Photo

~ CONFIRMACION Y EVIDENCIA ~
1Buenas noches amigos. Permanezcamos de pie por un momento para orar e inclinemos nuestros rostros en Su Presencia ahora. Bondadoso Padre Celestial, al venir esta noche nuevamente y en esta ocasión solemne para hablarle a Tu pueblo, nos damos cuenta de la gran necesidad de la hora y de la posibilidad de un gran derramamiento del Espíritu, si nos acercamos de la manera correcta; por eso venimos en el Nombre de Jesús a pedir misericordia.
2Padre, en esta noche nos damos cuenta una vez más que tenemos delante de nosotros la Sangre de Jesús y cómo debemos ministrarla; para un ser humano es una tarea muy dificil y por eso te pedimos Señor que permitas que el Espíritu Santo venga ahora, nos ministre y nos dé las cosas que necesitamos. Señor, si nuestros deseos son de acuerdo a Tu voluntad, te rogamos que en Tu misericordia concedas nuestros deseos en esta noche.
3Sana al enfermo, salva al perdido, consuela al desconsolado y manifiéstate en medio nuestro; Señor, haz algo por nosotros en esta noche, algo especial. Sabemos que un día después de la gran resurrección, regresaban las mujeres del sepulcro y decían que El había resucitado, después vino Simón y también dijo que El había resucitado; camino a Emaús iban dos y un extraño se acercó y habló con ellos durante el viaje, al final del día ellos lo invitaron a entrar. Dios, este es otro final del día y te invitamos a entrar, sabemos que has sido Tú el que nos has ayudado durante el día.
4En presencia de aquellos dos hombres, Cleofas y su amigo, hiciste algo que habías hecho antes de Tu crucifixión, por eso ellos supieron que habías resucitado de los muertos y estabas vivo entre el pueblo; rápidamente fueron a sus compañeros y les dijeron: "Verdaderamente, el Señor ha resucitado". Padre, te pedimos que esta noche hagas algo entre nosotros como lo hiciste antes de la crucifixión, para confirmar que después de dos mil años todavía estás vivo y sigues siendo el mismo Dios que fuiste allá. Te entregamos esto mientras dejamos nuestras oraciones y nuestra fe sobre Tu altar de oro Señor, invocamos el Nombre del Señor Jesús sobre él y pedimos que concedas nuestras peticiones. Amén. Pueden sentarse.
5Hoy ha sido un día fuera de lo normal, esta mañana en el desayuno pasamos un momento de compañerismo maravilloso con nuestros hermanos y hermanas. He estado en muchos desayunos pero esta es la primera vez que han venido a decirme si quiero más una y otra vez. Siempre es en un lugarcito ahí en la esquina y uno se da cuenta que no ha comido suficiente; pero déjenme decirles, esta mañana tuvimos un jubileo gastronómico, seguro que sí, quedamos llenos. Aún así, las hermanas seguían viniendo y decían: "¿Le sirvo más café? ¿Puedo servirle más huevos?" Eso era en todas las mesas. No había razón para que alguno se fuera con hambre, pasamos un buen momento.
6Hice algo que nunca antes había hecho, tuve la oportunidad de hablar en una sinagoga Judía y esa era la primera oportunidad que tenía. Fue un momento maravilloso. Ciertamente tuvimos compañerismo allí con un tal Hno. Michaelson, creo que él tiene un título de doctor y lo llaman el doctor Michaelson; yo lo había oído antes por la Hora Hebrea Cristiana, una persona muy amable y que realmente se preocupa por su pueblo. Siempre quise conocer a este buen hombre pero en aquel momento él estaba en Palestina, creo que junto con el pueblo y tenía esa carga en mi corazón, no había tenido el privilegio de conocerlo pero me habían dicho que tenía setenta y seis años de edad.
7El otro día alguien me preguntó: "Hno. Branham, ¿qué edad tiene Ud.?" Le dije: "Oh, ya paso de veinticinco". Me dijo: "¿Qué tanto?" Le dije: "Veintisiete años después de los veinticinco". Yo pensaba que estaba envejeciendo hasta que esta mañana supe de éste que tiene setenta y seis años y todavía está andando, entonces me sentí muy joven y pensé: "Si el Señor tarda, todavía me queda mucho tiempo". Algunas veces encontramos a esos viejos soldados... Su ayudante está sentado aquí detrás de mí, no me había dado cuenta. Cuando creemos que hemos hecho algo, esos soldados veteranos nos hacen sentir pequeños.
8Estaba hablando del precioso Hno. Bosworth, ¿cuántos aquí conocieron al Hno. F. F. Bosworth? Imagino que muchos de Uds., los soldados veteranos lo conocieron. Cuando él estaba muriendo, fui de prisa a reunirme con él y lo vi levantarse, creo que ya tenía ochenta y cuatro años. El había ido al Africa de misión conmigo. Levantó sus brazos así y los estiró, yo corrí, lo abracé y lloré: "Padre mío, Padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo". El me dijo: "Hno. Branham, este es el momento más glorioso de mi vida". Le pregunté: "¿Sabe Ud. que se está muriendo?" Me dijo: "Bueno, yo no puedo morir, he estado muerto durante sesenta años y me estoy preparando para cambiar de lugar de morada".
9Todos Uds. que lo conocieron saben que él tenía cierto sentido del humor y allí estaba hablando conmigo, me dijo: "No, Fino. Branham, de todo mi ministerio este es el momento más feliz; todo aquello por lo que he vivido durante los últimos sesenta años ha sido Cristo y en cualquier momento El entrará por esa puerta y me iré con El". Oh, mi hermano. Antes de morir había estado en coma durante algunas horas y se levantó en la habitación, estaba allí parado dándole la mano a sus convertidos de cincuenta años atrás que habían pasado del otro lado. ¡Oh Dios mío! La vida de los grandes hombres me recuerda... Como ya lo dije, déjenme terminar así. Así es. Un anciano santo y pío. Así que esta es nuestra edad, nos levantaremos en esta generación y tendremos que pararnos en el juicio con esta gente.
10El otro día cuando llegué a los cincuenta y tres años le dije a mi esposa: "Sabes, ¿qué tal si la mañana cuando me levantara, el día de mi cumpleaños, el Señor Jesús estuviera allí parado, (como vi al Angel del Señor en el rincón en esa Luz) si debajo de esa Luz estuviera el Señor Jesús, se acercara y me preguntara: `¿Cuál es tu deseo?' Yo le diría: `Señor, que pueda vivir por más tiempo para servirte' y El me dijera: Concedido, te haré rejuvenecer, ahora tendrás dieciocho años, así que, vive el resto del tiempo sirviéndome?" Pero eso no estaría correcto, porque si yo vuelvo a tener veinte años, entonces mi esposa... Tengo un hijo de veintisiete y eso no estaría conecto. Entonces pensé que amo a mi esposa y no estaría bien verla a ella de cuarenta y tres años de edad y yo de dieciocho.
11También pensé: "Bueno, ¿qué podría pedir? No podría pedir eso porque aquí hay otra cosa: Esta gente a la que le predico en mi generación, tendré que levantarme con esta generación, tendré que levantarme en el juicio con esta generación para declarar el ministerio que he predicado, así que no podría ir a otra generación y morir aquí en esta generación después de haberles predicado". Entonces pensé: "Hasta donde sé tengo buena salud, tengo buena vista, mi audición es buena y estoy muy agradecido por el ministerio que El me dio, he hecho lo mejor que he podido por El y sólo hay una cosa que podría hacer y eso es decirle: `Señor Jesús, estoy agradecido de ser lo que soy por la Gracia de Dios".
12Eso me recuerda que este no es un lugar para chistes y no creo que eso debería suceder aquí, pero no lo voy a decir a manera de chiste sino como un comentario. Hubo una hermana de color que asistió a las convenciones y dijo: "Quiero dar un testimonio para la gloria de Dios, no soy lo que debería ser, tampoco soy lo que quiero ser, pero sé que no soy lo que antes era". Yo pensé entonces que eso estaba muy bien y estoy muy agradecido por eso, yo no soy lo que era y creo que todos estamos agradecidos que no somos lo que antes éramos ya que hemos pasado de muerte a vida. En esta noche hay gente aquí que no sabe de eso ni tienen esa seguridad, yo espero que Ud. no salga por esas puertas hasta que su alma no esté anclada en el puerto de descanso para dejar de navegar por los mares tormentosos.
13Anoche no nos despedimos hasta muy tarde y esta noche ya es tarde, pero nos iremos a casa temprano; no he intentado comenzar a predicar porque yo no predico muy largo, algunas veces seis horas o algo así, el otro día prediqué seis horas en el tabernáculo y yo sé que Uds. no quieren que comience a predicar. Así que tengo una Escritura por aquí, la leeremos y conversaremos. ¿Repartió Billy las tarjetas de oración hoy? Quedan algunas de anoche, entonces podríamos llamar una línea de oración. Yo no sé lo que El hará para que obremos, sólo quiero permanecer en la dulzura de Su Presencia, entrar y hacer lo que El me diga que haga. 14Yo creo que a todos nosotros nos gusta eso y creo que los ministros deberían hacerlo, no es andar en fiestas y mezclarse con la gente en esos asuntos sociales, creo que deberíamos permanecer en la quietud y la Presencia del Señor. He tratado que eso sea una costumbre para mí, llegar cada tarde a las tres en punto y no hablar hasta que suba al púlpito esa noche. Ahora, para tener una lectura de la Escritura en esta noche vayamos al Libro de los Hebreos capítulo 6 comenzando con el versículo 13. Me gusta leer la Palabra porque sé que esta Palabra nunca fallará, mi palabra es la palabra de un hombre y puede fallar, pero si leo esta Palabra, sé entonces que es suficiente para darle una base al culto, porque Su Palabra no fallará.
15Pongan mucha atención ahora mientras les doy tiempo para que busquen las Escrituras. Recuerden que no debemos jamás venir a la iglesia para jugar a Ser religioso, no debemos venir a montar un acto religioso de ir a la iglesia sino que debemos venir a adorar en Espíritu y en verdad; debemos estar profunda y sinceramente... Debe tener un el venir aquí porque los días son malo, el tiempo eS malo y queremos aprovechar cada momento, especialmente cuando estamos en la casa del Señor.
16Esta noche estoy mirando a una dama que está muy abrigada, sentada en una silla de ruedas; hay otro hombre sentado aquí... Me di cuenta que su esposa o alguien más le limpió el rostro, está sentado; por acá está una dama en una silla de ruedas con sus pies levantados y en la parte de atrás hay una anciana sentada en otra silla de ruedas. Quizás haya algunos con problemas del corazón y tal vez han oído muchos mensajes pero en esta noche están procurando encontrar un camino hacia la salud, están tratando de encontrar una salida; quizás algunos de los que están en sillas de ruedas puedan vivir por muchos años, pero hay algunos con cáncer que morirán en los próximos días si no sucede algo; quizás haya alguien sentado allí con problemas del corazón y parece estar muy bien pero hay un coágulo de sangre que va subiendo y sino se hace algo podría morir en las próximas horas.
17Pero sobre todo, sentado allí quizás haya alguien que no conozca al Señor Jesús y sepa que no lo conoce en el Poder de Su resurrección, perdonando sus pecados, al morir perecerá; hay quienes están en Justificación, que jamás han nacido de nuevo del Espíritu Santo y lo están esperando. El otro día dije algo, ¿qué si tuviera dos gotas literales de la Sangre de Jesús en un recipiente? Las sostendría contra mi corazón y lloraría, cuidaría de no tropezar y derramarlas mientras voy con ellas adonde estoy destinado a ir, vigilaría cada paso para no tropezar, poniendo mis pies justo donde deberían estar, ¡cómo cuidaría de esas dos gotas de Sangre!
18Pero esta noche ante los ojos de Dios, aquí delante de mí hay algo mayor para El que Su propia Sangre, porque es lo que Su Sangre compró; El derramó Su Sangre por Uds. y aquí los tengo yo en esta noche escuchando el Evangelio. Entonces, ¡cómo debería yo decirles exactamente la Verdad! Porque Dios me hará responder por eso en el día del juicio aún más que si tomara la sangre literal y la derramara en tierra; será mayor castigo por guiar mal al pueblo, (lo que compró Su Sangre) que por derramar la sangre del recipiente donde la tenía.
19Seamos muy sinceros ahora mientras leemos, estudiamos y oramos. En el capítulo 6 y enel verso 13 leemos así: "Porque prometiendo Dios a Abraham, no pudiendo jurar por otro mayor, juró por sí mismo, diciendo: De cierto te bendeciré bendiciendo, y multiplicando te Multiplicaré. Y así, esperando con largura de ánimo, alcanzó la promesa. Porque los hombres ciertamente por el mayor que ellos juran: y el fin de todas sus controversias es el juramento para confirmación. Por lo cual, queriendo Dios mostrar más Abundantemente a los herederos de la promesa la inmutabilidad de su consejo, interpuso juramento; para que por dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios mienta, tengamos un fortísimo consuelo, los que nos acogemos a trabarnos de la esperanza propuesta ".
20Quiera el Señor bendecir Su Palabra mientras hablamos de Ella durante unos diez o quince minutos para ver qué nos guía El a hacer. Estaba meditando sobre CONFIRMACION Y EVIDENCIA. Parece que el hombre siempre necesita de una confirmación o de algún tipo de evidencia y mucho más en esta edad de escépticos en que estamos viviendo; todo debe ser confirmado y debe haber una evidencia, la evidencia de la confirmación nos da la seguridad de lo que estamos buscando.
21Cuando un hombre compra un carro debe tener un título de ese vehículo; aunque no tenga el vehículo estacionado en su garaje, si tiene un título eso es una confirmación para él de que ya lo posee, porque tiene un título. Si compráramos un terreno, aunque jamás lo hayamos visto y no sepamos nada de él, aún así tenemos un título absoluto de esa tierra y nos pertenece, la hayamos visto o no, aún así nos pertenece; el vehículo nos pertenece lo hayamos visto o no, porque tenemos un título que nos fue dado, está en nuestra posesión y a nuestro nombre, ese título nos demuestra que somos dueños de ese vehículo; el título abstracto nos dice que somos dueños de la propiedad.
22En Hebreos 11 se nos enseña que "la. fe es la sustancia de las cosas que se esperan y la evidencia de las cosas que no se ven ". (Hebreos 11:1) ¿Se fijan? Es una sustancia, no es una esperanza. Mucha gente viene con esperanza pero la fe es la sustancia, no es algo que Ud. espera; cuando la fe se ha anclado, Ud. tiene una sustancia y no un mito. Ud. se ha asido de algo y lo sabe, nada puede sacarlo de allí, es suyo, Ud. es positivo, lo tiene en su mano, lo tiene y es su posesión.
23Por ejemplo, si yo estuviera muriéndome de hambre y un pedazo de pan pudiera salvar mi vida, pero ese pedazo de pan costara veinticinco centavos y alguien me diera los veinticinco centavos, al saber que tengo esos veinticinco centavos, (que son el poder para adquirir el pedazo de pan) podría estar tan contento con ellos como lo estaría con el pan, porque ya tengo el poder para obtenerlo.
24Así es la fe, la fe es algo que uno tiene y sabe que lo tiene. cuando Ud. recibe fe que es Dios, entonces ese Dios le dará esta. Puede que su sanidad todavía no esté allí, pero aún así algo se ha ha anclado dentro de Ud. y le dice que estará bien, Ud. puede estar tan feliz. sentado en esa silla de ruedas, como pudiera estarlo saltando para arriba y para abajo allá en la calle, gritando, corriendo por allí y alabando a Dios porque Ud. ya tiene la evidencia, ya es suya.
25Fíjese, esto no es una ficción, no es imaginación, es una sustancia y todo aquello que es una sustancia no es cuento, es algo que Ud. ya tiene. Ahora, allí es donde mucha gente falla en ser sanada porque tienen una esperanza en vez de fe. Ud. espera que ocurra, tiene una fe imaginaria porque siente que se ha apropiado de eso; pero cuando en realidad Ud. se ha agarrado de esa fe, es una sustancia, es algo real, Ud. lo posee y eso es lo que lo produce.
26Ojalá yo pudiera tener esa fe instantánea que me gustaría tener, siento mucho no tenerla. La única forma en que yo obtengo una gran fe es cuando El me dice que haga algo o me muestra que lo haga. Si esta noche El se apareciera aquí en la plataforma y me dijera: "Anda al cementerio presidencial mañana a las diez y llama a George Washington de entre los muertos", yo invitaría al mundo entero para que viniera a verlo. Si señor. Porque tengo fe en lo que me ha sido dicho, ya que El jamás ha fallado en confirmarme algo que me haya dicho, así que tengo fe en eso, lo creo y esa es la verdad, porque es un asunto ya arreglado. Desde que era un niño y por toda la vida, ninguna visión entre miles ha fallado jamás, por lo tanto esa es la verdad, eso me da fe y yo tengo fe en lo que El dice.
27A veces me he preguntado si alguna vez no he traspasado los límites al decirle: "Dios, dame fe para hablarle a este, para hablarle a aquel o para hablarle a aquel otro". Ahora, nosotros nos damos cuenta que nuestro Señor Jesús, siendo Emmanuel, nunca hizo eso, porque dijo claramente en San Juan 5:19: "De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que viere hacer al Padre, (no lo que escucha decir al Padre sino lo que ve hacer al Padre) porque todo lo que él hace, eso también hace el Hijo juntamente ".
28Tiene que suceder algo que produzca esta evidencia, esta confirmación. Si Dios dijera: "Lloverá por la mañana". Para mí no sería difícil prepararme para la lluvia porque sé que lloverá. Si podemos actuar así al ver una visión u oír la Voz audible de I )ios... La forma inicial de tener fe es por oír la Palabra escrita de Dios. Cuando Dios viene a nosotros y se prueba a Sí mismo al darnos el Espirítu Santo, hablar en lenguas e interpretación, enviando dones entre nosotros o profecia que se levanta en cierto lugar y dice algo, lo hace, lo prueba una y otra vez y nunca falla, eso debería darnos una confirmación en la Palabra, debería ser una evidencia; mientras Dios lo haya dicho. eso lo arregla.
29Temo que muchas veces no nos detenemos lo suficiente para meditar en la posición en que estamos. Siento haber dicho eso. Mucha gente en el mundo considera una reunión como esta como un engaño o algo así, sin saber lo que están diciendo; vamos a darle crédito a que han habido muchas representaciones falsas de esto. Pero antes de que hubiese un dólar falso tenía que haber uno verdadero para que se pudiera hacer el falso, si no es así entonces el falso es el original; tan cierto como hay uno falso debe haber uno verdadero del que este fue hecho. Así que existe un verdadero Espíritu Santo, una verdadera sanidad Divina, un verdadero Poder de Dios y una fe genuina en el mundo. Esa es la confirmación, algo que se ha anclado. ;Qué glorioso! Eso lo confirma.
30El hombre busca eso, esa es su naturaleza. Dios hizo al hombre de esa manera, esa fue la forma que Dios lo hizo. Ahora, al hacer al hombre así, Dios también hace algo para responder al deseo del hombre. Dios es un Dios bueno, como siempre lo ha dicho Oral Roberts. El es un buen Dios pero no se alejen mucho, El también es un Dios justo, seguro que lo es. No hace mucho un jovencito dijo: "Dios es tan bueno que no le importa lo que yo haga". Oh sí, sí le importa. No creer Su Palabra o ponerle un punto de más produjo todos los pesares, las enfermedades, la muerte, todos lo niños que lloran, los que están muriendo y todos los sepulcros, porque una persona no creyó parte de la Palabra de Dios y causó todo este problema, no crea Ud. que nosotros dejando pasar un sólo punto y dejando de creer algo que Dios haya prometido, entraremos.
31Como ya dije, quizás yo no tenga fe para andar como lo hizo Enóc, para dar un paseo en una tarde e irme a Casa con Dios, pero ojalá tuviera esa fe. Jamás me atravesaré en el camino de alguien y me burlaré del que tenga ese tipo de fe, admiraré a un hombre que se haya aferrado de esa fe. Ahora, la fe, Dios le dio una Promesa a Abraham aquí y luego le confirma esa Promesa dándole una evidencia al hacer un juramento delante de él. Lo inalterable es que Dios no puede mentir y no sólo eso, cuando El le hizo la Promesa juró, Dios mismo hizo un juramento.
32Ud. tiene que jurar por alguien mayor que Ud. y no había alguien mayor que El por quien jurar, así que juró por Sí mismo. La Promesa fue para Abraham y ('y" es una conjunción) su simiente después de él; no simientes sino su simiente y Cristo es la Simiente de Abraham. Al estar nosotros en Cristo, la Vida de Cristo está en nosotros y nos hace hijos de Abraham, somos herederos con El de acuerdo a la Promesa.
33Después de recibir Promesa, Abraham no dudó por incredulidad sino que se fortaleció en fe dándole gloria Dios por veinticinco años. Cuando él recibió la Promesa ya era casi imposible porque tenia setenta y cinco años y Sara su esposa sesenta y cinco, probablemente había pasado por la menopausia hacía ya unos cinco o diez años. El tenía setenta y cinco pero constantemente estaba alabando a Dios. Espero que no suene sacrílego pero puedo imaginarme a Sara después de haber pasado el tiempo de su feminidad, él le decía: (después de los veintiocho días) "Sara, ¿cómo te estás sintiendo querida?" Ella decía: "No hay diferencia". Pero él decía: "Gloria a Dios, de todas formas tendremos el hijo". Después de veintiocho días: "¿Ha sucedido algo querida?" "Nada". "Gloria a Dios, ahora el milagro será mayor de lo que hubiera sido el mes pasado, lo vamos a tener". ¿Por qué? El creyó a Dios, se agarró de algo, él pudo tomar a Dios en Su Palabra y se aferró de la Promesa de Dios.
34Nos damos cuenta que pasaron los años y nada sucedió, dos años y todavía: "Gloria a Dios". Ya Sara tenía los escarpines hechos y todo lo demás esperando, ella esperaba porque sabía que el hijo vendría porque Dios lo había prometido. Estando en Cristo y espiritualmente hablando, se supone que nosotros somos la Simiente de Abraham; deberíamos asirnos de cada Promesa de Dios y desearla como si ya se hubiera cumplido, porque cuando Dios ha hablado no puede retractarse.
35Cuando Dios toma una decisión... La decisión que Dios toma la primera vez tiene que permanecer igual porque El es Infinito, El es perfecto y Sus decisiones son perfectas por lo tanto no puede decir: "Eso lo dije Yo el año pasado, pero este año sé más del asunto". Dios es un Dios Infinito y perfecto, cada decisión que toma es perfecta y no tiene que cambiarla, porque para comenzar es perfecta y no tiene que retractarse. Yo puedo hacer una promesa y no sé, debo retractarme, pero Dios no. Si Dios fue llamado a la escena para sanar a una persona enferma, las bases sobre las cuales sanó a aquel hombre deben permanecer iguales por siempre. Cuando el hombre estaba perdido, para El sólo había una forma de hacer los preparativos para salvarlo y la base sobre la cual lo salvó permanece igual hasta hoy: La Sangre derramada. Al sanar a un hombre, lo hizo por fe y esa es la única forma en que El sana hoy, por fe al creer Su Palabra. Eso es exactamente correcto.
36Ojalá tuviera tiempo pero hice una promesa. Después que Dios le dio la Promesa a Abraham, se la confirmó dándole la circuncisión que fue una señal en su carne. Estoy hablándole a una audiencia mixta pero Uds. me consideran su hermano. Cuando Abraham estaba envejeciendo y dice la Biblia que su cuerpo estaba ya muerto, podía mirar esa señal en su carne y saber que era una señal de parte de Dios de que él había guardado Su Palabra, la circuncisión; él miraba aquella evidencia y decía: "Dios hizo la Promesa". Sara pudo haber dicho: "Pero yo tengo noventa años y ya no tengo oportunidad". Pero Abraham podía mirar la evidencia de la que Dios había dicho: "Es una señal". Abraham podía darle gloria a Dios y fortalecerse más que nunca porque era una señal, una confirmación que Dios se lo concedería.
37También le prometió que su descendencia moraría y estaría en una tierra extraña durante cuatrocientos años y allí estuvieron por cuatrocientos años, eran esclavos, como perros; parecía que Dios les había dado la espalda pero era conforme a Su Promesa y El debe cumplir Su Promesa. Si los soldados Egipcios querían tomar a una de esas jóvenes Hebreas y violarla, lo hacían; si querían matar a uno de sus hijos, simplemente lo mataban; les tiraban el pan y ellos tenían que comérselo o morir; eran esclavos sobrecargados de trabajo y golpeados. Parecía extraño que Dios permitiera una cosa como esa, pero algunas veces Dios hace esas cosas y actúa de una manera extraña, pero siempre cumple Su Palabra.
38Cuando se acercó el tiempo de la Promesa, salió del desierto un profeta con un Así DICE EL SEÑOR y la Columna de Fuego a su alrededor, fue y les dio la Palabra del Señor de que El había oído su clamor y guardado Su Promesa. Todos aquellos que estaban circuncidados... Ahora, El se acordó de Su Promesa y les dijo que había una tierra donde podían criar a sus hijos, una tierra hermosa, una buena tierra que fluía leche y miel y donde no había necesidad de nada, era una tierra hermosa. Recuerden, ninguno de ellos había estado allí jamás y no sabían nada de aquella tierra pero tenían que actuar por fe a la Promesa y abandonaron a Egipto bajo el liderazgo de Dios y Su profeta que les hablaba de una mejor tierra.
39Así que salieron de Egipto y llegaron a un lugar llamado Cades-barnea, creo que fue por allí donde Josué, un gran guerrero entre ellos, salió a espiar la tierra. Cruzó el Jordán, fue a esa tierra y volvió con la evidencia de que la tierra era buena, de que la Palabra de Dios era perfecta y que Su Promesa era cierta. Tenía la evidencia y la confirmación que la tierra estaba allí; tenía la seguridad de algo, que la tierra era exactamente como Dios había prometido. Dos hombres llevaron un racimo de uvas y el pueblo probó y vio que la tierra era buena, aquello fue una confirmación que Dios habla cumplido Su Promesa.
40Luego Israel cruzó el Jordán y entró a la tierra prometida, Josué les dividió las aguas, estaban en paz, eran una nación, tenían sus iglesias, sembraron, criaron sus hijos y los llevaron ala iglesia, vivían felices y Dios puso temor en todas las demás naciones, eran un gran pueblo. Pero. finalmente, después de algunos años, comenzaron a cavar sepulcros porque los guerreros de la fe habían llegado al final del camino y murieron; hubo tumbas y sepulcros en esa tierra gloriosa que Dios les había prometido, tuvieron que morir sin importar lo bueno de la tierra donde estaban ni los buenos frutos que comían, tuvieron que morir.
41Pero un día vino el Gran Capitán en Jefe, el Señor Jesús y comenzó á hablarles de otra tierra. "En la casa de mi padre muchas moradas hay: si así no fuera Yo os. lo hubiera dicho: voy, pues, a preparar lugar para vosotros.... Vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo: para que donde yo estoy vosotros también estéis". (Juan 14:2-3) En otras palabras sería algo así: "Han sido fieles a la causa pero deben morir, más hay una tierra donde el. hombre vive y no muere, hay vida después de la muerte". ;Qué Promesa para el pueblo! Era algo tremendo y dejó a muchos asombrados.
42Pero también El llegó a Su Cades-barnea, la silla de juicio fue Cadesbarnea y El llegó allí, al Calvario, donde llevó los pecados del mundo sobre El, El también cruzó el jordán al que nosotros llamamos el Jordán de la muerte, fue a la otra tierra y estuvo muerto por tres días y dos noches; murió hasta el punto que el sol dejó de brillar, la tierra tuvo un colapso nervioso y sacudió las rocas de las montañas, murió y al tercer día resucitó con la evidencia de que hay una tierra donde el hombre puede vivir sin morir, El volvió de aquella tierra y hay vida después de la muerte.
43A Sus discípulos les dijo: "A Uds. les daré las primicias de esto, les voy a dar la confirmación". Como lo hizo con Abraham v la circuncisión. "Pero esperen en Jerusalén hasta que tengan la confirmación, hasta que tengan la evidencia". Esperaron y vino un sonido del cielo como de un viento poderoso que llenó la casa donde estaban sentados y todos fueron llenos del Espíritu Santo, lenguas de fuego se asentaron sobre ellos, fueron llenos y comenzaron a hablar en otras lenguas como el Espíritu les daba que hablasen. ¿Qué fue eso? Fue la evidencia de que nuestro Josué, Jehová el Salvador, había regresado de los muertos y nos había dado una evidencia de que cuando morimos, vivimos nuevamente del otro lado. Es una confirmación, dándonos la evidencia de esto.
44Hoy después de dos mil años, todavía podemos mirar hacia atrás y ver dónde estuvimos alguna vez: En el fango del pecado. El pecado es incredulidad y ese es el pecado original y el unico. No hace mucho un caballero dijo... Le ruego me disculpen, fue una dama; yo estaba predicando en una iglesia Metodista y decía: "Beber no es un pecado, cometer adulterio no es pecado, mentir y robar no son pecados". Eso fue demasiado para una preciosa hermana que se levantó y dijo: "Le ruego queme diga qué es pecado". Le respondí: "Incredulidad". Ud. hace esas cosas porque no cree; si Ud. creyera, pues no las haría. Esos son los atributos de la incredulidad y la justicia es un atributo de la fe, porque Ud. se ancló en esa fe, esa confirmación y evidencia.
45Mire ahora hacia atrás en donde estuvo Ud. alguna vez y mire hasta dónde ha sido levantado ahora, entonces Ud. murió con Cristo, fue sepultado en Su Nombre y resucitó con El en Su resurrección. De acuerdo a la Palabra, espiritualmente nosotros hemos resucitado con El y estamos sentados en lugares Celestiales en Cristo jesús con todos los demonios conquistados bajo Sus pies, sentados en la Presencia viviente del Señor jesús. Oh, eso debería hacer que Ud. se anclara en algo, al verlo con la misma evidencia y la misma fe que una vez fue dada a los santos y que ahora está obrando, haciendo las mismas cosas que siempre ha hecho. Veamos la Presencia del Señor Jesús entre nosotros y hacia atrás veamos dónde estuvimos una vez y dónde estamos ahora; en aquel entonces estábamos muertos y ahora estamos vivos, tan cierto como fuimos muertos y sepultados con El también fuimos levantados con El en Su resurrección, porque hemos resucitado de eso. Amén.
46Me siento religioso ahora, ¿por qué? Estamos muertos y nuestras vidas están escondidas en Dios por Jesucristo y sellados con el Espíritu Santo. Miro hacia atrás y veo dónde una vez estuve y aquel William Branham murió hace treinta y dos años. Ahora somos una nueva creación en Cristo que ya hemos resucitado con El y estamos sentados con El en lugares Celestiales con la autoridad de Su Palabra prometida que todo demonio estaría sujeto a nosotros. "En mi nombre echarán fuera demonios, hablarán nuevas lenguas, tomarán serpientes en las manos, beberán cosas mortíferas, sobre los enfermos pondrán las manos y sanarán". (Marcos 16:17-18) Esa es Su Promesa, aquí hay una confirmación de Su Promesa. Oh, confesemos nuestras debilidades y Dios nos dé fortaleza y fe en la misma Presencia viviente de Jesucristo el Hijo de Dios que está aquí en esta noche.
47En Febrero estuve aquí en Arizona con dos de mis amigos, fuimos a las montañas y habíamos estado cazando por algunos días después de las reuniones y vimos dos estrellas que estaban muy cerca y dije: "Quizás ellas estén a millones de años luz de distancia la una de la otra, más lejos de lo que nosotros estamos de ellas y pensar que el Dios que hizo el universo, el Dios que hizo el sistema solar, los cielos y la tierra y las creó por Su Palabra hablada..." Recuerde, una palabra es un pensamiento expresado; Dios lo pensó, luego lo expresó y tiene que suceder porque el mundo fue creado por la Palabra de Dios. Las cosas fueron hechas de cosas que no existían, fue la Palabra de Dios, El lo pensó, luego lo habló y tiene que suceder; es una semilla que está creciendo y maravillosamente tiene que producir a su tiempo.
48Podemos tomar Su Palabra y ver lo que El prometió, que sacaría a Su pueblo en los últimos días, que haría lo mismo que hizo en los días de Sodoma. Observamos y vemos esas cosas. Deberíamos asirnos de la Promesa de Dios y venir a El viendo que hemos anclado nuestras almas en este puerto de descanso. Inclinemos nuestros rostros.
49Señor Jesús, ¡cómo te agradecemos por la Presencia de El Divino en esta noche! Si la gente tan sólo pudiera darse cuenta de su autoridad en El, qué tremendo sería Señor, si tan sólo pudieran creer y tener fe. Que en esta noche puedan aferrarse de esa fe que les ha sido enseñada y les ha sido predicada, la han leído en la Biblia y han visto a otros apropiarse de ella. Oh Gran Dios Jehová, el Todopoderoso que se hizo carne y habitó entre nosotros, en esta noche Tú eres carne en nuestra carne por el Espíritu Santo, avivando la Palabra y las Promesas que has hablado. Concede en esta noche que cada creyente pueda verla y ser sanado y que todo incrédulo pueda tener sus ojos abiertos a la Presencia de Jesucristo y a la confirmación de Su resurrección.
50Y nuestro Josué de la otra tierra que vino a nosotros y se enfrentó a Su Cades-barnea por todos nosotros... Y nuestro Cades-barnea estuvo una noche en el altar. Ahora, somos considerados muertos y nuestras vidas están escondidas en El, levantados con El en la resurrección y hoy estamos sentados a Su diestra en lugares Celestiales. Señor, concede que el entendimiento de la gente pueda ser abierto y te daremos gloria, en el Nombre de Jesús.
51Con nuestros rostros inclinados por un momento voy a hacerles una pregunta solemne ahora, nuestro tiempo se agota y deseo que respondan desde lo más profundo de sus corazones, los encomiendo delante de Dios que así lo harán. Si todavía Ud. no ha aceptado esta Promesa de Vida Eterna ni tiene la seguridad perfecta del Espíritu Santo en su vida pero le gustaría tenerla; todos con sus rostros inclinados, ¿levantarían sus manos y dirían: "Hno. Branham, ore por mí que yo quiero eso en mi vida"? Dios le bendiga, Dios le bendiga señora, Dios le bendiga.
52Muy bien, ¿alguien más mientras esperamos? Diga: "Hno. Branham ore por mí, desearía tener esa confirmación en mi corazón de que estoy anclado en Cristo, de que todos mis pecados están bajo la Sangre y tener paz que sobrepase todo entendimiento, saber que estoy vivo en Cristo. Hno. Branham, ojalá yo pudiera decir eso, ¿quiere orar por mí?" ¿Hay alguien más que no levantó sus manos y quiere hacerlo ahora? Dios le bendiga y a Ud. también. Alabe al Señor. Eso es bueno. Sigan levantando sus manos, puedo verlos allá en la parte de atrás, estamos esperando. Los predicadores y todos los demás oren ahora. Dios les bendiga. El los ve, El ve su decisión, El lo ve a Ud.; siga orando que El lo ve, El está observando. Allá en la parte de atrás puedo verlo hijo, Dios le bendiga allá atrás; éste por acá, siga orando. Muy bien.
53Nuestro Padre celestial, Tú has visto sus manos levantadas y de acuerdo a las leyes científicas acaban de desafiar a la ciencia, porque de acuerdo a ella sus manos deberían colgar hacia abajo, la gravitación las mantiene así; pero un espíritu en ellos tomó una decisión y levantaron sus manos, estaban listos, sabían que había algo inmortal hablándoles, el Dios del Cielo; ellos sabían que no estaban bien y querían estar bien, levantaron sus manos, lo creyeron. Ahora Padre, te pido que Tú lidies con ellos en el Nombre de Jesucristo. Amén.
54¿Cuántos en el edificio ahora ... ? Comencé a hacer el llamado al altar pero el Espíritu Santo me detuvo, eso es algo extraño, seguro que lo es, debe haber algo más, me dijo: "Todavía no has dado la confirmación de Mi Presencia". ¿Cuántas personas aquí no tienen tarjetas de oración pero creen que Jesucristo el Hijo de Dios está aquí ahora con nosotros? Levanten sus manos todos, por todas partes. Gracias. Un momento ahora.
55Ore y pídale a Dios: "Señor, yo creo que las Escrituras me declaran... Mi pastor me lo ha leído y ha predicado sobre eso, he oído a otros que me han dicho que Tú eres un Sumo Sacerdote que puedes ser tocado por nuestras debilidades. Ahora, dicen que Tú eres el mismo de ayer, hoy y por siempre; Señor, vengo enfermo y no tengo una tarjeta de oración pero voy a tocarte Señor. Si el Hno. Branham nos ha dicho la verdad y él no me conoce ni sabe nada de mí, quiero que Tú me hables como lo hiciste por los labios de Cristo en aquel día y le dijo a la mujer de su flujo de sangre".
56Ud. tóquelo. Yo mismo siento que esto es un don y es como poner otra velocidad. Ahora, si Ud. le cree y le pide, Dios se lo concederá, si por Su Gracia El lo hace en esta noche podemos volver a casa y decir: "Verdaderamente el Señor ha resucitado" como los que iban a Emaús. Yo tengo la confirmación ahora de que El prometió que "las obras que Yo hago, vosotros también las haréis" La misma clase de obras de las que hablamos anoche. El es el mismo de ayer, hoy y por siempre y las Escrituras son confirmadas.
57Sabemos con toda seguridad que estamos viviendo igual que en los días de Sodoma y Gomorra, porque vemos a los Evangelistas en el mundo; se nos enseña que la Iglesia Elegida es una Iglesia apartada, separada del mundo y de las cosas del mundo. He visto la misma señal que El hizo allá, antes de la quema de Sodoma y es una Promesa que El quemará al mundo muy pronto. Entonces, si Dios lo hará, todos Uds. que están en Sodoma huyan tan rápido como puedan, vengan a la iglesia, ¿cuál iglesia? La de los hijos nacidos de nuevo en Cristo. Sólo hay una Iglesia y Ud. no se mete en ella sino que nace, es un nuevo nacimiento. Quiera Dios respondernos.
58Vamos a tomarlos por filas y dejemos que El hable. Todos los que están por allí que no tienen tarjetas de oración... Si tienen tarjetas de oración no levante sus manos; los que no tienen tarjetas de oración donde quiera que estén en esta fila de la derecha levanten sus manos y digan: "Hno. Branham, estoy orando". Si no es por Ud., ore por alguien más o algo que Ud. quiera. Tenga una petición y ore. Muy bien, Dios les bendiga.
59Ahora, miren para acá y digan en sus corazones: "Señor Jesús, creo Tu Palabra". Dice la Biblia en Hebreos capítulo 4... Antes de decir esto, sabemos que Jesús era la Palabra de Dios hecha carne, ¿es cierto eso? Dice la Biblia en Hebreos 4:12 que "la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más penetrante que toda espada de dos filos. que alcanza hasta partir el alma, y aun el espíritu, y las coyunturas y tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón"
60Por eso era que El podía mirarlos y decir: "Tu fe te ha salvado.'" El lo captaba, esa es la Palabra. "Si permaneciereis en mi y mis palabras en vosotros..." (Juan 15:7) No tenga alguna doctrina denominacional hecha por el hombre y mezclada en Ud., permanezca con la Palabra pura y sin adulterio. "Si permaneciereis en mí y mis palabras en vosotros, pedid iodo lo que quisiereis..." Porque la Palabra discierne los pensamientos del corazón. Crea ahora y tenga fe, vea si El confirma que lo que yo he dicho es la Verdad. Sean reverentes por un momento. Yo iba a hacer un llamado al altar pero El fue el queme llamó a hacer esto y seguramente me ayudará.
61Sí, allí está. Esa dama que está sentada allá atrás, la que lleva puesto un vestido entre rojo y anaranjado, está orando por su madre, la que mueve su cabeza de esta manera y tiene cabello oscuro. Póngase de pie por un momento señora, ¿tiene Ud. una tarjeta de oración? No tiene. Algo extraño le sucedió hace un momento, Ud. sintió algo muy humilde y dulce a su alrededor. Justo allí donde esa dama está de pie estoy mirando directamente la Columna de Fuego. Ella está orando por su mamá que no está aquí, ¿cree Ud. que Dios puede decirme lo que tiene su mamá? ¿Creería entonces con todo su corazón? Ella tiene problemas del corazón, si es cierto levante su mano. Ahora, cuando se vaya la encontrará bien. Amén. ¿Creen?
62Ahora por esta fila, oren y digan: "Señor Dios, ese predicador que está parado allí no me conoce pero Tú sí me conoces y estoy tocando Tu manto, déjame, Señor, déjame". Acá hay un caballero de color que está sentado al final de la fila, va a ser operado, Ud. señor, ¿tiene Ud. una tarjeta de oración? No, no necesita una. Tiene un problema de la vesícula, ¿cree Ud. que Dios puede sanar ese problema de la vesícula? ¿Ud. me cree? Allí hay un buen espíritu. ¿Cree Ud. que yo soy el profeta de Dios o Su siervo? Discúlpeme, eso hace tropezar a la gente. ¿Lo cree con todo su corazón? Gracias, señor. Esa es la forma de creer a los que Dios ha enviado. Si Ud. quiere prosperar ya sabe lo que El dijo que hiciera señor Benton, así se llama Ud. y no es de aquí, es de una ciudad llamada Compton. Si cree con todo su corazón, todo terminó. Dios le bendiga.
63¿Creen Uds.? Allá en la parte final de la línea está una dama orando por un ser querido que tuvo un derrame cerebral, es un hombre mayor. Ud. cree señorita Dawson, ¿tiene Ud. una tarjeta de oración? No. Yo no la conozco, es una desconocida para mí pero está orando por un ser querido que sufrió un derrame cerebral, es un abuelo y no vive aquí, vive en un lugar llamado Bakersfield y es un ministro del Evangelio. Eso es ASI DICE EL SEÑOR.
64¿Creen? Tengan fe ahora. Esta dama que está sentada aquí orando tiene problemas del corazón, la que está sentada allí atrás y me está mirando, ¿cree Ud. que Dios la sanará señora? La dama de cabello canoso que sacude su cabeza, acá mismo, muy bien, si lid.; ¿cree Ud. que Dios la sanará? ¿Tiene una tarjeta de oración? No, no la necesita. Su problema del corazón se ha ido ahora. Siga, si pierde la fe... Se siente bien ahora, la fe que puede hacerla sentirse bien ahora mismo, puede mantenerla así mientras mantenga esa fe y no lo dude. Amén.
65Vean, está aquí sobre esta dama, detrás de la señora en la silla de ruedas. Es una mujer que está allá atrás, sí, la dama que está allí orando por su madre, la que está sentada al lado de ella. Ud. está orando por ella, ¿cree Ud. que Dios puede decirme lo que ella tiene? ¿Tiene Ud. una tarjeta de oración? No. Muy bien. Si Ud. cree que esa enfermedad la dejará, se irá. Ponga su mano sobre ella y crea con todo su corazón y ella se pondrá bien. No lo dude.
66Oh, El es la Rosa de Sarón, el Lirio de los valles y la confirmación de que está vivo por siempre jamás. ¿Lo creen? ¿Le gustaría pasar en este momento como una invitación? Toda alma oprimida por el pecado, ¿quiere pasar ahora y pararse aquí? Si El me deja saber cuál es el problema de las personas y todo lo relacionado con estas cosas... Ahora me dice que hay gente aquí que debería pasar y rendir sus vidas a El, ¿lo harán? Levántense de sus asientos Uds. que han levantado sus manos. Pasen acá y párense. Los que no han nacido de nuevo y no saben nada de Dios, ¿pasarán ahora? En Su Presencia, si Ud. cree que es el Espíritu Santo pase mientras nos ponemos de pie y cantamos algún himno, el que hayan escogido, cualquiera.
67Mientras estamos de pie y cantamos este himno, quiero que pasen antes de continuar con el servicio de oración. Vamos a hacer esto porque algo me dijo: "Ahora, haz tu llamado al altar, predicaste sobre confirmación y aquí estás, he confirmado que estoy aquí". Amén. Amigos, si no pueden verlo están ciegos, hay algo malo y Ud. está sin esperanza cuando Dios hace algo así. ¿Cuántos creen que El está aquí? ¿Cuántos creen que es El? Soy positivo con todo mi corazón y con mi Biblia. Jesucristo, el Hijo de Dios, el Gran Yo Soy, no yo era sino el Yo soy está aquí haciendo en la carne de esta gente lo mismo que hizo cuando estuvo en carne humana en esta tierra. Aleluya Yo creo con todo mi corazón, ¿creen Uds. igual?
68Mientras todos estamos de pie, pasen por aquí, me gustaría estrechar su mano, pararme aquí y tocarle. Si quieren encontrar a Cristo, pídanle perdón de sus pecados. Todos cantemos el himno Yo me rindo a El. Yo me rindo a El Todo a Cristo yo me rindo. Quiero serle fiel
69Muy bien. Sigan pasando y vengan por aquí. Yo me rindo a El. Yo me rindo a El Todo a Cristo yo me rindo. Quiero serle fiel
70Un momento. Hay una reprensión del Espíritu Santo: Cuando unas doscientas manos o más se levantaron hace un momento cuando hice el llamado al altar, unos trescientos se fueron y un muchachito, más bien dos, han pasado y se han arrodillado aquí en un costado. Hablando de Sodoma y Gomorra y hablando de un día del juicio que está a la mano, cuando en Su misericordia Dios está mostrando todo lo que El puede hacer y la gente está tan endurecida contra el Evangelio que se van delante del mismo Espíritu Santo. Ud. dirá: `"Esas no eran personas que..." Sí, eran gente que pudo haber pasado. Si yo sé qué es esto, también sé qué fue aquello. Sí señor. El Espíritu Santo se sintió muy entristecido y quizás Uds. lo hayan hecho por última vez, espero que no pero quizás lo hayan hecho por última vez. Esto es un asunto del Señor y recuerden, yo no soy un charlatán ni soy un fanático, sé exactamente dónde estoy y de qué estoy hablando.
71Con razón no podemos tener avivamientos, con razón la ciudad de Los Angeles y el resto del mundo van camino al infierno, con razón están cosechando una bomba atómica. Uds. hijos, quédense allí al lado de la cruz y permanezcan allí. La hora está a la mano. No hace mucho visité la ciudad de Bombay en la India y tomé un periódico que decía: "Ya terminó la señal de los terremotos". Dos o tres días antes de que sucediera el terremoto, todas las aves salieron de sus nidos en las paredes de piedra, todas las ovejas y el ganado que permanecían cerca de las paredes, se fueron al campo y permanecieron recostados los unos contra los otros, apoyados así, dándose sombra los unos a los otros. ¿Por qué? Había un instinto, algo les dijo que venía un terremoto, aquel terremoto derribó las cercas y si ellos hubieran permanecido allí, habrían perecido; pero después que el terremoto pasó, volvieron a las cercas de nuevo.
72Permítame decirle algo amigo, aquel Dios de Moisés que pudo sacarlos sin el arca, pudo retirarlos de esa cerca. Si Dios por medio del instinto puede apartar a un ave del peligro, ¿cuánto más debería serlo con los seres humanos que están inspirados por el Espíritu Santo? ¡Qué cosa tan mala! ¡Qué generación tan adúltera! ¡Qué lugar tan perverso en el que estamos viviendo! ¡Qué nación tan impía y pecaminosa la que tenemos! Apartados de Dios, que odian a Dios, buscadores de señales, imitadores y llenos de similitudes carnales. Está llegando al final del camino y eso lo hablo en el Nombre del Señor. Haré el llamado una vez más, es asunto suyo responder. Muy bien. Yo me rindo a El. (Ven pecador a la Presencia de Dios) Yo me rindo a El. Todo a Cristo yo me entrego. Quiero serle fiel. Yo me rindo a El. Yo me rindo a El. Todo a Cristo yo me entrego. Quiero serle fiel. Yo me rindo a El. Yo me rindo a El. Todo a Cristo yo me entrego. Quiero serle fiel.
73Recuerden que yo me levantaré algún día en la Presencia de Dios y delante de Uds. cuando esta generación se levante. En esta noche les ofrezco libertad para sus pecados a través de Jesucristo, les ofrezco paz que sobre pasa todo entendimiento, les ofrezco el bautismo del Espíritu Santo si siguen las instrucciones de la Biblia de Dios. ¿No vendrá a recibirlo? Mientras los ministros bajan, si así lo desean, alrededor de esta gente... Yo me rindo a El. Yo me rindo a El Todo a Cristo yo me entrego Quiero serle fiel. Yo me rindo a EL Yo me rindo a El "Todo a Cristo yo me entrego Quiero serle fiel.
74Levantemos nuestras manos ahora y alabemos a Dios cada uno de nosotros. Rinda su vida. Señor Jesús, recibe nuestra ofrenda Señor; recibe a esta gente que está en el altar, recíbelos en el Nombre de Jesucristo. AMEN.