Photo

~ PARA QUE FUE DADO EL ESPIRITU SANTO ~
1¿Ven? El Hermano Neville cree en la imposición de manos. Veo que tengo un par de preguntas. Ahora, yo las contestaré mañana en la noche, porque no tengo tiempo de revisarlas en esta noche; tal vez son sobre el Mensaje de anoche. Ahora, si alguien tiene una pregunta sobre algún Mensaje, sólo pónganlas aquí en la noche, y yo puedo recogerlas a la siguiente noche.
2Ahora, mañana en la noche me gustaría encontrar, o tener, mejor dicho, algunos ministros si es posible (si no, algunos buenos hombres o mujeres sólidos), que pudiéramos llamar en el momento de necesidad, para que en el evento que.... Mañana en la noche, después del mensaje, empezamos a poner manos y... para el Espíritu Santo. Y luego, habrá un... Uds. tienen el privilegio de quedarse aquí mismo si Uds. desean, durante los días festivos, si se toma tanto tiempo así para morir. Y luego–luego, si no, si Uds. desean irse a sus propios hogares, bueno, estaríamos contentos... si Uds. llegaran a un punto en donde Uds. simplemente no saben adónde ir, queremos conseguir a algunos ministros, sus números (si ellos son visitantes, los números de dónde ellos se están quedando), para que podamos localizarlos de inmediato, y poner uno en un hogar, otro en otro, y otro en otro, para que ellos puedan dar las instrucciones a Uds., quienes van a buscar esta gran bendición de la que estamos hablando: el Bautismo del Espíritu Santo.
3Anoche, estábamos hablando de “lo que es”. ¿Qué es el Espíritu Santo? Y nosotros encontramos que es sencillamente casi todo lo que Dios nos ha prometido. ¡Ajá! En El encontramos precisamente lo que necesitaría la Iglesia de Dios. Encontramos que es un Sello, un Consolador, el Reposo, y el Gozo, y la Paz, y la Resurrección. Y todo lo que Dios prometió a Su Iglesia está en el Espíritu Santo.
4Y ahora, en esta noche queremos predicar sobre, o hablar sobre, enseñar sobre... Yo tengo aquí como tres o cuatro hojas de texto, o Escrituras, sobre Ello, lo cual... Anoche yo dejé aquí mi “concordancia” Cruden, y no la recogí. Y sólo tuve que pasar hoy por las Escrituras lo mejor que pude. Ahora, y mañana... En esta noche vamos a enseñar sobre: ¿Cuál fue el propósito de Dios de enviar el Espíritu Santo? ¿Para qué es? Si es una cosa tan grande, entonces, ¿por qué lo envió Dios?
5Luego, mañana en la noche, queremos hablar sobre: ¿Es para Uds.? Y, ¿cómo lo reciben?; y ¿cómo saben Uds. cuando lo tienen? Y luego, después que pasemos por eso con las Escrituras, lo expliquemos por medio de las Escrituras, usando las Escrituras para todas las cosas; luego aquellos quienes están buscando el Espíritu Santo, pasarán entonces adelante. Y luego, yo espero que el avivamiento siga de allí en adelante, para luego seguir adelante con el Espíritu Santo.
6Ahora, siendo que mañana en la noche muchos pudieran quedarse mucho tiempo en los cuartos de la iglesia, yo siento que si pudiéramos conseguir tantos ministros como podamos y a esas personas con experiencia en guiar a gente a recibir el Espíritu Santo como podamos; para animarlos a que vayan a los hogares de una–una mujer y su esposo, o–o con alguien que esté buscando el Espíritu Santo, ésos que están bien instruidos en lo que hay qué hacer. Si Uds. sólo dieran su número de teléfono o dirección al pastor en esta noche o mañana en la noche (sólo dénselo al Hermano Neville), entonces eso nos evitaría juntarnos para una reunión. Sólo den su número de teléfono en dónde pudiéramos ponernos en contacto con Uds. Y luego diga: “Yo estaré disponible, y si nosotros... Ud. quiere ponerme en un hogar...” Si es una–una mujer sola, entonces pudiéramos enviar una mujer (¿ven Uds.?) a esa mujer. Y luego, si es en un hogar en donde hay un hombre y su esposa, bueno, pudiéramos enviar a un ministro. Y estaríamos contentos si Uds. cooperaran, porque yo sé que cada uno de Uds. está interesado en esto, esto lo más esencial. Y recuerden: “El que salva a un alma de su error, cubrirá multitud de pecados”. ¿Ven? Y la Novia de Cristo está hambrienta y sedienta. Ella está en dolores de parto para dar a luz a los hijos de Dios.
7Y ahora, en esta noche, antes que leamos las Escrituras, inclinemos nuestros rostros sólo por un momento para orar. Y sólo antes que oremos, Uds. con sus rostros inclinados, ¿tendrían una petición? Sólo levanten sus manos y digan: “Dios, yo solemnemente levanto mis manos. Yo tengo necesidad. Yo oro que Tú me ayudes, oh, Señor”. Dios bendiga a cada uno de Uds. El ve sus manos. Los Angeles han tomado su petición.
8Y Padre Celestial, venimos ahora abordándote a Ti otra vez en oración. Lo cual no hay duda que la oración ya ha sido hecha entre los hijos de Dios en esta noche en este lugarcito, y que alabanzas han sido cantadas, y hemos levantado nuestros corazones, y regocijado gozosamente con las alabanzas de Dios.
9David dijo que él entraría en la congregación de los santos y haría notorias sus peticiones. Y en esta noche, han habido muchas manos. Tal vez, quizás yo diría el ochenta por ciento de esos que están sentados en este edificio en esta noche, levantaron sus manos en petición. Muestra, Señor, que nosotros simplemente no podemos caminar sin Ti. Nosotros tenemos que tenerte a Ti día tras día. Tú eres nuestra Vida, nuestro Gozo, nuestra Salud, nuestra Fuerza sustentadora, nuestro Sostén, nuestra Defensa, nuestro Escudo del enemigo. Y nosotros sencillamente no pudiéramos pelear esta batalla de vida sin Ti. Sería totalmente imposible para nosotros hacerlo, y tenemos que depender totalmente en Ti. Pues sabemos que estamos caminando por una tierra oscura y tenebrosa. A cada lado el enemigo nos ha acechado, dándonos trampas y emboscadas. Nuestros senderos, Señor, están llenos de emboscadas del enemigo para perturbarnos.
10Y sabemos también que al fin del camino, tenemos ese largo valle sombrío llamado muerte para atravesarlo. Oh Señor, ¿quién tomará nuestras manos entonces? Queremos conocerte ahorita, Señor. Queremos saber que Tú has tomado nuestras manos y que nosotros hemos tomado Tu mano, que podamos tener esa seguridad anclada para que cuando lleguemos a ese último gran momento de nuestra vida, cuando entremos en esa puerta llamada muerte, podamos decir con el santo de antaño: “Yo lo conozco a El en el poder de Su resurrección, y yo sé que cuando El llame, yo saldré de entre los muertos”.
11Ahora, Padre Dios, pedimos que Tú bendigas nuestra petición y nuestra reunión. Bendice Tus Palabras; y si yo dijera algo que fuera contrario a Tu Palabra o a Tu voluntad, Tú todavía tienes el poder de cerrar la boca, como Tú lo hiciste en el foso de los leones, cuando estaba presente Daniel. Y pedimos, Señor, que Tú abras oídos y corazones en esta noche para que... y crea en ellos una hambre y una sed. Que ellos estén tan sedientos que no puedan dormir o descansar en ninguna parte, hasta que haya venido el Consolador.
12Nosotros creemos que estamos viviendo en los últimos días, en la sombra de Su Venida. Y eso es a lo que están dirigidos estos mensajes, Señor. Es para que el pueblo preste atención, tome advertencia. Y que en esta noche simplemente nos quitemos la concha ahorita mismo, la pongamos a un lado de la banca, y digamos: “Señor, Dios yo soy un receptáculo para Ti. Permite que Tu Espíritu surja a través de mí; moldéame y hazme conforme a Tu voluntad. Yo rindo mi corazón, mi fuerza, mi todo, a Tu causa”.
13Oyenos, Señor. No estamos aquí para ser vistos en esta noche lluviosa. No estamos aquí sólo porque no hay otro lugar adónde ir. Estamos aquí por un propósito santo, sagrado y solemne en nuestros corazones: eso es de acercarnos a Ti, sabiendo que Tú has prometido que si nos acercáramos a Ti, Tú te acercarías a nosotros. Y esa es la razón por la cual estamos aquí. El que entre con hambre no saldrá con hambre. “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia”, dijo Jesús, “porque ellos serán saciados”. Y si pedimos pan, no recibiremos una piedra; nosotros tenemos esa seguridad. Y si pedimos un pez, no recibiremos una serpiente; pero Dios nuestro Padre nos alimentará con el Maná del Cielo: Su Palabra y Su Espíritu que testifican de El. Contesta nuestras oraciones, Señor, y nuestra petición, mientras esperamos más en Ti. Lo pedimos en el Nombre de Jesucristo. Amén.
14Ahora, Uds. que están anotando estas Escrituras, si abrieran conmigo en San Juan otra vez, el capítulo 14, queremos empezar en el capítulo 14 de San Juan. Y empecemos como en el versículo 14; San Juan 14:14, y sólo leamos una porción de esta Escritura. Ahora, en esto Uds. encontrarán mucho del contexto del cual yo quiero hablar en esta noche.
15Y recuerden, Uds. quienes tienen Biblias con “letra roja”: esto está en rojo. Son las Palabras que Jesús mismo habló. Así que por lo tanto, podemos tener la seguridad de que será exactamente como El lo ha dicho: “Cielos y tierra pasarán, pero Su Palabra nunca fallará”. Ahora, leeremos del versículo 14 del capítulo 14. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. (¡Qué promesa tan bendita!) Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve... (Ahora, Uds. que estarán leyendo de la Biblia en griego, verán aquí... No... Ve, allí significa: “entender”. “Porque el mundo no le entiende a El”. Eso es tan verdadero. Permítanme ahora leerlo otra vez). el Espíritu de verdad, al cual el... verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, (¿A quién? Al Consolador); porque mora con vosotros, (ahora tiempo presente “mora con vosotros”), y estará en vosotros. (¿Quién es? El mismo Consolador). No os dejaré huérfanos; Yo... (Cualquiera sabe que “Yo” es un pronombre personal). vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros... vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. Eso va a ser el centro de mi pensamiento, pero vamos a leer un poquito más adelante. Permítanme leer eso ahora, otra vez. En aquel día (el gran día, el Día de Juicio)... aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? (Eso es cosmos, “el orden mundial”. Si Uds. tienen un margen de lectura allí, Uds. se fijarán... El mío es una “g”, y dice aquí cosmos o el sistema mundial. Eso es iglesias y demás. ¿Ven? ¿Cómo es que te manifestarás a nosotros y no a ellos? ¿Cómo puedes hacerlo?) Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará (amén); y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras (Pudiera guardar las palabras de la iglesia, pero es guardar Sus Palabras. ¿Ven Uds.?); y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo (esas son Sus Palabras), todo lo que yo os he dicho. ¿Con qué propósito entonces envió Dios el Espíritu Santo? Que El añada Sus bendiciones a Su Palabra.
16Jesús dijo: “En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en el Padre, y el Padre en Mí, y vosotros... Yo estoy en vosotros y vosotros en Mí”. Ahora, si fuéramos a decir esto....
17Ahora, recuerden: esto va a estar en cinta. Un hombre de negocios Cristiano de Louisville me llamó hace rato, y él dijo: “Es una lástima, Billy, que estos mensajes como el que predicaste anoche, no vayan allá a cuarenta mil, en lugar de ciento cincuenta o doscientas, trescientas personas en tu pequeño tabernáculo”.
18Yo dije: “Señor, en seis meses contando desde ahora, si Jesús se tarda, todo el mundo alrededor oirá esto”. ¿Ven? Esas cintas van por todo el mundo (¿ven?), todo alrededor. Y por lo tanto, estamos enseñando aquí ahora sólo lo que nosotros creemos que es la Verdad y lo que nos hemos dado cuenta que Dios nos ha confirmado a nosotros ser la Verdad.
19Ahora, el propósito... ¿Cuál fue–cuál fue el propósito de Dios de enviar el Espíritu Santo? (Ahora, yo anotaría eso: Juan 14, empezando en el versículo 14 y leyendo todo el capítulo como base). Encontramos aquí que el propósito de Dios de enviar el Espíritu Santo, era un propósito: que Dios mismo pudiera morar en Su Iglesia, y continuar Sus planes por medio de la Iglesia. Que Dios estaba en Cristo continuando Sus planes por medio de Cristo; de Cristo, entra en la Iglesia, continuando Su obra por medio de la Iglesia.
20Ahora, nosotros sabemos lo que es el Espíritu Santo. Nos dimos cuenta anoche que El es Dios. Ahora, cuando pensamos de Dios el Padre (como de lo que Jesús habló aquí), Su Padre; Dios, el Hijo, como Jesús; Dios, el Espíritu Santo, como lo llamamos a El hoy. Ahora, eso no significa que hay tres dioses distintos, individuales. Significa que hay un Dios en tres oficios. Digámoslo de esta manera: todo lo que era Dios, El lo derramó en Cristo, porque El mismo se vació y lo derramó en Cristo. “Y Cristo era la plenitud de la Deidad corporalmente”. Todo lo que era Jehová, El lo derramó en Cristo. Y todo lo que era Cristo, El lo derramó en la Iglesia; no en un solo individuo, sino que en el Cuerpo entero. Allí, en donde nos juntamos en unidad, tenemos Poder. Todo lo que era Dios, estaba en Cristo, y todo lo que era Cristo; está en Uds. “Dios fue hecho carne y habitó entre nosotros”. 1 Timoteo 3:16 (si Uds. lo están anotando): “E indiscutiblemente, grande es el misterio de la piedad: Dios fue manifestado en carne”. Lo tocamos a El: Dios, Jehová, fue hecho carne y caminó en la tierra, y lo vimos con nuestros ojos.
21Como Uds. saben, en el mismo capítulo de Juan 14, Felipe dijo: “Señor, muéstranos el Padre, y nos basta”.
22Jesús dijo: “¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros Felipe, y no me has conocido? Cuando tú me has visto a Mí, has visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: ‘Muéstranos el Padre’?” Dios fue hecho carne.
23Ahora, aquí está. El Padre fue Dios sobre Uds. Estamos diciendo... Así ha sido desde Adán. Dios el Padre estaba sobre Moisés y los hijos de Israel en una Columna de Fuego. Luego Dios con nosotros en Cristo; caminó con nosotros, habló con nosotros, comió con nosotros, durmió con nosotros. Dios sobre nosotros, Dios con nosotros; y ahora es Dios en nosotros. Todo lo que era Dios, entró en Cristo; todo lo que era Cristo, entró en la Iglesia. ¿Qué es? Dios obrando en Uds. (en cualquier parte del mundo de la cual El quisiera llamarlos a Uds., Uds. están allí mismo), obrando en Uds. para hacer Su buena voluntad. ¡Cómo deberíamos dar gracias a Dios por eso! Dios, el Espíritu Santo es enviado con el propósito de que Dios viva en Su Iglesia, moviéndose a través de cada edad, obrando Su Divina voluntad.
24Cuando los hombres hagan burla de Uds., ellos no están haciendo burla de Uds., ellos están haciendo burla de El que los envió a Uds. Así que Jesús dijo: “Bienaventurados sois cuando por Mi causa digan toda clase de mal en contra de vosotros, mintiendo”; “bienaventurados sois”. Y también: “Todos los que viven piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución”. Pues cuando Dios mismo se dio a conocer en Cristo, ellos lo odiaron a El. ¿Quién lo odió más a El? La iglesia. La iglesia lo odió más a El. Ellos lo odiaron a El más que el–el borracho. Ellos lo odiaron más que toda la otra gente. Fue la iglesia la que lo odió a El. Así que por lo tanto, cuando Uds. ven cosmos, “el sistema mundial”, “el mundo no lo conoció a El”, significa: “la iglesia” (la tal llamada) “no lo conoció a El”. “El vino a los Suyos y los Suyos no lo recibieron”. “Pero a los que lo recibieron les dio El poder de llegar a ser hijos de Dios, a aquellos que creyeron en Su Nombre”. ¡Oh, cuánto deberíamos de amarlo y adorarlo a El! ¡El propósito de Dios, queriendo entrar en compañerismo!
25Como (antes que dejemos ese texto, usemos éste) en los días de Rut, en la ley de redención cuando Noemí había dejado el país debido a una prueba, a los tiempos difíciles, ella se fue a la tierra de los moabitas, los cuales sólo eran Cristianos nominales, tibios, porque los moabitas provenían de la hija de Lot. Y ellos eran los tales llamados creyentes y estaban mezclados. Y luego, su esposo murió y sus dos hijos murieron. Y en el camino hacia casa, Noemí y... Rut y Noemí, en su camino hacia casa, su... una de sus nueras, Orfa, ella dijo que se regresaría a su país, a sus dioses, y a su iglesia, y a su pueblo. Y Noemí trató de hacer que Rut se regresara, pero ella dijo: “¡Tu pueblo es mi pueblo; tu Dios es mi Dios; donde tú mueras, allí yo moriré; donde tú seas sepultada, allí yo seré sepultada. Y yo no regresaré!”
26Eso es cuando una persona ha captado una visión. No le importa lo que diga la gente. “Tú te vas allá para llegar a ser un ‘santo rodador’ [“aleluya”– Trad.], o algo”. Eso no le importó a Rut. Había un propósito de Dios para ser cumplido.
27Y tan seguro como Uds. tienen hambre en esta noche por el Espíritu Santo, es algo en Uds. jalándolos, es un propósito de Dios en sus vidas que tiene que ser cumplido igual como lo fue con Rut.
28¡La historia es tan hermosa! Sencillamente no puedo dejar de hablar de ella, sólo por un momento. Como Uds. saben, la ley de redención, que cuando Booz... Como Uds. saben la historia de cómo Rut espigó en el campo y encontró favor con Booz. Y antes que él pudiera casarse con ella, él tenía que redimir todo lo que Noemí había perdido. Y el único que podía redimir el estado caído de Noemí, en la ley de redención, era un pariente cercano; tenía que ser pariente antes que él pudiera redimir. Y ese era su pariente más cercano. Y él tenía que hacer una señal pública afuera de la puerta, o una confesión pública, que él había redimido todo lo que Noemí había perdido. Y Booz lo hizo al quitarse su zapato delante de los ancianos, y decir: “Si hay alguien aquí que tiene algo que le pertenece a Noemí, yo en este día lo he redimido”.
29Y de esa manera lo hizo Dios: siguió Sus propias leyes. Dios no puede seguir... darles a Uds. una ley para que la sigan y El seguir otra. El sigue Sus propias leyes. Entonces Dios, con el fin de redimir a la Iglesia perdida, el mundo perdido, la creación perdida, Dios, quien es Infinito en Espíritu, para redimir a la raza humana perdida, Dios mismo llegó a ser pariente, un Hombre, un Hijo que El creó en el vientre de María. Y luego El dio una señal o un testimonio, afuera de las puertas de Jerusalén: El fue levantado entre los cielos y la tierra, y murió y redimió todo. Y al sangrar, El santificó una Iglesia en la que El mismo pudiera vivir en Ella, y tener compañerismo y tener comunión con Ella, esa porción perdida de compañerismo desde el huerto del Edén, en donde Dios descendía cada tarde, a la hora de ir a la iglesia. ¿Se fijaron Uds.? Dios descendía en la frescura del día, a la puesta del sol. Hay algo acerca de cuando empieza a hacerse noche, la gente piensa de la iglesia y de Dios. Cristiano: Ud. ve la puesta del sol; Ud. se da cuenta que el sol de Ud. se está poniendo.
30Y en la frescura de la tarde El descendía y tenía comunión con ellos. Y allí El perdió ese compañerismo, porque el pecado no le permitía hacerlo. Y entonces El se hizo carne y habitó entre nosotros con el fin de que El pudiera regresar otra vez al hombre, y vivir en el hombre, y restaurar al hombre a un estado de comunión otra vez con El, y darle de nuevo a él su derecho dado por Dios. Eso es lo que El hizo.
31Ese es el propósito del Espíritu Santo: es el Padre otra vez, Dios el Padre morando en Ud., manifestando Sus planes para finalizar Su plan de redención, obrando a través de Ud., haciéndolo un colaborador con El; dándole a Ud. un lugar, dándole a Ud. una parte para su hermano y hermana caídos; dándole a Ud. Su Espíritu y Su amor para ir a buscar al perdido, como El lo hizo en el huerto del Edén. “Adán, Adán, ¿dónde estás tú?” Eso es lo que el Espíritu Santo le hace a un hombre o a una mujer, cuando El llega dentro del corazón de ellos y hace allí Su domicilio, hay una sed y una hambre por las almas perdidas. Eso es lo que pasa con las reuniones hoy: no hay bastante toque del Espíritu en ello, como para ir tras las almas de los perdidos y de los moribundos. Es más para hacer un nombre, o una iglesia, o un edificio, o una denominación, en lugar de un programa para salvar almas. ¡Cuán lastimoso! Nos pudiéramos quedar mucho en eso.
32Dios mismo se derramó en Cristo. Correcto. Cristo mismo se derramó en la Iglesia. Por lo tanto, ahora, observen: “En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en el Padre, y vosotros en Mí, y Yo en vosotros”. En aquel día Uds. lo conocerán, porque toda la cosa es un solo plan de redención descendiendo; de que Dios regresa para vivir en, y morar con, y tener comunión con Su pueblo, tal como El lo hizo en el principio. Ahora, entonces tan pronto como El ponga a Su Iglesia en condición de poder hablar, ponga a Su Iglesia en un lugar que El mismo pueda fluir a través de Ella, y amar, y persuadir, y tener compañerismo, entonces vendrá un Edén. El se llevará de nuevo a Su Iglesia adonde Ella–Ella lo dejó a El, de nuevo otra vez a un Edén, allí en donde Ella cayó. Ella, ahora... Allí es en donde Ella principió, mejor dicho, cayó; allí es adonde Ella será llevada de nuevo con un registro limpio de redención, trayéndola de nuevo directamente otra vez a ese Lugar.
33La Iglesia ha estado en el mundo por algún tiempo. Y la Iglesia... Realmente, después de la reforma de los mil quinientos años de las edades del oscurantismo, Lutero fue el primer reformador que salió después de todos los apóstoles. Y luego, cuando Lutero salió, Dios empinó un poquitito del Espíritu y lo derramó sobre la Iglesia en justificación. Y luego en los días de Wesley, El mismo se derramó un poquito más en santificación. Y a medida que la edad ha seguido creciendo hacia el tiempo del fin, Dios ha estado llenando a Su Iglesia. Sólo miren alrededor y dense cuenta si eso es o no la verdad.
34Miren a la edad Luterana, Uds. quienes leen historia. Miren el avivamiento de ellos y lo que hicieron. Miren cuánto más grande fue el avivamiento de Wesley, cuánto mucho más poder tenían ellos, pero en la minoría. Fíjense en los días de los Pentecostales, qué avivamiento ellos tuvieron en ese entonces, qué gran crecimiento por toda....
35El periódico Católico, el “Visitante dominical”, hizo una confesión de que los Pentecostales produjeron un millón quinientas mil conversiones en un año; sobrepasó a todo el resto de las iglesias puestas juntas. La Católica únicamente cambió... reclamó un millón. En su propio “Visitante dominical”, el periódico llamado el “Visitante dominical”, hizo una declaración de que los Pentecostales los sobrepasaron a ellos. Y recuerden: las conversiones Pentecostales son conversiones llenas con el Espíritu Santo. Empezaron en la minoría, allá al lado del callejón con una guitarra vieja. Y las mujeres ni aun podían comprarse un par de medias. Dormían al lado de los rieles del ferrocarril, y recogían maíz y lo amasaban y hacían pan para sus hijos. Pero, ¿a qué ha llegado eso? La iglesia más poderosa en el mundo hoy día, no en los ojos del mundo, sino en los ojos de Dios, porque El lo prueba por medio de lo que El está haciendo para ellos; El mismo se está derramando en ellos, derramándolo adentro.
36Fíjense ahora en lo que sucedió. Dios mismo derramándose adentro de ellos. La Iglesia ahora ha llegado a un lugar, desde Lutero, Wesley, y los avivamientos hasta los Pentecostales, y ahora dentro de esta edad en la que estamos entrando ahora, por el mismo Espíritu Santo, sólo que más de El. Ahora, cuando aquellos Luteranos de allá del pasado fueron salvos, ellos recibieron una porción del Espíritu Santo. Cuando los Metodistas fueron santificados, eso fue una obra del Espíritu Santo. ¿Ven? Fue una porción del Espíritu Santo. “Ellos sin nosotros no son perfeccionados”, dicen las Escrituras. ¿Ven?
37Ahora, Dios, mientras la Luz ha empezado a brillar en los últimos días, El está esperando de nosotros, una gran cosa de nosotros, porque “en donde mucho es dado, mucho es requerido”. Así que El va a requerir mucho más de nosotros que lo que El hizo de los Luteranos o de los Metodistas, porque nosotros caminamos en una Luz más grande, con un Poder más grande, con un... un testimonio más grande que el que ellos tuvieron. Ahora, nosotros tenemos un testimonio más grande de la resurrección. Nosotros tenemos cosas más firmes, más seguras que las que ellos tuvieron.
38Pero es igual como dije en un colegio Luterano no hace mucho tiempo. Ellos dijeron: “¿Qué tenemos nosotros?” Yo dije: “Un hombre plantó un campo de maíz. Las primeras hojitas salieron, y él dijo: ‘¡Gracias al Señor por la–la cosecha de maíz!’ Potencialmente él la tenía, pero únicamente la tenía en la forma temprana. Al poco tiempo llegó a ser un tallo”. Y salió una borla en él, la cual era los Metodistas.
39Si Uds. observan la naturaleza, Uds. verán a Dios obrando. Hay un secreto allí que aun va con mi ministerio. ¿Ven? Eso de observar a la naturaleza, de ver cómo lo hace, qué edad y qué tiempo; uno ve en dónde está viviendo. Observen la edad.
40Ahora, luego los Metodistas, ellos fueron las borlas. Ellos miraron hacia atrás a los Luteranos, dijeron: “Nosotros tenemos santificación; Uds. no tienen nada de eso”. Al poco tiempo, de ese polen, de los Metodistas, salió un grano de o mejor dicho, una mazorca; esos fueron los Pentecostales. Ahí lo tienen Uds.: justificación, un estado de El; santificación, otro estado de El; el Espíritu Santo, otro estado de El, los Pentecostales... Lutero, Wesley, los Pentecostales.
41Ahora, ¿por qué los Pentecostales...? Yo lo igualo, porque los Pentecostales trajeron de nuevo no una hoja verde, no una borla, sino.... La mazorca no puede decirle a la borla: “No te necesito”. O la borla no puede decirle a la–la hoja: “No te necesito”, porque la misma vida que estaba en la hoja hizo la borla. La misma vida que estaba en la borla, hizo la mazorca. Y fue la iglesia Luterana la que hizo la iglesia Wesleyana. Fue la iglesia Wesleyana la que hizo la Pentecostal. Pero la Pentecostal, ¿qué es? Es una restauración de la misma clase de grano que cayó en la tierra en el principio, regresando toda la plenitud del Poder de Pentecostés por medio del Bautismo del Espíritu Santo (¿ven?), en los últimos días. Oh, es una gran cosa de mirar, de creer y de mirar.
42Ahora, en esta edad en la que estamos ahora viviendo, esta edad, es más allá de los Pentecostales. Los Pentecostales ellos mismos se han asentado en organizaciones y han empezado a pensar mucho en las organizaciones. “Nosotros somos esto, y nosotros somos eso”. Eso es sólo la naturaleza; uno simplemente no puede evitarlo. Es la naturaleza; ellos harán eso. Es el plan que ellos hagan eso. Pero la Iglesia ha avanzado adelante. Ha entrado en algo más grande, más poderoso... Es la restauración de los dones. Y mucha gente Pentecostal no cree en sanidad Divina, el ministerio de Angeles, y los Poderes de Dios. Muchos Pentecostales llaman a estas visiones que yo veo, “el diablo”. Muchas organizaciones ni siquiera tienen nada que ver con Ello; entre Pentecostales. ¿Ven?, nosotros hemos avanzado más allá de eso. Igual como los Metodistas llamaron a los Pentecostales “locos” por hablar en lenguas: igual como los Luteranos llamaron a los Metodistas “locos” por gritar. ¿Ven? Pero todo eso es una aparición del Espíritu Santo, a tal grado que la gran Iglesia está siendo llenada y cargada completamente (¡aleluya!) [el Hermano Branham toca en el púlpito dos veces–Ed.], de los grandes Poderes del Dios Todopoderoso, a tal grado que ha llegado a un lugar que las mismas obras que Jesús hizo, se están ahorita manifestando ellas mismas en la Iglesia. Estamos cerca, amigos.
43Permítanme hacer una pausa aquí, sólo por un momento, para hablar de la razón por la cual Dios puso el Espíritu Santo en la Iglesia, para darles a Uds. otro tipo para que sepan. Allá en el pasado, en el Antiguo Testamento, cuando un–un niño.... Un hombre, se hizo un hogar para sí; él tomó a su novia; esa es la primera cosa. Luego él llegó a ser un gran hombre, como una organización. Eso fue bueno. La siguiente cosa que sucedió, vino un nacimiento a ese hogar. Eso es cuando el Espíritu Santo (¿ven), otro espíritu entró, lo cual fue un hijo. Ese hijo, él no estaba completamente encargado, ni tampoco él era un heredero hasta que llegaba a cierta edad; y él primero tenía que ser probado. Sí. Y luego, ellos tenían la ley de adopción. (A Uds. ministros, “el posicionamiento de un hijo”, es de lo que yo ahora estoy hablando. ¿Ven?) Entonces cuando él llegaba a un lugar en donde era adoptado....
44Jesús dio una ilustración hermosa de ello en el Monte de la Transfiguración. Como yo dije: Dios nunca se saldrá de Sus leyes para hacer algo. Si Ud. tuviera un pozo artesiano en esta colina, arrojando agua en el aire, y aquí en esta otra colina, Ud. tuviera una cosecha quemándose, Ud. pudiera pararse en esta colina y gritar: “¡Oh, agua, corre aquí y llena mi cosecha! ¡Oh, agua, ven a mi cosecha!” Nunca lo hará. Pero si Ud. obra de acuerdo a las leyes de gravitación, Ud. puede regar esa cosecha.
45Si Ud. tiene un hombre enfermo aquí, o un pecador aquí, o un hombre que quiere estar bien (no puede dejar de beber, no puede dejar de fumar, no puede dejar la concupiscencia, y cosas), si Ud. sólo obra de acuerdo a las leyes de Dios, permitiera al Espíritu Santo entrar allí, entonces él ya no se pertenece más a él mismo. El–él dejará esa cosa, porque el Espíritu Santo toma control de él. Pero Ud. tiene que obrar de acuerdo a las leyes de Dios, las reglas de Dios.
46Ahora, en el Antiguo Testamento cuando este bebé nacía, ellos lo vigilaban para ver cómo se comportaba; su conducta. Entonces el padre, siendo un gran hombre de negocio para este tiempo, quizás en sus cuarentas o cincuentas, él no tenía tiempo para él mismo enseñar a ese bebé, así que él adquiría... En aquellos días ellos no tenían escuelas públicas como ellos las tienen ahora, así que ellos adquirían lo que llamaban un “tutor” o a uno que “criaba”: un maestro de escuela. Y este maestro de escuela era de lo mejor que él podía encontrar, para que él fuera verdadero y le dijera al padre la verdad al respecto. 47 Y luego, cuando este muchacho llegaba a cierta edad (digamos que él era maduro), si ese muchacho sólo era un renegado, bueno para nada, no le importaba el negocio del padre, todo de lo que él pensaba era acerca de coquetear y andar con las mujeres, o–o beber, o apostar, o las carreras de caballo, ese muchacho siempre sería un hijo, pero él nunca era puesto en posición de heredar todo lo que tenía su padre. Pero si él era un buen muchacho, y estaba en los negocios de su padre, y él probaba ser el hijo correcto, entonces ellos tenían una ceremonia. Ellos sacaban al muchacho a la calle y le ponían un manto blanco sobre él, y ellos lo ponían arriba de un tablado para que así toda la ciudad pudiera ver. Ellos hacían una fiesta y un jubileo, y entonces el padre tenía la ceremonia de adopción. El adoptaba a su propio hijo dentro de su propio negocio, y luego el hijo era coigual con su padre. En otras palabras, si hubiera sido hoy, el nombre del hijo en el cheque sería tan bueno como el de su papá.
48Ahora, observen lo que hizo Dios. Cuando Su Hijo nació, El le permitió pasar por treinta años, probándolo, examinándolo. Luego El le dio trein-... tres años de dura prueba. Y luego al fin de la dura prueba, cuando El vio que Su Hijo estaba en los negocios del Padre (el Monte de la Transfiguración, Libro de Lucas), [el Hermano Branham quiso decir: Mateo–Trad.], El tomó a Pedro, a Jacobo, y a Juan (tres testigos), y fue allá arriba al monte; y allí Dios ejecutó las leyes de adopción. El... Ellos miraron hacia arriba y vieron a Jesús, y Sus vestidos brillaban tan blancos como la luz. Y a medida que la Nube lo cubría a El, una Voz salió de la Nube y dijo: “Este es Mi Hijo amado, a El oíd. Yo me sentaré ahora y ya no tendré nada más qué decir. Lo que El diga es Ley y Verdad”.
49Ahora, la iglesia ha pasado por esas escuelas. Ella se casó allá en el pasado, hace mucho tiempo, y llegó a ser una denominación, una organización. Pero si se fijan Uds., el nacimiento produjo algo más. Y ahora, ha llegado a un punto en donde la iglesia Pentecostal (con el nuevo nacimiento), ha sido probada y examinada. Y ahora está llegando a un punto... Dios no lidia con la Iglesia como una organización. El no lidia con la Iglesia como un–un grupo de gente. El lidia con la Iglesia como individuos, cada individuo en la Iglesia. Y ahora ha llegado a una hora... Y no es un secreto; todos nosotros lo vemos. Cuando un hombre es probado y Dios lo ama, El lo lleva afuera a alguna parte solo. Allí enfrente de Angeles El hace algo por él. El allí lo eleva en la Presencia de Dios, y le da dones, y lo llena, y lo envía. Esa es la edad en la que estamos viviendo.
50El mismo Espíritu Santo que salvó a los Luteranos, que santificó a los Metodistas, que bautizó a los Pentecostales, está ahora poniendo en orden la Venida del Señor Jesús, que será tan poderosa, ese Cuerpo entrará a este grupo, una Iglesia, que sacará al resto de ellos de la tumba. Habrá una resurrección. Para eso es lo que es el Espíritu Santo. ¿Qué es el Espíritu Santo? “Ellos sin nosotros no pueden ser perfeccionados”. Ellos vivieron en un día bajo eso; nosotros vivimos en otro día. “Cuando el enemigo viene como una inundación, Yo... el Espíritu de Dios levantará bandera contra él”. ¿Ven? Estamos en un día ahora....
51Allá en el pasado, ellos ni siquiera eran la mitad de inteligentes como hoy día. Ellos no pudieron hacer una bomba atómica o un automóvil. Ellos no tenían ciencia y las cosas como tenemos ahora, pero... y cosas, las cosas misteriosas, para tratar de decir que el hombre se formó por un poco de polvo y demás al soplarse, y toman algunos análisis, y tratan de probarlo para hacer a la gente infieles. Pero ahora, cuando lo necesitamos, el Espíritu de Dios levanta una bandera. ¿Qué es? El está derramando Su Espíritu. Entonces, esos quienes están descansando allá en el sepulcro, o bajo el altar de Dios, como la Escritura dice, están clamando: “¿Hasta cuándo, Señor? ¿Hasta cuándo? ¿Cuánto más tiempo?” Dios está esperando en mí y en Uds. La Iglesia está esperando en mí y en Uds. Tiempo de adopción, cuando Dios pueda derramar en nosotros Su Plenitud, Su Poder, Su Resurrección, cuando la Iglesia y Cristo llegan a estar tan unidos, al grado que Cristo llega a ser visible entre nosotros, y levanta a los muertos, y nosotros nos vamos en el Rapto.
52Ahora, vamos a decir... mostrar después de un rato, que sólo esos quienes están llenos con el Espíritu Santo se van en ese Rapto, pues “los otros muertos no volvieron a vivir hasta que se cumplieron mil años”. Correcto. Sólo gente llena con el Espíritu Santo fue todo lo que se fue en el Rapto. Ahora, Dios dio el Espíritu Santo.
53Yo tengo otra Escritura aquí en Juan 14:12. Esa es una Escritura my conocida por todos los hermanos aquí del tabernáculo. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree.... Ahora, no permitan que esa palabra “cree” los ponga en una condición que Uds. mismos se engañen. En una iglesia nominal, dicen: “Sí, yo creo. Seguro, yo creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”. El diablo cree la misma cosa. Eso es exactamente. La Biblia dice que él lo cree. Pero la Escritura dice en Juan, que “ningún hombre puede llamar a Jesús el Cristo, sino únicamente por el Espíritu Santo”. Uds. de hecho, por la Escritura, han... (Permítanme detenerme aquí sólo por un momento antes que termine de leer). Uds. no están convertidos hasta que hayan recibido el Espíritu Santo. Eso es correcto.
54Uds. están creyendo “hacia”. El Espíritu Santo les ha hablado a Uds., y Uds. públicamente lo confesaron a El. El diablo hace la misma cosa. “Yo creo que El es el Hijo de Dios”. También el diablo lo cree. Pero Uds. están caminando adelante hacia El. Cuando Pedro había sido llamado y justificado al creer en el Señor Jesucristo... Y en Juan 17:17, Jesús los santificó por la Palabra; pues la Palabra era la Verdad, y El era la Palabra. Juan 1 dice: “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros”. El era la Palabra, así que El los santificó. El dijo: “Padre” (hablándole al Espíritu en El), “Yo los santifico por la Palabra”, El mismo al poner Sus manos sobre ellos. “Tu Palabra es la Verdad”. Meramente lo habló a El a existencia en el vientre de una mujer. Oh, era totalmente imposible que El fuera de alguna otra manera, mas que esta Palabra de Dios manifestándolo a El. “Yo los santifico”.
55El les dio poder contra espíritus inmundos. Ellos salieron. El puso sus nombres en el Libro de la Vida del Cordero. Y El los envió (Juan... Mateo 10), y les dio poder sobre espíritus inmundos, para echar fuera espíritus malos, y para hacer obras, y demás. Y ellos regresaron regocijándose, dijeron: “Aun los demonios se nos sujetan”. El dijo: “No os regocijéis de que los demonios se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están en el Libro”. Y Judas estaba con ellos. ¿Ven cuán cerca pudo llegar él?; pasando a través de justificación, siguió hasta entrar a santificación. Pero, ¿en dónde mostró él su luz? ¿En dónde él se manifestó? Antes de Pentecostés. El mostró sus colores.
56Observen a ese espíritu; será tan piadoso y tan santurrón como pueda ser, hasta que llega al Espíritu Santo, y ellos lo cortarán allí mismo; ese es ese espíritu, ¿qué no pueden verlo Uds.?, escalando, el anticristo. Y Jesús dijo que “serían tan parecidos en los últimos días que engañaría si fuera posible, aun a los escogidos”. Pero recuerden: solamente son los Elegidos que lo verán. Dios llama por elección. Uds.... ¿No están Uds. felices que son uno de ellos? [La congregación dice: “Amén”–Ed.], ¿no lo están Uds. hermanos al saber aquí en esta noche, que algo está jalando en su corazón: “Yo quiero ese Espíritu Santo. Yo te quiero, Señor, en mi corazón”? Eso es porque Dios puso su nombre en el Libro de la Vida del Cordero antes de la fundación del mundo. El dijo eso. “Ninguno puede venir a Mí”, dijo Jesús, “si Mi Padre no le trajere primero. Y todo aquel que viene a Mí, Yo le daré Vida Eterna”. ¿Qué es Vida Eterna? El Espíritu Santo. “Vida Eterna”: tome esa palabra y llévela al griego, y dice: “Zoe”; “Zoe” es el Espíritu Santo. “Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí. Y todo el que viene a Mí, Yo le daré el Espíritu Santo, y Yo le resucitaré en el día postrero”. “Yo lo haré”, El lo dijo. “Sin rodeos al respecto”; “Yo lo haré. Todo el que viene, y al que le doy Vida Eterna, él tendrá que resucitar”, porque él tiene Vida Eterna. El tiene que salir. No puede morir así como Dios no puede morir.
57Oh, mis queridos amigos de los alrededores de esta región y de esta pequeña ciudad, si yo únicamente pudiera poner con mi voz humana, dentro del corazón de Uds., la importancia de recibir el Bautismo del Espíritu Santo, sería la revelación más maravillosa que Uds. alguna vez tuvieran en su vida, de ver que Uds. deben recibirlo. Permítanme hacer eso claro respecto a que Uds. no están convertidos.
58Pedro había sido salvado. El creyó en el Señor; lo siguió a El. Jesús le dijo quién era él, lo hizo que lo siguiera a El. El le dio poder contra espíritus inmundos, y lo santificó. Pero después de todo eso... Y llegó a ser el vocero principal del grupo, o como los Católicos quieren llamarlo: “el obispo de la iglesia, o el papa”, o lo que haya sido; el hombre principal de la iglesia. Sin embargo, Jesús le dijo en la noche de Su traición: “Pedro: ¿me amas?” Y él dijo: “Señor, Tú sabes que te amo”. El dijo: “Apacienta Mis ovejas”. El dijo eso tres veces. Y Pedro dijo: “Tú sabes que te amo, al grado que yo iré contigo a la... al fin, y yo iré Contigo a la muerte”, y demás.
59El dijo: “Antes que el gallo haya cantado tres veces, tú... antes que el gallo cante, tú me negarás tres veces”. El dijo: “Pero, Pedro, Yo he rogado por ti”. Escuchen. Eso no es todo el asunto. “Yo he rogado por ti. Y una vez vuelto a Mí, entonces confirma a tus hermanos”. “Después que seas convertido”. El había gritado; él probablemente había danzado en el Espíritu; él–él había hecho toda clase de cosas, pero él todavía no había recibido el Espíritu Santo. “Después que seas convertido, entonces confirma a tus hermanos” (eso es verdad), llevar a cabo Su plan.
60Ahora, permítanme terminar de leer Juan 14:12. Ahora, en el capítulo 14 y el versículo 12, Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo: El que en Mí cree...” Y Uds. no pueden creer. “... cree en Mí...” Uds. están creyendo hacia El. ¿Cuántos entienden eso, digan: “Amén”. [La congregación dice: “Amén”– Ed.].
61¿Recuerdan Uds. que en Hechos 19... (lamento parar esto aquí, pero simplemente tengo que decirlo a medida que viene a mí). En Hechos el capítulo 19, cuando ese predicador Bautista, el cual era un–un abogado y estaba convertido... Y él estaba predicando y logrando que la gente fuera salva. Y ellos tenían un grande gozo, simplemente regocijándose y gritando, teniendo una reunión (Hechos 18). Aquila y Priscila... (Nos referimos a eso anoche). Y ellos habían ido a verlo a él. Y sabían que él era un gran hombre, y él era un estudiante. Y él estaba probando por la Biblia que Jesús era el Hijo de Dios, sólo conociendo el bautismo de Juan. El todavía no conocía el Bautismo del Espíritu Santo. Así que él dijo.... Aquila y Priscila, esposo y esposa, eran unos que hacían tiendas (lo cual Pablo también era uno que hacía tiendas). Y ellos habían recibido el Espíritu Santo bajo la enseñanza de Pablo. Ellos dijeron: “Nosotros tenemos a un hermanito que va a venir aquí. Que él nos hable un poquito acerca de ello”. Y cuando Pablo llegó y lo oyó predicar, supo que él era un gran hombre, él dijo: “¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?” Ellos dijeron: “Ni siquiera sabemos si hay Espíritu Santo. El dijo: “Entonces, ¿en qué (o la verdadera palabra griega allí, es “cómo”) fuisteis bautizados?” Ellos dijeron: “Nosotros ya hemos sido bautizados por Juan el Bautista”.
62Ahora, fíjense en lo que Pablo dijo. Pablo dijo que “Juan en verdad bautizó para arrepentimiento”; no para remisión de pecados, sino para arrepentimiento, diciendo... Eso es lo que Uds. creen. Cuando Uds. aceptan a Cristo como su Salvador personal; Uds. están creyendo hacia el Bautismo del Espíritu Santo. Eso no es el Bautismo del Espíritu Santo, mis queridos hermanos Bautistas. Eso está errado. Un hermano me dijo el otro día, dijo: “Hermano Branham...” (O mejor dicho, hace algún tiempo, hace meses). El dijo: “Hermano Branham, Abraham creyó a Dios y le fue contado como justicia”. Yo dije: “Ciertamente que sí”. Dijo: “¿Qué más puede hacer un hombre mas que creer?”
63Yo dije: “Eso es todo lo que un hombre puede hacer. Eso es todo lo que él puede hacer hoy, es creer en Dios . Pero Dios le dio a él un sello de circuncisión” (de lo cual hablamos anoche), “como una señal de que El había aceptado su fe en El”. Y hoy, hasta que Dios.... Uds. están creyendo hacia El cuando lo aceptan a El como su Salvador personal. Pero cuando Dios les da el Sello del Espíritu Santo, El los selló a su destino Eterno. Ahora, Uds. Bautistas tomen eso, y yo estaré de acuerdo con Uds. en la seguridad Eterna. Sí, señor. Porque está escrito: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados hasta el día de su redención”. Uds. no son sellados por “creer hacia”, sino que son sellados por el Espíritu Santo. Efesios 4:30: “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para [hasta, Biblia en inglés–Trad.] el día de la redención”. Eso los sella a Uds.: cuando Uds. han encontrado favor con Dios, y El los sella por el Espíritu Santo. Eso es así, pues la Biblia dice: “Ningún hombre puede llamar a Jesús el Cristo, sino por el Espíritu Santo”.
64Ud. dice: “Yo lo creo porque el pastor así lo dijo”. El está correcto, pero eso no le cuenta a Ud. “Yo lo creo porque la Palabra así lo dice”: Eso es correcto, pero eso no es para Ud.; eso no le cuenta a Ud. La única manera que Ud. puede decir que Jesús es el Cristo, es cuando el Espíritu Santo entra en Ud., y da testimonio, y El mismo testifica que El es el Hijo de Dios. Esa es la única manera que Ud. conoce la resurrección, es cuando el Espíritu Santo da testimonio. “Cuando El, el Espíritu Santo venga, El dará testimonio de Mí, les mostrará cosas por venir, traerá estas cosas que Yo dije a vuestras memorias”. Uds. nunca lo encontrarán en la escuela. ¿Ven? “El traerá estas cosas a vuestras memorias”.
65Ahora, queremos leer ahora sólo un poquito más adelante en esta Escritura: San Juan 14:12. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores... (lo cual la correcta traducción allí es “más”, si Uds. quieren ir a buscarla), ... y aun mayores harás, porque yo voy al Padre.
66Si El se iba al Padre, el Espíritu Santo vendría. ¿Es correcto eso? Otra Escritura dice: “Si no me fuera, el Consolador no vendría; mas si me fuere, Yo vendré otra vez y estaré con vosotros, aun en vosotros”. ¿Ven? Es Dios con vosotros. Primero, sobre vosotros; con vosotros en Cristo; en vosotros, en el Espíritu Santo: Dios en vosotros.
67Ahora, “las obras que Yo hago, vosotros haréis también”, no otra obra, sino que Dios quiere traer el Espíritu Santo en Uds. para continuar la misma obra que El estaba haciendo en Cristo. La obra no era tan necesitada en los días de Lutero; esa fue la Iglesia de Dios. No fue... Fue un poquito más necesitada en los días de Wesley. Porque “el mundo”, la Biblia dice, “se pondrá más débil y sabio, y más perverso todo el tiempo”. Estamos... El mundo se está poniendo más perverso todo... Sabemos eso. Bueno, los hombres hacen cosas hoy que hace cien años Uds. no hubieran pensado que hubiera seres humanos tan crueles. “Más perversos todo el tiempo y el perverso será más perverso todo el tiempo”, dice la Escritura, “más y más”.
68Así que, el Espíritu Santo se ha estado moviendo. Sólo hubo un pequeño aliento de El con Lutero; un pequeño soplo de El con Wesley; y un mayor soplo de El con los Pentecostales. Y ahora, el Aliento y el Espíritu han llegado a ser el mismo. Ella se está uniendo, produciendo ese mismo poderoso soplo del Espíritu Santo como El lo hizo en el tiempo pasado; está manifestando las mismas obras que El hizo allá en el tiempo pasado, están siendo manifestadas hoy mismo, la misma cosa.
69Fíjense en lo que Jesús dijo: “De cierto, de cierto os digo: no puede el Hijo hacer nada a menos que vea al Padre haciéndolo primero. Lo que el Padre hace, se lo muestra al Hijo. El Padre que mora en Mí, El hace las obras”. ¿Ven?
70Ahora, fíjense: aquí está otra cosa que me gustaría decir aquí mismo. “Como...” Jesús dijo: “Como el Padre me envió...” “Como...” (ahora, fíjense): “Como me envió el Padre, así también Yo os envío”. “Como el Padre...” ¿Cómo lo envió el Padre? El Padre que lo envió a El, descendió del Cielo y habitó en El. El salió; El dijo: “Yo hago siempre lo que le agrada a Mi Padre”. ¿Ven? El anduvo haciendo las cosas que el Padre le estaba mostrando que hiciera El. “Yo no hago nada a menos que Mi Padre me lo muestra primero”. El Dios que lo envió a El, estaba en el interior de El. “Y como me envió el Padre (de la misma manera que el Padre me envió), así también Yo os envío”. ¿Qué es? Dios en Uds. Llevando a cabo ¿qué? Las mismas obras. Las mismas.... Jesús dijo: “El... él que cree”. (El que me tiene en el interior de él, el Espíritu Santo). “El que cree”. (El que ya ha testificado de Mi resurrección, y sabe que Yo estoy en él). El que está en Mí; “si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en vosotros....”
71Ahora, Ud. dice: “Yo habito en Jesús, pero ciertamente yo no creo en sanidad Divina”. Eso demuestra que El no está allí.
72“Yo creo en Jesús; no creo en el Espíritu Santo en este día, no como ellos lo tenían allá en el tiempo pasado”. Eso demuestra que El no está allí.
73El Espíritu Santo dará tes-... testimonio de cada Palabra que El habló. El no es un mentiroso. El no le tiene miedo a nadie o a ninguna organización. El no tiene miedo de renunciar a nada. El lo habla, y entonces El se queda con Eso. Si los altivos, y los contaminados, y los educados, o–o quise decir plutócratas como los llamaríamos, si ellos no lo quieren recibir, El tomará gángsters [gángsteres] y contrabandistas de licor, y todo lo demás, y los levantará. Dios lo puede hacer, y El lo está haciendo. “Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras”. Alguien lo va a hacer, porque El es Dios.
74“Si permanecéis en Mí, y Mis Palabras permanecen en vosotros, pedid todo lo que queréis”, porque Ud. está pidiendo Su Palabra, y Su Palabra es Vida. Háblela; si Dios lo dijo y Ud. está seguro, El envía el Espíritu Santo, da testimonio que esa Palabra está correcta, entonces ahí lo tiene Ud., hermano. Háblela. Ahí está. “... Dijere a este monte: ‘Quítate’, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice”. [El Hermano Branham palmea sus manos tres veces–Ed.]. No es Ud. el que habla, sino el Padre que habita en Ud., El es el que habla. No es Ud. hablando a ese monte; es el Padre que está en Ud. hablándole a ese monte; tiene que quitarse. “Cielos y tierra pasarán”, El dijo: “Pero Mi Espíritu no...” o mejor dicho, “Mi Palabra no pasará”. Ciertamente. No puede pasar. “Padre....”
75Ahora. “Las obras que Yo hago”. Dios está en Su Iglesia para continuar Sus obras. Esa es la razón que El envió el Espíritu Santo. Ahora, El sabía eso. El–El sabía que no sería... no podía ser hecho de esa manera, así que... no era de otra manera, así que El lo tuvo que enviar. El Padre envió al Hijo, puso todo lo que estaba en el Pad-... Hijo, en Ud. Y las mismas obras que El hizo, ahora las mismísimas obras que Jesús hizo, Uds. las harán también: la Iglesia. ¿No les gustaría a Uds. hacer las obras de Dios? [La congregación dice: “Amén”–Ed,]. Jesús dijo: “El... Si Uds. quieren hacer las obras de Dios, crean en Mí”. ¿Cómo creen Uds. en El? Uds. no pueden creer en El hasta que reciban el Espíritu Santo.
76Porque ningún hombre puede decir que El es el Hijo de Dios. Uds. están diciendo lo que alguien más dijo. “La Biblia dijo que El es el Hijo de Dios; yo creo la Biblia”. Muy bien. “La Biblia dice que El es el Hijo de Dios; yo creo la Biblia. El pastor dice que El es el Hijo de Dios; yo le creo al pastor. Mamá dice que El es el Hijo de Dios; yo le creo a mamá. Mi amigo dice que El es el Hijo de Dios; yo le creo a mi amigo”. Pero de la única manera que yo puedo decir que El es el Hijo de Dios, es cuando el Espíritu Santo entra y da testimonio de Sí mismo; entonces yo sé que El es el hijo de Dios. [El Hermano Branham toca en el púlpito cuatro veces–Ed.]. “Ningún hombre puede llamar a Jesús el ‘Cristo’ sino por el Espíritu Santo”.
77¡Ajá! “Ningún hombre que hable por el Espíritu de Dios llama a Jesús anatema” o dice que El era algo en aquel día y algo más hoy día. Eso lo hace a El débil e imperfecto. No, señor. El es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Cualquier espíritu verdadero dará testimonio de eso. Muy bien.
78Ahora, El dijo: “Estas obras que Yo hago Uds. harán también” (Juan 14:12). Ahora, las mismas obras. “Oh”, ellos dicen: “La iglesia hace la obra mayor hoy día”. ¿En qué manera? El dijo: “Las obras que Yo hago”. Ellos dicen: “Bueno, nosotros tenemos misioneros por todo el mundo; eso es ‘la obra mayor’”.
79Pero El dijo: “Las obras que Yo hago”. Ahora, ¡háganlas!; háganlas primero, y luego hablen respeto a misioneros.
80Hoy día... Hablando aquí hace algún tiempo acerca de un mahometano; él dijo: “Mahoma está muerto. Eso es correcto. El está en el sepulcro, pero algún día él se levantará”. El dijo: “Si él se levanta del sepulcro, todo el mundo lo sabrá en veinticuatro horas”. El dijo: “Uds. dicen que Jesús ha estado resucitado por dos mil años, y todavía ni una tercera parte de la gente lo sabe”. Eso es porque Ud. habló de ello desde un punto de vista intelectual. Ud. habló desde un punto de escuela o educación. Si toda esta gran Iglesia de Dios, contando Católicos, Protestantes, y todos juntos, hubieran recibido el Espíritu Santo, este mundo estaría fundado sólidamente en el Cristianismo. No habría tal cosa como comunismo; no habría tal cosa como contienda, o enemistades, o maldad, u odio. Jesús estaría sentado en Su Trono, y nosotros estaríamos caminando por los Paraísos de Dios con Vida Eterna, viviendo para siempre, ya resucitados en un cuerpo nuevo; caminando alrededor, para nunca ser anciano, para nunca estar canoso, para nunca estar enfermo, para nunca estar hambriento; caminando en los gozos del Señor, hablando con los animales, y... ¡Oh, qué día! Pero hemos hecho todo lo demás, menos lo que El....
81El dijo: “Id por todo el mundo y predicad el Evangelio”. ¿Qué hace el Evangelio? No Palabra únicamente, sino por medio de Poder y demostraciones del Espíritu Santo. Haciendo la Palabra de Dios manifiesta, eso es el Evangelio. Uds. no pueden hacerlo.
82Ahora, Jesús sabía eso, que El tenía que vivir en Su Iglesia. Por lo tanto, El sabía que nosotros tendríamos escuelas intelectuales. Y Uds. nunca obtendrán Esto en una escuela intelectual. Ellos estarán en contra de Ello, porque todo lo que ellos saben es el aprendizaje de algún hombre inteligente, algún credo o denominación por medio del cual ellos quieren vivir. Así que ellos–ellos lo establecerán a Ud. en eso y lo harán a Ud. un miembro de ese cuerpo, y ¡hermano!, le citarán algunas cosas a Ud. de un credo que simplemente parecieran como que fueran perfectas. “La gran iglesia santa, la madre, ha aguantado muchos golpes, ha aguantado muchos golpes pesados”. También ha aguantado el diablo. El ha sido echado fuera casi de todas partes que hay, y él todavía continúa de la misma manera. Sí, señor. Oh, ellos tratarán de citar estas....
83Así que Jesús sabía que habría un gran movimiento intelectual, igualmente como lo hubo en Sus días. Intelect-... lavamiento de ollas y cacerolas, y usando ropa, y cuellos volteados, y todo lo que hacían, todas estas cosas diferentes que ellos harían. El sabía que harían eso. Así que El dijo: “Ahora, esperen un momento. Yo no los voy a dejar huérfanos; Yo vendré otra vez para estar con Uds. Por lo tanto”, El dijo, “las obras que Yo hago, Uds. las harán también”.
84El propósito de enviar el Espíritu Santo fue para que Dios continuara a través de un grupo de gente, manifestando continuamente a Dios al mundo (eso es exactamente); no por un credo, no por una denominación, sino por el Poder de Su resurrección al hacer Su Palabra real, al tomar Su promesa y pararse al lado de la minoría y creyendo en Dios; y observen los cielos negros hacerse para atrás, y el Poder de Dios entrar y tomar control. Amén. Eso es lo que El quiere. Para eso fue enviado el Espíritu Santo. Ese es el propósito por lo cual El lo envió. Nosotros ahora sabemos lo que El es. Y esa es la razón que El lo envió a El.
85Por lo tanto... ninguna otra sangre santificaría al pueblo. Yo no pudiera santificarlo a Ud., y Ud. no pudiera santificarme a mí, porque ambos nacimos de sexo. Pero Jesús nació sin sexo. Correcto. Así que Su Sangre fue la que santificó. Y Dios descendió, hizo un cuerpo, vivió en El, derramó esa Sangre para la santificación de esto, lo cual absolutamente expulsó la culpabilidad del pecado y la vergüenza. Entonces por medio de fe, creyendo en Eso, Dios desciende allí dentro de ese mismo cuerpo humano por medio de la santificación de esa Sangre, y lo hace a él la Simiente de Abraham por fe.
86Por fe creyó que esa Sangre vendría, esa Sangre pura que sería un milagro como la de su sangre; caminó allá después que “él estaba casi muerto”. Creyó a Dios por veinticinco años, él tenía setenta y cinco años de edad, y creyó hasta que él tenía cien. Y Sara, tenía sesenta y cinco, y creyó hasta que ella tenía noventa. “Y él estaba casi muerto”. Y Dios dijo: “Para que el pueblo esté seguro de no perderse esto, llévalo allá arriba del monte y ofrécelo como un sacrificio”.
87El dijo a los siervos: “Uds. quédense aquí con la mula y esperen. Mi hijo y yo iremos allá y adoraremos, y mi hijo y yo regresaremos”. ¡Oh!, ¿cómo lo va a hacer él? Abraham dijo: “Yo lo recibí a él como uno de entre los muertos. Y yo sé que El, quien me lo dio como uno de entre los muertos, es capaz de levantarlo de entre los muertos, si yo únicamente guardo Su Palabra. El... Si yo guardo Su Palabra; El es capaz de levantarlo de entre los muertos”, hablando perfectamente de Cristo.
88Ahí está El. Y a través de esa célula de Sangre vino el Espíritu Santo, que se tenía a Sí mismo atado en un cuerpo llamado Jesús. Esa Sangre santificó un camino, por fe, para llamar a los redimidos o a los elegidos de Dios. Y cuando Ud. ha aceptado Eso, y el Espíritu Santo le ha quitado toda la maldad de Ud., El entra allí mismo, Dios mismo, para obrar Su voluntad.
89Aquí, cuando ese patrón malvado está de mal genio, y este otro tal y tal por aquí está haciendo esto y lo otro, y ese hombre hablando acerca de... en contra de Ello. Un hombre lleno con el Espíritu Santo se parará allí mismo ante eso. Amén.
90“Sabiendo que ellos eran del vulgo y sin letras”, pero “ellos reconocían que habían estado con Jesús”. Para eso es que vino el Espíritu Santo. Un pescadorcito que no podía firmar su nombre. Pero él se paró allí y dijo: “¿A quién creeremos, ¿al hombre o a Dios?” (Amén). [El Hermano Branham palmea sus manos dos veces–Ed.]. “Sea conocido a Uds., que todavía predicaremos en el Nombre de Jesús”. ¡Hermanos, qué valentía! El sabía que él, “él tenía un Hogar más allá”. El era un peregrino y un forastero aquí; él estaba buscando una Ciudad por venir. Correcto.
91¿Qué significaba para él ese sacerdote hipócrita? El estaba bajo el dominio del Dios del Cielo, que levantó a Su Hijo, Cristo Jesús, y que lo llenó a él con el Espíritu del Dios que hizo los cielos y la tierra. Ahí lo tienen Uds. El no le tenía miedo. No, señor. Muerte....
92Bueno, cuando ellos llevaron a Esteban allá y dijeron: “¡Retráctate!” El dijo: “¡Duros de cerviz, e incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros. Ellos dijeron: “Te apedrearemos hasta matarte”. El dijo: “Uds. no pudieran hacer eso si...?....” “Te mostraremos si lo haremos o no”. Y cogieron grandes piedras y empezaron a golpearlo en la cabeza.
93El miró hacia arriba y dijo: “Yo veo los cielos abiertos. Veo la escalera bajando. Yo veo a Jesús parado a la diestra de Su Majestad”. Y la Biblia no dice que él murió; “él durmió”. ¡Oh, hermanos! Yo sencillamente puedo ver a un Angel descender, recogerlo, y mecerlo como una madre a un bebé, hasta que él se durmió. ¡Oh, hermanos! Seguro.
94Ese es el propósito del Espíritu Santo. Eso es para lo que Dios envió al Espíritu Santo. El Espíritu Santo vino para darles Poder. Yo tengo algunas Escrituras más aquí. Ya sólo por un momento. El Espíritu Santo vino para darles Poder (yo–yo no... Uds. pueden encontrar esto. Yo he sido muy “llevado” por el mensaje en esta noche. Amén). Darles Poder, Poder en la oración.
95Uds. tomen por ejemplo a una persona que ha vivido una vida buena, pero que siempre está derrotada. “Oh, déjeme decirle a Ud....” Buena persona: “Oh, seguro que yo amo al Señor, Hermano Branham”. Siempre derrotada; nunca recibe respuesta a una oración. Pero dejen que esa mujercita sea llena con el Espíritu Santo una vez; observen lo que sucede. Cuando ella va delante de Dios, ella no está derrotada. Ella viene confiadamente al Trono de Dios, creyendo. Ella tiene derecho, porque ella es una hija de Dios por nacimiento. Tome por ejemplo a ese hombrecito tan cobarde, que el jefe lo trata con la punta del pie. Dice: “¡Espere un momento!” Algo cambió. ¿Ven? El tiene el Espíritu Santo. El les da Poder; su vida es llena de Poder.
96El les da Poder en el hablar. Bueno, ¡hermanos!, esa gente que estaba temerosa parada allá afuera (Pedro, Jacobo, Juan, Lucas, y todo el resto de ellos), ellos subieron al aposento alto y dijeron: “Oh, ya no podemos decir más. Ellos... Miren allá. Allá está el Dr. Tal y tal, y tal allá afuera. Allá está el Rabí Tal y tal, y tal. Como Uds. saben, él recibió cuatro títulos de colegio. ¿Cómo nos pararemos contra él?” Pedro dijo: “Oh, yo recuerdo haberle vendido pescado un día a ese hombre. El–él habló, y yo ni siquiera sabía de lo que él estaba hablando. Oh, yo nunca pudiera pararme en contra de él”. Pero ¿qué hizo...? “¿Qué podemos hacer, hermanos?” “El dijo: ‘Esperar’”. Pero ya hemos estado aquí por cuatro días”. “Sólo continúen esperando”. “¿Cuánto tiempo?” “Hasta”. “Bueno, ¿dijo El que sería en el quinto día?” “El nunca dijo cuánto tiempo. El dijo: ‘Hasta’”. Bueno, ellos simplemente continuaron esperando. “¿Cuánto tiempo?” “Hasta”. Pasaron ocho días. “Hasta”. Pasaron nueve días. “Hasta”. Y finalmente cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.
97Dios había estado sobre ellos en una Nube ardiente. Dios había caminado con ellos en la tierra. Algo más ahora iba a suceder. Algo se estaba preparando para suceder. ... estaban todos unánimes juntos. Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; ... lenguas repartidas... asentándose sobre cada uno.... ¿Qué es “repartidas”? “Partidas”, como tartamudeando. ¿Han oído alguna vez a alguien tartamudear? Ellos hacen: “Ah-ah-ha, oh, ah-ha” [el Hermano Branham imita a alguien tartamudeando–Ed.]. ¿Ven? Ellos no pueden decir nada: “repartidas, partidas”, como una pezuña partida. Significa algo que es “dividido, partido”. Ellos no estaban hablando; ellos no estaban farfullando; ellos no estaban haciendo nada, sino que sólo haciendo un ruido. ... lenguas repartidas... asentándose sobre cada uno de ellos... como de fuego... (¡Oh, ellos mismos no podían contenerse!) Y fueron todos llenos del Espíritu Santo... ¡Fiuuu!
98Luego, ¿qué sucedió? Salieron a las calles. “¿En dónde está ese Rabí Jones? ¿En dónde está ese fulano? ¿En dónde está ese gigante intelectual?” “Dios estaba sobre nosotros con Moisés en la zarza ardiendo. El nos alimentó con maná de lo Alto. El caminó con nosotros por tres años... o seis... tres años y seis meses aquí en la tierra. Pero El ahora está en mí. No soy yo el que habla; es El. Yo sé quién es El; y yo sé quién soy yo. Yo ya no soy más; es El. Traigánmelo aquí”. Varones israelitas, y ... los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio–os sea notorio, y oíd mis palabras. (Todos Uds. predicadores y rabíes). ¡Fiuuu! ¡Hermanos! Poder en el hablar! ¡Oh! ... estos no están ebrios... (defendiendo esa pequeña minoría, ciento veinte contra diez mil o más). ... éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. (Yo soy un predicador del Evangelio completo). Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de mi Espíritu (¡fiuuu!) sobre toda carne, y vuestros... (¿Ven Uds. a María allá danzando en el Espíritu, hablando en lenguas y alborotándose?)... sobre toda carne.... ... y sobre mis siervas... derramaré de mi Espíritu.... [El Hermano Branham palmea sus manos tres veces–Ed.]. ... daré señales arriba en el cielo, y... abajo en la tierra... columnas de fuego y vapor de humo; Dios estaba en Su pueblo para ese entonces. Amén. “Bueno, mira: ¿Qué título recibiste? ¿De qué... en dónde... de qué escuela viniste?”
99“Eso no significa nada en este momento”. Oh, de él empezó a manar la Escritura. David lo veía a El ... al Señor siempre delante de mí... no seré conmovido. Por lo tanto mi corazón se alegró porque... y se gozó mi lengua.... El... no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo vea corrupción. ... se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo un profeta, él vio anticipadamente la Venida del Justo. Sepa... que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, (por manos inicuas) Dios le ha hecho Señor y Cristo. ¡Amén!
100“Varones hermanos, ¿qué haremos para ser salvos?” ... dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llamare. (Amén).
101Mientras que Dios tenga un pueblo y Dios tenga una Iglesia, Dios tiene el Espíritu Santo marchando con Ella. Para eso es que Dios dio el Espíritu Santo. Los intelectuales se levantarán, siempre se han levantado. Pero Dios tiene una minoría en alguna parte. Dios tiene una Iglesia pequeña que marchará hacia adelante con el Bautismo del Espíritu Santo para reclamar la Luz. Y ellos serán los que por medio de su testimonio, juzgarán al mundo. ¿No dice la Biblia que Jesús dijo: “Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios”? ¿Y no dice Ella que “el justo... los santos han de juzgar la tierra”? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Seguro. El testimonio de Uds. hoy día traerá juicio contra esta ciudad. Nuestro testimonio del Bautismo del Espíritu Santo, y el Poder de Dios, una vida santa, traerá juicio contra esta ciudad. Cuando esta....
102“Los primeros serán postreros, y los postreros, primeros”. Yo no sabré nada acerca de Sankey, y de Moody, y de la resurrección de ellos. Ellos no sabrán nada acerca de mí en ésta, pero yo me pararé en ésta para dar testimonio. También Uds. lo harán. Y por medio de eso, por la dispersión de la luz de Uds. y el Bautismo del Espíritu Santo, y por las vidas que Uds. vivieron y las cosas que Dios ha hecho para probar que El se está moviendo aquí (y ellos con su intelectualidad se alejaron de Ello), ellos serán juzgados por los santos. Ellos ya son juzgados; ellos ya lo han pasado. ¡Oh, hermanos!
103Yo estaba hablando sobre el Poder de la oración, el Poder en el hablar, el Poder para una vida santa. Amén. Eso es lo que el Espíritu Santo debe hacer.
104Algunos de Uds. van por allí diciendo: “Bueno, sencillamente yo no puedo dejar de beber. Sencillamente yo no puedo dejar esto”. El Espíritu Santo viene a vivir en Ud. para hacer que todos estos “no puedo” se alejen de Ud. (correcto), hacer que las mujeres paren de cortarse su cabello, hacer que dejen de usar pantaloncitos cortos y pantalones (no hay excusas), hacer que dejen de chismear. Oh, sí. Para eso es lo que El es, para hacerla que tenga una vida santa. El seguirá las instrucciones de la Biblia cada vez.
105Una mujer dice: “Simplemente está demasiado caluroso; yo simplemente tengo que usar éstos. Me da dolor de cabeza si dejo crecer mi cabello”. Pero no hay excusas con el Espíritu Santo. Está allí para hacerlo así. El seguirá la Palabra exactamente. Eso es lo que el Espíritu Santo debe hacer. Es para hacer que Uds. hombres volteen su cabeza al mirar a esas mujeres semidesnudas y dejar de codiciarlas. Sí, miembros de iglesia. Eso es lo que El hace.
106Es para hacerlos que Uds. dejen de fumar, y beber, y ser... querer ser una persona importante. El les sacará eso de Uds. El los humillará cuando Uds. hagan eso. Para eso es lo que es el Espíritu Santo. Es para una vida santa (correcto): los hará que dejen de chismear; los hará que dejen de jugar baraja, jugar a los dados, y todas estas otras cosas que Uds. hacen a la vuelta de la esquina. Los hará que dejen de comportarse de la manera que lo están haciendo, viviendo infiel a su esposa. Eso es lo que El hará. Correcto. Los hará que dejen de querer casarse con la esposa de alguien más. Eso es exactamente correcto. Eso es lo que El es. Es para hacer que vivan una vida santa. Para eso es el Poder del Espíritu, para “poner sus afecciones en las cosas de Arriba”, en donde Dios está a la...?... La mente de Cristo en Uds. Uds. no pueden evitar ver esas cosas. Cuando Uds. las miran, voltean su cabeza. Correcto. Es para hacerlos a Uds.....
107Uds. dicen: “¡Yo no puedo hacerlo. Oh, sencillamente no puedo hacerlo!” Seguro que Ud. no puede, pero el Espíritu Santo vino para ese propósito. Eso es lo que El hizo. El vino para sacar de Uds., todos esos hábitos viejos y cosas que Uds. están haciendo. Esa murmuración, separándose Uds. mismos, diciendo: “Bendito Dios, yo soy Metodista. Yo no tendré nada que ver con esos ‘santos rodadores’”. El Espíritu Santo vino para sacar eso de Uds.
108“Yo soy Bautista. Yo soy Presbiteriano; yo no iría a ese grupito de ‘santos rodadores’”. El Espíritu Santo vino para sacar todo ese almidón de Uds. Eso es lo que El hizo. Los lava en la Sangre; los plancha y desarruga. Eso es lo que El vino para hacer. Vino a enderezarlos a Uds. El dijo: “Hacer derechos los lugares torcidos”. Eso es lo que El vino a hacer: a enderezar. Hacer que los lugares altos se bajen, hacer que todas las montañas se parezcan como que todas ellas están saltando como pequeños carneros, y todas las hojas estén dando palmadas de aplauso a Uds.[El Hermano Branham palmea sus manos cuatro veces–Ed.]. Los pájaros cantan diferente. Las campanas de gozo están sonando. No hay excusas. Eso es lo que El vino a hacer. Ese es el propósito de Dios de enviar el Espíritu Santo, para que Uds. hicieran estas cosas. Para que Uds. obraran... caminaran en pos de El.
109Ahora, yo no quiero lastimarlos a Uds., pero yo les dije a Uds. que yo estoy aquí con la más profunda sinceridad. Para evitar de pellizcarlos a Uds., de vez en cuando yo brinco una línea en alguna parte (y manteniéndome con la Verdad), pero manteniéndome allí y haciéndolo de tal manera que no los pellizque muy duro.
110Pero yo quiero decirles algo a Uds. Si la Biblia dice que está incorrecto que una mujer se corte su cabello, y Uds. dicen que tienen el Espíritu Santo y luego se cortan su cabello, yo me pregunto si Uds. lo tienen. No se enojen; si se enojan, eso todavía demuestra que hay otra marca en contra de Uds.
111Si la Biblia dice que está incorrecto que una mujer se ponga ropa que pertenezca a un hombre, y Ud. usa esos pantaloncitos de pechera y pantalones allá en la calle, ¡Uds. mujeres crecidas! Yo me supongo que un pequeño bebé sería... pienso que... cuando ellas están jugando con niñitos y cosas. Pero miren, ¡cuando Uds.–cuando Uds. mujeres crecidas de quince, dieciséis, dieciocho años de edad, y hasta abuelas, andan allá en la calle! Y la Biblia dice: “Es una abominación en los ojos de Dios”, que una mujer use esas cosas, y Uds. las usan de todas maneras, y ¿dicen Uds. que tienen el Espíritu Santo? Yo me pregunto algunas veces. El Espíritu Santo seguirá la Palabra de Dios a la letra. Y un predicador detrás del púlpito que no tiene la gracia suficiente para predicarlo, yo dudo que él lo tenga. Eso es exactamente. Bueno, para eso es lo que es el Espíritu Santo.
112Es para darle unción al predicador. Es para darle santidad al grupo. Es para poner a la Iglesia en orden. Es para traer una unidad del Espíritu. Es para unirnos juntos con Poder. Es para unirnos juntos con amor, amor fraternal. A mí no me interesa si Ud. es Metodista, Bautista, Presbiteriano, Luterano, lo que Ud. sea; si todos nosotros hemos sido bautizados por un Espíritu Santo en un Cuerpo, y llegamos a ser miembros del Cuerpo de Jesucristo. No hay... No hay nada presente, nada futuro, hambre, inanición, “nada nos podrá separar del amor de Dios, el amor de Cristo... amor de Dios que es en Cristo”, porque somos nacidos de Su Espíritu, lavados en Su Sangre. Somos una nueva criatura. Eso es lo que Dios vino a hacer. Para eso es lo que es el Espíritu Santo. Sí, señor. Para eso es.
113Ahora, hermanos. Mírenme a mí en la cara. Muchas manos fueron levantadas, que tenían el Espíritu Santo. ¿Ven? Seguro que hubo muchas. Oh. Ahora, yo voy–yo voy a sacudir sólo un poquito aquí. Esto se está grabando. Pero vamos a hablar más de ello mañana en la noche. Si Ud. dice que lo tiene y es culpable de esto, me pregunto qué es lo que lo está guiando a Ud. Dios nunca lo guiará a Ud. fuera de la Palabra. El lo mantendrá en la Palabra, porque esas son las propias leyes de Dios, de Su Iglesia, para Su pueblo, para mujeres, y para hombres.
114“Bueno”, Ud. dice: “No me perjudica a mí hacer esto o eso”. ¿No le perjudica? La Palabra dice que sí le perjudica. Y si el Espíritu Santo está en Ud., El lo guiará directamente a la Palabra. No habrá excusas. Dios no hace alteraciones o excusas; El hace la marca y Ud. lo hace conforme a ella. Eso es todo. Eso es lo que es con cada uno. Ud. viene de la misma manera.
115Pedro dijo: “Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el Nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y luego recibiréis el don del Espíritu Santo”. ¿Ven? Eso es. Tenemos que tocar esa línea.
116Ahora, no es mi intención lastimarlos. Yo los amo mucho. Pero, hermano, hermana, ¿se dan cuenta que... que yo sé que yo tengo que pararme en los últimos días en esa resurrección, con esta generación de gente, y dar cuenta por esta Palabra? Y el Espíritu Santo mostrando esto, y yo predicándolo allá, ¿en dónde se van a parar Uds.? ¿Cómo se van a escapar de esto? Ud. no puede hacerlo, amigo. No... Ahora, ¡paren eso! Lo que sea que Uds. están haciendo que está incorrecto, ¡párelo! Ud. dice: “No puedo”. Entonces Ud. todavía no tiene el “que puede” en Ud. Cuando el Espíritu Santo viene, El le da Poder sobre el mundo. Y si Ud.... Escuche lo que El dijo: “Si Ud. ama al mundo o las cosas del mundo, es porque el amor de Dios no está en Ud.” Ahora, no hay excusas. El lo hace claro, y tenemos que llegar a esa marca.
117Yo sé que Uds. piensan que soy terrible. Pero yo sencillamente estoy terriblemente lleno en estos momentos. ¿Ven? Escuchen. Eso es verdad. Ahora, hagámosle frente a eso, hermano, hermana.
118No permitan que algunos de estos colegios intelectuales de por aquí les digan a Uds.: “¡Oh, esas son cosas anticuadas!” Si son cosas anticuadas, entonces Dios es anticuado. Y si Dios es anticuado, entonces yo también lo soy. Amén. Yo quiero ser como El. ¿Por qué? Su Espíritu que está en mí tiene hambre y sed, llamando todo contrario a la Palabra....
119Si la gente dice: “Está bien que... oh, si un hombre juega un poco de baraja para divertirse y sólo apuesta uno o dos cincos, está bien”. ¡Dios dice que no está bien!
120“Oh, si uno sólo bebe un buen trago social, sólo emborracharse un poco de vez en cuando....” Pero Dios dijo: “¡Ay de él!”
121“Oh”, Ud. dice: “Está bien, Hermano Branham. Yo–yo–yo me corto mi cabello por una buena razón; una mujer, como Ud. sabe... el resto de las mujeres lo están haciendo”. A mí no me interesa lo que el resto de las mujeres están haciendo. Ellas no son su ejemplo, ni ellas son su patrón. Si Ud. tiene el Espíritu Santo en Ud., Ud. seguirá Sus instrucciones sin tener en cuenta lo que diga la gente respecto a Ud.
122“Bueno Hermano Branham, está tan caluroso, que simplemente tengo que ponerme estas tales y cuales ropitas”. El infierno está más caluroso que eso, querida hermana, permítame decirle a Ud. eso. Y–y no... Ud. recuerde eso.
123Y el Espíritu Santo siempre la guiará a la Verdad, y Su Verdad es la Palabra. “Mi Palabra es la Verdad. Que toda palabra del hombre sea mentira, pero la Mía Veraz”. Y sólo piense: “una abominación”. ¿Pudiera Ud. pensar?
124Esta es una palabra terrible para que un ministro la diga, pero yo he entrado a sanitarios y lugares en donde simplemente... Uno tiene que regresarse al entrar, simplemente están tan... Y cosas sucias en la pared. Yo pensé: “¿Cómo puede la gente ser tan baja?” ¡Y apestaba! Y cuando yo entro en esos lugares, yo pienso con frecuencia: “¡Qué hediondez”. Yo... Allí adentro tengo que cogerme mi nariz de esta manera para lavarme mis manos, temeroso de que cuando toque otra vez la perilla de la puerta, haya gérmenes de enfermedades venéreas y cosas. Y yo pienso: “¡Oh!”
125Un día parado en un aeropuerto, entré a uno de esos lugares el cual, o mejor dicho, era en un lugar del ferrocarril, yo entré allí en eso, y pensé: “¡Oh, por Dios!”
126Y Algo me dijo: “De esa manera huele el mundo para Dios”. ¡Es una abominación!
127Y yo pensé: “Cuando yo veo a una mujer caminar por la calle, ella misma está presentándose de esa manera, y con ropa de hombre puesta, así es como se mira para Dios: es una abominación, algo que es inmundo y apestoso y... delante de Dios. Sin embargo, ella irá a la iglesia el domingo y se adornará. Por ahí irá un hombre, que bebe, y estafa, y ama el dinero, y estafa a su vecino, y todo lo demás, para obtener un poco de dinero extra; y hace estas cosas, y apuesta, y fuma, y bebe, y miente, y luego va a la iglesia y testifica. ¡Abominación! ¡Inmundicia! Esa es la iglesia intelectual.
128Dice: “Bueno, yo pertenezco a la iglesia”. Sí, y tiene que dejar salir a la iglesia quince minutos para que todos los diáconos, y todos ellos puedan fumar, y el pastor también, antes que él pueda entrar a continuar el culto. Díganme... Sepárense de toda cosa inmunda. “Si alguno destruyere el cuerpo, Yo lo destruiré”. Dios dijo que lo haría.
129Y hoy día el cáncer está causando... noventa y algo por ciento de las muertes del cáncer de la garganta y del pulmón, están ocasionados por fumar cigarrillos. “Si alguno destruyere el cuerpo, Yo lo destruiré”. Pero ellos están tan atados por el infierno, continuando de esa manera y ellos no lo saben. Y un predicador parado en el púlpito con cuatro títulos de colegio, él mismo fumando. Déjeme decirle algo, hermano: el Espíritu Santo fue enviado para llamar a hombres y a mujeres a salir de esa cosa. ¡Sepárese Ud.! La palabra “iglesia” significa “estar separado”. “Salid de en medio de ellos”, dice la Biblia: “No toquéis lo inmundo; y Yo os recibiré, y vosotros me seréis hijos e hijas, y Yo seré para vosotros por Dios” [el Hermano Branham dice: “Dios”–Trad.]. ¡Oh, hermanos! No es mi intención ser duro, pero mi intención es ser honesto y ser verdadero. Sí, señor. ¡Oh, qué cosa tan horrible!
130Hombres y mujeres: ¿en dónde estamos parados hoy día? ¿En dónde estamos? Hagamos una pausa.
131La otra noche, en un pequeño asiento allá en la habitación (ahora, debo terminar), sobre un pequeño asiento plegadizo, después de estar orando por tres o cuatro días, hasta llegar al punto, de andar por allí pensando: “Oh, Dios...” Y llegué a tal punto, que yo no sabía qué hacer. Yo dije: “Dios, estamos al fin del camino. Y yo comprendo que he sido negligente. Yo he tenido llamadas para ir, y estando cansado, yo no lo hice”. Yo entonces pensé, y yo podía ver a mi Señor tambaleándose allá en la oscuridad, cuando El estaba tan cansado que casi no podía dar un paso más, pero El no estaba muy... se detuvo por la mujer de Nain, por su muchacho que llevaban allí, que estaba muerto, y hasta que El pudo ir allá y tocar el féretro, y usar la poca fuerza que estaba en El para levantar a ese muchacho. “Bueno, ¿cómo es que yo me canso? ¿Qué es lo que pasa conmigo, Señor? Aquí está lo que yo pensé: ‘Bueno, me estoy envejeciendo. Yo–yo no puedo hacerlo’”.
132Allí estaba Moisés (el mismo Dios que yo sirvo) que se paró allí cuando tenía ciento veinte años de edad. Allí estaba Caleb que se paró a la edad de noventa con una espada en su mano y dijo: “Josué, puso esta espada en mi mano hace cuarenta años”. El tenía entonces ochenta. Dijo: “Todavía soy un hombre tan fuerte como lo era entonces”. Amén. Yo dije: “¡Dios, ten misericordia de mí!”
133Yo dije: “Oh, mira aquí. Yo siempre estoy...” Y tomé a mi esposa (sentada allá atrás), de la mano y sobre esta Biblia y su pequeña Biblia, yo dije: “Cariño, yo he sido demasiado negativo. El Espíritu Santo me condena en mi interior”. Yo dije: “Yo pienso de esas ardillas allá. Yo pienso de Hattie Wright (allá atrás) y de los muchachitos. Yo pienso de lo que Dios hizo, demostrando que El era el Dios que podía crear”. ¡Aleluya! Yo pensé: “El me había dicho eso hace años. ‘Yo no te dejaré; Yo nunca te desampararé. Ningún hombre te hará frente todos los días de tu vida. Yo estaré contigo. Y de esta mano de discernimiento, llegará al grado que tú conocerás el secreto del corazón. Después de eso, se elevará más alto y más alto’”. Un año después de eso, se probó perfectamente alrededor del mundo. Aquí viene este–este otro gran ministerio mucho más allá de eso. Yo dije: “Cariño, yo tomo tu mano; con la ayuda de Dios y la gracia de Dios, nunca me permitas que sea negativo otra vez. Permíteme caminar hacia adelante aquí a este avivamiento para predicar como nunca antes. Permíteme primeramente ir, y yo mismo santificarme y hacer un camino para el pueblo; que mis propios pecados, mi propia negligencia esté bajo la Sangre, mis propias fallas estén bajo la Sangre, para que yo pueda salir y decir: ‘¡Síganme, hermanos!’” Correcto. No me gusta ver a un hombre decir: “Tú ve y hazlo”. Me gusta ver a alguien que muestre el camino para hacerlo. Sí, señor.
134Hace algunos años aquí, tuvimos un incendió aquí en la ciudad; la compañía petrolera, P.F.A.U., se incendió. Ellos tenían allá al departamento de bomberos de Jeffersonville. Y un amigo mío (un buen hombre), no estaba acostumbrado a grandes incendios como ése, él iba caminando por allí, diciendo: “Echen un poquito de agua aquí, muchachos. Echen un poquito de agua aquí”. Y allí vino el grupito de la ciudad de Clarksville: “Din, din, din, din”. Corrió allí, y él dijo (el jefe de los bomberos se bajo de un salto), dijo: “Echen un poquito de agua por aquí. Rompan esta ventana aquí. Echen un poquito de agua allá”.
135Pero del otro lado del río, vinieron bomberos entrenados, de Louisville. Ese gran camión de bomberos con escalera, en cuanto se detuvo, el jefe ya estaba al fin de la escalera. Cuando levantaron la escalera, él estaba a la cabeza. Arrojó su hacha antes que él llegará allá, y completamente quebró la ventana, dijo: “¡Adelante, muchachos!” Eso es. El fuego se apagó en unos cuantos minutos. No, “echen un poquito de agua aquí; echen un poquito de agua allá”. Me recuerda a algunos de estos predicadores intelectuales.
136¡Adelante! ¡Vayamos! ¡Yo sé que es la Verdad. Yo la he probado y visto! ¡Gloria! El Espíritu Santo está correcto. Dios es bueno. No traten aquí, traten allá. ¡Entremos en El! El está aquí. Es para Uds. Dios le dio Su Poder a Su Iglesia. No echen esto aquí y echen... Uds. nunca harán nada. ¡Guíen adelante! ¡Amén! ¡Ajá! ¡Fiuuu! Ni siquiera puedo ver ya más con ellos. [El Hermano Branham se quita los anteojos–Ed.].
137¡Amén! ¿Qué vamos a hacer? Cada persona sentada aquí está llena con algo. (Luego voy a terminar. Quizás tendré, después de esto). Ud. está lleno con algo. Ud. no puede estar sentado allí sin estar lleno de algo. Ud. tiene una vida en Ud. Esa vida lo gobierna, y esa vida está gobernada por un espíritu. Ahora, Ud. pudiera estar lleno del mundo, amando al mundo o las cosas del mundo. ¡Dios tenga misericordia de Ud.! Ud. pudiera estar lleno de credos de alguna iglesia; algunas oracioncitas que Ud. dice, que Ud. piensa que va a... ora a alguna persona muerta, o–o hace alguna clase de señal de la cruz sobre Ud. ¡Dios tenga misericordia de Ud.!
138Y quizás Ud. esté lleno de religión; y eso todavía es peor. Eso es correcto. Eso es correcto. La Biblia dice que “en los últimos días ellos serán muy religiosos”, que tendrán apariencia de piedad, que tendrán apariencia de piedad, pero negando la eficacia de ella; a éstos evita”. Si Ud. está lleno de religión, Ud. es miserable (sólo de religión, eso es todo). Si Ud. está lleno de credos, Ud. no sabe de lo que Ud. está hablando. Si Ud. está lleno del mundo, Ud. está ciego.
139Y por otra parte, Ud. puede estar lleno del Espíritu Santo. Amén. Yo espero que Ud. lo esté. Y si no lo está, yo espero que sea lleno. Y si Ud. está lleno del Espíritu Santo ¿qué tiene Ud.? Ud. tiene Poder; Ud. tiene Amor; Ud. tiene Paz. “Mi Paz os doy; Yo no os la doy como el mundo la da”. Ud. tiene Paz; Ud. está Sellado; Ud. tiene una Señal (amén); Ud. tiene Reposo. Ud. tiene gozo inexplicable y lleno de gloria; Ud. está anclado. ¡Oh, hermanos! Eso es lo que Ud. es con el Espíritu Santo. Ud. tiene... Si Ud. está lleno del Espíritu Santo, “Ud. ha pasado de muerte a Vida”, esperando la resurrección general en el último día. ¡Amén!
140Ud. estará en el mundo venidero, por medio de nuestro Señor Jesucristo, y quien lo haya visto a El venir en gloria y majestad... “El mar entregará sus muertos”. “Los cuerpos corruptibles de aquellos que duermen en El serán....” “Duermen en El”. ¿Cómo entran en El? “Por un Espíritu todos somos bautizados en un Cuerpo”. “Los cuerpos corruptibles de aquellos que duermen en El serán cambiados y hechos semejantes al Cuerpo de la gloria Suya con el cual El puede también someter a Sí mismo todas las cosas”. “Oí una voz que desde el Cielo”, dijo Juan, “me decía: ‘Escribe: Bienaventurados los muertos que mueren en el Señor...’” ¿Cómo van a entrar Uds.? “Por un Espíritu todos somos bautizados en el Cuerpo”. [El Hermano Branham palmea sus manos una vez–Ed.] ... “los muertos que mueren en el Señor, porque descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen. ¡Mm!” Para eso es lo que El envió el Espíritu Santo. “Oh, bendita seguridad, Jesús mío es”. “Yo estoy en El, y El está en Mí”; el Padre en El, y El en el Padre; “y el Padre en Mí, y Yo en El”. ... Jesús mío es; Oh qué sabor anticipado de Su gloria Divina; Soy heredero de salvación, comprado por Dios, Nacido de Su Espíritu, y lavado en Su Sangre. Amén. Yo no lo cambiaría. ¡Oh, hermanos! Oh, rubíes y diamantes y plata y oro, Sus cofres están llenos, El tiene riquezas incalculables. ¡Pues soy el hijo de un Rey! ¡Yo soy el hijo de un Rey! ¡Jesús mi Salvador Me hace un hijo de un Rey!
141Amén y amén. Yo no lo cambiaría. Yo no lo cambiaría. Yo tengo dos o tres Escrituras más.... Entonces, aquí está otra Escritura. Cuando, cuando Ud. está lleno con el Espíritu Santo (esas son las cosas que Ud. tiene), entonces, ¿qué es Ud. para el mundo? Un extranjero. (Yo sé que es tarde, pero nunca es muy tarde para esto). [El Hermano Branham palmea sus manos una vez–Ed.]. Un extranjero. ¡Oh! Peregrinos y forasteros somos aquí, Estamos buscando una Ciudad por venir. El barco de Vida viene pronto Para juntar Sus joyas en el Hogar.
142Yo todavía puedo oír el agua salpicar allá en el Río Ohio, cuando yo era un predicador jovencito como de veintidós años de edad; cantando ésa allá, y yo oí... Miré arriba de mí y oí una Voz, dijo: “Mira hacia arriba”. Ahí vino esa gran Luz suspendida allá, vino descendiendo por encima de mí y dijo: “Como Juan el Bautista fue enviado para ser el precursor de la primera Venida de Cristo, tú tendrás un Mensaje que será precursor de la segunda Venida de Cristo”. Oh, ¿cómo podía yo creerlo? Pero sucedió de todas maneras. Y en esta noche fuegos de avivamientos están ardiendo alrededor y alrededor del mundo. La gran Iglesia de Dios redimida, Ella misma se levantó de ese lugar, y grandes campañas de sanidad, y señales, y maravillas, y milagros, mostrando la Venida.
143Ud. es un extranjero, y Ud. es un forastero. Ud. hace cosas extrañas, diferentes de las que Ud. solía hacer. Ud. no actúa como solía actuar. La gente... El Espíritu Santo, cuando El viene sobre Ud., y Ud. llega a estar lleno con el Espíritu Santo, Ud. ignora las cosas del mundo. Ud. ignora las cosas que lo acosaban; Ud. las ignora. Entonces Ud. llega a ser una–una criatura que actúa raro, el “patito feo” para ellos, el pequeño aguilucho que fue empollado bajo el nido de la gallina, de la cual yo prediqué en: “Cuando el águila revolotea su nidada”. Ud. es una criatura que se mira rara para ellos. Pero, ¡oh, hermanos!, “caminando hacia arriba en el Camino del Rey”. Amén. Oh, “es un Camino al Cielo”. Y “yo estoy caminando hacia arriba en el Camino del Rey”. Dicen: “Miren a ese ‘santo rodador’, ese ‘patito feo’. Ese es ese predicador ‘santo rodador’”.
144Un famoso predicador Metodista le dijo a un hombre hoy en Louisville, dijo: “Me gustaría ayudar al Hermano Bill, ¿pero sabes tú lo que yo tendría que hacer? Yo tendría que sacar mi cuello por él”. Ud. no tiene que sacar su cuello por mí. El sacó Su Vida por mí. ¡Amén! Sólo “caminando hacia arriba en el Camino del Rey”, eso es todo. ¡Oh, hermanos! ¡Lleno con Su Espíritu! ¡”Nacido de Su Espíritu! ¡Lavado en Su Sangre! ¡Oh, aleluya, cuán feliz estoy!
145Y luego otra cosa. ¿Por qué? ¿Qué hace que haga eso Ud.? Ud. todavía es un humano. Pero, ¿qué hace que lo haga Ud.? Es porque Ud. vino, Ud., su espíritu, vino de Arriba. Es Dios en Ud.
146Cuando yo fui a Roma, yo me fijé que ellos... todos tenían un espíritu romano. Cuando yo fui a Grecia, todos ellos tenían un espíritu griego. Cuando fui a Inglaterra todo ellos tenían un espíritu inglés. Cuando uno va a lugares, uno encuentra... Y uno entonces encuentra el espíritu americano; es horrible.
147Cuando fui a las catacumbas de San Angelo en Roma, ellos tenían un letrero allí: “Por favor, mujeres americanas, pónganse ropa para honrar a los muertos”. ¡El espíritu americano! Observénlas bajarse del avión con esas ropitas puestas, y todos empiezan a mirarlas. Y allí viene la Srta. América. Ese es un espíritu americano. Se le nota de dónde es ella: toda vestida, ¡qué va!, jalando detrás de ella un perrito narizón de lanas. Correcto. Oh, sí. Ella es–ella es–ella es América, Srta. América. Va caminando, como Uds. saben, contoneándose de esa manera. ¿Por qué? Ella tiene un espíritu americano. [El Hermano Branham toca en el púlpito seis veces–Ed.]. Pero Jesús dijo... El testificó contra ello en aquel día. El dijo: “Vosotros sois de esta tierra, terrenales; Yo soy de Arriba”. Y si Uds. tienen el Espíritu de Cristo en Uds., Uds. son de Arriba. Entonces Uds. son forasteros aquí.
148Pero Uds. tienen la naturaleza del lugar de donde provienen; eso es lo que estoy tratando de decir. Un romano viene aquí y él se rasca la cabeza; y un alemán viene aquí; un americano va allá. ¿Por qué? Uds. tienen los espíritus de esos países de donde provienen. Eso es lo que nos hace tan diferentes para el mundo. Uds. son de Arriba. Uds. son nacidos; Uds. son–Uds. son ciudadanos de otro Reino. ¿Lo creen Uds.? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Para eso es el Espíritu Santo, es para hacerlo un ciudadano del Reino de Dios.
149Entonces si Ud. es un ciudadano del Reino de Dios, ¿cómo lo hace El actuar a Ud.? Igual como Dios actúa en Su Reino. Ahora, ¿cómo actúa Dios en Su Reino? En santidad, justicia, pureza de pensamiento, pureza de mente, poder y amor, yendo a los perdidos, sanando a los enfermos, haciendo milagros, haciendo grandes cosas. Entonces para el mundo Ud. se mira loco; ellos dicen: “Esa gente está fuera de sí”. ¿Ven? Pero Ud. es un ciudadano del Reino.
150Una Escritura más, si Uds. desean anotarla: Juan 12:24. Permítanme citarla a Uds. rápidamente. Jesús dijo: “Si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, no puede traer otra vida”. Ahora, miren. Una declaración ahora para terminar. Y entonces recuerden ahora: es absolutamente, (para Uds. hermanos), es absolutamente, esencial, y necesario, y apremiante, y obligatorio, que Uds. reciban el Espíritu Santo ahorita; porque si Uds. no lo reciben, no pueden levantarse en la resurrección. Ahora, fíjense: Dios no puede quebrantar Sus leyes; nosotros sabemos eso. El sigue Sus leyes.
151Ahora, un–un grano de trigo, o tomaremos el de maíz, como Jesús dijo allí. Por supuesto un–un grano en la Biblia (yo apenas lo estaba leyendo hoy), se refiere al de linaza, o a cualquier clase de semilla, pero... trigo, cebada, maíz o cualquier otro, es un grano. Pero cuando un grano de trigo cae en la tierra... Ahora, hay... Todos nosotros aquí hemos visto... sabemos que esto sucede. Un grano de trigo, o un grano de maíz puede mirarse tan perfecto como pudiera ser, y Ud. lo pone en la tierra, y si ese grano.... Tiene vida perpetua. Caerá en la tierra hoy, él mismo se reproducirá en un tallo, y volverá a la tierra, y crecerá otra vez, y volverá a la tierra. Es vida perpetua. Si ese grano no tiene el germen de vida en él, no importa cuán hermoso se mire, nunca se levantará. Caerá en la tierra y se pudrirá, y eso es todo. Parte de él (los materiales) pueden ser usados como un fertilizante y cosas para la tierra. Pero en cuanto a él vivir otra vez, nunca vivirá a menos que tenga vida perpetua en él. Cualquiera sabe eso. Uno sencillamente no puede.
152Puede haber dos hombres, uno de ellos exactamente... ambos exactamente iguales. Uno de ellos puede ser un buen hombre; él puede hacer buenas obras; él puede hacer todo lo demás; pero a menos que ese hombre tenga Vida Eterna en él, nunca se levantará en la resurrección. El no puede hacerlo; no hay nada allí para levantar. No hay nada para levantarlo; no hay Vida. Así que, ¿ve Ud., mi querido hermano, mi querida hermana?, “el que no naciere de nuevo, no puede regresar a este Reino”. El no puede. “Si este Grano de trigo no cae en la tierra y muere...” El estaba hablando de El mismo. Pero El tenía, no vida perpetua, El tenía Vida Eterna. Y El les dio a Uds. la Vida para que Uds. pudieran tener la misma clase de Vida.
153Ahora, si Ud. nada más tiene vida humana, la suficiente como para moverlo aquí y allá, y para codiciar... “La que se entrega a los placeres, viviendo está muerta”. Ud. no se puede levantar. Ud. pudiera ser la muchacha más popular en la escuela. Ud. pudiera ser la muchacha más popular en el juego de baraja, en su sociedad. Ud. pudiera ser la mujer mejor vestida en el país. Ud. pudiera ser la más bonita. Ud. pudiera ser la mejor formada. Ud. pudiera ser un ídolo para su esposo. Ud. pudiera ser todas estas cosas, lo cual eso es maravilloso. Pero, hermana, a menos que Ud. tenga el Espíritu Santo en Ud. (lo cual es Vida Eterna), al fin de este camino, Ud. está terminada. Y a mí no me interesa cómo se mire Ud., o cómo son estas cosas, o cuán impopular, o popular Ud. es, cuán bonita, o cuán fea; si Ud. tiene Vida Eterna, habrá... Ud. vivirá por los siglos de los siglos.
154Cuando la luna y las estrellas hayan cesado, y la tierra se haya absorbido ella misma en las... las montañas, y los desiertos, y todo ha–ha... simplemente ya no exista, y el mundo esté tambaleándose como un hombre borracho viniendo a casa en la noche, y las estrellas rehúsen brillar y caigan desde los cielos, y la luna se convierta en sangre, y el–el sol se avergüence y esconda su faz, cuando ellos vean al Hijo del Hombre viniendo, Ud. brillará en la justicia de Jesucristo, para salir del sepulcro como una hermosa mujer joven para tomar su compañero, y vivir por los siglos de los siglos, de los siglos, y por todas las edades Eternas Ud. todavía estará viviendo. Para eso es lo que es el Espíritu Santo. Si Ud. siente el más mínimo tirón, no lo rechace.
155¿Qué es el Espíritu Santo? ¡Dios en Ud.! ¿Para que es El? Para continuar Su obra entre Su pueblo; para juntar a Su Iglesia; para colocar a una Iglesia a un lugar en este día, mucho más allá que la Luterana, la Metodista, y la Pentecostal, a un lugar para una adopción y una gracia de Rapto, para que cuando esta porción de la Iglesia, cuando el Espíritu entre en esta Iglesia aquí, sencillamente se levantará y traerá, traerá a todos los redimidos que han tocado ese Espíritu. Esos Luteranos quienes se pararon allá con toda la Luz que ellos tenían en justificación; esos Metodistas que caían al suelo, y ellos les arrojaban agua en sus rostros, debido a que el Espíritu los estaba tocando por medio de santificación; esos Pentecostales, que caminaban las calles de punta a punta y los llamaban “lenguas diabólicas, y farfulladores, y lenguaje de bobo”, y todo eso; ellos se pararán en la justicia ante los ojos de Dios en aquel Día tan seguro como esta Biblia está aquí. Si Uds. creen que yo soy un siervo (Uds. me llaman Su profeta; yo mismo no me llamo eso, pero Uds. escuchen), yo les estoy diciendo a Uds. en el Nombre del Señor: Dios traerá con El en Su Venida, aquellos que están en Cristo en la resurrección, y únicamente aquellos que están en Cristo. ¿Cómo entramos en Cristo, amigos?
156¿Somos por un credo todos unidos a El? No. ¿Somos por un apretón de mano todos atraídos a El? No. ¿Somos por una sola agua todos bautizados dentro de El? No. O, ¿entramos por una denominación, o somos todos denominados a El? No. Sino “por un...” 1 Corintios 12:13: “por un solo Espíritu” (Espíritu Santo, el Espíritu de Dios), “fuimos todos...” (Metodistas, Bautistas, Luteranos, Presbiterianos). “Andamos en Luz, como El está en Luz, tenemos comunión unos con otros, y la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de toda injusticia”. “Por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un Cuerpo y se nos dio a ser partícipes de Su gracia”.
157Ud. no puede ir al Juicio. “El que oye Mis Palabras, y cree...” (ningún hombre puede creer hasta que él tenga el Espíritu Santo), “y cree al que me envió” (cuando el Espíritu Santo ha testificado de Su resurrección), “tiene Vida Eterna, y nunca vendrá a Juicio, mas ha pasado de muerte a Vida”. ¿Qué? Ud. nunca vendrá a Juicio. Ud. nunca se parará en el Trono Blanco para juicio. Ud. se encuentra con su juicio aquí mismo. Ud. ha pasado su juicio cuando Ud. ha pasado y dicho: “Yo no sirvo para nada, y mi aprendizaje no sirve de nada. Señor, entra en mí, y tómame, y guíame, Señor. A mí no me importa lo que diga este mundo loco. Guíame, Señor, por Tu Espíritu”. Ud. entonces ya se ha juzgado. Ud. mismo júzguese como un tonto para Cristo; y en Su justicia, en aquel Día, nos pararemos inmortales a Su semejanza.
158Solamente hay una manera. ¿Cómo? “Por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un Cuerpo”. Y cuando Ud. está en ese Cuerpo, el juicio ya ha juzgado ese Cuerpo; y Ud. lo ha aceptado a El como la propiciación de sus pecados. Ud. dice: “Yo he hecho eso, Hermano Branham”. Entonces, si el Espíritu Santo ha regresado y le dio a Ud. un Sello como una señal, ese Espíritu lo mete dentro del Cuerpo de Cristo. Ud. se da vuelta y va en sentido opuesto, y Ud. es una nueva criatura en Cristo Jesús. Ud. “ha pasado de muerte a Vida”. Las cosas viejas pasaron, y Ud. es nuevo en Cristo. Amén.
159Oh, por favor permítame persuadirlo, mi hermano o hermana Cristiano. No permitan que este avivamiento pase de Uds. Uds. deben recibir el Espíritu Santo. ¿Qué es El? El Espíritu de Dios. ¿Para qué era El? Para dirigirlos, guiarlos, llenarlos, santificarlos, llamarlos a salir fuera para entrar a la Iglesia. ¿Qué es una iglesia? ¿Qué significa la palabra iglesia? “Llamado a salir fuera, separado” (oh, cómo pudiera tomar un sermón de eso ahorita), “llamado a salir fuera, separado”, un forastero, separado del mundo, un peregrino y extranjero, profesando que no tenemos aquí alguna ciudad terrenal en la cual deseemos vivir. ¡Oh, hermanos!
160Como Abraham, e Isaac, y Jacob habitaron como extranjeros, morando en tiendas en la tierra. Ellos profesaron que eran peregrinos y extranjeros, la simiente del heredero, el heredero allá del pasado, el padre, del heredero. Nosotros somos la simiente de ellos. Y ellos “estaban esperando la Ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios”. Amén. Ellos estaban buscando.
161Y hoy día, la simiente de ellos todavía está esperando la Ciudad por venir, diciendo: “Yo no quiero ajustarme a este mundo. Yo no quiero nada que ver con este mundo. Yo quiero... yo estoy esperando la Ciudad que está edificada en cuadro. Yo estoy esperando la Ciudad que tiene Vida Eterna, en donde el sol nunca se ocultará, en donde nunca habrá vejez, en donde nunca habrá un crespón negro en la perilla de una puerta, o una tumba al lado de una colina. Yo estoy esperando esa Ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios”.
162Unicamente hay una manera de encontrarla. “Una Piedra fue cortada de la montaña sin manos”, que entró rodando en el mundo y lo aplastó “y fueron como trigo...” o, mejor dicho como tamo de las eras”. Permita que esa Piedra, Cristo Jesús, (esa Piedra de tropiezo para el mundo, una Piedra de ofensa, una Piedra de mofa, una Piedra de tropiezo para la iglesia; pero una Piedra preciosa y de imán para el creyente, una Piedra de seguridad, una Piedra de reposo)... ¡Oh, hermanos! ¡Descansando! Yo sé que he pasado de muerte a Vida. Mi alma está en reposo. ¡Oh! “Venid a Mí todos lo que estáis trabajados y cargados, y Yo os daré descanso” a vuestra alma. “Una–una Señal la cual será blasfemada”, le dijo el profeta a María. Será una Señal. Seguro que será. Pero será una seguridad; será un amor; será una satisfacción. Será algo que Ud. sabe que ha pasado de muerte a Vida.
163Mi hermano, mi hermana, como su hermano, como el siervo de Uds. en Cristo, permítanme persuadirlos a Uds. con todo mi corazón: no permitan que esto se les vaya por encima de su cabeza, o se les vaya por un lado de Uds., o por debajo de Uds. Recíbanlo a El en su corazón, y serán Uds. una persona feliz en la tierra. Yo no les estoy prometiendo que recibirán un millón de dólares. No, señor. Hermano Leo, yo pienso que ha habido mucho de eso prometido ahora, “millones de dólares” y cosas que... Diferentes personas dicen: “Si Ud. fuera un Cristiano, Ud. recibiría un millón de dólares, y sería un hombre rico”. Yo no les estoy prometiendo a Uds. nada. Yo les estoy prometiendo a Uds. esto (la única cosa que yo puedo prometerles a Uds.): es salvación. Su gracia es suficiente para toda prueba. La gente en Pentecostés, ellos ni siquiera querían lo que ellos tenían. Ahora hablan acerca de millonarios. Ellos no querían lo que ellos tenían, Hermana Angie.
164Me gustaría oírla a Ud. y a Gertie cantar uno de estos días (¿en dónde está ella?), “La semana de regreso al Hogar”, uno de estos días. Muchos de ellos ya han pasado al otro lado de la frontera desde entonces. ¡Oh, hermanos! Ellos no pidieron grandes cosas. Ellos no pidieron dinero. Bueno, Pedro dijo: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy”. Y yo digo eso en esta noche, amigos: El gozo, el amor, la seguridad que yo tengo de Cristo y de Su resurrección, lo que tengo, yo les ofrezco a Uds. Yo se los ofrezco como hijos de Dios. Y Uds. vengan y quédense en la cruz si Dios los llamó, y no se levanten. Cuando Uds. vengan mañana en la noche, Uds. vengan o para entrar aquí y quedarse hasta que quede concluido, o para venir al frente e ir a orar y poner manos sobre Uds. Ir... Ese es el orden de la Biblia: poner manos sobre ellos para recibir el Espíritu Santo. Y luego nosotros vamos a... Uds. váyanse a su hogar. Si Uds. se quedan allí, si Uds. se quedan toda la noche, se quedan hasta el día siguiente, se quedan hasta el día siguiente, se quedan durante los días festivos, se quedan hasta el primero del año, sigan quedándose; ¡quédense hasta!
165Eso... acerca de todo lo que instruyamos mañana en la noche, mostrándoles en la Biblia que lo que tiene que venir, vendrá. Y cuando Eso venga, entonces no hay diablos suficientes en el infierno... Uds. saben que han pasado de muerte a Vida. Uds. son una nueva criatura en Cristo Jesús. Las campanas de gozo del Cielo sonarán.
166Hermano Othal, déjeme decirle a Ud., sencillamente lo pone a uno en fuego. Aquí está un hermano anciano sentado aquí, un anciano hermano mío, que era un gángster que andaba con pistolas a sus lados buscando a un hombre al dar la vuelta a la esquina, a alguien para volarle sus sesos. Y ¿qué sucedió? Un día él miró y creyó para Vida. Y él siguió adelante. El siguió mis reuniones. Y el pobre hombre, sin tener lo suficiente para comer, se acostaba y dormía en los matorrales al lado de la tienda, hambriento y sediento. Un día el Espíritu Santo vino. ¡Oh, mi hermano!, lo cambió a Ud., ¿no es así? Le trajo Vida y quitó la muerte. El odio se fue, y el amor entró. ¡Oh, hermanos! Toda enemistad y contienda se desvanecieron; nueva Vida entró. Miren aquí a muchos otros tras otros, y muchos otros tras otros, y por todo allí. ¡Oh, las campanas de gozo del Cielo sonando! Amigos, no hay manera que yo lo exprese.
167Escuchen, para que yo pueda dejar esto. Si Uds. han creído mi testimonio como un siervo de Cristo, que he tratado de mostrarles a Uds. que está correcto por medio de la Biblia de Dios, y si mis palabras parecen como que ellas pudieran ser un poco raras acerca de esto, miren esa fotografía en el mundo científico. Observen el fruto que esta Columna de Fuego que guió a los hijos de Israel, observen el fruto que Ella produce. Vean lo que Ella hace, lo que Ella dice. No soy yo el que habla; es El, el que habla a través de uno. ¿Ve Ud.? No soy yo el que ve la visión; es El, el que habla a través de uno. No soy yo el que sana a los enfermos; es El, el que está en uno, el que sana a los enfermos. No soy yo el que predica; yo soy un cobarde tímido que corre al sólo pensarlo; pero es El, el que habla por mí. Yo no sé la Palabra; pero El la sabe. Eso es. Eso es. Eso es lo que es. Y allí está El. Y ese mismo Angel de Dios está aquí mismo en este edificio en esta noche. [El Hermano Branham toca en el púlpito–Ed.]. ¡Oh, cuánto le amo!
168Ahora, ¿cuántos quieren recibir el Espíritu Santo? Tomemos un examen de nuestras vidas. ¿Cuántos no lo han recibido y quieren recibirlo? Levanten sus manos, digan: “Hermano Branham, de lo profundo de mi corazón, yo quiero recibir el Espíritu Santo”. Dios los bendiga, por dondequiera.
169¿Cuántos de Uds. que lo han recibido y les gustaría hacer como ellos lo hicieron en Hechos 4 y decir: “¡Oh, Señor!, ¡oh, Señor!, extiende Tu mano para que se hagan sanidades y señales y prodigios mediante el Nombre de Tu santo Hijo Jesús; y dame todo denuedo y amor para hablar, y una llenura de nuevo”? Sí, aquí está también la mía. Dios dámelo a mí. Inclinemos nuestros rostros con la sinceridad más profunda, cada persona manteniendo su deseo en su corazón.
170Señor Jesús, clausuramos esta pequeña reunión en esta noche, después del compañerismo alrededor de la Palabra y del Espíritu Santo. ¡Cómo El nos ha bendecido y derramado dentro de nuestros corazones el aceite de Su Palabra! Hay ministros, y hay hombres aquí que eran... de todas las profesiones y condiciones sociales que han probado y visto que el Señor es bueno. Nosotros ahora sabemos lo que es el Espíritu Santo: una Promesa de Dios. Es Vida Eterna para cuantos crean.
171Y sabemos que el Espíritu Santo fue el Espíritu de Jesucristo enviado de nuevo. Y El está en nosotros hoy, así como Dios estuvo por encima de nosotros en esa Columna de Fuego. Entonces El caminó con nosotros en el... un cuerpo que fue llamado Emanuel: “Dios con nosotros”; y ahora, El está en nosotros por el Espíritu Santo: Dios en nosotros ¡Oh! Jesús dijo: “En aquel día, vosotros conoceréis que Yo estoy en el Padre, y vosotros en Mí, y Yo en vosotros. Uds. entenderán en aquel día, porque Uds. ahora están en un mundo de oscuridad, (por así decirlo). Pero en aquel día Uds. entenderán”.
172Padre, no pudo ser hecho claro y perfecto, porque entonces nosotros no tendríamos nada por lo cual tener fe. Pero todas las obras de Dios son gobernadas por fe. Y por fe en Tu Palabra, en la evidencia del Espíritu Santo, que nosotros sabemos qué es ahora, yo pido que toda alma hambrienta aquí adentro sea llena con el Espíritu Santo. Aquellos quienes no lo tienen a El y están hambrientos por El, sólo recuerden... Nosotros les diríamos a ellos, Señor, como esto que Tú dijiste: “Bienaventurados son Uds. cuando tienen hambre y sed; Uds. serán saciados”. Eso es una promesa. Y aun es bienaventuranza estar hambrientos. Uds. son bienaventurados de aun saber que Dios les ha hablado a Uds. Pues El dijo: “Ninguno puede venir a Mí, si Mi Padre no lo trajere primero”:
173Y Señor, aquellos quienes son veteranos ancianos aquí, ellos levantaron sus manos. Yo tenía las mías levantadas. Oh, Señor, danos fuerza. Danos Poder para extender la mano de Tu Santo Hijo Jesús, para que se hagan señales y prodigios, que sea un ministerio más profundo, una cosa más grande que jamás ha sucedido todavía. Danos denuedo y amor para hablarle al pueblo. Concédelo, Señor. Sé con nosotros en todas las cosas; lo pedimos en el Nombre de Jesús.
174Y mañana en la noche, Señor, que venga y caiga tal poderoso viento recio soplando en este edificio, que sea igual como otro Día de Pentecostés. El fundamento ha sido puesto. Todo está listo. Los bueyes están degollados. Los engrosados están degollados. Los carneros están degollados. La mesa está lista. Los huéspedes están invitados. Oh, Señor, envía un jubileo de Pentecostés mañana en la noche en este edificio, y llena toda alma con el Bautismo del Espíritu Santo. Concédelo, Padre. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén. Aprenderemos muchas cosas; Tendremos una arpa que está hecha de oro, Quizás de cuerdas mil, Cantaremos y aclamaremos y danzaremos por allí; El Cordero secará nuestras lágrimas. Tendremos un Hogar-... una gran semana de regreso al Hogar, Los primeros diez mil años. (¡Amén!) La Sangre preciosa del propio Hijo de Dios Ha limpiado y santificado, A un pueblo maravilloso para Su Nombre, Y ellos son llamados la Novia. Aunque aquí olvidados y despreciados, Un día el Señor traerá A esos escogidos dentro de las puertas, Y eso vale todo. Cuando estemos dentro de las puertas de perla, Aprenderemos....