Photo

~ EL TERCER EXODO ~
1Todo es posible, sólo creer. Inclinemos nuestros rostros ahora para orar. Con nuestros rostros inclinados, me pregunto si hay alguna petición especial que quisieran darla a conocer delante de Dios. Sólo levanten la mano, y en su corazón mantengan su petición.
2Padre Celestial, estamos agradecidos por esto, otro momento de estar reunidos de este lado de la Eternidad. Y estamos buscando esta mañana la renovación de la fuerza que viene de Ti, para darnos valor para la jornada que está por delante. Nos hemos reunido como los hijos hebreos lo hacían temprano en las mañanas, para recoger el maná que había sido provisto para ellos durante la noche, para sustentarlos durante todo el día que venía. Nosotros nos reunimos por el Maná espiritual en esta mañana, para que nos dé fuerza para la jornada.
3Detrás de cada una de esas manos que se levantaron, Tú conoces todo de lo que ellos tienen necesidad, Señor. Y uno mi oración con la de ellos, delante de Ti, para que Tú suplas cada necesidad que ellos tengan. Sana a los enfermos y a los afligidos, Señor. Sabemos que Tú eres Dios, y que puedes hacer todas las cosas, y has prometido hacerlas si sólo podemos hacer lo que la alabanza nos ha pedido: “Sólo creer”, y así como escuchábamos las palabras gloriosas de: “Caminar y hablar con el Rey”.
4Ahora, Padre, Dios, bendice Tu Palabra mientras sale en esta mañana, y que encuentre Su lugar de descanso en nuestros corazones, para que Ella traiga a cumplimiento las cosas por las cuales pedimos, Padre. En el Nombre del Señor Jesús lo pedimos. Amén. Pueden sentarse. Gracias, hermana.
5Creo que ha sido dicho: “Yo me alegré con los que me decían: ‘A la casa de Jehová iremos’”.
6Al salir de Hot Springs, ayer, el Hermano Moore estaba diciendo: “Hermano Branham”, dijo, “Ud., ¿no iría Ud. a Texas conmigo, a la convención de allá”, dijo, “para descansar un par de días?”
7Yo dije: “Yo tengo dos servicios mañana”. El dijo: “¿Dos servicios?” Yo dije: “Sí”.
8Dijo: “Tan duro como Ud. estuvo predicando aquí”, dijo, “un hombre debería descansar una semana después de cada predicación”. Dijo: “Por ejemplo un pastor, él da su mensaje el domingo en la mañana, y demás”, dijo, “y luego él descansa el resto de la semana. Y luego, y quizás eso sería unos treinta minutos, o algo”. Y dijo: “Ud. predicó aquí como dos o tres horas cada vez”, dijo, “luego, día tras día, y algunas veces dos veces al día, y luego tiene una línea de oración, todo ese discernimiento”. Dijo: “Ahora Ud. dice que se va a casa, ¿y que va a tener dos servicios el domingo?” Yo dije: “Sí, señor”. Dijo: “¿Cómo lo hace Ud.?” Yo dije: “Mi ayuda viene del Señor”. ¿Ven?
9La hora es tarde, como uno, como alguien dijo hace un rato en la oración, al momento que yo iba entrando. La hora es tarde, y la necesidad es grande, y nosotros estamos aquí para tratar de poner nuestra parte, para ayudar en esta gran hora en la que estamos.
10Ahora, si es la voluntad del Señor, esta noche, yo quiero hablar sobre el tema: “¿Es su vida digna del Evangelio?” Siendo que yo quiero grabar eso.
11Y ahora, yo no sé si ellos van a grabar esto esta mañana, o no. Yo veo a algunos en el cuarto. Están–están algunos de los hermanos allí; me supongo que lo harán. Hice... Yo pensé que el Hermano Neville haría eso. Le pedí, el domingo pasado, que sólo siguiera con su mensaje, y entonces que me permitiera decir algo después de él. Pero, si ellos quieren grabar la lección de la escuela dominical, bueno, estaría bien.
12Y después, si es la voluntad del Señor, el próximo domingo, eso es, si el Señor lo permite y estamos aquí, yo quiero hablar sobre el tema del cual yo he querido por mucho tiempo, y prometí que primero predicaría los mensajes de esa índole en el tabernáculo, esos mensajes para grabación. Yo quiero acusar a esta generación por crucificar a Jesucristo; el próximo domingo por la mañana, si es la voluntad del Señor.
13Y ahora, en esta noche, a las 7 en punto, o a las 7:30, es el–es el mensaje: “¿Es su vida digna?”
14Ahora, algunas veces predicando estos mensajes de esa manera, yo digo cosas que son muy cortantes. Y yo no lo digo exactamente por esta iglesia aquí, o algo. Recuerden: cuando yo estoy predicando, eso va alrededor del mundo. ¿Ven? Y tenemos un ministerio de cintas alrededor del mundo, y ellos llevan estos mensajes allá a las junglas y todo. Y el Espíritu Santo algunas veces me guía a decir algo que pudiera ser la mera cosa que El quiere para alguien allá en Australia, en alguna parte, o algo así. Así que quizás, en algunas condiciones, Ud. diría: “Bueno, mire, esa condición no existe aquí. ¿Por qué dice él eso?” Quizás es para alguna otra parte, ¿ven Uds.? Así que, sí, estoy seguro que Uds. entienden eso, que estos mensajes no están dirigidos a nadie en particular. Sólo están dirigidos a la Iglesia, como un todo, en todas partes, y a todo lo que el Señor nos guíe a decir y hacer.
15Tuve unos momentos gloriosos allá en Hot Springs, y en una reunión Pentecostal chapada a la antigua. Yo estoy seguro que muchos de Uds. están convencidos que esa gente allá es Pentecostal, Uds. que–que fueron allá. Bueno, simplemente yo no conocía al grupo. Yo debía haber ido allá por una semana, y estuve por dos o tres días. Pero yo quiero decir una cosa. En esa reunión, ellos ciertamente tenían fe para creer. Si alguno de Uds. estuvo allá....
16Lo cual, yo sé que esta señora aquí, sentada en la esquina, yo no sé quién es ella. O, aquí, yo sé que ella estaba allá. Y yo sé que un par de hermanos estaban allá, el Hermano Jackson, ellos, y el Hermano Palmer.
17Eso es lo que la gente recibe cuando ellos tienen fe. ¿Ven? ¿Se fijaron en esa línea de sanidad? No hubo ni uno que entrara o saliera, que Dios no lo sanara. ¿Ven? ¿Ven? Y así que, cuando Uds. tienen fe....
18Y otra cosa, pudiera haber algunos de Uds. que no pudieran entender esa emoción, de danzar, de gritar. Bueno, ellos sólo... Ellos no están mirando a una cierta persona. Ellos sólo están gritando, delante de Dios. ¿Ven? Eso está bien.
19Pero yo quiero decir que es uno de–uno de los grupos de mujeres de apariencia más decente que alguna vez yo haya visto, con ese cabello largo, y–y gente de allá de los bosques, de allá de lo remoto. Pero yo no creo que vi a alguien por ahí con este tipo de apariencia moderna, Uds. saben lo que quiero decir, con toda clase de maquillaje y cosas puestas. Eso lo demuestra. Yo pudiera no estar de acuerdo con todo lo que ellos enseñan, pero de seguro puedo estar de acuerdo en eso. Ellas se miraban como Cristianas para mí.
20Así que el Señor me guió a hablar sobre un tema, ayer, o anteayer, a medio día: “Sólo una vez más, Señor”. Y en la iglesia, algunos de ellos allí no sabían que yo hice eso con un propósito, porque el Señor me guió a hacer eso. Ese grupito se estaba desviando en algo, y el Señor me ayudó a–a hacerlo. Así que, eso fue maravilloso. Yo ciertamente....
21Uds. saben, las cosas pasan. Si Uds. no tienen un ojo espiritual, Uds. no lo captan. ¿Ven? Tienen que mirar con anticipación para esas cosas.
22Yo entré, y este Hermano Ungren, es como la segunda vez que yo he escuchado al hombre cantar. En el momento que yo entraba en el cuarto, él estaba cantando: “Yo camino y hablo con el Rey”. Yo pensé: “¡No es eso hermoso!” Cómo es que el Rey siempre... ¿Ven? Caminando y hablando, eso significa que es un compañerismo constante. No sólo en la iglesia, sino, en todas partes, caminar y hablar con el Rey.
23Y allí, miré en la pared, y allí estaba una tarjeta puesta en un cuadrito allí, una clase de escena que un hombre llamado Jorge Todd me había–me había pintado. Yo no sé por qué el hombre lo hizo. Tal vez, quizás, él no pensó, y él lo pintó. Es un cuadro de una montaña, allá en el bosque, y–y el arroyuelo formando pequeñas olas en su descenso. Y al otro lado del arroyuelo, está parada una venada y un venadito, con sus orejas paradas, mirando al otro lado del arroyuelo. Yo no sé si el Señor Todd está aquí. Yo no lo conozco. Pero, quiero decir esto, que el Señor me habló cuando miré ese cuadro. Y quizás él no sabía, cuando él lo estaba pintando.
24¿Recuerdan mi pequeña historia respecto a la venada que el hombre iba a matar, cuando la llamaba? Bueno, ella está allí con su venadito, al lado de las aguas de Vida. ¿Ven? ¡Inspiración!, cómo esa madre venada y su venadito estaban allí. Y yo pensé: “Sí. Y al otro lado, en donde está, al lado de los árboles siempreverdes, yo tengo una–una madre e hija allá, también, que están esperando allí”.
25Gracias, hermano, Hermano Jorge Todd, si el hombre está aquí en esta mañana.
26Ahora, voy a empezar la lección de la escuela dominical. Yo por lo general soy algo extenso en ello.
27Hay algo que continúa moviéndose en mi corazón, yo no sé, desde ayer. Ahora, nosotros... si el Señor... es un–es un tema. Yo me estoy envejeciendo, y yo– yo no sé cuánto más voy a estar aquí. Pero hay una gran pregunta en la iglesia, que tiene a los hombres en desavenencia, y en diferentes ideas.
28Como el comer de “la manzana”. Y yo prediqué sobre el mensaje, y yo creo, firmemente, puedo probarlo por las Escrituras, que no fueron manzanas. ¿Ven? Causó mucha confusión.
29Así que quizás antes que nos vayamos... Tenemos que regresar ahora, como en treinta días, Uds. saben, regresar a Arizona. Y así que, antes que me vaya, si es la voluntad del Señor, me gustaría tomar la Escritura. Y que no lo graben. Si lo graban, no vendan la cinta. No permitan que salga. Yo quiero explicar la genuina verdad de casamiento y divorcio. Es una pregunta. Y estas son las últimas horas, “cuando todos los misterios de Dios deberían ser consumados”. Y ayer, cruzando las montañas, como al amanecer, el Espíritu Santo parecía decirme: “Graba eso y guárdalo”, yo no sé por qué, “la genuina verdad de casamiento y divorcio”.
30Algunos de ellos dicen: “La gente puede casarse, si ellos pueden jurar que estaban en adulterio”. Y otros dicen: “Bueno, si ellos se maltratan uno al otro, y–y ellos no pueden vivir juntos; es mejor vivir en paz en la tierra, que vivir en el infierno en la tierra”. ¡Y todas esas diferentes controversias! Y algunos los casan de cualquier manera. Y algunos quieren rociar agua bendita sobre ellos, y los regresan a ser vírgenes, y dicen: “Ellos nunca estuvieron casados”. Y los bendicen, y los meten otra vez a la iglesia. Hay toda clase de confusión. Pero si hay tanto así de confusión, hay una verdad en alguna parte.
31Yo creo, y digo esto con reverencia, yo creo que el Señor me lo ha revelado, y yo... la verdad. Y si llegara a las iglesias, haría pedazos la cosa. Lo cual, quizás debería ser. Pero es... Yo preferiría permitir que los pastores, sólo permitir–sólo permitir que los pastores de las iglesias, reciban la cinta. Y que ellos la toquen, y entonces ellos puedan guiar de allí en adelante. Pero me gustaría grabar sólo eso, para mostrar la genuina verdad de ello. Yo creo que esta es la hora cuando estos “misterios han de ser consumados”, terminados. Han sido tocados superficialmente por todas las edades, como lo hemos dicho en las cintas, como lo hemos dicho cuando trajimos esos “Siete sellos”, y esas “Siete edades de la iglesia”.
32Y ahora estamos encarando un tiempo para “Las siete trompetas”, y luego “Las copas”. Y quizás pudiéramos poner dos semanas de reuniones y poner ambas juntas. Me gustaría grabarlo.
33Y entonces, aparte de eso, yo estoy procurando ahora corregirlos, y hacer libros de ello, de “Las edades de la iglesia”; siete libros de la edad de la iglesia, siete cintas, y hacerlo de esa manera. Podemos hacerlo tan barato como sea posible, para que todos puedan obtenerlo. Entonces, si el Señor tarda, y yo me voy, Uds. verán que las cosas que yo he dicho en el Nombre del Señor, sucederán exactamente como fue dicho. Nunca ha fallado todavía, y algo de ello tiene que suceder después.
34Y yo–yo confío que el Señor nos permitirá hacer eso rápidamente. Notificaremos a la gente con tiempo, porque hay muchos que les gusta venir y oír esas cosas. Y yo–y yo aprecio eso.
35Si nadie lo creyera, o lo escuchara, ¿qué bien me haría a mí, pararme aquí, y decir algo acerca de Ello? ¿Ven? Sería como echar pan sobre las aguas. Sería como... Si nadie lo iba a creer, entonces sería como echar perlas delante de los cerdos. Pero hay millares de millares que creen Eso. ¿Ven? Y ellos se aferran a cada Palabra. Y nos gustaría tener tantos como sea posible, cuando nosotros– cuando nosotros estemos listos para tener estos servicios, y para la gloria del Señor. Y confiamos que Dios nos los dará.
36Y yo no quiero hacer eso hasta que esté Divinamente inspirado para hacerlo. Dios tiene un tiempo para todo. ¿Ve? Ud. no debe adelantarse. Si Ud. corta su trigo antes... Si ellos meten la cosechadora-trilladora antes que esté maduro, Ud. perderá la mayor parte de su trigo. ¿Ve? Así que, cuando la hoz está lista para meterse, Dios la meterá, entonces cegaremos. Pero yo sólo....
37Así que, me siento presionado de esa manera. Yo pensé que se iría de mí, en un ratito. Todo el día de ayer, no pude quitármelo de mi mente, toda la noche, anoche. Me fui a acostar alrededor de las doce. Dormí como tres horas, la noche anterior. Y anoche yo no podía dormir. Todavía, Algo me decía: “Graba eso: ‘Casamiento y divorcio’”. ¿Ven? Así que yo–yo... Si el Señor lo permite, si eso continúa en mi corazón y el Señor me muestra algo más sobre ello, bueno, entonces, yo haré... pueda–pueda que grabe eso. ¿Ven?
38Pero recuerden: únicamente para los ministros. Uds. vengan, pero sólo escuchen. Pero la cinta misma, que... ¿Ven?, porque se difunde entre las congregaciones y para algunos es de esta manera, y para otros de esa manera, sacan su propia opinión. Y yo quiero que los hermanos ministros tengan esto en su propio estudio, y luego que ellos decidan de allí en adelante, porque ellos son los que son responsables. Ellos lo son. Me gustaría ir allá y tocársela al juez, algunos de estos jueces de paz. Sí.
39Veremos lo que el Señor dijo respecto a esto: “Casamiento y divorcio”. Es más sagrado que lo que la gente piensa que es. Y armoniza exactamente con “La simiente de la serpiente”. Es exactamente la misma cosa, sólo que es yendo más adelante; esos son esos misterios. Recuerden: “En los días del séptimo ángel, todos los misterios de Dios deberían ser consumados”, esas cosas desconocidas que el Señor terminará. Ahora, hasta aquí....
40Ahora recuerden, ¿es a las siete y media cuando Uds. empiezan su reunión? [El Hermano Neville dice: “Sí”–Ed.]. Ahora, Hermano Neville, si Ud. tiene un mensaje para esta noche, predíquelo. ¿Ve? [“No, señor”]. No me tomará más que una hora o cuarenta y cinco minutos, y grabaré el resto de ello.
41Me gusta escuchar al Hermano Neville. Lo amo. El es mi hermano. Y yo–yo pienso que él es un predicador maravilloso, un ministro admirable. Y yo... Una cosa respecto al Hermano Neville que me gusta, que cuando él dice algo, él vive lo que él está hablando. Ahora, esa es–esa es la cosa principal.
42Uds. saben, Uds. pueden vivirle a una persona un sermón mejor que predicarle uno. “Porque Uds. mismos son epístolas escritas, leídas de todos los hombres”. Ahora, antes que nosotros....
43Podemos abrir las páginas, pero Dios tiene que abrir esta lección de escuela dominical, así que sólo pidámosle a El que lo haga.
44Padre Celestial, nosotros–nosotros por fe miramos hacia el futuro. Yo estoy mirando ahora por fe, hacia la venida de algo, Señor, sobre la tierra, que va a reunir a Tu pueblo. Cuando vemos a las iglesias denominacionales tan sujetas a su propio credo y haciéndose tan diferentes, eso realmente está empujando a la gente a salir, al igual como fue en Egipto, levantándose un faraón que no conocía a José.
45Como fue en Alemania, y–y allá en Rusia, y en Italia, la gente levantó a Joseses [el Hermano Branham dice Josephs, lo cual traducido es Joseses–Trad.], a Hitler y Stalin, Mussolini, quienes odiaron a los judíos. Ellos tenían que regresar a su tierra natal. Dios, Tú tienes maneras de hacer las cosas, que nosotros no entendemos. Y Tú los presionaste. Sin hogar en Alemania; les quitaron todo a ellos. También en Italia, Rusia, sin lugar a dónde ir. Y ellos fueron enviados de regreso a su tierra natal, sólo para cumplir la Palabra.
46¡Oh, la mano amorosa de Dios! Cómo algunas veces se mira cruel, de la manera que la gente sufre, pero eso, todavía, es la mano tierna de Jehová, guiando a Sus hijitos. Te damos gracias, Señor.
47Ahora pido, Dios, mientras veo el día en el que la denominación esta presionando a los creyentes, excomulgándolos, diciendo que “sus nombres deben estar en el libro de ellos, o están perdidos, y que no tengan nada que ver con el otro grupo”. Es solamente la mano tierna de Jehová, guiándolos al Arbol de la Vida. Yo pido Dios, eso, para cada uno. Yo sé que serán guiados, porque es Tu Palabra, y Ella no puede fallar. Y permite que seamos guiados al Arbol de la Vida, para que seamos poseedores de Vida Eterna, que veamos la mano de Dios, y mediante los ojos de fe, miremos más allá de estas sombras en las que estamos caminando hoy, y veamos la Tierra prometida que está un poco adelante.
48Bendice Tu Palabra en esta mañana, Señor, estas cuantas Escrituras y notas que tengo escritas aquí. Que el Espíritu Santo venga ahora, mientras yo mismo me dedico en la circuncisión de la lengua, y del pensamiento, y de la mente. Y la iglesia dedica sus oídos de entendimiento, sus corazones, todos nosotros, juntos, para que Tú nos hables por medio de Tu Palabra, porque Tu Palabra es Verdad. En el Nombre de la Palabra, Jesucristo, lo pedimos. Amén.
49Ahora, abran sus Biblias, al Libro de Exodo. Y ahora yo quiero leer una porción de la Escritura de Exodo, el capítulo 3, del 1 al 12. Escuchen atentamente, mientras leemos. Exodo, el capítulo 3, del 1 al 12. Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó hasta Horeb, monte de Dios. Y se le apareció el Angel de Jehová en una llama de fuego en medio de una zarza; y la... él... y él miró, y vio que la zarza ardía en fuego, y la zarza no se consumía. Entonces Moisés dijo: Iré yo ahora y veré esta grande visión, por lo cual la zarza... por qué causa la zarza no se quema. Viendo Jehová que él iba a ver,...
50¡Quiero darle énfasis a eso! Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es. Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, y Dios de Jacob. Entonces Moisés cubrió su rostro, porque tuvo miedo de mirar a Dios. Dijo luego Jehová: Bien he visto la aflicción de mi pueblo que está en Egipto,... he oído su clamor a causa de sus exactores; pues he conocido sus angustias, y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena... ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo... heteo... heveo... jebuseo. El clamor, pues, de los hijos de Israel ha venido delante de mí, y también he visto la opresión con que los egipcios los oprimen. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón,....
51¿Se fijaron? “Yo he descendido”. Pero, “Yo te estoy enviando a ti”. Dios yendo en la forma de un hombre. “¡Ve!”. Permítanme leer el versículo 10, otra vez. Ven, por tanto, ahora, y te enviaré a Faraón, para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel. Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para que vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas venido...
52Perdónenme. ...cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte.
53No habiéndome fijado antes, pero sintiéndome muy profundamente inspirado por el Espíritu en esta mañana, acabo de captar eso. Dios, enviando a Su siervo de nuevo al lugar de donde había corrido, El le dio a él la señal de un monte. Nunca lo había notado hasta ese momento. “Esto será una señal Eterna para ti”. ¿Ven?
54Ahora, vamos a hablar en esta mañana, sobre el tema del segundo éxodo del pueblo de Dios, o del llamado del pueblo de Dios a salir fuera. “Exodo” significa: “sacado; llamado fuera; llevado de”. Y yo quiero usar eso como un tema, del segundo éxodo del pueblo de Dios. [El Hermano Branham lo titula: “El tercer éxodo”, en el servicio de la noche–Ed.].
55Ahora, ellos habían tenido muchos éxodos, por supuesto, pero yo estoy hablando del tiempo cuando Dios llamó a un éxodo, a una separación de donde ellos estaban en ese tiempo presente. Aquí, Dios se estaba preparando para cumplir Su Divina Palabra prometida que El le había dado a Abraham, y a Isaac, y a Jacob. Años, cientos de años habían pasado, pero sin embargo, Dios nunca olvida Su promesa. En la sazón, en el tiempo de cumplimiento, Dios siempre hace efectiva Su promesa.
56Por lo tanto, Uds. pueden estar seguros que lo que Dios ha prometido en esta Biblia, El lo va a hacer. No hay necesidad de tratar de pensar algo más, y decir: “Bueno, el profeta estaba, quizás, estaba errado”, o, “eso no pudiera suceder en este día”. Parecía casi imposible en aquel entonces, más imposible que lo que hoy parece. Pero Dios lo hizo de todas maneras, porque El prometió que El lo haría.
57Y miren cuán sencillo El lo hace. “Yo he descendido. Yo oí el clamor. Yo recuerdo Mi promesa. Yo he descendido para hacerlo. Yo te estoy enviando a ti. Tú hazlo. Yo voy a estar contigo. Ciertamente Yo estaré contigo. Mi Presencia que nunca, nunca falla, estará contigo adondequiera que tú vayas. No tengas temor”. ¿Ven? “Yo he descendido para liberar”. Yo estoy seguro que la mente espiritual capta eso. ¿Ven? ¿Ven? “Yo–Yo te–Yo te voy a enviar a ti, para llevar a Mi pueblo a un éxodo, para llamarlos fuera, y Yo estaré contigo”.
58Ahora, ¡cómo–cómo podemos descansar, cómo puede la fe captar esa ancla allí! ¿Ven? Dios lo va a hacer. El lo prometió. No importa cómo, cuáles sean las circunstancias, o lo que alguien más diga, Dios lo va a hacer de todas maneras, porque El lo prometió. Y El lo hace tan sencillo que se–se pasa por encima del–del entendimiento de la mente culta que procurará razonarlo: “¿Cómo pudiera ser?”
59Ahora, yo no quiero decir que un hombre con una buena y vigorosa inteligencia, y fina educación, que ese hombre no lo entendería. Eso está bien, y maravilloso, mientras él no use eso para razonar, sino esa cultura que él tiene, para creerle a Dios. Que sea convertida a la simplicidad de escuchar a lo que Dios ha dicho, y creerlo. Entonces su cultura le ayudará.
60Fíjense. Pero cuando el hombre trata de razonarlo: “¡No se pudiera hacer!”, entonces eso lo desvía de Dios constantemente, todo el tiempo, cuando él está tratando de–de escuchar lo que su propio entendimiento le dice. ¿Ven? Si Uds. no lo entienden, y la Biblia dice una cierta cosa, sólo puntualícenlo con un “amén”. Déjenlo así de esa manera.
61Ahora, en lugar de referirme a estas Escrituras, Uds. pueden anotarlas en esta lección de escuela dominical. Pero yo lo haría, quizá, si Uds. quisieran leerlas. Pero en primer lugar, tengo tantas aquí. Veamos....
62Antes que podamos darnos cuenta lo que este éxodo significa, yo voy a tipificar el éxodo de hoy; el éxodo de aquel entonces, con el éxodo de hoy, y ver si no va exactamente paralelo. Uno de ellos es natural. Y la mismísima cosa que El hizo en lo natural, El la está tipificando otra vez, un antitipo en lo espiritual, un éxodo espiritual.
63¡Es maravilloso, ver la Palabra de Dios! ¿Cómo pudiera alguien decir que Ella no está inspirada? Esto fue hace como unos dos mil ochocientos años, Uds. saben. Y cómo El prometió eso, y lo que El ha hecho, y lo dejó allí como ejemplo de cómo El–El–El hace que la sombra de algo testifique de lo–lo positivo. Yo hablaré de eso en esta noche, entre la luna y el sol, si es la voluntad del Señor.
64Pero primero, debemos revisar en Génesis para ver por qué ellos estaban en Egipto. ¿Por qué estaría el pueblo de Dios fuera de esa tierra? Después de todo, Dios prometió eso, allí en donde fue el principio, en Palestina, con Abraham, Isaac, y Jacob. Dios les dio esa tierra, y dijo: “Esta es”. Oh entonces, ¿por qué no estaría el pueblo en el lugar que Dios les proveyó?
65Esa es la pregunta de hoy también. Dios nos dio un pentecostés. El nos dio el Libro de los Hechos. El nos dio el Espíritu Santo, para dirigirnos y guiarnos. El nos dio una Tierra. ¿Y por qué estamos fuera de Ella? ¿Por qué está la iglesia fuera de Ella? ¿Por qué no está la gran iglesia Cristiana hoy viviendo otra vez como en el Libro de los Hechos, produciendo la misma cosa? Hay alguna razón por ello.
66Todos nosotros sabemos que estamos desunidos, y estamos en una condición terrible. Y la condición más terrible en la que–en la que el Cristianismo alguna vez haya vivido, es hoy. Y estamos en el... en la mera orilla o en el borde de–de un grande y terrible juicio que está preparado para la iglesia. Y antes que pueda suceder este juicio, Dios está llamando a un éxodo, así como El lo hizo en aquel entonces. Los pecados de los amorreos estaban apilados, así que El–El está llamando a un–un éxodo espiritual. Ahora, regresemos sólo un momento, en tipo, y démonos cuenta.
67Ellos fueron a Egipto, todo por causa de celos a un hermano. Esa es la razón que Israel estaba en Egipto en ese tiempo, fuera de la tierra. Recuerden: las promesas de Dios eran únicamente mientras ellos se quedaran en esa tierra.
68¿Ahora pueden ver lo que estábamos diciendo en oración, hace unos momentos? ¿Por qué tuvo Dios que endurecer el corazón de Faraón? Para poner otra vez al pueblo en la tierra prometida, antes que El pudiera bendecirlos, para traerles el Mesías a ellos.
69¿Cómo podía El endurecer el corazón de Hitler, para estar en contra de los judíos, cuando él mismo era medio judío? ¿Cómo pudo hacer El eso en Stalin, Mussolini? ¿Ven? Un pueblo que no está inspirado, como una nación, ellos– ellos... Dios tiene que tomar las–las cosas por las que ellos están viviendo, las leyes de la tierra, muchas veces, para hacer que Sus promesas se hagan realidad. Así que El tuvo que endurecer los corazones de esos dictadores para regresar a los judíos a la tierra prometida. Tuvo que ser de esa manera.
70Ahora, nos damos cuenta que yendo allá José... Sabemos la historia, a medida que regresamos a Génesis, y Uds. pueden leerla. Debido a que empecé un poquito tarde en esta larga lección de escuela dominical, procuraré apresurarme.
71Fíjense ahora. Lean la historia cuando puedan de José, siendo el último que nació de sus hermanos, el penúltimo. La mente espiritual captará eso de inmediato. El no era el último hijo; fue Benjamín. Pero observen en la excomunión. José y Benjamín eran hermanos de sangre, y los únicos dos que eran hermanos. Benjamín nunca tuvo el reconocimiento hasta que él se encontró con José. Y sobrepasando al resto de ellos, a Benjamín se le dio una doble porción de todo lo que José dio. Muy bien. Fíjense ahora, encontramos eso allí. Ellos eran....
72El fue tomado de sus hermanos porque él era espiritual. El era un gran hombre, sin embargo el más humilde del montón, lo menos del montón. “Y ellos lo odiaron sin causa”. Ellos no deberían haberlo odiado. Ellos deberían haberlo respetado. Pero, ¿por qué lo odiaron?, ¿por que él era un hermano? No exactamente por eso. Ellos lo odiaron porque Dios lidió con él más que lo que lidió con el resto de ellos. ¿Ven? El le dio a él un–un–un–un entendimiento espiritual. El podía interpretar sueños, perfectamente. Y él podía profetizar cosas que sucederían, perfectamente, exactamente de la manera que eran. Y él–y él no se detenía para decir la verdad.
73El vio el–el sueño de esos manojos inclinándose delante de su manojo, y entonces sus hermanos se enojaron con él. Uno dijo: “Me supongo, entonces, que tú insignificante ‘aleluya’”, en otras palabras, que “¿nosotros tendremos que inclinarnos a ti algún día?” Pero sucedió de esa manera. ¿Ven? ¿Cómo iban esos grandes gigantes alguna vez a inclinarse delante de ese hombrecito insignificante parado allí? Pero ellos lo hicieron, seguro que sí, y rogaron por misericordia. Pero él no había llegado todavía al poder, ¿ven Uds.? El únicamente estaba en aquel entonces en la forma de niño.
74Y entonces nos damos cuenta, al hacer esto, que José fue tomado de entre sus hermanos, las denominaciones, y lo dejaron solo. ¿Ven? Sus hermanos, todos en la tierra. Y luego vino una cosa tan grande. Nos damos cuenta que Israel... mientras que ellos moraran en su lugar de morada, y continuaran. Ahora, esa es una cosa buena quedarse en el lugar, posicionalmente, eso es correcto. Pero ellos se deshicieron del Espíritu.
75Los fundamentalistas, hoy, posicionalmente ellos saben lo que son, por medio de una concepción intelectual de la Biblia, pero no hay Espíritu. Ellos han rechazado a José, lo han desechado. Ellos no querían nada que ver con Ello. “Son un montón de ‘aleluyas’. Son un... No queremos nada que ver con Ello”. Ellos lo han excomulgado a El, lo han vendido al mundo. Estaban fuera de su compañerismo.
76Ahora, por hacer eso, ellos fueron sacados del lugar, llevados a Egipto, tiempo después.
77Ahora, la historia de estos hermanos celosos, ciertamente es de gran comparación con el lado espiritual de ello hoy. Todos nosotros–nosotros estamos conscientes de eso, que es puro celo, no puro, es un celo inmundo, sucio. ¿Ven? No hay pureza en el celo. ¿Ven? No es nada más que celo inmundo. Cuando ellos ven la misma Biblia y la naturaleza del mismo Dios que escribió la Biblia, El mismo vindicándose y luego rechazar Eso sin ninguna razón. Puro... Bueno, no puro. Como dije: “Es celo inmundo”. Observando a Dios sanar a los enfermos, levantar a los muertos, ¡el mismo Dios que vivió en los días de los apóstoles! El mismo Evangelio que ellos escribieron, para esta jornada espiritual, es el mismo Dios que hace la misma cosa. Así que no es nada más que celo lo que ha excomulgado: “Y no lo aceptaremos entre nuestro pueblo”. ¿Ven? Lo desecharon.
78Ellos pensaron, los hermanos, que ellos nunca tendrían necesidad de un hombre como ése, así que: “¿Por qué no nos deshacemos de él?”
79Esa es la misma cosa que ha sucedido hoy. Ellos piensan que “porque nuestras iglesias han llegado a ser intelectuales, porque nosotros tenemos la gente mejor vestida, la organización más grande, los ministros más inteligentes, que no tenemos necesidad del Espíritu Santo en la manera que era allá en el pasado”. Que ellos están cabales. En otras palabras: las acciones hablan más fuerte que las palabras. Que sus seminarios y el cerebro que ellos tienen, y–y sus reuniones donde discuten esta cosa, son más capaces con sus propias mentes intelectuales, de establecer una iglesia en orden, mejor que lo que el Espíritu Santo pudiera hacer. Así que, ellos ya no lo necesitan más. “Es Algo que nosotros no necesitamos hoy. Los días de eso ya pasaron”. Ahora, ¿no es eso exactamente correcto? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. “Nosotros no necesitamos el Espíritu Santo para sanar los enfermos. Tenemos doctores. No necesitamos el Espíritu Santo para hablar en lenguas. Nosotros todos somos gente inteligente”. Y cuando Uds. hacen eso, quitan de allí, de su estructura, la línea de la Vida.
80Jesús les dijo a esos judíos, en Sus días: “¿Qué no han leído eso, que ‘la Piedra que fue rechazada es la Piedra Principal del ángulo sobre la cual todo el edificio está asentado’?”
81Ahora, ¿ven Uds. lo que quiero decir? Estoy seguro que Uds.–Uds. pueden captar eso. Que la–la razón de ello ahora, es porque ellos pensaron que nunca tendrían necesidad de Ello. “Nosotros no necesitamos a los que hablan en lenguas. Nosotros no necesitamos intérpretes de lenguas. Ya no necesitamos a los profetas del Antiguo Testamento para establecernos en orden, por el Espíritu Santo. Lo entendemos”. ¿Ven? Ellos han adoptado un sistema hecho por el hombre para ocupar el lugar del Espíritu Santo.
82Por lo tanto, hay gente que es elegida, tienen sus nombres en el Libro de la Vida del Cordero; ellos no pueden aceptar eso. Ellos son de mente espiritual, y por lo tanto ellos no pueden aceptar eso. No pueden soportarlo, no importa si sus padres y madres hayan vivido en la iglesia organizacional que haya sido.
83Cuando una iglesia hace eso, quizás no lo dice abiertamente. Oh, no. Ellos no lo dicen abiertamente, pero sus acciones lo prueban. Aquí está la Palabra. Y el Espíritu Santo lo prueba entre aquéllos, cuando El puede reunirlos, que El todavía sana a los enfermos, y levanta a los muertos, y habla en lenguas, y echa fuera demonios. Así que, depende en el... lo que está en el interior de una persona.
84La Sra. Arganbright que está aquí, estaba pensando eso el otro día, sentada en la banqueta arrancando la hierba, cuando ella estaba cortando el césped. Yo pasé por allí, a un lado de ella. Ella no me reconoció, y la dejé que siguiera. Yo estaba observando. Ahora, fíjense: el Espíritu Santo en Su gran obra.
85La iglesia siente que ella no necesita al Espíritu Santo. Las iglesias les dirán eso a Uds. Y los hombres pueden pararse y darles a Uds. una plática intelectual de tal manera, que casi los hace que Uds. lo crean. Ahora, paremos aquí por un momento. ¿Qué no dijo Jesús que los dos serían tan semejantes, “que engañaría a los mismos elegidos si fuera posible”? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Las pláticas intelectuales serían tan pulidas que engañarían–engañarían a la gente. Es Evangelio, pero son hombres que pueden utilizar esa palabra de tal manera, que pudieran hacer a cualquier persona intelectual, si Uds. están confiando en la intelectualidad de ellos, ellos–ellos los harán que condenen al Espíritu Santo, y–y tomen la dirección del hombre. Vemos eso.
86Ahora, esa es la misma cosa que pensaron acerca de José, y ellos se deshicieron de él. Y oh, allá en Egipto, oh, cómo pudiéramos pensar, cómo pudiera quedarme horas. Uno pudiera quedarse aquí por tres años y nunca dejar ese tema, día y noche, y todavía estar encontrando las grandes pepitas del Espíritu Santo. La mente espiritual puede mirar allá en Egipto y ver esa persecución levantarse; puede ver a José siendo quitado para que la persecución pudiera levantarse. Y luego ver a Dios, con Su rueda en las ruedas, todo moviéndose alrededor perfectamente. Ver a Potifar rechazar a José; ver esa mentira ser dicha. Y ver a José en la prisión y su barba crecida, excomulgado de sus hermanos. Pero entonces, de repente, Dios se movió en la escena. ¿Ven?
87¡Cómo podemos ver esa rueda en las ruedas, moviéndose! El gran plan de Dios moviendo todo hacia este éxodo, a este tiempo cuando El llamaría a Su pueblo a regresar a la tierra otra vez, regresar al lugar, en posición en donde El puede bendecirlos y posicionar entre ellos aquél que El prometió que El posicionaría entre ellos. Ellos tenían que estar en su tierra. Recuerden, ellos tenían que salir de la tierra en la que estaban, y entrar en la tierra de promesa, antes que su Mesías prometido pudiera venir.
88Y la Iglesia tiene que hacer la misma cosa: salir de ese grupo de rechazadores, y entrar en la promesa, antes que el Mesías pueda ser manifestado delante de ellos. ¿Lo ven? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. La Vida del Mesías, manifestada, preparando a una Iglesia, a una Novia.
89Una mujer que se casa con un hombre, y no está de acuerdo con él, sería como un–un problema continuamente. Pero cuando un hombre y su esposa, su novia, su prometida, cuando ellos están en perfecta armonía, como una alma y una mente, es porque ellos van a ser una carne.
90Entonces, cuando la Iglesia puede entrar en tal armonía con Dios, al grado que la manifestación del Novio es manifestada en la Novia, ¡porque ellos van a ser Uno! ¡Oh, qué gran lección! Muy bien.
91Ahora, recuerden, la mente espiritual captando esto, puede ver el tipo y el antitipo, y captarlo. Sólo por una parte, pudiéramos continuar horas en ello. Observen lo que sucede.
92¿Y por qué hemos esperado todos estos años, desde este oasis de tiempo? Uds. saben, la Biblia habla que “la iglesia huyó al desierto, en donde ella fue sustentada por tiempo y tiempo”. ¿Y por qué ha sido todo esto? Para que nosotros... ¿Ven? Todavía son las ruedas de Dios en las ruedas.
93¿Por qué Dios no hizo esto hace mucho tiempo, cuando los hombres y–y las mujeres se sentaban con lápices e intentaban calcular el tiempo? Como Judge Rutherford y muchos de ellos que decían: “Jesús viene en el ’14". Y–y la Madre Shipton, también, mucho después de eso, y demás, todas esas fechas. Y, ¿ven?, cuando se basaron sobre eso, por lo que ellos habían tratado de entender de la Escritura, ¿ven?, ellos lo arruinaron. Está escondido. De hecho está escondido. ¿Y cómo pudiera la Escritura estar en contra de Ella misma, cuando Jesús dijo: “Ningún hombre sabe el minuto o la hora? ¿Ven? ¿Ven? Ellos sólo cogen una porción de Escritura y se aferran de Ella.
94Uds. deben tomar toda la cosa. Entonces, si Dios está en eso, entonces Dios manifestará que eso es la Verdad. Como sanidad Divina, si no es Verdad, entonces no es Verdad; Dios no tendrá nada que ver con eso. Pero si El manifiesta que es la Verdad, entonces Ella es la Verdad. Así como Jesús....
95Dios dijo: “Si hay uno entre Uds. que es profeta o espiritual, Yo le hablaré a él. Y si lo que él dice viene a suceder, entonces escúchenlo. Eso es. Pero si su profecía está errada, entonces...” Dios no puede estar errado. El es infinito, infalible, omnipotente, y El no puede estar errado. Así que, si el hombre está hablando, entonces muestra al hombre. Si él habló sus propias palabras, fallará. Pero si él habla las Palabras de Dios, no puede fallar, porque es Dios hablando. Entonces su inspiración viene de Dios, y–y tiene que estar correcta. Esa es la manera que Dios dijo de saberlo. Esa es la manera que la Biblia....
96En el Antiguo Testamento, El dijo: “Si ellos no hablan de acuerdo a la ley y los profetas, es porque no tienen Vida en ellos, no tienen Luz en ellos”. Correcto. Ellos tienen que hablar de acuerdo a la ley y los profetas. Y una profecía, o algo más, debe ser de acuerdo a la Palabra. Si no es, está errada. ¿Ven?
97Ahora, nos damos cuenta que todo esto ha acontecido, debido a la espera. Los avivamientos: los Metodistas, los Luteranos, los Bautistas, los Campbelistas, y–y todas las diferentes clases. Ellos han tenido grandes avivamientos. El Nazareno, los Santos Peregrinos, los Pentecostales, todos tuvieron grandes avivamientos. Pero el gran éxodo no ha venido. ¿Por qué? Dios le dijo a Abraham que lo mantendría allí en la tierra, porque la–la iniquidad del amorreo todavía no estaba llena. Y Dios ha esperado, pacientemente. Esa gente, tratando de entenderlo, ellos pueden ver la Escritura llegar a algo, llegar a algo. Ellos dicen: “Este es el día. Esta es la hora”. Pero Uds. fallan en entender que la iniquidad de los amorreos todavía no se ha cumplido.
98Por cuatrocientos años ellos peregrinarían allá en Egipto, y serían sacados. Pero ellos de hecho se quedaron cuatrocientos cuarenta años, debido al rechazo del profeta. Ellos tuvieron que sufrir otros... como unos cuarenta años allá en el desierto, antes que Dios los sacara. Moisés estuvo en el desierto por cuarenta años antes que él regresara a liberarlos, ¿ven Uds.? Pasaron cuarenta años del tiempo señalado, transcurrieron, porque ellos rechazaron el mensaje.
99Ahora, cuarenta años en el tiempo de Dios hubieran sido como un minuto y medio, de nuestro tiempo. Así es tanta la diferencia. “Mil años son únicamente un día”. ¿Ven? No sería ni siquiera un minuto, casi. Fíjense en eso.
100Ahora, se nos está haciendo tarde. ¿Por qué? Dios ha sido paciente, esperando, vigilando. Permitió que los–los Luteranos se levantaran en un avivamiento, luego se organizaron. Permitió que los Metodistas se levantaran en un avivamiento; se organizaron. Permitió que Juan Smith, la iglesia Bautista, se levantara con un gran avivamiento; se organizaron. Permitió que los Pentecostales se levantaran con la restauración de los dones; se organizaron. Hasta que la iniquidad llegue a llenarse completamente, luego Dios se cansa, y entonces allí viene un éxodo.
101Y vemos que la gente misma puede ver allá en el transcurso del tiempo, que la cosa está maldita. Ellos tomaron un lingote y un manto fino babilónico, otra vez. Y esa es la cosa que maldice a la gente, cuando los hombres procuran inyectar sus propias ideas acerca de cosas.
102Tenemos que quedarnos con esa Palabra. Ese fue el mandato de Dios, fue: “No toquen nada en esa ciudad, esa ciudad maldita. No lo toquen. Déjenlo en paz”.
103Y Acán pensó que él podía tomar este lingote de oro y vivir sin ningún cuidado como el resto del mundo, y el manto fino babilónico. ¡Oh, esos Acanes en los campamentos! ¿Ven? Pero la cosa está maldita, y continuará maldita. Fue maldecida desde el mismo Concilio de Nicea, en Nicea, Roma, ha estado maldecida desde entonces. Pero Dios ha permitido que la iniquidad siga llenándose, hasta que el tiempo de los amorreos ya está por cumplirse.
104Y ahora cualquiera con entendimiento espiritual, recuerde, continúo citando: “entendimiento espiritual”. Uds. pueden ver que la iniquidad de esta nación está llena. Ella está organizada y reorganizada, y organizada y organizada. Y ahora está confederada y unida con algo más. La iniquidad está llena. Es tiempo de un éxodo, tiempo de un llamado fuera a la Tierra prometida. No la promesa de ir a otro país, sino a un Hogar, el Milenio, tiempo para un llamado a salir. La iniquidad de esta nación (lo tocaré otra vez en la noche, si es la voluntad del Señor) está llena. Ella es inmunda.
105Uds. dicen: “Hermano Branham: ¿la nación en la que Ud. vive?” Sí, señor. Seguro que sí. Uds. dicen: “Como un ciudadano de los Estados Unidos, Ud. no debería decir eso”. Entonces Elías no debería haber traído una maldición sobre Israel, siendo él un israelita. El resto de los profetas no deberían haber maldecido esa nación bajo la cual estaban, siendo israelitas.
106Pero sólo hablaron, no sus propios pensamientos, sino la Palabra del Señor. ¿Ven? Depende de dónde Uds. estén sacando su inspiración. Depende de cómo esté viniendo. Si es contraria a la Palabra, déjenla en paz. Yo le pido a alguien que pruebe que Eso es contrario a la Palabra.
107¿Qué no lo dice la Biblia, en Apocalipsis 13? Allí es en donde esta nación aparece. Esta nación es número trece, una nación de mujer. Ella es una mujer en la Biblia. La mujer está en nuestras monedas. Es una nación de mujer. Es en donde empieza la podredumbre de las mujeres, empieza, y en donde termina. La podredumbre empezó en el Edén, por no creer la Palabra de Dios. Aquí es en donde son empolladas las mujeres predicadoras y todo lo demás. La inmundicia del mundo sale de Hollywood, la peor nación en el mundo; más divorcios que en el resto del mundo puesto junto. ¿Ven? ¿Por qué? Uds. se darán cuenta uno de estos días, si es la voluntad del Señor. Uds. verán por qué, esta cosa está maldita. Uds. pueden ver la ceguera de este asunto de divorcio que Satanás ha puesto sobre los ojos de la gente. Estamos en una hora terrible. Nuestro fin está casi a la mano ahora, creo yo. Están podridos, podridos hasta el tuétano.
108Ella aparece en Apocalipsis 13, número trece. Y recuerden, se levantó como un cordero: libertad de religión. Pero luego recibió poder de la bestia: una imagen semejante a ella. Y él habló con toda la autoridad, e hizo las mismas cosas podridas que la bestia hizo antes que él. ¿Díganme entonces si no está profetizado de esta nación? La condición amorrea está por madurarse, porque ellos ya están obrando en ello.
109Y aun el nuevo papa que tenemos, su propósito principal es unir a los hermanos. Y para el ojo natural, es la cosa que se debe hacer. Pero ante los ojos de Dios, es contrario al Espíritu Santo. Nosotros no podemos mezclarnos con eso. Y cada iglesia será llamada a que entre en esa federación. ¡Sálganse de esa cosa, tan rápido como puedan! Uds. tomarán la marca de la bestia, sin saber lo que están haciendo. ¡Sálganse de ello!
110Yo espero que la mente espiritual lo pueda captar. Yo estoy seguro que Uds. lo captan. Pero me pregunto de aquéllos allá. De todas maneras, uno no puede ir a cada nación. Uno puede enviarles cintas. Dios tendrá alguna manera de alcanzar esa mente allá en donde esa simiente es sembrada. Correcto. Y tan pronto como la Luz la toque [El Hermano Branham palmea sus manos una vez–Ed.], se enciende, toma Vida. Como la mujercita en el pozo, ella dijo: “Allí está”. Ella lo captó.
111¡Sálganse de esa cosa! Está maldita. “¿Maldita?” Díganme de una que haya caído y que se haya levantado otra vez. Díganme de una que se haya levantado y que no haya caído. Así que, Uds. pueden ver que la cosa está errada. Muy bien.
112La iniquidad todavía no estaba llena, la de los amorreos, así que ellos tenían que dilatarse y esperar antes del éxodo. Pero cuando los amorreos llenaron su iniquidad, entonces vino un éxodo espiritual, o éxodo natural mejor dicho, para llevar al pueblo a una tierra natural, en donde un amorreo natural una vez había habitado, y llamaba esa su tierra.
113Y la iniquidad de la denominación amorrea, quienes ellos mismos se han llamado “la Iglesia” por tanto tiempo, al grado que su iniquidad está por cumplirse.
114Viene un éxodo, en donde Dios mostrará quién es quién; en donde la Iglesia misma, la Novia de Jesucristo, será sacada en un éxodo para entrar a la Tierra que es prometida. “En la Casa de Mi Padre hay muchas mansiones, en este Lugar”. Uds. no tienen que ir Allá y pelear como ellos lo hicieron. Ya está preparado. “Si este tabernáculo terrestre en el que moramos se deshiciere, tenemos uno esperando”, “para que en donde Yo estoy, Uds. también estén”. ¡El gran éxodo está a la mano!
115Fíjense cómo Dios hizo ese éxodo, lo que El... qué preparaciones hizo El, y estúdienlo sólo por un momento, y luego miren hoy. Muy bien. Fíjense, antes de este éxodo, “se levantó un–un faraón que no conocía a José”. ¿Ven? “Un faraón que no conocía a José. No conocía a José”. ¿Qué estaba representando José? La parte espiritual en este éxodo espiritual.
116Se levanta ahora allí: “Somos libres”. (“La mujer fue sustentada por un tiempo, y tiempo, y la mitad de un tiempo”). Pero finalmente se levantó allí un–un Jos-... o mejor dicho, un dictador faraón que no conocía la libertad de religión, uniéndolos. No permitan que se les pase a Uds. Llegó un tiempo en donde tuvo que haber primero un faraón, tuvo que venir.
117Y la organización vivió en deleites, vivió como una rama injertada en la verdadera vid del Cristianismo, pero todavía está produciendo sus frutos originales: mujeres mal vestidas; hombres intelectuales y negando el poder del Espíritu. Pero ha vivido bajo el nombre de una iglesia Cristiana. Es una vid injertada. Pero el Labrador viene ahora a podar esa vid, como El dijo que El lo haría. Todos esos que no tienen el fruto, son cortados y echados al fuego y consumidos.
118Es una cosa horrible decirlo, pero la Verdad algunas veces se mira horrible. Como les acabo de decir a Uds., cómo Dios lleva a Sus hijos a través de aguas profundas y las arenas cenagosas y cosas. El lo hace de esa manera. Recuerden: el– el vaso debe ser quebrado en astillas, manojos, en pequeños pedazos para ser molido, y moldeado otra vez. Parece ser una cosa terrible el destruirlo, pero tiene que hacerse así, para que el vaso sea hecho otra vez, el vaso o lo que Uds. estén haciendo.
119“Hubo un faraón que se levantó, que no conocía a José”. Y eso fue el principio del principio. Eso fue el principio del éxodo. Y cuando esa cosa se empezó a formar bajo un–un poder político, se empezó a formar, Dios empezó a prepararse. La iniquidad de los amorreos estaba cumplida. El tiempo que El le había prometido a Abraham estaba cumplido, y el tiempo de liberación estaba a la mano.
120Y Dios permitió que se levantara un faraón que no conocía a José, y nació Ramsés. Y después de Seti, vino Ramsés. Y Ramsés fue ese que no conoció las bendiciones de José. Y–y él no sabía cuál era el lado espiritual. El sólo era un genio político que podía tomar Etiopía y todo el resto de los países, bajo fuerza militar. Y eso era todo lo que él sabía, era la–la fuerza militar.
121Yo pienso que si cualquier hombre fuera espiritual, pudiera ver lo que está aconteciendo ahora. Estamos recibiendo un faraón que no conoce la libertad de religión. Cuando nuestro presidente tomó su oficio, él no juró por eso, que él creía en libertad de religión.
122¿Qué del otro día cuando tuvimos esta pregunta de segregación allá en el sur? Cuando ese gobernador de–de Alabama... Quisiera que pudiera hablar con ese ministro, con Martín Luther King. ¿Cómo puede el hombre ser un líder y guiar a su pueblo a una trampa de muerte? Si esa gente fuera esclava, yo estaría allá quitándome mi saco, peleando por esa gente. Ellos no son esclavos. Ellos son ciudadanos. Ellos son ciudadanos de la nación. La cuestión de “ir a la escuela”.
123Esa gente, si ellos tienen un corazón duro y no saben esas cosas, Uds. no pueden meterle a esa gente cosas espirituales, lo que ha sido metido allí con poderes políticos. Ellos tienen que aceptarlo, nacer de nuevo, entonces ellos verán estas cosas.
124¡Pero este hombre, si tan sólo yo pudiera hablarle; guiando a esa gente preciosa, bajo el nombre de religión, a una trampa de muerte donde él va a matar miles y miles de ellos! Ellos no... Ellos sólo captan el–el lado natural.
125Ese hombre, el hermano de color, cuando vino ese gran levantamiento en Louisiana, yo estaba allí en ese tiempo. Cuando el... Había un ministro de color, un precioso hermano anciano, se paró allí y dijo, le preguntó a la milicia: “¿Pudiera hablarles a ellos? Ellos son mi pueblo”. Y este ministro anciano se paró allí, y dijo: “Yo quiero decir esta mañana, que nunca me he avergonzado de mi color. Mi Hacedor me hizo lo que yo soy”.
126Así es como El quiere que él permanezca. Así es como El quiere que cada hombre permanezca. El hace flores blancas, y flores azules, y flores de todos colores. No las hibriden. No las crucen. Uds. están yendo en contra de la naturaleza.
127El dijo: “Yo nunca me he avergonzado de mi color, hasta esta mañana”. Dijo: “Cuando yo veo a mi pueblo levantarse y hacer las cosas que ellos están haciendo ahora”, dijo, “me hace que me avergüence de ellos”. ¡Oh Dios bendice esa voz! El dijo: “Uds. solamente van a causar problemas”. Dijo: “Miren las escuelas aquí. Si no tuviéramos escuelas”, dijo, “sería diferente. Pero, ¿quién tiene las mejores escuelas aquí en Louisiana?” Dijo: “Tomemos por ejemplo a nuestra ciudad, Shreveport”. Dijo: “Hay una escuela de blancos allí, la cual es la escuela vieja. Ellos nos edificaron otra. Ellos no tienen ni un instrumento, una cosa para que los niños jueguen. Nosotros tenemos un patio lleno. Y además de eso, ellos nos edificaron una enorme piscina de mármol para nuestros niños. Y tenemos lo mejor de los maestros que se pueden obtener”. Dijo: “¿Por qué quieren Uds. irse allá, cuando aquí tenemos una mejor? ¿Qué es lo que les pasa a Uds.?”, él dijo.
128Y esa gente dijo: “¡Aaaa!” Ellos ahogaron la voz. Ahí lo tienen, ¿ven?, inspiración incorrecta.
129Esa gente fue esclava. Ellos son mis hermanos y hermanas. Si ellos fueran esclavos, yo diría: “Unámonos con ellos y vayamos por la calle y protestemos esa cosa”. Ellos ya no son esclavos. Ellos son ciudadanos con los mismos derechos que cualquiera tiene. Sólo es un montón de inspiración proveniente del infierno, para causar la muerte de millones de ellos. Ellos empezarán una revolución. Seguramente que sí. No es correcto.
130Hombres y mujeres tienen sus propios derechos. Nuestros hermanos de color, y nuestros hermanos japoneses, y amarillos, blancos, negros, y lo que ellos sean. No hay diferencia de color para Dios. Todos venimos de un hombre, Adán. Pero si Dios nos separó y nos tornó en diferentes colores, permanezcamos de esa manera. Si yo fuera un–un hombre amarillo, yo desearía permanecer japonés, o chino. Si yo fuera un–un–un hombre de color, yo desearía permanecer de esa manera. Dios me hizo de esa manera.
131Francamente, hay mucho respecto a la raza de color [raza negra–Trad.] que la raza blanca debería tener. Ellos no se preocupan. Ellos son más espirituales. Hay miles de cosas respecto a ellos que el hombre blanco ni siquiera les llega cerca. Dios los hizo así.
132¿Quién pudiera cantar mejor que un coro de gente de color? ¿En dónde pudieran Uds. encontrar voces? Yo los he visto venir allá de lugares remotos, en donde no sabían cuál era la mano derecha o la izquierda. Treinta o cuarenta tribus diferentes de ellos, y cantaban de tal manera que el maestro parado allí dijo: “Sencillamente no lo puedo superar”. El entrenó coros por años, y uno estaba una octava alto y el otro bajo, y todo lo demás. Dijo: “Escuche eso, ¡está perfecto!, aun en lenguajes diferentes”. Ellos están dotados.
133Pero, ¿ven Uds.?, toda esta cosa tiene que suceder, todo porque Uds. eligieron a un político con sus máquinas engañosas.
134Y el otro día, cuando ese gobernador se paró allí, jurado y elegido por el pueblo para entrar en ese oficio, y la cuestión de la segregación de acuerdo a la constitución, es que cada–cada estado puede hacer su propia decisión acerca de eso. A él no le importó, pero él leyó la constitución, y dijo: “Bueno, la escuela apoya la segregación”. Ellos tienen una escuela allá. Y solamente dos niños de color quisieron entrar a esa escuela, cuando ellos tienen su propio colegio. Pero él se paró y dijo... Lo que hizo, fue leer la constitución.
135Entonces cuando se trató de este hombre que tenemos aquí, que no conoce a José, la libertad, atrayendo esos votos de la gente de color que no saben que fue un partido republicano el que los libertó, en primer lugar. Vendiendo sus primogenituras a tal cosa como esa, para guiarlos dentro de una trampa mortal, para mostrar que cada sistema hecho por el hombre tiene que caer. Es exactamente correcto. Y el Sr. Kennedy nacionalizó a esa guardia, y envió a esos hombres de vuelta a confrontar a sus propios padres parados allá bajo la constitución. Eso transgredió la constitución otra vez.
136Dijo: “Nosotros no pelearemos. No, señor”. Y dijo: “Yo espero que la nación pueda darse cuenta que nosotros ya no estamos viviendo bajo una democracia, sino bajo una dictadura militar”.
137Uds. conocen el viejo refrán: “Una vez que es demócrata sureño eso es para siempre”. ¡Quién sabe ahora! Ajá. Seguramente que un hombre tendrá bastante sentido para despertarse a algo. ¿Ven? Dejen a esas preciosas personas en paz. No las maten allá.
138Como ese hombre que mató a ese hermano por la espalda la otra noche con esa pistola, y sus hijitos y esposa en la casa. A mí no me interesa quién sea él, eso es vil y mezquino. Sí, señor. Me gustaría ser el juez sobre ese caso una sola vez. Ajá. Ajá. Mató a ese hombre, que iba a su casa para estar con su esposa e hijos. El es un ciudadano, tiene el derecho de pararse por lo que él piensa que es correcto, un buen hombre. La fotografía está en la revista “Life”, de ese muchachito llorando por su papá. Y algún renegado allá, lo mató por la espalda, en una emboscada.
139Eso es a lo que Uds. llegan cuando rechazan a Cristo. Correcto. Allí es a donde toda la nación ha llegado, todo bajo la política. ¡Es una vergüenza, pero eso es lo que quisimos! Lo probamos en esta elección.
140Mi hijito me dijo esta mañana: “Papá, los padres peregrinos cuando ellos vinieron aquí, ¿pertenecían todos ellos a esta cierta iglesia denominacional? ¿Estaban todos ellos...?” Dijo: “¿Usaban vestiduras largas?”
141Yo dije: “No, cariño. Ellos vinieron aquí por libertad de religión. Para eso vinieron ellos aquí, para salirse de tal cosa como esa en la que estaban metidos”. ¿Ven Uds. en dónde están ahora? Muestra que todos esos reinos deben caer. Debo apresurarme.
142Una cosa: yo oro para que el Hermano Martín Luther King verdaderamente despierte pronto. El ama a su pueblo; no hay duda. Pero si él tan sólo viera de dónde viene su inspiración. ¿Qué bien haría si Uds. fueran a la escuela, y un millón de Uds. estuvieran tirados allá muertos? ¿No sería lo mismo que ir a la escuela? Ahora, por–por hambre, si eso fuera por algo más, por esclavitud, el hombre sería un mártir al dar su vida por una causa como esa, una causa digna, y eso sería una causa digna. Pero sólo por ir a la escuela, yo–yo no lo entiendo. ¿Ven? Yo no pienso que el Espíritu Santo está de acuerdo con él en eso, en lo absoluto. Tiene al pueblo todo emocionado, en un montón de publicidad sensacionalista, ¿ven Uds.?
143Lo mismo–lo mismo que hizo Hitler allá en Alemania, los guió directamente a una trampa mortal, a esos alemanes preciosos. Y ellos murieron por billones, o millones mejor dicho, apilados allí uno encima del otro.
144Y eso es exactamente la misma cosa. Y recuerden: me están grabando. Uds. lo verán quizás después que yo me haya ido. Eso es exactamente lo que va a suceder. Esas preciosas personas morirán allá como moscas. Empezará una revolución, ambos, blancos y gente de color [negros–Trad.] pelearán otra vez y morirán como moscas. ¿Y qué es lo que Uds. tienen cuando todo se termina? Un montón de gente muerta.
145“Pero allí se levantó un faraón que no conocía a José”. Es la misma cosa hoy: un hombre se ha levantado y tomó juramento en la–en la Casa Blanca que no juraría por su juramento, que no tomaría su juramento de que él cree en libertad de religión.
146¿Qué está diciendo este papa nuevo? Uno... El tiene cuatro cosas. Una de ellas es de unir a los Protestantes y a los Católicos. Y para cualquier persona intelectual, esa es la cosa que se debe hacer. Pero de acuerdo a la Biblia, es una cosa errada el hacerlo. Y la Biblia dice que ellos harán eso.
147Vayamos un poquito más adelante. Para este tiempo, Ramsés en Egipto estaba creciendo. Su poder estaba creciendo. El hombre natural, Ramsés, estaba creciendo.
148El hombre natural, el anticristo, está creciendo hoy. Por medio de políticas, él ya está en la Casa Blanca. En religión, él tiene a todo el pueblo con tantos escrúpulos, que de hecho lo aceptarán. Y en cuanto los líderes denominacionales, prácticamente cada iglesia que hay en la nación, ya está en la confederación de iglesias. Ramsés está creciendo. Y todas ellas se están uniendo, y eso es lo que ellas tendrán. ¿Y qué es lo que eso hace? Forman un poder, una bestia semejante a la primera.
149Entonces hay una persecución y un boicoteo que viene sobre todos aquellos que no se unirán con él. Entonces será muy tarde. Ud. ya tomó la marca. No diga: “Yo lo haré entonces”. Más vale que Ud. lo haga ahora. Ramsés estaba creciendo.
150Pero recuerde: mientras Ramsés estaba creciendo en poder, en Egipto, Dios tenía a Moisés en el desierto. El estaba creciendo también. Ramsés tenía un sistema político. Dios tenía un sistema espiritual, bajo un profeta, listo para venir a hablarle al pueblo.
151Ambos están creciendo otra vez. Habrá un enfrentamiento uno de estos días. El tiempo no está lejos cuando habrá un enfrentamiento. Como lo natural... Como la Escritura dice: “Lo natural tipifica a lo espiritual”. Uds. no pueden evitarlo. Allí está. Está delante de sus ojos. Es la Verdad. Mire a la Iglesia ahora, llamándola fuera, entrando en poder. El Espíritu Santo descendiendo, los misterios de Dios siendo revelados y puestos en orden. ¿Ven? Y aquí ahora, ella ya está en la Casa Blanca. Y la Iglesia se está reuniendo, amén, no en una denominación, sino fuera de la esclavitud de iniquidades, apartada de los amorreos, un pueblo que está libre. ¡Oh!
152Dios ya tenía a Moisés, antes de ser Su profeta. Aunque él ya había profetizado, y probado que estaba correcto, pero sin embargo, él estaba en la escuela del desierto, escondido del resto del mundo. Pero estaba siendo enseñado, siendo instruido allá en el desierto.
153Los enemigos siempre propondrán su sistema, y la incredulidad lo aceptará, porque el enemigo es la señal intelectual.
154Ahora, recuerden, sólo hay dos. No olviden esto. Solamente hay dos poderes. Uno es el poder espiritual del Espíritu Santo; El otro es el del diablo, obrando por medio del poder intelectual. Porque allí es en donde él entró, en el huerto del Edén, por medio de poderes intelectuales, para hacer a Eva creer en la concepción intelectual, contra la Palabra. Está tan claro como puede ser, los niños pudieran entender eso. ¿Ven? ¿Ven? Y esa es la manera que ha sido desde el principio.
155Aquí está, en Egipto, esta mañana. Hay un poder intelectual obrando en Ramsés, elevándolo al poder, y levantándolo a él, quien no conoce nada de libertad para permitir lo que José había hecho, lo que la iglesia había hecho en el principio.
156Y ahora vemos la misma cosa, un poder intelectual entrelazándose entre las iglesias, y se ha levantado para ser la cabeza eclesiástica que no le importa lo que la Biblia dice. Ellos tienen su propio sistema. No es lo que la Biblia dice, es lo que la iglesia dice. Y los Protestantes se entrelazaron dentro de eso, al grado que todos sus grupos pequeños dicen esto: “Bueno, seguro. Bueno, yo sé que Ella dice esto, pero déjenme decirles a Uds., esos días ya pasaron”.
157“Apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella”. Toda Escritura en la Biblia señala directo a ello.
158Ahora Uds. ven por qué quiero grabar esto y enviarlo a la gente. La hora ha llegado. La verdad tiene que ser conocida. El éxodo está a la mano. ¿Ven?
159La–la parte intelectual se mira perfecta. Y es perfecta, es exacta; pero es la perfecta inspiración de Satanás.
160Y luego todo el tiempo, este Ramsés intelectual estaba creciendo y llegando al trono. Y recuerden, él fue criado como hermano de Moisés, ¿ven?, un hermano de Moisés. Uno de ellos tuvo que tomar el trono intelectual, así como con José y sus hermanos. ¿Y qué hicieron ellos con el pequeño José? Lo excomulgaron de la Palabra. La Palabra es Dios. Y ellos excomulgaron la Palabra y aceptaron un credo. Y ahora el credo ha llegado a poder.
161¡Oh Dios, permite que la gente vea eso! ¿Cómo puedo hacerlo más claro? ¿Cómo puedo yo hacerlo más claro por las Escrituras, bajo la inspiración del Espíritu Santo, que ya estamos aquí?
162“Oh”, Uds. dicen: “¡Bueno, mire, si eso viene del Papa Juan, o del Papa Tal y tal, o del Obispo Tal y tal!” ¿Ven Uds. que Dios tomó a un morador del desierto, pequeño e insignificante? Dicen: “¿Cómo puede estar todo errado?”
163Dios lidia con un individuo, no con grupos, con individuos. Dios está tomando a los Suyos–a los Suyos, está tomando a los Suyos. La única cosa que El tenía que tener, era a un hombre con el que El pudiera obrar. Eso es todo lo que El quiere: un hombre. El ha tratado de tomarlos a través de cada edad. ¡Si El pudiera tomar a un hombre! ¡El tomó a un hombre en los días de Noé! ¡Un hombre en los días de Elías! ¡Un hombre en los días de Juan el Bautista! Sólo un hombre, eso es todo lo que El necesita. En los días de los jueces, El trató de tomar un hombre, a Sansón, le dio gran poder, pero él se lo vendió a una mujer y fue cegado. Eran jueces; no debería haber sido así. Dios es el Juez. ¿Ven?
164¿Ven Uds.?, hoy, El está tratando tomar a un hombre que El pueda tomar en Su mano, que diga la Verdad, que la diga sin temor, que no se detenga de nada, que no sea dogmático; un hombre que El pueda tener en Su mano y mostrar que Su Palabra vive, y El mismo mostrarse vivo. Yo creo que El puede tener a esa persona lista. Yo creo. Yo lo creo. Yo creo la Biblia lo bastante como para creer que El pudiera obtenerlo, correcto, que diría la Verdad.
165Después de un tiempo, nos damos cuenta, después que pasó por estas escuelas. Ahora fíjense. El enemigo propone algo, la mente intelectual, porque el enemigo está obrando en la intelectualidad. Y la mente lo considerará y lo razonará, y dirá: “Ahora, espere un momento. ¿Qué no es cierto que un concilio...?”
166Yo hablé con un hombre el otro día, y él dijo: “¡Mire Billy!” El trabaja para la Compañía de servicios públicos, es un hombre fino. Y él dijo: “Quiero decirle algo”. Dijo: “Ud. es irlandés”. Yo dije: “Sí, señor”. Dije: “Yo estoy algo avergonzado de ello, pero, a pesar de todo, lo soy”.
167Y él dijo: “Bueno”, él dijo, “¿no sabe Ud. que realmente–que realmente debería ser Católico?”
168Yo dije: “Lo soy, el Católico original”. Ud. sabe, la primera Iglesia fue la iglesia Católica.
169¿Ven Uds. adónde ha llegado, hoy? Ella empezó en Pentecostés, pero la organización la puso en donde ella está ahora. Miren, a los Pentecostales se regresaron y se organizaron, hicieron las cosas de la primera iglesia Católica. Y ellos están casi tan alejados hoy, como los Católicos–Católicos, que les tomó dos mil años. Y en cincuenta años ellos casi han llegado a eso. ¿Ven?
170El dijo: “¿No cree Ud. que cuando un grupo de mentes ecuménicas”, (ahí lo tienen), “se reúnen y razonan algo, y el grupo entero esté de acuerdo, no piensa Ud. que ellos estarían un poquito...? Y vengo a oírlo a Ud. predicar”, dijo, “pero yo no estoy de acuerdo con Ud.”
171Yo dije: “La única manera que Ud. puede probar que su desacuerdo es lógico, es probarlo por la Biblia”. El dijo: “La Biblia no tiene nada que ver con ello”.
172Yo dije: “Para Ud. quizás no, pero para mí, tiene todo que ver con Ella. ¿Ve?, es la Palabra”.
173El dijo: “¿No piensa Ud. que en un grupo reunido de mentes ecuménicas, pudiera estar más correcto, y estar más seguro que está correcto, que sólo un tipito insignificante y sin educación como Ud.?” Yo dije... “Bueno”, dijo: “¿Qué negocios tiene Ud. en decir algo en contra de ese obis-... en contra de nuestra– nuestra iglesia? Cuando ha habido, por toda la edad, cuando ellos tuvieron el primer Concilio de las Iglesias, como Ud. lo habló, allá una noche, nosotros oímos esto, en las edades de la iglesia, del Concilio Ecuménico reuniéndose en Nicea, Roma, y formó la iglesia Católica Romana”. Dijo: “¿No sabe Ud. que había miles de hombres espirituales, hombres enviados por Dios en ese Concilio? ¿Y no piensa Ud. que sus mentes estarían más propensas para conocer la voluntad de Dios, que la de Ud. aquí, después de que Dios ha probado por dos mil años que esa iglesia está correcta?”
174Yo dije: “El nunca lo ha probado”. Yo dije: “Si esa iglesia es una Iglesia de Dios, veamos entonces que manifieste como la primera Iglesia lo hizo. Veamos que produzca las cosas que ellos hicieron en primer lugar. Cuando aun la Biblia dice que: ‘Ni una tilde, ni una jota fallará de Ella’. Y El dijo: ‘Si alguno quitare una Palabra de Esta, o añadiere una palabra a Ella, su parte será quitada’, si es el Concilio Ecuménico o lo que sea, ‘del Libro de la Vida’. El está acabado”. Dijo: “Billy, Ud. está loco”.
175Y yo dije: “Entonces, creo que, en una ocasión en la gran dignidad de Israel, cuando ellos se habían separado como los Protestantes y Católicos lo han hecho hoy, Israel quería permanecer Israel”. Pero yo dije: “Nos damos cuenta que ellos tenían un rey llamado Josafat, un hombre justo el cual trató de guardar las–las–las leyes de Dios. Pero ellos tenían otro por aquí llamado Acab, quien se casó con una mujer, por política, procurando tener amistad con otra nación, y se casó con una de sus hijas, Jezabel, y la trajo, también, entre el pueblo de Dios”. Es la misma cosa que estamos haciendo, y metiendo. “Y ella llegó a ser una gobernadora; hacía a Acab decir esto, y hacía a Acab decir eso”. La misma cosa que ellos están haciendo ahora. Y yo dije: “El enfrentamiento viene”.
176Ellos querían unir ambas iglesias, como están procurando hacerlo hoy. Y–y para Acab... Y aun Josafat, el hombre de organización, dijo: “Sí. Eso sería bueno. Tu pueblo es mi pueblo. Todos somos Cristianos. Todos somos creyentes. Unámonos”. Pero cuando él llegó al enfrentamiento, él dijo: “¿No crees que deberíamos orar respecto a esto? Deberíamos consultar al Señor”. Y él dijo: “Sí”, dijo Acab. Así que él dijo: “Te diré lo que vamos a hacer: consultemos al profeta del Señor”.
177Pero, ¿ven Uds.?, Acab tenía un sistema que él pensaba que era del Señor. El dijo: “Yo tengo cuatrocientos de ellos, educados e instruidos”. Y ellos reclamaban ser profetas hebreos, como los grupos ministeriales lo hacen hoy.
178Y ellos los trajeron, y les hicieron una pregunta respecto al–al resultado de la batalla. Y cada uno de ellos se juntó y se unió, así como el Concilio Ecuménico lo hace hoy, y ellos llegaron a un acuerdo: “¡Sube! El Señor está contigo, porque esa tierra verdaderamente nos pertenece. Y echa a los sirios de allí, o a los filisteos. Echalos, porque la tierra nos pertenece”. Eso suena muy razonable. ¿Ven?
179Pero sin embargo, en el corazón de Josafat, no sonó bien. El dijo: “Yo sé que tú tienes cuatrocientos ministros ecuménicos bien instruidos allí. Y que todos están en un acuerdo, aun al grado que ellos se hicieron cuernos de hierro y dijeron: ‘ASI DICE EL SEÑOR’. Pero, ¿pudiéramos consultar a otro?”
180El dijo: “No diga así el rey”, el político dijo. “No diga así el rey, porque estos hombres son hombres instruidos. Yo mismo los instruí”. Eso es. ¿Ven? Eso es. “Yo he instruido a estos hombres. Pero hay uno más, y yo lo odio”. ¿Ven? Dijo: “Ese es Micaías, el hijo de Imla, pero”, dijo, “yo lo odio. El no es nada más que un renegado entre ellos. Siempre los está regañando. El siempre me está diciendo que yo estoy errado. Mira mi reino”. Sí, mírenlo, miren en el enredo que estaba.
181Miren su denominación hoy, “tendrían apariencia de piedad pero negarían la eficacia de ella”. ¿Ven? Oh, puede que Uds. tengan un millón más, o mil más, y hombres mejores instruidos, pero, ¿en dónde están Uds. en el Espíritu? ¿En dónde está su fuerza?, ¿en dónde estaba en Sansón, cuando él se paró allí, como dije el otro día? Con toda su gran estructura allí, y cada fibra allí, pero sin Vida en él. El Espíritu lo había dejado. El estaba impotente. El muchachito lo guiaba alrededor, ciego, por causa de alguna mujer. Así como la iglesia lo es hoy, guiada alrededor por política, obispos, ancianos, y por toda clase de cosas. Los hombres haciendo toda clase de tretas para conseguir algo, y todo. ¿En dónde estamos, cuando llegamos a este lugar?
182Ellos enviaron y trajeron a Imla, o al... no a Imla, sino a Micaías, el hijo de Imla. Enviaron y lo trajeron. Y él profetizó y les dijo a ellos que Acab moriría si él subía allá.
183Y ese arzobispo lo abofeteó en la boca. El fue honesto al respecto. El dijo: “¿Por dónde se fue de mí el Espíritu de Jehová para hablarte a ti?” Dijo: “Tú lo verás”. Ajá. Ajá.
184Dijo: “Pónganlo en la prisión. Pónganlo en la cárcel de adentro. Susténtenlo con pan de aflicción, y agua de angustia. Y cuando yo regrese en paz”, dijo, “lidiaré con este tipo”.
185¡E Imla sabía que él estaba bien con Dios! ¿Por qué? Su visión se comparaba con la Palabra. El era un profeta. Y su espíritu y su visión estaban exactamente con el profeta Elías. El dijo: “Si tú regresas, entonces Dios no me habló a mí”.
186Ahora, yo le dije a ese hombre: “¿Quién estaba correcto: el Concilio Ecuménico en donde cuatrocientos hombres elegidos se sentaron juntos, elegidos por hombres, o un renegado insignificante elegido por Dios?” “Bueno”, él dijo: “Bueno, ¿cómo sabría Ud. la diferencia?”
187Yo dije: “¡Regrese al Plano!” ¿Cómo sabemos cómo construir un edificio si no hay un plano?
188Si ellos se hubieran detenido un momento, y se hubieran dado cuenta que el profeta Elías maldijo a Acab, y dijo: “Los perros lamerán su sangre”. ¡Y lo hicieron! ¿Cómo podía él bendecir lo que Dios había maldecido?
189¿Cómo pueden Uds. bendecir algo que Dios ha maldecido? ¡Sálganse de la cosa! ¡Apártense de ella! Vengan a Cristo. Amén.
190Ahora fíjense. Pero el enemigo propondrá. El enemigo propondrá una cosa, la preparará, y la mente intelectual dirá: “Eso es correcto”.
191Allí es en donde este precioso hermano estaba. Este hombre, él dijo: “Se mira como... Mire esto. Ud. sabe que si todos nosotros nos juntáramos como una iglesia, ¿no piensa Ud. que estaríamos mejor que estar separados de la manera que ahora estamos?”
192¿No suena eso razonable, si todos los Protestantes y los Católicos pudieran juntarse y llegar a algún acuerdo mutuo? “¿Pero cómo pueden caminar dos a menos que estén de acuerdo?” ¿Cómo puede Ud. cuando un grupo aquí no cree en sanidad, el otro dice que ellos sí creen, el otro lo pone en algún otro tiempo allá en el pasado? Algunos ni siquiera creen la Biblia. Y ponga eso junto: ¿qué es lo que Ud. tiene? Dios no es un autor de confusión.
193Antes que Dios pudiera poner Su Iglesia en orden, ellos esperaron diez días y noches, hasta que todos ellos llegaron a estar “unánimes y juntos”. Y allí vino el Espíritu Santo para guiar, no algún Concilio Ecuménico. ¿Ven? Yo espero que Uds. capten esto. Fíjense.
194Ese es el incrédulo, desleal a la Palabra de Dios, que no se fija lo que la Palabra dice, sino se fija en sus propios razonamientos. Eso es lo que Eva hizo, en primer lugar. Ella se apoyó en su razonamiento.
195Satanás dijo: “Mira, fíjate en esto. ¿No es razonable? Yo sé que la Palabra dice Eso. Pero, espera un momento, ¿no es razonable que–que tú estarías mejor si supieras el bien y el mal?” “Bueno, sí”. Entonces ella lo tomó. ¿Seguro?
196De esa manera es el razonamiento. Ahora, la incredulidad siempre acudirá a los razonamientos, pero la fe no lo hará.
197¿No hubiera sido razonable para nuestro padre, el cual es el padre de nuestra fe, Abraham, los cuales somos sus hijos estando “en Cristo”, no hubiera sido razonable que una mujer de sesenta y cinco años de edad, y con la que él había vivido, desde que ella era una jovencita, que no pudiera tener un bebé? Y cuando ella tenía cien años de edad, o noventa, y él cien, todavía no había bebé. ¿No sería razonable, que un gran grupo de doctores y científicos le hicieran a Sara un examen. Dijeran: “Bueno, su vientre está seco. Las venas de leche se secaron hace cuarenta años. Su corazón, a esa edad, no pudiera resistir el parto”. Bueno, sólo son razones.
198Pero Abraham las rehusó. “El no dudó por incredulidad de la promesa de Dios. Contra razonamientos, él no dudó de la promesa de Dios, no importaba lo que fuera. Porque él–él había creído que Dios era poderoso para hacer todo lo que El dijo que El haría”.
199Ahora, ¿en dónde están los hijos de Abraham en esta mañana? Uds. ministros que tienen miedo, tienen miedo que los echen a la calle, y tengan que pedir su pan y su agua, si Uds. dejan esa Babilonia. ¿En dónde está su fe? David dijo: “Yo era joven, y ahora soy viejo. Nunca he visto al justo desamparado, o a Su Simiente mendigar pan”. No tengan miedo. Quédense fieles a Cristo.
200Pero la incredulidad capta la razón. Eso es lo que hizo. ¿Ahora lo captan? La incredulidad se apoya en razonamientos, las cosas de este día presente. La fe no lo hará.
201La fe mira a la Palabra. Pero la fe misma se coloca sobre la Roca inmovible, la Palabra Eterna de Dios. Amén. La fe no mira al razonamiento. A mí no me interesa cuánto más Ud. lo pueda mostrar que sería mejor. Si la Palabra dice: “No”, la fe descansa allí. Ese es el santuario del lugar de descanso de la fe.
202Quiero preguntarles a Uds. Luteranos, en esta mañana, a Uds. Bautistas, a Uds. Católicos, y lo que Uds. sean, Uds. gente denominacional alrededor del mundo. ¿Cómo pueden Uds. colocar su fe sobre su denominación, cuando es contrario a la Palabra? ¿Qué clase de fe tienen Uds.? Uds. tienen poder de razonamiento, y no fe. “Porque fe viene por el oír”, ¿oír al Concilio Ecuménico? ¿Pudieran Uds. alguna vez...? Bueno, Uds. pudieran encontrar eso en el “Almanaque de cumpleaños de las damas de antaño”, pero nunca lo encuentran en la Palabra de Dios.
203“Fe viene por el oír, y el oír por la Palabra de Dios”. ¡Amén! Díganme qué hombre puede hablar algo contrario a eso, y decir que es la Palabra de Dios. Cuando: “Cielos y tierra pasarán, pero esa Palabra no pasará”.
204Fe encuentra en la Palabra su santuario de descanso. Va y se pone encima de esa Roca Eterna, Cristo Jesús, la Palabra, y se queda allí y descansa. Que los vientos aúllen. Que las tormentas sacudan. Ella está segura, Eternamente. Ella descansa allí en esa Palabra. Allí es en donde la fe, la fe genuina Cristiana descansa. El lugar de su descanso es la Palabra, porque sabe que Dios mismo siempre se probará superior, por encima de cada uno de Sus enemigos. No importa cuán mal se mire, y cuánto el enemigo ha entrado, y cuánto se mire como que Ud. está derrotado, sin embargo, la fe lo sabe.
205Ahora, a Uds. personas enfermas, ¡oh, cómo me gustaría que esto penetrara en Uds.! Cuando Uds. captan esa fe, que van a ser sanadas, cada–cada circunstancia, todo lo demás, todas las señales, todos los síntomas pueden señalar que Uds. se están muriendo, ¡pero Uds. nunca se moverán! Su lugar de descanso es en el santuario de la Palabra de Dios, cuando la fe, la fe genuina se asienta allí. Ahora, no una manufactura, es fe. No una esperanza; sino fe. La esperanza está aquí afuera, esperando estar adentro. La fe ya está adentro, mirando para afuera, y diciendo: “Consumado es”. ¿Ven? Eso es fe. Allí es en donde la fe toma su lugar de descanso, porque sabe que Dios nunca, nunca permitirá al enemigo que pase por encima de él. El nunca lo ha permitido. Fe sabe eso, así que, sin importar cómo se miraba la cosa. Noé sabía que esa arca flotaría. ¿Ven? Seguramente que sí. Daniel sabía que Dios cerraría la boca de los leones. Los jóvenes hebreos sabían que Dios podía parar el fuego.
206Jesús sabía que Dios lo levantaría a El otra vez, porque la Palabra dijo: “No dejaré Su alma en el infierno, ni tampoco permitiré que Mi Santo vea corrupción”. [El Hermano Branham parafrasea Salmo 16:10–Trad.]. El sabía que la corrupción se establece en setenta y dos horas. El dijo: “Dentro de tres días Yo me levantaré otra vez”. ¿Ven? Tomó su lugar de descanso Eterno en el santuario de la Palabra de Dios, y allí se sostuvo.
207La razón procurará todo lo que pueda de reconocer: “Bueno, este sistema está destinado a ser mejor. Esto es Eso”. Se mira mejor porque Uds. están mirando con la mente intelectual. Uds. pueden probar razonamientos.
208Pero Uds. no pueden probar la fe. Porque, si pueden probarla, ya no es fe. Pero la fe reconoce solamente la Palabra y la promesa, y mira a esa cosa que Uds. no pueden ver. “Fe es la certeza de las cosas que se esperan, la evidencia de las cosas que no se ven”. Uds. no pueden razonarlo. Yo no puedo probar cómo será hecho. Yo no sé cómo va a ser hecho. Yo no sé, pero yo lo creo. Yo sé que es así, porque Dios así lo dijo. Eso está concluido.
209Esa es la razón que yo sé que Esto es correcto. Yo sé que la Palabra está correcta. Yo sé que el Mensaje está correcto, porque está en la Palabra. Y yo veo al Dios viviente moviéndose en él, para probarlo. Nosotros estamos en un éxodo, seguramente que sí.
210Aun la muerte misma no puede sacudir a la fe. Un hombre parado en la muerte, en la... allí mismo encarando a la muerte, y aclamando la victoria de la resurrección. Pablo, dijo: “Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón? Sepulcro, ¿dónde está tu victoria?” ¿Ven? “Porque Cristo resucitó, y ésos que están en Cristo resucitarán con El en Su Venida”. ¿Ven? No hay manera de cambiarlo. Sí.
211Fe hace la Palabra de Dios su santuario de descanso Eterno. Ella se queda en la Palabra de Dios.
212Fíjense, otra vez... Ahora, sólo tenemos un poquito más de tiempo, como unos veinticinco minutos, si Uds.–si Uds. lo permiten. [La congregación dice: “Amén”– Ed.]. Yo–yo quiero continuar esta cinta, sólo por un momento.
213Fíjense el rey, ese nuevo rey que se levantó, que no conocía a José. ¿Cuál fue su primera treta para destruir el poder de Israel? Fue con sus hijos. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. El trató de destruir a sus hijos. Ahora escuchen atentamente. El mismo diablo, en una forma diferente de monarquía, trató de destruir al único Hijo de Dios. ¿Ven? “Deshacerse de los niños, primero, antes que ellos pudieran empezar”. El diablo es un pájaro astuto, muy listo. El sabe cómo atacar la cosa antes que empiece. El lo sabe. ¿Ven?
214Y la única cosa que Uds. pueden hacer para ganarle, es confiar en Cristo, y humillarse y dejar que El los guíe a Uds. ¿Ven? Uds. nunca lo harán de ninguna otra manera. Los poderes intelectuales de Uds. nunca lo harán. Uds. tienen que creerlo. Sólo confíen en El. El es el Pastor. No es asunto de las ovejas mantener al lobo alejado. Es asunto del pastor. Pero las ovejas deben quedarse con el pastor para estar seguras. Esa es mi zona de seguridad, es en Cristo; y Cristo es la Palabra. Esa es la zona de seguridad.
215Fíjense. El diablo en la forma de–de Ramsés, un rey, la primera cosa que él hizo fue deshacerse de los niños con una muerte natural. Y tan pronto como el Hijo de Dios nació... El se había cambiado de Egipto, porque Dios destruyó a Egipto, lo condenó. Nunca se ha levantado desde entonces. Luego él estuvo en Roma; Satanás cambió su–su trono a Roma. Y la primera cosa que Roma hizo para destruirlo todo, para tomarlos, para estar seguro, el diablo en ese sistema Romano, procuró destruir, ¿qué?, al Hijo de Dios, para empezar. ¡El mismo diablo!
216Y hoy, él ha hecho la misma cosa bajo la señal ahora de un espíritu religioso, profesando Cristianismo, y tomando a nuestras jóvenes y casándolas con jóvenes Católicos, y las hace que críen a sus niños Católicos para romper el poder del otro lado. Ahí tienen su demonio. Ahí está su diablo sentado en siete colinas, usando una corona triple, tan sagaz e ingenioso, listo, intelectual como la serpiente, la simiente de la serpiente, sus hijos, usando las mismas técnicas intelectuales. Miren.
217Entonces ellos mataron a los niños en las otras dos veces. Ellos mataron a los niños con ¿qué? Dos veces. Ahora, recuerden, observen esas dos, y esta tercera. ¿Ven? El mató a los hijos, las primeras dos veces con muerte natural. Y esta última vez, él está tomando a los hijos y matándolos con muerte espiritual, casándolos, mezclándolos en matrimonio.
218¿No dijo Daniel la misma cosa en este reino de hierro y de barro, que ellos mezclarían esas simientes, procurando romper el poder del otro pueblo? Y eso es lo que ellos están haciendo, al grado que tienen la cosa ahora. Ellos metieron un presidente. Ahora, la cosa que sigue, que Uds. tienen que hacer, es meter–meter al cardenal. Meter a todo el gabinete, y luego, ¿qué van a hacer Uds.?
219La siguiente cosa que hacen ellos, toman su dinero y–y pagan la deuda de los Estados Unidos, y piden prestado a la iglesia, y luego Uds. están vendidos. Ahora, nosotros estamos–nosotros estamos viviendo hoy, pagando nuestras deudas de allá del extranjero, con dinero de impuestos que no serán pagados hasta después de cuarenta años. No tenemos más dinero. Pero la iglesia lo tiene. ¿Qué no dice la Biblia que “ella estaba adornada de oro”? ¡Y, oh hermanos! Pero Uds....
220De esa manera lo hace, ¿ven?, casa a sus hijas, a las hijas las casan con sus hijos, crían a sus hijos Católicos, exactamente, los mata con muerte espiritual. ¿Qué no dice la Biblia que “El la arrojaría en una cama de mundanalidad, y que mataría a sus hijas con muerte espiritual”? Apocalipsis 17. ¿Ven?
221Siempre es la Palabra. A mí no me interesa a dónde vayan Uds., todavía es la Palabra. Tiene que cuadrar bien en el cuadro. Si no, no es la Palabra, no es la Palabra. Si Uds. no pueden llevarla por toda la Biblia, entonces está errado.
222Miren: Durante este tiempo, Dios estaba instruyendo a Su siervo para su obra. Instruyéndolo, fuera de la vista de ellos, fuera de sus planes, de sus tretas. ¿Lo están captando? Fuera de sus sistemas organizacionales, Dios estaba instruyendo a un hombre para Su propósito. El le permitió continuar. Le permitió casarse y tener su esposa e hijos: al hijo Gersón. El estaba viviendo una vida muy buena; lo bendijo allá. Pero todo el tiempo, El lo estaba preparando, instruyéndolo.
223Dios y Su enemigo hicieron en lo natural en aquel entonces, así como Dios y Su enemigo lo están haciendo en lo espiritual ahora. Ellos los mataron con muerte natural; ahora con muerte espiritual. ¿Ven? Dios estaba preparando a un hombre natural, Su profeta, para que fuera a Egipto. Y Satanás estaba preparando a Ramsés, su hombre natural, ¿ven?, preparando a un hombre natural, ¿para qué?, para aniquilar, o unir a todos los egipcios y hebreos juntos, haciéndolos que todavía le sirvieran.
224Esa es la razón por qué es tan difícil para la mente que razone en contra de un sistema educacional que le puede probar sus puntos. ¿Ven? Correcto. La mente siempre se inclinará a la educación. Las mentes intelectuales y razonamientos ni siquiera lo ven.
225¿Vieron Uds. los “Diez mandamientos” de Cecil DeMille? Creo que muchos de Uds. la vieron. Yo no creo en ir al cine, y todas estas cosas. Pero yo le recomendé a la iglesia, que todos los que quisieran ir, y si ellos no tienen nada más que eso, estaría bien si quisieran verla. Porque yo no permitiría... Primero, algunos de mis hermanos fueron. Vinieron y me dijeron. Yo no había ido a uno por muchos años. Finalmente, fui aquí, cuando estaba en este autocine. Yo la miré. Vi lo que era. Entonces le dije a la iglesia: “Si Uds. quieren ir a ver eso, está bien”. Allí estaba. ¡Era precioso, hermoso!
226Cómo es que esa treta del diablo, cuán sagaz fue él allí, cómo él–él se metió allí para matar a esos niños. ¡Y cómo esa mente intelectual lo captó y lo creyó, porque ellos podían verlo! Eso era razonable. ¡Oh, cómo Dios estaba todo el tiempo instruyendo a este profeta! ¡Y cómo Egipto estaba instruyendo en política a este Ramsés, para que tomara control! Y luego la gran contienda vino un día, entre el poder intelectual y el poder espiritual. Y Ramsés, con todos sus dioses, estaba parado allí y echando agua para–para bendecir al dios del Nilo. Dios lo hirió, y sangre salió de él. El tenía... Oh, yo–yo pensé que eso era sorprendente, ¿ven?, de ver lo que sucedió. ¡Oh!
227Ahora observen. El intelectual siempre se inclina al razonamiento. Y no puede ver el lado espiritual, porque es intelectual. ¡Oh, ni tampoco podía en ningún otro tiempo! Ellos no pueden verlo ahora.
228Ellos no podían verlo en los días de Elías. Cómo este anciano profeta con cara vellosa podía.... Dios me perdone por decir una cosa como esa. Pero yo–yo... Y Dios sabe que yo estoy procurando hacerlo–hacerlo tan ridículo como puedo, para que así Uds. puedan ver el–el Espíritu de Dios.
229Como Pablo dijo: “Yo nunca vine a Uds. con palabras persuasivas y de sabiduría, para que sus mentes se desviaran a la sabiduría. Pero vine con el poder del Espíritu Santo, para que–para que la–la–la esperanza de Uds. y la confianza descansara, no en la sabiduría humana, sino en el poder resurrectivo de Jesucristo”.
230Por eso es que yo estoy haciendo esto tan ridículo, al describir al gran profeta piadoso “con una cara vellosa”. Porque él pudiera haber sido una–una cosa horrible al mirarlo, al pararse al lado de un sacerdote bien vestido, y llamarse a sí mismo un hombre de Dios.
231Mírenlos a ellos. Uds. pudieran ver la santidad de ese sacerdote, con la mente intelectual. Uds. pudieran ver el turbante en su cabeza, y el cuello volteado... y el efod puesto en su pecho, aquí. Uds. pudieran ver la unción del aceite, natural, sobre su barba, bajando hasta el borde de sus vestiduras. Uds. pudieran ver los fuegos de los sacrificios quemándose, y todos los rituales en orden. Ahora, a eso es a lo que la mente natural se hubiera ido.
232Eso es lo que ellos están procurando hacer hoy, el ojo, la puerta al alma. Pero, ¿ven Uds.?, el ojo espiritual, ¡detrás de ese ojo!
233Ellos miraron a este hombre anciano de apariencia vellosa parado allí con pelos en su pecho, y vestido con un gran pedazo de piel de oveja, de piel, un cinturón sobre sus lomos, probablemente descalzo, con brazos pequeños y delgados, los músculos flácidos colgándole de esta manera, y con una barba blanca ondeándole en su rostro, y una vara chueca en su mano, parado allí. Pero el ojo espiritual podía ver el poder de Dios moviéndose allí, porque estaba exactamente con la Palabra. No es lo que el intelecto ve, ¡es lo que el ojo espiritual ve!
234Y el–el ojo natural, hoy, ve una iglesia encantadora, un compañerismo con el alcalde de la ciudad, o–o con quien sea, en estas organizaciones denominacionales. Y ellos fallan en ver el poder del Espíritu Santo, cuando El puede levantar a los muertos y sanar a los enfermos. Y–y–y cómo... ¿Ven? Ellos–ellos miran, y observan a Hollywood, y observan a la gente en la calle.
235Las mujeres piensan hoy: “Bueno, esta mujer, Susie, ella pertenece a la iglesia. Tiene su cabello cortado. Usa maquillaje. Todos en el pueblo la quieren a ella”.
236Me pregunto: ¿Qué del Cielo? ¿Ven? Cuando es contrario a la Palabra, Dios no lo puede aprobar. El–El lo estuviera aprobando en contra de Sí Mismo. El estaría negando Su Propia Palabra. Y sea sabido que Dios nunca hará eso, aunque pasen los cielos y la tierra. Una mujer con cabello corto es una maldición ante los ojos de Dios, o una mujer que se pone ropa que le pertenece al hombre. ¿Ven? El ojo espiritual lo capta; ellos viven por la Vida del más allá. La mente natural vive para razonar las cosas carnales del día.
237Ahora fíjense, Dios haciendo esto, y sin embargo la gente no lo sabía. La mente carnal iba con la razón. Dios ahora está llamando a un éxodo espiritual. Donde El llamó a Su pueblo a un éxodo natural, hoy, El está llamando a un éxodo espiritual a, ¿quiénes?, a Sus Elegidos, únicamente a Sus Elegidos.
238Ahora, Egipto no podía ver que Israel estaba bien, aunque la sangre del cordero estaba en la puerta y en el dintel, y las cosas que estaban sucediendo.
239Y Dios estaba allá, moviéndose en ese profeta, y tomando la palabra de un hombre. Le permitió pararse allá, y tomar una–una vara sobre la cual él se recargaba, y extenderla hacia el este, y decir: “Que vengan moscas, y cubran a todos los egipcios”. Se regresó allá. Y todos dijeron: “Nada sucedió. Nada sucedió”.
240Pero sólo en un instante, una mosca verde empezó a dar vueltas. Después de un rato, probablemente había dos libras por yarda cuadrada [0.90 kg. por 0.84 m²– Trad.], que un hombre había hablado la creación de ellas a existencia.
241Había un Ramsés intelectual parado allí, que estaba en contra, un hombre muy religioso, y en contra del Espíritu del Dios viviente. Y la mente natural sólo podía ver a Ramsés. Pero la mente espiritual veía la promesa, y la veía cumplirse.
242Bueno, si Josué y Caleb podían decir de esos amalequitas, y heveos, y jebuseos, como que ellos no estaban allí, no obstante que eran el doble, o tres o cuatro veces su tamaño. Y la mente natural, en Cades Barnea, cuando los espías fueron, dijeron: “¡Ah, no podemos hacerlo! Nosotros... Ellos son–ellos son de grande estatura. Bueno, parecemos–parecemos langostas al lado de ellos”.
243Pero Caleb y Josué vieron la promesa de Dios, dijeron: “Somos más que poderosos para hacerlo”. ¿Por qué? Ellos estaban mirando: “Dios dijo: ‘Yo les doy la tierra’”. ¿Ven? La mente carnal no lo capta. La mente espiritual lo capta.
244¿Y por qué? Quiero preguntarles algo. ¿Por qué los egipcios no vieron estas cosas? Porque ellos no eran elegidos. Dios le dijo a Abraham antes que sucediera. ¡Cáptalo tú, iglesia que duermes! Dios le dijo a Abraham antes que sucediera: “Tu simiente peregrinará en–en Egipto por cuatrocientos años, y Yo los sacaré”. Esa es la razón que ellos lo vieron, porque ellos eran elegidos para verlo. Ellos eran la elección. Israel fue elegido para ver la señal de Dios, y ellos salieron de Egipto mientras que los incrédulos perecieron.
245Y hoy, Dios está llamando a Su Elegida, a la Simiente espiritual de Abraham, por la fe que él tenía en la Palabra de Dios. ¿No ven la Simiente espiritual hoy? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Esa no ve a la iglesia intelectual. Ve la Palabra. Y está siendo llamada de esas grandes denominaciones para entrar a la Presencia de Jesucristo. ¿Estuvo claro eso? ¿Lo captaron? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Muy bien. Seguiremos adelante. ¡El Elegido, únicamente! Los doctores D.L.Ph., ellos nunca lo verán. Ellos no fueron elegidos.
246Y recuerden, esta elección que está viniendo ahora, no es solamente para ir a otra nación, es para ir a la Gloria, en donde sus nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero. No bajo el corderito, el animal natural que sacó a Israel, en el cual ellos podían descarriarse de allí y regresar. Pero en ésta, no se puede. Esta está bajo la Sangre del Cordero de Dios que fue inmolado antes de la fundación del mundo. Y sus nombres fueron puestos en el Libro de la Vida del Cordero antes de la fundación del mundo. Y ellos están allí adentro, Elegidos. Y cuando esa Luz destella sobre ellos, de esa manera, esas paredes denominacionales caen de ellos, y ahí vienen. “Salid de ellos”, dijo el Espíritu Santo en estos últimos días. “No toquen sus cosas inmundas. Yo seré Dios a Uds.; Uds. serán hijos e hijas para Mí”. Vigilen.
247Israel estaba vigilando. Ellos sabían que Dios lidiaba con Sus profetas. Ellos... La Palabra vino a ellos, y ellos vinieron a verla. Y ellos la vieron.
248Y ahora vemos la señal intelectual, vemos ahora, que ellos están creyendo en sus organizaciones. Todavía están en sus credos. Sin embargo ellos....
249Lo mismo como Balaam, que subió a la cumbre de la colina en dónde estaba Israel. Allí estaba Israel, no una nación, solamente era un pueblo errante, y eran culpables. Y Moab, su hermano, el intelectual, el hombre organizado, fue a la cumbre de la colina con el obispo o el profeta que ellos tenían, y edificó un altar y ofreció el mismo sacrificio. Pero él falló en ver la Columna de Fuego y la Roca herida en medio de Israel.
250Así es hoy día. La mente intelectual estaba mirando a la celebridad parada allí. Ellos fallaron en ver la Roca herida. Aun el obispo mismo falló en ver el poder del Espíritu Santo, la aclamación del Rey en el campo. Ellos fallaron en verlo.
251Así que, así es hoy día otra vez. Dios está llamando a Su pueblo elegido, y ellos son Elegidos hoy. Y son Elegidos hoy, ¿para qué? Para una resurrección. ¿Y qué clase de señal les está mostrando El? La señal de la resurrección.
252¿Qué les estaba mostrando El entonces? Una señal de liberación para librarlos de la esclavitud, una señal de poder que podía cerrar los cielos o podía oscurecer los cielos.
253Y ahora El está mostrando el poder de la resurrección de Su Hijo viviendo entre ellos, para resucitarlos de esta su sepultura y cementerio en el que nosotros estamos, a una Tierra que El nos ha prometido. La señal de resurrección, llamando fuera de un Egipto espiritual y de una Babilonia espiritual sabiendo....
254Permítanme decir esto, pausadamente ahora, para que Uds. lo capten. Lo está haciendo a través del mismo sistema como El lo hizo en el principio. El está haciendo la misma cosa: cegando los ojos del incrédulo, abriendo los ojos del creyente. Y fíjense que la política lo está haciendo por el lado intelectual, la política y la iglesia, la política y las naciones, todo, y el otro lado está escondido de ellos; es una causa espiritual.
255Dios tomó a un hombre en el desierto, lo instruyó, y lo regresó, y tomó la cosa bajo control, y sacó al pueblo. ¿Ven lo que quiero decir? El no puede cambiar Su programa. El es Dios. El nunca lidiará con un grupo. El nunca lo hizo. El lidia con un individuo; El lo hizo, y siempre lo hará. Y El prometió, aun en Malaquías 4, que El lo haría. Correcto. Así que, allí está Su promesa, lo que El era; prometió lo que El dijo que El haría, y aquí estamos. ¡Qué gente tan feliz deberíamos ser; dándoles la señal por Su Palabra-señal prometida, la Palabra prometida! El prometió que El lo haría. Y un... “Restauraría la fe del pueblo, los corazones del pueblo, a la fe de los padres Pentecostales originales”. El prometió hacerlo, mostrando Sus señales.
256“Y como fue en los días de Sodoma, así será en la Venida del Hijo del Hombre”. ¿Qué clase de señal vieron las iglesias en Sodoma? ¿Qué vio la iglesia intelectual? Dos predicadores. ¿Qué vio la Iglesia espiritual, la Elegida, Abraham y su grupo? Vieron a Dios manifestado en un cuerpo de carne, de carne humana, que podía discernir el espíritu y decir lo que Sara estaba diciendo detrás de El. “Como fue en los días de Lot, así será en la Venida del Hijo del Hombre”. Vemos al Espíritu Santo entre nosotros, haciendo la misma cosa, obrando en carne humana. Esta es la hora. ¿Ven? Estamos exactamente aquí, amigos. Eso es todo. Un éxodo está en progreso.
257Pero ahora fíjense, El lo hizo en ese entonces, ¿por medio de qué? Fíjense y piensen espiritualmente. Permitan que el Espíritu Santo quite la vieja manera de pensar con indiferencia en estos momentos, y pongan atención. Si Dios alguna vez hace una decisión para hacer algo de una sola manera, El nunca la puede cambiar.
258En el huerto del Edén, cuando El quiso redimir a un hombre para regresarlo al compañerismo, El hizo una decisión: esa fue la sangre. Ellos intentaron educación, han intentado denominación, han intentado nacionalizar, y todo lo demás, y nunca funciona. Solamente hay un lugar en el que Dios siempre se encontrará con un hombre, ése es bajo la sangre derramada, como lo fue en el Edén. Eso nunca ha cambiado. El único lugar en el cual Dios se encontró con él en los días de Job, fue bajo el sacrificio del cordero. El único lugar en el cual El se encontró con él en los días de Israel, fue bajo el sacrificio del cordero; lo mismo que hizo en el huerto del Edén lo fue bajo el sacrificio del cordero.
259El único lugar en el cual El se encuentra hoy, no es en las denominaciones; ellas contienden y disputan entre ellas no en “iglesismo”: ellas todavía hacen la misma cosa. No en los intelectuales: ellos están todos enredados. Sino bajo la Sangre del Cordero todo creyente se puede encontrar en el compañerismo, en donde la Vida está.
260Dios escogió en los días del éxodo, El llamó fuera a un grupo. Y de ese grupo, quiero que Uds. se fijen en algo, El únicamente tuvo dos que entraron a la tierra prometida. ¿Por cuál medio escogió El para sacarlos?: ¿la política?, ¿la organización? El escogió a un profeta, con una señal sobrenatural de una Columna de Fuego, para que el pueblo no errara. Lo que el profeta decía era la Verdad. Y Dios descendió en una Columna de Fuego, y El mismo se vindicó, mostró Su Palabra. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Eso es lo que El trajo en Su primer éxodo. En Su segundo éxodo....
261Dios siempre obra en tres. El es perfecto en tres. Todos Uds. se fijan que en mi predicación siempre son tres y sietes. Ajá. “Siete” es: “completo”. “Tres” es: Su “perfección”. Primero, Segundo, y Tercer Jalón. ¡Y oh, todo, todo! ¿Ven? Justificación, santificación, bautismo del Espíritu Santo. Padre, Hijo, Espíritu Santo. ¡Todo! ¿Ven? Fíjense.
262¿Qué hizo El en el primer éxodo? El envió un profeta ungido con una Columna de Fuego, y El llamó fuera al pueblo. Ese fue Su primer éxodo.
263Y cuando el tiempo de Israel se cumplió, El envió otra vez a un Dios-Profeta con una Columna de Fuego. Juan la vio descendiendo del Cielo como una paloma. Y El dijo: “Yo vengo de Dios y Yo regreso a Dios”.
264Después de Su muerte, sepultura y resurrección, Saulo de Tarso, en su camino a Damasco, vio esa misma Columna de Fuego. Y él siendo un hebreo, bien enseñado en la Palabra, dijo: “Señor: ¿quién eres Tú?” El sabía que era el Señor, esa Columna de Fuego. El era un hebreo. Dijo: “¿Quién eres Tú?” Y El dijo: “Yo soy Jesús”.
265En el segundo éxodo, El trajo a un Profeta ungido, quien era Su Hijo, Dios- Profeta. Moisés dijo que El sería un Profeta; y tenía la Columna de Fuego, e hizo señales y maravillas. Y ese mismo Profeta dijo que “el que en Mí cree, las obras que Yo hago, él las hará también”.
266Y aquí El prometió la misma cosa en el éxodo en los últimos días, y El no puede cambiarlo. Y por prueba científica, por el testimonio del Espíritu Santo, por las obras del Espíritu, la vemos hoy, la gran Columna de Fuego moviéndose entre nosotros; y las señales y maravillas de la resurrección de Jesucristo, llamando al pueblo de un denominacionalismo a la Presencia de Jesucristo, para vivir, para ir a una Tierra. No hay error, amigos. No es lo que yo estoy diciendo, yo sólo soy su hermano. Pero es lo que Dios les está probando a Uds., lo que lo hace la Verdad. La misma Columna de Fuego que El usó para los otros dos, El la trajo entre Uds. hoy, y la probó por la ciencia. Como Uds. saben, la revista “Life” la publicó el mes pasado, allá. En donde....
267¿Cuántos estaban aquí y me escucharon decir acerca de lo que sucedería antes que sucediera? Creo yo que casi todos en la iglesia.
268Ahí está. Ellos no saben de lo que se trata; los científicos están procurando... “Si alguien tiene una fotografía de Ella, llámenos...” “Una Nube de veintiséis millas de alto [41.86 km–Trad.], en la forma de una pirámide”. Los siete Angeles representados allí, regresaron y les trajeron a Uds. la Palabra de Dios, bajo inspiración. Eso les habla a Uds. de estas horas a las que están llegando y viviendo. La mente espiritual captará eso de inmediato, ¿ven?, y lo entenderá. ¡Es un éxodo! Nos vamos a ir uno de estos días. Gracias a Dios. ¡Recuérdenlo! Terminaré en un momento. Tengo diez minutos.
269Fíjense, la Columna de Fuego que los llamó fuera, los guió a la tierra prometida, bajo la unción de un profeta. Una Columna de Fuego que ellos podían mirar, los guió a la tierra prometida, bajo un profeta ungido. Y ellos constantemente lo desecharon. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”– Ed.]. Seguro.
270Ahora, yo sé que tenemos que tener un servicio bautismal. Tengo como unas seis páginas más aquí, creo yo. Pero voy a parar aquí, en un momento.
271Obsérvenlo. Estamos en un llamado a salir fuera. “‘Salid de Babilonia, pueblo Mío’, dijo la Voz del Angel”. ¿Salir de qué? De la confusión. ¿Está correcta la Metodista, o la Bautista, o la Católica? “Salir de ella”. Dios está correcto. ¿Cómo sabe Ud.? “Toda palabra de hombre sea mentirosa, y la Mía veraz. Salid de ella”. ¿Cómo sabe Ud.? La misma Columna de Fuego, la misma unción del Espíritu, guiando a la Tierra prometida.
272Fíjense: los guió, los sacó, los condujo a la tierra prometida, a Israel, la nación.
273¡Y el mismo Dios, la misma Columna de Fuego! Eso únicamente... “Ellos dicen que la... que esa cámara...” Cuando Uds. leen lo que George J. Lacy; no yo. Uds. leen en donde George J. Lacy examinó esa fotografía. El jefe del F.B.I. [Departamento federal de investigación–Trad.], para huellas digitales y documentos, allí está su declaración. “Alguien dice: ‘Es una doble exposición de lentes’”. Millares de millares de gente la miraron con sus propios ojos. Nosotros estuvimos aquí y la miramos. Uds. la han mirado. [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. No lo es. “Ellos dijeron: ‘Fue una ilusión óptica’”. ¿Qué dijo el Sr. Lacy? “El ojo mecánico de esta cámara no tomaría sicología”. Ajá. No fue una ilusión óptica. Está allí, la misma Columna de Fuego. Luego dicen: “¡Ah bueno, eso fue una ilusión!” Bueno, ¡había cámaras por todas partes, por cientos de millas en Tucson!
274Seis meses antes que sucediera, les dije a Uds., por el Espíritu Santo, que yo iría allá a recibir lo que iban a decir. Porque el escrito en la parte de afuera de la pirámide, como el hermano tuvo el sueño y yo se lo interpreté a Uds. Esa es la total interpretación. Ahora, todos los misterios de justificación, santificación, bautismo del Espíritu Santo fueron explicados. Ahora está recogiendo los cabos sueltos de eso, los cuales están escondidos en los Siete sellos, no en las Siete edades. Los Siete sellos revelan los misterios. Y entonces El abrió esta cosa, en la cumbre, y encontró una Roca allí adentro, blanca, pero nunca se había escrito en Ella. Eso era un misterio.
275Ve a Tucson; se predijo antes que sucediera. Estando parado al norte de Tucson, hay testigos que están aquí, fue cuando vino un estruendo que sacudió las montañas casi hasta el suelo. Y al mismo tiempo, un círculo de Luz estaba suspendido allá en el aire, cuando la ciencia tomó las fotografías. “Veintiséis millas de alto”, [41.86 km–Trad.], como cinco veces la distancia en la cual pudiera haber neblina o algo. Y ellos ni siquiera pueden encontrar lo que la produjo.
276“Habrá Luz al atardecer. El sendero a la Gloria de seguro encontrarán”, si Uds. son elegidos. Si esa Semilla cae en terrenos áridos, sobre rocas, nunca hará nada, en corazones duros de piedra que quieren ser indiferentes. Pero si cae sobre el terreno blando y tierno de fe, producirá un Cristiano dando frutos del Espíritu.
277Fíjense cómo Dios hizo eso. Ahora El tiene esa misma Columna de Fuego, que está vindicada. Alguien dijo: “¿Por qué no va y les dice a los científicos respecto a Eso?”
278¿Piensan Uds. que ellos lo creerían? “No echéis vuestras perlas delante de los cerdos”. Jesús dijo que no. Yo no tengo la dirección para hacerlo, sin embargo estoy viviendo allí mismo en la ciudad en donde ellos querían una explicación. Yo pensé ir. El Espíritu Santo dijo: “¡No vayas! No es para ellos. Regresa y dilo al tabernáculo”. Muy bien.
279“Y sucederá... Si lo que ellos dicen sucede, entonces, recuerden, Yo lo he hablado”, dice el Señor, “¿ven?, antes que suceda”. Allí sucedió. Escuchen la Biblia, la Voz de Dios llamándolos a Uds. en este día.
280Ahora, yo quiero que se fijen. Esta misma Columna de Fuego está guiando al pueblo otra vez a la Tierra prometida, al Milenio. En donde encontramos, bajo la inspiración de este Sexto sello, (esto nunca ha sido enseñado antes), cómo la tierra tiene que ser purificada para el Milenio. La Columna de Fuego está guiándolos a un Milenio.
281Y fíjense: la Columna de Fuego guió a Israel de la esclavitud, en ese éxodo, la Columna de Fuego, bajo el liderazgo de Dios. Dios era el Fuego, y la Columna de Fuego sólo ungió al profeta. La Columna de Fuego habría de pararse como un testigo Celestial que Moisés fue llamado.
282Recuerden a Datán, ellos dijeron: “Bueno, deberíamos empezar una organización. Moisés: ¡basta ya de ti! Tú procuras decir que tú eres el único santo entre nosotros. Toda la congregación del Señor es santa. ¿Cómo te puedes levantar sobre ella?”
283Y Moisés se postró sobre su rostro y empezó a llorar. Dios dijo: “Sepárate de él. Yo abriré la tierra y los consumiré”. Un tipo. Cómo puede... Moisés les dijo que él les estaba diciendo lo que Dios había dicho, Dios vindicándolo que era la Verdad.
284Aun María misma, la profetisa, y Aarón, se rieron de Moisés por casarse con esa muchacha etíope; se burlaron de él. Y Dios se llenó de ira porque hablaron en contra de Su siervo. ¿Qué hizo El? El los llamó a que salieran a la puerta del tabernáculo. Y a María, a pesar de que ella era una profetisa. Pero Moisés era más que un profeta, más que un profeta. El dijo: “¿No tienes temor de Dios? Si hay un profeta entre Uds., Yo el Señor hablaré a él en visiones, y Yo mismo me daré a conocer a él en sueños, pero”, dijo, “no así a Moisés.” Dijo: “¿No tienes temor de Dios?” Y ella–ella estaba media muerta con lepra, en ese momento. Uds. saben eso.
285No dijo El, de Juan el Bautista: “¿Salieron Uds. a ver un profeta? Sí, y más que un profeta”. ¿Por qué? ¿Por qué era él más que un profeta? El era el mensajero del Pacto, el arco que unió esas dos dispensaciones.
286Y hoy, el... lo que tenemos entre nosotros, este gran Espíritu Santo, es más que un profeta. Es Dios manifestado entre nosotros, probándolo con Su Palabra. Hace más que un profeta, miles de veces más que lo que los profetas hacen.
287Elías, uno de los más grandes profetas de la edad, únicamente hizo cuatro cosas sobrenaturales en todos sus ochenta y algo de años de su vida. Y Eliseo, con una doble porción, hizo ocho.
288Y nosotros vemos millares de millares con nuestros propios ojos, miramos al Angel del Señor en una Columna de Fuego. La investigación científica lo ha llevado al mundo, sabiendo que ellos mismos van a ser juzgados por Ello. ¿Qué hizo ese Cordero, ese Angel del Señor, el cual era Cristo? ¿Lo creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”–Ed.].
289San Juan 6. Todos ellos estaban bebiendo de esa agua, y teniendo un gran momento y regocijándose. El dijo: “Yo soy el Pan de Vida que vino del Cielo de Dios. Yo soy esa Roca que estaba en el desierto”.
290Ellos dijeron: “Ahora sabemos que estás loco. Tú estás–Tú estás loco. Tú–Tú tienes un demonio. Tú eres un Hombre loco, con un demonio”. Uds. saben, la gente recibe un espíritu en ellos, algunas veces ellos se vuelven religiosamente muy activos. Ellos dicen: “Tú eres–Tú eres un demonio. Tú tienes un demonio. Tú eres un Samaritano, y tienes un demonio en ti”. Dijo: “Y mira, Tú ni siquiera tienes más de cincuenta años, ¿y dices que Tú ‘viste a Abraham’?”
291Yo puedo verlo hacerse unos dos pasos para atrás, y decir: “¡YO SOY EL QUE SOY! ¡Antes que Abraham fuera, YO SOY!” El era el Fuego ardiendo, esa Columna de Fuego en la zarza.
292Cuando El murió y resucitó al tercer día, y Saulo lo encontró en su camino, El había regresado a esa Columna de Fuego. El dijo: “Yo vengo de Dios, y voy a Dios”.
293Cuando Pedro estaba en la prisión, esa Columna de Fuego entró, abrió las puertas y lo llevó afuera. Correcto. ¿A dónde los guió esa Columna de Fuego?
294Ahora, recuerden, Moisés no era la Columna de Fuego. El era el líder ungido, bajo esa Columna de Fuego, y la Columna de Fuego únicamente vindicó su mensaje con señales y maravillas.
295Y esa Columna de Fuego los guió a la tierra que Dios les prometió en donde El, El mismo, se haría carne entre ellos, algún día. ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. ¿Qué hicieron ellos? Murmuraron y se incomodaron, y todo lo demás, mostrando que era bajo la sangre de un cordero ordinario.
296Pero esta vez (¡gloria a Dios!), la Columna que vemos entre nosotros, la Columna de Fuego nos guiará al Milenio, a donde El regresará a Su pueblo en ese gran reinado Milenario después de este éxodo, en donde viviremos Eternamente con El. El siempre tiene la Palabra del Padre, siempre prueba que Ella está correcta.
297Estamos en un éxodo. Y para irnos, y apagando las grabaciones en un momento. Oh, mis amigos, mis hermanos, ambos presentes y los que oirán las cintas, permítanme como su hermano y ciudadano del Reino de Dios: ¡Salgan en este éxodo!, porque todo lo que se quede llevará la marca de la bestia. ¡Salgan de Babilonia! ¡Salgan de esta confusión! ¡Salgan de estos sistemas y sirvan al Dios viviente!
298Permitan que este gran Angel del Pacto... “Jesucristo, en la forma de Dios, no consideró el ser igual a Dios, como cosa a que aferrarse”. Ahora El está en una Columna de Fuego, en la misma forma que El estaba allá en el pasado trayendo ese primer éxodo, trayendo el segundo éxodo, y aquí está El en el tercer éxodo.
299En el primer éxodo, ¿qué hizo El? El los sacó de una tierra natural a una tierra natural.
300En el segundo éxodo, El los sacó de una condición espiritual a un bautismo espiritual del Espíritu Santo.
301Ahora El los está llevando del bautismo espiritual del Espíritu Santo, de regreso a la Tierra Eterna del Milenio y al gran más allá. Es la misma Columna de Fuego, por el mismo sistema ungido, ¡el mismo Dios haciendo las mismas cosas! Y la misma Palabra que declaró el primero, declaró el segundo. La misma Palabra que declaró el segundo, ha declarado el tercero, y aquí lo vemos entre nosotros.
302¡Salgan! ¡Oh, salgan de este caos! ¡Vengan al Dios viviente! ¡Vengan a la Palabra! “Y la Palabra fue hecha carne y habitó entre nosotros”. Y ahora El está en nuestra carne, habitando entre nosotros. Salgan y sirvan al Dios viviente.
303Mientras inclinamos nuestros rostros. [Un hermano habla en otra lengua. Otro hermano da la interpretación–Ed.].
304Con sus rostros inclinados. Desde lo profundo de sus almas, desde lo profundo de todo lo que está en Uds., ¿están dispuestos a recordar... Están listos a parar todas las cosas del mundo, y vivir para Dios? Ahora, si Uds. no dicen esto en serio, no lo hagan. Pero si lo dicen en serio, con todo su corazón, es que ahora están convencidos. Como Jesús dijo al fin de Su ministerio: “¿Ahora creéis?” ¿Están Uds. convencidos que estas cosas son correctas, vindicadas por Dios, y que estamos en el fin del tiempo, y que verdaderamente quieren venir ahora a Cristo? Entren en este éxodo, del llamado a salir de la indiferencia, del denominacionalismo, de ideas y cosas del mundo. Y Uds. que quieren rendirse de todo corazón a El y salir en el éxodo a la bendita Tierra prometida, ¿levantarían Uds. sus manos mientras oramos? ¿Están Uds. seguros que quieren salir, todos?
305Padre Celestial, ésos quienes tienen sus manos levantadas, permíteles salir ahora, Señor. Permite al Espíritu Santo, sobre la promesa de la Palabra, permite que el Espíritu Santo entre en sus corazones. De nuestra congregación hubo como veinte manos, me supongo, Padre, que están satisfechos y saben que es–que es la verdad, y ellos quieren salir. Si hubo....
306En los días de la salida de Israel, de dos millones y medio de gente, sólo dos entraron a la tierra.
307En los días de Jesucristo hubo como unos ciento veinte que lo lograron.
308Y ahora, en los días del fin del mundo, Tú dijiste: “Estrecha es la puerta y angosto es el camino, y pocos son los que la hallan. Pero espacioso es el camino que lleva a perdición, y muchos son los que entran en ella”. [El Hermano Branham parafrasea Mateo 7:13-14–Trad.]. Esas Palabras no pueden fallar. Son Tuyas.
309Ahora pido por ellos, Señor. Pido que Tú, en esta hora, por medio de Tu Espíritu Santo, circuncides sus corazones. Saca todas las cosas del mundo. Circuncida sus oídos, para que ellos puedan oír claramente la Voz de Dios, llamando por medio de Su Palabra y por medio de la Luz del día. Y concede, Señor, que sus ojos sean abiertos para que ellos puedan ver la gloria de Dios en esta última hora que está por cerrarse. Tú dijiste: “Todo lo que el Padre me ha dado, vendrá, y Yo los resucitaré en el día postrero”.
310Señor, quizás haya muchos aquí que todavía no entienden. Yo pido que Tú lidies con ellos, y permíteles tener otra oportunidad, Señor, para que ellos puedan ser capaces de entender al oírte a Ti hablando a través de Tu Palabra, Tú mismo probándote; y luego hablarnos en la Voz sobrenatural, y luego con una interpretación para ver Tus grandes obras probando que es la Verdad, de acuerdo a la Biblia. Yo pido, Dios, que Tú nos perdones nuestros pecados ahora, mientras me tiendo sobre esta Palabra.
311Dios, estoy pensando que hace sólo una semana, me tendí sobre un hombre muerto aquí en el piso. Yo vi al gran Espíritu Santo traerlo de nuevo a vida. Sus ojos volteados hacia atrás, yacía muerto. Sólo unas pocas, unas cuantas palabras clamando Tu Nombre, yo lo vi volver a vida. Aquí está él hoy, vivo todavía. Señor, Tú eres el mismo Dios de cuando Pablo se tendió sobre ese muchacho que lo había estado escuchando a él predicar largamente, ese muchacho que se cayó de la ventana. Tú eres el mismo Dios que puedes restaurar la vida. Te damos gracias, Padre. Permite... El incrédulo pueda que no crea. Pero nosotros creemos, Señor. Tú mismo te has probado a nosotros.
312Ahora permite que la meditación de mi corazón, y los pensamientos de mi mente, mi fuerza y todo, sean fundidos en esta Palabra. Y permite que la Palabra y yo, juntos, Señor, con el pueblo, marchemos hacia el Reino de Dios. Concédelo, Señor. Perdona nuestros pecados. Sana nuestras enfermedades, y haznos súbditos de Tu Reino.
313Y ahora, mientras éstos vienen, Señor, y mientras abren el bautisterio, el agua está lista, y el bautismo empezará en unos cuantos minutos, recordamos que cuando este mismo Evangelio fue predicado, la Biblia dice: “Todos los que creyeron fueron bautizados”.
314Aquí hay pañuelos, Señor, que yo bendigo en el Nombre de Jesucristo, para la sanidad de los enfermos. Entonces cuando....
315Nuestros servicios son largos, extensos, porque la hora es tarde. Debemos sembrar la Palabra mientras hay un terreno en donde sembrarla, porque el invierno frío se aproxima. Lo vemos. Las hojas están cayéndose, y sabemos que el invierno está ya a la mano. Debemos escarbar la superficie y enterrar la Semilla. Así que, te pido, Padre Celestial, que Tú hables a cada corazón.
316Y la Biblia dice: “Todos los que creyeron fueron bautizados”. Y Señor, si hay ahora aquí muchos que han creído y nunca han sido bautizados todavía en el Nombre de Tu amado Hijo, Jesús, que ellos vengan esta mañana, dulce y humildemente, y confesando sus pecados y muriendo a las cosas del mundo para ser enterrados, para tomar el Nombre de Jesucristo, y para vivir piadosamente de aquí en adelante con la ayuda del Espíritu Santo. Los encomendamos a Ti ahora, Señor, para este propósito, en el Nombre de Jesucristo. Amén.
317Ahora regresamos el servicio al Hermano Neville, y lo que él tenga que decir mientras nos preparamos para el servicio bautismal.
318Y a la noche, a las siete y media, si es la voluntad del Señor, yo quiero grabar este otro mensaje. Dios les bendiga, hasta entonces.