Photo

~ DEJANDO ESCAPAR LA PRESIÓN ~
1Buenos días amigos, acabo de hablar con el pastor, es un gran privilegio venir a un lugar de descanso como este, dan ganas de sentarse y escuchar el servicio porque hay algo en este lugarcito. Hace unos momentos cuando venía para la iglesia le decía a mi hijo que Uds. parecen... me gusta venir aquí, sentarme y escuchar un rato lo que otros tienen que decir. Los ministros sabemos que ese es un gran momento para nosotros, generalmente siempre somos nosotros los que hablamos y otro nos oye, pero a nosotros también nos gusta sentarnos y escuchar. Aquí tienen un buen pastor, un hermoso coro y esos cantos de Sión, el lugar es hermoso y no muy ornamentado, es lo que yo llamo algo acogedor, me gusta mucho eso. Dios los bendiga ricamente a todos.
2Meditaba en mi corazón al oír decir a esta hermanita hace un momento que tiene sesenta y cinco años sirviéndole al Señor, yo creía que era suficientemente viejo para renunciar, pero supongo que no; aquí hay alguien que le ha estado sirviendo por sesenta y cinco años. Supongo que doce o catorce años antes que yo naciera, ya ella le estaba sirviendo a Él. Eso es maravilloso.
3El otro día hablé en el servicio funeral de una anciana que partió con el Señor a los ochenta y cinco años, era una anciana muy dulce. Uds. que han leído la historia de mi vida, donde le pedí a un niño que me dejara aquel traje, Uds. saben, él tenía uno de esos trajes de Boy Scout y yo siempre quise ser un Soldado, así que le pedí que me lo diera después que lo desechara y él me prometió que lo haría, pero cuando fui a buscarlo le quedaba una pierna y así me lo llevé a la escuela. Su madre fue la que murió, la señora Ford. Ellos son muy pobres. Lloyd ( el chico que me dio el traje), ambos hemos sido amigos desde niños, él es un poco mayor que yo.
4Yo le pregunté: “¿Lloyd, de donde quieres que saque mi texto para el funeral?” Él me dijo: “Hermano Billy, me gustaría que hablaras, si es la voluntad del Señor, sobre la seguridad de que mi madre regresará”. Le dije que estaba bien y tomé mi texto de Job: “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” Creo que eso es Job 14. Job vio como la vida botánica al morir, vivía de nuevo; entonces tomé como tema que todo aquello que vive para la voluntad y el propósito de Dios tiene una resurrección. Siendo un misionero y viajando por todo el mundo he tenido el privilegio de oír las filosofías de la vida, ver muchos dioses y lo que la gente adora, eso es todo lo que es, filosofía fuera del Cristianismo, pero el Cristianismo tiene la Verdad.
5Sabemos que este mundo es una creación y antes que pueda haber una creación tiene que haber un Creador que las cree, ese Creador se expresa a sí mismo en Su creación. Si no tuviéramos una Biblia de todas formas conoceríamos la Verdad como la conocemos, esta Biblia sólo la pone en orden. Dios al crear se expresa a Sí mismo en la creación y Él es un Dios de variedad, Él hizo colinas altas y bajas, desiertos, lagos, hizo árboles grandes y pequeños, flores blancas y rojas, hombres pequeños y grandes, mujeres de cabello rojo y negro, nos hizo diferentes porque Él nos quiere así. Él es un Dios de variedad. Nos hizo a algunos ricos, a otros pobres y a otros entre los dos, pero tenemos un lugar para servirle a Dios y ese es el lugar en donde Él nos ha puesto, ¡si nos quedáramos en ese lugar!
6Yo dije: Si observan las florecitas... (ya venía Octubre) la nevada ha caído, estropeó las semillas y las flores murieron, las semillas volvieron a la tierra. Dios está celebrando un servicio funeral con estas lluvias, estas grandes gotas de lágrimas que caen de los cielos sepultándolas. El otro día mientras venía de Kentucky, Él desplegaba Sus ramilletes sobre las montañas, por toda la zona, hojas rojas, marrones y amarillas. Él está en... porque las semillas están muertas y Él las ha sepultado bajo tierra. Él sabe que tan cierto como la tierra gire alrededor nuevamente, todas ellas se levantarán de nuevo. Es una rutina por la que La pasa para decirnos que hay una resurrección.
7Nos damos cuenta que el Sol nace en la mañana y es tan sólo un niño cuando nace, se supone que calienta la tierra y resucita la semilla que está en ella, a eso de las ocho sale y asiste a la escuela, como a las diez u once, completa su educación; a mediodía ya es de mediana edad, a las dos llega a mi edad, a las cinco es de la edad de mi padre y de la hermana que está allá atrás, después que esa cosa gloriosa que ilumina la tierra cumple el propósito de Dios, muere en el Oeste, ¿es ese su fin? No. Porque nace de nuevo y se levanta al día siguiente. Dios en cada fase... Me tomó unos veinte minutos explicar todo eso.
8Entonces yo dije: “¿Por qué?” Hay un requisito y me gusta mencionar esto en una iglesia como esta. No importa cuan hermosa sea la semilla, tiene que ser fértil, si cumple el propósito de Dios es fertilizada, porque las abejas transportan el polen. Nos damos cuenta que el lirio es hermoso, se esforzó día y noche, abrió su pequeño ser, pero pasó la abeja, se llevó el néctar libremente y el lirio no dijo una palabra, se esforzó para regalar su néctar. El transeúnte ve su belleza, se mantiene hermoso para que el que pasa pueda verlo. El que desee su fragancia la huele libremente, el lirio se esfuerza por ser de beneficio en la tierra, para producir néctar, belleza y flores de funeral, no importa cual sea el uso, flores para una boda o lo que sea. El se entrega libremente y cuando muere se levanta de nuevo al año siguiente.
9Si la matita de maíz dijera: “Me apena no tener nada hermoso en mí, no tengo ningún néctar que regalar, no tengo esto, aquello ni lo otro”. Pero el Maestro de todo diría: “Sí, pero con el lirio no se puede hacer hojuelas de maíz”. Todos tenemos algo que hacer y servimos a Dios en la categoría que somos puestos.
10Así que yo dije: “Aquí se encuentra la anciana Ford, como yo la conocía, cuando era un niño ella lavó mi carita muchas veces. Ellos eran tan pobres como se pudiera ser, pero nació como una niña hermosa y si nació así fue con un propósito, el de tener una pareja masculina y así los hizo. Fue una compañera fiel y vivió con su esposo por unos sesenta años o más, hasta donde sé no ha nacido otra mujer tan fiel, una dama verdadera. Siendo que estaba casada tenía que tener hijos y aquí están sentados sus buenos hijos, Uds. nunca querrían otra madre y su esposo no querría tener otra esposa. Era muy pobre pero ningún necesitado se acercó a su puerta sin que ella le atendiera. No importaba el problema que tuvieran sus vecinos, a cualquiera hora de la noche allí estaba ella para ayudarles y hacer lo que pudiera con lo que estaba a su alcance”.
11Añadí: “Sobre todo, una vez tuve el privilegio de ver esa simiente fertilizada por el Espíritu Santo, ella nació de nuevo del Espíritu de Dios. Dentro de un momento vamos a plantarla en la tierra, ¿quién pudiera decir que no se levantará de nuevo? Si Ud. dijera que ella no se va a levantar, tampoco la savia bajara a la raíz del árbol antes que caiga la nevada para esconderse y volver al año siguiente con nuevas hojas. Si la savia permaneciera en el árbol hasta que la nevada y el hielo la alcanzaran, eso mataría el germen de vida que está en la savia y el árbol moriría. Pero alguna inteligencia, no propia, porque esa es una vida botánica y no tiene inteligencia, pero hay Algo que la controla y antes que llegue la helada por allá en Agosto, esas hojas caen del árbol porque la savia abandona el árbol y vuelve a las raíces bajo tierra para esconder ese germen de vida y levantarlo el año siguiente con más fruto”.
12¿Qué produce eso? ¿Qué clase de inteligencia? La misma que controla nuestras vidas. Correcto. Antes que podamos decir que no hay resurrección para una santa como esa que está acostada allí y le ha servido al Señor por sesenta y cinco años... Me recuerdo cuando ella estaba bajo oxígeno y la respiración le salía... ¡Dios mío! Ella se levantará algún día, tiene que levantarse. Eso es todo. Antes que Ud. pueda decir eso, tiene que decir que no hay primavera ni resurrección de la simiente, no hay verano ni invierno, ni el Sol sale ni se pone y no hay tal cosa como la Palabra de Dios. Bueno, sería una locura decir algo así, pues sí hay resurrección. Tan cierto como este mundo gira alrededor del Sol, al Sol le fue dada orden de parte de Dios de hacer brotar con sus calientes rayos la vida botánica.
13Tan pronto como el tiempo gire, hasta que la eternidad entre nuevamente y ese Hijo se levante allá, algo sucederá. Todos aquellos que viven y tienen el germen de vida en Él, se levantarán, tienen que hacerlo porque no hay otra manera. ¿Pueden ver al Creador expresándose a Sí mismo en Su creación? Eso es lo que está haciendo. Cualquiera que tenga un poco de inteligencia podría darse cuenta que el Cristianismo está basado en la resurrección. Si yo dejara caer esto en el piso, luego vengo por acá y levanto algo parecido, eso no es resurrección, eso es reemplazo. Resurrección es levantar esto mismo. Ud. siembra un grano de maíz amarillo y producirá otro grano igual de maíz amarillo. Nosotros caemos como mortales, pero nos levantaremos en inmortalidad, hoy estamos contentos por eso, nuestras esperanzas Cristianas están cimentadas allí y sólo allí. Jóvenes o ancianos, al reunirnos juntos en lugares celestiales como este en Cristo Jesús, para nosotros es un gran privilegio esperar el momento cuando Cristo venga.
14Con una congregación como esta y con el Espíritu de Dios aquí de la manera en que está, podría seguir hablando hasta las ocho o nueve de la noche y todavía me estaría sintiendo bien, pero tenemos que salir. Hemos venido por un momento de compañerismo y estar aquí... Este precioso hermano y su pequeño rebaño que están aquí, hemos venido a compartir bajo su árbol, a sentarnos y tener compañerismo.
15Así que vamos a leer la Palabra de Dios y tomaremos un texto para hablar por unos momentos. Pero antes de hacerlo inclinemos nuestros rostros y hablemos con el Autor de Ella antes de acercarnos a Su Palabra. Con nuestros rostros inclinados, me pregunto si habrá alguna petición en algún lugar de la audiencia que a Ud. le gustaría mencionar delante de Dios, manténgala en su corazón y levante su mano por un momento. Dios le bendiga.
16Nuestro Padre Celestial, en esta mañana realmente somos un pueblo privilegiado delante de este mundo cambiante, estamos asidos de la mano del Dios incambiable, el tiempo puede cambiar pero Él es Eterno y Su Palabra está en nuestro corazón, eso es lo máximo para nuestros pensamientos ya que ellos siempre vuelven a esa Palabra. No importa donde vaguemos siempre vuelve a la Palabra, ese es el poste de amarre en nuestros corazones y estamos agradecidos por eso. Señor, te doy las gracias por este lugar aquí en la calle 44 donde se predica el Evangelio, un lugar dedicado donde la gente está consagrada a Ti. Ruego que Tus bendiciones siempre sean con ellos, auméntales el conocimiento de Tu Palabra y de Tu Gracia, dales las cosas buenas de la vida y vida eterna, que algún día cuando Jesús venga, todos podamos llegar a un lugar, el gran cielo.
17Padre, bendícenos y mira las manos que han sido levantadas, bajo esas manos hay una razón para ser alzadas. Dios, Tú que conoces los secretos del corazón, te ruego que concedas estas peticiones, ofrezco mi oración junto con la de ellos sobre Tu altar hoy. Responde Padre, lo pido en el Nombre de Jesús. Bendice las palabras de esta mañana y que la meditación de nuestros corazones sea aceptable ante Ti. Bendice Tu Palabra mientras la leemos y las pocas notas de contexto que explicaremos. Sé con nosotros y ayúdanos para que cuando salgamos podamos decir: “Nuestros corazones ardían dentro de nosotros”, porque hemos oído los cantos de Sión, el testimonio del corazón y la Palabra testificada a nuestro corazón. En el Nombre de Jesús. Amén.
18Muchas veces me gusta hablar pero ahora no puedo hacerlo, ya que son casi las doce. Así que vamos a pedirles que abran las Escrituras, si desean leerlas conmigo o anotarlas. Primero quiero leer en el libro de Proverbios, creo que llegué a eso esta mañana mientras buscaba algo. Proverbios 18, verso 10. Torre fuerte es el nombre de Jehová: a él correrá el justo, y será levantado. Ahora en Isaías 32 deseo leer los versos 1 y 2. He aquí que en justicia reinará un rey, príncipes presidirán en juicio. Y será aquel varón como escondedero contra el viento, y como acogida contra el turbión; como arroyos de agua en tierra de sequedad, como sombra de gran peñasco en tierra calurosa.
19Este parece ser un texto muy raro para sacar esta conclusión, pero en esta mañana deseo tomar como tema: “DEJANDO ESCAPAR LA PRESIÓN”. Parece que encaja muy bien en este día. Anoche muy tarde entre las doce y la una estaba despierto y pensaba: “Ahora, ¿adonde iré en la mañana?” Y me dijeron: “Ve a aquella iglesia de Dios que tú crees que es muy bonita, allá en la calle o avenida 44”. Yo dije: “Recuerdo eso, pero, ¿qué diré? Recuerdo la última vez que estuve allí y me sentí como en casa, tan cómodo”. Pensé que ‘Dejando Escapar la presión’, sería un buen tema. Ese es un buen tema del cual hablar en esta iglesia en esta mañana. Tomé algunas notas sobre las que hablaré por unos momentos.
20Estamos viviendo en un día de mucha presión, todo el mundo está bajo presión. Por las calles la gente no puede esperar la luz para detenerse, lo atropellan a uno y no van a ninguna parte, sólo sé que van tan rápido como pueden hacia la eternidad. Tan sólo hay dos clases de personas existentes aquí, los vivos y los muertos, los que no se apuran mueren rápido. Es muy difícil estar seguro en estos días, todos andan muy de prisa.
21¿Carácter? ¡Dios mío! Ayer una pobre señora... creo que el hermano Williams se dio cuenta, cuando íbamos a visitar a su hijo que no estaba en casa y dábamos vuelta. Una dama, a quien deberíamos permitírselo, se atravesó y nadie fue lo suficientemente caballero para decirle: “Está bien señora siga adelante”. Sucede que ella giró a la izquierda y lo hizo frente a un hombre, la cara del hombre se enrojeció, tenía la ventanilla abierta y le dijo de todo. Por supuesto que la dama estaba arreglándose el cabello y se quedó en media calle y allí nos retuvo sólo para regañarla.
22Es una hora terrible, ¿Adónde vamos? ¿Cuál es la prisa? Cuando solíamos cabalgar en un caballo, andábamos calmados y vivíamos más. Somos la misma clase de gente y aquí estamos, casi todo el mundo fuma. La semana pasada en Tucson vi a una niñita hermosa como de diez años con las mejillas hundidas, su cabello negro y estaba fumándose un cigarrillo antes de entrar. Quizás esa niña tenía tuberculosis o sufría de los nervios. Tal vez ella fuma porque su madre fumó primero que ella.
23Este año estuve en la feria mundial y supongo que muchos de Uds. estuvieron allí, hubo algo que disfruté y eso fue el Salón Médico. Cuando estaban probando lo que causa el fumar (allí tenían a este Yul Brynner, los que estuvieron allí se dieron cuenta), tomaron un cigarrillo, lo pusieron sobre algo y soplaron el humo sobre una pieza de mármol blanco y con un pedazo de algodón limpiaron la nicotina, la pusieron sobre la espalda de una rata y a los siete días la rata tenía tanto cáncer que ni siquiera podía andar, sólo con la nicotina de un cigarrillo.
24Entonces el doctor se dio vuelta, lo puso en un tubo, dejó que el humo pasara a través de cierto tipo de químico y apareció una mancha blanca, entonces dijo: “Allí está el cáncer, Uds. han oído decir a la gente: ‘yo no lo inhalo’”. Entonces lo absorbió con su boca, la colocó sobre el tubo, lo sopló y casi no había nada allí. Entonces preguntó: “¿Dónde está el cáncer? En mi boca, pasó a través de mi garganta y llegó a mi estómago”. Así que recuerdo eso como lo mejor.
25Él continuó y dijo: “La gente dice que usan filtro y Uds. han oído eso de: ‘El humo de un hombre que piensa’, es un tipo de propaganda”. Si ese hombre pensara, no fumara. No es un hombre que piensa sino uno que no piensa, porque fuma. Luego sacó un tabaco y dijo: “Ahora vean lo que es, porque el público no es lo suficiente inteligente para entenderlo, aún cuando se supone que lo somos. Si no ve el humo no ve resultados, pero se necesita alquitrán para producir ese humo y en el alquitrán está el cáncer, se necesita alquitrán para producir humo. La diferencia de fumar con esos filtros, es que deben fumarse tres para lograr la satisfacción que lograban con uno y reciben la misma cantidad”. Los americanos quieren sacar un conejo de un sombrero y lo tienen. Allí lo tienen.
26Cuando sacaron esa rata (sacaban una cada siete días), era la cosa más horrible que yo haya visto jamás; había un tipo grande que estaba sentado cerca de mí que se sorprendió y sudando dijo: “¡Qué tremendo!” Le pregunté: “¿Fuma Ud.?” El dijo: “Sí”. Allí lo tienen, pero aún así siguen haciéndolo. ¿Por qué? Están buscando algo que les calme, una anestesia. Parece que el mundo va a toda velocidad y yo no sé lo que quieren. Pero hay una anestesia Cristiana. El opio proviene del lirio y la Iglesia Cristiana tiene un opio que proviene del Lirio de los Valles, que alivia todos los dolores entonces todo acaba. Cuando Ud. recibe de ese opio Cristiano, ese vino nuevo que recibieron el día de Pentecostés, eso alivia los dolores.
27La gente es muy arrogante, y hace cosas que no debería, en vez de tratar de eliminar la causa le añaden más, Ud. nunca podrá hallar la cura hasta que no elimine la causa. El hombre tiene sed y está buscando algo que lo satisfaga, Dios lo hizo para que sintiera sed, Dios lo hizo de esa manera para que tuviera sed de Él, pero El trata de satisfacerla y silencia ese llamado santo que está en él con las cosas del mundo. No tenemos derecho de hacer eso. La gente hace lo malo constantemente, en vez de ir al lugar donde deshacerse de la causa, tratan de calmarla con anestesia, licos, fumando, añadiéndole más, amontonándola más todo el tiempo, poniéndola peor. Todo eso produce presión y empeora cada vez más.
28No hace mucho, quizás todos Uds. saben que yo practico mucho disparándole al blanco y cazando, eso es lo que hago como diversión. Cierto hermano envió a la compañía Weatherby un rifle Winchester, modelo 70 (algunos de mis compañeros de cacería saben eso) y lo convirtieron en un Mágnum Weatherby 257. Art Wilson le dio el arma a Billy Paul quien es zurdo y él me lo entregó a mí. Otra persona vino y me dijo: “Si Ud. no tiene un Weatherby; yo se lo remodelaré”. Al remodelarlo (no lo quisieron admitir), porque no lo hicieron bien. Uds. saben, había presión detrás del anillo y cuando disparé unas cuantas balas, me di cuenta que una pieza estaba tirando hacia atrás y había cierta presión.
29Bien, yo sabía que el cartucho estaba cargado a su máxima capacidad y no era de allí de donde venía la presión sino que el trabajo no fue realizado adecuadamente, el siguiente cartucho que le metí, ¡de no haber sido por Dios hubiera perdido mi vida! El arma completa explotó estremeciendo los árboles a mi alrededor y el fuego llegó a una altura como la de este edificio, el cañón del rifle salió disparado a unos cuarenta y cinco metros y el perno pasó por encima de mi cabeza, eso explotó muy cerca de mis ojos y no me quedó nada en mis manos, todo explotó, sólo tenía sangre cayendo a mi alrededor y estábamos muy lejos de un médico. Ellos me veían y yo no podía hablar ni nada, estaba deteniendo la sangre y cuando solté salpicó a un hermano que estaba allí, la sostuve otra vez y dije en mi corazón: “Señor Jesús, Tú eres mi Sanador”. Bajé la mano y se había detenido.
30¿Qué fue lo que sucedió? El arma estaba disparando una bala que en realidad no había sido hecha para ella, si esa arma hubiera sido un Weatherby Mágnum, desde el principio no hubiera explotado, pero se estaba poniendo una bala de Weatherby en un rifle Winchester y no funcionó. Ud. puede ver las cicatrices por aquí y sobre mis ojos, quince fragmentos penetraron bajo la visión. Cuando el especialista me examinó la vista le escribió a mi amigo el médico diciéndole: “Lo único que sé es que si Dios no hubiera estado con Su siervo, sólo hubieran hallado de la cintura para abajo, Dios estaba con él”. También dijo que los fragmentos penetraron hasta detrás del globo ocular, pero nunca me han molestado en lo absoluto. Dos o tres días después de eso el rostro parecía una hamburguesa, ya eso ha desaparecido.
31¿Qué fue eso? Una bala puesta en un arma que no era para ella y acumuló presión. Si esa pieza (la cámara), de donde pasa la bala del cargador al cañón hubiera sido construida correctamente, hubiera soportado la presión, pero en cambio quedó suelta y la presión (pues era más débil que el cañón), hizo volar el arma.
32El cañón salió disparado, rompió lo que estaba a su alrededor y no se pudo utilizar más, pero la concha se quedó en el cañón. Si hubiera sido un cartucho sobrecargado hubiera explotado el cañón. Pero fíjese, la parte más gruesa del arma salió disparada hacia atrás así y soltó el seguro. Ahora, si hubiera sido un Weatherby Mágnum no hubiese explotado, pero se estaba tratando de poner una cosa en algo que no le pertenecía.
33Así es con la experiencia Cristiana, cuando la gente trata de poner una confesión fría y formal en una iglesia o una experiencia Pentecostal poderosa, a menos que esa persona tenga cimientos, sea nacido de nuevo y regenerada... los personificadores de hoy andan por allí tratando de imitar el hablar en lenguas, los dones, esto o aquello si no han nacido de nuevo... pues si han nacido de nuevo no pueden imitarlos porque fueron hechos para eso. Son nacidos de nuevo, regenerados, moldeados, no remendados, no de los que estrechan la mano, se emocionan, danzan por el altar algunas veces y dicen: “Lo tengo”. Sino que hayan sido moldeados, regenerados y hayan llegado a ser una nueva criatura. Entonces si podrán soportar la presión de la persecución y las cosas que acompañan a la vida espiritual. Ud. tiene que ser hecho para aguantar la presión y sólo una cosa puede hacerlo, eso es cuando Ud. viene a la casa de moldeo de Dios, para ser hecho pedazos y formado una nueva criatura en Cristo Jesús.
34No hace mucho fui aquí al hospital a orar por una dama y cerca de ella estaba otra señora, la vi toda nerviosa, ya iba a orar por ella y dije: “Bien, inclinemos nuestros rostros para orar”. Pero ella dijo: “Espere un momento, baje esa cortina”. Le dije: “Si señora, sólo iba a orar”. Ella volvió a decir: “Baje esa cortina”. Le pregunté: “Señora, ¿es Ud. creyente?”. Ella dijo: “Somos Metodistas”. Yo le dije: “Bien, ciertamente eso expresa lo que yo pregunté”. Yo no le pregunté a que logia pertenecía sino si era una creyente.
35Todas esas logias nos confunden. Ud. no puede unirse a la iglesia porque no hay tal cosa. Ud. podrá unirse a la logia Metodista, a la Bautista, a la Presbiteriana y a la Pentecostal, pero no puede unirse a la Iglesia sino debe nacer, por eso es que hay tantas explosiones, la presión se acumula y allí va. Ud. podrá decir: “Yo pertenezco a esta...” Pero eso no quiere decir que... Ud. tiene que levantarse del polvo para poder soportar la presión de este día. Cuando Dios ponga Su gran carga del Espíritu Santo allí dentro, será mejor que Ud. sepa lo que está haciendo y esté preparado para eso. Si trata de remodelarlo y dice: “Pasé toda la noche buscando un don”. Será mejor que tenga cuidado porque podría explotar...
36Una noche cuando venía de Louisville me llamó el hermano Neville y yo recibí la llamada, me dijo que había una dama muy grave en el hospital de Jeffersonville en la habitación 322, que la dama estaba allí, fui y había un cuarto con cuatro camas y pregunté: “¿Está la señora fulana de tal aquí?” Me respondieron: “No señor, aquí no está”. Dije: “Quizás cometí un error, disculpe”. Salí y venía una enfermera por el pasillo, iba algo apurada, entonces le pregunté: “Señora, ¿podría decirme si esta dama está aquí en esta habitación o dónde está?” Me dijo: “No tengo tiempo para esas cosas, ¿no ve que ando apurada?” Le dije: “Disculpe”
37Me acerqué a un escritorio y había una enfermera sentada escribiendo, yo esperé, ella me miró y siguió escribiendo. Esperé un poco más y le dije: “Buenas noches”, pero no me respondió. Luego le pregunté: “¿Podría decirme donde se encuentra esta dama? Soy un ministro y me dijeron la habitación 322” Entonces ella me dijo: “Pues vaya a la habitación 322”. Le dije: “Ya fui a la habitación 322”. Ella me dijo: “Entonces, ¿por qué me pregunta a mí? Vaya a planta baja”. Le dije: “Gracias”.
38Bajé, cuando llegué allí le pregunté a la enfermera y ella no sabía nada al respecto. Por allí pasaba un doctor con su estetoscopio en las manos dándole vueltas, nunca había visto un hombre tan gordo, honestamente creo que era más ancho que largo. Así que iba dándole vueltas a su estetoscopio, entonces le dije: “Disculpe doctor, ¿podría decirme dónde...?” Me dijo: “Sí, sí, está de aquel lado”. Le dije: “Gracias señor”. Me dirigí al otro lado pensando: “¿Qué voy a hacer ahora?” El se fue a sentar en su escritorio, no vi a más nadie y pensé que podría ir a preguntarle de nuevo. Le dije: “Disculpe señor”. El se mantuvo mirando otra cosa, Uds. saben, yo entonces dije: “Quiero saber donde queda la habitación...” El respondió: “Queda por allá”. Le dije: “Habitación 322, no sé por donde llegar”. Entonces dijo: “Vaya por aquí y luego por allá, la encontrará”.
39¿Qué es eso? Presión, es la presión que se acumula. A lo mejor ese doctor venía saliendo de una operación o pudo haber pensado que yo no debería preguntarle eso a él, realmente no era hora de visitas y él pensó: “Ese es un predicador, déjenlo que se vaya”. El mundo está asentado sobre presión y uno de estos días va a estallar, está lleno de presión y los doctores no saben qué hacer al respecto, los psiquiatras tienen a otros psiquiatras que los tratan. Correcto. Ellos no tienen la respuesta pero Dios sí, Dios tiene la respuesta para todo esto.
40En el Antiguo Testamento era ojo por ojo y diente por diente, cuando alguien cometía algo malo tenía un lugar de escape y creo que fue Josué el que construyó esas ciudades de refugio. Si la persona hacía algo malo y tenía que morir, había una ciudad de refugio a donde podía huir. Estaba seguro si sus perseguidores no lo alcanzaban antes de llegar allá, pero si lo alcanzaban lo mataban en el camino. Si había cometido un crimen involuntario, apelaba su caso demostrando que estaba arrepentido de lo que había hecho, entonces podía ser llevado a una de esas ciudades de refugio y sus perseguidores no podían entrar en aquella ciudad.
41¡Qué se sentiría! Saber que se había hecho algo malo y que uno sabía que estaba malo, pero había un lugar donde no tendría qué preocuparse, se entraba allí y se estaba seguro. Ahora, si la persona cometía aquello voluntariamente no podía entrar allí, si había cometido un asesinato voluntariamente, se le juzgaba en la puerta. Voy a presentarles un tipo de eso, si un hombre ha hecho algo malo y se lamenta de haber pecado, hay un lugar de refugio para él; pero si no le importa entonces no hay lugar para él, porque no sería aceptado. Si hizo mal porque quería hacerlo, no había oportunidad para él y hoy es igual. La cosa era que si había hecho mal y él quería, podía ir a ese lugar de refugio.
42Ese es un buen tipo de la iglesia y la gente hoy, el hombre debe desear un lugar de refugio, tiene que sentir necesidad de él. Pero si cree que puede pelear sus propias batallas, siga adelante pero es seguro que será capturado por sus perseguidores, algún día lo van a alcanzar. Cuando el hombre desea un lugar y lo ha hallado, debe querer permanecer en él y no salir más, quédese allí, mientras esté allí estará seguro. ¡Qué alivio debe ser encontrar un lugar! Tan pronto atraviese las puertas, estas se cierran tras Ud. Yo estaría satisfecho. Sí Señor. El tenía que desear quedarse allí sin quejarse, sin dar vueltas y decir: “¿Por qué vine para acá?”
43Así hace la gente hoy, dicen que quieren ser libres de los cuidados del mundo y se meten entre los creyentes y dicen: “Si tengo que renunciar a esto o aquello, si tengo que pagar diezmos, si tengo que hacer todo esto... Dios mío”. El hombre que se quejaba era expulsado; si lo hacía voluntariamente tenía que estar satisfecho sin quejarse.
44Me gusta decir esto: Yo no quiero salir más nunca. Para mí es el cielo estar sentado en lugares celestiales en Cristo Jesús, juntamente con hombres y mujeres que han huido de las cosas del mundo y han anclado sus almas en el puerto de descanso. ¡Qué compañerismo y qué gozo divino! Descansando en Sus brazos eternos, sin presión, sin miedo a nada. Amén. Porque estoy seguro en Cristo. Él es una Torre Fuerte a Él corre el justo y está seguro. Él es Roca en tierra de cansancio, Refugio en tiempo de tormenta. ¡Qué lugar! No veo nada de qué quejarme, la única queja tengo es: ¿Por qué no lo hice antes? Sino que esperé hasta tener diecinueve o veinte años de edad.
45El otro día conocí a un joven, yo estaba hablando sobre el escándalo de estas damas que andan por las calles vestidas con estas ropas que parecen hombres, le estaba dando duro a eso, un joven me esperó en la puerta y me dijo: “Espere un momento...”
46Yo estaba dándoles duro y dije: “Eso es demencia, el Cristiano verdadero... Si eso está en sus corazones y aún así reclaman ser Cristianos, sus frutos muestran lo que son, hay un vacío en cualquier persona que trate de satisfacerse a sí mismo con la podredumbre del mundo, cuando Sión está llena de belleza y poder”. Satisfechos para dejar escapar la presión, ¿por qué cambiaría Ud. la comida de ángeles por los ajos de Egipto como quiso Israel? Hay un lugar para dejar escapar la presión, entre y estará seguro. ¡Qué maravilloso es conocerlo! Sin quejarse...
47Este joven me dijo: “Mire hermano Branham, Ud. es un hombre de cincuenta años y no admira la belleza de las mujeres mientras las ve caminar, pero si tuviera mi edad (él tenía como veinticinco) lo vería deferente”. Yo le dije: “Señor, cuando era más joven que Ud. predicaba este mismo Evangelio y encontré algo que me satisface, algo verdadero. Estoy ciego para lo demás, estoy dentro de una torre y ni siquiera tengo deseos de mirar hacia afuera”. “El que pone su mano en el arado y mira hacia atrás, no es digno de mí”. (Lucas 9:62) ¡Qué punto a dónde llegar! Sí. Afuera Ud. muere, pero dentro está seguro, entre y deje escapar la presión, eso es lo que hay que hacer. Cristo es nuestra Torre, sí, el lugar de seguridad provisto por Dios.
48Josué construyó aquellas ciudades de refugio y Dios también nos construyó una Ciudad de Refugio, Su Hijo Cristo Jesús. Torre fuerte es el nombre de Jehová: a él correrá el justo y será levantado. (Proverbios 18:10). Ud. podría decir: “¿Qué si uno se enferma allá adentro?” Él llevó nuestras enfermedades en esa Torre en la que estamos, llevó nuestras enfermedades en Su cuerpo. “¿Qué si uno se cansa y se preocupa allá adentro?” En todos los muros y puertas está escrito: “Echa sobre Jehová tu carga, y El te sustentará”. (Salmo 55:22).
49Confíe en Su Palabra prometida, Sus Palabras están escritas en nuestros corazones y nuestros corazones son las tablas de Su Palabra, igual que Marta y María. Ni siquiera la muerte lo preocupa a uno aquí adentro, cuando uno está en el Señor, ¿por qué? Él resucitó de los muertos y no tenemos qué preocuparnos por eso. La muerte viene y como dijo la hermanita que estaba hablando sobre eso: “Si es hora de irnos, vámonos”. ¿Qué debe hacer Ud.? Cambiar esta caparazón vieja y pecaminosa que tenemos, por un cuerpo inmortal hecho como Su propio cuerpo glorioso.
50¿Quién no cambiaría esta casa pestosa por algo así? Dígame de alguien que no lo haría. Viejo o joven, no importa si Ud. tiene solamente doce o quince años, la muerte está a su puerta y Ud. no sabe a qué hora. Ese corazón humano tiene que detenerse algún día y puede hacerlo cuando Ud. tenga diez o doce años de edad. Así sucede a diario. Pero en el cuerpo que vamos a cambiar por este, no palpita sangre sino el Espíritu Santo y no puede morir porque es inmortal, eterno y no puede morir. ¡Qué promesa!
51Fíjese en Israel, venía muerte sobre Egipto pero Dios había hecho una provisión, les había construido una ciudad de refugio y les dijo: “Tomen un cordero, mátenlo y pongan la sangre sobre el dintel de la puerta, cuando Yo vea la sangre pasaré de vosotros”. En Egipto se rieron de eso, pero ese era el camino provisto por Dios para evitar la muerte. Cuando las grandes alas de la muerte se batieron sobre una tras otra ciudad de Egipto y la muerte pasaba de casa en casa y salían los gritos, puedo ver a Israel tranquilo, dejando escapar la presión.
52Quizás el niño se acercaba a su padre y le decía: “Sabes papá, oí a alguien que pasaba por la calle y el pequeño Johnny con quien yo jugaba, está muerto. Papá, yo soy tu primogénito”. Puedo ver al anciano levantarse, tomar sus anteojos de la Biblia donde los tenía, y decirle: “Acércate hijo”. “Papá, viene por la calle”. “Hijo, deja escapar la presión, ven acá un momento, ¿ves esa sangre?” “Si papá, la veo” “Entonces deja escapar la presión, hijo no tienes que salir a la calle ni tienes que hacer estas cosas. Sólo examina y ve si la sangre está allí. Deja escapar la presión, si la muerte toca la puerta, no puede hacer nada”.
53En Israel no había presión, ellos podían dejar escapar la presión porque estaban seguros bajo la sangre. Oh mi hermano. Esa gran noche de la pascua ellos debieron estar en calma y sin presión, porque podían examinar y ver que tenían la sangre y al verla sabían que Él había prometido que pasaría de ellos. Después que hubieran seguido las instrucciones de Dios, Él pasaría de ellos.
54¡Qué cuadro de la iglesia hoy! Me daré prisa pero tengo que explicar esto por un momento. Hoy dejamos constantemente una congregación por otra, llevando cartas de una congregación a otra. Si los Metodistas hacen algo que uno cree no deberían hacer, se va a los Bautistas y de los Bautistas a los Presbiterianos, de uno a otro. ¿Qué sucede? Eso demuestra que todavía no ha llegado a ese lugar, nunca ha llegado donde puede dejar escapar la presión. Ud. está mirando algo que no debería estar mirando.
55Los Cristianos van de una denominación a otra y eso demuestra que no han llegado a ese Refugio, algunas veces se van a los seminarios y aprenden la Palabra muy bien, vuelven a casa y hablan de la Palabra como se los permita su denominación. Eso está bien pero no es eso, no es saber de Su Palabra sino conocerlo a Él. No es cuanto sepa de la Palabra ni que buena iglesia tengamos, lo que signifique nuestra denominación para el mundo ni el compañerismo que con el mundo tengamos, se trata de Ud., ¿está bajo la sangre? A mí no me importa si toda la congregación está mal, Ud. está seguro si está bajo la sangre.
56Algunas veces Dios lo pone a Ud. en una congregación que está mal para mostrar algo de luz, no se ponga a saltar de un sitio a otro o de una cosa a otra, quédese bajo la sangre, si se pone a correr se le acaba su seguridad, permanezca bajo la sangre. Torre fuerte es el nombre de Jehová, a él correrá el justo y estará seguro. Deje escapar la presión. Lo vemos en esos momentos cuando sabemos que hay gente bajo la sangre, lo vemos vindicado, vemos a Dios y lo que hace para vindicar Su Iglesia. Cuando estamos en esa Torre todo ha sido prometido. Todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, yo lo haré. Si permaneciereis en mi y mis palabras en vosotros, pedid lo que quisiereis y os será hecho. ¡Qué lugar! Está escrito: “Todo lo que hacéis... hacedlo en mi nombre”. (Colosenses 3:17) No en el nombre de la iglesia.
57Ud. puede decir: “Voy a dar un testimonio porque en esta noche estoy agradecido de ser Presbiteriano. Estoy agradecido de ser Pentecostal. Estoy agradecido de ser...” Yo estoy agradecido que soy de Cristo. Torre fuerte es el nombre de Jehová, a él correrá el justo y estará seguro. En Su Nombre tenemos compañerismo. Si vamos por allí y alguno dice: “Yo pertenezco a la iglesia de Dios y creo que esta es la iglesia de Dios”. Otro dice: “Yo pertenezco a las Asambleas”. Eso podría producir cierta fricción. Uno dice: “Yo pertenezco a la Unidad”. Otro dice: “Yo pertenezco a otra cosa”. La Unidad o lo que sea, si es así Ud. va a tener problemas. Pero si ha llegado a la Torre no importa el grupo donde con el que esté, Ud. está bajo la sangre y ese es el único lugar donde puede tener compañerismo, mientras la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de todo pecado. Entonces tenemos compañerismo los unos con los otros.
58¡Qué compañerismo! Podemos ir a la Iglesia de Dios, las Asambleas, la Unidad de Dios, sin importar lo que sea, allí tenemos las cosas en común, tenemos a Cristo y Él es nuestro Refugio. Si todos nosotros, seamos Bautistas, Presbiterianos, Luteranos, Católicos o lo que sea, si estamos bajo la Sangre, podemos tener compañerismo porque somos uno. Estamos en este compañerismo divino de Cristo. ¡Qué cosa más tremenda! Isaías lo describió: “En tierra de cansancio, Él es roca”. Esta es la tierra donde la gente se preocupa y no saben qué hacer y dicen: “¿Será eso correcto?” Cristo está correcto. “¿Será este el camino?” Él dijo: “Yo soy el camino”. “¿Cuál será la verdad, esta o aquella?” Jesús dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Ya no nos preocupamos por eso, porque eso aumenta la presión.
59Ud. podrá decir: “¿Están correctos los Metodistas y Presbiterianos? Mi madre lo era y mi...” Pero Cristo es Tu Señor no importa lo que sean, Ud. está aumentando la presión y eso lo hace discutir. Si Ud. está dependiendo de su organización eso crea contienda. Ud. está tratando de elevar a su organización, pero si Ud. está en Cristo deje escapar la presión. Amén. Hay alimento para todos nosotros. ¡Dios mío!
60Isaac cavó un pozo y los Filisteos riñeron con él y creo que lo llamó: (Esek). Contención. Olvidé el nombre que recibió. Luego cavó otro y volvieron a reñir y él lo llamó (Sitna). Enemistad, después cavó otro (Rehoboth) y dijo: “Hay lugar para todos, vengan todos”. (Génesis 26). Yo creo que debemos reunirnos alrededor de ese tercer pozo y la única forma de hacerlo es bajo la Sangre. Entonces los Metodistas podrán venir y sentirse tan cómodos como los Pentecostales. Sí señor, los pastores Metodistas llenos con el Espíritu Santo podrían aceptar a los Pentecostales de todo el país allí y sentirse como en casa. Podemos sentirnos cómodos con todos y no cuando se diga: “Todos Uds. Cristianos”. Amén. Entonces todos tendremos compañerismo y dejaremos escapar la presión. Me gusta eso. Ya no habrá presión porque no nos importará a qué pertenece Ud. ni que marca lleva.
61Yo solía apacentar ganado... En el valle del río Troblesome. Si uno podía amontonar dos toneladas de pasto en este rancho, podía poner una vaca en los pastizales. Algunos de aquellos hombres tenían miles de cabezas de ganado. Allí estaba Grimes, Barra de Diamante y el nuestro era el Turkey Track. Habían muchas marcas, aquella asociación tenía quizás veinte o treinta marcas, había una cerca que mantenía el ganado en el bosque, yendo hacia el cañón, los mantenían allí.
62Los vaqueros cabalgaban todo el verano y conducían mucho ganado, había una cerca y los guardabosques permanecían allí para chequear el ganado mientras pasaba. Algunas veces un grupo completo de nosotros nos reuníamos cuando juntaban el ganado en la primavera y habían miles de cabezas de ganado en aquel valle. ¡Cuántas veces me senté allí con mis piernas alrededor de la silla observando a los guardabosques pararse allí chequeando el ganado que pasaba! Yo me daba cuenta que allí habían muchas marcas diferentes, pero el guardabosques no se fijaba en la marca sino en el tipo de sangre, porque allí no podía entrar nada que no fuera un genuino Hereford, así mantenían la pureza.
63Yo creo que así será en el día del juicio, Dios no va a decir: “¿Perteneciste a las Asambleas o a la Iglesia de Dios?” Él mirará la sangre. Cuando vea la sangre, pasaré de vosotros. No importa la marca que llevemos, eso no significa nada. ¿Eres un Hereford? ¿Estás registrado? ¿Eres un Cristiano nacido de nuevo, lleno con el Espíritu Santo y lavado en Su sangre? Eso es lo que Dios va a mirar, la sangre. No es “ cuando vea la marca” sino “cuando vea la sangre, puedes entrar”. Amén. Comienzo a sentirme religioso. Son casi las doce y media y debí haber terminado hace veinte minutos, comienzo a sentirme religioso ¡Oh, Gloria a Dios! Cuando vea la sangre, pasaré de vosotros.
64Si Uds. quieren voy a tomar otros dos minutos, me contaron que hay cierta clase de águila, muchos de Uds. tienen mi mensaje: Como El Águila Excita su Nido. Estaba estudiando las águilas porque me gustan las águilas, yo sé que creen que es un pájaro raro pero está aquí con un propósito. Todos Uds. vieron en la revista Life como mataron más de cuatrocientos mil coyotes el año pasado, les disparaban; ahora hay muchos puercos domésticos que se han vueltos salvajes, van a ir allá con aviones para ametrallarlos, eso es un asesinato y no está correcto. Ese coyote no puede evitar ser un coyote, tiene que matar para comer.
65Muchas veces dicen que el coyote mata a los corderos y cosas como esas, si esos pastores que tienen allá tomaran más cuidado de las ovejas en vez de estar durmiendo hasta las diez u once, el coyote tendría mejor reputación. Correcto. El no tiene una máscara sobre la cara, es un coyote, seguro. Yo he visto seres humanos peores que él. Siempre están diciendo que el oso es un asesino y que mata a las terneras, yo he cazado desde que era un niño y nunca he visto un oso matar una ternera. Por supuesto que lo haría cuando se está muriendo de hambre, Ud. haría lo mismo.
66Recuerde, Ud. tiene que matar para comer, si vive hoy, algo tiene que morir para que Ud. viva. Ud. mata una vaca o una oveja. Ud. puede decir: “Yo no como carne”. Bueno, de todas formas algo muere, si come papas ella murió porque es una vida; si come vegetales, ellos murieron, tienen vida. El ser humano sólo puede subsistir por medio de sustancia muerta, entiéndalo. Si algo tuvo que morir para que Ud. viviera físicamente, ¿no es lógico que Algo tuvo que morir para que Ud. pudiera vivir espiritualmente? Cristo murió, no es un credo sino una vida que viene de Cristo, nosotros vivimos eternamente por Cristo.
67El águila es una gran ave, no he tenido tiempo de estudiar lo que hace y cómo construye su nido. No es como su hermano denominacional el pollo, que escarba en los gallineros. El se asegura que nada moleste a sus crías, se remonta muy alto, ninguna comadreja lo va a atrapar a el ni a sus crías. Con razón Dios comparó Su linaje con las águilas, Uds. sabe que El se llama a sí mismo Águila y nosotros somos aguiluchos. El águila no come carroña sino carne fresca todos los días. Amén. Alimento de águilas es lo que la iglesia debe comer, no una experiencia de hace cuarenta años sino actual, algo fresco de los cielos. Eso es lo que quiero decir.
68El águila construye su nido bien alto en los acantilados para que las comadrejas y otros bichos no lo alcancen; su hermano denominacional el pollo, lo hace en cualquier grieta de la cerca acá abajo, escarba en el granero y por todas partes. Pero un águila no podría comer eso, eso es nada para él. Cuando el águila llega a cierta edad... La Biblia dice: De modo que te rejuvenezcas como el águila (Salmo 103:5). A menudo me preguntaba cómo sería eso de rejuvenecer.
69Recuerdo... Les he tomado mucho tiempo... pero el primer grupo Pentecostal con el que me reuní eran dos organizaciones diferentes juntas, yo venía de un viaje de pesca, escuché la bulla y entré, la gente saltaba, corría y danzaba por todo aquel lugar, yo pensé: ¿Qué es esto? Luego dijeron: “Todos los ministros pasen a la plataforma en esta noche”. Habíamos unos trescientos y subimos, yo subí y me senté. Entonces dijeron: “No tenemos tiempo para que todos prediquen, queremos que digan sus nombres y de donde vienen”. Cuando me tocó a mí, dije: “William Branham, Evangelista, Jeffersonville, Indiana” y me senté.
70Ese día escuché algunos buenos predicadores... Era en el Norte para que la gente de color pudiera asistir, era una convención nacional, tuvieron que celebrarla en el Norte en aquellos días y supongo que de eso hacen unos veinticinco años o más. Esa noche pensé que en esa gran convención habrían grandes predicadores, porque así somos nosotros los Bautistas.
71Al rato se levantó en una esquina un anciano de color, le quedaba sólo un poco de pelo alrededor de su cabeza, supongo que yo tenía unos veintitrés años, él llevaba puesto uno de esos sacos de predicadores abiertos en la parte de atrás como una golondrina, pasó cojeando, era como de unos ochenta años y yo pensé: “¿Por qué traen a un hombre como ese a una convención donde hay unas mil quinientas personas?”
72El anciano pasó y dijo: “Deseo tomar mi texto en esta noche del Libro de Job”. ¿Dónde estabas tú cuando Yo fundaba la tierra? ¿Cuándo las estrellas todas del alba alababan y se regocijaban todos los hijos de Dios? (Job 38). Ese día escuché a todos esos ministros trazando la vida de Cristo en las Escrituras y pensé que algunos hablado muy bonito en aquel día, pensaba: “Pobre anciano”. Pero él no se refirió a las cosas terrenales sino a las celestiales, se remontó a unos diez millones de años antes de la fundación del mundo y luego vino a Su Segunda Venida. Tenía como diez minutos en eso cuando el Espíritu lo tocó y saltó en el aire, sonó sus tacones y dijo: “Gloria a Dios, Uds. no tienen suficiente espacio para que yo predique aquí”. Comenzó a correr por la plataforma.
73Pensé: “Eso es lo que yo quiero, si eso hace que un anciano actúe así, ¿qué haría conmigo?” Renovándose, él tenía allí más espacio que el que tenemos aquí pero no era suficiente cuando el Espíritu Santo lo tocó. Yo dije: “Eso es lo que quiero”.
74Cuando el águila envejece le nace una costra sobre su cabeza y casi no puede comer, se pone débil porque su pico no le abre y se pone casi ciego. Cuando esa cáscara sobre su cabeza llega a cierto tamaño dicen que vuela a las alturas y golpea su cabeza contra una roca hasta quitarse la costra; se la golpea porque tiene que caerse, si no lo hace se muere, tiene que quitarse esa cáscara de su cabeza y pico. Golpea su cabeza de un lado a otro, lo hace hasta que la costra cae, entonces grita, extiende sus alas hacia atrás y se regocija porque sabe que vienen plumas nuevas, comerá de nuevo y renovará su juventud. Entonces pensé: ¡Qué cosa tan maravillosa es eso para un águila, eso es bueno!
75Pero yo conozco una Roca a donde el hombre puede ir y golpearse hasta que las dudas, los problemas y los cuidados del mundo desaparezcan, golpeándose la costra de pecado que está a su alrededor hasta que la Sangre haya santificado su alma, es seguro que recibirá vida eterna, puede sentarse y dejar escapar la presión porque tiene seguridad de vida eterna.
76¡Oh águilas hoy! Por eso es que están aquí, Uds. son aguiluchos. Si esa costra ha comenzado a cegar tu vista (los cuidados del mundo) o no puedes tragar todo el alimento de Dios, vayamos a esa Roca en tierra de cansancio, vayamos y golpeemos sobre el altar hasta que caiga y nuestros ojos puedan ver de nuevo claramente a Jesús, hasta que los cuidados de este mundo hayan desaparecido. Entonces la presión se irá. Él es una Roca en tierra de cansancio, refugio en tiempo de tormenta, un refugio, un puerto de descanso para el cansado. Vayamos a ese lugar. Inclinemos nuestros rostros por un momento.
77Siento mucho haberlos retenido por largo tiempo, todavía quedan unas seis hojas más de notas y pensamientos de las Escrituras que iba a utilizar. Pero ya es hora. Oh, aguiluchos, quizás sea una joven o un joven, tal vez una persona anciana o de mediana edad, ¿por qué está aquí en esta mañana? Porque Ud. es realmente un águila, pero quizás los cuidados de la vida lo han zarandeado duramente y ha perdido la visión, ya no está muy seguro en donde pone su pie. Vayamos a la Roca ahora. Llévame a la roca que es más alta que yo, déjenme permanecer en esa Roca, Él es refugio en tiempo de tormenta. Comience a tocar la puerta de esa Roca ahora mismo y Él abrirá, la cáscara caerá, entonces la presión se irá y Ud. podrá descansar de nuevo, toda presión habrá desaparecido. Ud. puede venir a la iglesia y no importa lo que predique el pastor, mientras él se quede con la Palabra de Dios, eso no le condenará a Ud., porque está anclado allí dentro y está bien ahora. Oremos.
78Señor Jesús, quiero expresar nuevamente como agradecimiento Señor, que en diferentes partes hay un lugarcito y este aquí en Phoenix es uno de ellos, adonde puedo ir y sentirme en paz, no hay nada que me ate, sólo expreso las palabras. ¡Qué lugar! Libre, sin presión. Señor, estoy muy agradecido por el. Oh Señor, que esa gran Roca siempre permanezca en este altar, donde los aguiluchos apartados de esta ciudad puedan venir y ser guiados al lugar donde puedan arrancarse la costra del mundo, que puedan gozar de este compañerismo, dejando escapar la presión en este día de la era atómica cuando el mundo está asustado. Las naciones están temblando, los cielos están temblando, toda la naturaleza está gimiendo. El mundo está temblando porque puede ser hecho pedazos, pero nosotros tenemos un reino que no puede ser removido, tenemos una ciudad de refugio, tenemos un Gosén donde el Sol nunca se pone. Señor, concede que vengamos a esta Roca ahora.
79Como la historia del conejito perseguido por los perros, él podía sentir el aliento caliente en sus patas, sólo un poco, uno o dos saltos más y el perro atraparía al animalito y sería devorado en un momento. Pero después de un rato vio un agujero en una roca y pensó: “Si pudiera meterme en esa roca estaría seguro”. Cuando el perro dio el último salto sobre él sintió el aliento caliente en sus patas, pero se metió debajo de la roca, se sentó y dejó escapar la presión, el perro no pudo romper aquella roca.
80Señor Jesús, en esta mañana te ruego que si alguna de estas criaturas tuyas se ha apartado de esa zona de seguridad, que puedan sentir el aliento caliente de los perros del infierno corriendo detrás de ellos, que puedan ver que sus vidas van hacia otros lado. Que se apresuren en esta mañana a entrar en la abertura de la Roca. Hay una. A él correrá el justo y estará seguro. Concédelo Padre, por Jesús Tu Hijo.
81Mientras tenemos nuestros rostros y corazones y inclinados, si no se encuentra en esa Roca en esta mañana, levante su mano a Dios y diga: “Dios, permíteme entrar a esa zona de seguridad ahora, donde pueda dejar escapar la presión. He estado un poco cansado y comienzo a verme a mí mismo alejarme, siento que me aparto, no tengo la experiencia que solía tener. Regrésame a la Roca rápidamente Señor”. Levante su mano y diga: “Hermano Branham, ore por mí”. Dios le bendiga. Está muy bien, por dondequiera, eso está bien, Dios les bendiga.
82“Regrésame a la Roca Señor, regrésame. Me estoy alejando, no dejes que me aleje de esto. Si tengo que comer, permíteme hacerlo cerca de la hendidura, déjame estar cerca donde cae el Maná, no tengo qué vagar, el Maná está en la puerta”.
83Padre Celestial, Tú has visto este grupo de manos, te pido que les concedas sus deseos. Señor, que la costra que ha comenzado a cegarlos, mientras sus corazones están latiendo, mientras sus corazones espirituales están latiendo, desbarata toda duda, incredulidad, confusión, nerviosismo, vagancia y preocupación. Que dulcemente vean que la costra está siendo despedazada mientras golpean con sus oraciones contra la Roca, que Cristo los eleve y los ponga en un pináculo, que puedan batir sus alas espirituales y decir: “Soy libre, soy libre”. Concédelo Padre, en el Nombre de Jesús.
84Ahora, ¿hay aquí quienes están en ese Refugio, enfermos y no saben cual será el resultado, pero quieren anclarse en algo que les dé seguridad para la sanidad de sus cuerpos y desean ser recordados en oración? Recuerde, es sólo una oración, eso es todo. Ponga Ud. una señal allí donde está sentado y diga: “En este día se hizo la oración de fe por mí y cada vez que entre a esta iglesia, recordaré donde estaba sentado esta mañana, allí toda la congregación hizo la oración de fe por mí. Voy a estar bien ahora. Eso es. Lo estoy marcando”. Ahora levanten sus manos y digan: “Estoy poniendo mi señal ahora mismo”.
85Dios les bendiga. Recuerde, ponga la señal ahora mismo por fe, allí donde está sentado. “Hoy, Domingo trece de Enero en esta pequeña iglesia de Dios y en este asiento, estoy elevando la oración de fe junto con el ministro, el Evangelista y la congregación. Orando el uno por el otro. Este es el día de mi sanidad, aquí mismo. Señor, estoy asentándolo aquí mismo, yo soy Tu águila y estoy en la zona de refugio, tengo derecho a toda bendición redentora que Él compró para mí. Aquí estoy ahora”.
86Padre Celestial, los traigo a Ti, uno mi oración a la de ellos y por fe nos levantamos de esta iglesia a otras esferas, atmósferas, esferas y esferas, más allá de las estrellas, la Luna, la Vía Láctea, hasta el Trono de Dios nuestro Padre. Hay un gran arcoiris sobre ese hermoso altar de mármol y sobre al altar hay un Sacrificio sangrante. Miramos Sus espaldas como el profeta y decimos: “Por sus llagas fuimos nosotros curados”. Padre, los traigo a Ti. Él dijo: “Todo lo que pidiereis al padre en mi nombre, yo lo haré”. Padre Dios, estoy orando por estos enfermos, ellos han puestos una señal en esta mañana, yo lo creo con todo mi corazón. Este es el momento para la oración de fe y creo, como te pedí que los sanaras a todos, porque ellos lo han aceptado. Aquí ponemos la señal como una conmemoración que estuvimos ante el Trono de Dios en esta mañana. Eso está marcado. Dios hizo la promesa.
87Señor, en San Marcos capítulo 11 y el verso 23 está escrito: “Cualquiera que dijere a este monte: Quítate... y no dudare en su corazón, más creyere que será hecho lo que dice, lo que dijere le será hecho”. Señor, eso ha sido dicho, permite ahora que sea hecho. En el Nombre del Señor Jesucristo yo lo acepto por cada uno y para Tu gloria.
88Ahora, crea con todo su corazón y con nuestros rostros inclinados cantemos este viejo himno de la iglesia: Yo le amo, yo le amo, porque Él a mí me amó y me compró mi salvación, allá en la cruz. ¿Acepta Ud. su sanidad, su salvación, su nuevo espíritu y su entrada a la casa de refugio? ¿Lo acepta? Levante su mano y diga: “Lo acepto, lo hago ahora mismo”. Muy bien, todos juntos ahora. Adorémosle ahora. Yo le amo, Yo le amo (Gracias Señor, por quitar las escamas de mis ojos). Porque Él a mí me amó (Toda mi frialdad se desvanece ahora, mi enfermedad se ha ido). Y me compró mi salvación, Allá en la cruz.
89Ahora, mientras lo cantamos nuevamente, quiero que tome la mano de alguien más, frente a Ud., a su espalda o a su lado y diga: “Dios le bendiga, hermana o hermano peregrino. Estoy contento de tener este compañerismo con Ud.”. Sigan orando por mí cuando lo hagan, mientras nosotros cantamos de nuevo. Yo le amo, yo le amo Porque Él a mí me amó Y me compró mi salvación Allá en la cruz.
90Antes de entregarle el servicio al pastor, levantemos nuestras manos y con todos nuestros corazones, cantemos de lo más profundo de nuestra alma. ¿Le ama Ud.? Diga Amén. Digámoslo de nuevo: “Amén”. Eso quiere decir: Así sea. Yo le amo. Ahora todos juntos cantémoslo con toda nuestra voz. Pastor, Dios le bendiga, Dios le bendiga. Amén.