Photo

~ LA MANERA PROVISTA DE DIOS PARA ACERCARSE PARA TENER COMPANERISMO ~
1Nuestro bondadoso Padre Celestial, verdaderamente somos un pueblo privilegiado en esta noche, de poder mirar en Tu rostro y llamarte nuestro Padre. Sabiendo esto, que hemos pasado de muerte a Vida, porque hemos creído en el Hijo unigénito. Y por medio de Su sufrimiento y muerte, y también por Su resurrección, viviendo para siempre, nosotros tenemos Vida Eterna por medio de esta fe en El. Y hay muchas cosas en nuestras vidas que no están exactamente bien. Somos un pueblo que estamos caminando en oscuridad en este mundo, con sólo la Luz que obtenemos del Cielo, caminando en un mundo oscuro, caminando en la Luz a medida que la Luz ilumina nuestros senderos. Y pedimos, Padre Celestial, que la Luz de Dios ilumine tanto nuestros senderos, que podamos ser una luz brillante para otros, para que ellos puedan ver el Evangelio glorioso del Señor Jesús, y entren en este gran compañerismo. Concédelo, Señor.
2Perdona nuestros muchos pecados y faltas, nuestros pecados de transgresión, y de lo que hayamos hecho o dicho que estaba mal; humildemente te pedimos, nuestro Padre, que nos perdones. Y pedimos que Tu Espíritu Santo venga en esta noche en gran poder, y sea derramado sobre esta audiencia y satisfaga toda condición de la cual tengamos necesidad en esta noche. Y que regresemos a nuestros hogares en esta noche, felices, regocijándonos, alabándote. Porque lo pedimos en el Nombre del Señor Jesús, nuestro Salvador. Amén. Pueden sentarse.
3Es un privilegio estar de nuevo otra vez en el auditorio en esta noche. Tuvimos unos momentos tan maravillosos en el desayuno ministerial esta mañana, un gran compañerismo que el Señor nos dio. Y estamos esperando con anticipación para el servicio de mañana; creo que es en la tarde. ¿No es así, hermano? Mañana a las dos y media de la tarde. Y mañana en la tarde, siendo domingo, yo pensé que sería una buena ocasión para orar otra vez por los enfermos, mañana en la tarde. Quizás habría algunas personas que no estarían trabajando y pudieran traer a sus amados. Y quizás la única oportunidad que ellos tendrían de venir, sería en el–el servicio de la tarde. Así que, entonces los hermanos estarán repartiendo las tarjetas de oración, como a la una y media, o un cuarto para las dos. Y si Uds. quieren una tarjeta de oración, vengan y reciban su tarjeta de oración como un cuarto para las dos, me imagino. Cualquiera... No vengan más tarde; vengan Uds. los que quieran una tarjeta de oración. Y así, eso no interrumpirá con el resto de los servicios, y entonces podemos empezar exactamente a las dos y media.
4La razón que hacemos esto es para que no interrumpa con ninguna de las reuniones, los servicios en cualquier otra parte. Pueda que haya algunos desconocidos aquí. Yo tengo algunos amigos aquí en alguna parte del edificio; yo sé que están en la reunión: el Hermano Fred Sothmann y muchos de mis amigos de Canadá. Y oigo que el Hermano Norman, de allá de Phoenix, Arizona, mejor dicho, de Tucson, Arizona, está aquí en alguna parte. Y hay iglesias, iglesias finas aquí, y escojan la iglesia que Uds. gusten; asistan a los servicios mañana en alguna parte. De seguro les darán una gran bienvenida. Y yo recomendaría a estos hermanos del Evangelio completo, quienes están patrocinando esta reunión. Estos hombres creen en esta clase de Evangelio, o ellos no me tendrían aquí. Y así que, se los recomendamos a Uds. Y vayan adonde ellos; escúchenlos; les harán bien. Y ahora, entonces mañana a las... no más tarde que un cuarto para las dos, los hermanos estarán repartiendo las tarjetas de oración. Y luego, formaremos la fila de oración inmediatamente después del mensaje, y oraremos otra vez por los enfermos.
5Y, ¿cuántos están disfrutando la reunión? Oh, eso está muy bien. ¿Cuántos nunca habían estado antes en una de las reuniones?, veamos sus manos, que nunca habían estado en una de las reuniones. ¡Oh, hermanos!, la mitad de la audiencia, nunca habían estado antes en una. Bueno, confiamos que regresen y estén con nosotros. Nosotros sólo... Hablando esta mañana, en uno de los momentos más maravillosos de compañerismo que tuvimos esta mañana, alrededor de la mesa del desayuno, con estos ministros y sus esposas, y amigos de la ciudad y de los alrededores, unos momentos tan gloriosos. Yo sencillamente amo el compañerismo, sencillamente amo esos momentos maravillosos. Y ahora, toda la próxima semana, cada noche a la misma hora, a las siete y media, estamos esperando... Todo el que pueda, traiga a sus amados y vengan; trataré no retenerlos muy tarde. Sencillamente no anunciaremos nada, porque creo con todo mi corazón en ser guiado por el Espíritu Santo. Todo lo que El dice que se haga, sencillamente lo hacemos, sin saber de un momento a otro, lo que vamos a hacer.
6Yo he subido a la plataforma, muchas veces, pensando: “Bueno, empezaré con un texto”. Yo tomo algún tema, y empiezo en Apocalipsis y termino en Génesis (o vice-versa), sólo adónde siento que el Espíritu Santo está guiando. Yo creo que los hijos e hijas de Dios son guiados por el Espíritu de Dios (¿ven?), guiados espiritualmente. ¡Y oh!, cómo me gustaría ver un gran avivamiento levantarse aquí en este pequeño valle. ¡Oh, hermanos! Sólo que esté aquí la gloria de Dios, que la prensa, y la televisión, y todo lo demás, no pudieran mantenerse callados. Sencillamente dejen que Dios empiece a moverse entre Su pueblo, dejen que cada persona que está aquí en esta noche, sencillamente ellos mismos se encierren con Dios, y todos aquí en los alrededores sabrán al respecto muy pronto. Uds. ciertamente no pueden... Es igual que tratar de apagar un incendio en una casa en un viento fuerte. Sencillamente se... No lo pueden apagar. Cuando el Espíritu de Dios empieza a abanicar ese fuego, algo sucede.
7Yo he viajado por todo el mundo, y yo he visto toda clase de–de gente, y alguna ni siquiera sabía cuál era la mano derecha o cuál la izquierda. Yo he visto gente que ni siquiera sabía cuál era la mano derecha o cuál la izquierda, y sin embargo... Nunca había oído la Palabra del Señor Jesús en toda su vida, y sin embargo cuando recibió el Espíritu Santo, actuó exactamente como Uds. actúan cuando Uds. lo reciben. Ni siquiera sabía cuál era la mano derecha o cuál la izquierda, pero cuando recibió el Espíritu Santo, hizo la misma cosa que Uds. hacen, y actuó de la misma manera. Así que es una bendición universal para toda la gente, si es que son Judíos, Católicos, o Mahometanos, Budas, Sikh, Jain, o lo que ella pudiera ser. Ella es... Es para quienquiera. Yo dije eso muy junto allí: “Sikh” y “Jain”. Esas son dos religiones diferentes de la India. Los Sikhs son de la clase que cargan la daga sagrada en su turbante. Y los Jains son del tipo que cree en la reencarnación, que ellos limpian la calle con trapos por donde pasan; si ellos pisan una hormiguita o un insecto, eso pudiera ser alguno de sus familiares que ha regresado. Y oh....
8Yo fui huésped una tarde, cuando fui a Bombay... en donde creo yo que, por la gracia de Dios, le prediqué a la audiencia más numerosa (se estimaron quinientas mil personas) en una sola ocasión. Y fui huésped esa tarde de diecisiete religiones diferentes, y cada una de ellas negaban a Jesucristo. Eso es un... Había diecisiete religiones diferentes; como unas ocho o diez de ellas pudieron hablar. Pero cada una estaba diciendo cuán insignificante era el Cristianismo, y cuán malo era, y cuán manchado estaba, y yo sólo... Yo me sentí como que hubiera sido un traidor a Cristo si me hubiera quedado callado, así que yo–yo no me quedé callado. Y así que, esa noche... Cuando ellos estaban allí hablando, y allí estaban los rajás sobre sus almohadas, y–y todos los hombres sagrados, y los hombres santos, y las diferentes clases, entonces cuando el Espíritu Santo se empezó a mover, yo vi a un hombre ciego parado allí... Y nunca había....
9El le dijo, dijo: “Ud. ha estado ciego prácticamente toda su vida, porque Ud. es un adorador del sol. Ud. miraba el sol y sus ojos se le cegaron”. Ellos piensan que se van a ir al Cielo, pero esa es la pena que ellos tienen que pagar. (¡Hablando de legalismo!) Y ellos tienen que pagar ese precio, de mirar el sol hasta que se quedan ciegos. Le dijo que él era un mendigo. El tenía una esposa y dos hijos, un niño de nueve años y el otro de once. Eso fue todo verdad. Su nombre, yo ni siquiera podía pronunciarlo; yo tuve que deletrearlo; fue exactamente correcto, de la manera que el Espíritu Santo lo dijo, igual que El lo hace aquí en las noches y demás. El siempre está perfectamente correcto, nunca incorrecto. El no puede estar incorrecto y ser Dios; tiene que estar correcto todo el tiempo.
10Y así que, ellos pensaron que tal vez era... Uno podía captarlo viniendo de la audiencia, y yo capto eso muchas veces. Ellos piensan que es telepatía, y sin embargo ellos dicen: “¡Alabado el Señor!” Pero sin embargo, ellos–ellos realmente no creen eso en sus corazones. ¿Ven? Su conciencia interior habla más alto que lo que habla su boca. ¿Ven Uds.? En ese momento es... su subconciencia, en el interior, lo que Uds. realmente piensan, eso es lo que capta y revela el Espíritu Santo. Y entonces, cuando.... ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. “Jesús miró hacia la audiencia y percibió sus pensamientos”. Correcto. Muy bien.
11Así que entonces, ellos... Ese hombre parado allí, ciego, sus ojos tan blancos como mi camisa. Y yo miré de nuevo; dije: “Por supuesto todo eso es verdad, como el hombre lo atestigua. Pero”, dije yo: “No hay nada que yo pudiera hacer para ayudarlo, únicamente orar por él”. Yo me volví y miré otra vez, y allí yo lo vi parado, como una sombra por encima en donde él estaba allí parado. En la visión, allí estaba él mirando para todos lados, riéndose, con sus manos levantadas. ¡Oh, hermanos!, nada lo iba a parar entonces. El diablo no podía sacar los demonios suficientes del infierno para pararlo. Dios ya lo había mostrado; entonces era ASI DICE EL SEÑOR. No había nada, nada que lo podía parar. Entonces uno tiene a la audiencia en sus manos. ¿Ven Uds.? Uno sabe de lo que está hablando; yo no me hubiera atrevido a decirlo si no supiera de lo que yo estaba hablando. Y ya yo había visto la visión; yo sabía que el Señor lo iba a sanar. Entonces yo... El Señor entonces me dio la plataforma.
12Yo dije: “Yo estaba muy alarmado esta tarde cuando estaba allá en el templo de los Jains, cuando diecisiete religiones diferentes (ellos me dijeron) se reunieron allí, y... preparándose para esta reunión venidera. Y ellos me dijeron cuán insignificante era el Cristianismo, y cómo nosotros teníamos una adoración de un hombre, y que adorábamos a un hombre, y que no tenía valor”. Y yo dije: “Los Mahometanos aquí, dijeron que ellos tenían la religión más grandiosa, y que no había nada en el mundo tan grande como lo era su religión; que ellos empezaron antes que el Génesis de nosotros y demás”. Y–y yo dije: “Todas estas cosas....” Y yo dije: “Y no piensen que yo no sé lo que Uds. están pensando; Uds. están pensando que es telepatía”. Y yo dije: “Cualquiera que verdaderamente supiera de telepatía, sabría que eso es diferente. La telepatía es algo que uno sólo está diciendo lo que el otro hombre está diciendo”. Y yo dije: “Bueno, eso–eso es incorrecto. ¿Cómo revelaría los pecados y cosas ocultas del corazón?” ¿Ven?, la gente simplemente saca una conclusión y se queda allí, y continúa. Eso es todo lo que ella sabe al respecto.
13Yo dije: “Pero ¿cómo sería capaz de revelar cosas ocultas en sus corazones, de las que ellos no han pensado por años, que han sucedido? Cualquiera sabría que eso no tiene nada que ver con la telepatía”. Pero yo dije: “Aquí está parado un hombre, y él es un adorador del sol”. Yo dije: “¿Qué harían Uds. ahora? Si Uds. estuvieran parados aquí, Uds. Mahometanos, Uds. le dirían a él que él estaba incorrecto. El adoró a la creación en lugar del Creador”. Los Mahometanos son hijos de Ismael. Sabemos que ellos creen en el mismo Dios que nosotros creemos, pero ellos creen que Mahoma fue Su profeta. Nosotros creemos que hay un solo y verdadero Dios Viviente, y Jesús es Su Hijo; Jesucristo es el Hijo de Dios. Ellos no creen.... El sacerdote Mahometano me dijo, dijo: “Lejos sea que Dios tenga un hijo, un espíritu teniendo un hijo”. ¿Ven qué oscuro se pone para ellos?
14Así que entonces, yo dije: “Bueno, aquí está ahora un hombre. Si esto es telepatía, yo no sé nada tocante a ello. Si esto es sicología, yo no tengo más que una educación de séptimo grado. Así que Uds. hombres que tienen sus títulos de doctorado, y Uds. personas que entienden de telepatía, y Uds. hombres que son hombres santos, y Uds. Mahometanos, y Uds. Sikhs, y Jains, y todos Uds. que retaron hoy al Cristianismo, yo los reto a Uds. en el Nombre del Señor Jesucristo que vengan y le den al hombre su vista, si es que su religión es tan grande”. Yo dije: “Seguramente, si hay... Alguien tiene que estar correcto, y alguien tiene que estar incorrecto”. Correcto. Nunca tengan miedo de poner el Cristianismo en un reto. Dios es real, o El no es Dios. Unicamente hay una sola religión verdadera, y esa es el Cristianismo. Ahora, Uds. no lo pueden fingir; Uds. tienen que saber de lo que Uds. están hablando. Y Uds. tienen que saber que Dios les ha dicho que lo hagan, o nunca funcionará. ¿Ven? Y yo no hubiera dicho eso por nada, si no hubiera visto la visión de que iba a suceder.
15Me imagino que como Elías en el Monte Carmelo: él nunca se hubiera reído de esos profetas, y sacerdotes, y demás, a menos que él hubiera... El dijo: “Señor, yo hice todo esto a Tu mandato”. El Señor le había mostrado a él lo que hiciera. Jesús dijo: “Yo no hago nada hasta que el Padre primero me lo muestra”. Así que yo había visto allí que ese hombre iba a recibir su vista. Yo dije: “¿Qué harían Uds.? ¿Qué harían Uds.? El dijo que él servirá al dios que le diera de nuevo su vista”. Yo dije. “Ahora, Uds. Mahometanos le dirían a él que él estaba incorrecto; y Uds. Budas le dirían que los Mahometanos estaban incorrectos. ¿Qué harían Uds.? Uds. únicamente cambiarían la manera de pensar de él”. Yo dije: “Es sicología”. Yo dije: “Nosotros tenemos la misma cosa en América. Todos los Bautistas quieren hacer a todos los Metodistas, Bautistas; y los–y los Metodistas quieren hacer a todos los Pentecostales, Metodistas; y los Pentecostales quieren hacerlos a todos Pentecostales, y... ¿Qué es? Es sólo cambiar la manera de pensar: todo es sicología”.
16Yo dije: “Nosotros tenemos un solo Dios que adoramos, pero sólo diferentes métodos de adorar”. Yo dije: “Pero verdaderamente, el real y verdadero Jehová Dios, quien hizo a este hombre... Y yo digo que él estaba incorrecto; él adoró a la creación en lugar del Creador. Eso es verdad. Pero ahora, si él está incorrecto, y quiere estar correcto, y regresar al verdadero Creador, que el verdadero Creador le dé de nuevo su vista para que él pueda serle útil a El”. Yo dije: “Ahora, yo los reto a todos Uds. que vengan a la plataforma y le den a él su vista”. Estaba más quieto que lo que está aquí ahorita, y había más de quinientas mil personas. Uds. nunca oyeron... Ellas estaban apiñadas una con la otra tan lejos como uno podía ver, una gran masa oscura de personas. Y yo dije: “¿Por qué están tan callados? Esta tarde Uds. me estaban diciendo cuán insignificante era el Cristianismo, cuán impotente él era, y cómo estaba todo separado en diferentes organizaciones”. Yo dije: “Ahora, vengan y veamos lo que la religión de Uds. puede hacer por él”. Y nadie dijo una sola palabra. Y yo dije: “Seguro que no lo hacen, porque Uds. no pueden”. Yo dije: “Ahora, Uds. Mahometanos observen: allí están todos los sacerdotes Mahometanos, y todos”. Yo dije: “Todos están callados”. Y yo dije: “La–la plataforma está libre. Suban aquí y denle a él su vista. Y si Uds. lo hacen, yo creeré en el dios que Uds. sirven”.
17Yo dije: “Porque Uds. no pueden hacerlo, y ni tampoco yo puedo. Pero el Dios del Cielo, quien resucitó a Su Hijo, Jesucristo, ha enviado Su Espíritu. Y Su Espíritu está obrando por medio de Su Iglesia, para revelar los secretos del corazón y para hacer un verdadero reclamo profético de que Su Venida está cerca, cuando todos los errores serán corregidos. El (el Señor Jesús) me ha mostrado una visión que este hombre recibirá su vista. Si él no recibe su vista, yo soy un profeta falso y debería ser echado fuera de la India. Pero si él sí recibe su vista, Uds. le deben a Dios el rendir su vida a Jesucristo. Porque allí están sus sacerdotes; allí están todos sus sacerdotes Budas, y sus sacerdotes Mahometanos, y todos sus otros sacerdotes, sólo sentados silentes, y ellos están temerosos de tomar el reto”. Yo dije: “Así que por lo tanto, sería lo mismo conmigo, pero el Señor me ha mostrado una visión que él va a recibir su vista. Ahora, que hable el Dios que verdaderamente es Dios”. Ellos me acercaron el hombre. Ellos no interpretan la oración. Yo dije: “Señor Dios, Tú eres tanto Dios hoy como Tú siempre lo fuiste, y Tú has mostrado esta visión que el hombre recibiría su vista. Ahora, que el hombre reciba su vista en el Nombre del Señor Jesús”.
18Tan pronto que dije eso, él dio un grito y me agarró. Corrió... El alcalde de la ciudad estaba sentado allí; él lo agarró a él; la gente empezó a gritar. Esa fue la última reunión que yo pude tener en la India. Ellos... Tuve que alejarme. Bueno, ellos aun arrancaron los bolsillos de mi saco, cuando trescientos o cuatrocientos de la guardia nacional estaban tratando de detenerlos con garrotes. Ellos se subían por encima de esos soldados, se iban por debajo de ellos de esa manera, tratando de tocarme; me quitaron mis zapatos de mis pies. Y estuve más de dos horas abriéndome paso entre el tumulto, dentro de un automóvil, con soldados tratando de retirarlos a golpes y cosas; ¡gente hambrienta y sedienta! ¿Qué es? El mismo Dios que siempre fue, siempre será. El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. No le tengan miedo al Cristianismo, pero estén seguros que Uds. saben de lo que están hablando. ¿Ven? Estén seguros que Dios los envió, que Dios les ha mostrado y definitivamente les ha dicho a Uds. Si El les dice que hagan una cosa, no tengan miedo; vayan y háganla, porque Dios les dijo que la hicieran.
19¿Cuántos estaban en Portland en aquella ocasión cuando el maníaco subió corriendo a la plataforma para matarme? ¿Hay algunos de ellos todavía viviendo aquí? El pastor de aquí estaba allá; él me estaba contando hoy. Ahora, esa es una ocasión en la que es mejor que uno sepa de lo que está hablando. El hombre, doble, tres veces mi tamaño, demente, fuera de sí, él me dijo... él dijo que me quebraría todo hueso de mi cuerpo, y estaba tratando de escupirme el rostro y todo. Y yo sólo me quedé... Bueno, no había nada que podía hacer, sino sólo pararme y mirarlo a él. Y justamente en ese momento, el Espíritu del Señor empezó a hablar, y dijo: “Porque tú has desafiado al–al Espíritu de Dios, tú caerás sobre mis pies en esta noche”. El dijo: “Yo te mostraré sobre los pies de quién yo caeré”. Y él hizo hacia atrás ese gran puño de esa manera para golpearme. Yo nunca levanté mi voz. Yo dije: “Satanás, sal de él”. Se dio vueltas y cayó sobre mis pies, exactamente lo que el Señor dijo que él haría. Eso fue aquí en su propio lugar. Un crítico (no hace mucho fue convertido por eso) llamó a la fuerza policíaca, y ellos todavía tenían el archivo en Portland, Oregón. Correcto.
20Bueno, en Africa, los hechiceros y todos estaban allí y retaron. En Alemania, había quince hechiceros parados a cada lado, en Alemania, diciendo esas palabras elevadas y cortando plumas y tratando de hechizar, y atrajeron una–una nube. Hermano, hermana, algunas veces Uds. no lo entienden aquí en América, en donde todo sencillamente es placentero. Uds. no saben con lo que uno se encuentra cuando uno llega allá. Y la multitud bajo tal frenesí, de treinta o cuarenta mil personas, y la tienda sacudiéndose de esa manera, y esos sentados allí volteando todas esas cosas y repitiendo sus hechizos, tratando de hechizarme, porque yo no los aceptaba, y les dije que ellos eran del diablo. Y justamente en el momento que estaba parado allí, preparando para hacer mi llamado al altar... Ellos dijeron que producirían esa tormenta, y lo hicieron. El Hermano Arganbright (pienso que pueda estar aquí esta noche; si no está, estará en la próxima reunión) estaba sentado allí en la plataforma. El dijo: “¿Qué de eso?” Yo dije: “Sólo quédese quieto y ore. Yo tengo que esperar para ver lo que El dice”. Sólo en unos cuantos momentos, yo empecé a sentir al Espíritu Santo empezar a moverse. ¡Oh, hermanos!, qué sentir, amigo, cuando uno ve lo que Dios va a hacer.
21Y me detuve. Yo dije: “Padre Celestial, Tú eres el que me envió aquí; yo vengo en el Nombre de Tu Hijo. Y este poder demoníaco ha atraído a esta tienda... mejor dicho a esta nube aquí, que está sacudiendo esta tienda”. (Estaba hecha sólo de 2" x 4" [pieza de madera de 5.08 cm. de grueso por 10.16 cm. de ancho–Trad.], y por lo que a nosotros respecta... Metimos como treinta mil bajo ella). Y yo le dije: “Sólo mire lo que está sucediendo”. Yo dije: “Yo reprendo entonces esa tormenta, de acuerdo a la visión en estos momentos, en el Nombre del Señor Jesús”. Y sencillamente se retiró de esa manera, y el sol brilló a través de ella en quietud. Millares de millares de comunistas corrieron hacia el altar, dando sus corazones al Señor Jesucristo. Una niñita que nunca había visto en su vida, parada allí, recibió su vista sólo en unos cuantos minutos. Su madre brincó tan alto allá en la audiencia, que arrojó un zapato para un lado y el otro para el otro, y subió corriendo a la plataforma para abrazar a su niñita que había nacido ciega. Y ella la abrazó (por supuesto yo no podía entenderla; fue en alemán), diciendo: “Mamá, Mamá, ¿eres tú, Mamá? ¡Oh, tú eres tan hermosa!” Era la primera vez que ella había visto a su mamá. Y....
22¡Oh!, El todavía es Jehová Dios. Jesucristo permanece exactamente el mismo ayer, hoy, y por los siglos. No tengan temor; sólo estén quietos; confíen en Dios; crean con todo su corazón; estén seguros de sus pasos; luego muévanse hacia adelante con Dios. Oren y ámenlo a El. El amor es la fuerza más poderosa que hay en el mundo. No hay nada tan grande como el amor; el poder únicamente está en el amor. Entraremos en estas cosas más adelante en la semana. Bueno, yo he estado hablando mucho. ¿Sería mucho pedirles a Uds. otra vez sólo por unos cuantos momentos, si les pidiera a Uds. que inclinaran sus rostros mientras le pedimos al Señor que nos ayude ahora en el texto que se va a desarrollar?
23Dios Padre, me pongo a hablar algunas veces de cómo por todo el mundo yo te he visto en grandes batallas, y cómo Tú eres un Dios de batalla, igual que eres un Dios de amor. Tú eres el gran Todopoderoso, el Todosuficiente, el Eterno, el Eterno Jehová. Antes de que hubiese un mundo, antes que hubiese un átomo o una molécula, Tú eras Dios. Y cuando no haya más moléculas o átomos, Tú todavía serás Dios. Tú eres de Eternidad a Eternidad; Tú eres Dios. Ahora en esta noche, hemos... Parece, sintiendo en mi corazón, que leeré una gran porción de Tus Escrituras. Te pido que Tú me ayudes y envíes el Espíritu Santo e interprete la Palabra, para que pueda traer una base establecida del Dios Eterno, y sobre la base de recibirlo a El, que podamos alistarnos posicionalmente nosotros mismos, para una gran reunión que estamos esperando que se levante aquí, que no termine hasta que venga Jesús. Bendice a toda organización en el valle, a toda la gente bienaventurada, a los ministros y a los pastores de las diferentes denominaciones. Quizás podamos no estar de acuerdo sobre algunas enseñanzas teológicas de la Escritura, pero Padre, como un solo principio, creemos en Dios, el Eterno. Así que ayúdanos, Señor, para tener la unidad del Espíritu, al grado que se produzca la unidad de la fe. Y cuando lo veamos a El cara a cara, entonces veremos ojo a ojo. Hasta ese entonces, que el Espíritu Santo nos bendiga en nuestros esfuerzos que ponemos. Porque lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
24En el libro de San Juan, o mejor dicho, 1 Juan 1:7, leemos estas palabras: Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado. 1 Juan 1:7, para Uds. que anotan las Escrituras. Y si Uds. lo hacen, me gustaría que cuando Uds. lleguen a casa esta noche, como la base, para obtener la base de esto, que lean en el Libro de Hebreos, todo el capítulo 9, que muestra la base de la sangre de los toros, y demás, y de los machos cabríos, la base de mi pensamiento. Luego también, Números el capítulo 19 (si Uds. las están anotando), Números 19. Ahora, yo sacaré de este texto, estos pensamientos: El... “La manera provista de Dios para acercarse, para tener compañerismo”. La manera provista de Dios para acercarse; el acercamiento al compañerismo.
25Yo pensé de esto esta mañana, cuando estábamos teniendo el desayuno. Tuvimos unos momentos tan gloriosos y maravillosos, al conocer a los diferentes ministros, a sus esposas, y a los amigos, y al estrechar sus manos, empecé a pensar en este pensamiento de compañerismo. ¿Qué es lo que hace a la gente querer tener compañerismo? ¿Qué es lo que lo hace? ¿Qué es lo que hace que al hombre le guste reunirse, como aquí en esta noche, sentados en este edificio caluroso? Está un poco caluroso; y también yo los he visto sentados abrigados con pieles de animales en las regiones heladas del norte, al grado que yo tenía que pararme con una grande piel gruesa alrededor de mi cuello, con un grande gorro puesto, y el aliento helándose mientras yo predicaba, y ellos se sentaban hora tras hora, ponían a sus niñitos (los indios) en sus regazos y los abrazaban. Yo los he visto sentarse en las arenas candentes de los desiertos, al grado que parecía que se iban a chamuscar, y todavía permanecían atentos. Teniendo compañerismo alrededor de la Palabra, hay algo grandioso al respecto. Al hombre le gusta tener compañerismo, aun al hombre que no está convertido. Cuando él quiere un trato de negocio, él sale y le habla a su amigo; le invita una cena, y se sientan juntos y comen, hablan sobre los problemas del negocio y tienen compañerismo uno con el otro, porque ellos tienen cosas en común. Como mi anciana madre sureña me solía decir: “Pájaros de un mismo plumaje, se congregan juntos”. Y hay mucha verdad en eso.
26Y me pregunto entonces, que si regresamos al principio... todas las cosas empiezan en Génesis. Y en Génesis, nos damos cuenta que Dios creó al hombre para Su compañerismo. Dios amaba el descender para tener compañerismo con Su pueblo. Dios, en el principio... Génesis 1: “En el principio, Dios...” Esa palabra allí en hebreo es–es: “El, Elah, Elohim, el Todosuficiente; el que existe por Sí mismo; el Fuerte”. Y en El había atributos de ser Padre; en El había atributos de ser Hijo; en El había atributos de ser Salvador; en El había atributos de ser Sanador; en El había atributos de ser Dios. No había nada sino Dios, y solo Dios. Ahora, estos atributos estaban en El, así que eso causó que El creara algo que lo adorara. La primera cosa que El creó fueron Seres Angelicales, y ellos le adoraron; ellos no podían caer. Entonces El puso al hombre en carne; él cayó por el libre albedrío que le dio el derecho de escoger el bien o el mal. Pero Dios, en el principio, me imagino que era el tiempo más glorioso, cuando nuestro bondadoso y precioso Dios, descendía al huerto del Edén en la frescura del día, y hablaba con Adán y Eva, y ellos tenían compañerismo.
27Oh, yo puedo ver a Adán y a Eva caminar por el huerto y el viento soplando, y Eva, la noviecita, decir: “¡Oh, Adán, el–el viento está soplando muy fuerte!” Y él decir: “Calla”. ¿Ven?, el hombre en realidad fue hecho para ser un dios. ¿Saben Uds. eso? La Biblia dice.... Jesús dijo: “Si llamó dioses a aquellos a quienes vino la Palabra de Dios (los cuales eran los profetas), si ellos eran dioses, entonces, ¿cómo pueden Uds. condenarme cuando Yo digo: ‘Hijo de Dios soy’?” Los profetas eran considerados dioses. Al hombre se le dio... fue hecho un dios menor, y se le dio un dominio en la tierra. Esa es la razón que el mundo hoy en día está gimiendo, esperando por la completa manifestación de los hijos de Dios. Oh, hay grandes enseñanzas benditas y profundas en eso, que algún día el hombre regresará a su posición correcta y su dominio será la tierra. Y él le hablará al árbol o a la montaña o a cualquier cosa, y se irá a su lugar, como debió haber sido. Nosotros somos criaturas caídas.
28Y luego tan pronto como este gran compañerismo que Dios tenía con Sus hijos en el huerto del Edén... Cuando un Angel, o alguien, ha de haber traído el mensaje, dijo: “Tus hijos han caído, y ellos han pecado”, entonces puedo ver a Dios mismo venir al huerto. ¿Se fijaron Uds.? El nunca envió un Angel; El nunca envió algún siervo. El mismo vino. Y de punta a punta del huerto El fue, gritando: “Adán, Adán, ¿dónde estás?” Oh, qué tipo pudiéramos dar allí. En este mundo hoy en día, cuando la gente con un Evangelio social está tratando de hacer a Jesucristo sólo un profeta... El era más que un profeta; El era Dios manifestado en la carne. Dios nunca envió un profeta o un Angel. El creó un cuerpo en el vientre de la virgen María, y El fue el Hijo de Dios. Dios dejó Sus propias regiones de Gloria, y cambió Su forma para descender y llegar a ser un humano, para habitar entre nosotros.
29Me gustaría hablar sobre eso alguna noche: “La super Señal”, cómo El extendió Su tienda hasta aquí abajo para habitar y ser un–un ser humano, para que pudiéramos conocer la naturaleza de Dios. Cuando vemos a Jesús, nosotros vemos a Dios en El, vemos lo que Dios era, y la naturaleza de Dios. El manifestó, El desplegó lo que era Dios, para redimir al hombre de regreso a El otra vez. Y cómo allí en el principio, cuando el hombre estaba perdido, Dios nunca envió un Angel; El mismo vino y El lo buscó. Y El lo buscó por todo el huerto, y debajo de todo arbusto, y detrás de todo árbol, hasta que El encontró a Sus hijos perdidos. Entonces cuando El los encontró, Su compañerismo estaba roto. Ellos no podían adorar, no podían venir delante de El, porque ellos mismos se habían hecho una cubierta, pero no funcionaba.
30¿Y se fijaron? Tan pronto como el hombre cae... que se da cuenta que él está caído, y que él es un pecador por naturaleza, él mismo trata de hacerse una manera para acercarse a Dios; él mismo se hace una religión. “Bueno, yo no hago mal a ningún hombre. Y siento que yo soy tan bueno como el otro hombre; yo guardo la regla de oro”. Eso no era el programa de Dios. Con el fin de restaurar el compañerismo otra vez, Dios hizo una preparación allí mismo en el huerto. Si hubiera habido cualquier otra preparación mejor, Dios la hubiera hecho. Pero Dios hizo la única preparación, y la única base de restauración, para ese bendito, y Eterno compañerismo: eso fue por medio de la sangre de una víctima inocente. Dios hizo una manera para regresar al compañerismo. Y esa es la única base que Dios tuvo, o que tiene ahora, o que tendrá; para regresar a una relación y compañerismo con Dios, es por medio de la sangre derramada de una víctima inocente. ¡Amén! Me hace sentir religioso, sabiendo que hay una manera, que hay una manera provista por Dios.
31¿Y qué causó que Dios proveyera esta manera? Porque Dios es amor, y el amor demanda compañerismo. El amor demanda compañerismo. Como el joven cuando él conoce a la–a la joven. ¡Y oh!, ella tiene ojos como diamantes, y tiene dientes como perlas, y un cuello como el cisne, ¡y oh, ella es la cosa más hermosa en el mundo! Ahora, Ud. sencillamente no puede ir allá y decirle a ella: “Tú eres mía; nada nos detiene”. Tiene que haber alguna clase de acuerdo. Alguna clase de acuerdo se tiene que obtener, antes que Ud. pueda entrar en compañerismo con esa joven. Ud. tiene que llegar a un acuerdo. Y de esa manera es cuando vemos a Dios y sabemos que El es Dios. Miramos Su creación y Su gran Ser, lo que El ha hecho y cuán grande El es. Luego tiene que... tenemos que venir sobre la base del acuerdo de Dios. Y ese fue por medio de la manera de la Sangre; esa es la única manera.
32Nunca seremos capaces alguna vez de educar a la gente a Cristo. Las sociedades hoy en día (y la mayoría de lo que nosotros llamamos sociedades), han producido más criminales que todos los–los bribones de la tierra han producido. La gente con más tendencias criminales proviene de lo que es conocido ahora como la “sociedad”, de acuerdo a los archivos del F.B.I. [departamento federal de investigaciones–Trad.]. Ahora... ¿Y luego educarlos? Ellos llegan a ser tan listos que ellos piensan que pueden ser más listos que la ley; ellos saben más que alguien más. La educación es maravillosa. Es la cosa.... Yo no estoy tratando de respaldar la ignorancia, sino que estoy tratando de decir esto: que la educación ha... eso ha sido uno de los obstáculos más grandes que la religión de Cristo ha tenido. La gente está tomando y usando sus escuelas de teología para tratar de educar a la gente para hablar bien, y cómo presentarse ellos mismos y demás; y ellos se alejan mucho del Espíritu. A Dios no se le conoce por medio de la educación; a Dios no se le conoce por medio de la denominación; a Dios no se le conoce por medio del credo. ¡A Dios se le conoce por medio de fe y por solo eso! Es por fe que somos salvos. A Dios se le conoce por medio de fe.
33Ahora, aun en nuestras denominaciones, tan buenas como ellas son, y tanto como debemos conservarlas, y–y respetarlas, sin embargo ninguna denominación puede salvar a una persona; ninguna denominación puede meterlo a Ud. en compañerismo, a menos que venga por medio de la Sangre. ¡Ud. tiene que venir, no por medio de su credo, sino por medio de la Sangre! Y los credos, y el unirse a las iglesias, y denominaciones, nunca satisfarán un corazón hambriento. Unicamente hay una sola cosa que puede saciar la sed de un corazón sediento: eso es cuando él es limpiado por medio de la Sangre del Señor Jesucristo, y el Espíritu Santo entra en compañerismo con él, metiéndolo de nuevo en una relación y compañerismo. Dios siempre ha tenido la manera de la Sangre para limpiar a Su pueblo, y para meterlos en un lugar de compañerismo con El otra vez. Ahora, en el Antiguo Testamento, en Números 19, cuando ellos iban en su jornada, Dios llamó a Moisés y a Aaron, y dijo: “Ordena a los hijos de Israel que tú... ellos te traigan una becerra roja, un becerra roja [vaca alazana, Biblia en español– Trad.], perfecta, en la cual no haya falta”. ¡Un tipo hermoso otra vez de Cristo! El rojo, siendo una mala señal, una señal de peligro, sin embargo es una señal de redención. La línea de Sangre ha estado toda... es un hilo por todo el trayecto de la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis.
34“Traíganme una becerra roja sobre la cual no se haya puesto yugo”. (Que no esté enyugada con alguna otra cosa). “Traedla, y que sea traída delante de Eleazar, el sumo sacerdote, y delante de la congregación, y que él la mate. Y que Eleazar tome de la sangre con sus dedos y la rocíe en franjas sobre la puerta de la congregación, siete veces”. Luego dijo: “Y hará quemar su cuerpo con sus pezuñas, con sus cuernos, y todo lo que es ella. Y luego que tome la escarlata, y el hisopo, y la madera de cedro, y lo eche en el sacrificio, y que queme esto junto”. Y luego ellos tenían que mezclarlo con agua, y ponerlo en el... en un lugar limpio. Y eso iba a ser las aguas de separación, para separar al pecador (el Cristiano) de sus pecados, para meterlo otra vez en compañerismo. Ahora, ¿qué sucedía? Si un transeúnte o un extranjero, o si un hijo de Israel, había pecado y hecho mal, ellos venían primero a los atrios de afuera.
35Y yo quiero que Uds. se fijen en la mezcla del sacrificio, ¡qué hermoso! Ahora, lo primero que se echaba allí, era el cedro, luego la escarlata, y luego el hisopo. Esos tres elementos, si Uds. se fijan, son usados muchas veces en la Biblia; habla de un pacto. Ahora, tomen Uds. un pedazo de vidrio con tres esquinas y pásele una luz (el sol), y producirá siete diferentes colores, un arco iris. Si Uds. ponen los tres contra el sol, reflejará el arco iris, y un arco iris representa un pacto. Ahora, yo estudié esto hace algún tiempo, lo que significaba la escarlata en la Biblia. La escarlata era la lana del carnero que había sido teñida en sangre, sabiendo que algo murió para teñir al animal a un color diferente. El carnero era de color gris, pardo, lo cual es un color hipócrita. Pero una vez teñida de rojo... Y cualquiera aquí que sabe algo tocante a la ciencia, sabe que uno puede tomar cualquier cosa roja y mirar al rojo, y rojo a través de rojo, se mira blanco.
36Por lo tanto, cuando sus pecados son tan rojos como el carmesí, y Dios los mira a través de la Sangre de Su Hijo, Ud. llega a ser blanco como la nieve. Rojo a través de rojo, se mira blanco; ese es el acercamiento. Mirando rojo a través de rojo, se torna blanco. Dios, mirando al pecador, que ha confesado que él es un pecador y ha aceptado la manera provista de Dios para el acercamiento, Dios lo ve a él blanco como la nieve. Ahí lo tienen. ¡Mirando rojo a través de rojo! El no puede mirar a través de un credo; El no puede mirar a través de una denominación; El no puede mirar a través de algo más. ¡Tiene que ser la Sangre, y solo la Sangre! ¡Oh!, cómo recuerdo la antigua alabanza del Ejército de Salvación: ¡Oh!, precioso es ese raudal Que me hace blanco como la nieve; Yo no sé de otra fuente, De nada, sino de la Sangre de Jesús.
37¡Oh, esas antiguas alabanzas, cantando de la Sangre!; traía el Espíritu de Dios entre la congregación. Yo recuerdo allá en Kentucky, en la vieja iglesia Misionera Bautista, cuando solíamos cantar: “Yo he pasado el velo roto; ¡oh, gloria a Su Nombre! Yo estoy al otro lado; ¡aleluya al Cordero!” El poder de Dios caía en esa pequeña congregación, que estaba allí al lado de la montaña. Ellos aclamaban y gritaban, y caminaban los pasillos de adelante para atrás, moviendo sus manos. Oh, ellos eran verdaderos Bautistas; no como algunos de los Bautistas aquí, que van al frente y se saludan de mano uno con el otro, y ponen su nombre en el libro. Nosotros persistíamos y nos palmeábamos la espalda, uno al otro hasta que lo lográbamos; teníamos algo. Esos eran los verdaderos Bautistas: los que verdaderamente se quedaban allí hasta que algo sucedía, cantando las antiguas alabanzas de la Sangre.
38Ahora, entonces, la lana del carnero teñida en la sangre, era la escarlata. El hisopo es sencillamente una hierba común. Se encuentra en Egipto y se encuentra en Palestina; por lo general crece en las hendiduras de los edificios. Es un pequeño arbusto, que da una pequeña flor blanca; es muy común, puede encontrarse en dondequiera. ¿De qué hablaba eso? De fe. El hisopo: la fe, es muy común. Uds. piensan que tienen que tener alguna fe “extraordinaria” para recibir algo de Dios; no la necesitan. Sólo necesitan fe común, como la que tienen; sólo apliquen la Sangre. ¿Recuerdan Uds. la noche de la Pascua? Ellos tomaron el–el hisopo y untaron el dintel de la puerta y los postes con la sangre; los untaron con la sangre, con el hisopo: fe sencilla, como la de un niño.
39Si Uds. están sentados aquí ahorita y nunca en su vida se han encontrado con Jesús, sólo apliquen esa poca fe sencilla que los trajo a Uds. a este edificio en esta noche. Uds. no tienen que ir a la escuela y saber una gran teología, o–o decir algunos grandes credos extensos, y hablar nombres que el que se los está enseñando a Uds. no sabe lo que significan. La única cosa que Uds. tienen que saber, es saber que Jesús murió para salvar a los pecadores, y que Su Sangre los lava a Uds. blancos como la nieve. ¡Eso es!: fe sencilla, como la de un niño. Si Uds. están enfermos, y ven la acción del Espíritu Santo, no piensen que tienen que decir: “Oh, Hermano Jones, ore por mí para que tenga más fe”; Uds. ya la tienen. Sólo tomen el hisopo, la hierba sencilla, que se encuentra en dondequiera, y apliquen la Sangre. ¡Oh, Dios! ¡Eso es! No es nada... algo supersticioso o algunos fandangos por los que Uds. pasan; eso no es. Sólo es fe sencilla, como la de un niño, para aplicar la Sangre. Creánlo con todo su corazón; sucederá.
40Y luego es la madera de cedro. El cedro es rojo con blanco. Todos sabemos que rojo a través de rojo, se ve blanco. Y la escarlata, el hisopo, la madera de cedro, echado con la becerra roja y quemado junto, luego mezclado con agua, eso era agua y cenizas. Ahora, el agua habla del Espíritu; las cenizas hablan de la Palabra. Y cuando la Palabra y el Espíritu se juntan, algo sucede. Cuando el verdadero Espíritu de Dios puede entrar en la Palabra que está siendo predicada (“fe viene por el oír, oír de la Palabra”), y el verdadero Espíritu de Dios toma control de esa Palabra, manifestará toda promesa que Dios hizo; la traerá a suceder y la hará así. La correcta actitud mental hacia cualquier promesa Divina de Dios, la traerá a suceder. ¡Si Uds. pueden juntar el Espíritu con la Palabra!
41¿Recuerdan Uds. la historia anoche, de la mujer del pozo? Jesús le dijo (si Uds. la leyeron hoy en San Juan 4): “El Padre tales adoradores busca que le adoren en Espíritu y en Verdad”. Y Su Palabra es la Verdad; Espíritu y Verdad. Muchas personas tienen el Espíritu sin la Verdad; otras tienen la Verdad sin el Espíritu. Es como un hombre que tiene dinero en el banco, y no sabe cómo escribir un cheque. El otro sabe cómo escribir un cheque, y no tiene dinero en el banco. ¡Si uno pudiera alguna vez juntar a esos dos: el Espíritu y la Verdad, la Palabra con el Espíritu en Ella!
42Yo he encontrado mucho de eso en mi vida. Alguna gente realmente estaba en el Espíritu, pero no tenía la Verdad. A Uds. que estuvieron en el desayuno esta mañana (el tema sobre lo que hablé), estoy seguro que Uds. entienden lo que quiero decir. Muy bien, tienen la Verdad, la tienen en orden, la iglesia con la Palabra; luego dejen que el Espíritu descienda con la Palabra, y luego observen lo que sucede; se manifestará cada vez. Ahora, el incrédulo al entrar, la primera cosa que hacía, él tenía que hacerlo igual que un–un... la... El venía primero a esas aguas de separación, para ser separado. Ahora, ¿cómo venía él? “Fe viene por el oír”. El estaba en el atrio de afuera. Ahora, debían ser guardadas en un lugar limpio.
43¡Y la Palabra de Dios debe ser guardada en un lugar limpio! Un corazón sucio no tiene lugar para la Palabra de Dios. Debe ser guardada en un corazón sin adulteración, que es verdadero, que está separado de las cosas del mundo. “Si amáis al mundo o las cosas del mundo, el amor de Dios no está en vosotros”. La Escritura así lo dice. Entonces la gente hoy en día.... La razón por qué nuestras iglesias no se mueven de la manera que deberían, es porque ellas tienen mucho del mundo en ellas, tratando de mezclar las aguas de separación con él; pero debe ser guardada en un lugar limpio, para ver las manifestaciones del Espíritu, en un corazón limpio. ¡Guardada en un lugar limpio!
44Luego el pecador venía, y él era... hacía su confesión, que él había pecado y hecho mal. Luego él era rociado con las aguas de separación. Ahora, sin despreciar a mi propia denominación Bautista en la que yo estaba... amé tanto, pero ellos me dijeron que eso era lo que hacíamos: sólo creíamos en Dios, y entonces nacíamos de nuevo del Espíritu. Pero me vine a dar cuenta que eso no era exactamente toda la verdad. ¿Ven? Ellos siempre me decían que Hechos 19 decía: “¿Recibisteis el Espíritu Santo...? Uds. recibieron el Espíritu Santo cuando [Biblia en español–Trad.] creísteis”. Pero la Biblia dice: “¿Recibisteis el Espíritu Santo desde [Biblia en inglés–Trad.] que creísteis?” ¡Desde que creísteis! Ahora, eso es lo que Pablo preguntó: “¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis?” Esos eran Bautistas, también. Ellos habían sido convertidos bajo la enseñanza de Apolos. El era un abogado convertido que había creído en Dios, por medio de Juan el Bautista; y era gente Bautista genuina, estando bautizada y teniendo un gran compañerismo, y probando por medio de la Palabra que Jesús era el Cristo. Pero cuando Pablo vino con la bendición Pentecostal, él dijo: “¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis?” Esa era la pregunta.
45Ahora, mucha gente piensa, que cuando viene y hace una confesión, confiesa sus pecados, que Dios la rocía con el agua de separación y que eso es todo. ¡No, señor! Uds. sólo están empezando en ese momento; no han entrado al compañerismo. Por favor perdonen está enseñanza cruda y realmente directa, pero yo–yo... Uds.... Antes que Uds. puedan poner... (Este hombre es un carpintero, creo que él dijo, o...) Antes que Uds. puedan poner correctamente una tabla en una casa, tienen que remachar esos clavos. (¿Es correcto eso?) De esa manera es con el Evangelio: uno tiene que meterlos, hacerlos que se queden allí con la Palabra.
46Ahora, fíjense: después que ese creyente venía y aceptaba a Dios, y la propiciación por sus pecados, él era rociado con las aguas de separación; era una limpieza. En Efesios 6:5, creo yo, o mejor dicho, 5:6, creo yo que es, Uds. se dan cuenta que Pablo dijo: “Somos lavados por el agua de la Palabra”, una Agua de separación que nos lava. “Fe viene por el oír, oír de la Palabra”. Unicamente nos separa de nuestro pecado. Ahora, no se queden allí, mi precioso hermano o hermana. Uds. todavía no se han acercado al compañerismo.
47Fíjense: la cosa siguiente, que sucedía, después que era matado ese animal, y las aguas de separación eran hechas, las cuales hablaban de Cristo... Las aguas de separación eran provistas; entonces después, ese incrédulo, siendo separado de sus pecados, entonces él miraba hacia la congregación, hacia el–el edificio. Y mientras él entraba caminando al lugar santo, o al siguiente atrio, él tenía que recordar que sobre esa puerta había siete franjas de sangre; que algo (para permitirlo entrar en el compañerismo), había muerto y había ido antes que él. Aunque la Palabra nos ha limpiado al oírla, por fe, sin embargo tenemos que reconocer la Sangre, que Algo murió y fue antes que nosotros, para limpiar el camino. ¡Oh, bendito sea el Nombre del Señor! Algo sí murió por nosotros; el Señor Jesucristo dejó Su–Su Palabra, y allí está Su Sangre como una conmemoración.
48Ahora, entonces cuando caminamos hacia allá (después de ser limpiados por la Palabra, agua de separación), caminamos hacia la puerta del tabernáculo, y nos detenemos. ¡Oh!, si tan sólo tuviéramos tiempo para quedarnos aquí a la puerta unos cuantos minutos, y ver lo que significaban esas siete franjas sobre la puerta: siete edades, la dispensación de las siete edades de la iglesia. En cada edad, desde Génesis hasta el fin en Apocalipsis, ha sido la Sangre, a través de cada edad de la iglesia. No credos, ni doctrinas, nada, sino la Sangre del Señor Jesús. Ud. todavía no ha entrado en el compañerismo. Ud. ha sido separado de sus pecados, reconociendo ahora por medio de la santificación, la limpieza, que algo murió y fue antes que Ud. Pero fíjense: ellos se fueron de ese lugar, hacia el lugar santísimo. ¡Oh!, un solo hombre entraba una vez al año, Aarón, el sumo sacerdote, yendo con la sangre delante de él. Fíjense: él estaba vestido de una manera especial; un tipo hermoso de la iglesia, si Uds. lo reciben.
49Ahora recuerden: Ud. pudiera tener compañerismo con la congregación tan pronto como fuera rociado con las cenizas, porque Ud. sería traído dentro como un creyente. Cuando Ud. entra en los atrios, Ud. pudiera tener compañerismo con ellos allí. Eso es verdad. Y hoy en día, como en la iglesia Bautista, no importa en qué iglesia Ud. haya sido bautizado, cuando Ud. viene a la iglesia Bautista, tiene que ser bautizado de nuevo, porque Ud. es bautizado dentro del compañerismo Bautista. Todos Uds. Bautistas saben eso. Si un hombre Cristiano... la iglesia Cristiana lo ha bautizado por inmersión, no importa cuánto él lo haya bautizado a Ud., nosotros tenemos que bautizarlo a Ud. otra vez, porque Ud. está bautizado dentro del compañerismo de la creencia Bautista. ¡Qué tipo! ¡Qué sombra tenemos aquí!
50Fíjense: cuando Ud. entra en separación, haciendo confesión, muy bien, Ud. puede tener compañerismo con ellos. Ud. entra entonces bajo la Sangre; Ud. puede tener compañerismo con ellos bajo la Sangre. Eso es verdad. Pero para tener compañerismo con Dios, Ud. tiene que entrar en la Presencia de Dios, y eso es dentro de la Gloria Shekinah [Chequina–Trad.]. Y un solo hombre, una vez al año, estaba vestido para entrar dentro de la Gloria Shekinah, en donde él tenía compañerismo con Dios cara a cara. Bueno, era tan glorioso allí adentro, que un año él entró, y dejó su vara, y floreció y dio fruto en la Presencia de la Gloria Shekinah. Hermano, hermana, hoy en día... Uds. dicen: “Pero, Hermano Branham, ¿una vez al año?” Sí. Fíjense cómo él tenía que estar vestido. El tenía que estar vestido con una cierta vestidura, hecha por ciertas manos, manos santas. El tenía que caminar de una tal manera; en su vestidura él tenía una granada y una campana. Y cada vez que él movía sus piernas al caminar, de esa manera, tocaba: “Santo, santo, santo al Señor; santo, santo, santo al Señor”. ¿Qué estaba haciendo él? El estaba acercándose a la Gloria Shekinah para tener compañerismo con Dios mismo, llevando delante de él la sangre. ¡Oh, Dios!, quisiera que pudiera... tuviera la voz de un Angel, para que yo pudiera hacer que eso penetrara.
51El no iba diciendo: “Yo soy Presbiteriano”. “Yo soy un Metodista”. “Yo soy un Pentecostal”. Oh!, iba tocando: “Santo, santo, santo al Señor. Santo, santo, santo...”, llevando la sangre. La sangre iba delante de él, comprendiendo que murió una víctima inocente. Y recuerden: él estaba ungido con el precioso aceite de la unción, del cuál la Biblia dice: “¡... cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía! Es como el buen óleo sobre la cabeza de Aarón, y baja hasta el borde de sus vestiduras”. El estaba completamente cubierto con el delicioso olor del Señor. ¡Oh, qué vestidura! ¡Cómo a Dios le gustaría poner a Su Iglesia en esa condición! Venga a las aguas de separación; confiese sus pecados. Muy bien; eso está bien. Lo siguiente, es acercarse y ser limpiado de todas las cosas del mundo, mientras la Sangre nos santifica.
52En Hebreos 13:12 y 13, dice: “Jesús, para santificar al pueblo mediante Su propia Sangre, padeció fuera de la puerta”. Entonces, ¡todavía no se detenga! Ud. todavía no ha llegado. Tome esa Sangre sobre su corazón, entre con la unción del Espíritu sobre Ud., ¡oh, hermanos!, llevando la Sangre, caminando: “Santo, santo, santo al Señor. Santo, santo, santo al Señor”. ¿Saben Uds.?, si él no hacía ese ruido detrás de esa cortina, la gente no sabía si él estaba muerto o vivo. Esa era la única manera que ellos podían saber si él todavía estaba vivo en esa Gloria grandiosa, era porque mientras él estaba adentro, ellos podían oír un ruido. Me pregunto qué es lo que le ha pasado a la iglesia; algo resultó mal en alguna parte. Esa era la única manera que ellos podían saber que él estaba vivo, era porque había ruido; y la gente le tiene miedo al ruido. ¡Es una señal que todavía estamos vivos, cuando hombres y mujeres pueden venir bajo el poder del Dios Viviente! Eso demuestra que todavía hay un Espíritu viviente en nosotros, haciendo un ruido, un ruido glorioso al Señor.
53¡Dentro del lugar Santísimo! Ahora, un solo hombre, una vez al año, entraba allí. Pero cuando nuestro verdadero Sacrificio, Jesucristo, murió en el Calvario, El rasgó el velo en dos, abriendo un camino con Su propia Sangre, para que “el que quiera” puede entrar en la Gloria Shekinah en la Presencia del Espíritu Santo, y ser lleno con el poder de Pentecostés, como ellos lo fueron después que el velo había sido rasgado. Amarillo, bronceado, negro, blanco, masculino, femenino, gentil, o judío, “el que quiera, venga y beba de la fuente del Señor”. Cuando ellos entran en esa Gloria Shekinah, ungidos con el Espíritu Santo, entonces tienen compañerismo con Dios otra vez; entonces son hijos e hijas de Dios. Con razón... nos detenemos en el agua de separación y tratamos de tener compañerismo desde aquí, aquí abajo; Ud. no puede tenerlo. Si Ud. se detiene en donde está la Sangre, sin entrar al lugar santo, Ud. todavía no está en compañerismo. Pero cuando Ud. toma todas las preparaciones....
54¿Qué salió del cuerpo de Jesús cuando El murió? ¿De qué–de qué consiste el nacimiento natural? (Perdónenme, hermanas, y Uds. jovencitas. Les pido que me perdonen, pero yo quiero hacer una declaración). Cuando nace un bebé, nace por un nacimiento natural, ¿qué es la primera cosa que sale? Agua. La segunda cosa: sangre. La tercera cosa: espíritu. ¿Qué salió del cuerpo de Jesús? ¡Agua, Sangre, Espíritu! ¡Amén! Cuando nace un bebé, y no llora, no se mueve, hay algo mal en él; es lo que es llamado un mortinato. Está muerto cuando nace. ¿Qué sucede entonces? El doctor lo levanta de los talones y lo sacude, y le da unas cuantas nalgaditas; y pega un chillido, y la vida entra. ¿Qué es lo que le pasa a la iglesia Pentecostal en esta noche? Necesita otra nalgada del Evangelio, que el Espíritu Santo la sacuda con el Evangelio tomándola de los talones, para que la Vida entre dentro de ella otra vez, y chille, gritando las alabanzas de Dios. ¡Oh, El es tan maravilloso!
55Como la joven de la que yo estaba hablando, y del joven: cuando ellos se encuentran uno al otro, ellos se enamoran. La primera cosa que tiene que haber, es un acuerdo de que ellos se unirán, un matrimonio, antes que ellos puedan entrar en compañerismo. Y luego lleva a esa noviecita de él, a su hogar. Ahora, Uds. únicamente pueden vivir en una casa de tres cuartos. ¿Sabían Uds. eso? Dios vivió en una casa de tres cuartos; Uds. viven en una casa de tres cuartos. Uds.–Uds. habitan en una casa de tres cuartos. Dios vivió en Cristo: alma, cuerpo, y espíritu. Uds. viven: alma, cuerpo, y espíritu. Uds. viven en una casa propia aquí en la tierra; Uds. pudieran tener dos recámaras, Uds. pudieran tener tres comedores, pero Uds. todavía viven únicamente en una casa de tres cuartos: esos son la cocina, el comedor, y la recámara... una cocina, una sala, y una recámara, quise decir.
56Ahora fíjense: ¿qué es lo primero? Como el agua de separación, lo primero, es el primer atrio: la cocina, en donde Ud. viene y come. Ud. se alimenta en la cocina. Luego Ud. viene a la iglesia, y Ud. se alimenta de la Palabra. ¡Oh!, ¿no aman Uds. la Palabra? Alimentándose de la Palabra, ese es el primer lugar. Luego en el siguiente lugar, Ud. entra en una–una clase de–de relación de ese tipo, en la que Ud. abraza a su esposa. Ud. quizás está parado allí, en la sala, mientras ella se está quitando su velo, y Ud. la abraza, y Ud. le dice que la ama, y que ella va a ser la esposa más adorable de todo el mundo, y que Ud. la ama, y que va a ser fiel a sus–sus votos matrimoniales, y demás. Ud. ya ha tenido su fiestecita, la fiesta de la boda, y ahora Ud. ha entrado para decirle a ella en la sala. Ud. la sienta en la silla, la sienta en sus rodillas, y le dice que Ud. está listo para entrar en un verdadero compañerismo.
57(Perdónenme por esta cruda expresión). Pero, eso todavía no está completo. El compañerismo completo únicamente puede venir por medio de una relación. Y de la única manera que Ud. puede tener compañerismo completo con esa esposa, como su esposa... ella no ha llegado a estar en un compañerismo completo con Ud., hasta que ella haya habitado en una relación; eso es en la recámara. Allí es en donde empieza la nueva vida. Y de esa manera es con la iglesia hoy en día. No podemos tomar credos y cosas, y traer de regreso un real y genuino compañerismo, hasta que lleguemos a una relación con Dios, para nacer como hijos e hijas de Dios. Ud. dice: “Eso es algo crudo, predicador”. Pero a pesar de todo es la verdad; es la verdad.
58Fíjense: entonces, qué si la noviecita viene y se sienta en sus rodillas, pero ella es muy vergonzosa, y ella no quiere entrar en la recámara; ella no quiere entrar en el compañerismo completo, en una relación con su esposo. Nunca habría nueva vida. Ahora, de esa manera es hoy en día. Nosotros reclamamos ser la Novia de Cristo. Reclamamos que somos la Novia. Y si nosotros somos la Novia, deberíamos estar trayendo a luz hijos. Nosotros no estamos avergonzados del Evangelio. Cuando primero estuve entre el pueblo Pentecostal, yo los oía... Y el grupo con el que yo estaba, bueno, era un–era un grupo tremendo; yo admito eso. Pero hubo una cosa en la que me fijé: ellos no estaban avergonzados de la cosa que ellos estaban hablando. Ellos corrían de adelante para atrás en los pasillos; ellos tenían un poder que yo nunca antes había visto obrar. Porque ellos habían entrado en una relación con Dios, y fueron nacidos de nuevo, y eran hijos e hijas de Dios. Ellos se paraban allí en la calle y gritaban: “¡Aleluya, alabado Dios!” Ellos caminaban la calle de punta a punta por dondequiera, gritando y alabando a Dios; ¡ellos no estaban avergonzados!
59Pero hoy en día, nuestros hombres, y nuestras mujeres, se están alejando de eso. Ellos se están alejando de los linderos antiguos por los que solíamos guiarnos. Uds. deben regresar a ese antiguo lindero Pentecostal. Lo que Uds. necesitan aquí en este valle (mientras yo miraba por dondequiera hoy durante el día), es una religión que mata el pecado, chapada a la antigua, sincera, enviada de Dios, el poder del Evangelio de regreso en las iglesias otra vez; de regreso por medio de la Sangre del Señor Jesús, dentro del compañerismo por medio de una relación, por medio de nacer del Espíritu Santo; ¡entrando dentro de la Shekinah Pentecostés! ¡Amén! Yo no estoy fuera de sí; yo sé en dónde estoy. ¡Oh, pero hermano, hermana!, ser arrebatado dentro de esa Gloria Shekinah, en donde sólo Ud. y Dios solos están parados, teniendo compañerismo. Ese es el único acercamiento que yo conozco.
60[Porción sin grabar en la cinta–Ed.]... del holocausto. El mantuvo eso toda su vida. Cuando él era un joven, él hizo preparaciones para ello. Y luego cuando él llegó a estar viejo, y cuando vinieron sus pruebas, y cuando su... Aunque acusado falsamente.... Ellos le dijeron: “Job, tú eres un pecador secreto”. Vinieron los miembros de su iglesia, y reclamaron que él había hecho algo malo. Job todavía mantuvo su compañerismo de la misma manera, él sabía que él era justo, porque él había venido por medio de la manera de la sangre. Se mantuvo tan firme, que aun él dijo en las horas de su tentación: “He aquí, aunque El me matare, en El esperaré”. ¡Amén! Eso es lo que hace la Sangre. Eso es lo que el compañerismo por medio de la Sangre....
61Daniel... Con razón retrocedemos tan fácil. Con razón no podemos mantenernos firmes de un avivamiento al otro. Con razón el gran Billy Graham dijo en Louisville, Kentucky, que la Biblia era el patrón. El dijo: “Pablo entraba a un lugar y convertía a uno; regresaba al siguiente año, y ese converso, él tenía generaciones, generaciones, generaciones, generaciones y generaciones de tataranietos de ese. Veinte o treinta habían sido convertidos por ese solo converso”. (Yo estuve en su desayuno en Louisville). Y él dijo: “¿Qué hago yo? Yo entro a una ciudad, y tengo... reclamo a treinta mil conversos en seis semanas; yo regreso en un año, y no puedo encontrar treinta”.
62Ahora, el gran evangelista tenía un buen punto, pero creo que él lo abordó mal. El dijo: “El problema de esto, son Uds. predicadores perezosos que se sientan con sus pies sobre el escritorio, y no salen y le hablan a la gente. Así que, allí es en dónde está el mal”. Yo pensé: “Pero Billy, ¿qué predicador puso sus pies sobre el escritorio con ese que Pablo convirtió?” Es porque hoy en día, nosotros los detenemos en las aguas de separación, y no los metemos dentro del compañerismo con el Espíritu Santo y el poder de la Gloria Shekinah. Si Ud. pone a ese hombre en esa condición, él incendiará una ciudad con el Evangelio; nada puede detenerlo. El tiene el Espíritu de Dios sobre él; él no necesita que nadie lo mime. Dios está dentro de él, quemando el pecado a medida que él avanza. El no puede quedarse quieto. ¿Por qué? El ha entrado en el compañerismo por medio de una relación. Relación: él ha nacido de nuevo; él es una nueva criatura en Cristo. El vino a través de las aguas de separación; él caminó a través de la Sangre de santificación; él entró en el compañerismo del Espíritu Santo. Sí, señor, él había nacido, y él entró en el compañerismo; el único acercamiento provisto de Dios. No hay otro acercamiento en ninguna parte, en ningún tiempo, o de ninguna otra manera, únicamente por medio de eso. Como yo dije: nuestras denominaciones, yo las aprecio. Nuestros credos, eso está perfectamente bien. Ellos sirven su propósito; pero hermano, ellos nunca tomarán el lugar de la Sangre de Jesucristo. Ellos no pueden, porque ese es el único fundamento de Dios. Nosotros deberíamos ser celosos de nuestra denominación, tratando de hacerla crecer. Eso está bien; eso es bueno; yo lo aprecio. Pero eso nunca tomará el lugar de la Sangre. No, señor.
63Miren a Daniel, bajo el sacrificio de sangre. Antes que él partiera de Jerusalén, él propuso en su corazón que no se contaminaría con la comida del rey. Y cuando fue arrojado al foso de los leones, condenado por el gobierno federal, y arrojado en el foso de los leones, él mantuvo su compañerismo en el foso de los leones. ¡Aleluya! Uds. me van a llamar un “santo rodador” de todas maneras, así que más les vale que empiecen. ¡Oh, hermano!, sólo la Sangre es todo de lo que yo sé; de nada más, sino de la Sangre de Jesús.
64Daniel, en la presencia de los leones, mantuvo su compañerismo. El Espíritu Santo vino y vivió allí con él, y habló con él toda la noche. Los jóvenes hebreos en el horno de fuego ardiente, un fuego intenso que aun mató a los hombres que los arrojaron adentro, el calor del horno mató a los hombres que los arrojaron adentro. ¡Pero ellos mantuvieron su compañerismo! El diablo no puede poner una prueba muy dura sobre Ud., al grado que le impida mantener ese compañerismo, si Ud. ha venido por la manera provista de Dios para acercarse. Ud. es un hijo de Dios. El mundo ha sido quemado de Ud.; Ud. ha entrado en la Gloria Shekinah; el Espíritu de Dios está en su corazón.
65Como Esteban: cuando lo arrojaron allá a la calle, recogieron esas piedras grandes... Y él les había predicado el poder del Espíritu Santo. El dijo... Y al fin, él dijo: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros”. ¡Oh, hermanos!, ¡fiuuu! Dice que su rostro brilló como el de un Angel. Yo no creo que brilló como una de esas luces allí. El rostro de un Angel no brillaría de esa manera; un Angel es un mensajero. Pero, ¿qué lo hizo brillar? El sabía de lo que él estaba hablando. Un Angel sabe de lo que él está hablando. Y un hombre que es nacido del Espíritu de Dios sabe de lo que está hablando, si es que él ha entrado en la Gloria Shekinah. ¡Amén! No se asuste de eso. “Amén”, significa: “Así sea”. Y eso–eso es exactamente lo que yo creo. “Aleluya”, significa: “Alabado nuestro Dios”, y El es digno de todas las alabanzas. Sí, entrando allí.
66Y ellos lo agarraron, y lo arrastraron del... fuera del–del concilio del Sanedrín, lo echaron fuera a la calle (la gente de la iglesia lo hizo), lo echaron allá afuera a la calle, porque él había tenido compañerismo por medio de una relación, por medio de la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios. Ellos recogieron piedras y empezaron a hacer pedazos su cabeza con ellas. Pero en medio de todo eso, a pesar de que las piedras lo estaban golpeando de un lado y del otro lado, su carne volando a pedazos, su cráneo volando a pedazos, y la sangre saliendo a borbotones, sus labios y sus dientes cayéndosele, eso no podía separarlo. El miró hacia arriba, y dijo: “Yo veo a Jesús”. ¡Aleluya! ¿Por qué? El había venido por medio de la manera de la Sangre; ese es el único acercamiento de Dios. Aun la muerte no podía separarlo. Los terrones de persecución que le arrojaban, el escupitajo, la... nada podía separarlo del amor de Dios. El había venido por medio del acercamiento correcto; él había venido por medio de la Sangre.
67Romanos 5:1, dice: “Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios”. ¿Qué es? El compañerismo restaurado. El compañerismo restaurado otra vez, paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo. Algunas veces pensamos que la gente común, que ella no vale la pena, no vale la... ¡Sí vale todo! Esto sucedió en una ciudad cerca de la mía, hace unas cuantas semanas. Había un hombre que vivía allá al lado del río; ellos pensaban que sólo era un holgazán. El repartía folletos religiosos, y él estaba... El había perdido su familia, y la vida parecía ser muy cruel con él. Y él había perdido su pequeña familia hacía años, y... Y un día él iba cruzando la calle, y un adolescente pasó (uno de esos “beatniks”), y–y atropelló al anciano, lo arrojó al otro lado de la calle, y quebró todos sus huesos. La ambulancia lo recogió, y ellos lo llevaron al hospital de la ciudad, y ellos examinaron al anciano. Sus brazos estaban quebrados; sus costillas estaban quebradas; sus piernas estaban quebradas. Y él estaba acostado allí con su boca abierta, aparentemente muerto, inconsciente. Y después de que los doctores lo habían puesto bajo los rayos X y vieron que todo estaba quebrado en él, llevaron a cabo una pequeña junta.
68Y ellos dijeron: “¿Vale la pena emplear nuestro tiempo en parchar al anciano? El no es nada mas que un holgazán”. Dijeron: “Nos requeriría horas de nuestro tiempo, nos requeriría todo eso, y todo... cuando otros están esperando. Y el anciano está viejo y–y él sólo es un holgazán, así que no se– se... No habría dinero en ello para nosotros, y–y sencillamente no vale la pena. Todo hueso en él está muy fracturado para aun tomar el riesgo con él”. Ellos estaban llevando a cabo una junta. Sucedió que el anciano no estaba tan muerto como ellos pensaban que estaba. Cuando ellos se regresaron, y se disponían a poner la sábana sobre él para llevarlo otra vez de regreso, él dijo: “¡Esperen un momento!” El dijo: “Yo oí lo que Uds. dijeron”. El dijo: “Yo sí valgo algo”. El dijo: “Yo valgo tanto, que Dios envió Su propio Hijo para morir por mí”. El dijo: “Yo valgo tanto, que Dios dio Su Hijo unigénito para que muriera por mí. Hace cincuenta años o más, yo acepté esa cosa bendita. Yo entré en un compañerismo con El, que es tan dulce ahorita como pudiera ser”. El dijo: “Yo valgo algo; yo valgo tanto así que Dios dio Su Hijo por mí”. ¡Oh, si la gente únicamente pudiera comprender lo que vale la vida humana!
69Miremos qué cruz llevó y cuánto costó eso. Para terminar, déjenme decir esto, y escuchen quietamente. Transportémonos nosotros mismos a Jerusalén, hace mil novecientos años, y compárenlo con el huerto del Edén. Yo diré que es en la mañana, como a las siete; yo escucho al populacho gritando. Voy ahora a la ventana con esta congregación, por fe. Elevo el–el bastidor de la ventana, y abro los postigos. ¿Qué es lo que pasa? Yo veo un pequeña figura toda encorvada, de esa manera, y jalando una cruz por la calle. Y–y ellos lo están azotando, y el–el escupitajo de burla de los soldados que habían estado borrachos toda la noche, está colgándole en Su rostro, apestando. Veo una corona de espinas puesta hasta Sus cejas, y la Sangre y las lágrimas mezcladas. Veo un manto sobre Su cuerpo sin una costura en él, grandes manchas rojas por todo Su manto, y los soldados romanos azotándolo mientras El sube el monte. El avanza penosamente. ¡Oh, qué escena! Esa cruz raspándole la piel de Su hombro a medida que va por la calle. Y ellos haciendo burla de El, gritando: “Salve, Rey de los judíos!”
70Pero me fijo que esas pequeñas manchas rojas, todas empiezan a hacerse más grandes, más grandes, más grandes. Después de un rato llegan a juntarse para ser un manto todo ensangrentado. Y golpea Sus piernas, a medida que sube el monte, El se está acercando... llegando cerca ahora de la cumbre del monte. Yo veo una abeja, una abeja bien conocida entre la raza humana, que empezó a aguijonear en el huerto del Edén. Es llamada la abeja de la muerte. Ahí viene; zumba alrededor de El tres o cuatro veces. Es la muerte, con su grande aguijón de fuera. El dijo: “¿Sabes qué? Yo pensé que cuando yo lo tenté allá... El venció la tentación. El no es nada más que un hombre; ese no podía ser Dios. Ese no es el que descendió en el huerto del Edén. El diría algo tocante a ello, respecto a ese escupitajo en Su rostro. ¿Cómo podía El humillarse de esa manera? ¿Cómo podía El soportar las persecuciones? Ese es sólo un hombre. El probablemente fue un profeta; El tiene que morir como los otros hombres. Así que lo aguijonearé para matarlo”. Así que va y zumba alrededor de El.
71¿Saben Uds.?, el diablo nunca creyó que El era Divino; él siempre pensó que El sólo era un hombre. El mundo religioso pensó que El era un impostor, un Beelzebú, un adivinador. Ellos lo llamaron eso. ¡Pero El era Dios! ¡Oh, hay una Fuente llena con Sangre, Que emana de las venas de Emanuel! En donde los pecadores sumergiéndose bajo el raudal, Pierden todas sus manchas de culpa. El ladrón al morir se regocijó al ver Esa Fuente en su día, Que yo allí, aunque vil como él, Lave todos mis pecados. Desde que por fe yo vi ese torrente Que Tus fluyentes heridas suplieron, Amor redentivo ha sido mi tema, Y será hasta que muera. Entonces en una alabanza más sublime y dulce, Yo cantaré de Tu poder para salvar, Cuando esta pobre lengua tartamuda, ceceante, Yazca silente en el sepulcro.
72¡Oh, Cordero de Dios! Ahí va El. El diablo con su aguijón de fuera; y ahí viene él, alrededor, zumbando alrededor de El. El pensó: “Yo enterraré mi aguijón dentro de El, y eso lo matará; eso terminará con El”. Y después de un rato, él era... decidió que El no era más que un hombre, porque habían hecho burla de El. Ellos pusieron un trapo sobre Su rostro para demostrar Su discernimiento. Ellos pusieron un trapo sobre Su rostro y dijeron... lo golpearon en la cabeza con un palo. Dijeron: “Dinos ahora. Tú eres un profeta; ¡dinos quién te golpeó! ¡Dinos quién te golpeó! Te creeremos ahora; te creeremos si Tú nos dices quién te golpeó”. Dios no es “payaso” de nadie. El debía hacer la voluntad del Padre. 73 Y cuando ellos dijeron: “Si eres el Hijo de Dios, manda estas piedras que se conviertan en pan”. Obsérvenlo, el mismo diablo en esta noche: “Si esto es sanidad Divina, sana a este”. ¿Ven a ese mismo diablo?” “Si eres el Hijo de Dios....” Ahí vino esa abeja (muerte), ese último gran enemigo del hombre, zumbando alrededor de El: “Yo enterraré mi aguijón en El, y eso lo terminará”. Pero hermano, cuando él enterró su aguijón en esa carne, Ese era más que un hombre. Si una abeja alguna vez entierra su aguijón... Cualquier insecto que pincha lo–lo suficiente hondo, cuando se va, ya no tiene su aguijón; le saca el aguijón de él. Y cuando esa abeja de muerte enterró su aguijón en la carne de Dios, allá en el Calvario, ¡le sacó el aguijón de ella! ¡Aleluya!
74Con razón Pablo podía pararse y decir: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?” Cuando le iban a cortar su cabeza, él dijo: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. El dijo: “Yo no vine a vosotros con palabras, palabras persuasivas y sabiduría de hombres, para que vuestra fe estuviera edificada en la sabiduría del hombre, sino que yo vine a vosotros en el poder y demostración del Espíritu Santo”. ¡Ese gran apóstol Pablo! “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?” Ella puede zumbar alrededor de un Cristiano. Ella puede hacer toda clase de burlas, y decir: “Ahora te tengo. Tú tienes cáncer; tú tienes un tumor; tú tienes esto; tú tienes eso. Ahora te tengo”. Pero déjeme decirle, hermano, ella no tiene aguijón. Ella tiene un zumbido, pero no tiene un aguijón. “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?”
75Mas gracias sean dadas a Dios quien hizo el sacrificio, la propiciación de ello, desde el principio en el huerto del Edén, que por medio de la simiente de la mujer, por medio del Hijo de Dios, El quitaría el aguijón a la muerte, y nos daría la victoria sobre el sepulcro. ¡Aleluya! Es el acercamiento Divino de Dios, es el acercamiento apropiado de Dios para tener compañerismo con El. Yo digo esta sola cosa para terminar: hay una enorme puerta negra puesta delante de cada uno de nosotros, que es llamada muerte. Y cada vez que nuestro corazón late, estamos un latido más cerca a esa puerta. Y yo sé que el mío también está latiendo allí. Un día va a dar su último latido, y yo voy a entrar. Pero cuando entre, yo no quiero ser como un cobarde. Yo quiero arroparme en el manto de Su justicia, sabiendo esto: que lo conozco en el poder de Su resurrección, que cuando El llame, yo saldré de entre los muertos en ese día, lavado en la Sangre del Cordero, parado... “Nada en mis brazos yo traigo, simplemente a Tu cruz me aferro”.
76Yo no tengo nada que le pudiera ofrecer a Dios. Yo sólo estoy pidiendo misericordia y gracia Divina. Por medio de la Sangre de Jesucristo, yo humildemente acepto mi perdón, que Jesús murió en mi lugar, El fue antes que yo, y yo reconozco la Sangre, reconozco que El entró allá en la Presencia del Padre para sentarse en Su trono, tomando Su propia Sangre, y abriendo un camino para Uds. y para mí, para acercarnos a El. Yo no me avergüenzo de este Evangelio de Jesucristo, pues es poder de Dios para salvación, mientras camino en el mundo derramando la Sangre, y reclamando el poder, que Jesucristo, el Resucitado, el Viviente, es sencillamente el mismo hoy como El lo era ayer, y será para siempre. ¿Lo creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. ¿Cuál es el acercamiento de Dios para el compañerismo? Es por medio de la Sangre. Oremos. Con sus rostros inclinados y sus ojos cerrados... Yo no sé cuán cerca de Uds. está la muerte, pero, ¿lo conocen Uds. a El? No conocer Su Palabra, no conocer Su credo, no conocer Su Iglesia, o conocer a Su pueblo, pero, ¿lo conocen Uds. a El? ¿Se han encontrado Uds. personalmente con El, entrado en la Sangre, entrado en la Gloria Shekinah? Si Uds. nunca han venido por medio de la Sangre, Uds. no conocen la Gloria Shekinah, porque la Vida únicamente está en la Sangre.
77La hembra no tiene vida, en el polen de una hembra; es un huevo, la yema. Pero la sangre proviene del macho, la cual es la hemoglobina, la cuál está en el sexo masculino. Y en esto, si Uds. nunca han entrado en la Sangre, Uds. no saben qué es la Vida. ¿Tienen Uds. compañerismo? ¿O únicamente han venido a las aguas de separación? ¿O se han acercado a la puerta y han comprendido que El murió por Uds.? ¿O han entrado Uds.? Si Uds. necesitan esas cosas esta noche, ¿levantarían sus manos y dirían: “Hermano Branham: ore por mí; yo ahora lo aceptaré a El en toda la plenitud de Su poder; yo creeré en El con todo lo que está en mí; yo ahora acepto esto, para entrar, y quiero entrar en el compañerismo de la Gloria Shekinah, la manera provista de Dios; yo no me avergüenzo; yo entraré directamente en la cámara nupcial con mi Señor”? ¿Levantarán su mano, dirán: “Recuérdeme en oración”? Dios la bendiga, señora. ¿Habrá otro? Dios la bendiga, señora. Un... Dios lo bendiga, señor. ¿Habrá algunos más que dirán: “Recuérdeme, Hermano Branham”? Dios lo bendiga, señor. Dios la bendiga allá atrás, sí, señora.
78Todos con sus rostros inclinados; todos en oración, los que pueden orar. Ahora, Uds. pudieran ser un miembro fiel de una iglesia; Uds. pudieran haber vivido una buena vida, hermana, hermano. Pero una buena vida no lo obtendrá. Si lo obtuviera, Uds. la pudieran haber vivido por medio de la ley. La ley no salva a nadie; la Sangre de Cristo salva. Uds. pudieran haber sido un buen hombre, una buena mujer, un buen vecino, un buen miembro de iglesia. Pero sin embargo, si Uds. no han venido por medio de la manera de la Sangre, Uds. nunca se han acercado al verdadero compañerismo, verdadero compañerismo y relación de parentesco, hasta que Uds. vengan por medio de la Sangre. Si a Uds. les gustaría ser recordados ahora, yo les ofrezco Cristo a Uds. Algún día... Yo ahora me paro como un hermano para Uds., y oraré por Uds., o haré cualquier cosa que pueda. Y El se para como el Salvador de Uds. Hoy El es el Salvador de Uds.; mañana pueda que El sea su Juez. Pero ahorita El es su Salvador. ¿Lo aceptarían Uds., levantando su mano, dirían: “Recuérdeme”? Dios la bendiga, jovencita. Dios la bendiga, aquí. Dios te bendiga, pequeñita. Dios bendiga a la niñita. Dios bendiga la... allá atrás, la–la pareja anciana. Dios bendiga al hombre aquí en el rincón. Dios ve sus manos. Dios bendiga a este niñito de color sentado aquí; Dios sea contigo, hijo.
79Subiendo al Calvario, ¿sabes qué sucedió, hijo? El se cayó bajo la carga; El se cayó. Su cuerpecito estaba tan débil; El ya no la podía soportar más, y se cayó. Y Simón el Cirineo (un muchacho de color), levantó la cruz y le ayudó a llevarla arriba al monte. Ese fue uno de tus padres, hijo. Esa misma Sangre que cayó sobre él de la cruz, puede venir a ti esta noche; que tú lo ayudes a El a cargarla, hijo. ¿Alguien más, diga: “Yo ahora lo acepto a El. Yo quiero que esa abeja no tenga aguijón cuando el doctor se aleje de la cama, y diga que ya no hay más esperanza. Yo no quiero el aguijón”? Levante su mano. Pudiera parecer... Uds. dicen: “Qué bien hace el levantar la mano?” La diferencia es entre muerte y Vida. Recuerden: la ciencia dice que su mano tiene que colgar hacia abajo: la gravitación. (Dios lo bendiga, allá atrás, jovencito. Dios la bendiga, jovencita. Eso es bueno). Sus manos cuelgan hacia abajo. ¿Por qué pueden levantarlas? Es porque Uds. tienen vida en Uds., y esa vida allí adentro, algo ha hecho una decisión; algo en su corazón les ha dicho que hay un Dios. Hay Uno que los ama a Uds. Hay un Espíritu al lado de Uds. Uds. desafían toda ley de la naturaleza cuando Uds. hacen eso: Uds. levantan sus manos a su Creador y dicen: “Yo creo”. Si Uds. dicen eso en serio, pasarán de muerte a Vida. San Juan 5:24 dice: “El que oye Mis Palabras, y cree (no manufactura, sino cree) al que me envió, tiene Vida Eterna”.
80Unicamente hay una forma de Vida Eterna: ese es el Espíritu Santo. Entren en el compañerismo. ¿Habría otro antes que oremos? Dios la bendiga; sí, eso es bueno, la jovencita aquí. Cariño, tú pudieras... Alguien pudiera decir que tú estás joven, como de unos doce años de edad. Dios te bendiga a ti también, allá atrás, hijo. Escuchen, hijitos: Jesús dijo: “Dejad a los niños venid a Mí; porque de los tales es el Reino de Dios”. Seguro, ahora en sus días de infancia, sus días de juventud, cuando Uds.... un camino... Uds. están allí en la encrucijada del camino. Escojan el lado correcto; vayan con Cristo. Eso es.
81¿Alguien más antes que terminemos, que quieran ser recordados en oración? Dios lo bendiga a Ud. allá atrás, jovencito. Que Dios lo haga a Ud. un predicador. Dios bendiga a esta dama de color sentada aquí enfrente de mí, esta hermana; Dios sea con ella. Dios lo bendiga, jovencito, allí mismo. ¿Alguien más, en el balcón o en cualquier parte? Sólo levante su mano, diga: “¡Recuérdeme!” Dios bendice a todos estos por aquí. Eso es bueno. Yo veo aquí a mi izquierda, aun algunos niñitos. Como Uds. saben, la Escritura habla de un niñito guiándolos a ellos, en Isaías, el capítulo 10. El–el corazón de ellos no ha sido contaminado mucho del mundo, pues ellos son jóvenes y tiernos. Ellos aman a Dios, y Dios los ama a ellos, y El–El les puede hablar a ellos. Nosotros hemos visto tantas decepciones y cosas; es difícil para nuestros corazones. Y muchas veces hemos contaminado nuestros corazones por medio de las revistas “Historias Verdaderas” y cosas del mundo, que nunca deberían haber estado allí. Le ha hecho callo al corazón. Dios quitará todo callo de Uds., si tan sólo le permiten a El hacerlos tiernos, dulces, bondadosos, amorosos, perdonándose uno al otro. ¡Si tan sólo tienen fe! Sólo crean. Yo sólo estoy esperando un momento.
82Nuestro Padre Celestial, humildemente te traigo a Ti los trofeos de este pequeño mensaje de esta noche, todo revuelto, estas almas preciosas (algunas veinte o treinta) que levantaron sus manos, diciendo que ellos te necesitan. ¡Oh Dios!, ellos quieren entrar en la relación y–y al verdadero compañerismo Divino, entrar en la Shekinah, la Shekinah de Pentecostés que cayó en el Día de Pentecostés, cuando Dios descendió, rasgó el velo, y El mismo descendió a la presencia del hombre, porque la verdadera Sangre había sido ofrecida, que perdonó los pecados. La sangre de toros, y la sangre de ovejas, no podían tomar el lugar, ni podían perfeccionar al creyente que venía. Porque la vida que estaba en la sangre era la vida de un animal, y una vida animal no podía coincidir con una vida humana. Pero cuando vino Uno que era más que un humano... El era Dios. Y luego, cuando El murió y esa Célula de Sangre fue rota, entonces el pecado fue divorciado; el pecado fue quitado para siempre. Y ahora nos paramos en la Presencia de la Gloria Shekinah, a través de la ofrenda de Su Sangre que nos limpia perfectamente. Y el Espíritu de Dios (como sabemos), llamado el Espíritu Santo, viene y tiene compañerismo con nosotros, mientras la Sangre nos limpia de todo pecado. “Tenemos comunión unos con otros, mientras la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de todo pecado”.
83Que cada uno que levantó sus manos en esta noche, tenga su nombre en el Libro. Y que entren ellos en esta gran Gloria Shekinah, y sean salvos, y sean llenos con el Espíritu, y vivan con el perfecto compañerismo hasta la Venida del Señor Jesús. Dios Padre, eso es todo lo que yo sé hacer, es presentártelos a Ti. Y Tú dijiste: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que a Mí viene, no le echo fuera”. Tú dijiste que les darías Vida Eterna y los resucitarías en el día postrero. Ahora, aquí están ellos. Como los trofeos del mensaje, yo te los doy a Ti, y Tú se los das al Hijo. Y ahora, que ellos sean llenos con el Espíritu Santo, y vivan una vida feliz y exitosa de ganar a otros para Ti hasta ese Día. Y que los encontremos en Gloria, redimidos por la preciosa Sangre del Cordero. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
84Se me fue dicho en una ocasión por un gran teólogo, él dijo: “Hermano Branham: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por justicia”. Dijo: “¿Qué más pudiera hacer el hombre, sino creer?” Yo dije: “Eso es correcto”. El dijo: “Entonces, ¿cómo pudiera Ud. decir que hay más en recibir el Espíritu Santo que sólo creer, si un hombre no puede hacer más que creer para Vida Eterna? Abraham creyó”. Yo dije: “Eso es verdad. Pero, Dios reconoció su fe cuando El le dio el sello de la circuncisión”. Yo dije: “¿Ha estado Ud. alguna vez...? ¿Recibisteis el Espíritu Santo desde que creísteis?” El dijo: “No, no de la manera que Ud. lo lee ahí, como ellos lo recibieron en la Biblia”. Yo dije: “Entonces El nunca ha reconocido su fe. Cuando El reconoce su fe, El lo circuncida a Ud. en el corazón, entrando con el Sello. Y Ud. está sellado por el Espíritu Santo, hasta el día de su redención”.
85Hermano, hermana, Jesucristo está aquí. Jesucristo, el Hijo de Dios, está aquí. El es el Salvador; El es el Sanador; El es–El es todo en todo. El es tanto Sanador como Salvador. El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. ¿Creen Uds. que esta es la verdad, el acercamiento Divino? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. ¿Lo creen Uds.? [“Amén”]. Dios los bendiga. Yo voy a pedirles a aquellos que levantaron sus manos, que vengan al altar sólo un momento. Pero antes que lo hagamos, ¿cuántos están enfermos?, levanten sus manos. Los que están enfermos, y quieren que Dios los sane, solamente levanten sus manos. Muy bien. No tenemos tarjetas de oración; ellos no repartieron ningunas hoy. Pudiera haber algunas rezagadas por allí. Algunas de ellas... Llamamos algunas anoche, como del número diez o doce, como hasta la veinte y algo, o algo así. Nadie vino, porque (me imagino) ellos eran un poquito tímidos. Sin embargo, las repartiremos otra vez mañana. Pero Ud. no necesariamente tiene que tener una tarjeta de oración. ¿Cuántos creen que el Señor Jesucristo puede descender y ungir a un persona de tal manera, que Uds. pueden tocar Su manto? ¿Cuántos lo saben? ¿Cuántos creen con todo su corazón? ¿Cuántos saben que la Biblia dice esto, que “Jesucristo es un Sumo Sacerdote (en estos momentos) que puede compadecerse de nuestras debilidades”? ¡En estos momentos! Y, ¿cómo El...?
86Ahora, ¿creen Uds. que El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Entonces si El es el mismo, y Uds. lo tocan a El en esta noche, El actuará igual. ¿Es correcto eso? Ahora, El es el mismo en todo, excepto Su cuerpo, el cual está a la diestra de Dios, intercediendo sobre nuestra confesión. ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén”– Ed.]. Con la Sangre, Su propia Sangre, El se fue como el Sumo Sacerdote para sentarse allá. El es el que puede ser tocado. Ahora, una mujercita en una ocasión... Quizás ella no tenía una tarjeta de oración. Pero ella–ella dijo: “Yo le creo a ese Hombre, y si puedo tocar Su manto, seré sana”. Ahora, ¿saben Uds. la historia? El iba en camino a resucitar de los muertos a la hija de Zaqueo... o mejor dicho, a la hija de Jairo. Así que entonces, fíjense. Entonces esta mujercita se abrió paso entre la multitud, y ella tocó Su manto. Y Jesús volteó y dijo: “¿Quién me tocó?” (Probablemente había diez veces más gente que la que hay aquí esta noche). Y dijo: “¿Quién me tocó?” Nadie dijo nada, pero Jesús miró para todos lados. El dijo: “Me debilité”. Pedro dijo... Bueno, él lo reprendió. Veamos qué... digamos lo que Pedro dijo: “¿Señor, que te pasa? Tú preguntas: ¿Quién te tocó? Todos están diciendo: ‘Oh, hola, Reverendo. Estamos muy contentos de conocerte; estamos contentos que Tú estás en nuestra ciudad hoy; gusto de conocerte. Hemos oído que has estado haciendo grandes cosas, Reverendo’”. Dijo: “Todos están tratando de tocarte”. El dijo: “Sí, Yo sé eso. Pero Yo... Este fue una clase diferente de toque. Yo me debilité; virtud salió de Mí”.
87Y El miró por toda la audiencia, y encontró a la mujercita. Ella estaba temerosa. Quizás ella estaba sentada, quizás ella estaba parada; yo no estaba allí, yo no sé. Pero como ella haya estado, en qué posición ella estaba, Jesús la miró, el poder de Dios en El conectado con esa real fe. El la llamó, le dijo de su flujo de sangre, y dijo: “Se detuvo. Tu fe te ha salvado”. Ahora, ¿qué? El nunca dijo: “Yo te salvé. Yo te sané”. Sino: “Tu fe...” La palabra griega allí es: “Sozo”, lo cual significa: “Salvar”, “salvar físicamente tanto como espiritualmente”. La misma palabra es usada en ambos casos. ¿Es correcto eso? “Sozo”, es la palabra griega para ambas, salvación física y espiritual; “Sozo”, la misma palabra. “Tu fe te ha salvado”. ¿Qué era? El Espíritu de Dios en El.
88Ahora, en El habitaba la Plenitud de la Deidad corporalmente. ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén–Ed.]. Bueno, en nosotros sólo es una cucharada de ello; como el gran océano aquí, sólo una cucharada sacada del océano. El lo tenía todo, sin medida; nosotros... La Biblia dice: “El tenía el Espíritu sin medida”. Nosotros lo tenemos por medida. Pero si yo saco una cucharada de agua del océano, los mismos componentes químicos que están en todo el océano, están en esa cucharada. Esa es la razón que hoy en día estamos, como Cristianos, estamos en el compañerismo, en el compañerismo; y el mismo Espíritu que estaba en Cristo, está en Su iglesia. Si Ud. es Cristiano, y cree con todo su corazón, y con fe alcanza y toca al Sumo Sacerdote... Y para Uds. los nuevos convertidos, que acaban de levantar sus manos, para mostrar que Uds. no están engañados, que es el verdadero Señor Jesús, que El vive hoy, y es tan real como El siempre lo fue, Uds. oren.
89Yo no conozco una sola persona aquí; yo no veo una sola persona que yo conozca, al mirarla en el rostro. ¿A cuántos de Uds. no los conozco yo?, levanten su mano, los que saben que yo no sé nada tocante a Uds. Muy bien, la congregación... Yo sé que yo tengo algunas personas aquí en alguna parte, algunos amigos: el Hermano Fred Sothmann, y–y algunos otros hermanos. El Hermano Dauch, sentado aquí, y la Hermana Dauch, yo los conozco a ellos. Pero me– me imagino que esos son los únicos, que... Yo no veo aun al Hermano Fred, y a ellos; yo sé que ellos están aquí en alguna parte. Pero yo–yo no los conozco a Uds., pero Dios sí los conoce. Ahora, Uds. repitan su caso a El, y si El es Jesucristo, el mismo ayer, hoy, y por los siglos, y si yo soy Su profeta... o mejor dicho, Su siervo... (Perdónenme. Esa palabra hace tropezar a la gente). Pero si yo soy Su siervo, y yo puedo rendirme al Espíritu Santo, El actuará por medio de mí igual que El actuó por medio del Señor Jesús. El actuará por medio de Uds., si Uds. pueden tener la misma fe que tenía la mujer. ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Si El es el mismo....
90¿Cuántos saben que ese sería Dios?, entonces levanten su mano, y digan: “Yo creo que sería Dios”. Ahora, Uds. oren; tengan fe. ¿Han visto Uds. la fotografía del Angel del Señor, que ellos tomaron? (Ud. la tiene aquí, ¿no es así, Gene?) Ha sido tomada varias veces. Ahora, El está aquí. Yo he estado predicando un mensaje de salvación; por lo tanto, sólo estoy esperando un momento. Estoy esperando que venga la unción; esperando en el Señor. Y Uds. que están enfermos, sólo recuerden, y oren. Sólo tengan fe. Digan esto... Díganle al Señor Jesús de esta manera, digan: “Señor Jesús, yo he oído a ese hombre predicar eso; yo he leído eso en la Biblia. Yo–yo sé que él no me conoce a mí; él no sabe nada tocante a mí. El no sabe quién soy yo; él no sabe nada tocante a mí. Pero yo sé que Tú me conoces. Y él me dice que Tú eres el mismo ayer, hoy, y por los siglos, únicamente que Tú usas nuestros cuerpos”. Dios usa nuestros cuerpos como Sus hijos adoptados, por la gracia de Dios, para obrar Sus obras, igual que El lo hizo por medio de Su Hijo unigénito que pagó el precio. “Ahora, háblame por medio del Hermano Branham; dile que me diga algo. Eso quitará todos los temores y problemas de mí”. Si Uds. sólo tienen fe y sólo creen con todo su corazón, Dios de seguro lo hará. Sólo oren; esperen en Dios; tengan fe. Ahora, sean muy reverentes.
91Una señora está sentada por aquí, orando. Yo no la conozco a Ud.; Ud. no me conoce a mí. Ud. tiene problema del corazón, ¿no es así? ¿Tiene Ud. una tarjeta de oración? Ud. no tiene una tarjeta de oración. Póngase de pie sólo un momento. Muy bien, audiencia. Ella tocó Algo. Ella sufre de un problema del corazón. Ella no es de aquí; Ud. es de Eugene, Oregón. Si eso es correcto, levante su mano. Ahora, regrese a casa y sea sana; su fe la salva. ¿Lo creen Uds.? Yo nunca he visto a la mujer en mi vida. Tengan fe. Allí está una mujer sentada con su pañuelo levantado. Ella está llorando. Ella está sentada allí al final. ¿No pueden ver Uds. esa Luz suspendida sobre la mujer allí? Miren allí. Ella está sufriendo de un problema del pecho. Ella tampoco es de aquí; ella es de California. La ciudad de dónde ella proviene es llamada Eureka, California. ¿Cree que Dios sabe quién es Ud., hermana? Su nombre es Srta. Wolf. ASI DICE EL SEÑOR. Yo no conozco a la mujer, nunca la he visto en mi vida. Ella sabe eso. Regrese a casa, hermana; el Señor la sana.
92Hay una mujer allá muy atrás; ella está orando. Ella inclinó su rostro; está llorando. Allí está esa Luz sobre la mujer. Ella tiene problema del colon, y endurecimiento de las arterias. Su nombre es Srta. Cary. Jesucristo la sana, damita. Yo no la conozco, nunca la he visto en mi vida. Somos totalmente desconocidos. Si eso es verdad, damita, levante su mano. Su fe tocó el borde de Su manto. Sólo crea; tenga fe; no dude. Aquí está un hombre, sentado por aquí, mirándome; es un hombre algo grueso, un poco canoso. El tiene mal su garganta; tuvo una operación. La operación fue debido a cáncer; el hombre ha perdido su voz por causa de eso. El nombre de él es Sr. Lake. Póngase de pie, Sr. Lake. Reciba su sanidad en el Nombre de Jesucristo. ¿Creen Uds.? “Si puedes creer...” Ahora, el Espíritu Santo está por todo el edificio. Mi Padre Celestial sabe que yo nunca he visto ni oído de ellos en mi vida. Pero el Espíritu Santo está aquí. Ahora, ¿creen Uds. con todo su corazón?
93Ahora, a Uds. que no lo conocen a El y quieren entrar en Su compañerismo, Uds. nunca estarán más cerca de El hasta que lo encuentren a El. ¿Vendrán Uds. aquí al frente? ¿Creerán que Dios oirá mi oración? Vengan aquí y párense, permítanme orar por Uds. aquí mismo. ¿Vendrán Uds.? Todos Uds. que levantaron su mano, ¿vendrán aquí? Párense aquí un momento. Si El oye mi oración para sanar a los enfermos, seguramente que El la oirá para salvar el alma. Vengan aquí. Uds. que tienen una necesidad de El ahorita, les pido que vengan. Eso es. Vengan aquí al frente y permítannos orar. Dios los bendiga. Eso es bueno; eso es bueno. Hay una persona aquí en el edificio en alguna parte... Yo la veo parada delante de mí; no puedo localizarla. Es una mujer, y ella está sufriendo de un problema del ojo, un problema del costado, y una hernia. Es la Sra. Parks. Reciba su sanidad; Jesucristo la sana.
94¡Oh, El es Dios! El... El Espíritu Santo está en los medios de este pueblo. Ahora, eso es lo que... ¿Cuántos sienten esa Presencia?, levanten sus manos. Eso es la Gloria Shekinah; eso es de lo que yo estoy hablando. Vengan creyendo. ¿Vendrán para entrar en este compañerismo? ¿Vendrán por medio de la manera de la Sangre en esta noche, vendrán para entrar? ¿Cuántos predicadores del Evangelio hay aquí en esta noche?, vengan aquí sólo un momento. Párense aquí alrededor, Uds. creyentes. Vengan para que oremos. Vengan aquí alrededor ahorita; levántense, Uds. ministros. Uds. que conocen a Dios, vengan aquí y párense con estas personas mientras oramos. Entren en la Gloria Shekinah. (“Hay una Fuente llena con Sangre”).
95¡Oh, esto es real! Ahora, esa–esa Presencia que Uds. sienten, es la Presencia del Señor. “El bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa de Jehová moraré por largos días”. ¡Oh, Dios, cuán maravilloso! ¡Esto es lo que es, amigo! Ahora, todos Uds. inclinen sus rostros, y cada uno ore. Uds. ministros, vengan al frente y párense alrededor de estas personas que están viniendo, queriendo el Espíritu Santo, queriendo entrar. Vengan al frente ahora, alrededor, vengan aquí, y tengan compañerismo. (Vengan, quiero que Uds....?...)
96Y tan pronto como Uds. acepten al Señor, quiero que Uds.... Estos ministros les darán a Uds. una iglesia a la que Uds. puedan ir, los bautizarán en el bautismo Cristiano, para que todo les vaya bien. Todos los que están interesados ahora, sabiendo que estamos en la Presencia de Jesucristo.... La señora sentada ahí llorando, ahí con un vestido que se mira amarillo, que está sufriendo de esa sinusitis: el Señor la sanó, hermana. Ud. la ha tenido por mucho tiempo, ¿no es así? La dejó a Ud. en ese momento. ¿Qué tocó Ud.? Es el Sumo Sacerdote, la Luz, esa mera Columna de Fuego que siguió a los hijos de Israel, el Mismísimo que habitó en Jesucristo. El dijo: “Yo vine de Dios; Yo voy a Dios”. Pablo se encontró con El, camino a Damasco, y El era una gran Luz otra vez, que aun cegó los ojos de Pablo. Inclinemos nuestros rostros, cada uno ahora, cantando quedamente: Hay una Fuente llena con Sangre Que emana de las venas de Emanuel; En donde los pecadores que se sumergen debajo del torrente, Pierden todas sus manchas de culpa.
97Recuerden ahora: Dios está aquí. El mismo se ha probado que está presente. Uds. nunca estarán más cerca de El, hasta que lo vean a El cara a cara. Muy bien. Hay una Fuente llena con Sangre Que emana de las venas de Emanuel; Y los pecadores que se sumergen debajo de ese torrente, Pierden todas sus manchas de culpa, Pierden todas sus manchas de culpa, Pierden todas sus manchas de culpa; Y los pecadores que se sumergen debajo de ese torrente, Pierden todas sus manchas de culpa. Cada uno en su propia manera, ore ahorita. Continúe con su órgano, hermano, quedamente, suavemente. Desde que por fe yo vi ese raudal Que Tus fluyentes heridas suplieron.... Miren a la cruz ahorita; allí es en donde El pagó el precio. Toda persona aquí esté con sus rostros inclinados y sus corazones inclinados delante de Dios, mientras vamos al Trono.
98Nuestro Padre Celestial, sabemos que Tú estás presente. La Biblia es real; el Dios de la Biblia vive en esta noche. Tú no estás muerto, sino que Tú estás vivo para siempre jamás, siempre viviendo para interceder. Y has enviado de regreso al Espíritu Santo, pues Tú dijiste: “No os dejaré huérfanos. Yo rogaré al Espíritu... al Padre Santo, y El enviará al Espíritu Santo, y El dará testimonio de Mí. Las obras que Yo hago, vosotros haréis también; y aun más haréis, porque Yo voy al Padre. Un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque Yo estaré con vosotros, aun en vosotros, hasta el fin del mundo”. Jesucristo el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Muy en el interior de este Estados Unidos de América, en este vallecito que es una ciudad llamada Klamath Falls, en Oregón, en el valle de estas hermosas montañas, en este edificio de esta cierta escuelita en esta noche, el Espíritu Santo en el poder de la resurrección de Jesucristo, El mismo se ha manifestado por medio de la Palabra en esta noche, y ha probado que El está vivo por los siglos de los siglos, y que Tú eres más que capaz de salvar a los que están lejos, de sanar la enfermedad más vil, y salvar al pecador perdido.
99Dios, estos hombres y mujeres, muchachos y muchachas, están parados confesando con corazones humildes, queriendo entrar en esta Gloria, y encontrar paz Eterna, para siempre. Nosotros te los damos a Ti ahora, Señor. Ellos están parados aquí en esta noche como testimonios. Tú has dicho en Tu Palabra: “El que me confesare delante de los hombres, Yo le confesaré delante de Mi Padre y delante de los Santos Angeles. Si te avergüenzas de Mí y Mi Evangelio, Yo me avergonzaré de ti en aquel Día delante de Mi Padre y de los Santos Angeles”. Pero en esta noche, Señor, estos hombres y mujeres, muchachos y muchachas, han puesto a un lado su vergüenza. Ellos han entrado en la recámara de compañerismo y relación, rogando que la Gloria Shekinah caiga sobre sus almas, y que los cambie delante de esta audiencia y los haga nuevas criaturas. Dios, te pido que el Espíritu Santo continúe esta obra, y que cada uno de ellos reciba la bendición por la que ellos han venido esta noche.
100Tú mismo te has dado a conocer, Señor, por medio del poder de Tu resurrección. Tú conoces los pensamientos de todo hombre. Tú dijiste que no hay un gorrión que pueda caerse en la calle, sin que el Padre lo sepa; y verdaderamente eso es correcto. La Biblia dice que “la Palabra de Dios es más eficaz que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir... los tuétanos del hueso; y discierne los pensamientos de la mente”. Verdaderamente eso es correcto, Señor. La Palabra era... “En el principio era la Palabra, y la Palabra era con Dios, y la Palabra era Dios. Y la Palabra fue hecha carne, y habitó entre nosotros”. Y la Palabra en esta noche vive entre nosotros en el poder del Espíritu Santo, discerniendo aun los pensamientos del corazón.
101Cuánto te damos gracias, que en esta gran hora, cuando todas las esperanzas de la vida mortal han terminado, las bombas atómicas están en hangares, las bombas de hidrógeno, enfermedades y padecimientos, guerra de gérmenes, ¡oh, Dios!, y todo de la manera como está, sabiendo que la Biblia dice que el hombre de hecho se pudriría en su carne, pero a ese Angel se le fue dada la comisión: “¡No toques a ninguno de esos! ¡No te acerques a esos que tienen el vino y el aceite! No toques a esos que tienen el Sello de Dios en su frente”. Y comprendemos que el Bautismo del Espíritu Santo es el Sello de Dios. Pues está escrito en Efesios 4:30: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados hasta el día de la redención”. Señor Dios, sella esta iglesia en esta noche. A esos que están queriendo el Sello del Espíritu Santo, quítales todo temor, Señor, y séllalos con Tu Sello del Espíritu en sus corazones, para que ellos salgan como bebés recién nacidos, clamando: “Abba, Padre”. Concédelo, Señor. Yo los encomiendo a Ti en el Nombre de Jesús, Tu Hijo.
102Ahora, mientras mantenemos nuestros rostros inclinados... Si Uds. no descreen, sino que creen con todo su corazón, Dios les dará a Uds. la cosa por la cual están parados aquí esperando. Ahora, mientras suavemente cantamos otra vez: “Hay una Fuente que está llena con Sangre”. O cambiemos esa. Cantemos: Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amó; Y me compró mi salvación, Allá en la cruz.
103Cantemos juntos con nuestros rostros inclinados ahora, mientras estamos esperando en el Espíritu Santo. Yo le amo, yo... (¡Oh, amigos, creánme!; este edificio ha llegado a mirarse como leche. El Espíritu Santo es tan real aquí). ... amó... (No sean fríos; no sean indiferentes. Abranse ahora a El). ... me compró mi salvación, Allá en la.... Ahora, si Uds. no creen, si Uds. no creen, El no vendrá a Uds. Pero si están dispuestos a ceder toda cosa, El vendrá a Uds. en estos momentos. Cantémosla; levantemos nuestras manos, todos ahora. Yo... (¿Lo dicen realmente en serio? Si lo dicen en serio, levanten sus manos, digan: “Yo le creo”). (Muy bien pastor; venga ahora). ... amo, Porque...?....