Photo

~ DIOS GUARDA SU PALABRA 1 ~
1Mientras permanecemos de pie por un momento, inclinemos nuestras cabezas delante de Dios Todopoderoso y ofrezcamos unas palabras de oración. Oremos. Nuestro Padre celestial, te damos las gracias esta noche por el amor del Señor Jesús y por estar con nosotros a través de este día. Y por Tu gracia Tú nos has permitido congregarnos aquí esta noche y Tú has prometido que: “Donde estén dos o tres reunidos en Mi Nombre, allí estaré Yo en medio de ellos”. Y sabemos que Tú estás aquí porque Tú lo has prometido. Y te pedimos que nos bendigas esta noche con Tu Presencia. Que nosotros podamos reconocerla y que el Espíritu Santo tome la Palabra de Dios y la dé a cada corazón según sea nuestra necesidad. Salva a los pecadores. Sana a los enfermos y afligidos. Trae de nuevo a los caídos al hogar de gracia. Concede estas bendiciones
2lunes en la mañana para estar en La Cresenta a la una en punto de ese día, después de salir de aquí. Y luego continuando desde California hasta Oakland y de regreso a Kansas para la dedicación de una iglesia; y a través de Canadá. Y luego si el Señor así lo permite, inmediatamente después de la convención de los Hombres de Negocios del Evangelio Completo en Chicago, una gira completa alrededor del mundo. Así que necesito de la oración y la necesito muchísimo, oren por mí. Ahora, esta noche mientras abrimos esta bendita Palabra de Dios… Amo leer la Palabra. ¿Les gusta la Palabra?
3“La fe viene por el oír y el oír por la Palabra de Dios”. Nosotros podemos reposar tan confiadamente sobre la Palabra de Dios porque Ella es eternamente perfecta. Ella es la verdad para siempre. Y con la ayuda del Espíritu Santo, me gustaría leer un texto, orando para que Él nos dé el contexto, en Números capítulo 13, verso 30. Entonces Caleb hizo callar el pueblo delante de Moisés y dijo: Subamos luego y poseámosla; que más podremos que ella. Una vez que hemos leído la Escritura… Confío que Dios nos ayudará a medida que entremos en esto. Y ahora si eso es así esta noche y por las próximas dos o tres noches, me gustaría enseñar sobre este tema: “Dios Guarda Su Palabra”.
4Al principio cuando fui convertido y fui ordenado en la iglesia bautista, yo tuve un buen maestro llamado el doctor Roy Davis. Él era abogado antes de su conversión y él consideraba todo en la Biblia desde un punto de vista legal. Y recuerdo el primer sermón que yo prediqué. Predicaba sobre Sansón sometido por el enemigo. Bien, yo repetía allí y tenía mis propias manos atadas al poste. Y, oh, yo pasé a través de todas las emociones por las que yo suponía y creía que el predicador podía pasar. Y entonces noté al viejo doctor Davis sentado allí con su dedo puesto sobre su boca, sólo observándome… Y después que el servicio terminó, yo hice mi llamamiento al altar. Un grupo de ancianas vinieron y me daban palmaditas en el hombro. Ellas decían: “Oh Billy, eso fue maravilloso”. Y el doctor Davis dijo: “Quiero verte en la oficina”. Yo dije: “Si señor”. Él dijo: “Eso fue lo más ridículo que haya oído en mi vida”. Oh, eso realmente me desinfló. Así que le dije: “¿Cuál es el problema doctor Davis?.”
5Él dijo: “Una vez cuando ejercía el derecho, fui y escuché el proceso de algunos casos. Cuando escuchaba los casos, observaba las emociones por las que pasaban los abogados. Cuando defendí mi primer caso después que fui juramentado ante el juez, me quité el saco. Y yo estaba defendiendo a una dama. Yo daba golpes sobre el escritorio, gritaba, caminaba de un lado a otro. Yo pensaba que tenía el caso ganado; que eso era todo de lo que se trataba. El viejo juez estaba allí sentado. Después de un rato, finalmente en su asiento dijo: “Juzgue usted su señoría, ¿cuánto más de esta ridiculez puede esta corte estar dispuesta a soportar?”.
6Bien, él dijo: “Luego de sentir como si me hubieran azotado, salí de allí derrotado. Me fui a casa y me dije: “Bien estudiaré alguna otra cosa. Nunca seré un abogado”. Después de un rato alguien tocó a la puerta y no era otro sino el viejo abogado. Y él entró y dijo: “Roy te estuve observando. La razón por la que hice eso es porque yo quiero que seas un verdadero abogado. Yo sé que en ti está el ser un abogado, pero esta corte no toma decisiones basada en tu emoción mental. Tú tenías muchísima emoción mental, pero no tenías ningún artículo de la ley para basar tu defensa. Esa es la razón por la que dije eso”.
7Y yo creo que eso es una cosa muy buena. Le dije: “Doctor Davis, se lo agradezco”. Él dijo: “Billy, en todas tus emociones, tu ir y venir y atar a Sansón al poste y azotarlo y sacarle los ojos, no tenías mucho de las Escrituras. Los hombres no son salvos por las emociones o por todas las historias tristes que tú cuentes. El hombre es salvo por la Palabra de Dios”. Eso ciertamente se estableció en mí. Desde entonces yo he llegado a esta conclusión, que Dios no nos juzga por nuestras emociones o por nuestras afiliaciones con la iglesia, sino que Él nos juzga por Su Palabra. Los cielos y la tierra pasarán pero la Palabra de Dios nunca pasará. Ahora, en el día en que estamos viviendo y los tiempos en los cuales estamos viviendo, pienso que nos es necesario revisar la Palabra de Dios y ver dónde y en cuál hora estamos viviendo.
8Ahora, Dios habló de este día. Y este día es uno de los más sobresalientes que el mundo jamás haya visto. Es uno de los tiempos más grandiosos de la predicación del Evangelio que el mundo haya conocido. Ahora, en el Antiguo Testamento habían tres maneras de conocer la voluntad de Dios. Por supuesto, una de ellas era la ley escrita, luego por medio de un profeta y otra era por medio de un soñador. Y cuando un profeta profetizaba o un soñador soñaba, ellos hablaban eso delante del Urin Tumin que era el pectoral que estaba sobre el pecho de Aarón. Y en él habían piedras que representaban a las tribus de Israel. Y si ese profeta o ese vidente estaba en lo correcto, una Luz sagrada venía sobre ese pectoral y era llamado Urin Tumin. Y no importaba cuán real pareciera… Quiero que lo capten. No importa cuán real pareciera ser, si aquellas luces no brillaban en el Urin Tumin, Dios había rechazado el mensaje. Cualquier estudiante de la Biblia sabe eso.
9El Urin Tumin ya no existe a causa de que el sacerdocio terminó. Pero el Urin Tumin de Dios hoy es la Palabra de Dios. La Palabra es Su Urin Tumin. ¡Ay de aquel que añada o quite algo de este Libro! Esta es la Verdad eterna de Dios. Y en el día en el cual la gente está diciendo: “Oh, nosotros no necesitamos la Biblia. Ella ha sido traducida quince veces o más, ¿cómo sabemos que está correcta?” Aún cuando los cielos y la tierra pasen, la Palabra de Dios nunca pasará. Toda doctrina y todas las demás cosas de la Biblia que tengamos en la iglesia deben estar basadas en la Palabra de Dios, deben venir de la Palabra. No de una sola Escritura, sino que debe decir lo mismo desde Génesis hasta Apocalipsis, porque no podemos basar nuestros pensamientos sobre una sola Escritura. Porque la Biblia dice: “En boca de dos o tres testigos conste toda palabra”.
10Usted puede tomar una Escritura y distorsionarla. Yo puedo citar la Escritura: “Judas fue y se ahorcó. Vaya y haga usted lo mismo”. Pero eso no sería aplicar correctamente la Escritura. Fíjese, eso le correspondía a Judas, no a usted. Y ahora, estamos comenzando esta noche por dos o tres noches, si el Señor lo permite, con el tema: “Dios guarda Su Palabra”. Él tiene que guardar Su Palabra. Para poder ser Dios, Él debe respaldar todo lo que Él dijo en Su Palabra. Y es allí donde exactamente mi fe reposa, sobre la Palabra hablada de Dios. Ahora, nuestra lectura comienza esta noche con el pueblo del pacto en Egipto. Todavía ellos se encontraban allá esperando en la Palabra de Dios que había sido hablada a través de Abraham, que su simiente moraría en esta tierra extranjera por cuatrocientos años. Pero en aquella larga espera, el pueblo se había apartado del verdadero significado y no estaban esperando por ese día que venía. Y podemos decir otra cosa: ellos no estaban esperándolo de la manera que vino. Y eso es lo que pasa con nosotros hoy. Hemos establecido en nuestras mentes la manera en la que Dios hará las cosas, justo la manera en la que pensamos que Él lo hará; y generalmente estamos equivocados. Dios prometió que Él los liberaría. Y cuando nació un pequeño niñito en un pobre hogar campesino, poco pudieron ellos imaginar que ese era el libertador de Israel. Pero lo era. Y cuando llegó el tiempo de ser liberados, Israel falló en reconocer al líder que los sacaría. ¿Cuánto tiempo más se necesitó? Se necesitó cuarenta años más antes que Dios pudiera tener a la iglesia en condición de sacarla.
11Ahora, yo creo esto. Puede que esté errado, yo sólo soy un hombre como ustedes. Pero yo creo que la venida del Señor está pasada de tiempo. Yo creo que la razón por la que Dios no puede venir es por la condición de Su iglesia. Ella está toda separada y dividida; y está mezclada con todo lo que pueda ser imaginado. Tiene que venir el tiempo para un sacudón a la antigua que ponga en orden a la Iglesia de Dios. Ahora, tal como vemos este día, aquello fue un tipo perfecto del día de hoy. Lo primero que ellos tuvieron fue el arca, un profeta, un Ángel, la Palabra, una Luz divina que los guiaba y como ellos salieron de Egipto después que Moisés finalmente... A Dios le tomó cuarenta años ponerlos en condición. Y ellos tuvieron cuarenta años demás a causa de sus diferencias y por no reconocer.
12La Biblia dice que Dios fue paciente en los días de Noe. Él no quería que ninguno pereciera. Y Él dijo: “Como fue en los días de Noe, así será en la venida del Hijo del hombre”. Yo creo entonces que la venida del Señor está pasada de tiempo. Porque Él tuvo que esperar un largo tiempo en los días de Noé. Él tuvo que esperar largo tiempo para sacar a Israel. Yo creo que Él ha estado esperando largo tiempo, pero también creo que su paciencia se está agotando con nosotros. Me encontré con el hermano Hooper hace pocos momentos, primera vez que lo veía en mucho tiempo. Él dijo: “Hermano Branham, yo sólo quiero hablar con usted uno o dos minutos antes de que salga a Arizona porque esta puede ser la última vez que nos veamos”. Parece como que hubiera un gran control del tiempo en alguna parte según pienso.
13Ahora, después de cuarenta años finalmente Dios los reunió y ellos reconocieron a este profeta Moisés, quien fue allá con la Palabra. Y en su salida de Egipto, mientras seguían a Dios, ellos llegaron a un lugar que parecía ser un punto muerto. Luego que ellos habían visto la gloria de Dios en Egipto con las señales y maravillas que Dios había obrado, cuando ellos habían visto llegar el tiempo de la apretura y el Mar Rojo y el desierto los había aislado y el ejército del Faraón estaba justo detrás de ellos… ¡Oh qué hora! Pero parece que Dios se complace en colocar a Sus hijos en tales situaciones. Es extraña la manera en la que Dios guía a Sus hijos.
14Como un poeta solía decir: “Algunos a través de las aguas, algunos a través de la corriente, algunos a través de duras experiencias, pero todos a través de la Sangre”. Dios tiene una manera tan rara y especial de guiar a Sus hijos. Y cuán extraño es que un bebé recién nacido venga a este gran desierto de pecado y sea dirigido hasta aquí, para luego ser aislado. Vaya, parecía que toda la naturaleza se afligía por ellos. Pero sucedía que el camino de Dios los guiaba a través del Mar Rojo. Y cuán precioso notar que justamente en esa hora crucial… ¡Oh amo a Dios por eso! Dios espera hasta el momento crucial; pero Dios puede hablar y hacer que cosas se amontonen conforme a Su Palabra. Él había prometido llevarlos a la tierra prometida y Él está obligado a Su Palabra. Ese gran momento crucial y difícil. Y cuán fácil fue para Dios resolverlo. Él simplemente tomó la Columna de Fuego y la colocó entre ellos delante de los egipcios que venían y era oscuridad para estos y Luz para Israel.
15Y eso es lo que está sucediendo ahora mi hermano. Eso está llegando al punto que para los que rechazan a Cristo, Él está llegando a ser oscuridad; pero para aquellos que lo aceptan, está comenzando a alumbrarles. Estamos viviendo en ese día justo antes de pasar al otro lado. Y usted notó cuán fácil fue para el Dios Creador enviar un fuerte viento del este y sencillamente dividir el Mar Rojo y hacer que Sus hijos cruzaran. Oh, el Mar Rojo tuvo temor y se dividió formando muros, porque el camino de Dios pasaba a través de él. Esa es la manera en la que Dios hace las cosas. A esta gente que estaban guardando Su Palabra, caminando en la Luz, avanzando y siguiendo los mandamientos de Dios, todas las cosas se les abrían a su paso. Y si usted quiere que las cosas se abran a su paso, tome a Dios por Su Palabra y comience a avanzar hacia adelante.
16Ahora, nosotros entendemos que ellos llegaron a un lugar llamado Cades- Barnea. Ese era el tribunal de juicio o el tiempo de prueba para todo Israel. Y Dios siempre prueba a Sus hijos por Su Palabra. ¿Escucharon eso? Dios prueba a Sus hijos por Su Palabra. Si usted cree Su Palabra, Dios lo probará a usted por la Palabra. Ahora si usted nota, llegó el tiempo de pasar al otro lado y espiar la tierra. Y cuando doce de ellos pasaron para espiar la tierra, ellos regresaron y diez de ellos dijeron: “No podemos tomarla. Simplemente no podemos tomarla porque las ciudades están completamente amuralladas y nosotros parecemos langostas al lado de aquellos gigantes”. Pero dos de ellos dijeron: “Nosotros si podemos tomarla”. Esos eran Josué y Caleb.
17Y amigos, yo quiero que observen que Caleb y Josué estaban mirando hacia una cosa y los otros diez estaban mirando hacia otra cosa. Los diez estaban mirando las circunstancias y en cambio, Josué y Caleb estaban mirando a la Palabra de Dios. Ellos dijeron: “Podemos tomarla, porque nosotros ciertamente somos capaces de hacerlo; porque Dios dijo que nosotros podíamos hacerlo”. Y yo creo esta noche tan fuertemente como lo he predicado y así como otros ministros que tienen la visión… Yo aún creo que existe alguna forma de que podamos romper la pared de separación y hacer que las iglesias de Dios se unan en una hermandad. Yo no sé cómo será hecho, pero Dios dijo que Él tendría una Iglesia sin mancha y sin arruga. Y Él la tendrá. Yo lo creo.
18Entonces ellos tomaron un falso profeta. Cuando la gente no recibe la verdad puesto que ella representa la minoría, entonces ellos se levantan un falso profeta. La Biblia dice que en los últimos días habrían falsos profetas que la gente amontonaría como maestros, teniendo comezón de oír y se desviarían de la verdad a las fábulas. Ahora, Dios tiene que guardar Su Palabra; Él tiene que hacerlo. Se desviaron de la verdad a las fábulas. Y usted note que ellos querían y consiguieron otro hombre llamado Coré. Y Coré reunió toda la gente que él pudo, los apartó y los separó de los otros y comenzó una pequeña denominación de si mismo, diciendo: “Hay más profetas además de Moisés. Hay más hombres santos. Todos nosotros somos hombres santos. Cada uno de nosotros tiene tanto derecho de creer esto del que tienen ellos de creer aquello”. Pero hermano, eso era una mentira para comenzar.
19Dios tiene un programa y ese programa está escrito en Su Palabra; y Su Palabra dijo que nosotros debíamos ser uno, todos juntos, sin divisiones, sin armar escándalos y sin agitaciones, sino que nosotros debíamos ser uno. Cristo oró para que fuéramos uno y Él dijo: “En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros”. ¿Cómo pueden los dones y las señales operar en una iglesia? ¿Cómo puede Dios perfeccionar a Su iglesia cuando hay tanta división entre nosotros? ¿Cómo puede cuando uno dice esto y otro dice aquello y otro dice alguna otra cosa y todos se contradicen unos a otros?. Hay un Juez supremo y es la imperecedera y eterna Palabra de Dios. Y Dios guarda Su Palabra. Mientras más rápidamente podamos nosotros estar en línea con esa Palabra, en mejores condiciones estaremos. Dios guarda Su Palabra.
20Ahora, si usted nota lo que ocasionó este problema es que había una multitud mixta que salió con ellos. Lo sobrenatural había sido manifestado en Egipto. Y cuando lo sobrenatural sucedió, todos se reunieron alrededor de eso. Y eso hizo que una multitud mixta saliera con ellos, inconversos, no regenerados, procurando personificar al verdadero creyente. Y eso sucedió en los días de Noé, eso sucedió en los días de Cristo; y está profetizado en la Palabra de Dios que sería igual en este día. Lo sobrenatural ha sido manifestado. Y hay una multitud mixta saliendo sin ser regenerada, corazones sin aparejamiento, sin guardar la Palabra de Dios, sino personificando algo. ¿Qué les pasó a ustedes luteranos? Hace muchos años en la primera reforma, ustedes sostuvieron la antorcha de la libertad en sus manos. Ustedes fueron la luz de Dios. ¿Qué les pasó? Por cuanto leyeron en la Biblia: “El justo por la fe vivirá”, se organizaron alrededor de esa sola Escritura y llegaron a ser un grupo aislado. Entonces Dios les quitó la antorcha de sus manos. Es cierto que el justo por la fe vivirá, pero hay otras Escrituras además de esa.
21¿Qué pasó con ustedes metodistas? En los días de Juan Wesley quien tuvo el gran avivamiento que salvó a Inglaterra, cuando Wesley y Asbury y muchos de ellos estuvieron aquí en uno de los más grandes avivamientos que esta nación haya conocido, ustedes sostenían la antorcha en su mano. Pero después de la partida de Wesley, ¿qué sucedió? Ustedes han puesto allí a un grupo de estudiantes de seminario que hicieron una organización, establecieron su doctrina sobre la santificación y ahora la niegan y Dios quitó la antorcha de su mano. Correcto. Y un hombrecito tuerto de raza negra allá en California, recibió el bautismo del Espíritu Santo y Dios puso la antorcha en las manos del movimiento pentecostal. Pero, ¿qué sucedió? Ustedes sostenían la antorcha en su mano, pero lo primero que hicieron fue hacer una pequeña doctrina igual que hicieron los demás y allí se establecieron; y Dios quitó la antorcha de sus manos. Ustedes comenzaron a dividirse. Lo primero que Dios hizo fue restaurar los dones. Él comenzó con el don de hablar en lenguas y ustedes hablaron en lenguas. Entonces hicieron de eso una doctrina, la evidencia inicial. Nadie podía tener el Espíritu Santo sin hablar en lenguas y todo el que hablaba en lenguas tenía el Espíritu Santo. Eso está muy bien, pero ustedes lo hicieron una doctrina y Dios quitó la antorcha de sus manos.
22Luego vino una nueva doctrina: los unitarios. Ellos comenzaron a bautizar en el Nombre de Jesús. Eso estaba muy bien. Eso está en la Biblia. Pero, ¿qué sucedió Ustedes lo hicieron una doctrina y; ¿dónde se encuentran ustedes esta noche? También en un extremo. Por cuanto ustedes no sostuvieron la antorcha, se organizaron y pusieron punto final a eso y allí concluyó todo. Dios comenzó un movimiento de sanidad divina entre los interdenominacionales y ¿qué ha sucedido esta noche?, hermano, ellos hicieron una doctrina de eso y ahora han levantado sus ministerios basados en fantasías y han llegado a un punto donde lo que hay es toda clase de sensaciones. Estoy llegando al dogma de la Costa Oeste; espero que eso nunca me llegue a afectar. Pero... ¡Oh misericordia! Es todo lo que usted pueda imaginar que esté en un almanaque y no en la Biblia de Dios, toda clase de ismos y fantasías; y el movimiento pentecostal ha venido a caer completamente sobre pequeños ismos y emociones. Y Dios le arrancará la antorcha de la Sanidad Divina porque Él no puede colocar alguna cosa genuina sobre algo sin fundamento. La Palabra de Dios es Su fundamento.
23Amigos míos, no es de extrañar que la gente pentecostal esté desorientada; una vez ustedes ondearon la antorcha hace algunos años, pero ahora han quedado dos grupos. Uno de ellos se ha ido hacia un montón de rituales almidonados. Todo lo que ustedes hacen es ir de vez en cuando a la iglesia como cualquier presbiteriano, para luego regresar de prisa a la casa en la noche y meter su cabeza en la televisión para ver el programa “Quién ama a Lucy”. Usted sabe que eso es así. Y no tienen otra cosa sino juegos de béisbol, cenas y cualquier otra cosa en sus iglesias. Y ustedes saben que es la verdad. Y Dios nunca podrá basarse y establecerse en esas otras cosas que no son más que confusión. Y el otro grupo se ha ido al extremo de un montón de toda clase de cosas: ismos, adeptos, fanáticos, radicales y cualquier otra cosa que ellos pudieron encontrar en la forma de sensaciones y emociones. Si el diablo no puede impedir que usted vea una verdad, entonces él lo empujará al extremo de alguna parte.
24El doctor Roy Weed, el presbítero estatal de las Asambleas de Dios de Indiana, uno de mis íntimos amigos, un hermano verdadero, no hace mucho tiempo estaba hablando aquí y él sabía que mi posición era permanecer en el centro del camino, nunca ir al fanatismo, ni al formalismo, sino mantenerme con la pura Palabra de Dios sin adulteración y edificar sobre ese Fundamento sólido y no aceptar nada a menos que esté confirmado en la Palabra de Dios. Y yo le había referido a él “el centro del camino”. Recientemente en una convención de los Hombres de Negocio el hermano Weed, supongo que sin saber que yo estaba allí, dijo: “Escuché al hermano Branham decir ‘El centro del camino’. Por supuesto ustedes saben que esa no es una buena práctica. Un hombre que se queda en el centro del camino puede ser atropellado”.
25A los pocos minutos el maestro de ceremonias dijo: “Hermano Branham, ¿tiene algo que decir?”. Yo dije: “Seguro que si”. Yo dije: “Hermano, estos hermanos son tan terrenales que nunca podrán volar a las alturas para ver el ASÍ DICE EL SEÑOR”. Este camino por el que estamos viajando es un camino de un solo sentido; usted no puede regresarse. O usted camina con Dios o se irá a los extremos, a uno o al otro. Hermano, nosotros no necesitamos toda esta formalidad que tenemos hoy, tampoco necesitamos todo el fanatismo que tenemos hoy. Hay muchísimo del verdadero y genuino Espíritu Santo. Los cielos están llenos de Él y no hay necesidad de tomar un sustituto y tratar de llegar al cielo por medio de alguna sensación, cuando la Palabra de Dios le declara que usted no puede hacer eso. ¿Por qué la costumbre de aceptar un sustituto, ya sea unirse a la iglesia y poner su nombre en el libro o venir aquí y entrar en alguna clase de cosa en la que usted tenga que estar dando saltos para arriba y para abajo, tener aceite saliendo de sus manos, sangre en la cara o alguna cosa, cuando esas cosas salen del infierno? Eso no está en la Palabra de Dios. Si usted cree que yo soy un profeta de Dios, reciba mi palabra y permanezca lejos de tales cosas.
26La Biblia dice que en los últimos días el anticristo engañaría a los elegidos, si fuera posible. Si usted estuviera conmigo en las selvas de África y viera a aquellos paganos producir sangre en sus manos, vaciarla en un cráneo y beberla, usted estaría mejor enterado. Ciertamente. Yo creo en las señales y maravillas, pero ellas tienen que ser las señales y maravillas de Dios. Dentro de algunas noches estaré hablando de la encrucijada en cada edad. Escuchen esto hermanos. Cuando todo el cielo se abre, todo el infierno se abre al mismo tiempo que él. La Biblia dice que en los últimos días ellos dirían: “¡Mira, Él está en el desierto. ¡Mira, está aquí, está allá!”, toda clase de señales y maravillas. Y dice: “No creáis, porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta el occidente, así será también la venida del Hijo del hombre”. Y todo ojo lo verá, toda rodilla se doblará y toda lengua confesará. Ciertamente. Esto sucederá en los últimos días.
27Hijos, la Biblia dice: “Así como Jannes y Jambres (el dios de dos cabezas de Egipto) resistieron a Moisés, de la misma manera estos resistirán la verdad, hombres de mente reprobada en lo que concierne a la Verdad”. La Verdad es la Palabra de Dios. Él dijo: “¿Qué es la Verdad?”. “Padre, santifícalos en Tu Verdad. Tu Palabra es la Verdad”. Nosotros no necesitamos alguna falsificación cuando Dios tiene lo genuino para nosotros. Estaba hablando con un ministro en Los Ángeles hace unos meses atrás, cuando se hablaba algo sobre traer una mujercita de Egipto. Y cualquiera con sentido común sabe lo que esos… Nosotros los tenemos en nuestro estado. Hay una mujercita que vive en Charlestown, Indiana, quien es catalogada de pecadora y alcohólica. Ella echa sangre por sus manos todos los meses, cada veintiocho días. Cuando yo estuve en la Ciudad Vaticano, en Roma, allá los tenían por docenas. Ciertamente.
28Y cuando este ministro publicó que el aceite que salía de las manos de esa mujer sanaría a las personas al ponerlo sobre sus rostros y que esa sangre que salía de ella significaba salvación para las naciones, yo llamé al ministro y le dije: “Hermano, yo a usted lo aprecio; pero usted está edificando su ministerio sobre sensaciones y eso lo hará fracasar. Si yo pudiera predicar el Evangelio la mitad de bien de lo que usted puede, yo nunca diría una cosa como esa”. Eso es correcto. Le dije: “Se da usted cuenta que si ese aceite o esa sangre tiene una sola pizca de virtud en ellos, entonces ¿qué pasó a la Sangre de Jesucristo? Eso está desviado de Cristo, por tanto es anticristo, en contra de Él. Y cualquier cosa que pudiera salir de usted, eso va a demostrar que viene de su cuerpo. Si pudiera salir sangre de una visión y cayera en sus manos, entonces eso sería el Cuerpo de Cristo físicamente y Él habría venido. Pudiera haber sido una visión ciertamente, pero no una cosa literal. Si una rana saliera de usted es porque ella entró en usted. Eso es correcto. Yo no estoy enojado; no podría estarlo y ser un siervo de Dios. Pero lo que me inquieta es ver que estas cosas hacen tropezar a los hijos de Dios.
29Oh, ¿qué dio inicio a todo culto? Hijos hambrientos tratando de encontrar algo que comer. Si ustedes montón perezoso de predicadores no les dan el Evangelio, ellos comerán del pote de la basura. Eso es correcto. Yo los responsabilizo a ustedes predicadores. Eso es correcto. Si ustedes no le dan el Pan de Vida a los hijos, ellos tomarán alguna clase de desecho del pote de la basura y la comerán. Eso es correcto. No existe ni una Escritura para apoyar eso; no hay nada parecido a eso a excepción donde la Biblia lo está condenando. Jesús no ha aparecido con cicatrices en Su cabeza. Si Él lo hace, ya Él ha venido y toda rodilla se ha doblado y toda lengua lo ha confesado. Pero la Biblia dice que dirían: “Mirad, está en el desierto (por Phoenix o donde pudiera ser). No lo creáis. Mirad está en la cámara secreta. No lo creáis”. La Biblia dice que en aquel día muchos vendrán y dirán: “Señor, ¿no he hecho tantas cosas en Tu Nombre? ¿No he profetizado en Tu Nombre? ¿No he hecho milagros en Tu Nombre?” Él les dijo: “Y entonces les declararé: Nunca os conocí. Apartaos de mí, hacedores de maldad”.
30Hermano, es hasta que algo haya sucedido en el corazón del hombre que lo haya cambiado. Si yo supiera que el orar por los enfermos había comenzado y operado de esa manera, hasta lamentaría el haber hecho mención de eso. Pero yo sé que hay un Espíritu Santo verdadero Quien sana a los enfermos. Y yo sé que el diablo está procurando hacer imitaciones en todas partes. Eso solamente prueba que hay algo que es real y que eso no viene del aceite que sale de un cuerpo humano. Sino que es la obra consumada en el Calvario y tu fe en esa obra consumada. Si toda expiación ha sido hecha en el Calvario, si todo lo que Dios prometió fue consumado en el Calvario y es una obra consumada, usted no necesita otra cosa sino fe para creerlo. Eso es correcto, cuán cierto. Manténgase con Su Palabra. Dios dijo que estas cosas sucederían. Aquí están ellas delante de nosotros. Podemos verlas y mirarlas.
31El otro día antes de salir de casa para venir a Phoenix, Arizona, recibí treinta llamadas en menos de dos horas provenientes de Atlanta, Georgia, Birmingham, Alabama y muchos lugares, de ministros que decían: “Hermano Branham, ese dogma de la Costa Oeste ha impactado este país; deje quieto a Phoenix y venga acá hermano Branham. De seguro ellos lo oirán a usted; si no lo hacen, nuestras iglesias están perdidas”. Yo dije: “Hermano, yo no puedo; prometí ir a Phoenix; pero usted como hombre de Dios, suba al púlpito y tome esa Palabra de Dios que dice: “Mis ovejas oyen Mi voz y al extraño no seguirán”. Eso es correcto. Oh hijitos, ¿qué es lo que pasa? Nos vamos a un extremo. Mantengámonos en la Palabra. Vamos a mantenernos en ese tema el resto de la semana. Oh hermano, apártense con Cristo, permanezcan con Él. ¿No conoce usted el tiempo que está viniendo?, la Biblia dice que: “Vendrían del este al oeste, del norte al sur, tratando de encontrar la verdadera Palabra de Dios y no lo lograrán” ¿No se da cuenta que estamos en los últimos días? ¿No se da cuenta que se supone que estas cosas sucederían en los últimos días? Nosotros estamos aquí. Dios guarda Su Palabra.
32Y la Biblia dice en Apocalipsis capítulo 21 que este movimiento anticristo… En un lugar dice que engañarían si fuere posible a los elegidos. ¿Cuáles son los elegidos? Hay una multitud mixta en el movimiento pentecostal hoy como la hubo entonces. Lo sobrenatural ha sido manifestado y hay una multitud mixta que salió con ello y que beberán cualquier clase de agua sucia. Eso es correcto. Jesús dijo: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. La Biblia dice que esta multitud mixta estaría aquí en estos días y cómo sería y estamos viviendo para verlo; eso está aquí. Ahora, observe allá atrás cuando Él dijo: “Engañarían si fuere posible a los elegidos”. Ahora, Jesucristo ya era el Cordero inmolado antes de la fundación del mundo. ¿Creen eso? Muy bien. Entonces allá en el principio cuando Dios miró y vio lo que iba a suceder, Él habló del Cordero inmolado y la Palabra de Dios siempre es confirmada en el cielo; y el Cordero fue inmolado exactamente allá antes de la fundación del mundo conforme a la Palabra de Dios. ¿Es eso correcto? Pero eso no sucedió hasta después de cuatro mil años. Pero ya era una obra consumada allá atrás. Dios así lo dijo. Y la Biblia dice que usted en esta iglesia esta noche que es nacida de nuevo…
33Cuán bueno fue para el poeta decir que hay un nombre nuevo escrito en la gloria esta noche. Pero la Biblia dice que los nombres de los salvados fueron colocados en el Libro de la Vida del Cordero desde antes de la fundación del mundo. Cuando el Cordero fue inmolado, ya usted estaba asociado a él. Entonces, ¿qué hará usted al respecto? “Ninguno puede venir a Mí a menos que el Padre no le trajere”. Allí están los elegidos desde el principio. La Biblia dice en Apocalipsis capítulo 13: “El anticristo engañó a todos los moradores de la tierra cuyos nombres no estaban escritos en el Libro de la Vida del Cordero desde antes de la fundación del mundo”. Con aquellas señales y maravillas, usted debería venir conmigo a la India y observar allá. Si usted quiere ver aceite y sangre, si quiere verlos quitarse sus zapatos y caminar a través de brasas encendidas y regresar sin una quemadura. Ver a un hombre tomar una espada, colocarla sobre su pecho y pasarla a través de su corazón. Ellos toman agua y la vierten para que pase a través de este agujero y ella corre hasta el otro lado y regresa, mientras el hombre salta de arriba abajo gritando.
34En el templo de los mahometanos o en la fiesta de los profetas, un hombre sentado allí entra en una emoción diciendo: “Alá, Alá, Alá, Alá”, y entra en tal emoción al punto que toma astillas de madera, las clava en sus dedos y no sangra. Y uno de ellos tomó una lanza y la atravesó desde su barbilla hacia arriba hasta su nariz y la sacó de nuevo para probar que Alá era Dios. Escuche hermano, usted nunca será salvo por medio de alguna señal. Usted nunca será salvo por medio de alguna sensación. Usted es salvo cuando llena los requisitos de Dios en Su Palabra y usted no es salvo por ninguna otra cosa. Eso es correcto. La Palabra de Dios ha provisto una vía. Usted no es salvo porque usted sienta que es salvo. Yo no soy salvo porque yo sienta que soy salvo, porque muchas veces no siento de esa manera. Sino que soy salvo porque Dios hizo la promesa. Yo llené los requisitos de Dios y basado en la santa Palabra de Dios yo puedo vencer a Satanás los siete días de la semana con sus noches, porque esa es la Palabra de Dios. “El que oye Mi Palabra y cree al que me envió tiene Vida Eterna y no vendrá a condenación porque ha pasado de muerte a Vida”. Eso es lo que el Rey de reyes ha dicho. ¿Lo cree usted?.
35Es si usted lo cree; no es si usted grita, no es si usted corre. Esas cosas están bien, pero ustedes están tratando de hacer un fundamento, una doctrina de eso. E incluso están tratando de hacer una doctrina de Sanidad Divina. Y Sanidad Divina es un don menor. ¿Cómo puede la iglesia considerar un don menor como lo de mayor importancia? Háganse esa pregunta y mediten al respecto. Hay una multitud mixta. Esa es la razón amigos. Permítanme decirles algo. Hay un hombre aquí mirando hacia mi ahora mismo que hace dos semanas estuvo en la reunión de Lima, en Ohio, donde metodistas, bautistas, presbiterianos y algunos nazarenos, el Ejército de Salvación, todos ellos patrocinaron mi reunión en un gran auditorio. Allá parado sobre la Palabra y probando por medio de la Palabra al Señor Jesús y las obras genuinas del Evangelio que sucedieron noche tras noche, cientos de ellos vinieron al altar entregando sus corazones a Cristo, no basados en una sensación, sino sobre la Palabra.
36Permítame decirle algo, hermano. Yo quiero que escuche sin moverse, mientras termino con esto. Yo estoy creyendo esto firmemente. Y yo digo esto, no sabiendo si viviré para ver la luz del día o no. Pero hay algo sobrenatural que debe suceder; esa es la verdad. Pero ustedes han perdido el objetivo con eso. Ustedes se están yendo al extremo con eso. El diablo los está sacando para fuera; ustedes se han salido completamente de la Biblia ahora. Yo creo en lo sobrenatural. Yo creo en Jesucristo. Yo creo que Jesucristo es el mismo ayer, hoy y para siempre y hace las mismas cosas que hizo ayer y las hará para siempre. Eso es correcto. Yo creo eso.
37Pero ahora escuchen. Yo he ido a sitios y quiero que ustedes… Algunos de ustedes puede que sean extraños para mí; algunos puede que nunca regresen a oírme predicar otra vez. Eso dependerá de ustedes; de todas maneras una vez lo supieron. Yo deseo que busquen la Escritura. Déjenme decirles, escuchen esto. Vayamos al fondo del asunto. Usted tome a un buen hombre y cáselo con una mujer mala. O esa mujer llega a ser una buena mujer o él se volverá un mal hombre. Espíritus, esa es mi vida. Yo trato con espíritus. Yo no miro a la persona: yo le capto por el espíritu. Yo he ido y me he sentado con ministros alrededor de la mesa, he visto a uno de ellos allí con una enfermedad venérea, viviendo con la esposa de otro hombre. Él mira hacia mí y dice: “Oh hermano Branham. Yo lo amo”. Y él es un hipócrita y un mentiroso. Yo sé que él no me ama. Eso es correcto.
38“Yo creo que cada palabra que usted dice es la verdad hermano Branham”, y en ese momento, una sombra negra colgaba sobre él. Yo preferiría no darme cuenta. Yo quiero amarlo de todas formas. Y yo lo amo de todas maneras. Si no lo hiciera, entonces tengo que regresar a Dios. Pero imaginen la clase de vida que tengo que vivir. Imagínense cuán duro es venir a los hijos que usted ama y saber que usted tendrá que pararse allá… Soy un hombre de cuarenta y siete años de edad, la mayor parte de mi vida se ha consumido. Y tengo que pararme delante de Dios y tengo que responder con este Libro. Eso es exactamente correcto. Y he ido a reuniones. Quiero preguntarles algo. Usted entra en una reunión. Y si el pastor sacude su cabeza, fíjese que todos los de la congregación sacuden la cabeza. Usted entra a un lugar donde el pastor sea verdaderamente fogoso, correteando de un lugar a otro y observe que todos los de la congregación actúan de la misma manera. Pero entre en un lugar donde el pastor sea un maestro sólido en el Evangelio y todo el infierno no podrá jamás mover esa iglesia. Eso es correcto.
39Hermano, usted recibe los espíritus de otro. Eso es exactamente correcto, usted recibe los espíritus de otro en lugar del Espíritu Santo. Exactamente igual que un hombre bueno que toma el espíritu de una mujer mala o viceversa. Usted toma el espíritu de otro. Y yo solamente he hecho una sola cosa hermano, si es que conozco mi corazón con esta Biblia aquí esta noche. Si hay una cosa de la que he procurado estar limpio es de nunca procurar hacer que la gente se fije en mí por medio de alguna sensación o alguna otra cosa. Ni aún he tratado de poner mis manos sobre una persona, sino predicar el Evangelio y dejar que sea Dios Quien lo haga. Y hay una sola cosa por la que no quiero tener que dar cuenta cuando esté de pie delante del tribunal de juicio y eso es de un montón de hijos bastardos . Yo les predicaré la Palabra, la Palabra de Dios; y ellos o tendrán el espíritu de la Palabra o no tendrán nada. Es el Espíritu de Dios que viene por causa de la Simiente de Dios, es una Palabra de Dios que es plantada en su corazón lo que trae a Cristo Jesús, no sobre alguna emoción, ni sobre alguna fantasía. ¡Que tiempo el que estamos viviendo! Una multitud mixta ha salido. ¿Qué necesitamos hoy? Necesitamos hombres valientes, no hombres de tres días de exámenes, ¡Por Dios, no!. Necesitamos hombres que conozcan a Dios. Eso es correcto.
40No hace mucho fui a una escuela que los estaba enviando en trenes de carga al extranjero para obtener un diploma en dos semanas y saber todo acerca de Sanidad Divina. Vaya, eso es como una incubadora produciendo pollos ilegítimos. Eso es correcto. Pues eso es una vergüenza. Algunos de ellos no saben más de Dios que lo que un hotentote sabe acerca de un caballero egipcio. Eso es verdad. Lo que ellos necesitan es una buena reprensión del Evangelio a la antigua para que regresen a casa, tomen la Palabra y se queden con Ella hasta que nazcan de nuevo del Espíritu de Dios y que mantengan puestos los ojos en Cristo y no sobre sensaciones. Y ustedes saben que eso es correcto. Yo estoy obligado a Dios. Estoy obligado a esa Palabra y Ella es la Verdad y ustedes saben que es la Verdad.
41Y ahora mis hermanos, a este lugar a donde fui le estaban dando a estas personas un diploma por seis semanas y enviando predicadores que no conocen mayor cosa respecto al mensaje en el mundo. Ellos saben que pueden entrar en alguna emoción, producir un poco de sudor en sus manos y luego ir y aplicarlo sobre alguien y llaman a eso sanidad. Hermano, eso es anticristo si alguna vez lo he visto o lo he oído en la Biblia. Ninguna cosa puede salir de su cuerpo que pueda ayudar a alguien, a menos que sea el Evangelio, la Palabra de Dios viniendo a través de los labios de un verdadero predicador. Eso es correcto. La sanidad y la salvación son una obra consumada en el Calvario. Ese es el Evangelio y ninguna otra cosa puede tomar su lugar. Ahora, usted dice: “¿Está usted enojado con alguien?”. No señor. No estoy enojado con nadie. Si lo estuviera, si hiciera esto como un arrebato de ira, yo debería ir al altar y arrepentirme por eso. Eso es correcto. Yo digo estas cosas en el puro amor cristiano. Y usted que no va a volver, quiero que me haga un favor, escriba un pedacito de papel y colóquelo en su Biblia que diga: “El hermano Branham dijo ASÍ DICE EL SEÑOR”.
42Entonces si Dios nos permite vivir, observe hasta donde llegará esta cosa. Si Dios nos permite vivir unos pocos años más y yo paso por Phoenix, tomen ese pequeño pedazo de papel amarillento y vengan al púlpito y digan: “¿Qué hay acerca de esto hermano Branham?” Entonces lo pegaré en mi espalda, usted entre en su carro y me lleva por la calle con un letrero sobre mi espalda que diga: “Un falso profeta”. Esta cosa viene del diablo y confundirá y hará pedazos a las iglesias tan cierto como el mundo existe, porque eso no está en la Palabra de Dios. Eso no destella en el Urim Tumin. Aléjese de eso. Amén. Dios es verdadero. Dios hace señales, Dios hace milagros. Pero nosotros tenemos una multitud mixta hermano. Ellos han visto manifestado lo sobrenatural; ellos están procurando entrar en alguna emoción y hacer alguna otra cosa. Y la primera cosa que usted sabe es que el diablo va introduciendo eso gradualmente hasta que él lo lleva a ese extremo y ahora están aplicándolo a la salvación y a la sanidad. Llegará a un punto donde aún harán descender fuego del cielo, como la evidencia.
43Escuchen. Permítanme mostrarles lo que la Biblia dice. Pablo dijo: “Si un ángel del cielo viniera predicando otro Evangelio distinto al que ustedes han oído, sea anatema”. “Aunque pudiera hablar en lenguas humanas y angelicales y no tengo amor, nada soy. Aunque tuviera fe para mover montañas, producir sangre de mis manos, aceite de mis manos o cualquier otra cosa, nada soy”. Cualquier cosa que él hiciera en esa línea aún sería nada. Él podría dar todos sus bienes para alimentar a los pobres, pudiera hacer todas estas diferentes cosas; y aún él no sería nada hasta que esa pequeña fuente vital que desciende aquí conduzca su vida exactamente conforme a la Palabra de Dios. Eso es correcto. Yo sé que es duro, es fuerte; pero es la Verdad. Así que ayúdame Dios Todopoderoso, eso es la Verdad. Ahora, les he dicho la verdad. Yo quiero que ustedes crean la Verdad. Yo sé que ustedes saben que Dios está aquí para confirmar la Verdad. Dios confirma Su Palabra.
44Si las señales que siguen no están en la Palabra de Dios, entonces es un producto manufacturado de alguna otra cosa. ¿Qué bien les haría eso a ustedes? La Sanidad Divina es de Dios; ciertamente lo es. La Sanidad Divina es una obra consumada. Eso es correcto. No hay nada que usted pueda agregar a ese respecto; usted tiene que aceptar a Dios, tiene que aceptarla y creerla por fe. ¿Cómo viene usted a Cristo? No porque usted lloró en el altar, no porque usted gritó toda la noche, no porque usted buscó a Dios. Ningún hombre buscó a Dios jamás. Jesús dijo: “Ningún hombre lo buscó jamás. Ninguno puede venir a Mí, si el Padre que me envió no le trajere. Todo lo que el Padre me da, vendrá a Mí; y al que a Mí viene, no le echo fuera”. Escuchen esto. La Biblia dice: “El que oye Mis palabras y cree al que me envió tiene Vida Eterna”, sin ninguna sensación, sin ninguna otra cosa. “El que oye Mis Palabras y cree al que me envió tiene Vida Eterna”.
45Ahora, tome usted esa expresión “Vida Eterna” y vaya a la palabra griega que le corresponde y vea si no es “Zoe”. “Zoe” es “la propia Vida de Dios”. Cualquiera que cree en Jesucristo, no quiero decir creer intelectualmente, sino que con su corazón usted cree en Jesucristo, entonces la Vida de Dios entra en usted y usted tiene Vida Eterna. Y ha pasado de muerte a Vida y Cristo dijo: “Nunca vendrá a condenación, sino que Yo lo levantaré en el día postrero”. Ahora, esa es la Palabra de Dios para eso. ¿Cree usted la Palabra de Dios o cree a lo que alguien más diga? Mejor tome la Palabra de Dios para ello. Eso es correcto. Porque los cielos y la tierra pasarán más Su Palabra no pasará. Así que manténganse con la Palabra de Dios. Oremos. Oh mis hijitos, mis amiguitos de Phoenix, ¿cuántas veces he estado en Phoenix? ¿Alguna vez los he presionado por algo? ¿Les he pedido siquiera un bocado de pan? ¿Les he pedido alguna vez que me buscaran un lugar para hospedarme y pagaran mi estadía? No señor, nunca. ¿Les he pedido alguna vez que me sigan y que me dejaran construirles una gran iglesia para venir a quedarme con ustedes? No señor, nunca lo he hecho. Yo pienso que ustedes tienen ministros, tienen iglesias. Yo sólo vengo a ayudarlos. Dios sabe que eso es correcto. Yo solamente vengo a ayudarlos y para eso vengo en esta oportunidad: para ayudarlos.
46“Hermano Branham, ¿qué piensa usted de estos ministros que están enseñando eso?” Yo creo que son siervos de Dios. Ciertamente así lo creo. Yo creo que son hombres de Dios, yo creo que son buenos predicadores que pueden venir y predicar mejor que yo en cualquier momento. Y Dios los ayude, pero han tomado el camino del error. Eso es todo. Es sólo una cosa errada hermano. Eso no está en la Palabra de Dios; eso no destella en el Urin Tumin. Y no hay erudito en el mundo que pueda ponerlo en el Urin Tumin razonablemente y traerlo a través de la Biblia así como usted puede hacerlo con Sanidad Divina y otras cosas iguales a esa. Entonces, ¿para qué estoy aquí? Yo estoy aquí para ayudarle. Estoy tratando de traerlo de regreso a su iglesia, regrese. Y si ustedes pastores que están aquí, cayeron en el error, arrepiéntanse, vayan al púlpito y digan: “Iglesia, estamos regresando a Dios”. Y tengan un avivamiento a la antigua. Y dejen de discutir con su vecino de la otra calle. Si no creen exactamente como usted, dele la mano y sea un hermano de todos modos.
47Únanse y tengan avivamientos juntos; tengan pastores que permanezcan con la Palabra de Dios y no se aparten de aquí. Lean la Palabra. Algunos de ustedes no leen la Palabra ni una vez a la semana. Ustedes deberían leer capítulo tras capítulo todos los días. Reconcíliense; si tan sólo sacaran su cabeza de esas viejas revistas y periódicos que están leyendo y de tanta llamada literatura religiosa que nunca debió salir al mercado. Ese montón de falsa doctrina y toda clase de dogmas que son tan malas de leer como algunas de las otras revistas y que pasan por alto la verdad. Vaya, la doctrina no puede estar basada sobre alguna experiencia. La doctrina está basada en la Palabra de Dios, no sobre una experiencia. La gente puede tener experiencias de todo tipo. Yo he viajado a las selvas, he visto a los médicos brujos. Ellos me han retado, parados allá y haciendo toda clase de cosas (el diablo), viéndolos tomar una vara y sostenerla en el aire, colocarla en el suelo y hacer que se moviera como una serpiente arrastrándose. Luego volverse allí, tomar un vaso con agua y tornarla a un color morado parecido al vino y pedirme que yo la bebiera. Y después ese mismo grupo dice que el Señor les habló de todas esas sensaciones. Para finalmente llegar a esto y decir: “Tome a su madre, quítele la vida, colóquela allí sobre el altar y yo la levantaré al tercer día, porque está escrito: “Presenten sus cuerpos en sacrificio vivo”. Y ustedes ponen allí a su madre. Las autoridades tendrían que ponerlo preso por matar a su madre, ciertamente. Es el hombre que produce por si mismo todas esas sensaciones.
48Sacar vino del agua, tallos de maíz que se arrastran y toda esa clase de cosas son del diablo. Ciertamente lo son. Dios no necesita nada de eso. Usted no necesita nada que le de pruebas excepto la Biblia y el Espíritu Santo que está aquí para vindicar la resurrección de Jesucristo. Yo le estuve hablando a un hombre furioso como un loco como media hora un poco antes de venir a la reunión. Bien, él pensaba que podía hacer algo también, tomó el camino del error. Regresen a Dios, Iglesia. Oremos.
49Padre celestial, yo estoy libre porque he dicho lo que estaba en mi corazón. He hablado duro tanto al pueblo como a los ministros. Al igual que Pablo dijo en el Libro de los Corintios, cuál era la situación de ellos, cómo los amaba, pero luego él comenzó a dejar caer el látigo del Evangelio. Y ellos le dijeron a él que el Señor les había dicho que hicieran esto y aquello. Él les dijo: “¿Acaso ha salido de vosotros la Palabra de Dios o sólo ha vosotros ha llegado?. Si alguno se cree profeta o espiritual, reconozca que lo que os escribo son mandamientos del Señor. Más el que ignora, ignore”. Esa es Tu Palabra Padre. Y yo creo que ese San Pablo de la Biblia era Tu siervo. Y yo creo que todo lo que él escribió es la Verdad y viene de Ti. Y pido Dios, que esta noche Tú sacudas a esta pequeña Iglesia en esta hora solemne, mientras que ellos están aquí con sus cabezas inclinadas. Y Señor Dios, te pido Padre por aquellos que van tras de estas sensaciones, que por favor, de alguna manera Tú les hables a esos hombres. Que se den cuenta que eso no es el Espíritu Santo. Eso no es el Espíritu Santo. La Biblia condena eso en el Espíritu que está en mí. Si yo soy Tu siervo Señor, entonces hay algo en mí que dice que eso es un error y clama en contra de eso.
50Y Señor, he hecho esto con todo mi corazón. Sin tratar de menospreciar a ningún hermano o tratar de subestimar el pensamiento de algún hombre, sino para mantener el Evangelio y la convicción del Espíritu Santo el cual está hablando a través de Tu siervo. Y yo lo creo con todo mi corazón. Bendice al pueblo. Y ruego que esta sea la noche de una reunión de clamor a la antigua en sus hogares, un arrepentimiento a la antigua. Y que mañana en la noche, comience un verdadero avivamiento, que la gente asista a cada iglesia y que esto sea en todas partes de esta ciudad y que continúe un verdadero avivamiento del Espíritu Santo con las verdaderas señales de Dios. Y que este pueda estar edificado sobre la Biblia, de manera que ese fundamento sea sólido. Concédelo Señor. Porque ningún otro fundamento puede ser establecido, sino el que ya ha sido puesto. Y Padre, nosotros humildemente queremos edificar sobre ese fundamento. Sanidad Divina, apóstoles, profetas, maestros, evangelistas, nosotros creemos en todas estas cosas y te pedimos que nos ayudes a recibirlas.
51Y algún día cuando mi voz salga de Tu pantalla allí delante de Phoenix y las otras ciudades en las que he clamado en contra de eso, entonces te pido Padre, que lo que se diga en ese momento es que eso fue bien hecho. Y oro por estos que están aquí ordenados para Vida Eterna, que oirán Tu voz esta noche y vendrán. Porque lo pido en el Nombre de Jesús. Con sus cabezas inclinadas, sólo un momento. Yo sé que ustedes piensan que es un mal momento para hacer un llamamiento al altar. Sin embargo, algo dentro de mí me dice que lo haga. Ahora, yo quiero que inclinen sus cabezas sólo un momento y quiero que mediten un poquito. Mediten en silencio.
52¿Les he dicho alguna vez algo errado? ¿He procurado siempre permanecer con la Palabra de Dios y en la Biblia de Dios? Quiero que piensen en eso. ¿Ha fallado Dios alguna vez en vindicar las cosas que he dicho? ¿Por qué? No soy yo; es Él. Él honra Su Palabra. Eso es correcto. Mediten en eso ahora. Si usted ha estado algo frío y alejado de la Palabra y le promete a Dios que a partir de esta noche en adelante escudriñará la Palabra, que para todo lo que usted haga se fijará cuidadosamente y verá si esa es la Palabra, ¿levantarán su mano a Él con sus cabezas inclinadas? Dios les bendiga, eso está bien. Eso es bueno. Literalmente cientos de manos.
53¿Cuántos creen que lo que he dicho ha sido la verdad? Toda Palabra de Dios. Levanten su mano. Dios les bendiga. Eso es bueno. Parece como el noventa y nueve por ciento. Gracias. Los amo por esto. Me pregunto si hay algún pecador aquí que sabe eso en este día, cuando es un tiempo tan tremendo, tan malo, un tiempo de problemas. Y estas cosas están sucediendo. Cuando usted ve al enemigo aparecer de esta manera y todas estas cosas sucediendo, ¿no se da cuenta que estamos en el tiempo del fin? ¿No se da cuenta que este es un poste de señal? Dios mediante, voy a predicar en un par de noches sobre la encrucijada. Quiero que lo oigan: sólo para mostrárselos palabra por palabra a través de la Biblia. Quiero que traigan sus libretas de apuntes y sus lápices. Ustedes se darán cuenta desde dónde traemos esto directamente hasta el día presente. Todo comenzó en Génesis, allá comenzó esto. Y está viniendo a la cosecha ahora.
54Ahora, ¿no levantará usted su mano pecador, y dirá: “Hermano Branham, ore por mí. Soy un pecador y no quiero continuar en el camino del error. Quiero estar en lo correcto”. Dios le bendiga hijito. Dios le bendiga. Dios le bendiga. Eso es bueno. Arriba en el balcón, levanten su mano y digan: “Hermano Branham, soy un pecador, pero realmente creo que lo que usted está diciendo es la verdad. Quiero que ore por mí”. Dios le bendiga dama hispana. Dios le bendiga, la dama sentada allá. Arriba en los balcones de la izquierda, ¿hay alguien allá arriba? “Hermano Branham, yo no soy un cristiano, pero creo que lo que está diciendo es la verdad. Ore por mí”. ¿Dirían ustedes eso con su mano levantada?
55Muy bien, los de los balcones de atrás. ¿Dirían ustedes con sus manos levantadas: “Yo creo hermano Branham que usted está diciendo la verdad. Quiero que ore por mí”?. En los balcones a la derecha. ¿Levantarán sus manos y dirán: “Yo creo con todo mi corazón que usted está diciendo la verdad predicador. Quiero que ore por mí para que yo esté anclado correctamente”? Oh escuchen aquí hijos. Si ustedes no están anclados correctamente, esto es una cosa secundaria. Apenas está comenzando ahora. Déjelo que continúe por tres o cuatro años más y entonces observe lo que sucederá. Usted verá de todo. Correcto. Habrán toda clase de señales. Dios dijo que así sería. Ahora, mientras tienen sus cabezas inclinadas. Oremos. Sólo escuchen la música. No me pases, no me olvides, Tierno Salvador, Otros gozan tus mercedes, Oye mi clamor. Cristo, Cristo, Oye Tu mi voz, Salvador Tu gracia dame Oye mi clamor.
56Ahora con sus cabezas inclinadas… Ese himno solía cantarse durante la edad metodista cuando ellos tenían el Espíritu de Dios sobre ellos. Y la gente se desmayaba y caía al piso. Los predicadores predicaban duro acerca del infierno. La gente gritaba, lloraba y corría al altar. Y nosotros los pentecostales creemos que no nos hace falta nada de lo que ellos tuvieron. Yo pienso que deberíamos regresar y obtener lo que ellos tenían. Padre celestial, estos que levantaron sus manos son Tus hijos por medio del Evangelio limpio y sin adulteración. Y te pido Padre, que la semana que viene Tú me ayudes a entrar en eso. Te pido que reúnas a muchos. Oh Dios, derriba la pared de separación entre los ministros de esta ciudad y de las otras ciudades y hagas de todos ellos una gran hermandad. Concédelo Señor. Que Tu Palabra encuentre Su lugar en lo profundo y dulce de cada corazón, en el Nombre de Jesús.
57Te pido que salves a todos los que levantaron sus manos esta noche. Ellos dijeron que lo creían. Ellos lo creyeron, porque creyeron que eso es la Palabra. Ellos no están confiando en ninguna otra cosa, sino en la Palabra. Dios así lo dijo y eso lo concluye. Y te pido que Tú los bendigas. Bendice a cada uno de los que levantaron sus manos. Concédelo Padre. Estoy tan feliz de que más del noventa y cinco por ciento de la gente, sí, más que eso levantaron sus manos, porque ellos creen realmente que eso es la verdad, cuando nada más había sido dicho hasta esta noche, porque ellos creyeron que yo era Tu siervo, Señor. Y estoy orando para que Tú confirmes y reconozcas que eso es la verdad, que ellos puedan entender que Tu siervo no está aquí por vanagloria personal. Yo estoy aquí por amor del Evangelio. Y te pido que salves a cada uno y traigas un avivamiento a la antigua, edificado sobre la Roca sólida: Cristo. Y pongas en la Iglesia las verdaderas señales y milagros de la Biblia. Lo pido en el Nombre de Jesús. Amén.
58Le dije a Billy que no entregara tarjetas de oración y él no lo hizo. No se entregaron tarjetas de oración. Sino que yo personalmente me encargaré de eso. Para creer que el mensaje que he predicado viene de parte de Dios y si he predicado la verdad, Dios está obligado a confirmar que es la Verdad. Eso es correcto. Yo creo en las verdaderas señales de la Biblia. Yo creo que las cosas que Jesús hizo cuando Él estaba sobre la tierra, Él las hace hoy exactamente iguales. Lo que Él hizo en aquel entonces, Él lo hace ahora. Y estas cosas están escritas. Y sin añadir o quitar. Ahora si les he dicho la verdad, yo pido que Dios lo confirme y deje que Su Palabra lo manifieste. Y si yo he aceptado la verdad o no que Dios pueda vindicarla sin que una sola persona sea llamada a esta plataforma. Y yo no digo que Él lo hará. Ustedes están sentados en la audiencia. Yo no sé. Pero si Él lo hace, ¿hará eso que todos ustedes crean que Dios está colocando un sello sobre lo que yo he dicho? Tan pronto como yo demuestre que esa es la Palabra de Dios, ¿lo creerán?.
59Entonces oren, ustedes que están enfermos y necesitados. Algunos de ustedes que están más cerca de mí, sólo oren. Comiencen a orar si están enfermos y necesitados. Permitan que Dios lo ancle y si Él lo hace, entonces seguramente usted verá que… Ahora, usted dice: “Hermano Branham, hay una señal”. Si, pero es lo que la Biblia dijo que sucedería. “Las obras que Yo hago, ustedes las harán también”. ¿Qué hizo Él? Piénselo, ore. Si usted puede creer damita. Si usted no lo duda. Ahora, bajo la inspiración del Espíritu Santo, ese Ángel de Dios que siguieron los hijos de Israel… ¿Cuántos de ustedes saben que era una Columna de Fuego? Veamos… Una Columna de Fuego… ¿Cuántos creen que era Jesucristo? Veamos sus manos, el Logos. ¿Cuántos saben que cuando Él estuvo aquí sobre la tierra dijo: “Yo he salido de Dios y regreso a Dios”? ¿Cuántos de ustedes lo saben? ¿Cuántos de ustedes saben que después de Su resurrección, cuando Pablo lo vio en el camino, Él aún seguía siendo esa Luz? ¿Cuántos de ustedes saben eso? ¿Cuántos de ustedes han visto esa fotografía, no de mí, sino de la Luz? Yo creo que Jesucristo es el mismo de ayer, hoy y por los siglos.
60Él está ahora mismo pendiendo sobre esta mujer. Ella está padeciendo de una dolencia en su pecho. Eso es exactamente correcto. Si eso es correcto, levante su mano señora. Eso le duele, la oprime, está allí y usted siente que algo le está presionando. Cuando se levanta en la mañana, le cuesta enderezarse. Eso es correcto. Eso es exactamente correcto. Ahora, yo no la conozco, ¿no es así? Y yo no estoy leyendo su mente. Ahora, usted dice: “Sólo fue por casualidad”. ¿Cree usted que Dios la sanará? Ahora mire, yo no puedo hacerlo. Yo no tengo aquí nada con qué sanarla. Nadie tiene algo con qué sanarla. Pero aquí hay un Espíritu de Dios que usted ha tocado para traer de nuevo la genuina Verdad Bíblica de que Él se ha levantado de entre los muertos. ¿Tocó una mujer el borde de Su vestido?.
61Solamente piense que eso no es una casualidad… La mujer sentada a su lado… Como si usted estuviera en una línea de oración, la dama sentada allá al lado de ella, mire hacia acá. ¿Cree usted que yo soy un siervo de Dios? Bien, mire hacia acá sólo por un momento. Usted no tiene una tarjeta de oración o algo que le permitiera estar en la línea. Usted no tiene tarjeta de oración o algo. Muy bien. Mire hacia acá sólo por un minuto. Así como Jesús le habló a la mujer en el pozo de Samaria. Y Él le habló a ella hasta que encontró dónde estaba su problema y Él se lo dijo. Y ella dijo: “Esa es la señal del Mesías”. Ahora, si eso puede ser repetido, no sería alguna sensación sino que sería una señal del Mesías, no yo, sino usted, ambos obrando juntamente por medio del Mesías.
62Ahora, usted sabe que yo no la conozco. Usted no tiene tarjeta de oración, ninguna manera de llegar aquí o algo. Pero, ¿cuántos creen ahora que Dios lo revelará? Yo no digo que Él lo hará. Ahora Dios, Tú conoces la situación. Revélalo Señor. La mujer tiene cáncer. Ahora, si eso es correcto, póngase de pie. ¿Es esa la verdad? Levante su mano. Ahora, ¿cree usted? Hay una sombra negra colgando sobre ella. Es la muerte, exactamente. Ahora, Padre celestial, yo no puedo controlar eso, pero yo te puedo pedir. Cuando Tú estabas sobre la tierra Tú dijiste: “Yo podría pedir a Mi Padre y Él enviaría una legión de Ángeles”. Te pido esto porque esta mujer ha sido puesta como un ejemplo de que Tú echarás fuera el demonio de su cuerpo. Que pueda salir, mientras que la iglesia ora, no solamente yo, sino todos nosotros, que esa sombra se vaya de la mujer. Ella sabe que hay una cosa a su lado y le ha dicho por la Biblia, página tras página, que esa es la verdad. Ahora que el demonio salga porque está dicho en la Biblia. “En Mi Nombre echarán fuera demonios”. Esa es la señal que Tú dijiste y yo le ordeno que salga. En el Nombre de Jesucristo y para confirmación a esta gente de que les he dicho la verdad. Amén.
63Ahora mire señora. Usted que está de pie allá, ya no se siente igual como se sentía cuando se levantó, ¿no es así? Usted se siente mejor, ¿no es así? Simplemente se ha ido. Eso es exactamente correcto. Ahora, ¿lo ve? Usted dice: “¿Es eso la Biblia?” Absolutamente. Jesús dijo: “Las obras que Yo hago ustedes las harán también”. ¿Qué piensa usted, la damita que está llorando sentada al lado de ella con las manos en el regazo? Usted está muy cerca de mí. ¿Lo cree? Sea usted el juez. Yo no la conozco; usted no me conoce. Pero Dios la conoce. Y le han dicho que usted debe ser sometida a una operación por un problema en la vesícula. Ahora, si eso es correcto, póngase de pie.
64¿Qué está pensando usted, la dama sentada al lado de ella? ¿Cree usted con todo su corazón? Si Dios me revela cuál es su problema, ¿creerá usted que le estoy diciendo la verdad? Usted tiene un tumor. ¿Cree usted que Dios la sanará de eso? ¿Lo acepta usted? Póngase de pie; sólo levántese. Ahora, el Señor le bendiga. Al usted levantarse lo ha aceptado. Se ha ido de usted. Ahora, puede sentarse y estar sana. Examine eso por la Palabra. Encuentre si esa es la verdad. Hay una dama sentada al lado de este asiento vacío, sentada justo allí detrás. Ella está orando, clamando, una mujer anciana. ¿Qué la hace llorar? Sobre ella está colgando esa Luz. ¿Qué es esa Luz? Es Cristo. La Biblia así lo dice.
65La mujer quiere ser sanada. Ella quiere ser sanada de un problema de vesícula. ¿Cree usted que Dios la sanará? ¿Lo acepta usted ahora? Entonces póngase de pie. ¿Lo acepta ahora? Muy bien, vaya a casa y esté bien en el Nombre de Cristo. Slo crea. ¿Cree usted que Dios la sanará de ese problema del hígado señora? Usted lo acepta, ¿cree que Él lo hará? Él puede. Usted también puede lograrlo, sólo tenga fe en Dios. Crea. Usted con esa dolencia en la espalda, ¿qué piensa? ¿Cree la misma cosa? Muy bien. Si puedes creer. Mire aquí. ¿Ven a esa mujer sentada allá orando, allá al final? A usted le gustaría recuperarse de esa artritis, ¿no es así? Eso es correcto.
66La damita a su lado también tiene un problema con el hígado. Eso es correcto. La dama allí que falló al no responder. Esa Luz fue directamente a su lado la primera vez. ¿Lo ve? ¿Acepta su sanidad? Póngase de pie entonces. Amén. Usted ya lo tiene. Hay una Luz a su alrededor. Jesucristo aún vive. ¿Cree usted? Les he dicho la Verdad de la Biblia; Dios dijo que esa es la Verdad. Entonces creamos a Dios con todo nuestro corazón. ¿Cuántos de ustedes aquí desean ser sanados esta noche? Quiero decir por Dios. ¿No pueden ustedes ver que aquí hay algo? Es el Espíritu de Dios. ¿Por qué? Él está vindicando la Biblia, no una partecita o dos, sino la Biblia entera.
67Jesucristo se ha levantado de entre los muertos haciendo las mismas cosas que Él hizo ayer, hoy y para siempre, el mismo Señor Jesús. ¿Cree usted eso? Entonces pongan sus manos los unos sobre los otros. Hagamos una oración por los enfermos. Ahora es el tiempo. Si solamente pudieran llevar esto a lo profundo del corazón. Usted es quien está enfermo. Yo estoy agotado. Yo solo he predicado, he clamado, me he esforzado y he hecho de todo. Eso depende de usted. Dios ha descendido y ha hecho todo lo que Él puede para demostrárselo a usted. Es su momento de orar. Es su tiempo de aceptar a Cristo. Ya yo lo he hecho. Ya yo creo en Él. ¿Cree usted en Él? Entonces comience a orar por un momento. ¿Qué acerca de orar por usted mismo? Cada niño tiene que llorar por su propio caramelo. Un niño no puede llorar por el caramelo de otro niño. Comience a clamar a Dios, si quiere ser sano. Eso depende de usted.
68Ahora, cada uno de ustedes comience a orar por si mismo y ore por la persona que está a su lado. Comience a orar y sea sanado. Crea en Dios. Y cuando sienta que tiene suficiente fe, levántese y acéptelo. Esa es la manera de hacerlo. Ahora, Padre celestial, aquí está un grupo de personas. Estoy tan cansado Señor. Mi corazón y todo lo demás desfallece. Oh Dios, ¿qué más puedo hacer? ¿Qué más puedes hacer Tú? Nada. Depende del pueblo. Oh Dios, pido en el Nombre de Cristo que realmente llenes este auditorio con el Espíritu Santo. Yo no sé que más puedes hacer Tú. Tú lo has manifestado por la Palabra. Tú lo has manifestado por el Espíritu. Tú lo has manifestado por las mismas señales de la Biblia. Y todo lo que Tú dijiste que sucedería ya ha sido hecho.
69Oh Dios, que la gente pueda soltarse y deshacerse de su condición almidonada y se aparten de sus ismos y regresen al verdadero Señor Jesús viviente, que sean llenos del poder de Dios y sean sanados de sus dolencias y enfermedades. Oh bendito Dios, yo ordeno al diablo salir de este lugar y de estas personas, porque está escrito: “En Mi Nombre echarán fuera demonios”. Muy bien, pónganse de pie si lo creen y lo aceptan. Amén. Levanten sus manos y alábenlo ahora. Y el Señor les bendiga hasta que los vuelva a ver. Amén.