Photo

~ HEBREOS CAPITULO 3 ~
1Buenos días, amigos. Es un privilegio estar aquí en esta mañana en el servicio del Señor. Y estamos esperando y confiando tener un gran tiempo.
2Yo estaba atrás en la...lo que solíamos llamar la oficina de los diáconos, en donde están las grabadoras ahora, y estaba hablando con una jovencita y con su madre allá atrás, provinientes de Joliet, Illinos. Y yo estaba pensando sobre qué producto de la gracia de Dios es esta joven. La mayoría de nosotros alrededor de aquí, la conocemos. Ella era una-una alcohólica, una de las peores. Y yo nunca tuve la historia clara hasta esta mañana, de que cuando ella se fue de la plataforma, el Señor le había revelado a ella todo lo que estaba mal y lo que iba a suceder. Y ella se fue de la plataforma, llorando y regocijándose porque Dios la había salvado de una-una tumba de borracho. Y ella...Una señora se acercó a ella y empezó a llorar, porque su hija, creo que era, era una adicta a narcóticos. Y Uds. saben, por la gracia de Dios, esa muchacha fue llamada (creo que fue la siguiente noche, ¿Rosella?)...fue llamada. Y la muchacha fue sanada de la adicción. Y ella y su esposo están predicando el Evangelio. Y-y-y ver a una amorosa damita como Rosella, y tan madura. Y ahora ella, muy respetable, ella tiene un...siente un llamamiento en su corazón. Pero sabiendo lo que la Biblia dice acerca de mujeres predicadoras ¿ven?, ella sabe que es algo más y Dios está guiándola a las cárceles y cosas para dar testimonio.
3Es maravilloso el-el-el saber...buscar la voluntad de Dios. Algunas veces tenemos un sentir, pero queremos llevar ese sentir a lugares; si uno no vigila, el diablo tomará ese sentir y lo pervertirá en algo más. Pero mientras nos quedemos en la Biblia, entonces estamos bien. ¿Ven Uds.?, estamos moviéndonos exactamente en la voluntad del Señor.
4Y así que yo creo que-que Rosella finalmente se irá al campo misionero en alguna parte, porque América no quiere el Evangelio Uds. saben eso; vale más que admitamos eso. Este pueblo Anglosajón está terminado; eso es todo. No hay más Evangelio que América recibirá. Oh, Ud. encuentra unos pocos rezagados aquí y allá; pero respecto al Evangelio, se terminó. Y uno ni siquiera puede predicarles, no puede hablarles. Ellos no creerán nada. ¿Ven? Ellos tienen sus propias ideas obstinadas, y no se mueven, y la cosa que sigue para esta nación, es juicio. Y ella lo va a recibir también. Puede ser que sea a través de depresión; puede ser a través de una bomba atómica; puede ser a través de una gran plaga, una enfermedad o algo; pero ella está lista. Viene en camino; millares de millares caerán.
5Ayer pasamos, el Hermano Zabel y yo, por un...y el Hermano Wood, viniendo de Kentucky, en donde habíamos estado por tres días; y pasamos por un proyecto de casas, y el Hermano Zabel dijo: No hay...olvidé; casi nadie de esa gente en ese proyecto va a alguna iglesia.
6Si Ud. les preguntara al respecto: Bueno, nosotros tenemos nuestra televisión, eso es en donde encontramos consolación. ¿Ven? Esa es la actitud Americana. ¿Ven? Tenemos televisión. Tenemos mucho dinero. Tenemos automóviles finos, casas bonitas. ¿Para qué necesitamos al Señor? Nosotros no necesitamos eso. Y esa es la actitud.
7La única religión y salvación que tenemos, y amor, es entre la gente verdaderamente piadosa. ¿Saben Uds. que la Biblia dice que eso sucedería? Correcto. Y Uds. lectores de la Biblia, los escuché gritar: Amén, y Uds. predicadores allá atrás. Correcto. El amor estaría tan alejado en los últimos días, que el único amor que quedaría sería entre el pueblo elegido de Dios. El padre estaría en contra de la madre, y la madre en contra del padre, y los hijos en contra de los padres, y diferentes, unos contra los otros. Y el único amor que quedaría, sería sólo ese escogido, sólo el elegido. La palabra elegido, allí, proviene de la palabra elegir, el pueblo elegido de Dios.
8Y cuando Rosella estaba contándome la historia en el cuarto hace un rato, yo estaba pensando, que en esa noche, ella dijo que algo sucedió. Y cómo eso...Dijo toda su vida cuando ella había sido una alcohólica sin remedio. No podía...Ni los Alcohólicos Anónimos; cuatro doctores la desahuciaron, nada podía hacerse. Y cómo desde ese mismo momento algo sucedió.
9Ahora, ella no es esa loca...Ella es una jovencita hermosa, amorosa de treinta y tres años de edad, y pasaría por una de unos veintidós; cómo Dios hizo lo que hizo por ella, y cómo ella se mira diferente. Y...pero yo dije: Rosella, antes de la fundación del mundo, Dios ordenó ese momento. Sí, señor. ¿Ven? Correcto...Y cuando Billy Paul allá atrás, en donde él estaba repartiendo las tarjetas de oración a la gente esa noche, qué poco sabía él a quién le estaba dando una tarjeta de oración. ¿No es maravilloso, Rosella? [Rosella habla desde la audiencia.-Ed.] Amén. El Señor le bendiga, Rosella. Yo estoy seguro que nosotros haremos eso. Ella quiere que la iglesia ore para que Dios la guíe. Eso es la...siguiendo Su mano incambiable. Oh, eso es tan bueno.
10Tuve una proposición tremenda puesta delante de mí esta mañana, por un multi-multi-multimillonario que quiere beneficiar aquí en Louisville, Kentucky, y edificarme un tabernáculo de cinco millones de dólares. Pero algo dentro de mi corazón dijo: ¡Detente!, tú no eres un pastor. ¿Ven? Así que entonces, cinco millones de dólares que serían apropiados...Ahora...tener que dárselo al gobierno y pagar por whisky y cosas como esas, pero quiere ponerlo en un tabernáculo para el Señor. Pero yo espero que vaya a algún siervo de Dios que lo hará, y algún servicio para Dios. Pero esos son cinco millones de dólares apropiados ahora; piensen en eso. Qué tabernáculo se haría con eso. )Ve cuán tentador se mira eso, Rosella? Pero hay algo aquí adentro que dice diferente. ¿Ven? ¿Ven?, algo aquí adentro.
11Nosotros entramos en este pequeño tabernáculo viejo, para Uds. visitantes. Bueno, este pudiera ser un lugar atractivo aquí en la esquina; Uds. no han sabido, pero la gente ha querido edificar este lugar y hacerlo atractivo. Pero esta es de la manera que nos gusta. ¿Ven?, esta es de la manera que nos gusta. Los asientos viejos en donde nos sentábamos allí, eran los-los asientos viejos originales de aquí del tabernáculo; pasaron por la inundación y flotaron.
12Y mi Biblia estaba abierta de esta manera en el púlpito. Pegó contra el techo y bajó con una Escritura en Ella: Yo el Señor la he plantado; Yo la regaré día y noche, nadie la arrancará de Mi mano. ¡Cuánto navegarían por encima de él aquí, con un barco pequeño!, y ella bajó otra vez. Los asientos regresaron a sus lugares, todo lo que tuve que hacer, fue restregarlos y continuar. ¿Ven, ven? Así que esta es de la manera que nos gusta; con gente común, un lugar común y un maravilloso Señor. Amén.
13Ahora, hoy tenemos algunas...Estamos empezando a entrar en la crema, Uds. saben, después de que se saca toda la leche, sólo queda la crema. Y recuerden se necesita la leche para producir la crema, Uds. saben. La-la crema es la substancia de la leche.
14Así que hemos pasado por el primero, segundo, y estamos terminando el tercero y empezando en el capítulo cuarto del glorioso Libro de los Hebreos. ¡Y oh, las enseñanzas de este Libro! Nosotros pudiéramos quedarnos en él, en uno de los versículos por tres meses, y mostrar que toda la Biblia se ata en cada versículo de la Biblia. ¿Nunca han pensado Uds. en eso? Y no hay ningún versículo en el que Uds. puedan poner su dedo, que con la gracia y ayuda del Espíritu Santo, no podamos atar desde Génesis hasta Apocalipsis en Ella.
15No hay otra obra de literatura escrita en ninguna parte que pueda hacer eso. Y matemáticamente y geográficamente, y de cualquier manera, no hay un Libro en la Biblia escrito como la Biblia. No hay un libro en el mundo, quiero decir, escrito como la Biblia; no hay ninguno. La numerología de la Biblia está perfectamente en armonía; aun los capítulos y puntuaciones y todo es perfecto. Ningún otro libro...Uds. no pudieran leer un capítulo de él, sin que él mismo se contradiga. Pero no hay ninguna contradicción en toda la Biblia. Y fue escrita por mucha, mucha, mucha gente; y cientos, y cientos, y cientos de años aparte, sin conocer una porción...Uno la escribió aquí, y el otro la escribió aquí, y otro la escribió acá; cuando fue puesta toda junta, constituyó la Biblia de Dios. Y ni uno contradice al otro. Y no...Las matemáticas, la geografía, cualquier otra cosa de la Biblia, todo, la numerología, todo se une perfectamente. ¡Si eso no está inspirado, yo no sé lo que Uds. llamarían inspiración! Estoy tan contento por la bendita y antigua Biblia.
16Alguno de ellos preguntaron: ¿Es Ud. Católico? ¿Protestante? Yo contesté: Ni uno, ni lo otro; yo creo la Biblia. Correcto. Yo creo la Biblia, y estoy contento que todavía tenemos la libertad de predicarla en esta nación. ¡Oh, es maravilloso!
17Ahora, vamos a estudiar de Ella. Y en estos momentos, vamos a abrir en el Libro de Hebreos y empecemos con el capítulo tercero; nos quedamos en el versículo quinceavo.
18Y ahora, todos Uds....Vi a alguien fijarse hace un rato, cuando cogí mis lentes para leer. No es que mis ojos estén mal, pero es que ya pasé mis cuarenta años de edad. Yo puedo leerla aquí, como si nada, pero yo pudiera leerla mejor con los lentes. Y ellos me hicieron unos lentes para leer, que yo quiero usar, porque puedo leerla mejor y más rápido, y yo...Esa es la razón que los conseguí.
19Ahora, en el...Primero, queremos una base pequeña, porque pudiera haber algunos invitados entre nosotros que no hubieran entendido la primera parte del Libro de Hebreos.
20¿Es-es Ud. la Señora Cox sentada aquí en la orilla? Bueno, estoy contento de verla. Antes que empiece, como un testimonio de la gracia de Dios, aquí está una mujer que el cáncer le estaba comiendo su cara. Esa es la madre de la Hermana Wood. Y yo estaba en Michigan con Gene y con Leo y ellos, tomando las grabaciones, y en el camino a casa, mi esposa me llamó (o yo la llamé), y ella dijo: Ponte a orar inmediatamente por la Señora Cox, la madre de la Señora Wood, porque el cáncer le está comiendo su cara. Ya se extendió al lado del ojo y llegó hasta el hueso, y expuso el hueso liso en el lado de su cara, y está desparramándose. Un doctor le hizo algo y sólo lo empeoró y simplemente lo desparramó, puso alguna clase de medicina en él.
21Y ellos la llevaron desde Campbellville, Kentucky, hasta...Creo que, hasta Acton, Kentucky, hasta-hasta Louisville, para tratamiento.
22Y así que la Señora Wood, la primera vez que yo la he visto a ella que estaba destrozada, porque...Por supuesto era su-su-su mamá, y seguro que se sentía destrozada. Entré al cuarto y oré por ella con la confianza que Dios dijo que El contestaría la oración. Y en unos cuantos días ella había salido y allí está sentada ahora sólo una...Sublime gracia, ¡cuánto El ha hecho por ella!
23¿Se pudiera parar Ud.? Yo no quiero hacer de Ud. una-una-una demostración pública...¿En dónde-dónde estaba localizado el cáncer? En-en el lado de la cara. ¿Ven?, allí en ese lado de su cara, aquí abajo hasta su pómulo, alrededor de su ojo; y Dios la sanó. ¿No es El maravilloso?
24¿Cuántos estaban aquí el domingo pasado y vieron lo que el Señor hizo por una visión? Un hombre, inválido y ciego, sentado aquí mismo en una silla de ruedas. Y me dolió cuando ese anciano sentado aquí dijo: Hermano Branham... (Creo que fue este hermano aquí). Dijo: Haga la misma cosa por mi esposa. El tiene una esposa aquí que está inválida. Mi corazón se desgarró. Yo quisiera...Yo daría todo en el mundo si pudiera, pero no es...no está en mi poder. Pero está en mi poder y su poder para orar que Dios lo haga. El tiene una esposa inválida con una mano paralizada y un pie paralizado, me parece. Y este hombre estaba mucho más peor que ella, porque ella se puede poner de pie y puede caminar un poquito, pero este hombre ni siquiera podía hacer eso. Y él...El cerebro, el nervio principal del balance, estaba destruido. Los de la clínica Mayo, y muchos otros, lo habían desahuciado. Y un Católico lo envió aquí, un doctor Católico; y su hijo es un sacerdote en San Meinrad, allá en Jasper, Indiana; pero eso está poniendo las piedras de fundamento para ese avivamiento que van a tener allá.
25Y cuando él se levantó, dijo: Pero yo no puedo... El miró, y dijo: Sí, yo puedo. El pensó que él no podía ver, Uds. saben. Y él alzó su vista; sucedió que levantó su cabeza, y podía caminar y ver; caminó por ese pasillo por sí mismo. Y ellos eran Presbiterianos; él era un Ortodoxo. Y hablando...Uds. piensan que sólo los Pentecostales o el grupo de los Santos pueden gritar; Uds. están equivocados. Ellos ciertamente pueden gritar cuando ellos ven algo como eso sucediendo; abrazándose uno al otro y gritando. Salió caminando y bajó los escalones, empujando su silla de ruedas; caminando sin el nervio del balance en su cabeza. ¡Piénsenlo! Caminando como Ud. o como yo caminaríamos. ¡Oh, El es maravilloso!
26Ahora, Pablo escribió el Libro de Hebreos, y en estos escritos de Hebreos...El lo escribió. Y antes que él escribiera estos Libros...Nos damos cuenta ahora, que vamos...Esta es una clase de escuela Dominical, y trataré de vigilar y no tomar mucho tiempo. Y así que, nosotros vamos a continuar los servicios en esta noche, si es la voluntad del Señor.
27Ahora, en el Libro de Hebreos y en el resto de las Epístolas de Pablo...¿Quién era Pablo? El era un Hebreo fiel, un erudito, y un gran maestro del Antiguo Testamento. Y él había sido enseñado por uno de los mejores hombres de su día. Alguien dígame, ¿cómo se llamaba? Gamaliel, uno de los maestros más grandes de su día. Y Pablo se había sentado a los pies de Gamaliel.
28Hay algo acerca a dónde Ud. va, a qué iglesia Ud. va, y qué maestro le enseña a Ud. ¿Sabían Uds. eso? Tiene-tiene algo que ver. Por lo tanto, nosotros debemos de buscar lo más mejor que podamos encontrar, para que recibamos lo mejor; no porque es sociable y demás, sino la verdadera enseñanza Bíblica.
29Miren, en una ocasión cuando Israel había entrado en el desierto con sus ejércitos, y ellos habían rodeado por siete días, y se les había terminado el agua. Y estaban para morir; ellos dijeron: ¡Oh, si hubiera un profeta cerca!
30Y uno de ellos dijo: Tenemos uno aquí, Eliseo. El le servía a Elías. ¿Ven su asociación? En otras palabras: Aquí está Eliseo quien tuvo asociación con Elías, la Palabra del Señor está con él. ¿Lo captan Uds.? El había sido enseñado bien. Y él dijo: Aquí está él. Vayamos y consultémoslo porque su maestro era Elías, y él tiene las enseñanzas de Elías en él. ¿Ven la diferencia que hace? Seguro, queremos ser enseñados.
31Así como Pablo tenía las enseñanzas de Gamaliel. Y Gamaliel era ese gran hombre quien hizo la elección, siendo él mismo un erudito, cuando empezó todo este alboroto en la iglesia primitiva, él dijo: No pongamos nuestras manos en eso, hermanos, porque si no es de Dios se desvanecerá de todas maneras. Pero si es de Dios, y nosotros peleamos contra eso, nos encontraremos peleando nosotros mismos contra Dios. ¿Ven?, él había tenido algunas buenas enseñanzas.
32Pablo había salido de la tutoría de este hombre, y él sabía que Pablo era un gran maestro. Así que un día, con un corazón honesto, persiguiendo a la Iglesia, yendo a arrestarlos...
33Ahora, tomemos sólo otra pequeña fase de Pablo, a medida que tomamos nuestra base.
34Cuando Judas cayó por transgresión (por el amor del dinero y la vanidad de la vida), él cayó de la gracia, y se fue a su lugar. Y los discípulos dijeron: Deben de ser doce. Y la iglesia, con toda su dignidad, para mostrarles a Uds. lo que es la iglesia, con toda su dignidad, y todo su poder, y en lo mejor de ellos, todavía están a millones de millas de lejos. Ellos dijeron: Debemos de buscar a uno entre nosotros que tome su lugar. Y ellos escogieron, echando suertes, a Matías (Mateas, creo yo, o Matías), Matías, creo que es. Y cuando lo escogieron a él, lo añadieron a los doce (lo añadieron a los once, completando así los doce), él no hizo nada. Esa es la única vez que su nombre alguna vez es mencionado en las Escrituras. Esa era la iglesia haciendo su elección.
35Ahora, ellos pensaron: El es un caballero. No hay duda. El es un hombre maravilloso. El es un erudito. El es inteligente. El es educado. El es una persona maravillosa. El tomará el lugar de Judas y será uno de nosotros. Pero saben Uds., Dios algunas veces hace unas (a nuestra opinión), de las elecciones más ridículas.
36Ahora, Dios viendo a un pequeño Judío con nariz aguileña, tan lleno de ira hasta más no poder, con su boca jalada hacia un lado, diciendo: ¡Yo iré allá y arrestaré a cada uno de ellos. Yo-yo los echaré a la cárcel. Yo haré eso! Esa era la elección de Dios. El resto de ellos escogieron a un erudito y un diplomático; esa es la elección de la iglesia.
37¿Ven? Uds. no saben quién es ése en el altar. Uds. no saben quién es a quien Uds. le están testificando en la cárcel o en donde sea. Pudiera mirarse como un pugilista con sus orejas quebradas, sus ojos cicatrizados y...Pero Uds. no saben quién es ése. Uds. sólo echan su suerte; eso es todo; dénle la Palabra. Dios hace la elección.
38Y Dios estaba escogiendo a este pequeño Judío muy genioso, lo estaba escogiendo mejor dicho, en su camino hacia allá. Yo iré allá y los agarraré. Yo-yo les mostraré lo que puedo hacer, de esa manera. Y Dios lo tumbó. Dios dijo: Esa es Mi elección.
39¿No sería eso una tontería para la iglesia? Bueno, él persigue a la iglesia. El es un hombre carnal. Pero Dios sabía lo que estaba adentro del hombre. ¿Ven lo que quiero decir?
40Así que Pablo tuvo una experiencia. ¿Cuántos creen que la experiencia viene por la conversión? Seguro. Si no viene, yo dudaría la conversión. Una conversión trae experiencia; y Uds. no pueden atribuirla a nada más. Algunas veces pudiera ser gritando. Algunas veces pudiera ser hablando en lenguas. Algunas veces pudiera ser llorando. Algunas veces pudiera ser gimiendo. Uds. no saben lo que es, así que no traten de atribuirla a eso, porque cada uno de Uds. han sido probados estar incorrectos en eso, Uds. Metodistas, y Uds. Bautistas, y Uds. Nazarenos y Pentecostales.
41Yo he visto gente gritar tan alto como podían gritar, y robarle el oro de sus dientes si ellos pudieran. Sí, señor. Yo he visto gente hablar en lenguas como guisantes cayendo en una piel de vaca seca; pero deberían verlos, cuando mastican tabaco por el otro lado de su boca, y le cortarían la garganta si ellos pudieran hacerlo. Correcto. Así que esas cosas tienen...No hay evidencia que Uds. puedan probarlo, solamente por la vida que la persona vive; por sus frutos los conoceréis.
42Así que todo eso depende de Dios; El hace la elección. El pone las cosas juntas, y esa es de la manera que es. Así que si sus vidas se comparan con los frutos de la Biblia, Uds. tienen una concepción muy buena. Si su espíritu testifica con el Espíritu de El, que Uds. son hijos e hijas de Dios, Uds. son...Todo lo malo antiguo se fue, y todo ha llegado a ser nuevo, y Uds. están viviendo en amor, y Uds. tienen paz, y gracia, y demás; entonces Uds. se están acercando lo suficiente al Reino. Porque la Vida que está en Uds. está produciendo esa clase de vida. ¿Ven?
43Si Ud. dice: Oh, aleluya, yo hablé en lenguas. Aleluya. Eso no quiere decir nada. Eso no significa más que si Ud. saliera aquí y tocara un tono en una guitarra o en algo. Eso no significa nada. Aunque Ud. habló en lenguas, aunque Ud. gritó y corrió de arriba a abajo por los pasillos, y lloró como si Ud. hubiera estado pelando cebollas; eso no significa nada, ni siquiera una cosa, a menos que esa vida diaria lo respalde exactamente, vaya con eso.
44Ahora, si Ud. hace esas cosas más esa vida, amen, eso-eso está bien. Eso está bueno. Pero Ud. puede hacer esas cosas sin tener esa Vida.
45Así que entonces, ni gritar, ni nada como eso, es su evidencia. Jesús dijo: Por sus frutos los conoceréis. Y el fruto del Espíritu no es hablar en lenguas. Eso no es el fruto del Espíritu. Gritar no es el fruto del Espíritu. Llorar no es este fruto del Espíritu. Pero amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, esos son los frutos del Espíritu. Eso es lo que los frutos del Espíritu son. Muy bien.
46Ahora, la razón que tenemos estas cosas, es porque a ellos les gusta hacer organizaciones. ¿Ven Uds.? Bueno, la tendremos. Bendito Dios, todos los que creen de la manera que nosotros creemos, iremos por este camino. Y todos los que creen igual como nosotros, iremos por este camino. Pero Dios quiere que todos vayamos por este camino, ¿ven, ven?, recto hacia arriba.
47Ahora, Pablo, después que él tuvo esta experiencia, entonces él pensó que había sido una experiencia maravillosa. Ahora, cómo...Citemos esa experiencia un poquito. Pablo iba en su camino a Damasco para arrestar algunas personas allí, porque el Evangelio se había dispersado allá. Evangelio significa, las buenas nuevas. Y así que ellos se habían dispersado por allá. Y mucha gente se estaba levantando llena de amor y gozo y amando al Señor Jesús. Y se había dispersado allá de esa manera, así que Pablo tomó algunas cartas del sumo sacerdote. El dijo: Yo iré allá, y los arrestaré, a cada uno.
48Así que llevó consigo una compañía pequeña de guardias (guardias del templo, soldados), y tomó su camino. Mientras que iban marchando por el camino, y él sabiendo todo lo que él iba a hacer, de repente, algo sucedió. De repente, hubo una gran Luz delante de él, una gran Luz. Ahora, brilló como el sol. Eso es una cosa extraña que suceda. La Luz brilló a tal punto que él sólo...Sus ojos casi se cegaron, y cayó en el suelo. Y él-él tirado en el suelo, miró hacia arriba.
49Habían probablemente diez o quince hombres con él. ¿Vio alguno de esos hombres esa Luz? No, señor. Pablo la vio. No estaba designado para que esos hombres la vieran. Así que alguna gente puede ver cosas y otros no. ¿Ven? Así que Pablo vio esa Luz, a tal punto, que aun lo cegó. El no podía ver por varios días; fue una realidad tal, para él. Y él no podía ver por varios...Después, cuando él escribió cartas, sus ojos le molestaban tanto a él por eso, que escribió con letras grandotas; él dijo: Viendo que tengo que escribirte con letras grandes. El casi no podía ver.
50El estaba en la cárcel, y él le pidió al Señor que lo sanara de eso. Y él consultó a El tres veces. Pero, ¿qué dijo el Señor? Mi gracia es suficiente, Pablo.
51Pablo dijo: Entonces me gloriaré en mis debilidades, porque él dijo: Para que no me exalte por encima de la abundancia de la revelación, me fue dado un mensajero del diablo, un aguijón en la carne, para que me abofetee. El se mejoraba por un tiempo, y después, volvía otra vez. Abofetear significa golpe tras golpe. Como el barco en el mar, Uds. saben, las olas lo abofetean ¿ven?, golpe tras golpe. Y él se-él se mejoraba, y después volvía otra vez, y después se mejoraba y volvía otra vez. El dijo: Señor ¿qué es lo que sucede?, ¿por qué no quitas esto de mí?
52El dijo: Bástate Mi gracia, Pablo; solamente continua. Y eso seguía...
53El dijo: Ahora, si yo-si yo fuera perfecto y todo fuera perfecto, dijo, entonces yo, en mi caminata, oh, yo pudiera exaltarme y decir: "¿Ves?, no hay nada mal conmigo. El Señor tiene cuidado de mí, hermano, aleluya". Entonces uno mismo está justificándose. ¿Ven?
54Dios tiene que darle una cosita de vez en cuando, como para amansarlo un poquito, Uds. saben. Correcto. Como para darle a entender a uno que El es el Jefe. Oh, ¿no es El maravilloso?, sí, señor, glorioso.
55Así que él, Pablo, entonces, después de tener esa gran experiencia...
56Ahora, si ése hubiera sido alguien hoy, hubiera dicho: ¡Oh, bendito Dios, aleluya. Caray, el Señor hizo algo por mí! ¡Gloria a Dios! Pero no así Pablo, él era un erudito Bíblico.
57Esa experiencia debe cuadrar con la Palabra de Dios. Sí, señor. Si no está toda conectada en la Biblia, no solamente mire aquí y diga: Oh, sí, aquí está, aquí mismo está. Bendito Dios, la tengo. ¡Ah, jah! Esa no es la manera como Dios la da.
58Debe de ser la Biblia entera; toda Ella. Porque Uds. pueden...Los infieles usan esta Biblia como su materia para debatir sobre Ella. Pero ellos toman una Escritura aquí, y voltean aquí y cogen otra pequeñita aquí, y tratan de hacerlas que se aten juntas; y son dos temas totalmente diferentes. Así que Uds. tienen que comparar Escritura con Escritura.
59Como Isaías dijo en el capítulo vigésimo octavo, que debe ser línea sobre línea, línea sobre línea, un poquito aquí, un poquito allá, retener lo que es bueno. ¿Ven?, esa es de la manera que viene; línea sobre línea, sobre línea, Palabra sobre Palabra, Escritura sobre Escritura. Todo debe de compaginar. Por eso es que yo pienso que en estas lecciones, como las que estamos teniendo ahora, es una gran cosa para la iglesia, porque la trae a un lugar en que todas las Escrituras se atan juntas. Y nuestra experiencia debe atarse con esa Escritura ¡oh, aquí está!, si no se ata, entonces está incorrecta.
60Y cómo caminé por años, sin saber qué era esa Luz que tumbó a Pablo. Cuando el mundo de afuera, con Escrituras...La gente, los predicadores trataron de decirme: Eso es del diablo, serás un adivinador. Tú vas a ser un espiritista. No te metas en eso, Billy; hay algo mal en eso. No hagas eso muchacho; está mal. Eso es del diablo. Mira, vas a ser un médium común y corriente. Tú vas a ser un espiritista si tú haces eso. ¡Oh, todo eso es del diablo! Eso-eso no está bien.
61Pero cuando...Yo no quería predicar eso. Pero así como en el camino de Damasco, Pablo no quería predicarlo. Hasta que él se dio cuenta si estaba bien o no. Así que él se fue a Arabia por tres años y estudió las Escrituras. ¡Ah!, cuando él salió, él dijo: ¡Ahora, sáquenlo de mí!
62El sabía que tenía que encararse con los Fariseos. El tenía que encararse con los Saduceos. El tenía que encararse con el mundo, y el mundo Gentil. Y así que Pablo...Esta Biblia está escrita...Este Libro de Hebreos está escrito para ese propósito. El está sacudiendo a esos Hebreos, y tomando ese Antiguo Testamento y mostrándolo aquí en el Nuevo Testamento. Este es Dios, él dijo. Aquí está en-en todos los profetas y todo. Empieza allá atrás en el principio, en el capítulo primero leimos: Que Dios en otros tiempos (muy atrás en la antigüedad), habló de muchas maneras a los padres por los profetas. Así fue como Dios trajo Su Mensaje; probado por el Urim Tumim. Pero en estos postreros días ha hablado por Su Hijo Jesucristo; probado por Su Biblia. Allí lo tienen Uds.
63Así que estas experiencias que el mundo dice: ¡Oh, es mental! ¡Caray!, nadie... Cuando ese Angel apareció, esa Luz allá en el río, cuando yo prediqué mi primer avivamiento aquí en la esquina, y estábamos bautizando a toda esa gente...Yo creo, Hermano Fleeman, que Ud. hubo de haber estado, y la...Yo no recuerdo si Ud. estaba aquí o no en ese entonces. ¿Cuántos estaban aquí cuando-cuando la Luz apareció en el río? ¿Hay alguno de los de antaño aquí? Sí, algunos de ellos, cuando apareció aquí en el río.
64Y ellos dijeron: Fue solamente una ilusión óptica. Muchos de nosotros estábamos parados, mirándola, y allí venía descendiendo. Y años después, Dios lo probó por el ojo mecánico de una cámara. Es verdad.
65Bueno, ¿es-es algo de ficción? ¿Es algo que-que...? No, señor. Estamos tomándolo aquí mismo de la Biblia y mostrándoles a Uds. que es el mismo Señor Jesús. El hace la misma cosa. Su acción es la misma. Su poder es el mismo.
66Miren, el último domingo aquí; allá acostado en mi cama, nunca había visto al hombre en mi vida, apareció y dijo: Hay un hombre en el tabernáculo, y él es canoso, mejor dicho, tiene cabello negro, encaneciéndose. El está ciego y no puede caminar; él está en una silla de ruedas. Un hombre de cabello negro, lo envió acá; un doctor, el Doctor Ackerman, un hombre de cabello negro, un hombre Católico, lo envió. El hombre sentado allí, y ASI DICE EL SEÑOR, se levantó, salió con su vista y todo. ¿Qué lo hizo? Aquí está el mismo Angel. El mismo que tumbó a Pablo en el camino yendo a Damasco, vive en Su Iglesia y Su gente hoy. Es Escritura comparándose con Escritura; esa es de la manera que debe de ser.
67Oh, tenemos los tibios. Entraremos a eso después de un rato. Oh, tenemos una gran cosa delante de nosotros, si tan sólo podemos entrar en ello ahora, y en la noche. Ahora, empezamos a entrar en las aguas profundas, en donde uno...
68Uds. saben, cuando yo era un niño, tenía una pequeña laguna detrás del lugar, y yo iba allí. Y todos nosotros siendo niñitos, nos metíamos desnudos; pequeños, como de seis, siete años de edad. Y nosotros...El agua estaba como así de profunda. No era más honda que un revolcadero de cerdo. Y yo tenía una caja de jabón allí. Y yo enseñaba que podía echar clavados, me agarraba mi nariz y salpicaba, me lanzaba de esa manera. Y mi pancita golpeaba el lodo, Uds. saben, y volaba lodo por todos lados. Yo le dije a mi papá que yo podía nadar.
69El me llevó allá atrás un día; y él dijo: Quiero verte nadar. Y yo brinqué de allí, Uds. saben, me quité mi ropa detrás de una arboleda de algarrobos, y corrí y me eché al agua. Y empecé a chapotear, el lodo estaba volando por todos lados; y mi papá estaba sentado en una alcantarilla. El se sentó allí y me observó por unos cuantos minutos; él dijo: Salte de ese hoyo de agua, y báñate y vete a la casa. ¿Ven?
70Bueno, así es de la misma manera con algunos de nosotros que decimos que somos Cristianos; nos arrastramos en el lodo. Correcto. Mientras Uds. estén anclados en: Yo soy un Metodista. Yo soy un Pentecostal, yo soy un Presbiteriano. Yo tengo una evidencia, ¡la tengo! Uds. están arrastrándose en el lodo.
71Un día yo estaba con mi tío, y le repetía diciendo...El tenía como unos 15, 16 años de edad. Estábamos en el río. Yo dije: Tío Art, yo sé nadar. Y yo estaba sentado en la parte de atrás del bote, Uds. saben, me sentía bien y seguro. El cogió el remo y empujándome me echó al agua como de unos diez pies de profundidad [3 metros.-Traductor]; era diferente entonces; Uds. nunca habían oído tanto chapoteo y grito en su vida.
72Algún día lo van a empujar a Ud., es mejor que sepa en dónde está parado. Sí, señor. Si Ud. lo conoce, sentirá...Es mejor que Ud. verdaderamente lo conozca. Correcto. Pero ahora estamos entrando en aguas profundas, aguas profundas, que lo ahogarían si Ud.-si Ud. no es un Cristiano bien nutrido.
73Observen la Palabra. Pablo primero se dio cuenta que...El regresó al Antiguo Testamento, y se dio cuenta de esto. El absolutamente vio su experiencia. ¡Caray!, ¿qué fue eso que me tumbó?
74Era una Luz, una gran Luz allí parada brillando como el sol, parada en frente de su rostro, y El dijo: ¡Saulo! ¡Saulo!, ¿por qué me persigues?
75El dijo: ¡Señor!, ¿quién eres Tú, al que yo persigo?
76El respondió: ¡Yo soy Jesús!
77Yo pensé que El era un-un hombre, que tenía manos cicatrizadas, que ellos reclaman que se aparece ahora en las reuniones, con cicatrices de clavos en Sus manos y en Su cabeza. ¡No! ¡No! No ese cuerpo, no en ese cuerpo. ¿Ven?
78El es una Luz ahora. Saulo...Cuando El estaba aquí en la tierra, El dijo: Yo vengo de Dios. Y Yo regreso a Dios.
79El era el Angel que guió a los hijos de Israel en esta Luz a través del desierto. El regresó a esa misma Luz, y Pablo la vio en el Antiguo Testamento. El dijo: Yo soy Jesús, el Angel del Pacto.
80Y El llegó a ser carne para redimirnos. No tomó la forma de Angeles, nos dimos cuenta en previos capítulos que estudiamos. El nunca tomó la naturaleza de los Angeles, pero tomó la de la Simiente de Abraham, para que El pudiera ser conocido, para que el hombre pudiera ver a Dios. Amén. Ahora, El dice: Yo regreso a Eso.
81Y cuando Pablo, viendo Eso, él dijo: ¡Seguro, eso era El! ¡Eso era El!
82Pedro tuvo una experiencia una noche mientras estaba orando. Esa misma Luz entró al edificio, abrió las puertas delante de él, y salió a la calle. Y Pedro pensó que él estaba soñando; estaba tan ungido. El no supo lo que estaba sucediendo. El dijo: ¿Acabo de despertar? Pero yo estoy aquí afuera en la calle.
83Y él fue a la casa de Juan Marcos. Y la muchachita abrió la puerta, una damita allí, estando en una reunión de oración; alguien está tocando en la puerta. Abrió la puerta: Oh, dijo ella: Aquí está Pedro en estos momentos. Uds. están orando por él para que salga de la prisión; el Señor lo ha libertado.
84Oh, dijeron ellos: Sigamos orando. (¡O Dios, libértalo!)
85Pero, dijo ella: El está aquí parado a la puerta tocando. Pedro continuaba tocando: Déjenme entrar.
86Oh, dijo ella: ¡Es Pedro! En aquellos días, ellos todavía la tienen, una barrita, una tapaderita que Ud. levanta y mira afuera. ¿Ven? Antes que Ud. dejara entrar a su invitado, Ud. tenía que saber quién estaba tocando en su puerta; porque habían ladrones, y si Ud. abría la puerta, ellos lo matarían.
87Así que él abrió la puerta. Ella dijo: ¡Es Pedro!
88Ellos dijeron: ¡Oh! ¡Oh hermano, él está muerto! Ese es su ángel, el que está parado allí. ¿Ven? Ya entró en su cuerpo glorificado, Uds. saben, esa teofanía.
89Recuerdan cómo la estudiamos; el gran diamante, y cómo reflejaba la luz, ¿cómo pasaba a través de eso? El...este tabernáculo terrestre se deshiciera, tenemos otro ya esperando. Y ellos pensaron que Pedro había muerto, y que este cuerpo viejo había llegado a su fin y ellos lo enterrarían en unos cuantos días; y que él había entrado en su ángel, o en su cuerpo glorificado, no en su cuerpo glorificado, sino en su teofanía, el cuerpo que ya está preparado. No puede saludarlo de manos. No tiene manos para saludarlo de esa manera, pero es a la imagen del hombre
90Vino y estaba tocando en la puerta. Ella dijo: ¡No! ¡Es Pedro!; él está parado allí. El abrió la puerta y entró, y allí estaba él. Ahora, Pedro había sido liberado por esta Luz.
91Ahora, de la misma manera que esa primitiva...que Pablo, en la Iglesia primitiva, vieron esa Luz de Dios que brilló sobre Pablo, la misma cosa ha descendido. Ahora, la gente puede decir cualquier cosa; eso no quiere decir que está correcto. Pero cuando Dios prueba algo, la obra de Ello, lo prueba. Entonces la cámara lo prueba. Y todo lo que nosotros...que el Señor ha hecho, ha sido absolutamente infalible probado que es Dios; por las Escrituras, por Su acción, por experiencia. Pero ellos no escucharán.
92Miren aquí en este tabernáculo...Ahora, recuerden, Uds. saben esto, que nosotros no ansiamos tener multitudes. No tenemos lugar para ponerlos de todas maneras. Pero miren, una reunión de este tipo, en donde nos reunimos para esto, debería de atraer a Falls Cities. Pero están muertas. Ellas están absolutamente muertas. Tienen ojos pero no pueden ver. Uds. dicen, Uds...¡Caray, Hermano Branham! ¿Por qué no van con el doctor y se componen sus ojos? El no puede componer esa clase de vista.
93Jesús dijo: Si Uds. me hubieran conocido, Uds. hubieran conocido Mi día. El dijo: Fariseos ciegos, Uds. pueden discernir la faz de los cielos, pero las señales del tiempo, Uds. no pueden discernir.
94¿Les está pasando eso por encima de Uds.? Escuchen. Miren a las señales que estamos viviendo aquí. Ahora, no es solamente...Yo, yo mismo, yo solamente soy un hombre, ni siquiera un predicador que se diga. Yo no tengo educación, lo que el mundo llama un predicador. Y simplemente somos gente pobre; miren en el edificio en el que estamos. Miren las catedrales en esta mañana. Pero miren en dónde está Dios. Allí está la cosa.
95Así estaba Moab parado allí en todo su esplendor y su belleza; pero allí estaba Israel en tiendas. ¿Pero en dónde estaba Dios? Allí había un montoncito de aleluyas allá, haciendo todo lo que estaba mal. Pero Balaam susu obispo falló en ver esa Roca herida, y esa serpiente de bronce, esa Columna de Fuego. Sus ojos estaban ciegos; él no podía verla. El dijo: Ellos simplemente se están imaginando eso. ¡Pero El estaba allí!
96¡Bendito Dios, oh, El está aquí! ¡Dios está aquí! Y El está haciendo la misma cosa que El ha hecho. Y El está...Nosotros-nosotros comparamos Escritura con Escritura. Dios nunca se ha hecho como una gran cosa, en la tierra, sino que El siempre habitó entre la gente común y humilde. Y El está aquí en esta mañana haciendo la misma cosa. La Escritura lo vindica. La cámara lo vindica. Ahora, eso...La razón que yo me referí a esa fotografía, no es porque yo estoy allí. Y no soy...yo solamente soy un pecador salvo por Su gracia, como Uds. lo son. Pero lo que yo estoy tratando de decir, es que Su Presencia está con nosotros. Esa es la cosa principal. Bueno, si El me hiciera un-un Eliseo encarnado, y si Uds. no tuvieran fe para creerlo, no les haría nada de bien a Uds. El vino a los Suyos, y los Suyos no lo recibieron.
97Esa es la razón que aquí en la ciudad hoy día...¡Caray!, yo pudiera empezar un avivamiento aquí en algún gran edificio o algo, Ud. nunca conseguiría mucha gente que lo creyera. Simplemente no creerían. No pueden. El día de ellos se terminó.
98Esta misma lección en esta mañana en Africa, probablemente produciría diez mil, al menos diez mil almas para Cristo. Pudiera haber un pecador sentado aquí en esta mañana, o algo, algún apóstata. A ellos en su mayoría se les ha predicado tanto que casi ya no se encuentra uno. Eso es todo. Pero lo que tratamos de decir es que la Escritura se compara con la Escritura.
99Ahora, no importa cuán grande sea la experiencia, a menos que se compare con la Escritura, está errada; el Urim Tumim. No importa cuán bueno era el profeta, si él hablaba y esas Luces no destellaban en el Urim Tumim, estaba errado. Qué tan bueno pareciera el sueño, si no destellaba en el Urim Tumim, estaba errado. Cuando ese sacerdocio terminó, Dios levantó Su Biblia. Pablo dijo: Si un Angel del cielo viniera (Gálatas 1:8), y anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
100El Angel del Cielo (dijo a Juan el revelador), el cual era Dios Mismo, Yo, Jesús, he enviado Mi Angel para vindicar, o mostrar estas cosas. El dijo: Si un hombre añadiere una palabra o quitare una Palabra, su parte será quitada del Libro de la Vida. Esta es, la Biblia.
101Por lo tanto, estas experiencias y estas cosas que están sucediendo aquí, si no fueran vindicadas por la Palabra de Dios, estarían erradas; a mí no me interesa lo que hubiera sucedido, estarían erradas. ¡Así que es Escrituralmente, absolutamente la verdad! ¡Oh, estoy tan feliz de que soy un miembro del gran Cuerpo de Cristo!
102Ahora, continuemos ahora, estamos llegando a la lección. Ahora, terminamos aquí en donde él dijo: Teniendo en derredor nuestro... Ahora, lo siento, eso es...Yo estaba citando el capítulo doceavo. Lo he estado leyendo, pero no lo he estudiado. Yo he...
103El Hermano Norman que se está quedando allá en mi casa, él sabe que acabo de llegar ayer, y los hermanos allí saben que acabo de llegar. El único tiempo que tuve para leer la Escritura, fue sentado aquí hace unos cuantos minutos. Correcto; no la estudio. Yo simplemente espero que el Espíritu Santo la dé, como El la quiera. El sabe en dónde está la persona, que tiene que recibirla. Así que si yo tengo algo premeditado en mi mente de lo que voy a decir, entonces está mal. Pero si yo permito que El lo haga, El la llevará directamente a donde pertenece. ¿Ven? No penséis qué es lo que vais a decir, porque no sois vosotros los que habláis, es vuestro Padre que mora en vosotros, el que habla.
104Ahora, el último capítulo, el capítulo previo, escuchamos esto, que ¿cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan grande, la cual habiendo sido anunciada primeramente por el Señor, nos fue confirmada por los que oyeron? Las mismas cosas que Jesús mostró...Esas mismas cosas acontecen aquí; el mismo Angel de Dios, las mismas obras, las mismas evidencias, todo lo mismo, todo lo que lo acompaña; el mismo Evangelio a la par con la Palabra. Si eso fue enseñado por el Señor, luego confirmado por los discípulos de El lo que hemos oído, Pablo siendo uno de ellos; ¿Cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan grande?
105Ahora Pablo estaba diciendo eso a su audiencia Hebrea. Ahora, ellos no tenían grabadoras, como las que tenemos hoy, pero ellos tenían escribas quienes estaban sentados allí escribiéndolo a medida que Pablo lo estaba predicando. Y eso es lo que estamos haciendo aquí. Nosotros lo estamos grabando en grabadoras, y estas cintas van por todo el mundo ¿ven?, para mostrar que Ella es la Verdad. Nuestra religión no es en vano, es absolutamente Jesucristo resucitado; la misma cosa. Ahora, no debemos de descuidarla.
106Ahora, no solamente salga de la iglesia hoy y diga: Bueno, como que disfruté ir allí. Me gusta la alabanza, y la gente es amigable en esa iglesita vieja. No haga eso.
107Hermano, que su corazón se llene de fuego; y diga: ¡Hey, yo tengo que hacer algo acerca de esto. Tengo que salir y ver si puedo salvar a alguien!
108Y no salga diciendo: ¡Bendito Dios, si Ud. no se arrepiente, Ud. va a perecer! ¡No!, hágalo amablemente. Sea sabio como una serpiente y manso como una paloma. ¿Ve?, así es la manera que debe de ir. Acérquese a la persona, si él está criando gallinas, hable acerca de gallinas con él por un rato. ¿Ve? Y luego, cuando Ud. menos lo piensa, Ud. estará hablando acerca del Señor. Si él es un granjero, hable acerca de su granja.
109Si él vende automóviles, hable acerca de sus automóviles por un momento. ¡Qué automóviles tan bonitos tiene Ud!, y demás. ¿Ve?
110Hasta que Ud. capta el Espíritu, cuando el Padre dice: Ahora es el tiempo para hablarle a él acerca de su alma.
111Ud. puede concluirlo de esta manera ¿ve Ud.? Ese es un buen automóvil. Ud. sabe que la transportación hoy en día ha llegado a ser una cosa grande. ¡Ah!, cómo las naciones se han acercado y las ciudades de nuestras naciones, se han acercado. Amigos y madres pueden visitarse uno al otro. Ud. sabe, es una cosa maravillosa el tener automóviles como los que Ud. está vendiendo.
112Sí señor, seguro que es, ¡mmm! (Ud. sabe, él fumando su cigarro o lo que sea). Sí, esos-esos son buenos automóviles.
113¿Alguna vez ha pensado de lo que la gente de antes hubiera pensado si ellos hubieran visto algo como eso? Solamente siga hablando de esa manera, Ud. sabe.
114Después de un rato, dice: Sí, sí, seguro que sí. Ud. sabe, otra cosa que hace, trae como lo que estamos teniendo...Como en avivamientos. La gente puede atravesar el país rápidamente para un avivamiento. ¿Ve?, Ud. está abriendo el camino todo el tiempo, Ud. sabe.
115Y si Ud. siente algo que bloquea el camino, deténgase allí, muévase para acá. Como un doctor dijo en Phoenix [Finix.-Traductor], dijo: Señor, llena mi boca con palabras buenas, y luego dame un codazo cuando haya hablado demasiado. ¿Ve Ud.? Dame un codazo cuando yo haya hablado demasiado.
116Ahora, fíjense ahora, vamos a empezar en el capítulo quinceavo, o mejor dicho, el versículo quinceavo del capítulo tercero, pongan atención ahora. Entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación.
117Ahora, fíjense en Pablo hablando aquí. Ahora, se ha dicho: Hoy, después de mucho tiempo... Vamos a entrar en eso después de un rato, eso de hoy, después de mucho tiempo; sigue en el siguiente capítulo, después de mucho tiempo. ...como dice: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación. (Cuando ellos provocaron a Dios).
118Ahora, leamos el siguiente versículo: ¿Quienes fueron los que habiendo oído, lo provocaron? (Ahora, ¿qué es lo que él está hablando? El Evangelio). ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés? ¿Y con quiénes estuvo él disgustado cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? (Detengámonos aquí por un minuto).
119La provocación, cuando ellos lo provocaron...Ahora, ¿qué hizo Dios? Ahora, Pablo está tratando de hablar. ¿Qué fue lo que los guió fuera de Egipto? ¿Fue Moisés? ¡No! Moisés fue el instrumento de carne.
120Ahora, tenemos una base aquí. Queremos ser corregidos, ahora. Cuando toquemos este punto aquí en unos cuantos minutos, Uds.-Uds. lo verán.
121Ahora, Dios tenía a Su pueblo en un reposo inestable. Ellos estuvieron allá en Egipto. Ellos estaban fuera de su posición correcta. Ellos estaban fuera de su tierra. Ellos eran extranjeros y peregrinos, y Dios los iba a traer de ese lugar de prisión en-en Egipto, a la tierra prometida.
122Un tipo de hoy; nosotros no estamos establecidos. A ellos aquí no les toma mucho tiempo; niños con manitas gorditas jugando canicas, niñitas con muñecas, jugando; cuando menos lo piensa Ud., ya se encaneció y se arrugó. Hay algo mal aquí; este no es el hogar. Estamos en el lugar incorrecto. Por eso es que decimos que somos peregrinos y extranjeros. Algo ha sucedido.
123Una damita dijo, esta mañana en el cuarto, de cómo la gente se ríe de ella, algunas veces. Yo dije: Pero, hermana querida, Ud. no es de esa gente. Nosotros somos gente diferente.
124Mi muchachita dijo: Papá, ciertas niñas hicieron ciertas cosas.
125Yo dije: Pero mira cariño... Ellas tenían estos discos de Elvis Presley. Yo dije: Yo no los quisiera en mi casa.
126Ella dijo: Pero, papá, ellas son buenas niñitas.
127Yo dije: Tal vez lo son. Yo no tengo nada que decir en contra de eso, pero hay una cosa, nosotros somos diferentes. Somos diferentes. No es que nosotros queramos ser diferentes, pero el espíritu que está en nosotros ha salido de eso. Tú eres de otro mundo.
128Cuando voy a Africa, yo-yo-yo no puedo ajustarme a su-su-su manera de vivir. Ellos no usan nada de ropa; ellos están desnudos. Y ellos recogen algo que está podrido, que tiene gusanos, y se lo comen de todas maneras; les da lo mismo. ¿Ven? Yo-yo...Es-es...Esto es diferente.
129Uds. saben, en un tiempo todos nosotros éramos así, pero la civilización nos trajo y nos hizo diferentes. Y la conversión ha duplicado eso por millones. Nosotros no queremos las cosas podridas del mundo ya más. Cristo nos ha hecho que lleguemos a ser Cristianos, como la civilización nos ha hecho llegar a ser limpios. Y fíjense, no solamente eso, sino que profesamos que somos peregrinos y extranjeros. No somos de este mundo. Entonces Uds. no quieren nada que ver con el mundo. Y esas cosas han pasado.
130Ahora, Israel estaba allá en Egipto; ellos no eran Egipcios. Egipcios...Era una abominación para un Egipcio poner sus manos sobre una oveja, e Israel era pastor de ovejas. Y cómo eso hubo de haber cautivado a Moisés, después de toda la indignidad de ser un Egipcio, criaban ganado. ¿Se fijaron lo que Faraón le había dicho a José y los demás? Es una abominación. Dijo: Tu pueblo es pastor de ovejas. Y ni siquiera un Egipcio podía aun poner sus manos sobre un pastor de ovejas. Era un pueblo diferente.
131Y esa es de la manera que es con un Cristiano hoy en día. Cuando él es nacido de nuevo, no es...Es sucio para él, el asociarse en donde la gente está bebiendo, y diciendo chistes sucios, y mujeres desnudas y todo...Es-es-es suciedad. Y, ¡oh, bendito sea el Señor! ¡Nosotros somos peregrinos aquí! ¡Somos extranjeros aquí! El espíritu ha sido convertido, y estamos buscando una Ciudad en donde las mujeres no usan pantaloncito corto. Estamos buscando una Ciudad en donde ellos no tienen tabernas con cerveza. Estamos buscando una Ciudad en donde mora la justicia. Así que, somos peregrinos.
132Así que si Dios descendió en un gran haz de fuego como un halo, descendió en una zarza y El mismo empezó a revelarse primero a Moisés. Moisés dijo...Uds. saben, como tuvimos la lección la otra noche; que cuando Jesús estaba aquí en la tierra, El dijo: Antes que Moisés fuera, ¡YO SOY! Ese era Jesús en la zarza ardiente, en la Columna de Fuego. Es Jesús hoy, el mismo. Y El mismo se reveló en una Columna de Fuego, y Moisés tuvo la experiencia. El va a Egipto; predica el Evangelio, las buenas nuevas, y señales y maravillas le siguieron. ¿Lo captan? La misma cosa hoy.
133No solamente eso, pero cuando esos Hebreos salieron, caminaron en la Luz, ellos fueron guiados por la misma Columna de Fuego. Y la Biblia dice que, no tentéis a Dios.
134Observen esto; déjenme leerlo. Por lo cual, si oyereis hoy Su voz, no endurezcáis vuestros corazones...(Su Voz hablando a sus corazones)...como en la provocación (cuando ellos lo provocaron). Escuchen: ¿Quiénes fueron los que habiendo oído, le provocaron?...
135¿Cuántos saben que los Israelitas provocaron a Dios con su incredulidad? Ellos murmuraron. Ellos completamente...Dios fue allí y...Cuando salió...Cuando menos pensaron, ellos entraron en dificultades. Allí estaba la Columna de Fuego por encima de ellos. Yo no sé si todos ellos la vieron o no. Al menos Moisés la miró, y estaba por encima de ellos y ellos la observaron. Y cuando ellos bajaron...Digamos que ellos no la vieron; yo no sé si la vieron o no; iba delante de ellos; la Biblia dice que estaba allí.
136Ella dice que la Estrella iba delante de los magos. Nadie la vio excepto los magos. Pasó por encima de cada observatorio. Ellos guardaban el tiempo por las estrellas. Nadie la vio excepto los magos. Era para ellos el verla, y a los magos fue a quienes la Estrella fue enviada.
137Y la Columna de Fuego fue enviada a Moisés, y Moisés fue enviado a los hijos de Israel. Y ellos debían de seguir a Moisés. Podían ver a Moisés y Moisés vio la Luz. Ellos salieron, ellos, los estaba guiando a ellos. Y salieron, y llegaron al Mar Rojo. Y todos ellos...Ellos nunca vieron más señales de milagros y cosas sucediendo mientras todavía estaban allá en la-en la tierra de Egipto. Pero cuando salieron allá en su jornada (acabados de convertir y sacados), entonces, cuando menos pensaron, entraron en dificultades.
138A Dios le gusta meterlo en dificultades. A El le gusta poner dificultades y ver lo qué uno va a hacer al respecto. Así que El simplemente detuvo el Mar Rojo, y cuando menos pensaron, los llevó a este lugar, entonces envió a Faraón tras ellos. ¿Ven cómo a Dios le gusta hacerlo? A El le gusta demostrar Su poder y Su amor. El es Dios, y a El le gusta mostrarle a uno Quién es El. ¡Amén! Y el problema de esto hoy es, que la gente dice: Oh, esos días pasaron. ¡No! ¿Cómo puede Dios demostrarse El mismo, cuando a Uds. se les ha enseñado tal cosa como esa? Pero a Dios le gusta manifestarse El mismo.
139Aquí vienen los hijos de Israel caminando en la Luz, Moisés yendo delante de ellos. Allí estaban ellos: Vengan, este es el camino. Dios está llamando; ¡vamos a salir! Vamos a la tierra prometida. ¡Oh, aleluya!. Allí estaban todos ellos gritando y brincando y teniendo un buen tiempo, Uds. saben. Y cuando menos pensaron, ellos miraron hacia atrás y dijeron: Oh, ¿qué es esa polvadera?
140Uno de ellos subió a un monte y dijo: ¡Oh! ¡Oh! ¡Ay de mí! ¡Ay de mí! Es el ejército de Faraón!
141Dios dijo: ¿De qué están tan asustados? ¿No creen lo que Yo hice allá? ¿De qué se mortifican? ¿Por qué me hacen enojar?
142Cuando ellos llegaron allá, Moisés salió y le pidió a Dios. Dios simplemente abrió el Mar Rojo y ellos atravesaron; encerró al enemigo. Esa es la manera que Dios lo hace. No se asusten. No se pongan todos nerviosos. No estén frustados. Uds. están provocando a Dios.
143Entonces, ¿qué hizo El? Parece como, que, Bueno, tuvimos una gran prueba, bendito Dios, salimos de ella. No tendremos ya más. Vamos en camino a la tierra prometida. Pero El los guió al desierto a donde no hay agua. ¿Ven? ¿Pudieran Uds. imaginarse? Dios con Su-con Su pueblo santo, santificado, los guió a esta trampa, luego los sacó de esa trampa y los guió aquí donde no hay agua; cuando El podría haberlos llevado por algún camino en donde había agua. El podía simplemente haber hecho un río por todo el camino si El hubiera querido; El podía haber hecho prorrumpir cada montaña en gozo, echando un chorro de agua a cincuenta pies [15 Metros.-Traductor] en el aire, si El hubiera querido. Seguro que sí podía. Pero si hubiera hecho eso, hubiera sido muy fácil. ¡Oh, hermano! ¡Bendito sea el Nombre del Señor!
144¿Por qué permitió Dios que esto sucediera, Hermano Branham? ¿Por qué Dios...? Dios está haciendo eso. ¡Déjenlo en paz!; solamente sigan caminando. Ese es asunto de Dios. Los pasos del justo están ordenados por Dios. Sí, señor. ¿Qué importa eso?
145Perdí todo mi dinero, Hermano Branham. Bueno, bendiga a Dios de todas maneras.
146Oh, yo hice esto, y esto sucedió, una tormenta destruyó mi casa.
147Bendiga a Dios de todas maneras. ¡Dios dio, Dios quitó, bendito sea el Nombre del Señor! Solamente continúe caminando; es todo para la gloria de Dios; Dios sabe lo que El está haciendo. Unos por el agua, unos por inundación, Unos por grandes pruebas, pero todos por la Sangre; (Y esa-esa es de la manera que El nos guía).
148Correcto. ¡Oh, hermano! Me siento como que pudiera parar y gritar. Esa es de la manera que El guía a Sus hijos queridos. Oh, pueden Uds. sentir...Ahora, yo no soy un sicólogo, pero ¿pueden Uds. sentir ese Espíritu amoroso bañando todo el edificio? ¿Qué si nuestros ojos se abrieran en estos momentos, y miráramos lo que está parado a los lados de estas paredes, y desde en frente hasta atrás de estos pasillos?
149Oh Eliseo, una mañana, cuando ese muchacho estaba tan ciego a más no poder, él dijo: Mira a los Sirios allá. El dijo: Pero hay más con nosotros. Dijo: Yo no veo a nadie. El dijo: Señor, abre los ojos de este muchacho.
150El miró alrededor de ese profeta anciano, y todo alrededor de allí, las montañas estaban en fuego, y caballos de fuego, y carros de fuego. El estaba convencido, entonces.
151El dijo: Saldremos y los cegaremos. Tenían su vista tan perfecta como siempre la habían tenido, pero estaban ciegos a él. Les preguntó: ¿Todos Uds. están buscando a Eliseo? Dijeron: Sí, señor.
152Vengan, yo les mostraré en dónde está él; ése era él guiándolos. Ellos no lo sabían.
153Y esa es de la manera que es hoy. Cristo está aquí. El Espíritu Santo está aquí haciendo las mismas cosas que El siempre ha hecho, y el mundo está ciego a ello. Ellos no lo saben. Oh, yo-yo no sé nada acerca de eso; mi pastor... ¡Oh, pobre gente decrépita! ¿Ven lo que quiero decir? Ellos están ciegos a ello. No lo saben. Dios está guiando.
154Ahora, ellos llegaron al desierto de Sin. Allí no había agua. Dios ya lo había provisto todo. Oh, y encontraron un estanque de agua, y dijeron: Este es. Y ellos ni siquiera pudieron probarla. Oh, era terrible. ¡Caray, está-está peor que el sulfuro puro! ¿Ven?, al igual que huevos podridos, Uds. saben. ¡Caray, está terrible! Era veneno. Ahora, era el llamado desierto de Sin. Muchas palmas crecen allí, y el manantial en donde esas palmas crecían. Entonces Moisés dijo: No...
155Pero Dios dijo: ¨Por qué Uds....Por qué ellos...Por qué Me están provocando? Bueno, si Yo hice eso allá atrás, ¿no puedo hacer lo mismo acerca de esta situación?
156Si El lo sacó de una enfermedad, ¿no podrá sacarlo de otra? El lo sacó de un problema, ¿no podrá sacarlo de otro? ¡Bendito sea Dios, si El me sacó del pecado, El puede sacarme de la tumba! ¡El es Dios! ¿Qué puede importar? Solamente continúe; mantenga sus ojos en El.
157Dijo: Si Yo cerré el Mar Rojo detrás, y ahogué a todos los Egipcios, ¿no pudiera hacer algo acerca de esta agua? ¿Por qué Me hacen enojar respecto a eso? ¡Oh, su incredulidad! Uds. Me provocan a ira, por causa de incredulidad.
158Ahora, la palabra usada aquí, es pecado, provocaron, hicieron...La razón que ellos lo hicieron, es porque no creyeron. Ellos nunca salieron y jugaron a los dados, y cosas como esas. Nunca se metieron con la esposa de alguien más, y dijeron mentiras. Eso no era lo que ellos estaban haciendo. Pero eso no es pecado para empezar.
159Vivir en adulterio no es pecado. Fumar, mascar tabaco, beber, apostar, maldecir, y jugar y demás; eso no es pecado. Esos son los atributos de incredulidad. Ud. hace eso porque Ud. es un incrédulo. Si Ud. es un creyente, Ud. no hace eso. Esa es la razón que Jesús dijo: El que oye Mis Palabras y cree en el que Me envió, tiene Vida Eterna. No que dice que él cree, sino que verdaderamente cree. Allí está; eso quita todas sus evidencias iniciales. ¿Ve? Allí lo tiene Ud. No, El que oye Mis Palabras, y grita; El que oye Mis Palabras, y habla en lenguas; no, El que oye Mis Palabras, y tiene sangre en sus manos o en su rostro, o todo lo demás. Eso no es. El que oye Mis Palabras y cree en el que Me envió, tiene Vida Eterna, y nunca vendrá al juicio, sino que ha pasado de muerte a Vida.
160¿Qué es pecado? Incredulidad. Una cosita puede levantarse, en lugar de ir directo a la Escritura y darse cuenta si es verdad o no, ¡Ah!, Ud. dice: Yo...Mmm. Yo... ¿Ve? Siguen: Yo continuaré Presbiteriano como lo que soy. ¿Ve?, yo... ¡Continúe, ciego! Y Ud. provoca a Dios.
161Cuando Dios hace algo, El espera que la nación lo agarre. Pero en lugar de eso, Ud. Sabe, oh, bueno, yo no sé nada acerca de eso. ¿Ve? El espera que el pueblo lo capte. Si Ud. está lo suficiente preocupado, siéntese con la Escritura, vaya a través de Ella e investíguelo minuciosamente, y vea si eso sucedió, si está predicho para suceder y demás. Entonces Ud. lo captará. Amén.
162Ahora, fíjense. Entre tanto que se dice: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones como en la provocación. (Cuando Dios fue provocado por ellos, ¿ven Uds.?) ¿Quiénes fueron los que habiendo oído...(Oyeron el Evangelio; Moisés predicó)...le provocaron? ¿No fueron todos los que salieron de Egipto por mano de Moisés?
163¿Cuántos saben cuántas personas fueron salvas de ese montón original que salió? ¿Cuántos? [Alguien dice: Dos.-Ed.] Dos, es correcto. ¿Cuántos saben sus nombres? [Alguien dice: Caleb y Josué.-Ed.] Correcto. Caleb y Josué los únicos dos que salieron de dos millones y algo.
164Escuchen esto. ¿Y...él...?(el versículo diecisieteavo, ahora)...¿Y con quiénes estuvo él disgustado por cuarenta años? (Por causa de incredulidad). ¿No fue con los que pecaron...(no creyeron)...?
165Tomen el diccionario y dense cuenta lo que pecado significa, tomen el diccionario Bíblico; es incredulidad. Incredulidad es pecado. El que no cree ya está condenado, San Juan 4. ¿Ven? Ya está condenado. ¿...cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo,...?
166Su incredulidad...Oh, nunca terminaré con mi capítulo. Pero miren, este es el problema con esta nación, hoy. Señales y maravillas han pasado por toda esta nación. ¿Qué hacen ellos? Continuamente voltean sus espaldas a ello. Y El dijo: Yo juraré que no entrarán en la tierra a la que ellos empezaron a partir.
167¿Cuál es el problema con estas grandes iglesias hoy? Su incredulidad ha provocado a Dios. ¡Aleluya! El puede levantar hijos a Abraham de estas piedras. El trató de darles el Evangelio a ellos, y ellos endurecieron sus corazones. Se hicieron un culto ellos mismos, y ellos hicieron denominaciones pequeñas, y dijeron: Nosotros creemos esto y nada más. Y Dios no podía entrar. ¿Dónde están hoy? Puestos a un lado.
168El grupito fiel de Dios está moviéndose a la par con las señales y maravillas. El los está poniendo en la prueba. Cada hijo que viene a Dios, primero debe de ser examinado y probado; entrenamiento de hijo.
169La primera cosita que sucede: Oh, bueno, tal vez no hay nada en eso de todas maneras. Ud. es un hijo ilegítimo y no un hijo de Dios.
170Porque un hijo de Dios es la Simiente de Abraham, quien llama a estas cosas que no son, como si fueran. Dios así lo dijo, y continúa moviéndose. ¡Amén! No importa lo que digan, o algo diferente, ellos continúan moviéndose de todas maneras, Dios así lo dijo.
171Veinticinco años él esperó ese bebé, no importó cuán contrario era. Y él mismo se separó de esos incrédulos (amén), para que pudiera creer. ¡Oh, hermano, me siento religioso! Piénsenlo; Uds. mismos tienen que separarse de ese dogma del mundo: ¡Bah!, esos días de milagros han pasado. No hay tal cosa como esa. Eso es fanatismo. ¡Sepárense!
172La Biblia dice: Salid de entre ellos, y separaos, dice el Señor; y Yo os recibiré. ¡Cuán hermoso! Yo los recibiré después de que Uds. se separen. Vosotros seréis Mis hijos y Yo seré vuestro Dios. Sepárense. No se unan con incrédulos. Correcto.
173Un muchacho casándose, casándose con alguna muchacha que no cree; o alguna muchacha casándose con un muchacho que no cree...Ud. no haga eso. A mí no me interesa cuán bien parecido es él y-y...o cuán bonita es ella, y esos ojos grandes que tiene; se desvanecerán completamente uno de estos días. Pero, hermano, su alma va a vivir para siempre. Sea Ud. cuidadoso en lo que Ud. está haciendo. Ella no es una verdadera creyente, o él no es un verdadero creyente, no se una de esa manera. Apártese de eso; le causará problemas más adelante.
174Ahora, escuchen, el versículo diecisieteavo. ¿Y con quiénes estuvo él disgustado por cuarenta años? ¿No fue con los que pecaron, cuyos cuerpos cayeron en el desierto? ¿Y a quiénes juró que no entrarían en su reposo,...?
175Ellos salieron, pero...Ellos vieron los milagros, pero nunca entraron a la tierra prometida. Solamente un número selecto de dos, entraron a la tierra prometida.
176Ahora, ¿qué está haciendo Pablo? El les está hablando a los Cristianos ahora. No permitan que este mismo Evangelio, que fue predicado allá atrás con señales y maravillas, y la Columna de Fuego guiándolos...Y cuando estas cosas vayan a suceder otra vez, no caigan en el lado de la incredulidad, dudando, pues sus cuerpos cayeron en el desierto.
177Ahora, rápidamente ahora; presten atención. ¿...sino a aquellos que desobedecieron? Y vemos que no pudieron entrar por causa de incredulidad. (El la llama pecado una vez, incredulidad la siguiente vez; incredulidad es pecado)...no pudieron entrar por causa de incredulidad.
178Ellos vieron a ese profeta Moisés; vieron lo que él hizo, vieron lo que él dijo; fue verdad cada vez, continuó en la verdad. Esta Columna de Fuego aparecía delante de él. Ellos la observaron; la vieron.
179Pablo tratando de llegar...Un poco después llegar aquí, a la experiencia que él tuvo. ¿Ven? Tratando de relatar la experiencia, tipificándola con el Antiguo Testamento. El dijo: Ahora, nosotros hemos entrado en una cosa nueva, a esta nueva dispensación a través de Jesucristo. En los tiempos antiguos, el Señor les apareció a ellos a través de los profetas; pero ahora es a través de Su Hijo Jesús. ¿Ven? Y él entra en su...para tipificar las experiencias y mostrarles lo que estaba sucediendo; las señales y maravillas y todo, y lo que está escrito.
180Ahora, él dijo: ...no pudieron entrar por causa de incredulidad. (Ellos no creyeron).
181Pero ahora, nosotros quienes estamos para entrar a una dispensación...Y no endurezcan sus corazones. No actúen como ellos lo hicieron en los días de la provocación, cuando ellos provocaron a Dios. ¿Cómo lo hicieron ellos? No por una vida inmoral. Permítanme meterles esto a Uds.
182Ud. dice: Hermano Branham, yo voy a la iglesia. Eso está bien. Yo nunca mentí en mi vida. Eso es bueno.
183Yo nunca robé. Yo nunca hice esto, eso o lo otro. Eso está muy bien. Todo eso es bueno, pero eso todavía no es pecado. El pecado es cuando Dios mismo se muestra y Uds. no le creen; no lo escuchan.
184Oh, Uds. dicen: Mi iglesia no enseña eso. Mientras que la Biblia lo enseñe, y Dios lo apruebe, esa es la cosa. Ahora, pongan atención sólo por un momento. Ahora, vamos a entrar ahora en algo muy, muy profundo. Ahora, pongan su conciencia en el bolsillo de su chaleco hasta que Uds. salgan afuera.
185Ahora, pongan mucha atención. Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su...(El, ella, son pronombres personales. ¿Qué?)...alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado.
186Ahora, Pablo está tratando de decirles en el capítulo anterior acerca de estas cosas, pero ahora él está tratando de decirles lo que es. Oh, ¿tenemos tiempo? Yo...Tal vez sería mejor esperar hasta la noche, se está haciendo tarde, y vamos a tener servicio de oración. Tal vez sería mejor abordarlo a la noche, porque esto está lleno de vitaminas, vitaminas espirituales. Tengo mucho que hacer, y estaré ocupado en esta tarde. Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa...
187Ahora, ¿tenían ellos una promesa de la tierra prometida, allá en Egipto? Y cuando Dios descendió para hacer esta promesa una realidad...Pues, Dios le dijo a Abraham, cientos y cientos de años antes, que El iba a hacerlo. Era Escritural.
188José dijo: No muevan mis huesos de aquí hasta que Uds. se vayan a esa tierra prometida, y me entierren allá con el resto de mis padres. Porque él sabía que la resurrección iba a suceder cuando Jesús se levantara de los muertos; porque él sabía lo que Job había dicho.
189¿Ven?, cada uno de esos profetas sabía exactamente lo que el otro profeta había dicho y sabían que el Espíritu de ellos era el mismo; y estaban vigilando. ¡Oh, hermano! Oh, eso-eso debería sacudirnos de nuestra condición inquieta. Ellos tenían sus ojos, no en lo que la gente estaba diciendo, sino en lo que esos profetas dijeron; cada uno de ellos estaba vigilando.
190Abraham dijo: Sepúltame aquí en donde Job fue sepultado. Dijo: Sara, voy a comprar un pedazo de terreno; vamos a ser sepultados aquí mismo.
191Isaac fue un profeta como su padre, y dijo: Escúchenme. No me sepulten en ninguna otra parte, no aquí en Egipto, sino que llévenme de regreso a la tierra prometida. Uds. sepúltenme aquí mismo.
192Jacob murió en la tierra prometida, pero le dijo a su hijo quien era un profeta, le dijo: Tú sabes que una noche el Angel me tocó en el lado y yo he estado cojeando desde entonces. Ven, pon tu mano...(¡Oh, Señor!) Mi hijo profeta, yo estoy viejo y estoy ciego; pero pon tu mano santa, siendo tú mismo un profeta, ponla en el lugar en donde el Angel puso Su mano, y jura por el Dios del Cielo que no me sepultarás aquí.
193Bendito sea...¿Pueden ver la revelación espiritual de la Palabra? Bueno, la mitad de ellos no...El noventa por ciento no sabía acerca de lo que él estaba hablando, pero él sabía acerca de lo que él estaba hablando. Pon tus manos de profeta en este lugar en donde el Angel puso Su mano. Yo una vez fui un gran hombre vigoroso, un cobarde robusto. Pero El me tocó y desde entonces yo he sido un hombre cojo; pero he sido un príncipe desde que yo cojeo. Desde que yo cambié mi manera de caminar, yo he sido un príncipe. (Seguro). Pero pon tu mano aquí y jura por el Dios del Cielo, que no me sepultarás aquí. ¿Por qué? Ninguno sabía acerca de lo que él estaba hablando. José sabía. El dijo: Llévame allá y sepúltame en esa tierra prometida. Allí es en donde estaba; seguramente.
194Cuando José murió años después, él dijo: No me sepulten aquí, pero miren mis huesos cuando pasen, porque algún día Uds. van a salir de aquí; y cuando se vayan, llévense mis huesos con Uds.
195Allí lo tienen. Que el mundo diga lo que quiera decir, y haga lo que quiera hacer. Bendito sea el Nombre del Señor. Manténme en Cristo, aunque sea llamado todo, desde fanático hasta aleluya. El viene algún día y aquellos que están en Cristo, Dios los traerá con El cuando El venga. Todo es una Verdad espiritual revelada que está allí, y se necesita una mente espiritual para captarla. Descansen en eso durante todo el día; piénsenlo. Si Uds. se quedan sin cenar, piénsenlo.
196Y en esta noche, vamos a entrar en Su reposo que fue dejado, y ver lo que es esta promesa hoy. ¿Qué es esta cosa hoy? Si Dios no lo tiene aquí en la Biblia, y lo prueba, que está aquí mismo ahora, entonces yo soy un falso profeta. Eso es exactamente lo correcto. Pero está aquí. ¿Qué es este reposo?
197El dijo: Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar...
198Y tiene que ser la misma promesa. Tiene que ser el mismo reposo. Tiene que ser el mismo Dios. Tienen que ser las mismas señales. Tiene que ser la misma cosa. Pero reposemos. Ahora, ¿qué es? Que el Señor nos lo conceda en esta noche, mientras inclinamos nuestros rostros.
199Dios bendito, solamente la Eternidad revelará las grandes cosas que ahora nosotros estamos compartiendo juntos. Son muchos los que están ordenados a condenación. Como Tú lo has dicho en el Libro de Judas, que, hombres de antaño, preordenados a condenación, tomarían la gracia de nuestro Dios y la tornarían en libertinaje. Y muchos hoy, están predicando el Evangelio (la gracia de Dios), tornándola en un sistema para hacer dinero, teniendo una gran y enorme iglesia y teniendo más en la escuela Dominical; tomando la gracia de Dios y tornándola en libertinaje. Y el mundo está ciego, y yendo como cerdos ciegos, ellos no entienden.
200Oh Dios, abre nuestro entendimiento. Que nuestro entendimiento no sea como los hijos de este mundo, porque Tú has dicho en Tu Palabra: Que los hijos de este mundo son más sabios que los hijo de la Luz. En el principio fue así; los hijos de Caín llegaron a ser grandes maestros científicos. Ellos llegaron a ser grandes educadores. Ellos llegaron a ser artesanos del material. Continuaron progresando, muy religiosos, pero fueron condenados y se ahogaron en el juicio. Y sus cadáveres flotaron en el agua. Y sus almas se fueron al infierno.
201Y Jesús fue y les habló, cuando El murió. AY fue al infierno y les predicó a las almas que estaban en prisión, que no se arrepintieron en la paciencia de los días de Noé, dice la Escritura. Y Dios, cuando se paró en la tierra, El dijo: Como fue en los días de Noé, así será en la venida del Hijo del Hombre.
202Pero entonces nosotros nos fijamos en el linaje de Set, hombres humildes, verdaderos hombres de Dios, no sabiendo mucho de las cosas del mundo, sin importarles nada las cosas del mundo, pero habían puesto a un lado todo peso y habían creído en Dios, y llegaron a ser profetas y grandes hombres en el Reino. Mientras que los otros, el otro mundo religioso, se rió de ellos, hicieron burla de ellos. Pero la hora vino cuando las inundaciones y el juicio vinieron.
203Así fue en la venida de Jesucristo. Cómo se rieron e hicieron burla de El, mientras ellos tenían sus propias religiones y sus propias iglesias. Pero ellos hicieron burla de la Estrella de la Mañana, y se rieron de El. Pero entraron en el juicio; y cuando huyeron y entraron a Jerusalén, allí ellos se comieron a sus propios hijos por el hambre, y su sangre corrió afuera de las puertas de la calle cuando quemaron la ciudad y el templo. Y sus almas se fueron al infierno.
204Señor, aquí estamos otra vez, en el tercero. Este es el tiempo de vida. Tres es el número de vida, y aquí estamos listos para el rapto. La iglesia caminando, el gran mundo científico...Las iglesias hoy llenas de creyentes escépticos, decenas de miles con sus nombres en el libro (sí, millones), y se reirán del Evangelio y dirán que son analfabetas; ellos no saben. Tal vez es así, Señor, pero lo que nos falta a nosotros en educación, Tú completas en gracia, al enviar Tu Angel de Luz, manifestando Su poder, confirmando las Palabras a aquellos quienes son pobres y analfabetas como nosotros. Pero te amamos por esto, porque es la gracia de Dios que lo ha hecho, y nosotros sabemos que hemos nacido...Y no somos amados del todo; no somos muy amados. Pero Tú a través de gracia estrechaste Tu mano misericordiosa y has abierto nuestros ojos, como Jesús oró por nosotros, como Eliseo lo hizo por Giezi, mientras él miró alrededor de él. Y hoy nuestros ojos están abiertos y vemos las cosas de Dios, sabemos que estamos moviéndonos hacia el tiempo del fin, cuando los días del pueblo Gentil están para terminarse, y El tomará un pueblo para Su Nombre. Permítenos ser incluídos allí, Señor, humildemente rogamos. Pedimos que Tú lo concedas.
205Bendícenos. Bendice esta audiencia pequeña en esta mañana. Está hecha de diferentes tipos de religiones y creencias, pero házlas a un lado hoy, Dios. Y que miren directo hacia el Calvario, y digan: Dios, moldéanos y haznos. Yo soy como el... El profeta dijo que él fue a la casa del alfarero, para que pudiera ser quebrantado y moldeado otra vez. Moldéanos y haznos conforme a la imagen que Dios quiera que seamos. No importa si tenemos que ser el tapete del piso de la casa del Señor. Yo escogería estar a la puerta de la casa de mi Dios que morar en las tiendas con el malo. Y concédelo, Señor. Bendícenos ahora y manténnos humildes. Permite que nuestros corazones estén abiertos y nuestras mentes claras a las cosas de Dios, porque te lo pedimos en el Nombre de Cristo.
206Con nuestros rostros inclinados, me pregunto si alguien quisiera ser recordado en oración para la salvación de su alma. ¿Levantaría su mano? ¿Es este un pecador? Dios le bendiga, joven. ¿Alguien más? Dios le bendiga allá atrás, señor. Dios le bendiga señora. ¿Alguien más le gustaría ser recordado en oración en estos momentos por su alma? Dios le bendiga, señor, con su mano levantada. Y Dios le bendiga, y Ud, aquí. Maravilloso. ¿Hubiera otro aquí antes de terminar? Siento que hubiera. Dios le bendiga allá atrás, señor, allá atrás.
207Miren, ahora, quiero preguntarles algo. Yo no quiero que Uds. piensen en lo absoluto que porque es este pequeño tabernáculo. Yo no quiero que piensen que porque es esta gente. Y misericordioso Dios, no piensen Uds. que es porque el Angel del Señor se tomó la fotografía conmigo, y yo...y-y algo de eso...para hacer esto. ¡Oh Dios!; si yo me siento de esa manera, entonces, hermano, yo necesito estar en el altar en lugar de pedirle a Ud. Pero yo solamente estoy diciendo esto; Yo solamente estoy diciendo esto por la Escritura, para que Uds. vean que es la verdad. Si lo dije y es todo lo que era, y continué igual como cualquier otro predicador o cualquier otra cosa, o cualquier otro, bueno entonces, sería diferente. Pero Uds. ven la cosa, Dios regresa respaldando y prueba que es la verdad. ¿Ven? Eso es lo que lo hace real, es Dios comprobándolo. Y entonces, no solamente eso, sino que Su Palabra dice que El lo hará. El está aquí haciéndolo.
208Ahora, si Uds. no están bien, su corazón no está bien con Dios, ¿levantarían Uds. su mano? Digan: Ore por mí. Muy bien, allí en donde están Uds. Como ocho o diez manos han sido levantadas, pidiendo misericordia por sus almas. Mientras Uds. tienen sus rostros inclinados, oren. Recuerden, Uds. son los que tiene que arrepentirse. Yo sólo estoy pidiéndole por Uds. que Dios sea misericordioso. Pero ese es el altar, Dios lo ha traido a un lugar en la mente de Uds.; ese es el altar. Nosotros creemos en venir al altar, seguro; pero eso no-eso no...Está bien. Pero su verdadero altar es en donde Dios los encuentra; y El los ha encontrado en donde Uds. están sentados. Ese es su altar.
209Ahora, digan: Dios ten misericordia de mí, un pecador. Y desde este día en adelante, si Tú me ayudas, yo viviré para Ti. Yo-yo te serviré. A mí no me importa lo que alguien diga; yo me aparto en esta mañana. Estoy orando aquí mismo, y Tú quita este viejo espíritu descarado de mí. Tú quita este temperamento de mí. Yo sé que no puedo actuar de esa manera y estar bien con Dios. Y yo tengo odio en mi corazón. Yo soy celoso. Tengo malicia. Tengo esto, eso. Quítalo, Dios. Yo no quiero ser de esa manera. Hazme dulce, y humilde, y manso. Hazme manso. Hazme una persona tal que pueda ganar a otros para Ti. Permíteme hacer algo para Ti para mostrar apreciación en mi vida. Esa es la oración que Uds. orarán en estos momentos, mientras oramos juntos.
210Padre Celestial, son Tuyos. Ellos son los frutos del mensaje en esta mañana. Ellos levantaron sus manos. Algo los hizo hacer eso. Ellos-ellos desafiaron las leyes de gravitación cuando levantaron sus manos. Había un espíritu en ellos que hizo una decisión. Levantaron sus manos señalando que aceptaron al Creador Quien los hizo.
211Ahora, Padre Celestial, yo te pido que Tú los bendigas y les des Vida Eterna en estos momentos. No hay nada que yo pudiera hacer (llamarlos alrededor del altar, ponerlos en un cuarto separado, hacer toda la obra); se-se necesita que Tú lo hagas, Señor. Nosotros no podemos hacer mas que predicar la Palabra. Tú dijiste que, Fe viene por el oír, y oír la Palabra, la Palabra de Dios. Ahora, nosotros predicamos la Palabra, y ellos levantaron sus manos señalando que la creyeron. Ahora, dales Vida Eterna, porque Tú prometiste que Tú lo harías. Y si ellos fueron sinceros al levantar sus manos, saldrán de este edificio en esta mañana como Cristianos dulces, mansos, humildes. Porque Tú lo has prometido, y Tus Palabras no pueden fallar. Yo te lo pido en el Nombre de Cristo. Amén. Ahora, yo estoy vigilando, esperando y anhelando Esa Ciudad resplandeciente, que Juan miró descendiendo. En esa Ciudad resplandeciente, (adoren ahora), Ciudad de color blanco aperlado. Yo tengo una mansión, una arpa y una corona; Ahora, yo estoy vigilando, esperando y anhelando Esa Ciudad resplandeciente, que Juan miró descendiendo.
212¿No lo aman? El mensaje ha terminado ahorita. Esto es adoración. Nosotros no venimos a la iglesia solamente a escuchar un mensaje. Venimos a adorar. Olvídense de la persona que está en seguida de Uds. Adórenle a El. ¡Oh, cuán hermoso! ¡Cuán maravilloso! Díganle en su...Uds. no tienen que decirle en voz alta. Sólo díganle en su corazón: Yo te amo, Señor. Perdona mis pecados. ¡Oh, hermano! ...Ciudad de color blanco aperlado. Yo tengo una mansión, una arpa y una corona; Ahora, yo estoy vigilando, esperando y anhelando Esa Ciudad resplandeciente, que Juan miró descendiendo.
213Ahora, Dios Padre, recíbenos. Estamos esperando mientras estamos escuchando la Palabra. Anhelando, nuestros corazones tienen sed de Ti, como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por Ti, Oh Dios, el alma mía. ¡Anhelando y esperando! Esperando esa hora, cuando Jesús vendrá. Esperando el momento que seremos llamados al cielo, no para pararnos delante del Juez en juicio; ya ha pasado. Estamos muertos a las cosas del mundo y hemos entrado en Cristo, y El tomó nuestro juicio. El es nuestro Abogado ahora en el trono de juicio, nuestro bendito Abogado, que sobre nuestra confesión, El defiende nuestro caso hasta que nos damos cuenta que somos indignos. Como una hermana querida dijo en su testimonio en esta mañana, y expresando su opinión dijo: Desde que vine aquí yo aprendí que no es mi santidad, es la santidad de Dios.
214Verdaderamente, Señor, enseñamos al pueblo que no hay nada bueno en el hombre, ni una cosa. ¿Qué es el hombre para que tengas memoria de él? Pero es la gracia de Dios que nos ha aparecido. Y confiamos solamente en Sus méritos, y no en los nuestros. Y te adoramos, Dios santísimo, por Tu bondad de incluirnos en Tu gran Reino y en Tus grandes planes. Te recibimos en nuestros corazones por fe. Y por gracia, creemos que Tú nos lo has dado para la gloria de Dios, para el servicio de Dios.
215Ahora, Señor, sana al enfermo a medida que vienen para que se ore por ellos, en esta mañana. Dales ese gozo, que anhelan de ser sanos. Hazles saber que esta afliccioncita liviana, que fue puesta sobre ellos, es solamente un tiempecito de prueba. Dios lo sabe todo. El lo hizo para ver lo que haríamos al respecto. Cómo Dios, permite que ellos se paren allí y reclamen esa obra terminada. Haz...Que no te provoquen andando de aquí a allá, y entrando y saliendo. Bueno, yo no sé esto, eso...
216Señor, haz que ellos tomen una decisión sólida, y digan: Señor, Tú fuiste quien me salvó. Tú fuiste quien hizo estas cosas por mí. Yo te creo, y estoy confiando en Ti ahora. Y te pido que Tú concedas esto al pueblo en el Nombre de Cristo. Amén.