Photo

~ PABLO UN PRISIONERO DE CRISTO ~
1...en el Nombre del Señor Jesús y escuchar de las grandes y poderosas obras que Tú has hecho antes y ahora nos paramos con anticipación. Nos levanta nuestra fe y nos unge para creer que lo que se ha pedido para esta noche, será concedido. Tú conoces a cada uno de ellos, (todo lo que ellos han pedido), y oramos por ellos, especialmente Señor, por aquellos que están para morir. Trae paz a sus almas si no está allí ya; y trae sanidad a sus cuerpos. Concédelo, Señor. Bendice nuestra reunión, oramos Señor, en esta noche miércoles de oración; que nos hemos reunido sabiendo que en donde están dos o más reunidos, Tú estarás con nosotros. Y Te pedimos Señor, que nos des Tu Palabra en esta noche. Háblanos Señor, y suaviza las cuerdas de nuestro corazón, para así saber cómo disciplinarnos para el gran momento que está por delante; pues creemos que estamos acercándonos a la Venida del Señor.
2Te damos gracias por gente hoy, que está empezando a encontrar fe preciosa para ellos y saber lo que fe significa. Y sabiendo que Te estamos dando las gracias por servicios que aún están por delante; creyéndolo. Tú vas a hacer algo, Señor. Estamos esperando con anticipación como los días de antaño; creyendo que el tiempo está cerca cuando Tú vas a levantar las ventanas del Cielo y verter promesas que Dios ha prometido en este último día.
3Ahora, Te pedimos Señor, que seas con todas las naciones alrededor; pues hoy escuchamos de tantos por todas partes que están en necesidad. Concédeles sus peticiones Señor, y oramos para ver la gran mano de Dios moviéndose por todo el mundo, entre esos, quienes están buscando por esta gran cosa. Perdona nuestros pecados. Corrígenos Señor, con Tu Espíritu y Tu Palabra para que podamos disciplinarnos nosotros mismos a ser siervos obedientes-siervos obedientes en la voluntad de Dios. Haz que recordemos y tratemos de pensar en nuestros corazones lo que los primeros Cristianos hicieron...qué clase de personas encontraríamos, si hubiéramos conocido a aquellos quienes habían estado personalmente en contacto Contigo. Cómo sus rostros resplandecían con fe y gozo. Cómo sus vidas han de haber sido la Palabra viviente de Dios, (Epístolas escritas leídas de todo hombre), mientras caminaban entre la gente. Concédelo Dios, una vez más.
4Haz que nuestras vidas estén tan sometidas a Ti, que el mismo Espíritu Santo viva a través de nosotros y hable a través de nosotros, Señor. Haz que recordemos en nuestras mentes mientras caminamos en las calles y rozamos brazos con el mundo, pues se supone que nosotros no debemos de ser como ellos; y nos hacemos a un lado y les damos a ellos su lugar Señor, y sus posiciones legítimas aquí en la tierra. Nosotros tomaremos los asientos traseros sabiendo que somos delegados de otro mundo; tenemos un Reino que está llegando a poder, Señor. Y nuestro gran Rey pronto llegará, y conquistará todos los reyes que están en Su dominio, y gobernaremos y reinaremos con El aquí en la tierra mil años y estaremos con El para siempre.
5Con esto en mente Señor, ahora buscamos anticipadamente la respuesta de nuestra oración. Miramos a nuestra confesión, que si hemos hecho algo, dicho algo, o pensado algo que es contrario a Tu gran voluntad, permite que la Sangre de Jesucristo nos limpie.
6Guíanos Señor, como la hermana dijo en esta noche respecto a ella y su esposo en camino a Chicago. Guíalos Señor Dios, al lugar en que Tú puedas usarlos y puedan ser rayos de luz para otros que están a tientas en oscuridad que no conocen a nuestro Señor Jesús. Ahora, encomendamos el servicio a Ti y, (atentos para escuchar Tu Palabra de corrección), para que podamos saber cómo prepararnos para esta gran hora en el Nombre de Jesús, lo pedimos. Amén.
7Yo no esperaba esto. Yo...Estando aquí en casa, sentí como que si yo no tenía realmente...tenía que ir a alguna parte...Emergencia...me sentiría muy mal estar sentado en casa y no venir al culto de oración, y como que vine sin esperarlo yo mismo, aun mi familia, y solamente entré, y salí rápidamente. Y así que, dije: "Voy a la reunión de oración". Y ella ni siquiera tuvo tiempo de alistarse para venir, así que, ella no sabía que yo venía.
8Así que, estoy contento de escuchar el testimonio de esta hermana allí, el hermano...acerca de esa Luz allá en South Carolina, o North Carolina, por esos lugares. Greenville, ¿fue así? Southern Pines, sí. El Hermano Lee Vayle acaba de estar aquí hoy. Yo lo bauticé hoy aquí en el servicio bautismal, hoy. Al Hermano Lee Vayle, Uds. saben, uno de los ministros que estaban allá. El Hermano Parker Thomas...ellos estaban...
9Me recuerdo de la-de la ocasión de esa hermana que fue cubierta con una sombra. Fue una gran confirmación, hermana. Lo que el...El Espíritu Santo algunas veces nos permite seguir adelante y probar nuestra fe para ver que...y probar la fe de otros. Cuando uno está mirando directamente a algo y ve algo y lo dice...otros miran y no lo ven, ellos dicen que no está allí. ¿Ven? Pero sí está.
10Ahora, no había nadie que podía ver esa Luz que estaba suspendida por encima de Pablo, pero sí estaba. Ninguno vio esa paloma descender del Cielo y esa Luz que se formó y se quedó suspendida por encima de Jesús, sino Juan mismo. Pero sí estaba. ¿Ven? Y así que, entonces después cuando yo les estaba diciendo a la gente acerca de esta Luz como una Columna de Fuego: Ninguno quiso creerlo, pero ahora el ojo mecánico de la cámara identificó eso.
11El espíritu malo es oscuro. Es como nuestras vidas, somos sombras y estamos...si somos una luz somos...Si nuestras vidas van a la par con la Luz del día, estamos caminando en Luz. Es como si uno mira hacia afuera y dice; "Veo el sol", en el día. Ud.-Ud. ve la sombra del sol. Es una reflexión del sol. No es el sol mismo, pero eso prueba que hay un sol. Prueba que hay un sol.
12Y ahora, cuando yo veo, como Uds. sentados allí; usando abanicos, hablando, eso significa que Uds. están viviendo, pero es solamente una sombra de la vida, porque todo tiene que tener oscuridad en sí para hacer una sombra. ¿Ven?, porque una sombra tiene que tener tanto de oscuridad y tanto de luz para hacer una sombra. No puede ser todo oscuridad, y no puede ser todo luz. Si es oscuridad, es totalmente oscura. Si es luz, no hay sombra, nada para hacer una sombra, pero si está mezclada con oscuridad y luz, eso hace una sombra, así que, nosotros somos realmente sombras de la luz.
13Ahora Ud. está reflejando una luz de alguna parte. Si Ud. es un Cristiano, (esto siendo su sombra), solamente prueba que hay una vida en donde Ud. no puede morir, porque esta vida tiene muerte en ella. ¿Ven?, pero es una sombra, porque Ud. está viviendo, criaturas moviéndose con habilidades para ver, pensar, moverse, y hablar,...(los cinco sentidos del cuerpo). Pero aun cuando uno sabe, que se está muriendo-y hay tanto problema. Ud. sabe, solamente puede ser-es una reflexión, ¿ven?, de que hay vida y muerte mezcladas.
14Lo físico tiene que morir, pero si Ud. está reflejando por su vida mortal, la Luz del Cielo, entonces Ud. está reflejando la Vida Eterna, Dios. Entonces cuando Ud. muere, Ud. no puede más que ir a esa Luz, porque eso es lo que Ud. reflejó. Si Ud. es del mundo de tinieblas, Ud. refleja eso y Ud. no puede tomar otro camino sino a las tinieblas. ¿Ven?, así que, estamos en una reflexión. Así que, vemos que tan cierto como el Espíritu Santo refleja Luz y Vida, así la muerte refleja oscuridad, y aquí están ambas.
15Como para el fin de la semana, tal vez para el domingo, estamos amplificando la fotografía pequeña a un tamaño más grande, para que pueda ser puesta en la cartelera en donde están puestas las fotografías de Uds., allí en la cartelera. Yo no sé si Uds. lo notaron o no. Y luego, hace como una semana más o menos en Jamaica cuando estaba como "misionero", enviamos cintas por todo el mundo; y los Siete Sellos habían llegado a-a un remoto lugar adentro de Jamaica-muy metido en el interior. Es muy primitivo allí detrás de la Montaña Azul. Y los nativos, algunas veces ellos tienen una grabadora que uno les consigue a la que Ud. tiene que...como la antigua Victrola, que usaban una manivela para darle cuerda, y luego se le dejaba tocar de esa manera, y cada cuantos minutos alguien tenía que darle cuerda.
16Ese grupo tenía una pequeña...una batería: Una batería de seis voltios o algo como eso, tocando esta grabadora y todos ellos estaban sentados juntos, (como los que hay aquí en esta noche), escuchando esos Sellos, creo que eran. Y mientras estaba yo hablando, ellos notaron entrando en el cuarto-vino esa misma Columna de Fuego...se puso en donde estaba la grabadora y se quedó por encima de ella, y fueron y cogieron una cámara y tomaron la fotografía de Ella. Y es La misma; allí está suspendida por encima de ella. Ahora la estamos amplificando para que podamos ponerla allá afuera en la cartelera, para que Uds. puedan verla.
17Estamos tan agradecidos por la gracia de Dios que nos ha traído dentro de nuestros...dentro de Su Presencia en este día. Ahora, estamos agradecidos por muchas cosas. Ahora, creo que voy a mirar aquí y ver si puedo encontrar algo...algunas notas o algo...alguna cosa sobre la que he hablado,...o tomar alguna clase de...Tengo algunos textos que escribí hace mucho en este cuaderno. Si puedo encontrar uno, tal vez el Señor me dará algo que decir o algo mientras oramos.
18Ahora, estamos bajo anticipación por el domingo. He estado hablando en los mensajes y el domingo, los detuve aquí por mucho tiempo en: Por Qué Clamas a Mí, Habla al Pueblo y Sigue Adelante.
19Ahora, el domingo es el servicio de sanidad en donde se orará por los enfermos. Ahora, uno ora por el enfermo, y tiene que haber alguna razón por la que los enfermos, (cuando oramos por ellos, si no sanan)...Y yo quiero, si el Señor lo permite, solamente un corto sermón el domingo por la mañana para...así que, voy a tener un servicio de oración y orar por toda la gente. Y Billy Paul o alguno de ellos, estarán aquí el domingo por la mañana como a las ocho, (cuando la iglesia se abra), para dar a la gente tarjetas a medida que ellos pasan por la puerta, o por dondequiera que ellos entren.
20Y ahora...Entonces, quiero tratar...Yo creo que el Señor me ha, de alguna manera me ha dado una pequeña luz de las razones por las cuales hay algunas personas que no son sanadas. Y yo creo que es falta de entendimiento; y yo creo, tal vez, hablaremos de eso el domingo por la mañana, si el Señor lo permite.
21Ahora, el servicio de oración del miércoles por la noche, es solamente una reunión corta en donde nos reunimos y oramos, como lo hemos hecho, y nos asociamos, y algunas veces yo-yo creo que una de las grandes cosas que encuentro en este día, es la falta de sinceridad en lo que creemos, ¿ven? Si Dios, en los días de Juan Wesley, hubiera hecho en aquel día lo que El ha hecho hoy, ¿qué es lo que hubiera hecho?
22En los días de Martín Lutero o en los otros, lo que Lo vemos hacer comprobado tanto por la Iglesia, por el Espíritu, por la ciencia y cada movimiento que...Es...está en acción-tiene que reconocer. Y la Palabra de Dios aquí declarándolo y diciéndolo antes que venga a suceder. Y luego moviéndose sobre la gente y profetizando y mostrando las mismas cosas que El dijo que sucederían perfectamente, exactamente lo que El dijo, y todavía nos sentamos indiferentes como si tuviéramos pregunta..."Bueno, ¿me pregunto si eso pudiera referirse a mí? ¿Me pregunto si pudiera referirse solamente a la-a la iglesia en total, o que si yo estoy realmente incluido en esto?" Yo pienso que el domingo por la mañana, trataré de hablar en algunos de esos principios que pudieran iluminarnos un poquito.
23Ahora, en esta noche encontré algo-acabo de verlo aquí, antes de venir pensé: "¿Qué si el Hermano Neville...si al llegar yo allí, él dijera: 'Venga a predicar', y luego se sentara?" Yo pensé que sería mejor escribir unas dos Escrituras, porque yo sé que él...es un hermano tan precioso, y nosotrosnosotros lo apreciamos.
24Antes que oremos por la Palabra, yo quiero dar reconocimiento a un hermano. Yo ni siquiera puedo recordar su nombre en este momento (dos de ellos). Ellos son amigos míos muy queridos. Son ministros, y evangelistas que salen al campo. Ellos escucharon estos mensajes por cinta, y han salido de diferentes iglesias denominacionales. Dos personas jóvenes, y los muchachos...uno de ellos está tan interesado, que voló a Tucson recientemente al terminar una reunión. Creo que yo estaba en el desayuno de Los Hombres de Negocios, y el joven-joven fino, vino.
25El es...ellos son de Kansas, y vinieron hasta aquí para que los casara. Yo aprecio eso, el pensar que gente creería en las oraciones de uno, suficientemente como para creer que Dios escucharía y contestaría; y gente joven empezando en la vida, como estos. Y cuando ellos llegaron aquí para que yo los casara ayer, se dieron cuenta que la ley del estado de Indiana, requiere que aunque tengan sus exámenes sanguíneos, esperen aquí en el estado tres días antes de que puedan ser casados. Así que, ellos no pueden ser casados hasta el viernes por la mañana.
26Y le pido al hermano, allá al final, si se pusiera de pie y nos dijera quién es él, y su amorosa damita allí y el hermano en seguida. [Testimonio dado por el hermano referente a lo de arriba.-Ed.]
27Muchísimas gracias. Ciertamente nosotros deseamos para estos jóvenes embajadores de la obra del Señor Jesús, las bendiciones de Dios, que los prospere en su camino. Y mientras estoy pensando y esperando la Venida del Señor, y ver a hombres y mujeres jóvenes con un propósito en el corazón de servir a Cristo, eso me emociona al verlos levantarse de esa manera. El Señor los bendiga ricamente, mi hermano y hermana.
28Ahora, abramos en un Librito del cual nunca he hablado antes en mi vida, y es uno muy...solamente un capítulo: el Libro de Filemón. Soy un poquito Irlandés y tengo un alambre en mis dientes de abajo para detener a unos dos de atrás en su lugar. Yo-yo algunas veces...Yo no pronuncio estos nombres bien, aunque yo sé lo que son, algunas veces yo no puedo pronunciarlos bien por falta de educación. Así que, "Filemón", alguien lo dijo aquí atrás, lo cual pienso que realmente es la correcta pronunciación de él.
29Ahora, el primer verso, yo quiero tomar solamente una palabra o dos de él. "Pablo, un prisionero de Jesucristo..."
30Y eso es lo que yo quiero usar en esta noche como un título, si el Señor lo permite, y es: Un Prisionero.
31Ahora, uno difícilmente puede imaginarse a Pablo considerándose él mismo un prisionero, un hombre nacido libre, lleno con el Espíritu Santo, pero sin embargo, él se llama a sí mismo un prisionero. Y ahora, nos damos cuenta que cuando él se está dirigiendo a los Corintios..."Pablo, un apóstol de Jesucristo..." En otra ocasión: "Pablo, un siervo de Jesucristo...", por la voluntad de Dios, cuando él le está hablando a Timoteo y a otros diferentes. Ahora, cuando él le está escribiendo aquí a Filemón, él dice: "Pablo, un prisionero de Jesucristo", "Pablo, un apóstol". Me gustaría predicar una noche en esto. "Pablo, un siervo", predicar en eso, y luego, "Pablo, un prisionero". Pero en esta noche, siendo que tomaría horas para debidamente considerar uno de los temas, me gustaría tomar en esta noche, "Pablo, el prisionero", y tomar el tema de: Un Prisionero. Ahora inclinemos nuestros rostros sólo por un momento.
32Señor Jesús, cualquier hombre que está físicamente capacitado puede voltear las páginas de esta Biblia, pero solamente el Espíritu Santo puede interpretarlo en la luz en la que se intentó decir. Le pedimos a El que venga ahora y nos ayude a entender esto que fue dirigido-este gran y poderoso profeta, Pablo, y luego llamarse a sí mismo un prisionero. Haz que el Espíritu Santo revele esto a nosotros mientras esperamos en El, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
33Ahora, puedo imaginarme a Pablo, cuando él escribió está carta a Filemón, cómo él estaba sentado en la cárcel allá en los calabozos de esta ciudad, un prisionero, y él podía saber bien por su posición lo que la palabra significaba. El estaba rodeado de-de barras, él únicamente podía ser libertado si alguno permitía dejarlo ir en libertad, y él sabía lo que era ser un prisionero. Y por otra parte, yo creo que el apóstol quería decir sólo un poquito...No exactamente dirigiéndolo a su condición presente, de ser físicamente un prisionero sentado allí en esa-en esa cárcel, pero yo creo que él se estaba refiriendo a su-a su ser, su-su espíritu, su voluntad, siendo un prisionero para Jesucristo.
34Ahora, todos nacimos con un libre albedrío para hacer cualquier decisión que nosotros queramos. Dios justamente hace eso, porque El debe de poner a cada hombre en las mismas bases, o El puso el hombre errado en...El puso al primer hombre en una base errada cuando El lo puso en libre albedrío.
35¿Ven?, nosotros estamos exactamente en esta noche como Adán y Eva. No hay diferencia. El bien o el mal están puestos delante de cada uno de nosotros. La vida y la muerte, nosotros podemos hacer nuestra elección. Está de Ud. el escoger. ¿Ven? Esa fue la manera que Adán y Eva lo hicieron. Ven Uds., y-y ellos hicieron la decisión errónea.
36Y ahora por eso, puso a toda la raza-la raza humana debajo de muerte, la pena de muerte, y entonces Dios vino en la forma de un hombre y tomó esa muerte y pagó la pena de muerte, para que sus súbditos que desearan ser libres pudieran ser libres. Ahora, si El nos hubiera tomado de una manera diferente a lo que hizo con Adán y Eva, solamente nos pasó por algo y dijo: "Yo los salvaré sin importar si Uds. quieren ser salvos o no". Entonces El puso a Adán y a Eva en bases erradas, pero cada uno de nosotros tiene que escoger en este día entre muerte y vida. Tenemos que hacerlo.
37Como lo acabo de expresar; si su vida probará...Su vida probará exactamente en qué lado está Ud. A mí no me interesa en qué lado Ud. dice que está. Lo que Ud. hace todos los días, prueba lo que Ud. es. Ud. ha escuchado el viejo proverbio: Su vida habla tan fuerte que yo no puedo oír su testimonio. ¿Ve?, sus-sus acciones hablan tan fuerte.
38Yo siempre he creído en gritar y brincar, pero yo siempre he dicho: "No brinque más alto de lo que vive, porque el mundo va a vigilar eso, ¿ve?" Ud. solamente debe de brincar tan alto como Ud. vive, porque alguien lo está vigilando.
39Y ahora cuando la gente no viene a la iglesia. Ellos-ellos...muchos de ellos no lo harán. Y algunos de ellos que no vienen son gente sincera. Ellos han visto tanta corrupción en la iglesia, que no quieren nada que ver con ella. Y muchas veces estamos hablando en un pensamiento correcto de eso; uno no puede culparlos, por la-la manera que la gente actúa, que se dicen ser Cristianos. Ellos son la piedra más grande de tropiezo que el mundo ha tenido; un hombre y una mujer que profesan ser un Cristiano y viven algo diferente de lo que profesan. Exactamente lo correcto.
40De allí es de donde la decepción vendrá en el juicio. Ahora, para el pecador, el destilador clandestino, el apostador, el adúltero; él-él no será decepcionado al escuchar su sentencia ser leída; "entra al fuego eterno". El no será decepcionado, sino aquel fulano que está tratando de esconderse a sí mismo detrás de alguna clase de profesión de iglesia. Ese es el muchacho que va a ser decepcionado en el Día del Juicio, ¿ven?, que profesa ser un Cristiano y vive de alguna otra manera. Hubiera sido mejor para él, que nunca hubiera ni siquiera hecho ninguna clase de profesión...para empezar, que empezar y vivir algo diferente, porque él es la piedra de tropiezo más grande que tenemos, es éste que profesa, que dice que él-él es un Cristiano y vive algo diferente.
41Siempre, nunca juzgue su vida por cuánto poder Ud. tiene para hacer milagros, y no se juzgue Ud. mismo por cuánto conocimiento tiene de la Palabra, sino siempre júzguese Ud. mismo...Mire hacia atrás y tome un inventario de qué clase de fruto está dando la vida que Ud. vive actualmente, ¿ve? Como prediqué hace tiempo en una reunión de Los Hombres de Negocios en Phoenix, [se pronuncia "Finix"-Traductor], Arizona, de la reflexión de Jesús-reflejando la vida Cristiana.
42Yo dije que había nacido aquí arriba en Kentucky en donde es muy rústico, especialmente tiempo atrás, cuando yo era un niño. Y este muchachito nunca tuvo un hogar como el que nosotros tenemos aquí; en donde tenemos tantas mujeres bonitas, que tienen que mirarse en espejos por toda la casa para mantener su cabello en su lugar y demás. Pero él tenía un pequeño espejo, (sólo un pedacito clavado en un árbol allá afuera), en donde estaba la banca para lavarse; en donde su madre y padre se lavaban y peinaban su cabello, y demás, en este pedacito de espejo viejo clavado en un árbol.
43Francamente, ese es el tipo de hogar que tuvimos. Si alguien quería mirarse en un espejo, nosotros como niños, teníamos que coger una caja y subirnos en la banca para lavarnos y mirarnos en este pedazo de-de espejo que yo mismo recogí en un basurero. Eso no fue en Kentucky; eso es aquí en Indiana, allá en Utica Pike, aquí.
44Ahora, este muchachito nunca se había visto él mismo exactamente de esa manera; así que, él fue a la ciudad para visitar a su abuela. Y al recorrer el cuarto, la abuela tenía una casa que tenía un espejo completo en la puerta, y así que, el muchachito entró corriendo en el cuarto...vio a otro muchachito en frente de él; y el muchachito estaba corriendo también así que, él pensó que debería pararse por unos pocos minutos y ver qué iba a hacer el muchachito. Y cuando él paró, el muchachito paró. Cuando él volteó su cabeza, el muchachito volteó su cabeza. El se rascó su cabeza; el muchachito rascó la suya. Finalmente, él se acercó para investigar, y se volteó, (y su madre lo observaba y su abuela con asombro). El dijo: "¡Mamá, ése soy yo!"
45Así que, yo dije: "Es como nosotros, también estamos reflejando algo". ¿Ven?, nuestras vidas están reflejando. Y ahora, si nosotros viviéramos en los días de Noé; ¿cuál lado tomaríamos? ¿Qué lado hubiéramos tomado en ese gran...día en que Noé vivió? ¿Qué lado hubiéramos tomado en los días de Moisés? ¿Qué lado en los días de Elías, el profeta?, cuando todo el mundo estaba envuelto en una-una gran masa de modernismo, como la moderna Jezabel, se deshizo de todos los siervos del Señor allá en un "torbellino", la iglesia y todos los sacerdotes se estaban inclinando a ella. ¿Hubiera Ud. tomado el lado de la popularidad, o se hubiera Ud. parado con Elías?
46Ahora, en los días del Señor Jesús cuando pensamos de esta Persona impopular, no educada por el mundo. No pudieron encontrar escuelas a las que El acudió y no...sin experiencia de seminario, y luego creció con un nombre de nacimiento ilegítimo, y luego sale predicando un Evangelio que era contrario a todo lo que ellos habían sido enseñados.
47Y condenando a los ministros y a sus organizaciones y demás, y las organizaciones habían hecho una declaración que cualquiera que aun fuera a escuchar a Este así llamado Profeta, sería echado de la sinagoga, lo cual era un pecado mortal. Ellos tenían que dar cuenta; la única manera de adorar era bajo la sangre del cordero. Ellos tenían que venir a este sacrificio, y luego ellos eran desechados y qué gran cosa era ésa. Y este Hombre ignoró todo eso, y sin embargo El estaba perfectamente con la Escritura, pero no de la manera que ellos La sabían.
48¿Qué lado hubiera Ud. tomado? ¿Ve?, ahora, no...Su vida, la que Ud. vive, refleja ahora lo que Ud. hubiera hecho en aquel entonces, porque Ud. todavía está poseído con el mismo espíritu. Si Ud. toma ese lado, ahora, con ellos, Ud. lo hubiera hecho en aquel entonces, porque el mismo espíritu que está en Ud. ahora, estaba en la gente en aquel entonces.
49¿Ven?, el diablo nunca quita su espíritu, él solamente pasa de un hombre a otro. Dios nunca quita Su Espíritu tampoco, El pasa de uno a otro, ¿ven? Así que, el mismo Espíritu que estaba sobre Elías vino sobre Eliseo, el mismo sobre Juan el Bautista, y demás. El Espíritu Santo que estuvo sobre Cristo vino sobre los discípulos, y así sucesivamente, y todavía sobre el pueblo.
50¿Ven?, Dios nunca quita Su Espíritu. Así que, nos permite a nosotros hacer una elección, y yo-yo no puedo ver aquí en donde Pablo estaba lamentándose de nada y diciendo que: "El estaba arrepentido de que él fuera un prisionero", sino que él estaba diciendo de sí mismo...Yo creo que Pablo...mientras Pablo escribía esta carta con esa pluma, creo que era el Espíritu Santo haciéndolo que escribiera eso. Para que tal vez aun en esta noche nosotros pudiéramos sacar el contexto de nuestro texto para mostrar por qué Pablo hizo esto, porque es Escritural y "lo Escritural", es Eterno. Y yo creo que sentado en esa cárcel vieja y sucia, Pablo escribió a-a su...diciéndole aquí a su hermano, que él era un prisionero de Jesucristo; así que, él podía expresarlo viendo lo que estaba alrededor de él.
51Ahora, él estaba en la cárcel, pero eso no era lo que él estaba diciéndole a este-este siervo de Cristo; (un ministro como él), él estaba diciéndole que él era un prisionero de la Palabra de Jesucristo, porque Cristo es la Palabra, y Pablo había sido un gran escolar en sus días. El tenía grandes ambiciones. El era un-él era un hombre que había sido entrenado con el...por gente.
52Un hombre llamado Gamaliel, el cual era un gran maestro en su día. Una de las más grandes escuelas a la que él podría haber asistido. Por ejemplo como nosotros decimos, Wheaton, o Bob Jones, o alguna gran escuela fundamental, él había sido enseñado como-como un ministro de la Palabra. El fue bien educado y listo y un muchacho inteligente con una gran ambición, tal vez, como la de algún día llegar a ser un sacerdote o sumo sacerdote para su pueblo.
53El tenía una ambición, y luego para darse cuenta que esta gran ambición para la cual él había sido entrenado, y en la cual él gastó toda su vida, tal vez, desde la edad como de ocho o diez años, hasta como la edad de treinta o treinta y cinco, cuando él terminó el colegio y se graduó y tenía todos sus diplomas y todo lo demás, y se mantuvo en buena relación con todo el clero. Aun con el sumo sacerdote en Jerusalén; él había recibido órdenes de él, órdenes personales, escritas y confiadas a este gran Saulo para ir a Damasco y encontrar allá a todos aquellos que adoraban a Dios contrario a lo que él decía; y atarlos y ponerlos en la cárcel, si fuera necesario, él tenía órdenes de someterlos a muerte, si él quería.
54El era...él tenía grandes ambiciones. Y ahora, todo para lo que él se había entrenado, Dios se lo había sacado todo. ¿Ven?, y todo lo que era su objetivo y para lo que su padre había gastado su dinero, y las ambiciones de su padre y su madre, estaba todo...habían sido quitadas de él, porque Dios tenía algo más. Por lo tanto, él era un prisionero de su objetivo que él tenía en la vida, y él llegó a ser un prisionero de Jesucristo, Quien era la Palabra. Ese camino a Damasco cambió a Pablo.
55Yendo allá como a las once en punto del día, tal vez, allí él fue derribado, y él escuchó una voz diciendo: "...Saulo, ¿por qué me persigues?", él miró hacia arriba, y mirando arriba, siendo un Judío, sabiendo que esa Columna de Fuego era el Señor que guió a los hijos de Israel, porque él sabía que eso era lo que era Eso.
56Recuerde, este Hebreo nunca le hubiera llamado a nadie Señor, S-e-ño- r, Elohim, a menos que él hubiera estado satisfecho que eso era lo que era Eso, porque él era un escolar entrenado. Y cuando él miró hacia arriba, y él vio esto...una Luz, una Columna de Fuego, que había guiado a su pueblo por el desierto, y él dijo: "Señor", Elohim, S-e-ñ-o-r. "Señor, ¿quién eres Tú?" Y qué sorpresa ha de haber sido para este teólogo al decir: "...Yo soy Jesús..." El Mismo con quien él estaba tan en contra. ¡Qué-qué cambio!
57¡Oh, ha de haber sido algo terrible para este hombre, (con todas las ambiciones que él tenía), darse cuenta de pronto que él había estado persiguiendo! Sus ambiciones que lo llevaron a...muy lejos de la cosa principal que él quería hacer, y qué golpe tan grande debió haber sido para este apóstol, cuando El dijo: "...Yo soy Jesús...", el Mismo que él estaba persiguiendo. "...¿Por qué me persigues?"
58Otra pequeña cita que pudiéramos meter aquí...Ud. ve que mientras ellos hacen burla de la Iglesia, ellos realmente no están haciendo burla de la Iglesia; ellos están haciendo burla de Jesús. "...¿Por qué me persigues?" ¿Cómo podía Pablo entonces, con todo su intelecto, creer que esto era...que este grupo que él estaba persiguiendo era el mismo Dios que él reclamaba estar sirviendo?
59Yo pienso que, sin entrar en detalle, yo pienso que todos estamos lo suficientemente bien entrenados para saber lo que quiero decir aquí. La misma cosa está sucediendo hoy.
60Pablo, por ignorancia, aunque era inteligente y sabio, mucho más sabio que esos ineducados Galileos, a los que él estaba persiguiendo, quienes ya habían en su humildad aceptado a este Hombre completamente. Pero Pablo, en sus grandes enseñanzas, en su intelectualidad, no podía aceptar eso.
61Y qué cambio ha de haber sido para él en este camino...y él fue cegado, para que no pudiera llevar a cabo su comisión, pero fue guiado a un lugar a una calle llamada Derecha y a la casa de un...y luego viene el profeta por nombre Ananías, quien lo vio en una visión viniendo...vio en dónde él estaba...fue a donde él estaba, y entró, y dijo: "Hermano Saulo, el Señor te apareció en el camino y me envió para que yo pudiera poner mis manos sobre ti, para que recibas tu vista y seas lleno con el Espíritu Santo". ¿Ven, en dónde estaba?
62¡Qué-qué cosa ha de haber sido para Pablo! ¿Ven?, todo en lo que él se había entrenado para hacer, fue contrario. Así que, ahora, con-con toda la educación que tenía; llegó a ser nada para él. Ahora, él sabía que él tenía una experiencia. Así que, aquí hay otra buena lección para nosotros; ¡que una experiencia solamente no es suficiente! Tiene que ser una experiencia de acuerdo a la Palabra del Señor.
63Así que, él viendo esto y sabiendo que era una gran cosa que alguien más había recibido antes que él, le tomó tres años y seis meses allá en el-el desierto de Arabia, tomando la-la Biblia, como era entonces, (el Antiguo Testamento), y yendo allá para-para comparar esta experiencia que había tenido y ver si era Escritural.
64Ahora, qué si él hubiera dicho: "Bueno, yo creo que solamente fue un vientecito soplando", y siguió adelante. "Yo voy a seguir lo intelectual". Ahora, él tenía que llegar a ser una prisión, para algo, un prisionero. Así que, después de compararlo y viendo...con razón él podía escribir el Libro de Hebreos como un tipo.
65¿Ven?, tres años y medio allá estudiando en la Palabra y dándose cuenta que el mismo Dios que lo llamó, estaba regresándolo y cambiando todo su intelecto, cambiando todo lo que siempre pensó; todo en lo que se entrenó para ser; todas sus ambiciones, las quitó de él, y él llegó a ser un prisionero.
66¡El amor de Dios había sido tan tremendo y semejante...una revelación de la que él no podía apartarse de Ella! Esa es la verdadera experiencia de cada real creyente que se encuentra con Dios. Ud.-Ud. entra en contacto con Algo que es tan grande que Ud.-que Ud. llega a ser un-un prisionero para todo lo demás. ¿Ve?, Ud.-Ud. se separa de todo para hacerse Ud. mismo prisionero a Esto.
67Se expresó en una ocasión cuando Jesús dijo: "El Reino del Cielo es semejante a un hombre tratante de perlas". Luego cuando él encuentra esa Gran Perla, vende todo lo que él tiene para obtener ésa. Y por eso es que nosotros aquí...Ud.-Ud. tiene una concepción intelectual. Ud. tiene una experiencia teológica, pero llega un tiempo cuando Ud.-Ud. realmente encuentra la cosa real, Ud.-Ud. corta todo lo demás, y Ud. mismo se encierra en Esto.
68Pablo supo lo que era. El estaba...él se dio cuenta que él estaba uncido a algo. Al igual como nosotros ponemos un-un caballo en arreos, es-es para jalar algo, y Pablo supo después de esta experiencia y tres años y medio de tipificar la experiencia que él tenía con la Biblia; el comprendió que Dios lo había escogido, (y lo unció), por el Espíritu Santo, la experiencia que él tenía para llevar el Evangelio en la presencia de los Gentiles. El Espíritu, El mismo lo unció a él.
69Y hoy, como siervos de Cristo, llegados a ser uncidos, enganchados. ¡Nosotros no podemos ir sin El estar con nosotros, uncidos a la Palabra! No importa lo que alguien más diga; uno está uncido a Ello. Hay algo al respecto que Ud. no puede apartarse de Ello. Ud. ha sido puesto en yugo con Ello por el Espíritu Santo, y lo yugó a Ud. con la Palabra y no importa lo que alguien más diga, es la Palabra la que lo está siguiendo a Ud.; puesto en el yugo con Ella. A la Palabra por el Espíritu; él estaba uncido.
70El había aprendido allá en la parte de atrás del Desierto de Arabia, que de todas sus cosas anteriores y experiencias y ambiciones; que él había sido despojado de esas cosas. Ahora, allí es en donde nosotros nos damos cuenta hoy, que debemos de ser despojados primero, y la gente no quiere ser despojada. El hermano Metodista quiere aferrarse un poquito a su enseñanza Metodista. El hermano Bautista quiere aferrarse un poquito a su doctrina Bautista. ¿Ven?, pero Ud. tiene absolutamente que ser despojado de todo y nacer otra vez nuevamente y empezar desde allí y permitir al Espíritu Santo que guíe. Ud. no puede decir: "Bueno, mi...papá dijo que él lo recibió cuando él fue a la iglesia y saludó de manos al pastor. El es un buen y leal miembro". Eso pudiera haber estado muy bien para la carrera de él, pero nosotros estamos en otra carrera. ¿Ven?
71Ahora, debemos regresar a los tiempos de la Biblia para este día. Los sacerdotes estaban uncidos, también, pero ven Uds., ellos llegaron a otra dispensación, y ellos-ellos fallaron de despojarse de su arreo antiguo y ponerse un arreo nuevo. Y la misma cosa la encontramos hoy. Pasamos por una edad denominacional, como lo probamos por las edades de la iglesia, la Biblia, y demás, pero venimos ahora a una Edad Libre en donde el Espíritu Santo, El mismo, desciende y se vindica a Sí mismo, y El mismo se da a conocer, hace cada promesa que El prometió venir a suceder.
72¡Oh, hermano, qué gran tiempo!, y él sabía que...otra cosa...él sabía que no podía ir a lugares estando uncido a Esto...que no haría...si él iba...si él quería ir. El sabía que sus ambiciones lo atrajeron entre hermanos en donde él fue invitado a ir, y sin embargo, él era urgido en el Espíritu para hacer algo más. El no era su dueño.
73Tal vez alguien pudiera haber dicho: "Hermano Saulo, o Hermano Pablo, queremos que vengas aquí porque nosotros tenemos la iglesia más grande. Nosotros tenemos las congregaciones más grandes. Sus ofrendas serán grandes...", y demás, pero siendo urgido en el Espíritu, él pensó: "Yo tengo un hermano por allá. Me gustaría ir a salvar a este hermano; traerlo al Señor". Pero sin embargo el Espíritu lo urgía a ir a alguna otra parte, él era un prisionero, totalmente.
74Oh Dios, haznos prisioneros de esa manera--de nuestras propias ambiciones egoístas, y de nuestros propios juicios, y de nuestra mejor manera de pensar, para ser un prisionero de Jesucristo. Yo pienso que fue una gran declaración, de que yo soy un prisionero de Jesucristo.
75Y recuerden, El es la Palabra, ¿ven? No importa lo que alguien más piense, es la Palabra. ¿Ven?, si Ud. es un prisionero de la Palabra, ninguna denominación puede apartarlo de Ella. Es la Palabra, Ud. es un prisionero de Ella; eso es todo. Ud. debe de actuar de la manera que Ella actúa.
76Ahora, él no podía ir a ciertos lugares que él quería. Porque, ¿por qué? El Espíritu se lo prohibía. Uds. recuerdan cuantas veces Pablo estaba tratando de ir a alguna parte, pensando: "Allí es en donde yo podría tener una gran reunión", pero él Espíritu se lo prohibía.
77Ahora, ¿declara y prueba eso claramente que Pablo era un prisionero? Un prisionero de Jesucristo, uncido a Su Palabra por el Espíritu. Oh, me gusta eso. El estaba atado. El estaba atado con cadenas, por cadenas de amor para hacer la voluntad de Dios y eso solamente. El era un prisionero. El estaba en cadenas de amor. El estaba enyugado con Cristo. El no podía enyugarse con nada más. El estaba tan enyugado con El, y a dondequiera que el Guía iba, allí era a donde él tenía que ir sin importar cuán verde se miraba el camino en este o en ese lado; él tenía que ir en la dirección que el Líder y el yugo iba.
78Oh, en esta noche, si nosotros como el Tabernáculo Branham pudiéramos tan sólo llegar a despojarnos de nuestros propios egoísmos, de nuestras propias ambiciones; que pudiéramos completamente rendirnos nosotros mismos y ser enyugados a El. No importa lo que el resto del mundo piensa; lo que el resto del mundo haga. Nosotros estamos enyugados con cadenas de amor, ¡somos prisioneros! Mi pie está tan enyugado con Cristo, no bailará; mis ojos están tan enyugados con Cristo, de tal manera que cuando yo miro a estas modernas desnudistas en la calle, volteo mi rostro; mi-mi corazón está tan enyugado en amor a El, de tal manera que no puedo amar a este mundo ya más. Mi voluntad está tan enyugada a El, de tal manera que ni siquiera sé cuáles son mis ambiciones. Solamente a donde Tú guíes, yo Te seguiré. Yo seré un prisionero.
79¿Ven?, Pablo era verdaderamente un prisionero. El no estaba haciendo ninguna declaración errada. ¡El fue entrenado otra vez por el Espíritu Santo para esperar en la Palabra! Ahora él había sido entrenado de una manera, pero Dios lo había entrenado a él de otra manera, ahora. El fue entrenado por el Espíritu Santo para esperar en el Señor. No importa cuáles eran sus ambiciones.
80Ahora, voy a, (yo espero), por el Espíritu Santo mostrarles algo, ¿ven? Ahora, tomemos un ejemplo. Un día Pablo y Silas, caminando por una calle en una cierta ciudad en donde él estaba teniendo un avivamiento, y una jovencita poseída por un demonio continuaba siguiéndolo; dando voces tras él. Y sin duda que Pablo sabía que él tenía la autoridad como un apóstol, para reprender y sacar ese espíritu malo de esa mujer; pero, ¿se fijaron? El esperó día tras día hasta que de pronto el Espíritu Santo le habló, dijo: "¡Este es el momento!" Entonces él dijo: "Tú, espíritu, sal de ella".
81¿Ven?, él sabía esperar en el Señor. Y allí es en donde mucha gente hoy trae un reproche sobre la Palabra. Ellos salen con una ambición. ¿Cuántos avivamientos se han quedado por los suelos, por una cosa como ésa? Porque el evangelista no esperó para ver lo que el Señor tenía que decir.
82Algunos de ellos dijeron: "Ven para acá", y ellos-ellos van rápidamente, porque la-la asociación dice: "Ve". Y el Espíritu Santo diría algo diferente-sin embargo la ambición del hombre para llegar a ser el presbítero estatal o-o algo o lo otro; o algún anciano, o algún obispo, o algo que lo...jalaría-"tienes que ir", y aún así él sabe mejor. El Espíritu Santo está diciendo: "Ve allí". ¿Ven?, ¡él está enyugado a su organización! ¡El es un prisionero de la organización! ¡Pero si él está enyugado a Cristo, él es guiado por el Espíritu Santo! Y él no es nada más que un prisionero. Correcto. El está enyugado, un prisionero. No hace ninguna diferencia lo que alguien más diga. Es un-es un bronce que suena y un címbalo que resuena. El oye solamente la Voz de Dios, y él habla solamente cuando Ella sale. El no dice nada.
83Alguien dice: "Oh, el Hermano Jones o el Hermano Roberts...", o alguno de estos grandes hombres en nuestro país hoy, como Tommy Hicks, oo Oral Roberts, o-o el Hermano Tommy Osborne, alguno de esos grandes evangelistas. Si alguno hubiera dicho; "Hey, ven para acá, Tommy. Tú eres un-un gran hombre de Dios", o Oral, "y yo-yo tengo un-un tío que está aquí en la cama que está todo inválido, y está...él está enfermo. Yo quiero que vengas. Yo creo que tú tienes la fuerza para sanarlo, ¿ven?"
84Y tal vez el Espíritu Santo le diría: "Ahora no". Pero sin embargo por la amistad con ese hombre, él está totalmente obligado a ir con él. Si no va, él llega a ser un enemigo de ese hombre. Ese hombre dijo: "Bueno, él fue con 'Fulano-de-tal', y sanó a ese niño o a ese muchacho. Yo sé que lo hizo; y yo he sido su amigo por años, ¿ven?, y él no quiso venir a donde yo estoy". Pero si él es constreñido por el Espíritu Santo a no ir; es mejor que no vaya. Si él está uncido a Dios. El ama a su amigo, pero es mejor que él sea guiado por el Espíritu Santo para ir allá; porque no haría ningún bien de todas maneras. Yo experimenté eso muchas veces.
85Pero Pablo solamente esperaba que el Espíritu le dijera qué hacer. Esperar en el Espíritu es lo mejor.
86El se paró una noche predicando y salió de allí y vio un hombre inválido. Y de pronto el Espíritu le habló y él dijo: "Yo percibo". ¿Cómo? De la misma manera que él percibió que él iba a ser un náufrago en una isla. "Yo percibo que tú tienes fe para ser sano. ¡Ponte de pie! Jesucristo te ha sanado".
87Allí lo tiene Ud. él estaba-él estaba uncido. El pudiera haber tenido una semana de avivamiento allí y nada hubiera pasado, pero sin embargo él esperó en el Espíritu Santo para decirlo. ¿Ven?, él estaba uncido a ese llamamiento.
88Ahora, Ud. dice: "Hermano Branham, Ud. está condenando lo que Ud. dijo el domingo", (respecto a lo que Uds. han estado esperando todo este tiempo). Pero recuerden, fue el Espíritu Santo que me habló allá arriba en el camino y dijo: "Yo te estoy enviando de nuevo entre los enfermos y los afligidos". Es obediencia al Espíritu Santo. Seguro. Yo no fui hasta que El me dijo que lo hiciera. Yo estaba esperando por ASI DICE EL SEÑOR, hasta que yo tuve ASI DICE EL SEÑOR. Ahora, eso es diferente, ¿ven? Ahora, eso hace una diferencia.
89Sí, él esperó por la Palabra del Señor. El estaba urgido por el Espíritu a hacer únicamente las órdenes de Dios. Entonces, él llegó a ser un prisionero de Jesucristo. Amigos, si únicamente pudiéramos llegar a ser prisioneros.
90Ahora, yo sé que está caluroso, pero me gustaría nombrar unos dos caracteres más, si Uds. lo permiten. Yo tengo como seis u ocho anotados aquí, pero me gustaría nombrar solamente uno o dos caracteres.
91Tomemos el carácter de Moisés. El nació un libertador, y él-él supo eso, que él había nacido un libertador. Pero antes de hablar acerca de Moisés, me gustaría hacer esta declaración; que Dios siempre tiene que tomar a cualquier hombre que le sirve verdaderamente, para que sea Su prisionero. Un hombre tiene que rendir toda ambición que él tiene, todo lo que él es, cada...todo: Su vida, alma, cuerpo, voluntad, ambiciones, y todo lo demás, y llegar a ser completamente...un prisionero para Cristo, Quien es la Palabra, para servir a Dios.
92Ud. pudiera tener que caminar contrario a su mejor juicio. Tal vez en una cierta organización Ud. podría pensar que ellos pudieran levantarlo y darle algo grande que Ud. pudiera presumir. ¿Pero cómo se encuentra Ud.? Ud. se encuentra derrotado después de un tiempo. Hasta que Dios puede tomar a un hombre que está decidido a llegar a ser un prisionero de El...
93Dios está buscando prisioneros. El siempre lo ha hecho. Ud. podría buscarlo por la Escritura. Un hombre tiene que ser un prisionero de Cristo en contra a todo...Por lo tanto, Ud. no puede ser conectado con nada sino con Cristo. Aun su padre, su madre, su hermano, su hermana, su esposo, su esposa, cualquiera, Ud. está únicamente conectado con Cristo, y solamente con El. Entonces Dios puede usarlo. Hasta ese entonces, Ud. no puede.
94En mis salidas, algunas veces; yo hablo duro a la gente. ¿Ven?, estoy tratando de lograr que Uds. se suelten. Uds. tienen que tener un lugar para principiar. Como algunas veces...hablando acerca de las mujeres que se cortan su cabello, y usan estas ropas, y sostienen y mantienen su profesión Cristiana.
95Oiga: "Eso es una cosita", pero Ud. tiene que empezar en alguna parte. Así que, empiece allí mismo en sus ABCs, ¿ve? Y suéltese de la apariencia mundana, de todas maneras, y llegue a ser un prisionero para Cristo, y luego solamente continúe soltándose de todo hasta que finalmente la última línea es soltada. Entonces, Ud.-Ud. es un prisionero. Ud. está en Su control. El-El lo tomó en Su control.
96Ahora, Moisés sabía que él había nacido un libertador, él sabía eso. Y, ¿se fijaron Uds. la ambición que Moisés tenía?, sabiendo que su madre le había dicho allá que ella fue su niñera.
97Sin duda que cuando Moisés, el pequeño bebé nació, que su madre dijo: "Sabes tú Moisés, que cuando tu padre Amram, y yo oramos constantemente, sabíamos y vimos en la Palabra que era tiempo para la venida de un libertador, y nosotros oramos: 'Señor Dios, queremos ver ese libertador'. Una noche el Señor nos dijo en una visión que tú nacerías, y tú serías el libertador. Nosotros no temimos los mandamientos del rey. No nos importó lo que el rey dijo. Entonces supimos que tú naciste un libertador. Mira Moisés, sabíamos que no podíamos criarte correctamente". (Ahora, recuerden que ellos habían estado allí en Egipto por cuatrocientos años, ¿ven?) "y nosotrosnosotros quisimos darte la cosa correcta, la educación correcta, el entrenamiento correcto; así que, yo te cogí y te puse en una arca pequeña y te puse en el Nilo. Y me esforcé en la corriente llevando esa arca pequeña a través de juncos y torrentes, y llevarla millas de lejos y ponerla en dirección del mismo palacio de Faraón, en donde su...la hija de Faraón estaba...en donde estaba su balneario. Y sabiendo yo que ella necesitaría una mujer que te criara", (y en esos días, por supuesto, ellas no tenían estas botellas para criar a los bebés, y así que, ella tenía que tener una nodriza de leche...), "y María, yo la envié allá, y se paró allí y dijo: 'Bueno, yo sé en dónde puedo encontrar a una nodriza de leche', y vino y me agarró a mí. Y Moisés", (todas las puertas estaban cerradas), "cariño, tú tienes diez y seis años de edad, ahora, y vas a ser el hijo de Faraón; y algún día tú vas a ser el libertador que va a sacar al pueblo de aquí".
98Las ambiciones de Moisés, empezaron a crecer. "¡Yo voy a estudiar, madre! ¡Yo voy a estudiar todo lo que pueda! ¿Sabes lo que haré? Yo voy a estudiar arduamente para llegar a ser un hombre de milicia, y voy a saber cómo sacar a este pueblo de aquí. Yo voy a ser un gran general, obispo, de esa manera yo voy a saber cómo se hace, y yo-yo los voy a sacar. Yo voy a obtener mi doctorado en Filosofía, o el doctorado doble L, (Ph.D LL.D). Yo lo haré".
99Como el Padre Chiniquy, si Uds. alguna vez han leído su libro. Muy bien. El iba a liberar a todos los Protestantes, Uds. saben, y él mismo llegó a ser uno de ellos. Así que...este gran sacerdote, hace años, el Padre Chiniquy. Uds. deberían de obtener su libro y leerlo. [Cincuenta Años En La Iglesia De Roma, por Charles Chiniquy.-Ed.] Ellos le llaman Padre, pero es el Hermano Chiniquy, eso es lo que era. Nosotros no llamamos a ningún hombre Padre, de esa manera.
100Así que, nos damos cuenta...él iba a leer la Biblia, así él podría salir allí y refutar la religión Protestante, y hacerlos a todos ellos Católicos pero él probablemente fue a leer la Biblia, el Espíritu Santo tomó control, él recibió el Espíritu Santo, y él llegó a ser uno de ellos.
101Así que entonces, fíjense en esto: Que Moisés obtuvo todo el entrenamiento, porque él-él sabía...él era tan inteligente, tan educado, tan intelectual, que no había nadie...El aun podía enseñar a los Egipcios. El podía enseñar a sus psicólogos. El podía enseñar a sus generales lo que era el poderío militar. El era un gran hombre, y el pueblo temía a Moisés por su grandeza.
102¡Oh, un gran escolar! El era un arzobispo o tal vez como un papa. ¡El era un gran hombre, él era un hombre poderoso! El sabía que él había nacido para hacer esto y se había entrenado con grandes ambiciones para hacerlo.
103Al igual que hoy, yo no digo que hombres entrenándose en estas escuelas...Yo no digo...Como las que están aquí en el Oeste, ahora, ellos van a construir una escuela de teología de ciento cincuenta millones de dólares. ¿Ven?, Pentecostales. Una escuela de ciento cincuenta millones de dólares. Para mí, eso debería de ser misioneros en el campo, ¿ven?
104Pero lo que sea, ¿qué hacen ellos cuando salen de allí? ¿Qué son ellos? Un montón de "Rickies". Exactamente, y así es como ellos salen. Eso es todo lo que hemos tenido del resto de ellos, y esa es la misma línea. ¿Ven?
105Ahora, nos damos cuenta que Moisés con todo su entrenamiento, y hoy con todo el entrenamiento, (haciendo grandes obispos y demás con grandes y altas ambiciones), ¿qué hacemos? Nuestras ambiciones han llegado a ser como eran las de Moisés, ¿ven? Dios, antes que El pudiera tomar al hombre en Su mano, El tenía que despojarlo de su ambición. El tenía que despojarlo de todo su entrenamiento.
106El salió y libertó...él mató a un Egipcio y él...y cuando lo hizo, él se dio cuenta que estaba errado. El no podía hacer eso. No era de esa manera, y Dios tuvo que llevárselo al desierto, al desierto, a un lugar desértico.
107Uds. fíjense, es algo extraño cómo estos hombres, a los que Dios les tiene un mensaje; El los lleva al desierto. El llevó a Pablo al desierto para entrenarlo, para decirle acerca de esta gran visión...allá en el desierto. "Sal a un cierto desierto", y él se quedó allí hasta que Dios completamente le hizo saber qué hacer.
108En el tiempo de Moisés, El lo llevó a un desierto. Lo tuvo allá por cuarenta años y lo despojó de toda su teología y todas sus ambiciones. Oh, qué momento para que él pudiera mirar hacia atrás y ver sus fallas, y cómo nosotros, en esta noche, deberíamos de hacer la misma cosa. Cuando miramos nuestras ambiciones.
109Miremos a la campaña de sanidad y veamos si el Señor hizo algo hace algunos años, para empezar la restauración de la sanidad de los enfermos y demás. Todos, cada organización y porque ellos no entraron a su organización, ellos tuvieron que conseguirse un sanador. Y ¿qué hemos hecho?
110Mirémoslo sólo por un momento. ¡Nosotros hemos hecho la misma cosa que Moisés hizo! Salimos y tratamos tan duro de manufacturar alguna clase de milagro. "Yo olí una enfermedad"- "Yo-Yo tuve sangre en mi mano", y manufacturar un milagro, ¿ven? Y ¿qué tenemos?
111Algunos de los hombres, en tensiones tan duras, se han despedazado y llegaron a ser borrachos común y corrientes: Neuróticos. Y fijaron sus mentes a tal grado que cambiaron completamente al orden...del objetivo Pentecostal, al de hacer organizaciones y cosas otra vez.
112¿Ven?, ¿qué hemos hecho? Matamos un Egipcio. Correcto. Y hemos tratado, nos hemos agotado, hemos pagado, hemos trabajado toda la noche en reuniones de oración, hasta que no tenemos voz y tratamos de manufacturar algo y "formamos" algo y todas estas clases de cosas; y darnos cuenta que es una falla total. Necesitamos regresar al desierto. Correcto. Sí señor.
113Reuniones de campamentos y luchas. ¿Por qué no nos rendimos? Eso es lo que uno debería de hacer. Regresar y rendirse. Hemos hecho la misma cosa que ellos hicieron, la misma cosa que Moisés hizo. No hace ningún bien. Después de cuarenta años, él mismo se encontró un prisionero de la Palabra de Dios. ¿Qué es lo que tratamos de hacer cuando la gran bendición salió? Y la manifestación de todas estas grandes cosas que Dios nos ha dicho al respecto, de que tenemos que nacer otra vez y de que tenemos que recibir el Espíritu Santo, el bautismo en el Nombre de Jesucristo y todas estas cosas, aquí. Ven Uds., hermanos, en lugar de quedarse con esa Palabra, uncirse a Ella, ¿qué hicieron ellos? Ellos empezaron con su propia teoría denominacional, la cual ya había fallado, y trataron de manufacturar algo que se mirara como la verdad.
114Es mejor que pare allí, ¿ven? Yo estoy seguro que Uds. son lo suficiente sabios para saber lo que quiero decir. Pero miren lo que ha hecho. ¡Piensen en ello! Qué es lo que tenemos en esta noche, sino una-una nación llena de gente organizada quienes niegan las Escrituras de Dios, quienes llamarían la-la Vida del Espíritu Santo: Que eso era una telepatía mental, quienes no permitirían que tal cosa entrara a sus iglesias, y ellos no permitirían que Ud. mencione una palabra de la simiente de la serpiente, seguridad eterna, y las cosas que el Espíritu Santo ha revelado y probó ser la Palabra.
115Yo he dado reto tras reto para que vengan y lo prueben errado. ¿Qué tienen ellos? La misma cosa que Lutero tuvo, el resto de ellos. ¿Ven?
116Mató un Egipcio. ¿Qué más...qué fue eso? Tal vez hizo a un hombre empezar...parar de robar o tal vez vivir fiel a su esposa, ¿pero qué es lo que Ud. hizo de él? Un miembro de iglesia. "Ven y únete a nuestro grupo".
117¿Ven?, ese hombre muerto hediondo, era la única cosa a la que él podía apuntar su dedo en cuanto a su éxito en cuarenta años de entrenamiento, un Egipcio hediondo tirado allá, podrido y muerto.
118Esa es la manera que es en esta noche. La única cosa a la que nosotros podemos apuntar en este avivamiento que cruzó, (así llamado), es al montón de miembros de iglesia hediondos, ¡que no saben más acerca de Dios que un Hotentote sabría acerca de una noche Egipcia! Correcto. Que les decimos respecto a la Palabra de Dios. Ellos dicen: "Yo no creo eso. No me importa lo que tú digas, yo no lo creo". Eso es una cosa horrible tener que apuntar a eso, después de todos los esfuerzos y luchas y todo que hicimos...
119Tal vez pudiéramos apuntar a una gran escuela; ¡pero está muerta! Podemos apuntar a una organización, ¡pero está muerta! ¡Está apestando! Es como la primera cosa de la que nos separamos. Como un cerdo yendo a su revolcadero y un perro a su vómito, cuando regresamos.
120Un Egipcio muerto...Sin duda que alguien dice...Bien Moisés...no tienes más el sentir por el pueblo. Tú fuiste llamado para esto. Alguien que conoce a Moisés, que sabe que él fue llamado para eso. "¿Has perdido el sentir por el pueblo?" "No, señor". "Bien, ¿por qué no estás haciendo esto? ¿Por qué no estás tratando esto? ¿Por qué no vas con el resto de ellos?"
121Moisés está allá siendo despojado hasta que él tuvo una experiencia con la zarza ardiendo que declaró la Palabra. "Yo soy el Dios de Abraham, Isaac, y Jacob; y Yo recuerdo Mi promesa; y Yo he descendido para liberarlos; y Yo estoy enviándote a ti para que lo hagas".
122Eso fue...él vio la Palabra, no la ambición de la gente o el deseo del pueblo. Entonces ¿qué llegó a ser? El no quiso afrontar a los Egipcios ya más. El no quiso afrontar esta cosa ya más. ¡Sino que él llegó a ser un prisionero! Amén.
123Cuarenta años huyendo de continuo, pero luego él llegó a ser un prisionero en la zarza ardiendo...El poderoso Moisés con todo su intelecto. La Biblia dice que Moisés era un hombre poderoso en palabra y en hechos allá en Egipto.
124¡Pero observen lo que el teólogo poderoso hizo en la Presencia de la zarza ardiendo! El únicamente confesó su inhabilidad. Cuando él vio el propósito genuino de Dios, él confesó que él no era capaz de hacerlo, sin embargo, él fue entrenado en toda teología que ellos podían darle. Entrenado en sus mejores escuelas, pero sin embargo, qué podía hacer él cuando esa Columna de Fuego suspendida allí en la zarza...El dijo: "Yo ni siquiera puedo hablar".
125"¿Señor, quién soy yo para que debiera de ir?" "Quítate tus zapatos, Moisés. Yo quiero hablar contigo. Tú mismo despójate, aun tus zapatos. Póstrate en la tierra otra vez, Yo quiero hablarte". Ni siquiera podía hablar. Por fin, un prisionero elegido, un profeta elegido; al igual que Pablo fue elegido.
126Moisés fue un libertador elegido, y hasta que finalmente Dios tenía a Su súbdito elegido un prisionero de El. ¡Oh, aleluya! El solamente podía moverse como la Palabra de Dios lo movía. "¿Quién diré que me envió?" "YO SOY". "¿Cómo lo haré?" "Yo estaré contigo". "Sí, Señor, como Tú digas. Heme aquí".
127"Oh, hermano, eso es...él es un prisionero. El va en contra de su mejor entendimiento".
128Ahora, él había sido entrenado para mandar un ejército, espadas alzadas, media vuelta. Se entrenó a ir...carretas, todas en orden; espadas hacia delante, ¡marchen! Así es como él iba a conquistar. Ese era su entrenamiento. Pero él dijo: "¿Qué es lo que voy a usar?"
129El dijo: "¿Qué es lo que tienes en tu mano?"
130¡Una vara! Dios hace cosas tan ridículas algunas veces para la mente humana. Tenía una vara en su mano. La barba colgándole, 80 años de edad; su esposa en una mula, el niño a horcajadas en su cadera, bracitos flácidos, debiluchos con una vara, levantando derecho su cabeza, sin embargo, él tenía ASI DICE EL SEÑOR. ¿Por qué? (¡El finalmente se ancló!) El era un prisionero. "Yo solamente me muevo cuando la Palabra se mueve. Yo solamente hablo cuando la Palabra habla". "¿A dónde vas?" "Yo tengo una comisión, pararme delante de Faraón. Mostrarle con esta vara, que Dios me envió". "¿Qué vas a hacer después de eso?" "El proveerá la siguiente cosa después que haga esto".
131Allí lo tiene Ud. Ud. solamente tiene una cosa que hacer. La primera, correcto, es rendirse. ¡Llegar a ser un prisionero! No piense de Ud. mismo o algo más. Llegue a ser un prisionero.
132Moisés llegó a ser un prisionero. Confesó que él ni siquiera podía hablar. Finalmente, cuando Dios lo tomó en Sus manos a tal grado que él podía solamente moverse a donde Dios lo movía. A donde...El le habló la Palabra. El supo que era la Palabra. Entonces él mismo se sometió a la Palabra, y el Espíritu Santo allí, Dios, unció a Moisés a la voluntad de Dios.
133Esa es la misma cosa que El le hizo a Pablo. ¿Es correcto esto? El unció a Pablo, un pequeño Judío sarcástico de nariz aguileña. Pablo, con sus grados doctorales en Filosofía, doctorado doble L, (Ph.D., LL.D.), escritos en toda su persona, pero El dijo: "Yo voy a mostrarle lo que él va a sufrir por causa de la Palabra".
134Y luego Pablo sentado allí y viendo la Palabra y viendo que Ese era Jesús. ¡Entonces él levantó sus manos y se unció a El! El amor de Dios lo unció a la Palabra. El va a llevar Mi Nombre delante de los Gentiles. El fue allá.
135"Moisés, Yo soy el Dios de tus padres, Yo soy el Dios de Abraham, Isaac y de Jacob. Yo recuerdo, Yo les prometí, y el tiempo de la promesa está aquí. ¡Y Yo veo las aflicciones de Mi pueblo! ¡Yo recuerdo Mi promesa! Y Yo he descendido para enyugarte".
136"Tú sabes lo que la Palabra dice. Yo te unzo para que vayas allá, unzo con poder para ir allá y liberar a Mi pueblo. Lleva esa vara en tu mano como un testigo porque tú viste un milagro hecho por ella. Al igual que David con la honda".
137El mismo se unció, y él fue allá. Por fin, Dios tuvo un hombre que estaba sujeto a El, uncido a El y no se podía mover hasta que la Palabra de Dios lo movía. Si la gente hiciera solamente eso hoy.
138Entonces, él era Su prisionero...un prisionero de amor. Enyugado en el vínculo de amor con-con Dios, como Pablo estaba enyugado en el vínculo de amor para Dios-así como Pablo. Ambos entrenados de la misma manera. Moisés se entrenó, Uds. saben, para liberar a los hijos de Israel por poder militar. Pablo, se entrenó para sacarlos de las manos de los Romanos y ponerlos libres por la gran fuerza eclesiástica del mundo de ese día. Grandes escuelas de entrenamiento, surgió bajo Gamaliel, y ambos fueron al desierto; regresaron hombres diferentes.
139¡Ambos miraron la Columna de Fuego, y ambos eran profetas! ¿Es correcto esto? Ambos profetas, y a ambos les habló la Columna de Fuego. Exactamente lo correcto, viniendo por liberación. Allí estuvieron; fueron a un desierto. Dejaron sus casas y fueron al desierto para encontrar...dejaron a su gente y todo para encontrar la voluntad de Dios.
140¿Ven?, ellos fueron entrenados de una manera: Dios los cambió a otra. Y ellos llegaron a ser unos prisioneros completos, para no actuar de la manera que ellos querían actuar, sino actuar en la manera que Dios quería que ellos actuaran. El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos.
141¿Tenemos otros diez minutos?...Tomaré rápidamente otro carácter: Yo veo uno ahora delante de mí. Su nombre es José. El era un hijo elegido. El era un tipo perfecto de Jesucristo. El nació un profeta. El es un profeta también, ¿ven? Y ahora, él podía ver visiones, y cuando él era todavía un muchachito, él vio una visión de él mismo sentado en un trono y sus hermanos inclinándose a él.
142Pero observe. El como que sintió que él era un gran personaje. ¿Ven?, y todo, pero ¿qué tuvo que hacer Dios? El hizo la misma cosa que El hizo con el resto de ellos, porque Moisés era un libertador, Pablo era un libertador, y ahora José era un liberador. El salvó a su pueblo del hambre. ¿Qué tuvo que hacer Dios con él? Lo puso en prisión. Directamente a la prisión.
143Sí señor, recuerden que fue vendido por sus hermanos a un Egipcio, y ellos lo vendieron a Potifar, y Potifar le dio una poquita de libertad y cuando él menos lo pensó, eso se le fue quitado. Y allí él se sentó en la prisión llorando, llorando. Dios tenía que despojarlo.
144Ahora fíjense en esto. Pero todo el tiempo, yo creo, en esa prisión, él podía recordar lo que la visión dijo, que se iba a sentar en un trono, y sus hermanos iban a inclinarse a él, porque él sabía que su don venía de Dios, y él sabía que tendría que venir a suceder.
145Si solamente nosotros pudiéramos guardar eso en nuestra mente: Que de acuerdo a la Palabra de Dios, en estos últimos días El va a tener una Iglesia, va a tener un pueblo, y estas cosas que El prometió; El las va a hacer. El dijo que El lo haría y estamos viviendo en el tiempo, ¡estamos allí! El solamente está tratando de hacernos que seamos verdaderos prisioneros; encerrados con El.
146Uds. han escuchado esa alabanza antigua que Uds. cantan: "¿Y estoy encerrado con Dios, yo quiero estar encerrado con Dios?" Ahora...es cuando yo pensé acerca de esto. "Siendo encerrado con Dios". Nada más. Ud. solamente se mueve cuando Dios dice muévete. Ud. solamente obra al Dios decirlo, ¿ve? Entonces Ud. está encerrado con Dios.
147Ahora recuerden, él estaba pensando. El también llegó a ser un fracaso total para sí mismo. Todo lo que sabía, todo lo que él entendía y todo; él llegó a ser un fracaso total. No sirvió. El fue puesto bajo una situación en que nadie le prestaba atención. El era un prisionero.
148¿Ven?, él fue puesto en una situación en que incrédulos no creerían. ¿Ven Uds. lo que quiero decir? Su ministerio no tuvo efecto, el pueblo volteó sus cabezas. Ellos no le prestarían atención en prisión. ¿Qué bien haría su ministerio? El podría haberse parado y a través de las barras de la prisión predicarles, ellos hubieran seguido caminando en las calles, ¿ven? Pero él llegó a ser un prisionero. Dios lo hizo un prisionero, (hasta que todo cayó en su lugar).
149Fíjense, Pablo, un fracaso. Finalmente, Dios vino a él en su prisión. Al igual que Pablo, al igual que todo el resto de ellos, El vino a él y El usó el don que El le había dado para sacarlo de allí. Correcto. El lo sacó de su prisión. ¿Qué hizo él? Tan pronto como El lo sacó de su prisión, se le fue dado poder por el rey...su rey. Al lado del cual él se sentó, del cual él estaba sumiso. El fue sacado de la casa de prisión y se le dio poder para que todo lo que él dijera sucediera. ¡Amén!
150En su prisión él constantemente recordó que él había nacido por un propósito...El se iba a sentar al lado de un rey, y todo el resto de ellos iban a inclinar su rodilla a él. Su visión así le dijo. ¡Amén! ¡Pero antes que su visión pudiera ser totalmente cumplida, él tenía que llegar a ser un prisionero! ¡Amén! Luego, él llegó a ser un gobernante, y cuando él salió de su casa de prisión y llegó a ser un prisionero de la Palabra de Dios, que diría solamente lo que Dios pusiera en su boca para decir, ¡entonces Dios se movió a través de él!
151Fíjense, que Moisés tenía poder para atar la prisión de Faraón a su propia voluntad. "Si tú dices a esta montaña muévete". El tenía poder para atar la prisión de Faraón. Sea que fueran diáconos, presbíteros, o que fueran representantes estatales o fueran lo que fueran. El dijo: "¡Yo te ataré!" Así que ellos eran atados, eso era todo. ¡El podía hacerlo a su propia palabra y a su propia voluntad! ¡Amén! ¡Gloria a Dios!
152Oh, tengo como unos tres minutos más, para cumplir mi palabra. Ahora, nos damos cuenta que él-él llegó a ser un prisionero de Dios, de un prisionero del mundo, de Pablo de la misma manera, y de Moisés de la misma manera. De un prisionero de su propio pensamiento a un prisionero de Dios. Y cuando él salió, él tenía el poder de Dios.
153Y cuando él llegó a ser Pablo...cuando el propio pensar de Moisés...El lo entregó, y fue despojado de ello. El llegó a ser un prisionero de la Palabra de Cristo, él solamente podía moverse a donde...Ud. dice, Cristo...El estimó el reproche de Cristo más grande tesoro que ese de Egipto, así que él era un prisionero para Cristo al igual que Pablo era.
154Y recuerden, los tres eran profetas. ¿Ven?, y ellos tenían que ser despojados de su propio pensamiento, para llegar a ser un prisionero de la voluntad y los caminos de Dios. Y Uds. recuerdan ahora, que él tenía poder para atar por su propia palabra; él tenía poder de soltar por su propia palabra. El podía decir: "Yo te suelto en el nombre de mi rey". ¡Amén!
155Faraón hizo a José su hijo. Cristo hace a Sus prisioneros de amor, Sus hijos; y ¡El les da poder! La misma cosa que El tenía, San Juan 14:12. "El que cree en Mí", ¿ven? "Las obras que Yo hago él hará también". "Aun mayores que éstas él hará".
156Ahora, el prisionero de amor de Cristo llega a ser comisionado por su Rey, Quien es Cristo. Amén. "Y de cierto yo os digo a vosotros, si tú dices a esta montaña, 'muévete', y no dudas en tu corazón, sino que crees que lo que has dicho vendrá a suceder; tú tendrás lo que has dicho". "Si tú estuviereis en Mí, y Mi Palabra en ti". Si tú estás enyugado a Mí...porque El y Su Palabra es lo mismo. "En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios..." "Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros..." "...el mismo ayer, y hoy, y por los siglos". "Si tú estuviereis en Mí..." (No aquí y allá). "...estuviereis en MI, y Mi Palabra en ti, pide lo que quieras", (o di lo que quieras), "y será hecho". El tenía poder.
157Fíjense, antes que él saliera, él tenía que ser sacado y afeitado. De unas pocas cosas tenía que ser afeitado, antes que él pudiera encontrarse con su rey.
158Oh, Dios algunas veces saca a su pueblo de esa manera y les afeita un poco de sus propias voluntades. El les muestra que ellos no pueden hacer solamente lo que ellos quisieron hacer. Uds. saben lo que quiero decir. Ellos no-ellos no tienen la libertad de hacer lo que ellos quieren hacer. Antes que ellos puedan entrar en completo poder y ser un esclavo de amor para Cristo, ellos tienen que ser afeitados y luego presentados. Algunas veces El los lleva a desiertos para hacer eso, para afeitarlos y luego sacarlos, los ungidos, ¡para cumplir el propósito que El les ordenó ser! ¿Ven lo que quiero decir? Hermano, estamos en el tiempo del fin.
159Recuerden lo que El ha hecho todas las otras veces. El siempre ha tenido que tomar a un hombre y hacerlo un prisionero para El, renunciar a lo suyo. El tuvo que renunciar a todo lo que él sabía, olvidar todo su entrenamiento y todo para conocer la voluntad de Dios y seguir a Dios. El no puede seguir a nada que el hombre tenga que hacer y a Dios, al mismo tiempo. Es muy contrario, uno al otro.
160Ud. no puede ir al este y al oeste al mismo tiempo; Ud. no puede ir a la derecha y a la izquierda al mismo tiempo; Ud. no puede estar haciendo bien y mal al mismo tiempo; Ud. no puede estar siguiendo al hombre y a Dios al mismo tiempo. No señor, o Ud. está siguiendo a Dios o siguiendo al hombre.
161Ahora entonces, si Ud. está siguiendo a Dios y se ha sometido Ud. mismo a Dios, entonces Ud. llega a ser prisionero a ese Dios, a esa Palabra, a esa voluntad. No importa lo que alguien más diga, Ud. llega a ser un prisionero a Eso.
162Escuchen, estamos en el tiempo del fin, y yo diría esto con reverencia y respeto en estos últimos minutos que restan. Miren lo que Dios, para mi opinión, hará y debe de hacer y hará en este último día, es encontrar un instrumento para la cosecha. El tiene que encontrar un instrumento para trillar esta era.
163Cualquier agricultor, cuando él va a su cosecha; él tiene que tener un instrumento con que hacerlo. Seguramente. El tiene que tener una hoz afilada o algo; algún instrumento para trillar el grano. Y la cosecha está madura.
164"Dios, tómanos en Tus manos. Haznos siervos esclavos de Tu amor. Usanos como instrumentos para traer la realización a esta tierra pecaminosa y maldecida en la que estamos viviendo hoy, que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos".
165En cuanto a mí: Dios, permíteme ser un prisionero. Si todos mis hermanos me desprecian; si todos mis amigos me desprecian; yo quiero ser un prisionero de Jesucristo y de Su Palabra; que yo pueda estar uncido a Su Palabra por el Espíritu Santo, para ver al Espíritu Santo hacer que la Palabra de Dios sea confirmada, por las mismas cosas que El dijo que serían hechas. Yo quiero ser un prisionero de Jesucristo. Oremos.
166Me pregunto en esta noche, con nuestros rostros inclinados, ¿si esa ambición que tenemos de ser algo más, o tal vez algo que pudiéramos pensar que sería una cosa egoísta, me pregunto si no pudiéramos poner eso a un lado?
167Me pregunto si algún jovencito aquí en esta noche, considerará y dirá: "Yo voy a ser..." "Cuando crezca, yo voy a ser 'cierta, cierta cosa'". Me pregunto si Ud. pudiera sentir la voluntad de Dios moviéndose en su vida y decir: "No, no, yo...mis ambiciones se han ido, ahora. En estos últimos días pasados, el Espíritu Santo me ha estado hablando. Yo-yo quiero rendirme a Dios para ser un instrumento de siega en este último día".
168Cierta jovencita que pudiera tener ambiciones de su fino carácter de dama, o tal vez un...ser una señorita bonita, o tal vez algún día hacer Hollywood su carrera, me pregunto ¿si Ud. no está dispuesta en estos momentos a someter sus ambiciones en la Presencia de Dios y Su Palabra, y oír el llamado de Dios en su propia vida? Dios conoce quién es Ud.
169Me pregunto si pudiera haber un ministro cerca, o un siervo, o un obrero en alguna parte en la iglesia, (yo vengo aquí de vez en cuando; yo no conozco a una tercera parte de la gente sentada aquí, en esta noche. Pero yo...solamente a un puñadito que está aquí). Pero me pregunto si pudiera haber tal persona que estuviera dispuesta a decir: "No me importa lo que alguien diga. Yo soy un esclavo de Dios, ahora. Yo voy a predicar Su Palabra, pase lo que pase. No me importa si mi organización me echa, yo todavía me voy a quedar con esa Palabra. Yo voy a hacerlo. Mi voluntad es la voluntad de Dios. La voluntad de Dios es mi voluntad. Yo voy a ser un prisionero de Jesucristo. Por Su gracia y ayuda, yo lo haré". Piense en ello mientras tenemos nuestros rostros inclinados.
170¿Cuántos tienen esa ambición en esta noche? ¿Levantarían sus manos? Esa es la mía, también, yo me rindo completamente. Con nuestros rostros inclinados, en estos momentos, lentamente, en estos momentos, mientras Uds. lo piensan bien, en estos momentos, mientras Uds. oran. "Yo me rindo a El, Yo me rindo a El, Todo a Cristo, yo me entrego, Quiero serle fiel". "Yo me rindo a El..."
171(¿En verdad lo dicen? Yo quiero ser un prisionero. Llévame Señor, llévame a la casa del alfarero en esta noche y quebrántame todo y moldéame otra vez). "...Todo a Cristo, yo me entrego, Quiero serle fiel".
172Padre Celestial, mientras se continúa tocando la alabanza, yo pensé que sería más provechoso en este momento de interrumpir la alabanza y hablarte solamente por un momento. Mientras la gente está pensando: "Yo me rindo a El", Padre, hagamos esto con...como si fuera ésta nuestra última oportunidad de hacerlo. Vengamos con sinceridad. Venir a la mesa del Señor, por decirlo así, con vestidos limpios, almas limpias, voluntades limpias, ambiciones limpias, para nosotros mismos rendirnos, y dejar a Dios tomar Su Palabra, enyugarnos juntamente con Ella, la Palabra de Dios. Y haz que el Espíritu Santo nos tome, ahora, mientras oímos el yugo pinchar alrededor de nuestros corazones desde esta noche en adelante. Yo Te tomo en Tu Palabra. "Ahora, no pienses tu propio pensamiento; piensa Mis pensamientos. Piensa Mi voluntad; Yo te guiaré".
173Dios, concede que esto sea una experiencia para cada uno de nosotros. Estos jóvenes sentados aquí, esposo y esposa, y algunos por ser esposo y esposa. Hay hombres ancianos sentados aquí que son ministros. Ellos están avanzados en el camino. Señor, aquí está el Hermano Neville y yo, que estamos avanzando en edad. Nuestros días están terminándose ya. Nuestros pasos son dados más cuidadosamente que cuando los dimos antes. Nos fijamos en dónde pisamos. No pisamos tan seguros, físicamente hablando, como lo estábamos antes. Pero, Señor, mientras vemos que esa vida mortal está desvaneciéndose, y los pasos de ninguno están seguros sin que Tú nos tomes de nuestra mano.
174Ahora, Dios, tómanos, ¿lo harás? Toma nuestros corazones y nuestra voluntad en Tu propia mano, y permítenos llegar a ser prisioneros en esta noche, de la Palabra; de Cristo. Haz que vivamos vidas piadosas aquí. Haz que estas mujeres aquí, estas mujeres jóvenes, estos hombres jóvenes; niños y niñas rindan sus vidas, Señor. Y haz que sus ambiciones lleguen a ser las ambiciones de servir a Jesucristo, y permítenos llegar a ser un prisionero de Su gracia Divina y voluntad. Concédelo, Señor.
175Eso es todo lo que sé hacer, Señor. Estas palabritas mal pronunciadas, y confío que Tú las pondrás juntas correctamente, porque está caluroso aquí. Y la gente quiere escuchar, pero está muy caluroso, y muchos tienen que irse a sus hogares e ir a trabajar temprano. Pero haz que esas simientes sean depositadas dentro de sus corazones: un prisionero.
176Vayan al hogar y digan a su esposa...mientras ellas...Antes que ellas estén listas para arrodillarse y orar esta tarde o esta noche, quise decir, a la orilla de la cama...Mirarse el uno al otro y decir: "Cariño, ¿qué de eso, esta noche? ¿Hemos realmente llegado a ser prisioneros de Cristo y Su voluntad, u obramos a través de nuestra propia voluntad?"
177Haz que hombres jóvenes y mujeres jóvenes en dondequiera, especialmente aquellos quienes escucharon el mensaje en esta noche, se pregunten esa misma pregunta: "¿Estoy yo decidido a llegar a ser un prisionero, renunciando a mi propia vida". "El que salva su vida la perderá, pero el que pierda su vida por Mí, la encontrará".
178Padre, sabemos que eso es llegar a ser un prisionero Tuyo. Perder nuestras propias ambiciones y nuestros propios deseos para encontrar los Tuyos, entonces, tenemos Vida Eternal. Concédelo, Señor.
179La única cosa que yo sé, es encomendarlo en estos momentos, en Tus manos, y hazlo que llegue a ser fructífero y traiga grandes instrumentos para el último día de la cosecha. Hombres y mujeres, niños y niñas, rendidos a la completa voluntad de Dios y llegar a ser prisioneros de Jesucristo; de Su amor, encadenados con cadenas de amor Divino para Cristo. Te lo pedimos en Su Nombre. "Yo me rindo a El, (pongámonos de pie). Yo me rindo a El; Todo a Cristo, yo me entrego, Quiero serle fiel". Digamos eso otra vez con nuestros ojos cerrados y nuestras manos levantadas. "Yo me rindo a El, Yo me rindo a El, Todo a Cristo, yo me entrego, Quiero serle fiel".
180Ahora, si inclinamos nuestros rostros, y antes que la alabanza de despedida sea cantada, "De Jesús el Nombre Invoca", le voy a pedir a este hermano, aquí...Olvidé su nombre. La hermana testificó respecto a la visión de oscuridad viniendo sobre ella, quien fue sanada. Y recuerden, mirando de nuevo, el velo se había ido. Su fe hizo eso. Despídanos Ud. en oración. ¿Lo hará, hermano? Y pida las bendiciones de Dios sobre nosotros. [Alabanza: "De Jesús el Nombre Invoca"].