Photo

~ SOLAMENTE UNA VEZ MÁS, SEÑOR ~
1Buenas noches amigos. Es un privilegio estar aquí en esta noche y -gozarme con esta maravillosa fiesta musical, gozándome con estos cantos, los cuales son cantados con verdadero entusiasmo. Estaba observando a Jimmy, y creo que si tan sólo pudiéramos ser tan entusiastas en cuanto a las cosas de Dios, en nuestra propia vida, así como lo es Jimmy, en la emoción de ellos cantando, llegaríamos a algún lugar. Yo aprecio realmente a este muchacho y a si¡ padre, nuestro buen amigo.
2Deseo hacer una pregunta: estas damitas que cantaron este himno, "Desearía Conversarlo Allá", ¿es el mismo grupo que cantó, hace muchos años atrás, cuando yo estuve aquí'? ¿Es el mismo? Yo he procurado, por donde quiera, hallar este himno. En mis horas oscuras de pruebas, he procurado pensar que me gustaría conversarlo allá. Jimmy Maguire, ¿logró grabarlo en la cinta? Espero que sí. ¿Lo tiene Ud. en un disco? Si es así, yo lo quiero. Yo he procurado pensar que "El me amará, aun cuando mis pasos sean muy oscuros". Ciertamente he gozado con ese bello himno de Sion.
3Ahora, tengo entendido, no estoy seguro de eso, pero creo que este mismo grupo va a estar cantando en la Convención de los Hombres de Negocios, creo, el próximo domingo. Creo que eso es correcto, si no entendí mal, el próximo domingo a las 2. Así que, a Ud. que le gusta esta clase de cantos, pues sepan que ellos estarán allí cantando para nosotros otra vez. Debiéramos llevárnoslos a Tucson, mañana en la noche, y permitir que ellos canten allá. Estoy seguro que será una bendición para el pueblo.
4Ahora, mañana en la noche; vamos a estar en el Capítulo de Tucson, allá en el Ramada Inn en Tucson. Y, como Uds. entienden, Phoenix no es más que los meros suburbios de Tucson. ¿Ve? Estaríamos ciertamente contentos de tenerlos a todos Uds. como ciudadanos amigos de nuestra gran economía de Arizona. Ahora, nosotros estamos en la ¡Montaña, y Uds. están en el valle. Así que, recuerden, estamos como a 2.000 pies alto que Uds. Entonces esto es el suburbio de la ciudad. Y estamos, ciertamente, contentos de estar aquí, teniendo compañerismo con Uds. en esta noche. Así que, recuerden mañana en la noche, y el sitio importante de Arizona, será el banquete del Capitulo. Y luego, la noche siguiente estaremos en . . . Se me a olvidado el nombre de la iglesia ahora, es South Side Assembly; y luego. el miércoles en la noche, estírenlos en Las Asambleas de Dios, creo, en la Calle once, con Garfield: y luego, el jueves comienza la Convención.
5Ustedes son tan amables. Hemos tenido un tiempo maravilloso de compañerismo en esta semana. Y también todas las iglesias alrededor del Valle Maricopa, aquí. Y ciertamente el Señor nos ha bendecido abundantemente, más de lo que yo esperaba que El hiciera. Los lugares han estado llenos, aun hasta los patios, y la gente, de pie, en un gran compañerismo alrededor de la Palabra. Los ministros nos han visitado. Yo he observado al pastor, el Hno. Outlaw; lo he visto en cada servicio que hernos tenido, hasta donde pueda pensar; y otros, simplemente han venido de una iglesia y de otra. Esa es la manera de hacerlo. Me gusta así, teniendo compañerismo el uno con el otro.
6Como decía el anciano Hno. Bosworth, el cual ha estado en gloria ya por 3 6 4 años. El me dijo: ",-,Sabe Ud., Hno. Branham, lo que es compañerismo? " Yo le respondí: "Creo que sí".
7El me dijo: "Son dos tercios compartiendo el mismo barco". Eso es correcto: dos tercios en un barco. Así somos.
8Estoy tan contento al mirar la audiencia en esta noche, viendo aquí a amigos que nunca antes había visto, que han venido desde Kentucky y de Indiana, y alrededor de Ohio, sentándose aquí en compañía con nosotros. Estamos contentos de tenerles en esta noche. Quizás hayan estado en las otras reuniones, pero han sido edificios más grandes; y Ud. y yo quizás no los llegamos a ver. De todos modos el Señor les bendiga ricamente.
9Ahora, voy a quedarme solamente un tiempo corto con Uds. Tengo que regresar esta noche con mi familia, y tenemos que estar listos para la reunión en Tucson mañana. Así que, regresaremos en esta noche, manejando, después de¡ servicio. Es más o menos como 125 millas, y un trecho largo en el desierto; y estoy cansado y con sueño. Así que espero despedirlos temprano.
10Ahora, yo dije esta mañana que, mientras traía a aquel profeta a la cumbre del monte . . . Eso fue anoche; ¿no es cierto? Y esta mañana estábamos hablando sobre otra cosa. Pero no me preocupa que Ud. llegue tarde a su trabajo; no me preocupa que Ud. pierda un día de vez en cuando; pero no pierda el domingo porque deseamos tenerle en la Escuela Dominical.
11Ahora, en esta noche, antes de acercarnos a la Palabra, acerquémonos al Autor de Ella en oración. Antes quiero decir a este pequeño coro amado, estos hijos de Dios, que ciertamente los aprecio por su buen cantar. El Hno. Moore se me ha escapado. Iba a entregarle este culto a él, pero se me ha escapado. Aquí veo a su bella esposa sentada. Así que, inclinemos nuestras cabezas ahora para tener una palabra de oración.
12Señor Jesús, volvemos otra vez en esta noche, primero para dar gracias a Ti por todo lo que nos has dado. Y por encima de todo lo que nos has dado, resalta esa Vida Eterna, porque sabemos que nos encontraremos de nuevo, no en esta tierra, sino en la Tierra que está por venir. Ahora, bendice Tu Palabra en esta noche, y te damos gracias por la manera como has bendecido los cantos. Ahora ruego, Padre, que continúes bendiciendo los cantos, a los que cantan, al pastor de la iglesia, su co-pastor, y también a los diáconos, los síndicos y todo lo demás. Bendícelos Padre.
13Te pedimos que bendigas el mensaje de esta noche; estas pocas palabras que han sido seleccionadas. Te pedimos que agregues el contexto a ello, y que nos des de Tu bendición. Sana a todos los enfermos y afligidos. Que hombres y mujeres, esta noche, capten la visión y entiendan el programa de Dios para este último día. Eso es todo lo que necesitamos hacer. Es simplemente entrar en Su programa, y luego las otras cosas se encargarán de sí mismas. El nos enseñó de esa manera. El dijo: "Mas buscad primeramente el reino de Dios -v su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas" Así que, permítenos regresar esta noche, Señor, a las bendiciones del Reino, al programa del Reino, y aprender de Ti, porque te lo pedimos en el nombre de Jesús. Amén.
14Ahora, estoy un poco ronco por el mucho hablar, y yo sé que es caluroso aquí, y lo siento mucho por todos los que están de pie, especialmente por esas damas que están alrededor de las paredes allá en el vestíbulo. Y me apresuraré para ser tan rápido como me sea posible. Simplemente recuerden: el Dios Omnipresente siempre está aquí presente. Y como dijo un hermano del epiléptico, la última vez que estuvimos aquí: "Dios puede sanar cáncer, parálisis, y lo que sea". El ya lo ha hecho. i Si tan sólo El puede hacer que tú creas eso! Tú no eres salvo esta noche; tú has sido salvo hace 1900 años atrás, y quizás en esta noche aceptes esa salvación; pero ya ha sido pagada. La deuda ha sido cancelada, y el Diablo que te puso en la casa de empeño, Jesús vino y te redimió, y te abrió las puertas, y la única cosa que tú tienes que hacer es salir afuera y reclamar tu libertad. Eso es todo. Tú tienes un recibo de Dios de que la deuda ha sido pagada. Jesús dijo en sus últimas palabras: "Consumado es". Toda bendición redentiva fue completamente consumada. La grande ira de Dios por el pecado fue satisfecha cuando El llegó a ser pecado por nosotros. La deuda fue pagada.
15Satán ya no tiene más poder. El sólo puede fanfarronear con ello. Si él puede fanfarronearte con eso, correcto; tú tendrás que llevarlo; pero legalmente él no tiene ya más poder. Todo el poder que tenía le fue quitado en el Calvario. Allí fue en donde el precio fue pagado. El no es más que un fanfarrón. Si tú quieres escuchar sus fanfarronadas, está bien, pero no tienes que hacerlo. Tú eres libre en esta noche. El te ha hecho libre.
16Ahora, si algo puede hacerte ver, en la Palabra, que tú eres libre por Su gracia, o si algo te hace dar cuenta, y la Palabra te hace entender, o algún acto de Dios que te haga entender que te incluyó a ti, que nos incluyó a todos, entonces tú simplemente lo aceptas sobre esa base, y eres libre también. Tú no tienes que sentirte diferente, tú no tienes que sentir absolutamente nada. No está basado en el sentir. Jesús nunca dijo: 41 ¿Lo sentiste'? " El dijo: " -Lo creíste'? " Es fe. Es nuestra fe. Es un brazo, un brazo poderoso que sostiene esa Espada de Dios, aguda, de dos filos. Y esa Espada aguda de dos filos cortará toda promesa gratuitamente, si ese brazo de fe es capaz de blandir esa Espada. Algunas personas tienen músculos muy débiles, y tan sólo pueden, quizás, hacer un pequeño rasguño, suficiente como para unirse a una iglesia; otros pueden llegar hasta Justificación; otros pueden ir todo el camino hasta el bautismo del Espíritu Santo. Un brazo fuerte y poderoso sosteniendo esta Biblia,, puede cortar gratuitamente toda promesa. Correcto. Así que, sea fuerte en el Señor.
17Ahora, deseo leer en esta noche de un pequeño contexto, del cual he escrito algunas notas aquí. Se halla en el libro de los Jueces, el capítulo 16, versos 27 y 28, para tomar de ahí un texto de lo que quiero decir: Y la casa estaba llena de hombres y mujeres: y todos los príncipes de los Filisteas estaban allí,- y en el alto piso había como tres mil hombres y ,mujeres, que estaban mirando el escarnio de Sansón. Entonces clamo Sansón á Jehová, y dijo: Señor Jehová, acuérdate ahora de mí, y esfuérzame, te ruego, solamente esta vez, oh Dios, para que de cita vez tome venganza de los Filisteos, por mis dos ojos.
18El Señor añada Sus bendiciones a Su Palabra. Si yo llamara esto un texto, desearía tomar esto por los próximos momentos: Solamente esta vez más, Señor. "Solamente Una Vez Más, Señor".
19Como dicen las Escrituras, había como tres mil Filisteos, mirando desde las altas galerías del Stadium, mientras los dos entraban al gran Stadium o Coliseo, altamente honrados por guerreros. Sus damas iban finamente adornadas de joyas, mientras se sentaban en el lugar. Y el anunciador dijo que Sansón entraba a la arena.
20Debieron haberse levantado y acercado un poco más, si así pudiéramos decir, estirando sus cuellos para tomar una buena mirada. Y, ¿qué pudieron ver? Sólo una masa de carne humana, un hombre que fue una vez el gran guerrero, guiado, ciegamente como estaba, por un muchachito que lo condujo hasta la arena. En todo el día, los salones hacían eco de pared a pared con el espectáculo de mujeres y hombres borrachos. ¡Qué espectáculo debió de haber sido ese! Qué silencio debió de haber reinado sobre el edificio cuando, este hombre, el principal enemigo para ellos, guiado por un muchachito, venía ahora caminando en la arena sin ojos, y, ¡ tener que ser guiado por un jovencito! Un hombre que había sido tan valeroso, un hombre que había sido el guerrero de la clase que Sansón fue, y ahora tenía que ser guiado por un muchachito a la arena. Este hombre que había sido un siervo de Dios, traído en esta condición a este lugar de borrachera.
21Era una gran celebración para su dios Dagón, el dios pez, que había obtenido la victoria sobre Jehová. Parémonos por un minuto y permitamos que esto penetre. Celebrando la victoria sobre el ejército de Jehová. Dagón, el ídolo pagano, el dios pez, el dios de los filisteos al cual Dios odiaba. Y aquí estaban en su borrachera, celebrando la victoria sobre el siervo de Dios que había sido conquistado. ¡Qué cosa más terrible es pensar esto! Yo deseo, si fuera posible, que nos quedáramos quietos por unos minutos y pintáramos el cuadro de esto. Imagíneselo, solamente en su mente, si Ud. hubiera tenido que pararse y mirar algo semejante a eso. Entonces, voy a traer de nuevo el cuadro a Ud.
22Imagínese, todo el día bebiendo, celebrando; mujeres finamente vestidas; hombres, guerreros, grandes hombres de la nación, se reunieron en este nuevo edificio, adonde habían levantado un nuevo ídolo, el dios pez, dándole honor y alabanza por la victoria sobre los siervos de Jehová. Y ahora, para hacer la cosa peor, he aquí viene el hombre líder, el mensajero del día, con sus ojos sacados, guiado de la mano por un muchachito para traerlo al Stadium. El jovencito guió a este ciego al lugar. Y me parece oír el susurro de este gran hombre, parado allí como una gran máquina, pero totalmente inútil. Dios lo había levantado con un propósito, pero vendió su primogenitura. Y aquí estaba como una masa de maquinaria sin fuerza en ella, guiada por un jovencito. Pero sin duda, pienso en mi mente, que Sansón había pensado en todas estas cosas. Cuando hubo perdido su fuerza, pensó en lo que había sucedido. Su voto había sido quitado de él y se había rendido a su enemigo, y ellos, en cambio, le habían quitado la vista de sus ojos. Y él dijo al jovencito: Guíame hacia la columna sobre la cual se posa el edificio. Simplemente guíame adonde está esa columna.
23Y piénselo: lo tenían allí afuera, haciendo mofa de él 'y entreteniendo a ese grupo de borrachos. i Que reproche era eso! ¡ que desgracia fue esa! ¡qué ejemplo fue ese! Eso me trae a la mente a una nación derrotada y que está moralmente decaída, mientras Sansón, humillado y quebrantado estaba al lado de esta columna, haciendo de mofa para su enemigo. ¡ Qué condición fue esa! Fue un símbolo de gracia de una nación caída, moralmente corrupta; de una iglesia caída que vendió sus primogenituras, que había decaído moralmente y se había rendido a su enemigo. Fue un ejemplo público. Aunque fue levantada para servir a Dios, mas ahora caída, en una decadencia moral, que la ha llevado a esa condición. i Qué ejemplo fue ese!
24Me parece oír decir a todos los guerreros alrededor, a todas las damas con sus brazaletes y sus finas joyas, y a todos los demás: ¿Con que este es Sansón? ¿Es éste aquel poderoso de¡ cual Uds. hablan? ¿Este es el hombre del cual Uds. dijeron que el Espíritu del Gran Dios vivía en él? ¿Este es el hombre que podía vencer a nuestra nación, del cual Uds. hablaron? Pero mírenlo ahora.
25¡Qué ejemplo! ¡Qué lección debiera ser para nosotros! ¡Qué cosa soléenme debe ser! No debemos acercarnos a esto como si nos juntáramos simplemente para hacer un buen tiempo de celebración. Venimos y nos juntamos para ver en dónde estamos parados; para ver qué nos está sucediendo.
26Y me parece oír, y Sansón sin duda podía oír, de un lado y de otro, de la gente que había oído de él, decir: Bien, ¿conque este es Sansón?
27Y pienso hoy, si nuestro enemigo no puede, en este tiempo, decir casi la misma cosa de nuestro movimiento pentecostal.
28El solo mencionar el nombre de Sansón, ponía a todos nerviosos, porque él era el siervo ungido de Dios. El nació con un don nazareo, y ellos sabían que nada podía estorbar ni parar ese don nazareo mientras él lo mantuviera. El fue el hombre escogido de Dios para el día. El mensajero escogido de Dios para ese día. Muchos de ellos pensaron qué sería esto; muchos de ellos lo recordaron; muchos recordaron, al mirar a esta criatura inútil, parado ahí con sus brazos alrededor de la columna, ciego, haciendo mofa de él, golpeándole con látigos y diciéndole: vamos Sansónn, tú, gran hombre fuerte, haz algo en cuanto a esto. Tú que eres tan fuerte, ¿dónde está tu Dios?
29¿No es esta la manera como el enemigo le gusta hacer cuando él puede ponerte debajo? Pero él no se atreverá a hacerlo mientras el poder de Dios esté operando a través de la iglesia; él tendría temor de hacer eso mientras la bendición del nazareo esté sobre ti. Pero si él puede verte azotado, entonces es cuando él hace mofa de ti. Entonces es cuando él puede decir que no hay diferencia entre ellos y nosotros. Dicen: son los mismos hombres, tal como nosotros. Pero cuando hay algo diferente, algo sobresaliente, con la bendición de Jehová sobre él, entonces tienen temor de decir algo. Mientras ellos pueden ver ese poder de Dios obrando, el Diablo tiene suficiente sentido para guardar su boca cerrada. Pero cuando él sabe que tú estás vencido, entonces él suelta a todo demonio que pueda sobre ti.
30Esa es la condición en la cual estaba Sansón. Pensemos por un momento, mientras podemos ver a los guerreros, algunos de esos viejos veteranos con cicatrices en sus rostros. Al mirar a Sansón de pie, allí, sin esperanzas e inútil, se recordaron haberío visto de pie con una quijada de asno en su mano y mil filisteos, a sus pies, muertos. Y ahora, al ver a un jovencito guiándolo de la mano, podían recordar, cuando comentaban, en su concilio sobre las noticias que llegaban, de que un hombre, un mero hombre, hizo lo que hizo con una quijada de asno seca por el sol. 31 Y ahora, muchos de Uds. conocen la historia de los filisteos y las armaduras que esos hombres usaban. El yelmo sobre sus cabezas era de bronce, de casi una pulgada de grueso. Y las vestiduras que vestían estos grandes y poderosos hombres, con grandes piezas de bronce, de media pulgada por todo el cuerpo para cubrirlos de las lanzas largas que podían acometerles, o de un fuerte golpe con una espada de dos filos que podía levantarlos de sus pies.
32Ahora, cómo podía un hombre, un simple hombre, con mil a su derredor, armados, vestidos como guerreros, con lanzas, con esos grandes yelmos que tenían solamente una abertura para mirar a través de ella. ¿Cómo podía un hombre tomar una quijada de asno y derribar a mil de ellos de una vez? Al primer golpe que diera con esa quijada seca, se hubiera vuelto pedazos al golpear uno de esos yelmos. Ellos sabían que había una fuerza sobrenatural, porque cuando él golpeaba al guerrero en la cabeza, el yelmo se hundía y lo mataba instantáneamente. A diestra y a siniestra él golpeaba, y cada vez que él golpeaba, el poder de Dios golpeaba con él.
33No se necesita, a nuestra manera de pensar, una gran cosa; se necesita una mano que esté completamente ungida con el Espíritu Santo, con el poder de Dios, para golpear a cualquier enemigo bajo cualquier circunstancia.
34Y como debieron recordar aquellos guerreros, ¿será posible que tengamos al hombre que no es? Pudieron decir algunos: ¡ no, ese es! Yo puedo ver su estatura; es Sansón, aquel que sirvió, según sus palabras, al que era el Dios verdadero. Mas, sin duda, su Dios le ha abandonado.
35Pero ellos estaban equivocados. Dios no lo había abandonado; él había abandonado a Dios. Y yo creo que eso es lo que sucede con el pueblo en esta noche. No es Dios Quien ha abandonado a Su iglesia; es la iglesia la que ha abandonado a Dios y a Su Palabra. Y eso es lo que sucede.
36Muchos de ellos recordaron, el grupo que estuvo a un lado, cuando Dalila lo ató con cuerdas que aun los caballos no podían reventar, y cómo cuando vinieron sobre él se volvieron como hilos. El simplemente los reventó en pedazos, y ahora aquí está este hombre derrotado.
37Otro grupo podía recordar la noche allá en Gasa, como lo habían cercado- pero todavía estaba la unción sobre él; intentaron cercarlo, le cerraron las puertas, y dijeron: Ahora, caeremos sobre él. Pero el Espíritu del Se¡-ior regresó a él, y levantó las puertas y caminó con ellas cerro arriba.
38Cuando un ]Hombre está en la línea del deber para con Dios, no hay puertas ni nada que puedan atravesarse en su camino. Un día, el Diablo procuró cercar al hombre de Dios y a Su pueblo en el Mar Rojo, pero él sencillamente lo atravesó. Mientras un hombre esté en el servicio de Dios, mientras la unción y la bendición estén sobre él, no debe tener temor de nada porque El nos ha prometido que estaría con nosotros y nada nos molestaría de ninguna manera.
39Pero esto es un ejemplo de lo que sucede cuando la paciencia de Dios se agota finalmente contigo. Ahora, El es paciente, pero recuerda: Su paciencia tiene fin. Ahora, Sansón estaba haciendo mal la mera noche que le detuvieron allá; pero, finalmente, a Dios se le colmó la copa. El no podía corregirlo. Mi oración es esta: Dios, nunca permitas que esta iglesia Pentecostal llegue al lugar adonde la paciencia de Dios se agote con ella. El envía mensajeros, como hemos enseñado esta semana, levantando profetas a través de las edades, prediciendo Su Palabra, y regresando a Su Palabra, y tú continuamente te apartas de Ella. Te hallarás también ciega, sin poder, inútil, vencida, y terno que allí estamos llegando. Sansón se fue tras el brillo del mundo, y cayó. La misma cosa que está haciendo la iglesia de hoy, cayendo con el mundo. ¡ Qué lástima es ver estas cosas sucediendo!
40Cuando ellos procuraron cercar el poder de Dios, hallaron que no pudieron hacerlo. Sansón levantó esas grandes puertas de hierro que podían pesar toneladas, subió al monte con ellas, y allí las puso. Ciertamente, ninguno le iba a perseguir. Ellos sabían mejor eso.
41Y cuando un hombre viene con la unción del Espíritu Santo y con la Palabra del Señor, y con un "Así dice el Señor",mejor es que tengas buen sentido y no procures atacarlo, porque hallarás que la mano del Dios viviente es una mano muy pesada.
42Pero hallamos que, aún había otro grupo que un día le vio en su camino, cuando un león salió y le rugió. El león es un animal muy peligroso que puede matar a un hombre en una fracción de segundos, cuatro o cinco de ellos. Un manotazo es todo lo que el león necesita. Y este león estaba siendo molestado. Ellos notaron la acción mientras observaban al león; y el león probablemente molesto, estaba furioso, y salió tras Sams6n. Y allí estaba él, inútil, pero de repente . . .
43"El es nuestro pronto auxilio en las tribulaciones". De repente . . . ¿Por qué no pueden Uds., gente enferma, pensar eso en esta noche? ¿Por qué no pueden Uds., que temen que alguien diga algo contra Uds., pensar en eso? Así decían de Jesús, mas de repente El era sujeto al poder de Dios. Y cada uno de Uds., por medio de su confesión y de su fe, está sujeto a todo el Poder que hay tanto en el cielo como en la tierra. Este poder puede venir sobre Ud.
44Mientras Sansón estaba parado allí, el poder de Dios vino sobre él; y el león saltó hacia él, más él lo tomó por la quijada y la abrió en dos con sus manos. Y un hombre que podía hacer una cosa como esta, el mismo hombre, he aquí que estaba derrotado, inútil y ciego.
45Y yo casi puedo señalarle a Ud. una iglesia como esa, inútil, derrotada y ciega, rechazando las promesas, rechazando la Palabra; una iglesia a la cual Cristo le prometió que tendría poder sobre la enfermedad. En mi Nombre echarán fuera demonios, tomándolos y echándolos fuera, y la bendición que El prometió a Su iglesia. Y por cuanto esta iglesia se ha tornado de las reuniones de oración y de la sinceridad, y ha hecho de la religión de Cristo una tradición, ha echado fuera toda la fuerza que había en ella. El mundo ha entrado a las iglesias y allí están casi derrotadas.
46Ahí estuvo él, despojado del poder por una mujer, simplemente porque sus ojos quisieron mirar; porque una Jezabel inmoral estableció un sistema para conquistar al siervo de Dios.
47Permítanme decirles esto con reverencia: Un sistema de Jezabel ha sido formado, el cual está conquistando, trayéndolos a todos a una Federación, a todas las denominaciones pentecostales, y a todas las demás en el Concilio Mundial de Iglesias, que no es más que una trampa del Diablo para quitarte lo que tienes. Ella entonces se reirá de ti, despojado del poder por esa mujer.
48En Pentecostés, hace unos años atrás, no más de cincuenta años atrás, el pueblo se mantuvo diferente. Salieron de diferentes grupos de mundanalidad, por causa de esa mundanalidad, y se mantuvieron como un ejemplo. Dios tornó a esa iglesia, y hoy es una de las iglesias más poderosas del mundo. Pero por las cosas que está haciendo, ella prueba que se ha tornado de nuevo y ha regresado a la misma conglomeración de la cual ella fue llamada. Cuando ella comienza a hacer eso, el poder le es quitado de sí. ,-,A dónde están las noches de vigilia y de oración? Deje que el predicador hable hasta la una o dos de la madrugada, como lo acostumbraban hacer, y estaría predicando a los asientos vacíos. Ellos tienen que regresar a casa para ver algún programa de televisión. Ahora, Ud. sabe que esto es verdad. ¿Por qué? Porque donde estuviera vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón. Nuestro tesoro debe estar en la Palabra. La gente de Arizona son gente de perspectiva. Uds. debieran de estar pensando en esto por un tiempo, y ver qué cosa les corresponde hacer.
49Pero ahí estaba Sailis6n, derrotado, despojado por una mujer. Todos sus poderes le fueron quitados porque él se rindió y reveló su secreto a una mujer.
50Ahora, tan pronto como nos hicimos tan grandes, de tal manera que no pudimos acudir a los cultos en las esquinas, y nos salirnos de las misioncitas por allí, y comenzamos a edificar iglesias que fueran más grandes que las demás; quisimos superar a los metodistas, a los presbiterianos, a los bautistas. Ese no es tu propósito. Esa no es la razón de tu existencia. Dios ya tenía eso. El no te levantó para eso. El te levantó como un ejemplo para poner Su poder en ti, y así mostrar Su gloria.
51Pero tan pronto como permitas a unos pavitos entrar allí, los tales torcerán la cosa, y se irán tras las cosas novedosas de la tierra. La mayor parte de las congregaciones, quieren a algún jovencito como su pastor. Uno que tenga el pelo encrespado, a uno que crea que sabe más que cualquier otro. Pero si Ud. llegara a enfermarse en su cuerpo alguna vez, Ud. no querrá a uno de estos jóvenes médicos que acaban de graduarse en una Escuela. Si tú vas a necesitar una operación, y tu corazón tiene que ser intervenido, tú querrás un hombre anciano, canoso, que haya tenido alguna experiencia. Lo que la iglesia necesita esta noche es el Evangelio antiguo que ha probado ser el poder de Dios. No alguno de estos pavitos que los seminarios están empollando. Uds. saben eso. Esa es la condición en la cual estamos en esta noche. u no tienes por que estar metiéndote en tal inmundicia. Allí comenzaste a caer, y nunca regresarás. Y no regresarás mientras te mantengas allí.
52¿Había pensado Ud. en lo que estaba pasando por la mente de Sansón mientras esos filisteos lo contemplaban? ¿Qué cree Ud. que estaba pasando por la mente de este hombre? Yo creo que él pensaba, mientras estaba allí, en todas las grandes victorias que Dios le había dado, aun cuando estaba totalmente ciego, y sin más esperanza de recobrar su vista. Allí estaba, pensando en los días que fueron, de las victorias que sucedieron
53Y así es como es el hombre, como dije aquí hace algún tiempo. El hombre siempre está pensando en el pasado, en lo que Dios hizo, y mirando hacia adelante en cuanto a lo que Dios hará, pero ignorando lo que Dios está haciendo. ¿Ve Ud.? Mire Ud. lo que El está haciendo ahora. Sabemos lo que El ha hecho. Y El nos está moviendo, procurando despertarnos otra vez; procurando traernos de nuevo al camino de Su Palabra, y probando Su Palabra por Su Palabra vindicada. Y nosotros, simplemente nos sentamos, nos dormimos, regresamos a casa y decimos: ¿qué fue lo que él dijo? No me gusta ir y oírlos cuando se tardan tanto.
54Eso estaba regresando a su mente, lo que llamaríamos su día de proezas, allá atrás, cuando él estaba en el Espíritu del Señor; cuando el Señor respondía a su oración aun antes de orar. Mientras él vivía para Dios, Dios estaba ahí a tiempo. El ni siquiera tenía tiempo para pensar en cuanto al tiempo que debía permanecer orando para ver si ese millar de filisteos . . . El sabía que Dios estaba con él. No había reprensión. Así que él agarraba lo primero que le llegaba a la mano y salía a pelear. Correcto. El no esperó hasta recibir su título de bachiller, o cómo aprender a blandir. El simplemente tomaba lo que estaba en su mano y comenzaba a golpear con ello.
55Pero, hoy, hemos aprendido a blandir todos los credos y cosas semejantes, y a pelear, y no llegamos a ninguna parte. Son unos fanfarrones tal como fue en los días de Goliath. Quizás Dios nos envíe un David el cual no sepa de credos, pero que sepa solamente del poder de Dios que ya ha sido probado. Ahí estaba toda la congregación de pie, derrotada, porque un tercio grande estaba clamando: Los días de los milagrosa han pasado. Pero eso no funciono cuando el hombre de Dios llegó hasta allá: Un pequeñito de hombros encorvados, de apariencia rara. Mas Dios estaba con él. El había tenido una experiencia.
56Y le decían: Toma aquí este credo de nuestra iglesia. Sal con este credo a encontrarte con él.
57El dijo: "Yo no puedo andar con esto, porque nunca lo practiqué". Llegó a saberse después que eso era la vestidura eclesiástica de Saúl y que no le servía a un hombre de Dios. Así que tiró esa cosa y tomó lo que él sabía que era correcto.
58Y hoy no necesitamos un título de bachiller, algún grado en doctorado para entrar en alguna iglesia, o algo. La única cosa que necesitamos es el poder y la resurrección de Cristo en nuestras vidas para tomar la Palabra con el amor de Dios en nuestros corazones, y estamos seguros de que Dios responderá a lo que le pedimos. "El no negará ningún bien a los que en integridad andan".
59Y ahora, él pensaba en sus grandes días, cuando hubo esos grandes días. La iglesia esta noche está pensando en el pasado, como 15 años atrás, en un gran avivamiento de sanidad divina, de victoria. Está también pensando acerca de Dios y de su pueblo que ha fallado. Esto debiera ser suficientemente serio: que Sansón se detuviera a pensar que él le había fallado a Dios. No fue culpa de Dios que él fuera derrotado. Fue su propia culpa. Y el pueblo de Dios que ha sido levantado para predicar el Evangelio en Su fuerza, por estar coqueteando con esta mujer inmoral, ha perdido toda la fuerza que Dios le ha dado.
60Así ha sucedido con la iglesia. Dios levantó a la iglesia para que fuera un faro, para permitir que Su poder fuera conocido, para sanar a los enfermos, levantar a los muertos, echar fuera demonios, vivir santamente, predicar el Evangelio completo y manifestarlo. Pero comenzamos a decaer, y dejamos caer la guardia.
61Tomamos el ejemplo equivocado. Las mujeres actuaron como la esposa del pastor. El permitió que ella se extraviara, que se cortara el cabello, que usara toda clase de ropa sexi, y nunca la reprendió. Y la otra dice: Si la hermana tal puede hacerlo, yo también lo hago. No tomes eso como tu ejemplo. ¿Ve? DIOS TE HA DICHO LO QUE DEBES HACER. QUÉDATE CON ESO.
62Luego, cuando Ud. hace eso, Ud. le falla a Dios y le falla también a su pueblo. Fallando a su pueblo! Cuando Ud. le falla a su pueblo, Ud. le falla a Dios. Dios le puso allí para que fuera un vigilante. Y cuando Ud. ve el pecado que comienza a infiltrarse, en vez de cortarlo allí, lo retiene. Cuando los presbíteros se junten, dicen, trataremos cierta cosa. Vamos a votar para sacar afuera cierta doctrina de la iglesia. En cuanto a sanidad divina, no nos gusta. Luego Ud. se halla votando en contra de ella. Así fue como sucedió.
63Uds. los metodistas tenían sanidad divina en sus iglesias. Uds., presbiterianos y luteranos, la tuvieron tiempo atrás. Uds. gritaron de gozo y alegría. ¿Qué ha sucedido con estas cosas? Han llegado a incorporar a un grupo de pavitos de su tiempo que llegaron a hechizarles y a quitarles estas cosas, y allá se fue.
64Y Uds. los pentecostales, han hecho la misma cosa. Correcto. Y ahora Uds. están tan derrotados como ellos, todos organizados. Uds. dicen: nosotros, como grupos, creemos esto, y si Uds. no pertenecen a nosotros, se irán al infierno. ¿Qué hacen Uds.? Se la pasan discutiendo pero no están llegando a ninguna parte. Dios no está mostrando ningún favor hacia Uds., porque Uds. están tan derrotados como los demás, porque tomaron el mismo camino que ellos tomaron. Exactamente.
65Ahora, él era un prisionero de la nación a la cual fue llamado a destruir. Aquí estaba este hombre poderoso, parado allí, hecho prisionero de la misma nación a la cual fue enviado por Dios para destruir.
66Yo no les quiero herir, pero espero que les ayude. Aquí viene la iglesia Pentecostal que Dios levantó, saliendo de las organizaciones en donde estaban retenidos. Y ahora, Uds. han vuelto a ser prisioneros del mismo grupo. Uds. saben que esa es la verdad. Y luego, deje que alguien diga algo en contra de eso, y estarán listos para echarlo afuera. Eso es como un ciego guiando a otro ciego.
67Cualquiera sabe que la iglesia Pentecostal, cincuenta años atrás, reprendía a cualquier grupo que se organizaba. Uds. eran hermanos y hermanas que vivieron ese tiempo. Uds. hablaron de la iglesia moderna y sus costumbres, de las mujeres y de la manera como actuabais, de las modas que usaban. Hablaron de los ¡Hombres y de la manera como dejaron caer la Palabra de Dios. Dios los llamó afuera de eso, y Uds. regresaron de nuevo, volviendo a la misma cosa de la cual Dios los había sacado. a la misma causa de la cual Dios los había levantado para ser lo que fueron. Ahora están atados al poste de alguna denominación, tan derrotados como lo fue Sansón, con sus ojos ciegos a la Palabra y a todo lo demás. Correcto. Es muy triste. Dios te levantó para derrotar esa cosa, y ahora te has unido a ella.
68Y vino Sansón. y regresó a casarse con esta mujer. Se unió a la cosa de la cual Dios lo había sacado. Y la iglesia Pentecostal ha regresado y se ha casado con aquello de lo cual Dios la sacó. Dios ya no puede lidiar con un grupo. El lidia con el individuo. Siempre ha sido así. Ese es Su principio. Dos hombres tienen ideas diferentes. Dios busca un hombre. Eso es todo lo que El necesita: un hombre. Eso es lo que El procura hallar hoy. El está procurando tenerte en Su mano. El tomará uno aquí y uno allá. Nunca será un grupo. Así que sáquese eso de la mente.
69Cuando Ud. se organiza, allí mismo pierde su primogenitura. Deseo preguntarle a alguna persona: ¿Cuándo ha visto Ud. a un hombre que haya sido levantado con un mensaje de Dios, y que tan pronto como dicho hombre deje la tierra, no se organicen? Tan pronto como lo han hecho, han muerto, y nunca más regresarán. No hay un solo texto en la Escritura, en ninguna parte. Ni en la Historia, ni un párrafo en la Historia para probar lo contrario. Esto prueba que cualquier organización, o grupo de gente que se ha organizado, ha perdido su poder espiritual. Nunca más regresarán. No les vuelve ni una onza del Dios viviente. El termómetro espiritual llega a 40 grados bajo cero todo el tiempo. Así es como es: Una forma de piedad, negando el poder. De los tales, apártate.
70Dios siempre levantó, en aquellos días, a algún individuo que podía hacer explotar esa cosa desde su mismo fundamento, y tomar a aquel pequeño grupo, a la iglesia que quedaba, y llevarla a la victoria. El lo liará otra vez. El no cambia. El es Dios. Cuando dice algo, El no puede mejorarlo con otra idea. Recuerde: esa es nuestra confianza. Dios abrió un camino para que el hombre le rindiera culto bajo la sangre derramada en el Edén. El nunca ha cambiado de idea. El no puede cambiarla. Si lo hiciera, tendría una idea mejor de la que tuvo en el principio. Así que no puede tenerla. El obra siempre de la misma manera. Cuando una nación se salía fuera de] camino, Dios siempre levantaba a un hombre, lo tornaba, lo mantenía ahí, y traía Su Palabra a través de él, y condenaba todo el sistema. Luego, El tomaba al hombre, y seguía. El nunca tomará a una organización para hacerlo. El te tornará a ti, si tan sólo tú le escuchas y te rindes a El.
71Ahora, él era un prisionero de la misma cosa para la cual vino al mundo, investido de poder para realizarla. Le tenían, allí, haciendo payasadas para entretenerlos. ¿Sabe Ud. lo que significa, que él permitiera que una mujer lo apartara de la Palabra de Dios? La Palabra de Dios era un secreto para él. Era un don nazareo, y él no debió revelarlo a nadie. Pero él permitió que una mujer lo sedujera.
72Eso es lo que nos ha sucedido a nosotros hoy: Hemos introducido en nuestra iglesia lo que no es digno de un cristiano. No hay ni una iglesia, en pie, hoy, que pueda decir que no hay hipócritas entre ella. Todo el conglomerado está lleno de toda clase de hipócritas. Correcto. Pero le voy a hacer a Ud. esta aseveración: Esto puede que suceda en una logia. Ud. puede pertenecer a la logia metodista, o a la logia presbiteriano, pero Ud. no puede pertenecer . . .
73Tú no puedes unirte a la Iglesia. Tú puedes unirte a una logia, pero no puedes unirte a la Iglesia. Tú naces en la Iglesia. Y cuando tú naces en la Iglesia, entonces no puede haber ni un hipócrita en ella. Todo allí es santo, porque tu estás muerto y tu vida está escondida con Cristo en Dios, y sellada con el Espíritu Santo. El diablo no te podrá vencer aunque quisiera hacerlo. El tendría que venir por la misma vía en que tú viniste y, entonces, él sería tu hermano. ¿Ve Ud.? Esto no podrá suceder.
74Hoy te puedes unir a la iglesia por medio de cualquier cosa, simplemente para que ella obtenga miembros o decisiones. Como dije anoche: Todo lo que oímos, lo que parece ser el gran clamor de hoy, es: Más miembros, más miembros. Oímos expresiones como esta: Los hemos ganado. Dé les un regalo, pues trajeron a tal persona a la Escuela Dominical. Esto es, haciendo proselitismo. ¿Y qué hace Ud. cuando llega allí? ¿Qué oye? A alguna Jezabel toda pintada hablando de su cita en la noche anterior. Vio alguna clase de literatura colgando sobre la pared. Y Ud. sabe que eso es la verdad. Y los pentecostales resbalando en eso, permitiendo que en otra parte les preparen la literatura o lo que Uds. deben enseñar.
75La persona más sobresaliente en la iglesia es el anciano; no es un obispo o algún presbítero. o algo por el estilo. Dios lidia con el anciano de la iglesia. El da a la iglesia Su mensaje y de lo que ella tenga necesidad.
76¡Sí, permitir que una mujer le aparte de la Palabra de Dios! Así han hecho hoy. ¿Cómo lo hicieron? Bueno, dicen, tú sabes, te diré que mi hermano fulano de tal, y cual ... Uds. saben, ellos por allá hacen esto, y miran esto. ¡ Ese no es tu ejemplo!
77Cristo es tu ejemplo. El dijo: "Ejemplo os he dado . Permite que El sea tu ejemplo.
78Lo mismo sucede hoy con las iglesias. Eso es exactamente lo que han hecho. Han permitido que Jezabel, la madre de las rameras (Apocalipsis 17), haga entre ellos la misma cosa. Le han permitido hacerlos regresar a la misma modalidad antigua, quedando ahora ciega a las cosas espirituales que están sucediendo. Tú no crees que es así, pero así es. No me diga Ud. que no. Yo he estado viajando a través de esta nación durante los últimos quince años. Ella está ciega a las cosas espirituales. Dios ha venido y ha hecho exactamente lo que El dijo que haría en los últimos días. Mas les oímos decir: Bueno, yo creo que eso puede que esté bien, pero el ministerio que está detrás de eso, no es de Dios. ¿Cómo puede Dios traer agua dulce y amarga por la misma fuente? El no está en eso.
79Está ciega a las cosas espirituales y a la Palabra de Dios. Han regresado al mismo foso de donde fueron sacados. Los pentecostales nacieron fuera de la organización, y los hombres los han llevado de nuevo a ella. Pentecostés es una experiencia que la organización no puede aceptar porque es una experiencia personal que viene a cada individuo. Correcto. Mírelos ahora allí a todos derrotados. No pueden recibir a los ministros en sus iglesias, a menos que hayan tenido la experiencia del seminario.
80Uno de nuestros grandes movimientos pentecostales manifestó, el otro día, que sus misioneros tenían que ser llevados ante un siquiatra para ver si tenían capacidad para desempeñarse como misioneros. Eso sucedió en una de nuestras grandes organizaciones. Dios nunca ha tenido nada que ver con una cosa como esa. El dijo: " ' . . mas vosotros asentad en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de potencia de lo alto" Después de esto tendrían el requisito y lo necesario para el ministerio. Pero no los examinan por el medio que Jesús dijo que debieran ser examinados. Los examinan por medio de sus propias concepciones intelectuales para ver si pueden llegar a ser misioneros. Dios nunca dijo que les impartieran algún poder intelectual. El dijo: "Recibiréis poder de lo alto". Pero nos estamos apartando de eso.
81Recuerde: La Iglesia Católica Romana fue la primera Iglesia Pentecostal, treinta y tres años después de Cristo. Eso es correcto. Pero, luego, los pavitos entraron en ella e hicieron su camino hasta allí por medio de la celebridad. La primera cosa que sabemos es que, en el Concilio de Nicea, adoptaron este plan y lo organizaron. Allí la cosa murió. El verdadera profeta lidió hasta que su tiempo fue cumplido. Pasaron casi mil años en la edad del Oscurantismo. Esto es lo que Dios mostró en el principio: La condenación de todo sistema. Correcto.
82Los ministros pasan ahora por los seminarios y ostentan sus títulos. Aun antes de que puedan pastorear una, iglesia, necesitan mostrar una tarjeta de compañerismo. Eso es necedad.
83El profeta de Dios salió del desierto, y nadie supo de dónde vino ni a dónde fue, pero tenía un "Así dice el Señor". Dios lo probó. El no perteneció a tales organizaciones. Así es el sistema de Dios. Correcto.
84Los ministros de los seminarios, ¿qué hacen? Se visten conforme al mundo. Las mujeres usan pantalones cortos y se cortan el pelo, y los hombres no tienen suficiente espíritu en ellos para condenar esas cosas.
85Cualquier hombre que permite a su mujer hacer eso, necesita un buen castigo del Evangelio. Correcto. Ella prueba que no es honrada, y Ud. lo admite. El hecho de que un hombre tome a su esposa y salga con ella a la calle con esos pantaloncitos puestos, tan ajustados a su cuerpo, como las vemos por ahí, andando de esa manera por las calles, prueba, para mí, que le hace falta algo por dentro. Eso es una absoluta desgracia para la humanidad. Eso muestra que allí hay -,in vacío.
86Si Ud. quiere verse bonita, busque un poco de Hechos 2:38, un poquito de Santiago 5:14, un poquito más de Juan 3:16, y todo esto mézclelo junto. Ese es el cosmético suficiente que Ud. necesita.
87He leído por ahí, en donde son gastados, cada año, 100 millones de dólares en los productos máx. Factor, para los labios y otras cosas, mientras algunos misioneros se están muriendo de hambre en el campo. Y Uds. dicen: somos la iglesia. Eso me avergüenza. Tenemos todo este lujo y estas grandes cosas. ¿Qué está haciendo Ud.? Eso muestra que Ud. ha tomado sobre sí el espíritu de la vacía Jezabel.
88Oí a un ministro, el otro día. El es un hombre bueno. Me agrada como buen hombre. Pertenece a cierta organización, y vive al otro lado del Río, opuesto a nosotros. El tiene un programa Radial. Acababa de regresar, y estaba hablando respecto de las mujeres que usan las cosas que están usando ahora: azul sobre sus ojos y sobre sus rostros.
89¿Sabe Ud. que me asusté, tremendamente, la primera vez que vi a una de ellas? Estaba, en Los Ángeles esperando al Hno. Arganbright, un hombre cristiano, de los nombres de Negocios. Y vi a una mujer acercarse. Pensé: ¡ pobre muchacha! Yo soy un misionero, y he visto a los leprosos, y otros tipos de plagas; pero yo nunca había visto una cosa como esta. Iba a acercármela para preguntarle si quería que yo orara por ella. Allí venía otra pintada de la misma manera. Después llegué a saber qué era eso. No culpo a muchas cuando procuran hacer lo posible por verse mejor, pero pienso que debiéramos ser un poco más humanos en cuanto a esto. Correcto.
90Este hombre dijo: "Cuando hicieron estas cosas, lo que hicieron fue un mundo más bonito". Para mí, lo que han hecho es llegar a ser un grupo de paganos. Y cualquier mujer que hace eso, muestra con ello que hay algo que le está haciendo falta: un vacío que debe ser llenado con Cristo. Y cualquier hombre que permita a una mujer hacer tal cosa, muestra con eso que él también está vacío. Y cualquier predicador que consienta esto en su iglesia, muestra en su actitud que él también está vacío. Y cualquier organización que permita hacer esto en su medio, muestra que todos están muertos. Correcto. Regresemos a la Biblia.
91Ahí estuvo Sansón, siendo una víctima de estas cosas, como un ejemplo para nosotros. Un gran hombre, cómo le hicieron hacer eso! Mientras Sansón pensaba acerca de sus errores, mientras pensaba en las cosas que había hecho y como le había fallado a Dios, pienso: ¿Se dará cuenta la gente de lo que hacen cuando oyen tales mensajes en contra de esto? Mi esposa también me dijo lo mismo el otro día.
92Alguien me envió una carta, criticándome y diciéndome: "Billy, por qué no dejas tranquilas a esas mujeres en cuanto al cabello cortado y sus maneras de vestir". Decía más:"La gente cree que tú eres un vidente. Tú debieras más bien enseñar a las mujeres a cómo recibir los dones espirituales y dejar esa cosa quieta".
93Les dije: ¿Cómo puedo enseñarles Álgebra cuando ni siquiera conocen su AB- C-? ¿Ve Ud.? i Ciertamente! ¿Como puede Ud. hacerlo en medio de tal proliferación de pecado? Sus prácticas lo demuestran. Cualquiera sabe que la pintura es una costumbre heredada del paganismo. Yo soy un misionero y he visto como los paganos se pintan. Los indios se pintaban los rostros aquí en Arizona antes de que conocieran a Dios. Y cuando ellos llegan a conocer a Dios, Ud. no tiene necesidad de decirles nada más. Ellos mismos se la quitan. Eso demuestra que han estado en pleito con Dios; pero cuando se la quitan, con ello demuestran que han entrado en paz con Dios.
94Nos llamamos una nación cristiana. Llamamos a nuestro pueblo, gente cristiana. Un día estuve en el África, cuando el Señor trajo sanidad a un hombre que estaba muy deformado, y a un niño bisco. Y, i ver las cosas que el Señor hizo allí como en quince minutos! Yo pregunté (como en una multitud de doscientas cincuenta mil personas, a quienes les estaba hablando allá en la ciudad de Durban): ¿Cuántos recibirán al Señor Jesús? Se levantaron como treinta mil personas.
95Ellos después dijeron que yo tenía 15 intérpretes, y que habían entendido, de ellos, que el llamamiento era para sanidad divina.
96Yo entonces les dije: Yo quise decir salvación. Luego hice que los intérpretes lo repitieran. Y dije: Todos los que me entienden (ellos llevaron consigo pequeños ídolos, salpicados con sangre, uñas de leones y toda clase de superstición), y Uds. los que me creen, y quieren apartarse de sus supersticiones, y servir al Dios que ha hecho posible que este hombre sea sano como lo han visto suceder hoy, regresándolo aun a su juicio cabal, Uds. los que le quieren recibir como su salvador, muestren su sinceridad: rompan sus ídolos y tírenlos al suelo. Aquello fue como una tormenta de polvo.
97Parados allí, había mujeres que estaban desnudas, cubiertas apenas por un guayuco que colgaba delante de ellas. De la cintura para arriba estaban desnudas. Les dije: Levanten sus manos y oren la oración de¡ pecador, y digan: "Dios, se propicio a mí pecador". Les dije más: Sobre el mismo lugar en donde están parados, levanten ahora sus manos y acepten el bautismo en el Espíritu de Cristo. Algunos ministros aquí les bautizarán en el Bautismo cristiano. Y cuando aquellas mujeres levantaron sus manos, no sabían cuál era su diestra ni cuál su siniestra. Ahí estaban desnudas. Pero cuando salieron, cruzaron sus brazos sobre ellas para cubrir su desnudez, y así salir de la presencia de la multitud. Un minuto de tiempo con el Señor Jesucristo, les hizo saber que estaban desnudas.
98Y hoy, año tras año, nos desvestimos más, y nos desnudamos más. Luego, a esto lo llaman Dios. ¿Qué ha hecho que esto suceda? Su organización ha permitido que esto sea hecho. Correcto. El sistema de] cual Ud. fue sacado para ser libre de esas cosas, las volvió a traer de nuevo sobre Ud. Espero que esto no le suene sacrílego. No es sacrílego. Es la Palabra de Dios. Ciertamente que lo es.
99Y hallamos que,- mientras Sansón estaba allí recordando su error, en su conciencia interna, viendo lo que había hecho, que había fallado a Dios y que también había fallado a Su pueblo, estando ahí como un ejemplo, pensando en lo que fue y en lo que ahora era, cuando estaba pensando de esta manera, clamó.
100¡ Oh, si la iglesia en esta noche se quedara quieta por un minuto, y mirara hacia atrás, hacia el día de Pentecostés! Que pudiera recordar en dónde comenzó, y darse cuenta de la condición a la cual la han traído nuestros credos y nuestras discusiones, y que clamara de nuevo. Sansón clamó: i Señor: Venga mis dos ojos! Si tan sólo pudiéramos pronunciar esta misma oración penitente: Señor, estas cosas me han cegado durante todo este tiempo. El sabía que había un precio que tenía que pagar. Y Ud. también lo sabe ahora.
101Meda, mi esposa, me dijo: Tú vas a través de toda esta nación, de aquí para allá todo el tiempo, predicando, y luego regresas; y la gente sigue haciendo las mismas cosas. ¿De qué les ha servido?
102Le dije: "En el día del juicio habrá una cinta grabada, la Gran Cinta de Dios". Ud. no es ignorante de estas cosas. Dios lo dará a conocer a través del cielo. El tiene que tener allí una Voz por la cual habrá de condenar al mundo. Y esa voz, es la Voz del Evangelio.
103¡ Haz venganza, oh Dios, de mis enemigos! ¡Venga mis ojos! ¡Ellos me los han sacado, Señor, y aquí estoy! Sansón, supo también que, había una posibilidad de que Dios podía oírle una vez más. Ahora, en su condición, aún había una posibilidad. ¡ Oh, iglesia! , aún hay una posibilidad a pesar de todo lo que has estado haciendo. Hoy oímos de decisiones y más decisiones. Decisión significa, "una piedra", "una confesión". Como he dicho, en ocasiones anteriores, ¿de qué sirve una piedra, si Ud. no tiene un maestro albañil con una Palabra aguda para cortar esa piedra y ponerla en su lugar en el edificio? ¿Qué bien hace el hacer una decisión, si Ud. sigue permitiendo que los hombres y las mujeres continúen tal como son, simplemente unidos a la iglesia? Eso es como un montón de piedras que no están formadas para nada. Lo que necesitamos es un maestro albañil, un hombre con la Palabra de Dios, con poder vindicado para probar que Dios le ha enviado a estremecer a esa iglesia, cortando todas las cosas mundanas, y así transformarla en piedras, hijos e hijas de Dios que irán a formar ese edificio. Ciertamente, así es correcto.
104El conocía la posibilidad de que Dios podía oír su oración. ¡Si tan sólo pudiéramos hacer eso en esta noche! Jesús dijo, cuando estuvo aquí en la tierra (Juan 14:12): "El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará". La Biblia dice, en Hebreos 13:8, citado un poco antes: "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos " ¿Podemos llamar esta vida que está en nosotros, vida denominacional, la Vida de Cristo, y hacer las cosas que hacemos? "¿Por qué me llamáis Señor, Señor, y no hacéis lo que os digo? " ¿Por qué? io5 Si tan sólo tuviéramos 5 miembros en nuestra iglesia, digámosle la verdad: Hay una posibilidad. Y digamos ahora lo mismo: Hay una posibilidad. Pero la gente de hoy día, no parece que captan la visión como Sansón la captó. No parece que la captan. i Piénselo! Dicen: Bueno, yo estoy bien fundado y tenemos buenas iglesias, y no tenemos necesidad . . .
106La Biblia dice que esta rica edad de Laodicea no tendría necesidad de nada, pero que no sabría que estaba desnuda, ciega y miserable. Ni siquiera lo sabría. Ahora, si Ud. viera a una persona venir por la calle, estando desnuda y ciega; y si Ud. pudiera advertirle de semejante condición de desnudez, de tal manera que hubiera la necesidad de conducirla a algún lugar para cubrirla, pues habría una posibilidad, si tan sólo Ud. pudiera retirar a esa persona fuera de la calle. Pero, cuando dan la vuelta, sin tener los poderes mentales suficientes para saberlo ... De la misma manera, la iglesia no tiene hoy el suficiente poder espiritual para saber que está desnuda, miserable, ciega, cuitada y pobre. Cristo está del lado afuera, llamando y procurando entrar. Y col] todo eso, tú dices que no tienes necesidad de nada.
107Yo sé que esto es extraño para algunos de Uds., pero es la Verdad de Dios. La Palabra de Dios as¡ lo dice. Ellos no captan la visión. Ud. puede hablar de lo que ellos necesitan, y simplemente se les escapa. Quizás allí mismo podría haber un poquito de convicción, pero mañana todo se habrá olvidado. Luego, regresan de nuevo a jugar sus barajas y a sus otras cosas, entregándose a ellas. Todo se les habrá olvidado.
108Dios puede hacer algo para alguien, y dicen: Bueno, simplemente sucedió. ¿Ve Ud.? El Diablo tiene sus mentesen tal forma tan envenenadas con esas cosas, hasta el punto de que ni siquiera saben adonde están ellos mismos. Pueden batir sus manos, decir Amén, y danzar en el Espíritu; pero eso no quiere decir nada. Yo he visto a los paganos hacer eso. Correcto. Tienen grandes reuniones. Ud. dice: todavía tenemos avivamiento Hno. Branham. ¿Qué clase de avivamiento tienen? Lo que tienen Uds. son reuniones de iglesias.
109Fue allá en Keiitucky en donde acostumbrábamos a llamar a estas reuniones, "reuniones prolongadas". Y eso es, en sí, lo que hace que se prolonguen, pero llegan a estar muy viejos del atractivo del Evangelio. Correcto. Nos dicen: Tuvimos una reunión. ¿Sabes algo? Pudimos obtener que el Doctor tal viniera a la ciudad, y tuvimos millares. Todas las iglesias cooperaron juntas. ¿Qué hicimos? ¿Tuvimos un avivamiento? Tornen al pueblo de nuevo a la Palabra de Dios, y Dios entonces obrará en la iglesia. ¿Qué hicimos? Tuvimos una serie de reuniones, relumbrantes de oropel mundano. Correcto. Eruditos y teatralidad de Hollywood.
110Ud. dice: esos son los bautistas. También son los pentecostales. Correcto. Sobre la plataforma hay mujeres saltando y danzando, de apariencia horrible, con vestidos ajustados al cuerpo. ¡ Es una vergüenza! Casi no puedo hallar palabras para definirlos. ¡Es una vergüenza! Y allí hay hombres sentados gritando. ¡Gloria a Dios! ¡ Aleluya! ¿Qué clase de espíritu tiene Ud.? ¿Ud. cree que Jesús gritaría ante tal cosa como esa? Ella condenaría. ¿Qué piensa Ud. de lo que sucedería si Isaías, Jeremías, Amós, o algunos de los profetas del Antiguo Testamento se levantaran en la escena, como lo hicieron en el pasado, y vieran las cosas que están sucediendo? Como clamaron ayer en contra de ellas diciendo: El Dios a Quien Uds. reclaman servir, El mismo los va a destruir. Así clamarían ellos hoy, diciendo la misma cosa. Ciertamente que sí.
111Eso no significa nada. Son escenas de teatro. Tenemos mucho de lo de Hollywood, pero eso no hace bajar al Espíritu y el poder de Dios. Puede que traiga entusiasmo, pero no traerá el poder de Dios.
112No están dispuestos a pagar el precio. Sansón oró correctamente. ¿Qué oración hizo él? Voy a decir esto para terminar: "Señor, déjame morir con mi enemigo". Pero este es el problema: no quieren pagar el precio para morir. Uds. se han organizado en una comunidad, con un grupo de gente con la cual se asocian para jugar las barajas y quedarse en sus casas, ver programas, comer dulces y tomar bebidas. La iglesia, desde luego, queda vacía. Correcto. Te hacen firmar una tarjeta, y tú asistes seis meses del año a la Escuela Dominical. Eso es entusiasmo de manufactura humana. Lo que tú necesitas es el Espíritu Santo. Tú dices: Pues yo lo tengo. Ciertamente que no actúas como si en realidad lo tuvieras. Si señor. Deja que el predicador hable por una hora, o algo así por el estilo, y ya estarás dispuesto a llamar a la Junta para echarlo fuera. Correcto. Tú eres uno de los que quieren comerse la torta y a la vez guardarla. Tú no puedes hacer eso. ¡ No señor! Tú tienes que rendirte. Tú tienes que pagar un precio. Tienes que hacer una limpieza. Y te digo: todo el mundo eclesiástico necesita una limpieza, desde el púlpito hasta la habitación del conserje. Correcto. Es la verdad. Pero no están dispuestos a pagar el precio.
113Mas Sansón oró correctamente, cuando dijo: Señor, déjame morir con estos filisteos. El había fallado, pero luego dijo: déjame morir. Tú debes de estar dispuesto a morir con el enemigo que tiene victoria sobre ti. Tú debes de estar dispuesto a rendir tus propias ideas. Sansón estaba dispuesto a pagar el precio para poder obtener de nuevo el Poder de Dios.
114Pienso en Uds., mujeres: ¿Estarán dispuestas a permitir que su cabello les crezca? Pienso en Uds., hombres: ¿Tendrían suficiente valor como para decirles a ellas eso? Tú que estás supuesto a ser la cabeza de la casa, mas ella se ha convertido en el cuello que te hace girar. Todo eso es contrario. ¿Cree Ud. que un avivamiento, de estremecimiento, tomará a estas mujeres y las sacará de las Oficinas Públicas, dejaran de ser policías en las calles, y todas las demás cosas? Ellas deben de estar en la cocina. ¿Cree Ud. que será posible volverlas de nuevo al orden? No señor. Ellas nunca lo harán a menos que lleguen a ser salvas. Entonces sí lo harán. Tú no tendrás necesidad de decirles nada en cuanto a eso. Ellas hallarán su lugar. El Espíritu Santo las guiará a su lugar. Pero dicen: El Espíritu Santo me está guiando a mí. ¿Te está guiando a eso que es contrario a la Palabra? No llame Ud. a eso dirección del Espíritu Santo.
115¿Estás tú dispuesto a pagar el precio? Hablo con las iglesias pentecostales. ¿Está Ud. dispuesto a pagar el precio? ¿Ve Ud. la clase de vergüenza a la cual hemos llegado? Ahora bien: Sansónn estaba dispuesto a pagar el precio para luego obtener de nuevo el Poder de Dios. Me parece oír a algunos de Uds. decir: Sin embargo, tenemos avivamiento, Hno. Branham. Pero, ¿qué provecho obtienen Uds. después que reciben este avivamiento?
116Billy Graham dijo en su mensaje, en Louisville, Kentucky, cuando estuve con él en el desayuno. Se paró allí, tomó la Biblia, y dijo: "Esta Biblia es la Regla que nos dice la manera de Dios para hacer las cosas. ¡ Cuán cierto es esto! Pero luego, el hacerlo es la próxima cosa". Dijo además: "Pablo fue a una ciudad y hubo un convertido. Dejó a este convertido allí en esa ciudad. El año próximo regresó y aquel convertido ya tenía treinta o cuarenta convertidos más, los cuales habían sido guiados a Cristo". Luego dijo: "Yo voy a una ciudad y, ¿qué hago? Tengo treinta mil conversiones, decisiones, y luego, cuando regreso, dentro de un año, ya no tengo ni treinta". El dijo: "¿Qué es lo que pasa? " Entonces señaló a los predicadores, y les dijo: "Son Uds. los predicadores perezosos, que se sientan con sus pies montados sobre el escritorio, y no van a visitar al pueblo".
117Ahora, ahí había una gran parte de la verdad. Correcto, mas no era toda la verdad. Esto es como el hombre que una vez se comía un melón, y un hombrecito de color que le miraba, le pidió que le diera un mordisco de ello. El hombre de color después le dijo: está maravilloso, pero sin duda que hay más de ello todavía. Eso es correcto.
118He aquí ahora lo que es: ¿Quién era yo para decirle eso al gran 'evangelista? ¿Quién era yo para decir una palabra a un hombre como Billy Graham? Lejos sea de mí el hacer eso. El es un siervo de Dios. Yo no hubiera hablado de ello a menos que él me lo hubiera exigido. Y quizás yo hubiera podido decir algo, y me hubiera gustado haber dicho algo como esto: Billy: ¿Cuáles, predicadores perezosos, pusieron sus pies sobre sus escritorios cuando Pablo tuvo aquel convertido? No había ni siquiera un predicador en el país. ¿Qué fue lo que sucedió? Pablo nunca los dejó solos después de una decisión. Cuando el converso hizo su decisión, Pablo se mantuvo allí con la Palabra de Dios, y cortó con Ella a ese convertido hasta llevarlo a ser un hijo de Dios. De ahí en adelante, el tal no se podía mantener quieto.
119Esto es lo que sucede hoy. Todas estas decisiones necesitan ser cortadas hasta llegar a ser hijos e hijas de Dios. Límpiense y regresen de nuevo al Evangelio, a la Palabra. Ciertamente, eso es lo que necesitamos. Sí, hoy tenemos avivamiento; pero, ¿qué es? Es un avivamiento denominacional. Los bautistas tenían un dicho que decía.- "Un millón más en el cuarenta y cuatro". ¿Qué se obtuvo de eso? Estuve en una iglesia en donde estaban llevando a cabo un avivamiento, y dijeron que tenían que dar un intermedio de unos 15 minutos, en la Escuela Dominical, para que la gente saliera y fumara, y todo lo demás. El pastor también fumaba. La Biblia dice: "Limpiaos de hábitos inmundos". Y Ahora, ¿qué haremos en contra de estas cosas?
120Luego, Ud. dice: No, así es correcto. Bien, el Espíritu Santo, cuando venga, nos enseñará todas estas cosas. ¿Ve Ud.? Ciertamente que lo hará.
121Alguien dijo esto en cuanto a la sanidad divina. "Eso fue para otro día", señalando el tiempo para el cual fue. "Quizás sea allá para el Milenio". ¿Para quién necesita Ud. sanidad divina en el Milenio, cuando allí Ud. será inmortal? Hoy es el día cuando se necesita. Este es el día.
122Ud. dice: Pues bien, tenemos avivamiento. Pero vea el decaimiento moral de la iglesia. Vea cuan corrupta está llegando a ser cada año. Mire a los grupos pentecostales como han decaído. Cierre sus ojos y piense en lo que fueron, quince años atrás, cuando yo estuve aquí. Luego mire, y vea lo que tenemos hoy. Ud. sabe que esta es la verdad. Es un pecado y una vergüenza. Correcto. Estamos yendo lejos y más lejos de la Palabra de Dios todo el tiempo.
123Sansón conoció su condición caída. El supo que no tenía fuerzas para enfrentarse al reto de la hora, aunque él mismo estaba allí. Toda su maquinaria estaba allí. Los mismos músculos que pudieron tomar la quijada y destruir a un millar de filisteos. Los mismos músculos colgaban sobre el mismo hombre. Los mismos hombros que pudieron cargar con las puertas de Gaza y subir hacia la cumbre del monte. Esos mismos músculos colgaban de él. Yo podría decir algo aquí. Más él sabía que no podía enfrentarse al reto de la hora.
124Así también, la iglesia sabe que, estando en esa condición corrupta e inmoral, nunca podrá enfrentarse con el reto de la hora. El Comunismo está absorbiendo todo el asunto. Y, ¿qué están procurando hacer Uds.? Están procurando hallar consolación, uniéndose en yugo con esas gentes y con denominaciones que ni aun creen en sanidad divina y en el Poder de Dios. ¿Como pueden andar dos juntos, si no estuvieron de concierto? " Nos juntamos en yugo con esta clase de cosas y luego esperarnos que Dios ... decimos: Grandes números. Dios no mira los grandes números. Dios lo que busca es carácter.
125Yo dije una vez que Eliezer sudó hasta que halló carácter en Rebeca. Luego, él tenía la tarea de vestirla, de prepararla, y de que se mantuviera quieta y escuchara su mensaje. El problema de hoy consiste en que, cuando Ud. ha hallado carácter, le es muy difícil hacer que se queden quietos por un tiempo, lo suficiente como para ponerles ropa y vestirlos. Correcto. Algún pavito los ha guiado ya en una dirección contraria. Correcto. Pero, allí, Eliezer sudó hasta que al fin logró hacerlo.
126Ahora, Sams6n supo que no tenía la fuerza aun cuando tenía los músculos. Y nosotros tenemos toda la maquinaria. Tenemos a los grandes presbíteros Distritales. Tenemos a todos los obispos, los arzobispos, los papas; tenemos la jerarquía; tenemos toda la maquinaria. Tenemos los edificios más grandes y la mayor parte del dinero de la tierra. ¿Qué bien nos hace esto? "Es como metal que resuena y címbalo que retiñe." Correcto. Pero sabemos que no estamos en condición para enfrentarnos al reto de la hora.
127Hoy, en Rusia, el Comunismo está apoderándose del mundo. ¿Qué es lo que sucede? Es que alguien tiene la audacia de pararse bajo tales convicciones aun cuando sean erradas. Sólo el uno por ciento es comunista en Rusia. El uno por ciento. El noventa y nueve por ciento todavía son así llamados cristianos. Miles viven allí, pero no tienen la fuerza del Evangelio. No tienen lo que se necesita, aun cuando tienen el dinero y todo esto; pero no tienen el valor y la Gracia que necesitan. Lo que Dios necesita en Rusia es un hombre ungido con el poder de Dios, ungido con el poder del Espíritu Santo.
128Samsón supo lo que necesitaba. Nosotros podemos hacer que toda América vuelva de nuevo, y podemos hacer que cada uno de ellos vaya a la iglesia, y, con todo eso, no tendríamos lo que necesitamos. No tendremos lo que se necesita. Los discípulos no lo tuvieron consigo sino hasta después que fueron a Pentecostés. Jesús les dijo que no lo tenían. Después de estar predicando por tres años, con todo eso, aún lo necesitaban. La iglesia lo necesita hoy. Correcto.
129Ahora, note Ud: Samsón sabía que estaba en necesidad y, en sí mismo, él no era suficiente. Las denominaciones no lo pueden producir. Ellas no vindican la Palabra; mas bien enseñan en contra de Ella. Sí, Ud. lo-sabe. Pero Samsón se dio cuenta de ello, de que era insuficiente en sí mismo aun cuando tenía todo su organismo. El seguía siendo insuficiente. Obsérvelo: Mientras los filisteos se gozaban sobre su victoria, no llegaron a notar que él levantó su cabeza hacia arriba, moviendo sus labios en oración mientras las lágrimas brotaban de las cuencas que una vez tuvieron ojos. Ellos no lo notaron. Estaban gozándose mucho. Mas él deseaba que Dios volviera a manifestarse, otra vez, a esta Jezabel. ¡Oh, si pudiéramos tener algunos Samsones que de esta manera se levantaran! Oh, iglesia: no necesitamos una nueva denominación. No necesitamos comenzar otro credo o una lluvia tardía. Lo que necesitamos es el Poder de Dios. Correcto. ]30 El estaba consciente de lo que sucedería si Dios respondía a su oración. Pero él estaba dispuesto a enfrentarse a la situación. El era profundamente sincero. Oh, si la iglesia, en esta noche, pudiera estar en semejante condición, siendo profundamente sincera, sabiendo que tendrá que entregar todo lo que ama en este mundo. Si hubiese hombres y mujeres, listos, en esta noche, a reconocer que se les va a separar de todo lo que pertenece a este mundo. Ministros, a los cuales dejarán de darles palmaditas en la espalda y decirles: Ud., Doctor fulano de tal, i eso fue maravilloso! ¿Vendrá Ud. a nadar con nosotros esta tarde? Tendrás que sacar de la iglesia los juegos, las carreras, la lotería, y todas esas cenas para poder pagar al predicador. Regresen al sistema de Dios para diezmar. Regresen a la Palabra. ¿Estarán dispuestos a hacerlo? No señor, no lo estarán. Ud. sabe del precio que se necesita pagar. Las mujeres te llamarán de nuevo anticuada, pero Dios te llamará bendita.
131¿Estás tú dispuesto a morir? Este es el problema en esto. Tú quieres mantenerte vivo para Hollywood y a la vez vivir para Dios. Esto no se puede mezclar. Jesús dijo: "Si el grano de trigo no cae en tierra, y muere, él solo queda . Si tú no mueres, nunca podrás producir nada.
132¡ Oh iglesia del Nombre de Jesús! ¡Qué iglesia más gloriosa! ¡Qué Nombre tan glorioso, el Nombre de Jesús!¿Estás tú listo a morir? Uds., las Asambleas de Dios, La Asamblea General, ¿están dispuestos a morir? Uds. bautistas, metodistas, presbiterianos, ¿están dispuestos a morir a su enemigo? ¿Están Uds. dispuestos a pagar el precio del verdadero sacrificio, haciéndolo sinceramente? No es simplemente venir y decir: voy a probarlo para ver que resulta de ello. No. Haciéndolo así, no estarás listo todavía. Tú debes de estar dispuesto a morir y a pagar el precio.
133Uds. madres, Uds. padres, ¿están listos para establecer el altar en su casa y echar fuera la Televisión? ¿Están listos para echar fuera de la mesa ese juego de barajas, y esos libros de comiquitas que sus niños leen, preparando así sus mentes infantiles para el estruendo que el diablo les habrá de dar? ¿.Estás tú dispuesto a establecer el antiguo altar familiar otra vez, o quieres continuar tal cual como ahora estás? Si quieres continuar así, entonces no estás en condición para venir. Pero yo ruego que seas como Samsón, que veas el precio y estés listo: "Señor: déjame morir con ellos".
134El sabía cuánto le iba acostar si Dios contestaba su oración. Desde que he estado aquí, he visto a muchas gentes venir al altar, y he visto al Espíritu Santo venir sobre ellos, y los tales no quieren morir. Quieren mantenerse vivos para el mundo. Tú no puedes servir a dos señores al mismo tiempo. ¿Estás tú dispuesto a abandonarlo todo para servir a Dios? Escúchelo a él clamando: "Señor, solamente esta vez más".
135¿Están Uds., los de la Iglesia Pentecostal, los del Concilio General, los de las Asambleas de Dios, los de la Iglesia de Dios, y el resto de Uds., están dispuestos a pagar el precio? ¿Están Uds. dispuestos a decir: Una vez más, Señor, aquí estamos. No tenemos la audacia, el espíritu cristiano para estrechar la, mano de nuestros hennanos unitarios, o la de nuestros hermanos trinitarios. No tenemos la audacidad para hacerlo. No hemos tenido la gracia para hacerlo. Cuando nos hemos dado cuenta adonde nos han llevado, partidos en organizaciones y apartados del compañerismo, con una congregación tan envenenada, el uno en contra del otro, de tal manera que casi no se hablan los unos a los otros en la calle, cuando la verdad es que somos llamados a ser moldeados en una sola masa de barro por el Espíritu Santo?
136¿Está Ud. dispuesto a clamar: Permite que suceda una vez más, Señor? Si es así, seguramente que Dios oirá su oración. Observe a ese hombre, con todas sus fibras, parado allí con su gran fuerza, pero ciego todavía. El conocía el precio. El conocía la posibilidad, y dijo: "Una vez más, Señor." Una vez más, Señor, toma venganza por mis ojos. Cuando él hizo esta oración, Dios le respondió. Todas las fibras de su cuerpo comenzaron a entesarse. El Espíritu comenzó a venir sobre esos músculos. Oh, si pudiéramos sentir al Espíritu viniendo en nuestras reuniones de oración, los miércoles en la noche, o en nuestra Escuela Dominical, y sentir las fibras de los músculos del poder de Dios, entesándose, en donde el Espíritu Santo pudiera venir y entrar, no en una mofa, sino en un genuino Espíritu para revelar el secreto del corazón, y para sacar el pecado que esté allí, y echar afuera el mal.
137Mientras sus fibras comenzaron a entesarse, dijo: i Déjame morir con ellos! i Yo nací para destruirlos! i Déjame morir con ellos! Y sus fibras, sus músculos se entesaron. Sus grandes músculos recibieron fuerzas. El Espíritu Santo comenzó a moverse sobre él, y él torció esa columna con Su poder, y todo se vino abajo. Todo lo que necesitamos es una sincera oración: "Una Vez Más, Señor".
138Cuando debiéramos estar en la tierra prometida, nos encontramos vagando alrededor del desierto, como Israel cuando quiso una ley, algo que ellos pudieran hacer. No hay nada que tú puedas hacer. Acepta a Cristo. Nosotros quisimos doctrinas, algo con lo cual pudiéramos enorgullecernos, y así hallar una clase de gente diferente de los demás. ¿Ve Ud. adonde esto ha llegado? Ciegos. Correcto.
139La gran denominación cayó abajo. Siempre ha sido así. Cuando Dios entra en la escena, caen las demás cosas. Entonces, la más grande victoria de Samsón, sucedió. Cómo deseo poder ver, de pie, a la iglesia del Dios viviente en esta noche, diciendo: i Una vez más, Señor, una vez más! Envíanos un avivamiento, aunque nos cueste todo. Envíame un avivamiento, aunque me cueste todo lo que tengo. Envíalo sobre mí Señor. Oye a este grupo como de trescientas personas, o más, aquí en esta noche, clamando a una sola voz: Señor Dios, Una Vez Más. Penníteme ver a Jesucristo, el mismo ayer, hoy y para siempre. Dame a saber que El está cerca de mí. Dame a saber que El está aquí para cuidar de mí. Señor, estoy dispuesto ahora.
140i Oh, ríndanse! Todo el enemigo fue destruido. Los pentecostales están en ese lugar en esta noche. Las cosas para los cuales Uds. nacieron para destruir, les han vencido. i Arrepiéntanse! Clamen fuertemente: "Señor, una vez más, una vez más". Déjanos verlo de nuevo.
141Déjame decir esto amigo mío: Mejor es que destruyas.a tu enemigo, antes de que tu enemigo te destruya a ti. Vuelvan de nuevo a esos antiguos cultos de oración; a esas antiguas formas de arrepentimiento, cuando se mantenían en el altar hasta que llegaban a estar muertos, y habían acabado con el pecado. Nunca se veía a una mujer ir al altar y morir allí al pecado, y al otro día regresar con el pelo cortado o con pintura en su cara. Nunca sucedía tal cosa. El Espíritu Santo lo enseña; la naturaleza también, lo mismo que la naturaleza del Espíritu Santo. Ud. nunca vio salir a tales mujeres y vestirse en forma sexi; mas bien venían y procuraban cubrirse. Ud. nunca veía a un hombre con temor de pararse y temer que su esposa lo abandonara, o algo por el estilo, porque él siempre tomaba la iniciativa. Los hombres en aquellos días eran hombres. Ellos hablaban. Eran hombres. Ellos gobernaban sus casas. Eran la cabeza de sus casas. Mas estos americanos caprichosos . . .
142Yo acabo de aprender de un maestro en el Griego, que vino de Grecia, sentado aquí y mirándome, un maestro en el Griego que comenzó a oir las cintas y a observar el Mensaje. El dijo: "Yo sé, Hno. Branham, que Ud. no tiene una gran educación, pero sus palabras y su Mensaje corren perfectamente con la interpretación griega de la Biblia". Dijo más: "Está correctamente bien. Lo que Ud. dijo es exactamente correcto". El vino a mí y me dijo: "La palabra 'Laodicea', en el Griego, significa 'Mujer'." Este es el mundo de la mujer. Es una iglesia de mujeres. Es una edad de mujeres. Varios hombres quisieron . . . ¿Cuándo llegó Dios a admitir semejante condición? ¿Está Ud. listo para traer de nuevo un avivamiento? ¿Está Ud. listo?
143Una mujer dijo: "Yo tengo el derecho de hacer lo que quiero. Ese es mi privilegio americano". Sí, ese es tu privilegio americano; sin embargo ese no es tu privilegio dado por Dios. Un cabrito siempre pateará y luchará, pero una oveja se quedará quieta y renunciará a todos sus derechos. ¿Ve Ud.? Si Ud. es un verdadero hijo de Dios, renunciará a sus derechos americanos y se rendirá al Espíritu Santo, y le permitirá a El moldearlo y hacer de Ud. lo que debe ser hecho. "Una Vez Más. Señor".
144Oh iglesia, abandona a la Dalila de Hollywood porque ella te va a matar. Ella está ahogando la vida espiritual que está en ti. Abandona tu teatro de Hollywood en la plataforma, tu oropel, y tus reuniones, de las cuales piensas que deben ser en forma tan grande como lo son en el resto del mundo, las cuales tienen que ser hechas en las iglesias más grandes. Si un evangelista viene a la ciudad, tú tienes que prometerle tanto dinero, o de otra manera no viene. i Qué ridículo! Eso muestra en dónde está tu tesoro, y, allí estará tu corazón. Vuélvete de todo corazón a Dios y a Su Palabra, y vamos a clamar: "Una Vez Más, Señor". Muéstranos, una vez más, Tu presencia.
145Jesús dijo: "Aun un poquito, y el mundo (esto es el cosmos, o sea el orden del mundo) no me vera más; empero vosotros me veréis (el creyente),- porque yo vivo, y vosotros también viviréis". ,. . . . y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" "De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago también él las hará, y mayores que éstas hará; porque yo voy al Padre" (Juan 6:44.No es una fe manufacturada. Es el que cree. Oh iglesia, nosotros creemos que Jesús no está muerto. El se levantó de los muertos. El está aquí ahora. Si yo no tuviera esa convicción, yo no diría lo que estoy diciendo. Yo sé que El está aquí, y El se prueba a Sí Mismo, aquí. El siempre está aquí para vindicar Su Palabra. Si El estuviera aquí en esta noche, ¿que diría? El vendría y nos regresaría otra vez a la Palabra, diciendo las mismas cosas que El dijo allá.
146Ahora, Ud. dirá: ¿fue ese Mismo Jesús el que habló? Si no fue El, yo ciertamente no quisiera decirlo. Ciertamente. ¿Cómo puede ser probado? Incline su cabeza por un minuto.
147Padre Celestial, Tus siervos pueden hablar todo lo que desean hablar, y podemos traer la Verdad tan clara al pueblo; pero puede, con todo eso, ser meramente una emoción. Seguirán siendo, simplemente, labios de un ser humano hablando a la congregación. Y Señor, Tú eres Sobrenatural, y donde quiera que Tú estás, hay señales sobrenaturales. Milagros son hechos, y cosas que no pueden ser explicadas. Cuando Tú estuviste aquí en la tierra, Tú caminaste en medio del pueblo. Tú sanaste al enfermo. Una mujer tocó Tú vestido una vez, y Tú volteaste, y le dijiste: "¿Quién me ha tocado?" Tú mismo no lo sabías. "¿Quién me ha tocado?" Pero era el Dios que estaba en Ti. Tú conocías el secreto del corazón, porque la Biblia dice: 'Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos; y que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón " Y Tú miraste hacia abajo, y la pobre mujercita no se pudo esconder. Tú le dijiste que su fe la había salvado.
148Tú dijiste: Yo no hago nada si el Padre no me lo muestra primero. El Padre obra, y Yo obro juntamente con El'. Si Tú estuvieras aquí en esta noche, obrarías tal como el Padre te lo enseñara.
149Y yo te ruego a Ti, Señor, que puedas hacer regresar a esta iglesia, Una Vez Más, Señor, a esta gente reunida aquí en esta noche, de diferentes iglesias: metodistas, bautistas, católicos, presbiterianos, pentecostales, con toda clase de marcas sobre ellos. Señor: Tú no miras las marcas. Tú miras la sangre. Yo te ruego, Padre Celestial, que, en esta noche, el pueblo pueda ignorar las marcas que llevan, y recordar que Pentecostés no es una organización sino una experiencia que viene a cualquier hombre o mujer que confía en Ti. Sana a los enfennos, Señor. Salva a los perdidos, y recibe Tú mismo la honra.
150Y ahora, Señor, te entrego esta audiencia, con estas palabras todas remendadas. Señor, yo no soy elocuente; no soy suficiente para traer la Palabra; pero estoy confiando en que el Espíritu Santo tome estas cosas y las revele, y las haga conocer por el motivo para el cual fueron dadas. No para sentirnos inferiores sino para sentirnos más humildes. No para ser diferente, sino para ser verdadero y honrado para con el pueblo tal corno lo sería para con Dios. Porque sino puedo ser honrado con Sus hijos, ¿cómo puedo yo ser honrado para con El?
151Yo te ruego, oh Dios, que Tú vindiques esto en esta noche aquí delante del pueblo, ahora mismo, y que ellos lleguen a saber que están viviendo en la sombra del tiempo. Que el Mensaje de la hora es: Arrepentirse, y regresar de nuevo a la fe de los padres. Concédelo. Te los entrego a Ti. Señor, salva a los pecadores; llena a los creyentes; sana a los enfermos. Trae Tu gloria. Que todos podamos clamar unánimes: "Una Vez Más, Señor". Una Vez Más. Permite que suceda una vez más. Te lo pedimos en el Nombre de Jesús.
152Con sus cabezas inclinadas, en actitud de oración, ¿no quiere Ud. considerar esto:? Soy yo, Señor. ¿Qué puedo hacer? ¿Qué debo hacer? Escudríñate, mientras la música suena suavemente. Piensa en este mensaje dado en la sencillez. No mires al mensajero. Piensa en lo que es el Mensaje. Ahora, al sentir que tienes necesidad de Dios, simplemente levanta tu mano lentamente, mientras mantienes tu cabeza inclinada. Dile: Señor, acuérdate de mí. No importa de qué tengas necesidad. Dile: i Acuérdate de mí, oh, Señor!
153Ten fe en Dios ahora. No dudes. Cree simplemente Mantén tu súplica hasta que Dios te hable y te diga: Te daré te daré tu petición.
154Dile al Señor: Señor, aquí estoy, ciego también. Tengo vergüenza de mí mismo. Estoy, aquí, profesando ser un cristiano y viviendo de la manera como vivo. Estoy avergonzado de mí mismo. i Ten misericordia de mí, Señor! Sáname. Sáname físicamente. Sáname espiritualmente. Hazme tuyo. Siento a tu Espíritu venir sobre mí. Señor, el Hno. Branham dijo que Tú estabas aquí con nosotros. Yo lo creo ahora porque Te siento. Yo sé que Tú estás aquí. El Dios del cielo responderá a tu oración. Simplemente cree ahora. Permite que el mensaje entre profundamente en ti. Simplemente ora. Ten fe. No dudes. Cree solamente.
155Ahora, Señor, concedo este poco de tiempo, para que hombres y mujeres, niños y niñas, puedan pensar sobre esto. Este ha sido, sin duda, un mensaje raro para algunos; pero, Señor, Tú sabes que es la verdad. Estando sentado en mi pieza, esta tarde, Tú trajiste esto a mi memoria: lo de este gran hombre que una vez vivió para Ti, y la condición en la cual llegó a estar. Ahora, Padre, así como Samsón estuvo dispuesto a morir, a morir a sí mismo, a morir con sus enemigos para traer la victoria de Dios y la promesa de nuevo, permite que nosotros, con todo nuestro eclesiastisismo y con todas nuestras diferencias, podamos morir a nuestra propia manera de pensar, y aceptar Tu Palabra. Permítenos morir a los pensamientos que nos han traído, de que los días de los milagros ya han pasado, cuando sabemos que Jesús es el mismo ayer, hoy, y por siempre. Concédelo, Señor, y que esta audiencia pueda ver el movimiento de la mano de Dios, una vez más, y que luego puedan venir y arrepentirse, y así ver una gran reunión. Que de esta pequeña iglesia pueda salir un avivamiento que pueda herir a todos los filisteos y a toda la mundanalidad a través del país, y que pueda ser un ejemplo mientras estas gentes salen de aquí esta noche.
156Te pedimos que entres aquí, tal como lo hiciste en el camino a Enmaús, cuando Tú hablaste con aquellos hombres durante el día, cuando ellos iban hablando de Ti. Tú hablabas con ellos, pero ellos no te conocían. Mucha gente aquí presente, Señor, va a la iglesia, y son sinceros, y en verdad no son enseñados de una manera diferente. Pero, cuando en aquella ocasión Tú entraste en aquel aposento, aquella noche, y cerraste la puerta, Tú hiciste algo igual a como lo hiciste antes de la crucifixión. Entonces ellos supieron que Tú te habías levantado de entre los muertos. Entonces se apresuraron de nuevo a regresar con pies livianos y corazones también livianos, y dijeron , los discípulos: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino . . ..?
157Concede que esto suceda, "Una Vez Más, Señor". Ven a esta audiencia y haz las cosas que Tú hiciste, antes de Tu crucifixión para que esta audiencia pueda saber que este tu siervo, inútil, no les ha mentido, sino que les ha dicho la verdad. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
158Ahora, de ninguna manera pudiéramos tener una línea de oración, aun si hubiese tarjetas. Creo que no las hay. Tenemos tarjetas, repartidas algunas noches atrás. No creo que entregaron algunas en esta noche. Pero tienen tarjetas aquí. Si aún las tuvieran, no podríamos tener una línea de oración por causa de la manera en que estamos, pero las terminaremos. ¿Cuántas personas aquí están enfermas? Déjenme ver sus manos. Levante su mano si Ud. tiene una necesidad ante Dios, o la necesidad de algún otro. Levante su mano. Simplemente ore. I59 Ahora, sea reverente. No falle ahora en recibir este mensaje. Escuche: Si Jesús estuviera aquí con esta vestidura puesta, y tú corrieras hacia la plataforma, y le dijeras: Señor Jesús, sáname. ¿Sabe Ud. lo que El le diría? Ya Yo lo he hecho. 'Más él herido fue por nuestras rebeliones . . . y por su llaga fuimos nosotros curados" El precio ya está pagado. Tú tienes que creerlo.
160Ud. dirá: Si tan sólo yo pudiera creer que El está muy cerca de mí; si yo supiera que El está aquí, pues esto sucedió alla atrás hace ya como dos mil años.
161Pues bien, la Biblia dice: "El es el mismo ayer, hoy, y por siempre". Y nos gustaría verlo actuar. Si lo viéramos actuar, El actuaría tal como actuó en el pasado.
162Ahora, voy a darle a los hermanos ministros algunas Escrituras. El Nuevo Testamento dice que El es nuestro Sumo Sacerdote, el cual puede compadecerse de nuestras flaquezas. ¿Es correcto? ¿Cómo actuó El cuando estuvo aquí en la tierra? El era el Sumo Sacerdote. Fue más. El fue más que eso, El fue Dios. ¿Cómo pudo la gente recibir algo de El? Una mujer tocó su vestidura y Jesús se volteó, y dijo: "¿Quién me ha tocado? " Y todos los demás lo negaron; pero el Espíritu de Dios que estaba en Cristo, haciéndolo Emmanuel, se volvió hasta que halló en la audiencia a una mujercita, diciéndole cuál era su condición. Le dijo: "Tu fe te ha salvado". ¿Es eso correcto? Pues bien. Si El es nuestro Sumo Sacerdote, que puede compadecerse de nuestras flaquezas, si es el mismo Sumo Sacerdote. El actuará hoy de la misma manera.
163Ahora, la mayoría de Uds. son extraños para mí. Conozco aquí al Hno. Dalton, y a los que están sentados en esta primera línea aquí; este grupo aquí, porque vienen de allá de Kentucky. Les he conocido por años, y no estoy equivocado. Creo que allá atrás he visto al Hno. Gene Goad y al Hno. Leo Mercier. No estoy seguro. Estoy muy contento de verles, hermanos. Veo aquí al Hno. y a la Hermana Dauch sentados aquí. No deseo que Uds., hermanos que conozco, vengan ahora. Si hay alguna necesidad en Uds., esperen. Deseo mas bien que venga alguien que no me conoce, y que sabe que yo no le conozco. Yo quiero que Uds. oren.
164Entonces, si "El es el mismo ayer, y hoy, y por siempre", toca tú Sus vestiduras, y Su Santo Espíritu operará a través de nosotros. Si tú tienes el canal correcto, y el Espíritu por el cual creer, el mismo canal que está aquí, entonces El operará de la misma manera.,Tiene que ser así porque El es Dios. Tú pones la vida de un manzano en un árbol de durazno y no dará más durazno s; dará, manzanas. Si tú -pones, la vida de Cristo en un hombre que es un ser mortal, él dará el fruto del Espíritu. El vivará los- frutos-d-c ¡-a Resurrección.
165Cristo entregó este mensaje a la iglesia para llevarlo conforme a Su Palabra: "Id, por todo el mundo; predicad el Evangelio a toda criatura". Millones todavía no lo han oído; hay naciones que todavía no lo han oído. ¿Cuánto tiempo falta? Es a todo el mundo y para toda criatura. "Estas señales seguirán a los que creyeren". i Cuán lejos! A todo el mundo. ¿A quiénes? A toda criatura. Allí fue adonde El comisión¿) a la iglesia. Ahora, muéstreme en la Escritura el lugar en donde El haya cancelado estas palabras. Los hombres pueden inyectar sus propias ideas, pero esa no es la idea de Dios. El dijo a todo el mundo, y a toda criatura.