Photo

~ HEBREOS CAPITULO 5 Y 6 1 ~
1...del-del Libro de Hebreos. Luego entramos en el séptimo, el sacerdocio de Melquisedec. Y entonces entramos del sacerdocio de Melquisedec, hasta esos grandes días del sacrificio, separando, dividiendo el sacrificio, luego en ese gran capítulo de fe, el capítulo once, y el capítulo doce: “Haciendo a un lado todo peso...” Y el capítulo trece, ese Hogar Eterno no hecho por manos de hombre, sino Dios solamente, quien ha hecho este gran Hogar. ¡Cuán maravilloso!
2Estoy contento de ver a nuestra hermana allá atrás, que acaba de entrar al servicio. La veo a ella y a su esposo. Ayer íbamos subiendo un camino rumbo a un lugar que...Yo pensé que conocía cada rendijita y esquina, siendo que había sido guardabosques aquí en Indiana, y patruyé por muchos años; yo conocía cada lugar. Pero yo me hubiera perdido ayer allá arriba en donde ellos estaban, en la cima de las sierras, Knobs, un camino nuevo.
3Y la señora tenía cáncer en los pulmones, y el Señor definitivamente sanó a la mujer. Tomamos...Oh, y cómo vino todo, estábamos allí sentados...El Hermano Roberson, él probablemente está aquí hoy; veo a su esposa, y al Hermano Wood quien está aquí. Y estábamos allá arriba en un camión viejo, el Hermano Roberson, y yo, y el Hermano Wood. Y nos metimos en este camión y subimos allá, a la cima de la sierra. Y allí el Señor mostró definitivamente el cáncer. Y entonces nos quedamos parados allí y lo vimos salir de la mujer. Con nuestros propios ojos, nos quedamos y observamos irse de la mujer. Y ella llamó a la esposa del Hermano Wood, y me estaba diciendo, que estaba escupiendo esa cosa muy negra. Y aquí está ella en esta mañana sentada en la iglesia allá atrás, ella y su amado esposo, teniendo un tiempo maravilloso en el Señor. ¿No es El maravilloso?
4Y yo no sabía que...Aquí por lo general, al pueblo que está por aquí, es muy raro que sucedan visiones aquí. Este es mi hogar. Y...Quiero decir en la iglesia.
5El domingo, hace una semana, nosotros...¿Cuántos estaban aquí y vieron al hombre en la silla de ruedas? Ciego, inválido, sin balance, los nervios del cerebro estaban acabados, y la clínica Mayo lo había desahuciado. Y-y un doctor Católico, amigo mío, lo envió aquí. Y antes de venir al servicio, el Señor me dio una visión del hombre. Todos Uds. saben eso. Y allí el hombre fue sanado por “ASI DICE EL SEÑOR” ¿ven?, y luego se levantó, salió caminando, tomó su silla de ruedas, podía ver como Ud. y yo podemos ver, y salió caminando del edificio empujando su silla, normal. Y el nervio del equilibrio...Uds. saben, uno no se puede mantener de pie ¿ven?; nada más no puede. Y por años es ese...
6Y ayer cuando llegué allá, la señora me había soñado entrar justamente a las dos en punto, y declararla con cáncer y luego “ASI DICE EL SEÑOR”, y ella fue sanada, y-y ella despertó, y eran exactamente las dos en punto. Y el Espíritu del Señor descendió, y allí ese-ese sueño que ella tuvo...Y el Señor dio la interpretación. Y ella fue sanada allí mismo en ese momento, allí mismo en donde nosotros estábamos observando. ¡Cuán maravilloso!
7No recuerdo su nombre. ¿Cuál es? ¿Cuál es su nombre, hermana? Walton, Hermana Walton, sentada allá atrás. ¿Pudiera ponerse de pie, Hermana Walton? Quiero preguntarle cómo se siente. Amén, que bueno, eso está muy bien. El es tan bueno al bendecirnos de esa manera. Así que estamos esperando la sumamente, abundantemente, gran medida de Dios.
8Un doctor le había ocultado esto a ella. El le dijo a ella que solamente estaba respirando de un solo lado. Lo que era, es que un cáncer había crecido hasta el otro lado y cortado la respiración de ese lado del pulmón. ¿Ven Uds.? Ud. no puede ver el cáncer a través de los rayos “X”, porque el cáncer de por sí, es una célula y es-es vida y Ud.-Ud....simplemente...Ud.-Ud. simplemente atraviesa el cáncer con los rayos “X”. Ud. no lo ve.
9Y...Pero el Señor verdaderamente...Nos quedamos allí y lo observamos nosotros mismos con nuestros propios ojos, lo observamos moverse e irse con nuestros propios ojos. Así que estamos tan agradecidos por eso.
10Y ahora...Oren por nosotros en esta semana en que estaremos ausentes. Y el Hermano Neville probablemente continuará en donde yo me quedé, para el servicio del miércoles por la noche. No fallen en verlo en esta gran cadena del Libro de Apocalipsis.
11Ahora bien, yo sé que se han ofrecido muchas oraciones, y nosotros-nosotros sabemos que Dios escucha la oración, pero nosotros...En esta mañana queremos ofrecer una pequeña oración antes de la lectura del Libro. Ahora, cualquier persona que es capaz puede leer el Libro de esta manera, o puede abrirlo de esta otra manera. Pero se requiere Dios solamente para abrir el entendimiento, porque El es el Unico que puede hacerlo. Así que inclinemos nuestros rostros por un momento.
12Ahora, Padre, en el Nombre de Tu amado Hijo, el Señor Jesús, lo más humildemente venimos ahora a someternos como Tus siervos, para que Tú puedas hablar a través de nosotros. Circuncida los labios que hablan y los oídos que oyen, para que la Palabra pueda ser hablada por Dios y escuchada por el Espíritu en el pueblo. Concédelo, Padre. Permite que El tome la Palabra de Dios y nos ministre conforme a la necesidad que tenemos, porque te lo pedimos en Su Nombre y para Su gloria. Amén.
13Ahora, leyendo esta mañana...Estamos estudiando; no-no estamos predicando, solamente estudiando este Libro de Hebreos. ¿Cuántos lo están disfrutando? Oh, estamos teniendo un tiempo maravilloso. Y ahora sólo estudiando de cerca, Escritura sobre Escritura; debe...Toda la Biblia entera se ata. No hay una Palabra fuera de Su lugar, si es unida por el Espíritu Santo.
14Ahora, los hombres han dicho que la Biblia se contradice Ella misma. Yo quiero verlo. Yo he pedido eso por veinticinco años, y no ha habido uno todavía que lo muestre. La Biblia no se contradice. Si lo hizo, no es la Biblia. El gran Jehová infinito no podría El mismo contradecirse. Así que no hay contradicción en la Biblia. Solamente son los malos entendimientos de la gente.
15Ahora, como una base, hasta que regresemos...Ahora, el Libro de Hebreos fue escrito por San Pablo a los Hebreos. El escribió uno a los Efesios; esa fue a la gente en Efeso, la Iglesia Cristiana, uno a los Romanos, en Roma, y uno a los Gálatas y otro a los Hebreos.
16Ahora, nos damos cuenta que Pablo, siendo un maestro Bíblico para empezar...Eso es lo que aprendimos, que él estuvo bajo el gran maestro, uno de los más grandes de sus días, Gamaliel. Y él estaba bien versado en el Antiguo Testamento; él lo sabía bien, pero llegó a ser un perseguidor del camino, que era el camino de Cristo, porque él había sido entrenado en el Antiguo Testamento bajo maestros. Pero los maestros, por lo general carnales...(Espero no decir algo mal).
17Pero por lo general, si un hombre tiene únicamente la enseñanza y la manera de las escuelas, generalmente es hecha por hombre. ¿Ven?, no está inspirada, porque llega a ser una doctrina de una escuela. La tenemos hoy; Presbiterianos, Luteranos, Pentecostales, todos. Estas escuelas tienen su propia teoría y ellos solamente meten las Escrituras en esto.
18Y fue lo mismo en el Antiguo Testamento. Pero Pablo, siendo bien entrenado y conociendo las Escrituras por la Palabra...Pero, ¿ven Uds.?, las Escrituras, no importa cuán bien Uds. las conozcan, si el Espíritu no las vivifica, entonces la letra mata. El Espíritu da Vida. ¿Ven?, deben de ser vivificadas o hacerlas vivir por el Espíritu. Si el Espíritu no le da vida a la Palabra y la hace una realidad a Uds., entonces la letra es sólo intelectual. Allí es en donde tenemos tantos Cristianos que confiesan hoy, o Cristianos que profesan, quise decir, es una concepción intelectual de Cristo.
19Entonces nos desviamos en: “Bueno, él tenía que sentir algo”. “Y ellos tenían que hacer algo, y...” (Oh, entraremos en todo eso después de un rato). Uno tenía que gritar; los Metodistas solían gritar antes que lo recibieran. Los Pentecostales tenían que hablar en lenguas antes que lo recibieran. Y, oh, algunos de ellos, los “Tembladores” solían temblar. Uds. saben, ellos caminaban de atrás para adelante, los hombre en un lado y las mujeres en el otro ¿ven? Tembladores. Entonces el Espíritu Santo venía sobre ellos y los sacudía; decían que lo habían recibido. Pero eso es sólo fantasía; nada de eso es la verdad.
20Dios vive en Su Palabra. “Fe viene por el oír, oír la Palabra. Por fe sois salvos, por medio de la gracia”. No por algo...Ya sea que Ud. tiemble, o hable en lenguas, o lo que suceda, eso no tiene nada que ver con ello, en lo absoluto. Jesús dijo: “El que oye Mis Palabras y cree en el que me envió, tiene Vida Eterna. El que oye Mi Palabra y cree (ha sido vivificado en El), tiene Vida Eterna”. Allí está. No importa qué cosita haga Ud.
21Ahora, yo no estoy en contra de temblar, o hablar en lenguas, o temblar, o de-de gritar. Todo eso está bien. Está bien, pero esos son solamente atributos. ¿Ven? Yo pudiera darles una manzana de un árbol y Uds. todavía no tendrían el árbol. ¿Ven?, Uds....Son los atributos.
22Mintiendo, robando, bebiendo, fumando, apostando, cometiendo adulterio, eso no es pecado; esos son los atributos de incredulidad. ¿Ven?, eso es lo que Ud.-Ud....Ud. hace eso porque Ud. es un pecador. ¿Ven? Pero primero Ud. es un pecador. Eso es lo que lo hace hacer a Ud. eso, porque Ud. no cree. Y si Ud. cree, entonces Ud. no hace eso. Entonces Ud. tiene amor, gozo, paz, longanimidad, bondad, mansedumbre, humildad, paciencia. Eso es el fruto del Espíritu Santo. ¿Ve?
23Así que tenemos cositas, esas pequeñas sensaciones, porque esos hombres se salieron del camino trillado golpeado de la Palabra. Es la Palabra. “Fe viene por el oír”.
24Así que cuando Pablo...Dios escogió a Pablo. El hombre escogió a Matías. Cuando él...Ellos echaron suertes, pero él nunca hizo nada. Eso muestra el poder que tiene la iglesia entonces, para hacer una elección, para elegir sus diáconos, y enviar a sus predicadores a diferentes lugares. Eso es carnal muchas veces.
25Deje que un hombre vaya a donde Dios lo guíe a ir. Me gusta eso. Si la gente en una conferencia sólo dice: “Bueno, esta es una buena iglesia. Este hermano ha edificado una buena iglesia”. Y ellos tienen un favorito, y lo envían a esa iglesia. Ellos no comprenden que ellos mismos se están matando. ¿Ven? En primer lugar, si ese hombre va allá, él no puede ocupar el lugar de aquel hombre. Y luego ellos únicamente debilitan a la iglesia al tratar de mostrar favor a algún preferido. Siempre ha sido de esa manera.
26Pero yo creo en la autoridad suprema de la asamblea local. Sí, que cada iglesia sea soberana, escoja sus pastores, sus diáconos, lo que sea. Y entonces de esa manera, el hombre allí no tiene obispo por encima de él. El Espíritu Santo quiere hablar algo a esa iglesia, ellos no tienen que preguntarle a nadie acerca de si ellos pudieran hacer esto o hacer lo otro. Es el individuo en contacto con el Espíritu Santo. Muéstrenme por la Biblia, qué es más grande en la Biblia que un anciano local, en una iglesia local. Correcto. Sí, señor, la soberanía de la iglesia local, cada iglesia en sí...Ahora, la hermandad, eso es maravilloso. Todas las iglesias deberían de estar en una hermandad de esa manera, juntos. Pero la soberanía de la iglesia local...
27Fíjense en Pablo, siendo un gran maestro enseñador, bien entrenado, un día en su camino a Damasco para arrestar a la gente que estaba en este nuevo camino...Ahora, él era sincero. Dios no lo juzga a Ud. por su sinceridad. Yo nunca he visto a gente más sincera que a los paganos. Muchos de ellos aun matan a sus propios hijos y demás cosas para-para sacrificio a-a un ídolo. No es la sinceridad. Un hombre pudiera tomar ácido carbólico, sinceramente, pensando que él estaba tomando algo más. La sinceridad no lo salva a Ud. “Hay camino que parece derecho al hombre, pero su fin son caminos de muerte”. Pablo era sincero cuando él testificó con su propia autoridad para apedrear a Esteban. Al pasar de los años, me gusta la disculpa de Pablo; él dijo: “Yo no soy digno de ser llamado un discípulo, o ser llamado un apóstol, porque yo perseguí a la Iglesia aún hasta la muerte”. Con sinceridad...
28Y en su camino él recibió una experiencia. El Espíritu Santo salió en una gran Columna de Fuego, y lo cegó. Ahora, ya hemos pasado por eso. Esa Columna de Fuego era Cristo. Y El es la misma Columna de Fuego que guió a los hijos a través del desierto. Cristo era Dios, y Dios era Cristo. Dios se hizo carne y habitó en el cuerpo del Señor Jesús. Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo para Sí mismo, mostrando lo que El era.
29En la Biblia aquí en los primeros versículos, hemos estado leyendo que, “El mismo se hizo menor que los Angeles, tomando la forma, no de Angeles, sino tomando la forma de carne”. Los Angeles no habían caído; ellos no necesitaban redención. La carne había caído, seres humanos, y ellos necesitaban redención. Así que en las leyes antiguas, un hombre debería de ser un-un redentor, pero primero él tenía que ser pariente: el gran Libro de Rut, pasamos por él aquí hace tiempo. Y cómo Dios, siendo Espíritu, se hizo Pariente con nosotros al llegar a ser uno de nosotros. Para poder redimirnos y darnos Vida Eterna, El tuvo que llegar a ser uno de nosotros, para que por medio de gracia, nosotros pudiéramos ser como El.
30Y nos dimos cuenta que la Columna de Fuego guió a los hijos de Israel. Y cuando fue hecha carne aquí en la tierra, lo escuchamos a El hablando un día, y reclamó que El era la Columna de Fuego. Ellos dijeron: “¿Tú dices que eres más grande que nuestro padre Abraham?”
31El dijo: “Antes que Abraham fuera, YO SOY”. ¿Quién era el YO SOY? La Columna de Fuego en la zarza ardiendo, un memorial perpetuo a través de cada generación; no solamente esa generación, sino esta generación, la misma Columna de Fuego. Y estamos agradecidos en esta mañana, que aun tenemos la fotografía de Ella, de que El no ha cambiado. El es el Bendito Inmortal, Eterno. El hace las mismas cosas ahora que hizo en aquel entonces, y cuán contentos nos hace sentir.
32Pero antes que Pablo aceptara esta experiencia, sabiendo que el Angel del Señor era la Columna de Fuego, la cual era Cristo, el...Bueno, El era el Angel del Pacto, el cual era Cristo. Moisés pensó mejor que...escogió mejor sufrir las aflicciones con el pueblo de Cristo, y ser guiado por Cristo, que todos los tesoros de Egipto. El siguió a Cristo, el cual estaba en la forma de la Columna de Fuego.
33Entonces Cristo dijo: “Yo vine de Dios (cuando El estaba aquí en la tierra); y regreso a Dios”. Después de Su muerte, sepultura y resurrección, está sentado con Su cuerpo glorificado a la diestra de la Majestad para hacer interseciones, Pablo lo vio como la Columna de Fuego otra vez, una Luz que casi lo hizo perder sus ojos, lo cegó.
34Pedro lo vio entrar en la cárcel como una Luz, y abrió las puertas delante de él mientras él salía. Nos dimos cuenta que El era el Alfa y la Omega, el Primero y el Ultimo.
35Y aquí está El con nosotros hoy, haciendo las mismas cosas que El hizo entonces, haciéndose El mismo visible otra vez a nosotros, mostrándoselo al mundo científico.
36¡Oh!, en esta gran hora de oscuridad y caos sobre la tierra, deberíamos de ser la gente más feliz en toda la tierra, regocijarnos al saber...Todo el tiempo, cuando la gente está toda adoctrinada, y todas clases de ismos y cosas en la tierra...Y sin embargo, hoy el verdadero Dios viviente por Su Palabra y por Su evidencia visible, nos muestra que El está aquí con nosotros, obrando, moviéndose, viviendo, actuando exactamente como El siempre lo hizo. ¡Qué gente tan privilegiada somos de tener esto! Deberíamos de...La Biblia dice entonces en el capítulo dos: “Que con más diligencia atendamos a estas cosas. Porque, ¿cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?”
37Ahora bien, venimos a darnos cuenta, que antes que Pablo aceptara esta experiencia...Ahora, estamos repasando. Ahora, no importa qué clase de experiencia Ud. haya tenido alguna vez, iglesia, yo quiero recordarles a Uds. algo. No importa cuán buena se mire, cuán real parezca, primero debe de ser probada por la Biblia. Siempre en la Palabra, nunca dejen eso por ninguna clase de experiencia.
38Y Pablo, antes que él la aceptara, él se fue a Arabia y allí se quedó por tres años probando esta experiencia con la Palabra. Y cuando él regresó, él estaba seguro. Nada podía perturbarlo, porque él estaba sólido en la Palabra, inmovible. Y aquí es en donde él está regresando ahora para mostrarle a estos Hebreos esas grandes cosas de las que se habló en el Antiguo Testamento, que fueron hechas manifiestas en Jesucristo. ¡Qué gloria!
39Ahora, el domingo pasado, o el miércoles pasado, el Hermano Neville aquí en el capítulo cinco, tocó algunos lugares importantes, porque es un capítulo maravilloso. Y lo encontramos a él exponiendo en el capítulo cuatro, el domingo pasado, el Sabbath, el guardar el Sabbath. ¿Están Uds. seguros, en esta mañana, que Uds. saben lo que es guardar el Sabbath? Si lo están, digan: “Amén”. [La congregación dice: “Amén”.-Ed.]
40El Sabbath es un Reposo en el que entramos, no por el día, no por la ley, sino entrando en Cristo el cual es nuestro Sabbath. El es nuestro Sabbath. Lo revisamos por todo el Antiguo Testamento y mostramos que vendría el tiempo cuando la Palabra vendría línea sobre línea, precepto sobre precepto. Y El probó que nosotros entramos en Su Reposo en el día de Pentecostés: “Por que esto dará al cansado reposo”. Cesa...
41Y nos dimos cuenta que Dios determinó un día en David, respecto al día séptimo. Y Dios reposó en el séptimo, dado a los-los hijos de Israel en el desierto. Y otra vez El determinó un día. ¿Qué día fue? Un cierto día en la semana: “El día cuando Uds. escuchen Su Voz, no endurezcan su corazón”. Ese es el día en el que El está entrando para darles una paz Eterna, un Sabbath Eterno.
42Entonces Uds. no van a la iglesia en domingo para llegar a ser religiosos. Cuando Uds. son nacidos del Espíritu de Dios, Uds. entran en un Reposo Eterno, no más el guardar el Sabbath. Uds. están en el Sabbath continuamente para siempre y por la Eternidad. “Sus obras mundanas han terminado”, dice la Biblia, “y Uds. han entrado en esta paz bendita”.
43Estos cinco primeros capítulos están posicionando a Jesús como un Sumo Sacerdote. “Dios en otros tiempos y en diversas maneras habló a los padres a través de los profetas, pero en estos últimos días a través de Su Hijo, Jesús”. (Primer capítulo, primer versículo).
44Luego llegando al final del capítulo cinco, lo encontramos a El representado como Melquisedec, quien no tenía principio de días, no fin, de su...Vida, pero un sacerdote para siempre. ¡Piénselo! ¿Quién era éste gran Hombre? Entraremos en esto como en dos capítulos más. La vida entera de El, vamos a estudiar; este gran Hombre quien se encontró con Abraham, quien nunca tuvo papá, nunca tuvo mamá, El nunca tuvo alguna vez principio de vida, ni El nunca tendrá alguna vez fin de vida. Y El se encontró con Abraham que venía de la derrota de los reyes.
45Fíjense en esta gran Persona, quienquiera que haya sido, todavía está vivo. No tenía fin de Vida. Ese era Cristo, a quien él encontró. Vamos a entrar en un estudio profundo de eso en unos cuantos días.
46Ahora bien, queremos empezar aquí en el capítulo cinco ahora, solamente para una pequeña base antes que lleguemos al-al seis, porque realmente es una cosa sobresaliente. Pongan atención. Vamos a empezar como en el versículo siete de este capítulo. Bueno, empecemos en el versículo seis. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
47Ahora, aquí es a donde yo quiero llegar, al versículo nueve. Escuchen. Creo que el Hermano Neville lo tocó el miércoles; yo no estaba aquí. Pero escuchen. y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec. Acerca de esto tenemos mucho que decir,...
48Lo dejaremos allí en eso, porque vamos a volver a Melquisedec en unas cuantas noches.
49Ahora, vamos a empezar en esto, nuestro estudio regular. Quisiera solamente leer el resto de esto por un momento, el versículo once. Acerca de esto tenemos mucho que decir,...difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír. Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido. Y todo aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es niño;...(¡Oh, espero que el Espíritu Santo esté metiendo esto en lo profundo de Uds. en estos momentos!)...Todo aquel-aquel que participa de la leche es inexperto en la palabra de justicia, porque es un niño.
50Si Ud. le da a un niño alimento sólido, lo mata. Esa es la razón que mucha gente dice: “Oh, yo-yo no creo eso”, y se va. Todavía niños, ellos simplemente no pueden entender. No pueden captar esa verdad. Los-los mata. Grandes, cosas poderosas que la iglesia debería de saber hoy, pero uno no pudiera enseñarlas. Ellos-ellos-ellos-ellos-ellos tropiezan sobre eso. No saben qué hacer con eso.
51Pablo, hablando a este grupo Hebreo, aunque eruditos, él les está hablando ahora, eruditos, bien entrenados. Nos daremos cuenta en unos cuantos-cuantos momentos, muy eruditos. Pero al misterio espiritual profundo, la iglesia todavía está ciega a él. El dijo: “Cuando Uds. deberían de estar enseñando a otros, Uds. todavía son niños”.
52Oh, yo sé que muchos se levantan, y salen, y dicen: “¡Oh, yo no necesito ir a la iglesia ya más. Alabado sea Dios, el Espíritu Santo ha venido; El es el maestro!” Cuando Uds. toman esa idea, Uds. están errados. ¿Por qué es que el Espíritu Santo puso maestros en la iglesia, si El iba a ser el maestro? ¿Ven? Hay, primero, apóstoles, profetas, maestros, evangelistas, y pastores. El Espíritu Santo puso maestros en la iglesia, para que El pudiera enseñar a través de ese maestro. Y si-si no es de acuerdo a la Palabra, y Dios no lo confirma, entonces esa no es la clase correcta de enseñanza. Debe compararse con toda la Biblia, y ser tan viva hoy como era entonces. Allí está la mera cosa hecha manifiesta.
53Ahora fíjense: pero el alimento sólido es para los que han alcanzado madurez, para los que por el uso tienen los sentidos ejercitados en el discernimiento del bien y del mal. (Saben lo que es bien y lo que es mal, por el discernimiento).
54Ahora fíjense, empezando ahora en nuestra lección. Este gran fundamento, vamos al versículo uno; Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo,...(¿Qué está diciendo él? Todos estos cinco primeros capítulos han sido basados en Cristo para demostrar quién era El. Ahora bien, nosotros estamos dejando estos rudimentos de las doctrinas de Cristo).
55¿Qué nos dimos cuenta que El es? Nos dimos cuenta que El es el gran Jehová Dios hecho manifiesto en carne. Nos dimos cuenta que El es..no es un profeta, sino la plenitud de la Deidad corporalmente. El era Jehová hecho carne. Y el cuerpo, Jesús, solamente lo tabernaculizó, Dios morando en un hombre, Dios siendo reconciliado con el hombre, a través de un hombre, a través de un nacimiento virginal de Su propio Hijo. Y Jehová, el Espíritu, moró en El.
56Ahora bien, ¿cuántos recuerdan la enseñanza acerca de la Deidad? Cómo regresamos y encontramos a Dios como el gran arco iris con todos los diferentes espíritus, cómo era...Y luego el Logos salió de Dios, lo cual llegó a ser la Teofanía, y esa era en la forma de un hombre. Y Moisés la vio pasar en la hendidura de la roca. Y luego esa Teofanía se hizo absolutamente carne humana, Cristo. Y nos damos cuenta que nosotros a través de Su gracia, tenemos Vida Eterna. Ahora, la palabra “para siempre” es “por una distancia, por un espacio de tiempo”. En la Biblia dice: “Por siempre y para siempre”, una conjunción. Pero “para siempre” únicamente significa “un tiempo”. Pero “Eterno” significa “para siempre”. Y únicamente todo lo que tenía un principio tiene un fin. Pero las cosas que no tenían principio no tienen fin. Así que Dios no tenía principio y El no tiene fin.
57Y así que, Melquisedec, el gran Sacerdote (como un hombre), El no tenía principio, y El no tiene fin. Y cuando nosotros, a través de esa Teofanía que...Nosotros fuimos hechos a la imagan de Dios antes que el mundo aun fuera hecho. Cuando esa teofanía fue hecha carne y habitó entre nosotros, luego a través de Su muerte nosotros mismos recibimos Su Espíritu y no tenemos fin; Vida Eterna; no angeles, sino hombres y mujeres. Oh, de alguna manera, si yo pudiera encontrar solamente la manera que mi-mi audiencia lo captara. Uds. nunca serán un Angel. Dios hizo a los Angeles, y Dios hizo al hombre. Y lo que Dios hace, proviene de Dios, lo cual es tan Eterno como Dios es. Y el hombre es tan Eterno como su Creador, porque él fue hecho desde Eternidad.
58Pero el pecado tiene un fin. El sufrimiento tiene un fin. Por lo tanto, no puede haber un infierno eterno. Hay un infierno, fuego y azufre; sabemos eso. Pero no hay infierno eterno. Solamente hay un tipo de Vida Eterna y esa pertenece a Dios. Si Uds. van a sufrir para siempre, Uds. tienen Vida Eterna. El infierno tiene un fin; pudiera ser billones de años, pero finalmente vendrá a un fin.
59La Biblia no dice en ninguna parte que ellos sufrieron eternamente, dice: “Por siempre y para siempre”. Jonás pensó que estuvo para siempre en el vientre de la ballena, también. Por siempre comprende una distancia o límite de tiempo, pero Eterno, es perpetuo. No tiene principio o fin. Es como un anillo, un círculo, y a medida que nuestro tiempo avanza, solamente estamos en...girando alrededor de los grandes motivos de Dios.
60El motivo de Dios era hacer al hombre a Su imagen, para que tuviera compañerismo con El. Y El lo hizo a él un ser tangible. Ahora, el pecado nos metió a un lugar de-de-de corrupción, pero eso nunca paró el programa de Dios. Y amigo pecador hoy, si Ud. no ha nacido otra vez del Espíritu de Dios, Ud. tiene un fin en alguna parte. Y su fin es en caos, en ruina, y en sufrimiento y miseria. Pero Uds. quienes han creido en el Señor Jesús y lo han aceptado también como su Salvador personal, es tan Eterno como Dios es Eterno. Uds. no tienen fin: “Yo les doy a ellos Zoe Eterno (la propia Vida de Dios), y nunca perecerán o aun vendrán a juicio, pero han pasado de muerte a Vida”. Eso es lo que El era. Esa es la razón por la cual El vino.
61Ahora, Jesús en Su venida de Sacerdote, no vino solamente por una-una causa de simpatía. Mucha gente lo enseña de esa manera, que El vino diciendo: “Bueno, tal vez si Yo sufro, Yo seré un-un-un cuadro lastimoso y la gente de seguro vendrá a Mí”. Eso es un error. No hay Escritura para eso. Pues cada persona que será salva, Dios las conoció antes que el mundo aun estaba formado. La Biblia lo dice así. Dios no quiere ahora que alguno perezca; El quiere que todos vengan a un arrepentimiento. Pero siendo Dios, por conocimiento previo, El lo sabía.
62Miren en Romanos el capítulo ocho. Pablo estaba declarando allí, diciendo eso acerca del elegido de Dios, que Esaú y Jacob, antes que uno o el otro bebé hubiera nacido o algo, Dios dijo que El los conocía, y El odió a Esaú y amó a Jacob, antes que uno o el otro muchacho tuviera una-tuviera una oportunidad de expresar su gratitud, porque El era Dios. El sabía...El es infinito. Si El es infinito, El conoció cada pulga, cada mosca, cada mosquito. Todo lo que estaría en la tierra, El lo sabía. El es el Infinito, Eterno, Inmortal, Dios bendito, Omnipotente, Omnipresente, Omnisciente. No hay nada que El no sepa. Esa es la razón que El puede decir cuál será el fin. El sabía el fin desde el principio.
63Lo que es profético es solamente Su conocimiento. El es el Abogado principal. El-El-El es el-El es el Juez. Y El solamente habla al-al abogado algo de Su sabiduría. Y eso es lo que la profecía es, que puede predecirlo, porque El sabe lo que Ud. va a ser. Ahora, ése es el Dios que servimos, no un dios de historia, no como Uds. Budistas, y los Mahometanos, y demás; pero un Dios que es Omnipresente, aquí en estos momentos, en esta mañana, en este tabernáculo, en estos momentos; el Gran Jehová, YO SOY, quien El mismo se formó en humildad para tomar la forma de carne pecaminosa, aquí está El. Ese es quien los redimió a Uds. No puede haber otro en ninguna parte, en ningún tiempo, que pueda hacerlo.
64Dios no tenía tres personas allá arriba y El envió uno de ellos, Su Hijo; fue Dios mismo quien vino en la forma de un Hijo. Un Hijo tiene un principio, y el Hijo tenía un principio. Y alguno de Uds. gente Católica querida, yo tengo su libro, “Hechos De Nuestra Fe”, dice: “El oficio Eterno del Hijo de Dios...” ¿Cómo van a expresar esa palabra? ¿Cómo la van a hacer que tenga sentido? ¿Cómo puede ser Eterno? Ahora, eso no es la Biblia; eso es su libro. El oficio Eterno del Hijo, ellos no pueden...Esa palabra no está correcta, porque todo lo que constituye un hijo, tuvo un principio, y lo Eterno no tiene principio. Así que no es el oficio Eterno del Hijo. Cristo llegó a ser carne y habitó entre nosotros. El tenía un principio. No había oficio Eterno del Hijo; es la Deidad Eterna, no oficio del Hijo. Ahora, El vino para redimirnos, y El nos redimió.
65Ahora bien, Pablo, entrando en esto, lo cual yo estoy seguro que a través de las lecciones pasadas Uds. lo han entendido. Lo repasaremos otra vez en otra ocasión, si es la voluntad del Señor, versículo por versículo
66Ahora: Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección;...(Eso los hace tropezar, ¿no es así? Hagamos ¿qué?...vamos adelante a la perfección); no echando otra vez el fundamento...
67Fíjense en esto: Tomemos esta palabra “perfección”. ¿Saben Uds. que solamente hay una manera que se pararán en la Presencia de Dios? Y esa es, perfecto. Dios no puede tolerar cosas impías.
68Y Uds. legalistas, ¿cómo pudieran Uds. mismos perfeccionarse, cuando no tienen ni una cosa con qué perfeccionarse? Uds. nacieron en pecado. Su misma concepción fue en pecado. El mero deseo de que Uds. estuvieran aquí, fue pecado: “Nacidos en pecado, formados en iniquidad, vinieron al mundo hablando mentiras”. Ahora, ¿en dónde se van a parar?
69¿En dónde, está Ud. pecador, que-que dijo: “Dejaré de fumar y me iré al Cielo?” ¿En dónde está Ud., tibio, retrasado, así llamado Cristiano, que anda aquí con una cara larga y diciendo que: “Bueno, yo pertenezco a la iglesia?” Ud. pecador...Correcto. A menos que Ud. sea nacido del Espíritu de Dios, Ud. está perdido. Eso es verdad.
70¿Cómo se va a ir al Cielo? Ud. dice: “Yo nunca mentí en mi vida. ¡Oh, cosita querida, era-era un Angel para empezar!” Eso es una mentira. A mí no me intersa cuán bueno sea Ud.; ¡Ud. es un pecador! Y Ud. no tiene una cosa; no hay sacerdote, no hay obispo, no hay cardenal, no hay papa, nadie más puede salvarlo, porque él está en la misma posición que Ud. está. (Entraremos en eso en unos cuantos minutos). De la misma manera, él fue...El papa de Roma nació en pecado, formado en iniquidad, vino al mundo hablando mentiras, nació por deseo sexual de un hombre y de una mujer. ¿De dónde va a sacar Ud. justicia de eso?
71Bueno, su papá y su mamá nacieron de la misma manera. Y ellos nacieron de la misma manera, y su abuela y su abuelo, y así retrocediendo. Es pecado para empezar.
72Así que ¿quién puede decir que éste es santo y que ése es santo? Solamente hay una cosa santa; ése es Jesucristo, el Hijo del Dios viviente, quien ha sido hecho perfecto. Y nuestro requisito es ser perfectos. Ahora, ¿cómo lo vamos a hacer? Trátelo Ud. mismo. No me gustaría tratar de llegar al Cielo en los méritos de: “Nací hace cinco minutos, y me voy del mundo en estos momentos”. Yo estaría perdido. Si yo nunca hubiera tenido un pensamiento malo en mi vida, si yo nunca hubiera hablado una palabra mala en mi vida, si yo nunca hubiera mirado nada malo, nunca hubiera pensado nada malo o nada, yo simplemente soy tan vulgar y negro como las paredes tiznadas del infierno. Soy un pecador.
73Yo pudiera haber nacido, y quedarme encerrado en un cuarto, y como algunas de las hermanas Carmelitas o algo, y nunca ver el mundo, quedarme allí y orar toda mi vida, hacer bien; haber nacido un multimillonario y dar al pobre todo lo que tengo; yo todavía soy un pecador y me iré al infierno. Sí, señor.
74Yo pudiera unirme a la iglesia Luterana, Bautista, Pentecostal, Presbiteriana, desde la cuna y vivir fiel a esa iglesia hasta los cien años, y mi vida terminara, y ningún hombre pudiera apuntarme con su dedo y decir: “El ni siquiera tuvo un mal pensamiento”; yo me iría al infierno tan seguro como estoy parado.
75Yo soy un pecador. Eso es correcto. Yo no tengo nada; no hay manera en lo absoluto que yo pudiera encontrar algún-algún precio para ser pagado. Dios requirió muerte, y si yo doy mi propia vida, si yo doy mi vida, entonces, cómo puedo arrepentirme, porque no...La deuda tiene que ser primero pagada. Y Dios era el Unico quien podía poner Su Vida y levantarla otra vez. Para que El pudiera llegar a ser pecado, y poner Su Vida, y levantarla y llamarlo justicia, y la deuda es pagada. Allí lo tienen Uds.
76Ahora, abramos en Mateo como el capítulo ocho, creo que es, el siete o el capítulo ocho. Veremos lo que Jesús dice aquí. Muy bien, es Mateo el capítulo cinco el...Jesús predicando las bienaventuranzas, el versículo cuarenta y siete. Y si saludáis a vuestros hermanos solamente, ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? (Fíjense). Sed, pues, vosotros perfectos,...(¿Qué?)... Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto. (Ese fue el mandamiento de Jesús). Sed, pues,...
77Ellos dicen: “Nadie puede ser perfecto; la Biblia dice que no hay nadie perfecto. Allí está su contradicción”. ¿Es así? Muy bien, Uds. no pueden ser perfectos por sí mismos. Si Uds. están confiando en lo que han hecho, Uds. están perdidos. Así que, sed perfecto, así como Dios es perfecto.
78Ahora. Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en el cielo es perfecto. Por tanto,...
79Ahora, el capítulo cinco, capítulo seis de Hebreos... Por tanto, dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección;...
80Ahora, Uds. Tabernáculo Branham...Oh, yo sé: “Tenemos sanidades”. Eso es maravilloso. “Tenemos visiones”. Oh, eso está-eso está bien. Y Uds. tienen sueños espírituales, y algunas veces no son sueños espirituales. Y-y algunas veces Uds....Nosotros-nosotros tratamos de ayudar al pobre. Hacemos lo que podemos. Oh, eso está bien, pero eso no es de lo que estamos hablando ahora. Estamos entrando en otra fase. ...dejando...la doctrina...
81“Oh, sí, tenemos la doctrina de Cristo; creemos que El era el Hijo de Dios y nacido de virgen. Creemos eso con todas estas cosas”. Eso es maravilloso. Pero dejando eso, vamos adelante a la perfección. ¡Oh, hermano!, quisiera que tuviera la voz de un arcángel, para traer esto a un lugar en donde Uds. pudieran verlo.
82Ahora, él dice: ...dejando...toda...la doctrina de Cristo... Todos los-los teólogos, y toda la teología que sabemos, todo acerca de la Deidad de Cristo, cómo El era Dios hecho carne, todas estas otras cosas.
83Pablo va y lo explica todo aquí en unos cuantos minutos. Leámoslo, solamente un poquitito antes de entrar en ello. ...echando otra vez el fundamento del arrepentimiento de obras muertas,...(Ahora, nosotros creemos eso)...y...de la fe en Dios, (nosotros creemos eso). de la doctrina de bautismos,...(Y cómo Uds. deben de ser bautizados, nosotros creemos eso)...y de la imposición de manos...(Nosotros creemos en imponer las manos, ¿verdad que sí? ¿Ven?, todo eso. Seguro)...y de la resurrección de los muertos...(Nosotros creemos eso).
84Ahora fíjense, Uds. ven aquí, “juicio”, es usado como “eterno”. Eso es para siempre. Cuando el juicio es hablado por Dios, es para siempre. Entonces allí no puede haber más reconciliacción después de que el juicio ha sido pronunciado. Ahora, Uds. pueden entender por qué Dios tenía que tomar Su propia-Su propia, como nosotros diríamos, Su propia medicina. Cuando El condenó al hombre por pecar, la única manera que El podía reconciliar, era tomar El mismo el lugar del hombre. Esa es de la única manera que El podía ser reconciliado, mejor dicho, podía reconciliarnos, era tomar nuestro lugar y llegar a ser un pecador. Dios, Jehová, llegó a ser un pecador y El dio Su Vida.
85Ahora bien, Ud. pudiera dar su vida como un pecador, para morir por la causa. Pablo dijo: “Aunque diera mi cuerpo para ser quemado como un sacrificio, nada soy”, porque no serviría de nada. ¿Ve?, cuando Ud. muere, Ud. terminó, Ud. muere como un pecador, Ud. está perdido.
86Pero Dios vino en carne y condenó el pecado en la carne, siendo hecho carne pecaminosa; porque El era el Dios Eterno, y resucitó Su propio cuerpo. Así que El es el Justificador. Ahora: “Todas estas cosas...Vamos adelante a la perfección”, dijo Pablo.
87Ahora, fíjense: ...y del juicio eterno, ...esto haremos, si Dios en verdad lo permite. (Versículo tres).
88Ahora, “Vamos adelante a la perfección...” Jesús dijo: “Sed, pues, vosotros perfectos como vuestro Padre en el cielo es perfecto”. Y estamos, cada uno condenados. No importa lo que hagamos, estamos condenados. Nacimos condenados. Su mamá y su papá nacieron condenados. Sus...Todos sus antecesores nacieron en pecado, formados en iniquidad. Así que ¿cómo la van a adquirir Uds.? ¿Cómo van a ser perfectos? Si Uds. nunca hicieron ninguna cosa, nunca robaron, nunca mintieron, nunca hicieron nada en sus vidas, aún todavía Uds. están condenados. Uds. estaban condenados; antes que Uds. respiraran su primer aliento Uds. estaban condenados. Eso es correcto. Y Uds. fueron juzgados por Dios antes que respiraran su primer aliento, porque fueron juzgados por el deseo sexual de su padre y su madre, quienes a través de su acto los trajeron a Uds. aquí a la tierra, y Dios lo condenó en el principio. Y Uds. están condenados para empezar. Así que de dónde Uds....Y cada persona en la tierra fue condenada con Uds. Ahora bien, ¿de dónde van Uds. a obtener perfección?
89Observen. Abramos sólo por un momento en Hebreos el capítulo diez. Escuchen atentamente. Yo quiero leer un poquito primero, del capítulo nueve, el versículo once. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo,...(Su propio tabernáculo, Su carne).
90¿Ven?, el antiguo tabernáculo...¿Se fijaron que el antiguo tabernáculo tenía un velo dentro de él, que escondía el arca en dónde Dios vivía? ¿Cuántos saben eso? Seguro. Bueno, ese antiguo tabernáculo hecho por hombre aquí, las cortinas eran de pieles teñidas de machos cabríos y demás, hicieron un tabernáculo para esconder la presencia de Dios. ¿Cuántos saben que solamente un hombre podía entrar allí una vez al año? Seguro, ése era Aarón, entraba una vez al año, y él tenía que estar ungido. ¡Y-y oh, el requisito! Y él tenía que tener fuego en su mano; y si él entraba sin eso, él moría tan pronto que él abría ese velo. El caía muerto. El entraba para encender esos candelabros, y rociar el propiciatorio, lo cual pedía la sangre del substituto muerto como...Hasta que Cristo viniera a cumplirlo.
91Ahora, pero Dios entonces vino en otro tipo de tabernáculo. Y ese Tabernáculo ¿era quién? Jesús. Y Dios estaba dentro de Jesús, y El estaba escondido; pero El estaba reconciliando al mundo para Sí mismo por Su expresión. Cristo reveló a Dios. El dijo: “No soy Yo quien hace las obras; es Mi Padre que mora en Mí. Yo no hago nada de Mí mismo sino lo que veo a Mi Padre hacer. El Padre en Mí, mostrándome estas visiones, y entonces voy y hago solamente lo que el Padre Me dijo que hiciera”. ¿Lo captan? Dios estaba dentro de un cuerpo humano, no detrás de pieles teñidas de machos cabríos, sino que era un Dios con manos, viviendo, moviéndose; Dios tenía pies; Dios tenía lengua; Dios tenía ojos; y era Cristo. Allí estaba El.
92Ahora, El se fue y el Espíritu vino en eso, para que por medio de Su muerte El pudiera perfeccionar a la Iglesia y traer a la Iglesia en sumisión. Y entonces el mismo Espíritu que estaba en Cristo, está en la Iglesia, haciendo las mismas cosas que Cristo hizo. “Aun un poquito y el mundo no me verá más, pero vosotros me veréis porque Yo estaré con vosotros aun en vosotros hasta el fin del mundo”.
93Ahora, escuchen esto. Pero estando ya presente Cristo, sumo sacerdote de los bienes venideros, por el más amplio y más perfecto tabernáculo, no hecho de manos, es decir, no de esta creación, (El no fue hecho por manos. ¿Cómo nació El? Por nacimiento virginal). y no por sangre de machos cabríos ni de becerros,...(fue este cuerpo alguna vez sacrificado, o santificado)...sino por su propia sangre,...
94Uds. saben que la sangre proviene del sexo masculino. Y entonces alguien dijo: “Oh, Jesús era Judío”. El no era Judío”. “¡Ah, nosotros somos salvos por sangre Judía!” No, no lo somos. Si hubiéramos sido salvos por sangre Judía, todavía estuviéramos perdidos. Jesús no era Judío; ni El era Gentil. ¡El era Dios! Dios el Padre, el Espíritu, el Invisible. “Ningún hombre ha visto a Dios en ningún tiempo, sino únicamente el unigénito del Padre lo ha declarado a El”. El manifestó a Dios, lo que Dios era.
95Ahora, se supone que Su Iglesia debe manifestar a Dios, para mostrar lo que es Dios. ¿Ven? ¿Qué hacemos nosotros? Nos organizamos nosotros mismos, y: “Yo no tendré nada que ver con ellos; ellos son Metodistas; ellos son Presbiterianos. Yo no quiero nada que ver con ellos. Yo soy Bautista. Yo soy Pentecostal” Mmm. Ud. está perdido con esa clase de motivos. Correcto.
96¿Quién puede jactarse? ¿Quién puede decir algo? Miren la desgracia que los Presbiterianos han traído. Miren la desgracia de los Bautistas. Miren la desgracia de los Católicos. Miren la desgracia de los Pentecostales, Nazarenos, Santos Peregrinos. Miren al resto de ellos. Pero yo los reto a Uds. que apunten el dedo en desgracia a Eso. Sí. Apunten el dedo, a cuando Dios Todopoderoso dijo: “Este es Mi amado Hijo en quien me deleito en morar; escúchenlo a El”. Allí está El. Ese es el Perfecto.
97Ahora, leamos sólo un poquito más adelante aquí ahora. Y no por sangre de machos cabríos ni de becerros, sino por su propia sangre, entró una vez para siempre en el Lugar Santísimo, habiendo obtenido eterna redención. (¿Lo captaron?)...eterna redención.
98No para ser redimido hoy y luego a la semana siguiente cuando el avivamiento empieza ser redimidos otra vez, y luego, oh, nosotros recaemos y somos redimidos otra vez; Uds. son redimidos una vez para siempre. Correcto. No más redimidos, redimidos, redimidos; redención Eterna: “El que oye Mis Palabras y cree en el que me envió, tiene Vida Eterna, y no vendrá a Juicio, sino que ha pasado (tiempo pasado)-pasado de muerte a Vida. (¿Porque él se ha estremecido? ¿Porque él fue bautizado de cierta manera? ¿Porque él tuvo sangre en su mano?) Porque él ha creído en el unigénito Hijo de Dios”. Así es como nosotros tenemos redención eterna”.
99Escuchen ahora. Porque si la sangre de los toros y de los machos cabríos, y las cenizas de la becerra rociada a los-los...rociada a los inmundos, santifican para la purificación de la carne, ¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo? (Pasado de muerte a Vida).
100¿Qué les importa a Uds. lo que el mundo piense? ¿Qué les importa a Uds. lo que su vecino piense? Nuestra conciencia ha muerto, y somos regenerados y nacidos otra vez por el Espíritu de Dios para servir al Dios verdadero y vivo. Allí lo tienen Uds.
101Ahora, vamos al versículo diez...capítulo diez, quise decir, en la página opuesta. ...la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año hacer...(p-e-r-f-e-c-t-o-s, p-e-r-f-e-c-t-o-s, es allí)...perfectos a los que se acercan. ...dejando ya los rudimentos de la doctrina de Cristo, vamos adelante a la perfección;... Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre...en el cielo es perfecto.
102La ley teniendo la sombra de los bienes venideros, todas las ordenanzas, y los bautismos, y la...todas las otras cosas que ellos tenían, nunca podían hacer al adorador perfecto. Y sin embargo, Dios requiere perfección.
103Ud. se une a la iglesia Nazarena, nunca lo hará perfecto. Ud. se une a la iglesia Bautista, Pentecostal, la que sea, nunca lo hará perfecto. Ud. siendo un hombre fiel, bueno, nunca lo hará a Ud. perfecto. Ud. no merece ni una cosa. No hay nada que Ud. merezca; Ud. está perdido. Ud. dice: “Bueno, yo guardé la ley. Yo guardo el Sabbath. Yo guardo esto, todas las ordenanzas de Dios. Yo hago esto”.
104Pablo dijo: “Pongamos a un lado todas esas cosas ahora”.
105“Está bien, pero nosotros haremos esto. Bautizaremos a la gente, y pondremos las manos sobre ellos para su sanidad y demás”.
106Pudiéramos tomarlo versículo por versículo, cada una de esas cosas. Bautismo, lo creemos. “Hay una esperanza, un Señor, una fe, un bautismo”. Creemos que hay un bautismo. Creemos en la resurrección de los muertos; absolutamente. Creemos que Jesús murió y se levantó otra vez. Nosotros creemos eso. Poniendo las manos sobre los enfermos, eso es lo que Ella dice. “Estas señales seguirán a los que creen. Si ellos ponen sus manos sobre los enfermos, sanarán”. Nosotros creemos eso. Pero, ¿qué es eso? Pablo dijo: “Todo eso son obras muertas”. Es algo que Uds. hacen. Ahora vamos adelante a la perfección. ¡Oh, hermano!
107Nosotros estamos entrando en el Tabernáculo, no en el fundamento, el Tabernáculo, el Tabernáculo Mismo. Eso es el fundamento; es la ley y la justicia, y-y-y unirse a la iglesia, y siendo bautizado, y-y la imposición de manos. Esas son todas ordenanzas de la iglesia, pero ahora entremos a perfección. Y solamente hay Uno que es perfecto; Ese es Jesús.
108¿Cómo entramos en El? ¿Por medio de los Metodistas? No. ¿Los Pentecostales? No. ¿Los Bautistas? No. ¿Por medio de cualquier iglesia? No. ¿La Católica Romana? No.
109¿Cómo entramos en El? Romanos 8:31: “Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a las cosas de este mundo (la carne), sino conforme a las cosas del Espíritu. (Que no prestan atención a lo que el mundo diga)”.
110Aún si Ud. está enfermo, y el doctor dice que Ud. va a morir, Ud. no presta atención a ello, no le molesta a Ud. ni una pizca.
111Si ellos dicen: “Ud. tiene que hacerse un Católico antes que Ud. sea salvo, o un Presbiteriano, o tiene que hacer esto”, Ud. no presta atención a ello. Por lo tanto, no hay condenación para aquellos que están en Cristo Jesús, que no andan conforme a la carne, las cosas que ellos ven. Todo lo que Ud. ve con sus ojos, es terrenal.
112Pero son las cosas que Ud. ve con su espíritu mediante la Palabra. La Palabra es el Espejo reflejador de Dios, que refleja lo que El es y lo que Ud. es. ¡Aleluya! ¡Oh, hermano! Le dice...Este es el único Libro en el mundo que le dice a Ud. de dónde vino, quién es Ud., y a dónde va Ud. Muéstreme cualquier página de literatura en cualquier parte de la ciencia o en algo más, cada buen libro que ha sido escrito; ninguno de ellos pueden decirle a Ud. eso. Este es el Espejo reflejador de Dios, que muestra lo que El es y lo que Ud. es. Luego entre medio hay una línea de Sangre que muestra lo que Ud. puede ser, si Ud. quiere hacer la elección. Allí lo tiene Ud., “Por un Espíritu...”
113Ahora, I de Corintios 12. ¿Cómo entramos en ese Cuerpo? “Saludándonos de manos?” No, señor. “¿Uniéndonos a la iglesia?” No, señor. “¿Siendo bautizados de espalda, de rostro? ¿En el nombre del Padre, Hijo, Espíritu Santo? ¿En el Nombre de Jesucristo? ¿En el nombre de la Rosa de Sarón, del Lirio del Valle, de la Estrella de la Mañana? ¿Lo que Uds. quieran? Eso no tiene nada que ver con ello, es solamente una respuesta a una buena conciencia hacia Dios. Y sin embargo alegamos y nos enojamos y argüimos y nos separamos y hacemos distinciones. Correcto. Pero todo eso, son obras muertas. Nosotros vamos a la perfección.
114Esas son las cosas que yo hice. Un ministro lo bautiza a Ud. Si él lo bautizó a Ud. con el rostro hacia adelante, de espalda, o tres veces, cuatro veces, o una vez, o como él lo hizo, eso no tiene nada que ver con ello. Ud. está solamente bautizado en el compañerismo de esa iglesia de todas maneras, probándole a esa iglesia, que Ud. cree la muerte, sepultura y resurrección de Cristo. Imponiendo las manos para sanar al enfermo, eso es maravilloso. Pero eso es todo natural, y ese cuerpo morirá otra vez tan cierto como Ud. está viviendo. Morirá otra vez. Ahora, hagamos a un lado todas esas cosas y vamos adelante a la perfección.
115¿Cómo llegamos a la perfección? Eso es lo que queremos saber. Cristo es perfecto: “Dios echó sobre El la iniquidad de todos nosotros. El fue herido por nuestra rebeliones, molido por nuestras iniquidades, el castigo de nuestra paz sobre El; y por Sus llagas fuimos sanados”. Ese es el Cuerpo al cual queremos llegar. Ese es el Cuerpo. ¿Por qué? Si Uds. están en ese Cuerpo, Uds. nunca verán juicio; Uds. nunca probarán la muerte. Uds. están libres de toda muerte, juicio, pecado, y todo lo demás, cuando Uds. están en ese Cuerpo.
116“¿Cómo entramos en El, predicador? ¿Uniéndonos a este tabernáculo?” Uds. todavía están perdidos. No pudieran unirse a él de todas maneras; nosotros no tenemos ningún libro. “¿Cómo entramos en El? ¿Uniéndonos a alguna iglesia?” ¡No, señor! “¿Cómo entran Uds. en El?” Uds. nacen en El.
117I de Corintios 12: Porque por un sólo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo,...
118Por el bautismo del Espíritu Santo, nosotros somos bautizados en ese Cuerpo y somos libres del pecado. Dios no los ve a Uds. ya más; El solamente ve a Cristo. Y cuando Uds. están en ese Cuerpo, Dios no puede juzgar a ese Cuerpo. El ya lo juzgó. El tomó nuestro juicio y nos invitó a entrar. Y por fe, por medio de gracia, nosotros caminamos y aceptamos nuestro perdón. Y el Espíritu Santo nos mete en ese compañerismo con El. Y nosotros no caminamos ya más tras las cosas del mundo, sino que caminamos en el Espíritu. Vivificados, La Palabra vino a nosotros. El murió en mi lugar. Yo soy vivificado. Aquí estoy, quien estaba una vez muerto en pecado y transgresiones, he sido vivificado. Todos mis deseos son servirle. Todo mi amor es para El. Todas mis acciones quiero que sean en Su Nombre, para que a donde yo vaya, cualquier cosa que yo haga, yo lo glorifique a El. Si estoy cazando, si estoy pescando, si estoy jugando pelota, si-si estoy...Cualquier cosa que yo esté haciendo, debe de ser “Cristo en mí” a tal grado de vida, que hará a los hombres anhelar ser de esta manera; no chismeando, murmurando, y peleando por sus iglesias. ¿Lo entendieron? “Por un Espíritu somos bautizados en ese Cuerpo, ‘y cuando Yo vea la Sangre pasaré de vosotros’”.
119Escuchen. Leamos sólo un poquito más adelante aquí, por favor. ...nunca puede...hacer perfectos a los que se acercan. De...(versículo dos, del capítulo diez)... De otra manera cesarían de ofrecerse,...
120Si eso pudiera hacer a la persona perfecta, y Dios requiere perfección...Si guardando las leyes y haciendo todos los mandamientos lo haría a Ud. perfecto, entonces no hay-hay...no hay necesidad de tener algo más; Ud. ya ha sido hecho perfecto. Porque cuando Ud. es perfecto, Ud. es Eterno; porque Dios es el Unico que es Eterno, y Dios es el Unico perfecto. Y de la única manera que Ud. puede ser Eterno, es llegar a ser parte de Dios. ...limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado. (¿Qué?)...pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia...(Si Uds. escribieran la traducción de eso, es “deseo”)...pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más deseo de pecado.
121Pues los que tributan este culto, limpios una vez...Ahora Ud. va y dice: “¡Oh, aleluya, fui salvo anoche!, pero yo...Bueno, bendito Dios, ella me hizo caer. ¡Aleluya, algún día yo seré salvo otra vez!” ¡Pobre ignorante sin entrenamiento! Esa no es de la manera que es. “Los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado”. La Biblia dice...
122Escuchen, mientras leemos sólo un momento. Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;
123Ahora, vamos a leer más abajo, en el versículo ocho, para ahorrar tiempo y llegar a donde yo quiero llegar: Diciendo primero: Sacrificio y ofrenda y holocaustos y expiaciones por el pecado no quisiste, ni te agradaron (las cuales cosas se ofrecen según la ley),
124Versículo nueve: Y diciendo luego: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer Tu voluntad; quita lo primero,...(la ley)...para establecer esto último.
125Quisiera que tuviéramos tiempo de quedarnos en eso. Mientras Ud. sea Presbiteriano, o un Pentecostal, o Bautista, o Metodista, El no puede hacer nada con Ud. El tiene primero que quitar todo eso completamente, ¿ve?, para que pueda establecer lo segundo. Mientras Ud. diga: “Bueno, yo soy un Metodista”. Yo no tengo nada en contra de los Metodistas, o de los Bautistas, o de los Pentecostales. Pero, hermano, eso no-eso no es. Ud. tiene que ir adelante a la perfección; eso es entrar en Cristo.
126Fíjense en esto ahora, por un momento. En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de Jesucristo hecha una vez para siempre. (¿Eh?)
127Leamos solamente un poquito más adelante. Y retenga eso; permita que eso penetre mientras estamos leyendo: “Hecha una vez para siempre”. Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo,...(¿Están listos? ¿Tienen sus chalecos abiertos en estos momentos para que no esquive, y vaya directamente al corazón?)...pero Cristo,...(¿Cuál hombre? No el papa de Roma, no el obispo de la iglesia Metodista, o de alguna otra iglesia.) ...pero Cristo,...(Cristo)...habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios, de ahí en adelante esperando hasta que sus enemigos sean puestos por estrado de sus pies; Fíjense. Aquí viene: porque con una sola ofrenda hizo...(p-e-r-f-e-c-t-o-s)...hizo perfectos...(¿Hasta el siguiente avivamiento? ¿Qué dije?)...hizo perfectos para siempre a los santificados. (¿Lo captaron? “Vamos adelante a la perfección”).
128Ahora, Uds. Santos Peregrinos dicen: “Oh, sí, nosotros creemos en santidad. ¡Aleluya!, nosotros creemos en santificación”. Pero Uds. lo están haciendo por su propia cuenta. Uds. sólo dejan de hacer esto y dejan de hacer eso; Uds. saben que no deberían de hacerlo. A menos que Cristo haya abierto la puerta, y los haya vivificado en su corazón, y Uds. lleguen a un lugar en donde el pecado está muerto, y el deseo, todo se ha ido...Entonces El quita la propia justicia de Uds., para que El mismo pueda establecerse en Uds. Y es Cristo, el Hijo de Dios en Uds., la esperanza de gloria.
129“Vamos adelante a la perfección”. ¿Cómo podemos ser perfectos? Por medio de la muerte de Cristo, no por medio de unirse a la iglesia, no por medio de nuestras buenas obras, lo que hacemos (eso está bien), no porque fuimos bautizados de esta manera o de esa manea, no porque hemos sido sanados por la imposición de manos, no por causa de alguna de estas otras cosas: “Nosotros creemos en la muerte, sepultura y resurrección”.
130Pablo dijo: “Si yo hablase lenguas humanas y Angélicas (eso es ambas lenguas, las que son entendidas y las lenguas que no pueden ser entendidas, tienen que ser interpretadas), nada soy. Aunque yo tuviese el don de conocimiento y entendiese toda la sabiduría de Dios (para explicar la Biblia desde...atarla junta), nada soy”. No hace mucho bien el ir a la escuela entonces, ¿verdad?, para aprender la Biblia. “Aunque yo tuviese fe que pudiera mover montañas...” Campañas de sanidad no significan mucho entonces, ¿verdad? “Nada soy, aunque yo diese mi cuerpo para ser quemado como un sacrificio”.
131“Oh”, ellos dicen: “Ese hombre es religioso”.
132“Pero él no es nada”, Pablo dijo: “Que nunca llegó a ser nada”:
133“Porque en donde hay lenguas, cesarán; donde hay profecías, fallarán; donde hay todas estas otras cosas, fallarán. Mas cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará”. ¿Ven?, eso es perfecto. ¿Qué es perfecto? Amor. ¿Qué es amor? Dios. Pongamos a un lado todas estas pequeñas obras muertas y ordenanzas y vamos adelante a la perfección. ¿Lo ven Uds.? Nosotros somos perfectos por medio de Cristo. ¿Cómo entramos en El? Por el bautismo del Espíritu Santo.
134“Muy bien, ¿qué sucedió?” Uds. han pasado de muerte a Vida.
135“Bueno, ¿me estremezco? ¿Brinco? Hago...” Ud.-Ud. no tiene que hacer nada. Ud. ya lo hizo. Dios lo trajo de muerte a Vida, y Ud. está vivo. Entonces los frutos de su vida lo muestran.
136Muchos de Uds. Metodistas y Nazarenos gritaron tan fuerte como pudieron gritar, robaron maíz de la parcela de un hombre (correcto), e hicieron todo lo que se podía hacer.
137Muchos de Uds. Pentecostales hablaron en lenguas como echando chicharos en una piel de vaca, seguro, y salir e irse con la esposa de otro hombre, y hacer toda clase de cosas. Eso no es, hermano.
138No trate de tener ninguna sensación, nada que tome el lugar del Espíritu Santo. Cuando viene el nuevo nacimiento, Ud. es cambiado. Ud. no tiene que hacer nada para probarlo; su vida lo prueba. A medida que Ud. camina, su amor, paz, longanimidad, bondad, mansedumbre, paciencia, eso es lo que Ud. es. Y todo el mundo ve la reflección de Jesucristo en Ud.
139Ahora, hablar en lenguas, gritar allá, eso es solamente atributos que siguen a esta clase de vida. Y Uds. pueden tomar y personificar esos atributos y nunca tener esa Vida. Lo vemos. ¿Cuántos saben que eso es la verdad? Seguro que Uds. saben; seguramente que sí. ¡Qué barbaridad! Yo lo veo y Uds. lo ven a su alrededor.
140Así que no hay nada que Ud. diga que sea la evidencia del Espíritu Santo, a menos que sea la vida que Ud. vive. Ahora, si Ud. quiere hablar en lenguas, eso está perfectamente bien, si Ud. vive la vida para respaldarlo. Correcto. Y si Ud. quiere gritar, bien, eso es bueno. Yo grito también, me pongo tan contento algunas veces que es muy difícil quedarme con los zapatos puestos; me gustaría salir de ellos. Y eso es maravilloso. Yo lo creo.
141Y yo he visto visiones, y a los enfermos sanar, y a los muertos resucitar. Cuando ellos estaban allá acostados y los doctores habían desistido y habían dicho que no había remedio, y que estaban muertos, tendidos allí por un par de horas; y ver al Espíritu Santo descender y mostrar una visión, bajar allí y levantar a esa persona. Yo he visto a esos que están sordos, mudos, y ciegos, e inválidos, caminar. Eso no...Esos son solamente atributos.
142Hermano, hace mucho tiempo, antes que el mundo fuera...tuviera un fundamento, Dios por medio de Su gracia Eterna, El miró hacia abajo, y por previo conocimiento, El lo vio a Ud. y a mí. El sabía en cuál edad viviríamos; El sabía lo que nosotros seríamos. Por lo tanto, por elección El nos escogió antes de la fundación del mundo para estar en El sin mancha.
143Ahora, si El nos escogió antes de la fundación del mundo para estar en El sin mancha, y nacimos todos manchados y nadie más podía...nadie podía limpiarnos, ¿cómo íbamos a ser sin...cómo ibamos a ser sin mancha? El envió a Su Hijo unigénito, para que cualquiera que creyera en El no tuviera fin de vida, sino que tuviera Vida Eterna, no pereciera, sino que tuviera Vida Eterna. Entonces cuando venimos a El, por fe, por medio de gracia somos salvos, por el Espíritu Santo, llamándonos.
144Antes que hubiera un cuerpo en esta tierra, sus cuerpos yacían aquí. Está hecho de calcio, potasio, humedad, luz-luz cósmica, y petroleo, y demás, dieciséis elementos. Y el Espíritu Santo empezó a dar calor sobre la tierra, galantear. Y mientras lo hacía, cuando menos pensó, salió una florecita de primavera. Entonces El dio calor a algo de grama, y algunos pájaros, y después de un tiempo un hombre salió.
145Ahora, El nunca hizo una mujer del polvo de la tierra. Ella siempre estuvo en el hombre para empezar, el hombre y la mujer son uno. Así que El la sacó del costado de Adán, una costilla e hizo una mujer, una ayuda idónea para él, y entonces el pecado entró.
146Entonces después que el pecado entró...Dios no será derrotado no importa lo que suceda. El nunca será derrotado. Entonces las mujeres empezaron a traer hombres sobre la tierra. Y Dios por medio de la gracia Eterna, viendo quién sería salvo, El lo llamó a Ud. “Ninguno puede venir a Mí, a menos que Mi Padre lo llame primero. No es del que quiere o del que corre, mas del que Dios tiene misericordia”.
147Ud. dice: “Bueno, yo busqué a Dios. Yo busqué a Dios”. ¡No!, Ud. nunca lo hizo. Dios lo buscó a Ud. Esa es de la manera que era en el principio.
148No era Adán diciendo: “¡Oh, Padre, Padre!, yo he pecado. ¿En dónde estás?”
149Era el Padre diciendo: “¡Adán, Adán!, ¿en dónde estás?” Esa es la naturaleza del hombre. Esa es la tendencia de los hombres. De eso es de lo que está hecho él.
150“Y ninguno puede venir a Mí, a menos que el Padre lo traiga. Y todos los que el Padre Me ha dado...(¡Aleluya!) Todos los que vienen, Yo les daré Vida Eterna, y los levantaré en el día postrero”. ¡Qué bendita...Qué bendita promesa del Dios del Cielo! A donde llegamos en esta noche, es en donde El juró por Sí mismo, no hay ninguno más grande. Ud. hace un juramento por alguien más grande que Ud. No hay uno más grande, así que Dios juró por Sí mismo. Estamos llegando en eso; cómo El lo hizo y cuándo El lo hizo, y juró por Sí mismo que El nos levantaría y nos haría Su propia herencia.
151¡Oh, cuán perfectos y sólidos podemos pararnos en esta mañana! Cómo uno puede mirar a la muerte que lo mira en su mera cara, y Ud. puede decir como Pablo: “Muerte, ¿en dónde está tu aguijón? Sepulcro, ¿en dónde está tu victoria? Pero doy gracias a Dios, quien nos ha dado la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Allí lo tienen Uds.
152¿Qué? “Pero, Ud. hizo esto y eso”.
153“Yo sé, pero estoy cubierto por Su Sangre”. ¡Aleluya!
154“Por un Espíritu fuimos todos bautizados dentro de un Cuerpo”. Uds. Metodistas, Bautistas, Presbiterianos, lo que Uds. sean, nosotros fuimos bautizados dentro de un Cuerpo. Y tenemos compañerismo, y somos ciudadanos del Reino de Dios, profesando que no somos de este mundo.
155Mi niñita vino el otro día y dijo: “Papá, esta niñita hizo esto y eso, y ellos hicieron esto y eso, y fuimos a la casa e hicimos esto y eso”. Dije...Dijo: “¿Por qué nosotros no hacemos eso?”
156Yo dije: “Cariño, nosotros no somos de ese mundo. Ellos viven en un mundo para ellos mismos”.
157Dijo: “Pero, ¿qué no caminamos todos en la misma tierra?”
158Yo dije: “Del mundo, cariño. Nosotros no somos de esa gente”.
159La Biblia dice: “¡Salid de ellos; apartaos!”, dice Dios. ¿Ven?, Uds. no son de esos. Y cuando esa nueva naturaleza entra en Uds., Uds. no tienen que ser sacados; Uds. no quieren regresar como la esposa de Lot. Uds. son nacidos fuera de ello. Y Uds. están en otra dimensión. Y eso se mira como basura para Uds. Y esta, la gran, fabulosa América en la que vivimos, ha llegado a ser un gran caos de ello. Todo es lujuria y mujeres. Y las mujeres de la manera que ellas están vistiéndose, los hombres de la manera que están actuando, y-y las cosas que están haciendo, y luego ellos mismos se llaman Cristianos.
160Por ejemplo, este Elvis Presley, va y se une a la iglesia Pentecostal ahora, por supuesto allí es en donde...Judas obtuvo treinta piezas de plata; Elvis obtuvo una escuadra de Cadillacs y unos-y unos cuantos millones de dólares por vender su primogenitura. Arthur Godfrey...Miren eso.
161Miren aquí a Jimmy Osborne en Louisville, allá con ese antiguo “boogie-woogie”, rock-and-roll, vómito, y suciedad, y el domingo por la mañana, coge la Biblia y se para en la plataforma y predica. ¡Qué desgracia! Con razón la Biblia dice que, “Toda mesa está llena de vómito”.
162Así que estamos viviendo en un día terrible. Y la gente dice: “¡Oh, ellos son muy religiosos!” ¡Oh! ¿No saben Uds. que el diablo es religioso? ¿No saben Uds. que Caín era tan religioso como Abel? Pero él no tenía la revelación. Eso es; él no tenía la revelación. Sí, todos nosotros vamos a la iglesia, pero hay algunos que tienen Vida; esos son los que tienen la revelación de Jesucristo en sus corazones; no porque se estremece, brinca, no porque se une a la iglesia, pero por la revelación. Dios lo ha revelado a El.
163Miren lo que dijo: “¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?”
164“Unos dicen, que ‘Tú eres un profeta’. Y algunos dicen, que ‘Tú eres Elías’. Y algunos...” El dijo: “Pero, ¿qué dicen Uds.?”
165Pedro dijo: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Eso no fue de sus labios.
166El dijo: “Bienaventurado eres tú Simón, hijo de Jonás, porque carne y sangre no te reveló esto. Tú nunca aprendiste esto en algunas-en algunas éticas de la Biblia, o en algún seminario teológico. Bienaventurado eres tú, porque carne y sangre no te ha revelado esto a ti, pero Mi Padre quien está en el Cielo te lo ha revelado. Y sobre esta roca Yo edificaré Mi Iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.
167Si Ud. es un Cristiano en esta mañana porque Ud. pertenece a la iglesia, Ud. está perdido. Si Ud. es un Cristiano porque Ud. ha pasado de muerte a Vida, Ud. está libre de juicio; en Cristo, Ud. está perfeccionándose todo el tiempo. Dios no puede ver una cosa...Ud. dice: “Bueno, ¿cometeré alguna vez un error?” Seguro, pero Ud. no lo hace voluntariamente.
168Ahora, vamos a entrar en eso en unos cuantos minutos, “porque aquel que peca voluntariamente después que ha recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por el pecado”. Entraremos en eso en esta noche, porque es un poquito tarde ahora.
169Leamos solamente un par de versículos más sobre esto, para sentirnos mejor de haber avanzado un poquito más. Muy bien. Bueno, empezaremos en eso en esta noche, en el versículo cuatro, escuchen esto: Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados y gustaron...y fueron...y gustaron del poder...del don celestial, y fueron hechos partícipes del Espíritu Santo. y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento,... ¿Ven?, y llevamos eso a Hebreos 10, y de allá para acá, para mostrar lo que esto es.
170Amigos, vamos adelante a la perfección. Tenemos...No tenemos-no tenemos excusa hoy. No tenemos excusa en lo absoluto. El Dios del Cielo ha aparecido en estos postreros días y está haciendo las mismas cosas que El hizo cuando El estuvo antes aquí, cuando El estuvo en la tierra. El lo probó. Mientras vamos pasando por esta Biblia, y Uds. han...Uds., mi clase, saben esto; que hemos tomado milagro tras milagro, y señal tras señal, y maravilla tras maravilla, que El hizo con los hijos en el desierto, las coas y señales que El hizo. Las cosas que El hizo cuando El estuvo aquí en la tierra, manifestado en la carne, y las mismas cosas están sucediendo hoy aquí mismo entre nosotros. Aquí está la Palabra para vindicarlo. Aquí está la cosa para decir que está correcto, para vindicar que está correcto. Aquí está el Espíritu de Dios para hacer la misma cosa, así que no tenemos ni una excusa. Oremos:
171Padre Celestial, viendo que nosotros también, teniendo alrededor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de toda palabra, toda cosa, todo error, toda palabra mala, toda palabra mal hablada, todo pensamiento, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, mirando al Autor y Consumador de nuestra fe, al Señor Jesucristo. ¡Oh, bendito sea Su incomparable y santo Nombre! Cómo El vino a la tierra para redimir al hombre caído, y regresarlo al compañerismo del Señor Dios. Y te damos gracias por esto. Y ahora por Su gracia...Nosotros nunca lo escogimos a El, pero El nos escogió a nosotros. El dijo: “No me elegisteis vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros.” ¿Cuándo? “Antes de la fundación del mundo”:
172Y, querido Dios, si hay alguien sentado aquí en esta mañana, tal vez, quien ha aplazado esto por años y años, pero constantemente, hay un pequeño llamado en el corazón...Tal vez ellos se unieron a la iglesia, pensando: “Bueno, todo va a estar bien”. Padre, con toda seguridad que las Escrituras lo han explicado en esta mañana, que uno no puede esconderse detrás de una iglesia y ser justo; ni tampoco uno puede ser bueno, no mentir y robar y no hacer nada malo, y todavía ser justo.
173Solamente hay una justicia que tenemos, no de nosotros mismos, pero Su justicia. El ha perfeccionado nuestra salvación. Por lo tanto, estando en El, Dios no ve nuestros errores. Cuando hacemos algo mal, hay un espíritu en nosotros clamando: “¡Oh Padre, perdóname!” Entonces Dios no lo ve. Y es...Hemos sido metidos en compañerismo y en gracia con El. Concédelo, Señor, mientras cerramos este servicio, en el Nombre de Cristo. Amén.
174Solamente por un momento, me gustaría preguntarles a Uds....No importa lo que Uds. hagan, Uds. están perdidos. Escuchen esto. Hace un tiempo...Pudiera haberla contado antes. Aquí está una pequeña experiencia que me sucedió a mí.
175Yo estaba en-en Toledo, Ohio. Yo estaba en un avivamiento y-y teniendo una reunión allá. Y mucha gente sabía en donde estaban los hoteles; así que me llevaron al campo. Y yo me estaba quedando allí en un pequeño motel.
176Habíamos estado comiendo en un restaurantito Dunkard; era un lugar maravilloso, las mujeres allí se miraban tan Cristianas y santas a más no poder, limpias y muy atentas. Llegó el domingo, me dio hambre. Yo había estado ayunando un poquito, y quise ir a otro, al cruzar la calle, y ordenar un pequeño...un caminito allí pequeño en la esquina, y había...típico, común y corriente, lugar Americano allí para comer, pequeño...había un lugarcito, un café, abierto toda la noche.
177Cuando entré allí en ese domingo, como a las dos de la tarde, antes de ir a predicar esa tarde, yo estaba tan sorprendido, no sabía qué hacer. Entré, y en la primera cosa que me fijé, fue en una jovencita como de dieciséis, dieciocho años de edad (alguna consentida del papá, y alguna consentida de la mamá), allá parada atrás con un muchacho, con sus manos alrededor de sus caderas. Un montón de adolescentes sentados en la-en la barra...
178Yo escuché una máquina tragamonedas y miré hacia allá y allí estaba un policía parado allí con su brazo alrededor de una mujer, alrededor de aquí, de su cintura, y jugando con una máquina tragamonedas. Ahora, Uds. saben que el juego de azar y las máquinas tragamonedas, son ilegales en Ohio, Uds. gente nacida aquí. Y Uds. saben que es ilegal. Y aquí estaba la ley jugando con una máquina tragamonedas; y un hombre de mi edad, probablemente casado, un montón de hijos, tal vez un abuelo; un policía, patrullero del camino, jugando con una máquina tragamonedas. Allí estaba esa joven...¿Qué ha hecho el adolescente? ¿Qué ha hecho esto?
179Me paré allí. Nadie se fijó que entré; estaban muy ocupados, la mitad de ellos, borrachos. Así que yo observé. Escuché a alguien diciendo: “Bueno, ¿piensas tú que la lluvia dañará al ruibarbo?” Y miré alrededor de esta manera, y por allá estaba una señora sentada, anciana, muy...Ella tenía sesenta y cinco, setenta años, cerca de eso. Y la pobre señora...Yo no culpo a nadie por querer mirarse lo mejor, pero cuando ella...Ella se había arreglado e hizo su pelo azul, que se miraba muy azul, y todo cortado arriba y lo hizo verse muy azul. Y ella tenía puesto un manicura muy espeso, lo que Uds. llamen a la cosa que tenía en su cara, y unas grandes manchas. Y ella tenía puestos unos pequeños pataloncitos cortos, y la pobre anciana estaba tan arrugada que la carne, bofa, la carne estaba colgándole de esta manera de su pierna. Y ella estaba borracha. Ella estaba sentada allí con un anciano, en tiempo de verano, usando uno de esos abrigos viejos, grises del ejército, u olivo pardo, colgándole de esta manera, y una gran bufanda en su cuello. Borrachos, dos de ellos, y estaban con esta pobre mujer anciana.
180Me paré allí y miré alrededor, yo dije: “Dios, ¿cómo puedes tolerarlo? ¿Qué-qué...Cómo puedes mirar tal cosa como esa? Cuando me hace a mí, un pecador salvo por gracia, pensar que ¿cómo puedes-puedes tú mirar eso? Pues, pareciera que Tú destruirías la cosa. Mi pequeña Rebeca y Sara, ¿tendrán que crecer bajo esa clase de influencia? ¿Tendrán mis dos niñitas que encontrarse con un-con un mundo popular, tal como es hoy, en donde la gente actúa así? ¿Dios cómo puedo yo...Qué puede hacer?” Por supuesto, es Su gracia. Si ellas fueron ordenadas a Vida Eterna, vendrán a ella; si no fueron, no vendrán, yo no sé. Eso depende de Dios. Yo haré mi parte.
181Yo pensé: “¿Cómo puedes tolerarlo, Dios? Pareciera que Tú eres tan santo que destruirías esa cosa de la tierra”. Yo dije: “Mira a esa pobre abuela sentada allí. Mira a esa jovencita allí atrás. Y aquí está una mujer parada aquí, probablemente de veinticinco años de edad, y ese policía con sus brazos alrededor de su cintura, jugando una máquina tragamonedas. Y allí está la ley; la nación está acabada. La maternidad está acabada. Aquí está el anciano acabado. Y allí está una jovencita sentada allá atrás, y ella está acabada. Mira a los muchachos, cuando ellos deberían de estar en la iglesia o en alguna parte”.
182Yo pensé: “¡Oh Dios! ¿Qué puedo hacer? Y aquí estoy en esta ciudad clamando con todo mi corazón, y ellos lo ignoran y caminan como si ellos fueran...” Y yo pensé: “Bueno, Dios...”
183Bien, entonces vino un pensamiento: “Si Yo no los he llamado, ¿cómo pueden ellos venir? Todo lo que el Padre me ha dado vendrá. ‘Tienen ojos pero no ven, oídos y no pueden oír’”.
184Yo pensé: “Bueno, si el presidente viniera a la ciudad en lugar del avivamiento, todos hubieran venido. Oh, seguro, eso es mundanalidad”.
185Luego seguí pensando: “Bueno, Dios, ¿cómo...por qué Tú no simplemente...? Bueno, ven y envía a Jesús y que acabe con todo. ¿Por qué simplemente Tú no acabas con todo, y te olvidas del asunto?”
186Entonces empecé a ver algo moviéndose enfrente de mí. Se miraba como un pequeño torbellino, dando vueltas de esta manera. Continué observándolo, y miré un mundo dando vueltas y vueltas. Y lo observé, y estaba rociando algo. Y miré, y era un rocío de rojo, Sangre roja carmesí por todo el mundo, como un torbellino yendo alrededor, como un cometa, y tenía un movimiento rotatorio de esta manera. Y miré a ese torbellino; y por encima de él vi a Jesús en la visión. El estaba mirando hacia abajo. Y yo mismo me vi parado aquí en la tierra haciendo las cosas que yo no debería de hacer. Y cada vez que yo pecaba, Dios me hubiera matado, “porque el día que tú comas de él, ese día morirás”. La santidad y justicia de Dios requiere...” Y Ud. tendría que morir. Y luego yo miré allá, y continué frotando mis ojos; yo dije: “No estoy...no me dormí. Yo estoy...Es una visión. Yo estoy seguro que esto es una visión”.
187Continué observando mientras estaba parado detrás de la puerta. Y vi mis propios pecados subir. Y cada vez que ellos empezaban a golpear el trono, Su Sangre actuaba como una defensa de un automóvil; los agarraba y veía que se sacudía, y la Sangre corría por Su rostro. Y lo vi a El levantar Sus manos y decir: “¡Padre, perdónalo; no sabe lo que está haciendo!”
188Y yo mismo me vi haciendo algo más; lo sacudió a El otra vez; ¡pum! Me...Dios me hubiera matado allí mismo, pero Su Sangre me estaba protegiendo. Estaba deteniendo mis pecados. Yo pensé: “Oh Dios, ¿hice yo eso? Seguramente que no era yo”. Pero sí era.
189Entonces caminé yendo por este lado, como que yo iba a pasar por ese cuarto, y yo me acerqué a El. Yo vi un libro que estaba allí, y tenía mi nombre en él, y toda clase de letras negras escritas en él. Yo dije: “Señor, lo siento por haber hecho esto. ¿Te hicieron mis pecados hacer eso? ¿Causé que Tu Sangre diera vuelta alrededor del mundo? ¿Te hice-te hice yo esto a Ti, Señor? Lo siento mucho por haberlo hecho”. Y El extendió Su mano. Yo dije: “¿Me perdonarías? Yo no lo quise hacer. Yo...Tú, por Tu gracia...Trataré de ser un muchacho mejor, si Tu tan sólo me ayudas”.
190El con Su mano tocó Su costado, y con Su dedo escribió “perdonado” en mi libro, lo tiró por detrás de El (el Mar del Olvido). Yo lo observé por un momentito. Y El dijo: “Ahora, Yo te perdoné, pero tú quieres condenarla a ella”. ¿Ven? Dijo: “Tú has sido perdonado, pero ¿qué de ella? Tú quieres destruirla. Tú no querías que ella viviera”.
191Yo pensé: “Oh Dios, perdóname. Yo no quise pensar eso. Yo no quería hacer eso. Yo-yo-yo no quería hacer eso”.
192“Tú has sido perdonado; tú te sientes bien, pero, ¿qué de ella? Ella lo necesita también. Ella lo necesita”.
193Bueno, yo pensé: “¿Dios, cómo sabía yo a quién Tú haz llamado y a quién Tú no haz llamado?” Es mi deber hablarle a cada uno.
194Así que cuando la visión me dejó, me acerqué a ella y dije: “¿Cómo está Ud., señora?” Y los dos hombres habían ido a los lavabos. Y ellos...Ella estaba sentada allí, con hipo, Uds. saben, y riéndose, la botella de wisky puesta en la mesa, o era cerveza, alcohol, puesta allí de donde ellos habían estado bebiendo. Me acerqué y dije: “¿Cómo está Ud.?” Y ella dijo: “¡Ah, hola!” Y yo dije: “¿Me pudiera sentar?” Ella dijo: “Oh, tengo compañía”. Yo dije: “Yo no lo digo en esa manera, hermana”. Ella me miró cuando le llame “hermana”. Ella dijo: “¿Qué quiere Ud.?” Y yo le dije: “Pudiera sentarme sólo por un minuto”. Ella dijo: “Siéntese”. Y me senté. Yo le dije a ella lo que había sucedido. Ella dijo: “¿Cuál es su nombre?” Yo dije: “Branham”. Ella dijo: “¿Es Ud. el hombre que está aquí en este edificio?” Y yo dije: “Sí, señora”.
195Ella dijo: “Yo he estado queriendo ir allá”. Ella dijo: “Señor Branham, yo fui criada en una familia Cristiana”. Ella dijo: “Yo tengo dos jovencitas que son Cristianas. Pero ciertas cosas sucedieron”, y ella tomó el mal camino, o empezó.
196Yo dije: “Pero, hermana, a mí no me interesa; la Sangre todavía está alrededor de Ud. Este mundo está cubierto con Sangre”. Si no estuviera, Dios nos hubiera matado, a cada uno. El...Cuando esa Sangre es quitada, espere juicio. Pero ahora, si Ud. muere sin esa Sangre, Ud. va más allá de ese lugar; entonces no hay nada que obre por Ud. Hoy la Sangre obra en su lugar. Yo dije: “Señora, seguro, la Sangre todavía la tiene a Ud. cubierta. Mientras Ud. tenga aliento en su cuerpo, la Sangre la tiene a Ud. cubierta. Pero algún día cuando el aliento se va de aquí, el alma sale, Ud. se irá más allá de esa Sangre, y allí no hay nada mas que juicio. Mientras Ud. tenga una oportunidad de ser perdonada...”
197Y yo la tomé de la mano; ella estaba llorando, dijo: “Señor Branham, yo estoy bebiendo”.
198Yo dije: “Eso no lo impide. Alguien me ha advertido de venir a decirle a Ud.” Yo dije: “Dios, antes de la fundación del mundo, la llamó a Ud. hermana. Y Ud. está haciendo el mal, y Ud. solamente lo está haciendo peor”.
199Ella dijo: “¿Piensa Ud. que El me recibirá?”
200Yo dije: “Absolutamente, El la recibirá”.
201Y allí en sus rodillas, nos hincamos en medio de ese piso, tuvimos una reunión de oración a la antigua. Y ese policía se quitó su sombrero y se hincó en una rodilla. Allí nosotros tuvimos una reunión de oración, en ese lugar. ¿Por qué? La soberanía de Dios...“Poniendo a un lado estas obras muertas, vamos adelante a la perfección”. Entremos en esa atmósfera en donde está...
202“Yo pertenezco a la iglesia. Y yo pertenezco a eso”, todo eso está terminado. Y vamos adelante a la perfección.
203Mi amigo pecador, si Ud. está sin la Sangre hoy, sin salvación, sin gracia, la Sangre de Jesucristo lo sostiene. Ud. dice: “Bueno, me ha ido bien todo este tiempo”. Pero un día Ud. va a donde no hay nada que obrará por Ud., entonces. Oremos ahora, mientras inclinamos nuestros rostros.
204¿Habría uno aquí hoy que le gustaría decir: “Dios, ten misericordia de mí; yo comprendo que yo he hecho mal?” Tal vez Ud. se unió a la iglesia. Eso está bien. Pero si Ud. no ha recibido la gracia de Cristo, ¿levantaría Ud. su mano y diría: “Ore por mí, Hermano Branham”? Dios le bendiga, señor. Dios le bendiga, señora. Correcto. No...Dios le bendiga, señor, allá atrás. Dios le bendiga, y a Ud. Allá atrás, muy atrás, sí, Dios le bendiga. Levante su mano. Correcto. Sólo levanté su mano y diga: “Dios ten misericordia de mí”.
205Ud. dice: “Yo pertenezco a la iglesia, Hermano Branham. Sí, yo-yo he tratado de ser bueno. Pero yo no sé, pero...Parece que no puedo hacerlo”. Oh, pobre peregrino, pobre amigo decrépito, Ud. realmente nunca ha visto la visión todavía.
206Ud. dice: “Hermano Branham, yo grité. Yo hablé en lenguas. Yo hice todo esto”. Eso pudiera ser verdad, también. Eso está bien, no hay nada qué decir en contra de eso. Pero, mi querido amigo perdido...Pero el hablar en lenguas, o el sacudirse, o el saludar de manos, o el ser bautizados, eso...todo eso está bien, pero conocerlo a El, es conocer a una Persona. Conocerlo a El, es Vida. Ud. dice: “Yo sé la Biblia muy bien”. Bueno, el saber la Biblia no es Vida. Conocerlo a El (pronombre personal), conocerlo a El, a Cristo, que Ud. sabe que El lo ha perdonado. ¿Levantaría sus manos otra vez? ¿Alguien más? Dios le bendiga, señora. Dios le bendiga, señor. Dios le bendiga por aquí, hermano. Dios le bendiga allá atrás, jovencito. Dios le bendiga por aquí, hermana. Dios le bendiga, allá atrás, muy atrás. Correcto, conocerlo a El, es Vida. “Hermano Branham, recuérdeme. Yo voy, ahora, aquí mismo en mi asiento, voy a aceptar a Cristo”.
207Diga: “Entra a mi corazón, Señor Jesús, y dame esa paz, esa dulzura”. Va a la iglesia, toca la música tan alta como puede, danza desde atrás hasta enfrente, corre por todo el pasillo, se va a casa cansado y turbado y agitado, eso no es Cristo. Ud. va a la iglesia, se sienta y escucha algún sermoncito acerca de cómo el puente va a ser pintado, o algo por ese estilo, y nunca escucha la Palabra. La Palabra trae Vida. Es la Simiente. ¿No quiere Ud. paz?
208¿Le preocupa a Ud. el morir? Si Ud. tuviera un ataque al corazón hoy, ¿le preocuparía a Ud.? ¿O se regocijaría Ud. al decir: “Me voy para estar con el Señor Jesús al fin de este camino”? ¿Lo conoce Ud.? Si Ud. no lo conoce, sólo levante su mano; vamos a orar por Ud. Sí, hermano, por Ud. también.
209Muy bien, ahora en su corazón... Tal como soy sin más pedir, Pero esa Tu Sangre que fue derramada...(¿Para quién?)...por mí. Porque yo prometí que creería, Oh Cordero, Oh Cordero de Dios, ¡Heme aquí! ¡Heme aquí! (tiernamente, misericordiosamente). Tal como...(Acérquese a El por fe. Crea que El está parado allí mismo, a su lado. El lo está.)... Para limpiar mi alma...(¿O cuánto más ahora?)...de...(temperamento, malicia). A El cuya Sangre puede limpiar cada mancha, Oh Cordero...(“Por fe yo voy a la cruz en esta mañana; yo pongo mis cargas”). ...¡Heme aquí!
210Dios le bendiga allá atrás; eso es. [El Hermano Branham tararea el himno.-Ed.] No sea ahorita indiferente. Cariñosamente, dulcemente, vaya directamente a la cruz.
211En el Antiguo Testamento ellos traían un cordero. Ellos sabían que habían pecado; ellos lo sabían por los mandamientos. Ud. lo sabe ahorita, porque Dios le habló a su corazón. Ellos tomaban y miraban a los mandamientos: “No cometerás adulterio. No harás esto y eso”. Y ellos tomaban un cordero, e iban y ponían sus manos sobre el cordero, el sacerdote lo degollaba. El pobre animalito estaba pateando y sangrando, y balando, y muriendo. Sus manos estaban todas cubiertas de sangre. El cordero moría en su lugar, pero él se iba con el mismo deseo de hacerlo otra vez.
212Pero en este lugar, venimos por fe, por medio de gracia; Dios nos llamó. Nosotros ponemos nuestras manos en la cabeza del Cordero de Dios. Nosotros oímos ese martilleo. Oímos esa Voz que dice: “Tengo sed; dame de beber: Padre, no los culpes por este pecado; ellos no saben lo que están haciendo”. ¿Ven? Pero por fe nosotros sentimos Su muerte, allí en lugar de la nuestra. En lo más profundo de nuestro corazón se establece una paz profunda cuando una Voz dice: “Tú estás perdonado ahora; ve y no peques más”. ¡Cómo por gracia entonces nos vamos sin el mismo deseo, pero con un deseo de nunca pecar más o de hacer nada mal! La paz que pasa todo entendimiento ha entrado en nuestro corazón. Que Ud. la reciba en estos momentos, mientras oramos todos juntos.
213Padre Celestial, ellos vienen por fe mediante la gracia. Hay como una docena de manos que se levantaron, son los frutos del mensaje. Ellos vienen a Ti. Ellos creen. Yo creo en ellos también, Señor. Yo creo que verdaderamente el Espíritu Santo les habló a ellos. Y ahora ellos por fe, están subiendo la escalera de Jacob, subiendo hasta el pie de la cruz, allí están poniendo todos sus pecados, y diciendo: “Señor, es mucho para mí. Yo simplemente no puedo cargarlos más. ¿Y quitarás Tú de mí la carga de mi pecado, y quitarás de mí el deseo de mi corazón de pecar? Y permíteme por fe, este día recibirte como mi Salvador personal. Y de aquí en adelante, yo te seguiré en cada kilómetro del camino hasta el fin de la jornada. Yo capto el vislumbre de lo que significa ir adelante a la perfección, no entrar a la iglesia y a los rudimentos de obras muertas, como bautismos y demás. Pero yo quiero seguir adelante hasta que yo no sea más, y Cristo pueda vivir en mí”.
214¡Oh Jesús!, concede esto a cada alma penitente en esta mañana. Cada uno que levantó sus manos recibirá Vida Eterna porque Tú lo prometiste. Ellos hicieron una aceptación pública. Ellos levantaron sus manos; ellos quebraron todas las leyes de gravitación. Ellos hicieron que la ciencia se avergonzara de sí misma, porque la ciencia dice que sus brazos deben de colgar. Todo eso lo comprobaría la ciencia, que debieran quedarse ligados a la tierra, porque la gravitación los detiene para abajo. Pero había un espíritu en ellos que hizo una decisión, y ellos desafiaron las leyes de gravitación y levantaron sus manos. Tú los viste, Señor. Tú pusiste sus nombres en el Libro, “perdonado”. El libro está en el Mar del Olvido ahora, para nunca ser recordado ya más. Permite que sigan adelante hoy como Cristianos dulces, amorosos para servirte. Y tal vez muchos no levantaron sus manos, concédeles a ellos, también.
215Permite que los Santos caminen un poquito más cerca, Señor, porque estamos un día más cerca del Hogar, de lo que estuvimos ayer. Se Tú con nosotros, Señor, porque te lo pedimos en el Nombre de Cristo y para Su gloria. Amén.