Photo

~ HACIENDO MUCHOS ESTANQUES EN EL VALLE ~
1El Supremo, y en nuestros corazones ahora mismo, tiempo presente… Estamos contentos por eso.
2Y anoche tuvimos un servicio de sanidad maravilloso. Nuestro Señor Jesús se encontró con nosotros y nos concedió lo mucho más abundantemente.
3Ahora, mañana habrá otro servicio de sanidad, mañana en la noche, si el Señor lo permite.
4Ahora bien, mañana en la mañana, creo que la transmisión es, ¿a qué hora hermano? A las nueve en punto por KEBS. Voy a hablar unos minutos allí, es una promesa que lo haré.
5Y luego mañana a las diez y media, creo que a las diez y media, dijo el Hermano Moore que es la presentación del drama El Barco Más Pequeño Del Mundo. Vengan por la mañana si pueden y presten atención para que vean cuál es el barco más pequeño.
6Está dedicada especialmente a los niños entre ocho y ochenta años, como dije la otra noche. Esperamos que el Señor esté con nosotros allí.
7Luego, mañana en la noche estaremos de nuevo aquí a las siete y media, las tarjetas de oración serán repartidas a las seis y media y habrá oración por los enfermos mañana en la noche, si el Señor lo permite. Estén a la expectativa y todos vengan preparados y bajo oración.
8Y ahora, esta noche es una noche muy mala, es sábado por la noche y esta es la noche del diablo, Uds. saben, cuando los demonios andan por las carreteras y hay toda una multitud tomando licor en las cantinas, con toda esa música degradada de boggie-Woogie y rock and roll, y todo ese alboroto. Centenares morirán.
9El otro día vi que en cierto lugar donde había una gran fiesta, una de esas celebraciones que hacen aquí, pero era en Canadá. Olvidé cuántos niños tuvieron que enviar a la institución para dementes después de haber estado metidos en ese rock and roll y boggie-Woogie que habían llevado de los Estados Unidos a Canadá, la han prohibido en varios estados de la unión y sin embargo nosotros los Americanos nos metemos de cabeza en eso.
10El otro día vi por aquí a un joven, uno de los líderes del rock and roll y sus movimientos, que dijo haber aprendido eso en una iglesia Pentecostal. Pensar solamente que eso sería pervertido. Con razón el muchacho tiene una mente pervertida y se está volviendo loco.
11Pues, ciertamente Dios lo castigará. Y Él seguro que lo hará, por una cosa como esa. Eso es sacrílego. Y es absolutamente una blasfemia contra el Espíritu Santo. Es horrible ver cómo la gente puede intentar desacreditar la obra del Dios Viviente. Uno cosecha lo que siembra, recuerden eso.
12Ahora, creo que en Canadá… Olvidé cuántos fueron los niños y jóvenes que habían perdido la mente en esa fiesta y hoy están en la institución para dementes, sin esperanza, sin Dios y sin misericordia, en tal condición, gritando, llorando, caminando de aquí para allá y golpeándose las cabezas contra las paredes, influenciados por una tontería como ésa y nosotros la legalizamos.
13Beben, apuestan… En muchos lugares se le permite a los niños fumar en la iglesia—o en la escuela, antes del examen semestral, y demás, (¿no es eso algo terrible?) para tranquilizar los nervios. Un culto de oración es lo que deberían tener, eso es lo mejor que yo conozco para aquietar los nervios.
14Pero Uds. saben, el que tiene hambre debe satisfacer ese apetito con algo y si no bebe de la Fuente de Agua de Vida, el diablo le dará de una cisterna de agua estancada llena de larvas. Eso es correcto. Ellos beberán de cualquier parte. Ese deseo se sacia con Dios o con el diablo.
15Ninguna persona ha ido alguna vez a uno de esos lugares o ha hecho esas cosas, a menos que sea una persona con el corazón hambriento que se negó a beber de la Fuente del Agua de Vida gratuitamente. Les digo que yo me compadezco de ellos, pero es por causa del descuido y contaminación de nuestras iglesias modernas. Esa es una de las cosas a las que yo le achaco eso, al Evangelio social que la gente predica.
16Pues, en nuestra misma ciudad de Jeffersonville todos los Sábados en la noche, un cierto pastor practica un baile de cuadrilla en el sótano de la iglesia. Eso es cierto. Enseña el baile en cuadrilla y es de una iglesia denominacional muy conocida, un baile de cuadrilla.
17Ese fue el mismo pastor que, en una oportunidad cuando yo me bajaba de un poste telefónico, me preguntó cómo hacía yo para llevar tanta gente al tabernáculo y me contó que había hecho firmar una tarjeta a unos mil miembros, comprometiéndose a estar en la enseñanza dominical por lo menos una vez al año o seis veces al año. Me preguntó: “¿Sabe cuántos respondieron?” Dijo: “dos”. Yo le dije: “Con razón, yo no los culpo, tampoco yo iría”. Eso es exactamente la verdad. Mientras Ud. esté celebrando bailes y demás cosas en la iglesia, pues, eso es un pecado. No debería de hacerse en la Casa de Dios.
18Cuando yo llegue al punto que tenga que hacer algo así para que la gente me preste atención, con toda seguridad abandonaría el campo del Evangelio y su predicación. Yo no culpo a los pecadores, cuando uno los ve andar por allí como pecadores viles de primera fila, yo no los culpo porque eso es todo lo que conocen; pero esta gente que asiste a la iglesia, se llama Cristiana y luego hacen eso…
19Yo no culpo a un cerdo por escarbar en el estiércol. Seguro que no. Esa es su naturaleza. Ciertamente. Yo no creo que sería extraño ver a un cerdo en el estiércol, desde luego que no, porque esa es su naturaleza, eso es lo que hace y esa es su vida, no conoce nada distinto; pero me sentiría extraño si viera a una oveja haciéndolo, en primer lugar ella no lo haría.
20Así ocurre con el pecador, déjenlo que siga así porque eso es todo lo que conoce: beberse todo el licor que quiere, asistir a todas esas fiestas y oír toda esa necedad, eso es todo lo que conoce.
21Pero Uds. que supuestamente saben que no se debe hacer… Yo estoy persuadido de que si Uds. regresan a eso alguna vez, realmente nunca bebieron de la Fuente del Señor. Les diré, eso acaba con lo demás, aquello está tan muerto como la media noche, allí no hay gozo y esas cosas son… Ud. ni siquiera las puede soportar.
22Yo voy al restaurante de vez en cuando y lo primero que hago es observar para ver si tienen una de esas máquinas tragamonedas pegadas a la pared. Esas cosas me ponen tan nervioso que no puedo comer. Siento el estómago amargo después que me voy, al oír todas esas boberías y ver Cristianos que juegan eso, que se supone que son Cristianos…
23Hermano, yo tengo que predicar y Uds. saben eso. Bueno, ese no es mi tema para esta noche, pero sí les diré que está muy mal que no se condenen esas cosas desde la plataforma un poco más. Ciertamente así es.
24Cuando yo pastoreé una iglesia, a pesar de que era una Iglesia Bautista pero no de esas donde uno se da la mano y asienta su nombre en el libro. Hermano, allí nos arrodillábamos en el altar y nos golpeábamos en las espaldas unos a otros hasta que vencíamos. Teníamos algo. Sí señor.
25Si se encontraba a una persona en un sitio de esos, lo llamaban a capítulo y si era cierto, o se arrepentía o era excomulgado inmediatamente. No hacíamos yugos desiguales con los incrédulos, o caminábamos por la senda angosta y recta…
26Allí teníamos un pizarrón y si alguien tenía una queja, se escribían ambos nombres en el pizarrón y nos íbamos al cuarto de oración. Si uno se llamaba Jones, lo escribíamos acá en la parte de arriba y en la parte baja Scott. Entonces decíamos: “Muy bien, Hermano Jones, Ud. y el Hermano Scott vengan conmigo”. Eso es correcto. Tenían que arreglar aquello en ese momento. Tenían que arreglarse, se les mostraba lo que estaba mal.
27Eso es lo que necesitamos hoy: una buena religión a la antigua, azul como el cielo, que aniquile el pecado y que haya pasado por el cloro del Poder del Espíritu Santo (sí, señor) y unos santos blancos y lavados, no una blanqueada sino una lavada que lo deje blanco. ¿Ven? Hay mucha diferencia entre una blanqueada y una lavada. Amén.
28Ahora bien, recuerden los cultos y que el Señor nos bendiga mientras abrimos Su Palabra para leer algunas Escrituras aquí y luego hablarles de la Palabra.
29Permanezcan todos solemnemente en oración, creyendo con todo el corazón. Y me pregunto en esta noche… Alguien me mencionó de un niño, el último por quien se oró anoche. El niño empezó como a llorar. ¿Se encuentra el niño aquí esta noche? Pues, si está aquí me gustaría que pasara a la plataforma por un momento, si se encuentra. Me supongo que podría haber sido de fuera…
30No lo sé. Yo estaba en una condición semiconsciente. Cuando salía, mi hijo me estuvo comentando, me dijo: “Papá, es algo asombroso. El niño pasó en la línea…” Creo que mencionó que era bizco y tenía una hernia o algo así. Me dijo: “Cuando levantaste al niño yo te vi poner la mano sobre esa parte y aquello se fue, cuando el niño abrió los ojos, mientras tú tenías la mano puesta sobre él, me di cuenta que sus ojos estaban tan perfectamente normales como era posible”. Y dijo: “Tú trataste que él mirara a la audiencia”. Me pregunto si se encuentra aquí esta noche, tal vez haya regresado, nosotros le agradecemos al Señor por su sanidad.
31Ahora, el Señor puede sanar todo tipo de enfermedades si nosotros podemos creer que Él lo hace. Yo lo sé, lo he visto hacer tantas cosas que quiero creer que todo lo que pedimos, lo recibimos. Eso es correcto. Tenemos que creerlo de esa manera. Y ahora confiamos que el Señor nos bendecirá. Este bendito Libro es el Libro de todos los libros y sólo hay uno que puede interpretarlo correctamente: el Espíritu Santo, porque Él es el escritor y el único que realmente puede dar la interpretación.
32No importa cuán bien creamos nosotros que lo conocemos, no lo conocemos hasta que el Espíritu Santo lo haya revelado, porque todo es un misterio, está distribuido en misterios. Dios dijo que Él lo hizo así a propósito para poderlo esconder de los sabios y entendidos, pero se los revelaría a los niños que quisieran aprender.
33Ahora, en esta noche queremos ser niños en el Señor, ver cuán sencillos podemos ser. Y mañana en la noche, si el Señor lo permite, creo que tengo un mensaje sobre eso, sobre la simplicidad de esto.
34Así que ahora, inclinemos nuestros rostros por un momento para orar. ¿Cuántos tienen una necesidad esta noche? ¿Quieren levantar sus manos y decir: “Hermano Branham, quiero que me recuerde, quiero que Ud. me recuerde delante del Señor ahora?”
35Nuestro Padre Celestial, venimos tan humildemente como sabemos, en el Nombre de Jesús Tu Hijo amado, pedimos perdón por nuestros pecados e iniquidades y todo lo que hayamos hecho o dicho en este día o en cualquier otro momento de nuestra vida y que en esta noche se levanta en contra nuestra, nos inclinamos humildemente y lo confesamos.
36Ruego por esta audiencia que ha levantado sus manos, muchos de ellos, Padre, tal vez estén desesperadamente necesitados del perdón del pecado que los asedia, algunos hábitos, enfermedades o aflicciones, por seres amados que están en problemas. Padre, cualquier cosa que sea yo te pido que Tú la perdones, que olvides todas sus iniquidades y sanes todas sus dolencias. Derrama Tus bendiciones sobre nosotros en esta noche por medio de la lectura de la Palabra y su predicación. Porque lo pedimos en el Nombre de Cristo Tu Hijo amado. Amén.
37En segunda de Reyes capítulo 3 y el versículo 16: Quien dijo: así ha dicho Jehová: Haced en este valle muchos estanques.
38Ahora, que el Señor añada Sus bendiciones a la lectura de Su Palabra. Esto fue en II de Reyes capítulo 3. Tal vez cuando nos vayamos a casa… ¿Cuántos leen la Biblia? Permítanme ver sus manos. ¡Oh, es maravilloso! Léanla y estúdienla porque es para Uds., especialmente para los Cristianos nacidos de nuevo, eso es pan y carne para el Espíritu Santo. “No sólo de pan vivirá el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.
39Qué si en esta noche yo fuera un médico y se me acercara algún joven bien corpulento, pero sin embargo de aspecto débil y agotado y yo le preguntara: “¿Qué te ocurre, hijo?” Y él me dijera: “Estoy muy débil doctor, casi no puedo estar de pie”. Yo le haría algunas preguntas en cuanto a lo físico: “¿Está todo bien?” Si me respondiera: “Todo está bien”. Yo le preguntaría: “Bueno, ¿qué comiste?” Él me diría: “No sé, doctor”. Yo le preguntaría: “¿Qué fue lo último que comiste?” Si él me dijera: “Bueno, me comí media galleta de soda hace dos días”. Yo le diría: “Pues, lo único que necesitas es una buena comida completa, estás anémico, agotado y débil”.
40Eso es lo que le ocurre a la iglesia. Uds. Tienen que comerse una buena comida del Evangelio bien completa, casi todos los días; si no lo hacen, Uds. van a sufrir de anemia y se van a agotar. Tomen muchas vitaminas de Dios, de Su Palabra y eso seguramente les levantará el Espíritu y los hará sentirse revitalizados y renovados.
41Ahora bien, había estado ocurriendo un gran evento, había sido un tiempo de limpiar la casa en Israel, pero la parte mala de eso era que por el voto del pueblo, por la forma en que habían votado… hicieron algo tan malo como lo que harían hoy si un pastor se fuera de la iglesia y los diáconos votaran para poner a otro. Algunas veces se saca a uno bueno para poner uno malo. Pero cuando Dios envía a uno, ése es el hombre correcto. Uds. siempre deberían orar y buscar el favor de Dios si tienen que elegir a su pastor.
42Esto fue en los días de Elías, el poderoso profeta del Señor. ¡Oh Dios!, ¿qué haríamos nosotros si no tuviéramos algunos hombres de Dios en el mundo, que se paran en la brecha e interceden por la gente, y con suficiente valor, no valor sino suficiente Gracia, para decirle a la gente lo malo y lo bueno? Mucho de eso es el problema hoy, porque los hombres, en cierto sentido… ciertamente no estoy condenando a mis hermanos, sólo estoy tratando de presentar una verdad. La única razón por la que hoy existen ciertas condiciones…
43Si cada pastor se parara firme en la Palabra sin flaquear ni comprometerse, hoy no sería como es. Pero las organizaciones se creen autosuficientes y por eso se comprometen, siempre han tratado de ocupar el lugar del Espíritu Santo.
44En ninguna oportunidad Dios hizo que un grupo de hombres gobernara Su iglesia. Siempre ha sido el Espíritu Santo. Ese es Su deber. Para eso es que Él está aquí y para eso fue que Dios lo envió. Él los enseñará, los guiará Uds. a toda verdad, les mostrará las cosas que vendrán y les revelará estas cosas. “Tomará de lo mío y os lo hará saber”. No el seminario, aunque sean buenos, no es la iglesia aunque sea buena, sino el Espíritu Santo, ése es el Maestro.
45Nosotros hemos intentado adoptar a un hombre para que ocupe el lugar del Espíritu Santo, hemos adoptado distintos oficios en la iglesia para que ocupen los oficios de apóstol, profeta y demás en la iglesia. Dios ha puesto los dones en la iglesia pero nosotros hemos tomado hombres y los hemos convertido en dones, en lugar de los dones de Dios. Y es allí en donde nos encontramos hoy.
46Ahora, Elías era un gran hombre pero había llegado su tiempo de abandonar la tierra. Él anduvo delante del Señor y el Señor le había dicho: “Ve y unge a otro hombre”.
47Me gusta eso. ¿A Uds. no? Dios nunca se ha quedado sin un testigo. Dios siempre ha tenido un testigo desde que el mundo tuvo principio. Algunas veces se ha reducido a un solo hombre, pero Dios siempre ha tenido a alguien a quien pueda señalar y decir: “Éste es Mi siervo”, en todas las edades.
48Ahora, cuando Él vio que iba a llevarse a Elías, Elías el Tisbita fue y encontró a Eliseo arando en el campo, se quitó el manto y lo echó sobre él y él supo que había sido llamado para ser el profeta. Eso demuestra lo que debería hacer un profeta. Él quemó todos los puentes, (como diríamos nosotros) mató los bueyes, tomó los yugos y el arado e hizo un sacrificio al Señor, demostrando que todas sus obras terrenales habían terminado y estaba completamente entregado al Señor.
49Así es que debería comportarse todo hombre y mujer que venga a Cristo, renunciar al pecado y a todo lo que quedó atrás y vivir sólo para Dios de allí en adelante. ¡Qué diferencia sería si los hombres y las mujeres hicieran eso!
50Entonces para darle la prueba… ¿Creen Uds. en las pruebas y las luchas? Todo hijo, sin excepción, todo hijo que viene a Dios primero tiene que ser probado, examinado, disciplinado.
51¿Se acuerdan Uds. de cómo recibieron su entrenamiento? Yo recuerdo como recibí el mío. Mi papá tenía una… Él creía en la regla de oro y la tenía puesta sobre una puerta, tenía los diez mandamientos allí y una vara de nogal americano, como así de larga, con ramas en la punta.
52Les digo, cuando los Branham hacían algo malo ya sabían cuál era la regla de oro, papá la tomaba de la… y decía: “Ven acá hijo”. Y decía: “Ahora, mañana me voy a encargar de ti”. Uno decía: “¿Por qué no lo haces ahora papá y acabamos con eso?” Y él decía: “No, esperaré hasta mañana”.
53Después que terminaba de cenar, decía: “Ven acá, Billy”. Yo respondía: “Sí señor, papá”. …Sacaba su cuchillo y comenzaba a labrar un trozo de madera mientras decía: “Tú sabías que no era así, ¿verdad?” Oh, yo deseaba que me castigara para acabar con aquello. Me decía: “Pero sabías que no era así, ¿verdad?” Yo respondía: “Sí papá, sí sabía”. Entonces me preguntaba: “¿No te da vergüenza hacer eso?” Yo le decía: “Sí papá, sí me da”. Y añadía: “Tengo que castigarte por eso”. Me lo recordaba todo. Yo me iba al campo, tomaba mi sombrero de paja, me lo ponía y me iba al campo muerto de miedo. Esa noche pensaba: “Esta es la noche cuando me toca”. Pero, hermano, no se preocupe, él nunca lo olvidaba. Yo la recibía y era una buena enseñanza. Si tuviéramos más de eso hoy, no tendríamos tanta delincuencia juvenil. ¡Hablando de tal enseñanza…!
54No hace mucho fui a una casa a visitar un enfermo y llegó un jovencito, un pequeño Oswaldo, entró y dijo: “Mami, ¿todavía no me has preparado la cena?” Ella le respondió: “Hijo, he estado enferma. Te presento al Hermano Branham”. Y él dijo: “Bueno, ¿por qué no me has preparado la cena?” Ella le explicó: “He estado muy enferma”. Y él le dijo: “Eso no es excusa”. Ella le dijo: “Allí está una naranja”. Y él la tomó, la miró y le dijo: “Eso es todo lo que tú sabes hacer, bla-bla”. La tiró contra la pared dejando el jugo regado por todas partes. Ella entonces le dijo: “Junior, compórtate”. Y él pateó algo y se fue.
55Yo miré a la madre y pensé: “Señora, si Ud. me concediera el privilegio por unos minutos, yo lo haría pensar distinto la próxima vez que llegue a la casa”.
56Oh, cómo hemos bajado la guardia. Uds. son demasiado buenos con los niños hoy en día. Eso es cierto. Uds. los miman y no se puede ser mejor que la Biblia, porque la Biblia dice: “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece”. Y esa es la verdad.
57Papá acostumbraba tomar la vara del rifle. No sé si Uds. saben lo que es eso o no, es con lo que se acostumbraba meterle la carga al rifle. [Un hermano dice: “Baqueta”.—Ed.] Sí, la baqueta, correcto. Hermano, a mí me educaron con esa cosa. Él no permitía que yo andara por ahí…
58Él está en la sepultura en esta noche, pero cuando lo vi tendido allí con su cabello negro que le colgaba, ya lo tenía canoso, yo pensé en cada uno de ellos, cuánto honré cada castigo que recibí. No me dieron lo suficiente. Eso es correcto. Él es mi papá y yo lo amo porque él trató de que yo hiciera lo correcto. Él tenía la determinación de que yo hiciera el bien.
59Y ahora, muchos de Uds. hablan del analfabetismo de los campesinos de Kentucky, pero esas abuelas con sus sombreritos y demás cosas que se ponen, ¿saben qué? Ellas podrían enseñarles a Uds. que son de la ciudad cómo comportarse. Eso es correcto.
60Si su pequeña Martha Ann llega en la noche con el rostro todo alborotado, media ebria, fumando cigarrillo y botando el humo por la nariz, zapateando y gritándole a Ud.… Dejen que ella le haga eso a una madre de Kentucky una sola vez. ¡Caray!, ella agarraría una vara de nogal o una tabla de algún barril y cuando acabe ella sabría que hay una madre en la casa.
61Si Uds. hicieran eso, en esta noche no habría en el mundo tantos hombres, jovencitos y jovencitas andando por mal camino. Si una sola de ellas se quitara la ropa o se pusiera la ropa inmunda que Uds. le permiten usar a sus hijos, pantalones cortos o como los llamen, lo harían una sola vez. Ajá. Uds. se darían cuenta lo analfabetas que son ellas, la castigarían hasta que tuviera tan llena de moretones que no se pudiera poner la ropa. Eso es lo que hay que hacer en esta noche. Correcto.
62Y algunos de estos predicadores afeminados suben al púlpito y les permiten cantar en el coro, luego en la tarde van y hacen esas cosas. Debería darle vergüenza llamarse un hombre de Dios, Ud. tiene un cartílago de pollo y no columna vertebral; si Ud. tuviera el Espíritu Santo lo haría comportarse de manera distinta, hablar diferente sobre eso y llamar a lo negro, negro y a lo blanco, blanco. Sí, señor. Pero el problema es…
63¡Oh, hermano!, Uds. son tan afeminados y delicados, ¿por qué no tienen valor como para recibir el Espíritu Santo? Juan el Bautista fue el primero en recibir el Espíritu Santo y fue directo a Herodes y le dijo: “No te es lícito tener a la mujer de tu hermano”.
64Hermano, así es un hombre lleno con el Espíritu Santo. Cuando él ve algo incorrecto, él lo llama incorrecto. Eso es correcto. Ciertamente.
65Ahora, Elías era ese tipo de hombre. Y cuando supo que Eliseo ocuparía su lugar, lo puso a prueba diciéndole: “Quédate aquí porque voy a otra ciudad”. Pero Eliseo sabía que debía vigilarlo y fue inspirado para decirle: “Vive el Señor y vive tu alma que no te dejaré”.
66Así continuaron hasta que finalmente llegaron a la última prueba, cruzaron el Jordán y Elías le preguntó: “¿Qué puedo hacer por ti?” Y él le respondió: “Que una doble porción de tu Espíritu venga sobre mí”. Ahora, eso parece extraño, que el espíritu de un hombre descienda sobre otro. “Quiero una doble porción de tu espíritu”.
67Él le dijo: “Cosa difícil has pedido, pero sin embargo, si me ves cuando me vaya, lo recibirás”. Siguieron caminando y pasado cierto tiempo descendieron los carros de fuego con sus caballos y Elías subió, se quitó el manto y se lo arrojó a Eliseo. Él se lo puso y caminó hasta el río con una doble porción del espíritu de Elías. Un hermoso tipo de la iglesia. 68 Jesús dijo: “Las cosas que yo hago, vosotros también las haréis; y mayores que estas haréis. ¿Podéis ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? ¿Podéis beber del vaso que yo he de beber?”. Y añadió: “Sí podéis.” Y una doble porción (¿lo ven?) del Espíritu Santo había de venir sobre la iglesia. Una doble porción de lo que Jesús hizo habría de ser hecho por la iglesia.
69Oh, ¿dónde está la fe de la iglesia en esta noche? Está temerosa, se ha refugiado en su caparazón como una tortuga, escondiéndose. Escuchen ahora, lo único que Uds. necesitan hacer es salir.
70Fíjense, entonces cuando él regresó comenzó a hacer milagros. Elías hizo ocho y Eliseo dieciséis porque una doble porción del espíritu estaba sobre él.
71En aquella época ya había muerto el rey Acab, el profeta le había dicho cuál sería su fin. Y su maquillada esposa también había muerto, los perros se la habían comido conforme a la Palabra del Señor. Ella había odiado a aquel predicador más que a nada, porque él siempre le decía cuáles eran sus pecados. ¿Cómo podía él ser honesto y sincero con Dios y no hacerlo? Dios había dicho que la daría como alimento para los perros y ella no fue más que comida para perros.
72No importó si aquellos labios pintados parecían un capullo de rosas, cuando ella se paró… Jehú dijo: “Échenla por la ventana”. No lo cautivó con su mirada porque él era un hombre de Dios y dijo: “Échenla por la ventana”. Y los perros se la comieron en la calle. Eso es correcto.
73Entonces cuando fueron a elegir a otro, buscaron a Joram, el hijo de ambos y no se podía esperar que saliera algo bueno de un matrimonio como ese. Así que nos damos cuenta que cuando Joram ascendió al trono era un creyente fronterizo, a medias, un creyente tibio. Hay muchos de ellos en el mundo en esta noche. Joram acomodaba las velas hacia donde soplara el viento y por allí se iba.
74Eso es lo que ocurre con la iglesia en esta noche. Navegan hacia cualquier forma de doctrina y son zarandeados de aquí para allá, no saben dónde pararse ni qué hacer. Cuando surgen las pruebas y aflicciones toman ese camino. Hoy son Metodistas, mañana Bautistas, al siguiente día Pentecostales y después Luteranos, Adventistas del Séptimo Día o Testigos de Jehová. No saben dónde pararse, son zarandeados, fronterizos. Llevan la carta de su iglesia de un sitio para otro, ¿de qué sirve eso? Es mejor que la pongan en el cielo donde será reconocida.
75Fíjense, un predicador tibio o un creyente de los que hay muchos iguales en esta noche, que imitan a la mayoría, si andan en la multitud hacen lo que hace la mayoría y después regresan a la iglesia.
76Aquí hace algún tiempo un joven me dijo: “Predicador, yo no soy Cristiano y me da vergüenza admitirlo”. Yo le dije: “Hay esperanza para Ud. cuando le da vergüenza admitir eso”.
77Me dijo: “No soy Cristiano y me avergüenza admitirlo, pero la otra noche llevé a una joven que estaba tan ebria que casi no podía entrar… otro joven y yo tuvimos que ayudarla a caminar y le dimos agua de sal para que vomitara, porque tenía que estar lo suficientemente sobria para asistir a la iglesia en la mañana. Pero volvió a salir, buscó otra botella y salió a recorrer las calles nuevamente”. Ella cantaba en el coro y su hermana daba clases de Escuela Dominical y no era mejor que ella.
78Con razón hay tantos inconversos, escépticos, creyentes a medias, manufacturados y todo lo demás. La iglesia necesita un avivamiento del Espíritu Santo chapado a la antigua, enviado por Dios, predicadores que suban al pulpito y digan las cosas como son. Eso es correcto. Y que la justa ira de Dios descienda a través de esa predicación a la antigua, con el fuego del infierno y azufre. Es una lástima que se hayan apartado de eso y lo han hecho débil. Cuando el Espíritu Santo se va del hombre éste no sabe que hacer. Lo que necesitamos es que regrese el Espíritu Santo. Sí, señor. Ahora, fronterizos…
79Hace algún tiempo, aquí mismo en nuestra ciudad, había una joven de la que todo el mundo tenía un concepto muy alto. También había una jovencita que asistía a la iglesia, tenía su cabello largo y se lo peinaba hacia atrás… Supongo que el rostro le quedaba como una cebolla pelada, pero era una verdadera Cristiana nacida de nuevo.
80Esta jovencita asistió a un evento sobre modernismo aquí mismo y la otra se la encontró en la calle y le dijo: “Lois, ¿sabes qué? Tú te verías más bonita si usaras un poco de esto y aquello y te pusieras cierta clase de ropa”. La jovencita le respondió: “Yo me pongo exactamente lo que quiero ponerme”. Amén. Oh, eso le decía. La otra le dijo: “El problema es ese hombre, el predicador, el pastor que tienes allí, Billy, ese hombre debería estar en una institución para dementes”. Y la jovencita entonces le dijo: “Bueno, si tú tuvieras lo que nosotros tenemos allá, no lucirías como te ves ahora”. Ella le habló acerca de eso. Sí, ella era una maestra de Escuela Dominical.
81El señor Perkins, un amigo mío, un buen amigo de Jeffersonville, era el encargado de embalsamar en la funeraria Coot. Aquella joven cayó enferma y no sabían qué era, pero era una enfermedad venérea y la familia no comentó nada porque era una desgracia. Cuando la joven cayó enferma y ya estaba a punto de morir, llamó al pastor de la iglesia para que fuera a cantarle algunos himnos y mientras cantaban allí, le llegó la muerte...
82Si hay un momento en que Ud. se enmendará con Dios o lo intentará, es cuando realmente le llega la muerte. Y al llegarle la muerte, el pastor… Ella comenzó a gritar diciendo: “Estoy perdida”. Y el pastor le decía: “Mira, mira, mira, tú no puedes comportarte así, tú sabes que eres salva”. Pero ella decía: “Estoy perdida”.
83Él llamó al médico quien le puso una inyección en el brazo, pero ella le decía al pastor: “Engañador, estoy perdida y me voy al infierno y tú eres el culpable. Y ella dijo: “Manden a buscar a la pequeña Mahoney tan rápido como puedan y tráiganla aquí para que ore por mí”. Pero no pudieron conseguir a la jovencita y ella murió.
84El señor Perkins me lo contó y me dijo: “Billy, cuando estaba inyectándole los fluidos a esa joven, nos dimos cuenta que… Comenzó a despedir un olor porque estaba recibiendo demasiado fluidos para su cuerpo y tuvimos que examinarla”. Y cuando lo hicieron, encontraron huecos en todas partes donde la enfermedad venérea se la había comido. Y allí estaba ella, muerta.
85¡Oh, hermano! Y esa desgracia ocurrió porque un predicador descarriado le dijo que el bailar zapateado y todas esas otras tonterías que acompañan a una vida descarriada y pecaminosa, estaban bien. Esa fue la causa.
86El día de su muerte ella lo escupió en el rostro. ¿Qué hará ella más allá donde tienen que pararse en la Presencia de Dios y entregar cuenta por todo lo que se hace? Y Dios demandará el alma de esa joven de la mano de ese predicador. Ciertamente, es verdad.
87Oh hermano, lo que necesitamos en la iglesia hoy es un despertamiento. Levántense y salga del sueño, sacúdanse y percátense del día en que estamos viviendo.
88Ahora, no hace mucho, cuando eso ocurrió… Eso todavía se encuentra en los registros de Jeffersonville, de cómo murió esa joven.
89Ahora, un fronterizo y tibio… Ellos tratan de suavizarlo y así era Joram, un predicador fronterizo. Y él, por donde quiera que la gente… Si ellos querían hacer esto, bueno está bien; si quieren hacer aquello, muy bien. Y afirmaba ser un Cristiano o creyente.
90Entonces vemos que Moab se rebeló contra Israel y allí pidió ayuda. Ahora, el rey de Judá era Josafat y Josafat era un hombre justo.
91Ahora, quiero que se den cuenta de lo fácil que resulta algunas veces que con una pequeña persuasión, un Cristiano se meta en las compañías equivocadas por querer ser compasivo. “Bueno, te digo, yo iré al salón de billar, pero no voy a jugar billar sino simplemente voy a ir allí. Iré al baile con Susie porque ella es una buena muchacha y tal vez me la gane para el Señor”. Uds. nunca lo harán haciendo eso. Eso es correcto. Demuestren quienes son Uds. Eso es correcto. No se metan en el terreno equivocado.
92Eso es lo que le pasa a la iglesia Pentecostal en esta noche. Se han metido en el terreno equivocado. Por eso es que esta noche en la iglesia, la gente… Antes era malo que la gente hiciera ciertas cosas pero ahora no lo es, lo hacen de todas maneras. Se metieron en el terreno equivocado y se juntaron con la gente equivocada.
93Dígame con quien anda y yo le diré quién es Ud. Déjeme entrar a su casa y ver lo que hay sobre la mesa, permítame ver cuán marcada está la Biblia, déjenme ver dónde está la revista de Hechos Reales. Déjeme escuchar el tipo de música que Ud. pone en su radio o las fotografías que tiene en casa y yo le diré de qué está hecho Ud. Sí, señor. De eso es que se está alimentando su alma, sin importar cuál sea su testimonio, sus frutos prueban lo que Ud. es. Eso es correcto.
94Oh, esa es la verdad. Su alma se alimenta de algo y dependiendo de las características de su alma, eso es lo que demuestra. Por eso fue que Jesús dijo: “Por sus frutos los conoceréis”. Uds. se aprovechan al decir: “Yo hablé en lenguas. Yo tengo el Espíritu Santo”. Si su vida no se amolda a esto, no es así. Ud. ha recibido al diablo o algo carnal. Le estoy hablando a los Pentecostales.
95Ahora, Uds. Bautistas y Presbiterianos deberían gritar un poco. Seguro, eso es correcto.
96Ahora, a mí no me importa qué tipo de señal… Ud. podría haber llorado lágrimas de cocodrilo o haber gemido en su banca. Eso no quiere decir que Ud. sea salvo, su vida prueba lo que Ud. es.
97¿Alguna vez han oído balar a una cabra? La cabra y la oveja casi balan igual. Y yo he oído a las cabras llorar cuando se comportan como ovejas. Se necesita de un verdadero pastor para diferenciarlas. Uno escucha a una cabra berrear y se oye exactamente como el de una oveja. Pero un pastor conoce sus vidas. Eso es correcto.
98Ahora, pero ocurrió algo y encontramos que este Josafat debería… al suelo, orando al respecto. Hermana, antes de cortarse el cabello, ¿se arrodilló Ud. y oró al respecto para ver qué le decía el Señor? ¿Antes de ponerse esa ropa pecaminosa e impía que usa, se arrodilló Ud. y oró delante del Señor y le pidió qué hacer acerca de eso? ¿No la redarguyó Él? Me temo que Ud. no lo haya hecho porque, antes de orar, ya Ud. había tomado la decisión de lo que haría. Eso es correcto.
99Como dije la otra noche: ¿están Uds. dispuestos a permitir que Dios corte esas cosas de Uds. y les quite sus derechos? Uds. dirán: “Estos son mis derechos, yo soy Americano y hago lo que quiero”. Eso es correcto, pero, ¿estará Ud. dispuesto a renunciar a eso por el Reino de Dios? Si es un cordero, Ud. lo hará; si es una cabra, no lo hará. Así que allí lo tienen.
100Así que Ud. pudiera balar, gritar y comportarse igual. Ud. pudiera comer el mismo pasto que comen la cabra y la oveja, y…
101Aquí no hace mucho vi a un pastor. Y él estaba apacentando ovejas, cabras, asnos y camellos, todos en el mismo pasto. Yo le pregunté: “¿Qué significa ser pastor?” Y él me dijo: “Un pastor es un apacentador, como llaman Uds. en los Estados Unidos a sus vaqueros”. Entonces yo le dije: Bueno, entonces, “¿por qué es que él apacienta cabras y todo lo demás?” Y él me respondió: “Eso está correcto”. Yo le respondí: “Oh, ya veo”. Y él me explicó: “Hermano Branham, cuando llega la noche todos se quedan en el pastizal, menos las ovejas; las ovejas son llevadas al rebaño y él se acuesta en la puerta para vigilar que nada las moleste”. Yo dije: “Ya entiendo”. Uds. pueden estar en la misma iglesia y gritar con el mismo Evangelio, pero si su naturaleza no es templada, Ud. nunca será reconocido como un... Eso es correcto. Esto tiene que estar en su corazón y no en la cabeza.
102Ud. dirá: “A mí me gusta hacer esto pero mejor no lo hago, porque a la iglesia no le gustaría”. No importa lo que diga la iglesia, es lo que Dios dice, lo que dice su conciencia y lo que dice el Espíritu Santo en Ud. Correcto. Él dijo: “Si amáis al mundo o las cosas que están en el mundo, el amor de Dios no está en vosotros”. Así que no sea un fronterizo, salga y póngase de un lado o del otro, deje ver quién es Ud.
103Ahora quiero que noten que Josafat se puso a andar por allí y se metió en aquella multitud. Ellos le dijeron: “¿Subirás con nosotros? ¿Vendrás y te unirás a nuestra iglesia?”
104Él dijo: “Bueno, supongo que yo podría entrar a la asociación. Me imagino que eso está bien. Me sentía un poco más independiente acá, pero tal vez si me uno a la asociación estaría mucho mejor, tendría el compañerismo de Israel aquí, y yo… Ahora, esta gente acá, quizás si tan sólo yo me uniera a esta asociación”.
105Algunas veces Uds. cometen un error al hacer eso. Yo no tengo nada en contra de la asociación pero quédese con Dios así como Ud. está.
106Ahora, lo primero que nos damos cuenta es que él sube allá y al rato le preguntaron: “¿Irás conmigo a la batalla?” Él respondió: “Seguro, a fin de cuentas todos somos Cristianos, igual todos somos creyentes…”. Él quería ser un mezclador y eso es lo que mundo anda buscando hoy, un mezclador, pero Dios quiere separadores.
107Uds. saben, hace algún tiempo supe de una iglesia en la parte norte de Indiana que estaba eligiendo pastor. Y la mayoría, casi el cien por ciento, votó unánimemente por un hombre debido a su apariencia. Era un hombre joven, grande y de aspecto agradable. Yo le pregunté a una dama que ya parecía ser abuela: “¿Cómo votó Ud. en ese caso?” Ella respondió: “Yo vi que le dieron al hermano una Biblia el día que lo llevaron a la iglesia y le concedieron el privilegio de ser el pastor de ellos.”
108Yo le dije: “Yo siempre dije que él era un hombre muy bien parecido, pero eso no es todo hermana, el asunto es, ¿qué es lo que él predica? ¿Con qué los alimenta él? ¿Les da de comer algún programa de revelación? ¿Habla él de rosas y flores, de quién será el próximo presidente, del juego de béisbol, del pescado frito o las fiestas? O ¿predica él la Palabra de Dios y se para en Ella firmemente?”. Sí, señor. Y yo… Le pregunté a cierta joven: “Bueno, ¿Qué opina Ud.? Y ella me dio su excusa por eso. Pero fíjense, así es como vota la gente. Ellos votan según la vista.
109En una ocasión hubo una elección para ver quién ocuparía el lugar de Saúl en Israel, de los hombros para arriba Saúl sobrepasaba a todo su ejército. Incluso el profeta tomó la redoma de aceite y fue a la casa de Isaí para ungir como rey a uno de sus hijos. El Señor le dijo que lo hiciera, pero le advirtió: “No unjas sino al que yo te diga”.
110Entonces ellos sacaron al mayor allí, un tipo enorme de siete pies de estatura, y dijeron: “¡Vaya!, ¿no se verá bien él parado en el pulpito con esa ropa que le queda tan bien?”. Y todo al respecto.
111Eso es lo que quieren los Estados Unidos hoy. Aquí está, prepárense. El Pentecostalismo está lleno de evangelismo de Hollywood.
112Pues, no hace mucho en Louisville, Kentucky, llegó mucha gente y yo asistí a un centro de avivamiento para alimentar mi alma. Llegué allí y en la plataforma vi a una mujer con unos enormes zarcillos colgándole y una ropa que parecía haberse vaciado en ella, corría para arriba y para abajo por el pasillo y gritaba: “Aleluya, ¿quién da otros cincuenta?” Yo nunca había oído tal cosa. La música parecía cierto tipo de rock and roll y boggie-woogie. Eso tiene su lugar, pero no en la plataforma. Amén. Pensé que el auditorio se iba a derrumbar y me fui. Al ver a la gente tan apartada… No crean Uds. que por ser Pentecostales Dios los va a recibir en aquel día. Él no lo hará. Ud. tiene que tener el artículo, hermano. Eso es correcto.
113Fíjense, aquí estaba él juntándose y asociándose con incrédulos. Entonces fijaron un término de siete días y salieron al desierto a pelear contra los reyes de Moab. Al llegar allí se dieron cuenta que se les había acabado el agua. El suministro de agua les fue cortado y las cosas salen mal cuando el agua es cortada. ¿Sabían Uds. eso?
114Ahora, si Ud. no paga el recibo del agua, el servicio público le corta el suministro y queda sin agua en la casa. Eso es lo que le sucede al pueblo de Dios en esta noche. Ellos sencillamente no pagaron el precio y Dios les cortó el suministro de agua. Eso es todo.
115Uds. saben, allá en el desierto… Vayan a cualquier desierto que quieran. Por eso es que algunos de Uds. miembros de iglesia del Evangelio Completo y demás, no creen en sanidad Divina. El suministro de agua les ha sido cortado. Eso es correcto. Allá en el desierto…
116Uds. dirán: “¿El Evangelio Completo?” El peor trato que yo he recibido provino de un pastor Pentecostal en contra de la sanidad Divina. Le pregunté si podía alquilarme algunos asientos porque tenía una tremenda reunión en la ciudad, pero como cierta iglesia la estaba apoyando, él me dijo: “No le permito sentarse en mis asientos a nadie que crea en sanidad Divina”. Y era un Pentecostal. Seguro. Lo dijo desde una distancia como desde donde están sentados Uds. en esta noche. Eso es verdad. Tal vez un poco más supongo yo. Eso fue lo que dijo y no me permitió alquilarlas, la gente tuvo que quedarse de pie pero de todas formas tuvimos la reunión.
117Vean, por eso es que todo lo que Uds. ven en el desierto tiene espinas, ya sea una hoja o cualquier cosa, no se metan con eso porque tiene espinas. ¿Saben Uds. lo que produce eso? La falta de agua y donde no hay agua hay espinas. Donde hay agua, la misma planta se suaviza y produce hojas. Eso es lo que ocurre con la iglesia y por eso es que hay tanta pelea: “Yo soy de la Unidad. Yo soy de las Asambleas. Yo soy de esto. Yo soy de esto otro. Oh, yo pertenezco a la Iglesia de Dios. Nosotros tenemos el grupo. Esos allá son unos buitres. Este es aquello y lo otro. Nosotros no creemos en eso. Nosotros creemos en danzar de esta manera. Nosotros creemos en prepararnos para hacer esto, en la liberación de las mujeres. Yo hago esto…” Oh Dios, ¿qué es lo que ocurre? Su suministro de agua está cortado. Eso es correcto. Esa es la verdad.
118Entonces vemos que no tenían agua y cuando no hay agua, no hay vida. Entonces dijeron: “¿Qué podemos hacer al respecto? Vamos a dar comienzo a un culto de oración”. Mal momento para dar comienzo…[Las palabras del Hermano Branham son difíciles de entender debido a un chirrido en la cinta— Ed.] Uds. debieron haber orado antes de salir. Eso es lo que Uds…antes de… debieron haber orado por eso. Después que fueron allá… Entonces fueron los hombres del rey de Israel y le dijeron: “¿Sabes una cosa? Tenemos un hombre que vive por aquí mismo llamado Eliseo, el que lavaba las manos de Elías”. En otras palabras: “Su asociación era muy buena, él tenía trato con un verdadero profeta”. Aves de un mismo plumaje se juntan. Y eso es correcto.
119¿Cómo puede esperar Ud. que alguien le crea cuando anda por allí comportándose como lo hace y después viene y se llama Cristiano? Con razón ellos no lo llaman a Ud. para que ore por ellos y demás. ¿Ven? Eso es correcto. Ahora, aves de un mismo plumaje se juntan.
120Entonces dijeron: “Bueno, este hombre es el que le servía a Elías el Tisbita, era el que andaba con él. Él tenía trato con él”. Josafat, siendo un hombre espiritual, lo primero que pensó fue en visitar al profeta.
121Y cuando un verdadero hijo de Dios se mete en problemas, lo primero que busca es a Dios, regresa directo a Dios.
122Ellos dijeron: “Vamos a buscarlo inmediatamente”.
123Fueron allá y tal vez Eliseo estaba leyendo las Escrituras, llegaron al frente y el rey… Bueno, entraron y le preguntaron: “¿Qué haremos?”
124Y la indignación justa de Eliseo salió a flote. Oh, él podía acalorarse en un instante. Vio a Joram parado allí y le dijo: “¿Por qué no buscas al profeta de tu padre y de tu madre? ¿Por qué vienes a mí?” ¡Fiu!, oh, él no era muy pacífico, ¿verdad? “¿Por qué no te vuelves a tus dioses paganos? ¿Por qué has venido a mí?” Un profeta, un siervo del Señor, un hombre poderoso con una doble porción del Espíritu sobre él y estaba diciendo: “¿Por qué no acudes al dios de tu padre y de tu madre?”
125Préstenle atención a lo que dijo: “Si no tuviera respeto a la presencia de Josafat, ni siquiera te mirara”. ¡Fiu! ¡Hablando de alterarse!
126Y yo creo que esta noche es igual, yo creo que los Estados Unidos serán volados en pedazos. Yo creo que esto está tan hundido y acabado que si Dios no respetara a los verdaderos Cristianos de los Estados Unidos que oran para que se mantenga unidos, (Amén) creo que habría desaparecido hace mucho tiempo. Yo creo que los Japoneses o alguna otra nación los habría conquistado, si Dios no hubiera respetado la oración sincera y honesta de los hijos de Dios nacidos de nuevo. Eso es correcto.
127Él dijo: “Si no respetara la presencia de ese hombre justo, ni siquiera te mirara”.
128Él se alteró todo y Uds. saben que cuando uno se altera y se acalora así, no es buen momento para rendirle un servicio al Señor.
129Así que ¿saben lo que él dijo? “Sin embargo, tráiganme un tañedor y que comience a tocar”. Ahora, Uds. que no creen en música en la iglesia, ¿qué me dicen de esto? Sí. Él dijo: “Tráiganme un tañedor porque hoy estoy muy enojado, mi indignación justa está al máximo. Ese individuo vino aquí, ese predicador fronterizo que está allá golpeando a los hijos, haciendo lo malo allá y haciendo eso… Oh, cómo podría ponerle las manos encima. Tengo que ver una visión, así que tráiganme un tañedor”.
130Y ellos fueron y buscaron la música, comenzaron a tocar un buen himno y cuando los cantos volvieron a Sion, cuando la música y los niños comienzan a cantar de corazón, algo ocurre. El Espíritu del Señor vino sobre el profeta.
131Y si un verdadero canto a la antigua, santo y con arrepentimiento, pudo hacer bajar el Espíritu de Dios sobre el profeta en aquel entonces, hoy hará lo mismo. Y fíjense, él quería ver una salida y la única salida era tener un avivamiento.
132Así que él tuvo unos pecadores arrepentidos que entraron, sonó la música y el profeta vio una visión.
133Y la única forma en que Ud. verá su salida es con un avivamiento espiritual a la antigua, donde los aleluyas a Dios salgan del fondo de su corazón y un avivamiento enviado por el Espíritu Santo llegue a ese lugar. Entonces Ud. comenzará a ver cosas, Dios comenzará a revelar cosas. Entonces Uds. se preguntarán por qué estos verdaderos Cristianos se sostienen, por qué es que ellos están orando por Ud.
134¡Qué avivamiento! Y él entró en el Espíritu.
135Ahora, la razón por la cual la gente baila es porque si no bailaran no entrarían en el espíritu del baile. Ud. no puede jugar béisbol a menos que entre en el espíritu del juego. Ud. tiene que entrar en ese espíritu.
136Y nosotros jamás podremos tener un avivamiento en Shreveport o alguna otra parte, hasta que la iglesia entre en el espíritu del avivamiento. Dios puede venir y hacer milagros, mostrar maravillas y extender Su mano para sanar a los enfermos y afligidos. El predicador puede predicar el Evangelio tan fuerte como pueda, pero no habrá avivamiento hasta que la iglesia entre en el espíritu del avivamiento.
137Estados Unidos ha salido con… Miles y miles de grandes milagros, señales y maravillas, evangelistas cuyos corazones están ardiendo, hombres que en esta noche deben tomar decisiones… Algunos de ellos están parados en la frontera. Muchos de ellos, grandes hombres, se están volviendo a Dios y recibiendo el Espíritu Santo. Uno de los hombres más prominentes en los Estados Unidos, en el ámbito evangélico, fue el otro día hasta Indianápolis donde yo me encontraba y recibió el bautismo del Espíritu Santo. Sí, señor.
138¡Oh, hermano! Las naciones se están desmoronando, Israel está despertando, las señales de las que habla la Biblia! Estamos en el tiempo del fin y hay Luz, si Ud. quiere caminar en Ella.
139Este hombre me contó lo feliz que estaba, cómo había sido libertado y me dijo: “Hermano Branham, yo vine por recomendación de otros grandes hombres”. Y me dijo quiénes eran, Morse Reedhead y otros, ellos habían recibido el bautismo del Espíritu Santo, sus vidas habían sido cambiadas radicalmente y ahora están predicando.
140No hace mucho otro hombre sobresaliente enfrentó la decisión de lo que haría al respecto. Pero él hizo un comentario, dijo: “A mí no me importa lo que digan las políticas de la iglesia, yo quiero a Dios”. Amén.
141Pentecostales, será mejor que se abrochen la coraza y la armadura porque si no vigilan, los Bautistas, Presbiterianos y otros los dejarán atrás. “Dios puede levantar hijos a Abraham aún de estas piedras”. No crean que por pertenecer a las Asambleas, a la Iglesia de Dios o a los Pentecostales Unidos ya están listos. Uds. no están listos todavía. Correcto. Dios es el que ha abierto el camino y Uds. tienen que caminar en él.
142Vigilen, esta es una señal. Los Pentecostales se quedan… “Oh, ¿no es eso maravilloso? ¡Vaya, vaya! Oh, mamá, no podemos quedarnos parados aquí, tenemos que ponernos a orar”. Todos se ponen a orar y cuando uno menos piensa, observan un rato y dicen: “Bueno, me supongo que ya está bien”. Dios hace algo y Uds. dicen: “Um, sí, tenemos un avivamiento”.
143¡Oh, qué cosa! Luego vienen los Bautistas, Presbiterianos, Nazarenos y Peregrinos de la Santidad y viendo el bautismo del Espíritu Santo, se acercan, participan de él tan rápido como pueden. Seguro. “Dios puede levantar hijos a Abraham aun de estas piedras”. Si Uds. no caminan en él Dios se lo dará a otro. Eso es exactamente la verdad. Hay grandes cosas en progreso ahora mismo. Amén.
144Ahora, él dijo: “Vi una visión, vi la salida y sé qué hacer”. Les diré esto hermanos, hoy día la iglesia no tiene la visión, sino orarían más y serían más espirituales de lo que son. A menos que haya una visión, a menos que alguien capte la visión, vea la venida del Señor, vea las cosas por las que estamos pasando y todo lo que Dios predijo que ocurriría en los últimos días y aquí estamos viviendo en ellas…
145En vez de leer la Biblia leemos historias de amor. En vez de leer eso leemos cualquier otra cosa. Deberíamos estar leyendo la Biblia de Dios y estar constantemente de rodillas orando a Dios para que nos ayude y despierte nuestras almas, clamándole al Señor. Pero no lo hacemos.
146Ahora, fíjense, cuando él vio la salida, dijo: “Lo primero que quiero que hagan es que vayan y llenen ese valle de estanques. Caven tan fuerte como puedan porque ASÍ DICE EL SEÑOR: no verán viento ni lluvia, pero este valle se llenará de agua y entre más estanques, más agua”.
147¿Qué vio él? Él vio una visión de aquella Roca espiritual que Moisés había herido y a la que le había estado hablando. Él le habló a esa Roca y ésta estaba lista para dar el agua, cuando se hicieron estanques donde ella correr.
148Y les digo que esa misma Roca herida está aquí en esta noche y dará un avivamiento del Espíritu Santo chapado a la antigua que sacudirá a Shreveport, si Uds. empiezan a cavar, quitando todas las dificultades.
149Si al cavar encuentran algo, latas de cerveza en la nevera, sáquenlas y hagan espacio para el Espíritu Santo. Cada vez que escuchen… Saquen esa cosa. Entre más profundo caven, más agua recibirán. Lo que Uds. tienen que hacer es abrirle camino.
150No importa cuánta predicación haya ni cuántas visiones vengan. En aquel entonces lo principal era estar preparado para el agua y cavar los estanques.
151Eso es lo que tenemos que hacer esta noche, hacer espacio para que el Espíritu Santo se derrame. Háganlo en su casa, en su iglesia y en Uds. mismos. Quiten todo del medio y prepárense.
152Viene un pozo surtidor, si Uds. se preparan para recibirlo. Pero si no se preparan, Uds. nunca no lo verán.
153Ahora, depende de la iglesia en esta noche. Tienen una hermosa carpa aquí, buenas bancas, iglesias, asientos, gente agradable y buenos cantos. Tenemos un Salvador maravilloso, pero pongan todo a un lado, todo pecado que los asedia.
154Ud. dirá: “Hermano Branham, yo no hago nada”. Tal vez ese sea el problema, ese es el asunto. Es mayor pecado no hacer, que hacer, cuando uno sabe lo que se debe hacer. Eso es correcto. Al que sabe hacer lo bueno y no lo hace le es pecado. Hay que prepararse, no hacer nada es lo peor que se puede hacer, no hacer nada al respecto.
155Uds. los Sureños, ¿recuerdan Uds. su historia? Cuando Grant se encontraba al otro lado del río… Y tenía allí a un jovencito montando guardia. Los rebeldes estaban al otro lado del río. Aquel muchacho andaba caminando por allí, soñando con su amada y abandonó su puesto del deber para cortar algunas violetas y enviárselas a su novia. Su intención no era mala. Se fue y en el momento que andaba por allí, un espía del ejército del Sur ya estaba preparado y logró pasar al otro lado, observó y se dio cuenta que el ejército Sureño era dos o tres veces mayor que el del general Grant.
156¿Qué pasó entonces? El muchacho volvió al puesto del deber sin saber lo que había ocurrido, pero el espía ya había estado allí. Y ¿qué ocurrió? Aquellos cruzaron el río y los hicieron retroceder hasta muy dentro del estado. Y aquel muchacho fue fusilado una hora después, no porque él... No le pusieron objeciones por haber cortado las violetas. Ellos no tenían… No se trataba de lo que había hecho sino de las cosas que no hizo: no se quedó en su puesto del deber. ÉL no guardó el puesto como tenía que hacerlo y echó a perder todo.
157Y en esta noche esa responsabilidad recae sobre el Tabernáculo Vida y sobre otros tabernáculos e iglesias de Shreveport, Louisiana. Aquí está Dios que viene como un torrente, no es lo que Uds. están haciendo sino lo que están dejando de hacer.
158Hagamos algo al respecto. Cavemos con todos nuestros corazones para que cuando llegue el día del juicio podamos decir: “Dios, yo hice lo mejor que pude y Tú sabes que es así”. Amén. Cuando sabemos lo que tenemos que hacer, eso es todo lo que se espera de nosotros.
159Fíjense, cuando ellos comenzaron a excavar encontraron algunas cosas, pero las sacaron de allí e hicieron grandes estanques. Al día siguiente salió el sol y el enemigo observó que aquello parecía sangre y dijo: “Bueno, se han matado unos con otros”. Y se marcharon.
160Y fueron emboscados. Y ellos dijeron: “Esto es cosa ligera en los ojos de Jehová”, enviando Su agua. Se fueron a la otra tierra y taparon todos los pozos; cortaron todo buen árbol. Ellos tuvieron un verdadero avivamiento chapado a la antigua.
161Cuando se llega a un punto en que el pueblo que ama a Dios trae todo lo que tiene al avivamiento, con oración y demás, busca el rostro de Dios, ora y busca a Dios y pide misericordia en las horas de la noche, consigue que el prójimo sea salvo y demás, les diré que le taparemos la boca a todos los críticos y derribaremos toda formalidad que se atraviese. Sabrán que Dios ha estado en el campamento. Eso es correcto. Amigos, nunca lo haremos hasta que eso suceda. No podemos.
162Así es un avivamiento. “Porque ASÍ DICE JEHOVÁ”, dijo Elías cuando habló en el Nombre del Señor.
163La otra noche cuando venía para acá, el Señor se me apareció en la habitación en una visión, igual como las veo en la plataforma y otros lugares, me dijo: “Esto es lo que le sucede a la iglesia, tienen mucho egoísmo en todas partes”. La iglesia del Dios viviente tiene muchas diferencias, tanto de esto y de aquello al punto que contristan al Espíritu Santo y lo alejan de ellos. Eso es exactamente lo que pasa.
164Hermano y hermana, hasta que no nos humillemos y lleguemos a ser ovejas para que la Paloma pueda posar sobre nosotros nuevamente trayendo gozo, paz, satisfacción y un deseo ardiente en nuestros corazones de ver a otros salvos y que vengan a Dios, simplemente estaremos peleando contra el viento. Eso es todo. Esa es la verdad. No importa cuántos avivamientos…
165El Señor Jesús estuvo aquí en la plataforma anoche y les probó a todos los presentes que resucitó de los muertos sin sombra de dudas.
166Esta noche hay aquí doscientas o trescientas personas más que anoche… ¿Qué es lo que ocurre? El tiempo del fin está aquí hermano. Está aquí más allá de cualquier sombra de duda. Si esto mismo hubiera ocurrido en Alemania, Suiza, África o algún otro país, habrían venido cien mil personas más y por lo menos veinte o treinta mil habrían aceptado a Cristo y la siguiente noche habría sido el doble.
167¿Qué es lo que pasa? El Espíritu Santo voló de nosotros y se ha ido a otros lugares buscando corderos donde morar. Eso es exactamente lo que ha ocurrido. ¡Qué momento! Qué tragedia ver que nosotros… Entre más predica la iglesia y claman los santos, parece que más se aleja la nación de Dios. Con razón los aviones chocan en el aire y los barcos en el mar. Dice la Biblia que habría tiempos perplejos, angustia entre la gente y grandes señales, platillos voladores en los aires y señales en los cielos y abajo en la tierra, todas esas cosas están ocurriendo pero el Evangelio será predicado.
168Él dijo que vendría hambre a la tierra y no de pan ni sed de agua, sino de oír la Palabra de Dios, la verdadera Palabra de Dios. Hambre… Oh, ¡qué día estamos viviendo! Deberíamos estar listos y preparándonos. “¿A quién le está hablando Ud. Hermano Branham? ¿Me está diciendo eso a mí?” Se lo estoy diciendo a Ud. si no es salvo, si nunca ha recibido a Cristo y no sabe qué es ser lleno del Espíritu Santo, es a Ud. a quien le estoy hablando; si Ud. es un Cristiano nacido de nuevo que ora y hace todo lo que puede, recuerde que puede decirle “Aleluya” a esto.
169Una noche mientras predicaba pensé que había condenado el pecado en todas las formas que se puede condenar, le di una y otra vez de tal manera que me preguntaba si la iglesia regresaría. Y pensé: “Seguramente abarqué todo. Dios, cuando me encuentre contigo allá podré decir que les dije la verdad”.
170Y cuando salía se me acercó una dama un poco vanidosa y me dijo: “Predicador, esta noche Ud. no me tocó a mí, nada de lo que dijo tenía que ver conmigo, yo estoy por encima de todo eso”.
171Bueno, yo pensé que aquella dama estaba muy bien y ella se fue por el pasillo con esa misma actitud. Yo me dije: “Alabado sea el Señor, ciertamente eso me contenta”. Ella siguió y se marchó.
172Le pregunté a algunas ancianas que estaban paradas por allí: “¿Uds. la conocen?” Ellas dijeron: “Seguro, ella es la más chismosa del pueblo. Ud. no mencionó nada sobre el chisme”. Allí lo tienen. ¿Ven? ¡Oh, hermano!
173Pero recuerde hermana, no importa lo que sea o cuan pequeño sea el pecado, ponga eso a un lado y si yo no lo he tocado, que el Espíritu Santo sí lo toque en su corazón y el mío esta noche.
174Tal vez sea incredulidad, dudas o escepticismo. Si es así, que Dios lo ponga en su corazón y que esta semana próxima tengamos un avivamiento chapado a la antigua.
175Que el Señor lo conceda mientras inclinamos nuestros rostros.
176Voy a pedirle a la hermana que pase al piano o al órgano y nos dé una nota, por favor, amada hermana, mientras yo hago este llamado al altar.
177Todavía es temprano en esta noche y mientras mantienen sus rostros inclinados y ofrezco esta oración por todos, quiero saber…
178Ahora, Padre Celestial, he condenado el pecado duramente, en todas las formas que pasó por mi mente y lo expresé por este micrófono; todo lo que pensé y Tú pusiste en mi mente, lo dije sin rodeos. Eso podría haber ofendido a algunos, pero en el día del juicio podré decir que soy inocente porque prediqué la Palabra como Tú me la diste.
179Y ahora, sin duda que hay mucha gente buena sentada aquí, que oran y están llenos con el Espíritu Santo, no hay reprensión en sus corazones y diariamente viven delante del Señor y si Él los llamara, estarían listos para partir.
180Pero para hacer mi parte al predicar el Evangelio, para llamar a… Del Evangelio y mostrarles dónde Cristo murió por ellos y cómo es cuando Él viene a nosotros. Entonces, Señor Jesús, si hay alguien aquí que se siente reprendido, Tú eres el Juez, no yo. La Palabra ha salido y Ella es el Juez. Y Tú eres la Palabra.
181Ahora Padre, si hubiere alguien aquí que no está viviendo correctamente y sabe que si Tú enviaras a Jesús a la tierra esta noche, ellos estarían condenados y perdidos… Tal vez ellos piensen que es extraño estar bajo esta carpa con un clima caluroso predicando a la manera antigua, duro, matando el pecado, revolviendo… Sin guantes, trazándolo con las manos desnudas, colocándolo exactamente donde pertenece…