Photo

~ LA SUPER SENAL ~
1Muchas gracias. Y que el Señor bendiga a cada uno de Uds. Mientras permanecemos de pie sólo un momento hablemos con este Grande al cual estamos adorando así en esta tarde, nuestro Señor Jesús.
2Nuestro Padre celestial, estamos inclinando nuestros corazones a Ti, y nuestros rostros, para que podamos expresarte de esta manera sencilla, la forma de comunicar a través de la oración de que estamos agradecidos por todo lo que nuestros oídos han escuchado y nuestros ojos han contemplado de Tu presencia con Tu Iglesia en este último día de estas grandes señales de Su venida.
3Y que sea un—un tiempo de regocijo para Tu Iglesia. Porque se dice que cuando estas cosas empiecen a acontecer, que entonces levantemos nuestras cabezas pues nuestra redención se acerca. Y rogamos que esa sea nuestra actitud.
4Estamos agradecidos por lo que Tú has hecho por nosotros, y por los efectos que ha dejado Tu presencia sobre el pueblo. Y que Ella siempre está allí. Que ellos siempre te amen, Jesús, con todo el corazón.
5Algún día, yo, Tu siervo, tendré que partir. Pero si Tú me llevaras antes que yo tenga una oportunidad de volver otra vez, hazles saber que Tú eres el Dios Inmortal que no puede morir y que estarás con ellos para siempre. Y si te placiere que Tu siervo regrese en otra ocasión para ministrar junto con Tus siervos, yo ruego que nos concedas eso.
6Bendice a cada ministro. Dios, rogamos que todo varón de Dios sea ungido frescamente con el Espíritu Santo. Y que, como ha expresado nuestro hermano: que hombres jóvenes se levanten y sea ungidos con el Espíritu, el Espíritu de amor, el Espíritu de compañerismo, el Espíritu de poder, para que así ayuden a llevar este Evangelio a todo el mundo. Pues nos damos cuenta Señor que hoy día la causa está necesitada. Es más tarde de lo que pensamos.
7Y rogamos, Padre celestial, que Tú bendigas sus iglesias aquí, y que estalle un avivamiento chapado a la antigua aquí en Chicago. Y que el Espíritu Santo descienda y haga que esto suceda. Te pido por el capítulo de los Hombres Cristianos de Negocios. Que Tú los bendigas, y que ellos sean instrumentos para meter a muchos hombres en el compañerismo de Cristo. Concédelo Señor. Todos ellos.
8Gracias por este auditorio, y por aquellos que nos permitieron usarlo. Estamos agradecidos, Señor, de estar todavía en un país libre, donde todavía podemos adorar a Dios de acuerdo a lo que dicta nuestra propia consciencia. Estamos agradecidos por hombres que todavía creen el mensaje, y mujeres, muchachos y muchachas. Bendice a estos ingenieros, al conserje del edificio, Padre; te pedimos que Tú seas con ellos, y con todos los que están en la Presencia Divina.
9Gracias Padre, por los dones de Tu pueblo que han ayudado a llevar adelante esta reunión. A todos, Señor, te pido que Tú los bendigas. Te doy gracias por la ofrenda de amor que Tus hijos me dieron por medio de Tus instrucciones. Y te pido, Padre celestial, que les regreses a ellos cien veces más. Y en Gloria, donde están nuestros tesoros, tesoros verdaderos, que ellos reciban unas bendiciones abundantes de ello.
10Ayúdanos ahora, y santifica la Palabra mientras me encomiendo a Ella y al Espíritu, para que podamos irnos de aquí esta tarde, como aquellos que venían de Emaús, diciendo: “¿No ardían nuestros corazones en nosotros, mientras Él nos hablaba por el camino?” Porque te lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén. Pueden sentarse.
11Muchas gracias por su asistencia tan amable, por todo lo que Uds. han hecho y dicho, y por todo lo que han dado, y por su cooperación. Quiero darle las gracias a este grupo fino de hermanos aquí detrás de mí esta tarde, por esta gran representación ministerial: Hermanos de una fe igualmente preciosa, quienes se paran por el mismo Evangelio que estamos predicando.
12Que Dios enriquezca sus ministerios, en dondequiera que Uds. estén, y les dé bebés recién nacidos cada vez que Uds. prediquen. Que grandes señales de Pentecostés despierten en su iglesia, y grandes cosas maravillosas sean hechas por Cristo. Que este capítulo nunca muera. Sabemos que la Iglesia no morirá. Y pido a Dios que el capítulo nunca muera. Que tenga compañerismo con la iglesia hasta que llegue el tiempo… Que Dios sea con ellos.
13Y a todos Uds. queridos hermanos que me enviaron regalitos. Un hermano me envió un gran montón de galletas. Y, oh, tantas cosas… Y regalos que la gente le ha dado a Billy y a ellos esta semana, que se emplean en la ofrenda de Dios, y demás, y las ofrendas de amor.
14Recuerden lo que son; ellas son ofrendas que se emplean para misiones extranjeras. Y luego, lo que sobra de lo que uso para mí y mis hijos, lo demás se emplea en las misiones extranjeras, para ayudar a llevar el Evangelio tan pronto como me desocupe. Y yo sé que eso es inmediatamente. Vean, yo lo sé.
15Y para aquellos que ni siquiera se pueden proveer algo para comer en los campos extranjeros. Nunca les pedimos ni un centavo. Sólo vamos, patrocinamos todo con el dinero que Uds. me dan, porque yo sé que voy a tener que responder por ello, y quiero estar seguro que se emplee de la manera correcta. Porque yo soy el que tiene que responder como un administrador del—del dinero de Dios.
16Y confío que el Todopoderoso los bendiga sumamente, abundantemente. Y ahora, que Su gracia repose sobre Uds. Y recuerden, en cualquier momento que quieran escribirme una tarjetita, sólo es: Jeffersonville, Indiana. Si desean hacerlo, Apartado Postal 325. No estamos tratando de obtener su dirección, porque... Yo pienso que mi secretario está aquí hoy, de mi iglesia, y... el Hermano Jim McGuire. Y yo sé que tenemos mucha dificultad para obtener ayuda para contestar las cartas. Pero sólo estamos interesados en tratar de ayudarlos a Uds., con pedacitos de tela que les podamos enviar a Uds., o contestar una pregunta.
17Ahora, si hay alguna pregunta sobre doctrina, no me pregunten a mí. Yo preferiría que Uds. le preguntaran al pastor. ¿Ven Uds.? Porque es... eso—eso… Ese es su deber. Si él los ha conducido seguros hasta aquí de lejos con Dios, él los conducirá el resto del camino. Así que Uds.... Y así que Uds. pregúntenle a su pastor sobre doctrina, porque a mí no me gusta contestar esas preguntas. Porque pueda que todos nosotros aquí, pudiéramos estar en desacuerdo unos con otros. No hay ni uno... Dicen que dos de nuestros dedos pulgares de la mano son iguales, ni dos de nuestras narices. Me imagino que Uds. están contentos por eso, hermanos, de no tener una nariz como la mía.
18Y así que hay... Pudiéramos estar en desacuerdo en la comida. A uno le pudiera gustar el pastel de manzana. Lo cual, yo ciertamente aprecio ese gran pastel caliente de cereza que me acaban de enviar hace rato. ¡Sólo esperen hasta que emprenda el camino de regreso! Y así que a mí verdaderamente me encanta. Yo voy a tener un jubileo gastronómico de eso, si el Señor lo permite.
19Así que, de todas maneras tengo hambre, pero durante las reuniones yo no como más que una vez al día, y algunas veces dos veces: un desayunito ligero, y luego algo ligero como a mediodía, y luego espero hasta la mañana siguiente otra vez; algunas veces ni como en lo absoluto. En la última reunión que tuve, creo que comí esas galletitas de vainilla, y—y una clase de leche en polvo durante toda la reunión, para que yo pudiera estar en mi mejor condición. Estudiantes jóvenes estaban sentados allí, y yo quería estar en muy buena condición, de modo que si el Espíritu Santo hablaba... Y Él lo hizo. Eso es correcto. Y sólo comí lo que apenas podía....
20Y recuerden amigos: yo he estado constantemente en el campo desde la Navidad, constantemente en reuniones, a tal grado que estoy verdaderamente cansado, verdaderamente cansado esta tarde. Y va a pasar bastante tiempo antes que obtenga algún descanso. Tengo unos cuantos días por delante. Voy a salir por unos cuantos... unos tres o cuatro días de descanso. Pero cualquiera sabe que uno no puede descansar en tres o cuatro días. Uno tiene que tomar un descanso completo para recuperarse otra vez.
21Y ¿ven?, Uds. sólo ven aquí, lo que está aquí, lo que está sucediendo aquí. Pues, durante el día en esas entrevistas, sucede en muchas, muchas, muchas ocasiones más. Y aquí Uds. sólo ven una porción... El Espíritu Santo llama a alguien, y dice algo, y... acerca de ellos de esa manera. Pero en esas entrevistas privadas, hay personas que quizás son cristianas, pero ellas—ellas tienen algo en la vida que ellas sencillamente no pueden... ellas no lo pueden vencer. No saben en qué dirección ir. Y ellos tienen que tener una Palabra de parte de Dios.
22Y yo quisiera que pudiera decir: “Vengan a verme”. Pero amigo, hay como unos... Creo que mi secretario allá dice que hay seiscientas y algo, esperando provenientes de todo el mundo. Y ¿ven? Y así que es... Pero con gusto pondremos su nombre en la lista, a medida que podamos llegar a ellas. Y alguien....
23Uds. saben, la Biblia dice ciertas cosas, pero si... Hay cosas que están atadas en la vida. Por ejemplo los mandamientos: tenían los diez mandamientos. Pero entonces Dios tenía un vidente para que cuando algo surgiera que no estuviera escrito en los mandamientos, entonces la Palabra de Dios estaba con el profeta, que revelaba lo que debía ser.
24Y Dios no cambia. El todavía tiene las mismas avenidas. Ellas son... ¡Si es que nosotros sólo las abrimos!, eso es todo. Eso es lo que necesitamos hoy, es una apertura de las avenidas, como dije la otra noche acerca de seguir excavando, sacar todo lo que obstruye. Nosotros todavía tenemos los... Los canales están aquí. Y todos ellos fueron abiertos en el Calvario, y—y fueron abiertos en el desierto, y estarán fluyendo hoy día si tan sólo sacamos todas esas cosas del camino, toda nuestra incredulidad, y creamos que Dios todavía es Dios.
25Y si les gustaría que yo ore sobre un pedacito de tela y se lo envíe a Uds., estaré contento de hacer eso. Yo veo que cada noche y día tienen pedacitos de tela puestas aquí arriba. Nosotros los enviamos por miles por todo el mundo. Y ellos pueden hacer más de lo que nosotros podemos. La única cosa que es, es sólo un contacto con la gente. Muchas grandes cosas suceden. Son gratis. Nada de lo que vendemos es propiedad nuestra. Tenemos algunos libros aquí que ellos venden. Pero no son nuestros; son del Sr. Stadsklev, y del Sr. Lindsay, y de otros más.
26Nosotros se los compramos a ellos a cuarenta centavos menos, cuarenta por ciento; luego tenemos que pagar cierta cantidad a la semana para que los muchachos los vendan, y cierta cantidad por cargarlos, y cierta cantidad por el transporte. Y sencillamente no cubrimos los gastos de ellos, eso es todo. La reunión tiene que ayudar para cubrir eso.
27Y luego, yo siempre he dicho que si alguien pasa por allí (a Leo y a Gene, y a ellos que están vendiendo los libros)... Y ellos son agentes que la iglesia les paga para que vendan los libros. Si alguien pasa por allí, una mamá, un papá, o alguien, y ellos dicen: “Me gustaría tener uno, pero yo no tengo ni un centavo, yo sólo...” Dénselo a ellos de todas maneras, que se lo lleven. Después de todo, nosotros estamos tratando de esparcir la Palabra de Dios. En alguna parte, con una parte de la ofrenda o algo así, pagaremos por ellos. Y lo que nos queda, volvemos a invertirlo en más libros que alguien más imprima, y se los compramos a ellos. No son propiedad mía. Ellos son de alguien más.
28Así que los aprecio a todos, y a mis... ciertamente a mis compañeros ministros, el Hermano David duPlessis, y el Hermano Boze, y muchos de los grandes ministros aquí en Chicago que yo he tenido el privilegio de conocer. Que las bendiciones más ricas del Señor sean sobre Uds. Sus siervos y sobre Uds. Su pueblo.
29Miren, yo—yo tengo que apresurarme un poco esta tarde, porque no tendremos tiempo. Y yo—yo ciertamente los respeto a Uds. hermanos por venir aquí, las—las—las—las ovejas de estos pastores aquí, que Dios les ha dado, por el Espíritu Santo, para ser supervisores. Y vamos a tratar de dejarlos salir lo suficiente temprano para que puedan ir a casa y regresar a la iglesia esta noche.
30Y pienso yo que eso eran los estatutos de los Hombres Cristianos de Negocio. Nosotros hemos adoptado eso hace mucho tiempo. Si no es de las iglesias... Miren, aunque todas las iglesias están cooperando, nosotros sin embargo preferimos tenerlo la tarde del domingo para que así la gente... Yo pienso que toda persona debería asistir a su iglesia. Yo pienso que ese es su lugar, su puesto del deber.
31Ahora, esta tarde me gustaría leer... Yo tengo algunos textos escritos aquí, y algunas Escrituras, y pequeñas referencias y demás. Y me gustaría que Uds., si están anotando estas cosas... por favor Uds. denme su completa atención sólo por un tiempecito hasta que el Espíritu Santo me permita parar. Abran conmigo en Isaías, el capítulo 7 y el versículo 14. Yo lo quiero leer como una—como una lectura de la Escritura. Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.
32Y yo quiero hablar en esta tarde sobre el tema de: La Súper Señal. Si pudiera llamarlo un tema o un texto: La Súper Señal.33 Este es un día de—de lo “súper”. Todo tiene que ser súper. Oh, si ellos no tienen... Si no es un súper producto, no se venderá. Y nosotros recordamos que debido a que los seres humanos... Dios conociendo la naturaleza de ellos... Y hay algo en el hombre, que no importa cuán lejos él haya caído, sin embargo en diseño él es un hijo de Dios, por diseño. Dios lo diseñó a él a Su propia imagen.
34Y miramos algunas veces nuestros bellos hogares. Muchas veces yo voy a Miami, a Fort Lauderdale, a Florida. Y esas personas allá cuidan más de su patio trasero, que... y de cortar el césped, que lo que yo cuido de cortar mi... el cabello que me queda. Lo cortan en las orillas; un hombre mantiene cortada cada hojita de césped. Tienen hermosas estructuras con—con grandes pinturas que probablemente cuestan miles de dólares. Las palmeras las tienen con líneas de luces neón puestas alrededor de ellas, y reflectores de luz en la noche para reflejar los resplandores de un arco iris, y luces hermosas, con yates en el patio trasero, pasando por un canal desde la península principal rodeada de agua, entrando.
35Y yo me detengo a pensar que hace como unos trescientos años, eso era un pantano primitivo de caimanes, cocodrilos, pantanos. Los hombres entran allí con maquinaria y—y sacan todos los matorrales que no quieren y demás. Y—y toman grandes sopladores y soplan esa arena, y ponen fundamentos y edifican casas, y hacen terraplenes, y demás, edifican estructuras hermosas.
36¿Qué lo hace hacer eso? Es porque dentro de él, él es un creador menor. Él no puede crear, pero puede tomar algo que ya ha sido creado y casi hacer otra creación de ello. Su inteligencia, su intelecto…
37Ahora, nosotros vemos la diferencia. Un animal nunca cambia su guarida. La zorra todavía vive como vivía hace miles de años. Los pájaros todavía construyen la misma clase de nido. Y el pez todavía desova en la arena. El mono todavía vive en el árbol. Y nos damos cuenta que la vida animal es primitiva. Pero el hombre es a la imagen de Dios, así que él continúa avanzando.
38Así que hoy día hemos llegado a un punto donde todo de lo que hablamos, que tiene algo de valor para así vender, es súper. Vamos al supermercado. La tiendita de la esquina está en bancarrota. El supermercado tiene que ser “extraordinario”, algo grande. Uds. compran estampillas, y pagan cinco centavos por cada una de ellas, estampillas de transacción. No piensen que se las dan gratis a Uds., porque no es así. Uds. pagan caro por ellas.
39Pero es que son los ojos del público los que lo tienen que captar; la televisión, los periódicos. Recientemente, yo estaba escuchando un programa radial. Ellos dijeron: “No sean anticuadas. Usen los nuevos detergentes. No tienen que lavar, ni restregar. Sólo metan el plato en el agua, y saldrá perfectamente limpio; todo lo que Uds. tienen que hacer es sólo... bueno, es sólo meterlo en el agua, y ponerlo en el estante. Está bien. ¡Oh, no sean anticuadas!”
40Ese comercial pasó, y salió otro. Y decía: “No se quemen sus manos bonitas con estos nuevos detergentes. Usen un cierto deter-... otra clase de antiguo Oxydol”. Dijo: “Pues, miren cómo se ven las manos de su abuela. Miren cómo se ven las manos de su mamá. Ellas usaban espuma de jabón, no se quemaron sus manos con estos nuevos detergentes que ellos tienen”. Y Colgate Palmolive Peat hace ambos artículos, hechos allí mismo en Jeffersonville.
41¿Ven?, a la gente le gusta ser engañada. Y el diablo la tiene en esa condición para que cuando venga algo real, ella todavía piense que está siendo engañada. “Los que esperan en Jehová...” “Los que conocen a Dios harán proezas”.
42Pero estamos en algo “súper”: súper ventas, súper, súper, súper, súper, súper, súper todo; súper automóviles, súper aviones de propulsión a chorro. ¡Oh!, súper aviones, súper velocidad. Todo es súper. Súper raza, oh, todos quieren ser una súper raza. Hitler les dijo a los alemanes que ellos eran súper personas, pero se dieron cuenta que ellos no lo eran. Súper, súper, todo es súper.
43Y ahora, todo eso tiene sentido común, si Uds. se detienen y lo examinan. Porque es una criatura que Dios creó. Y ellos están en esa idea de súper. Tiene que ser súper. Así que todas estas cosas significan una cosa: es una señal. Es una señal de que viene una súper oscuridad, súper oscuridad. Ellos tienen....
44Adán lo empezó en el huerto del Edén. Él quiso una súper religión. Y todo es súper, súper. Y únicamente quiere decir que vamos a entrar en oscuridad con estas súper cosas, porque ellos tienen una súper arma que disparará una súper bala que estallará a un súper espacio, y todo. Todo es un súper disparar, matar… ¡Oh!, el hombre siempre ha tratado él mismo de lograr algo súper. Él nunca quiere aceptar la manera de Dios al respecto. Él quiere lograr algo él mismo.
45Adán tenía una súper religión. Él tenía una religión que él mismo hizo, tratando de obtener una súper religión sin una expiación para el pecado. El hombre tiene la misma cosa, lo está tratando de hacer hoy; tener una religión sin una expiación. Uds. tienen que tener una expiación. Y cuando la expiación los toca a Uds., Uds. son limpiados de todo pecado e incredulidad. Pero Adán quería algo súper, algo que él mismo hiciera. Él quería lograr algo. Eso está en el hombre. Adán lo mostró, cuando él mismo se hizo delantales de hojas de higuera para ponérselos. Nos damos cuenta que él quiso ese “súper”, algo que él mismo quiso hacer.
46Un poco más adelante en Génesis encontramos a un hombre llamado Nimrod. Él quería edificar una súper torre. Él quería edificar algo que él le pudiera dejar al mundo. “¡Vean Uds. lo que yo he logrado, algo que yo he hecho! Miren, Uds. sigan adelante y vivan de cualquier manera que Uds. quieran, y si Dios alguna vez decide destruirnos, subiremos rápidamente a esta torre. Estaremos libres completamente de la inundación. Vivan como Uds. quieran”.
47De esa manera el hombre lo trata de hacer hoy con su súper religión. “Vivan de la manera que Uds. quieran. Nosotros tenemos un hombre santo que está orando por Uds., los sacerdotes, el obispo, o alguien. Sigan adelante. Nosotros tenemos súper estructuras. Tenemos grandes iglesias y grandes organizaciones. Sólo sigan adelante. Con tal de que Uds. pertenezcan a eso, todo está bien”. Uds. se van a dar cuenta que eso caerá igual que todo logro del hombre. Tiene que caer.
48Luego después de eso vino un hombre llamado Nabucodonosor, quien pensó que él podía edificar una súper ciudad, lograr algo por sí mismo. Un día él salió a caminar, y dijo: “¿Ven Uds. lo que yo he hecho?” Y Dios le cambió el corazón al corazón de una bestia. Él tenía los mejores científicos que el mundo tenía, como Nimrod los tenía para así edificar la torre. Y Nabucodonosor consiguió los mejores científicos, el mejor ejército, la mejor maquinaria que se podía conseguir. Él la puso toda dentro de un gran súper muro, que aun dicen que ellos podían competir en carreras de carros a lo largo de ese muro.
49Y él puso todo eso allí adentro; ¿qué hicieron ellos tan pronto entraron allí? Dijeron: “Vivan de la manera que Uds. quieran. Ninguna otra nación nos puede molestar. Nadie de afuera puede entrar. Nosotros tenemos conquistado al mundo”. ¿Qué sucedió una noche? Recuerden que Dios puede ver desde arriba.
50Y cuando ellos estaban llevando a cabo un programa de televisión, ellos quisieron contar algunos chistes con respecto a la religión, y fueron y tomaron los vasos santos de Dios, y se empezaron a burlar de ellos, bebiendo vino en ellos. Y apareció una escritura en lenguas desconocidas en la pared. Y toda la súper raza de ellos no supo lo que eso significaba. Pero ellos tenían un hombre entre ellos que podía interpretar lenguas desconocidas: Daniel.
51Y recuerden que de esa manera entró la—la iglesia gentil, y de esa misma manera saldrá. Y en esa gran fiesta de Belsasar, Dios descendió e hizo que los caldeos y los... que excavaran alrededor del lugar y drenaran el agua y entraran por debajo de la puerta. Esa súper ciudad no llegó a nada. Allí está en ruinas hoy día.
52Nuestro propio amado país aquí, cuando nosotros vinimos de Inglaterra (la cual era llamada “la reina del mar” en aquel día; y ella todavía se llama ella misma “la reina del mar”). Nosotros le quisimos ganar, así que construimos un súper barco. Nosotros logramos algo al construir un gran barco que nuestros científicos, y nuestros grandes intelectuales, dijeron: “¡No podrá hundirse!” Dios con Su mano poderosa mostró que no importa lo que el hombre pueda lograr, se convierte en polvo. El Titanic se hundió como todos los otros logros del hombre.
53Nuestro súper barco no sirvió para nada. Hizo un viaje o dos y luego chocó con un iceberg y se hundió en el fondo del mar.
54Francia trató de construir la línea Siegfried; Alemania construyó la línea Maginot. Y después de la primera Guerra Mundial, Francia entonces todavía quería sus mujeres, vino, y grandes diversiones. Y ellos construyeron la línea y apuntaron todas sus armas hacia Alemania. “Vengan ahora. Bebamos, comamos, y divirtámonos. Todo está bien”.
55¿Qué sucedió? Alemania avanzó rodeándola. Ellos se olvidaron cómo... dejaron un lugar para voltear sus armas, y Alemania los hizo pedazos. Alemania después construyó la línea Maginot. La bomba demoledora de los americanos la hizo pedazos.
56Así que, ¿ven Uds.?, todo hombre que trata de esconderse detrás de su propio logro, él—él está destinado a perder. Yo quisiera tener la educación suficiente para exponer esto de la manera que yo— yo—yo sé que es. Y espero que lo que a mí me falta de educación, el Espíritu Santo lo revele por medio de Su Ser.
57Que Uds. puedan ver que cualquier cosa hecha por hombre se tiene que derrumbar. Y el hombre constantemente, por su naturaleza, está tratando de lograr algo que él pueda dejar como una conmemoración, de algo que él hizo.
58La iglesia ha tratado de lograr algo. Ellos han tratado de lograr una organización por medio de teorías hechas por el hombre, por medio de educación, por medio de teología hecha por el hombre. Lograr... Toda persona está obrando a favor de su organización. ¿Qué le ha sucedido a ella? En toda la cosa, ¿dónde está Dios? Toda iglesia... Y toda iglesia quiere que su pastor sea un doctor en filosofía, un doctor en literatura. Lo cual está bien mientras Uds. tengan eso, además de a Dios. Pero cuando Uds. salen con esos caprichos para tratar de construir algo Uds. mismos, para mostrar que la organización de Uds. es más inteligente, o es un grupo mejor vestido, de éticas más elevadas, que el alcalde de la ciudad asiste a la iglesia de Uds., Uds. están en arenas movedizas.
59No se olviden Uds. de eso, Chicago. Si yo nunca les predico a Uds. otra vez, ¡Uds. recuerden eso! Esas cosas tienen que hundirse y derrumbarse.
60Los Bautistas piensan que ellos se edificarán una organización, los Metodistas piensan de la misma manera, los Católicos de la misma manera, los Presbiterianos de la misma manera, Nazarenos, Pentecostales, Santos Peregrinos, todos ellos, lo cual es algún logro hecho por hombre. Pero de seguro se va a hundir, así como la torre de Nimrod se hundió y la ciudad de Nabucodonosor se hundió. Así como el Titanic de los Estados Unidos se hundió, así también ellos se hundirán; tienen que hundirse, todo logro hecho por hombre.
61¿Dónde está el Titanic hoy? ¡En el fondo del mar! ¿Dónde está la torre de Nimrod? ¡Ella ha caído a tierra! ¿Dónde está la ciudad inmortal de Nabucodonosor? ¡Se hundió! ¿Dónde está la línea Siegfried de Francia? ¡Ella está hecha pedazos! ¿Dónde está la línea Maginot de Alemania? ¡Ella está vuelta pedazos! ¿Dónde está la iglesia denominacional? ¡Muerta! ¿Qué es? Todo eso es una memoria histórica. Todo lo que queda de la línea Siegfried es una historia. Todo lo que queda de la línea Maginot es historia. Todo lo que queda de las torres es historia.
62Y todo lo que las iglesias tienen hoy es historia; lo que Moody dijo, lo que Sankey dijo, lo que Finney dijo, lo que Smith dijo, lo que Fulano de tal dijo; es historia. Pero Dios todavía vive y Él siempre vivirá.
63Es historia. “Nosotros empezamos en 1909”. “Empezamos en... allá en el tiempo de Lutero”. “Empezamos en...” ¡Oh, hermanos! Dios nunca empezó, y Él nunca terminará. Todo lo que tiene un principio, tiene un fin. Pero son esas cosas que nunca empezaron, las que no terminan.
64Por eso es que no importa cuánto logremos en este mundo aumentando nuestras cosechas, nuestras denominaciones, nuestros edificios, nuestras estructuras, todos ellos tienen un principio, y todos ellos terminan. Y nosotros tenemos un principio y un fin. Pero cuando recibimos a Cristo, recibimos a Dios; Dios es Eterno, y nosotros llegamos a ser Eternos con Dios por medio de Vida Eterna, la cual nunca empezó ni nunca terminará.
65No permitan que eso se les olvide a Uds. Manténganlo fresco en sus mentes y en sus corazones, mientras que vivan. Todo logro hecho por el hombre debe caer.
66Pero está en él el hacer eso, hacerlo así. Adán, su padre, lo probó. Él sencillamente no siguió adelante e hizo la voluntad de Dios, lo que Dios dijo. Y cuando se dio cuenta que estaba errado, entonces él trató de hacer su propia manera. Él trató de dejar una conmemoración. “Yo fui el que empezó la religión de Adán”. Oh, todavía existe aquí. Seguro que sí. Todavía existe aquí; todavía la tenemos: teorías hechas por el hombre, sin una expiación.
67Oh, ellos reclaman la expiación. Pero la expiación limpia de pecado. Y el pecado es incredulidad. Y cuando un hombre es un incrédulo en la Palabra de Dios, diciendo que Jesucristo no es el mismo, en el mismo poder, ¡él es un incrédulo! Él pudiera pertenecer a la denominación más grande y tener un doctorado en filosofía y literatura. Él pudiera ser un profesor, un obispo, o lo que él pudiera ser. ¡Él todavía es un pecador incrédulo!
68Jesús le dijo a ese sistema hecho por el hombre en Sus días (ellos eran santos, Uds. no los podían tocar, hombres reverentes, santos y sin culpa), Él dijo: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo”, porque ellos no le creyeron a Él. Él era la Palabra de Dios hecha carne, viviendo aquí en la tierra entre nosotros, la Palabra de Dios.
69Oh, ya todo eso ha llegado ahora a ser historia. Dios permanece. Pero en todo eso, cuando el relámpago bifurcado relampaguea en una noche tormentosa, muestra que puede haber luz en la oscuridad. Eso prueba que no importa cuán oscuro se ponga, todavía puede haber luz.
70Así que siendo que el hombre quería hacer señales y tener señales, Dios dijo un día: “Yo les voy a dar a ellos una súper Señal Eterna. Yo les voy a dar a ellos una Señal. Y será una súper Señal, una Señal Eterna. Nunca cambiará; permanecerá la misma ayer, hoy, y por los siglos. Yo les daré una Señal”. Ellos no la reciben, pero aun así Dios se las da.
71No importó que no la recibieran, Ella estaba allí de todas maneras. No importa que ellos no la reciban hoy, y quieran los logros hechos por el hombre, la Señal de Dios todavía permanece la misma, una súper Señal; no una cosa pulida del mundo con mucha educación, y logros hechos por hombre, no, eso no, no las cosas del mundo, ni nada ligado al mundo. Él dijo: “Yo no soy de este mundo”.
72Bueno, ¿qué será? Será Dios hecho carne entre nosotros. Dios hecho carne entre nosotros, ésa será la súper Señal: Dios en carne. Oh, será impresionante para el mundo: Jehová Dios llegando a ser uno de nosotros, cambió Su forma del gran Jehová inmortal para llegar a ser un pequeño infante. Él podía haber venido con un saludo de todo el Cielo, si Él hubiera querido. Todo Ángel, todo Arcángel de los Cielos se hubiera parado firme, y las trompetas hubieran sonado a tal grado que hubieran sacudido la tierra, si Él hubiera escogido venir de esa manera.
73Él pudiera haber venido con brillo y pompa. Pero no fue así. Él trajo una súper Señal. Él pudiera haber venido con trompetas tocando, la tierra temblando, descendiendo del Cielo por los corredores dorados con una escolta Angelical, Querubines volando con alas cubriendo sus rostros y sus pies, clamando delante de Él: “Santo, santo, santo eres Tú, Señor Dios, el que era, el que es”. Él pudiera haber venido de esa manera, si Él hubiera querido.
74Dios pudiera haber venido de esa manera, pero Él dijo: “Yo les voy a dar una súper Señal, les voy a mostrar que sus cosas hechas por el hombre son necedad. Todo el brillo pulido de ellos, no sirve para nada. Yo les voy a dar una súper Señal”. Oh, Él pudiera haber venido como un Ángel. Seguro que sí. Él pudiera haber venido como un gran Ángel brillante, flotando por el aire. Todos lo hubieran creído entonces.
75Pero Él dio una súper Señal, para que como una décima de ellos lo creyera. ¿Ven?, lo que el hombre llama grande, Dios lo llama necedad. Y lo que el hombre llama necedad, Dios lo llama grande. Miren, no podemos disputar la palabra de Isaías aquí, cuando Dios dijo por medio de Isaías: “Yo les daré una señal eterna (¡eterna!): una virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará Su nombre Emanuel. Yo estaré dentro de Él”, Dios con nosotros, una súper Señal; no un erudito pulido, sino una súper Señal.
76No hay registro de que Él alguna vez fue a algún seminario, ni registro de que Él alguna vez aprendió alguna teología hecha por el hombre, sino que el... A la edad de doce años, Él estaba parado con los sabios, disputando con ellos. Y ellos no podían hacerle resistencia a Su Palabra. ¡Amén! Allí está su súper Señal: quedándose con la Palabra.
77Ellos dicen: “Los días de los milagros ya pasaron”, y todas estas cosas. Que ellos lo prueben. “Yo les daré una señal eterna, la súper Señal”. Oh, sí. Miren, Él pudiera haber venido como un Ángel. Él pudiera haber venido como Él hubiera deseado. Pero Él escogió venir como la Simiente de Abraham (¡amén!), la súper Simiente de Abraham. Eso es correcto. De esa manera Él escogió venir, para mostrar en estos últimos días las súper Señales de Dios, una súper raza… Oh, sí. No lo que Uds. llaman una súper raza, sino lo que Dios llama una súper raza. Porque ellos tienen, ¿qué? Poder sobrenatural, con señales sobrenaturales, por medio de una creencia sobrenatural en una Palabra sobrenatural, de un Dios sobrenatural. ¡Amén! ¡Uds. hablan de súper! ¡Fiuuu!
78El Dios sobrenatural en un cuerpo sobrenatural, en una gente natural, dando señales sobrenaturales. ¡Aleluya! Sí. ¡Una súper raza! “Aquellos que conocen a su Dios harán proezas”, grandes proezas, y mostrarán señales sobrenaturales; un pueblo, la Simiente de Abraham, una Señal del Cristo sobrenatural, resucitado de entre los muertos de una manera sobrenatural.
79Y después de dos mil años, los críticos que lo trataron de matar a Él allá en aquel entonces, están tratando de hacer la misma cosa hoy. Pero las mismas señales, la misma Señal sobrenatural todavía mostrada entre gente sobrenatural, la cual es la Simiente de Abraham. ¡Amén! Me siento bien. Amén. ¡Sobrenatural, sobrenatural!
80Si Uds. no creen en lo sobrenatural, ¿cómo pueden creer en Dios? Nació de una manera sobrenatural por medio de un nacimiento sobrenatural, por medio de un poder sobrenatural. ¡Hablando de “súper”! ¿Qué es lo que está dentro del hombre? Él quiere algo súper. Así que, ¿qué es lo que está haciendo él con su cosa “súper”? Se va rumbo a la muerte con eso. ¿Qué...? Dios sabía eso en el principio, de dar a Su pueblo algo Súper, algo Súper que es humilde y manso, para llevarlos a Vida, no a la muerte. ¡Oh! ¡Amén! ¡Sobrenatural!
81Ahora, recuerden que había una simiente natural de Abraham y una Simiente sobrenatural de Abraham. Miren, la simiente natural de Abraham, de acuerdo a Génesis 22:16 y 17, Él dijo: “Tu simiente poseerá las puertas de su enemigo”.
82Cuando él ofreció a Isaac en Génesis 22:16 y 17, Él dijo: “Tu simiente poseerá las puertas de su enemigo”. ¿Lo captan? Ahora, la simiente natural de Abraham fue Isaac. Así que por medio de la simiente de Isaac, nos damos cuenta que ellos sí poseyeron las puertas de su enemigo.
83En una ocasión tenían a tres de ellos allá en Babilonia en aquella grandiosa ciudad allí, que fue construida como una súper ciudad. Pero ellos tenían lo Sobrenatural. Y ellos los arrojaron dentro de un súper fuego que estaba siete veces más caliente que lo que alguna vez había estado. Y hubo una Señal sobrenatural de un Dios sobrenatural parado en el fuego, salvándolos de una manera sobrenatural. ¡Amén! ¿Qué hicieron ellos? Ellos poseyeron las puertas del horno, de su enemigo.
84Hubo otro allí llamado Daniel, de la simiente de Abraham. ¿Qué le sucedió a él? Él se mantuvo fiel a Dios. Él sabía que él era la simiente de Abraham. Él sabía que él estaba haciendo lo correcto. Lo arrojaron dentro del foso de los leones. Y una Luz sobrenatural (un animal le tiene miedo a la luz, Uds. saben), así que, una Luz sobrenatural, un Ángel sobrenatural descendió junto a un hombre que creía en lo sobrenatural. Y lo sobrenatural lo liberó. Él se quedó toda la noche en el foso de los leones, y fue sacado de una manera sobrenatural a la mañana siguiente, porque él creyó y confió en un Dios sobrenatural. Y él poseyó la puerta del foso de los leones. Sí.
85Hubo uno llamado Moisés que creía en un Dios sobrenatural, se había encontrado con Él y habló con Él de una manera sobrenatural, en una zarza sobrenatural, en un fuego sobrenatural en una zarza. Y él recibió un mensaje sobrenatural: un solo hombre yendo allá, en una invasión de un solo hombre para conquistar Egipto, un Mensaje sobrenatural. Pero provenía de un Dios sobrenatural.
86Así que él fue allá e hizo una cosa sobrenatural. Porque él trajo señales sobrenaturales (¡aleluya!) sobre un pueblo natural. Y ellas liberaron a Israel de una manera sobrenatural. Cuando algo natural obstaculizó su camino... Él llegó a la puerta del Mar Rojo; pero él creía en un Dios sobrenatural, y siguió caminando hacia el mar, y el poder sobrenatural del Dios sobrenatural hizo una acción sobrenatural y lo liberó. ¡Fiuuu! ¡Gloria! ¡Eso es correcto!
87¿Cómo? ¿Por medio de una denominación? Por medio de una señal sobrenatural, por medio de un hombre sobrenatural, que tenía un ministerio sobrenatural. Recuerden: Él no cambia. ¡Gloria! Si eso sucedió en la simiente natural, ¿qué de la Simiente sobrenatural? Sí.
88Hay muchas cosas, si tuviéramos tiempo de entrar en ellas, que Él hizo en la simiente natural, cómo es que ellos hicieron eso por medio de la simiente de Isaac, Isaac siendo la simiente. El padre Abraham, Isaac, y Jacob. Cómo es que Elías, y muchos otros grandes profetas, las naturales... las grandes señales sobrenaturales que ellos hicieron. Pero todos esos grandes héroes murieron. Hay una cosa que ellos tenían que hacer: era morir, porque ellos eran la simiente natural.
89¡Oh, bendito sea Dios! Pero un día vino la Simiente sobrenatural, la cual nació por un nacimiento sobrenatural, la misma fe; nació no por el nacimiento natural, sino por el nacimiento sobrenatural, por la fe sobrenatural que Abraham tenía. No de acuerdo a su... el deseo sexual de Abraham, y lo que Dios le hizo a él de esa manera, sino por medio de una fe sobrenatural que él tenía.
90Y la fe es sobrenatural; hace cosas sobrenaturales. Y por medio de la fe de Abraham, que él tenía cuando estuvo aquí, cientos de años después vino la Simiente sobrenatural en la que él creyó. Y cuando esa Simiente sobrenatural vino a la tierra, Ella hizo la señal sobrenatural de un profeta sobrenatural. Él fue más grande que un profeta. Él fue un Dios para nosotros, para dar un Nacimiento sobrenatural a una gente natural.
91¿Qué hizo Él? Él fue delante de nosotros. Él murió, pero ellos no lo pudieron detener a Él. La tumba de Abraham todavía está allí. La tumba de Isaac todavía está allí. Pero hay una tumba vacía de la Simiente sobrenatural que hizo una obra sobrenatural, que tuvo una resurrección sobrenatural.
92¿Qué hizo Él, al hacer eso? Él conquistó la muerte, el infierno, y la tumba, y poseyó sus puertas, resucitó al tercer día en una resurrección sobrenatural, dijo: “Yo tengo las llaves de la muerte y del infierno”. ¡Amén! “Yo era el que estuvo muerto, mas he aquí vivo por los siglos de los siglos. Y porque Yo vivo, la Simiente de Abraham también vivirá”. Allí lo tienen.
93“He aquí Yo estoy con vosotros siempre, hasta el fin del mundo. Y las obras que Yo hago, vosotros también las haréis”. Recuerden, Isaías dijo: “Será una Señal eterna”. Él resucitó.
94Algunos de Uds. que no saben de eso, Uds. piensan que Él es un Dios histórico, y están adorando algo que fue muy allá en el pasado, hace mucho tiempo. Pero ese mismo Dios resucitó de entre los muertos como una Señal sobrenatural, y después de dos mil años todavía está viviendo, todavía está aquí en este momento, y puede obrar milagros como los obró cuando Él estuvo aquí en la tierra, por medio de un pueblo sobrenatural que ha nacido de un Espíritu sobrenatural, con la fe sobrenatural que Abraham tuvo en la misma cosa. ¡Amén! Es verdaderamente una Señal para el mundo en los últimos días que Él todavía está vivo.
95La Simiente sobrenatural de Abraham, un pueblo sobrenatural; no uno que lleva el nombre de alguna denominación. Yo pregunto: “¿Es Ud. cristiano?” “Yo soy metodista”. “¿Es Ud. cristiano?” “Yo soy—yo soy católico”.
96Eso muestra que Ud. no es cristiano. ¿Ven? Si Ud. es cristiano, Ud. es nacido de nuevo. Si Ud. es metodista nacido de nuevo, entonces Ud. es cristiano, no metodista; ¡Ud. es cristiano! Y la palabra cristiano significa: “Ser como Cristo”. Y si Ud. es como Cristo, Su Espíritu vive en Ud., y estas señales de la resurrección sobrenatural están con Ud.: señales sobrenaturales, poder sobrenatural, vivos…
97La simiente en Isaac era natural. Esa fue la primera simiente. Su segunda Simiente fue fe, la fe que Abraham tenía en Dios que trajo la simiente natural. La fe que Abraham tenía en Dios cambió su cuerpo cuando él era un hombre anciano y trajo la simiente natural. Y esa misma fe trajo a Cristo a la tierra, porque era una promesa de Dios, que Dios había hecho, que Él la enviaría al mundo; y la misma fe en esa misma promesa es la Señal Eterna que lo trae a Él entre Su pueblo y lo hace a Él resucitar de entre los muertos, el mismo ayer, hoy, y por los siglos. ¡Amén!
98La simiente natural es la organización. Seguro que sí. La Simiente sobrenatural es la Señal. Sí. Uds. pueden organizarla. Eso es correcto. Uds. pueden organizar... Uds. no pueden organizar a Dios. Uds. pueden organizar un grupo de gente. Uds. no pueden organizar a Dios, porque Él es esa Señal. Yo los reto a que lo resientan. “Yo os daré una Señal sobrenatural, una Señal Eterna”.
99Cuando Él viene a la tierra, lo que Él es en ese entonces, Él será eso por siempre. ¡Fiuuu!... Se me olvidó eso. Yo ni siquiera sabía que estaba sudando. Estas gotas de rocío, son porque estoy babeando bastante. Pero déjenme decirles a Uds., yo estoy tan cerca a Canaán, que estoy comiendo uvas nuevas, así que eso lo hará babear a uno. ¡Amén!
100Un Dios sobrenatural resucitó a Jesús de una manera sobrenatural, y lo ha presentado a Él vivo en la tierra, para que en la Simiente de Abraham en los últimos días, mostrara la misma Señal que la Simiente sobrenatural dijo... La súper Simiente de Abraham hoy creerá igual que creyó el padre Abraham, porque la súper Simiente así lo dijo, cuando Él estuvo parado allí y dijo: “Como fue en los días de Lot, así será en la Venida del Hijo del Hombre”. Ese Ángel, Dios hecho carne entre ellos, estuvo con Su espalda hacia la tienda y le dijo a Sara lo que ella estaba pensando, le dijo a Abraham lo que Sara estaba pensando y haciendo en la tienda.
101Jesús dijo que sería esa clase de Señal en los últimos días. Porque Él mostró la Señal sobrenatural del Mesías a los judíos, y a los samaritanos, después de que ellos habían tenido miles de años de enseñanza. Pero a los gentiles no les fue mostrada.
102Ahora, ¿qué clase de señal es? ¿Es una señal teológica? No señor. Es una Señal sobrenatural. ¿Cuál es? Un Mesías en carne humana (¡gloria!), una súper Señal, el Espíritu Santo (¡amén!), el Espíritu Santo, el Mesías resucitado viviendo en un pueblo, una Simiente de Abraham, que cree que Él es. Y la misma Simiente sobrenatural creerá como creyó su padre Abraham; si es que ellos son la misma Simiente, ellos creerán la misma Señal. ¡Gloria!
103Las organizaciones no lo creerán. Ellas le llamarán “telepatía mental”. Ellas le llamarán “el diablo”. Pero la Simiente sobrenatural de Abraham que ha nacido del poder sobrenatural de Dios, cree la misma Señal sobrenatural, porque la misma Palabra sobrenatural lo dice así. ¡Amén! ¡La Señal Eterna! ¡Oh, cuán poderoso, cuán grande, cuán glorioso es nuestro Dios!; ¡sobrenatural!, nada natural acerca de ello, ni organizaciones atadas a ello, ni credos hechos por el hombre. Es Dios hecho carne entre Su pueblo con una creencia sobrenatural. ¡Amén! ¿Lo creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”—Ed.]
104Entonces inclinemos nuestros rostros. ¡Oh Dios!, el Ser sobrenatural, se me está yendo el tiempo. El tiempo se nos está yendo a todos nosotros, Señor. Nos damos cuenta hace sólo un año, lo que sucedió el año pasado. Está avanzando velozmente. Vemos la tierra muriendo. Vemos a los hombres muriendo. Vemos los edificios derrumbándose, las naciones cayendo, las organizaciones fracasando.
105¡Oh, estamos tan contentos de saber que entre nosotros está Uno sobrenatural, el cual se está dando a conocer a un pueblo que cree en lo sobrenatural! Dios dijo que Él nos daría una súper Señal, y que sería una Señal Eterna. Entonces, Señor Dios, Tú mismo te pruebas ser el Dios Eterno. Tú lo has hecho, y lo harás. Y aquí estamos en los últimos días, y no ha sido así desde que Jesús estuvo aquí.
106Aquella generación recibió la Señal, la Señal sobrenatural, y la descreyó y entró en caos. Y aquí está; después de que todos los teólogos han edificado sus grandes torres de Babilonia, nos damos cuenta que ellos no ven ninguna Señal sobrenatural. Y ahora en esta última hora, Tú has descendido con una Señal sobrenatural entre Tu pueblo, para llamar a una Simiente sobrenatural de Abraham, y tomar a un pueblo de entre los gentiles por causa de Tu Nombre. Tú dijiste que lo harías, y aquí estás.
107Nuestras Escrituras nos dicen que Jesucristo es el mismo, la misma Señal. Ayer Jesús dijo: “Las mismas señales que Yo hago, Uds. las harán también”. Yo te pido, Dios, que ellos lo vean y lo crean, y crean en Jesucristo como el Salvador de ellos. [Hay lenguas e interpretación—Ed.] Amén. Amén. Sí Señor. Amén. Gracias a Dios.
108¿Hay algunos aquí ahora que no conocen a Dios y que después de este mensaje, se pondrían de pie y dirían: “Yo quiero aceptarlo a Él como mi Salvador personal?” Eso depende de Uds. ahora. Uds. son los que toman la decisión. Ahora mismo, háganlo rápidamente.
109Gracias. Dios le bendiga. Dios le bendiga. ¿Alguien más? Dios los bendiga a Uds. tres. ¿Alguien más? Póngase de pie y diga: “Yo lo aceptaré a Él como mi Salvador. Yo creo con todo mi corazón que la Palabra de Dios se ha hecho carne entre el pueblo hoy”. Dios le bendiga señor. ¿Alguien más?
110Levanten su mano o su... Digan: “Recuérdeme, yo...” Dios la bendiga, señora. ¿Alguien más? Sólo póngase de pie. No tenemos espacio para un llamamiento al altar y traer a la gente al frente. Sólo queremos que se pongan de pie y que así testifiquen, poniéndose de pie. Y al ponerse de pie, digan: “Yo creo en Jesucristo el Hijo de Dios; yo lo aceptaré a Él como mi Salvador”.
111“... testifican de Mí delante de los hombres, Yo testificaré de Uds. delante de Mi Padre y de los Santos Ángeles”. ¿Habría algunos más antes de terminar, antes de que cambiemos el servicio? Muy bien. Dios le bendiga. Dios les bendiga, sí, los que levantaron su mano. Dios le bendiga, señor. Dios sea con Ud., mi hermano. Dios le bendiga, señor, parado allá con camisa roja. Dios sea con Ud. Sí, y con Ud. también. En dondequiera que Uds. estén, que Dios les bendiga es mi oración. Oh, “sólo creed, Todo es posible, sólo creed”. Muy bien
112[Hay lenguas e interpretación—Ed.] ¡Mmm!, ¡mmm!, ¡mmm!, ¿cómo pueden Uds. resistirlo? ¿Cómo podrían hacerlo? ¿Qué va a suceder si Uds. están aquí sin Dios, con... y saben que Uds. están mal? ¿Por qué no se ponen de pie al oír al Espíritu clamar así la Palabra de Dios de esa manera?
113Algunos de Uds. cristianos párense al lado de ese hombre que está parado allí; por favor háblenle Uds. a él y oren con él allí. El lugar está todo lleno aquí para el llamamiento al altar. Y aquellos que se pusieron de pie, algunos de Uds. cristianos al lado de ellos que los conocen, háblenles ahora acerca de su alma. Díganles que Jesús los perdona.
114Dios lo perdona a Ud., mi hermano, Ud. parado allá. Seguro que sí. Si Ud. se puso de pie... ¿Le cree Ud. a Él como su Salvador? ¿Ud. quiere que Él...? ¿Cree Ud. que Él lo salva? Entonces Ud. está salvo, mi hermano Vic, Ud. es uno de nosotros ahora. Entre al Reino de Dios. Sí señor. ¡Si Ud. puede creer con todo su corazón!
115¿Habrá otros que se pondrían de pie y dirían... sólo al ponerse de pie, dirían: “Yo lo acepto a Él; yo le creo a Él; yo creo que el Mensaje es verdad?” Dios le bendiga allá atrás. El Señor los perdone a todos—todos Uds. allá. Cada uno de Uds. al lado, que son cristianos, díganles lo que Dios significa para ellos.
116Por todo este pasillo, ¿hay algunos por allí que se pusieran de pie, y dirían: “Yo lo aceptaré a Él aquí mismo?” ¿Hay algunos en este pasillo? Dios le bendiga allá atrás, y todo arriba y abajo por este lado. Dios le bendiga señor.
117Uds. cristianos cerca de ellos, tomen sus manos y díganles: “Dios le bendiga”. Allá en el pasillo izquierdo, allá, muy allá, ¿hay alguno allí que quiera ponerse de pie y decir: “Yo lo aceptaré a Él ahora como mi Salvador?” ¿Cómo puede Ud. rechazarlo hermano, cuando aquí está la Palabra, y el Espíritu, y el poder, y la Señal? El mundo quiere algún milagro, quiere algo súper. Aquí está: lo sobrenatural, el súper poder.
118Muy bien. Yo les iba a pedir a mis hermanos ministros que vinieran conmigo hoy a orar por los enfermos, para que la gente pudiera entender claramente que Cristo sana a los enfermos y todas las cosas....
119[Hay lenguas e interpretación—Ed.] ¡Mmm! ¡Alabado sea Dios! Amén. [Lenguas, interpretaciones, y profecías son dadas—Ed.] Amén. Le damos gracias al Señor. Amén.
120Ahora, Uds. oyeron lo que el Espíritu le dijo a la gente. ¿Ven? Eso quiere decir que, Chicago, tú pudieras estar recibiendo algo. ¿Ven Uds.? Y pudiera ser tu última vez. Así que si hay alguna duda, el Espíritu habló allí hasta cuatro veces. ¿Ven? Bueno, miren, Uds.—Uds. deberían entregarse a Cristo. ¿Hay algunos aquí que no lo han hecho? Pónganse de... O sólo levanten su mano, digan: “¡Recuérdame, oh Señor, recuérdame!” Dios le bendiga. Permitan... Dios le bendiga, jovencito. Dios le bendiga.
121Muy bien, Dios le bendiga, jovencito. Hay dos jovencitos. Dios le bendiga. Dios le bendiga. Dios le bendiga, señora. Dios bendiga a esa damita, también. Sí, eso está bien. Él lo ve a Ud. y lo conoce. Él sabe todo en cuanto a Ud. El mismo Dios que resucitó a Jesús de entre los muertos está aquí ahora. ¿Lo creen Uds.?
122[Lenguas e interpretación. Una profecía es dada–Ed.] Sólo creed, sólo creed, Todo es... (Esas son señales. Observen lo que Él está haciendo ahora; observen lo que Él está haciendo). Sólo creed, sólo creed, Todo…
123¿Cuántos están enfermos? Levanten las manos y digan: “Hermano Branham, yo estoy enfermo, yo necesito la ayuda de Dios. Yo estoy necesitado”. Dios les bendiga. Sean muy reverentes, permanezcan en silencio, sólo un momento. Dejemos que el Espíritu Santo ahora… Hemos visto señales, señales de Su presencia. Observen ahora y vean si Él no muestra una Súper Señal.
124Yo iba llamar a los ministros aquí para orar por los enfermos. Pero el Espíritu Santo… Cuando lo oí a Él hablando a través del pueblo, algo sencillamente descendió. Yo no tengo el don de hablar en lenguas o de interpretación. Es otro don. Y pensé: “Señor, ¿qué es eso según esa gente? Él dijo: “Esa es una señal”.
125Ahora aquí viene la Súper Señal… Yo les daré a Uds. en estos días postreros una Súper Señal, una Súper Señal.
126Oren y crean en Dios, todos Uds., crean que Dios les sanará, y vean si Él todavía es el Sumo sacerdote que puede compadecerse de nuestras debilidades. Muy calladitos ahora, levanten sus rostros y miren hacia acá. Crean que yo soy Su siervo y verán si es correcto o no.
127Ore. Sólo ore por Ud. mismo. Alguien diga: “Señor Jesús, permíteme tocar Tu manto. Me dicen que Tú eres un Sumo Sacerdote que puede compadecerse de nuestras debilidades. Una mujer en una ocasión tocó Tu manto y Tú volteaste y le dijiste acerca de su flujo de sangre, y le dijiste que su fe la había salvado. Permíteme tocarte, Señor, ver si es correcto”. Sólo crean.
128Aquí está una mujercita sentada aquí, con un vestido así como verdoso, una mujer de color. Sí. Ud. está orando por algo. Es una mujercita delgada. ¿Tiene Ud. una tarjeta de oración? Ud. no tiene una tarjeta de oración. Yo sólo quería saber si Ud. iba a estar en la fila o no. (¿Ve?) Ud. no tiene una tarjeta de oración. ¿Cree Ud. que yo soy Su profeta?
129Si Dios me dice cuál es su problema, ¿me creerá? Ud. no está orando por Ud. misma. Ud. está orando por su madre. Ella no está aquí. Ella está en el estado de Tennessee. Eso es correcto. ¿Quiere que le diga a Ud. lo que ella está padeciendo? ¿Creerá Ud. entonces con todo su corazón? Ella tiene un crecimiento en su estómago. Eso es ASÍ DICE EL SEÑOR DIOS.
130Yo nunca había visto a la mujer en mi vida. ¿Es correcto eso, señora? ¿Somos totalmente desconocidos? Sólo es una mujer que entró y se sentó allí. Eso es la verdad. ¿Es todo eso la verdad? “He aquí Yo les daré a Uds. una Señal Eterna”. Jesús resucitó de los muertos. Ella tocó Algo.
131Allí está sentada una mujer, sentada allá atrás. Ella está padeciendo de una... ella tiene un—un problema de espalda y un problema de riñón. La dama de color sentada allá atrás al lado izquierdo, allá atrás, ella me está mirando. Ella está buscando el bautismo del Espíritu Santo. Sra. Frane: reciba su sanidad y el Espíritu Santo.
132Vean si eso es correcto. Yo no conozco a la mujer, nunca la había visto en mi vida. Si eso es correcto, señora, menee su mano de un lado al otro. Pero si esas son las cosas que Ud. está buscando y todo al respecto, si todo fue verdad, sólo menee su mano, continúe meneando sus manos. Muy bien. Se puede ir y recibir lo que Ud. pidió, porque Ud. tocó la súper Señal. Amén.133 ¿Creen Uds. con todo su corazón? Hay otra mujer sentada detrás de ella, allá atrás. Y esa mujer, ella también está buscando una gran cosa, pero es por un bebé. Sra. Cary, si Ud. cree con todo su corazón, Ud. puede recibir su hijo. Yo se lo envío a Ud. en el Nombre de Jesucristo.
134Yo no conozco a la mujer. Ella es una total desconocida para mí. Pero si eso es correcto, señora, póngase de pie, si todo es correcto y todo lo que fue dicho es correcto. Muy bien. Dios la bendiga. Si somos desconocidos, menee sus manos de esta manera. Muy bien. Muy bien. Uds. recibirán una súper Señal. Amén.
135¿Ven?, Él todavía es Dios. Amén. ¿Creen Uds. con todo su corazón? Sólo tengan fe.
136Aquí está sentada una dama de color, sentada allí al fin de la fila. Ella está padeciendo de problema del corazón. Yo no la conozco, señora. Ud. no es de aquí. Ud. es de Zion, Illinois. Su nombre es Sra. Fitzgerald. Eso es correcto. Si eso es verdad, póngase de pie y acepte su sanidad, reclame su fe en el Dios viviente. Dios la bendiga. Váyase y crea.
137Esa dama de color que la ayudó a ella a ponerse de pie allá, también está padeciendo de algo; Ud. tiene tuberculosis de la columna. Y su nombre es Srita. Davis, y Ud. es de Zion. Esa dama que le ayudó a ella a ponerse de pie, es hermana de esta otra dama. Su nombre también es Fitzgerald, y Ud. es de Zion. Eso es correcto. Es verdad. Y Ud. tiene problema de la garganta. Pero Ud. está sana; Jesucristo la sana. Amén.
138¿Creen Uds. con todo su corazón? ¿Qué de alguien en esta dirección? Sra. Smith, con tensión baja, ¿cree Ud. que Jesucristo la sana? Si Ud. lo cree, Sra. Smith, póngase de pie, acéptelo, y créalo con todo su corazón. Ud. será sana, y la tensión baja la dejará a Ud.
139Yo no conozco a la mujer, nunca la había visto en mi vida. Pero eso es verdad. ¿Creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”—Ed.] Tengan fe en Dios. No duden.
140Alguien me tocó en el costado, lo cual creo que fue mi hijo que piensa que ya es bastante para mí. Sólo crean con todo su corazón.
141Srita. Baily, no dude, sino crea en el Señor Jesucristo y Ud. será sanada. Se puede regresar a Gary, y dígales a ellos cuán grande es Dios.
142¿Creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. “He aquí, Yo os daré una súper Señal: Dios manifestado en carne”. ¿No lo pueden ver, Chicago, después de todos estos años que yo he estado aquí con Uds., Dios manifestado en carne humana por la gracia de Jesucristo? “Yo os daré una—una súper Señal”. Yo le amo, yo le amo, Porque Él me amó a mí primero; Y compró mi salvación, En el madero del Calvario. Yo le amo, yo le amo, Porque Él me amó a mí primero; Y compró mi salvación, En el madero del Calvario.
143Todos los que tengan una tarjeta de oración, levanten su mano, y sostengan en alto su tarjeta que tienen en su mano. ¿Creen Uds. que soy Su vidente, Su...? ¿Creen Uds. que no soy yo, que yo sólo soy— soy—soy su hermano? ¿Lo creen Uds.? ¿Creen Uds. que Dios ha confirmado Su Palabra, que tenemos la señal de hablar en lenguas e interpretación, y luego la súper Señal de Su resurrección?
144Si Uds. lo creen, yo los pronunciaré a todos Uds. sanos, en el Nombre de Jesucristo. Si Uds. lo creen, arrojen sus tarjetas, arrojen sus tarjetas al piso. Sólo arrojen sus tarjetas. ¡Eso es! Reciban su sanidad. Sólo arrojen sus tarjetas al piso y digan: “Yo le creo a Dios. Eso es suficiente para mí; ahorita mismo yo le creo a Dios”. Arrojen sus tarjetas, digan: “Yo pruebo que yo creo con todo mi corazón que Jesucristo el Hijo de Dios vive y reina en Gloria”.