Photo

~ OH SENOR, SOLAMENTE UNA VEZ MAS ~
1Buenos días, amigos, o buenas tardes. Se me dañó mi reloj; no sé qué hora es. [Un hermano dice: “Todavía es de mañana, hermano”. -Ed.] Todavía es de mañana, ¿cierto? Muy bien.
2Además, estamos viviendo en la Eternidad. No tenemos tiempo. El límite del tiempo cesó cuando Jesucristo puso Su Vida dentro de mí, para vivir por medio de Ella. Así que, somos criaturas eternas ahora mismo, sentados en lugares Celestiales en Cristo Jesús. ¡Qué tiempo!
3Ahora este es sólo mi segundo día aquí con Uds., pero, ¡hermano!, es como melaza helada por la mañana, se pone tan espesa y maravillosa. Yo nunca me había gozado tanto en alguna otra reunión. Y estoy mirando alrededor; en la noche están todos tan amontonados que no puedo distinguir a nadie, pero hoy puedo mirar alrededor. Tuve el privilegio de estrecharle la mano a estos finos ministros de este grupo aquí.
4Me estoy acordando de un anciano que solía venir a nuestra iglesia, cuyo nombre era John Ryan. Le decían el Anciano Ryan. El era de Dowagiac, Michigan. Y él solía predicar un poco, y entonces corría hacia atrás y me daba la mano. Y luego él predicaba un poco más, y corría hacia atrás y me daba la mano. Yo le dije: “Hermano Ryan, yo - yo aprecio eso, pero yo - yo no entiendo el significado del porqué Ud. lo hace”.
5El dijo: “Cuando la batería está baja, yo necesito cargarla, así que me acabo de cargar bien”. [El Hermano Branham y la congregación se ríen.-Ed.]
6Acabo de ver a un - un ministro Metodista de allá de mi región, que acaba de recibir el Espíritu Santo, y yo lo bauticé. Está sentado aquí a mi izquierda, es el Hermano Junior Jackson. Yo lo vi estrechar la mano de esa forma, y me hizo recordar algo así al Hermano Ryan. ¿Cuántos creen que los Metodistas no pueden recibir el Espíritu Santo? Están equivocados. Póngase de pie, Hermano Junior Jackson, él y su amada esposa allí. Ellos son de allá de Indiana; es un ministro Metodista.
7¿En dónde está Willard Collins? ¿Está él en el edificio esta mañana? ¿Dónde está Ud., Hermano Willard? Yo creí que él estaba por aquí. Otro ministro Metodista parado allí, si es que creen que los Metodistas no pueden recibir el Espíritu Santo y ser bautizados de nuevo. Póngase de pie, Hermano Collins. Allí está otro. El hermano estaba allá en el Colegio Asbury en Wilmore, Kentucky, con un fino antecedente metodista.
8Ahora, aquí hay otras personas conmigo aquí, que - que vinieron. Yo les oí decir: “Amén”, y sé que ellos están aquí, pero no los veo. Herma... Hermano Fred Sothmann del Tabernáculo de Jeffersonville. Fred, ¿están tú y el Hermano Tom aquí? Creo que le oí decir: “Aquí”. Aquí en el rincón, sí.
9Estamos muy contentos de presentar a estos hombres. Yo realmente no puedo ver bien ahorita, pero tal vez haya otros aquí que yo no conozco. Creo que el Hermano Jack Moore acaba de predicar. Y - y así que estos son hombres finos, y los amamos.
10Y ahora ha sido un tiempo tan maravilloso el estar aquí. Le dije a nuestra esposa –a mi esposa, yo le dije: “Tú– tú deberías haber venido a esta reunión”. Nosotros creemos en una buena reunión Pentecostal chapada a la antigua. Creemos que donde está la libertad del Espíritu de Dios, todas las diferentes líneas de entre las denominaciones pueden reunirse y sentarse juntamente en lugares Celestiales, como una iglesia. Nuestras diferencias no importan allí; cuando estamos en Cristo, estamos bajo la Sangre y en el compañerismo de Su amor.
11Y yo quiero decir esto a este grupo de ministros. Yo - yo vine entre los Pentecostales de los Bautistas Misioneros, y yo he admirado a los Pentecostales. Es mi gente. Les amo. Si yo pensara que hubiera una iglesia más correcta que ésa, yo estaría con esa otra iglesia. Pero yo estoy con los Pentecostales, pues yo pienso que es la cosa más cercana que yo veo en la Escritura. Si yo supiera de algo más, yo estaría con ellos; y así que, no despreciando cualquier otra creencia, absolutamente que no. Pero la razón que yo pienso de los Pentecostales, es porque es lo más cercano a lo que yo pienso que es Escritural, que cualquier otra cosa que conozco.
12Y hay una cosa sobresaliente en esta convención, que yo he notado, y es los rostros limpios de las mujeres, sin nada de ese maquillaje, Uds. saben, o como quiera que se le llame a esa cosa. A mí no me gusta eso. Eso no le conviene a las Cristianas. ¿Ven? A - a mí me gusta eso. Yo soy de la escuela a la antigua; me gusta la limpieza, ¿ven? Me gusta ver a las mujeres...
13Uds. saben, no quiero decir... Este no es un lugar para decir chistes o algo sacrílego, por así decirlo. Pero yo no digo esto con esa intención. Este no es lugar para eso.
14A propósito, ¿cuándo consiguieron Uds. esto? Esto como que vino de mi Tabernáculo. En verdad que sí. ¿Verdad que sí, iglesia? ¿Verdad que este se parece al púlpito viejo? Bueno, de todas maneras yo creo que el mismo Mensaje antiguo que predicamos allá se predica a través de él.
15Uds. saben, sólo hay una mujer en la Biblia que alguna vez se haya pintado su cara. Y ella nunca se la pintó para encontrase con Dios. Ella se pintó su cara para encontrarse con el hombre. Correcto. ¿Saben Uds. qué hizo Dios con ella? Se la dio a comer a los perros. Así que cuando vean a una mujer usando maquillaje, simplemente díganle: “Buenos días, Señorita Comida de Perro”. Eso es exactamente lo que es. Eso es terrible, ¿verdad que sí? Pero eso es lo que Dios piensa al respecto. Ella simplemente se vuelve comida común y corriente para perros salvajes. Eso es más o menos lo que ella es. Algunos de estos lobos salvajes que andan por allí, silbando, Uds. saben, lo que se llama lobeando, Uds. saben. Eso es lo que es: simplemente comida de perro nuevamente.
16Estoy agradecido por Uds. mujeres. Dios les conceda la gracia para mantenerlas a la vista de la cruz, y apártense de estas cosas de la tierra. Después de todo, vamos rumbo a la Gloria. Somos ciudadanos de otro Reino.
17Hace mucho tiempo... yo estaba observando la audiencia por si acaso podía ver a una de esas personas, es decir, a unos de nuestros amigos de color, los negritos. Uds. saben, hace mucho tiempo atrás, aquí en el Sur, ellos solían hacer esclavos de ellos. Ahora, yo soy un Sureño. Y hay una cosa que quisiera decir acerca de ellos; quisiera poder hablar con Martín Luther King. Ese hombre, siendo un Cristiano, no sabe que él está conduciendo a su gente directamente a una trampa mortal, en donde va a haber millones de ellos que serán destruidos. ¿Ven? El está errado.
18Yo amo a mis hermanos, mi hermanos de color. Yo no iría a Africa y demás, predicándoles a ellos, si yo no los amara. Son el pueblo de Dios, al igual que nosotros. Pero yo no creo que... Ese hombre, bajo esto, solamente va a causar que muchos, muchos, muchos de ellos sean destruidos. Luego eso empezará una revolución de nuevo, que nunca logrará salir de ellos. Así que ellos no son esclavos. Ellos tienen tanta libertad como cualquier otra persona. Ellos, si fueran esclavos, yo me pondría al lado de ellos. Pero no son esclavos.
19Sólo es porque ellos quieren ir a la escuela. Tienen escuelas. Que se les permita ir a la escuela. Eso está bien.
20Estuve allí... Recuerdo a ese hermano anciano de color poniéndose de pie, esa mañana, en ese motín. El le preguntó a la guardia nacional si él podía hablar. El dijo: “Yo nunca me avergoncé de ser un hombre negro. Mi Hacedor me hizo un hombre negro. Pero esta mañana, yo estoy avergonzado de la manera que mi raza está comportándose. ¿Y qué nos están haciendo ellos? No han sido más que buenos con nosotros”.
21“La mujer blanca”, se levantó y dijo: “Yo no quiero que mis hijos sean enseñados por una mujer blanca”, dijo: “porque ellos... ella no le mostrará el - el interés, no le pondrá interés a mis hijos como una mujer de color de mi propia raza”. Dijo: “Miren allí a nuestras escuelas: tienen piscinas. Tienen mejores escuelas y todo. ¿Por qué queremos ir a sus escuelas?” Eso es correcto.
22Yo creo que Dios es un Dios de - de, pues, yo diría que El es un Dios de variedad. El hace montañas grandes y montañas pequeñas. El hace desiertos. El hace bosques. El hace al hombre blanco, al hombre negro, al hombre rojo. Nosotros nunca debiéramos mezclar eso. Llega a ser un híbrido. Y cualquier cosa híbrida no puede reproducirse a sí misma. Uds. están arruinando a esa raza de gente. Hay algunas cosas o rasgos acerca de un hombre de color que un hombre blanco ni siquiera posee. Un hombre blanco siempre está agitado y preocupado; un hombre de color está satisfecho en el estado en el que él se encuentra, así que, ellos no necesitan esas cosas.
23Pero allá en el tiempo de los esclavos, ellos vendían esclavos, seres humanos, como en una subasta, como vender en un lote de autos usados. Había un comprador que pasaba por esa región, y él los compraba, y se iba a venderlos y hacía dinero de ellos, al igual que Ud. haría en un lote de autos usados o algo.
24Nunca fue el programa de Dios. Dios hizo al hombre; el hombre hizo esclavos. Uno no debe de tener dominio sobre el otro. Debemos de vivir juntos en unidad y paz.
25Y este hombre vino a una plantación vieja. El - él quería... “¿Cuántos esclavos tienes?” Dijo: “Cien o más”.
26El estaba observándolos, y sucede que él se dio cuenta de un esclavo entre esas personas.
27Los esclavos estaban tristes. Los Boers de Africa habían capturado a estos esclavos, se los habían traído para acá y los habían hecho - los habían vendido. Y ellos sabían que ellos nunca regresarían a su tierra natal. Ellos sabían que ellos estarían aquí por el resto de sus vidas. Nunca verían a sus hijos de nuevo. Ellos nunca verían a papá o a mamá. Estaban aquí para siempre, y ellos estaban tristes. Y ellos aun traían látigos, y los azotaban, para así hacerlos trabajar. Y, así que, tenían que hacerlos trabajar, porque ellos no querían trabajar. Simplemente estaban todos decaídos.
28Este comprador de esclavos miró hacia allá, y encontró que en medio de estos esclavos, estaba un joven. Ellos no tenían que azotarlo; con su pecho levantado, con su barbilla en alto, hacía su trabajo. Y el negociante le dijo al dueño de los esclavos, dijo: “Yo quiero comprar ese esclavo”. Dijo: “El no está en venta”. El dijo: “El parece ser diferente a los otros esclavos”. Dijo: “Lo es”.
29Dijo: “¿Qué es lo que hace la diferencia? ¿Es él el jefe del resto de ellos?” El dijo: “No, no. El sólo es un esclavo”.
30Dijo: “Quizás lo alimentas diferente que al resto de ellos”.
31El dijo: “No, él come en la cocina con el resto de los esclavos”. Dijo: “¿Qué lo hace a él tan diferente?”
32El dijo: “Yo siempre me preguntaba eso, hasta que me di cuenta. Allá en su tierra natal, en Africa, de dónde él viene, su padre es el rey de la tribu. Y a pesar de estar donde él está, él todavía sabe que él es el hijo de un rey, y él se comporta como uno”.
33¡Aleluya! Si Ud. es una hija de un Rey, entonces no se comporte como el mundo. Si Ud. es un hijo del Rey, no se comporte como el mundo. Somos... Sabemos que somos hijos e hijas de Dios. Aunque estamos aquí en un mundo oscuro de muerte y de dolor, todavía sabemos en dónde está nuestra herencia. Somos hijos e hijas de un Rey; no un rey, pero el Rey. Comportémonos de tal manera.
34La razón que llegué tarde, es que hace unos cuantos momentos una muchachita Etíope estaba aseando la habitación, y noté que ella estaba haciendo algo. Yo estaba tratando de anotar algunos versículos Escriturales para hablar algo sobre ello. No vengo a hablar sólo para ser escuchado; vengo para decir algo que ayudará a la iglesia, para ayudar en algo. Y luego mientras estaba estudiando, y esta muchachita como que titubeaba. Directamente me dijo: “Discúlpeme, señor”. Y yo dije: “Sí, señorita”.
35Y ella dijo: “Me dicen que Ud. es un hombre que obtiene favor ante Dios, que cuando Ud. ora por los enfermos, Dios contesta su oración”.
36Yo dije: “El no sólo contesta la mía, pero El le contesta a cualquiera que crea en El”.
37Ella dijo: “Estoy enferma, señor. ¿Estaría fuera de orden si le pidiera que Ud. hiciera una pequeña oración por mí?” Dije: “Absolutamente que no”.
38Me acerqué a ella. Oré algo parecido a esto: “Señor Jesús, hace ya muchos años, cuando Tú estabas arrastrando una áspera cruz subiendo una colina arenosa, y dejando huellas de Sangre, la cual corría por Tu espalda, Tu frágil cuerpecito se puso tan débil que caíste a causa de la carga. Había alguien parado cerca de allí, cuyo nombre era Simón, un negro, él levantó la cruz, y te ayudó a cargarla. Aquí está una de sus hijas, esta mañana, enferma”. En ese momento, algo sucedió. ¿Ven? El es Dios de toda la raza humana.
39Ahora, amigos, Uds. son una audiencia muy fina. Y yo que acabo de regresar del campo, de las misiones de por allá, ante diablos y brujos curanderos, y demás. No vayan a pensar que ellos no pueden retarlo a uno. Más vale que sepan de qué están hablando cuando se enfrentan con ellos. Pero aún bajo algo como eso, y luego viniendo aquí en donde los fuegos locales están ardiendo entre Cristianos, y demás, Uds. no saben qué alivio es para un hombre el pararse aquí así de esta manera. Yo quisiera poder sentarme allá en la audiencia y oír a estos finos hermanos ungidos predicar la Palabra, y yo simplemente poder levantar mis manos y llorar, y gritar, y orar. Y qué - qué - qué cosa es calentarse junto al Fuego. Es algo muy maravilloso. Pero usualmente...
40Mis hermanos, yo tengo tantos hermanos que me aman, y ellos me piden que predique. Y por lo tanto yo sé, que siendo llamado para el servicio del Rey, yo debo de tratar de trabajar lo mejor que yo pueda, pero yo siempre lo llevo al exceso al hacerlo muy largo. Y sé que Uds. están esperando su cena, han estado aquí desde las ocho esta mañana, o algo así, en este grupo de personas. Pero pensé que, al venir esta tarde para predicarles sólo por un corto tiempo, yo anoté algunos apuntes aquí, y algunas Escrituras, a las cuales quisiera referirme. Y al hacer esto, pensando que Uds. tienen hombres aquí quienes son mucho más calificados que yo, y con un llamamiento de Dios, para tomar este lugar. Pero el mío es el de orar por los enfermos, viendo visiones, y demás.
41Y yo estaba hablando con alguien hace unos momentos. Si Uds. miran en la revista Life, la del mes pasado, Uds. verán allí... Y Uds. tienen la cinta. Yo no soy un vendedor de cintas. Pero si Uds. han creído alguna vez las Palabras que yo predico, y si Uds. tienen el dinero suficiente, consigan Los Siete Sellos, y primero consigan Señores, ¿Qué Hora Es? Escuchen eso que fue hablado seis meses antes que sucediera. Y la ciencia está desconcertada. Estuve parado justo debajo de donde esto estaba sucediendo allá. Y les dije, seis meses antes, cómo es que serían siete Angeles en forma de una constelación, y que se mirarían como una pirámide que descendería. Y que yo estaría parado al norte de Tucson, Arizona, y habría un rugido que aun sacudiría las piedras de las montañas. El Hermano Fred Sothmann sentado allá, estaba parado con nosotros, y muchos de ellos, cuando esto sucedió.
42Ahora la ciencia tomó una fotografía de Ello, Uds. la han visto, se envió a la Prensa Asociada. Ellos no sabían qué era. Hay una Nube allá suspendida, a veintiséis millas de alto [42 kilómetros.–Trad.] Eso es quince millas, o veinte, [de 24 a 32 kilómetros.–Trad.] más arriba de donde está el vapor. Ellos no saben de qué se trata todo esto, y están tratando de investigarlo. Y allá, justo debajo de Eso, yo estaba parado. Y esos siete Angeles rugiendo sus Voces, de esos Siete Sellos, parados allí. Y los testigos, tres de nosotros, como testigos de las cosas que fueron profetizadas en la cinta: Señores, ¿Qué Hora Es? Y ahora ellos allá están tratando de averiguarlo. Es un misterio para ellos. Algunos me dijeron: “Vaya, vaya, ¿por qué no va a decirles a ellos?”
43Sería igual como cuando el Angel del Señor apareció allá en Houston, Texas, en esa Luz. Le dije a la gente: “Toda mi vida yo he visto esa Luz”.
44La iglesia lo sabe. La ciencia lo sabe. Todo tiene que testificar cuando Jesucristo se mueve. Allí está. La revista, si Uds. desean verla, es la que tiene a Rockefeller y a su nueva esposa en la portada. Creo que es la edición de mayo de la revista Life. El es Dios. Estamos viviendo en los últimos días.
45Ahora, yo he venido en esta mañana procurando escoger algunas notas aquí, y cosas, para hablar algo que le ayudaría a la iglesia, que ayudaría junto con estos hermanos ministros, para arrimar el hombro con estos hombres. Somos hermanos, y me traen aquí porque ellos creen en el mismo ministerio. Si Uds. han sido salvos durante esta reunión, por qué no se unen a una de estas excelentes iglesias aquí que creen en este tipo de ministerio. Ellas,–ellas lo creen; ellas lo apoyan. Y yo he venido para poder trazar la Escritura, y para algo que pudiera ayudar a la iglesia.
46Y mi tema más o menos, en esta mañana, es sobre el estado que yo creo que la iglesia Pentecostal está en este día. En qué postura y en qué hora estamos parados, y cuál es la posibilidad. Ahora déjenme decirlo otra vez. En qué estado está parada la iglesia hoy día, y qué posibilidades hay en el futuro para ella.
47Quiero leer de la Escritura, para un tema, y quiero leer del libro de Jueces, el capítulo 16, y los versículos 27 y 28. Y la casa estaba llena de hombres y mujeres, y todos los principales de los filisteos estaban allí; y en el piso alto había como tres mil hombres y mujeres, que estaban mirando el escarnio de Sansón. Entonces clamó Sansón a Jehová, y dijo: Señor Jehová, acuérdate ahora de mí, y fortaléceme, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de una vez tome venganza de los filisteos por mis dos ojos.
48Me gustaría tomar un tema de allí, de: Oh Señor, Solamente Una Vez Más. Que el Señor bendiga la lectura de Su Palabra.
49Tendría que haber sido una hermosa tarde, algo así como la que estamos disfrutando hoy día aquí en este campamento, aquí en Hot Springs, Arkansas. Y había un gran festejo llevándose a cabo, pero muy opuesto a como se festeja hoy día. Había alrededor de tres mil filisteos mirando hacia abajo desde las galerías a un par de extraños que entraron a esa gran arena, y los muy decorados jefes de guerra y sus elegantes mujeres, bien ataviadas con joyas, estaban todos en su sitio sentados allí.
50Y como era en aquel entonces, había, oh, algo así como un hongo, el edificio puesto sobre pilares que se extendía, algo así como quizás un tipo de arquitecto... arquitectura moderna. Y todos estos filisteos estaban reunidos allí arriba, y se habían puesto en posición para este gran evento. Y ellos estaban en este gran festejo, y todos los ojos estaban centrados al medio de la arena. Ciertamente debieron haberse parado para una mejor vista al evento que estaba a punto de llevarse a cabo.
51Y ahora mientras nos sentamos aquí esta tarde, veamos si podemos, con una mente imaginaria, ponernos en ese lugar, para ver este escenario. ¿Qué es lo que vemos?
52Viniendo, moviéndose hacia el centro de la arena, venía un muchachito, agarrado de la mano de un hombre ciego, tropezando, tambaleando al ir. Habían tenido muchos espectáculos de monos, y pequeños trucos, y demás; pero ahora había llegado el tiempo para el evento principal, la cosa que ellos habían esperado por tanto tiempo: el evento principal del día. Los preliminares habían terminado, los salones que habían resonado toda la tarde con su juerga de borrachos. Pues, ellos estaban festejando la victoria de Dagón, su dios pez, sobre el Arca y la promesa de Jehová.
53¡Qué espectáculo tan vergonzoso es ese!, al imaginarnos tal cosa ocurrir: el dios pez de una nación pagana, festejando la victoria sobre el siervo de Jehová, y todo por causa del fracaso de un hombre que no llevó a cabo las cosas que se le habían ordenado hacer. Y aquí estaba un festejo moderno de Hollywood pagano, con su embriaguez, alboroto, mujeres enjoyadas, con sus caras pintadas, trayendo al siervo del Señor Dios atado en cadenas para el evento principal de la tarde.
54El muchachito debió haberse arrastrado por ahí... Tropezando, vino allí esta gran masa de carne humana, con ambos ojos sacados, su cabello colgándole sobre su espalda, amarrado y atado, con el propósito de entretener a un montón de borrachos incrédulos alborotadores. El debió haberse tropezado hacia el poste de donde ellos iban a comenzar a burlarse de él.
55Cuando pienso en eso, yo pienso acerca de una iglesia que fue ordenada por Dios para hacer algo por Dios. Y ha permitido que el enemigo le ciegue sus ojos a la Palabra del Dios vivo y los mandamientos de Dios, y a la tarea que Dios le ordenó hacer, sólo para llegar a ser un escarnio en un escondite de mujeres pintadas ebrias, con pelo corto, usadoras de pantalones cortos y joyas, y de hombres mundanos. Una iglesia que debiera estar resplandeciendo en el poder y la fuerza del Señor; ¡oh qué desgracia!
56Qué humillante debió haber sido para Sansón. Con toda su estructura ahí, él era más que capaz, y que había probado que Dios tenía Su fuerza a través de su estructura, y cada músculo que él alguna vez tuvo todavía estaba en su cuerpo, pero las bendiciones del Señor lo habían dejado.
57Puede que nosotros tengamos toda nuestra estructura. Puede que tengamos nuestros ritos denominacionales. Puede que tengamos nuestros nombres en los documentos y archivos. Pero yo me pregunto hoy si la iglesia Pentecostal no está parada en el mismo lugar, con sus ojos sacados a la Palabra de Dios, y al propósito por el cual Jesús murió, que nosotros juntamente pudiéramos tener compañerismo alrededor de la Palabra y de las cosas de Dios.
58Había sido humillado en medio del tiempo en que él vivió. Al ver yo a Sansón parado allí, es un símbolo, un símbolo de una nación caída, y corrupta moralmente, y de una iglesia moralmente caída y corrupta. Pues, él simbolizó a ambos: a Israel como una nación, y al poder de Dios, el cual pertenece a la iglesia. Ciertamente era un espectáculo patético, el verlo allí parado. Y aparte de eso, siendo expuesto allá afuera, y este jovencito conduciéndolo, ¡y sin ojos!
59Si el enemigo tan sólo puede cegar tus ojos de lo genuino de Dios, tú caminarás por encima de ello, y sin saberlo. No importa lo que Dios haga, y cuánto lo vindique por medio de Su Escritura, y lo pruebe por medio de Su poder, si tus ojos no están abiertos a las cosas de Dios, andarás por encima de ello tan ciego a más no poder.
60Y allí está él parado. Debió haber sido un tiempo sobrecogedor, al ver a esos soldados ebrios y las mujeres con sus vasos de cóctel en su mano. Puedo oír resonar a través de los salones: “Así que este es Sansón, el varón esforzado de Dios, el valeroso varón esforzado, el gran guerrero”, parado en esa condición. Me imaginaría, a través de estos guerreros mientras estaban parados abrazados con sus queridas modernas de Hollywood, y con sus finas joyas de oropel sonando, los miembros de esta gran iglesia de Dagón. Me imagino que algunos de ellos podían recordar que simplemente el nombrar a Sansón, su mismo nombre los hacía temblar. Su mismo nombre infundía temor sobre ellos, por causa que era el ungido de Dios. Muchos de ellos recordaron eso.
61Muchos de los soldados parados allí, podían recordar viéndolo parado con la quijada de una mula en su mano, con mil filisteos muertos tendidos allí. ¿Cómo pudo ocurrir? Cuando la quijada de la mula golpeaba contra uno de esos cascos, prácticamente una pulgada y media [38 mm.-trad.] de grueso, de bronce sólido, pues, si uno golpeaba contra ese casco con una quijada de mula, esa quijada se estrellaba en mil pedazos. ¡Pero Sansón, con el poder de Dios sobre él, mató a golpes a mil filisteos, rompiendo sus escudos y los ponía bajo sus pies! Yo me imagino que muchos de aquellos guerreros que habían huido en ese tiempo, estaban allí parados y recordaron. “¿Y ese es Sansón?”
62Ellos podían recordar viéndolo con la quijada en su mano, y diciendo: “¿Quién más desea algo de esto?” El era un hombre que podía hablar. Era un hombre que estaba ungido por Dios. Dios prometió bendecirlo. El estaba en la potencia de Jehová.
63¡Oh!, no cabe duda que hay muchos aquí que pueden recordar allá atrás cuando la iglesia se paró con esa clase de potencia. Pero ahora está toda desunida. Hay toda clase de denominaciones: una contendiendo con la otra. Ya no se oyen de esos cultos de oración de toda la noche. Los cultos en la calle han desaparecido por completo; son anticuados. No obstante tenemos nuestro edificio; tenemos nuestra estructura, ¿pero dónde está el Dios de milagros? Francamente, muchos los niegan; muchos aun niegan sanidad Divina.
64Aquí mismo en este estado, hubo un eclesiástico, en una gran iglesia, que dijo... Yo quería conseguir algunas sillas para poner aquí en Hot Springs, en el arsenal [un salón-trad.] cuando estuve aquí, yo y mi Hermano Moore. Y un hombre Pentecostal dijo: “Yo no permitiría...” No me quiso proporcionar las sillas. Dijo: “Yo no permitiría a nadie que cree en sanidad Divina que se sentara en mis sillas”. Eso no es sólo aquí, es en todas partes. ¿Qué es lo que pasa? Prejuicio, por causa del patrocinio y las otras organizaciones, ¡olvidando que somos el pueblo de Dios por nacimiento! A Sansón se le había olvidado eso también. Yo recuerdo....
65Me imagino que mientras estaba parado allí, hubo algunos de ellos que recordaron de esa noche en Gaza: cómo es que el hombre podía levantar las puertas de Gaza, ponérselas sobre sus hombros, cuando trataron de atraparlo.
66Uds. no pueden encerrar la unción de Dios. Ninguna organización puede detenerla. Amén. Dios salva a aquellos a quienes El llama. “Todos los que el Padre me ha dado vendrán”.
67Ellos pensaron que lo habían atrapado. Y él levantó las puertas y se las echó al hombro, y se fue, subió la cumbre del monte, y se sentó. Esas grandes puertas de bronce que pesarían hasta toneladas, y un hombrecito las arrancó de las bisagras, las dobló y se las echó al hombro, y subió el monte con ellas; cuando cualquier cosa que estorbó a Dios...
68Muchos de ellos en ese alboroto de borrachos podían recordar eso de Sansón. ¿Pero qué es lo que pasó hoy? El no... Allí estaba parado Sansón, pero ya el Espíritu del Señor no venía sobre él. El ya no estaba ungido. El había sido despojado de este poder por una mujer, que por engaño lo desvió lejos de los mandamientos del Señor.
69Yo me pregunto, hoy, si eso no es algo así como nuestras iglesias. ¿Ven? Mujer, en la Biblia, representa “iglesia”. Y me pregunto si no hemos escuchado la atracción de otras denominaciones, y nos hemos esforzado a educar a nuestros ministros en licenciaturas en letras, para que nuestra congregación pudiera decir: “Nuestro pastor tiene licenciatura en letras, un doctorado en divinidad, o en derechos”. Me pregunto si no nos hemos ido por alguna gran rabieta frenética para tratar de edificar una iglesia que sea un poco mejor que la Metodista o Presbiteriana. Estaríamos mejor en alguna misión, con el Espíritu de Dios sobre nosotros, que lo que estaríamos en esta condición. Me pregunto si no hemos hecho proselitismo y hemos sacado de una para la otra, con el propósito de hacer crecer nuestras organizaciones. Y tenemos una gran estructura, ¿pero dónde está el Espíritu del Señor?
70Ahí estaba parado, despojado por una mujer. ¿Qué debió haber pasado por la mente de ese hombre mientras estuvo parado allí? El tuvo tiempo de meditarlo.
71Yo espero que a la iglesia se le dé tanto tiempo así. ¿Qué es más para Uds.: un millón más o una bendición más profunda en su alma?
72Hemos escudriñado, y podríamos decir más cosas que he anotado aquí acerca de aquellos principales y lo que Sansón hizo: qué es lo que ellos estaban pensando.
73Ahora vayámonos allá con Sansón. ¿Y qué creen Uds. que estaba pasando por su mente, en cuanto a las muchas victorias que él había tenido, las muchas cosas grandiosas que él había hecho cuando el Espíritu de Dios estaba sobre él? Pero él estaba consciente que tenía todos los músculos, pero el Espíritu del Señor estaba ausente.
74Déjenme decirles algo, iglesia: no intenten unirse a una iglesia elegante, al grupo más elocuente. Uds. permanezcan con Cristo, donde está el Espíritu del Señor.
75Entonces él debió haber pensado de las grandes victorias que Dios le había dado a él, y de las ocasiones cuando sus ojos estaban abiertos, de modo que podía ver las promesas de Dios. Pero ahora, desde que él había sido atrapado en esto, sus ojos habían sido sacados.
76Mucha gente, hoy día, se deja llevar por ilusiones mentales, sin pensar en escudriñar las Escrituras, para ver si están bien o no. Otros procuran decir: “No tiene ninguna importancia”.
77Pablo, en Hechos 19, creyó que sí tenía importancia. Y dijo él: “Si un ángel del cielo anunciare otra cosa, sea anatema”. [Gal.1:8-trad.] ¿Ven? ¿Ven? Sí importa.
78Ahora podemos ver a Sansón parado allí, cómo es que está meditando sobre las cosas que una vez hizo para el Reino de Dios. Y cómo es que Dios... El le había fallado a Dios, y él le había fallado al pueblo de Dios. Sí, señor. Ahora él es prisionero de la misma nación que Dios lo había levantado para destruir.
79Quiero irme despacio aquí por un momento. Pentecostales, Uds. saben que les amo. Cuando yo vine a Uds.: Jack Moore, Richard T. Reed, Hermano G. H. Brown, Hermano Ben Pemberton, y otros hombres grandes, para darme cuenta de las cosas que Uds. tenían, parecía que teníamos mucho en común, a tal grado que éramos como un guante que encaja en una mano; yo encajé perfectamente con Uds. Con respecto al Mensaje, no sabiendo que había tal iglesia, en la cual yo creía, y aquí estaba un grupo de gente, listo para recibirlo. Yo sigo siendo el Hermano Branham. Yo sigo siendo su hermano, y les amo.
80¿Pero se dan cuenta que Uds. se han rendido a la misma cosa por la cual Dios los levantó? Dios los sacó de esas organizaciones, hace años, para formar un pueblo de Uds., y Uds. se dieron la media vuelta y organizaron la misma cosa por la cual Dios los levantó para desafiar.
81Yo desafío a cualquier persona que me muestre algún lugar en la historia, desde que la iglesia primeramente fue organizada, la cual fue la iglesia Católica Romana, en Laodicea, o Nicea, mejor dicho, Roma, cuando la iglesia Católica fue organizada y formaron una organización. Y, ¿ha habido una iglesia desde Martín Lutero, este lado...?
82Cuando Dios le dio la revelación a Martín Lutero de justificación, y tan pronto como Lutero se fue, formaron una organización de ello, y cayó. Por ahí vino Wesley, después que él y Asbury y los demás se fueron, y formaron una organización de ello, y cayó. Por ahí vino Alexander Campbell, y cayó, con la organización. Por ahí vino John Smith, para los bautistas, y cayó. Y cada vez que el hombre ha intentado organizar algo, respecto a un sistema hecho por el hombre, cayó y nunca se levantó otra vez. No hay ninguna historia, en alguna parte, donde alguna iglesia que alguna vez se organizó, no haya caído, y todas cayeron para nunca levantarse otra vez.
83Los hijos de Israel, en tipo, tenían que seguir la Columna de Fuego. Y todas las noches ellos debían estar listos, no para organizarse y asentarse aquí, sino para moverse con el Fuego.
84Eso es lo que Dios quiere que Su pueblo haga: ¡que se mueva con el Espíritu, que se mueva con el tiempo!
85Uds. dicen: “Bueno, Hermano Branham, hemos tenido toda clase de lluvias, y lluvias interiores y exteriores”. Uds. son inteligentes. A mí no me importa qué clase de revelación sea, y qué tan buena se ve, si no es de acuerdo a la Palabra de Dios, déjenla en paz. Estos son los planos a través del desierto: la Palabra del Señor.
86Pero aquí está la iglesia parada hoy, la iglesia Pentecostal, dentro de como veinte o treinta diferentes organizaciones, y cada una llamando a la otra: esto, aquello, y lo otro: “percha de buitres”, y demás. ¡Qué desgracia!, que cuando la misma cosa por la cual Dios los sacó de esas denominaciones, Uds. se han dado la media vuelta y han hecho la misma cosa que ellos hicieron. Eso es exactamente lo que Sansón hizo. Dios levantó a Sansón para destruir la nación. Y Dios los levantó a Uds. para ser un pueblo, no una organización.
87Pero cuando Dios puso en marcha a Israel de Egipto, ellos estaban sólo como a diez días de la Tierra Prometida, como cuarenta millas. [64.4 kilómetros-trad.] Pero ellos permanecieron en el desierto por cuarenta años. ¿Por qué? Gracia les había provisto un cordero para sus pecados, una circuncisión como señal, una Columna de Fuego como un testigo, a Moisés como profeta. Gracia les había provisto todo de lo que ellos tenían necesidad, pero ellos querían hacer algo por sí mismos.
88Ni se dieron cuenta, cuando María estaba danzando con el pandero, y los hijos de Israel danzando con ella, y Moisés cantando en el Espíritu, que ellos estaban sólo a diez días de la plenitud de la Tierra Prometida. Ni se dieron cuenta que en cuarenta años sus cuerpos se pudrirían en el desierto. ¿Qué lo provocó? Israel hizo su más ilógica decisión posible cuando aceptó ley en lugar de gracia, al querer establecer algunos obispos y algo de ellos mismos, alguna cosa en la cual ellos tendrían algo que ver con ello. Dios estaba en medio de ellos, conduciéndolos.
89Y eso es exactamente lo que hizo Pentecostés. Cuando Dios reveló alguna cosa nueva en las Escrituras, ellos en cambio la llamaron nuevos puntos de debate o lo que Uds. quieran hacer al respecto. Pero cuando Dios reveló alguna cosa, en lugar de aceptar la Verdad y probarlo con la Biblia, ellos se apartaron y formaron una organización, y se separaron a sí mismos. Y entonces por ahí vino este, aquel, y el otro, y ahora Uds. están corrompidos: ¡la iglesia Pentecostal está atada en las cadenas de organización!, la misma cosa por la cual Dios los levantó para destruir. Y ahora Uds. están tan organizados como ellos. Hay hombres piadosos en todas ellas, y mujeres, eso es verdad, en todas ellas.
90Y todos nosotros somos culpables. La olla no puede llamarle a la caldera “negra”. Todos somos culpables, todos nosotros: Uds. de la unidad, la dualidad, la trinidad, y lo que Uds. sean. ¡Qué desgracia! ¡Qué reproche han traído sobre Jesucristo! ¡Qué reproche al nombre de Pentecostés! Ellos han traído tanto reproche, al grado que casi ha llegado a ser un nombre de desgracia. La gente casi ya no quiere asociarse con tal nombre. Es porque Uds. hicieron lo que no deberían haber hecho. Y el avanzar y seguir los mandamientos del Señor, es una gran unidad de Dios marchando hacia la victoria hoy día.
91El permitió a una mujer que lo atrajera fuera de la Palabra de Dios; ahora está allí haciendo trucos para el diablo. Eso es exactamente correcto.
92La misma cosa está llevándose a cabo hoy día: permiten a Jezabel, la madre de rameras... Apocalipsis 17 dice que ella era: “la madre de rameras”. Ahora si ella es una prostituta, esa es una mujer que vive infiel a su marido. Ella reclama a Cristo ser su Esposo, y no vive por Su Mandamiento.
93¿Y qué es lo que están haciendo las otras iglesias? ¿Qué es una ramera? Es lo mismo que la otra. ¿Qué es? Prostitución a la Palabra de Dios. Y ella era la “madre de las rameras”. Y permitir que esa doctrina Jezabelina, y demás, por causa de un montón de hombres intelectuales que quieren juntarse y organizar alguna cosa para poder tener nombres grandes para sí mismos. Y allí está la iglesia: la hermandad dividida. ¡Oh, qué, qué desgracia en esta noche!
94Qué cosa tan terrible es eso: ¡ciegos espiritualmente! “Oh”, Ud. dirá: “Bueno, yo no estoy ciego espiritualmente”. Las acciones hablan más fuerte que las palabras; prueba que Ud. está ciego por la manera en que Ud. tropieza sobre las cosas. ¿Ven?
95Ahora, recuerden: esta cinta está siendo grabada y será enviada alrededor del mundo. ¿Ven?, no estoy predicando tanto para aquí, sino que esto se va como a diecisiete diferentes países, a las junglas y adondequiera.
96¡Ciegos espiritualmente! ¿Ciegos a qué? A la Palabra de Dios, la Verdad de Dios. Sus organizaciones no me dejan...
97Finos ministros vienen a mí, y dicen: “Yo creo que eso es la Verdad, Hermano Branham, pero si predico eso...” Ahora, ahí lo tienen Uds. “Si yo creo en eso, bueno, la gente me...”
98A mí no me importa lo que la gente dice; no me importa lo que la organización dice; es lo que Dios dijo que era la Verdad. Y si es la Verdad de Dios, Dios la apoyará. ¿Cómo esperan tener fe cuando Uds. tienen el deseo de honrarse unos a otros? ¿Ven?, les quita la fe.
99Regresó a la denominación, Pentecostés, la que nació fuera de la denominación. Pentecostés no nació en una denominación; nació fuera de la denominación. Y la sagacidad de Satanás los atrajo a Uds. de vuelta a eso, de donde salieron: “Como el cerdo vuelve al cieno, y el perro a su vómito”. Mírenlos ahora: están derrotados.
100Ya deberíamos estar en la Tierra Prometida. Jesucristo debería estar tan prominentemente entre nosotros, al grado de que no habría nada de enfermedad. ¡Oh, sería glorioso!
101No debería haber mujeres con cabello corto, con vestidos cortos. Y no debería haber hombres casados tres o cuatro veces –los diáconos en nuestra iglesia. Y no me digan que no está entre los Pentecostales; seguro que sí. Pero es por causa del prestigio social. No debería ser, pero lo es. ¿Por qué? Por causa de la atracción denominacional, la política, dinero, en lugar de hacerle frente a la Palabra. Rechazan a un hermano precioso, y ponen a alguien por causa de que tiene una gran postura social en la ciudad.
102Yo quiero un hombre que tenga postura social en la Gloria. Si él no sabe sus abecés, qué importa. ¿Saben Uds. lo que significa ABC? Siempre creer en Cristo. Eso es correcto. Aprendan eso.
103Un hombre se acercó a mí, no hace mucho, y me dijo: “Hermano Branham”, un muy... uno de los ministros pentecostales más reconocidos en la tierra. El me subió a su cuarto, y me dijo: “Yo quiero orar por Ud.”. Yo dije: “Yo no estoy enfermo”. El dijo: “Yo–yo le amo”. Yo dije: “Lo siento mutuamente”.
104El dijo, me dijo: “¿Por qué no deja de decirles a esas mujeres sobre su cabello corto y todas esas cosas, y sobre la iglesia?” Dijo: “No le corresponde a Ud. hacer eso”. Yo dije: “¿A quién le corresponde entonces?”
105Dijo él: “Sucederá que Ud. no tendrá nada más que a un montón de postes a quienes predicarles”.
106Yo dije: “Yo preferiría hacer eso y predicar la Verdad, que comprometerme con el diablo”. ¿Ven? ¿Ven?
107El dijo - dijo - dijo - dijo: “Hermano Branham, ¿qué no lo llamó Dios para orar por los enfermos?” Y yo dije: “Sí, señor”. El dijo: “La gente cree que Ud. es un profeta”. Y le dije: “Bueno, eso - eso, yo nunca dije eso”.
108Dijo: “Pero ellos creen en Ud. de esa manera”. Y dijo: “Si Ud. es un profeta, ¿por qué no se la pasa enseñando a la gente de los dones espirituales, y cómo sanar enfermos, y cómo operar estos –conseguir estos dones espirituales, y ayudar a la iglesia en lugar de constantemente estar reprendiendo a estas mujeres, y reprendiendo al hombre, y cosas como esas?” Dijo: “Bueno, ¿por qué no las deja en paz?” Dijo: “¿Por qué no les enseña algo mayor que cabello corto y cosas, y las deja en paz?”
109Yo dije: “¿Cómo puedo enseñarles álgebra cuando ellas ni siquiera saben sus abecés? Eso es correcto. “Que primero aprendan sus abecés”.
110Un ministro anciano fue y predicó justificación en un avivamiento, la segunda noche, tercera noche, cuarta noche, quinta noche. Los diáconos le llamaron la atención, y le dijeron: “Reverendo, ¿qué no sabe Ud. más que el sermón sobre justificación?”
111“Oh, claro. Pero primero dejen que todos sean justificados, y entonces predicaremos alguna otra cosa”. Eso es correcto.
112¡Oh, si tan sólo Uds. pudieran regresar al fundamento! Allí estaba Sansón derrotado.
113Ahora miren: podríamos estar más bonitos; podría ser. Pero es como cuando yo venía por el camino el otro día, y vi un anuncio grande que decía: “Funk’s, un maíz híbrido”, y qué tan bueno era. Pero no sirve para nada. Está tan bueno como puede estar, y está matando a la nación. Uds. leyeron sobre eso en Selecciones: “Si las mujeres siguen comiendo carne de vaca y maíz, y cosas, ellas no podrán tener un bebé de aquí en veinte años”. No hay nada bueno en ello.
114¿Qué es una planta de semillero híbrida? Si no es una planta original, uno tiene que mantenerse rociándola todo el tiempo, para mantener a los insectos lejos de ella. Los insectos se la comerán. Pero si es una planta original, uno no tiene que rociarla. Un insecto no se arrastraría a través de una buena planta natural.
115Ese es el problema; uno tiene que mantenerse mimando a la gente en la iglesia: “Gloria a Dios, hermana”. ¿Ven? ¡Ud. es un híbrido! ¡Ud. ha sido traído adentro de otra manera!
116Uds. tomen ese maíz híbrido y vuelvan a plantarlo, ¿y qué sacan? Nada. Ni aun producirá nada.
117La iglesia hoy día está bonita, eso es verdad: mayores edificios que los que alguna vez tuvieron, mayores congregaciones a las cuales Uds. alguna vez les predicaron, los mejores ministros intelectuales que los que alguna vez tuvieron. Uds. solían tener hombres de los maizales en algún lugar, a los cuales Dios llamó en los campos de salvia. Pero ahora Uds. han mandado a sus hijos a la escuela, y los han hecho nietos, y han regresado con todos los doctorados y letras posibles. E incluso una de las iglesias mayores Pentecostales hoy día, antes de enviar a un hombre a los campos de misión, él tiene que pararse ante un siquiatra para ver si está mental e intelectualmente capaz. ¡Piénsenlo!
118¡En Pentecostés, el requerimiento no fue una prueba mental, sino fue una prueba del Espíritu Santo que cayó en el Día de Pentecostés! Eso no tiene caso para la gente hoy día.
119¿Sabían Uds. que la iglesia Católica Romana fue la primera iglesia Pentecostal original? Se tomó dos mil años para entrar en la condición en la cual está hoy día. Si esta organización Pentecostal sigue otros cincuenta años, será peor que la iglesia Católica. Eso es correcto. El pecado está acumulándose en todas partes. Ahora Uds. podrían pensar que yo no... Podrían pensar que estoy loco, pero yo sé en dónde estoy parado. ¿Ven? Y es verdad. Sólo esperen y se darán cuenta. Sí.
120El híbrido, el maíz híbrido, causando que las caderas de las mujeres se estrechen y los hombros se ensanchen, y así sucesivamente.
121La evolución solía decirnos, que en la evolución, ciertos animales se juntaron y engendraron algo diferente, y algo diferente, y siguió hasta llegar al hombre. Ellos siguieron explorando alrededor hasta que desaprobaron su misma teoría.
122Permítanme decirles algo a Uds. agricultores aquí: ¿De qué se compone una mula? Ella es el animal más horrible del mundo. Ella es una híbrida. Ella no tiene ningún sentido, para empezar. A ella no se le puede enseñar nada. Ella esperará toda su vida, para patearlo a uno poco antes de morir. No se le puede decir nada. ¿Qué es? Es debido a que ella es una híbrida.
123Me hace recordar de algunos supuestamente Cristianos híbridos. Uno puede intentar decirle a algún mulo viejo alguna cosa, y él se para allí con sus orejas levantadas, y le hace: “¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!” ¿Ven? Todo lo que él sabe es rebuznar y exagerar la nota. No se le puede decir la verdad ni enseñarle nada. Así es con esta gente. Se les dice de Cristo, el mismo ayer, hoy, y por los siglos: “¡Ja! ¡Ja! Los días de los milagros han pasado”, rebuznando acerca de algún seminario del cual hemos aprendido. ¡Es un híbrido!
124¡El Espíritu Santo acentuará cada mandamiento de Dios con un “amén!” Ese es un espíritu de seminario o algo así respirando de él. No rebuzna en contra de la Palabra de Dios, si es el Espíritu Santo. La acentuará con un “amén”. ¿Ven?
125Uds. saben, yo creo que un mulo es ignorante. ¿Pero saben qué? El no puede decir quién fue su papá o quién fue su mamá. ¿Ven? Su papá fue un burrito, y su mamá fue una yegua, pero él no puede volver a engendrar. El está acabado.
126Una planta no puede volver a reproducirse a sí misma. Tomen una violeta blanca y una azul, y sacan una violeta de color rosa; Plántela dos o tres veces, y saldrá blanca o de color rosa, ¿ven?
127Eso prueba, ¿ven?, que ellas nunca salen así. Dios dijo: “Que todo dé según su género”, y así es como ha continuado. El hombre fue hecho a la imagen de Dios, no a la de un mono. ¿Ven? ¡Eso es absurdo! Fíjense, Uds. Saben, la ignorancia de la mula... ¿Pero saben qué? Uds. no le pueden decir nada. El es uno de cabeza dura.
128Pero cuando pienso de un caballo genuino de pura sangre, ¡oh, hermano!, él sabe quién es su mamá, quién es su papá. El es de raza. El conoce a todos sus abuelos y todo, debido a que él es de raza.
129Así es de la manera de estos supuestamente Cristianos híbridos: “Los días de los milagros han pasado. Bueno, nosotros los Presbiterianos, los Metodistas, nosotros los tales y cuales, no creemos esto. Nosotros los Trinitarios, nosotros los tales y cuales, no creemos. Nosotros no hacemos esto”. ¿Ven?, Uds. no saben en dónde están parados.
130¡Pero un genuino Cristiano de raza, nacido de nuevo del Libro de los Hechos, sabe exactamente en donde está parado! El es nacido del Espíritu, y aquí está su linaje. El viene del vástago de Dios. Producirá lo mismo cada vez.
131Con razón, la iglesia está más bonita. ¿Pero qué pasa? Se ha vaciado del Espíritu. Se ha cruzado con el mundo. Les permiten a las mujeres usar pantalones cortos, tocar el piano; les permiten usar maquillaje. Permiten a los hombres que se casen cuatro y cinco veces, y así mantener su lugar, su posición. Y todas estas clases de cosas por las que ellos pasan, exactamente lo que dijo la Escritura. Ella está tan derrotada como lo estuvo Sansón. Exactamente así. Sí, señor.
132¡Oh!, al pensar Sansón... Puede que... No quiero detenerlos mucho tiempo; voy a omitir algunos de estos versículos aquí. Cómo es que Sansón estuvo allí y pensó de su error, y dónde podría estar.
133Recuerden a Israel. Pudiera yo... ¿Me disculpan por un momento, para regresar a Israel? ¿Saben qué? ¿Qué es lo que hicieron ellos en esos cuarenta años cuando formaron su organización allá? En lugar de seguir adelante, guiados por la Columna de Fuego, el Angel del Señor, el cual era Cristo, en lugar de seguir adelante siguiéndolo a El, en casi diez días ellos hubieran estado dentro de la plenitud de la promesa. ¿Pero saben qué? La Biblia dice que ellos anduvieron en el desierto.
134Ellos llegaron a Cades-barnea, lo cual era el tribunal, y allí cuando los espías regresaron y hablaron sobre la tierra, ellos dijeron: “No podemos hacerlo”.
135Caleb y Josué dijeron: “¡Más podemos nosotros que ellos!”, [Núm.13:30-trad.] porque ellos estaban mirando a la promesa, no a lo que era la circunstancia.
136“No podemos tener una iglesia sin tener una organización”. Bueno, Uds. no ven lo que Dios dijo. Eso es correcto.
137¿Qué hicieron ellos? ¿Los bendijo Dios? Claro, claro. Ellos se la pasaron errantes. Ellos se casaron; plantaron viñas; tuvieron bebés, se multiplicaron, y les fue bien en el desierto. Eso es correcto. Pero, sin embargo, todavía no estaban en la bendición completa.
138Así que, cuando todos éstos quienes formaron este enorme grupo de organización: “viejos guerreros”, se les llamó, algo así, Dios les permitió quedarse allí hasta que cada uno de ellos murió. Y entonces El empezó con una nueva generación, bajo el liderazgo de Josué, quien creyó la Palabra, ¡amén! Y él los llevó a la Tierra Prometida.
139¡Oh Dios!, que esta generación joven de Pentecostales capte la visión. ¿Ven?, ellos siguieron adelante hacia la Tierra Prometida. Deberíamos estar adonde tengamos toda clase de dones de Dios.
140Podemos hablar en lenguas. Eso es correcto. Eso está bien. Nada en contra de eso. Moisés cruzó el Mar Rojo; al enemigo se le dio muerte detrás de él. Nosotros - nosotros - nosotros apreciamos eso. Pero eso todavía no es todo.
141Nunca se imaginaron sus padres, cuando estaban aquellos allá afuera disparándoles con sus pistolas por las ventanas, y ellos danzando en el Espíritu, que sus hijos alguna vez llegarían a eso. Pero así fue.
142Pero hay una nueva generación que viene en camino ahora. El cabello de Sansón le ha crecido. ¿Ven?
143¡Vigilen! Nunca jamás permitan que Dalila los enrede a regresar a algo como eso. Ajá. ¡Guarden su distancia de ellas! Esa es la cosa que los maldijo a Uds. Uds. fueron levantados para condenarla. Y yo me he esforzado hasta donde he podido para hacerlo, aunque me he quedado solo. Pero he hecho hasta donde he podido para pararme por los mandamientos de Dios. ¡Yo veo a la iglesia parada allí, despojada del poder de Dios, despojada de las bendiciones, despojada de los dones!
144Y Dios derramará Su don. Ellos dicen–dicen: “Eso es leer la mente, telepatía mental”, cuando ellos deberían estar aceptándolo. ¿Ven? “Bueno, él está allá con los de la Unidad ahora. No, eso–eso pudiera para...?... ellos eran esto, aquello, o lo otro”. ¿Ven? ¡Oh!, si tan sólo Uds. conocieran su día. Que no pase sobre Uds. Esta es la hora: uniéndonos en Cristo.
145Fíjense. Sansón estaba parado allí, pensando de su error, las cosas que él había hecho. ¿Ahora se dan cuenta qué fue lo que causó que él estuviera así? El enemigo le había sacado sus ojos.
146Y eso es lo primero que hace una organización: le saca los ojos a Uds. a cualquier otro compañerismo, excepto al de ellos. Amén. Yo podría decir muchas cosas aquí mismo, pero no lo haré. Pero si Uds. son espirituales, Uds. saben de lo que estoy hablando. ¡Le sacará sus ojos! Es únicamente Ud. con su grupo. Si Ud. es un Metodista, Ud. únicamente es un Metodista. Si Ud. es un Presbiteriano, Ud... Si Ud. es de la Unidad, si Ud. es de la Dualidad, si Ud. es de la Trinidad, o cuantos más tienen, ¿ven?, Ud. únicamente es eso. “El resto de ellos no sirven para nada”.
147Los Bautistas tenían una frase en los primeros días de Billy Graham, cuarenta... “En el 44' un millón más”. ¿Qué consiguieron? Un montón de hipócritas fumadores que se unen a la iglesia.
148Cuando Billy mismo, estando yo en su desayuno, dijo: “¿Saben Uds. lo que pasa?” Dijo: “Aquí está el ejemplo”, dijo él, “yo voy a...” Dijo: “San Pablo entraba a una ciudad, y conseguía un convertido. Y regresaba un año después”, y dijo, “ese convertido producía treinta más”. El dijo: “Yo voy a una ciudad por seis semanas, y tengo treinta mil decisiones, y puedo regresar en seis meses y no encontrar treinta”. [Espacio en blanco en la cinta-Ed.]
149Bueno, yo admiro al hombre por su valentía, pero me gustaría hacerle una pregunta: “¿Quién tomó el convertido de Pablo? ¿Qué tan perezoso era ese pastor? ¿Qué fue?” ¡Pablo se mantuvo con él hasta que llegó a ser enteramente un hijo de Dios, nacido del Espíritu! ¡El lo metió tan adentro en Cristo, al grado que ni siquiera podía ver para atrás!
150Ellos simplemente se acercan y tal vez se unen a la iglesia, y aun hablan en lenguas. Yo creo en hablar en lenguas. Yo creo que el Espíritu Santo habla en lenguas. Pero sé que no todos los que hablan en lenguas tienen el Espíritu Santo. ¿Ven? Yo he visto a brujos hablar en lenguas, y tomar sangre de una calavera humana, e invocar al diablo, hablar en lenguas e interpretarlas. Eso no es prueba sólida. No, no. Es la Vida de Cristo en uno, el fruto mismo dando testimonio; eso es. Pero nosotros nos hemos concentrado en eso. Si un hombre habla en lenguas, eso es todo; lo dejan que entre. Miren lo que Uds. tienen hoy día. ¿Ven? El hablar en lenguas es verdad, pero no toda la Verdad.
151Es como el hombre de color comiendo un pedazo de sandía. Le dijo: “¿Te gustó, Moi?” Dijo: “Estuvo buena, jefe, pero de seguro hay más que eso”.
152Si yo puedo hablar en lenguas, de seguro hay más que eso. ¿Ven? ¿Pero qué hacemos? Así como Israel, nos concentramos solo en eso, y hemos andado errantes en el desierto por cuarenta años, todavía sin el resto de ello, allá en la Tierra Prometida. Eso es exactamente lo que hemos hecho.
153Sansón parado allí, (debo apresurarme), debió haber mirado para atrás, y pensado de todas esas cosas. Y allí estaba él, por la misma razón que fue levantado; había sido cegado. Y allí estaba su gran estructura, su gran organización en forma de cuerpo humano, una montaña de carne parada allí, con sus enormes músculos, pero sin potencia.
154Y aquí estamos nosotros hoy. Solía ser allá atrás que Pentecostés contaba sólo con unos cuantos, quizás cuatrocientas o quinientas personas por toda la nación, hoy día es la iglesia más crecida en el mundo. ¿En qué nos estamos metiendo? Un montón de miembros. Con nuestra gran estructura deberíamos estar diez mil veces más fuertes que lo que estábamos cuando empezamos. Y estamos diez mil veces más débiles que lo que estábamos cuando empezamos, ¡debido a que estamos edificando sobre un fundamento sin fondo, sobre una organización, sobre algo que Dios ha maldecido! ¿Y cómo podemos edificar una iglesia sobre la ceniza de Sodoma y Gomorra?
155Yo espero que no me aborrezcan, pero quédense quietos por un momento y escuchen. ¿Ven?
156No puede hacerse. Lo que Dios ha maldecido, El lo ha maldecido. Entonces, manténganme lejos de cualquier cosa que Dios ha maldecido. Yo quiero lo que El está bendiciendo. Eso es correcto.
157Observen mientras estuvo allí pensando. Los jefes de guerra, medio ebrios, parados allí: “Recordamos esa gran persona. Recordamos cuando se paró allí con una quijada de mula en su mano. Recordamos cuando él dobló las puertas de Gaza y subió a la cumbre del monte. Recordamos todas estas cosas. Cuando ese león rugió hacia él, ese hombrecito, y el Espíritu vino sobre él, y despedazó a ese león en dos, con su mano. Y ahora aquí está, atado, con un muchachito conduciéndolo por ahí. Y nuestro dios, el dios pez Dagón, ha ganado la victoria sobre él”.
158Ahí lo tienen. El mundo se ha infiltrado en la iglesia, y ha ganado la victoria. Ha desnudado a nuestras mujeres. Ha puesto un deseo en la gente de quedarse en la casa para ver la televisión en lugar de ir a la iglesia y al culto de oración. ¡El amor del mundo se ha infiltrado y ha llevado a nuestra iglesia Pentecostal a un paseo rumbo al infierno!
159El deseo y la fe... Pasen a una persona por la fila de oración y déjelo ver lo que sucede; la noche siguiente allí están nuevamente. ¿Simiente de Abraham? La fe no está ahí. Debiera estar ahí, pero no está. Cuando Ud...
160Dios le dijo a Abraham una vez, y por veinticinco años él la buscó. No importa qué tan atrás fue eso, puedo oírlo a él decirle a Sara: “Ve allá, ya tienes sesenta y cinco años. Ve a comprar algunos pañales, y consigue algunos imperdibles [seguros-trad.] y haz algunas botitas. Vamos a tener un bebé”. “¿Cómo sabes que lo vas a tener?” “Dios lo dijo”. Y eso lo concluyó.
161En primer lugar, ¿ven?, ella ya había pasado el tiempo de la menopausia como por veinte años. El había vivido con ella, de joven, desde que ella tenía dieciséis años. No le dio importancia; no se fijó en eso; no consideró eso. El consideró lo que Dios dijo. Se separó de toda incredulidad, y salió al desierto.
162Ese es el problema hoy día. Uds. quieren unirse a sí mismos con una organización de incredulidad, en lugar de separase de las cosas del mundo. Uds. quieren ver qué tan cerca pueden pasearse a la orilla del pecado. Vean qué tan lejos pueden separarse de él.
163Pero aquí estaban. Los primeros treinta o veintiocho días pasaron. Hay una audiencia mixta ahora, y Uds. adultos saben de qué estoy hablando. “Sara, cariño, ¿cómo te sientes?” “Me siento igual, Abraham”. “¡Gloria a Dios!, lo vamos a tener, de todos modos”. “¿Cómo sabes tú?” “Dios lo dijo”.
164Pasaron diez años. “Guarda esos imperdibles allí, y todos los pañales”.
165Algunos de sus amigos llegaron por ahí: “Abraham, padre de naciones, ¿cuántos hijos tienes?”
166“¡Gloria a Dios! De momento, ninguno, pero los voy a tener”. “¿Cómo es que tu...? Mira, tienes noventa años”.
167“No importa. El milagro será mayor ahora que lo que sería si hubiera ocurrido allá atrás hace veinte años”.
168Pero, hoy día: “Se oró por mí anoche. No me siento mejor ahora”. ¿Simiente de Abraham?
169¿Qué es lo que pasa? ¡Uds. han sido despojados! Sus fibras eclesiásticas todavía están allí; su organización es tan grande como la de los Metodistas o la de los Bautistas. Uds. están edificando a esta fibra todo el tiempo, ¿pero dónde está esa fe genuina? Oh, Uds. baten las manos, gritan y cantan alabanzas, y danzan. ¡Oh!, yo he visto eso ocurrir en muchas reuniones de los brujos curanderos: los he visto batir las manos, y hablar en lenguas, interpretarlas, y saltar de arriba abajo. El divino padre [Un charlatán carismático del tiempo del profeta-trad.] tiene lo mismo. ¡Eso no es de lo que estoy hablando!
170Yo estoy hablando acerca de una fe genuina que puede desplegar la promesa de Dios, y ponerse allí y hacerla vivir; es una cosa Escritural.
171Yo he visto a los Mahometanos caerse en la calle y gritar: “¡Alá, Alá, Alá!”, hasta el punto de quedarse inconscientes. Y yo y Billy Paul estuvimos allí y vimos a un hombre tomar una espada y hundírsela abajito de su corazón, y un doctor allí vaciándole agua por este lado y salir por el otro. Lo vimos a él tomar un pedazo de –una lanza, y traspasarla a través de su labio y por arriba de su nariz, y sin sangrar una gota. Traspasarse astillas por debajo de sus uñas, gritando: “¡Alá, Alá, Alá! ¡Alá, Alá, Alá! ¡Alá, Alá!”, de esa manera. Un Mahometano que detesta el sólo pensar de Jesucristo. El no tenía el Espíritu Santo. No, pero tenía emoción, Eso es correcto. Nosotros...
172El Cristianismo no es exactamente una emoción. El paganismo puede producir tanta psicología como - como - como lo puede el Cristianismo; pero eso no es Verdad. ¡Nosotros queremos Verdad! ¡Cristo es la Verdad!
173¿Qué hacemos? Nos hemos organizado al grado que estamos como Sansón. Ahora, mientras él se paró allí reflexionando sobre lo que él podría haber sido, yo pienso que la iglesia hoy día debería pararse y reflexionar conmigo, unos momentos, lo que podríamos haber sido si estas cosas no hubieran hecho esto. ¡Qué podríamos haber sido!
174De pronto vino a su mente, algo le llegó. Yo creo que Dios lo hizo. ¡Oh, si tan sólo pudiera acontecer en este campamento! “Hay una posibilidad”. Hay una posibilidad. Dios está perdonando. Hay una posibilidad.
175¡No tenemos mucho tiempo para permanecer aquí! ¡Nuestro tiempo se está agotando! La confederación de iglesias está tomando control del país. Se unirá con el catolicismo. Ya tenemos justamente al hombre allí.
176Me gustaría tener el tiempo para entrar en ello, para mostrarles que esta nación es exactamente como Israel. Ellos entraron a una tierra extraña, sacaron a los ocupantes, y heredaron la tierra. Eso es lo que nosotros hicimos. Israel: ellos tuvieron los primeros hombres, hombres grandes, hombres así como Josué, así como David, como Salomón; pero finalmente vino un hombre en la –al reinado: un Acab, un renegado. Nosotros tuvimos hombres grandes: un Washington, un Lincoln; ¿pero ahora qué han hecho? La mismísima cosa por la cual vinimos aquí por libertad, Uds. lo han puesto en la Casa Blanca, porque Uds. piensan más en su política que lo que piensan acerca de Cristo. Exactamente correcto.
177Y recuerden: en ese tiempo, todos los ministros se dieron por vencidos. Jezabel era el líder. Escuchen: Acab mismo era un tipo más o menos bueno, pero Jezabel era el cuello detrás de la cabeza. Ella era la que actuaba. Ella era la renegada. Yo no tengo nada en contra de ese hombre, en cuanto a presidente, pero es ese sistema Jezabelino que está detrás de ello. ¿Qué no pueden ver a estos papas y cosas entrando ahora? Hay uno que se está levantando que “no conoce a José”. Y cuando menos se piensa, estamos ahora mismo pidiéndole a la iglesia protestante que se una con eso, y cada organización entrará directamente a la federación de iglesias, ¡y allí Uds. son atrapados!
178Estamos viviendo del dinero de los impuestos que serán pagados de aquí a cuarenta años. La nación está en quiebra. ¿Adónde está? ¿Quién tiene el dinero? Nosotros no lo tenemos. Nuestros bonos no sirven; tenemos que tener oro. ¿Quién lo tiene? La iglesia Católica. ¿Qué harán ellos? Antes que estos hombres del whisky y todos estos grandes titulares y accionistas alguna vez los entreguen, ellos se venderán del todo, y la iglesia le prestará el dinero a la nación. Y lo que hará, venderá su primogenitura directamente al catolicismo. Ese es el oro del mundo: ellos y los judíos, y ese es el pacto que él hace con Israel.
179¿Ven? Uds. lectores de la Biblia pueden enseñar eso en su iglesia. ¿Ven Uds.?, yo simplemente les estoy mostrando que yo creo la misma cosa.
180Así es como tendrá que acontecer, y lo tenemos allí ahora mismo. Y aquí estamos: una organización, con la marca de la bestia sobre nosotros, exactamente como la primera bestia, una imagen a ella, una federación de iglesias, uniéndose a un poder. Y ellos hicieron una imagen a la bestia, para que pudiera hacer dos cosas: hablar, y hacer lo mismo que hizo la primera bestia antes de él. ¡Precisamente en nuestras garras! ¡Oh, hijos!
181¿Qué hora es? “¿Habrá una posibilidad?” Sansón se paró allí y lo dijo. ¿Qué hora es? Sólo... “¿Habrá una posibilidad?” Sucede que Sansón pensó: “¡Ese gran Dios! El es Omnipresente. El es el Dios Eterno. Yo veo mi error. ¡Me voy a arrepentir!” Y él clamó.
182Hay una posibilidad de que nosotros podemos hacer lo mismo. Los de aquel día –este día no ven la visión, como Sansón. ¡Si tan sólo pudiéramos ver la visión de una posibilidad! Comiencen aquí mismo, ahora mismo. Una posibilidad, ¿ven?
183Se mantienen firmes, y baten las manos, y se preguntan cómo es que va a salir. Uds. se van a dar cuenta algún día que van a salir fracasados, ¿ven?, en ese tiempo. Tienen grandes reuniones, y cosas del mundo brillantes: “Oh, nosotros creemos, bueno, ¿saben qué? Nosotros tenemos más miembros que lo que alguna vez hayamos tenido. Y podemos construir edificios de billones de dólares, y tenemos más dinero que lo que alguna vez hayamos tenido, mejores iglesias quizás que las que tienen algunos de los protestantes y algunos de los otros”. ¡Qué cosa! En cuanto a erudición: “Bueno, nosotros llevamos a nuestros niños al colegio, y les estamos edificando nuevos seminarios para que ellos se inscriban”.
184Déjenme decirles ahora mismo: Un hombre con una educación, sin el Espíritu Santo, se aleja más de Dios, con cada título que recibe. Eso es correcto. Ud. dice: “Yo tengo una licenciatura en letras”. Entonces Ud. está un poco más lejos de lo que estaba. Parten átomos, y se tropiezan sobre un tallito de grama del cual no saben nada al respecto. Uds. han oído del dicho antiguo: “Los necios caminan con zapatos claveteados con tachuelas, en donde ángeles temen pisar”. Eso es correcto. Erudición, pero no trae al Espíritu. No trae las obras y la Vida de Jesucristo.
185El problema es que la iglesia hoy día no es como Sansón. Ellos no están dispuestos a pagar el precio. Sansón oró correctamente cuando oró: “¡Señor, muera yo con el enemigo!” El sabía que le iba a costar algo. El sabía que le iba a costar algo. Les va a costar algo a Uds.; me va a costar algo a mí: su prestigio social, su lugar y posición en la denominación. “¡Señor, muera yo ahora! Yo puedo ver Tu propósito”. El sabía que le iba a costar algo. Uds. deben estar listos para morir a su enemigo, para poder entrar en las bendiciones de Dios. Sansón estaba dispuesto a pagar el precio, para conseguir que el poder de Dios volviera sobre él otra vez. ¿Qué de Uds.?
186¿Están listos para sacrificar sus programas de televisión? Y, Uds. saben, solía ser igualmente incorrecto para nosotros ir al cine. Pero ahora el diablo los ha engañado: él lo metió directamente en el hogar con Uds. Eso es correcto. ¿Ven?
187Solía ir con un anciano predicador Metodista, quien solía cantar un canto: Bajamos la guardia, bajamos la guardia. Nos comprometimos con el pecado; Bajamos la guardia, las ovejas se salieron, Pero ¿cómo fue qué se metieron las cabras? Uds. bajaron la guardia, eso es todo.
188Oh, oigo a alguien decir: “Ahora, un momento, Hermano Branham, ¡nosotros tenemos avivamientos!” Sí, pero ¿qué es? Un avivamiento denominacional. Eso es correcto. Miren a su moral y sus diferencias. ¿Es ese un avivamiento? ¿Es un tiempo de rompimiento? ¿Es un tiempo en que todos pueden asociarse y tener compañerismo? Si su organización está en ello, está bien. Se están apartando más y más de la Palabra todo el tiempo, eso es correcto, ordenando nuevos obispos y todo. ¿Ven?
189Sansón sabía que su presente estado recaído no podía producir la potencia para el reto de la hora.
190Hombres y mujeres, mis hermanos y hermanas, permítanme decirles esto: La iglesia, en su presente estado denominacional, no puede producir la potencia para hacerle frente al tiempo, el llamado del tiempo. Hombres y mujeres anhelan a Dios, corazones honestos. Y Uds. pudieran dejar a los Unitarios e irse con los Dualistas, Uds. pudieran dejar a los Dualistas e irse con los Trinitarios, y Uds. pudieran hacer todo esto, eso, o lo otro; Uds. sólo están sacando su carta, o - o yendo de iglesia en iglesia, o actuando como no sé qué: un muchacho inmaduro. Eso es correcto. Uds. no lo obtienen de esa manera. Nuestra fuerza caída, no puede hacerle frente al reto de esta hora. Las denominaciones no tomarán la vindicación de la Palabra.
191Cuando Jesucristo, como traté de decirles anoche, prometió esto en los últimos días. El prometió tener esto aquí. Y Uds. saben eso, por la Biblia. Y por quince años yendo de atrás para delante a través de la nación, y están poniéndose peor todo el tiempo. Eso es correcto. ¿Ven?, no lo quieren.
192Ellos dicen: “Bueno, él se asocia con los Unitarios”, o, “él se asocia con los Trinitarios. El hace esto, eso, o lo otro”. Nosotros nos asociamos con Cristo, allá en cada organización, procurando...
193Pero Dios se encarga de eso, que ellos lo vean. Y los verdaderos creyentes son como la pequeña prostituta, de anoche: tan pronto como Eso destelló en su camino, y esa simiente de Vida yaciendo allí, ella lo creyó. Eso fue todo; encendió el fuego de inmediato, cuando había miles parados allí, burlándose de Eso, pero no ella. Ella sabía que ese era el Mesías. Ella sabía que esa era la promesa, que, cuando El viniera, El haría eso.
194Me pregunto si nosotros tan sólo sabemos la misma cosa. Qué si nos hemos envuelto tanto en nuestra organización, que se nos prohíbe aun mirar a Esto. Me pregunto si Uds. miran a las - las revistas y fotos, y a esa porquería sucia del mundo, en lugar de leer su Biblia como Uds. deberían hacer. “No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios”.
195Nuestros hijos, nuestros muchachos, han llegado a ser un montón de pequeños Rickies y Rickettas, (Uds. saben que eso es correcto), con un montón de carros veloces y cosas así por el estilo. ¿Y en dónde encuentran a un muchacho pentecostal? Con su carro veloz, en la calle. ¿En dónde encuentran a la hermana? Allá en alguna taberna en algún lugar, bailando rock-and-roll. ¿En dónde encuentran a papá y a mamá? A papá, allá jugando golf, o allá en alguna parte similar, y a mamá allá en una fiesta de costura de alguna logia a la que ella pertenece o algo así. Cuando debería ser un hogar reunido bajo el liderazgo del Espíritu Santo, con la Biblia de regreso otra vez. Es allí donde nos hemos descarriado. No criticando, pero sólo sacudiéndolos un poco, ¿ven?, para que entiendan.
196Todo el tiempo, y (oh, yo tengo que terminar) los filisteos no se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo. Había algo ocurriendo, pues algo empezó a moverse en el corazón de Sansón: “Había una posibilidad”, ¿ven?. Se tocó atrás en la cabeza para ver si todavía estaba allí.
197Algunas mujeres tienen mucha dificultad hoy día, sabiendo que deberían tenerlo. Pero vean si Su promesa todavía está allí; vean si El todavía ha hecho... Sólo tóquense atrás en la cabeza y vean si El todavía es el mismo ayer, hoy, y por los siglos.
198El se lo tocó. El sabía que había algo. El levantó su rostro. El no tenía ojos. Ellos no se fijaron que las lágrimas le estaban saliendo de las cuencas vacías, donde las glándulas estaban dejando las lágrimas caer. Con su rostro en alto, sus labios moviéndose lentamente, lágrimas saliéndole de sus huecos ciegos, él estaba arrepintiéndose. El sabía que Jehová todavía vivía. Aunque él había hecho lo malo, él sabía que El seguía siendo Dios. Las lágrimas corriéndole por sus mejillas, mientras que él estaba parado allí. Los filisteos estaban muy embriagados para darse cuenta de eso.
199Si sus miembros de iglesia, y sus colegas en la iglesia no hacen caso, sólo siga orando. El quería ver, una vez más, la Palabra de Dios hecha manifiesta ante ese montón de paganos ciegos y ebrios, incrédulos. Sí, ese es el hambre de la iglesia hoy, de ver una vez más, el avivamiento chapado a la antigua, enviado por Dios, desde el púlpito hasta el conserje; una limpieza chapada a la antigua, un avivamiento chapado a la antigua con el poder de Dios, un Evangelio que limpia a un hombre totalmente desde adentro hasta fuera; una religión que mata - que mata el pecado, tan recta como el cañón de un rifle, chapada a la antigua, de adentro en el bosque y con un cielo azul, que saca todo el Hollywood de Ud., o sea, a los que están interesados.
200Allí estaba él, orando. No una nueva denominación ahora, un nuevo credo, sino una vindicación de la Palabra. “¡Señor, Tú una vez estuviste sobre mí, una vez me diste fuerzas! ¡Si tan sólo tuviera esa fuerza! ¡Tengo los músculos, pero están débiles!”
201Tenemos los miembros, pero están débiles. Ellos aman las cosas del mundo más de lo que aman las cosas... Uds. dicen: “No... ” ¿Oh? Miren a las iglesias y dénse cuenta. No traten de negarlo. Sus acciones hablan más que lo hablan sus palabras, ¿ven? Oh, sí, tienen más miembros, músculos mayores, pero, ¿dónde está la potencia del Señor? Sus grandes músculos no podrán hacerle frente al reto de esta hora, la fe de rapto para sacar a la Iglesia de esta cosa antes que el juicio caiga sobre la tierra.
202Y el juicio está a punto de caer. Yo diré, como mi amigo Jack Moore dijo: “Si Dios deja que América se salga con la suya con las cosas que está haciendo hoy, El estará obligado moralmente a levantar a Sodoma y a Gomorra y disculparse con ellas, por haberlas quemado”. Correcto. El juicio es lo que sigue.
203¡Dios, saca todo el mundo de mí! ¡Dame fe, oh Señor, para el Rapto! Pues, estarán dos en una cama, y uno será tomado, el otro dejado. Dos estarán en el - en el asiento de un automóvil, y uno será tomado y el otro será dejado. Va a ocurrir en un momento. Uds. dicen: “Hermano Branham, ¿cuándo será?”
204Quizás critiquen esto. ¿Estará bien decirlo? [Los ministros dicen: “Adelante, dígalo hermano”. -Ed.] Permítanme decir algo aquí. Un día Uds. se van a dar cuenta.
205Uds. van a decir entonces: “Oh, a mí se me enseñó que esto, eso, y lo otro, iba a suceder antes que viniera el Señor. Habrá un período de gran tribulación, y nosotros pasaremos por eso”. ¿Ven, ven?
206Uds. saben, en una ocasión a Jesús se le hizo una pregunta. Dijeron: “¿Por qué dicen los escribas que Elías vendrá primero?”
207Y Jesús dijo: “Yo os digo, él ya vino, y no lo supieron”.
208Uno de estos días Uds. van a decir: “Pues, yo pensaba que la Iglesia iba a... tendría que hacer esto, eso, y lo otro. Yo pensaba que habría un Rapto. Yo pensaba...”
209¿Ven?, será un arrebatamiento secreto. Si El tomara uno aquí de Hot Springs, y uno de alguna otra parte, y otro por allá, y otro allí, eso compondrá literalmente los millones que resucitarán y saldrán de la tierra. Y hay por lo menos quinientas personas desaparecidas cada día en el mundo, y ni siquiera sabemos adónde se fueron. ¿Ven?, el Rapto se compondrá de todos aquellos que están dormidos en el polvo de la tierra, que están bien con Dios. Ellos dirán: “Pues, yo pensaba que iba a suceder un Rapto”. “Ya sucedió, y no se dieron cuenta. Uds. se quedaron”. ¿Ven? “Pues, todo va a...” Sí, señor.
210Es una Venida secreta, lo es el Rapto, viene para robar. Como ese libro que leí en una ocasión (¿cuál fue?: Julieta y Romeo.) El vino en la noche, cuando la gente estaba dormida en mundanalidad, y la iglesia toda en mundanalidad. ¡Y de pronto, llegó el clamor!, y se fueron.
211Escuchen: Uds. han oído mucho acerca de los Hombres Cristianos de Negocios, a los Hombres del Evangelio Completo, diciendo: “Oh, Uds. saben, Reverendo Santo Padre Fulano de Tal. Los Presbiterianos están empezando a recibir el Espíritu Santo. Los Luteranos están empezando a recibir el Espíritu Santo”.
212¡Montón de gente durmiente! ¿Qué no saben Uds. que Jesús dijo: “Que cuando la virgen durmiente vino a comprar Aceite, fue exactamente en ese tiempo que vino el Novio, y ella entró”? Recuerden, ¡ellas no lo recibieron! ¿Es correcto eso? [La congregación dice: “Eso es correcto”-Ed.] Como dijo Booth-Clibborn: “¿ajá?” Ellas quizás sintieron algunas emociones, pero realmente nunca lo obtuvieron. Cuando ellas vinieron a comprar Aceite, ya era muy tarde.
213Y aquí están ellos ahora, los Presbiterianos, los Luteranos; miren a la revista Voz de los Hombres Cristianos de Negocios, y a ese montón de nietos Pentecostales con estos hermanos denominacionales, pensando que eso es algo grande. Uds. quizás pregunten un día: “Bueno, yo pensaba esto”.
214“Ya pasó, y Ud. no se dio cuenta”. Permítanme detenerme allí, porque yo - yo no estoy aquí para predicar doctrina.
215Pero, ¡las posibilidades! ¡No tomen Uds. el riesgo! ¡Este es el día! ¡Esta es la hora! ¡Hay una posibilidad ahorita mismo!, quizás no a las cinco en punto. Hay una posibilidad. “Señor, yo sé que Tú eres Dios. Yo sé que Tú lo eres. Yo estoy apartado de Ti. Pero yo sé que estas fibras mías en un tiempo vibraban con el poder de Dios. Yo sé de las cosas que me importan hoy, y reclamo ser Pentecostal”; las mujeres: “Yo me corto mi cabello”; los hombres: “Yo hago esto, eso, o lo otro”.
216Y Uds. hombres que les permiten a sus esposas usar esos pantalones cortos y hacer esas cosas, y luego llamarse un hijo de Dios, vergüenza les debería dar.
217Yo fui a una cierta iglesia denominacional grande, no hace mucho, para... Ellos tenían una reunión, y fui a visitarlos. Y el pastor me llevó, y él iba a presentarme a su esposa. Ella era la pianista. Y esa mujer tenía un vestido tan apretado que la piel casi estaba por fuera. Ella tenía maquillaje, y traía todo tipo de cosas en sus orejas.
218Y yo dije: “Hermano, ¿quiere Ud. decirme que su - su esposa es una santa?” Dijo: “Sí, señor”.
219Yo dije: “Mas bien parece una impía”. Yo dije: “¡Yo nunca he visto tal cosa en nombre de Pentecostés y la santidad!”
220¡Oh, hermano, necesitamos una limpieza de casa, desde el púlpito hasta el sótano! Y uno de estos días... Uds. dicen: “Yo soy Pentecostal”. Eso no quiere decir nada más que ser un cerdo, para Dios. Eso no tiene nada que ver con Cristo. Eso sólo es un nombre. Ud. tiene que ser Pentecostal en su corazón: los frutos del Espíritu. Fíjense. ¡Oh, hermano!
221El estaba consciente de lo que sucedería si Dios contestaba su oración.
222¿Está Ud. consciente? ¿Está Ud. consciente que esa organización lo va a excomulgar a Ud.? ¿Se da cuenta que Ud. va hoy mismo en camino a la federación de iglesias, y cosas a las cuales Ud. está entrando directamente? ¿Se da cuenta de lo que le va a costar a Ud.? ¿Sabe Ud. que esas mujeres con las que Ud. juega a los naipes la van a llamar “anticuada” y todo ese tipo de cosas? Ya que Ud. no le va a permitir a sus hijos usar pantaloncitos cortos, y Ud. va a hacer estas cosas, ¿sabe lo que le va a costar? Más vale que Ud. cuente el costo antes de empezar, ¿ve? Más vale que Ud. piense al respecto. Sí. Más vale - más vale que Ud. discuta esto con Dios, primero, antes que vaya a empezar.
223El sabía, si es que su oración era contestada... ¡pero él estaba listo, y él era sincero!
224¡Si la iglesia tan sólo pudiera entrar en ese estado! ¡Si Ud. está listo ahorita mismo, si Ud. es sincero, si Ud. en verdad viene en serio, si sus ojos están abiertos a lo que yo estoy tratando de decirle indirectamente! Si Ud. es sincero, entonces diga: “Señor, a mí no me importa lo que es, yo estoy listo. Yo veo la señal. Yo sé que es más tarde de lo que pensamos. Es tiempo de acercarse”.
225Entonces Sansón clamó: “¡Señor, me sacaron los ojos! ¡Yo sé que Tú eres Dios! ¡Yo sé que Tú tienes poder para hacerlo! ¡Yo sé que Tú puedes hacerme libre de estas cadenas! ¡Sólo una vez más, Señor, sólo una vez más!”
226¡Sólo una vez más, Señor, sólo una vez más! Que haya una reunión campestre en la ladera del monte, como hubo en el monte, en el Aposento Alto. Que venga un estruendo del Cielo, como un viento recio soplando, y llene toda la casa: la evidencia visible del Cristo resucitado.
227“¡Sólo una vez más, Señor, sólo una vez más!”, él clamó. Mientras que él clamaba, en sinceridad, parado allí con sus ojos cegados. “¡Sé el precio, Señor, pero sólo una vez más!”
228Pero Dios contesta la oración. El sintió sus fibras estirarse. Sus músculos empezaron a fortalecerse. La fuerza en sus piernas empezó a regresar. El le dijo al jovencito: “Guíame ahora al poste”.
229“Guíame, Señor, guíame. Guíame al poste, al Calvario. Guíame al poste adonde pueda ser crucificado, hasta que toda mi vida mundana muera del todo aquí, y todo lo que yo soy. Guíame al poste, Señor”.
230Cuando él empezó a sentir esos músculos estirarse con el poder de Dios, él no tenía que ver qué estaba sucediendo, él sentía lo que estaba sucediendo. El empezó a mover sus hombros, y al hacerlo, el edificio se vino abajo. Ese día, él venció, él mató más Filisteos que los que él mató en todos los días de su vida.
231Amigos, hay una posibilidad que esta iglesia, en este estado... Ahora, yo tengo cerca de tres o cuatro páginas de notas aquí que voy a omitir. Hay una posibilidad. Hay una posibilidad aquí mismo en esta reunión campestre. Hay una posibilidad aquí en esta hora. Hay una posibilidad, si estamos dispuestos a pagar el precio, que podamos ver otro Hechos 2 efectuarse.
232“¡Una vez más, Señor! Lo hemos echado a perder. Nos hemos organizado. Hemos roto nuestro compañerismo. Hemos separado nuestro compañerismo. Hemos tomado un grupito aquí. Estamos peleándonos entre nosotros, y el diablo está cruzado de brazos, viéndonos golpearnos los unos a los otros. Señor, ¿será posible que una vez más todos los ciento veinte de nosotros podamos estar unánimes juntos? ¿Será posible que venga un estruendo del Cielo, como un viento recio soplando? ¡Sólo una vez más, Señor, sólo una vez más!”
233Pongámonos de pie, y digamos: “¡Sólo una vez más, Señor! ¡Sólo una vez más, Señor!”
234¡Oh Señor Dios, escúchame, Señor! ¡Una vez más, Señor! ¡Una vez más envía el Espíritu sobre esta reunión campestre, en poder y gloria!