ser los hijos de Dios, yo quiero tratar de entrar en él y ver cómo deberíamos estar en compañerismo con esta gran cosa que Cristo hizo por nosotros.
26La Palabra de Dios fue hablada muchos, muchos cientos de años antes de Su venida, de Su crucifixión, y de Su muerte, y de Su sufrimiento, y también de Su resurrección. Estaremos pasando por estos servicios quizás la semana entrante mientras escuchamos nuestros–nuestros programas en la radioemisora, y en nuestras iglesias con nuestros pastores y demás esta próxima semana.
27Pero de todos los días y de todas las cosas que hizo Jesús... Y por supuesto, apreciando toda Su vindicación de la Palabra de Dios, y lo que El hizo para cumplirla: sanando a los enfermos, levantando a los muertos, echando fuera demonios, predicando el Evangelio a los pobres y cumpliendo toda palabra que Dios dijo que El haría cuando El viniera; y luego también sufriendo por nuestros pecados en nuestro lugar para ser la propiciación por el pecado en la cruz, en donde nadie más hubiera podido hacerlo sino El, pero por encima de todo eso, yo creo que la Pascua selló toda la cosa.
28Porque había habido profetas en la tierra quienes habían profetizado antes de El. Había habido profetas en la tierra quienes habían sanado a los enfermos, aun levantado a los muertos y hecho las mismas señales que Jesús hizo.
29Pero la Pascua lo probó. Selló la Palabra de Dios para siempre para el creyente verdadero. Toda tristeza y duda fueron destrozadas en esa mañana bendita. El hombre había sido encerrado, por así decir, en una casa de prisión, aun la gente religiosa antes de este día, porque ellos habían sido... habían visto grandes movimientos religiosos, y el movimiento del Espíritu Santo, y todo lo demás; pero cuando un hombre moría, parecía que allí terminaba. Pero cuando Este vino y dijo: “Yo tengo poder para poner Mi Vida; y tengo poder para volverla a tomar”, y luego ir a probar lo que El dijo, para mí, eso–eso es el sello de ello cuando algo es dicho, y luego es probado.
30Si un hombre dijo... Como Colón que creía que el mundo era redondo, y él veía los barcos, como se nos dice, cómo ellos llegaban, y él podía ver el mástil mucho antes que él pudiera ver el barco. Y eso le probó a él que el mundo era redondo. La gente no creía eso en ese día, pero él era un hombre de visión. El salió para probar exactamente que la visión que él tenía era la verdad.
31Y Dios se propuso probar que Su Palabra es la Verdad. Así que El... Solamente había un Hombre que podía hacer eso, y Ese fue Jesús; y El vino y probó que eso era la Verdad. Lo selló. Y eso rompió todos los sellos de tristeza y dispersó todas las–las supersticiones de otras religiones y demás, donde grandes hombres se han levantado y dicho cosas maravillosas y grandes. Pero cada uno de ellos están en el sepulcro. Pero nuestra religión Cristiana es la única que tiene una tumba vacía. Y eso me prueba a mí que El es el Dios de los muertos y el Dios de los vivos, que El puede levantar a los muertos otra vez a vida. Y este poder vivificador, el Espíritu vivificador de El, ha probado a través de los años que El es el que puede vivificar a los muertos otra vez a vida.
32Y cuando El probó por Su promesa este gran poder conquistador que El tenía, El probó en la Pascua, que El podía conquistar la muerte, el infierno, y la tumba. “Yo soy el que estaba muerto y está vivo otra vez y vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de–de la muerte, el infierno, y la sepultura”. Qué declaración para que alguien la hiciera! Y no sólo la hizo, sino que El ya había probado que El–El tenía lo que El reclamaba tener.
33Y yo pienso: “Dios, apresura el día cuando nosotros, como Cristianos quienes creemos esta Biblia, podamos probar lo que estamos hablando”. Ven? Eso es lo que hace, como se dijo hace un rato, “la sal de la tierra”, la hermana dijo. Eso es correcto. El mundo está buscando esta sal. Y cuando podamos probar por nuestras vidas, y por la Biblia, que nuestras vidas están vindicando que esa Palabra está viviendo hoy, que ese es el día que estamos buscando.
34La Palabra, “Este Espíritu...” Romanos 8 ahí, el versículo 11, dice: “Si este Espíritu que levantó a Jesucristo está en vosotros, también vivificará vuestros cuerpos mortales”. No solamente se lo probó a El, sino a nosotros, que El era Jehová Redentor y que tenía poder sobre la muerte, el infierno, y la sepultura, sino que El también nos ha dado el acceso al mismo Espíritu para que podamos tener la seguridad que nosotros también estamos vivificados por ese Espíritu. Porque si el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora en su cuerpo, también vivificará su cuerpo mortal. Ahora, la palabra “vivificar” significa “darle vida después de estar muerto”. Después que está muerto, entonces es vivificado.
35El mundo había estado encerrado en duda por muchas edades hasta ese entonces. Cuando esto fue probado, no sólo se habló al respecto, sino que fue probado. Yo pienso que cualquier cosa que valga la pena....
36Como Jesús dijo: “Id por tanto, enseñad a todas las naciones y probadles a ellos por la demostración del poder de Dios. Estas señales seguirán a los que creen”. A aquellos a quienes promete y dicen que ellos creen, El nos dio un entendimiento definitivo de eso, que estas señales seguirían a aquellos que creen. Sería la prueba de su testimonio. Ahora, podemos decir que nosotros creemos, pero hasta que tengamos la señal probada que El dijo que estaría sobre nosotros, entonces solamente estamos confesando ser creyentes sin tener la posesión de creyentes.
37Pues recuerden... Hace unos días yo estaba escuchando un–un programa en el radio en KAIR [estación radiodifusora–Trad.], allá en Tucson, y un ministro había tomado el lado en contra de nosotros, que “la religión Pentecostal no era nada mas que un engaño; había... que no la escucharan, que era inestable”. Y dijo: “Cualquier hombre que habla en lenguas y estas cosas y reclama que la oración sana a los enfermos y todo lo demás, que se aparte de eso. Y que se ore por esa pobre gente decrépita, porque ellos están en una ilusión, y que hay algo mal en ellos”. Oh!, cómo me hubiera gustado haber hablado con ese hermano sólo por un momentito. Y él dijo que el... que eso sólo fue dado a los apóstoles en el Día de Pentecostés, y eso fue todo.
38Yo me di cuenta que treinta años después, Pablo estaba ordenando estos dones en la Iglesia en 1 Corintios 15; que él estableció en la Iglesia el don de hablar en lenguas, milagros, y todos estos otros dones fueron establecidos en la Iglesia.
39Jesús dijo: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura”. Qué tan lejos? “Por todo el mundo”. A quién? “A toda criatura”. Ellos no lo han recibido todavía. “Y estas señales seguirán a los que creen”. Qué tan lejos? “A todo el mundo”. A quién? “A toda criatura”. “Estas señales les seguirán por todo el mundo y a toda criatura. Estas señales les seguirán. En Mi Nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas. Si tomaren cosa mortífera o serpiente, o bebieren cosa mortífera, no les dañará. Pondrán sus manos sobre los enfermos, y sanarán”. Esa fue Su última comisión a la Iglesia: Marcos, el capítulo 16.
40Pablo estaba ordenando estos dones dentro de la Iglesia treinta años después, y dijo en Gálatas 1:8: “Si un ángel del Cielo os anunciare otro Evangelio diferente del que os hemos anunciado, (ven?), que ya ha sido predicado, sea anatema”. Yo creo que Pentecostés principió sin tener un fin. Yo creo que es para toda criatura, para todos los tiempos y en todos los lugares. Ese Pentecostés siempre debería permanecer. Las bendiciones Pentecostales deberían estar sobre el pueblo.
41Y ahora, qué es esta bendición Pentecostal? Es una confirmación de la resurrección. Con razón el Evangelio en sí significa “buenas nuevas”. Buenas nuevas de qué? Que El se ha levantado de los muertos. “Y porque Yo vivo, vosotros también viviréis”. Vosotros quienes una vez estabais muertos en pecados y delitos, Dios nos ha vivificado juntamente por ese Espíritu que levantó a Jesús de los muertos. Y ahora estamos sentados en lugares Celestiales en El, en comunión con El, hablando con El. Qué gozo el decir esa historia a gente que cree que es la Verdad!
42Me pregunto hoy día qué está sucediendo. Estamos verdaderamente llevando a la gente a Dios, o sólo la estamos llevando a la iglesia? Debemos llevarla a Cristo, en donde está este poder vivificador. Es bueno ir a la iglesia, seguro. Si es hasta donde llegamos, eso no es lo suficiente. Cuando Uds. vienen a la iglesia, eso está bien; pero de la iglesia avancen a Cristo; porque debemos recibir este poder vivificador si es que esperamos estar en esa resurrección general, porque es la única cosa que nos habrá de sacar de los muertos. “Porque si este Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora en vosotros, también vivificará, hará, traerá a vida vuestros cuerpos mortales”. Qué promesa para nosotros!
43Ahora, fíjense, la mera esencia de esta resurrección es para decir, y para mostrar, y para probar, que Jesús se ha levantado de los muertos. El no está muerto; El está vivo. El vive aquí. El está en nosotros. “Yo estaré con vosotros, aun en vosotros. Un poquito, y el mundo ya no me verá. Mas vosotros me veréis, porque Yo estaré con vosotros, y aun en vosotros, hasta el fin del mundo”.
44Ahora, como Cristianos, todos reclamamos que El vive, o que hemos sido vivificados de–vivificados de vida... de muerte a Vida por Su Espíritu. Y si nosotros no hemos sido vivificados, entonces no se nos ha dado Vida.
45Ahora, vamos a entrar en este tema, si el Señor lo permite, y tratar de enseñarlo por unos cuantos minutos: de cómo somos vivificados, y que si podemos estar seguros que esto es la Verdad.
46Ahora, esta es su propia vida. Esta es mi vida. Es donde la... Si esto no es la Verdad, lo que voy a decir, entonces yo soy una de las personas más necias en el mundo. Yo he dado mi vida por algo que no tiene valor, y así también Uds. Pero si es la Verdad, entonces yo le debo todo lo que soy. Yo le debo todo lo que yo podría ser a la causa por la cual nos estamos parando. Y yo creo que nosotros no deberíamos perder nuestro entusiasmo.
47Y mientras vemos la Pascua acercándose, eso hace algo dentro de mí, pues yo–yo sé que ese es el día en que la cosa fue sellada eternamente ante los ojos de Dios.
48Ahora, nos fijamos que el mismo Espíritu que lo levantó a El del sepulcro, es el que está morando en nosotros. Ahora, cómo podría ser que el Espíritu que levantó a Dios, a Jesús, de los muertos está morando en nosotros?
49Ahora–ahora es el Espíritu el que vivifica. No es la Palabra la que vivifica; es el Espíritu el que vivifica la Palabra, o le da vida a la Palabra, le da alas para volar, le da acceso. Es el Espíritu el que hace eso.
50Ahora, el trigo por sí mismo es sólo un trigo, pero cuando la vida vivificadora entra en él, dentro del trigo, entonces le da vida. Y nosotros quienes en un tiempo estábamos muertos, hechos a la imagen de Dios, y sin embargo, muertos en pecados y delitos, de alguna manera Dios tenía que meter esta vida vivificadora dentro de su cuerpo mortal. Yo estoy hablando respecto a su cuerpo.
51Ahora, Jesús era la Palabra. Creen Uds. eso, no es así? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. “En el principio...” San Juan 1: “En el principio era el Verbo, el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y el Verbo fue hecho carne y habitó entre nosotros”.
52Ahora, como el Mesías prometido, El vivificó cada Palabra que estaba profetizada que El haría: sanar a los enfermos, y cómo El nacería de una virgen, todo eso lo hizo. Es verdad. El era la Palabra manifestada aquí en la tierra, pero El no podía hacer esto tan sólo como un hombre. Se necesitó el Espíritu de Dios morando en El para vivificarle estas promesas a El. Yo espero que entendamos esto muy claro. Jesús, siendo El mismo un Hombre, el cuerpo, pero se necesitó el Espíritu en El: el Espíritu. “No soy Yo el que hace las obras; es Mi Padre que mora en Mí. El es el que hace las obras”. Ven? Y Jesús mismo era la Palabra, porque El lo era. Antes que Dios....
53Esta palabra, es una palabra mala para usarse, y yo espero que Uds. la tomen bien ante un grupo, pero El fue predestinado por el conocimiento previo de Dios, cómo iba a ser el plan de Dios que El enviaría un Redentor, y este Redentor podía ser únicamente Su propio Hijo. Así que entonces, esa fue la promesa de Dios desde allá en el huerto del Edén que Jesús estaría aquí. Aquí estaba El, como un Hombre nacido de una virgen. Pero se necesitó el Espíritu de Dios para vivificarle esa Palabra a El, y El era la Palabra vivificada, la Palabra vivificada para esa hora. El tiempo había llegado cuando uno tenía que tener un Redentor. La ley había fallado. Otras cosas habían fallado. Ahora, se necesitaba un Redentor, y El era el Redentor prometido. El fue vivificado por la Palabra de Dios.
54Y ahora, si ese mismo Espíritu que estaba sobre El para ser el Redentor en esa edad, nosotros lo hemos aceptado hoy, la promesa de lo que en estos últimos días acontecería, si Uds. llegan a ser parte de esa Palabra, Uds. están redimidos con El; porque el mismo Espíritu que moró en Cristo está morando en Uds., vivificando sus vidas a esta edad. Y también en el tiempo del fin vivificará sus cuerpos mortales, resucitándolos, sacándolos otra vez. Eso quita la tristeza cuando lo vemos de esa manera, y esa es la Verdad. Ven?
55Aquí en Romanos, Pablo nos lo ha probado. Ven? “Si el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora en vosotros, vivificará también vuestros cuerpos mortales”. Este mismo Espíritu que lo levantó a El, es el que vivificó al creyente genuino a Vida Eterna. El Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora dentro del creyente, vivifica al creyente a Vida Eterna.
56Solamente hay una Vida, un Espíritu Eterno, una Vida Eterna, y eso es Dios. Sólo Dios es el Eterno. Y entonces nosotros, siendo Sus hijos, somos parte de El, es decir, los atributos de Su pensamiento. Y el pensamiento es expresado, y llega a ser una palabra. Entonces cada individuo aquí que posee esta Vida Eterna estaba en el pensamiento de Dios desde antes de la fundación del mundo. Esa es la única manera que podría ser, porque Uds. son un atributo. Eso es una expresión de un pensamiento que ha llegado a ser una palabra, y una palabra ha venido a vida, y es Eterna. Esa es la razón que nosotros tenemos Vida Eterna. Por la misma razón que el gran Hijo de Dios, el Redentor... Nosotros llegamos a ser hijos e hijas de Dios por medio de ese mismo Espíritu, por el mismo conocimiento previo de Dios.
57Miren a los millones en la tierra que no lo recibieron cuando Jesús estaba aquí. Pero cuán agradecidos deberíamos estar en esta mañana al saber que nosotros tenemos la evidencia directa y las pruebas de la Biblia que estamos incluidos en esa gran mañana de resurrección que viene, esa gran Pascua. Nosotros tenemos las arras de eso en estos momentos en nuestros cuerpos mortales. Los predestinados son los primeros, por supuesto, que son vivificados, cuando el Espíritu Santo viene a reclamar a los Suyos.
58Ahora, hay una gran declaración, y yo quiero que mis hermanos ministros traten de entender esto. Ven? En el principio, Dios, el gran Espíritu, El ni siquiera era Dios en ese entonces. El era el Eterno. “Dios”, es un objecto de adoración. El no tenía nada que lo adorara a El. No había–no había Angeles, nada, simplemente solo Dios. El solo es Eterno. Pero para ser Dios, tenía que haber algo para adorarlo a El. Así que El creó Angeles, y Seres, y Querubines, y todo lo demás para adorarlo a El. Y Su gran plan empezó a desenvolverse.
59Pero recuerde, Ud. en la–la hechura que está en esta mañana, si Ud. no estaba en ese entonces en Su pensamiento, no está ahora. Porque hay una parte que está en Ud., que es Eterna, y lo Eterno solamente le pertenece a Dios. Y en Dios estaba el pensamiento de que Ud. estaría sentado ahí en donde Ud. está ahora. En Su pensamiento yo estaba en el púlpito en esta mañana, porque El es infinito y sabe todas las cosas. Por lo tanto, El podía decir el fin desde el principio, porque El es Eterno. Y Ud. siendo un hijo de Dios o hija de Dios, entonces estaban en Su pensamiento en el principio.
60Y entonces cuando el Espíritu Santo vino, y Ud. estando aquí en la tierra, caminando como un pecador, hay algo muy adentro en la vida de Ud. Ud. no sabe lo que está aconteciendo, pero Ud. está hambriento. Yo escuché al hermano Presbiteriano, yo escuché al–al Bautista, hablando tocante a eso, él era un–un Bautista Libre, predicando en donde él puede. Mi hermano compañero, en Ud., hay algo en Ud., algo que Ud. nunca lo puso ahí adentro. Es algo que Ud. no podía desear que estuviera ahí adentro. Es algo que es contrario a su propia naturaleza. Es el conocimiento previo de Dios llevándose a cabo, la Palabra de Dios.
61Y Jesús nació el Hijo de Dios para ser Emanuel, la expresión completa de Dios en un Hombre. Y El lo encontró a El en perfecta obediencia allá en el río del Jordán, siendo bautizado por ese profeta. Y tan pronto como El le obedeció a El y salió fuera del agua, los cielos se le abrieron a Juan, y él vio al Espíritu Santo descendiendo del cielo, diciendo: “Este es Mi Hijo amado”. Ven?, obediencia perfecta, el Espíritu lo había encontrado a El en obediencia.
62Oh, hombre o mujer descarriados en esta mañana, que están sentados aquí y hay algo en Uds. diciéndoles que esto es correcto!, es el Espíritu Santo buscándolos para llevarlos al conocimiento de la Verdad de esta hora en la que estamos viviendo ahora, no alguna hora que ha pasado, la hora de estos momentos.
63Había miles allí que estaban obedeciendo una hora que había pasado, pero había una hora del tiempo presente. Esa era la hora en la que Jesús iba a aparecer, y allí se paró la Palabra. Allí se paró la gente. Y aquí estaba una manifestación de Dios aconteciendo para vindicar que eso era Verdad.
64Y como pueblo Pentecostal hoy, permítanme decir esto: que estamos parados en estos últimos días en donde Dios prometió que El vaciaría Su Espíritu sobre toda carne, y Sus hijos y Sus hijas profetizarían. Porque fue dicho: “Estas señales seguirán a los que creen”. Es la hora. Eso es lo que hace esa creación en Uds.
65Como yo hablé aquí no hace mucho, sonó un poquito sacrílego, pero yo espero que para Uds. no suene así en esta mañana: del granjero que puso al águila o mejor dicho puso a la gallina y tenía un huevo de águila. Muchos de Uds. recuerdan la historia de la águila dando a luz a este–a este... o la gallina dando a luz aquí a esta gallina... o el–o el huevo de una águila bajo sus plumas de gallina. Ven?, es la atmósfera.
66La iglesia Presbiteriana, la iglesia Metodista, la iglesia Bautista, cualquiera de ellas pueden producir estas águilas. Seguro, es la atmósfera lo que lo hace. Como el Dr. Bosworth solía decir: Ud. puede coger un huevo de gallina y ponerlo sobre un... debajo de un perrito y lo ata al perrito y empollará una gallina. Por qué? Es la atmósfera. Y cuando cualquier iglesia o cualquier grupo que se reúne y ora hasta que se deshace de sus credos y cosas, y mira directamente en la faz de Dios, producirá águilas tan seguro como yo estoy parado aquí.
67Eso es lo que yo pienso que este Grupo de Hombres de Negocio ha hecho: tratar de romper la atmósfera. Nos estamos haciendo muy sectarios. Uno pertenece a esto y a eso. Rompamos la atmósfera y pongamos la atmósfera en una adoración Celestial. Pongan la atmósfera correcta. Y las águilas nacerán, y saldrán de cualquier iglesia, de dondequiera.
68Y este pequeño aguilucho caminó con la gallina por mucho tiempo, pero el–el cloqueo era algo extraño. El no entendía por qué la gallina rascaba en los–en los–los montones de estiércol en los corrales. Y eso no era alimento para él. Y ella comía insectos y todo lo demás que una águila no come; así que todo le parecía extraño a él. Y él era un patito feo. No diciendo esto sacrílegamente, quizás él era un Bautista Libre, o algo así, o un Presbiteriano.
69Pero Uds. saben, un día su madre sabía que ella había puesto un huevo. Tenía que haber un hijo en alguna parte. Así que ella emprendió su vuelo, y buscó, y buscó, gritando a todo lo que daba su voz. Y un día ella pasó por arriba del corral, y cuando este pequeño aguilucho escuchó ese grito conocido, él nunca lo había escuchado antes, pero él se dio cuenta que le quedaba como un guante en la mano, y él sabía que era su madre. Ella sabía que era su hijo. Ella lo andaba buscando a él.
70Así Dios en cada edad, ordenó a Su iglesia para esa edad, un mensaje para esa edad. Y ellos podían tener leyes y cualquier cosa que ellos quisieran, pero cuando llega esa hora, el Espíritu Santo de Dios, el cual en el principio lo pensó y lo habló para esa edad, ese Espíritu busca ese huevo. Y cuando él escucha ese mensaje, no hay iglesia denominacional que lo vaya a detener. Se levantará a las alturas. Tiene que. Es una ave diferente. Es una criatura diferente. El es una águila, y él escuchará el grito: “Mis ovejas oyen Mi voz”. Como alguien dijo, Hermano Williams: “Comida de oveja”.
71“Mis ovejas oyen Mi voz, a un extraño no seguirán”. No importa cuán fiel la iglesia haya sido, y cuán grande sea su nombre. Cuando “Mis ovejas oyen Mi voz (lo cual es la Palabra), a un extraño no seguirán”. Ellas irán directamente a esa Palabra, y ellas pueden hacerlo. Es como un–un–un imán.
72Un día allá en Indiana, yo estaba visitando esas fábricas de acero, y el silbato sonó. Y todos se quitaron sus mandiles y empezaron a barrer el... de afuera de sus tornos, hacia el centro del piso, lo que quedó de los cortes de metal que ellos habían hecho todo el día. Y yo iba caminando con el hombre que me estaba guiando. Y él dijo: “Mire esto”. Y así que cada hombre puso su–su mandil sobre la–sobre la mesa y se fue.
73Muy allá, en la parte de atrás, él tocó un botoncito, y ahí venía un gran imán. Y levantó toditito el hierro que fue cortado de esas piezas, y subió. Lo desmagnetizó, lo echó dentro de un horno. Y fue derretido para formar otra pieza de–de material, de la misma cosa, ejes o lo que fuera que ellos estaban fabricando.
74Y yo me paré allí y miré eso hasta que me–me quedé pensativo. Y yo dije: “Tengo una pregunta sobre algo”. El dijo: “Qué es, señor?” Y yo dije: “Me fijé que algo de eso no lo levantó”. El dijo: “Es aluminio, y el imán no está magnetizado al aluminio”.
75Yo dije: “Ya veo”. Y él dijo... Entonces yo dije: “Bueno se fijó Ud. que hay un pedazo de hierro que está colocado a lo largo...” “Pero ve Ud. señor, está empernado”.
76Yo dije: “Ya veo”. Y cuando él lo quitó, yo dije: “Ahora, qué le sucede a eso allá?”
77Dijo: “Va de regreso a la fábrica, se vierte dentro del horno, y sale de regreso y hace otra rueda”. Yo dije: “Alabado sea el Señor!” Eso es. Ven?
78Hay un gran imán puesto en el Cielo en el que Dios un día tocará con Su dedo. Ningún hombre sabe el momento que El viene, ni siquiera los Angeles del Cielo lo saben. Sólo Dios lo sabe. Pero ha habido algunos cortes que han salido de la Biblia, Cristianos Bíblicos, creyentes para esta hora. Uno de ellos pudiera haber sido un eje allá en otro día. Este pudiera haber sido otra parte. Van a formar el gran sistema de Dios, pero serán moldeados dentro de la olla del gran horno de Dios y vaciados otra vez a imágenes de Dios. Sólo aquellos quienes son magnetizados a eso serán levantados. Oh, cómo... Qué privilegio es saber que hay algo en la resurrección que nos concierne a nosotros!
79Ahora, fíjense, reconozcan el llamamiento de la Palabra de Dios, lo cual es una parte de... Y es de águila a águila. Ahora, si esa madre hubiera gritado como un–un buitre, él nunca la hubiera reconocido. Hubiera sido lo mismo como quedarse en el corral. Pero fue el grito de una águila. Había algo dentro de ese pequeño aguilucho, que él sabía que él era una águila.
80Y es la misma cosa con cada creyente genuino. Cuando la predicación de la Palabra de Dios sale, y es vindicada, y probada que es la Palabra de Dios para esta hora, entonces hay algo dentro del creyente. A mí no me interesa cuán fiel fue su padre a la iglesia, o cuán fiel fue su madre o sus abuelos, y si esa iglesia está enseñando contrario a esta hora del Mensaje del Bautismo del Espíritu Santo, hay algo en él que clama, él dejará el corral. Tiene que hacerlo. Las gallinas pudieran haber estado bien un día, pero esta es la hora del águila. Ven? Es–es diferente. Es algo que él debe dejar: el gallinero viejo, y volar a las alturas. Entonces este cuerpo terrenal es vivificado y traído por el Espíritu vivificador a la obediencia de la Palabra de Dios.
81Ahora, cuando este Espíritu Santo, representado como el águila volando sobre la tierra, y encuentra al creyente... “Ninguno puede venir a Mí. Ninguno puede venir a Mí nada más porque él quiere. Todo lo que el Padre me ha dado, vendrá a Mí, pero ningún hombre puede venir por sí mismo”. No es el pensamiento de Ud., el acercamiento de Ud. Es Dios atrayéndolo. Ven? “Todo lo que el Padre me ha dado, vendrá a Mí”.
82Ahora, el Espíritu Santo está aquí en la tierra, buscando a esos individuos que Dios ha ordenado a Vida en esta edad. Y tan pronto como los encuentra, hace lo mismo que hizo en Jesucristo, el gran “SUPER HIJO” de Dios, quien nos redimió a todos nosotros. Desciende y toma Su lugar de residencia dentro de la vida humana. Ahora, fíjense. Trajo el poder vivificador. Ahora, ese poder vivificador que vino sobre Jesús, lo vivificó a El para manifestar cada promesa de la Palabra para ese día. Así también hace el Espíritu Santo que viene sobre nosotros en este día. Si no es un espíritu santo personificando, si no es el diablo personificando al Espíritu Santo, pero si es el Espíritu Santo verdadero y genuino, El manifestará la promesa de esta hora.
83Cuando cayó sobre Lutero, manifestó esa promesa de esa hora. Cuando cayó sobre Wesley, manifestó la promesa de esa hora. Cuando cae en este día, manifiesta la promesa de esta hora. Cuando cayó sobre Moisés, manifestó la promesa de esa hora. Cayó sobre Noé, manifestó la promesa de esa hora. Cuando cayó sobre Jesús, manifestó la promesa de esa hora. Ven?
84Es el Espíritu Santo descendiendo para vivificar, hacer vivir a esas personas que fueron ordenadas previamente por Dios para estar en el Rapto. Fíjense. Eso es, si él es una águila genuina, él entenderá el Mensaje de la hora, si él es una águila genuina. Ahora, el pequeño aguilucho probablemente estaba comiendo bien en el corral, pero él–él sabía que no era exactamente lo correcto. Pero entonces cuando él escuchó la verdad, entonces él recibió esta Verdad.
85Ahora, en Juan 14.... Juan 5:24, mejor dicho, Jesús dijo, hablando de esta manera: “El que oye Mi Palabra, y cree al que me envió, tiene Vida Eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a Vida”. Sólo piensen cuán sencillo eso es. “El que cree”. Ahora, la manera correcta de decir eso, es: “El que entiende”.
86Ahora, Ud. sale aquí a la calle y le pregunta a esta prostituta: “Crees tú?” “Seguro que sí”. “Crees que El es el Hijo de Dios?” “Seguro que sí”. “Has sido bautizada?” “Seguro que sí”.
87Va al borracho y le pregunta: “Escuchaste eso, escuchaste a ese predicador predicar?” “Sí”. “Crees tú eso?” “Seguro que sí”. Ven?
88Pero, él que entiende, él que conoce su lugar en esta hora, “el que oye Mi Palabra, y cree al que me envió, tiene (tiempo presente) Vida Eterna; no vendrá al juicio, porque ya ha pasado de muerte a Vida”. Entonces cuando esta nueva Vida Eterna mora en Ud., es el potencial o las arras de que Ud. está siendo vivificado de lo mortal a lo inmortal.
89Permítanme decir eso otra vez. Cuando este Espíritu lo ha encontrado a Ud., el individuo, y ha venido sobre Ud., es el potencial de su herencia Eterna que Dios pensó de Ud. e hizo para Ud. antes de la fundación del mundo. Ese es su potencial.
90Lo mismo que si Ud. me pidiera un árbol de roble y yo le diera a Ud. una bellota. Ahora, la–la–la vida del árbol de roble está en la bellota. Ahora, pero Ud. tiene que esperarse hasta que crezca.
91Así también nosotros. Cuando Uds. reciben el Espíritu Santo de Dios, es el potencial de Dios de que ya los ha reconocido a Uds., y que está esperando en Uds., y Uds. están sellados con el Espíritu de promesa de Dios en el Cuerpo de Cristo. Cuando Dios miró al Calvario y vio a Jesús muriendo, El no... Oh! El murió por Su Novia, el Cuerpo, lo cual es la Iglesia Palabra, la Iglesia que cree la Palabra de Dios para la edad, ya sea que Ella sea los pies, el cuerpo, la cabeza, o lo que Ella sea. Ven? Es Cristo que estaba sangrando y muriendo. Y Dios, mirándolo a El, vio Su resurrección, y la Iglesia se levantó con El en la Pascua.
92Ahora, yo quiero que Uds. capten todo esto junto, porque yo tengo algo aquí, un poquito que yo quiero decir, si Dios lo permite.
93Ahora, fíjense, son las arras o el potencial, el poder vivificador de su resurrección cuando Uds. reciben el Espíritu Santo, está entonces morando en Uds., el potencial de ello.
94Fíjense, Uds.–Uds. ahora van creciendo en camino hacia la total resurrección. Ningún árbol sale de la noche a la mañana. Tiene que crecer, como nosotros crecemos en la gracia y el conocimiento de Dios. Uds. son bautizados dentro del Espíritu Santo. Así como la Iglesia de Pentecostés bautizada dentro del Espíritu Santo, empezó a crecer. Las ramas que se murieron, fueron podadas, pero el árbol está creciendo todavía. Todavía sigue creciendo, porque tiene que llegar a la resurrección.
95Ellos son guiados por el Espíritu para vivificarles la Palabra a Uds., que son creyentes. La Palabra continúa vivificando a medida que Uds. llegan a la primera rama, la segunda rama, la tercera rama, hasta arriba. Sólo continúa vivificando. El Espíritu de Dios continúa vivificándolos a Uds.
96Fíjense en Pentecostés: sus cuerpos fueron vivificados por la Vida nueva que ellos recibieron. Eso me hace sentir religioso. Piénsenlo. Ahora, allí había hombres, pescadores, recaudadores de impuestos, las mujercitas humildes de... simplemente amas de casa común y corrientes, jovencitas vírgenes. Ellos eran creyentes. Ellos estaban creyendo que eso era la Verdad. Ellos creyeron eso cuando Jesús murió. Ellos creyeron en El, y El se levantó otra vez de los muertos. Ellos creyeron que eso era el testimonio absoluto de Dios, de que El lo había vivificado a El a vida.
97Ahora, ellos fueron allá arriba en el Día de Pentecostés a recibir su Abstracto. Saben Uds. lo que es un Abstracto? Es cuando un título quedado exento de gravamen. Ellos fueron allá arriba sólo para recibir su Abstracto, y ellos llegaron a ser vivificados. Oh qué emoción! Ellos habían comprado la tierra; había sido comprada para ellos. Ellos la recibieron.
98Es verdad o no? “Lo hemos visto a El levantarse, pero, qué de nosotros ahora? Nosotros somos testigos. Estuvimos allí y vimos al Hombre crucificado. Hemos visto las nubes venir sobre la tierra y oscurecer los cielos. Y la–la tierra tembló y se sacudió y tuvo una postración nerviosa”. Entonces cuando... Ellos lo pusieron en el sepulcro. Lo lancearon a El en el corazón con una lanza, y ellos bajaron Su cuerpo y lo pusieron en el sepulcro de José de Arimatea.
99Y entonces se dieron cuenta que al tercer día El se levantó otra vez. Y como los discípulos dijeron: “Nosotros somos testigos de esto. Lo hemos visto resucitar. Sabemos que El está vivo”.
100Ahora, qué hizo eso? Eso quitó todo el temor. Con razón Jesús dijo: “No temas. Yo soy el que estuve muerto y vivo por los siglos de los siglos”. Ven? Eso quitó todo el temor cuando ellos hicieron eso.
101Ahora, pero cuando ellos subieron allá arriba para el Pentecostés, allí ellos recibieron el poder vivificador, el poder que los trajo a vida.
102Ahora, allí es en dónde yo pienso que Uds. Presbiterianos, y hermanos Metodista, que Uds. sí reciben potencialmente al creer en el Señor Jesucristo, pero el Abstracto no ha llegado todavía. Eso es cuando no hay gravamen en el título.
103Dios le dio a Abraham una promesa. Abraham creyó en Dios, y le fue contado a él por justicia. Pero El selló el pacto con el sello de la circuncisión.
104Y Dios les da a Uds. potencialmente una promesa que Uds. lo recibirán, y que Uds. van a ser levantados; este cuerpo va a ser glorificado con El en el tiempo del fin. Pero, ven Uds.?, Uds. tienen que tener ese título exento de gravamen. Y cuando está exento de gravamen es cuando todo lo que está en contra ha sido quitado, y Uds. tienen el Abstracto de eso. Uds. tienen el sello. Es de Uds. Todo lo que está ahí les pertenece a Uds. Amén!
105Y cuando creemos en Jesucristo como nuestro Salvador, y nos arrepentimos, y somos bautizados, y venimos para creer en El, Dios reconoce nuestro arrepentimiento y nuestra fe hacia El y envía el Abstracto. Y el Abstracto es la seguridad. Es la garantía que todo lo que alguna vez se tenía en contra de Uds., Uds. completamente se arrepintieron. Aleluya! Y la propiedad fue comprada, y Uds. poseen el Abstracto como seguridad.
106Dejen que alguien trate de echarlos fuera de la tierra y decir que le pertenece a él, y Uds. con el abstracto en su mano, dejen que él trate de hacerlo. No hay una ley en la nación que pueda hacerlo, porque Uds. poseen el Abstracto.
107Y no hay diablo, no hay iglesia, o alguna teología, que pueda sobrepasar los límites de la prueba de Dios y el Abstracto, que el bautismo del Espíritu Santo nos ha reconocido en Jesucristo. Nosotros estamos tan seguros de resucitar como El resucitó, porque potencialmente ya hemos resucitado en El. Amén!
108Las cosas viejas... Qué hace eso a nuestros cuerpos mortales? Cambia nuestra opinión, cambia nuestros conceptos. Pone nuestras afecciones en cosas que son de Arriba, y el fumar, el beber, el apostar, las cosas que Uds. acostumbraban hacer, están muertas. Están debajo de Uds.
109Y Uds. son vivificados, y este poder vivificador trae su cuerpo ya a una condición de rapto. Fíjense, la gente de Pentecostés allá arriba, cuando ellos fueron vivificados por el Espíritu Santo... Escúchenme. Cuando ese grupo de Pentecostés allá arriba, en el Día de Pentecostés, recibieron su Abstracto del título de parte de Dios, seguro, eso glorificó sus almas. Ellos gritaron, ellos vieron lenguas de fuego repartidas sobre cada uno de ellos. Y vivificó tanto sus cuerpos, al tal grado que ellos ya no podían ni siquiera hablar en un lenguaje terrenal. Vivificó sus cuerpos a un lenguaje Celestial, al lugar a donde ellos iban. El poder vivificador de Dios sacudió sus cuerpos mortales, a tal grado que todo el lenguaje mortal de ellos fue transfigurado, transformado a un lenguaje inmortal. Qué poder vivificador! Qué? Algo que pertenece.
110Si el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora en sus cuerpos mortales, también vivificará sus cuerpos mortales. Nosotros entonces somos vivificados por el poder del Dios viviente.
111Lenguas vivificadas a un nuevo lenguaje Celestial para hablarles a ellos, raptándolos, levantándolos a una atmósfera diferente de la que ellos alguna vez habían vivido. También con la vida nueva vivificadora en ellos, que entró en ellos, les vivificó su lenguaje. Ellos hablaron en nuevas lenguas. Oh, sí!
112Ahora, obsérvenlos. También fue designado darles a ellos (después de este Abstracto), fue designado darles a ellos cada promesa que estaba en los terrenos. Cada promesa en los terrenos de la Palabra de Dios, que fue prometida en la Biblia, ese poder vivificador les fue dado a ellos para vivificar esa promesa a ellos. Por lo tanto, ellos pusieron sus manos sobre los enfermos y fueron sanados. Ellos hablaron en nuevas lenguas. Ellos hicieron grandes señales y maravillas, porque eso estaba en la promesa de Dios. Y cuando Jesús murió para redimir eso de regreso a ellos, los terrenos que les pertenecían a los hijos de Dios, El demostró lo que Dios era.
113Cómo nos atrevemos a socializar eso y ponerlo dentro de una organización! No tenemos ningún derecho de hacer eso.
114Es el Espíritu Santo hoy, buscando corazones honestos que creerán ese mensaje. Todo lo que en la Biblia fue prometido es para ese creyente; y cuando Uds. lo aceptan en Su plenitud, entonces Dios sabe que Uds. lo harán y El les da el Abstracto de eso. Y entonces, cada promesa que se hizo es posesión suya, y el Espíritu Santo está allí para vivificarle eso a Uds. Oh, hermanos! Qué–qué clase de personas deberíamos ser? Cuán maravilloso es ver que el gran Espíritu Santo de Dios está aquí para ejercer ese poder! Piénsenlo. Cuando el mismo Espíritu Santo está aquí para dar testimonio de esta hora. Jesús así lo dijo. El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Cómo se atreve algún hombre a borrar eso de allí!
115“Las obras que Yo hago, vosotros también las haréis”, Juan 14:12 “Estas señales seguirán a los que creen”. Esa es la seguridad. Cuando vemos a un grupo de gente reunida, y esas mismas señales manifestándose, esa es la seguridad de que el Abstracto está allí para vindicar que eso es la propiedad de Dios. Amén!
116Así que nosotros también somos la Pascua. Amén! Estamos ahora en nuestra Pascua. Ya nos hemos levantado (aleluya!) de las cosas del mundo a las cosas de la promesa de Dios. No que seremos; somos! Son los potenciales.
117Es la promesa de Dios que El derramaría Su Espíritu en los últimos días, y eso es lo que ellos harían. Fíjense: pusieron sus manos sobre los enfermos. Todo lo que estaba en la promesa de Dios... “Yo derramaré Mi Espíritu en los últimos días sobre toda carne. Sus ancianos soñarán sueños, sus mancebos verán visiones”, y todas estas promesas diferentes que El hizo. Todo está puesto allí en la promesa de Dios. Jesús lo redimió para nosotros, y cuando llegamos a ser....
118O, nosotros, si nosotros estamos ordenados en ese terreno, si estamos ordenados para estar en ese terreno, como la águila caminando en el nido de la gallina, si Uds. están ordenados en ese terreno, el Espíritu Santo está aquí para encontrarlos, y cuando El los encuentra, Uds. reconocen Su llamado. Uds. saben la hora en la que Uds. están viviendo. Uds. saben que estas cosas deben acontecer, rápidamente Uds. son raptados para encontrarlo, y ahora Uds. están sentados en lugares Celestiales en Cristo Jesús. Oh, qué promesa! Qué Padre Celestial que nos diera estas cosas!
119El Espíritu vivificó el compañerismo de ellos con Dios, a tal grado que ellos llamaron a los muertos a vida en ese día. Pusieron sus cuerpos sobre los muertos, y ellos volvieron a vida. Escuchen atentamente. Ellos hicieron las mismas cosas que Jesús hizo, porque el mismo Espíritu que estaba sobre El, estaba sobre ellos. Si un Espíritu hace a un hombre actuar de esta manera, hace al otro actuar de la misma manera. Si un....
120Cómo puede venir sobre éste y decir que él tiene el Espíritu de Dios y negar las obras de Dios? No puede hacerlo.
121Fíjense: la vida de Dios, lo cual en el griego es llamada Zoe, moviéndose a través de ellos y en ellos, vivificó sus mentes a Su Palabra. Ahora, permítanme decir eso muy cuidadosamente ahora. El Espíritu de Dios que se mueve entre el pueblo, vivifica la mente de la persona a la promesa de Dios. Ven?, lo hace. Miren. Estoy tratando de mostrarles a Uds. el–el... y para que Uds. se den cuenta que yo estoy hablando de la Iglesia, y también que es vivificada a vida en El.
122No obstante ellos eran sólo Sus atributos para empezar. Pero si Dios dijo: “En este día”, allá en el principio, “Fulano de tal será Mi siervo”, hace millones de años. Ahora, Fulano de tal nació en pecado, fue formado en iniquidad, vino al mundo hablando mentiras, porque él es un mortal. Pero quizás él recibe un pequeño sentir religioso. El irá y se unirá a una iglesia. Quizás él se unirá a una iglesia Pentecostal. Yo no sé. El pudiera unirse a cualquiera. Pero deje que una vez se ponga debajo de la atmósfera de Dios. Ven? Fulano de tal está destinado a reconocer quién es su Padre, así como esa águila reconoció quién era su madre. Tiene que reconocerlo. Ven? Sólo que Fulano de tal es un atributo de Dios que ha llegado a ser una Palabra hablada, y luego el Espíritu Santo busca esa Palabra. Aquí está. El lo llama a él, le da Vida Eterna, y lo trae dentro de la Presencia de Dios, la Palabra de Dios.
123Miren: Dios tenía lo mismo cuando El vio a Jesús. Era la–era la obra terminada la que Dios terminó con Jesús cuando El dijo: “Consumado es”. Todo el plan fue terminado.
124Y cuando el Espíritu de Dios viene sobre Ud., y Ud. verdaderamente es uno de los atributos de Dios de los que El habló... Ahora, si Ud. no lo es, Ud. se preguntará y se frustrará, y correrá aquí, y allá, y todo lo demás, y nunca vendrá al conocimiento de la Verdad. [Porción no grabada en la cinta–Ed.]. Si Ud. es uno de esos, las cosas viejas pasan rápidamente ve Ud.?, y Ud. llega a ser nuevo, y el plan de salvación está terminado. Ud. está listo para obedecer cada Palabra que Dios haya hablado de Ud. (ve?), para que Ud. la haga. Ud. es sumiso a Su Palabra. El contrato, exactamente, el Abstracto del contrato, el título de propiedad le pertenece a Ud. Todas las deudas están pagadas. Todo está exento de gravamen como lo fue en el Día de Pentecostés.
125Ahora, fijémonos en la vivificación, este Espíritu vivificador en otras personas.
126Ahora, yo les dije que no hablaría muy extenso, y sólo tengo veinte minutos para cumplir mi palabra, si hago eso, fíjense, para cumplir con el tiempo que yo dije como–como una hora. Fíjense ahora. Este poder vivificador que únicamente viene....
127Ahora, hay mucha personificación de eso. Hay mucha gente que realmente piensa que ellos lo tienen, cuando no lo tienen. Mucha gente lo hace porque ellos tienen alguna falsa impresión de lo que ellos han visto a otros Cristianos hacer. Satanás puede personificar todo eso. Sabemos eso. Y como misioneros, uno puede verlo personificado: gritando, danzando, hablando en lenguas, todas estas cosas, uno puede verlo personificado en cualquier parte. Absolutamente. Entre paganos y gente que niega que hay tal cosa como que Jesucristo es el Hijo de Dios. Ven? Y ellos mismos hacen todas estas cosas.
128Pero el verdadero genuino Espíritu vivificador que viene al creyente, lo vivifica a la Palabra de Dios. Eso es regresar al alimento de águila otra vez, regresar directamente a donde él vive. “El hombre no vivirá sólo de pan, sino de toda Palabra que procede de la boca de Dios”.
129Fijémonos ahora en este Espíritu vivificador, cómo vino sobre otras personas, cómo lo hizo en–en el Día de Pentecostés.
130Fijémonos en Pentecostés, cómo ellos actuaron, y veamos si ellos fueron vivificados por este poder vivificador del cual estamos hablando. En el Día de Pentecostés todos ellos estaban esperando allá arriba. Ellos tenían temor de los Judíos, lo que a ellos les iban a hacer, así que se atemorizaron. Pero, qué sucedió? Cuando este poder vivificador cayó del Cielo, hubo una valentía que se posó sobre ellos. Había algo, un entendimiento, en donde ellos no estaban muy seguros de ello unas cuantas horas antes. Ellos sabían que El había–había muerto.
131Ellos sabían que El había resucitado. Ellos habían hablado con El en el camino. Pero, era esa cosa para ellos, o era sólo para el... para Jesús?
132Pero aquí en el Día de Pentecostés, el Espíritu Santo, el Abstracto, cayó sobre los creyentes haciéndolos a ellos parte de Su resurrección, los hizo parte de Su compañerismo. El Espíritu Santo vino y les confirmó que serían resucitados, porque ellos estaban potencialmente resucitados en ese entonces, de cobardes a hombres valientes. 133 Ellos estaban–ellos estaban temerosos de la mismísima Palabra que ellos pensaron. No permitan que esto pase desapercibido de Uds. Ellos estaban temerosos. Ellos sabían que El era esa Palabra. 134 Aun los Judíos tuvieron que admitirlo. Nicodemo dijo: “Maestro: nosotros sabemos que Tú eres un Maestro que vino de Dios. Ningún hombre podría hacer estas cosas que Tú haces a menos que Dios sea con El. Ahora, sabemos eso. Reconocemos eso”.
135Así que los discípulos... Pedro aun maldijo en Su Presencia. Todos ellos lo habían desamparado a El en la crucifixión.
136Pero aquí ellos ahora estaban allá arriba en este aposento alto en la Presencia de Dios. Entonces de repente, ahí viene este Espíritu Santo descendiendo del Cielo, y los vivificó. Y la vivificación aconteció; ellos no tenían temor de ser un testigo del Mensaje que ellos creyeron y sabían que era la Verdad. De lo contrario, ellos tenían temor de ELLO.
137Cuántos Presbiterianos, cuántos Metodistas, cuántos Bautistas en el mundo hoy, cuántos Pentecostales que conocen la Verdad y tienen miedo de pararse por Ella? Me siento persuadido de preguntarme: Qué fue lo que cayó sobre Uds.? Son Uds. parte de Su resurrección? Se atreverían a tomar lados con la teoría o idea de algún hombre, o tienen Uds. el valor verdadero y la hombría verdadera que se necesita para pararse y llamar al bien bien, y al mal mal? Son parte Uds. de Su resurrección? Son Uds. adoradores de un montón de credos? Son Uds. unos que van a la iglesia? Tienen Uds. su nombre allí y muertos en pecado y delitos? El que no cree la totalidad de la Palabra de Dios es un pecador.
138Esos Fariseos creyeron que muchas cosas eran la verdad. Ellos dijeron: “Nosotros somos hijos de Dios”. Y lo eran hasta que esa Palabra fue predicada. Pero cuando esa Palabra fue predicada y vindicada, entonces ellos llegaron a ser pecadores por rechazar la Cosa que ellos sabían que estaba correcta y testificaron a eso. “Nosotros sabemos que Tú eres un Maestro que viene de Dios. Porque ningún hombre puede hacer las cosas que Tú haces sin que Dios esté con El”.
139Me pregunto hoy: En dónde estamos? Yo les pregunto: En qué condición nos está encontrando esta resurrección? Se atrevería Ud. a pararse? Se atrevería a tomar a Dios en Su Palabra? Si Ud. está ordenado a Vida, de seguro que Ud. lo hará. Si Ud. es una águila, Ud. no puede evitar hacerlo. Hay algo en Ud. O, quiere Ud. sólo servir a un credo en alguna parte y decir: “Yo voy a la iglesia. Yo soy tan bueno como Ud. es”? Ve?, si Ud. no tiene la primogenitura, Ud. nunca lo verá, Ud. no puede verlo. Pero si Ud. tiene la posesión de esta primogenitura, Ud. no puede evitar verlo, porque es parte de Ud., y Ud. es parte de Ello.
140Cómo podría yo negar la madre que me dio a luz? Cómo podría yo negar el padre del cual su propia sangre está en mí? Cómo podría yo negar que Charles Branham es mi padre? Yo no podría hacerlo. Yo estoy dispuesto a pararme por su reproche o todo lo demás, porque yo soy su hijo. Aleluya!
141Entonces siendo un hijo de Dios (y El era la Palabra de Dios), cómo puedo yo negar que esa Biblia sea la Verdad, que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos? Y viendo la hora en la que estamos viviendo, necesitamos una Pascua en la iglesia: resurrección! Necesitamos una resurrección para darle poder a la fe: hombres y mujeres que se paren por lo que es la Palabra vindicada de Dios.
142Dicen: “Bueno, estamos teniendo una reunión de los ‘Jóvenes para Cristo’”. Eso está bien. “Nuestra iglesia está teniendo una reunión. Queremos tantos miembros”. Nada en contra de eso. Eso está bien, pero eso solamente es la atmósfera. Eso pudiera ser unas plumas de una gallina vieja. Pero si Ud. entra allí en la atmósfera correcta, saldrá una águila si Ud. es un huevo de águila. Y si Ud. fue ordenado previamente por Dios para verlo, Ud. no puede evitar verlo. Ud. está saliendo en una resurrección. De esa manera el Bautista nació. De esa manera el Metodista nació en una resurrección de ese día, pero ellos llegaron a ser una gallina, en vez de una águila.
143Como yo dije no hace mucho, saliendo de Tucson, que yo observé una cosa muy extraña. Vi a un halcón allá que estaba en el alambre. Ese halcón ha perdido su identificación desde hace mucho. Solía ser una ave que le seguía al águila. No podía seguir al águila; no, de ninguna manera, nada puede seguir a una águila. Pero él era un halcón.
144Cristo es el Aguila, y la iglesia debería ser cuando menos un halcón. Ellos pueden volar más alto que cualquiera del resto de las aves. Pero ese halcón ha llegado a ser un perezoso. Ha perdido su identificación! El se pone en los alambres de teléfono y espera por algún conejo muerto. El da saltitos como un buitre en lugar de volar como un halcón.
145Oh, mi hermano, mi hermana!, Uds. gente Pentecostal, quien es mi propio pueblo amado, la iglesia está perdiendo su identificación. Está bajando y dependiendo de algún credo formal muerto, en lugar de volar en lo Celestial, a lo lejos, por maná fresco.
146Un halcón acostumbraba cazar su propio maná, pero él toma hoy lo que los automóviles atropellan, y lo que los buitres comen. El da saltitos como uno. El se mira como uno.
147Nosotros mismos también nos adornamos como el mundo moderno, nuestras mujeres se cortan su cabello y usan pantaloncitos cortos, nuestros hombres sin bastante espinazo para pararse en el púlpito y decir la verdad; por mucho tiempo hemos sido perezosos con la Palabra.
148Oh Dios!, envía el Espíritu Santo y busca en alguna parte a esas águilas que están listas para pararse allá, sin importar lo que suceda, que se elevarán a lo desconocido, no se sentarán en los alambres del teléfono y esperarán que venga una literatura de alguna escuela dominical. Déjenme tener la Palabra en la frescura del poder y demostración del Espíritu Santo! Necesitamos una Pascua, una resurrección; esos son los potenciales. Mi amigo, si Ud. está satisfecho con tal carroña del mundo, algo anda mal.
149Mi hermana, mi hermano, permítanme decirles esto a Uds. con temor piadoso, sabiendo que yo quizás no viva para ver una Pascua nuevamente, pero hay una cosa segura: cuando un hijo genuino de Dios predestinado por la Palabra de Dios oye esa Voz de Dios, él se levantará e irá a encontrarla! Son los potenciales de que él va a encontrar la verdadera Palabra viviente. Como El era, la Novia encontrará al Novio. Ella es una parte de Su cuerpo.
150Fíjense, por mucho tiempo nosotros hemos estado perdiendo nuestra identificación. Venimos los miércoles en la noche, algunos de nosotros. Otros se quedan en casa para mirar “Quién Ama a Susie”, televisiones, toda clase de cosas mundanas, toda clase de entretenimientos para apartarlos de la iglesia. Hace mucho que la perdimos.
151Nuestros seminarios, nuestras escuelas, están produciendo un montón de “Rickies” con mucha teología, y entretenimiento, y todo en la iglesia, para tomar el lugar de la reunión de oración. Hemos tomado vestuario y tratado de cumplir lo que los modernistas tratan de hacer, y los metemos. Uds. nunca se los ganarán a través de eso. Ellos tienen más de eso que lo que Uds. tienen. Uds. no tienen ningún negocio en su terreno... en el terreno de ellos. Déjenlos que ellos vengan al de Uds. en donde el verdadero bautismo está resplandeciendo, en donde está el verdadero poder de la Resurrección. No traten de edificar una iglesia como la de ellos. No traten de tener un pastor como ése. No traten de hacer esto, eso, o lo otro, o cooperar con el mundo. Ellos brillan con Hollywood.
152El verdadero Evangelio resplandece con poder. Las águilas escuchan eso. Ellos no buscan un brillo, ellos buscan por un resplandor. Resplandeciendo con humildad, resplandeciendo con amor, resplandeciendo con poder; eso es lo que la águila verdadera busca. Ud. no puede decirle que escarbe en un corral y así complacerlo. El nunca lo podrá hacer. Ud. no se lo podrá decir a él, porque él no lo creerá.
153Deje que esa Voz grite desde los Cielos: “Yo soy el que estuve muerto y vivo otra vez”. Algo sucede. “Yo soy el mismo, ayer, hoy, y por los siglos. Y en los postreros días, Yo mismo me derramaré sobre toda su carne”. Gloria a Dios! “Yo les vivificaré a Uds. su lenguaje mortal; Yo vivificaré sus lenguas mortales; Yo les daré a Uds. la evidencia de que Yo los voy a traer en la resurrección Conmigo”. Las águilas con corazones hambrientos se esfuerzan por alcanzar eso con todo lo que tienen. Es la Perla de gran precio por la cual ellos venden todo lo demás y van y la compran. Amén!
154Dios nos ayude, amigos. Nuestras iglesias están perdiendo su identificación. Rápidamente ahora, vayamos a algunos....
155Observen la acción de esos discípulos: miedosos? Ellos sabían que Jesús era la Verdad; pero, ven Uds.?, era en contra de la idea popular, la religión popular de la hora. La religión más estricta Sa–... Fariseos, Saduceos, y lo demás, sus cultos, clanes y denominaciones estaban–estaban en contra de esa herejía. Pero Jesús era la Palabra identificada.
156Y Jesús es el Espíritu Santo, en Espíritu. “Un poquito y el mundo no me verá, pero vosotros me veréis”, no el cuerpo, la Vida que estaba en El. Dios está sobre la iglesia para llamar hijos como El lo hizo en aquel entonces: obedientes.
157“Yo siempre hago lo que le place a Mi Padre. Quién de Uds. me puede acusar de pecado?” En otras palabras, pecado es incredulidad. “Qué ha dicho la Palabra de Mí que Yo no he hecho?” Ahí lo tienen. “Muéstrenme lo que la Palabra dijo que Yo haría, que Yo no lo hice. Quién me puede acusar? Quién puede señalarme y decir que Yo no he cumplido la Palabra de Mi Padre?” Oh, cuando la iglesia Pentecostal llegue a ese lugar! “Quién me puede acusar de incredulidad?”
158Oh, Cristianos, sean identificados no como un halcón sino como una águila! Ese halcón es perezoso: bajará. Uds. nunca ven a una águila haciendo eso; él nunca hará eso. El caza su propio alimento desde las alturas. Dios lo ha preparado para que él lo pueda ver. El consigue maná fresco, no algo que está muerto.
159En Hebreos... cuando ellos cruzaron el desierto, ellos comieron, trataron de comer maná muerto, que se había estancado. Tenía–tenía larvas en él. Uds. saben lo que queremos decir. Está contaminado, podrido, hay gusanos en él!
160Por qué debiera comer yo un alimento que ha estado muerto por años? Pudiera conservar su forma y apariencia, pero no está fresco. Tenemos que tener alimento nuevo en cada generación. Así también una águila busca ese alimento en cada generación, mientras nosotros estamos en nuestra jornada. Fíjense.
161Ahora, tomemos algunas personas nuevamente. Tomemos algunos de los profetas del Antiguo Testamento, veamos lo que ellos hicieron.
162166Miremos primero a Esteban, cómo Esteban en medio de ese Concilio del Sanedrín... Cuando ese Concilio lo llevó allá, esa gran asamblea allá de creyentes, o que se suponía que eran creyentes, lo llevaron y trataron de condenarlo. “Bueno”, él dijo: “Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos, Uds. siempre resisten al Espíritu Santo”. Eso es esa Vida Eterna. “Como vuestros padres hicieron allá en el pasado con todos los profetas, así también Uds. lo están haciendo hoy”. Y ellos crujieron sus dientes contra él. Ellos no querían oír eso. El estaba en contra del credo de ellos. Estaba en contra de la denominación de ellos. Y ellos apedrearon al hombre a muerte. Y él levantó sus manos, miró hacia el Cielo y dijo: “Yo veo los Cielos abiertos y a Jesús parado a la diestra”. Por qué? El tenía la resurrección, el poder vivificador en él, que lo llevó al seno de Jesús.
163Fíjense rápidamente ahora. Miren a Felipe, allá en un gran avivamiento. Teniendo un avivamiento en donde le había sido prohibido a cualquier hombre, pues él estaba teniendo una gran cooperación entre las iglesias, y todo allá. Estaba teniendo un gran avivamiento. Y el poder vivificador de Dios le habló a él y dijo: “Esteban...” Quizás El dijo esto: “Tú estás teniendo un gran avivamiento, pero Yo tengo un hombre al que quiero que le hables”.
164Y Esteban era obediente, no importaba lo que fuera, cuánta crítica, “Oh, Esteban, tú no te puedes ir!” “Sí puedo. Dios así lo dijo”.
165Y él salió al desierto, y alla él encontró a este eunuco. Y, qué sucedió? El dijo: “Tiene... Si tú crees con todo tu corazón que Jesús es el Hijo de Dios, yo te bautizaré”.
166Cuando él lo bautizó, miren, él fue vivificado por este poder vivificador para dejar un avivamiento de miles de personas e ir al desierto a un hombre. Oh, eso sería en contra de toda razón! Ven? “Bueno, hay diez mil que te quieren aquí, pero allá está uno necesitado”. Ven?, y el poder vivificador lo envió a él al lugar provisto de Dios. Aleluya!
167Hombres y mujeres, los hará a Uds. pararse. Los hará a Uds. hacer las cosas que Dios quiere que Uds. hagan. A mí no me interesa lo que alguien más diga al respecto. Los vecinos dicen: “Oh!, esa persona ha perdido su mente, ora toda la noche; ellos leen la Biblia”. A mí no me interesa lo que ellos digan; es lo que Dios lo llamó a uno hacer. Correcto. Oh!, ellos dicen: “Nosotros no podemos tener estos avivamientos Pentecostales chapados a la antigua”. Oh sí podemos tenerlos. Ud. mismo puede tenerlo, y Ud. es la mayoría en Dios, no importa lo que el resto de ellos piensen.
168Fíjense: después de obedecer. Escuchen atentamente ahora. Después de obedecer a Dios por Su Palabra, cuando él cumplió su misión, ese poder vivificador que él recibió en Pentecostés, lo arrebató, le vivificó su cuerpo. Kilómetros y kilómetros de lejos, él fue llevado en el Espíritu, y se encontró en otro lugar, en alguna parte. El poder vivificador de Dios! Y si nosotros somos Pentecostales, “ese mismo poder que levantó a Jesús de los muertos, si mora en sus cuerpos mortales...” Ven? Muy bien, fíjense.
169Tomemos a otro hombre con este poder vivificador. Había un hombre hace mucho tiempo llamado Enoc. Cuando una cosa nueva venía, cuando algo venía y decía: “Bueno, ahora tenemos que regresar a la escuela antigua, o esto, eso, o lo otro”, Enoc caminó con Dios. Lo que Dios le decía que hiciera, Enoc nunca pasó por alto una palabra. El caminó con Dios. Qué era él? El era un hijo de Dios. El era una águila que había sido llamada para ese día.
170Y cuando el tiempo llegó, él estaba tan lleno de ese poder vivificador! Recuerden, él había caminado quinientos años, o más, delante de Dios, y ni una vez él había pasado por alto Su Palabra. Ni una sola vez él se comportó mal. Todo lo que hizo, fue guardar el testimonio. Todo lo que Dios le dijo que hiciera, él fue y lo hizo. Sin argumentar al respecto, él simplemente fue y lo hizo. Sin importar lo que alguien más pensó, él fue y lo hizo. Por qué? El estaba lleno de ese poder vivificador. Y cuando llegó el tiempo para que el hombre anciano muriera, Dios simplemente le envió una escalera, y él caminó hacia arriba al Hogar. El lo vivificó y se llevó su cuerpo mortal en un rapto. Amén! Ese es ese poder vivificador.
171Miren a Elías. Después que su obra fue terminada en la tierra, él estaba tan lleno de ese poder vivificador, que condenó los cortes de cabello de Jackie Kennedy en su día. El le había dicho a esa Jezabel lo que él pensaba de ella. El les dijo a esos predicadores y sacerdotes lo que estaba bien y mal, y ellos no le creyeron. Pero él condenó tanto a esas mujeres con caras pintadas y cosas, y estaba tan lleno de ese poder vivificador, a tal grado que nada podía dañarlo. Dios lo había alimentado desde los Cielos; lo sacó, y lo apartó. Y él estaba tan lleno del poder vivificador que cuando llegó el tiempo de morir, el Jordán se abrió, y él simplemente caminó, se le envió un carro y se lo llevó arriba al Hogar, tan lleno de ese poder vivificador. El llegó a ser un hijo de Dios verdaderamente genuino.
172Fíjense: él tenía un sucesor y su nombre era Eliseo. Y Eliseo tenía una doble porción de este poder vivificador. Ven? El tenía una doble porción de ello. Ahora, él predicó como por ochenta años, mejor dicho, él tenía como ochenta años de edad. El se enfermó y murió. Ahora, a él no se le fue dado irse al Hogar de la manera como Elías se fue. Ven?, ambos están representados allí en la Iglesia; algunos santos se van, y algunos descansan. Pero fíjense, cuando Elías subió en el rapto, entonces Eliseo durmió en Dios, lleno del poder vivificador. Miren su profecía antes que él muriera. Ven?
173Ahora, permítanme mostrarles a Uds. A mí no me interesa si Uds. están muertos o en dónde Uds. estén, ese poder vivificador nunca los deja. Años y años después de su muerte, su carne se había podrido, los gusanos de la piel se lo habían comido. Pero un día, ellos iban cargando a un hombre muerto, lo arrojaron sobre esos huesos, y había tanto poder vivificador allí, a tal grado que el hombre revivió. Aleluya! Lo levantó de los muertos, porque ese poder vivificador que estaba sobre ese santo de Dios, nunca lo dejó, se quedó ahí en esos huesos.
174Oh!, recuerden, somos carne de Su carne, hueso de Sus huesos, si somos Su Novia. La muerte no le hará nada a ese poder vivificador en lo absoluto. “Aunque los gusanos de la piel destruyan este cuerpo, aún así en mi carne yo veré a Dios”. Gloria a Dios! Qué... Yo no sé qué decir. Qué esperanza para un anciano como yo, sabiendo que veo mi tiempo del fin tan cerca, siendo de cincuenta y seis años de edad.
175Desde muchachito yo me he parado aquí tratando de proclamar Esto. Pero yo sé lo que está en mí, nada bueno que yo tenga, nada que yo haya hecho. Pero en mí está ese poder vivificador que me vivificó un día de las cosas del mundo, siendo un joven, a Vida Eterna. Oh las cosas que han sucedido! Yo he visto visiones, profetizado cosas. El nunca ha permitido todavía que nada falle. Yo he hablado en otras lenguas. Yo he profetizado. Yo he hecho esas cosas por el Espíritu de Dios que mora en mí. Ese es el poder vivificador. Yo sé que algún día....
176Mi Redentor está viviendo ahora, y algún día cuando El venga, estos huesos se levantarán otra vez para ir a encontrarlo a El en el aire. Uds. pueden enterrarme en el mar, quemarme, lo que Uds. quieran, pero ese poder vivificador es Eterno. Fiuuu! Yo siento la Pascua en estos momentos. Sí, señor. Yo la he tenido por años. Está en mí.
177Está en Uds., si Uds., si el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos mora en sus cuerpos mortales, los ha vivificado a Uds. de las cosas del mundo, a la Palabra de Dios únicamente. Los ha vivificado de esta vida a Vida Eterna. Uds., quienes una vez estaban muertos en pecado y delitos, ahora han sido vivificados juntamente para sentarse en lugares Celestiales en Cristo Jesús, comiendo del Maná de Arriba, viendo la mano de Dios hecha manifiesta, y probando la promesa de este día.
178“Como fue en los días de Noé, así será en la Venida del Hijo del Hombre. Ellos estaban comiendo, bebiendo, casándose, dándose en casamiento. Y como fue en los días de Lot, así será la hora en la que el Hijo del Hombre será revelado en la tierra”, no más ya Hijo de Dios, sino “el Hijo del Hombre”, regresando como el Mensaje profético para el último día, cuando esa águila estará volando, no el león, no el becerro en la edad de sacrificio. Ven?
179Cada vez salió un poder religioso para enfrentar el reto del poder político del mundo. Cuando el león se levantó, el poder religioso fue a enfrentarse con el poder Romano.
180Y entonces cuando vino la hora de sacrificio, salió el becerro, porque él es una bestia de sacrificio para el Señor.
181Luego vinieron los reformadores a través de las edades de la iglesia; vino el rostro de un hombre. Y los reformadores habían sido desde Lutero, Wesley, oh, Calvino y así siguieron hasta la edad Pentecostal.
182Pero en el último Mensaje que salió, vino una águila volando. Es el tiempo de la águila, el tiempo de revelar, la Palabra de Dios hecha manifiesta, la Palabra de Dios probada. Oh hijos, entren a este bautismo del Espíritu Santo! Entren y créanlo con todo su corazón. Dios los llenará.
183Miren aquí ahora. Encontramos ahora, recuerden: “Somos carne de Su carne y hueso de Su hueso”. Como Dios levantó Sus huesos y carne del sepulcro, ellos no pueden esconder al hombre que tiene los potenciales. La muerte no puede tomarlo a él. Jesús dijo: “Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a Mí; Yo lo resucitaré en el día postrero”. Oh, hermanos! La Pascua! Bueno, estamos en la Pascua misma. Cuando El resucitó, nosotros resucitamos con El. El envió el Abstracto de regreso. Lo poseemos como el bautismo del Espíritu Santo. “El está vivo Eternamente, el mismo ayer, hoy, y por los siglos”. Hebreos 13:8 prueba eso. El es el mismo.
184Sus ungidos Mesiánicos, creen eso. Qué es el Mesías? Qué es el Mesías? “Mesías” es “el Ungido”. Y ahora, si El era el Mesías, siendo el Ungido para ese día para cumplir la Palabra de Dios, para ser el Redentor y el Ungido, y Dios levantó ese cuerpo, Su Novia es el Ungido para este día. Ya se ha levantado con El en la resurrección, porque “estos dos son uno”. Amén.
185Yo–yo quisiera que pudiera decirlo de la manera que yo lo veo. Yo quisiera tener la educación con qué hacerlo. Ven? Yo–yo espero que Uds. lo vean. Yo espero que Dios, el Espíritu Santo, descienda ahí y ponga eso en su corazón, para ver lo que yo quiero decir.
186La resurrección, ahora estamos en la resurrección. Estamos sentados con El en la resurrección, pero únicamente aquellos que tienen Vida.
187No aquellos que no tienen Vida. Ellos no lo sabrán. Ellos nunca lo sabrán. Ellos continuarán pensando que están recibiendo el Espíritu Santo, que son salvos, y que el rapto ya habrá terminado y pasado. Dijo: “Elías ya vino e hicieron lo que... Y no le conocieron”. Ven?
188Fíjense: la muerte no para el poder vivificador de Dios. Fíjense: la muerte no puede pararlo.
189Ud. dice: “Bueno, mi madre era una mujer llena del Espíritu. Mi papá, yo nunca he visto a un hombre tan lleno del poder como mi papá. Pero él murió, Hermano Branham”. Seguro. Eso no paró el poder vivificador.
190Moisés tenía ese poder vivificador. Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Nunca hubo un hombre como él en la tierra, hasta Jesús. Porque no solamente vio visiones, él habló cara a cara con Dios.
191Aun una profetisa, María, discutió Su Palabra un día. El dijo: “No temes a Dios? Considera a Mi siervo Moisés. No hay nadie en la tierra como él en esta hora. Nunca ha habido alguien como Moisés. Yo le hablo a Moisés. Qué ha dicho él alguna vez que no fuera verdad? Ven? Yo le hablo a Moisés. No temes a Dios? No vayas a decir una palabra en contra de él”. Y ahí mismo ella fue herida con lepra y–y estaba muriéndose. Ella no vivió mucho más después de eso. Moisés oró por ella.
192Y Moisés subió a la montaña a los ciento veinte años de ministerio u ochenta años de ministerio, mejor dicho, y ciento veinte años de vida, subió a las montañas y murió, y fue enterrado en el valle. Pero ese poder vivificador estaba en él. Como ochocientos años después, él estaba parado allí en el Monte de la Transfiguración. Amén. Qué era él? El estaba incluido en esa resurrección. Seguro que estaba. El tenía el poder vivificador de Dios. El estaba parado allí.
193Miren a Job, a Abraham, a Isaac, y a los santos en el día de la resurrección, esa grandiosa mañana que Job y todos ellos sabían que eso vendría cuando él dijo: “Yo sé que mi Redentor vive”, cientos y cientos de años antes de Cristo. De hecho, el Libro de Job fue escrito antes que el de Génesis; ellos reclaman que es el Libro más antiguo en la Biblia.
194Y en sus pruebas, como por las que nosotros pasamos ahora. Y aun su esposa, lo más cercano a él en la tierra, dijo: “Por qué no maldices a Dios y te mueres?”
195El dijo: “Has hablado como una mujer necia. Jehová dio, Jehová quitó, sea el Nombre de Jehová bendito”.
196Y entonces cuando el Espíritu de Dios vino sobre él, y empezó a profetizar, él dijo: “Yo sé que mi Redentor vive, y en los últimos días, El se parará sobre esta tierra; aunque los gusanos de la piel destruyan este cuerpo, aún así en mi carne veré a Dios”. Y él escogió un lugar para ser sepultado. El dijo: “Compraremos este terreno”. El compró allí y fue sepultado.
197Después vino un hombre llamado Abraham. La Iglesia estaba creciendo, avanzando. Abraham, bueno, miren, él tenía los potenciales de Dios también: Vida Eterna, Eternal, porque Dios lo llamó a él. Ahora, fíjense, cuando él murió o Sara murió, él compró un pedazo de terreno en Palestina cerca del sepulcro de Job, y sepultó a Sara. Abraham murió y también fue sepultado con Sara. Abraham engendró–engendró a Isaac.
198E Isaac, cuando él murió, él durmió con Abraham en la misma porción de terreno. Ahora, cuando... Isaac engendró a Jacob.
199Jacob murió allá en Egipto. Pero siendo un profeta, bueno, con este potencial, este poder vivificador, él dijo: “No me sepultes aquí, José. Ven aquí, mi hijo profeta. Pon tu mano sobre esta cadera que Dios ha dejado inválida. Jura al Dios del Cielo que tú no me sepultarás aquí”. Qué había en ese hombre? Bueno, qué no era Egipto tan bueno como cualquier lugar? El era un profeta. El sabía en dónde iba a acontecer esa resurrección. No iba a acontecer en Egipto, sino en Palestina. Dijo: “Pon tus manos sobre mi cadera inválida, y jura por el Dios que yo he servido, tú eres mi hijo profeta, que no sepultarás mis huesos aquí. Llévame y sepúltame allá”.
200José, siendo un profeta también, puso sus manos sobre su padre inválido, dijo: “Yo juro por el Dios de Abraham, Isaac, y Jacob, yo no te sepultaré aquí”. Ellos se lo llevaron y lo sepultaron en aquel terreno. Por qué? Por qué?
201Cuando José murió, él dijo: “No me sepulten aquí. No me sepulten aquí”. Por qué? Dios es Dios en todas partes, pero El tiene un plan. José era un profeta. El dijo: “Algún día”, escuchen sus palabras, “el Señor Dios los visitará y los sacará de esta tierra, y cuando se vayan, llévense mis huesos”.
202Ese poder vivificador estaba en esos huesos. Oh, si el Espíritu de aquel que levantó a Cristo de los muertos mora en vosotros, El también vivificará vuestros cuerpos mortales!
203“No pongan mis huesos aquí. Sepúltenlos allá, con aquéllos de la promesa”.
204Cuando vino Jesús, miren, yo tengo una Escritura aquí: Mateo 27:51, cuando Jesús se levantó de los muertos, Job vio esa Venida, dijo: “Yo sé que mi Redentor vive, en los últimos días El se parará sobre esta tierra; aunque los gusanos de la piel hayan destruido este cuerpo, aún así en mi carne yo veré a Dios. Yo lo veré”. [El Hermano Branham parafrasea Job 19:25-26–Trad.]. Ellos sabían que ése era un profeta. Abraham era un profeta. Isaac era un profeta. Jacob era un profeta. José era un profeta. Y ellos tenían la revelación de Dios de acuerdo a Su Palabra. En esa mañana de Pascua cuando Ese vino y redimió a todos aquéllos quienes habían creído en El, ellos resucitaron también, de acuerdo a la Biblia.
205Ese poder vivificador entró en la sepultura de Job, en donde ni siquiera quedaba una cucharada de polvo de sus huesos. Después de todos esos cientos, y cientos, y cientos de años, sus huesos se habían descompuesto y habían regresado y regresado a los gases de la tierra. Y sólo el puro polvo de ceniza yacía allí. Pero sin embargo, cuando ese poder vivificador de acuerdo a la Palabra de Dios, por la promesa, cientos y cientos, sí, miles de años después, cuando ese poder vivificador salió de la sepultura, Job, Abraham, Isaac, Jacob, todos ellos salieron de la sepultura con El.
206La Biblia así lo dice. San Mateo el capítulo 27 y el versículo 51, dice: “Muchos de los santos que durmieron en el polvo de la tierra, resucitaron y salieron de los sepulcros con El, cuando El se levantó en la mañana de Pascua”. Por qué? Ellos tenían ese potencial. Ellos tenían ese poder vivificador ven?, y se levantaron de los muertos, y se fueron con El en la resurrección, disfrutando la resurrección con El, porque ellos estaban llenos de ese poder vivificador. Ellos tenían ese Sello genuino de la Pascua.
207“Bueno”, Uds. dicen: “Yo desearía haber vivido allá en el Antiguo Testamento”.
208Esperen un momento. En 1 Tesalonicenses–Tesalonicenses el capítulo 4, el versículo 16, yo quiero que lean Uds. eso. “Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis, como los otros que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó otra vez al tercer día (no lo fingimos, sino que nosotros lo creemos), así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron con El”.
209Los santos del Nuevo Testamento con ese poder vivificador, también resucitarán en Su segunda Venida tan seguro como los santos del Antiguo Testamento con todo ese poder vivificador sobre sus huesos, y translaciones, y poderes, y todo lo demás que mostraron de Dios. Esos profetas, a quienes vino la Palabra de Dios, ellos resucitaron con El en esa mañana de resurrección. Y con la promesa de Dios, de que todos los que están en Cristo Jesús, también vendrán con El en Su resurrección: el poder vivificador de Dios sobre los huesos.
210Con razón ponemos manos sobre los enfermos. Con razón nos amamos unos a otros. Somos hermanos y hermanas. No deberíamos odiarnos unos a otros porque somos corregidos por la Palabra de Dios. Deberíamos amarnos unos a otros, y tener respeto unos por los otros. Uds. saben, si no lo hacen, no les ayudará.
211Hay un hombrecito sentado aquí mismo en esta–en esta iglesia en estos momentos. Hace unos días... Ese hombre cree. Un hombrecito que tenía un cáncer en su oreja, y él no decía nada al respecto. El estaba trabajando allá en la casa. Yo había estado con él en un viaje de cacería, allá con los Hermanos Mosley y el Hermano Dawson aquí. Estábamos cazando por aquí. El hijo del Hermano William... Yo de casualidad miré su oreja, y vi su oreja toda hinchada. Y yo dije: “Qué tienes en esa oreja, Donavan?”
212El dijo: “Hermano Branham, ha estado así por mucho tiempo. Yo no sé”.
213Yo sólo lo tomé allí de la mano. Eso era un cáncer grande en su oreja. Nunca dije una palabra, sólo lo guardé, se ha ido de mi hermano! En uno o dos días después de eso, no había allí ni siquiera una cicatriz que quedara de ello. Fue su respeto al Dios del Cielo que por Su poder vivificador mató ese cáncer y salvó la vida de Donavan Weerts que está allá atrás. Correcto.
214Qué son estas cosas? Miren aquí, hermanos aquí en Phoenix. Mírense Uds. mismos, hermanos quienes han creído en esto. Miren a los hermanos quienes tienen esto, que ponen sus manos sobre Uds. Observen lo que sucede. Es el poder vivificador. “Estas señales seguirán a los que creen”. Si ellos ponen sus manos sobre los enfermos, ese poder vivificador, de águila a águila, algo va a suceder. Ahora, de una águila a un buitre, no funcionará. De águila a águila lo levanta del corral a lo Celestial. “Estas señales seguirán a aquellos que creen”, cuando ambos creen.
215Vean ese mismo poder vivificador de Dios representado en estos dos profetas, Elías y Eliseo. Fíjense: la misma Palabra, uno de ellos es alcanzado, el otro es arrebatado: alcanzar y arrebatar. Ven? El fue arrebatado. Nosotros seremos alcanzados–alcanzados, los alcanzaremos a ellos, los encontraremos en el aire. “Seremos arrebatados para encontrarlos en el aire”.
216Fíjense: un pájaro tiene que tener dos alas para balancearse. Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Elías fue una ala de translación: Elías. Eliseo fue una ala de resurrección. Ven?, ambos representando a los santos que están viviendo y a los santos que se han ido.
217Recuerden, vivificados para ver más allá de las cortinas. Cómo estas personas fueron vivificadas allá en el pasado, para mirar más allá de la cortina, y ver en este tiempo; esos profetas!
218Miren a Pablo, él dijo de cómo en los últimos días estas personas estarían actuando y nombrándose a sí mismos Cristianos. El era un profeta, lleno del poder vivificador, lo vio previamente sucediendo. Nosotros creemos eso, no es así? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. El recibió el poder vivificador.
219Miren al poder vivificador hoy día profetizando cosas sin fallar un solo evento. Ni una sola vez falla. El poder vivificador!; no el poder de un hombre, el poder de Dios. El poder, el Abstracto de la Pascua, el Jesús resucitado ha enviado de regreso el Abstracto para garantizarnos que ya estamos vivificados con El.
220Fíjense: Uds. recuerdan el librito, el de los Hombres de Negocio aquí, Mirando más allá de la cortina del tiempo. Yo empiezo a envejecerme, sabiendo que mis días se están acortando, y yo me pongo muy....
221Yo toco esa alabancita que esas damas cantaron hace un rato. Yo la he tenido ya como por dieciocho, veinte años: “Yo quiero hablarlo con el Señor”. Y salgo y me pongo a orar, entonces ese poder vivificador viene. Yo me siento descansado. Y miro allá, y digo: “Mira a lo lejos”.
222Yo recuerdo esa mañana siendo arrebatado más allá. Y mi esposa sentada allá atrás, estaba acostada en la misma cama conmigo esa mañana. Y yo me incorporé y miré, y allí estaba ella dormida. Yo dije: “Si yo voy a hacer algo para el Señor, más vale que te apures amigo, tú ya pasaste los cincuenta”. Entonces el Espíritu Santo me arrebató. Y yo miré allá y vi a esos santos, tan seguro como yo estoy parado aquí detrás de este púlpito, con este Libro sagrado puesto aquí, y siendo un ministro del Evangelio.
223Les he dicho a Uds. alguna vez algo en el Nombre del Señor, que no haya sucedido? Si yo lo hice, yo quiero que Uds. me lo digan. No ha sido cada vez perfecto en la plataforma? No ha sucedido cada vez así, como El lo dijo? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Esto fue ASI DICE EL SEÑOR.
224Yo me paré allá y miré al otro lado, y vi a millares de millares viniendo, jovencitos y jovencitas corriendo, abrazándome, gritando. Yo volteé para mirar y me vi a mí mismo acostado en la cama. “Oh Señor, permíteme ver más allá de la cortina del tiempo!”
225Qué es? Es el poder vivificador que nos arrebatará. Ese gran poder vivificador. El poder vivificador vino en estos últimos días.
226Por eso es que estoy ahora en Arizona. Hay muchas personas sentadas aquí que estaban presentes aquí mismo en Phoenix, y me escucharon decirles a Uds. desde esta misma plataforma: “ASI DICE EL SEÑOR”. Cuántos recuerdan eso? Ahora. “Vete. Algo está para suceder”.
227Yo vi venir siete Angeles. No lo publicó la revista “Life”, siendo como una neblina flotando por aquí, veintisiete millas de alto y treinta millas de ancho? [43.47 Km. y 48.30 Km., respectivamente–Trad.]. No estaba Fred Sothmann y estos otros, Gene Norman quienes están sentados allá atrás, que estaban presentes allá cuando esos siete Angeles aparecieron allá en el monte? Estremeció los montes alrededor por millas de esa manera. Allí estaban siete Angeles, y con la espada desenvainada en la mano, dijo: “Vete a casa y abre estos Siete Sellos que son dados”. Y aquí están, el verdadero misterio de casamiento y divorcio, y la simiente de la serpiente, y todas estas cosas de las que se han argumentado. Es ASI DICE EL SEÑOR.
228Qué es? El poder vivificador viniendo a la Iglesia, preparándola en esta hora en la que nos estamos acercando: El poder vivificador! Oh, Dios ayúdanos a recibirlo! Ayúdanos a creerlo!
229Ven? Sólo depende de la actitud que Uds. tomen hacia Ello, si les va a hacer algún bien o no. Ven?, Uds. tienen que creer eso. Si Uds. no lo creen, no les hará ni una pizca de bien.
230Como Samuel se presentó allí delante de ese pueblo y le dijo: “Les he dicho a Uds. alguna vez algo en el Nombre del Señor que no haya sucedido? Les he pedido dinero alguna vez para vivir?” “No, pero nosotros queremos un rey de todas maneras”.
231De esa manera es la iglesia hoy. Ellos quieren sus propias ideas. Ellos no le prestarán nada de atención a uno. Ellos le dan la vuelta. Bueno, eso sólo muestra que el poder vivificador no está allí.
232“Oh”, Ud. dice: “Bueno, yo hablé en lenguas, yo brinqué; yo grité”. Todo eso está bien.
233Pero si ese poder vivificador está ahí, Ud. reconocerá como ese aguilucho a su mamá, que eso es la Palabra, que eso es ASI DICE EL SEÑOR, que eso es lo que Dios prometió, que eso es lo que fue predicho, que eso es exactamente lo que sucedió. Estamos más allá de toda sombra de duda, potencialmente en la resurrección ahora mismo, los santos preparándose para ser levantados en el aire.
234Así que Jesús, tan lleno de este poder vivificador, dijo: “Si Uds. pueden destruir este templo, que les tomó cuarenta años, Uds. creen, para construir, Yo lo levantaré en tres días”.
235Por qué? Por qué Jesús podía decir eso? Yo quiero preguntarles. Por qué Jesús podía decir tal cosa como esa? El sabía que El era. Amén. Yo quisiera que pudiera hacer que eso se entendiera. El sabía quién era El. El sabía que cada Palabra que Dios había escrito ahí de El, El la había cumplido. El sabía que El era de quien habló David.
236Saben Uds. que Uds. son ésos de quienes habla la Biblia? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Saben Uds. que su posición está en Cristo? Si Uds. están en Cristo, Uds. son una nueva criatura. Saben Uds. que esta Palabra es como el sustento diario para Uds.? Claro, seguro que sí. Es de Uds. Uds. son águilas. Ese es el Alimento de Uds.
237El sabía que por el poder de Dios El lo haría, porque estaba profetizado que El lo haría. Esa fue la razón que El no tenía temor de decir: “Destruid este templo. Yo lo levantaré en tres días”. Porque David dijo: “Yo no dejaré Su alma en el infierno, ni permitiré que Mi Santo vea corrupción”. El sabía que ni una célula de Su cuerpo se corrompería, y se corrompe en setenta y dos horas. El dijo: “Destruid este templo. Yo lo levantaré otra vez en tres días”. Por qué? El estaba tan lleno de ese poder vivificador que vivificó cada Palabra. El miró hacia atrás y vio cada Palabra de Dios escrita de El, y lo que los profetas dijeron, El lo cumplió. El sabía que ésa también sería cumplida.
238Ahora, ha dicho su espíritu “amén” a cada Palabra que Dios dijo, y han sido Ellas cumplidas en su vida como un creyente?
239Se reserva Ud. en algo y dice: “Bueno, mi iglesia enseña diferente”? Entonces tenga cuidado, halcón.
240Fíjense: las águilas creen. No hay pregunta en ellos; ellos la creen. Fíjense.
241Ahora El sabía que sucedería porque la Palabra dijo que sucedería, y cada Palabra que se escribió de El tenía que ser cumplida. El sabía que fue escrita por el poder de Dios, por los santos profetas que habían profetizado que El haría eso.
242Y la profecía nunca falla. No puede. La Palabra de Dios no puede fallar. Y está escrita en la... por el Espíritu que... Y ahora, también el Espíritu que levantó a Jesús de los muertos, si mora en su ser, su cuerpo, vivificará también su cuerpo mortal. Entonces dispárele, quémelo, haga cualquier cosa que Ud. quiera; búrlese de él, despedácelo, voltéelo boca abajo; haga lo que Ud. quiera, Dios lo levantará, porque El dijo que El lo haría. Y cada santo de Dios tiene esa promesa en él, sabe que ésa es la Verdad. Así que no tema, hermano, ya estamos en la Pascua.
243Miren ahora la transfiguración, antes que terminemos. Transfigurar, la transfiguración, todos nosotros estamos representados allí en la transfiguración. Miren lo que estamos viendo hoy. Fíjense exactamente lo que estamos viendo hoy, el poder vivificador de Dios. Todos estábamos allí. Allí estaban los santos muertos representados en Moisés. Allí estaba la resurrección y Jesucristo glorificado. Eliseo... Moisés, Elías, y Jesús todos parados en el monte: los santos muertos, los santos raptados, y Jesús glorificado. Oh, hermanos!
244Bueno, Uds. dicen... Yo oí a un hombre decir el otro día: “Uds., bueno, si Uds. tienen esta clase de poder, Uds. deberían salir y decirle a la gente lo que Uds. pueden hacer”. Lejos sea de un Cristiano verdadero decir una cosa como esa. Ven? Seguro, nosotros no reclamamos ningún poder para....
245Pero nosotros hacemos una cosa. Cuando ellos miraron alrededor con todo este poder sobre ellos, “ellos solamente vieron a Jesús”. Y al genuino creyente verdadero, no le interesa si él está apoyando a una denominación o no. El únicamente quiere una cosa: que Uds. vean a ese Cristo glorificado. Eso es lo único que tiene importancia para él. Una verdadera y genuina experiencia del Monte de la Transfiguración únicamente glorifica a Jesucristo. No glorificó a Moisés, no glorificó a Elías, no los glorificó a ellos, no glorificó a nadie más, sino que ellos vieron al Cristo glorificado. Y todo creyente verdadero, eso es lo que está en su corazón: glorificar a Jesucristo. Eso es lo que El está tratando que el pueblo vea.
246No decir: “Bueno, si Ud. viene y se une a nuestros grupos, si Ud. viene y hace esto o hace lo otro.” Oh, no hagan eso! No hagan eso!
247Vean la Palabra de Dios, lo cual es Cristo magnificado, que cumple la promesa de este día, en esta gran hora de resurrección. Fíjense. Y les da gozo al saber que estamos con El, carne de Su carne y hueso de Sus huesos. Qué gozo! Esa es la única cosa que a un creyente verdadero le interesa.
248A ellos no les interesa respecto a una denominación. A ellos no les interesa respecto a una organización. A ellas no les interesa respecto a lo que las otras mujeres piensan. A ellas no les interesa; seguramente que no. Ellas no hacen estas cosas que las... estas otras mujeres hacen. Ellos... Estos hombres no harán esas cosas. Ellos no se juntarán y se mimarán con alguna organización para evitar ser expulsados y temer que no tendrán un ingreso para el sustento. A ellos no les interesan esas cosas; son tonterías para ellos.
249Solamente hay un deseo en el corazón, eso es ver a Jesucristo glorificado. Su conducta debe ser con Dios. Debe ser, absolutamente, nada más sino la gloria de Jesucristo. Y qué es Jesús? La Palabra. Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Ahora, fíjense, y viendo Su mismo método vindicado probando Su resurrección. Ahora, qué es? Viendo su vida por Su Palabra prometida que El dijo que El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos, probando que El está vivo todavía.
250A mí no me interesa si cada puerta en el país está cerrada para mí. Que yo estoy... Como yo dije que tenía cincuenta y seis el otro día. Yo pudiera morir; yo estoy en la edad del ataque al corazón. Yo estoy en esta otra edad y todo lo demás. Bueno, qué interesa? No me interesó cuando yo era un muchacho. No me interesa ahora en qué hora seré llamado, y mi tarjeta sea sacada del estante. A mí no me interesa si ellos nunca supieron que viví en la tierra. A mí no me interesa. Uds. no tienen que tener grandes monumentos y grandes edificios para decir que yo estuve aquí en la tierra.
251Pero hay una cosa que yo quiero que ellos sepan, que sepan que “Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”. Y en mi corazón yo tengo Su Abstracto. Yo sé que algún día... Aunque pueda ser que me ahogue en el mar. Pueda ser que me maten en Africa. No sé lo que me sucederá. Pero una cosa sé: yo tengo el Abstracto. Aleluya! Toda puerta pudiera cerrarse. Eso no me interesa ni una pizca. Yo no estoy tratando de glorificar a algún hombre, o a alguna organización, o a mí mismo, o a ninguno de los grupos, o a alguien más. Yo quiero que la gente vea que Jesucristo se levantó de los muertos, y Su Espíritu vive. “El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”.
252Con razón Jesús dijo: “No temáis. Yo soy el que estuvo muerto, pero vivo por los siglos de los siglos”.
253“Porque ahora estamos redimidos por El y hemos resucitado con El, y ahora estamos (no estaremos), sentados en lugares Celestiales en El”. Ahora, cuando tenemos este Espíritu en nosotros, el Abstracto, muestra que todas las dudas han sido quitadas. Qué? Cristo vive!, no que yo vivo, no yo, Cristo vive en mí. No que Ud. vive, sino Cristo vive en Ud., porque Su Palabra viviente vive en Ud., mostrando que todos los cargos de todos Uds. Metodistas, y Bautistas, e ideas Pentecostales y todo lo demás son quitados. Y Jesucristo....
254Como en el Monte de la Transfiguración, todos los profetas y todo lo demás se terminó. Todos los días de los Luteranos, los Metodistas, los Presbiterianos, están bien, pero, “Este es Mi Hijo amado. A El oíd”, la Palabra de esta hora, la hora de los Sellos, cuando todos los misterios del pasado que han estado ocultos todos estos años, ellos... esa gran pirámide del tiempo, que fue quitada esa Piedra Principal, alisándola, para que la Estrella de David se asiente en su lugar, y la gran Iglesia del Dios Viviente será levantada como las alas de una águila, llevada allá a la Gloria. Sí.
255Y ahora–y ahora en nuestros cuerpos, hablando en nuevas lenguas, y profetizando, y previendo, poniendo manos sobre los enfermos, y ellos sanando. El mundo muerto y todas las cosas del mundo, hemos pasado de muerte a Vida, y ahora nosotros tenemos el poder. Aleluya! En esa mañana de resurrección, Cuando los sellos de la muerte rotos serán, Resucitaremos. (Aleluya!) Resucitaremos. (Amén!)
256No hay bastantes diablos en el infierno que nos impidan que lo hagamos! Nosotros fuimos previamente ordenados por Dios para esta hora. La Palabra de Dios misma se manifiesta a través de nosotros, y vivimos en la Presencia de Dios, por la Palabra de promesa de Dios. No hay un diablo en el infierno que me impida resucitar! No hay una puerta que él pudiera cerrar en mi rostro en esa mañana! Los Sellos han sido rotos! Aleluya!
257Yo estoy libre. Yo soy una águila! Yo ya no estoy en una jaula, sino que estoy libre! Yo he sido levantado de los muertos a la nueva Vida de Jesucristo, no solamente yo, sino todo hombre, mujer, muchacho, o muchacha sentados aquí que han sido llenos con ese Espíritu de Dios, son una nueva criatura en Cristo, y Uds. son águilas!
258Hoy estamos vivos y disfrutando la resurrección por los siglos de los siglos. Porque El vive, nosotros también vivimos. Y El está viviendo en nosotros, dándonos vida, y el Espíritu que lo levantó a El de los muertos, morando en nuestros seres, vivificará nuestros cuerpos mortales en esa gran Pascua Eterna! Gloria a Dios!
259Oh, tomen el mundo. Tomen todo lo que Uds. quieran, pero dénme a Jesús. Amén. Yo le amo. El significa más que todo el mundo para mí.
260Y porque Uds. son parte de El, yo soy parte de Uds., y Uds. son parte de mí, y juntos somos parte de El.
261Oh Cristiano, qué oportunidad tenemos! Tenemos oportunidades que San Pablo nunca soñó tener. Tenemos oportunidades que Enoc, y Elías, y todos ellos nunca tuvieron, las oportunidades que tenemos ahora.
262Y hay una ovejita allá en alguna parte, y El no estará satisfecho hasta que ésa entre al redil. Con la ayuda de Dios, y por una visión, y ASI DICE EL SEÑOR, voy a regresar a ultramar. Esa última oveja quizás pudiera ser aun una negra de allá, yo no sé, en donde ellos piensan que ni siquiera tienen una alma, pero Dios sabe que no es así. Yo voy a buscar hasta el último día de mi vida para encontrar a ésa, en dondequiera que ella esté.
263Yo espero no haber ofendido a ninguno de mis hermanos diciendo estas cosas tan estrictas. Yo... No es que yo no quiero que Uds. vayan a la iglesia, seguro, yo quiero que Uds. vayan a la iglesia. Uds. vayan a la iglesia a dondequiera que Uds. estén yendo. Pero no permitan que eso sea su esperanza, decir: “Bueno, yo pertenezco a esto”, o “pertenezco a eso”. Oh, hermano, hermana, pertenezcan a Cristo. Vayan a la iglesia, pero pertenezcan a Cristo. Amén.
264Permitan que–permitan que ese potencial, si eso no está en Uds., que los vivifique en estos momentos a Vida. No lo recibirían Uds. en estos momentos? 265 Este salón está lleno de Ello. Yo lo siento en todo mi ser. Yo sé que está aquí: el poder de Dios. El gran Vidente de visiones, el gran Profetizador que puede decir las cosas que nunca han fallado, el Poderoso que puede hablar y ningún hombre puede decir no es así. Un HOMBRE que puede abrir, y ningún hombre puede cerrar. El que estuvo muerto ahora está vivo, y vivo hoy aquí en Phoenix, caminando entre las flores recién nacidas.
266Con razón en esa mañana de Pascua, gotas pequeñas de rocío estaban sobre la mejilla de cada lirio y en cada rosa. Por qué? Sabían que habían salido de la tierra, y que en alguna parte hay una flor Eterna floreciendo, que algún día la reemplazará. Correcto.
267Con razón lágrimas de gozo pueden correr por nuestras mejillas. Con razón nuestros corazones se estremecen y tiemblan, cuando podemos sentir ese mismo poder transformador entrando a nuestras vidas y llenándonos. Aun por permitirnos hablar en un lenguaje que viene del Cielo.
268Estamos tan vivificados en Su Presencia, profetizando, previendo, prediciendo, y todo cuadrando perfectamente con la Palabra. Si está profetizando contrario a eso, no lo crean; pero si está con la Palabra, ya se ha dicho: ASI DICE EL SEÑOR.
269“No temáis, Yo soy el que estuvo muerto y vivo por los siglos de los siglos”. Ese es el Sello de la Pascua de Dios, que sella cada letra de esta Palabra dentro de su corazón. Qué es el sello? “Uds. son epístolas escritas, leídas de todos los hombres”. Uds. saben eso. Pero cuando Dios los ha reclamado a Uds., El los sella con el Sello de la Pascua, de que Uds. están resucitados con Cristo, y Uds. son una nueva criatura.
270Si Uds. no han sido sellados en esta mañana, háganlo mientras inclinamos nuestros rostros.
271[Un hermano empieza a hablar en otra lengua. Porción no grabada en la cinta–Ed.]... Señor. Escucharon eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.].
272Piénsenlo ahora, con sus rostros inclinados. Romanos 8:11: “Si es que el Espíritu que levantó a Cristo de los muertos está en vosotros, vivificará también vuestros cuerpos mortales”.
273Qué podemos esperar, hermanos? Qué es lo que queda? Miren a Formosa y a todo el mundo, y los misiles atómicos y todo lo demás listos para atacar al mundo, y tan nerviosos, atemorizados, y gritando, y estas películas cómicas que están allá diciendo toda clase de chistes, al igual como un muchachito pasando de noche por el cementerio silbando, tratando de hacer creer a la gente que todo está bien. No sean Uds. engañados. La Venida del Señor está a la mano.
274Fíjense, el otro día, un pescador vino y me dijo estando yo sentado allá en la bahía, que en un lugar algo escabroso por allí, que mucho antes que el terremoto sacudiera allá en Grecia, todos los peces que generalmente comían como a esa hora de la mañana, no comieron. Qué era? No estaban en la superficie. La segunda ocasión que aconteció, la misma cosa sucedió. El supo allí mismo que algo iba a suceder, ya que esos peces no estaban comiendo en ese momento.
275Y todas las gaviotas y cosas que se comían a los peces, pararon de comérselos. Así de temprano en la mañana, es cuando ellas comen. Sólo se quedaron en la orilla, se apartaron de los acantilados y cosas, pues en unos cuantos minutos, el borboteo de los musgos del mar empezó a salir del lecho del mar. Ven?, esos peces lo sabían antes que aconteciera.
276Entrando a India, yo leí en el periódico que decía: “El terremoto debe haber terminado”. Por días los pajaritos no regresaban a sus nidos en las rocas; el ganado no se paraba cerca de la protección, bajo la sombra de... en la sombra, en el calor del día. Las ovejas se quedaron en medio del campo y se recargaron una contra la otra. Ellas no se acercaron a las rocas por dos o tres días, antes que el terremoto sucediera.
277Por qué? Esas ovejas sabían. Ellas sabían que algo iba a acontecer. Esos pájaros sabían que algo iba a acontecer. Esas gaviotas sabían que algo iba a acontecer. Esos peces sabían que algo iba a acontecer. Es el mismo Dios que guió a esos animales a meterse en el arca.
278No pueden Uds. ver, gente llena del Espíritu, que algo está listo para acontecer? No busquen algo impresionante abarcando universalmente, sino sólo la Venida del Señor Jesús. Recuerden: sólo recuerden las palabras y la promesa del Señor.
279No vendrían Uds. rápidamente? Apártense de esas grandes paredes. La resurrección está ahora muy cerca. Si hay algunos aquí que no saben si ellos se irían en esa resurrección, y no están seguros que tienen ese poder de resurrección descansando dentro de ellos.
280Aunque los gusanos de la piel lo destruyan, aunque una bomba atómica explote en sus medios, nunca destruirá ese poder vivificador de resurrección. No, no, hermana, hermano, su nombre precioso está puesto en el Libro de la Vida del Cordero allá arriba. Ningún hombre puede borrarlo. No hay bastantes borradores en el mundo para borrar su nombre de allí del Libro, en donde Su Sangre lo ha comprado.
281Si Uds. no están seguros de eso, no–no se arriesguen en eso ahora. Ven? Uds. podrían arriesgarse a atravesar corriendo una barricada en alguna parte y no ser matados, pero Uds. no van a atravesar corriendo esta barricada. No, no, Uds. van a ser matados. Pero Uds. no tienen que morir. Hay una luz roja centellante ahora. Pasen por alto–pasen por alto sus propias ideas; pasen por alto las cosas del mundo.
282Vengan. Seamos resucitados juntamente en este gran tiempo de Pascua, la gran celebración de la Pascua. Pueden Uds. celebrarla en su corazón esta semana? Si Uds. no pueden, levantarían su mano a Dios?
283Digan: “Dios, yo no estoy seguro de eso. Yo no sé si yo pudiera hacer todo eso o no. Me ayudarás? Yo voy a levantar mi mano a Ti, Señor. Ayúdame!” Dios lo bendiga. Dios lo bendiga. Muy bien. “Yo–yo te necesito, Señor. Ayúdame! Yo–yo quiero–yo quiero ser resucitado. Yo–yo quiero ser... yo quiero tener los potenciales ahora mismo. Yo quiero saber que está correcto. Yo quiero saber que está correcto, Señor. Yo sé que no puedo hacer... No quiero ningún error en ese entonces”. No va a ser... Va a ser muy tarde. Hoy es el día. Hermano, hoy es el día: no espere!
284No hace mucho, yo estaba predicando. Había allí un hombre de color que fue allá a la parte de atrás del edificio, y me encontró. El dijo–dijo: “Reverendo, yo quiero decirle a Ud. Yo digo que Ud. está correcto”. El dijo: “Yo le dije al Señor hace mucho tiempo: ‘yo quiero mi boleto en mi mano en esa mañana. Yo quiero saber que esté marcado correctamente’”. Dijo: “Va a haber mucho problema allá en el río”. El dijo: “Yo–yo voy hacia ese río. Yo– yo no quiero problemas allá. Yo quiero tener todo enmendado aquí”. Correcto. 285 Tienen su visa? Si Uds. no tienen su visa... Uds. pueden tener un pasaporte, pero si Uds. no tienen su visa, no pueden entrar al país. Uds. saben eso. Tienen Uds. su... todo listo? Si no es así, en estos momentos es el tiempo de hacerlo.
286No teman si Uds. están un poquito temerosos. Ahora, hay como quizás cien manos que se levantaron aquí, así que si Uds. están un poquito temerosos arreglémoslo ahora.
287Ahora, yo sé que hemos tenido diferentes maneras. Algunos hombres dicen: “Vengan y permítanme estrechar su mano”. Otros dicen: “Vengan y arrodíllense en el altar”. Ahora, eso está bien. Yo no tengo una palabra qué decir en contra de eso en lo absoluto, ninguna cosa, de algo que salve.
288Pero sólo permítanme decirles mi manera: “A todos los que creyeron, a todos...” Venir al altar no los hace creer. El estrechar manos con el ministro no los hará a Uds. creer. Pero si Uds. son llamados de Dios y son águilas para empezar, sólo un grito se los dice a Uds. Uds. creen. Si realmente lo creen, yo voy a orar con Uds.
289Podrían Uds. imaginarse a ese aguilucho quedarse en ese corral por más tiempo? No, no. No, no. No, no. No se quede aquí por más tiempo, amigo. Entremos al rapto ahora. La gracia de Dios está aquí para hacerlo.
290Padre Celestial, nos damos cuenta que nos estamos acercando a la hora de clausura. No tenemos mucho tiempo para estar aquí ahora. No refiriéndome a nuestra edad, sino al tiempo. Creemos que hay muchas personas jóvenes sentadas aquí que estarán viviendo cuando esto suceda, y aún pueda que suceda hoy. No sabemos el minuto o la hora, pero Señor, Tú nos dijiste: “Cuando veáis estas cosas suceder”, y han estado sucediendo ahora por mucho tiempo.
291Sabemos que estamos muy adelantados en el tiempo de acuerdo a los científicos. Seis o siete años atrás, estábamos a tres minutos para la media noche. No sabemos cuánto tiempo más va a continuar marcando la hora pero sabemos que estamos allí.
292Oh Dios!, tener esa seguridad, ver que nuestro corazón acentúa cada promesa de Dios con un “amén!” Ver que el Espíritu mismo que ha entrado en nosotros, vivifica nuestro ser.
293Dios, permite que mis hermanos vean eso en esta mañana. Permite que mis hermanos vean eso, que ese Espíritu entre y los vivifique a la Palabra. Permite a mis hermanas ver la misma cosa, Señor. Y luego, si ven algo que no les permitirá a ellos ser vivificados a esa Palabra, oh Dios!, que ellos se deshagan de eso inmediatamente. Concédelo, Padre. Todo está en Tus manos ahora. Yo sé que yo he fallado en muchas cosas y continúo fallando, pero, Señor, yo he hecho todo lo que puedo hacer. Ahora, está en Tus manos. Son Tuyos en el Nombre de Jesús. Recíbelos, Padre.
294Ahora, a Uds. que están aquí y están necesitados de sanidad para sus cuerpos... Cuántos creyentes están aquí? Levanten su mano. “Yo soy un creyente hasta donde yo sé en mi corazón”. Cuántos poseen? Saben Uds. sin lugar a duda, que en su corazón en estos momentos han sido resucitados de los muertos? Saben Uds.? Oh, hermanos!, qué podría entonces acontecer en una reunión como ésta? Yo sé que es tarde, pero, qué podría acontecer en estos momentos? Sólo piensen en lo que podría acontecer. Los potenciales están ahí adentro de Uds. Ven?, Uds. con sus manos levantadas, Uds. han hecho como– como un juramento con Dios “yo sé que algo me ha sucedido a mí. Quizás no esté allí en dónde debería estar”.
295Ni tampoco yo lo estoy. No, señor, yo estoy muy lejos de dónde debería estar, pero yo sé una cosa: “yo he pasado de muerte a Vida”. Yo sé que algo me sucedió a mí. Muchos... No ahora como un hombre de edad, sino que hace muchos, muchos años que sucedió.
296Y yo sé, que ese día cuando entré a ese hospital, fue cuando yo tuve mi gran reto. Yo había visto a mi esposa morir, y yo pidiendo por su vida. “Qué hice yo, sino pararme en las esquinas de la calle y predicar y orar por los enfermos?” Y luego Satanás dijo: “Bueno, El no contestará tu oración”.
297Yo la vi a ella morir, pero yo sé que en ella estaba ese poder de resurrección. Esos huesos se levantarán otra vez.
298Yo vi a mi pequeña bebé acostada allí. Y yo puse mi mano sobre ella y dije: “Dios, no te la lleves!”
299Parecía como que El había bajado la cortina y dijo: “Yo ni siquiera te oiré ya más”.
300Satanás dijo: “Ahí está, sólo una palabra...” El sabía que no podía decirme que no había Dios, porque yo sabía bien eso. Pero él dijo que El no me amaba; que yo no le importaba a El. Ven?, toda razón y cosa decía: “Tú eres sólo un jovencito, solamente de veinte años. Allá yace tu esposa tendida en un depósito de cadáveres, y aquí está tu bebé yéndose para allá. Y–y sólo... Tú dijiste que El era un gran Sanador y que El es todo esto. Y mira: qué hace El? Una sola palabra, El ni siquiera tendría que hablarla, sólo mirar de allá para abajo y decirla. Sólo mover Su cabeza, eso es todo lo que El necesitaría hacer, y sería sanada. Pero, ves?, El no te ama. Tú no le importas a El. Permitiendo que tu bebé se muera allí ahora. Y aun rehusó oír tu oración en esta hora oscura”.
301Todo lo que él dijo era absolutamente la verdad. El dijo: “Pero qué has hecho tú? Trabajar todo el día hasta que no podías casi pararte, y luego quedarte sentado toda la noche hasta las doce y la una. Pararte en las esquinas de la calle predicando, atendiendo llamadas del hospital. Entrar y sentarte en una silla, quedarte ahí y dormir una hora o dos, y regresar a trabajar otra vez. A la siguiente noche, la misma cosa, y aquí estás, como de veintiuno, veintidós años de edad. Cada amigo, cada jovencita, cada mancebo, con los que tú alguna vez te asociaste, te llaman un loco mal humorado. Qué has hecho? Tú mismo te has hecho un ridículo. Qué no lo ves?” Yo estaba casi al punto de darle la razón.
302Y Algo muy dentro de mí: eso fue ese poder vivificador. Yo dije: “Jehová dio, y Jehová quitó; sea el Nombre de Jehová bendito!” Cuando doquier hay ansiedad, Es toda mi seguridad. Cristo la... [Porción no grabada en la cinta–Ed.]. ...un arenal. Cuando en trompeta descienda El Que sea encontrado yo en El; En Su justicia, vestido yo,
303No en mi propia; yo no tengo ninguna. La mía son trapos sucios de inmundicia. A mí no me gustaría tratar de ir al Cielo basado en mi predicación. A mí no me gustaría tratar de ir al Cielo basado en mis visiones. Yo voy al Cielo porque yo tengo Su gracia en mi corazón. Su gracia, esa es la razón por la cual yo voy. Así es como nosotros vamos.
304Oh, amigos!, Uds. son parte de este Cuerpo. Uds. son los hijitos de Dios. Ahora, yo estoy diciendo esto para edificar la esperanza de Uds. Si Uds. encontraron....
305Si yo encontré favor con Uds, y les he dicho la verdad... Y lo que yo les he dicho a Uds. es–es como el profeta de la antigüedad dijo. No que yo mismo me esté haciendo Su profeta. No, señor. Sino que yo les estoy diciendo la verdad. Les ha dicho El a Uds. alguna vez algo que no fuera correcto? Yo los he conocido a Uds. ahora por algunos veintitantos años aquí en Phoenix, desde esa alabanza: Me gustaría hablarlo con El, allá en la iglesia del Hermano Outlaw, creo que fue, y el Hermano García. Les he dicho a Uds. alguna vez algo en el Nombre del Señor que no haya acontecido?
306Recuerden: solamente hay una esperanza. Obtengan este poder vivificador. Los sostendrá. Cuando todo lo demás ceda, los sostendrá.
307Algunos de ellos dijeron: “Guardaste tu religión, Hermano Branham?” Yo dije: “No, ella me guardó”.
308Ella me guarda. Yo no la guardo. No está en que si yo me sostengo o no; es si El se sostuvo o no. El es el que se sostuvo por mí.
309El no tenía que hacerlo. Los Angeles estaban sentados en cada árbol, dijeron: “Sólo mueve Tu dedo; sólo señala. No tienes que soltarlo de la cruz. Sólo señala con Tu dedo y observa lo que...” Ven?, ese montón de burladores. Pero si El hubiera hecho eso, yo no podría haber tenido este testimonio hoy. Uds. no podrían haberlo tenido, pero porque El se sostuvo en la cruz, El se sostuvo allí, esa es la razón que yo me sostengo con El. Cristo es la Roca Eternal, Todo lo que es terrenal Es movedizo, un arenal.
310Ahora, si Uds. están enfermos, pondrán sus manos el uno sobre el otro? Oremos. Pongan sus manos sobre alguien enseguida de Uds. Sin importar de lo que Uds. padezcan, tengan fe ahora. Si alguna vez les he dicho a Uds. la verdad, se las digo ahora. Ven? Jesús dijo: “Estas señales seguirán a los que creen”. Y Uds. son creyentes; Uds. que acaban de levantar sus manos. No duden. Hay algunas pobres personas sufriendo sobre las que Uds. tienen sus manos. Alguien tiene sus manos sobre Uds.
311Recuerden: ese poder vivificador, ese poder que levantó a Jesús del sepulcro. Miren: Uds. tengan fe en lo que Uds. tienen en su–en su propio cuerpo. Van a ayudar a esa persona sobre la que Uds. tienen sus manos puestas. “Si mora en Uds., también vivificará sus cuerpos mortales”.
312Amado Dios, mientras estoy parado aquí en esta mañana cerca de la hora de mediodía, cuando era como a esta hora del día cuando Jesús clamó: “Dios mío, Dios mío!, por qué me has desamparado? Tengo sed!” Con razón el profeta lo vio previamente y dijo: “Todos mis huesos me observan horadaron Mis manos y Mis pies. Pero El fue contado con los transgresores. Pero El fue herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre El, y por Su llaga fuimos nosotros curados”. Nosotros reclamamos eso en esta mañana, Dios. Reclamamos eso!
313En la mañana de esta resurrección, fíjense en esta Verdad vindicada que yo les he dicho, Señor, que viene de Tu Palabra en la Presencia de Dios. El es Juez, y nosotros somos testigos que El nos ha redimido, y en nosotros yace, por la gracia de Dios, ese poder resurrectivo. Y nuestros amigos están enfermos, aquéllos sobre los cuales están las manos puestas.
314Oh Dios!, retamos al diablo en los medios de nuestra fe en esta mañana, con manos puestas sobre la gente, y yo con mis manos extendidas sobre la gente. Que toda enfermedad, toda aflicción que trate de retener a la gente de la presencia de esta Verdad vindicada, salga en el Nombre de Jesucristo. Permite que estas personas sean hechas libres hoy. Pues la Biblia, las Palabras de nuestro Dios dicen: “Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán”. Y nuestras manos han sido levantadas hacia Ti, Dios.
315Lo mismo que cada planta de la tierra bebe de Tu fuente, y tan seguro como esa planta que está germinada bebe de Tu fuente, empieza a desarrollarse, empieza a crecer. El tallo del maíz, la flor, todo lo que está bebiendo de Tu fuente, crece hacia Ti.
316Y en esta mañana hemos crecido pulgadas [cm–Trad.], Señor. Podemos alcanzar más alto. Estamos bebiendo de Tu fuente. Somos Tus criaturas, con el poder de la resurrección dentro de nosotros, Señor, y pedimos que Tú oigas nuestra oración por nuestros hermanos y hermanas; y haz que toda aflicción que está impidiéndoles a estas personas queridas aquí que poseen este poder, Señor, hazlos libres para que ellos puedan servirle a Dios. Y todo estará bien, Señor, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
317Le creen? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Dejar una cosa como ésta, cómo pueden Uds. hacerlo? Parece solamente como que Uds. tienen que separarse. Se sienten de esa manera? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Yo–yo–yo... Pueda que sea sólo yo que estoy... Pero yo tengo un presentimiento, simplemente un presentimiento extraño cuando vengo entre la gente en donde uno se sienta junto de esta manera. Yo sé que en alguna parte invisible aquí, de la misma manera que el radio o la televisión, lo que sea, pasando a través de este salón, Cristo está en este salón. Sólo piénselo, nuestro Redentor! Tony!, El está aquí. Amén.
318Y quién estaría más feliz que la gente quien posee la evidencia Bíblica de cada Palabra de Dios siendo manifestada para ver aun a ángeles y a Su Ser, como ellos lo hicieron por las–las edades, y escuchar las palabras de los videntes predecirlo, y suceder exactamente así? Y aquí nosotros estamos en la víspera de Su venida. Oh, qué momento tan maravilloso!
319Lo veremos a El. Uno de estos días El estará aquí. Pero hasta que El venga, orarán por mí? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Yo tengo riesgos peligrosos delante de mí. Yo lo sé. Ven? Y me enfrento con paganos quienes lo matarían a uno igual como tomar un trago de agua. Y uno se expone a eso; uno entra a sus territorios; diablos que lo retarán a uno en la Biblia tan fácil así, pero yo nunca he visto el momento en el que nuestro Dios no haya ganado la victoria. Yo voy en Su Nombre, en el Nombre del Señor Jesucristo, la Esperanza de Vida Eternal, la Resurrección y la Vida. “El que vive y cree en Mí, aunque esté muerto vivirá. Y todo aquel que vive y cree en Mí nunca morirá”. Yo creo que eso es la Palabra Eterna de Dios. Creen Uds. lo mismo? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Orarán por mí? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Yo oraré por Uds. Que Dios cuide de nosotros hasta vernos otra vez.
320Ahora, pongámonos de pie sólo un momento. (Tiene Ud. algo que quiera decir?)
321Inclinemos nuestros rostros.
322No estaría bien si nosotros no cantáramos esta pequeña alabanza, no es cierto? Recuerdan Uds. nuestra alabanza: “Yo le amo”? Está eso en cada corazón? Cantémosla. Querida hermana, vendría... Yo quiero decir también, que aprecio que Ud. toque, hermana. Muy bien. Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amó, Y me compró mi salvación; Allá en la Cruz. Ahora, vamos a cambiar a otra alabanza. Mi fe espera en Ti, Cordero, quien por mí Fuiste a la Cruz. Escucha mi oración; Dame Tu bendición; Llene mi corazón Tu santa luz.
323No les hace eso algo a Uds.? A cuántos les gusta esa dulce...? A mí–a mí me gustan las alabanzas de jubileo, seguro que sí, pero cuando Uds. están en un espíritu de adoración, no aman Uds. esas dulces alabanzas antiguas? Yo creo que el Espíritu se movió sobre Eddie Perronett y aquellos que escribieron esas grandiosas alabanzas antiguas. No creen Uds. eso? Fanny Crosby, cuando ella escribió: No me pases dulce Salvador, Oye mi humilde clamor; Mientras a otros Tú estás llamando, No pases de mí. Tú el torrente de todo mi consuelo, Más que vida para mí, A quién tengo yo en la tierra aparte de Ti? O, a quién en el Cielo sino a Ti?
324No es eso maravilloso? Eso nos hace querer cantar: “Yo le amo”, no es así? [La congregación dice: “Amén”.–Ed.]. Ahora, mientras la cantamos esta vez: “Yo le amo”, vamos... Nos amamos uno al otro. Si no nos amamos uno al otro, entonces no podemos amarlo a El. Ahora, estrechemos la mano el uno con el otro. Pongámonos de pie, salúdense por encima de la mesa y estrechen la mano el uno con el otro. Yo... [El Hermano Branham se aparta del micrófono y habla con alguien–Ed.]. Y me compró mi salvación, Allá en la Cruz. Inclinemos nuestros rostros ahora.
325Voy a pedirle al Hermano Williams, al joven Hermano Williams, que venga aquí sólo por un momento. Voy a pedirle, si nos despide de esta audiencia en oración.
326Yo amo al Hermano Williams, un Cristiano joven, que yo pienso que es verdaderamente un siervo de Cristo, y a su pequeña familia. Yo tengo mucho compañerismo con éstos y esos preciosos jóvenes Mosley, y con todos ellos. Hemos estado juntos, y así muchos de mis queridos amigos aquí en Phoenix que yo amo con todo mi corazón. Yo pienso en esa mañana, de esa visión, El dijo: “Todo lo que tú amaste y todo lo que te ama, Dios te lo ha dado”.
327Creo que alguien está aquí arrepintiéndose de sus pecados, en el piso, una jovencita llorando.
328Inclinemos nuestros rostros por un momento por ella.
329Amado Dios, es ésa la ovejita que quedaba en Phoenix? Yo no sé, Dios, Tú lo sabes. Pero algún día será. Pero, Padre, ésta sin duda es una. Así que pido que Tú la ayudes en estos momentos. Dulcemente le abras la puerta, y le digas: “Ven, hija Mía. Entra, tú que vienes del camino cansado y agotador. Tú has estado tropezándote allá en la oscuridad. Yo salgo hoy para tomarte. Es Mi Espíritu el que te está hablando a ti, y trayéndote dentro del redil ahora”. Concédelo, Dios. Permite que esta jovencita... Justamente en la encrucijada de la vida aquí. “El que oye Mi Palabra y cree en El quien me envió, tiene Vida Eterna”. Concédelo, amado Dios, a esta joven Cristiana. “El que viene a Mí, de ninguna manera lo echaré fuera”. Mientras los santos están rodeando a la jovencita orando.
330Recuerdo, aun Pablo, quien fue apedreado, a tal grado, que él estaba muriéndose, cuando los...?... santos lo rodearon y oraron, y la vida regresó; porque en los cuerpos de esos santos estaba ese poder vivificador que trajo el espíritu de vida de regreso a san Pablo. Dios, seguramente que se puede orar la oración que quita la muerte... o mejor dicho, orar la oración de fe, para traer a vida a una persona muerta. Concédelo, amado Dios.
331Bendícenos ahora mientras esperamos en Ti, en el Nombre de Jesucristo, lo pedimos.
332Ahora, con nuestros rostros inclinados, voy a pedirle al Hermano Williams.