Photo

~ ALMAS ENCARCELADAS HOY ~
1Gracias. Inclinemos nuestros rostros por un momento. Padre Celestial, estamos agradecidos Contigo hoy, por este privilegio de congregarnos una vez más, sabiendo que algún día nos congregaremos por última vez como mortales, y después nos congregaremos en un estado glorificado Contigo, y todos los redimidos de todas las edades estarán allí congregados.
2¡Oh, nuestros corazones laten fuertemente, en gran anticipación, esperando que esa hora llegue! Con eso, todos los temores se desvanecen de nosotros; nosotros no tenemos nada de que tener miedo, nada de que temer. Nosotros esperamos con anticipación la promesa que el Dios Eterno nos ha hecho; y sabemos que es Verdad. Esa es la razón por la que nosotros vivimos. Nosotros vivimos para esa–esa hora, ese momento, cuando esto mortal sea cambiado, y seremos hechos como El, y no habrá más enfermedad, ni más pesares, ni más angustias. ¡Oh!, todo eso se terminará en ese entonces. Y con gozo en el corazón, nosotros, en fe y valentía, esperamos con anticipación ese Día.
3Esa es la razón que estamos congregados aquí hoy, Señor: para confesar nuestros errores y pedir misericordia. Esa es la razón que miramos hacia este altar esta mañana: porque sabemos que somos mortales, y que hay muchos errores en nosotros, y estamos llenos de faltas. Pero venimos a confesar nuestros errores, y luego recurrir a nuestro Padre Celestial con corazones abiertos para las bendiciones y la renovación de la fuerza y de la fe, que El nos dará en esta hora, mientras que nos congregamos aquí, de acuerdo a la promesa, "en lugares Celestiales en Cristo Jesús". Pues reclamamos que hemos pasado de muerte a Vida, por Su promesa, y estamos arrebatados en una atmósfera Celestial, sentados con El ahora. Que El nos enseñe en esta mañana las cosas que El quiere que sepamos, y nos dé el Pan de Vida, para que podamos ser sustentados para el futuro que está por delante de nosotros. Concédelo, Señor. Esta es nuestra oración que pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén. Se pueden sentar.
4Buenos días, a todos. Y es muy bueno estar congregado aquí con Uds. otra vez esta mañana, en esta atmósfera Celestial de adoración.
5Llegué sólo un poquitito tarde; tuvimos unas llamadas mucho, muy graves hace unos momentos; un joven acostado allí, muriéndose. Y tan seguro como estoy parado aquí, el Señor tocó su cuerpo y lo envío en su camino. Así que....
6Y un–un–un joven parado aquí, quien es el hijo de mi primo, ellos eran verdaderos Católicos para empezar, y ellos fueron a misa esta mañana y algo les dijo que vinieran aquí. Y así que ellos... Eso es un cambio. Así que ellos–ellos van a ir ahora a la casa y... a prepararse para el bautismo en agua. Así que entonces sencillamente hay–hay cosas maravillosas que nuestro Señor hace todo el tiempo. El sencillamente está haciendo cosas constantemente. Ellos vinieron para entrar, y no pudieron entrar. Dijeron que no había manera de entrar.
7Yo dije: "Bueno, si Uds. quieren hablar conmigo", yo dije, "sólo vayan a la casa, y hablaremos sobre eso, allí".
8Así que yo pensé, voy camino ahora a Nueva York para esta reunión que viene, que sería muy bueno... Yo sabía que sería refrescado al venir aquí y–y que me ayudarían a encender mi fuego del fuego que todos Uds. tienen; y nos detuvimos por un día, para esta mañana. Y llegamos aquí ayer, mejor dicho, antier, a mediodía.
9Y entonces tenemos que salir. Yo iba a salir esta tarde, pero pienso que me iré... Y nos vamos temprano en la mañana, muy temprano. Pudiera ser que haya nieve en las carreteras y cosas así, de aquí a Nueva York. Tenemos que pasar por Virginia, atravesando las montañas, y también atravesando las Allegheny, y sólo la parte de abajo de las–las Adirondack.
10Así que empezamos en... se me olvida; es la arena allí, una nueva. Ellos derrumbaron la vieja arena San Nicolás, tengo entendido. Edificaron esta nueva. Y hasta donde yo sé, conseguimos unas de las primeras noches que... que la han abierto al público. Así que estamos agradecidos por eso, por la gente Pentecostal de la gran ciudad de Nueva York. Y yo pienso que tenemos varias iglesias cooperando, y estamos anticipando un grandioso momento.
11Y regresaremos, si es la voluntad del Señor, un día de la próxima semana. Y–y si es la voluntad de Dios, bueno, esperamos que podamos detenernos aquí para el domingo de esa semana, para–para el servicio del domingo en la mañana.
12Y otra vez nada más llegué, sin que nuestro pastor nos esperara, como siempre lo hago, ¿ven Uds.?, y yo–y yo pensé que quizás si llegara, aun sin preguntar... Y luego siendo que hay un grupo fino aquí, y veo que están aquí personas de afuera de la ciudad, yo pensé que quizás, en esta noche, si el pastor no tiene algo especial, que sería... pudiéramos tener un pequeño servicio en esta noche, sólo uno corto, y, bueno, quizás orar por los enfermos. [El Hermano Neville y la congregación se regocijan–Ed.]. Gracias.
13Estamos esperando orar por los enfermos esta noche, hablar sobre sanidad Divina y–y orar por los enfermos. Empezaremos temprano para que podamos salir temprano. Y si el pastor quiere... ¿A qué...? Uds. por lo general empiezan a las siete y media. ¿Es correcto eso? ¿Qué si empezamos a las siete esta noche, a las siete? [El Hermano Neville dice: "Amén"–Ed.]. Y me permiten empezar a las siete y media, y eso me permitirá terminar a las ocho u ocho y media, y eso entonces dará tiempo para–para que la gente salga a buena hora, si eso–si eso está bien. Todos se rieron cuando yo–cuando yo dije ocho u ocho y media. Yo–yo–yo espero terminar para esa hora. Orando por los enfermos, como Uds. saben, nunca podemos saber.
14Así que nosotros hemos tenido un–un grandioso momento desde que nos fuimos de aquí este otoño pasado, al principiar, y el Señor nos ha bendecido en muchas grandes cosas. Eso... Y esta noche, si es la voluntad del Señor, yo les quiero contar a Uds. de la última visitación que tuve de Dios, en Colorado, hace unas cuantas semanas. Y eso es lo que yo pensé que les traería a Uds. ahora, quizás estimular la fe para un buen servicio de sanidad esta noche, para los enfermos y los afligidos.
15Ahora, esta mañana, para entrar directamente al servicio, yo... Algo tocó mi corazón hace como un mes. Y pudiera ser... miren, yo pienso que son... ¿Están grabando esto? ¿Están grabando esto? Sí. Muy bien. Para saber si la cinta va a salir a otros. Yo no puedo decir que lo que voy a hablar esta mañana, yo no puedo decir que es–es–es... Yo sé que está correcto, ¿ven?, la parte que es el Mensaje estará correcta. Pero la cosa que yo quiero hacer, tengo pregunta en mi mente. ¡Se mira tan real! Y sin embargo, desde que llegué, y desde que yo... me fue revelado, yo he estado tan temeroso que vaya a decir la cosa incorrecta, y vaya a dejar una impresión incorrecta en la gente. Y es un... Y yo....
16De lo que yo tenía como notas escritas sobre lo que iba a decir, quité una parte de ello, para que así no lo dijera tan fuerte. Porque (¿ven Uds.?), si una–si una persona... Yo–yo amo al Señor Dios, y la única manera que yo sé que lo amo a El, es porque yo los amo a Uds. ¿Ven? Esa es de la única manera que yo lo sé. Y sin embargo, yo–yo no quiero tener algo que se me ha revelado a mí y luego no decírselos a Uds., si es para que se los diga a Uds. Y por otra parte, yo tengo temor de que si yo digo algo un poquito fuerte, eso pudiera lastimar a alguien. Y, cómo Uds. saben, es un... Uno sencillamente casi tiene que llegar a la plataforma y luego sentirse guiado a decir lo que uno va a decir. Eso es todo. Y luego algunas veces uno pudiera decir algo, y alguien pudiera tomar la... otro punto de vista de ello, y correr en ese lado; y entonces alguien dirá: "Oh, esto es esto, ¿ven?"
17Pero yo quiero que Uds. sepan que sólo estoy conjeturando en lo que yo les voy a decir; y la palabra conjeturar significa: "aventurar sin autoridad". Así que yo estoy... Yo–yo no digo que esto es verdad, sino que sólo es un pequeño pensamiento que yo pudiera dejarles a Uds., para que lo puedan valorar y ver lo que Uds. piensan al respecto. Y por supuesto, será–será Escritural, porque yo no predicaría nada....
18Pero, ¿es esta la hora? ¿Ha llegado esto a esta hora? Y, ¿significan eso estas cosas? Yo oro con todo lo que está en mí, que no sea así. ¿Ven? Yo oro que no sea correcto, que no sea esa hora. Va a ser, pero, ¿ha llegado a esa hora? ¿Ven?, eso es lo que yo me pregunto. Ahora, ¿entienden todos completamente que yo no sé? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Yo sólo... ¿Es esta la hora? Si es, ¡Dios tenga misericordia de nosotros! Pero, si no es esa hora, permite... va a venir.
19Ahora, tan pronto como podamos... Tenemos un gran itinerario por delante de nosotros, si es la voluntad del Señor. Y yo tengo que ir a ultramar inmediatamente después de Navidad, a Europa y Asia; especialmente Europa. Y luego regreso aquí a los Estados Unidos para unos cuantos servicios, y luego regreso allá a Suráfrica. Yo empiezo el día dos de–de septiembre, en Durban; y desde el dos, creo yo, hasta como el día diez; y luego tengo tres días para ir de allí a Johannesburg y empezar otra vez. Pero pienso yo que es en el mes de abril, cuando empezamos en los países escandinavos, en Noruega y Suecia y–y Finlandia, y–y Holanda y Suiza y Alemania, y–y por toda Europa allá. Así que, estén en oración por nosotros. 20 Tenemos unas cuantas reuniones aquí, en el tiempo de Navidad, inmediatamente después de Navidad. A propósito, queremos estar aquí durante la Navidad, ¿ven?... en casa. Los niños quieren venir a casa, durante la Navidad. Y nosotros–nosotros amamos Arizona, pero, ¿saben Uds.?, la–la cosa que extrañamos y sencillamente no podemos deshacernos de ello, es esta iglesia y Uds. hermanos. No importa adónde vayamos, lo que hagamos, sencillamente es... Los niños, yo, mi esposa, y todos. Sencillamente no hay un lugar como éste. Correcto. Sencillamente no hay lugar.
21Yo he navegado los siete mares, y–y he estado en todas partes, pero no hay un lugar que me parezca tan sagrado como este lugarcito, este es el lugar. Sólo aléjese de él una vez, y Ud. se dará cuenta. Sencillamente hay algo tocante a aquí. Yo he predicado prácticamente por todo el mundo, y yo nunca en ninguna ocasión, en ningún lugar, he sentido el Espíritu de Dios con tanta libertad y cosas, como lo siento parado aquí. Este es el lugar.
22"Dios, permítelo..." Como el día que yo puse esa piedra del ángulo allí, yo dije: "Señor Dios, no permitas que se caiga". La gente dijo: "En dos meses, será un garaje".
23Yo dije: "No permitas que se caiga, Señor. Permite que se quede parado, y que haya gente aquí alabándote a Ti, cuando Jesús regrese". Yo confío que será de esa manera.
24Ahora, abramos en la Biblia ahora, y–y esperamos que el Señor nos dé de Sus bendiciones. Y queremos leer algunas Escrituras. Yo tengo algunas Escrituras escritas aquí a las que yo me quiero referir, y algunas notas. Y yo quiero leer en tres lugares de la Biblia, y se los daré a Uds., primero. Yo quiero leer en Judas, los versículos 5 y 6. Judas es un solo Libro, como Uds. saben. Y luego yo quiero leer 2 Pedro el capítulo 2, los versículos 4 y 5. Luego quiero leer 1 Pedro, 3:18, al 20.
25Y mi tema en esta mañana, si es la voluntad del Señor, es: "Almas encarceladas hoy". "Almas encarceladas hoy", encerradas, condenadas para siempre, nunca... no hay manera de que sean salvas, ¿ven?, almas que han sido encarceladas hoy.
26Ahora, leamos en el Libro de Judas, primero. Creo que yo la marqué aquí para leerla primero, en Judas; y luego en 2 Pedro, y luego–luego en 1 Pedro. Ahora, en Judas, me gustaría leerlo todo; pero para ahorrar tiempo, porque ya son las diez y media, yo voy a empezar en el versículo 5. Ahora, Judas era un hermano, un medio hermano de Jesucristo, como todos nosotros lo sabemos. ¿Ven? El era hijo de José. Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.
27Primero los salvó, los sacó de Egipto, y luego tuvo que destruirlos porque ellos no continuaron con su mensaje, ¿ven Uds.? Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en pri-... prisiones eternas, para el juicio del gran día;
28Los Angeles, los cuales una vez estaban en el Cielo, y no guardaron su dignidad y la manera en la que estaban allí, se apartaron, y ahora están en prisiones eternas de oscuridad, prisiones eternas de oscuridad, guardados en esta condición hasta el Juicio del gran Día cuando ellos serán juzgados con todo el resto de los incrédulos.
29Ahora en 2 Pedro, el capítulo 2, empezando con el versículo 4, el cual está uno o dos libros atrás, ¿ven? Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio; y si no perdonó al mundo antiguo, sino que guardó a Noé, pregonero de justicia, con otras siete personas, trayendo el diluvio sobre el mundo de los impíos;
30No perdonó a los Angeles; los puso en cadenas de oscuridad. Y condenó a todo el mundo por medio de la destrucción, de–de Noé.
31Ahora en 1 Pedro, el capítulo 1 y el... 1 Pedro, el capítulo 3, y principiando con el versículo 18, leemos otra vez. Ahora, escuchen atentamente ahora. Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu; (a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu); en el cual también fue y predicó a los espíritus encarcelados, (El les predicó a estas personas en prisión), los que en otro tiempo desobedecieron, cuando una vez esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo.quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades. Oremos otra vez.
32Ahora, Padre Celestial, ¡tal alineación de Escrituras aquí!, ¡tres testigos!, tres lugares en la Escritura dando testimonio. Y Tú has dicho en Tu Palabra que "en la boca de dos o tres testigos conste toda palabra". Ahora te pido, oh Dios, que Tú vengas a la gente e interpretes esta Palabra, este Mensaje, en la luz que debería estar, que todo hombre, mujer, muchacho, o muchacha, pueda entender en la capacidad que Tú has ordenado que lo entiendan, y ahora sabiendo que estos tres testigos dan testimonio de la Verdad.
33Y yo oro que Tú envíes el Espíritu Santo sobre nosotros ahora. Y miraremos a El quien es nuestro Rey en nuestros medios esta mañana, el Señor Jesucristo; en donde ahora nos hemos elevado por fe, sentados en estos lugares Celestiales en El. Esperamos Su Mensaje. Háblalo por medio de nosotros, Señor, óyelo por medio de nosotros, mientras te pedimos que circuncides los labios que hablan y los oídos que lo oyen, para que pueda ser para la honra y gloria de El quien es la Escritura. Porque lo pedimos en Su Nombre. Amén.
34Ahora, recuerden el servicio esta noche, el servicio de sanidad. Yo no pienso que sería necesario repartir tarjetas de oración, así que sencillamente oraremos por los enfermos. Yo tengo algo que quiero decirles a Uds., y yo–yo espero que llevará a la congregación a un lugar en donde habrá toda clase de sanidades. Yo sé que será, si sólo lo creemos de esa manera.
35Ahora, esto: "Almas encarceladas hoy", ¡almas que están ahora encarceladas!
36Miren, el alma del hombre no es el cuerpo del hombre; es el alma, ¿ven? Y el alma es algo que es la–la naturaleza del espíritu. Y entonces cuando la naturaleza de un hombre... Cuando él dijo: "Estamos muertos", la Escritura claramente nos dice que "estamos muertos y nuestras vidas están escondidas en Dios por medio de Jesucristo, selladas allí por el Espíritu Santo". Ahora, no fue que el cuerpo de Uds. que murió; no fue su espíritu que murió. Fue la naturaleza de su espíritu que murió (¿ven?), la naturaleza, lo cual es el alma. La naturaleza de su alma es–es Dios, si Ud. es nacido de nuevo. Si no es, es del mundo. Todo lo que empieza tiene fin. Así que por lo tanto, la única manera que Ud. puede tener Vida Eterna, es tener una Vida que nunca empezó. Y entonces su vida empezó cuando Ud. nació. Cuando Dios sopló el aliento de vida en su nariz y Ud. llegó a ser una alma viviente, es entonces cuando Ud. empezó. Pero cuando Ud.....
37Esa naturaleza que estaba en Ud., por naturaleza Ud. era del mundo, alejado de Dios. Ud. de hecho era un animal. Eso es exactamente correcto. Cualquiera sabe que somos mamíferos. ¿Cuántos saben eso? Nosotros– nosotros somos mamíferos, somos animales de sangre caliente; pero, eso es lo que somos por nuestra creación terrestre. Pero, ¿ven Uds.?, lo que nos hace diferente de otros mamíferos, es que–que Dios puso una alma en nosotros. ¿Ven? Ahora, los otros mamíferos no tienen que usar ropa. Ningún otro animal tiene que usar ropa para ocultar su vergüenza, sino nosotros. Nosotros somos los únicos que lo hacemos, porque tenemos una alma. Pero, ¿ven?, Dios, en el principio sabía cómo sería un hombre. Y El creó la tierra, y trajo toda clase de animales, desde la especie más baja a la más elevada; y el animal más elevado que salió, fue el hombre.
38Y entonces, cuando el hombre primero fue hecho, él era un hombre espíritu, a la imagen de Dios.
39Lo cual, "Dios es Espíritu", San Juan 4. Ahora, "El es un–un Espíritu. Y los que le adoran a El, le adoran en Espíritu y en Verdad. Y Tu Palabra es la Verdad". Ahora, nosotros le adoramos a El en Espíritu y en Verdad; El es un– un Ser Espíritu.
40Entonces, no había hombre para labrar la tierra, y entonces Dios formó al hombre del polvo de la tierra.
41Luego El tomó de su lado un producto secundario, una costilla, y al hacer eso... separó a ese hombre el cual tenía una naturaleza doble, lo cual era ambos, femenino y masculino. Y El tomó lo femenino, porque era amor, y El lo colocó dentro de una persona llamada Eva (que Adán llamó Eva), la cual era su esposa. Eso es en donde su amor natural, el amor fileo, lo apegó a su esposa. De esa manera el hombre debería ser hoy, y el de ella para su esposo. El hombre, el masculino; la mujer, lo femenino.
42Y entonces, ¿ven?, después que El había hecho al hombre a Su propia imagen, "los creó El, varón y hembra", no había hombre para labrar la tierra. Y El lo formó del polvo de la tierra, y por lo tanto él llegó a ser... él fue ese hombre. Ese hombre humano era mamífero, ¿ven?, él era animal; pero El puso ese espíritu de Dios, una vida, dentro de él, y lo hizo en base que él pudiera hacer una elección. Y entonces cuando ese hombre....
43Ahora, nosotros pensamos que somos algo. Sólo recuerden: ¿qué somos? Un terrón de tierra. Eso es todo. "Y debido a que polvo eres, al polvo volverás". Así que cuando Uds. ven a ese hombre caminando por la calle que piensa que él es algo, Uds. saben, y tiene una poca de educación y cosas, recuerden: él es un terrón del polvo de Indiana. Eso es todo. Y esa mujer que está toda vestida con pantaloncitos cortos, y fumando cigarrillos y comportándose así por la calle, contorsionándose como que ella es dueña de toda la región, ella es un terrón del polvo de Indiana, y a eso volverá. Así que Uds. no son mucho para empezar, ¿ven? Así que, eso es correcto, eso es lo que Uds. son.
44Pero, esa alma que está allí adentro, ¿ven?, esa alma es en lo que Dios está obrando, ¿ven? Si El puede únicamente hacer que esa naturaleza, ese espíritu, esté de acuerdo con El, entonces esa naturaleza muere, la naturaleza y el amor del mundo se muere, y las cosas del mundo están muertas. ¿Ven? Porque, "si aman al mundo, o las cosas del mundo, el amor de Dios no está en Uds." ¿Ven? Y un hombre debe nacer de nuevo. Así que, esta naturaleza tiene que morir, y la naturaleza de Dios viene y vive dentro de Uds. Y Dios es la única cosa que hay que nunca principió y nunca tiene fin.
45Así que, por lo tanto, El ha hecho una asociación, ven Uds., y ha tomado a este hombre terrestre, y a ese Espíritu Eterno, y los ha unido. Porque Dios se reflejó El mismo en eso; El llegó a ser un hombre cuando llegó a ser Jesucristo; y El era Dios, ¿ven?, Dios estaba en Cristo; (eso es), vivió en El, reconciliando al mundo Consigo mismo. Y, por medio de ese Hombre perfecto, cada uno de nosotros imperfectos que creemos en Dios y hemos aceptado Eso, llegamos a ser la perfección de El.
46Y El nunca permitió que Su cuerpo viera corrupción, ni tampoco dejó Su alma en el Seol, sino que lo resucitó al tercer día, y El está vivo para siempre jamás. Y nosotros tendremos un cuerpo como Su propio cuerpo glorioso.
47Esa es la razón que somos bautizados en Su Nombre: para que podamos salir identificados en Su Nombre, en Su muerte, en Su resurrección, que resucitemos, testificando al mundo que tenemos nueva Vida, y que el hombre viejo está muerto, hemos enterrado esa primera naturaleza. ¿Ven? Esa primera naturaleza murió, y ahora somos la naturaleza de El; El vive en nosotros. Y no hacemos nuestra propia voluntad; hacemos Su voluntad. No pensamos nuestros propios pensamientos. La mente (la mente es lo que piensa), la mente que estaba en Cristo Jesús está en cada creyente. ¿Ven?, allí– allí está el alma, y eso es de lo que estamos hablando. Ahora, esa es la parte de la que yo estoy pensando ahorita, que está dentro de nosotros: el alma.
48Ahora, si nos fijamos en esto, hay muchas cosas que suceden algunas veces, y nos preguntamos porqué suceden, y nosotros mismos nos cuestionamos, y cuestionamos a otros. Pero finalmente, después de un tiempo, nos damos cuenta, que si somos Cristianos, todo obra bien, de alguna manera. Uds. han visto eso. Todos los Cristianos ven eso. Nos preguntamos porqué lo hicimos.
49Yo me preguntaba algunas veces, cuando primero leí la Biblia: "¿Por qué Dios le permitió a Abraham, ese gran hombre, pararse allí y decir que Sara no era su esposa?" Y cómo El le permitió que se parara allí y mintiera tocante a eso, y las cosas que él hizo. Y luego, cómo El le permitió a Abraham que dejara la tierra prometida cuando El le dijo a él que no la dejara. Cualquier judío que deja la tierra prometida está apostatando, porque Dios les dio eso a ellos y la promesa fue que se quedaran allí, ¿ven?, y ellos la dejaron. Así que él fue a Gerar. Pero si no hubiera sido por eso....
50Y luego Abimelec, ese rey allá en el país filisteo, se enamoró de Sara y se iba a casar con ella, y era un hombre bueno, un hombre justo. Y probablemente después... Esto suena ridículo, pero es para hacerlo más real para Uds. Después que él se bañó en la noche y se puso sus pijamas, y dijo sus oraciones y se fue a acostar, el Señor le apareció y le dijo: "He aquí, muerto eres", y el hombre no había hecho nada. ¿Ven? El fue absolutamente engañado por ambos, Abraham y Sara. Correcto. El dijo: "Tú tienes la esposa de otro hombre, ¿ven? Y Yo–Yo no oiré tus oraciones, no importa cuánto tú ores. He aquí, muerto eres. Porque ese hombre es Mi profeta". ¿Ven?
51¿Ven?, es difícil entender eso, ¿ven? Pero si no fuera por eso, no hubiéramos sabido lo que era la gracia.
52¿Por qué fue y se casó con Hagar, después de tener una esposa adorable como Sara? Y él no lo quería hacer, ¿ven?, pero Sara le dijo que lo hiciera. Y entonces el Señor le dijo: "Escucha lo que Sara te dijo". ¿Por qué? Tenía que haber un Ismael, para que "la sierva y su hijo no fueran herederos con la mujer libre y su hijo". ¿Ven lo que quiero decir?
53Todas estas cosas son tipos. ¿Por qué ese profeta se tuvo que casar con una prostituta y tuvo... estos hijos, tuvo dos hijos con ella? Como una señal. ¿Por qué uno se acostó sobre su lado derecho por trescientos cuarenta días, y luego se acostó otros tantos días sobre su otro lado de esa manera? Fue una señal. Uno se despojó de su ropa y caminó delante de Israel. Y, ahora, todas esas cosas, eran tipos y sombras, ¿ven?; y nosotros tenemos que tener esas cosas para completar el cuadro.
54Y muchas veces, las cosas nos suceden y nos preguntamos porqué suceden así. Es Dios presagiando algo.
55Ahora, cuando era un niñito (y Uds. conocen la historia de mi vida), yo–yo siempre creí, lo primero que yo puedo recordar... Una de las primeras cosas que yo recuerdo... Miren, esto... Miren, Uds. me pudieran haber dicho algo ayer, y yo lo olvidaría hoy. Pero hay algunas cosas del pasado, que sucedieron en nuestra niñez (muchos de nosotros somos de esa manera), que siempre las recordamos. Y esto casi suena ridículo al decir esto, pero yo recuerdo cuando gateaba, con un vestidito largo puesto. A los pequeños bebés... Bueno, algunos de Uds. de mi edad recuerdan, que los bebés solían usar vestiditos largos; y yo me recuerdo gateando y cogiendo nieve de los zapatos de mi tío y comérmela, cuando él entró, y estuvo parado al lado de una chimenea.
56Y luego la siguiente cosa que yo recuerdo suceder en mi vida, fue una visión, la primera que tuve, y me dijo que viviría la mayor parte de mi vida cerca de una ciudad llamada New Albany. Y yo era un bebito montañés allá arriba; ni siquiera había allí un doctor cuando nací. Y–y yo–yo... Uds. saben, ellos... Yo he vivido aquí como por unos cincuenta años, aquí mismo; una visión.
57Y entonces, yo siempre he sabido que había un Dios en alguna parte. Y siendo un muchachito El me habló y me dijo que "nunca fumara o bebiera, ni contaminara mi cuerpo", eso es que viviera inmoralmente con mujeres y cosas. Yo siempre tenía un temor de eso, y era un jovencito.
58Y entonces yo estaba cazando en una ocasión, lo cual parece ser que es para mí, mi segunda naturaleza, el gustarme cazar. Y yo andaba cazando con un muchacho, Jim Poole, un muchacho amable. Creo yo que su hijo viene aquí a la iglesia, el pequeño Jim; y es una familia de gente fina. Yo conozco a los Poole... Jimmy y yo dormíamos juntos y vivíamos juntos desde que éramos niños en la escuela. Nos llevamos como unos seis meses aparte, en edad. Y Jimmy disparó su escopeta accidentalmente, y me atravesó ambas piernas (estaba muy cerca de mí), con una escopeta. Me llevaron al hospital, y allí, estaba acostado muriéndome. No había penicilina ni nada en aquellos días. Y miren, ellos tenían una sábana de plástico debajo de mí, y yo sabía que esa noche... Ellos me iban a operar a la mañana siguiente.
59Ellos sólo cortaron y limpiaron la herida; había grandes pedazos de carne desgarrados, y cogieron las tijeras y los cortaron. Y me tuve que agarrar fuertemente de las manos de un hombre. Y ellos tenían a Frankie Eich (él recientemente cometió suicidio), y tuvieron que agarrar... soltar mis manos de sus muñecas, cuando–cuando ellos terminaron. Yo grité y lloré, y me agarré fuertemente de esa manera, y ellos cortaron esa parte de la pierna. Yo tenía catorce años de edad, sólo un muchachito.
60Y esa noche yo traté de dormir, y ellos... Desperté porque algo chapoteaba. Y era sangre, casi medio galón [casi 2 litros–Trad.], creo yo, que salió de esas venas. Y ellos tenían... ellos tomaron rayos x, y dijeron que el perdigón estaba colocado muy cerca de esa artería, a ambos lados, que sólo un pequeño raspón la cortaría por la mitad, y yo empezaría a sangrar. "Bueno", yo pensé: "este es mi fin". Y bajé mis manos de esta manera, y las levanté, y la sangre escurría por mis manos; era mi propia sangre en la que yo estaba acostado. Llamé; soné el timbre. La enfermera vino, y ella sólo la limpió con una toalla porque no había nada que ellos pudieran hacer.
61Y a la mañana siguiente, bajo esas condiciones de debilidad (ellos no daban transfusiones de sangre en aquellos días, Uds. saben, así que...), ellos– ellos me operaron. Y me dieron éter. Y cuando yo... El éter viejo que usaban en el pasado, me imagino que Uds. recuerdan, es el viejo anestésico. Y bajo ese éter, cuando desperté... Yo estaba saliendo del éter después de ocho horas. Ellos me tuvieron que dar tanto, que pensaron que no podía... que yo no iba a despertar. No me podían despertar.
62Yo recuerdo que la Sra. Roeder estaba a mi lado, allá en el hospital. Yo nunca olvidaré a esa mujer. No importa lo que suceda, yo nunca la pudiera olvidar. Ella sólo era una jovencita en ese entonces. Su esposo era el superintendente aquí en la fábrica de automóviles. Y yo–yo recuerdo que ella estaba parada a mi lado, ella y la Sra. Stewart. Y ellas fueron de hecho las que pagaron mi cuenta del hospital. Yo... Nosotros ni siquiera teníamos comida para comer en la casa, así que, ¿cómo podíamos pagar una cuenta de hospital de cientos de dólares? Pero ella, por medio de la sociedad de su iglesia y del Ku Klux Klan, pagaron la cuenta del hospital por mí, los Masones. Yo nunca los puedo olvidar. ¿Ven? No importa lo que ellos hagan, o lo que sea, yo todavía... hay algo, y eso se queda conmigo, ¿ven?, lo que ellos hicieron por mí. Y ellos le pagaron la cuenta al Doctor Reeder. El todavía vive; vive aquí en Port Fulton, y les pudiera contar la historia.
63Cuando salí de estar bajo ese éter, hubo algo que me sucedió allí. Yo siempre he creído que fue una visión, porque estaba tan débil, y yo... Ellos pensaron que me estaba muriendo. Ella estaba llorando. Cuando abrí mis ojos para mirar, yo la podía oír hablando. Y luego me volví a dormir, y desperté, dos o tres veces. Y luego tuve una visión en ese momento. Y luego tuve....
64Como unos siete meses después, tuve que ir para que me sacaran de mis piernas borra de escopeta, y pedazos engrasados de ropa de cacería; el doctor no los había sacado. Y así que, tuve envenenamiento de la sangre; ambas piernas se habían hinchado y habían perdido su fuerza, y ellos me querían quitar ambas piernas desde mis caderas. Y yo sólo... Yo dije: "No, sólo suban más alto, y corten aquí arriba". Yo sencillamente no lo podía soportar, ¿ven? Y así que, finalmente, el Doctor Reeder y el Doctor Pirtle de Louisville, hicieron la operación, y cortaron allí, y sacaron todo; y hoy tengo unas piernas maravillosas, por la gracia de Dios. Pero bajo la–la última visión que tuve....
65En la primera visión cuando desperté, fue entonces cuando entré en ese éxtasis, y yo pensé que estaba en el infierno, tan claro como....
66[Un hermano en la congregación dice: "Perdóneme, señor"–Ed.]. ¿Eh? ["Hay una mujer aquí que está desmayada, allá"]. Muy bien, alguien ponga sus manos sobre ella, y ella... llévenla adonde haya aire. Ahora, cualquiera que esté parado allí, ponga sus manos sobre ella. Oremos.
67Querido Señor Jesús, nuestra hermana que está enferma esta mañana, y que se ha desmayado en el cuarto, que Tu gracia y fuerza y poder... hay manos puestas sobre ella ahora, te representan a Ti. Y la Escritura ha dicho: "Estas señales seguirán a los que creen; sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán". Y ahora que nuestra hermana salga de esa enfermedad, y sea sanada para la gloria de Dios. En el Nombre de Jesucristo lo pedimos y la encomendamos a Ti. Amén.
68Ahora, llévenla adonde haya aire. Está–está muy sofocado. Yo lo puedo sentir aquí, muy, muy intenso. Es como un sentir de desmayo aquí en la plataforma. Lo sentí, cuatro o cinco veces aquí. Si hay... tan pronto como ella se sienta un poco mejor, bueno, llévenla adonde ella pueda tomar aire. Eso es bueno. ¿Ven?, sencillamente está mucho muy sofocado, Uds. saben. Los seres humanos crean, cada uno de nosotros, tantos pies cuadrados de sólo enfermedad. Si Uds. tienen... alguien tiene agua allí, o algo, para que le pongan a la hermana. Ella está–ella está bien ahora. ¿Ven? Muy bien. [Un hermano en la congregación dice: "De todos modos abramos las puertas, Hermano Branham"–Ed.]. Sí, quizás si Uds. pudieran abrir las puertas, quizás, o denle sólo un poquitito de aire, tanto como sea posible, de alguna manera, ¿ven?
69Ahora, en esa ocasión, mientras yo tuve esa visión, y pensando que yo–yo había pasado de esta vida para entrar al tormento.
70Y siete meses después, aquí en el Hospital Memorial del Municipio de Clark, yo tuve la segunda operación. Y en esa ocasión, cuando desperté, pensé que estaba parado en el oeste (tuve otra visión). Y había una gran cruz dorada en los cielos, y la Gloria del Señor estaba fluyendo de esa cruz. Y yo estaba con mis manos extendidas así, y esa Gloria estaba cayendo dentro de mi pecho. Y yo... La visión me dejó. Mi padre estaba sentado allí mirándome, cuando vino la visión.
71Yo siempre he sentido... Uds.... Toda la gente que me ha conocido todos estos años, sabe que yo siempre había querido ir al oeste. (Uds. saben cómo es). Siempre ha habido algo tocante a ir al oeste. Pero porque un astrólogo me dijo en una ocasión la misma cosa, que yo debería ir al oeste... Las estrellas, cuando ellas cruzan sus ciclos y demás, yo había nacido bajo esa señal; y que nunca tendría éxito en el este; yo tendría que ir al oeste. Y el año pasado me fui al oeste, para–para cumplir ese deseo que había tenido toda mi vida, ¿ven?, para cumplirlo.
72¿Por qué estoy allá? Es la cosa más ridícula: estando allá en el desierto, pagando ciento diez dólares por mes de renta, y aquí está una casa aquí, una casa para ministro, designada para mí, ¿ven? Pero es siguiendo al Señor, ¿ven?, eso es–eso es todo lo que sé hacer. Y Uds. saben de las visiones y de lo que ha sucedido allá. Miren–miren tocante a esto, yo quiero decir que....
73Ahora, si nuestra hermana se siente un poquito débil, Hermano Roy, y ella quisiera... la quiere sacar a alguna parte y sentarla en un cuarto por aquí, en donde ella pueda tomar más aire o algo, eso está perfectamente bien, porque yo siento que ella estará bien ahora, ¿ven? Está bien. Ella sólo está débil, enferma. Y así que, hagamos esto: si ella... si Ud. la quiere traer para acá en donde el aire... abra estas ventanas, Hermano Roy, y si la hermana quiere venir acá, eso–eso estará bien. ¿Ve?, si ella quiere venir para–para acá, bueno, no tema eso.
74Yo quiero poner manos sobre ella cuando pase por aquí. Perdónenme Uds. sólo un momento. Y Dios perdóname por... ¡Eso!, eso es correcto, hermano.
75Padre Celestial, esta Tu hija aquí está sentada aquí esta mañana, y ella vino a oír el Mensaje, y tiene... Satanás la está tratando de impedir de eso, pero él no lo puede hacer. El no lo puede hacer. "¡Satanás no puedes!, en el Nombre de Jesucristo". Muy bien. Bueno, esa puerta, creo que si unos pocos...?... hermanos, entonces el aire puede circular por aquí, a Ud.
76¡Oh, Uds. hablan de sofocado!, Uds. deberían estar en algunos de esos lugares en ultramar en donde ellos se apilan unos encima de los otros, con lepra y cáncer. Y, ¡oh, hermanos!, uno casi no puede respirar, Uds. saben, estando entre cosas como esas. Acostados en esos edificios enormes, contaminados de–de enfermedades. Y Uds. saben lo que hace la lepra. Allí, acostados allí sin oídos, y la mitad de su cara comida, y sin brazos, y pequeñas clavijas por pies, y cosas como esas, acostados, apilados unos sobre los otros. Y muchos de ellos muriendo en ese momento acostados allí, por estar apilados unos sobre los otros, tratando de entrar por alguna parte, Uds. saben, para oír el Mensaje.
77Y miren, ahora en esta visión, les diré qué sucedió. En la visión que tuve, retrocederé, porque conté eso, las dos visiones, para mostrarles a Uds. que de acuerdo a una de ellas, yo debía estar en el oeste. Yo siempre he anhelado eso.
78Y ahora, el propósito del Mensaje esta mañana es para informar a la iglesia, en todo lo que El me permita informar a la iglesia, hasta donde yo sepa, hasta que la... mientras voy avanzando. Y esto me impresionó, así que yo le quería informar a la iglesia. Ahora, esto es únicamente para este tabernáculo, ¿ven?, para aquí. Ahora, en esta visión, en la primera, esto es lo que sucedió.
79Después de que la visión me impresionó (y estaba tan débil, y había perdido toda esa sangre), y fui... yo pensé que me estaba cayendo en una eternidad sin fin. Muchos de Uds. me han oído contar esto antes. Y–y me estaba cayendo en una eternidad sin fin. Primero, yo iba atravesando como nubes, y luego atravesando oscuridad, y estaba cayendo más abajo, y más abajo, y más abajo. Y cuando menos pensé, entré en las regiones de los perdidos, y allí adentro, yo–yo grité. Y miré, y había... sencillamente todo... no había fondo allí. Yo no podía parar de caer. Por la eternidad, así parecía, que yo iba a estar cayendo. No había dónde parar en ninguna parte.
80Y entonces... Qué diferente era de la visión que tuve aquí no hace mucho, de estar en Gloria con la gente, ¡el contraste! Pero en ésta, a medida que iba cayendo, finalmente, yo–yo grité por mi papá. Por supuesto, siendo sólo un niño, eso es lo que yo hice. Yo grité por mi papá, y mi papá no estaba allí. Y grité por mi madre: "¡Deténgame, alguien!" Y no había madre allí. Me estaba cayendo. Y entonces grité a Dios. No había Dios allí. No había nada allí.
81Y después de un rato, oí el sonido más lúgubre que alguna vez yo oí, y era el sentir más horroroso. No hay manera... Aun un fuego ardiente literal, sería un placer al lado de lo que era esto. Ahora esas visiones nunca han estado incorrectas. Y eso fue el sentir más horrible que alguna vez yo tuve, y lo que....
82Yo oí un ruido que sonó como alguna clase de–de–de asunto de espantos. Y cuando lo oí, miré lo que venía, y eran mujeres. Y ellas tenían una cosa verde (sólo podía ver sus caras), y ellas tenían una cosa verde abajo de sus ojos. Y sus ojos parecían que estaban prolongados hacia atrás, como una... como las mujeres de hoy se pintan sus ojos. Prolongados hacia atrás de esa manera, sólo sus ojos y su cara. Y hacían: "¡Uuh, uuh, uuh, uuh!" ¡Oh, hermanos!
83Yo grité: "¡Oh Dios, ten misericordia de mí! ¡Ten misericordia, oh Dios! ¿En dónde estás? Si Tú únicamente me permites regresar y vivir, yo te prometo ser un buen muchacho". Ahora, esa es la única cosa que yo podía decir. Ahora, Dios sabe, y en el Día del Juicio El me juzgará por esa declaración. Eso es lo que yo dije: "Señor Dios, permíteme regresar, y yo te prometo que seré un buen muchacho".
84Y cuando fui balaceado, yo había dicho mentiras, yo había hecho casi todo lo que se podía hacer, pero la única cosa que yo digo... vale más que sea honesto que lo diga honestamente mientras estoy aquí ahora. Y cuando miré hacia abajo y me vi que estaba partido en dos, casi, yo dije: "¡Dios, ten misericordia de mí! Tú sabes que nunca cometí adulterio". Esa era la única cosa que yo le podía decir a Dios. Yo no había aceptado Su perdón, y todas esas cosas. Yo sólo digo... podía decir: "Yo nunca cometí adulterio".
85Y entonces ellos me llevaron allá. Y entonces, allí, yo clamé: "¡Dios, ten misericordia de mí! Yo seré un buen muchacho, si Tú únicamente me permites regresar", porque yo sabía que había un Dios en alguna parte. Y así que digo la verdad, esas criaturas abrumadas estaban por todos lados; yo era uno que acababa de llegar. Y era el sentir más espantoso, horrible e impío en ese... Parecían ojos grandotes, con grandes pestañas que salían de esa manera, y se prolongaban hacia atrás como los de un gato, se prolongaban hacia atrás de esa manera; y tenían una cosa verde, y como que tenían gangrena o algo. Y ellas hacían–ellas hacían: "¡Uuh, uuh, uuh!" ¡Oh, qué sentir me produjo! Miren, cuando yo....
86Entonces en un momento, yo había regresado a la vida natural otra vez. ¡Esa cosa me ha molestado! Yo pensé: "¡Oh!, permite que yo nunca vaya a un lugar como ése, que ningún otro ser humano tenga que ir a un lugar como ése".
87Siete meses después, yo tuve la visión que estaba parado en el oeste, viendo esa cruz dorada descendiendo sobre mí. Y yo–yo sabía que existían unas regiones de los condenados en alguna parte.
88Ahora, yo nunca le había puesto mucha atención hasta hace unas cuatro semanas. Mi esposa... Nunca pensé de ello en estos términos. Hace como unas cuatro semanas, mi esposa y yo fuimos al centro en Tucson, para hacer algunas compras. Y mientras estábamos sentados... Mi esposa... Habíamos entrado por el piso de abajo, y–y había allí un grupo de muchachos de aparencia afeminada, que tenían su cabello encrespado, Uds. saben, como las mujeres se lo hacen, y–y con flecos peinados aquí enfrente, y con esos pantalones que los usan altos, me imagino que eran algo como Beatniks, o como Uds. los llamen. Y ellos estaban allí, y todos los estaban mirando a ellos, y sus cabezas estaban así de grandes, como las mujeres que usan estos "estilos de cabello corto encrespado", Uds. saben. Y ellos estaban allí.
89Y una mujer joven pasó por allí, y ella dijo: "¿Qué piensas tocante a eso?"
90Yo dije: "Ud. también se debería avergonzar de Ud. misma, si puede criticar eso". Yo dije: "El tiene tanto derecho de hacerlo como Ud. lo tiene. Ninguno de Uds. tiene derecho de hacerlo".
91Así que me fui al piso de arriba, y me senté. Y en donde me senté, había una escalera mecánica (fue en la tienda de J.C. Penney), y la escalera mecánica llevaba a la gente arriba. Bueno, yo verdaderamente me enfermé de mi estómago, viendo a esas mujeres que venían subiendo allí, (jóvenes, viejas, e indiferentes, arrugadas, jóvenes, y de todas clases), con pantaloncitos cortos puestos; sus cuerpos obscenos, y esas mujeres vestidas sensuales, con esas cabezas grandes de esa manera, y ahí venían subiendo. Y una venía saliendo de esa escalera mecánica, venía subiendo en esa dirección hacia donde yo estaba sentado en una silla, sentado allí con mi rostro inclinado.
92Y volteé y miré. Y una de ellas que venía subiendo los escalones estaba diciendo: "Uuh", de habla hispana, a otra mujer. Ella era una mujer blanca hablando con la mujer hispana. Y cuando miré [el Hermano Branham truena sus dedos–Ed.], de repente yo fui cambiado. Allí, yo había visto eso antes. Sus ojos... Uds. saben cómo las mujeres lo están haciendo ahora: pintándose sus ojos recientemente como gato; Uds. saben, se los pintan por arriba de esta manera, y usan anteojos de gato y todo, Uds. saben, con sus ojos pintados por arriba de esta manera, y esa cosa verde abajo de sus ojos. Allí estaba esa cosa que yo vi cuando yo era un niño. Allí estaba la mujer exactamente. Y me entumecí todo, y empecé a mirar alrededor, y allí estaban esas personas musitando, Uds. saben, hablando tocante a los precios y cosas en el edificio. Y yo sólo....
93Parecía que yo había cambiado por un momento. Y miré, y pensé: "Eso es lo que yo vi en el infierno". Allí estaban ellas, con esa gangrena. Yo pensé que porque ellas estaban en el infierno era la causa que las hizo así, un color azul verdoso abajo de sus ojos. Y allí estaban esas mujeres pintadas de azul verdoso, exactamente de la manera que la visión lo dijo hace cuarenta años. ¿Ven?
94Hace como unos cuarenta años, es lo que ha sido. Yo tengo cincuenta y cuatro; yo tenía catorce. Así que hace como unos cuarenta años, yo... Y ese es el–el... Ese es el número de juicio, de todas maneras, ¿ven Uds.? Ahora, había....
95Yo había visto eso, y ni siquiera le podía hablar a mi esposa cuando llegó. Ella estaba allá tratando de comprarle a Sara y a los niños algo, como un vestido o algo para la escuela, y yo–yo ni siquiera le podía–ni siquiera le podía hablar a ella. Ella dijo: "Bill, ¿qué te pasa?" Yo dije: "Cariño, yo soy... ¡Yo casi me muero!" Y ella dijo: "¿Qué te pasa? ¿Estás enfermo?" Yo dije: "No. Algo acaba de suceder".
96Ahora, ella no sabe. Ella está esperando que llegue esta cinta. Yo nunca lo he contado a nadie. Y pensé que esperaría, como lo prometí que se lo presentaría primero a la iglesia (¿ven?), se lo presentaría a la iglesia. Esa fue mi promesa. Y Uds. lo comprenderán después de esta noche, la razón que procuro cumplir mi promesa. ¿Ven?
97Entonces yo pensé, al observar esos ojos que se miraban gangrenados en esas mujeres... Eran la latina, la francesa, y la india, y la blanca, y todas juntas, con esas grandes cabezas, Uds. saben, las hacen que se abulten, con esos peines, de la manera que ellas se lo peinan, muy grandotas, se lo encrespan, Uds. saben; Uds. saben cómo ellas lo hacen, cómo ellas se lo arreglan. Y luego esos ojos que se miraban gangrenosos, y los ojos con la pintura se prolongaban como los ojos de un gato, y ellas hablando. Y allí yo estaba otra vez, parado allí en la tienda de J.C. Penney, de vuelta otra vez en el infierno.
98Yo–yo–yo me asusté mucho. Pensé: "Señor, de seguro no he muerto, y después de todo Tú me has permitido venir a este lugar".
99Y allí ellas estaban, haciendo... caminando allí de esa manera, como en aquella visión, uno apenas lo podía oír con sus oídos, Uds. saben, sólo el musitar y el movimiento de la gente. Y esas mujeres subiendo por esa escalera mecánica y caminando por allí, y ese: "¡Uuh, uuh!" Allí estaban esos ojos raros que se miraban verdosos y lúgubres.
100Y llegó mi esposa. Y dije: "Déjame solo un momento, cariño". Yo dije: "Si no te molesta, yo–yo–yo me quiero ir a casa". Y ella dijo: "¿Estás enfermo?"
101Yo dije: "No; continúa, cariño, si tienes que comprar algo". Ella dijo: "No, ya terminé".
102Y yo dije: "Permíteme tomarte del brazo". ¿Ven? Y me salí. Ella dijo: "¿Qué te pasa?" Yo dije: "Meda, yo–yo–yo... Algo sucedió allá arriba".
103Y mientras estaba bajo eso, yo pensé esto: "¿En qué día estamos viviendo? ¿Pudiera ser este el Tercer Jalón?" Miren, yo tengo algunas notas aquí.
104Jesús... Nos damos cuenta que Jesús en Su ministerio, después que El le había predicado a la gente... Ahora, vamos a ser muy Escriturales en esto. Después que Jesús había terminado Su ministerio, y Su ministerio fue rechazado por la gente... Ahora, Uds. lean entre líneas, y saquen su propia conclusión. Recuerden lo que yo les dije al principio. Después que El había predicado....
105El vino como el Prometido para ese día. Todos sabemos eso. Las Escrituras identificaron a Jesucristo como el Mesías. Correcto. Fue totalmente y firmemente vindicado por Dios y Su Palabra, que El era el Mesías. No hay pregunta. Si alguien tiene pregunta de ello, si Uds. tienen pregunta, entonces deberían venir al altar, si piensan que "El no era el Mesías". El fue identificado claramente como el Mesías. Pero después que El claramente iden-... Dios lo identificó a El.
106Como Pedro dijo en el Día de Pentecostés, cuando él le habló al Sanedrín allí, al cuarto... como unos cuatro días después, él dijo: "Jesús nazareno varón aprobado por Dios entre vosotros con prodigios y señales que Dios hizo entre vosotros por medio de El, de lo cual todos somos testigos. (¿Ven?) Vosotros prendisteis, y por manos de inicuos crucificasteis al Príncipe de Vida; al cual Dios levantó y mostró estas cosas que vosotros visteis". ¿Ven? Cristo siguió viviendo. Por supuesto, todavía vive hoy.
107Ahora, después que Jesús claramente había venido y se había identificado a Sí mismo... Dios lo identificó a El, y El profetizó, y después de los días de Su profecía, aunque Escrituralmente identificado, la gente lo rechazó. Correcto. Y El entonces predicó, después que ellos lo rechazaron aquí, aquellos que tenían una posibilidad de ser salvados... Recuerden: cuando El estaba predicando, había una posibilidad de ser salvo cualquiera. No sabemos quiénes son ellos, ellos están predestinados. Pero El continuamente predicaba.
108Pero después de los días de Su predicación, Su ministerio continuó, porque al último grupo que El les predicó fue al de las almas que estaban en el infierno, que no podían ser perdonadas. Yo claramente lo leí aquí de la Biblia, en 2 Pedro. ¿Ven? El fue y les predicó a las almas que estaban en prisión, lo cual es el infierno, encerradas hasta el Día del Juicio.
109Porque, ¿ven Uds.?, el Juicio no es ahorita, y no hay un infierno ardiendo ahorita. Si alguien les dice: "El hombre está ahorita en el infierno ardiendo", eso está errado. ¿Ven? Un juez aquí en esta tierra, es lo suficientemente justo como para no condenar a un hombre hasta que él es llevado a juicio. Y Dios nunca arrojaría a un hombre en el–el horno ardiente hasta que primero él es condenado por las propias leyes de Dios. El rechazó misericordia. Así que, ¿ven Uds.?, él primero tiene que tener un juicio, y el juicio es el Gran Trono Blanco de Juicio. Pero ahorita él está en un lugar llamado una casa de prisión.
110Así como yo vi la visión de ambos lugares, y por la gracia de Dios (yo digo esto no para ser sacrílego; y, si está errado, Dios perdóname), yo creo haber estado en ambos lugares, ¿ven?, en ambos lugares. Y yo vi a los redimidos, a los bienaventurados; y yo vi a los perdidos, y en donde estaban ellos. Y por esa razón yo me paro como su hermano hoy, para advertirles que huyan de ese camino hacia abajo. Nunca tomen ese camino. Y Uds. tienen todo por lo cual vivir: ese Camino bendito hacia arriba, en donde los redimidos están en gozo y paz, y ellos no pueden pecar, ellos no pueden–no pueden estar apesadumbrados, ellos no pueden... Allí–allí no hay nada; ellos son perfectos. ¡Yo vi ambos lugares! Yo sé que esa es una declaración terrible para que la haga una persona, pero Dios siendo mi Juez, yo creo solemnemente que he visto ambos lugares. Yo–yo creo eso.
111¡Y oh, lejos sea que cualquier persona alguna vez entre en esas regiones de los perdidos! Si Uds. estuvieran parados atravesándoles corrientes eléctricas de alambres de alta tensión, atormentados en toda manera, no sería igual a ese tormento demoníaco que hay allí en ese lugar. No pudiera haber nada... la mente humana no pudiera–la mente humana no pudiera comprender lo que son esas regiones de los perdidos. No hay manera de explicarlo. Y no hay manera para explicar lo que son las regiones de los bienaventurados, ¡son tan grandiosas! Eso es tan horrible, y Esto es tan–tan grandioso; es de lo ridículo a lo sublime. Así que si alguien me oye....
112Y yo estoy envejeciendo. Yo no sé cuánto más tiempo me quede. Yo muy pronto tendré cincuenta y cinco años de edad. Y yo–yo no sé; de acuerdo a la naturaleza, pueda que no me queden muchos más años. Yo no sé adónde irá esta cinta. Pero que todos lo oigan, aquí, y en la cinta, o adonde pueda ir: ¡nunca vayan hacia esas regiones de los perdidos! Uds. no se pueden imaginar el infierno ser así de horrible. Y por lo que más quieran, nunca tomen ninguna...olviden esto, que las regiones de los bienaventurados... yo diría esto, como San Pablo: "Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre, son las cosas que Dios ha preparado para los que le aman". Así que deténganse, si Uds. están escuchando la cinta, apaguen la grabadora, y arrepiéntanse si no son salvos, ¡y arréglense con Dios!
113Yo estoy diciendo esto por experiencia de primera mano, como yo lo creo en mi corazón. Y yo digo, si éstas, si las visiones me han engañado, Dios ten misericordia de mí por haber hecho una declaración como ésa. Pero con sinceridad en mi corazón, sabiendo que ninguna de esas visiones alguna vez falló, yo creo que he estado en ambos lugares. ¡Lejos sea que cualquier ser humano se vaya en ese camino hacia abajo!
114Miren, Jesús, después que El había terminado Su ministerio, les predicó a esas almas que no podían ser salvas, que nunca jamás podían ser salvas. Ahora, la Biblia nos dice eso. "El fue y les predicó a las almas que estaban encarceladas, que no se arrepintieron". Cuando se les fue dado misericordia, ellas rechazaron la misericordia, y ahora están esperando el Juicio. ¡Oh, qué hora ha de haber sido ésa! ¡Oh!, yo quisiera que hubiera alguna manera que pudiera sacudir al mundo con eso, para que pudieran ver lo que es la realidad.
115Y Jesús mismo dijo: "Como me envió el Padre, así también Yo os envío". Y como el Padre lo envió a predicar a los–los vivos, a aquellos que tenían esperanza, y luego presentar el mismo Mensaje a aquellos que no tenían esperanza, parece ser que encaja en este tiempo, que eso se tendrá que hacer, porque el Espíritu de Cristo que está viviendo en nosotros no cambia la naturaleza de El, ni tampoco cambia el sistema de Dios. El debe ser el mismo en cada generación. El debe ser el mismo. Dijo: "Como me envió el Padre, así también Yo os envío".
116Los ministerios deben ser lo mismo, a tal grado que El dijo... Yo veo a algunos de Uds. anotando Escrituras. San Juan 14:12: "El que en Mí cree, las obras que Yo hago él las hará también". ¿Ven?, "las obras": predicando a los perdidos, sanando a los enfermos, y luego a los que es imposible que sean salvos. ¿Ven?, la obra siguió lo mismo. Así que, esto ha sido (¿ha sido esto?), pueda que yo lo diga de esta manera, el ministerio de Jesucristo reencarnado en Su Iglesia en estos últimos días. Eso es lo que varios de nosotros creemos. Yo creo con Uds. Yo creo esto. Si yo no lo creyera, yo haría algo diferente al respecto. Porque, después de todo, este soy yo el que está preocu-... que está preocupado aquí. Y si el Espíritu de Dios está en uno, uno está preocupado tocante a la gente.
117Había una Escritura que siempre me turbaba, y era cómo Moisés le podía decir a Dios de una idea mejor que la que Dios tenía, hasta que me di cuenta que era el Espíritu de Cristo en Moisés. ¿Ven?
118Dios dijo: "¡Moisés, sepárate de ellos! Yo destruiré toda la cosa, y empezaré de nuevo contigo".
119El dijo: "¡Señor!" El se arrojó en la brecha, dijo: "Tómame a mí. Borra mi nombre". A ese mismo pueblo que se había rebelado, su corazón fue hacia ellos. ¿Ven?
120Y cuando un ministro que tiene al pueblo en su corazón... ¿Cómo pudiera yo alguna vez sentirme justificado a mí... delante de Dios, y a mí mismo, de no decir algo a un pueblo que uno ama más que a uno mismo? ¿Cómo pudiera un hombre aceptar a una persona en la iglesia por un apretón de manos, o por un rociamiento, o por un bautismo falso, o algo, y dejarlos que se queden bajo la–la influencia de una mentira, y saber que allí está la Biblia, y decir que él ama a la persona?
121Aunque yo tenga que mendigar por mi sustento, o lo que sea, que sea honesto con Dios y la gente, para decirles la Verdad. Que nunca sea yo un engañador. ¿Cómo puedo yo engañar a quien yo amo? Aunque los tenga que lastimar, sin embargo los amo. Esa es la razón que Uds. les dan unas nalgadas a su hijo: es porque Uds. lo aman. No es porque Uds. no lo quieren; es porque Uds. lo aman. Si él está mal, él se matará si Uds. no lo corrigen.
122Ahora, así ha sido el ministerio. Como fue, así es hoy. Ha sido predicado, y completamente vindicado por la Palabra de Dios, que no pudiera ser el hombre, tiene que ser Dios. ¡Tiene que ser! Fíjense: las mismas señales espirituales que Jesús hizo, han vuelto a ocurrir en la tierra en los últimos días. La mismísima señal espiritual con la que El mismo se identificó de ser el Mesías, lo ha identificado a El hoy. ¡El todavía es el Mesías! Las mismas señales materiales han aparecido en la tierra que aparecieron por El, lo que El era. La misma Columna de Fuego que San Pablo vio, la Misma, todo eso, ha vuelto a ocurrir con la misma naturaleza en Ello, haciendo la misma cosa.
123Jesús reclamaba que El no hacía nada hasta que el Padre se lo mostraba. Y el Padre es el Espíritu Santo, comprendemos eso. Es sólo un oficio de Dios. Si no lo es, entonces, ¿cuál de ellos es el Padre de Jesucristo? Jesús dijo que Dios era Su Padre, y la Biblia dice que el Espíritu Santo era Su Padre. Ahora, Uds. no lo pueden hacer a El un hijo ilegítimo. Así que, el Espíritu Santo es Dios; también Jesús era Dios. Así que, Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo, es–es el... Esos son tres oficios de un solo Dios. Son tres atributos del mismo Dios.
124Uds. son parte de Dios, y yo soy parte de Dios, ¿ven?, pero no soy todo Dios, y ni tampoco Uds. son todo Dios. ¿Ven? ¿Ven? Son atributos de Dios sobre nosotros, como hijos adoptados por Jesucristo. Por lo tanto, Dios mismo se hizo carne para morir por nosotros.
125Ahora, el Espíritu Santo siempre le mostraba a El cosas por venir, y El nunca estuvo errado. Siempre estuvo perfecto. ¿Es verdad eso? El no tomaba crédito para Sí mismo. El le daba crédito a Dios. El dijo: "No puede El Hijo hacer nada por Sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre, eso..." Y el Padre, el Espíritu Santo, era Su Padre. ¿Es correcto eso? "José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado del Espíritu Santo es", quien era Su Padre. Y el Espíritu Santo le mostró a Jesús cosas por venir, le mostró a El cosas que eran.
126Y El era el Dios-Profeta, porque la Palabra del Señor únicamente viene al profeta; mostrando que las Palabras venían (en forma menor)... los profetas escribieron lo que el Señor les dijo, pero El no escribió nada, porque El era la Palabra. El era la Palabra.
127Fíjense: el mismo Espíritu Santo que vivía en El: "Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis, porque Yo estaré con vosotros, aun en vosotros, hasta el fin del mundo. Yo vendré a vosotros", El dijo. "Yo", era el Padre que estaba en El, "el que vendrá a vosotros". Y El dijo: "Cuando venga el Espíritu Santo sobre vosotros, El os revelará estas cosas que Yo les he enseñado a Uds., y les mostrará cosas por venir". Ahí lo tienen Uds.
128Miren: ahora nos fijamos que a medida que el Espíritu Santo obraba en la Iglesia en ese entonces, de igual manera el Espíritu Santo ha hecho exactamente las mismas cosas hoy; anunciando por medio de la Columna de Fuego, exactamente lo que fue en el principio, la misma cosa. Y viendo eso venir sobre Jesús, Juan lo anunció en el río Jordán. Y todo ha sido probado, aun fotografías científicas de ello. No puede ser refutado. Lo fue científicamente. Lo fue en lo material. No fue un pensamiento místico. No fue sicología. Como George J. Lacy dijo: "El ojo mecánico de la cámara no tomará sicología. La Luz tocó los lentes".
129Y qué de Uds., iglesia, que hace como unos seis u ocho meses, yo estaba parado aquí, diciendo: "Es ASI DICE EL SEÑOR, yo voy a Tucson, Arizona. Habrá un estruendo, y siete Angeles aparecerán". ¿Recuerdan Uds.? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Ni siquiera... Dios haciéndolo tan real, al grado que la revista Look tomó las fotografías de ello. Profetizado espiritualmente, materializado exactamente de la misma manera, los siete Angeles, los cuales trajeron la conclusión de todas las Escrituras. Porque, todos los misterios de la Biblia entera yacen en los Siete Sellos. Sabemos que Ese es... El Libro está sellado con Eso...?... Es el misterio del Libro entero, que yacía en esos Siete Sellos, que el Señor nos permitió traer.
130Y hay hombres sentados aquí, hoy, que estaban allá presentes conmigo cuando sucedió. La revista Look probó la misma cosa, que de–de hecho sucedió. Porque fue Dios el que lo dijo. Fue Dios el que se para detrás de Su Palabra para ejecutarla, cuando El dice que El lo hará. Por lo tanto, no es algún hombre, una persona carnal como yo, que está entre Uds.; ¡es el Dios Eterno!
131El usa al hombre. Eso es verdad. El no hace nada fuera de lo que El hace por medio del hombre. Comprendemos eso. El... Ese es–ese es Su agente. Eso es lo que El escogió. ¿Por qué?, yo no sé. El pudiera haber hecho que el sol predicara el Evangelio. El pudiera haber hecho que el viento predicara el Evangelio. El pudiera haber hecho que el viento hiciera cosas, pero El escogió al hombre.
132Esa fue Su idea, que el humano le hablara al humano; no de sí mismo, sino que "la Palabra del Señor vino a los profetas", los profetizadores, los predicadores. Y un profetizador que niega la Palabra original, ¿cómo puede ser él un verdadero profeta? ¿Ven? El no puede ser, porque él está negando la Verdad de la Palabra. Y entonces si no lo es, entonces esta Palabra por Sí misma, si Ella es predicada por la veracidad de la Palabra y por la veracidad del Espíritu Santo, Ella manifestará toda promesa que Ella prometió. De esa manera sabemos si está correcta o no. Por eso es que Jesús dijo: "Si Yo no hago lo que está escrito de Mí que haga, entonces no me creáis". ¿Ven? Ahora, vemos estas cosas.
133Recuerden: los Siete Sellos fueron terminados, y cuando esas siete Verdades reveladas....
134Uno de ellos, El no nos permitió conocer. Nosotros... ¿Cuántos estaban aquí durante los Siete Sellos, y los oyeron? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Todos Uds., me imagino. ¿Ven?, el–el Séptimo Sello, El no lo permitió.
135El estuvo allí mismo en el cuarto y reveló cada uno de ellos. Y si alguna vez he predicado algo en mi vida que fue inspirado, fue eso. Y debería ser la Verdad para Uds., al yo pararme aquí y decirles lo que iba a suceder, e ir allá, y aún la ciencia y todo lo demás, la investigación científica y todo (un misterio para la gente), probó que sucedió allí mismo. Y regresar y oírlo revelarlo, y confirmar que cada Palabra estaba exactamente correcta. ¿En qué día estamos viviendo? ¿En dónde estamos?
136Y recuerden: en ese Sexto Sello, es en donde suenan todas las Trompetas, bajo ese Sexto Sello. Cuando lleguemos a eso, Uds. verán eso. Cada una de las Siete Trompetas se manifestaron en ese Sexto Sello.
137El séptimo siempre es el misterio. Observen ese séptimo; ese es el fin. Esa era la Venida del Señor. El Cielo estaba quieto, en silencio, nadie se movió. Porque Jesús, El mismo dijo: "Ni siquiera un Angel del Cielo sabe cuándo Yo regresaré. Yo mismo ni siquiera lo sé, a qué hora. El Padre ha puesto eso en Su mente". Dios solo lo sabe, el Espíritu. Dijo: "Yo no lo sé". Entonces, no fue revelado. Cuando sonó esa Séptima Trompeta, mejor dicho, el Séptimo Angel... un–un Sello fue abierto, luego hubo silencio en el Cielo. ¿Ven?, no fue dado a conocer lo que acontecería.
138Pero bajo el Sexto Sello, fue dónde estas Trompetas se abrieron. Recuerden: allí, nos damos cuenta que el Cordero vino, apareció en la escena. El había dejado el Propiciatorio. Su obra de redención estaba terminada. Y El vino y tomó el Libro de la mano derecha del que estaba sentado en el Trono, y "el tiempo no sería más". E inmediatamente un Angel apareció en el capítulo séptimo, mejor dicho, en el capítulo 10 y el versículo 7, diciendo... Aquel Angel descendió y juró que el "tiempo no sería más".
139Pero, ¿ven Uds.?, en ese Libro estaba lo que estaba redimido. Era el Libro de redención. Y todo lo que El había redimido estaba escrito en ese Libro. Todos por los que El murió estaban escritos en el Libro, y El no podía dejar Su Trono de mediación hasta que El hubiese completamente redimido. Y El no los podía redimir en la cruz, porque ellos estaban predestinados en el Libro de la Vida del Cordero, y El se tenía que quedar allí para interceder hasta que esa última persona fuera llamada. ¡Gloria!
140Pero un día El se levantó de allí, salió. ¿En dónde estaba el Libro? Todavía estaba con el Dueño del Abstracto, Dios Todopoderoso. Y Juan miró alrededor de él y lloró, porque no había hombre digno ni siquiera de mirar el Libro y especialmente de abrir los Sellos, para revelar lo que era el misterio oculto.
141Los misterios estaban en los Siete Sellos. Cuando estos Siete Sellos fueron abiertos, eso abrió toda la Biblia. ¡Los Siete Sellos! Estaba sellado con Siete Misterios, y en esos Siete Sellos estaba guardado todo el misterio de Ello. Y era el Libro de Redención, el Nuevo Testamento.
142No el Antiguo. Ese únicamente proclamaba el Nuevo Testamento. "Ellos han sido hechos... no pueden ser perfeccionados sin nosotros", Hebreos 11. ¿Ven? ¿Ven? Ahora, la redención únicamente vino cuando el Redentor murió. Y ellos lo estaban potencialmente, bajo la sangre de corderos, no del Redentor; no habían sido redimidos todavía, hasta que vino el Redentor.
143Fíjense. Miren, cuando este Redentor... Juan miró alrededor de él, y ahí estaba sentado Dios en el Trono, con el Libro en Su mano, que había sido sellado con Siete Sellos, y todo el plan de redención estaba en el Libro.
144Y lo había perdido la raza humana, Adán. Y Dios... ¿Adónde regresó? Satanás no lo podía tomar; él sólo causó que él lo perdiera. Pero, ¿adónde regresó el Libro entonces? No le pertenecía a la raza humana. La bendición no le pertenecía... lo había perdido la raza humana. Así que regresó directamente a su Dueño original, que era Dios.
145Allí El estaba sentado con el Libro, y El llamó a un hombre, a alguien, que viniera y lo reclamara.
146Juan miró alrededor de él, y no había hombre en el Cielo, ni hombre en la tierra, ¡nadie!, ni Angel, nadie podía tomar el Libro, ni desatar los Sellos, ni siquiera mirarlo. Ningún hombre era digno. Juan dijo que él lloró amargamente.
147Entonces vino a él un Angel, dijo: "No llores, Juan, porque el León de la Tribu de Judá ha prevalecido, y El es digno".
148Y Juan miró esperando ver un Cordero, o mejor dicho, ver un León, ¿y qué encontró él? Un Cordero; y era un Cordero ensangrentado, un Cordero que había sido inmolado. ¿Desde cuándo? Desde la fundación del mundo.
149El Cordero salió, se encaminó hacia el que tenía el Libro en Su mano derecha, y recibió el Libro; subió al Trono y se sentó. Eso lo concluyó. Se terminó. ¿Cuándo? Cuando los Sellos fueron revelados. Cuando el último que... todo lo que El había redimido... no había nada.... El vino a redimir.
150Ud. dice: "¿Por qué El no los redimió hace cuarenta años? ¿Hace dos mil años?"
151¿Ven?, sus nombres están en el Libro de la Vida, en ese Libro. Y El se tenía que quedar allí, porque era el propósito de Dios para redimirlos. Sus nombres fueron puestos en el Libro de la Vida del Cordero antes de la fundación del mundo. El Cordero fue puesto allí en El, para ser inmolado. Ahí vino el Cordero que fue inmolado, regresó para interceder.
152¡Obsérvenlo a El! Habrá mucha imitación, mucho de todo lo demás, pero realmente había alguien que iba a ser salvado, pues El... la Iglesia fue predestinada para que no tuviese mancha ni arruga. Ella va a estar allí. Y el Cordero murió para ese propósito. Y luego cuando fue redimido el último nombre en ese Libro, el Cordero salió y tomó el Libro: "¡Yo soy el que lo hizo!"
153Los Angeles, los Querubines, los veinticuatro Ancianos, las Criaturas, todos, se quitaron las coronas, se postraron delante del Trono, y dijeron: "¡Digno eres Tú!"
154Juan dijo: "Todo en el Cielo y en la tierra me oyeron gritando: ‘Amén', clamando: ‘Aleluya', y dando alabanzas a Dios". El griterío se elevó. ¿Por qué? Sus nombres estaban en ese Libro para ser revelado, y el Cordero lo había revelado.
155El Cordero los había redimido; pero El no podía salir hasta que todo nombre fuera revelado, y eso estaba sucediendo bajo el Sexto Sello, antes que el Séptimo se abriera. Entonces la que está sin mancha... Entonces el Cordero vino por lo que El había redimido. El vino a reclamar lo que El había redimido. El ya los tenía, aquí en el Libro, que lo tomó de Su mano. Ahora El viene para recibir lo que El ha redimido. Esa es Su obra. El la ha terminado. El ha venido para recibirla. ¡Oh, qué–qué momento! Lo ha probado; el Séptimo Sello lo probó. ¡Regresó y tomó el Libro de Redención!
156Fíjense: debía ser el Mensaje del séptimo ángel que iba a revelar el séptimo... los Siete Sellos. Apocalipsis 10:7, miren, Uds. lo encontrarán. ¿Ven?
157Y él vio a ese Angel descender, y poner Su pie en la tierra y en el mar (ese era Cristo); tenía un arco iris sobre Su cabeza. Fíjense en El; Uds. lo encontrarán a El otra vez en Apocalipsis 1, "con el arco iris sobre Su cabeza; el aspecto era semejante a piedra de jaspe y de cornalina", y demás. Ahí vino El, y puso una mano... "un pie en la tierra, y otro sobre el mar, levantó Su mano... El tenía un arco iris sobre Su cabeza, todavía. Ese es un pacto. El era el Angel del Pacto, el cual era Cristo; fue hecho un poco menor que los Angeles, para sufrir. Allí vino El, "y levantó Su mano al Cielo, y juró por El que vive por los siglos de los siglos", el Eterno, el Padre, Dios, que "el tiempo no sería más", cuando esto sucede. Se ha terminado. Hecho está. Está terminado.
158Y luego la Escritura dice: "Y en–en el Mensaje del séptimo ángel terrestre", el mensajero en la tierra, la última y séptima edad de la Iglesia, "al principio de su ministerio", cuando él empieza en la tierra, en ese tiempo, "el misterio de Dios (de estos Siete Sellos), debería ser revelado para ese tiempo". Vemos ahora en dónde estamos. ¿Pudiera ser, amigos? ¿Pudiera ser? Fíjense, es posible.
159Todo lo que había sido redimido en el Libro, El salió para redimir. Todo lo que iba a ser redimido estaba en el Libro, predestinado antes de la fundación del mundo. El lo vino a redimir. Todo lo que El había redimido estaba escrito en él.
160Yo les quiero hacer una pregunta ahora. Y Uds. en la cinta, escuchen atentamente. Esos ojos horribles, esa cabeza horrible, ¿pudiera ser esa la razón que este Mensaje ha estado tan en contra de las mujeres de esta edad moderna? ¿Pudiera ser este el Mensaje de ese último ángel? ¿Qué dijo El allá en el río, hace como unos treinta y tres años? "Así como Juan fue enviado", ¿ven?, "para anunciar la primera Venida de Cristo, tu Mensaje anunciará la Segunda Venida", por todo el mundo; y eso es lo que ha hecho. Entonces la Venida debe estar a la mano. Observen lo que ha sucedido ahora.
161¿Por qué? Yo me he rascado la cabeza. Yo me he dado vueltas en mi almohada. Yo me he paseado por el piso. "¿Qué es lo que te pasa?"
162Hace unos cuantos días, yo le pregunté a dos hombres con quienes yo iba manejando. Yo le pregunté a Jack Moore en una ocasión. Y todos Uds. conocen a Jack Moore. Yo voy a ir a estar con él en Shreveport. Yo dije: "Hermano Jack, tú has sido el amigo más íntimo que yo he tenido en la tierra". Y antes de preguntarle a él, le pregunté a mi esposa.
163Si alguien sabe algo tocante a mí, mis bajas y–y todo, es mi esposa, ¿ven?, una persona querida. Y yo le dije a ella un día, yo dije: "Cariño, como tu esposo, yo soy un ministro del Evangelio. Yo no quiero traer ningún reproche sobre el que yo amo. No. Yo no te quiero lastimar. Yo no traería ningún reproche sobre ti. Dios no permita que alguna vez haga algo que te lastime. ¡Y cuánto mucho más que yo haga algo que lastimaría a Dios, a quien amo tanto! Tú eres mi esposa; El es mi Salvador y Dios. Yo te quiero hacer una pregunta. No te detengas en contestarla. Dime la verdad". Yo dije: "¿He estudiado tanto....?"
164Y yo me he preguntado. Yo soy, yo–yo soy de una hechura diferente, rara. Yo sé eso. Todos dicen: "¡Qué clase de persona es ésa!" Bueno, ¿ven?, uno no se puede hacer a sí mismo. Ud. es lo que Ud. es, por la gracia de Dios.
165Y yo–yo–yo dije: "¿He perdido mi mente un poquito, tú sabes, he perdido mi mente?" Yo dije: "¿Por qué estoy condenando a esas mujeres, constantemente, cuando yo las amo?"
166Ellos me llaman... dijeron que yo era "uno que odia las mujeres"; yo no odio... Que yo "odio a las mujeres". ¿Ven? Eso es incorrecto. Yo amo a las mujeres, me refiero a mis hermanas.
167Yo no les voy a palmear su espalda, viendo que Uds. están erradas; yo eso sí les digo. Yo las amo mucho para hacer eso. Un hombre que hace eso, tiene una clase diferente de amor, ¿ven? Yo las amo a Uds. porque amo lo que Uds. son; Uds. son una ayuda idónea para un hijo de Dios, y Uds. son parte de él. ¿Ven? Y yo–yo las amo porque Uds. fueron hechas a la imagen del hombre, y el hombre fue hecho a la imagen de Dios, así que, juntos, Uds. son uno en Cristo. Esa es la razón que yo las amo. Cualquier otra cosa, aparte de esto, no tiene valor. Dios sabe eso, toda mi vida. ¿Ven? Eso es correcto. Yo las amo. ¿Por qué me paro y constantemente...?
168Cuando ellos dicen: "Díganles a todas las mujeres, cuando ellas... si van a ir a oír predicar al Hermano Branham, que se peinen su cabello diferente. Que se pongan un sombrero o alguna cosa u otra, porque él empezará a regañarlas tocante al cabello corto, y Uds.... No usen nada de maquillaje", y cosas así. Eso es lo que hicieron.
169Oh, él habla tocante a... Dijo: "¿Por qué Ud. no...?" Dijo: "La gente cree que Ud. es un profeta. ¿Por qué no les enseña a las mujeres cómo recibir grandes dones espirituales, y cosas como esas, en lugar de tratar de enseñarles tal cosa como esa?"
170Yo dije: "Si ellas no aprenden su abecedario, ¿cómo aprenderán álgebra?" ¿Ven? Arréglense, primero.
171Y mientras más predico, peor se pone. Entonces Uds. dicen: "¿Por qué no para Ud.?" No, señor. Tiene que haber una voz, un testigo en contra de eso.
172Uno de los hombres más grandes en el ministerio hoy, puso sus manos sobre mí no hace mucho tiempo, dijo: "Yo voy a orar por Ud., Hermano Branham, si Ud. me permite hacerlo, para que Dios le quite eso de su corazón". Dijo: "Deje a esas mujeres en paz, en esas cosas".
173Y yo dije–yo dije: "¿Cree Ud. en eso, señor? Ud. es un predicador de la santidad".
174El dijo: "Seguramente que yo no creo en eso", dijo, "pero, eso–eso depende de...." Yo dije: "No". El dijo: "Eso depende de los pastores". Yo dije: "Ellos no lo están haciendo".
175¡Alguien lo tiene que hacer! El río se tiene que cruzar. La piel tiene que ser pelada. Yo no lo quiero hacer. Dios sabe que yo no lo quiero hacer. Muchas de esas mujeres alimentan mis hijos, y ellas darían su vida por mí, casi. ¿Piensan Uds. (y la gracia de Dios derramándose ampliamente por el Espíritu Santo), piensan Uds. que yo me pudiera quedar quieto, y ver a esa pobre persona hundirse en la eternidad sin esperanza, debido a que yo no clamé contra eso?
176No es para ser un sabelotodo; pero el espíritu de esta nación, el espíritu de la iglesia (ahora, no el Espíritu de Cristo), el espíritu de la iglesia, la denominación, ha desviado a estas mujeres a ese enredo allá. Y yo únicamente soy una voz clamando: "¡Salgan de eso! ¡Huyan de esa suciedad! No permitan que el diablo les haga una cosa como esa a Uds. ¡Está errada!"
177Y Uds. Asambleas de Dios, que les permiten a esas mujeres, les permiten a esas mujeres que se corten el cabello, pero les prohíben que usen maquillaje. Realmente no hay una Escritura en contra del maquillaje, pero sí hay en contra de que Uds. se corten su cabello. Ella ni siquiera es digna de orar delante de Dios, dice la Biblia. Su esposo tiene derecho de darle carta de divorcio y dejarla. Correcto. Ella misma se presenta al mundo como una mujer impura. La Biblia dice así. Ella deshonra a su propio esposo cuando ella lo hace. Eso es exactamente lo que dice la Biblia. ¿Ven?
178Bueno, pero una mujer usando maquillaje, encontramos a una mujer en la Biblia que lo hizo, únicamente a una. Ella fue Jezabel. Esa es la que fue. La única persona en la Biblia que alguna vez usó maquillaje, fue Jezabel, y Dios inmediatamente se la dio a comer a los–a los perros salvajes. Ella llegó a ser una desgracia, y aun su... Todo, toda cosa que es malvada es llamada Jezabel.
179Uds. no tienen que hacer eso. Uds. no lo tienen que hacer. ¿Qué las hace a Uds. que lo hagan entonces? El espíritu del diablo.
180Uds. no lo comprenden. Yo sé que no. Uds.–Uds. son gente muy buena. Uds. son buenas. Uds. me saludan de mano, hablan conmigo.
181Y yo las amo a Uds. Correcto. Pero si yo veo eso, ¿no sería yo un hipócrita...? Pablo dijo: "Yo no he rehuido anunciaros todo el Consejo de Dios". ¡Que la sangre de ninguna mujer esté sobre mí en aquel Día, ni la de ningún hombre! Yo les he dicho la Verdad. Y no me ha gustado hacerlo; no es que no me ha gustado porque yo no quiero hacer lo que Dios me dice, sino porque yo las amo a Uds. Yo no las quiero lastimar, así que, ¿qué voy a hacer? Pero, el amor Divino y puro lo impulsará a uno que lo haga.
182Jesús aun oró para evadir la cruz: "¿Es posible que pase la copa?" Dijo: "Mas no Mi voluntad, sino la Tuya".
183¿Voy a tener que ser yo el hombre que diga esto? ¿Voy a tener yo que tomar a esas mujeres preciosas que son tan amables y todo, y sólo despellejarlas? ¿Voy a tener yo que–voy a tener yo que tomar a mis hermanos ministros y pararme allí y decirles que ellos aman el dinero y la–la denominación más que lo que aman a Dios? ¿Yo, a mis preciosos hermanos que ponen sus brazos...? ¡Oh!, ¿tengo que hacer eso? ¡Oh, Dios, no permitas que lo haga!
184Pero yo no he rehuido declarar a Uds. todo el Consejo. Es el Amor genuino que me ha impulsado que lo haga.
185¿Es esa la razón que este Mensaje ha sido de esta manera? En ninguna otra parte del mundo es así. [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. ¿En dónde está? Correcto. Ellos están temerosos. ¿Ven? Pero Este ha sido sin temor. Exactamente correcto. Dios es siempre de esa manera, ¿ven? Muy bien. ¿Es esta la razón por qué las mujeres han sido tan reprendidas por este Mensaje? Sin saber... no estaba revelado. Me lo mostró, pero no lo comprendí hasta el otro día. ¿Ven? Miren allá. Muy bien. De seguro cuadra con el ministerio.
186Ahora esperen un momento. ¿Hubo alguna vez un tiempo en el pasado que llegó a ser un mundo de mujer? Sí. De acuerdo a la historia, en los días de Elías, hubo una mujer llamada Jezabel. Y ella tomó el liderazgo sobre la iglesia de Dios, lo cual la Biblia dice que ella lo tomará otra vez en los últimos días; su espíritu, por medio de una iglesia, una organización. Y ella será una ramera, y todas las otras iglesias con ella serán prostitutas, como ella lo es. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: "Amén"–Ed.].
187Apocalipsis 17, dice: "Ella es una ramera, y ella es LA MADRE DE LAS RAMERAS". Esas no pueden ser hombres. Esas son mujeres. ¿Ven? Y todas ellas fueron arrojadas, vivas, dentro del Lago de Fuego, y consumidas. ¿Es verdad eso? Ahí lo tienen.
188Fíjense: cuando esa Jezabel se levantó en la escena, hubo un hombre que se levantó en contra de ella. Dios trajo a un hombre. Nosotros ni siquiera sabemos de dónde él vino. El no tenía antecedentes de ministerio. El nunca fue sacerdote ni nada. El salió como un rudo bosquimano anciano de nombre Elías, y él puso el hacha a la raíz del árbol, y ellos lo aborrecieron. No únicamente eso, sino que toda su congregación lo aborreció.
189Y en una ocasión él pensó que se había quedado solo. El le dijo: "No, todavía tengo siete mil que están contigo". ¿Ven? Ese fue ese grupo elegido, ¿ven? Siempre hay ese grupo. Dijo: "No temas, Elías. Yo sé que tú piensas que te has quedado solo, porque las denominaciones te han rechazado y estás allá arriba del monte". Dijo: "Pero, Yo tengo siete mil que creen la misma cosa que tú estás predicando. (¿Ven?) Yo los tengo".
190Luego, después de su día, Roma tomó control, y llegó un tiempo que era un mundo de mujer otra vez. Todas las modas de–de las mujeres, cómo ellas salían con sus sombreros y cosas, ¿ven? Y Dios levantó a otro con el mismo Espíritu en él, el Espíritu de Elías. ¿Es correcto eso? Y él dijo: "El hacha está puesta a la raíz del árbol".
191Y hubo una mujer allí, Herodías, poco peleonera que se había casado con su... dejó a su esposo, y se casó con el hermano de él, Herodes. Herodías, ella era una–una payasa pintada de ese día, una que bailaba. Ella le enseñó a su hija cómo bailar. Ella, tenía una hija, de su esposo, el hermano de Herodes, quien era su padre adoptivo. Era la hija de–de–de Herodías. Y entonces ella la enseñó a bailar, y llegó a ser una verdadera bailarina nudista, como su madre. Y ella pensó que se podía casar cuatro o cinco veces, hacer todo lo que ella quería.
192Y ahí salió Herodes (todos ellos eran judíos, recuerden; ellos eran gente de iglesia), ahí salió Herodes, y su iglesia, para oír a este profeta, que el pueblo creía que era un profeta.
193El fue directamente ante ellos y en sus rostros, les dijo: "¡No te es lícito tenerla!" ¡Y qué si eso la hizo a ella estallar! ¿Ven?
194Ahora, algún hombre común hubiera dicho: "¿Cómo estás, Herodías? Estamos muy contentos de tenerte en nuestra congregación hoy". ¡Pero no Juan!
195Jesús dijo: "¿A quién salisteis a ver, cuando fuisteis a ver a Juan? ¿Salisteis a ver a uno que estaba bien vestido como un sacerdote? No, ese puede... esa clase es la que besa a los bebés y entierra a los muertos". ¿Ven? El dijo: "¿Qué salisteis a ver? ¿Un viento? ¿Una caña sacudida por cualquier viento? Ellos dicen: ‘Ven acá, Juan. Nosotros te pagaremos más si tú nos predicas. Y, nosotros–nosotros somos la organización más grande.'" Pero no Juan. No, él nunca salió a ver eso.
196Dijo: "¿Qué salisteis a ver, entonces, cuando fuisteis a oír y a ver a Juan? ¿Un profeta?" El dijo: "Y os digo a vosotros, más que profeta. Si podéis recibirlo, éste es aquel del cual el profeta habló que iba a venir: ‘Yo os envío Mi mensajero delante de Mi faz, y él preparará el camino para el Señor'". El era un mensajero del Pacto. El dijo: "No ha habido un hombre, que nació de mujer, mayor que él". ¿Ven?
197Esa es la clase de hombre que Dios levantó para ese día: Elías, un bosquimano; Juan, la misma cosa. ¿Ven? El Espíritu de Elías estaba sobre Juan. Y El dijo que cuando llegue otra vez a ser el día de la mujer, ese Espíritu se levantaría otra vez, "antes de la Venida del Señor, cuando la tierra se quemará, y el justo caminará sobre las–las cenizas del malo, como cenizas bajo sus pies". El lo prometió otra vez, en estos días. Fíjense, el Espíritu Santo prometió eso. Es adecuado para el tiempo en el que estamos viviendo.
198Debe haber alguno que se levante, que tiene que venir, porque es ASI DICE EL SEÑOR, Malaquías el capítulo 4. Eso es exactamente lo que El dijo que sería la señal: "Antes que venga el Día de Jehová, grande y terrible, Yo os envió a Elías". Y, ¿qué hará él? "El hará volver los corazones de los hijos hacia la Doctrina de los padres"; de regreso a la Biblia, sacándolos de estas diferencias denominacionales, y de regreso a la Biblia, de regreso a Dios. Eso es lo que él hará. Fíjense en qué gran tiempo estamos viviendo.
199Esos profetas reprendieron a esas mujeres modernas de sus días, y ambos pagaron por eso con sus vidas. La historia prueba que cada uno de esos tiempos fue un mundo de mujer, cuando las mujeres controlaban.
200Miren alrededor hoy en día. Nosotros vamos a tener una que será Presidente uno de estos días; parece que pudiera suceder ahorita mismo. De hecho, ella sí es el Presidente. ¿Ven? El sólo es una figura. No hace mucho tiempo aquí, en una de las otras naciones, ella estaba recibiendo tanto elogio y todo, de parte de toda la gente, al grado que el Presidente, él mismo, dijo: "Yo soy su esposo". El presidente de los Estados Unidos, ¿ven? Ella establece las modas, y las mujeres las siguen, igual que Jezabel lo hizo. Uds. oyeron mi sermón sobre Religión Jezabelina. Uds. saben. Uds. saben al respecto. ¿Ven Uds. en dónde estamos ahora?
201¿Vieron Uds. lo que sucedió aquí, hace una o dos semanas, aquí en la ciudad? El ministro de la Fe Luterana invitó al sacerdote Católico del Sagrado Corazón para que fuera y predicara en su iglesia, y él lo hizo; y el ministro de la Fe Luterana fue allá a la iglesia Católica y predicó.
202El Concilio de iglesias ahorita allá, que se está reuniendo en Roma. Esa circular que mi buen amigo, David duPlessis... cuando me senté allá y le hablé con lágrimas al respecto, en Fourteen-Mile Creek, no hace mucho tiempo; no comprende que él metió a la iglesia directamente en Babilonia. Cuando todos decían: "Oh, todas las iglesias van a ser una ahora". Sí, yo sé eso, ¿ven? Es exactamente lo que está escrito en mi libro de profecías en 1933, que sucedería. Bueno, ¿no comprenden Uds. que ese es satanás uniéndolas? La Biblia dice eso. Y justo después de un tiempecito, sólo un tiempecito, tan pronto como ellas lleguen a ser una, entonces la interdenominacional llega a su fin. ¿ven? Eso será la marca de la bestia, correcto. ¿Ven?
203Sencillamente no tengo tiempo para entrar en eso, pues casi es un cuarto para las doce. ¿Ven? Yo quiero terminar esto, traer este punto. Yo sólo estoy citando estas Escrituras aquí en donde Uds. pueden ver la posibilidad de ver en dónde estamos. Y luego terminaremos en unos cuantos minutos.
204Ahora fíjense lo que sucedió. Los–los profetas reprendieron a esas mujeres en aquellos días y fueron llamados "aborrecedores de mujeres". Eso es correcto. La historia lo prueba que fue así.
205Ahora, esperen sólo un momento. Uds. que están anotando Escrituras, anoten 1 Timoteo 5:6. La Biblia dice que "la mujer que se entrega a–a los placeres del mundo"... No pueden ser los placeres de Dios; así que tendría que ser... ¿Ven? "La mujer que se entrega a los placeres del mundo, viviendo está muerta". Eso es lo que el profeta dijo, San Pablo: "La mujer que se entrega a esta condición mundana, viviendo está muerta". Y si ella rechaza la misericordia, ella puede cruzar la línea de separación en donde ya no haya más lugar para ella. Y entonces, ¿en dónde está ella con sus ojos pintados, y su cabello cortado? Ella ha cruzado la línea, sin manera de regresar, y tiene que haber un ministerio que le predique a ella. Pero recuerden: para ese tiempo, todo se ha terminado. Está consumado. Sólo es un tormento.
206Habrá un ministerio que mostrará grandes prodigios, Joel así lo dijo, pero no habrá más tiempo para redención. Todo se ha terminado. El Cordero ya ha tomado Su Libro, y Su redención está terminada. Así como Jesús primero predicó y fue rechazado, y luego fue allá tras de aquellos que estaban allí adentro, les predicó a aquellos que estaban en prisión, que no se podían arrepentir, no era el tiempo para ser salvos, ese mismo ministerio se tendrá que repetir otra vez. ¿Qué si eso pudiera ser el Tercer Jalón para los perdidos eternamente? ¿Qué si es? Yo espero que no sea. ¿Qué si es? Piénsenlo sólo un momento ahora. ¿Qué si es? Dios no lo permita. Yo tengo hijos. ¿Ven? Pero sí parece estar muy cerca aquí.
207¿Por qué vino esa visión cuando yo era un muchacho? ¿Por qué yo nunca pensé de ella antes? ¿Por qué vino ese éxtasis allí en el cuarto el otro día, diciendo: "Aquí está"? Está justamente en los medios de las–las almas perdidas. Y Jesús les predicó a ellas, les atestiguó, pero ellas–ellas nunca se arrepintieron. (Y mientras más predico, se ponen peor). No hay arrepentimiento. No hay lugar para eso.
208El Cordero tomó Su Libro cuando el Séptimo Sello... estaba listo para ser abierto el Sexto Sello. Recuerden: El escondió el Séptimo Sello de nosotros. El no lo dio a conocer. Cuando el Angel estuvo día tras día, revelándolos; pero entonces El no lo hizo con ése. Dijo: "Hay silencio en el Cielo". Nadie sabía. Era la Venida del Señor. "Oh", Uds. dicen: "¡No puede ser!" Yo espero que no sea. 209 Sigamos un poquito más adelante aquí. Yo tengo algo escrito aquí, ¿ven? Muy bien.
210Recuerden: "La que se entrega a placeres mundanos", a las cosas del mundo, actuando como él. Ella pudiera ir a la iglesia y actuar como una santa; eso no tiene nada que ver con ello, ¿ven?, pero "ella viviendo está muerta".
211Miren lo que las denominaciones han hecho por ella. Ellas la han hecho una que maneja la Santa Palabra, lo cual es contrario a la Biblia. Ellas la han hecho una predicadora. Está prohibido por la Escritura. Aun la hace a ella ahora que llegue a ser una gobernadora, una alcaldesa, gobernadoras, todo en el país, y un ministro en la casa de Dios, cuando ella es culpable de todo pecado que alguna vez fue cometido; ella es la causa de ello. Eso es correcto.
212Ahora, yo no–yo no estoy hablando de los derechos. Ella es culpable. Ella es la que causó que todo bebé naciera ciego. Ella es la que causó que se excavara toda sepultura. Ella es la que causó pecado, enfermedad, y dolor. Una ambulancia no puede sonar su alarma a menos que una mujer lo haya causado. No puede haber llanto ni pecado, ni muerte, ni dolor, ni sufrimiento que una mujer no lo haya causado. Y Dios le prohíbe que se suba al púlpito a predicar, pero sin embargo lo hacen. La denominación, ¿ven en dónde está?
213¡Ella es una diosa! ¡Cómo está obrando el diablo! Bueno, la gente Católica las hace (a las mujeres), diosas, les oran a ellas; correcto, diosa María, y demás. Yo veo en donde en el Concilio Ecuménico dijeron que sucedería que ellos orarían un poquitito más a Jesús, si eso les ayudaría a los Protestantes a entrar. ¿Ven? ¿Ven? ¡Oh, cómo cubren eso con azúcar! "Inmutable", ellos dijeron. ¿Ven? Todavía es el mismo diablo. La Biblia dice que "él hizo que todos recibieran una marca en sus frentes, aquellos que no tenían sus nombres escritos en el Libro de la Vida del Cordero".
214Es la Iglesia predestinada a la que yo le estoy hablando, no a ésas allá. No, señor. De cada grupo, El está sacando a Sus predestinados. Esos son por los que El viene en cada edad.
215Pero allí ella se para. Ahí está ella. Esa es ella; predica la Palabra, maneja la Palabra, llega a ser una diosa, y es la causa de todo pecado. La Biblia dice: "No permito a la mujer enseñar, ni ejercer domino, sino estar en obediencia como también la–la ley lo dice". ¿Ven? Y ella no lo debe hacer. Pero entonces ellos la hacen una gobernadora de la nación, una alcaldesa, gobernadora; pronto ella será Presidenta. Seguro. Ahí lo tienen. De esa manera–de esa manera es, ¿ven? Y la gente hace eso porque no le importa tocante a esta Palabra. Ellos nunca la verán.
216Miren a esos judíos parados allí: eruditos, hombres finos. Y Jesús les dijo: "Vosotros sois de vuestro padre el diablo".
217¿Qué si yo lo trajera a El a juicio ahorita delante de Uds.? Lo intentaremos por un momento, y Dios me perdone por ponerme en contra de El; pero sólo un momento, para mostrarles a Uds. algo.
218Qué si Ud. dice: "Bueno, yo, ¡gloria a Dios, yo hablé en lenguas! ¡Aleluya! Yo sé que yo... sí, yo–yo lo recibí. ¡Bendito Dios! ¡Sí!" ¿Lo recibió?
219Recuerdan a ese pueblo de Israel. La Biblia dice que después que sacó al pueblo, y los salvó de Egipto, El los destruyó porque ellos no siguieron el Mensaje. ¿Ven? Ellos comieron maná del Cielo. Ellos comieron maná que Dios llovió a la tierra para que ellos comieran, y estuvieron en la presencia del mensajero, y vieron la Columna de Fuego, y oyeron la Voz de Dios, y la vieron confirmada. Y luego, porque ellos quisieron creer a Coré: "Puede haber más hombres santos. Puede haber esto, eso, o lo otro. Nosotros tenemos que ser santos, también. Nosotros tenemos que hacer todo esto. Todo el pueblo es santo". Dios dijo: "Sepárate de ellos. Aléjate de allí".
220Moisés dijo: "Todos los que están al lado del Señor, vengan conmigo". Correcto. ¿Ven? Y El sencillamente abrió la tierra y se los tragó. ¿Ven?
221Ellos también eran gente buena. Seguro que ellos lo eran. Ellos eran gente fina. Sí, señor. Pero eso no bastó. "No todo el que me dice: Señor, Señor, sino el que hace la voluntad de Mi Padre". "No es el que empieza; es el que termina". Eso... No hay atajos; Uds. serán descalificados al fin de la carrera. No hay atajos. Uds. deben venir exactamente de la manera que la Escritura dice.
222Si Ella dice: "Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo y recibiréis el don del Espíritu Santo", no hay atajos, apretón de mano, unirse a la iglesia o a la denominación. ¡Uds. deben venir por ese Camino! A menos que Uds. mueran a Uds. mismos, y nazcan del Espíritu de Dios, Uds.–Uds.–Uds. están perdidos. Eso es todo. No hay atajos.
223Ud. dice: "Bueno yo pertenezco a la iglesia". Yo sé. Eso está bien. "Bueno, mi madre..." Yo no dudo eso, pero es a Ud. al que yo le estoy hablando. ¿Ve? Ud. tiene que venir por ese Camino, porque no hay atajos; Ud. será descalificado en el Juicio. Ud. venga por el único Camino.
224Unicamente hay un solo Camino, y Cristo es ese Camino. Y Cristo es la Palabra que vive en Uds., que verifica todo lo que El prometió en su sazón. ¿Ven? ¿Entendieron eso? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Muy bien.
225Fíjense. Miren: algunos dicen: "Esta gente es buena". Seguro que sí. Yo no digo que no es gente buena. Yo no digo que Santa Cecilia y todas ellas no eran buenas mujeres; también lo era mi madre, pero les aseguro que yo no le oro a ella. Seguramente que no. Seguro, yo he visto a mucha gente buena, pero no son diosas. Son mujeres, y hombres. "Sólo hay un Mediador entre Dios y los hombres".
226Entonces ¿por qué, por qué un hombre, un hombre del mundo Pentecostal...? Esa circular que el Hermano duPlessis, nuestro precioso hermano, ha enviado... Quizás algunos de Uds. la han recibido. Se sentó (sí, Ud. la recibió) en el Concilio Ecuménico, al lado del papa, y dijo: "Era muy espiritual". Eso es discernimiento del espíritu, ¿verdad que sí? "Oh, el Espíritu del Señor estaba allí, muy espiritual". Sí. Ahí lo tienen.
227¿Por qué? Porque es una oportunidad para unir a los Protestantes y eso junto, por lo cual hemos peleado en contra por años, y la Biblia se ha parado y nos ha dicho que vendría. Y nuestro... uno de nuestros más grandes líderes va, y dice: "Eso es correcto. Eso es lo que haremos", y toda la iglesia Protestante se lo está tragando.
228Y exactamente, si Uds. lo miran allá, ASI DICE EL SEÑOR... Primero, la Palabra lo dijo. Luego el Espíritu del Señor dijo en 1933 (dijo todas estas otras cosas tocante a las naciones entrando en guerra, y cómo serían los automóviles, y todo como eso), dijo que eso es exactamente lo que pasaría en el fin. Y aquí está. Nunca ha fallado. Y aquí lo vemos tomando forma.
229¿Recuerdan Uds. mi sermón sobre Religión Jezabelina no hace mucho? ¿Recuerdan Uds. a Eliseo yendo por el camino esa mañana, para avisarles? Yo prediqué sobre eso. ¿Ven? Y cómo predije en ese entonces que vendría el tiempo cuando ese Concilio Ecuménico finalmente llegaría a ser la marca de la bestia, porque se uniría con la bestia. Lo está haciendo. En mi edad, yo he vivido para verlo. Y aquí los Protestantes, por millones, se lo tragan. ¿Por qué? Eso es lo que ellos están buscando.
230¡Ellos están ciegos! Jesús les dijo a esos fariseos: "Ciegos guías de ciegos, y si el ciego guiare al ciego", El dijo, "¿no caerán ambos en el hoyo?" Y allí es en dónde ellos caen. ¡Cómo pudiera yo creer que un hombre que en un tiempo se paró conmigo y habló conmigo, se pudiera sentar y hacer una declaración como ésa! ¿Ven? "Está escondido de los ojos de los sabios y prudentes, y lo revela a bebés que quieren aprender".
231Yo sé que algún día eso me va a costar mi vida. Eso es correcto. Me va a costar, pero aquí la Verdad está siendo conocida. El primero en morir por este plan del Espíritu Santo, Fue Juan el Bautista (pero él no se acobardó); él murió como un hombre; Luego vino el Señor Jesús, le crucificaron, El predicó que el Espíritu salvaría al hombre del pecado. (¿Es correcto eso?) Luego apedrearon a Esteban, él predicó contra el pecado, El los puso tan furiosos, que lo mataron a pedradas; Pero él murió en el Espíritu, él entregó el espíritu, Y fue a estar con los otros, esa hueste dadores de vida. Luego vino Pedro y Pablo, y Juan el divino, Dieron sus vidas para que el Evangelio pudiera brillar; (¿Qué hicieron ellos?) Mezclaron su sangre, con los profetas de la antigüedad, Para que la verdadera Palabra de Dios fuera predicada honestamente. Las almas bajo el altar estaban clamando: "¿Hasta cuándo?" Para que el Señor castigue a todos los que han hecho el mal; Pero van a haber más que darán la sangre de su vida (sí, correcto)Por este Evangelio del Espíritu Santo y Su torrente carmesí.
232"¡Continúa goteando con sangre!" Sí, lo hará algún día, pero yo estoy esperando esa hora cuando se haya terminado.
233Una hermana acaba de tener un sueño. Ella me lo envió, dijo: "Yo los vi, esa iglesia preparó el camino", me van a matar secretamente, en una ocasión cuando yo esté saliendo de mi automóvil, o entrando, me dispararán de... Pero dijo: "Entonces el Espíritu dijo: ‘No en este momento, pero vendrá después'".
234Dios no permita que yo me comprometa en algo. Yo me propuse no saber nada, sino a Jesucristo y a éste crucificado. Estamos viviendo en un día horrible. El pecado ha hecho esto. Sí. Ellos–ellos apedrearon a Esteban. Ellos le cortaron la cabeza a Juan, ella lo hizo. Yo no sé cómo daremos las nuestras, pero algún día será. Muy bien, fíjense.
235En San Juan, si Uds. quieren esa Escritura sobre eso, es Juan 6:49, "donde ellos comieron el maná", y Jesús dijo: "Y todos ellos están muertos".
236Uds. dicen: "Bueno, mi–mi hermana... yo–yo vi a esa mujer bailar en el Espíritu". Oh, sí. Yo las veo hacer eso. "Yo la he visto hablar en lenguas. Yo la he visto a ella..." Sí.
237Jesús dijo: "Muchos vendrán en aquel día y dirán: ‘Yo he hecho todas estas cosas'". ¿Ven? "Ellos comieron maná en el desierto", Jesús dijo: "Y todos están muertos, eternamente separados. Están muertos". Eso es muertos eternamente. Ellos perecieron allí mismo en el desierto.
238Uds. recuerdan en Hebreos el capítulo 6: "Aquellos que en una ocasión conocieron la Verdad, y luego rechazaron caminar en Ella, no hay más arrepentimiento para ellos". ¿Ven?, un creyente fronterizo... Cuando la Verdad se le presenta a una persona por última vez, y ellos rehúsan recibirla, de acuerdo al Libro de Hebreos, ¿ven?, ellos... no hay nada en el mundo que los pueda salvar.
239Ellos llegaron a su fin. No hay arrepentimiento, ni redención, no hay nada que quede para ellos. Ellos están eternamente separados. La Biblia así lo dice: "Sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios". Y cuando la Verdad del Evangelio ha sido probada, completamente vindicada, y luego se dan la media vuelta y se alejan de Ella, llegaron a su fin. Eso es todo. Es horrible, pero lo tengo que decir.
240Recuerden que los Angeles que no guardaron su dignidad, fueron dejados allí en esa casa de prisión en oscuridad, en donde el mundo está caminando hoy día en esa misma prisión; no hay arrepentimiento.
241Recuerden que hace algunos años, yo dije, cuando llegué de Chicago: "O América lo recibe este año, o ella no lo recibirá en lo absoluto". ¿Ven hasta dónde ella ha llegado? ¿Ven?
242Ahora, me pregunto si pudiera ser el Tercer Jalón. ¡Oh, Dios, lejos sea de eso! ¿Es para eso el Tercer Jalón? ¿Pudiera ser eso? ¡Oh, hermanos! ¡Piénsenlo, amigos! ¡Piénsenlo!; a mí no me gusta pensarlo.
243Jesús dijo: "Esta clase de hipocresía..." Si Uds. quieren anotar eso, es Mateo 23... -siete. Yo–yo tengo escrito aquí: "¡Lee eso!", pero Uds. lo pueden ver. "¡Uds. fariseos ciegos!" Veamos....
244¿Tienen Uds. un par de minutos? [La congregación dice: "Amén"– Ed.]. Veamos. Abramos a eso, porque yo escribí: "¡Léelo!" Había algo allí que yo quiero leer justo antes... Ahora, quizás quite alguna otra cosa más, pero leamos esto sólo un momento. Mateo 23, sólo un momento, muy bien, y vamos a empezar en el versículo 27. Sólo escuchen. Ahora, Uds. lean toda la cosa cuando lleguen a casa, por favor. Sólo unos cuantos minutos más.
245Ahora fíjense aquí. Mateo 23, y empecemos en el versículo 27: "¡Ay de vosotros, escribas...!" (Ahora, recuerden, estos son hombres santos a quienes El les está hablando). ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros blanqueados (esa es gente muerta, ¿ven?), sepulcros blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.
246Hipocresías y envidias y contiendas, dentro de ellos; pero en lo exterior: "Yo soy Doctor Fulano de tal". Así también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres (miren el Concilio Ecuménico y los Pentecostales sentados allí), pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.
247¿Qué es iniquidad? Algo que de hecho Ud. sabe que es correcto y no lo hace. Jesús, ahora observen lo que El... en qué generación El pone esto. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque edificáis los sepulcros de los profetas, y adornáis los monumentos de los justos (¿ven?, "¡oh, el profeta!"), y decís: Si hubiésemos vivido en los días de nuestros padres, no hubiéramos sido sus cómplices en la sangre de los profetas.
248"Nosotros hubiéramos creído la Palabra del Señor, si hubiéramos vivido allá en el pasado". Observen. Así que dais testimonio contra vosotros mismos, de que sois hijos de aquellos que mataron a los profetas.¡Vosotros también llenad la medida de vuestros padres!
249Eso es exactamente lo que está sucediendo. Ahora observen lo que El dice aquí. ¡Serpientes, generación de víboras! ¿Cómo escaparéis de la condenación del infierno?
250¿Cómo se pueden Uds. escapar? Ahora El le está hablando a ministros (¿ven?; correcto), hombres santos. ¿Cómo se pueden Uds. parar y saber que la Biblia predice y le dice a esa gente que no haga eso, y Uds. se pueden parar y se comprometen por unos cuantos dólares miserables, y hediondos, por algo de popularidad, y para que alguien le palmee la espalda y lo llame "Doctor"? ¿Cómo puede decir Ud. que ama a esa gente? Yo también estoy predicando en cintas. ¿Ven?
251¿Cómo puede Ud., cómo puede decir Ud. que ama a esa gente, y permite que suceda una cosa como ésa? ¿Ve? Uds.–Uds. fariseos, Uds. ciegos, Uds. serpientes, Uds. generación de víboras, ¿cómo van Uds. a escapar la condenación del infierno?, cuando Uds.... ¿Cómo puede un hombre hoy que sabe que estas cosas están mal, y se para allí, para retener su congregación, para que crezca su denominación, y falla en decirle a las mujeres y a los hombres? ¿Cómo van a escapar Uds. la ira del infierno, cuando fue hecha para Uds.? ¿Cómo lo van a hacer? ¿Ven?
252Escuchen, escuchen esto. ¿Cómo va a ser? "Por tanto..." El versículo 34. ... he aquí yo os envío profetas....
253"Yo enviaré", en el futuro. Allí están sus fariseos regresando otra vez. ¿Ven? ... sabios... escribas; y de ellos, a unos mataréis y crucificaréis, y a otros azotaréis en vuestras sinagogas, y perseguiréis de ciudad en ciudad;
254El profetizó que El les enviaría profetas, con la Palabra del Señor. Y, ¿qué harían ellos? La misma cosa que sus padres hicieron, porque eso es lo que Uds. son. ¿Ven?, los espíritus no mueren. El hombre que es poseído de ellos, muere, pero los espíritus no mueren. El dijo: "Uds. son los hijos. Uds. son". Y sólo fíjense cómo son estas cosas.
255Cómo San Pablo se paró allí (¿creen Uds. que él era un profeta?), y condenó que las mujeres se cortaran su cabello; condenó sus organizaciones; anunció que todo hombre que no estaba bautizado en el Nombre de Jesucristo debía venir y ser bautizado de nuevo. Correcto.
256Y hoy en día ellos se comprometen y lo "endulzan muy bien". Pero, ellos no saben otra cosa. ¡Es lastimoso! Si la hora se ha terminado, yo pudiera decir esto, (¿ven?): ellos estaban ciegos, predestinados a estar ciegos. ¡Dios sea misericordioso! Ellos no lo pudieron ver.
257Jesús dijo: "¡Uds. están ciegos! ¡Uds. escribas y fariseos ciegos!, ¡Uds. hipócritas!, cuando leen la misma Palabra que todos ellos han leído, y aquí Uds. vienen y me condenan. Y Yo soy exactamente lo que la Palabra dijo que sería en este día. Yo debía ser el Mensajero de este día. Yo soy el Mesías", El dijo, en pocas palabras. "Yo soy el Mesías. ¿He fallado Yo en probarlo? Si Yo no he hecho lo que fue escrito de Mí, entonces condénenme. Y Uds. fariseos ciegos que guían a su pueblo metiéndolo directamente a una cosa como ésa, y envían a todo el montón". Dijo: "Bueno, el ciego guía al ciego". Dijo: "Uds. son...."
258Uds. dicen: "Oh, si nosotros hubiéramos vivido allá en el tiempo de San Pablo, sí, yo hubiera estado al lado de San Pablo".
259¡Uds. hipócritas! ¿Ven? ¿Por qué no están al lado de la Doctrina de él? Uds. hubieran hecho la misma cosa en aquel entonces que han hecho hoy en día, porque Uds. son los hijos de sus padres, sus padres organizacionales: fariseos, saduceos, y los de justicia propia. Eso–eso es. Déjenme decirles, el... ¡la–la hora en la que estamos viviendo! Me pregunto: ¿pudiera ser esto el Tercer Jalón? Sólo un momento más. Jesús dijo: "Estos recibirán mayor juicio". ¿Ven? ¿No es horrible?
260Como un gran americano, en una ocasión, cuando el enemigo estaba a punto de tomar este país, hubo un hombre en la hora de la medianoche, que se montó en su caballo y cabalgó por todo el camino, gritando: "¡Viene el enemigo!" Ese fue Paul Revere.
261Yo soy también un americano. Y estoy cabalgando en esta hora de la medianoche, no diciendo que viene el enemigo, sino que, ¡él está aquí! El no viene; ¡él ya está aquí! El ya ha conquistado. ¡Yo temo que haya terminado de conquistar en esta hora de la medianoche!
262Recuerdan, en Tucson, los siete Angeles, qué fue el Mensaje: "La consumación del misterio de Dios". Inmediatamente después de eso, viniendo bajando la cadena de....
263Todos Uds. oyeron tocante a las montañas. Fíjense. El Hermano Fred tomó algunas fotografías de eso, y el Hermano Tom. Y yo tomé algunas fotografías, algunas películas, todo. Las vamos a mostrar aquí algún día, y les mostraremos exactamente en dónde fue. Todos Uds. saben la historia.
264Observen: los tres picos. El dijo: "Allí está tu Primer, tu Segundo, y tu Tercer...."
265Y el Hermano Fred tomó una fotografía sobresaliente de ello, cuando él y la Hermana Marta iban pasando. La neblina procedente de la humedad del suelo había subido, y había ocultado el resto de ellos, y estaban mostrando sólo los de los Tres Jalones; uno aquí, otro aquí, y otro allá. ¿Ven? ¡Los siete!
266Observen: los primeros tres. Tres es perfección. Eso es cuando el ministerio salió.
267El Segundo Jalón fue el discernimiento de los espíritus, la profecía. (El primero fue la sanidad de los enfermos). El Segundo fue la profecía que salió, y conocía el secreto de los pensamientos, cuando la Palabra misma fue hecha manifiesta. Lo cual, eso es gracia.
268Pero, recuerden, el séptimo es el fin. ¿Pudiera este ser el Jalón del fin, que todo se ha terminado? ¿Pudiera ser? ¡Piénsenlo ahorita! ¡Sólo piénsenlo! ¿En dónde están Uds.? ¿Ven? El siete siempre es el fin. ¡Tres Jalones!
269El ministerio de Jesús consistió de Tres Jalones. ¿Sabían Uds. eso? ¡Fíjense! Y sean sinceros, si Uds. alguna vez lo fueron en su vida,... Miren, sólo un minuto, unos cuantos minutos.
270Su Primer Jalón fue el de sanar a los enfermos. El llegó a ser un Hombre muy popular. Todos le creían, al parecer. ¿Es correcto eso? Cuando El salió sanando a los enfermos, todos lo querían en su iglesia.
271Pero un día El dio un cambio y empezó a profetizar, porque El era la Palabra, y El era el Profeta del cual Moisés habló. Y cuando El les empezó a decir, y les dijo cómo estaban viviendo, y las cosas que estaban haciendo, El llegó a ser muy impopular. Ese fue Su Segundo Jalón.
272Me pregunto si eso no se ha repetido otra vez. Sólo piénsenlo un momento. ¿Pudiera ser? El Primer: sanándolos a todos. El Segundo: "Oh, pudiera ser que sea de los ‘Solo Jesús'. Pudiera ser Beelzebú, pudiera ser un..." Esa es la misma cosa que ellos hicieron allá. ¿Ven? Los mismos espíritus, viviendo en la misma clase de gente, gente condenada que nunca podrá ser salvada, porque ellos fueron condenados antes... ellos... como Judas Iscariote, que nació el hijo de perdición. Ud. dice: "¿Judas?" Seguro.
273Recuerden: él era muy religioso, pero no pudo continuar con el mensaje hasta el fin. El pudo tomar parte de El, pero el resto de El, él no lo pudo tolerar. Ellos pueden aceptar la sanidad y cosas como esas, pero cuando se llega a que Dios hable ardillas a existencia, entonces eso es muy profundo para ellos. "¡No puede ser!" Ese fue Judas. Su espíritu puede vivir hasta ese punto. El no puede seguir más allá de eso. ¿Ven?
274Ellos pudieron aceptar muy bien a Moisés cuando él abrió el Mar Rojo, y cosas como esas. Pero cuando llegó el momento que les dijo que ellos no eran... que el resto de ellos no debían hacer esto o eso, o lo otro, dijeron: "El se hace Dios sobre nosotros". ¿Ven?, ellos no pudieron tolerar eso, Coré y ellos. Así que, ellos tenían que tener una organización, así que Dios sencillamente hizo que la tierra se los tragara.
275El ministerio de Jesús, cuando El estaba sanando a los enfermos, El era maravilloso: "¡Ese joven Profeta de Galilea! Bueno, El hace que el ciego vea. El aun ha levantado a los muertos. Nosotros tenemos tres casos de eso. El de hecho levantó a los muertos".
276Pero un día, El dio un cambio, El dijo: "¡Generación de víboras! Uds. limpian lo de afuera del plato; Uds. dan la apariencia de ser santos, pero por dentro no son nada mas que un montón de víboras". ¡Oh!, cuando salió esa profecía, condenando esa organización, luego cambiaron. Ellos se volvieron contra El. Correcto. Y finalmente, por haberlo rechazado, ellos lo crucificaron.
277Pero Uds. no pueden matar el Ministerio. El sigue viviendo. Uds. pueden matar el mensajero, pero no pueden matar el Mensaje. Correcto. El siguió viviendo. Y fíjense: cuando vino el Tercer Jalón de Su ministerio... El Primero fue sanar a los enfermos.
278El Segundo fue reprender a las organizaciones, y profetizando lo que ellas habían hecho, lo que ellas eran, y lo que estaba por venir. Lo que es, lo que es... vendrá, y... lo que era, lo que es, y lo que vendrá. Eso es lo que El hizo. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: "Amén"–Ed.].
279Pero Su Tercer Jalón fue cuando El les predicó a los perdidos que ya no podían ser salvos. Ellos estaban allá abajo en donde estaban esos grandes ojos pintados, haciendo: "¡Uuh, Uuh!" Les predicó a las almas en el infierno que no aceptaron la misericordia, sino que estaban eternamente separadas de la Presencia de Dios. Pero sin embargo, ellas lo tenían que reconocer, lo que El era, porque Dios lo llevó allí.
280¿Me pregunto si Su ministerio escala de la misma manera en los últimos días, como fue? "Así como el Padre me ha enviado a Mí, así Yo os envío a vosotros. Las obras que Yo hago vosotros haréis también".
281Perdidas, nunca podían ser salvadas. Ellas habían rechazado la misericordia. Ese fue Su Tercer Jalón.
282Ahora, ¿hay alguna pregunta? En Su Primer Jalón, El sanó a los enfermos. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. En Su segundo Ministerio, El estaba profetizando. En Su Tercer Ministerio, les estaba predicando a los perdidos eternamente. Las tres montañas, y demás; ¡los perdidos eternamente!
283El ministerio de Noé, todos los ministerios hicieron lo mismo. Noé predicó. Eso es exactamente lo correcto. El entró en el arca. Y cuando él entró en el arca, hubo siete días en los que nada sucedió. Su testimonio le predicó a los condenados.
284¡Sodoma y Gomorra! Jesús se refirió a ambas, que venían. "Antes de la Venida del Hijo del Hombre, así será como en los días de Noé, así será como fue en los días de Sodoma". El se refirió a Noé.
285Noé tuvo Tres Jalones, y su Tercero fue a los perdidos después que la puerta del arca estaba cerrada. Dios la dejó asentar allí donde nadie podía entrar ni salir. Ellos estaban adentro por supuesto, en la séptima montaña, la montaña más alta, allí es en dónde El asentó el arca, en la montaña. ¿Ven? ¿Es correcto eso?
286En los días de Sodoma, el Primer Jalón fue el del justo Lot. Y la Biblia dice que "los pecados de Sodoma afligían cada día su alma justa", cómo esas mujeres actuaban y lo que hacían.
287Uds. recuerdan, "Como fue en los días de Noé". ¿Qué estaban haciendo ellos? "Comiendo, bebiendo, casándose, dándose en casamiento". Mujeres, ¿ven?, mujeres. ¿Qué fue en los días de–de Sodoma? Mujeres.
288Y el Primer mensaje fue el de Lot. Ellos se burlaron de él.
289Luego envió a otros mensajeros, dos de Ellos, y Ellos fueron allá. Ese fue Su Segundo Jalón para Lot, mejor dicho, para Sodoma.
290Pero miren Aquel que fue al último; había más y más misericordia. Pero para ese entonces todo había terminado, todo había terminado para ese tiempo. Ese tercer Mensajero que fue allá, el Tercer Jalón, ¿qué era El? ¿Qué clase de ministerio tenía El? El se quedó con el elegido, y le dijo qué era lo que estaba sucediendo detrás de El. ¿Es correcto eso? Pero cuando El se fue a Babilonia, o mejor dicho, a Sodoma, El quería hallar....
291Aun Abraham, clamando: "¿Qué si Tú hallares cincuenta justos?" Y bajó hasta: "¿Qué si diez justos?" Dios dijo: "Sí, si Yo hallare diez justos".
292Permítame decirle a Ud. algo, hermana, sólo un momento. Ud. pudiera ser chapada a la antigua, pero Ud. tiene algo que esas reinas del sexo no tienen. Ud. tiene algo que ella nunca puede tener. Correcto. Ud. pudiera ser chapada a la antigua en su vestir, vestida como una dama. Ellas pudieran decir: "Mira a esa santa rodadora". No se preocupe. Ella tiene algo que esa reinita del sexo, que tiene a todo el mundo mirándola allá, no tiene. Ella nunca lo puede tener. Ella está perdida, eternamente. Ella está condenada. ¿Ven? Ella nunca... Ud. tiene moral; Ud. tiene virtud. Ella no tiene nada. Ella tiene una carnada que atrapa a las almas perdidas y las envía al infierno. El ciego entra en eso. Ahora, Ud. tiene algo.
293¿Saben Uds.?, Uds. ni siquiera pudieran estar en el libro de la iglesia, pero pudiera ser su vida justa la que esté deteniendo la ira de Dios de que caiga sobre el mundo hoy. El mundo no lo creerá. Ud. mujer que es llamada una santa rodadora, Ud. hombrecito que casi no sabe nada, pero que clama a Dios día y noche, por los pecados de la nación, país, Ud. pudiera ser el que está deteniendo la ira. "Si hallare diez, Yo no lo destruiré. ¡si hallare diez!" "Como fue en los días de Sodoma, así será". ¿Ven lo que quiero decir?
294No, "si hallare diez Metodistas, si hallare diez Bautistas, si hallare diez Pentecostales, si hallare diez atletas, si hallare diez senadores, si hallare diez ministros".
295Sino, "¡si hallare diez justos!" Hay un solo Justo, ese es Cristo. Cristo viviendo en uno de... en esos diez, ¿ven? "Yo no lo destruiré".
296Pero ese último Mensajero le predicó a los condenados. Uds. dicen... El fue allá. La Escritura no dice qué sucedió, pero el fuego cayó a la siguiente mañana, correcto, después de que El efectuó esas señales, inmediatamente después de que El efectuó Su ministerio profético. "¿Por qué se rió Sara?" Ella dijo: "No me reí". Dijo: "Sí, sí te reíste". ¿Ven?
297Ahora, inmediatamente después de eso, El llegó a Babilonia, o mejor dicho, se fue a Sodoma. El no los halló, así que el fuego cayó. El halló a Lot y a sus dos hijas, y dijo: "¡Sal de aquí ahorita!" ¿Ven? Salió. El fue allá. Recuerden: El iba camino hacia allá. El había enviado mensajeros delante de El, pero El mismo fue allá, correcto, para darse cuenta si todas estas cosas eran así. Y El la halló llena de, ¿qué?: de mujeres con caras pintadas. El Mensaje para los condenados. ¿Qué hicieron ellos? Se rieron de ello.
298¿Qué hacen ellos hoy? ¡La misma cosa! "Yo pertenezco a las Asambleas. Yo pertenezco a la Unitaria. Yo soy–yo soy... Yo he bailado en el Espíritu. Gloria a Dios, yo hablo en..." Muy bien, siga adelante. "Yo me cortaré mi cabello si yo quiero. Yo haré esto. Yo–yo diré esto. Yo no tengo que ser bautizado en el Nombre de Jesús. A mí–a mí no me importa lo que se diga. Pablo es uno que odia a las mujeres, de todas maneras. Eso es un..." Muy bien, siga adelante.
299Uno de estos días, si Uds. no lo han hecho ya, cruzarán esa línea. Uds. ya nunca más desearán hacer lo que está correcto. ¿Oyeron lo que dije? Es un asunto de... Hermano, hermana, ¿comprenden Uds. lo que se ha dicho? Uds. cruzarán esa línea, y nunca lo querrán hacer. Uds. todavía oirán el Evangelio, seguro, pero nunca lo aceptarán. Uds. no lo pueden aceptar. Pero el Evangelio será predicado a los condenados, a aquellos que están eternamente perdidos, que no pueden ser salvos ya más. Uds. ya están en ese lugar, y no lo saben. Uds. piensan que están viviendo en placer, pero viviendo están muertos.
300¡Oh! Escuchen: todos aquellos que rechazaron el Mensaje de la hora, antes de la condenación... el Evangelio le fue predicado primero a los condenados, antes que partieran, sin que hubiera misericordia. Noé encerrado fue un testimonio. Dios cerró la puerta, después de su Tercer Jalón. Después del Tercer Jalón en Sodoma, las puertas se cerraron. No había más misericordia. Los diez no podían ser hallados. Y a los perdidos se les predicó el Evangelio, a los que no podían ser salvos, porque sólo era... Ha sido de esa manera en cada edad; cada edad rechaza el Mensaje antes del juicio.
301¿Lo han hecho otra vez? ¿Es esa aparición en una Columna de Fuego aquí en el río? ¿Es esa aparición en conformidad con el Mensaje de reprender a las mujeres, y colocarlas en los lugares en donde deberían estar, y de reprender a esos ministros que toman su lugar con la denominación en lugar de quedarse con la Palabra, cuando Dios ha vindicado completamente que es El, y no algún pobre hombre ignorante y sin letras? ¡Es Dios! Y ¿hemos llegado ahora al punto en el que el Tercer Jalón regresará otra vez a los perdidos eternamente?
302¿Fue eso lo que era esa visión que me fue dada, cuando era un muchachito allá? Y yo estaba en el oeste y allí estaba la cruz dorada del Evangelio brillando hacia abajo, que ha declarado la señal del Cielo, exactamente. Recuerden: la cruz estaba en una forma panorámica, formada también como una–como una pirámide. ¿Ven? ¿Pudiera ser que eso sea la parte que es la cabeza, donde termina, que empezó desde aquí y sube hasta la jefatura, como la pirámide, que fue subiendo a través de Lutero, Wesley, los Pentecostales, y luego la coronación de la piedra?
303¿Pudiera ser eso? Si eso es, ¿en dónde estamos? Esto pudiera... Yo espero que no, pero tiene que ser. Va a ser. Sólo recuerden que esos ministerios tienen que... ellos siempre cuadran exactamente lo mismo. Tienen que cuadrar. Y Dios no cambia. ¡Piénsenlo!
304Muérdanse su conciencia con sus dientes espirituales, y dénse cuenta en dónde estamos. ¿Qué si es, y Uds. todavía son de la manera que son? Entonces más les vale caminar... Uds. llegaron a su fin, esos que están afuera. Después que el Cordero tomó el Libro, el Sexto Sello fue revelado y todos los Sellos; todo está terminado. Pudiera ser. Yo espero que no sea. Pudiera ser. Muy bien. Ahora, ¿es esa la razón por la cual este Tercer Jalón se ha demorado tanto tiempo?
305Si Uds. se fijan, el Primer Jalón y el Segundo Jalón pasaron de uno al otro sin demora. Yo predije (¿recuerdan Uds. cuando yo primero empecé con el Primero?), y yo dije: "Vendrá un tiempo que aun conocerá los secretos del corazón". ¿Recuerdan Uds.? ¿Cuántos de Uds....? Bueno, todos Uds. recuerdan eso, en mis reuniones por todas partes. Y una noche yo iba entrando, y al caminar en la plataforma, allá en Regina, (el Hermano Baxter estaba allí, y varios miles de personas), un hombre subió a la plataforma [el Hermano Branham truena sus dedos una vez–Ed.], ¡y ahí estaba! Y desde entonces ha sido lo mismo.
306Pero han pasado años desde que salí del campo; cuatro, como unos cinco años desde que salí. ¿Qué es? ¿Qué ha hecho esto? ¿Ha sido esa la razón por la cual ha sido como en el principio, en Génesis, que "Dios es paciente"?
307Recuerden: cuando El hizo al mundo, el séptimo día El no hizo nada. El descansó. ¿Ven? Dios fue paciente en aquel sexto año, no queriendo que ninguno pereciera, pero que todos procedieran al arrepentimiento. Dios fue paciente.
308Otra vez, también en Génesis 15:16, si Uds. la quieren anotar, en 15:16, El le dijo a Abraham: "Allá en la tierra de los amorreos, su iniquidad..." Ahora, ellos eran gentiles. "Yo no te puedo llevar allá ahora mismo, porque la iniquidad de los amorreos, los gentiles, no ha llegado a su colmo todavía. Pero Yo los juzgaré. Yo vendré en esa cuarta generación, y entonces Yo juzgaré a esa nación con una vara de hierro". ¿Es correcto eso?
309¿Ha sido tan extensa, esa paciencia de Dios, que constantemente el ministerio por medio de cintas y todo lo demás, ha recorrido el mundo, para ver si hay uno más? Pero quizás ese último entró recientemente. ¿Ha sido la iniquidad la razón por la cual ha estado–ha estado demorando por tanto tiempo? Si Jesús es el mismo (lo cual El es; Hebreos 13:8), Su Mensaje debe ser el mismo. (Me estoy preparando para terminar). Su acción debe ser la misma.
310Si no hay pregunta en el Primer y el Segundo Jalón... ¿Hay una pregunta en sus mentes tocante al Primero y al Segundo Jalón? ¿Se cumplieron exactamente como El dijo? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Entonces, ¿por qué cuestionan el Tercero? ¿Ven? ¿Por qué lo cuestionan Uds.? Los primeros dos fueron identificados por la Escritura. Yo les he probado a Uds. esta mañana que el Tercero también está identificado por la Escritura.
311Miren al mundo, vean en dónde está. Miren cómo ellos han rechazado la Verdad, y cómo ha sido propiamente identificada, la parte profética. Ahora, ¿en dónde estamos? ¡Oh Dios, sé misericordioso! Eso hace a mi corazón sangrar dentro de mí. ¿Qué tocante a esto? ¿En dónde estamos?
312Recuerden: esos siete picos allá (ellos les pudieran decir a Uds.), son... no hay otro pico más allá de ése. Está en la Divisoria Continental [Divisoria Continental: Una serie de montañas que se extienden irregularmente de norte a sur hasta México, Centro y Suramérica y dividen las corrientes de aguas en las del este y las del oeste y que desembocan en el Océano Atlántico y en el Golfo de México y el Océano Pacífico, respectivamente. En EE.UU. se le llama la Gran Divisoria que corresponden a las montañas rocosas–Trad.]. Entra directamente en el desierto, de allí en adelante. La Eternidad se establece. Hay siete picos, allí mismo en la División Continental. Eso está justo entre el bien y el mal. Y al fin de eso, el Tercer Jalón fue el último Jalón de la cadena de montañas. ¿Es correcto eso? ¿Ven? Muy bien.
313Noé entró, luego, después de siete días nada sucedió, ¿ven? En siete días llegó el juicio. ¡Si únicamente...! Escuchen ahora, para terminar. ¡Si únicamente en el tiempo de Noé, ellos hubieran reconocido esa señal! ¡Si ellos únicamente la hubieran reconocido! Ahora yo voy a terminar. ¡Si ellos únicamente hubieran reconocido esa señal, el mundo de ese día! Dios probó aquí por la lectura de la Escritura, hace un rato, que El destruyó a esa gente.
314No sin misericordia; la misericordia fue enviada a ellos por medio de un profeta. Ellos no lo creyeron. Dios es misericordioso; El envió misericordia pero ellos no la recibieron. El primero siempre envía misericordia.
315¿Qué si ellos hubieran reconocido que esa señal era la señal del tiempo del fin? Y cuando ellos la vieron, de repente la salvación se terminó y nadie... ¿Ven? Cuando menos se pensó, la puerta estaba cerrada. Si ellos... Unicamente hubo una sola persona que reconoció esa señal, ese fue Noé y su grupo. Ese fue el único que la reconoció. Cuando esa puerta se cerró, Noé lo supo. Noé supo que ese era el fin. El lo supo. Correcto. ¡Si Uds. únicamente reconocieran la señal!
316¡Oh, si ellos únicamente hubieran reconocido esa señal, cuando vieron a Ese entrar allí, que había estado allá con Abraham!
317¡Si ellos únicamente hubieran reconocido que ese moderno Billy Graham de ese día fue allá, él y un Oral Roberts, y les predicó ese mensaje a ellos, cegando a la gente...! ¡Si ellos únicamente hubieran reconocido, que esos justos Metodistas antiguos y Bautistas, de allá del pasado, fueron una señal para ellos para ese día, Lot, cuando los pecados afligían su mismísima alma! Entonces, ¿a qué se tornaron los Metodistas y Bautistas? A lo que Lot se tornó, la misma cosa. Pero los justos de allí, salieron. Seguro.
318¿Qué si fue como cuando Billy Graham fue allá, que iban al altar para hacer una decisión, masticando chicle, dándose golpes unos a los otros, y riéndose, con cabello cortado, con caras pintadas, y ni siquiera conmovidos al respecto? Billy regresa al día siguiente, y dice: "Yo tengo treinta mil conversos; regreso en un año, y ni siquiera tengo treinta".
319"¡Oh, yo hice una decisión! Yo–yo–yo no me voy a ir al infierno; yo me voy a ir al Cielo", y continúan revolcándose en el pecado. ¡Si ellos únicamente hubieran...!
320Y luego el Evangelio siendo predicado en el Poder, y señales y prodigios, con la Columna de Fuego sobre eso, y todo sucediendo exactamente, y profetizado y establecido. ¡Si ellos hubieran...! Ellos dijeron: "Son un montón de santos rodadores. Es telepatía mental; alguna clase de espíritu de brujo. Un demonio, eso es todo lo que es. No lo crean. No está en nuestra organización. Nosotros no tenemos nada que ver con Eso". ¡Si ellos únicamente hubieran reconocido la señal! ¡Si ellos únicamente la hubieran reconocido!
321Jesús dijo, dijo: "¡Si tú únicamente hubieras conocido tu día, Jerusalén! ¡Si tú únicamente lo pudieras reconocer!" Pero dijo: "Tú has sido dejado bajo tu propio cuidado". ¿Ven? "¡Si tú únicamente lo hubieras conocido! ¡Oh, Jerusalén, Jerusalén, cuántas veces quise juntaros como la gallina junta a sus polluelos, de los juicios que están justo para venir! Pero tú no reconociste tu día. Vosotros que apedreasteis a los profetas y matasteis a los justos, ¡si tú únicamente hubieras reconocido tu día! ¡Si tú únicamente hubieras reconocido y hubieras estado al tanto de tu Escritura, y sabido que Mi Venida era una señal de tu fin! Ahora tú estás ciega. Ahora tú has sido reprendida. Tu hora llegó". Y así fue. Correcto. "¡Si tú únicamente hubieras reconocido la hora!"
322Miren, cuando Jesús hizo esa declaración, el mundo siguió adelante. ¿Ven? El mundo siguió adelante, normalmente. ¿Por qué? Porque ellos no reconocieron su hora.
323El mundo siguió adelante, cuando Noé entró al arca. El mundo siguió adelante. Los burladores de aquel día, ellos todavía tenían fiestas de sexo. Ellos todavía comían, bebían, se casaban, hacían las cosas exactamente como ellos las hacen hoy, ¡tan normalmente! "¡Ja-ja! Ese viejo santo rodador cerró la puerta. Miren, ¿has oído tú alguna vez tal cosa? ¡Ja-ja! ¿Sabes lo que él dice? Que todos nosotros nos vamos a ‘ahogar'. ¡Tonterías! ¿En dónde está el agua?"
324Burladores en los días de Noé. "Así será en la Venida del Hijo del Hombre". Muy bien. Noé reconoció la señal. La misma cosa en los días de Lot. La misma cosa en los días de Jesús. ¡Así es hoy en día! Ellos se burlaron por última vez.
325Lo mismo en Sodoma: ellos nunca reconocieron. Cuando ese Mensajero estaba parado allí con el Mensaje de Dios, ellos únicamente se rieron de ellos y trataron de pervertirlos a sus propios actos. ¿Es correcto eso? "Vengan y únanse con nosotros. Sean uno con nosotros". ¿Es correcto eso? "Vengan y únanse con nosotros, sean uno con nosotros. Uds. serán unos del grupo. Vengan, únanse con nosotros". ¿Ven? Ellos nunca reconocieron su señal.
326Ellos no reconocieron que cuando ese Mensaje se estaba predicando, que el mismísimo... Ellos no lo podían ver, que el fuego y la ira del Juicio de Dios, el fuego ardiente de azufre, se estaba avivando en los cielos. Ellos no lo podían ver. Los mensajeros sí podían. Lot también lo sabía. El sabía que estaba allí. Seguramente que sí.
327Lo mismo es hoy en día, exactamente la misma cosa. La ira se está avivando, las bombas atómicas están colgadas, todo está a su fin. Es lo mismo ahora.
328Miren: hermanos, escuchen. ¿Saben Uds....? Uds. dicen: "Hermano Branham: ¡oh!, ¿qué tocante a todo esto?" Uds. saben, la gente puede continuar predicando el Evangelio como siempre lo hizo (lo que ellos llaman el Evangelio), y pudiera haber terminado. Ellos lo hicieron en los días de Noé. Ellos lo hicieron en los días de Lot. Ellos lo hicieron en los días de Jesús. ¿Es correcto eso?
329Aun los judíos, después de que Jesús les dijo que la ira... "Uds. están en su fin. Uds. llegaron a su fin. No hay más. Uds. llegaron a su fin".
330"Oh", él dijo: "¡Ese santo rodador! ¿De qué escuela vino? ¿De dónde vino El?"
331Recuerden: El estaba listo entonces para Su Tercer Jalón. Correcto. El dijo: "¡Cuántas veces quise juntaros!"
332Lot hizo su último llamamiento, o mejor dicho, quise decir, el Angel lo hizo, el mensajero, quien haya sido. Dios representado para este día, Dios representado en carne humana, hizo la última señal, ejecutó el último deber. Todo estaba terminado para entonces.
333Noé predicó su último sermón; la puerta se cerró tras él. Eso fue todo. Ellos se rieron de ello, e hicieron burla de ello.
334Piénsenlo: ¡la gente puede continuar predicando! El Concilio Ecuménico se puede unir con la iglesia Católica, como ellos lo prometieron hacer. Todas las organizaciones se pueden reunir, pero la marca de la bestia ya está allí. Ellos la toman en eso. ¿Ven? Y ellos dicen: "¡Oh, aleluya, bendito Dios, hubo muchos que fueron salvados anoche!" ¿Se salvaron? "Ellos bailaron en el Espíritu. Hablaron en lenguas". Eso no quiere decir nada. ¿Ven? "Oh, ellos son mansos y dóciles y humildes. Sí, señor. Ellos tienen el fruto del Espíritu". Eso no es una señal. De ninguna manera.
335Permítanme decirles del fruto del Espíritu entre Jesús y los fariseos, veamos cuál tenía el fruto del Espíritu. ¿Qué si yo me parara, como empecé a decir hace un rato, en contra de Cristo ahora por un momento? Dios me perdone por aun decirlo, ¿ven?, pero sólo para mostrarles a Uds. algo.
336¿Qué si yo viniera a Uds. y les dijera: "Oigan, Uds. congregación: ¿quién es su amigo? ¿Quién les muestra el fruto del Espíritu? Su sacerdote bondadoso. ¿Quién los visita a Uds. en el hospital cuando están enfermos? Su sacerdote dócil. Correcto. ¿Quién es el que siempre les presta dinero cuando se encuentran en condiciones difíciles, Uds. miembros de su congregación? ¿No van Uds. a su bondadoso sacerdote y él les presta dinero? ¿Ven? ¿Quién es el que siempre es amable y bondadoso y muestra el fruto del Espíritu? Su sacerdote bondadoso".
337"¿Quién es el que estudió por años y años en las sinagogas allá, de donde provino su tatara-tatara-tatara-tatara-tatara-tatarabuelo, por todo el linaje? ¿Quién es el que estudió y obtuvo... trabajó duro y obtuvo los títulos de doctorado en filosofía y en leyes, para saber esta Palabra, y pararse aquí y traérsela a Uds. cada domingo en la mañana en su congregación? Su sacerdote bondadoso".
338"¿Quién es este renegado llamado Jesús? ¿De qué escuela vino El? ¿De qué escuela se graduó? ¿En dónde está Su tarjeta de compañerismo? ¿A qué organización pertenece El?"
339"¿Qué hace él cuando todos Uds. tienen un argumento de familia? ¿Quién viene a Uds.? Su sacerdote bondadoso, para tratar de... Y Uds. tienen un argumento en contra de este vecino aquí, y su sacerdote bondadoso viene y los reúne. Dice: ‘Todos Uds. son hijos de Dios. No deberían hacer eso'. Eso es lo que él...."
340"¿Qué hace este Jesús de Nazaret? Destroza la cosa. ¿Qué hace El? Reprende duramente su organización. ¿Qué hace El? Le llamó al sacerdote de Uds. un ‘ciego que guía al ciego'. El lo llamó una ‘serpiente en la grama'. El tomó el sacrificio que Dios ordenó, y volcó las mesas, y arrojó el dinero para afuera, y los miró con ira. ¿Alguna vez Uds. miraron a su sacerdote mirar de esa manera?"¿En dónde está ahora el fruto del Espíritu?
341No es por hablar en lenguas. No es por bailar en el Espíritu. No es por unirse a la iglesia. No es por el fruto del Espíritu; la Ciencia Cristiana le puede ganar a cualquiera de Uds. en eso (¿ven?), y aun niega que Jesucristo era Divino. ¡No es eso!
342Pero es la Palabra, ¡viviendo! ¡Ahí está! ¡Si ellos únicamente hubieran mirado! El era el Mesías. El era la Palabra Viviente hecha manifiesta.
343Y un hombre que tiene el Espíritu de Dios en él, o una mujer, vive esa Palabra, se expresa en ellos. Ese es el latido del corazón del predestinado, pues la Palabra del Señor viene a ellos, y ellos son la Palabra para la gente. "Cartas leídas por todos los hombres". ¿Es verdad eso? ¿Pudiera estar el Tercer Jalón en acción?
344Gente en las cintas, Uds. que están escuchando esta cinta, yo quisiera que Uds. pudieran mirar a esta congregación en este momento. Yo espero que Uds. se están sintiendo de la misma manera.
345¿Qué si es? Miren las Escrituras amontonadas aquí. ¿Pudiera ser? ¿Es el Tercer Jalón para predicarle a los condenados eternamente que han rechazado el Mensaje de salvación?
346"Bueno", Uds. dicen, "la iglesia va a..." Sí, ellos seguirán. Ellos seguirán adelante, de la misma manera.
347Pero recuerden que todo ese tiempo, Noé estaba en el arca. La Novia está sellada en Cristo, el último miembro ha sido redimido. El Sexto Sello, se ha producido él mismo. El Séptimo Sello lo trae a El de nuevo a la tierra. El Cordero vino y tomó el Libro de la mano derecha de El, y se sentó y reclamó lo que a El le pertenecía, lo que El había redimido. ¿Es correcto eso? Siempre ha sido ese Tercer Jalón.
348Tres es perfección. El ministerio llegó a su perfección cuando reprodujo a Cristo otra vez en lo natural, entre seres humanos, como fue profetizado: "Como fue en los días de Lot".
349¡Oh, piénsenlo!: la gente pudiera continuar predicando, pensando que está siendo salva, creyendo que está haciendo el bien, creyendo que sus organizaciones están creciendo, seguro, ¡y ni siquiera un solo rayo de esperanza! Y si esa visión fue eso, y ha sido tan duro contra las mujeres, nosotros hemos llegado a esa hora. La puerta está cerrada, se ha terminado, y el Libro ya está en Su mano. Piénsenlo.
350Permítanme decirles esto justo antes que terminemos ahora. Estoy terminando. Se cuenta, que en Irlanda, enfrente del océano, había un gran acantilado que bajaba a lo largo de la orilla del mar, y por arriba estaba esta gran colina. Y un hombre iba caminando allí un día, justo–justo el momento que la marea subía. Y había un hombre generoso que vivía en la colina, que conocía esa marea. El sabía la hora del día en la cual la marea iba a subir. El sabía a qué hora la marea subía. Y a aquel hombre no le importaba a qué hora. El era uno de esos "sabelotodo". El tenía su propia idea. El era un hombre atlético, una persona lista, inteligente, pero él no sabía la hora en la cual la marea subía. El no conocía la región. El no sabía conocía la hora correcta de la señal, cuando la luna se había ocultado de la tierra.
351Y cuando Dios alguna vez oculte Su Espíritu de la tierra, ¡hermano!, ella llegó a su fin, todo se terminó.
352Si esa luna alguna vez se moviera de su lugar, las aguas cubrirían la tierra como estaba cuando Dios empezó en Génesis 1. Pero la luna se queda allí, y cuando aún se mueve un poquito, las mareas empiezan a subir.
353Ese hombre sabio, anciano, que vivía allí en la presencia de ello, sabía a qué hora sucedía eso. Aquel otro hombre no sabía. El nunca lo estudió. A él no le importaba tocante a ello. Y este anciano sabio salió corriendo, y dijo: "Mi amigo, no te atrevas a seguir más adelante. Regrésate, rápidamente. Hay una pared. Tú no puedes subir la pared. ¡Tú morirás! La... Las señales están indicando la hora... La–la marea subirá de repente con ímpetu, y tú no podrás regresar. No sigas más adelante".
354Y el hombre se dio la vuelta y se rió de él, dijo: "Tú cuida de lo tuyo. Yo sé lo que yo puedo hacer y lo que no puedo hacer". Y la marea lo atrapó. ¿Ven?
355Puede ser más tarde que lo que pensamos. ¿Ven? Los atrapará a Uds.; ¡no sigan más adelante! ¡No lo hagan, hermanos! Si Uds. siempre han creído que soy un siervo de Dios, tomen mi palabra esta mañana, si Uds. alguna vez la tomaron. Ya pudiera ser muy tarde. Hay tanta Escritura que lo muestra que es de esa manera. Ahora, recuerden: yo no digo que es. Yo no sé. Pero sólo miren.
356Y yo he quitado como unas diez páginas aquí, de lo que tuve miedo decirles. ¿Ven? ¿Ven? La Sra. Wood es testigo de eso, y el Sr. Wood. Cuando yo los fui a ver allá esta mañana, yo dije: "Yo–yo no les puedo decir eso, no puedo llegar hasta allí. Yo sólo pondré tanto así de Escrituras, y se las dejaré a ellos, porque va a ser grabado". Eso irá....
357Y la gente se reirá de este Mensaje. Esta bien. Uno de estos días, será un punto de donde no puedan volver. Sigan adelante, sólo sean un miembro de iglesia. Córtense su cabello, píntense su cara. Sigan adelante, y tomen "Padre, Hijo, y Espíritu Santo", si Uds. quieren, háganlo tres dioses y sean unos paganos. Sigan adelante, adhiéranse a su organización. Hagan eso, si Uds. quieren.
358Uds. dicen: "Yo bailé en el Espíritu, yo hablé en lenguas; yo lo tengo".
359Yo he visto demonios hacer la misma cosa. Yo he visto brujos hablar en lenguas e interpretarlas; y escribir en lenguas desconocidas e interpretarlas; beber sangre de un cráneo humano y convocar al diablo, bailar en el espíritu.
360Los mahometanos bailan en el espíritu, de esa manera, a tal grado que pueden coger astillas y metérselas por debajo de sus uñas, y coger una lanza y atravesarse su cara, de esa manera, y sacársela, y ni siquiera sale una sola gota de sangre de ella.
361Los indios caminan sobre el fuego, descalzos, de tres pies de profundidad y cuatro... tres o cuatro pies de ancho [90 cm. de profundidad x 90 cm. o 1.6 cm. de ancho–Trad.]; soplan el carbón hasta que está blanco de caliente, y no se queman sus pies, y niegan que hay tal cosa como Jesucristo.
362No, no, amigo. Es la Palabra que lo muestra. La gente y la Palabra tienen que ser uno. ¿Ven? Jesús y la Palabra eran el mismo; El era la Palabra. Y cuando Jesús vive en el ser humano, eso lo hace a él y a la Palabra lo mismo. No... Su vida muestra lo que Ud. es.
363Miren, sólo mírense Uds. en el espejo de Dios, digan: "¿Cómo me miro esta mañana?", mientras oramos.
364[Un hermano habla en lenguas. Otro hermano da la interpretación: "Mis hijos: hoy les digo a Uds., sí, aun Yo el Dios Todopoderoso he mirado sobre la tierra hoy. Yo he visto la maldad a la que esta creación ha sido traída. Sí, Yo veo el pecado en el que el hombre hoy se encuentra. Sí, pero, ¿no sabéis que Yo he hecho una gran cosa para vosotros. Sí, Yo he enviado a un hombre en este último día, sí, para que él sea un vocero para esta generación. Pero Yo os digo este día, Mi pueblo, muchos se han burlado de su nombre, sí, ellos han vuelto sus espaldas a las cosas que él ha hablado. Pero Yo os digo: aquellos que escuchen estas palabras, Yo haré que grandes bendiciones vengan sobre vosotros, porque Yo soy el Dios Todopoderoso. Yo recompensaré este día a aquellos que sinceramente reciben estas Palabras–Ed.]. Vagando lejos de Dios, Ahora vengo a casa; (¡oren, si Uds. alguna vez oraron!) Abre ampliamente Tus brazos de amor, Señor, vengo a casa. Vengo....
365Mientras Uds. continúan cantando, yo les quiero preguntar algo. ¿Hay un lugar en el corazón de Uds. que parece estar oscurecido por el pecado? Si hay, ahora es el tiempo de deshacerse de él, ahorita mismo, si es que queda misericordia.
366Yo espero que esto no sea así. Yo espero que no esté allí. Pero, ¿qué no parece que pudiera ser? Escuchen lo que el Espíritu Santo dijo en los medios de la gente, después que terminé; es una Voz para Uds.
367Y si hay... si Uds. tienen cualquier oscuridad en su vida, ¿no vendrán aquí alrededor del altar ahorita, mientras continuamos cantando? ¡Ahorita mismo! Si hay una preocupación, si hay un lugar oscuro, no lo deje para más después.
368Estoy esperando y confiando que esto no es así, pero será uno de estos días, y pudiera ser hoy. Ahora, Señor, yo vengo....
369¡Están tan apiñados que se siente el aliento del uno y del otro! ¡Si la gente que escucha la cinta únicamente pudiera ver lo que está sucediendo ahorita aquí!; están viniendo en tropel, llorando, viniendo de todas partes.
370¿Esa visión que tuve cuando yo era un muchachito, es esta la hora? ¿Es este el tiempo cuando esos seres de apariencia abrumada, tétrica.. el infierno siendo creado aquí mismo en la tierra?
371El altar y los pasillos, y todo, están llenos ahorita. Si Uds. no pueden llegar al altar o a los pasillos, o a alguna parte debido a estos cientos aquí, sólo pónganse de pie, si Uds. dicen: "Yo me quiero poner de pie y orar, para que la gente sepa", o arrodíllense, lo que Uds. quieran. ¡Oh, hermanos! Ahora uno casi no puede ver a ninguno sentado. Hay gente parada por todas partes.
372Permítanme decir esto: ¡Dios no lo permitas!, Dios no permitas, que lo que yo dije esté aquí ahora, permítanme que yo lo entienda, todos;... ¡Dios no lo permitas! Hay... Yo tengo hijos que no están adentro. Yo tengo dos hijas y un hijo. Yo tengo hermanos. Yo tengo a mi familia que no está adentro. Dios no permitas que la gracia nos haya dejado, que todo esto únicamente sea un fingimiento.
373¿Queda gracia, Señor? Permíteme estar errado en esto, Señor. Permite que yo esté errado en esta ocasión. Que yo... que no sea así, que la gente todavía pueda ser salva. Concédelo, Señor. Te pido, y encomiendo esta audiencia a Ti ahora, en el Nombre de Jesucristo.
374Todos oren ahora, como si... ¿Qué si fuera? Miren, yo no sé si es, pero, ¿qué si fuera? Uds. oren a su manera. Uds. sólo oren de la manera que Uds. quieran orar. ¿Qué si esto fuera la verdad?, ¿qué haríamos, amigos? ¿Qué haríamos? ¿Qué–qué va a suceder? Ahora oren, todos. Sólo–sólo clamen, sólo oren de la manera que Uds. quieran. Sólo clamen a Dios, a su propia manera. ¡Oh, Dios! ... Tus brazos de amor, ¡Oh Señor, yo vengo al hogar!
375"Señor, era mi intención hacerlo hace mucho tiempo. ¿He esperado mucho tiempo, Señor? ¿Es este... se ha terminado? ¡Oh Dios, abre Tus brazos de amor y recíbeme! Algo en mi corazón está implorando eso, Señor. Abrelos una vez más. Si mi nombre está en el Libro del Cordero, háblame ahorita, Señor. Permíteme recibirlo ahorita mismo. ¡Por favor hazlo, Dios!" Vengo al hogar, vengo al hogar. ¡Oh!, para nunca (yo ya nunca más vagaré, Señor), más vagaré; Abre ampliamente Tus brazos de amor, ¡Oh Señor, yo vengo...!
376La Biblia dice que cuando ellos reconozcan a Jesús, que "cada uno de ellos llorarán como se llora por hijo unigénito que ha sido matado". ... vengo al hogar....
377Uds. afuera, Uds. en sus automóviles, oyendo por onda corta, Uds. que están parados por todo el edificio, muchos de Uds., sólo reclinen su cabeza contra el edificio y digan: "¡Señor Dios, ten misericordia de mí!" ... Abr-.... ¡Sean mucho muy sinceros, amigos! ¡Piensen en qué hora estamos viviendo! ¿En dónde estamos? ... amor, Señor, vengo al hogar. Vengo al hogar....
378Señor Jesús, yo he hecho lo mejor que puedo. Yo he hecho todo lo que pude hacer. Concédelo, Señor, que las puertas de misericordia todavía estén abiertas. De estos centenares, literalmente centenares, buscándote en este momento, borra toda mancha pecaminosa, Señor, y recíbelos hoy.
379Yo–yo imploro, con todo mi corazón, mientras vemos no únicamente a alguien hablando, sino, la Escritura misma, trayéndonos a esta hora. Y esa visión, siendo yo un muchachito, viendo a esa gente en esa condición; y ahora el pensar que el infierno mismo... que la misericordia ha sido borrada de la tierra, y ahora el infierno mismo está aquí, y la gente, Señor, está en esta condición espan-... espantosa.
380¡Oh, poderoso Dios!, en esta Iglesia Elegida, te pido, Dios, que Tú derrames Tus bendiciones, que ellos puedan recibir un–un ministerio de testimonio, como Lot lo tuvo, como Noé lo tuvo, como Jesús lo tuvo, para los perdidos eternamente, si es que está aquí; que ellos mismos estén sellados dentro del Reino de Dios, dando testimonio que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Concédelo, Señor. Que Tú recibas nuestra petición, mientras imploramos en el Nombre de Jesús.
381Sólo oren de la manera que Uds. quieran orar ahora. No estén apresurados. No estén apresurados. ¿Qué si Ud. es el último nombre en el Libro? ... Yo vengo al hogar. Vengo al hogar, vengo al hogar....
382Hermano Neville, vaya Ud. allá y ore por ellos. El pastor va a orar ahorita con Uds. mientras Uds. están orando. Yo cantaré. ... Abre ampliamente Tus brazos de amor, Señor, yo vengo al hogar. Vengo al hogar, vengo al hogar, Para nunca más vagar; (sí, Señor) Abre ampliamente Tus brazos de amor, Señor, yo vengo al hogar. Vengo al hogar, vengo al hogar, Para nunca más vagar; Abre ampliamente Tus brazos de amor, Señor, yo vengo al hogar.
383[El Hermano Branham y la congregación canta la alabanza escrita arriba, mientras el Hermano Neville ora. "Dios Todopoderoso, nuestro Padre Celestial, como es hoy, estamos muy contentos que Tú nos hayas dado, como lo has hecho, este momento de oportunidad para poder considerar nuestros caminos delante de Ti. Mi Dios, hoy, de lo profundo de nuestra alma, clamamos a Ti, Señor, a favor, no únicamente de nosotros mismos, sino de los unos para los otros. Permite que esta hora, Dios, sea el momento, esta mañana, Padre, cuando Tú, si Tú todavía has extendido misericordia, Padre, sea así, que estos quienes este día han renunciado a todo su orgullo, vanidad, y otras cosas... Señor Jesús, hoy, te pedimos que Tú concedas que los que están arrodillados, ¡oh!, y están inclinando su rostro, por todo este edificio... ¡Oh Dios!, permite que esa Voz del Cielo, hable esta mañana. Da una seguridad, Señor. Permite a estos hombres, que son hombres y mujeres que están muriendo, Jesús, permítenos tener este día, la consolación de ese Testigo descendiendo del Cielo esta mañana. En el Nombre de Jesucristo, estamos implorando, Señor, si hay todavía una extensión de misericordia por medio de la Sangre, permite que venga sobre cada uno, hoy, debido a que han venido. Que así sea, hoy"–Ed.]. [El Hermano Neville continúa orando. "Y que cada uno, Señor, esté resuelto en este día, que Tú eres el Dios Todopoderoso. Si esta es la extensión de misericordia, que sea para cada uno individualmente"]. Concédelo, Señor. ["Sea así ahora, Padre. Y que la paz de Dios, que siempre ha pasado todo entendimiento, permítela que venga otra vez a corazones que esperan"]. Sí, Señor. ["Permite que esta sea la hora"]. Sí. ["Creemos que Tú has oído desde el Cielo"]. ¡Dios, concédelo! ["Lo que esté destinado para nosotros, si es que se ha terminado, entonces, Señor, sabemos lo que es el fin"]. Sí, Señor. ["Pero, si no es, que el Testigo venga"]. Sí, Señor. ["Que éstos que han venido, que ellos encuentren paz este día"]. Concédelo, Señor ["Por medio de Jesucristo y en Su Nombre lo pedimos. Amén"–Ed.].
384Señor Jesús, te pido que Tú salves a Rebeca y a Sara y a José, y a ellos, también, Señor. No permitas que esto les suceda a mis hijos, Señor. No permitas que les suceda a mis hermanos y a mis amigos. Concédelo, Señor.
385Nosotros no sabemos, no sabemos, pero estamos viendo algo, Señor. ¿Es–es una señal delante de nosotros que ahora nos sacude? Concédelo, Señor. Llévanos a todos nosotros más cerca de Ti, rápidamente, Señor. Te amamos y te necesitamos. Sea así, Padre, que el Espíritu Santo nos dé consuelo en nuestros corazones ahora.
386Pedimos que podamos ser testigos para Ti en esta hora, pues sabemos que esto tiene que suceder. Ha sido predicho a través de las edades, y lo debemos afrontar, que estamos en el tiempo del fin cuando vemos estas señales apareciendo. Sabemos, y ha sido dicho por muchos años ahora, que esta cosa sucederá. Ahora lo vemos ya aquí en nuestra puerta, la grande y poderosa ira de Dios moviéndose por las calles, sacando a los incircuncisos. En donde no hay Sangre en la puerta, el ángel de muerte visita; y ellos siguen adelante viviendo, pero muertos mientras viven, sin misericordia, sin Dios, y nunca pueden ser salvos.
387Dios, ¡cómo te damos gracias por estos que están salvados! Cómo nosotros... Qué gran bendición es para nuestros corazones, estar adentro ahora, debajo de la Sangre, mientras ese último ángel pasa por la tierra, sacando al....
388Aquellos fuera de la sangre, ellos murieron sin misericordia. Ese fue el último Jalón de Moisés. El Primero: un–un hombre joven hablándole a Israel; el Segundo: fue allá a liberarlos; el Tercero fue el último mensaje. Los milagros habían sido hechos, y Moisés iba en camino a la tierra prometida, con los redimidos. Oh Dios, sé misericordioso, te lo pido en el Nombre de Jesús.
389Ah ora, me gustaría pedir esto. Uds. que están orando, Uds. que sienten que recibieron misericordia, y que Dios... sienten que Uds. están en el Reino de Dios, sienten que–que de una manera u otra Uds. han sido anclados, que en Cristo Uds. tienen fe para creer que son Cristianos, que son nacidos de nuevo, y saben que son Cristianos, y no tienen duda, quisiera que todos se pusieran de pie, Uds. que quieren eso, creen eso, que esa misericordia ha sido extendida a Uds. ahora, y que Uds. son Cristianos, y–y creen que–que la Sangre está aplicada en su corazón, y–y–y que Uds. son perdonados de todo pecado.
390Esto fue una cosa muy dura para hablarles a Uds. hermanos. Yo estoy tan contento de ver a la gente de pie por todas partes. Y Uds.... yo–yo estoy tan....
391Yo no sé si esta cosa es verdad, pero tiene que ser de esa manera, algún día. ¿Ven?, tiene que llegar a eso, y pudiera ser ahorita. ¿Ven? En todo respecto, el mundo seguirá adelante. La gente todavía irá al altar, ellos todavía clamarán, pero eso no hará nada de bien. ¿Ven? Ellos estarán en su fin. (¿ven?), todo habrá terminado. No habrá misericordia. Recuerden eso. "Y el templo se llenó de humo". "El que es inmundo, sea inmundo todavía; el que es justo, practique la justicia todavía; y el que es santo, santifíquese todavía". No hay más misericordia cuando el Cordero toma el Libro; eso es todo, todo allí se termina. Y mucho parece que pudiera ser ahora.
392Quizás tengamos otro día; quizás hoy es ese día. Quizás mañana es la úl-... Quizás esta noche es la última noche. Quizás este es el último año. Yo no sé, amigos. Yo les estoy diciendo que yo no sé. Nunca se me dijo.
393Pero cuando Dios tome ese último nombre de ese Libro de Vida, y lo redime, todo allí se termina. ¿Ven?, ya no puede haber más redimidos, de todas maneras. Ya no puede haber más de todas maneras. Eso es todo. Todo se terminó.
394¿Cuántos saben que eso es la Verdad? [La congregación dice: "Amén"–Ed.]. Muy bien. Es–es la Verdad. Ahora, debido a que sí sentimos....
395Y yo veo a esta congregación a la que le he predicado y advertido, todos estos años, y veo un Mensaje como este que yo... que yo–yo lo presenté en una forma más leve. Sólo recuerden: yo lo digo así para que Uds. lo entiendan: una forma más leve; otras cosas más los pudiera haber casi transtornado, ¿ven? Pero yo lo omití, sentí hacerlo, porque yo no estoy seguro. Y si yo no estoy seguro en dónde estoy caminando, caminaré despacio (¿ven?), pero sólo les quería informar eso.
396Escuchen: ¿no están Uds. contentos? ¿Pudiera haber algo más grande que Uds. pudieran pensar, que han hecho en su vida?
397¿Qué si se ha terminado ahora? ¿Qué si todo se ha acabado? "¡Ah!", Ud. dice: "Hermano Branham, quizás..." Sí, yo sé. Ellos pueden seguir adelante. Ellos lo hicieron, cada vez. Yo ya he explicado eso y lo probé por la Escritura (¿ven?); el mundo continuó como siempre, pero había llegado a su fin. ¿Ven? ¿Ven?
398"La locura de la predicación salva al perdido. Es locura para el hombre, pero es la sabiduría de Dios". ¿Ven? Dios es Espíritu. El obra en maneras espirituales (¿ven?), para ejecutar Sus maravillas; maneras maravillosas. Pero, nosotros somos humanos, somos finitos. Nosotros no sabemos; sólo miramos lo que podemos ver. Pero Algo dentro de nosotros....
399Cuando Ud. salga de este edificio aquí, si Ud. nunca había tenido vista en su vida, nunca había visto la luz del sol, Ud. sabría que pasó de este edificio aquí, a la luz del sol o a algo. Estaría cálido. Ud. lo pudiera sentir. Si no hay un sentido de su cuerpo para declararlo, Ud. sabría... O no tuviera sentido de la vista para verlo, ni manera para ver los árboles verdes, para ver la naturaleza; Ud. no tuviera vista, o nadie la tuviera. Ud. sabría que estaba en la presencia de algo, porque su sentido del tacto le declararía a Ud. eso. Ud. sabría eso. Si yo intentara decirle a Ud.: "Es el sol. Se refleja. Muestra cosas". (¿Ve?), Ud. sabría que estaba allí porque podría sentirlo con su sentido del tacto. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: "Amén"–Ed.].
400Ahora, nosotros sabemos que Cristo está aquí. ¿Ven? Quizás Uds. no lo ven a El con sus ojos. ¿Ven? Quizás no. Pero por medio de la visión, yo les digo a Uds.: ¡El está aquí! Nosotros lo sentimos. Nosotros sabemos que hay Algo aquí que nuestros sentidos no declaran. Es el Espíritu que lo declara, que Cristo está aquí.
401Yo siento que El nos ha redimido. Yo siento que nuestros nombres están en Su Libro. Yo creo que hemos sido redimidos por la Sangre del Cordero. Yo los amo, y yo sé que Uds. se aman unos a los otros. Oh, bendita sea la unión Que enlaza nuestro corazón, En comunión, los unos con los otros Igual a lo Celestial.
402Siempre nos deberíamos sentir de esa manera unos a los otros. ¿Ven? Nos debemos, nos debemos sentir de esa manera unos a los otros. ¿Ven? Porque así como nos amamos unos a los otros, amamos a Dios. "¿Pueden odiar a su hermano a quien Uds. han visto, y decir que aman a Dios a quien Uds. no han visto?" Debemos amarnos unos a los otros. "Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga Su vida por Sus enemigos, para que así pudieran llegar a ser Sus amigos". ¡Oh!
403¿Saben Uds. esa alabanza: Bendita sea la unión? ¿No es maravillosa? ¡Bendita sea la unión! ¿Nos daría un tono en ésa, hermana, allí? Tóquela sólo un momento.
404¿Que si todo se ha terminado? ¿Qué si el Tercer Jalón, que está surgiendo ahora, es para predicarle a los perdidos? ¿Qué si todos los tipos van a ser manifestados ahora? ¡Y nosotros estamos adentro! ¡Y nosotros estamos adentro! ¿No sería eso maravilloso? ¡Qué compañerismo! Oh, bendita sea la unión, (esto es lo que lo hace) Que enlaza nuestro corazón, En comunión, los unos con los otros Igual a... (Siga adelante).
405¿Qué fue eso? Compañerismo de mentes semejantes. "Venga Tu Reino. Hágase Tu voluntad". ¿Ven?
406Nosotros tratamos de hacer a Dios un–un mandadero, uno que lleva recados, o algo. "Dios, haz esto, haz eso".
407Jesús dijo: "Orad: ‘Venga Tu Reino. Hágase Tu voluntad, como en el Cielo, así también en la tierra'". Entonces, el Cielo es traído a nosotros, y nosotros–nosotros somos llevados al Cielo, y estamos sentados ahorita en lugares Celestiales en Cristo Jesús. Todos nosotros creemos que ese Mensaje es la Verdad, que Jesucristo, el Hijo de Dios, nos redimió.
408Cerremos nuestros ojos ahora y levantemos nuestras manos, mientras la cantamos. Bendita sea la unión Que enlaza nuestro corazón, En comunión, los unos con los otros Igual... (Continúe tocándola).
409Miren, no haya una sonrisa. Este no es tiempo para sonreír. Con la sinceridad más profunda, mientras esa alabanza esta siendo tocada, estrechemos manos con alguien al lado de Uds., digan: "Dios lo bendiga, Cristiano", con sinceridad.
410Dios lo bendiga, Hermano Neville. [El Hermano Neville dice: "¡Dios lo bendiga, Hermano Branham!"–Ed.]. Cincuenta y nueve años de edad. ["Correcto"]. ¡Una caminata larga! Dios lo bendiga, Hermano...?.... Ahora, levantemos nuestras manos hacia El. Al irnos de ese calor Se siente profundo el dolor Pero siempre unidas están nuestras almas, Deseando vernos otra vez.
411Ahora, inclinemos nuestros rostros, y juntos, sin saber en este momento lo que nos depara el futuro, sin saber si todo se terminó. Yo no sé. No lo puedo decir. No lo puedo decir. Yo no sé. Pero a la luz de los hechos que hemos revelado esta mañana, oremos la oración que el Señor nos dijo que oráramos. Aun si así es, que "venga Tu Reino. Hágase Tu voluntad". Hagámoslo juntos.
412[El Hermano Branham y la congregación dice la siguiente oración en unísono, en Mateo 6:9-13–Ed.]. Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por los siglos. Amén.
413Ahora con nuestros corazones inclinados. La Biblia dice: "Ellos cantaron un himno, y salieron". Recuerden: cuando ellos hicieron eso en la Escritura, fue porque aquellos habían crucificado el ministerio del Segundo Jalón de nuestro Señor, y el Tercer Jalón estaba listo para empezar. Unas cuantas horas después de eso, El descendió al infierno y les predicó a los perdidos que habían rechazado la misericordia que fue para ellos.
414Un tono de: Mi fe espera en Ti. Mi fe espera en Ti, Cordero, quien por mí Fuiste a la cruz: Escucha mi oración, Dame Tu bendición, Llene mi corazón Tu Santa Luz. A ruda lid iré, Y pruebas hallaré, Mi Guía sé: Líbrame de ansiedad, Guárdame en santidad, Y por la Eternidad te alabaré.
415El Señor los bendiga, y haga Su Hijo y Su gracia resplandecer sobre Uds. Y que el Señor les dé Vida Eterna, y sea con Uds. aquí en este mundo, y en el mundo venidero. Y, en la Vida Eterna, que Uds. le sirvan por todos los eones del tiempo que están por venir.
416Si este es el tiempo, y hemos llegado a ese lugar, yo no me avergüenzo de lo que yo he predicado. Y si cada ministro se tiene que parar con su congregación y ser juzgado, como lo vi en la visión, yo estoy agradecido por el Evangelio que yo he predicado, porque es el mismo Evangelio que Pablo y ellos predicaron.
417Yo estoy contento por Uds. Yo estoy contento que han recibido a Cristo como su Salvador. Amenlo, y oren.
418Y los veré a Uds. esta tarde, si es la voluntad del Señor, a las siete en punto, aquí en la iglesia. Dios los bendiga. Están despedidos.