Photo

~ EL MESIAS ~
1Pueden sentarse. Regresar aquí es como volver a casa. Estaba oyendo hablar a su pastor allá atrás de las cosas maravillosas que el Señor ha estado haciendo en esta iglesia local desde la última vez que estuve aquí. Decía que ustedes habían tenido un constante avivamiento del derramamiento del Espíritu Santo. Oh, ¿no es maravilloso hallarse oportunamente en el tiempo de Dios? Eso hace algo por nosotros. Bien, hemos tenido uno en el Tabernáculo. Les estaba hablando acerca de una serie de temas que tuve sobre las Siete Edades de la Iglesia y… ¡Oh Dios!, cuando terminé el domingo pasado con el capítulo 4 de Apocalipsis... Mi congregación era como de cuatrocientas o trescientas cincuenta personas, algo así.
2Yo había llamado a la línea de oración y estaba hablando acerca de la reflexión de la gloria de la Shekinah, de las estrellas, del mar de cristal, del lugar donde el sacrificio era lavado, usted sabe, el cual representa a los pecadores, de las aguas de separación. Y mientras estaba hablando sobre eso; y me dirigí entonces a orar por los enfermos, el Ángel del Señor descendió allí mismo delante de todos y fue a la esquina y allí se mantuvo. Y trescientas o más personas se pusieron de pie y lo observaron por quince minutos, gritando, llorando y alabando a Dios. Todos ellos lo vieron. Es la primera vez que viene de esa manera delante de nuestra iglesia: sencillamente entró, se movió hacia allá y permaneció allí. Yo dije: “¿Pueden ustedes verlo?” Todos comenzaron a gritar y a caer. Y allí estaba la gran Luz ámbar de la Columna de Fuego, perfectamente redonda, suspendida allí. Entonces esa Columna de Fuego comenzó a oscurecerse a Sí Misma y oscureció cada una de aquellas edades de la iglesia exactamente de la manera en que las enseñé. Dios sabe que eso es la verdad aquí delante de Su Biblia. Estamos viviendo en el tiempo del fin indudablemente.
3Y estoy tan contento porque el profeta prometió que habría luz en el atardecer. En esta hora cuando es tan oscuro en el mundo y saber que estamos viviendo y caminando en la Luz, la Luz que Él prometió que daría. Él prometió que Él lo haría y aquí estamos el pueblo privilegiado esta noche para disfrutar de esas cosas en el tiempo del fin. Ahora recuerde, la iglesia no será una cosa grande. A través de todas las edades siempre ha sido una minoría, sólo unos pocos. Y durante la edad del Oscurantismo casi fue completamente extinguida. Y luego casi se extingue nuevamente aquí en esta edad, en la Edad de la Iglesia de la Laodicea. El hermano Jack me ha invitado para que predique sobre esas siete edades de la iglesia en alguna ocasión. Y yo espero tener la oportunidad de hacerlo. Oh, nosotros ciertamente lo disfrutamos en casa. ¡Cómo nos bendijo el Espíritu Santo!
4Y ahora, saldremos desde aquí a Beaumont y hacia la costa oeste. Y de regreso iremos a Ohio, luego a través de Virginia y Carolina del Norte; después regresaremos desde allí y pasaremos a Bloomington, Springfield, Chicago, luego saliendo de allá iremos a la norteña Columbia Británica. Fort St. John y Grand Prairie, Dawson Creek y por todos esos lugares. Y espero estar de regreso en el mes de junio, Dios mediante. Y seis meses después, regresaré a tiempo para quizás viajar al extranjero, Dios mediante.
5Ahora, estamos felices de estar aquí esta noche y ver tantos rostros radiantes y los corazones abiertos. Ciertamente un tiempo maravilloso, ¿no es así? Estamos en expectativa esta noche; yo lo estoy, que el Señor nos mostrará Su poder y gloria, se manifestará a Sí Mismo ante nosotros. Y sea que lo haga o no, creeremos en Él de igual manera.
6Acabo de hablar con una dama que vino de Alemania. Hace pocas semanas perdió un bebé. Y una vez ella estaba cerca en California, donde trajeron a un pequeño bebé que había estado muerto; él murió una mañana cerca de las tres o cuatro en punto. Los padres de este niño manejaron todo el día y eran cerca de las seis de la tarde; la madre sentada en el asiento trasero del carro, sosteniendo este pequeño cuerpo frío en sus brazos. Y cuando ellos llegaron al lugar donde me encontraba, San Bernardino, tomaron al pequeño bebé y lo trajeron donde yo estaba. Y dije: “Oh, ¿cuánto tiempo ha estado muerto el bebé?” Ella dijo: “Desde esta mañana temprano”. Y tomé el cuerpecito frío. Ya estaba rígido. Y estas personas estaban paradas allí. Lo sostuve en mis brazos y comencé a orar a nuestro precioso Señor. Sentí que el bebé comenzó a calentarse. Lo mantuve levantado en mis brazos sólo unos pocos minutos y comenzó a patear y a llorar. Y lo puse en los brazos de su madre.
7Ahora verán, nosotros no publicamos estas cosas. ¿Ve? El asunto de esto es que hay mucha propaganda al respecto. Estamos tratando de tener algo grande para hacer publicidad de eso. No, eso no es para ese fin. El mundo no lo recibirá de todas maneras. Él viene a la iglesia. Es para la iglesia, para el pueblo de Dios. Estas grandes cosas glamorosas no funcionan en el reino de Dios. La gente se sorprenderá cuando descubran quiénes son los creyentes y quiénes no. Será semejante a cuando Juan vino. En la primera venida de Jesús, solamente unos pocos que realmente eran creyentes fueron los que lo recibieron, como Ana que estaba en el templo y Juan el Bautista. Ahora nosotros estamos esperando Su venida.
8Esta pequeña madre estaba parada allí. Su bebé había muerto en Alemania. Su esposo era un capellán. Y ellos llamaron por teléfono de larga distancia cerca de cinco veces en el día para pedirme que fuera, decían que ellos sabían que Dios levantaría a ese pequeño bebé. Yo dije: “Permitan que ore”, y yo fui y oré esa tarde y esa noche. Y yo les mostraré si los doctores creen o no. Cuando ella le había dado al doctor mi libro para que lo leyera titulado: “Un Profeta Visita África”o algo así. Ella dijo: “Dios levantará al bebé”. La pequeña madre dijo: “Dios levantará al bebé”. Y el bebé había muerto cuatro o cinco horas antes de que lo supieran. Así que ellos hicieron llegar al padre el mensaje a la base donde se encontraba. Y el bebé había muerto en la noche. Y el doctor les dijo: “Bien. Les diré lo que haré”. Dijo: “Iré secretamente y pondré el oxígeno otra vez”. Y él dejó al bebé acostado allá por dos días con el oxígeno puesto, esperando. Y yo estaba aquí orando. Ellos me iban a llevar hasta allá en un jet. Yo podría salir de aquí con un jet del Ejército hasta Alemania y regresar el mismo día.
9Y una mañana cerca del amanecer me desperté y mi esposa salió de la habitación. Me acababa de despertar y permanecí acostado un poco más. Yo oí que Algo entraba directamente a la habitación y miré. Había Algo moviéndose en la habitación. Y salté y dije: “Señor, ¿qué deseas que Tu siervo sepa?” Dijo: “No reprendas eso. Esa es la mano del Señor” ¿Ve? Así que yo la llamé por teléfono y le dije: “No. Dios ha llamado a su bebé”. Y así que cuando ella vino a vernos esa noche… La dejé en la casa cuando salí ayer. Ella dijo: “¿Qué fue eso, hermano Branham? ¿La debilidad de mi fe?” Yo dije: “Usted tiene una gran fe. Oró por su bebé. Usted y su esposo se mantuvieron en esa fe: “Dios lo levantará”. Y Él rehusó hacerlo porque Él sabe lo que es mejor. Y aún usted lo ama. Esa es fe genuina”. Cualquiera cuando las montañas y las cosas se están moviendo puede tener fe. Pero deje que una vez suceda lo contrario y vea cómo obra. Es allí cuando usted prueba si tiene fe o no. Cada hijo que viene a Dios debe ser disciplinado y probado por Dios. Así que recuerden que nuestras pruebas obran paciencia y la paciencia produce esperanza y así sucesivamente. Así que simplemente esperamos en Dios. Sea que Él nos bendiga o no, nosotros permanecemos creyendo de todas maneras, porque Él lo ha prometido. Y para ver cómo Él obra.
10Ahora, antes que abordemos el tema con la lectura de la Palabra... Porque la fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios. Y ahora no deseo ser demasiado extenso, porque el hermano Jack cuando me llamó y me pidió que viniera para acá (lo cual estuve feliz de hacer), dijo que tenía algunos enfermos que querían que se orara por ellos. Así que, bien, pensé que haríamos eso, por lo que les predicaré un poquito antes de orar por los enfermos. Y yo envié a Billy esta noche. El dijo que había dado tarjetas de oración, porque si había una aglomeración de gente, bien, los llamaríamos mediante las tarjetas de oración. Y no, no tenemos que hacerlo. Así que antes de abordar Su Palabra, acerquémonos a Él sólo por un momento en oración. ¿Habrá alguno aquí que desee ser recordado en oración esta noche? Dios les bendiga. Dios contesta sus oraciones. Él conoce sus necesidades. Ahora, con sus cabezas inclinadas, me pregunto si hay un pecador, hombre, mujer, muchacho o muchacha al que le gustaría decir: “Hermano Branham, recuérdeme delante de Dios cuando esté orando”. ¿Levantarán ustedes sus manos? Dios les bendiga. Dios les bendiga. Dios les bendiga. Muchos, por todo el auditorio, cerca de diez o quince manos levantadas, pecadores. Alguno sin la Luz de Dios en su alma por el Espíritu Santo, levante su mano y diga: “Recuérdeme hermano Branham”. Dios le bendiga. Oh, manos por doquier.
11Nuestro Padre Celestial, nos estamos allegando a Tu Trono de gracia y misericordia. Venimos humildemente en el Nombre de Jesús porque estamos seguros de que Él nos oye, porque Él dijo: “Lo que ustedes pidan al Padre en Mi Nombre, Yo lo haré”. Así que esta es la promesa que nosotros sabemos que es la verdad. No importa cuánto nuestra incredulidad lo estorbe, aún es la verdad. Así que estamos creyendo esta noche con todo lo que está dentro de nosotros que Tú nos estás escuchando. Nosotros creemos que Tú estás aquí y que responderás nuestras oraciones. Especialmente por estos pecadores que levantaron sus manos, que ellos puedan ver la Luz de Dios esta noche. Que puedan ser hallados postrados en este altar, pidiendo misericordia para sus almas pecadoras. Concédelo Señor. Ruego por aquellos que no han recibido el Espíritu Santo en sus vidas para guiarlos. Que Dios pueda entrar en la torre de control esta noche y hacerse cargo, dirigiendo sus luces y sus vidas en esta hora oscura, cuando ha llegado un tiempo donde las naciones no saben qué hacer. Pero Tú eres el Camino, la Verdad y la Vida. Estamos tan contentos de que años atrás una vez te encontramos, Señor, fue tan precioso a nuestro corazón. Tú eres nuestro pronto Auxilio en el tiempo de tribulación. Pido por ellos, por cada uno, que sean llenos con el Espíritu Santo esta noche. Bendice a los enfermos y afligidos que estén dentro y fuera del edificio, convalecientes o dondequiera que puedan estar. Pedimos misericordia para ellos, Padre.
12Ahora te pedimos que bendigas la iglesia; que la continúes bendiciendo. Queremos agradecerte por todo lo que Tú has hecho aquí en este cuerpo local de creyentes, estos santificados, gente devota que teme Tu Nombre, Señor, y que creen que Tú vendrás algún día para recibirnos. Aunque durmamos en el polvo, eso no lo impedirá porque la trompeta de Dios sonará y los muertos en Cristo se levantarán primero. Estamos en camino de todas maneras. La muerte no puede detenernos. Nada puede impedirnos encontrarnos con Él. ¡Oh Dios! Estamos tan contentos de tener la Sangre de Jesús aplicada a nuestras almas, Su Espíritu morando dentro de nosotros. Pedimos ahora que Tú hagas de cada uno de nosotros ciudadanos del Reino esta noche. Dios, sana a los enfermos y afligidos. Glorifícate. Y mientras abordamos Tu Palabra ahora para traer un mensaje a esta congregación que está en expectativa, algunos esperando para ser bendecidos, algunos esperando para ser llenos del Espíritu, algunos esperando para ser sanados, algunos esperando para ser salvos, permite que el Espíritu Santo ministre a cada uno de nosotros, Señor, de acuerdo a nuestras necesidades. Y mi gran necesidad ahora Señor, eres Tú. Ven y habla, ¡Oh Dios! Y permite al Espíritu Santo moverse sobre la Palabra así como Él se movió sobre las aguas en el principio y dijo: “Sea la luz”, a medida que la Palabra sale, porque lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
13En la lectura, si gustan anotar... Y yo había estado aprovechando las últimas semanas para hablar y marcar porciones de las Escrituras y obtuve cerca de cuatro páginas de ellas aquí. Yo no sé cómo llegué hasta ellas. (Espacio en blanco en la cinta. Editor). Si quisieran hacerlo, bien, son más que bienvenidos. Creyendo que el fin está tan cerca, pensé que quizás enseñaría un poco sobre este punto. Pueden abrir en San Juan el capítulo 1. Y haremos la primera lectura del capítulo 1 y la segunda lectura del capítulo 4 de San Juan. San Juan capítulo 1, verso 40 hasta el 43. Y en el capítulo 4 comenzamos en el verso 24 hasta el 26. Juan 1: 40- 42: “Era Andrés, hermano de Simón Pedro, uno de los dos que habían oído de Juan, y le habían seguido. Este halló primero a su hermano Simón, dijole: Hemos hallado al Mesías (que declarado es, el Cristo). Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que quiere decir, Piedra).” Y en el verso 24 del capítulo 4, leemos esto: “Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad en necesario que adoren. Dícele la mujer: Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo: cuando él viniere nos declarará todas las cosas. Dícele Jesús: Yo soy que hablo contigo.” Y yo quiero tomar una palabra de aquí para mi tema: Mesías. Yo quiero que mi tema esta noche gire en torno a la palabra “el Mesías”. La palabra en sí misma quiere decir “el Ungido” o puede ser usada como “el Rey Ungido”. Y también significa “Cristo”. Pero nosotros vamos a usarla en primer lugar en este sentido del “Rey Ungido”.
14Ella aparece la primera vez en Génesis 3:15, si desean anotar algunas Escrituras, la simiente prometida de la mujer, la cual sería el Ungido. A través de todas las Escrituras, todos los profetas hablan de ese Rey Ungido que vendría. Me gusta esa palabra: “ungido”, Dios ungiendo a Uno. Y Él sería un Rey que guiaría a Israel a ser una nación libre y que los haría reinar sobre las demás naciones. El Rey ungido haría eso. Yo creo que Jesús de Nazareth cumplió toda Escritura de lo que los profetas hablaron que sería el Mesías. Creo que en Isaías 9:6... Cuando Israel había pedido una señal, Dios dijo: “Yo les daré una señal eterna”, una señal eterna que sería para siempre. Dijo: “Una virgen concebirá”. Esa será una señal. “Y llamaráse su nombre Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz”. Y yo creo que Jesús cumplió con toda descripción de las promesas que Jehová hizo acerca del Rey y Mesías venidero. Muchos creen que Él fue derrotado en Su obra; Él es aún el Rey. Él es el Rey ahora. Él es el Rey de los santos. Apocalipsis lo dice así: “Tú, Rey de los santos”. Él tiene un Reino. ¿No está usted contento de pertenecer a ese Reino esta noche, al dominio del Ungido? No sólo eso, sino que Él nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, ungidos para Dios.
15Ahora, Jesús cumplía todos estos requisitos. Y los judíos habían leído estas promesas por años. ¿Cómo les pudo pasar por alto y escapárseles sin que lo vieran? Aquellos teólogos tan bien instruidos en las Escrituras, tan detallistas acerca de sus Escrituras y sin embargo, ellos fallaron en ver que Él era el Ungido. Suena como si esto no pudiera haber sucedido. Parece como si tuvieran que haberlo conocido por estar tan bien versados. Pero Dios cegó sus ojos. Esto muestra que era la mano de Dios. El fue tan claramente conocido. Sus señales del Mesías probaban que era el Mesías, el Ungido. Y que ellos lo pasaran por alto, ciertamente, tuvo que ser la mano de Dios que los cegó para que ellos no lo vieran o no lo habrían pasado por alto, ya lo creo. Y es la misma cosa hoy. Si el Evangelio está escondido, está escondido a los que están ciegos. Y la única vía por la que pueden recibir visión es a través de Dios.
16Ahora, Isaías 9:6, nosotros no lo leeremos, pero Él tendría que ser el Padre eterno y el Dios fuerte. Cuando Dios hizo al hombre en Génesis 1:26 (si están apuntado esa Escritura, Génesis 1:26), eso muestra que en el principio Dios hizo al hombre para ser un dios. El hombre fue hecho para ser un dios, un dios menor. Él fue hecho a la imagen y semejanza de Dios. Tenía manos como Dios; tenía pies como Dios, ojos, oídos e inteligencia y toda su fibra como Dios, porque él era un hijo de Dios. Y Jesús se refirió a él como dios. Jesús dijo: “¿Cómo pueden condenarme, porque dije Yo Soy el Hijo de Dios? ¿No está escrito en vuestra ley que ustedes dioses son? Y si ellos llamaron dioses a aquellos a los que la Palabra de Dios vino, ¿cómo pueden condenarme cuando digo: Yo soy el Hijo de Dios?” Él se estaba refiriendo a los profetas, los ungidos, los ungidos menores. Jesús estaba tan ungido que Él era más que un profeta. Jesús estaba tan ungido al punto que Él era la Plenitud de la Deidad corporalmente. El era Dios. Los profetas tuvieron la misma clase de unción, solamente que en una porción menor. Y en Génesis 1:26, cuando Dios hizo al hombre, Él lo hizo un dios porque le dio un dominio y tenía autoridad. Él tenía poder sobre las aves del cielo, el ganado, sobre los vientos, las olas, los peces del mar y todo. Tenía dominio sobre todo. Él era un regidor, ungido para ser un regidor porque fue hecho a la semejanza e imagen de Dios con un dominio terrenal. Esa es la razón por la cual la Biblia dice que la tierra está gimiendo, esperando por la manifestación de los Hijos de Dios. El mundo está esperando que el hombre regrese a su correcta condición.
17Ahora, él es hecho a la imagen y semejanza de Dios. Cuando Dios lo creó, Dios le dio algo de Su Espíritu, parte de Su Vida y él era a la semejanza e imagen de Dios. El hombre en su condición natural, en la manera que somos ahora, usted puede ver que él es mucho más que un animal, como ellos están tratando de decir que somos; porque el hombre en su estado caído, a pesar de ser un hijo caído de Dios, aún puede progresar. Él tiene una inteligencia. Se construye una mejor vivienda, mejores condiciones de vida. Hace para si mejores condiciones para viajar. Ahora él puede desplazarse a una velocidad de mil novecientas millas por hora en un avión jet o en un cohete. Y ha progresado al punto que casi puede viajar alrededor del mundo en sólo veinticuatro horas. Simplemente envía a los aires algo como un satélite, más allá del espacio donde el aire está rotando (la órbita del mundo) y allí permanece inmóvil y observa el mundo pasar debajo de él; y éste da la vuelta completa en veinticuatro horas, mientras él permanece inmóvil allí. Él asciende al espacio y se mantiene allá arriba, por encima de donde la tierra está en movimiento, mientras ella está arrastrando su corriente de aire alrededor de si misma produciendo los vientos y lo demás. Luego desciende y está de regreso en casa. La tierra está dando vueltas a una velocidad de cerca de mil cien millas por hora (1770 kilómetros por hora - Editor). Y el círculo de la tierra tiene veinticinco mil millas a su alrededor (40234 kilómetros – Editor) y rota cada veinticuatro horas. Gira a casi mil cien millas por hora. Y él sube al espacio y desafía eso, se coloca por encima de la fuerza de gravedad y permanece allí, mientras observa el mundo girar debajo de él. Es ingenioso e inteligente. Y está hecho a la imagen y semejanza de Dios y dentro de él hay Luz.
18Ahora, por ejemplo, cuando un hombre obtiene la salvación, la Luz que entra a él es casi como este pequeño botón blanco de mi camisa. Esto es cuando Dios entra en la parte interna del hombre. El hombre está constituido a la manera de un tabernáculo: los atrios exteriores, luego el lugar santo y el lugar santísimo; la gloria de la Shekinah en el interior, velo adentro. Ahora, en las entradas exteriores del hombre están sus cinco sentidos que son las entradas a su cuerpo. En el interior está su alma. El alma es la naturaleza del espíritu que está en el interior de su corazón; eso produce su alma, la cual crea la atmósfera alrededor de él. Él tiene también cinco entradas. Luego, en el interior tiene solamente una puerta, una sola entrada para ir dentro de la gloria de la Shekinah, donde Dios puede entrar a él y tomar posesión de la torre de control. Y esa vía es el libre albedrío. Ya sea que acepte o no, depende de usted. Esa es la única avenida que está abierta al hombre por la que Dios puede venir dentro de su corazón: a través de su libre albedrío. Esa facultad de libre albedrío lo coloca a usted en la misma condición que estaban Adán y Eva. Usted puede elegir lo correcto o lo incorrecto, cualquiera que desee.
19A través del libre albedrío… Entonces Dios entra en el corazón del hombre, el cual es el espíritu. Y ese espíritu constituye el alma que habita en el cuerpo. Ahora, cuando un hombre se convierte, exactamente igual que ese pequeño botón blanco, algo comienza en su corazón. Esa parte es Dios. Cuando nace de nuevo del Espíritu de Dios, el Espíritu de Dios mora en él. Ahora puede permitir que ese Espíritu crezca y saque todas las raíces de amargura y abra de nuevo el camino de Dios a través de él; él puede regresar a esa misma condición en la que se encontraba cuando estaba en el jardín del Edén. Jesús lo dijo en Marcos 11:23: “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate, y échate en el mar, y no dudare en su corazón, mas creyere que será hecho lo que dice, lo que dijere le será hecho”. Eso lo coloca nuevamente en el poder. Lo pone de vuelta a su condición original.
20Ahora, nosotros estamos constituidos de rayos de luz. Dentro de nosotros hay luz cósmica. Ahora, esa luz cósmica es una luz de la que pueden obtener los rayos X. Los rayos X no vienen de la luz de los rayos X; sino que salen de su propia luz. Y si esa luz cósmica puede ser llevada a un punto donde ya no sea luz cósmica, sino Luz Eterna, entonces Dios podría morar soberanamente, obrando nuestro pensar, nuestro caminar y nuestro hablar. Entonces, ya no es más el hombre; es Dios en el hombre. Ahora, él tiene Luz, Vida. Vida Eterna es la Luz de Dios que mora en el hombre. Y si él se rinde al Espíritu, llega a ser menos semejante a un pecador y cada vez más semejante a Dios.
21Aquí no hace mucho tiempo, tomaron rayos X de un hombre orando por un enfermo (la revista Reader´s Digest lo publicó) y hallaron un rayo de luz saliendo de uno de los hombres (no de todos ellos), sino que una de las manos del hombre reflejó un rayo de luz cuando colocaron un pedazo de lámina de plomo debajo de la mano del hombre. Desearía que ustedes mismos lo leyeran. En Inglaterra enviaron a “los sanadores” (así los llamaban) a todos los hospitales y hubo ochenta por ciento más de sanidad lograda mediante Sanidad Divina que las obtenidas por las curas médicas. Eso fue publicado por la revista Newsweek y la Reader´s Digest se enteró de eso y lo comprobó. Y hallaron que hay un rayo de luz. Cuando este hombre sinceramente sin saber lo que ellos estaban haciendo, colocó sus manos sobre un hombre e hizo una oración ferviente, ellos estaban colocando rayos X debajo y encontraron una luz que salía de su mano. Dios sabía de lo que hablaba cuando dijo: “Colocarán las manos sobre los enfermos y ellos sanarán”. Él sabe de lo que estaba hablando. Oh, yo deseo ver a la iglesia presionando hacia ese lugar donde pueda estar como Dios quiere que esté.
22Entonces, Dios se hizo carne y llegó a ser el Mesías. Y si nosotros podemos rendirnos para ser ungidos como Él lo fue, llegaremos a ser pequeños Mesías, pequeñas Luces. Eso es lo que la iglesia está supuesta a ser: luces, pequeños ungidos. Esa es la iglesia de Dios. Su Luz permanente es la Luz del Mesías, Cristo resucitado en Su pueblo, los ungidos, portando Su Luz a través de las edades de la iglesia. Algunas veces Ella casi se extingue completamente; luego regresa de nuevo. El Ungido de Dios, la iglesia Mesiánica de Dios... Si Mesías quiere decir “el Ungido” y significa “Rey” y si la iglesia es ungida por el Espíritu del Mesías, entonces ella llega a ser un Mesías menor; aunque menor, no obstante, es un Mesías, porque tiene Su Luz, refleja Su poder, refleja Su gloria, refleja Su autoridad. Por tanto, ella es Mesías. ¡Oh, cómo le refleja a Él en Su Reino, en Su dominio! El problema hoy es que hemos organizado demasiado a la iglesia y tenemos organización en lugar de la Luz del Mesías. Tenemos Russelitas, prosélitos y todas estas otras clases de luz. Pero nosotros necesitamos la Luz del Mesías, lo que la iglesia necesita hoy es: la Luz del Mesías. Oh, lo amo por Su bondad.
23Ahora, eso es verdad. Dios llamó Mesías. Dios nos llamó y llegamos a ser reyes y sacerdotes para Dios. Así como Jesús fue el Sumo Sacerdote de Dios, nosotros llegamos a ser sacerdotes menores. Dios habitó en Plenitud en Él para reflejar la expresión de Dios al mundo, porque Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo a Sí mismo. Y como Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo a Sí mismo, Dios vino dentro de Su iglesia y le ungió algunos pequeños Mesías. ¡Oh Dios! ¿Puede verlo? Las mismas cosas que Él hizo están en Su iglesia. El mismo poder que Él tuvo está en Su iglesia. Y Su iglesia llega a ser Su dominio y Él es el Rey sobre este dominio. Y nosotros somos reyes y sacerdotes ofreciendo sacrificios espirituales a Dios, frutos de labios que alaban Su Nombre. Amén. Allí lo tienen: pequeños Mesías, pequeños ungidos. ¿Ungidos de qué? Del Principal, ungidos del Grande.
24Oh, cuando Jesús estaba sobre la tierra, ellos no podían negar que Él era el Mesías, porque Él hizo las señales del Mesías. Los judíos fueron cegados y esa es la razón por la que no le conocieron a Él ni a Sus señales como Mesías. Ese es el asunto con la iglesia esta noche: está ciega. El mundo no puede verlo, porque el dios de esta tierra ha cegado sus ojos a las cosas espirituales. ¡Oh, si tan sólo pudieran entender! Jesús salió e hizo las señales del Mesías y la gente blasfemó de Él. Y si blasfemaron del gran Rey Ungido, el Mesías, ¿cuánto más llamarán a los de Su casa, a los de Su Reino? Ellos lo llamaron a Él Belzebú y cualquier otra cosa y ellos lo llamarán a usted peor que eso: “santos rodadores, santos saltadores”, alguna otra cosa. Ellos siempre tienen un calificativo para eso, porque vienen del diablo. Si lo llamaron a Él todo eso, ¿cómo pudieran llamar a los de Su casa? Aún hacen lo mismo.
25Ahora, usted dirá: “Hermano Branham, Jesús tenía la señal del Mesías. ¿Cómo sabemos cuál fue la señal?” La Biblia dice que cuando el Mesías viniere, Él sería un profeta y mostraría las señales del profeta. Cualquier maestro de las Escrituras sabe eso. Moisés dijo: “El Señor tu Dios levantará un profeta como yo”. Cuando Él realizó aquellas señales para darse a conocer como en el capítulo 4 de San Juan, cuando Él le dijo a la mujer que ella había tenido cinco maridos, ella dijo: “Señor, paréceme que eres profeta. Sé que el Mesías ha de venir, el cual se dice el Cristo: Cuando él viniere nos declarará todas las cosas”.Dícele Jesús: “Yo Soy, que hablo contigo.” Ella corrió a la ciudad y les dijo a todos los hombres de la ciudad: “Vengan y vean a un hombre que me ha dicho las cosas que he hecho. ¿No será éste el mismo Mesías?” Jesús mismo dijo: “Si Yo no hago las obras de Mi Padre, entonces no me crean. Si Yo afirmo tener la unción y no hago las obras de Dios, porque Yo estoy ungido por Él y con Él… Y no soy Yo el que hace las obras. Es el Padre que mora en Mí. Él hace las obras. Y si Yo no hago las obras, entonces no me crean. Pero si las hago, créanlas”.
26Ahora, eso fue para el Mesías. Para los pequeños Mesías, la iglesia, aquí viene. ¿Están listos? San Juan 14:12, ·”De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que Yo hago también él las hará”; pequeños Mesías. Eso es correcto. Pequeños Mesías, la representación del Mesías en la tierra. En Marcos capítulo 16:15-17, y les dijo: “Id por todo el mundo; predicad el Evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado será salvo; más el que no creyere, será condenado. Y estas señales seguirán a los que creyeren...” (pequeños Mesías)”. ¿Cuán lejos? A todo el mundo. ¿A quién? A toda criatura. Oh, estoy tan contento. ¿Cómo van a borrar ustedes esto? Dicen: “Eso fue solamente para los discípulos”. ¿Para los discípulos? Él dijo: “Para todo el mundo y para toda criatura. Estas señales seguirán a los que creyeren”.
27Me pregunto dónde se basan las personas que no creen en las señales y maravillas que siguen a los creyentes. Si usted leyera alguna vez la historia de la iglesia, ¿cómo podría creer que eso cesó con los apóstoles? Yo leí los Padres de Nicea, el Concilio de Nicea, todos los antiguos escritores de los que yo pudiera pensar, leí Las Dos Babilonias de Hislop y muchos de los otros libros antiguos. Y en todo el recorrido hasta la Iglesia católica primitiva… Al principio durante los primeros seiscientos años después de Cristo, estuvieron Ireneo, San Martín, Colombo y todos aquellos; cada uno de estos hombres santos. Ellos predicaron el bautismo en el Nombre de Jesucristo. Predicaron la remisión de los pecados. Predicaron el hablar en lenguas. Ellos levantaron muertos; sanaron enfermos. Señales y maravillas les siguieron completamente a través y por las edades del oscurantismo. Ha habido una pequeña minoría por toda la trayectoria que mantuvo esa Luz del Evangelio brillando. ¿Qué era eso? Los pequeños Mesías, unos que expusieron la representación del Reino Mesiánico. Jesús nunca falló. Él hizo exactamente lo que estaba comisionado para hacer. Y Él vino a establecer un Reino y lo hizo. El Reino de Dios entra al corazón mediante el poder del Espíritu Santo, trae al Espíritu de Dios sobre la iglesia ungida para realizar señales y maravillas como Él las hizo, para probar que ese Mesías es el Rey de Su Reino. Amén. Me siento ahora como con ganas de gritar.
28Oh, cuando hay tanta gente allá afuera con un carnet de membresía diciendo: “Venga, únase a nosotros, venga únase a esto” y “Nosotros tenemos lo más grande; tenemos esto; lo más costoso”. ¿Qué diferencia hace eso? Todo eso es insensatez y perecerá. Pero el Reino de los cielos es establecido en el corazón y el alma de un hombre mediante la revelación de Jesucristo. Y Él dijo: “Sobre esta piedra, Yo edificaré Mi iglesia y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. Sobre esta revelación y teniendo la revelación, usted llega a ser un creyente y al creer estas señales seguirán a los que creen.
29¿Ve usted lo que es el Mesías? El Mesías es el Reino de Dios, los ungidos, esos ungidos con el mismo Espíritu con el que Él fue ungido. Alguien le dijo un día: “¿Sentarás a mis hijos a Tu mano derecha y a la izquierda?” Él dijo: “¿Pueden ustedes beber de la copa que Yo bebo? ¿Pueden ser bautizados con el bautismo con el que Yo estoy bautizado?” Ellos dijeron: “Si”. Y Él dijo: “Ustedes lo serán. Pero en el Reino, el sentarse a la derecha o a la izquierda no es Mío el darlo”. Así que esto mostró que nosotros podíamos tomar de la misma copa de persecución, ser llamados Belzebú o lo que fuera y también ser bautizados con el mismo Espíritu con el que Él fue bautizado. Así que si Él fue llamado el Mesías, lo cual Él fue, porque estaba ungido con ese Espíritu Santo... Y cualquier iglesia que esté ungida con el mismo Espíritu Santo es un pequeño Mesías, un dios menor. Y algún día cuando este cuerpo sea resucitado, yo espero de antemano que Dios pueda tener un grupo de personas que manifiesten Su poder en toda dimensión dentro de la cual estén supuestos a estar. El Mesías, un Ungido, un Rey para liberar. Ustedes son reyes y sacerdotes, reyes para legislar y sacerdotes para ministrar, un Mesías. Sus señales siguieron en todas las edades, reflejando Su Luz, Su Presencia en el pueblo de Su Reino.
30Ahora, usted no tiene que morir para obtener esto. Usted tiene que morir espiritualmente, pero no tiene que morir físicamente. El interior es donde Dios entra para tomar control de usted. Y luego Él presiona en usted hacia fuera para no dejar ninguna raíz de amargura, odio, malicia, contienda... Esas cosas lo correrían a Él otra vez. Sólo haga que toda bajeza, superstición y toda incredulidad estén fuera de usted. Y cada vez que saque un poco de incredulidad, Dios entrará y tomará el control. Saque la incredulidad.
31Él le dijo a Josué: “Todo lo que pisare la planta de tus pies, eso te lo daré”. Y esta noche, mientras que entramos en el Reino de Dios echando fuera todos los filisteos incrédulos, los amonitas, los amalecitas o lo que fuere, sacándolos fuera de nosotros de esa manera, entonces nosotros tomamos posesión. Amén. Me gusta eso. Dicen: “Los días de los milagros pasaron”. “Ustedes amonitas, salgan de mí. Yo he puesto la huella de mi pie allí; y lo he conquistado”. “No hay tal cosa como ver visiones”. “Fuera de aquí, tú amalecita. Yo estoy venciendo”. Allí lo tiene. Usted está presionando. A partir de ese pequeño botón, Dios se está apoderando de las fibras de su ser, diseminándose, Dios obrando a través de usted, en usted y alrededor de usted.
32No es de maravillarse que Elías colocara su cuerpo sobre ese bebé muerto y volviera a la vida. Era Dios en el hombre. Dios tenía el control. Él estaba ungido. Jesús dijo que él lo estaba. Todos los profetas de Dios en el Antiguo Testamento estaban ungidos con el Espíritu Santo. Ellos lo estuvieron. Por tanto, eran Luces menores. Él siendo el Mesías, fue la Plenitud de Dios. Entonces, ellos eran pequeños Mesías, Mesías menores, porque fueron ungidos con el mismo Espíritu con el que Él fue ungido, solamente que Él lo tenía en Plenitud. Y todo hombre hoy que ha recibido el verdadero bautismo del Espíritu Santo está ungido con el mismo Espíritu que estaba en Jesús de Nazaret, que salió haciendo el bien y sanando a los enfermos. Me hace sentir bien saber que Él vive hoy. Hay algo respecto al hombre. Él es un dios. Él fue hecho para ser un dios. Su propósito aquí en la tierra era ser un dios, tener el dominio sobre todas las cosas en la tierra. ¡Oh Dios! No permita que esto lo desconcierte, porque aún tengo más Escrituras anotadas aquí. ¿Ve?
33Aquí la otra noche, yo vi un programa de televisión de un hombre con fe mental síquica. Este hombre colocó un vaso de agua, echó para atrás y se mantuvo concentrado en ese vaso de agua hasta que lo estalló, solamente mediante la concentración, mirando ese vaso de agua. Y el vaso estalló y el agua se derramó: sólo por pura concentración mental. ¿Por qué? Eso está en sus fibras. Esa es su estructura. Si él puede hacer eso porque tiene un poder mental que puede romper un vaso de agua, siendo él un pecador, eso muestra que hay algo dentro de ese hombre. Él está en una condición caída, pervertida. Pero si ese hombre solamente pudiera regresar a Dios y permitiera que Dios entrara en él, con ese poder desencadenaría el Reino de Dios. Él no tenía un cable conductor. Él era como una escopeta disparando a todas partes. Pero si ese espíritu que está en el hombre pudiera ser convertido y colocara a Cristo allí dentro, donde haya un cable conductor... Un conductor es un cable que conduce energía. Amén. Y deje que un hombre tenga esa misma fe en el cable conductor de la Palabra de Dios y él podrá levantar los muertos, limpiar los leprosos, echar fuera demonios. Amén. Él está diseñado como un dios. Él se asemeja a Dios. Seguro que sí. Esa es la razón por la que Dios fue hombre y el hombre fue Dios. Y esta es Su descendencia: el hombre. Él está tratando de tener posesión de un hombre, tratando de tenerlo en Su mano.
34Ahora, no toda teología es la clase correcta de conductor, usted sabe. Existe una gran cantidad de teología que sólo es aislante. Tienen un montón de iglesias que dicen: “Los días de los milagros han pasado; no existe tal cosa como Sanidad Divina; solamente los demonios hablan en lenguas”. Eso es un aislante. Usted no quiera nada como eso. Aléjese de eso. Regrese a la Palabra. La Palabra es el Conductor de Dios. Un hombre que cree en la Palabra de Dios, tiene la Palabra de Dios y se levanta tan alto como estos edificios que están aquí alrededor, cuando sale apoyado en Ella. Ella es la que guía, la que conduce al hombre, la que conduce al espíritu. El hombre está hecho para tener una gran fe. Hace algún tiempo yo prediqué aquí en este tabernáculo acerca del tema “Sediento de Vida”. ¿Qué es lo que hace que una mujer quiera salir y bailar rock-and-roll? ¿Qué hace que un muchacho, un joven, desee hacer eso? Y no solamente él, sino también el abuelo y la abuela. ¿Por qué hacen eso? ¿Qué los hace a ellos salir allí? ¿Por qué las personas quieren actuar de la manera en que lo hacen? Es porque ellos están hechos para tener sed de algo. Están hechos para estar sedientos, pero sedientos de Dios. Y están tratando de mitigar esa sed santa tomando de la pila diabólica que él llama placer. Usted nunca, nunca, nunca, estará satisfecho hasta que Dios entre y tome control de usted. Puede bailar, beber, cometer adulterio, hacer lo que quiera; y entonces, se despertará con un dolor de cabeza y algún día en el infierno. Pero la razón por la que hace eso es porque usted fue hecho a la imagen de Dios para estar sediento de Dios. Dios desea entrar allí. Dios quiere que permita que Su Palabra entre en usted y usarla como un conductor. Como Abraham que dijo: “Dios lo dijo”. “Dios dijo que tú tendrías un bebé ¿Cómo sabes que vas a tenerlo?” “Dios lo dijo”. “Tú tienes cien años de edad, ¿cómo lo podrás tener?” “Dios lo dijo”. Él estaba ungido. Amén. Él estaba ungido. Y él tenía la Palabra y la Palabra le fue ungida a él. Ella era un Conductor para llevarlo a obtener el bebé.
35Cualquier hombre o mujer que esta noche tome esa misma Palabra de Dios: “Por sus llagas fuimos nosotros curados” y permita que la unción, el Mesías, venga sobre él, ese conductor lo conducirá directamente a su sanidad. Lo conducirá a la salvación. Oh, yo amo eso. Eso es lo que hará, porque usted está hecho para estar sediento de Dios. Y el diablo trata de pervertirlo, hacerle creer que está teniendo un buen tiempo fuera de esto, manteniéndolo ciego como él hace, como hizo a los judíos, hasta el tiempo cuando usted cruce la línea de separación. Y entonces, usted estará acabado. Es poco más o menos donde se encuentra esta nación hoy. Y no solamente ésta, sino también las otras. El mundo no lo creerá. La Biblia dice en II Timoteo capítulo 3:1-5,”Esto también sepas, que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos: que habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, detractores, desobedientes a los padres, ingratos, sin santidad, amadores de los deleites más que de Dios; implacables, crueles, calumniadores, intemperantes y despreciadores de aquellos que son los pequeños Mesías; traidores, soberbios, vanagloriosos, amadores de los deleites más que de Dios; teniendo una apariencia de piedad.”
36Usted nunca esté buscando este tipo de evangelismo de alto nivel y cosas para hacer algo. Esa no es la manera de Dios hacerlo. Él vino a los suyos. Los suyos no le recibieron. ¿Ve? Él fue pequeño. Vivió allí mismo en Palestina casi toda Su vida y yo diría que el ochenta por ciento de la gente nunca supo que Él estaba allí. Sino que Él fue enviado a la iglesia. Fue enviado al pueblo que Él iba a recibir. Él conocía a los Suyos; los Suyos lo conocían a Él. “Mis ovejas conocen Mi voz”. No permitan que les pase por alto, Shreveport. Por favor. Mantengan eso. “Mis ovejas conocen Mi voz por medio de Mi Palabra. Si Ella es enseñada y no manifiesta lo mismo que Yo hice, entonces es un cable conductor incorrecto”.
37(Lugar en blanco en la cinta- Editor) …Mesianismo. Así que el águila tiene que tenerlo. Sabemos eso. Y ahora, antes de salir de ese punto decimos que el hombre... El hombre, ¿qué es él? Él tiene manos como Dios, ojos como Dios, oídos como Dios, tiene un cuerpo como Dios. Él fue diseñado según Dios. Le fue dada una tierra y un dominio. Él fue hecho dios sobre la tierra para gobernarla, un dios menor. Dios rige el universo, todo. Pero al hombre le fue dada la tierra para que la gobernara. Él fue un pequeño Mesías. Y eso es lo que es el hombre esta noche, si él regresa a Dios. Él es un pequeño Mesías. Si Mesías quiere decir “el ungido” y usted está ungido, entonces, ¿qué es usted? Eso es exactamente correcto: un pequeño Mesías. Nosotros lo llamamos así por causa de la Palabra hasta que profundicemos un poco en la Escritura al respecto. Muy bien.
38¿Alguna vez pensó en esto? Permítanme preguntarles algo. Miren hacia mí por un momento. Esta es mi mano; este es mi dedo; esta es mi oreja; esta es mi nariz; pero ¿quién soy yo? Esto no soy yo. Esto es algo que me pertenece. ¿Ve? Esta es mi mano, pero, ¿quién es ese yo a quien pertenece la mano? Observe, esto es solamente una casa en la que yo estoy viviendo. Bien, debe haber algo allí dentro llamado “yo”. “Yo” está en alguna parte, porque esto es mío. ¿Lo ve usted? “Yo” es alguien, porque yo poseo algo. Yo tengo una mano. Es mía. Bien, ¿quién es ese “yo” a quien eso pertenece? Ese es su espíritu. Bien, depende de qué clase de espíritu sea. A quien usted rinda sus miembros, de ese será usted siervo.
39Ahora, si usted puede romper un vaso de agua porque posee una telepatía, un conocimiento mental y un cierto poder que usted está en capacidad de producir porque es un ser humano, un poder de esa fuerza mental que es invisible y desconocido y sólo a través de esas circunstancias... Si puede romper un vaso de agua con esa clase de espíritu humano pervertido y condenado, por cuanto ustedes fueron formados a la imagen de Dios, ¿qué podrán hacer cuando permitan al Dios que los formó entrar en ustedes y controlarlos? Amén. Usted puede hacer que toda promesa de Dios venga a suceder. Si señor. Toda promesa que Dios hizo sucederá. Correcto. El don de Dios es Su Palabra. Dios prometió, hizo y envió un don. Usted toma el don y luego, con Su Palabra, allí tiene su conductor. Con un don de Dios... Si Dios le da el don del Espíritu Santo (¿Cree eso?), bien, la Palabra de Dios es un conductor para usar ese poder. Cualquier cosa que el Espíritu Santo le haya prometido, eso es lo que usted puede hacer.
40Observe, eso es lo que la Palabra conduce. La Palabra sale y el Espíritu Santo sigue a la Palabra. Dondequiera que la Palabra sea predicada... Usted oye a su pastor predicarla. Y lo primero que usted percibe es uuiiiuu, (el Hermano Branham hace un soplido - Editor), es al Espíritu Santo que recorre el edificio. ¿Ve? Eso es correcto. La Palabra es el Conductor del Espíritu porque donde la Palabra es predicada, el Espíritu la sigue. Dondequiera que Ella vaya, el Espíritu sigue a la Palabra. Oh, me gusta eso. Me gusta cómo suena la enseñanza de la Biblia y el Espíritu Santo de la Biblia viniendo a confirmar la enseñanza de la Biblia. Si el Espíritu Santo no la confirma, entonces usted tiene sus cables cruzados. Usted está haciendo tierra en alguna parte. Si señor. Si puede tener esa Palabra conectada al dínamo, ese gran objeto que produce la plenitud de la corriente, Él energizará ese pequeño cable para usted. Eso es correcto. Y hará cosas a su favor.
41Cuando Juan el Bautista vino, él era parte de la Palabra. Él fue como un pequeño Mesías. Estaba ordenado de Dios por la Palabra. Él era un don de Dios que vino al mundo. ¿Cree eso? Isaías capítulo 40 dijo que él era la voz de uno clamando en el desierto. Y cuando él vino y tomó su posición de clamar en el desierto, él estaba completamente libre de temor. Amén. Si señor. Hermano, observe cuán grande fue él. Ahora, Dios habló de la venida de Juan, Él dijo que todas las montañas saltarían como carneros, las hojas batirían sus manos, los lugares altos bajarían y los valles serían alzados. Me imagino la interpretación teológica de eso: “Santos hermanos, algún día Dios abrirá los corredores del cielo, hará descender la escalera de Jacob y bajará del cielo un poderoso profeta; y una escolta angelical vendrá con Él, descendiendo a la tierra. Y él bajará aquí en el patio, donde está el santo templo. Y si Caifás es el sumo sacerdote, él le dirá: Su Señoría, he descendido”.
42¡Oh Dios! ¿Y qué sucedió? Cuando él vino, allí estaba un individuo barbudo saliendo del desierto, vestido de piel de animal, probablemente tomaba un baño cada tres meses, saliendo allí, parado con el fango hasta las rodillas y diciendo: “Arrepentíos, porque el Reino de los cielos está a la mano”. Allí fue cuando las montañas saltaron como carneros. Allí fue cuando las hojas batieron sus manos. Allí fue cuando los lugares altos fueran bajados y los bajos alzados. Lo que el hombre llama grande, Dios lo llama insensatez. Me pregunto si algo de nuestro gran evangelismo, Dios no lo llamará un montón de insensatez... tratando de hacer grande a alguien con mucha pompa y todo lo demás. Solo me pregunto lo que Dios piensa acerca de eso.
43Este Evangelio no va a estremecer al mundo. No es un sacudón del mundo; es un sacudón de la iglesia. Ahora mismo en estos últimos años, la iglesia ha sido sacudida como nunca. Y el mundo no sabe nada acerca de eso. No se supone que sacuda al mundo. Ellos están muertos de todos modos. Usted no puede sacudir esos viejos cadáveres. Ellos están dos veces muertos y desarraigados. ¿Cómo puede usted hacerlo? “Bien, yo pertenezco a esto”. “Bien, siga adelante y pertenezca a eso”. ¿Ve? Usted no puede sacudirlos. “Bien, mi abuela hizo esto y aquello”. No importa lo que la abuela hizo, ¿qué es lo que Dios está haciendo ahora? Esta es la Luz. Camine en Ella. Esa abuela vivió en sus días. Eso está bien, pero tú no puedes vivir en esa vida. ¿Por qué entonces usted no viste los vestidos de su abuela, hermana? Quizás estén demasiado pasados de moda. No, usted quiere quedarse con la iglesia de su abuela, pero no quiere vestir su ropa.
44Todos los genuinos profetas de Dios clamaron contra el pecado. Todos los ungidos lo hacen. Esa es la verdad. Ellos lo hacen. Y Dios guarda Su Palabra a cada uno. Él siempre lo hace. Eso es, usted recibirá toda promesa si pasa a través del banco de compensación de Pentecostés. Usted sabe, cuando se emite un cheque, ellos no pagarán el cheque hasta que pase por el banco de compensación. Tiene que pasar por el banco de compensación; entonces el cheque es pagado. Y cuando usted dice que se arrepiente y está listo para pasar a través del banco de compensación Pentecostal de Dios, Dios pagará con todo don que Él prometió. Amén. Pruebe Hechos 2:38 una vez y compruebe si ese es Su banco de compensación. Pablo le señaló a la gente en Hechos capítulo 19 que ellos todavía no habían pasado a través del banco de compensación. Sí. Oh, ellos estaban teniendo un gran gozo, pero cuando les dijo: “¿Han recibido el Espíritu Santo después que creísteis?” Y ellos respondieron: “Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo”. Entonces él les dijo: “¿En qué, pues, fuisteis vosotros bautizados?” “Nosotros hemos sido bautizados correctamente”. “¿Cómo? ¿En qué?” “En el bautismo de Juan”. “Eso no funcionará. Ustedes tienen que pasar por el banco de compensación. Dios ha establecido Su banco para pagar estas promesas con esto”.
45Pedro dijo el día de Pentecostés: “Estas promesas son para ustedes, para sus hijos, para aquellos que están lejos y para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. Y cuando cumplieron Hechos 2:38, Dios honró el cheque cuando pasó por el banco de compensación y allí vino la confirmación. Ellos comenzaron a hablar en lenguas, a profetizar y a alabar a Dios. Cuando un creyente firma su nombre como un creyente y pasa a través del banco de compensación Pentecostal de Dios con el bautismo del Espíritu Santo, Dios pagará toda promesa y todo lo demás. Su banco es bueno. Sus promesas son reales.
46Toda promesa está firmada en el Nombre de Jesús. No puede ser firmado de otra manera: no funcionará. Él no conoce títulos. Él solamente reconoce el Nombre. Amén. ¿Cree usted eso? Ciertamente así es. Si señor. Lo único que Él conoce es Su Nombre. Él dijo: “Pidan al Padre cualquier cosa en Mi Nombre”. Ahora, no vaya usted colocando cuatro o cinco nombres diferentes sobre el cheque. Él no reconoce nada de eso. El cheque será devuelto. Usted tendrá una falsa invitación. Pero en el momento que usted pase a través del banco de compensación, Dios le dejará saber si pasó el banco de compensación o no. “Lo que pida le será dado. Si permanecéis en Mí y Mis palabras en ustedes, pidan lo que quieran, y les será dado”. Correcto. Entonces usted tiene la unción. Los pequeños Mesías. El mismo don que estuvo sobre Él. Él obedeció la Palabra y cuando Él vino a cumplir la Palabra, entonces Dios... Él era el Mesías. Él era Jesús cuando nació. Pero cuando el Espíritu Santo vino sobre Él después de Su bautismo, Él fue ungido con Dios. Dios estaba en Él, porque Él vino a cumplir la Palabra.
47Cuando usted venga a este altar, venga aquí para cumplir la Palabra de Dios conforme a la invitación “quienquiera venir, que venga”. No venga firmando: “Bien Señor, si Tú me sanas de este dolor de estómago, yo creo que te serviré”. No venga de esa manera. Venga y dígale que usted es un bribón. Que no es bueno. Que quiere ser lleno con el Espíritu Santo y que usted no es bueno de ninguna manera. Usted no merece nada, lo que merece es morir e ir al infierno. Pero por cuanto Él lo invitó a venir: “Yo estoy viniendo, Señor. Nada traigo en mis manos; solo a Tu cruz me afierro”. Allí lo tiene. Entonces Él honrará eso. Hay un bautisterio allá. Fíjese si Él no tiene cuidado de Su Palabra. Él siempre lo hace cuando se pasa por el banco de compensación. Pero tiene que pasar por el banco de compensación. Cuando un hombre dice que cree en Jesús y lo acepta como su Salvador personal, Dios le da una chequera: cualquier cosa que él pida firmándolo con el Nombre de Jesús. No coloque allí a ningún otro porque no funcionará. ¿Ve? Usted tiene que pasar a través del verdadero banco de compensación Pentecostal. Y cuando eso suceda, entonces su cheque será reconocido y Él siempre hará efectivas las promesas de Dios. Cada uno de los pequeños Mesías recibe su sello de confirmación.
48Estamos viviendo en los últimos días, en la edad final, la edad de Laodicea, una de las edades más oscuras que haya existido desde las edades del oscurantismo ahora mismo, una edad más hipócrita que las de aquel entonces. Ellos no tenían Luz. El atardecer es una hora engañosa. Cualquiera que viaja sabe que es mejor reducir un poco la velocidad cuando viene el atardecer. ¿Es eso correcto? Nosotros vamos a tener un mensajero en este atardecer. ¿Sabía usted eso? Dios lo prometió en la edad de Laodicea. Yo estaba leyendo en las Escrituras el otro día allá en la montaña. Estaba leyendo allá y el Espíritu Santo me dijo que subiera a cierto árbol y me quedara allí. Él me quería hablar. Me quedé allí por una media hora. Él nunca dijo nada. Yo me recosté debajo de ese árbol de roble y me acomodé. Dije: “Señor, Tú me hablaste cerca de una milla de aquí, y dijiste que subiera a la montaña (al Valle del Deportista, como yo lo llamé) y que Tú me hablarías”. Entonces Él me mostró, cuando abrió Malaquías capítulo 4: “Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios... (Si usted desea anotarlo, Malaquías 4). Y Él dijo: “Aquel día que vendrá abrasará a los soberbios y los justos caminarán sobre las cenizas de los impíos”. Y dijo: “He aquí, Yo os envío el profeta Elías antes de que venga el día de Jehová, grande y terrible. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres”.
49Bien, yo dije: “Eso es correcto. Yo creo eso”. Cuando Jesús estaba afirmando ser el Mesías, sus discípulos le preguntaron: “¿Por qué dicen los escribas que Elías ha de venir primero?”. Jesús les dijo: “Él ya vino y no le conocieron”. Y entonces ellos entendieron que hablaba de Juan el Bautista. ¿Cuántos han oído eso? Bien, todos ustedes han leído la Biblia. Pero recuerde que ese no era el Elías del que estaba hablando para los últimos días, porque el mundo nunca fue quemado, ni el milenio fue establecido. Observe la Escritura. Observe su lectura. Busque Malaquías por un momento. Observe allí. Yo nunca supe esto antes. Yo nunca procuro decir algo sin que primero venga el Espíritu Santo y lo revele. Observe Malaquías 4:5. He aquí, yo os envío a Elías el profeta, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible... (ese día grande y terrible en el cual quemará la tierra): Él convertirá el corazón de los padres a los hijos, y el corazón de los hijos a los padres...
50Observe. La primera vez que vino Elías, él volvió el corazón de los padres, de los viejos patriarcas, de los viejos judíos hacia la fe de los hijos que lo recibirían a Él y creerían en el Mesías venidero. “Volverá el corazón de los padres al de los hijos, y (una conjunción, uniendo la oración, cuando Él viene la segunda vez) el corazón de los hijos de regreso a los padres pentecostales”. Aleluya. Allí lo tiene. Así que, ¿cómo puede la Luz del atardecer ser otra cosa sino el regreso al Libro de los Hechos otra vez? Bien. Cuando Él dijo que eso será antes de que el día venga cuando la tierra arderá como un horno y los justos caminarán sobre las cenizas de los impíos. Oh hermano, estamos esperando por esa Luz que viene. Y está aquí. Y recuerde, cuando este Elías viene... Yo les daré algunas de sus características. Cuando Elías venga, ese es el mensajero a la edad de la iglesia de Laodicea. Recuerde, Elías fue el que subió en un carro de fuego y nunca gustó la muerte. Y el mensaje de este gran mensajero que vendrá en este día final en la edad de la iglesia de Laodicea, la Edad Pentecostal, será el mensaje que llevará a la iglesia al rapto. Exactamente. Él mismo fue raptado y él vendrá con la iglesia para el rapto.
51Y recuerde otra vez. Les daré algunas de las características de este hombre. Él odiará a las mujeres. Seguro que lo hará. Mire quien estaba en contra de Elías: Jezabel. Mire quien estaba en contra de Juan: Herodías. Otra cosa, él se parará firmemente en contra de las denominaciones. Mire a Elías y a Juan. “No piensen en decir dentro de vosotros mismos que tienen a Abraham como vuestro padre. Dios es capaz de estas rocas levantar hijos a Abraham”. Él odiará a las denominaciones y a la mujeres inmorales. Será un hombre que viva en el desierto saliendo con su Mensaje. Y convertirá el corazón de la gente. Oh, han salido un centenar de Elías en los últimos días: Alexander Dowie y tantos otros en el mundo hoy diciendo que ellos son el Elías de este día. Elías regresará a la iglesia original pentecostal de Efeso y traerá ese mismo Mensaje al pueblo con las señales del Mesías. La Biblia lo dice.
52Él dijo: “Será un día el cual es conocido de Jehová, que no será ni día ni noche. Pero sucederá que al caer la tarde habrá luz”. Zacarías 14:7. ¿Es eso correcto? Ahora mire. El sol se levanta en el este. Usted dice: “Nosotros somos hijos del día del Evangelio”. Este ha sido un día de oscuridad para los hijos. La Estrella de la mañana solamente anuncia la venida de justo lo contrario a lo que ella es literalmente; porque la Estrella de la mañana que se levantó allá atrás es la Estrella de la mañana que anuncia la venida del Hijo y la partida del Hijo. El sol natural estaba saliendo cuando esa estrella lo anunciaba y el Evangelio estaba justamente entrando. Nosotros somos los hijos de la Luz. El mundo está en tinieblas ahora. La iglesia ha pasado a través de las edades del Oscurantismo. Pero la Estrella del atardecer es la que anuncia la Luz. La Estrella del atardecer es la que proclama la Luz que viene a la iglesia. La iglesia ha estado viviendo en la minoría, disminuyendo hasta ser un pequeño grupo. Pero finalmente esa trompeta de Dios sonará y el día romperá en eternidad. El amanecer está llegando y este gran Espíritu de Dios que vendrá sobre alguien en estos últimos días y que anunciará este Mensaje, traerá el corazón de los hijos de regreso a la fe de los Padres pentecostales.
53¿Y cómo fue escrito el Libro de los Hechos? Comiencen leyéndolo. Mire cómo lo hemos contaminado con toda clase de tonterías de nosotros mismos. Pero habrá alguien que vendrá un día: una Luz antes de la salida, esa puerta abierta allí delante de la iglesia: Observe y vea si no viene alguno de estos días. Dios enviará al Elías. Tan cierto como que estoy parado en este púlpito, Él lo enviará; y ese Elías sacudirá al pueblo y lo regresará directamente a la doctrina original de Pentecostés. Ahora, comencemos en Pentecostés y veamos cómo fue. Vea lo que ellos hicieron. Observen si era darse las manos. Y eso será exactamente lo que se repetirá. Y cuando Pedro predicó allá el día de Pentecostés y estaban todos llenos con el Espíritu Santo y hablando en otras lenguas, estos hombres dijeron: “Ahora, ¿qué podemos hacer para obtenerlo?” Pedro dijo: “Arrepiéntanse cada uno de vosotros y bautícense en el Nombre de Jesucristo para la remisión de sus pecados y recibirán el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, para sus hijos, para los que están lejos, para cuantos el Señor nuestro Dios llamare”. Esa fue la Luz original de Pentecostés. Ahora, esa es la Estrella de la mañana y la Estrella de la tarde es para reflejar de nuevo la misma Luz. Él clamará como una voz en el desierto de la proximidad del Mesías. También mostrará las señales del Mesías venidero. Será un profeta de Dios, un gran hombre. Y cuando él venga, observe lo que hará. La Biblia dice que él hará esto.
54Y también antes que el día venga, la iglesia tiene que estar entrando en un tiempo cuando se esté cumpliendo lo que Jesús dijo: “Como fue en los días de Sodoma, así será en la venida del Hijo del hombre”. El mundo está en la condición de Sodoma. Todos sabemos eso. ¿Es eso correcto, iglesia? El mundo está en la condición de Sodoma. Ahora observe. ¿Qué clase de mensaje recibió Sodoma? Ellos tuvieron un moderno Billy Graham que fue allá y predicó a los intelectuales. Solamente una pareja salió y ellos estaban en desgracia y trajeron desgracia. La esposa se convirtió en una estatua de sal por mirar atrás. Ahora, observe eso. Un Ángel permaneció con Abraham. El Ángel que permaneció allá fuera con Abraham (no sabiendo quién era él, supuestamente), le dijo: “Abraham, ¿dónde está tu esposa Sara?” Y él dijo: “Ella está en la tienda detrás de ti”. La Biblia dice que ella estaba en la tienda detrás del Ángel. Y Él dijo: “Te visitaré de acuerdo al tiempo de la vida. Yo te prometí ese niño. Yo me encargaré de que lo tengas”. Y Sara se rió para si misma. Y cuando ella lo hizo, el Ángel del Señor dijo: “¿Por qué se ha reído Sara?”.
55Ahora, Él dijo que eso sucedería antes de la venida del Señor. “Como fue en los días de Sodoma, así será en la venida del Señor”. ¿Lo ven amigos? Reflejará la misma clase de Luz que reflejó la Estrella de la mañana. ¿Y qué será lo que él haga? Volverá a los hijos a la fe de los padres pentecostales. Pablo, Silas, Juan, Marcos, Ireneo, San Martín, Colombo y todos aquellos grandes mártires que predicaron este Evangelio, se aferraron y permanecieron rectamente con él; y luego fueron echados para fuera. Cuando este grupo de gran clase comenzó a desear tener una organización. Usted nota que la Biblia lo dice: “los hechos de los nicolaítas”. Y entonces lo que fueron los hechos en una edad de la iglesia, llegó a ser una doctrina. ¿Sabe usted lo que significa “Nico”? Yo lo busqué. “Nico” quiere decir “conquistar, vencer”. ¿Conquistar a quiénes? A los laicos, cuando toda la santidad le fue atribuida a un hombre solamente. Él es el único que es santo. La iglesia puede vivir de la manera que quiera y hacerle confesiones a él. ¡Huh! El Espíritu Santo es para quien lo desee, laicos y todos. No es la voluntad de Dios estar en un sólo hombre santo. Sino que es el Espíritu Santo en un pueblo nacido de nuevo, mostrando las señales y maravillas, esa misma iglesia. Esa Estrella del atardecer reflejará la misma Luz que la Estrella de la mañana reflejó.
56Pero mire, cuando eso venga habrá un tiempo que Él dijo: “Que no será de día ni de noche”. Usted difícilmente puede explicarlo, días nublados, lluviosos como los que hemos estado teniendo en nuestro país. “Pero en el atardecer, habrá luz”. La Luz del atardecer vendrá. Bien, la Luz del atardecer, el sol de la tarde es el mismo sol que se levanta en la mañana. La luz del atardecer es para reflejar la misma luz que el sol reflejó en la mañana. Es simplemente la puesta del sol y la salida del sol. ¿Lo ven? Ahora, nosotros estamos en el tiempo del atardecer. Oh, gracias a Dios por la Luz del atardecer, reflejando Su promesa y cumpliéndola.
57Ahora, el mundo está en la condición de Sodoma. Oh Sus aguiluchos... Yo tengo aquí donde prediqué en una ocasión sobre la Luz de la mañana, la Estrella de la mañana, el mismo mensaje. Ahora esto ha sido un largo atardecer. Es un tiempo nublado y tan peligroso. Recuerde, el tiempo entre el atardecer y la noche es el tiempo más peligroso de todos; si está viajando, usted tiene que tener cuidado. Y este es el día más peligroso en el que usted pueda haber vivido. La Biblia dice en Mateo capítulo 24 que: “Sucederá que en los últimos días serían engañados aún los elegidos, si fuere posible”. Yo escuché el otro día un mensaje de Billy Graham donde él decía que: “Los elegidos ya estaban engañados”. No, no. Los elegidos no van a ser engañados. No, no. Ellos no lo serán. Los miembros de iglesia lo serán, pero no los elegidos. Ellos fueron escogidos desde la fundación del mundo. No pueden ser engañados. Es imposible, dice Hebreos capítulo 6. Ellos no serán engañados. Pero el tiempo del atardecer es un tiempo peligroso para la iglesia. Observe, ellos van a la iglesia y serán casi tan iguales como los creyentes pentecostales. Gritarán, danzarán, hablarán en lenguas y todo lo demás: tan parecidos que engañarían a los elegidos si fuere posible. Pero recuerde, la única manera por la que usted sabrá que está en lo correcto es siguiendo el Conductor, la Palabra. Ella producirá la verdad absoluta. ¿Ve? Manténgase en el Conductor, solamente sea lleno con él. Si señor.
58Ahora, nos damos cuenta que estamos en la edad de la iglesia de Laodicea (si quieren léanlo en Apocalipsis capítulo 3), ¿vemos lo que ha sucedido cuando este mensaje está supuesto a salir? La iglesia se ha mundanalizado y se han organizado a tal grado que han dejado afuera a su propio Dios. La Escritura más trágica que yo haya visto es Apocalipsis capítulo 3, en la edad de la iglesia de Laodicea: Jesús parado del lado fuera de Su propia iglesia, tocando y tratando de entrar de nuevo. En la primera iglesia Él estaba caminando entre los siete candeleros de oro, las edades de la iglesia. Pero en la edad de Laodicea, Él está del lado fuera tratando de regresar dentro de Su propia iglesia. Eso muestra lo que esta edad le ha hecho a Él. Se han organizado dejándole a Él, Su doctrina y Su Biblia del lado fuera. En cambio, ellos han tomado un libro de credos, de filosofías y lo demás que ellos lean y lo han aceptado en su lugar: frías confesiones en vez de permitir que Dios entre y haga un pequeño Mesías de ellos, dándoles el bautismo del Espíritu Santo para mostrar señales y maravillas. Ellos se han organizado completamente y lo han apartado a Él a un lado. Ahora, Él está del lado fuera en la puerta, haciendo Su última petición, procurando entrar de nuevo. “He aquí Yo estoy a la puerta y llamo”, a la edad de la iglesia de Laodicea, tratando de entrar en Su propia iglesia, de donde ellos lo sacaron. ¿No es eso lastimoso? Esa es la cosa más trágica de la que yo pueda pensar: Él en Su propia iglesia, dando Su vida por esa iglesia y ellos actuando de la manera que lo han hecho. Y Él envió la Luz a la iglesia y ellos así lo admiten, pero Lo han rechazado y Lo han echado para fuera, aceptando alguna clase de credo o algo que la iglesia ha manufacturado. Y allí está Él parado del lado fuera, tratando de entrar.
59Ahora, permítanme decirles esto para concluir porque se está haciendo demasiado tarde. Tengo cerca de veinte Escrituras más anotadas aquí, pero no las tocaremos. Déjenme decirles esto. ¿Lo notaron? Fuera de la iglesia. ¿Están escuchando? Digan: “Amén” (La congregación dice “Amén”. Editor). Fuera de la iglesia tratando de entrar. Recuerde, los que estaban dentro de las denominaciones nunca lo vieron a Él. Pero los que estaban fuera si Lo vieron. Ellos oyeron tocar a la puerta, pero no lo vieron. Y de esa manera sucede hoy. Un hombre que no puede verlo, irá por allí diciendo: “Bien, yo nunca he visto nada acerca de eso. Yo pasé por allí y nunca vi nada”. Observe, no pudo verlo. Él estaba tan fuertemente organizado que no pudo verlo. Pero si usted tan solo pudiera liberarse lo suficiente para salir afuera y ver Quien está allí tocando a la puerta y haciendo estas cosas. ¿Puede ver lo que quiero decir? Salgan afuera. No estén tan organizados, porque cuando ustedes lo hacen no pueden ver nada. La única cosa que pueden ver es su denominación. Pero si pueden salir afuera, verán a Jesús en toda Su gloria y Su misericordia, tratando de entrar en Su pueblo. Oh, yo lo veo a Él parado allí.
60Yo estaba hablando acerca del Mesías y de los pequeños Mesías. Ellos son la Luz de la iglesia hoy, la Luz del mundo. Jesús dijo a sus discípulos: “Vosotros sois la luz del mundo”. Ustedes son una luz puesta sobre un monte, una luz que puede ser vista desde todas partes. Nosotros somos la Luz. Si lo somos, reflejaremos la Luz del Mesías. La señal del Mesías seguirá a los pequeños Mesías de la misma manera como siguió al Mesías.
61Hace algún tiempo aquí en su amable iglesia, creo que prediqué acerca del tema: “Como El Águila Excita Su Nidada”, cuando revolotea sobre sus pequeños. Yo creo que prediqué sobre eso aquí, hermano Jack, o en alguna otra parte. Si: “El Águila Excita Su Nidada”. Me gusta observar el gran águila. Usted conoce a esa águila padre. Usted sabe, Dios se llamó a Si mismo un Águila. ¿Sabían eso? Él llamó a Sus profetas águilas. Seguro. Él lo hizo. Él dijo eso. Esta águila Jacob, Él la encontró en un desierto y como el águila excita su nidada… Ahora, hallamos que Él también se llamó a Si mismo Águila, así que Él es Jehová Águila. Y entonces Él tiene un grupo de aguiluchos, como pequeños Mesías. Ahora, yo puedo ver al gran padre águila como él anda alrededor del nido. Él ama observar a sus hijos. ¡Oh Dios! Cómo ama él contemplarlos. ¿Cómo se ven ellos? Se ven exactamente como él se ve. Ellos no son híbridos. Ellos no son medio buitre y medio cuervo y alguna cosa más. Ellos son águilas. Amén. Eso es lo que somos hoy. Nosotros somos metodistas, bautistas y asambleístas, esto y aquello, buitres, cuervos y toda cosa, ¿cómo podemos nosotros ser aguiluchos? ¿Cómo podemos serlo, cuando vemos la señal de Dios manifestándose entre nosotros y llamarla alguna otra cosa? Aleluya.
62Él disfruta verlos porque sabe que son de raza pura. Ellos tomaron de su carne, de su sangre y de su espíritu. Amén. Cuán satisfecho mira él sobre sus aguiluchos, mientras anda a su alrededor. Amén. Los aguiluchos miran hacia él y dicen: “Cuán grande eres Tú, cuán grande eres Tú”. Yo me veo a mi mismo. ¡Oh Dios! “Vamos a hacer un vuelo uno de estos días, ¿no es así, papá?” ¿Ve? Oh, cómo le gusta mirarlos. Ellos se ven como él. Ellos actúan como él. Ellos son su carne, su sangre y su espíritu. Amén. De esa manera es la iglesia de Dios, Sus aguiluchos, Sus pequeños Mesías. Ellos se ven iguales a Él, ellos actúan como Él; predican como Él, hacen las obras que Él hizo. “Las obras que Yo hago, él las hará también. Y mayores que estas hará porque Yo voy al Padre”. Amén. “Estas señales seguirán a Mis aguiluchos”. Amén. “Ellos harán exactamente lo que Yo hago. Si mi Espíritu está en ellos, entonces harán exactamente las obras que Yo hago. Si no hacen las obras que Yo hago, es porque Mi Espíritu no está en ellos”.
63¿Qué si Él mirara hacia uno de sus aguiluchos y la primera cosa que usted se da cuenta es que tiene un pico como de buitre? Él diría: “Espere un minuto. Aquí hay algo raro”. Un viejo cuervo saltó sobre el nido y comenzó a decir: “Cau, cau, cau. Los días de los milagros han pasado. Cau, cau, cau. No hay tal cosa como Sanidad Divina”. Ah, le aseguro que él lo tomaría con su gran garra y lo echaría para fuera. Y le rompería el cuello tan cierto como que el mundo existe. Si. “Oh, eso es telepatía mental. No hay tal cosa como esa en estos días”. Usted es un buitre de carroña y usted mismo es carroña también. Dios quiere aguiluchos. Él quiere pequeños Mesías. Quiere hombres y mujeres que tengan las señales y las maravillas, ungidos. Él quiere una iglesia que esté llena con el Espíritu Santo, una iglesia que lo refleje a Él como el mismo de ayer, hoy y para siempre. Dios no ha muerto. Él sólo hizo nacer un Reino y puso en él a Sus pequeños Mesías. Amén. Ellos dicen “Amén” a toda Palabra que Él dice. Eso es correcto. Si señor. Ellos se ven iguales a Él, actúan como Él; ellos lo creen, tienen el Conductor correcto en acción con las señales y las maravillas que le siguen. Ese es el Mesías: El Mesías vive esta noche. Él no está muerto. Él vive por siempre. ¿Usted lo cree? ¿Qué dijo Él que sería? Habrá luz en el tiempo del atardecer, El camino a la gloria tú ciertamente hallarás; En ese camino de agua está la luz hoy, Sepultado en el precioso Nombre de Jesús. Joven y anciano, arrepiéntanse de todos sus pecados. El Espíritu Santo ciertamente entrará; Las Luces del atardecer han venido. Es un hecho que Dios y Cristo uno son.
64El hombre fue hecho para ser un dios. Dios fue hecho para ser hombre. ¡Oh el Mesías! El gran Jehová habitó en un cuerpo humano hecho a semejanza del Suyo de manera que Él pudiera estar en un cuerpo humano, un pequeño Mesías, para gobernar Su tierra y controlarla. Amén. “Las obras que Yo hago ellos las harán también”. Oh, me gusta eso. Jehová se mueve de un lado a otro sobre Su trono y dice: “Ellos son Mis aguiluchos. Sí. Son carne de Mi carne y hueso de Mi hueso. Son nacidos de Mi Espíritu y lavados en Mi Sangre”. Amén. “Ellos son Míos, ellos son Míos. Cualquier cosa que Yo les diga, la creen. ¿Por qué? Ellos son águilas. Eso es lo que son. Son águilas exactamente igual que Yo soy un águila. Son pequeños dioses, donde Yo soy el gran Dios. Eso es correcto. Yo soy Papá Jehová. Ellos son Mis hijos”. Allí lo tiene. Así que Él prometió que estas cosas sucederían. Ahora, si nosotros somos hijos de Su Reino, esas señales deben ser conocidas entre nosotros. ¿Es eso correcto? Ahora, nosotros podemos seguir hablando toda la noche acerca de esto. Pero, ¿funcionará? Eso es lo que sigue. Ese es el siguiente paso. Si funciona, entonces es real. La Palabra de Dios prometió en San Juan 14:12: “El que en Mí cree, las obras que Yo hago también él las hará”. ¿Es eso correcto? Yo creo eso, ¿y usted? Muy bien. Inclinemos ahora nuestras cabezas por un momento.
65Dios y Padre, la hora ha llegado. Nos damos cuenta que no hay otra vía para nosotros encontrar algo ni lugar a donde ir ahora, sino solamente a Jesús. Estamos en el tiempo del fin. Vemos todas esas cosas suceder. Vemos a nuestra nación en bancarrota y vemos nuestro mundo en bancarrota. Vemos al comunismo arrasando, un espíritu impío llamado “la cortina de hierro”. Vemos a otro levantándose allá en China, llamado “la cortina de bambú”. Entonces vemos a otro levantarse, llamado “la cortina púrpura”, la cortina romana, tomando control del mundo. Ahora Padre, oramos que Tú nos permitas recordar esto: que estas cosas son Tus promesas. Tú nos prometiste estas cosas en el tiempo del atardecer. Estamos tan contentos de ver que Tu Palabra está siendo cumplida en nuestras vidas. Pedimos Padre que produzcas hambre y sed. Ahora, pedimos que estas pocas palabras que han sido expuestas, Tú las des a conocer a los corazones de la gente y que puedan darse cuenta que Dios es un poder. Que Él es un poder.
66Cristo fue la Plenitud de Dios. Él fue el Jehová ungido. Él fue el cuerpo ungido de Jehová: Jesús de Nazareth. Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo a Si Mismo: Y Él murió para así santificar esa raza humana caída y traerlos de regreso a ser hijos de Dios de nuevo, para ser los ungidos, ungidos con el Espíritu Santo para salir y reflejar Su Reino al punto de que Él regresó a través de todas las siete edades de la iglesia. Y entonces, en la última edad Lo encontramos del lado fuera de Su propia iglesia, tratando de entrar. Pero Él prometió que enviaría una Luz en ese día y nosotros la hemos hallado, Señor. La hemos hallado y vemos que es el Conductor correcto porque conectamos la Palabra que creemos con el Dios del cielo que la prometió y hallamos que la corriente de poder que realizó las primeras señales viene de regreso otra vez y realiza las mismas señales del Mesías. Entonces Padre, sabemos que la Palabra que llamamos el Conductor, está correcta porque produce toda promesa. Te damos las gracias por ello, Padre. Pedimos que salves a los perdidos, sanes a los enfermos, llenes con el Espíritu Santo a quienes lo deseen y des nuevas fuerzas a Tu iglesia. Mientras esperamos aún más de Ti, Señor, en el servicio de sanidad, te encomendamos estas personas y todas las cosas en el Nombre de Jesús. Amén.
67¿Qué sigue ahora? Yo miro el reloj y no quiero retenerlos demasiado tiempo. Tenemos que salir temprano en la mañana. ¿Qué prometió Él? Él prometió que en el atardecer habría Luz. Él lo prometió. ¿Pueden entender lo que quiero decir cuando digo pequeños Mesías? Levanten sus manos si lo entienden. Si Mesías significa “ungido” y Él fue el Mesías porque estaba ungido con la Plenitud de Dios, entonces nosotros somos ungidos también con el mismo Espíritu. Ahora, usted dice: “¿Cómo sabe usted que está ungido con el mismo Espíritu?” Bien, por la misma Vida, por las mismas cosas que Él hizo. “El que en mí cree, las obras que Yo hago, él también las hará”. ¿Qué dijo Él en San Juan 5:19? “De cierto, de cierto os digo, no puede el hijo hacer nada de sí mismo, sino lo que ve hacer al padre porque todo lo que él hace, esto también hace el hijo juntamente”. Cualquier pequeño Mesías verdadero tendrá el mismo Mensaje. ¿Es eso correcto?
68Y recuerde, ¿quién recibió el bautismo del Espíritu Santo primero? Los judíos. ¿Luego quienes? Los samaritanos. De último, los gentiles, porque ellos entraron después de Su muerte, sepultura y resurrección. Ahora, ellos recibieron el Mensaje correcto. Ahora, noten los pueblos de Cam, Sem y Jafet. Esas eran las tribus sobre la tierra, las tres tribus de la tierra. Vemos que los judíos recibieron la señal del Mesías a través de Jesús. Los samaritanos la recibieron a través de Jesús. Pero los gentiles no, porque ellos no estaban esperando a ningún Mesías. Nosotros éramos paganos en aquellos días, nuestro pueblo, los anglosajones. Éramos paganos, adoradores de ídolos. Moabitas, amonitas y los demás, esos eran nuestra gente. Pero ahora, por dos mil años hemos estado esperando por un Mesías.
69Ahora, ¿cómo se dio Él a conocer allá atrás? Enviando a Jesús y ungiéndolo con Su propio Espíritu. Y Jesús dijo: “Si Yo no hago las obras de Mi Padre, entonces no me crean”. ¿Es eso correcto? “Si Yo hago las obras, crean a las obras”. ¿Por qué razón? Él no se conectó con sus organizaciones, sus denominaciones. Permaneció fuera de todas ellas, reprendiéndolas. Y ellos dicen que Él hizo pedazos a las iglesias y todo. ¿Pudiera usted esperar que Su Espíritu haga nada menos que eso cuando Él venga otra vez? Él hará la misma cosa porque Él no puede cambiar. Él es Dios. Nosotros podemos cambiar. Nosotros como seres humanos podemos cambiar, pero Dios no puede cambiar. Él tiene que ser el mismo. Él es infinito; nosotros somos finitos. Así que Él no puede cambiar. Por tanto, cuando Él viene sobre Su iglesia en los últimos días, ¿qué será ella? Un grupo de personas separado, ungido con el Espíritu de Dios. Ellos serán pequeños Mesías. Serán ungidos. Y si Su Espíritu está en ellos, harán las mismas cosas que Él hizo. ¿No es eso correcto?
70Si usted puede tomar eso y conectar la Palabra al dínamo y luego, si la corriente regresa y dice que está correcto, entonces usted obtuvo la conexión. Si lo conecta y nada sucede, tiene un aislador en alguna parte, una línea rota en algún lugar. ¿Ve? Pero conéctelo al dínamo; si la corriente fluye a través de él, entonces usted tiene un conductor sin aislantes. Usted tiene el conductor. Yo les dije cómo lo recibí. Yo sólo vine de la manera que la Biblia lo dice. Nunca lo cambié por causa de alguna denominación. Mi propia iglesia bautista me echó para fuera porque yo no ordené a una mujer predicador. No es Escritural y no es correcto. Y dije: “Es mejor que me expulsen, porque tarde o temprano lo tendrán que hacer. Así que yo me iré antes de que lo hagan”. Correcto.
71Y luego, cuando ha venido un montón de estas cosas hoy... Cuando era sólo un muchacho, antes de escuchar acerca de Unidad, Dualidad, tres dioses, cuatro dioses, cualquier cosa de las que ellos tienen ya, yo creía que había un Dios y creía que Su Nombre era Jesús. Y fui bautizado en el Nombre de Jesucristo por un predicador misionero bautista, porque yo le pedí que lo hiciera. Y así lo he predicado desde entonces. No hay Escritura en la Biblia... Usted tráigame una Escritura donde alguien fuera bautizado de otra manera... Muéstreme un lugar en la Biblia donde alguna vez, alguien fuera bautizado usando los títulos de Padre, Hijo y Espíritu Santo. O lea la historia y dígame si alguna vez, alguien fue bautizado en el Nombre de Padre, Hijo y Espíritu Santo antes de que la iglesia católica se organizara y entonces, yo dejaré de predicar. Es un credo católico y todo hombre y mujer bautizados de esa manera no están bautizados en la iglesia del Dios viviente. Ellos están bautizados en la iglesia católica. Ese es su credo. Muéstremelo en la Escrituras, muéstremelo por la historia, nadie a excepción de la iglesia católica lo hizo alguna vez. Y Lutero siguió con él y luego Wesley después de él. Y allí caemos nosotros en esto. A cada una de aquellas iglesias antes de eso les dice: “No has negado Mi Nombre”. Pero cuando llega a la Edad de la iglesia de Tiatira, Él dice: “Tú tienes un nombre. Tienes nombre de que vives y estás muerto”. Eso es.
72Yo no quiero decir que el bautismo en agua en el Nombre de Jesús lo salva, sino que ese es el bautismo cristiano correcto. Usted es salvo por fe a través de Cristo. Eso es correcto. Sin embargo, ese es el bautismo correcto. Esa es la manera en la que usted debe ser bautizado (exactamente), la manera en que usted debe serlo para guardar el orden Bíblico. Usted debe ser bautizado de esa manera. Entonces cuando haya recibido el Espíritu Santo y el poder de Dios venga sobre usted, hará las mismas cosas que Jesús hizo, porque es Su Espíritu en usted. Si no, es porque hay algo errado. Eso es correcto. ¡Oh gloria! Me siento como con ganas de hablar en lenguas ahora.
73Usted sabe, la primera vez que yo hablé en lenguas estaba en la iglesia bautista predicando. Estaba parado sobre una plataforma predicando tan duro como podía y salté de allí hasta la mitad de la nave. Y dije algunas palabras en lenguas desconocidas, no sabiendo lo que decía, miré a mi alrededor y toda la congregación estiraba el cuello y volvían la cabeza. Y Alguien dijo respondiendo a través de mí: “Yo soy Roca en tierra seca, refugio en el tiempo de la tempestad”. Y era la primera vez que yo hablaba en lenguas. Y ¡oh Dios! yo sabía que había algo real en alguna parte. Yo no entendía, pero me mantuve en ello hasta que lo hallé, solamente perseveré, vendí todo y compré esa gran Perla. Si la Biblia lo dice, yo lo creo. No me importa cuantas organizaciones, cuantos digan esto, aquello o lo otro. Es la Palabra de Dios, esa es la Verdad y yo me mantendré con Ella. Eso es todo. Y la única manera en la que usted alguna vez lo obtenga es quedándose con la Biblia, palabra por palabra.
74Estaba predicando la otra noche acerca de las cuatro criaturas vivientes. Y ellas no eran bestias. Ellas eran criaturas vivientes. En Apocalipsis capítulo 4, la palabra traducida es “zoon”, la cual significa “criaturas vivientes”. En Apocalipsis capítulo 11 y Apocalipsis capítulo 17, en ambos hay otra palabra que quiere decir “una bestia salvaje e indómita”. Pero estas eran criaturas vivientes. Ellos eran querubines como los que estaban en la puerta guardando el lugar santísimo. Los vemos en Ezequiel capítulo 1, cuando la Luz ámbar de Dios y el arco iris estaban allí, la gloria de Dios; de la cual tenemos una fotografía, de la misma manera en la que ellos La vieron allá. Tenemos una fotografía de Ella. Y allí mismo estaba en el auditorio. Tomaron una fotografía de la Luz, exactamente como Ezequiel La vio. Ezequiel 1:26-28 da una descripción de Ella, exactamente como él vio la gloria de Dios.
75Ahora usted observe, ese ojo de la cámara puede algunas veces captar las cosas que el ojo humano no puede ver. Eso es correcto. Esas cámaras La han visto cuando los humanos no lo ven. Porque hemos llegado a tener tan bloqueados nuestros rayos de luz. Donde deberíamos ser rayos santos de Luz, estamos tan bloqueados con insensatez, denominaciones y cosas, que no podemos ver más allá de nuestras narices. No vemos esas cosas allá. Y el Espíritu Santo está aquí hoy. Él es exactamente el mismo de ayer, hoy y para siempre, el mismo Poder, las misma señales, las mismas maravillas, el mismo Dios, el mismo bautismo, el mismo Espíritu Santo, la misma cosa. Todo es igual porque Él no puede cambiar. Amén.
76Bien. Ahora, creo que Billy dijo que dio tarjetas de oración de la letra A. ¿Es correcto? Tarjeta de oración.. (Lugar en blanco en la cinta – Editor) ¿Lo creen iglesia? Ese cheque tiene que estar bien endosado o será devuelto. No es una conjetura, sino realmente lo que es. Ahora, llénelo. Tomemos una persona enferma. Alguien que esté enfermo, levante su mano.
77(Lugar en blanco en la cinta – Editor) ...nunca pisará sobre esta tierra hasta que la iglesia se haya ido. ¿Cuántos saben eso? “Los que estemos vivos y quedemos no precederemos a los que durmieron. Porque la trompeta de Dios sonará; nos levantaremos y seremos tomados para encontrarnos con Él en el aire”. Eso es correcto. Entonces Él regresa para darse a conocer a los ciento cuarenta y cuatro mil como José lo hizo con sus hermanos. Ya la iglesia se habrá ido en el rapto. Recuerde que cuando José se manifestó a sus hermanos, su esposa y todos ellos estaban en el palacio, no había gentiles alrededor. Él los había despedido a todos. Y así es con la iglesia, la edad de la iglesia termina en el capítulo 3, Juan fue raptado representando a la iglesia. Y ella no aparece otra vez hasta el capítulo 19 de Apocalipsis cuando contrae nupcias con su Novio. A partir del capítulo 4 en adelante es el desenlace de lo que sucede con los judíos.
78Ahora, si Cristo viene esta noche y muestra que Él vive… Ahora, si yo estoy en lo correcto al decir que Él era el Mesías que quiere decir el Ungido y nosotros los creyentes tenemos Su unción, ¿esa misma unción no hará las mismas obras en toda ocasión? (Lugar en blanco en la cinta – Editor).
79Le amo hermano; será demasiado tarde para hablarte de esta manera en el juicio, cuando seas reprobado. Yo deseo que estés listo. Yo no sé cuando será Su venida. Pero si Él viene esta noche, yo quiero estar listo. Si Él no viene hasta la próxima semana, quiero estar listo para entonces. Así que quiero estar listo. Y si durmiera, eso no me estorbará. Me levantaré de todos modos. Pero mientras esté aquí quiero que cada pedacito de mí, cuente para Él y de igual manera quiero que lo sea con ustedes. Ahora, yo no conozco a esta dama aquí. (Lugar en blanco en la cinta – Editor). ...hace la misma que fue hecho en Sodoma. ¿Cuántos creen eso ahora con todo su corazón? Bien. Ahora, recuerde, que la parte humana no interviene en esto. Dios solamente obra a través de hombre. ¿Cuántos saben eso? Esa es la razón por la que Jesús fue Dios. Dios solamente obró a través de un Hombre, reconciliando al mundo a Si Mismo. Ahora, Él fue el Mesías. Entonces usted y yo llegamos a ser pequeños Mesías porque estamos ungidos con el mismo Espíritu. (Lugar en blanco en la cinta – Editor) ...una educación de escuela elemental primaria, yo no sé nada. La única cosa que sé es que soy salvo. Eso es todo lo que yo sé. Sé que Jesucristo es el Hijo de Dios. Él es mi Salvador. Yo creo en Él. Yo creo que Él fue Dios manifestado en carne. Creo que Él murió, resucitó y regresó en la forma del Espíritu Santo para ungir a la iglesia. Yo creo que cada Palabra de esta Biblia es la verdad. Dios, dame fe para hacer que Ella produzca el resultado. (Lugar en blanco en la cinta – Editor). Desde que los dejé, he recibido alrededor de veinte o treinta llamadas al día en diferentes lugares y allá en casa. Esto haría posible escribir algunos cuantos libros muy buenos. Seguramente lo haría. Pero nosotros nada decimos al respecto, solamente ahora y para la iglesia. No lo publicamos. Jesús dijo: “Mirad que nadie lo sepa”. Esto es para la iglesia. Es para los creyentes. ¿Ve usted? Ahora, si usted es un creyente, vea si el Espíritu Santo se mueve. Y si Lo hace, ¿cuántos de ustedes lo creerán con todo su corazón? Si Él hace las mismas cosas que hizo cuando estaba en un Hombre llamado Jesús de Nazaret, usted creerá que los pequeños Mesías son reales.
80(Lugar en blanco en la cinta – Editor) ...hermano, es el Espíritu Santo. Yo soy un pecador, pero es Su Espíritu que tiene que obrar a través de alguien. Él tiene que conseguir a alguien a través del cual obrar. ¿Ve usted? Elías fue un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras. ¿Es eso correcto? Él tenía sus altibajos. Su temperamento era irritable. Él era exactamente como yo o como usted. Pero oraba fervientemente. Él era un profeta. Él oró fervientemente y cerró los cielos, subió y dijo: “Lluvia o rocío no caerán hasta que yo lo ordene”. Él tenía respuesta. Esa es la razón por la que yo estoy parado aquí esta noche ante esta mujer. Dios lo prometió y yo creo a Dios.
81(Lugar en blanco en la cinta – Editor) ...visto en la visión. ¿Cuántos me oyeron decir eso aún antes de que yo fuera a Finlandia? Miren las manos. El hermano Jack estaba justamente allí cuando eso sucedió. un pequeño niño muerto justamente de la manera que nosotros lo teníamos escrito en una hoja de nuestra Biblia. Allí él volvió a la vida, ese pequeño espíritu se había ido a la región de los muertos. Dios lo hizo regresar. Fíjese, el poder mental de un hombre pudo quebrar un vaso, un pecador está hecho para ser ese... Permita que Dios entre allí y él podrá volver y levantar a los muertos. Fíjese, esa es Su promesa. Primero, encuentre la voluntad de Dios; luego hágala. Pero dicen: “Esa no es la voluntad de Dios en todo...” Es la voluntad de Dios. Lo hemos visto suceder. Yo lo he visto en cinco oportunidades diferentes y sé que es la verdad.
82Ahora, aquí está la misma cosa no de una manera tan perfecta como Jesús lo hizo cuando habló a la mujer. Anteayer vino un hombre a mi casa y se detuvo allá. Yo salí a la puerta. Lo iba a enviar a la oficina con el hermano Mercier y los demás. Él dijo: “¿Hermano Branham?” Yo dije: “Si”. Él dijo: “¿Podría usted ayudarme?” Yo dije: “Bien, si usted fuera...”, y Algo me dijo: “Hazlo entrar a la casa”. Tan pronto como tomó asiento, yo le dije: “No me diga quién es usted. Yo se lo diré”. Empezó de esa manera y le dijo todo. El Espíritu Santo comenzó a revelarme toda su vida. El dijo: “Eso es correcto. Señor, eso es correcto”. Yo dije: “Usted no vive aquí, vive en Madison. Ha estado en Evansville, Indiana, y entró a un grupo que tiene un culto allá, ¿no es así?” “Si”. “Una escuela bíblica, él pensó que era eso”. Él dijo: “¡Oh Dios misericordioso! ¿Cómo sabe usted eso?” Y cuando él salió dijo: “Yo no entiendo eso”.
83Y yo dije: “¿Ha estado usted alguna vez en una de mis reuniones?” Él dijo: “Yo no conocía su nombre hasta hace veinticinco minutos. Alguien me dijo cuando pasaba por Louisville, que viniera aquí; un hombre llamado Sr. Sandy. Yo no sabía su nombre”. Yo dije: “Bien, bien, ese es mi ministerio”. Él dijo: “Si lo he entendido correctamente, Jesús estaba hablando a Sus discípulos y conocía lo que estaba en sus corazones”. “Eso es correcto”. Él dijo: “Entonces eso es Dios hablándome a través de usted”. “Eso es correcto”. Yo dije: “Muchacho, tú entiendes más acerca de esto que una gran cantidad de aquellos que han estado en las reuniones por largo tiempo. Eso es correcto”. Él dijo: “Bien, ¡gloria a Dios! Ahora todo ha terminado”. Allí lo tiene. Un muchacho que voló desde Inglaterra: la misma cosa. Ahora, aquí está, comienza en el Tabernáculo. Esto tiene alrededor de cuarenta y ocho años. Él es Dios, ¿no lo es, hermana? (Lugar en blanco en la cinta – Editor) ...una dama realmente anciana. Es su madre. Ella tiene algo malo en su oído y también tiene complicaciones. ¿No es eso correcto? Si eso es correcto, levante su mano. (Lugar en blanco en la cinta – Editor) ... usted tiene en su mano? Bien, tómela y póngala sobre la de ella. ¿Cree usted que está sana ahora? Permítame colocar las manos sobre usted. Dios y Padre, impongo las manos sobre ella en el Nombre de Jesucristo. Que estas cosas sucedan porque lo pedimos por el amor de Dios en el Nombre de Jesús.
84El hermano Branham continúa con el discernimiento y la oración por los enfermos. Para finalizar la congregación repite después del hermano Branham la siguiente oración: Jesús, yo creo que Tú eres el Hijo de Dios. Yo creo que Tú eres el Mesías. Yo creo que Tú gobiernas en Tu Reino, del cual yo soy una parte por medio de mi fe en Tu obra consumada. Tú nos hiciste esta promesa: “Estas señales seguirán a los que creyeren: si colocan sus manos sobre los enfermos, ellos sanarán”. Yo soy un creyente; perdona mi incredulidad. Un creyente tiene sus manos sobre mi. Yo estoy orando por ese creyente; ese creyente está orando por mí. Yo acepto mi sanidad sobre la base de Tu Palabra. Puedo sentirlo a Él acercarse como un Cable Conductor, poniendo en acción la Palabra para sanarme”. Ahora, Satán, te reto en el Nombre de Jesucristo, que salgas fuera de ellos. Pónganse de pie ahora. Acepte su sanidad. Alabe a Dios con todo su corazón. Gloria, aleluya.