Photo

~ EL CONSOLADOR ~
1Gracias, Hno. Neville. Buenas noches, amigos. Es un privilegio en esta noche, volver otra vez a la casa del Señor, para servirle a El, en este servicio: Creo yo que es la cosa más grande que me ha sucedido, y esta es el tener el privilegio de servirle a El. Y Yo sé, que sirviéndole a Udes. le sirvo a El. "Por cuánto lo has hecho a uno, de éstos, mis pequeñitos, lo has hecho para Mi." Y ninguna de Sus Palabras pueden fallar.
2Ahora, quiero aprovechar este momento -para decir que mi madre está todavía respirando, ó cuando menos estaba cuando salí del hospital hace unos cuántos momentos. E inmediatamente después del servicio de comunión en esta noche, mi esposa y yo, vamos a ir al hospital para estar con ella.
3Y Quiero expresar por ella, siendo que ella no lo puede hacer, la gratitud que tenemos para con Udes., por haber estado orando por nosotros en este tiempo de dificultad, y por sus tarjetas y flores, y cosas que Udes. enviaron a mi madre que son expresiones de su simpatía, lo cuál yo en verdad aprecio, y ella también. Y gracias, sinceramente. Yo trataría, con la mejor que tengo, de hacer lo mismo por Ud. Ud. sabe ésto, Y así que sabemos ésto, tal vez...
4Yo no pudiera decir que ella se está muriendo, a pesar que el doctor dice que así es. El me dijo el Domingo pasado, que ella se estaba muriendo. Y toda la semana, sus hijos han estado en el hospital al lado de ella, turnándose cada hora, esperando que mamá, se vaya. Pero en estos momentos, ello está más grave que nunca.
5Creo que el médico ha encontrado veintidos cosas diferentes que están mal en ella. Y ésto estaban comentando, cuando entra otro y dice: "No, yo no creo que sea éso."
6Y finalmente uno de ellos dijo: "Lo que pasa es que ella es una madre acabada, que está demasiado cansada para vivir más años." Creo yo que ésto lo expresa bastante bién. Esto es correcto. Ella es madre de diez hijos y pasó por tiempos muy duros para ella. Nosotros vivimos en pobreza. Y las cosas no fueron como deberían haber sido, creo yo. Así que, ella sólamente está cansada y acabada, y está a punto de irse a su Hogar.
7Y es con gozo como he predicado este gran Evangelio el cuál todavía creo. No sólamente obra cuando todo vá bién, sino que también obra cuando todo vá mal. El es mi; consuelo. Y yo no puedo creer que mi madre pueda morir, porque ella tiene Vida Eterna. ¿Vé? "Aquel que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá. Cualquiera que vive y cree en Mí, nunca morirá." Ahora, mi Señor dijo éso, y yo me aferro a esas Palabras. Aunque todos caminamos a través del valle, son aquellos... Como nuestro precioso pastor en esta tarde las expresó al hablar de ella, estas últimas horas aquí en la tierra, son las agotadoras.
8La señora Fordyce, otra amiga de nosotros, quien está postrada en una cama enseguida de ella, muriéndose de un problema cardíaco. Y en muchas ocasiones, al cruzar la calle, le comprábamos verdurita y cositas a esta señora. Ella vivía fuera de la ciudad en Zurschmeide. Y no sabía que ella era, hasta que. me fijé bién, ella tiene setenta y cinco o setenta y seis años de edad Y con ella estaban dos hermanas mayores visitandola. Y cuando ellas se fueron. Yo entré al cuarto, y ella dijo: ¿Es Ud. el Hno. Branham, el evangelista?" Y lé contesté: "Si, señora."
9Y ella empezó a llorar. Y dijo: "...Escuche que su madre está enseguida de mí, sólamente la cortina nos separa." Yo le dije: "!Sí¡" "Probablemente nos vayamos al mismo tiempo, dijo ella.
10"Sra. Fordyce, le dije, hay una pregunta que quiero hacerle mi hermana, cuando anduve por esos lugares instalando lineas de alta tensión, yo la veía allí a Ud. desyerbando con un azadón, trabajando duro; y luego la veía traer sus verduras y venderlas de casa en casa por toda la ciudad, y regresar. Y con ésto, "Ud, ha hecho una. manera honesta de vivir," le dije, ¿Pero conoce Ud. a mi Señor, como su Salvador?"
11Ella me contesto: "Yo lo conozco, como mi Salvador. En Su gracia yo estoy confiando," dijo ella, "para que me lleve a través del valle de sombra de muerte."
12Y continúe diciendole: "Pueda ser que mi madre no camine con Ud. por allí, pero El sí caminará." Y nos pusimos a orar. Y ella se agarró de mi mano tan fuerte, que tuve prácticamente que jalarla, para poder irme.
13Sólo al cruzar el cuarto, estaba la Sra. Gaitera, otra madre anciana; que sé fué con el Señor, hace sólamente unas cuántas horas. Y a ella le... habían amputado ambas piernas, debido a su Diabetes. Y me fijé entonces. Y su esposo postrado allá en cama, con una pierna amputada. El mundo esta lleno de pesares. No codicies la vanidad de este mundo, Que rápidamente se corroen, Pon tu esperanza en cosas Eternales, Que nunca pasarán!
14Y yo, por treinta y un años, me he parado aquí detrás del púlpito, y. alrrededor del mundo, pues he reclamado al mundo como mi púlpito. Y, he tratado de darle a la - gente esta Palabra de Vida Eterna. Y ella es la única cosa que puede ayudarle cuando Ud. llegue al fin de su camino. Así que ¿porqué debiéramos confiar en algo más? ¿En qué pudiéramos confiar? .Cuando, mí madre me dijo, el otro día que ella estaba lista para irse, fuí y hablé con ella.
15Al igual como lo hice con la Señora Bruy, mi suegra, como un mes antes que ella partiera; fuí y platiqué con ella aún, cuando- yo la había bautizado y demás.
16Y yo bauticé a mi propia madre, hace treinta años, en el río, "abajito" de donde hoy estoy viviendo, en el Nombre de Jesucristo.
17Bauticé a su padre anciano de casi cien años de edad, en el Nombre del Señor Jesucristo, en las aguas lodosas. Recuerdo en estos momentos al ancianito temblando, sosteniendo mi rostro entre sus paralizadas manos mirándome a la cara, y abrazándome. Lo encontraré otra vez en, el otro lado. Oh, si, si. Mis esperanzas están edificadas nada menos que En la Sangre de Jesús en justicia. Cuando todo alrrededor de mí alma se desvanece, Entonces El es toda mi esperanza Y estancia En Cristo, esa Roca sólida, yo me paro las otros terrenos son arena movedizas. Hoy por la noche tenemos comunión. Yo prometí estar aquí.
18Billy me dijo hoy que muchos han pedido entrevistas: Y se las iba a dar, pero le pedí sinó las cancelaba por esta vez. Yo estoy seguro que Ud. comprende.
19Estoy sólamente un poquito conmovido Ud. entiende como Ud. se sentiría. Pero, aún así, yo estoy creyendo en mi Señor, y que Su gracia es suficiente. Eso es todo lo que necesito; así que oren por mí, porque necesito la oración. Y que Dios los bendiga abundantemente a cada uno de Udes.!
20Y cuando Ud. llegue al fin de su camino, confío yo que Uds nunca va a. tratar de hacerlo, sin haber nacido otra vez.
21Estaba acordándome de Billy, cuando. yo cogí las manos de su madre, mi esposa, ,cuando ella estaba muriéndose, en el hospital, a unas cuantas puertas. donde mí madre, está - hoy. Cuando ella me miró, y ella había, tenido una experiencia allí, antes de que, muriera, sólamente una muchachita,' de veintídos años de edad, madre de dos hijos. Y ella me: dijo: "Billy, tú has hablado, acerca de ésto, tú has predicado acerca de ésto, pero," dijo ella, "amor, tú no sabes lo que es ¡Cuan glorioso es!" En ese entonces! nosotros acabábamos de encontrar este Evangelio. antiguo. Ella me dijo: "Quédate en él, Billy. ¡Quédate en él! Nunca lo dejes. Recompensa en hora como ésta." Y me dijo: Te encontraré en la mañana en los Portales, brillantes, resplandecientes Cuando todos los pesares se hayan ido: Te encontraré en la mañana en los portales, brillantes, respladecientes, cuando todoslos pesares se hayan ido; yo estaré esperando en los portales cuando las puertas se abran plenamente Al terminar la vida del largo y pesado día.
22Eso es. Yo creo eso con todo lo que está en mi. Yo creo éso. Yo espero poder encontrar a cada uno de Udes. en esa mañana. Ud. me conocerá en la mañana, por la sonrisa que tendré. Como el Hno. Neville Y su familia canta el himno: Te encontraré en la mañana, en esa Ciudad cudrangular.(¡Es tan real!)
23Me he fijado, los últimos dos días, viniendo del hospital que hay una carpa eregida aquí en el lote del Ferrocarril Pennsylvania. Está entre, me parece, entre la calle Novena y Décima, por aquí saliéndo, de la Calle Manantial, y subiéndo, hay un letrero que dice: "Don minísterial," Yo no conozco al hno. No (sé si lo he visto, Pero él es un hno. y está aquí en la ciudad, teniéndo una reunión. Y yo se lo que es ir, a una ciudad, tal vez una ciudad de este tamaño, sin tener a alguien respaldándote. Yo no lo conozco. Y el no me ha pedido que diga ésto. Pero yo creo que sería muy bueno si todo Udes. que deseen ir a alguna parte, fueran allá y escucharan a nuestro hno. Predicar el Evangelio. El tiene que ser un hijo de Cristo, o no estuviere levantándo su carpa en este clima frío de Septiembre, tratando de hacer algo para nuestro Señor. Así que, esta semana, vaya y visite a nuestro Hno. allá y escúchelo predicar.
24Y ahora, creo que estos fueron todos los anuncios, de los cuales quería hablarles
25En verdad yo quiero decir esta cosa, que aprecio la lealtad de todo Udes. En un clima como este, y tiempos como. estos, y Ud. venir a esta iglesita y quedarse aquí. ¿Que. podría hacer yo sin Udes.? ¿Que podríamos hacer el uno sin el otro? Esta es la hora de permanecer unidos. Oh, vendrán del Este y del Oeste, Vendrán de lejanas tierras.
26Quería que Meda y Mabel la cantaran en esta mañana. Pero, por supuesto, ellas no pudieron hacerlo en esta ocasión. Esta fué la alabanza que. cantaron cuando yo empecé mis viajes evangelisticos hace quince años más o menos. Ud. ha escuchado esta alabanza. Para comer con el Rey, para cenar como Sus invitados, ¡Cuán benditos son estos peregrinos! Viendo Su Santo rostro. Resplandecer con Divino Amor. Benditos participantes de Su gracia, Como joyas brillando en Su corona.
27En esta mañana tuve que salir rapidamente de aquí. Y al llegar al hospital, mi madre se había recobrado. Estaba así sofocándose. Casi no respiraba ya más, cuando me llamaron. Pero, de alguna manera, ella se recobró otra vez, y empezó de nuevo a respirar. Ella no lo sabe. Pero El la guardó con vida mientras yo estaba predicando, y la guardó un poco más... Estoy confiando que El lo hará hoy mientras yo estoy aquí en esta noche. Gracias, muchas gracias, por, sus oraciones.
28Y ahora, inclinemos nuestros rostros por unos momentos mientras oramos Y mientras tenemos nuestros rostros inclinados yo quiero hacerle una pregunta muy solemne y espero que Ud. no se ofenda conmigo al preguntarle ésto; pero sabiendo, como hoy lo sé, le pregunto ésto al joven y al anciano. Y a Udes. jovencitos, Udes. tienen que llegar algún día al lugar el que mi madre está; en ésta noche, Ud. también jovencito. Todos nosotros sabernos que tenemos que llegar a ese lugar.
29Y si Ud. no está positivamente seguro de que está listo para encontrarse con Dios, levantaría sus manos a Dios, mientras nadie lo está mirando y decir: "¡Dios recuérdame!" Dios le bendiga. Dios le bendiga; manos por dondequiera. "Recuérdame, oh Dios, yo tengo que llegar a ese lugar en que tal vez, estaré inconsciente, también, pero quiero estar seguro antes de llegar allí, mientras estoy con mi mente cabal, de que mi alma está destinada a irse con Dios. Y yo caminaré en el valle de sombra de muerte, y no temeré mal alguno, porque Tú esteras conmigo."
30Ahora, Padre Celestial, mientras traemos en esta noche por fé, en mis manos, estas almas preciosas que han levantado sus manos. Yo las elevo ante el Trono de Tu gracia y misericordia sabiéndo esta cosa. . .Padre, puede ser que haya gente enferma aquí, pueda ser que haya gente afligida. Pero, Señor, ninguno de ellos están tan necesitados como estos que levantaron sus manos. Porque ellos están dandose cuenta, que no Importa si son sanados de enfermedades, y aunque sus vidas se prolongaran un poco más, ellos tal vez se enfermarían otra vez. Pero, oh Dios, pero una vez que ellos acepten al Salvador bendito y tengan Vida Eterna, y sean nacido de nuevo, no hay nada entonces que pueda separarlos de Dios. Ellos llegan a ser Hijos de Dios. Y no pueden ser separados nunca más. " Han pasado de muerte a Vida, y nunca vendrán a condenación." ¿Qué promesa, Señor! ¡Podemos anclar nuestras almas allí! No importa cuán fuerte la tormenta sople, no importa cuán contrarias las olas se vean; nuestra fé mira hacia Tí, Cordero del Calvario, Salvador Divino! Ahora tómalos en esta noche, Oh Señor Dios, en Tus misericordias y cuidados. Salva sus almas en estos momentos. Que no abandonen este santuario en esta noche, hasta que "la paz que sobre pasa todo entendimiento" venga a, morar en sus corazones. ¿Que puedo hacer yo ' Señor, después que ellos han levantado sus manos, sino elevar mi voz a Ti, y clamar, "¡Oh Dios, ten misericordia!" Concede ésto, Padre.
31En todos estos años que Tu me has dado de vida, y a través de los campos misioneros y alrrededor del mundo, he visto a aquellos que llegan al fin de su jornada, y que no Te conocen, y los he escuchado gritando por misericordia. Y he visto a esos que llegan pero que Te conocen, cantando "¡Día feliz, día feliz, desde que Jesús lavó mis pecados!" Oh, si. El inicuo se extiende como un gran árbol verde, en muchas ocaciones, pero cuando llega al fin del camino, la situación es diferente.
32No permitas que haya ningún pecador en nuestros medios en esta noche. Permite que todos ellos sean perdonados por sus pecados. Y permite que cada uno aquí, reciba frescura y novedad de Dios. Porque Padre, estamos a punto de tomar la comunión, esa santa y sagrada ordenanza que Tu nos dejaste. "Este es mi cuerpo el cuál fué quebrantado por tí. Esta es la Sangre del Nuevo Testamento, la copa de bendiciones. Las veces, que tu lo comas y la bebas, tu anuncias la muerte del Señor haste que El venga."
33Dios, nosotros creemos que Tu vienes. Creemos que Jesús llegará y lo veremos, a ese gran glorioso y Único. Y toda la vejez pasará, y todo los pesares y dolor de corazón, y enfermedades y cosas se desvanecerán. Y en esa gran nueva mañana, entraremos Señor, con aclamaciones y gritos de victoria, "Moviendo palmas con hosanas de alegría mientras el Rey toma Su Trono." Estamos esperando por esa hora.
34Ahora confórtanos también, Señor, en Tu Palabra, en esta noche. Háblanos estas cosas que son de consuelo, que pudieran consolar a nuestros corazones,
35Y oro por mi madre. Señor Dios, ella es la única madre que he conocido. De una manera de otra, no importa cuan dulce una esposa sea, pudiera ser muy dulce, pero no coma el lugar de mi madre; ese viejo y frondoso Roble, Señor que se ha enraizado y afirmado en la tierra donde podemos sentarnos a su lado y platicar con ella, Yo oro, Dios, que no le permitas sufrir. Porque despedaza mi corazón, Señor, cuando pienso que ella está sufriendo. Permítele que camine por el valle de sombra de muerte, sin tener ningún temor.
36¡Cuánto te lo agradezco! Hace unos ¡momentos, cuando ella ni aún siquiera sabía su propio nombra, pero cuando yo dije: "Jesús," ella movió su cabeza, ella conoció el Nombre de El. ¡Cuánto te agradezco éso, Señor! Y el doctor diciendo: "Ella esta inconciente; ella no sabe nada." Pero aun ella no estando conciente que está aquí en la cierra, te conoció a Ti, Señor, Y yo' estoy muy contenta por éso! Descansa mi alma.
37Tu no has hablado a Tu siervo acerca de su partida. Tú no tienes que hablarme a mí, Señor, de ésto. Pero yo desearía saberlo, Señor. Yo oro que Tu voluntad... Sea lo que sea, Señor, yo lo encomiendo en Tus manos. Tu voluntad sea hecha.
38Y ahora, Padre, bendice las Palabras en esta noche, el Mensaje, la lectura de la Palabra, el canto de los himnos, el tomar la comunión. Has que todo sea para Tu honra y gloria, porque lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amen.
39Tenemos aquí algunos pañuelos que son para que se oren por ellos. Y lo haré un poquito después, cuando estemos en oración.
40Prosigamos, en esta noche a la lectura de la Palabra. Y trataré-de ser lo más breve que pueda, porque hay quienes están cansados y agotados, esperando que yo llegue allí.
41Desearía empezar con el capítulo Décimo cuarto de San Juan. Principiemos en el... Principiemos en el décimo segundo versículo. Y mi tema en esta noche es: El Consolador. Y ahora mientras leemos, escuche detenidamente las palabras. San Juan 14, principiando en el versículo 12. De cierto de ciento te digo, que aquel que cree en mí, Las obras que yo hago el también hará y mayores que estas hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidieres en mi nombre, éso haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si tú pidieras cualquier cosa en mi nombre, yo Lo haré. Si me amas, guarda mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él te dará otro consolador, que more en tí para siempre. Al Espíritu de Verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no ie ve a El, ni tampoco le conoce; pero vosotros le conocéis , porque el está con vosotros y estará en vosotros.
42Me gustaría, si Ud. me perdona, leer el versículo 17 nuevamente. Al Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir,.. .
43"El mundo." Mientras Ud, ame al mundo, Ud. nunca lo recibirá. ¿Vé? ... porque, él no le vé...
44No importa lo que El haga, el mundo no le ve. Ellos no le creen. "Es una emoción, psicologia," ¿vé?, para ellos. No le ven ni tampoco le conocen. Ahora fíjese a este "El" a quien el se esta refiriendo... pero vosotros lo conocéis a El, porque El está con vosotros ahora, Jesús, y estará en vosotros.
45¿No está ésto claro? , ¿Quien es entonces el Consolador? Jesús, ¿vé? El dijo: "Yo oraré al Padre, para que les envíe otro Consolador al Espíritu de Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo conoce a El, ni tampoco lo vé; ¿vé?, no le ve, ni tampoco le conoce a El. ¡Pero vosotros le conocéis a El!" ¿Vé? El está hablando de El mismo. "Vosotros le conocéis, porque
46El está con vosotros hoy, en un cuerpo de carne," diciéndole a los discípulos, "y estará en vosotros, y morará para siempre, nunca se irá."
47¿Oh, no es El un Dios Bueno? ¡Jesús es tan bueno con nosotros! Y está bién declarado, que "Nuestro Dios es un Dios bueno." ¡El es tan bueno con Sus hijos! El ha provisto la mejor cosa para nosotros. Todo aquello que necesitamos, El lo ha provisto. Verdaderamente Ud. pudiera decir: "Padre nuestro, que estás en los Cielos," porque El es un Padre. Y a pesar de que somos desobedientes, a pesar de que somos arrogantes, El todavía nos provee sin hacer diferencia. Sin importar si somos buenos o somos malos, El nos da alimento para comer, ropa para vestir, casa para vivir. ¡Oh, El es tan bueno!
48¡Si tan solo pudiéramos mirar a nuestro alrededor y contar las cosas buenas que El nos ha dado! Nosotros no nos detenemos a considerar éso. ¿Qué si Ud. no hubiera tenido ojos? ¿Qué si Ud. no hubiera tenido naríz, no hubiera tenido boca, no hubiera tenido oidos? ¿Qué si Ud. no hubiera tenido piernas y no pudiera caminar? ...Pero, ¿ve? El lo provió de pies. ¿Qué si no hubiera tenido ojos y no pudiera ver, y aunque Ud. pudiera escuchar ruidos, no supiera de donde provienen? Ahora, ésto está comprendido en los cinco sentidos que El provee.
49Pero si vivimos cerca de El, El proveerá algo más para nosotros. Existe una intuición, con la que podemos ver lo que la persona ordinaria no puede ver. Cuando hemos nacido otra vez, lo vemos a El. ¿Vé? "Ud. le conoce a El. Ud. lo ha visto a El. El morará con Ud. para siempre." Oh, El es un buen Padre... El es la Fuente de benevolencia, el gran recurso de toda bondad y Paternidad está en nuestro Dios. ¡El es can bueno con sus hijos! Pero ahora tal vez...
50Una cosa que El provee para nosotros, son los rayos del sol. Como Ud. sabe, no pudiera uds. vivir sin los rayos del sol Ud. no pudiera vivir mas que por un poco de tiempo, porque no hubiera nada creciendo. Y los rayos del sol es una cosa tan grande y tan necesaria y nosotros sólamente miramos y decimos: "Oh, es el sol," como si nada. ¿Vé? lo pasamos por alto. Pero esos rayos del sol son importantes para nuestra vida. Nos ayudan, y nos dan fuerza. Y, ahora, ésto es para el hombre natural. Y hay también un sol espiritual del cuál podemos vivir.
51Todo lo natural tipifica lo espiritual. Al igual que el buen alimento que comemos de nuestra mesa, es un tipo del buen Alimento que comemos de la Palabra. ¿Ve?, es sólo un tipo. Es la expresión exterior (la parte física) de la parte espiritual, lo cuál significa para nosotros mucho más que la parte física. ¿Vé?
52Es al igual que un niñito. Cuando un niño es concebido en la matriz de la madre, es sólo carne y sangre, brincando, y retorciéndose. Ud. no lo vé, pero esperando su nacimiento, hay on espíritu y un alma cerca de esa madre, listo para entrar a ese niño tan pronto como nazca. Tan pronto como ese niño nace, Dios tiene esperando una alma y un espíritu que El ha creado, para que entre en ese niño tan pronto como es nacido en este mundo. Ese niñito va creciendo y empieza a aprender, y entonces llega a ser un alma viviente que conoce lo que es bién y 'lo que es mal. Entonces tiene, delante de el, al igual que Adán y Eva, el árbol de bien y del mal. El hace su lección. Y entonces adquiere inteligencia. El sigue creciendo todo el tiempo. Es el gran plan de Dios.
53Y finalmente llega al término del camino, para este cuerpo físico. Pero así como este cuerpo esta deteriorandose y muriéndose, hay otro cuerpo preparado para recibir el alma. Tan pronto como ella parte de aquí, esta alma que esta en nosotros en estos momentos y este espíritu, abandonan este cuerpo, entran a otro cuerpo; jovial, bueno, mejor, uno que no se envejecerá, uno que no morirá. ¿Por qué? ¡Porque El es un Dios bueno! ¡En verdad lo es!
54Pero mire, por ejemplo, ¿Qué si un hombre que sabe del sol, y sabe que está brillando, y luego rechaza reconocer ese sol? Y dice: "Yo no lo creo." Y se mete en su subterráneo, y cierra la puerta y rechaza el saber que el sol está brillando. "Yo no lo creo."
55Alguien dijo: "Oh, está calientito, es saludable. La gente que vive en donde el sol brilla, tiene color, y son saludables si viven en contacto con los rayos del sol."
56"Yo no lo creo," el diría y se encerraría. Ahora, ese hombre está en una condición lastimosa. Hay algo mal con su mente, si un hombre hace éso.
57Y si un hombre se aísla del sol espiritual de Dios, los rayos del Sol, y rechaza caminar en la guianza de un Dios bueno como nuestro Dios, quien es nuestro consuelo y nuestra fuerza, hay algo mal con su condición espiritual. Y el vivir Sus Rayos del Sol, es crecimiento espiritual. fuerza espiritual el vivir en Sus Rayos de sol, el Hijo, brillando de Su Gloria! Es el privilegio más grande que tenemos de vivir bajo la Luz del Sol de la Gloria de Dios, ¡Dé una mirada a los Cristianos saludables!
58Tome el caso de un hombre o una mujer que se encerrara en alguna celda y no mirara los rayos del sol, los rayos naturales que Dios ha provisto para el o ella, pero que rechaza aceptarlo? revisto a su egoísmo, se encierra. Ese hombre pronto se anemiaría. Se pondría pálido. No tendría fuerza suficiente. No tendría salud. ...porque él se privó asi mismo del privilegio que Dios le dió. Esto es correcto. El lo hizo voluntariamente.
59Entonces si nosotros nos privamos de la Gloria de Dios, del bautismo del Espíritu Santo, o del compañerismo del Espíritu; la primera cosa que sucede, es que nos ponemos pálidos, llegamos ... ser Cristianos enfermizos. Nuestra experiencia está menguándose, apagándose. Y cuando vienen los problemas grandes, nos amedrentamos y nos regresamos.
60Se necesita ser como ese soldado que ha vivido en los Rayos de Luz de Dios, se necesita ese espíritu que conoce a Dios, que sin una ola de duda, puedan pararse en medio del problema, y clamar: "Mi Redentor vive!" ¡Aleluya! Eso es, ¿vé?
61Nosotros nos privamos. Y ellos lo hacen automáticamente, nosotros lo hacemos porque lo queremos hacer. Pero Dios es bueno, El lo provee paso nosotros. Pero muchos hoy día, no quieren entrar en ese lugar saludable con Dios, un Cristiano saludable, tiene un espíritu saludable. Ciertamente Ud. daría todo por tener un cuerpo saludable, cualquiera lo haría. Bién, ese cuerpo, no importa cuanta salud Ud. le ponga, él va a retornar polvo.
62Pero, oh, mi hermano, esa alma no puede llegar a ser muy saludáble. Y, cada vez que crece, crece en la Fuerza, gracia y Poder de Dios. Necesitamos caminar en la Luz del Sol de Dios, porque El es bueno.
63Nosotros tenemos una gran herencia, una sagrada y grande encomienda que se nos ha dado.
64Ud. podría preguntarse, "¿Hermano Branham, tú estas hablando acerca de los Rayos del Sol, los grandes Rayos del Sol de la Gloria de Dios, que hacen saludables los espíritus, que nos hacen cristianos fuertes?" Esta es la razón por la cual estamos aquí en esta noche, para saberlo. ¿Como adquirimos estas cosas? ¿De donde vienen? ¿Qué son? Muéstrame lo que es, Hermano Branham. ¿Las puede comprar en la farmacia? ¿Qué clase de vitamina es esa?"
65Ud. no lo compra en la farmacia. Pero de ellas hay en abundancia cerca de Ud., si Ud. tan sólo lo recibe. Es sólamente conocer la fórmula de como recibirlo.
66Habrá medicinas en la farmacia, pero tiene que haber un doctor que diagnostique el caso. Si no lo hacen así, la medicina puede matarlo.
67Así que, por lo tanto, Ud. tiene que tener diagnosticado el caso. Ud. no solamente va y toma un pecador y le da el Espíritu Santo. El tiene que arrepentirse primero. El tiene que ser lavado de sus pecados. El tiene que ser preparado para esta gran Vitamina que se le va a dar a él.
68Nosotros tenemos una encomienda sagrada. Ud, sabe lo que encomienda significa. Y tenemos un patrimonio, una herencia que heredamos, como hijos de fe. Es una encomienda sagrada. Y esta encomienda sagrada y nuestra herencia sagrada, es la. Palabra de Dios que nos ha sido dada, la plenitud de la Palabra de Dios. ¡La Palabra misma es la Vitamina, la Palabra misma, la Palabra de Dios!
69Aquí es en donde yo soy tan dogmático, como yo le llamaría, parándome en esta Palabra! No importa lo que alguien más diga, si no concuerda con la Palabra, entonces yo no lo creo, ¿vé?, si Ud. quiere creerlo, está muy bién. Pero para mí, es la Palabra, porque, "Cielos y tierra pasarán, pero mis Palabras nunca pasarán. Por lo canto, se necesita esa Palabra!
70Yo vivo por la Palabra. está, 'el hombre no vivirá de cada Palabra que procede ¡Y Esto es lo que es! Y nosotros como herencia ¡la Palabra! Oh. Dios, en la profundidad que éso.
71Es, nuestro privilegio. Es esta encomienda sagrada que Dios ha puesto en Su Iglesia. Dios le dió Su Palabra a Su Iglesia. Y esa herencia sagrada es nuestra. Es un don de Dios. No para comprometerse en esto, y quitar lo otro, y aventar esto y añadir lo otro para satisfacer nuestro propio gusto, pero para predicar la plenitud de la Palabra, el Evangelio Completo. Nosotros estamos obligados como Cristianos a tomarla y creerla. Cuando sabemos que, "Si nuestros corazones no nos condenan, entonces sabemos que tenemos paz para con Dios."
72Pero cuando sabemos que estamos sobrepasando Algo, algo de la gran herencia que nos pertenece, lo estamos sobre pasando, porque nuestra iglesia dicen ellos "No cree en estas cosas hoy en día, no es para nuestro día." Si nosotros sobrepasamos Eso, entonces hachamos a perder nuestro patrimonio.
73Todos nosotros somos Americanos, creo yo, los que estamos en la iglesia en esta noche. Todo somos ciudadanos Americanos. Estamos agradecidos de ser Americanos. Pero, ¿qué le ha sucedido a nuestra herencia Americana? ¿Qué fué de ella? Nosotros empezamos a comprometernos. Y tan pronto como nos comprometimos, perdimos lo sagrado de nuestra herencia, porque nos comprometimos. Reelegimos Presidentes 4 veces, y ésto violó la consticución. Y nosotros hacemos cosas hoy en día y aún. Este estacionómetro que cenemos en la calle, es anticonstitucional. No hay tal cosa como ésa, en la constitución. Es en contra de la constitución, pero todavía lo hacemos. Y hacemos toda clase de cosas que son en contra de los principios sobre lo cuál esta nación fué fundada. Nosotros hacemos todo lo contrario, por lo cuál, perdimos nuestra herencia. ¿Por qué? Porque nos comprometimos sobre los principios en que ella estaba basada.
74¡Dios ayúdame, Dios les ayude a Udes. como Cristianos, para que nunca comprometan una Palabra de la Palabra de Dios! Esta encomienda sagrada fué dada a la Iglesia, y es una cosa gloriosa el tener este Evangelio, el Evangelio completo; para predicarlo donde quiera, sin comprometerse. Predicarlo como está escrito. Vívalo como está escrito. ¡Que encomienda tan sagrada!
75Y si esperamos que esta Palabra venga a suceder, si esperamos que Dios guarde Su Palabra, tenemos que quedarnos con ella de la manera que Dios la escribió. Esto sucederá, si Udes. se quedan con ella de la manera que Dios la escribió, y habrá todas clases de cosas sucediéndo entre lides., cada Palabra será cumplida.
76Yo estoy bajo la expectativa en estos momentos, de ver descender el Poder, que sacudirá las naciones cuando venga.
77Dios puede tomar a un pueblo control, si El tomara a que no comprometieran Su darán allí firmes como creyeran toda Palabra, y dándola. Y un hombre como ella dice. Si Ud. Ud. no la cree. ¡Pero, si esa manera! Y Ud. puede Palabra estará en Ud.
78Nosotros perdimos nuestra herencia porque nos comprometimos. Y cuando nos comprometemos, entonces no podemos esperar que Dios cumpla Su promesa a nosotros, porque hemos violado esta sagrada encomienda y hemos profanado la encomienda que Dios nos dió. Guardemos esta encomienda guárdelo sagrada, guárdela santa. Guarde cada Palabra de ella, y no se comprometa con nada. Tome a Dios a Su Palabra, y créala. ¡Actúe como ella! Permanezca en ella. ¡No se mueva de ella! Esto es lo que debemos hacer. Esto es lo que Dios está buscando.
79Como dije en esta mañana en el Mensaje, en nuestro Mensaje de esta mañana, hablando de, "Nos, incumbe a nosotros, ó "Nos conviene cumplir toda justicia." Depende de nosotros, a quienes la Palabra ha sido traída. Depende de nosotros, el que permanezcamos con esa Palabra. Y, a medida que nos quedamos con ella, vemos a Dios obrando entre nosotros. Así que, nos conviene a nosotros, el quedarnos con ella. Es una herencia que Dios nos ha dado a nosotros.
80Vayamos por unos momentos y encontremos esos hombres que guardaron la gran sagrada encomienda de Dios. Y Esa fué Su Palabra. Esto es lo que heredamos, es la Palabra. Y en el tiempo de fatiga, en el tiempo de perplejidad, en el. tiempo de dolor, en el tiempo de peligro, ellos encontraron consuelo guardando la Palabra.
81La Palabra es el consuelo de Dios. Cuando Ud. sabe, ya puede caminar aún en el valle de la sombra de muerte, y saber que Dios lo dijo, ése queda establecido para Ud. ¡Dios lo dijo!
82Ud. no puede decir: "Bueno, el pastor lo dijo," ó "La iglesia lo dijo.
83Ud. dice: "¡Dios lo dijo!" Este es el consuelo que tenemos. En éso es en donde yo encuentro consuelo. En éso es en donde Ud. encuentra su consuelo. Dios lo dijo! "Aquel que cree en Mí, aunque esté muerto, vivirá. Cualquiera que habite y crea en Mi nunca morirá. ¿Crees tú ésto?" ¿Vé?, es un consuelo. Es el consuelo que nosotros tenemos.
84Noé. Ya hablé de él en esta mañana, me parece. El consuelo que ha de haber tenido, en medio de odo el criticismo! Seguramente.
85"Y el mundo no puede recibirle a El," Jesús lo dijo: "porque no le conoce a El. Pero vosotros le conoceis, y le habéis visto. Y El está con vosotros y estará en vosotros."
86Noé había encontrado a Dios. El escuchó a Dios. El tenía la Palabra de Dios. Así que no hizo ninguna diferencia lo que alguien mas dijo, Noé tenía la Palabra de Dios! Así que ella fué un consuelo para él; cuando los criticos vinieron hicieron lo que hicieron, lo criticaban. Y la ciencia decía: "¿Como puede llover cuando no hay agua allá arriba? Nosotros podemos probar que no hay agua allá arriba. ¡Tú eres un fanático, Noé!. Yo te puedo probar a ti, que tú eres un fanático. Mira aquí. ¿En donde hay agua? ¡Muéstrame!" ellos han de haber tenido telescopios que podrían ver a ciento veinte millones de años luz, como los tenemos hoy día. Así que Ud. sabe, nunca había llovido. Pero, Noé estaba confortado, porque él mía la Promesa de Dios. Amen.
87¿Qué hizo él? El empezó a construir un arca. "¡Que necedad!" Tal vez allí, nunca hubo una barca, no había lagos ni ríos, y cosas así, en aquellos días, así que ellos no necesitaban una barca. Pero, he allí él, construyendo una cosa rara. Y todos se reían de él. Y éso era bastante como para desanimarlo; cada uno que pasaba, decía:"¡Mira allá arriba de la montaña, y vé a ese fanático! ¿Qué clase de casa está construyendo? ¿Que, clase de habitación es ésa? ¡Y mira de lo que él la está construyendo! ¡Es una tontería!" ¡Pero, a pesar de ésto, Noé tenía consuelo, porque tenía la Palabra de Dios! Ella era un consuelo, el sabía que Dios lo había dicho. Amen. Dios lo dijo y éso lo establece. ¡Dios lo dijo! "¿Como sabes tú que va a llover?" "¡Porque Dios lo dijo!" "¿Como sabes tú que va a caer agua de aIla, arriba?" "¡Porque Dios lo dijo!" Ese era el consuelo que él tenía, en la Palabra.
88Analicemos su arca, por unos minutos, esa manera fanática de construirla. ¿Se fijó Ud. que en Génesis, Dios dijo que la "Construyera de madera" de gofer"? Ahora, si Ud. alguna vez ha estudiado lo que era la madera de gofer, es casi igual que la balsa. Es una madera liviana, y es como una esponja. Está toda llena de celdillas. Y cuando está en el árbol, estas contienen savia. Y tan pronto como Ud. corta el árbol, la savia sale de ellas. Así que, no es mas que una esponja. El le dijo: "No la construyas de madera buena y sólida como la del roble. No la construyas de sicómoro, o alguna otra madera sólida. Pero construyela de madera de gofer, el más liviano y más esponjoso tipo de madera que pudiera haber." Si se pusiere en el agua, se hundiría en un minuto. "Construyela de madera de gofer, y arréglala de esta manera. Le dijo cuán alta y cuán larga debería de ser y le dijo: "Pon cuartos en ella, 3 cuartos."
89¡Que tipo tan hermoso! Justificación, santificación, el bautismo del Espíritu Santo; tres cuartos. ¿Vé? Y recuerda, le dijo: "Pon una ventana en ella." Y la ventana no estaba en el lado; sino que estaba en el techo. ¿Vé? Justificación, Lutero; Santificación, Wesley; Bautismo del Espíritu Santo, y la ¡Luz brillante entra! Esa es la Luz del Sol de Dios, en la que debemos vivir, y caminar. ¡Amen! En el piso de abajo, estaban los animales que se arrastraban; y en el segundo piso estaban las aves; pero en el tercero, estaba Noé y su familia, allá arriba para que ellos pudieran ver y para que la luz entrara.
90Ahora El dijo: ''Cuando tú la construyas de madera de gofer, cuando la termines y la arregles, entonces quiero que tú la calafatees por dentro y por fuera."
91Bien, yo estaba estudiando un día, lo que era esta Brea. Brea para nosotros, es chapopote; nosotros tomamos substancias quimicas y hacemos chapapote y lo ponemos en los caminos y las hendiduras y demás. Pero en aquellos días, era diferente. Ellos tenían un árbol de resina y tomaban este pino y lo cortaban. Y no teniendo las cosas como las que hoy tenemos, para sacar la resina, ellos golpeaban el árbol. Y lo golpeaban hasta que la savia y la resina escurrían de el. Después tomaban esa resina y la herbian y la echaban en la madera blanda de gofer, la cuál estaba llena de celdillas, era como una esponja y se llenaba completamente. Y se endurecia tanto, que Ud. no podía meter un clavo en ella. ¿Vé? La madera estaba lista para recibir. Esto es como Cristo.
92Así es la Iglesia. ¿Vé?. la Iglesia debe vaciarse ella misma, y hacerse muy livianita, sacar toda la denominación fuera de Ud., sacar todo el mundo fuera de Ud., sacar toda la incredulidad fuera de Ud., y Ud. hacerse a un lado.
93Y hubo otro árbol el cuál fué diferente de nosotros, que fué cortado en su juventud. Y El fué molido y golpeado, "Herido por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados." El fué golpeado hasta que Su vida salió de El, al igual que la resina salió de ese árbol.
94Y oh, cuanto puede el Cristiano empaparse, oh, si Ud. esta vacío. Pero Ud... tiene que vaciarse primero. El problema de esto, es que nosotros no queremos vaciarnos. Pero vaciemonos, de todo nuestros pensamientos, todos nuestros credos, todo nuestros libros; y empapemonos del Espíritu Santo el cuál es Dios en Su Palabra.
95Entonces ella podía navegar en la tormenta podía navegar en los mares, porque era más dura que ninguna otra madera. No había nada que pudiera tomar su lugar, nada podía. Las partes de la arca todavía existen, y hace seis mil años de eso y han encontrado partes de ella, porque perduró porque era tan dura de su cubierta exterior, que mantuvo los juicios afuera de ella. Y las agua eran los juicios.
96Y cuando venimos a Cristo, por medio de Su vida golpeada, empapamos nuestros sistema de El Y nos inoculamos tanto, que nos apartamos de cosas del mundo, de tal manera que pudimos sostenernos ante la ira. A pesar que de que las tormentas estén desatándose y el mar sea contrario, sin embargo la barquilla no naufraga. Ella se desliza a través de las olas hacia la Roca de las Edades.
97Noé tuvo consolación, mientras él estaba construyendo esto, mientras estaba haciendo el arca El sabía que estaba consolado, porque tenía la Palabra del Señor, que le había dicho, "Estas son las instrucciones."
98Tal vez alguién pudiera haber dicho: "He Noé, ¿Que quieres decir con esto de construirla de madera de gofer? Tu sabes como es esa madera si acaso hubiera agua, esa sería la primera cosa que se hundiría."
99Pero, ve Ud., Noé estaba siguiendo la instrucción. El tenía la Palabra de Dios, la cuál era Su Consolador. La Palabra era su consuelo. "Y no entiendo porque Dios me está haciendo que construya de esta manera, pero esto es lo que El dijo que hiciera."
100Yo no entiendo porque Dios me hace obrar de la manera que lo hago. Yo no entiendo porque El no me deja cooperar y hacer todas estas otras cosas, e ir a la par con la iglesia. Pero esta es Su instrucción. Esta es la manera que El dijo que la construyera. "¿Que va hacer Dios con ello?"
101Yo no Lo sé. Yo únicamente pongo la madera allí, y la clavo. Y esa madera es la Palabra de Dios. Y en ella esta mi consuelo, esto es correcto, porque ella esta siendo construida de la manera que Dios Lo dijo. "Sobre esta Roca yo edificaré Mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella." Esto es correcto. ¿Qué és? "Sobre la revelación espiritual de saber Quien es Jesucristo." No la tercera persona de la trinidad, no hay trinidad en esto. El es Dios, y solo Dios, hecho manifiesto en carne. En esto es en donde El edifica su Iglesia. "Y las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella." No obstante que muestra que las puertas del infierno estarían en contra de ella, peno nunca serían capaces de prevalecer sobre ella.
102Noé, seguro, Noé tenía estas palabras. !El fué consolado porque él sabía, sin importar lo que el mundo decía!
103Tal vez algún contratista pasó por allí, y le dijo: "Hno. Noé, Ud. sabe, ya que dejaste la iglesia y te has metido en este capricho, dejame mostrarte algo. Si tu estás construyendo, ¿por que no usas madera buena, sólida de roble?" "La madera de roble no llena los requisitos."
104Ud. puede decir: "Bueno, yo puedo probar que la madera de roble es madera más fuerte que la que esta es."
105No importa cuán fuerte sea la madera de roble, la especificación de Dios fué, "madera de gofer." Dios va hacer algo con esa madera. El tiene algo que añadir a esto.
106Alguno de ellos dicen: "¿Por qué no te con sigues a una iglesia a donde va multitud de gente inteligente, bien vestidos y bien aseados, y que puedan pagarte bien, y cosas como estas; y predicas el Evangelio? ¿Por qué le predicas a un grupo de gente pobre? Y tu andas a 'medio hambrear y demás, y cosas como estas." Esto dicen a los predicadores que se paran por la Verdad. !Pero, oh, hermano, yo no puedo decirle a Ud.! "¿Por qué no se consigue un grupo intelectual, alguien que conozca sus ABCes?"
107No importa que clase de grupo sea. Aquellos que estan dispuestos a recibir a Cristo, Cristo hace algo con ellos. Es ese el grupo. Es esa persona que tal vez no sabe Sus ABCes. Pero si el no lo hace... El conoce a Cristo, y eso hace la diferencia. ¿Ve? No es la - reputación, la sangre azul que Ud. reclama tener. Es la Sangre de Jesucristo, la que nos ancla y nos asegura en El.
108Nombremos a otro, mientras estamos en esto. A Job, me gusta hablar de Job; Como tenía Consuelo ese hombre! ¿Quien era su Consolador?; La Palabra de Dios! Dios le dijo que el seria, justo, mientras el ofrecería esa ofrenda encendida. Job descansó solemnemente sobre esa ofrenda encendida. No importa cuan duro las tormentas vinieron, cuantos granos le brotaron cuantas cosas le quitaron, el todavía se sostuvo en la Palabra de Dios. Ella era un. consuelo para Job.
109Cuando sus amigos vinieron, las iglesias, trataron de reconciliarse con el diciéndole: "mira Job, mira, Tu sabes que has pecado. Tu sabes que has cometido maldad. Como podría Dios castigar a un hombre justo asi nada más, quitarle todo lo que él tiene, quitarle sus hijos, destrozar su hogar, hacer todas estas cosas, y enfermarlo? Y he aquí tu estás, sentado, hecho una miseria. Como puedes justificarte tu mismo Job, diciendo que tu no eres un pecador?"
110¡Pero Job sabía que él no era un pecador, porque el estaba: parado en la Palabra? Amen. Dios requirió esa! ofrenda encendida y una confesión y Job había hecho su confesión y se paró en la Palabra. Y él clamó en medio de su aflicción diciendo: "Yo sé !que mi Redentor vive, en en los últimos días El se hará manifiesto en la tierra. Y aunque los gusanos de la piel destruyan este cuerpo, en mi carne yo veré a Dios." ¿Vé?, su consuelo era la Palabra de Dios, la Palabra de Dios.
111Esta es la herencia que nosotros tenemos, la Palabra de Dios: Es la promesa, si señor.
112Abraham, hablamos de él en esta mañana. Me gustaría hablar de él otra vez, solo en esta noche, como otro testigo. Que consuelo ha de haber tenido cuando la gente le llamaba fanático! Cuando todo estaba obscuro para Abraham, que dirían ellos? "¿A donde vas, Abraham, con ese muchachito?" "Voy a ofrecerlo.
113"Bueno, si El es el mismo Jehova, que me habló; El Dios Todopoderoso, El dador de Fuerza, el seno; cuando yo era de! cien años de edad, y mi esposa era de noventa, y me dió este hijo. Y si este mismo Dios requiere la vida de este niño, al cuál yo recibí como uno de entre los muertos, yo tengo la confianza de que Dios es capaz de levantarlo de los muertos." ¿Porqué? Porque ese era su consuelo.
114Y Job, dijo, en su tiempo, "Aunque me macare, yo todavía confiaré en El." El estaba anclado en la Palabra. El sabía lo que la Palabra decía, y eso fué su consuelo. Esa fué su fe, para recibirlo, para asirse a él.
115Y Abraham sabía que El que le habló era Dios. Asi que si su hijo... El era contado como muerto, la matriz de Sara estaba muerta, su virilidad estaba muerta, y aún así Dios le dió a él este niño porque El le había prometido eso. El mismo Dios que le había prometido a él éso, le había dicho también, "sacrifica a tu hijo," sabía que El era capaz de levantarlo de entre los muertos.
116Y Dios, quien me levantó de entre los muertos, yo siendo un pecador, muerto en pecado y transgresión, El vivificó mi alma, El hizo algo conmigo. El hizo algo con Ud. El quitó ese espíritu del mundo de mi. El quitó ese deseo por el mundo.El me levantó por encima de esas sombras. Y El me dió el bautismo del Espíritu Santo. Si, mi Dios puede hacer eso, la muerte no puede separarme de El. ¡Esto es! No hay nada que pueda separarme. Este es el consuelo. "Aquel que cree en Mi, aunque este muerto, vivirá." ¡Esto es correcto! ¡Yo sé! "Aquel que come Mi carne y bebe Mi Sangre, tiene Vida Eterna, y Yo lo levantaré en el dia postrero."
117Si Dios pudo tomarme cuando yo estaba en el lodo y en el pecado y pudo levantarme, para hacerme un Cristiano, Si Dios pudo tomarme cuando yo estaba perplejo y angustiado, y estaba en la condición que estaba, un miserable y me levantó, para darme la Esperanza de Vida Eterna y para bautizarme con el Espíritu Santo, y para llenarme con Su Poder y Su Gloria, entonces El es capaz de llevarme a travéz del valle de sombra de muerte, y de recibirme en Gloria en el otro lado. Porque El Lo prometió, este es nuestro consuelo. En Cristo, La Roca sólida, yo me paro, Y todos los otros terrenos, son arena movediza.
118Los jovenes Hebreos, cuando ellos iban camino al horno de fuego, como hablamos en esta mañana, cuando ellos iban caminando al horno ardiente, para dar sus vidas, ellos hicieron sus decisiones, como hablamos en esta mañana. ¿Pero que les pasó a ellos? Ellos dijeron: "Nuestro Dios es capaz." Amen. ¡Se pararon alli! ¿Ellos se pararon en qué? ¿Qué era su consuelo? En unos pocos minutos ellos se hubieran incinerado. El horno estaba siete veces más caliente que nunca. ¡Pero ellos tenían confianza! ¿En qué?, sabiendo esto, que, "Nuestro Dios es capaz de librarnos de ese fuego devorador." La confianza de ellos, estaba descansando sobre la habilidad del Dios a quien ellos servían. ¿Oh, mi Señor?
119¡Descansando sobre Su habilidad! Esa es mi esperanza y yo estoy descansando en Su habilidad., Yo estoy descansando en Su gracia. No en lo que yo soy, pero en lo que El es. Yo estoy descansando! sobre Su promesa, porque El hizo la promesa y El hizo juramento detrás de la promesa. Y yo sé que tenemos Vida Eterna. Esto es correcto.
120Ellos descansaron en esto. Los jovenes Hebreos dijeron, "El es capaz de librarnos. Y aunque El, no lo haga, nosotros nunca nos inclinaremos antes tu imagen." Me gusta esto. Si, señor.
121Aunque El me deseche al fin del camino, todo Cristiano debería decir, aunque El me eche a la Eterna separación, aún asi yo lo amo, todavía El es mio. Aún en el infierno todavía yo pudiera pensar de la manera que estoy pensando ahorita, que todavía lo amaría. Mientras los años van pasando, yo todavía lo amo. Porque algo sucedió en mi corazón, algo aconteció. "Si viviera una vida o viviera tres, yo desearía ser como el Señor Jesucristo." Esto es verdad, porque algo sucedió, El es mi Vida. El vino a mi.
122Moisés sabía. Cuando tenía esa responsabilidad de dos millones de gentes al sacarlos de Egipto, ¿como él iba a alimentar, a esos dos millones de gentes, con mujeres cargando un poco de masa para hacer pan encima de sus cabezas? En cuarenta años de viaje, ¿como los iba alimentar? ¿Cuántos niños podían nacer cada noche, en un grupo de gente como esa? ¿Cuantos ancianos y enfermos habrían? ¿Cuánta ropa iban a gastar? "¿De donde voy a sacar la ropa? ¿Con que los voy a alimentar'' Yo soy para ellos como un lider, ¿como lo voy. hacer?
123Moisés descansó sobre esto, que Dios dijo. "En verdad Yo estaré contigo; Amen. Ese fué su consuelo, "¡En verdad Yo estaré contigo;" Eso fué todo lo que ellos necesitaron, de que Moisés descansara sobre el consuelo de la promesa de Dios, "Yo en verdad, estaré contigo, Moisés." Así que no fué asunto de Moisés de ver como ellos iban a ser alimentados.
124Moisés no preguntó: "¿Como lo vas a hacer Señor?"
125No es asunto mio el hacer preguntas. es asunto de Ud. el preguntar. Nuestro asunto es creer en El y obedecerle, y sentirnos consolados mientras estamos descansando sobre Su promesa. "Dios lo dijo, queda establecido."
126Una vez alguien me dijo: "Hno. Branham, ¿no tienes miedo cuando subes al pulpito y eres llamado a una confrontación? ¿No tienes miedo algunas veces, estando parado en esa linea, que vaya haber un error?" ¡No, señor¡
127No tengo miedo, porque yo solemnemente descanso sobre Su Palabra, "Yo estaré contigo," cuando El me dijo aquella noche. "Ningún hombre se pondrá delante de ti, en todos los días de tu vida, El dijo: "Yo estaré contigo." Y El ha cortado todos los enemigos. El ha estado parado a mi lado, cuando yo no merecía que lo hiciera. Pero, por que El lo prometió, debido a Su gracia, yo he descansado solemnemente sobre Esa Palabra. ¿Porqué? ¡Porque El lo prometió! El lo prometió, El es capaz de guardar lo que El ha prometido. Esto es correcto. Moisés sabía esto. "¿Como vas a cruzar el mar?"
128Moisés respondió: "Yo no lo sé, pero El prometió que El estaría conmigo."
129Así que, nunca cruce el puente hasta que Ud. llegue a El. Quedese con la Palabra de Dios, y Dios abrirá el camino, porque El es el camino. Sí, Moisés fué consolado por la Palabra que Dios le había hablado.
130Juan. Me parece que nos referimos a él en esta mañana, no estoy seguro, pero creo que nos referimos a Juan el Bautista. Si alguien le hubiera dicho cuando el salió del desierto. Mira: "Hay más de dos millones de gentes en Israel hoy día. ¿Como conocerás al Mesías? ¿Como sabrás? El será un hombre común. El será uno de los hijos de David."
131"¿Como vendrá El, a través del linaje de David? Hay miles y miles de ellos. ¿Como lo conocerás a El? ¿Como podrás presentarlo al mundo, y saber que es El?"
132El contestó: "Yo tengo la Palabra de Dios. Yo lo conoceré a El!" Y prosiguió diciendo: ''Hay Uno en vuestros medios hoy." Amen. "Hay Uno en vuestros medios hoy, a Quien Udes. no conocen. El Los bautizará con el Espíritu Santo y con Fuego." "¿Como lo conocerás a El, Juan?"
133''Yo estoy descansando en la Palabra de Dios. Porque Dios, estando yo en el desierto, me dijo; 'Ve y bautiza en agua, y sobre Quien veas descender y reposar al Espíritu, ese es Aquel que bautizará con el Espíritu Santo y con Fuego.'"
134Juan dijo: "El estaba parado allí, pero yo no le conocí. El era un Hombre común. estriba vestido como hombre, se miraba como hombre. ¡EI era un Hombre!" Y Juan dijo: "Yo no le conocí. Pero Aquel que me dijo en el desierto, me declaró: "Tú verás una señal, y esa será el Espíritu reposando sobre El. El será Aquel que lo hará.'" Juan ya no tenía miedo de cometer un error, porque él lo conoció al ver la señal. Amen.
135Oh, como podemos cometer un error cuando Jesús dijo: "Estas señales seguirán aquellos que creyeren en Mi Nombre, echarán fuera demonios hablarán nuevas lenguas, cogerán serpientes si bebieren cosas mortífieras no les dañarán y sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán."
136Y los hombres de hoy día, están negando ese Poder. "Teniendo forma de piedad, pero negando el Poder del Espíritu Santo." Seguro, ha sido expuesto duramente para que lo veamos.
137Estamos consolados porque la Palabra de Dios lo habló, y nos dijo que "Estas señales seguirás aquellos que creyeren."
138El dijo que se levantarían críticos, qué dirían estas cosas, así que deberíamos consolarnos más por esto.
139(Porcion sin grabar--Ed.) El estaba consolado. Cuando el dijo: . .
140Le dijeron: "¡Un momento! Hay un sumo sacerdote en el otro lado."
141"Sumo sacerdote o no sumo sacerdote, obispo o no obispo, ¡rey o no rey!" Había un Herodes reinando, y Juan le dijo: "No te es lícito tener la mujer de Felipe y vivir con ella." Amen.
142¿Que era lo que el tenía? La Palabra de Dios. Amen. No le importó, el la predicó sin compromiso. El tenía la Palabra, ese era su consuelo. Dios le dijo Quien sería ese Mesías.
143"¿Si va a haber o no un Mesías, no crees tu que será uno de nuestros sumos sacerdotes? ¿No crees tu que el sabría acerca de esto?"
144"Yo no sé de éso, pero Dios me dijo a mi, que vería el Espíritu descendiendo. Y descansaría sobre El. El sería Ese. ¡Amen! Ese sería mi Mesías." Juan dijo: "Yo tengo un consuelo en mi corazón, mientras espero, porque conozco la promesa de Dios. Cuando yo lo vea a El, lo conoceré."
145Y un día, bajando la colina, venían Lázaro y Jesús, y fué directamente al agua.
146Y Juan dijo: "¡He aquí, El es! ¡Es El!" Todos miraron alrrededor, y no podían distinguir uno del otro. Todos ellos se miraban igual, con sus barbas y túnicas. Pero Juan dijo: "Yo lo conozco, porque hay una señal siguiéndole a El. Yo lo conozco. Ese es El. He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo."
147Jesús nunca levantó su cabeza, sino que caminó directamente hacia el río para ser bautizado. "Esto nos conviene a nosotros para cumplir toda justicia." El sabía que El era el Mesías, porque',. en su corazón tenía él la Palabra y la promesa de Dios. ¡Oh, cuanto podemos nosotros descansar en esta noche!
148Tanto, que cuando el doctor sale del cuarto y dice: "El corazón está fallando. El pulso ya no se siente. La respiración está fallando. El está muriéndose."
149"Pero yo sé en Quien he creído, y yo estoy completamente convencido que El es capaz de cumplir aquello que le confié en aquel día." ¡Aleluya' Seguro, Ud. tiene la promesa de Dios, "Aquel que cree en Mi, aunque esté muerto, vivirá. Cualquiera que habite y viva en Mi, nunca morirá. Estas señales seguirán aquellos que creyeren." Nosotros creemos la promesa, la Palabra de Dios. Es consuelo para nosotros, el permanecer con la Palabra de Dios.
150Ahora, todos estos grandes héroes, muchos de los cuales, los tengo escritos aquí. Pero, para ahorrar tiempo, sabemos que ellos fueron consolados por la Palabra de Dios. Esto es lo que ellos hicieron. Ellos como que miraron atrás. Uno tal vez miraría atrás para ver como el otro guardó la Palabra y fué consolado, y salió avante. Y este otro, miró atrás y vió lo que aquel hizo, así que el siguió la Palabra y salió avante; fue consolado, sabiendo que el tenía la promesa de Dios. El que siguió a ese, sintió el Espíritu en él y entendió, así que siguió la Palabra de Dios, teniendo el consuelo que tenía. ¡Cada uno de ellos siguieron la Palabra de Dios! Ese fué el consuelo.
151¡Oh, hno. ponga atención a ésto! Un día esa Palabra fué hecha carne. ¡Esto es! Esa Palabra fué hecha carne en la forma de un Hombre. Palabra de Dios, que trajo consuelo, fué hecha un Hombre aquí entre nosotros. Nosotros podíamos palpar la Palabra de Dios con nuestras manos. Nosotros podíamos estrechar manos con la Palabra de Dios. El era la Palabra. "En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios. Y la Palabra fué hecha carne y habitó entre nosotros." Esa Palabra de Dios fué hecha carne, el Consolador. El vivió aquí en la tierra. Nosotros vimos que El era la Palabra. El actuó como Dios. El se miraba como Dios. El predicó como; Dios. El hizo sanidades como Dios. El era Dios, en todo aspectos, ¡El era Dios! El habló como la Palabra. El se miraba como la Palabra: El predicó como la Palabra. ¡El era la Palabra! Amen.
152¡Oh, que consuelo a de haber sido el sentarse con El! ¿No le hubiera gustado el haber hecho éso? Ud. pudiera decir, "Oh, seguro que si, Hno.Branham." ¡Yo ¡hubiera corrido a sentarme a Su lado, cuando El estaba aquí en la tierra!
153Nunca hubo un hombre en la tierra, que pudiera haberse parado en Su lugar y decir: "Yo soy la resurrección y la Vida," ante el sepulcro de Lázaro. "Aquel que cree en Mi, aunque este muerto vivirá. Oh, mi señor! ¿Quien era Ese? ¿Quien era Ese? Ese era la Palabra. El era la Palabra. Con razón El podía pararse allí y limpiar las lagrimas de Sus ojos, como Un Hombre, y podía hablarle a un hombre que estaba muerto, que tenía cuatro días en la tumba y decir: "¡Lázaro, sal fuera!" ¿Quien era Ese? Ese era la Palabra. ¡Amen! Ese era la Palabra en acción. El era la Palabra. El era la Palabra que vino a los profetas. El eral la plenitud de 'lo que cada uno de los profetas hablaron de El.
154Esteban decía en la corte del Sanedrín¡ "¿Cuántos de vuestros padres no han perseguido aquellos que vieron su venida, que vieron al Justo, que dijeron que El vendría? ¿Cuántos de vuestro, padres no lo persiguieron? Ahora, Udes. han tomad al Príncipe de Vida y le han dado muerte." ¡Oh mi señor! "¡Uds. tomaron la Palabra de Vida, porque El era la Palabra!"
155Allí estaba El, la Palabra estaba entre ¡ellos. Ellos lo vieron caminar hacia la tumba del muerto. Ellos lo miraron detener a la mujer de Naín, en la proseción del funeral de su único hijo, muerto, embalsamado, rumbo a la tumba. Pero ese muerto tuvo contacto con la Palabra. ¡A pesar de que estaba muerto, el vivió!
156"Aunque el estaba muerto, el vivió." Un muerto vino a vida; porque se puso en contacto con la Palabra. ¡Oh, que hará cuando se ponga en contacto con esa Palabra! Ese es el consuelo.
157Oh, en una ocasión unos hombres vieron eso, un montón de Galileos, tal vez pescadores, y ellos tenían un pobre anciano que estaba tan enfermo que no podía ni levantarse de su cama, y trataron ellos de llevarlo a la Palabra. Y no pudieron encontrar lugar, porque había muchos hambrientos por Dios. Y la casa estaba repleta, una pequeña chocita, una cabaña de pescadores que estaba a la orilla del rio. Tenían unas pocas tejas allá arriba. Y para hacer llegar a este hombre delante de la Palabra, no les importó el precio que tuvieron que pagar. Ellos rompieron el techo, estaban dispuestos a hacer todo tan solo para ponerse en contacto con la Palabra. Y tan pronto como El, la Palabra, vió descender el catre, dijo: "Tus pecados te son perdonados, hijo. Toma tu lecho, y vete a casa." ¿Porqué? Porque él estuvo en contacto con la Palabra. ¿Va?, él la creyó.
158Ahora, si él hubiera dicho: "Pero, tu sabes, que yo he estado postrado aquí todos estos años, yo no puedo hacer éso." Eso no le hubiera hecho ningún bien.
159Pero cuando él se puso en contacto con la Palabra, él recibió la Palabra, con gozo recibió la Palabra. "Yo la creo. Yo sé que es así, yo sé que El es la Palabra." Por lo tanto, tan pronto como él hizo contacto con la Palabra, él levantó su catre y se fué caminando.
160Los Fariseos dijeron: "Este Hombre esta blasfemando, El está perdonando pecados."
161El les contestó: "¿Qué es más fácil decir: 'Tus pecados te son perdonados, o, toma tu lecho y anda?'" ¿Ve? ¡Oh, mi señor! Ellos fallaron en ver Quien era El. El era la Palabra.
162¡Que consuelo para esos Galileos! ¡Cuánto creyeron el El! ¡Cuanto le amaron a El!
163Ahora, un día ellos le vieron a El ir al Calvario. Le escucharon decir: "Un poquito, y el mundo no Me. verá más. Yo soy el Hijo del hombre, y debo de ir a Jerusalén, para ser puesto en las manos de hombres pecadores, ser crucificado, y morir." ¿Como pudieron ellos soportarlo? Sus corazones estaban quebrantados. Ellos estaban deprimidos. Estaban todos abatidos. ¿Como pudieron ellos dejarlo ir? Porque la palabra que los profetas habían hablado, las palabras que los sabios y todos los grandes hombres santos allá atrás, en el principio del mundo, hablaban de esa Palabra, y allí estaba ella entre ellos.
164¡Pero, entonces, mire la promesa que El hizo! "Yo no los dejaré huérfanos. Yo oraré al Padre, y El les enviará otro Consolador, el cuál es el Espíritu Santo, y El morará con Udes. para siempre; el Espíritu de Verdad, a Quien el mundo no puede recibir, porque no le conoce. No le vé, ni tampoco le conoce; ¡pero vosotros le conoceís! Udes. le conoceís porque El está con udes., y El estará en Udes."
165¡Allí está! ¿Pero por cuanto tiempo El vá a morar? ¡Para siempre! ¿Entonces que es la Palabra de Dios? ¿Cuál es nuestro consuelo hoy día? Es cuando nosotros recibimos el bautismo del Espíritu Santo, y el Poder del Dios viviente en nosotros. Y es con esa Palabra del Dios vivo con la que nosotros nos paramos, esa Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros. Ahora, esa misma Palabra, que fué hecha carne y habitó entre nosotros, se ha encarnado en nosotros. "El está con Ud. hoy, pero El estará en Ud." Ahora esa misma Palabra que el profeta habló, esa misma Palabra que fué hecha carne, esa misma Palabra habita en la Iglesia. Así que si nosotros no comprometemos, esa Palabra y nos quedamos con ella. Si nosotros no la comprometemos, esa misma Palabra viviente en Ud. producirá la misma cosa que ella hizo cuando El fué hecho carne, porque su carne la contiene.
166Esta es la razón que las visiones pueden atravezar la barrera del sonido. Esta es la razón que una visión puede atravezar las barreras del tiempo y decir: "ASI DICE EL SEÑOR, será así y así." Y así es de la manera que es. ¿Qué es? Es la Palabra proveniendo del Espíritu.
167Ud. no me vé a mi, Ud. vé mi cuerpo. Ud. no me ve a mi. Yo no lo veo a Ud. porque yo solamente veo su cuerpo. Esta es mi mano, ¿pero quien soy yo a quien la mano pertenece? Este es mi cuerpo, ¿pero quien soy yo? Soy un espíritu.
168Y si yo he nacido otra vez, si Udes. son nacidos otra vez, es el Espíritu Santo de Dios, la Palabra de Dios viviendo en Ud. Y si nosotros comprometemos esta Palabra, y decimos que tenemos el Espíritu de Dios, ¿como podemos reclamar tener el Espíritu de Dios? Cuando el Espíritu de Dios testifica de Su propia Palabra, El nunca se apartará una pulgada de ella. ¡No importa lo que las denomi naciones digan! ¿Como El se vá a apartar de ella, cuando ella es Su propia Palabra?
169La promesa, "Yo estaré con Udes. el Consolador." El dijo, "Yo enviaré al Consolador."
170Y ellos se reunieron en el aposento alto, y esperaron allí hasta el Día del Pentecostés. Y cuando el Espíritu Santo vino, hizo exáctamente lo que la Palabra dijo que El haría. El hizo exáctamente lo que Dios dijo que El haría. En Isaías 28, es decir, 28:18, ó, sí, creo que es Isaías 28:18 y 19. Dice así: "Precepto sobre precepto, línea sobre línea, un poquito aquí, y otro poquito allá. Aférrese aquello que es bueno. Porque con labios tartamudos y en lenguas extrañas hablaré a este pueblo." Esto es lo que El dijo que haría. Pablo se refirió a ello, en las Epístolas, "en lenguas extrañas El hablaría al pueblo." y cuando el Espíritu Santo vino, vino exáctamente con la Palabra.
171¡Gloria! Y cuando El venga otra vez, y cuando entre a una Iglesia que ha sido nacida otra vez, vendrá con el Poder y la demostración de Su Ser. ¡La Palabra de Dios, el Consolador en nosotros, trayendo exáctamente la misma cosa!
172Recientemente estaba platicando con un sacerdote, y decía él: "Tú no eres mas que otro maestro de la Biblia." Dijo el: "Tú sólo te quedas con la Biblia," y añadió: "Esa es la historia de la iglesia Católica." Yo le contesté: "¿Entonces Udes, hoy día reclaman ser más poderosos?"
173El me contestó: "Seguro, nosotros cambiamos lo que queremos, ¿vé Ud?. porque es hecho por una iglesia, por una autoridad dada a la iglesia."
174Yo le dije: "¡Algo sucedió entonces!, porque en los días primitivos, Udes. tenían señales y maravillas y milagros, enseñando que el Espíritu Santo estaba con Uds."
175La iglesia Católica primitiva, habló en lenguas. La iglesia Católica primitiva, profetizó, tuvieron profetas. La iglesia Católica primitiva, hizo todos estos milagros. Ellos sanaron a los enfermos. Levantaron a los muertos. Ellos gritaron, ellos actuaron como maniáticos. Ellos danzaron en el Espíritu. A ellos les llamaron "locos'".
176Pero Udes. Católicos se han hecho muy almidonados hoy día, ¿vé?. han entrado a un nuevo curso. Es tiempo de que la iglesia Católica regrese a donde ella empezó, a aquellos días cuando Ud. caminaba con Jesús de Nazareth, y la Palabra fué hecha carne. ¿Vé Ud.? Udes. tienen un montón de sacerdotes y papas, y cosas allí, que han cambiado esa Palabra y la han pervertido, y no hay más Poder en la iglesia. Ella es sólo una organización. Como la Metodista, Bautista, Presbiteriana y Pentecostal, es la misma cosa, es una organización. Apartémonos de la organización.
177No se encierre Ud. mismo en las celdas de alguna organización, en un sótano en alguna parle, de incredulidad, para negar la Palabra de Dios. A mí no me interesa lo que algún obispo ó alguien diga. Deje que la Palabra entre en Ud., se haga carne por el Poder del Espíritu Santo, y tome control de su carne y lo controle a Ud., que testifique a través de Ud., las obras y los grandes poderes del Dios vivo. Esto es correcto. No importa lo que las iglesias digan. Esas denominaciones únicamente lo ponen a Ud. en el sótano y Ud. está privado así de la bendición de la Luz del Sol. Yo sé que ésto es la Verdad. ¿Quiere Ud. permanecer en el sótano? Nadie quiere. No se meta en ese sótano. ¡Salga a la Luz del Sol! Salga Ud., a la Palabra, en donde Ud. puede tomar la Palabra y creer la Palabra, y la Palabra se manifestará ella misma a Ud., y se manifiesta ella misma a través de Ud. ¡El manifesta Su Palabra, trayéndola a suceder!
178Si nosotros esperamos que Dios guarde Su Palabra, sí esperamos que Dios nos haga las cosas que estamos pidiéndo, nunca seremos capaces de lograrlo, hasta que regresemos y obedezcamos lo que Dios dijo. Nosotros tenemos que regresar a donde lo dejamos. Nosotros tenemos que regresar a Pentecostés. Tenemos que regresar al Consolador. Tenemos que regresar al Espíritu Santo, él cuál es nuestro consuelo. Y cuando el Espíritu Santo venga, El no negará ninguna Palabra que El haya dicho. El se quedará con la Palabra, porque El es la Palabra. Amen. Con razón...
179A Fanny Crosby, la cieguita, quien nunca había visto la luz del día, le preguntaron que qué pensaba ella de Cristo. Ella contestó: El es la Fuente de todo mi consuelo, Más que vida para mí, ¿A quien tengo yo aquí en la tierra a parte de El? O a quien en el Cielo, sinó a El. El Consolador está aquí. El Consolador ha venido. Oh, extiende las nuevas alrrededor, donde quiera que el hombre sea encontrado, ¡El Consolador ha venido!
180¡Que es! La Palabra de Dios anclada en su carne, que le dá a Ud. Vida Eterna, que le dá a Ud. el Poder de la resurección para sacarlo de las cosasdel mundo; de tradiciones ciegas de hombre, a caminar en los rayos del Sol de la salud de Dios Esto es lo que el Consolador hace. El lo saca de esa condición de encerramiento. El lo lleva a Ud. a la Presencia de Dios, y le dá una experiencia con Dios para que Ud. pueda exclamar como Job: "¡Yo sé que mi Redentor vive!"
181Entonces, si nosotros vemos Su Palabra, y rehusamos caminar en la Luz como El está en la Luz, entonces nuestro compañerismo con Dios es interrumpido. Pero cuando vemos la Luz y caminamos en la Luz, como El está en la Luz, entonces tenemos compañerismo uno con el otro y la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de todo pecado.
182Nos estamos preparando, en unos momentos, para partir ese pan, ese pan el cuál representa esa Palabra. ¡Nunca lo olvide Ud.! El consuelo, la fuente de todo mi consuelo, es la fuente de mi consuelo en esta noche, yo sé que Dios cumple Su Palabra. Yo sé que algo me sucedió. Yo sé que he pasado de muerte a Vida. Yo sé que yo guardo Sus mandamientos. "Si me amas, guarda Mis Mandamientos," dijo El. "¡Si me amas, has lo que te mando que hagas! Que toda palabra de hombre sea mentira, más la Mía sea Verdadera." ¡No siga lo que el hombre dijo! Siga lo que Dios dice, y allí Ud. encontrará al Consolador. Y el consuelo le dá a Ud. la satisfacción de saber que es ASI DICE EL SEÑOR. Inclinemos nuestros rostros:
183¡Grande y Poderoso Jehová! Como dijo Fanny Crosby a quién cité hace unos momentos que dijo: "¡Tú la Fuente de todo mi consuelo!" Verdaderamente Señor, esta iglesita y yo, decimos lo mismo en esta noche, "¡Tú, la Fuente de todo mi consuelo!"
184Tengo mis manos sobre unos pañuelos de gente que está enferma, Señor. Van a aquellos que están afligidos. Yo oro Padre, que Tú los sanarás.
185Tú eres la Palabra. Y la Palabra está entre nosotros, la Palabra mora en nosotros. "Yo no los dejaré huérfanos. Yo vendré otra vez, un poquito, y el mundo no Me verá más, pero Udes. Me veréis, porque Yo estaré con vosotros y en vosotros hasta el fin del mundo." ¡Como Te agrade cemos ésto. Señor!
186De ver Tu Poder descender y entrar en una vida pecadora, entrar en una mujer miserable, una joven que cruzó la linea de la moral, de moral a inmoral, un joven que pasó de la decencia a la embriaguez, al estado de fumador de cigarrillos; de una mujer que es inmoral en sí con un espíritu, que se viste con ropas inmorales, para mostrarse así delante del hombre. ¡Ver esa mujer levantarse a ser una dama! ¡Ver ese joven hacer a un lado esos cigarrillos y la embriaguez, dar un paso hacia adelante y venir a ser un santo de Dios, un predicador en el púlpito! Señor Dios, sabemos que Tu gran Poder puede hacer todas estas cosas. Ver esa sombra en un hombre acostado allí, comido por el cáncer, muriendo, ese hombre ciego parado allá atrás, verlos a ellos de pronto regresar a vida y vivir! ¡Oh, esa Palabra del Dios vivo! ¡Cuánto Te agradecemos!
187Tú eres la Fuente de todo nuestro consuelo. Yo estoy contento en esta noche, que el Consolador ha venido con una promesa, "Yo moraré con vosotros para siempre."
188Y el gran apóstol que se le fueron dadas las llaves del Reino, dijo en el Día de Pentecostés: "Esta promesa es para Udes., y para sus hijos, y para aquellos que están lejos, y para cuántos el Señor nuestros Dios llamare." Entonces, sabemos que ese mismo Consolador viene. Y sabemos que El es nuestro Salvador, en esta noche, porque El mismo se mostró entre nosotros, al igual que lo hizo en aquel entonces. Así es como lo conocemos, porque El creyó y obró en cada Palabra que El habló. El no puede retractarse, porque El es Dios. Te damos gracias por ésto, Padre.
189Yo oro para que Tú consueles cada corazón, aquí en esta noche. Consuela esas gentes, dáles, de Tu Espíritu. Sana al enfermo y al afligido, Oh, toma esa mujer deprimida, ese, hombre deprimido, joven ó jovencita. Y has que ellos se aparten, en esta noche de sus pecados, has que ellos aparten de las cosas del mundo a Jesús, que prometió que habitaría en nosotros. Y las obras que el hizo, nosotros también haríamos, porque Aquel que vendrá en la forma del Espíritu Santo, para ser el Consolador, habitará para siempre en nosotros. Padre, concede estas bendiciones. Sana al enfermo, otra vez oro, Padre. Muchos de ellos, están afligidos y necesitados.
190Ahora nos preparamos para acercarnos a la mesa de comunión para tomar esos mandamiento que se nos dejó, una ordenanza de "Hacer ésto hasta' que el regrese." Estamos agradecidos por estas cosas, Padre. Y oramos en el Nombre de Jesús, que si hay una persona enferma entre nosotros. en esta noche, que venga a esta mesa de comunión.
191Señor, recuerdo a mí madre toda temblorosa caminando por el pasillo, la última vez que ella estuvo aquí para participar de la comunión, como sus manítas temblorosas y envejecidas temblaron sobre el plato. Parado aquí, yo la miré derramando lágrimas en mi corazón. Pero en esta noche allá está ella, apuntando hacia el Calvario. ¡Oh Dios, cuán agradecido estoy! Tú dijiste, "Aquel que come Mi carne y bebe Mi Sangre, tiene Vida Eterna. Y Yo lo resucitaré en los días postreros."
192Señor, Esto es la Palabra. Por eso es que yo puedo pararme y decir: "¡Yo creo en Dios'."
193Ahora, Padre, comprendemos que cuando ésto fué primero ordenado, tiempo atrás en el desierto, y allá en Egipto, el cordero pascual fué sacrificado. Ellos peregrinaron por cuarenta años y no hubo uno enfermo entre los dos millones que salieron. Tú los guardaste en salud mientras ellos tomaban la Pascua. Oh Dios, sana cada persona enferma que venga aquí enfrente. Concédelo, Señor, salva cada pecador. Y llena a cada creyente con el Espíritu Santo. Y has que el Consolador more hasta que el sea hecho carne entre nosotros otra vez, en la Persona de Jesucristo. Porque lo pedimos en Su Nombre. Amen. Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amo. Y me compró mi salvación, Alla en la cruz.
194¿Lo ama Ud.? Cerremos nuestros ojos, levantemos nuestras manos y cantémoslo con nuestro corazón. Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amo. Y me compró mi salvación, Alla en la cruz.
195Sentado a sU lado está un soldado peregrino, su hno. y hna. que van por el camino. Ellos van caminando el mismo camino por el que Ud. va. Ellos aman al que Ud. ama. Mientras cantamos, Yo le amo, permitamos que sea un testimonio. Estreche la mano de alguien que esté alrrededor de Ud. Mientras lo cantamos de nuevo, alábale. Yo amo esto, después de un Mensaje. Pablo dijo: ''Si canto, cantaré en el Espíritu." Estreche la mano de alguien, llegue a donde está y dígale, "Dios le bendiga." Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amo. Y me compró mi salvación, Alla en la cruz. Yo le amo, (¡Cante en el Espíritu') Yo le amo, Porque El-a mí me amo, Y me compró mi salvación, Alla en la cruz.
196Todos juntos, con nuestros rostros inclinados. (EL Hno. Branham y la congregación oran juntos la oración en Mateo 6:9-13--Ed.) Padre Nuestro que estas en los cielos, santificado sea tú Nombre. Venga tú reino, Sea hecha Tú voluntad en la tierra así como en el cielo. Dános en este día nuestro pan cotidiano. Y perdona nuestras faltas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, más libranos del mal; porque Tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por Los siglos. Amen.
197Oh Dios Eterno, Autor de la Vida y Dador de toda buena dádiva, santifica nuestros corazones impuros, Señor. Que venga el Angel del altar, con las tenazas y con el carbón encendido y toque nuestros labios y nuestros corazones y purifique nuestros pensamientos y nuestras mentes, y nuestras almas; para que cuando tomemos este pan, lo hagamos en memoria de nuestro Señor. Porque escrito está, que "Aquel que coma y beba indignamente, es culpable." Oh Dios, que no seamos condenados con el mundo, pero que seamos santificados y separados del mundo, que podamos ser Luces brlllantes, a medida que la Palabra de Dios se hace manifiesta en nuestras vidas. Usanos, como Tus siervos. Señor. Usanos, a todos nosotros. Porque lo pedirnos en el Nombre de Jesús. Amen.
198Ahora, para aquellos que tienen que irse, y que tienen largas distancias que manejar, los despediremos antes con oración. Y entonces pasaremos directamente a la comunión rápidamente, para aquellos quienes quieran quedarse y tomar la comunión con nosotros. Pero si Ud. tiene que irse... Sé que son, de acuerdo a mi reloj, las nueve treinta cinco. Probablemente terminemos la comunión casi a las diez. Y entonces,-inmediatamente después de ésto, pasaremos al lavamiento de pies. Y si Ud. desea quedarse y participar de ésto con nosotros, estaremos muy contentos de tenerlos. Gracias otra vez, por todos Udes. que han ayudado al Reino de Dios, a mí y a los mios. ¡Dios siempre sea con Udes.
199Quiero agradecer a ese vaquerito, un muchachito de este tamaño, que traía puesto un sombrerito vaquero, y que en esta mañana se acercó a mí y me dió una billetera, una cartera con mí nombre grabado en ella, "Reverendo William Branham," y a parte otro regalito. No sé quien es ese pequeñito. Yo estaba tan deshecho, que olvidé darle las gracias. Pero te las doy en estos momentos hijito.
200Bllly me dijo que mucha gente de aquí Le dejaron regalitos, para que me los diera a mí. Billy me los dará. Así que, les agradezco mucho. ¡Dios siempre los bendiga abundantemente! Recuerde ésto, "Por cuánto lo hiciste a uno de estos, Mis pequeñitos, a Mí me lo has hecho."
201Dios siempre los bendiga, es mi oración. Y si Ud. tiene que irse en estos momentos, bién, le deseamos que Dios lo bendiga en grande manera. Y si Ud. puede quedarse con nosotros, estaremos contentos de tenerlo.
202Pongámonos de pie y cantemos una estrofa del himno Lleva el Nombre de Jesús Contigo. Y entonces aquellos que tengan que irse, serán despedidos en oración, inmediatamente después que oremos. De Jesús el nombre invoca, Búscale con vivo afán; Dulce hará tu amarga copa, Tus pesares cesarán. Suave luz, manantial De esperanza, fe y amor; Sumo bien, celestial, Es Jesús el Salvador.
203Cantaremos una estrófa más y después de ésto, le voy a pedir a un ministro que lo conocí hace tiempo atrás, creo que él es Griego. No recuerdo su nombre en estos momentos. Hno. Botham. El está aquí con nosotros en esta noche. Estamos muy contentos de tenerlo con nosotros. Creo que él es estudiante en algún colegio. Me parece que lo conocí aquí, no hace mucho tiempo, un hno. verdaderamente sincero; tratando de alcanzar su salvación con temor y temblor. El vino de Grecia. Y habla el idioma Ingles con fluidez. Así que estamos contentos de tener al hno. con nosotros, en esta noche. Creo que todos Udes. van rumbo a Oregón ó California ó Los Angeles. Estamos contentos de haberlos tenido con nosotros. Vamos a cantar una estrofa más, para darle oportunidad que se calme. Y luego nos despedirá en oración, por favor mi hno. Muy bién. Al Nombre de Jesús me inclino Me postro a Sus pies, Rey de reyes, en el cielo le coronaremos Cuando nuestra jornada se termine. ¿No será eso maravilloso? Suave Luz, manantial De esperanza, fe y amor; Sumo bien, celestial, Es Jesús el Salvador. Ahora, inclinemos nuestros rostros. Muy bién, hno.