Photo

~ PORQUE LA GENTE ES TAN FLUCTUANTE ~
1Estoy tan contento de estar en el tabernáculo esta mañana. Y un cordial y buenos días para todos Uds. Confiando que este día todavía nos ha encontrado en el servicio del Señor.
2Cuando levantamos nuestras manos hace un rato: “¿Cuántos pudieron cantar: ‘Yo estoy tan maravillosamente a salvo del pecado’?” Yo ciertamente estaba tan contento. Se miraba como un cien por ciento, dondequiera, cada mano, de lo que yo vi, estaba levantada. “Yo estoy tan maravillosamente a salvo del pecado. Jesús tan dulcemente habita en lo interior”. Estoy tan contento con Uds. por eso hoy.
3Y ahora, yo creo, que la hermana aquí en la camilla está un poquito en el sol. Si ella-si ella quisiera ser movida, quizás. Yo no sé si a ella le está molestando o no. Yo me fijé que su mano, también, estaba levantada: “Tan maravillosamente a salvo del pecado. Jesús tan dulcemente habita en lo interior”.
4¡Oh, no es eso maravilloso, cuando Jesús de Nazaret puede entrar a nuestros corazones y bendecirnos, y hacernos lo que debiéramos de ser! Solía haber un cantito que acostumbrábamos cantar hace años: “El me hizo lo que yo debiera ser. Su gracia puede limpiarme y libertarme”. Algo así. ¡Cuán maravilloso es!
5Ahora, un poco antes que empecemos a enseñar la escuela dominical. Es mi suerte esta mañana venir a enseñar la escuela dominical.
6Y me hizo sentir bien entrar por la puerta de atrás y verlos poner las ofrendas de cumpleaños aquí. Eso me recuerda, hace mucho tiempo, cuando el tabernáculo estaba en sus primeros días de cuna. Y así como en los tiempos pasados oímos al pastor bendecir a la gente para los años venideros de su vida, y darle gracias a El por lo que Dios había hecho misericordiosamente por ellos.
7Ahora, yo-yo creo que le debo a este tabernáculo las-las razones del por qué, y por ser el primer lugar en que yo hago este anuncio, que en cualquier otra parte todavía. Todo está mecanografiado, y listo para el correo, pero yo creo que quisiera citarlo, siendo el año nuevo, no que es el Año Nuevo, sino el nuevo cambio del tiempo.
8Yo creo que estamos viviendo en un día muy maravilloso y glorioso de oportunidad, cuando las personas de este día están viviendo para ver las sombras de la venida del Hijo de Dios. Yo-yo creo con todo mi corazón que el mundo va a prorrumpir ahora en el avivamiento más grande que alguna vez se haya conocido, o que va a entrar en el caos más oscuro que alguna vez se haya conocido en la historia. Y yo...Es un-es un gran tiempo, para que personas, hagan una decisión sobre lo que van a hacer.
9Y si acontece que está alguien aquí hoy quien no ha hecho la decisión correcta, para Cristo, yo confío que será esta mañana. En alguna parte en el servicio, que Ud. en su corazón, dirá: “Sí, Señor, este es el día cuando yo tomo mi...hago mi decisión para servirte a Ti el resto de mi vida”.
10Es un día maravilloso. Estoy seguro de que sobre nuestros ojos sólo ha habido un velo, aun en creyentes, al grado que simplemente no podemos ver lo que está aconteciendo alrededor de nosotros, ¿ven Uds.? Y, muchas veces, personas que son guiadas por el Espíritu, son malentendidas, y-y ellas no...para las personas del mundo, porque es una vida tan extraña y rara, al vivir una vida completamente rendida al Señor Jesús. Ahora, hace unas semanas...
11Yo había prometido al Señor, ocho o diez, hace como diez años, cuando yo salí en 1946, cuando yo salí del tabernáculo, que yo le serviría a El con todo mi corazón en estas campañas, sabiendo que iba a haber un gran trastorno allá, porque...y mucho dinero incluido, y todo de esa manera.
12Así que yo-yo sabía que, normalmente, leyendo, que hombres que reciben...el Señor los bendice sólo un poquito, hay como tres cosas mayores que normalmente trae a un ministro a...de nuevo a la ruina. Y fijándome en ellas, una de ellas era dinero, mujeres, popularidad.
13Y yo me fijé en esas tres cosas en las Escrituras, que donde (dinero) fue el profeta Balaam que vendió su don, para ir, y por motivo de dinero, cuando Balac ofreció tanto dinero. Muchos de Uds. están familiarizados con la historia.
14Para Sansón, fue Dalila, la mujer quien se lo granjeó en su regazo hasta que él le dio los secretos del Señor, a ella.
15Y Saúl, fue popularidad. El era un profeta. La Biblia dice que él fue contado con el profeta. Y por medio de popularidad, él quería ser grande y estar sobre alguien más. El cayó por esto.
16Y estas son las tres causas mayores que yo veo en la Biblia, que causan que los hombres caigan. Y yo le pedí a nuestro Padre Celestial que por favor me dejara evitar, en todo momento, estas cosas, especialmente estas tres cosas mayores. Y me mantuve protegido a causa de ellas.
17Yo le hice una promesa a Dios que nunca rogaría por dinero en las reuniones. Y yo hice un pacto con El, que si El alguna vez llegaba a un lugar donde no suplía mis necesidades en la reunión, sólo con pasar el plato de la colecta, lo cual yo sabía que se necesitarían millares y millares de dólares para hacerlo, en una gran reunión masiva. Y entonces yo-yo le dije a El que yo me iría, y llegaría a casa saliéndome del campo. Esto El lo hizo milagrosamente, sin hacer una insistencia en ninguna ocasión por dinero, o presión.
18Tres de cuatro administradores perdieron sus trabajos debido a ejercer una poquita de presión por dinero, lo cual yo no lo permitiría. Yo no creo en eso.
19La gente de aquí de alrededor de la ciudad pudiera pensar...Pues, el Señor nos dio un pequeño hogar allá. Eso fue recogido en una noche, que yo...alguien piensa: “Bueno, él es un multimillonario”. Yo desearía que Uds. sólo supieran la verdad, ¿ven? Uds. saben mejor. Que yo pudiera haber sido, eso es correcto, pero yo...ni siquiera pido, pero personas sólo vienen, y dicen: “Yo le daré esto Hermano Branham”. Pero yo lo rechacé. Yo no lo quiero. Yo no quiero nada que tenga que ver con eso. Eso-eso es suciedad. Yo-yo quiero que mi herencia sea Arriba, aquí arriba.
20Y, que, sabiendo esto, que día tras día las canas me están saliendo en mi cabeza y-y yo no soy el muchachito que yo era que comenzó predicando aquí hace veintitrés años. ¿Ven? Y yo sé una cosa, que no importa cuánto uno obtiene de este...“¿Qué le aprovecha al hombre si él ganare a todo el mundo, y entonces perdiera su alma?” Así que, yo vi esa cosa maldecida.
21Y en los últimos días, ministros y personas, llamaban, de diferentes desastres familiares, y cosas.
22Una señora me llamó la otra noche. Ella dijo: “Yo no le diré mi nombre. Mi esposo es un bien conocido, evangelista de sanidad, en el campo”. Y dijo: “Yo lo sorprendí a él justamente en el acto de vivir en adulterio con una muchacha de dieciocho años. El-él me confesó que ha estado haciéndolo por dos años”. Dijo: “¿Qué haré, Hermano Branham?”
23Y yo dije: “Señora, yo no sé”. Yo dije: “Yo oraré por mi hermano, su alma”.
24Y tales cosas como esas, tratamos de evitarlo. Y El-El milagrosamente me encontró y me ayudó, como hasta las dos últimas reuniones. En mi última reunión, solamente en California, en las últimas dos reuniones, yo entré en una deuda de quince mil dólares. Que el...
25Ellos dijeron: “Ud. tiene que pedir. Ud. tiene que decirle a la gente. A ellos les gusta que se les pida”. Yo dije: “Esa no es mi promesa a Dios”. Un hombre dijo: “Yo sufragaré los gastos”. Yo dije: “Esa no es mi promesa a Dios”.
26Así que para cumplir mi promesa, como lo haría con mi prójimo, se la hice a Dios.
27Y yo no le quería decir a mi esposa y a mi muchacho en el camino a casa, viniendo de California, que yo estaba suspendiendo los servicios evangelísticos. Yo dije: “Yo regresaré, descansaré unos cuantos días, y veré lo que el Señor Jesús dice. Si, nada más, yo vendré y le ayudaré al Hermano Neville a pastorear el tabernáculo”. Yo dije: “Yo-yo haré algo, predicaré el Evangelio. Entonces iré a trabajar como yo acostumbraba a hacerlo, patrullar en las líneas, de la Compañía del Servicio Público, o algo. Y, predicar, yo quiero permitirle que él tome el domingo en la mañana o el domingo en la noche, y yo tomaré el otro servicio. Y que él tome el miércoles y yo tomaré el martes, o algo así. O...” Yo dije: “Nosotros seguiremos adelante con los servicios”. Y yo dije: “Yo me conseguiré un trabajo y me iré a trabajar”.
28Yo lo hice, me conseguí un trabajo con el Hermano Wood, está allí atrás, moviendo casas y cosas. Así que yo me fui a trabajar, me conseguí un trabajo. Eso le dolió a mi esposa y a Billy. Ellos dijeron, Billy dijo: “Papá, yo estoy seguro que tú estás haciendo mal”.
29Yo dije: “No, yo estoy haciendo bien. Yo cumplo mi promesa”. ¿Ven? Yo le dije a él, yo dije: “Mi promesa, no importa lo que sea...”
30Si un hombre no es tan verdadero como su palabra, yo no quiero...Uno no puede confiar en él, porque él no sirve para nada. ¿Ven? Y así que, hay una cosa, y una persona siempre debe de ser, es ser honesta. Sea así, diga cosas para que-que Ud. pueda regresar y decirlo un millón de veces, y será la misma cosa. ¿Ven? Sólo sea honesto. No importa si es malo, o si es bueno, sea honesto. Y si es contra uno, dígalo de todas maneras; o manténgase quieto, no lo diga en lo absoluto. ¿Ven?
31Y así pues, yo-yo creo de esa manera, que Dios bendecirá a un corazón honesto. Y sabiendo la posición en la que yo me paro, para derrotar la enfermedad y cosas por personas en oración, para el Señor Jesús, de acuerdo a Su Divina Palabra, y Su-y Su llamamiento, entonces yo debo ser honesto de corazón para hacer eso. Porque, el Diablo sabe si uno lo es o no. El, él no le prestará atención...A mí no me importa cuán fuerte uno grite, o cuánto uno se entusiasme, él no le prestará atención a uno. ¿Ven? Eso es correcto. Pero Dios lo hará, si uno es honesto.
32Así que yo dije: “Yo les diré cuando yo llegue a Arizona”, después que salí de California. Yo no tenía el valor. Así que después...Yo dije: “Bueno, en Nuevo México”. Y así sucesivamente, hasta, que yo les dije llegando aquí a Indiana. Bueno, ellos-ellos lo entendieron, muy bien.
33Billy no lo entendió muy bien. El dijo: “Papá, yo creo que tú estás cometiendo un error”.
34Pero me fui a casa, cansado, fatigado, molesto, llorando, me fui a acostar esa noche. Y después que mi esposa se durmió, yo entré al cuarto, me arrodillé, dije: “Amado Jesús, yo no sé lo que voy a hacer. Aquí estoy exactamente de regreso otra vez en donde yo empecé”. ¿Ven? “Yo creo que fallé”.
35Como dos horas después, El se me apareció. Y me mostró una visión con tal vista panorámica de gente, que nunca he visto. Yo estaba hablando con mi esposa en la visión. Ahora, Uds. que me conocen, saben que yo no soy un fanático. Yo no digo estas cosas a menos que sean la verdad. Eso es correcto. Y yo-yo lo vi.
36Y vi al Hermano Arganbright parado allí, y me acerqué a él. El dijo: “Hermano Billy”, dijo, “nosotros hemos repartido todas las tarjetas de oración y todo está listo ahora para la reunión. Nosotros tenemos una manera para meterlo a Ud. y sacarlo”. Yo dije: “Gracias, Hermano Arganbright”.
37Yo me acerqué para ver a más hermanos. Y allí estaba otro hermano predicando. Yo dije: “¿Quién es él?” Dijeron: “Ellos lo pusieron a él”.
38Y yo dije: “¿Quienes son ‘ellos’?”Y ellos sólo se dieron la vuelta y se fueron. Y el hombre...despidió la audiencia y dejó que todos se fueran. Y yo dije: “Oh, él no debería hacer eso, porque hay...no hubo llamamiento al altar”.
39“Oh”, él dijo, que otro hombre habló y dijo, “nosotros ya hemos recogido la ofrenda”.
40Yo dije: “¿Cuándo es la ofrenda más importante que las almas, delante de Cristo?”¿Ven?
41Y en eso, el Angel del Señor me sacó entonces, y El me llevó a un río muy resplandeciente de agua. Era la más bellísima agua azul, y grandes peces estaban nadando en él. El dijo: “Yo te haré un pescador”. Y El dijo: “Ahora echa tu cebo dentro del agua. Al hacerlo, jálalo despacio, la primera vez. La siguiente vez, sólo dale un tironcito, no muy fuerte. Y la siguiente vez, prepara tu anzuelo para pescarlos”.
42Y yo empecé; tiré mi hilo de pescar en el agua. Yo lo jalé. Todos comenzaron a regocijarse, diciendo: “Eso es maravilloso. Eso es maravilloso”. Yo me puse todo emocionado, y lo tironeé fuerte la siguiente vez, al yo sacar el pez, y todo, fuera del agua. Pero, lo era, era un pequeño pececito, y como del tamaño del cebo. Y se me enredó todo mi hilo, y yo estaba desenredando mi hilo de pescar.
43Y el Varón el cual estaba hablando detrás de mí caminó enfrente de mí, venía vestido de ropa de Palestino, y un turbante sobre Su cabeza. El traía puesto un manto blanco. El dijo: “Hermano Branham, ¡basta!”
44Yo dije: “Yo sé que no lo hice bien”. Dije: “Yo lo tironeé cuando no debía haberlo hecho”.
45El dijo: “No enredes tu hilo de pescar en tiempos como estos”.
46Y yo dije: “Pues, yo estoy corriéndolo tan recto como puedo. Yo tendré mucho cuidado”.
47Y El dijo: “Ahora, la primera vez que Yo hablé contigo, tú pusiste tus manos sobre la gente y les dijiste lo que tenían mal. Y el Segundo Jalón, pues, cuando tú lo hiciste, tú conocerías los secretos de sus corazones, y Yo te hice un vidente delante del pueblo. Pero tú siempre estabas tratando de explicarlo. Tú no deberías haber hecho eso”. Dijo: “Tú has hecho un espectáculo público de eso”. Yo dije “Lo siento mucho”.
48Entonces El me llevó de allí, y vi una gran enorme carpa. ¡Yo nunca vi una carpa así! Y estaba atestada y dondequiera con gente alineada. Y yo salí a la...parecía como que yo estaba parado por encima de la gente, mirando hacia abajo; donde yo acababa de hacer un llamamiento al altar, y cientos y cientos de personas estaban llorando y regocijándose después que habían aceptado al Señor Jesús como su Salvador. Y yo miré.
49Y entonces yo oí a un hombre levantarse y decir: “Hagan el llamado para la fila de oración”. Y la gente comenzó a alinearse acá en este lado, a la izquierda, de donde yo estaba mirando abajo hacia la plataforma. Y ellos formaron una fila por todo el camino de arriba abajo por la calle, para una fila de oración.
50Yo me fijé que a mi izquierda, lo cual hubiera sido a mi derecha si yo estuviera en la plataforma, estaba un pequeño edificio de madera. Y yo vi esa Luz de la cual tienen la fotografía, Uds. saben. Siempre está en la reunión. Yo vi esa Luz dejarme e irse a ese edificio, y entrar en ese edificio. Y una Voz me dijo, Yo te encontraré allí adentro. Ese será el Tercer Jalón”. Yo dije: “¿Por qué?”
51El dijo: “Bueno, no será un espectáculo público como el otro”. Y yo volví en sí. Y yo...
52Ahora, a principios de este año nuevo, regreso a mi tabernáculo donde yo empecé, ¿ven?, regreso al principio donde yo empecé. Yo-yo estoy muy agradecido con Dios por estas cosas.
53Y muchos de Uds. saben que un poco antes de salir a otra cruzada, como ocho o diez años, yo creo alrededor de diez años desde entonces, bueno, han sido nueve años. Fue...Estas cosas fueron dichas exactamente de cómo en los servicios de auditorio, Uds. recuerdan; exactamente cómo es que el Hermano Lawton viviría exactamente tres años y entonces sería llevado; que el Hermano Ward construiría un tabernáculo en esta posición, en esta dirección aquí; y todo exactamente. Uds. lo saben, Uds. veteranos. Aconteció exactamente de esa manera, y así será esto, porque es ASI DICE EL SEÑOR. Y Uds. lo sabrán.
54Y ahora, como yo creo, que el...en el borde de las reuniones más grandes que alguna vez...que nosotros alguna vez...Que yo alguna vez he llevado a cabo para el Señor Jesús, están exactamente ahí en el futuro, delante de mí ahora.
55Así que, Uds. saben, yo me siento muy contento esta mañana al-al venir delante de Uds. Y esta es la primera vez que el mensaje ha sido dado, es aquí mismo en este...a través de este micrófono a la gente del tabernáculo. Y ahora estará en los periódicos, los periódicos religiosos, como La Voz De Sanidad, El Heraldo De Su Venida, y todo eso, en unos cuantos días. Ya está todo escrito en máquina y listo para salir. Oren por mí.
56Y algún día glorioso cuando todo haya terminado, nos encontraremos alrededor de Su trono, y qué tiempo tendremos. Y recuerden, no sólo soy yo allá en el servicio. Yo tengo una parte tan pequeña que ver con eso. Son Uds. aquí también, ¿ven? Y yo simplemente creo que el pequeño tabernáculo va a esparcirse. Y va a ser maravilloso lo que el Señor hará. ¡Bendito el Señor!
57Ahora, directo a la Palabra. Antes, sólo démosle una palabrita de gracias al Señor Jesús.
58Nuestro Padre Celestial, estamos tan agradecidos hoy por el...por Ti, Quien aquí en esta edad moderna, en la edad del automóvil, avión, cohetes de reacción, y-y toda clase de ciencia, teléfono, televisión, y armas modernas atómicas, y demás; Tú todavía eres el Supremo, Todopoderoso, Omnipotente, Omnisciente y el Dios que creó los cielos y la tierra, y extendió el cielo. Dios, nosotros no podemos explicarlo. Nosotros no podemos explicarlo. Tampoco podemos explicar por qué el cielo no tiene un fin, cómo el mundo puede girar alrededor. Y tan perfecto, al grado, que veinte años antes, ellos pueden decir cuándo va a venir el eclipse de sol, porque Tu maquinaria obra exacta. Nosotros no podemos producir una pieza de maquinaria que sea así de exacta. ¡Oh! Pero, gran Jehová, Quien sostiene esta tierra aquí en el espacio, es perfecto. Y te amamos. Y todas Tus obras son justas y rectas.
59Y nosotros nos sometemos a Ti, esta mañana, principios de este año nuevo, y pedimos que Tú nos llenes a todos con el Espíritu Santo, Señor, y acércanos a Ti. Y que Tus brazos eternos estén alrededor de nosotros y nos sostengan, Señor, porque los días son desconcertantes y oscuros, pero la Estrella de la Mañana va por delante. Nosotros seguiremos, Señor. A donde El me guíe, yo seguiré. Si es...“Algunos por las aguas, algunos por la inundación, algunos por pruebas profundas, pero todos a través de la Sangre”. Oh Dios, guíanos por medio de Tu mano eterna hasta que la victoria sea finalmente ganada y Jesús regrese a la tierra. Pecado, enfermedad y dolor terminará, y nosotros viviremos en este glorioso Milenio Contigo. Estamos anhelando ese gran día.
60Ven, Señor Jesús, a Tu Palabra, hoy. Entra en Ella. Circuncida los labios que hablan, y los corazones que oyen. Y que la Semilla caiga en los corazones donde el Espíritu Santo la sembrará y producirá a ciento por uno. Lo pedimos en el Nombre de Jesús. Amén.
61Ahora, Dios les bendiga y los ayude, mientras nos aquietamos ahora para la enseñanza de la Palabra. Trataré de no retenerlos demasiado tiempo, si me es posible, aquí en una lección de escuela dominical, porque nosotros tenemos servicios de sanidad, para orar por los enfermos, inmediatamente después de esto.
62Cómo nuestro Señor Jesús ha sido muy misericordioso con nosotros. Apenas hablando con el Hermano Neville, se me olvidó...El Hermano Cox, yo creo, estaba con nosotros cuando fuimos a orar por una madrecita aquí arriba en Charlestown una vez, muriéndose en la cama, las últimas esperanzas, el cáncer comiéndosela, y Dios maravillosamente y milagrosamente sanó a esa mujercita. Y su hermano es un ministro, el pequeño Junior Cash, y él está allá predicando el Evangelio, hoy, y orando por los enfermos, también. Acaba de tener un gran avivamiento, allá en Henryville, y el Hermano Neville apenas me estaba diciendo acerca de cómo le estaba yendo al pequeño Hermano Junior. ¡Estoy contento por eso!
63¿Ve? “Echa tu pan sobre el agua, regresará a ti algún día”. Siembre la semilla correcta, Ud. segará la cosecha correcta. Si Ud. siembra la semilla incorrecta, Ud. segará la cosa incorrecta.
64Ud. no puede ir al este y al oeste al mismo tiempo. O Ud. se irá en una dirección o la otra. O Ud. está apuntando hacia Dios esta mañana, con todo lo que Ud. tiene, mirando hacia El, o Ud. está apuntando a la otra dirección.
65Ud. algunas veces piensa que Ud. va bien, cuando Ud. va mal, pero Ud. no puede ir a la derecha y a la izquierda a la misma vez. Ud. tiene...Ud. saldrá...Si Ud. se dirige hacia la izquierda, Ud. irá hacia la izquierda y Ud. saldrá a la izquierda. Si Ud. se dirige hacia la derecha, Ud. saldrá a la derecha, Ud. no puede evitar de salir a la derecha. Quizás parezca que Ud. va mal, pero Ud. va bien.
66Siga el Compás, y el Compás es el Espíritu Santo. El polo magnético del norte mantiene el compás exactamente al norte. ¿No es eso maravilloso? Esa es la electrónica del aire.
67Yo estaba parado cerca del Polo Norte, allí hace unos cuantos años. Y, allí, veía esas luces del norte extendiéndose, y los destellos amarillos y verdes en la oscura media noche, se ponía tan luminoso como lo está en este cuarto, para caminar. Yo pensé: “Muy allá en Centro América, en cualquier sitio, ese compás apuntará directamente a ese polo magnético. Lo guiará a Ud. al norte, cada vez”.
68Y cuán glorioso es eso, que tenemos un sistema magnético en Gloria. Y todo hombre que ha sido hecho un compás para guiar durante esta vida, lo apuntará hacia Jesucristo, tan cierto como estamos sentados en la iglesia hoy.
69En Su maravillosa Palabra ahora, el capítulo 19...O, no, discúlpenme. Es el-el capítulo 10 de Hebreos y el versículo 19. Yo quiero que Uds. escuchen atentamente mientras leemos. Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,(¡Cuán maravilloso!) Por el camino nuevo y vivo que él nos abrió, a través del velo, esto es, por medio de su carne, Y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios, Acerquémonos con corazón sincero, y con plena certidumbre de fe,...conciencia, purificadadel mal, y lavados los cuerpos con agua pura.
70Y que el Señor Jesús sólo conceda esta respuesta a la Palabra. ¿Aman la Palabra? [La congregación dice: “Amén”.-Ed.] “Fe viene por el oír; oír la Palabra de Dios”. Ahora, sólo para el servicio de enseñanza, quizás para los próximos treinta a cuarenta minutos, entremos directamente a la Palabra.
71Ahora, nuestra fe no puede descansar sobre nada. Un Cristiano tiene que tener...Su fe tiene que tener un lugar sólido de descanso. Uds. saben eso. Y el único lugar de descanso en que un Cristiano, en que un verdadero Cristiano nacido de nuevo puede descansar su fe, o de ella, es sobre la Palabra inmovible de Dios. No está edificada sobre las arenas movedizas de la teología de los hombres y-y doctrinas, y sobre la afiliación de alguna iglesia. Pero, un verdadero creyente, su fe descansa sólidamente, inmovible, mientras él se acerca a la Palabra de Dios.
72Yo estaba diciendo, en alguna parte, quizás aquí, hace unas cuantas noches: Yo quería predicar tanto, que le prediqué a mi esposa en la cama hasta las doce, sólo diciéndole a ella de qué glorioso era Jesús. Un texto vino a mi corazón, continuaba quemándome enormemente, al grado que simplemente no podía descansar con ello. Y yo simplemente dije: “Cariño, yo quiero predicarte un ratito”. Y ella se levantó, por la gracia ella escuchó. Yo dije: “La fe Cristiana está basada sólidamente sobre descanso”. Eso es correcto.
73Un Cristiano no es movido. Un Cristiano no corre de lugar a lugar. Un Cristiano no discute y se encoleriza, y se preocupa acerca de cosas. Un Cristiano descansa. Todo ha terminado, todo ha finalizado, para el creyente, en el Calvario. Eso es correcto. Oh, enfermedades pueden venir, y desilusiones, pero el Cristiano está en descanso, sabiendo esto, que Dios es capaz de cumplir aquello que El ha llevado a cabo. Sabiendo, que, no importa qué es la cosa y cómo se mira, no hay ni enfermedad, dolor, muerte, no hay ni hambre o alguna cosa, que pueda separarnos del amor de Dios que es en Jesucristo. Estamos en descanso. Sólo dejemos que el barco se sacuda de cualquier manera que quiera; el ancla se mantiene firme.
74Yo pasé por un puerto una vez y vi eso. Estábamos volando en un aeroplano, era grande...descendiendo bajo. Había un barco grande allí. Las velas habían sido puestas abajo, Uds. saben. ¡Y, oh, qué gran tormenta en el mar! Oh, él estaba sacudiéndose. Y yo vi ese barco colocado allí, meciéndose de adelante para atrás. Y algunas olas entraban, y algunas olas pasaban por debajo, y todo. Yo dije: “¿Me pregunto por qué es eso?” Y el hombre sentado, dijo: “Tiene un ancla de mar en él. Por lo tanto, dijo, “el barco no puede hundirse”. Dijo: “Puede pasar a través de la ola, pero no puede hundirse”, dijo, “porque está anclado”. Yo dije: “¡Alabado sea Dios!”
75Nosotros tenemos un ancla. Algunas olas las podemos pasar por encima, algunas las pasamos por debajo, pero, pase lo que pase, si el ancla se mantiene firme. No es el barco manteniéndose firme. Es el ancla manteniéndose firme. No es lo que yo soy, o lo que seré, o lo que yo era. Es lo que El es ahora, y lo que El hizo por mí y por Ud. No es lo que yo puedo hacer. Es lo que El ha hecho.
76Mi fe no se ancla en lo que serán las reuniones que vienen. Mi fe no descansa en sólo, alguna habilidad que yo tendría o sobre a qué iglesia debería unirme, o con qué gente me debería de asociar. Mi fe se ancla y descansa enteramente sobre la obra consumada del Señor Jesucristo, que ya ha sido recibida.
77Dios lo justificó a El al levantarlo de los muertos. “Este es mi Hijo amado en Quien me complazco”. Y Dios lo resucitó a El de los muertos, para nuestra justificación. Con razón el poeta dijo: En vida, El me amó; al morir, El me salvó; Al ser sepultado, El llevó lejos mis pecados; Al resucitar, El me justificó gratuitamente para siempre; Algún día El vendrá, ¡oh, glorioso día!
78El Cristiano descansa en esa esperanza allí sobre el mar tormentoso. Seguro, las tormentas se levantan, toda clase de problemas, pero estamos anclados. Eso es todo. Nunca se hundirá. No puede hundirse.
79Ahora, yo me he fijado en muchos Cristianos, en mi vida, que están arriba y abajo. Yo me he preguntado acerca de eso. Y sin predicar un tal texto como éste allá en las otras iglesias a donde voy, yo pensé mejor dárselo a mi pueblo aquí en el tabernáculo, sobre: ¿Por Qué La Gente Es Tan Fluctuante?
80Uno encuentra, a gente que parece ser muy religiosa, parece tener un deseo tan profundo, y diariamente ellos escudriñan e investigan con ansia, y buscan a Dios, y nunca llegan a una solución de ningún tipo, a donde ellos pudieran estar alguna vez asentados o anclados en Cristo. Y yo he entendido que estos son, por experiencia, personas intelectuales.
81Ahora, hablando de esto, hay dos diferentes tipos de Cristianismo. Parece extraño. Pero yo no diría dos diferentes tipos. Yo diré, dos diferentes fases sería una mejor palabra para usar, no dos tipos. ¡Dos fases! El mismo Cristianismo, pero dos fases de ello.
82Y una de ellas es una intelectual, o una concepción mental, de lo que Dios ha dicho en Su Palabra, y de Jesucristo, por medio de conocimiento.
83Y la otra es una experiencia experimental que Dios le ha dado al hombre en su corazón.
84El que es intelectual, tiene hambre. El-él se está festejando en Dios, pero su-su fiesta no dura.
85El otro parece tener la victoria todo el tiempo. No hay nada que les molesta. Ellos están tan sólidos y anclados a más no poder. No hay pruebas, no hay tormentas, que les molestan en lo absoluto. Pero, parece que tienen algo en ellos, que personas que son Cristianos y que están tratando de vivir para Dios, admiran a ese tipo de Cristiano. Y yo frecuentemente me he preguntado: “¿Señor, qué es lo que estas personas tienen por lo que las otras oran tanto, y sin embargo parece que fallan en recibirlo?”
86Y yo sé que esa es la gran pregunta en todos nuestros corazones, quienes han servido a Cristo. Y yo nunca he visto a una persona todavía, que haya venido a El, excepto que ellos, después,...ellos...La vida ya no les pareció bien a ellos si alguna vez dejaron a Cristo.
87Yo ayer estaba hablando con un hombrecito de color quien me dijo de un ministro que retrocedió e hizo pedazos sus papeles para predicar, y los tiró dentro del cesto de la basura, y dijo: “Eso para mí ya se acabó”. Y al siguiente domingo él compró una caja de cerveza, y se sentó en el sitio y se la tomó. Un par de semanas después de eso, yacía muriéndose en la cama. Si yo tuviera tiempo, yo explicaría eso, cómo eso funciona en la Biblia, pero eso estaría fuera del texto, pero es otro tema, cómo es que Satanás vino y tomó la persona, Dios tuvo que llevarse a Su hijo a Casa. Eso es lo que pasó, es todo lo que pudo haber sucedido.
88Pero, ahora, al ver esta hambre, en la gente, y sin embargo sin poder alcanzarlo. Y muchos de nuestros maestros y escuelas han metido mucha teología diciéndole a la gente: “Bueno, es porque Ud. no gritó; porque Ud. no habló en lenguas; o porque Ud. no tenía esta clase de dones”. Lo cual, yo no tengo nada en parte, o que decir contra tales cosas. Pero, en total, Ud. encuentra a estas personas, cuando gritan, o hablan en lenguas, o alguna otra emoción, que todavía no parece que son la persona que deberían de ser. Ahora, nosotros sabemos que eso es la verdad. Y yo frecuentemente me he preguntado a mí mismo, qué pudiera hacerse, por la persona en esa clase de condición mental.
89Así que, encontrándolo tan sencillo en la Palabra de Dios, trataremos de explicarlo. Ahora para hacer esto, después de ver la parte intelectual de la mente y el alma, lo cual es en el corazón.
90Ahora, Ud. en realidad tiene dos diferentes facultades mentales. Ud. tiene una que está en su cabeza, por medio de su cerebro. Y la otra opera en su corazón, lo cual es llamado su alma. Su espíritu, y su alma, ahora, ellas muchas veces están muy en desacuerdo. Cuando la cabeza parece decir algo, el alma se pregunta de ello si no es correcto. Pero cuando entra al alma, la cabeza parece echarse hacia atrás.
91Ha habido cosas que le han pasado a Ud., que Ud. sabía que iban a ser, sin embargo Ud. no podía explicar por qué. Y no hay razón, Ud. no pudiera explicarlo, pero sin embargo Ud. sólo lo aceptó. Y aconteció exactamente de esa manera. Eso es cuando algo acontece aquí abajo.
92En las grandes reuniones en los vastos campos de las campañas, yo me he fijado que mucha gente viene a mí y dice: “Oh, yo tengo toda la fe, Hermano Branham”. E, intelectualmente, están correctos aquí. Pero en su corazón, eso no está allí. Si estuviera, no estarían en la plataforma para que se orara por ellos, para ayuda de fe, si tuvieran fe.
93Ahora tenemos que regresar y tomar un tipo para traerles este cuadro a Uds., esta mañana, como a niños. Y yo quiero que Uds. se fijen atentamente.
94Yo creo en tipificar, especialmente a-a personas que son...que es más fácil para que ellas entiendan ilustrándoles. Es-es bueno enseñarle a niños, y todos nosotros somos niños. Sólo somos-somos unos adolescentes en Dios. ¿A quién aquí, le gustaría decir. “Yo soy un adulto, crecido en Dios”? Todos...No lo somos. Sólo somos unos pequeños bebés en Dios. Eso es correcto.
95Ahora, queremos tratar de traer esto a un lugar donde podamos ver exactamente lo que Dios está haciendo. Así que, regresemos ahora al Antiguo Testamento, para tomar un enfoque de esto, y lo tomaremos de los hijos de Israel.
96Cuando ellos estaban cruzando el-el Mar Rojo y entraron a la tierra prometida, Dios, por medio de gracia soberana, cada noche hizo llover maná del cielo. Y el pueblo iba y comía...cogía este maná, y lo convertía en pan o tortas, o algo, y comían este pan, el cual sustentaba sus vidas en la jornada.
97Y encontramos que, muchas veces, si ellos dejaban el maná tirado por demasiado tiempo en la tierra, se-se derretía, se desvanecía. Así como escarcha o algo en la tierra, esto-esto no se mantenía.
98Ahora, vemos que esa misma cosa está pasando en el Cristianismo. Mucha gente, antes de las nueve, tiene hambre. Tiene mucho campamento...(¿qué diría yo?) campamento que pasó hambre. Mucha gente va al servicio y se regocija, y grita, y alaba al Señor, mientras el Espíritu de Dios está cayendo, toda la condenación dejó su corazón. Y tan pronto como, un día o dos después, del avivamiento, se encuentran a sí mismos en esa vieja rutina otra vez, sin embargo estaban comiendo maná.
99Mucha gente viene a Cristo...Lo cual, nunca se ha podido, en el mundo Pentecostal, hacer que la gente Pentecostal vea esta Verdad fundamental. Es tan difícil. Debido a que cada iglesia tiene su doctrina, y oyen a su pastor diariamente, y al evangelista hablar algo. Ellos dicen: “Oh, pues, yo lo tengo. Eso, ¿qué tiene que ver?” Pero fallan en obtener esta Verdad.
100Ahora, yo frecuentemente he hablado, y lo hago todavía, y creo esta gran fe, o Verdad fundamental que Jesucristo dijo: “El que oye Mi Palabra, y cree al que me envió, tiene Vida Eterna, y no vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a Vida”. ¿Lo ven? “El que oye Mi Palabra”. Oh, yo desearía hacerlo penetrar dentro de cada corazón. San Juan 5:24: “El que oye Mi Palabra, y cree al que me envió, tiene Eterna, Vida Eterna, y no vendrá a juicio, mas ya ha pasado de muerte a Vida”. Esa es Su Palabra.
101¿Qué es lo que Ud. tiene que hacer? ¡Creer! ¡Oír! “Fe es por el oír, oír por la Palabra”, y creyendo, y aplicando, y descansando. ¿Lo ven? La Palabra dice así. ¡Oír! Su corazón dice así. Créalo. Y todo su ser descansa en ello. Queda concluido. “Fe viene por el oír”.
102Jesús dijo la Palabra. “El que oye Mis Palabras, cree al que me envió, tiene Vida Eterna que nunca termina y que siempre existe”. ¿No es eso maravilloso? “Vida que siempre existe, y nunca perecerá, pero ya ha pasado de muerte a Vida; ha pasado de separación, a Presencia Eterna”.¡Ya! Amén.
103Cuando Ud. era un extranjero de Dios; Ud. cesó de ser un extranjero, ahora Ud. es un hijo. De muerte a Vida; de oscuridad a día; de mortal a inmortal; de corrupción a incorrupción; de agobio a gozo; de muerte a Vida; y descansando solamente en ASI DICE EL SEÑOR. No sobre sentir, emoción mental, teoría; sobre alguna cosa desconocida que alguien le ha dicho a Ud. que no tiene bases; sobre lo que alguien dice: “Bueno, Ud. venga, únase a nuestra iglesia, eso quedará concluido”. Pero, sobre la Palabra de Dios el alma humana descansa sólidamente. Dios así lo dijo. Eso lo concluye, lo hace real.
104Ahora vayamos rápidamente al segundo paso. ¿Qué hace a estas personas salir al campo y comer el maná, y entonces, antes que llegue la noche, muchos de ellos tienen hambre? Y la gente va a la reunión, hay tanta gente que va y enciende el radio y oye un buen sermón, y se regocija. Muchos de ellos van a la iglesia, y oyen un buen sermón, y se van a la casa y se regocijan. ¿Pero entonces qué es esa cosa, que viene y se lo quita todo a Ud., a la primera dificultad que se levanta? Seguramente, si Ud. está oyendo la Palabra, y su alma se está regocijando en la Palabra, es el Espíritu Santo que Ud. está comiendo.
105¿Ven? Yo creo que Ud. cree para Vida Eterna. Yo creo eso, que su aceptación del Señor Jesús le da Vida Eterna para siempre, cuando Ud. lo cree. Entonces, yo creo que por un Espíritu luego Ud. es bautizado en el Cuerpo de creyentes. Vamos a llegar a eso en unos cuantos minutos, si Dios quiere. Ud. cree para Vida. El...
106Pablo dijo, recorriendo las regiones superiores de Efeso, y hallando a ciertos discípulos, él dijo: “¿Recibísteis el Espíritu Santo cuando creísteis?”
107¿Ven? Su fe lo ancla a Ud. en Cristo. Eso es intelectual. Ud. lo cree. Ud. lo acepta, Ud. dice que es correcto, Ud. reconoce que Eso es es la Verdad, y Ud. es un Cristiano. Y Ud. tiene Vida Eterna, por creerlo. Ud. ha entrado en Dios. Ud. está en el campamento. El Maná está cayendo, y Ud. se lo está comiendo.
108¿Y se fijaron Uds.? La cosa extraña, había una multitud mezclada comiendo el mismo maná. Personas que son pecadores que no aceptan al Señor Jesús, todavía pueden disfrutar...viendo el movimiento del milagro de Dios sanando los enfermos, pueden regocijarse en la gente que hace lo correcto, pueden abrir sus corazones y regocijarse en un sermón que ha sido predicado bajo la unción. Y ese es el mismo tipo de Maná que el Cristiano está comiendo. ¿Lo ven?
109Entonces, Uds. siempre recordarán mi doctrina aquí en el tabernáculo; uno tiene que seguir a Dios en tres, porque El es perfeccionado en ello.
110Ahora, nos preguntamos por qué. Y entonces nos damos cuenta que este maná se desvanecía. Caía sobre la tierra, luego se desvanecía. Entonces caía otra vez, y luego se desvanecía, cada día; algo de ello, para las nueve, se acababa.
111Yo me he encontrado con personas que han estado en la iglesia y sólo se regocijan. Y los veía salirse de la iglesia, y quizás lunes o martes, uno, sólo viviendo con un mal comportamiento, indecente en cuanto a un Cristiano. Y el hombre o mujer, quien sea que fuere, regresaría y le daría a uno la mano, y diría: “Yo no quiero hacer esas cosas”. Uno siente lástima por ellos.
112Ud. ha visto a personas aceptar sanidad Divina, y decir: “Oh, sí, yo lo veo. Está en la Palabra. Oh, gracias, Señor. Yo lo creo”. Y a ellos les irá muy bien por unos cuantos días, y a la primera tormentita que pega, se regresan otra vez. Ud. se ha fijado, y es verdad. Y la gente no puede evitarlo. Así que ¿de qué se trata? ¿Qué causa que estas cosas acontezcan?
113Ahora fijémonos. Ahora, nos fijamos que este maná, cuando caía, Dios lo enviaba, para proveer vida a los hijos de Israel en su jornada.
114Entonces Dios le dijo a Moisés y a Aarón que fueran a hacer una gran urna de oro, y que la llenaran completamente de-de maná y que la pusieran en el lugar Santo, o el lugar Santísimo, junto al arca. Este maná iba a ser puesto junto al arca. Y allí nunca faltó. Nunca se puso viejo. Nunca perdió su dulzura. Siempre estaba bueno allí adentro.
115¿Alguna vez se ha encontrado con una persona que ha estado allí adentro, y que ha probado, y que está viviendo en este Maná? Uno se lo puede encontrar en lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado o domingo; en un día nublado, en un día claro, en un día tenebroso, cosas yéndole bien, mal; él siempre es dulce, siempre lleno de amor; nunca habla o hace algo incorrecto. El está viviendo bajo la gloria de Dios. El nunca tiene hambre. El nunca tiene que ir a la iglesia para ser levantado. El-él simplemente siempre está lleno de Dios.
116La gente va a la iglesia, y ellos le dan un estrechón de manos en la iglesia, y se ríen y le llaman a uno hermano. Afuera de la iglesia, le harían una mala jugada que no estaría exactamente correcta, para una ganancia personal. Yo no digo que esas personas están aquí en el tabernáculo, pero yo digo que hay. Hay cosas que la gente haría, y ella cambia. La menor cosita hace volver ese viejo temperamento de nuevo, ese egoísmo, abrirá un oído para oír chisme, o hacer algo de ese tipo. Esa persona nunca ha entrado dentro en esta urna aquí. Ellos están afuera.
117Ellos verdaderamente están comiendo la misma clase de maná. Ellos han sido traídos al campo, y allí es donde, en el terreno del campo, es donde la gente cogía el maná. Y ellos están allí. Y ese maná que ellos comen es el mismo maná que este hombre come aquí. Ambos tienen el mismo pastor. Ambos leen la misma Biblia. Pero uno constantemente se queda verdadero y humilde, y el otro tiene sus altas y bajas, yendo de esta manera, adentro y afuera. Ambos comiendo el mismo maná, pero uno ha entrado, y el otro todavía está afuera. Ambos son creyentes, para Vida Eterna. Pero uno es bautizado con el Espíritu Santo, en el Reino de Dios; y el otro está afuera, comiendo el mismo maná.
118Y la gente ha estado diciéndonos, que: “Uds. tienen que gritar, para entrar aquí. Uds. tienen que hablar en lenguas, para entrar aquí. Uds. tienen que hacer todas estas cosas”. Pero nos damos cuenta que esas cosas no funcionan.
119Yo he visto a gente que grita, que no estaba...Yo difícilmente creo...No tengo manera de juzgar; no debería. Yo he visto gente que gritaba, que vivía cualquier clase de vida. Yo he visto gente danzar en el Espíritu, de arriba abajo por el pasillo, y salir y vivir horriblemente. Yo he visto a ambos hombres y mujeres hacer eso. Yo he visto hombres y mujeres danzar en el Espíritu, y hablar en lenguas, y gritar, que tenían un temperamento como no sé qué. Hay algo mal. Y sin embargo, ellos disfrutan de las bendiciones de Dios. Ellos creen en ello. Ellos tienen fe en ello. Pero sólo están en este atrio exterior. Nunca han venido al atrio interior. Ellos nunca llegaron de aquí, a aquí abajo. Eso es lo que pasa con las-las-las iglesias hoy en día.
120¡Yo espero que Uds. puedan verlo! ¡Oh, vaya! Cuando yo puedo ver una exhibición previa de ello, hace que me regocije, viendo que nuestra ancla se mantiene firme dentro del velo. La Biblia dice: “El que venciere Yo le daré una piedrecita blanca, y un nombre nuevo que ninguno conoce sino él mismo”. No importa lo que la gente diga. Ud. mismo sabe cuando Ud. ha sido traído dentro del velo interior. Nadie pudiera decirle a uno nada diferente. No porque uno se ha unido a la iglesia, porque uno ha hecho esto o aquello; pero simplemente Algo le dice. Uno tiene una piedra que está en el corazón; no una piedra dura; sino una blanda. Esta piedra hace su corazón blando en vez de duro.
121En Ezequiel, en los tiempos antiguos, cuando las leyes fueron puestas dentro del tabernáculo, en el arca, las leyes de Dios, Ezequiel habló de otro tiempo.
122Ahora bien, la gente, hay dos clases de gente hoy en día, esa misma clase que está tratando de hacer algo para salvarse ella misma. Cada uno dice: “Yo iré a la iglesia cada domingo”. Eso está muy bueno. “Yo quiero ser religioso”. Eso está muy bueno. Eso todavía es bajo la ley. Pero cuando el otro...por ir a la iglesia y ser bueno, no es algo que hace Ud. mismo; es algo en Ud., haciéndolo por Ud., el Espíritu Santo en su corazón.
123Ahora, fíjense bien en este atrio interior. Estas personas que viven aquí adentro, parecen estar siempre alimentadas, siempre sintiéndose bien. Ezequiel dijo: “Yo escribiré Mis leyes, de nuevo, y las pondré en sus corazones”. Donde, la ley solía estar sobre piedras en el arca, y el arca representa el corazón”, entonces: “Yo pondré Mi nueva ley en sus corazones, en el arca”.
124El corazón es la morada de Dios. Y en el Antiguo Testamento Dios moraba en Su gloria, sobre el arca. El corazón es el arca. ¡Dios no mora en la cabeza; sino en el corazón! Dios no es conocido por teología. Dios no es conocido por concepciones mentales, Dios es conocido por una experiencia de un nuevo nacimiento chapada a la antigua y santificada, que está en el corazón humano. Sin embargo hombres y mujeres viven una buena vida y aman a Dios, por medio de una concepción mental. Pero el verdadero lugar de escondedero está en el corazón, escondido con Cristo.
125Y cuando Cristo, el Espíritu Santo, entra en su corazón, El está en Ud. con su temperamento, y El está viviendo Su propia Vida por medio de Su propia voluntad, a través de Ud. ¡Aleluya! Yo sé que eso suena terrible, pero es correcto. Cristo; Ud. está tan rendido, que Cristo habla la clase de palabras que El hablaría. El piensa la clase de pensamientos que El pensaría, por medio de Ud. El hace el tipo de obras que El haría, por medio de Ud. Ud. está rendido y descansando. Qué hermoso cuadro de un Cristiano consagrado, rendido, Cristo obrando a través de uno.
126Pablo dijo: “Para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia”. No soy yo el que vive ya, sino Cristo que vive en mí. Cristo viviendo en el individuo, tan rendido, Cristo habla por medio de los labios, y piensa por medio de la mente, ve por medio del ojo, actúa por medio del temperamento, aleluya, entonces las cosas del mundo han pasado. Cómo puede ser otra cosa sino ser dulce y agradable todo el tiempo. Cristo ha tomado control. Amén. ¿Lo ven Uds.? Eso es lo que es. Es Cristo en Ud. ¡Cristo en Ud.!
127Ud. dice: “Bueno, ¿ve Ud.?, yo creo que esa es la verdad, Hermano Branham”. Eso es correcto, está aquí.
128Pero, ¿ha llegado aquí? Si es así, entonces toda su hechura es Cristo. Su actitud, su deseo, su apetito, su todo es Cristo; rendido, descansando, todo perfecto. No importa cuán sombrío se mire, o cuán obscuro se mire, todavía es el mismo. Cristo está en Ud. El le habla al pecador, en la voz que El le hablaría a él. El le habla a la prostituta, en la voz que El le hablaría a ellas. El piensa por medio de su mente, los mismos pensamientos que El habla por medio de su corazón, de la misma manera que El lo haría si El estuviera aquí en la tierra. Y Ud. ya no es de Ud. mismo, pero Ud. está rendido.
129Aarón iba dentro de este Lugar Santo, una vez al año. La congregación lo miraba. El estaba vestido correctamente. El tenía que ser ungido correctamente. El tenía que caminar correctamente. ¡Bendito sea el Señor! Vestido correctamente, caminaba correctamente, ungido correctamente. El tenía una campana y una granada en su vestuario. Y mientras él caminaba, ellas tocaban: “Santo, santo, santo, al Señor”.
130El llevaba delante de él un jarro de sangre, la sangre del cordero, la sangre del sacrificio. Y él era ungido con la Rosa de Sarón, y la unción corría por su barba, hasta los bordes de su falda. Y él iba caminando adentro del atrio interior, en la Presencia de Dios. Y cuando él iba detrás de allí, el velo caía detrás de él, y él estaba encerrado. El estaba escondido del mundo de afuera. ¡Alabado sea Dios!
131Hay un escondedero, un lugar de morada, en el que nosotros podemos entrar a la Presencia de Dios y estar escondidos de las cosas de este mundo. Ud. ya no las oye más. Es a prueba de sonido. ¡Aleluya! A prueba de sonido. El mundo está en la parte de afuera, boquiabierto y mirando. Pero Ud. está en la parte de adentro, en la Presencia del Eterno, Dios Eterno.
132Comiendo de este maná que durará por espacios de años, cientos de años, nunca se contaminaba, ni se acababa.
133Y un hombre que una vez entra en Dios, y el velo cae detrás de él, cerrándose de las cosas del mundo, él está en la Presencia de Dios, comiendo el Maná.
134Con razón, a las doce, a las nueve, tarde, o cualquier cosa, él está viviendo en la Presencia del Rey. Amén. Con razón cada día está bien para él, él sabe donde está. El ha encontrado un lugar secreto. El ha ido detrás del velo. Las puertas están cerradas detrás de él. El no ve nada del mundo. Esas puertas fueron hechas a prueba de sonido con piel de oveja y piel de cabra. Y esto es a prueba de sonido por medio del bautismo del Espíritu Santo que esconde a un hombre en Cristo, y allí él llega a ser una nueva criatura. Y él camina diariamente delante de El, en esta manera.
135¡Qué hermoso cuadro del creyente en la Presencia de Dios! Todas las cosas son suyas entonces. Todas las cosas fueron dadas a Cristo. Todo lo que Dios era, El lo vertió en Cristo; todo lo que Cristo era, lo vertió en la Iglesia. “En aquel día vosotros conoceréis que Yo estoy en el Padre, y el Padre en Mí, y Yo en vosotros”. ¡Oh, el privilegio que el creyente tiene, si solamente pudieran aceptarlo!
136Ud. dice: “Hermano Branham, Ud. tiene aquí un cuadro bajo consideración, ¿pero cómo llegamos a ello?” Esa es la cosa que sigue. “¿Cómo entramos allí, Hermano Branham?”
137Esta es la manera en que ellos vinieron en el patrón. “Oh, yo soy Cristiano, Hermano Branham. Yo he sido salvo. Yo he sido bautizado. Yo disfruto de las bendiciones de Dios”. Ud. está en los atrios exteriores. Pero, hoy: “Yo-yo tengo mis altas y bajas, mis aflicciones, mis agitaciones, mis angustias. Yo desearía poder vivir una vida victoriosa”. Pues Ud. tiene que salirse del atrio. Ud. tiene que entrar.
138Ahora, ¿cuál fue la primer cosa? Los atrios representaron justificación. Afuera, allí, era donde la gente entraba, todo Israel. Ningún otro sino un Israelita circuncidado podía entrar, en esos atrios; ellos lo contaminarían. ¿Recuerdan Uds. cuando ellos...Pablo trajo a Timoteo al Templo; y dijeron: “Ellos contaminaron este Lugar Santo, al traer a un Gentil adentro”? En los atrios deberían ser personas absolutamente justificadas, hombres y mujeres regenerados quienes han aceptado a Dios, y tienen Vida Eterna morando en ellos. Deberían ser eso para estar en el atrio.
139Entonces venían al primer altar, y el primer altar es donde quemaban el sacrificio, y donde el Señor los encontraba allí en el perdón de pecados, y los limpiaba de todas sus injusticias. Y el altar que ardía, el altar de bronce, quemaba la bestia y la sangre de la bestia. Eso era el segundo atrio.
140Y ahora bien, después que dejaban el segundo atrio, santificación, entraban en esta vida consagrada, entraban en la Presencia de Dios. Y mientras estaban allí adentro, allí es donde tenían todas estas cosas gloriosas. Aquí está un tipo muy hermoso. Que allí, cualquier cosa muerta que entraba, vivía otra vez.
141¿Alguna vez Ud. pensó en eso? Tomaron la vara de Aarón, y pusieron la vara de Aarón en la Presencia de este Lugar Santo. Y cuando lo hicieron, en el lapso de una noche echó brotes, floreció, y produjo almendras, en el lapso de una noche. ¡Piénsenlo, en la Presencia de Dios! Esta vara vieja y muerta, estando allí en la Presencia de Dios, echó brotes, floreció, y produjo almendras, en una noche. ¿Qué era entonces? ¿Qué clase de vara era? Era una vara de un árbol de almendro. De allí es de donde él la había tomado. La vara era sacada de un árbol de almendro.
142Y Ud. fue una vara, una vez. Y su...Ud. fue sacado de la rama de la humanidad, lo cual era un hijo de Dios creado en el principio. Ud. puede estar caído, muerto, apartado de Dios, pero por medio de eso, en la creación, Ud. fue creado para ser un hijo de Dios. Puede que Ud. ande de aquí para allá, sea respetado y honrado aquí en el atrio, pero si Ud. alguna vez entra en ese glorioso lugar, y se esconde con Dios, Ud. producirá lo que Ud. está supuesto a hacer.
143Tome un pecador muerto, alejado de Dios, sin esperanza, sin Cristo, y póngalo en la Presencia de Dios, en este gran glorioso tabernáculo. Allí adentro, él producirá fruto del Espíritu Santo: amor, gozo, paz, paciencia.
144La vara muerta echó brotes. Antes que echara brotes, tenía que tener refrescamiento, tenía que ser refrescada. Entonces, después que fue refrescada, ella, pues, tenía que tener...producía una fragancia, un perfume, la flor. Entonces, la siguiente cosa que ella produjo fue fruto.
145Y todo Cristiano viene de la misma manera, cuando él viene a la Presencia de Dios. Primero, él tiene que ser refrescado. El Espíritu Santo tiene que echar mano de un hombre y renovarlo y hacerlo otra persona. El Espíritu Santo entra, precisamente en el refrescamiento. El Espíritu Santo llega en la quietud de la hora.
146Ud. sabe, cuando uno sale en una mañana, muy temprano, cuando el rocío está sobre la tierra. El rocío cae un poco antes del amanecer, por lo regular, alguna vez en la noche, después de que el ajetreo del mundo ha ido a acostarse, después de que todo está dormido. ¿Ha Ud. alguna vez salido temprano una mañana? Y sale temprano, y Ud. ve como todo está tan fresco, verdaderamente muy fresco, temprano en la mañana. ¿Por qué? La tierra ha estado escondida por un tiempo, y ella está refrescada.
147¿Y alguna vez Ud. ha venido a la presencia de un hombre o una mujer quien se ha escondido del mundo? Es refrescante, hablar con ellos. Ellos mismos se refrescan. Ellos comienzan a venir a vida.
148¿Alguna vez ha ido Ud. a un jardín de rosas, temprano en una mañana, o de arriba a abajo por las carreteras aquí, muy temprano, cuando el rocío está en la tierra, y, oh, esa fragancia de las madreselvas, y demás, las flores de algarrobo? ¿Alguna vez ha ido?
149Así como un Cristiano, que se ha escondido con Dios, en la quietud de la noche, en alguna parte, y ha salido al siguiente día con una frescura, una vida fragante, un lugar agradable para estar, alguien con quien a uno le gusta hablar, alguien que puede animarlo a uno, alguien en quien uno tiene confianza. Su vecina allá, cómo le gusta a uno hablar con ella. ¿Ve?, ese refrescamiento, la fragancia.
150Y enseguida, produce fruto. Y dondequiera que el Espíritu Santo viene, siempre planta la simiente de Dios y produce fruto.
151Otra gran cosa de entrar en este lugar, es un lugar donde Ud. puede tener confianza. Ud. Puede creer.
152Aquí está una mujer acostada aquí, extendida en una camilla esta mañana, en una condición seria. Pues, si Dios no la toca aquí, ella morirá. Ella es de edad avanzada. Ella es una madre anciana, canosa, usando lentes, una persona de aspecto muy piadoso. [Espacio en blanco en la cinta-Ed]. Le tomé su mano y hablé con ella unas cuantas palabras, hace unos momentos, cuando yo entré. Ahora, ella está acostada aquí. Quizás su doctor ha hecho todo lo que sabe hacer, pero él ya no puede hacer más. Y ella se cayó, y su tobillo y costillas, y demás, y una complicación de cosas, ella me dijo, lo que está mal en ella, y cosas que ella no sabía también. Pero allí está ella acostada, en esa clase de condición.
153Pues, estando en esa clase de condición, y destrozada de esa manera, ahora ¿qué podemos hacer por ella? Es traerla en la bendita Presencia del todo suficiente refrescamiento del Espíritu Santo, que puede quitar la rancidez de ella. Como el doctor, aunque bueno a más no poder, trató de ponerla que quizás: “No hay nada más que yo pueda hacer”. Pero nosotros la levantamos a este lugar.
154Si Ud. está viejo y sus días cerca de acabarse, eso no quiso decir nada para Abraham. Cuando él entró en esa Presencia de Dios, a los cien años, él agradó a Dios. Y no consideró su propio cuerpo, ahora muerto, pero él estaba en la Presencia de Jehová, quien le prometió a él.
155Aquí está sentada una dama anciana, en la orilla del asiento, muriéndose con cáncer, de seguro va a morir, no queda nada sino que muera; ¡si nosotros sólo pudiéramos llevarla a ella!
156Nadie le permitía a Aarón entrar. Aarón entró, porque él fue invitado a entrar, porque a él se le fue dicho por Jehová. El tenía el derecho de entrar.
157Cuando Jesús murió en el Calvario, El rasgó el velo desde la parte de arriba hasta abajo. No le tocaba sólo al sumo sacerdote, pero a todo el que viene acercándose a Dios, tiene derecho a entrar al Lugar Santísimo. Ella tiene derecho. La dama aquí, muriéndose, tiene derecho.
158Aquí está sentada la Sra. Weaver, en alguna parte, sentada por aquí, muriéndose con cáncer hace unos cuantos años, comida, con unos bracitos. Ella tenía derecho al Arbol de la Vida. Ella tenía derecho a entrar detrás del velo. Y cuando yo tuve que sostenerla, para que no se ladeara de un lado al otro, yo la bauticé en agua aquí mismo. Ella vive hoy, porque ella tenía derecho. Ella lo aceptó, lo creyó.
159Y yo creo, en alguna parte en el edificio, en la parte de atrás...Yo veo al Sr. Morgan, quizás la Sra. Morgan está sentada allí. Que, estaba sentada aquí en este asiento, sosteniéndola, muriéndose con cáncer, sin esperanzas para ella. Pero fe viene por el oír; oír por la Palabra”. Y El la sacó de esa condición de rancidez. Donde, su esposo me dijo, quien está sentado presente ahora, cuando él había jugado golf con el doctor, y él le dijo: “El cáncer se envolvió alrededor de sus intestinos al grado que era como raíces de árbol”. Todas las esperanzas se habían perdido.
160Pero el Espíritu Santo la trajo a la Presencia, al refrescamiento, y la trajo detrás del velo, dejó caer la cortina detrás de ella. No importó lo que el doctor dijo. No importó lo que alguien dijo, el velo cayó y cerró afuera a todo incrédulo. Entonces ella extendió su mano hacia la urna de oro de Dios. Y dijo: “Por sus llagas yo fui sanada”, y ella empezó a comérselo. A la siguiente mañana, todavía estaba allí para comer. Al siguiente día todavía estaba allí para comer. Eso es. No: “Vayamos y esperemos hasta que caiga otra vez, en el próximo avivamiento”. Pero es para siempre, Eterno, colocado allí esperando. Y ella todavía está comiendo de la misma urna de Maná.
161¿Qué fue? Llevarla a ella dentro del refrescamiento. Hacer que el velo cayera alrededor de ella, para que ella no escuchara a lo que el mundo dijera, pero que escuchara a lo que Dios dijo. Entrar por medio de la Sangre. Entrar por medio de la unción. ¡Ungido! Andar rectamente, vivir rectamente, mantener su cabeza rectamente. Hasta que Ud. entre en este atrio...Yo no digo que cualquier hombre que hace esto, aquello, o lo otro; cómo Ud. es bautizado, o cual camino es este, a qué iglesia Ud. pertenece. Dios, por gracia soberana, da el Espíritu Santo a aquellos que El desea.
162Ese es el por qué, estas personas, ellas estaban...todas temblaron delante de Dios. Dios por gracia, les dio el Espíritu Santo, y esa es la razón que viven de la manera que viven. Ellas están consagradas. Ellas aman al Señor. Ellas creen en El. Ellas están viviendo de todas maneras, todos los días, en Su Presencia. No importa lo que viene o lo que va, si el río se levanta, o si las nubes están suspendidas muy bajo, no importa lo que es, ellas todavía están viviendo en la Presencia del Rey. ¿Qué es? “Oh, Ud. no fue sanado. Eso es sólo un fingimiento”.
163El velo ha caído; ni siquiera lo oyen. Están allí adentro, viniendo a Vida, (amén) dando brotes. Hable con ellos por un rato, y Ud. verá que hay una condición fragante acerca de ellos. Su conversación es sazonada con sal. No hablan de su prójimo, o tratan de discutir acerca de algo que se ha hecho de esta manera o de aquella manera, pero su conversación es de Cristo y Su Gloria.
164Allí es donde están, dando frescura, dando sus aromas de la nueva Vida, y la flor, y produciendo fruto cada día.
165Los otros diciendo: “Ud. Sabe, yo sé que ella fue sanada. Yo sé que él fue sanado. Entonces, ¿por qué yo no puedo ser sanado?” Ciertamente Ud. Puede, hermano. La única cosa, es recibir la unción del Espíritu Santo. “¿Qué quiere decir, Hermano Branham?”
166¡Tome a Dios en Su Palabra! “Por fe Ud. es salvo, y eso por gracia, y no por obras”. No por emociones mentales, no por excitamiento, no por hablar en lenguas, no por gritar, ni nada. Por fe, entrar en la Presencia de Dios, decir: “Señor Dios, yo vengo solamente bajo las bases de Tu Palabra, y yo te creo”.
167Ud. Dice: “¿Hermano Branham, no cree Ud. en gritar, en hablar en lenguas?” Sí señor. Pero están poniendo la carreta antes del caballo.
168Venga a Cristo, primero. Venga a Cristo, primero. Permita que el Espíritu Santo sólo tome control de Ud. empiece a comer del Maná. Y es bueno hoy, es bueno mañana, es bueno todo el tiempo, cada día.
169Quiero que Ud. note otra cosa acerca de esto. Lo peculiar de la Luz en la que el creyente camina cuando él está en Cristo, la peculiaridad de ello.
170Ahora, hay tres atrios. El hombre justificado, aquí afuera, él camina por medio de la luz del día. Algún día él tiene días tristes. ¿Lo captan? Oh, yo espero que Ud. vea esto. Dios le bendiga. Algunos días son tristes. Algunos días Ud. no sabe si aún vale la pena servir a Dios o no . Ud. está caminando en los atrios de afuera. Seguro, Ud. está comiendo Maná. Seguro, Ud. es un creyente. Seguro, Ud. tiene Vida Eterna. Seguro, si Ud. muriera, Ud. se iría al Cielo. ¡Ciertamente! ¿Pero qué clase de vida está Ud. viviendo?
171Cada día, oh salen acá afuera: “¡Oh! Yo tengo mi mal genio hoy. Yo les dije al respecto. Yo los maldije. Yo dije: ‘Oh Dios, perdóname’”.
172Seguro, El lo hará. Ciertamente, El lo hará. Ud. es Su hijo. ¿Pero qué clase de vida está Ud. viviendo? Oh, ¿no aborrece vivir esa clase de vida? Las altas y bajas, la lucha, y un jalón, día y noche. Caído; regresar a la iglesia. Caído; regresar a la iglesia. Esto, aquello, disculparse por esto aquí.
173Este otro hombre simplemente está floreciendo en el camino, ni una cosa, ¿Ven?
174¿En qué clase de vida está Ud. caminando? De acuerdo al clima. Da la luz afuera, lo tenebroso, lo neblinoso, lo a medias, luego un día resplandeciente; luego uno tenebroso, uno neblinoso, una nube sobre el sol. De esa manera es que el hombre regenerado y justificado vive. Eso es correcto. Esa es toda la luz en la que él tiene que caminar, cuando el sólo está caminando por medio de eso.
175El dice: “Yo vine a Cristo Hermano Branham. Yo me uní a la iglesia. Yo puse mi nombre en el libro. Yo-yo estoy tratando de vivir lo mejor que puedo”.
176¡Pues, bendecido sea su corazón, hermano! Yo aprecio eso. Dios aprecia eso, si Ud. cree. “El que oye Mis Palabras y cree en el que me ha enviado; tiene Vida Eterna”. Yo...Ud. es mi hermano. Yo lo amo.
177Pero, oh, Hermano Branham, mis altas y bajas. ¡Oh, hermano! Yo soy la persona más miserable. Yo tengo que batallar, cada día”. Oh, si, hermano, allí es donde Ud. está caminando. Eso está muy bien. Entonces Ud. dice: “Bueno, yo quiero ir un poco más profundo”.
178Bueno, él entra en el atrio. Ahora, ¿qué hay allí? Hay siete candeleros de oro al lado de ese Lugar Santo, y está dando luz. Los candeleros están dando luz. Eso es para el hombre que deja su bebida, deja su fumada, deja de mentir, deja de robar, trata bien a su prójimo, es bueno con su esposa, o ella es buena con su esposo, de la misma manera hombre o mujer, el creyente. El ha entrado en un lugar donde él ha dejado toda su maldad, lo cual es por medio de la Sangre, para santificación. El es llamado a una vida nueva, y él entra allí. El no tiene que caminar por medio de esa luz de allá afuera; el tiene una mejor luz. El está caminando por la luz de los siete candeleros de oro, los cuales están quemando aceite de oliva.
179Y el aceite de oliva estaba representando el Espíritu Santo. El fuego era el bautismo, el cual...?...lo bautiza a Ud....O, Ud. puede ser bautizado allí adentro, recibir el Espíritu Santo, pero Ud. no está escondido todavía. Ud. no está detrás del velo. Aquí está él. El está caminando en estos siete candeleros de oro. Hay mucha luz, o, abundante luz allí adentro. Pero hay días cuando esas luces se ponen opacas. Hay días cuando esas lámparas humean, y la luz no es tan buena. Hay veces cuando esas luces tienen que ser encendidas de nuevo, y Ud. tiene que pedir prestado del prójimo para encender de una vela a la otra. Todavía no es una buena luz. Estamos agradecidos por eso, pero todavía no es la luz correcta. ¡Oooh, hermano! ¿Ve eso? [La congregación dice: “Amén”-Ed.] todavía no es la luz correcta.
180Ud. dice: “Hermano, yo he hablado en lenguas, yo he gritado”. Bueno, maravilloso, pero permítame decirle algo diferente.
181Muy bien, él está caminando en esta luz. Es una luz artificial. No es la luz del sol, la luz de la luna, de las estrellas. 182 El hombre en los atrios justificados, cuando la noche llega, él tiene una luz muy opaca, solamente las estrellas y quizás una luz pálida, y muchas nubes volando. El está en una condición terrible.
183Pero el hombre aquí en el altar, que se mantiene bajo consagración, y dice: “Señor, yo voy a vivir cerca a Tu lado. Yo soy el diácono en la iglesia”, y alguna u otra cosa. “Yo voy a vivir bien para mi prójimo. Yo voy a procurar lo mejor que puedo para mejorarme, Señor”. Bueno, él está viviendo en una mejor luz. Su luz rara vez se apaga, pero ellas sí humean, y tienen que encenderse de la una a la otra.
184¡Pero, el hombre que camina más allá de eso, y entra; cuando el mundo queda afuera al caer el velo alrededor de él, bajo la unión de las alas del Querubín! ¡La gran Gloria Shekinah estaba suspendida allí debajo. Nunca se opacaba. Ella nunca se apagaba!
185Y el hombre que vive en la Presencia de Dios, bajo el velo, vive en la Gloria Shekinah. A mí no me importa si las tormentas están furiosas o las nubes, o la luna no brilla, o las estrellas no brillan, si los candeleros se apagan, eso no importa. El está viviendo en la Gloria Shekinah de Dios, bajo el poder del Espíritu Santo. No se apagaba en la noche. No se apagaba. Es más o menos-más o menos una Luz mística; más o menos una Luz suave y luminosa. Y el creyente, en descanso, camina adentro del velo. La Gloria Shekinah, donde estaba una urna de Maná, donde él comía diariamente, nunca se acababa. El comía del Maná. ¡Oh, hermano!
186El no tenía nada de preocupación. Todo estaba arreglado. Dios estaba por encima de él, escuchándolo a él orar, y respondiendo su oración. No solamente eso, pero él estaba viviendo justamente en la Presencia del Rey, Dios, en la Gloria Shekinah. Cada vez que cualquier cosa comenzaba de esa manera, no podía llegarle a él. El no escucharía a eso; él no pudiera. Los lloriqueos del mundo estaban en la parte de afuera. Si Ud. alguna vez entra en Cristo, mi amigo, si alguna vez entra a un lugar donde el mundo está muerto, donde todo el...Si sus hijos son de esta manera, si su madre es de esta manera, si su papá dice esto, si su pastor dijo esto, si el doctor dijo esto o lo otro, Ud. ni siquiera lo oye. Ud. solamente vive en la Gloria Shekinah, caminando y viviendo en la Presencia del Rey. Cada día es dulce en su alma. ¡Oh! Todo está bien. Todo está bien. No hay nada que pueda dañarlo. ¡Oh, qué lugar! Oh, yo pienso de ese pequeño cantito: Cruzado he el velo rasgado, “Aleluya” a Su Nombre, Viviendo estoy en la Presencia del Rey. ¡Viviendo! Cruzado he los velos rasgados, donde las glorias nunca fallan, Viviendo estoy en la Presencia del Rey. Andaré en Luz, preciosa Luz; Donde se encuentra cual rocío el perdón, Brilla doquiera, de día y de noche, Jesús, del mundo es la Luz.
187Que él mismo se esconda. Y permíteme perderme a mí mismo, y encontrarlo, Señor, en Ti. Que todo el yo sea crucificado. Que mis vecinos chismeen, que el esto, el aquello o lo otro, desaparezcan, y que vaya yo a la iglesia para una cosa, eso es para permanecer en Tu Presencia. Yo me mudaré a allí adentro, Señor, yo nunca desearé salir otra vez, yo confiaré en Tu Palabra, lo que Tú digas. Allí es donde quiero estar. Deja caer los velos alrededor de mí, Señor, que yo solamente vea a Jesús, y viva y ande, y muera en El. Allí lo tiene.
188En el Monte de la Transfiguración, cuando Jesús estuvo, transfigurado delante de los apóstoles. Cuando ellos miraron hacia arriba, ellos solamente vieron a Jesús solo. Ellos dijeron que vieron a Jesús solamente, parado allí.
189¡Oh Dios, escóndeme en ese lugar. Escóndeme allí en ese lugar, donde los otros velos caerán, y no veré nada sino a Jesús mismo! Yo no deseo oír las fantasías del mundo. A mí no me importa si tienen bombas atómicas, si tienen un avión jet, si los nuevos Chevrolets se miran mejor que el Buick. Todo eso no importa. La cosa es, yo estoy andando y viviendo en Cristo, diariamente, y he muerto al yo, y los velos están caídos alrededor. Yo estoy en El, y El en mí.
190Que las tormentas estén furiosas, mi ancla se agarra dentro del velo. No puedo decirles por qué tenemos muchas tormentas en los mares en este día, pero yo estoy agradecido por un ancla que se agarra firme dentro del velo. Cuando él está meciéndose, y que parece que cada movimiento lo enviaría al fondo, sin embargo, mi ancla está en el velo. Yo me he anclado en el velo. Yo me he anclado en Jesús, Las tormentas de la vida enfrentaré; Yo me he anclado en Jesús, No temeré a viento u ola; Yo me he anclado en Jesús, Porque El tiene poder para salvar; Yo me he anclado en la Roca de las Edades.
191Dios ayúdanos, esta mañana, a entrar en esa Vida interior. Ya deje de quedarse aquí afuera donde Ud. es llevado por doquiera de todo viento de doctrina, cada cosita que viene.
192¿Y qué no sabe que la Biblia dice, en los últimos días, de cómo los hombres vendrán y serán como ángeles de luz en los últimos días, cómo ellos tomarían venganza? Y los ministros del Diablo son ángeles de luz. ¿Qué no se da cuenta que Eva estaba buscando nueva luz cuando el Diablo habló con ella? ¡Y causó que todo cementerio estuviera aquí, causó cada institución para dementes, causó cada finca penal, causó cada muerte, cada dolor, cada niño hambriento, cada madre moribunda! Ella estaba buscando algo nuevo. Ella estaba buscando algo que ella pudiera hacer, encontrar algo nuevo.
193¡Oh Dios, llévame a la Gloria Shekinah! Llévame adentro del velo Contigo. Yo estoy satisfecho con Jesús. Señor, déjame perderme a mí mismo, y encontrarlo en Ti.
194Entre en el velo interior, donde todos estos gritos del mundo...La Biblia dice: “En los últimos días habrá hambre sobre la tierra, no por pan y agua, únicamente, sino por oír la verdadera Palabra de Dios. Y la gente irá del este al oeste, y dondequiera, tratando de encontrarla”. Esa hora está aquí.
195Esa hora está aquí, cuando los hombres se están poniendo ellos mismos como dioses, y queriendo ser glorificados. Cuando la gente dice: “¡Oh, el Doctor Tal y tal, y el grande tal y tal!”
196Pablo de antaño dijo: “Yo tengo un temor, ése es, de que Uds. trataran de adorarme a mí en vez de la cosa que yo estoy predicando. Yo nunca vine a vosotros con palabras persuasivas de sabiduría de hombres, sino en el Poder de la Resurrección de Jesucristo; para que sus esperanzas sean edificadas en Eso, de esa manera”. Hoy es un día horrible. La gente está esparcida.
197Yo estaba, hace unas semanas, donde había una gran carpa erigida (no criticando; que Dios me disculpe), donde un hombre dijo que él podía echar fuera espíritus malos. Lo cual, no tengo duda de eso. Pero espíritus malos no se echan fuera viviendo cruel e indiferentemente. El arma más poderosa que hay en el mundo es amor.
198Yo estuve junto a una damita la otra noche, donde su esposo estaba a punto de dejarla, y casarse con otra mujer; una pareja muy buena y conocida. Yo la miré. Ella dijo: “Bueno, me voy a ir, Hermano Branham”. Yo dije: “No lo haga, hermana”.
199Me dijo, dijo: “Oh, mi esposo, su ministerio se arruinará. Ahora ¿qué puedo hacer? Voy a ir a Nueva York a conseguirme un trabajo”. Yo dije: “No lo haga. No lo haga, hermana”. “¿Qué puedo hacer, Hermano Branham?” Yo dije: “Vaya a él”.
200Dijo: “Oh, yo encontré la fotografía de la señora, y la rompí, y yo hice tal y tal”.
201Yo dije: “Eso, yo-yo veo eso. Pero”, dije yo, “vaya a él y abrácelo, diga, ‘Cariño, no importa lo que tú hiciste, yo todavía te amo’. Eso lo hará”. Eso es correcto.
202Un joven vino a mí, no hace mucho. El era un Pentecostal. El había visto muchas de estas reuniones. Y él va...Su esposa era una Luterana fiel. Ella dijo: “Oh, yo creo que todos Uds. fueron allá y gritaron anoche”. Dijo: “Yo creo que todos Uds. estaban hablando en lenguas y haciendo todo esto anoche”.
203El se postró en el piso, dijo: “¡Dios, echo...Yo echo el demonio de ella! ¡Yo echo el demonio de ella! Casi era un caso de divorcio.
204El hombre, un buen hombre; él vino a mí, y dijo: “Hermano Branham, vamos a tener un divorcio, me supongo”. Dijo: “Yo simplemente no puedo hacer que ese demonio salga de ella”.
205Yo dije: “Hermano, Ud. está abordando eso de la manera incorrecta”. Yo dije: “Cuando ella empiece de esa manera, diga, ‘Muy bien, querida. Bendito sea tu corazón, cariño’, y sea muy amable con ella. Sólo vea cuánto Ud. puede hacer por ella”.
206Dijo: “Hermano Branham, pues, ¿cómo echaré ese demonio fuera?”
207Yo dije: “Ud. haga como yo le digo, y sólo siga orando en su corazón, ¿ven?” Yo dije: “Dios se encargará de lo demás”.
208El me llamó, como dos o tres semanas después, él dijo: “Mi hogar está revolucionado”. El dijo: “Mi esposa es una persona diferente”.
209Yo dije: “¿Cuál es lo más poderoso, gritar y patear y dar de pisotones o abrazarla a ella en amor?” Dios es amor. Si...¡De tal manera amó Dios al mundo! Desde entonces por fe yo vi el torrente Tus heridas fluyentes suplieron, Amor redentivo ha sido mi tema, Y será hasta que yo muera. (Eso es correcto.)
210Un hombre llamó, y dijo: “Esta mujer tiene tres demonios”. Dijo: “Uno de ellos es llamado Jeff, y el otro es llamado Beth, y él no le llamó nada al otro”. Y personas inteligentes estaban sentadas allí, apoyando la reunión, de cientos y cientos y cientos. Dijo: “Uno de ellos es verde, el otro es azul, y el otro es rosa”.
211“Oh”, yo pensé, “¡Dios! Oh, Dios, ¿alguna vez yo...hay algo mal? ¡No permitas que eso suceda, Dios. Esas personas que estaban luchando tan duro procurando llegar al Reino de Dios!”
212Y ellos se reunían por cientos, para escuchar tal tontería. ¿Saben por qué? Ellos nunca han estado adentro del velo. Esa es una cosa segura. Si ellos hubieran estado allí, sabrían diferente a eso. “Mis ovejas conocen Mi Voz. Al extraño no seguirán”. Sí, señor.
213Uds. pudieran emocionarse de diferentes maneras, y alborotarse de todas maneras, y llamarlo el nombre de religión. Los paganos hacen la misma cosa.
214Pero denme una vida consagrada que está muerta, y ha resucitado en Cristo Jesús, quien vive en la Gloria Shekinah, con el amor de Dios alrededor de ellos, esa es la persona que yo creeré que va a estar Allá. Pónganme debajo del velo, bajo la Sangre del Señor Jesús.
215Tomen todos los dones que Uds. tienen en la Escritura, el Diablo puede imitar cada uno de ellos. Pero él no puede imitar el amor, porque el amor es genuino. El Diablo no puede amar. Esa es una cosa que él no puede hacer. ¡Y cuando Uds. llegan a un lugar que Uds. se aman el uno al otro, y todo el mundo está muerto! Y si Uds. aman a Dios...
216Yo estaba hablando con una mujer el otro día, que sólo estaba regañándome como no sé qué. Ella casi iba a darme una paliza. Yo estaba sentado con otro hombre. Y ella dijo: “Ud. empiece a cruzar este lugar, y yo llamaré al alguacil”.
217Yo dije: “Bueno, hermana, amada, yo sólo estaba...” Yo dije: “Nosotros somos Cristianos. Nosotros no haríamos eso”.
218Ella dijo: “¿Cristianos? No hay tal cosa”. Muy grosera. Y ella estaba regañándome terriblemente.
219Yo dije: “Pero, señora, existen”. Yo dije: “¿No cree Ud. en Jesucristo?” Ella dijo: “Oh, yo creo en El, pero no en la gente”.
220Yo dije: “Ud. no puede creer en El sin creerle a Su gente. Ud. no puede hacerlo”. Oh, ella estaba haciendo todo menos maldecirme.
221Así que nosotros nos salimos del carro...o fuera del carro, donde estábamos. Y yo dije: “Hermana, nosotros sólo queríamos pasar al otro lado a un lugarcito aquí”. Yo dije: “Todo estará bien”. Yo dije: “Yo no lo hubiera hecho por nada”. Yo dije: “Yo estoy-yo estoy trabajando aquí”.
222Y ella dijo: “De esa manera es con Uds. Uds. piensan que pueden atropellarnos a nosotros los ancianos”.
223Yo dije: “No, no, no”. Yo dije: “Eso, eso está bien, si Ud. no quiere que nosotros lo hagamos. Yo no sé como nosotros sacaremos el carro de aquí. Nosotros entramos. Su esposo nos dijo que podíamos”. “A mí no me importa lo que él dijo. Uds. no lo van a hacer”. Yo dije: “Bueno, nosotros-nosotros entramos aquí, y no...Yo...” Dijo: “Vayan a través de aquellos corrales por allí”.
224Yo dije: “Bueno, señora, ¿ve Ud. ese lodo? Nosotros...pues, uno nunca podría acercarse a diez pies [Tres metros.-Traductor] de donde estamos ahora, acercarse a esa grama y roca allí”. Yo dije...
225Dijo: “Eso depende de Ud. ver como lo hace. Pero, Ud. cruza aquí, y Ud. irá...Yo llamaré al alguacil.
226Yo dije: “Ud. tiene perfecto derecho. Y yo lamento que no viene a hablar con Ud. también, además de su esposo”. Yo dije: “Lo siento por eso”.
227Y ella, oh, ella estaba furiosa, y bufando, y resollando, y sacudiendo su puño en mi cara, y todo lo demás. Yo estaba parado allí con unos overoles viejos puestos. Yo dije: “Bueno, siento mucho que yo-que yo la molesté. Yo nunca lo hubiera hecho por nada, hermana”, dije yo, “estoy avergonzado de mí”. Yo dije: “Su esposo dijo que estaba bien. Y así que...” Y dije...
228Ella dijo: “Uds. los jóvenes piensan que pueden atropellarnos a nosotros los ancianos”.
229Yo dije: “No hay duda de que ha acontecido por aquí en la vecindad muchas veces. Pero, hermana, somos Cristianos”. Yo dije: “Yo no vivo aquí. Yo sólo estoy trabajando aquí para ayudar a algún hermano”.
230Ella dijo: “¿Está Ud. trabajando aquí? Dijo: “¿Qué está haciendo Ud. aquí?”
231Yo dije: “Yo soy un ministro, y un reverendo”. Ella me miró de arriba abajo. Ella dijo: “¿Un reverendo?” Yo dije: “Sí, señora”. Dijo: “¿Qué está Ud. haciendo aquí?” “Yo dije: “Tratando de hacer una buena obra para ayudar a alguien”. “¿Cómo se llama?” Yo dije: “Mi nombre es Branham”. Ella dijo: “¿Es Ud. el Hermano Branham?” Yo dije: “Sí”.
232Ella dijo: “Perdóneme”. Y sus labios comenzaron a temblar. Ella comenzó a llorar. Ella dijo: “Yo soy una Metodista caída”. Dijo: “Estoy avergonzada de haberme comportado de la manera que lo hice”.
233Yo dije: “Dios la bendiga, hermana. Regrese a la iglesia, ¿lo haría? Sirva al Señor Jesús”. ¿Ven?
234Si uno hubiera brincado allí y comenzado a discutirle a ella, y diciéndole a ella que uno tenía derecho, y demás, y uno lo tenía, ¿ven lo que uno hubiera hecho? Sólo unas cuantas palabras de amor, van directamente al corazón.
235Hermano, logremos en meter a personas adentro del velo. Eso es correcto. ¿Quiere Ud. saber un pequeño secreto? Así es cómo yo conquisto a animales salvajes, así es cómo yo conquisto enfermedades, es por medio del amor. El amor de Dios nos constriñe a hacer tales cosas. Entre al velo. ¿No lo haría hoy, mientras inclinamos nuestros rostros por un momento de oración? Si la hermana va al piano.
236Nuestro Padre Celestial, te damos gracias hoy por el amor de Dios que está derramado en nuestros corazones por medio del Espíritu Santo. Viendo nuestro tiempo transcurriendo ahora, ¿le permitirías Tú a cada persona, que está en Presencia Divina ahora, Padre, entrar dentro del velo?
237Aquí están hombres jóvenes y mujeres, hombres ancianos y mujeres; jóvenes, apenas niños pequeños y pequeños adolescentes. Pedimos, Padre, que Tú lleves a cada uno de ellos adentro del velo Contigo esta mañana. Y escóndelo tanto en Ti, en Cristo, hasta que ellos nazcan de nuevo, la esperanza de Gloria, que la esperanza de Dios esté reposando en ellos. Y cuando las pruebas del enemigo surjan, estarán tan lejos, afuera del velo, que ellos ni siquiera las oirán.
238Ellos únicamente verán a Jesús, viviendo en Su Gloria Shekinah, viviendo en Su bendición. Adonde, este Halo de Luz que está ahora en el tabernáculo, permite que habite en cada corazón, Padre. Que se retiren de sólo ser intelectual, o de que lo miren en un cuadro, o de aun verlo con su ojo natural; que entre adentro de su corazón, Señor, y que allí habite. Y que ellos vivan en esa Presencia de Dios, la cual produce cada día, una fructífera y bendita vida para el Señor Jesús. ¿No lo concederías, Padre?
239Mientras tenemos nuestros rostros inclinados, nuestra hermana está armo...armonizando esto en el piano, o tocándolo, mejor dicho. Hay una fuente llena de Sangre, Ese es el camino para entrar, venga por el altar, el camino para entrar a la Gloria Shekinah. Sacada de las venas de Emanuel, Cuando los pecadores se sumergen debajo del raudal, Pierden todas sus manchas de culpabilidad.
240¿Habría alguien aquí, ahora mismo, que en su corazón ha hecho una decisión en esta mañana para Cristo? Ud. dijo: “Dios, yo-yo-yo hice una decisión, yo ya no voy a vivir esta vida aquí de estar arriba y abajo. Yo vengo a Ti ahora mismo. Y exactamente sobre las...sobre las bases de-de la Sangre derramada, sobre Tu Palabra, yo vengo ahora mismo y lo estoy aceptando. Yo levanto mi mano hacia a Ti, Señor Dios. Yo-yo lo haré, desde este día en adelante”.
241Dios la bendiga a Ud. hermana. Eso está bien. Dios le bendiga. Le bendiga, Dios le bendiga a Ud. hermano. Eso está bueno. Ahora, Dios le bendiga a Ud. hermano. Lo veo a Ud. aquí. Dios la bendiga hermana. Ahora El los ve. Dios le bendiga a Ud., mi hermano.
242“Hoy, yo vengo. Señor, yo estoy cansado de vivir por medio de la luz de la vela. Yo estoy viviendo, cansado de vivir por medio de la luz de la estrella y de la luz de la luna y de la luz del sol. Yo quiero la Gloria Shekinah, Señor, que no se apaga cuando la obscuridad llega”. Dios le bendiga, hermana. “Desde este día en adelante...” Dios la bendiga, damita. Dios la bendiga, hermana. Dios la bendiga, madre. Dios le bendiga muchachito. Eso está bueno. “Desde este día en adelante, Señor Dios, yo haré cualquier cosa. Yo vengo a Ti. Tú no me desecharás. Tú no puedes desecharme, porque Tú prometiste que no lo harías. Yo vengo ahora. Yo lo acepto ahora mismo. Y voy a creerlo”. Dios le bendiga, hermana.
243“Gloria de la Shekinah, yo voy a vivir adentro. Cuando las preocupaciones y cosas y la-la angustia surja, y todo trate de moverme, y me haga hacer esto, y piense este mal, y haga este mal, y que diga esto, yo sólo voy a permanecer anclado en el velo y mirar a la Gloria Shekinah. Y desde allí en adelante, yo sólo viviré Contigo”. ¿Hay otro, antes de que oremos? Dios la bendiga, dama, Ud. y Ud., y Ud. Dios les bendiga. Sí, como una docena, o dos, de manos, fueron levantadas entonces. Muy bien.
244Ahora, sólo, les diré lo que quiero que hagan. Ahora, sabemos que hay una costumbre que tenemos, de que todos vengan alrededor del altar y orar. Eso está bueno. Eso primero fue formado en la iglesia Metodista, como en el siglo diecisiete. En la Biblia, ellos nunca lo hicieron. En la Biblia, lo que tuvieron fue: “A cuantos creyeron fueron salvos”.
245Ahora yo quiero que se sienten allí en su asiento donde están. Yo quiero que inclinen sus rostros conmigo. Yo quiero que oren mientras yo oro, y le digan al Señor. Digan: “Señor...” Ahora despréndase de todos los cuidados del mundo, y quien esté sentado junto a Ud. Esta quizás sea la última vez que Ud. tenga una oportunidad de entrar al Reino de Dios. Y yo pido que Dios le abra las puertas de misericordia a Ud., hoy, y que éste sea el tiempo. Ahora oraremos mientras tenemos nuestros rostros inclinados.
246Nuestro Padre Celestial, yo te traigo a Ti...Mientras la Simiente salió, Señor, a través de la plataforma, el Espíritu Santo dejándola caer adentro de algunos cincuenta o sesenta corazones, o más aquí, que levantaron sus manos y dijeron: “Por medio de esto, ahora estamos viniendo a Ti”. Concédelo, Padre, que las puertas de sus corazones estén completamente abiertas. Ellos han sido...muchos de ellos, Padre, ya tienen Vida Eterna. Ellos-ellos vivirán para siempre. Ellos tienen qué, porque Tú así lo has dicho. Esa es la razón que basamos nuestros pensamientos tan positivamente: “Ellos tienen qué”, Tú así lo dijiste.
247Ahora, Padre, pedimos eso, en el Nombre de Jesús, que Tú los traigas a un compañerismo más cercano. Ellos han sido movidos; Satanás golpeándolos. Ellos pueden oír los gemidos y quejidos del Diablo, siempre tentándolos a hacer cosas erradas y a decir cosas malas, y a escuchar a todo.
248Padre, pedimos que el velo caiga entre ellos y el mundo, hoy, que ellos estén escondidos en Cristo. Para que ya nunca vaguen; se queden allí mismo en Su Gloria, todos los días leyendo la Biblia, alabándolo a El; mansos, humildes, quietos, Cristianos llenos con el Espíritu Santo. Concédelo, Señor. Los encomendamos a Ti ahora, como nosotros los encomendamos también. En el Nombre del Señor Jesucristo, y para Su gloria. Amén. Hay una fuente llena con Sangre, Sacada de las venas de Emanuel, Cuando los pecadores se sumergen debajo de ese raudal, Pierden todas sus manchas de culpabilidad.
249Ahora vamos a tener el servicio de sanidad en un momento. Queremos que todo corazón esté centrado ahora. ¿Cuántos sienten que hoy, que de hoy en adelante, por la gracia de Dios, si no lo han hecho, que Uds. creen que desde este día en adelante, Uds. van a caminar en la Presencia de Dios; que andarán correctamente, con la unción correcta? ¿Qué sería la unción correcta? De acuerdo a la Palabra: amor, paz, gozo, esa es la unción. Ande de esa manera, hasta que Dios levante la cortina, lo meta a uno, cierre todo el mundo, alrededor de uno.
250¿Lo harán? Levanten su mano. ¿Por la gracia de Dios lo harán? Gracias. Y Dios les bendiga. Hagan eso, amigos. Les digo. Eso le ganaría a toda emoción, o a todo don, o a cualquier cosa que Uds. pudieran buscar, si Uds. sólo encuentran a Cristo de esa manera en su corazón. Eso es lo que me sostiene.
251Yo recosté a mi papá sobre mi brazo, vi su cabello caer, él me miró; se fue a encontrar con Dios. Yo vi a mi hermano allá, luchando, las venas cortadas, y su cuello quebrado, y la sangre saliéndole de su boca. Yo miré a mi esposa, y ella dijo: “Yo te encontraré sólo al cruzar allá la frontera, Billy”. Yo puse mi mano sobre mi bebé, al siguiente día, vi su piernita sacudiéndose. Yo dije: “Bendito tu pequeño corazón, Sharon. Papá te encontrará en el otro lado”. Mi ancla se sostuvo. ¿Ven? ¿Ven? No está basado en emoción. Ni en nada que sentí, o no...Es lo que Dios dijo al respecto. Y yo-yo lo creí.
252Son todos estos veintitrés años de mi ministerio ahora, se mantiene tan firme ahora, si no más firme. Gradualmente se enrolla a la cruz, porque me está jalando más cerca a El todo el tiempo.
253Dios conceda que cada uno de Uds. tenga una experiencia de vivir una vida consagrada más cercana. ¿Ven? Escuchen ahora atentamente, antes que termine en eso. No son las bendiciones que Uds. reciben, y gritar y glorificar a Dios. Esas cosas están bien; Uds. están comiendo Maná. Eso no es. Eso no es de lo que estoy hablando esta mañana. No es si Uds. se levantaron y hablaron en lenguas, o si Uds. gritaron y corrieron de arriba abajo por el edificio. Eso no es. Eso no es de lo que estoy hablando. Yo estoy hablando de esa vida escondida, en Cristo, donde todo el tiempo, día y noche, Ud. sólo vive en El. Eso es de lo que estoy hablando.
254Ahora, El está aquí. Desearía que yo fuera un sanador esta mañana. Si lo fuera, yo sanaría a la gente enferma. Yo no puedo sanar a la gente enferma. Yo sólo soy un hombre. Pero El mismísimo sanador está aquí, el Señor Jesús. Ahora, si yo...
255La Biblia dice: “La oración eficaz del justo puede mucho”. “La oración eficaz del justo puede mucho”. ¿Ven?, Elías era un hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras. El oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió por tres años y seis meses. Entonces otra vez fue y oró fervientemente, y el cielo dio lluvia. La oración cambia cosas. Yo no lo puedo cambiar. Ud. no lo puede cambiar. Es la oración la que lo cambia.
256Dios le dijo a un hombre en una ocasión que él iba a morir; que pusiera su casa en orden. Envió al profeta para que le dijera. Y el hombre volvió su rostro hacia la pared y comenzó a llorar, y le pidió a Dios quince años más, para vivir. Y Dios cambió el curso, le dio a él quince años más. ¿Qué es? La oración.
257Ahora, estamos cambiando el tema, sólo por unos cuantos minutos. No me toca estar con Uds. Espero estar aquí el próximo domingo otra vez, si el Señor lo permite. Pero yo-yo-yo me pregunté, esta mañana cuando vine...Mi esposa dijo: “¿Vas a ir? Tú estás ronco y todo”. Yo dije: “Yo prometí. Yo voy, de todas maneras”. ¿Ven?
258Miren, yo deseo decirles algo. Ahora, yo sé que la oración...Esta va a ser mi primera vez de orar desde que algo se me fue ministrado. Como todos Uds. entienden, Dios sabe que es verdad, ¿ven?, que alguna vez oro por la gente enferma. No será en público, como solía ser. Bueno, por supuesto, en estas reuniones de iglesia, será de esta manera. Pero quiero decir en otra categoría en la cual entramos ahora. Pero esto si sé, yo tengo confianza. Yo he observado todo desde el principio. Ahora si...
259Yo quisiera cambiar lugares hoy con algunos hombres que predican el Evangelio, si fuera la voluntad de Dios que yo fuera un predicador. Yo no tengo mucho de predicador, porque yo no soy educado, y yo-yo no sé mucho de la Palabra y cosas. Así que yo no puedo predicar, pero mi trabajo es orar por la gente enferma. Y yo me fijé en los-los servicios, en diferentes lugares, exactamente lo que hace la oración, que efecto tiene ella.
260¿Cuántos reciben Vida Cristiana, la revista, Vida Cristiana? ¿Se fijaron en ese artículo sobresaliente allí, por ese doctor en medicina en Chicago, o, creo, es en Wheaton, Illinois? Ellos le preguntaron. Ellos dijeron “¿Cree Ud. en sanidad Divina? ¿Hay tal cosa?”
261El dijo: “Ahora, Uds. me han hecho una pregunta, ‘¿Sanidad divina?’ ¿Qué quieren decir, milagros o-o sanidad?” El dijo: “Sanidad, ciertamente. Ud. ora por el enfermo”, y dijo, “el enfermo sana. Entonces, hay un milagro, y se desvanece allí delante de uno”. Dijo: “Cualquiera de esos”. Dijo: “Yo ciertamente creo en eso. Pero”, dijo, “ahora, estos en cultos sin Sangre, tal como Unitarios y Ciencia, y cosas como esas”, dijo, “yo no acepto eso. Pero la Sangre de Jesucristo sanará, en cualquier tiempo”. ¿Ven? Ahora, ese era un doctor en medicina. ¿Ven? Y ellos saben eso.
262Y, entonces, Dios puso a algunos en la Iglesia para orar por los enfermos. Dios puso algunos en la Iglesia para enseñar. Algunos para ser diferentes cosas. ¿No es eso correcto? El hace eso. Y, por medio de esto, El da algunas veces diferentes dones a personas. Que no tienen nada que ver con ello, nada que ver con la salvación de su alma.
263Pero, en esto, sabiendo que El me llamó a orar por la gente enferma. Yo sólo quiero-quiero, para que tengan confianza; y Dios sabe, en mi corazón, que no lo quiero decir personalmente. Pero yo sólo quiero mostrarles algo. Miren a través del país, lo que ha sucedido. Sólo trazándolo en-en su...un cuadro mental en su mente, unos cuantos minutos.
264Sólo miren lo que aconteció aquí el otro día. Todos Uds. oyeron acerca de esa zarigüeya allá en la jungla allá, salió de allá, mordida por los perros o algo, toda hecha pedazos. ¿Y por qué Jehová Dios haría, a algo que ni siquiera tiene un alma, una ignorante zarigüeya, y traería a esa zarigüeya y la pondría allí en mi puerta? Y yo, tan tonto, al grado que no lo sabía. Ella estuvo allí veinticuatro horas, y yo estaba sentado en mi cuarto. El dijo: “Como una dama, ella ha estado veinticuatro horas, para que tú ores por ella, esperando su turno, y todavía tú no lo has hecho”. Y la pequeña Rebeca estaba allí en la parte de atrás.
265Y yo salí, y yo dije: “Padre Celestial, Tú perdóname. Yo no sabía eso. Entonces, yo pido que Tú sanes esta zarigüeya”. Eso es todo lo que dije. Y la zarigüeya se levantó y me miró, juntó a sus bebés, como si dijera: “Gracias, señor”, aun sin cojear, salió andando directamente por la puerta y al camino. ¿Ven? Una ignorante zarigüeya. Ciertamente. Dios la guió allí. ¿No lo creen? [La congregación dice: “Amén”-Ed.]
266¿Cómo guió El a Bosworth? Oh, sólo miren a través del país, a los cientos, por medio de sueños y visiones, y cómo todo ha sido.
267Entonces, esto me hace saber esto. Y El se encontró conmigo, cuando El se paró junto a mi lado, y El dijo: “Tú naciste en este mundo para orar por la gente enferma”. Dijo: “Tu ministerio, comenzando, barrerá el mundo alrededor”. Y lo ha hecho. Miren a las campañas de sanidad, millones alrededor del mundo han sido sanados ahora. Pero yo no podía hacerlo, ciertamente que no. Pero, di principio, por la gracia de Dios. Este gran avivamiento se fue por todo el mundo.
268Yo estaba sentado la otra noche, oh, ha sido...no la otra noche. Hace unos cuantos meses, había un montón de ministros reunidos, estas campañas de sanidad, y cada uno iba a contar una experiencia personal. Ellos ni siquiera sabían que yo estaba presente. Yo estaba sentado en la parte de atrás en este gran estadio, mi abrigo jalado así, yo tenía una peluca, un pequeño par de lentes obscuros puestos, sólo sentado allí, escuchando. Uno de ellos subió a la plataforma, dijo: “Bueno, mi ministerio estaba a punto de perderse. Yo no sabía qué hacer”. Y dijo: “Un pequeño hombrecito humilde vino, el Hermano Branham, eso me hizo que empezara”. El otro subió, dijo: “Bueno, como el hermano testificó, así lo fue conmigo”. Dijo: “Yo pastoreo una pequeña iglesia, y yo fui unas cuantas noches”, dijo: “Entonces yo empecé”. Yo me senté allí, y llorando, llorando. Yo sólo me levanté y me salí del edificio. Yo ya no podía soportarlo. ¿Ven? El dijo: “Sólo...”
269Yo pensé: “Dios, es exactamente lo que Tú dijiste que acontecería. ¡Exactamente!”
270Bueno, aquí estoy esta mañana, amigos, yo soy un pobre siervo del Señor. Yo-yo-yo le fallé a El en tantas maneras, que yo estoy avergonzado de mí mismo. Yo-yo me siento indigno de-de aun ministrarle a los amados hijos del El, enfermos. Pero yo-yo no...Yo no miro a mi dignidad, porque yo no tengo ninguna. Yo miro a lo que Su gracia ha hecho, ¿Ven? Es lo que-que-que El es para mí, y lo que yo soy para El. Yo soy Su hijo; El es mi Señor. Si mis manos no están limpias, pero las de El sí. Yo no ministro con las mías; yo sólo trato de rendirme a El, hasta que El pueda ministrar a través de mí. Yo estoy tan contento que yo he vivido en este velo.
271Porque las cosas del mundo, cuando ellos decían: “Tú no puedes hacerlo. Pues tú estás loco. Algo malo le pasó al Predicador Branham allá. ¡Mírenlo! Pues, él se ha vuelto loco”.
272Cuando yo tuve esa reunión ministerial allá en el hospital Judío, y ese grupo de hombres sentados allá, y cómo decían que me había vuelto loco. Dijeron: “Bueno Ud. está perdiendo su mente. Pues, Ud. no puede hacer eso. ¿Ud. orar por reyes? Yo dije: “Eso es lo que El dijo”.
273No importó lo que ellos dijeron. Se hizo de todas maneras. Dios lo hizo. El nunca miró a mi ignorancia. Mi ignorancia nunca pudiera haberlo producido. Pero no fue mi ignorancia; fue Su gracia. El es el que lo hizo.
274Y en esa gracia solamente, yo confío esta mañana, mientras yo voy a orar por esta mujer moribunda, y por otros. Algunos son todos...Uds. son siervos de Dios, también: “La oración, obrando eficazmente”, la congregación orando. Aquí está una mujer acostada en un catre, esta mañana. Hay otros sentados aquí en una condición moribunda.
275Hay calidad, un don, ciertamente. Eso ni siquiera es una pregunta para el mundo, ya, después de diez años. Ud. pudiera venir a esta plataforma, y Ud. no pudiera esconder su vida, si Ud. tuviera qué, en la Presencia de Dios. El le diría exactamente lo que Ud. era y lo que Ud. ha hecho. Yo digo, Ud. sabe que esa es la verdad. Pero, esa no es la sanidad. Esa no es la sanidad.
276Es la oración de fe que salva al enfermo. Es la oración que salva al enfermo, ciertamente. Y eso es lo que queremos hacer, es orar por el enfermo. Ahora, yo deseo verlo a Ud. sano. Yo pienso: “¿Qué si esta fuera mi madre acostada aquí? Qué si ella...Es la madre de alguien, quizás. ¿Qué si fuera mi esposa sentada allá atrás, o la de alguien que está enferma?” Yo seré sincero. Yo oraré.
277Hay una mujer viniendo allí ahora, la Señora Rook, que fue traída en una camilla, como esta mujer que fue traída; muriéndose con cáncer, aquí en Jeffersonville, cuando se llevó a cabo la-la reunión allá en la escuela secundaria. Muriéndose con cáncer; y allí está ella, nunca la ha molestado desde entonces. Se fue a casa y sanó. ¿No es eso maravilloso?
278Ahora, yo deseo que Ud. toque, hermana: “El gran Médico ahora está cerca, el comprensivo Jesús”.
279Yo quiero que todo aquel que se va a quedar para la reunión ahora, se aquiete sólo un momento, y oremos. Ahora yo llamaré a la línea de oración dentro de un momento.
280Primero, yo creo que iré allí y oraré por esta mujer en el catre, para que tengamos lugar. Yo deseo que todos mantengan sus rostros inclinados. Yo deseo que todos oren sinceramente ahora.
281Ahora, la hermana en el catre aquí, la madre, yo estoy hablando con Ud. ahora. Yo quiero que Ud. tenga fe ahora, y crea. Yo quiero que Ud. crea con todo su corazón.
282Ahora, todos estemos en oración, y reverentemente, si pueden. Y yo volveré a la plataforma, después de que oremos por la mujer, entonces le permitiremos a la-la gente, mientras la sacan, o que, la ponen a un lado. Y yo quiero orar por ella primero, para que ella vaya por su camino. ¿Podemos orar nuestra oración ahora?
283Nuestro Padre Celestial, sí, hay un gran Médico. Hay Bálsamo en Galaad. Y postrado aquí en el catre esta mañana, sentado aquí en los asientos, está Tu pueblo que está sentado aquí sufriendo. ¡Este mundo oscuro y nublado en el que estamos viviendo! Oh, Dios Eterno, bendito del Padre, pedimos que Tu misericordia se extienda a estas personas hoy, y que cada una de ellas sea sanada.
284Permíteles entrar ahora al Maná. Tú tienes la puerta abierta, esta mañana. “Para todo aquel, que quiera venga”. La pared intermedia de separación ha sido derribada, donde Judío, Gentil, Griego, siervo, y libre, pueden entrar por la misma puerta, la puerta al redil. Tú eres la Puerta, y venimos por medio de Jesús, Dios, para recibir estas bendiciones; Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios. Yo vengo a orar por los enfermos. ¿Los sanarás, hoy, Señor?
285Te damos gracias por nuestro querido Hermano Neville, por su obra valerosa aquí, pastoreando la iglesia, por todo lo que él ha hecho, y cómo él se ha parado en el puesto del deber como un verdadero siervo genuino. Dios lo bendiga a él, y a su esposa, a sus niñitos. Señor, y que sus muchachitos crezcan a ser hombres como papá. Concédelo, Padre.
286Oh Dios, estate cerca a nosotros ahora. Mientras yo voy a ministrarle a los enfermos, con todo mi corazón, yo ruego que Tú seas conmigo, Padre. Y dame fe, y quita toda duda de mi mente. Que, cuando toda persona venga, que mi mente no funcione a la incredulidad, pero que mi corazón empuje fe. Concédelo, Señor, que cuando la fe en mi corazón mueva los razonamientos hacia atrás, echando fuera razonamientos, y tenga fe, que cada uno sea sanado. Concédelo, Padre.
287Ahora con nuestros rostros inclinados, yo iré a orar por la hermana. Todos Uds. estarán en oración ahora.
288[Espacio en blanco en la cinta.-Ed.]...oren por ella. Esta dama aquí en el extremo, yo quiero...yo creo que ella está en una condición seria, aquí mismo. Oh, amado Dios, yo pido por este hombre, que Tú sanes...
289[Espacio en blanco en la cinta.-Ed.]...y todo. Pero Dios ha tocado su cuerpo y la ha hecho completamente sana. Aquí está ella, andando, glorificando a Dios.
290Los que quieren que se ore por Uds., vengan al lado ahora mientras oramos. Muy bien, Hermano Neville.
291[Espacio en blanco en la cinta.-Ed.]...secreto de ello. Yo le pregunté a El, cuando esa dama estaba acostada allí. Ella me dijo como se había caído, y su tobillo, y sus costillas, y todo al respecto de esa manera. Yo dije: “Dios, si Tú me confirmas esto esta mañana, yo efectuaré la misma cosa que Tú me dijiste que hiciera cuando yo estaba aquí. Y Tú permite que esa mujer se levante y ande a través del edificio”. E inmediatamente después que se oró por ella, ella se levantó. Ellos sacaron el catre. Y aquí está la mujer, andando.
292El Señor Jesús está aquí, mi amado hermano y hermana. Yo no puedo sanarlos, pero Uds. están a punto de ver, yo creo, uno de los avivamientos más grandes que Uds. jamás hayan tenido, eso es correcto, en la nación. Yo sólo sé que algo está en proceso ahora mismo.
293Ahora, mientras Uds. pasan, ahora mismo, para que se ore por Uds., que cada uno en el edificio esté en oración, mientras nuestra hermana toca. Y el Hermano Neville y yo estaremos ministrando y poniendo manos sobre el enfermo mientras ellos pasan por este lado, yendo a su asiento. [Espacio en blanco en la cinta.-Ed.]
294Alguna gente recibe la impresión incorrecta de lo que es la unción. ¿Alguna vez Uds. han pensado en eso? ¿Cuándo fue la unción más grande que se le haya dado a alguien, y qué hicieron cuando tuvieron la unción? La unción más grande que alguna vez se le dio a alguien, fue a Jesucristo. Nosotros tenemos el Espíritu en medida. El lo tenía sin medida. Y un día El entró dentro del templo y tomó el pergamino y leyó, y dijo: “El Espíritu del Señor está sobre Mí, porque El me ha ungido para predicar el año agradable, para vendar los corazones quebrantados, para sanar los enfermos, dar vista al ciego”.
295Y ahora nosotros pensaríamos, si tal unción estuvo sobre El...Había sido profetizado ochocientos años antes, que viniera, y aquí estaba El con ese tipo de unción, la completa bendición y unción del Señor sobre El. Nosotros hubiéramos querido correr por todo el edificio, gritar y clamar.
296Pero la Biblia dice: “El bajó el pergamino, y se sentó, y preciosas Palabras procedieron de Su boca”. Eso es lo que El hizo bajo la unción. La unción no es emoción. La unción es supremo poder en control, sabiendo exactamente qué y cómo. ¿Ven?
297Y eso es lo que está aquí. Ahora, Ud. pudiera no poder entenderlo, mientras Ud. camina aquí. Ud. pudiera no captarlo. Pero yo reto su fe a esto: Ud. venga y crea lo que le he dicho, y observe lo que sucede. ¿Ven? Ud. sólo-sólo crea lo que ha sido dicho, y vea lo que sucede. La unción del Señor está en el templo, el tabernáculo, esta mañana. Amén. Ahora oremos, mientras vamos.
298Nuestro Padre Celestial, ponemos manos sobre nuestra amada hermana que pidió por su sanidad. [Espacio en blanco en la cinta. El Hermano Branham y el Hermano Neville continúan poniendo sus manos sobre aquellos que vienen en la línea de oración-Ed.]
299Nuestro Padre Celestial, la hermana viene al altar, me sentí dirigido a cantar ese canto en ese momento, Tú le estabas hablando a ella. Ella se arrodilla, ella está orando como Ana en el templo. Dale a ella el deseo completo de su corazón, querido Dios. Ella te ama, Padre, que Tú has perdonado. Dale a ella esas cosas que ha pedido, mientras ella se arrodilla, quebrantada, llorando, sabiendo que no es un secreto lo que Tú puedes hacer. Porque, Tú eres Dios, y todos los poderes en el Cielo y en la tierra se te son dados en Tu mano. Así que Tú limpia sus lágrimas ahora mismo, consuélala con Tu mano cicatrizada con los clavos, y di: “Hija, tu fe te salva”. Que ella vaya en paz, y que sea hecho lo que ella desea hoy. Concédelo, Padre. Por el amor de Jesús lo pedimos.
300¿Aman Uds. al Señor? [La congregación dice: “Amén”-Ed.] ¿No es El maravilloso? [“Amén”.] ¡Tuvimos un tiempo glorioso aquí en esta mañana en este compañerismo! ¿Sintieron Uds. Su Presencia? [“Amén”.] Simplemente algo alrededor de Uds. diciendo: “Bueno, Yo estoy contigo. No temas. El pequeño bote no puede mecerse, ni hacer ningún daño”.
301¿Cómo se siente madre? [La hermana dice: “Muy bien”.-Ed.] Bien. Eso está bien. La dama que estaba en el catre dice que ella se está sintiendo bien ahora. ¿No están Uds. agradecidos por eso?, nuestro Señor Jesús. [La congregación dice: “Amén”-Ed.] Ella va a regresar y estar con nosotros y sentarse en la iglesia, y regocijarse y alabar a Dios. ¿Es eso correcto? [“Amén”.]
302Y yo creo, que el próximo domingo, nosotros simplemente tendremos toda clase de personas que quieren testificar acerca de lo que sucedió hoy. ¿No creen Uds. eso?
303Ahora, ¿Qué hacemos? Permanecer en la Gloria. Andar en la Luz. Andar paso a paso con El, siempre asiéndose a Su mano Eterna, las bendiciones Eternas de Dios reposando en Ud.; conociendo esta seguridad, que Dios no prometerá nada que El no pueda hacer. ¿Ven? Mo-...
304Abraham, cuando él era viejo, a él-a él no le interesó que tan viejo estaba. El sabía que Dios era capaz de hacer lo que El dijo que haría. ¿No es eso maravilloso? Bueno, ahora, Dios no muere. Dios es de Eternidad a Eternidad.
305Alguna vez ha pensado, que, cuando su espíritu lo deja...Si Ud. estuviera en una cámara de gas, si Ud. estuviera en el fondo de un pozo, en el fondo del mar, dondequiera que esté cuando su espíritu lo deja, agua, fuego, nada lo puede detener; se mueve a través del edificio. Y es como un vapor. Está suspendido allí. Está vivo. No puede morir; tiene Vida Eterna. No puede perecer. Entonces, cuando Ud. muere, y sus amados están llorando; ellos piensan que Ud. está muerto, pero Ud. no está. Ud. todavía está viviendo aquí arriba.
306El viejo cuerpo se ha desvanecido, pero es puesto abajo en la tierra. Todos los átomos y cosas que una vez era, está destrozado y ha regresado a la luz cósmica, y-y petróleo, y a cualquier cosa que era, regresó a la tierra.
307Y algún día el gran Rey de estos espíritus vendrá, Jesús, viniendo de la Gloria en Su cuerpo. Amén. Y El soltará el Poder de Dios. Y toda persona que está en El, sus cuerpos, esos átomos comenzarán a juntarse; la luz cósmica comenzará a formarse. Y en un lapso de tiempo, toda persona que está en Cristo será cambiada y convertida a un joven y a una jovencita de nuevo, parados en la tierra. ¡Piénsenlo, para nunca envejecer, para nunca enfermarse, para nunca tener un quebranto o una preocupación!
308¿De qué tenemos que preocuparnos? Nosotros simplemente andamos en la Luz de Dios. ¿No es así? [La congregación dice: “Amén”-Ed.] ¿No es eso maravilloso? [“Amén”.] ¡Oh, hermano!
309Veamos si nosotros podemos cantar este buen canto antiguo. Pudiera Ud. darnos un tono, Mi Fe Mira Hacia Ti. ¿Cuántos lo saben? Nosotros acostumbrábamos a cantarlo todo el tiempo. Mi fe espera en Ti, Cordero, quien por mí Fuiste a la cruz; Escucha mi oración, Dame tu bendición, Llene mi corazón Tu santa Luz.
310Yo sé que se nos hizo tarde, pero sólo cantémoslo ahora, todos. Vamos. Mi fe espera...