Photo

~ NOMBRES BLASFEMOS ~
1Gracias hermano Neville. Esto fue como una—una sorpresa para mí. Yo no debía estar aquí hoy; pero esta noche es noche de la comunión [Santa Cena], y yo—y yo pensé que pasaría por aquí esta mañana. Llamé al Hermano Neville, y él dijo: “Bueno, mire, si Ud. va a venir”, dijo, “¿por qué no nos habla aunque sea un poquito?”
2Y pensé: “Bueno, si viniera, y fuese posible, yo no predicaría, sino que sólo me gustaría hablarle a la iglesia un poquito sobre asuntos que, Uds. saben, que creo fortalecerían a la iglesia”.
3Acabamos de regresar de nuestro—de nuestro viaje de cacería de otoño (yo y los hermanos de aquí), y pasamos un tiempo muy glorioso con… Estamos muy agradecidos. Todos con nuestro cupo y—y—y conseguimos nuestra caza que estábamos buscando. Y—y nuestro pastor y yo sabemos que esa carne de venado es muy, muy buena. Y así que, comimos venado muy bueno. Yo maté un oso y dos venados.
4Y regresamos, y este se supone es el tiempo en el que debo hablar sobre esos Siete últimos Sellos. Y ellos no pudieron tener la iglesia lista. Hay algo, un impedimento, que lo causó, que… yo creo que la ciudad nos está haciendo pasar un tiempo difícil, debido a que no tenemos estacionamiento adecuado para la cantidad de personas que nosotros—que cabe en la iglesia.
5Queremos construir una iglesia nueva aquí, y ya tenemos una buena parte del dinero designada y—y para construir una—una iglesia más grande.
6Pero cuando tenemos estos servicios, pues, Uds. entienden lo que ocurre. Es una cosa tan lamentable: la gente está alrededor de las paredes, afuera en la lluvia, y—y—y sencillamente es terrible. Y aun viene crítica de amigos míos, que dicen: “Hermano Branham, parece que ellos…”
7Un doctor, amigo mío, dijo: “Parece que pudieras conseguir un lugar que tú… Yo me compadezco”, dijo, “…al pasar”.
8Una enfermera, vecina mía, dijo: “Pues, yo pasé por allí a las cinco de la mañana. Se suponía que Ud. iba a estar allí”. Y dijo: “La gente ya se estaba reuniendo alrededor de esa iglesia a las cinco de la mañana. Ud. iba a estar allí a las nueve y media”. Así que, ¿ven? Se hace difícil.
9Y nosotros queremos una iglesia que tenga algo de espacio, y donde todos puedan sentarse. Y pensamos que estamos viviendo en los últimos días, creemos eso, que donde la… deberíamos estar enseñándole a la iglesia sobre—sobre estas cosas que se están desarrollando: las cosas que han sido profetizadas, algunas de ellas, por miles de años; y por al menos veinticinco y treinta años de aquí mismo desde esta iglesia, que han sido profetizadas que acontecerían. Y ahora las tenemos cumpliéndose exactamente. Así que debiéramos estar repasando estas cosas, pero no tenemos espacio adecuado.
10Así que esta mañana yo… Haciendo mis llamadas y cosas ayer, y tengo algunas más para hacer esta tarde y demás cosas. Y luego, yo tenía una, algunas personas que querían venir: un precioso joven que está pasando por una crisis nerviosa, un ministro y hermano en el campo; y oh, varios así; y un hermano de Noruega. Y—y tuvimos las pequeñas entrevistas allí en el cuarto de atrás, y yo dije: “Ahora bien, sencillamente saldremos”.
11Y el Hermano Neville dijo: “Bueno, salgamos y digamos unas cuantas palabras para fortalecer un poco a la iglesia”.
12La primera—una de las primeras cosas que yo quiero decir… Yo anoté algunas cosas aquí en papel que quería decir una vez que llegara a la iglesia. Una cosa que había anotado aquí era concerniente a la partida de nuestro amable hermano Taylor mientras estábamos de viaje.
13El Hermano Taylor había estado viniendo a esta iglesia por años y años. Estoy seguro que todos nosotros le conocimos. Pero si hubiese algunos desconocidos aquí, él era ese precioso caballero anciano que siempre les buscaba a Uds. un asiento donde sentarse, el Hermano Taylor. La última vez que lo vi, por supuesto, hasta verlo como un hombre joven, él estaba parado junto a la puerta hace como tres o cuatro domingos. Él dijo: “A mí me gustaría tener algunos libros, Hermano Branham. Me gustaría distribuir estos libros”.
14Así que nosotros… Él… Según tengo entendido, él tenía diabetes y entró en—en coma y—y sin él saber que tenía la diabetes y—y estaba… Él murió. Él no murió; él simplemente se fue a estar con el Señor Jesús.
15Y él era un maravilloso hermano fiel, siempre atento de las demás personas. Y su deleite era tratar de encontrarle a alguien un lugar para sentarse cuando llegaban a la iglesia. Y saben, quizás cuando crucemos más allá de la barrera, ¿no sería bueno ver al Hermano Taylor, allí, buscándonos un lugar para sentarnos, de aquel lado?
16Creo que en conmemoración del Hermano Taylor… Yo no estuve aquí para hablar en—con el Hermano Neville en su funeral, pero quiero decir unas palabras de mi aprecio, a su viuda. Me supongo que la Hermana Taylor está aquí en alguna parte esta mañana. Que Dios bendiga su leal corazón.
17Un día el Hermano Taylor dijo: “Venga a verme. Yo tengo un pequeño lago excavado allá. Le puse unos peces para que Ud. viniera y pescara”. Siempre atento de alguien más, y hubo Alguien atento de él; ese fue Cristo, para darle a él la salvación. Y yo creo que aún en conmemoración de esta iglesia, reunida como un cuerpo en esta mañana, pongámonos de pie e inclinemos nuestros rostros ante Dios.
18Nuestro Padre Celestial, nosotros como seres humanos en esta mañana, y los—los que venimos a este lugar de adoración… Tu gran mano se ha movido entre nosotros y se ha llevado de nosotros a uno de nuestros preciosos Hermanos, a quien amamos y sabemos que Tú lo amaste a él. Y Tú tenías una razón para todo esto, Señor, o no hubiera acontecido de esta manera, sabiendo que nuestra Biblia nos dice que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, y eso hizo él.
19Y miramos alrededor en el mundo, y nos damos cuenta que la naturaleza, en todo aspecto, nos dice que el sepulcro no puede retenerlo, porque en tierra él sirvió al propósito para el que Tú lo enviaste aquí a cumplir. Él fue un buen Hermano leal.
20Y nos damos cuenta que en la vida de la vida botánica, y en la vida del sol que se levanta en la mañana para darnos luz… Y al medio día llega a la edad mediana, y después, en la tarde muere otra vez, sólo para salir nuevamente a la mañana siguiente, fresco y nuevo, porque sirvió al propósito de Dios.
21Vemos las flores mientras florecen, y embellecen la tierra, y decoran los salones fúnebres y los lugares de boda, y sirven a un propósito: abriendo su corazón y dando gratuitamente, miel para la abeja, y perfume para el transeúnte, hermosura para el que la busca; da todo lo que tiene en un servicio para Dios, luego inclina su cabecita. Pero cuando llega la primavera ella resucita de nuevo, porque sirvió al propósito de Dios.
22Entonces ante toda la naturaleza, y la Biblia, la Promesa, y el Espíritu Santo, podemos regocijarnos con gozo en nuestro corazón al saber Señor, que nuestro Hermano Taylor, semejantemente, sirvió al propósito de Dios. Y decir que él no resucitará de nuevo sería negar nuestra Biblia, nuestro Dios, y todas las cosas que Dios nos ha dado para observar, para saber que sí hay una resurrección. Así que estamos esperando ansiosamente el momento cuando le veamos otra vez, cuando él esté joven y saludable y nunca más para estar enfermo o envejecer.
23Bendice a su preciosa esposa, esa fiel compañera suya. Cómo los extrañaremos, Señor, mientras los veíamos yendo juntos al pequeño lago, y sentándose juntos allá en las banquitas, pescando y hablando, y cómo es que ellos estuvieron realmente enamorados.
24Y ahora, sabemos que hay un gran día que viene cuando los héroes de la fe marcharán bajo el gran arco de triunfo, y los Ángeles de— llenaran el aire con himnos. Los veremos de nuevo en aquel lugar.
25Hasta entonces, Señor, danos ánimo. Bendícenos y ayúdanos. Extrañaremos mucho al hermano Taylor, cada uno que asiste a esta iglesia, cómo él se paraba a la puerta y le buscaba un lugar al que venía para escuchar la Palabra de Dios, donde sentarse cómodo y descansar.
26Y el otro día cuando él pasó hacia el otro lado, Señor, yo rogué que el gran Arcángel de Dios se parara allí a la puerta para proporcionarle también un lugar a él, Señor, para que pudiera sentarse. Porque está escrito en la Biblia: “Los misericordiosos alcanzarán misericordia”. Hasta que lo veamos, Señor, que los recuerdos continúen dulces en nuestros corazones, hasta algún día cuando nos encontremos de nuevo en la otra tierra. Te lo pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén.
27Él será muy extrañado entre nosotros y entre desconocidos y demás que asisten aquí a nuestra iglesia, o a nuestro edifico aquí, para adorar. Que su alma descanse en paz delante de Dios hasta aquel día. También algún día, cada uno de nosotros se irá uno por uno, hasta que caigamos a lo largo de la línea de esa manera. Ahora, mientras tenemos tiempo y podemos, preparémonos para ese tiempo que viene; porque no sabemos cuándo será; no sabemos quién será el próximo. Vivamos de tal manera cada día, para que si llegara por nosotros, estemos listos.
28Ahora, nos gustaría hacer los anuncios. Ahora pronto, quizás tal vez… Yo no he hablado con los síndicos desde que regresé, concerniente a las condiciones para construir aquí la—la iglesia, o lo siguiente que tenemos que hacer para tener nuestra iglesia para poder tener nuestras reuniones. Luego continuaré (discúlpenme) con los— los Siete Sellos. Y después, estas Siete Copas y aún muchas cosas en las que debemos estar entrando inmediatamente.
29Y ahora, el próximo domingo por la mañana yo debo estar en Elizabethtown, Kentucky, con el Hermano L. G. Hoover, para un servicio de dedicación. Y eso es para dedicar un nuevo tabernáculo— o un tabernáculo que ellos han comprado en Elizabethtown, Kentucky: bajando por la sesenta y dos hasta que uno llega a Elizabethtown—o bajando por—quiero decir la treinta y uno, o bajando por la autopista. Justo en el desvío lo lleva a Elizabethtown. Es como a una hora; son como treinta y cinco a cuarenta millas hasta allá. Yo creo que como cuarenta millas yéndose por el—la treinta y uno, y como treinta y cinco millas o algo por la otra vía, allá por la autopista. Está en la Calle Mulberry.
30El servicio de dedicación… El Hermano Hoover tendrá la escuela dominical normal a las diez en punto, y yo he de predicar en el servicio de dedicación desde las once hasta las doce, este próximo domingo que viene, el once de noviembre.
31En el cartel de anuncios allá afuera está un—el anuncio de eso, y será en… Uds. podrán ver allí la ruta. Está en la Calle Mulberry, o ellos—ellos dan las direcciones en la… Está en el cartel de anuncios allá al frente de la iglesia.
32Entonces el—el 22 de noviembre, yo—yo debo estar en Shreveport, Louisiana, del 22, 23, 24, 25 y—y el 26, cinco días, creo que son, en Shreveport, Louisiana, en el Tabernáculo Vida. Eso es con el Hermano Moore. Ellos están celebrando su jubileo dorado. La bendición pentecostal cayó en Shreveport, Louisiana, hace cincuenta años, el 22 de este mes. Hace cincuenta años, el primer mensaje pentecostal fue predicado, y cayó—el Espíritu Santo cayó en Louisiana. Y ellos tuvieron una conmemoración de eso, y este es el jubileo dorado. Y yo debo hablar en este jubileo, cinco noches con el Hermano Moore en Shreveport, en el Tabernáculo Vida.
33Si Uds. tiene amigos allí o alrededor, pues (que Uds. quieren escribirles o algo), estaremos contentos de tenerles allá. Y díganles acerca de las reuniones que vienen.
34Y el Tabernáculo Vida, si alguien ha estado allí alguna vez con el Hermano Moore, él es un hombre maravilloso. Y allí hay un maravilloso grupo de personas. Esos sureños, uno sencillamente no puede encontrar mejor gente. Y así que, el Tabernáculo Vida, cualquiera alrededor de Shreveport puede decirle dónde está. Shreveport es como de 200.000 habitantes, y es una ciudad muy bonita y con suficiente alojamiento, así que…
35Y el Tabernáculo es un tabernáculo grande, un tabernáculo muy amplio. Tiene segundo piso, y balcones, y piso principal, y luego un piso adicional; y simplemente hay suficiente espacio, y justamente del otro lado de—del auditorio municipal que tiene capacidad para cinco mil—sólo queda apenas al cruzar la calle del auditorio municipal.
36Y el reverendo Jack T. Moore o—o el Tabernáculo Vida en Shreveport, Louisiana… eso comienza el 22. Eso será de jueves a domingo: jueves, viernes, sábado, domingo, cuatro días en vez de cinco, disculpen. Eso sería el 22, 23, 24, y 25 (creo que es de esa manera) de—de noviembre.
37Y luego, nos daremos cuenta entonces de lo que—lo que hemos hecho con respecto a la iglesia aquí, para darnos cuenta cómo la iglesia ha progresado respecto a obtener su edificio. Los contratistas nos dicen que pueden emplear suficientes hombres, que en aproximadamente diez días lo pueden tener listo para que podamos habitarlo. ¿Ven? Rápidamente. Y sólo están esperando que la ciudad firme… Uds. saben, y tenemos que tener tanto espacio de estacionamiento, y tanto de esto; y ¡oh hermanos!, son varios trámites para, para comenzar a construir cualquier cosa.
38Pero a mí me gustaría estar aquí en la iglesia antes que regrese al campo de nuevo. Ahora, yo—yo tengo un llamado a Tanganica, Uganda, y por allí. Joseph tiene las reuniones preparadas para comenzar en febrero.
39Y ayer cuando llegué, habían unos hermanos y la Hermana Thoms y ellos, del exterior que habían venido, y encontré una nota colocada en mi puerta, una invitación de una—una asociación allá en Sudáfrica. Así que estoy escribiéndoles para ver qué se puede hacer. Quizás mientras estoy así de lejos, yo pueda llegar a Suráfrica, quizá, a—a finales de febrero y marzo y más o menos por ese tiempo.
40Y esperamos tener la iglesia construida, para que yo pueda dar estas Edades de la Iglesia antes—antes que entre el invierno, si es posible. Si no, o tendrá que ser cuando yo regrese de por allá, si el Señor Jesús tarda…
41Yo estaba escuchando ayer cuando estaba anotando, creo que fue anteayer, de una cinta. Pensé que la escuché tocando aquí esta mañana. Algún hermanito sureño había… su madre había venido a la reunión; ella tenía una malignidad en su pecho, y estaba bajo sombra de muerte. Y el Espíritu Santo, en una de las reuniones recientes en Southern Pines, creo que allí fue, o en algún lugar, le dijo a ella, le dijo acerca de la malignidad, y quién era ella, y de dónde venía; y le dijo que ella tenía un muchacho que era un descarriado, y que él iba a tener un accidente y estaría acusado de homicidio, y una cantidad de cosas así.
42Y este individuo… Aconteció todo exactamente de esa manera… Y su cáncer maligno o crecimiento maligno, mejor dicho, la dejó (lo cual, un crecimiento maligno es un cáncer, Uds. saben). Así entonces que eso—eso la dejó, y el muchacho estaba acusado de homicidio, y todo exactamente de la manera que el Espíritu Santo lo había dicho. Y él fue guiado a Cristo, nuevamente. Y él grabó una cinta de ello, y yo—yo la escuché tocando. ¿Se gozaron con esa conversación sureña? Dijo: “Por acá en Carolina del Norte…”, dijo él, [El hermano Branham imita el acento del hermano sureño—Ed.] Oh, yo simplemente amo eso, esos sureños. Y él había… El Señor simplemente lo ha bendecido en eso. Dijo: “Yo sé que Ud. dice que no predica doctrina, Hermano Branham, sino sólo a su congregación”, dijo, “nosotros somos parte de su congregación”. Así que eso fue muy gracioso de su parte decir eso.
43Y ahora, hay una fotografía… creo que quizás está en el cartel de anuncios esta mañana. Si no, Billy la pondrá allí. Muchas veces se ha dicho, cuando yo primero comencé a hablar, que decían: “Hermano Branham, Ud. sólo se imagina que Ud. ve esa Luz, esa Luz”.
44Probablemente haya escasamente… Pudiera haber algunos que aún quedan aquí, de los antiguos que recuerdan allá, antes que se tomaran las fotografías de Ello. ¿Hay alguien aquí que recuerda cuando dije eso, hace mucho tiempo atrás? ¡Miren! Sólo como cuatro o cinco manos: la Hermana Spencer aquí, y el Hermano y la Hermana Slaughter, y—y un Hermano aquí, y el Hermano por allá. Sólo hay como cinco o seis de los antiguos que quedan.
45Ahora bien, después de un tiempo, el ojo mecánico de la cámara captó esa fotografía. Y la enviaron a Washington, D.C., y pasó a través de los examinadores y regresó, no una—no una doble exposición ni nada. Dijo: “La Luz dio en el lente”. Ese es George J. Lacy. Allí tiene su nombre firmado. ¿Ven?
46Pues entonces, muchas veces me escuchan, miro y digo: “Hay una sombra oscura sobre esta persona. Tiene la sombra de la muerte”. ¿Cuántos me escucharon decir eso muchas veces? ¿Ven? Muchas veces. Bueno, resultó ser que la cámara captó eso. Y así que tenemos eso aquí.
47Una señora había venido a una hermana y le contó de la reunión en—en Carolina, donde tuvimos una reunión tan maravillosa, en Southern Pines… Y allí, la señora estaba muriendo con cáncer en ambos senos. Y los doctores la habían desahuciado a morir. Y la señora sencillamente reaccionó y tomó su fotografía exactamente cuando le dije quién era ella y de dónde había venido; y yo dije: “Hay una sombra oscura sobre Ud. La muerte le hace sombra”. Y la señora sencillamente tomó la fotografía de esto, y allí está en… El ojo mecánico de la cámara captó la sombra de la muerte.
48¿Algunos de Uds. han visto los Diez Mandamientos y vieron el ángel de la muerte, cómo entró, esa sombra oscura de aspecto tenebroso? Está en esta fotografía. Y yo creo que está en el cartel de anuncios. Si no, si Billy Paul puede oírme, pues, que él la ponga en el cartel de anuncios. Y tiene la flecha señalando a la persona. Y la persona… La sombra dejó a la mujer y… ella fue sanada milagrosamente. Pero hay como una capucha de humo oscuro acumulado alrededor y con una capucha sobre la señora, y suspendido sobre ese cáncer, así, saliendo de eso. Por supuesto, esa es la sombra donde la muerte se está derramando en ella debido al cáncer.
49Bueno, no importa cuánto uno trate de decirle a la gente la verdad, hay alguien que va a estar sospechoso que no es la verdad. Y si uno siempre dice la verdad, entonces uno sabe, que uno—uno está correcto.
50Yo tengo un amigo que es un—un ranchero allá en el oeste. Y—y la conservación pagó como cuatro mil dólares por un vehículo para la nieve para salir a contar la manada de alce que quedó allá en el Valle Troublesome. El señor Jefferies, quien ha estado aquí en la iglesia, yo lo guié a Cristo, era un ateo totalmente. Y Uds. me han escuchado contar la historia de nosotros cabalgando juntos. Y él no creía eso… en nada sino las éticas de Darwin, y que ese Bebé nacido virginalmente era tonterías. Y nosotros acampamos la otra noche justamente donde él aceptó a Cristo.
51Y así pues, este hombre le dijo; él dijo: “Mire, yo… Uds. Uds. no tienen que comprar ese automóvil—ese vehículo para la nieve”. Dijo: “Yo le diré exactamente cuántos alces hay allá arriba”. Dijo: “Hay diecinueve”. Dijo: “Había veinte—había veintiuno, y yo maté dos de ellos”. Y él estaba hablando con el guardabosques. Uno no debe matar sino uno. Así que él dijo: “Había veintiuno y yo maté dos de ellos. Quedan diecinueve”.
52Y él dijo: “Sí, Jeff, yo sé que tú mataste dos de ellos”. Él dijo: “¡Así es!”
53Bueno, ellos tomaron el vehículo para la nieve y subieron allá, y había diecinueve alces. Él dijo: “Billy, sólo dile a un hombre la verdad; él no la creerá”. Así que más o menos así es de esa manera. Uno puede decirle a le gente la verdad, y sin embargo ellos… Ha habido tanto mal entendido y—y mentiras sobre cosas, al grado que no creen que uno está diciendo la verdad cuando uno les está diciendo la verdad ¿Ven Uds.?
54Pero estamos tan agradecidos que tenemos un Padre Celestial quien confirma esa Verdad con una confirmación. Es verdad. Así que, si este fuese mi último día en la tierra, la… Aun la investigación científica y pruebas han probado que yo he dicho la verdad acerca de estas cosas. Eso es correcto; es verdad. Así que probablemente estará en el cartel de anuncios. Billy, ¿estás allí en el cuarto? ¿La tienes a la mano, la fotografía? Y si la tienes, bueno tráela aquí, y luego la puedes poner aquí, y ellos probablemente podrán verla. Bueno, yo no sé. Habrá una Luz en el—en el cartel.
55Y aquí está la—aquí está la fotografía aquí mismo. [El Hermano Branham muestra la fotografía—Ed.] Me supongo que no pueden verla, pero aquí mismo Uds. pueden ver esa capucha de sombra de muerte sobre la cabeza de esa mujer. Y aquí está el reportaje sobre ello aquí atrás, donde la señora tomó la fotografía y—para ver si verdaderamente se podía ver; y allí está allí—allí encima. Es la sombra de la muerte en forma de capucha. ¿La ven allá en esa? Yo creo que Ud. dijo que la ha visto, ¿ no es así Hermano Neville?
56Así que Billy probablemente la pondrá en el cartel de anuncios, si lo puede hacer. Billy vendrá a buscarla, y la llevará al frente, y la pondrá en el cartel, para que todos puedan verla, mientras salen. Él o Doc, cualquiera de los dos… Ahora, yo pensé que quizás lo podría mostrar lo suficientemente claro para que Uds. pudieran verlo, pero hay demasiada oscuridad para este tipo de fotografía. Pero él la tendrá allá para que Uds. puedan verla mientras salen. Ahora, recuerden todos los anuncios.
57Y ahora, esta mañana yo pensé que quizás hablaríamos un poquito sobre algo para animar a la iglesia, algo que le daría a Uds. más…
58[El Hermano Branham tiene una conversación con su hermano Edgar acerca de un reflector—Ed.] ¿Qué dice? Sí, Doc, si puedes. Sería bueno. Yo quiero usar esto aquí. Yo tuve… Algunos de ellos no lo tenían para ponerlo la semana pasada, así que pensamos que quizás daríamos un poquito más hoy. Yo quiero hablar sobre eso, porque tiene que ver con un—un sueño que tuvo una hermana.
59Me pregunto si la Hermana Shepherd está en la iglesia esta mañana. Yo la conocí la otra noche. Y era la primera vez que había visto a la mujer. En realidad, yo ni siquiera sabía quién era. ¿Está ella…? Creo que no está… Sí. ¿Le molestaría, sería algo fuera de lugar si yo me refiero a ese sueño? Hermana Shepherd, ¿no le molestaría a Ud., verdad? Muy bien, está bien. Y antes que abordemos eso, inclinemos nuestros rostros otra vez.
60Misericordioso Padre Celestial, te alabamos por toda Tu bondad y misericordia. Y ahora, tranquilízanos, Señor, para que podamos estudiar la Palabra del Dios viviente, mientras viene a nosotros por medio de visión y es confirmada por el Espíritu Santo, respaldada por la Biblia. Así que oramos que Tú nos des entendimiento, para que podamos saber qué hacer en estos últimos días mientras vemos los poderes malignos asentándose en nuestro alrededor. La batalla, la batalla final, está casi lista para ser peleada. Ayúdanos, Señor. Como verdaderos guerreros fuertes, que mantengamos el escudo de la fe levantado con la Palabra de Dios, la espada, y avanzando hacia adelante. En el Nombre de Jesús. Amén.
61Ahora, pensando en avanzar hacia adelante, en batalla, como una—una batalla puesta en orden, lista para entrar en acción, una— una verdadera batalla para pelear la batalla de fe…
62La Hermana Shepherd, aquí, y el Hermano Shepherd, quienes son unos amigos muy amables nuestros, y quienes asisten a este tabernáculo… Y ellos son preciosos hijos de Dios. Y—y esta Hermana Shepherd… cuando yo estaba recogiendo mi correo (los que Billy puede responder, simplemente alguien diciendo: “Envíeme tantos pañuelos de oración”. Y yo oro por ellos; él simplemente las responde. Pero cuando es una carta personal, tengo que contestarla yo mismo. ¿Ven Uds.?… Así que yo recogí mi correspondencia personal. Y estaba llevándola a casa, y yo estaba leyendo allí; decía: “De la Hermana Shepherd”. Y era un sueño que ella había tenido, ya hace algunos meses. Y ella nunca pudo entenderlo correctamente hasta hace dos o tres domingos cuando yo enseñé sobre estas—estas Siete Edades De La Iglesia y—y los—los siete frutos de Segunda de Pedro, como se requiere (Segunda de Pedro 1) para añadir a nuestra fe. ¿Ven?
63Primero: el fundamento es fe. Segundo: añada a su fe, virtud; a su virtud, conocimiento; de conocimiento, dominio propio, de dominio propio, paciencia; a paciencia, piedad; y de la piedad, amor fraternal, afecto fraternal; y luego amor siendo la piedra de corona – siete de esas cosas. Siete Edades de La Iglesia, ¿ven?, y siete estrellas de las Edades de la Iglesia, y eso todo es templado juntamente por el Espíritu Santo.
64Ahora, eso es lo que se requiere para llegar a ser un siervo de Cristo. Cristo edifica Su Iglesia en siete edades de la Iglesia, Su Novia, una Persona, Mujer, Iglesia. Siete edades de la iglesia constituyen y forman la Novia: algunos sacados de esta edad, y algunos sacados de esa edad, y algunos sacados de aquella edad, y todos juntos, formándola como una pirámide.
65Como Enoc quién edificó las pirámides, lo cual creemos… Y la piedra de corona nunca fue puesta en la parte de arriba, porque la piedra principal fue rechazada. Y lo tomamos ahora, no como doctrina, sino así como para entender… sólo para la iglesia aquí, que estas…
66Dios se perfecciona a Sí mismo en tres. Él se perfecciona a Sí mismo en Padre, Hijo, Espíritu Santo, tres oficios de un Dios. Él se perfecciona en justificación, santificación y bautismo del Espíritu Santo; perfectas obras de gracia. Él se perfecciona en tres venidas: La primera vez para redimir a Su Novia, la segunda vez para recibir a Su Novia, la tercera vez en el Milenio con Su Novia. Y todo es perfeccionado en tres. Y siete es el número de adoración de Dios; Dios es adorado en siete, completado. Ahora, perfeccionado y completado.
67Y la cosa extraña fue (no para introducir esto, sino sólo para mostrarles), el último venado que yo cacé tenía cinco puntos en un lado y tres en el otro. ¿Ven? Gracia y perfección.
68Ahora fíjense en esto, que Cristo… Dios escribió tres Biblias. La primera Biblia estaba en el cielo, llamada el zodiaco. Ahora, si Uds. no conocen el Libro de Job, olvídense al respecto porque—porque Job es el que lo explica: cómo es que él miró hacia arriba, y nombró esas cosas en el cielo.
69Y fíjense en el zodiaco, ¿con qué empezó? La primera cosa en el zodíaco es la virgen. La última cosa en el zodíaco es Leo el león: la primera venida de Cristo por medio de la virgen; la segunda venida, Leo el león, el León de la Tribu de Judá.
70Luego Enoc completó en su día, o allá en aquel día, la pirámide. Y eso… Por supuesto, no tenemos suficiente tiempo para respaldarlo y mostrar cómo es que esa pirámide fue formada a través de las cámaras y demás. Habla directamente del tiempo del fin. Ahora mismo están en la cámara del rey, de acuerdo a las medidas. Pero la piedra de corona nunca fue puesta sobre la pirámide. Y eso es una obra de arquitectura tan perfecta, o—o de albañilería, al grado que aun una— la pequeña navaja delgada de afeitar… Y ellos no saben cómo llegaron a construirla, no lo entienden – cómo pudiera pasarse una navaja de afeitar por los lados donde esa mezcla debería de estar y no hay nada de mezcla en ella. Está armada perfectamente.
71Entonces así es cuando Cristo y la iglesia llegan a ser uno. No hay mezcla en medio, no hay nada en medio, sólo Dios y la persona: Dios, Cristo, y la persona.
72Ahora, pero la piedra de corona, ellos nunca la han encontrado. ¿Saben Uds. de la piedra de “Scone” que tienen en Inglaterra donde ordenan a los reyes—o para—para coronarlos y demás? Pero la piedra de corona…
73Fíjense en el billete de dólar americano, Uds. lo verán en el billete de dólar americano. Por un lado, el lado izquierdo, está el Sello americano, un águila con las lanzas en su mano. Del segundo lado… Este es llamado El Sello de los Estados Unidos. Pero del lado opuesto está la pirámide, y sobre ella, un gran ojo. Y aquí abajo dice: “El Gran Sello”. ¿Por qué sería este el Gran Sello en esta nación, incluso por encima del sello de nuestra nación? ¿Ven? No importa lo que Ud. pueda hacer, Dios lo hace hablar de igual manera. ¿Ven? Él hace al pecador hablar de ello; Él hace que las naciones hablen de ello; todo tiene que hablar de Él, ya sea que Uds.—Uds. quieran creerlo o no. Allí está.
74Ahora fíjense, allí está un ojo, el ojo de Dios. Y el hecho que no tiene tapa, el sello de Corona, es porque fue rechazado, lo cual fue el Hijo de Dios, la Piedra Angular del edificio, el sello de Corona de la pirámide, y todo esto.
75Ahora bien, yo estoy… a mí no me gusta… Algunas veces ellos graban estas cosas, y eso llega entre hermanos en iglesias—de otras iglesias. Y cuando hacen eso, entonces los hermanos algunas veces reciben la impresión incorrecta, de que yo estoy diciendo algo acerca de los hermanos. Pero no es así. Yo… Si Uds. sólo pudieran escuchar y entender. ¿Ven? Yo no estoy hablando en contra de ningún hermano, porque eso no es apropiado, que hermanos hablen en contra el uno del otro. Debiéramos hablar a favor el uno del otro, no uno en contra del otro. Pero cuando yo hablo algunas veces de cierta organización como la presbiteriana, metodista, o demás, ellos dicen: “¿Ven?, él está en contra de ella”. Yo no estoy en contra del hermano allí, o de la hermana allí. El sistema que está separando la hermandad es en contra de lo que yo hablo. Los hijos de Dios son una familia y no—y no grupos diferentes.
76Y algunos de ellos dicen: “Yo no tendré nada que ver con eso porque eso es presbiteriano y yo soy metodista”. ¿Ven? Ahora, eso no es… ¿Ven?, es el sistema de esa organización lo que separa la hermandad. ¿Ven? Ahora, eso…
77Como he dicho: si alguno de Uds. estuviera navegando en el río en un bote de muy malas condiciones y fuese a intentar pasar las cataratas, y yo sé que eso no va a funcionar, pues entonces, yo no estoy gritando, reprendiéndole a Uds., estoy tratando de sacarlo de ese bote. ¿Ven?; porque es el bote el que se va a despedazar, y—y—y Ud. quedará en el agua. Así que—así que no es—no es el hermano en el bote, pero yo le estoy gritando al hermano para mostrarle lo que está a punto de suceder.
78Pues, todos estos sistemas que el hombre ha hecho en sus logros, tienen que despedazarse. Eso es todo. Ellos tienen que llegar… Nosotros tenemos que llegar a la unidad, a la hermandad. Ese ha sido mi propósito en la vida: tratar de unir y no de dividir una organización, pero que dejen sus ideas y sean hermanos con todo cristiano nacido de nuevo. Esa—esa es la idea; allí es donde yo me he parado.
79Ahora bien, si los hermanos lo notaran, yo… Muchos de nuestros hermanos, incluso en nuestras filas del Evangelio completo, ellos no creen que los bautistas y metodistas, y el luterano y demás tengan una oportunidad. Pero yo… Ahora, ellos quizás tengan razón pero yo no estoy de acuerdo con eso. Yo creo que la edad aquí, de la edad luterana, y esta edad aquí, la cual fue llamada, creo, la edad de Sardis, y luego la edad de Filadelfia para los metodistas, y luego la pentecostal, la edad de Laodicea… Yo creo que esas son edades, y Dios en cada una de esas edades tomó a un pueblo elegido. Y en eso, como dice Hebreos 11, que no fuesen ellos perfeccionados a parte de nosotros. ¿Ven? Pero ahora, la iglesia ha venido de esto, llegando a una minoría todo el tiempo, hasta que ha llegado a la edad pentecostal.
80Ahora, la razón que yo estoy diciendo esto, es para que Uds. puedan tener una idea sobre lo que la hermana soñó. Y su sueño es ciertamente una comparación a—a lo que yo he estado enseñando.
81Fíjense, esto aquí, todas estas cosas que Primera de Pedro el versículo seis y siete les dice, que por su fe, eso es primero. Ahora, yo digo que la gente afirma tener estas virtudes sin ni siquiera haber nacido de nuevo. Y creo que hice un comentario duro y dije que es como un pájaro negro tratando de ponerse plumas de pavo real y así hacerse un pavo real; él no puede hacerlo. Tiene que ser una pluma natural saliéndole a él. Lo interno de él tiene que producir esa pluma.
82Y siempre—y yo siempre he sido acusado de ser duro con nuestras hermanas con respecto a usar cabello cortado, y pintura en la cara, y demás cosas. Yo siempre he sido acusado de ser duro con nuestras hermanas. No—no es que tengo nada contra eso. Yo no digo que la mujer no es una buena mujer, que ella es alguna—una prostituta callejera o algo. Esa no es mi actitud. Sino que es esto: cuando ella se pone tanto artificial en lo exterior, muestra que hay mucho artificial en lo interior. ¿Ven? Donde debe ser llenado con Cristo. Porque lo exterior siempre expresa lo que está en el interior. “Por sus frutos los conoceréis”. ¿Ven Uds.? Y donde Cristo debiera estar presente, y preocuparse por Dios, y preocuparse por otras cosas, en vez de tanta pompa artificial, y—y Uds. saben, párpados verdes, y un aspecto inhumano, y toda esa clase de cosas… Yo simplemente no estoy a favor de eso; y no creo que la Biblia tampoco lo esté. Así que a mí—a mí me gusta ser exactamente lo que somos.
83Ahora fíjense, si ella no tiene uñas y quiere ponérselas, si no tiene dientes y necesita algunos, no tiene un brazo y necesita uno, no tiene cabello y necesita un poco, si uno no tiene estas cosas, eso es diferente. Pero cuando uno se saca sus verdaderos dientes buenos porque no están tan brillantes como deberían estar, entonces Ud. ha hecho mal. Si Ud. tiene cabello rojo y Ud. quiere negro, y Ud. va y lo tiñe de negro sólo porque… Ud. está haciendo mal. Sí, así lo creo. Pero la cosa principal… No hay Escritura para eso, sólo sobre cortarse su cabello, hay Escritura para eso, hay abundancia para eso. Así que entonces, queremos asegurar fuertemente que eso es correcto. Ahora.
84Ahora bien, nuestra hermana al soñar, ella soñó que ella… Bueno primero, ella estaba perturbada: “¿Qué sentido tiene continuar y tratar de luchar a través de la vida si Dios requiere que nosotros recibamos el Espíritu Santo y no lo tenemos?”
85Ahora, yo no creo… Quizás estén grabando esto, pero si ellos no… si ellos lo hacen, es sólo para la iglesia. ¿Ven? Ahora, y si algún hermano obtuviera esto, y Ud. oye mi voz, hermano, sobre esto, recuerde, yo sólo estoy enseñándole a mi iglesia. Ud. siempre, antes que su congregación… Examine las—las cintas, y si Ud. no quiere que su congregación las oiga, no les permitan escucharlas. Pero yo— yo sólo estoy tratando de decirle a este pequeño grupo aquí que yo— que el Hermano Neville y yo, por el Espíritu Santo, estamos tratando, de—de pastorear y enseñarles.
86Ahora, hay algunas de estas cosas con las que Uds. podrían diferir miserablemente. Así que si las hay, como siempre he dicho acerca de comer pollo frito: cuando uno muerde el hueso, uno no bota el pollo, uno sólo bota el hueso. Así que siempre hagan eso. Al comer pastel de cereza y uno se topa con una semilla, uno no botaría el pastel, uno sólo bota la semilla. Así que Uds. hagan lo mismo al escuchar.
87Ahora, yo—yo creo que—que la—la razón que hay tanta confusión hoy acerca del Espíritu Santo, es porque no es enseñado correctamente. Yo creo que el bautismo es enseñado, y sólo dicen: “El bautismo”, pero entonces el… como uno dice, “automóvil”. Pero ahora, yo tengo varios mecánicos en esta iglesia, y yo no sé nada al respecto, así que si yo cometo un error, hermanos, yo… recuerden que yo no soy mecánico.
88Tiene que haber bobinas, y bujías, y platinos, y válvulas, y todo lo demás que conforman el automóvil. Y cuando uno habla acerca del bautismo del Espíritu Santo, hay mucho que va con eso. ¿Umm?¿Ven? Hay mucho que va con eso. Y aquí está como creo yo que Dios está probando que el Espíritu Santo está aquí. ¿Ven?
89Ahora, Pedro dijo primero: fe. Ahora obsérvenlo atentamente. Vamos a enseñar esto por unos momentos. Ahora, lo primero es fe. Y añada a su fe, virtud; a su virtud, conocimiento; a su conocimiento, templanza; a su templanza, paciencia; a su paciencia, piedad; a su piedad; amor fraternal, afecto fraternal, y luego amor. Y cualquiera sabe que amor es Dios. Dios es amor. ¿Ven?
90Ahora, eso es—después de esto y luego al traer esto en las Siete edades de la iglesia, Dios está edificando en Siete edades de la iglesia una Novia para Cristo. Por medio de Filadelfia, Tiatira, y Pérgamo, y Esmirna, Efeso una edad de la iglesia que Jesús dijo: “Si el—si el Novio viene en la primera vigilia o en la séptima vigilia, todas estas vírgenes despertaron”. Ellas fueron—ellas despertaron, las vírgenes de Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia, y Laodicea. ¿Notaron Uds. eso? Era la séptima edad cuando Él vino y despertó a esas vírgenes durmientes. Eso las trajo desde allá hasta aquí, (¿ven?), porque en esto, a través de los años, edades, Él ha edificado una Novia, hizo nacer una Novia, engendró una Novia en la tierra para Cristo. Y de la misma manera que Él engendra esta Novia, Él ha engendrado individuos.
91Ahora, estoy fijando esto como una base, para que Uds. entiendan cuando el sueño de la hermana esté siendo contado.
92Ahora, estas cosas aquí deben absolutamente estar en el cristiano antes que el Espíritu Santo lo selle, antes que esto descienda en la cúpula y forme una unidad completa.
93Ahora, el sueño de nuestra hermana. Ella estaba preocupada de que si tenía el Espíritu Santo o no. Cuando ella se acostó en el sofá, donde su esposo estaba leyendo un periódico (y ella tiene pequeñitos, como los tengo yo, y siempre están haciendo ruido y cosas), y así que en esto ella se quedó dormida aproximadamente como por diez o quince minutos; y ella soñó. Y ella nunca pudo entenderlo o captarlo completamente desde hace un año, casi, hasta que este Mensaje fue enseñado. Entonces mientras yo lo estaba enseñando, se le vino todo de nuevo.
94Y ella soñó que estaba orando. Ella estaba caminando primero por el piso, antes que soñara, y estrujándose las manos, y pensando: “Señor, ¿habré recibido el Espíritu Santo? ¿Me lo puedes comprobar? Algunos dicen que por causa que—que gritaron, o algunos dicen que porque hablaron en lenguas. (Y nosotros creemos en todo eso.) ¿Pero realmente lo tendré?”
95Yo creo en todas esas cosas, esas virtudes: hablar en lenguas, y gritar, y toda clase de demostraciones. Yo creo en todo eso. Pero si está allí sin esto, hay algo errado. ¿Ven? Ahora, ¿Ven? Uds… Vean, Uds.—Uds. tienen una cáscara.
96Fíjense, y ella estaba preocupada al respecto, así que se acostó en el sofá, donde su esposo estaba leyendo, y se quedó dormida. Y ella soñó que estaba arriba de una montaña. Y en esa montaña… lo mejor… no tengo el papel delante de mí, pero creo que es así: ella soñó que ella vio una—una, como una caja de roca, como una armazón colocada en la parte de arriba de esta montaña. Y su esposo estaba un poco atrás de ella. Y ella vio a un hombre grande parado allí con ropa de trabajo, mangas remangadas, vaciando el agua más pura que ella jamás había visto y vaciándola en esta caja, esta caja de roca colocada en la parte de arriba de la montaña. Y la caja de roca no retenía el agua; y se fugaba y sacaba toda la basura y palos y todo de allí, lo sacaba y lo rodaba montaña abajo. Y rodó por sus pies y ella estaba parada justamente en esa cosa; sólo que no se le pegó a ella. Y—y entonces ella preguntó porqué la caja no la retenía, y el hombre dijo: “Eso no es agua. Eso es el Espíritu Santo”, y dijo: “Nada lo retendrá”.
97Y dijo: “Entonces él regresó y cogió otra cubeta grande y estaba llena de miel y vació la miel allí adentro y dijo: ‘Ahora sí, eso retendrá esto’”. Y ella pensó que la caja era—la caja de roca iba a reventar y derramar la miel pero no se reventó. Finalmente se sostuvo y la retuvo.
98Ella volteó y bajó por la montaña. Al bajar por la montaña, ella se detuvo al pie de la montaña y miró hacia atrás. Ella vio cinco corrientes de esta cristalina agua pura, no contaminada por las cosas por donde había atravesado, pero todavía pura y clara bajando rápidamente. Entonces disminuyó; luego casi se desvanecía. Y ella estaba preguntándose si eso alcanzaría el pie de la montaña, las cinco corrientes; y ella despertó. Yo creo que eso está más o menos cerca de lo correcto, ¿no es así Hermana Shepherd?
99Ahora, apenas tomé la carta y la abrí, y antes de leerla, yo vi su sueño. Ahora, esa es la manera que los sueños son interpretados. Miren, muchos de Uds. han venido a mí con sueños y—y me dicen cosas acerca de sueños. Yo digo: “Espere un momento. Ud. no lo contó todo”. ¿Ven? Y vuelvo y lo termino. Entonces si Ud. no sabe decir lo que soñó, ¿cómo sabe Ud. que la interpretación es correcta o no? ¿Ven? Uno tiene que tener—uno tiene que ver el sueño. Una visión tiene que mostrar el sueño. Y cuando uno ve el sueño que la persona soñó y puede contárselo antes que se lo puedan contar a uno, entonces Ud. sabe que la interpretación…
100Bueno, yo creo que eso también está en la Escritura. Daniel una vez (¿No fue eso correcto?) Dijo… Sí, yo creo… acabo de pensar en eso en ese momento. ¿Ven? Pero uno siempre ve el sueño, ahora, si la interpretación es correcta. Una persona comienza a contarle un sueño, uno simplemente la detiene, y dice: “Espere un momento. Y fue tal y tal, fue tal y tal, más tal y tal”. Y entonces Ud. puede decir: “Eso es exactamente correcto”. ¿Ven?
101Un hombre el otro día estaba tratando de contarme un sueño que soñó. Él dijo: “Bueno”, dijo él… Yo dije: “Mire hermano, ¿por qué omitió Ud. la otra parte?” Él dijo: “¿Cuál otra parte?” Yo dije: “Ud. soñó que Ud. tiró una roca en el aire, y yo le disparé y un poco cayó en mi ojo”. Él dijo: “Eso es exactamente la verdad Hermano Branham”.
102Y me acaban de sacar el último pedazo de eso ayer. Ajá. Así que allí lo tienen. ¿Ven? ¿Ven Uds.? Porque Uds. no permiten… Digan la verdad al respecto. Pero, vean Uds., siempre le vuelve a revelar lo que—les dice su sueño, lo que Uds. soñaron. Entonces Uds. saben que es correcto.
103Ahora, aquí está la interpretación de su sueño. Ella estaba preocupada acerca del Espíritu Santo. Ahora, entretanto que ella vio la caja en la parte de arriba de la montaña, que era la roca, caja de roca es “roca de confesión”. Ahora, como Jesús en la Escritura, Él dijo… Pedro dijo… Jesús dijo: “¿quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” Uno dijo: “Tú eres Elías, y Moisés, y demás”. Y Él dijo: “¿Pero vosotros Quién decís que soy Yo?” Él dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”.
104Ahora, algunas personas dicen… Miren, la iglesia católica dice, la iglesia católica romana dice que Su—lo que la roca era que Jesús dijo: “Sobre esta roca edificaré Mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella”… Ellos dijeron que fue sobre Pedro, y que Pedro era esa roca, porque Pedro significa “piedrecita”. “Y sobre esta piedrecita Yo edificaré Mi iglesia” Y sobre Pedro – la sucesión apostólica – ellos edificaron la iglesia.
105Entonces la iglesia protestante dice: “Eso está mal”, que era sobre Sí mismo que Él edificó la iglesia.
106Ahora, no para ser polémico, pero yo—a mi manera de verlo, ambos están mal, porque Él no la edificó sobre Pedro, ni tampoco la edificó sobre Sí mismo, sino sobre la revelación de Pedro de Quién era Él. ¿Ven? “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?” “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”.
107“Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre (algún seminario. ¿Ven?); sino Mi Padre que está en los Cielos te lo ha revelado a ti. Tú eres Pedro, sobre esta roca (de confesión, sobre esta revelación), Yo edificaré Mi iglesia”. Y eso ha sido…
108Cada edad de la iglesia ha tenido esa roca de confesión hasta esta roca de confesión de Laodicea. Y ahora, uno no puede hacer una iglesia santa. No hay tal cosa como una iglesia santa u organización santa. El Espíritu Santo puede ser predicado en ella, pero allí adentro uno encuentra bueno y malo, renegados, indiferentes, y todo lo demás. Así que una organización no retiene… No se puede decir: “Nosotros lo tenemos todo; nadie más tiene nada”. ¡No, señor! El Espíritu Santo es derramado sobre individuos. Es el individuo.
109Así que por lo tanto, la roca… Esta iglesia pentecostal del último día, la cual ha recibido el Espíritu Santo como lo recibieron al principio… A través de las edades, ellos recibieron el Espíritu Santo, pero no en la medida que lo tienen ahora; porque es una restauración a como fue al principio. Como vimos los candeleros, Alfa y Omega, cómo es que ellos encendieron la primera vela: fue más alto y más alto, y se puso más oscuro y más oscuro, y luego volvió nuevamente (¿ven?), primero y último, y así por el estilo.
110Ahora, pero en esta edad de la iglesia el Mensaje está siendo derramado en la iglesia. Pero el cuerpo de la iglesia, en sí, en total… Como el—diríamos este tabernáculo; aquí es donde ella asiste a la iglesia. Este tabernáculo no es un tabernáculo del Espíritu Santo. No existe tal cosa. Individuos que vienen a la iglesia son tabernáculos del Espíritu Santo. Ellos son tabernáculos que contienen el Espíritu Santo, pero no la iglesia como el cuerpo, como grupo. Por lo tanto se derrama.
111Pero, este hombre quien vaciaba el agua, el mensajero a la iglesia, vaciando el Mensaje en la iglesia… ¿Pero qué estaba haciendo el agua? Estaba hirviendo y sacando toda la basura que había allí. Eso es lo que hace el Espíritu Santo: le hace hervir.
112Ahora bien, la miel representó amor fraternal, afecto fraternal, lo cual es esta edad. Les acabo de hablar de eso (¿ven?) del afecto fraternal, la edad en que ahora estamos viviendo.
113Ahora, Uds. quizás digan: “Mire, a mí—a mí—a mí en verdad no me cae bien el hermano Neville”, o, “a mí en verdad no me cae bien el hermano Jones; a mí no me cae bien el hermano Fulano de Tal”, y algo así. Pero sólo permitan que algo le suceda a él; hermano, su corazón se parte. Eso casi lo mata a uno. ¿Ven? Nosotros podemos obtener afecto fraternal y sentir el uno por el otro. ¿Ven? Pero mantener en un grupo de gente…
114¿Por qué se interesa Ud. por ese hermano? Porque Ud. ha partido el pan con él aquí frente al altar, así como lo harán esta noche; Ud. ha tenido compañerismo con él; Uds. se han estrechado las manos; Ud. ha adorado con él. Él es su hermano. Y él pudiera hacer algo en la carne con lo que Ud. pudiera estar en desacuerdo, por lo que Ud. como que se aleja (lo cual Ud. no debiera hacer), lo evita a él un poco. Pero en el fondo de su corazón, si algo le pasa a ese hermano, eso casi lo mataría a Ud., o a esa hermana.
115Yo soy—yo ya soy un hombre viejo. Yo una vez fui joven y ahora ya estoy viejo. Yo he visto esto a través de la edad. Escucho a gente decir: “Bueno, yo simplemente no tendré nada que ver con él”. Y algo le pasa a ese hombre, que casi lo mate; él piensa: “Oh Dios, yo dejé que mi hermano partiera sin nuevamente reanudar mi amistad con él” ¿Ven Uds.? ¿Ven? Vean, es amor fraternal. Parece que no pega, pero sí pega. La miel la hace pegar.
116Ahora, entretanto que ella vino de allí, bajando la montaña hasta el pie de la montaña… Ahora, esta gloriosa agua estaba brotando sobre los montes en cinco arroyos. Ahora, cinco es el número de gracia: J-e-s-ú-s, f-e, g-r-a-c-i-a [En inglés, gracia y fe tienen cinco letras—Traductor.] ¿Ven? Cinco es el número de gracia. Cinco arroyos estaban derramándose de aquí arriba, del depósito, por aquí. Y cada una de estas edades tenía esa roca de confesión. Los santos están durmiendo, esperando, esperando, esperando, esperando (¿ven?) hasta esta edad, pero ya pronto, el Espíritu Santo, siendo derramado de Cristo, vendrá y sellará la Iglesia, luego la Iglesia será raptada. Será una completa unidad de Dios, una Novia para Cristo, quien será la cabeza de todas las cosas. ¿Ahora me entienden?
117Ahora, ella se estaba preguntando… Miren, en su sueño ella se estaba preguntando, si este pequeño arroyo, si este pequeño arroyo llegaría hasta abajo. ¿Ven? Estaba quedando seco. Ahora, siendo que ella misma…. Ahora aquí está a lo que yo quiero que Uds. capten. Ella se estaba preguntando acerca de sí misma, que si ella tenía el Espíritu Santo.
118Ahora, yo evité decir esto hace unos cuantos días, pensando que la iglesia sería lo suficiente espiritual para captarlo (y quizás es mejor que yo apague esta cinta ahora mismo, pero – porque no quiero que esto salga entre los hermanos); pero uno pudiera hablar en lenguas, uno pudiera gritar, uno pudiera danzar, uno pudiera echar fuera demonios, hacer cualquier cosa que quisieran, y aún no tener el Espíritu Santo.
119¿No regresaron esos discípulos regocijándose y gritando, porque los demonios se sujetaban a ellos? Y Jesús… Allí mismo entre ellos estaba Judas. ¿No dijo Jesús que en aquel día, cuando Él venga, que: “Muchos vendrán a Mí y dirán: ‘Señor, no he echado fuera demonios y en Tu Nombre hecho obras poderosas’, y Yo les diré: ‘Apartaos de Mí, obradores de iniquidad, yo no os conocí’”? Esas cosas no son indicaciones del Espíritu Santo. “Por sus frutos los conoceréis”.
120Ahora, Uds. dicen: “Hermano Branham, nosotros… deberíamos nosotros hablar en lenguas?” Absolutamente, esos son dones de Dios. Pero esos dones de Dios sin esas virtudes en ellos, crean una piedra de tropiezo para el incrédulo. No—no es aceptado por Dios. Esto tiene que ser primero. Y cuando Uds. tienen fe, virtud, conocimiento, templanza, paciencia, piedad, y afecto fraternal, luego el Espíritu Santo desciende y los sella a Uds. como una unidad, así como Él sella las edades de la iglesia como una unidad. De la manera que Él forma Su Novia es la manera que Él forma Su individuo: formado del mismo material, así como Eva fue formada de Adán, una costilla del costado. Aquí están las cosas que Uds. tienen que tener primero. Uds. no las pueden personificar, no las pueden imitar; ellas tienen que ser enviadas de Dios y nacidas de Dios. La imitación sólo causa confusión.
121Es como yo dije: ¿Pudieran Uds. imaginarse viendo a un buitre sentado allí con una pluma de paloma metida en sus alas, diciendo: “Miren, yo soy una paloma?” Él no es una paloma, es un buitre, ave de rapiña.
122¿Pudieran Uds. imaginarse a un pájaro negro con una pluma de pavo real en sus alas y diciendo “¿Ven…?” Eso es algo que él se puso. Pero tiene que venir desde adentro hacia fuera, y produce el Cristianismo. Dios, por el poder del Espíritu Santo…
123Nuestra hermana tenía sus pies mojados cuando ella llegó hasta abajo. Todos nosotros sabemos que la hermana Shepherd es muy caritativa… Su casa está abierta. Ella y el Hermano – No importa si es un vagabundo, mendigo, o sea lo que sea, ellos lo alimentarán, harán cualquier cosa que puedan para ayudarlo. Oh, Dios aceptó eso, la parte del fundamento de ella. Y aquí está…
124Ahora, capten esta lección. Aquí está lo que está mal con el—con el… (yo no debiera encenderla para esto.) Aquí está lo que está mal con el Tabernáculo Branham. ¿Ven Uds.? Hay dos clases diferentes de fe; hay dos clases diferentes de virtud, como lo expliqué el otro día; dos diferentes clases de conocimiento; dos diferentes clases de templanza. Uno piensa que es prohibición. Ellos tienen… Esa no es la clase de templanza de la que Dios está hablando. Es ese temperamento impío, incontrolable que Ud. tiene, y cosas de ese tipo, hablando descaradamente, discutiendo.
125Paciencia y demás, hay una burla de eso, un fingimiento de serlo, una fe dada naturalmente, una virtud dada naturalmente. Hay una templanza dada naturalmente. Y todas estas cosas son dadas naturalmente.
126Y la mayor parte de nuestra fe es fe mental. [Espacio en blanco en la cinta—Ed.] Al oír la Palabra… nos trae a un reconocimiento mental de Dios. Pero si esto viene de arriba, oh hermano, si alguna vez le da a esto, hay una fe piadosa espiritual. Entonces, ¿qué hace esa fe? Esa fe reconoce únicamente la Palabra. No importa lo que alguien más diga, sólo reconoce la Palabra, porque En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. (Y la Palabra todavía es Dios.) Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros… Y cuando la Palabra misma es derramada en nuestra fe, nuestra fe mental llega a ser una revelación espiritual… “Y sobre este fundamento Yo edificaré Mi iglesia” ¿ven?, no sobre un concepto mental de unirse a la iglesia, un concepto mental de eso, pero sobre la revelación. Cuando esos arroyos de gracia se hayan derramado en esa fe mental que Ud. tiene, entonces sobre esto, una revelación espiritual: “Yo edificaré Mi Iglesia y las puertas del infierno no pueden prevalecer contra Ella”. ¿Ven? Eso muestra que estarían contra Ella, pero no prevalecerán. ¡Oh, qué cosa más gloriosa!
127Ahora, vean, la fe, estos cinco arroyos… Yo tenía aquí un pedazo de tiza, pero creo que él no la sacó. Pero los cinco arroyos que Uds. ven descender por aquí templan todo esto. Ha sido el Espíritu Santo que formó la iglesia de Efeso. Fue el Espíritu Santo que hizo nacer la iglesia de Esmirna. Fue el Espíritu Santo que dio a la iglesia de Pérgamo, y a la iglesia de Tiatira en la Edad del Oscurantismo. Es el Espíritu Santo que ha edificado esa Novia, los Elegidos, que han sido sacados de todos los sistemas de organizaciones a través de las edades. Y hay una Elegida, una Novia predestinada de Jesucristo que el Espíritu Santo ha llamado fuera, los Elegidos. Y ha sido el Espíritu Santo en esta edad, esa edad, aquella edad, esa, esa, esa, esa, esa hasta la parte de arriba; el Espíritu Santo.
128Y ahora, así como en los individuos, estas virtudes y cosas como conocimiento y templanza, son añadidas a nuestra fe, entonces cuando la Piedra de Corona viene, el Espíritu Santo lo une como cemento. Allí está el bautismo del Espíritu Santo. Por eso es que carecemos tanto de eso hoy.
129Permítanme ver aquí. Yo tengo algunos textos anotados aquí. Veamos. Yo tenía un bosquejo dibujado aquí de—para su sueño. ¿Ven? Uds. no lo pueden ver de allá.
130Ahora, viniendo del Espíritu Santo, ¿qué viene? Entonces Él le dará a Uds. fe sobrenatural, fe espiritual, que está aquí abajo. Entonces esa fe espiritual reconoce sólo la Palabra. No importa lo que alguien más dice, no—no sirve de nada. Eso sólo reconoce la Palabra. Si alguien dice: “Los días de los milagros han pasado”, esa fe sólo reconoce la Palabra.
131Alguien dice: “No hay tal cosa como el bautismo del Espíritu Santo”. Esa fe sólo reconoce la Palabra. Esa es verdadera fe espiritual. ¿Ven Uds.? Eso es correcto. ¿Ven? Sólo reconoce la Palabra.
132Entonces, ese era número uno. Número uno, viniendo a Uds., su fe mental, aquí mismo, aquí viene el Espíritu Santo, descendiendo a su fe mental, convirtiéndola en una fe espiritual. Entonces la fe espiritual sólo reconoce la Palabra.
133Ahora, y número dos… tres. Entonces Ud. tendrá espiritual… Ud. será—tendrá el Espíritu Santo, y eso sellará todas estas cosas dentro de Ud., a medida que ese Espíritu Santo cubre esto. Desde su fe hasta que el Espíritu Santo lo sella a Ud. adentro con Cristo, entonces Uds. llegan a ser uno. Amén. (Quita esta cosa de mi camino. Es difícil para tus brazos). Uds. llegan a ser uno. Vean, Ud. y Cristo viven juntos. “En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en el Padre, el Padre en Mí, y Yo en vosotros, y vosotros en Mí”. ¿Ven? entonces esa es una unidad sellada del Señor Dios. Ahora, y entonces ellos son vindicados y colocados. Cuando ese tiempo acontezca, ellos llegarán a ser hijos e hijas vindicadas de Dios.
134¿Recuerdan Uds. en el Libro de Mateo, el capítulo 17, del versículo 1 al 5, a Jesús en el Monte de la Transfiguración? Uds. me han escuchado… A Él Oíd, ese sermón que prediqué aquí hace como un año, llegó a ser tan popular, A Él Oíd. La colocación de un hijo en Efesios 1:5 también: “Dios nos ha predestinado a la adopción de hijos”.
135Vean, una familia… Cuando un hijo es nacido en ella, desde entonces es un hijo. Pero ese hijo tenía tutores para criarlo. Y si ese hijo no llegaba a la—a ser la clase correcta de hijo, él nunca llegaba a ser heredero. Pero si él era el hijo correcto, y el hijo que obedecía a su padre, entonces ese hijo era adoptado o colocado posicionalmente. Él llagaba a ser heredero de lo que el Padre tenía.
136Y eso es lo que Dios estaba haciendo en el Monte de la Transfiguración. Cuando Él tomó a Su propio Hijo, después que Él había demostrado ser el Hijo correcto (¿ven?), y había resistido todas las tentaciones, Él lo llevó al Monte de la Transfiguración y lo cubrió.
137Uds. saben, en el Antiguo Testamento tomaban a un hijo, lo vestían con una vestidura muy bonita, y lo colocaban ante el público. Y celebraban una ceremonia de colocación, o la llamaríamos adopción. Allí en Gálatas, es donde pienso que Pablo se refiere a hijos adoptivos.
138Ahora, al colocar un hijo… Los ministros entenderán, y lectores espirituales de la Biblia, colocando a este hijo... En otras palabras, el hijo ya era un hijo cuando él nacía. Allí es donde nuestra gente pentecostal cometió su error. Habiendo nacido en la familia por el Espíritu Santo, eso es correcto, pero entonces debemos ser la clase correcta de hijos, instruidos por el tutor correcto. ¿Ven?
139Ahora, si un hombre allá en la edad antigua pensaba en su hijo, y él quería que él fuera un hijo correctamente formado, él conseguía al mejor tutor que pudiera encontrar, al mejor maestro; porque él quería que su hijo llegara a ser como su papá. ¿Ven? así que él conseguía al tutor adecuado.
140Ahora, si un hombre en la tierra piensa en al mejor tutor, ¿qué de Dios nuestro Padre? Ahora, Él no consiguió obispos, y cardenales, y sacerdotes; Él consiguió al Espíritu Santo para que fuera nuestro Tutor. Y el Espíritu Santo es nuestro Maestro. Y Él—Él está en la Iglesia, y Él lleva mensaje al Padre.
141Y entonces, ¿qué si el padre, o el tutor llegaba y decía: “Bueno, Padre…?” Ahora, Él no va a conseguir a alguna clase de tutor que quiere ser exaltado, Uds. saben, tener rango, como decimos; para decir: “Oh, si yo le digo al Padre algo acerca de… Ese muchachito es un renegado de todas maneras, pero si yo—si yo le digo al Padre, el Padre pudiera darme un aumento”. Ese no es un tutor correcto. Un tutor correcto es uno que es sincero, y dice la verdad. Y el Espíritu Santo dice la verdad cuando Él viene delante de Dios, por nosotros. Sí.
142Así que Él se presenta. ¿Qué piensan Uds.? Él se avergonzaría hoy al decir: “Todas tus hijas se están cortando el cabello, y Tú les dijiste que no lo hicieran. Tus hijos son de una mente tan organizacional que ellos ni siquiera pueden verse el uno al otro, y eso es… Y están adoptando esto por esto y esto por aquello”. Cómo deberá Él avergonzarse. Pero cómo le gustaría a ese Tutor llegar y decir: “¡Oh, vaya! Ese hijo es un verdadero hijo. Él es exactamente como el Padre”. Oh, cómo le gustaría decir eso. ¿Ven?
143Entonces el Padre se llena de orgullo y dice: “Este es Mi hijo”.
144Eso es exactamente lo que Dios hizo en el Monte de la Transfiguración. Noten Uds. que allí aparecieron Moisés y Elías. Y Pedro, todo emocionado, por lo sobrenatural que ocurrió, él… Pedro se emocionó y dijo: “Edifiquemos aquí tres enramadas: una para Ti, y una para Moisés, una para Elías”.
145Mientras él aún estaba hablando, Dios lo cayó. Él dijo: “Este es Mi Hijo amado, en quien tengo complacencia. A Él oíd”. ¿Ven? Dios se puso al fondo y: “Este es Mi Hijo”.
146Moisés representó la ley. Los profetas representaron Su justicia. No pudimos vivir por medio de Su ley. No pudimos vivir por medio de Su justicia. Yo no pido justicia; yo quiero misericordia, no justicia. Yo no puedo guardar Su ley, y no puedo cumplir con Su justicia; pero necesito de Su misericordia. Y Dios dijo que la ley y la justicia fueron cumplidas en Él. “Él es Mi Hijo amado. A Él oíd. Ese es Él. Ese es Aquel”. Ahora, en el Antiguo Testamento cuando ese hijo era adoptado o posicionado en la familia, su nombre era tan bueno en el cheque como era el de su papá. ¡Sí, señor! No tenían un… Tenían un anillo en aquellos días, una—una señal, o sello; y escupían en él [El Hermano Branham hace un sonido como cuando alguien escupe y golpea el púlpito con el puño.—Ed.], y lo colocaban. Ese era un sello. Eso era igual que… Él usaba el anillo de su papá, su—su sello; y eso valía igual que su papá.
147Ahora, cuando Jesús hubo sido obediente, o sea Jesús obediente a Dios, Dios lo colocó a Él posicionalmente: “Este es Él”.
148Ahora, cuando el miembro es nacido por el Espíritu Santo en la familia de Dios y ha probado tener estas virtudes en él, que Dios puede ver virtud, conocimiento, templanza, paciencia, afecto fraternal, y piedad en él, entonces Dios lo sella o lo posiciona. Y allí es cuando Uds. pueden ver los hijos e hijas de Dios.
149Entonces Efesios 4:30 dice: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados hasta el día de vuestra redención”. Ahora, para algunos de Uds. bautistas que quieren basarse en seguridad eterna, bien, si Uds. llegan a esta etapa, yo me paro juntamente con Uds. en seguridad eterna, si Uds. llegan a ese lugar. Pero sólo por decir, cualquiera dice: “Yo iré y me uniré a la iglesia bautista”; “yo soy un presbiteriano”; “yo tengo seguridad eterna”; eso está mal. Su propia vida prueba que Ud. no lo ha recibido. Hasta que esto esté allí y Dios lo haya adoptado y sellado por el Espíritu Santo en Su Reino… Entonces esto no tiene otra salida. Ud. está eternamente seguro. “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual todo vuestro ser y vuestras virtudes piadosas están selladas hasta el día de redención”.
150Yo creo que hay una Novia que es predestinada. Yo creo que Dios dijo que Él tendría una Iglesia sin mancha ni arruga. Yo creo en predestinación: que la Novia es predestinada; Ella tiene que estar allí. Yo espero estar con Ella. Eso es… ¿Ven? Yo estoy con ella. Ahora, depende de mí ocuparme de mi propia salvación con Dios hasta que estas cosas sean aprobadas por Dios y después sellado en el Reino de Dios. Allí está el Espíritu Santo. Allí están las obras genuinas de Dios. Sellado hasta el día de redención. Ese era su sueño. Yo pensé que era hermoso.
151Ahora, por lo tanto, cuando Ella hace eso, cuando la Iglesia llega a este lugar, o el individuo… La iglesia va a estar allí. Permítanme decírselos muy bien para que Uds. lo capten: La Iglesia ha sido predestinada para estar allí. Yo quiero estar con Ella, pero la única manera de yo estar con Ella, es siendo parte de Ella.
152¿Cómo llego yo a ser parte de Ella? Al estar en Ella. ¿Cómo entro yo en Ella? Por un bautismo, por un Espíritu. Primera de Corintios 12: “Por un solo espíritu fuimos todos bautizados en un Cuerpo”, un Cuerpo, bautizados en Él.
153Pero Ud. no puede meter estas cositas, y decir: “Yo hablé en lenguas. Yo lo tengo”. Uds. salen de aquí, enojados, y dicen groserías, y se comportan indebidamente (¿ven?), eso es ponerse plumas de pavo real en un—un cuervo. ¿Ven? No se puede hacer eso. Su propia vida prueba que no es así. Pero cuando estas cosas están operando en Ud. por medio de Dios, entonces Ud. está sellado. Entonces no hay un fingimiento al respecto. Ud. simplemente es lo que es. Allí es cuando visiones, obras perfectas del Espíritu Santo de Dios, todo es manifestado. ¿Debido a qué? Ud. y Cristo llegan a ser uno ( yo espero que eso se entienda), Ud. y Cristo llegan a ser uno.
154Yo tenía algo más anotado aquí que quería recordar. Nos trae al lugar de Vida, entonces uno llega a ser—tiene Vida Eterna.
155Ahora, yo tengo aquí el léxico griego, El Diaglott Enfático. Yo lo estudié el otro día sobre una palabra.
156Ahora, en Juan 14—o Juan 3:16, encontramos que en un lugar dice, “tenga Vida perpetua”; en otro lugar dice, “tenga Vida Eterna”. Pero en el—en la versión griega, en el hebreo dice: “Vida sin fin”. En la palabra griega, está A-i-n-i-o-a-n… casi como “eón”. Eón es un espacio que no puede ser… Es un número que no puede ser contado. Es más allá de millones, trillones, billones. Pero esto es un aionion de tiempo: Vida Eterna. Y la palabra en inglés para eso es eterno. Nosotros lo conocemos como eterno, Aionion o Vida sin fin. ¿Ven?
157Y si Ud. tiene Vida sin fin, ¿cómo puede perecer? Ud. ha llegado a ser parte de lo Eterno, y solamente hay una cosa eterna. Satanás no es eterno. ¡No! Él—él llegó a ser satanás. El infierno no es eterno. El infierno fue creado; no es eterno. Y estos cuerpos no son eternos; fueron creados. Pero el Espíritu de Dios es Eterno. Nunca tuvo principio, y no tiene fin. Y la única manera que podemos tener Vida Eterna (de esa palabra griega Zoe, lo cual significa “La propia Vida de Dios”), nosotros hemos—nosotros llegamos a ser una parte de Dios cuando llegamos a ser hijos e hijas de Dios, y tenemos una Vida Aionion. Así que la parte que vive, nosotros, que reconocemos esta Palabra desde aquí hasta allá, que reconocemos, es Vida Aionion, Vida sin fin. Es la propia Vida de Dios en nosotros. Amén. ¡Fiu!
158El otro día, en el viaje, yo tuve una discusión con los Testigos de Jehová. Ahora, sin faltarle el respeto a la creencia de nadie. Tenemos bastantes de esos convertidos sentados aquí, de los Testigos de Jehová. Uno de nuestros síndicos de la iglesia es Testigo de Jehová… lo era, y fue salvo, él y su familia. Su padre era un lector, el Hermano Wood y ellos. Ahora todos su hermanos y hermanas, casi todos ellos han venido y han recibido el Espíritu Santo, debido a las visiones de Dios diciéndoles lo que hicieron y lo que ellos… ¿Ven? Eso lo hizo.
159Ahora, pero aquí, los Testigos de Jehová en su libro, dice que el aliento que uno respira es el alma. Ahora, eso no puede ser correcto. El aliento que uno respira no es el alma. Si lo es, uno es—uno es… En un momento uno es una clase de alma; la siguiente vez uno es… Alguien más ha respirado esa alma. Miren donde estarían. Ahora, el respiro es viento, y el viento es lo que uno respira por su nariz.
160Ahora, ellos toman la Escritura desde allá: “Y Dios sopló aliento en su nariz, y él llegó a ser un ser [alma] viviente”. Ahora yo quiero preguntarles algo. Si él era un hombre ¿qué clase de aliento estaba él respirando antes que Dios soplara ese aliento de vida en él? ¿Ven? ¿Qué clase de aliento…? Él era un hombre viviente que respiraba. Bueno entonces, si eso era así, entonces todo animal es un alma viviente, porque ellos respiran un alma humana, y nuestra alma, y así de todo. Entonces Jesús no hubiese tenido que morir, el sacrificio animal hubiese sido suficiente. ¿Ven? así que, hermano, ese argumento no tiene base.
161Pero lo que Dios hizo, Él sopló aliento de Vida Eterna (¡amén!), entonces él llegó a ser un alma viviente, un alma que no puede morir. Ahora miren bien. Vamos a meternos en miel hasta los codos. Fíjense, sopló el aliento de Vida Eterna en su nariz. Y él llegó a ser un alma eterna, porque Dios sopló (no lo que hizo la naturaleza, sino lo que hizo Dios), sopló el aliento de Vida en su nariz, y él llegó a ser un alma viviente.
162Entonces Uds. me dicen: “Hermano Branham, Adán murió”. Pero recuerden, antes que Adán muriera él tuvo un cordero que lo redimió a él. ¡Aleluya! Aquellos que Él antes conoció Él ha llamado. Él tomó un cordero para redimirlos.
163Él fue un tipo. Adán cayó. Entonces el cordero fue provisto para Adán, porque ya en su nariz había llegado el aliento del Dios Eterno; y él llegó a ser un alma viviente. Él era un hijo de Dios. No su aliento, como la palabra africana (no sé cuál es la palabra griega para eso, pero…), la palabra africana ellos la llaman Amoyah, lo cual significa “el viento, una fuerza invisible). Los animales respiran Amoyah. Los pecadores respiran Amoyah.
164Entonces, ¿por qué lucharíamos por Vida Eterna si esa es el alma eterna soplada dentro de nosotros por aliento? ¿Por qué lucharíamos por Vida Eterna? Hermano, eso resulta contraproducente. ¿Ven? Eso—eso simplemente no puede hacerse. Pero Dios en forma especial, sopló sobre Adán, sopló aliento de Vida Eterna, y él llegó a ser una persona eterna con Dios. Él tenía poder como Dios: él era un dios menor. Él era dios de la tierra, no Dios del cielo, sino dios de la tierra.
165Y algún día los hijos de Dios llegarán nuevamente a ser dioses. Jesús lo dijo: “¿No está escrito en vuestra ley: ‘dioses sois?’ Entonces si vosotros podéis llamar a quienes Él ha llamado dios, a quien Dios visitó, ¿cómo pueden condenarme dijo, cuando Yo digo que Yo soy el Hijo de Dios?” ¿Ven? Ahora estamos entrando en algo profundo. Miren, vigilen esto bien cuando lo remachemos.
166Ahora, aquí están. Él es ahora un hijo de Dios, pero él comete un error. Él sabe que él está haciendo mal. Ahora recuerden, Adán no fue engañado. La Biblia lo dice en Primera de Timoteo 3: “Adán no fue engañado, sino que la mujer fue la engañada, incurrió en transgresión”. Adán acompañó a Eva, porque era su esposa. Igual que Cristo, no engañado por satanás, pero entró a la muerte con la Novia. Él fue a estar con la Novia, para sí poder redimir a la Iglesia.
167Adán sabía que estaba mal, así que él simplemente acompañó a Eva. ¿Ven? Pero hubo un cordero provisto para ellos, para que ellos fueran redimidos. Y estos corderos hoy, que fueron conocidos antes por Dios y que Dios ha llamado, hay un Redentor. “Nadie puede venir a Mí, si Mi Padre no le trajere; y todo lo que el Padre me ha dado, vendrá a Mí”. ¿Es correcto eso?
168Así que hay un cordero provisto desde la fundación del mundo, donde sus nombres fueron puestos en el Libro de la Vida del Cordero. Un cordero fue provisto para abrir un camino de gracia para cada uno de ellos poder entrar en la resurrección. Un cordero provisto, el cordero de Adán.
169Ahora, fíjense, así como Adán tuvo un cordero provisto... Ahora, esa es la Iglesia hoy. Yo no me refiero a la—la iglesia. ¿Saben qué? Yo no digo esto para ser sacrílego, y no lo digo para herirle los sentimientos a nadie. Yo no estoy aquí para hacer eso, porque yo ya me he explicado; yo estoy aquí para ayudar. Pero lo que estoy tratando de hacer… ¿Saben qué? En realidad estas iglesias no son iglesias. Solamente hay una iglesia. Estas son logias (¿ven?); son logias. Yo no tengo nada… Está bien, pero yo—yo les quiero probar eso a Uds. en unos cuantos minutos, que son simplemente logias. Uds. pertenecen a la logia metodista, a la logia presbiteriana, o a la logia pentecostal, en lo que a eso se refiere, eso es… ¿Ven Uds.? ¡Logias! ¿Ven? Uds. no pueden…Vean, en realidad las iglesias son logias donde son atraídas personas del mismo pensar. Pero la Iglesia es una. Y Ud. no puede unirse a la Iglesia; Ud. nace en ella. Y cuando Ud. nace en ella, Ud. es un miembro de Ella.
170Así como mi familia. Yo he estado en la familia Branham por cincuenta y tres años; ellos nunca siquiera me pidieron que me uniera a la familia. ¿Por qué? Yo no tengo que unirme a la familia. Yo nací un Branham. Y Ud. nace en la Iglesia. Ahora, estas otras son logias. ¿Alguna vez pensaron Uds. en eso? ¡Sí, señor!
171Un día yo estaba cortando el césped, y estaba pensando sobre, bueno, la gran santa iglesia católica, según la llaman ellos. Yo iba caminando así, cortando, y algo me detuvo dejándome como tieso, dijo: “No la llames así”. Y miré alrededor. Seguí cortando, y de nuevo me detuvo, dijo: “No los llames a ellos así”. Dijo: “Ellos son una logia como otros. No son Iglesia. Hay una sola Iglesia”. ¿Ven? Son miembros de una logia, porque uno puede unirse a una logia, pero uno no puede unirse a la Iglesia. La Iglesia, uno nace en Ella. Uno llega a ser un miembro de Ella por el nuevo nacimiento, y así un miembro de la familia, un hermano o hermana en Ella.
172Ahora, permítanme leerles algo aquí de El Diaglott Enfático, de Apocalipsis 17:3, aquí en el Apocalisis de El diaglot Enfático, y observen esto, cómo dice esto y cuán—cuán hermosamente cuadra con eso: Apocalipsis 16—17. ¡Muy bien! Ahora, leamos aquí por un momento. Escuchen esto con mucha atención. Apocalipsis 17:3: Y uno de estos siete ángeles teniendo…. Siete tazones vino y me habló,…(Estoy leyéndoles del Léxico.)…teniendo, “Ven, yo te mostraré el juicio de esa gran ramera quien esta sentada sobre muchas aguas;”… (Y todos sabemos que ese es el Vaticano.)
173Aquí tenemos Nuestro Visitante Dominical, de la iglesia católica, diciéndonos exactamente lo que es. ¿Ven? y este respondió y dijo: “Pero esperen un momento”. Dijo: “Ha habido toda clase de nombres”, dijo, “que formarían el 666”. Yo dije: “¡Pero espere un momento!”. Dijo: “El nombre suyo pudiera formar seiscientos sesenta…” Pero yo dije: “Yo no estoy sentado sobre siete montes gobernando al mundo entero”. ¿Ven? ¿Ven? Eso es correcto. ¿Ven? “…mostraré la sentencia de la gran ramera, que está sentada sobre muchas aguas;… (Aguas, Apocalipsis 17:15, muchedumbre y multitudes de gente. ¿Ven?) …con la cual han cometido fornicaciones los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de sus fornicaciones… (Ahora observen.) Y me llevó, en el Espíritu al desierto;…(Ahora este es el Diaglott Enfático. ¿Ven?)… y vi a una mujer sentada sobre una bestia vestida de escarlata, llena de nombres blasfemos,… Ahora, en la versión King James dice,… lleno de nombres de blasfemia. (Un momento. Ahora, lo tendré aquí en un minuto. Apocalipsis capítulo 3) Muy bien, aquí está. Muy bien, Apocalipsis, quise decir 17, no 7, 17. Ahora escuchen el versículo tercero: Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres blasfemos,…
174Esa es la manera que está en el inglés, pero el griego original del Diaglott lo dice así en Apocalipsis 17:3. Escuchen. Y él me condujo, en el Espíritu, a un desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata, llena de nombres blasfemos,…
175Eso es muy diferente, de “nombres de blasfemia” a “nombres blasfemos”. ¿Qué es?
176Y nosotros—y ahora, ella era una madre de rameras. Todos nosotros sabemos eso. Miren, ¿qué es? Uno no tiene que estar… Bueno, eso es correcto. Eso abarcaría a la Iglesia católica romana, pero ella está llena de nombres blasfemos: metodista, bautista, presbiteriano, luterano, y todos, ellas llamándose iglesias de Dios— nombres blasfemos. Hay mucha diferencia entre “nombres de blasfemia” y “nombres blasfemos”. Llamándose la Iglesia de Dios y se muestran delante del mundo, y en fiestas de naipe, y bebiendo y comportándose mal, y ventas de comida, y todo lo demás, y toda clase de cosas al grado… Solamente hay una Iglesia. Uno nace en Ella. Uno no entra allí hasta estar lavado en la Sangre del Cordero y sellado por el Espíritu Santo. ¿Ven?
177¡Qué diferencia entre “nombres de blasfemia” y “nombres blasfemos!” ¿Lo captan? Yo capté eso esta mañana cuando estaba leyendo aquí el… cuando venía. Algo me dijo: “Entra a tu cuarto y toma El Diaglott”. No, sólo es obediencia, es todo. Entré y busqué Apocalipsis 17. Pensé: “¿Por qué quieres que yo lea esto?” Y empecé a leer. Tan pronto como llegué a eso: “Allí está”. Busqué un lápiz y lo anoté. Yo dije: “Allí está”.
178Ahora, ellos están renegando sobre mi oposición a las organizaciones. Son esos nombres blasfemos que se llaman a sí mismos Iglesia de Dios, e Iglesias de Cristo, e iglesias de metodistas, e iglesias de… ¡Son logias, no iglesias! Hay una sola Iglesia, y es la Iglesia del Señor Jesucristo. ¿Y qué es? El Cuerpo místico de Jesucristo en operación en la tierra, formado de un miembro de cualquiera de estas congregaciones, que fuera un miembro del Cuerpo de Cristo. Ud. tiene que nacer en Ello; no unido en Ello. Y el unirse— unirse en Ello son nombres blasfemos.
179Esta mujer, esta mujer, su poder… Y Uds. ven ahora mismo dónde ellos van a tomar a toda la gente que tiene ideas raras acerca de religión y enviarlos a Alaska. Uds. han visto eso. Todas nuestras creencias raras… Y el—¿qué es? El Concilio, el Concilio Mundial de Iglesias. Y la católica tiene su gran alboroto aconteciendo en el Vaticano ahora, allá donde están tratando… Y todos estos obispos y demás, están tratando de llegar a un acuerdo para combatir el comunismo, el mundo combatiendo el comunismo y simplemente uniéndose con el catolicismo.
180Y es exactamente como es hoy en día: aquí estamos, como dije, estamos… Oro… Estamos casi en banca rota. Estamos haciendo préstamos, gastando dinero ahora de impuestos que serán pagados de aquí a catorce años. Así estamos de errados de la pista. ¿Quién tiene el dinero del mundo? La iglesia católica. ¿Cómo le sería prestado a los Estados Unidos? Para mantener estas compañías de tabaco y whisky y cosas. Seguro que lo pedirán prestado de… Cuando lo hagan, allí venden su primogenitura directamente a la iglesia católica romana. Nos consolidamos. Pues, esto tan claro, más claro que leer el periódico, aquí está. ¿Ven?
181Ellos son metodistas, bautistas, presbiterianos, y demás, llamándose ellos mismos la iglesia de Dios. Católicos, y toda esa clase de cosa, es este poder de bestia lleno de nombres blasfemos. Llamándose Uds. mismos: “Yo—yo soy…”