Photo

~ LA SIMIENTE NO HEREDA CON EL ~
1Permanezcamos de pie para un momento de oración. Inclinemos nuestros rostros.
2Amado Dios, consideramos este un gran privilegio, en esta noche, el estar aquí en esta ocasión, para traer un Cristo viviente a un mundo moribundo y a una generación moribunda.
3Pedimos Señor, que unjas nuestras palabras y nuestros esfuerzos, que no vuelvan a Ti vacías, sino que logren su objetivo.
4Ayuda a cada hombre, mujer, muchacho o muchacha, aquí en esta noche, que estén necesitados. Y Padre, sabemos que todos nosotros estamos necesitados. Y cuando salgamos en esta noche, que sintamos en nuestros corazones como aquellos que venían de Emaús, después de que habían presenciado la resurrección de Cristo, diciendo: “No ardían nuestros corazones dentro de nosotros mientras Él nos hablaba por el camino?”. Concédelo Señor.
5Sana a los enfermos y a los afligidos. Que no haya ninguno débil entre nosotros después del servicio en esta noche. Y sobre todas las cosas, Señor, que no quede ningún incrédulo. Que todos crean para Vida Eterna, porque ese es nuestro propósito al reunirnos aquí.
6Pedimos estas bendiciones para la honra del Reino de Dios, en el Nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios. Amén. Pueden tomar asiento.
7Es bueno estar aquí de nuevo en esta noche. Veo que tenemos unos cuantos de pie alrededor, y creo que los teléfonos ya están conectados, con muchas diferentes ciudades a través de la nación: San Francisco, Tucson, allá en el este. Les enviamos saludos a ellos a través de los teléfonos. Estamos en el auditorio aquí esta noche. El auditorio principal está atestado, los pasillos, y alrededor de las paredes hay gente parada. Tenemos entendido que mañana en la noche trataremos de abrir otro lado aquí, hacia el gimnasio, y tener un auditorio más grande que acomodará quizás otras dos mil personas más. Así que estamos esperando eso, mañana en la noche. Si esta noche está lleno, la primera noche, pues creemos que será mayor mañana por la noche. Y veo que esta noche también han colocado sillas adicionales y de todo.
8Estamos bajo grandes expectativas; primero, la Venida del Señor Jesús; y después, la salvación de… de las almas perdidas que quisieran recibirlo a Él en esta noche y estén listas para Su Venida cuando Él aparezca.
9Quiero ofrecer un saludo especial y una bienvenida para todos estos hombres finos en la plataforma, lo cual tengo entendido que muchos de ellos son ministros. Unos doscientos o más, sentados en la plataforma, y ciertamente estamos agradecidos que ellos estén aquí.
10Para todos Uds., donde quiera que estén, en diferentes partes de la nación… Y tengo entendido que algunos están aquí del otro lado del mar, del extranjero. Así que estamos agradecidos que Uds. estén aquí para disfrutar de este compañerismo con nosotros, lo cual estamos bajo expectativas de que Dios nos lo va a dar durante esta reunión.
11Parece que desde que pensé en regresar por estos pocos días de reuniones, que mi propio corazón ha sido alarmado extrañamente con un gran sentir de que algo está a punto de suceder. Yo no sé qué es, pero espero que sea una gran revelación de parte de Dios, que nos—nos preparará y nos hará mejores ciudadanos de Su Reino mientras caminamos en este mundo oscuro de pecado e incredulidad.
12Este terreno en esta noche, este mismo lugar, tiene un gran valor para mí. Desde que supe que construyeron este auditorio escolar aquí, he querido tener un servicio en este lugar. Estoy muy agradecido con la junta escolar y con aquellos que nos permitieron tenerlo.
13Fue sobre este lugar, más o menos por aquí por donde está situado este edificio en esta noche, que una gran cosa sucedió hace unos treinta años, aquí sobre este mismo terreno. En aquel tiempo no era más que un campo de retama. Y yo vivía en una casita un poco más allá de aquí, como a doscientas yardas. En aquellos días yo estaba muy preocupado acerca de la salvación de mi padre y madre. Lo cual, ambos ya han partido en esta noche. Y especialmente en aquel día, yo estaba preocupado por mi padre. Yo recuerdo que estaba durmiendo en el porche. Hacía calor, en el tiempo de verano.
14Yo creo que esto está escrito en un librito titulado Jesucristo Es El Mismo Ayer, y Hoy, y Por Los Siglos, o fue en el librito llamado Yo No Fui Desobediente A La Visión Celestial.
15Y mientras estaba acostado en el porche, fui despertado repentinamente, y una carga vino sobre mi corazón por mi padre. Como, muchos de Uds. aquí de la ciudad conocieron a mi padre. Yo creo que él era un gran hombre, aunque era un pecador. Y, pero él tenía un mal hábito, lo cual yo traté de combatir contra esa cosa tan fuerte como pude, a través de la edad, eso es la bebida. Y aquella noche él estaba bebiendo. Y yo me levanté con una gran carga sobre mi corazón por él. Y sólo con mi pijama puesta, me puse los pantalones, con mi camisa de pijama todavía puesta; caminé a través de ese campo de retama, más o menos hasta donde está esto aquí ahora; y me arrodillé para orar por mi padre.
16Y mientras oraba y le pedía a Dios que le salvara y que no lo—lo dejara morir como pecador, y que yo lo amaba; y mientras estaba en oración, me levanté para mirar hacia el este, desde aquí, y vino una visión. Y parado justamente arriba de mí (muchos de Uds. saben de la visión), estaba el Señor Jesús.
17Ahora, yo no soy alérgico a ilusiones, hasta donde sé. Pero las visiones son reales. Y allí estaba parado el Señor Jesús, la primera vez que yo le había visto a Él en una visión de esa clase. Él estaba como, oh, probablemente a diez pies sobre mi cabeza, parado en medio del aire, con un pie como dando un paso. Él tenía puesto una vestidura blanca, con una franja alrededor del lado. Tenía pelo hasta Sus hombros. Parecía ser como, un Hombre como la Biblia dijo que era, como de treinta. Pero un Individuo pequeño, de constitución delgada, muy pequeño, parecía como si no pesaría más de ciento treinta libras.
18Yo miré y pensé que había algo, de que yo pudiera estar equivocado. Así que yo—yo froté mis ojos y—y miré hacia arriba de nuevo. Y Él estaba parado como de lado, como un perfil de Su rostro. Y la apariencia de Su cara, la cual siempre he visto en visiones, ha sido como el rostro de Cristo por Hoffman a los treinta. Esa es la razón que yo tengo eso en mi casa, en mi literatura, donde quiera que pueda ponerlo, porque así era como parecía, más o menos así. Solamente que Él parecía ser pequeño.
19Y mientras yo lo miraba a Él, pensé: “Seguramente no estoy viendo a Mi Señor parado allí”. Y yo estaba como digamos en esta posición, y quizás justamente donde esto debajo de donde este púlpito está ahorita. En alguna parte, era en esta cercanía, entre, con un radio de donde estoy parado, lo mejor que pude medir, entre cuarenta a cincuenta yardas por este distrito aquí, este círculo.
20Yo miré hacia arriba y Él estaba parado allí. Me mordí el dedo, para ver si estaba dormido. Uds. saben cómo uno… Parecía como que eso no pudiera ser así. Y yo era joven en el Señor en ese entonces, llevaba como seis meses de estar predicando. Me mordí el dedo. Tomé la retama y la quebré. Y muchos de Uds. que viven en el campo, saben cómo es ese pequeño palillo, en la retama. Empecé a masticar eso. Y dije: “Esto—esto no puede ser. Yo estoy soñando. Allí está mi casa. Allí está mi padre, madre y los niños allí. Allí está el viejo estanque junto a la casa de ladrillos que antes estaba aquí abajo, donde yo solía cazar patos, como a doscientas yardas más allá de esto. Y aquí estoy yo parado en el campo; tiene que ser así”.
21Pateé contra el suelo, pisé duro con los pies un poco y sacudí la cabeza, y—y me froté las manos; miré hacia arriba de nuevo, aparté la mirada, miré de nuevo, y allí estaba Él, parado allí. El viento empezó a soplar, y vi la retama moviéndose. Y cuando empezó a soplar, Sus vestiduras se movieron. Como las ropas colgadas en una cuerda, empezaron a—a moverse. Él estaba parado allí. Yo lo miré.
22Y pensé: “Si tan sólo pudiera mirar Su rostro!”. Y Él estaba mirando hacia el este, en esta dirección. Él estaba mirando intensamente. Yo me moví, para dar un paso, para mirar de cerca Su rostro. Y con todo eso no podía verle muy bien. Él tenía Sus manos frente a Él, un poco escondidas de donde yo estaba parado.
23Volví a moverme. Y aclaré mi garganta, algo así, hice: “jum”, para ver si podía llamarle la atención. Pero Él nunca se movió.
24Entonces pensé: “Quizás lo llamaré. Cuando dije: “Jesús”, Él volteó Su cabeza. Y cuando Él me miró, solamente extendió Sus brazos. Eso es todo lo que recuerdo. Pues, hasta casi el amanecer yo estuve tendido en el campo, por aquí en algún lado donde ahora está este lugar; la camisa de mi pijama toda mojada con lágrimas, donde yo había estado llorando. Y yo me había desmayado.
25Su rostro tenía características que ningún artista podría—podría dibujar o pintar. Ellos no podrían hacerlo. Él se veía como un Hombre, que si Ud. lo mirara, Él desearía llorar con compasión, y respetar con reverencia; y aún con suficiente poder, que si hablara, eso haría que el mundo se volcara. Y las características nunca podrían ser captadas por un artista.
26Yo nunca supe hasta este día lo que eso significaba. Pero aquí estoy en esta noche, después de treinta años, parado en un auditorio que está dedicado ahora para el servicio del Dios Todopoderoso. Y yo apenas un—un miembro laico, en realidad apenas un—un anciano local en la—en la iglesia bautista aquí, de la cual Roy Davis era el pastor en ese tiempo. Y ahora estoy parado aquí con el lugar atestado, sobre el mismo terreno, con el… con lo que pienso que es la compra de la Sangre de Jesucristo mismo en mis manos, para traer este Mensaje del Señor de cuatro días.
27Como seis meses después de eso, tuve mi primer bautismo aquí en el río, cuando la Luz bajó aquí en la Calle Spring. Muchos de Uds. quizás quieran ir allá y mirarlo, en la Calle Spring donde llega al agua, allí frente al río. Y allí es donde el Ángel del Señor apareció en público, primero, a las dos en punto, una tarde. Y una voz salió de eso, y dijo: “Como Juan el Bautista fue enviado para precursar la primera venida de Cristo, tu Mensaje precursará la segunda Venida”.
28Esto es treinta años después, y aquí estoy aún, en esta noche, proclamando aquel Mensaje. Ha ido alrededor del mundo, y estoy muy contento de estar de nuevo en mi pueblo natal en esta noche, para representar a este Señor Jesucristo al cual yo aún amo con todo mi corazón. Cada día Él se hace más dulce de lo que era el día anterior. Yo nunca he cambiado ni una jota en mi Doctrina. La primera cosa con la que comencé, yo todavía creo lo mismo en esta noche. Él es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Yo tengo un Mensaje por el cual soy responsable.
29Cuando el Mensaje empezó a salir por primera vez, era desde luego…Todos estaban orando por los enfermos, grandes señales, maravillas y milagros. Eso comenzó (en particular entre la gente pentecostal), un avivamiento universal de campañas de sanidad que barrieron el mundo. Por quince años sin parar, han habido avivamientos en toda colina que hay, me supongo, fuego de avivamiento ardiendo. Literalmente millones han aceptado a Cristo como su Salvador, por esa sola comisión. Lo cual inspiró de allí, a Oral Roberts y demás, y así y así, mientras ha ido corriendo.
30Después, la iglesia pentecostal está postrada en su condición muerta, como lo estaba en ese entonces. Mis intenciones y mis deseos en esta noche es de despertar a esa iglesia de nuevo, a la Venida del Señor Jesús que está a la mano. Yo tengo que reprenderla. Yo tengo que reprender el pecado en cualquier forma que sea. No me refiero a la denominación de alguien. Yo tengo un Mensaje.
31Ahora, es difícil entrar a una iglesia bajo un patrocinio, como lo fue con nuestro Señor Jesús, porque esto es Él; no soy yo. Pero cuando Él predicó al principio y sanó a los enfermos, levantó a los muertos y limpió a los leprosos y echó fuera demonios, todos lo querían a Él. Pero llegó un tiempo cuando había un Mensaje que siempre sigue a cada señal, porque la señal tiene una voz.
32Pero cuando Él se sentó un día y dijo: “Yo y mi Padre somos Uno”, eso fue más de lo que ellos podían soportar. También fue cuando Él dijo: “Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis Su Sangre, no tenéis vida en vosotros”.
33“Cómo?”. Pues, los doctores y los intelectuales hubieran dicho: “Este Hombre es un vampiro humano, tratando de hacer que uno coma su carne y beba su Sangre”. Él nunca lo explicó. Él sólo lo dijo.
34Y en esta noche Ud. quizás escuche cosas, y durante la reunión, que simplemente se dicen. Quizás no podamos explicarlo. Pero recuerden, Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Nosotros lo creemos.
35Ahora, no tenemos tiempo para hablar demasiado, porque tenemos ciertos horarios aquí para comenzar y ciertos horarios para salir. Y queremos honrar a la junta escolar que nos fijaron estos horarios, y haremos todo lo que podamos para honrarlos.
36Recuerden, en cualquier momento que un pecador quiera venir a Cristo, todo lo que Ud. tiene que hacer es venir aquí, ya sea que yo esté predicando, cantando o lo que sea, y entregar su vida a Cristo allí mismo, o desde su asiento. Para eso es que estamos aquí, para ayudarle a Ud.
37Quiero hablar con el Hermano Vayle, el Hermano Rober-… Borders y con los hermanos aquí. Si… me pregunto si ellos no pudieran tener en la iglesia, por la tarde o en alguna mañana o algo, un servicio de instrucción para aquellos que están buscando el bautismo del Espíritu Santo. Estaría esto bien con Uds. hermanos? El Hermano Neville y todos Uds. podrían llegar allí, y el Hermano Capps. Si alguien quiere ser instruido en el bautismo del Espíritu Santo, por qué no viene al tabernáculo…? Qué sería mejor, la mañana o la tarde?
38[Alguien dice: “La mañana”.] En la mañana, como a las diez? Como a la diez de la mañana.
39Si Ud. tiene una pregunta sobre la Doctrina, si tiene alguna pregunta sobre el Mensaje, si Ud.—si Ud. quiere ser… si nunca le han ministrado personalmente, si Ud. quiere que oren por Ud., o cualquier cosa por el estilo que Ud. quiera saber, Por qué no llega allá a las diez de la mañana y véase con estos hombres? Habrá uno o más de ellos allí para instruir, para orar por los enfermos, para responder a las preguntas a nivel personal. Ud. simplemente diríjase a ellos, y ellos estarán contentos de poderle ayudar en cualquier manera que puedan.
40Ahora, antes de abordar la Palabra, queremos acercarnos al Autor de la Palabra de nuevo. Ud. pudiera comer demasiado; pudiera beber demasiado; Ud. pudiera reír demasiado; Ud. pudiera caminar demasiado, pero Ud. nunca orará demasiado. “Quiero, pues, que los hombres oren en todo lugar, levantando manos santas, sin ira ni contienda”.Oremos.
41Amado Jesús, Autor de la Palabra de Vida, y Tú eres aquella Palabra, nos acercamos solemnemente a Ti después de la explicación de la visión. Lo cual Dios, Tú eres mi testigo que eso es verdad. Señor Jesús, yo ruego que Tú unjas las palabras en esta noche para el escuchar de cada oído que está al alcance del sonido Divino. Y si hubiera algunos aquí, o escuchando allá a través de la nación, si ellos no están listos y preparados en esta hora para encarar el reto de la hora, el Mensaje de parte de Dios, de arrepentirse y de estar listos porque el Reino de Dios se está acercando. Oramos que sea así en esta noche con ellos, que ellos puedan encarar el reto de esta hora.
42Oh Dios, yo ruego por ayuda, sabiendo la responsabilidad y lo que significa, y por lo que debo responder en el Día del Juicio, por todo lo que yo diga aquí y en cualquier otro lado. Ayúdame a ser sumamente sincero Señor, con todo lo que haga o diga en Tu Palabra, que pueda producir fruto. Porque como fue Tu comisión: “No permitas que esta Palabra se aparte de tu boca; sino que de día y de noche meditarás en ella, para que guardes y hagas conforme todo lo que está escrito en la ley; porque entonces harás prosperar tu camino, y entonces tendrás buen éxito. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente, porque Jehová tu Dios estará contigo dondequiera que vayas”. Señor Jesús, hazlo así en esta noche. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
43El viernes y el sábado desde las diez a las doce en el Tabernáculo, en la calle Octava y la calle Penn, habrá instrucciones, respuestas sobre doctrina, oraciones por los enfermos y demás. Vengan si tienen alguna pregunta, o cualquier cosa que necesiten. Habrá hombres allí para—para encargarse de eso. El Señor les bendiga.
44Ahora, para este servicio de apertura en esta noche, no puedo hacer más que abrir directo en nuestro Mensaje. Para eso es que estamos aquí, y para eso es que he regresado.
45Y el domingo en la mañana, si el Señor lo permite, quiero encarar ese gran reto del día, sobre Casamiento Y Divorcio.
46Ahora en Gálatas 4:27, deseo leer estas Palabras, 4:27 al 31, inclusive. Porque está escrito:Regocíjate, oh estéril, tú que no das a luz;Prorrumpe en júbilo y clama, tú que no tienes dolores de parto;Porque más son los hijos de la desolada, que de la que tiene marido. Así que, hermanos, nosotros, como Isaac, somos hijos de la promesa. Pero como entonces el que había nacido según la carne perseguía al que había nacido según el Espíritu, así también ahora. Más qué dice la escritura? Echa fuera la esclava y a su hijo, porque no heredará el hijo de la esclava con el hijo de la libre.De manera, hermanos, que no somos hijos de la esclava, sino de la libre.
47El Señor añada sus bendiciones a la lectura de Su Palabra. Ahora, yo creo que he tomado un texto como este, muy raro, poco común. Pero algunas veces encontramos a Dios en esas horas raras y poco comunes, maneras poco comunes, cosas poco comunes, porque Dios es poco común. Y aquellos que realmente le sirven a Él de corazón, le sirven en una manera fuera de lo común, en comparación a las cosas o maneras del mundo. Este tema está titulado: La Simiente No Hereda Con El Forro.
48Aquí Pablo está hablando de la simiente literal de los dos hijos de Abraham. Pablo gustosamente se está colocando a sí mismo en posición del nacimiento por la mujer libre.
49Ahora, sabemos que Abraham tuvo dos hijos de dos mujeres diferentes. Dios le dio una promesa a él por Sara, por medio de Sara, mejor dicho, que nacería un Hijo y que a través de Ese Hijo el mundo sería bendecido. Todas las naciones serían bendecidas por este Hijo. Y es comúnmente creído, especialmente entre los judíos, que éste fue Isaac, pero no fue así. Este Hijo prometido de Abraham es Jesús, y Él es de la promesa de la Simiente Real de Abraham. Pero Abraham teniendo dos hijos…
50Uno por—por medio de Agar, la cual era la sierva de su esposa; una bella, hermosa sierva egipcia que Abraham había recogido en Egipto para ella, para hacerla su… sierva de su esposa. Y Sara, pensando que Dios no sería capaz de cumplir verídicamente con toda Su Promesa, le dijo a Abraham que tomara a Agar, su sierva y que se casara con ella, (lo cual, la poligamia era legal en aquellos días), para producir el hijo, y que así era la manera en que Dios lo había planeado, que ella tendría el hijo, sólo que a través de Agar. Pero nos damos cuenta que eso no era así.
51Ahora, nosotros entendemos también, que Dios se perfecciona en tres. Ahora, Dios se “Perfecciona” en tres. “Gracia” es cinco. [En inglés.— Traductor]. Siete es “cumplimiento”, como el mundo.
52Dios es perfeccionado en Padre, Hijo, Espíritu Santo. Esa es la perfección de la Deidad. Todo un solo Dios en tres manifestaciones de los tres atributos de un oficio, o tres oficios en la Deidad.
53Ahora, también hay tres en perfección, de los pasos de gracia de la iglesia: justificación, santificación y el bautismo del Espíritu Santo. En esto consiste el Nuevo Nacimiento, así como un nacimiento natural es tipificado por ello. Lo cual, una mujer dando a luz un hijo, la primera cosa que sale es agua, sangre, y después la vida.
54La Biblia dice en 1ra de Juan 5:7, o 7:5, creo que es, que dice: “Tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo”, que era el Hijo, “y el Espíritu Santo; estos tres son Uno. Y tres son los que dan testimonio en la tierra”; la Palabra, “el agua, la sangre y el Espíritu. Agua, sangre y Espíritu; estos tres concuerdan en uno”.
55Ahora, el Padre, Hijo y Espíritu Santo son Uno. Ud. no puede tener al Padre sin tener al Hijo. No puede tener al Hijo sin tener al Espíritu Santo. Pero Ud. puede ser justificado sin ser santificado; Ud. puede ser santificado sin estar lleno del Espíritu Santo. Hemos probado eso en el orden de la naturaleza.
56Ahora, y muchos de Uds., quizás, puede que yo sea extraño para Uds. Yo—yo no tengo educación; estoy seguro que Uds. ya entienden eso. Pero yo enseño en tipos, como lo natural es tipo de lo espiritual.
57Ahora, vemos que hay tres en la perfección. Dios es perfeccionado en tres. Y eso fue en la perfección de la simiente de Abraham: fue Ismael, Isaac y Jesús. Ismael viniendo de la esclava, Isaac viniendo de la libre, y ambos por sexo; pero Cristo Jesús viniendo de la virgen, sin sexo.
58Aquí, la “Simiente”, una, una Simiente; no simientes, sino una Simiente. Estos otros no eran simiente de Abraham, porque la “Simiente” de Abraham era su Simiente de fe de la que Dios estaba hablando, no su simiente natural. Porque después de que Sara murió, Abraham se casó con otra mujer y tuvo siete hijos, aparte de las hijas. Así que no serían las simientes de Abraham, era la “Simiente” de Abraham, una sola. Y esa era la Simiente de fe de Abraham, apuntando hacia la Simiente Real que habría de venir a través de la fe de Abraham; no por medio de la vida natural de Abraham, sino la vida espiritual de Abraham; quien tomó todo lo contrario a la Palabra de Dios y lo llamó como si no fuese, y creyó a Dios; contra esperanza, creyó en la esperanza. Esa es la Simiente real de la que estamos hablamos.
59Aquí se nos presenta un cuadro. Oh! La simiente comenzó, la simiente de promesa comenzó en un poco de duda, duda de la promesa original. Vean como comienza abajo, dudando de la promesa original. Dios prometió a Abraham tener este hijo a través de Sara. Pero ahora miren, la primera simiente de Abraham por la esclava vino por la duda de Sara de que esto pudiera suceder, porque ella era anciana y había pasado la edad de concebir.
60Ahora, así es como comienza la iglesia. Así es como siempre comienza. Uno empieza desde abajo. Uno no empieza desde arriba. Un hombre tratando de subir una escalera, si trata de estar arriba primero, se quebrará el cuello. Uno tiene que comenzar y subir hacia eso.
61Y aquí encontramos el principio de la promesa de Dios siendo manifestada a través de un programa de Dios, interrumpido por un poco de duda.
62Esa es la misma manera como el pecado comenzó en el huerto del Edén. Así es como la muerte comenzó por medio del pecado, fue cuando una sola Palabra de Dios fue mal interpretada o dudada. Uno no puede dudar o mal ubicar ni una sola Palabra de Dios que sea ASÍ DICE EL SEÑOR, porque cada Palabra se cumplirá. 63 Y aquí Sara, aun a quien la promesa (siendo Sara una mujer, la cual es un tipo de la iglesia), puso en duda el programa original de la Palabra prometida de Dios, y dijo: “Tú Abraham, mi esposo, toma esta bella sierva, y vive con ella y sé un esposo para ella, y Dios dará esta simiente de promesa a través de ella y yo tomaré al niño”. Ven? Sólo el sobrepasar una pequeña “jota” cambió el programa entero.
64Por lo tanto, nosotros tenemos que tomar cada Palabra de Dios como ASÍ DICE EL SEÑOR. Cada Palabra de Dios es verdad.
65Aquí comienza la simiente, entonces, en una promesa un poco dudada. Isaac siendo la simiente de la libre y prometida, produjo, como Pablo estaba tratando de explicar aquí en Gálatas, él produjo la simiente natural, prometida. Y él sigue diciendo aquí que los—los hijos de la esclava no pueden heredar con los hijos de la libre, porque ellos son de dos categorías diferentes.
66Y eso es verdad, el incrédulo no puede heredar con el creyente. No hay ninguna manera, en lo absoluto. Allí es donde está el problema hoy. Ud. no. puede hacer que un pollo denominacional crea con un águila. Ud. simplemente no puede hacerlo. Allí es donde viene el problema. Ud. tiene que creer toda Palabra de Dios. Ud. sólo… Uds. no heredan juntos. Y Ud. tampoco se—se unirá con eso; Ud. no puede hacerlo. Ud. tiene que ser águila o un pollo.
67No podía heredar con Ismael, la simiente de la esclava, de… por causa de la duda. Sara dudó la Palabra de Dios, que Dios fuera capaz de cumplirla. Fíjense en Abraham! Uds. pueden ver hacia donde estoy edificando para el domingo en la mañana. Abraham no lo dudó. Sara sí lo dudó; fue ella. No fue Adán que dudó; fue Eva la que dudó. Así que, entonces, descubriremos más sobre ellos mientras lo tocamos el domingo en la mañana.
68Tampoco puede el espiritual ser… el natural heredar con el espiritual. No pueden los hijos de Ismael heredar con los hijos de Isaac, como tampoco puede el carnal heredar con el espiritual.
69Iglesia natural; Iglesia espiritual. Hay una iglesia natural que estas mujeres aquí tipifican; y hay una Iglesia espiritual, también. Así que la iglesia natural y la Iglesia espiritual no pueden heredar juntas. Ellas son dos tiempos separados, diferentes; pueblos separados, bajo dos pactos separados, diferentes.
70Por eso es que el Rapto es diferente, y será únicamente para la Simiente Real de Abraham. No puede venir por la simiente carnal natural de la iglesia. Tendrá que ser la Simiente Real de la Palabra de Dios, por medio de Abraham, la Simiente Real. Por eso es que el Rapto tiene que ser primero.
71Porque recuerden: “Nosotros que vivimos, que habremos quedado, no precederemos (o impediremos) a los que duermen. Porque la trompeta de Dios sonará y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos para recibir al Señor en el aire”. Noten, y de nuevo está escrito, “pero los otros muertos no volvieron a vivir por mil años”.
72Por lo tanto, allí, ellos no heredarán juntos. Ellos no estarán juntos en el Rapto. Hay absolutamente una iglesia natural y una Iglesia espiritual; una iglesia carnal y una iglesia espiritual. Entonces vean, aquí no hay…
73No hay Juicio para la Simiente Real espiritual predestinada de Abraham, porque ellos están predestinados para Vida Eterna. Ellos han aceptado el Sacrificio provisto por Dios; y ese Sacrificio, el cual fue Cristo, la Palabra.
74“Ahora, pues, ninguna condenación hay”. San Juan 5:24, si desean la Escritura. “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús”, Romanos 8:1: “Los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”. En Romanos 5:24, “El que oye Mi Palabra”. La palabra allí es: “entiende”. Cualquier borracho, o lo que sea, puede escucharla y apartarse. “Pero el que oye Mi Palabra, (entiende Mi Palabra) y cree al que me envió, tiene Vida Eterna; y no vendrá al Juicio; mas ha pasado de muerte a Vida”. Sí señor.
75El que entiende este gran misterio de Dios dado a conocer, cómo es que Dios estaba en Cristo reconciliando Consigo al mundo; cómo es Él y el Padre eran Uno; y cómo era que los grandes misterios del cumplimiento de Dios tomando y trayéndose a Sí mismo, manifestado en la edad de seres humanos, y en el torrente de los seres humanos y en la compañía de seres humanos, para manifestar Su Palabra en el día, en la salida oriental del sol; y luego hacer lo mismo mientras el sol se oculta en el occidente, para manifestarse a Sí mismo en una Iglesia Novia, la Palabra hecha manifiesta. Ven? “El que entiende”, es decir: “saber, que le ha sido revelado de parte de Aquel que Me envió, tiene Vida Eterna, y no vendrá al Juicio, sino que ha pasado de muerte a Vida”.
76La simiente natural sólo era una portadora de la espiritual, de la Simiente. Como el tallo, la borla, y el forro. Hemos visto eso antes en otro Mensaje, pero me gustaría repasarlo aquí un poco, o volver a esto de nuevo sólo por un momento.
77Ahora, aquí hay tres etapas de la semilla, y nos muestra el cuadro verdadero, las tres etapas de la semilla natural en la tierra. Como una semilla que es sembrada, trae el tallo, de allí salen pequeñas hojas; luego la borla, luego el polen cuelga de eso; después el forro; y luego la semilla nuevamente.
78Observen estas etapas aquí de esta parábola perfecta, y cómo se desarrolla perfectamente en el tipo, porque Dios es el Autor de toda la naturaleza. Por lo tanto, la naturaleza no puede fallar, así como Dios no puede fallar, porque Él fue Aquel Quien estableció la cosa en su condición para—para que nosotros miráramos y viéramos.
79Fíjense en Agar, (el tallo), que fue el primer comienzo de la Simiente saliendo. Ahora, no se parecía en nada a la Simiente. Era el tallo, porque ella era una esclava, no en la promesa en lo absoluto; nada que ver con la Palabra, sólo una transportadora de la Simiente.
80Fíjense en Sara, la borla que tenía el polen, aquella nación judía salió de ella. De, salió de Sara, trajo a Isaac; por medio de Isaac, trajo a Jacob; Jacob trajo a los patriarcas; y por medio de los patriarcas, trajo una nación.
81María, la fe de la virgen, produjo la verdadera Simiente Palabra espiritual hecha carne. Ven?
82Las tres mujeres, tres mujeres por las cuales fue llevada esta Simiente. Una de ellas, realmente fue un adulterio bajo la poligamia; la segunda era una mujer libre; y la tercera no tuvo ninguna relación sexual en lo absoluto, pero por fe ella creyó a la Palabra de Dios. Agar, Sara, tanto Sara como Agar, fue por el sexo; pero María era virgen, por el poder de la Palabra prometida de Dios. Correcto.
83El tallo, Agar (dos esposas), dudaron la promesa, pero miren lo que eso produjo. Cuando Agar, la segunda esposa se Abraham, la cual era absolutamente una esposa concubina, ella dio a luz a un varón, pero qué clase de hombre era él? La Biblia dice que él era “Un hombre salvaje”. Él vivió por su arco, y ningún hombre podía conquistarle. Él era indomable, inconvertible, no regenerado. Él no podía ser domado. Él era un hombre salvaje, porque él era contrario a la Palabra de Dios.
84Y cualquier cosa que es contraria, cualquier predicador, cualquier laico, cualquier iglesia que sea contraria a la Palabra de Dios, producirá un salvaje, un montón de mundanos adúlteros de Hollywood, y no pueden quedarse con la Palabra inadulterada, porque ni siquiera están incluidos en la promesa. No.
85Sara, la verdadera esposa de la promesa, siendo la borla, dio a luz un hombre dócil. Y como resultado, produjo una nación prometida que sirvió a Dios. [Espacio en blanco en la cinta.—Ed.]
86Pero María, sin sexo en lo absoluto, pero creyó la Palabra prometida; cuando ella era virgen, no conociendo a varón alguno. Y el Ángel del Señor se encontró con ella y le dijo: “Salve, María, bendita tú eres entre las mujeres, porque Dios está contigo!”. Ella dijo: “Cómo serán estas cosas?”. Él… Ella dijo. El Ángel dijo: “El Espíritu Santo hará sombra sobre ti”.
87Eso no había acontecido nunca en todas las edades, pero le María creyó a Dios. Y ella dijo: “He aquí la sierva del Señor”. Ella creyó la Palabra.
88Cómo va ella a tenerlo? Ella sabía que Agar tuvo el bebé por un deseo sexual con Abraham, y Sara tuvo el bebé por deseo sexual con Abraham, hijos de la promesa; la esclava y la libre. Pero aquí se le pide a ella que crea. Esto fue una contribución a la fe que estaba en Abraham, quien creyó lo imposible, “Mientras Dios lo haya dicho así, eso lo hace correcto”.
89Ella le creyó a Dios, nunca dudó. Ella dijo: “He aquí la sierva del Señor. No importa qué tanta crítica tenga que soportar del mundo, hágase conmigo conforme a Tu Palabra”. Allí surgió la Simiente genuina.
90Sara no pudo hacerlo, porque fue por medio del sexo. Correcto. Y tampoco pudo Sara, porque era por sexo.
91Tampoco puede la iglesia, bajo el sectarismo! Se requiere una creencia virgen en la Palabra de Dios, para alcanzar la promesa, para producir hijos. El sectarismo nunca producirá la Iglesia renacida. No puede hacerlo. Producirá algún sustituto. Producirá algo que imita Aquello, algo que trata de ser como Aquello.
92Pero una genuina Iglesia de Dios nacida de nuevo, cree la Palabra de Dios, en medio de cualquier cosa, a pesar de lo que sea, porque no está adulterada. Es por la promesa de Dios que estas cosas vienen. 93 María, la verdadera, dijo, por el… sin sexo, dijo: “Hágase conmigo conforme a Tu Palabra. He aquí Tu sierva!”.
94Y ella dio a luz. Qué dio ella a luz? No un hombre salvaje; no una nación. Pero ella dio a luz la Palabra, Dios Mismo manifestado en carne; amén, la verdadera Simiente de Dios que manifestó toda promesa que Dios hizo en la Biblia; sin Él, ningún hombre puede vivir sin Él.
95Ella era la verdadera simiente, ella estaba más allá del… Ella era el forro que produjo el Grano. Ahora, las otras dos eran portadoras de la Vida, sólo como la simiente natural. María…. Ahora, recuerden, yo dije que las otras dos… Ahora, María, no la hagan a ella Dios, como algunos tratan de hacerla. Ella no era un dios. No señor. Ella únicamente era portadora de la Simiente, como lo fueron las demás; pero, así como fe en la Palabra, lo acerca más a la imagen real.
96Así como madura el maíz, o el trigo. Sale un tallo, luego sale un polen; luego sale un forro. Pero cuando Ud. piensa… ese forro, si Ud. no se fija bien, se parecerá exactamente al verdadero trigo. Pero una vez que se abre, el verdadero trigo está adentro. Solamente es un portador, de nuevo.
97Así que, ven Uds.?, María, no por sexo, sino por fe, algo exactamente como Aquello. María no era aquella Simiente. María era una portadora de la Simiente.
98Él era la genuina Simiente de fe, porque la Palabra de Dios es por fe, la cual Él le dio a Abraham. Y sólo fe puede producir lo que Dios dijo que Él haría; fe en Su Palabra.
99Noten cuánto más semejante a la Cosa real era María, pero como el forro. El forro envuelve a la semilla en sí mismo y la protege y la nutre hasta que ella se para sola, madura. Así también esta tercera edad de la iglesia (de pentecostés), ha madurado, sosteniendo a Este Grano hasta que sea el tiempo que el forro se abra. María, siendo la madre de Cristo, fue simplemente una incubadora.
100Él no era de sangre de María; Él no era de sangre judía, Él no era de sangre gentil. Él era de la Sangre de Dios. Dios creó esta Sangre. No podía ser por sexo. Él no era judío ni gentil.
101El bebé no tiene ni una pizca de la sangre de la madre. La sangre viene del padre. Nosotros sabemos que la hemoglobina está en el macho.
102Como un pollo, puede poner un huevo, una gallina; pero si ella no ha estado con el ave macho, el gallo, eso nunca saldrá del cascarón. No es fértil, aunque se vea igual que un huevo fértil. Cada naturaleza de ello se ve igual, pero no tiene vida.
103Así es con gente que profesa a Cristo. Muchos de ellos se ven como cristianos, tratan de actuar como cristianos; pero Ud. tiene que tener a Cristo por dentro, lo cual es la Palabra hecha manifiesta, o nunca madurará convirtiéndose en un verdadero cristiano creyente de la Biblia. Siempre será algo denominacional. No puede vivir, porque no hay Vida en él para vivir.
104Un huevo no puede incubar, se pudre allí en el nido, si no ha estado con el—con el ave macho.
105Así como los miembros de una iglesia. Ud. puede mimarlos y llamarlos, hacerlos diáconos y todo lo demás, pero ellos… Ud. tendrá un nido lleno de huevos podridos a menos que se hayan apareado con el Macho. Correcto.
106El portador, el forro, lo nutrió. Correcto. Entonces ella, es decir, la semilla misma tiene que dejar el forro, o el forro tiene que dejar la semilla, para poner la semilla en la presencia del sol, de manera que pueda madurar. Vemos todo esto en tipo.
107Pueden ver ahora, qué tan cerca ella, la iglesia de estos últimos días, llega a parecerse a la Simiente misma? Miren cómo esta denominación de pentecostés que se ha levantado en los últimos días, (y lo explicaremos un poco más adelante), pero vean qué tan cerca vienen a parecerse exactamente a la Simiente.
108Cuando un forro sale de un grano de trigo… o de la hojita de trigo, después de que el polen ha caído allí en la segunda etapa, y produce la tercera etapa, la cual es el—el—el forro. Y cómo es que eso… si Ud. no es un observador muy atento, Ud. no podrá diferenciar si es o no el verdadero grano de trigo allí adentro. Cuando sale aquel primer grano que parece grano, pero siéntese y ábralo y Ud. encontrará que allí no hay grano en lo absoluto. Sólo es un forro, un portador del grano. Ahora, de allí sale el grano. Pero recuerden, no hay más después de ese forro.
109Recuerden, no hubo más Simiente prometida por medio de una mujer, en ningún lugar, después de María. Y no hay más denominaciones prometidas después de pentecostés. Es el Rapto y la Novia que sale de allí, la Simiente, la Palabra hecha manifiesta nuevamente.
110Noten, vean qué tan parecidos se ven. Mateo dijo, San Mateo 24:24, dijo que “Los dos espíritus en los últimos días”, el espíritu de la iglesia, de la gente iglesia y el Espíritu de la Novia, de la gente Novia, “serían tan parecidos que engañarían a los propios Elegidos, si fuere posible”. Así de parecidos.
111Miren como ha venido por el tallo. Ahora noten, vamos a tipificar algo aquí.
112Lutero, en la edad de la iglesia, produciendo la Simiente Novia, era lo mismo en Espíritu. Sólo en un pequeño grano de Simiente, Lutero se paró en eso; fue justificación por la fe. Él era el tipo mismo de Agar, el tallo.
113Noten, Wesley era tipo de Sara, de Filadelfia, la edad de amor que produjo la borla. En la edad de Wesley hubo más misioneros que en cualquier otra edad que hayamos tenido, la gran edad misionera del tiempo de Juan Wesley.
114Pero pentecostés representó a María. María, la última etapa de Aquello, ella no era la Simiente. Sin embargo, la Vida de la Simiente estaba en ella, pero aún no había madurado. Yo me siento muy religioso. Aún no había madurado. Estaba allí, pero no había madurado.
115Así es con nuestra edad pentecostal en la que estamos viviendo! Tiene que venir una—una Palabra de Dios que no sea denominacional, fuera de los rangos de esa denominación.
116Lutero se quedó en forro con su primera palabra: “El justo por la fe vivirá”. Wesley tuvo dos palabras: “Santificación”, segunda obra definitiva de la gracia. Pentecostés tuvo la tercera palabra: “La restauración de los dones”. Pero la Simiente entera tiene que salir! Pueden ver cómo se denominaron en una palabra, y en otra palabra y en otra palabra?
117Pero tiene que haber Algo que no se puede denominar; es la totalidad de la Vida que está allí, que tiene que producirse a sí misma de nuevo en una Novia. No puede haber más edades de la iglesia después de ésta. Estamos en el fin, hermanos y hermanas. Estamos aquí. Hemos llegado. Gracias a Dios! Amén. Ahora, vemos que estas cosas son tan ciertas como pueden serlo.
118Aún notamos entonces que si ella siendo la borla, o… Wesley siendo la borla; pentecostés entonces siendo el forro, que es la etapa próxima a la venida del grano. Pero hermano, hermana, el tallo no es el Grano, tampoco la borla es el Grano, ni tampoco el forro es el Grano; aunque cada vez que se madura se parece más al Grano.
119El tallo no se parece al grano. Entonces qué sale? La borla, un pequeño bulbo; se parece más al grano que la—que la hoja. Luego qué sale? El forro; este sostiene el grano, nutre el grano.
120Ahora miren acá a la promesa que Dios le hizo a Abraham, que “tu Simiente”, hablando espiritualmente. Cualquiera de nosotros sabe eso. Él estaba hablando de Cristo, no de Isaac; por medio de su Simiente de fe.
121Fíjense, el primero fue por una esclava, que no se parecía en nada a la promesa. Dios no tiene que retractarse de Su Palabra por nadie. Dios dijo cómo vendría y así es como vendrá. Pero Sara, siendo representante de la iglesia, tipo de la iglesia, (ella) se dio cuenta allí que, ella dijo: “Bueno, yo creo que esto es demasiado fenomenal. Yo ni siquiera puedo creer en eso, así que anda y busca a Agar y tómala como esposa”. Vean, allí ese tallo no se parecía en nada a la promesa.
122Pero cuando Sara vino, ahora, eso se veía muy bien. Se parecía mucho más a la promesa allí, pero aun así no era la promesa genuina. Porque Israel, en Isaac, falló y negó la Simiente genuina cuando Esta apareció. Aleluya! (No se alboroten; no corran. Eso no les hará daño.) Negaron la Simiente, lo crucificaron, y lo colgaron en una cruz!
123Así como Pablo dijo aquí: “No persiguió la—la Simiente de la—de la libre… o la esclava persiguió la Simiente de la libre?”.
124Y así también la simiente de la denominación persigue al Grano genuino. Siempre tiene que ser de esa manera. Ellos no heredarán juntos. Ellos no están asociados juntos. Ellos son absolutamente son dos promesas distintas, dos tiempos distintos, dos pueblos distintos, totalmente. Una es la Novia, y la otra es una iglesia. Entre ellas no hay comparación en lo absoluto.
125Pero sin embargo, ellos no son la Simiente prometida que habría de venir. Tampoco lo era Sara, tampoco lo era… Y tampoco lo era Agar, ni lo era Sara, ni—ni tampoco María era la Simiente.
126María no era la Simiente. Ella era una portadora de la Simiente, pero ella la había nutrido, producido de su vientre. Así como el forro trajo de su interior la Simiente real, pero el forro no es la Simiente. Es sólo… Está más cerca de la Simiente. Está envuelto alrededor de la Simiente.
127Allá atrás en el tallo, la vida está regada a través de todo el tallo. Y cuando llega al polen, está más concentrada. Pero cuando llega al forro, está bien comprimida como la semilla, y está formada casi como la semilla.
128Jesús nos dijo lo que sería en los últimos días: “Serían tan parecidos que engañarían a los propios Elegidos si fuere posible”, pero entonces de allí viene la Simiente. Y el forro, la Vida deja el forro. El forro es un portador, y eso es exactamente lo que han sido nuestras denominaciones, un portador: Lutero, Wesley y los pentecostales. Y ahora es tiempo de que venga la Simiente Fíjense, fíjense, sólo…
129Ella no era la Simiente. María no lo era. Simplemente un forro, borla y tallo, portadores de parte de la Palabra, no toda la Palabra! Lutero tuvo la justificación; Wesley tuvo santificación; los pentecostales tuvieron la restauración de los dones. Pero cuando la Palabra vino…
130Ahora, ellos podían producir aquello, que la justificación salvará al hombre. Creen Uds. eso? Seguro, era un portador de la Palabra, igual como yo creo que el tallo es parte del trigo. Seguro, lo es, pero es el portador. No es la Vida.
131Luego vino santificación. Cuántos creen en santificación? Si Ud. cree en la Biblia, tiene que creerlo. Seguro. Así que todavía eso no es, es un poco más parecido; esas son dos palabras más.
132Pero entonces viene el pentecostés, la restauración de los dones. El hablar en lenguas, ellos lo llamaron la evidencia inicial del Espíritu Santo. El hablar en lenguas, allí, eso lo llamaron ellos la evidencia inicial, lo cual trajo (qué?) el forro, pero ellos se denominaron.
133Pero cuando es cuestión de decir: “Yo y Mi Padre Uno somos”, y estas otras cosas, entonces el forro se separa de Aquello. Pero la verdadera Iglesia Novia genuina producirá la Palabra entera de Dios, en su plenitud y en Su fuerza, porque Él es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Noten, en el vientre de María estaba la Simiente.
134Pero cuando la Simiente fue liberada, dijo: “Yo vengo para hacer la voluntad de Aquel que me envió. Yo y Mi Padre Uno somos. Si Yo no hago Sus obras, no me crean”. Allí estaba la Simiente. “Quién de vosotros puede redargüirme de incredulidad? Lo que la Biblia ha prometido que Yo haría, lo he hecho. Dios ha verificado eso a través de Mí”. Dijo Él. “Quién puede decírmelo ahora?”. Ven?
135Pero, la—la Simiente en María, el forro, estaba cerca de ser Aquello, pero no lo era. Aún estaba en el vientre.
136Fíjense, y en la edad pentecostal… A través de la edad Luterana, a través de la edad Wesleyana, ha sido la misma cosa a través de esta edad pentecostal.
137Fíjense ahora. Pero en la apertura de los Siete Sellos, (Apocalipsis 10), la Palabra completa debe nacer en manifestación nuevamente, y vindicada por el Espíritu de Dios, en el poder completo como lo fue cuando Él estuvo aquí en la tierra; manifestando del mismo modo, haciendo las mismas cosas que hizo cuando estuvo aquí en la tierra. Amén! Hebreos 13:8 dice: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”.
138En San Lucas 17:30, Jesús dijo: “En los últimos, como fue en los días de Sodoma, cuando el Hijo del Hombre esté revelándose a Sí mismo de nuevo, será la misma cosa”.
139El mundo está en una condición de Sodoma. Y la iglesia ha entrado en Sodoma, con él, como Lot y su esposa.
140Y yo digo que hay una Iglesia Elegida en algún lugar en este mundo, que está saliendo y apartándose de esas cosas, y la manifestación de Dios ha atraído su atención. Estamos en los últimos días.
141El forro le ha dado su fuerza a la semilla. Ella ha salido; fue un buen forro, pero ya cumplió su tiempo. Vean, es la Novia Palabra del Novio Palabra!
142La simiente natural de Abraham, de Isaac, de Jacob y… O la simiente natural, mejor dicho, de Ismael, la simiente natural de Isaac, y demás, tenía que caer en tierra, para—para poder producir esto otro, producir a Jesús.
143Y así también todas estas otras, las semillas tienen que secarse… Es decir, los forros tienen que secarse, el polen tiene que secarse, y todo muere, para que la Semilla pueda reproducirse. Así es como ha sido en cada edad.
144Las denominaciones han sido las portadoras de parte de Ella, parte de eso es la Palabra, porque había sido escondido de los sabios reformadores, o del… velado de ellos hasta que aparezca la edad de las Águilas. La Biblia así lo dice. Sí señor. Pues eso nos ha sido prometido en Malaquías 4. Exactamente, así es. “Él lo ha escondido de lo ojos de los sabios y entendidos”.
145Así como acabamos de estudiar el Libro de Apocalipsis, nos dimos cuenta que cada, todos esos tres mensajeros de esas bestias que salieron; cada una encajó con Lutero correctamente, cada una encajó con el otro correctamente, que son el buey y los diferentes animales de la Biblia; ellos salieron en justificación, santificación, incluso en los pentecostales. Pero el cuarto era un águila, (correcto), y Dios lo levantó para esa edad. Así que tiene que venir en esa edad para estar correcto. Sí señor, la promesa del águila siendo cumplida de—de Malaquías 4.
146Jesús no era de María, pero vino a través de María, así como la Vida a través del forro.
147Ahora, muchos de Uds. finos hermanos católicos aquí, o hermanas, en esta noche, quizás piensen que María era la “madre de Dios”, como dicen Uds. que ella era. Cómo podría ella ser la madre de Dios si Dios no tuvo principio ni fin? Ven? Entonces quién era el Padre de Dios, si ella era la madre? Ven?
148Él fue su creador, y ella no fue Su creadora. Él se creó a Sí mismo, en la matriz de María, no fue la propia creación de ella. Fue que Él se creó a Sí mismo. Él no era de ella pero ella era de Él. Correcto. La Biblia nos enseña que: “Todas las cosas por Él fueron hechas”, (ven?), “y nada fue hecho que no fuera hecho por Él”. Así que cómo podía Él…? Cómo podía Él tener una madre cuando Él era Dios Mismo?
149Ahora, vemos aquí la verdadera revelación del verdadero tipo. Hay tres mujeres portadoras de la Simiente natural, hasta que maduró y llegó a ser Jesús. Cómo es que Ismael no podía serlo, ya que él realmente nació, en lo que nosotros pensamos hoy, fuera del matrimonio, porque él era hijo de una esclava. Luego vino uno un poco más como Él, (como Jesús), el cual era Isaac; pero aún no lo era, porque había nacido de sexo entre Sara y Abraham. Pero luego vino María, y por nacimiento virginal produjo a Jesucristo. Correcto. Dios, la Palabra, hecha carne.
150Ahora miren. Hubo tres mujeres. Hay tres mujeres tipificadas aquí, iglesias. Las mujeres siempre tipifican iglesias. Significan tres edades denominacionales, (portadoras), que también tienen que morir y secarse, así como el forro y demás lo hacen, para dar lugar a la Semilla. La Semilla no puede estar bien, no puede madurar, mejor dicho, hasta que el forro, tallo y las hojas, estén todas secas. Correcto. Chupa todita la Vida que había en ellas; amén; todo lo que eran, es eso y más.
151No pueden hacerlo! Ahora es tiempo de Simiente, o tiempo de Novia. Los forros están muertos. Los forros están secos. Es el tiempo de la Palabra virgen, no tocada. Es una virgen. Recuerden, un tiempo de la Palabra virgen. Si Ud. lo coloca en manos de una denominación, ciertamente no será virgen; estará manoseada por el hombre, cuando uno llegue a Ella. Pero la Iglesia de Dios no es tocada por denominación. Aleluya! Es Palabra de Dios nacida virgen, hecha manifiesta, Jesucristo el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Aleluya! Qué, qué maravilloso! Yo amo eso. Yo lo creo. Yo sé que es la Verdad. No será tocada. No habrá ningún manoseo denominacional en el Nacimiento virginal de la Novia. No señor! Ella está—ella está mandada por Dios a salir de tal cosa. “No toques sus cosas inmundas, se han vuelto buitres”.
152Me hace recordar… Mientras yo venía de Phoenix el otro día, viniendo a Tucson, de la reunión, el Espíritu de Dios me llamó la atención hacia algo; mientras mi esposa y yo íbamos por allí hablando, y los niños estaban dormidos en la parte de atrás del automóvil, se hacía tarde. Me llamó la atención hacia un halcón. Yo miré ese halcón por un rato y lo estudié. Él es un tipo exacto de la iglesia hoy.
153Ahora, el halcón, como todos sabemos, ha perdido la identificación de su creación original. Esa es la pura verdad. Una vez él era similar al águila, su hermano mayor; el halcón lo era. Pero ahora él ya no vuela en los cielos para cazar su maná celestial, sino que se ha vuelto flojo. Ya no vuela en los cielos. Él salta en el suelo como un buitre; se posa en los postes de teléfono; salta por allí, buscando conejos muertos. El halcón no fue hecho para hacer eso. No, él fue hecho para ser similar a un águila.
154Ahora, así es la iglesia. Ella fue hecha similar al águila. Ella debería tomar su lugar en lo celestial. Pero en vez de eso, se ha vuelto floja. Ya no vuela hacia lo desconocido, hacia lo lejos. No señor. Está dependiendo de sus maneras modernas de adopción, de educación y teología, en alguna denominación hecha por el hombre; buscando un montón de conejos muertos, medio podridos, que algo más dejó. Correcto. Saltando por allí en el suelo. Ahora, vean, eso es correcto, el halcón. Vean, eso es lo que declara. El Águila no ha cambiado ni un poquito. Él sigue siendo águila.
155Él ya no se remonta en los cielos, (el halcón), para conseguir su maná fresco allá arriba, pero él depende de lo que pueda encontrar ya muerto. Un halcón casi no… dicen que debe andar en el suelo. Pero fíjense en un halcón hoy día. Vayan por la carretera, y verán los cables de teléfono llenos de halcones, viendo si puede encontrar algo—algo muerto, algo podrido. Él se ha vuelto tal que ya no tiene suficiente alas para volar. Él es… Cuando uno menos piensa, él estará en el suelo, totalmente, sin poder subir, porque se ha vuelto flojo. Él ya no usa su fuerza, la que Dios le dio.
156Su identificación particular era volar por los cielos y vigilar todo abajo, pero ahora él se viene acá abajo, y ni siquiera puede mirar hacia arriba. Él está pensando en conejos muertos, para ver qué encuentra en la carretera; algún zorrillo, zarigüeya, o algo que alguien ha atropellado. Él no es un águila, pero es algo parecido.
157Igual que la iglesia, dependiendo de su alimento para la educación y demás, una dieta muerta que murió años atrás, por medio de Lutero y de Wesley y los pentecostales, y ha seguido, algo que comieron. Está buscando allá atrás por algún credo hecho por el hombre, en vez de volar a lo celestial de la Palabra, donde: “Todas las cosas son posibles para aquellos que creen”.
158Pero él ha adquirido los hábitos del zopilote. Aquellas cosas muertas quedaron para los buitres, el mundo. La educación y demás cosas fueron dejadas para el mundo, no para la Iglesia. Él es tan flojo que no… Ya no es robusto. Él no puede subir a las Alturas escabrosas, donde: “Todas las cosas son posibles para aquellos que creen”.
159Él se sienta hacia atrás y dice: “Bueno, el doctor Fulano de tal dice cierta… Mi denominación no lo cree de esa manera”. Oh halcón pervertido, temeroso de saltar hacia las promesas de Dios!”. Ud. dice, “Bueno, los días de los milagros han pasado”.
160Ud. es flojo. Ud. tiene miedo de tomar sus alas y volar más allá. Y se ha vuelto Ud. demasiado flojo para una reunión de oración? Ha llegado Ud. a un lugar donde tiene miedo de quedarse más de diez minutos en el altar?
161Saltando por allí como un buitre, comiendo carroña muerta en el suelo! Sí señor. Él se ha vuelto demasiado flojo para volar hacia los lugares escabrosos más allá. Salta como un buitre y come la comida de un buitre. Eso es lo que es. Correcto. A tal grado que ha empezado a parecerse al buitre. Él actúa como un buitre. Él ya no es halcón. Él es más como un buitre, que como un halcón. El halcón está llamado a volar; no posarse en un poste de teléfono y buscar un conejo muerto, y luego bajar allí y saltar para arriba y para abajo en la carretera como un buitre. Ven?
162Esa es casi la manera como la iglesia obra hoy día. “Para qué subir hasta allá y volar alrededor, cuando yo puedo conseguir conejos aquí?”. Pero ellos están muertos. Están podridos. Están contaminados. En una ocasión estaban bien; igual la doctrina luterana, wesleyana y la pentecostal. Por qué comes como buitre? Había maná nuevo cayendo cada noche de las alturas, para los hijos de Israel mientras estaban en su jornada; todo lo que quedaba se contaminaba. Allá en el campo nosotros solíamos decir: “eso tiene gusanos”. Hay demasiados de esos gusanos en nuestras experiencias hoy día, nuestras religiones dependen de lo que otro ha dicho, lo que alguien más dijo, y “La promesa es para alguna otra edad”.
163Un hombre vino a mí no hace mucho, un predicador bautista, allá en mí casa, y dijo: “Sabe”, dijo, “Yo—yo quiero corregirlo a Ud. en algo”. Yo dije: “Qué?”. Dijo: “Ud. está tratando de enseñar una Doctrina apostólica acá en esta edad”. Dijo: “La edad apostólica cesó”.
164Yo le pregunté: “Cuándo?”. Ven? “Yo le diré cuando comenzó y Ud. dígame cuando cesó”. Yo dije: “Cree Ud. la Palabra?”. Él dijo: “ Sí”.
165Yo dije: “Muy bien. Ahora, en el Día de Pentecostés, cree Ud. que allí fue cuando empezó la edad apostólica? Él dijo: “Sí”. Yo dije: “Entonces el orador, El Apóstol Pedro, dijo estas palabras”.
166Y recuerden, Jesús dijo: “El que quite una Palabra de Esto, o le añada una palabra a Ella, su parte será quitada del Libro de la Vida”, eso es un predicador o alguien que tenga su nombre en el Libro.
167Yo dije: “Pedro dijo, ‘Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare’. Entonces cuándo terminó? Siempre ha estado vigente”.
168Es un montón de halcones que han resultado ser buitres, y saltando alrededor sobre algún otro cadáver muerto, que alguna otra edad mató para ellos. Correcto. Ya no es maná fresco de los cielos. Ellos no lo quieren. Ellos no… Ellos no pueden tener una reunión de oración. No son águilas para comenzar; flojos, no son robustos; simplemente saltan por ahí.
169Así es nuestra denominación moderna, que depende de la educación de alguna teología hecha por hombres, que con explicaciones descartan todas estas cosas, y ellos lo aceptan. Ellos no toman la Palabra que dice: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos”. No aceptan a Malaquías 4. Y no aceptarán estas otras promesas para este día, que hablan acerca de la edad de la iglesia. Como dijo el profeta: “Al caer la tarde habrá Luz”, ellos no aceptan eso. Ellos quieren saltar sobre lo que alguna organización pentecostal mató, hace cien años, comiendo maná medio podrido. Correcto. No sirve.
170Noten, la iglesia es tan carnal, se alimenta de carroña mundana, cosas muertas del mundo igual como lo hace un buitre. Política de la iglesia, ellos no permiten que el Espíritu Santo envíe un hombre a la iglesia; ellos tienen que tener política, y ver si la denominación va a recibirlo o no. Correcto. Ellos son como el mundo. Ellos se visten como el mundo, se parecen al mundo. Ellos actúan como el mundo. Ellos son buitres, como el mundo. Ellos son perezosos, flojos, ceden. Eso es todo.
171Alguna vez han visto Uds. un águila comprometerse? No señor. En él no hay eso de comprometerse. Ni tampoco en un cristiano genuino. Él no es flojo. Él cazará hasta encontrarlo. Amén. Sí señor. Él encontrará su Carne. Él quiere maná fresco. Él irá abajo y cavará hasta encontrarlo. Él volará alto y más alto. Y si no hay en este valle, Él subirá más alto. Entre más alto uno sube, más puede ver. Así que es tiempo de que las águilas de este día comiencen a volar más alto, escarbar en las promesas de Dios, y no vivir de comida de buitre que ya ha sido matada hace años; sálgase de eso.
172La política, eligiendo y sacando por votación, diciendo esto, aquello o lo otro y el Espíritu Santo ya no tiene nada de libertad en la iglesia. Ya no hay reuniones de oración, ya no se agoniza con Dios para que cumpla Su Palabra! Ya no se cree que la Palabra aún es la misma ayer, y hoy, y por los siglos! Simplemente se vuelven buitre, tienen una denominación, ponen sus nombres en el registro; y se volvieron perezosos y flojos y se sientan allá tragando alguna clase de carroña muerta. Y luego se supone que por lo menos deben ser halcones que son hermanos similares al águila, el profeta que trajo la verdadera Palabra y la manifestó.
173Dependen de teología medio podrida hecha por el hombre. Dónde la consigue él? En alguna hoja de un programa de escuela dominical hecho por el hombre, que algún educador se lo mató allá en algún seminario, diciendo que: “los días de los milagros han pasado. No hay tal cosa como el bautismo del Espíritu Santo. Todo esto es bobería”. Quiere Ud. decirme que un águila comería eso? Él podría hacerlo. No señor.
174Ni tampoco un cristiano comerá de aquella carroña muerta, de viejas doctrinas denominacionales y cosas. Ellos desean la Palabra de Dios, fresca, la promesa de la hora. Dios prometió conejos en los días de Lutero. Él prometió otras cosas en los días de otros. Pero ahora Él nos ha prometido una Comida completa, el Menú completo de los siete platos, pues todos los Siete Sellos fueron abiertos y todo está listo para la Palabra de Dios, para aquellos que pueden recibir!
175Halcones saltando como zopilotes. Oh, hermanos! Piénsenlo, qué tan crítica, pues—pues es la hora. Así como el halcón hace mucho que ha perdido su identidad de halcón, también la iglesia hace mucho que ha perdido su identidad como una (ave) menor, hermano del águila, los profetas de Dios.
176Una vez fue el portador de una verdadera Palabra, justificación; luego se volvió portador de la santificación; luego se volvió portador del bautismo del Espíritu Santo, restauración de los dones. Pero entonces cuando él sigue y sigue volviendo atrás, y trata de comer algo, maná de otro día, que está podrido. Ya no sirve.
177Un águila genuina de este día sabe que eso estaba bien. Pero tenemos aquello y más, hasta que Jesucristo sea hecho manifiesto en la plenitud de Su poder, como Él prometió que sería en este último día.
178Ella ahora es un forro seco. Ya pasó. El Espíritu de Dios pasó por ella, es verdad. Y no será, ella no heredará con la Palabra Simiente Vindicada. Ella seguramente no lo será. Ella no estará en el Rapto. Será un miembro de iglesia, quizás se levante en la segunda resurrección y sea juzgada de acuerdo a lo que ella ha escuchado.
179Si Ud. está aquí en esta noche y simplemente es un miembro de iglesia, cuál irá a ser su juicio cuando todos tengamos que pararnos allí y ser testigos de que Ud. escuchó la Verdad? Ven?
180Ella no vuela más hacia lo lejos, hacia lo desconocido, a lo sobrenatural, donde los poderes y alturas, y las promesas de la Palabra Eterna de Dios son hechas posibles: “Todas las cosas para aquellos que creen”. Ella dice que no creerá eso. Ella cae nuevamente sobre el cable de teléfono, y dice: “Mi denominación dice que los conejos están bien”. Aunque tengan gusanos, pero aún: “Ellos están bien”, ven? Ella depende de eso.
181La pentecostal es como su hermana buitre denominacional, sentada ahora en un gran “consejo de malos” ciertamente, escuchando a sus cabezas políticas mundanas dándoles comida de buitres de conejos muertos, de algo que ya pasó hace cincuenta años atrás. Esa es la condición de la iglesia pentecostal. Oh, hermanos!
182Así como Sara trató de traer la promesa de lo sobrenatural por—por medio de una Agar escogida, también lo ha hecho la iglesia, tratando e traer un avivamiento. Nuestros grandes evangelistas a través de los países hoy: “Un avivamiento en nuestro tiempo! Un avivamiento en nuestro tiempo! Todos Uds. metodistas, bautistas, pentecostales, todos júntense”. Cómo pueden tener un avivamiento de Maná fresco en un buitre viejo y muerto…? Cómo pueden tenerlo, un avivamiento en nuestro tiempo?
183El avivamiento será tan pequeño que ellos nunca se darán cuenta que sucedió. Los pentecostales dijeron: “Oh, va a suceder algo grande”.
184Está sucediendo y ellos no lo saben. Vean, así es. Ven? Sí señor. “Porque dondequiera que estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas”, tan cierto como que existe un mundo. Ven? Eso es lo que Ella dice. Cuál es el cuerpo muerto? La Palabra. Él es la Palabra, el Cuerpo muerto, Cristo! “Cristo en vosotros”, el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Qué tan cierto es!
185Sara, tratando de que las promesas se cumplieran todas, (ven Uds.?), en un gran… como la iglesia hoy: “un gran avivamiento en nuestro tiempo”. (Por medio de qué?) Por medio de una promesa pervertida. Cómo lo van a lograr cuando Dios nunca bendijo una organización?
186Él nunca usó una organización. Cuando un mensaje salió y ellos se organizaron, allí mismo murió. Yo reto a cualquier historiador que me muestre dónde se levantó de nuevo. Murió allí mismo, y allí se quedó. Dios simplemente se salió de ese portador y entró a otro; salió del luterano y entró al metodista; y se salió del metodista, y entró a los pentecostales; ahora Él se ha salido de los pentecostales y ha entrado a la Simiente.
187Porque tiene que ser la Simiente. Uno no puede ganarle a la naturaleza. No hay más nada allí para que eso suceda sino la Semilla, así que la Semilla se producirá a sí misma. Él es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos; la misma Columna de Fuego, mostrando las mismas señales, el mismo Poder, el mismo Dios, los mismos milagros, la misma cosa, vindicando la Palabra y la Biblia, exactamente. Él es el mismo, ayer, y hoy, y por los siglos. Él está guiando en esta noche. Dios nos ayude a verlo y a creerlo! Seguro!
188Vean, Sara (la iglesia) escogió a Agar. Eso no funcionó. Cierto? No. Su grupo escogido minuciosamente no funcionará hoy tampoco. Doctores, títulos de Ph.D. y L.L.D. no lo logran. Todos los portadores fallan.
189Lutero falló, así como Agar. Qué hizo Agar? Agar entregó su hijo al pecho de otra mujer (correcto?), para que criara su hijo. Agar hizo eso. Entregó su hijo, su único hijo, al pecho de otra mujer (no su madre), para criarlo. Esa es la misma cosa que hizo Lutero cuando él entregó a su hijo, justificación, al cuidado de una denominación, exactamente, para criarlo.
190Wesley falló de la misma manera que Sara, dudando que el nacimiento sobrenatural era el bautismo del Espíritu Santo, así como lo hizo Sara allá junto a la encina. Cuando Wesley fue presentado a lo sobrenatural, cuando vino la edad pentecostal y Wesley fue presentado al hablar en lenguas y todo Esto, ellos se rieron y se burlaron de Ello. Todos Uds. de la iglesia de Cristo, y Uds., (así llamada), y Uds. bautistas y presbiterianos, cada uno de Uds. rechazó eso y se alejó. Correcto. Qué hiciste tú, Wesley? Tú vendiste tu hijo a una organización y él murió y pereció. Esa es la pura verdad.
191Pero la Palabra, la verdadera Palabra siguió adelante. No se quedó en esa organización. Siguió y entró a pentecostés, y se llevó a otros más con ella. Era un Hijo más maduro, como la Simiente que cayó en el vientre; y después de un tiempo, comenzó a formarse la columna, luego a tener pulmones y tenía cabeza y pies.
192Y después de un tiempo llegó a un lugar donde nació. Correcto. Así que, así es como la iglesia ha madurado, de la misma manera.
193Wesley dudó igual como Sara allá junto al árbol. Ella dijo… Cuando el Ángel del Señor, un hombre vestido como un… O, un Ángel, Dios, era Él mismo. Elohim, vestido como un hombre, se paró allí con polvo en Su ropa. Y dijo que Él había dado la promesa; después que Sara tenía noventa años y Abraham cien.
194Y Sara se rió dentro de sí, y dijo: “Cómo pudiera ser esto? Abraham y yo no hemos tenido, pues, nosotros no hemos tenido relación familiar como jóvenes por quizás veinte años”. Ella tenía casi cien años. Dijo: “Yo, tener placer con mi señor, yo anciana, y él anciano también? Y su torrente de vida está muerto y mi matriz está seca. Mis pechos se han acabado; las venas de leche ya no existen. Cómo podría yo tenerlo?”. Dios dijo: “Yo lo he prometido. Él viene de todos modos!”.
195Igual hizo Wesley. “Cómo podremos nosotros aceptarlos a ellos hablando en lenguas, y sanidad Divina, y esas cosas? Eso no es para nosotros en este día”.
196Dios dijo: “Yo prometí que en los últimos días derramaría Mi espíritu sobre toda carne”. Él prometió hacerlo, y Él fue y lo hizo de todos modos. Y la iglesia Wesleyana con todas sus hermanitas polen, de bautistas, presbiterianas y la iglesia de Cristo, nazarenos, y peregrinos de santidad y los hermanos unidos y cuántos más, murieron allí con eso. Y la Iglesia siguió adelante
197Ahora, qué hicieron los pentecostales? Se organizaron! Igual que el forro. Hizo la misma cosa. Se organizó y se puso como un forro. Correcto.
198Pentecostés fue como María. [Espacio en blanco en la cinta.—Ed.]… fiesta pentecostal, miren lo que hizo María. Qué error cometió María? Una vez, en una fiesta pentecostal, ella se enfrentó a un grupo de dignatarios, sacerdotes. Cuando su Hijo, ella no pudo encontrarlo a Él en ninguna parte. Y ella se regresó en una jornada de tres días.
199Ella lo había dejado a Él. Como la iglesia moderna hoy, hace aproximadamente quince o veinticinco, que la iglesia lo dejó a Él, hace unos cincuenta o sesenta y cinco años.
200Lo dejó a Él en la fiesta pentecostal. María se regresó con José, tres días, buscándolo a Él. Ella lo había estado buscando a Él pero no lo podía encontrar.
201Ella lo encontró. Dónde lo encontró ella? Ella lo encontró a Él en el templo discutiendo la Palabra de Dios con los sacerdotes. Y allí delante de esos sacerdotes, aquellos dignatarios, María dejó caer el telón. Ella hizo exactamente lo que no debió haber hecho.
202La llaman: “Dios; la madre de Dios?”. Una madre debiera tener más sabiduría que su Hijo.
203Y ella dijo: “Tu padre y yo te hemos buscado con lágrimas, día y noche”. Ajá! “Tu padre y yo”, reclamando que el nacimiento no era sobrenatural, que José era el padre de Jesús. Ella negó el nacimiento sobrenatural.
204Pentecostés tomó el hablar en lenguas. Ellos negaron el Nacimiento de la Palabra. Eso es exactamente lo que hicieron. Toman una cierta parte, pero no toman lo demás. Negaron el Nacimiento de la Palabra igual que hizo María. Pero miren, no habrá más organizaciones después de Esto.
205Miren la Palabra misma, de doce años, apenas una cosita pequeñita aún en el forro. Él dijo: “No sabíais que en los negocios de Mi Padre me es necesario estar?”. La Palabra corrigió a la iglesia, allí mismo.
206“Para qué estás haciendo todas estas cosas? Tú sabes que no puedes hacer esto. Nosotros cerraremos nuestras puertas; no permitiremos que entres”.
207“No sabíais que en los negocios de Mi Padre me es necesario estar?”. Ven? Seguro, seguro, lo verdadero sobrenatural!
208148 Encantada, ella acababa de afirmar que Él era hijo de José, un simple hombre. O, lo que hizo pentecostés, reclamaron que Él era “uno de tres”. Fuiu! Yo sé que eso dolió: “Uno de tres”. Pero Él era todos los tres en Uno. Pero los pentecostales: “Oh sí, Él es el Hijo del Padre, del Espíritu Santo, entonces…” Oh, hermanos!
209Pero la verdadera y genuina Palabra habla claro y dice: “No son tres. Es Uno solo”. [Espacio en blanco en la cinta.—Ed.] Amén. No conocen Uds. la Palabra de Dios? No hagan tres de ellos; sino Uno.
210Noten, no habrán más portadoras, iglesias madres, denominaciones, después de este forro portador.
211Porque después del forro no hay más, nada queda entonces sino sólo el Grano. Es correcto? Tiene que ser el Grano. Tiene que ser de la misma clase que cayó en tierra, Jesucristo el mismo ayer, y hoy, y por los siglos, un Espíritu vino sobre la Novia para hacer las mismas cosas que Él hizo. Ven? Es la reproducción de nuevo del Grano.
212La Palabra, aún joven, habló por Sí misma: “No sabíais que en los negocios de Mi Padre me es necesario estar?”. Ajá!
213Allí está el secreto del Mensaje ahora, exactamente: “Los negocios del Padre”. Cuál es el negocio de Padre?
214Podrían Uds. pensar en cuáles eran los negocios del Padre, en Él? Para cumplir lo que dijo Isaías: “Una virgen concebirá”. Cumplir nuevamente lo que dijo Isaías: “El cojo saltará como un ciervo”, y todas estas cosas que acontecerían. Como dijo Moisés: “El Señor vuestro Dios os levantará profeta de entre vuestros hermanos, como yo”. Era negocio del Padre cumplir aquella Palabra.
215Bueno, si eso vino a través de aquellos tallos, de esas mujeres naturales, qué de estos tallos de estas mujeres iglesias espirituales? Iglesias significa mujeres, o mujeres significa “iglesias” mejor dicho. Es correcto eso?
216Entonces qué es ahora? “Nosotros tenemos que estar en los negocios del Padre”, clamaría el Trigo, el Grano. Sí señor. Qué debe hacer? Vindicar Malaquías 4, vindicar Lucas 17:30, vindicar Hebreos 13:8, vindicar San Juan 14:12, vindicar toda Su Palabra. Vindicar Hebreos, quiero decir… Apocalipsis el capítulo 10, de la apertura de los Siete Sellos, y los misterios de Dios; hasta la simiente de la serpiente, y todo, sería manifestado; casamiento y divorcio y todos estos otros misterios que han estado escondidos bajo las columnas durante todos estos años, de los teólogos y demás, pero ya es hora. Ese es el negocio del Padre.
217Creen Uds. que ellos lo recibirían? Ellos quieren ser respetables y decir: “Nuestra denominación no nos enseña Eso”. Pero la Biblia sí. Correcto.
218Dios lo vindica ser la verdad. Seguro, dando cumplimiento en esta edad, cuando los Siete Sellos… O sólo probando que las denominaciones simplemente han sido portadoras, eso es otro negocio del Padre, el de probar. Y el negocio de Padre ahora es mostrarles a Uds. que esas denominaciones no son de Él. Ellas son sistemas hechos por hombres, que niegan la Palabra. Correcto. Noten. Ud. dice: “Bueno, María, la vir-… la gran virgen!”.
219En la cruz, Él no la llamó a ella: “madre”. Él la llamó “mujer”, portadora, no madre. Ven? Es verdad, ella era una portadora de la Palabra, pero no era la Palabra. Él era la Palabra. Oh, sí!
220Noten también cómo es que ella no fue identificada en la resurrección con Él. Él murió y resucitó, porque Él era la Palabra. Ella era sólo una portadora. Ella murió, y aún está en la tumba. Correcto. Así que ella era simplemente una portadora, no su madre, no Dios. Ella era simplemente una portadora igual como lo son las iglesias. Correcto. Muestra que ella era sólo una portadora, no la Palabra.
221Terminemos, diciendo esto: Oh, halcones pentecostales, saltando por allí como buitres, participando del mundo, como hacen los demás, “teniendo apariencia de piedad”, lo suficiente para engañar a los mismo escogidos si fuere posible, pero negando la eficacia, como lo dice aquí el profeta. Un ejemplo perfecto de lo que la Palabra de Dios dijo que sería en los últimos días, una edad de la iglesia de Laodicea: “Desnuda, ciega, miserable, pobre, desventurada; y no lo saben; diciendo que ella es grande y rica, y no tiene necesidad de nada”. Y no sabe que ha cambiado de halcón – un hermano similar a un profeta, para mantener recta la Palabra de Dios – ella se ha vuelto un buitre y está alimentando su gente de conejos eclesiásticos muertos. Es la pura verdad. Despierten! Oh, cómo esperan Uds. ser identificados o heredar con las águilas, cuando ocurren tales cosas como esas en esta gran hora, cuando el Rapto está a la mano?
222Oh Cristiano, oh creyente, si Ud. ha sido un creyente parcial, siga asistiendo a estas reuniones por un tiempecito (lo hará?). Nosotros tenemos algo aquí que yo creo que el Señor quiere que Uds. sepan.
223Es tarde; no puedo continuar más. Tengo que terminar y quizás concluir mañana en la noche. Pero miren, inclinemos nuestros rostros por un momento.
224Yo no quiero que Uds. se fijen en la gramática que uso, pero quiero que presten atención por un momento a lo que dije. Es suficientemente claro para que lo entiendan, estoy seguro, si así lo desean. Si Ud. está aquí en esta noche, y no tiene esta experiencia…
225Yo no digo… Ud. dirá, “Yo he danzado en el Espíritu, he saltado por todos lados”. Sí, los halcones hacen lo mismo, igual que los cuervos y los buitres. Yo no estoy preguntando eso.
226De qué está Ud. comiendo? De dónde está Ud. obteniendo su dieta diaria? De dónde se está alimentando, de la Palabra de Dios o de alguna vieja carroña que fue usada allá, años y años atrás? Es su experiencia aun en esta noche, con algo que Ud. obtuvo hace muchos años, o es fresca y nueva en esta noche, Maná Nuevo que acaba de caer del Cielo, y Ud. está alimentando su alma con Eso, mañana buscando algo bueno y mejor? Si no es de esa manera con Ud., ahora, con sus rostros inclinados y sus ojos cerrados y sus corazones inclinados, hágase a sí mismo esta pregunta sincera. Y no a mí, pero a Dios, levantaría su mano en testimonio para decir esto: “Dios, acondiciona mi alma y mi espíritu, que yo sólo me alimente de la Palabra de Dios?”. Levantaría Ud. su mano para decir…? Dios le bendiga. Dios le bendiga.
227No sé exactamente cuántos hay aquí, en esta noche. Yo no soy muy bueno para calcular la multitud, pero yo diría que por lo menos una tercera parte o más, levantó la mano, que desean que su alma esté acondicionada. Recordemos en oración ahora mientras inclinamos nuestros rostros.
228Amado Dios, yo sólo soy responsable por hablar la Palabra. Y por medio de estas pequeñas parábolas sencillas, estos tipos, la gente ve que una no va a heredar con la otra. Y sabemos que en los últimos días va haber personas que van a ser raptadas a los Cielos, y algunos de ellos estarán aquí cuando Jesús venga. Y estamos esperando que Él venga aun en esta noche.
229Y estoy pensando que hace unos treinta, como treinta o treinta y tres años, yo me arrodillé aquí, quizás a esta hora de la noche, como a las nueve y media o diez de la noche, orando por un padre que estaba perdido. En esta noche, Señor, estoy orando por muchos padres, muchas madres, hermanos y hermanas. No tendrás Tú misericordia Dios amado? Ya es demasiado tarde para que mi padre haga algo al respecto; él pasó más allá de la frontera de esta vida. Y pronto, Señor, todos pasaremos por ese camino. Yo también debo pasar por ese camino. Cada hombre y mujer, muchacho o muchacha aquí, tiene que transitar ese camino. Y seremos responsables por lo que hagamos con la Palabra de Dios.
230Qué pequeño pareció aquel hombre a la vista de David, cuando estaba escupiendo sobre él! Cuán pequeñas se sentirán aquellas personas que escupieron a Jesús, la Palabra, cuando Él regrese otra vez, y aquellos que le traspasaron! Cuán pequeñas se sentirán las personas que se pueden marchar de aquí y aun viendo… y no sólo en algunas grandes palabras griegas, y así por el estilo, pero en la naturaleza tan sencilla que nos enseña a Dios el creador, pueden ver los portadores de la Palabra y ver la Palabra misma, y conocer la hora en que vivimos y que el tiempo de cosecha está aquí!
231Amado Dios, no permitas que le demos la espalda a Esto, por causa de alguna insensatez del mundo; sino más bien permítenos en esta noche recibirle a Él con todo nuestro corazón. Señor, crea en mí un buen espíritu, el Espíritu de Vida, para que yo pueda creer todas Tus Palabras y aceptar a Jesús la Palabra, el mismo ayer, y hoy, y por los siglos; y creer hoy en la porción que ha sido asignada para esta edad. Concédelo Señor. Lo pido en el Nombre de Jesús.
232Y ahora voy a pedirle a cada uno de Uds. que están aquí, y pensando en esto sinceramente. No tenemos iglesia para que Ud. se una. Tenemos una pila acá donde bautizamos: “Todos los que creyeron fueron bautizados”. Si Ud. aún no ha sido bautizado en bautismo cristiano; eso no quiere decir rociado, regado; pero significa por inmersión. No en un título de Padre, Hijo y Espíritu Santo, sino en el Nombre de “Jesucristo”, como fue bautizada toda la iglesia, hasta cuando la iglesia católica, en el año 303, introdujo tres dioses y tres formas de bautismo, en títulos de una trinidad. Si Ud. aún no ha recibido eso, mañana en la mañana a las diez en punto hay vestiduras y demás esperándole allí.
233No vendrá Ud. a unirse con Jesucristo, no con nosotros? Nosotros no tenemos iglesia aquí para aun cuidar de Uds. Vayan a cualquier iglesia que Uds. quieran, allá de donde Ud. viene; pero por favor, crea esta Palabra. Lo creen Uds.? Digan: “Amén”. [La congregación dice: “Amén”.—Ed.] Dios les bendiga. Que puedan… Si hay algo en que podamos ayudarles, estamos aquí para hacerlo.
234Ahora, yo sé que aquí hay enfermos. Nuestro tiempo se nos ha ido en esta noche para una línea de oración. Pero quizás lo lograremos. Quiero que cada uno de Uds. haga algo por mí. Uds. están sentados cerca de alguien; pongan sus manos sobre esa persona.
235Y no hay duda que Ud. está poniendo sus manos sobre un águila, quizás un águila que ha estado comiendo alguna comida de buitre en algún lado; y ya está harta de eso. Ya no la quieren. Quieren salir de eso. Están hartos y cansados de eso. Sentados aquí en esta noche y ven lo que las águilas realmente pueden comer: la Palabra, y tener un Cristo vivo, viviendo entre ellos, mostrándose a Sí mismo vivo, el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. Ellos no quieren heredar con los forros; ellos van a ser quemados. Toda la paja y demás han de ser quemadas. La cosechadora viene para trillar al Trigo. Quieran Uds. ser Trigo.
236Hay algunos de ellos que están enfermos, algunos de ellos están enfermos físicamente. Yo quiero que Ud. ore, águila. Ore por su hermano y su hermana águila allí, mientras yo oro por Uds. desde acá. Que el Espíritu de Dios venga sobre Uds.
237Recuerden, yo les estoy dando a Uds. el Alimento de águila, la promesa de Dios. Él llama a Sus profetas, “águilas”. Él se llama a Sí Mismo “un Águila”, Él es Jehová Águila. Y mientras tienen sus manos el uno sobre el otro, oren por ellos.
238Nuestro Padre Celestial, Tu Palabra dice, la última comisión que Tú le diste a Tu Iglesia fue, “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio”, las órdenes generales: “El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creen: En Mi Nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; si bebieren cosas mortíferas, no les hará daño; si tomaren serpientes, no les harán daño; y si ponen sus manos sobre los enfermos, ellos sanarán.
239Oh Jehová Águila, alimenta Tus pequeños en esta noche con esa Palabra, Señor. Ellos están necesitados. Esa es la dieta que ellos necesitan. Eso es lo que ellos necesitan saber, cuál es el Alimento, qué es ASÍ DICE EL SEÑOR.
240Tú prometiste que si ellos pusieran sus manos el uno sobre el otro, que sanarían. Oh, Señor Dios, quita toda duda e ideas de buitre de nosotros ahora mismo. Y que nos alimentemos solemnemente del Alimento de Águila, de la Palabra de Dios.
241Permite que todo espíritu inmundo que está en estas personas, todo espíritu de duda, todo espíritu de temor, toda atadura denominacional, toda mala costumbre, toda enfermedad, toda dolencia que esté entre la gente, que se vaya. En el Nombre de Jesucristo, que eso salga de este grupo de personas. Y que ellos sean libres desde esta hora en adelante, para que ellos puedan comer el Alimento de Águila que estamos creyendo que Tú nos enviarás a través de la semana, Señor; abriendo esos Sellos y mostrándonos esos misterios que Tú has prometido. Ellos son Tuyos, Padre. En el Nombre de Jesucristo. Amén.
242Todos los que crean y aceptan, pónganse de pie, diciendo: “Yo creo. Yo acepto. Yo recibo lo que Dios me prometió.” [La congregación se levanta con una voz de aceptación—Ed.]
243El Señor les bendiga. Qué maravilloso! Toda persona está de pie! Qué bueno!
244Un tono, Yo Le Amo. Entonces cantemos este himno a Él: “Yo Le Amo, Yo Le Amo, porque Él a mí me amó”. Todos juntos ahora Yo le amo (si así es, alcemos nuestras manos) Yo le amo, Porque Él a mí me amó, Y me compró la salvación, Allá en la cruz.
245Oh, no es Él maravilloso? [La congregación dice: “Amén”.—Ed.] Saludémonos de mano el uno al otro. Hermano águila, sólo voltéese, hermana, dense la mano mientras lo cantamos. Yo le amo…
246Hermano águila! Hermano águila! Hermano águila, ministrando la Palabra! Charlie cómo estás? Dios te bendiga hermano. Contento de verte! Dios te bendiga, hermano. Dios te bendiga hermano águila. Dios le bendiga Allá en la cruz. Alcemos nuestras manos de nuevo a Él. Yo le amo, yo le amo, Porque Él a mí me amó… (y Él te hizo un águila) Y me compró la salvación, Allá en la cruz.
247Cómo lo sabrá Ud., cómo sabrá el mundo que Ud. ama a Jesús? Cuando nos amamos el uno al otro. Así es como el mundo… Vean, Dios ve su fe; el mundo ve su acción. Ámense el uno al otro. Sean amables unos a otros. Conversen el uno con el otro. Sean pacientes el uno con el otro.
248Y cualquier otra instrucción que podamos dar: bautismo, buscando el Espíritu Santo… No tenemos cuartos aquí en donde hacer eso, Uds. entienden. El llamamiento al altar, si Dios lo ha convencido a Ud. que esto es correcto, que Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos, y Ud. quiere unirse con Él, vaya y sea bautizado en Su nombre, mañana. Habrá hombres allí para instruirle. Cualquier cosa que podamos hacer para ayudarles, lo haremos. Yo le amo, yo le amo…
249Uds. allá en los teléfonos, en Tucson, allá en California, allá en el este, alcen sus manos, allá en la… Alábenle! Y me compró la salvación…
250Quién va a despedir? [El Hermano Branham habla con alguien en la plataforma—Ed.] Ahora, hasta mañana en la noche, les dejo con el Hermano Neville, nuestro pastor.