Photo

~ LA UNIDAD ~
1Gracias, Hermano Neville, El Señor le bendiga. Buenos días, amigos. Es una bendición estar de nuevo en el Tabernáculo en esta mañana. Y estaba yo parado allá atrás escuchando, cuando entré, y oí la profecía que salió, y también, o sea la profecía por medio de hablar en lenguas y la interpretación. Y les dije a los que estaban sentados allí, porque allí también está muy lleno, dije, "Pues, yo no sé. Yo no he hablado con este hombre." Si fue, creo que fue el Hermano Higginbotham. Y ya van algunos meses que ni lo he visto, ni le he estrechado la mano, ya van muchos meses. Pero, eso es exactamente de lo que yo voy a hablar en esta mañana, lo que él dijo, en esta mañana, exactamente, el tema que traigo yo aquí. Y él no lo sabía, ni yo tampoco, hasta hace poco, hace un rato no más, que eso es exactamente lo que él dijo. Entonces, estamos muy contentos de estar congregados en el Nombre del Señor Jesús, bajo Su ala protectora.
2Y ahora veo que hay muchos parados en esta mañana. El lugar está muy lleno, está pero muy apretado aquí, y no nos gusta ver que sea así de esta manera, tan incómodo. Tan pronto como podamos, vamos a cambiar esto. Vamos a engrandecer el Tabernáculo. Ahora, deseo traer un reporte de las reuniones allá en Phoenix, rápidamente.
3Estuve aquí el domingo pasado por la noche y hablé sobre el tema de "La Comunión," o sea, "La Santa Cena," antes que tuviésemos la Cena del Señor. Y la Comunión no es comer pan, comunión significa, "hablar con alguien," tener comunión "hablar con alguien."
4Ahora, si en esta mañana me alargo mucho con el mensaje, sería bueno que si los que están sentados, cambiaran con los que están parados, y eso será muy agradecido por ellos, y que los dejen sentarse un rato. Yo estoy muy preocupado por este tiempo en que estamos viviendo. Estoy muy, muy preocupado. Y cuando veo las cosas sucediendo, y los vemos así por todos los lados, hay algo en mí que se enciende, que se preocupa. Y por eso, quiero tomar el tiempo y presentar esto con mucha calma.
5Ahora, en el mensaje de esta mañana estoy hablando sobre el tema de, "La Unidad." Y por eso quiero tomar el tiempo necesario, y presentar esto tan perfectamente como lo pueda hacer. Y deseo sus oraciones mientras están todos así unidos.
6Ahora, si Ud. trae su Biblia, y quiere leer conmigo, quiero que la abran en Hebreos, el primer capítulo, para comenzar. Y quiero leer los primeros tres versos del primer capítulo de Hebreos y luego en Génesis 1:26 y el 27, para ligarlo. Sabiendo que ningún hombre puede decir algo que valga la pena hablar, sin que Dios esté con él, para ayudarle para decirlo. Y eso también es parte del mensaje de hoy, de esta mañana, más bien dicho, de la uní dad de Dios con Su pueblo. Entonces, en Hebreos, capítulo uno, leemos de esta manera: Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, En estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas,
7Y ahora, en Génesis, capítulo uno, y versos 26 y 27, leemos también de esta manera: Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.
8Ahora, inclinemos nuestras cabezas por un momento mientras oramos. Y estoy seguro que en una congregación de este tamaño, habrá muchas peticiones, muchas cosas importantes. Entonces, levantemos nuestra mano a Dios, cada quien que tenga una petición, y por eso cada uno está haciendo notorio a Dios que tiene algo en su corazón, por lo cual, necesita la oración. Que Dios se lo conceda, a cada uno de Uds.
9Señor, nos hemos congregado bajo el techo de este Tabernáculo, y estamos tan agradecidos por tener un techo sobre nosotros hoy, pero nos hemos reunido con un propósito mucho mayor. Sentimos que, la promesa de Dios, que por la promesa de Dios, nos hemos congregado bajo las alas del Altísimo. Y que así como una gallina cubre a sus polluelos, deseamos que El nos proteja de todo aquello de lo cual necesitamos la protección. Y deseamos que El nos cubra, y que El nos alimente y que nos dé nuestro pan cotidiano, tanto físico como también espiritual, y que así tengamos la fuerza sustentadora en nuestro cuerpo para caminar sobre la tierra, y también el poder sustentador del Espíritu Santo para traer la Palabra de Dios a un pueblo hambriento. Y que así podamos irnos de aquí con la Palabra sobre nuestros labios y sobre nuestros corazones, con el aceite de la unción tan fresco que podríamos hablarles a otros del día en que estamos viviendo, y la condición de este tiempo. Oh Dios, estamos confiando completamente en Ti. No hay otro lugar en donde uno podría ir. Sentimos como Pedro, allá en el pasado, cuando un día Jesús le dijo, "¿Tambíen Me dejareis vosotros?"
10Y Pedro le dijo, "Señor, ¿a quién iremos? Solo Tú tienes las palabras de Vida Eterna." Y por eso, nos hemos congregado en Tu Nombre en esta mañana, porque solo Tú tienes las palabras de Vida Eterna. Y rogamos que Tú nos hagas esto tan claro y real, a cado uno de nosotros, que nuestros corazones ardan dentro de nosotros. Nuestras almas serán fortalecidas, nuestros cuerpos serán sanados, nuestros espíritus serán sanados, y nuestras almas serán renovadas, creados conforme al plan de Dios.
11Padre, yo ruego que les des fuerza a todos los que están parados en los cuartitos y en los pasillos, y los cuales están por todos lados. Ruego que les des fuerza. Y sabiendo que esto está grabado, y que las cintas llegarán a muchas naciones y a muchas tierras, y a muchas tribus de la tierra. Dios, estamos confiando completamente en Ti. Solamente danos la fuerza y la Palabra y la unción, que de esa manera, todo sea justamente como Tú lo deseas para esta hora. Nos entregamos a Ti ahora mismo, entregamos nuestro oír, nuestra voz, nuestra atención, todo lo que somos, te lo entregamos a Ti, que seas Tú quien te muevas en nosotros, y que obres a través de nosotros. Y que manifiestes Tu gran Presencia entre nosotros. Porque lo pedimos todo en el Nombre de Jesús, Tu Hijo. Amén.
12Ahora, bien. La palabra "unidad" quiere decir, "ser uno con." Unidad, "unido." Ahora, esto es un tema muy grande, y merece mucha más atención de lo que yo puedo darle, y más de lo que cualquier persona humana pueda darle a esta tema. Pero quiero expresarles a Uds., mi opinión de este tema, juntamente con lo que Dios nos dé. Ahora, en esto es la enseñanza de doctrina. Y para mis hermanos quienes escucharán esta cinta, yo confío que no sea algo ofensivo, pero que sea motivo para que Ud. considere esto de muy cerca. Que Uds. puedan estudiarlo en oración, cuidadosamente, y pesar todo esto en la balanza de la Palabra de Dios, y ver si es Dios o no.
13Porque yo creo que así debemos hacer siempre, pesar las cosas con la Palabra, porque la Palabra es la única cosa que permanecerá. Jesús dijo, "Los cielos y la tierra pasarán, pero Mi Palabra no pasará." Por eso yo la creo y creo que es el programa de Dios. Yo creo que esta es la obra completa de Dios, aquí en forma escrita. Por lo tanto, si algo fuere contrario a la Palabra, no podría ser de Dios, ni podría ser el plan de Dios. Yo creo que esto aquí es el programa. Ahora, el Espíritu de Dios en la Palabra hace que la Palabra viva, y que viva de sí misma. Vivifica la Palabra, como por ejemplo, una semilla.
14Ahora, el primer hombre y la primera mujer, en el Huerto del Edén, estaban en perfecta armonía con Dios, tanto así, que Dios pudo bajar a cualquier hora que El deseaba, y hablar de labio al oído con Adán y Eva. Ahora, eso fue unidad perfecta, Dios y Su creación, Dios hablando de labio a oído con Adán y Eva. Y ellos estaban en perfecta armonía, tanto con Dios, hasta que eran uno con Dios. Dios y Su familia, eran uno solo.
15Ahora, cualquier hombre y su familia, una familia correcta, buena, noble, y obediente, ellos son uno, cada quien, uno con el otro, cualquier familia. Y si hay algo que nos separa, entonces eso no es correcto, y la familia entonces está dividida, en algún lugar. Pero deben ser todo uno. El padre con la madre, madre con el padre, hijos con los padres, padres con los hijos, todos de acuerdo. Y cuando Ud. ve eso, allí va a ver un cuadro muy amoroso.
16Este es el propósito de Dios. Y Su propósito, como Padre, como Padre Supremo, era de ser uno con Su familia, con Su familia terrestre, Adán y Eva. Y la única manera en que ellos podrían ser uno como familia, con Dios, era porque la naturaleza de Dios estaba en ellos. Juntamente con Dios, y ellos con la naturaleza de Dios, llegaron a ser una sola unidad. ¿No es un cuadro muy hermoso? ¡Dios en Su familia, Padre sobre todos, Supremo! No había muerte, no había tristeza, no había angustias, no había nada de eso. Sólo había gozo inefable; nunca se enfermaban, nunca les partía el alma por el duelo. ¡Eran uno con Dios! ¡Qué cuadro tan perfecto! Y eso era por razón que la misma naturaleza de Dios estaba en esa gente. Y por lo tanto, todo lo que ellos hacían, ellos seguían exactamente en línea con Dios, y Dios con ellos formaba esa unidad.
17Ahora, Jesús oró en Juan, capítulo 17, y verso 11, para Uds. que están apuntando los textos, y tengo muchos textos que darles en esta mañana. Pero en Juan 17:11, Jesús oró que la iglesia y El, fueran uno, igual como El y el Padre eran uno. Que la iglesia, nosotros, como miembros en el cuerpo de Cristo, fuésemos uno, todos unidos, así como El y el Padre son uno. Y en aquel día conoceremos que El estaba en el Padre, y el Padre en El, El en nosotros, y que todos juntos somos uno. Que tremenda unión, que unidad sería eso, al ver Dios en Su iglesia hasta que todo miembro esté tan perfectamente en armonía, uno con el otro, y con Dios. Esa es la iglesia, a la cual Jesús viene a buscar. Entonces será cuando Su oración tendrá respuesta, que fuéramos uno.
18Y es también la única base que Dios jamás ha fijado para que El tuviese compañerismo con Su iglesia, la unidad de El mismo en el pueblo. Esa es la única base para el compañerismo. Y la única manera que Ud. puede llegar a esa base, es por la unión, o sea, el ser unido con El eternamente. Así como cuando Ud. se une con su esposo, una mujer con su esposo, es un voto hasta la muerte. Y cuando Ud. se une con Dios, es lo mismo, cuando la iglesia se une con Cristo, es hasta la muerte. Entonces, si Ud. nunca peca, ni comete ningún error, Ud. estará unido con Dios eternamente. Y solo la muerte le puede apartar a Ud. de Dios, y no es la muerte física, sino el pecado de muerte. El pecado de muerte, el pecado, más bien, es muerte, y eso es lo que le aparta a Ud. de Dios. Entonces, al estar unido con El en el Espíritu de Su Poder, eso es Vida Eterna, y Ud. está eternamente unido con Dios. Oh, como quiero entrar a eso, más al rato. Eternamente unido con el Dios Eterno, perfectamente en armonía con El, perfectamente unido, una iglesia, que juntamente con Díos, El y Su iglesia, son completamente uno. Unido perfectamente.
19Y si Ud. nota, como es que Eva estaba unida con Adán, ella llegó a ser parte de él. Y, ¿ha notado Ud. cómo dice Dios, allí en Génesis 1:27? Que El creó al hombre masculino y femenino, así los creó El. Ahora, el hombre era ambamente masculino y femenino, cuando era cuestión del espíritu de femenino y masculino. Luego, Dios tomó de su lado una costilla. Ahora, ¿notó Ud. que el cuerpo que formó fue un subproducto o un derivado pero no el espíritu? El cuerpo de la mujer fue un subproducto por cuanto fue después que la creación había sido completada. Dios tomó del costado de Adán una costilla y formó a la mujer como un subproducto. Pero no fue así con el espíritu. El espíritu era parte de Adán, porque él fue ambamente hombre y mujer, hablando espiritualmente, masculino y femenino.
20Ahora, ¿Ve Ud. bien el cuadro? Nosotros, en la carne, somos distintos. Somos como un subproducto, somos un ser creado, por razón del santo matrimonio. Pero en Espíritu, somos hijos e hijas, no algún otro espíritu, pero el Espíritu del Dios Viviente. Somos hechos a Su imagen, en Su unidad, en la perfecta imagen del Dios Vivo, porque llegamos a ser hijos e hijas. No algo separado, pero el mismo Espíritu, el mismo Dios, la misma persona, unidos en matrimonio a lo Eterno. ¿Ve Ud. cómo Dios ha planeado todo esto, que no fuéramos nosotros algo distinto, pero que fuéramos El mismo? Que no fuéramos otro ser de alguna otra tribu, pero una real unión y descendientes del Todopoderoso, hecho por un matrimonio santo. Ahora, el cuerpo nuestro viene de nuestro padre y madre, pero el espíritu viene de Dios, Dios separándose a Sí Mismo, así como fue con Adán, quien Dios separó.
21En el Día de Pentecostés, hallamos al Espíritu Santo, la Columna de Fuego, separándose a Sí Mismo y asentándose sobre cada miembro de aquella iglesia. ¡Dios uniéndose a Sí Mismo! Entonces, con ese grupo de gente, ¿qué es lo que hace? Trae de nuevo el cuerpo unificado del Señor Jesús. ¡Reuniéndose!
22Y hoy día, en esta gran separación en la que estamos viviendo, viendo las diferencias denominacionales y todas estas cosas, ¡qué lástima, qué tremenda desgracia!
23Somos unidos en matrimonio celestial al Dios Eterno, somos una parte de El, parte de Dios. Ahora, en la carne, yo llegué a ser Branham, por razón de mi padre, Carlos Branham. Ud. llegó a ser parte de su padre y su madre, pero en espíritu hemos llegado a una unión con Dios, porque es una parte de Dios mismo. Por esa razón es que el espíritu no puede morir. "El que cree en Mí, tiene Vida eterna. Y a la imagen que él es aquí en la tierra, a esa imagen, y a esa semejanza, Yo lo levantaré en el día postrero." No será un ser espiritual, porque a la verdad, tendremos un cuerpo igual al cuerpo glorioso de Dios, el cuerpo glorificado del Señor Jesús, seremos levantados en esa gloriosa imagen.
24Jesús dijo, cuando estaba camino a la tumba de Lázaro, "Yo soy la resurrección y la vida. El que creyere en Mí, aunque estuviere muerto, vivirá. Y todo aquel que viviere, y creyere en Mí, nunca morirá." Eso es para el que creyere en Mí, no solamente acerca de Mí, pero en Mí. ¡Estando en El, creyendo! "Si permaneciereis en mí , y mis palabras en vosotros. . ." En El, creyendo-ojalá el Espíritu Santo le permita ver eso. Ahora, Uds. son la manada pequeña, y por esa razón a través de la semana. estando en oración y pidiéndole a Dios, he escogido este texto para mostrarles a dónde estamos parados. Es cuestión de creer en El. Ahora, Ud. no puede creer en El, hasta que no haya entrado en El o El haya entrado en Ud., entonces es cuando Ud. está creyendo en El. Entonces Ud. tiene vida eterna. Ud. solamente está creyendo acerca de El, hasta que haya recibido la vida eterna, porque la vida eterna es la vida de Dios en Ud., y entonces Ud. está creyendo en El.
25Cristo dijo, "Tú en Mí, y Yo en Ti, para que ellos puedan ser uno, Padre, así como Tú y Yo somos uno." Es Dios en Cristo luego Cristo en la iglesia. ¿Ve Ud.? "Así como nosotros somos uno, que ellos también sean uno," dijo El. Ahora, ¿cómo llegamos a ser uno? El mismo dijo, "Si permaneciereis en mí, y mis palabras permanecieren en vosotros, (¿ve Ud.?) Si mis: palabras permanecieren en vosotros, entonces podéis pedir todo lo que queréis." Porque, ya no es Ud., sino es la Palabra que está en Ud., y la Palabra es Dios.
26Ahora, la Palabra de Dios es una espada. Hebreos, capítulo 4 y verso doce, así nos dice. Y una espada está perfectamente sir vida, si no es esgrimida por una mano, o un poder. Se necesita una mano para tomar la espada. Y la mano que se necesita para tomar esta espada, es la mano de fe.
27Y esa mano de fe, depende cuán fuerte es. Porque puede ser que esta mano de fe sea apenas suficiente fuerte para abrir un pequeño hueco en las tinieblas, y decir, "Por fe soy salvo." Y ese es un gran corte, pero, si hasta allí no más es lo fuerte de esa mano, para esgrimir la Espada, entonces no más hasta allí puede cortar. Pero si es una mano fuerte, entonces cortará a través de todo lo que el diablo pueda presentar, y hará resplandecer toda promesa de Dios en el poder de Su resurrección. Si es una mano fuerte de fe, "Estos son los días de los milagros. Jesucristo es el mismo, ayer, hoy, y por todo los siglos." Abrirá camino hasta llegar. Todo depende del poder en la mano que maneja la Espada.
28Y esta Espada tiene suficiente filo. Hebreos 4:12 nos dice, "Que es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos, (o sea que corta al entrar y corta al salir,) y llega hasta el tuétano del hueso y hasta las coyunturas, y es un discernidor de los pensamientos del corazón." Esto pasa más allá de lo físico, y llega hasta el reino espiritual, y levanta los pensamientos del corazón y los revela. Es el Espíritu de Dios, la Palabra de Dios.
29Ahora, la Palabra cortará hasta ese punto si hay suficiente brazo detras de la Espada, que la esté empujando hasta ese punto; hallará su lugar y cortará toda promesa y se las presentará a Ud. si es que tiene suficiente brazo fuerte detrás de la Espada. Esta Espada, hay que tomarla en el brazo de fe y agarrarla bien fuerte, y no soltarla, y enfrentarse directamente con el enemigo. ¿Cómo será posible, que este enemigo incircunciso se atreva a pararse en la presencia del Dios Eterno? Así que, uno toma la Espada de la Palabra, y toda promesa le pertenece. Levante la Espada con la mano fuerte de fe, y camine hacia adelante. Si Ud. Necesita sanidad córtela con la Palabra: "Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por todo los siglos." Si Ud. necesita la salvación, toda promesa en la Biblia es para Ud. Allí está. Y Satanás lo está tratando de esconder, pero Ud. tome la Espada y ábrase camino a través de todas las tinieblas, hasta que la Luz de Dios brille en su alma y Ud. está asegurado de la promesa. El así lo hará.
30Eva fue una parte de Adán, ella era carne de su carne, y hueso de su hueso. Y así es la unión correcta. Y así también es la unión correcta de la iglesia, espíritu de Su Espíritu, y palabra de Sus Palabras, jamás desviándose de la Palabra. El genuino creyente no se apartará ni cederá en ninguna Palabra de Dios. Recuerden, Eva se apartó en una sola palabra. ¡Fue una sola palabra! Pero el verdadero creyente no cederá en ninguna palabra. Esgrimirá la Espada en fe, la Espada de la Palabra, y cortará toda promesa divina que Dios ha hecho. Así es.
31Ahora, ellos fueron los ejemplos de Dios para nosotros, para saber cómo debiéramos ser. Son ejemplos siempre presentes, que nunca cambian. Cuando ellos hablaron, Dios respondió. El cuidó de ellos, de día y de noche. Aun cuando se acostaron para dormir, El vigiló sobre ellos. Y por el día, los guió, los alimentó, los amó, tuvo comunión con ellos, constantemente, todo el tiempo. Ellos fueron hechos a la imagen de Dios, y Dios estaba en ellos. Y así es compuesto el compañerismo. Así es que se compone la unión, es Dios en Su Iglesia. Ahora, mucho se podría decir de ésto, pero tenemos muchas cosas que ver. Ahora, unido con El es Vida Eterna. Y la única manera que podamos estar unidos con El, es poner por obra toda Su Palabra. Correcto. Tomar todas las promesas y creerlas.
32Eva estaba unida hasta que ella quebró la Palabra, o más bien, dudó que una sola palabra fuese la verdad. Y eso la separó. Y es cuestión de toda Palabra, porque la Palabra dice que, "El hombre no vivirá solamente por pan, sino por toda Palabra." Entonces nosotros sí podemos estar en Dios, unidos, porque Adán y Eva, antes de la caída - antes de no creer aquella Palabra - eso allá fue un ejemplo de lo que nosotros pudiésemos ser en El. Ahora, estar unido con El es vida; y el estar separado de El, es muerte. Pero, esto todo depende a que si seguimos Sus mandamientos.
33Ahora, sabemos que cometemos errores, pero no debemos enfocar la atención en eso. No es a base de nuestros errores, porque esos siempre van a estar con nosotros. Es mas bien a base de seguir las reglas que El ha puesto, seguir lo que El nos ha dicho que hagamos. El estar tropezando y cayendo, no tiene nada que ver con el asunto. Un verdadero siervo, si él tropieza, se levantará de nuevo. Y si éste titubea, Dios lo levanta nuevamente, para colocarlo bien en el camino, eso es, si él está en el camino del deber. Pero si la persona está fuera del camino del deber, Dios no está obligado con él. Pero, por cuanto él esté en el camino, y en la línea del deber, Dios está obligado con él, sabiendo que solamente es un hombre, o una mujer. El está obligado con esa persona, por cuanto ellos están en la línea del deber.
34La iglesia, ahora mismo, está comprometida con Cristo para la ceremonia de boda. La boda no ha sido ejecutada todavía, eso será en la cena de las bodas del Cordero. Entonces, notamos que la iglesia está, ahora mismo, comprometida, como por ejemplo, un hombre comprometido con su esposa. Y ¿qué hace el hombre durante este tiempo en que están comprometidos? El está dando toda clase de regalos, le manda obsequios, y la está haciendo que se sienta muy bien. Y así está haciendo Cristo con Su iglesia. Nos está mandando dones del Espíritu. Entonces, ¿cómo puede Ud. estar comprometido con El, y a la vez, negar que existen estos dones? Esos son los regalos de amor. Son los regalos que Dios ha dado a Su iglesia. Jesús mismo lo dijo, al decir, "Estas señales seguirán a los que creyeren."
35Ahora, bien. Mantenga esas cosas en mente. La iglesia tiene que creer toda Palabra, toda promesa, toda jota, toda tilde, y reclamarlo todo para sí misma y ejercerse. La iglesia tiene que ejercerse en estas cosas y creerlas para sí misma. Ahora, si yo fuera un hombre soltero, y estuviera comprometido con una joven, y digamos que le mandase algo, por ejemplo un anillo de compromiso, y ella no lo luciera, eso mostraría que a mí no me cree. Y mostraría que ella no desea ser mi esposa. Y si Cristo manda a Su iglesia estos regalos, estos dones, los cuales El ha prometido, y ellos los rechazan y dicen, "no es así, y que eso no existe," bueno, eso muestra que ellos no desean ser la novia de Cristo. Es que están desposados a otro amante, y no a Cristo, el Novio. Pero la iglesia verdadera retiene la promesa, guarda todo eso, y acepta los dones que Dios le manda.
36Ahora los primeros seres humanos rompieron el compañerismo que tenían con Dios, al descreer Su Palabra y escuchar la mentira del diablo. Ahora, eso fue lo primero que rompió el compañerismo que existía en esa hermosa unión. Ahora, miren esto, Adán y Eva estaban en posición de nunca morir, y estaban en una posición de nunca envejecer, estaban en posición de nunca enfermarse, y de nunca estar preocupados.
37Ahora, Ud. dirá, "¡Cómo quisiera yo estar así, de esa manera!" Pues mire, yo tengo buenas noticias para Ud. Ud. está en la misma posición. Dios ha dado la oportunidad, a toda criatura en la tierra, para entrar en esa posición.
38Ahora, ¿cuál fue el acuerdo original? "¡Si guardaren mis palabras! ¡Si esta Mi Palabra, si la guardasen, si la creyesen, y si la pusieren por obra!" Esa fue la regla original. Pero la primera ocasión en que Eva descreyó, o sea, le quitó una palabra de lo que Dios había dicho, eso allí rompió el compañerismo de aquella gran unión. Y al instante en que la iglesia descreyese una sola palabra de esta Biblia de Dios, y coloca esa palabra en alguna otra parte, allí mismo es donde rompen el compañerismo maravilloso que les ha sido ofrecido, y quedan separados. Y cuando ella cometió aquello, allí es cuando la muerte entró en su ser mortal. Y no solamente en su ser mortal, pero también en su ser espiritual. Ella rompió el compañerismo, o la relación con Dios, el momento que descreyó. Ahora, aquí está lo tremendo. Ningún hombre, ni ninguna mujer, puede creer la mentira del diablo hasta que primero no hayan descreído la verdad de Dios. Nadie puede creer la mentira del diablo hasta que primero no hayan descreído la verdad de Dios. Entonces, al enfocar bien en la situación de Adán y Eva, ¿puede ver Ud. adónde estamos parados nosotros en esta mañana?
39Ahora, pensemos seriamente en esto, porque cuando esta vida mortal haya terminado, jamás podremos pensar, ni hablar las cosas. El tiempo para Ud. de pensar es ahora. Después de esta vida Ud. ya no tendrá a dónde escojer, Ud. escoge hoy, porque este es el día de la escogencia, este es el día para escoger. Ahora, ella fue culpable de una sola palabra, no de un decálogo completo, pero una sola palabra, ella dudó a Dios porque le fue presentado a ella en ese aspecto, en esa luz, o sea que esa palabra pudiese ser dudada. Pero la Palabra de Dios no puede ser dudada, El quiere decir exactamente lo que ha dicho. Pero ella dudó la Palabra porque le fue presentado de esa manera, "Oh, seguramente Dios no quiso decir así." Pero sí quiso decir así, perfectamente. Dios quiere decir toda palabra así como la ha dicho. Y la Palabra no tiene necesidad de ninguna interpretación privada, es exactamente como El la ha dicho.
40Ahora, Ud. dirá, "¿Cómo sabe Ud. de la Biblia?" Yo creo que mí Dios ha guiado esta Biblia, El está vigilando por Su Palabra. El sabía que en los últimos días se levantarían ateos e impíos, por eso El La ha vigilado. Y esto es exactamente como Dios ha querido que diga, así como la tenemos hoy en día. Ahora, nos toca a nosotros creerla. Si nos apartamos por una sola palabra, entonces perdemos nuestro compañerismo y pasamos a la muerte, o sea la separación eterna de Dios, así como pasó con Adán y Eva. Tenemos que creer la verdad de Dios.
41Ahora, déjeme pasar por eso una vez más. No vaya Ud. a descreer una sola palabra de esta Biblia de Dios. Pero no vaya tampoco a decir solamente, "Sí, yo la creo, pero. . . "No, no. No hay nada de eso. Ud. la cree, pero también la acepta. Sí Ud. la pone a un lado, y dice, "Pues, mi iglesia no - no la cree de esa manera." Entonces Ud. no cree que es la Palabra de Dios, Y Ud. se encontrará caminando bajo la misma condenación, como se encontró Eva, cuando se apartó de Dios. Ud. mismo se habrá separado del Ser Eterno, cuando se le había presentado la oportunidad de ser unido con El. Pero recuerde, esto no puede ser dudado, porque es la Palabra de Dios.
42Ahora, si Dios, allá con aquella gente, tuvo unas pocas palabras que esa pareja tuvo que obedecer, y en esas pocas palabras, una de esas palabras fue mal representada y causó la muerte, miren hoy las palabras que tenemos. Tenemos que recibir cada una de estas palabras, y retenerlas y entrar en ellas como promesas de Dios. Y una verdadera Novia de Dios así lo hará, una verdadera querida, una desposada. Ojalá que estas cositas que hemos hablado pueden penetrar en lo más profundo de su ser, para que las puedan captar.
43¿Cuál fue la primera cosa que causó que Eva descreyera la Palabra de Dios? Fue porque Satanás le prometió más sabiduría, y le dijo, "Tú serás muy sabia." ¿Ve Ud.? La raza humana siempre está en busca de algo. Y Eva estaba buscando más sabiduría.
44Ahora, paremos aquí un momento. ¿No es esa la condición del mundo en el día de hoy? Desean más sabiduría, una clase mejor de cosas, más educación, están buscando algo distinto, más sabidurí a. Y eso fue lo que deseaba Eva. Pero déjenme decir esto también, que no hay ninguna sabiduría que puede superar a la sabiduría de Dios; sin embargo, Su sabiduría está en una forma tan sencilla y humilde que la gente lo pasa por alto.
45Como he dicho muchas veces, Satanás brilla, pero el evangelio resplandece. Oh sí, hay una gran diferencia entre brillar y resplandecer. Hollywood es algo que brilla, pero la Iglesia resplandece con el poder y el amor de Dios. Nosotros no deseamos brillar, deseamos resplandecer.
46Hoy en día, da lástima pensar así, pero las iglesias están tratando de apollarse en su prudencia o entendimiento, así como hizo Eva. Ella pensó de esa manera, tal como le fue presentado el asunto, y pensó que así era, porque parecía tan genuino. Oh, por favor, no fallen en captar esto. Parecía tan real, algo que podía ser añadido a lo que Dios ya había dicho. Parecía que ella podía obtener algo, que podría obtener algo más, o sea que Dios no le había puesto límite. Era como que Dios no le había puesto frontera o límite, como El le puso al mar, lo cual no puede salirse de su límite, porque la luna lo está vigilando. Y ella pensaba que Satanás tenía algo genuino, algo concreto, como diríamos, que todavía podía permanecer en unión con Dios, y a la vez ser más sabia, allí tendría ella una educación superior. Pero Dios ya le había dado exactamente lo que ella necesitaba.
47Y El ha asignado a la iglesia lo mismo. Y lo que El nos ha asignado, no es una cosa rara del seminario, ni algo que se aprende en la escuela bíblica. Pero es exactamente lo que está escrito aquí, y es, ¡ASI DICE EL SEÑOR! ¡Y no lo podemos cambiar! Pero las iglesias se están apoyando en su propia prudencia o entendimiento. Y piensan que por allí hay algo más, y es algo muy engañoso.
48Quedémonos en esto por un momento. Y es que el mundo completo está basado en eso. La economía entera de esta nación está basada en una concepción falsa. Ahora, les quiero contar algo que me pasó a mí, no como chiste, pero Ud. sabe que todos amamos nuestras esposas, o cuando menos, así debe ser. Yo estaba de viaje, hace como unos tres años y estaba en el oeste y estaba en un cierto hotel. Y me levanté por la mañana y pensé, "Parece que va hacer mal tiempo." Y entonces agarré el itinerario de la televisión y vi que a las ocho debieran tener las noticias.
49Entonces prendí la televisión para ver las noticias. Y como en la mitad del noticiero, interrumpieron con un comercial y estaban haciendo propaganda con una cierta clase de detergente. Y el que anunciaba decía, "Ahora amas de casa, jamás tendrán que lavar sus platos. Lo único que tienen que hacer es agregar este detergente al agua, y meter los platos, allí los deja por unos dos o tres minutos y luego los saca y los enjuaga, y los pone a secar, y allí se acabó todo el asunto."
50Bueno, yo pensé, "Cuando llegue a casa, yo voy a ser un gran héroe." Apunté bien el nombre del detergente y pensé, "Ahora sí, cuando llegue a casa voy a mostrarle a mi esposa para que ella pueda ver lo que yo puedo hacer."
51Bueno, en el camino compré una botella de este líquido, y cuando llegué a casa, pues lo eché al agua, y le dije a ella que continuara barriendo por allí, arreglando la casa, que yo iba a arreglar lo que era la cocina. Entonces quité los platos de la mesa, les quité todo el alimento que había sobrado, las migajas, las eché a la basura y puse los platos al agua. Allí los dejé unos momentos y los saqué. Cuando los saqué había igual cantidad de huevo pegado al plato que cuando los metí al agua. Mi esposa hubiera perdido la confianza en mí, si hubiera visto eso.
52Ahora, ¿por qué es que se permite en esta nación que el pueblo sea engañado? No debieran permitir que se anuncie esa propaganda de esa manera. Debiera haber una ley en contra de tal cosa. Y otra cosa es el anuncio moderno de los cigarros, ¡que desgracia! Dicen, "En un vagón de cigarros, no existe ni una sola tos." Eso no debiera permitirse. Pero, ¿qué es lo que está haciendo? Está engañado el pueblo. Hay muerte en cada uno de esos cigarros. Hay muerte en cada bebida de whisky; en cada botella está el comienzo de la violación de mujeres, de asesinato, de locura. Sin embargo, se permite hacer la propaganda en los programas y dicen, "Esta es la misma que bebió su abuelo. Hay más gozo en la vida con esto," refiriéndose a cierta clase de cerveza o licor. Pero ¿qué es? Es un engaño tremendo. Y está colocando ante el público algo, con lo cual, matarse a ellos mismos, Y así se permite hacerlo.
53Ahora, veamos la vuelta de la moneda. Las iglesias, por medio de sus dogmas humanas, sus credos hecho por el hombre, están presentando ante el pueblo una cosa muy engañosa, una cosa que no es, y el pueblo se lo está comiendo, lo cual es muerte. No existe ninguna iglesia que pueda limpiarle el alma. No existe tampoco ningún credo que pueda limpiarle el alma. Solamente la sangre de Jesucristo puede lavar y limpiar su alma, es el remedio de Dios, y tiene garantía. Entonces, estas cosas son falsas, pero el pueblo se está apoyando en el entendimiento de los sabios y por eso mismo, están muriendo. Y el pueblo hoy está apoyándose y confiando en el entendimiento de los credos, y las denominaciones, y millones y millones, así como cerdos en el matadero, se están lanzando al abismo del infierno. ¡Qué lástima es esto! Pero a nosotros, nos es prohibido apoyarnos en nuestra prudencia y entendimiento. Ni aun podemos intentarlo.
54Ud. dirá, "¿No tendrá más razón un concilio de hombres que una sola persona?" No, no es así, si esa persona está hablando la Palabra de Dios. En una ocasión hubo cuatrocientos profetas que se enfrentaron a dos reyes, y estos se apoyaron en su entendimiento. Pero hubo uno solo que se mantuvo con la Palabra de Dios, y en el fin se probó que él estaba correcto. Era Micaías. Depende si es la Palabra de Dios o no. Porque cualquier cosa contrario a la Palabra está errado y trae la muerte. No existe sabiduría que puede superar a la sabidurí a de Dios. El es el más inteligente de todos los intelegentes. El es la fuente. El es la única fuente de sabidurí a. Toda palabra del hombre es necedad y mentira, si es contrario a la Palabra de Dios. Si la persona está hablando la Palabra de Dios, pues ya no es la palabra del hombre, sino la Palabra de Dios. ¿Ve Ud.? No es el entendimiento del hombre.
55Satanás le hará toda clase de promesa, pero él no tiene nada que dar, porque él no tiene nada. El no tiene salvación. Y ¿qué es Satanás? Cualquier cosa contrario a la Palabra. El no tiene salvación, él no tiene nada de luz. Su reino es compuesto de tinieblas, cuyo fin es la muerte. El reino de Satanás es compuesto de tinieblas y muerte. Ahora, Ud. dirá, "Hermano Branham, repita eso por favor." ¿Cuál es el reino de Satanás? Cualquier cosa contrario a la Palabra de Dios.
56Ahora, eso es muy cortante, pero es el tiempo de cortar. La rama del árbol, si nos va a producir fruta, tiene que ser podada. Y ahora es el tiempo.
57Cualquier cosa contraria a los preceptos de Dios, o sea la Palabra de Dios, eso no es de Dios. ¿Qué es? ¿Qué es el pecado? Es la justicia pervertida. ¿Qué es muerte? Es la vida pervertida. Y ¿qué es el reino de Satanás? Cualquier cosa que se coloca para que tome el lugar de la Palabra, cualquier cosa, cualquier enseñanza, una sola palabra, sí, una sola palabra. Quizás Ud. cree toda la Palabra, Eva también creyó toda la Palabra, hasta esa Palabra. Ella solamente necesitaba descreer esa sola Palabra. Y una sola Palabra es lo único que Ud. tiene que descreer.
58Ahora, veamos esto con cuidado. La única manera de permanecer en el compañerismo divino, era de guardar toda la Palabra. Dios dijo, "Haréis esto, no haréis esto acá. Haréis esto y aquello, podéis hacer esto, y esto acá, pero no haréis esto." Ahora, fue solamente una partecita de un solo mandamiento, lo cual ella desobedeció, y eso dió comienzo a todo esto que vemos. Por cuanto ella hizo aquello allá, eso dió lugar a todo niño hambriento que hubiere todo el mundo; dió lugar a todo dolor de muerte, a toda tristeza, a toda angustia, ella lo hizo. ¡Qué cosa más horrible es el descreer la Palabra de Dios! Toda persona que ha sufrido con los dolores de muerte, ella causó todo eso, y lo causó en aquel instante. Ella fue la causa de toda criatura que naciese fuera de matrimonio. Todo pecado que jamás ha sido cometido, Eva lo causó cuando guardó toda la Palabra, hasta ese lugarcito, y allí fue donde razonó. Ella no lo ignoró. Ella sabía lo que decía, pero fue engañada a hacer esto que aparentaba ser algo mejor, porque le fue prometida una clase más alta en la sociedad, mejor sabidurí a, le fue prometido conocer más acerca del asunto, si haría eso. Como dirían hoy, "Nuestros ministros son mejores educados. Tenemos más alta clase de sociedad."
59Pero no hay una sociedad más alta de gente en todo el mundo que aquellos que guardan toda la Palabra de Dios. Eso es lo mejor. Esa es la única clase de gente a quien Dios está mirando. Ahora, quizás de aquí a poco, Dios nos permita ver algo de eso.
60Pero el reino de Satanás no nos puede prometer nada sino la muerte, porque nada más eso tiene. El es el autor de la muerte. El puede prometernos la mentira porque él es el padre de la mentira. El no te pueda dar la vida, tampoco te pueda dar el cielo, porque no tiene ni cielo para darte.
61!Piénselo bien! Al descreer una sola Palabra de Dios, por medio de una promesa del diablo, o de su maquinaria, una sola Palabra le manda a Ud. al tormento. Así es como comenzó. Y si Dios, tan misericordioso como es, si El mandaría todo este sufrimiento sobre la tierra, y diera lugar a tantos niños hambrientos, y toda clase de afliciones, y gente muriéndose de hambre, y toda la muerte que existe en la tierra, todo por razón de una sola palabra allá en el principio,¿no pudo El haber mirado por encima de aquello? Y ¿no pudo haber evitado toda esta masa de sufrimiento? ¿No lo pudo haber hecho? Entonces, si El no perdonó una sola palabra allá, sabiendo que esto acá sería el resultado, ¿cuánto más no perdonará una sola palabra acá cuando el individuo tendrá que sufrir sólo, cualquiera que descreyere? Piénselo, es una cosa muy tremenda, y muy seria.
62Ahora, cuando Adán y Eva escucharon la mentira del diablo, la santa imagen de Dios los dejó, su compañerismo con Dios estaba roto. Al instante, en que ellos le pusieron atención a la mentira del diablo, allí se rompió el compañerismo de unidad con Dios. Y al instante que Ud. le pone atención a la mentira del diablo, allí es donde rompe su compañerismo. El instante en que Ud. sale de la presencia de Dios, como hizo ella, allí es cuando Ud. falla en tomar la Palabra de Dios, tal cual como es.
63Ahora vean, quiero preguntarles algo. Todos sabemos que existe un Dios. Y si Dios es tan exacto y correcto con Su Palabra y tan determinado que juzgará al pueblo por Su Palabra, entonces, El tiene que preservar una Palabra en alguna parte, por la cual, juzgará al pueblo. Y esta Biblia es aquello, por lo cual los juzgará. Nunca se les vaya a olvidar eso. Es la Biblia, por la cual Dios juzgará al pueblo, porque dice aquí en Apocalipsis 22, "El que quitare una sola palabra, o el que añadiere una sola palabra."
64No es cuestión de decir, "Pues, yo asisto a la iglesia, yo creo, yo sí creo en Dios." Oh, pero todo diablo en el infierno también le cree, y todos los religiosos, todos.
65Pero, solamente se necesita que fallemos en una sola Palabra, y eso allí rompe el compañerismo. Y una cadena no es más fuerte que el eslabón más débil. Y donde existe la debilidad suya, en descreer la Palabra de Dios, allí es donde Ud. necesita poner un nuevo eslabón, fuerte como los demás. Si Ud. solamente cree que Jesucristo salva, entonces, necesita añadirle otro eslabón allí mismo al lado, para creer que El también sana. Si Ud. cree que El era, entonces también tiene que creer que El es. ¡Aleluya! Si Ud. cree que El era y está dudando que si El es, o no, ese eslabón se va a romper, y allí es donde Ud. se pierde. ¿Ve lo que digo? Esto es seco, y es duro, pero es la verdad. Ud. tiene que creerle en toda Palabra, todo lo que El ha dicho.
66Ahora, Ud. dice, "Pero Hermano Branham, ¿qué de estas denominaciones?" Muy bien, escuchen. Si están con esta Palabra, muy bien. Pero si niegan esta Palabra, entonces no es correcto, y es nuevamente el diablo. ¿Ve Ud.?
67Ud. me dirá, "¿Qué de cierta iglesia por allí?" Yo no sé nada de esa iglesia. Lo que sí sé, es esta Palabra. Ahora, ¿cómo va Ud. a creer a una cierta iglesia, cuando existen más que novecientas distintas denominaciones, y cada una diciendo, "Nuestra denominación tiene la verdad exacta?"
68¿A dónde pues, iría Ud.? Ud. tiene que tener fe en algo. Ud. dice, "Yo tengo fe en la metodista, o en la bautista, o en la presbiteriana, o en la luterana, o en la pentecostal, o en la iglesia católica," o la que sea. Ud. tiene fe en esa organización, y si esa organización está contraria a la Palabra de Dios, entonces Ud. está haciendo lo mismo como hizo Eva. ¡Exactamente! Ud. está haciendo exactamente como hizo ella. Está tomando la Palabra de Dios y está tornándola. . ."
69Ud. dice, "Bueno, pero es que acá hay gente de sociedad más elevada. Acá tienen un edificio más elegante y más grande. Acá son hombres más educados." Eso no tiene nada que ver con el asunto. Satanás era mucho más inteligente que Eva. En cuanto a eso, ella ni aparecía en el mismo cuadro. Pero a ella no le tocaba ser inteligente, ella era supuestamente, ella debiera ser obediente. Y a nosotros, no nos toca ser inteligentes. Jesús dijo que los hijos de este mundo, o más bien, el reino de este mundo, sería mucho más inteligente, los hijos de las tinieblas serían mucho más inteligentes que los hijos de la Luz. Nosotros hemos sido comparados a las ovejas. Y las ovejas no pueden guiarse por sí mismas, tienen que tener un pastor. Dios no quiere que seamos inteligentes, El sólo quiere que nos apoyemos en Su entendimiento. Amén. Seguirle a donde El nos guíe, Amén. ¿Ve Ud. el cuadro? No se apoye Ud. en su propio entendimiento, o prudencia. Eso lo dice la misma Biblia en Proverbios 3, verso 5. No se apoye Ud. en su propia prudencia o entendimiento, mas bien apóyese y confíese en Su entendimiento. No importa cuán contrario aparezca, y cuán brillantes están las grandes luces acá de un lado, no ponga nada de atención en eso. Solamente confí ese en Su entendimiento, lo que El ha dicho es la verdad.
70Ahora, la unidad del compañerismo fue roto entre Dios y Sus hijos, en aquel instante cuando ella descreyó un pequeño párrafo, una pequeña palabra de Dios. Todos los que me entienden bien, digan "amén." No fue cuestión de una Biblia entera; hoy día dicen, "Yo no necesito la Biblia." Otro dice por allí, "Yo solamente creo quizás la mitad." Pero ella tuvo que creerla toda, toda Palabra.
71Y no solamente fue ese el resultado, pero también la unidad entre esposo y esposa estaba rota. Yo no creo que exista ningún matrimonio que puede ser, lo que debe ser, sin que haya una unión perfecta entre el esposo y la esposa y Dios. Correcto. Crían hijos en el mundo, y en muchos casos son ilegítimos, les dan cigarros, whisky, juegan a la baraja ante los niños, beben licor ante los niños. No importa cuán leales sean los padres a sus votos matrimoniales, eso apenas es una cosa sexual, eso es la carne. Pero allí existe un espíritu, ese espíritu del papá pecador, y la mamá pecadora, y no importa cuan leales sean ellos a sus hijos, eso terminará mal.
72Ud. dirá, "Yo conozco a hombres y mujeres que no enseñaron a sus hijos todo eso, y ni eran cristianos." Ahora, aparte de no enseñarles todos esos vicios, lo peor en todo el mundo que se puede hacer con los niños, es no guiarlos al Señor Jesucristo. Eso es lo peor, ¿ve Ud.? No se puede tener una unión correcta sin eso. El compañerismo queda roto.
73Tan pronto como se rompió el compañerismo entre Dios y Adán y Eva, allí mismo también se rompió el compañerismo entre él y ella.
74¡Escuchen bien! Cuando una iglesia rompe el compañerismo para lanzarse en organización, allí mismo es donde se rompe el compañerismo entre los creyentes. Tenemos que creer con un solo corazón, una mente, y unánimes en todo. Así estuvo la iglesia antes que se formase la unión allá en el Día de Pentecostés; estaban de un corazón, una mente, y en un acuerdo. Y cuando Ud. lanza a una iglesia, en una organización, allí va haber toda clase de divisiones, porque entre ellos habrá algunos hijos de Dios, que van a creer en Dios, y se van a quedar con lo que es correcto, y los demás se irán por la vía contraria. Y allí no existirá el compañerismo.
75Ahora ¿qué pasó? Es que su modo de pensar había cambiado. Sí, su modo de pensar había cambiado y su compañerismo con su esposo no estaba correcto. Y allí comenzaron a ponerle la culpa al otro. ¿Ve? Su modo de pensar, en verdad había cambiado. ¿Por qué? Porque dentro de ella llevaba la vida del diablo. ¡Exactamente! Cuando ella descreyó la Palabra de Dios, allí mismo aceptó la vida del diablo, porque allí es cuando aceptó su enseñanza.
76Ahora, yo podría ponerle mucha más fuerza a esto aquí, en este punto, pero ya está grabado en cinta, y sé que Uds., la Iglesia, lo están entendiendo.
77Ella descreyó la Palabra de Dios, y eso la separó de Dios, porque en ese instante ya estaba en ella la vida del diablo. Ella había creído su mentira, y dijo, "Oh, pero esta fruta sí es buena," y ella estaba participando juntamente con él. Correcto.
78Ya no puedo retener esto, esto se los voy a decir, no puedo retenerlo más. El otro día yo estaba en Arizona, y estaba enseñando en una cierta iglesia. Y yo jamás he dicho algo bajo la inspiración y he tenido que retractarme. Y había muchos ministros que me han dudado acerca de la simiente de Satanás, la simiente de la serpiente. Están con la enseñanza que la mujer comió una manzana. Muy bien, Caín pensó lo mismo, ¿ya ven como él trajo la fruta del campo, ven? ¡Pero no fue ninguna manzana! ¿Cómo es entonces, que se dio cuenta Eva que estaba desnuda? Y ya hemos hablado acerca de eso en otras ocasiones, lo que en verdad fue. Fue un acto sexual. Cierto, así fue. Ella allí se dio cuenta que estaba desnuda. Y hasta tuvo un hijo por esta serpiente, y este hijo no fue ningún reptil, por cuanto su padre era el más astuto de todas las bestias del campo, y era lo más próximo al hombre. El hombre en su estudio, ha hallado al mono, y al chimpancé, y los demás, pero no puede hallar el eslabón que conecta al hombre con estas bestias. Pero, he aquí lo tienen. Dios lo ha maldicho hasta donde él nunca jamás puede volver. Y eso le ha pasado por el hecho malvado que ha cometido. Esa era la única simiente que se podía mezclar con el humano.
79Entonces, el otro día yo estaba parado allá en Arizona predicando, y había mucha gente católica en la congregación, y yo dije, "Y Uds. católicos, que llaman a María la madre de Dios, ¿cómo puede Dios tener madre, cuando El es eterno? El no puede tener madre. Jesús no fue nada para María, y no hubo nada de parentesco, ella solamente fue la incubadora que lo trajo a la luz."
80Ahora, siempre ha existido la creencia, y aun yo tuve una cierta idea tocante a esto, hace muchos años, de la concepción inmaculada, de que Dios le hizo sombra a María y colocó la célula de sangre en ella, pero que el huevo mismo era de la mujer. Pero, si el huevo era producto de la mujer, entonces tendría que haber una sensación para hacer que el huevo baje por el canal hasta el vientre. Entonces, ¿adónde ponemos a Dios? En un enredo sexual. Pero Dios, quien creó la célula de la sangre, también creó el huevo. Doctor, tiene que haber el polen masculino y femenino. Correcto.
81Entonces, si la mujer produjo el huevo, ¿cómo pues podrí a decir David: "No dejaré a mi santo ver corrupción, ni tampoco dejaré su alma en el infierno?" Y si el huevo de la mujer tuviera parte en Cristo, entonces cada individuo tendría algo qué ver de su parte en la resurrección, cuando la verdad es, que fue una obra completamente de Dios. ¿Por qué levantó Dios la parte sexual de la persona? En la resurrección, ¿por qué no dejó que su cuerpo viera corrupción? Precisamente porque era santo. Pero, ¿cómo pudo El haber sido santo si hubiera tenido una concepción con María, y el polen hubiera venido de María, y el huevo hubiese bajado por el canal hasta el vientre? Tendría que haber una sensación para hacer bajar el huevo. Entonces la mujer hubiera sido.. .
82Y Ud. podría decir, "Bueno, es que el huevo ya podría haber estado allí." Es muy posible. Pero, aun sí así fuera, entonces vea esto: El no hubiera sido cien por ciento Dios. Y no fue Dios, por cuanto fue humano. Pero, si así fuera, entonces, la mujer hubiera tenido parte en eso. Y la propia simiente, o semilla, que hubiera venido de María, la cual hubiera venido de su madre, y de su madre, y de su madre, hubiera tenido algo de humano mezclado, y hubiera estado mezclado con ese deseo humano. No pudo haber sido de esa manera. No señor.
83Es lo mismo, si un águila pone un huevo, entonces Ud. toma ese huevo y lo coloca bajo la gallina, ahora, bajo la gallina el huevo empollará. Pero ella solamente es la incubadora. En ese aguilucho no existe nada de gallina. No señor. Igualmente, uno podría tomar en perrito y amarrarlo para que no se vaya, y colocarlo sobre el huevo de un pájaro, ese huevo allí empollará bajo el perro. Es el calor del cuerpo, lo cual empolla al huevo.
84Y así mismo fue con Jesús. María solamente fue la incubadora. Dios la usó como usaría a cualquier otra mujer. Ella fue virgen, no había tenido otros hijos. Así que, El bajó a un vientre virgen. Pero Dios, el gran Creador, hizo el huevo, como también el germen, los creó. Entonces, podemos ver que así fue la concepción inmaculada.
85Entonces, cuando yo salí de esa predicación, allí estaban los hermanos esperándome. Y me dijeron, "Hermano Branham, queremos preguntarle algo. Ud. cometió un error. Y ahora sí lo tenemos arrinconado."
86Yo dije, "Muy bien, eso es lo que yo deseo, que me a pongan en el rincón." Me dijeron, "Ud. cometió un error cuando predicó esto acerca de la simiente de la serpiente. Ud. dice aquí que Dios creó al huevo. Lo que ha pasado es que, aquí en Génesis, capítulo 3, hallamos que Dios, hablando a María dice, `Pondré enemistad entre tu simiente y la simiente de la serpiente.'"
87Yo pensé, "¡Ay, ay, ay!" Jamás en mi vida he predicado algo bajo la inspiración de lo que he tenido que retractarme, porque yo no estoy confiando en mi propio entendimiento. Y aun si así fuera, si mi entendimiento es contrario a la Palabra de Dios, entonces mi entendimiento está errado, tiene que ser Palabra de Dios. Si no es, entonces hay que dejarlo quieto, porque no es correcto. Pero desbaratarlo no es la cosa correcta. En mi corazón dije, "Padre Celestial, ayúdame. Yo no sé qué hacer aquí. Aquí está el hombre con su dedo en la Escritura, donde dice, `pondré enemistad entre tu simiente y la simiente de la serpiente.' "
88Ahora, aquí está la cosa. El Espíritu Santo entró. Y yo creo que es El mismo que pudo hacerle sombra a María, y que pudo crear aquello, también puede poner Palabra en la boca de uno. Yo confío en El diariamente. Y siempre es Su Palabra. El no puede decir algo contrario a Su Palabra. Y si Ud. dice que está ungido, y predica en contra las verdades de Dios, entonces, esa unción no es del Espíritu Santo. Porque, cuando el Espíritu Santo le hace sombra a uno, El trae lo mismo, porque es la Palabra.
89Ahora, escuche. ¿Qué pasó? Yo dije, "Muy bien. Ahora quiero hacerles una pregunta a Uds. La mujer no tiene simiente. No dice aquí, `tu huevo,' pero dice, `tu simiente.' Y ella no tiene simiente propia."
90Se necesita una unión para formar la semilla, o la simiente. ¿Es correcto, Doctor? Así tiene que ser. Si Ud. tiene una masa, o algo así, una pulpa, y lo cual no tiene nada de vida, y lo siembra, eso nada le va a dar. Allí se va quedar y se pudre. Y, a la vez, no se podría sembrar la vida sin tener la pulpa o la masa. Así que Ud. puede ver que la cosa completa es una unión. Y yo les estoy tratando de hablar acerca de Cristo y la Iglesia. Esa es una unión. ¿Ve Ud.? Ahora, si la mujer tiene simiente propia, entonces, no tiene necesidad del hombre. Puede tener el niño por su propia cuenta. Pero, no es así. Ella no puede tener el niño hasta que no ha estado con el varón, porque se necesitan los dos juntos para formar la simiente. ¿Es correcto? Siembre Ud. una semilla por allí que no tenga vida, y vea qué pasa.
91Por allí me han contado de una mujer que dio a luz a unos perros. Pero, no podrían ser vivos. Imposible, porque vea Ud., el polen no se mezcla.
92Entonces, notemos esto, la mujer no tiene simiente propia. Por lo tanto, El dijo, "Pondré enemistad entre tu simiente y la simiente de la serpiente." Diciéndole en eso, que El mismo, le iba a dar a ella una simiente, pero no por la cópula sexual. El, más bien, iba a crear en ella una simiente. Entonces, Ud. dirá, "Pero ¿no será esa Su simiente, de El?" Sí, pero sería de Marí a después que El se la hubiera dado. Este aquí es mi ojo, pero El me lo dio. Esta es mi mano, pero El me la dio. Y esta también es mi voz, pero Dios me la ha dado. ¿Ve Ud.? Y la simiente que estaba en María, no tuvo nada que ver con María. Era algo que Dios mismo hizo.
93Entonces, la simiente que estaba en Eva, fue por la unión de un acto ilegal, lo cual era muerte. Ella ya estaba empreñada con la simiente de la serpiente, porque había vivido con él. Y ella misma dijo, allí mismo, "La serpiente me ha engañado." Correcto. Y en seguida vemos que nació Caín.
94Sabemos que ella dijo: "Por voluntad de Jehová he adquirido varón." Y es cierto. Toda criatura que nace, ya sea ilegítima, o cualquier forma, tiene que ser por un acto de Dios, por voluntad de Dios. El es el único que puede dar vida. Correcto.
95Ella ya estaba por ser madre, y lo único que hizo esto, fue aclarar el asunto de la simiente de la serpiente. Dios le dijo, en otras palabras, "La simiente que está en ti ya está concebida, y es por razón de un acto ilegal contra Mí Palabra, con este ser aquí, y lo que ahora tienes es la simiente de la serpiente. Pero Yo te daré una Simiente, por la concepción inmaculada, y su Simiente herirá la cabeza de la serpiente, y su cabeza herirá el calcañar." Amén. Permite que Dios lidié el asunto, si es Su Palabra, El la traerá a todo cumplimiento.
96Y por eso es tan importante que estemos en unión con Dios. Y por esa razón, después que Jesús había dicho, "...bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo," Pedro se pudo parar en el Día de Pentecostés, y decir, "Bautícese cada uno en el Nombre del Señor Jesucristo." Porque el nombre del Padre, Hijo, y Espíritu Santo es, a la verdad, el Señor Jesucristo. ¿Lo ve Ud.? Se necesita una unión.
97Pablo jamás había visto a Pedro, pero el mismo Espíritu Santo, en la misma unión, (¡Gloria a Dios!) causó que él dijese la misma cosa. "Habéis recibido el Espíritu Santo, desde que habéis creí do?" Y le dijeron, "Pues, no sabemos si existe tal cosa o no." Y él dijo, "¿Cómo fueron Uds. bautizados?" Y ellos dijeron, "En el bautismo de Juan."
98Pablo dijo, "Tienen que ser rebautizados en el Nombre de Jesucristo." Y entonces recibieron el Espíritu Santo.
99Y ¿qué fue? ¡Fue la unión diciendo la misma cosa que decia Dios! Y esa es la confesión. Confesar quiere decir, "decir la misma cosa." Y El es el sumo sacerdote de nuestra confesión, para poner por obra lo que El mismo ha dicho. Nosotros decimos que es la Verdad, y El la pone por obra. Allí lo tiene Ud. Esa es la confesión.
100Ahora, veamos cómo fue la unión entre ella y su esposo y como fue rota. ¿Ve? Tan pronto como Dios había dicho, "Adán, ¿cómo fue que hiciste esto?" En vez de tomar la culpa de su esposa, él le puso toda la culpa a ella y dijo, "La mujer que me has dado. . ." Allí la unión ya estaba rota.
101Y ¿qué hizo ella? En vez de amar a su esposo y decir la verdad, ella también mintió. Ella hubiera dicho, "El es inocente, yo le di a él." Amén. Así hubiera hecho. La Biblia dice, "Y dio también a su marido." Ella hubiera dicho, "Este hombre es inocente. Yo le di a él, entonces fue que comió, pero yo fui quien le di a él." Pero, en lugar de eso, ella le echó toda la culpa a la serpiente, era lo más lógico.
102Y es lo mismo que están tratando de hacer hoy. Pero la unión entre esposo y esposa, ya estaba rota. El compañerismo entre esposo y esposa, ya estaba roto, y también la unidad entre ellos y Dios estaba rota. La cosa estaba arruinada por completo. Y ¿por qué? Por razón de haber descreído una sola Palabra. ¡Oh mi hermano! Sí, ella debió haber dicho la verdad. Porque ahora, la unidad entre ella y su esposo ya estaba borrada, ya no existí a. Y también la unidad entre ellos y Dios, ya no existía tampoco. Y cualquier iglesia que no toma toda la Palabra de Dios, completita, lo mismo sucede. Como amo yo la Palabra. ¿Ud. también?
103Ahora, fíjese bien en el primogénito, Caín. Este fue un asesino, un mentiroso, un engañador, y un envidioso. Tuvo envidia de su hermano. Su hermano guardaba los mandamientos de Dios, y Dios había hecho una expiación, al haber matado una ofrenda y ofrecido la ofrenda a favor de ellos. Pero, mire la ignorancia de Satanás, tratando de sustituir algo. La Biblia dice que Dios fue y les hizo túnicas de pieles. Ahora, para obtener pieles, algo tuvo que morir. Adán trató de hacerse para él y para su esposa, unas túnicas de hojas de higuera. Pero eso no servía, porque esa era vida botánica. Pero vida, una vida activa, tenía que morir. Entonces Dios mató una forma de vida de menos importancia, y en eso estaba diciendo, "Algún día, daré Mi propia Vida por Uds., será la Vida genuina, la cual formará de nuevo esta unión." Y dentro de poco veremos eso, Dios mediante. Pero aquí Dios estaba diciendo: "Miren, aquí les estoy dando la vida de cordero. Cúbranse con esto para que se esconda su desnudez." ¿Cómo será posible que El les hubiera dicho, "Ya no coman de esas manzanas?" ¡Qué tonterías! Les dijo, "Vístanse con estas pieles." El tuvo que matar algo.
104Entonces, notamos al hijo de Satanás, porque a la verdad, no engendraron a los hijos como Dios quiso. Ahora, diga como Ud. quiera, pero este fue hijo de Satanás, porque la pureza que había entre Adán y Dios no hubiera podido traer esa clase de vida. Pero este hijo de Satanás, tratando de ofrecer una expiación, vino con la misma cosa que la mayoría de la gente dice hoy, una canasta de manzanas y frutas de la tierra, para con eso ofrecer una expiación, o como una cura del mal.
105Y ¿qué cosa hizo el justo Abel? El sabía perfectamente bien que no fue por comer manzanas. El era la sangre de su madre, y de su padre, la vida de Adán. Por eso él trajo un cordero, igual como hizo Dios. ¡Aleluya! El guardó la Palabra de Dios, y por eso Caín le tuvo envidia.
106¡Y es lo mismo hoy! Ud. tiene que venir por medio del sacrificio de la sangre, la Palabra de Dios exactamente como dice, manténgase perfectamente con eso. Ahora, muchos creen en el sacrificio de sangre, seguro, pero dígales otra cosa de la Palabra, y dicen, "Oh no, yo no creo eso. No, eso seguramente fue para otro día a." ¡Es el mismo diablo, con los mismos trucos! Espere hasta que terminemos con esta tema. Pero note como él llegó de la misma manera de siempre.
107Pero Caín, con sus cosas tan estúpidas, no tanto estúpidas, sino en su manera astuta y engañosa, trajo el fruto. Pero Abel guardó la Palabra de Dios y trajo un cordero, Y Dios le dijo, "Correcto Abel, tú has guardado Mi Palabra." Y a Caín, le dijo, "Caín, tú sabes que así no fue. ¿Acaso Yo tomé hojas de higuera, como trató de hacer tu papá? Y tú aquí traes higos, uvas, manzanas, no sé cuánta más cosa traes allí. Tu papá se trató de cubrir con hojas de higuera, como una expiación, y aquí tú tratas de venir con la fruta del árbol. ¡No fue así! Fue, más bien, la sangre de la vida."
108Dios dijo, "Esto aquí, así es." Abel había ofrecido lo correcto. Entonces su hermano le tuvo envidia. Mire lo que hizo, mató a su hermano. Y Dios luego levantó a otro; y eso allí habla de la muerte, el entierro, y la resurrección de Cristo mismo. Entonces, Dios les dijo a Adán y Eva, "Fructificad y multiplicaos, y llenad la tierra." Era que la raza humana se esparciera por toda la tierra, para que Dios pudiese lidiar con cada uno individualmente hasta tenerlos nuevamente en unión y juntarlos. Era para lidiar con la gente del mundo individualmente, cada persona. Pero ellos no lo quisieron de esa manera.
109No fallen en captar esta revelación. Oh, que Dios se los permita. Que Uds. pueden verlo del mismo punto de vista de donde estoy parado yo.
110¿Ve Ud.? No fue de esa manera, Dios no lidia con una persona dentro de un grupo. Dios no lidia con Ud. dentro de una organización. El trata con Ud. como individuo, como individuo. Individualmente somos bautizados en el Espíritu Santo. Más colectivamente somos bautizados en el Cuerpo cuando somos bautizados con el Espíritu Santo. Individualmente, cada uno es bautizado con el Espíritu Santo, Dios lidiando con cada uno. Ese fue Su propósito y por eso los esparció por toda la tierra para que pudiese lidiar con cada uno individualmente.
111Pero, en vez de eso, ¿qué sucedió? Dios tuvo que separar al pueblo de Caín del pueblo de Set. Y, El corrió a Caín. El los separó para poder lidiar directamente con Su Iglesia. Miren ahora. Caín fue separado. Vean esto: Dios separó al malvado Caín de Eva, del santo Set, de Adán. ¿Lo hizo así? Fue por medio de un acto ilícito. Esta mujer vivió con otra persona y produjo este hijo. Dios separó a ese hijo y sus generaciones, las puso muy aparte de este hombre santo y justo, y sus hijos.
112Y es lo mismo hoy, están separados. Allá no están en unidad. No podían tener unidad. ¿Puede la noche tener unidad, o unión, con el día? ¿Puede un creyente tener unión con un impío? ¿Puede un hombre quien cree toda la Palabra de Dios tener unidad con aquellos que solamente creen una porción de la Palabra de Dios? Dios quiere separadores.
113Ahora, Caín fue hijo de Eva, por cuando ella dijo, "Yo he obtenido este varón." Más Set fue hijo de Adán. Y Dios los separó, porque no los podía permitir así. Se corromperían el uno al otro, los hijos malos de Caín corromperían a los hijos buenos de Set.
114¡Ahora, vea esto! El mismo diablo malvado, quien causó que Eva descreyera una sola Palabra de Dios - y Dios les dijo que se separaran, uno del otro, y que vivieran opuestamente - pero ese mismo diablo entró de nuevo y los unió nuevamente. ¿Lo captaron? Digan "Amén" si así es, si lo captaron. El los trajo y los unió bajo una unión falsa, un acto en contra del plan de Dios. Y ¿qué pasó? ¿Cómo lo hizo? La Biblia dice en Génesis que, "Los hijos de Dios vieron a las hijas de los hombres." Los hijos de Dios, los hijos de Set, vieron a las hijas de los hombres, las hijas de Caín, que eran muy hermosas. Sí. Y, ¿qué pasó? ¿Qué hicieron? Se enamoraron de ellas. Entonces, nuevamente se unieron, por razón de la hermosura, por cuanto dice, "que eran muy hermosas al verlas."
115¡Y es lo mismo hoy! Aquí lo tienen, hermanos. Uds. pentecostales debiluchos, Dios los separó a Uds. para que fuesen interdenominacionales. Y no se puede denominar la experiencia pentecostal. Dios los colocó para que fueran Su pueblo. Pero Uds. pusieron atención en las grandes iglesias, y en la teología a. Y al rato edificaron sus tremendas escuelas Bíblicas, y esas cosas. Y ¿qué ha sucedido? Han unido una vez más al pueblo de Dios con la organización, cuyo fundamento es el mero catolicismo. Repito, han unido una vez más al pueblo de Dios con la organización, cuyo fundamento es el mero catolicismo. Ahora, tienen las iglesias más grandes y elegantes. Tienen gente bien vestida, y hasta el alcalde, o sea el presidente municipal, viene allí con Uds., y todos están vestidos de lo mejor, son los mejores educados, los teólogos más ilustres, y vienen a donde cada quien se viste, pero de lo más elegante, y el pastor se para tan perfectamente en su lugar. Y ¿qué es todo esto? Están Uds. mirando y poniendo la atención en las cosas que Dios ya ha condenado. Y han tomado a la iglesia pentecostal de Dios (¡Oh, que Dios permita que esto suene claro en las cintas!), y han tomado esta iglesia y la han unido en organización. Jamás ha querido Dios que se unan de esa manera, El ha querido que eso más bien, permanezca separado; jamás ha querido que Su Iglesia esté unida con el mundo.
116Pero el mismo diablo malvado, quien causó que Eva descreyera la Palabra de Dios y él hizo aquel mal, este mismo ha regresado hoy de nuevo, y ha presentado ante los hijos de Set, las mujeres tan hermosas de Caín, y allí se unieron nuevamente. Ahora estos no eran impíos. No. No eran comunistas. No, no. Estos eran creyentes. Ellos dijeron, "Quizás, el Señor hará algo." Ellos pensaban que estaban haciendo lo correcto. Pero, ¿qué tuvo Dios que hacer? Tuvo que borrar la cosa por completo. Borró toda esa raza por cuanto que estaban en una unión falsa. El tuvo que traer el diluvio y destruir a toditos aquellos. Y el juicio vino por razón de esa unión falsa. El juicio cayó sobre el Edén por razón de la unión falsa. Ahora, ¿cómo pudo la serpiente tener esa simiente? ¿No tienen vergüenza?
117La unión falsa trajo el juicio a la tierra, para Adán y Eva, allá en el Edén. Y una unión falsa también trajo el diluvio como juicio de Dios sobre la tierra, porque las hijas de Caín estaban coqueteando con los hijos de Dios, y estos se enamoraron y de nuevo, se unieron. Allí lo tienen. Fue una unión falsa. Quizás ellos pensaban, "Oh, nada puede suceder." Pero, ¿qué hizo Dios? El destruyó la cosa por completo, todos, menos aquel precioso Noé, y su familia.
118Y una vez más, después de eso, después de la muerte de Noé y aquella familia espiritual de Noé, de repente, los hijos del hombre, una vez más comenzaron a mirarse uno al otro, Y ¿qué hicieron? Dijeron, "Pues, nosotros no somos impíos, todos creemos en un solo Dios." Entonces escogieron a un tipo, un líder, un gran arzobispo con nombre de Nimrod, quien les construyó una torre. No eran un lote de limpios. Creían que existía el cielo. Y creían que existía el infierno también. Creían en los juicios de Dios. Pero una vez más, los hijos de Dios, con las mujeres del hombre, nuevamente formaron una unión falsa, y allí edificaron su gran tremenda catedral, una gran organización, y todas las demás iglesias, todas las demás del mundo, debían rendir tributo, allí en la torre de Babel.
119Y dijeron entre sí, "Ahora, aquí está lo que podemos hacer. Todos saben que nosotros somos los más inteligentes." Ahora, ¿de dónde sacaron tanta sabidurí a? Pues, del diablo. Igual como Eva. Ella la obtuvo del diablo. Entonces ellos dijeron, "Vamos a edificarnos una gran organización para agradar a Dios. Y aquí está lo que vamos a hacer. Vamos a poner una escalera, y vamos a subir por allí, corriendo, y cantando, y gozándonos allá con los ángeles, y luego bajaremos aquí para vivir como nos da la gana." Y ese diablo vive aún hoy, Pero eso estaba en contra de los mandamientos de Dios. Ellos no guardaron Sus mandamientos. Y ¿qué hizo Dios? Ellos construyeron su torre de Babel, pero como antes, era falso. Por eso Dios les confundió, y nuevamente los separó.
120Dios los separó nuevamente pero tomó a aquel justo Abraham y le dijo, "Te voy a tomar a ti, y de ti haré una nación." Dios los separó. Le dijo, "Sal de entre ellos, deja todo esto atrás." Dios no bendijo a Abraham hasta que no dejó todo atrás, y Lot fue el último que dejó. Le dijo, "Ven acá, Abraham, sepárate de todos esos incrédulos. Te voy a tomar a ti, y de ti voy a hacer una nación nueva. Haré un pueblo que ha de guardar Mis mandamientos. Les voy a dar otra oportunidad."
121Y Abraham comenzó a habitar como forastero en una tierra desconocida. Y así mismo hace todo Abraham. Habitó como forastero en una tierra desconocida. Y ¿haciendo qué? Creyendo en una promesa que era imposible, humanamente hablando. ¿Qué piensa Ud. que aquellos doctores modernos de Caín habrán dicho en aquel día? "¡Oh, qué cosa! Mira ese viejito, que tiene como cien años, y dice que va a tener un niño por su esposa que tiene noventa. Oh, ¡que cosa más ridícula!" Pero Abraham creyó la Palabra de Dios, y cualquier cosa contraria a eso, él lo consideró como si no existiera.
122Todos estos bautismos falsos, sensaciones falsas, y cosas que tenemos hoy, diga Ud. que no existen, crea la Palabra de Dios y continué marchando hacia adelante. Solamente sirven para hacerlo tropezar para Ud. no pueda alcanzar lo real. Correcto. Sigan adelante, hijos de Dios. Dios siempre guarda Su Palabra. No importa cuántas cosas falsas el diablo les esté tirando, Dios aún tiene una Palabra verdadera, y El la guarda.
123Cualquier cosa contraria, Abraham la llamó errada. En Romanos, capítulo 4, si lo están apuntando, Abraham llamó a toda cosa contraria a la Palabra de Dios como si no existiera. Correcto. El creyó en Dios y era fuerte, no importaba cuan débil llegó a ser su cuerpo, o cuán imposible parecía que esto ya no iba a acontecer, Abraham continuó creyéndolo. Ahora, él no se postró ante el altar para decir, "Si no llega ahora mismo, no sé qué, si debo creer eso o no." Abraham se mantuvo firme con la promesa por vienticinco años, antes de que sucediera, pero al fin llegó. Siempre sucede así.
124Ahora, de Abraham vino Isaac; de Isaac vino Jacob; y de Jacob vinieron los patriarcas; y los patriarcas bajaron a Egipto, y en Egipto floreció una nación. Luego cuando Dios había a formado Su nación, cuando la hubo logrado, ¿qué hizo? Nuevamente los separó. La incredulidad y la fe no pueden caminar juntos, no señor. El nuevamente los separó para Sí mismo. Y ¿qué hizo para asegurarse de que serían guiados correctamente? Ahora, escuchan bien, no nos queda mucho tiempo, quizás otros quince minutos. Pero El los guió así de cerca. Miren bien. El levantó una nación y los puso bajo tutores y otras cosas. Y fueron castigados y estaban llorando y clamando. Pero Dios estaba siempre vigilando. El se acordó de todas las promesas que El le había dado a Abraham. ¿Qué hizo con ellos? ¿Qué hizo con ellos cuando los separó? Les dio una ley y les dio un profeta, les dio la Columna de Fuego. ¿Qué hizo? (¡Oh, Dios!) El puso a Su Iglesia en orden. Les dio la Columna de Fuego, el Espíritu para guiarlos, también les dio un profeta quien les diría la verdad de Su Palabra. Entonces estaban listos para el viaje. ¿No es maravilloso?
125Entonces, salieron al desierto, obrando señales y maravillas, abriendo el Mar Rojo, y haciendo caer las plagas del infierno sobre Faraón. ¡Oh, qué cosa! Una Columna de Fuego moviéndose ante ellos. ¡Amén! La cual les guió de día y de noche. ¡Aleluya! Y un profeta fiel, a la Palabra, manteniéndolos en línea. ¡Amén! Entonces, El estaba listo para llevar a Sus hijos. Esa fue la primera ocasión que El haya llamado una iglesia. Y fue un tipo de lo que hará en los últimos días. Veremos más de eso, al rato. El los llamó fuera, les dio una ley, les dio Su Palabra, les dio un profeta, y también les dio una señal, y luego los envió al desierto. Los separó del resto del mundo.
126¿Qué hicieron ellos? Pusieron atención en las mujeres bonitas de Moab, aquella iglesia tibia con dioses y diosas y toda clase de cosas. ¿Qué hicieron? Se enamoraron y se casaron con las moabitas. Eso es verdad, es correcto. Me imagino que aquellas moabitas eran, en verdad, muy hermosas.
127Allá en mi casa, tengo una profecía escrita, uno de estos días, se los voy a traer para leérselas. Y entonces se darán cuenta por qué le doy tan duro a las mujeres. Hace treinta años que tengo ¡ASI DICE EL SEÑOR! Hace treinta años y más, cuando yo entré al ministerio, El me dijo que las mujeres llegarían a ser tan inmorales en los últimos dí as y que llegarían a ser la cosa más corrupta en toda la tierra. ¡Correcto! Ella comenzó allá en el principio, y Satanás la está usando aquí en el fin. Y miren lo que ha sucedido, miren a través de los años. Lo que tengo allí escrito dice, "se continuará a desvestir." Y dice, "Apenas habrá un pequeño grupito de los elegidos que serán predestinados, los cuales escaparán de eso."
128Cuando El me dio esa visión, eso me preocupó mucho. Yo pensé, "¿las mujeres. . .?" Bien, entonces abrí la Biblia, en Isaías, creo allí por el capítulo 4, donde dice, "El renuevo que haya escapado de las hijas de Sión, en aquel dí a, será hermoso ante el Señor."
129El otro día un ministro me escribió, me mandó una pregunta diciendo, "Hermano Branham," ahora, quizás, él esté parado aquí en esta mañana, él es de aquí, aquí cerca en Ohio. Pero él me dijo, "Nosotros queremos decir todo igual como Ud. dice, pero hemos hallado algo en sus cintas que no es correcto." Entonces Billy me trajo la carta. Y allí decía, "Algo en las cintas está errado, está muy contradictorio. Hermano Branham, esto está contradictorio con la Palabra de Dios. Y nosotros queremos decir todo igual como Ud. Ahora, mi pregunta es esta: en Primera de Corintios capítulo 11, adónde habla que la mujer debe cubrirse la cabeza, y el hombre no debe cubrirse la cabeza, nosotros creemos eso. Creemos que la mujer debe usar su sombrerito, más bien en la iglesia, y los hombres deben quitarse el sombrero en la iglesia. Creemos en todo eso. Pero, otra cosa es, que nuestra gente viene y nos dice que, el Ángel del Señor le habla todo a Ud. Que toda palabra que Ud. dice es directamente del Ángel del Señor. Y, Hermano Branham, es muy duro combatir eso en mi iglesia. Nosotros queremos decir la misma cosa como Ud. Ahora, Hermano Branham, ¿no cree Ud, que estaba un poco en error en ese punto?"
130Y yo le respondí, le escribí, y le dije, "Mi precioso hermano, yo no estoy en error. En I Corintios, capítulo 11, dice que la mujer debe tener su cabeza cubierta; y también dice por qué. En el verso 15, dice que su cabello le es dado para cubrirse y no un velo. El espíritu católico ha dominado a la iglesia por suficiente tiempo. Su cabello largo le es dado para cubrirse. ¿No nos muestra la naturaleza misma cómo debe ser el asunto?"
131Y también hace algún tiempo, que me hicieron la pregunta, y ya que estamos en esto, debo explicárselos. Este que me escribió dijo, "Ahora, la Biblia dice que ella debe tener el cabello largo, por causa de los ángeles. Y ¿qué tienen que ver los ángeles con la mujer?"
132Entonces yo le respondí, "¿Qué es un ángel? Es un mensajero." Y ¿qué nos está diciendo Pablo? Si un verdadero mensajero, un ángel de Dios, aparece por allí, mejor es que Ud. tenga el cabello largo. Porque de otra manera, él la condenará. Correcto. ¿Cuántos saben que un ángel es un mensajero? Correcto. Un mensajero de Dios la condenará. Pablo está diciendo, "Conviene que tenga el cabello largo por causa de los ángeles. Sí señor. Porque un verdadero mensajero de Dios, un ángel, está ungido con Dios, y su palabra no puede fallar. Correcto. Y San Pablo dice aquí también, que si un ángel del cielo viniere y enseñase otra cosa aparte de lo que él ya les había enseñado, el tal sea anatema. Correcto. Entonces hallamos que esta es la verdad, la mujer debe tener el cabello largo porque esa es su cubierta.
133Entonces, me imagino que estas moabitas eran unas mujeres muy hermosas, quizás se adornaban como las Jezabeles modernas de hoy. Pero, sin embargo, no eran así todas las mujeres. Yo pienso que una mujer que es genuina, es una verdadera joya. Damos gracias a Dios por las mujeres reales. Uds. son las siervas de Dios. Pero una mujer verdadera y real, es como un hombre genuino, ambos seguirán la Palabra de Dios, sin importar lo que el diablo diga, o cualquier otra cosa.
134Uno dice por allí, "Pero nuestro pastor dijo que estaría bien si hiciéramos tal o cual cosa." A mí no me importa lo que diga su pastor, si eso es contrario a la Palabra de Dios, entonces que su palabra sea mentira, y guarden Uds. la Palabra de Dios. No me importa de qué denominación sea, o quién es él, si él tiene algo que decir tocante a esto, dígale que investigue en la Palabra de Dios. Correcto.
135Oh, cómo podríamos continuar y ver cómo Dios los ha separado. Pero tendremos que parar en unos momentos. Tengo algunas Escrituras anotadas aquí, pero tenemos que pasar unas cosas por alto, porque queremos ya terminar con esto. Entonces, ¿qué sucedió cuando aquello ocurrió, cuando se unieron con las moabitas? Dios tuvo que separarlos nuevamente. Entonces ¿qué hizo?
136Entonces llegó Jesús. Ahora sí estamos llegando a la parte buena. Entonces llegó Jesús, la imagen expresada de Dios, la simiente de la mujer, concebida por Dios Mismo. El Gran Arquitecto se formó un cuerpo. El no tuvo que pedirle prestado nada a nadie, ni de la mujer, ni del hombre. El Mismo se construyó una casa.
137Me pongo a pensar de Esteban, en aquel día cuando se paró y dijo, "¡Oh, duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo, como vuestros padres, así también vosotros. Salomón le edificó casa, si bien el Altísimo no habita en templos de manos, mas me preparaste cuerpo."
138El no tuvo que pedir prestada madera, ni nada, en ningún lado. En Hebreos 11, verso 3, dice, "El universo fue construido por la Palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía." Dios solamente dijo, "¡Sea!" Y allí estaba. El no tuvo que ir y decir, "Señor Luna, ¿me presta un poco de madera?" O "Señora Estrella, ¿me presta Ud. un poco de calcio?" Dios no hace así.
139El no tuvo que decir, "María, préstame un huevo, quiero hacerme un cuerpo donde morar." Dios, el Creador, simplemente habló y ella instantáneamente fue una madre. No fue una madre, sino solamente una mujer, la cual estaba cuidando Su simiente. Correcto. Recuerde, ella no fue la madre de Jesús. El mundo así lo dice. Pero, búsqueme Ud. una sola cita, una sola Escritura, donde El haya llamado madre. Ahora, vuelva a la Palabra. "¿Madre de Dios?" ¡No tienen vergüenza!
140Un día hubo aquellos que llegaron con El, y le dijeron, "Tu madre está allá afuera, buscándote."
141El dijo, "¿Quién es Mi madre?" Mirando a los discípulos dijo, "Los que hacen la voluntad de Mi Padre, tal es Mi madre."
142Ella no fue Su madre, ella fue solamente una incubadora. Dios pudo haber usado cualquier otra cosa, pero El quiso tomar lo más bajo y mostrar lo que podía hacer con ello. El lo hizo. El lo quiso levantar y hacer algo de la nada. Así es Dios.
143Llegó la imagen de la sustancia de Dios, Jesús, el Ser inmaculado, el Ser hermoso, el Lirio de los Valles, la Rosa de Sarón, oh, la Estrella de la Mañana. ¿Qué fue El? ¿Para qué vino? Escuchen bien ahora. El vino para restablecer la unidad entre Dios y el hombre. Oh hermano, ¿lo puedes ver?
144Todas sus torres de Babel, y todas sus demás cosas, allá no funcionaron. Las frutas de sus jardincitos, y todo aquello, no agradó a Dios. Entonces Dios bajó y fue concebido en el vientre de una mujer. Por Sí Mismo, se fabricó un cuerpo, y llegó a ser Emanuel, Dios con nosotros; no fue ni judío ni gentil, pero Dios Mismo. El no fue judío, El no fue gentil, El fue Dios. Y los gentiles nunca han sido menospreciados por Dios, solamente que El quiso separar a los judí os como una nación. Y El ha tratado de hacer todo para renovar esa unidad, y la única manera que ha podido establecerlo ha sido volver allá, como en el principio, y tratar con el hombre como individuo. Y así es hoy, a nivel del individuo. No a nivel de denominación, ni de organización, ni de algún grupo de gente, pero de individuo. Entonces note, el propósito de que viniera Jesús, fue para restablecer la unidad entre Dios y el hombre.
145El fue el verdadero sacrificio para el pecado. Los corderos y machos cabríos y demás, jamás podían quitar el pecado. Porque cuando se mataba el sacrificio, y la vida del cordero - el animal más inocente - esa vida no podía venir de nuevo sobre el creyente, porque el ser humano tiene alma, y el cordero no tiene alma. ¿Ve Ud.?
146Solamente el hombre tiene alma. Es cierto que tienen forma de animal, correcto. Pero Dios le puso alma. Y en eso, se diferenciaban de los animales. Porque cuando Dios le dió alma, allí pudo conocer el bien y el mal. Recuerden, Dios creó al hombre a Su imagen, luego fue el hombre un ser viviente, con alma. ¿Ve? El llegó a ser eso, distinguiendo el bien del mal.
147hora, vean esto. Jesús vino, y El fue Dios. No solamente podía venir la vida de un hombre sobre otro hombre, pero la mera Vida de Dios, convirtiéndolo en hijo de Dios, y colocándolo nuevamente en la misma unión en que estuvo antes de la caída allá en el huerto. Ahora, aquí sí estamos llegando a la genuina unidad.
148Alguien me preguntó, "Hermano Branham, ¿no es Ud. de La Unidad?" No, yo no soy de la organización denominada Unidad. Pero estoy en unidad con Cristo, ¿ve? Yo no soy de la organización así llamada.
149Jesús fue quien pagó la deuda del pecado. Ahora, para efectuar la unidad entre Dios y el hombre, Jesús no lo pudo hacer por cuanto permanecía aquí en Su cuerpo de carne. Entonces, El Mismo tuvo que ser el sacrificio por el pecado, para quitar la culpa del creyente, (¿ve?), quitarla para que el Espíritu Santo pudiese entrar en el hombre, y hacer que Dios y el hombre, una vez más, estuvieran en unidad. Tuvo que venir algo para restablecer eso.
150Ahora, ¿cómo pudo ser restablecido? Cuando fuere cumplido el mandato de Dios. ¿Lo pudo cumplir un ángel? No, ellos no tienen sangre. ¿Lo pudo haber cumplido Dios? El no tenía sangre. Pero Dios llegó a ser carne y sangre para así correctamente pagar la deuda y quitar el pecado, porque esa era la única manera que se pudo hacer. Las torres de Babel han separado al pueblo por toda la historia de la tierra, y todas las demás cosas. Las organizaciones y cosas han fallado en todo aspecto; es que se mezclan tanto con el mundo y todo eso, pero esto había de ser una separación total. Oh, ¡gloria a Dios!
151Ahora sí me siento religioso. Ahora siento que podría tomar mi texto y comenzar a predicar, ahora mismo. Ahora es que me estoy calentando al punto donde podría comenzar, aquí mismo, y ya es tiempo para parar. Quizás lo termine en otra ocasión, la unidad de Dios y el hombre. ¿Todos entienden? Todo el que entienda, diga "Amén".
152¿Ve Ud.? La única manera en que el hombre puede volver a su estado original, es que la pena del pecado sea pagada. Ahora, la pena del pecado ¿qué es? La muerte. Como dice la Biblia, "La paga del pecado es muerte." Y Dios dijo, "El día que de este comeréis, el día que tuviereis esta experiencia, ese es el día en que moriréis." Y cuando él hizo aquello, eso rompió su relación, su compañerismo, y todo para el hombre; él no podía volver a ese estado original jamás, hasta que la pena fuese pagada. Y no hubo nadie digno de pagarla, porque todos cayeron juntamente con el ser humano, todos los demás seres están debajo del ser humano, y él ya estaba caído. Oh, ¡gloria, hermano!
153O mi Hermano Mac, yo no vi que Ud. estaba sentado allí , Dios le bendiga. Nosotros creemos esto, Hermano Mac. Es que hemos caído bajo la pena de la muerte. El Hermano Mac, antes era el pastor aquí en el Tabernáculo cuando yo me fui al campo. Sí, es otro buen bautista, de la Iglesia Bautista Misionera, quien recibió el Espíritu Santo. Ahora, noten. Estamos entrando a la unidad con Dios.
154Ahora, cuando vemos esto, que la pena del pecado tiene que ser pagada, y la forma más alta, del reino animal, es el ser humano; y el ser humano mismo es el que había caído. Entonces, ¿cómo puede un ser humano salvar a otro? Se necesitaba Dios Mismo. Y Dios es Espíritu, y no podía morir. Así que Dios se hizo un poco menor que los ángeles, como dice en Hebreos, "se hizo un poco menor que los ángeles," para pasar por la muerte, y pagar la pena del pecado, y establecer nuevamente la unidad entre Dios y el hombre, para que el Espíritu Santo pudiese volver.
155La deuda del pecado fue pagada. Jesús tuvo que hacer esto para así mandar el Espíritu Santo sobre nosotros, para unir al pueblo una vez más, así como fue allá en el Huerto del Edén. La deuda del pecado fue pagada cuando Jesús murió. Allí se arregló la cuenta. ¡Amén, hermano! Si solamente pudiera yo hacer que eso penetre bien, ¿ve Ud.? La deuda ya está pagada. ¡Aleluya al Cordero de Dios! La deuda ya está pagada. Todo hombre, y toda mujer, que me está escuchando en esta mañana, o que me escuchará por medio de esta cinta, la pena de su pecado está pagada. No ande descreyendo la Palabra de Dios más. Pero ¡vuelva ahora mismo a la Palabra. Y aunque muchos no lo crean, El fue la Palabra. ¡Gloria! Yo siento como que pudiera gritar, honestamente así me siento. La pena del pecado está pagada. Ya está solucionado todo. Con razón los ángeles clamaron a alta voz y cantaron, y los himnos en el cielo retumbaron. Sí señor, el cordero perdido se ha hallado. Ha sido hecho una propiciación para que sea restaurado nuevamente. Las aguas de separación, la Palabra de Dios, que lo lava de toda la iniquidad, cuando la Palabra murió en mi lugar y fue resucitada nuevamente y llegó a ser lo más preeminente en mi vida, y en mi corazón. Amén. La pena del pecado ha sido pagada. Y ya está todo concluido. Nosotros somos redimidos.
156No por la iglesia católica, aunque nosotros somos los correctos y genuinos católicos, los católicos apostólicos somos nosotros. Sí señor. No católico romano con sus dogmas, ellos niegan esta Palabra con sus dogmas; todo es dogma para ellos, no Palabra. Metodistas, bautistas, ¿no tienen vergüenza, amantes de la iniquidad más que de Dios? Amantes de los placeres, buscando las cosas mundanas, los placeres, son cerdos listos para el matadero. El diablo está enviando sus instrumentos por todos lados, forzándoles estas cosas, así como Satanás hizo en el Huerto del Edén. Unos dicen, "Nuestro ministro tiene mejor educación. El tiene grado de educación de Ph.D., y LL.D." Eso no tiene nada que ver. El truco del diablo sigue siendo lo mismo, que nieguen la Palabra. Se los he probado por la Palabra en esta mañana, de aquí y adelante, la cosa está con Ud.
157Los discípulos, caminando allá con Jesús, no tenían la unidad. No tenían nada de unidad. No, ellos discutían, y decían, "¿Quién va a ser el obispo después esto? ¿Quién es el más grande entre nosotros?" Ellos, ni siquiera podían creer a Jesús. No le podían entender. Decían, "Tú hablas en parábolas. Háblanos claramente, lo que quieres decir." No había unidad entre Jesús y Sus discípulos, ni de los discípulos a Jesús, ni entre los mismos discípulos.
158Así que no importa hermano, esto es para mostrarle. Escuche bien, quiero que esto pegue, pero bien profundo en su corazón. ¿Ve? Dios tiene un plan. Y fuera de ese plan, no importa cuánta sabiduría lo esté respaldando a Ud., y no importa cuántos millones y millones de dólares y edificios finos, no importa cuántas escuelas de teologia, ni cuántos hombres santos y santas, santo esto, santo aquello, todo eso, no importa nada; si una sola Palabra de esta Biblia de Dios es negada, entonces es del diablo. Se los he probado por la Palabra escrita de Dios, del Nuevo y del Antiguo Testamento, y lo traeré al dí a presente, si se quedan unos momentos más.
159Los discípulos, quienes caminaron mano a mano con Jesús, durmieron con El, comieron con El, testificaron de Sus milagros, y se asociaron con El en toda manera; estaban tan cerca, como cualquier hermano puede estar, sin embargo, ellos no lo entendían. No eran aptos para predicar el evangelio. Jesús les dijo, "No prediquen más, ni hagan el esfuerzo. Vayan mejor allá a la cuidad de Jerusalén, les voy a mandar la promesa que ya les ha sido dada. Eso entonces, les traerá la unidad."
160Y dijo, "Ahora Padre, Yo ruego que ellos sean uno, así como Tú y Yo somos uno." "Así como Mi Padre Me ha enviado a predicar el evangelio, así también yo os mando a vosotros."
161Y el Padre, Quien envió al Hijo, vino en el Hijo. La unidad significa uno. El dijo, "Si no hago Yo las obras de Mi Padre, entonces no Me crean. Pero las obras que Yo hago hablan tan fuerte y claramente, que Uds. tendrían que ser perfectamente sordos, mudos, y ciegos, para no poder verlo." ¡Oh, hermano! El dijo, "Uds. hipócritas. Pueden discernir el cielo, y saben si va llover o no, pero las señales de los tiempos, no pueden discernir. Si Me hubieran conocido a Mí, hubieran conocido Mi dí a. Muy bien ha dicho el profeta Isaías de Uds., tienen oí dos y están tan sordos, que no pueden oír. Tienen ojos y tan ciegos que no ven."
162Bien ha dicho el apóstol Pablo cuando dijo, "En los últimos días, tendrán la forma de piedad, pero negarán el poder del mismo." Y tenemos Escritura y más Escritura, y más todavía, mostrando lo que acontecería en estas organizaciones en los últimos dí as. Luego, no entienden por qué clamo yo tanto en contra de los sistemas humanos, hechos por el diablo mismo. Es que estoy viendo esos hijos preciosos, engañados para seguir eso, como corderos al matadero. ¡Señor, sácalos!
163Sí, los discípulos no tenían nada de unidad. No podían entender a Jesús. Decían, "Ay, ¿quién puede entender estas cosas?" ¿Ve Ud.? Es que Dios aún no estaba en ellos. Estaban solamente asociados en compañerismo. Estaban apenas asociados con El. Y así están muchos hombres buenos, del dí a de hoy. Ellos no bebían, no mentían, no robaban, nada de eso, pero aún no tenían esa unidad con Dios tampoco. No eran uno con Dios. No podían ser. Oh sí, ellos hacían e hicieron muchos milagros, lanzaron muchos demonios, pero en eso no consiste.. .
164El otro día yo leí algo en el periódico acerca de eso, acerca de lanzar demonios. La gente dice, "Oh hermano, te digo, eso sí es lo más tremendo." Pero, ¡no es! Un hermano que lanza demonios y niega la Palabra de Dios, tal es un mentiroso. Sí señor. Dicen que están lanzando fuera demonios. Reclaman que eso hacen. Pero no lo pueden hacer si no están con la Palabra de Dios. Así dijo Jesús.
165Entonces, llegó el Día de Pentecostés, y allí los unió una vez más. ¡Qué cosa! Allí tuvieron unidad con Dios. Dios estaba en ellos. En Hechos 4:32, la Biblia dice que, "eran de un corazón, de un alma, y de una mente." Oh, hermano. ¿Por qué fue así? Es que habían sido restaurados una vez más al original. Lo único que les quedaba de lo cual tenían que despojarse, era esto en que vivían, este cuerpo, que se llama templo, o cuidad, en el cual ellos vivían, lo cual tiene que pudrirse, porque tiene que morir y corromperse. Pero en cuanto a espíritu, vida, el propósito y la visión, y en todo, ellos eran uno con Dios.
166Oh, Adán, mi amigo, mi amigo desanimado, no permita Ud. que Satanás le cuente su mentira una vez más. No permita Ud. que suceda eso. No permita Ud. que Satanás le diga que la Palabra no significa exactamente lo que dice. Correcto. La Palabra significa así como dice.
167Hace poco yo estaba hablando acerca del bautismo en el Nombre del Señor Jesucristo, y es correcto. Y nos llegó una revelación de eso, eso es la verdad. Pero ¿qué hizo un cierto grupo de gente? Se unieron, y sobre eso formaron una denominación, se construyeron otra torre de Babel. Lo mismo, volvieron a lo mismo una vez más. Lutero hizo lo mismo. Wesley hizo lo mismo, Juan Smith hizo la misma cosa, Alejandro Campbell hizo la misma cosa, Pentecostés hizo lo mismo. Dios lidia con individuos, los cuales guardan Su Palabra. El único plan que tiene Dios para atraer verdaderos creyentes a Sí Mismo, en genuina unidad, es que ellos reciban el Espíritu Santo.
168Entonces Ud. me dice, "Pero, Hermano Branham, yo hablé en lenguas. Yo grité, yo hice esto, aquello." Mire, si Ud. todaví a tiene esa clase de espíritu y niega la Palabra de Dios, Ud. no tiene la Palabra de Dios en Ud., Ud. no tiene el Espíritu. Si Ud. se sienta aquí y escucha que se predica la Verdad, y lo busca en la Biblia, y ve que es la Verdad, y luego rehúsa cumplirlo, ese no es el Espíritu de Dios en Ud. No me importa cuánto Ud. habló en lenguas, cuánto ha gritado, ni a cuántas iglesias ha pertenecido, o cuántas veces ha sido bautizado, ni cualquier otra cosa. La Palabra es la Verdad. Y eso es lo que vindica la Verdad, sí. Si Ud. tiene todas estas otras verdades, y luego con la Palabra, amén, entonces sabe que está llegando a la meta.
169Pero ¿cómo puede el mismo Dios, Quien escribió la Biblia, darse la media vuelta y sustituir algo en lugar de Su Palabra? Y Uds. católicos, quienes dicen que Pedro está sepultado allí en su iglesia, y que por su espíritu tienen el permiso de perdonar pecados y estas cosas, ¿cómo podría Pedro, siendo un judí o, tolerar tanto ídolo en su iglesia? ¿Cómo podría Pedro negar que había venido el bautismo del Espíritu Santo; o que él haya hablado en lenguas, y todas estas cosas poderosas, y ahora dar la vuelta y decir, "tomen esta hostia, Dios está en esta hostia?" ¡Oh, eso es pura ignorancia, ignorancia espiritual!
170Y Uds., los protestantes, son igual. Vienen al frente de la iglesia, se estrechan la mano con el predicador, y dicen, "Yo aquí mismo acepto a Jesucristo como mi Salvador personal," y luego va y se sienta, y vive cualquiera clase de vida que le gusta y continua viviendo igual como el mundo. Es otra torre de Babel.
171Estamos llegando al fin ahora. Pongan cuidado. Dios mandó al Espíritu Santo, y el Espíritu Santo es Dios Mismo. El es Quien traerá la unidad entre Dios y el hombre. Averigüemos ahora con mucho cuidado, quiero que me den su completa atención por los siguientes cinco minutos digamos. Pongan cuidado.
172El hombre, bajo el plan del diablo, ha tratado de denominar la iglesia a la unidad. También, han tratado de educar la iglesia a la unidad, Uds. bien lo saben, por la educación, por la denominación. Se están esforzando ahora mismo en el mundo religioso. El Concilio Mundial de Iglesias, está avanzando, tratando de unir a todos los católicos, y a todos los protestantes, en una unidad. Y ¿qué es? ¡Es el plan del diablo!
173Ud. quizás dirá, "Ud. es un hombre muy pequeño para decir una cosa como esa." Sí , yo soy muy pequeño, pero la Palabra de mi Dios es muy, pero muy grande. Eso sí se lo advierto. Los cielos y la tierra pasarán, pero esta Palabra no pasará. Y no importa quién es el que lo dice, lo que importa es que El lo dijo primero. Yo solamente estoy diciendo lo que El ya dijo, estoy confesando Su Palabra.
174¡Eso es del diablo! Se le ha sido probado a Ud. en esta mañana de esa manera, aquí en la Palabra, que eso es del diablo. Todas las organizaciones así son, sí. Sí, El hombre, bajo el plan del diablo, está tratando de denominar a la gente a la unidad.
175Y está diciendo, "Vengan todos a unirse a Las Asambleas de Dios. Únase acá con los de La Unidad. Unase acá con La Iglesia de Dios. Unase acá con La Metodista, al cabo que todos somos uno." Son un lote de hipócritas, teniendo la forma de piedad pero negando el poder de la misma. Y es que la Palabra de Dios les es presentada directamente, y Uds. tienen miedo de agarrarse. ¿Por qué no se muestra Dios entre Uds., si Uds. están con Dios? ¿Por qué no obran Uds. las obras de Dios? ¿Cómo pueden tener esa forma de piedad y andar por todos lados negándolo, negándolo a El, y aun llamando las verdaderas obras de Dios de Beelzebú? Muestra que no son más que un lote de miembros educados de iglesia. Jesús dijo, "Sois de vuestro padre, el diablo." Correcto. Seguro que entienden lo que quiero decir. Ciertamente. Ahora, ¿por qué no hay nadie que esté dispuesto a atacar esto que predicamos? Es porque saben que Dios está respaldando. Dios se moverá justamente con Su Palabra solamente.
176Entonces, cuando el hombre hace estas cosas, está construyendo otra torre de Babel. Y, ¿qué es lo que hace? Fijémonos en el Concilio Mundial de Iglesias. Allí está el anglicano, el católico romano, el metodista, presbiteriano, los pentecostales y todos estos unidos con la ciencia cristiana, y muchas de las sectas que aun niegan que Jesús nació de la virgen. Niegan la Deidad de Jesús, y lo hacen tres personas distintas, y tratan de adorar a tres dioses. Niegan que El nació de la virgen. Y algunos niegan la sangre. Casi todos niegan Sus milagros. Y luego están tratando de unir todo eso en una sola masa. ¿Cómo se puede hacer? Es una torre hecha por el hombre. Y caerá igual que Babel.
177Pero Dios ha dicho, "No con ejército, ni con fuerza, mas con Mi Espíritu, dice El Señor. Así es como Yo uniré a Mi iglesia. No por organización, no por educación, tampoco por los teólogos; pero por Mi Espíritu, dice El Señor, así es como Yo uniré a Mis ovejas." ¡Oh, qué cosa! Y cuando El lo hace, ¿qué sucede? Sus señales testificarán de lo mismo. Así también podía testificar Israel, antes de mezclarse con Moab. Había sobre ellos una Columna de Fuego, Sí señor. Y, ¿qué hará El? El dará testimonio, testificará igual. Pero cuando ellos se hubieron desasociado de con Dios, y se habían separado de esa unidad entre ellos y Dios, y se mezclaron con Moab, y los demás, allí fue cuando la victoria les falló. Se mantuvieron dando vueltas en el desierto por otros cuarenta años, hasta que Dios levantó otra generación para que cruzara y completara Su plan. Eso es exactamente lo que hicieron
178Pero, fíjese en esto. Cuando Dios une a una iglesia con Su Espíritu, ellos tendrán en su medio las señales del Dios Viviente. Ahora, ¿qué clase de señales? Cuando Dios separó a Israel de Egipto, les dió a Moisés y a Israel una señal, la Columna de Fuego, correcto. Un profeta. Y cuando El separó a Abraham y a Lot, un ángel llegó con Abraham, el cual pudo discernir los pensamientos y las intenciones del corazón. ¡Una señal! Aleluya.
179Ahora, estas denominaciones están tan ligadas a esta iglesia, tratando de formar una unidad como trataron de hacer allá en Egipto, y también allá en el Edén, y demás ocasiones, pero están bajo una tremenda influencia.
180Pero, fíjense bien, quiero hacerles esta pregunta. Cuando Dios separó a Israel, El les dió una señal sobrenatural, la Columna de Fuego. También les dió un profeta. ¿Qué hizo allá con Abraham? Y, ¿qué hace El en toda ocasión? Muéstreme Ud. entre ellos un profeta colocado por Dios. El puso a Su Iglesia en orden por medio de apóstoles, profetas, y maestros, y evangelistas, y pastores. ¡Aleluya! Allí lo tienen. Una iglesia nuevamente, así como cuando llamó fuera a Israel. Les dije que volveríamos a este punto. Sí señor.
181Entre estos acá, no hay profetas puestos por Dios. No señor, como fue con Israel y los demás. Entonces, ¿qué es? Nuevamente es una torre del diablo.
182Ahora, la Segunda Venida de Jesús está tan a la mano. Y El ahora mismo está reuniendo a Sus elegidos. Yo así lo creo. Y es que vendrán del este y del oeste y de todos lados. Adonde estuviere el cuerpo muerto, allí se juntarán las águilas. ¡Oh, qué cosa! Y ¿qué es? El tiene Su unidad, Su verdadera unidad, y se está mostrando a Sí Mismo entre ellos; son de toda denominación, y El está trayendo a Sus elegidos de todas clases de iglesias, de todos lados, juntando Sus hijos, los cuales están alineando perfectamente con Su Palabra.
183Ahora, la venida del Señor Jesús está tan a la mano, y se está aproximando también el juicio, y El está uniendo a Sus elegidos en unidad a Sí Mismo, con la misma clase de ministerio que El tuvo. ¿Se acuerdan cómo les dibujé aquí las Edades de la Iglesia, no hace mucho, y la gran torre que se edificó, llamada "la pirámide," pero la piedra de corona nunca fue colocada? ¿Se acuerdan como aparecieron los luteranos, luego los wesleyanos, en la minoría? Y luego llegó hasta pentecostés. Y ahora, ¿qué está haciendo? Está llamando fuera. ¿Que hizo? Llamó fuera a los elegidos para formar los luteranos; y de los luteranos llamó fuera a los elegidos para formar los wesleyanos; y de allí llamó fuera a los elegidos para formar los pentecostales; y ahora está llamando fuera los pentecostales elegidos para formar la Piedra de Corona, y allí poder entrar El Mismo. Es la misma clase de ministerio cuadrando perfectamente, llamando a Sus hijos de todas las denominaciones y de toda línea de vida.
184Y, ¿qué ha hecho El? El ha colocado con ellos un verdadero maestro, verdaderos y genuinos profetas, los cuales se quedarán con Su Palabra, la Biblia. Jesús dijo, "Mis ovejas oyen Mi voz." Ese fue Su voz allá y es Su voz ahora. Cualquier cosa contraria a esa voz, no es el alimento de ovejas. Y ellos no lo seguirán. Oh hermano, del este, del oeste, fuera de denominación, de toda organización, ellos vendrán del oriente, y del poniente, uniéndose. Las bellas palabras de este himno dicen, "Festejaremos con El Rey, y seremos servidos como Sus huéspedes. Oh cuan benditos son estos peregrinos. Contemplaremos Su rostro bendito, que resplandecerá con el Amor Divino; estos son participantes benditos de Su gracia, y lucirán como las joyas de Su corona. Jesús pronto viene, y nuestras pruebas allí terminarán. (¡Aleluya!) ¿Qué tal si nuestro Señor en este momento vendría para llevarse a aquellos que están libres del pecado? ¿Le producirá eso gozo, o mucha tristeza y desesperación? Pero cuando nuestro Señor viene en gloria, Le encontraremos en el aire." ¡Aleluya! Sí, señor.
185Entonces, ¿qué es? Un maestro enviado de Dios, el cual se quedará correctamente con la Palabra, esto es para la iglesia verdadera. Y él no se moverá ni una jota ni una tilde para ningún lado, no importa lo que dicen en la organización. Ellos no tienen nada que ver con esto. Profetas, no profetas manufacturados, o los que así son llamados, pero un profeta genuino, el cual tiene, ASI DICE EL SEÑOR, y pegará en el blanco cada y toda vez. Eso es lo que El ha puesto en Su iglesia. Y así dijo que haría. Ahora, estos creen la Palabra, no un credo, no el dogma, pero la Palabra. Y al hacer esto, El se muestra en ellos al confirmar Su Palabra, haciendo que viva nuevamente, la misma Vida que El antes vivió, y trayendo a cumplimiento Su Palabra. ¡Oh, qué cosa!
186Escuchen bien. I Corintios 4:20 dice, "Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder." El reino de Dios es la Palabra de Dios hecha poder. Y ¿adónde está el reino de Dios? Entre vosotros, como nos dice en Lucas 17:21. El reino está entre vosotros. Y cuando entra la Palabra, ¿qué comienza a hacer la Palabra? Se vuelve en poder, haciendo que diga exactamente como dice.
187Ud. no puede andar diciendo, "Dice así, o dice acá, o dice asá," y esperar que la cosa funcione. Ud. tiene que hablar exactamente lo que dice la Palabra. Y eso es la confesión. Y no andar diciendo, "Bueno, esto está muy bien pulido, voy a añadir un poco de sabiduría por acá, y si me voy por acá aparentaré mejor."
188Manténgase con la Palabra. Allí lo tiene. ¿Ve? Y se vuelve en poder. Jesucristo el mismo ayer, hoy, y por todo los siglos. Jesús dijo, en San Juan 14:12, "De cierto, de cierto os digo: El que en Mi cree, las obras que Yo hago, él también las hará; y aun mayores hará, porque Yo voy al Padre." Y en Juan 15:17, dice El Maestro, "Si permanecéis en Mí , y Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis, y os será hecho."
189Entonces, ¿qué es el asunto? Uno tiene que unirse a la Palabra, y quitarse uno mismo completamente del asunto, aniquilarse. Ahora amigos, yo estoy persuadido que muchos de nosotros hemos recibido el Espíritu Santo, sí . Pero hemos apenas recibido suficiente del Espíritu Santo para colocarnos en un lugar donde no deseamos mentir, no deseamos robar, no deseamos hacer ninguna de estas cosas. Pero Dios desea llenar toda fibra de Su Iglesia. El desea llenar su pensamiento, El desea llenar su mente. El desea llenarlo a Ud. de tal grado que Ud. sea completamente, totalmente muerto a sí mismo, y muerto a todo su razonamiento y pensamiento, y tan rendido a Dios hasta que Su Palabra esté viviendo libremente a través de Ud. Entonces Ud. no conocerá nada fuera de la Palabra de Dios, manténgase con Su Palabra, eso es Vida. "Mis Palabras son Vida," dijo Jesús. El ha colocado con ellos, maestros creyendo la Palabra, profetas que dicen la verdad, y que muestran la misma profecía como siempre lo han hecho por todas las edades. Ahora, ¿qué ha hecho El? El se está mostrando que está vivo entre ellos, confirmando Su Palabra. El reino de Dios es la Palabra de Dios, hecha poder.
190Mientras todas estas denominaciones están confiando en el razonamiento humano. Pero vean. Nosotros no debemos andar confiando en el razonamiento humano. En Proverbios, capítulo 3, y verso 5, la Palabra nos dice, "Fíate de Jehová de todo tu corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia," o entendimiento. ¿Ve? No lo haga Ud., no importa cómo parezca la Palabra de Dios.
191Ud. dirá, "Bueno, pero, es que me parece que da igual por acá que por allá."
192Pero si así no es el asunto. Esta es la Palabra de Dios, y hay que tomarla así como El la ha dicho. Satanás le dijo a Eva, "Yo sé que Dios dijo así, pero en realidad no significa eso. Lo que quiere decir es esto acá." Y ella lo creyó. Sí, ella lo creyó, y eso quebró la unidad, quebró el compañerismo, eso quebró la unión, eso quebró el mundo, quebró la vida, echó a perder todo.
193Y la persona que descree una palabra de la Palabra de Dios, allí se divide el compañerismo y todo. ¡Correcto! O la creemos o no la creemos. ¡Mantengámonos firmes con la Palabra! Dios así lo dijo, quedémonos con esto. Hay muchas cosas que tendremos que dejar para otro tiempo porque ya se no pasó la hora.
194Igual como en otros tiempos pasados, cuando el hombre hizo esto, trajo el juicio de Dios al mundo. En el tiempo de la torre de Babel, en el tiempo de la unión de los hijos de Caín con los hijos de Set, allí se produjo el juicio. Y siempre produce el juicio de Dios en la tierra. ¿Ve? Oh, pero los que están en la verdadera unidad con El, sobrepasarán todo el juicio, y estarán sobre el juicio, como Noé, en aquel juicio, como estuvo él con su familia. El justo Noé, y su familia, pasaron por encima de los juicios. ¿Qué hicieron? ¡Se fueron!
195Hermano Lee Vayle, si Ud. llega a escuchar esto, aquí está. Esa es la única pregunta donde no concordamos, él cree que la Iglesia pasa por el juicio. Yo no lo veo de esa manera. Yo no lo creo así.
196Noé no pasó por los juicios, él pasó por encima de los juicios. Abraham no pasó por el fuego, él estaba allá muy lejos del fuego. Israel no estaba en los juicios de Israel, fue más bien librada del fuego, lejos del juicio. Y la iglesia pasará por encima de los juicios en el arca del Espíritu Santo, elevada de la tierra.
197Esta cosa, el Concilio de Iglesias, no es nada sino un alboroto entre las vírgenes fatuas, que luego serán dejadas aquí en la tierra para que se los coma el anticristo. Pero la verdadera iglesia de Dios flotará por encima de todo esto así como hizo Noé, y entrará en la Gloria, tan seguro como yo estoy parado aquí hoy. Y por eso Dios los está juntando. Eso es lo que la voz está hablando claro ahora mismo. Eso es lo que Dios está haciendo. Está sacando uno de Los Ángeles, otro de Filadelfia, otro del estado de Georgia, y así está reuniendo a Su gente. Los que están dispuestos a creer la Palabra del Dios Vivo. "Así como fue en los días de Noé, así también será en la venida del Hijo del hombre, en que muy pocos fueron salvos, es a saber, muy pocos." Muy bien. Nuestra arca del Espíritu Santo flotará por encima de los juicios de Dios, porque nosotros ya hemos sido juzgados, y El llevó nuestro juicio, siendo que hemos confesado a Jesús.
198Pero estas denominaciones, son tan duras de cerviz, son como Eva. Ella deseaba su propia sabiduría, a pesar de lo que decía la Palabra de Dios. Nimrod quería su torre, sin importar lo que decía la Escritura. ¡Es que eran duros de cerviz! Eva sabía que no era así. Los hijos de Set sabían que no debían enamorarse de aquellas mujeres hermosas. Y también Israel sabía que no debía entrar en aquel adulterio. ¡Y Uds. también saben! Pero hay los que son tan testarudos, no importa si hay Escritura o no hay Escritura. Dicen, "¡Bendito sea Dios, mi Madre fue presbiteriana y yo también!" Váyase pues. Váyase, es lo único que Ud. puede hacer. Pero que Dios tenga misericordia de su alma pecaminosa. Pero, ¿cómo va Ud. a escapar de esto, cuando sabe que es la verdad? Y si Ud. está mirando la Palabra de Dios, y aún no piensa que es la verdad, entonces algo anda mal con su discernimiento espiritual. ¡Correcto! Mire Ud. a través de esta nación, y vea a dónde estas cosas están sucediendo. Amigos, estamos en el tiempo del fin. ¿No acabamos de estudiar Las Siete Edades de La Iglesia y hemos visto lo que acontecería en la Edad de Laodicea? ¿Acaso no hemos estudiado eso hace poco? ¿Ve lo que estoy diciendo? Estamos en todo el tiempo del fin.
199Dios está juntando a Sus elegidos de los cuatro vientos de la tierra. El dijo que enviaría a Sus ángeles para juntarlos. ¿No es correcto? Dios los juntaría y los separaría de la cizaña. Amén. La cizaña será quemada, pero no el trigo. Correcto.
200Pero ellos son tan testarudos, van a seguir igual. Quieran o no quieran, para ellos, no importa.
201Pero a los escogidos de Dios se les ha mandado que salgan de entre ellos. "Sepárese," dice Dios, "y Yo os recibiré. No toquéis sus cosas mundanas, y Yo seré vuestro Dios y vosotros seréis Mis hijos e hijas. No os unáis con los incrédulos, pero salid de todo eso." Dios demanda separación del mundo. El quiere ser unido, él Mismo con Ud. Y ningún esquema de organización, denominación, o teoría humana jamás podrá hacer esto. Se necesitará Dios, el Espíritu Santo en Ud. para unirlo con Dios. Y ¿cómo sabe Ud. cuándo lo tiene? El Espíritu Santo, Quien escribió la Palabra, testificará de toda la Palabra. Y las mismas cosas que el Espíritu Santo hizo en el Antiguo Testamento, y también hizo en el Nuevo Testamento; aún hará lo mismo hoy, porque Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por todo los siglos. Y Uds. no están ligados con organizaciones, ni con el mundo. No están ligados con ellos. No se estén uniendo con ellos, pero salgan, y sean separados de todo eso. Uds. están unidos a Cristo. Amén. Unidos, y ligados al Señor Jesucristo.
202La Biblia dice, que en los últimos días habrían iglesias, otra torre de Babel, las cuales tendrían la apariencia de piedad, pero negarían la Palabra de Dios y el poder, el poder de Su Palabra. Y, ¿qué es la Palabra? ¿Qué es el reino de Dios? Tenemos que pertenecer al reino antes de poder estar sujetos al Rey. ¿Cuántos saben eso? Digan "Amén." Entonces, ¿cómo es que uno llega a ser parte del reino? El reino de Dios es la Palabra de Dios hecha en poder. Amén. Hecha poder, lo cual quita el pecado y muestra señales. ¿Qué clase de señales? Si es la misma Palabra la cual sacó a Moisés, entonces producirá la misma señal.
203La misma cosa que separó a Lot, aquel tibio. Ahora, sabemos que Lot fue un tibio, y Jesús Mismo dijo, que esa sería la señal del tiempo del fin. Y el tibio Lot estaba sentado allá, y él era muy religioso, seguro, él con su esposa. Y ellos pertenecían a toda clase de club, fiestas, etcétera, y él era el alcalde de la ciudad, oh, y había muchas cosas que estaban ocurriendo. Y él era muy religioso. El podía entretener a los evangelistas y a todos los demás que pasaban por allí, y en ese sentido él estaba muy bien, muy bien. Pero, hermano, él no era de los elegidos.
204¡Miren lo que sucedió! El mismo Dios, quien separó y llegó a Abraham, y le mostró la vindicación de su separación. . .Oh Dios, como quisiera yo. . .pues como quisiera yo hacer algo, para que Uds. pudieran ver esto. Siendo que Abraham, se había separado, Dios le estaba mostrando la vindicación de esa separación, o sea que El estaba allí con él, allí mismo en su medio. Y Jesús dijo que la misma cosa acontecería en los últimos dí as. Con Abraham, no había una nación, él estaba en la minoría, pero Dios estaba con él, y lo había separado. Y nosotros debiéramos separarnos en estos últimos días.
205Entonces vemos que Dios le dió una señal a Moisés, le dió una señal a Israel, un profeta ungido, la Columna de Fuego, le dió una señal a Abraham. Y les dió una señal a los discípulos también. ¡La misma señal, cada vez, la Columna de Fuego!
206Saulo, cuando estaba en el camino a Damasco, de repente brilló una Columna de Fuego ante él, y hasta le cegó los ojos, y lo tumbó de rodillas. Nadie más lo vió. Todos estaban parados allí, pero nadie lo vió. Entonces una voz dijo, "Saulo, Saulo, ¿por qué Me persigues?"
207Entonces él dijo, "Oh, pero Señor, ¿quién eres?"
208Y El dijo, "Yo soy Jesús." ¡Una señal! Y, ¿qué fue él? Un apóstol a los gentiles. Amén.
209Y aquí estamos nosotros en el tiempo del fin, hemos venido del este, del oeste, del norte, y del sur. Y, ¿qué estamos haciendo? ¡Nos estamos preparando para el rapto! Nos estamos manteniendo firmes por unos momentos, hasta que toda fibra esté llena del Espíritu Santo. Entonces la Iglesia subirá. ¡Oh, qué cosa! El está llamando Su pueblo a Sí Mismo, en la verdadera unidad de Sí Mismo, porque es por medio de Su único Espíritu Santo, "Porque por medio de un solo Espíritu somos nosotros, todos (individualmente), bautizados en un cuerpo (colectivamente), el cuerpo del Señor Jesucristo." Y Jesucristo, viviendo con Su Espíritu en nuestra carne, está sirviendo a la iglesia, y haciendo las mismas cosas como una señal al mundo, que estamos en los últimos dí as. Nos estamos preparando para el rapto. Oh, cuánto le amo. ¿Ud. también?
210Todavía me falta un libro entero, pero no puedo seguir, no puedo seguir más, ya se está poniendo demasiado tarde. Quizás en otra ocasión lo estudiemos nuevamente.
211Estamos ya en el fin. Estamos hablando de la unidad. ¿Está Ud. tan unido con Dios? Tendrá que ser así. Sí. Tendrá que llegar a ser tan unido con El hasta, como dice la Escritura, que "la mente que estaba en Cristo sea en vosotros." Luego Cristo, Su mente, estando en Ud., reconocerá toda Palabra que El escribió. Así aconteció en los apóstoles, correctamente dividiendo la Escritura, lo cual es la verdad, ¿ve? Sí. Si es la verdad, entonces el Espíritu Santo testificará de la verdad, trayendo la misma señal que dió a Moisés, la misma señal que dio a Abraham, la misma señal que operó en Cristo, la misma señal que produjo en San Pablo. Estamos en el tiempo del fin. Y El dijo que eso sucedería. Entonces, ya estamos pues en el tiempo del fin. La iglesia, colectivamente, se está uniendo en una unión, uno de aquí, y otro de allá, de eso se está componiendo.
212El dijo, "Habrá dos en el campo, Me llevaré a uno." Sí. ¿Ve Ud.? "Dos en el campo," eso es durante el día, en el tiempo de la siega, "tomaré a uno, dejaré el otro. Habrá dos en la cama," por el otro lado del mundo. "Me llevaré a uno, y dejaré al otro," en la venida del Hijo del hombre. Y eso está tan cerca, tan a la mano.
213¡Adán! ¡No, no! ¡Adán! ¡Eva! Adán, permítanme clamar en contra de eso. Ya no estén prestándole atención a la mentira del diablo. _¡Quédense con la Palabra de Dios, porque es ASI DICE EL SEÑOR! Manténgase con Su Palabra. Al separarse Ud. de la Palabra, está quebrando el compañerismo con Dios, o sea la unidad que existe por el Espíritu Santo. Y si Ud. dice que tiene el Espíritu Santo, y no está en acuerdo con la Palabra, entonces Ud. no está en unidad con Dios.
214Esto aquí es la unidad de Dios, pero solamente existe cuando el Espíritu, que está en Ud., concuerda con esta Palabra, y manifiesta esta Palabra, y muestra esta Palabra en poder, para que actúe igual como hizo allá.
215Ahora, digamos esto junto. Cada uno de Uds. en la congregación, repita cada frase. La unidad, con Dios, es tener, el Espíritu de Dios, en Ud., concordando, con la Palabra, toda . Palabra, la Palabra completa, y hacerla manifiesta, en poder.
216Allí lo tienen. Esa es la unidad con Dios. Cuando ese poder obra en mí, y obra en Ud., allí somos uno. ¡Amén! Hermano Kidd, cuando el poder del Espíritu Santo en mí, también obra en Ud., allí no hay desacuerdo, porque allí está la Palabra. Y eso es la obra de Dios. Amén. Lo hace que en verdad sea así, Dios hecho carne en Ud., por medio de Su Palabra. La Palabra hecha poder en Ud, ¡toda Palabra!
217Ahora, recuerden, el diablo toma casi toda la Palabra, casi todita, noventinueve por ciento, y nueve decimos del último por ciento. La toma casi todita y la muestra tan perfectamente, pero luego en ese puntito que sobra, él allí no puede, y en ese punto es donde trae la muerte. Eso allí es lo que hace quebrar la cadena de todo el centro, y uno allí se desploma.
218¡Entonces es por toda Palabra! ¿Qué dijo Jesús? "El hombre no vivirá solamente por pan, sino por toda Palabra." No vivirá el hombre por medio de unas cuantas de las Palabras de Dios, no vivirá por noventinueve y punto nueve por ciento de la Palabra de Dios. Pero el hombre vivirá por toda Palabra que procede de la boca de Dios, por eso vivirá.
219Satanás hizo subir el Señor allá, y le dijo, "¡Está escrito!" ¿Ve? Igual como le dijo a Eva, "¡Esta escrito!" "!Está escrito!" Pero Jesús dijo, "Y también está escrito..."
220Satanás dijo, "Si eres Hijo de Dios, échate abajo. Que está escrito, `A sus ángeles mandará por Ti. Y Te alzarán en las manos para que nunca tropieces con Tu pie en piedra.' " La Biblia así dice. Oh, que erudito tan tremendo es él.
221Pero Jesús dijo, "Escrito está también, `No tentarás al Señor, tu Dios.' "
222En Hechos, capítulo 19, dijeron, "Tenemos Escritura para probar esto. Hemos sido bautizados por Juan."
223Y Pablo les dijo, "Pero eso ya no funciona. Tenemos algo más." ¿Ve? El no descreyó la palabra de Juan. Más bien dijo, "Les voy a decir lo que Juan dijo. Juan dijo que bautizaba con el bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en el que había de venir después de él." El no bautizaba para remisión de pecados. ¿Ve Ud.? El sacrificio no había sido muerto todaví a. "Y cuando ellos hubieron escuchado esto, se bautizaron todos en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo." Entonces Pablo, tan lleno de la Palabra, puso sus manos sobre ellos y el Espíritu Santo vino sobre ellos, y comenzaron a profetizar y a hablar en lenguas, y a engrandecer a Dios. ¡Oh, qué tiempo maravilloso! Y ¿qué tan grande iglesia era? Eran apenas doce. Sí. Dios no obra en números grandes. El obra en corazones honestos. Que nosotros tengamos esa clase de corazón. ¿Le aman? Muy bien. Oremos.
224Oh, mi amado descarriado, ¿ha Ud. estado mirando a las hijas de Moab? O, ¿ha puesto Ud. la atención en las hijas de Caín? Estoy hablando de las iglesias. Y ¿ha visto Ud. cuánto se han apartado de la Palabra? Y Ud., mi precioso amigo, ¿ha notado Ud. que, en estos últimos días estas cosas han llegado a cumplirse? ¿Ha notado Ud. aquí recientemente cómo la Palabra de Dios se ha hecho manifiesta, y cómo el avivamiento, que en una ocasión rugí a, ahora se ha aquietado, y casi no queda nada de eso? ¿Qué es? Es la quietud antes de la tormenta. Los juicios están listos. ¿Ha tomado Ud. nota de estas cosas? ¿Ha comparado Ud. Escritura con Escritura, Palabra con Palabra, evidencia con evidencia? ¿Ha comparado la Palabra de Jesús, en Mateo 24:24, adónde habló acerca del diablo en los últimos días? Y dijo que serían tan semejantes a la cosa verdadera, hasta que si fuera posible, el diablo engañaría a todos, con la excepción de los elegidos. Piénselo, esa enseñanza Escritual que tienen, será tan semejante. Ellos dicen, "Oh sí, nosotros creemos en el Espíritu Santo, ¡bendito sea Dios para siempre! Nosotros tenemos el Espíritu Santo, nosotros hablamos en lenguas." ¿Y luego dan la media vuelta y niegan la Palabra? Sí. Engañarán aun a los escogidos, si fuera posible.
225Ahora, si hubiere alguien aquí, que no está bien con Dios, si hubiere alguien aquí que estuviere enfermo, o afligido. ..Aquí hay muchos pañuelos y cosas por las cuales voy a orar. No importa cuál es su necesidad, toda promesa en este Libro le pertenece a Ud., es suyo.
226Ahora, yo le he traído la Palabra, se la he presentado desde Génesis hasta el día presente, en que estamos viviendo, apenas pegándole a unos puntos sobresalientes para que Ud. vea. Hay centenares de ejemplos y cosas que hubiéramos podido haber dicho, pero no me da el tiempo. Pero seguramente, en esto, Ud. puede ver que todo esto de organización y esas cosas, están fuera del cuadro. Es un concepto falso del diablo, tratando de organizar al hombre con la unidad de su propia mente y su propio pensar. Cuando, más bien, es por medio del Espíritu Santo, por el cual somos unidos a Dios. Y el Espíritu Santo está en acuerdo con la Palabra de Dios. ¿Ve Ud.? La Biblia dice, Jesús dijo, que ellos aun confesarían la Palabra, (¿ve Ud.?), engañarían aun a los escogidos, si fuera posible. ¿Ve Ud. adónde estamos parados?
227Ahora, tome Ud. esta Palabra de Dios con la mano de fe. ¿De qué tiene necesidad Ud. en esta mañana? ¿Tiene. Ud. necesidad de bautismo en agua, en el Nombre del Señor Jesucristo? El agua está lista. ¿Tiene Ud. necesidad del bautismo del Espíritu Santo? El está deseando entrar en Ud. ¿Tiene Ud. necesidad de sanidad? Muy bien, el mismo Espíritu Santo, la Palabra, que ha sido hecha poder, está aquí ahora mismo, el mismo poder de discernimiento está mirando a través de esta congregación, y viendo esa Luz dando vueltas, como un gran resplandor. ¿Jamás les he dicho algo errado?
228Como dijo el profeta allá con Israel, antes de que ellos se hicieran aquel rey, él dijo, "¿Les he dicho yo alguna cosa errada? ¿Les he en alguna ocasión tomado el dinero? ¿He venido yo a pedirles dinero, y pasearme por allí, y que viva yo en un gran palacio y construir cosas muy grandes? ¿Les he quitado el dinero, pues? ¿Les he pedido un solo centavo?" Le respondieron, "Jamás."
229Y digo yo, "¿Les he dicho yo algo en el Nombre del Señor, lo cuál Dios no lo trajo a cumplimiento perfecto? ¿En alguna ocasión les he hablado en Su Nombre y la cosa no sucedió de la manera exacta? ¿Jamás les he relatado abiertamente una visión en la congregación, y que la persona no se haya levantado, ya sea extranjera o cual fuere, y que no dijo, `esa es la pura verdad'? ¿Les he contado algo errado en alguna ocasión?" Entonces, déjenme decirles esto también, ASI DICE EL SEÑOR, recibid el Espíritu Santo, el Espíritu que tomará la Palabra de Dios en las manos de fe, y proseguirá adelante. El reino completo les pertenece a Uds. Hijos, es vuestro.
230¿Por qué vienen Uds. del estado de Georgia, a través de todo este país tan grande, del estado de Ohio, de Kansas, y de todas partes, para una pequeña reunión como esta? ¿Por qué vienen así? ¿Qué los impulsa a que hagan eso? ¿Qué es? Veo aquí gente de Arkansas, centenares de millas de viaje.
231Anoche llegó un hermano de Kansas City, un hermano polaco, aquí está parado atrás, vino y dice que Dios le guió. Dijo, "Hermano Branham, desde que yo por primera vez oí de Ud. allá en Canadá, hace muchos años, las cosas que Ud. ha visto y ha hecho, yo las he investigado para atrás y para adelante, para arriba y para abajo, y ni una sola cosa ha estado errada." El probablemente es católico, polaco, y aquí ha llegado. Se lleva las cintas, se va por allí, se las pone a gente, y se encuentra con toda clase de oposición, aun de ministros que debieran estar con nosotros y ayudándonos, pero están negando el poder de la Palabra, negando la verdad de la Palabra, y reclaman tener el Espíritu Santo, ellos mismos.
232Yo no me he llamado un profeta. Uds. han hecho eso. Pero, si así es, entonces ¿de dónde es que viene la Palabra del Señor? ¿Cómo sabemos si una cosa es correcta o no, si no hay aquello que lo respalde? Esto aquí es la Palabra de Dios, la Palabra escrita. Luego si la Palabra escrita es respaldada, entonces es Dios en la Palabra, confirmando que la Palabra es verdad. Pablo dijo, "Sed imitadores de mí, como yo de Cristo."
233Ahora, si Ud. tiene una necesidad de enfermedad, o de salvación, o si algunas de Uds. mujeres no han alcanzado suficiente gracia para dejarse crecer el cabello, o algunos de Uds. hombres, que no han alcanzado suficiente gracia para dejar de fumar, o algunos de Uds. predicadores que no han alcanzado suficiente gracia para aceptar la verdad del bautismo en agua en el Nombre del Señor Jesucristo. Y Uds. enfermos, algunas quizás estén tan enfermos que ya están para morir, ¿por qué no se agarran de esta Palabra en esta mañana? Les digo ahora mismo, está en carne entre nosotros. Agarre Ud. esa Palabra en su mano.
234Aquí en la pared está un cuadro, allí está la foto del Ángel del Señor, El es el mismo que guió a los hijos de Israel, es el mismo que encontró a Pablo, y es el mismo que estaba en Cristo. Y el mismo Espíritu Santo está en Ud., en Ud., uniéndolo a Ud. como uno. ¿Qué es lo que atrae nuestros corazones para que nos reunamos de centenares de millas de retirados? No hay nada semejante a esto en todo el país. Es que vienen a la Palabra.
235Hay las palabras de un himno que dicen, "Hay una fuente de sangre, la cual procede de las venas de Emanuel. Bajo cual torrente se humilla el incrédulo y allí pierde toda su mancha de culpa. Desde cuando por fe yo vi esa fuente, suplida por Sus heridas, el amor redentivo ha sido mi tema, y aun será hasta la muerte."
236Nuestro Padre celestial, aquí ante mí está un montón de pañuelos, guantes y demás cosas, que quizás van a salir por medio del correo. Yo no sé quién colocó todo esto aquí, quizás Billy, quizás esta gente aquí en la congregación. Y Señor, yo ahora siento hacer esto. No hay nada en mis manos, nada en mí , como un ser humano. Yo jamás podría confiar de mi entendimiento humano. Yo no entiendo por qué es esto así, pero solamente estoy siguiendo lo que Tú has dicho. Por cuanto Tu Palabra dice en Hechos 19:12, "que aun llevaban sobre los enfermos sudarios, y los pañuelos del cuerpo de San Pablo, y las enfermedades se iban de ellos, y los malos espíritus salían. " No fue porque Pablo fue un gran hombre, sino por cuanto Dios estaba en él, en Palabra, y en poder. Y él no consultó con los apóstoles, pero cuando se encontraron, descubrió que era el mismo evangelio, la misma forma de bautismo, lo mismito en todo lo que estaban haciendo, ojo a ojo igual.
237Y ahora Señor, estoy rogando a favor de esta gente preciosa quienes Te están creyendo que Tú los sanes. Los que están sentados aquí en la congregación, sánalos Señor. Concede que su fe se agarre de la Palabra ahora mismo, y digan, "Tumor, enfermedad, maldad, vale más que te vayas, porque yo estoy cortando con la Espada de Dios. ¡Yo estoy creyendo! ¡Mi fe está fuerte, yo estoy metiendo la Espada hasta el mango! ¡Muévete! Yo ahora me estoy levantando de mi asiento para ser sano. Estoy imponiendo mis manos sobre mi padre, sobre mi hermana, sobre mi hijo, sobre mi vecino. Yo estoy creyendo que Tu Palabra es verdad. Y yo estoy en unidad contigo. Tú has dicho que las obras que hiciste, que nosotros también las harí amos. Y Señor, yo creo toda Palabra. Y ahora estoy avanzando, estoy avanzando para reclamarlo en esta mañana."
238Oh Dios, me pongo a pensar de cuando la Iglesia estaba de viaje, y cuando Moisés se atemorizó un poco allá frente al mar, y él clamó al Señor. Y el Señor le dijo, "¿Por qué clamas a Mí? ¿Por qué pues Me estás clamando a Mí? ¡Habla y avanza! ¿No te he comisionado para que hagas este trabajo? ¡Habla!" ¿Qué debo hablar? Habla la Palabra de Dios que está en ti. "Habla y avanza. No clames a Mí, marcha adelante,"
239Y Señor Dios, yo vengo ahora en el Nombre del Señor Jesucristo. Esgrimiendo esta Espada de fe, reclamando la unidad de Dios y el hombre, por medio del Espíritu Santo, a través de las misericordias y el sacrificio de Jesucristo, Su Hijo. Yo reto a todo diablo que tiene atado a las personas, de cualquier forma, en este edificio, ya sea joven, muchacha, hombre, o mujer. Yo reto a toda enfermedad. Yo reto a toda duda. Yo reto a todo temor. Yo reto a toda cosa inmunda, dejen a esta congregación en el Nombre del Señor Jesucristo. Salgan ahora mismo de esta congregación, que nosotros podamos ser uno con Dios, y servir a Dios sin enfermedad ni temor. Dios, concede que Tu poder nos haga uno con Dios, ahora mismo. ¿Cómo puede el diablo andar cloqueando alrededor de los ungidos? ¿Cómo puede el diablo permanecer cloqueando por allí, como un Goliat? Luego, cuando David llegó al campamento, dijo, "¿Me quieren decir que van a permitir que este filisteo incircunciso se pare y desafíe a los ejercitos del Dios Vivo?"
240Oh Dios, haz que los hombres y mujeres se levanten en el poder del Espíritu. ¿Van a permitir que este diablo desanimador y sucio, el cual ha herido a la raza humana a través de todas las edades, van a permitir que él se pare allí y desafié a la iglesia del Dios Vivo? ¡Satanás, sal fuera, vete, en el Nombre del Señor Jesucristo!
241Ahora, Uds. que tienen suficiente fuerza para esgrimir la Espada, y ahora que tienen suficiente entendimiento en la Palabra de Dios para reclamarlo, y entienden que es su propiedad personal, los cuales ahora pueden agarrar la Palabra de Dios ahora mismo en sus manos, y pueden tomarlo en la mano de fe, y decir, "Yo ahora me pongo al lado del Señor. Me pararé en unidad con mi Dios, de aquí y adelante. Yo esgrimiré esta Espada del Espíritu en Su Palabra, y cortaré todo diablo, hasta obtener toda promesa que Dios me ha hecho." 242 Ahora, si Ud. cree eso, de todo corazón, yo entonces, en toda sinceridad, de todo mi corazón, le pido que se ponga de pie, en el Nombre de Jesucristo, y lo acepte. ¿Lo hacen en serio? ¿Son sinceros? ¿Está es la Palabra en sus manos? ¿Es su mano su fe? Ahora, levante su mano física hacia Dios, y diga, "Dios, por medio de esto, por medio de mi mano en alto, yo comprometo mi vida completa, comprometo mi alma, comprometo mi pensar, comprometo todo a la Palabra de Dios. Permite que el Espíritu Santo, ahora mismo, tome mi fe y me conceda estas cosas. Quítame toda duda. Y por fe, yo recibo la promesa que Te he pedido en este momento." Si lo creen de todo corazón digan "Amén." O ¡Amén y amén y amén! Ahora si son sinceros de todo corazón, en el Nombre de Jesucristo, yo les prometo lo que han pedido. Amén. Créalo Ud. de todo corazón. Dios les bendiga.