Photo

~ QUE ES EL ESPIRITU SANTO ~
1... apenas para una reunión. Esta reunión va a ser una reunión un poquito diferente de las que normalmente tenemos aquí. Casi cada vez que nos juntamos aquí, es una reunión para... para la sanidad de los enfermos y para las necesidades físicas. El énfasis es puesto sobre eso. Pero en esta noche, hemos empezado este avivamiento para la sanidad del alma, el–el espíritu del hombre. Sin embargo, si es la voluntad del Señor, el domingo en la mañana, en la escuela dominical, el domingo en la mañana, vamos a orar por los enfermos y una fila regular de sanidad para el domingo por la mañana, si es la voluntad del Señor. Y en estas noches, durante la semana, estamos urgidos en grande manera a hablar sobre las cosas Eternas para el–el alma.
2Ahora, sabemos que cuando un–un cuerpo es sanado, eso nos hace a todos nosotros felices, porque sabemos que eso muestra definitivamente que nuestro Dios sana a los enfermos. Pero esa persona enferma, si ella vive lo suficiente, tal vez se enfermará otra vez, quizás con la misma enfermedad que tenía cuando fue sanada. Y eso no cancela la sanidad. El doctor dará la medicina para la pulmonía, y quizás dos días después ella muera de pulmonía después que él la ha pronunciado sana; vuelve a ocurrir otra vez. Pero cuando esa alma es sanada, entonces Ud. tiene Vida Eterna dentro de Ud.
3Y yo creo que nosotros estamos tan cerca de la Venida del Señor Jesús, que nos conviene hacer todo lo que posiblemente podamos, para traer a toda alma al Reino y para traer el Reino al pueblo, para que podamos ser sanados de nuestros espíritus. Yo creo que el Cuerpo de Jesús, es el Cuerpo más enfermo que yo conozco; ese es el–el Cuerpo, el Cuerpo espiritual de Cristo en la tierra, está muy enfermo.
4Y ahora, no estamos planeando en retenerlos a Uds. mucho tiempo cada noche, porque en la primera noche... no tenemos espacio para sentar a nuestros amados amigos. Estamos en el proyecto de edificar una nueva iglesia, un tabernáculo grande aquí mismo en estos lotes, o en dondequiera que el Señor guíe; pero hasta donde sabemos, será aquí.
5Y ahora, hemos anunciado la reunión: desde el miércoles hasta el domingo. Pero luego el domingo, está ya cerca de los días festivos de Navidad, pero... si... cuando el Señor nos diga que paremos, ese será el tiempo. No sabemos exactamente cuáles serán los resultados. Pero creyendo que los hermanos aquí del tabernáculo y de nuestras iglesias hermanas... la cual es, una de ellas es–es el Tabernáculo de Santidad, en Utica, del cual el Hermano Graham Snelling es el pastor; y el de New Albany, en donde el Hermano– Hermano Junie Jackson es el pastor; y también allá por la autopista en donde el Hermano Ruddell es el pastor. Nosotros, y las iglesias hermanas de este tabernáculo, estamos tratando de traer a nuestro pueblo a un mejor compañerismo con Cristo, ese es nuestro propósito. Así que, yo he escogido leer y enseñar en las siguientes noches sobre....
6En esta noche yo quiero hablar sobre el tema de: ¿Qué es el Espíritu Santo? Y mañana en la noche yo quiero predicar sobre: ¿Para qué fue dado? Y el viernes en la noche (y para los que graban: yo no quiero que se grabe éste del viernes en la noche): ¿Cómo recibo yo el Espíritu Santo?, y ¿cómo sé yo cuando lo tengo? Y luego permitiremos... luego veremos en lo que el Señor nos guiará para el sábado y el domingo. Y el domingo en la mañana, un servicio de sanidad, y otro servicio evangelístico, para el domingo en la noche.
7Y ahora, queremos que cada uno sepa que... Y yo sé que las grabadoras están grabando en el cuarto de atrás, y quisiéramos decir esto: debido a que en reuniones como éstas de tipo evangelístico, tenemos gente de iglesias de diferentes denominaciones la cual ha sido enseñada en su propia esfera de creencia, cada una.... Y eso está bien. Yo nunca he querido ser culpable de sembrar discordia entre los hermanos. Y allá en las reuniones, yo sólo predico sobre las grandes Verdades evangélicas de la Escritura, sobre lo que creen los hermanos quienes patrocinan mis reuniones. Pero, aquí en el tabernáculo, yo– yo quiero hablar sobre lo que nosotros creemos. Por lo tanto, si Ud.–si Ud. no lo entiende, yo estaría muy contento de recibir una cartita o notita de Ud. preguntándome de–de porqué nosotros lo creemos así. Y yo estaría contento de tratar de explicarla lo mejor que pudiera.
8Como Uds. saben, toda iglesia, si Uds. no tienen una doctrina, Uds. no son una iglesia. Uds. tienen que tener algo por lo cual se paren, algunos principios que están sosteniendo. Y sin importar de qué afiliación o denominación una persona pudiera ser, si esa persona es nacida del Espíritu de Dios, ese es mi hermano o mi hermana, sin importar de... Pudiéramos no estar de acuerdo en otras cosas, tan lejos como el este está del oeste, pero todavía somos hermanos. Y yo no haría nada, sino tratar de ayudar a ese hermano para una caminata mejor y más cercana a Cristo, y yo creo que cualquier Cristiano verdadero y real, haría lo mismo por mí.
9Ahora, yo le he pedido a este tabernáculo... Ahora, no estamos entrando en esto, solamente para tener una reunión prolongada. Yo quiero entrar en esto... y yo quiero que Uds., y les he pedido a Uds. que quemen todo puente que está detrás de Uds., y corrijan todo pecado, para que entremos en esto con todo lo que está en nuestros corazones y vidas. Nosotros debemos venir aquí con el único propósito de preparar nuestras almas para la Venida del Señor, y por ningún otro propósito. Y como yo he hablado y dicho, que quizás en alguna ocasión yo pudiera enseñar o decir algo que pudiera ser un poquito contrario a lo que alguien más... a la manera que ellos lo creen. Yo–yo no–no vine para controversias (¿ven Uds.?), yo–yo vine... Nosotros estamos aquí para prepararnos para la Venida del Señor. Y yo pienso que este grupo pequeño....
10Yo tengo algunos hermanos visitantes conmigo aquí que conozco de diferentes lugares, y estamos contentos de tenerlos. Y sin duda que allá por toda la audiencia hay otros de fuera de la ciudad, de los alrededores de aquí, de nuestras pequeñas ciudades contiguas. Y estamos contentos de tenerlos a Uds. y tan agradecidos que Uds. nos amen lo suficiente, como para venir a oír estas cosas. Dios... Que se lleven con Uds. a su hogar, mi hermano o hermana, los tesoros más ricos que Dios pueda derramar en los corazones de Uds., es mi oración.
11Y para este pequeño tabernáculo: siendo que una de la gente más fina (creo yo), que hay en la tierra, viene a este tabernáculo... Ahora, yo no dije “toda” la gente más fina; yo dije alguna de la gente más fina en la tierra viene a este tabernáculo. Pero día tras día, regresando de reunión a reunión, yo veo una gran necesidad en este tabernáculo, una gran necesidad en él, y eso es de una llenura o una consagración, una vida más profunda, una caminata más cercana con Dios. Y yo les he prometido a ellos hacer esto, de tener estos mensajes para ellos. Y estamos contentos de traerlos a Uds. en compañerismo con nosotros alrededor de la Palabra de Dios, mientras enseñamos y tratamos de exponerla.
12Ahora, las primeras tres noches, no estaremos tomando un tema sobre el cual predicar, sino un mensaje para enseñar de la Palabra de Dios. Y ahora... pues yo no le pediría a alguien hacer algo que yo mismo no hiciera. Y esta semana ha sido un completo calvario para mí. Yo he estado tan cerca de–de desmayarme, como por decirlo así, al grado que casi estaba fuera de mí. Pero yo he rendido completamente toda voluntad y todo de lo que yo sé, al Señor.
13La otra noche, como alrededor, un poco después de la media noche, mi esposa y yo, después de habernos quedado despiertos, orando, y hablando al Señor sobre el pequeño taburete para los pies en la... nuestra sala, con dos Biblias abiertas, nosotros mismos nos consagramos de nuevo a Dios para un servicio completo, rindiendo nuestra propia voluntad y todo, y todo pensamiento negativo, para servir al Señor Jesús. Y yo confío que esa haya sido también la actitud de Uds., que Uds. hayan hecho la misma cosa. Entonces cuando venimos en esta noche, venimos sobre terrenos Santos, entre un pueblo que ha estado orando, y ayunando, y haciendo restituciones, y preparándose para recibir algo de parte de Dios. Y yo sé que el que viene con hambre no se irá con hambre, sino que Dios lo alimentará con el Pan de Vida.
14Ahora, antes que leamos de Su Libro sagrado, inclinemos nuestros rostros sólo por un momento para orar.
15Señor, ya ha sido ofrecida oración en este lugar en esta noche. Han habido alabanzas de Sion que han sido cantadas por Tus hijos. Sus corazones han sido elevados, y hemos venido aquí para consagrarnos nosotros mismos a Ti, y para adorarte desde lo profundo de nuestra alma. Y estamos trayendo esto a Tu memoria, Señor, que Tú dijiste cuando te sentaste sobre el monte y enseñaste a Tus discípulos: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. Tú lo prometiste, Señor. Venimos en esta noche con corazones abiertos; venimos con hambre y con sed y sabemos que Tú cumplirás Tu promesa.
16Mientras nos proponemos a abrir estas páginas sagradas de la Biblia para leer de Ella el contenido, que el Espíritu Santo lo lleve a cada corazón. Que esa Simiente caiga en una fe rica y profunda que producirá toda promesa que ha hecho la Palabra de Dios. Oyenos, Señor, y límpianos y pruébanos. Y si hay alguna cosa inmunda en nosotros, Señor, algún pecado sin confesar, algo que no esté correcto, revélalo en estos momentos, Señor; iremos inmediatamente y lo arreglaremos, pues nos damos cuenta que estamos viviendo en las sombras de la Venida del Señor Jesús. Y nosotros hemos, ¡oh, Dios Santo!, entrado en las sombras de Tu–Tu justicia en esta noche, y estamos suplicando por una nueva dedicación, y consagración, y llenura del Espíritu Santo en nuestras vidas.
17Viendo los fuegos de avivamiento empezar a atenuarse, permítenos echar leña de la Palabra para que pueda encender un fuego nuevo, para que nuestros corazones estén llenos de celo. Santifícanos, Señor, a través de Tu preciosa Palabra, y de Tu Sangre, y de Tu gracia, suplicamos; y todas las gracias y la alabanza será Tuya. Quita todo prejuicio de nuestros corazones; límpianos, oh, Señor. Danos corazones puros, y manos limpias, y mentes limpias, para que podamos entrar en Tu santuario noche tras noche regocijándonos, y llenos con Tu Espíritu. Pedimos esto en el Nombre de Jesús y por Su causa. Amén.
18Yo quisiera leer la Palabra en estos momentos. Y mientras... Les pido que traigan sus Biblias, sus lápices, sus hojas para anotar las Escrituras, si así lo desean; sería muy bueno. Y yo... Mientras Uds. están abriendo en el capítulo 7 de los Hechos para empezar, para contestar la pregunta o para empezar a contestar la pregunta: ¿Qué es el Espíritu Santo?
19No hay nada que derrote a Satanás; nunca ha habido nada en la tierra todavía, que derrote a Satanás como la Palabra de Dios. Jesús la usó en Su gran batalla; El dijo: “Escrito está....”
20Y esta mañana mientras... Yo había estado escuchando, hace unos cuantos días, un programa, que parecía que quería decir que la creación sólo vino de algunas cenizas soplándose juntas y de algo de fosfato, y de unas cuantas substancias químicas de la tierra, y que la luz cálida del sol creó un germen de vida y produjo vida. ¡Cuán ridículo!, cuando la luz del sol mataría a cualquier germen de vida. Pongan un germen en la luz del sol, y lo matará inmediatamente. Y no hay tal cosa; pero era Satanás tratando de darme un golpe con eso. Y después que yo había llevado a mi pequeña Rebeca a la escuela esta mañana, y en el camino de regreso, yo encendí el radio de nuevo; y yo pensé: “Volveré a entrar en esas cosas otra vez”, así que simplemente lo apagué. Y mientras seguía conduciendo por la calle, Satanás me dijo, él dijo: “¿Sabías que ese hombre que tú llamas Jesús era solamente un hombre en Su día, así como Billy Graham o Oral Roberts? El sólo era un hombre que ellos... empezó a tener una cuanta gente que se reunía alrededor de El y a decir que El era un gran hombre, y después de un tiempo El llegó a ser más grande, y luego El llegó a–a ser un Dios para ellos. Y ahora, se ha diseminado por todo el mundo desde que El murió, y eso es todo”.
21Y yo pensé: “¡Cuán mentiroso eres tú!” Y entonces di la vuelta justamente al cruzar la calle Graham, yo dije: “Satanás, tú que le estás hablando a mi conciencia, me gustaría preguntarte unas cuantas cosas: ¿Quién era aquel de quien los profetas Hebreos hablaron que vendría? ¿Quién era el Mesías ungido? ¿Quién era sobre esos hombres quienes le vieron a El anticipadamente y hablaron de Su vida, miles de años antes que El llegara aquí? ¿Quién era aquel del que se predijo al pie de la letra? Y cuando El vino, ellos dijeron: ‘El fue contado con los pecadores’, y El lo fue. ‘El fue herido por nuestras rebeliones’, y El lo fue. ‘El hizo Su sepulcro con el rico, pero El resucitó al tercer día’, y El lo hizo. Y luego El prometió el Espíritu Santo, y yo lo tengo; así que vale más que te apartes de Ello; porque escrito está en la Palabra, y toda Palabra es Verdad”. El entonces se fue. Sólo denle la Palabra; eso lo logra. El no puede soportar esa Palabra, porque está inspirada. Empecemos a leer en esta noche en el capítulo 7 del Libro de los Hechos. El sumo sacerdote dijo entonces: ¿Es esto así? Y él dijo: Varones hermanos y padres, oíd: El Dios de la gloria apareció a nuestro padre Abraham, estando en Mesopotamia, antes que morase en Harán, y le dijo: Sal de tu tierra y de tu parentela, y ven a la tierra que yo te mostraré. Entonces salió de la tierra de los caldeos y habitó en Harán; y de allí, muerto su padre, Dios le trasladó a esta tierra, en la cual vosotros habitáis ahora. Y no le dio herencia en ella, ni aun para asentar un pie; pero le prometió que se la daría en posesión, y a su descendencia después de él, cuando él aún no tenía hijo. ... le dijo Dios así: Que su descendencia sería extranjera en tierra ajena, y que los reducirían a servidumbre y los maltratarían, por cuatrocientos años. Mas yo juzgaré, dijo Dios, a la nación de la cual serán siervos; y después de esto saldrán y me servirán en este lugar. Y le dio el pacto de la circuncisión; y así Abraham engendró a Isaac, y le circuncidó al octavo día; e Isaac a Jacob, y Jacob a los doce patriarcas.
22Sobre esta parte quisiéramos abordar el tema (lo cual yo pienso que es el tema sobresaliente de hoy): ¿Qué es el Espíritu Santo? ¿Qué es? Y ahora, la razón que yo he tomado estos temas seguidos de esta manera, es porque Uds. no pueden venir y recibir el Espíritu Santo, a menos que Uds. sepan lo que es. Y no pueden recibirlo (si Uds. saben lo que es), a menos que crean que se les es dado a Uds., y que es para Uds. Y luego no pueden saber si lo tienen o no, a menos que sepan qué resultados trae. Así que si Uds. saben lo que es, y para quién es, y qué acción trae cuando viene, entonces sabrán qué es lo que tienen cuando lo reciban. ¿Ven? Eso sencillamente lo concluiría.
23Como yo estaba hablando hoy con nuestro Hermano Jeffries; y él dijo: “Me gustaría estar en la reunión en esta noche, pero estaré allí mañana en la noche”. El no sabía que teníamos reunión, porque no la anunciamos, sino solamente aquí. Algunos de los... El Hermano Leo y ellos, les escribieron a algunos de nuestros amigos y les notificaron a los de fuera de la ciudad. Bueno, fue debido a que nosotros no teníamos lugar.
24Ahora, yo dije: “Hermano Jeffries, si Ud. me enviara allá a poner en marcha uno de sus pozos de petróleo, y yo no supiera nada al respecto, yo probablemente lo explotaría. Yo pudiera darle vuelta a la llave incorrecta o poner en marcha el motor incorrecto. Yo tendría que saber cómo hacerlo antes que lo hiciera”. Y de esa manera es para recibir el Espíritu Santo: Uds. tienen que saber a lo que Uds. vienen, y cómo recibirlo, y lo que es. Ahora, en primer lugar, el Espíritu Santo ha sido prometido....
25Pudiéramos tomar diez semanas y nunca... sólo llegar a la orilla de este tema: Lo que es el Espíritu Santo. Pero, en primer lugar, yo lo quiero abordar sólo lo suficiente como para dar un bosquejo cada noche, y luego ver si hay algunas preguntas en la siguiente noche.
26¿Cuántos aquí no han recibido el Espíritu Santo, no han sido bautizados con el Espíritu Santo?, levanten sus manos; que Uds. saben que no han sido... Sólo miren las manos. Ahora, yo quiero hablar sobre Ello, de cómo el Espíritu Santo es una Señal; pues es una Señal. Nosotros nos damos cuenta que–que todas las promesas nos son dadas por medio de Abraham quien fue el padre de la promesa; porque Dios le dio la promesa a Abraham y a su Simiente después de él. La promesa le fue hecha “a Abraham y a su Simiente”. Y esta Señal es para un pueblo de pacto.
27Ahora, hay una diferencia inmensa entre nada más un Cristiano, y un Cristiano lleno con el Espíritu Santo. Y ahora, vamos a tomar esto de la Escritura y colocarlo exactamente en la Escritura. En primer lugar, hay un Cristiano que profesa ser un Cristiano. Pero si ese Cristiano todavía no ha sido lleno con el Espíritu Santo, él únicamente está en proceso de ser un Cristiano (¿ven?), El está profesando creerlo; él está avanzando hacia Ello. Pero si Dios todavía no le ha dado a él este Espíritu, el Espíritu Santo, él todavía no ha alcanzado esa meta con Dios, que Dios lo ha reconocido.
28Debido a eso Dios hizo un pacto con Abraham después que El había llamado a Abraham, lo cual es un tipo hoy de llamar al creyente. El llamó a Abraham, y Abraham salió de su tierra y se fue a una tierra ajena para morar entre un pueblo extranjero. Y eso fue un tipo de cuando Dios llama a un hombre para dejar su maldad, arrepentirse de sus pecados. El entonces se vuelve del grupo en el cual estaba, para vivir en un grupo nuevo, entre una clase nueva de gente. Y entonces después que Dios halló que Abraham era fiel a la promesa que Dios le dio a él (que él tendría un hijo y por medio de ese hijo toda la tierra sería bendecida), entonces Dios confirmó su fe dándole a él una señal; y esa señal fue la circuncisión. Y la circuncisión es un tipo del Espíritu Santo.
29Exactamente los mismísimos versículos que siguen de este capítulo que acabamos de leer, si Uds. quieren anotarlo. Y el... Esteban dijo en el versículo 51: ¡Duros de cerviz,... incircuncisos de corazón y de oídos! Vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros.
30La circuncisión es un tipo del Espíritu Santo. Y Dios le dio a Abraham la– la señal de la circuncisión después que él había aceptado a Dios en Su promesa y salió a un país extranjero. ¿Ven? Era una señal. Y todos sus hijos y su simiente después de él debían tener esta señal en su carne, porque era una distinción. Era para separarlos de todos los otros pueblos, esta señal de la circuncisión.
31Y eso es lo que Dios usa hoy. Es la señal de la circuncisión del corazón, el Espíritu Santo, que hace a la Iglesia de Dios una Iglesia separada de todos los otros credos, fes, y denominaciones. Ellos están en toda clase de denominaciones, pero sin embargo ellos son un pueblo separado. Permítanme hablar con un hombre por dos minutos, yo puedo decirles si él ha recibido el Espíritu Santo o no. Uds. también pueden. Los separa; es una Marca; es una Señal. Y el Espíritu Santo es una Señal. Y es.... Cualquier hijo que rehusaba la circuncisión en el Antiguo Testamento, lo cual era una representación anticipada del Espíritu Santo, era cortado de entre el pueblo. El no podía tener compañerismo con el resto de la congregación si él rehusaba ser circuncidado. Ahora, comparen eso con hoy día. Una persona que rehúse recibir el bautismo del Espíritu Santo no puede tener compañerismo entre aquellos que tienen el Espíritu Santo. Sencillamente Ud. no puede hacerlo. Tiene que ser una naturaleza. Así como, es....
32Mi madre allí solía decir: “Pájaros del mismo plumaje se juntan”. Bueno, es un viejo proverbio, pero es una verdad. Uds. no ven palomas y cuervos teniendo compañerismo. Sus dietas son diferentes; sus hábitos son diferentes; sus deseos son diferentes. Y de esa manera es con el mundo y con un Cristiano, cuando Ud. ha sido circuncidado por el Espíritu Santo, lo cual significa: “cortar la carne”.
33La circuncisión únicamente podía ser en el hombre. Pero si la mujer estaba casada con un hombre, ella era parte de él; ella era circuncidada con él. Uds. recuerdan en Timoteo, en donde dice allí: “Nunca... Pero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en fe... santificación, con modestia”.
34Ahora, la circuncisión. Uds. saben que cuando la... Sara se rió en la tienda detrás de El, al mensaje del Angel, cuando El dijo: “Abraham: (sin saber quién era él, un extranjero), ¿dónde está tu esposa, Sara?” ¿Cómo sabía El que él tenía una esposa?
35Como Jesús dijo: “Como fue en los días de Lot, así será en la Venida del Hijo del Hombre”. Recuerden: esas señales no fueron entregadas a Sodoma y a Gomorra, en el mundo, entre los religiosos, sino que fueron para el elegido, el llamado a salir fuera. Y Abraham fue llamado a salir fuera. Y la palabra “iglesia” significa: “llamado a salir fuera, el separado”, así como Abraham mismo se separó, y había sido circuncidado. Y luego cuando Sara se rió al mismísimo mensaje del Angel, Dios la hubiera matado en el acto; pero El no podía perturbar a Sara sin perturbar a Abraham, porque ellos eran uno. Ella era parte de él. “Uds. ya no son dos sino uno”.
36Así que la circuncisión, el Espíritu Santo hoy, circuncida el corazón; y es una Señal, una Señal dada. Alguien dijo el otro día... Yo sólo repito esto, no como un chiste, (porque es la verdad), pero suena como un chiste. Como yo con frecuencia he dicho: “Este no es un lugar para chistes”. Pero hubo un alemancito allá en la costa del oeste en donde acabamos de estar. El recibió el Espíritu Santo. Y él iba por la calle, y caminaba un poquito, y levantaba sus manos y hablaba en lenguas. Y él corría, y saltaba, y gritaba. Y él estaba en el trabajo comportándose de esa manera, y su jefe le dijo: “¿En dónde has estado tú?” (A mí–a mí me gustan esos lugares en donde uno ha estado). El dijo: “Tú has de haber estado entre ese montón de tuercas”. [Nuts; expresión en inglés que significa “locos” y “tuercas”–Trad.]. El dijo: “¿Cree Ud. entonces que ellos son tuercas?” [“Locos”–Trad.]. El dijo: “Seguro que sí son”.
37El dijo: “¡Bueno, alabado el Señor por las tuercas!” Y él dijo: “¿Sabe Ud. una cosa? Las tuercas desempeñan un papel muy importante”. El dijo: “Por ejemplo, en el automóvil, Ud. le quita todas las tuercas, y Ud. no tiene nada sino un montón de chatarra”. Así que sencillamente eso es lo correcto.
38Ud. es tan diferente cuando el Espíritu Santo viene sobre Ud., al grado que a la mente de este mundo Ud. le desagrada, y ellos están en contra de Ud., y no quieren nada que ver con Ud. en lo absoluto. Ud. es nacido de otro Mundo; Ud. es tan extranjero como... diez veces más extranjero Ud. sería, que si se fuera a las regiones más lejanas de las junglas africanas. Ud. es diferente cuando el Espíritu Santo viene. Y es una Señal. Es una Marca entre la gente.
39Ahora, Ud. entonces dice: “Hermano Branham: esa señal de circuncisión le fue dada a Abraham”. Eso es verdad. “Y a su Simiente”. Sí.
40Muy bien, ahora vamos a abrir en Gálatas, el capítulo 3, el versículo 29 y ver cómo eso pudiera aplicarse a nosotros. Gálatas 3, el 29, ver cómo esta circuncisión pudiera aplicarse a un gentil, si somos gentiles, lo cual lo somos por medio del nacimiento natural. Ahora, primero, yo quiero leer el versículo 16. Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas y a su simiente. (¡Abraham y su Simiente!) No dice: Y a las simientes,... (Simplemente cualquier clase de... dice: “Oh, yo también soy de las simientes de Abraham”. No. A una “Simiente”. ¡La Simiente de Abraham!) No... a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a–a ellas... Y a tu simiente, la cual es Cristo.
41Cristo fue la Simiente de Abraham. ¿Creen Uds. eso? [La congregación dice: “Amén”.–Ed.]. Muy bien. Tomemos ahora el versículo 28 y 29. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa. ¿Cómo llegamos a ser Simiente de Abraham? Al estar en Cristo, entonces somos la Simiente de Abraham. ¿Y qué era la Simiente de Abraham? ¡Cómo pudiéramos ir a Romanos 4 y a diferentes lugares! Abraham nunca recibió la promesa mientras estaba circuncidado, para mostrar así que la circuncisión fue sólo un tipo; él recibió la promesa antes que fuera circuncidado. Y fue un tipo del reconocimiento de su fe que él tuvo antes que él fuera circuncidado.
42Ahora, cuando nosotros estamos en Cristo, llegamos a ser la Simiente de Abraham, y somos herederos con Cristo; por lo tanto, no importa qué seamos, judíos o gentiles.... Y la Simiente de Abraham, la Simiente de Abraham, tiene la fe de Abraham, que toma a Dios a Su Palabra, sin importar cuán ridículo se mire, cuán fuera de lo común Uds. actúen, cuán peculiar los haga a Uds., Uds. toman a Dios a Su Palabra, sin importar nada.
43Abraham, a los setenta y cinco años de edad, y Sara, a los sesenta y cinco, tomó a Dios a Su Palabra y llamó todo aquello contrario a Ella, como si no fuera. ¿Qué piensan Uds. que pensaron los doctores de ese día? ¿Qué piensan Uds. que pensó la gente cuando vieron a un anciano de setenta y cinco años de edad yendo por allí dando alabanza a Dios; él “iba a tener un bebé” por medio de su esposa, y ella de sesenta y cinco años de edad, como unos veinticinco años pasada la menopausia? Pero, ¿ven Uds.? los hace actuar raros a Uds.; la fe de Abraham.
44Y cuando Uds. están circuncidados por el Espíritu Santo, El les hace la misma cosa a Uds. Los hace hacer cosas que Uds. no pensaron que las harían. Los hace tomar la promesa de Dios, y creer a Dios.
45Ahora, también, además de ser una–una Promesa y una Señal, también es un Sello. Ahora, si Uds. abren conmigo en Romanos. Primero yo quiero que Uds. abran conmigo en Efesios 4:30, y leamos aquí sólo un momento. Efesios 4:30 dice esto. Ahora, Uds. han oído a tanta gente decir que diferentes cosas son el sello; “si Uds. van a la iglesia, Uds. tienen el sello de la iglesia”. Y alguna gente dice que guardar un cierto día, el día sábado, “eso es–eso es el sello de Dios”. Algunos de ellos dicen: “Si ponemos nuestra membresía en una cierta denominación, estamos sellados dentro del Reino de Dios”.
46Ahora, la Biblia dice: “Sea Dios veraz, mas todo hombre mentiroso”. Ahora, Efesios 4:30 dice de esta manera: Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para [hasta, Biblia inglés–Trad.] el día de la redención.
47Voy a tener que ponerme un poquito duro sobre esto ahora, establecerlo. Ahora, Uds. hermanos legalistas, sólo quédense quietos por un ratito. ¿Ven? ¿Se fijaron Uds. por cuánto tiempo dura ese Sello? No hasta el siguiente avivamiento, o hasta la siguiente ocasión que algo ande mal. “Hasta el día de su redención”, eso es por cuanto tiempo Uds. están sellados. “Hasta el día de su redención”; cuando Uds. son totalmente redimidos para estar con Dios, eso es por cuanto tiempo el Espíritu Santo los sella a Uds. No de avivamiento a avivamiento, sino de Eternidad a Eternidad, Uds. están sellados por el Espíritu Santo. Eso es lo que es el Espíritu Santo. Es el Sello de Dios, que El ha encontrado... Uds. han encontrado gracia en Sus ojos, y El los ama, y El les cree a Uds., y El les ha puesto Su Sello sobre Uds. ¿Qué es el Sello? Alguien... Bueno, un “sello” designa o quiere decir “una obra terminada”. Amén. Dios los ha salvado, los ha santificado, los ha limpiado, ha hallado favor con Uds., y los ha sellado; El la ha terminado. Uds. son Su producto hasta el día de su redención. Un Sello es una cosa terminada. ¿Qué es el Espíritu Santo? Es una Señal. Vamos a entrar en eso un poco más después, en otro mensaje, de la señal de la cual Pablo habló. Las lenguas fueron una señal para los creyentes, o mejor dicho, para los incrédulos.
48Ahora, fíjense: pero en esto, el Espíritu Santo es una Señal. Quiero decir... Y el Espíritu Santo es un Sello. Es una Señal que Dios les dio a Sus hijos escogidos. Rechazarlo, es ser cortado del pueblo; y recibirlo es terminar con el mundo y todas las cosas del mundo, y ser un producto en el cual Dios ha puesto un Sello de aprobación.
49Yo solía trabajar en el ferrocarril aquí con Harry Waterberry. Y nosotros íbamos allá a cargar un vagón. Mi hermano, “Doc”, parado allá atrás, ayuda a cargar vagones. Cuando un vagón está siendo cargado, ellos pasan por ese vagón (el inspector); y si él encuentra algo suelto, que se caerá y se quebrará, o algo que se destruirá; él no sellará ese vagón hasta que ese vagón esté tan completamente empacado, hasta que esté tan empacado, y en tal orden, que la sacudida del viaje no afectará al producto que está adentro.
50Esa es la razón que con frecuencia no somos sellados: estamos muy sueltos respecto a cosas. Cuando el Inspector pasa a inspeccionar sus vidas para ver si están un poco sueltos respecto a cosas, están un poco sueltos respecto a sus vidas de oración, un poco sueltos respecto a ese carácter, poco sueltos respecto a esa lengua, para hablar de otros; El nunca sellará el vagón. Algunos hábitos sucios, algunas cosas viles, algunas mentes vulgares; El no puede sellar el vagón. Pero cuando El encuentra todo en su lugar (el Inspector), entonces El lo sella. ¡Qué alguien se atreva a abrir ese sello antes que ese vagón haya llegado a su destino al cual él fue sellado! Ahí está. “No toquéis a Mis ungidos ni hagáis mal a Mis profetas; porque Yo os digo: mejor fuera que se colgase al cuello una piedra de molino, y se ahogase en lo profundo de la mar que aun procurar escandalizar o perturbar un poquito a uno de los pequeños de estos que han sido sellados”. ¿Ven Uds. lo que significa?
51Eso es lo que es el Espíritu Santo: es su Seguridad; es su Protección; es su Testigo; es su Sello; es mi Señal, de que “yo estoy destinado al Cielo”. ¡No importa lo que el diablo diga!; “yo estoy destinado al Cielo. ¿Por qué? El me selló; El me lo dio a mí. El me selló dentro de Su Reino, ¡y yo estoy destinado a la Gloria! Que los vientos soplen; que Satanás haga lo que él quiera hacer; Dios ya me ha sellado hasta el día de mi redención”. Amén. Eso es lo que es el Espíritu Santo. ¡Oh, Uds. deberían desearlo! Yo no pudiera seguir adelante sin El. Se pudiera decir tanto allí, pero estoy seguro que Uds. saben de lo que yo estoy hablando.
52Ahora, abramos también en Juan 14 sólo por un momento. ¡Sencillamente yo amo la Palabra! Es la Verdad.
53Ahora, el Espíritu de Dios, el Espíritu Santo, ¿qué es el Espíritu Santo? Es el Espíritu de Cristo en Uds. Ahora, antes que leamos, sólo me gustaría decir aquí unas cuantas palabras como comentario. ¿Qué es el Espíritu Santo? Es un Sello. ¿Qué es el Espíritu Santo? Es un Pacto. ¿Qué es el Espíritu Santo? Es una Señal. ¿Qué es entonces el Espíritu Santo? Es un... el Espíritu de Jesucristo en Uds. ¿Ven? “Un poco”, dijo Jesús: “Y el mundo no me verá más; mas vosotros me veréis porque Yo seré con vosotros, aun en vosotros hasta el fin del mundo”. ¡El Espíritu de Dios en Su Iglesia!
54¿Para qué? ¿Para qué lo hizo El? Este es un poquito sobre el tema de mañana en la noche, pero ¿para qué lo hizo El? ¿Por qué hizo El...? ¿Por qué el Espíritu Santo...? ¿Para qué–para qué vino El? ¿Para qué entró El en Uds.? ¿Para qué entró El en mí? Fue para continuar las obras de Dios.
55“Yo siempre hago lo que le agrada a Mi Padre. He venido, no para hacer Mi voluntad, mas para hacer la voluntad del Padre que me envió; y el Padre que me envió está Conmigo. Y como el Padre me envió, así Yo os envío a vosotros”. ¡Oh, hermanos! [El Hermano Branham palmea sus manos dos veces–Ed.]. El Padre que lo envió, fue dentro de El. El Padre que envió a Jesús, entró en El y obró a través de El. El Jesús que los envía a Uds., va con Uds. y está en Uds. Y si ese Espíritu viviendo en Jesucristo, lo hizo a El hacer y actuar de la manera que El lo hizo, Uds. tendrán una idea general de lo que El hará cuando esté en Uds., porque esa Vida no puede cambiar. Irá de cuerpo en cuerpo, pero El no puede cambiar Su naturaleza, pues El es Dios.
56Ahora, en Juan 14, sólo leamos un poquito, empezando en el versículo 10: ¿... crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las obras... Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. (Piensen en eso). Ahora: Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él... hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. ¿No ven Uds.? ¿Ven cómo dijo allí? Ahora fíjense en esto, cómo continúa esto. Yo leeré sólo un poquito más adelante. Vamos a leer más abajo, como hasta el versículo 20. “Y todo lo que pidiereis en...” Veamos, yo tenía el... Sí. Ajá. Muy bien. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, (ahora, fíjense) y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros.
57¿Quién es entonces ese Espíritu? ¿Qué es el Espíritu Santo? Es Cristo en Ud., el Consolador; ese es el Espíritu Santo. “Y cuando venga el Consolador, El hará las mismas cosas que Yo hice mientras el Consolador estaba en Mí. Yo rogaré a Mi Padre, y El les dará este Consolador. Uds. conocen el Consolador; el mundo no lo conoce (nunca lo conocerá), pero Uds. lo conocen porque El mora ahora con Uds.”; (Jesús hablando), “pero El estará en Uds.” Así que ahí lo tienen; ese es el Consolador: “estará en Uds.” No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. “No os...” Ahora, ese es el Consolador: Cristo. Eso es lo que es el Espíritu Santo: es Cristo. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis.
58Oh, pudiéramos seguir y seguir. Pero para darles a saber a Uds.: ¿qué es El? El es un Sello; El es una Señal; El es un Consolador. ¿Ven todo lo que El es? La Simiente de Abraham lo hereda.
59Ahora, démonos cuenta también que el... qué más es el Consolador. Vayamos a 1 Juan 16:7, veamos si El no es también un Abogado. Uds. saben lo que es un abogado; es uno que intercede. Tenemos un Abogado; sabemos eso. 1 Juan el capítulo 16. Oh, esperen un momento; lo siento. Es San Juan 16:7. Lo siento; lo siento mucho haber dicho eso; yo leí eso mal en mi... tengo... 16:7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.
60¡Hermanos! Ahora, el Abogado, se encuentra en–en 1 Juan 2:12. Leamos eso ahora sólo por un minuto, 1 Juan 2:12. Suplico me perdonen; 1 Juan 1:2. Como las tengo escritas aquí: 1 Juan 2:1-2 Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo. ¿Quién es el Abogado? Jesucristo, el Justo. Y él es, él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo.
61¿Qué es el Espíritu Santo? Es un Abogado. ¿Qué hace un...? ¿Qué es un Abogado? ¿Qué es lo que hace cuando aboga? Intercede. El tiene misericordia; El–El se para en su lugar; El–El hace cosas que Ud. no puede hacer; El es–El es–El es una propiciación para sus pecados; El es su Justicia; El es su sanidad; El es su Vida; El es su Resurrección; El es todo lo que Dios tiene para Ud. El es un Abogado.
62Cómo pudiéramos entrar en los detalles de eso y explicar eso, de cómo El– El hace intercesión por nuestra ignorancia. Algunas veces cuando el... tenemos el Espíritu Santo, ignorantemente tropezamos en algo. El Espíritu Santo está allí para interceder por nosotros. El es nuestro Intercesor. El se para... o El es nuestro Abogado. El se para allí y nos defiende. Nosotros no nos defendemos a nosotros mismos, porque el Espíritu Santo en nosotros nos defiende. El Espíritu Santo, dando gemidos, algunas veces con palabras que uno no puede entenderlas; El hace intercesiones por nosotros. Eso es lo que es el Espíritu Santo.
63Cuando yo entro en cualquier cosa, yo–yo camino como un muchachito; Uds. caminan como un muchachito. Nosotros–nosotros estamos caminado en un mundo oscuro, lleno de enemigos, lleno de pecado, lleno de trampas, lleno de todo. Ud. dice: “Oh, yo tengo temor. Yo tengo temor de tomar la vida Cristiana. Yo–yo tengo temor de hacer esto. Yo tengo temor que haré lo otro”. ¡No tenga temor! Tenemos un Abogado. Amén. Oh, El está de nuestro lado; El está en nosotros; y El hace intercesiones por nosotros: El Espíritu Santo constantemente, constantemente intercediendo por nosotros todo el tiempo. El es nuestro Abogado. ¡Oh, cuánto damos gracias a Dios por eso!
64Un Sello; una Señal; el Espíritu de Vida; el Dios del Cielo; el Consolador; la Vida, el Abogado. ¿Qué es El? ¡Oh, hermanos! Pudiéramos seguir en ello por horas.
65Ahora, vamos a cambiar sólo por un momento. Ahora, vamos a preguntar ahora.... Se nos prometió a nosotros en los últimos días este Abogado, Sello, Promesa, todo de lo que hemos hablado acerca de El en esta noche, y diez mil veces más. Eso fue hecho como una promesa a nosotros en los últimos días. Ellos no lo tenían en ese día; ellos sólo tenían un sello en su carne como una señal y una seña, creyendo que vendría. Y ellos caminaron en la sombra de la ley, bajo la cual ellos fueron circuncidados en la carne.
66Hoy no caminamos por la sombra de la ley; caminamos por el poder de la resurrección. Caminamos por el poder del Espíritu quien es nuestro verdadero Sello, nuestro verdadero Abogado, nuestro verdadero Consolador, nuestra verdadera Señal de que hemos sido nacidos de Arriba, gente rara y peculiar actuando raro, tomando a Dios a Su Palabra, llamando todo lo demás incorrecto. La Palabra de Dios es correcta. Eso es... ¡Oh, hermanos! Eso es lo que es el Espíritu Santo.
67¿Lo desean Uds? ¿Les gustaría tenerlo? [La congregación dice: “Amén”– Ed.]. Veamos si fue prometido. Ahora vayamos atrás a Isaías, al Libro de Isaías. Tomemos el capítulo 28 de Isaías. Ahora, abramos en Isaías 28, y vamos a empezar como en el... Tomemos el versículo 8: veamos lo que dijo Isaías 712 años antes que viniera.
68Pudiéramos decir mucho tocante a esto, ir para atrás, muy atrás; pero sólo empezaremos aquí y veamos si eso se le fue prometido a la Iglesia. ¿En qué día debería venir? En los últimos días cuando habría una–una corrupción. Ahora, recuerden, la palabra está en plural, “días”: los últimos dos días, los últimos dos mil años. Ahora; ahora, el versículo 8: Toda... Porque toda mesa está llena de... suciedad, hasta no haber lugar limpio.
69Busquen hoy alrededor para encontrar uno. Miren alrededor y vean si estamos en ese día. ¡Toda mesa! Bueno, ellos van a la Cena del Señor, y la primera cosa (hablando de lo físico), toman un pedazo de pan con levadura o una galleta salada, y la desmenuzan y así toman la comunión, cuando eso debería ser hecho por manos llenas con el Espíritu Santo, y un pan sin levadura. Cristo no es inmundo ni sucio, y eso lo representa a El.
70Otra cosa: ellos se la dan a gente que bebe, miente, roba, fuma, masca tabaco, (¡fiuuu!) y todo, con sólo que ellos pertenezcan a la iglesia. ¡Lejos sea de eso! Si un hombre alguna vez la toma cuando nosotros estamos comiendo esto aquí, él está comiendo y bebiendo condenación para sí mismo, no discerniendo el Cuerpo del Señor. Si él no vive la vida, que se mantenga alejado de ella. Y si Ud. no la toma, eso muestra que en su propia conciencia Ud. es culpable. “El que no come de ella, no tiene parte Conmigo”, dijo Jesús.
71Pero toda mesa del Señor ha llegado a estar llena de suciedad. No hay un lugar limpio. Escuchen: ¡si eso no es el cuadro de hoy día! ¿A quién se... a quién se enseñará ciencia, o a quién... hará entender doctrina?.... “¿Quién entenderá ciencia? ¿A quién se hará entender doctrina?” “Bueno, bendito Dios, yo soy Presbiteriano. Yo soy Metodista. Yo soy Pentecostal. Yo soy Nazareno. Yo soy Santo Peregrino”. Eso no significa absolutamente nada para Dios; solamente es otra mesa. “¿A quién haré Yo entender doctrina?”
72¿Qué clase de doctrina? ¿Metodista, Bautista, Presbiteriana, Pentecostal? ¡La doctrina de la Biblia! “¿A quién haré Yo entender doctrina?”
73¿Cómo saben Uds. cuando lo tienen? Entraremos en eso el viernes en la noche. ¿Ven? ¿A quién haré Yo entender doctrina?” Ahora, observen. ... ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos?
74Los pequeños bebés dicen: “Bueno, yo iré a la iglesia, mi mamá pertenecía a esta iglesia”. Yo no tengo nada en contra de eso, querido hermano. (Y yo me doy cuenta que esto está siendo grabado). Eso está bien; pertenezca Ud. a la iglesia de mamá. Pero escuchen: mamá caminó en una Luz; Ud. está caminando en otra.
75Lutero caminó en una Luz; Wesley caminó en otra. Wesley caminó en una Luz; los Pentecostales caminaron en otra. Pero nosotros estamos caminando adelante más alto que eso hoy día. Y si hay otra generación, irá más allá que nosotros.
76Allá en el pasado, en los días tempranos, cuando la cosa era amplia, muy amplia, Lutero enseñó justificación por fe. Eso sólo fue para traer al pueblo del Catolicismo al Protestantismo, al compañerismo alrededor de la Palabra. Justificación por fe, esa fue una esfera muy amplia. Ellos nunca se movieron de eso.
77Después vino otro avivamiento con Juan Wesley. Los sacudió de eso, y la trajo a santificación, a vivir una vida santa, limpia, buena, santificada por la Palabra de Dios que les dio gozo en su corazón. Eso sacudió mucha de la doctrina Luterana.
78Luego vinieron los Pentecostales con el bautismo del Espíritu Santo, y lo redujo otra vez al recibir el Espíritu Santo. Correcto. Y ahora, eso ha empezado a sacudirse. Y los dones, y la restauración, y el Espíritu de Dios ha entrado dentro de la Iglesia, en la plenitud de señales y maravillas y ha sacudido a los Pentecostales. ¿Qué es esto? Nosotros estamos tan cerca de la Venida del Señor Jesús, al grado que el mismísimo Espíritu que estuvo en El está obrando en la Iglesia, haciendo las mismísimas cosas que El hizo cuando El estuvo aquí en la tierra. Eso nunca ha estado allá en el pasado, desde el tiempo de los apóstoles hasta este tiempo. ¿Por qué? ¿Ven? Es amplia, se va reduciendo, reduciendo, reduciendo. ¿Qué es? Es igual como su mano viniendo a juntarse a su sombra: el negativo, negativo, negativo. Bueno, ¿qué es? Es una reflexión. ¿Qué fue Lutero? Una reflexión de Cristo. ¿Qué fue Wesley? Una reflexión de Cristo.
79Miren: la edad de Billy Sunday acaba de terminar. El otro día, murió el anciano Dr. Whitney (él ha enseñado aquí mismo en este púlpito), el último de la escuela antigua, tenía alrededor de los noventa años de edad, me supongo. Billy Sunday fue uno que trajo avivamiento a las iglesias nominales en su día. El no se mordía la lengua para nada; se paraba allá y gritaba: “¡Todos Uds. Metodistas, humíllense hasta el polvo, predicadores y todos! ¡Todos Uds. Bautistas, humíllense hasta el polvo! ¡Uds. Presbiterianos!” El no se mordía la lengua para nada. El era el Billy Graham de ese día.
80Fíjense. Y luego a la misma vez que la iglesia nominal estaba teniendo su avivamiento, ¿qué sucedió? El Evangelio Completo estaba teniendo un avivamiento. Vinieron los Hermanos Bosworth [“Bas-uord”, pronunciación figurada–Trad.], Smith Wigglesworth [“Esmid Uigols-uord”], y el Dr. Price [“Doctor Prais”], Aimee McPherson [“Emi MacFirson”], todos esos. Miren. Smith Wigglesworth murió una noche. El Dr. Price murió a la siguiente mañana. En un lapso de veinticuatro horas yo estaba en el campo.
81Ahora, mi fin está llegando. Miren a... Uds. ya no oyen mucho de Billy Graham. Uds. ya no oyen mucho de Oral Roberts. Yo veo mis reuniones ensombreciéndose. ¿Qué es lo que pasa? Estamos en el fin, es otra edad.
82¿Cómo entró Billy Sunday y ellos? Ellos entraron inmediatamente después del gran avivamiento de Moody. ¿Cuándo entró Moody? Justamente después del avivamiento de Knox. ¿Cuándo entró Knox? Justamente después del avivamiento de Finney. Finney después de Calvin; Calvin después de (así) Wesley, y Wesley después de Lutero, y así sucesivamente por las edades que vinieron. Tan pronto como un avivamiento se termina, Dios levanta otro y trae más Luz, y sencillamente continúa moviéndose de esa manera.
83Ahora, nosotros estamos al fin de este tiempo. Cada hombre ha buscado la Venida de Cristo al fin de su encrucijada. Pero ellos tenían mucho que esperar por delante, como el regreso de los judíos, los platillos voladores en los cielos, todas las cosas que nosotros vemos hoy día. Pero nosotros estamos en el fin. Nosotros estamos aquí ahora. Ellos sabían que la Iglesia iba a recibir Poder que obraría en la Iglesia las mismas obras de Cristo. Pues mientras la sombra se hace más patente y más patente y refleja más....
84Tomen Uds. una sombra. Mientras más alejada está de la sombra, Uds. reciben una reflexión menor de la sombra. Después de un rato la sombra se pone más y más cerca, hasta que el árbol y la sombra son la misma cosa.
85Ahora, el Espíritu de Dios ha obrado bajo justificación bajo Lutero; santificación bajo Wesley; el bautismo del Espíritu Santo bajo los Pentecostales; y aquí está El en el último día obrando y haciendo las mismísimas cosas que El hizo cuando estuvo en Cristo. ¿Qué es? La Iglesia y Cristo han llegado a ser Uno. Y tan pronto como Ellos se junten, ese último eslabón, Ella se irá al Cielo aclamando. Saldrá Wesley, Lutero, y todo el resto de ellos de allá en el pasado en aquellos días “el que es primero será el postrero, y el que es postrero será el primero”, y ahí vendrá la resurrección.
86Estamos en el tiempo del fin. Escuchen: eso es lo que hace el Espíritu Santo. El Espíritu Santo por Justificación (¿ven?): sólo una sombra un poco indistinta de Ello; el Espíritu Santo por Santificación: una sombra un poquito más patente de Ello; el Espíritu Santo por el Bautismo de El: una sombra más patente; ahora el Espíritu Santo por la restauración de Su mera Persona estando aquí, obrando señales y maravillas así como las hizo El en el principio. ¡Fiuuu! ¡Gloria! Me van a llamar un “santo rodador” [“aleluya”–Trad.], de todas maneras; vale más que empiecen a llamarme ahorita.
87Escuchen, hermanos; escuchen esto. ... toda mesa está llena de vómito... no haber lugar limpio. ¿A quién se enseñará ciencia... a quién se hará conocer... entender doctrina? ¿A los destetados? ¿a los arrancados de los pechos? No a pequeños bebés: bebés Presbiterianos, bebés Metodistas, bebés Pentecostales, bebés Luteranos, bebés Nazarenos. El quiere a alguien que esté dispuesto a apartarse de los pechos, y a comer carne sólida. Ahí va. Porque mandamiento tras mandamiento,... sobre mandato, renglón tras renglón... sobre línea, un poquito allí, otro poquito allá; porque en lengua de tartamudos, y en extraña lengua hablará a este pueblo, a los cuales él dijo: Este es el reposo; dad reposo al cansado; y este es el refrigerio; mas no quisieron oír.
88El Espíritu Santo, si esa no fue exactamente de la manera que vino en el Día de Pentecostés, profetizado 712 años antes que viniera. Aquí está en el Día de Pentecostés, vino así exactamente.
89Alguien dijo: “Guardar el día sábado”. Yo no estoy rechazando o haciendo mofa de la iglesia o de la religión de alguien, pero dijo: “El día sábado, el sábado de Dios fue el día de reposo”. Aquí está el día de reposo. [El Hermano Branham levanta su Biblia–Ed.]. “Este es el reposo”; El dijo: “Dad reposo al cansado”. Este es. ¡Amén! Será “precepto tras precepto, renglón tras renglón”. Aquí está el reposo. ¿Qué es el Espíritu Santo? El Reposo. ¡Oh! Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
90¿Qué es El? El que entra en Uds., que les da paz; es la Señal de Uds., es el Consolador de Uds.: confortados, en reposo, sellados.
91¿Cómo están Uds....? Es una Señal; el mundo sabe que algo les ha sucedido a Uds. ¿Qué es El? Es un Consolador. ¿Qué es El? Un Sello. Uds. están en reposo. Uds. tienen... Es el Abogado de Uds. Si Uds.... algo les pasa a Uds., hay Algo allí para interceder por Uds. inmediatamente (¿ven?), haciendo intercesiones. Es el Espíritu de Dios viviendo en la Iglesia; fue profetizado exactamente lo que sería cuando El viniera: El sería un Reposo Eterno, para siempre.
92Dios hizo el mundo. Hebreos el capítulo 4. “Dios hizo el mundo y reposó el séptimo día”. Correcto. El día octavo regresó, de nuevo bajo... El dio eso a los judíos por un pacto, por un cierto lapso de tiempo. Correcto. Pero ellos van y descansan un día; regresan el primer día de la semana, empiezan otra vez de nuevo; empiezan otra vez. Eso no es el reposo del cual Dios habló. Cuando Dios hizo el mundo en seis días, cuando El fue a reposar, El reposó desde allí en adelante. Correcto. Eso lo concluyó. El no regresó de nuevo en el día octavo y empezó de nuevo.
93Eso sólo fue una sombra. Ahora, eso fue un tipo, así como la luna es del sol; pero cuando el sol sale, ya no necesitamos más a la luna. Ahora, fíjense en esto... y oh, en Apocalipsis 11 [el Hermano Branham quiso decir 12–Trad.], “la mujer con la luna bajo sus pies y el sol en su cabeza”. Oh, pudiéramos ir por toda la Biblia de cubierta a cubierta, y mostrárselos a Uds. ¿Ven?
94Pero, ¿qué es eso? Cuando la Biblia dice en Hebreos el capítulo 4, “si Jesús les hubiera dado a ellos un día de reposo, El hubiera hablado acerca de ello después; El hubiera hablado de un día de reposo”. ¿Acerca de qué día de reposo habló El? Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.
95Mateo el capitulo 11, el versículo 22 [el Hermano Branham quiso decir 11:28–Trad.]. Miren: entonces nos damos cuenta que cuando venimos a El, “pues él”, dice Hebreos 4, “que ha entrado en el reposo de Jesús, ha reposado de sus obras mundanas, como Dios reposó de las Suyas” cuando El creó la tierra, para no regresar a ellas otra vez. ¿Por cuánto tiempo? [El Hermano Branham toca en el púlpito tres veces–Trad.]. ¿Por cuánto tiempo son Uds. sellados por el Espíritu Santo? “Hasta el día de su redención”. Ahí está ese Reposo, ese Consolador, ese Abogado, ese Sello, ese Libertador. ¡Oh! [El Hermano Branham palmea sus manos una vez–Trad.]. Me pongo algo emocionado; yo recibo algo de bendición. ¡Oh!
96“¿Está prometido para nosotros Hermano Branham? ¿Está probado por la Biblia?” Muy bien, vayamos a Joel; enterémonos lo que Joel dijo respecto a ello. ¡Cuán agradecido estoy por la Palabra bendita de Dios! ¿La aman Uds.? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Yo pienso que allí... si no fuese por la Palabra, yo no sé en dónde nos pararíamos. Muy bien. Estamos ahora en Joel; vamos a Joel el capítulo 2 de Joel, y vamos a empezar en el versículo 28. Joel 2:28: ochocientos años antes de la Venida de Cristo, el profeta en el Espíritu. Escuchen ahora: Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne... profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre mis siervos y sobre mis siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días... en aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre... fuego, y columnas de humo. El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y espantoso de Jehová. Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo;
97Eso es un... Oh. ¿Qué? ¡Joel! ¿Se fijaron Uds. que en Hechos 2, Pedro tomó el mismo versículo? Dijo: “Varones judíos, oíd mis palabras. Estos no están ebrios” (esta gente sellada, confortada, peculiar, marcada), “ellos no están ebrios, como vosotros suponéis” (Hechos 2), “puesto que esta es la hora tercera del día. Mas esto es lo dicho por el profeta Joel: ‘Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de Mi Espíritu sobre toda carne’”.
98¿Qué es El? ¿Qué es el Espíritu Santo? Muy bien. Ahora, fijémonos otra vez. Una promesa para los creyentes, eso es lo que es. Ahora, este Espíritu Santo, nos damos cuenta lo que es. Un momento: ¿A quién se le es prometido?: a creyentes. Ahora, vayamos a Lucas, el capítulo 24 de Lucas; escuchen lo que Jesús dijo en Sus últimas Palabras antes que El dejara la tierra: Lucas el capítulo 24. Y Uds. que están anotando esto ahora, Uds. lo pueden anotar, luego estudiarlo mañana cuando tengan más tiempo. Ahora, Lucas 24:49, escuchen a Jesús hablando al fin, cuando El iba a ascender a la Gloria, la Ascensión; aquí están las Palabras que El les dijo a Sus discípulos: He aquí, yo enviaré la promesa de mi Padre... ¿Cuál promesa? El Sello, la Señal, el Consolador, y todas estas cosas de las que yo he hablado, y aun miles de cosas más. ... yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros.... ¿Cuál promesa? “La que Isaías dijo que vendría: ‘Porque en lengua de tartamudo y en extraña lengua, Yo hablaré a este pueblo’. Yo enviaré ese reposo sobre Uds. Yo enviaré lo que Joel habló: ‘Y en los postreros días, dice Dios, derramaré de Mi Espíritu sobre Uds.’ Oh, Yo lo enviaré a Uds., y haré que todas las naciones, todos los pueblos empezando desde Jerusalén... Yo traeré la Simiente de Abraham bajo este pacto. Yo los sellaré a cada uno de ellos. (¿Ven?) Yo derramaré Mi Espíritu”. ... yo enviaré la promesa de mi Padre sobre vosotros; pero quedaos vosotros (significa: “esperar”) en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de poder desde lo alto.
99¿Qué es entonces el Espíritu Santo? “¡Poder desde lo Alto!” No poder del obispo, no poder de la iglesia, sino “¡Poder desde lo Alto!”
100¿Cómo vino ese Poder? ¿Por “unirse a la iglesia”? Yo los reto a Uds. a que hagan... digan que eso es correcto. ¿Por “unirse a la iglesia, saludarse de manos con el predicador”? No, señor. Ahora, a Uds. Católicos: ¿“sacando su lengua y tomando la primera comunión”? No, señor.
101¿Cómo vino el Poder desde lo Alto? Leamos un poquito más adelante. Vayamos a Hechos 1:8: ellos estaban reunidos. Ellos estaban hablando de Jesús allí, cuando estaban reunidos, y habían ordenado a otro para que tomara el lugar de Judas. Hechos 1:8. pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo.... ¿Qué? ¿“Uds. llegan a ser miembros del Tabernáculo Branham”? No. ¿“Uds. llegan a ser miembros de la iglesia Metodista, de la iglesia Católica, de la Presbiteriana”? No así en la Biblia. Esa es una doctrina hecha por el hombre. Pero “recibiréis Poder, cuando Uds. lleguen a ser un predicador”. No, señor. “Recibiréis Poder, cuando Uds. reciban su licenciatura en letras”. No, señor. “Recibiréis Poder, cuando Uds. reciban su doctorado en divinidad”. No, señor. “Recibiréis Poder, cuando Uds. se bauticen en agua”. No, señor. “Recibiréis Poder, cuando Uds. tomen su primera comunión”. No, señor. ¿Ven? Todo eso son cosas hechas por el hombre.
102Escuchen lo que dice la Biblia, lo que dijo Jesús. ... recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo... (¿Qué es el Espíritu Santo? El Poder. Entonces, después de esto:)... me seréis testigos... (“Solamente Uds. doce, me seréis testigos en Jerusalén”)... me seréis testigos en Jerusalén... Judea... Samaria, y hasta lo último de la tierra. (Lo cual todavía no ha sido alcanzada). Y habiendo dicho estas cosas,... habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.
103Ahora, volteen al otro lado de la página. Observen estas profecías cumplirse. Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban en un... estaban todos unánimes juntos. “Y de repente entró el pastor y...” Me salí de línea allí, ¿no me salí? “De repente vino el sacerdote al altar”. No. Y de repente vino del cielo un estruendo... No sólo manufacturando; estaba allí. Un estruendo: “Un ministro estaba acercándose a la puerta”. “El sacerdote tenía la comunión, saliendo del lugar santo”. No, nada de eso. ...vino del cielo un estruendo... (No el chasquido de unos pies al caminar) ... vino del cielo un estruendo como... un viento recio que soplaba, (¡Oh, hermanos! ¡Juuuch!) [El Hermano Branham imita el sonido–Trad.] el cual llenó toda la casa donde estaban sentados;
104¿Qué es el Espíritu Santo? Allí es en donde ellos recibieron Poder; allí es en donde ellos debían esperar; allí está lo que sucedió cuando ellos lo hicieron. Todos profetizaron desde Génesis en adelante, desde Abraham hasta el fin de que vendría, y cómo vendría, y los resultados que traería. ¿Qué es El? Prometido a la Iglesia, a los creyentes. ... llenó toda la casa donde estaban sentados; y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos. Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen. Ahora, vamos a entrar en eso el viernes en la noche. Dejaremos eso allí. ¿Ven?
105¿Qué es El? Es una Promesa para la Iglesia; absolutamente es una Promesa. Muy bien.
106Ahora. Ahora, vamos a darnos cuenta que después que fueron llenos... fueron sellados ¿hasta cuándo? [La congregación dice: “Hasta el día de redención”–Ed.]. ¿Cuántos aquí tienen el Espíritu Santo?, veamos su mano. Hay más con el Espíritu Santo que los que hay sin El. Queremos que Uds. sean uno de nosotros, hermano, hermana. Cuando Uds. entiendan lo que es... es–es el Espíritu de Dios morando en Uds., para hacer las obras de Dios. En toda ocasión que Dios envió algo de Su Espíritu a alguno de Sus siervos, a alguno de Sus profetas, a alguno de Sus maestros, a alguno de Sus apóstoles, ellos siempre fueron rechazados por el mundo. Fueron considerados locos en cada edad que hubo. Aun cuando Pablo estuvo delante de Agripa, él dijo: “Según el Camino que es llamado herejía...” ¿Qué es “herejía”? “Locura”. “En el Camino que ellos llaman locura, ‘un montón de tuercas’, ese es el Camino en el que yo adoro al Dios de nuestros padres”. [El Hermano Branham palmea sus manos una vez–Ed.]. Yo estoy tan contento que puedo decir que soy uno de ellos. Sí, señor. Correcto. Estoy tan contento que puedo decir que soy uno de ellos.
107Ahora, después que este Espíritu Santo cayó sobre ellos, los hizo que se amaran tanto uno al otro, a tal grado que todo era en común. ¿Es correcto eso? ¡Hermanos!, ¡hermanos!, ¡qué compañerismo! Algunas veces cantamos esa alabanza: “¡Oh qué compañerismo!, ¡oh qué gozo Divino!” Eso es. A ellos no les importaba; no les importaba si el–el sol brillaba o no. Ellos no pidieron un lecho de rosas. Algunas personas me dicen: “Bueno, yo recibiría el Espíritu Santo, Sr. Branham, si Ud. me garantizara que yo seré un millonario, si Ud. me garantizara que encontraré pozos de petróleo, y que yo encontraré minas de oro, y yo–yo...” ¿Ven? La gente enseña eso y ellos enseñan una mentira. Dios no ha prometido esas cosas.
108A un hombre que recibe el Espíritu Santo no le importa si él mendiga pan o no. A él le da igual; él es una criatura con destino al Cielo. El no... El no tiene ataduras aquí en lo absoluto. Eso es correcto. A él no le importa; lo que venga, lo que vaya y todo lo demás. Que ellos lo critiquen, le hagan burla, pierda su prestigio, ¿qué le importa a Ud.? Ud. va en su camino a la Gloria. ¡Aleluya! Los ojos de Ud. están fijos en Cristo, y Ud. va en su camino. A Ud. no le importa lo que diga el mundo. Eso es lo que es el Espíritu Santo. Es un Poder; es un Sello; es un Consolador; es un Abogado; es una Señal. ¡Oh, hermanos! Es la seguridad de que Dios los ha recibido. ¿Cuánto tiempo me he tomado? Yo sólo tengo ocho minutos más. Muy bien. Permítanme... Yo tengo muchas Escrituras aquí. Me supongo que no podré incluirlas, pero intentaremos–intentaremos lo mejor que podamos.
109Ahora, después de que un hombre ya ha sido lleno con el Espíritu Santo, ¿es posible que persecuciones y cosas lo hagan tener que regresar y...? Ahora, él no se va a perder; él todavía es un hijo de Dios; él siempre lo será, porque Uds. están sellados, ¿hasta cuándo? [La congregación contesta: “Hasta el día de la redención”–Ed.]. Correcto. Eso es lo que la Biblia dice.
110Ahora, después que los discípulos habían sido golpeados, ellos habían sido ridiculizados, hecho burla, y todo, ellos pensaron que era tiempo de regresar a reunirse un ratito. Abramos en–en Hechos el capítulo 4, y veamos cuando ellos... lo que sucedió. Ahora, esto es para Uds. hermanos que ya lo tienen: Hechos el capítulo 4. Ahora, Pedro y Juan habían sido golpeados, y puestos en prisión por sanar, por tener un servicio de sanidad afuera de la puerta de la iglesia. ¿Cuántos saben eso? Había un hombre acostado allí algo cojo de sus pies, y él no podía caminar; había estado de esa manera por cuarenta años. Y Pedro pasó por allí, y él dijo... extendió su taza para recibir algo que pusiera en su taza para alimento. Y Pedro mostró que él era un predicador lleno del Espíritu Santo: él no tenía dinero. El dijo–él dijo: “No tengo plata ni oro”. ¿Ven? A él no le importaba acerca de eso, sino que él era una–una criatura con destino al Cielo. ¡Oh, cuánto quisiera que tuviéramos tiempo para quedarnos un ratito allí en eso! ¿Ven Uds.? El estaba destinado al Cielo; él estaba confortado; él tenía el Espíritu; él tenía el Poder; él siguió caminando adelante y dijo: “No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy”. Sin duda que el hombre dijo: “¿Qué tiene Ud., señor?” “Yo tengo fe. Yo tengo Algo en mi corazón que empezó hace como unos diez días. Yo estaba allá arriba en el aposento alto, y de repente, todas las promesas que Dios había hecho... Yo había caminado con Jesucristo por tres años y medio. Yo pesqué con El, allá recogiendo los pescados. Yo hice esas diferentes cosas. Y yo lo había visto a El sanar a los enfermos. Yo había... El continuaba diciéndome: ‘El Padre está en Mí; pero cuando Yo me vaya, El entrará en ti’. Así que yo no podía entender eso. Pero El dijo: ‘Ahora, Yo no espero que tú lo entiendas’”. Uno no entiende estas cosas; uno sólo las recibe. Yo todavía no las entiendo. Y no me digan que Uds. sí, porque no las entienden. ¿Ven? Así que yo no puedo entenderlo; no puedo explicarlo; pero la única cosa que yo sé, es que lo tengo. “Bueno–bueno”, Uds. dicen: “Eso no es científico”. Oh, seguro que es.
111Miren esas luces. Cuando Benjamín Franklin lo logró, él dijo: “Yo lo logré”. El no sabía lo que él tenía, pero lo logró. Y yo quiero que alguien me diga en esta noche qué es la electricidad. Ellos todavía no saben lo que es, pero nosotros la tenemos. Amén. Correcto. No hay un hombre que sepa lo que es la electricidad. Ellos pueden canalizarla, hacerla alumbrar, arder, actuar; pero es... es generada por generadores (dos piezas ensambladas juntas de esa manera, producen eso), y eso es todo lo que ellos saben: Eso dará luz, y tiene poder en ella.
112Y eso es igual al Espíritu de Dios. Cuando Ud. recibe una pieza que es Ud., y la otra Pieza que es Dios, y las hace que se enrollen juntas de esa manera, les hará algo a Uds. Correcto. Dará Luz; dará Poder. Uds. no saben lo que es, y nunca sabrán lo que es, pero Uds. saben cuando lo tienen. Eso es una cosa segura. Y es para Uds.; es de Uds. Es la Seguridad. Correcto. ¿Qué muestra esa Luz? La seguridad de que sí es la Luz. Ahora, fíjense en esto. Ahora, uno no sabe lo que es.
113Pero estas personas dijeron: “Bueno”, ellos... Ellos dijeron que sabían una cosa: “Nosotros sabemos que ellos son del vulgo”, algunas “tuercas” [“locos”– Trad.] más (¿ven Uds.), como el alemancito dijo que él era. ¿Ven? Dijeron: “Ellos son del vulgo y sin letras, pero han estado con ese Pescador, con ese Carpintero allá, llamado Jesús; ahora, les digo eso porque ellos están haciendo las mismas cosas que El hizo”.
114Eso es lo que es el Espíritu Santo: es Jesús viviendo en un pescador ignorante, un carpintero, o lo que sea: un predicador ignorante, o lo que sea. Es un hombre que quiere ser ignorante a las cosas del mundo, y permite que Jesús entre en él, el Espíritu de Dios, el Sello, el Consolador. A él no le importa tocante al prestigio; la única cosa que él quiere es Dios.
115Cuando Dios estaba poniendo en orden, El dijo: “Todos Uds. levitas, Yo los he llamado y los he hecho sacerdotes. Y todos sus hermanos, los otros, las doce tribus y... las otras once tribus les pagarán un diezmo”. “Cuando obtengan una fane-... nueve fanegas de manzanas, llenen una fanega para los levitas. Cuando pasen sus ovejas aquí por el–el corredor, levanten la décima oveja. A Mí no me importa si es pequeña o grande, gorda, flaca; esa pertenece a los levitas”. “Ahora, levitas, cuando Uds. reciban todo esto, entonces Uds. también diezmen al Señor. Uds. hagan la ofrenda mecida, la ofrenda elevada, las diferentes ofrendas. Uds. diezmen al Señor”.
116Dijo: “Moisés: por parte tuya, Yo soy tuyo”. ¡Oh, hermanos! El dijo: “Yo soy tu Porción satisfactoria”. Y eso es lo que es el Espíritu Santo para la Iglesia hoy día. “No tengo plata ni oro”, pero yo tengo una Porción satisfactoria. ¡Aleluya! Educación: yo casi no puedo leer este Libro, pero yo tengo una Porción satisfactoria. Eso es bueno. Títulos de doctorado, yo no tengo ninguno, doctor de filosofía, o doctor en la literatura, o nada de eso. Pero sí hay una cosa que tengo: la Porción satisfactoria; esa es la parte que yo quiero. Esa es la parte que Dios quiere que Uds. tengan. Tire el resto de estas cosas viejas, todo el prestigio y todo lo demás, y salga y obtenga la Porción satisfactoria de Dios.
117Porque lo que Uds. tienen de esta tierra, Uds. lo dejarán aquí cuando se vayan. Pero si Uds. tienen esa Porción satisfactoria, los llevará Arriba tan cierto como... Nosotros siempre estamos sacando seguros hoy día para darlo al director de funerarias [el cual nos lleva abajo]. Obtengamos la Porción satisfactoria de Dios y recibamos al que nos lleva Arriba, en lugar del que nos lleva abajo. Como Uds. saben, ambos funcionan.
118Ahora, veamos. ... puestos en libertad, vinieron a los suyos.... No regresaron al sacerdote. ¿Ven? Eso demostró que lo tenían. Ellos no iban a regresar otra vez a esa cosa formal, fría y vieja. No. Regresar y decir: “Oigan, miren aquí lo que ellos nos hicieron a nosotros”. No, no. Ellos tenían los suyos. Había allí únicamente como una docena de ellos, pero esos eran los suyos, lo suficiente, un puñadito de gente. ... puestos en libertad.... Después de que ellos los golpearon y los amenazaron, dijeron: “Si Uds. alguna vez bautizan otra vez en el Nombre de Jesús”, o... oh, yo quise decir el... Bueno, correcto. ¿Ven? “Si Uds. alguna vez predican otra vez en el Nombre de Jesús, o lo que Uds. hagan, los aprenderemos”.
119Dijeron: “¡Fiuuu!, eso es una tremenda amenaza. Vayamos allá con el resto de los hermanos”. Oh, esa es la manera. En la unidad hay poder. En la unidad hay poder. Dijeron: “Vayamos allá con el resto de los hermanos y démonos cuenta lo que podemos hacer”.
120Ahora, todos ellos se reunieron y estaban contando diferentes experiencias. ...puestos en libertad, vinieron a los suyos y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos les habían dicho. Y ellos, habiéndolo oído, alzaron unánimes la voz a Dios.... Ahora, escuchen lo que ellos dijeron. Obsérvenlos; obsérvenlos no regresar y decir: “Oh...” Alguna cosa como: “¡Oh, Señor, lo siento mucho...!” No. Ellos ya eran salvos. Ellos estaban llenos con el Espíritu. Ellos tenían Vida Eterna. ... unánimes la voz a Dios, y dijeron: Soberano Señor, tú eres el Dios.... ¡Amén! Me gusta eso, Hermano Palmer. Me gusta eso. ... tú eres el Dios (nosotros sabemos eso) que hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos hay; que por boca de David tu siervo dijiste....
121Ahora, observen: ellos no regresan para decir: “Miren, nosotros no somos un...” Ahora, Uds. vayan allá y digan: “Mira Señor, espera un momento. Ellos me están haciendo mucha burla”. ¿No dijo El que ellos lo harían? “Todos lo que viven píamente en Cristo Jesús, sufrirán persecuciones”. “Bueno, sabes qué, mi jefe me dijo que si–si me encontraba...” ¿No dijo El que ellos dirían eso? “Bueno, sabes qué, ellos me llevaron al juzgado el otro día tocante a eso”.
122¿No dijo El que “serían llevados delante de reyes y gobernantes por causa de Mi Nombre”? “No penséis qué habéis de hablar, porque no serás tú el que has de hablar”. Yo vi eso suceder ayer. “Es el Espíritu Santo que mora en ti; El será quien hablará”. ¿Ven? “El”. Correcto. Muy bien. “No penséis qué habéis de hablar”. Señor... por... que por tu... boca de David tu siervo dijiste: ¿Por qué se amotinan las gentes, y los pueblos piensan cosas vanas? Se reunieron los reyes de la tierra, y los príncipes... juntaron en uno contra el Señor, y contra su Cristo. ... verdaderamente, Señor, se unieron en esta ciudad contra tu santo Hijo Jesús, a quien ungiste, Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y el pueblo de Israel, para hacer cuanto tu mano y tu consejo habían antes determinado que sucediera. ¡Oh, hermanos! Me gusta eso. “Señor, ellos sólo están haciendo la mera cosa que Tú dijiste que ellos harían”. ¿Qué dijo la Biblia? En los postreros días vendrán... burladores. ... impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, ... implacables, calumniadores, intemperantes... aborrecedores de lo bueno, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán.... Ellos nunca subieron allá y recibieron Poder, “cuando este Espíritu Santo venga sobre vosotros”. que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita. Eso es lo que es el Espíritu Santo. ¿Ven? ... cuanto... habían... determinado que sucediera. ... ahora, Señor, mira sus amenazas, y–y concede a tus siervos que con todo denuedo hablen tu palabra, ¡Oh, me gusta eso! Saquen ese viejo espinazo débil y pongan un verdadero espinazo allí. Ahora, miren aquí. ... hablen tu palabra, mientras extiendes tu mano para que se hagan sanidades.... ¡Oh, hermanos! Los demonios no mueren, pero tampoco el Espíritu Santo. ¿Ven? ... extiendes tu mano para que se hagan sanidades... señales y prodigios mediante el nombre de tu santo Hijo Jesús. ¿Ven Uds. tocante a lo que ellos estaban alborotados?, ¿qué no? Ellos están haciendo la misma cosa hoy día, pero no hace ni una pizca de bien. Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la palabra de Dios.
123¡Fiuuu! ¡Hermanos! Ellos recibieron Algo cuando fueron allá arriba, ¿no lo recibieron? La promesa decía... eso es lo que es el Espíritu Santo: es para darles a Uds. denuedo, para darles una consolación, para sellarlos, para darles una señal. ¡Oh, hermanos!
124Escuchen. Oh, quisiera que sólo tuviéramos tiempo; iríamos adonde Felipe fue a los samaritanos. En Hechos 8:14 (para todos Uds. que están anotando), ellos habían recibido un gran gozo; ellos habían tenido grandes sanidades; pero... habían sido bautizados en el Nombre de Jesucristo, pero ellos enviaron a Jerusalén para traer a Pedro. El vino y puso manos sobre ellos y recibieron el Espíritu Santo: Hechos 8:14.
125Los gentiles: había uno de nombre Cornelio. El era un hombre maravilloso: pagaba diezmos, construía sinagogas para el pueblo, respetaba a Dios, temía a Dios; un buen hombre, un buen Presbiteriano, Metodista, Bautista, o alguna otra cosa (¿ven?), un hombre muy bueno. Pero un día, Dios dijo: “El es un buen hombre, así que Yo lo voy a enviar a una reunión. Yo tendré que traer a Mi predicador aquí para que le diga al respecto”. Muy bien. Así que él vio una visión que dijo: “Envía a Jope, y encontrarán a uno allá llamado Simón, un curtidor. Y allí hay uno, Simón Pedro. Que él venga aquí; él te dirá el camino, porque él ha recibido Algo”.
126Y mientras Pedro estaba allá arriba... Y Cornelio iba a adorar a ese predicador. El iba... Pedro dijo: “Levántate. Yo soy un hombre como tú lo eres”. “Y mientras aún hablaba Pedro estas palabras” (de cómo ellos regresaron en el principio en... las mismas cosas de las que yo estoy hablando: cómo Dios prometió derramar el Espíritu Santo)... “mientras aún hablaba él estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos...” ¡Fiuuu! Sí. Eso es lo que es el Espíritu Santo, para quien le es prometido. Seguro. Y todos fueron llenos con el Espíritu Santo.
127Ahora, fíjense: en Efesios había un hermano Bautista. El fue primero un abogado, un hombre listo e inteligente, conocía la ley, un hombre grande, un erudito. Un día él empezó a leer la Biblia y él vio allí que vendría uno nombrado el Mesías. Y cuando él hizo eso, bueno, él empezó a oír acerca de este Jesús y él dijo: “Yo estoy convencido. Y yo abiertamente profeso mi fe de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios”. El era un verdadero Bautista. Y ahí viene él: “Yo abiertamente confieso que Jesús es el Cristo”. El llegó a hacerlo tanto que Dios lo llamó al ministerio. Dios siempre le hablará a un verdadero corazón.
128Y había uno por allí que hacía tiendas nombrado Aquila y Priscila, esposo y esposa. Ellos hacían tiendas. Hechos el capítulo 18 dice respecto a eso. Pablo... ellos eran amigos de él. Ellos habían recibido el Espíritu Santo por la imposición de manos de Pablo y sus enseñanzas. Ellos oyeron que allá había un avivamiento, así que fueron para allá. Unicamente había como diez o doce asistiendo. Así que él fue allá para mirar, y él oyó a ese predicador predicando con la sinceridad de su corazón. El dijo: “Sabes qué, yo creo que él escuchará la Verdad”. Así que después que el servicio terminó, él lo llamó detrás de la tienda, y dijo: “Mira, tenemos un hermanito como así de alto, un pequeño judío de nariz aguileña, y... pero cuando él venga aquí, él te enseñará la Palabra de Dios claramente”. Bueno, después de un tiempo....
129Pablo estaba en la cárcel en ese tiempo (sería un lugar muy terrible para un predicador modernista, ¿no seria?), pero él estaba en la cárcel; el Señor lo tenía allí. Así que después que vino el terremoto que derrumbó la cárcel, él tomó al carcelero y a su casa y los bautizó a todos en el Nombre del Señor Jesús, y se fue, y fue allá. Y él acababa de echar fuera un demonio de una muchachita allí que adivinaba la suerte. Y ellos estaban haciendo mucho dinero por medio de ella, así que él sólo expuso el fraude de ellos. Así que lo pusieron en la cárcel por ello, y el Señor derrumbó la cárcel, porque El tenía un grupo de gente allí para que oyeran la Verdad. Uds. no pueden atar la Palabra de Dios. Hay... No importa lo que Uds. hagan, Uds. no pueden. Sencillamente no pueden hacerlo.
130Así que él fue allá en donde estaba ese hombre. Y Aquila y Priscila, quizás se ellos comieron algunos emparedados. E inmediatamente después que se comieron los emparedados, fueron al avivamiento. Pablo se sentó allá atrás, y sosteniendo su pequeño capote en su mano, escuchó a ese predicador Bautista predicar. El dijo: “Eso que Ud. predica está bien, pero hay más de ello”. Dijo: “Yo quiero hacerle una pregunta Dr. Apolos. ¿Ha recibido Ud. el Espíritu Santo desde que creyó?” “Oh”, él dijo: “Nosotros no sabíamos si había. ¿Qué quieres decir con el ‘Espíritu Santo’? Nosotros somos Bautistas”. Dijo: “¿Cómo sabe Ud. que Uds. son Bautistas?” ¿Ven? “Bueno, nosotros fuimos bautizados. Nosotros únicamente conocemos el bautismo de Juan”. El dijo: “El únicamente bautizó para arrepentimiento, diciendo que ‘Ud. debe creer en El que viene’, es decir, en Jesucristo”. Y cuando él oyó esto, ellos fueron bautizados otra vez en el Nombre de Jesucristo. Y Pablo puso sus manos sobre ellos, y el Espíritu Santo vino sobre ellos, y hablaron en lenguas y profetizaron. Dijo: “Para todo aquel”.
131Ahora, ahora, ¿cómo lo hacemos? Yo quiero decirles a Uds. algo, luego yo terminaré, porque es... Yo les dije que los dejaría salir temprano. Uds. ya saben lo que es el Espíritu Santo. Para la última Escritura de esta noche (yo tengo otro montón escrito aquí, pero tendremos que omitir eso), abramos en 1 Corintios 12. Y luego leeremos esto, y luego terminaremos. Muy bien. 1 Corintios el capítulo 12. ¿Cuántos creen la enseñanza de San Pablo? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. Seguro. El dijo en Gálatas 1:8: “Si un Angel enseñare alguna cosa diferente, (cuánto más un predicador), sea anatema”. “Si un Angel del cielo bajare y enseñare alguna cosa diferente, sea anatema”. ¿Ven?, no tengan nada que ver con ello.
132Ahora. Fíjense en esto: 1 Corintios 12. ¿Cuántos–cuántos saben que tenemos que estar en Cristo con el fin de estar en la resurrección, porque es Su Cuerpo lo cual Dios prometió resucitar? [La congregación dice: “Amén”–Ed.]. No hay otra manera. No hay otra manera, si Uds. están fuera de Cristo. Uds. pudieran mirar hacia el tiempo pasado y creer en El, decir: “Seguro que yo creo en El. El es el Hijo de Dios”. Muy bien, mi hermano, yo estoy listo para estrechar su mano cuando Ud. diga eso. “Yo creo en El. Yo lo confesaré como mi Salvador”. Eso está bien, pero todavía Ud. no está en El. “Yo le estrecharé la mano al predicador. Yo confesaré mis pecados”. Eso todavía no es estar en El.
133Ahora, fíjense: vean qué dijo Pablo, cómo pueden entrar Uds. en Cristo. ¿Cómo van Uds. a ser reconocidos como la circuncisión? A Abraham ellos le dieron una señal. Escuchen esto ahora en 1 Corintios el capítulo 12, y empecemos en el versículo 12. Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos... miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. (No dividido; “¡uno!”) Escuchen: “Porque por una iglesia”. ¿Cuántos están leyendo conmigo? “Por un apretón de mano”. “Por un bautismo de agua”. No. Entonces alguien está errado. “¡Por un Espíritu!” ¿Está en mayúscula? Entonces ese es el “Espíritu Santo”. ¿Ven? ... por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.
134El Cuerpo de Cristo es un Espíritu en donde cada miembro desde Pentecostés hasta este tiempo, bebe del mismo Vino Nuevo, el mismo Espíritu Santo, trayendo los mismos resultados. ¿Cómo lo hacemos nosotros? “Por un Espíritu”. Es la Puerta abierta de Dios, el Espíritu Santo. ¿Qué es El? Es la Puerta abierta de Dios; es una Señal; es un Sello; es un Consolador; es un Abogado; es una Seguridad; es Reposo; es Paz; es Bondad; es Sanidad; es Vida; es–es la Puerta abierta de Dios para todas estas cosas. Es la Puerta abierta de Dios hacia Cristo, quien tiene.... Dios probó que El levantó a Jesús de los muertos, y aquellos que están muertos en Cristo, Dios traerá con El en la resurrección. “No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para [hasta, Biblia inglés– Trad.] el día de la redención”. ¡Fiuuu! ¿Cuántos lo creen? [La congregación dice: “Amén”–Ed.].
135¿Qué es Cristo? ¿Qué es el Espíritu Santo? No es algo para que la gente se ría. Sí es algo de lo cual la gente se ríe, pero no es así para el creyente. Para el incrédulo.... Yo quisiera tener unas dos o tres semanas largas. Me gustaría tomar mañana en la noche y decirles lo que es para el incrédulo. Permítanme decirles sólo en un momento. Es un hazmerreir; es un lazo; es una piedra de tropiezo; es muerte; es eterna separación de Dios. Yo sencillamente no puedo pensar de las cosas que es para el incrédulo.
136Recuerden: la misma lluvia de la cual el incrédulo hizo burla, fue la misma lluvia que salvó a Noé y a su familia. ¿Ven? El mismo Espíritu (Espíritu Santo) del cual la gente está haciendo burla y dice que es locura y que son un montón de tuercas [“locos”–Trad.], que es insensatez, es la misma cosa que raptará a la Iglesia y se la llevará Arriba en los últimos días; traerá juicio sobre el incrédulo. Correcto. Eso es lo que es el Espíritu Santo.
137“Bienaventurados los que...” (Permítanme decir esto con sinceridad de mi corazón), “bienaventurados los que tienen hambre y sed de El, porque ellos serán saciados”.
138Mañana en la noche vamos a hablar acerca de cómo... qué hace El cuando viene.
139Ahora, ¿a cuántos aquí les gustaría recibir el Espíritu Santo, y quieren que alguien ore por Uds., para que Uds. vean la Luz? Uds. saben “lo que es”. Ahora, mañana en la noche, vamos a tomar “lo que El hace”.
140Y luego la siguiente noche, es “cómo recibirlo”. Luego vamos a llamar... tener gente instruida aquí, ir directamente a los cuartos, y quedarnos allí, aunque tome hasta la Navidad, (correcto), hasta que el Espíritu Santo venga. Vamos a abordarlo desde un fundamento Bíblico y sólido. Vamos a abordarlo y recibirlo exactamente igual como Dios lo prometió y como cayó en el principio. De esa manera estamos aquí para hacerlo. Yo... No importa lo que alguien diga, estamos.... La Palabra de Dios es... tiene preeminencia en mi corazón. Correcto. Y yo quiero lo que Dios tiene para mí. Si hay algo más, abre el Cielo, Señor, porque mi–mi corazón está abierto para ello. Correcto.
141¿Cuántos lo quieren ahora?, levanten su mano, digan: “Ore por mí”. Ahora, mientras Uds. permanecen con sus manos levantadas. Padre Celestial, hemos enseñado por un largo tiempo, pero Tu Espíritu está aquí. Hay manos que están ahora levantadas, y ellos saben lo que El es. Ellos saben lo que significa el Espíritu Santo. Yo pido, Dios, que antes que termine esta reunión, que cada mano aquí sea levantada de que ellos lo han recibido. Concédelo, Señor.
142Oramos por ellos. Te pedimos que los bendigas y que les des el deseo de su corazón. Mira sus manos, Señor. Ellos te aman. Ellos lo quieren. Ellos saben que no pueden ir... Mañana en la noche, si Tú me ayudas, Señor, nosotros podemos probarlo en la Escritura que ellos nunca entrarán en el Rapto sin El. Así que pido, Padre, que Tú les des hambre y sed, para que puedan ser saciados. Yo ahora te los presento a Ti, Padre. Y concede estas bendiciones, porque lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén. Yo le amo, yo le amo, Porque El a mí me amó; Y me compró mi salvación Allá en la cruz.
143Yo quiero decir esto antes que cantemos otra vez. Yo quiero reunirme con un grupo de ministros aquí en el cuarto, el viernes en la noche antes que empiece el servicio, (¿ven?), el viernes en la noche. Yo.... ¿Ven Uds. lo que yo estoy tratando de hacer? Para mostrar lo que es, cómo abordarlo, y qué esperar, entonces Uds. no están viniendo ciegamente, golpeándose en algo. Esa es la razón que no lo pedí en esta noche. Yo quiero que Uds. sepan lo que es. Es una Promesa; es un Sello; es un Consolador; es lo demás. Entonces mañana en la noche y la siguiente noche, empezaremos allí mismo, de allí en adelante, hasta que El venga. No importa cuánto tiempo tome; nos quedaremos hasta. Limpien su corazón. El nunca lo derramará en un corazón sucio. Hagan las cosas bien. Estén listos. Y El lo concederá. Yo le amo, yo le amo (levantemos nuestras manos ahora), Porque El a mí me amó; Y me compró mi salvación Allá en la cruz. El pastor acaba de decir, y estamos de acuerdo, que mañana en la noche empezaremos a las 7:00 en lugar de las 7:30. Eso me permitirá que los deje salir a las 8:30 en lugar de las 9:30. A las 7 y... A las 7:00, mañana en la noche, empezará el servicio de alabanza. Yo empezaré mi mensaje a las 7:30. Yo le amo (saquemos nuestros pañuelos y ondeémoslos a El), yo le amo (rompan ahora la tendencia formal), Porque El a mí me amó; Y me compró mi salvación Allá en la cruz. Muy bien. Ahora, su pastor, el Hermano Neville.