Photo

~ LA VID VERDADERA Y LA FALSA ~
1El Hermano Moore comenta por siete minutos durante los cuales una hermana canta: “Qué Bella Historia” y luego el Hermano Branham es presentado—Ed.] Gracias, Hermano Moore. Buenas noches amigos. Mejor dicho, buenas tardes. Y quiero darle las gracias a la damita por ese canto y a la hermana por haberlo tocado. De todos los himnos que yo me sé, ése es mi favorito porque habla de nuestro amado Señor Jesús y le expresa lo que Él es: Deidad manifestada en carne.
2En este día cuando estamos--tenemos tantas filosofías vanas en el mundo que… “Oh, Él fue un buen hombre”. Otros dicen: “Bueno, Él fue—Él fue un profeta”. Oh, Él fue más que un buen hombre. Él fue más que profeta. La sangre de un profeta no nos salvaría. Él fue el Hijo de Dios, la manifestación, Dios manifestado en carne. Él fue Dios o el más grande—el más grande criminal que el mundo haya tenido. Pero Él fue Deidad envuelta en un manojo de carne. Y Él descendió y dio Su vida por nosotros. Y en esta tarde yo me siento muy feliz por eso, al saber que Él me incluyó en esa redención.
3Y este es un privilegio que yo tengo, por encima de cualquier otra cosa que pudiera aceptar en este mundo. Yo prefiero estar aquí en esta tarde predicando el Evangelio, que ser el presidente del mundo entero. Si todo fuera gobernado bajo una democracia y yo fuera el presidente de todo eso y tuviera la garantía de vivir novecientos años permaneciendo en salud y fortaleza, o cambiar de lugar y estar aquí en esta tarde, yo no lo haría por ninguna cantidad de dinero que hubiere en eso. Yo prefiero estar parado aquí mismo con el amor de Dios en mi corazón, tratando de hablarle a otros acerca de esto, que cualquier otra cosa que yo sé en el mundo. Yo tengo una paz que más nada pudiera poner allí, como lo ha hecho Jesucristo. Y eso… Talvez yo no tenga la clase de expresión correcta para—para expresar lo que pienso de Él y talvez no me exprese bien. Quizás mi vocabulario pudiera ser mejor, y—y… Pero una cosa sí sé: Yo le amo a Él con todo mi corazón. Y sé que le estoy hablando a gente que lo ama a Él de la misma manera.
4Y en este gran tiempo de crucifixión y tiempo de resurrección, cómo es que parece ser que el cielo estuviera cerca de la tierra durante este tiempo.
5Yo siempre he pensado que la segunda venida de Jesús sería en la época de primavera, así como toda resurrección. Él nació en la época de primavera. Cualquiera que piense que Él nació el 25 de diciembre está trastornado mentalmente. ¿Cómo podrían estar los pastores en las colinas de Judea vigilando sus rebaños durante la noche, en cuatro pies de nieve o algo así? No, los verdaderos creyentes ortodoxos no creen eso. Él nació como en abril o mayo, por allí durante la primavera, como el resto de la naturaleza.
6Él era el Creador mismo de la naturaleza; Él vino como la naturaleza. Y así como… Por eso yo—yo creo que Él nació en la primavera. Yo no sé si Él vendrá en la primavera, pero tengo la sensación de que será una hermosa mañana de primavera cuando Él aparezca. Sea cuando sea, yo quiero estar listo sin importar en qué tiempo sea. Si es a la media noche, o de día, en la primavera, otoño o invierno, cuando sea, yo quiero estar preparado para encontrarme con Él.
7Ahora, en esta tarde, Uds. han sido muy bondadosos al venir aquí y sentarse en este auditorio. Miro a mi alrededor y yo—yo a veces me hago la pregunta, amigos, yo me pregunto: “¿Dónde está el interés de la nación hoy, por la salvación del Señor Jesucristo?”. Sólo asisten unos pocos que son amorosos, pero para otros, hace demasiado calor como para sentarse en la tarde durante una hora en un auditorio así y escuchar un sermón del Evangelio. Pero ellos estarían dispuestos a ver una televisión, una película o alguna carrera, algo así, aunque fuera bajo el sol ardiente. ¿Lo ven?
8Donde esté su tesoro allí también estará su corazón. Así que estoy muy agradecido que haya algunos que en verdad aman al Señor Jesús y en un día caluroso o cualquier otro día pueden venir a oír el Evangelio. En mi opinión, el Evangelio nunca pierde atracción para un creyente. Siempre es el mismo Evangelio.
9Algún día, si el Señor lo permite, espero regresar a este hermoso lugar aquí en Shreveport, Louisiana. Como dije esta mañana en el Tabernáculo, Uds. siempre han tenido un lugar en mi corazón.
10Y siempre por la tarde cuando estamos teniendo una campaña, el señor Baxter, cuando él estaba organizando los servicios y demás (muchos otros), él siempre me daba el servicio de la tarde para que me relajara para hablar, en vez de tener un servicio de sanidad. Los servicios de sanidad lo ponen a uno bajo una presión y… Y no sé; es algo que yo no puedo explicar. Pero de esta manera, yo me siento como que todos fuéramos familia, podemos recogernos las mangas y comer como lo haríamos en casa.
11Y así que, eso es lo que yo solía decir… Me hace recordar un viaje de pesca al que fui hace algún tiempo al bosque del norte. Armé una pequeña carpa y había estado pescando truchas. Yo no sé por qué me gusta tanto el agua, supongo que es porque fui bautista; pero yo--en realidad me gusta estar cerca de donde hay agua.
12Uds. saben, la primera cosa donde el Espíritu de Dios se movió fue sobre el agua. Además, nosotros somos casi ochenta por ciento agua, así que a mí—a mí me gusta el agua de todos modos. Puedo oír ese canto bautismal que cantamos en allá el Tabernáculo: En las riberas tempestuosas del Jordán parado estoy, Mirando anhelante, A la bella y feliz tierra de Canaán, En donde está mi posesión. …rumbo a la tierra prometida...
13Yo acababa de ser ordenado en la iglesia bautista, como—como dos semanas y tuve un avivamiento allá en la ciudad que duró dos semanas. Y estábamos bautizando en el río a quinientos convertidos aquella tarde, cuando el Ángel del Señor se hizo visible. Los periódicos y demás lo publicaron, hace veintitrés años. Y esa Voz que habló desde allá, ha hecho exactamente lo que dijo que haría. Y cómo es que hoy me siento tan feliz que podría gritar con todo mi corazón al saber que soy un cristiano por gracia, un hijo del Rey. Y Uds. allí son mis hermanos y hermanas, y somos conciudadanos del mismo reino, peregrinando por este mundo oscuro, confesando que somos peregrinos y extranjeros y no sabemos nada de eso, porque buscamos una ciudad cuyo Arquitecto y Constructor es Dios, donde Dios no se avergonzará de llamarse nuestro Dios y--o Su pueblo.
14Ahora, que Sus bendiciones reposen sobre Uds. Y espero que esta tarde Dios venga a nosotros en un pequeño sermoncito, como supongo yo que lo llamarían Uds. Yo no soy un predicador. Sólo me gusta escudriñar la Palabra, leer unos pasajes de Ella y expresar lo que el Espíritu Santo quiera. Yo nunca tengo notas ni nada de dónde predicar, sólo leo una Escritura y observo, cuando puedo ver algo lo expreso tal como lo recibo.
15Algunas veces es muy duro, pero así es como lo recibo. Y conforme lo recibo lo doy, porque siento que no es mío sino de Él y Él lo da como Él quiere. Tal vez no alcance más que a una sola persona, y quizás sea ése con quien Él esté lidiando, ¿ven Uds.? Sólo con ése.
16Así que hermanos, Uds. que están aquí en esta tarde y son realmente llamados para ser ministros, maestros y demás, recuerden que yo no estoy tratando de ocupar su lugar; sólo intento explicar lo que sé del Señor Jesús porque yo lo amo a Él. Y esto que yo expreso tendrá que…Yo tendré que responder por esto de esta tarde cuando llegue al juicio. Y Uds. también tendrán que responder por esta tarde. Y si yo les digo algo errado, Dios me hará pagar por eso. Si yo les digo lo correcto y Uds. lo rechazan, entonces Dios los hará pagar a Uds. por eso. Así que quiera el Señor venir a ayudarnos en esta tarde mientras escudriñamos Su Palabra.
17Primero, antes de entrar en Su Palabra vamos a pedirle que Él nos la muestre, porque allá Él dijo: “Yo, Jesús, he enviado Mi Ángel para dar testimonio. Y al que le quitare—si alguno le quitare a este libro, o le añadiere, el mismo será quitado (su parte), del Libro de la Vida, y las plagas escritas en este libro vendrán sobre él. Al que le quite o le añada”. Así que enseñemos el Evangelio así como está escrito. Oremos.
18Padre, en el Nombre de Jesús, Tu Hijo, el Amado, el Señalado entre diez mil, el Lirio de los Valles, la Estrella de la Mañana, la Raíz y el Linaje de David, la Rosa de Sarón, el Alfa y Omega; oh Dios, Él tuvo tantos títulos. Sin embargo, en la culminación, el Espíritu Santo dijo que Él era Emmanuel: Dios morando con nosotros. Y nosotros le contemplamos, el unigénito del Padre, lleno de gracia.
19Te pedimos ahora que nos abras la Palabra en esta tarde. Nosotros podemos leerla pero se requiere que Tú nos abras el entendimiento. Permite que nuestra conciencia sea lavada con el agua pura, el Espíritu Santo. Renueva nuestra fuerza y nuestra vista espiritual. Abre nuestros corazones; ara el campo y ven y planta la semilla de un avivamiento chapado a la antigua que comience a partir de este servicio y barra por todo Shreveport, Louisiana, y que salve a los perdidos antes de que Jesucristo venga. Porque lo pedimos en Su Nombre. Amén.
20Ahora bien, en el libro de Joel… A mí me encanta leer a estos profetas. No hace mucho alguien me preguntó: “Hermano Branham, ¿por qué Ud. casi siempre regresa al Antiguo Testamento?” Bueno, yo nunca tuve una experiencia de seminario para saber cómo—con mucha psicología, para hacer cualquier cosa o cómo… La única manera de estar seguro que estoy en lo correcto, es tomando el tipo. Y si sé cómo es el tipo, tengo una buena idea de cómo será el antitipo. Y lo que es mi sombra cuando yo la veo… La única cosa que puede reflejar una sombra, es que tiene que haber luz para que la proyecte.
21Cuantas veces el Salmo veintitrés ha sido malinterpretado por la gente. Uno los oye decir: “Aunque ande por el oscuro valle de sombra de muerte…” Ni siquiera dice eso en lo absoluto. Dice: “Aunque ande en valle de sombra de muerte…” Eso de “oscuro” no está allí en lo absoluto. ¿Ven Uds.? “Aunque ande en valle de sombras de muerte…”. Y antes que pueda haber una sombra tiene que haber una luz que la refleje.
22¿Ven lo que quiero decir? Si no hubiera—si todo fuera oscuro, no habría sombra. Así que tiene que haber luz esperando allí para reflejar la sombra. Y lo único que es, es sólo una sombra. Y nadie le tiene miedo a una sombra, ¿verdad?
23Así que eso es todo lo que es la muerte para nosotros. Desde que Jesús murió en nuestro lugar, la muerte es una sombra, simplemente algo por lo que pasamos, un lugarcito y eso es todo. Nada puede detenernos de la Tierra Prometida. Ya Dios nos la prometió. Jesús murió por ella. El Espíritu Santo nos aceptó, nos bautizó y nos selló hasta el día de nuestra redención. Vamos en camino. Todo tiene que salir bien.
24¡Oh, hermanos!, si eso no nos saca el temor de nuestros corazones yo no sé qué lo hará. Pensar que una vez la gente estaba asustada: “Me pregunto si podré aguantar hasta el fin”. Pues, no le tenga miedo a eso. No es si yo aguanté, sino si Él aguantó o no. No soy yo aguantando. Si Él aguantó, yo ya estoy aguantado. Eso es correcto. Él ya lo hizo; Él me está aguantando a mí y no yo a Él. ¿Ven? Él fue Quien murió por mí y no yo por Él.
25Como dijimos en el sermón de esta mañana: la muerte tuvo el aguijón hasta que Jesús se lo quitó. Ya el aguijón no está en mí ni en Ud. o en los cristianos, el aguijón estuvo en Jesús pero Él se lo llevó, se lo quitó a la muerte y lo llevó al Calvario, así que en nosotros ya no está el aguijón de la muerte. Con razón Pablo dijo: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? Mas gracias sean dadas a Dios quien nos da la victoria por nuestro Señor Jesucristo”. Amén.
26Joel, ahora… Vi a algunos de Uds. buscando en sus Biblias, estaba esperando que las abrieran. Quiero leer sólo una porción de las Escrituras y someterla a consideración en esta tarde por unos momentos. No se olviden del culto de esta noche, es el culto de clausura. Desearía que trajeran a todos los enfermos y reunieran una buena cantidad de gente. Uds. saben que esta podría ser la última vez que yo esté en Shreveport con Uds., hasta que los encuentre en la Gloria.
27Tengo muchas cosas por delante, si el Señor lo permite. Allá entre las tribus tenebrosas del--África, allá dentro de las selvas y las regiones de la India, entre los médicos brujos, la gente que come fuego, imitadores… Y no crean Uds. que ellos no lo acusan a uno y lo retan allí mismo, se levantan de manera tan atrevida como pueden y se enfrentan a lo que sea. Es mejor que uno sepa de qué está hablando. Eso es correcto.
28Pero yo siempre he pensado, desde que los conocí a Uds. aquí en Shreveport, cuando llegan esas horas tan oscuras, frente a los brujos y otros, pienso: “Allá en Shreveport, California y otros lugares, los hice levantar la mano para que oraran por mí y ahora mismo ellos están orando”. ¿Ven?
29No hace mucho, una damita de allá de Arkansas, que asistió a las reuniones, ella y sus hermanas y su--sus esposos, una hermosa familia de apellido Babbs; ellos están sentados por aquí en alguna parte. No voy hacerlo notorio al pedirles que se pongan de pie, pero esta mañana mientras pasaba por el—por el Tabernáculo, ella me dijo: “Hermano Branham, nosotros oramos por Ud. todos los días a las cuatro de la mañana”. Yo estaba tratando de calcular qué hora sería esa en África. Eso está muy bien. Sigan orando a esa hora. Eso es maravilloso. Palabra de Jehová que vino a Joel… Oíd esto, ancianos, y escuchad,… los moradores de la tierra. ¿Ha acontecido esto en vuestros días, o en los días de vuestros padres? De esto contaréis a vuestros hijos, Y vuestros hijos a sus hijos, y sus hijos a la otra generación. Lo que quedó de la oruga comió el saltón,… lo que quedó del saltón comió el revoltón;… la langosta comió lo que del revoltón había quedado. Despertad, borrachos,… llorad; gemid, todos los que bebéis vino, a causa… mosto, porque os es quitado de vuestra boca. Porque pueblo fuerte e innumerable subió… mi tierra; Sus dientes son dientes de león, Y sus… muelas, muelas de león.
30Ahora, en el capítulo siguiente, en Joel capítulo 2. Este aquí sería un cuadro horrible, el profeta hablando del tiempo del fin, si no fuera por los versículos 25, 26 y 27 del capítulo 2. Escuchen, es Dios dándole consuelo al creyente. …Os restituiré los años que comió la oruga, el saltón,… el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado.
31Que Sus bendiciones sean añadidas ahora a Su Palabra, mientras meditamos en este tema durante los próximos veinticinco o treinta minutos. Les dejaremos salir temprano. Regresen alrededor de las cinco y media, porque estarán repartiendo las tarjetas de oración y preparándose para un gran servicio en esta noche.
32Ahora, fíjense en esta lectura, el cuadro de esta Escritura con Joel, Dios estaba…Él fue uno de los últimos profetas. Dios estaba usando a Joel para predecir. Dios nunca hace nada, alguna cosa mayor, a menos que lo prediga y dé un tiempo de advertencia antes de que Él haga las cosas. Joel vio la venida del Espíritu Santo. Él vio directamente hasta este día. Él vio la venida del Señor.
33Ahora, en esta porción de la que estamos hablando, Él estaba hablando de esos días en los cuales yo creo firmemente que estamos viviendo nosotros hoy.
34Ahora, para dar una profecía, tenemos que darnos cuenta que Dios usa muchas parábolas, así como muchas veces Jesús dijo en la inauguración, que todos los lugares altos serían allanados, los montes saltarían como carneros y las hojas darían palmadas de aplauso. Hay muchos símbolos en la Biblia.
35Y Dios ha comparado a Su heredad aquí en la tierra (a Su iglesia) con una vid. Él los ha comparado con muchas cosas, como con una mujer. Y esta vez Él está hablando de Su iglesia y la compara con una vid. Y en la vid, allá en Reyes hallamos una vid falsa. Y las vides casi se ven iguales. Por ejemplo, cuando Eliseo estuvo allá en el seminario, en la escuela de los profetas… Y ahí él envió a un hombre que se suponía que era un erudito entrenado con toda su enseñanza, para que fuera a buscar algo de comer para sustentar la vida. Ellos tenían hambre.
36Un tipo muy hermoso de hoy: Cuando la iglesia tiene hambre, Dios quiere que Sus hijos sean alimentados con el Pan de Vida, no con alguna teoría sino con el Pan de Vida. ¿Quién o qué es este Pan de Vida? Jesús dijo: “Yo soy el Pan de Vida que descendió del cielo, de Dios”. Dijo: “Vuestros padres comieron el maná en el desierto”, Hebreos—o Juan 6: Ellos “comieron maná en el desierto y todos están muertos. Pero Yo soy el Pan de Vida que descendió del cielo, de Dios. Si alguno comiere de este Pan no morirá”. O en otras palabras: “Yo soy el Árbol de la Vida del huerto del Edén”.
37Y si ellos comían del árbol de la muerte, morían. Si comían del Árbol de la Vida, vivían.
38El Espíritu Santo guardó el Árbol de la Vida hasta que la Expiación fue hecha, y ahora el Espíritu Santo está llevando a la gente al Árbol de la Vida. Adán y Eva estaban tratando de allegarse al Árbol de la Vida. Ahora sus hijos están tratando de alejarse del Árbol de la Vida. El Espíritu Santo lo estaba guardando; ahora—ahora los está llevando hacia Él, y ellos se niegan a escuchar la voz del Espíritu Santo, porque el mismo adversario que los hizo pecar en el principio los está manteniendo alejados del Árbol de la Vida. Y Jesucristo es el Árbol de la Vida.
39La mujer, Eva, fue el árbol de muerte. Todos nosotros probamos de ella al nacer en este mundo. Tan cierto como nacemos de una mujer tenemos que morir. Y tan cierto como nacemos del Hombre, Jesucristo, vivimos para siempre. Si Ud. come de aquél de seguro que morirá. Si come de Éste de seguro que vivirá.
40¡Oh, hermano, me gustan esas palabras tan gloriosas que anclan el alma humana en un tiempo dificultoso como éste, cuando más nada puede hacerlo! Esto ha llegado a un punto en que uno no puede poner la confianza en su nación. No se puede poner la confianza en ninguna parte. Pero “En Cristo, la Roca sólida estoy parado, todos los demás terrenos son arena movediza”. Amén.
41Le dijeron: “Ve y busca un poco de comida, un potaje”, o era garbanzos, para hacer un potaje. Y este erudito, tal vez graduado, con un Ph.D., sale y en vez de conseguir comida, él agarró de una parra montés que se parecía mucho a una vid buena. Pero en vez de garbanzos, eran calabazas silvestres. ¿Ven Uds.? “Hay camino que al hombre parece derecho, pero su fin es camino de muerte”. “No todo el que me dice Señor, Señor, entrará sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en el cielo”. Y esta es la voluntad del Padre: Que “Ud. debe creer en el Señor Jesucristo y nacer de nuevo”. “El que no naciere de nuevo no podrá entrar en el Reino”. No importa a qué iglesia Ud. pertenezca, cuán buena fue su madre, cuán bueno fue su padre, cuán bueno sea su esposa o esposo, a menos que un hombre, singular, un individuo, nazca de nuevo, él no podrá de ninguna manera entrar en el Reino. ¡Así es! Espero que eso nunca se vaya de Shreveport y permanezca aquí hasta que Jesús venga: no es que un hombre debería sino que tiene que nacer de nuevo.
42Este hombre recogió una falda llena de calabazas y las echó en una olla grande, las puso a cocinar para dar vida, para sustentar la vida. ¡Qué buen tipo es eso de muchos lugares en el mundo hoy! Están cocinando algo, eso sí, pero, ¿qué hay en la olla? Cuando empezaron a comer se dieron cuenta que había muerte en la olla y uno de los hombres gritó: “¡Oh, hay muerte en la olla!”
43Pero allí tenían a alguien que tenía una doble porción: Elías. Fue y tomó un puñado de harina, lo cual, al estar en la escuela de los profetas, era la ofrenda de harina. Ellos tenían una ofrenda de harina. Y él tomó el puñado de harina y la echó en la olla y dijo: “Coman tanto como quieran, porque ahora hay vida”.
44La ofrenda de harina. Cualquier maestro sabe que la ofrenda de harina, la ofrenda mecida, la ofrenda elevada, todas las ofrendas tienen que ver con Jesús. La pequeña ofrenda de harina tenía que ser molida con molinos que cortaban la más mínima partícula igual, cada granito de maíz tenía que ser cortado igual. Y ellos tenían un puñado de eso. Y eso significaba Jesucristo, la Ofrenda de Harina: el mismo de ayer, hoy y por los siglos.
45¡Y cuando Cristo es puesto donde está la muerte, la muerte y la vida no pueden existir juntas!, así como que el día y la oscuridad no pueden existir juntas. Cuando el sol sale, a mí no me importa cuán oscuro esté, la oscuridad se desvanece. Y cuando Jesús entra a un alma, no importa cuán arrogante, altivo, la clase de persona que Ud. haya sido, ¡el pecado se desvanece!, no queda más de él. ¡Las cosas del mundo sencillamente se van de Ud.!
46No hace mucho alguien me dijo: “Hermano Branham: ¿cree Ud. que nosotros deberíamos hacer esto, aquello o entrenar a la gente para que haga esto?”
47Yo dije: “Yo vivo en una región donde hay muchos robles pequeños. En la primavera nosotros no tenemos que salir a arrancar las hojas viejas. Ellas se quedan allí todo el invierno. Lo único que hay que hacer es dejar que llegue la vida nueva y entonces la hoja vieja se cae”. Y cuando un hombre o una mujer nacen del Espíritu de Dios, la vida antigua desaparece y la vida nueva ocupa su lugar.
48Ahora, estas vides, la vid verdadera… En San Juan capítulo 14, Jesús dijo que Él era la Vid y nosotros éramos los pámpanos. Nos damos cuenta que muchas veces en la Biblia Dios compara a Su iglesia con una vid. Ahora, para entender bien esta parábola o esta profecía, todo lo que hay en la tierra, no hay nada nuevo. Todo ya existió alguna vez. La Escritura enseña eso. Toda secta y todo fanatismo, toda formalidad y todo “ismo” que hay sobre la tierra comenzó en Génesis. ¿Sabían Uds. eso? “Génesis” quiere decir “principio”. Y en Génesis comenzó todo, comenzó la creación, comenzaron los árboles, comenzaron las aves, comenzó la vida humana y la religión. Todo vino del Génesis.
49Ahora, tomemos un pequeño cuadro y volvamos. Hace un momento en la habitación, le estaba leyendo a mi hijo Apocalipsis 17, sobre esa vieja mujer prostituta y sus hijas, la llamada Babilonia. Babilonia tuvo su origen en Génesis. Luego aparece por acá en los días del rey Nabucodonosor en la instauración de los Gentiles. Y después aparece al final de la edad en Apocalipsis. Babilonia fue la primera que comenzó con idolatría. A mitad del libro es idolatría y termina al final bajo el nombre de Cristianismo, pero sigue siendo idolatría. Ahora, si comenzó en Génesis termina por acá.
50Entonces la salvación comenzó en Génesis. La personificación comenzó en Génesis. La formalidad comenzó en Génesis. Todo comenzó en Génesis como una vid.
51Ahora, hubo dos muchachos. Comenzaremos con… Adán y Eva eran puros. Dios hizo a Adán del polvo de la tierra, sacó de su costado una costilla e hizo una mujer; ella pecó y arrastró a Adán a eso. Ambos pecaron y entonces Dios los echó fuera. Ellos tuvieron dos hijos. Uno fue Caín y el otro Abel. Si yo fuera predicar aquí la próxima semana hay un tema del que me gustaría hablar: Las tres preguntas de Dios. ¿Dónde estás tú? ¿Qué es lo que has hecho? y, ¿Dónde está tu hermano?
52A Adán le preguntó: “¿Dónde estás tú?” A Eva: “¿Qué es lo que has hecho?” Y a Caín: “¿Dónde está tu hermano?” Tres preguntas que Dios hizo. ¡Mediten en eso!
53Ahora, de Adán y Eva salieron dos muchachos: Caín y Abel. Y ambos eran los hijos de sus padres: Adán y Eva. Ahora, recuerden, ambos muchachos trataron de hallar favor delante de Dios y edificaron un altar. Ahora, esta es la parte estremecedora, lleguemos al fondo de esto. Caín no era un incrédulo sino un creyente. ¡Oh, que el Espíritu Santo nos tranquilice ahora y dirija nuestra atención hacia Génesis para que vivamos este cuadro!
54Caín no era un incrédulo, Caín era un creyente. Y si ser un creyente es todo lo que Dios demanda, entonces Dios fue injusto al condenar a Caín y aceptar a otro creyente. Caín no era un comunista ni un inconverso. Caín era un hombre religioso. Fíjense que él fue a adorar a Dios. No sólo era un creyente sino un adorador y no de una secta falsa sino un adorador de Jehová Dios. Dejen que eso penetre.
55Fíjense, un adorador de Dios. Yo he oído a gente decir: “Todo lo que uno tiene que hacer es confesar a Jesús como el Hijo de Dios y es salvo”. ¡Los demonios han hecho lo mismo y no son salvos!, Uds. lo saben. Se necesita más que eso. Aquel demonio dijo: “Sabemos que Tú eres el Hijo de Dios, el Santo de Israel”. Confesándolo públicamente.
56Caín era un creyente y reconocía al Creador. No sólo eso, sino que también era un adorador. Ahora, yo me supongo que al lado oriental del huerto del Edén, el huerto quedaba al oriente del Edén y tal vez era allí donde se revolvía y centellaba la gran espada del Ángel que protegía al Árbol. Caín y Abel estaban por allá trabajando en el campo y se dieron cuenta que ellos provenían de aquel hogar tan hermoso.
57Ellos estaban tratando de adorar a Dios y Caín se edificó un altar o una iglesia. Abel también se hizo uno; Caín sacrificó y Abel también; Caín se arrodilló y adoró y Abel hizo lo mismo. Ahora, si Dios solamente requiere una fe en Él, una confesión o un altar, ser miembro de una iglesia o un sacrificio y lealtad a la iglesia, parte de su dinero, su tiempo de adoración y sinceridad en lo que Ud. cree, entonces siendo justo, Dios tenía que haber aceptado a Caín.
58Pronto viene la Pascua y en esta hermosa ciudad, junto con otras de toda la nación… Se gastarán miles y miles de dólares en flores de pascua que irán al altar. Pues, hermano, ¡eso es pagano! ¡Dios nunca tuvo un altar para flores de Pascua, eso fue lo que Caín puso en él! Y esta Pascua que viene… Pero ellos ni siquiera… El mundo tiene Pascua, navidad y todo lo demás, a tal grado que es un gran día comercial y no hay nada de Dios en él. ¿Qué tiene que ver la Pascua con un conejo, un pollo, un patito amarillo o algo así? Nosotros somos tan paganos como los paganos mismos y peores que los de África. Y sin embargo Uds. toleran eso. ¡Dios nos ayude a apartarnos de esas cosas! A medida que la Luz de Dios empieza a bañar y poner esas cosas al descubierto, andemos en la Luz.
59La Pascua no significa ponerse mucha ropa nueva y salir. Pero miembros de iglesias van y llenan el altar con flores de Pascua, dan sus contribuciones a la iglesia, hacen un cheque por varios miles de dólares y lo entregan a la iglesia para que pueda construir una--una nueva sala de recreación. ¡Uds. necesitan una sala de oración, y que el pastor y todos estén allí también! Muy bien. Pero allí lo tienen. ¿De dónde provino eso? Aquí podemos verlo. ¿De dónde vino eso? Del Génesis, allí comenzó. Caín…
60Fíjense en esto, aquí están estas… Quiero que me presten su atención ahora. Aquí vienen apareciendo estas dos vides. Ellas aún están en existencia hoy. Jesús enseñó esa parábola. Dijo que un sembrador salió y sembró simientes. Detrás de él vino el enemigo y sembró simientes. Una produjo cizaña y la otra produjo trigo. Él dijo: “¿Las arrancamos—arrancamos el trigo- -o la cizaña?”
61Él dijo: “No, déjenlas crecer juntas”. Y mientras que la iglesia natural comienza a volverse formal e impía, la iglesia espiritual está recibiendo grandes dones y poderes de lo alto.
62Ambas están produciendo simiente. Mientras que el mundo se hace más malvado, la iglesia se hace más poderosa. No me refiero a todas las que se llaman iglesias; me refiero a la Iglesia, ¡los creyentes nacidos de nuevo! No por membresía, no por esto, ¡sino que por un Espíritu somos todos bautizados en un cuerpo! ¡Amén!
63Fíjense, esos dos espíritus que estaban en aquellos muchachos… Ahora, Caín era tan fundamentalista como Abel. Si Dios solamente quiere… Si alguien hubiera estado parado allá y hubiera dicho: “Bueno, Abel, mira: ¿Tú vas a ser aceptado? Bueno, ¿por qué?” “Bueno”, dijo él: “Yo soy—yo—yo creo en Dios”. Caín dijo: “Yo también”. “Bueno”, dijo él: “Yo soy un—yo—yo soy un adorador de Dios”. Caín dijo: “Yo también”. Abel dijo: “Yo le doy mi ofrenda a Dios”. Caín dijo: “Yo también”. Y él dijo: “Yo creo—yo creo en Dios”. Caín simplemente dijo: “Yo también”. Abel dijo: “Yo ofrecí mi oración a Dios”. Caín dijo: “También yo”. Uno era tan fundamentalista como el otro. ¿Qué causó eso? Aquí está, como lo vimos anoche, o esta mañana: ¡Dios por elección escogió a Su Iglesia!
64Ahora bien, adoración, sí. Aquí viene saliendo la cizaña. Por aquí viene ésta de este lado, esta vid. Ambas creciendo juntas. Ojalá tuviéramos tiempo pero Uds. tienen que regresar. Se está haciendo tarde. ¡Oh, hermano!, yo—yo siento eso venir, sinceramente que sí. En lo profundo de mi corazón siento una bendición colgando sobre nosotros. Miren. Quiero que se aseguren de entenderlo. Aquí van subiendo, ya van pasando las nubes. Escudriñen por toda la Biblia. Siempre ha habido verdaderos y falsos.
65Y Jesús dijo: “En los últimos días…” Déjenme aclararles bien esto: ¡El Comunismo no es el anticristo! Stalin, Molotov, ellos no son el anticristo del que habló Jesús. Jesús dijo que el anticristo sería tan parecido al verdadero que engañaría a los mismos escogidos si fuera posible. ¡El anticristo es religioso! Dejen que eso penetre por un momento.
66¡El anticristo es un cristiano que profesa religión! Judas (la cabeza de eso) era un creyente añadido al número, era el tesorero de la iglesia, era un hermano de la misma iglesia que entraba y salía entre ellos, ¡pero era el mismo diablo, profesando ser un creyente! Ahora, ¡sacúdanse por un momento! Que sea el Espíritu Santo quien lo haga. ¡Sacúdanse la conciencia!
67Noten. Aquí vienen subiendo estas vides. Fíjense en el arca. Había un cuervo sentado a un lado y había una paloma sentada en el mismo piso. Las aves estaban en el segundo piso, los reptiles estaban en el primer piso del arca. En el segundo piso las aves. En el último Noé y su familia. En el segundo piso, en la misma arca, en el mismo cuarto y tal vez en la misma percha, había una paloma y un cuervo. El cuervo decía: “Yo puedo volar”. La paloma decía: “Yo también”. Soltaron al cuervo y quedó satisfecho comiendo cadáveres. ¡La paloma no pudo quedarse afuera porque su naturaleza era distinta! ¡Amén!
68¡Todo hombre que haya nacido del Espíritu de Dios y que haya recibido Vida Eterna, no puede regresar a comer las cosas del mundo!
69No se engañen. Si todavía Uds. aman al mundo, no aman a Dios. Jesús dijo: “El que dice que me ama y no guarda mis mandamiento, es un mentiroso y la verdad no está en él”. Si Ud. ama a Dios y esas cosas han pasado, ¿qué tiene Ud.? Vida Eterna, está sellado por el Espíritu Santo hasta el día de la redención. Amén.
70¡Noten! ¡Oh, yo medito en eso! ¿Por qué no puede la paloma comer esos cadáveres? La paloma es la única ave que no tiene hiel. No hay amargura en una paloma. Ella no podría digerir aquello. Y hay algo en el hombre o la mujer que alguna vez han probado a Jesucristo: ya no pueden probar el mundo. ¡Uds. lo escupirían cada vez! Allí lo tienen. Ambos pueden volar, ambos tienen iglesias, ambos pueden posarse en la percha, pero hay una diferencia entre ellos como la hubo entre Caín y Abel: De este lado Caín y de este lado Abel.
71Miren a estos espíritus avanzando. Oh, cómo ellos pasaron por Esaú y Jacob. Pues, Esaú era mucho más caballero que Jacob. Si me disculpan por esto y Dios me perdone, Jacob era un engañador. Sí. ¿Qué era él? Un muchachito flojo, ¡pero él fue escogido por Dios! Dios hizo la elección de escoger a Jacob. Esaú era el que cuidaba a su anciano padre ya ciego, alimentaba el ganado y cosas así, ¡pero él menospreció su primogenitura y Jacob creyó en ella! ¡Aleluya! Allí está la iglesia hoy. Uno dice: “Oh, esa cosa del nuevo nacimiento, esa cosa de los aleluyas, no hay nada en eso”. ¡Unos aman eso y los otros lo desprecian! Me alegra entenderlo. Amén. Yo creo en un nuevo nacimiento, en ser lleno del Espíritu Santo. Sin eso, Ud. está perdido, hermano.
72¡Miren! Ahora podríamos llevar eso al hermoso tipo de Israel. Cuando ellos salieron de Egipto, iban camino a la tierra prometida. Ellos andaban peregrinando por allá, en tiendas. Llegaron a la tierra de Moab, ¿de dónde provenía Moab? Del hijo de una de las hijas de Lot con su padre. Ahora, los Moabitas no eran incrédulos, ellos eran adoradores de Jehová Dios.
73Ciertamente que lo eran. Ellos incluso tenían por allá a un buen predicador llamado Balaam, un profeta. Pero al igual que muchos profetas asalariados, estaba loco por el dinero (Amén) y vendía sus dones.
74¡Ellos lo están haciendo hoy! Hay buenos dones en el mundo haciendo dinero. ¡Es una desgracia! Se comprometen, son fronterizos, un día están en el mundo y el otro en la iglesia, uno no puede hacer eso. Hay que rendirse y nacer de nuevo. Avancen hacia tierra adentro tan lejos como puedan llegar, manténganse lejos de la frontera.
75Noten. Pero aquí venían ellos. Moab los vio acercarse. Así que, jo… Israel, por medio de Moisés, envió a algunos hombres, dijo: “Pregúntenle a Moab, nuestro hermano, si nosotros pudiéramos pasar por su tierra”. El Rey Balac les dijo: “No, Uds. no van a pasar por mi tierra”. Él los rechazó. “Yo no quiero a ese montón de gente en mi iglesia. Manténganlos allá en el auditorio. Envíenlos a la iglesia de Jack Moore”. Muy bien. Pero “Uds. no van a contaminar a nuestro grupo de gente con su doctrina”. Allí lo tienen: Es lo mismo, el mismo espíritu.
76Dios se lleva a Su hombre pero no Su Espíritu. El diablo se lleva a su hombre pero no su espíritu. Los mismos hombres religiosos que condenaron a Jesucristo, sacerdotes, hombres leales… Un hombre parado en el pulpito hoy, teniendo apariencia de piedad ¡pero negando su eficacia! Aquellos sacerdotes están muertos pero ese espíritu todavía vive. ¡Mírenlo!
77Entonces ellos llegaron allí y dijeron: “No, ellos no pasarán por nuestro tierra”. Así que llamaron al predicador del seminario (el pastor) y le dijeron: “Ven y maldíceme a este pueblo”. ¿Cómo se puede maldecir lo que Dios ha bendecido?
78Ahora, ellos eran estrictamente un pueblo interdenominacional. No tenían ninguna tierra propia; ellos habitaban en tiendas. Moab era una denominación muy fina, una nación establecida con reyes y demás, pero Israel no era así. Las otras tierras estaban todas establecidas, tenían sus reinos y hogares, pero Israel habitaba en tiendas. Cuando obtuvieron un rey, se descarriaron y se convirtieron en una denominación. Todavía sigue siendo igual. Eso es correcto. Oh, hermano, eso no cayó bien, lo puedo sentir, ¡pero es la verdad! Uds. tienen… Uds. se burlan de los católicos, pero es el sartén llamando negra a la olla. Eso es correcto. ¡No pueden hacerlo!
79Las denominaciones son establecidas por un grupo de hombres. Dios nunca tuvo la intención, nunca organizó una denominación, nunca lo hizo y jamás lo hará. Él es el Rey; Él es el que… Eso es correcto. Yo no tengo nada en contra de las denominaciones ni de la gente en la denominación, pero es que ellos tienen demasiado dominio sobre la gente.
80Ahora, si Uds. pueden encontrar en la Biblia dónde alguna vez Dios organizó o denominó a un grupo de personas, quiero que me lo digan. ¡Pero siempre ha estado en contra de eso! Ese mismo Dios vive hoy.
81Ahora, fíjense en este hombre cuando salió. Balaam le dijo a Balac… Balac, mejor dicho, mandó a buscar a Balaam y le dijo: “Ven acá y maldice a este pueblo. Yo no los quiero en mi región”. Dijo: “Ese montón de aleluyas, yo no los quiero por aquí”. Ud. dirá: “¿De aleluyas, Hermano Branham?” Sí, ellos eran aleluyas. “¿Me lo puede probar?” Sí, señor.
82Cuando ellos cruzaron la sangre roja del Mar Rojo y vieron a los capataces muertos tras ellos, el pobre Hermano y Doctor Moisés se volvió informal; alzó sus manos al aire y comenzó a gritar y cantar en el Espíritu. Y María la profetisa se volvió informal, tomó una pandereta y corrió por la orilla de la playa tocando y danzando; y las hijas de Israel la siguieron, danzando y tocando la pandereta. ¡Si ese no es un culto de aleluyas chapado a la antigua, yo nunca en mi vida he visto uno! ¡Amén!
83Ellos eran aleluyas informales. Uds. no quieren creer eso, pero esa es la verdad. Eso es ASÍ DICE EL SEÑOR, en la Escritura. ¡Claro que eran aleluyas! aleluyas interdenominacionales. Pero esa es la vid que está por aquí.
84Ahora, cuando él llamó a este predicador para que maldijera, o para que sostuviera un debate con ellos y les mostrara que estaban errados… “Ven acá y pruébaselos. ¡Maldícelos! ¡Cierra sus iglesias! ¡No los necesitamos!”. La misma cosa existe hoy: es lo mismo. Gente religiosa… Balaam (el predicador fronterizo) vino, miró y dijo: “Sí, esa gente, miren lo que han hecho. ¡Oh, vaya! Se--seguro que los puedo maldecir. Seguro que les mostraremos en dónde están parados”. Entonces dijo: “Edifíquenme siete altares”. Eso es exactamente lo que tenían en el campamento de Israel: siete altares. Ése es el número perfecto de Dios. Dijo: “Ofrezcan siete becerros y siete carneros”. Exactamente la misma ofrenda que aquellos estaban ofreciendo allá.
85Dijo: “Trae a todos los nobles de la tierra, a los grandes hombres”. Y ofrecieron los mismos sacrificios, la misma clase de altares, la misma cantidad de ofrendas, la misma clase. Edificaron siete altares, siete becerros, siete carneros y los dignatarios de la tierra, los obispos, arzobispos y doctores en divinidad, todos se pararon allí y adoraron a Dios junto al sacrificio humeante.
86Hermano, ¿fundamentalismo? Ellos eran tan fundamentalistas como Israel. Exactamente. Si el fundamentalismo es todo lo que Dios demanda, allí estaba parado Moab. Aquí estaba Israel, su hermano, en el valle, ambos adorando al mismo Dios, bajo el mismo sacrificio y la misma expiación. ¡Aleluya!
87¡Miren! ¡Lo mismo existe hoy entre la gente fundamentalista! Ellos dicen: “Hermano Branham, nosotros podemos probar… Nosotros creemos en el nacimiento virginal, la muerte, sepultura, resurrección y segunda venida igual que Ud.”. Esa es la verdad. No se enreden con la gente fundamentalista. Ellos saben de lo que hablan, escrituralmente hablando. Son tan fundamentalistas como Uds.
88[Espacio en blanco en la cinta—Ed.]… Justifica y responde la oración. ¿Cómo va Él a contestar la oración cuando éste está tratando de maldecir a aquél? Ambos ofrecieron el mismo sacrificio.
89[Espacio en blanco en la cinta—Ed.]… Hoy, ofreciendo la misma oración al mismo Señor Jesús por la misma Sangre que el montón de los así llamados aleluya ofrece.
90Eso es lo mismo que sucedió allá. Son las dos mismas vides del Génesis, creciendo aún.
91¿Cuál fue la diferencia? Si este hombre es fundamentalista y aquel es fundamentalista, ¿qué hará Él al respecto? ¿De qué lado estará Dios? Dios había vindicado a Israel con señales y maravillas.
92Esta gente no lo tenían. Ellos no tenían señales ni maravillas. Ellos tenían lo sobrenatural. Tenían gritos. Tenían clamores. Tenían danzar en el Espíritu. Tenían una Columna de Fuego. Tenían una Roca herida. Tenían una serpiente de bronce para la…