Photo

~ LA FE PERFECTA ~
1Sólo creed, sólo creed; Todo es posible, sólo creed. Sólo creed, sólo creed; Todo es posible, sólo creed. Nuestro Padre Celestial, esta es nuestra intención en esta noche. Nos hemos congregado para sólo creer, solamente creer al Señor Jesús. Hay aquellos aquí, en esta noche, que están enfermos y afligidos, y hemos dedicado este culto de la noche para la sanidad de los enfermos y los quebrantados de salud. Ahora, que el hermano acaba de cantar el himno tan hermoso, "Luego, llegó Jesús", rogamos que Tú llegues a la escena en esta hora, Señor, y sanes a todo aquél que está afligido, y que no quede ni una sola persona débil en nuestro medio en esta noche. Concédelo, Señor, y ayúdanos mientras miramos ahora a la Palabra para hallar fe suficiente para esta hora. Pedimos esto en el Nombre de Jesús. Amén.
2[El hermano Branham habla a alguien desde el púlpito- Ed.] Hay un par de lentes aquí, que alguien los perdió, y fueron encontrados en la iglesia. Si alguien…si le pertenecen a usted, bueno, están aquí sobre el púlpito.
3Ahora, sé que muchos están trabajando, y tienen que regresar a sus casas temprano, por eso no predicaré muy largo, y luego tendremos la línea de oración para los enfermos. Esto así me ha dado oportunidad para orar por algunos casos de emergencia que estaban aquí en el cuarto antes de que yo entrara, en esta tarde, alguno de ellos, por supuesto, eran sumamente graves y violentos. Y yo estaba haciendo llamadas y orando por los enfermos. Viendo la mano de nuestro Señor Jesús sanando a los enfermos y afligidos, nos hemos gozado en lo maravilloso que es Él.
4Ahora, no entramos con mucha frecuencia a cultos de sanidad como éste, porque por lo regular, si hay algún caso de emergencia, el Espíritu Santo pasará y nos lo señalará por el discernimiento; nos lo hace saber rápidamente y nos dice algo acerca de ello. Luego los demás, si no es algo muy grave, los pasamos por alto. Y pensé, que estando dos veces aquí hoy, deberíamos dedicar uno de los cultos para orar por los enfermos. Yo creo en la sanidad de los enfermos; además creo que es un mandamiento bíblico. No podemos predicar el Evangelio completo sin incluir la sanidad divina.
5Ahora, es posible, yo no sé todavía, esta noche yo no he llamado a casa todavía, puede ser posible que el próximo domingo venga aquí otra vez. Y si ustedes, si ustedes no escuchan de nosotros esta semana, si Billy no les avisa [el sabrá mas adelante en la semana], si ustedes no lo escuchan, entonces estaremos aquí otra vez el próximo Domingo, porque ustedes tienen el Dia del Trabajador, ven, para descansar, y también…o para irse a casa. ¿Ven? Y nosotros trataremos, si Dios lo permite. Ahora, bueno, si ustedes no escuchan… Yo creo que Billy les pueda dar una tarjeta, o les diga en el culto de alguna manera, luego si él no los llama, entonces yo vengo de vuelta parapara este próximo Domingo. Si el hermano Neville, piensa que está bién, ¿uno de los cultos? [Hermano Neville habla al Hermano Branham- Ed] Oh, eso está bién.
6Si alguien quiere saber, éste es el hijo del hermano Collins, aquí. Durante la semana cuando predicamos los Siete Sellos, el médico le había dicho que el pequeñito, tenía fiebre reumática y que tenía que mantenerse acostado de espaldas y tomar todo por medio de un tubo; no había otra manera. Entonces el padre y la madre lo trajeron de la casa y lo colocaron aquí en el cuarto, oramos por él. Y el Señor Jesús lo sanó tan completamente, que él volvió a la escuela; entonces las autoridades llamaron a los padres para saber de ésto. También llamaron al especialista que lo estaba tratando, el cual no podía creer que tal cosa hubiera sucedido, lo llevaron para que lo examinara, y estaba perfectamente normal y sano. Fue que, "entonces llegó Jesús y el poder del tentador fue aniquilado."
7Saben, lo raro es que yo iba a pedir que alguien cantara ese himno esta noche. Y mientras estaba ministrando allí en el cuarto, de repente oí que alguien lo estaba cantando, "Luego, llegó Jesús". Si aquéllo-aquéllo no hubiese sido cantado, yo lo iba a pedir para que alguien lo cantara antes que yo-yo hablara esta noche. Entonces vemos que Él es quién hace que todas las cosas obren para bien.
8Ahora, muchos estarán pasando la noche para salir temprano mañana, por que la distancia es muy larga donde tienen que ir, y yo aprecio ese esfuerzo. Otros saldrán esta misma noche porque tienen que trabajar en las primeras horas de la mañana, y yo sé que es duro. Y luego cuando pienso, y veo eso…
9Yo también tengo esos arranques, ustedes saben, me pongo melancólico. A veces llego a tal punto donde yo… he trabajado demasiado, y luego Satanás llega y me dice: "Mira, nadie te quiere. Tú a la verdad no tienes ni un amigo en todo el mundo," lo ven. Y entonces eso…
10Recuerden, yo no estoy libre de tentaciones. Ven, yo tengo que vencer eso. Luego cuando miro hacia atrás y veo algo como esto, lo pongo de vuelta en su cara, y le digo, ¿Qué acerca de ésto? Eso me ayuda a vencer. ¿Qué acerca de esto?
11Como cierto amigo mío, que está presente en el culto, al cual en una ocasión se le acercó un grupo de personas que no creían en la sanidad divina, y le dijeron: "Eso que están predicando de la sanidad divina, no hay nada de verdad en eso."
12Y este hombre vive en Kentucky, cerca de una dama mayor, que cuando estábamos en Acton Campgrounds, ella estaba muriendo de cáncer. Y su hermana llegó al culto esa noche con un pañuelo en su bolso, y el Espíritu Santo llamó a esta mujer (y yo nunca había estado en ese lugar antes) y le dijo que “ella tenía un pañuelo en su bolso, el cual había traído de la casa; y Le dijo que su hermana vivía allá en una colina, y estaba muriéndose con un cáncer en el estómago. Los médicos ya la habían desahuciado.” Entonces yo le dije: "Vaya y ponga ese pañuelo sobre su hermana, porque ASI DICE EL SEÑOR, ella vivirá”. Esa fue la noche que los vecinos pensaron que había llegado el Ejército de Salvación, cuando el hermano Ben llegó allá, y le pusieron el pañuelo y esa dama fue tan perfectamente sanada, hasta tal punto, que ahora ella hace todo el trabajo de su casa y también el de la vecina.
13Entonces este joven, sabiendo ésto, dijo, "Explíquen el caso de ella”. Eso lo establece. Expliquenlo. Ustedes saben que ella tenía cáncer. Ella había venido aquí a Louisville y había sido operada, pero los médicos la cosieron y la despidieron. Nada podían hacer. Y ahora ella está perfectamente normal. Dijo, “Explíquenme eso." Con eso ya quedó todo concluido. ¿Lo ven?
14¿Sabe usted lo que dice La Biblia? “Y ellos no pudieron decir nada en contra, porque el hombre estaba parado en medio de ellos, en quién el milagro fue hecho.” Allí es donde nosotros… Eso pone al diablo en vergüenza. ¿No es así? Allí estaba el hombre en el cual había sido obrado el milagro.
15¿Levanta Dios a los muertos? Aquí está sentado un hombre, quien fué levantado de los muertos. ¿Sana Dios a los enfermos? ¡Que grandioso!, las manos serían levantadas por todos lados. Dios sana a los enfermos. Y nosotros sabemos que Él es el gran- Él gran “YO SOY”, no el gran yo fuí o yo seré, “YO SOY”. Así es. “YO SOY”, quiere decir, siempre presente, en todas partes, todo el tiempo, el mismo ayer, hoy y por los siglos.
16Ahora, para apurarnos, abramos la Santa Biblia. Quiero leer una porción que antes me turbaba mucho al leerla. Y quiero tener una línea de oración en esta noche, para orar por todo aquel que desea la oración.
17Ahora vamos a leer en San Marcos capítulo 11, comenzando con el versículo 22. Muchos de ustedes conocen esta Escritura, es muy conocida. Esta es la Escritura en la cual yo estaba pensando, hermano Russell, cuando aquello… cuando Él me habló acerca de las ardillas. Y esa fue exactamente la escritura que estaba pensando. Siempre ha sido un misterio. Él dijo, "Si tú dices”, no es "Si Yo digo". "Si tú dices”.
18Ahora, leamos, … respondiendo Jesús, les dijo, Tened fe en Dios. Porque de cierto Yo les digo, que cualquiera que dijere a este monte: Quítate, y échate en el mar, y no dudare en su corazón, Sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, Yo les digo, que todo lo que pidiereis orando, Creed que lo recibiréis, y os vendrá. Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, Para que tambien vuestro Padre que está en los cielos Os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, Tampoco vuestro Padre que está en los cielos Os perdonará vuestras ofensas.
19Ahora bien, la fe está basada en el perdón. Y luego, como dijimos esta mañana, estamos tratando de traer la Iglesia al lugar, en donde podamos realmente ver los tiempos apostólicos moviéndose entre nosotros, eso es todo lo que nosotros anhelamos . Y está allí a la puerta. Lo vemos, pero queremos verlo aún más. Deseamos que fluya de tal manera que será- que será una ayuda para nosotros, fluyendo de nosotros para ayudar a otros.
20Recuerden, Jesús (como lección esta mañana) Él nunca usó Su poder para Sí mismo, Él lo usó para otros. Para eso fue enviado. Y uno piensa a veces, "¿Porqué un Hombre tan lleno de poder, como Él, podría enfermarse?" Sí señor. Yo lo leí en un libro, en alguna parte, que cuando El resucitó al hijo de la viuda de Naín, (creo que fue en el libro "El Príncipe de la Casa de David”), que Él se sentó en una roca quejándose de un dolor de cabeza. ¿Lo vé? Él cargó nuestras dolencias. "Cargar" significa acarrear. Lo vé, Él cargó. Y Él tuvo todas las cosas en… igual que nosotros. Él sufrió enfermedades, Él tuvo tentaciones, Él sufrió problemas, Él tuvo trastornos igual que nosotros, porque Él tenía que ser el perfecto Mediador; así que Él tuvo que participar, Ser el Labrador, de la fruta, antes de Él saberlo. La mujer junto al pozo, y muchas cosas más, lo vé, al entrar en las Escrituras.
21Quiero decir que yo creo cada Escritura, y que Todas son Verdad. Hay muchos críticos hoy que no quieren creer eso. En una ocasión uno de ellos dijo, "Cuando Jesús mandó a los discípulos donde el asno estaba atado, donde los dos caminos se encontraban, que Él había arreglado todo eso de antemano." Lo vé, ellos no entienden como Dios lo había arreglado anteriormente.
22Dios me dijo, anteriormente, con el Hermano Dauch aquí, que “yo lo saludaría en la calle nuevamente”. Eso es muy raro, porque yo no estaba aquí esa mañana; pero a los pocos minutos, no lo había encontrado en la calle. Pero yo me estaba bajando del vehículo justo a tiempo para darle la mano cuando él pasaba, por la calle. El no me conoció, porque se había quitado los lentes y no me podía ver. Cuando oyó mi voz, comenzó a llorar. ¿Qué fue? Generalmente él no obra así, pero esto fue la respuesta de lo que le fue dicho a él allá en el hospital bajo la cámara de oxígeno; y así sucedió.
23Le dije, “Usted se sentará en la iglesia de nuevo.” Ese era el deseo de su corazón. Cuando tuvimos los cultos en Chicago, él quería venir, su corazón estaba allí. Le mandé un telegrama de saludos míos y de mis niños, diciéndole que estábamos orando por él para que sanara rápido. Y un amado hermano, que lo estaba visitando, nos dijo después que él tenía tantas ganas de venir. Pero aquí está sentado, esta noche, con nosotros. Eso no fue arreglado de antemano. El mismo Dios lo arregló, Él hace que todo funcione perfectamente al punto.
24En otra ocasión un crítico dijo: "Con razón Jesús podía tomar cinco panes y con ellos alimentar a cinco mil personas”, dijo, “los panes eran más grandes en aquellos días, y Él simplemente cortó cada pan para alimentar mil personas."
25“Les digo para qué entiendan, un niñito los tenía en su lanchera”. Un niñito cargaba cinco panes que podía alimentar a cinco mil personas, y quedar satisfechos. Luego, ¿qué acerca de las doce cestas llenas que recogieron al final? ¿Vén? Oh, ellos son…son los críticos, eso es todo. Eso no cambia la Palabra de Dios, la cual se mantiene igual y continúa hacia adelante.
26Ahora, queremos hablar sobre la fe, y de una fe distinta: La Fe Perfecta. Eso es una cosa grandiosa. Ahora, la Biblia nos dice que la “Fe viene por el oír”. Ahora, usted no puede ser salvo sin fe. Y la fe es algo que usted tiene que creer que existe, realmente ninguna otra cosa la declarará, sino la fe misma. Estoy tratando de que tengan fe, para que puedan estar listos para la fila de oración en los próximos minutos.
27Ahora, fe: "El que viene a Dios, tiene que creer que Él es." Y Es imposible agradar a Dios sin fe, usted no Lo puede agradar. Y si usted dice que cree en Dios… aún cuando nunca Lo ha visto, ¿entiende? entonces Lo tiene que creer por fe. Y si usted pudiera verlo, entonces ya no sería fe. ¿Entiende? Cualquier cosa que los sentidos declaran, ya no es fe, es un hecho científico, eso ya no es fe. Pero usted tiene que aceptar a Dios por fe. “Y el que viene a Dios, tiene que creer en Dios", y "la fe viene por el oír la Palabra de Dios." Primero tiene que creer que esta es la Palabra de Dios; y usted tiene que venir a Dios por medio de la Palabra. Tome la Palabra, así como dice, y "estará correcto." Todo lo que es contrario a la Palabra no está correcto.
28Abraham tuvo que creer solamente lo que la Voz le dijo. Y cuando él tenía cien años, veinticinco años más tarde, él creyó con más fuerzas la promesa que cuando le fue dada veinticinco años antes. Es que él la creyó. Y “tampoco dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios sino que se fortaleció en fe, dando gloria a Dios, plenamente convencido de que era también poderoso para hacer todo lo que había prometido”. Así tenemos que ser todos nosotros. Tenemos que venir con una fe que no puede fallar, creyendo que Dios hizo la promesa. Pero ahora, usted tiene que estar en la condición para tener esa fe; y sobre eso vamos a hablar: como recibir esa fe.
29En Hebreos, el Libro de Hebreos, capítulo 11 dice: … la fe la certeza de lo que se espera...
30Ahora, aquí es donde mucha gente falla en recibir su sanidad o lo que están buscando, porque toman la fe como algo que en verdad no es. Es que no lo creen. No es cuestión de imaginarlo, sino más bien es una verdadera sustancia.
31¡Ahora escuchen bien! esto no es lo que usted se imagina. Es tan real para usted, como cualquier sentido de su cuerpo que le declara alguna cosa. Es tan real como cuando mis ojos me dicen que esto es “un pedazo de papel”. Es tan real como decir “esto es luz”. Es tan real como decir, "yo siento mi chaqueta." Es tan real como escuchar a “ese niñito hablando, o haciendo su ruido”. Es tan real como “escuchar la música”. Es tan real como “saborear algo en mi boca”. Así es de real, pero usted no se lo puede mostrar a otra persona. Sólo usted lo tiene! ¡Amén! Es suyo. Fe es la sustancia ¿Ve Ud.? No es algo imaginario. Así, mucha gente viene…
32Ahora, yo creo que estas son lecciones muy profundas, y yo sólo tocaré los puntos sobresalientes, luego ustedes profundicen bien en cada uno. ¿Lo entiende?
33Note, esto es algo que usted posee, no es imaginación, si usted realmente lo tiene. Es algo tan real para usted como cualquier otra cosa. Es tan real como saber que anda en su automóvil. Es tan real como saber que usted está sentado en la iglesia. Es tan real como usted escucha mi voz. Es una sustancia, no una imaginación, no una emoción; pero algo que usted posee, y viene solamente por escuchar la Palabra de Dios. “La fe viene por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios”. Eso lo pone de vuelta a su fe, luego, no es propiedad de alguien. No está en un hombre. No está en una organización. No está en un grupo de personas. Está en Dios, porque Dios es la Palabra. ¿Se da cuenta? Su fe está en Dios. La fe viene por el oír la Palabra de Dios.
34Entonces cuando Dios, por Su Palabra, no por lo que alguien mas hizo, o lo que alguien dijo, sino por lo que dice la Palabra de Dios. Él dijo: "Sea toda palabra de hombre una mentira y la Mia sea verdad."
35Ahora, usted ve a alguien hacer algo por una palabra, hecho de Dios o una promesa de Dios; y muchos de ellos dicen, "Yo también puedo hacer eso", es una imaginación. Y cuando ellos lo hacen, lo encuentran por algún lado todo accidentado. Tiene que ser una sustancia. Ahora, aquello es potencialmente una fe. Eso es algo que lo traería a usted a una fe. Es potencialmente, por ejemplo si usted me pide un árbol de roble, y yo le doy una semilla de roble. Potencialmente usted tiene el árbol de roble, pero no se ha producido aún; pero cuando llegue a la madurez, verá que es un árbol de roble. Y cuando usted se imagina que Dios hará ésto, pero cuando le es revelado, entonces ya es fe, perfecta fe que no puede fallar.
36Esa es la razón que esas visiones son tan- tan maravillosas para mí, porque han probado ser la “verdad” cada vez. ¿Lo vé? Y yo sé que Él prometió eso. Él lo prometió en Su Palabra, y aquí Él viene con lo prometido para este día. Entonces así saben en donde están parados, cuando Él habla. Lo ven, eso me da fe, porque Él nunca obra contrario a Su Palabra escrita. ¿Entienden? Y si fuera contrario a la Palabra, yo no podría tener fe en eso. Lo trae todo de vuelta a la Palabra, ¿lo vé? fe en oír la Palabra de Dios. ¡Usted tiene que oír la Palabra! La Palabra de Dios es Toda-suficiente. Todo lo que usted necesita, es Su Palabra.
37Ahora, fe siendo la sustancia, y allí nosotros encontramos (en Hebreos) lo que es la fe, y lo que hicieron aquellos que tenían fe. ¿Ven? Hay mucha gente que tiene fe hoy, pero mañana ya no la tienen; el próximo día es otra cosa distinta. Pero cuando Dios lo ancla y usted lo ve, jamás, nada podrá moverlo. Usted está caminando a tientas, tratando de alcanzar y presumiendo. Y presumir es ”arriesgarse sin autoridad”. Usted está tratando de hacer ésto y aquéllo, corriendo de aquí para allá. ¡Usted no tiene la Fe todavía! Pero cuando… eso es lo que nosotros llamamos "Fe".
38Yo- yo- yo…Perdón. Yo quiero que usted… Gracias hermano.
39Yo, yo quiero que entiendan esto ahora. Nosotros… la Iglesia tiene que levantarse más alto en el poder de Dios. ¿Como? Estamos demasiado cerca del fin, ahora; y yo creo que la Iglesia está en condiciones, donde podemos enseñarle cosas más profundas y sacarles todas las creencias falsas y entonces entrar a las cosas verdaderas. ¿Lo vé? ¡Tiene que ser algo que usted sabe! Y si usted dice, "Hermano Branham, eso no es la luz”. Sin embargo yo sé que es la luz. ¿Y cómo sabe que es la luz? "Porque la estoy mirando." Bueno, ¿cómo sabe usted que no puede estar errado? “Porque mi vista siempre me ha declarado que eso es la luz”.
40Y esa es la razón que yo creo a las visiones, porque siempre han probado ser la verdad, porque vienen de la Palabra. ¿Lo ven? Entonces si Él lo dice, allí queda concluído el asunto. Entonces, cuando es declarado de esa manera, ya no hay por qué adivinar, simplemente será de esa manera. Luego usted oye "ASI DICE EL SEÑOR", ¿Lo vé? Por que esto…esto es mucho más allá que el pensamiento humano. Está en los dominios de los pensamientos de Dios. Pero usted está parado aquí, como el pámpano produciendo el fruto que está en la Vid. ¿Lo vé? Dios usa al hombre y solamente al hombre. Dios no usa la maquinaria. Dios no usa grupos de hombres. Dios no usa organizaciones. Dios siempre usa al individuo.
41Ahora, fe es la sustancia, y por ella, entendemos todas esas cosas que están hechas. No es una…no es una imaginación, es una sustancia, y especialmente Fe Perfecta. De eso estamos hablando en esta noche, llegando a la Fe Perfecta. No es una imaginación.
42Ahora, muchos vienen y dicen, "Oh, yo tengo toda la fe; seguro que la tengo”. Bueno, ¿entonces por qué está usted parado aquí en esta línea de oración? ¿Lo vé? ¿Lo vé? Lo vé, su…su propia acción prueba que usted no tiene, de lo que está hablando. Si usted tiene fe, ¿entonces por qué está parado en la línea de oración? Lo ven ¿Para qué hace estas cosas?
43Lo vé, si usted tuviera la Fe Perfecta, miraría directamente a Dios, le creería y se marcharía. Usted no tendría necesidad de pasar por la línea de oración. No tendría necesidad porque su fe ya se lo habría producido. ¿Lo vé? ¿Cuál sería el beneficio para mí decir, tengo que ponerme una camisa? ¡La tengo puesta!
44¿Y cómo sabe usted que tiene la camisa puesta?
45Bueno, yo la veo, la siento y sé que está allí. Bueno, así es de real también cuando la Fe Perfecta llega a ser anclada. Usted no necesita otra cosa. La obra ya está hecha y usted lo sabe.
46¿Y cómo lo sabe?
47¡La fe me lo dice! Así es. Lo vé ¿Entienden, lo que significa ? Eso es la Fe Perfecta.
48Ahora, en otras palabras, Me estoy arriesgando, bién, yo iré. La Biblia dice, llame a los ancianos de la iglesia, únjanle con aceite, oren por él. Yo sé, yo iré al frente. Y usted dice, “Bien, sé que seré sanado”. Lo entiende, lo está haciendo usted mismo, si no se dá cuenta, será su propio esfuerzo. Luego al pasar por aquí él dirá "Oh, yo todavía no veo”. ¿Lo entiende? Entonces allí lo tiene. Usted no tuvo fe.
49Su fe genuina lo hará ahí mismo. Su fe genuina se lo hará tan real a usted. Fíjense bien en la mujercita, la cual tenía flujo de sangre. Ella dijo, "Si tocare solamente el borde de su vestidura, seré sana”. Luego, tan pronto como lo hizo, ella sintió que su enfermedad había cesado inmediatamente. Es que ella realmente lo creyó.
50Y cuando ella lo tocó… para probar que su enfermedad había cesado, Jesús se volvió e hizo la pregunta: ¿Quién me ha tocado? ¡Esa Fe Perfecta! Y esa misma Fe Perfecta, esta noche, tocará a Jesucristo igual como lo hizo allá. La mujer llegó con la Fe Perfecta para ese momento.
51Ahora, ahora vemos que al principio los discípulos no tenían esta Fe Perfecta. No la tenían, porque tenían a Cristo caminando con ellos, pero luego Cristo estaba en ellos. Entonces usted puede ver que es muy difícil tener esta Fe Perfecta sin tener al Espíritu Santo; Él tiene que traerlo. Lo hace. Ahora, usted dice, ¿Los discípulos no tenían Fe Perfecta? No, porque ellos se encontraron con un niño afligido con epilepsia y estuvieron tratando de echar ese demonio de él, y no pudieron hacerlo.
52Y el padre viendo que Jesús venía, le dijo "Hemos traído a mi hijo ante Tus discípulos, más ellos no lo pudieron sanar."
53Y después, los discípulos le preguntaron a Jesús, diciendo ¿Por qué no pudimos sanar al niño?
54Jesús les respondió: "Por falta de fe, y vuestra incredulidad”. Correcto. "Por razón de vuestra incredulidad”.
55Ahora recuerden, ellos tenían el poder. Jesús les había dado poder para sanar a los enfermos, resucitar a los muertos y echar fuera demonios, apenas unos cuantos días antes. Ellos tenían el poder, pero no tenían la fe para utilizar ese poder. Ahora, allí está el ¡Tabernáculo Branham! Allí está la Iglesia, la Novia, hoy. El Espíritu Santo está aquí con el poder, pero ustedes, no tienen la fe para moverlo. ¿Ven lo que digo? Se necesita fe para moverlo.
56Aquí, yo tengo un cartucho que cargué a mano. Yo sé lo que puede hacer por balística, como la Palabra, pero tengo que disparar el rifle. El fuego tiene que llegar a la pólvora. La pólvora tiene el poder, pero necesita del fuego para encenderla. Y la misma cosa, la pólvora está en el cartucho, pero se necesita la fe para cargarlo y dispararlo. Eso se necesita, ¿lo vé? la Fe Perfecta para encender el poder del Espíritu Santo, lo cual ahora tenemos, desde que Él vino sobre nosotros, necesitamos la fe para encender, para ver grandes cosas. Fe es algo que se le presenta a usted.
57Con el corazón lleno de gozo, entra en la sala del enfermo, sabiendo exactamente lo que va a decir. Al entrar usted ya sabe lo que va a suceder, porque algo ya ha sido revelado, y usted lo sabe. Usted entra “En el Nombre del Señor Jesucristo, levántate de allí, porque ASI DICE EL SEÑOR". Allí lo tienen. Eso es la Fe Perfecta. Si hubieran diez millones de personas paradas allí diciendo que no sucederá, usted sabe que sí sucederá de todas maneras, por que usted lo sabe. Va a suceder. Sin importar lo que digan los demás, usted es quién tiene la fe.
58Pueden imaginarse, a Josué llamando a todos los ancianos de Israel y decirles: Ah, hermanos, nosotros somos los siervos de Jehová, me gustaría que usted dijera… le preguntara a Dios si ¿estaría bién que nos diera un poquito más de la luz del sol, ¿lo entienden?, y detenerlo por más tiempo?
59¡No! Él tenía necesidad de ello (sin oración, sin ninguna otra cosa), él lo necesitaba, y ¡él ordenó al sol! diciendo: "¡Deténte allí!, yo tengo necesidad, y estoy en el servicio del Señor y Él me mandó acá a hacer este trabajo, y yo estoy haciendo lo mejor que puedo, y el enemigo está disperso por allí. Si dejo ponerse el sol, ellos se reunirán y me causarán mucho daño. Así que ¡deténte! Y tú luna, ¡quédate allí!" Amén. Y así se mantuvo por veinticuatro horas.
60Ahora, si el mundo está girando, y se detiene, y el sol se queda en un lugar sin moverse, ¿qué sucedería entonces? Ahora, usted se hace un incrédulo, si usted dice ésto, y luego si usted trata de entenderlo se meterá en líos con la ciencia, porque ella dice que si se detiene la tierra, se cae. Entonces ¿ahora qué? Si usted dice que la Palabra de Dios no es verdad, entonces se hace un incrédulo.¿Entiende? Pero sucedió, eso es lo más importante. Yo no sé la mecánica de eso, pero sucedió.
61Yo no conozco la mecánica del Espíritu Santo, pero sé que cayó sobre mí. Yo no puedo explicar la mecánica de Él, pero conozco Sus bendiciones. Y eso es todo lo que a mí me interesa, las bendiciones del Espíritu Santo. Y la mecánica, Él la trabaja. Eso es Su secreto.
62Este niño no podía ser sanado, porque... Los discípulos tenían el poder; Jesús les había dado poder para sanar toda clase de enfermedad, echar fuera demonios, sanar los leprosos y levantar a los muertos. Él les dió poder, pero ellos no tenían la fe para hacer funcionar el poder que tenían. En eso le hicieron la pregunta a Jesús "¿por qué no lo pudimos hacer?"
63Ahora, recuerden, ellos tenían la Palabra, y la Palabra fue hecha carne. Y la Palabra les dijo: "Yo os doy el poder." Amén. "Yo os doy el poder”. Entonces ellos tenían el poder, pero no tenían la fe para hacer funcionar la Palabra que se encontraba en ellos. ¿Vén lo que quiero decir? Pero Jesús sí la tenía. El era la Palabra y tenía fe que sucedería lo que El decía. Dijo: "Muy bien, traedlo acá. ¿Hasta cuándo os he de soportar?".
64Él tenía fe con Su poder. ¿Cómo lo hizo Él? Él dijo, "Yo no puedo hacer nada por Mi mismo”. ¿Por qué? Él confiaba en Lo que Él era. Él confiaba sabiendo que Él era la Palabra. Y Él tenía fe en Dios, Quién Lo hizo la Palabra. Él fue Dios, la Palabra, y la Palabra estaba en Él y esto Le dio fe porque Él entendió Su posición. Él sabía lo que Era, por que las Escrituras habían dicho quién era Él. Y aquí cada Escritura se enlaza, para probar que Él era exactamente lo que la Escritura decía quién Era, y Él sabía quién Era.
65Por lo tanto, Él confiaba en lo que Dios Lo había hecho. Y si Él hizo eso, luego ¿no podemos nosotros confiar en lo que Dios ha hecho de nosotros como creyentes? "Estas señales seguirán a todo aquél que creyere." Él tenía fe en lo que Era. Y si usted es creyente, usted tendrá fe en lo que usted es. ¡Usted es un creyente! Y si tiene fe en Dios, la Biblia nos dice: "Si nuestro corazón nos reprende, entonces no podemos tener fe; pero si nuestro corazón no nos reprende, entonces tenemos fe, tenemos confianza en Dios”. Si usted quiere leerlo, se encuentra en San Juan 3:21. Tengo la Escritura anotada aquí.
66Ahora fíjese, San Juan…Quiero decir 1 Juan 3:2 1 Note: … si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios.
67Pero por cuanto usted está haciendo las cosas equivocadas, no puede tener confianza en Dios. Vé usted, automáticamente sabe que está errado, usted automáticamente se identifica con el pecador al saber que está errado; pero cuando su corazón no le reprende y usted sabe que es creyente y no hay nada entre usted y Dios, entonces usted puede pedir lo que desea, y sabe que le será concedido, porque es la Palabra que le fue dada, así como le fue dada a los discípulos.
68Ahora, lo único que tiene que hacer usted es tener fe en lo que usted es. ¡Tenga fe en lo que la Palabra dice que usted es! Jesús tuvo fe en la Palabra de Dios que dijo lo que El era, "De mi está escrito" ¿No lo hizo David, en los Salmos, los profetas, y todos ellos hablaron de Él? "Yo soy el Pan de Vida que viene de Dios, desde el Cielo." AMÉN "Yo soy el Árbol de la Vida del huerto del Edén. Yo soy todas estas cosas. YO SOY QUIEN SOY”. Y Él sabía por la Fe Perfecta que Él era el Mesías ungido y que el Espíritu de Dios estaba sobre Él. Él dijo: "Yo de mí mismo no hago nada, pero es mi fe en Dios." Dios estaba en Él, la Palabra hecha manifiesta. Y cuando la Palabra de Dios entra en usted, entonces es hecha manifiesta porque usted es un creyente. Lo entiende. Y ser un creyente es: "la fe de Dios que se mueve en Ud."
69¿Les gusta esto? A mí me gusta la enseñanza de lo que verdaderamente es la fe.
70Conociendo Quién fue Él, sin una sombra de duda, Él sabía que era el Hijo de Dios. Él lo sabía porque la Palabra lo había identificado. La Palabra de Dios identificó quién era Él. Él dijo: "Si no hago las obras de mi Padre, entonces no me creáis; pero si las hago, entonces creedme por las obras, porque ellas son la manifestación de la Palabra prometida." Oh, si únicamente pudieran ustedes despertar a eso! ¿Lo entienden? La Palabra misma Lo identificó, quién era Él. Y Él dijo: "¿Quién me puede culpar de pecado? “ en otras palabras: " ¿Quién Me puede mostrar que Mi Vida y Mis obras no cuadran perfectamente con lo que debería hacer el Mesías? " Nadie podía decir nada porque Él era. Entonces Él tenía fe para creer, y lo que decía, sucedía.
71Luego Él dio la media vuelta y dijo: "Las obras que yo hago, también vosotros las haréis. Un poquito más y el mundo no Me verá, pero vosotros Me veréis porque Yo estaré con vosotros, y en vosotros. No penséis en lo que vayáis a decir, porque no seréis vosotros hablando, sino el Padre que mora en vosotros, Él será quién habla. No Soy Yo, sino el Padre que mora en Mí, Él Es Quien hace las obras." ¿Ven lo que digo?
72Ahora, la identificación Escritural de un Cristiano es esto, según las palabras de Jesucristo: "Estas señales seguirán a los que creyeren". Ahora, ¿cómo va usted a llamarse un creyente, pueblo de Dios, y negar estas palabras? Y aún más, ¿cómo puede usted llamarse un creyente y negar cualquier parte de esta Palabra? No se puede hacer. En eso muestra que no es creyente y por eso las señales no le pueden seguir, porque usted solamente acepta lo que quiere creer, y lo demás lo deja, porque no lo cree; pero usted tiene que tomar la cosa completa y creerla. Y cuando usted verdaderamente cree, (no pretender, pero realmente creer), entonces "estas señales seguirán a los que creyeren."
73Oh, ¿puede Ud. comparar al Cristiano de hoy con aquellos Cristianos de la antigüedad? Como aquellos discípulos caminaron en el poder del Espíritu, movidos por el Espíritu Santo. Solo un prisionero, como prediqué la otra noche, prisioneros de la Palabra y de la Voluntad de Dios. No podían ni moverse hasta que Dios los movía. ¿No les gustaría ver una Iglesia como esa? Prepárense. Vamos de vuelta. Ya está en marcha, yo lo creo.
74La Palabra Lo identificó, por lo que Él era, y ahora la misma Palabra nos identifica a nosotros. ¿Lo ven? El dijo: "Si alguno Me amare, él guardará Mis mandamientos. Y si él dice que Me ama y no guarda Mis mandamientos (todos los mandamientos), el tal es un mentiroso y la Verdad no está en él."
75Usted dice. "Pues yo no creo todo... " Bien, eso nos muestra que usted es incrédulo, eso es todo. Si la Biblia lo dice, eso significa que es correcto; allí queda arreglado eternamente. Lo que la Biblia dice, eso es la Verdad.
76Noten donde Él nos dice "Si permanecéis en Mí y Mis Palabras permanecen en vosotros” San Juan 15, “Si permanecéis en Mi”… Lo ven, tenga fe en Él. “Si permanecéis en Mi, y Mi Palabra permanece en vosotros, pedid todo lo que queréis”.
77Ahora, lo ven, Él sabía Quién Era y por eso podía tener fe. La fe podía obrar cuando Él sabía lo que Era. Luego, "Si permanecéis en Mí y Mis Palabras permanecen en vosotros”, luego ustedes saben quiénes son. “Pedid todo lo que queréis y os será hecho."
78¿No sería eso maravilloso, esta noche? Que toda persona viniendo por esta línea de oración, dijera: "Yo soy cristiano. Yo no tengo ninguna culpa. Yo sé que mi corazón no me acusa. Algo me está diciendo que en esta noche cesará mi sufrimiento”. Eso usted lo hará. Usted se irá con algo grande. No importa cuanta emoción tenga, ni cuantas otras cosas; nada servirá hasta que la Fe Perfecta se haya manifestado y haya sido identificada en usted como la sustancia; y cuando está presente, entonces nada lo moverá a usted de ella.
79Si usted tuviera cáncer, y el médico le dijera que Ud. habría de morir antes del amanecer del día Lunes (el corazón, la respiración está casi en cero, el cáncer se lo ha comido, la sangre está toda contaminada con el cáncer, etc), y algo viene con esta sustancia de fe genuina, la Fe Perfecta, y esta sustancia tome ancla en usted, entonces usted podría reírse en la presencia del médico.
80Usted sería como Elías, cuando caminó para arriba y para abajo delante el ídolo y dijo "¿Por qué no lo llaman un poco más fuerte? Quizás su dios esté ocupado en algo." El sabía lo que tenía que hacer porque ya Dios le había dicho todo lo que sucedería. Elías dijo: "El Dios que responda con fuego, ese será Dios."
81Ellos dijeron: "Muy bien, aceptamos el reto". Y comenzaron a poner agua sobre los altares. Ellos herían sus propios cuerpos, tenían todo preparado y clamaban: "oh Baal, oh Baal, respóndenos! "
82Y allá por el otro lado estaba Elías, tranquilo como siempre. El les dijo: "Llámenlo más fuerte, quizás está ocupado. Quizás anda en un viaje de pesca. Talvéz está haciendo algo más, lo vé. El está en alguna parte afuera". Y así él les estaba haciendo burla, porque él sabía lo que sucedería.
83Oh, fíjense cuando él tuvo todo en orden. Él salió allí y dijo : "Dios de Abraham, de Isaac y de Israel". Él no lo llamó por su nombre Jacob, lo cual significa “engañador”, más bien lo llamó Israel, “Príncipe con Dios”.
84"Jehová, Dios de Abraham, Isaac y de aquel Príncipe (Jacob), sea hoy manifiesto que yo soy Tu siervo, y que he hecho todo esto, no por mi deseo, no por mis ideas, pero a Tu mandato he hecho esto. Por Tú voluntad, Tú me dijiste qué debía hacer. Me mostraste que todo esto sería así. Ahora he puesto el agua sobre el altar y he hecho todas las cosas según Tú mandato. Ahora, sea notorio”. Y al decir eso, el fuego cayó del Cielo. El estaba confiado en que caería, porque tenía la sustancia. ¿Por qué? Porque así decía la Palabra.
85Ahora, esta misma Biblia es la misma Palabra de Dios. Y cuando usted puede recibir la sustancia (la Fe Perfecta), esta sustancia es la promesa que Dios hizo, es suya.
86“¿Cómo se siente, Hermano Branham, cuando está parado allí y vé gente viniendo con distintos idiomas y cosas? ¿Siente Ud. miedo? "No señor, no señor Él me lo dijo. Jamás he tenido temor porque Él me lo dijo, y yo creo que es La Verdad.
87Si Él me dijera esta noche, que fuera mañana al cementerio presidencial para resucitar a Jorge Washington en la mañana, yo invitaría al mundo entero, “Vengan a verlo”. Yo diría: "Traigan a todos los críticos que les sea posible y pónganlos alrededor, ustedes verán la Gloria de Dios. Tomen asiento aquí cerca y esperen un poquito. El estará aquí presente, tan pronto como yo lo llame."
88Aquella noche cuando ese niñito en Finlandia, ese día quiero decir, tirado allí muerto, más de media hora, destrozado y corriendo la sangre por los ojos, la nariz y los oídos; sus piernecitas quebradas en sus mediecitas y los pies afuera por sus medias rotas, los zapatos habían desaparecido. Lo miré y pensé: "Este debe ser aquel niño." Yo dije, “Miremos en la hoja trasera de la Biblia, Hermano Moore."
89También estaba con nosotros el Hermano Lindsay, el Hermano Moore miró en la hoja de atrás de la Biblia "Y llegará a suceder, ASI DICE EL SEÑOR, (Oh, sí!) habrá una tierra donde crecen muchos árboles . Piedras estarán sobrepuestas. Un niñito con cabello corto, pantaloncito que se abrocha en la parte delantera arriba,en sus pies… sus medias hacia arriba. El tendrá ojos color café, pero estarán dados vueltas. El habrá muerto por un accidente automovilístico. Pero tú pondrás tus manos sobre él, y volverá a la vida."
90Allí fue, estaba escrito. Allí estaba tirado, amén, sólo esperando la Palabra. Dije: "Si este niño no resucita en unos pocos minutos desde ahora, entonces soy un falso profeta. Pueden echarme de Finlandia. Pero si resucita, entonces todos deben postrarse y arrepentirse."
91Dije: "Muerte, no lo puedes retener." Llamé a su espíritu según la Palabra de Dios, "en el Nombre del Señor Jesucristo," y él se paró de un salto. Correcto. ¿Lo vé? Oh, que grandioso. La fe se ancló. Dios lo dijo y así fué!.
92Ahora, eso es Dios hablando en estos días por visiones; pero si la visión fuera contraria a esta Biblia, entonces la visión estaría errada. Esto es más que la visión. Si cualquier visión es contraria a la Palabra, déjela porque no es de Dios. Dios no contradice Su propia Palabra. Entonces si esta Palabra le dice algo, usted puede tener la plena confianza que sucederá así. No hay nada imposible. Si dice: "Pondrán sus manos sobre los enfermos y ellos sanarán." Bién hermano, si la Fe Perfecta se agarra de eso, entonces usted pasará por la línea de oración y cuando salga de aquí, estará brincando y gritando: " Ya está todo resuelto! "Todo quedará bien. Si usted tiene un pedido en su corazón, y cree cuando se ora por eso, que va a recibir la respuesta, no hay nada que discutir, eso es lo que sucederá; sería exactamente de esa manera. Así como sucedió con la mujer que tenía el flujo de sangre.
93Jesucristo tuvo Fe Perfecta. Él la tenía, Y así fue porque Él era la Palabra. Y usted llega a ser la Palabra cuando recibe la Palabra: "Si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en vosotros. Mis Palabras la cuál… (esta Palabra) permanece en ti, pedid todo lo que queréis, y os será hecho." Lo ven. "Si tú dices a este monte Pásate de aquí allá y no dudas, pero crees lo que tú dices, entonces tendrás lo que has pedido." "Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá." Ni el tiempo, ni el espacio, ni cualquier otra cosa lo cambiará. Usted sabe que está hecho. Está ahora mismo terminado.
94¡Ahora ponga atención! Ahora, y Él nos dijo "Si permanecéis en Mí, y Mis palabras permanecen en vosotros,” San Juan, aquí, “pedid todo lo que queréis, y os será hecho." Luego, reconozca su posición en la Escritura, como creyente. ¿Vé? Usted tiene que reconocer su posición, así como Él reconoció la Suya.
95"¿No está escrito que el Cristo vendría y haría todo esto? Él le dijo a Cleofas y a ellos esa mañana ¿No está escrito en las Escrituras que tendría que…Que Él debería sufrir, morir y resucitar al tercer día?” Dijo, ¿“Porqué a ustedes les cuesta tanto entender”?
96Ellos pensaron, "Oh, este hombre habla distinto a los demás”. Para darse cuenta, que cuando ellos entraron a donde alojaban, era Él. Los ojos de ellos estaban cegados. ¿Lo ven? Ellos se dieron cuenta que Él siempre se refería a las Escrituras. Y supieron que era Él.
97Ahora, usted debe creer, lo que pide. Si es un creyente, reconozca su posición como creyente; reconozca que estas cosas son para usted.
98Si hay reprensión en su vida, arregle eso primero. ¿Entiende? Si hay reprensión en su …Yo… O usted pueda tener a Oral Roberts y una docena de gente que tiene fé, vengan a orar por usted, y salten arriba y abajo, le unjan con mucho aceite, pero con todo eso, nada sucederá. Correcto.
99¿Qué pasa en las reuniones de Oral con todo eso? Yo los encuentro en la línea de oración. Usted Lo escucha a Él decir, “A usted le oraron antes. Un hombre con cabello oscuro, un hombre alto y mandíbulas anchas." Ese es Oral Roberts. ¿Lo ven? "Y eso fue en tal ciudad, y esto y aquello sucedió."
100“Sí, eso es correcto." ¿Lo ven?
101"Un cierto hombre oró por usted.” ¿Vé?, como esto. “Pero aquí está. Aquí está su problema,” ¿Lo vé? “Vaya y arregle eso. Vaya allá y confiese ese pecado a su marido, a su esposa. Vaya y haga esto." De nada le servirá la oración hasta que no arregle esa cosa. En su corazón hay reprensión, y Dios no entrará a tal corazón, porque está condenado. ¿Lo vé? Dios no mora en allí, tiene que corregirlo. Luego cuando lo hace, usted debe tener fe. Si todo está bien, hay que tener fe y creerlo. No tema.
102En el libro de Job dice, "Job temía." Y lo que él temía eso en realidad sucedió. ¿Qué lo trajo? su temor. Eso hizo que sucediera. Su fe lo hubiera cuidado, pero su temor se lo trajo. El tenía miedo que cierta cosa le iba a suceder, y así fue. Pero si él hubiera estado convencido que no iba a suceder, entonces no hubiera sucedido. ¿Ven lo que quiero decir?
103Si usted tiene miedo cuando viene por la línea de oración, "Talvéz yo simplemente no tengo la fe suficiente", nunca sucederá, no se preocupe. ¿Lo vé? Pero si usted sabe que va a suceder, entonces así será. Es una sustancia. Job temía que esas cosas le acontecerían, y así fue. Si usted teme que su enfermedad no le dejará, entonces así será. Si usted tiene la fe que lo dejará, así será.
104Consulte con cualquier médico. Lo primero que él hará es que usted tenga confianza en la medicina que le está dando. Si usted no tiene confianza en la medicina, entonces más vale dejarla. Entonces ¿qué es? Es la fe lo que le sana. Es la fe lo que lo hace siempre.
105Pedro estaba bien hasta cuando tuvo temor. La Palabra le dijo, que él podía caminar sobre el agua, al principio él estuvo temeroso y pensó que era un fantasma, y dijo: "Señor, si eres Tú, permíteme ir a ti sobre el agua."
106Jesús le respondió: "Ven." Ahora, eso es igual a Santiago 5:14, o Marcos 16. El mismo Dios le dijo, "Ven pues." Entonces él comenzó a caminar, él estaba bien. Se bajó del bote, empezó a caminar sobre…
107Había una gran tempestad en el mar, usted sabe, con olas más grandes que estos montes que tenemos por aquí, la espuma quebrándose sobre ellas, algunas olas eran de cinco a seis metros de alto, las olas reventando arriba en blanca espuma. Y eso fue una gran cosa para él, el preguntar “Si Eres Tú, Señor”…Lo vé, Él parecía una sombra o un espíritu, y le dijo: "Si eres Tú, permíteme que venga a Ti sobre el agua."
108Jesús le dijo: "Ven pues."
109Entonces él se bajó diciendo: “Es el Señor, yo voy a caminar." Pero cuando fijó los ojos en las olas, entonces tuvo miedo. ¿Qué le entró a la mente? Lo primero fue: "Yo voy a caminar porque la Palabra me dijo que caminara." En segundo lugar él se fijó en las circunstancias. Miró allí y viendo el tamaño de las olas tuvo miedo, y cuando lo vió, comenzó a hundirse. Lo que temió, le sucedió! Lo que él creyó, eso sucedió. Cuando creyó que podía caminar, caminó, cuando él creyó. Cuando tuvo miedo en su creencia, entonces la sustancia lo dejó. ¿Entiende? El todavía profesaba su fe, pero no tenía la sustancia. La sustancia hubiera atravesado por encima de esas olas blancas hasta llegar a Jesús. Eso es si hubiera tenido la Fe Perfecta, pero no la tuvo. Pensó que la tenía.La tenía al principio, estaba dispuesto a arriesgarse, "Por que, Él Señor me ha dicho que lo hiciera, tiene que suceder. Por lo tanto él se bajó del bote y se fue. El nunca pensó en las olas, qué contrarias eran ellas. Nunca tuvo eso en su mente.
110Ahora, cuando usted se pone a pensar: "Bueno, ahora espere. Y usted sabe yo he estado enfermo por tanto tiempo, Yo..." Deténgase! Lo mejor es que se vuelva al bote. ¿Lo vé? ¿Lo vé? Pero cuando usted deja de pensar en eso...
111“Abraham no consideró su propio cuerpo, ya muerto, ni la matriz muerta de Sara." El no pensó acerca de eso, ni las consideró; esas cosas ni le entraron al entendimiento. El ni siquiera las consideró en absoluto, solamente consideró lo que dijo Dios y continuó hacia adelante. Por tanto que Pedro hizo eso, él caminó.
112Pero Jesús vivió en un mundo que nadie sabía acerca, Él era una persona única. Él vivió en un mundo de Fe Perfecta, en el Dios Perfecto, el cual Él era. Si nosotros viviéramos en la Fe Perfecta del Cristiano, lo cual somos, seríamos un misterio para el mundo. La gente no nos entendería. Caminaríamos en el Espíritu. Lo que el Espíritu dijere, eso haríamos. Lo que el Espíritu nos prohíbe, no lo haríamos. Entonces la gente empezaría a decir…ellos…ustedes serían algo misterioso para ellos.
113Así es en realidad con todo creyente, ellos son un misterio - La gente no lo entiende - porque ellos viven un mundo propio. Jesús vivía en un mundo que nadie más podía tocar. Los discípulos no podían entenderlo a Él. Cuando Él les hablaba diciéndoles ciertas cosas, ellos le respondían: "Maestro, Tú hablas en parábolas y nosotros no entendemos. ¿Cómo puede ser esto?" ¿Ven? Es que ellos no estaban en el mismo mundo de Él. No Le entendían. Nadie Le entendía.
114Luego cuando un hombre vive por fe y camina por fe, quiero decir la fe que es sustancia, entonces él está aparte de todo el mundo, y llega a ser una nueva criatura en Cristo. Así es, ahora estamos llegando al material de Novia. ¿Vé? ¿Vé? Usted está entrando en la condición de ser raptado, ahora. Eso es para cada uno de nosotros, no solamente para el pastor, los diáconos, los administradores. Eso significa para los laicos, cada individuo camina solo en este mundo con Dios. Usted es bautizado en este Reino, y no hay nadie allí solamente usted y Dios. ¿Lo vé? El da las órdenes, y usted las cumple. Cualquier cosa que Él diga, no existirá ni una sombra de duda, usted seguirá adelante. Si el Señor le dice algo, no habría nadie en el mundo que le haga hacer lo contrario. Usted continuará igual. Ahora está llegando a la Fe Perfecta, perfección que no puede fallar. Esa fe nunca falla. Sí, Él Era un misterio para ellos, con su Fe Perfecta, y hoy es igual con aquellos que tienen la misma Fe Perfecta, son un misterio para los demás.
115Nosotros somos enseñados a resistir al diablo, y él huirá de nosotros. Ahora, el resistir es simplemente rechazarlo, sólo recházelo , eso es darle la espalda. Dios ha dicho algo, no importa lo que el trate de decirle, usted ni siquiera le escuchará. Sus oídos estarán sordos a todo, menos a lo que el Espíritu le diga ¿Lo vé? “Para el que tiene oído (el que escucha), escuche lo que el Espíritu dice a las Iglesias," aquél que tiene la capacidad de escuchar, capta lo que el Espíritu está diciendo a las iglesias. ¿Entiende?
116Lo qué dice Satanás, "Bueno, yo no puedo…” Eso no tiene nada que… "Bueno, si usted enseña eso, la denominación nos pondrá..." Eso no tiene nada que ver con ello, usted sigue igual adelante.
117"El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias." Usted sabe, en la Biblia, Está siempre constantemente diciendo que "El que tiene fe. A él que tiene oído, para oír, déjelo oír." ¿Lo vé? "El que tiene sabiduría, cuente el número de la bestia." Todas estas cosas diferentes. "El que tiene, que se lo diga a los demás, para que ellos puedan tener."
118Y aquello es la Fe, de la cual estamos hablando ahora, esa fe que usted debe tener, la Fe Perfecta, esa Fe que dice, " SI! " No hay nada que pueda decir "no" cuando Dios dice "Sí.” ¿Lo vé? Cuando Él dice "Sí", es “Sí”! Y no hay nada que te Lo pueda quitar.
119Él con Su Fe Perfecta era una Persona muy extraña. El diablo no se quedo alrededor de Él por mucho tiempo. Lo tenemos en la lección de esta mañana. Cuando el llegó con esa gran decepción de concepción intelectual, él trató de engañar a Jesús allí cuando vino, y se dio cuenta que había chocado contra una línea de diez mil voltios que lo tiró de vuelta otra vez. Sí señor, "Escrito está, no solo de pan vive el hombre!" Uf! Eso le dio un golpe tremendo. El diablo llegó más refinado la próxima vez, cuando Le dijo: "Tú eres un gran Hombre, Tú puedes engrandecerte aquí, Ser alguien grandioso”.
120Le dijo, "Fuera de aquí, Satanás." Qué sorpresa! lo que él encontró. Y, “No tentarás al Señor tu Dios." ¿Ve usted? El probó ante Satanás que Él era Jehová Dios, "Porque escrito está, no tentarás al Señor tu Dios."
121Ahora, si Satanás no sabía que Él era Jehová God, habría dicho "Espera un momento, Tú no eres esa Persona". Pero él sabía mejor que no podía rebatir eso con Jesús.
122Él sabía donde estaba parado. Él dijo "No tentarás al Señor tu Dios." Y eso es Quién Él era. Satanás sabía que no podía contradecir eso, porque las obras de Jesús habían probado ya que que Él era Él Señor tu Dios.
123Ahora noten bien. La Fe Perfecta controla todas las circunstancias. La Fe Perfecta domina todas las circunstancias. No importa lo que es, Lo controla. Ahora, sólo fíjese! Cuando usted cree cualquier cosa, hace algo, y usted tiene fe en lo que está haciendo, no importan las circunstancias, no tiene nada que ver con ello. ¿Entiende? la Fe domina esas circunstancias. Si es en una pieza de enfermos, y Dios revela que cierta cosa sucederá, usted simplemente lo habla y sigue adelante.
124Ni siquiera haga preguntas. Desde ya está concluida, sólo sigua avanzando. ¿Lo vé? Esto domina todas las circunstancias. "Bueno, si usted hace esto, tal y cuál va a hacer…” Aquello…lo vé, Él ya lo tiene controlado. ¿Lo entiende?
125La fe cree que Dios obrará todo. "Yo no sé como Él lo va a hacer, pero Él lo hará de todas maneras." ¿Lo ven? La fe domina toda circunstancia.
126Y la Fe y el Amor están relacionados, porque usted no puede tener fe sin tener amor, porque su fe está en un Dios que es la mera esencia del amor. La fe y el amor obran juntos.
127Por ejemplo como dos jóvenes. Usted toma un jovencito y una damita, y ellos se enamoran. Con el tiempo se van conociendo mejor, entonces sus corazones comienzan a latir como uno solo. ¿Lo vé? Aunque todavía no son marido y mujer, pero su amor los une, y tienen confianza el uno con el otro. Ahora, si verdaderamente se aman el uno al otro, realmente se aman, y el joven sabe que la muchacha le ama, y ella también sabe que él la ama, entonces se tienen confianza (fe el uno al otro) si se tienen fe el uno al otro, pero si él no tiene fe en ella sería mejor que no se casen. ¿Lo vé?
128Note, usted tiene que tener fe. Y si usted los separa a ellos, poniendo uno al extremo norte, y el otro al extremo sur, todavía ese amor seguiría latiendo del uno para el otro, sin importar en donde estén. Ellos serán fieles el uno al otro, porque se aman. Y si usted ama al Señor, no solamente por tratar de escapar del infierno, pero usted ama al Señor, entonces usted tendrá fe en Dios. Eso es si usted le ama.
129Una joven en Louisville, no hace mucho… Una mujer, que había sido cristiana por muchos años, se enamoró de un hombre que apenas tenía unos pocos años de ser cristiano. Estaban enamorados y se casaron, porque tenían esa confianza el uno en el otro. Entonces la mujer le dijo a su esposo, " Querido, te debe ser muy difícil, siendo un cristiano nuevo. Has tenido que pasar por tantas cosas”. Antes tomaba mucho licor. Dijo, “Tú has tenido que pasar por tantas cosas.” Y dijo, “Yo sé que tú serás tentado terriblemente.” Y dijo, “Quiero que sepas una cosa. Ahora, si llegaras a caer en alguna tentación, no te quedes lejos de casa, regresa. Tú vuelve derecho acá, porque yo estaré aquí esperándote, para ayudarte en oración hasta que obtengas la victoria. Me quedaré contigo, porque cuando me casé contigo, lo hice porque te amo, y no me importa lo que eres, de todas maneras te amo."
130Unos días después, él estaba comiendo al mediodía con unos amigos en la sala de caldera y les dijo: "¿Cómo puede uno hacer algo malo contra alguien que lo ama de tal manera?” ¿Lo vé?
131Allí lo tiene. ¿Cómo podría uno traspasar tal confianza?
132Y cuando nosotros éramos pecadores, desplazados, sin Dios allá en el mundo, en ese lodazal de tinieblas -como les hablé esta mañana- Dios vino a nosotros! Dios lo buscó a usted, no usted a Dios. "Ninguno puede venir a Mí, a menos que el Padre lo traiga." Y Dios bajó al lodazal donde usted se encontraba, lo buscó y lo sacó. Eso debiera producir un amor perfecto. Mire usted lo que antes era y lo que ahora es. ¿Qué hizo ese cambio? Alguien Quién lo amó! ¿No puede entonces usted tener fe en lo que Él ha prometido? El amor real y genuino producirá confianza en Su Palabra.
133El me recogió cuando yo no era nada. Y todavía nada soy, pero ahora estoy en Sus manos. ¿Lo vé? Él me recogió. Y me amó cuando yo era despreciado. Él te amó cuando eras despreciado, Pero Él te cambió. Es como dijo la hermana de color cuando estaba testificando, "No soy lo que debo ser, ni tampoco lo que quiero ser, pero no soy lo que antes era." Ella sabía que había venido de alguna parte; algo había sucedido. Y así es. Si Dios -cuando yo era un extraño a Él- me amó de tal manera que bajó a buscarme y levantarme, eso me da confianza de que Él me quiere usar. Él tuvo un propósito en hacerlo. Él vió algo en mí. Él vió algo en usted y tuvo una razón en salvarlo, fíjense en la gente que no es salva hoy. Fíjense en los millones que Él pudo haber tomado en vez de usted, pero lo tomó a usted ¡AMEN! Ningún otro puede tomar su lugar. Amén! Usted está en la economía de Dios. Ningún otro puede tomar ese lugar. Ese es Su amor hacia usted.
134Luego, ¿No desearía corresponderle su amor a Él? Y allí hay una relación amorosa. No importa cuál sea la situación, las circunstancias gobernadas por este Amor, produce Fe: Dios lo ama a usted y usted ama a Dios, y se aman el uno al otro y eso produce Fe. Bien. Luego es imposible que no produzca exactamente lo que Dios prometió que haría.
135Ahora, fíjense! La Fe Perfecta es pura, tan pura como el amor. ¿Lo vé? Ahora, cuando usted ama a alguien, como ama a su marido o como ama a su esposa. Ahora, no hay necesidad que alguien le diga: “no la ama;" porque sí la ama y usted sabe que así es.
136Ahora, si yo le preguntara a usted, "¿Cómo me puede probar que la ama? "
137“Oh, "Yo lo pruebo por la manera que vivo para él."¿Lo vé? "Yo soy una esposa fiel y honesta”. "Yo soy un esposo leal, honesto, y eso me prueba que yo amo a mi esposa; o yo amo a mi esposo.”¿Lo vé? Su vida prueba lo que usted es. Es igual con el Cristianismo. ¿Lo vé? Es su fe, tienen confianza el uno en el otro, y son puros. Es algo real, y aunque no se lo pueda mostrar a otra persona, usted sabe que lo tiene, y sus acciones lo prueban.
138Y cuando usted tiene fe pura y sin adulteración, así como es su amor por con su compañera, eso lo prueba por su manera de actuar; usted ya no se queja porque sabe que está concluído, y sigue adelante. No importa como aparezca o lo que otros digan, usted ya sabe lo que ha sucedido. Usted sabe que está consumado; así como sabe que ama a su marido, así como sabe que usted ama a su esposa. ¿Lo vé? La fe y el amor tienen que caminar juntos. Son parientes, se aman. El amor produce la fe.
139Cuando Satanás viene a tentarnos, le debemos resistir con la Fe Perfecta basada en la Palabra Perfecta, así como lo hizo Jesucristo. La Palabra de Dios es perfecta. Debemos tener Fe Perfecta en la Palabra Perfecta, y resistir a Satanás.
140Ahora nos apuraremos, iremos tan rápido como podamos.
141Por Su Fe en Su Palabra, Él conquistó todo. Nosotros podemos conquistar todo, como Él lo hizo: la muerte, el infierno y la tumba. Sabemos que Dios es Dios, esa Fe Perfecta en la Palabra Perfecta de Dios, Él conquistó todo con lo que Se encontró. La muerte no podía ni siquiera permanecer en Su Presencia. La enfermedad no podía permanecer en Su Presencia. Fluyendo desde Él eran como ríos de poder, saliendo constantemente, poder saliendo de Su túnica. Aquella gente, se ponían bajo Su sombra, daban un paso, ponían su dedo en Su vestidura y eran sanos. Cuando la mujer fue sanada, entonces todo el mundo quería tocar Su túnica, porque veían que poder salía de Él constantemente, fluyendo como un río. Allí estaba Él, caminando en un mundo de Fe Perfecta, porque Él era la Palabra.
142Y ahora, "Si permanecéis en Mí" (a través de Él, porque Él le trajo la Palabra a usted) "y Mis Palabras permanecen en vosotros", si caminan de esta misma manera: virtudes fluirán desde usted, los manantiales de Dios, las fuentes de bendiciones de Dios, estaran fluyendo hacia la gente. ¿Entienden lo que digo? Y usted no está engañándose, o imaginándose algo. Está realmenten sucediendo, y usted lo puede ver. Si usted sólo se lo imagina, eso no haría nada bueno; pero si en verdad existe, entonces es algo que realmente sucedió.
143Fíjense bien! ¿Lo vé? Cuando Él se paró y dijo: "Si este Cuerpo (este Templo) fuere destruido, yo lo resucitaré al tercer día." ¿Por qué? El estaba sumamente satisfecho en hacer eso, porque las Escrituras dicen que Él (el Mesías) lo haría: "Porque no dejarás Mi Alma en el Hades; ni Permitirás que Tu Santo vea corrupción." Un profeta, a quien llega la Palabra, había dicho que esto sucedería, y Él sabía que Él era esa persona.
144Y cuando Jesús Mismo dijo, “La oración de fé salvará al enfermo,” o "Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán." Usted tiene que tener esa misma confianza Perfecta que "cuando las manos sean colocadas sobre mí, yo sanaré. Porque así lo dijo Él."
145Él dijo, "Destruid este Cuerpo, y Yo lo resucitaré," porque Él sabía, que Él era el Mesías. "Ni permitirás que Tu Santo vea corrupción," Él sabía que era el Ser Santo. "Ni dejaré Su alma en el Hades"; y así fue. Él sabía que lo haría. Él tenía confianza que estaba allí para conquistar a los dos, a la muerte y el infierno, Dijo, " Destruyan este cuerpo, si lo desean, y Yo lo resucitaré al tercer día." Qué grandioso! "Yo tengo poder para poner mi vida y también para tomarla de nuevo." Él sabía Quien era.
146Usted es un Cristiano. Tiene derecho a toda bendición bajo la redención, por la cual Jesús murió. Es todo suyo! Todo ha sido pagado, solamente tiene que creerlo. Y no es cuestión de imaginarlo, sino de creerlo y saber que es suyo; y usted lo puede poseer. Oh, Esa es la Fe Conquistadora. Lo sabe, oh sí!
147El sabía antes lo que sucedería. Él podía predecir lo que sucedería, porque sabía que sucedería, y todo lo que Él predecía, así acontecía. Ahora, observe! Todo lo que Él decía, Dios lo honraba. Piense en eso! Cualquier cosa que decía Jesús, Dios lo traía a cumplimiento. Entonces, El sabía que Sus Palabras eran Palabras de Dios. Ahora observe! Esa misma Escritura se aplica a nosotros: "Si usted dice a este monte..." i Oh hermano! Vamos a dejar que eso penetre bien, lo vé, porque dentro de poco tendremos la línea de oración. Vamos a despedir a la congregación y orar por los enfermos, los que quieren irse lo pueden hacer.
148¡Miren! Él sabía lo que a Dios le agradaba. Él sabía que no había nada malo en Su vida. Dios ya había testificado diciendo, "Este es Mi Hijo Amado en Quién tengo complacencia, ¡oírle a Él!” En el día de Su bautismo, Dios dijo, "Este es Mi Hijo Amado, en Quién tengo complacencia en morar”. Yo estoy complacido en hacer Mi habitación aquí. En él no hay ninguna condenación."
149Luego, cuando Dios mismo viene a usted y se complace en morar en usted, se agrada en cumplir las palabras que usted habla o su decisión. ¿Cuál fue la decisión de Josué? “¡Sol, detente!" Y allí se quedó. ¡Amén! Seguro! ¿Cuál fue la decisión de Moisés? Extendió su vara sobre el mar y pidió que se abriera y se abrió. ¿Ve usted? Cualquier cosa que pidiereis. Y si dijiereis a este monte, “muévete” y no dudareis, en vuestro corazón, y creyereis en lo que habéis pedido, eso sucederá, podéis tener lo que deseáis." Eso lo vuelve a usted a la Palabra. Ahora, esto no es leche descremada. ¿Lo vé? Lo pone de vuelta. Sé que les pasará por encima, talvéz porque no puede anclarse, pero la fe genuina y verdadera lo capta en el acto.
150Yo lo he visto, amigos. Aquí está la Biblia abierta ante mí. Lo he visto suceder, y sé que es la verdad. Yo sé, Dios en el Cielo sabe, que posiblemente no viva más allá de terminar este mensaje, pero sé que sucedió. Yo mismo lo he visto. Soy testigo del cumplimiento de esta Palabra, y sé que es la Verdad: dígalo, y permanezca allí, verá al Creador traer a un ser vivo a la existencia, allí ante sus propios ojos; usted sacude la cabeza y se maravilla, y luego miré alrededor y Lo ví que produjo otro ser exactamente igual, por que usted lo dijo; y dese vuelta aquí y diga, Luego volví hacia acá y dije, "Habrá otro allí", Y miro ¡y allí está! Ahora, esa es la verdad!
151Oh, ¿dónde debiéramos estar? Allí está la Fe Perfecta. Ninguna visión, “solamente hablar la Palabra”. Yo nunca vi la ardilla. Él solamente dijo esta Escritura y su significado, y dijo: "Habla y no dudes porque lo que tú digas, eso sucederá." Y yo tomé a Dios en Su Palabra, y allí estaba. Correcto. Eso es tan poderoso como… Y amigos, como su pastor, les digo que eso fue tan poderoso como cuando Josué paró el sol; por que el sol ya estaba allí, los elementos estaban moviéndose, y él paró todo el movimiento. Pero en este caso, Dios puso algo allí que no existía, ¡El creó! Estoy tan agradecido de conocer a un Dios que puede tomar el polvo de la tierra, algún día, sin nada, y llamarme de nuevo a la vida, esa misma fe, después de haber sido sepultado bajo la tierra. Oh hermano! Allí está. Mi fe mira hacia ti, Oh Cordero del Calvario.
152Digalo y no dude, pero crea lo que usted ha dicho, tendrá lo que ha pedido. ¿Ve Ud.? Crea que sucederá. 153 David, en los Salmos, habló de Él; y con esta fe, Él tomó Su poder y ministró a otros. No lo mantuvo solamente para Él mismo, sino que ministró a otros con Su poder; también salvó a otros, hasta los más lejanos, y Él puede hacer lo mismo ahora. Y Él ha prometido la misma fe a los creyentes, en Su Palabra, en Juan 14:12, Él lo dijo, en Marcos 16, y también en Marcos 11: 23, recién lo leímos.
154Ahora, ponga atención. Ahora, Él ha aparecido a nosotros en la misma forma como apareció en el Antiguo Testamento, y en el Nuevo Testamento; y Él nos ha mostrado por la misma Palabra, que es el mismo Cristo. Y yo les declaro a ustedes que Cristo es el Espíritu Santo. La palabra "Cristo" significa "El ungido"; una persona que es ungida, ese es el Cristo, El Ungido. ¿Cuántos saben que esa es la verdad? Eso se interpreta El ungido, habría un hombre que sería El ungido, pero ungido ¿con qué? La Biblia dice en Hechos capítulo 2, que Jesús de Nazaret fue un hombre aprobado por Dios, ungido con el Espíritu Santo, caminó entre nosotros obrando grandes maravillas, ¿lo vé?, Dios manifestó y probó que Él estaba en este Hombre.
155Y ahora, nosotros llegamos a ser ungidos con ese mismo Espíritu, somos ungidos mesías, mesías del último día, para iluminar la resurrección de Jesucristo, para mostrar que Él no está muerto, pero en la forma del Espíritu Santo, Él está en Su pueblo, moviéndose entre Su Novia, con un inmenso amor hacia ella, vaciándose en ella. Han llegado a ser uno para la Cena de las Bodas. Y las mismas señales, prometidas por el mismo Dios, en la misma Palabra, están produciendo Sus mismas manifestaciones.
156No nos queda otra cosa por hacer sólo creerlo, y “creerlo” es la sustancia, y eso produce la Fe Perfecta. Sólo piense cuan insensible somos, piense en eso por sólo un minuto.
157Ahora, veamos. ¿Ha hecho Él todas las cosas bién? ¿Nos ha dicho Él algo que no sucediera exactamente como Él lo dijo? ¿No ha Él cumplido, y no ha estado el gran Pilar de Fuego entre nosotros y ha hecho exactamente como Él prometió hacerlo? ¿No Lo hemos visto? ¿No Lo ha captado la ciencia, después de haber sido predicho que sucedería, vaya allí y lo tienen anunciado hasta en los periódicos y revistas, tómelo de vuelta y muéstrelo cuando le fue dicho meses antes que sucedería? ¿No ha hecho Él exactamente igual como Lo hizo en el Antiguo y en el Nuevo Testamento? Es exactamente el Mismo! El mismo Espíritu Santo viene y discierne. “Y la Palabra de Dios, es viva y más cortante que toda espada de dos filos, y discerne los pensamientos e intenciones del corazón”. ¿No es correcto? ¿No es el mismo Dios? Ahora, ese Mismo, no es un extraño allá por otra parte, Él está aquí. Él está aquí, hace esto para crear una Fe Perfecta. Yo lo puedo sentir. Yo sé que está aquí ahora. Yo sé que Su Espíritu está aquí. Yo sé que Él conoce todas las cosas. ¡Amén! Y yo sé que Él desea hacer algo. Él ha estado haciendo algo, para crear esta perfección de fe en la gente.
158¿Vamos a entrar a la Eternidad, como sucedió en los días de Noé, con ocho almas salvas? ¿Llegaremos como Lot, con tres almas, de toda esa ciudad de Sodoma? ¿Llegaremos como en los días de Juan el Bautista, con seis creyentes? Creamos, porque ¡Sus obras son perfectas! Sus obras son manifestadas diariamente y perfectamente ante nosotros, mostrando que Él es la Palabra, ¡La Palabra! Hebreos, el capítulo 4º, dice ...la Palabra de Dios es... más cortante que toda espada de dos filos, …y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.
159Piénselo! La Palabra de Dios es Eso, Discierne las intenciones del corazón. “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, Y más cortante que toda espada de dos filos, Y penetra hasta partir el alma y el espíritu, Las coyunturas y los tuétanos, Y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. ¡La Palabra hecha carne! ¡Aleluya! La Palabra trabajando en el ser humano, por señales físicas, señales materiales y señales Escriturales, perfectamente, para traer a ustedes una Fe Perfecta para un Rapto Perfecto.
160¿Por qué no lo podemos ver? No es místico. El diablo ha puesto todo en el mundo, ante usted, para evitar que usted lo crea. El entrará en las reuniones y usará toda clase de artimañas al frente suyo. ¡Sacúdase de esas cosas! La Biblia dice, "Levántese y sacúdase." Pellízquese usted mismo.
161Su Espíritu está aquí, Él lo conoce a usted. Usted tiene una sola cosa que hacer, y eso es Creerle, Aceptarlo. Él lo conoce. ¿Lo cree usted? Él sabe lo que hay en usted, sabe lo que usted es, Él conoce sus deseos, y Él sabe las necesidades que tiene usted.
162Jim, ¿cree usted que Él conoce la condición de ese bebé? Usted le midió la fiebre antes de venir al culto, y fue de ciento cinco grados (Fahrenheit). ¿Cree usted que Dios lo sanará? Vienen y lo traen enfermo, hoy dia, la fiebre lo dejará. Acabo de ver lo que hicieron antes de venir al culto. Eso es la verdad.
163Señora Little, ¿cree usted que Dios le dará la victoria sobre la diabetes? Allí una mujer está sentada al lado suyo, yo no la conozco, pero el Espíritu está sobre ella. Ella está muy preocupada acerca de un hijo que será operado de un ojo o algo. Ella viene de Chicago. "Viva y más eficaz que una espada de dos filos y discierne." ¿Qué es? La Palabra. ¿Lo creen así? Por supuesto.
164Hay una dama sentada allí en la siguiente fila, hace poco le hicieron una operación en el ojo; la cual no tuvo mucho éxito. Pero usted lo cree, usted quedará bien. ¿Lo cree? Muy bién. Ella está pensando acerca de ello.
165Sra. Peckenpough, no es para usted, es para su nieto sentado aquí. Usted está orando por eso, pero ¿cree usted que Dios puede sanarlo? ¿Cree usted que Dios puede decirme el problema que tiene? Los médicos no saben lo que es. Eso es cierto. Tiene los pulmones hinchados. Correcto. Tiene una condición en la sangre. Correcto. Ellos no están seguros si lo van a dejar ir a la escuela o no. "Viva y más eficaz, que una espada de dos filos."
166Ahora, veo una dama vomitando todo el alimento; está aquí en alguna parte. Déjenme encontrarla en algún lado. Sí, está sentada allá atrás, su nombre es Sra. LewEllen. Si usted cree de todo corazón, ese malestar del estómago, la dejará. Amén.
167Aquí sentada frente a ella hay una dama que me está mirando, sentada en la orilla, tiene lentes. Ella tiene artritis en su mano izquierda, es decir tenía; ya no la tiene. Si, ¡si usted cree!
168¿Qué tal con ese niñito allá atrás? Viene de Ohio y tiene cáncer en el ojo. ¿Cree usted que Dios lo sanará? El lo hará. Usted solamente crea. Vienen de la ciudad de Ashland, Ohio. Crea ahora mismo que Dios lo sanará, y El lo hará. ¿Qué es? "Viva y más eficaz que toda espada. . ."
169Aquí está una dama sentada. Algo la golpeó, y tiene problemas en su hombro. Correcto. ¿Es así? Muy bien. Crea usted, y eso la dejará. ¿Ve? "La Palabra de Dios discierne los pensamientos e intenciones del corazón."
170Ahora, en este lugar no hemos repartido ni una sola tarjeta de oración. Aquí no las usamos, sino cuando es necesario para mantener el orden. Ahora, ¿cuántos quieren recibir la oración, mientras que la Palabra es manifestada en carne? Vamos pues a traer esta fila primero por aquí, todos los que desean recibir la oración. Luego la otra fila se levanta y hacen fila detrás de estos, y luego esta fila de acá.
171"Viva y más eficaz..." ¿Podría una espada de dos filos hacer eso? ¡No señor! Pero la Palabra de Dios sí lo puede hacer. ¿Por qué? Porque Es la Palabra de Dios. Ahora, ¿lo creen?
172¡El Gran Sanador! ¿Dónde está la hermana de Tennessee, la hermana Ungren, o Downing? “El Gran Sanador ahora está cerca”.
173Nunca podré olvidar, cuando estuvimos en la ciudad de Fort Wayne, esa noche cuando aquella joven Amish estaba tocando ese himno “El Gran Sanador ahora está cerca”, aquella noche cuando aquel niñito fue sanado; y ella brincó y el Espíritu Santo cayó sobre ella, y su hermoso cabello le cayó por los hombros, y el piano no dejó de tocar ni una sola nota. Fue el mismo himno: “El Gran Sanador ahora está cerca”, El bondadoso Jesús. El poder sobrenatural movió las teclas del piano y continuaron tocando “El Gran Sanador ahora está cerca”.
174Mire, ¿cree usted? ¿Debería? ¿Vé usted? Ahora recuerde, cuando es su turno, si no cree, no venga, quédese sentado. Diga, "Yo no voy. Yo no voy dudando. Yo voy creyendo."
175La Biblia dice, "Estas señales seguirán a los que creen. Si sobre los enfermos ponen sus manos, ellos sanarán." Eso es correcto. Ahora, eso es bajo cierta condición, "Si usted cree". Ahora, yo lo creo. Dios lo ha probado y yo lo creo. ¿Lo vé? Él ha manifestado Su Palabra, para mostrar que es Su Palabra. Es el cumplimiento Escritural para probar que es. Ahora, usted créalo cuando pase por aquí. ¿Lo hará? Y cuando ponga mis manos sobre usted,… eso es exactamente lo que la Biblia dice.
176¿Tiene usted aceite para ungir? Hermano Neville. Tráigalo, y venga a este otro lado, cumplamos toda la Escritura. Venga a este lado y unja a toda persona al pasar por aquí, y nosotros oraremos por ellos. Ahora, para asegurar, que yo tengo la oración de fe para toda persona, ponga sus manos el uno sobre el otro, los que son creyentes. Crucen sus manos, y tóquese el uno con el otro. Aquí es donde vamos a hallar algo en unos pocos minutos.
177Veré lo avanzada que está mi iglesia, en las cosas que creemos, ver cuán avanzada la gente está; cuán listos están para tomar la Espada y salir al frente de la batalla y decir, "Yo te reto, Satanás; ¿ven? ¡Yo te reto! Tú no puedes seguir haciendo que no crea." ¿Por qué hacemos estas cosas? Para que la gente crea. Es la Palabra. Es para mostrar que sí les estoy predicando la verdad, la Palabra. La Palabra hecha carne, hecha carne en usted; hecha Palabra; hecha Vida en usted, hecha Vida en mí. ¿Lo ven? ¡El Gran Sanador! Bien, inclinemos nuestros rostros.
178Señor Jesús, El Gran Sanador ahora está cerca, Tú eres el Sanador. Yo he predicado Tu Palabra y Tu Palabra nos ha declarado que Tú estás aquí; que Eres el mismo ayer, hoy y por los siglos; que Tú no puedes fallar. Señor, jamás nos has fallado. Y ahora, que cada uno de estos, que tiene sus manos sobre el otro, que las bendiciones de Dios reposen sobre ellos. Y como vemos, ellos son creyentes. Y a medida que los ungimos con aceite, el pastor y yo, y pasen por esta línea, que cada uno pase por aquí con fe creyendo y sabiendo que el mismo Dios del Cielo está presente. Que cada uno se sacuda así mismo. ¿Pueden ellos sólo esta única vez, Señor? Permítelo, Señor, que esto les penetre, por esta vez. Señor, abre sus ojos para que puedan ver lo que está sucediendo y que no sean ciegos caminando a tientas, sino más bien que puedan ver la realidad de la presencia del Cristo resucitado. Concede esto, Señor, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
179Ahora les conjuro en el Nombre del Señor Jesucristo que no vengan a esta línea de oración a menos que sientan que tienen esa Fe Perfecta, porque de otra manera solamente estarán tomando el tiempo de otra persona que podría venir. ¡No lo haga! Y ahora, por todo el tiempo que les he predicado, ¿No les he dicho yo sólo lo que iba a suceder? Exactamente. El Señor es Quien hizo eso. Él no lo hizo para mí, yo creo. Él lo hizo para ustedes, para que crean que lo que les estoy diciendo es la verdad. Ahora lo creen, todo estará bien, y usted estará sano. Cuando usted pase por aquí, deje caer su incredulidad en ese bolsillo espiritual; Usted no lo verá, pero allí está. Cuando el aceite le toque, deje caer su incredulidad allí mismo. Déjela allí y prosiga adelante con Fe Perfecta, que está sano. ¿Lo harán? El Señor les bendiga, entonces.
180Muy bien, voy a pedir a alguien quién pueda dirijir canciones, sólo para…dónde está aquél gran predicador, hermano, es…? ¿Cuál es su nombre? Capps, hermano Capps. ¿Esta él en la fila? ¿Qué es eso? Venga aquí, hermano Capps, y párese allí y cante (la congregación) “El gran sanador ahora está cerca”. mientras todos oramos.
181Como ellos dirijen, cada uno cante ahora con su corazón. No sólo canten, diga yo voy a cantar, “El gran sanador ahora está cerca, bondadoso Jesús. Habla, a los corazones desalentados, alégralos, bondadoso Jesús.” [El hermano Branham ilustra un canto sin emoción-Ed.] ¡Oooh, Hermano!
182¡Cesar toda conversación! Estar listos. Respete la Palabra. “Si, El gran sanador ahora está cerca, el bondadoso Jesús” ¡El prueba que está aquí! Yo le creo. Amen.
183Muy bién. Aquellos que tengan fé vengan adelante.
184En el nombre del Señor Jesucristo, impongo mis manos sobre ella por su sanidad. En el nombre del Señor Jesucristo, condeno la enfermedad.
185En el nombre del Señor Jesucristo, impongo mis manos sobre mi hermano, por sanidad.
186En el nombre del Señor Jesucristo, impongo mis manos sobre mi hermana, por su sanidad.
187En el nombre de Jesucristo, impongo mis manos sobre mi hermano por su sanidad. En el nombre de Jesús, impongo mis manos sobre mi hermana por sanidad. En el nombre de Jesús, impongo mis manos sobre mi hermano. En el nombre de Jesucristo, impongo manos sobre mi hermana. En el nombre de Jesucristo, impongo manos sobre mi hermano. En el nombre de Jesucristo, impongo manos sobre mi hermana.
188En el nombre de Jesucristo, impongo manos sobre mi hermano por sanidad. En el nombre de Jesucristo, impongo manos sobre mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. ¡En el nombre de Jesucristo! ¡En el nombre de Jesús! En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
189En el nombre de Jesucristo, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
190En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. Que pueda estar bién. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
191En el nombre de Jesús, sana a este niño. Dios, concédelo. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a este pequeño. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a esta niñita.
192En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
193En el nombre de Jesús, sana a este, mi hermano, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana Señor, a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, Señor… para la gloria de Dios.
194Sana a mi hermano, en el nombre de Jesús. Déjalo. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a este niño. En el nombre de Jesús, sana a esta hermana. En el nombre de Jesús, sana a esta hermana.
195En el nombre de Jesucristo, sana a la hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana nuestra hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano, sánalo.
196En el nombre de Jesús, sana a mi hermana, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a esta hermana. En el nombre de Jesús, sana a esta niñita. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a este niño.
197Sana al niño, Señor, en el nombre de Jesús. Sana al pequeñito, en el nombre de Jesús. Sana a mi hermana Collins, Señor, en el nombre de Jesús. Sana a mi hermana, en el nombre de Jesucristo. Sana a mi hermana, en el nombre de Jesús.
198Deje su incredulidad ahora. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
199Deposite su incredulidad en la caja ahora.Déjela ir. Tome la Fé Perfecta. En el nombre de Jesús, tómelo. Sea hecho. En el nombre de Jesús, concédelo, Señor. En el nombre de Jesús, concédelo, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana esto. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana.
200Bendito sea, hermano. En el nombre de Jesús, sana al hermano Cox, Señor. ¡Alabado sea El Señor! En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana.
201Ahora, recuerden, estoy poniendo toda mi fé, lo mejor que yo sé, por este propósito. En el nombre de Jesús, sana a esta pequeñita. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana.
202Mi Dios, impongo mis manos sobre este bebé. Para que sea sanado, en el nombre de Jesús, Amén. En el nombre de Jesús, sana a esta pequeñita. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a este, mi hermano.
203¿La pequeñita? Mantengala en brazos. En el nombre de Jesucristo, sánela, Señor, para Su gloria. En el nombre de Jesús, sana a nuestra hermana. En el nombre de Jesús, sana a nuestra hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermanito. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana.
204En el nombre de Jesucristo, pido por su sanidad. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermanito. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesucristo, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana.
205En el nombre de Jesucristo, sana a mi hermano, el niño. En el nombre de Jesús, sana a ellos, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. Sana mi hermana, en el nombre de Jesús. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. Sana mi hermana, en el nombre de Jesús. Sana mi hermano, en el nombre de Jesús. Sana mi hermana, en el nombre de Jesús. Sana mi hermana, en el nombre de Jesús. Sana mi hermana, en el nombre de Jesús. Sana mi hermana.
206Sana mi hermana.Bendicelos a ellos, por su…en el nombre de Jesús. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana. En el nombre de Jesús, sana a nuestro hermano. En el nombre de Jesús, sana a nuestro hermano, Señor. En el nombre de Jesús, sana a mi hermana, Señor. En el nombre de Jesús, concede su pedido. En el nombre de Jesús, sana a mi hermano.
207Deje su incredulidad, venga, creyendo ahora, Dios lo concederá. Venga, creyéndolo, y Dios lo concederá. Yo lo creo. Estoy usando toda la fe que más pueda. “Ellos impondrán manos sobre los enfermos; y ellos se recuperarán.” En el nombre de Jesús, sana a mi hermano. En el nombre de Jesucristo, sana a mi hermana.
208¿Cómo está esta vista, hermano Neville? El hermano Dauch, es un trofeo ¡de la gracia de Dios! Este es el hombre que se suponía morir, una o dos semanas atrás.
209En el nombre de Jesucristo, Dios, Tú debes amarlo, Padre, Tú has hecho grandes cosas por él. Yo impongo mis manos sobre él en El nombre de Jesucristo.
210Señor Todopoderoso, sobre esta preciosa esposa, yo impongo mis manos en ella, en El nombre de Jesucristo, por su sanidad, Amén. ¿Esos son todos?
211Ahora, inclinemos nuestros rostros. El Gran Sanador ahora está cerca, El bondadoso Jesús. Él habla para animar al corazón desalentado. Escuchad, pues, la Voz de Jesús. La nota más dulce, en el canto de los serafines, El Nombre más dulce pronunciado por mortales. El himno más dulce, jamás cantado; Jesús, bendito Jesús.
212¿Saben lo que les he hecho a ustedes? Ustedes me han llamado “su pastor”, y bien dicen porque lo soy. Si yo, su pastor, he sido identificado por Jesucristo, que hago Sus obras, entonces crean mi palabra. Por medio de este acto de fe, el de poner mis manos sobre ustedes, he condenado las enfermedades y aflicciones que les han estado molestando. Créanlo, y de esa manera obtendrán su petición; no importa lo que sea, porque todas las cosas son posible a los que creen. Y cuando ustedes oren, crean que recibirán lo que están pidiendo. Yo ciertamente creo que lo recibiré y en mi corazón acepto la sanidad de cada uno de ustedes, la acepto que está completamente hecha. Yo lo creo. Lo creo con todo mi corazón. Y ahora con mis manos sobre estos pañuelos, he estado observando, y creo que producirán exactamente lo que la gente ha pedido. Yo lo creo.
213Esto está llegando al Tercer Jalón. Lo estoy creyendo. Ahora quiero hacerles una pregunta sincera, a los que pasaron por la línea de oración. ¿Puede usted realmente creer y sentir ahora mismo que algo ha sucedido en usted desde que recibió la imposición de manos? ¡Levanten sus manos! Allí lo tiene. Esto es lo que hemos estado esperando. Ahora, esto no es...Esto está empezando a florecer ahora. ¿Lo vé? Recién empezó con… hice esto con un propósito. Lo hice con un propósito. Estoy planeando algo, lo vé, está tomando este acto de fe y regresando al comienzo para subir la fe a un nivel donde nunca lo habían visto antes; y no es solamente cualquier fe, sino la Fe Perfecta, edificada aquí adentro. Y así podemos ver al Dios perfecto, en un corazón perfecto, cumplir una promesa perfecta, por medio de Su Palabra Perfecta, la cual es más aguda que toda espada de dos filos, y discierne los pensamientos e intenciones del corazón. ¿Qué? Estamos llegando ahora a la perfección, porque la gente tiene que llegar a esto en orden para el Rapto. Eso es lo que lo está deteniéndolo ahora mismo, está esperando por la Iglesia que llegue a la Fe Perfecta de Rapto. Yo lo estoy buscando. Y para mí significa mucho sacudimiento, e igual para usted, pero juntos llegaremos por la gracia de Dios. Amén. El Gran Sanador ahora está cerca, El bondadoso Jesús.
214Señor Jesús, pido que bendigas a mi amado hermano. Has que Tú Espíritu Santo siempre mantenga a este pastor sano, en completa salud, y fortalecido, en el servicio que Tú lo has llamado. En El nombre de Jesús. Lo estoy reclamando, Señor. Yo lo amo. Lo reclamamos. Sabemos que es la verdad. Lo estamos creyendo ahora. El himno mas dulce, jamás cantado Oh Jesús, bendito Jesús.
215¿Le aman? Piénselo, aquí ahora mismo, ya comenzó un cambio en su cuerpo, de su sanidad, porque lo que Él prometió, sucedería. Y ahora, ¿captaron lo que yo estaba diciendo en esta noche? ¿Captaron la parábola? Lo vé, "Si tú dices a este monte,” no dude, no dude, pero crea lo que usted ha dicho. Ahora, observe, en menos de cinco minutos, muchas manos se han alzado indicando que la obra ha empezado en ellos ahora mismo. Allí Él está. ¡Eso es! ¿Qué es? La presencia del Gran Sanador.
216Oh, levantemos nuestras manos a Dios y cantemos el himno de nuevo: El Gran Sanador ahora está cerca, El bondadoso Jesús. El habla para animar al corazón desalentado. Escuchad, pués, la Voz de Jesús. La Nota más dulce en el canto de los serafines, El Nombre más dulce pronunciado por mortales. El himno más dulce, jamás cantado: Jesús, bendito Jesús.
217Detengámonos por unos momentos. Adorémosle en nuestros corazones. Piénselo, Dios, Él está aquí, Él está aquí. ¿Quién? ¿Quién se identificó como la Palabra? "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros. El mismo ayer, hoy y por los siglos. La Palabra más aguda que toda espada de dos filos, que discierne los pensamientos y las intenciones del corazón (porqué ha venido usted aquí, qué propósito tiene al venir aquí, quién és usted), identifique a Jesús como El Mesías, y hoy lo identificamos a Él de ser el mismo Mesías de ayer, hoy, y por todos los siglos.
218Él Gran Sanador, Que está aquí, Es el mismo que dijo: "Estas señales seguirán a los que creyeren. Pondrán sus manos sobre los enfermos y sanarán. Y si usted dice a este monte, muévete, y no duda en su corazón, más lo cree". Ahora, si Él puede crear ardillas, las cuales no tienen la capacidad de creer; pero fue mi propia fe que hizo eso; fue mi fe en lo que Él me retó a que pidiera. Él me hizo el reto para que lo pidiera. Yo acepté el reto, y en obediencia a Su Palabra, lo pedí, y allí aparecieron. Dios en el Cielo sabe que eso es la verdad. Entonces, ¿no puede también sanar a los enfermos? Si me puede elevar con la fe a este nivel aun para la gente, aun siendo que ellos no pueden subir a ese nivel, si no lo pueden hacer, Él puede usar mi fe; me puede elevar a ese lugar para subir por ustedes. Estoy creyendo por ustedes. Yo estoy hablando por ustedes.
219Yo soy su hermano, parado como su hermano, intercediendo, tratando lo mejor que puedo manteniéndote ante Dios. Y estoy parado frente ante el Trono Blanco ahora, e indicando que… apuntando mi dedo hacia el sangriento Sacrificio allí, y declarando a través de Su Nombre que ya está la obra consumada. Tiene que suceder, y tiene que suceder, así ustedes saben que ya sucedió, y es así. Correcto. Amén. El Himno más dulce jamás cantado, Oh Jesús, bendito Jesús. La Nota más dulce en el canto de los serafines, El Nombre más dulce en lengua mortal; El Himno más dulce jamás cantado, Jesús, bendito Jesús.
220Y los demonios están bajo nuestra autoridad en Tu Nombre, el nombre más dulce pronunciado por labios mortales. Ese Nombre levanta a los muertos, sana a los enfermos, limpia al leproso, y echa afuera los demonios; engendra cristianos. No hay otro Nombre bajo el cielo. Yo vivo en ese Nombre, en Él soy bautizado, creo en Él y adoro ese Nombre. Oh, permítame llegar a ser parte de Él! Déjame perder mi identidad, y encontrarla Señor en Tí. Ese Nombre llamado Jesucristo, el Mesías ungido, que yo pueda marcar mi camino a través del barro de incredulidad y reflejar la belleza de Jesucristo, El Mismo ayer, hoy y por los siglos.
221Dios les bendiga. Cuando regresen el próximo domingo, entonces den el testimonio de cómo fueron sanados y lo que sucedió durante esta semana. Fíjense bien en lo que sucederá: La enfermedad ya cesó. "¿Y cómo sabe Ud.? "
222El me dijo que lo dijera y lo dije. Así es. Así es. Se terminó. Yo lo creo. Ahora, su pastor, el hermano Neville.
223Un momento por favor. [Un hermano habla en otra lengua. Otro hermano da la interpretación –Ed.]
224Alabado sea el Nombre del Señor. Levantemos nuestras manos y Adorémosle por un momento.
225Te damos gracias Señor. Te damos Gracias, Señor. Gracias Padre, Gracias Padre.
226Como creyentes, ¿notaron el tiempo y la cantidad que abarcó el mensaje hablado, y en el ritmo que fue hablado, notaron cómo la interpretación vino igual? Eso es. Fue exactamente de acuerdo con el mensaje que hemos predicado hoy; confirmó como una Verdad que Él ya ha hecho lo que ha prometido hacer. Fíjense bien cómo vino el mensaje en lenguas y luego la interpretación. Fíjense en el tiempo que éste habló acá, y luego en cuántas palabras habló este hermano allá. Perfectamente. Dios les bendiga hasta que nos veamos otra vez. Amén.