Photo

~ DONDE PIENSO QUE FALLO PENTECOSTES ~
1Alabado sea el Señor. Amén. Pienso que eso es apropiado. [La congregación aplaude.—Ed.] Eso está bien. Oh, yo pudiera escuchar cantos como esos durante toda la noche. Un hermano me decía que ellos tienen los discos aquí en la parte de atrás de la carpa. Y les digo, estos discos en el país—yo no sé qué tan bien saben Uds. eso por aquí—es casi tan famoso como cualquier…entre el pueblo evangélico como lo es Bing Crosby en la industria cinematográfica de allá. Y tengo pensado, por mi parte, de conseguir cada disco que pueda de ellos, de estos hermanos, estos cantos.
2Cuando Uds. lleguen al cielo y quieran buscarme, les diré dónde encontrarme. Hay un Río de la Vida corriendo por allí, ¿ven? Y hay unos árboles siempre verdes ubicados allí, Uds. saben, cuyas hojas ellos llevan para sanar a las naciones. Y al otro lado de allí, el coro angelical está cantando todo el tiempo; grandes voces como las de Waermo, Einar, Sankey, y, Uds. saben, todos esos grandes hombres que ya han cruzado al otro lado.
3Bueno entonces, de este otro lado de la colina hay un arbolito allí. Yo estaré reclinado debajo de ese árbol escuchándolos a ellos, ¿ven Uds.? Allí es donde Uds. me encontrarán… [El Hermano Branham se ríe.—Ed.] ¡Oh, si tan sólo yo supiera cantar! Dije que hay una sola canción que siempre quise cantar, la cual me gusta mucho, y es: Sublime Gracia. Y nunca pude cantar. ¡Oh, hermanos!
4Así que, cuando todos Uds. lleguen allá, a Casa, quizás muchos de Uds., si partieran antes que yo, y estén viviendo allá en su enorme y fino palacio, y escuchen un eco viniendo de algún lado a través de la colina, miren bien en el otro lado de la colina y verán mi chocita en algún lado entre los siempre verdes, y yo estaré parado afuera en el jardín de enfrente cantando: Sublime Gracia Del Señor. Digan: “Pues, alabado sea el Señor, el Hermano Branham finalmente lo logró”. Yo estaré allá del otro lado, allí con Sublime Gracia.
5Si alguna vez llego allá, será sublime gracia, pero Su gracia lo compró para mí. Y voy a ir solamente por Su gracia. Así es como confío que sea en esta noche, y sé que Uds. piensan igual. ¡Cómo amamos los buenos cantos! Ahora, no creo que el yo venir acá haya traído esta temporada de frío. Ojalá que no.
6Esta mañana tuve una reunión con algunos hombres de negocio cristianos de aquí de la ciudad, en un pequeño compañerismo; bautistas, metodistas, presbiterianos, doctores, abogados, y demás. Oigan, será mejor que Uds. los pentecostales empiecen a darse prisa. Ellos están llegando rapidito. Realmente disfruté de un verdadero tiempo de compañerismo, con un grupo de hermanos cristianos muy finos aquí en una pequeña ciudad llamada Glendale.
7Y ahora, mañana en la mañana debemos estar en el Compañerismo de los Hombres Cristianos de Negocio del Evangelio Completo, y eso es en Los Angeles, creo yo, en la cafetería Clifton. [El Hermano Branham pregunta a un lado: “En la cafetería Clifton, ¿verdad?—Ed.] La cafetería Clifton. Y en estas reuniones nosotros verdaderamente metemos nuestras manos en un tarro de miel. Supongo que todos los ministros saben eso, y hombres de negocios.
8¿Saben a lo que me refiero con meter la mano en un tarro de miel? Bueno, se los voy a contar. ¿A cuántos aquí les gusta pescar? Veamos, antes de que les cuente esto… un pescador. Bueno, eso está bien. Entonces no hay problema. Entonces no hay nada malo en que un predicador pesque, ¿verdad?
9Una vez yo estaba allá en New Hampshire, y a mí simplemente me encanta pescar, especialmente pescar truchas, la pesca al vuelo. Y había estado allá un día, y estaba—tenía un tienda pequeña, y estuve allá acampado como tres días en una tienda de campaña. Era a principios de la primavera y estas enormes truchas de arroyo estaban mordiendo bastante.
10Así que una mañana yo había salido como al amanecer, y me fui bien lejos a lo largo de los sauces; tenía un hacha de mano y estaba cortando el sauce para que no se me perdiera el señuelo de mosca. Y Uds. saben, esos Coachman [Cierta marca.—Traductor] no son tan fáciles de conseguir por allá. Así que yo estaba pescando. Regresé como a las nueve, y dije: “Bueno, creo que ahora regresaré y prepararé mis panqueques”. Yo no soy muy buen cocinero, pero Uds. tienen que tolerar eso, Uds. saben.
11Así que, cuando regresé a la tienda, pues, donde estaba la tienda, era un desastre. Una madre osa y sus dos cachorros se habían metido allí, y habían hecho pedazos esa tienda. No es lo que ellos comen; simplemente es lo que destrozan. Y ellos… Si ellos encuentran el tubo de una estufa, lo machacan todo sólo por maldad, Uds. saben, sólo para oírlo romperse.
12Así que… Cuando llegué, la madre osa me olfateó rápidamente y huyó. Ella llamó a sus cachorros, y uno huyó con ella. Todo estaba tirado en el suelo. Y la madre osa se apartó un poco, se sentó y siguió llamando al otro cachorro. Y el osito no--no se movía. Él estaba sentado de espaldas hacia mí, todo encorvado, así. Yo me acerqué un poco más para ver lo que el osito estaba haciendo. No quería acercarme demasiado porque la madre puede arañarlo a uno, Uds. saben, por causa de esos cachorros. Así que…
13Y yo tenía un rifle calibre 22, viejo, roto, allí en algún lado, pero de todos modos no quería dispararle a ella y dejar dos huérfanos en el bosque. Así que, yo quería… Y no había ni un árbol. Ella podía trepar mejor que yo, así que no podía apartarme de su camino, y yo no quería hacer que ella se molestara.
14Entonces seguí caminando alrededor. Yo quería saber qué le pasaba a ese osito. Él no se movía; simplemente estaba allí sentado. Yo veía que él estaba haciendo algo con su manita, pero no sabía lo que él había hecho.
15Así que, yo siempre me llevo, Uds. saben, un balde de un galón, o un balde de medio galón, mejor dicho, lleno de miel. Uds. saben que a fin de cuentas se necesita miel para mantener en orden a un bautista, Uds. saben. Así que… Y cuando yo preparo panqueques, a mí—a mí verdaderamente se me sale la parte bautista que está dentro de mí; yo no las rocío; yo las bautizo, hermano. Yo realmente les aplico una buena medida; me gusta echarles bastante miel.
16Así que yo tenía una lata bien grande llena de esta—esta miel allí. Y este osito (a los osos les encanta mucho la miel), él había—él se había metido dentro de eso. Le había quitado la tapa y la tenía abrazada en su bracito, así. Él metía su manita en el balde, y lamía y lamía. Y les digo, cuando él se volteó y me miró, no podía abrir los ojos, los tenía tan llenos de miel, Uds. saben. Y él tenía miel desde la cabeza, bajando por su pancita, hasta las patas, metiendo la manita en ese balde y lamiendo de esa manera.
17Él me miró, y yo pensé: “Muchacho, no hay condenación para ti mientras que estés lamiendo miel”, Uds. saben. Pensé: “Si eso no es como una reunión de campaña de esas chapadas a la antigua, una reunión pentecostal enviada por Dios. No hay ninguna condenación para aquellos que están lamiendo miel; ellos simplemente siguen lamiendo”.
18Entonces al poco rato, después de que él se había llenado la pancita, pues, él dejó caer el balde. Su madre seguía llamándolo. Y ¿saben lo que sucedió? Cuando él llegó allá, su madre y su hermanito empezaron a lamerlo, debido a que él tenía miel encima.
19¡Oh, Hermanos! Es por eso que les digo que metan la mano en el tarro de miel (¿Ven Uds.?) y simplemente laman. No hay condenación para los que están lamiendo miel. Y qué… Uds. siempre ven eso aun cuando no tengan una cámara, Uds. saben, de cerca. Y eso es a lo que me refiero con “meter nuestras manos en un tarro de miel”, Uds. saben: sencillamente no hay condenación, sigan lamiendo miel y gócense.
20Así que nosotros también podemos tener esa misma clase de reunión aquí en esta noche, ¿no es así? Simplemente dejar que salga toda condenación y amar al Señor con todo nuestro corazón, y servirle a Él, y los metodistas, y bautistas, y presbiterianos, y todos juntos, estrechándose las manos y teniendo compañerismo el uno con el otro mientras que la Sangre de Jesucristo, el Hijo de Dios, nos limpia de todo pecado.
21Ahora bien, hace unos momentos hablábamos con el Hermano Arganbright. Y vamos a tener nuestro servicio el domingo por la tarde. Nosotros cerraremos para no interferir con—con los servicios de las otras iglesias. Siempre ha sido mi idea de querer a toda persona en su propia iglesia, en su puesto del deber, cuando llegue el tiempo. Uds. que están aquí de visita, ahora busquen algunas de estas buenas iglesia aquí, sus pastores están aquí en la plataforma, quizás ya se los han presentado a Uds.… Vayan a las iglesias de ellos durante el fin de semana. El domingo por la tarde nosotros tendremos nuestro servicio aquí en la carpa. Luego el domingo por la noche cerraremos de manera que todos puedan asistir a sus propias iglesias y puestos del deber.
22Y ahora, el domingo en la tarde, si Dios lo permite, será nuestro primer servicio de sanidad. Comenzaremos el servicio de sanidad el domingo por la tarde. Los muchachos estarán repartiendo tarjetas de oración como a la una y media, y los servicios empezarán como a las dos y media. Y estaremos hablando sobre el texto del Evangelio del— del reto de Jesucristo, y Su Palabra es culpable hoy. Él está obligado a—a cumplir, a guardar Su promesa.
23Así que, Dios mediante, estaré orando por los enfermos, empezando el domingo en la tarde, y luego sigue toda la semana que viene. Así que ahora, muchos han estado llamando al teléfono donde me estoy quedando ahora, acerca de… “¿Cuándo va orar Ud. Por los enfermos… traemos a los enfermos y afligidos?” Bueno, el domingo por la tarde será el tiempo cuando empecemos, Dios mediante.
24Vayan por el vecindario y busquen a aquellos que están enfermos y afligidos, y sea cuales fueren sus problemas. Vengan creyendo con todo su corazón que el Señor Jesús va a sanar a todo aquel que venga. Yo creo que Él lo hará. ¿No lo creen Uds.?
25Nosotros creemos… Ahora, Él ya lo hizo, si nosotros tan sólo podemos hacer que ellos lo crean; esa es la cosa. Vean, la sanidad ya ha sido completada, al igual que su salvación. Vean, si yo preguntara: “¿Cuándo fue Ud. salvo?” Ud. respondiera: “Oh, hace dos años, hace cinco años, o hace diez años”.
26No, eso es incorrecto. Ud. fue salvo hace mil novecientos años cuando Jesús murió en el Calvario. Ud. lo aceptó hace dos años o hace diez años. ¿Ven? Fue allí donde el problema del pecado fue solucionado antes de que los requisitos de Dios fueran llenados. El precio total fue pagado por completo en el Calvario. Y ahora, todas las bendiciones redentivas por las cuales murió Jesús son de su propiedad personal, de Uds. los creyentes. Lo único que Ud. tiene que hacer es creerlo, aceptarlo, y llamarlo suyo.
27Cuando un hombre nace de nuevo del Espíritu de Dios, Dios le da una chequera que le durará por toda la jornada de la vida. Y en la parte de abajo de cada cheque está el Nombre de Jesús firmado en él, y Ud. simplemente redáctelo para cualquier bendición redentiva. Es suya, ya ha sido pagada. Ahora, seguramente Ud. no tiene miedo de que no sea cobrado. Si Ud. tiene miedo, será mejor que guarde la chequera en su bolsillo.
28Saben, en mis viajes de diez años en la obra evangelística… Yo tengo veintitrés años en el servicio del Señor, y he encontrado dos clases de personas: los fundamentalistas y los pentecostales. Los—los fundamentalistas saben en dónde están parados posicionalmente, pero no tienen suficiente fe con ello. Y los pentecostales tienen mucha fe, pero no saben quiénes son y en dónde están parados.
29Es como un hombre que tiene dinero en el banco pero no sabe cómo escribir un cheque. Y el otro hombre sabe escribir el cheque, sólo que no tiene dinero en el banco. Así que si alguna vez se pudiera juntar a los dos, Uds. realmente lo tendrían.
30Así que, si Ud. alguna vez pudiera conseguir una fe fundamental verdaderamente buena entre la gente pentecostal, o una doctrina fundamental con la gente pentecostal, y la… o viceversa, a mí me gustaría ver lo que sería la reunión. Cuando la gente se dé cuenta que no es que serán, sino que son (tiempo presente), ahora mismo, hijos e hijas de Dios.
31Uds. lo están poniendo muy lejos para el milenio, todas las bendiciones allá en el milenio. Pues, es ahora mismo. No necesitamos sanidad Divina en el milenio. Nosotros… Es hoy cuando la tenemos. No es que seremos hijos de Dios, sino ahora Uds. son hijos de Dios, y herederos, coherederos con Jesús. Y todo aquello por lo cual Jesús murió en el Calvario es posesión suya. Amén.
32Hermano, a satanás no le gusta eso, porque… Si—si la gente tan sólo se diera cuenta y estuviera dispuesta a tomar a Dios en Su Palabra, es difícil que Ud.… Bueno, sería ilimitado.
33No hace mucho hablaba con un doctor quien era—estaba hablando conmigo, y él dijo: “Oh, Ud. es un ministro”. Y yo dije: “Sí señor”. Él dijo: “Sabe, yo estudié esa cosa como por cuatro años”. Yo dije: “Ud. iba bien. ¿Qué le impidió?”
34Y él dijo: “Oh, me di cuenta que no había nada en eso”. Él dijo: “Ud… Le digo”, dijo: “Yo estudié por cuatro años para ser ministro”. Y dijo: “Luego me di cuenta, pues, yo me enredé todo, y yo… Y cosas que yo…”
35Yo dije: “Mire, esto es lo que pasa”. Dije: “Mire, Ud. tiene allí una máquina de rayos x. Ud. puede mirar a través de un cuerpo humano y así por el estilo. Bien, eso es maravilloso. Ese es el árbol de la ciencia. Eso estuvo en el huerto del edén, y el hombre ha estado comiendo de ese árbol desde el Edén. Pero”, dije yo: “El árbol de fe, de Dios, es ilimitado”. Yo dije: “Créale a la ciencia hasta donde ella pueda llegar, y entonces cuando no pueda—ya no pueda indagarlo científicamente, entonces renuncie a eso y empiece a creer desde allí en adelante”. Yo dije: “Así es como Ud. tiene que hacerlo”.
36Y Dios nunca… Ud. nunca podrá agotar el amor y la misericordia de Dios para con Ud. Ud. dice: “Bueno, a mí no me gusta molestarte tanto, Padre”.
37Él quiere que lo molesten en ese aspecto. Seguro. Nunca piense que puede pedirle demasiado a Dios. Yo creo que la Escritura dice: “No tenéis, porque no pedís. Y no pedís, porque no creéis”.
38Él quiere que nosotros pidamos y creamos para que nuestro gozo sea cumplido. Él quiere que Ud. pida abundantemente. Pida por cosas grandes; no limite su fe a una semillita de mostaza. Avance a alguna otra clase de fe, y muévase en cosas grandes. Pida… Las cosas grandes son tan fáciles de recibir como las cosas pequeñas. Ud. simplemente tiene que creer; eso es todo. Y Ud. tiene fe, sólo aprenda a cómo usarla y todo estará bien. Ud. puede ponerla a funcionar y estará bien.
39¿Podrían Uds. imaginarse…? Hablando de agotar el amor y el poder de Dios, y los beneficios para Ud. ¿Podrían imaginarse a un pececito como así de largo, allá en medio del océano diciendo: “Mira, espérate un momento. Será mejor que considere esta cosa. Será mejor que beba de esta agua restringidamente, porque pudiera acabárseme algún día”. Un pececito como así de largo, en medio de este océano aquí…
40Bueno, eso pudiera hacerse fácilmente, más fácil de lo que Ud pudiera pedirle demasiado a Dios. Él es la Fuente inagotable de Vida. Cualquier cosa de la que Ud. tenga necesidad, pídale a Él y créalo. Él lo proveyó en las bendiciones redentivas cuando murió en el Calvario y le dio una promesa a Ud. para cualquier cosa que necesite mientras está en la jornada. Y es suya, si pide y lo cree. Correcto.
41¿Podrían Uds. imaginarse a un ratoncito, como así de largo, bajo los grandes graneros de Egipto, diciendo: “Mira, espérate un momento. Será mejor que no coma sino sólo como dos granos al día, porque tal vez se me acabe antes de que termine el invierno?”.
42Así es como actúa la gente como cristianos. Se levantan en la mañana y dicen: “Dios, bendice a mi familia hoy y mantennos cerca de Ti. Amén. Bueno, ya cumplí con mi religión por este día”.
43¡Oh, a mí me gusta quedarme ahí y verdaderamente beber lo que más pueda! (¿A Uds. no?), y simplemente tener un verdadero jubileo gastronómico espiritual, beber hasta que ya no pueda beber más.
44Todos Uds. son grandes cultivadores de frutas aquí en California. Uds. saben… Uds. cultivan naranjas. ¿Sabían Uds. que cuando ese arbolito de naranja tiene apenas como media pulgada de altura, que cada almud de naranjas que Uds. cosecharán de él, está en el árbol en ese momento, o en el árbol? ¿Sabían eso?
45Si no es así, ¿de dónde vino? ¿Dónde…? ¿Quién puso las naranjas en él? Está en el árbol. Y todo lo que Ud. hace con el arbolito es plantarlo. Luego Ud. tiene que darle agua. Y él simplemente bebe, y tiene que beber más de su porción asignada. Y mientras más beba, empieza a brotar. Echa hojas, echa ramas, echa flores, y luego echa naranjas. Luego sigue bebiendo, echando más naranjas, y hojas, y flores; simplemente bebe, bebe, bebe, bebe.
46Y cuando un creyente es colocado en Cristo Jesús, Ud. es plantado allí en la Fuente inagotable de Vida, y entre más bebe, más Ud. produce. Correcto. Si Ud. no puede creer… “Bueno, yo creo que Jesús me salva”. Eso es bueno. Pero ¿qué del Espíritu Santo? Crea que Él le dará el Espíritu Santo; Él se lo prometió a Ud. Con respecto a la sanidad Divina, créalo; Él se lo prometió a Ud. Cada bendición redentiva le pertenece a Ud.; simplemente beba, y bebe, y produzca. Eso es todo. Todo lo que Ud. necesita está allí dentro de Ud.
47Cuando Ud. recibe el Espíritu Santo, todo lo que Ud. necesita desde aquí hasta la gloria está en Ud. entonces. No es fe lo que Ud. necesita. Ud. tiene fe si tiene el Espíritu Santo, pues Él es la fe suya. Pero lo que Ud. tiene que saber, es cómo usar esa fe. ¿Entienden lo que quiero decir? Y si Uds. tan sólo entendieran cómo usarla, lo cual trataremos de hacer, esta semana que viene, para explicarlo, Uds. verán lo mucho más abundantemente de lo que Uds. pudieran hacer, o—o pensar del Señor. Oremos.
48Nuestro Padre Celestial, Tú eres tan bueno, que, Padre, nosotros simplemente--simplemente inclinamos nuestros rostros para darte alabanza por Tu bondad. A veces sentimos que nuestro corazón se aleja de nosotros. Se siente tan feliz cuando hablamos Contigo, y al saber que podemos tener una—una conversación Contigo a cualquier hora que lo deseemos.
49Así como el teléfono: levantamos el auricular, llamamos a la central, y nos conectamos con cualquier parte a través de las naciones… ¡Qué cosa más maravillosa es el teléfono! Levantamos el auricular, nos hincamos de rodillas, y llamamos a la Central (Jesucristo), quien dijo: “Lo que pidiereis al Padre en Mi Nombre, Yo lo haré”. Entonces podemos conectarnos para pedir cualquier cosa. Todas las bendiciones redentivas son nuestras, y nos sentimos muy contentos por eso.
50Y ahora, Padre, Te rogamos que ciñas nuestros corazones ahora con Tu Espíritu Santo, y tranquiliza nuestros espíritus para que podamos percibir y entrar en la Palabra, y traer la Palabra al pueblo. Que el Espíritu Santo tome toda Palabra de Dios y la coloque dentro del corazón, lo cual es una Simiente. Y que Ella crezca convirtiéndose en grandes árboles de salvación, trayendo preciosas gavillas para el Maestro. Porque lo pedimos en el Nombre de Su Hijo amado, el Señor Jesús, nuestro Salvador. Amén.
51Ahora, les agradezco mucho por ser pacientes conmigo durante estas pocas noches de enseñanza sobre la Palabra. Y mañana en la noche cierro el servicio, si el Señor lo permite, mañana en la noche. Y si pueden, vengan, ¿lo harán? Vengan mañana en la noche, porque entonces al día siguiente tengo que empezar…. Empezaré a ayunar y a prepararme para el servicio de sanidad que viene.
52Uds. han sido una audiencia muy fina. No han sido muchos en número, pero el Espíritu Santo ha estado con nosotros y nos ha bendecido. Estoy muy contento de estar con Uds., y agradecido de que me hayan permitido tener este tiempito de regocijo con Uds. y de tener compañerismo alrededor de la Palabra.
53Y ahora, esta noche quiero hablar sobre el tema que les prometí anoche de: Donde Pienso Que Falló Pentecostés. Y si estoy equivocado, que Dios me perdone, y ruego que Uds. también. Pero sólo estoy procurando de señalar estas verdades, para que sepamos en dónde… Si sabemos en dónde cometimos un error, entonces lo mejor que se debe hacer es regresar allí y comenzar de nuevo, regresar allí mismo. Sabemos que algo ha sucedido.
54Vemos a hombres que cruzan el país hoy, grandes hombres que Dios nos ha enviado: Billy Graham, Jack Shuler, Oral Roberts, oh, Tommy Hicks, y el Sr. Allen, y—y muchos de estos hombres que han salido por la tierra hoy teniendo estos grandes avivamientos a escala nacional. Y sin embargo, parece como que no hace ningún bien. Sencillamente no se asimila bien.
55Un cierto evangelista… No mencionaré su nombre porque él es un hermano famoso y maravilloso. Probablemente si él y yo saliéramos aquí en el automóvil y empezáramos a hablar sobre teología, discutiríamos como dos pequeños mapaches mascotas. Pero nosotros… Pero yo lo amo. Él es un hombre maravilloso, y es el siervo de Dios.
56Pero él tuvo un cierto avivamiento aquí no hace mucho. Y mucha gente, alrededor de…muchos miles de personas, diez, quince mil personas, (quizás más), pasaron al frente y le entregaron sus corazones a Cristo. Y cuando fueron a darle un seguimiento a eso, se dieron cuenta que al lapso de unas cuantas semanas, no pudieron encontrar sino sólo a unos pocos, apenas un puñadito que aún estaban perseverando.
57Ahora, donde yo pienso que está el problema, amigo, amigo cristiano, es primeramente… Hay dos cosas que tenemos que vigilar muy de cerca. Una de ellas es una religión intelectual, una fe intelectual. Y la otra es una experiencia nacida de nuevo. Una de ellas está en la cabeza, y la otra está en el corazón.
58Ahora, por supuesto, la ciencia ha luchado contra eso hasta el año pasado. Pero en el periódico de Chicago, cuando yo lo obtuve, yo simplemente grité. Uds. saben que la Biblia dice: “Cual es el pensamiento de un hombre en su corazón, tal es él”. Y como un hombre piensa en su corazón.
59Bueno, ahora la ciencia ha dicho que: “Dios se enredó todo”. Decía: “Debido a que no existen facultades mentales en el corazón con qué pensar”. Simplemente es una bomba que bombea la sangre, purificando la sangre, al pasar por el cilindro, por decirlo así. Pero decía: “Pero”, decía: “Las facultades mentales están en la cabeza”. Pero, saben, ahora tienen que retractarse de eso, y decir que Dios tenía la razón.
60Hace como un año descubrieron que en el corazón humano hay un pequeño compartimiento, muy pequeñito, en el cual no existe ni siquiera una célula de sangre. No está en el corazón de un animal; únicamente en el corazón humano. Y descubrieron que ese es el lugar de morada del alma. ¿Alguna vez le ha pasado que Ud. sabía que algo iba a suceder, y Ud. no podía entenderlo, pero sin embargo algo le decía a Ud. que eso iba suceder de todas maneras? Ud. cree eso en su corazón. Eso es algo que está allí abajo.
61Ahora, cuando Jesús llega a estar… No porque Ud. pueda ser ortodoxo, o porque pueda explicar su religión, realmente eso no es lo que Él quiso decir con que es necesario que el hombre nazca de nuevo. Cuando un hombre… No es tanto lo intelectual, sino algo que ha sucedido aquí abajo que ha cambiado a ese hombre. Ha cambiado su vida.
62Como decía anoche: él ha entrado al atrio interior. Los velos han caído a su alrededor y él vive diariamente para Dios. En cualquier lugar o a cualquier hora que Ud. se lo encuentre, él todavía tendrá ese testimonio en su corazón. En toda prueba él se mantiene firme. Sí funciona, amigos. Yo lo sé por experiencia.
63Uds. recuerdan que no hace mucho, cuando yo—ellos me dejaron demasiado tiempo en la línea de oración y eso me quebrantó como por espacio de ocho meses. Ellos prácticamente hicieron todo por mí. Y yo… Las visiones… Vean, y ellos simplemente—ellos simplemente dejaron que me quedara demasiado tiempo. Más adelante explicaremos eso cuando hablemos de sanidad.
64Pero la parte fue que un hombre me encontró y me dijo: “Oiga, predicador Branham”. Yo dije: “Sí señor”. Preguntó: “¿Mantuvo Ud. su religión durante el tiempo de su enfermedad?” Yo le respondí: “No, ella me mantuvo a mí”. La idea no es si yo resistí; es si Él resistió o no. Es… La obra ha sido consumada.
65Ahora bien, esta noche vamos a hablar sobre un tema aquí que se encuentra en el Libro de Efesios, lo cual es una cosa muy engañosa. Y no va enviada absolutamente al—al incrédulo; esto va dedicado completamente al creyente.
66Leeré desde el versículo 3, sólo una porción del capítulo 1, del capítulo 1 de Efesios. Bendito sea el Dios y padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo, Según nos escogió en Él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de Él, En amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos Suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de Su voluntad, Para alabanza de la gloria de Su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado, En quien tenemos redención por Su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de Su gracia.
67¡Una lectura muy hermosa! Y ahora, puede ser que yo no, solamente sin… la gracia del Espíritu Santo para hacerle entender a Uds. lo que yo veo aquí, y aplicarlo a la iglesia pentecostal.
68Pero si se fijan aquí en el versículo 1: Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios, a los santos… (No al mundo de afuera. Este Libro va enviado a los santos. Y el santo, la palabra “santo” proviene de una “persona santificada, o santa”)… a los santos que están en Efeso, y a los fieles (e-n) en Cristo Jesús. ¿Ven a quién va enviada? No a los de afuera, sino a los santos que están en Éfeso.
69Ahora, si Uds. se fijan en el Libro de Corintios… Oh, qué tiempo tan terrible tuvo Pablo con estos Corintios. Todos estaban buscando las diferentes bendiciones y dones espirituales. Y Pablo tuvo que hablarles como a niños. Pero cuando se dirigió a la—la iglesia de los Efesios, él les habla a ellos en una manera diferente. La—la iglesia de Efeso, ellos eran una iglesia del Evangelio muy sólida.
70Ahora bien, él está hablando aquí de lo que Dios hizo por nosotros antes de la fundación del mundo. Ahora, yo sé que les estoy hablando tanto a calvinistas como a armenios. Y yo soy un calvinista mientras que Calvino se mantenga en la Biblia, luego después de eso, soy un armenio. Yo creo en—en la gracia de Dios que guarda al creyente. Pero creo que el creyente tiene que tener suficiente gracia de Dios para permanecer con Dios.
71Yo creo en la seguridad de la Iglesia. Creo que la iglesia—la Iglesia tiene seguridad. Y si Ud. está en la Iglesia, Ud. está seguro con la Iglesia mientras que esté en la iglesia. Manténgase adentro. No ande vagando por allí, siendo zarandeado por cualquier cosa. Manténgase en Jesucristo.
72Y Dios ha ordenado de antemano que la iglesia aparezca delante de Él santa, irreprensible, sin mancha ni arruga. No importa si Ud. lo logra o si yo lo logro, Dios va tener una iglesia sin mancha y sin contaminación. Confío que todos nosotros estemos allá. Pero cada uno de nosotros tiene que ocuparse de su salvación con temor y temblor.
73Pero si tan sólo volviéramos al principio para darnos cuenta que cuando Dios hizo al primer hombre, él hizo al hombre a Su Propia imagen. Y Dios es un Espíritu, así que él tuvo que hacer un hombre espíritu.
74Ahora bien, aquí en el versículo 5 se usa la palabra “predestinado”. Predestinación no es una buena palabra para que la use un evangelista o un ministro, ya que en cierto modo confunde a la gente cuando uno dice “predestinar”. Predestinación habla—mira hacia atrás al previo conocimiento, y el previo conocimiento mira hacia el destino. Predestinación va atrás al previo conocimiento, y el previo conocimiento va hacia el destino. En otras palabras, Dios no dijo: “Miren, haré que este hombre sea esto, y haré que este hombre sea aquello”.
75Pero para poder ser Dios, Él tenía que conocer el fin desde el principio. Así que, siendo que Él sabía anticipadamente, Él podía decir: “Esto ocurriría y aquello ocurriría”, por cuanto era Dios y sabía dónde estaría todo colocado. Y por lo tanto, Él podía ordenar ciertas cosas para ciertas edades. ¿Creen Uds. eso? Eso—eso es ciertamente Escritural.
76Y ahora, mientras estoy en este tema, veamos esto bien de cerca. “Los dones y llamamientos son irrevocables”. Ellos son el previo conocimiento de Dios. Ud. no podría hacerse un codo más alto o más bajo. Ud. no podría… afanándose, no podría añadir una pulgada a su codo, o a su estatura, mejor dicho. Pero allí está Dios conociendo anticipadamente, y le ha hecho a Ud. exactamente lo que Él quiere que Ud. sea. Él lo ha hecho a Ud. Él lo ha colocado a Ud. y le dado un lugar.
77Si todo el mundo… Les diré lo que me gusta. A mí me gusta que la gente sea original. No me gusta que la gente imite a otra persona, ¿a Uds. sí? A mí me gusta… Hay tanto de eso hoy en el mundo: actores. Uds. saben que la palabra “Fariseo” quiere decir “actor”. Y tenemos tantos actores hoy día, gente que trata de actuar como alguien más, tratando de imitar a otra persona. La gente lo amaría más a Ud. si Ud. fuera Ud. mismo. Ellos lo aceptarían mejor a Ud.
78Que Dios apresure el día cuando los hombres y las mujeres sean lo que son. Si yo estuviera en contra de Cristo, yo estaría aquí en esta noche hablando en contra de Él. Yo no tendría tiempo para Él. Yo entonces estaría disertando contra Él. Pero siendo que yo le amo y creo en Él, es por eso que estoy aquí tratando de hacer que todos le crean a Él por cuanto yo le amo.
79Y por lo tanto, cuando la gente reclama ser cristianos, o imitan cristianismo, o tratan de actuar como que son cristianos, cuando en lo profundo de su corazón no tienen la paz de Dios, Ud. simplemente se convierte en un actor. Y, saben, la gente realmente sabe eso. Su vecina sabe que Ud. simplemente está actuando de esa manera. Ciertamente. Ella ve que Ud. se enoja y pierde los estribos, y golpea al perro de la casa, le grita a su esposo, y hace que él se meta bajo la cama cuando él llega. Y Uds. le hacen lo mismo a… Pues, ellos saben que eso no es comportarse como cristianos. Ciertamente.
80Cuando Ud. realmente llega a ser salvo, Él lo cambia a Ud. Ud. no tiene que actuar; Ud. simplemente actúa natural. Ud. es Ud. mismo. Pero Dios vio de antemano, y colocó, y dispuso que ciertas cosas acontecieran. Por eso Él podía tomar a los profetas con el don de ciencia, y mostrarles con anticipación lo que iba a suceder. Y ellos podían hablarlo, debido a que era una Palabra de ciencia que Dios le da a Su profeta. Y él predice aquello antes de que suceda, porque Dios sabe todas las cosas.
81Así que, por lo tanto, sabiendo… alguien… Ahora, eso pudiera hacer surgir la pregunta en su mente acerca de satanás en el principio. Pues alguien me preguntó no hace mucho, dijo: “¿No es satanás un creador? Yo dije: “No señor. Dios es el único creador que existe. Hay un solo Creador y es Dios”. Él dijo: “Bueno, ¿entonces cómo fue que el mal entró aquí, si satanás no lo creó?” Yo dije: “El mal no es una creación. El mal… Satanás no puede crear, pero él puede pervertir lo que Dios ha creado”. ¿Ven?
82Él no es un creador. Dios es el Creador, pero satanás pervierte lo que Dios ha creado. Y Dios creó el bien, pero satanás lo pervirtió convirtiéndolo en mal. Y es como cualquier otra cosa que es pervertida: está mal.
83Y si su mente, corazón, y todo, no concuerda con la Palabra de Dios, y cree que Él es el mismo Señor Jesús que resucitó de los muertos, y paz en su corazón, y sin embargo Ud. pertenece a la iglesia, tenga cuidado; Ud. pudiera tener una mente pervertida en vez de ser un corazón cambiado. Eso es duro y fuerte, pero es bueno. Yo—yo preferiría que fuese corregido aquí que esperar hasta llegar al río.
84Yo le pedí a Él cuando entré al ministerio, yo le dije: “Dios, si alguna vez me desvío de la senda, corrígeme”.
85Yo no quiero problemas cuando llegue al río en aquella mañana. Será un día horrible. Y cuando esas olas estén golpeando contra mi alma, y yo sepa que todas las esperanzas se hayan acabado, los hilos quebradizos de la vida se estén rompiendo, yo no quiero problemas. Yo espero ser un anciano en esa hora.
86Regularmente, cuando los Branham se envejecen les da parálisis, tiemblan. Y cuando yo llegue… Me gustaría vivir para ver el día cuando esté tan viejo que ya no pueda predicar más el Evangelio, no quisiera permanecer más tiempo. Me gustaría llegar al final del camino y mirar hacia atrás a través de cada zarzal, cada colina a la que haya llegado; ver las huellas, y saber que estoy parado en la orilla del río, no pasará mucho tiempo cuando estaré cruzando al otro lado.
87¡Vaya! Sobre esas arenas me gustaría arrodillarme, quitarme el yelmo de la salvación, desceñirme la coraza, tomar la Espada y meterla de regreso en la funda de la eternidad, alzar mis manos y decir: “Padre, envía el bote salvavidas. Voy a ir a casa en esta mañana”. Correcto. Yo creo que Él estará allí. Si soy fiel a mi Salvador, De Su mano guiadora me agarraré. Él nos guiará a través del río de la muerte, Para cantar el nuevo y dulce canto del Cielo. Yo creo que Él estará allí. Correcto.
88David dijo: “Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infundirán aliento”.
89Ahora bien, Dios previendo; Él ordenó una Iglesia que había de aparecer ante Él. Miren, como hemos estado viendo en las últimas dos noches—dos noches, los tres de la dispensación de Dios. Yo creo en la primera reforma; Lutero salió predicando justificación por fe, siendo la primera reforma de las edades de oscurantismo, de mil quinientos años de edades de oscurantismo. Muchos de Uds. cristianos y Uds. que leen historia, y demás, saben lo que es eso.
90Entonces Lutero, siendo el hombre de Dios, de la hora, salió para traer el Mensaje. Fue un tipo del desierto. Israel tenía una Columna de Fuego… una Columna de Fuego, y ellos la seguían día y noche. Y cuando esa Columna de Fuego se detenía, Israel acampaba bajo ese Fuego, esa Luz. Y ellos permanecían allí hasta que la Columna de Fuego se movía, e Israel se movía con el Fuego. Y así como Él lo hizo en lo natural por Israel, Él lo ha hecho en lo espiritual por la Iglesia.
91Martin Lutero, el primero en ver la Columna de Fuego, salió y— siguió con su mensaje: “El justo por la fe vivirá”. Él predicó el Mensaje y la gente lo siguió. Pero el error que cometió Lutero fue que organizó una iglesia. Él hizo que todo se volviera luterano y allí fue donde cometió un error.
92Yo tengo un respeto profundo por cada organización, y pienso que todas son buenas, cada una de ellas. No hablaré en contra de ellas porque tengo muchos hermanos finos en cada una de ellas. Y nunca en la plataforma, bajo las visiones, he visto al Espíritu Santo retar a nadie y decirles que ellos estaban en la iglesia equivocada. Jamás he visto que eso haya acontecido.
93Él les dice a ellos exactamente a qué tipo de—a qué iglesia pertenecen y—y diferentes cosas de esa manera. Pero Él jamás ha retado la fe de nadie, ni ha dicho: “Ud. pertenece a la iglesia equivocada”.
94Noten, bajo la primera reforma fue Lutero. Y luego él organizó y formó la iglesia luterana. La Columna de Fuego empezó a moverse, pero los luteranos no pudieron moverse debido a que ya tenían redactados sus documentos: “Nosotros creemos esto y listo”. Y cuando Dios mostró revelaciones nuevas, los luteranos no pudieron moverse.
95Así que hubo un individuo llamado Juan Wesley, quien vio la visión, la Columna de Fuego moviéndose. Y entonces él vio el Mensaje de santificación y lo llamó la segunda obra de la gracia. Y los metodistas… Lutero no pudo entrar en eso debido a que no les había sido enseñado. Wesley entonces continuó y enseñó santificación, dando origen a un gran avivamiento que barrió la tierra.
96La edad Wesleyana salvó a Inglaterra de su corrupción. Cuando la iglesia calvinista de Inglaterra se había vuelto tan corrupta, a tal grado que ya ni creían más en avivamientos. “Lo que Dios va hacer, Él lo hará, así que ¿qué importa? Si Él los va a salvar, o ellos nacen para ser salvos, o nacen para perderse”. ¡Oh, qué condición en donde entrar!
97Dios envió a un mediocre. Y Él envió a Juan Wesley quien predicó santificación. Y entonces el problema que causó Wesley, fue que organizó una iglesia llamada la metodista. Y entonces ellos redactaron su documento: “Nosotros creemos en esto y punto final”. Y entonces un día la Columna de Fuego empezó a moverse nuevamente. Y Wesley no pudo moverse con Eso, debido a que ya se había organizado a ella.
98Y hubo un grupo de gente que se llamaron a sí mismos Pentecostés. Ellos vieron la Columna de Fuego y recibieron el Espíritu Santo, recibieron los--los dones del Espíritu: hablar en lenguas, y así sucesivamente. Y ellos salieron, siguieron adelante y causaron un avivamiento, a tal grado que incluso “Nuestro Visitante, el Visitante Dominical”, de la iglesia católica, admitió hace un par de años, que la iglesia pentecostal incluso los había superado a ellos en números ese año. Hubo más de un millón quinientos mil convertidos entre las filas pentecostales. Una de las iglesias de más rápido crecimiento en el mundo era el pueblo pentecostal.
99Pero ¿qué hizo el diablo? Él vino e hizo que se organizaran, y ellos empezaron a organizar y a trazar cercas y barreras. Y ¿saben qué? La Columna de Fuego ha…se está moviendo otra vez, y el pueblo pentecostal está tan organizado que no pueden moverse con Ella. Pero el Fuego de Dios sigue moviéndose de igual manera, y Él lo hará en cada edad. Y a través de la historia nunca ha habido una iglesia que haya caído la cual haya vuelto a revivir. Uds. saben eso. Ellas están caídas.
100Y nosotros no debemos trazar líneas fronterizas. Debemos decir: “Nosotros creemos esto”, y no terminar con un punto y aparte, sino con una coma. “Creemos esto, más todo aquello que Dios revele a nuestros corazones”. Eso es—eso es… “Nosotros creemos esto”.
101Ahora bien, Dios, allá en el principio, cuando el… es hermoso, esos tipos… Desearía que tan sólo tuviéramos tiempo para estudiar eso cuidadosamente, pero claro que con quince o veinte minutos que me quedan no podríamos hacerlo. Pero me gustaría tomar uno que está en mi mente ahora, de esos tres.
102Fíjense cuando Elías encontró a Eliseo y le dijo que anduviera con él. Y entonces él dijo: “Quédate aquí pues debo ir a—a otra ciudad”. Y Eliseo, el profeta que había de tomar su lugar, dijo: “Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré”.
103Ahora, ese era Eliseo. Bueno, Elías era un tipo de Cristo, siendo trasladado, y Eliseo era un tipo de la Iglesia que había de tomar Su lugar y terminar Su ministerio con una doble porción. ¿Ven?
104Ahora. Luego él dijo: “Yo voy a ir a la escuela de los profetas”, la segunda jornada. Él dijo: “Tú quédate aquí”. Pero Eliseo le respondió: “Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré”.
105Y él continuó. Y cuando llegó a la escuela de los profetas, dijo: “Voy a cruzar el Jordán”. Él dijo: “Tú quédate aquí”. Él respondió: “Vive Jehová que no me quedaré aquí. Yo iré contigo”. Me gusta eso, una determinación por seguir adelante. Sin importar el precio, avanzar, seguir adelante con Dios a aguas más profundas, a experiencias más íntimas, a tener más amor. No existe límite en ello. Es ilimitado.
106Y ahora, frente al Jordán, representando muerte… Él había ido a esos otros dos lugares sin haber muerte relacionada con ello: escuela, visitación. Igual que justificación, santificación, los primeros atrios exteriores, el interior, el primer velo…o el primer altar. Luego cuando llegó al Jordán, representando muerte, donde uno tiene que morir. Y luego cuando él cruzó el Jordán y llegó al otro lado, se volteó hacia él y le dijo: “Ahora, ¿qué quieres que haga por ti?” Él no fue retraído. Dijo: “Que una doble porción de tu Espíritu descienda sobre mí”. Pidió bastante. Él respondió: “Cosa difícil has pedido, mas sin embargo, si me vieres cuando me fuere, la tendrás”.
107¿Podrían entonces imaginarse a Eliseo o a Elí—quitando los ojos de Elías? Allí es donde está el problema con la iglesia hoy día. Tenemos demasiada gente que ha recibido la promesa: “Vosotros recibiréis el Espíritu Santo”, pero ellos mantienen un ojo puesto en el mundo y el otro en Dios. Uds. seguramente se caerán. Quiten sus ojos del uno o del otro. Yo les aconsejo a que quiten sus ojos del mundo, de su vecino, de su—su asociación, y mantengan sus ojos solamente en Cristo.
108Eliseo mantuvo sus ojos sobre Elías. Y cuando… Al poco rato un carro de fuego y caballos de fuego descendieron y Elías se subió a él y se fue. Y al subir, se quitó el manto con el que había golpeado el Jordán para hacer una senda a través de la muerte, y se lo arrojó a Eliseo. Él lo recogió y se lo puso, un cuadro muy hermoso de Cristo.
109Cuando Él ya iba a partir, una mujer le dijo: “Señor, concede que mis dos hijos se sienten uno a Tu derecha y a la izquierda”. Él respondió: “¿Podéis beber de la misma copa que Yo bebo?” Ella respondió: “Sí”. Dijo: “¿Podéis ser bautizados con el bautismo con el que Yo soy bautizado?” Ella respondió: “Sí”. Él dijo: “Eso es cierto, vosotros podéis”.
110El mismo Espíritu Santo que estuvo sobre Cristo fue Su manto que Dios le dio, la unción del Espíritu Santo. Y cuando ellos subieron allá en Pentecostés y esperaron en el aposento alto, que cuando Jesús, (que fue el antitipo de Elías), fue levantado de la muerte y resucitó, Él envió el manto. El mismo Espíritu Santo que estaba en Él cayó sobre la Iglesia. Y Él dijo: “Las cosas que Yo hago, vosotros también las haréis, y mayores que estas”.
111Una doble porción del mismo Espíritu Santo que estuvo sobre Cristo está sobre la Iglesia. Y Eliseo tomó ese manto y bajó al río, golpeó el río y dijo: “¿Dónde está el Dios de Elías?”
112¡Oh, hermanos! Y hoy la gente que reclama estar llena del Espíritu Santo, y tienen temor de confiar en Dios para un dolor de muela. ¡Aleluya! Hermano, cruce el Jordán, llegue al otro lado. La porción, la doble porción del Espíritu de Dios que estuvo sobre Cristo Jesús fue enviada de regreso a la iglesia para ministrar y continuar la obra hasta que Él venga. “Un poquito, y el mundo no Me verá más; mas vosotros Me veréis: porque Yo (pronombre personal) estaré con vosotros, y en vosotros, hasta el fin del mundo”.
113Él ha resucitado de los muertos y está con Su Iglesia en esta noche en forma espiritual, dándole a Ud. toditos los poderes de—que Él tenía sobre Él aquí en la tierra, le son entregados a la Iglesia para que los use, y Uds. tienen temor de usarlo. Me pregunto si Uds. han dado ese último paso. ¿Han Uds. realmente cruzado el Jordán?
114Cuando Ud. cruza el Jordán, es muerte; Ud. entra a ese velo del cual yo hablaba anoche, dentro del Lugar Santísimo, donde ya su luz no es la del mundo. Ud. caminará en compañerismo lado a lado con Cristo en Ud., la esperanza de gloria, el Espíritu Santo moviéndose y viviendo en el ser humano.
115Y si yo les dijera en esta noche que el espíritu de un gran artista estuviera en mí, Uds. esperarían que yo pintara un cuadro como ese artista. Si les dijera que el espíritu de Juan Dillinger estuviera en mí, Uds. esperaran que yo tuviera unas pistolas bien grandes y fuera un bandido. Y si les dijera que el Espíritu de Cristo estuviera en mí, yo tengo que hacer las obras de Cristo. Y si Ud. profesa ser cristiano, apártese del pecado, del egoísmo y mal humor, y viva como vivió Cristo, una vida pacífica, humilde y bendecida por Dios. Amén. Eso es correcto.
116¡Oh, hermanos! Me siento religioso ahora mismo. Realmente que sí. ¡Oh, a mí me encanta eso! Es la Palabra; es muy bueno. Eso baña el alma suya. Fíjense en el versículo 5: Habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Cristo Jesús.
117Aquí hay una historia tremenda de la adopción, o colocación. Ahora, mis hermanos pentecostales, Uds. quizás no estén de acuerdo con esto, pero quiero que escuchen con mucha atención durante estos próximos diez o quince minutos.
118Yo quiero preguntarles algo, y a Uds. eruditos de la Biblia. En el Antiguo Testamento había una ley de adopción o colocación de un hijo. Uds. saben eso, cómo en el Libro de Gálatas, y así sucesivamente, cómo era que el tutor criaba al niño.
119Sucedía lo siguiente: Un padre había tenido un hijo en su casa, un muchacho, y él era hijo cuando nacía. Pero se le daba un tutor. Y este tutor criaba al niño y le lleva reportes al padre, todo el tiempo, de cómo iba progresando el niño. Y después que el niño llegaba a cierta edad, si había sido un niño digno, si se había conducido absolutamente bien… si no, entonces había ciertas cosas que tenían que ocurrir. Y si él era indigno, aunque fuese hijo, no se le daba ninguna herencia de su padre.
120Pero si él era un hijo digno, y había sido hallado digno, él era llevado a un lugar público. Y este padre… ¡Captenlo! Aquí lo tienen, no fallen en verlo. Este padre del niño… Él ya había nacido en la familia… principalmente pentecostés, (aparte de otros), ya nacido dentro de la familia como un hijo.
121Ahora, cuando el pueblo pentecostal, los metodistas libres, los bautistas, y así por el estilo, cuando ellos recibieron el Espíritu Santo, dijeron: “Lo tenemos; eso lo concluye”. Pero no fue así.
122Los metodistas dijeron: “Hermano, cuando gritamos lo tenemos”. Eso es lo que solían decir los metodistas. Todo metodista gritaba: “Hermano, tú lo tienes”. Pero se dieron cuenta de que no lo tenían.
123Cuando los pentecostales hablaron en lenguas dijeron: “Lo tenemos”. Pero Uds. se dieron cuenta que no lo tenían. Correcto. La vida lo prueba.
124Yo he visto a gente hablar en lenguas como echar garbanzos en un cuero de vaca seco, y salir y engañar, robar, mentir, y todo lo demás. Uds. no pueden llamar eso el Espíritu Santo. Pero ahora, esperen. Yo—yo creo en gritar, hablar en lenguas, pero estoy tratando de aclararles algo. Uds. tal vez estén enojados conmigo aquí, pero allá no lo estarán. Noten, es cierto.
125Ahora, fíjense en lo que sucedía. Cuando su padre, después de que su hijo había nacido en la familia, con todo eso, él no heredaba nada hasta que su vida probaba ser la clase de niño correcto. Y el tutor, el cual es el Espíritu Santo en nuestro caso, le llevaba reportes al padre todo el tiempo de cómo iba progresando este niño.
126Ahora bien, nosotros hemos tratado de brincar la cerca. Hemos tratado de poner el carro delante del caballo. Uds. han tratado de reclamar cosas y hacer cosas antes de que Dios lo hiciera, y tienen mucha carnalidad que ha entrado en eso. Y eso es lo que pasa con la iglesia.
127Si la verdadera fe pentecostal se posara sobre una audiencia de este tamaño, hermano, toda California sabría que algo sucedió aquí en esta noche. Correcto. Algo anda mal. No está mal con Dios; no está mal con la fe de Uds. sino que es ser colocado correctamente, sabiendo lo que Uds. están haciendo, y cómo hacerlo. Ese es el secreto de la cosa entera, y luego rendirse Uds. mismos a la voluntad de Dios.
128Fíjense, este hijo era un hijo cuando él nacía. Cuando los pentecostales recibieron el Espíritu Santo, nacieron… no me refiero a ciertos pentecostales, había la Cuadrangular, y otras, y toda la… [Espacio en blanco en la cinta.—Ed] la gente que cree en recibir el Espíritu Santo.
129Y nosotros los bautistas de allá de Kentucky, la única diferencia que yo vi entre mi iglesia y pentecostés, cuando vine aquí, fue la evidencia inicial: hablar en lenguas. Eso fue lo único que yo vi diferente.
130Ahora, no hace mucho yo estaba predicando por aquí en una iglesia bautista, y dije… Nadie decía: “Amén”, ni nada. Pues, hermano, yo he visto a esas madres ancianas tomar esos antiguos gorros con tiras, caminar de arriba abajo por el piso, y gritando, y caminando por encima de las bancas y todo lo demás. Seguro. Escuchen, yo pregunté: “¿Es esta una iglesia bautista?” Él, el pastor inclinó la cabeza cortésmente: “Sí señor”. Parecía…
131Yo dije: “Ciertamente no se parece”. Volví a predicar lo más fuerte que podía y nadie decía: “Amén”. Se quedaron sentados tan tiesos y almidonados a más no poder. Yo dije: “Escuchen, Uds. no son bautistas. Uds. simplemente son unos que se unen a la iglesia. De donde yo vengo, cuando Ud. era bautista, íbamos al altar y nos golpeábamos uno al otro en la espalda hasta que vencíamos”.
132Le digo hermano, lo que necesitamos hoy son más de esos golpes en la espalda, a la antigua, hasta que venzamos. ¡Aleluya! Hasta que Uds. mueran completamente al ego y al pecado, y nazcan del Espíritu de Dios.
133Si Uds. pierden su cartera, Él la traerá de regreso a Uds. Si se meten en problemas, Él no les dará la espalda. Él será un hermano, y pondrá el brazo alrededor de Uds., y les ayudará a levantarse otra vez, orará por Uds. Amén. [Espacio en blanco en la cinta.—Ed.]
134Noten, cuando el niño nacía, él era hijo; pero su conducta tenía que ver con su herencia. Ahora, yo quiero que Uds. sean muy honestos. ¿No piensan Uds. que nosotros hemos tratado de empujar la herencia un poquito más lejos de lo que Dios—de lo que ha sido nuestra conducta?
135Ese es el problema de hoy. Nosotros debiéramos estar muy avanzados en el camino. Pero estamos bien atrás aquí abajo. ¿Por qué? Ha sido por nuestra conducta; no tenemos respeto.
136Yo incluso he estado en reuniones y he observado, y cuando, si entiendo bien la Biblia… Tal vez reciba unas cartas muy buenas después de esto, pero supongo que estará bien. Yo seguiré orando de todas maneras. Pero he notado que gente que tiene el don de hablar en lenguas, hablan fuera de orden. Cuando el predicador estaba predicando, alguien se paraba y hablaba en lenguas. Eso está fuera de orden. El espíritu de los profetas está sujeto a los profetas. La Palabra de Dios está primero, nunca secundariamente. Dios… Esta es la Palabra de Dios.
137Y he visto levantarse y hablar en lenguas, y todo el mundo se comporta indebidamente y no le prestan atención a eso. Eso está fuera de orden. Uds. debieran ser reverentes. Si es un verdadero Espíritu de Dios, entonces dejen que diga algo. Lo que sea que Dios esté diciendo, escúchenlo; anótenlo.
138Ahora, Dios no cortará Palabras, no repetirá algo otra vez, Él no… Él nos dijo que no usáramos vanas repeticiones. Él no dirá, citará Escrituras; Él les dará a Uds. algo definido, diciéndoles que una cierta cosa va a suceder, y en un tiempo preciso. Entonces vigilen bien eso. Y si no es así, entonces esa persona debiera ir al altar y enmendarse con Dios. Ellos tienen un espíritu malo sobre ellos. Así Uds. limpiarán algunas de estas tonterías. Correcto.
139Nosotros deberíamos entrar a la iglesia con un corazón de reverencia, no un… La iglesia no es una reunión social, como una especie de coliseo, o algún lugar donde se hable sobre lo que Uds. hicieron durante el día. Es un lugar de adoración. Y nosotros la hemos convertido en un lugar de confusión. ¡Fuiu! Eso casi dará cólicos, pero hará bien. Muy bien. Dios tiene un remedio para ese cólico. ¿Sabían eso?
140Moisés dirigió a dos millones de personas a través del desierto. Los guió por espacio de cuarenta años, y cuando llegó al otro lado, no había ni un solo débil entre ellos.
141¿No desearían algunos de Uds. médicos aquí en esta noche saber qué receta tenía el Doctor Moisés? ¿Qué le dio a toda esa gente? ¿Cuántos niños nacieron cada noche? ¿Cuántos ancianos, etc.? ¿Cuántos cojos y lisiados? Y ¿cuántos llegaron a él en una sola noche con cólico y cuánta más enfermedad? Pero el Doctor Moisés se encargó de cada situación.
142¿Desearían fijarse en su maletín de médico y descubrir qué clase de receta les dio? ¿Desean saber qué es? Veamos qué fue. Aquí está: “Yo soy Jehová que sana todas tus dolencias”. Amén. Es el único remedio que él traía, y funcionó para dos millones de personas.
143Mientras eran obedientes, y mientras no se estaban quejando y peleando, mientras eran obedientes y caminaban humildemente ante Dios, Dios iba delante de ellos, y los guiaba de la mano, y los llevó en alas de águilas. Pero en cuanto se salieron del orden, Dios inmediatamente se separó de ellos. Correcto. Bueno, la jornada era solamente como de unas cuarenta millas, ellos pudieron haber llegado en dos o tres días. Y estuvieron cuarenta años vagando y dando vueltas allá tratando de prepararse para cruzar. Y así exactamente está la iglesia en esta noche. Nosotros nos enredamos todos.
144Ahora bien, volvamos al oficio de hijo. ¿Qué sucedía? Ahora, cuando este niño nacía, él recibía nuevo nacimiento. Ahora, esa es la misma cosa a la que yo lo estaba aplicando anoche. Mucha gente que comía el maná podía quedarse afuera. El maná caía todas las noches. Correcto. Pero tenía que caer todas las noches. Y luego, a veces ellos, quizás les daba un poco de hambre entre comidas, debido a que el maná no duraba mucho tiempo cuando estaba aquí afuera. Pero cuando ese hombre pasaba velo adentro, y vivía allí en el Lugar Santísimo… Uds. dirán: “Hermano Branham, ¿vivimos nosotros allí?
145Sólo Aarón entraba allí, o Moisés, una vez al año, o Aarón, mejor dicho, el sumo sacerdote, y él tenía que estar ungido. Pero Cristo rasgó el velo, para que todo creyente entre a la Presencia del Lugar Santísimo. No vivir de un maná que hay que comer todos los días, sino—un maná que se desvanece antes de que el día termine, una oracioncita en la mañana, sino viviendo constantemente en la Presencia del Señor Jesús, caminando y hablando con Él.
146Me recuerda a una mujercita Irlandesa que cruzó el mar hace tiempo, y ella venía hacia acá. Las bandas de jazz estaban tocando en el barco, Uds. saben, y haciendo alboroto. Y al poco rato vino una gran tormenta, y ellos enviaron llamadas de emergencia y demás.
147El capitán corrió abajo y dijo: “Dejen de tocar por un momento”. Dijo: “Acabamos de recibir noticias desde Nueva York. Si no podemos resistir treinta minutos, nos hundiremos al fondo del mar”. Dijo: “Cambien su música”. Dijo: “Todos Uds. oren”.
148Y todo el mundo cayó de rodillas, y las bandas empezaron a tocar “Más Cerca Mi Dios De Ti”. Y todo ellos empezaron a orar, y el barco se mecía de un lado a otro, y se tambaleaba a través de las olas. Esa madrecita irlandesa de vestido largo, mangas largas, y pelo largo, caminaba para arriba y para abajo gritando: “¡Aleluya! ¡Aleluya!”. Cuando le preguntaron: “¿Por qué Ud. no ora, señora? Ella respondió: “Yo ya estoy preparada en oración. Estoy lista”. Correcto. Camine con Él; esté listo.
149Así que al poco rato, ellos siguieron, el capitán regresó y dijo: “Señora, ¿qué le pasa a Ud.?” Dijo: “Oh, yo estoy muy feliz”. Dijo: “¿Entendió Ud. lo que yo dije? Si este barco no resiste, si resiste—no resiste treinta minutos, nos hundiremos al fondo del mar”. Ella dijo: “Yo lo entendí. Aleluya” Dijo: “¿Qué quiere decir Ud. con eso, señora?” Dijo: “Yo estoy alabando a Dios”. Dijo: “¿Y Ud. va ir al… pudiera estar en el fondo del mar dentro de quince minutos?”
150Dijo: “Seguro”. Dijo: “Yo vengo desde Irlanda para los Estados Unidos, a ver a mi hija. Tengo treinta años que no la veo, y voy en camino a ver a mi hija en los Estados Unidos”. Y dijo ella: “Si el barco resiste treinta minutos, yo la veré a ella en los Estados Unidos”. Y dijo: “Si no resiste, yo tengo una en la Gloria. Yo veré a una de ellas en los próximos treinta minutos. Aleluya”.
151Eso es. Preparado en oración, caminando con Él, Ud. no sabe en qué momento hay un chirrido de frenos, y Ud. estará yéndose hacia la eternidad. Viva cerca de Él. Permanezca dentro del velo.
152Sí, nacer de nuevo es una cosa maravillosa, pero eso no lo es todo, hermano.
153Recuerde, había una adopción de ese niño. Todo lo del Antiguo Testamento tiene que llevarse a cabo en el Nuevo; sabemos que son tipos y sombras. Uds. no podrían ver a un hombre, una figura con una mano colgando arriba de esta manera, y luego que no apareciera cuando el—cuando el negativo se hiciera positivo. Tiene que ser todo.
154Noten, entonces a medida que ellos proseguían, este hijo… Si el tutor se mantenía llevando noticias que este hijo era un muchacho real… Él cuidaba de los negocios de su padre. Él era un hombre valiente. Él sabía cómo manejar los negocios de su padre. Oh, el corazón de su padre se llenaba de orgullo por causa de que él lo amaba.
155Y entonces cuando tenía edad, llegaba a una cierta edad, él fijaba un gran día. Él llamaba testigos afuera en la calle, agarraba a este muchacho, le ponía un manto especial, y lo sacaba a la calle donde celebraban una ceremonia de adopción. Y el padre, el mismo padre de este muchacho, adoptaba al muchacho en su propia familia. Ahora, Uds. saben eso por medio de las Escrituras, la colocación del hijo. Y lo adoptaba dentro de su propia familia. Por lo tanto, desde ese día en adelante, ese muchacho tenía un derecho legal para escribir los cheques de su padre, o lo que tuviera el padre, él era heredero de aquello. Él era adoptado. Él era igual, tenía la—la autoridad sobre todos los bienes de su padre. Él ya no era un tutor, sino que era… o cuidado por un tutor, él estaba absolutamente en posesión.
156Y allí es donde la iglesia ha llegado ahora. Cuando Ud. llegó allí y nació de nuevo, Ud. piensa que eso lo concluye. Ahora, Ud. se halla a sí mismo con calambres, no hay suficiente maná, recayendo de una reunión a otra. Lo que sucede es que Dios ha observado la conducta de Su Iglesia.
157Miren. Dios hizo la misma cosa con Su propio Hijo. Él tomó a tres como testigos. La Biblia dice: “Tres son un testigo”. Y Él tomó a Pedro, Santiago, y Juan (amor, esperanza, y caridad) y los llevó a un monte muy alto, un monte muy grande y alto. Y allí Jesús se transfiguró delante de ellos, y Sus vestiduras resplandecieron como el sol. Y una voz habló y dijo: “Este es Mi Hijo amado; a Él oíd”.
158Dios adoptando a Su Propio Hijo, le hizo resplandecer en una condición glorificada, transfigurada, y probó delante de testigos: “Este es Mi Hijo amado, a Él oíd”. Con razón Jesús podía decir “Todo poder en el cielo y en la tierra me ha sido entregado en Mis manos”.
159Ahora, la razón por la cual la iglesia no está prosperando, hermano, es que Uds. saltaron de lugar en lugar, aquí y allá, y jugando con el mundo, y por acá, y discutiendo acerca de sus organizaciones, de si son esto, aquello, o lo otro. De si son de los unitarios, dualitarios, trinitarios, o quintuarios; o si han sido bautizados hacia adelante, hacia atrás; oh, y todo tipo de cosas, y discutiendo, y trazando barreras, y demás, y esa es la razón por la cual la iglesia no está avanzando. Es verdad.
160Si Uds. alguna vez derribaran sus muros, y permitieran que éste sea esto, y aquél sea aquello. Lo que Uds. sean eso no importa. Pero cuando Ud. puede poner sus manos en las manos de su hermano y llamarlo su hermano… Y que estamos trabajando para una sola causa, eso es el Reino de Dios.
161Si alguna vez yo llegara a un punto en que no pudiera poner mi brazo alrededor de cualquier hermano que esté trabajando para el Reino de Dios, y reconocerlo como mi hermano, pienso que yo estaría descarriado. Amén. Seguro.
162Yo tendría miedo de pararme en la plataforma y enfrentarme a espíritus malignos, sabiendo que tuviera envidia en mi corazón de cualquier hermano, no importa quién sea él, que esté tratando de predicar el Evangelio de Jesucristo o de vivir una vida cristiana.
163Aunque él—estemos en desacuerdo por un millón de millas, si él ama al Señor Jesús, él es mi hermano, y es mi hermana. Pero hemos trazado esas líneas. “Y si tú no puedes amar a tu hermano a quien has visto, ¿cómo puedes amar a Dios a Quien no puedes—nunca has visto?” Y hermano, cuando el amor es expresado, Dios está en ello, porque Dios es amor. Y Uds. jamás podrán llegar a ningún lado sin amor Divino. Y a medida que Uds. se aman el uno al otro, Uds. aman a Dios.
164Escuchen. Yo tengo un muchachito gordito en casa en esta noche, de cinco meses de edad. Todos Uds. recuerdan la profecía en cuanto a él. Todo el mundo se rió de mí y dijeron: “Ajá. Yo pensé que tú ibas a tener un José”. Él vino. Dios dijo que Él vendría y aquí llegó. Tengo un hijo aquí de diecinueve años de edad, una niñita aquí de cuatro, y una de ocho. Uds. pudieran decir cualquier cosa de mí y todo estaría bien. A mí no me importaría lo que Uds. me llamaran, pero no hablen de mis hijos. No sean buenos conmigo, sean buenos con ellos.
165Y Dios piensa de la misma manera. Estos son Sus hijos. Tenemos que ser buenos los unos con los otros. Tenemos que ser honestos el uno con el otro. ¿Cómo puede la gente ser deshonesta unos con otros, y luego profesar ser cristianos? Yo no puedo comprender cómo Uds. pueden ser deshonestos con su hermano. ¿Cómo pueden Uds. falsificar una cosa u otra, y apartar a un hermano sólo porque él no esté de acuerdo con Ud. sobre algo? Oh, hermano, les digo… Querido Cordero moribundo, Tu preciosa Sangre nunca perderá su poder, Hasta que toda la iglesia rescatada de Dios Sea salva para ya no pecar más. Desde que por fe, yo vi ese torrente Que Tu herida fluyente suplió; Amor redentivo ha sido mi tema, Y lo será hasta que yo muera.
166Amor, Dios es amor. “El que ama es de Dios”. Amor Divino, no amor afectuoso… Hay dos clases distintas de amor. Ahora, sabemos que entramos en esto aquí de “amor libre”, y todo tipo de cosas que llaman amor. Pero eso no es amor Divino. Eso es una burla del diablo. Uds. saben eso. Hay dos amores distintos: hay un amor llamado “amor filio”, y hay un amor llamado “amor ágape”.
167El “amor filio”, la palabra griega, significa “el amor como el que yo tendría por Ud. como una persona, o por mi esposa”. Uds. tienen un amor filio por su esposa. Ahora, ese amor, si Ud. sorprendiera a un… Ud. tendría celos de ella. Si Ud. sorprendiera a un hombre insultándola, Ud. mataría a ese hombre por causa de ello. Eso es amor filio.
168Pero el amor Ágape haría que Ud. orara por su alma perdida. Esa es la diferencia. Allí es donde la gente no entiende. Vean, no es alguna clase de condición mental afectuosa o manufacturada. Es absolutamente el Espíritu de Dios que enlaza nuestros corazones en compañerismo y amor cristiano.
169Y cuando… Yo pudiera darle un reto a esto. Si todo metodista, bautista, presbiteriano, pentecostal, y todos los que están aquí, derribaran sus pensamientos el uno del otro, y fueran muy amorosos y amables el uno para con el otro, y se trataran unos a otros como cristianos, Uds. verían uno de los avivamientos más grandes barrer este valle, que jamás se haya conocido por aquí. Jamás podrá venir de otra manera. 170 Entonces, cuando Dios vea que Uds. estén avanzando… Todo hijo que viene a Dios tiene que ser ¿qué? Ser castigado primero por Dios, probado. ¿Sabían eso? Uds. hacen eso en cada decisión que toman. Dios lo hace al hacerlo a Ud. Todo hijo que viene deber ser castigado por Dios.
171Tan pronto como Ud. recibe el Espíritu Santo, todo el mundo empieza a hablar de Ud., y a decir que se volvió loco, perdió la mente, que Ud. iba a ser un aleluya, o algo así. Y entonces, si Ud. no puede soportar el castigo, la biblia dice que Ud. se convierte en un hijo ilegítimo.
172Pero si Ud. verdaderamente ha nacido de Dios, no importa lo que el mundo diga, o lo que diga alguien más, Ud. sabe en dónde está parado, y todos los demonios del infierno no pueden molestarle. Luego Ud. lo demuestra por medio de sus frutos, no por medio de su voz, sino por medio de su vida. Ud. vive la clase de vida correcta.
173Ud. vivirá… ¿Alguna vez han visto Uds. un sello? Un sello puesto sobre un pedazo de papel, está sellado en el lado de enfrente y atrás, ambos. Y cuando Ud. camina hacia adelante, su vida, y lo que Ud. va dejando atrás, la gente sabe que Uds. son hijos e hijas de Dios. Cuando Ud. verdaderamente ha sido sellado por el Espíritu Santo, amor Divino lo sigue a Ud.
174Con frecuencia he dicho esto: “Sea salado y la tierra tendrá sed”. Él dijo: “Vosotros sois la sal de la tierra”. Ud. simplemente sea salado y la tierra se pondrá sedienta. Viva Ud. de tal forma en su vecindario y entre su gente, y la gente sabrá, dirá: “He allí un verdadero cristiano; se los aseguro. Si alguna vez ha habido un cristiano, allí está ella, o allí está él”. Esa es la manera de serlo.
175Yo prefiero tener eso en mi corazón que todos los dones que hubieran… que Dios tiene en Su Biblia. Correcto. Porque la Biblia dice: “Si hablare en lenguas humanas o angélicas…” Él podía hacerlo. “Y no tengo amor, nada soy. Si tuviere sabiduría y entendiere toda la Palabra de Dios, sin amor no soy nada. Y si tuviere fe de tal manera que trasladase los montes…” Si salimos aquí y tenemos fe, no sólo para sanar a los enfermos, sino para mover montañas, y no tenemos amor, aunque yo pudiera—aunque yo pudiera, es posible que Ud. pudiera.
176Pero vean Uds., pueblo pentecostal, Uds. están yendo en pos de los dones en vez del Dador. ¿Ven? Vuelvan a Dios. Obtengan este verdadero amor Divino en su corazón, su compañerismo. Oh, Uds. simplemente ámenle a Él con todo su corazón. Hermano, los dones se encargarán por sí solos. Uds. simplemente dejen eso quieto. ¿Ven? Eso vendrá.
177Dios colocará en la iglesia el lugar donde Él lo vea a Ud., después de haberlo adoptado a Ud. en Su familia. Él lo llamará a Ud. algún día en una reunioncita de oración, cuando Ud. menos piense, colocará el manto sobre Ud., y dirá: “Mira, hijo, Yo te he enviado a predicar el Evangelio”. El mundo entero sabrá al respecto. Correcto. Él lo llamará a Ud. y le dirá: “Hijo, Yo te he enviado a orar por los enfermos”.
178Entonces vea cómo volarán las cosas, cuando Él lo adopte a Ud. dentro de Su familia; pero Ud. no puede forzar eso. Ud. no puede manufacturar eso mentalmente. Dios vindica Sus dones. Dios prueba Sus dones. Pero ¿qué es el don sin el Dador? Si Ud. tuviera— entendiera la Biblia, como un ortodoxo… Eso es lo que sucede hoy en día.
179Algunos de los predicadores, algunos de Uds. que votan para elegir a su pastor, Uds. que lo hacen así, Uds. a veces votarán por un gran y fino predicador al estilo Hollywood, guapo, de cabello rizado y bien vestido, porque Uds. quieren que él luzca muy atractivo en el púlpito. Esa no es señal de que Dios lo haya llamado a él. Esa no es señal.
180Yo he visto muchos de ellos que Dios no llamó de esa manera. Pero el mundo hoy, ellos buscan el encanto. Lo que pasa es que hoy tenemos demasiada religión de Hollywood, avivamientos al estilo de Hollywood. Bien adornados en la plataforma, con joyas oscilando por todos lados y qué… ¡Oh, hermano! Es--es repugnante. Yo creo en una religión enviada por Dios a la antigua. Creo en una religión que lo limpiará a uno y lo convertirá en una persona diferente, hará que uno viva como debiera vivir. Amén. Demasiado encanto…
181Uds. tuvieron demasiados espectáculos de televisión y demasiados… Los niños… No hace mucho sacaron una cosita aquí… (Para mostrarles cómo puede hacerlo el diablo). No hay un solo niño en este país que no sepa quién es David Crockett, que no pueda decirles que él nació en Tennessee, y todo en cuanto a Él, de cómo fue que mató a un oso cuando tenía tres años de edad. Y Uds. saben que eso es una mentira. Pero eso… pero todo eso, ellos pueden decirle a Ud. todo al respecto.
182Pero si el diablo, por medio de la televisión y todo, puede meter eso en la cabeza de todo niño en América, ¿qué debiera hacer la Iglesia por medio de Jesucristo? Y Uds. detendrían la delincuencia juvenil. ¡Aleluya! No se asusten. “Aleluya” quiere decir: “Alabad a nuestro Dios”. Amén, eso quiere decir: “así sea”. Así que no les hará daño decir eso de vez en cuando.
183Antes yo tenía un perro. Y a mí me gusta cazar de noche. Él acorralaba cualquier cosa que hubiere en el campo, pero él no se metía con un zorrillo, debajo de un matorral. Él ladraba y caminada alrededor de eso. Ahora, lo único que yo tenía que hacer era levantar el matorral, darle una palmadita en el lomo, y decirle: “¡Atácalo muchacho!”. Entonces él se metía allí y agarraba al zorrillo. Miren, “Atácalo muchacho…”
184Y el peor zorrillo que yo conozco es el diablo. Y lo único que uno tiene que decir: “Atácalo muchacho”, es simplemente decir “amén” de vez en cuando. Yo sé en dónde estoy parado entonces, y lo acorraláremos en el árbol. Amén.
185¡Oh, Él es real! Adoptado por el Padre al compañerismo, y al cuerpo de creyentes por el Espíritu Santo, y un ministerio vindicado, probando… Ud. no tiene que hablar tanto al respecto, Dios mismo es el que habla. Dios testifica de Sus dones. Pero todos esos dones son maravillosos; ellos son excelentes, y los amamos a todos. Conceda Dios que cada uno de nosotros tuviera cada don, pero yo prefiero tener al Dador que a todos los dones. Pablo dijo: “Uds.… Si yo pudiera tener los dones, sin el Dador…”
186Ahora, si nosotros nos hubiéramos puesto a buscar al Dador en vez de a los dones, yo creo que la Iglesia estaría más avanzada en el camino, ¿no les parece? Si nos hubiéramos mantenido cerca de Dios, y le hubiéramos amado, y no hubiéramos tratado de forzar las cosas. Sólo vivan para Dios, y vivan una vida pura y santa, vivan y oren todos los días, manténganse refrescados en Su Presencia. Dios se encargará de lo demás.
187Él adoptará a la gente en Su Propio Cuerpo amado, la Iglesia. Y cuando el rapto suceda, Uds. serán hallados sin una mancha, por cuanto Uds. están viviendo en la Presencia del Rey. Allí está el secreto, amigo.
188Allí está, cuando Ud. realmente se encuentra cara a cara con poderes demoníacos. Cuando Ud. se encuentra cara a acara con la oposición, allí es donde viene el tiempo de prueba. Y una cadena sólo es tan fuerte como su eslabón más débil. Correcto. Y cuando Ud. está cara a cara con la oposición, asegúrese de que sabe de lo que está hablando.
189Ahora, en América se puede lograr cualquier cosa. No hace mucho fui a un servicio donde supuestamente estaban practicando la sanidad Divina. El individuo estaba brincando, gritando a voz en cuello, y pateando el púlpito tan duro como podía, diciendo: “¡Dios, yo te exijo!”
190¡Oh, qué cosa! Yo pensé: “Dios, ten misericordia de mi hermano. Él no entiende”. ¿Quién somos nosotros para exigirle a Dios que haga algo? Él ya lo ha hecho. Simplemente créanle. Eso es todo.
191Tenían a un anciano en una sábana, y lo estaban sacudiendo de un lado a otro, de esta manera, un hombre con problemas del corazón. Yo sentí lástima por él. Otro hombre llegó con reumatismo, y lo sacudió igualmente, y hasta le pegó tan fuerte como pudo, con la mano, y dijo: “Yo odio el reumatismo”. Eso no saca los demonios.
192Al diablo no le importa cuánto Ud. pueda gritar. Él no es sordo, pero ciertamente sabe dónde hay fe. Eso es algo que lo hará moverse. Jesús tuvo la unción más grande que haya tenido hombre alguno sobre la tierra. ¿Es correcto eso? Un día Él fue al templo, y le dieron el pergamino. Él lo tomó en Su mano, se sentó y leyó en Isaías, donde dice: “El Espíritu del Señor está sobre Mí, para predicar el año agradable”, y así sucesivamente… el año del jubileo. Y tomó el pergamino, lo devolvió y se sentó, y Palabras preciosas salieron de Su boca, la unción más grande que haya existido en el mundo, en el Señor Jesucristo.
193Oh, a veces nosotros los metodistas confundimos la unción. Ruido no es unción. No, no. Yo he visto donde hay mucho ruido, y no hay fe suficiente para curar un dolor de muelas. ¿Ven? Ud. tiene que venir solemnemente al Padre. Ud. tiene que saber exactamente en dónde está parado. Correcto.
194No hace mucho allá en Sudáfrica, donde yo estaba siendo retado… Más vale que Ud. tenga cuidado con lo que hace cuando vaya a esos países. Hechiceros y demás se paran allí y hacen un reto y desafían al Señor Jesús. Será mejor que Ud. sepa de lo que está hablando cuando llegue a la presencia de ellos. Correcto. Porque, hermano, ellos hacen de todo lo que se puede hacer. Correcto.
195Caminan a través del fuego, hacen crujir huesos, y todo lo demás, se cortan ellos mismos, agarran una espada y se atraviesan con ellas de esa manera, y soplan agua entre las espadas y la sacan y ni una gota de sangre. Se ponen frenéticos, gritando a voz en cuello, a tal grado que agarran un sable y se lo entierran así, y se atraviesan a sí mismos aquí arriba por la nariz, lo vuelven a sacar y no les sale ni una sola gota de sangre. Caminan así en círculos, y caminan alrededor del fuego, rompen vidrio, se acuestan sobre púas y todo lo demás. ¿Hipócrita? Sí, poder demoníaco. Correcto.
196Pero hermano, eso no tiene nada que ver con el Señor Jesús. Pero obsérvelos cuando llega el momento de la confrontación, cuando Jesucristo es traído al frente de eso. Todo demonio retrocede. Yo nunca lo he visto fallar, y Ud. tampoco lo verá. Correcto.
197Caminen cerca de Dios, mis hermanos. Entren en el Lugar Santísimo. Entren y vivan delante de Dios hasta que el Espíritu Santo, el cual le lleva a Él mensaje día a día, de cómo está progresando Ud. en Su Reino, cómo Ud. está tratando a Sus hijos, y todo lo que Ud. está haciendo, hasta que el Padre diga: “He hallado gracia en él ahora. Lo presentaré aquí delante del pueblo”.
198Él no tendrá que decirle a la gente, la gente sabrá por medio de lo que él hace y por la vida que él está viviendo, que Dios lo ha hecho. A veces su testimonio está bien, pero su vida habla en voz alta, Ud. sabe, su testimonio no sirve de mucho. Correcto. Su vida es lo que cuenta. ¿Creen Uds. eso?
199Y yo creo que hoy nos hemos denominado a nosotros mismos; hemos sido indiferentes, y hemos tratado indiferente a nuestros prójimos. Algunas veces hemos criticado: “Bueno, esos bautistas formales, y este grupo pentecostal, ellos pertenecen al templo aquí; la cuadrangular, ellos no tiene nada. Y este por acá, pues, él es de la asamblea de Dios; él no tiene nada. Este es del Nombre Sólo Jesús, y él no tiene nada”. Y uno quiere hacer esto y otro quiere hacer aquello, y simplemente discutiendo… Y hermano, cada uno de ellos tiene el bautismo del Espíritu Santo, o al menos lo reclaman, y la misma evidencia para probarlo. Correcto.
200Bueno, lo que necesitamos hoy en día es una vida consagrada, donde Ud. no tiene que hablar nada; Dios habla por Ud. y prueba lo que Ud. es. Correcto. La Sangre de Jesucristo limpiándonos de toda injusticia, entonces tenemos compañerismo el uno con el otro, la Sangre haciéndonos limpios y santos.
201Vivir de tal modo que podamos acercarnos a un—cualquier denominación, iglesia, o cualquier cosa, y decir: “Buenos días, mi hermano”. No un hipócrita, él lo sabría, pero con un corazón sincero, y decir: “¿Cómo le va con Dios hoy, mi querido hermano?” De esa manera, y caminar, conversar con él, y tener compañerismo con él. Esa es la manera. Allí es donde Ud. se está poniendo salado.
202Ahora, Ud. no puede hacer eso simplemente imitando. Si lo hace, Ud. es un hipócrita. Eso es todo. Si Ud. lo hace sólo porque sabe que es un deber, no lo haga en lo absoluto. Permanezca ante Dios hasta que esté en su corazón hacer eso, Ud. entonces estará enmendándose con Dios. ¿Creen eso?
203Yo lo creo con todo mi corazón, y pienso que allí es donde la iglesia ha fallado. Yo pienso que hemos fallado en traer amor entre nosotros, y en traer compañerismo entre los grupos, y cosas como esas. Y hemos tratado de meternos en algo que Dios no ha ordenado. Yo creo que si tan sólo acudiéramos a Dios y dijéramos: “Dios, aquí estoy. No tenga nada en lo absoluto que ofrecerte sino mi vida. Pero, Dios, yo te ruego que me permitas vivir de tal manera que—que yo pueda hallar gracia en Tu Presencia”. Que… Ahora Ud. avanzando, acercándose mucho al Reino. Correcto. Entonces Uds. verán una verdadera reunión de sanidad.
204Cuando Ud. venga al altar, no venga diciendo: “Gloria a Dios, yo recibí el Espíritu Santo hace cuarenta años. Alabado sea Dios. Aleluya”. Eso no sirve de nada. Ajá. A satanás no le importa cuánto Ud. pueda decir eso. La cosa es, acercarse con una verdadera seguridad en su corazón, que Ud. sepa en dónde está parado.
205No hace mucho me quedé asombrado de una mujercita que vino a la plataforma. Había dos de ellas juntas. Y una de ellas pasó y yo le dije: “¿Cómo está Ud., hermana?” Y… Ahora, recuerden, yo creo en todas las demostraciones espirituales. Sí señor. Yo he recibido el bautismo del Espíritu Santo y sé de lo que hablo.
206Y pasaron por la línea. La damita llegó a la línea de oración, y empezó a danzar alrededor muy rápido. Yo le dije: “¿Pudiera quedarse quieta por un momento para que pueda hablar con Ud.?” Y yo… Ella no pudo hacerlo, y simplemente siguió danzando alrededor.
207“Bueno”, pensé yo: “Intentaré con la siguiente”. Hice que pasara la siguiente, y traté de tomarla de la mano. Yo dije: “Me gustaría hablar un poco con Ud., hermana”. Y entonces ella empezó a danzar alrededor.
208Yo dije: “¡Oh!, a mí me encanta eso. Es hermoso”. Y yo sé que María danzó en el Espíritu. Yo creo en eso. Sí señor. Pero hay tiempo para todo. ¿Ven Uds.? Y cuando Uds. vengan acá, vengan sobriamente a la Presencia de Dios. Vengan con la plena seguridad en su corazón de que Dios va a cumplir Su Palabra, y sea fundido por el Espíritu Santo.
209Y la damita, yo ni siquiera podía… Yo no sé lo que sucedió. Y una de ellas, estoy seguro que tenía cáncer; posiblemente esté muerta en esta noche. Pero es que ella no se quedó quieta; no pudimos llegar a ningún lado. ¿Ven? Debido a que esa mujer había sido enseñada incorrectamente; sin duda que era una persona maravillosa.
210Y allí estaba una mujercita… Ahora, esa era una mujer pentecostal. Y aquí estaba una mujercita detrás de mí que pertenecía a, lo que llamamos una denominación formal, parada allí atrás con una niñita. Ella no se estaba moviendo en lo absoluto, tenía una tarjeta de oración, y estaba parada allí esperando. Al poco rato, le dieron tiempo para que ella pasara.
211La damita pasó. La niñita se acercó allí y me agarró de la mano. Ella dijo: “Mira esto, mamá”. Empezó a levantar la pierna, y su madre empezó a llorar, se desmayó. Ella dijo: “Hermano Branham, yo sabía que sucedería. Yo sabía que sucedería”. Ella dijo: “Yo creo con todo mi corazón”. Yo dije: “¿Qué tenía la niña?” Ella dijo: “Ella estaba paralizada en ambas piernas”.
212Vean, allí está. Allí lo tienen. ¿Ven? Ella vino de la manera apropiada. Ella vino temerosa de Dios, creyendo en Dios, acercándose allí reverentemente delante de Dios, creyendo Su promesa.
213Mientras que una mujercita piadosa, sólo que enseñada incorrectamente, vino por la plataforma, y yo ni siquiera pude orar por ella. Y la mujer pensaba que ella estaba en el Espíritu. Ella estaba en la carne. Pero por supuesto, ella estaba allí, ella se hubiera quedado… Mostró lo que había en el espíritu, los frutos prueban lo que era. Cuando Ud. viene a Dios, Ud. debe venir sobriamente, sensatamente, creyendo, pidiendo. Entonces si Dios le sana, seguro, entonces levante las manos y dele a Él alabanza. Correcto.
214Esa mujercita bajó allí y abrazó a esa niñita, el padre vino corriendo rápidamente desde la audiencia. Él dijo: “Hermano, yo he sido un pecador por años, y mi esposa es una cristiana”. Dijo: “¿Puedo hallar a Jesús ahora mismo?” Yo dije: Sí, mi hermano; arrodíllese allí mismo”. Correcto.
215Vean, así es como queremos una reunión. ¿No es correcto eso? Algo que es sensato, sólido, y sano. Esa es la clase de iglesia que queremos. Uds. nunca se avergonzarán de esa iglesia. Uds. caminarán con el rostro en alto. Y si el presidente estuviera sentado allí, Uds. estarían contentos de saber que tuvieron al presidente de los Estados Unidos en la Presencia del Dios Todopoderoso en su congregación. ¿No harían Uds. eso? Seguro. Así es como queremos hacer, no rencorosamente hablando en contra el uno del otro, sino amándoos unos a otros así como Cristo por causa de Dios nos amó a nosotros.
216Oremos por un momento. Antes de que oremos… Tengo una noche más. Mañana en la noche quisiera hablarles sobre una cosa muy vital que ha estado sobre mi corazón. Deseo hablarles acerca de maltratar a Jesús y los resultados; lo que es maltratar a Jesús. Traten de venir si pueden. Traigan a alguien con Uds.
217Y ahora, mientras están aquí con sus rostros inclinados, y confío que todos los cristianos estén orando, yo quiero citarles una Palabra. ¿Realmente han estado simplemente jugando a la iglesia, en su corazón, Uds. saben, y simplemente yendo junto con el grupo?
218Hubo una multitud mixta que salió con Moisés, Uds. saben, y eso causó problemas en el campamento. Una multitud mixta… Lo fenomenal había sido obrado; milagros había sido realizados, y todo el mundo corrió en pos de eso. Tal vez Ud. entró a la iglesia sólo porque vio a alguien más que tenía un gran poder e influencia; Ud. pensó que entraría a esa iglesia sobre la base de eso. Ud. es un estorbo, amigo. Venga a Cristo y haga que su corazón sea lleno verdaderamente de Su gloria y bendición.
219¿habrá algún pecador aquí en esta noche que nunca haya hecho una confesión, no haya aceptado al Señor Jesús, y quisiera ser recordado en oración ahora mismo? ¿Quisiera Ud. levantar su mano? Y por medio de eso… Dios le bendiga, señora. Dios le bendiga, señora. ¿Alguien más? Dios le bendiga. Dios le bendiga, señor. Qué bueno.
220Otro pecador que quiera levantar la mano y decir: “Recuérdeme, Hermano Branham. Yo verdaderamente creo que Ud. ha dicho la verdad, y yo siempre supe que había algo mal en alguna parte. Yo he observado a personas que reclaman ser cristianos, y he visto tanta actuación”. Dios le bendiga, señor. Veo su mano. Dios te bendiga, hijo, veo tu mano. Dios le bendiga, hermana; veo su mano. Veo su mano allá atrás, sí, mi hermano.
221Diga: “Yo me había fijado en la iglesia, y yo—yo sabía que había algo; ahora entiendo. No es culpa de Dios, no es Dios. Pero yo—yo quiero ser la clase de cristiano del que Ud. está hablando. Yo quiero esa vida pacífica, tranquila, Hermano Branham. Yo quiero algo en lo profundo de mi corazón que me guarde cuando las tormentas golpeen fuertemente contra mí. Yo quiero saber que hay una paz en mi corazón; que pueda caminar calmada y quietamente, aun a través de los valles de sombra de muerte. Y yo quiero que Ud. me recuerde en esta noche, Hermano Branham, en una oración”. Y yo lo haré, mi querido hermano, hermana.
222Ahora, Dios ve sus manos. Vean, no sirve de mucho que yo la vea, pero Dios la ve. Uds. saben que ha habido ocho o diez personas que levantaron la mano como pecadores. ¿Habrá otro aquí que levante su mano y diga: “Recuérdeme en una palabra de oración, Hermano Branham, yo vengo como pecador?”. Dios le bendiga mi hermana. Dios le bendiga mi hermano. Lo veo. Y Ud. que está allá atrás junto al poste, lo veo. Dios le bendiga mi hermano.
223Alguien más, diga: “Recuérdeme en una palabra de oración, Hermano Branham, yo… De una manera u otra me siento extraño en esta noche. Yo—yo siento que quiero convertirme en un verdadero cristiano”.
224¿Habrá algunos aquí que dirían: “Hermano Branham, yo—yo he profesado el cristianismo….?” Dios le bendiga, hermano. Veo su mano allí con su pequeña esposa y bebé. Dios esté cerca de Ud., mi hermano.
225¿Qué hace que Ud. levante la mano? ¿Quieren que les diga? Aquí está lo que es, Jesús dijo: “Nadie puede venir a Mí, si el Padre no le trajere”. Es Dios. Ese es el Espíritu Santo hablándole a Ud.” Ninguno puede venir a Mí si el Padre no le trajere, y todo el que a Mí viene, le daré Vida Eterna, y le resucitaré en el día postrero”.
226Escuchen lo que dijo Jesús al respecto, Uds. que levantaron la mano. “El (pronombre personal para cualquiera), El que oye Mis Palabras, y cree en el que me envió…” ¿Qué hace Él? “El que oye Mis Palabras, y cree en Él que me envió, tiene (tiempo presente) Vida Eterna, y no vendrá a condenación, o juicio, mas ha pasado de muerte a Vida”.
227Mientras ellos están orando, quiero preguntarles algo. “¿Qué es pecado, Hermano Branham?” ¿Fumar cigarrillos? Eso no es pecado. ¿Cometer adulterio? Eso no es pecado. ¿Decir mentiras? Eso no es pecado. Esos son los atributos del pecado. Hay un solo pecado y es el pecado de la incredulidad. “El que no cree…” San Juan 3: “El que no cree ya ha sido condenado”.
228Ahora, o Ud. es un creyente o es un incrédulo. Y si Ud. dice: “Bueno, hermano Branham, yo dejé la bebida. Yo…” Eso todavía no quiere decir eso, no quiere decir que Ud. sea un cristiano. ¿Ven? Si es el resultado de creer en el Señor Jesús… Eso es lo único que Ud. puede hacer, creer; y Dios le da el Espíritu Santo como una confirmación de su creencia. ¿Ven?
229Pero Ud. no puede levantar su mano a Cristo a menos que Cristo—o Dios le haya hablado primero. Y luego mire, piense en ello, San Juan 5:24, Jesús hablando… Esa es Su Palabra, no la mía. “El que oye Mi Palabra, y cree en Él que me ha enviado tiene Vida Eterna, por cuanto Él ha creído en el unigénito Hijo de Dios”.
230Si Ud. verdaderamente cree, entonces el problema del pecado ha sido resuelto. ¿Ven? “Jamás vendrá a condenación, mas ha pasado de muerte a Vida”. Eso es lo que Jesucristo, el Hijo de Dios, dijo. Ese era el plan de salvación. “El que oye Mis Palabras, y cree en el que me ha enviado, ha (ahora mismo) pasado de muerte a Vida”. ¿Pueden creer? Levante la mano y diga: “Ahora yo creo. Señor, ayuda mi incredulidad”.
231Un pecador más antes de que prosigamos. Dios sea con Ud., hermana. La hermana hispana, Dios le bendiga. ¿Hay uno…? Dios le bendiga, hermana, la dama hispana aquí. Dios la bendiga. ¡Vaya!, el… ¡Qué ministerio más maravilloso me ha dado el Señor entre el pueblo hispano! Escuchar ese “Gloria a Dios” toda la noche.
232Alguien que se haya alejado del camino y diga: “Hermano Branham, yo—yo no he tratado a Jesús correctamente. Yo no he hecho lo que es correcto. Sé que no estoy viviendo esa vida completamente rendida. Recuérdeme, Hermano Branham, cuando Ud. ore esta noche, para que Dios me conceda esa vida completamente rendida”. ¿Levantará Ud. sus manos a Dios Quien lo ve? Dios le bendiga. Dios le bendiga. Eso es correcto. Gente en todas partes.
233Ahora, lo que vamos hacer… Nadie salga por favor. Pongámonos de pie muy reverentemente por un momento, si son tan amables. (“Tal Como Soy”)
234Mientras cantamos este coro: “Tal Como Soy”… Uds. no me conocen a mí, probablemente nunca habían estado en una reunión. Esto no los salvará; les ayudará. Estarían dispuestos a subir aquí a la plataforma, párense aquí mismo, déjenme tomarle de la mano, y párense aquí y voltéense hacia esta audiencia, y oren, y acepten a Jesús como su Salvador personal. ¿Realmente lo dicen en serio? Mientras cantamos “Tal Como Soy”, ¿quieren subir aquí los pecadores que quieren confesar a Jesús mientras cantamos? Muy bien. Tal como… (¿Quieren venir aquí sólo un momento ahora?)….sin un solo ruego, Sino que… Oh Cordero de Dios… (en esta dirección)
235¿Quieren venir ahora, los demás que quisieran venir, pecadores confesando, que quieran confesar a Jesús? Él dijo: “Si me confesareis delante de los hombres, Yo les confesaré delante de Mi Padre y de los santos ángeles. Si se avergonzaren de Mí delante de los hombres, Yo me avergonzaré de vosotros allá”. Dios le bendiga, mi hermana. ¡Vengo! Yo…
236Quiero preguntarles algo ahora. Miren a los amigos pecadores parados aquí con sus rostros inclinados. Ellos están orando; le están pidiendo a Dios que los perdone. Ciertamente que Él lo hará. Él tiene que hacerlo. Él tiene que cumplir Su Palabra. “Yo no le echaré fuera. Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a Mí”. Eso es lo que ellos hicieron.
237Dios bendiga a esta damita hispana que viene aquí. Dios le bendiga, mi hermana. Ud. pudiera haber hecho muchas cosas buenas en la vida, pero ahora está haciendo la cosa más valerosa que Ud. jamás ha hecho en su vida: pasar al frente para aceptar a Jesucristo.
238¿Saben Uds. lo que está sucediendo? Esto es lo que estoy tratando de hacer, hallar favor con Dios primero. Cuando Él ve esto, las campanas de gozo del cielo suenan. Él nos dará un gran servicio de sanidad la próxima semana, (Uds. vigilen), cuando Él ve pecadores viniendo a la cruz.
239Ahora quiero decirle algo quizás al miembro de una iglesia. Yo no quiero herir sus sentimientos. Quiero contarles una experiencia que sucedió hace como dos semanas. Había una jovencita muy fina que asistía a una iglesia maravillosa. Y pues, era una iglesia metodista, una jovencita encantadora. Y ella empezó a ir… Yo siempre dudé de la experiencia de la mujer, debido a que ella iba sólo porque su mamá y su papá iban. Su padre era un diácono en la iglesia. Ella aprendió a tocar el piano, y era muy buena pianista.
240Un buen muchacho allí, yo creo que el muchacho realmente tenía el Espíritu Santo. Él se enamoró de esta muchacha y se casaron. Esto sucedió en Louisville, Kentucky, hace apenas unas cuantas semanas. Y entonces la--la jovencita… Yo conocía muy bien al pastor, y demás. Y en cierto modo yo dudaba que esa mujer—de su experiencia. Bueno, mientras ella estuvo con su madre y demás, ella anduvo un buen trayecto, pero ella tenía esa fe intelectual. Ahora, presten mucha atención. Esto es serio; almas están en juego.
241Y yo—yo me preguntaba. Yo no iba ser su juez, pero yo me fijaba en la forma en que ella--ella se conducía, no parecía ser muy cristiana. Entonces ella continuó y se mudó del vecindario hace unos años y se fue a vivir en otro vecindario donde la iglesia era un poco mundana. Y todas las damas…no vestían muy bien, usaban esta ropita que ellas usan, Uds. saben, y salían a cortar el césped en el patio, y demás. No parecía muy propio para una dama.
242Entonces ella se puso a pensar: “Bueno, si ellas pueden hacer eso y salir impugnes, pues, a ellas se les tiene la misma estima que a mí. Así que ¿por qué no puedo yo hacer eso?”
243Oh, nunca permitan que eso entre en su mente. ¿Ven? Eso muestra que ha habido… Hay algo que falta aquí abajo. El Espíritu Santo le enseñaría a Ud. diferente, amigo.
244Pero ella empezó con eso. Bueno, ella empezó a razonar. Ahora, cuando un hombre es—tiene un alma, esa alma no razonará con la Palabra de Dios. Ud. dice: “Oh, bueno, eso pudiera ser fanatismo. No sé si hacer eso…” ¡Tenga cuidado! Si eso proviene de la Biblia, escudríñelo. Y su alma, si ella tiene el Espíritu Santo, lo escudriñará y lo reconocerá.
245Así que eso continuó. Y al poco tiempo, ¿saben lo que sucedió? Ella empezó a participar en juegos de barajas, y reunioncitas sociales. Hubo un joven de buen parecer que se mudó al vecindario y ella se enamoró de él. Dejó a su esposo y se casó con este hombre.
246“Bueno”, ella pensó: “Otras mujeres lo hacen. Y bueno, ellas pertenecen a la iglesia. ¿Por qué no puedo yo?” Vean, esos son razonamientos.
247Ella dijo: “Igualito soy miembro de iglesia como siempre lo he sido. Yo soy tan cristiana como siempre lo he sido. Otras mujeres lo hacen, y miren qué concepto se tiene de ellas”. Nunca piensen en lo que piense la gente; piensen en lo que Dios piensa, ¿ven?, lo que Dios dice.
248Y después de un tiempo, él demostró no ser… Claro, si él dejaría a su propia esposa, él dejará otra. Así que él la dejó, y ella se casó otra vez. Y luego ella… Ese hombre la dejó. Y ella vivió con un esposo de mutuo consentimiento. Y entonces aquello la alcanzó. Ella contrajo cáncer del órgano femenino.
249Ahora, el… Yo tengo un tabernáculo bautista en Jeffersonville. Pero el pastor allí es un metodista de—un hermano muy fino, que tiene el Espíritu Santo, proveniente del instituto Asbury, Wilmore, Kentucky. Así que, siendo que esta mujer era metodista, él estaba muy preocupado por ella. Así que fue a visitarla. Y ella estaba allí fumándose un cigarrillo tras otro, y—y viviendo con un esposo de mutuo consentimiento, él le servía a ella allí en la cama. El doctor dijo: “Ella va a morir”.
250Así que él… El Hermano Neville dijo: “Si voy a visitarla y converso con ella, quizás logre que se arrepienta”. Y él dijo: “Cuando el Hermano Branham llegue, lo llevaré allá, porque yo sé que eso es lo que él le diría a ella. Y quizás la tendré en condición de sanidad”. Así que él intentó, un hermano muy fino.
251Así que él fue y le dijo: “Mire hermana”, dijo: “tengo entendido que Ud. es metodista”. Y ella dijo: “Lo soy”. Él dijo: “Sólo hay una cosa que me gustaría preguntarle”. Dijo: “¿Está Ud. preparada para la muerte?” Ella dijo: “Bueno, seguro”.
252Él dijo: “Señora, si… No busco herir sus sentimientos, y no quiero que piense que yo me estoy entrometiendo en sus asuntos, pero”, dijo él: “¿Me quiere decir que—que ese whiskey que está allí abajo, y fumando cigarrillos, y viviendo con un esposo por mutuo consentimiento…?” Ella dijo: “¿A Ud. qué le importa eso? Él dijo: “Bueno, como ministro”, dijo: “Yo—yo pensé que vendría a hablarle, realmente eso no es muy conveniente para un cristiano”.
253Ella dijo. “Yo creo en el Señor Jesucristo, y eso lo concluye”. ¿Ven? Ella dijo: “Yo voy a la iglesia. Mi padre es un diácono. Yo toqué el piano en la iglesia por años, y me siento tan justificada como siempre me sentí”.
254¿Qué era eso? “El alma que pecare morirá”. El alma, esa consciencia interior que le dijo que ella estaba mal, eso pudiera estarle diciendo a Ud. la misma cosa en esta noche. Ella se había basado en su parte intelectual, y creía con su—con su mente, y había contristado a ese Espíritu Santo. Ya no le hablaba más. Ella pensaba que estaba bien, tanto como ella podía creer con, su mente. Y entonces el Hermano Neville se fue.
255Yo dije, cuando él me contó, yo dije: “Obsérvela al final del camino; sólo observe”.
256Y dio la casualidad que ellos estaban allí al final del camino. Y ella estaba sentada allí, puso el cigarrillo en el suelo. Y así que, ella estaba bromeando y conversando con la gente. Y al poco rato, ella dijo… La muerte vino sobre ella; los ojos se le pusieron vidriosos; ella miró alrededor.
257¿Qué estaba pasando? Las facultades mentales estaban fallando; la mente de uno va con el cerebro, no su alma, su mente. Así que lo que Uds. están tratando de decir: “Bueno, eso fue allá en los días pasados. Esto—esto fue fulano de tal. Eso—eso no es para nosotros”. Tenga cuidado. El Espíritu Santo está de acuerdo con toda Palabra de la Biblia. Correcto.
258Él cree que Jesucristo es el mismo ayer, hoy, y por los siglos. Cree que Él está presente en cada congregación. ¿Ven? Y ella había contristado y alejado eso de ella. Pero cuando iba a morir, estas partes intelectuales se estaban separando.
259Ella levantó la mirada y dijo: “¡Oh Dios!”, dijo: “¡Estoy perdida!” ella dijo: “¿Dónde…? Tráiganme a un predicador, rápido”. Y su pastor estaba parado… Dijo: “Yo no lo quiero a él, ese engañador”.
260Su pastor fue y buscó al doctor, dijo: [El Hermano Branham hace el sonido de aclarar la garganta—Ed.] “Doctor”, dijo: “ella está fuera de sí”. Dijo: “Será mejor que le ponga una inyección”.
261Dijo: “Inyección nada. ¡Estoy perdida! ¡Estoy perdida!” Y le pusieron una inyección. Ella se mantuvo diciendo: “Estoy—estoy— estoy…” Otra inyección… “Estoy per… Estoy—estoy per… Estoy…” Eso fue todo.
262Una inyección detuvo esa confesión, pero ella vivirá con esa alma por toda la eternidad. Eso la atormentará a ella. Hermano, no sea engañado por lo que le diga la mente. ¿Qué le está diciendo el Espíritu Santo en su corazón ahora mismo? No importa cuánto tiempo se haya unido a la iglesia, tal vez Ud. debiera estar aquí mismo con estos pecadores. Si es así, venga ahora mientras cantamos una vez más. Tal como…
263¿No desea venir? ¿Es Ud. tan grande que…? ¿Quisiera venir aquí y simplemente darme la mano, pararse aquí en el altar conmigo, y decir: “Yo quiero andar cerca de Dios, hermano Branham?”. ¿Vendrá? No permita que esto aquí arriba le falle, y se dé cuenta demasiado tarde que estaba mal. Hágalo ahora. …por mí Y que Tú me invitas a venir a Ti, Oh Cordero de Dios, ¡Vengo! ¡Vengo!
264Inclinemos nuestros rostros por un momento. Tres damas y seis caballeros parados frente al altar, con sus rostros inclinados, arrepentidos. Y yo sé que allá en el día del Juicio, tengo que pararme en presencia de ellos, para dar cuenta por lo que les diga ahora. Y eso es esto: “Que yo no me avergonzaré, mi querido amigo”.
265Ud. no podría venir aquí por su propia fuerza; satanás no le dejaría venir. Ud. vino porque Algo le habló. Fue Jesús. Él lo ha traído a Ud. aquí, y Él dijo: “El que a Mí viene, Yo no le echaré fuera”. No importa lo que haya sido su vida pasada…
266Ahora, en humilde oración juntos, confiese sus pecados, y luego crea que Dios le perdona sus pecados. Porque Él dijo: “Venid. Si vuestros pecados fueren como la escarlata, serán blancos como la nieve. Si fueren rojos como el carmesí, serán blancos como la lana”.
267No importa lo que Ud. haya hecho, dígale a Dios que Ud. está arrepentido de eso. Él lo llamó a Ud. a que viniera aquí arriba. Ud. no vino por su propia cuenta; Él lo llamó a Ud. Dijo: “El que viniere, Yo no le echaré fuera”. Él lo hará. Sólo tenga fe mientras oramos, mientras que el resto de la audiencia se une a nosotros en una palabra de oración.
268Padre Celestial, al mirar aquí en esta noche, y ver a estos, Tus hijos escogidos que han escuchado Tu Voz, de alguna manera, en la Palabra esta noche, viniendo al frente deseando ser cristianos. ¡Qué diferencia marcará! ¡Qué tremendo lo que hace la oración! Ella cambia de muerte a Vida. Dios, yo te ruego que pongas Tus manos sobre cada uno aquí. Úngelos, Padre, con Tus bendiciones. Quita todo pecado, mientras ellos lo están confesando. Él dijo: “El que estuviere dispuesto a confesar su pecado, Dios es justo para perdonarlo”.
269Y ahora mismo ellos están repitiendo en sus corazones: “Dios, ten misericordia de mí”, como el publicano; entonces él fue a su casa justificado. Te ruego que lo hagas, Señor. Tú lo harás porque lo has prometido. Que Tus bendiciones reposen sobre ellos.
270Haz de estas damas, Señor, un ejemplo de feminidad en el vecindario en que viven. Haz a estos hombres, Señor, luces ungidas. Concédelo Padre.
271Y aquí en este grupo hay jóvenes de pie. Oh Dios, pon Tu mano sobre ellos para el ministerio; dales un llamamiento. Que ellos vivan de tal forma que Tú los separes de entre la gente, y los coloques, y los adoptes en Tu familia, Padre. Y úngelos como reyes y sacerdotes para que gobiernen en Tu Reino. Dales ministerios y cosas que hacer para que traigan a otros a Cristo. Concédelo, Señor, mientras ellos están parados aquí inclinados humildemente.
272Y esta es Tu promesa, Señor: “El que a Mí viene, no le echo fuera. El que confesare sus pecados, Yo soy justo para perdonarles. El que oye Mis Palabras y cree al que me envió, tiene (en ese mismo momento) Vida Eterna, y no vendrá a juicio, mas ha pasado de muerte a Vida”.
273Y, Padre, ellos han venido de una manera sensata, acercándose, no emocionalmente, sino que han venido sobriamente, mirándome directo a la cara como diciendo: “Hermano, yo soy sincero con Dios. Yo quiero una vida verdaderamente cristiana. Yo quiero que mi vida cuente para Cristo”.
274Dios, concede en esta noche que todo pecado quede bajo la Sangre ahora mismo, en el Nombre de Jesucristo, el Hijo de Dios. 275 Ahora, con nuestros rostros inclinados, y Uds. en el altar… Ahora, mis amigos, esto es lo que cuenta: no se trata de cuánto Ud. pueda orar. Si Ud. está dispuesto a confesar sus pecados, Dios es justo para perdonarlos. Y si Ud. los ha confesado, y cree que la Palabra de Dios es Verdad, Él dijo: “Si Uds. los confiesan, Yo los perdonaré”.
276Y si Ud. cree que Dios le ha perdonado, y por la gracia de Dios, parado aquí en esta noche, Ud. ha hecho su consagración a Dios, y Ud. sale de aquí y vive una vida cristiana conforma a lo mejor de su conocimiento hasta que la muerte le libere; si Ud. cree y le acepta a Él como su Salvador, y promete hacer eso, ¿levantará su mano, Ud. que está en el altar? ¡Gracias sean a Dios! ¡Qué bueno! Eso… Cada uno de ellos con las manos levantadas ha aceptado a Jesús.
277Ahora bien, quiero que se den vuelta hacia la audiencia, cada uno de Uds. que están aquí en el altar, voltéense hacia la audiencia. Ahora, audiencia, miren hacia acá. Levanten las manos, mis hermanos y hermanas, para que la gente vea… Me refiero, aquí en el altar, estos hermanos aquí, Uds. que han aceptado a Jesús como su Salvador personal.
278¿Qué dijo Dios? “El que me confesare delante de los hombres, Yo le confesaré delante de Mi Padre y de los santos ángeles”. ¿Qué quiere decir eso? Nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero en esta noche. Sus pecados les son perdonados. ¿Cuántos aquí dirán que eso es bíblico, y que eso es lo que Dios dijo? Levanten las manos. Amén.
279Ahora, yo sé que cada uno de Uds. quiere dar un tiempito de compañerismo. Ahora, quiero decirles una palabra más a estos caballeros aquí, y a las hermanas que están de pie frente al altar, mis hermanos y hermanas.
280Allá en el sur… sé que los estoy reteniendo mucho tiempo, pero sólo tengo una noche más para esto. Allá en el sur… Ahora, esto es lo que quiero que hagan, Uds. que están parados aquí en el altar mirando hacia allá. Hace mucho tiempo había esclavitud. Y traían a esa pobre gente de color desde África (los Bóers), y los vendían al—a los granjeros en el sur. Y ellos los convertían en esclavos.
281Y esta pobre gente, ellos estaban tan desanimados, lejos de casa, ellos no sabían qué hacer. Ellos estaban lejos de su pueblo, sabía que nunca más podrían regresar. Y los amos, capataces, los azotaban con látigos, y todo, para hacerlos trabajar. Y ellos eran—tenían una vida muy difícil.
282Y sucedió que se fijaron en un joven, entre más o menos… Un propietario de esclavos que tenía como unos cien esclavos. Y este joven, él era un individuo muy valeroso, siempre tenía el pecho erguido, su frente en alto. Él estaba listo a hacer cualquier cosa, dispuesto a cualquier hora.
283Y unos compradores de esclavos pasaron por allí y dijeron: “¿Qué hace que este joven sea tan valeroso? ¿Es…? ¿Acaso Ud. lo ha hecho jefe de los demás?” Dijo: “No señor. Él simplemente es un esclavo”. Dijeron: “¿Qué…? ¿Acaso le dan mejor comida que a los demás?” Dijo: “No señor. Él come lo mismo que comen los demás”. “Bueno”, dijeron: “¿Qué hace que él sea tan valeroso y se comporte de esa manera?” Dijo: “Le diré algo. Yo acabo de enterarme”. Dijo: “Él es el hijo del rey de la tribu”. Y dijo: “Aunque él está lejos de su hogar, sabe que Él es hijo de un rey. Y su conducta debe ser buena para mantener en alto la moral de los demás”.
284Amigos míos, al salir de aquí esta noche, Uds. son hijos e hijas del Rey. Uds. son extranjeros aquí; compórtense como hijos e hijas del Rey; y los demás pasarán al frente y les saludarán de mano.
285Uds. que están parados alrededor, mientras cantamos este canto tan bueno: “Después De La Batalla Nos Coronará”. ¿Se saben ese canto: “Después De La Batalla Nos Coronará”, Uds. cantan ése? Muy bien. “Después De La Batalla”… ¿Cuántos se saben el canto: “Después De La Batalla Nos Coronará?”
286Me gustaría ver a todos Uds. los que puedan, venir acá y saludar de mano a estas personas, y denles la diestra de compañerismo. Muy bien, todos juntos ahora: Después de la batalla, nos coronará. ¡Sí! Nos coronará, ¡Sí! Nos coronará. Después de la batalla, nos coronará, En aquella…
287Ahora, dense vuelta y salúdense de mano unos a otros, todos. Salúdense de mano mientras cantamos. …coronará, nos coronará…