Photo

~ LAS BODAS DEL CORDERO ~
1Gracias, Hermano Edward. El Señor le bendiga. Buenas noches, amigos. Ciertamente es un privilegio el estar nuevamente aquí en esta noche en el Tabernáculo Compañerismo. Cuando pasé por aquí esta tarde, y miré en donde estaba el tabernáculo, y vi la palabra "Compañerismo", eso me agradó bastante. A mí me gusta eso, Hermano Edward, "Compañerismo". Eso es en lo que nosotros creemos.
2Un amigo mío de antaño, que se acaba de ir al Hogar para estar con el Señor... Muchos de Uds. podrían haberlo conocido: el Doctor F. F. Bosworth. Muchos de Uds... Creo que él estuvo conmigo aquí en Phoenix en una ocasión; un alma muy valerosa. Y él era un anciano santo, pero tenía un sentido del humor. Y él me dijo a mí en una ocasión; él dijo... Yo seguía hablando acerca del compañerismo. Y él dijo: "Hermano Branham, sabe Ud. qué es compañerismo?" Y yo dije: "Bueno, yo pienso que sí, Hermano Bosworth". El dijo: "Son dos hombres en un barco". [Nota: La palabra compañerismo en Inglés es fellowship. Esta palabra se puede decir que está compuesta de dos palabras: fellows y ship, que se pueden traducir como hombres y barco, respectivamente.-Trad.] Y casi es así: compartiendo el espacio uno con otro.
3Y vi a muchos de Uds. levantar sus manos para señalar que conocieron al Hermano Bosworth. Ya que lo conocían, sólo me gustaría hablar un poco de sus últimos momentos aquí en la tierra. Yo lo había conocido a él por algún tiempo. Y él estaba predicando el Evangelio y orando por los enfermos antes de que yo naciera. Así que Uds. pueden ver la edad que él tenía. El Señor le permitió vivir, creo yo, alrededor de ochenta y cinco años, algo así, y aún era un anciano valeroso al morir.
4Cuando él tenía setenta y cinco años, (creo que los tenía), él y yo estábamos en el... creo que era el Hotel Edgemont en Miami. Y habíamos tenido nuestra cena, y caminamos hacia la orilla del mar, al lugar donde las olas entraban, para mirar la luna salir. Y allí estaba yo de cuarenta años de edad, mis hombros caídos, caminando así de esta manera, y él, teniendo cerca de setenta y cinco años, tan paradito a más no poder. Y al contemplarlo, lo admiré. Y yo dije: "Hermano Bosworth, yo quiero hacerle una pregunta". El dijo: "Adelante, Hermano Branham". Y yo le dije: "Cuándo fue su mejor tiempo?" El dijo: "Ahorita". Bueno, me avergoncé de mí mismo al escuchar eso. Y él dijo: "A Ud. se le olvida que sólo soy un niño, viviendo en una casa vieja", dijo.
5Y así era el Hermano Bosworth. Cuando me enteré que él iba a ir a encontrarse con el Señor, casi quemaba las llantas de mi coche yendo a Miami para verle. Y cuando mi esposa y yo llegamos allá... Y la familia Bosworth y nuestra familia eran muy amigas. Y entramos. El anciano patriarca estaba recostado sobre un pequeño sofá; y él levantó su cabecita calva, y sus bracitos se extendieron hacia mí de esta manera. Y con las lágrimas corriendo por mis mejillas, lo cogí entre mis brazos, y clamé: "Padre mío, padre mío, los carros de Israel y su gente de a caballo!" Porque si hubo alguna vez un anciano que haya puesto dignidad en el movimiento Pentecostal, fue el Hermano Bosworth. El ciertamente lo fue. El fue una gran flor.
6Y, saben qué, la primera cosa que él quería hacer fue decirme algo gracioso así, Uds. saben. Y yo dije: "Va a mejorarse, Hermano Bosworth?" El dijo: "No, Hermano Branham, yo ni estoy enfermo para empezar". Dijo: "Sólo estoy partiendo a Casa". Y yo dije: "Bueno, eso está muy bien". Acabábamos de regresar de los campos misioneros en África, él y yo. El dijo: "Yo simplemente estoy muy viejo para vivir por más tiempo". El dijo: "Ya me voy a Casa". Y yo dije: "Hermano Bosworth, qué me aconsejaría Ud. que hiciera?" Y él dijo: "Manténte con el Evangelio". Y dijo: "Regresa a los campos misioneros tan pronto como puedas". Dijo: "Ese sería mi consejo". Y yo le dije: "Hermano Bosworth, sólo quiero preguntarle una cosa más". El dijo: "Qué es, Hermano Branham?" Yo dije: "Ahora, Ud. le ha dado al Señor como sesenta años de servicio, o tal vez hasta más". Y yo dije: "Cuál fue el tiempo más feliz de su vida?" El dijo: "Ahora mismo". Y yo dije: "Hermano Bosworth, sabe Ud. que está para morir?" El dijo: "Yo no puedo morir. Yo morí hace muchos años". Y yo... El dijo: "Hermano Branham, estoy esperando que Aquel a quien he amado y por quien me he preocupado en estos últimos sesenta años, abra esa puerta en cualquier momento y venga a llevarme". Yo pienso en ese "Salmo de la Vida": [Poema escrito por Henry Wadsworth Longfellow, un escritor Americano que vivió en el siglo XIX.- Trad.] Las vidas de grandes hombres nos recuerdan Que podemos hacer nuestras vidas sublimes también, Al partir, dejar detrás de nosotros Huellas en las arenas del tiempo. Y él ciertamente me dejó huellas a mí.
7Antes que él muriera, o sea, se fuera a la Gloria, por cerca de una hora o tal vez hasta más, antes de que falleciera... El había estado dormitando por unas cuantas horas, y su esposa, sus hijos, y sus amados estaban parados ahí alrededor, cuando el anciano despertó, miró alrededor, se levantó y corrió a lo largo del cuarto, y saludó de mano a su madre, que ya había partido por muchos años, con su padre. Y por cerca de una hora, él estuvo saludando de mano a personas, diciendo: "Este es el Hermano Juan. Sí, Ud. vino a Cristo en mi reunión en Joliet, Illinois. Aquí está el Hermano...", saludando de mano a sus convertidos que habían partido hacía muchos años.
8Qué cosa!, yo creo que a veces en la hora en que pasamos de esta tierra a la otra, yo creo que a veces cuando... Va a ser difícil cruzar el río de todas maneras como Uds. saben. Yo creo que tal vez el Señor les dice a nuestros amados: "Vayan al río y encuéntrense con ellos allá". Porque como dijo Jacob, seremos reunidos con nuestro pueblo algún día. Yo también estoy buscando que ese día llegue. Y entonces, cuando termine con esta vida aquí, o Dios termine conmigo aquí, y yo vea que he tomado todo fuerte que pude tomar, que he pasado por cada zarzal, y que he subido toda montaña, yo quiero mirar hacia atrás y ver en dónde he estado. Y cuando descienda al río, bueno, yo siempre he dicho como... La gente de color aquí tiene un cantito que ellos cantan: "No quiero tener problemas al llegar al río". Yo quiero arreglar todo hoy mismo. Tal vez sólo meta la espada en la vaina, y me quite mi yelmo y lo coloque en la ribera, y levante mis manos y grite: "Saca el barco salvavidas, Padre, yo voy a ir a Casa en esta mañana". El estará allí. No se preocupen. Yo creo eso. Yo pienso que ese es el deseo de cada uno de sus corazones.
9Ahora, es en verdad un gran privilegio el estar aquí esta noche con su precioso pastor y su iglesia, y esta obra maravillosa, y con estos que están peregrinando en Cristo en este extremo de Phoenix. Porque en verdad somos peregrinos. Somos peregrinos y advenedizos aquí; buscamos una Ciudad, como estaba hablando en esta mañana allá en el tabernáculo del Hermano Fuller, sobre la Simiente Real.
10Ahora, si tienen grabadoras, yo nunca hice mención... Pero, hubo algo que sucedió esta mañana que yo... Si tienen una grabadora, y si Uds. consiguen una de las cintas, estoy seguro que la apreciarán. El Hermano Maguire las tiene. Y... "La Simiente Real de Abraham". Ven? La simiente de Abraham fue Isaac, la cual es Judaica, natural. Pero la Simiente Real fue Cristo, a través de la promesa. Y ese Cristo fue la Palabra de Dios hecha manifiesta, y está en nuestros corazones hoy mientras que... "Si Yo...si permanecéis en Mí, y Mi Palabra permanece en vosotros, entonces pedid todo lo que queréis, y os será hecho".
11Ahora, yo he expresado acerca de Phoenix en muchas ocasiones desde que he estado aquí. La primera vez que vine fue hace como treinta y cinco años. Yo vivía por la calle Dieciséis y Henshaw, y trabajaba en el Rancho Círculo R de aquí de Wickenburg. Yo salía con una muchacha allí por la calle Dieciséis y Henshaw. Yo fui a buscar ese lugar el otro día, y ya ni siquiera se llama Henshaw; se llama Buckeye. Es una ciudad grande, en lo que ahora es el área metropolitana de Phoenix. Todo ha cambiado tanto.
12Mi esposa y yo fuimos a la Montaña del Sur para mirar hacia Phoenix. Y yo pensé: "Hace como trescientos años probablemente no había nada aquí más que coyotes, cactos, y demás. Y ahora es una gran ciudad fabulosa". Ahora, yo le dije: "Cariño, estará convertida o pervertida? Puedes escoger. Para mí está pervertida. Debido a que estos grandes edificios y estructuras hermosas estarían bien si hombres y mujeres anduvieran por las calles con manos en alto hacia Dios, alabando a Dios, y hermanos y hermanas viviendo como... en lugar de beber, apostar, fumar, mentir, robar, en las cervecerías, y todo lo que es malo. Pero en medio de todo eso..." Entonces mi esposa me dijo: "Entonces, Billy, para qué estás aquí?" Yo le dije: "Pero, cariño, en estos quince minutos que hemos pasado sentados aquí, cuántas mentiras han sido dichas por ese valle? Cuántos juramentos se han hecho, tomando el Nombre del Señor en vano? Cuántos cigarrillos, cuánto whisky se ha bebido, cuántos adulterios se han cometido, y todo alrededor por allí, sólo en este último ratito que hemos estado aquí?" Ella dijo: "Qué terrible!" Yo dije: "Esta es la razón por la cual estamos aquí, cariño: Cuántas oraciones fieles han subido desde que hemos estado aquí? 'Vosotros sois la luz del mundo'. Esa es la razón por la cual estamos aquí, para poner nuestros hombros a la carga con estas iglesitas aquí, para hacer todo lo que podamos para ayudarles a seguir adelante, para ser una..."
13Todos Uds... Uds. santos son una bendición para mí. Espero que yo sea una bendición para Uds. al visitarlos aquí. Y yo... Cuando supe que yo iba a poder visitar las diferentes denominaciones y organizaciones, y las diferentes iglesias, y demás, los hermanos en el valle de Phoenix aquí, mi corazón se emocionó. Eso va a ser antes de la convención en la que he de hablar, en la convención de los Hombres Cristianos de Negocio en el desayuno de la mañana del sábado, creo yo, y luego en la reunión del domingo en la tarde, el próximo-el próximo domingo. Y siempre es un privilegio encontrarme con esos hermanos. Creo que tienen como dos mil quinientos asientos allá. Habrá bastantes asientos para todos nosotros. Esperamos encontrarlos allí.
14Y entonces, para tener este tiempo de compañerismo, yendo de iglesia en iglesia y hablando... yo pienso que prediqué en esta mañana hasta que me enronquecí, por cerca de una hora y media; y ese fue uno corto. Por lo regular yo no termino en menos de tres o cuatro horas en nuestra iglesia. Yo sólo...Yo no soy un predicador. Así que yo sólo hago un ruido de júbilo a nuestro Señor. Me gusta hacerlo tanto, a tal grado que (me supongo que me encanta), así que, sigo haciéndolo. Yo he tenido cuatro o cinco comentarios de que estoy reteniendo a la gente hasta muy tarde. Así que yo sé que eso es verdad. Y esta noche, honradamente, saldremos de aquí antes de la una. Yo casi les aseguro que va a ser así, casi... Se siente un espíritu tan agradable, y todo está tan hermoso, estoy seguro que el Espíritu Santo tendrá para nosotros una bendición.
15Ahora, yo no he estado teniendo servicios de sanidad en las reuniones. Una noche, allá con el Hermano (el Hermano de la del Nombre de Jesús?)... en la iglesia del Hermano Outlaw-del Hermano Outlaw, había muchos que querían que se orara por ellos. Y le pedí a mi hijo que diera algunas tarjetas de oración. Y luego por dos noches, el Espíritu Santo cayó de tal manera en el edificio hasta que... Uds. saben. Uds. han estado en mis reuniones. Todos Uds. han estado. Uds. ven como el discernimiento, y demás... Pero ahora, he notado que se está acumulando el número de los que quieren que se ore por ellos. Y noté que el primero... al empezar el miércoles y el jueves. Yo pensé que mejor esperaría hasta después del domingo, pues, si uno está teniendo servicios de sanidad en la iglesia... Ven Uds.?, yo anuncié en todos los lugares que fui que cada persona se quedara en su puesto del deber el domingo. Ven Uds.? Estas reuniones especiales son sólo para visitar a los hermanos. Y queremos que cada cual guarde su puesto del deber, ya que su pastor va a estar esperándolo. Y allí es en donde Ud. debe estar.
16Así que... Entonces, pienso que mañana por la noche, si el Señor lo permite, yo no... (A dónde vamos a estar mañana por la noche? Con el Hermano O'Donnell, en Tempe, Arizona). Ahora, si Uds. no tienen algunaalguna cosa especial aconteciendo en su iglesia, y si Uds. tienen algunas personas enfermas, pues, yo voy a orar por los enfermos mañana por la noche, sólo tendremos una línea de oración regular; oraremos por los enfermos tal vez-tal vez el lunes, el martes... Déjenme ver. Se supone que yo debo... Yo no sé. Estoy programado para estar en una iglesia la noche del miércoles, también? La noche del miércoles, entonces la convención empezará el jueves, correcto? Muy bien, hermano. Hará Ud. los anuncios? [El hermano anuncia: "Uds. están aquí esta noche. Y mañana por la noche estaremos en La Asamblea de Dios de Tempe; y luego en la Iglesia Mountain View y en Sunnyslope el 23; y luego en la Asamblea Central el 24".-Ed.] Muy bien, eso está bien. [El hermano dice: "No podía recordarlo yo mismo. Como que me enredé un poco".-Ed.]
17No le presten mucha atención a eso. Yo estaba hablando el otro día, acerca de que yo no podía acordarme..., y el Hermano Jack Moore me dijo, dijo: "Ud. piensa que Ud. está en malas condiciones". El dijo... Yo dije: "Hermano Jack, yo empiezo a hablar, y simplemente no me puedo acordar de lo que estaba hablando". El dijo: "Pues, no piense que eso está tan mal". Dijo: "Yo llamo por teléfono, le llamo a alguien, y digo: 'Qué se le ofrece?'" Bueno, eso sí es estar llegando a muy malas...?...Bueno, mire, eso puede sonar chistoso, lo cual yo no pienso que esté bien decir desde el púlpito aquí. Pero los hijos de Dios son hijos felices al fin y al cabo, Uds. saben. Así que a nosotros-nosotros sólo nos gusta... Pensé que era un poco gracioso.
18Todos Uds... Muchos de Uds. conocen al Hermano Jack Moore. El es de Shreveport, Louisiana, del Tabernáculo Vida, un hermano muy fino. Y así que, él me estaba diciendo eso. El es un contratista también. Y él dijo: "No piense que eso está tan mal, Hermano Branham". Dijo: "Yo llamé a alguien el otro día, marqué su número telefónico". Y dijo: "Ellos contestaron, dijeron: 'Bueno'. Yo dije: 'Qué se le ofrece?'" Yo pensé: "Bueno, yo... Eso es estar rematado, Hermano Jack". Yo...Así que ahora, yo pienso que sería bueno... Y estos amigos que quieren que se ore por ellos, y traer a sus enfermos, entonces oraremos por ellos.
19Ahora, esta noche, he pensado sobre qué les diría yo, en esta noche, a esta hermosa iglesita aquí. Y yo pensé: "Bueno, no sé qué. Simplemente tendré que tomar un pequeño texto y confiar que el Señor una las palabras en algún lugar y permita que caigan donde les ayudarán a alguien para estar..." Yo nunca trato de tomar un tema. Siempre trato de sentirme guiado, y escribo muchas Escrituras, y demás. Y entonces, si el Señor me guía diferente, entonces simplemente sigo Su dirección. Y yo pienso que de esa manera todos nosotros debemos de actuar; no actuarían Uds. de la misma manera?
20Y ahora, hay una cosa que yo quiero que todos los de la iglesia (yo anuncio esto a cada cuerpo local), y eso es que si... Cuando Uds. terminen de orar por su pastor y sus amados, no se olviden de mí, porque yo me doy cuenta diariamente, más que nunca, que estamos acercándonos al fin del camino. Y acabo de enterrar a mi madre hace unas cuantas semanas. Y la tuve en mis brazos hasta que Dios se llevó su respiro y su alma al Cielo. Yo miré a esa valerosa mujer llena con el Espíritu Santo en su muerte, y la vi llegar al fin del camino. Yo pensé: "Oh, yo simplemente debo de conseguir que cada madre sea así. Yo sólo tengo que hacer algo para hacer que...hacer lo que yo pueda para conseguir que la gente vea lo que realmente significa".
21Y amigos, yo estoy persuadido que es quizás un poco más profundo; y yo pienso que lo tomamos un poco a la ligera de lo que realmente es. Yo pienso que deberíamos recordar que si Dios es tan Santo que hasta los Angeles se miran sucios en Su Presencia, cómo nos miraremos nosotros? Ven Uds.? Eso es correcto. Así que, queremos recordar... Y recuerden, Dios está allá lejos en la Eternidad, y sobrepasa la lucidez de todos los soles en el sistema solar. "Santo, santo, santo", los Angeles con alas cubriendo sus rostros y sus pies, volando en Su Presencia, clamando: "Santo"; que deberíamos de ser nosotros? Así que nosotros...Eso es lo que nosotros tratamos de hacer.
22Y-y creo que el Reino de Dios es como un hombre que tomó una red y se fue al mar (dijo Jesús), y la echó. Y cuando él la hubo sacado, el sacó de muchas variedades. Pero el buen pez, por supuesto, fue guardado; y el otro pez que se alimenta de carroña regresó al agua, como el cangrejo, y las culebras, las lagartijas, y las tortugas acuáticas, y demás. Pero la red del Evangelio atrapa de todo. Y nosotros estamos... Vendrá un día en que echaremos la red por última vez, Hermano...?... Eso es correcto. No nos toca a nosotros decir quién es pez y quién no es. Nosotros no sabemos. Nosotros sólo echamos la red y la jalamos. Eso es todo. Dios conoce a los Suyos. Aquellos a quienes El antes conoció, El llamó; y aquellos a quienes El llamó, El ha justificado; y aquellos a quienes El ha justificado, El ha glorificado. Así que estamos esperando, simplemente echando la red. Y es un privilegio para mí pararme en la iglesia del Hermano Edward aquí en esta noche para ayudar a echar la red en su lugar, para ver si hay algún pez que Dios tenga para Su Reino.
23Ahora, un poco antes que leamos la Palabra, hablemos con el Autor de la Palabra sólo por un ratito mientras inclinamos nuestros rostros. Con nuestros rostros inclinados, en lo sagrado de este momento en que estamos abordando la Palabra del Dios viviente, quien es Dios, me pregunto si hubiera algunos aquí que tengan peticiones en sus corazones, y que quisieran ser recordados en esta oración. Dénlo a conocer con su mano levantada.
24Señor Jesús, mira la audiencia, conociendo cada corazón. Gracias. Muy bondadoso y Santo Dios, el Todopoderoso, El Shaddai, quien le apareció a Abraham en el Nombre del Todopoderoso, el Dios con pechos, el que da fuerza, el que nutre a los débiles, ven a nosotros en esta noche, Padre. Y nosotros reconocemos nuestras debilidades y nuestros errores. Confesamos nuestros pecados delante de Ti, y los colocamos en Tu altar de bronce de juicio, y pedimos que la Sangre de Jesucristo los remita en el sacrificio que te ofrecemos. Concédelo, oh Dios. Sometemos nuestras vidas y todo lo que nosotros tenemos. Y cualquier pequeño talento que se nos ha sido dado, Señor, úsalo para la gloria de Dios. Bendice esta iglesia, a su amado pastor, a los diáconos, síndicos, y toda la mesa directiva, y a cada miembro que viene a esta iglesia llamada "Compañerismo". Dios, yo ruego que hombres y mujeres, mientras que entran por esa puerta de este lugar, se postren bajo convicción por motivo del hermoso orden del Espíritu Santo dentro del edificio. Concédelo, Señor.
25Pedimos de nuevo que perdones nuestros pecados y nuestras transgresiones. Acuérdate de los que levantaron sus manos. Debajo de cada mano, Señor, estaba un corazón pidiendo algo de Ti. Y, quizás, sólo Tú pudieras concederlo. Yo ruego que Tú lo concedas, Padre. Cualquier cosa que ellos necesiten, concédeselas en abundancia. Si hubiera alguien enfermo, Señor, sánalo. Si hubiera alguien que está por salirse del Camino, fortalécele, esa rodilla paralizada, fortalécelo. "La caña cascada no quebrará, y el pábilo que humea no apagará". [Mat.12:20-trad.] Y sabemos que El nunca rechazaría a una caña cascada; El la enmendaría. Y yo ruego, Padre Celestial, que si hay espíritus quebrantados o desanimados, o manos caídas, y rodillas colgantes, que sean levantadas en esta noche, Señor. Que el Espíritu Santo venga y sane nuestros corazones y espíritus, y nuestros seres físicos, y le daremos a El toda gloria por ello. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
26Si quisieran abrir en las Escrituras sólo para un mensajito como de treinta minutos, quisiera que leyeran conmigo del libro de Apocalipsis, el capítulo 19, y quisiera leer hasta el versículo 7 inclusive. Después de esto oí una gran voz de gran multitud en el cielo, que decía: Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro; Porque sus juicios son verdaderos y justos; pues ha juzgado a la gran ramera que ha corrompido a la tierra con su fornicación, y ha vengado la sangre de sus siervos de la mano de ella. Otra vez dijeron: Aleluya! Y el humo de ella sube por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: Amén! Aleluya! Y salió del trono una voz que decía: Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que le teméis, así pequeños como grandes. Y oí como la voz de una gran multitud, como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos, que decía: Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina! Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado.
27Desearía hablar en esta noche sobre el tema de: "Las Bodas Del Cordero", sólo por unos cuantos minutos para... Todos estamos familiarizados con esta Escritura. Sin duda que su precioso pastor aquí ha abordado este tema muchas veces, y sabemos que va a haber una Novia, y que va a haber una cena de bodas que será servida en el Cielo. Eso es tan seguro como Dios lo es, por cuanto es Su Palabra. Y nosotros sabemos que esos que formarán a esa Novia van a ser Su Iglesia, y ellos van a aparecer delante de El sin mancha y sin arruga. Y ellos tienen el material en la tierra ahora mismo para prepararse a sí mismos.
28Si se fijan, dijo: "Ella se ha preparado". Muchos dicen: "Si el Señor quita este espíritu malo de mí: de tomar, o de apostar, de mentir, o de robar, yo le serviré". Pero, eso depende de Ud. Ud. tiene que hacer algo también. "El que venciere heredará todas las cosas", o sea, "los que vencieren". [Ap.21:7-trad.] Uds. tienen el poder para hacerlo, pero tienen que estar dispuestos a entregarlo. Ven? Ella se ha preparado. A mí me gusta esa palabra. Ven Uds.?, Dios no podría empujarnos a través de un pequeño tubo, y sacarnos del otro lado, y luego decir: "Bienaventurado el que venciere". Uds. no tuvieron nada que vencer; El simplemente los empujó a Uds. por allí. Pero Uds. tienen que tomar decisiones por sí mismos. Yo tengo que tomar decisiones por mí mismo. Y al hacer eso, mostramos nuestra fe y respetos hacia Dios.
29A Abraham se le prometió un hijo, pero él debió mantener esa promesa por veinticinco años. El tuvo altibajos y tentaciones en esos veinticinco años; pero él se aferró a esa Palabra de promesa. Y a Israel se le prometió una Tierra Prometida, pero ellos tuvieron que pelear por cada pulgada del camino. "Todo lugar que pisare la planta de vuestro pie, Yo os he entregado", Dios le dijo a Josué. [Jos.1:3-trad.] Todo estaba allí. La tierra estaba allí, y Dios se la dio a ellos; pero ellos debían pelear por ella.
30Lo mismo es con sanidad Divina. Dios tiene el poder para sanarlos a Uds., si Uds. tienen la valentía para aceptarla. Pero pelearán cada pulgada del camino. Dios tiene sublime gracia para salvarlos a Uds., y lo hará, pero Uds. pelearán cada pulgada del camino. Yo he estado detrás del púlpito ya casi treinta y un años, y cada pulgada ha sido una constante pelea. Ciertamente que sí. Pero debemos pelear si vamos a reinar. Así que, nos damos cuenta que la Novia tiene que prepararse; tiene que estar dispuesta a "despojarse de todo peso que nos asedia, para poder correr con paciencia la carrera que tenemos por delante". [Heb.12:1-trad.] Nosotros mismos tenemos que despojarlas. No podemos decir: "Dios, Tú ven a despojarlas por nosotros". Nosotros mismos tenemos que hacer eso.
31Ahora, a mí me gusta meditar sobre las bodas. Yo he tenido el privilegio de casar un buen número de personas. Y me pongo a pensar cuando traigo a un joven y a una doncella al altar, y los veo venir a través de la iglesia, y ella, hermosa con su vestido de bodas, y el velo cubriendo su rostro y colgándole. Y el novio recto, vestido hermosamente, y joven, y lleno de vigor a medida que caminan por allí con lo mejor de la vida, y toman el voto matrimonial, bueno, creo que hay algo dulce al respecto. Representa algo sagrado, por cuanto me hace recordar que habrá otra gran boda algún día, cuando la Novia de Cristo vendrá caminando por los pasillos de Gloria. El Novio tendrá todo preparado. Habrá una boda y una cena. Cómo nos encanta pensar de cómo estaremos sentados enfrente de cada uno, estrechándonos las manos unos a otros, con las lágrimas corriendo por nuestras mejillas, y pensar que El vendrá allí y enjugará toda lágrima de nuestros ojos, y dirá: "No lloren. Ya todo ha pasado ahora. Entren en el gozo del Señor que ha sido preparado para Uds. desde la fundación del mundo". Oh, hermano, eso nos hará que nos amemos más uno al otro!
32Yo creo que ese es el problema con la Iglesia, la Novia hoy día, que se compone de todas las iglesias que creen en Cristo. No es el edificio, ni tampoco es la organización o la denominación, pero son los individuos que están en la iglesia los que forman la Novia.
33Yo tengo un buen amigo en Louisville, Kentucky: El Dr. Wallace Cobble; él era un ministro de la Iglesia de Cristo, y vino y recibió el Espíritu Santo, y pastorea una de las iglesias mayores en Louisville, la cual es la Iglesia de la Puerta Abierta. El ha sido un amigo muy precioso para mí. Y hace algunos días yo estaba parado en la calle, y lo vi venir por la calle. Y yo siempre lo he amado, y él a mí. Pero un día lo operaron de las anginas, y estaba sangrando de muerte. Y lo tenían allá en el Hospital San José, y dijeron que estaba moribundo. Y la señora McSpadden me llamó, y dijo: "El Dr. Wallace Cobble..." Yo todavía no lo conocía, pero sí sabía que había una Iglesia grande de la Puerta Abierta. Dijo: "Se está muriendo. Los médicos le han dado inyecciones y demás. Le han puesto puntos de sutura. El está constantemente perdiendo sangre, y no pueden pararla. Su sangre no coagula", (Uds. saben), "no pueden detenerla". Y dijo: "Tienen misioneros allí adentro, y quieren que Ud. venga, y ore por él".
34Bueno, yo había oído del Dr. Wallace Cobble, y, por tanto, yo estaba un poco indeciso. Pero fui. Y cuando miré dentro del cuarto, había misioneros y grandes ministros, todos llorando y orando allí. Y pensé: "Caray, y yo un don nadie, un pequeño aleluya entrando allí. Más vale que me quede aquí afuera". Así que, me arrodillé detrás de la máquina de la Coca Cola, la que estaba en el pasillo, y oré a Dios que parara la sangre del Hermano Cobble. Y volví a bajar, y me salí. Acababa de llegar a la casa, como quince minutos, cuando volvió a sonar el teléfono otra vez, y querían saber cuál era mi retraso, y por qué no había llegado todavía. Yo dije: "Yo fui, pero había tanta gente allí que no sentí entrar, quizás (ven?), debido a que había allí tantos ministros grandes". Y él dijo: "Venga ahora mismo". Dijo: "El varón no vivirá mas que unos minutos más".
35Así que, volví a ir otra vez, y cuando entré allí, él estaba tratando de convencer a una monja Católica de que aceptara a Cristo como su Salvador personal, y él sangrando, y la sangre chorreando de su boca. Y yo entré. Y dijo: "Cómo está Ud.?" Y yo le dije: "Cómo está Ud.?" El estaba sentado en la cama, tosiendo, y la sangre chorreándole. Y él dijo: "Cuál es su nombre?" Y yo dije: "Yo soy el Hermano Branham". Y él empezó a llorar, y me abrazó. Y yo me arrodillé allí. Ahora es el Dr. Wallace Cobble, de la Iglesia de la Puerta Abierta en la ciudad de Louisville. Escríbanle. La sangre paró en ese momento; nunca más volvió a chorrear desde entonces. Hemos sido muy buenos amigos desde ese tiempo.
36Y el otro día, me encontré con él. Y dijo... (Oswald J. Smith, muchos de Uds. conocen al Hermano Smith. El es un gran misionero, y visita al Hermano Cobble, debido a que lo quiere mucho). El dijo: "Hermano Cobble, Ud. sabe", dijo: "Yo..." (Algo acerca de su esposa). Dijo: "Cuando me casé al principio", dijo: "Sentí como, bueno, si hago un error, yo... Oh, yo puedo conseguirme otra", debido a que estaba joven. Pero dijo: "Después que nacieron los hijos", dijo: "luego es difícil vivir sin ella. Y luego cuando uno llega a tener como cincuenta años, simplemente no hay manera de vivir sin ella. Y al hacerse uno más viejo, miren, uno se siente así". Yo dije: "Me supongo que eso es más o menos correcto". La razón por la cual el tema surgió, fue, Uds. saben, cómo es que las mujeres van de compras; y mi esposa estaba presente. Ella es la reina de todo eso. Ella se mantiene de compras por un buen rato. Mis pobres pies casi se me despedazan caminando en la calle con ella. Y él me estaba diciendo: "Bueno, uno no puede vivir sin ella". Y es a raíz de eso que se hizo el comentario. Y cuando me fui a casa, me senté en el cuarto y pensé: "Eso es correcto". Yo lo apliqué a algo más.
37Saben Uds. que cuando yo al principio fui convertido en la... y llegué a ser un predicador de la Iglesia Misionera Bautista, creía que si una persona no era Bautista, que él realmente no era salvo. Y eso era todo. Y yo cargaba una Biblia debajo del brazo, y creí que el Señor me había llamado para convertir a todos en Bautistas. Y todos aquellos que no creían exactamente así como los Bautistas, no estaban en el cuadro en lo absoluto. Y a medida que el tiempo pasaba, yo pensaba que era mi responsabilidad hacerlo todo. Y me di cuenta, al observar a otro hermano que tenía una iglesia, el cual era pastor, que él estaba trabajando tan duro como yo. Al fin y al cabo, la cobija se estira también un poco hacia él, saben? Entonces nos damos cuenta que nos necesitamos uno al otro. Y ahora, después de que uno llega a esta altura, en parte es difícil vivir uno sin el otro. Eso es todo. Simplemente nos necesitamos uno al otro. Y yo creo que eso se encuentra en este gran movimiento Pentecostal. Y estoy contento en ver que las barreras de la indiferencia se están rompiendo, y la gran Iglesia de Dios está empezando a unirse a sí misma en compañerismo. Significa que las Bodas se están aproximando ahora. Y las piedras que han sido cortadas tan extrañamente, tienen un sitio en algún lugar en ese edificio, si son las piedras del Señor.
38Ahora, el matrimonio, en un sentido, es un tipo... El matrimonio terrenal aquí es un tipo del matrimonio Celestial. Ahora, repasémoslo sólo por unos cuantos minutos, o sea, para ensayarlo un momento. Lo primero que se tiene que hacer es tomar una decisión. Lo primero que se tiene que hacer en un matrimonio natural, es tomar una decisión. La joven tiene que tomar su decisión si quiere a este joven, y el joven si quiere a la joven. Tiene que tomarse una decisión, y uno la tiene que tomar. Ella debe ser la única mujer en el mundo que uno ama, y él debe ser el único hombre. Y si no es así, entonces uno tomó la decisión incorrecta. Y así es al tomar una decisión para Cristo. Lo primero que uno tiene que hacer, es decidirse si va a servir a Dios y a tomarlo a El como su Salvador, o, si no lo va a hacer. Va uno a servir al mundo, o va a servir a Cristo? Uno tiene que decidirse. Tiene que tomarse una decisión. Cuando uno se decide que va a servir a Dios o a mamón, entonces uno escoge. Pero la decisión tiene que tomarse.
39Y luego, después que se toma la decisión que uno lo va a hacer, entonces viene el compromiso. Eso se lleva a cabo en el altar. Ud. tiene que comprometerse antes que se lleve a cabo la unión. Y así es con la Iglesia de Cristo. Tiene que haber un compromiso con Cristo, un voto, un compromiso, un amorío. Y entonces lo que sigue son las promesas. Tiene que haber la entrega de las promesas del uno al otro; como, por ejemplo, cuando se dan las promesas uno al otro: "Cariño, si te casas conmigo, prometo serte fiel y verdadero. No miraré a otra mujer". O, "No miraré a otro hombre, y haré todo lo que me toca como esposa. Si tenemos hijos haré todo lo que me toca como madre. Seré un ama de casa". Se tienen que hacer todas estas promesas, o sea, se deberán hacer en una boda correcta.
40Y es lo mismo cuando uno se entrega a Cristo. "Señor, si Tú me recibes en Tu Reino, yo te prometo..." Ahí lo tienen. "Yo te amaré. Yo te seré fiel. Yo te serviré día y noche". Es una lástima que nos olvidamos de eso. "Yo te serviré día y noche. Yo ayunaré; yo oraré; yo te seré leal. Yo traeré mis diezmos al alfolí. Yo-yo-yo oraré muchas veces por día. Yo haré cualquier cosa. Y yo te prometeré todo mi amor a Ti". Eso es lo que uno debe de hacer. Eso es exactamente correcto. Y donde uno promete eso, y debe salir del corazón. Si Ud. le promete eso a su esposo, y no sale del corazón, Ud. absolutamente no está viviendo de la manera correcta con él. Es más o menos un amorío cristalizado.
41Miren esto: Si Uds. no tienen dientes, y usan dientes postizos, ahora, eso está bien. Se está sustituyendo los dientes que Uds. solían tener. Pero en realidad, esos dientes no están conectados a Uds. No son parte de Uds. Si a Uds. se les cortó un brazo, y se pusieron un brazo postizo, bueno, ese brazo en realidad no está conectado a Uds., sólo está pegado. Ven?, no está conectado a Uds. Y cuando nosotros nos comprometemos con Cristo, si no llegamos a ser parte de El, como una mujer debiera de llegar a ser parte de un hombre, y un hombre parte de una mujer, entonces somos Cristianos artificiales. En realidad no estamos... Ud. realmente no está casado con esa mujer. Puede que sea fiel. Si Ud. no ama a su esposo, siendo él de sesenta o setenta años, y no lo ama igual que en el principio, entonces Ud. en realidad simplemente está criando sus hijos.
42Y así es como muchas de nuestras iglesias son hoy día. Sólo estamos tomando el nombre de la iglesia Cristiana, pretendiendo ser la Novia, cuando en sí es artificial; no estamos conectados con Cristo de ninguna manera. Somos como un diente artificial, un brazo artificial, o un ojo artificial. Ven?. Es algo artificial si nosotros simplemente nos lo estamos poniendo. No podemos fingir el Cristianismo. Uno tiene que estar conectado con él. Y entonces una iglesia que artificialmente es llamada la iglesia de Cristo... Bueno, entonces esos hijos, que han sido nacidos allí de esa misma organización, son únicamente... No son hijos de Cristo; ellos son hijos denominacionales, y no hijos de Cristo.
43Si una mujer no está conectada con el hombre fielmente, entonces no es su esposo. Es simplemente un hombre con quien ella ha tomado un voto para convivir con él, y ella ha tomado un voto erróneo. Ella se comprometió a amarlo, y dijo que lo amaba; pero no lo hizo. Todo este tiempo el hombre fue engañado. Pero hay una cosa segura, amigos, no vamos a engañar a Cristo. El conoce a los Suyos.
44Pero, ven Uds.?, primero, la decisión es hecha; enseguida es el compromiso, luego la promesa, y luego la ceremonia. Y allí es cuando la novia toma el nombre del novio. Ella ya no es de su propio nombre; ella toma el nombre del novio. Y entonces cuando la Iglesia tiene la ceremonia, y ellos se prometen, Ella toma el Nombre del Novio. Entonces Ella no es más una iglesia del mundo, Ella es la Iglesia del Señor Jesucristo. Amén. No me refiero a que es de nombre; me refiero a que es por nacimiento, por naturaleza, por el poder de Dios. Es por la Verdad revelada de Dios en el corazón que Ella llega a ser la Iglesia Cristiana, la gran Iglesia Apostólica Cristiana universal. Ella llega a ser parte de Cristo. Cuando Ella hace eso, Ella... Cristo inyecta en Ella Su propio Espíritu, Su propia Vida. Y la Biblia le dijo a Adán y a Eva allí: "Ya no son dos, sino uno". Y cuando la Mujer, la Iglesia, se casa con Cristo, ya no son dos, son uno: Cristo en Ud. Amén. Eso es. Su Vida ha sido puesta en Ud. Entonces uno llega a ser la Novia.
45Y luego, otra cosa: Después que se han pronunciado sus votos y demás, y la ceremonia se ha efectuado... Como por ejemplo el nombre de mi esposa era Broy antes de casarse. Ahora, ya no es Broy; ella es Branham. Ahora, ya no es Broy, es Branham. Y cuando uno viene a Cristo, uno ya no es del mundo; uno es de Cristo. A uno ya no le importan las cosas del mundo; ellas están muertas a uno. "Porque si alguno ama al mundo, o sea, las cosas del mundo, el amor del Padre no está en él". [1Jn.2:15-trad.] Así que (lo ven?), uno no puede ser un Cristiano artificial. Uno puede ser un Cristiano profesante artificial, pero no puede ser un Cristiano hasta que Cristo se inyecte a Sí mismo en uno por el bautismo del Espíritu Santo. Entonces uno está conectado con El, y ya no son dos, sino uno. Cristo prometió estar en nosotros, así como el Padre estuvo en Cristo. "Yo y el Padre uno somos. Uds. y Yo somos uno". Ven? Cristo en nosotros.
46Todo lo que Dios era, El lo vertió en Cristo; y todo lo que Cristo era, El lo vertió en la Iglesia para continuar la obra del Evangelio. Entonces llegamos a ser, no a través de un nombre artificial, sino a través de una realidad de la Vida del Espíritu, conectándonos con Cristo. Entonces, a través del poder de Su resurrección, hemos sido resucitados de las cosas muertas del mundo, y estamos sentados con El en lugares Celestiales. Amén. A mí me gusta eso. En esta noche, estamos sentados en lugares Celestiales en Cristo Jesús (ven?), resucitados con El, morimos a las cosas del mundo, y tomamos a Cristo. Y cuando tomamos a Cristo, entonces el mundo está muerto. Entonces ya no nos importa el mundo. El mundo está muerto para nosotros, y estamos... Y está muerto para nosotros, y nosotros estamos muertos para él. Ud. llega a ser una persona diferente, una personalidad diferente, debido a que Ud. es una nueva criatura: una creación; no es la misma creación pulida, no es un hombre que le ha dado vuelta a una página nueva, pero un hombre que ha muerto y ha nacido de nuevo, y ha llegado a ser una nueva criatura en Cristo Jesús! Y el Espíritu de Dios vive en esa persona. Ahora, es igual como la mujer que ya no es Broy, sino que es Branham, y es conocida por ese nombre. Y la Iglesia ya no es del mundo, pero Ella pertenece al Nombre de Cristo! Ella está conectada con El por medio de Su propia Vida!
47Nunca leyeron en las Escrituras cómo es que el primer hombre que Dios hizo era una persona dual? Adán era ambos Adán y Eva, hablando espiritualmente. Pero cuando hizo al primer hombre a Su misma imagen, y Dios es Espíritu... Pero cuando los hizo carne, El los separó. El tomó el espíritu masculino, y se lo puso al hombre, y tomó el espíritu femenino y se lo puso a la mujer. Ahora, cuando Uds. ven a una mujer queriendo actuar como un hombre, algo está mal. Cuando Uds. ven a un hombre queriendo actuar como una mujer, algo está mal. Así que, parece como que el mundo hoy día está todo pervertido. Los hombres están tratando de actuar como mujeres, y las mujeres como hombres. Eso es correcto. Es verdad.
48Ahora, miren. Es tan perfecto, tanto que cuando Dios tomó e hizo al hombre... Y para mostrar que El no la quería de cualquier otra cosa diferente, la mujer no estuvo en la creación original. Así que, ella no estuvo en la creación, pero sí es una parte de Adán. Ella es un subproducto. El fue al costado de Adán, no para hacer otra criatura, sino que tomó parte de una criatura e hizo otra criatura de ella. Y El tomó el espíritu masculino que estaba en Adán, mejor dicho, tomó el espíritu femenino que estaba en Adán, y se lo puso a la mujer. Así que, ambos, espíritu y cuerpo llegaron a ser uno, siendo un hermoso tipo de lo que Dios hizo en el Calvario. El tomó a Cristo, y lo conectó con la Iglesia. Y a través de Su lado roto, El sacó la Sangre que limpió a la persona, que santifica la carne de la Iglesia, y tomó el Espíritu del Dios viviente que El sacó de Cristo allá en la Cruz, y lo coloca en el individuo. Entonces ellos son uno. Ven? Ellos llegan a ser uno. Cristo y Uds. son uno.
49Y Ud. y su esposo deben de ser uno. Si hay algo contrario, entonces hay algo mal con su unión. Y si hay algo contrario en nosotros hacia Cristo, o sea, no creemos Su Palabra y decimos: "Oh, eso fue para otro tiempo", hay algo mal en nuestra unión con El. Si Uds. dicen: "Los días de los milagros han pasado, no hay sanidad Divina, no hay bautismo del Espíritu Santo", y aplican eso allá atrás en algún lugar, eso muestra que el Espíritu de Cristo no está en Uds., porque: "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios... Y aquel Verbo fue hecho carne..." Y entonces, cuando Su Palabra llega a ser prominente en Uds., luego (lo ven?), Uds. y Cristo llegan a ser uno entonces. "Si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis...", [Jn.15:7-trad.] por cuanto ya no son Uds.; es la Palabra de Dios: Cristo en Uds. Uds. llegan a ser uno. Muy bien.
50Entonces, otra cosa después de que ella hace eso... Después que ella haya cumplido sus votos, y se haya casado, y haya tomado el nombre de su futuro esposo, el nombre del novio, luego ella es heredera de todo lo que él posee. Ella es heredera de todo; su esposa es heredera de todo lo que Ud. posee. Y eso es lo que la Iglesia es, si Ella tan sólo reconociera que Ella es parte de El con Su Espíritu en Ella... El dijo: "Las obras que Yo hago, Uds. las harán también; y aun mayores harán, porque Yo voy al Padre. Un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis: porque Yo estaré con vosotros, aun en vosotros, hasta el fin del mundo". Entonces es Cristo en Uds. Uds. están conectados juntamente, y son herederos con El.
51Y si El estuviera aquí en la tierra, qué estaría haciendo? Lo mismo que hizo allá, siendo que El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. El estaría atento a los negocios del Padre; El estaría sanando a los enfermos; El estaría haciendo milagros. El estaría haciendo exactamente lo que hizo cuando El estuvo aquí en la tierra, por cuanto El permanece el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Simplemente es algo perfecto. Ese es el matrimonio.
52Pero ahora, qué si esta mujer se casa, y pronuncia sus votos y todo, y llega a ser la esposa de este hombre, y es heredera de todo lo que él tiene, y demás, y luego se desenfrena? Comienza a descontrolarse? Comienza a ir tras otros hombres? No sólo eso, pero ella está compartiendo su amor con otros. Es como un hombre con su esposa, después que ellos se han comprometido, y luego ella sale y comienza a compartir su vida con otros, su amor y sus afectos con otros. Eso es lo que muchos llamados Cristianos hacen; comparten su amor con el mundo: jugando, bailando, apostando, quedándose en casa para ver televisión en lugar de ir a un culto de oración; toda clase de cosas mundanas han tomado el lugar del amor de Dios en el corazón de la iglesia! Ella se ha descontrolado! Se ha desenfrenado! Ella se ha ido tras otros hombres. Ella está compartiendo su amor. Ella tomará sus diezmos que debe de dar a la iglesia, y los gastará en otras cosas allá en el mundo. Ella... En lugar de amar a Dios de la manera que ella debiera, y vivir por Dios, y gustarle venir a la iglesia, uno por poco tiene que persuadirla a venir.
53Miren, no hace mucho, un ministro me dijo que él envió tantas tarjetas para conseguir a la gente que firmara, comprometiéndose venir a la escuela dominical por lo menos seis meses por año. Y yo había visto a una muchacha allá abajo de la colina en donde yo estaba trabajando. Y ella salió de allí. Yo estaba parado a la puerta, y toqué en la puerta, y ella vino a la puerta. Y ella era una de estas personas alocadas, Uds. saben. Como ese grupo que arrestaron aquí en Phoenix anoche, bailando esa perversión nueva del "rock and roll", o "twisters", [Un baile en donde las personas se retuercen indecentemente.-trad.] o lo que era. Y tuvieron que llamar a los policías para arrestarlos. Jóvenes, qué no pueden entender que ése es el espíritu del diablo, y que estaban bajo su influencia de tal modo que ni siquiera sabían quiénes eran, estando allá en la calle alborotados?
54Es igual como estos comediantes, o sea, estos músicos, y cantantes, y demás, yendo a tocar en la ciudad en la cual yo estaba, y las jovencitas quitándose su ropa interior y aventándola en la plataforma para que este muchacho las autografiara. Qué no se dan cuenta que ése es el diablo? Es el espíritu de los últimos días. Seguro. Es una lástima. Ahí lo tienen, se han desenfrenado.
55Y esta joven salió alborotada. Ella ni siquiera sabía... se le olvidó que yo estaba a la puerta. Y ella dijo: "Oh, perdóneme. Se me olvidó que estaba allí". Y ella le aventó un beso a ese tipo de la radio, o lo que fuera, y dijo: "Te encontraré allá en el salón del Green Briar Patch", o lo que fuera. Iban a tener alguna clase de baile esa noche. Y yo le dije al Dr. Brown, el cual era un amigo mío. O sea, él me dijo a mí: Cómo se está manteniendo tu congregación allá, Billy? "Bien". Le dije: "Les estamos dando píldoras". Dijo: "Qué clase de píldoras?" Yo le dije: "Píldoras del Evangelio; eso en verdad los mantiene viniendo todo el tiempo", ven? Y él me dijo acerca de eso de comprometerse. Y le dije: "Dr. Brown, cree Ud. que una persona alocada en la radio tuviera que forzar a esa muchacha a comprometerse para que ella estuviera allí esa noche? De ninguna manera. Ella empeñaría la ropa que traería puesta para llegar allí. Por qué? Es algo en ella que la ha conectado, un espíritu, con ese entretenimiento mundano!"
56Y hasta que la Iglesia del Dios vivo, la cual es llamada la Novia de Cristo, se conecte con Dios del mismo modo, ella aún se revolcará en el mundo, en el lodo cenagoso del pecado! Es hasta que ella esté conectada con Dios de tal modo, que su corazón esté repleto con la gloria y el poder de Dios, hasta que ella no pueda ver nada sino a Cristo! Eso es correcto. Eso es lo que vamos a tener que hacer. Ese es el único plan, es el único programa que Dios tiene, y es de hacerlo de esa manera. Uno no puede entrar artificialmente!; uno tiene que entrar por el nacimiento, y no por el estrechar de manos, ni por traer una carta de recomendación a la iglesia, pero es ser nacidos dentro de la Iglesia del Dios vivo por la regeneración, por el poder de la resurrección de Jesucristo, lo que nos hace una nueva criatura en El! Amén! Eso lo endereza. Eso lo hace. Seguro.
57Muy bien. Ella se desenfrena. Ella comienza a compartir su amor con otros, con cosas mundanas, entretenimientos mundanos, yendo a lugares que no debiera ir, diciendo cosas que no debiera decir. Una vez estaban teniendo algo así como una fiesta religiosa de damas, en el piso de arriba. Sucede que yo tenía algo que hacer en el sótano de esta casa. Y les diré, yo he oído cosas horribles cuando yo era un pecador, pero en esa reunión de mujeres, yo nunca he oído peores chistes en toda mi vida. Pueden imaginarse, a una persona que se llama Cristiana, permitir que tal suciedad salga de ellos? Uno no puede sacar agua buena y dulce de la misma cisterna. Si uno mete un cubo en el pozo, sale lleno de gusanos, como les llamamos. Cuando uno vuelve a meter el cubo, sacará la misma cosa. La cisterna necesita un restregamiento y un llenar con agua buena.
58Eso es lo que le pasa a la iglesia hoy día, hablando universalmente: ella necesita un restregamiento y un llenar con las aguas santas de Dios del Cielo! Su corazón ha llegado a ser un sitio inmundo de todo lo que pasa por ahí. Ella tiene amantes de todas clases. La Biblia dice que los tendrían: amadores de los deleites más que de Dios. Implacables, calumniadores, intemperantes, y aborrecedores de lo bueno. [2 Tim.3:3,4-trad.] Fíjense en una mujer que trata de vivir rectamente, en un hombre que trata de vivir rectamente; él llega a ser un "aleluya", y ella llega a ser una fanática o algo así como una anticuada. Ella es una réproba. Ella es despreciada y rechazada por la gente de este mundo. Correcto.
59Pero, nunca se han fijado en lo que la Iglesia verdadera debiera hacer? En el Antiguo Testamento, cuando tenían los sacrificios, mataban un ave, y le ponían la sangre de una a la otra, del compañero muerto. Y volaba a través de la tierra desparramando la sangre del compañero. Cuando la iglesia llega a ser la verdadera Novia de Jesucristo, Ella llevará la Sangre de Jesucristo con Ella, desparramándola sobre la tierra, clamando: "Santo, santo, santo, al Señor!" Su ambiente, todo lo que Ella es será de Dios. Toda su hechura será de Dios. Uno no puede esperar otra cosa.
60Esa es la razón por qué la gente viene a la iglesia también, no para jugar naipes, y jugar póker, bailar en el sótano, tener cenas de sopa, y cosas como esas. Eso es para el mundo. Y nunca podremos compararnos con ellos; nos debe de dar vergüenza por tratar de hacerlo! Debemos de predicar el Espíritu Santo, y el poder, y la resurrección de Cristo. Nosotros tenemos algo que ellos no tienen. Vivámoslo, y no tratemos de copiarlos a ellos. Vivamos lo que sabemos que es lo recto! Vivamos en Cristo! Jesús dijo: "Si fuere levantado de la tierra, a todos atraeré a Mí mismo. [Jn.12:32-trad.] Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere... No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres". [Mat.5:13-trad.] Nuestros testimonios...
61Con razón aun nuestros grupos Pentecostales... No me gusta decirlo, pero nuestros grupos Pentecostales están cayendo en esa misma cosa, en esa misma tendencia. Y con razón la gente dice que no tienen lo que ellos dicen tener. Esta iglesia del movimiento Pentecostal debiera de estar tan ligada con el poder del Dios Todopoderoso al grado que la misma Vida de Jesucristo sería reflejada en ella. Pero nosotros queremos imitar al mundo. Lo vamos a hacer de todos modos. Ven? Lo vamos a hacer a nuestra manera. Pero no debemos de hacerlo. Es incorrecto hacerlo. Las iglesias son como esa mujer que se desenfrenó. Cuando menos se piensa, ella llega a conformarse. En el principio, cuando Dios dio a luz a esta iglesia Pentecostal hace como cuarenta o cincuenta años, ella vivía santamente. Ella era santa. El poder de Dios estaba con ella. Pero a medida que seguimos adelante, comenzamos a concordar con el mundo. Y cuando menos se piensa, uno tiene que tener un edificio que esté tan grande para así exceder en brillantez a los Metodistas que están en la otra esquina. Uno tiene que tener algo muy grande, algo grandísimo, lo mayor, lo mayor de todo. Es una lástima!
62Muchos de nosotros nos enorgullecemos cuando llegamos a... El hermano Pentecostal al ver a alguien allá en una misioncita, o en una iglesia muy pequeñita, y como ellos van a una iglesia grande, dice: "Nosotros pertenecemos a la primera iglesia, o a la iglesia grande", o algo así. El los desprecia. Lo que Uds. necesitan es el Espíritu Santo para desinflarlos un poco (es correcto), y dejarles saber que el real bautismo verdadero del Espíritu Santo hará que un traje esmoquin abrace a un pantalón de overol y diga: "Hermano". Correcto. La real salvación antigua, el poder del Dios Todopoderoso (sí, señor), hará que un vestido de seda abrace a uno de algodón y diga: "Hermana, yo te amo". Seguro que sí.
63Pero hemos comenzado a salir con el mundo, y hemos seguido la corriente. Nuestra iglesia lo ha hecho. Ya no tenemos que hablar de los Metodistas ni de los Bautistas. Somos nosotros. Esto está en nuestras mismas filas. Esa es la razón que el Espíritu Santo no puede moverse. Esa es la razón por la cual yo digo que Dios no puede sancionar alguna denominación en esta noche, debido a que los gentiles no fueron tomados como una nación; ellos eran un pueblo tomado de los gentiles por amor de Su Nombre. Dios tomará a individuos. Ahora, pienso que nuestras organizaciones hacen un buen trabajo. Eso está bien. Pero Ud. no puede depender en eso, y decir: "Yo soy Pentecostal, por cuanto pertenezco a una organización Pentecostal". Ud. es Pentecostal cuando recibe la experiencia Pentecostal. A mí no me importa si Ud. pertenece a la iglesia Católica, Ud. es Pentecostal. Ud. no puede organizar el Pentecostés. Pentecostés es una experiencia, no una organización. Y eso es correcto.
64Pero nosotros, el pueblo Pentecostal, hemos comenzado a creer que porque tenemos el nombre de Pentecostés, podemos ir y vivir en el mundo y hacer todo lo que deseamos. Vamos como escalando la torre de Nimrod. Terminará en ceniza. Como en el caso del delantal de Adán, compuesto de hojas de higuera, ella regresará a eso. Como la línea de Sigfredo en Francia, la línea de Maginot en Alemania, fue derrotada!, por cuanto no hay otra torre, no hay otra postura! Pero: "Torre fuerte es el Nombre de Jehová al cual correrá el justo y será levantado". [Prov.18:10] Cuando Ud. corre a ella, Ud. toma el Nombre, el Nombre, no se trata de sólo invocar el Nombre, sino el Nombre y la persona que Ud. es como Cristo en la vida! Amén. El es maravilloso. Sí.
65La iglesia ha hecho lo mismo: cometiendo fornicación espiritual como la mujer que compartiría el amor de su esposo con otro hombre. Esa mujer no es digna de que se viva con ella. Ud. sabe eso. Y cuando la iglesia comienza a compartir su compañerismo con el mundo... Dios es un Dios celoso. El repudió a Israel por causa de eso, y Su Hijo hará lo mismo. El va a tener una Novia que no tenga ni una arruga en Ella! Amén! Ella está completamente lavada con la Sangre de El mismo! Eso es correcto. Así que, vemos en dónde estamos parados; la boda está por venir.
66Ahora, nos damos cuenta que ella comete fornicaciones espirituales, saliendo con el mundo, profesando una cosa y viviendo otra diferente. Eso no funcionará. Lo que la iglesia debiera hacer, es lo que hizo Ester. Ester rehusó el atavío del mundo. Nosotros conocemos ese pequeño libro de Ester, cómo es que Mardoqueo...su tío, tuvo una hija. Y fue durante el tiempo del reinado de los Medos y Persas. Hay un tipo muy hermoso allí. El rey, uno de los reyes mayores del mundo de ese tiempo, tuvo una gran fiesta. Y él mandó llamar a la reina a que viniera y se sentara a su lado, pero no quiso. Ella rehusó hacerlo. Qué fue lo que hizo él? Fue humillado tanto, al saber que su misma esposa no quiso venir, que no supo qué hacer.
67Yo creo que eso se parece mucho hoy día como a Cristo. Cristo nos ha invitado a sentarnos con El en lugares Celestiales, y tenemos vergüenza de ello! Mucha gente se avergüenza en decir que tiene el bautismo del Espíritu Santo: gente Pentecostal. Eso es correcto. Se avergüenzan en decirlo. Nos avergonzamos de El. Así que, la reina no quiso venir. Ella rehusó venir. Lo humilló a él. El se sonrojó. Todos lo notaron. Me pregunto si Jesús no se sonroja también, cuando nos llama para una obra, cuando llama al movimiento Pentecostal para compañerismo y hermandad. Y estamos tan organizados en grupos pequeños al grado que no nos doblegamos para el otro. Nos estamos haciendo tan mundanos, y cosas como esas que nos estamos avergonzando del nombre de Pentecostés. Hay gente que tiene miedo decir... Dicen: "Bueno, yo pertenezco... Yo soy un Cristiano, pero..." Yo estoy contento que tengo una experiencia Pentecostal. Amén. Yo estoy contento de llevar el Nombre de Jesucristo! El privilegio mayor que alguna vez he tenido es de decir que yo soy parte de El.
68Ahora, nos damos cuenta que él entonces consiguió algunos consejeros para preguntarles qué hacer. Y ellos dijeron: "Si esto sigue así, todo el resto de las mujeres del país tomarán el ejemplo de la primera dama". Por supuesto, eso es lo que está aconteciendo en esta noche. Miren a algunas de estas mujeres (yo espero que no los ofenda, y, sin embargo, espero que sí. Eso es correcto), tratando de imitar a la primera dama, con estos peinados ostentosos. Yo nunca he visto tal cosa en toda mi vida. El otro día hubo una mujer que entró a una tienda donde yo estaba esperando a mi esposa, y la cabeza de esa mujer estaba tan grande así, y traía los ojos pintados de verde. Y yo dije: "Vete, diablillo, me voy a portar bien!" Era algo horrible; los asustaría a Uds. Qué es? La primera dama. Es la primera dama. Eso es. Y ellas toman el ejemplo de eso.
69Déjenme decir esto ahora. (No quise decirlo en broma, sino en una parábola para que lo vean). Eso es exactamente lo que Uds. Cristianas de más edad están haciendo para estas más jóvenes. Exactamente. Uds. deben de ser ejemplos. Uds. Pentecostales que profesan tener el Espíritu Santo, Uds. debieran de ser un ejemplo para los Metodistas, los Bautistas, y los Presbiterianos. No debemos de ser como la primera dama, sino debemos ser como Jesús. El les dice aquí qué hacer, cómo hacerlo. Debemos de seguir Sus reglas y ejemplos. Pero así es como está la cosa.
70Ester... Esta reina, ella no puso atención a eso. Ella no quiso venir; lo humilló. Se dijo: "Si esta primera dama del país pone el ejemplo así, todo el resto de las mujeres harán lo mismo. Así que, cuando un hombre llama a su esposa, ella dirá: 'Vete a volar'". Ven? Qué cosa!, él realmente profetizó de América, no es así? Ahora, nos damos cuenta que al hacer eso... Hubo un hombre allí que era sabio; él vino y aconsejó al rey. Dijo: "Lo que se tiene que hacer es excomulgarla, y mandar el aviso a través de la nación, y convocar a todas las vírgenes que hay, las vírgenes jóvenes, y de allí escoge una esposa". Eso agradó al rey.
71Así que él salió... Y él envió a los eunucos y demás, y salieron a escoger a todas las vírgenes jóvenes, a las mujeres hermosas de todo el reino y las provincias sobre las cuales él regía, las cuales eran las más grandes del mundo. Y al hacer esto, encontraron a una pequeña muchacha Judía. Ella era algo así como una desechada, porque así como los gentiles (ven?), ella había sido desechada. Y ella no tenía padre ni madre. Y Mardoqueo, su tío, la estaba criando. Y ella tenía que ir a calificar. Y así que lo que hicieron, ellos tenían que apartar a estas muchachas para ser purificadas por tantos meses. Tenían que perfumarlas, y ataviarlas de todo tipo, y arreglarlas para poder presentarse delante del rey.
72Ahora, así es más o menos como el mundo quiere arreglar a la iglesia hoy día: quiere ataviarla con el mundo; imitando a las cosas del mundo, tratando de conseguir más miembros, aceptando cualquier cosa en su compañerismo. Oh, hermano! Es una lástima como una organización trata de ganarle a la otra, y acepta a cualquier cosa como miembro. Puede que Uds. los acepten en esta organización, pero ellos nunca entrarán en el compañerismo de Cristo hasta que sean limpiados y nacidos de nuevo del Espíritu de Dios. Eso es verdad. Puede que ellos tengan su nombre en el libro aquí, mas no allá arriba en el Libro de la Vida del Cordero hasta que sea escrito con la Sangre del Señor Jesús.
73Todas las mujeres se arreglaron a sí mismas para mirarse bonitas. Y, oh, me imagino que algunas de ellas se arreglaron todas para parecerse tal vez como a la primera dama y demás. Ellas se arreglaron todas debido a que iban a aparecer delante del rey. Y yo creo que eso es mucho de lo que está pasando en nuestras iglesias hoy. Ellas están tratando de arreglarse a sí mismas mundanamente, teniendo entretenimientos mundanos, con cosas mundanas, haciendo cosas que son del mundo, asociándose en el mundo, pensando que pueden encontrarse así con el rey. A Dios no le importa eso! El aborrece eso! Pero nosotros queremos comportarnos como el mundo. Algunas de nuestras iglesias que he mencionado han bajado la guardia, aceptando diáconos y demás en la iglesia (y a veces pastores), que han sido casados cuatro o cinco veces, y algunos de ellos fuman. Dicen: "Superarán eso. Estarán bien". Consiguen a un hombre de la cantina una noche y para la siguiente noche ya está en el púlpito. Yo no creo tal cosa. Yo creo que un hombre tiene que ser probado! Correcto. Probado. Les diré, muchas veces llamamos...
74Yo creo en el bautismo del Espíritu Santo. Yo creo en hablar en lenguas. Pero pienso que enfatizamos mucho eso. Un hombre puede hablar en lenguas, y una mujer puede hablar en lenguas, y si su vida y la vida de él no cuadran con las lenguas que están hablando, entonces son lenguas erróneas, debido a que el Espíritu Santo les hará que actúen como la Biblia. Los llevará a la plenitud de la estatura de Cristo. Fíjense en una persona que habla en lenguas, con suficiente genio para pelearle a una sierra, y hablar contra el prójimo, y todo semejante a eso. Miren, llaman a eso el Espíritu Santo? No puede ser. No, señor. El Espíritu Santo es mansedumbre, gozo, paz, longanimidad, bondad, benignidad, paciencia, fe. El Espíritu Santo... Ese es el fruto del Espíritu que el Espíritu Santo produce en la Iglesia del Dios vivo: dulzura, y humillación, humildad, el amar uno al otro, longanimidad.
75Si un hermano se ha ido por mal camino, no lo machaquen o alguna otra cosa. Vayan y procúrenlo y vean si lo pueden hacer volver. No esperen que el predicador lo haga. Uds. háganlo, alguna otra persona. El predicador no puede hacerlo todo, ni los diáconos. Todos los que son miembros de este Cuerpo de Cristo deben de procurarse unos a los otros. Y si tenemos el Espíritu de Cristo en nosotros... El enseñó la gran parábola. El dejó las noventa y nueve y fue a buscar a aquella. Eso es lo que tenemos que hacer. Pero decimos: "Oh, dejen que se vayan". Nunca debemos hacer eso. Debemos ser apacibles, perdonadores, pacientes: ese es el fruto del Espíritu.
76Ahora, nos damos cuenta entonces que Ester, después que ella... La pusieron a ella en uno de esos lugares para que se arreglara toda y se mostrara delante del rey. Miren, ella rehusó eso. Ella no lo quiso. Ella quería salir allá así como estaba. Amén. Hoy tenemos iglesias que quieren comportarse igual que el mundo. Por qué? Porque nos hacemos grandes. Dios dijo que en un tiempo cuando ellos eran pequeños le sirvieron, pero cuando crecieron, luego se olvidaron de El. Eso es correcto. Cuando teníamos una cazuela de lata aquí en algún lugar del callejón, golpeándola como un pandero y tocando una guitarra vieja, y teniendo una reunión en la calle, Uds. eran humildes. Pero cuando llegamos a tener edificios de tres o cuatro millones de dólares, y cosas grandes como esas, entonces nos hacemos tan arrogantes que nos olvidamos de eso. Correcto! Nos hacemos elegantes con el mundo.
77Yo estaba en un lugar el otro día donde un hermano de la santidad... Había un grupo de gente trabajando por él. Todas las mujeres salieron de allí en el tiempo para beber café a tomar un descanso. Y cada mujer allí tenía el pelo corto y lápiz labial. Ahora, Uds. dirán: "Hermano Branham, Ud. no tiene derecho de decir eso". Sí tengo. La Biblia dice eso. Eso es correcto. Hay muchas mujeres Pentecostales que se ponen ropa perteneciente a hombres, y Dios dijo que era una abominación en Su presencia. Correcto! Cómo esperan Uds. irse al Cielo así? Muestra que el Espíritu Santo no está allí. Si el Espíritu Santo estuviera allí, las condenaría! Correcto. Oh, Puede que griten, hablen en lenguas, corran de arriba abajo, dancen en el espíritu. Yo he visto a Hindúes hacer eso, y a Indios, y cuantos más. Eso no significa nada, a menos que haya una vida que respalde a lo que Ud. está hablando, el poder del Espíritu Santo que hace a la gente vivir piadosamente! Esa es la Novia de Cristo.
78Ester iba a ser una novia, así que ella no quería nada con el atavío del mundo. Ella quería ir ante el rey así como estaba. Ella se atavió a sí misma como las mujeres Pentecostales debieran hacerlo: con un espíritu manso y humilde. Y cuando todas estas primeras damas elegantes pasaron ornamentadas con sus cosas nuevas, el rey las miró, y las puso en la cámara con las concubinas. Pero cuando esta Ester entró en su presencia, y él entrevió ese espíritu dulce, manso y humilde, dijo: "Ella es. Vayan a coger la corona y póngansela en su cabeza". Eso es. Que se atavíen a sí mismas con esa clase de espíritu. No sólo las mujeres, sino que los hombres también se atavíen con esa clase de espíritu. Entonces Uds. se están preparando para ser la Novia, dulce y reverentemente. Ester limpió su corazón. Hacemos tanto para cuidar esto de afuera. Oh, tenemos que tener tantos quitadores de arrugas, y tanto de esto para llevarlo a cabo.
79Hace algún tiempo, yo estaba en un museo allá en el estado de Tennessee. Y pasé por un puestecito, donde se mostraba el análisis de un cuerpo humano. Decía que un hombre que pesaba ciento cincuenta libras [67.5 kilos-trad.] en químicas valía ochenta y cuatro centavos. Ahora, es uno algo, no es cierto? Ochenta y cuatro centavos! Y algunas mujeres, mujeres Pentecostales se ponen un abrigo de piel de visón de quinientos dólares, y levantan la nariz que si lloviera, las ahogaría. Y ellas ni siquiera valen ochenta y cuatro centavos (es correcto) en químicas. Eso es verdad, no es una broma. Eso es la verdad. Ochenta y cuatro centavos! Suficiente cal como para rociar a un nido de gallina, y un poco de calcio, y demás. Ochenta y cuatro centavos! Uds. se fijan bien en esos detalles. Si Uds. van a un restaurante y piden un plato de sopa y hallaran una araña en él, Uds. demandarían al restaurante. Pero permiten al diablo que les meta televisiones sucias y cosas de naipes a la fuerza, y los aceptan; les hace ponerse vestidos sucios. Y estas mujeres con esos vestidos ajustados como una salchicha, y así salen a la calle.
80Y sabe Ud., mi hermana... (No estoy diciendo eso en broma. No me malentiendan). Escuchen. Yo estoy diciendo esto: actúe así, y en el día del juicio Ud. será considerada como una adúltera. Correcto. Jesús dijo: "Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón". [Mat.5:28-trad.] Y cuando ese pecador tenga que responder por cometer adulterio, con quién fue? Con Ud.! Quién lo causó? Ud.! Claro. Si Ud. se presenta allá afuera para aparecer así delante de los hombres, para ser como el mundo, y vestirse como el mundo... Yo dije eso en una ocasión, y una mujer en la ciudad de Louisville, Kentucky, dijo: "Bueno, un momento, Sr. Branham. Yo le doy a entender ahora mismo..." Yo le dije: "Sí, señora". Ella dijo: "Esos son los únicos tipos de vestidos que hacen". Yo le dije: "Hacen máquinas de coser y venden tela. Es porque Ud. quiere hacerlo! Hay algo mal en Ud.!" Eso es exactamente correcto. Ud. no lo hace porque es una moda, Ud. no lo hace porque tiene que hacerlo, Ud. lo hace porque Ud. quiere hacerlo.
81Ud. fuma porque Ud. quiere. Ud. no tiene que hacerlo. Yo creo que la cosa más absurda que jamás he visto es una mujer yendo por la calle como...Uds. las pueden ver a todas en los automóviles con esos cigarrillos allí entre sus dedos. Miren, es una desgracia! Ese es el movimiento más grande de la quinta columna que tenemos en la nación. [Era una organización subversiva que ayudaba al enemigo durante una invasión.-trad.] Cuando los doctores y la ciencia médica dicen que están llenos de cáncer y todo lo demás, y ellas se los siguen fumando sin parar. Mirar a una mujer que supuestamente es Cristiana, tendida allá en la playa, bañándose en un grupo mixto, con un traje de baño, tendida allá. Yo tengo dos muchachas. No digo que no lo harían. Dicen que están bronceándose la piel. Ellas recibirán una bronceada de piel si estoy vivo. Será el hijo del Sr... Será el hijo del Sr. Branham, con una tabla como así de larga. Yo creo que es incorrecto!
82Y nos llamamos... "Oh, somos miembros de la iglesia Pentecostal". Oh, qué vergüenza! Correcto! La iglesia Pentecostal necesita una limpieza de arriba abajo, y por todo el sótano, el sótano y el piso de arriba. Eso es correcto. Y, sin embargo, a pesar de todo, es lo mejor que tenemos. Pero puede que... Es como en la revolución en el tiempo de Juana de Arco. Francia necesitaba una revolución, y luego necesitó una contrarrevolución para arreglar algunas de las cosas por las cuales estaban rebelándose. Y la iglesia Pentecostal necesita una revolución (correcto. Ciertamente la necesita), una revuelta contra las cosas que están incorrectas, y aceptar las cosas que están correctas (amén): un bautismo fresco del Espíritu Santo, una iglesia que se prepare.
83Recuerden, nunca será... Ud. no puede decir: "Bueno, mire, yo pertenezco a esta... las Asambleas, yo pertenezco a la Cuadrangular, o a la Iglesia de Dios, o a la del Nombre de Jesús", o a cualquiera de las demás. No, Ud. no puede entrar a través de alguna de ellas. Dios lo llamó como un individuo. Y Ud. es el que tiene que limpiarse, por cuanto El está tomando a un pueblo de los gentiles por amor de Su Nombre, Su Novia, los gentiles. Ester se limpió ella misma. Ella limpió su corazón. Eso es lo que ella limpió. Eso es lo que la iglesia necesita: una limpieza de corazón. "Cómo limpia uno su corazón, Hermano Branham?" Lavados con el lavamiento del agua de la Palabra, por medio de la Sangre de Jesucristo.
84La Biblia dice que es incorrecto que las mujeres actúen de esa manera, y que los hombres las dejen hacer eso. Son los dos. Yo tengo poco respeto para un hombre que permite a su mujer salir a la calle con ropa puesta así. El es un títere! Claro que sí! Ella lo usa a él como un paño para lavar los platos. Qué vergüenza! Debieran de ser hombres! Y un pastor que les deja pasar a su iglesia cosas como esas sin aporrearlas del púlpito, es un cobarde. Lo que necesitamos son hombres. El Evangelio, no con guantes de goma, sino con el poder y la demostración del Espíritu Santo con la Palabra! La Biblia dice que esas cosas son incorrectas. Es incorrecto que la gente haga eso, que actúe de esa manera. Debiera de predicarse, y vivirse en todo lugar. La iglesia necesita una purgación, una limpieza.
85Ester purgó su corazón delante de Dios, y se acercó con un corazón manso y humilde. La iglesia que va a ser la Novia de Cristo... Ahora, recuerden, Ester rehusó el adorno mundano. Ella llevó el Espíritu en su corazón para ir ante el rey. Y la mujer hoy día, la iglesia que cree que va a entrar porque tiene más miembros, porque es el grupo mejor vestido, porque tiene la organización más grande, la iglesia más grande en la ciudad, y cosas como esas... Uds. van a errarle a un millón de millas si Uds. están dependiendo de eso. Es un espíritu dulce, benigno y reverente a la Palabra de Dios, lavados con el lavamiento del agua de la Palabra. Y la Palabra en Ud. es un lavacro. Amén. La iglesia necesita un lavamiento!, un lavamiento del Evangelio completo (eso es correcto), no sólo un lavamiento parcial, sino un lavamiento del Evangelio completo, lavados y hechos nuevas criaturas en Cristo Jesús.
86La Novia de Jesús no es una novia sucia. El no tendría a Su Novia sucia. Si una mujer viniese a casarse, y pareciera como que acababa de salir de un chiquero allá afuera, un hombre con un poca de dignidad rehusaría casarse con ella. El la haría que se limpiara. Y cuando la Iglesia de Cristo venga para casarse, pensando que va a entrar en la Novia con todo el mundo colgándole ahí... La Novia de Cristo no será así. No, señor. (Tengo que apurarme). Ni la Iglesia de Cristo, la del Señor Jesucristo será así; esa Iglesia no es una Iglesia andrajosa tampoco, con trapos gastados de denominaciones. Ella no tiene que ser miembro de una gran denominación. Ella tiene que ser lavada con la Sangre, comprada con la Sangre. No diciendo que pertenecemos a la iglesia más grande, a la organización más grande, o a esto, o a aquello, o a lo otro; ella tiene que ser pura, santificada, santa, sin mancha y sin arruga, por la Sangre de su Salvador, Jesucristo.
87Así como Ester, el hombre interior, en el corazón, el hombre interior, la mansedumbre y gentileza del Espíritu de Dios en el corazón humano, no la gloria ni la elegancia del mundo. Yo siempre he dicho que el mundo brilla; el Evangelio resplandece. Oh, un millón de millas los separa. Hollywood brilla; la Iglesia de Cristo resplandece con amabilidad, y ternura, y dulzura y bondad. Eso es correcto. Ester no quiso ataviarse con todos los vestidos modernos del mundo. Eso no parecería como la esposa de un rey. Y nosotros queriendo ser como el mundo, y... Pareciera ésa como la esposa de un hombre santo? Nosotros, como la Iglesia del Dios vivo ataviándonos con las cosas del mundo, y luego parecernos como la esposa de un hombre santo? Pareciera eso natural? Si Uds. vieran a un hombre hoy, que supuestamente debe de ser un hombre santo, y aquí viniera su esposa como la primera dama: con uno de esos peinados enormes así, y con colorete en un lado, y esa cosa verde en el otro; que pareciera como que le dieron un golpe en la boca con una brocha de pintura, y toda clase de cosas como esas; caminando por la calle con ropa ajustada como una salchicha así, y con tacones bien altos, retorciéndose, y andando remilgadamente por la calle, y decir, "ésa es la esposa de un hombre santo?" (No estoy contando chistes. Yo solamente estoy haciendo declaraciones).
88Yo fui a uno de nuestros grandes movimientos Pentecostales, no hace mucho. Yo había puesto una carpa. Y el pastor me dijo, dijo: "Mi esposa es la organista". Yo dije: "Qué bien, hermano". "Le molesta si ella toca?" Yo le dije: "No. No, señor. No me molesta". Y fue con el administrador, y el administrador, dijo... El Hermano Baxter le dijo: "Está bien". El dijo: "Hermano Branham, venga para acá. Quiero que conozca a mi esposa". Y yo fui allá. (Perdónenme por favor. Ven?, no estoy tratando de hacer un comentario; yo estoy tratando de declarar algo. Ven?) Y la mujer traía maquillaje, o, no sé, esa cosa, Uds. saben, venía toda arreglada; yo nunca había visto algo así en toda mi vida, y con un vestido que estaba tan escotado de aquí, sin la parte posterior, y casi sin la parte de abajo. Y yo casi nunca había visto semejante cosa en toda mi vida. Y ella tenía aretes enormes colgándole así, y mucha cosa puesta. Y vi alrededor, y pensé: "Qué cosa! Yo soy un Bautista y sé que no se debe de hacer eso". Miré otra vez. Dije... Ahora, por favor, esto no es broma. Pero tuve que decírselo al hermano, y yo espero que eso le haya ayudado, no lo dije para ser diferente; si lo dije así, fui un hipócrita (ven?), y necesitaría limpiarme a mí mismo. Yo le dije: "Señor, dijo Ud. que su esposa era una santa?" Dijo: "Oh, sí". Le dije: "Más bien parece como una impía para mí". Dije: "Yo nunca he visto tal cosa en la esposa de un ministro en toda mi vida. Eso no parece como la esposa de un hombre santo!"
89Ni tampoco la iglesia del Dios vivo, que depende de sus modas, sus reuniones de té, y fiestas de bunco, y juegos de naipe, y bailes, y cosas sociales, ataviándose así mundanamente, se parece a la Novia del Dios santo! Al fumar cigarrillos, y danzar, y tener fiestas, y cenas de sopa, y beber cócteles, y todo eso, y decir que son la Novia de Cristo? Esa no parece ser la esposa de un hombre santo para mí. No, señor. El no escogería tal cosa. El tomaría a una mujer que estuviere bien, una que se pareciera a lo que El está tratando de representar. Yo creo que eso es la verdad. Puede que duela un poco.
90Mi vieja madre sureña ha partido. Cuando yo era un pequeño muchacho, solíamos tener...casi no teníamos nada para comer. Y comíamos guisantes y pan de maíz. No sé si saben lo que son o no. Así que no... Ella no tenía nada de manteca todo el año. Y nosotros teníamos que tomar una... tomábamos una olla así, y poníamos pellejos de carne en ella. Ibamos adonde cortaban, o sea, los carniceros cortaban la carne y nos daban los pellejos. Y nosotros les sacábamos la grasa y la vaciábamos allí. Cada sábado en la noche mamá decía que necesitábamos una dosis de aceite de castor. Y hasta este día yo no puedo soportar esa cosa. Y yo tenía que tomármela. Yo me acercaba a ella tapándome la nariz así. Yo le decía: "Mamá, no puedo tomármelo". Le decía: "Me enferma mucho". Ella decía: "Si no te enferma, no te hace ningún provecho".
91Así que, yo creo que así es con la predicación del Evangelio. Si no lo conmueve a uno un poquito, y hace que sus gastronómicas espirituales funcionen bien, y lo enferma a uno un poco para hacerlo examinarse con la Biblia y ver si está ese mal genio, y el egoísmo, la impiedad, el amor del mundo, la televisión, y cosas así en la noche, y permitir que la iglesia quede vacía, y los bancos de la iglesia vacíos, cuando uno debiera de estar allá como Jesús (si uno tiene Su Espíritu en sí), tratando de conseguir que todos en esa región vengan a su iglesia a recibir a Cristo. Y así nos llamamos la Novia de Cristo. Oh, qué lástima, amigos! La hora ha llegado. Su Novia se ha preparado. Oh, se ha preparado! Ella ha hecho a un lado todas estas cosas. Recuerden: Ester fue escogida y las otras fueron rechazadas. Y únicamente aquellos que han nacido de nuevo, que tienen el Espíritu de Dios, serán los escogidos en ese día cuando la corona de gloria sea puesta sobre sus cabezas. Y los otros serán rechazados.
92Permítanme contarles una pequeña cosa que ocurrió. Yo soy un misionero, como Uds. saben; hago obra misionera evangelística, y he estado como siete veces alrededor del mundo en ultramar. No hace mucho, en la ciudad de Roma... Roma es una gran ciudad para el arte, y tenían allí una escuela de arte. Y varios de nuestros jóvenes Americanos van allá cada año a adiestrarse uno o dos años en el arte para aprender a pintar cuadros. Hubo un grupo de jóvenes Americanos que fueron allá hace unos cuantos años atrás, según me contaron la historia. Y cuando ellos llegan allí, se desenfrenan. Cuando están en Roma, hacen lo que Roma hace, salen y se emborrachan y se desnudan, y todo lo demás, y se alborotan, ambos muchachos y muchachas.
93Y había allí una cierta escuela. Y a esta escuela, llegó este grupo de jóvenes Americanos. Y casi cada uno de ellos hizo lo mismo. Pero una cierta jovencita no toleraba eso en lo absoluto. Ella no salía. En la noche ella leía mientras que todos salían a tomar. De día trabajaba constantemente. Bueno, ella era el hazmerreír de toda la escuela. Ella se mantuvo a sí misma como una dama, se condujo como una dama. Aunque había jóvenes Romanos y todo alrededor, tratando de sacarla, ella rehusó hacerlo. No, señor. Ella se mantuvo con sus lecciones, aprendiendo a dibujar, o a pintar, mejor dicho. Y ella se mantuvo en eso.
94Por fin, un guardián anciano de ese lugar se mantuvo observándola, viendo que ella era tan diferente. Aunque él era un Católico Romano, él se mantuvo observándola, de la manera que ella se conducía. Una tarde, la jovencita, estando en el parque en donde estaba el estudio, o sea, el lugar en donde estaba la escuela, caminó al patio, y se fue hacia arriba de la colina, y el sol estaba poniéndose. Y ella estaba allá arriba con su rostro limpio y hermoso, y su pelo suelto, mirando al otro lado hacia la puesta del sol.
95El anciano guardián estaba rastrillando allá en el patio, y se mantuvo observando a la muchacha. Mientras él rastrillaba, algo insistía diciéndole que fuera a hablarle a ella. Así que, él dejó su rastrillo allí, se quitó su viejo sombrero flexible, se acercó adonde estaba la joven, y se aclaró su garganta. Ella se dio la media vuelta. El dijo: "Perdóneme, señorita". Ella dijo: "Sí, señor. Claro que sí". Y él notó que ella había estado llorando. Todos los demás habían salido a divertirse en grande esa noche. El le dijo: "Señorita: espero que me entienda de la manera correcta en la que le voy a hablar". Le dijo: "Ud. ha estado aquí por más de dos años. Y he notado que el grupo con el cual Ud. vino, continuamente están festejando, llegando a todas horas de la noche, borrachos, y medio desnudos y todo. Pero he notado que Ud. no asiste a tales fiestas". Y dijo: "Y he notado que, aparentemente, Ud. siempre está mirando al otro lado del mar. Por las tardes, Ud. sube aquí, y se pone aquí todas las tardes, y mira al sol ponerse". Siguió diciendo: "Qué causa eso?" Dijo: "Yo soy un anciano. Y tengo la curiosidad de saber qué es lo que causa esta diferencia entre Ud. y los otros".
96Ella dijo: "Sí, señor". Le dijo: "Señor, yo estoy mirando a mi hogar hacia donde se pone el sol". Dijo: "Al otro lado, más allá de ese sol está mi tierra natal". Y siguió diciendo: "En esa tierra hay un cierto estado. Y en ese cierto estado hay una cierta ciudad. Y en esa cierta ciudad hay una cierta casa. Y en esa casa hay un cierto muchacho". Dijo: "El también es un artista. Cuando salí para venir aquí, yo le prometí amarlo. Estamos comprometidos uno al otro". Y dijo: "No importa lo que los otros hagan, eso no tiene nada que ver conmigo". Dijo: "Yo prometí vivir fiel y correctamente". Y siguió diciendo: "Yo añoro el día cuando me sienta estar sobre las alas de ese gran avión que me llevará a ultramar y aterrizará en el aeropuerto donde él me encontrará. El está construyendo una casa, y nosotros viviremos juntos en esa tierra". Y dijo: "Esa es la razón por la cual yo actúo de la manera que actúo. Yo soy fiel a la promesa que le hice al muchacho. Y él es fiel a la promesa que me hizo a mí". Dijo: "Yo sé de él de vez en cuando, y le escribo". Añadió: "Al correspondermos uno al otro, nos mantenemos comprometidos, esperando el día que volvamos a encontrarnos".
97Oh, qué bien le haría a un Cristiano apartarse de las cosas del mundo! Y algún día, qué será el entrar al puerto en las alas de una paloma! El viene por una Novia, una que no tiene nada que ver con el mundo o las cosas del mundo. Ella ha sido lavada en la Sangre del Cordero. Ella le ha comprometido su amor únicamente a El. El amor del mundo se ha ido y está muerto a ella. Las bodas del Cordero han llegado, y Su Novia se ha preparado.
98Vamos a pensar en esto mientras inclinamos nuestros rostros por un momento. Y algún día, mientras contemplo la puesta del sol, yo también, hace treinta y un años, le hice una promesa a Uno que yo le amé con todo mi amor. Yo siempre he tratado de defenderlo a El y Su Palabra dondequiera que voy. Y sé que hay muchos aquí así, esperando ese día cuando el viejo barco de Sión llegue al puerto, y levante nuestras almas y nos lleve a la presencia de Aquel a quien amamos, y que le hemos prometido nuestro amor.
99Posiblemente hay algunos aquí en esta noche que nunca han hecho esa promesa. Y puede haber algunos que la han hecho y la han quebrantado. Si Uds. están en esa condición en esta noche, amigos, por qué no regresan en esta noche y renuevan su promesa? Y si no la han hecho, por qué no vienen y la hacen en esta noche? Digan: "Señor Jesús, yo te amo". Recuerden: si Uds. ya han hecho su promesa y todavía siguen enredándose en las cosas del mundo, Jesús no tendrá una Novia así. El no tendrá una que sea adúltera. Todo su amor debe ser para El. Y si Uds. aman las cosas del mundo, y las modas de este mundo más que a Dios, entonces Uds. no se han preparado.
100Está esa persona aquí en esta noche, mientras tenemos nuestros rostros inclinados, que levantaría su mano, y dijera: "Hermano Branham, ore por mí? Yo en verdad quiero ser de esa manera; yo quiero ser parte de la Novia. Y sé que estoy haciendo cosas que no debería de hacer. Ore por mí". Dios le bendiga mi hermana Indígena. Dios le bendiga, hermana, y Ud., mi hermano, y Ud., hermano. Alguien más?, levante su mano, y diga: "Ore por mí, hermano Branham. Sé que no estoy bien". Ahora, sea honesto consigo mismo. Mire su vida pasada. Ud. tiene que ver hacia atrás antes de poder seguir adelante. Mire lo que Ud. ha sido; y mire lo que ese espíritu que Ud. tiene lo ha hecho hacer a Ud. Si Ud. no ha tenido... Si Ud. proclama ser un Cristiano, y todavía está enredándose en las cosas del mundo, hermano, hermana, Ud. no puede mas que estar ciego a menos que vea que está errado.
101Alguien dijo el otro día: "Hermano Branham, Ud debería de dejar esa gente". Dijo: "La gente le llama a Ud. profeta". Yo le dije: "Yo no soy profeta". Dijo: "Pero la gente cree que Ud es. Ud debería estarles enseñando a las mujeres... en lugar de estarles diciendo que usen el cabello largo, y la clase correcta de ropa, y cosas como esas, Ud debería estarles diciendo cómo obtener cosas espirituales". Yo dije: "Cómo les puedo enseñar álgebra, cuando ni siquiera aceptan el abc del jardín de Infancia? Cuando ni siquiera tienen la decencia común para limpiarse a sí mismas?"
102Llamando la Novia de Cristo... Yo no estoy diciendo eso enojado. Lo estoy diciendo en el amor de Dios. Como dije en esta mañana, qué si yo veo que Ud. va por el río en un bote, y va a dar contra las cataratas, y ese bote no lo resistirá, y yo gritando y exclamándole a Ud., no estoy tratando de hacerle daño. Yo le amo. Porque si Ud. no presta atención, su vida se perderá. Habrá alguien más que levante su mano antes de que oremos? Yo le veo a Ud. allá atrás. Dios le bendiga, y a Ud., y a Ud. Ud. sabe que su vida muestra que Ud. está errado. Si Ud. ama el mundo más que a Dios, entonces hay algo errado en alguna parte. Mírese a sí mismo. Uds. en el cuarto allá atrás, levanten sus manos y digan: "Ore por mí Hermano Branham". Dios le bendiga. Dios le bendiga... Es correcto. Con toda honestidad yo les digo que admiro la sinceridad. Ese es el problema con la iglesia Pentecostal de este día. No tenemos esa real sinceridad que solíamos tener. No nos atrevemos a decir, o a admitir que estamos errados.
103El diablo se ha agarrado de tal manera de la iglesia hasta que se está revolcando en la porquería del mundo. No haga eso. Su propia vida muestra que Ud. no tiene lo que Ud. dice que tiene. Entonces, por qué no lo confiesa? "El que confiesa sus pecados tendrá perdón; el que encubre sus pecados no prosperará". [Prov.28: 13-trad.] Ud. no puede encubrirlo. Dios sabe todo al respecto. Y si Ud. ve y sabe que no está viviendo correctamente, entonces por qué no lo confiesa, sale y lo aclara? A algunas personas sus pecados les son manifiestos antes; a otras se les descubren después. [1Tim.5:24-trad.] Que los míos se descubran antes. Déjeme decir todos los míos ahora mismo. Deje que Dios lo haga correcto. Esto es lo que debiéramos de hacer.
104Hubo como cinco o seis manos que fueron levantadas. De seguro que hay más en esta iglesita en esta noche de como cien o doscientas personas aquí, quizás ciento cincuenta. Ahora, Dios le bendiga, joven. Dios le bendiga, dama. Dios le bendiga, hermana. Es correcto. Dios te bendiga, hijo. Eso está bien. [Espacio en blanco en la cinta.-Ed.] Las mujeres Pentecostales no acostumbraban a cortarse el cabello, pero ahora lo hacen. Qué pasó? Uds. no acostumbraban a usar maquillaje; su madre no lo hacía si ella era Pentecostal. Qué pasó ahora? Es porque ellas se han revolcado en las cosas del mundo. Y el mundo nos mira. Nosotros reclamamos ser una iglesia de la santidad. Qué es lo que pasa? Nosotros no nos parecemos como la Novia de Cristo. Qué de Uds. hombres allá afuera? Es la misma cosa. Hermano, les debería de dar vergüenza.
105Padre Celestial, cuando yo miro a través del edificio, y hago un llamamiento al altar de tal manera: reprendiendo, echando abajo, parece ser muy duro. Pero dentro de mí algo está sangrando, cuando sé que estamos llegando al final. Estos pequeños botes se romperán unos de estos días. La muerte llegará en la lucha. Cuántas veces he sido llamado para estar al lado de ellos y les he escuchado decir: "Oh, Hermano Branham, si tan sólo pudiera vivirlo otra vez". Entonces mientras éstos pueden, Señor, corregirlo... Estoy tratando lo mejor, Dios. Que el Espíritu Santo le revele a la gente que yo sólo estoy tratando de ayudarles, y no de regañarlos. Pero como dijo Pablo de antaño... Dios, yo no quiero que ellos sean heridos, pero yo quiero herirlos lo suficiente para que ellos puedan ver en donde están errados.
106Yo ruego que Tú le concedas en esta noche, a esta gente aquí que está levantando sus manos con suficiente respeto para reconocer delante de Dios que ellos están errados, y ellos quieren estar bien... "Buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá". Pero si Ud. nunca llama, cómo se abrirá? Y si Ud. nunca busca, cómo hallará? Permite que el Espíritu Santo, Señor, traiga a esta gente a un completo rendimiento a Dios en esta noche. Y que el gran Padre de Nuestro Señor Jesucristo los santifique, cuerpo, alma, y espíritu, y los coloque en el Cuerpo del Señor Jesucristo, porque las Bodas del Cordero están a la mano, y su Novia se ha preparado. Oh, Señor, que esta sea la noche de preparación, porque mañana puede ser el día que nos encontremos con El. Nosotros no sabemos en qué hora seremos llamados para encontrarle. Concédelo, Señor.
107Ahora, mientras estoy orando, y Uds. tienen sus rostros inclinados, cada uno de Uds. que ha levantado sus manos, si Uds. son profundamente sinceros con eso, y en verdad lo sienten, y no tienen vergüenza que la gente sepa que Uds. han estado errados, (de todas maneras Uds. van a estar con ellos en el juicio) y Dios ha puesto la suficiente convicción en Uds. para saber que Uds. están errados. No hace mucho tiempo, yo estaba predicando algo parecido a eso. Yo hablé con una jovencita, que estaba allá atrás; ella se veía horrible, era la hija de un ministro. Ella me encontró allá afuera de la iglesia. Y ella me dio una buena regañada. Ella dijo: "Ignorante". (Era una descarada, con los labios pintados y el cabello cortado). Ella dijo: "Si yo quiero que alguien me hable acerca de eso, yo conseguiré a alguien que tenga un poco de sentido común". Dijo: "Nunca vuelva a tomar el púlpito de mi padre para predicar tal cosa como esa". Yo dije: "Me quiere decir Ud. que su padre, un buen ministro Bautista honesto como lo es, y no predicaría en contra de eso?". Ella dijo: "El no lo contrató para que viniera aquí..." Yo dije: "El no me contrató en lo absoluto. Yo vine por invitación". Ella dijo: "Yo nunca lo perdonaré por eso". Yo dije: "Eso está de Ud. Yo simplemente sigo el ejemplo del Evangelio". El viento estaba soplando los rosales; era una joven muy hermosa.
108Un poco después, como un año después, pasé por la ciudad. Y miré a esa joven con sus faldas colgando, fumándose un cigarrillo, caminando por la calle. Pensé: "Esa es la esposa del hermano fulano, o sea, la hija". Y crucé la calle, para ver si podía llegar a ella. Ella me miró, fumándose este cigarrillo, echando humo por la nariz. Ella dijo: "Hola predicador", así con una expresión vulgar de esta manera. Y yo dije: "Mira nada más". Ella dijo: "Dele una fumada a mi cigarrillo. Sea un hombre". Y yo le dije: "Qué Ud. no tiene vergüenza de Ud. misma?" Ella extendió su mano a su cartera, y dijo: "Entonces tome un cigarrillo". Yo dije: "Vergüenza debería de tener de ofrecerle al siervo de Dios un cigarrillo!" Ella dijo: "Entonces tome un trago de mi botella". Yo dije: "Por favor no lo diga". La miré y no pude mas que llorar, por cuanto su papá es un buen hombre. Yo la miré y pensé: "Oh, hermano! Ella creía que tenía mucho tiempo".
109Yo empecé a caminar. No pude evitar que las lágrimas salieran de mis ojos. Yo seguí caminando. Ella dijo: "Espere un momento". Yo volteé y dije: "Sí, señora?" Ella se regresó. Ella por poco estaba avergonzada de estar platicando conmigo en la calle, y la gente pasando. Ella se acercó y dijo: "Se acuerda lo que Ud. me dijo esa noche?" Yo dije: "Siempre lo recordaré". Ella dijo: "Yo quiero decirle predicador, que Ud. tenía razón". Ella dijo: "Yo contristé el Espíritu Santo por última vez". Ahora, aquí está el comentario que me hizo esa mujer, y yo nunca lo olvidaré mientras que tenga vida. Ella dijo: "El estaba lidiando conmigo esa noche". Pero dijo: "Cuando yo lo rechacé en esa ocasión, esa fue mi última vez". Dijo: "Mi corazón ha estado tan endurecido, a mí no me importa de Dios, de la iglesia o de nada más. Yo maldigo a mi papá todos los días". Y ella dijo: "Yo pudiera ver el alma de mi madre freírse en el infierno como un panqueque y reírme de eso".
110Eso es contristar al Espíritu Santo por última vez. Piénselo. Vayámonos al Hogar en las alas de una paloma; seamos la Novia. Pónganse de pie. Si Uds. están errados, vengan aquí adelante al altar y digan: "Yo he estado errado. Hermano Branham, yo tengo un mal genio. Yo he vivido impíamente. Yo no debería de hacer esas cosas que hago. Hermano Branham, yo he hecho esto, aquello y lo otro. Yo soy culpable de mentir; yo soy culpable de robar; yo soy culpable de alguna cosa. No he servido al Señor de la manera que debería, y tengo vergüenza de mí mismo; yo quiero que mi vida sea enderezada. Podría Ud. orar por mí aquí en esta noche, Hermano Branham?" Con todo gusto.
111Si Dios escucha mis oraciones que hago a favor de los enfermos, ciegos, y los afligidos, El ciertamente escuchará la oración en favor del pecador. Por qué no viene a ser parte de la Novia en esta noche? Yo los invito a que vengan. Gracias, mi hermano. Yo admiro esa clase de valor, que puede dar un paso al frente y admitir que está errado. Dios le bendiga, hermano. Párese aquí. Me quieren decir que pueden levantar su mano y no ser sinceros? Qué le ha pasado a la gente? Hermano, qué es lo que pasa? Qué es lo que pasa con nuestra gente en este día? Me quieren decir que Uds. levantarían su mano indicando que estaban errados y luego no venir? Y saber que "al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado". [Sant.4:17-trad.] Por qué no vienen? Mientras el pianista, o si Ud., hermana organista, toca un poco de música.
112Yo les estoy invitando. Quiero preguntarles: Cuántos en esta audiencia han estado en las reuniones cuando...? Uds. saben que no soy un predicador. Yo no tengo educación. Dios le bendiga, damita. Se necesita ser una muchacha auténtica para hacer eso. Es esta pequeña flor viniendo aquí ahora, Dios le bendiga, mi hermana. Eso es verdadero valor. Yo admiro a esa pequeña dama. Dios te bendiga, querida. Yo tengo una pequeña niña como de tu edad en casa, la pequeña Rebeca. Yo te aprecio. Eres hermanita Indígena? Dios te bendiga, mi hermana, pequeña princesa. Dios sea contigo, cariño. Uds. hermanitas, Dios sea con Uds., y con Ud. hermana. Ahora miren aquí. Si jovencitas como éstas, muchachitas, tiernas de conciencia, y luego de predicarles un sermón que les corta a pedazos... y aquí vienen al frente, sabiendo que están erradas, y se paran aquí ante la audiencia para hacer una confesión, seguramente Uds. mujeres de más edad... Por qué no vienen? Vengan aquí, y párense por aquí. ... Buscaré Tu rostro; Sana mi espíritu herido, y quebrantado. (Vamos a cantarlo). Sálvame por Tu gracia. Salvador, Salvador, escucha... Seguramente Ud. es lo suficiente sincero para orar una oración humilde. "Llama, Señor, pruébame, y ve si hay algo errado en mí". No me pases por alto. Dios le bendiga, hermana querida.
113Cuántos en esta reunión se han puesto de pie y han visto en la audiencia mujeres y hombres, y todos ellos venir cuando yo estaba orando por los enfermos, y el Espíritu Santo decirles cosas sobre sus pecados, y demás, y saber...? Cuántos de Uds. saben que eso es la verdad? Nunca falla. El Espíritu Santo me está diciendo, ese mismo Espíritu Santo, que hay algo aquí en esta noche contristándole. Ahora, eso es ASÍ DICE EL SEÑOR! Ahora, encuéntrelo aquí o allí. Yo no soy una persona dada a emociones. No, Señor. Yo sé exactamente en donde estoy parado, y yo conozco a Dios. Eso es correcto. Hay muchos de Uds. que deberían de estar parados aquí en donde estas jovencitas están. Ahora, por qué no vienen? Les estoy invitando. Yo no les persuadiré; sólo les estoy diciendo. Alguien dirá: "Yo nunca supe de un llamamiento al altar donde el ministro reprendió la audiencia y cosas así". Esa es la manera que se debe de hacer. Uno no viene aquí por alguna historia que le desgarre el corazón por alguna madre que se está muriendo o algo así. Eso es venir bajo emoción. Uno viene por causa de la Palabra de Dios. Uno no viene bajo alguna emoción. Uno viene creyendo que Dios, es Dios, y que uno está en el juicio de la casa del Señor, y ha venido implorando su caso.
114Dios le bendiga, mi hermano, mi hermana. Yo quiero estrechar su mano y decirles que les aprecio. Honesta convicción... Damita, yo le aprecio. Dios le bendiga. Que El le dé ese Espíritu valiente. Dios le bendiga, mi hermano. Dios sea con Ud. Una vez más, y entonces vamos a cerrar. Y posiblemente se cierre por última vez. Ve? Yo no sé cuándo. Yo espero que no, pero puede ser. Ven? Salvador... Venga aquí, mí...?... Yo quiero estrechar su mano y decir que yo aprecio su...?... Venga aquí, mi hermano. Quiero estrecharle la mano aquí. Aprecio su sinceridad. Dios le bendiga. Venga aquí. Dios le bendiga. Aprecio su sinceridad...?... de parase firme... ... pases por alto. Salvador... Qué? Las Bodas del Cordero han llegado, y su Novia se ha preparado. ... humilde súplica; Mientras a otros estás llamando, Oh, no me pases por alto. (Qué?) Sólo estoy confiando en Tus méritos, Buscaría yo Tu rostro? Sana mi espíritu herido y quebrantado, (donde la Palabra cortó), Sálvame por Tu gracia. Salvador, Salvador, escucha mi humilde...Mientras a otros estás llamando, Oh, no me pases por alto.
115Recuerde, el Espíritu Santo fue el que cortó en su corazón, e hizo que vinieran aquí. Sólo piensen en los lugares que cortó, y esa persona nunca olvidará eso. Siempre lo recordará. "Si nuestro corazón no nos condena..." Pero cuando Ud. viene por algo de la Palabra de Dios, y Ud. lo pasa por alto, eso no es la simiente de Abraham. Abraham mantuvo la Promesa de Dios en su corazón, a pesar de lo que venía o iba.
116Yo aprecio a todos éstos que están parados alrededor del altar. Mi oración para Uds., es que Dios les dé el deseo de su corazón en esta noche y los haga un verdadero pueblo santo. Algunos de estos jóvenes... aquí hay Indígenas, Hispanos, Mexicanos, todos parados alrededor, gente que tal vez reclamaron ser Cristianos por años, pero vieron que estaban errados. Ellos quieren estar bien. "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados". [Mat.5: 6-trad.] Culpables!, y están listos para hacer las cosas bien con Dios a través del altar del juicio de Dios. Tienen que encontrarse con ello en alguna parte, amigos. Uds. tienen que encontrarse con ello en alguna parte, así que encuéntrense con ello aquí. No esperen hasta la mañana. Puede que se maten en un accidente en esta noche yendo a casa.
117Recientemente en una reunión yo hice un llamamiento al altar, y llamé de esta misma manera allá en Ohio. Y esa noche, yo salí del edificio, y me había ido como quince minutos, cuando escuché a alguien gritando al lado de la carretera, y yo me paré y fui para allá. Un coche se había accidentado, se dio contra otro. Y una mujer que había estado sentada allí [en el culto.-trad.] tan nerviosa que se quitó su anillo, estaba tan nerviosa, ella se mató. Y ella venía hablando con su hija en esa carretera donde iba conduciendo. Ya la tenían allí lista para el hospital. Y ambas de ellas debieron de haber venido al altar. Y la hija dijo: "Las últimas palabras que mi madre me dijo antes de que el coche se accidentara fueron: 'Hice mal en esta noche. Yo sé que sí'". Y allí su vida fue llamada.
118Oh, dirá Ud.: "Eso no me pasará a mí". Podría ser. Podría ser. Y qué si el Espíritu Santo ya nunca más le condena, y le dice que está errado? Entonces Ud. se encaminará a la eternidad así. Y Ud. sabe que con esa clase de espíritu, Ud. no puede hacerlo. Señor, mire hacia atrás en su vida, y vea cómo ha vivido. Y miré hacia allá atrás, y vea si es la vida amorosa y humilde de Jesucristo, concordando con toda Su Palabra. Si no es así, entonces venga a hacer las cosas bien. Por qué tomar un substituto cuando los cielos están llenos de las genuinas bendiciones Pentecostales que limpiarán su corazón, y purificarán su alma? Qué no es así?
119Cuántos ministros hay aquí en esta noche? Quiero que algunos de Uds. hermanos vengan aquí conmigo, o sea, si eso está bien, hermano. Sí, vengan aquí, lo harían sólo por un momento, hermanos? Eso es. Jesús dijo en Su Palabra: "El que oye Mis Palabras, y cree al que me envió, tiene Vida Eterna; y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". San Juan 6 dijo: "Y Yo le resucitaré en el día postrero". [Vs.40-trad.] Una resurrección.
120Pueblo, tenemos que enfrentar eso. Debemos hacerlo. Simplemente tiene que hacerse. Así que no es emoción. La emoción va con ello, por supuesto. Eso es correcto. Pero se trata de un corazón consagrado. Simplemente tome la Palabra de Dios y diga: "Dios, hice mal. Me arrepiento que hice eso. Tú conoces mi corazón. Hice mal. Yo confieso mi mal aquí en este terreno. Y de esta noche en adelante estoy comprometido Contigo; soy parte de la Novia. Nunca haré eso otra vez. Nunca dejaré que mi mal genio se descontrole otra vez. Actuaré como una dama. Actuaré como un caballero. Haré las cosas que la Biblia dice que haga. Ahora mismo te tomaré en Tu Palabra". Entonces Ud. está llegando a alguna parte. Creen Uds. eso, predicadores del Evangelio? Es verdad eso? Eso es correcto.
121Ahora, inclinemos nuestros rostros en oración. Cada uno de Uds. en su propia manera. Recuerden, a su lado está Cristo. Frente a Uds., aquí en el altar, hay Cristianos orando; detrás de Uds., ministros del Evangelio orando. Ahora eso los pone a Uds. en una atmósfera de oración. Ahora es su confesión, la del corazón a su manera: "Señor, estoy errado. Me arrepiento, Señor, de haber hecho estas cosas. Yo ahora confieso mi pecado. Yo creo en Ti. Te acepto ahora. Yo quiero ser parte de la Novia. Lo pido en el Nombre de Jesús". Ahora, mantenga su confesión en su corazón. Yo ahora voy a orar por Uds.
122Padre Celestial, cómo me contrista a veces cuando yo contemplo a la gente que me ama, y ver cómo Tú tomas la Palabra y la expones allí...Y que corta hasta los tuétanos. Pero luego Tú vienes al momento para vindicar que es verdad. Es la Verdad. Aquí están hombres y mujeres, y hasta damitas, muchachitas paradas aquí con sus rostros inclinados, y con lágrimas en sus ojos, aquí en el cambio de la vida. Y yo pienso cómo podrían terminar allá en ese grupo torcido del rock and roll, poseído del diablo y oprimido por el demonio! Aquí están, paradas aquí en esta noche con sus rostros inclinados, deseando algo sobre lo cual ellas puedan poner sus manos, para decir: "Señor Dios, límpiame de todas las cosas del mundo".
123Aquí hay hombres de edad media, hombres jóvenes, mujeres ancianas, mujeres jóvenes, todos parados juntos. Están confesando que ellos están errados. Tú hablaste a sus corazones o no hubieran estado aquí. Eso muestra que ellos ni siquiera pueden pararse de sus asientos a menos que una decisión ya haya sido hecha. El Espíritu de Dios estaba alrededor de ellos y les dijo, "Uds. están errados". Y su pequeña vida dijo: "Señor, entonces yo te necesito". Y el diablo dijo, "Quédense quietos". Pero el Espíritu de Dios dijo, "Levántense". Y ellos se acercaron en obediencia, y están parados aquí en el altar.
124Ahora, como yo te he citado Tu Palabra: "El que viene a Mí yo no le echo fuera. Si vuestros pecados fueran como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si rojos como el carmesí, serán como blanca lana. Vengan y de Mí compren vino y aceite. Mi gracia es suficiente. El que oye Mis Palabras, y cree al que me envió tiene Vida Eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a vida". Y ahora las Bodas del Cordero han llegado y la Novia se ha preparado. Padre, ellos son Tuyos. Son trofeos de Tu Palabra. Ellos están aquí para ser lavados por el agua de la Palabra, porque es el Evangelio completo. No está perdonando nada. Se ha rebajado a tal grado para llegar al nivel del jardín de niños. Está sacando las raíces, las raíces de amargura, las raíces de indiferencia, las raíces del mundo. Sácalas, Señor, por medio del Espíritu Santo. Echalas de esta gente.
125Yo los reclamo para Ti en esta noche, Jesús, como Tu tesoro personal, como joyas en Tu corona, como miembros de Tu Novia. Reclamo sus vidas. Yo oro con todo mi corazón con estos ministros, estos siervos del Dios viviente. Yo ruego que quites de ellos, Señor, las cosas del mundo y les des valor para pararse frente a Satanás. Concédelo, Señor. Creemos que Tú lo harás. Tú dijiste: "Pedid al Padre cualquier cosa en Mi Nombre, y Yo lo haré". Ahora Tú nunca dijiste, "Quizás lo haré". Dijiste: "Yo lo haré". Y yo creo que eso es verdad.
126También está escrito en las Escrituras: "En Mi Nombre echarán fuera demonios". Es el diablo que tomaría a una jovencita o a una mujer y destruiría su vida. Es el diablo que tomaría a un hombre y destruiría su vida. Y yo cité esta pequeña historia, Señor, en mi oración. Y yo ruego que Tú me escuches y contestes mi oración, y que cada uno de éstos sean reclamados en esta noche como joyas para el Reino. Ellos han venido. Y yo tengo que dar cuenta por mis palabras en esta noche. Y aquí han venido a pararse conmigo, para tomar nuestra posición al lado de Cristo.
127Ahora, Satán, tú perdiste. Tú impediste algunos cuantos que vinieran, pero no ganaste la batalla. Jesús dijo: "El que a Mí viene, no le echo fuera". Satanás, yo te digo a ti que un día había un muchachito que pastoreaba las ovejas de su padre. Y el león vino y tomó una de ellas, y la sacó, tratándola vilmente, y la iba a devorar. Pero este verdadero pastorcillo... El no tenía mucho mas que una honda, pero tenía fe en el Dios viviente. El fue tras ese león, y lo atrapó, y lo mató. El se levantó contra él, y lo agarró de su barba y lo mató. El tomó la oveja de su boca y la regresó a los pastos para su sanidad.
128Tú tomaste estas preciosas ovejas del Señor: estas damas que les causaste que se cortasen el cabello, y usaran maquillaje, y que se vieran como a cosas que la Biblia condena. Pensaste que las tenías. Pero vengo con esta simple honda de oración. Los estoy trayendo de regreso en esta noche. No los puedes retener ya más. Perdiste la batalla. Suelta a estos preciosos hombres parados aquí, corderos de Dios! Te lo conjuramos en el Nombre de Nuestro Señor Jesucristo. Pongo en medio de estos hábitos, y mal genios, e inmoralidades, o cualquier cosa que sea, yo pongo la Sangre de Jesucristo por fe nuevamente entre ellos y esa cosa. Tú no los atraparás ya más. Ellos están en los pastos del Padre. Son Sus hijos. Aléjate de ellos. Yo te conjuro en el Nombre de Jesucristo.
129No hay diablo en el infierno que les pueda tocar, si Uds. pueden creer eso. Uds. están cubiertos con la Sangre. Uds. están rodeados con la oración, de ministros del Evangelio, y mensajeros del pacto, con oración. Todos Uds. que están parados aquí, vinieron aquí sabiendo que tenían hábitos, faltas, y cosas por las cuales se avergonzaron, y si ahora Uds. las ponen en el altar de bronce del juicio de Dios, y lo aceptan ahora como su perdón que Cristo les da a Uds., ofrecerían su mano por fe levantándola y diciendo: "Yo ahora lo acepto; se ha ido; y de ahora en adelante, nunca lo haré más?" Uds. son salvos por la Sangre de Jesucristo. Amén. Amén. Alabado sea Dios!
130Hay alguien más que quisiera pasar a unirse con este grupo? Hay algún enfermo en el edificio que quisiera ponerse de pie para que se orase en este mismo momento? Póngase de pie. Quiero que cada uno de Uds. aquí, si Ud. no es-si Ud. no es un miembro de alguna buena iglesia del Evangelio completo vaya a una, a esta misma si Ud. puede, si vive aquí cerca. Busque al pastor y sea bautizado. Y entonces si Ud. no ha recibido el Espíritu Santo, ore que Dios le dé el Espíritu Santo y le llene, y le haga un miembro de la Novia. Miren allí, hermanos, a la gente enferma. El diablo no puede retener a esa gente. Este es el tiempo de liberación. Aleluya. Qué no creen Uds. eso?
131Entonces inclinemos nuestros rostros para orar. Y cada uno de Uds. allí que tienen enfermedades, Uds. que están de pie, pongan las manos uno sobre el otro. Jesucristo dijo: "Estas señales seguirán a los que creen. Sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán". Mantengan sus manos uno sobre el otro. Ahora no oren por Uds. mismos; Uds. oren por la persona enseguida sobre la cual Uds. tienen las manos puestas, porque ellos están orando por Uds. Vamos a orar juntos como la iglesia Cristiana.
132Señor Jesús, estamos agradecidos por la victoria en esta noche, por las almas que están viniendo a Ti. El diablo se ha llevado a algunas de tus ovejas poniéndoles enfermedades. Nosotros venimos a reclamarlas de vuelta. Y como la Iglesia del Dios viviente, reprendemos al diablo, y le decimos: "Suelta a esta gente enferma, Satanás! Te conjuramos en el Nombre de Jesucristo, para que ellos puedan ser sanados. La Biblia dice: 'Estas señales seguirán a los que creen: sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán'". Esa es la promesa de Dios, y nosotros sabemos que es la verdad. Ellos son sanados por las heridas del Señor Jesucristo. Ahora, si Uds. lo creen, levanten sus manos y alábenle. Amén. Muy bien, pastor, el lugar es suyo. Dios le bendiga, hermano. Fue agradable haber estado con Ud. en esta noche. Dios sea con Ud. Dios le bendiga, hermano.