Photo

~ OYENDO, RECONOCIENDO, ACTUANDO EN LA PALABRA DE DIOS ~
1Ahora, estas cintas que... de esta reunión en esta mañana, no son para venderlas; son solamente para la iglesia o para alguien, porque es sobre doctrina. Y en las reuniones allá afuera, eso causa confusión, debido a que dos de nosotros casi ni nos vemos perfectamente ojo a ojo, pero nosotros deberíamos estar de corazón a corazón, de cualquier manera. Pero, eso... nosotros... aquí en el tabernáculo, estas cintas son... si Uds. se fijan en la... son solamente para amigos, y demás.
2Inclinemos nuestros rostros ahora sólo por un momento para orar. ¿A cuántos les gustaría ser recordados mientras Uds. tienen sus rostros inclinados?, sólo levanten la mano, diciendo: “Señor, yo estoy–yo estoy necesitado hoy, y necesito Tu gracia”, para lo que sea.
3Nuestro Padre Celestial, ahora nos acercamos a Tu Trono de misericordia, porque se nos ha pedido hacer esto. Y se nos dijo por medio de Tu Hijo, y nuestro Salvador, que si te pidiéramos algo en Su Nombre, sería concedido. Por lo tanto, Señor, sabiendo que nosotros estamos viviendo en las sombras de Su Venida, y ahora parados en las sombras de Su misericordia, entonces pedimos, Señor, que Tú escojas por el Espíritu Santo, esas cosas por las cuales deberíamos pedir. Y sentimos en esta mañana que no sería contrario a Tu Palabra o a Tu gran justicia, y Tu misericordia y gracia, si pidiéramos que tuviéramos hoy una visitación especial de parte del Espíritu Santo. Que El entre en nuestros medios y discierna los pensamientos de nuestro corazón, revele a nosotros nuestros puntos débiles, y sane nuestras enfermedades y vende los corazones quebrantados, y salve a los perdidos, y prepare a un pueblo para Su Venida. Señor, oye esta oración.
4Ahora, vamos a leer Tu Palabra. Y–y pedimos, Señor, que en nuestra lección de escuela dominical en esta mañana, que Tú traigas el contexto de la lectura y lo reveles a nuestros corazones, porque nosotros venimos aquí por un solo propósito, y ese único propósito es conocerte mejor. Nosotros quienes somos Cristianos por Fe, queremos conocerte a Ti mejor. Aquellos quienes todavía no han llegado a ser Cristianos, están queriendo conocerte como su Salvador. Aquellos que están enfermos quieren conocerte como su Sanador. Y pedimos que no haya uno que se vaya vacío de este edificio, sino que toda petición sea cumplida a la letra, y todo deseo satisfecho, y que toda–toda persona esté feliz, y se vaya del edificio diciendo, como aquellos viniendo de Emaús: “¿No ardían nuestros corazones en nosotros, mientras nos hablaba en el camino?” Pues pedimos esto en el Nombre de Jesús. Amén.
5Ahora, para Uds. quienes quieran abrir en su Biblia... Por lo general, me he dado cuenta que en los servicios evangélicos, que sólo como veinte o treinta minutos hacen el mejor impacto para un fuerte mensaje espiritual, y luego un llamamiento al altar. Pero siendo esto escuela dominical, yo no quiero hacerlo de esa manera en esta mañana. Yo me siento más guiado a tomar mi tiempo, y hablar sobre la Palabra.
6Ahora, si alguien está incómodo, con mucho frío, la única cosa que Ud. tiene que hacer es... Mi hermano, o el conserje, está allá en la parte de atrás de la iglesia; sólo levante su mano así, a él allá atrás, y él regulará el calor. Y queremos que Uds. estén cómodos y se sientan muy bien, y que escuchen la Palabra, pues confiamos que el Espíritu Santo nos enseñe la Palabra de Dios. Y, ¿pueden oír bien todos Uds., allá atrás? Si pueden, levanten sus manos, si Uds.–Uds. pueden oír bien. Eso es bueno.
7Ahora yo quiero que abran conmigo (yo tengo escritos aquí algunos textos, y algunas Escrituras). Así que yo quiero que abran conmigo, primero, en el Libro de Romanos, Romanos el capítulo 9. Y queremos leer para una lección Escritural, primero, en Romanos 9:11. (pues no habían aún nacido, ni habían hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección permaneciese, no por las obras sino por el que llama), se le dijo: El mayor servirá al menor. Como está escrito: A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.
8Que Dios añada Sus bendiciones a esta lectura de la Escritura. Y ahora como un texto, en qué basar mi lección, yo quiero tomar esto como un texto: Oyendo, reconociendo, actuando en la Palabra de Dios. Permítanme repetir eso otra vez: “Oyendo, y reconociendo, y luego actuando en la Palabra de Dios”.
9Ahora, nosotros completamente sabemos, nosotros hermanos quienes escudriñamos las Escrituras día y noche, y quienes leemos nuestros periódicos y oímos los comentadores de noticias, que este mundo está ahora en el agarre de dos grandes fuerzas espirituales. Y ambas son fuerzas religiosas. Y yo creo que estas grandes fuerzas vienen pronto a una madurez. Y estas grandes fuerzas, ambas fueron representadas en estos dos hijos de Isaac. Cómo Dios, en Su infinita sabiduría, nos ha predicho todas las cosas, para que podamos por medio de estas cosas, saber de seguro qué está delante de nosotros. Lo hizo tan claro, que Dios y Su Palabra, y la naturaleza y Su universo, están tan perfectamente colocados juntos, que aun el–el pecador puede ver que algo está preparándose para suceder. Dios lo ha arreglado así. Ninguno tiene excusa.
10Ahora, vemos en estos dos hijos que cuando ellos... antes que ellos aun nacieran, estaban en guerra uno con el otro. Aunque su madre virgen... Pues ella era una virgen, la hermosa Rebeca quien se casó con la simiente justa de la promesa de Dios, Isaac. Ellos eran dos creyentes en Dios, consagrados y llenos del Espíritu Santo, predestinados al mismísimo matrimonio por el cual se unieron. Dios lo sabía previamente. ¿Y cómo podía tal cosa venir por medio de esa madre, por medio de ese padre? Uno, una persona muy mala; y el otro, una persona muy buena. Y cómo fue que la persona buena parecía ser el malo, y el malo parecía ser el bueno.
11Ahora, eso siempre ha sido, siempre será el programa de Dios. Dios no puede cambiar Su programa. Porque, El hace Su programa perfecto, porque es parte de El.
12En el huerto del Edén, el pecado era tan hermoso al grado que atrajo a Eva de justicia al pecado. Y en el mismo huerto en donde había un árbol de Vida, también había un árbol de muerte.
13Lo conocemos hoy en día como la ley de contraste, que en donde hay bien, hay mal; en donde hay lo correcto, hay lo incorrecto. Y nosotros nunca, no importa lo que sea nuestro ambiente, seremos capaces nosotros mismos de librarnos de la presencia del uno o del otro. Porque Pablo dijo: “Queriendo yo hacer el bien, entonces el mal está presente”. El pecador nunca será capaz de librarse del Cristiano, o el Cristiano del pecador. Habrá allí un testigo de lo correcto y un testimonio de lo incorrecto, siempre. Y Uds. hacen su escogimiento. Uds. tienen que tomar un lado o el otro.
14Pero en estos dos hijos, es extraño saber que antes que ellos nacieran (ambos de la misma simiente, de Isaac, el cual era la promesa)... Ahora, nuestra lección es un poco extensa, y yo quiero poner bastante base hasta que Uds. puedan ver exactamente de lo que yo estoy hablando. Y Esaú, el primer hijo que nació... nos damos cuenta que ellos no únicamente estaban argumentando y peleando en el vientre de su madre, sino que ellos salieron de ella peleando. Esaú salió, y Jacob estaba agarrado de su talón. Y ellos todavía están peleando.
15¡Y cómo eso... cómo podía venir eso de ese padre o madre, perfecto, puro, elegido, santo, consagrado! Así que, es para basarlo, que Dios llama por elección. Debe ser. No importa cuán buenos fueron su padre y su madre, cuán finos fueron ellos, cuán Cristianos fueron su padre y su madre, todavía depende de Ud. como un individuo, su posición delante de Dios. Esta lección enseña eso, que ellos, ambos hijos, aun eran de un padre y una madre elegidos y llamados por Dios, una mujer virgen y un hombre santo, quien aun finalmente a través de su simiente vino Jesucristo. El nació como uno de entre los muertos. El fue probado, su padre antes que él. Y a él se le fue prometido que por medio de esta simiente de Isaac, todo el mundo sería salvo. Y de un hombre como ése, y su sangre tan pura al grado que Dios no permitió al filisteo aun tocar a la madre, después de que Abraham se la había entregado a él. Dios plagó su casa, y dijo: “Tú eres como un hombre muerto”, manteniendo ese torrente sanguíneo puro. Y esa Rebeca, una madre llamada por Dios, y enviada de Dios, justa, santa. Y de esa simiente santa salió un renegado, y un creyente. ¿Ven? Así que depende en el llamamiento de Dios, la elección de Dios.
16Y antes que uno u otro naciera, Dios dijo: “Yo amo a Jacob y odio a Esaú”, antes que uno u otro naciera. Así que cómo deberíamos sentirnos nosotros, alguien a quien Dios le ha hablado e invitado a venir a Su mesa y a Su Hogar, y ser Su hijo o hija; no hay nada tan grande como eso.
17Estos dos muchachos, si notamos la naturaleza de ellos, uno de ellos era un hombre espiritual; ese era Jacob. Y el hombre carnal, era Esaú. Pero ambos eran religiosos. Y esa misma cosa ha sucedido por toda la edad: el carnal y el espiritual.
18Esaú representaba al hombre de la tierra: natural, con inclinación religiosa, pero nunca capaz. No estaba en él hacerlo. El no podía hacerlo. Nunca estuvo en él el ser capaz de elevarse más allá de las cosas del mundo, las cosas carnales.
19Pero Jacob, simplemente era muy fácil para él hacerlo. Ahora, Jacob, un solo propósito tenía Jacob, y ese era que anhelaba esa primogenitura, no importaba cómo él la obtuviera, sólo que la obtuviera.
20Y ese espíritu de ese solo nacimiento todavía está representado en el mundo hoy día, y está llegando ahora a madurez: el creyente espiritual; y el hombre carnal, el creyente carnal. Nadie pudiera decir que ambos no eran religiosos; ellos lo eran. Ellos no decían que uno servía a un “ídolo” y el otro a “Dios”; ambos de ellos eran siervos de Dios.
21Ahora, pongan mucha atención ahora a las Escrituras sobre este tema, porque yo estoy seguro que los ayudará. ¿Ven? Ahora, “no todo el que dice: ‘Señor, Señor, entrará, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los Cielos’”.
22Ahora, si Uds. se fijan, Jacob tenía una cosa que él quería, porque, de acuerdo a la Palabra, las bendiciones y las–las cosas buenas estaban en la primogenitura. Y Jacob, ese era su único objetivo; la única cosa que él tenía en mente era “obtener esa primogenitura”. Y Esaú la despreciaba. Aquel que de hecho la tenía, la despreciaba, o él estaba avergonzado de ella. Pero Jacob la quería sin importar cómo él la obtuviera, él la quería.
23De esa manera es hoy con el creyente espiritual. A él no le importa cuánto Ud. se ría de él, cuánta burla Ud. le haga, cuán ridículo él tenga que actuar para la mente carnal. Su único objetivo es la primogenitura. El quiere llegar a Dios, porque es nacido en él. El no puede evitarlo.
24Jacob significa: “suplantador” o “engañador”. Pero después de encontrar y de llegar a poseer la primogenitura, él fue cambiado. Ese es el cambio carnal. El entonces fue llamado Jacob [el Hermano Branham quiso decir Israel–Trad.], un “príncipe con el Señor”, quien ha luchado con El.
25El creyente carnal hoy en día: “Oh, mientras yo vaya a la iglesia y haga lo que está bien, ¿qué más da?” Ese es el grupo de Esaú. El todavía hace burla y desprecia la primogenitura; no le interesa a él. Pero Jacob la amaba.
26Y el hombre espiritual hoy en día, y la mujer espiritual, que son elegidos, predestinados de Dios para llegar a Vida Eterna, si ellos tienen que vender todo lo que ellos tienen, si ellos tienen que quitar su nombre de todo libro de iglesia en la nación, aún así quieren esa primogenitura. Es la única cosa que les importa a ellos, sólo “obtener esa primogenitura”; eso es todo. No importa cómo... a qué punto ellos tengan que llegar, si ellos tienen que ir al altar y llorar, “buu-juu”, si ellos tienen que ir a los–los–los lugares, y regresar y hacer las cosas bien, y vender lo que tienen, o–o repartir todo lo que ellos tienen y llegar a ser un peregrino y un forastero, no importa; ellos quieren la primogenitura. Eso es todo en lo que ellos están interesados: la primogenitura. Ahora, no culpe a esa gente. Ellos no pueden evitarlo. Ellos fueron predestinados a eso, elegidos a ello.
27Y luego vemos que estos dos, la gente carnal y la espiritual, de esa manera siempre sucede. De esa manera es hoy en día. Siempre ha sido de esa manera.
28Caín y Abel. En el huerto de Edén, cuando Edén fue creado, allí estaban dos árboles para que un hombre eligiera. Uno, era el de la sabiduría; el otro, era el de la Vida. Había dos hombres, Caín y Abel, ambos religiosos. Uno de ellos deseaba Vida Eterna, y él ofreció a Dios, por fe, más excelente sacrificio que Caín. Un tipo perfecto de las iglesias de hoy en día: la iglesia natural, y la Iglesia espiritual. Y no hay duda que yo les estoy hablando ahorita mismo a ambas clases; y tal vez por medio de la cinta le hablaré a millares de millares de ellos.
29Pero, miren: la iglesia natural, es solamente la iglesia carnal. Ellos nunca son capaces de subir por encima de esa cosita de: “Yo me uní a la iglesia. Si yo voy a la iglesia, si yo hago lo mejor que puedo, eso es todo lo que Dios requiere”. Ahora, esa es la misma cosa que hizo Caín. El fue e hizo un altar. El hizo un sacrificio, trajo los frutos de la tierra. Y él dijo: “Aquí está, Dios. Eso es lo mejor que yo tengo. Tómalo o déjalo”. De esa manera cree el creyente carnal hoy en día. “Señor, yo iré a la iglesia. Yo me uniré al mejor grupo que pueda encontrar. Yo pagaré mis deberes a la iglesia. Yo haré lo que es correcto. Ahora, aquí está lo mejor que yo puedo hacer. Yo ayudaré a comprar algo de carbón para la viuda. O, les daré a los niños algo de ropa”. Esas cosas están bien, no tengo nada que decir en contra de ello. “Pero, ¡hasta ahí!, eso es todo. Si Tú lo quieres, tómalo; si no, no lo tienes que tomar”. Ahora, esa es la actitud de la iglesia carnal hoy en día.
30¡Pero la Iglesia espiritual! Abel, por revelación, por gracia, él vio más allá de eso, y por fe él ofreció a Dios un sacrificio más excelente que Caín. Y Dios testificó de su justicia.
31La misma cosa sucedió con Ismael e Isaac. Uno era de la carne, y el otro era del Espíritu. Uno, de la mujer esclava; el otro, de la mujer libre.
32La misma cosa sucedió con Israel y Moab, dos grandes iglesias juntándose. Y cuando Israel estaba queriendo ir a su lugar prometido (la Iglesia espiritual, el pueblo de Jacob, Israel en el camino), el pueblo de Esaú lo encontró (Moab, una iglesia poderosa). Y el gran líder de la iglesia, Balaam, llegó allí a maldecir a su hermano, pero él se dio cuenta que no podía maldecir a su hermano. El falló, con la ceguedad de sus ojos, de ver el plan predestinado que... y de ver la Palabra de Dios.
33Primero, “fe viene por el oír, el oír de la Palabra de Dios”. Entonces el creyente la oye, la reconoce, y actúa en Ella. El hombre carnal la oirá, el sonido de Ella, pero nunca... Oír significa: “entenderla”. Mirar a, es “mirar a algo”; pero verlo, es “entenderlo”. “El que no naciere de nuevo, no puede ver (o, entender) el Reino de Dios”.
34Ahora, ahí venía Israel, viniendo con la promesa de Dios, de que ellos iban hacia la tierra prometida. No incrédulos, sino creyentes, creyentes en el mismo Dios que tenía Israel; salió para tratar de maldecir a su hermano, porque él dijo que su hermano era... que seguramente era injusto, porque él había hecho muchas cosas que estaban mal. Pero, ¿ven Uds.?, él falló en ver la elección.
35¡La misma cosa con Esaú y Jacob! Esaú parecía que era un hombre mejor. El se asentó e hizo cosas caritativas. El–él cuidaba de su anciano padre ciego, le llevaba carne de venado y cuidaba de él, y era un buen muchacho. Hay muchas cosas que los creyentes carnales hacen según el criterio de religión, ayudando a sociedades, y–y pagando las cuentas de hospital a la gente, y cosas religiosas, pero eso no es de lo que yo estoy hablando.
36Moab era bueno, una gran nación, un hermano para él. Y Jacob había hecho todo, él había sido un renegado; pero sin embargo él tenía una sola cosa que lograr, esa era obtener esa promesa, esa primogenitura. Ahí venía Israel, los hijos de Jacob, con el mismo objetivo. Ahora, ¿quién va a estar correcto?
37Balaam edificó siete altares; en Israel había siete altares. Balaam ofreció siete sacrificios de bestias limpias; Israel ofreció siete sacrificios de bestias limpias. Allí, en cuanto a si ellos lo toman ritualmente, Moab era tan religioso como lo era Israel; Esaú era tan religioso como lo era Jacob; y Caín era tan religioso como lo era Abel. Pero, la elección es lo que cuenta.
38¡Cuán ciegos! Cuán ciegos eran los hijos de Esaú, espiritualmente hablando, los moabitas, quienes miraron a Israel con desprecio y dijeron: “Mírenlos. Ellos no son una denominación. Ellos son un montón de renegados. Ellos viven en tiendas. Y nosotros somos una gran nación. Ellos han hecho mal. Y no tienen organización entre ellos. Ellos sólo van de lugar a lugar siguiendo a un profeta”. Pero él falló en ver la serpiente de bronce, y la roca herida yendo delante de ellos. El falló en ver ese grupo elegido, llamado a salir fuera, siguiendo la orden Divina de Dios hacia la tierra prometida.
39De esa manera es hoy en día. Ellos dicen: “Es un montón de ‘santos rodadores’ [‘aleluyas’–Trad.]. Es un montón de gente quien es esto, eso, o lo otro”. Pero ellos fallan en ver que está siguiendo la dirección de la Palabra de Dios.
40Israel iba rumbo a la tierra prometida. Dios, en Su Palabra, hizo una promesa.
41Jacob, la razón que él escogió encontrar esa primogenitura (él la quería obtener a pesar de todo), era porque él sabía que esa primogenitura contenía las bendiciones, contenía vida. A él no le importaba cómo viniera, sólo que la obtuviera. Eso era la cosa principal. De qué manera viniera, no importaba; él la quería; El debía obtenerla; y él la obtuvo. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. El iba en camino, y él iba tras ella, y él la recibió.
42Israel iba rumbo a la tierra prometida. No importó cuántos moabitas y maldiciones ellos trataron de poner sobre ellos, ellos fueron directamente a la tierra prometida.
43Y hoy en día Uds. nunca... no importa cuánta ley obtengan ellos, cuánta acusación, cuánta persecución, cuántas cosas malas digan ellos, cuántas veces los llamen “santos rodadores”, cuántas veces digan ellos esas cosas malas, la Iglesia seguirá moviéndose adelante. Tiene que hacerlo. Se está quedando en la Palabra de Dios.
44En una ocasión se juntaron dos reyes. Uno de ellos era Acab (uno malo), el otro era Josafat: Iglesia espiritual, e iglesia carnal.
45Acab era un creyente fronterizo. El tenía profetas. Ellos no eran incrédulos. Ellos no eran idólatras. Ellos eran profetas israelitas, pero todos ellos eran enseñados, y alimentados, y vestidos, por Acab el rey. Llegó a ser nada más que un lugar en donde ellos tenían todo el apoyo político.
46Josafat vino... al llegar allí, hizo una alianza (lo cual está mal).
47Uds. nunca deberían unirse con incrédulos. Nosotros nunca deberíamos, en lo absoluto, poner nuestros nombres en los libros de iglesias que no creen el Evangelio Completo. ¡Nunca! Uds. entrarán en problemas. 48 Y ellos entraron en problemas. Y este hombre justo dijo: “¿No deberíamos consultar primero al Señor, y darnos cuenta si nosotros deberíamos ir a Ramot de Galaad?”
49Ahora, miren cuán perfecto se miraba el arreglo. “Nosotros somos dueños de Ramot de Galaad. Es nuestra propiedad, y los sirios se lo han quitado al Dios Viviente. ¿No deberíamos subir y poseer esa tierra?” Y él hizo el discurso tan bonito, y tan legal, y tan justo, al grado que Josafat se dejó engañar.
50Y hoy en día, los hombres pueden pararse en el púlpito con tanta intelectualidad y pronunciación de discursos y educación, al grado que pueden quitar el Poder del Espíritu Santo de la Biblia por explicación. Ellos pueden quitar la sanidad Divina por explicación. Ellos pueden explicar el hablar en lenguas y la interpretación, ellos pueden por explicación, poner el Bautismo del Espíritu Santo para otro día.
51Pero un hombre que es elegido de Dios, un hombre... “Mis ovejas conocen Mi Voz”. Si Ud. tiene esa elección de Dios sobre Ud., nunca tropezará.
52Josafat dijo, el rey justo dijo: “¿No hay un profeta, para que nosotros podamos consultar al Señor?” Acab se estaba yendo sin consultar al Señor.
53De esa manera lo está haciendo la iglesia carnal hoy en día. Oh, ellos tienen seminarios llenos de predicadores, grandes hombres, grandes profesores, intelectuales, inteligentes, de ingenio, ¡oh, hermanos! mucho más allá del–del ingenio de la iglesia nat-... o mejor dicho, de la Iglesia espiritual.
54En los días de Noé, en aquellos días, miren a la iglesia natural. ¿Qué eran ellos? Científicos, edificadores, hombres inteligentes. Pero los elegidos, Enoc y Noé, eran pastores y granjeros, humildes; no con educación, no con inteligencia, sino que conocían a su Dios; algo en ellos, moviéndose, llamando. Llegaremos a eso después de un momentito. Ahora, así que Josafat dijo: “¿No hay un profeta?”
55Oh, por supuesto, el carnal los tiene. “Seguro que tenemos. Yo tengo aquí un seminario lleno de ellos”.
56Trajeron a cuatrocientos. “Ahora, estos no son incrédulos. Ellos son adoradores de Jehová-Dios”. Vinieron, y ellos dijeron: “Permítenos un ratito y profetizaremos”. Y así que todos ellos se juntaron. Y ellos regresaron con “la Palabra del Señor”, y dijeron: “ASI DICE EL SEÑOR” (profetas israelitas), “ASI DICE EL SEÑOR. Sube, el Señor está contigo. Y tú tomarás a Ramot de Galaad, porque realmente le pertenece a Israel”. Y uno de los hombres principales, él mismo se hizo dos grandes cuernos de hierro como representativo, y él empezó a empujar. El dijo: “Con esto tú empujarás a Israel... o mejor dicho, empujarás a los sirios fuera de Ramot de Galaad”. ¡Pero Josafat, algo había en él!
57Oh, yo espero que Dios lleve esto al corazón de Ud. No es nada a lo que Ud. mismo pueda educarse. No es nada a lo que Ud. mismo pueda leer. Es lo que Dios, por elección, hace por Ud. “No del que corre, o del que muest-... Es Dios que muestra misericordia”.
58Josafat dijo: “Ellos son hombres bien vestidos”. Sin duda él dijo algo como esto: “Ellos son inteligentes, y los hombres más inteligentes que yo alguna vez haya oído. Ellos son educados a la actualidad. Su opinión es unánime. Ellos tienen una gran unidad entre ellos. Y ellos son inteligentes y tienen mucha Verdad en ellos”.
59Todo error tiene Verdad. La mentira más grande que alguna vez fue dicha, tenía noventa y... [porción no grabada en la cinta–Ed.] porciento de Verdad en ella, la mentira que Satanás le dijo a Eva.
60“Oh, hay mucha Verdad en lo que ellos están diciendo. ¿Pero no hay uno más?”
61Bueno, ¿qué piensan Uds. que dijo ese hombre? “¡Cuando nosotros tenemos cuatrocientos aquí, de los más inteligentes, lo mejor! Ellos no andan allá alrededor en el desierto corriendo de aquí para allá medios desnudos y envueltos en piel de oveja o algo. Ellos son hombres que yo he alimentado, que yo he educado. Ellos no son hombres que no saben su ABECÉ. Ellos son eruditos, y ellos conocen la cosa. Se quedan leyendo los pergaminos y profecías día y noche; ellos saben lo que está correcto. Yo los tengo preparados. Y ellos están aquí parados unánimes, cuatrocientos de ellos, diciendo: ‘¡Sube, el Señor es contigo!’”
62Pero si yo pudiera leer la mente de Josafat por unos cuantos minutos, él diría: “Hay algo que simplemente no suena bien. Hay algo que simplemente no parece estar bien. ¿No hay uno más, en alguna parte?”
63“Oh”, él dijo: “Sí, hay uno más, pero él no pertenece a la organización. El es una clase diferente de hombre. El simplemente es un renegado”. El es como Jacob. “Pero pudiéramos preguntarle. Ellos dicen que él es un profeta. Pero yo lo dudo, porque él siempre me está condenando, diciendo que esto, eso, o lo otro, o–o... él nunca profetiza bueno respecto a mí”. ¿Cómo podía él? ¿Ven?
64Así que ellos dijeron: “Vayamos a conseguirlo. El es el hijo de Imla”. Así que, ellos fueron y lo consiguieron.
65Y alguien lo encontró en el camino, dijo: “Mira, tú di la misma cosa que ellos dicen. Tú debes estar de acuerdo con la asociación. Si no lo estás, ¡ay de ti!”
66El dijo: “Yo diré exactamente lo que Dios ponga en mi boca decir, y nada más”.
67Entonces, después que él llegó allá, y ellos le dieron una noche, él dijo: “Sube, pero yo vi a Israel esparcido como ovejas sin pastor”. Y Acab dijo: “¿No te dije yo?”
68Ahora, hay cuatrocientos contra uno. Cuatrocientos hombres intelectuales, instruídos, inteligentes, educados, contra un solo pequeño ignorante, como nosotros lo llamaríamos, Micaías. Un solo hombre, pero sin embargo ese solo hombre tenía la Palabra del Señor; eso hizo la diferencia. Cada uno de ellos era falso, probaron ser falsos. ¿Por qué era tan diferente Micaías? ¿Tenía él que ser pobre para ser diferente? No. La... Lo que hizo a Micaías diferente, es que él se quedó con la Palabra. La Palabra de Dios es con lo que él se quedó.
69Ahora, está prometido que en estos días “Dios derramará de Su Espíritu”. Está prometido por Daniel que “la gente, en los días cuando la piedra hiera a la imagen en el pie, la gente que conoce a su Dios hará proezas”. ¡Profecía tras profecía! Y todos los seminarios, el mundo, no lo pueden quitar. Dios lo va a hacer de todas maneras, y hay gente que lo va a seguir. ¿Ven? La carnal y la... La iglesia natural y la Iglesia Sobrenatural. ¿Ven Uds.?, la Palabra hace la diferencia.
70Eso es lo que Jacob pensó: “Y no importa qué, yo sé que nunca puedo ser bendecido a menos que eche mano de esa primogenitura. Esa primogenitura es a lo que tendré que echar mano”.
71Y... pero Esaú la odiaba, y sus hijos todavía hacen la misma cosa hasta este día. Ellos la odian. Siempre ha sido.
72Cada vez que hay un avivamiento, siempre produce gemelos. Eso es un com-... comentario rudo pero es verdad. Cuando hubo un nacimiento proveniente de Isaac y de Rebeca, produjo gemelos. Cuando el mundo fue creado, produjo gemelos: dos árboles. Y cuando nacieron Caín y Abel, produjo dos. Cuando Ismael e Isaac nacieron, produjo dos. Y cuando Esaú y Jacob nacieron, produjo dos. Uno de ellos, natural (uno de ellos, de la tierra); el otro, Sobrenatural. Y uno miraba a lo natural, lo intelectual; el otro caminaba por el Espíritu. Siempre ha sido de esa manera. Cuando salió la iglesia Luterana....
73Tomemos primero a Pentecostés. Miren al nacimiento de Pentecostés. Trajo un gran, y poderoso avivamiento que se extendió en el mundo conocido: Pentecostés. No pasó mucho tiempo después de Pentecostés, hasta que aun Pablo dijo que habría hombres que se levantarían entre ellos, con cosas perversas, y desviarían a la gente de Dios. Y eso es exactamente lo que ellos hicieron. Produjo dos.
74Cuando nació la iglesia Luterana, Martín Lutero trajo un avivamiento espiritual. No pasó mucho tiempo hasta que ahí vino Esaú, justamente detrás de él, y lo organizó. Y produjo dos.
75Luego después de eso, vino el Metodista, Juan Wesley, un avivamiento espiritual. Y después de eso, vino la organización, lo organizó. Y produjo dos.
76Y después de eso vinieron los Pentecostales, un avivamiento. Y ellos ahora lo han organizado, y ellos ahora lo han establecido en una organización. Y produjo dos.
77Pero esa Simiente espiritual del Dios Viviente, aunque tenga que ser un peregrino, aunque tenga que ser un vagabundo, siempre causa separación. Esaú no duró mucho tiempo con Jacob. Tan pronto como Jacob obtuvo la primogenitura (¡alabado sea Dios!), trajo una separación. Y cuando un hombre (a mí no me interesa a qué iglesia Ud. pertenezca: si es carnal, y también sus asociados con los que Ud. sale, la gente con la que Ud. juega baraja, y sus sociedades de literatura, y demás), cuando Ud. obtiene la primogenitura, ese Algo dentro de su corazón que está hambriento por Dios, cuando Ud. recibe eso, trae una separación. “Salid de entre ellos, y sepárate, dice Dios”. ¡Separación!
78La iglesia se estableció. ¿Ven?, no puede seguir adelante. Esaú es un tipo muy bueno del creyente carnal de hoy día: nunca es capaz de vencer al mundo. El no vence las cosas del mundo. A ellos todavía les gustan sus juergas, sus bailes, y a las mujeres, sus manicuras y maquillaje en sus caras, y–y el cortarse su cabello y–y usar estos vestidos cortos; y–y al hombre le gusta salir a los salones de billar, y–y fumar cigarrillos, y decir chistes obscenos; y todavía pertenecer a la iglesia. Ellos nunca son capaces de vencer esas cosas. Ni tampoco podía Esaú. Pero sin embargo, para ser religioso, él se tenía que establecer en una concepción intelectual. Esa es la misma cosa que la iglesia hace hoy en día. “Llegaremos a ser una organización. Nosotros mismos nos juntaremos. Nosotros haremos un clan, o una camarilla, o algo como eso”.
79Y de esa manera se mueve la iglesia hoy en día, la Espiritual y la carnal. Todavía es igual; no ha cambiado, y nunca cambiará.
80La santidad de Dios... Dios, siendo Dios, El mismo proyecta eso. Si no hubiera un pecador, nunca hubiera... El nunca hubiera sido un Salvador. Pero El era un Salvador en el principio. Así que, no había nada perdido, y Sus propios atributos, de ser El un Salvador, proyectó a un pecador; tenía que haber algo para ser salvado. Antes que hubiera algo salvado, tenía que haber algo perdido. ¡Y Su justicia y Su santidad...! Si nunca hubiera habido una–una persona enferma, El nunca hubiera sido un Sanador. Pero desde el principio, y de los principios (El era antes del principio), El era un Sanador. Así que, no había nada enfermo, así que proyectó a una persona enferma para que El pudiera sanarla, para hacerlo a El un Sanador.
81De esa misma Atmósfera Santa allá de la cual vino la salvación, vinieron las maldiciones. De la misma madre y padre que proyectaron a Jacob, proyectaron a Esaú. ¿Ven? Es Dios. El no puede cambiar Sus planes; ellos tienen que seguir lo mismo. Toda la naturaleza cuadrará directamente con ello. Tiene que cuadrar. ¿Captan Uds. lo que quiero decir? Se mueve directamente en ello. Tiene que haber alguien perdido, para ser salvado. Y si no hubiera habido, El... Su... El siendo un Salvador hizo eso. El abismo llama al Abismo.
82Como el muchachito del que yo siempre hablo, comiéndose los borradores de los lápices, y el pedal de la bicicleta, él necesitaba azufre. Y mientras había algo allí adentro para desear azufre vehementemente, tenía primero que haber azufre en alguna parte. Tenía que haber azufre antes que él tuviera el deseo vehemente. Y eso, él azufre, lo proyectó a él, y entonces él regresó al azufre.
83De esa manera es Dios un Salvador. Y tenía que haber algo perdido, para que El lo salvara, para hacerlo a El un Salvador. Eso es todo lo que está haciendo, manifestando a Dios. Todo, todo está en El; no en un predicador, no en una iglesia, no en una organización, sino en Dios, para que la elección pudiera permanecer perfecta. ¿Ven? Es en El. Sí, la Luterana.
84Y entonces vemos otra separación, esa fue la de Abraham y Lot. Ellos eran hermanos. Pero Lot era un pensador carnal. El siempre estaba buscando alguna cosa grande, algo con mucho oropel en ello. Al igual que un mono, como yo dijera, siempre alargando la mano hacia cosas brillantes. Ese espíritu no ha dejado a la gente de hoy día. Ellos alargarán la mano para... Ellos llegan a la ciudad, y no van a venir a una pequeña choza como ésta. ¿Ven? Ellos quieren la iglesia más grande que hay en la ciudad, el pastor más intelectual, en donde va la gente mejor vestida, en donde va el alcalde de la ciudad. Todavía es ese espíritu de Esaú. Realmente tenían la primogenitura para empezar, llamándose ellos mismos la Iglesia, pero la perdieron porque la despreciaron. Uno no puede hacer que esa gente se arrodille y clame y suplique a Dios, y salga, y tenga un servicio de sanidad, y soporte la persecución del mundo, reciba el Espíritu Santo, y... ellos–ellos no harán eso. Ellos la desprecian. Ellos la llaman “un montón de ‘santos rodadores’”. Es exactamente lo que la Biblia dice que harían. Ellos lo hacen porque esa es su naturaleza. Es la naturaleza. Como el cuervo y la paloma, las dos naturalezas. Ellos la desean con vehemencia porque eso es lo que ellos son. Ellos nunca, nunca, verán la otra, porque no nacieron para ver eso.
85Y el otro, uno no pudiera alejarlo de ello, porque es la elección de Dios. El es nacido para ser un hombre espiritual o una mujer espiritual. Algo en él clama por ello. Oh, yo–yo espero que esto llegue a un lugar en donde podamos... Uds. puedan ver lo que yo–yo quiero decir, al coronarlo ahora. Ahora, Abraham....
86Recuerden: mientras ellos estaban asociados, la iglesia natural y la Iglesia espiritual, ellos nunca recibieron la bendición. Jacob nunca fue bendecido hasta que él mismo se separó de Esaú. Y Abraham nunca fue bendecido hasta que él mismo se separó de Lot.
87Lot tenía sus propias reuniones de oración allá en su iglesia, enseñaba a sus hijos e hijas, y a ellos. Pero él vivía una vida tal, al grado que cuando empezó a hablar acerca del fin del tiempo, ellos se rieron de él.
88¡La misma cosa hoy en día! Cuando uno habla acerca de la sanidad Divina y del Poder de Dios, y demás, ellos se ríen de ello. Es el mismo espíritu. Esos son los dos grandes espíritus, que religiosamente tienen al mundo en control; el creyente y el incrédulo, el creyente y el manufacturado, el uno imitando al otro. Ahora, cuando Abraham mismo se separó....
89¿Se fijaron Uds. en Jesús al hablar de la Venida, la segunda Venida?, El dijo: “Como fue en los días de Noé, ellos estarán comiendo, bebiendo, casándose, y dándose en casamiento”. Pero cuando El habló de los días de Lot, El nunca dijo nada al respecto. “Como los días de Lot”; eso es por revelación.
90Observen lo que sucedió en los días de Lot. Allí estaba Lot, allá en Sodoma: bien establecido, intelectual, llegó a ser uno de los grandes hombres de la ciudad, el juez; se sentaba a las puertas y juzgaba al pueblo. Su esposa pertenecía a todas las sociedades que había en la ciudad. Y sus hijas, y todos ellos, se casaron entre la celebridad; intelectuales, muy educados, inteligentes, ingeniosos. Y Abraham vivía en una tienda bajo un roble. Pero un día ambos recibieron una visitación.
91Y allá fue un predicador intelectual que predicó, y los llamó a salir de... Miren el–miren el mensaje: “¡Sal!”, él le dijo a Lot.
92Y él nunca hubiera sido llamado a salir fuera si no hubiera sido por la misericordia de Abraham. Dijo: “¿Si yo puedo encontrar cincuenta hombres, la perdonarás? ¿Si yo puedo encontrar treinta hombres? ¿Si yo puedo...? ¿Si yo encuentro diez?” Hasta allí él pudo llegar. Y El ni siquiera pudo encontrar diez entre ellos.
93Con razón: “Como fue en los días de Noé”. Recuerden: Noé no era el tipo de la Iglesia; Enoc lo era, quien no pasó por la tribulación, sino que fue transpuesto antes que la tribulación se estableciera. Enoc se fue al Hogar, él no pasó por la tribulación. Noé pasó.
94Ahora, observen atentamente ahora mientras avanzamos en esto. Observen qué clase de señal recibieron Abraham y su familia. Ellos recibieron lo Sobrenatural. “¡Abraham!” ¿Cómo sabía El que él era Abraham? “¿En dónde está tu mujer, Sara?” ¿Cómo sabía El que él estaba casado, o que tenía una esposa, Sara? “Ella está en la tienda”.
95Ahora, era un Hombre sentado allí, comiendo carne, bebiendo leche, y comiendo pan de maíz. “¿Cuándo... en dónde está tu mujer, Sara?” ¿Cómo sabía El esa cosa? ¿Cómo lo sabía El? Piénsenlo. Uds. llaman... Uds. gente espiritual, permitan que esto entre en Uds. ¿Cómo sabía El eso, cuando El...? Actuó como un forastero, con polvo en Su ropa. Y cuando Abraham dijo: “Ella está en la tienda, detrás de Ti”.
96Y El dijo: “Yo voy a...” “Yo, Yo”, un pronombre personal. “Yo”, este Hombre, Dios mismo dándose a conocer en carne. ¡Dios! Abraham lo llamó a El “Elohim”. “Yo, Yo te voy a visitar. Yo voy a cumplir Mi promesa. Y según el tiempo de la vida, Yo te voy a visitar y tú vas a tener ese niño del cual Yo te hablé”. Y Abraham tenía cien; Sara tenía noventa.
97Y Sara, muy atrás en la tienda, había como unas cuatro tiendas pequeñas, y la tienda principal estaba atrás. Ella estaba escuchando detrás de las cortinas; ella lo oyó. Y dentro de su corazón ella se sonrió, dijo: “¿Yo, una mujer anciana de cien años de edad, y mi señor”, su esposo, “mi señor, ya anciano, y pensar que tendríamos deleite juntos otra vez, como gente joven casada? Oh, ¿cómo pudiera ser?” Y ella como que se sonrió.
98El tenía Su espalda volteada hacia la tienda. El dijo: “¿Por qué se rió ella?” ¡Oh, hermanos, ahí lo tienen Uds.!
99Miren a la iglesia carnal, predicándoseles el Evangelio a ellos. Un moderno Billy Graham y ellos allá predicando el Evangelio: “¡Salid de ella!” Pero, ¿salieron ellos? No. Mucho, mucho, muy pocos.
100Observen al grupo de Abraham, el llamado a salir fuera. Ahora fíjense. Y El le dio a él esta señal, y él le creyó a El. Y El se desvaneció delante de él, y se alejó. ¡Oh, cómo siempre ha sido la separación, el llamado a salir!
101Ahora, estos dos espíritus (para no retenerlos a Uds., me apresuraré ahora para llegar a mi punto que yo quiero que Uds. vean), estos dos grupos se han estado asociando muy de cerca, por todas las edades, desde el mero principio del tiempo; la iglesia natural, y la Iglesia espiritual. Ellas han estado a través del Antiguo Testamento, ellas estuvieron a través del Nuevo Testamento, y todavía están hasta hoy en día.
102Ahora, hace como unos dos mil años, llegó a madurez, y llegó a madurez en dos hombres: uno de ellos, Jesucristo; el otro, Judas Iscariote. Ahora, Jesús asoció que en la Venida, Su segunda Venida, estos dos espíritus serían muy diferentes que lo que ellos fueron allá en el pasado. Ahora, aquí es en donde yo quiero que Uds. se pongan sus–sus vestidos de Gloria. Estos dos espíritus van a ser diferentes, porque Satanás vino y vivió en un hombre que era un miembro de iglesia, Judas Iscariote; vivió en la iglesia carnal, y todo el tiempo era un amigo de la Iglesia. Pero él entró y–y engañó, o mejor dicho, pensó que él estaba engañando a su hermano. El entró y pretendió ser uno de ellos; probó las cosas buenas de Dios, se movió sin interrupción en el Espíritu (aparentemente), salió y predicó el Evangelio, y echó fuera demonios. Pero dentro de él, todo el tiempo, él era Judas para empezar. La Biblia dice: “El nació el hijo de perdición”.
103Ahora recuerden: allá en el pasado había una iglesia carnal, la de Esaú: los fariseos y saduceos.
104Pero observen a este hombre quien él mismo piensa que es sólo un poc-... El estará de acuerdo con el Mensaje por un tiempo, pero simplemente no quiere poner mucho sus manos en Ello. ¿Ven esos espíritus? Jesús dijo: “Será tan semejante a la cosa real, que engañará a los Escogidos”, Escogidos, si Uds. se fijan, “si fuera posible”. Pero no es posible. ¿Ven?, engañará.
105Ahora, observen. No es sólo la iglesia carnal, la de allá, la iglesia carnal común y corriente, el grupo de Esaú.
106Ahora tenemos el grupo judatariano, el cual es mucho más traicionero, mucho más traicionero, llegando hasta las meras manos de la bendición. Igual que en Hebreos 6 y 10, que dice: “Fueron hechos partícipes y gustaron de los poderes del siglo venidero, y han hecho todas estas cosas; si... y luego si ellos han recibido el conocimiento de la Verdad, y luego si ellos voluntariamente se apartan”. “Voluntariamente”, ¿qué es eso? “Tuvieren por inmunda la Sangre del pacto en el cual ellos fueron santificados”.
107Permítanme darles a Uds. una ilustración. Aquí está. Aquí está un hombre, él es un buen hombre, buen muchacho. El es llamado; él siente en su corazón que quiere ser un ministro. Muy bien. El acepta a Jesús como Salvador personal. El es un buen muchacho, nadie puede decir nada en contra de él. Después de un tiempo, viene el asunto de santificación. El hombre codicia cuando él mira a las mujeres. El... Está en él. ¿Ven? Y luego, la siguiente cosa, quizás él fumaba, y él quiere fumar. Quizás él quiere apostar. Quizás él quiere hacer alguna cosa mala. El sabe que no debería hacer eso, así que él dice: “Oh, Dios, aplícame la Sangre de Jesús y santifícame”.
108Y él es santificado. El puede gritar, alabar al Señor, y también hacer algunas cosas, salir y hacer cosas. Recuerden: Jesús dijo que ese tipo estaría allí en ese día. “Muchos vendrán y dirán: ‘Señor, ¿qué no profetizamos, predicamos? ¿Qué no echamos fuera demonios, en Tu Nombre?’” Jesús dijo: “Nunca os conocí, hacedores de maldad”. ¿Ven?, allí están ellos.
109Ahora observen esto ahora. Estamos llegando a dividir una centésima de una millonésima de un cabello, llegando a la mera orilla cortante del Evangelio: “¡Más cortante que una espada de dos filos, cortando aun hasta partir el hueso, y un Discernidor!” ¡Aleluya! ¡Dios, permite que penetre hasta el fondo! “Un Discernidor de los pensamientos de la mente”. Ese es el Evangelio, el Poder de Dios. La Palabra de Dios hecha manifiesta es el Evangelio. Ud. dice: “La Biblia dice. Eso–eso es la Palabra de Dios”.
110Bueno, la Palabra hecha manifiesta es el Evangelio. “El Evangelio no llegó a nosotros por la Palabra solamente, sino por el Poder y las demostraciones del Espíritu Santo”, para demostrar el Poder, hacer vivir el Evangelio.
111Cuando yo fui a la India, el arzobispo de–de la iglesia Metodista salió y dijo: “Sr. Branham, nosotros no queremos saber nada acerca de un misionero. Nosotros sabemos más respecto a la Biblia que lo que todos Uds. alguna vez llegarán a saber”. Dijo: “Nosotros éramos una iglesia, y establecidos aquí dos mil años antes que Uds. fueran una nación”. Eso es correcto. Pero dijo: “Nosotros oímos que Dios los ha visitado a Uds. y ha traído un don que puede hacer vivir esta Biblia”. Dijo: “Eso es en lo que nosotros estamos interesados”. ¡Oh, hermanos! ¿Ven?, ese hombre era un hijo, no un nieto, como dijo David. ¿Ven? “Nosotros queremos saber: ¿es verdad?”
112Yo dije: “¡Seguro que es verdad! ‘Jesucristo, el mismo ayer, hoy, y por los siglos’”.
113Ahora, fíjense en él, la iglesia natural persiguiendo a la Iglesia espiritual. Ahora, nos damos cuenta entonces que Judas estaba pretendiendo ser un hermano, un hermano, y luego maduró, y finalmente llegó a un clímax.
114Ahora, observen a este joven predicador. El llega a un punto en el que dice: “Señor, yo he estado mirando a las mujeres; yo no debería hacer eso. Yo he estado, Tú sabes, en cierto modo haciendo las cosas del mundo; yo no debería hacer eso. Yo he estado gastando mi dinero en las carreras de caballos; yo–yo no debería hacer eso. Yo–yo he estado yendo todas las noches a los cines; yo no debería hacer eso. Yo disfruto aun de fotografías vulgares y cosas como esas, yo tengo fotografías vulgares clavadas con alfileres en mi cuarto; yo no debería hacer eso. Esas son cosas del mundo. ¡Santifícame, Señor!”
115Y el Señor dijo: “Muy bien, Yo haré eso”. El aplica la Sangre de Jesucristo y lo santifica.
116Entonces, cuando él hace eso, una noche él va pasando y oye algo. El va allá y escucha. El oye del Bautismo del Espíritu Santo, la llenura del Espíritu. Entonces lo examina: “¡Oh, qué cosa, no es eso maravilloso! Pero, espera, eso arruinaría mi ministerio si yo predicara eso. Eso haría que mi mamá me corra de la casa. Ellos me echarían fuera de mi iglesia si yo alguna vez entrara en eso. ¡Oh, es mejor que me aleje de eso! Pero, lo voy a examinar. Sí, esa es la Verdad, la Biblia di-....”
117Bueno, como un cierto ministro famoso, conocido mundialmente, recientemente fue encontrado (por un hombre que estuvo conmigo en Puerto Rico) arrodillado, hablando en lenguas, en Londres, Inglaterra; un hombre poderoso, uno de los más grandes evangelistas en el mundo hoy en día. Y este hombre, su hermano, estando aquí conmigo, un hombre lleno del Espíritu, corrió hacia él y dijo: “¡Oh, hermano, eso es!”
118El dijo: “Yo sé. Yo sé. Pero mira, déjame decirte algo”.
119El dijo: “¡Predícalo ahora! ¡Predícalo! ¡Esta es la hora! ¡Con tu influencia, tú pudieras sacudir el mundo!”
120El dijo: “No, yo no puedo predicarlo. ¿Ves?, la–la iglesia me rechazaría. Yo no pudiera predicar eso. Yo no pudiera hacerlo”. ¡Oh, hermano!
121“Los que han sido santificados y han llegado a recibir el conocimiento de la Verdad”, la examinan, ven que está correcta, y se alejan, “crucificando para sí mismos al Hijo de Dios, y exponiéndole a vituperio”, avergonzados del Evangelio.
122Pablo dijo: “Yo no me avergüenzo del Evangelio de Jesucristo, porque es Poder de Dios para salvación”. Es el Poder de Dios obrando entre Su Iglesia.
123Pero ellos dijeron: “Yo no pudiera hacer eso”. Este hombre dijo: “Ellos pensarían que soy Pentecostal. Ellos me harían...” El dijo: “Mi–mi reputación sería arruinada”. ¡Oh, hermano!
124Yo no tengo ninguna reputación. Yo estoy pensando acerca de la de El, la reputación de El, esa es la Unica.
125Pero ¿ven cuán cerca ellos pueden llegar a Ello?, como Uds. saben. “Y tuviere por inmunda la Sangre del pacto en la cual fue santificado”, una cosa que lo santificó y lo sacó del mundo, y trató de ponerlo aquí en esto. Y luego él mira en Ello, y tiene un conocimiento de Ello; al alejarse de Ello, “ya no queda más sacrificio por el pecado”, dice la Biblia, “sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego, que ha–ha... que ha de devorar a los adversarios. ‘Pues mía es la venganza’, dice el Señor. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto más castigo, y mayor castigo (aunque digno: un ministro), el que pisoteare la Sangre de Jesucristo bajo sus pies, después de haber recibido el conocimiento de la Verdad, y la ha tenido por inmunda”. ¡Fiuuu!
126¿Ven en dónde estamos? Jesús dijo: “¡Ten cuidado!” ¿Ven cómo era Judas? El estaba allí con ellos. El era el Esaú, expresado en su plenitud para esa edad. El era el engañador, el imitador, expresado en su plenitud para esa edad. Ahí vino él creciendo hasta que llegó a ser un hermano de Jesús, un hermano fingido. Pero en su corazón, él estaba todo el tiempo con la iglesia carnal, porque a eso fue a lo que él vendió a Jesús. El vendió a Jesús, su primogenitura, tanto así como Esaú lo hizo por un potaje de lentejas. El vendió su primogenitura por treinta piezas de plata.
127Muchos hombres y mujeres hoy han vendido su primogenitura espiritual por alguna popularidad, alguna cosita del mundo que Uds. nunca vencieron; algunas mujercitas, por el usar maquillaje y cortarse su cabello, usar ropa corta; algunos hombres, por unos chistecitos obscenos y fumar cigarrillos, algo del mundo. “Si amas al mundo o las cosas del mundo, el amor de Dios no está en ti”, dice la Biblia. [El Hermano Branham parafrasea 1 Jn. 2:15–Trad.].
128Yo no quiero lastimarlos, pero estamos ya al fin. Estamos ahora subiendo, estamos ahora subiendo la escalera rápidamente.
129¿Ven cómo es? Ellos lo hacen. Están predestinados... Ellos pudieran imitar, y ser tan dulces y humildes, tan semejantes a los Cristianos, tan semejantes que “engañarían aun a los Escogidos”; pero “por sus frutos los conoceréis”.
130Una mujer con pantaloncitos cortos puestos, nunca se mirará como una Cristiana para mí. La Biblia dice: “Es una cosa vergonzosa y pecaminosa para una mujer cortarse su cabello”. La única mujer en la Biblia que se pintó su cara fue Jezabel.
131¿Qué de los hombres, Uds. hombres que se suponen ser hombres Cristianos, y permiten a sus esposas hacer eso? ¡Cómo Dios los va a hacer responsables por eso! ¡No el hombre! ¡Es carnalidad! “Oh, entonces yo iré y me uniré a esta iglesia”. [Porción no grabada en la cinta–Ed.]. “... Ud. piense acerca de eso”. Eso es exactamente lo que dice la Escritura que ellos harían, y eso es exactamente lo que ellos hicieron. Y eso es lo que ellos harán: ¡se comprometerán!
132Alguien dijo: “Billy, si Ud. no para eso, Ud. va a correr a todos”.
133Hay una Cosa que no se irá: el Espíritu Santo, porque es Su Palabra. Y el verdadero creyente predestinado no se irá porque es Alimento para su alma; él lo ama. Nada lo puede apartar a él de Ello. El hará todo, como Jacob, porque él quiere esa primogenitura. El se parará ahí. A él no le interesa si le cuesta todo amigo que él tiene, si le cuesta su empleo, si le cuesta su membresía de iglesia, si le cuesta todo, él todavía se aferraría a Ello, porque él no puede evitarlo. Hay algo en él impulsándolo, el abismo llamando al Abismo. ¡Oh, ahí lo tienen: algo en él!
134Mire: cualquier cosa que Ud. quiera encontrar en la Biblia y lo toma aquí, vaya allá a Génesis y vea de dónde salió; vea adónde llegó, todos los espíritus y movimientos de hoy día, vaya allá a Génesis. Eso es lo que hemos hecho, para probarles a Uds. estas cosas que Uds. están viendo, amigos. No olviden eso. No permitan que se les vaya por encima de su cabeza. Permitan que penetre en Uds. Esas son las cosas de Dios. Llegó a madurez; y Jesús predijo que vendría a madurez otra vez en los últimos días, y sería por medio de esto: el Sello de Dios, y la marca de la bestia; dos poderes espirituales obrando juntos.
135Ahora, cualquiera sabe que el Sello de Dios es la primogenitura, el Bautismo del Espíritu Santo. Efesios 4:30, dice: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para [hasta, Biblia inglés–Trad.] el día de la redención”. Cuando ellos nacieron de nuevo, ellos fueron llenos con el Espíritu Santo. El Espíritu Santo es el Nuevo Nacimiento, nosotros sabemos eso. Uds. son–Uds. son engendrados del Espíritu, yo admitiré eso. ¡Pero hasta que Uds. nacen!
136Un bebé que es engendrado en el vientre de su madre, tiene una clase de vida. Eso es vida fís-... y sus pequeñas... las pequeñas células en su cuerpo están retorciéndose y pateando y brincando de esa manera. Pero cuando nace, recibe un... [el Hermano Branham palmea sus manos una vez, imitando una nalgada–Ed.] de esa manera, y entonces él da un chillido, y llega a ser una alma viviente.
137Y un bebé puede ir a la iglesia y decir: “Oh, yo creo en la iglesia. Yo–yo iré, yo haré esto. Y yo soy un buen... Yo quiero hacer el bien, yo quiero hacer el bien”. Pero lo que se necesita es la nalgada del Evangelio para despertarlo, para que chille hacia Vida Eterna; y el Espíritu Santo grita en él, como él nunca gritó antes. Entonces es una nueva criatura, es nacida del Espíritu. Entonces empieza a crecer, a moverse, y a tener su ser en Dios; ¿ven?, al igual que un bebé, bebé natural, tiene su ser en el mundo.
138Entonces “si este tabernáculo terrestre se deshiciere, tenemos uno esperando”, ¿ven? Tan seguro como cuando el cuerpo natural iba saliendo, había un cuerpo espiritual para recibirlo cuando él salió de su madre. Y cuando sale de la madre tierra, lo cual es... está ahora en el vientre de ella, gimiendo, clamando (¡oh, Dios!), gimiendo, esforzándose, envejeciéndose, y enfermedades, y toda cosa acosándolo, y un Espíritu en el interior de ella buscando una Tierra más allá del río. Está gimiendo, retorciéndose, brincando (sí, señor), porque hay una Vida allí adentro que vive para siempre. Está en un cuerpo que tiene que morir. Y algún día, al igual que la madre dio a luz al bebé natural y el cuerpo espiritual lo recibió, la tierra dará a luz, y el cuerpo natural se desvanecerá, y el cuerpo físico... o mejor dicho, el cuerpo Celestial lo agarrará allá. “Si este tabernáculo terrestre se deshiciere, tenemos uno esperando”. Esa es la razón que Ud. olvida las cosas del mundo; ellas están muertas para Ud. Ahí está el Espíritu. Ahora obsérvenlos mientras seguimos adelante ahora: los dos espíritus.
139El Espíritu Santo es el Nuevo Nacimiento, nosotros sabemos eso. Es siendo nacido de nuevo del Espíritu de Dios. Así es cómo Ud. nace: por medio del Espíritu. Nacido por medio del Espíritu, eso es el Nuevo Nacimiento. Muy bien. Ud. es engendrado del Espíritu; luego, cuando Ud. es nacido del Espíritu, Ud. está lleno con el Espíritu Santo. Muy bien.
140Entonces cuando éstos dos están en la tierra, el natural y el espiritual, algunas veces el... Yo he visto esto. (Ahora para terminar; yo quiero terminar ahora diciendo esto, por unos cuantos minutos). En el natural o en el espiritual, en cualquiera... Ahora, yo espero que cada uno capte esto. Ahora, estén tan quietos y reverentes como Uds. puedan.
141Ahora, ¿han visto Uds. alguna vez esto? Uds. han visto en nuestras iglesias hoy, aun en los grupos en los cuales nosotros mismos nos hemos separado y hecho organizaciones, y... nosotros hemos visto todo esto. Y Uds. han visto a un hombre tomar una cierta Escritura, y, ¡hermanos!, ese hombre puede tomar esa Escritura y hacerla vivir de nuevo, y hacerla vivir exactamente como Ella lo promete aquí en la Biblia. Y el siguiente hombre, lo ve a él hacerlo, y vendrá y tratará de hacerlo, y fallará. Yo espero que Uds. están leyendo ahora. ¿Ven? El fallará. ¿Por qué? La Escritura no es inspirada a él. El únicamente está tratando de imitar. El está tratando de actuar como algo. El no fue... Quizás él fue enviado por el hombre. Quizás algún hombre dijo: “Bueno, Ud. puede hacer la misma cosa”. ¿Ven?, como Jesús dijo que sería de esta manera. La Biblia lo predice en los últimos días: “Como Janes y Jambres se opusieron a Moisés”.
142Allí estaba Moisés, y allí estaba Jambres. Y Moisés tiró al suelo su vara y llegó a ser una serpiente. “¡Qué va!”, dijo Faraón: “Ven aquí, Jambres, tú puedes hacer la misma cosa”. Y él la hizo, ¿ven? Pero, ¿qué sucedió? Entonces la vara de Moisés se comió su vara. ¿Ven?, fue hecho manifiesto. ¿En dónde estaba su vara?
143Igual que la percepción super sensorial. Es como algo de ese espiritismo. Es como algunas de estas iglesias que creen carnalmente, muy alejadas, las cosas de... Ellos dicen: “Bueno, eso fue para otro día”. Ellos están completamente fuera. Pero observen este espíritu en los últimos días que imita al real Espíritu. ¿Ven? De allí es de donde proviene su problema. Exactamente igual al que es real, ¿ven?; pero él no puede manifestarlo, él no puede hacerlo que permanezca, él no puede hacerlo que perdure. ¡Oh, Dios!
144La gente viene y dice: “Yo también tengo el Espíritu Santo”. Miren la manera que ellos viven; no dura de un avivamiento al otro, de una reunión a la otra. Es hecho manifiesto que ellos no lo tienen. Si un hombre es nacido del Espíritu de Dios, o una mujer, ellos tienen los frutos del Espíritu. Ellos caminan piadosamente. Ellos viven esa vida. ¿Ven? Ellos se mantienen alejados de las cosas del mundo. Dios se mueve en ellos y El mismo se hace manifiesto, y prueba que El es Dios obrando allí. El otro está imitando. ¿Ven?
145¡Imitaciones!, eso es lo que ha sido por todo el trayecto: ¡imitando! Miren a Ismael y a Isaac; y a todos los que siguieron, ¿ven?, imitando. Miren al profeta Moisés y miren al profeta Balaam. ¿Ven? ¡Vean cómo ellos siguieron! Miren a Judas, y miren a Jesús.
146Y Jesús predijo que este Espíritu Santo en los últimos días, sería el Sello de Dios. Ahora, ¿qué sería la marca de la bestia? Sería rechazar el Sello de Dios. Pues, todos lo que no tenían el Sello de Dios, tenían la marca de la bestia. Y si son dos marcas espirituales, una de ellas será una verdadera marca de Dios, y la otra será la apostasía. ¿Pueden verlo Uds.?
147Miren la marca en el Antiguo Testamento. Cuando la trompeta sonaba, el jubileo, cada tantos años, los–los esclavos eran libertados porque sonó la trompeta. Bueno, cualquiera que quería ser libre, podía irse. Pero algunos de ellos, les gustaba ser esclavos, así que ellos los llevaban al altar y en el poste de la iglesia les horadaban sus orejas con una lezna. Y ellos eran marcados para siempre, ellos siempre servían a ese amo.
148Y hoy día Ud. oirá un mensaje del Evangelio sobre la Verdad: “Ahora, Ud. puede ser libre si Ud. quiere”, Dios le habla a Ud. Pero cuando Ud. llega a esa frontera aquí y mira, y tiene conocimiento de la Verdad, y entonces se aparta, él le horada a Ud. en el oído y Ud. siempre será un creyente intelectual. Ud. será religioso e irá a la iglesia, pero nunca recibirá el Espíritu Santo. ¿Ve?, entonces Ud. sirve a eso el resto de sus días. Ahora, la marca de la bestia, o el Sello de Dios. Y estamos acercándonos mucho.
149Ahora, miren: la Palabra tiene que ser inspirada; oyéndola, reconociéndola, y actuando sobre Ella. Mucha gente oirá, pero no la reconocerá. Dios dirá: “Esta es la hora para ti”.
150“Yo no sería un ‘santo rodador’. Yo–yo no quiero nada de eso”. ¿Ven?, ellos no la reconocen.
151Nosotros vamos a las reuniones, el gran Espíritu Santo desciende. Yo estaba sentado allí el otro día, cuando vino una visión y predijo exactamente lo que... Yo dije: “Aquí viene un jovencito”. “Venga acá”, le hice señas a ese mesero: “Ud. tiene problema de corazón y Ud. está buscando....” “Sí. Eso es exactamente correcto”.
152“¿Ven a esa mujer que viene allá?” “Venga acá. Ud. tiene un tumor en el pecho, y está en el pecho izquierdo, y Ud. está en una condición muy mala. Y Ud. es una pecadora y no....” “Exactamente correcto”.
153Aquellos hombres sentados allí, mirando alrededor, predicadores y todos dijeron: “¡Qué cosa!” Ir a una reunión, observar al Espíritu Santo pasar por toda la audiencia, y decir los secretos de los corazones, y cosas como esas. Dicen: “Maravilloso. Sí”. ¿Ven? ¿Ven? ¡Oh, hermano! ¿Ven? Es–es–es en el otro lado, hay algo que sucedió. Las mujeres continuarán haciendo la misma cosa. Los hombres irán de regreso como una puerca a su revolcadero y un perro a su vómito, exactamente lo mismo. ¿Qué no ven Uds.? Yo estoy hablando ahora a la en-... la....
154¿Ve?, entonces Ud. debe darse cuenta, amigo, en qué condición está Ud. Esa es la razón que en esta cinta yo dije: “Unicamente a la iglesia”. ¿Ve? “Unicamente a la iglesia”. Si Ud. ha sido llamado de la Luz... de las tinieblas a la Luz, de muerte a la Vida; de una concepción de Cristo intelectual y formal, a una experiencia de ser nacido de nuevo, y observando su vida, que ponga a un lado las cosas del mundo, y sin hacer caso Ud. se para por Cristo, entonces algo ha sucedido. ¿Ve? Hay algo en Ud., con hambre y moviéndose, como lo estaba en Jacob. ¿Ve?, Ud. luchó con el Señor, Ud. camina diferente después de eso. Algo es diferente en Ud., Ud. ha cambiado.
155Ahora, tiene que... antes que se pueda hacer, tiene que ser inspirado a Ud. A mí no me interesa, yo pudiera pararme aquí y predicar hasta que yo... se me cayera el cabello que me queda, hasta que esté con mis hombros caídos, y yo tenga noventa años de edad, y Ud. lo escuche cada día; pero hasta que Dios vivifique eso a Ud., Ud. todavía está en la misma condición.
156Por dos días yo he estado estudiando y orando sobre esto. ¿Ven? Yo dije: “Señor: ¿debería decir eso a la iglesia?”
157Algo dijo: “¡Dilo! La hora está a la mano. ¡Dilo!” Yo siento que El me llevará muy pronto, así que yo–yo quiero que Uds. lo sepan.
158“Ninguno puede venir a Mí”, dijo Jesús, “si Mi Padre no le trajere primero. Oh, Yo sé que Uds. dicen que tienen a Dios y a Abraham por padre; pero Yo les digo esto: Uds. son el... de vuestro padre el diablo”, dijo Jesús. Hombres religiosos, sacerdotes, y hombres grandes: “Uds. son del diablo, vuestro padre”. ¿Ven?
159Fíjense: los frutos del Espíritu. Ahora, ¿ven?, tiene que ser vivificado a Ud.
160Yo no me pudiera imaginar a Noé diciendo: “¿Saben qué? Pueda ser que pudiera llover algún día, así que yo iré y me construiré una arca. Si llueve, bueno, yo entraré en el arca y me iré. Y nada me molestará, porque voy a entrar en el arca y me iré”. ¿Pudieran Uds. imaginarse a No-...? No, no fue eso. Si eso hubiera sido (oh, que los Escogidos lo oigan ahorita), si eso hubiera sido, con el primer burlador que pasó por allí (como la Biblia dijo que habían), y que se burló de él, él hubiera tirado su martillo y se hubiera ido.
161Como los hombres lo hacen hoy en día, que empiezan con Jesús; y cuando ellos examinan y ven la Verdad, ellos se retiran de Ella. Ellos no pueden soportarla.
162Como dijo ese evangelista notable: “Me–me destrozaría mi ministerio”. A mí no me interesa un ministerio que destrozaría el Espíritu Santo. Debe ser destrozado. Ahora, pero, ¿ven?, es orgullo; hay mucho del hombre, mucho de la persona. ¡Oh! Fíjense ahora en esto.
163Noé estaba en el campo y él oyó, y él reconoció, y él actuó. No importó cuántos burladores vinieron, él construyó inmediatamente. “Noé, tú eres un ‘santo rodador’”.
164“No me molesta ni una pizca”. ¡Siguió construyendo! El había oído; él había reconocido que era Dios; lo juzgó por medio de las Escrituras, y así era. El construyó inmediatamente el arca, a pesar de todo.
165¿Pudieran Uds. imaginarse, pudieran Uds. alguna vez imaginarse esto?, que Moisés en su camino a Egipto, salió un día y le dijo a Séfora, su esposa: “Séfora, ¿sabes qué? Yo he pulido un poco mi gramática; tengo un poco de mis matemáticas puestas en orden, y algo de mi geometría y, oh, muchas otras cosas, y mi educación. Desde que yo he estado pastoreando ovejas aquí, yo– yo–yo me he pulido en algunas de ésas. Yo hice un error allá en Egipto. Yo pienso que iré allá y lo corregiré. Yo pienso que iré allá”. No. Con el primer ataque que hubiera venido contra él, él hubiera caído allí mismo.
166¿Qué hizo él? El olvidó todo lo que alguna vez sabía acerca de geometría y acerca de su intelectualidad. Eso fue lo que lo metió en problemas.
167Eso es lo que ha metido a la iglesia en problemas hoy día: demasiados predicadores educados sin ser nacidos del Espíritu. A los hombres y a las mujeres les gusta escuchar discursos intelectuales, en lugar de la predicación del poder y de la resurrección de Jesucristo. Eso es lo que nos ha metido en problemas hoy día. Nosotros no necesitamos más escuelas secundarias y educación para los predicadores. Necesitamos hombres llamados por Dios que estén llenos con el Espíritu Santo, y no de alguna teología hecha por el hombre de alguna denominación. Nosotros necesitamos hombres llamados por Dios.
168Moisés estaba pastoreando ovejas; se estableció y se olvidó. El sabía que su intelectualidad le había fallado. El sabía que su educación le había fallado. El estaba pastoreando ovejas, pero él oyó (¡oh!): “Quítate tus zapatos, Moisés, el lugar en el cual tú estás parado tierra santa es”. El escuchó a eso. ¿Qué era eso? La Voz que el Angel había hablado, era Escritural. El le había prometido a Abraham, su padre: “Yo visitaré al pueblo después que ellos hayan estado allí por cuatrocientos años, y Yo los sacaré con brazo fuerte”. El reconoció que eso era la Escritura de Dios siendo hecha manifiesta.
169Permítanme parar por un momento. Que esto penetre. ¿Pueden Uds. ver de lo que estoy hablando yo, es de hoy día? La Palabra de Dios está siendo hecha manifiesta delante de Uds. y Uds. no se dan cuenta. Piensen ahora de Sodoma y Gomorra; piensen de la promesa de Cristo para los últimos días.
170Moisés la reconoció; era Escritural, era una promesa. El oyó, él reconoció. Algo entró en él. ¡Hermano!, entonces él podía ir a hacerlo. El actuó. El podía ir allá y parar a todo Faraón. El podía llamar plagas cuando él quería. El podía abrir un Mar Rojo, porque él había oído, él había reconocido, él estaba actuando en lugar de Dios. “Yo seré Dios para ti, tú serás profeta para Mí”, El dijo. Y él dijo: “Yo no puedo hacerlo”.
171El dijo: “Bueno, entonces tú sé dios y deja que Aarón sea tu profeta. Tú deber ir, de todos modos”.
172El simplemente nunca dijo: “Bueno, quizás yo iré allá y enderezaré las cosas”.
173¿Pudieran Uds. imaginarse a Elías en el Monte Carmelo decir: “Miren Uds., esta tierra es muy pecaminosa, tal vez, quizás, yo debería salir y decirle a Acab que debería estar avergonzado de él mismo. Quizás yo debería subir allá a la montaña y sentarme, y simplemente ayunar por algún tiempo, al grado que esa gente se fastidie de verme allá arriba muriéndome de hambre”? No. No. No fue eso. 174 Pero él oyó, y él reconoció, y él actuó. “Yo he mandado a los cuervos que te alimenten. Sube allá, al lado de Querit”.
175Cuando vino el momento para un reto entre Baal y Dios, él dijo: “Vayan, tomen sus sacrificios, háganles cualquier cosa que quieran a ellos, y llamen a vuestro dios”. Cuando ellos mismos se cortaron, y tuvieron mucho de lo carnal, y brincaron y saltaron, hicieron mucho ruido, él dijo: “Griten un poquito más alto, quizás él tiene algún trabajo en alguna parte. El tal vez está dormido”. ¡Oh hermano!
176“Bueno, ¿saben qué?” El dijo: “Yo soy un creyente en Jehová, así que yo puedo hacer esto, de todas maneras”. Oh, no, no imite Ud. eso. No. No trate de ser Elías hasta que Dios lo llame a Ud. a serlo. Sí, señor. “Yo soy un siervo de Jehová”. Había también setecientos de ellos allá, pero ninguno de ellos se atrevió a hacerlo.
177Entonces cuando él había cortado el buey y derramado el agua sobre él, él dijo: “Señor, yo he hecho esto a Tu mandato”. ¿Ven la...? Alguien más que lo hubiera tratado, hubiera sido una falla total.
178¡Tiene que ser inspirada a Ud.! El Espíritu Santo tiene que traerla y hacerla manifiesta a Ud.
179Ese es el problema hoy en día. Ud. no puede ir al altar y decir: “Bueno, ¡aleluya!, ¡aleluya! Señor: yo quiero el Espíritu Santo. ¡Aleluya!, ¡aleluya!” No.
180Pero hermano, hermana, cuando el Espíritu Santo le ha inspirado esa Palabra a Ud., Ud. lo recibirá antes que Ud. deje su asiento. Algo en Ud. quemando. El predicador no tendrá que decirle a Ud. que haga esto y haga eso. Las hojas viejas simplemente se caerán, y las hojas nuevas saldrán. Es inspirado a Ud. Ud. no se enojará con el predicador cuando él predique la Verdad de la Biblia. Ud. la amará y echará mano de Ella; es Alimento para su alma.
181Aun Jesús mismo, El dijo: “Yo no hago lo que Yo mismo quiero hacer. El Hijo no puede hacer nada sino lo que El ve al Padre hacer”. Las Palabras... El mismo era Emanuel. El era Dios en la tierra (Jesús era). El era la carne en la que Dios moró. El era la tienda bajo la que Dios vivió. Amén. Pero en todo eso, el Hijo de Dios nacido de virgen, Emanuel en la plenitud del Espíritu (El tenía el Espíritu sin medida), y sin embargo, en Su propia carne, El dijo: “Yo no hago nada hasta que el Padre me lo muestre primero”. ¡Inspirado a El para hacerlo!
182Satanás dijo: “Convierte estas piedras en pan, y haz un milagro. Déjame verte hacerlo”.
183El dijo: “Escrito está: ‘No sólo de pan vivirá el hombre’”. ¡Oh, hermanos! Pero cuando una multitud estaba hambrienta, El tomó cinco panes y dos pescaditos, y alimentó a cinco mil. ¡Oh, aleluya! ¿Ven Uds. lo que quiero decir?
184No trate de imitar. Ese es el problema con los Pentecostales hoy. Ese es el problema con la iglesia hoy. Hay muchos tratando de imitar que ellos tienen el Espíritu Santo. Hay muchos tratando de imitar la sanidad Divina. Hay muchos tratando de imitar diferentes cosas del Señor. Ud. no puede hacer eso. Esas cosas vienen por medio de elección; Dios llamando; Ud. sale del vientre de su madre con eso. “Dones y llamamientos son sin arrepentimiento”. ¡Oh, hermanos! Eso es verdad. No puede Ud. mismo hacerse algo que Ud. no es.
185Pero si Dios lo llama a Ud., sea la persona más agradecida en el mundo porque El lo ha llamado. Entonces Eso llega a ser real para Ud.
186Como yo hablaría, si tuviera tiempo, sobre las ardillas el otro día. Casi me trastornó; yo nunca lo había visto, y yo no podía hacerlo. Hattie, sentada allá atrás mirándome; ¿cómo pudiera haber sucedido eso? No pudiera haberse hecho, pero fue inspirado, vivificado. La Palabra fue hablada y fue hecho así. ¡Aleluya!
187Pablo; ¿pudieran Uds. imaginárselo a él diciendo: “Yo he estado en este mar por catorce días y noches, y sin estrellas o luna, o sol, o nada. Me supongo que subiré allá y les diré: ‘Tengan buen ánimo, porque Dios cuidará de nosotros, de todas maneras’”? ¡Oh, Dios no obra de esa manera! Dios no hace eso.
188Su fe está bien, hermano. Su fe es maravillosa. ¡Pero hasta que la cosa sea inspirada a Ud.!
189Oh, allí está colgada una luz roja allí, y si yo veo... Yo digo: “Bueno, yo tengo mi pie en el acelerador. Yo tengo un automóvil. Yo puedo pasar esa luz allí, a ciento veinte millas [193.20 km.–Trad.] por hora”. Eso es verdad. “Yo puedo sentir el poder bajo mi pie”. Pero más vale esperar hasta la señal de “pasar”. ¡Aleluya!
190¿Captan Uds. lo que yo quiero decir? [La congregación dice: “Amen”– Ed.]. Cuando aparece la señal de “pasar”, muy bien. Cuando la cosa es inspirada a Uds., y Dios la da a conocer como El lo hizo allá, muy bien. Pero hasta que El lo haga, nosotros tenemos un montón de imitaciones “judatarianas”; caminando por ahí, diciendo: “Bueno, yo soy lo mismo que ellos son. Yo también soy Cristiano”.
191Oh, ¿no recuerdan Uds. los hijos de Esceva–Esceva? Fueron allá y dijeron: “Nosotros os conjuramos–conjuramos en el Nombre de Jesús, que Pablo predica. ¡Sal fuera!” El dijo: “A Pablo conozco, y a Jesús conozco, ¿pero, quién eres tú?”
192La hora está llegando cuando el bien y el mal están siendo manifestados. Se muestra en los Cristianos hoy en día. Se muestra en las iglesias hoy en día. Se muestra en las personas hoy en día. Yo los estoy reteniendo mucho; yo quiero que esto llegue a Uds.
193Pablo nunca dijo: “Yo creo que subiré allá y diré: ‘Bueno, tengan buen ánimo’”. No.
194¿Qué hizo él? El oyó a un Angel. El sabía que ése era el mismo Angel que siempre le hablaba a él. El reconoció, y luego él actuó. Subió y dijo: “Tengan buen ánimo, pues el Angel del Señor de quien siervo soy, se paró a mi lado anoche, mostrándome una visión que no habrá ninguna pérdida en esta nave. Tengan buen ánimo. Vayan ahora a comer su cena. Todo está bien”. Amén. Cuando es inspirado a Ud., ¡cuando Dios lo hace correcto!
195Yo tengo un comentario aquí en alguna parte que yo había escrito. Aquí está, aquí mismo. ¡Ajá! Nosotros estamos al fin de todas las cosas. Permítanme sólo traer esto de esta manera ahora, para terminar. Yo espero que Dios les haya revelado algo a Uds. ¿Ven? Miren. Todo está a su fin. Alguien preguntó la otra noche, creo que fue el Hermano Fred Sothmann... estábamos indagando respecto a cuán cerca está el tiempo del fin.
196El Hermano Demos Shakarian había visto esa visión tan manifiesta y vino a cumplirse cinco días después a la perfección, al grado que lo impresionó mucho. El me llamó. El dijo: “¿Cómo está José?” Yo dije: “Muy bien”. Dijo: “¿Ve visiones él?”
197Yo dije: “Sí. El me dijo de David, el hijo del Hermano Wood, adónde él se caería en una motocicleta, tres o cuatro días antes que sucediera, exactamente”. El dijo: “Como Ud. sabe, esas cosas siguen las familias”.
198Yo dije: “Sigue bien o mal, uno u otro. Sigue las familias”.
199Y estábamos platicando un poquito. Y ellos, Fred me dijo: “¿De dónde viene esto, Hermano Branham?” 200 Yo dije: “Mire, Fred, tomémoslo por medio de la naturaleza. Dios obra en Su naturaleza. Mire, observe lo que sucedió. El sol se levantó en el este. Esa es... la civilización más antigua que tenemos es China”. Todos sabemos eso.
201La civilización más antigua que tenemos es China. Muy bien. Y la civilización todo el tiempo ha viajado hacia el oeste. Y ahora, ¿adónde se iría Ud. si Ud. se fuera de la costa occidental, cruzando directamente al otro lado? Se iría a la China. Exactamente. Estamos en el fin. La Biblia dice, el profeta dijo: “Será un día que no será noche ni día; cuando el sol esté cruzando, pero en el atardecer”, un poco antes que llegue otra vez aquí, “habrá Luz”. La misma... Jesús dijo: “Habrá una lluvia temprana y una lluvia tardía. Y la lluvia tardía producirá ambas, la lluvia temprana y la lluvia tardía, en la misma sazón”. Estamos en el tiempo del fin.
202Miren aquí, permítanme mostrarles a Uds. La política está a su fin. ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amen”–Ed.]. Muéstrenme algo de hoy en día.... Esta nación es la peor en el mundo, en corrupción, impiedad. ¿Quién leyó el periódico “El Journal Courier” de Louisville la otra noche, cuando todas estas mujeres, escogidas de cada nación como la mujer más hermosa en la nación, posaron para ser la señorita Universo? Cada nación lo hizo, con excepción de Rusia. Y ellos enviaron y le preguntaron a Khrushchev: “¿Por qué no?” El dijo: “Rusia no desviste a sus mujeres, para que caminen delante de los hombres”. Una nación impía y pagana trayendo reproche sobre nosotros quienes nosotros mismos nos llamamos Cristianos. Dijo: “Rusia no desviste a sus mujeres, para que caminen allí de esa manera. Y Uds. nunca ven pantaloncitos cortos o tales cosas como esas en Rusia”. Eso es el impío. ¡Y nosotros quienes nosotros mismos nos llamamos “Cristianos”!
203Con razón la Biblia dice: “Toda mesa está llena de vómito. Y, ¿a quién enseñaré Doctrina? y, ¿quién está destetado de los pechos? ¡Mm! Pero mandamiento vendrá sobre mandamiento, y línea sobre línea. Porque en lengua de tartamudos y en otras lenguas Yo hablaré a este pueblo. Y este es el Reposo. Pero con todo eso, ellos no oirán”. Nosotros tenemos nuestra propia concepción intelectual. ¡Oh, cuán bueno pudiera ser quedarnos todo el día en Ello!
204La política, ¡corrompida! Demócratas, republicanos, y todo, es una vileza. ¿Qué es? Es un montón de “injertos”. Cada persona que trabaja en ella, que no es nacida de nuevo, es del diablo. El diablo dijo: “Todo reino en el mundo me pertenece a mí”, y Jesús nunca debatió con él. El mundo está controlado por el diablo. Y todo hombre que trabaja por el gobierno, si él no es un Cristiano, él es del diablo y está trabajando para el diablo. Estas naciones todas pasarán a Jesucristo cuando El venga; habrá un Milenio.
205Miren aquí hoy día, lo que ellos están haciendo ahora. Reprendiéndome respecto a gastar algún dinero allá para los Cristianos, y queriéndome dar veinte años en la prisión estatal por gastar dinero para operar un movimiento religioso. Y el whisky y la cerveza y los cigarrillos, descuentan decenas de millones de dólares de impuestos al año, para corromper la nación. Y yo tratando de predicar justicia, parado a la puerta de Jesucristo, y me envían a la penitenciaría por ello. Y toman cosas así de los malos, envilecidos, listos, inteligentes, y les permiten descontarlos para programas de televisión los cuales corrompieron al mundo, enviaron a las mujeres a los perros. Es una de las más grandes maldiciones que la nación alguna vez haya tenido, y ellos se las arreglan. Y ellos me envían a la penitenciaría por predicar el Evangelio, por tomar unos cuantos dólares aquí para–para predicar el Evangelio, que la gente me lo dio para predicar el Evangelio. Yo no soy rico, y yo no puedo descontar eso. Pero sin embargo, ellos me quieren enviar a la penitenciaría, tenerme allí por dos años, y tengo un juicio que viene pronto. ¡Oh, cuán vil, cuán sucio! ¡Dios, ten misericordia!
206Yo diré solo esta cosa: quizás esa es de la manera que Dios la tiene que tener antes que El envíe una bomba atómica. Ud. tiene que hacer algo mal, como Ud. sabe. Ud. tiene que tocar a Su ungido una sola vez, pues esta misma Escritura, “a menos que...” “No toquéis a Mi Escogido”. Correcto. Así que si se requiere eso para traer juicio, como lo fue en los días de Daniel o en algún otro día, deja que venga; yo soy Tu siervo, Señor. Correcto. Oh, sí.
207¡La política está envilecida! ¡La nación está corrompida! Bueno, miren como es que ellos van ahora a vestir a los soldados en pantaloncitos cortos. ¡Oh, hermanos! ¡La política, la guerra! La política está a su fin. Los dictadores están errados. La política está errada. ¿Por qué no se quedaron ellos con un rey piadoso como el que Dios les dio a ellos, David? El gran señor de Inglaterra [un legislador–Trad.] dijo que cuando esta–cuando esta democracia fue formada, dijo: “Está bien ahora, pero llegará el tiempo”, él dijo, “que será nada. Todo será navegantes, y no ancla”. Y él está correcto. Dijo: “”Los políticos se pararán en las “cajas de jabón” en cada esquina, con toda clase de cosas deshonestas que corrompen el gobierno”. Y el hombre estaba correcto. Es exactamente lo que está sucediendo.
208Un hombre puede salir allí, y pasar por allí y emborracharse, y destrozar todo lo que él quiere, e ir allá; él los conoce a todos, así que no se dice nada. Pero deje que trate de hacerlo un hombre pobre o alguien que no es conocido, y ellos son envíados a la penitenciaría. Corrupción, vileza, suciedad; cuarenta por ciento de ellos son homosexuales. Piénselo: ¡Sodoma y Gomorra otra vez! Ahí está el grupo, que se supone ser religioso. ¡Mm!
209Yo–yo me preg-... pregunto qué es lo siguiente que sucede, cuando entre el siguiente presidente. Dios nos dio un buen hombre piadoso, el anciano Dwight Eisenhower. Y ahora yo... Observen quién es el siguiente que entra. Y de seguro pudiéramos tener una rata la siguiente vez. Pues viene “un Faraón que no conoce a José”. Recuerden eso. Yo llegaré a eso en un momento. La política está corrompida. Nosotros sabemos eso.
210La guerra está a su fin. Oh, ellos en un tiempo se tiraban piedras uno al otro con hondas, se golpeaban uno al otro en la cabeza con hachas de piedra, luego ellos disparaban con arco y flecha. Luego ellos obtuvieron rifles, luego ametralladoras, luego los “88” en Alemania, y grandes armas con nosotros. Luego ellos arrojaban granadas de mano y gas venenoso. Pero ellos tienen ahora una bomba de hidrógeno. La guerra está a su fin. Cada nación las tienen; así que, ¿qué van a hacer ahora? Aun una pequeña nación hoy día, sólo apretar un disparador, eso es todo lo que tiene que hacer, y toda ella estalla. La guerra está a su fin. ¡Ajá! Amén. La guerra está a su fin. La política está a su fin.
211La educación está a su fin. La delincuencia juvenil está a su fin. Los niños, no hay esperanza para los niños; ellos ya se han vueltos locos. Uno no puede tener nada de educación. Uno no puede ir aquí a la escuela y tener... educar a un niño. El es–él es dos veces más un hijo del infierno cuando él sale que lo que es cuando él entra. Deje que el maestro diga algo acerca de ello, y lo matarán. Ellos formarán un pequeño clan e irán allá y le dispararán al maestro, lo sacarán y lo amarrarán. Perdimos dos mil maestros. Oh, espere un momento, creo que fueron veinte mil maestros, este año que pasó. Yo no los culpo; yo tampoco no querría hacerlo. Ellos ahora tienen anuncios por dondequiera: “Dé educación de colegio a estos niños”. Ellos sí la necesitan, pero el diablo los tiene agarrados. El diablo los tiene agarrados. Y no es únicamente lo normal de salir y ser malo y–y–y quitar un portón y colgarlo en un árbol en la noche de la víspera del día de Todos los Santos, o hacer algunas pequeñas maldades como los muchachos solían hacer, o tomar la carreta de un granjero y ponerla afuera en la carretera, no como eso; sino que están dementes. Ellos hacen cosas que son de dementes; le disparan a uno, lo matan, lo asesinan, lo envenenan, todo. Esa es la siguiente generación.
212El dar a luz está a su fin, la feminidad, la maternidad. Bueno, el control de la natalidad es practicado en todas partes, y los perros pequeños han tomado el lugar.
213La moral, ya no hay más moral en ella. Las mujeres vistiéndose mal; viene por medio de la televisión, y toda clase de imitaciones de gente perversa de Hollywood. Toda clase de cosas, modas, ¡todo está a su fin!
214La educación está a su fin. La política está a su fin. La guerra está a su fin. La civilización está a su fin. Todas esas cosas están a su fin. ¡Hermanos!, ¿qué podemos hacer nosotros entonces? ¿Qué es lo que sigue? Estamos en el fin de todas las cosas.
215Ahora, la vida de iglesia está a su fin; la iglesia normal, la iglesia... Ahora, esto pueda que pinche sólo un poquitito, pero la iglesia carnal, la iglesia de Esaú, ella ha llegado a su fin. ¿Qué está haciendo ella? Madurando hacia la federación de iglesias, la cual finalmente se unirá con el romanismo para pelear catolicismo... o mejor dicho, con el catolicismo para pelear el comunismo. El papa Juan está llamando que regresen todas las iglesias, y ellas lo harán. Y ellas mismas se reunirán, eso es exactamente ASI DICE EL SEÑOR.
216Ud. dice: “Espere un momento, Hermano Branham. Ud. está saliéndose de línea”. Si lo estoy, Dios escribió Su Biblia fuera de línea. Uno tiene que ser
217Morris Cerullo me dijo la otra noche, dijo: “Mire, ¿quién es el anticristo, Hermano Branham? El judío es el anticristo”. Yo dije: “¡Morris! ¿Y Ud. siendo un judío?” El dijo: “Ellos son los aborrecedores más grandes de Dios que hay”.
218Yo dije: “¡Morris, no! Dígame en dónde dicen las Escrituras que el anticristo sale de Jerusalén. El anticristo sale de Roma, no de Palestina”. El dijo: “Bueno, mire, yo soy... Ellos son aborrecedores de Dios”.
219“Sí, ¿qué no dijo Dios que El cegó sus ojos para que nosotros pudiéramos tener un día en el que viéramos? Pero nuestro día pronto se terminará”.
220El dijo: “Oh, Hermano Branham, yo nunca pensé de eso”. ¿Ven?, ahí lo tiene Ud.
221¿Ven?, estamos en el fin. El mundo carnal, la iglesia carnal está a su fin. Observen cómo se está madurando hacia la federación de iglesias. Los Hermanos Unidos entraron en ella. Los Pentecostales están dentro de ella. Y todo el resto de ellos, ellos mismos se organizaron. Lo vemos allá entre esos cananitas, y todo el trayecto a través de esos espíritus de Esaú: muy religiosos, y ellos mismos se confederaron con el mundo; sin ningún entendimiento espiritual, sin ser capaces de vencer, sin ser elegidos de Dios, para ser llamados fuera, y separados.
222Oh, si yo únicamente pudiera hacerlo saber, ¡si yo únicamente pudiera hacerlo entender de alguna manera! Ellos no lo ven. Tienen ojos y no pueden ver, oídos y no pueden oír. ¡Oh!, ¿por qué somos tan tardos en el Espíritu? Ahora, escuchen esto. Todo está a su fin.
223Y la Iglesia espiritual está a su fin. Ella está llegando al fin. ¡Oh, Dios! Miren allá en el pasado cuando Ella empezó con Lutero, se sacudió, (la espiritual). Luego con Wesley, llegó la santificación. Luego con los Pentecostales, el Espíritu Santo. Y ahora en el tiempo del fin, el Espíritu de Cristo está tanto en la Iglesia, que Ella está haciendo las mismas obras que El hizo, de regreso otra vez a Su Cabeza; lista para que la Iglesia y Cristo se unan, y la Venida del Señor Jesús, y la resurrección de los muertos. Estamos en el tiempo del fin. Jesús así lo dijo: “Como fue en los días de Sodoma, así será en la venida del Hijo del Hombre”. ¿Lo entienden Uds.?
224Miren a la iglesia carnal. Miren adónde ellos van: más y más alejados.
225Miren a la Iglesia llena del Espíritu, sacudiéndose todas sus pequeñas tonterías, elevándose en el Espíritu (en la minoría, por supuesto), viniendo en el Espíritu, pero avanzando hacia tal lugar, al grado que ha llegado allí, adonde el Espíritu Santo se está moviendo a través de Ella, obrando la manera de El, lista para recibir a Su Señor, lista para recibir a Su Señor.
226Y el resto de ellas se organizaron, se están regresando a las cosas del mundo, se dividieron, regresando dentro de la federación, avanzando hacia esa gran confederación principal bajo el catolicismo. “Y hubo una imagen formada a la bestia”. Una imagen, “algo igual a ella”. Una confederación de iglesias formadas con el catolicismo, esas dos juntas, obran juntas. “¿Quién podrá luchar contra la bestia o su imagen?” Seguramente que nadie. ¡Cómo pudiéramos pasar por ello por horas!
227Ahora, permítanme decirles esto a Uds. y luego yo... será tiempo para terminar. Es... Yo les dije que iba a ser extenso. Yo–yo simplemente me siento tan tenso. Cuando Dios dijo allí estas cosas, dijo: “Diles. Háblalo. No guardes más silencio. Muéstraselos a ellos. Si ellos no lo reciben, entonces la sangre no está en tus manos”. La hora está aquí. El tiempo en el que todo está llegando a madurez.
228El mundo está a su fin. Ya no puede soportar más. Las guerras están a su fin. Uds. ya no pueden tener más guerra. Si Uds. tienen guerra, no... simplemente el primero que jale el disparador, allí termina todo. La política está podrida y corrompida.
229El mundo de la iglesia es (Metodista, Bautista, Presbiteriana, Pentecostales), es “la puerca a su revolcadero, el perro a su vómito”. ¡Correcto, cada una de ellas! Dios llama a salir de esa corrupción, una Iglesia que es elegida. Eso es exactamente. Esaú... ellas dicen: “¡Nosotros somos la iglesia!” Yo no dudo eso. También Jacob era el padre de Esaú. Correcto. Así que, pero– pero... Quise decir, Isaac era el padre de Esaú, y Jacob era hermano de él. Pero uno tenía como recompensa la primogenitura; el otro la odiaba. Uno oyó, reconoció, y actuó. El otro dijo: “Ah, mientras yo vaya a la iglesia y haga lo que es correcto, ¿qué más da?” Ahí lo tienen Uds. Ahora para term-....
230Yo digo esto, y entonces voy a terminar; sólo un comentario más. La Iglesia real tiene ahora mucho por lo cual vivir. Oh, debería ser un tiempo tal de júbilo para la Iglesia real, para la Iglesia verdadera, para la Iglesia elegida, cuando Uds. saben en su corazón que Uds. han pasado de muerte a Vida; cuando Uds. se miran a sí mismos y ven, observan su vida y ven que todas las cosas del mundo han pasado, que Uds. han llegado a ser una nueva criatura. Escuchen ahora atentamente, para terminar. Uds. saben que Uds. han pasado, su vida lo prueba: “Por sus frutos los conoceréis”. Todo su objetivo es Cristo. Uds. están esperando que El venga en cualquier momento. Uds. caminan en el Espíritu. Uds. lo aman a El. Uds. lo ven a El obrando a través de Uds. No es algo que Uds. desean hacer, sino que El mismo lo hace. ¡Oh, qué momento!
231Me recuerda del artista que fue allá a Roma, a aprender para ser un artista, un joven. Ellos se fijaron en él. El era tan diferente de todos los otros muchachos y muchachas americanos y cosas, que fueron allá para ser artistas, y del resto del mundo. Sólo ese joven era sobresaliente. El era un joven fino, y ellos se fijaron. Ellos tenían grandes fiestas e iban allá, y así como ellos lo hacen en Roma, se emborrachaban tanto como podían.
232Yo mismo he estado allá y lo he visto. Salen a las calles, hombres y mujeres, y se comportan desordenadamente. Aun en los parques, tienen relaciones sexuales allí en el parque, allí a lo abierto, sin importarles. También en Inglaterra, todo el resto de ellas. ¿Ven? No es más peor que aquí. Es la misma cosa aquí, es casi tan mal: únicamente que lo cubren un poquito más aquí, por causa de la policía y cosas. Ahora, ¡pero simplemente es horrible!
233Bueno, sólo ese joven, él se mantuvo alejado de todo eso. Cuando ellos iban a sus fiestas, él los dejaba ir, pero él estaba aprendiendo a ser un artista. Así que, un día un anciano guardián, quien era Cristiano, que andaba alrededor del–del museo, de la galería de arte, dijo–dijo: “Vayamos a dar un pequeño paseo, hijo. Vayamos a dar un paseo; me gustaría hablar contigo por un rato”. El dijo: “Muy bien”.
234Así que ellos se fueron caminando subiendo una colina y ambos con sus manos por detrás de ellos, caminaron subiendo la colina. El sol se estaba poniendo. Y así que el anciano le dijo al joven artista, él dijo: “Hijo, tú eres americano”. El dijo: “Lo soy”.
235El dijo: “Tú viniste aquí para recibir tu educación en arte. Me supongo que tú te has propuesto trabajar por toda tu vida como un artista”. El dijo: “Yo estoy planeando en hacer eso, señor”. Dijo: “Yo percibo que tú eres un Cristiano”. El dijo: “Yo sí soy un Cristiano”.
236El dijo: “Bueno, hay una cosa que me gustaría preguntarte. Yo les he preguntado a estos otros. Ellos también dicen que son Cristianos”. El dijo: “¿Qué es lo que te hace tan diferente? ¿Qué es lo que te hace diferente del resto de esos muchachos de América, y esas muchachas de América? ¿Qué es lo que te hace tan diferente, y sin embargo todos Uds. dicen que son ‘Cristianos’?” El dijo: “Señor, ¿ve Ud. de la manera que ese sol se está poniendo?” El dijo: “Lo veo”.
237El dijo: “Muy allá al otro lado del océano, en un cierto estado en Nueva Inglaterra [región de los EE.UU.–Trad.], en una cierta ciudad en ese estado, y en una cierta casa en esa ciudad, está una cierta muchacha a la que yo le prometí que viviría fiel”. El dijo: “Eso es todo lo que está en mi mente: obtener mi educación de arte y regresar a esa muchacha quien está viviendo fiel a mí”. El dijo: “Esa es la razón que vivo como vivo”.
238¡Oh, hermano, hermana!, Uds. pudieran preguntarse por qué no nos interesa lo que ellos nos llamen. A mí no me interesa lo que ellos digan.
239Yo estaba parado con Fred el otro día, allá en San Juan, Puerto Rico, estaba mirando hacia el mar, y me fijé en un arrecife de coral allá, a media milla de lejos [500 m.–Trad.], y esas grandes olas rompiéndose. El dijo... Flamencos caminando en el jardín, y demás. Yo dije... El dijo: “Hermano Branham, esto es como el Cielo”. 240 Yo dije: “Pero el mar estará tranquilo allá, hermano”. Yo dije: “Justo al cruzar del mar allá, hay un cierto lugar llamado Cielo, hay Uno llamado Jesús en ese Cielo, que un día El me quitó todos mis pecados. Y yo le prometí a El que viviría fiel a El, y que yo haría las cosas que El quería que yo hiciera. Esa es la razón que yo no me avergüenzo de Su Evangelio, porque es el Poder de Dios para salvación”. Eso es lo que hace a un Cristiano vivir diferente. El es diferente porque él tiene Algo por lo cual vivir diferente. Inclinemos nuestros rostros sólo por un momento.
241Mi desalentado amigo en esta mañana, ¿tiene Ud. algo diferente por lo cual vivir, algo que lo saque del mundo, algo que significa más para Ud. que todo el mundo, lo cual es vivir por Cristo? Si Ud. no tiene eso, ¿por qué no lo recibe ahorita? No sólo vaya a la iglesia y diga: “Yo quiero ser una buena persona”. No haga eso. Ud. quiere ser un Cristiano. Ud.... Si siempre ha habido algo en su corazón diciéndole: “Tú no estás bien, pero Yo quiero que estés bien”. Ud. siempre ha anhelado ser algo que Ud. no es ahorita, ¿no comprende que eso es Dios llamándolo? No le dé su espalda a Ello. “Porque si Ud. una vez fue iluminado y tuvo la oportunidad, y la desechó por su última vez, ya no queda más sacrificio por el pecado”. No se asocie con Esaú.
242Venga con Jacob, sin tomar en cuenta el... sin tomar en cuenta lo que le va a costar. Si le cuesta su hogar, si le cuesta su trabajo, si le cuesta su esposo, si le cuesta su esposa, si le cuesta sus hijos, si le cuesta cualquier cosa, ¡obtenga la primogenitura! Eso es lo que cuenta. Y si Ud. se siente de esa manera al respecto en esta mañana, y le gustaría tener esta primogenitura (yo no puedo dársela a Ud.; Dios puede, y El es el que le está hablando a Ud.), ¿levantaría su mano y diría: “Ore por mí, Hermano Branham. Esa primogenitura, yo la quiero”? Dios los bendiga, por todas partes. “Esa primogenitura, yo la quiero”.
243Nuestro Padre Celestial, yo te doy gracias, sumamente Noble y Santo Dios, por todas Tus bondades y misericordias para con los hijos y las hijas del hombre. Y nos damos cuenta que estamos en el tiempo del fin, nada puede seguir por mucho más tiempo. Sólo estamos esperando en tiempo prestado; como lo fue en los días de Noé, la paciencia de Dios, cuando el arca estaba siendo preparada, cuando únicamente ocho almas fueron salvas. Tú dijiste: “Así será en la venida del Hijo del Hombre. La paciencia de Dios, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento”.
244Y hoy en este edificio, hay hombres y mujeres que levantaron sus manos, niños, niñas, jóvenes y ancianos, han levantado sus manos, diciendo: “Hay Algo que tira de mí”. ¡Oh, Dios!, que ellos nunca la rechacen. Que ellos vendan su educación, que ellos vendan todo lo que tienen. Como el hombre quien encontró la gran perla; era una gran y notable perla, era la perla más grandiosa, y él vendió todas sus pequeñitas, para que él pudiera comprar esta gran y notable perla. Que ellos vendan en esta mañana todo lo que ellos tengan del mundo, toda su popularidad del mundo.
245Estas mujeres sentadas aquí, Señor, muchas de ellas que han oído el Evangelio predicado tantas veces, y todavía se meten al mundo, y están a la moda del mundo y visten como el mundo, y van a fiestas y cosas que el mundo... participan de las cosas mundanas, y actúan como el mundo, y usan las cosas del mundo. ¡Oh, Dios!, que ellas estén avergonzadas en esta mañana. Si acaso hay alguna esperanza en ellas, Señor, cámbialas hoy. Permite que esta sea la hora.
246Y estos hombres aquí, Señor, ¡oh, Dios!, ten misericordia de ellos. Muchos de ellos todavía caminando en las cosas del mundo, todavía deseando y disfrutando las cosas del mundo: pecado, el fumar, el beber, tragos sociales, una cervecita por casualidad, o–o algo así, o lujuria, y cuelgan con alfileres pequeños retratos de mujeres jóvenes obscenamente vestidas. Y esos cuerpos a los que ellos están mirando en la calle, y casi atropellan a la gente para mirarlas, llamándose ellos mismos Cristianos. Y saber que esa forma del cuerpo de esa mujer, quizás en veinticuatro horas, estará pudriéndose allá en la sepultura, insectos y gusanos arrastrándose a través de esos vasos formados y moldeados de su cuerpo; y su alma allá en el infierno del diablo, por la manera que ella vivió. Y, sin embargo, ella estiraría sus pequeños labios pintados, y se reiría con despreció de uno.
247¡Dios sé misericordioso con esas personas! ¡Oh, Señor, no permitas que se pierdan! Por favor ten misericordia y envía misericordia. Dales a cada una de ellas, Señor. Tú eres el Unico que puede dar esta bendición. Y si Tú las has llamando a Vida Eterna, que sus corazones se abran; y que ellas pongan todo a un lado en esta mañana, y ellas entonces la recibirán. ¡Concédelo, Padre!
248Y que el Espíritu Santo entre ahora en esta reunión, para los enfermos y los afligidos, y permite que la gente vea que este Mensaje que ha sido predicado en esta mañana, de la Venida, y de que todo está a su fin, y aun Jesús obrando en Su Iglesia. Permite que venga a suceder ahorita mismo, Señor, que Tú puedas tomar a estas personas en Tus manos. Y cuando ellas vean al Espíritu Santo obrando, moviéndose entre el pueblo, que sea confirmado el Mensaje que yo he predicado, de que estamos en el tiempo del fin. Y que ellos oigan. Ellos han oído, y que ellos reconozcan que ese mismo Jesús, de la manera que El lo hizo en Su día, El está aquí haciéndolo por medio de Su Iglesia en el último día. Y que ellos entonces actúen, dando a El sus vidas y cuerpos, y almas y espíritus. Yo te los doy a Ti, Señor, en el Nombre de Jesús.
249Ahora, en el edificio en donde está la gente, yo envié a Billy esta mañana para repartir tarjetas de oración. El llamó.... [Porción no grabada en la cinta– Ed.].
250¿Están Uds. enfermos y necesitados...? [Porción no grabada en la cinta– Ed.]. Si Dios me revela, como El lo hizo con la mujer en el pozo, y me dijera cuál es su problema, o algo acerca de Ud., que Ud. sabe que yo no sé, ¿la haría a Ud. tener fe para creer a Dios? ¿Los haría al resto de Uds. tener fe? ¿Es esta nuestra primera vez que nos conocemos? [La hermana dice: “No”–Ed.]. Oh, Ud. me ha visto antes, pero yo soy un desconocido para Ud. ¿Es eso correcto? Muy bien, que el Señor Dios conceda su petición.
251Ahora, ¿es real o no? ¡Oh, hermanos! Clamen a su religión intelectual. “Baalim”, [el Hermano Branham quiso decir: “Balaam”–Trad.] dijo: “¿En dónde está él?” Elías en el Monte Carmelo, dijo: “¿En dónde está Baalim? ¿En dónde? ¡Despiértenlo!” Ud. no tiene que despertar a Jesús. El todo el tiempo está despierto. El está siempre presente, siempre vivo, siempre capaz; el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Amén. Dios permanece Dios.
252¿Cree Ud. que su problema de corazón la va a dejar y Ud. va a sanar? Ud. no es de aquí. Ud. regrese a Lexington y dígale a la gente cuán grandes cosas el Señor le ha hecho a Ud.
253¿Ve?, le pasa por encima de la cabeza a la gente; ellos nunca lo captan. Una Iglesia viva captaría eso rápidamente, y sabría que la Presencia del Espíritu Santo está aquí.
254Alguien por aquí atrás levantó su mano. ¿Fue Ud. señora? ¿Cree Ud. que Dios me puede decir su problema?
255El anciano.... El hermano allí al fin, creo que él dijo hace un rato, que... ¿Cree Ud., hermano? [El hermano dice: “Sí”–Ed.]. ¿Sí, cree? Entonces ese problema de la piel lo dejará, Ud. estará bien. ¿Lo cree Ud.? ¿Acepta Ud. que ha sido sanado?, levante su mano. Ud. sí lo acepta. ¿Ven? ¡Ajá! Muy bien. El es un desconocido para mí. Ud. sabe eso, Pat.
256Una señora mirando allí, orando; me miró, y dijo que ella era una desconocida. ¿Cree Ud. que la presión alta la va a dejar a Ud.? Eso es correcto, ¿no lo es? Levante su mano si eso es correcto. Muy bien, tenga fe en Dios. ¿Ven lo que quiero decir?
257¿Qué de algunos de Uds. hermanos que me conocen, que tienen algo en su corazón?, levanten su mano. ¡Hay tantos de Uds.! Yo no puedo hacerlo que suceda; solamente tiene que venir. Como Uds. saben, es su fe.
258Georgie Bruce, yo la veo a ella sentada allá. Ud. siempre está tratando de hacer algo por alguien, Georgie. Ud. fue sanada de un cáncer. No hay duda en su mente. El día que Ud. vino a este tabernáculo, y salió por esa puerta allá, el Espíritu Santo vino sobre mí y le dijo a Ud. allí mismo de un acto que nadie en el mundo sabía excepto Ud. y Dios y otra persona. ¿Es eso correcto? [La hermana dice: “Amen”–Ed.]. Correcto. Me cree Ud. ¿qué no, Georgie? Ud. tiene algo en su corazón, Georgie. ¿Cree Ud. que Dios me puede decir lo que está en su corazón? ¿Los hará creer al resto de Uds. hermanos que me conocen? [La congregación dice: “Amen”–Ed.].
259Yo conozco a Georgie, pero ella está pensando de algo. Ella tiene dos personas, que no están aquí, por las cuales ella está orando. Ambas viven en Corydon. Eso es correcto. Y ella tiene a una persona aquí, un hombre, por el cual ella está orando, que está aquí en el hospital. Y Ud. está orando, no tanto por su sanidad, sino por la salvación de su alma. Eso es ASI DICE EL SEÑOR. Eso es correcto. ¿Es correcto eso, Georgie? Eso es exactamente correcto.
260Alguien allá muy atrás levantó su mano, muy atrás, allá atrás, por allá atrás. Ud., ¿qué de Ud.? ¿Levantaría su mano, que Ud. es un desconocido para mí, este hombre sentado aquí mirándome?; yo no lo conozco. ¿Me cree Ud. que soy profeta de Dios, siervo de Dios? ¿Le cree Ud. al Espíritu Santo, que lo que yo dije es la Verdad? ¿Cree Ud. Eso? [El hermano dice: “Sí”–Ed.]. Si Ud. cree, única-... esa es la única esperanza que Ud. tiene, porque Ud. está sufriendo de cáncer. Correcto. Ud. no es de esta ciudad; Ud. es de New Albany. Correcto. Y Ud. tiene cáncer. Si Ud. cree con todo su corazón, Ud. sanará. ¿Lo aceptará Ud.?, levante su mano. Bendito sea el Señor.
261Creo que esa mujer allá con el sombrero en su cabeza que se mira blanco, una señora de color, levantó su mano. Yo no he llamado todavía a una persona de color. ¿Cree Ud., señora? Muy bien, crea con todo su corazón. Ud. tiene problema de corazón, problema del estómago, complicaciones. Alguien la trajo a Ud. aquí esta mañana. ASI DICE EL SEÑOR. Eso es correcto, ¿no lo es, señora? Si eso es correcto, ondee ese pañuelo que Ud. tiene en su mano, para que así la gente vea. Yo nunca he visto a la mujer en mi vida.
262¿Levantó Ud. su mano? ¿Soy yo un desconocido para Ud.? Y Ud. es un desconocido para mí. ¿Cree Ud. que Dios me conoce, o mejor dicho que lo conoce a Ud.? ¿Cree Ud. que El puede decirme lo que está en su corazón? Ud. está orando por alguien. Es su padre; tiene problema de corazón. Eso es correcto. Y Ud. está buscando el Bautismo del Espíritu Santo. ASI DICE EL SEÑOR. ¡Si pueden creer!
263¿Qué de la señora con su mano elevada de esta manera?, ¿cree Ud.? Su problema es esa erupción en su mano, pero Ud. está orando por un nieto. Eso es correcto. El niño no es normal. Eso es verdad, ¿no lo es, señora? Ud. crea por él con todo su corazón. Cuando yo dije: “Niño”... Espere un momento. Oh, ahí lo tiene Ud. Su hijo tuvo un accidente automovilístico; inválido. Yo no la conozco, señora, pero eso es verdad. Si eso es correcto, levante su mano.
264Ahora, ¿quién está aquí? ¿Quién es? No soy yo. ¿Cómo puedo yo hacer eso? No sean tardos del Espíritu, de cosas espirituales. ¡Es Dios que está aquí! Ese Espíritu Santo que Uds. quieren, ¿le creen Uds. ahora? ¿Le creen Uds. ahora? Muy bien, entonces recíbanlo ahora. Ahorita es el tiempo para recibirlo. Crean con todo su corazón.
265Uds. que están enfermos o necesitados: yo no puedo sanar; ningún hombre puede sanar. Yo no puedo dar el Espíritu Santo. Pero el que puede sanar y dar el Espíritu Santo, El está aquí. El es quien lo hace.
266Ahora inclinen sus rostros. Uds. crean en estos momentos, mientras yo oro por Uds. y estos pañuelos.
267Nuestro Padre Celestial, hasta donde yo sé, pasé por todos los que eran desconocidos, hasta que sentí debilitarme y agotarme; sentí guiado que quizás este es el momento que los Elegidos lo han visto. Que todos y cada uno de ellos, Señor, que fue llamado y que fue permitido ser llamado por Tu Espíritu... algo... que su fe... ellos tenían más fe (algunos de ellos) que lo que ellos pensaban que tenían. Ellos sólo empezaron en sus corazones, y...
268La mujer tocó Su vestido en una ocasión cuando El pasaba por allí, y El se volteó y dijo: “¿Quién me tocó?” Y ellos dijeron: “Bueno, todos te han tocado”.
269El dijo: “Pero Yo percibo que me debilité”. Y El encontró a la mujercita y le dijo que ella tenía un flujo de sangre, y que su fe la había sanado.
270Y la Biblia dice que “El todavía es un Sumo Sacerdote hoy, que puede compadecerse de nuestras debilidades”. La Escritura dice: “El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos”. Y si El es el mismo, y es el mismo Sumo Sacerdote, El actuará lo mismo y hará lo mismo.
271Y que la gente vea que la Iglesia llena del Espíritu está llegando a madurez. Cristo está preparándose para venir y tomar a Su Iglesia. Sus últimas grandes señales, como fue en los días de Sodoma; quien habló, conoció a Sara, y supo que él tenía una esposa llamada Sara, supo que ella se rió en la tienda; El dijo: “Esa será una señal. Cuando Uds. vean eso, recuerden: esa generación no pasará hasta que todo sea cumplido”. ¡Aquí está! Estamos en el fin.
272Concede, Señor, que toda persona enferma aquí adentro pueda saber que Jesucristo está presente, que está Vivo. Que estos pañuelos sean bendecidos para todo cuerpo enfermo a los que ellos van. Yo condeno al diablo, por parte de la gente. Yo lo echo fuera. Por el Espíritu de Dios, en fe, yo echo fuera toda sombra de duda. Que toda persona aquí, que está ordenada a Vida Eterna, la reciba en esta hora. Que toda superstición, toda cosita que la apague, toda cosita del mundo, todo pequeño peso, como la Biblia dice: “Despojémonos de todo peso y del pecado que nos acedía, que podamos correr con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos” (¿en qué?, ¿en la iglesia?, ¿en la organización?) “en el Autor y Consumador de la fe”, quien está aquí ahora, Jesucristo, el Hijo de Dios. Puestos los ojos en El quien... Nosotros no tenemos que tomar Palabras que nosotros sabemos que son la verdad, pero sin embargo esas Palabras fueron hechas reales a nosotros en esta mañana. Ese mismo Jesús que murió, no está muerto, El se ha levantado otra vez, y dos mil años después El está trayendo a Su Iglesia a madurez. El espíritu de Judas está obrando entre ellos. Pero que se despojen de toda piedra de tropiezo y de todo en esta hora, y que lo reciban a El.
273Que ellos oigan, lo cual han hecho a través del sermón. Que ellos reconozcan ahorita que las mismas Palabras que ellos oyeron han sido hechas manifiestas, y que ellos reconozcan que es Cristo. Y que ellos ahora actúen; que actúen sobre Ella, la reciban, y se paren, den testimonio, y entren en el Reino de Dios, siendo llenos con el Espíritu Santo.
274Que los enfermos sean sanados. Que los afligidos sean sanados. Que todo deseo del corazón sea hecho correcto. Concédelo, Dios Todopoderoso.
275Ahora, con sus rostros inclinados, con sus corazones abiertos, sólo entréguense Uds. mismos a un momento de oración, un poco antes (me supongo que va a haber un servicio bautismal [el Hermano Neville dice: “Sí”– Ed.]), un poco antes de eso. Habrá otro servicio en esta noche.
276Ahora, recuerden. No permitan que pase esta oportunidad. Yo he estado aquí ahora por dos horas y media, o más, tratando de sólo tomar mi tiempo, trayendo el Evangelio, y trazándolo perfectamente. Luego llegamos al mero fin. Y el mismísimo texto: oír, reconocer, actuar. No lo dejen que se les pase por encima de su cabeza. Uds. lo han oído. ¿Reconocen Uds. que Su Presencia está aquí? ¿Saben Uds. que es El el que los está llamando? Entonces actúen sobre Ello. Dios sea con Uds. Tengan un momento de oración.
277Hermano Neville, venga Ud., por un momentito, para orar, si Ud. viene por favor aquí. Sólo apóyenlo.