Photo

~ SANSON, A DONDE SE HA IDO TU FUERZA ~
1[Un Hermano lee las Escrituras para el Hermano Branham: “De Jueces capítulo 16, versículos 4 al 22. Podrían sentarse mientras leo esto. Es una Escritura bastante larga, pero el Hermano Branham me pidió que leyera esto”.] Después de esto aconteció que se enamoró de una mujer en el valle de Sorec, la cual se llamaba Dalila. Y vinieron a ella los príncipes de los filisteos, y le dijeron: Engáñale e infórmate en qué consiste su gran fuerza, y cómo lo podríamos vencer, para que lo atemos y lo dominemos; y cada uno de nosotros te dará mil cien siclos de plata. Y Dalila dijo a Sansón: Yo te ruego que me declares en qué consiste tu gran fuerza, y cómo podrás ser atado para ser dominado. Y le respondió Sansón: Si me ataren con siete mimbres verdes que aún no estén enjutos, entonces me debilitaré Y seré como cualquiera de los hombres. Y los príncipes de los filisteos le trajeron siete mimbres verdes que aún no estaban enjutos, y ella le ató con ellos. Y ella tenía hombres en acecho en el aposento. Entonces ella le dijo: ¡Sansón, los filisteos contra ti! Y él rompió los mimbres, como se rompe una cuerda de estopa cuando toca el fuego; y no se supo el secreto de fuerza. Entonces Dalila dijo a Sansón: He aquí tú me has engañado, y me has dicho mentiras; descúbreme, pues, ahora, te ruego, cómo podrás ser atado. Y él le dijo: Si me ataren fuertemente con cuerdas nuevas que no se hayan usado, yo me debilitaré, y seré como cualquiera de los hombres. Y Dalila tomó cuerdas nuevas, y le ató con ellas, y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y los espías estaban en el aposento. Mas él las rompió de sus brazos como un hilo. Y Dalila dijo a Sansón: Hasta ahora me engañas, y tratas conmigo con mentiras. Descúbreme, pues, ahora, cómo podrás ser atado. Él entonces le dijo: Si tejieres siete guedejas de mi cabeza con la tela y las asegurares con la estaca. Y ella las aseguró con la estaca, y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Mas despertando él de su sueño, arrancó la estaca del telar con la tela. Y ella le dijo: ¿Cómo dices: Yo te amo, cuando tu corazón no está conmigo? Ya me has engañado tres veces, y no me has descubierto aún en qué consiste tu gran fuerza. Y aconteció que, presionándole ella cada día con sus palabras e importunándole, su alma fue reducida a mortal angustia. Le descubrió, pues, todo su corazón, y le dijo: Nunca a mi cabeza llegó navaja; porque soy nazareo de Dios desde el vientre de mi madre. Si fuere rapado, mi fuerza se apartará de mí, y me debilitaré y seré como todos los hombres. Viendo Dalila que él había descubierto todo su corazón, envió a llamar a los principales de los filisteos, diciendo: Venid esta vez, porque él me ha descubierto todo su corazón. Y los principales de los filisteos vinieron a ella, trayendo en su mano el dinero. Y ella hizo que él se durmiese sobre sus rodillas, y llamó a un hombre, quien le rapó las siete guedejas de su cabeza; y ella comenzó a afligirlo, pues su fuerza se apartó de él. Y le dijo: ¡Sansón, los filisteos sobre ti! Y luego que despertó él de su sueño, se dijo: Esta vez saldré como las otras y me escaparé. Pero él no sabía que Jehová ya se había apartado de él. Mas los filisteos le echaron mano, y le sacaron los ojos, y le llevaron a Gaza; y le ataron con cadenas para que moliese en la cárcel. Y el cabello de su cabeza comenzó a crecer, después que fue rapado. [El Hermano Branham es presentado--Ed.]
2Es muy bueno estar aquí en esta noche, en esta gran oportunidad de dirigirme a este bondadoso grupo de cristianos. Saludos a todos. Estos días que he estado aquí han sido los más gloriosos de mi vida. Y esta mañana cuando hacía mi confesión por algo que había hecho mal, ministro tras ministro y hombre de negocio tras hombre de negocio, me encontraron allá atrás, llorando, para ir a rendirse en oración. A mí me gusta eso. Eso nos hace saber que mientras haya confesión, bueno, hay esperanza para un avivamiento, ¿no es cierto? Así que nos sentimos felices por eso.
3Y ahora, anoche el--nuestro buen Hermano Roberts dirigió su mensaje directamente a los Hombres Cristianos de Negocios. Así que yo pensé que en esta noche dirigiría a la iglesia las pocas palabras que tengo que decir, porque muchos de los ministros que patrocinan están aquí en la reunión. Así que pensé que dirigiría esto a la iglesia. En esta noche mi tema es: “¿Sansón, Adónde Se Ha Ido Tu Fuerza?”
4Inclinemos nuestros rostros por un momento para orar. Amado Padre celestial, mientras venimos a Ti con todos nuestros corazones, nuestras fuerzas y todo lo que hay dentro de nosotros, rogando por Tu favor, y que si hemos hecho o dicho, o incluso si hemos pensado algo que no haya sido de Tu agrado, te pedimos, Señor, que nos perdones por estas cosas; porque es cierto que queremos presentarnos delante de Tu Presencia algún día, vestidos en la justicia de Tu amado Hijo, el Señor Jesús, listos para ser recibidos en Tu Reino.
5Y ahora, mientras estamos en nuestro juicio cabal, pedimos perdón por todos nuestros pecados, ya que podría llegar un momento en nuestras vidas en que pudiéramos ser llamados rápidamente y no tendríamos tiempo para arrepentirnos. Te pedimos en esta noche, Señor, que así como la Palabra ha sido leída, pueda el Espíritu Santo tomar esas palabras e impartirlas a nuestros corazones, según tengamos necesidad.
6También Te pedimos, Señor, que continúes bendiciendo esta convención. Igualmente, queremos agradecerte por lo que ya ha sido dicho por los nobles y valientes soldados de la cruz, que con sinceridad de corazón dieron testimonios y sermones. Te damos gracias por todo lo que se ha hecho y te pedimos que continúes de esa manera.
7Bendice al Hermano Shakarian y a todos los Hombres Cristianos de Negocios, a cada ministro y--y organización que se ha reunido aquí. Y que ésta resulte ser una de las más grandes convenciones que se hayan celebrado en la costa occidental. Que ocurra algo aquí en los próximos días Señor, que despierte a todo el estado de California y los traiga a un arrepentimiento y conocimiento de la gracia salvadora de Jesucristo nuestro Señor. Bendícenos a todos ahora mientras seguimos esperando que el Espíritu Santo nos ministre en esta noche. Porque lo pedimos en el Nombre de Jesús, Tu Hijo. Amén.
8Este hombre, Sansón, siempre ha sido para mí un personaje sobresaliente del Antiguo Testamento. Recuerdo que el primer sermón que alguna vez traté de predicar fue sobre: “Sansón, El Poderoso Hombre De Valor”, porque a mí—a mí me gusta la fuerza. Y Sansón tenía fuerza, fuerza del Señor.
9Yo no podría creer que él haya sido un enorme gigante prehistórico. No habría gloria para Dios si viéramos a un hombre así tomar una--las puertas de la ciudad y cargarlas hasta la colina, o matar un león con sus manos. Pero yo creo que Sansón era, lo que nosotros llamaríamos “enano”: un hombrecito muy pequeño. Pero cuando el Espíritu del Señor venía sobre él, era allí donde Dios se glorificaba. Ellos sabían que él no podía hacer aquello con su propia fuerza, tenía que ser la fuerza del Señor.
10Dios toma las cosas sencillas para Sus--llevar a cabo Sus grandes obras. Y son cosas comunes… Algunas veces le pasamos por encima a la cosa verdadera que Dios quiere usar, tratando de hallar algo grande.
11Y como dije, Sansón y Dalila se parecen mucho a la iglesia. Me gustaría compararlos de esa manera en esta noche.
12Sansón fue un gran hombre mientras siguió al Señor. Y mientras guardó los mandamientos de Dios y caminó con Dios, Dios lo usó. Y Él ha hecho lo mismo con la iglesia. Mientras la iglesia camina con Dios y guarda los mandamientos de Dios, Dios puede usar a la iglesia. Pero cuando la iglesia se sale a un lado, como lo hizo Sansón, entonces Dios ya no puede usar a la iglesia. Él tiene que buscar otra cosa con la cual obrar, porque Él sólo puede usar una iglesia, organización o individuo mientras ellos caminen fielmente conforme a Sus mandamientos.
13Y Sansón iba muy bien. Él tuvo un buen comienzo. Iba bien hasta que comenzó a coquetear. Y cuando comenzó a coquetear se metió en problemas. Ese fue su primer paso para descarriarse. Y en esta noche yo creo que ése es el primer paso que da la iglesia para descarriarse, cuando ella comienza a coquetear con el incrédulo. Esta mujer filistea era una incrédula, y Sansón fue atraído por su belleza. Y yo creo que la iglesia ha hecho mucho de eso, ha sido atraída, mientras ha comenzado a coquetear con el mundo y a tratar de copiar el modelo del mundo.
14Sansón se juntó con malas compañías. Recuerden siempre que cuando Uds. andan con malas compañías, Uds. están fuera de la voluntad del Señor. Mi propia madre, que era sureña, acostumbraba decirme: “Si te acuestas con un perro que tiene pulgas, cuando te levantes tú también vas a tener pulgas”. Esa es una expresión bastante áspera pero tiene mucho sentido común. Uds. simplemente no pueden asociarse con las cosas del mundo y esperar—y esperar seguir siendo espirituales y humildes delante del Señor. A Ud. se le conoce por sus compañías. Hay un dicho que dice: “Dime con quién andas y te diré quién eres”.
15Y cuando la iglesia comienza a tener compañía con el mundo, entonces no es más que el mundo. Ella se aparta del compañerismo del Espíritu Santo, se aleja de la compañía de Dios, de los ángeles y de la herencia de Dios, cuando comienza a coquetear como lo hizo Sansón.
16Y la iglesia comenzó su coqueteo cuando empezó a tratar de copiar las cosas del mundo, al ver los éxitos que el mundo podía ofrecer. Y nosotros jamás hemos sido ordenados por Dios para tratar de mantenernos al ritmo con el mundo. Jamás hemos sido tan brillantes y resplandecientes como el mundo. Creo que está escrito en las Escrituras que el reino de los hijos de este mundo es--es más brillante que los hijos del Reino. Ellos son más inteligentes, han sido así desde Caín y Abel.
17Ahora, comenzamos a alejarnos de la norma antigua del compañerismo con el Espíritu Santo. Comenzamos a coquetear. Algo que hicimos fue, que cuando Dios empezó a usar a la iglesia en la edad primitiva, entonces ellos--lo primero que hicieron fue organizar una iglesia llamada la iglesia católica. Esa fue la primera organización. Y yo no tengo nada en contra de la organización si ella traza sus líneas para juntarse con otra organización. Pero si se mantiene dentro de sus propios límites y sin compañerismo, entonces eso está mal.
18Pero la iglesia comenzó a tratar de copiar el modelo del mundo. Y el diablo pudo haber creído que ya tenía atada a la iglesia cuando organizó a la iglesia católica; pero cuando llegó el reto: “¡Sansón, los filisteos sobre ti!”, se levantó un Martín Lutero que rompió todas las cuerdas y salió predicando justificación. Y el diablo vio que ese no era el poder secreto de la iglesia.
19Ahora, el motivo de Dalila era encontrar en qué consistía su fuerza, así era que podía acabar con él, después que encontrara de dónde provenía su fuerza. Y eso es lo que el diablo está tratando de hacer con la iglesia: hallar el secreto de su poder. Pero las cuerdas católicas fueron rotas cuando Dios levantó a Martín Lutero.
20Entonces ella lo ató de nuevo. El mundo lo ató en la iglesia luterana. Pero cuando vino el clamor: “¡Los filisteos sobre ti!”, se levantó un Juan Wesley con santificación, la segunda obra de gracia. ¡Y rompió la cuerda!
21Luego la volvieron a atar y vino otro mensaje: “¡Los filisteos sobre mí—sobre ti!”, y entonces se levantó el grupo pentecostal. Eso rompió las ata--los hilos de la atadura de las barreras de las denominaciones y demás. Y ahora los encontramos casi atados por completo. ¡Es una lástima, pero es la verdad! Y ahora hallamos en la iglesia pentecostal la misma cosa que el mundo usó para atar a las otras, ahora está atando a la iglesia pentecostal. Exactamente.
22Lo primero que intentamos hacer es hacer un gran alarde como lo hacen los demás, intentamos tomar a nuestros predicadores, pastores y apacentadores para convertirlos en doctores en divinidad. Nosotros no necesitamos doctores en divinidad. ¡Lo que necesitamos es el bautismo del Espíritu Santo! No necesitamos esas cosas en medio nuestro. Pero eso es lo que trata de atar a la iglesia.
23Y luego, lo otro que tratan de hacer es apartarse de la humildad de la iglesia, la sencillez, y meten al grupo mejor vestido o más educado en la iglesia, tratan de tomar a nuestros ministros y los envían a algún seminario para que aprendan mucha educación. ¡Cuando Uds. hacen eso, Uds. simplemente atan a la iglesia y la despojan del poder del Espíritu Santo! Esa es la pura verdad.
24Ahora, nos damos cuenta que ellos hacen eso de todas formas. Permítanme decirles esto. Alguien dice: “Nuestro pastor solía ser… Cuando realmente teníamos al viejo predicador fogoso por Dios…”. Hoy día ellos permiten que el seminario los llame, en vez de ser hombres llamados por Dios. Entran en eso por dinero, por una fuente de ingresos, o para ser alguien.
25¡Qué distinto es eso a nuestro Señor! Cuando Él vino a la tierra, Él fue un ejemplo para todos nosotros. Y Él fue un Señor siervo, tomó el trabajo más bajo que pudiera haber: un siervo lavador de pies, y se hizo un Siervo… ¡Aunque era el Dios del cielo se hizo un Siervo, de lo más vil!
26Hoy Dios puede bendecir un poco a un hombre y darle una buena iglesia, pero él no estará satisfecho sino querrá que le ministren a él. Eso es una señal de enfermedad espiritual. Jesús sólo le ministró a los débiles. Aquellos que desean ser Rabí, Doctor, Reverendo… ¡Oh, esos nombres egoístas, impíos y diabólicos!
27¡Nosotros somos hermanos y no somos de este mundo! Pero eso es lo que la gente quiere. Y cuando vienen a una reunión o algo así, entran con el pecho erguido y—y con ese comportamiento, y hay que darles el más alto respeto a esa gente. Nosotros no necesitamos respeto de unos para otros. ¡Si yo quiero respeto deseo que venga de parte de Dios, quien sí da el verdadero respeto!
28¿Cómo pueden Uds. tener fe cuando andan buscando honras de unos para otros? Eso ha quitado lo mejor de la—de la cosecha. Le está quitando el--el poder oculto de la iglesia, se lo está sacando al pueblo. Nosotros estamos tratando de comportarnos como el mundo.
29Ahora, yo no tengo nada en contra de estas cosas, pero tan pronto como las--nos dimos cuenta que las compañías de tabaco y cigarrillos, la Coca Cola y otras compañías como la cerveza, ellas se apoderaron de los programas de televisión y se expandieron. Bueno, rápidamente nosotros tratamos de apoderarnos de eso también.
30Ahora, eso… No estoy diciendo nada en contra de eso, pero no estamos aquí para competir con el mundo. ¡Estamos aquí para predicar el Evangelio! ¿De qué sirve tener a un montón de gente intelectual sentados por allí que no saben más de Dios de lo que sabe un hotentote de un caballero egipcio? ¡Lo que necesitamos es a alguien que haya nacido de nuevo del Espíritu de Dios, que conozca a Dios como su Salvador y sepa cómo rendirse al Espíritu Santo!
31Estamos en una—una condición muy crítica, la iglesia en general hoy. Ellos toman a nuestros ministros y los envían si tienen un llamado de Dios en sus vidas, los envían a algún lugar, a un lugar donde embalsaman y les inyectan algún tipo de líquido para embalsamar, para que salgan, en vez de predicar la Palabra y llevar a la gente a una fe en la Santa Biblia y en el Espíritu Santo, les enseñan un montón de credos y psicología para que enseñen al pueblo, ¡alejándolos más de Dios de lo que estaban en un principio! ¡Eso es exactamente a lo que nos han llevado nuestros programas educativos!
32Sin embargo, a Dios no se le conoce por educación. Tampoco se le conoce por ciencia. Ni se le conoce por alguna cosa del mundo. Y es—aunque… ¡A Dios sólo se le conoce por fe! ¡Ud. le cree a Dios!
33En el huerto del Edén había un árbol de ciencia, y el hombre se ha aferrado completamente de ese árbol de la ciencia.
34Recuerden que mientras Uds. estén viviendo al pie del árbol de la ciencia, comiendo del fruto que cae de él, Uds. están lejos del Árbol de la Vida. No pueden estar en ambos al mismo tiempo. Uds. forman gigantes intelectuales, eso es cierto, y grandes filósofos, pero ¡nosotros no necesitamos a esa clase de filósofos! ¡En la iglesia nosotros necesitamos cristianos humildes y nacidos de nuevos!
35Eso me recuerda que cada denominación está tratando de educar a sus ministros a un nivel un poco más superior, para tener en la iglesia a un grupo un poco más intelectual. Ahora edifican los edificios más finos, (los pentecostales), algunos de ellos cuestan millones de dólares y están predicando que el Señor viene ya. ¡Pero eso para mí no tiene sentido! ¿Ven?
36Pero ellos lo hacen porque el mundo lo está haciendo, porque los demás lo están haciendo. A nosotros no nos interesa lo que los demás estén haciendo; ¡vivan rectamente delante de Dios! Eso es lo principal.
37Pero en el huerto del Edén el diablo escogió la cabeza del hombre y Dios su corazón. Ahora el diablo entra en la parte intelectual y ha llevado su religión a lo intelectual. Uds. no—nunca conocerán a Dios intelectualmente; Uds. tienen que conocerlo a Él por medio de un nuevo nacimiento, ¡siendo renacido, lo cual proviene del corazón!
38La vanagloria de la vida, la concupiscencia de la carne, lo que el ojo puede ver… Pero cuando Dios llega, Él entra en el corazón del hombre y por fe le hace creer cosas que sus ojos no pueden ver. “Porque fe es la sustancia de las cosas que se esperan, ¡la evidencia de las cosas que no se ven!”. ¡El diablo simplemente le dio una vuelta a eso! ¡Y se lo está haciendo a la iglesia pentecostal!
39Año tras año los veo caer en esa misma condición que ha derribado a las otras iglesias y las ha atado. Eso es exactamente la verdad.
40Ciencia, ciencia, sabiduría, eso es todo lo que nosotros pedimos. Y entre más conocimiento obtienen, creen que así pueden hablar mejor, usar una mejor educación y hablar de psicología. Y cuando hacen eso están apartando a la gente de la Santa Biblia de Dios. Los están apartando de la vida y de la fe.
41Ahora, eso me hace recordar de un librito que leí aquí en Los Ángeles hace cierto tiempo. Uds.… No digo esto para ser sacrílego, pero es algo que me llamó la atención. Tenía un—un buen sentido humano, mejor dicho, sentido del humor. Pero era algo así: en cierto gallinero había un--un gallito de ojos brillantes, que una mañana saltó sobre una caja y golpeó su piquito contra la caja cuatro o cinco veces, y dijo: “Damas y caballeros de este gallinero, quiero darles un discurso para decirles que he--he obtenido mucho conocimiento”, dijo: “sobre cómo deberíamos manejar esto para el bien de todos. Yo sé todo lo que deberíamos hacer para que tengamos plumas bonitas”. Y todas las pollitas con sus crestas colgándoles, cacarearon y dijeron: “¿No es él agradable?” Bueno, eso me recuerda a algunos de estos predicadores de seminarios.
42Entonces de repente, él continuó diciendo: “Yo conozco la clase de vitaminas correctas que deberíamos consumir para que tengamos plumas hermosas, y la manera correcta de vivir para hacer de nuestro hogar un mejor sitio donde vivir aquí”.
43Y mientras el animalito estaba en medio de su discurso, de afuera del corral entró corriendo un gallito que ya no tenía muchas plumas y dijo: “¡Un momento, hijo!”. Dijo: “Acabo de oír el último, el más reciente boletín informativo: El pollo subió a cuatro centavos la libra y mañana todos iremos al matadero”. Así que, ¿de qué le sirve su conocimiento? ¡Es mejor que Ud. esté bien con Dios, eso es lo principal!
44Una vez un canario se posó sobre su percha y dijo: “En esta denominación nuestra yo soy uno de los canarios más inteligentes, he adquirido tanto conocimiento que sé todo sobre los seres humanos. Ellos dicen que son superiores a nosotros, pero yo lo sé todo al respecto”. Y justo en ese momento apareció un profesor de Purdue y le dijo: “Tú, cosa insignificante…” Y empezó a hablar con palabras elocuentes y el pequeño canario comenzó a parpadear los ojos y a observar. Por supuesto que no sabía lo que aquél estaba hablando. Y él empezó a hablarle al canario. Ahora, no era que el canario no veía. Él tenía ojos. No era que no oía, porque él tenía oídos. Pero la razón por la cual él no podía entender, era que tenía cerebro de canario y no podía entender a los seres humanos.
45Ahora, yo creo que así es mucha de nuestra enseñanza de seminario y del conocimiento, hay mucho cerebro de canario en eso.
46No podemos entender los misterios de Dios por medio del conocimiento, ¡porque sólo son revelados por el Espíritu Santo como Él quiera revelarlo! Hoy día hay demasiada predicación con cerebro de canario. Todo se trata de lo que ellos saben al respecto, pero nos damos cuenta de que nosotros no sabemos nada. Porque, ¿cómo pueden nuestras mentes finitas entender la mente infinita del Dios Todopoderoso? ¡Yo no puedo entenderlo! Cómo es que formamos grupos así de esa manera. La razón por la que la gente hace estas cosas y organizan a la gente, y despiden a éstos temprano para que podamos ir a ver cierto programa de televisión. Hay algo que me dice que no conocen a Dios y están tratando de sustituir el nuevo nacimiento con otra cosa. Eso es lo que ellos están evitando.
47Todos nosotros sabemos que la Biblia enseña el nuevo nacimiento. Y ellos sustituyeron el nuevo nacimiento con un apretón de manos y demás, pero eso nunca ocupará el lugar del nuevo nacimiento. ¡Tiene que ser una experiencia de nacer de nuevo!
48Todos sabemos que cualquier tipo de nacimiento es un desorden. Cuando nace un bebé, ya sea en el piso, en un montón de paja o en una habitación de hospital decorada en rosado, es un desorden. ¡Pero produce vida! ¡Eso es lo que es el nuevo nacimiento; es un desorden, pero trae vida! ¡No es un estilo, un fingimiento, o una declaración de credos; es el bautismo del Espíritu Santo, y ése es el secreto de la verdadera iglesia creyente: nacer otra vez!
49Oh, yo sé que uno se levanta del altar llorando, berreando, chillando y sollozando, pero produce vida. Eso le saca el almidón a uno. ¡Le hace ser lo que debe ser! Le saca todo el mundo y la altivez.
50Y hoy, nosotros simplemente pasamos adelante y decimos: “Acepto a Jesús como mi Salvador personal”. Eso nunca ocupará el lugar del nuevo nacimiento. ¡Cuando hombres y mujeres pasen al altar y se olviden de dónde están o de quién está a su alrededor, hasta morir completamente y nacer otra vez! ¡Reuniones de oración toda la noche, que el poder del Espíritu Santo regrese a la iglesia! ¡Eso es lo que necesitamos hoy, un buen avivamiento a la antigua, al estilo San Pablo, que el Espíritu Santo de la Biblia sea predicado en poder, pero en la simplicidad de la predicación, es decir, en el poder de la resurrección!
51El gran apóstol Pablo dijo: “No vine a vosotros con palabras de sabiduría para que vuestra--vuestra fe no esté fundada en sabiduría de hombres, ¡mas vine predicando el poder del Espíritu Santo, para que vuestra fe esté fundada sobre el Espíritu Santo!”. La iglesia necesita eso hoy. Y cuando sustituimos eso con otras cosas y nos volvemos sofisticados, almidonados y pretenciosos, estamos perdiendo el mismísimo secreto y nuestras guedejas están siendo rapadas. Esa es la pura verdad.
52Oh, Dalila sabía cómo hacerlo. Ella sabía exactamente qué hacer.
53El otro día, el sábado pasado, mi esposa y yo estábamos yendo al abasto a comprar comida. No es mi intención estar machacando esto. Yo sé que tengo una mala reputación por esto, ¡pero si está mal, está mal! ¿Cómo puede uno mantenerse callado cuando las cosas andan mal? Lo que sucede con la iglesia hoy, es que se ha vuelto tan cobarde. ¡Dios no es un cobarde! ¡Dios es Dios!
54Mientras íbamos por el camino hacia allá en nuestra pequeña ciudad, me supongo que pasamos junto al menos doscientas mujeres y encontramos a una que llevaba puesta una falda. Las demás eran esa ropa inmoral que usan las mujeres. Y mi esposa me dijo; ella dijo: “Billy, ¿quieres decirme que ésa mujer no sabe que está desnuda?”. Dijo: “Si no lo sabe, entonces ella están fuera de su juicio cabal; ¡ella está loca!”. Eso es correcto.
55Yo le dije… Dije: “Querida, no, ella sencillamente es americana. Ella está siguiendo la costumbre americana”.
56Ella me dijo: “Pero mira. ¿Me quieres decir que ésa dama no sabe que lo qué está haciendo…?”
57Yo le dije: “No, ella no lo sabe. Ella sencillamente tiene ese espíritu americano”. Y dije: “Cuando yo estuve en Finlandia me llevaron a uno de esos…”
58Si hay algún finlandés aquí, tal vez yo no diga bien esta palabra: sauda [El hermano Branham quiere decir: sauna—Traductor] Es un baño, un baño finlandés. Cuando llegué a ese lugar, el Espíritu Santo me dijo que no entrara allí. Y lo que era, averigüé que tenían mujeres allí para fregar a los hombres. Entonces le dije al doctor Munion, le dije: “¿Cree Ud. que eso sea correcto?”
59Él dijo: “Tan correcto como lo es para sus médicos americanos acostar a las mujeres en una camilla y las desnudan para examinarlas”.
60Así que vean Uds., “lo que es bueno para uno es bueno para el otro”. ¿Ven? La olla no puede llamar negra a la sartén.
61Y luego cuando uno va a Francia, allí—todos, mujeres y hombres usan el mismo baño público. Cuando uno va al África, a las partes oscuras de la selva, ellos no usan—se ponen ropa en lo absoluto. Pero aquí está el asunto: es una costumbre de la nación. Ella me preguntó: “¿Entonces no somos nosotros americanos?”
62Yo le respondí: “No, porque nosotros somos de otra tierra. ¡Somos peregrinos y extranjeros aquí! ¡Estamos buscamos una ciudad que está por venir!”. Le dije: “Debido a que hemos nacido de… Nuestro espíritu proviene de otra tierra, que es el cielo, ¡donde gobierna y reina la santidad, Dios, la justicia! ¡Y confesamos que somos peregrinos y extranjeros! Estamos buscamos una ciudad por venir, cuyo Arquitecto y Constructor es Dios”.
63Nosotros no estamos buscando estas cosas del mundo. Y cuando el Espíritu de Dios entra en una persona, ¡los cambia! Eso lo motiva a Ud... La vida que está en Ud. lo motiva.
64Y lo que pasa con la iglesia hoy es que se ha vuelto demasiado mundana. ¡Lo que necesitamos es el Espíritu Santo en el ser humano, en el corazón! ¡Se necesitará el nuevo nacimiento para hacer eso, para cambiar a esa persona y convertirlo a él o a ella en una nueva criatura!
65En lo más oscuro del África, cuando yo vi a esas mujeres paradas allí completamente desnudas como vinieron al mundo, y cuando el Espíritu Santo cayó sobre ellas, ¡para esconder su desnudez, ellas cruzaron sus brazos y se fueron hasta que pudieron encontrar ropa! Luego nos llaman a nosotros “la civilización” y cada año nos estamos quitando más la ropa, y luego reclamamos tener el Espíritu Santo. ¡El Espíritu Santo no obrará de una manera en una persona y distinto en otra!
66Pero permítanme decirles que sean Los Estados Unidos, Finlandia, Francia o donde sea, ¡cuando una mujer o un hombre es nacido del Reino de Dios, él se convierte en una nueva criatura y deja las cosas del mundo! ¡Ellas están muertas para él; porque él está muerto y su vida está escondida en Dios por medio de Cristo, sellado por el Espíritu Santo!
67¡Lo que necesitamos hoy es un avivamiento, una sacudida, un avivamiento Pentecostal chapado a la antigua! Estaríamos mucho mejor con una pandereta en la esquina, tocando las panderetas, que vivir en estas grandes morgues con el Espíritu de Dios siendo contristado y alejado de nosotros. El diablo viene a robar y a quitar. Eso es todo lo que él sabe hacer.
68Los reyes… Israel, cuando ellos comenzaron a descarriarse por primera vez, ¿qué lo hizo? Cuando ellos salieron de Egipto fueron guiados por el Rey del cielo. ¡Dios era su Rey! Ése era el secreto de su poder. Ése era el secreto de su éxito, debido a que ¡Dios era su Rey! Pero, ¿qué hicieron ellos después que se establecieron? Esa fue la iglesia pentecostal en tipo. Hace muchos años, cuando Dios era el Rey, cuando veníamos a los servicios, el poder de Dios caía y gritábamos, saltábamos alrededor, no--no teníamos vergüenza. Pero empezamos a ver cómo lo hacían los metodistas, y cómo lo hacían los bautistas, cómo lo hacían los presbiterianos. ¡Nosotros no somos bautistas, metodistas ni presbiterianos; nosotros somos Pentecostales, nacidos del Espíritu de Dios! Jamás nos aten a una cosa como ésa.
69Pero el mundo está empezando a descubrir dónde está el secreto de Uds. ¿Qué produce ese poder? ¿Qué es lo que está haciendo esta gente? Ellos están investigando e intentando decir que los días de los milagros han pasado; que “No hay tal cosa como sanidad Divina y que todos estos gritos y alabanzas al Señor, y todas estas señales y maravillas no están correctas”. Y es porque ¡no conocen a Dios! ¡Nunca han nacido de nuevo!
70¡La Biblia de Dios dice que Él es el mismo de ayer, y hoy, y por los siglos, y que Su poder es el mismo! Ellos han llegado demasiado tarde para decírmelo; yo lo he experimentado, y sé de qué estoy hablando. ¡Él todavía es Dios y siempre será Dios! ¡Es tan Dios aquí mismo en este edificio en esta noche, como lo fue el día de Pentecostés! ¡Tenemos las mismas bendiciones, la misma cosa! ¡Si Él puede hacer que la gente esté en la misma condición, esa misma cosa obrará cada vez!
71¡Es la atmósfera! ¡Es la atmósfera de Uds.! Ud. puede tomar un huevo y ponerlo bajo un—un--una incubadora. De igual manera saldrá un pollo. ¿Por qué? Porque es la atmósfera la que hace que el huevo incube. ¡Exacto! Si un bautista, presbiteriano, católico o luterano, tan sólo acepta ese Germen de Vida, esa Palabra de Dios en su corazón, en la atmósfera correcta… que a ellos no les importe lo que diga la iglesia. No les importe lo que diga el mundo. ¡Ellos quieren que esa cosa venga a la vida! Dios seguramente sacará y derramará el Espíritu Santo sobre esa persona así como lo hizo el día de Pentecostés, porque Él es Dios. Pero nunca lo lograremos organizándonos, y alejándonos unos de otros, y—y negando el poder, y—y así por el estilo. ¡Nunca podremos lograrlo!
72Por eso es que a mí me gusta esto aquí de los Hombres Cristianos de Negocios. Es un lugar adonde uno viene y en el que todavía tienen el Espíritu. Ahora, yo—yo… Ellos son libres. Todo el mundo se junta y mastica el chicle del otro, por así decirlo. Ellos— ellos son definitivamente un compañerismo. ¡Se aman el uno al otro de veras, y aman a Dios, y no les importan las cosas del mundo ni las modas! Lo que necesitamos hoy es juntarnos.
73¡Huyan!; no permitan que el diablo les robe ese poder del Espíritu Santo que está en Uds. Eso es lo que necesitamos. Esa es la Vida de una iglesia. Quítenle eso y tendrán una logia. Saquen el Espíritu de la iglesia y tendrán una logia. ¡Nosotros no queremos una logia! Eso es para los que quieren la logia. ¡Nosotros queremos una iglesia que esté llena con el Espíritu Santo y que Cristo sea el Rey de ella! Me siento religioso ahora mismo. ¡Sí! Porque… ¡Dios tendrá una, una iglesia, nacida de nuevo, llena, lavada en la Sangre, llena con el Espíritu y sin ninguna condenación! “Ahora pues, ninguna condenación hay para los que están ¡en Cristo Jesús!, los que no andan conforme a la carne, mas conforme al Espíritu”.
74¿Cómo se entra en Cristo? ¡Por un solo Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo, por el Espíritu Santo! Allí está el secreto. El diablo lo ha descubierto. Él sabe exactamente cómo entrar para robarlo—robárselo a Uds.--para que se organicen. Ud. dirá: “Bueno, nosotros somos distintos a aquel grupo; tenemos un mejor equipo de predicadores”. Tú, gallito nacido en el seminario y alimentado con vitaminas, ¿sabes que te diriges hacia la sartén? ¿De qué te jactas? ¿Ves? Lo que necesitas hoy es el buen bautismo del Espíritu Santo chapado a la antigua, ¡para que le prediques Vida Eterna en Cristo a la gente, porque Él vive hoy igual que en aquel entonces!
75¿De qué te sirven las plumas bonitas y la intelectualidad, vistiendo bien a esas pollitas y cosas como esas? ¿Te das cuenta que te diriges hacia la cacerola? ¿De qué te sirve eso? ¿De qué te va a servir toda tu intelectualidad?
76Lo que necesitamos hoy es alejarnos de ese tipo de cosas y ¡volver al Espíritu Santo, regresar al poder de Dios, regresar a los servicios antiguos, regresar a las reuniones de oración de toda la noche, orando y permaneciendo allí hasta estar muertos a nosotros mismos! Eso es lo que necesitamos.
77Dalila, el mundo, ha hallado el secreto de la iglesia pentecostal: “Si tan sólo pudiera convertirla en sofisticada y darle iglesias enormes, y darle predicadores finos y cultos, no pasará mucho tiempo cuando la tenga toda atada”. Y ya casi la tiene también. Eso es correcto. Lo ha logrado.
78¡Oh, hermanos!, Israel, cuando ellos se establecieron… Mientras andaban en movimiento, no había problemas. Todo estaba bien mientras estaban en movimiento; pero cuando llegaron a Palestina y se instalaron, entonces empezaron a actuar—quisieron comportarse como los filisteos y el mundo gentil. Querían un rey. Y cuando aceptaron a Saúl como su rey, negaron a Dios como su Rey.
79Y cuando nosotros aceptamos barreras denominacionales, y apretones de mano, y--y cosas clásicas en vez del Espíritu Santo, bueno, ¡entonces estamos negando que Dios es nuestro Rey!
80¿Qué ocurrió? Eso finalmente los llevó hasta un Acab, a un descarrío total y fallaron en reconocer a su verdadero Rey cuando Él vino. ¡Y eso es lo que han hecho las iglesias hoy! Han aceptado toda esta otra filosofía, doctrina, psicología y--y todas estas cosas distintas, en vez de recibir el Espíritu Santo. ¡Y ahora el Rey está en medio de la iglesia y ellos no lo saben! Lo rechazaron, exactamente igual como rechazaron a Jesús allá, la iglesia hoy lo está rechazando. ¿Por qué? Porque aceptaron a un rey terrenal.
81Uds. están aceptando predicadores con educación en vez de hombres que conocen a Dios para que pastoreen las iglesias. Yo preferiría que mi familia fuera a oír a un predicador que no conociera el alfabeto pero que conociera a Cristo, que a uno de esos con toda su educación. Ellos van a la escuela para obtener eso. Pero la iglesia no está en un programa educativo sino que es para el poder y la manifestación del Espíritu Santo. ¡Eso es lo que necesita la iglesia en esta noche! Eso es correcto. Apártense de esas cosas.
82Pero, oh, Dalila, cuando uno menos piensa… Sansón no debió haberse detenido la primera vez. Cuando Dalila le coqueteó con los ojos, él debió haber volteado la cabeza y seguido adelante. Eva se detuvo sólo por un momento y se metió en problemas. Sansón se detuvo por un momento y se metió en problemas.
83Y cuando el mundo le presente algo a la iglesia o a un individuo, ¡no se detenga, siga adelante! Eso es lo que la iglesia necesita en esta noche, no detenerse por estos orgullos clásicos e intelectuales ¡sino seguir avanzando en el Espíritu Santo! ¡Simplemente sigan avanzando, adelante!
84Cuando nosotros decimos: “Bueno, nuestra denominación es la más grande”. Eso no tiene nada que ver con esto. “Oh, el alcalde de nuestra ciudad asiste a nuestra iglesia”. ¡Aun eso nada tiene que ver con esto! No importa quién venga, ¡la cosa es que venga Cristo! Él es a quien queremos tener en la iglesia. Si es una misión en la esquina o si es en un palacio, donde Cristo esté ésa debería ser la casa de la iglesia y la casa del pueblo.
85Pero Dalila tenía que hacer una--una verdadera maniobra porque ella tenía que detener a Sansón. Ella--ella sabía que él era un poderoso hombre de Dios y tenía un poder oculto. Ahora, ella tenía que hacer algo para hacer todo tipo de encantos para tratar de detenerlo. Bueno, eso es lo que el mundo le ha hecho a la iglesia. Le ha hecho todo tipo de maniobras: Puedes hacer esto o puedes estar mejor aquí… Puedes hacer esto, aquello o lo otro, y así sucesivamente, hasta llegar a un punto donde la iglesia está casi muerta.
86Ya no tenemos las reuniones que acostumbrábamos tener. Hoy la gente está hablando. Billy Graham, el Hermano Oral Roberts, yo mismo y todos nosotros estamos tratando de hablar de un avivamiento en nuestros días. ¿Cómo podemos tener un avivamiento mientras que la iglesia esté atada con el mundo? ¿Cómo puede hacerse cuando Sansón está atado? El secreto ha sido dado a conocer y Dios le ha cortado su poder. No hay más…
87Se ha llegado a un punto donde la gente… Estos predicadores de incubadora nos han llevado hasta a un punto en que somos tan presuntuosos que gente honesta se burla de algún anciano santo que ora para conseguir la victoria; escuchan a alguien gritar, hablar en lenguas o--o demostrar cierto poder del Espíritu Santo y la gente que se llama cristiana, se burla de esa gente. ¿Qué es lo que ocurre? Es… Todo lo que ha hecho esto es cortarles el poder.
88Eso fue lo que pasó en el tiempo de Lutero. Lutero estaba bien, pero ellos sacaron una nueva escuela. Ella comenzó a cortarles las cosas de las que Lutero había hablado. ¿Ven? Rasura…Fue igual en los días de Wesley, tenían sanidad Divina, distintos milagros y demás, predicaban santificación. Pero cuando llegaron los grupos nuevos, ellos comenzaron a rapar aquello (¿Ven?), encontraron las guedejas. Y lo mismo sucede con el Espíritu Santo en la iglesia pentecostal en estos últimos días, están comenzando a raparle las guedejas. El secreto es: Encontrar el lugar y detener las reuniones de oración.
89Yo conozco una iglesia pentecostal… Hablaba con alguien que pertenece a ella desde que yo he estado por aquí. Esa iglesia pentecostal despide quince minutos más temprano los miércoles en la noche, para que vean cierto programa de televisión. Todos ellos bajan al sótano para mirar algún programa de televisión.
90Un ministro me contaba el otro día, que fue a cenar con cierta persona y mientras les preparaban la cena, la esposa de éste ministro tuvo que ir a ver “Amamos a Susie” o algo así, antes de que aun pudiera cocinarles la cena.
91Hermano, les digo que cuando eso sucede, eso demuestra que la vida del hogar… Con razón tenemos delincuencia juvenil. Con razón han descubierto el secreto. Eso les ha quitado el bautismo del Espíritu Santo a la gente y ellos están—ellos están yendo en pos de las cosas del mundo ¡en vez de volverse a Dios!
92¡Deténganse! ¡Miren, escuchen! La venida del Señor está a la mano. ¿De qué servirá nuestro conocimiento? ¿De qué servirán nuestros grandes edificios? ¿De qué servirán nuestras charlas intelectuales? Se necesitará…
93En aquel día nada permanecerá sino la Sangre de Jesucristo, ¡lavados en Su Sangre y vestidos con Su justicia por el bautismo del Espíritu Santo! Cuando la iglesia pierde eso, ¡está perdida! Y Uds. pueden verla acomodándose, cautivando, hablando… El Espíritu Santo es contristado por nuestros credos, por nuestras denominaciones, por nuestras barreras sectarias, por nuestra elegancia y por nuestras cosas finas.
94¿Saben Uds. que todo eso es abominación delante de Dios? Lo que necesitamos es una buena iglesia lavada y limpia, bien limpia, cien por ciento para Dios, totalmente sin vergüenza y sin cobardía. A nosotros no nos importa lo que el mundo diga, tenemos a Dios y Él es todo lo que nos interesa, Él está en nuestros corazones y le adoramos en Espíritu y en Verdad. Eso es lo que Dios quiere en Su iglesia.
95Dalila pasó un momento difícil mostrándole una cosa, otra y otra, hasta que finalmente él se dejó engañar por ella. Y la iglesia se ha dejado engañar por las cosas del mundo. Y cuando uno menos piensa, se ha llegado a un punto en que la sanidad Divina casi se ha ido de la iglesia.
96Yo voy a reuniones, y el Señor, con el pequeño don que me ha dado de la--la prueba de Su resurrección y el discernimiento del Espíritu… Esas cosas suceden y he visto a gente pentecostal decir: “Ahhh, me supongo que eso está bien…”. ¿Pudieran Uds. imaginarse a un cristiano nacido de nuevo estando donde el poder del Espíritu Santo se está moviendo y él tan muerto con las cosas del mundo que se queda así?
97Los pecadores pasan al altar para enmendarse con Dios y los cristianos se quedan sentados ahí tronando chicle y mirándolos. ¡Esa es la verdad! Cuando solía ser, en la iglesia bautista de donde yo salí, esos antiguos bautistas de allá de Kentucky… Si un joven pecador pasaba al altar, todas las mamás de allí lo rodeaban. Él alcanzaba la victoria antes de llegar al altar. ¿Qué ha sucedido? ¡Les cortaron el secreto, se apartaron de la vida de oración, se alejaron del Espíritu Santo!
98Gallos jactanciosos, canarios educados con cerebro de pájaro, tratando de explicarle a uno todos los detalles de Dios. A Dios no se le conoce de esa manera. Uno le conoce cuando nace de nuevo. Esa es la única forma en que Uds. alguna vez podrán conocerlo a Él. Dios sigue siendo Dios. Él es tanto Dios hoy como siempre lo ha sido. Él es el Dios que estuvo en la montaña con Elías. Él es el Dios que estuvo en el foso con Daniel. Él es tanto… Él es el Dios de Pentecostés. Él es Dios en la iglesia. Así que, lo que necesitamos hacer en esta noche es apartarnos de toda nuestra elegancia y--y cosas finas y volvernos a Dios. Volvernos al Espíritu Santo. Volver a las reuniones de oración de toda la noche, como Uds. lo hicieron aquí anoche.
99Yo sé que esto corta; es duro. No me gusta hacer esto. Uds.—su gente… Los dólares pentecostales alimentan a mis hijos. Los dólares pentecostales me llevan alrededor del mundo a predicarle a los paganos. Yo les amo, y esa es la razón por la que los regaño y me comporto como lo hago. Yo--yo veo al mundo infiltrándose; soy celoso. Si yo viera a mi esposa coqueteando con otro hombre, Uds. me verían reprenderla inmediatamente. Y eso es correcto. Es porque yo la amo.
100Y cuando veo a la iglesia que comienza a coquetear con el mundo, eso provoca algo dentro de mí; ¡no puedo quedarme tranquilo; tengo que decir algo! Pueden llamarme como quieran pero ¡tengo que decirlo! ¡Soy--soy celoso por la iglesia; yo no quiero que ella se enrede con el mundo! ¡Que Dios no permita que ella se enrede jamás con el mundo! ¡Que permanezca libre aunque tenga que adorar con una cazuela de hojalata en algún callejón! Con tal que ella sea libre en el Espíritu, ¡déjenla en paz!
101Ella no necesita seminarios, cementerios o lo que acompañe a eso. Lo que necesita es un bautismo del Espíritu Santo y una renovación. David dijo: “Renueva mi salvación. Devuélveme el gozo de mi salvación”. La iglesia está perdiendo eso. Y es una lástima pero de todas formas lo están haciendo. Y el poder de Dios ya no sacude a la iglesia; se ha vuelto muy común para ellos.
102Ellos van y dicen: “Bueno, eso estuvo bastante bien. Ajá”, y se van. Hermano, eso debería ponernos de rodillas en arrepentimiento. Eso debería producir lágrimas. Debería producir salvación o--y ganancia de almas. Debería… La venida del Señor debería presionarnos tanto que deberíamos estar en las esquinas de cada calle tratando de hablarle a alguien. ¡Haciendo algo al respecto! Dentro de poco será demasiado tarde para hacerlo.
103Hay una esperanza que tenemos, cuando… Ya para terminar voy a decir esto: Tenemos una esperanza. Mientras tenían a Sansón atado, le creció una nueva melena. Le estoy orando a Dios para que Él haga crecer de aquí, en alguna parte, una nueva melena que sacuda a los filisteos como nunca antes han sido sacudidos. Yo creo que Dios lo hará. Si no lo hace por medio de las iglesias, usará a un Hombre Cristiano de Negocios. Él hará una u otra cosa. Pero habrá una melena de poder, un poder secreto del Espíritu Santo volverá a crecer de manera muy cierta y hará la obra en los últimos días. Conceda Dios que todos nosotros seamos contados con esa melena cuando salga. Oremos.
104Antes de orar, con sus rostros inclinados, como su hermano me gustaría hacerles esta pregunta, uno que les ama y sólo les dice estas cosas, no para venir y darle palmaditas, sino para asegurarse de que Uds. estén bien con Dios. ¿A cuántos les gustaría tener una--la experiencia que una vez tuvieron aquellos, una renovación en el Espíritu Santo, dirían: “Hermano Branham ore por mí ahora mismo para que Dios renueve mis fuerzas?”. Dios les bendiga.
105Miren las manos por dondequiera. “Dios, renueva mis fuerzas”. Oh, ¡Qué maravilloso! “Llévame de nuevo al Calvario. Déjame abandonar todas las cosas de este mundo. Déjame abandonarlo todo y aferrarme a Ti”.
106“El que no dejare todo y tomare su cruz diariamente…”. Es una caminata de sacrificio. Es una caminata en la que Ud. no copia el modelo del mundo. Cristo es el ejemplo de Uds. Mueran diariamente y caminen en pos de Jesús. Oh, que Él se lo conceda, mi precioso amigo.
107Oh… Cuando inclinen sus rostros ahora, mantengan en su mente lo que desean. Digan: “Dios, llévame allá. No me importa lo que cueste. No me importa lo que sea. Ya no quiero saber más de coquetear con el mundo. Yo—yo quiero ser real”. Si tan sólo la iglesia avanzara con Dios como debería hacerlo, no habría entre nosotros lisiados ni aflicciones. Tenemos que confesar nuestros pecados. Tenemos que… Uds. dirán: “Nuestros pecados, bueno, yo no hago nada malo. Yo--yo no bebo. Yo…”. No se trata de eso, algunas veces es negligencia. Es no avanzar con Dios. Es no hacer un—en el Espíritu Santo. Es no—es no regar lo que Dios les ha dado. Uds. lo están contristando.
108Anoche vino una mujer y me dijo; ella dijo: “Hermano Branham, yo—yo estoy muy enferma”, dijo: “Ya--ya no tengo poder en la oración. Yo—mi--la vida de oración se ha alejado de mí”, dijo ella: “estoy envejeciendo y yo--yo no quiero seguir así”. ¿Lo ven? Contristan y alejan al Espíritu de Uds. Permitan que Él venga a Uds. ahora mismo.
109Señor Jesús, al traer a Ti a este grupo de personas aquí, aunque de una manera dura Señor, con la Palabra que corta como una espada de dos filos, entrando y saliendo; pero Señor, ésas son las cosas que hacen de nosotros lo que somos. El Espíritu Santo es el que circuncida y corta toda la carne del mundo, y nos da vida nueva. Es-- es en este nacimiento, Señor, así como una semilla que está ahí en el suelo. Hasta que esa semilla esté muerta y podrida… Y a medida que se pudre, entonces sale vida nueva. Hasta que nuestra concepción intelectual de Cristo ¡llegue a estar tan muerta, que esté podrida!, entonces nacerá una vida nueva. La vida nueva sólo puede venir cuando hay muerte. La muerte y la vida están asociadas entre sí.
110Y, Padre, nos damos cuenta que cuando el grano nuevo, el grano amarillo que cae en tierra, está duro, encallecido e indiferente. Cuando muere y se pudre, entonces sale una hojita verde. No se parece en nada a lo que cayó. Pero cuando brota es flexible. El viento le sopla y es suave. Es una vida nueva; es de un color distinto. ¡Y así es un miembro de iglesia encallecido que cae al pie de la cruz y se pudre a sus propias ideas intelectuales! Pero cuando de esa condición sale nueva vida, entonces él es completamente diferente cuando sale. Él está vivo, está creciendo, es flexible a la Palabra y al Espíritu. Cuando el Espíritu sopla como un viento sobre él, se mueve y se mece ante el Espíritu, mientras que antes era tieso y almidonado.
111Dios, concede en esta noche, que el Espíritu Santo cree nueva vida en cada persona que levantó la mano. Y todos nosotros, Señor, mientras morimos a nosotros mismos, reclamamos ser pentecostales, permite que una experiencia Pentecostal venga sobre nosotros. Que nuestros—nuestros propios pensamientos mueran y el Espíritu Santo se apodere de nuestro--nuestro ser y nos haga lo que Dios quiere que seamos. Crea en nosotros, Señor, un deseo, un celo, Señor, un--un celo por evangelizar, por predicar, por testificar y hacer algo que nos mantenga activos día y noche, porque es más tarde de lo que pensamos.
112Pronto, Jesús vendrá. Y si Él no viene, nuestras vidas acabarán pronto. Y entonces nos preguntaremos durante toda la eternidad por qué no hicimos más. ¿Por qué no aprovechamos esas horas en las nos sentamos por ahí, llenos, y salimos y nos quedamos perezosos por allí? ¿Por qué no salimos e hicimos algo al respecto?
113Dios, concede que esta reunión sea conmovida por el Espíritu Santo mañana en la noche. Concede, Señor, que cada persona que está aquí no se vaya de esta convención hasta que algo les suceda a ellos. Permite que la simiente que ha sido plantada en estas dos o tres noches de sermones, que ellos sean regados con señales, maravillas y milagros de parte de Dios y el bautismo fresco del Espíritu Santo, ¡al punto que hombres y mujeres se levanten en novedad de vida! Que los que han estado decaídos puedan cobrar nueva esperanza, y avancen en Cristo para llevar a cabo las obras para que así Él pueda regresar. Concédelo, Señor, porque lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.