Photo

~ LAS CINCO IDENTIFICACIONES DEFINITIVAS DE LA IGLESIA VERDADERA DEL DIOS VIVIENTE ~
1Gracias, hermano [el hermano dice: “Dios lo bendiga, hermano”–Ed.]. El Señor lo bendiga. Ciertamente es un privilegio estar aquí esta noche; estoy tan contento que Dios nos permitió hacerlo. Yo soy un poco tímido para las cámaras fotográficas. A mí me gusta... Sigan, tómenlas, está bien. Yo sólo los observo; estoy consciente de ellas. Y eso está bien; está bien. Ahora, está bastante caluroso. Hemos tenido dos mensajes tremendos de parte del Señor.
2Y ahora, yo pensé que en esta noche, viendo que muchos de mis amigos están aquí que tienen que manejar una larga distancia, algunos de ellos desde muy allá de Kentucky... Veo al Hermano Welch Evans y a su familia aquí, de Tifton, Georgia. Saludé a gente procedente de California. Hay algunos aquí de Alemania, y de diferentes lugares, que vienen a este lugar pequeño para servir al Señor. Y veo a la Hermana Nellie Cox (creo que su suegra y ellos están aquí). Los cuales, mis amigos aquí, quizás, regresarán esta noche, recorriendo muchas millas hasta Kentucky, Georgia, allá al sur hasta Tennessee, al norte hasta Ohio. Un amigo aquí, el Hermano Ted Dudley, viene desde allá de Phoenix, Arizona. Hay muchos de ellos aquí, otros, si tan sólo los pudiera nombrar, que vienen aquí para estar con nosotros hoy. Noventa por ciento de ellos ni siquiera los he podido saludar de mano. Veo a mis amigos de Chicago, y simplemente de todas partes. ¿Cuántas personas aquí son de fuera de la ciudad?, levanten sus manos. Noventa por ciento de la audiencia. Ahora, está formada de diferentes amigos de diferentes iglesias de todas partes del país.
3Y yo prediqué extenso esta mañana, oré por los enfermos hasta la una y media, así que me enronquecí un poquito. Y tengo que hablar un ratito como para entrar en lo que llamamos en “calor”, antes de que yo....
4Allí está el Hermano Lee Vayle; no he hecho más que estrechar su mano; es uno de mis asociados de una iglesia Bautista, en Ohio.
5¿Eres tú, Ben? [El Hermano Ben dice: “Amén”–Ed.]. No te había oído decir: “Amén”, o te hubiera reconocido. Todos Uds. conocen al Hermano Ben. Y yo sé que vive fuera de la ciudad, así que, yo no sé exactamente... ¿De dónde vienes ahora, Hermano Ben? [“Bueno, estamos en North Borden, Indiana, hermano”–Ed.]. Borden, Indiana.
6Estamos muy contentos de que estén todos aquí. Y ahora, yo no los voy a retener mucho tiempo debido a la cantidad tremenda de millas que Uds. tienen que manejar. Quisiera que me pudiera llevar a cada uno de Uds. conmigo a casa en esta noche. Verdaderamente digo eso en serio. Tengo que salir como a las tres, entre las tres y cuatro de la mañana, y yo–yo me los quisiera llevar conmigo. Veo a mi amigo aquí de Arkansas, y a su esposa. ¿No eres tú el hombre al que nosotros... el Señor le habló y le dijo esas cosas aquí la otra noche? Yo pensé que tú eras. Tan sólo al mirar por dondequiera, veo nuevos y antiguos amigos. Así que Dios sabe el intento de mi corazón, de que me gustaría verlos a Uds., y de llevarlos a casa conmigo, y tener una buena plática; pero un día haremos eso en donde no tendremos que decir: “¡Tenemos que apresurarnos! Tengo que recoger a los niños. Alguien está enfermo”. Todo eso terminará entonces, en ese gran Día. Espero que nos encontremos muchas veces más.
7Ahora, es mi intención, mientras estoy esperando en el Señor ahora para encontrar mi dirección... Ahora, el martes, voy a necesitar oración más que nunca la he necesitado en toda mi vida. Les voy a pedir a Uds. que oren por mí. Yo–yo necesitaré sus oraciones. Estén seguros de orar por mí. De la manera que “el viento sople” el martes, pueda que signifique una gran cosa para mí, y para la iglesia, y para la causa de Cristo. Así que estén seguros de orar por mí.
8Ahora, entonces, hasta que encuentre exactamente en qué dirección seguir y qué hacer, estoy esperando en el Señor. Durante ese tiempo, estaré aquí en el Tabernáculo, entrando y saliendo, predicando, orando por los enfermos, haciendo todo lo que pueda hacer. Queremos algún día, si el gobierno no nos pone el alto, queremos edificar una iglesia aquí, una iglesia cómoda en donde podamos tener la capacidad para sentar... un auditorio con balcón, y demás, para que así sea una iglesia muy cómoda, con aire acondicionado, para que la gente se pueda sentar confortablemente para escuchar los servicios, si ellos nos la permiten edificar. Esperamos que nos permitan. Ahora, oren por nosotros.
9Y ahora esta noche vamos a abordar el tema que yo prometí esta mañana, si es la voluntad del Señor, que iba a hablar esta noche; y va a ser más o menos, enseñanza, debido a la voz. Yo quiero hablar esta noche sobre: “Las cinco identificaciones definitivas de la Iglesia verdadera del Dios Viviente”, cinco vindicaciones definitivas de la Iglesia verdadera, o mejor dicho, identificaciones, de la Iglesia Verdadera.
10Ahora, antes que abordemos este grande y poderoso tema, voy a pedir que oremos; le voy a pedir a nuestro pastor, el Hermano Neville, si él por favor viene y ofrece una oración sobre la Palabra de Dios, mientras abrimos todos nosotros a San Mateo el capítulo 16, el versículo 18, para empezar. San Mateo 16:18, mientras el Hermano viene para orar la oración de consolación. [El Hermano Neville ora–Ed.].
11¿Tiene todo el volumen que se requiere...? Está todo puesto. ¿Es este el micrófono, el micrófono correcto? [Alguien dice: “Los dos”–Ed.] ¿Me pueden oír Uds. bien? Allá atrás, ¿me pueden oír? Muy bien, qué bien.
12Quisiera leer ahora del Libro de Mateo, el capítulo 16, y el versículo 18; empezaré en el versículo 17. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás,... no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. ... yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. Que Dios añada Sus bendiciones a Su Palabra.
13La palabra iglesia... Cada uno de estos puntos que yo he escogido esta noche para tratar de hablarles a Uds. son: “¿Qué es la Iglesia? ¿Quién la estableció? ¿Cuál es Su Mensaje? ¿Cómo llegamos a ser un miembro de Ella? Y, ¿podemos llegar al Cielo sin ser un miembro de Ella?” Ahora, en cada uno de esos puntos pudiera durar horas, tomando todos los ángulos, pero yo quisiera sólo tocar unos puntos fundamentales para mostrar lo que es la verdadera Iglesia. Y ahora, quiero que tengan sus Biblias listas.
14Ahora, en primer lugar, la palabra iglesia en sí, significa: “Los llamados a salir fuera”. Ahora, Israel no era la iglesia de Dios mientras estaban en Egipto; ellos eran el pueblo de Dios. Y entonces cuando Dios los llamó a salir fuera de Egipto, ellos llegaron a ser la iglesia de Dios, porque ellos eran los llamados a salir fuera. Ahora, eso todavía permanece lo mismo hoy. La palabra iglesia, significa: “Los llamados a salir fuera”, aquellos que han sido llamados a salir fuera, separados, que han sido cambiados.
15Ahora, en el Antiguo Testamento, la iglesia conocida fue llamada el Reino de Dios, el Reino de Dios. Ahora, yo estoy tomando esto de la cronología de la Biblia. En el Antiguo Testamento, la iglesia fue llamada el Reino de Dios. En otras palabras, Dios es un Rey, y la iglesia es Su dominio; el Reino de Dios, en el Antiguo Testamento.
16En el Nuevo Testamento es llamada: “El Imperio Mesiánico”. ¡Oh, a mí me gusta eso! ¡Mesiánico! En otras palabras: “El Imperio del Mesías”, en donde el Mesías gobierna y reina. No hay barreras denominacionales, ni nada; el Mesías gobierna en Su Imperio. ¿No es maravilloso pensar eso? ¡El Imperio Mesiánico! Por lo tanto, la Iglesia no es una organización; la Iglesia no es una reunión de gente. La Iglesia es la gente de Dios que ha sido llamada a salir fuera del mundo para servir en otro Reino.
17Esto es digno de citarse. Hace unos cuantos meses, mi esposa y yo íbamos al centro comercial. Y vimos una cosa extraña: ahí iba una mujer en la calle que traía puesta una falda. Muy bien, Uds. no lo creerán, pero de hecho encontramos una. Y mi esposa me dijo: “Bueno, ¡mira eso!”
18Yo dije: “Ella debe ser Cristiana; ¡ella es tan diferente!” Es una vergüenza.
19Luego surgió la pregunta: “¿Por qué es, Bill, que nosotras como Cristianas, y teniendo esta fe en la que creemos, por qué es que nosotros constreñimos a nuestras mujeres a que usen vestidos y que actúen de esa manera? ¿No lo hace la gente de otras iglesias? Ellas usan ropa de ese estilo, ropa inmoral. Y, ¿por qué es? Uno no pudiera decir que ellas son inmorales”.
20Yo dije: “Eso es verdad. Yo no puedo juzgar a ninguna. Pero al verlas, por sus frutos ellas son conocidas. Pueda que ellas de hecho no cometan el crimen, pero sobre ellas está un espíritu que las está conduciendo a la inmoralidad”.
21Miren: Jesús dijo: “Cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón”. Ahora, cuando ese pecador tenga que responder por cometer adulterio, ¿quién será el culpable? La mujer que se presentó así. Ud. puede ser tan pura como un lirio, en cuanto a virtud se refiere; pero si Ud. se ha presentado delante de la gente de una manera inmoral, aunque Ud. sea inocente del acto, Ud. causó que un hombre pensara mal de Ud., cuando es su culpa. Jesús dijo que Ud. será culpable de cometer adulterio, y una adúltera nunca entrará en el Cielo.
22Pero a medida que viajo por todo el mundo, me doy cuenta que cada nación tiene su propio espíritu. Y todas las naciones están controladas por el diablo. Todos los gobiernos están regidos por el diablo. La Biblia así lo dice. Ellos pelean, ellos hacen guerras, y lo harán hasta que Jesús venga, y entonces El establecerá un Reino en el que no habrá guerras. Pero satanás dijo allí en la presencia de Jesucristo, que todos los reinos del mundo eran de él, y él haría con ellos lo que él quisiera hacer. Y todos ellos son instrumentos de satanás, los reinos de satanás. Satanás le dijo a Jesús: “Yo te los daré si postrado me adorares”.
23Jesús sabía que El sería heredero de ellos en el Milenio, así que El dijo: “Vete, satanás”. El sabía que Dios le daría a El todos los reinos, y que serían de El, y que todos ellos serían un solo Reino.
24Cuando uno va a Alemania, uno encuentra un espíritu alemán. Uno va a Inglaterra, y uno encuentra un espíritu inglés. Uno va a Suecia, y uno encuentra un espíritu sueco. Uno va a Francia, y uno encuentra un espíritu francés. Uno viene a América, y uno encuentra un espíritu americano.
25Yo me detuve en San Angelo, en Roma, hace tiempo, pues quería ver las catacumbas. Y para mi sorpresa, y amonestación, como americano, parado delante de la puerta de las catacumbas por donde uno entra, decía: “A las mujeres americanas: por favor pónganse ropa antes de entrar aquí, para honrar a los muertos”. ¡Cuando una nación llega tan bajo así!, ¡es terrible, cuando llegamos a ese punto! Así que ¿ven Uds.?, porque....
26Yo le pregunté a una mujer en una ocasión: “¿Es Ud. Cristiana?”
27Ella dijo: “Yo soy americana; ¡por supuesto que lo soy!” Eso no tiene nada que ver con ello.
28El Hermano Bosworth le preguntó a una, una noche, dijo: “¿Es Ud. Cristiana, hermana?” Dijo: “¡Quiero que sepas que prendo una vela todas las noches!” Como si eso tuviera algo que ver con el Cristianismo, ¡el prender una vela! El Cristianismo no consiste en tales cosas como esas. Y la Iglesia de Dios no consiste en tal hechura como esa.
29Ahora, qué es lo que hace a las mujeres... Nosotros nunca forzamos a esas mujeres que hagan eso. Nunca forzamos a nuestros hombres que no tomen, que no juren. Nosotros sólo predicamos el Evangelio, y asentamos el patrón de la Biblia. Muchos hombres que vienen a la fe Pentecostal y a la fe de la santidad, se unen y profesan estar, cuando ellos no lo están en su corazón; muchas mujeres hacen la misma cosa. No les decimos que lo tienen que hacer; solamente les damos el patrón, les decimos lo que la Biblia dice, y si ellos nacen del Espíritu Celestial, entonces su Espíritu ya no es americano, ya no es alemán, es Celestial, para el Reino de Dios. Porque nosotros estamos en otro Reino, un Reino de Dios, en donde existen la decencia, la santidad, y el poder.
30Tenemos acceso a nuestro Rey. Tenemos una entrevista con El en cualquier momento que queremos clamar a El. No tenemos otros intercesores, ni otro mediador entre el Rey y nosotros, sino ese solo Hombre, Cristo Jesús. Así que estamos viviendo en un Reino, y es llamado en la cronología de la Biblia: “El Reino Mesiánico, Mesiánico”. En otras palabras, en donde el Mesías gobierna en cada vida en Su dominio, gobernando las vidas de Su pueblo, un pueblo llamado a salir fuera de toda vocación y condición social, reuniéndolos en un grupo, que El llama: Su Iglesia, Sus llamados a salir fuera. ¿No es eso una cosa hermosa?
31Ahora, Israel era el pueblo de Dios hasta (lo encontramos en Hechos 7:38, si Uds. lo están anotando) que fueron llamados la iglesia de Dios, porque ellos fueron llamados por Dios a salir fuera de Egipto, a salir fuera del mundo, a salir fuera de otras iglesias, a salir fuera de otras religiones, para caminar solo con Dios.
32Y ahora, la Iglesia de Dios hoy es la misma cosa: llamada a salir fuera de todo lo del mundo, llamada a salir fuera de todo culto religioso, llamada a salir fuera de toda denominación religiosa, llamada a salir fuera de toda organización religiosa, para caminar con Dios; no siendo gobernada por un obispo, sino siendo gobernada por Cristo en este Reino Mesiánico en el que vivimos. Cristo es el Rey. Cristo es el Unico.
33Ahora, Cristo es la Cabeza de esto; Cristo es la Cabeza de este Reino Mesiánico. Y Uds. no pueden organizar un Reino del cual Cristo es la Cabeza. Uds. no pueden denominar un Reino del cual Cristo es la Cabeza. Pues Cristo es el Rey, Uds. no pueden tomar la intelectualidad de un hombre, y hacer una organización que Cristo gobernará. Por lo tanto, cualquier compañía, cualquier grupo de personas, cualquier grupo de hombres, que trate de organizar el Reino de Dios, va en contra del Rey. Y si ellos van contrarios al Rey, estarían en contra del Rey. Así que si están en contra del Rey, serían un anticristo. Eso es bastante duro. Si yo tuviera sólo un poquito más de voz, haríamos eso más claro. ¡Es un anticristo! Y si Uds. me tienen paciencia unos cuantos minutos, yo probaré eso. Un espíritu de anticristo trata de tomar gente y la llama de organización a organización, organizándola, lo cual nunca fue la voluntad de Dios. La gente siempre ha discutido conmigo porque reprendo duramente a las organizaciones. No es la gente ahí a la que estoy reprendiendo; es ese espíritu dominante que hace a la gente pensar que “nosotros somos la gente selecta”.
34La gente de Dios es Su gente llamada a salir fuera. Yo creo que ella está en toda denominación; ella pudiera ser Católica; pudiera ser Protestante; pudiera ser Judía; pudiera ser cualquier clase de iglesia. Pero la Iglesia verdadera es el Cuerpo Místico de Jesucristo.
35Ahora, uno no puede organizar el Cuerpo Místico de Cristo. Ahora, toda persona que viene a Cristo, sale del mundo, y entra a Cristo, entra a Su Cuerpo Místico. Y Ud. es un miembro de ese Cuerpo cuando es metido en esta Iglesia, llamado a salir fuera, y es bautizado dentro de este Cuerpo Místico. ¿Lo captaron? No es Metodista, ni Bautista, ni Pentecostal, ni Nazareno, ni Santo Peregrino, ni Católico; sino el Cuerpo de Jesucristo. Entraremos en eso un poquito más profundo en las otras preguntas en unos cuantos minutos, mientras seguimos adelante entrando en las partes más profundas de ello. Pero el Cuerpo de Cristo es la Iglesia.
36Ahora, El lo comparó en muchas parábolas, como el esposo y la esposa. El le llama a la Iglesia, la Novia. Y la novia y el novio, ya no son más dos personas; ellos son uno. Ella es carne de su carne y hueso de su hueso. Y entonces cuando un hombre o una mujer es llamado al Cuerpo Místico de Cristo por el Espíritu Santo, ellos llegan a ser un miembro completo de este Cuerpo cuando son llenos con el Espíritu Santo, porque Dios tomó el Espíritu de Cristo, resucitó Su cuerpo y lo colocó en Su trono, y envió de regreso al Espíritu Santo para formar el Cuerpo Místico de Cristo, el cual será unido en la cena del matrimonio en la Venida del Señor. Uds. no lo pueden organizar. Es un misterio.
37Jesús le dijo a Nicodemo: “El viento sopla de donde quiere; mas ni sabes de dónde viene, ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu”. Ud. no lo puede entender. Viene de alguna parte. Y no es Metodista; ni Bautista; ni Pentecostal; ni alguna organización. Es un nacimiento, nacido dentro del Reino de Dios.
38Ahora, el tratar de organizarlo, lo lleva entonces al anticristo, porque cualquier cosa que es contra la enseñanza de Cristo, es anticristo.
39Ahora, ¿en dónde entonces empezó esta organización? Jesús, cuando El estuvo en la tierra, nunca organizó ninguna iglesia. El habló de una Iglesia que venía, pero El nunca organizó ninguna iglesia. Nunca hubo una iglesia organizada por cientos de años después de la muerte del último apóstol. Y la primera iglesia organizada que hubo en la tierra, fue la iglesia Católica romana. Ahora, yo tengo Los padres de pre-nicea, El libro de mártires de Foxe, Los escritos de Josefo, Las edades tempranas de Pember, y muchos libros de los grandes escritores antiguos, y en ninguna parte, en ninguna parte, está escrito, en ninguna página de historia en donde alguna vez hubo una iglesia organizada sino hasta que la iglesia Católica romana fue organizada. Y llegó a ser una organización, la cual era contraria a Dios. Ahora, si tal cosa iba a venir... ¡Oh, yo quisiera que pudiera hacer que Uds. entendieran esto! Si tal cosa iba a venir, que sería un anticristo tan grande, ¿no lo debió haber sabido Dios de antemano, si El es el Dios infinito? El es infinito, ¿no sabría El que estas cosas venían? Y si es una cosa tan horrible, ¿no advertiría El a Su Iglesia de antemano? Ahora, yo espero que Uds. tendrán un mejor entendimiento del porqué yo ataco, no a la gente en las organizaciones, sino a las organizaciones y su disposición. No puede ser nada más sino el anticristo en cada una de ellas.
40Ahora, Ud. dice: “Espere un momento, yo pensé que Ud. no predicaba nada sino la Biblia”.
41Dejemos que la Biblia lo diga entonces. Abramos ahora y leamos un rato; abran conmigo en Apocalipsis el capítulo 17. Esta es la revelación de Jesucristo a Su Iglesia, la Iglesia llamada a salir fuera. Apocalipsis 17, y trataremos de hacer esto tan rápido como sea posible. Pero ahora fíjense mientras leemos. Vino entonces uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo diciéndome: Ven acá, y te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas;...
42Ahora, todo esto está simbolizado, porque es una revelación de Jesucristo, que está sellada. ¿Sabían Uds. eso? Es una cosa oculta, y únicamente puede ser revelada, no por la mente intelectual, sino revelada por el Espíritu Santo a través de los dones del Espíritu. “El que tiene sabiduría, cuente el número de la bestia. El que tiene sabiduría, el don de sabiduría, que él haga esto y que él haga eso. Y esta es la revelación”.
43Ahora, cualquiera sabe que cuando una mujer es simbolizada en la Biblia, se refiere a una iglesia. La Iglesia de Cristo es llamada la Novia. Pablo dijo: “Os he desposado como una virgen pura a Cristo”.
44Ahora, aquí estamos hablando de una gran mujer que es una mujer de mala fama. “Ven acá, y te mostraré”, le dijo el Angel a Juan. “La sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas”. Miren: “Una mujer sentada sobre muchas aguas”, suena muy místico, pero está todo aquí; la Biblia lo explica. Ahora, abramos en el capítulo 15, para que podamos... mejor dicho, el versículo 15, del mismo capítulo, para que Uds. vean lo que significan las–las–las–las “aguas”. Me dijo también: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos, muchedumbres, naciones y lenguas.
45Por lo tanto, las aguas sobre las que estaba sentada la mujer, ella tenía control de las naciones, pueblos, muchedumbres, y lenguas. Ella lo controlaba todo, una mujer, una mujer de mala fama. Ahora, si una mujer es de mala fama... si supiéramos de una mujer que fuera llamada eso en lo natural, a–a una mujer, sabríamos que ella es infiel a su esposo. Eso es lo que a ella se le llamaría. Entonces ella estaría pretendiendo vivir fiel a un hombre, y viviendo infiel a él.
46¿Es correcto eso? Bueno, entonces esta es la iglesia que dice que Cristo es su Esposo, y su doctrina es contraria a Su Enseñanza. Ella es una ramera. Y ella tiene control de los pueblos, y muchedumbres, y naciones. “Ven acá, y te mostraré la sentencia de ella”. Ahora tenemos el cuadro. ... la cual han fornicado los reyes de la tierra, y los moradores de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.
47¿Qué es fornicación? “Impureza, ser impuro”. Ella es una ramera. En ella hay impureza, y toda la gente rica del mundo, los reyes y los grandes hombres de las naciones y de las muchedumbres, han cometido fornicaciones con ella, han participado de su maldad. Uds. ven adonde está llegando, ¿no es así? ¿Ven Uds.?
48Ahora, yo no soy responsable por escribir Esto, pero sí soy responsable si no lo enseño. Estamos hablando ahora tocante a la iglesia. Ahora, si Uds. se fijan, a medida que seguimos un poquito adelante.... Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata....
49Permítanme tomar estos símbolos mientras proseguimos. Ahora, el escarlata es rojo. El rojo, en una manera, es un buen color. El rojo, en otra manera, es un color de mala fama, la luz roja, color de peligro. Escarlata... Ella estaba vestida de color de escarlata, de rojo, prostituta, y estaba sentada sobre una bestia. Una bestia en la Biblia significa: “Poder”. Si Uds. se fijan, muchos ministros, yo los veo aprobando inclinando su cabeza, que es correcto, porque ellos son maestros de la Biblia. Una bestia significa: “un poder”. Nosotros vemos estas bestias en la–en la Biblia, en Apocalipsis 13, y en Daniel, saliendo del agua; bestias, poderes, saliendo de entre la gente.
50Pero ¿se fijaron en Apocalipsis 13, cuando los Estados Unidos salió? Es la única bestia en la Biblia que salió, que no salió de las aguas. La Biblia dice que salió de la tierra, en donde no había gente. Eso fue ese reino nuevo. Y parecía un cordero, pero después de un tiempo habló como el dragón. Eso es este país. ¡Tiene que suceder! Algún día ellos cometerán un error y elegirán al hombre incorrecto. Ellos levantarán a un José, o mejor dicho, a un Faraón, que no conocerá a José. Ellos lo intentaron antes, y lo harán otra vez si ellos fallan esta ocasión. Finalmente vendrá; la Biblia así lo dice. Y yo no soy un político; ambos lados de ellos son deshonestos. Yo echo mi voto por Jesucristo; El es el Unico en el cual yo estoy interesado. Pero déjenme decirles, es mejor que se limpien sus anteojos ahorita, si Uds. esperan algo de libertad para sus hijos. Yo no sé cuán cerca esté. ¡Oren! Muy bien. ¿Teniendo qué? Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer (iglesia) sentada sobre una bestia escarlata–una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.
51“Siete cabezas”. Y aquí más abajo dice: “Las siete cabezas las cuales tenía la bestia, son siete montes, sobre los cuales se sienta la–la ciudad”. Ahora, ¿cuál ciudad está edificada sobre siete montes? [Alguien dice: “Roma”–Ed.]. Roma. Exactamente correcto. Una ciudad sentada sobre siete montes; una iglesia, una mujer, una prostituta que controlará el mundo con sus poderes. Bueno, es tan claro como leer el periódico. ¿Ven? Seguro que sí. Miren Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata (la mujer, la iglesia, rica) y adornada de oro y de piedras preciosas y de perlas,...
52Díganme cuándo una de ellas alguna vez pagó impuestos. Díganme cuándo se les impuso pagar impuestos por cualquier cosa. Cancelan todo lo que ellos quieren. Y sin embargo, Dios tiene hijos ahí dentro; seguro que El los tiene.
53Por lo tanto el comal no le puede decir negra a la olla. Muchas veces los Protestantes dicen: “Bueno, los Católicos, ellos asesinaron a este, a ese, al otro”. ¿Quién asesinó a José Smith? Yo no estoy de acuerdo con él, pero él tenía tanto derecho a sus enseñanzas como yo tengo a las mías aquí en América. Y la iglesia Metodista asesinó a José Smith. Cuando uno entra a la–a la ciudad de Salt Lake, hay un letrero grandote: “¡Uds. Metodistas, cuídense de los grillos mormones!” Correcto. La iglesia Metodista mató de un balazo a José Smith; ¡Protestantes! Así que no se quejen de los Católicos. Observen unos cuantos minutos, y la Biblia lo dirá también. ... de piedras preciosas... de perlas, y tenía en la mano un cáliz de oro lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación (sus doctrinas, lo que ella estaba impartiendo; los reyes de la tierra, se estaban embriagando con el vino).
54Cualquiera que pudiera creer eso, pudiera creer en las píldoras de vitaminas del Hermano Jagger, de que uno le pueda rociar agua a una mujer que ha estado casada con un hombre por treinta años y tuvo un montón de hijos, y la vuelve otra vez una virgen y la envía a un lecho nupcial esa noche con su esposo. Cualquiera que pudiera creer que el agua santa hará eso, puede creer todo. ¡Correcto! Pero los reyes de la tierra cometen tales cosas como ésas. Es para que ellos puedan vivir y tener un sentir pacífico. En lo profundo de su corazón, Uds. saben que están podridos. Reciban la Sangre de Jesucristo para que los limpie. Pero fíjense ahora, ella fue la primera iglesia organizada; la Biblia habla de ella aquí. ... y en su frente un nombre escrito, un misterio: BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.
55Ahora, fíjense. Todos nosotros estamos de acuerdo, y los propios libros de la romana, los propios libros de los Católicos están de acuerdo que esa es la iglesia romana. Así que, sus propios libros están de acuerdo con eso. Yo tengo el que se llama: “Hechos de nuestra fe”, que únicamente le pertenece a un sacerdote; una Católica que fue una conversa mía, cuyo hijo era un sacerdote, ella me dio el libro. Luego él la convenció a que regresara a la iglesia; ella vino por él, y yo me negué entregárselo. Yo lo conservé como evidencia, quería saber de lo que yo estaba hablando. Cuando yo digo algo, lo debo saber; Dios me va a ser responsable por ello.
56Y recuerden: ella fue llamada: “Un misterio, Babilonia”; nosotros sabemos que esa es la iglesia Católica. Pero fíjense, ella es la madre de las rameras. ¿Qué es una ramera? La misma cosa que ella es, la prostituta. Ahora, ¿de dónde provinieron estas organizaciones? Allí está su madre, eso es lo que ellas son para empezar. Luego Uds. dicen: “Eso es el anticristo”. Eso es verdad. Entonces si eso es anticristo, entonces, ¿qué de nuestras organizaciones?; son como ramera y prostituta que es la misma cosa, cometiendo adulterio, cometiendo fornicaciones, aceptando cosas falsas debido a la mente y a la intelectualidad de hombres... Como dice la Biblia: “Enseñando como doctrina mandamientos de hombres”. Eso es lo que es llamado la “iglesia” hoy, lo cual está en contra del Reino de Dios.
57Como en el Antiguo Testamento: Dios quería ser Rey sobre Israel, antes que llegara a ser una iglesia, y El sí era Rey. Y a pesar que ellos tenían un profeta, Samuel, un buen hombre, y que él les había dicho que si querían un rey... Pero ellos querían ser como el resto de la gente; ellos querían ser como los filisteos.
58Ese es el problema con la gente Protestante; no permiten que El solo obre. Ellos sencillamente... Cuando el Espíritu Santo cayó sobre ellos allá en el pasado, hace cuarenta años, y el poder se empezó a derramar, y empezaron a danzar y a gritar y hablar en lenguas, ellos no permitieron que El obrara; ellos lo tuvieron que organizar. Luego vino una y le llamaron el Concilio General. Luego vino otra con un poquito de luz tocante al Nombre de Jesucristo, y ellos la llamaron : “Los nuevos tópicos” y los rechazaron. Luego ellos formaron una organización llamada: la Asamblea Pentecostal de Jesucristo [P.A. of J.C., siglas en inglés–Trad.]. Una pequeña fricción vino entre ellos, si El iba a venir en un caballo blanco o cómo El iba a venir, y organizaron otra llamada, las Asambleas Pentecostales del Mundo [P.A. of W., siglas en inglés–Trad.]. ¡Oh, qué cosa!, ¡qué cosa! Luego vino la Iglesia de Dios. Luego ellos se dividieron por la profecía, y se organizaron otra vez. Y cada vez que Uds. lo hacen, se desvían de la voluntad de Dios. ¡Un espíritu anticristo!
59La Iglesia de Dios es libre. La Iglesia de Dios no está atada por fronteras, porque de mar a mar es de Dios; todo ser humano bajo la tierra le pertenece a El. Si él ha sido Católico, Protestante, o lo que él sea, Dios busca a aquellos con corazón honesto. Y somos salvos por fe, creyendo en El. Esa es la Iglesia. Ahora, ¿ven Uds.?, la Iglesia no es una organización.
60Y cada vez que Uds. ven una organización, sólo recuerden: “anticristo” está escrito sobre ella. Aquí está en la Biblia. Eso es tan claro como sé leerlo. Yo–yo tengo bastantes amigos preciosos sentados aquí que pertenecen a organizaciones; yo no digo que Uds. son anticristo; yo no los estoy llamando a Uds. eso; pero detrás de toda la cosa... Y parece que el diablo lo ha torcido de tal manera que Uds. tienen que tener algo como eso o ellos ni siquiera le permiten predicar. Esa es la misma cosa que tienen las naciones. Uds. no pueden ser un individuo sin una nación; Uds. tienen que tener una nación en alguna parte. Uds. tienen que ser americano, o alemán, o algo. ¿Ven?, está todo torcido.
61Así que realmente, un verdadero Cristiano nacido de nuevo casi es un errabundo; ante los ojos del mundo él es un renegado. Pero ante los ojos de Dios él es precioso. Quisiera que tuviéramos tiempo de ir a Hebreos 11, y ver cómo esos guerreros de fe, cómo Abraham dio un paso adelante y él mismo se llamó un peregrino y extranjero, dijo que este mundo no era su hogar, sino que él andaba errante, buscando una Ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios. Y si nosotros estamos muertos en Cristo, tomamos de la Simiente de Abraham y somos herederos con él según la promesa. Y, ¿qué nos hace eso a nosotros? Peregrinos y errabundos.
62Cuando Israel salió de Egipto, estaba allí Moab, el gran país organizado; también estaba allí Esaú, el gran país organizado. Y ahí venía Israel, un interdenominacional, avanzando; ambos estaban fundamentalmente en la Palabra. Recuerden que Balaam ofreció el mismo sacrificio que Israel ofreció: siete altares (el requisito de Dios), siete sacrificios limpios, siete carneros, hablando de la Venida del Justo. Fundamentalmente, ambos estaban correctos, fundamentalmente hablando. Pero lo que Balaam falló en ver, él falló en ver eso sobrenatural en medio de Israel, ese grupo interdenominacional, sin un lugar adónde ir. Ellos andaban errantes, pero iban en su camino a alguna parte.
63De esa manera es la Iglesia del Dios Viviente hoy; no está organizada en lo que al mundo respecta. Pero está atada, no por ataduras de organización, sino por el Poder y el Espíritu de Jesucristo, por el vínculo de amor. 64 Hace a un Metodista y a un Bautista palmearse uno al otro en la espalda y decir: “Mi precioso hermano”, cuando ellos pueden ver que no pueden caminar juntos a menos que estén de acuerdo.
65La gente dice: “¿Es Ud. un Cristiano?” “Yo soy un Bautista”. Eso no responde la pregunta en lo absoluto. “¿Soy yo un Cristiano? Yo soy Pentecostal”. Eso no responde la pregunta.
66Si Ud. es Cristiano, Ud. es una criatura nacida de nuevo. Ud. está en el Reino Místico de Dios. Sus ojos no están en las cosas de este mundo, sino en las cosas de Arriba. Y eso es cuando Ud. está en la Iglesia. Esa es la Iglesia. No es una organización; nunca puede ser una organización. Graben mis palabras. La Iglesia del Dios Viviente nunca puede ser un cierto grupo. No puede ser una organización. Tiene que ser un Cuerpo Místico, el Espíritu Santo. Un poquito más adelante, si tenemos tiempo, entraremos a ello.
67Ahora, ¿ven ahora lo que significa iglesia? Iglesia significa: “Un grupo llamado a salir fuera, una gente llamada a salir fuera,” que está gobernada únicamente por el Rey de este Reino Mesiánico. Oh, ¿no es eso maravilloso? Yo amo eso. Cuando leo eso en el... hoy. Y cuando dice allí: “El Reino, el Imperio Mesiánico”. El escritor puso: “El Imperio Mesiánico”. El escritor también dice: “No existe tal cosa que alguna vez la Iglesia del Dios Viviente sea organizada. La organización es algo que fue adaptado, adoptado en, para tomar el lugar de”.
68Esa es exactamente de la manera que todas estas doctrinas falsas fueron introducidas para tomar el lugar de la real. Esa es la razón que la mujer tenía en su mano un cáliz de la inmundicia de su abominación. Ahora, ¿ven Uds.?, yo no estoy diciendo... Los Pentecostales son tan culpables como los Católicos, o los Santos Peregrinos, o los Nazarenos, o los Bautistas, o los Metodistas. Pero en todas esas iglesias denominacionales, Dios tiene hijos. Ellos pertenecen a ese Reino Místico. La única cosa que ellos están esperando es ver que algo suceda que atraiga sus corazones a entrar en ello. Yo estoy tan contento de saber esta noche que vienen del este y del oeste, del norte y del sur, habiendo ellos mismos salido, adorando, esperando la Venida del Señor. La Biblia dice que ellos harían eso en los últimos días; (eso es exactamente correcto), y dice que “irían errantes desde el este al oeste, al norte y al sur, buscando la verdadera Palabra de Dios; no hambre de pan ni sed de agua, sino de oír de la Palabra de Jehová”. [El Hermano Branham parafrasea Amos, 8:11- 12–Trad.].
69Ellos lo quieren a Ud. dicen: “Ven, únete a esto. Ven, únete a esto”. No hay nada a lo cual Ud. se una en el Reino de Dios; no hay una sola cosa a la que Ud. se pueda unir. Es una experiencia de nacer dentro de la Iglesia, no de unirse a Ella. Ahora, pueda que hable un poquito más sobre eso en un momento; yo tengo algunas Escrituras más escritas allí.
70Pero ahora, vayamos al segundo pensamiento para que lo podamos abarcar todo. ¿Quién lo estableció? (Eso es, Su Cuerpo Místico). ¿Quién empezó esto? Jesucristo. Y es la... El es la Cabeza de este Cuerpo Místico. El es el Rey sobre ello, obrando Su propia voluntad en Su dominio. No el control de un obispo ni el control de una directiva de una iglesia, sino un Rey, el cual es el mismo Mesías, obrando en Su propio Dominio. ¿Cuándo empezó Ella? En Pentecostés. No la organización Pentecostal, sino la experiencia de Pentecostés. Así fue cuando empezó con Ud. El habló de Su Venida. El dijo lo que sucedería. El dijo que vendría.
71Ahora, por favor, abramos en Lucas, el capítulo 24, el versículo 49, y podemos ver aquí, empezando a leer algunas Escrituras, para que esta gente que está anotando esto, las pueda anotar. Lucas 24:49, veamos lo que El dijo. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
72Ahora, El prometió la venida de una Iglesia, la venida de un Reino. Ahora, abran en Hechos, capítulo 1:8. Ahora, recuerden, El lo habló también en Mateo 16:18, que sobre esta roca El edificaría Su Iglesia y las puertas del infierno no prevalecerían contra Ella; vamos a llegar a eso en unos cuantos minutos, mientras seguimos adelante entrando en otro punto. Hechos, capítulo 1:8. ... pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén,... Judea,... Samaria, y hasta lo último de la tierra.
73La venida de un Reino de testigos, testigos de Su resurrección, testigos de Su poder, testigos de Su... de estar El vivo. “Vosotros sois Mis testigos”. Ahora, eso es Hechos 1:8.
74Luego también lo encontramos en Efesios, el capítulo 1, versículo 22 (para Uds. que las están anotando). Hay muchas de ellas para anotar, pero sólo para remacharlo, para asegurar que Uds.–Uds. lo vean. Muy bien, el versículo 22 de Efesios el capítulo 1. ... y sometió todas las cosas bajo sus pies (ese es Cristo), y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo.
75¿Quién estableció esta Iglesia? Jesucristo. Ningún obispo, ningún grupo de hombres, ningún papa, ningunos poderes hechos por el hombre en lo absoluto. Sino Jesucristo habló respecto a Ella como Su Reino que venía en poder. “Algunos están aquí...” El capítulo 16 de Mateo: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto el Reino de Dios viniendo en poder”. [Así cita el Hermano Branham la última porción de esta Escritura–Trad.]. Sólo unos cuantos días después de eso, El fue crucificado, y el Espíritu Santo cayó. “Hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el Reino de Dios”.
76“¿Restaurarás el Reino en este tiempo?”, le preguntaron los judíos.
77El dijo: “No os toca a vosotros saber el tiempo o la sazón, que el Padre puso en Su propia mente; pero recibiréis poder”, Hechos 1, “recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”. ¿Recibiréis poder cuando se le haga a Ud. un obispo, cuando se le haga a Ud. un predicador, cuando se le haga a Ud. un papa, cuando se le haga a Ud. un sacerdote? “Recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”. Ese es el testigo que Dios estaba buscando, un testigo cuando haya venido el Espíritu Santo. No un testigo de que yo soy un obispo, no un testigo de que yo soy un pastor. Sino un testigo, ¿de qué? ¡Del Rey resucitado! Esa es la Iglesia verdadera del Dios Viviente. Muy bien.
78Y también en Colosenses 1:17 y 18, pudiéramos leer esto mientras estamos en eso; Colosenses capítulo 1, y el versículo 17 y 18. Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; y él es la cabeza del cuerpo que es la iglesia, lo que El es... él que es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que en todo tenga la preeminencia;...
79¿Quién es la Cabeza de esta Iglesia? ¡Jesucristo! ¿Qué Reino es? El Reino Mesiánico. ¡La Iglesia! No una organización, sino una Iglesia, un Cuerpo Místico en el cual Cristo es la Cabeza. ¡Oh, yo amo eso! Caminando en el Espíritu, obedeciendo al Rey, tontería para el mundo, pero precioso ante los ojos de Dios. Caminando en el Espíritu, malentendida, burlándose de Ella, siendo escarnecida. “Todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”. “Si ellos persiguieron a los profetas que fueron antes de vosotros, al Padre del re-... Al Padre de familia lo llamaron Beelzebú, ¿cuánto más a Sus discípulos?” Pero Uds. están caminando en el Espíritu, volviendo sus espaldas a las cosas del mundo, no están atados por ninguna cadena. “A quién el Hijo ha libertado, es libre en verdad”. ¡Amén! Esa es la Iglesia del Dios Viviente. Ese es quien la estableció.
80Ahora, la vemos en testigos, en Hechos 1:8; El dijo: “Me seréis testigos, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”.
81¿Qué es la Iglesia? El Cuerpo Místico de Cristo. ¿Quién la estableció? El Señor Jesús mismo. No fue establecida en Roma; ni tampoco fue establecida en Inglaterra por Juan Wesley; ni tampoco fue establecida por Calvino, ni en América por los Bautistas, por Juan Smith, ni tampoco fue establecida en California por los Pentecostales. Fue establecida por Jesucristo, el Rey del Reino Mesiánico. Ese fue quien la estableció. El es el Rey. El quiere ser Rey. El nos quiere gobernar. El quiere ser Señor.
82La gente le permite entrar, y dice: “Yo le permitiré ser Salvador”, pero ellos no le permiten ser Señor. Señor, significa: “Propietario, gobernante”. “Entra a mi corazón, Señor, sálvame del infierno, pero no me digas qué haga”. Esa es la actitud de la gente. Esa es la razón... Con razón la Biblia dice: “Toda mesa está llena de vómito”. Uds. saben lo que es vómito. “Como el perro vuelve a su vómito...” Si estas organizaciones no funcionaron la primera vez y Dios las tuvo que vomitar, si vuelven a regresar a ellas, los harán vomitar otra vez. El dijo: “¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, te vomitaré de Mi boca”. Uds. hacen que Dios se enferme de Su estómago, y El nos vomita.
83Díganme de una organización que haya caído que alguna vez se haya levantado otra vez. Muéstrenme por la historia en dónde lo hizo una. Un hombre se levanta con un ministerio; Dios bendice a ese hombre. Cuando menos piensa, él cambia y se mezcla entre los hombres y forman una organización de ello, y eso lo mata ahí mismo. Miren por toda la historia y encuentren una que alguna vez se haya levantado. No hay una sola, porque todo eso es un espíritu anticristo entre la gente.
84Como Moisés, y ellos, que querían algo que ellos mismos pudieran hacer. “Señor, nosotros tenemos tantos miembros este año”. ¿Qué importa cuántos miembros Uds. tengan? No estamos buscando miembros de una iglesia, estamos buscando miembros del Cuerpo de Cristo, que sean nacidos dentro del Reino de Dios, no por la voluntad de hombre, sino por la voluntad de Dios, no por el espíritu de hombre ni la inteligencia de hombre.
85Pablo dijo: “Yo nunca fui a vosotros con humana sabiduría. Yo fui a vosotros con el Espíritu de Dios y el poder de Su resurrección, para que vuestra fe no esté descansando en la sabiduría ni en las palabras persuasivas de hombre, sino en el poder de la resurrección de Jesucristo”. Así es cómo él fue. Dios nos ayude para que hagamos la misma cosa.
86Ahora, no queremos emplear mucho tiempo en cada una. Ahora, yo quiero saber: ¿Cuál es el Mensaje de esta Iglesia? ¿Qué debería enseñar esta Iglesia? ¿Cuál es Su Mensaje? El primer Mensaje del que puedo pensar, que esta Iglesia (el Cuerpo Místico) enseñará, será arrepentimiento. Abramos en Lucas 24 otra vez, sólo un momento. Lucas, el capítulo 24. La primera cosa que la Iglesia debe hacer, es arrepentirse, y enseñará arrepentimiento. Ahora, Jesús, preparándose para partir... Este es el último capítulo, cuando El se está preparando para dejar la tierra. Lucas 24:46, empecemos con el versículo 46. ... y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados (¡oh!, yo quiero que eso se empape bien, porque voy a llegar a algo sobre eso en un momento: “perdón de pecados; arrepentimiento hacia Dios y el perdón de pecados”) en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas.
87[Porción sin grabar en la cinta–Ed.] “... padeciese”, dicen las Escrituras. El es de quién los profetas hablaron. Toda la Biblia está girando alrededor de El, se envuelve en El. Seguramente que El sabría qué se debería enseñar; El sabría qué se debería hacer. Y El dijo que se debe predicar el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones como un testigo, comenzando desde Jerusalén. Ahora, la organización comenzó en Roma; la iglesia organizada comenzó en Roma, pasó a Alemania con Martín Lutero, de allá a Inglaterra con Wesley, a los Estados Unidos con Juan Smith, a California con los Pentecostales. Pero la Iglesia comenzó en Jerusalén. Arrepentimiento hacia Dios y el bautismo en el Nombre de Jesucristo para perdón de pecados, comenzó en Jerusalén, y debería... “Debería”, El dijo. No dijo que alcanzara a todos. Debería comenzar; debería ir por todo el mundo; debería ser predicado, pero hay muy pocos de ellos. Pero eso es lo que El dijo, Su Mensaje. Ese es el Mensaje de la Iglesia. Muéstrenme la iglesia que lo esté enseñando. Díganme en dónde está. Uds. no los encuentran.
88Ahora, Jesús es el Rey (el segundo Mensaje), Jesús es Rey y está vivo por los siglos de los siglos. Mateo 28:20. Jesús es Rey y está vivo por los siglos de los siglos; eso es lo que la Iglesia debería enseñar. Mateo 28:20. ... enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. ¿Correcto?)
89Hebreos 13:8: “Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”. Ese es el Mensaje de la Iglesia: haciendo Sus obras, probando Su resurrección, y dando testimonio. Ahora, Hechos 5:32, en donde vemos si ellos lo tenían o no. Mientras abrimos en Hechos el capítulo 5, el versículo 32. Y nosotros somos testigos suyos de estas cosas, y también el Espíritu Santo, el cual ha dado Dios a los que le obedecen. (El tiene que tener testigos).
90En Juan 14:12, El da la enseñanza de lo que la Iglesia debería hacer. En Juan el capítulo 14, el... y el versículo 12, veremos lo que dice allí. Juan 14:12. Así que lo leeremos, lo haremos oficial. Muy bien, Juan 14 y el versículo 12. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.
91Ese es el Mensaje de la Iglesia: “Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”, viviendo en la Iglesia, Rey de la Iglesia, resucitado de entre los muertos, el mismo ayer, hoy, y por los siglos, haciendo las mismas obras, haciendo las mismas cosas que Jesús hizo. Ese es el Mensaje de la Iglesia. Si la iglesia no está enseñando Eso, está enseñando alguna teología falsa. Eso es lo que Jesús les ordenó que predicaran.
92¿Qué más será? ¿Cómo sabremos si esta gente...? Ellos dicen: “Bueno, yo soy un creyente”. Veamos cuál fue Su última comisión para Su Iglesia, para creyentes. Marcos 16. Tomen Marcos el capítulo 16, y nos daremos cuenta cuál fue Su último Mensaje para la Iglesia, y veremos entonces si estamos siguiendo Su comisión. Marcos 16, empecemos en el versículo 14. Finalmente se apareció a los once mismos (eso es después de Su resurrección), estando ellos sentados a la mesa,...
93Aquí está ahora la comisión para la Iglesia, escuchen, la última comisión. Nos examinaremos nosotros mismos si somos creyentes, o si estamos en esta Iglesia o no. Finalmente se apareció a los once mismos, estando ellos sentados a la mesa, y les reprochó su... dureza de corazón... su–su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que habían visto Su resurre-... le habían visto resucitado.
94Alguien lo había visto a El. Alguien les estaba tratando de decir al respecto, y ellos no lo creyeron. ¡Si eso no es la misma cosa hoy! Sabemos que El vive; tenemos Su Espíritu como testigo dentro de nosotros. Vemos Su poder moverse sobre las audiencias de decenas de millares de gente, y discernir sus pensa-... pensamientos y corazones exactamente como El lo hizo cuando estuvo aquí. Como dice la Biblia: “La Palabra de Dios...” Y El es la Palabra de Dios. “En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios. Y la Palabra fue hecha carne, y habitó entre nosotros”. “La Palabra de Dios es más cortante, más eficaz que una espada de dos filos; y partiendo aun hasta los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón”. ¡Cristo! “Las obras que Yo hago vosotros haréis también”. Lo ven haciendo eso. ¿Cuántos lo han visto a El hacer eso? Seguro, sabemos que El lo hace. El vive aquí. El está en nuestros corazones.
95Ellos no lo creen. Ellos no lo creyeron en aquel entonces; ellos no lo creen ahora. Ellos creen que El murió, y que eso lo concluyó; y tenemos alguna clase de cosa histórica de que algún hombre resucitó hace unos años, y estableció una iglesia y escribió un catecismo, y eso es a lo que nosotros nos aferramos. ¡Eso es paganismo! Correcto. No hay verdad en eso. Oh, yo no digo que no es “verdad”; el hombre lo pudiera haber hecho, el hombre pudiera haber sido muy sincero. Pero Dios no controla a Su Iglesia de esa manera. El nunca lo quiso así.
96Cuando ellos pidieron un rey, Samuel los llamó y dijo esto, él dijo: “Yo les quiero preguntar algo: ¿les he fallado alguna vez a Uds.? ¿Les he pedido alguna vez a Uds. su dinero? ¿Les he dicho alguna vez a Uds. algo en el Nombre del Señor que no haya estado correcto? Dios no quiere que Uds. tengan un rey, El quiere ser su Rey”.
97Ellos dijeron: “¡Oh, Samuel!, seguro que tú estás correcto. Tú eres un buen profeta. Tú nunca nos has dicho nada sino la Verdad. Tú nunca nos has rogado por dinero. Esas cosas son verdaderas, pero queremos ser como el resto de ellos. Nosotros queremos un rey de todas maneras”.
98Samuel dijo: “Les va a causar angustias y problemas. Les va a... El les va a quitar a sus hijos e hijas. El los va a contaminar a ellos en las cosas que él hará. El lo hará”. ¡Y él lo hizo! Pero todavía querían un rey.
99De esa manera lo hacen hoy en día. Oh, tenemos que tener alguna clase de nombre añadido a nosotros. Le tenemos que decir a la gente, cuando nos pregunta, que somos Metodistas, Bautistas. Sólo digan que son Cristianos (eso es correcto), como Cristo. Después que El había resucitado de entre los muertos, ellos no lo creyeron. Y les dijo (observen la gran comisión): Id por... (¿A una porción del mundo? [La congregación dice: “Todo”–Ed.]. Oh, yo pensé que sólo en Jerusalén; alguien dijo: “Estas señales únicamente llegaron a Jerusalén”).... por todo el mundo y predicad el evangelio....
100¿Cuántos saben lo que es el Evangelio? No la “Palabra”. Pablo dijo: “El Evangelio no llegó a nosotros en palabras solamente, sino en poder y manifestación del Espíritu Santo”. El Evangelio es el poder de Dios para hacer la Palabra producir lo que Ella dice que hará. “Predicad el Evangelio a todo el mundo”. “¿Predicad el Evangelio sólo a la gente blanca o sólo a la bronceada, amarilla o negra?” “A toda criatura”. ¡Amén!
101“A toda criatura”. ¿Creen Uds. que significa eso? Yo vi a Dios un día confundir a un toro. Yo lo vi hacer que las avispas no aguijonearan. Yo lo vi resucitar a una zarigüeya que había yacido muerta toda la noche. ¡A toda criatura! El Evangelio surtirá efecto sobre todo lo que Uds. pidan. Uds. dicen: “¡Eso está incorrecto, Hermano Branham!” ¡No está incorrecto!
102Jesús le dijo a esa higuera: “¡Maldita seas! Nunca jamás coma nadie fruto de ti”, y el Evangelio le fue predicado a esa higuera. ¡Amén! Me siento religioso ahorita. ¡A toda criatura! ¡Amén! Predicarlo, ¿a quién? A toda criatura. ¡Oh, si sólo tuviéramos tiempo para estas cosas! Miren. El que creyere y fuere bautizado, será salvo;... (“Oh, yo creo en bautizar”. Qué bueno; está bien; muy bien).... El que creyere y fuere bautizado, será salvo;... el que no creyere, sera condenado.
103“¡Oh, estoy contento que soy un creyente!” Espere un momento. “Y...” “Y” es una conjunción, que une la oración. Y estas señales... (Oh, yo pensé que Uds. no creían en señales. Esas son las propias Palabras de Jesús; arguméntenlo con El). estas señales seguirán (no “ellas quizás seguirán, algunas veces seguirán”, sino “seguirán”) a los que creen:...
104Ahora, vamos a ver si Uds. creen o no, vamos a ver si su organización cree o no. Ellos pudieran decir que creen. Jesús dijo: “Estas señales seguirán a los que creen”. Bueno, ellos niegan esas señales. ... estas señales seguirán a los que creen (¿hasta dónde?): En mi nombre echarán fuera demonios;...
105¡Y Uds. que no creen en sanidad Divina, Uds. iglesias (esto se está grabando, Uds. entienden; no únicamente les estoy hablando a Uds.; alguien más la va a oír), reclaman que Uds. creen en Dios y creen en la comisión, que su iglesia está comisionada para llevar el Evangelio, y la primerísima cosa es sanidad Divina! ¿Qué fue la primera cosa que Jesús les dijo a Sus discípulos cuando El los envió? Mateo 10:1: [El Hermano Branham quiso decir: “Mateo 10:18–Trad.]. “Sanad enfermos; echad fuera demonios”. ¿Cuál fue la última cosa que El le dijo a Su Iglesia? “Sanad enfermos; echad fuera demonios”. El Alfa y la Omega, Benjamín y Rubén, el Primero y el Ultimo, El que era, El que es, y El que vendrá, la Estrella de la Mañana, la Raíz y el Linaje de David. ¡Aleluya! Ese es El. Sí, señor. “Estas señales seguirán a los que creen: En Mi Nombre echarán fuera demonios”. ¿Sólo en Jerusalén? “Por todo el mundo, y a toda criatura”. ¿Es esa la Biblia? Eso es lo que Ella dice. Eso es el Mensaje de la Iglesia. Por todo el mundo, a toda criatura, el Evangelio... A todo aquel que cree, estas señales seguirán. ... En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;....
106¡Y Uds. pobres Nazarenos!, llamándoles un montón de “gente de lenguas”. Uds. ni siquiera se sentarían en la iglesia con ellos. ¿No es eso horrible? ¿Qué van a hacer Uds. cuando lleguen al Cielo? Jesús murió hablando en lenguas. Ellos dijeron que El habló, y El habló en otra lengua. Seguro que El lo hizo. “El habló en hebreo”. El no habló en hebreo, dicen. Eso no es escrito hebreo. El habló en un lenguaje Celestial.
107Cuando–cuando Abel ofreció su cordero sobre la roca, cuando el corderito se estaba muriendo, y él le estaba tajando el cuello (un tipo de Cristo, muy allá en el huerto del Edén), el corderito balando en otro lenguaje, mientras se estaba muriendo, tipificaba, mientras su lana ensangrentada estaba siendo bañada por su propia sangre, tipificaba al Hijo de Dios colgado allá en el Calvario, cortado a pedazos, con nuestros pecados, muriendo, hablando en otro lenguaje: “¡Dios mío, Dios mío!, ¿por qué me has desamparado?”
108Este es el Mensaje de la Iglesia: “En Mi Nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas”. Eso es lo que El dijo. Ese es el Mensaje de la Iglesia. Eso es lo que El encomendó a la Iglesia que hiciera: echar fuera demonios. ... hablarán nuevas lenguas; tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.
109Esa es la comisión de la Iglesia. Esa es la verdadera Iglesia creyente. No se enseña en la Metodista, la Bautista, la Presbiteriana, la Católica, la Luterana, la Nazarena, la Santa Peregrina. No, señor. Ellas la niegan. ¡Gloria! ¿Por qué? Ellas están organizadas, y no lo pueden hacer. Hay muchos miembros allí que creen eso, pero no pueden decir nada al respecto porque serían excomulgados. Ese es un espíritu anticristo, que los tiene organizados. La Iglesia del Dios Viviente nació libre. No necesita ninguna denominación; ellos siguen al Rey del Reino Mesiánico. Ellos no tienen que aceptar las cosas de la gente. Ellos nacieron libres, hechos libres por medio del Hijo quien los hace verdaderamente libres. “Estas señales les seguirán”.
110Este Evangelio será predicado. ¿Quién lo va a predicar? Dios es capaz de tomar a los del vulgo; Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras. Dios puede hacer todo lo que El quiere hacer; ¡El es Dios! Y de esa manera El lo hace. Cuando El vino, El nunca llamó a Caifás. El nunca llamó a un solo sacerdote. El nunca llamó a un solo teólogo. El tomó pescadores, pastores, y al sin letras y del vulgo. La Biblia dice que “Pedro y Juan ambos eran del vulgo y sin letras”, pero El les podía dar a ellos y obrar por medio de ellos el Reino de Dios, y confundir los ojos y las mentes del sabio y del poderoso. Ellos dijeron, “Ellos reconocían que eran hombres sin letras y del vulgo, pero tuvieron que reconocer que ellos habían estado con Jesús”. ¿Por qué? Ellos tenían Su Espíritu sobre ellos. Ellos estaban actuando como El actuó. Ellos estaban haciendo las cosas que El hizo. Eso es exactamente lo que El dijo que sucedería. ¡El Reino Mesiánico! ¡Oh, cuán contento estoy por estas cosas! “Estas señales seguirán a los que creen”. ¡Seguro que sí! Las señales les seguirán.
111Ahora, otra cosa que esta Iglesia enseñará, será sanidad Divina, el Mensaje de la Iglesia. Yo lo acabo de citar, Mateo 10, cuando El envió a Su Iglesia. Vayamos un momento a Mateo 10:1, y démonos cuenta. Observen lo que Jesús dijo cuando El ordenó a Su Iglesia, y la empezó. Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen–los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. (La primera comisión a Su Iglesia).
112La última comisión: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio. El que creyere y fuere bautizado...” Permítanme citarla de la manera que debería ser, de la manera más sencilla. “Id por todo el mundo y a toda nación, y demostrad el poder del Espíritu Santo. El que cree esto y es bautizado, será salvo; el que lo niegue, será condenado. Estas señales seguirán a los que creen: Sobre los enfermos pondrán sus manos y sanarán; echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas”. Estas serán las señales que les seguirán. El último versículo dice: “Y ellos regresaron, ayúdandoles el Señor, y confirmando Su Palabra con las señales que la seguían”. De esa manera fue la primera Iglesia.
113Y, escuchen, Jesús dijo: “Yo soy la Vid; vosotros los pámpanos”. Y si un pámpano produce una vid, y la vid produce uvas, el siguiente pámpano que brote, producirá lo mismo que el primer pámpano produjo.
114Oh, Ud. dice: “Hermano Branham, pero mire a todas estas iglesias”. Esas son vides injertadas. Ahora, Ud. puede injertar fruto cítrico. Ud. puede tomar un naranjo e injertarle un limón en él, y crecerá. Eso es lo que Ud.... lo que el hombre injertó. Y estas organizaciones es lo que el hombre injertó. Es un limón todo el tiempo. Crecerá porque está metido en el nombre de la iglesia. Pero, déjenme decirles, si de ese mismo árbol alguna vez brota otro pámpano, producirá una naranja. Y si el poder de Dios alguna vez produce otra Iglesia, será otro Pentecostés, y otro Libro de los Hechos será escrito tras Ella (correcto), porque es la Iglesia de Dios.
115Jesús dijo: “Yo soy la Vid; vosotros los pámpanos. Uds. no pueden producir fruto de sí mismos, sin que Yo mismo esté en el pámpano”. Y, ¿qué clase de fruto produjo? “Estas señales seguirán a los que creen”.
116La segunda Iglesia que se levante, el Cuerpo Místico de Cristo, tendrá las mismas señales. “Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis, porque estaré con vosotros, aun en vosotros, en cada pámpano, hasta el fin del mundo”: Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Esa es la Iglesia del Dios Viviente. ¡Esa es! Esa es la clase de testigos que El tiene.
117Ahora, la Iglesia también debe enseñar el bautismo. Debe ser bautizado. Esa fue la comisión. Jesús lo dijo aquí en Marcos 16, la acabamos de leer: “El que creyere y fuere bautizado”. Primero creer, y luego ser bautizado para perdón de vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.
118“Y el Espíritu Santo vendrá también sobre...” será una enseñanza de la Iglesia, pues Jesús lo dijo en Lucas 24:49. Estamos cerca de eso, así que abramos a eso por un momento, aquí en el versículo 49. Ya leímos el versículo 46 y 47. Miremos en el versículo 49. He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros (o esperar; esperar significa: “quedarse”) en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
119Si Cristo no les permitió predicar el Evangelio a un montón de hombres que habían caminado con El por tres años y medio, o mejor dicho, no podían predicar el Evangelio, hasta que ellos esperaran el Espíritu Santo, la Iglesia hoy tiene que hacer la misma cosa: ¡esperar el Espíritu Santo!
120Yo le estaba hablando a una señora Católica allá en Oregón, no hace mucho tiempo, y ella dijo: “Bueno, ¿me quiere decir Ud. que ese montón de idiotas allá en donde Ud. estaba predicando, que estaba gritando y llorando, comportándose de esa manera, me quiere decir Ud. que ellos estarán en el Cielo, y gobernarán en el Cielo?” Yo dije: “Sí, señora”. Ella dijo: “Bueno, nosotros no creemos en tales cosas”. Yo dije: “Es porque Uds. no creen la Palabra de Dios”. Y ella dijo: “Nosotros creemos que María intercede por nosotros”. Yo dije: “¡Eso es absolutamente pagano!”
121Ella no fue una diosa; ella era una mujer. “Madre de Dios”; ¿cómo pudiera Dios tener una madre? “Salve, María, madre de Dios...” ¿Cómo pudiera Dios tener una madre? Ella dio a luz al Hijo de Dios, Cristo Jesús. Ninguna mujer es una creadora; ella recibe la simiente de un hombre. El hombre no es un creador. Dios crea la vida. Es sólo una rutina, de–de la manera que Dios estableció para así traer a luz niños. Ella no es la madre de Dios. Dios no puede tener una madre, porque El no tuvo principio de días ni fin de vida. El es Eterno. Ella no puede ser una madre de Dios.
122Y yo dije: “¿Qué si yo le digo que su virgen bendita que Ud. la mira como una diosa, qué si yo le digo a Ud. que Dios no le permitió a ella ir al Cielo hasta que ella actuara como esa gente actuó anoche?” Ella dijo: “¡Eso no es correcto!”
123Yo dije: “¿No me dijo Ud. que la iglesia Católica escribió la Biblia, los apóstoles, y Ud. dice que ellos eran Católicos? ¡Yo desafío eso! No hubo iglesia Católica por trecientos años después de la muerte del último apóstol, hasta después del Concilio de Nicea. Muéstreme una página de la historia, todo lo que Ud. quiera (no su catecismo, porque no concuerda con la historia). Nunca hubo tal cosa. Pero yo dije que ‘María...’ La Biblia dice que ‘María, la madre de Jesús, y el resto de las mujeres, con los ciento veinte, todos tuvieron que subir esos escalones hacia el aposento alto, y ser llenos con el Espíritu Santo hasta que ellos se tambalearon como si ellos estuvieran borrachos, hablando en lenguas y actuando como un montón de borrachos’. Eso es lo que la Biblia dice”. Yo puse mi dedo en el versículo, y yo dije: “¡Leálo!” Ella dijo: “Yo no lo quiero leer. Yo no lo debo leer”.
124Yo dije: “Ud. no es honesta. Aquí está en dónde la virgen María recibió el Espíritu Santo y habló en lenguas y se tambaleó como una mujer borracha. Ahora, si Ud. se va al Cielo, Ud. no puede ir adónde ella, porque ella tuvo que recibir el Espíritu Santo. Y si ella tuvo que hacer eso, siendo la madre de Jesucristo, cuánto más Ud. lo necesita”.
125Ella dijo: “Si yo tuviera que ir al Cielo con algo como eso, yo no quisiera estar en el Cielo”.
126Yo dije: “Ud. no tiene mucho de qué preocuparse. Yo no creo que Ud. se va a ir al Cielo de todas maneras, déjeme decirle...?... Yo no pienso que Ud. tiene mucho de qué preocuparse”. Eso es exactamente el Espíritu de Dios.
127Miren: “Me seréis testigos, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo”. Miren, ¿qué es esto ahora?, ¿qué estamos diciendo? ¿Quién es Ella? ¿Quién la estableció?, y, ¿cuál es Su Mensaje?
128Ahora (para apresurarnos, para seguir un poquito más adelante), la cuarta cosa: ¿Cómo llegamos a ser un miembro de Ella? ¿Cómo nos unimos a Ella? Vemos lo que Ella es; ahora, ¿qué... cómo nos unimos a esta Iglesia? Uds. no se unen a Ella. Uds. no se pueden unir a Ella. No hay manera de que se unan a Ella. ¡Uds. nacen dentro de Ella! Yo he estado con la familia Branham por cincuenta y un años, y nunca me uní a la familia. Yo nací un Branham. Y Ud. nace un hijo de Dios o una hija de Dios.
129Tomemos Juan, el capítulo 3, sólo un momento, y veamos lo que Dios dijo aquí al respecto. ¿Cómo entran Uds. en esta Iglesia? ¿Cuál es la proposición que Dios les ofrece a Uds.? Juan, el capítulo 3, del versículo 1 al 8. Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro;... nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él. Respondió Jesús y le dijo: De cierto,... te digo, que el que no naciere de nuevo,... de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.
130¿Cómo entran Uds. en Ella? Nacen dentro de Ella. Leamos la pregunta más adelante. Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? (¿Ven a ese carnal?, un maestro, un gran hombre, un sacerdote, un anciano, leyendo la Biblia toda su vida). ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? (Ahora, ¿no es eso como alguno de estos maestros intelectuales que Uds. oyen hoy?) Respondió Jesús y le dijo: De cierto,... te digo, que el que no naciere de agua... (¿Cómo entramos en Ella?)... de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios.
131“¿El que no se una a Ella?” Uds. no se pueden unir a Ella. Uds. tienen que nacer dentro de ella. No “venir y unirse”, sino “¡venir y nacer!” Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo. El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas ni sabes de dónde viene, ni a dónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu. ¿Ven?, Uds. no se unen a Ella. Es una cosa misteriosa. Uds. nacen dentro del Cuerpo Místico de Cristo. Así es cómo Uds. entran en Ella.
1321 Corintios, el capítulo 12. Vayamos sólo un poquito más adelante; sólo tenemos unas cuantas más. Yo las quiero tratar de terminar si puedo, si Uds. sólo... Yo sé que está caluroso, pero empecemos aquí solo un momento. 1 Corintios, el capítulo 12, el versículo 13. “Porque por un solo apretón de manos, por un solo voto (‘yo hago un voto de creer en la gran iglesia santa romana’, ‘venga y estreche mi mano, y ponga su nombre en el libro’), por una sola carta (‘venga por medio de una carta’)”. Uds. pudieran leer eso en el Almanaque de cumpleaños de las mujeres antiguas, pero Uds. no lo leen en la Biblia de Dios. Sí, señor. Sí. Porque por un solo Espíritu fuimos todos (¿unidos? ¿registrados?) bautizados en (¿una organización?) un cuerpo (el cual es el Cuerpo de Cristo), sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y... se nos dio... a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
133No un espíritu Metodista, un espíritu Bautista, un espíritu Pentecostal, sino por un solo Espíritu Santo todos fuimos bautizados dentro de éste. “Hay una Fuente llena con Sangre, que emana de las venas de Emanuel, en donde los pecadores que se sumergen debajo del torrente, pierden todas las manchas de culpabilidad”. El ladrón muriéndose se regocijó al ver Esa Fuente en su día; Que yo allí, aunque vil como él, Lave todos mis pecados.
134¡Un solo Cuerpo! ¿Cómo entramos a ese Cuerpo, cómo entramos a El? Por un solo Espíritu fuimos bautizados en un solo Cuerpo. Y una vez en ese Cuerpo, libres, es una garantía de la resurrección. “Dios cargó en El el pecado de todos nosotros”. No por medio de “un apretón de manos”, no por “una carta de iglesia”, sino por un solo Espíritu Santo, judío, gentil, amarillo, negro, blanco, todos fuimos bautizados por un solo Espíritu dentro de ese solo Cuerpo, por medio de la Sangre de Su propio Pacto. “Y cuando Yo vea la Sangre, Yo pasaré de vosotros”, y estás libre de muerte, libre de dolor, libre de pecado. “Todo aquel que es nacido de Dios, no practica el pecado, porque la simiente de Dios permanece en él; y no puede pecar”. No hay pecado. “Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los Cielos es perfecto”, Jesús dijo. ¿Cómo pueden Uds. ser perfectos? Uds. no lo pueden hacer. Uds. nacieron en pecado, formados en iniquidad, vinieron al mundo hablando mentiras. Pero cuando Uds. aceptan a Cristo como el que lleva sus pecados, cuando Uds. lo aceptan a El por fe, Uds. creen que El los salvó, y que El murió en lugar de Uds., y tomó sus pecados, entonces Dios los acepta y los bautiza dentro del Cuerpo, y ya no puede ver más pecado. ¿Cómo puedo ser yo un pecador cuando hay una expiación sobre el altar por mí?
135¿Cómo me pudiera un policía arrestar en la ciudad, cuando las ordenanzas de la ciudad me dan el derecho de conducir a cualquier velocidad que yo quiera? Uds. no me pueden arrestar. Si el alcalde dice: “Reverendo Branham: cuando Ud. vaya a sus llamadas de los enfermos, conduzca a cualquier velocidad que Ud. quiera, en cualquier zona”, y me da una carta de recomendación de eso, ningún policía me puede encarcelar. Porque el alcalde ha puesto la confianza en mí que yo no lo haría a menos que fuera una emergencia.
136Y cuando Dios me aceptó y me bautizó con el Espíritu Santo, El tuvo confianza en mí que yo no pecaría voluntariamente. (¡Amén!), yo no pecaría voluntariamente. Por lo tanto, Su Hijo hizo una expiación para mí, y yo no puedo ser un pecador mientras que esté justificado y El me haya llevado dentro de Su Cuerpo; yo estoy redimido con El. No es lo que yo hago, sino lo que El hizo por mí. ¡Ese es el Evangelio!
137Efesios 4:30, dice: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados hasta el día de vuestra redención”. [El Hermano Branham la citó así–Trad.].
138Un famoso predicador Bautista me dijo no hace mucho tiempo, dijo: “Hermano Branham: Abraham creyó a Dios, y le fue imputado por justicia. ¿Qué más pudiera él haber hecho sino creerle a Dios?” El dijo: “Nosotros creemos que recibimos el Espíritu Santo cuando creemos”.
139Yo dije: “Pero Ud. está errado; Ud. está honestamente errado. Pablo dijo en Hechos 19, a esos Bautistas que tenían un buen pastor allá, un abogado convertido: ‘¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis?’” El dijo: “El original no dice eso”.
140Yo dije: “Sí dice eso. Yo tengo el Diaglott enfático, y sí dice eso en toda traducción, en ambas griega y hebrea. El dijo: ‘¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis?’” Yo dije: “Abraham creyó; eso es verdad. Pero Dios le dio una señal de que El había aceptado su fe, dándole el sello de la circuncisión”. Correcto. El lo aceptó a él, porque El le dio una señal que lo había aceptado.
141Si Ud. dice que Ud. cree, y todavía no ha recibido el Espíritu Santo, Dios todavía no lo ha sellado, todavía no ha tenido la confianza suficiente para confiar en Ud. Cuando Ud. viene a Dios, Dios lo sella con el Espíritu Santo hasta el día de su redención. Y ese es el Mensaje de la Iglesia. ¡Amén!
142Sólo un poquito más adelante. Muy bien. Ahora, 1 Corintios 12:13: “Por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un Cuerpo”. Hechos... Aquí está la manera que entramos. Aquí está la inauguración de la Iglesia: Hechos, el capítulo 2. Cuando el primer Mensaje fue predicado a la Iglesia después del Día de Pentecostés, todos ellos fueron llenos con el Espíritu Santo. María, todos los apóstoles, todos fueron llenos con el Espíritu Santo, hablando en lenguas, y simplemente se comportaban como un montón de–de gente ebria. Y justo cuando ellos estaban disfrutando un momento tremendo, sólo gritando y alabando a Dios, y tambaleándose bajo el impacto del Espíritu Santo... a ellos no les importó si era domingo, lunes, o cual día era. Ellos estaban disfrutando de unos grandes momentos, sólo gritando y comportándose así. Bueno, la–la gente importante, intelectual, dijo: “Esta gente está llena de mosto”.
143Ahora, ahí se para Pedro, con las llaves del Reino en su lado, las llaves al Espíritu Santo. Jesús dijo: “Yo te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré Mi Iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. ¿Qué es? Una verdad revelada espiritualmente. “No te lo reveló carne ni sangre. Tú nunca aprendiste esto en un seminario. No te lo enseñó alguien de los libros, sino que es una revelación”. ¡La revelación! “Y Yo también te digo, que tú eres Pedro. Y a ti te daré las llaves del Reino; y todo lo que atares en la tierra, Yo lo ataré en el Cielo. Y todo lo que desatares en la tierra, Yo lo desataré en el Cielo”. El tiene que cumplir Su Palabra. En el Día de Pentecostés, ¿quién fue el portavoz? Pedro, porque él tenía las llaves.
144Y ellos se estaban riendo de él, dijeron: “Estos hombres están llenos de mosto”.
145Pedro dijo: “Estos no están ebrios, puesto que es la hora tercera del día. Mas esto es Eso, lo que fue dicho por el profeta Joel: ‘Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; y de cierto sobre Mis siervos y siervas, derramaré de Mi Espíritu. Vuestros jóvenes verán visiones, y vuestros ancianos soñarán sueños; y daré señales arriba en el cielo, y abajo en la tierra. Y todo aquel que invocare el Nombre del Señor, será salvo’”.
146“Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: ‘Varones y hermanos: ¿qué haremos para ser salvos?’” Esta es la Comisión de la Iglesia. Ahora ellos quieren saber cómo uno entra en este Cuerpo Místico. Muy bien.
147Hechos, el capítulo 2, empezando en el versículo 37, el sermón de la inauguración. Uds. no lo pueden cambiar. Uds. no lo pueden cambiar.
148Escuchen: si su doctor le escribe una prescripción, y Ud. la lleva a la farmacia a algún farmacéutico charlatán, ¿sabe Ud. que él lo pudiera matar a Ud. con esa prescripción? ¿Ve Ud.?, ese doctor escribe: “Un tanto de eso”, porque él ha sido instruido para eso. Y él escribe: “Tanto de veneno”, y él pone un antídoto ahí para matar ese tanto de veneno. El tiene que poner algo para contrarrestar la otra droga. Y si esa prescripción no se suerte exactamente de la manera que ese doctor la escribe, lo matará a Ud.
149Y eso es... Dios es el Doctor. El es el Doctor del alma. El es el Doctor de salvación. Y El educó a un hombre en Su propia Teología, a Pedro, un hombre sin letras que ni siquiera podía leer su propio nombre cuando estaba escrito delante de él. Pero El le dio el Espíritu Santo, y le dio el lápiz para escribir la doctrina respecto a eso. Así que en el Día de Pentecostés, él escribió la Prescripción. Veamos lo que él escribió. Doctor Simón Pedro, veamos cuál es tu Prescripción para la salvación. Veamos para qué fue escrito. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? (Ten cuidado; tú tienes las llaves). Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. Esa es la Prescripción. No la trate de alterar; Ud. matará a su paciente. Ese es el problema con mucha de esta gente hablando de este: “Padre, Hijo, y Espíritu Santo”; están matando a mucha gente espiritual, prescribiendo la cosa incorrecta.
150¡No hay tal cosa! Nadie alguna vez bautizó en el nombre del “Padre, Hijo, Espíritu Santo”, en la Biblia. Nunca hubo tal ceremonia dicha alguna vez hasta que vino la iglesia Católica; la iglesia Católica es la madre de eso. Escudriñen las Escrituras, escudriñen la historia y dense cuenta; la primera orden que se hizo de “Padre, Hijo, y Espíritu Santo” fue por un sacerdote Católico. Ellos los rocían. El rociamiento fue ordenado por la iglesia Católica, la madre de rameras.
151Se regresan a la ramera. Dice en el catecismo: “¿Hay tal cosa como que un Protestante sea salvo alguna vez?”
152Dice: “Alguna veces, por supuesto que sí, porque ellos admiten la–la doctrina Católica. No siguen la Biblia de ellos. Ellos bautizan en el nombre del Padre, Hijo, y Espíritu Santo, y no tienen Escritura para eso”. Dice: “Pero la iglesia Católica lo inició”, y ellos lo admitieron. “Por medio de las ordenes Católicas algunos pudieran ser salvos”.
153No hay tal cosa; nadie alguna vez bautizó de esa manera. Nadie alguna vez roció en la Biblia, derramó, o cualquier otra manera, sino por inmersión en el agua en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados. ¿Qué leímos hace un rato, y les dije que llegaríamos a eso después? Que se predicase en su Nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados (¿hasta dónde?, ¿sólo en Jerusalén?; ¿a los judíos?), en todas las naciones, en todo el mundo, comenzando desde Jerusalén.
154Ahora, el Doctor Simón Pedro escribió la Prescripción. ¿Qué de Uds. doctores? ¿Por qué le están tratando de añadir algo a ella? No le añadan nada a ella; acéptenla de la manera que es. Esa es la Comisión de la Iglesia. Así es cómo Uds. entran en Ella: arrepintiéndose y siendo bautizados en el Nombre de Jesucristo, para perdón de sus pecados; y hay una promesa que recibirán el Espíritu Santo. Ahora, eso es lo que la Biblia dice: “Bautizados en la Iglesia, bautizados en la Iglesia....”
155Leamos Gálatas 3:26, sólo un momento. No tenemos sino una o dos más, tres cosas más aquí, y luego–luego tendremos que terminar. Ahora, leamos aquí en Gálatas, el capítulo 3. Si alguien la encuentra antes que yo, léala, hágalo. [Una hermana lee Gálatas 3:26 –Ed.]. pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.
156¿Gálatas 3:26? Quizás yo entonces la he de haber leído, o mejor dicho, escrito mal aquí. Ahora, pudiera ser Colosenses; leamos Colosenses. Yo–yo no sé adónde me dirigía; veamos si es Colosenses 3:26. No, no hay 3:26. ¿Cuál fue ésa? ¿Gálatas 3:26? ¡Aquí está!, la encontré. Correcto. Léala, hermana, Gálatas 3:26, ya que Ud. la empezó. ¡Aquí está!, 26, 27, y 28; escuchen atentamente. [La hermana lee Gálatas 3:26-28–Ed.]. pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. ¿Cómo entramos en este Cuerpo, ¿cómo lo hemos hecho? Bautizados por el Espíritu Santo dentro del Cuerpo de Cristo Jesús.
157Ahora, otra cosa que es el Mensaje de la Iglesia, de cómo entramos en la Iglesia, es por medio de santificación. Y la santificación, Hebreos 13:12 y 13: “Jesús, para santificar al pueblo mediante Su propia Sangre, padeció fuera de la puerta”.
158Ahora en Efesios, vayamos allí; tenemos que leer esa, Efesios 5:25, rápidamente ahora; Efesios 5, y el versículo 25. Muy bien, aquí está, 5:25. No, otra vez tengo la cosa incorrecta. No la tengo escrita bien aquí. Oh, veamos. “Así que...” Predicadores y sacerdotes... Oh, sí. Yo estaba escribiendo esto muy rápidamente hace un rato, así que he de haber tomado la... ¡Oh, tengo la página incorrecta! Amén. Sí. Muy bien.
159Hebreos, el versículo 12, del capítulo 13: “Por lo cual también Jesús, para santificar al pueblo mediante Su propia Sangre, padeció fuera de la puerta”.
160Por lo tanto, hermanos, aquí está cómo entramos a la Iglesia: mediante el arrepentimiento, siendo bautizados en el Nombre de Jesucristo para perdón de nuestros pecados, y con una promesa que recibiremos el Bautismo del Espíritu Santo. Por lo tanto, no hay un predicador que nos pueda meter en eso por medio de un apretón de manos. No hay un sacerdote que nos pueda meter en eso, por medio de un voto de promesa. Sino que nacemos dentro de ella por medio del Rey del Reino Mesiánico. ¡Amén!
161Ahora, sólo esto; ¿puedo tomar una más, y luego seguir adelante? ¿Cuántos se quedarán conmigo sólo unos cuantos minutos más? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Muy bien. Sólo para... Son las nueve y media, y pasado el tiempo.
162Ahora, ¿nos podemos ir al Cielo sin la Iglesia? Sólo tomaré un par de comentarios sobre esto, porque yo tengo como una docena escritos aquí, como Uds. ven. Pero yo–yo... Sólo una cosa más, para que podamos saber. No, señor, Uds. no se pueden ir al Cielo sin ser un miembro de esta Iglesia.
163Ahora, la primera cosa, en Juan 3:5, Jesús dijo: “El que no naciere de agua y del Espíritu...” “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados”, y seréis entonces nacidos del Espíritu; nacidos del agua, nacidos del Espíritu. El que no naciere de esto, él ni siquiera puede entrar en el Reino del Cielo; él ni siquiera puede ver el Reino del Cielo. Entonces si Uds. nacen del agua y del Espíritu, Uds. están en la Iglesia. Si Uds. no nacen del agua y del Espíritu, Uds. no están en la Iglesia, y no pueden ver el Reino del Cielo. ¿Tiene sentido eso para Uds.? Eso es exactamente correcto.
164Ahora, ¿sabían Uds....? Ud. dice: “Bueno, Hermano Branham, yo creo”, bueno, escuchen, “y yo nunca he recibido el Espíritu Santo”. No, Ud. todavía no cree. Ud. sólo está creyendo para llegar al creer. Ud. tiene esperanza. Pues en 1 Corintios, el capítulo 12 y el versículo 3... Tomemos ésa rápidamente mientras estamos cerca a ella, si Uds. quieren. 1 Corintios 12, el capítulo 12, y el versículo 3, y tomaremos eso rápidamente, y–y leamos esto aquí y veamos lo que el Señor tiene para nosotros en esto. 1 Corintios 12, muy bien, y el versículo 3. Por tanto, os hago saber que nadie que hable por el Espíritu de Dios llama anatema a Jesús; y nadie puede llamar a Jesús Señor, sino por el Espíritu Santo.
165Uds. no saben nada tocante a ello hasta que hayan recibido el Espíritu Santo. Uds. dicen: “Yo acepto a Jesucristo como mi Salvador personal”. ¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis? Si no lo han recibido, Uds. ni siquiera le pueden llamar a El Señor, porque El no es el Señor de Uds.; El es para Uds. un ser histórico al que por fe han aceptado. Pero cuando El ha entrado en Uds. por el Espíritu Santo, El es su Señor. Nadie puede llamar a Jesús, Señor, sino por el Espíritu Santo; hasta que Uds. nazcan del Espíritu de Dios, y el Espíritu Santo esté en Uds.... Entonces si Uds. lo tienen, Uds. han nacido dentro de este Reino, y son parte de la Iglesia. Uds. entonces son los llamados a salir fuera. ¿Lo ven Uds.? Muy bien. Miren.
166¿Puede salir vida de un grano, a menos que el grano tenga vida dentro de él? Si dos granos de maíz se plantan en la tierra, y uno es germinado, y el otro no es germinado, el que no es germinado, ¿puede vivir otra vez? ¡De ninguna manera! No hay nada en él. Aunque materialmente, se hará de él hojuelas de maíz tan buenas, tan buenas como el otro haría, se hará de él pan de maíz tan bueno como el otro haría, se mirará tan bien en el estante como el otro se miraría; pero si no tiene vida dentro de él, no puede salir otra vez.
167Un hombre que es un buen hombre, puede ser tan buen miembro de iglesia como un Cristiano. Un hombre que es un buen hombre, puede ser tan buen ciudadano como un Cristiano, un buen hombre, un hombre moral. Pero cuando él muere, ahí termina, a menos que haya nacido de nuevo del Espíritu de Dios. Porque, todo lo que tiene un principio tiene un fin.
168Dios es la única cosa que es Eterna. Por lo tanto, nosotros somos parte de Dios al recibir Su Vida. Jesús dijo: “Yo les doy Vida Eterna”. La palabra griega ahí, es Zoe, que significa: “La propia Vida de Dios”. Y de la única manera que Uds. alguna vez pueden vivir de nuevo, es que tengan Vida Eterna, la cual es la Vida de Dios. Porque su vida perecerá. Pero Su Vida será resucitada, porque Dios es Eterno. Y Uds. tienen Vida Eterna, y no pueden morir como Dios no puede morir. “El que cree en Mí tiene Vida Eterna, y Yo lo resucitaré en el día postrero, lo levantaré otra vez”. La Vida Eterna que está dentro de él lo resucitará.
169Ahora, ¿podemos ir al Cielo sin estar en la Iglesia? Uds. no pueden estar en la Iglesia hasta que nazcan de nuevo. Uds. no se pueden ir al Cielo hasta que nazcan de nuevo. Si Uds. nacen de nuevo, están dentro de la Iglesia. Así que Uds. no se pueden ir al Cielo hasta que sean un miembro de esta Iglesia. Y no pueden ser un miembro hasta que nazcan dentro de Ella.
170Y ahora, permítanme “sofocarlos” un poquito. Y Uds. no pueden ser un miembro a menos que Dios los haya llamado para ser un miembro. Ahora, ¡cuán contentos Uds. deberían estar por eso! Pues, Uds. fueron predestinados antes de la fundación del mundo, y su nombre, sus nombres fueron escritos en el Libro de la Vida del Cordero, el Libro de la Iglesia, antes de la fundación del mundo. Esa es la Biblia. La Biblia dice que el anticristo, las organizaciones, la iglesia Católica con las demás organizaciones– organizaciones, engañarán a todos los que están sobre la faz de la tierra, cuyos nombres no están escritos en el Libro de la Vida del Cordero antes de la fundación del mundo. Jesús dijo: “Todo lo que el Padre me ha dado, vendrá a Mí”. Esas son Sus propias Palabras. No es lo que Uds. hicieron, sino lo que El hizo.
171Establezcamos eso en un minuto; abramos en Efesios, el capítulo 1, rápidamente. Escuchen esto; este es Pablo. Ahora, él tenía que ir adelante a la perfección con esta Iglesia. Pablo le está dirigiendo esto a los Cristianos. ¿Cuántos Cristianos hay aquí?, veamos su mano. Muy bien. Esto ahora no es para bebés; esto es–esto es para aquellos que pueden comer carne. Ahora, el capítulo 1, observen a quiénes él lo está dirigiendo. Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios (no por la ordenación del obispo, no por la organización)... apóstol (uno que es enviado)... por la voluntad de Dios, a los santos (esos son los santificados, o los santos)... y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso:
172¿A quiénes se lo está dirigiendo él? A aquellos que ya están en la Iglesia. Cuando Uds. están en Cristo, Uds. están en Su Cuerpo. ¿Es correcto eso? Entonces Uds. son miembros de la Iglesia. Gracia y paz a vosotros, de Dios nuestro Padre y del Señor Jesucristo. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo Jesús,...
173¿Cómo lo hizo El? ¿Qué hizo El? Ellos habían llegado al Jordán, habían cruzado a la tierra prometida, y ellos estaban sentados en lugares Celestiales en Cristo Jesús. Aquí está: nos ha bendecido con bendiciones Celestiales, la enseñanza de la Palabra, como la Iglesia, los llamados a salir fuera, que están en Cristo Jesús, mientras estamos sentados en lugares Celestiales, como la Iglesia, cuando hemos nacido en Cristo Jesús. Los santos, los llamados a salir fuera, ¡oh, hermanos!, alguien al que uno puede enseñar algo. Tuvo mucho problema con los Corintios, pero no con esta Iglesia; él les podía enseñar grandes cosas. Muy bien. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda... (¿Recuerdan Uds. mis dos últimos mensajes?) toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,... según... (¡escuchen!; que esto los impacte ahora)... según nos escogió (tiempo pasado)... escogió en él... (¿en el último avivamiento?; ¿leí eso correctamente?)... según nos escogió en él antes de la fundación del mundo... (antes que el mundo; ¡miren aquí!)... antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos p-r-e-d-e-s-t-i-n-a-d-o....
174¿Qué hicimos? ¡Nada! Lo que El hizo es a lo que yo estoy mirando. ¿Cuando lo hizo El? Nos escogió, puso nuestros nombres en Su Libro, en el Libro de Su Iglesia, para ser un miembro de este Cuerpo Místico, antes que el mundo aun empezara. ... en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según... su propio... el puro afecto de su voluntad,...
175Ud. tiene que estar en esa Iglesia, hermano, si es que lo va a lograr, porque El viene por una Iglesia. Bueno, ¿qué clase de Iglesia? Una Iglesia que es sin mancha o sin arruga. ¿Cómo podemos ser eso? Estando muertos en Cristo, bautizados por el Espíritu Santo dentro de Su Cuerpo Místico, y la expiación de la Sangre del Hijo de Dios yaciendo allí por nosotros cada hora del día; hallada sin culpa, esa es la Iglesia, sin mancha, o sin arruga. El nos escogió en El, y puso nuestros nombres en Su Libro. La Biblia dice que “Jesucristo era el Cordero que fue inmolado... (¿hace mil novecientos años?; ¿hace cuánto?)... el Cordero que fue inmolado desde el principio del mundo”.
176Cuando Dios, en la Biblia, la palabra en Génesis, Génesis 1, dice: “En el principio... Dios...” Busquen ese nombre, Dios, en el hebreo, y vean lo que significa; se deletrea El, Elah, Elohim, lo cual significa: “El Todo-... El que existe por Sí mismo, el Todo-suficiente, el Fuerte”. No había nada antes que eso. No había aire; no había estrellas; no había humedad; no había–no había atmósfera; no había átomos; no había moléculas; no había nada antes que eso. Era Dios, el Eterno. Y en El había atributos de ser un Salvador, de ser un Padre, de ser Dios. Allí... El no era Dios en ese entonces; El era... El sí era Dios, pero no había nada más, no había adoración. Así que dios es “un objeto de adoración”, y no había nada que lo adorara a El. Así que en El había atributos de ser eso, de ser un Salvador, de ser un Sanador, de ser todas estas cosas que El es.
177Así que la primera cosa que El creó... Ahora, algunos de Uds. quieren saber tocante a mi historia de Génesis; Dios dijo: “Hagamos al hombre”. La primera cosa que El creó, fueron Angeles para que le adoraran a El; entonces El llegó a ser Dios. Luego cuando El dijo: “Hagamos al hombre conforme a nuestra imagen”, ¿qué clase de hombre hizo El? Un hombre espíritu; entonces cuando El hizo a ese hombre, El le dio control. Luego El hizo al hombre del polvo de la tierra; luego él cayó. Luego El llegó a ser un Salvador; un Dios, luego un Salvador. El pecado trajo enfermedad; luego El llegó a ser un Sanador. ¡Aleluya! No hay nada que salga mal. El sabía todo al respecto antes que el mundo fuera formado. El sabía que tendríamos esta reunión en esta noche. El sabía de cada mosquito que habría en la tierra, y cuánto sebo él produciría, y cuántas veces él abriría y cerraría sus ojos. El es el Dios infinito, y sabe todas las cosas. ¡Amén! ¿No están Uds. contentos esta noche de que su nombre está en el Libro?
178“Qué pensamiento tan hermoso estoy pensando concerniente a una gran ave salpicada, y ellos dicen que Su nombre está escrito en las páginas de la Santa Palabra de Dios. Por todas las otras aves en derredor, ella es despreciada”. ¿Quién era esa ave salpicada? Yo difiero con el hombre que dijo que eso estaba errado. ¿Quién era la ave salpicada de la Biblia? No era Israel, como ellos dijeron que era. Era la Iglesia de Jesucristo. Para una ofrenda por el pecado, ¿qué hacían ellos? Ellos tomaban una tórtola, le cortaban la cabeza y la volteaban al revés, y derramaban la sangre sobre la compañera viva, y soltaban la compañera. Y la compañera salpicada con la sangre del compañero muerto, iba cruzando la tierra, salpicando con la sangre a medida que movía sus alas al volar. Y la sangre que caía sobre la tierra, clamaba: “¡Santo, santo, santo, al Señor! ¡Santo, santo, santo al Señor!”
179Era un tipo de Cristo. Y la gran ave salpicada es la Iglesia que ha sido salpicada por la Sangre de Su Compañero muerto, Jesucristo el Salvador. Y Ella está cruzando el mundo hoy en día, moviendo Sus alas, clamando: “¡Santo, santo, santo, al Señor!” ¡Amén! ¡Estoy tan contento que yo sé de Ella! ¡Estoy tan contento que mi nombre está en Su Libro!, puesto allí no por mi benevolencia (no, señor, yo nunca estaría allí), ni por su benevolencia, sino por la benevolencia y las misericordias de Dios; antes de la fundación del mundo, puso nuestros nombres en Su Libro.
180¿Cuál es la identificación de la Iglesia? ¿Qué va a ser Ella? ¿Qué era Ella? ¿Qué es? El grupo llamado a salir fuera. ¿Quién la estableció? Jesucristo; no un obispo, ni la iglesia Católica, ni los Metodistas, ni Lutero, ni Wesley. No, señor. ¿Quién la estableció? Jesucristo. ¿Cuál es Su Mensaje? Arrepentimiento, el bautismo en agua, el Bautismo del Espíritu Santo, sanidad Divina, salvación. ¿Cómo llegamos a ser un miembro de Ella? Naciendo dentro de Ella. ¿Podemos ir al Cielo sin Ella? No, señor. “Porque traerá Dios a los que están muertos en Cristo”, y no... a nadie más sino a los que están muertos en Cristo. Jesús viene por los que están muertos en Cristo. Efesios el capítulo 4, dice que los que... No, Gálatas creo que es, el capítulo 4 dice que “traerá Dios a los que están muertos en Cristo. Traerá Dios a los que están muertos en Cristo”. [El Hermano Branham quiso decir: 1 Tes., 4:14–Trad.].
181Ahora, por lo tanto, Ella es un grupo llamado a salir fuera, un Cuerpo Místico. Cristo lo puso en orden. Antes que El muriera, El habló de Su Venida, El dijo: “Yo vendré y seré Rey sobre este dominio. Un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis. Uds. no tendrán nada que ver con el reino del mundo”.
182Esa es la razón que ellos están en tal confusión, llamada “Babilonia”. Uno dice: “Bendito Dios, yo soy Presbiteriano”; “bendito Dios, yo soy Metodista”; “bendito Dios, yo soy...” Bendito Dios, yo soy un Cristiano. ¡Amén! Eso es. ¿Cómo sé yo que lo soy? Estas señales siguen al creyente. ¿Ven?, allí está su tarjeta de identificación. No decir: “Espere un momento; creo que traigo mi tarjeta de compañerismo”. No. Yo no tengo ninguna. La mía está allá Arriba. Yo pudiera perder ésta de aquí abajo, pero El me dijo que antes de que el mundo fuese El me dio mi tarjeta de identificación, y a cada uno que entra en el Reino. Está guardada en el Cielo para que los archivos estén correctos. ¡Estoy tan contento! Yo....
183Alguien dijo: “¡Yo busqué a Dios!, ¡yo busqué a Dios!” Eso es contrario a la Biblia. Es Dios buscándolo a Ud., no Ud. buscando a Dios. Dios fue de punta a punta en el huerto de Edén, clamando: “¡Adán!, ¿dónde estás?” No Adán clamando: “¡Dios!, ¿dónde estás?” Era Dios clamando: “¡Adán!, ¿dónde estás?”
184¡Oh, estoy tan contento que soy un miembro de Ella! ¿Uds. no? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Yo estoy tan contento por esta gran Iglesia. Lo siento haberlos retenido tan tarde. Pero, ¿creen Uds. en esta gran Iglesia? [“Amén”]. ¿Creen Uds. en Ella? [“Amén”]. ¿Creen Uds. que es un Cuerpo Místico?
185Ahora, Uds. gente Católica, la única cosa que Uds. tienen que hacer, para ser un miembro de Ella, es aceptar a Jesucristo y nacer del Espíritu. Uds. Bautistas, Uds. Metodistas, Presbiterianos, y Luteranos, lo que Uds. sean, ¡escuchen! No piensen que estoy al lado de los Pentecostales. Hay tantos Pentecostales renegados como en cualquier otra iglesia. Eso es exactamente correcto. Ellos entran únicamente por nombre y profesión; eso es todo. Pero posesión, no la tienen. Correcto. Porque cuando Uds. son nacidos del Espíritu, llegan a ser una nueva criatura, y Dios empieza a lidiar entonces con Uds. como hijos, y Uds. son guiados por el Espíritu de Dios. No importa a qué organización Uds. pertenezcan; eso no es... eso sólo es un pequeño orden mundano que va a pasar. Pero, ¿son Uds. un miembro de este gran Cuerpo Místico de Cristo? Si no lo son, que Uds. lo reciban a El esta noche, mientras inclinamos nuestros rostros sólo un momento para orar.
186Mientras estamos pensando ahora, ¿habrá algunos aquí que levantarán su mano y dirán: “Dios, yo levanto mi mano a Ti, házme un miembro de esa Iglesia esta noche, dame el nacimiento que me pertenece; me has llamado, Señor, y yo entonces quiero ser un miembro de esa Iglesia; yo pertenezco a una de estas organizaciones terrenales, pero yo no tengo la experiencia; yo no tengo el poder para echar fuera demonios y hacer estas cosas que Tú dijiste que seguirían al creyente; yo no he recibido eso todavía, Señor, y Tú dijiste que esas señales seguirán, (‘seguirán’ significa que Tú lo harás); Señor, Tú me darás poder”.
187Dios lo bendiga. Dios lo bendiga, y a Ud., y a Ud. A todos Uds. que tienen sus manos levantadas. Dios los bendiga y les dé ese poder para ser un miembro de esta gran Iglesia, la Iglesia de Jesucristo. ¿Alguien más, antes que oremos? Dios la bendiga, jovencita. Dios la bendiga, hermana. Dios lo bendiga. Sí, yo veo sus manos, allá muy atrás. Dios lo bendiga, acá; yo veo tu mano, hijo. Veo su mano acá, hermano. Sí. Dios lo bendiga a Ud. y a su pequeñita allá, la jovencita. Dios la bendiga. Alguien más, sólo levante su mano. Dios bendiga a esta hermana sentada aquí. “Yo quiero ser un miembro. Yo quiero tener Su Sangre sobre mí al salir de este edificio esta noche, para que yo pueda seguir adelante y que mi vida clame: ‘¡Santo, al Señor!’” Dios te bendiga allá atrás, hijo. Dios conceda las bendiciones para ti. ¿Alguien más ahora, que levante su mano? ¿Alguien más que diga: “Dios ten misericordia de mí”? Si Uds. desean venir al altar para orar mientras cantamos esta alabanza: “¡Ven al hogar!, ¡ven al hogar!, tú que estás cansado, ¡ven al hogar!”, si Uds. están inciertos tocante a sus condiciones, yo los invito que vengan....