Photo

~ HEBREOS CAPITULO 2 2 ~
1...vino primero y estudió las Escrituras, para que él pudiera compararlas, y ver si era la Verdad o no. El tomó la Verdad del Antiguo Testamento. Ahora, Pablo era un erudito del Antiguo Testamento. ¿Cuántos saben eso? El fue enseñado bajo uno de los mejores eruditos de su día, Gamaliel; un erudito sobresaliente. Y Pablo conocía el Antiguo Testamento. Y yo pienso que su primer sacudimiento, como dije esta mañana, fue cuando él presenció la muerte de Esteban. Algo se ha de haber apoderado de Pablo, porque en todas sus Epístolas él continuó refiriéndose a eso: "Yo no soy digno porque perseguí a la Iglesia a muerte; yo soy el menor entre ellos". Oh, pero Dios tenía una idea diferente de ello. El fue uno de los hombres más poderosos de ese día. ¿Vean, San Pablo, el gran apóstol Con su manto tan brillante y hermoso, (el poeta dijo) Oh, de seguro habrá algunos gritos Cuando todos nosotros nos encontremos allá. (Ese gran día cuando yo lo vea a él recibiendo una corona de mártir, una recompensa de mártir...)
2Yo estuve en la pequeña celda, no hace mucho tiempo, allí en donde él escribió estas Epístolas. Y luego ellos le cortaron su cabeza, y lo echaron en la alcantarilla para que se fuera por el desagüe. Y este pequeño Judío allí dijo: "Yo llevo en mi cuerpo las marcas de Jesucristo. Yo he peleado con bestias en Efeso, pero yo he peleado la buena batalla. He terminado mi carrera. He guardado la fe. Y por lo tanto, me espera una corona de justicia, que el Señor, el Juez justo me dará en aquel día. Y no solamente a mí, sino a todos aquellos que aman Su venida". ¡Cómo amo eso! Oh, yo quiero ser contado con esos. Solíamos cantar una alabanza: ¿Oh, serás tú contado como uno de Su manada? ¿Serás tú contado como uno de Su manada? Se sin mancha en tu interior, manténte vigilando y esperando para ver esa escena; El viene otra vez. (Yo quiero ser uno de ellos).
3Ahora, el escritor sigue adelante diciendo: Por tanto, es necesario que-que con más diligencia atendamos a las cosas que hemos oído, no sea que nos deslicemos. (Como enseñamos sobre eso en esta mañana). El segundo versículo dice así: Si...Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles...¿Qué nos dimos cuenta que eran los ángeles? Profetas. "Dios, que en otros tiempos..." Ahora, nosotros tenemos que formar, no nuestra propia idea, sino la de la Biblia). Ahora, el primer capítulo de...El primer capítulo, el primer versículo: Dios, que en otros tiempos, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras a los padres por los profetas, Ahora, él viene aquí y dice otra vez: Por que si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme...(¿Y qué significa un ángel? Mensajero).
4Si Dios ungió mensajeros, y entonces, si nosotros estamos ungidos, nosotros somos los mensajeros de Dios. Somos mensajeros al mundo, un embajador del Cielo, confesando que nosotros somos peregrinos y extranjeros. Nosotros no somos de este mundo. Pero buscamos una Ciudad venidera cuyo Arquitecto y Hacedor, es Dios. Nosotros no acumulamos tesoros en esta tierra en donde ladrones minan y las polillas, el orín puede corromper; pero nuestros tesoros están en el Cielo, en donde Jesús se sienta a la diestra de la Majestad. Oh, qué cosa tan gloriosa y maravillosa el saber, que: Nuestras esperanzas están edificadas en nada menos Que la justicia y Sangre de Jesús; Cuando todo alrededor de mi alma ceda, Entonces El es toda mi esperanza y sostén. En Cristo, la Roca sólida, me paro, Todos los otros terrenos son arena movediza, Todos los otros terrenos son arena movediza.
5Como Eddie Perronett escribió esa alabanza en tiempos de persecución. Ahora, porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme...(Cuando el mensajero de Dios habló la Palabra, Ella permaneció)...y toda transgresión recibió justa retribución; ¿Cómo escaparemos nosotros...(si no escuchamos a Cristo, Quien habla desde el Cielo...Ahora, fíjense). ¿Cómo escaparemos nosotros, si descuidamos una salvación tan grande?...(Piensen en ello)...la cual, habiendo sido anunciada primeramente por el Señor,...
6Cristo empieza su obra. ¿Qué hizo El? Lo observamos nosotros, cómo El era humilde, manso; cómo El no era un gran hombre notable como un teólogo. Pero El era humilde, manso, amable; El no era un poderoso predicador. Su voz no era escuchada en la calle. Pero Juan salió como un león rugiente; él era un predicador.
7Jesús salió, no como un león rugiente, pero Dios obrando en El confirmando la Palabra. Dios estaba con Cristo. Pedro dijo en el día de Pentecostés: "Varones de Israel y todos vosotros los que moráis en Judea...Jesús de Nazaret, un Hombre aprobado de Dios entre vosotros con señales y maravillas, y milagros, los cuales Dios hizo a través de El en medio de todos vosotros de lo cual todos vosotros sois testigos". Fíjense cómo él los hizo culpables: "Vosotros deberíais de haberlo conocido a El".
8Jesús dijo: "Hipócritas". Dijo: "Vosotros salís y miráis el sol, y vosotros...está rojo y arrebolado, y vosotros decís que va a haber tiempo malo. Y si es brillante y asoleado y demás, vosotros decís que va a haber tiempo bueno". Dijo: "Vosotros podéis discernir los cielos, pero las señales del tiempo no podéis discernir. Porque si vosotros me hubierais conocido, hubierais conocido Mi día".
9¡Oh, cómo clamaría El en esta noche! ¡Cómo Su Espíritu clama a través de Sus predicadores: "La hora está a la mano"! Nosotros discernimos; vigilamos las-las bombas atómicas; nosotros sabemos quién va a tomar el lugar de Clark Gable, y quién va a hacer esto, eso, y lo otro; o quién va a ser el vice presidente. Nosotros estamos interesados en esto, pero no podemos discernir las señales del tiempo. Estamos en el fin.
10¿Qué es? Nosotros estamos tan interesados en el siguiente capítulo de televisión..."¿Qué es lo que Susie va a hacer?", o cuál sea el nombre de la mujer; y cuándo Arthur Godfrey va a..."¿Qué clase de chiste él va a sacar la próxima vez?" Nosotros, como Cristianos llenamos nuestras mentes de tal tontería, cuando deberíamos de estar en oración en algún lugar y estudiando la Biblia para saber las señales del tiempo en que nosotros estamos viviendo.
11Lo que hace eso muchas veces, son púlpitos débiles (correcto), que no se someten y traen la verdad del Evangelio. Nosotros vamos a tener que responder por eso en los días que vienen. No debemos descuidar nada. Y la gente, como nosotros aquí en este Tabernáculo Branham, al ver las señales y prodigios y el poder del Cristo resucitado; y entonces saber que pusimos nuestro-nuestro tiempo en otras cosas y descuidamos el escuchar la Voz del Señor Jesús: "¿Cómo escaparemos nosotros si descuidamos una salvación tan grande?"
12El tercer versículo...o el cuarto versículo. Aquí es en donde terminamos, en el cuarto versículo, en esta mañana. Testificando Dios juntamente con ellos,... (¡Oh, hermano!)...testificando Dios con ellos,...(Escuchen la Palabra)...con señales...y prodigios, y diversos milagros,...(¿Qué es diversos milagros? ¿Qué es diverso? "Diverso" significa "mucho". Con muchos milagros Dios testificó. ¡Oh Dios, yo confío que penetrará en sus corazones!)
13Escuchen. Yo soy uno de sus pastores aquí con el Hermano Neville. Yo quiero que lo entiendan. La Biblia dice: "Si se levanta uno entre vosotros, y él dice esto y lo otro y no se cumple, no lo escuchen; porque Yo no he hablado. Pero si él habla en Mi Nombre y lo que él dice se cumple, entonces escúchenlo. (Amén). Porque Yo estoy con ese profeta o predicador, o sea lo que sea. Si lo que él dice se cumple, entonces escúchenlo".
14Ahora, amigos, escuchemos a El, al Espíritu Santo hablando en nuestros medios, mostrando diversos milagros y señales y prodigios. No solamente pasemos por encima de ellos como ocurrencias comunes. Recordemos que es Jesucristo, el mismo ayer, hoy y por los siglos, confirmando Su Palabra. Nosotros debemos de hacerlo. ¡Oh, por favor háganlo! ¡Presten atención!, que toda otra cosa sea secundaria. Aun su hogar, su esposo, su esposa, sus hijos, lo que pudiera ser, pónganlo en segundo lugar. Pongan a Dios primero. Uds. dicen: "Hermano Branham, ¿por encima de mis hijos?" Por encima de todo, ponga a Dios primero. Permítale a El ser el primero.
15Elías bajó de la montaña un día; él era un ángel, un mensajero, el mensajero ungido de Dios. Y él encontró a la mujer viuda recogiendo dos leños. El dijo: "Ve, cocíname un panecito y traeme un poquito de agua".
16Y ella dijo: "Vive tu alma, yo sólo tengo suficientes panes...o bastante masa de trigo para hacer un panecito. Y yo sólo tengo el aceite suficiente como grasa, para mezclarlo. Y estoy levantando dos leños". La manera antigua era la manera de los Indios, de cruzar dos leños y quemarlos en medio, y continuar empujándolos hacia adentro. Yo he hecho muchos fuegos de campamento de esa manera. Dijo: "Ahora, yo voy a cocinarme ese panecito para mí y mi muchacho, mi bebé. Y vamos a comerlo y morir". Había habido una sequía por tres años y seis meses, no había agua en ninguna parte.
17Ese profeta anciano, riguroso, miró a la cara a esa mujer, él dijo: "Ve y cocíname un pan primero". ¡Qué mandato de un hombre de decirle a una mujer viuda muriéndose de hambre, de que lo alimentara primero a él! ¿Qué dijo él? "Porque ASI DICE EL SEÑOR, la tinaja nunca se vaciará ni tampoco la vasija se secará hasta que Dios envíe lluvia sobre la tierra". Primero, Dios. Ella fue y cocinó ese panecito y regresó y se lo dio al profeta. Y fue y regresó y cocinó otro y otro y otro y otro. Y la tinaja nunca se vació ni la vasija se secó hasta que Dios envió la lluvia sobre la tierra. Ella puso a Dios primero que sus hijos. Ella puso a Dios primero que todo lo demás. Ella tomó el Reino de Dios primero.
18Dios debe de tener el primer lugar en su corazón, el primer lugar en su vida, el primer lugar en todo lo que Ud. hace o lo que Ud. es. Dios debe de ser primero. El nunca quiere el segundo lugar. El no merece el segundo lugar. ¡El merece lo mejor y lo primero y todo lo que tenemos! El lo merece. ¡Bendito sea Su santo Nombre! Testificando Dios juntamente con ellos,...(El dio testimonio)...con señales y prodigios...y diversos milagros, y repartimientos del Espíritu Santo, según Su voluntad...(No lo que hombres dicen, no lo que la iglesia dijo; sino cuál era la voluntad de Dios).
19¡Oh, nosotros necesitamos buscar la voluntad de Dios, no el favor de su vecino, no el favor de sus hijos, no el favor de su esposo, o de su esposa; pero buscar la voluntad de Dios! Uds. hagan eso primero. Entonces todo lo demás, la voluntad de su esposa, la voluntad de los hijos, encajará en ello. Pero pongan a Dios primero.
20Fíjense ahora. Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando;
21En otras palabras los grandes Angeles que ministran en los Cielos: Gabriel, Miguel, Ajenjo, y millares y millares de Angeles del Cielo, o millares de...cientos de profetas que han estado en la tierra, cada uno de ellos, El nunca puso a ninguno de ellos a que tuviera control sobre el mundo venidero del que estamos hablando, ni siquiera a uno. El nunca dijo: "Isaías, tú controlarás el mundo". El nunca puso al mundo en sujeción a Elías. Ni tampoco se lo puso a Gabriel, o a ningún ángel, a ningún espíritu ministrador.
22Fíjense lo que él dijo, Pablo todavía magnificando a Cristo: ...del cual estamos hablando. Pero alguien testificó en cierto lugar diciendo: ¿Qué es el hombre para que te acuerdes de él?, o ¿el hijo del hombre para que lo visites? Le hiciste un poco menor que los ángeles, le coronaste de gloria y de honra, y le pusiste sobre las obras de tus manos;
23Ahora, si Uds. quieren leer eso, está en el Salmo 8 del 4 al 6, David hablando. Ahora, ¿cómo lo llamó aquí David? Eso lo establece, allí mismo, si estaba correcto en esta mañana lo que estaba diciendo el profeta.
24El dijo: "Porque uno de los ángeles dijo en cierto lugar". David, el mensajero de Dios era un ángel de Dios; porque él era un mensajero de Dios. El ángel dijo (David dijo), en los Salmos: "Le hiciste un poco menor que los Angeles del Cielo". Un ángel dijo que Dios lo hizo menor que un ángel, para que El pudiera coronarlo a El; y El pudiera sufrir y probar muerte para ser exaltado otra vez. Para que El pudiera hacerlo a El heredero de todas las cosas del mundo.
25Ahora, en-en Mateo 28:18, nosotros leemos esto. Después que El había sido crucificado y se levantó otra vez al tercer día, El se encontró con Sus discípulos y los comisionó para ir a todo el mundo a predicar el Evangelio a toda criatura. El dijo: "Todo poder en el cielo y en la tierra, me ha sido dado en Mis manos. Todo el poder en el cielo, todo el poder en la tierra me ha sido dado a Mí". ¿Qué fue eso? El hombre y Dios se habían unido. El Logos había sido hecho carne, y había sido matado y se levantó para nuestra justificación, y fue entonces el Emanuel ungido por los siglos de los siglos. Dios cambió Su lugar de habitación de un trono allá en los espacios allá, al corazón de Su Hijo Cristo Jesús, para vivir y reinar para siempre. Dios estaba en Cristo; El es el lugar final de descanso del Espíritu.
26El Espíritu se quedó en un tabernáculo un día (Uds. saben eso), bajo una tienda. Y Salomón le edificó una casa. "Si bien el Altísimo no habita en templos hechos de manos; pero un cuerpo me has preparado".
27Allí en el Libro de los Hechos, el capítulo séptimo, cuando él estaba hablando, él dijo: "Todos ellos lo vieron de antaño. Le edificaron una tienda para El, Moisés lo hizo, tenía una tienda y puso el arca allí adentro. Porque Dios estaba en la Silla de Misericordia; El no habitó allí".
28Muy bien, entonces: "Un cuerpo me has preparado", el Cuerpo del Señor Jesucristo, hecho menor que los Angeles para probar muerte; y ninguno, sino el más Altísimo de los altos, ¡Cristo, el Príncipe de paz, el Rey de reyes, el Señor de señores, el Creador de cada estrella en el universo!
29¡Oh Dios! El llegó a ser más bajo que Su creación para que El pudiera redimir a los hombres (hombres, desamparados, sin hogar), y darles un hogar en el Cielo. El dejó las glorias del Cielo. El dejó el Nombre más alto que podía ser llamado. Y cuando El estaba en la tierra, los hombres le dieron a El, el nombre más bajo que ellos pudieron darle, dijeron que El era un Bebé ilegítimo para empezar. Nacido en un pesebre, envuelto en trapos quitados de la espalda de una yunta de buey, no tenía lugar a dónde ir, no tenía hogar a dónde ir, y fue llamado Belcebú, el príncipe de los demonios. El fue maltratado. El fue escupido. Se le hizo burla. El fue rechazado y fue a los infiernos más bajos y se bajó a las prostitutas más viles. Eso es lo que el hombre le hizo a El.
30Pero Dios lo levantó tan alto, que El tiene que mirar para abajo para ver el Cielo. Los hombres le dieron el asiento más bajo, le dieron el peor lugar, el nombre más bajo. Dios lo levantó y le dio el asiento más alto y el Nombre más alto. Esa es la diferencia de lo que el hombre hizo con el Hijo de Dios, y de lo que Dios hizo con el Hijo de Dios.
31El se bajó para que nosotros pudiéramos ser levantados. El llegó a ser nosotros, para que nosotros a través de Su gracia, pudiéramos llegar a ser El. El vino a los que no tenían hogar, y llegó a ser El mismo uno sin hogar, para que nosotros pudiéramos tener un hogar. El vino al enfermo y El mismo se enfermó para que nosotros pudiéramos ser sanos. El vino al pecador y El mismo se hizo pecado, para que nosotros pudiéramos ser salvos.
32Con razón El fue exaltado. Con razón El es Quien es en esta noche. Dios lo ha exaltado a El. Y todos lo poderes en los cielos y en la tierra se le han dado a El.
33Cuando Su obra terrenal había sido terminada aquí en la tierra...El vino a la tierra; tan pronto como El vino, la Estrella de la Mañana lo declaró a El ser el Hijo de Dios. El sacudió a todo diablo con el que El tuvo contacto. ¡Bendito sea el Nombre del Señor! Los diablos temblaron y se sacudieron y rogaron por misericordia en Su Presencia. Sí, señor. Todo el infierno supo Quién era El.
34El caminó humilde. El no tenía un lugar para recostar Su cabeza en una noche lluviosa. Los mismos animales que El creó, los pájaros del aire tienen nidos, y las zorras tienen sus cuevas, pero el Hijo del Hombre no tiene un lugar para recostar Su bendita cabeza. Seguro que El era.
35El llegó a ser pecado, llegó a ser lo más bajo y desamparado. Pero los diablos sabían Quién era El. Ellos rogaron por misericordia; ellos dijeron: "¿Por qué vienes a atormentarnos antes que nuestro tiempo venga?" Y mientras los predicadores le estaban llamando Belcebú, el adivino, los diablos le estaban llamando el Hijo del Dios viviente; estaban implorando misericordia.
36¡Oh, cómo pudiéramos detenernos solamente por un minuto! ¿Quién es Ud. de todas maneras? ¿Qué significa ese trabajo que Ud. tiene? O, ¿qué significa esa casita que poseemos? ¿Qué significa el automóvil que poseemos?
37Muchachita bonita, tú respondoncita, ¿qué significa esa apariencia bonita que tú tienes ahora? Tú jovencito, con el cabello brillante, alisado, hombros derechos, tú te encorvarás algún día, cuando te encorves por la edad.
38Pero bendito sea el Señor. Tú tienes un alma que es nacida otra vez, tú vivirás por los siglos de los siglos, porque El llegó a ser tú, para que tú por Su gracia pudieras llegar a ser El, para hacer un lugar para ti.
39Oh, nosotros que pensamos que porque tenemos cambios de ropas, y un poco de alimento en la casa, ¿qué somos nosotros? ¡Dios pudiera quitarlo en un segundo! ¡Tu mismo aliento El lo tiene en Su mano! ¡Y aquí en nuestros medios está para sanar a los enfermos para proclamar y profesar y predecir, y cada vez, perfecto! Y aún lo suficientemente preocupado de traer un pececito muerto de regreso a vida otra vez en medio de nosotros; Jehová con nosotros, Jehová en nosotros, el gran y poderoso YO SOY.
40Cuando El murió ellos pensaron que lo habían vencido. El descendió al infierno. Cuando El dejó la tierra ese día cuando El fue crucificado, El fue a las regiones de los perdidos. La Biblia dice: "El fue y predicó a las almas que estaban en prisión, que no se arrepintieron en la paciencia de Dios, en los días de Noé". Cuando El murió y Su Espíritu lo dejó, El llegó a ser el Logos otra vez. El, yo veo, dijo: "Yo vengo de Dios. Yo regreso a Dios".
41Y Dios era esa Columna de Fuego que guió a los hijos en el desierto. Y cuando El estaba aquí en la tierra y cuando El murió, El regresó a Luz otra vez. Pablo lo vio y El era una Luz. Ninguno del resto de ellos lo vieron. Ellos vieron a Pablo caerse. Algo lo tocó y era una Luz. Pablo dijo: "¿Quién es a quien yo persigo?"
42El dijo: "Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?" Dijo: "¿Quién eres?"
43El dijo: "Yo soy Jesús a quien tú persigues. Y dura cosa te es dar coces contra el aguijón".
44Entonces él fue y estudió esa Luz. Pablo regresó a la Biblia para darse cuenta lo que esa Luz era. Y él escribió esta Epístola. El es el mismo Jehová. Esa misma Luz estaba en el desierto con los hijos de Israel. Y cuando Pedro estaba en la prisión, El era una Luz que entró y abrió las puertas.
45Y por Su gracia, para que ninguno tenga ninguna excusa...Oh, si ellos pudieran olvidar a los mensajeros analfabetas y recordar que no es el mensajero, es el Mensaje. El ha descendido otra vez con nosotros en una forma de Columna de Luz. Y El se mueve con los mismos milagros y señales; nada fuera de la Biblia, quedándose con la Biblia, manteniéndola bajo sujeción, manifestando Su gloria, mostrando Su poder. ¡Bendito sea Su santo Nombre!
46Yo sé que Uds. piensan que yo estoy loco; pero, oh, ese bendito, descanso Eterno que está en mi alma. Aunque olas tormentosas se levanten, mi ancla se agarra dentro del velo.
47Y verlo cuando El murió, que la luna tuvo una postración nerviosa, el sol se oscureció en medio del día. Y cuando El fue a las regiones de los perdidos [el Hermano Branham toca el púlpito.-Ed.], tocó la puerta, y la puerta se abrió, la Biblia dice que El predicó a las almas que estaban en prisión, que no se arrepintieron en la paciencia de Dios, en los días de Noé, después que El había muerto en esta tierra. Y mi hermano y mi hermana, cuando El murió, Su obra terrenal fue terminada, ¡pero El todavía estaba obrando! ¡Y El todavía está en la obra en esta noche! ¡Amén!
48El tocó en las puertas de los perdidos (la Biblia dice que El lo hizo), y El atestiguó: "¡Yo soy la Simiente de la mujer! ¡Yo soy aquel de quién Adán habló! Yo soy aquel de quién Enoc dijo que vendría con millares de Sus santos. Yo soy el Hijo del Dios viviente, y Uds. han desechado el día de su gracia. Pero fue profetizado a Uds. por el ángel Enoc, Noé, que yo debía de venir a cumplir toda Palabra de la Biblia de Dios. Y yo estoy aquí como un testigo en esta tierra de los perdidos". Y El les predicó. El descendió al infierno, allí mismo a las puertas del infierno, tocó en la puerta. Y el diablo abrió la puerta, y dijo: "Ahora te tengo".
49Le arrancó las llaves de su lado, dijo: "Tú diablo, tú has engañado por mucho tiempo. (Aquí está en la Biblia. Llegaremos a eso en un minuto). Tú has engañado por mucho tiempo, pero yo vengo para tomar control". Le arrebató esas llaves y lo echó de una patada adentro otra vez y cerró la puerta. De regreso, recogió a Abraham, a Isaac y a Jacob, al tercer día El resucitó, y aquellos que dormían en la tumba se levantaron con El. ¡Oh, aleluya! Con razón el poeta dijo: Viviendo, me amó; muriendo, me salvó; Sepultado, El se llevó mis pecados muy lejos; Resucitando, El justificó para siempre gratuitamente El viene algún día...¡Oh, día glorioso!
50¡Bendito sean los lazos que unen nuestros corazones en compañerismo Cristiano, el amor de Dios! Cuando El resucitó, El todavía no había terminado. El tenía más trabajo que hacer.
51La Biblia dice: "El ascendió a lo alto y dio dones a los hombres". Había una atmósfera sobre la tierra de oscuridad, de penumbra, de muerte, y fatiga. Las oraciones no podían subir, porque el sacrificio no se había hecho, pero El se abrió paso a través de ese velo. El abrió el camino. El rompió el velo de enfermedades. El rompió el velo del pecado. El rompió el velo de preocupación. El rompió el velo de depresión. El rompió cada velo e hizo un camino para el viajante, caminando hacia arriba en el camino del Rey. ¡Oh, hermano!, cuando El pasó la luna y las estrellas, y siguió y siguió...
52Siguiéndolo detrás de El, venían los Santos del Antiguo Testamento, Abraham, Isaac y Jacob. Ellos ascendieron a los cielos de los cielos. Cuando ellos estaban muy lejos de la Ciudad, yo puedo verlos a ellos levantar sus ojos; Abraham dijo: "Esa es la Ciudad que anhelaba ver. Oh, ven aquí Isaac. Ven aquí Jacob. Oh, nosotros éramos peregrinos y extranjeros en la tierra, pero allí está la Ciudad. Esa es la que nosotros estábamos esperando".
53Y la Biblia dice que ellos exclamaron: "¡Alzad vosotras puertas eternas y alzaos vosotras, porque el Rey de gloria está entrando!"
54Y los Angeles detrás de las puertas respondiendo a estos ángeles aquí y dijeron: "¿Quién es este Rey de gloria?"
55Y los ángeles aquí afuera, los profetas, dijeron: "El Señor de los ejércitos, el Poderoso en batalla".
56Y ellos apretaron los botones y las grandes puertas se abrieron. Y por en medio de las calles El venía, el Conquistador, triunfante, con los Santos del Antiguo Testamento caminando detrás de El, se sentó en el trono, dijo: "Padre, aquí están. Son Tuyos".
57Y El dijo: "Sube aquí y siéntate hasta que Yo haga a todos tus enemigos Tu estrado". A medida que leamos, encontraremos eso aquí en las Escrituras.
58Muy bien, escuchen. Ahora, vamos a entrar en este versículo octavo: Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque...Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él... Pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas. (Eso es la muerte. Nosotros no vemos a la muerte todavía, porque todavía estamos muriendo. Nosotros vemos muerte). Pero...(el versículo noveno)...Pero vemos aquel,...(Amén. Escuchen)...vemos aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos... (¿Por qué fue hecho un poco menor que los Angeles? Para que El pudiese gustar la muerte. El tenía que morir. El tenía que venir a morir).
59Mire aquí, amigo. Nunca olvide esto. Cuando Jesús iba subiendo el monte, la muerte estaba zumbando alrededor de Su cabeza.
60Tomemos nuestro cuadro de Jerusalén, dos mil años atrás. Y ¿cómo pudiera Ud. rechazarlo? Yo escucho un sonido viniendo de la calle. ¿Qué es? Es un golpeteo de algo. Es una cruz áspera descendiendo y saliendo por las puertas de Damasco, golpeando sobre las piedras (esas piedras grandes todavía están allí), golpeando sobre estas piedras grandes, bampiti-bamp. Yo veo las manchas de la Sangre en la calle. ¿Qué es? Es un Hombre que no ha hecho daño, nada más lo bueno. La gente estaba ciega. Ellos no lo conocieron. No lo reconocieron.
61Uds. dicen: "¿Ciegos? ¿Podían tener su vista?" Ud. puede tener su vista y todavía estar ciego. ¿Creen Uds. eso? La Biblia dice así. ¿Recuerdan a Eliseo allá en Dotán? El salió y cegó a la gente, dijo: "Ahora, síganme". Ellos estaban ciegos a él. Y la gente está ciega en esta noche.
62Una cierta iglesia que no cree en sanidad Divina...Se acercó a mí en una ocasión y dijo: "Hazme ciego. Hazme ciego". (Fue en la casa del Hermano Wright). Dijo: "Hazme ciego". Dijo: "Pablo hizo ciego a un hombre en una ocasión. Dijo: "Hazme ciego".
63Yo dije: "Amigo, el diablo ya lo hizo. ¡Ud. ya está ciego! Seguro que Ud. está".
64El dijo: "Sana a esta niñita y yo te creeré".
65Yo dije: "Salva a ese pecador y yo te creeré". Seguro.
66Oh, él dijo: "El tiene que creer".
67Yo dije: "La misma cosa aquí; tiene que venir a través de la gracia soberana de Dios".
68El diablo, el dios de este mundo, ha cegado los ojos del pueblo. "Ellos tienen ojos, pero no pueden ver", la Biblia dice.
69Aquí El iba subiendo la calle, arrastrando las huellas sangrientas en el camino hacia arriba. La abeja de muerte está punzando alrededor de El, zumbándole: "Sólo un ratito y te agarraré". El estaba poniéndose débil, sediento, agua...
70Yo fui herido en una ocasión, tirado aquí en el campo, la sangre brotando de mí; yo clamaba por agua. Y mi amigo corrió y tomó su gorra y la metió en el agua; vieja, estancada, con ranacuajos en el agua. Vino, y yo abrí mi boca, y él exprimió eso, porque la sangre estaba brotando como una fuente, en donde yo había sido herido a pedazos con una escopeta. Sediento...
71Entonces yo sé cómo mi Señor ha de haber estado, después de sangrar toda esa mañana desde las nueve hasta las tres de la tarde, perdiendo toda esa sangre. Yo veo Su manto, primero, como manchas pequeñitas en él. Y todas esas manchas empiezan a hacerse grandes y a juntarse, haciendo una gran manchota de Sangre, golpeándole la pierna mientras caminaba. Esa era la Sangre de Emanuel. ¡Oh, la tierra no era digna de Ella!
72Pero mientras El subía, la abeja estaba punzando alrededor de El. ¿Qué hizo? Finalmente lo picó. Pero, hermano, cualquiera sabe, que un insecto o una abeja, si alguna vez lo pica, eso finaliza el asunto de picar. No puede picar ya más, porque cuando se va, pierde su aguijón. Esa es la razón que Dios tenía que hacerse carne. El tomó el aguijón de la muerte en Su carne, y El le sacó el aguijón a la muerte. ¡Bendito sea el Nombre del Señor!
73La muerte puede zumbar y picar, pero no puede dañarlo. Pablo, cuando él sintió esa abeja zumbando alrededor de él, que la muerte venía alrededor de él, él dijo: "Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?" El podía apuntar al Calvario en donde se quedó en la carne de Emanuel. "¿En dónde está tu victoria? Pero gracias a Dios quien nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo". Sí, nosotros no vemos todas las cosas. Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús...a causa del padecimiento de la muerte... Porque convenía a aquel por cuya causa son todas-todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten...que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionarse por aflicciones al autor de la salvación.
74(La única manera que El podía llegar a ser el Autor de nuestra salvación, era que El tenía que sufrir).
75Escuchen a estas palabras hermosas aquí, ahora. Ahora, escuchen: Porque el que santifica y los que son santificados, de uno son...todos...(Oh, ¿no ven Uds. la Vid y los Pámpanos allí?) Todo uno... por lo cual no se avergüenza de llamarlo...hermano...(¿Ven? ¿Por qué? Escuchen el versículo siguiente). Diciendo: Yo anunciaré a mis hermanos tu nombre, en medio de la congregación te alabaré. Y otra vez: Yo confiaré en él. Y otra vez: He aquí yo y los hijos que Dios me ha dado. Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo. Y librar a todos los que por...por el...temor...de la muerte estaban durante toda la vida...sujetos a servidumbre.
76Los hombres siempre temieron a la muerte. Cristo llegó a ser pecado, se rebajó, para El mismo tomar la muerte. Y El no se avergüenza de ser llamado nuestro Hermano, porque El fue tentado lo mismo que nosotros somos tentados. Y El puede hacer...ser el Intercesor idóneo, porque El resistió la misma clase de tentación que Ud. resiste. Y El tomó su lugar, sabiendo que Ud. no podía soportarlo.
77Así que, ¿no lo ve, hermano, hermana?, toda la cosa es gracia. Todo ello es gracia. En todo caso no es lo que Ud. hace. Es lo que El ya hizo por Ud. Ahora, Ud. no puede hacer una cosa para merecer su salvación. Su salvación es un don. Cristo llegó a ser pecado para que Ud. pudiera llegar a ser justo. Y El es la clase idónea de Autor de nuestra salvación, porque El sufrió lo mismo que nosotros sufrimos. El ha sido tentado lo mismo que nosotros somos tentados. Y El no se avergüenza de ser llamado nuestro Hermano, porque El sabe por lo que pasamos. ¡Oh, bendito sea Su Nombre! Porque ciertamente él no tomó la forma de ángeles; pero tomó la de la simiente de Abraham.
78¡Oh, hermano! El no llegó a ser un Angel; El llegó a ser la Simiente de Abraham. Y nosotros, estando muertos en Cristo, tomamos la Simiente de Abraham y somos herederos de acuerdo a la promesa. ¿Ven?, El nunca tomó la forma de un Angel; El nunca llegó a ser un Angel. El llegó a ser un hombre. El llegó a ser la Simiente de Abraham y tomó el aguijón de la muerte en Su propia carne, para reconciliarnos de regreso a Dios, y ahora se sienta allí como un Intercesor. ¡Caray!, ¿cómo pudiéramos rechazarlo, amigo? Escuchen: Por lo cual debía de ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar...los pecados del pueblo. (Para que El pudiera ser el Reconciliador).
79¿Ven?, había enemistad entre Dios y el hombre. Y ningún hombre...Ellos enviaron a los ángeles, a los profetas; ellos no podían tomar su lugar porque ellos tenían que orar por ellos mismos. Ellos no podían tomar el lugar.
80Entonces El envió la ley. La ley fue un policía que nos puso en la cárcel. No podía sacarnos. El envió la ley; El envió los profetas; El envió al justo; y todo eso no podía hacer un sacrificio. Pero El descendió y llegó a ser uno de nosotros. ¡Oh, hermano!
81Yo desearía que tuviéramos más tiempo en estos momentos; me gustaría llevarlos a esa ley de redención; pero no tenemos. Pero sólo por un momento...El cuadro hermoso es el de Rut y Noemí. Si Uds. ven allí, la reconciliación. Cómo el labrador, el hombre que tenía que redimir la propiedad perdida y caída, tenía que ser pariente de la persona que había perdido la propiedad. Esa es la razón que Booz tenía que ser un...era un pariente de Noemí para poder obtener a Rut. Y entonces, él tenía que ser digno. El tenía que ser capaz de hacerlo para redimir lo perdido. Y Booz en la puerta, dio un testimonio público quitándose su zapato, de que él había redimido a Noemí y toda la posesión de ella. Y él tenía que ser pariente.
82Y esa es la razón que Cristo, Dios, tenía que llegar a ser pariente de nosotros. Y El descendió y era un hombre. Y El sufrió tentación. Y se rieron de El, e hicieron burla de El, y lo persiguieron, y lo ignoraron y le llamaron Belcebú, y-y se mofaron de El, y sufrió muerte bajo pena capital. ¿Ven?, El tenía que ser pariente de nosotros. El tenía que ser falsamente acusado, porque Ud. es falsamente acusado. El tenía que llevar enfermedades, porque Ud. está enfermo. El tenía que llevar pecados, porque eran sus pecados. Y El tenía que llegar a ser pariente. La única manera que El podía redimirnos, era El ser pariente de nosotros. Y cómo El llegó a ser pariente, fue tomando la forma de carne pecaminosa y llegando a ser uno de nosotros. Y haciendo eso, El pagó el preció y nos redimió otra vez al compañerismo del Padre. ¡Oh, qué Salvador! Las palabras no pudieran expresarlo. Pues en cuanto él mismo siendo tentado,...es poderoso para socorrer a los que son tentados. ("Socorrer", significa, "ser compasivo").
83Esa es la razón que El llegó a ser esto, para que El pudiera ser compasivo con Uds. quienes son...tienen sus altas y bajas y sus entraditas y saliditas, y sus tentaciones se hacen tan grandes que Uds. difícilmente las soportan. El sabe cómo compadecerse de Uds. El se sienta allí para hacer intercesiones. El se sienta allí para amarlos. Y aunque se desvíen del camino, El no los abandonará. El todavía vendrá a Uds. y tocará en su corazón. No hay un apóstata en el edificio que él no sepa que Dios toca en su corazón diariamente. Y El lo hará mientras Uds. sean un mortal en esta tierra, porque El los amó. El los redimió a Uds.
84Poetas han tratado. Autores han tratado. Hombres han tratado de expresar ese tema de amor, y no puede ser encontrado en expresiones humanas, uno dijo: ¡Oh, amor de Dios cuán rico y puro! ¡Tan fuerte y sin medida! Para siempre permanecerá Canto de Santos y ángeles. Si fuera tinta todo el mar, Y todo el cielo un gran papel; Y cada hoja un pincel, Y cada hombre escritor; Para escribir el amor de Dios No bastaría el océano; los libros contenerlo todo, Extendidos de cielo a cielo.
85Uds. nunca entenderán. No hay manera que nosotros entendamos cómo ese gran sacrificio, que El hizo...descendió y nos reconcilió de regreso a Dios. Entonces El fue de regreso y dijo: "Ahora, Yo no los dejaré huérfanos. Regresaré otra vez y estaré con vosotros, aun en vosotros, hasta el fin del mundo".
86Y aquí estamos hoy, viviendo en el fin del tiempo, con el mismo Jesús, las mismas cosas, las mismas señales, las mismas maravillas, la misma salvación, el mismo Espíritu, haciendo las mismas cosas, el mismo Evangelio, la misma Palabra, las mismas ilustraciones, la misma manifestación, todo. Nos es menester no descuidar esta gran salvación, pues tendremos que dar cuenta algún día de lo que hacemos con el Hijo de Dios.
87El está en sus manos en esta noche, pecador, apóstata. ¿Qué va a hacer con El? Ud. dice: "Bueno, lo dejaré para después..." Pero recuerde, ¡no haga eso! No hay manera en lo absoluto, si Ud. es un pecador, que Ud. pueda salir de este edificio y ser el mismo. Ud. no puede hacerlo.
88Pilato, uno noche, trató de hacerlo. El pidió algo de agua y él se lavó sus manos y dijo: "Yo no tengo nada que ver con eso. Yo estoy como que nunca lo hubiera visto. Yo nunca escuché el Evangelio. Yo no quiero nada que ver con eso". ¿Podía él lavárselo de sus manos? El no podía.
89Finalmente, ¿Uds. saben qué le sucedió a Pilato? El perdió su mente. Y allá en Suiza en donde nosotros estábamos el año pasado, predicando el Evangelio...Ahora, hay una leyenda antigua que decía que hay un estanque de agua en donde la gente venía de todas las partes del mundo a observar cada año, en el tiempo de la crucifixión. Pilato se arrojó para matarse él mismo, cometiendo suicidio, brincando en esta agua y ahogándose él mismo. Y cada año en ese mismo día, agua azul sale hirviendo hacia arriba de ese estanque para mostrar que Dios rechazó el agua. El agua nunca puede lavar la Sangre de Jesús de sus manos o su alma. Solamente hay una manera de hacerlo; eso es aceptándola como su perdón personal y ser reconciliado con Dios.
90Oremos:
91Padre Celestial, te damos gracias en esta noche por la Palabra; "Porque fe viene por el oír y oír de la Palabra de Dios". Te damos gracias por Jesús. Y mientras vemos este gran día en el cual estamos viviendo, cómo las señales y maravillas, cómo dejamos estas cosas deslizarse. Dios, abre los ojos de la gente en este tabernáculo en esta noche, para que ellos puedan ver y entender que estamos en las últimas horas. El tiempo está pasando velozmente. Nosotros no tenemos mucho más para estar aquí, y tendremos que ver a Jesús. Y tendremos que ser contados como traidores porque no hay excusa en esta mañana. Cuando Tú diste esa gran y poderosa visión de ese hombre viniendo aquí, de un país lejano, y verlo, sin lugar a duda, levantarse de esa silla de ruedas, recibir su vista; sus piernas fortalecerse; por todo el edificio, regocijándose y alabando a Dios...Muestra que Dios todavía es capaz de estas piedras levantar hijos a Abraham. Ver las visiones como Jesús dijo: "Yo no hago nada hasta que el Padre me lo muestre. Yo no puedo hacer nada..."
92El hombre ciego lo siguió, y dijo: "Ten misericordia de nosotros".
93El dijo...tocó sus ojos, y dijo: "De acuerdo a tu fe, te sea hecho".
94Ahora, Señor, vemos a Jesús. No vemos todas las cosas. Vemos que todavía...llevamos a nuestros Santos a la tumba y caminamos por encima de la tumba de otros. Pero nosotros vemos a Jesús, quien hizo la promesa. Lo vemos con nosotros. No a Jesús en la tumba, no a Jesús hace dos mil años, sino a Jesús en esta noche que está con nosotros. Lo vemos a El manifestado en todo Su poder y señales y maravillas.
95Dios, que nosotros nunca descuidemos esta gran salvación; sino que la abracemos, y la aceptemos, y ser reverentes, y vivamos por ella hasta el día que Jesús venga para llevarnos a casa. Concédelo, Señor. Lo pedimos en Su Nombre.
96Y mientras tenemos nuestros rostros inclinados, me pregunto si hay una persona en el edificio en esta noche, bajo la Divina Presencia del Espíritu Santo que diría: "Hermano Branham, yo estoy convencido que estoy errado. Yo estoy convencido que estoy errado. Dios me ha revelado mis pecados. Y yo sé que yo estoy errado. Yo levantaré mi mano a El y pediré por misericordia en esta noche. Dios ten misericordia de mí; yo estoy errado". ¿Hará Ud. eso?
97Mientras que esperamos un momento, si hay una persona aquí que quiere...Va a haber un bautismo en unos momentos. Y si Ud. es un pecador, yo me arrepentiría. ¿Cómo puede Ud. rechazar un amor tan incomparable de Uno que murió? El Dios santo del Cielo llegó a ser un hombre pecaminoso, no porque El pecó, sino porque El tenía sus pecados y los llevó allá al Calvario, y Ud. no aceptará ese perdón. ¿No lo hará en esta noche? Mientras tenemos nuestros rostros inclinados, alguien diga: "Recuérdeme, Hermano Branham, yo levanto mis manos a Cristo y digo: 'Ten misericordia de mí. Yoyo- yo estoy errado, y yo quiero ser reconciliado con Dios'". ¿Levantaría Ud. su mano?
98Muy bien, si cada uno es Cristiano, entonces, oremos.
99Padre, te damos gracias en esta noche que cada uno aquí, es Cristiano, que ellos han testificado lo mismo quedándose en silencio, que todos sus pecados están bajo la Sangre; y yo estoy tan agradecido por eso. Bendícelos, Señor. Oh, estoy tan contento que ellos han encontrado reconciliación a través de la ofrenda de la Sangre, por el oír de la Palabra, el lavacro del agua por la Palabra, nos limpia, nos trae a un lugar grandioso, en donde-en donde el pecador en su oscuridad vil, es hecho blanco como la nieve. Las manchas carmesí del pecado han sido lavadas, y nosotros somos criaturas nuevas en Cristo. ¡Cuánto agradecemos eso...A Ti por esto! Ahora, el servicio bautismal sigue. Tengo entendido que esta jovencita se va a bautizar en esta noche aquí en el Nombre de su Señor.
100¡Oh Padre Celestial!, te pedimos que Tú bendigas a esta jovencita. Cómo mi mente regresa a unos cuantos días atrás, llegando a Henryville y viendo a esa hermosa niñita caminando por la calle. Y ahora en esta noche ella es una madre, una señora; ella te ha aceptado como su Salvador personal. La vida ha sido dura para la niña, Señor, Oh Dios, pero de seguro hay un Cielo para ella. Y te damos gracias por eso. Oramos, Dios, que Tú bendigas a la joven ahora. Mientras ella viene para ser bautizada en agua, que Tú la llenes con el Espíritu Santo de Dios. Concédelo, Señor. Y que su alma esté hasta los cielos de emoción. Concédelo para Tu gloria. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén. [Porción no grabada en la cinta.-Ed.]
101Quiero leer en Hechos el capítulo segundo, Pedro hablando en el día de Pentecostés; el primer bautismo que jamás se haya efectuado en la iglesia Cristiana. Pedro reprendiendo a los Fariseos y a la gente ciega, por no reconocer al Hijo de Dios, hablando de cómo ese Dios lo había levantado y probó Sus obras con grandes señales y maravillas. Escuchen esto; mientras él habló, él estaba exaltando a Jesús.
102Cada espíritu Cristiano exalta a Jesús, no solamente con sus labios pero con su vida. Sus labios pueden decir una cosa, pero su vida hacer otra cosa. Si Ud. hace eso, ¿saben Uds. lo que eso es? Es hipocresía. Y yo preferiría enfrentarme en el Cielo como un infiel, que como un hipócrita. Yo mejor me arriesgaría, creo yo, en el Cielo como-como un infiel, que ser un hipócrita. Yo ciertamente...Si Uds. testifican de Jesús y dicen que El es el Salvador, Uds. vivan de esa manera, porque la gente va a esperar eso de Uds. Correcto. Ud. viva como un Cristiano debería de vivir. Hablamos de eso en esta mañana.
103Ahora, Dios mediante, mañana por la noche, o el miércoles por la noche, vamos a tomar este tercer capítulo, el cual es un capítulo maravilloso. Y ahora, estén seguros de tratar de venir el miércoles en la noche. ¿Cuántos se gozaron con este Libro en la enseñanza de la escuela Dominical? Oh, muchas gracias, muy bien.
104Ahora, yo quiero leer ahora en los Hechos, el capítulo segundo, empezando en el versículo 32: A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos nosotros somos testigos. (Ellos lo sabían). Así que exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Ahora, escúchenlo hablar acerca de David, uno de los ángeles: Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.
105(David no podía subir; él estaba bajo la sangre derramada de becerros y machos cabríos y ovejas. Pero ahora él podía resucitar; él está bajo la Sangre del Señor Jesús. Porque ellos solamente responden a esa Sangre cuando Ella viene en poder. Cuando la Sangre de Cristo vino en poder, todos aquellos que habían muerto en buen favor, resucitaron (correcto), y ascendieron a la gloria).
106Ahora, escuchen: Sepa pues ciertísimamente toda la casa de Israel...(Escuchen esto)...que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios le ha hecho Señor y Cristo.
107(¿Qué de esto? ¿Es El una tercera persona de la trinidad, o es El la trinidad en su totalidad? El es la plenitud de la Deidad corporalmente).
108No hay tal cosa como tres Dioses; Dios el Padre, Dios el Hijo, Dios el Espíritu Santo. Eso no está ni siquiera en ninguna parte de las Escrituras en ninguna parte está. En ninguna parte se nos fue ordenado bautizar en el nombre del Padre, en el nombre del Hijo, y en el nombre del Espíritu Santo, en ninguna parte en las Escrituras. Es un credo Católico y no es para la iglesia Protestante. Yo le pido a cualquiera que me muestre una Escritura en dónde alguna persona fue alguna vez bautizada en alguna otra manera que en el Nombre del Señor Jesucristo. Venga y muéstremela, y yo me pondré un letrero en mi espalda: "Hipócrita y falso profeta, maestro falso", e iré por las calles. No hay tal cosa. Nunca alguien fue bautizado de esa manera. Es un credo Católico y no una doctrina Protestante.
109Mateo 28:19, Ud. dice: "Jesús dijo: 'Id por todo el mundo, y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo'". Eso es correcto. Pero no en el nombre del Padre, nombre del Hijo, nombre del Espíritu Santo. El nombre del Padre...El Nombre, no nombres del Padre; padre no es un nombre. ¿Cuántos saben eso? ¿Cuántos padres hay aquí? Levanten sus manos. ¿Cuántos hijos hay aquí? Levanten su mano. ¿Cuántos humanos hay aquí? Levanten sus manos. Muy bien. Ahora, ¿cuál es su nombre? No es padre, hijo, ni tampoco humano.
110Una mujer me dijo en una ocasión, quien era una trinitaria estricta, ella dijo: "Hermano Branham, pero el Espíritu Santo es un nombre".
111Yo dije: "El Espíritu Santo no es un nombre. El Espíritu Santo es lo que es. Es el Espíritu Santo, no un nombre". Eso es lo que El es. Yo soy un humano, pero mi nombre no es humano. Mi nombre es William Branham. Así que si El dijo: "Id y haced discípulos en todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo". Después Pedro, diez días después, él dijo: "Arrepentíos..."
112Aquí, escuchen esto. Al oír esto, se compungieron de corazón y dijeron a Pedro y...a los otros apóstoles: Varones y hermanos ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de vuestros pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo.
113¿Entonces hizo Pedro lo que Jesús le dijo que no hiciera? El no estaba confundido. Nosotros somos los que estamos confundidos.
114En Hechos 2:38, los Judíos fueron bautizados en el Nombre del Señor Jesucristo por inmersión. En Hechos, el capítulo octavo, encontramos que Felipe fue y le predicó a los Samaritanos, y los bautizó en el Nombre del Señor Jesucristo, a los Samaritanos. En Hechos 10:49, Pedro mandó a los Gentiles ser bautizados en el Nombre del Señor Jesucristo.
115Pablo, Hechos 10:5 [El Hermano Branham está refiriéndose a Hechos 19:1 al 6.-Traductor.], él recorrió las regiones superiores de Efeso, y él encontró discípulos. Ellos eran discípulos Bautistas. Cada uno de ellos eran Bautistas. Ellos fueron convertidos bajo un predicador Bautista llamado, permítanme recordar, Apolos. Y él era un predicador Bautista y estaba probando por la Biblia que Jesús era el Cristo. Pablo dijo: "¿Habéis recibido el Espíritu Santo después que creísteis?"
116Ellos dijeron: "Nosotros ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo".
117Dijo: "¿En qué, pues, fuisteis bautizados?"
118Ellos dijeron: "Hemos sido bautizados por el mismo hombre que bautizó a Jesús en el hoyo de agua allá, eso es suficiente".
119Pablo dijo: "Eso no tiene valor hoy. Uds. tienen que ser bautizados otra vez". Y Pablo los mandó a ser bautizados otra vez en el Nombre del Señor Jesucristo; puso sus manos en ellos, y el Espíritu Santo vino sobre ellos. Correcto. Sí, señor. Habrá luz en el atardecer, La senda de gloria de seguro encontrarás. En la manera de agua, esa es la luz hoy, Sepultado en el Nombre precioso de Jesús. Joven y anciano, arrepiéntanse de sus pecados, El Espíritu Santo de seguro entrará. La luz del atardecer ha venido, Es un hecho que Dios y Cristo uno son.
120Eso es lo que la Biblia dice. Correcto. Es la hora, es el tiempo en el que nosotros deberíamos de arrepentirnos.
121Diga...Avíseme cuando Ud. esté listo en el bautisterio, y nosotros...¿Está Ud. listo? Muy bien, abra las cortinas.
122Ahora...El Señor los bendiga ahora, mientras el hermano ministra el bautismo. ¿Pueden todos Uds. ver esto? [El Hermano Neville bautiza a creyentes.-Ed.]