Photo

~ QUE HACES AQUI ~
1Gracias hermano Neville. Como dije esta mañana, siempre es bueno venir a la casa del Señor.
2Estaba acordándome de llamar a unas señoritas aquí en esta noche para que cantaran una canción que les escuché cantar en mi casa el otro día. Creo que aún tenemos tiempo para eso, si es que ella no es demasiado tímida. Señorita Jefferies, ¿que le parece eso?, ¿esa cancioncita que usted cantó allá?. Entré y escuché que la estaban cantando y me gustó mucho. Espero no estarla avergonzando al pedirle que la cante de nuevo. Dime Su Nombre o algo así ¿verdad?. Me gustaría escucharla de nuevo. Sé que todos lo disfrutarán.
3[Espacio en blanco en la cinta. La hermana Jefferies canta Dime otra vez Su Nombre -Ed.]
4¡Oh, me encanta eso!, yo amo Su Nombre. ¿Saben lo que me llevó a pensar en esto de pedirle a la damita que la cantara?. Ella es una compañera y amiguita del colegio de mi pequeña Rebeca; y yo estaba atrás la otra mañana haciendo algo en mi cuarto y escuché esa canción y pensé: "bueno, tengo que hacer que ella cante eso en la iglesia en alguna ocasión."
5Yo llevaba a los niños a la escuela, y en el camino yo le mencione a ella del canto y ella me dijo: "Me levanté..." Quizás no lo diga con las mismas palabras pero me dijo algo así como: "me levanté la otra noche o estaba en la cama y comencé a pensar en esa canción y ¡fui muy bendecida con ella!"
6Bueno, yo pensé: "Eso es sobresaliente en una niña adolescente, hablar del Espíritu Santo bendiciéndoles, especialmente en esta comunidad, en esta ciudad." Necesitamos más adolescentes como ella. Seguro que sí.
7Esta otra pequeña que cantó también aquí unos minutos atrás. No sé su nombre, pero disfrutamos mucho de estas niñas, adolescentes cantando. ¿Sabe usted que la manera en que caminamos es un ejemplo para otros?. De verdad lo es.
8Una vieja historia de algunos años atrás; En Inglaterra, había un hombre que pensó en salir a tomar unos pequeños tragos amistosos en Navidad, sólo para compartir un poco; y salió donde sus vecinos a dar sus regalos y todos le decían: "Vamos Juan, toma un traguito de esto." Y un sorbito aquí y un sorbito allá y se emborrachó mucho.
9Y al volver a casa, había nevado como quince centimetros y--y su pequeño hijo iba siguiéndolo. El no podía cargarlo; estaba demasiado borracho. E iba de camino a casa y de pronto se dio vuelta y notó que su hijito venía casi revolcándose en la nieve y él le dijo: " Hijo, ¿por qué estás revolcándote en la nieve?"
10El le respondió: "Papi, estoy tratando de seguir tus huellas." El padre tomó al pequeño en sus brazos y dijo: "Dios, desde este día, jamás volveré a tomar ni un solo trago."
11Alguien va a seguir sus pasos. Caminemos esa línea recta desde la cuna hasta el Calvario. Esos son los pasos que debemos dejarles para caminar.
12Ahora, sé que hoy es noche de Comunión y que tengo poco tiempo para hablarles de la Palabra. Y-y yo amo hablar de El pues El es tan real para mí.
13Estuve leyendo un pequeño artículo hace un tiempo atrás (hablando acerca de las muchachas otra vez), de algo que sucedió en el Oeste. En una noche tempestuosa y de vientos aullantes; había un cierto grupo de personas que tenían culto de oración. Y la persona que estaba dirigiendo la reunión era una jovencita muy atractiva. Ella no pensaba en el peligro que debería afrontar más tarde pues vivía en cierto callejón al otro lado de la ciudad. Y por lo general había mucha gente a esa hora de la noche. Cuando terminó el culto de oración y las canciones habían sido elevadas al Señor y con sus corazones llenos de gozo. Y me supongo que todos se sentían como el hermano Beeler hace un rato atrás cuando estaba testificando. Tan felices que no podían contener el gozo y tenían que dejarlo salir de alguna manera. Después del último "amén", todos se dispusieron a marcharse a sus hogares.
14Y la jovencita, se puso su abrigo, le subió el cuello y lo abotonó en las puntas y salió a la calle. Al hacerlo se dio cuenta de que la fría noche había ahuyentado a todos hacia el calor de las chimeneas de sus hogares. Ella se encontró sola en las calles. Y de pronto, un miedo comenzó a atemorizarla.
15Usted sabe, yo estoy tan feliz de que el Espíritu Santo nos advierta de las cosas que vienen, lo cual nos sirve para escapar de esos peligros.
16Y ella no había pensado en estar atemorizada así es que comenzó a cantar esa vieja canción: "No, nunca estoy solo". Y mientra cruzaba la ciudad, parecía como que nadie iba a molestarla, pero de pronto, ese gran temor apareció de nuevo y entonces ella miró y vio que cerca suyo estaba parado un hombre de horrible aspecto, mirándola y viniendo hacia ella con sus brazos extendidos de esta manera.
17No había manera de escapar. Esta es una historia verídica. Ella no podía correr pues él de seguro la alcanzaría. Había sólo una cosa que ella podía hacer... Ella tampoco podía gritar porque los vientos soplaban tan fuerte que casi levantaban su cuerpo de la calle; jamás se haría escuchar por nadie. La nieve que caía también molestaba la vista.
18Había sólo una cosa por hacer y esa era orar. Así es que comenzó, en voz baja, susurrando una plegaria hacia Dios. Más tarde ella contó que no supo como, ni de donde, pero, de repente, vio a un enorme e imponente perro parado junto a una puerta; tenía los pelos de su lomo erizados y comenzó a caminar hasta que se puso al lado de la muchacha y ambos caminaron hasta donde estaba el hombre, al pasar a su lado, el perro gruñó ferozmente hasta que pasaron. Al desaparecer el hombre calle abajo, el perro volvió a la puerta en donde estaba acostado al principio.
19Dios siempre cuidará de los Suyos. Algunas veces, Dios trabaja aun, a través de un perro u otro animal o de alguna otra manera para mostrar Su Gloria y Su protección. Yo estoy tan feliz de conocerle a El en el perdón de mis pecados y con la seguridad de que ellos están bajo la Sangre mientras los confieso diáriamente a El.
20En el Mensaje de esta mañana, ["Estrecha es la puerta"- Ed.] pude parecer un poco hiriente o duro y no pareció ser un buen texto para un culto de sanidad. Pero he vivido lo suficiente para saber esto, hermano Tony; si un hombre hace lo que se siente guiado a hacer, Dios se encargará del resto de una manera maestra. Es la primera vez que sucede de esa manera aquí. Por lo general entregamos tarjetas de oración y traemos a las personas; pero el Espíritu Santo me dijo que preguntara cuantas visitas había en el edificio, y eran casi la totalidad de ellos. Luego El les dio a conocer sus peticiones y el...los declaró sanos y todo eso. Sólo para mostrarles que la "obediencia es mejor que el sacrificio y el poner atención mejor que el cebo de los carneros."
21Así que, en esta noche, he escogido una pequeña Escritura para hablar por unos pocos momentos. Y antes de hacerlo, inclinemos nuestros rostros por un momento en oración.
22Señor, Tú eres Dios por siempre jamás y te agradecemos y alabamos por el privilegio que tenemos de venir delante de Tí por medio de la oración. Sabiendo que se nos es prometido que, "si pedís cualquier cosa en Mi Nombre, Yo lo responderé." Y tenemos la seguridad de que Tú concederás nuestra petición.
23Y ya ha habido tanto hecho en esta noche que sentimos que si termináramos el culto ahora mismo y nos fuéramos a casa, podríamos decir: "ha sido bueno estar aquí." ¡Escuchar estas canciones de Sión en la audiencia!. ¡Escuchar al pueblo mientras levantan sus voces en oración, en la meditación y en los himnos!. Como dice la Escritura: "cantando con gracia en vuestros corazones cánticos espirituales." ¡Y escuchar a estas jovencitas adolescentes!, en esta hora oscura que estamos viviendo, como fue expresado por nuestro hermano Beeler en esta noche. ¡Oírles cantar las canciones de Sión!. Escuchar las expresiones del hermano Beeler hacia Tí, cómo él te aprecia y todo lo que Tú has hecho y cómo Tú lo heriste para que él se diera cuenta de como estaría él sin ese brazo ahora. Todo es para mostrar que estamos protegidos por Su gracia y poder.
24Que todos pongamos atención en esta noche Señor. Pues yo creo que es tiempo que tomemos inventario, un tiempo de revisión pues no sabemos en que momento será tiempo de irnos. Puede ser más tarde de lo que pensamos. Así es que, que podamos considerar nuestros caminos en esta noche y también nuestros pensamientos.
25Y oramos para que Tú nos hables por unos pocos momentos de la Palabra; luego bendícenos en la Comunión más tarde mientras tomamos los pedazos rotos del pan kosher y el vino que representan Tu cuerpo roto y Tu Sangre derramada por la remisión de nuestros pecados.
26Nuestro buen amado pastor no se sentía muy bien en esta noche pero, en nuestra conversación telefónica él me dijo que tiene puesto eso bajo el altar. Estoy seguro de que Tú lo recibirás Señor. Yo ahora oro por él pues le amamos y le necesitamos. Oramos por él y su familia y por cada familia que está aquí y por todas las peticiones declaradas en esta noche y también por las que no han sido declaradas.
27Bendícenos en lo que queda del culto, porque lo pedimos en el Nombre de Tu Hijo Jesús. Amén.
28Deseo leer sólo una pequeña porción de Escrituras aquí en Primera de Reyes 19, comenzando con el verso 9. Y allí se metió en una cueva donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí Elías?. El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; por que los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. El le dijo: "Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado. Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino al él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?.
29Deseo tomar como texto por unos pocos momentos: "¿Qué haces aquí?".
30Elías había tenido un día duro. El había estado en el monte Carmelo y había visto descender la Gloria de Dios. Había orado y había hecho caer fuego de los cielos y--y luego oró para que cayera lluvia sobre la tierra. Y con toda esa tensión, sus nervios estaban al borde del colapso. ¡Oh, como me compadezco de él!.
31Y aquí lo encontramos, primero, predicándole a una nación de gente descarriada y a una Jezabel que quería hacer lo que le daba la gana. La gente había llegado a un punto en donde habían olvidado a Dios, habían olvidado todas Sus promesas y todos Sus mandamientos y ya no guardaban Sus estatutos y no se preocupaban por El. Y Elías en medio de todo eso, él no podía ceder. El tenía que pararse firme en sus convicciones. Oh, ¡cómo se refleja eso en este día.!
32Ellos tenían una reina allá, llamada Jezabel; y ella había llevado al descarrío a los hijos de Israel con su propia manera moderna y fantástica de vivir. Ella causó que ellos cometieran fornicación e hicieran cosas malvadas. ¡Que gran paralelo con el día de hoy!.
33Pero Elías en medio de todo eso, a pesar de que muchos de los Hijos de Israel, miles de ellos se habían comprometido con el mundo y querían vivir de una manera moderna. Aun así, Elías no se comprometía con nada. El le dijo a Jezabel su lugar y como debía comportarse. ¡Oh!, ella odiaba al profeta, pero de todas manera aunque ella no quisiera reconocerlo, él era su pastor.
34Oh, muchas veces la gente no quiere reconocerlo, pero un hombre de Dios enviado a una comunidad es el pastor de la comunidad entera, ya sea que él sea Bautista, Presbiteriano o lo que sea, Dios unge a Su hombre y él no hará compromiso con nada. Y la gente a veces le odia porque él tiene que pararse por la Verdad pero con todo eso él es el pastor de Dios para la hora.
35Oh, ella le despreciaba. Ella hizo todo lo que estuvo a su alcance para matarlo pero aún así él fue fiel a los principios y las leyes de Dios. Sus fiestas modernas y sociales y el maquillaje de su rostro y su clase de ropa habían contaminado esa nación. Y el viejo Elías no era un hombre fácil. El le dijo exactamente donde ella estaba parada.
36Oh, Dios, envíanos más Elías en este día, que no se comprometan con el pecado; alguien que predique la Verdad no importa cuanto duela. Dios aún tiene siervos en cada comunidad que no se comprometerán con las cosas del mundo.
37A Elías no le gustaba el curso moderno de las cosas así es que se mantuvo fiel a Dios. Y la hora de mostrar los colores llegó. Y la hora de mostrar los colores ha llegado otra vez.
38Y Elías en el Monte Carmelo, cuando ellos pensaban que los días de los milagros habían pasado y que de ninguna manera podía haber milagros, había un hombre que creía en eso y él dijo: "Traed a todos vuestros profetas. Traedlos aquí a esta montaña y probemos y veamos quien es Dios." Yo amo Esa Escritura.
39Oh, si ha habido un tiempo o un lugar en que el poder de Dios debiera ser hecho manifiesto, es hoy en día. Probemos que es Dios.
40Si la educación es el camino a la libertad, entonces ¿por qué no funciona?. Si los status sociales y todo eso, son la salida, entonces ¿por qué no funcionan?. Le pagamos a otras naciones para que sean nuestros amigos... Y descubrimos que nos dan la espalda tan pronto como les es posible. Usted no puede comprar amistad con dinero. La amistad es un don de Dios. Si las grandes iglesias y los grandes maestros son la salida, entonces ¿por qué no tenemos más de Dios en nuestras comunidades?. ¿Por qué es que siempres estamos yendo constantemente más hacia atrás?. Programas educacionales, púlpitos bien entrenados, coros bien entrenados y sin embargo estamos alejándonos cada vez más de Dios, todo el tiempo; no funciona.
41¿Qué ha hecho la ciencia?. Usted dice: "Llegará el tiempo cuando la ciencia podrá hacer esto y aquello." ¿Qué han hecho?, nos han traído al punto en que están destruyendo el mundo entero. ¿Qué están haciendo?. Están destruyendo al mundo en vez de mejorarlo.
42No hace mucho, cuando el capitán Al Ferrar de la FBI, encargado del sector juvenil de los Estados Unidos, me llevó a su oficina; luego que le hube llevado a Cristo en una sala de entrenamiento de tiro. El me dijo: "Hermano Branham, yo soy Bautista y escuché decir que usted era Bautista." Yo le respondí: "Sí señor."
43El me dijo: "pero yo no tengo Ese Espíritu Santo del cual usted habla." El me dijo: "¿Cree usted que Eso es para mí?". Yo le respondí: "Sí señor."
44El me dijo: "Bueno, voy a reservar una suite en algún buen hotel por ahí y podremos ir allá y quizás El vendrá al cuarto del hotel y me llene con Su Espíritu Santo." Yo le respondí: "Usted no tiene que ir a una suite de un hotel." El me dijo: "Bueno, entonces ¿dónde me va a recibir?." Yo le respondí: "Aquí mismo."
45El replicó: "Oh, ¿El no vendría a esta sala de tiro, verdad, una sala de entrenamiento?."
46Yo le dije: "El fue una vez al vientre de una ballena por uno; a un horno ardiente por otro. El se encontrará con usted en cualquier lugar en donde usted se quiera encontrar con El." Seguro, Dios se quiere encontrar con usted. El desea conversar con usted. El vendrá hacia donde usted esté.
47Jezabel había contaminado la tierra. Y los nervios de Elías habían estado bajo tensión. El había hecho grandes milagros y señales en el monte para probar que Dios aún era Dios y que podía hacer milagros. Y vea usted los resultados que trajo eso; trajo una amenaza para la propia vida de Elías. ¿Qué fue lo que trajo en vez de un avivamiento universal?. Trajo una amenaza para su vida.
48Cuando Acab le contó todas las cosas a Jezabel, ella dijo: " Que los dioses hagan conmigo y aún más, si para mañana por la noche no he cortado su cabeza."
49Y Elías que estaba obrando con mucho entusiasmo de Dios, tratando de mostrarle a la gente que Dios todavía era Dios; y todo le había salido mal. El corrió hacia el desierto cuando oyó el edicto; y allí estaba él, bajo el enebro tratando de encontrar consuelo. Incluso pidió a su siervo que lo dejara para estar solo.
50Ahora, nuestra historia sucede en tres lugares diferentes. Uno, el monte Carmelo; luego, bajo el enebro; y tercero, Dios se encuentra con él en la cueva.
51Y es muy extraño. El Pastor aquí lo sabe y también los demás ministros. Vigile; después de sus Montes Carmelos usted va a tener un árbol de enebro. Siempre cuando un hombre tiene una bendición y el Poder de Dios se derrama y hace algo por usted, vigile, pues Satán está en camino. Recuerde esto; después de un buen día de culto en domingo, el día lunes va a ser muy duro, pues el diablo hará cualquier cosa que pueda para destruír la confianza que el Espíritu Santo puso en usted el día anterior. Elías había tenido un día grandioso, pero estaba nervioso de todas maneras.
52Todos los profetas fueron declarados dementes. Jesucristo fue declarado demente. Cada uno de los apóstoles fue declarado loco por el público, pues su ministerio fue tan sobrenatural hasta el punto que la gente pensó que estaban locos. Todo el que viva píamente para Jesucristo sufrirá persecuciones. Usted llega a ser una persona diferente.
53Tal como el hermano Beeler habló acerca de su marca en la espalda y de como usted llega a nacer de nuevo. Usted llega a ser una nueva criatura en Cristo. Las cosas viejas han pasado. Las cosas carnales del mundo ya no lo sujetan a usted y usted no las sujeta a ellas cuando ha pasado de muerte a Vida.
54Cuando Dios toma a un hombre, lo primero que El hace en una iglesia, es traerla de la mundanalidad a la santidad y la trae de muerte a Vida. Es nacida de nuevo, es nueva. Sus ideas son nuevas. Necesitamos un avivamiento de esa manera hoy en día, ciertamente. Oh, hemos tenido momentos del Espíritu. Hemos tenido bendiciones espirituales y levantamientos espirituales pero ya no necesitamos más de eso. Necesitamos un avivamiento del Espíritu del Dios viviente en los corazones del pueblo. No necesitamos tanto de pequeños momentos del Espíritu o de despertares espirituales. Necesitamos un avivamiento, eso es, revivir lo que tenemos. No un despertar espiritual; a veces eso trae a multitudes mixtas. Lo que necesitamos es un avivamiento que escudriñará, sacudirá y cortará todas las cosas.
55Tal como al estar parado en la costa. Estaba conversando con algunos hermanos en Puerto Rico hace algunas semanas. Cuando vi el gran mar y una gran tormenta, las olas más altas que este Tabernáculo. Yo dije: "¿saben qué?, no tiene ni una gota más de agua que cuando estaba perfectamente quieta. Pero, ¿qué provoca todo esa convulsión y movimiento?, ¿cual es el propósito?. Arroja toda la basura hacia la orilla.
56Eso es lo que la Iglesia necesita, un avivamiento, para que sacuda de Ella toda la mundanalidad y las cosas del mundo y traiga de vuelta la pureza y la santidad de Dios a los corazones de Sus creyentes; humildad.
57Los hombres para estar de acuerdo con ellos mismos se consiguen un avivamiento de vez en cuando en su espíritu y llegan a ser tan carnales e indiferentes hasta el punto que llegan a ser estilizados, almidonados, con justicia propia. Ellos leen y estudian; eso es bueno pero no es de lo que estamos hablando. Usted sólo sabe más de la Palabra. Es bueno saber de la Palabra pero es mejor conocer al Autor de la Palabra ¿ve?. Esa pequeña Cosa que usted deja afuera, Ese Algo en el corazón que lo hace a usted ser lo que es, esa es la cosa.
58Y déjeme decirle; Elías, con sus nervios alterados. Sus nervios al borde del colapso. Siempre me compadezco cuando leo de él. Y el edicto de Jezabel rebasó el vaso. El corrió y se fue al desierto y se acostó bajo el enebro.
59¡Oh esa experiencia bajo el enebro!. Muchos de nosotros nos encontramos allí a veces, bajo el enebro. Yo mismo muchas veces he estado bajo el enebro, en un lugar en donde usted no sabe que hacer. Usted se frustra allí. Hablando sinceramente, yo mismo estoy ahora bajo el enebro y me pregunto: "Señor, ¿Qué quieres que haga?."
60Sabe usted, la gente que esta bajo el enebro se comporta como Elías, les gusta mucho dormir. Yo he predicado más que nadie en el mundo a gente cansada. La gente está tan cansada hoy. Están bajo tal tensión mental que llenan los manicomios y sanatorios por todos lados. Están bajo tal tensión nerviosa hasta el punto que no saben en lo que creen ni lo que quieren; sólo están tirados allí, sin saber que hacer. ¡Que cosa más triste!.
61Escúcheme mi hermano, usted no puede beber lo suficiente para liberarse de eso, ni gritar lo suficiente para liberarse de eso. Ni tampoco le serviría jugar a la cartas hasta que se canse; y usted puede tomar mil siestas y tratar de dormir para que se vaya la tensión pero no podrá hacerlo. Todos nuestros remedios lo único que hacen es ayudar a los síntomas. Tenemos que tener una cura para la enfermedad. Tenemos que tener una... Todos los siquiatras del mundo no pueden curarla. [El hermano Branham golpea el púlpito tres veces--Ed.] Sólo ayuda a los síntomas. La cura está en la Sangre de Jesucristo; No en tomar un descanso en la orilla del mar. No en buscar un coro para que cante himnos. Eso es lo que estamos tratando de hacer hoy, cantar hasta que la tensión se vaya.
62"Oh, seremos como los Jones." Y tratamos de hacer algo diferente, tratando de educar para que se vaya. Hay una sóla manera de hacerlo, así es, reconózcalo, eso es correcto. [El hermano Branham golpea en el púlpito dos veces--Ed.] Oh, si usted está molesto y frustrado, no se una a la iglesia, venga a Cristo, ese es el único remedio. No se inscriba y de vuelta una nueva página. Consígase una Vida nueva. Cristo es la respuesta.
63Allí estaba él, acostado bajo el enebro sin saber que hacer. Sus nervios destrozados, de seguro temblando, llorando. El estaba en una condición terrible.
64Muchos de nosotros llegamos a ese lugar, especialmente después de una gran experiencia de victoria en Monte Carmelo.
65Dios sabía que éste hombre necesitaba alimentación; algo de comer. Y allí, bajo el árbol en donde él estaba acostado, Dios debía hacer algo por él.
66Dios debe hacer algo por cada hombre que llega bajo el enebro o de otra manera él se desmoronará en pedazos. El debe hacerlo, si su siervo está tirado allí bajo el árbol sin saber que hacer; él ya ha llevado a cabo su comisión. Elías le dijo: "¡Oh, Señor, déjame morir."
67Yo también he tenido ese sentimiento después de salir de un culto en el cual yo he predicado y tratado y rogado y persuadido a la gente y he visto al Angel de Dios barrer la audiencia y hacer señales y maravillas y luego salgo del culto y me siento en mi auto afuera y los oígo salir diciendo: "Todo eso fue pura sicología. No hay nada de cierto en ello, es pura tontería."
68Oh, entonces yo me arrastro bajo el árbol de enebro y pienso: " Señor, ¿por qué me dejas seguir adelante con esto? ¿qué más puedo hacer?". Todos llegamos a esos momentos. ¡Pero entonces, la misericordia de Jehová llega a su siervo!. Dios conoce sus pruebas. Sépalo, El conoce todo y entonces desciende.
69El conoce que su siervo necesita descanso, así es que lo pone a dormir por un rato; mientras él está allí tirado, esperando recuperarse u orando para morir.
70No importa cuanto clamemos y pensemos esto y lo otro. Nada nos puede sacar de aquí hasta que Dios haya terminado con nosotros. Estoy tan feliz de saber eso.
71Algunas veces usted se siente como yo me sentí una vez cuando me puse una pistola en la cabeza para suicidarme, pero no pude hacerlo. Me quité mi guante de protección para tomar el cable de alto voltaje en donde estaba trabajando pero tampoco pude hacerlo. Algo me detuvo. ¡El mismo Dios que estuvo con Elías es el mismo Dios hoy!. El me vio bajo el enebro. Mi esposa y mi bebé enterradas en la tumba y mi papá y mi hermano y todos. Estaba fuera de mis cabales, estaba bajo el enebro. Es duro. Y llegué al punto en que estaba tan fuera de mí, que traté de volarme los sesos con una pistola; no pude hacerlo. Había algo por hacer. Dios no había terminado conmigo. El siempre cuidará de usted.
72¡Pobre siervo cansado y agotado!. Dios lo vio, El sabía en donde estaba.
73El sabe en donde está usted en esta noche. Quizás usted pueda estar bajo un enebro, con todo perdido, pero, recuerde, El sabe en donde está usted. No necesitamos un montón de reparaciones.
74Como dijo la vieja anciana de color allá en el sur. Ella tuvo un accidente; un automovil la había atropellado. Y... la había herido mucho y cuando el abogado le preguntó: "¿Quiere usted demandar por daños?".
75Ella le respondió: "¡Señorcito abogado, claro que no.!" Le dijo: "Ya tuve demasiado daño, yo quiero reparación".
76Y yo creo que ella habló muy bien por toda esta comunidad y por esta iglesia en esta noche y por esta América atada para el infierno. No está descarriada; está perdida. No está de camino al infierno; ya está en el infierno. No va a estar perdida, ya se ha perdido. No necesita demandar por daños, necesita una reparación, es la verdad. Dios sabe en donde está usted. El sabe donde usted está yaciendo.
77Y Dios envió a un Angel, y el Angel lo tocó y se puso a dormir y cuando despertó, había unas tortas de maíz o algún tipo de pan, cocinado al lado suyo. Y El le dijo: "Elías levántate y come." Allí está la gracia de Dios para Su siervo. Ve usted, El le está dando descanso.
78Jesús dijo: "Venid a lugares desiertos y descansad." Algunas de estas personas que piensan que usted no debe descansar, encontramos que son los que se acaban más rápido. Si no se toman descansos, se encontrarán destruídos en algún sitio. Yo creo que ese es el problema de nuestro hermano Billy Graham en esta noche, está tratando de forzarse demasiado y estos cuerpos humanos son fuertes pero necesitan descansar.
79Luego usted se toma un pequeño descanso y va a algún sitio y de inmediato lo criticarán y le dirán: "Yo pensé que él era un predicador, míralo allí en la orilla del río pescando." Pero eso no importa; Jehová cuidará de los suyos.
80Y mientras Elías estaba allí, bajo el árbol; cansado y enojado, Dios aquietó sus nervios. El lo alimentó, lo despertó de nuevo y otra vez lo alimentó y lo puso a dormir de nuevo.
81A menudo me he preguntado que es lo que había en esas tortas. ¿Qué clase de vitaminas recibió Elías de esas tortas?. Lo que haya sido, le duró por cuarenta días y cuarenta noches. Esas tortas le dieron fuerzas.
82Dios sabe que en esta noche yo necesito de eso también y estoy seguro de que esta iglesia también las necesita. Venga a un lado, lejos de mundo y descanse por un rato. Conversemos por un rato.
83Juan Wesley dijo que él no tenía tiempo para decansar. El dijo: "Tengo miedo de descansar. No tengo tiempo para descansar." Eso fue lo que él dijo, pero usted se encontrará destrozado un día si no se toma estos descansos.
84Y encontramos que él caminó por cuarenta días y cuarenta noches y Dios lo encontró parado o escondido en una cueva y Dios quizo atraer su atención; Así es que hizo pasar una gran tormenta que despedazó la montaña. Fue tan fuerte que sacudió las rocas, pero Dios no estaba en la tormenta; se fue antes que Dios lo hiciera. Y luego vino otra vez, un gran terremoto que sacudió la tierra, pero aun así Dios no estaba en el terremoto. Y luego vino fuego, pero Dios no estaba en el fuego. Y luego vino un silbo apacible (pequeña y suave Voz) y Dios estaba en la Voz.
85Y escúcheme hermano y hermana; he estado por demasiado tiempo en la cueva y usted también para que nos demos cuenta de que ha habido demasiados terremotos sucediendo por aquí, mucho ruído, peleas, conflictos y cosas como esas; grandes reuniones pero...¿donde ha estado Dios en esas cosas?. Esa es la razón por la cual dije en esta mañana que tiene que venir algo más profundo que un culto de sanidad; algo más profundo que un don para hablar en lenguas. Tiene que venir algo más profundo que un viento recio. El viento pasó pero Dios no estaba en el viento. Hemos tenido vientos recios por todo el país y sensaciones y sangre fluyendo de la cara y de las manos, toda clase de señales. Pero ¿donde ha estado Dios?.
86Eliseo esperó. El era un profeta, él escuchó Eso. El no se fue a comparar avivamientos con los demás. El no se fue a conseguir la carpa más grande del país. El no se fue a buscar un programa de televisión o algo así, como lo pudieramos llamar.
87Todo este gran barullo y América es culpable de escuchar estos ruidos. Oh, nos encanta el ruido, pero Dios no está en el ruido. Tan honorable como puedan ser las cosas, aun así, Dios no está en el ruido. Si fuera así, cuando los Africanos tocan los tambores, oh, allí sí que usted tiene ruido y ritmo. Dios no estaba ahí. Y nosotros hemos tenido vientos recios y toda clase de fuegos y terremotos y sacudimientos y grandes avivamientos y cosas como esas. Dios no ha estado en eso. Si hubiera estado, se habría demostrado.
88Después de todo eso, vino una Voz suave y apacible y Dios estaba en la Voz.
89Eso es lo que yo pienso hoy amigos. Todos nosotros estamos tan entusiasmados con todo el ruido. Oh, América ama el ruido. Mire lo que ellos hacen; encienden esas viejas radios con el volumen tan alto como pueden con ese rock-and-roll y boogie woogie y toda esa cosa. Tienen que ponerla tan fuerte; tan fuerte que casi le revienta los tímpanos a uno, con todo el ruido, todo el día.
90Y en la iglesia, tocamos los panderos, corremos de allá para acá, gritamos y clamamos y aullamos y tenemos un gran tiempo de esa manera. Nada en contra de eso pero ¿dónde ha estado Dios en todo eso?, ¿qué ha provocado?, nos ha dividido en pedacitos llamados las Asambleas de Dios, la Iglesia de Dios, la Iglesia Pentecostal Unida Unitaria y todas estas otras pequeñas denominaciones. Dios no estaba en eso. Es un precursor de Dios. Es sólo un marco.
91Cuando usted ve tanto así llamado Cristianismo hoy; gente que va a la iglesia y vive vidas muy dignificadas y vienen y niegan la sanidad, niegan el Poder de Dios y niegan una vida consagrada llamándoles "fanáticos", recuerde ese es un marco. Eso es... hermano Woods, creo que usted lo llama trabajo de andamio. Es algo falso, es un marco que va en el exterior. Dios sólo se para allí para construir el edificio. ¡Gloria a Dios!. Es sólo un andamio que será destruido.
92Hemos palmeado las manos y hemos dicho:" ¡Gloria a Dios!, cuando usted grita ya lo tiene." Los Metodistas dicen eso, los Nazarenos. Y han descubierto que no lo tenían.
93Los Pentecostales dicen: "Palmeen sus manos y griten hasta que hablen en lenguas, entonces lo tienen." Pero descubrimos que no lo teníamos.
94Hay una sóla cosa por hacer: "Dios, llévame a una cueva en donde pueda encontrarlo." Consigamos Esa Voz suave y apacible, Ese Algo que pone dulzura a la vida. Ese Algo que: "aunque hablare en lenguas humanas y angélicas y no tengo Eso, usted no es nada. Aunque usted profetice y hable en lenguas y muestre señales y maravillas y obre milagros y haga grandes señales pero si Esa pequeñita Voz suave y apacible no está allí. usted no es nada," lo dice la Escritura. Eso es lo que estamos escuchando ahora.
95Hemos tenido los truenos; hemos tenido fuego, hemos tenido vientos recios y terremotos pero "Dios, envíanos Esa Voz suave y apacible, Eso es lo que necesitamos.". Escúcheme hermano, necesitamos Esa Voz Suave y apacible que habla.
96La Biblia dice de Jesús: "No alzará Su Voz, ni la hará oir en las calles." El fue nuestro modelo. Mírelo a El. Su Espíritu fue comparado con el de una dulce paloma.
97Y es que las cosas grandes son cosas silenciosas. ¿Sabían eso amigos?. Escuchen; el sol, que dá vida a la tierra y a cada criatura viviente en la vida vegetal, las plantas, los árboles y todo. Le dá vida a todo eso, y también el sol puede hacer subir a las nubes millones de litros de agua de mar; y hace menos ruido que nosotros al sacar un balde de agua del pozo ¿ve?. Las cosas grandes son silenciosas. ¿Alguna vez usted ha oído a la tierra dando vueltas sobre sí misma?; ¿ha oído a los planetas girando en sus órbitas?, ¿ha oído alguno?. Esas son las cosas grandes. ¿Alguna vez ha oído al sol cuando se levanta en la mañana?.
98Oh, pensamos que debemos tener un montón de ruido, que tenemos que tener una banda de instrumentos de bronce para ir al ritmo; un montón de saltos o de otra manera no tuvimos un buen culto. Pensamos que todos deben estar entusiasmados, palmeando sus manos y cosas como esas. Pensamos que la música debe estar con ritmo y todo el mundo corriendo por los pasillos. Hemos tenido todo eso y ¿qué bien ha hecho?, ¿dónde está?, ¿adonde nos ha traído?... a un montón de confusión, un montón de denominaciones, separadas, hermandad en ruinas; ciertamente que sí. Ha sido la vieja oruga y el saltón y-y todas esas clases de insectos de allá en el principio. Y Job vio, o... Joel los vio. "Lo que dejó la oruga comió el saltón y lo que comió el revoltón también se comió la langosta." Todo eso hasta que está todo comido y reducido a un tronco seco.
99Pero la Escritura dice: "Yo restauraré dice el Señor." Estamos esperando algo.
100Con todo el griterío hemos tenido suficiente ruido y estruendo para convertir a todo el mundo. Hemos tenido suficientes gritos y clamores y desorden y...¿qué ha hecho?. No ha edificado la Iglesia, ha construído denominaciones; Ha hecho salir hombres con ideas petulantes y camisas almidonadas. No me gusta esa cosa. Alguien se para en la plataforma y todos dicen: "Oh, mírenlo, parece un príncipe. Miren como está vestido, lustroso y todo eso. El sí sabe como pronunciar las vocales y todo eso." Eso no es lo que Dios escoge.
101Un profeta una vez pensó eso. El iba a ungir a un siervo y dijo: "Este es el más grande de la familia. El se verá bien." Pero Dios lo rechazó.
102Usted no tiene que tener príncipes y- y todas esas cosas para que se paren allí como yo no sé que. No son las ropas que usted viste o la elocuencia con la cual usted habla. Es Ese Algo que está dentro de usted, Esa Voz de Dios. Eso es lo que es.
103El profeta se dirigió hacia el otro y le dijo: "Ese tampoco es. Dios lo ha rechazado." Pasó al lado de otro y le dijo: "¿No tienes a otro?.
104Le respondió: "Tenemos a un pequeño, uno bien rudo por allá atrás en la colina, apacentando las ovejas." Era David.
105Cuando trajeron a éste pequeño colorín y pecoso con hombros encogidos y envuelto en piel de oveja, Dios dijo: "Ese es".
106Todos sus grandes status y camisas almidonadas no van con Dios. Usted puede ser DDD., Ph.D., o doble L.D. Usted puede ser obispo, papa o lo que sea; pero se necesita a Dios para que de la nada haga algo. Mientras usted pueda ser la nada, Dios será el Algo. Mientras usted pueda mantenerse fuera del camino, entonces Dios puede entrar. Pero cuando usted está tan tieso y almidonado hasta el punto que usted tiene lo más grande y lo mejor; pero no tiene lo que realmente debiera tener: un corazón humilde ante Dios. Ciertamente lo sabemos, es la verdad. Seguro.
107Usted nunca ha visto u... oído al sol levantarse. Usted jamás ha escuchado eso. ¿Ha salido de noche alguna vez para escuchar como cae el rocío?, ¿qué haríamos sin el rocío?. ¿Ve? no necesita hacer ruido.
108Les diré algo ahora. Son las... No son las aguas correntosas que hacen mucho ruido y que saltan continuamente las que reflejan la belleza de las estrellas. Es el estanque profundo y quieto el que refleja la belleza de las estrellas.
109Lo que necesitamos en esta noche es esa experiencia rica y profunda; ese Algo dentro de nosotros. No tiene que gritar, aunque quizás pueda hacerlo. Pero ponemos demasiado énfasis en nuestro gritar. Quizás jamás hable en lenguas aunque quizás pueda hacerlo. Pero ponemos demasiado énfasis en eso. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
110Quizás usted no asista a las reuniones de Billy Graham o a las reuniones de Oral Roberts ni a las mías. No tiene que hacerlo. Lo que debe tener son esas profundidades del Amor Eterno de Dios. Ese Espíritu en el interior de él, eso lo hace a usted lo que es.
111Eso es de lo que estuve hablando en esta mañana. Eso es lo que estuve tratando de jalar; la Iglesia a través del Calvario, una y otra vez. No piense que es porque usted habló en lenguas o porque usted sabe mucho de las Escrituras o porque leyó los libros de alguien o porque usted sabe más que el otro individuo. Dios dijo: "Pon una marca sobre aquellos que gimen y claman por las abominaciones cometidas en la ciudad." ¿A quien marcaría El en nuestras ciudades hoy?, ¿ve?. Son las profundidades del Espíritu, no las aguas bajas. No es la cáscara de la nuez la buena, es la nuez debajo de la cáscara. Usted tiene una gran cáscara vacía, nada bajo ella. Lo que necesitamos en esta noche son las profundidades del Amor de Dios.
112Y cuando Elías escuchó Esa Voz suave y apacible ya nada le preocupó.
113¿Qué ha escuchado usted en todo eso?; usted lo oirá en unos pocos días. Usted ha oído a Billy Graham. Usted ha oído a Oral Roberts. Usted oirá a otros grandes hombres. Nada en contra de ellos, son siervos de Dios; pero no escuche el ruido. Escuche Esa Voz suave y apacible esa profundidad de Algo que viene al corazón humano y que quita toda la necedad fuera de usted. Quita todo el mundo de usted. Le hace a usted odiar las cosas del mundo y amar las cosas de Dios. Esas son las profundidades, ese es el estanque que reflejan las estrellas de la gloria eterna de Dios. Eso es lo que trae lágrimas a los ojos, trae gozo inefable y glorioso. Hace que usted se mantenga de pie cuando todas las cosas le fallan. Hace que... Cuando la enfermedad viene o aún la muerte misma, aún tendrá el reflejo de las bendiciones allí; en ese pequeño estanque profundo que refleja los cielos; no el agua que hace ruido y que se agita. Las aguas que se agitan no son muy profundas. Las aguas quietas son las profundas.
114Que el Señor nos ayude en esta noche amigos, mientras venimos a la mesa de la comunión, para recordar eso; no importa lo que hagamos exteriormente o cuantas cosas buenas hagamos.
115Algo así: "Hermano Branham, yo voy a la iglesia. trato de vivir lo mejor que puedo." Eso está muy bien. No hay nada en contra de eso mi hermano: "Yo he hablado en lenguas hermano Branham. Yo he gritado en el Espíritu." Eso está muy bien pero no es de lo que yo estoy hablando hermano. No lo es. No es de lo que hablo.
116Estoy hablando de Esa Voz suave y apacible, ese Algo rico y real. Yo solía ver a las viejas madres que venían por este pasillo aquí años atrás con lágrimas corriendo por sus mejillas cuando un muchacho pecador se levantaba para venir al altar.
117Hoy hago un llamado al altar y ven venir a un muchacho, se sientan haciendo globos con la goma de mascar. ¿Qué sucede? ¿han perdido ya eso?.
118¿Que han oído?, ¿Que oyes?. Estamos en el tiempo del fin.
119Usted escucha en la televisión y en la radio, en sus revistas, en sus periódicos que va a haber un ataque a través de esta nación algún día. ¿Que está usted escuchando para estar atento a esa gran alarma, cuando en su radio durante todo el día escucha esa tontería y desorden, y oir cuando las balas o las bombas caigan?. Yo no estoy escuchando esa tontería. [El hermano Branham aplaude una vez--Ed.]
120Yo estoy esperando escuchar una Voz que diga : "Sube acá. Bien hecho mi buen y fiel siervo."
121¿Qué oyes tú?. Sabe usted, yo pienso que estamos demasiado interesados en escuchar tan de cerca todas las cosas del mundo y cosas como esas que no podemos escuchar esa pequeña y suave Voz.
122Escuchamos decir a nuestros pastores: "Sólo únase a la iglesia y todo estará bien." Escuchamos decir a algunos: "Sólo hable en lenguas y asunto acabado." Algunos de ellos dicen: "Sólo grite y eso es todo."
123Usted no podrá oir esa pequeña y suave Voz que coloca algo rico y profundo en la vida y lo hace a usted lo que debería ser.
124Un trigo no trae trigo porque está en cierta rama o tallo. Una cizaña también está en un tallo. Pero se necesita la vida dentro de ese tallo para traer trigo. Las aguas que caen las riegan ambas. Ambas se regocijan. Ambas crecen.
125Los hombres y las mujeres pueden crecer, gritando y alabando a Dios, hablando en lenguas y perteneciendo a la iglesia, danzando en el Espíritu y pagando sus diezmos y aun así no estar, en sus corazones esa pequeña y suave Voz del amor profundo y rico de Dios.
126" Aunque entregare mi cuerpo para ser quemado como un sacrificio y no tengo amor, nada soy. Aunque diere todos mis bienes para alimentar a los pobres aún soy nada. Aunque tuviere fe para mover montañas, nada soy. Aunque hablare lenguas humanas y angélicas, nada soy." ¿Ve.? Es esa pequeña Voz suave que habla allá dentro en su corazón, que cambia cada actitud, que hace diferente su naturaleza y usted llega a ser una nueva criatura en Cristo.
127¿Qué oye usted?. Depende de lo que usted esté escuchando amigo. Si usted está escuchando aquí... Sólo como un ejemplo, nada en contra. Pero si usted está esperando escuchar de un gran avivamiento por algún sitio en donde se reunen diez mil personas, adelante, vaya; usted está escuchando la cosa incorrecta: "Iré y veré si hay grandes multitudes." Eso no tiene ninguna importancia; los estadios de carreras también tienen eso; todo lo demás también lo tiene. Los rockeros también lo tienen. "Voy a ir a... Voy a ver esta otra cosa."
128Si usted va a ver cualquier otra cosa que no sea Esa Voz suave y apacible, vuelva a la cueva; vuelva al enebro hasta que esté preparado. Manténgase quieto y espere. Deje que pasen los truenos; deje que pase el terremoto; deje que los vientos recios pasen y que pase el fuego y lo que sea. Pienso en esa canción: Enséñame Señor cómo esperar cuando los corazones están en llamas Deja que humille mi orgullo e invoque Tu Nombre Manten renovada mi fe, mis ojos en Tí Déjame ser en esta tierra lo que Tú quieres que sea Eso es lo quiero hacer. Los que esperan en el Señor, renovarán sus fuerzas Alzarán sus alas como águilas ¿Lo creen? [La congregación dice: "Amén."--Ed.] Correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán Enséñame Señor, enséñame a esperar.
129Deje pasar los truenos. Deje que pase el fuego, pero déjenme oir esa Voz suave y apacible que dice: "Venid a Mí, todos los que estáis cansados y trabajados. Sal de debajo del enebro. Sal de tu cueva."
130Yo quiero velar mi fe... mi rostro en Su Sangre, caminar hacia adelante y decir: "Sí Señor, ahora creo." Oremos.
131Oh, Señor, Creador de los cielos y de la tierra, autor de la Vida eterna y dador de todo don precioso, se misericordioso con nosotros, Señor. Nos paramos ahora con la necesidad de oir. Nuestras voces Señor, han subido.
132Hemos escuchado tantas voces. Tantas voces que dicen: "Ven a esta iglesia. ¡Unete a esta iglesia!, tenemos al mejor grupo de la ciudad, la gente mejor vestida. El alcalde de la ciudad va a nuestra iglesia."
133Y tanta gente en sus reuniones Señor, tienen a gobernadores y todo eso, que vienen y dan sus discursos. Oh Dios, aleja eso de mí Señor. Escóndeme en una cueva y déjame esperar Señor. ¿Por qué he de preocuparme por lo que el gobernador dice; yo quiero oir Esa Voz suave y apacible de mi Salvador. Oh, ayúdame a esperar Señor, y a renovar mi fuerza mientras espero en Tí.
134Ayuda a esta iglesia Señor, para que puedan esperar en Tí y renueva su fe y sus fuerzas para que levanten alas como águilas. Que ellos estén escuchando Señor, no el ruido, no el grito sino que estén escuchando esa Voz suave y apacible.
135Señor, dentro de unos pocos días estaré yendo hacia una cueva a esperar. Oh Dios, ayúdame Señor. Ciégame y cierra mis oidos de las cosas del mundo, de la popularidad y la fama o de cualquier cosa vana que este mundo pueda ofrecer. Déjame permanecer allí Señor, hasta que escuche esa Voz suave y apacible; entonces deja salir a Tu siervo Señor, montado sobre las alas de una Aguila. Concédelo Señor.
136Bendice a esta iglesita. Bendice a nuestro hermano Neville, quita esa enfermedad de su estómago Señor, y arrójala lejos de él. Ponlo en el servicio activo Señor, y que vuelva aquí renovado. "Renovarán sus fuerzas." Concédelo Señor.
137Perdona nuestros pecados. Venimos a la mesa de comunión ahora Señor. Tú dijiste: "El que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, no discerniendo el cuerpo del Señor." Ayúdanos, Señor, para escudriñar nuestras almas, nuestros corazones; y pruébanos para ver si hay alguna cosa inmunda en nosotros. Si la hubiere, perdónanos oh Dios mientras esperamos humildemente en Tí. lo pedimos en el Nombre de Jesús Tu Hijo. Amén. Enséñame Señor, a esperar postrado de rodillas Y en el tiempo correcto designado para ello, Tú responderás mis clamores (Eso es correcto). Enséñame a no apoyarme en lo que otros hacen Sino a esperar en oración Tu respuesta.
138Eso es lo que quiero, una respuesta del Cielo. Quiero escuchar Su Voz; no la voz del manager, no la voz del alcalde, no la voz del gobernador, no la voz del obispo. Yo quiero oir Tu Voz Señor. Esa humildad y ternura del Espíritu Santo hablando a mi corazón: "Venid a Mí todos los que estáis cansados y trabajados." Sí Señor, estamos yaciendo bajo el enebro ahora. Estamos esperando lo que El dirá.
139El Señor los ha bendecido a cada uno de ustedes. ¿Cuantos quieren ser recordados en oración?, levante su mano, diga: "Señor, enséñame a esperar, enséñame, déjame olvidar todo mi orgullo. Mientras otros se van, haciendo cosas como estas, déjame humillar mi orgullo y llamar Tu Nombre. Enséñame a no confiar en lo que otros hagan sino a sólo esperar en oración por una respuesta de Tí."
140Tal como Elías lo hizo. El esperó allá. El escuchó el trueno, él escuchó el relámpago, el escuchó el crujir de las rocas, él escuchó el fuego, él escuchó el viento. Pero todo eso no era lo que él estaba buscando. Todo eso no movió al profeta. El lo dejó pasar; pero cuando esa voz suave y apacible llegó a él, él tomó su manto y lo puso sobre su rostro y salió al final de la cueva; y el Señor le dijo: "Párate en la roca allí". Eso es lo que yo quiero oir, "párate en la roca". Muy bien.
141Es hora de la comunión. Que el Señor les bendiga. Creo que primero antes de hacerlo, vamos a ofrecer una oración por cada uno de los que levantaron sus manos y que realmente quieren que Dios les hable. ¿Hay alguien aquí bajo el árbol de enebro en esta noche?. Levanten sus manos. Seguro, de seguro lo estamos. Muchos de ustedes están en la cueva esperando.
142Ustedes han visto todas estas cosas aconteciendo. Usted ha oído de los grandes avivamientos de Billy Graham, de Oral Roberts, los míos, en todo sitio, Tommy Osborn, Tommy Hicks, todas estas cosas sucediendo; pero, ¿dónde está? ¿dónde está esa Voz?.
143Usted dice: "Yo he gritado con los Jones. He danzado en el Espíritu con las arpas musicales. Tengo todas estas cosas, he hecho todo eso pero ¿dónde está Ese Algo hermano Branham que me apreta en el interior y pone en mí una carga por las almas perdidas hasta el punto que no puedo descansar por causa de ello?".
144Ese es el único género que entrará. Por eso es que la Biblia dice: "Sellad sólo a aquellos que gimen y claman por las abominaciones cometidas en la ciudad". Oh allí es donde lo necesitamos amigos. Oremos de nuevo.
145¡Señor!, ¡por favor Señor!. Oh, yo pudiera cantar demasiado. Pudiera predicar demasiado, pudiera gritar demasiado, pudiera gritar demasiado, pero nunca oraré demasiado. Oh Dios escudríñame y pruébame.
146Estuve hablando un momento atrás acerca de los estanques profundos y de como ellos reflejan las estrellas; pon la profundidad de Tu Espíritu en nosotros Señor, como el profeta David dijo: "Llévame a aguas quietas", no a las aguas con movimiento sino a las aguas quietas, guíame allí Señor. Aquiétame. Estoy nervioso, estoy de mal humor.
147He hecho todo lo que me dijistes que hiciese hasta donde sé. He cruzado la nación y alrededor del mundo predicando, clamando y persuadiendo. Tú has sido fiel mostrando la señal del Mesías para mostrar que eres Tú Señor quien lo hace y no un hombre. Estoy agradecido por eso. Pero, Señor, estoy bajo el árbol de enebro en esta noche y me pregunto: "¿Porqué no se arrepienten?, ¿porqué esta América no puede verlo Señor?". ¿Se han enbotado sus sentidos?. ¿Es que la iglesia se ha organizado tan firmemente?. Ellos no cooperan. Ellos no hacen nada sino sólo criticar.
148Pero yo estoy tan seguro en esta noche como lo estuvo Elías bajo el árbol. Tú tienes siete mil aún que no han doblado su rodilla a Baal. Tú tienes muchos santos en la tierra hoy esperando la Venida del Señor.
149Oh Señor, ten misericordia de nosotros. Pruébanos y ponnos en Tu regla de medida y si somos hallados faltos, oh Señor, límpianos entonces de nuestros pecados y haznos como Tú quieres que seamos. Concede eso a cada individuo en esta iglesia pues lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
150Ahora es hora de la comunión. Oramos que Dios les bendiga ahora. Todos los que se deben ir o que no quieren tomar comunión nos estaremos encontrando de nuevo aquí el miércoles por la noche.
151No se olvide de orar por mí, voy a necesitarlo ahora en los próximos días, voy a necesitar la oración. No lo tome de manera liviana, sino que póngame en su corazón y ore por mí, necesito sus oraciones. Tengo decisiones que tomar y pueden significar la diferencia entre millones de almas. Algo debe ser hecho. He ido tan lejos como me ha sido posible, en mi propia fuerza. Ahora tengo que tener una visión de Dios para mí mismo. El me muestra cosas para otros, pero debo tener algo para mí mismo. Lo necesito. Ore por mí. El lo enviará si usted ora.
152Conduciendo por aquí hoy, estuve mirando y fui a la casa hermano Roy y no quize entrar pues había un auto estacionado afuera de su casa asi es que le debo a usted y a la hermana Slaughter una visita. Meda y yo estábamos dando vueltas y yo le dije: "Bueno volveremos un poco más tarde", pero me agoté y no pudimos volver. Dando vueltas, conduciendo y pensando: "Oh Dios algo debe suceder. Debo asirme de Tí de algún modo".
153La hora es apremiante. Las tinieblas se están asentando. El tiempo del fin está aquí, un minuto antes de la media noche. Vea la presencia del enemigo, el temblor, se siente, la condición nerviosa, la tensión del mundo y no saben que es su perdición. ¿Ve?. ¡Oh Señor!. Elevémonos con alas como un águila ahora y volemos a los brazos de Aquel que es el Mismo, ayer, hoy y por todos los siglos.
154Ahora, todos los que desean quedarse para la comunión, estaremos felices de tenerlos aquí en este tiempo de compañerismo.
155Ahora, leeremos primera de Corintios el capítulo 11 creo. Me gustaría que usted pudiera leerlo hermano Neville por favor. [El hermano Neville lee Primera de Corintios 11: 23-32.--Ed.] Por que yo recibí del Señor lo que tambien os he enseñado: que el Señor Jesús , la noche que fue entregado, tomó pan; Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de Mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado , diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en Mi Sangre; haced todas las veces que la bebiereis, en memoria de Mí. Así , pues , todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anuncias hasta que El venga. De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor. Por tanto, pruébese cada uno asimismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Por que el que come y bebe indignamente , sin discernir el cuerpo del Señor, juicio come y bebe para sí . Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros , y muchos duermen. Sí , pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados; Más siendo juzgados , somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.
156Eso no necesita ninguna explicación. Es sólo eso: " Si comemos y bebemos indignamente, juicio comemos y bebemos para nosotros mismos, no discerniendo el cuerpo del Señor. Por esta causa muchos están débiles y enfermos entre vosotros y muchos están muertos", ¿ve usted,? cuando tomamos la comunión.
157Todo Cristiano debiera tomar comunión. Es su deber. Es una muestra. ¿Ve?. Jesús dijo: "Si no la tomas no tienes parte commigo". ¿Ve?.
158"Pero el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí". Eso significa que si usted aún está afuera con el mundo y haciendo las cosas del mundo y la gente lo ve tomar a usted comunión, usted está haciendo algo errado. Usted sólo está trayendo desgracia sobre usted, eso sólo le dañará a usted. No va a dañar a Dios; se dañará usted. Asi es que las personas debieran examinarse a sí mismas.
159Y antes de aproximarnos a este momento sagrado, pídale usted a Dios que escudriñe mi vida y si yo he hecho algo que no es correcto, perdónenme por ello, no quize hacerlo. Lo arreglaré si El me lo revela a mí. Yo pediré lo mismo por usted. La Biblia dice: "Cuando os junteis, esperaos los unos a los otros". Eso significa: "Esperaos los unos a los otros y orad los unos por los otros".
160Queremos tomar esta comunión pues si no lo hacemos no tenemos parte con El. Eso es lo que El dijo en Primera... o San Juan el capítulo 6. 161 - Ahora oremos . Usted ore por mí, en silencio, mientras yo oro por usted.
162[El hermano Branham ora despacio mientras la congregación ora en silencio--Ed.]. Yo oro que Tú nos perdones por Fe. Que Tú Espíritu oh Dios venga. Oro que Tú nos perdones de todas nuestras transgresiones para con los hombres. Perdónanos.
163Oh Señor, oye nuestras oraciones. Está es nuestra oración de perdón, Señor. Pedimos perdón también. Oramos pidiendo misericordia, perdónanos Señor. Como está escrito en Tu Palabra: "Perdóna nuestras ofensas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación, más líbranos del mal. Porque Tuyo es el reino, el poder y la gloria, por los siglos de los siglos. Amén". Creo que ustedes tienen tantas...