Photo

~ COMO EL ANGEL VINO A MI Y SU COMISION ~
1Y los hermanos quizás. ..veo varias grabadoras aquí, y ellas por supuesto, estarán grabando esto. Y cuando Ud. quiera saber lo que el Espíritu Santo le dijo a Ud., véase con estos hermanos que tienen estas grabadoras, y ellos se la pondrán de nuevo, hasta que Ud. pueda obtener su caso exactamente. Y vigilen y vean si no sucede exactamente de la manera que fue dicho, ¿ven? Cuando Uds. oigan pronunciar: "ASI DICE EL SEÑOR: 'Una cierta cosa, o esto es de esta manera', o, solamente revíselo de nuevo y vea si eso es correcto o no. ¿Ven? Siempre es así.
2Ahora, sólo para un pequeño respaldo... Y yo estoy algo animado en esta noche que sólo somos unos poquitos aquí. Sólo somos amigos de casa, ¿no es así? Ninguno de nosotros somos extraños. Nosotros no... Así que yo puedo usar mi gramática de Kentucky y sentirme como en casa, porque nosotros somos - nosotros somos sólo. . .Y ahora yo no estoy menospreciando a Kentucky, si hubiera alguien aquí de Kentucky. ¿Hay alguien aquí de Kentucky? Levante su mano. ¡Miren! Yo debería sentirme como en casa, ¿no es así? Eso está muy bien.
3Mi madre solfa administrar una casa de huéspedes. Y un día yo fui allí para indagar.. .Y un gran número de hombres se hospedaban allí, y había una mesa larga, preparada. Y yo dije: "¿Cuántos hay aquí que son de Kentucky?, pónganse de pie". Y todos se pusieron de pie. Y esa noche yo fui a la iglesia, a mi iglesia, y yo dije: "¿Cuántos hay aquí que son de Kentucky?" Y todos se pusieron de pie. Así que yo dije: "Bueno, eso está muy bien". Los misioneros han hecho un buen trabajo, así que - así que estoy agradecido por eso.
4Ahora, en el Libro de Romanos, el capítulo 11 y el versículo 28. Escuchen ahora atentamente a la lectura de la Escritura. [Escritura tomada de la versión 1909 de la Biblia.-Traductor] Así que, cuanto al evangelio, son enemigos por causa de vosotros; mas cuanto a la elección, son muy amados por causa de los padres. Porque sin arrepentimiento son las mercedes y los llamamientos de Dios.
5Oremos. Señor, ayúdanos ahora en esta noche mientras abordamos esto reverentemente, con todo nuestro corazón, con sinceridad, sólo para Tu gloria son dichas estas cosas. Y ayúdame, Señor, y pon en mi mente solamente las cosas que deberían de ser dichas y cuanto debo decir. Párame cuando sea Tu tiempo. Yo pido que todo corazón pueda recibir estas cosas para el beneficio de los enfermos y necesitados en esta audiencia. Porque yo lo pido en el Nombre de Jesucristo. Amén. Ahora, yo deseo abordar este tema mientras somos pocos. Y - y, yo trataré de no retenerlos por mucho tiempo, y colocaré mi reloj aquí y trataré lo mejor que pueda para despedirlos temprano para que así puedan regresar mañana por la noche.
6Ahora, estén en oración. Yo creo que el muchacho ni siquiera ha repartido las tarjetas. No le he preguntado si él. . .Y si no lo han hecho o si ellos lo hicieron o no, eso no importa. De todas maneras tenemos tarjetas aquí si es que tenemos que llamar a algunos. Así que, si no, pues sólo veremos lo que el Espíritu Santo dice.
7Bien, si escuchan muy atentamente. . .Ahora, esto quizá. . .siendo que yo... Siendo que sólo estamos unos poquitos, es un buen tiempo para decir esto, porque esto - esto tiene que ver con mi propia persona. Y esa es la razón que yo leí esta Escritura en esta noche, para que Uds. pudieran ver que dones y llamamientos no son algo que alguien pudiera merecer.
8Hablando aquí Pablo, dice que: "Los Judíos, a la Luz del Evangelio, fueron cegados y alejados de Dios, eso, para nuestro bien". Pero, en el versículo anterior a eso, dice: "Todo Israel será salvo". Todo Israel será salvo. Conforme a la elección, Dios el Padre los ha amado y los ha cegado para que nosotros, los Gentiles, pudiéramos tener un lugar de arrepentimiento, para que, por Abraham, su Simiente pudiera bendecir a todo el mundo de acuerdo a Su Palabra. ¿Ven cómo es la soberanía de Dios? Su Palabra tiene que manifestarse. El no puede ser alguna otra cosa. Y ahora nosotros, por. ..Dios nos ha elegido a nosotros; El ha elegido al Judío; y El ha...
9Todas estas cosas son el preconocimiento de Dios. Cuando El habló de ellas y lo que sería, El lo supo de antemano. Ahora, Dios, para que El fuera Dios, en el principio El tenía que saber el fin o de otra manera El no hubiera sido el Dios infinito. Dios no quiere que nadie perezca. ¡Seguramente que no! El no quiere que nadie perezca. Pero en el principio del principio de los días, del - del mundo, Dios sabía exactamente quién sería salvo y quién no sería salvo. El no quería que la gente se perdiera: "No era Su voluntad que nadie se perdiera, pero Su voluntad era que todos fueran salvos", pero El sabía desde el principio quién sería y quién no sería. Esa es la razón de que El podía predecir: "Esta cosa sucederá. Esa cosa sucederá", o "Esto será así. Esta persona será así'. ¿Ven?
10El podía saberlo de antemano porque El es infinito. Si Uds. saben lo que eso significa, eso es: "no hay nada que El no conozca". ¿Ven?, El sabe. Bueno, no hay nada desde antes de que el tiempo empezara, hasta después que el tiempo termine, ¿ven?, El aún sabe todo. Todo está en Su mente. Y entonces como Pablo dijo en Romanos, como en los capítulos 8 y 9: "¿Por qué, pues, inculpa?" Por lo tanto, nosotros vemos eso, pero Dios...
11Como predicar el Evangelio. Alguien dijo: "Hermano Branham, ¿cree Ud. eso?" Yo dije: "Mire". Dijo: "Ud. debe ser Calvinista". Yo dije: "Yo soy Calvinista mientras que el Calvinismo esté en la Biblia".
12Ahora, hay una rama en el Arbol que es Calvinismo, pero también hay más ramas en el Arbol. Pues un árbol tiene más de una rama. El quería llevarlo a la Seguridad Eterna, y después de eso uno entra en el Universalismo, y uno termina por allí en algún lugar, eso no tiene fin. Pero cuando termine con Calvinismo, regrese otra vez y empiece con Armenianismo. ¿Ven?, hay otra rama en el Arbol, y otra rama en el Arbol, y así continúa. Y todas juntas forman el Arbol. Así que yo creo en - en el... en el Calvinismo mientras que permanezca con la Escritura.
13Y yo creo que Dios sabía desde antes de la fundación del mundo, El escogió a Su Iglesia en Cristo, y también inmoló a Cristo desde antes de la fundación del mundo. La Escritura así lo dice: "El fue el Cordero de Dios que fue inmolado desde antes de la fundación del mundo". ¿Ven? Y Jesús dijo que El nos conoció desde antes de la fundación del mundo, Pablo dijo que: "El - El nos conoció y nos predestinó para ser adoptados, hijos, por Jesucristo, desde antes que el mundo fuera formado". Ese es Dios. Ese es nuestro Padre. ¿Ven?
14Así que no .se preocupen, las ruedas están girando perfectamente bien, todo está llegando a tiempo. La única cosa es, agarren el paso. Y esa es la - esa es la mejor parte del asunto, entonces Uds. sabrán cómo obrar cuando estén agarrando el paso.
15Ahora, noten ahora: "Los dones y llamamientos son sin arrepentimiento", esa es la única manera en que yo podía - podía colocar Escrituralmente mi llamamiento en el Señor.. Y confiando esta noche que yo estoy entre amigos que seguramente entenderán esto y que no pensarán que es algo personal, pero para que Uds. tengan un mejor entendimiento y conozcan lo que el - lo que el Señor ha dicho que El haría, y que puedan hallar algo moviéndose y luego seguir en el paso.
16Ahora, en el principio, la primer cosa que yo puedo recordar ra una visión. La primer cosa que yo puedo recordar en mi mente es una visión que el Señor me dio. Y eso fue hace muchos, muchos años atrás, yo apenas era un niñito muy pequeñito. Y yo tenía una piedra en mi mano.
17Ahora, perdónenme por esto, yo me puedo acordar de cuando tenía puesto un vestidito largo. Yo no sé si Uds. (si alguno de Uds.), son de suficiente edad para recordar cuando los niñitos acostumbraban usar vestidos largos. ¿Cuántos hay aquí que recuerdan cuando los niños se vestían, sí, con vestiditos largos? Bien, yo me puedo acordar, que allí en mi pequeña antigua cabaña donde nosotros vivíamos, yo estaba gateando en el piso. Y hubo alguien que entró, yo no sé quién era. Y mi mamá me había confeccionado un pequeño - pequeño listoncito azul en mi vestido. Y yo apenas podía caminar. Y entonces yo estaba gateando, y yo metí mi dedo en la nieve que tenían en sus pies, y yo me estaba comiendo la nieve que tenía en su pie, estando él parado a un lado de la chimenea, calentándose. Yo recuerdo a mi madre sacudiéndome por eso.
18Y entonces la siguiente cosa que yo recuerdo, debe de haber sido como dos años después, yo tenía una pequeña piedra. Y entonces tendría como tres años de edad, y mi hermanito hubiera tenido casi los dos años. Así que nosotros estábamos en la parte de atrás del patio donde sólo había astillas de leña de donde ellos traían la leña y la cortaban. ¿Cuántos se acuerdan de esos días cuando acostumbraban a traer la leña y ponerla en el patio de atrás y cortarla? ¿Entonces por qué tuve que ponerme una corbata en esta noche? Yo - yo estoy en casa.
19Entonces cuando ellos. . .Allá afuera en ese patio con astillas de leña pasaba un pequeño arroyito que corría por allí, que venía del manantial. Teníamos un tazón de calabaza allá en el manantial con el cual recogíamos el agua y la poníamos en un balde, en una vieja cubeta de cedro, y así la trasladábamos.
20Yo recuerdo la última vez que yo vi a mi pequeña, anciana abuelita, antes de que ella muriera, ella tenía ciento diez años. Y cuando ella murió, yo la levanté en mis brazos y la tomé así, un poco antes de que ella muriera. Ella puso sus brazos alrededor de mí, y dijo: "Dios bendiga tu alma, amorcito, ahora y para siempre", cuando ella murió.
21Y yo no creo que la mujercita alguna vez tuviera un - un par de zapatos en su vida, que fueran de ella. Y yo recuerdo que la observaba, y aun siendo yo un joven iba a visitarlos, cada mañana ella se levantaba, descalza, y caminaba a través de esa nieve hasta llegar al manantial, cargaba un balde de agua y regresaba, pisando sobre eso. Así que eso no lo daña a uno, ella vivió hasta ciento diez años. Así que (sí, señor), ella era muy, pero muy fuerte, también.
22Entonces yo recuerdo cuando ella iba a contarme acerca de las canicas que eran de mi padre con las que jugaba cuando era niño. "Y esa pobre ancianita", yo pensé, "¿cómo ea que ella se va a subir al desván?" Era una pequeña casita de dos habitaciones, y tenía un desván arriba. Cortaron dos arbolitos, e hicieron una escalera para subir. Bueno, yo pensaría...
23Bien, ahora, ella dijo: "Ahora, después de la comida te voy a contar, y enseñarte las - las canicas que eran de tu papá". Y yo dije: "Muy bien".
24Así que ella me las iba a enseñar, en un baúl que tenía en el piso de arriba donde ella tenía guardadas sus cosas, así como lo hacen los ancianitos. Y yo pensé: "¿Cómo es que esa pobre ancianita va a subirse por esa escalera?" Así que yo di la vuelta allí y le dije: "Abuelita", le dije, "ahora, espéreme, por favor, yo me subiré allí y le ayudaré".
25Ella dijo: "Apártate". Y se trepó en esa escalera como si fuera una ardilla. Ella dijo: "¡Pues, súbete!" Y yo le dije: "Muy bien, abuelita".
26Yo pensé: "¡Oh, si yo tan sólo pudiera ser así, con tanta fuerza en mí aún cuando yo tenga ciento diez años de edad!"
27Ahora, entonces yo recuerdo que estaba junto a ese pequeño manantial, y que tenía una piedra y la estaba tirando así, en el lodo, tratando de enseñarle a mi hermanito qué tan fuerte era yo. Y allí estaba un pajarito parado en el árbol piando y picoteando a su alrededor, era un pequeño petirrojo o algo así. Y, el pequeño petirrojo, pensé que me habló a mí. Y yo me volteé y escuché, y ese pajarito voló, y una Voz dijo: "Tú vas a pasar una gran parte de tu vida cerca de una ciudad llamada New Albany".
28Eso está como a tres millas [Como a cinco kilómetros.-Traductor], de la ciudad donde yo fui criado. Como un año después, fuimos a ese lugar, sin tener idea de que iríamos. . .New Albany. Y a través de la vida, como esas cosas.. .
29Ahora, miren, ml gente no era religiosa. Mi padre y mi madre no asistían a la iglesia. Antes de eso, todos eran Católicos.
30Yo creo que en esta noche mi sobrinito está sentado por aquí en algún lugar, yo no sé. El es un soldado. Yo estoy orando por él. El es Católico, aún es católico. Y anoche cuando él estuvo aquí, vio esas cosas de Dios, estaba parado ahí en la plataforma. El dijo, estando ahí, él dijo: "¿Tío Bill?" El ha estado en ultramar por mucho tiempo, dijo: "Cuando vi eso.. ." Dijo: "Eso - eso no sucede en la iglesia Católica". El dijo: "Eso... Yo - yo creo, tío Bill, que tú estás correcto", dijo él.
31Y yo le dije: "Querido, no soy yo el que está correcto, El es el que está correcto. ¿Ves?, es El el que está correcto". Así que él dijo... Yo dije: "Ahora, yo no te estoy pidiendo que hagas ninguna cosa, Melvin, pero sólo que sirvas al Señor Jesucristo con todo tu corazón. Tú ve a donde quieras ir. Pero asegúrate que en tu corazón Jesucristo ha nacido nuevamente, ¿ves?, en tu corazón. Entonces después de eso tú ve a la iglesia que tú desees ir".
32Ahora, pero mis antepasados fueron Católicos. Mi padre y mi madre eran Irlandeses. La única interrupción de sangre Irlandesa que hubo, es que mi abuela era una India Cherokee. Mi madre es de sangre mezclada. Así que entonces yo... para mí, esa es mi. . .nuestra generación, después de tres estará por desvanecerse. Pero esa fue la única interrupción que hubo para que no fuera estrictamente Irlandés, Harvey y Branham eran los nombres. Y antes de eso ellos eran Lyons, lo cual todavía es Irlandés. Y todos ellos eran Católicos. Pero en cuanto a mí, nosotros no tuvimos nada de entrenamiento o enseñanza religiosa cuando éramos niños.
33Pero esos dones, esas visiones, yo vi visiones en ese entonces igual como las veo hoy, eso es correcto, porque dones y llamamientos son sin arrepentimiento. Es el preconocimiento de Dios, Dios haciendo algo. Y a través de la vida yo tenía miedo de decir algo acerca de eso.
34Uds. han leído mi historia en el librito llamado Jesucristo Es El Mismo Ayer, Y Hoy, Y Por Los Siglos. Yo creo que está en algunos de los libros, estos otros. ¿Es correcto eso, Gene? ¿Está en ese, el normal - en el libro normal, en el - en el libro que tenemos ahora? ¿Es, la Historia De Mi Vida? Yo creo que está. Entonces nosotros - nosotros tuvimos. . .,Qué no es eso terrible? Mis propios libros, y yo mismo nunca los he leído. Pero alguien más los escribe, así que es algo que ellos traen a las reuniones. Yo he pasado por eso, así que yo siempre estoy esperando que algo más suceda. Así que, están muy bien, yo he leído porciones de ellos, aquí y allí, siempre que tengo una oportunidad.
35Y ahora, después de todo, cuando yo - cuando yo era pequeño, Uds. saben la visión de cómo me habló a mí, yo tenía como siete años de edad, y dijo: "No tomes o fumes ni de ninguna manera deshonres tu cuerpo, porque habrá una obra para ti cuando tengas mayor edad". Y Uds. han leído ese relato en el libro. Bueno, eso es correcto. Por todo el camino eso siguió sucediendo.
36Cuando llegué a ser un ministro, bueno, entonces - entonces en verdad eso comenzó a suceder con más frecuencia.
37Y una noche yo vi al Señor Jesús. Yo creo que estoy diciendo esto con el permiso del Espíritu Santo. El Angel del Señor que viene no es el Señor Jesús. No se parece a El, en la misma visión. Porque, la visión que yo vi del Señor Jesús, El era un Hombre pequeño. El no era. ..Yo había estado afuera en el campo, orando por mi papá. Y yo regresé y me acosté, y esa noche yo lo vi a él y yo - yo dije: "¡Oh Dios, sálvalo!"
38Mi madre ya había sido salva y yo la había bautizado. Entonces yo pensé: "¡Oh, mi papá bebe tanto!" Y yo pensé: "¡Si yo tan sólo pudiera hacer que él aceptara al Señor Jesús!" Y yo salí, y me acosté en una camilla vieja que estaba en el cuarto de enfrente, cerca de la puerta.
39Y Algo me dijo: "Levántate". Y yo me levanté, y empecé a caminar, y salí hacia el campo que estaba detrás, un campo de retama.
40Y parado allí, a no más de diez pies de mí [Tres metros.-Traductor], estaba parado un Hombre; vestido de blanco, un Hombre pequeñito; tenía Sus brazos cruzados así; con una barba, cortita; Su pelo hasta Sus hombros; y El estaba mirando de lado, así; Su figura era apacible. Pero yo no lo podía entender, como Sus pies, estaban uno detrás del otro. Y el viento soplaba, Su ropa se meneaba y también la retama.
41Yo pensé: "Ahora, un momento". Me mordí. Yo dije: "Ahora, yo no estoy dormido". Y yo extendí mi mano, jalé un pedazo de esa retama, Uds. saben, lo usé como un palillo de dientes. Y me lo puse en la boca. Miré hacia la casa. Dije: "No, yo estaba allá orando por mi papá, y Algo dijo que saliera afuera, y aquí está parado este Hombre".
42Yo pensé: "Ese parece que es el Señor Jesús". Yo pensé: "¿Realmente será?" El estaba mirando exactamente, directamente hacia donde ahora está nuestra casa. Así que me moví para este lado para ver si yo podía verlo. Y yo podía ver el lado de Su rostro así. Pero El... Yo tuve que darme la vuelta hasta acá para verlo. Y yo dije: "¡Hum!" Eso no lo movió. Y yo pensé: "Yo creo que lo llamaré". Y yo dije: "Jesús". Y cuando lo hice, El se volteó así. Eso fue todo lo que recuerdo, El solamente extendió Sus brazos.
43No hay ningún artista en el mundo que pudiera dibujar Su retrato, el carácter de Su rostro. El mejor que yo he visto es el Rostro De Cristo A Los Treinta Y Tres por Hoffmann, yo lo tengo en toda la literatura y en todo lo que uso. Eso es porque allí se mira igual, y así que. . .o muy cerca, lo más cerca que pudiera ser.
44El se miraba como (un Hombre), que si El hablara el mundo llegaría a su fin, y a la vez con tanto amor y bondad hasta que uno - uno.. .Yo sólo me desmayé. Y yo volví en mí al amanecer, tenía la camisa de la pijama bañada con lágrimas, cuando volví en mí, iba caminando, de regreso a la casa por el campo de retama.
45Yo se lo conté a un ministro, amigo mío. El dijo: "Billy, Eso te va a volver loco". El dijo: "Ese es el Diablo". El dijo: "No te metas con nada de eso". Yo era un ministro Bautista en ese tiempo.
46Bueno, yo fui a ver a otro viejo amigo mío. Yo me senté y le conté acerca de lo que pasó. "Bien", le dije, "hermano, ¿qué piensa Ud. acerca de Eso?"
47El dijo: "Bueno, Billy, te voy a decir". El dijo: "Yo creo que si tú tratas de mantener bien tu vida, sólo predica lo que está aquí en la Biblia, la gracia de Dios y demás cosas; yo no me iría detrás de alguna cosa fantástica, algo semejante a eso".
48Yo dije: "Señor, no es mi intención de irme detrás de alguna cosa fantástica". Yo dije: "La única cosa que yo estoy tratando de saber es, qué es esto".
49El dijo: "Billy, años atrás ellos solían tener esas cosas en las iglesias. Pero", dijo, "cuando los apóstoles cesaron, esas cosas cesaron con ellos". Y dijo: "Ahora la única cosa que tenemos así. ..los únicos que ven esas cosas", dijo, "son los espiritistas, demonios". Yo dije: "Oh, Hermano McKinney, ¿lo dice en serio?" El dijo: "Sí, señor". Yo dije: "¡Oh Dios, ten misericordia de mí!"
50Yo le dije: "Yo - yo. ..Oh, Hermano McKinney, ¿se - se uniría conmigo en oración para que Dios nunca permita que eso me suceda a mí? Ud. sabe que yo lo amo a El y yo - yo no quiero estar equivocado en estas cosas". Yo dije: "Ud. ore conmigo".
51El dijo: "Lo haré, Hermano Billy". Y así fue que tuvimos una oración allí mismo en la - en la casa pastoral.
52Yo les pregunté a varios ministros. Y salían con la misma cosa. Entonces yo tuve miedo de preguntarles, porque ellos iban a pensar que yo era un diablo. Y yo-yo no quería ser eso. Yo subía que en mi corazón algo había sucedido. Ahora, eso era todo, había - algo había en mi corazón que había sucedido. Y yo no deseaba ser así, nunca.
53Entonces años después, un día yo escuché en la Primera lglesia Bautista, donde yo era un miembro en ese tiempo, yo escuché que alguien dijo: "Oye, hubieras ido a escuchar a esos aleluyas anoche".
54Y yo pensé: "¿Aleluyas?" Y un amigo mío, Walt Johnson, cantante de voz baja, yo le pregunté: "¿Qué fue eso, Hermano Walt?" El dijo: "Es un montón de estos Pentecostales". Yo dije: "¿Qué?"
55El dijo: "!Pentecostales!" Dijo: "Billy, si tú alguna vez vieras eso", dijo, "ellos estaban rodando así sobre el piso y brincando de arriba para abajo". Y dijo: "Ellos dicen que tienen que balbucear en alguna clase de lenguas desconocidas, o de otra manera que ellos - que ellos no son salvos". Y yo le dije: "¿Dónde está eso?"
56"Oh", dijo, "en una pequeña reunión de carpa, allá al otro lado de Louisville". Dijo: "Es gente de color, por supuesto". Y yo dije: "Ajá". Y él dijo: "Hay mucha gente blanca allí". Y yo le dije: "¿También hicieron eso?" Dijo: "¡Sí, sí! Ellos también lo hicieron".
57Y yo dije: "Qué chistoso, y la gente se enreda en una cosa como esa". Yo dije: "Bueno, me supongo que nosotros tenemos que tener esas cosas". Era un domingo por la mañana, yo nunca lo voy a olvidar. El estaba comiendo un pedazo de cáscara seca de naranja por una indigestión que él tenía, y yo casi lo puedo ver tan bien como si fuera ayer. Y yo pensé: "Balbuceando, saltando de arriba para abajo, ¿qué clase de religión tendrán ellos después?" Y así que yoyo seguí adelante.
58Después de eso, yo conocí a un hombre de edad avanzada que quizás está aquí en la iglesia hoy, o él estuvo aquí en la iglesia, con el nombre de John Ryan. Y yo lo conocí en un lugar. . .Un anciano con pelo y barba larga, y quizás esté aquí. Yo pensé que él era de Benton Harbor por aquí, de la Casa de David.
59Y ellos tenían un local en Louisville. Yo estaba tratando de encontrar a esa gente, y ellos lo llamaban la Escuela de los Profetas. Así que yo pensé que iría allá y vería lo que era eso. Bien, yo no vi a nadie rodando en el piso, pero ellos tenían algunas doctrinas extrañas. Y allí fue donde yo conocí a este anciano, él me invitó a su casa.
60Yo salí de vacación. Y yo estuve allí un día, y yo regresé a su casa y él se había ido, él había ido a un lugar en Indianapolis. Su esposa dijo: "El Señor lo llamó". Yo dije: "¿Me quiere decir que Ud. permitió que ese hombre se fuera así?"
61Ella dijo: "¡Oh, él es un siervo de Dios!" Yo supe que la pobre ancianita murió hace unas semanas. Y ella estaba tan dedicada a él. ¡Oh, esa es la clase de esposa que uno debe tener! Eso es correcto. ¡Si él está correcto o equivocado, de todas maneras él está correcto! Yo dije... Bueno, yo sabía que ellos...
62Ahora él. . .Hermano Ryan, está Ud. aquí? El no está aquí, El estuvo el otro día, ¿verdad que sí, muchachos?
63Bueno, ellos sólo vivían de lo que obtenían, y no tenían nada para comer en la casa. Eso es verdad. Y yo había sacado algunos pescados de un estanque, o un lago, en Michigan, y yo había regresado - y yo regresé a ese lugar. Y ellos ni siquiera tenían manteca en la casa, o grasa, para cocinar el pescado. Y yo dije: "¿El te dejó sin nada en la casa?" Dijo: "¡Oh, pero él es un siervo de Dios, Hermano Bill!" Dijo:
64Y yo pensé: "Bueno, bendito sea tu corazón. Hermana, yo me pararé contigo". Eso es correcto. "Si tú piensas tanto así de tu esposo, yo estoy listo a unirme y pararme por ti por eso". Eso es correcto. Nosotros necesitamos más mujeres así hoy día, y más hombres que piensen así de sus esposas. Eso es correcto. Sería una América mejor si esposos y esposas se unieran así. Estén bien o mal, quédense juntos. No habrían tantos divorcios.
65Así que nosotros - nosotros fuimos a... Entonces yo seguí. Y en mi camino a casa, hubo una cosa extraña, yo venía por Mishawaka. Y yo vi unos - unos carros, estacionados en la calle, llamados... con anuncios grandes en ellos que decían: "Sólo Jesús". Yo pensé: "¿Qué es...? 'Sólo Jesús', deben ser religiosos". Y yo fui y habían bicicletas por todos lados que tenían: "Sólo Jesús". Cadillacs, Fords Modelo T, todos, con "Sólo Jesús" sobre ellos. Yo pensé: "Bueno, ¿qué será eso?"
66Así que yo seguí la línea, y me di cuenta que era una reunión religiosa, había de mil quinientas a dos mil personas allí. Y yo oí a todos allí gritando y brincando de arriba para abajo, y haciendo de todo. Yo pensé: "Oye, aquí es donde veré lo que es un aleluya".
67Yo tenía mi viejo Ford, Uds. saben, que yo afirmaba que corría a treinta millas por hora [Cuarenta y ocho kilómetros por hora.-Traductor], quince de esta manera y quince para arriba y para abajo de esta manera. Así que me hice para un lado, yo... cuando yo encontré un lugar para estacionarme, y regresé caminando por la calle. Entré, miré alrededor, y todos los que podían pararse estaban parados. Yo tenía que mirar por encima de sus cabezas. Y ellos estaban gritando, y brincando, y cayéndose, y haciendo alboroto. Yo pensé: "¡Fiu, humm, qué clase de gente es esta!"
68Pero mientras más me quedaba allí, mejor me sentía. "Esto me parece que está muy bien. Bueno, no hay nada mal con esta gente. Ellos no están locos". Comencé a hablar con algunos de ellos, así que ellos - ellos eran gente muy buena. Así que yo dije.. .
69Bueno, ahora, esa fue la misma reunión a la que fui y me quedé toda la noche esa noche, y al día siguiente yo entré. Y Uds. me han escuchado decir eso en la historia de mi vida. Yo estaba en la plataforma con ciento cincuenta, o doscientos ministros, o quizás más, y ellos querían que todos se pusieran de pie y que dijeran de dónde eran. Y yo dije: "Evangelista William Branham, Jeffersonville, Bautista", y me senté, así que, me senté. Cada uno dijo de dónde venían.
70A la mañana siguiente cuando llegué allí. . .Yo dormí en el campo toda esa noche, y planché mis pantalones entre los asientos del Ford, Uds. saben, y yo - yo... traía unos pantalones baratos, una camiseta, Uds. saben. Así que a la siguiente mañana yo fui a la reunión, con mi pequeña camiseta puesta. Yo había ido...
71Yo sólo tenía tres dólares, y tenía que comprar suficiente gasolina para llegar a casa. Y entonces yo-yo obtuve algunos panecillos un poco pasados, Uds. saben, pero yo estaba bien. Y yo llegué a una llave de agua, y me serví un vaso de agua, Uds. saben, y estaban muy bien. Así que los tuve que mojar un poquito, y así desayuné.
72Ahora, yo podía comer con ellos, pues, ellos comían dos veces por día. Pero yo no podía depositar nada en la ofrenda, así que yo no - yo no abusaría de ellos.
73Entonces yo - entonces yo llegué allí esa mañana y dijeron. . .Forzosamente tengo que decir esta parte. Mí que yo llegué allí esa mañana, y él dijo: "Nosotros estamos buscando a William Branham, un joven evangelista que estuvo en la plataforma anoche, un Bautista". Dijo: "Nosotros queremos que él traiga el mensaje esta mañana". Yo vi que ese montón de gente me iban a jalar duro, siendo yo un Bautista. Así que yo me deslicé hacia abajo en mi asiento. Yo tenía unos pantalones baratos y una camiseta; y, oh, nosotros nos vestíamos con ropa clerical, así que. ..Y yo me senté hacia atrás en el asiento así. Así que él preguntó dos o tres veces. Yo estaba sentado al lado de un hermano de color.
74Y la razón por la cual ellos tenían su convención en el Norte, era porque en ese tiempo había segregación en el Sur. Así que ellos no la pudieron tener en el Sur.
75Así que yo me preguntaba de qué se trataba todo eso de "Sólo Jesús". Y yo pensé: "Mientras que sea Jesús, todo está bien. Así que eso poco importa si es... como sea, mientras que sea El".
76Así que yo me senté allí por un rato y los observaba, y llamaron dos o tres veces más. Y este hermano de color me miró, él dijo: "¿Lo conoces?" Yo - yo - yo... Allí estaba el reto. Yo no podía mentirle al hombre, yo no quería. Yo dije: "Mira, hermano. Sí, yo lo conozco". El dijo: "Bueno, ve a traerlo".
77Yo dije: "Bueno, yo - mira, hermano", le dije, "yo soy él. Pero, ¿ves?", le dije, "mira, yo... tengo estos pantalones baratos". "Ve allá arriba".
78Y yo dije: "No, yo no puedo subirme allá, con estos pantalones que tengo y esta camiseta". Dijo: "A esa gente no le interesa como te vistes".
79Y yo le dije: "Bueno, mira, no lo menciones. ¿Me oyes?" Yo dije: "¿Ves?, yo tengo puestos estos pantalones baratos, yo no quiero subirme allá". Preguntaron: "¿Sabe alguien dónde se encuentra William Branham?" El dijo: "¡Aquí está! ¡Aquí está!"
80¡Oh, señor! Mi cara estaba enrojecida, Uds. saben; y no traía corbata, Uds. saben; y con esta camiseta, Uds. saben, y con sus manguitas así. Y yo caminé hacia arriba pasando por allí con mis oídos ardiendo. Yo nunca había estado ante un micrófono.
81Y así fue que empecé a predicar, estando ahí arriba, y tomé un texto, yo nunca lo olvidaré: "El hombre rico levantó sus ojos en el infierno, y entonces él lloró'. Muchas veces yo he predicado así tres cosas como: Ven a ver a un hombre, ¿Crees tú esto? o Entonces él lloró. Y yo continuaba diciendo: "Allí no había flores, y entonces él lloró. Allí no había servicios de oración, entonces él lloró. Allí no había niños, entonces él lloró. No había cantos, y entonces él lloró". Entonces yo lloré.
82Y después que todo hubo terminado, pues, yo, ellos sólo... todos ellos me rodearon, pues querían que yo fuera a tener una reunión con ellos. Y yo pensé: "¡Oye, quizás yo soy un aleluya!" ¿Ven? Entonces yo pensé: "Quizás..." ¿Ven?, ellos eran unas personas muy finas.
83Y me salí de allí. Ahí estaba un hombre que traía puestas unas botas vaqueras, y un gran sombrero vaquero, le dije: "¿Quién es Ud.?" El dijo: "Yo soy el Anciano Fulano de Tal de Texas". Yo pensé: "Bueno, ese se miraba..."
84Se acercó otro tipo con unos de esos pantaloncitos bombachos, Uds. saben, los que usaban para jugar golf, y con un suéter de estambre. El dijo: "Yo soy el Reverendo Fulano de Tal de Florida. ¿Vendría Ud. para tener...?"
85Yo pensé: "Muchacho, me siento como en casa, con estos pantalones baratos y esta camiseta. Eso está bien".
86Uds. han oído estas cosas en la historia de mi vida, así que me detendré aquí y les contaré algo que nunca he dicho antes. Primero, quiero preguntarles... Yo iba a sobrepasar eso. Yo nunca en mi vIda he dicho esto ante el público. Si Uds. me prometen que me amarán y que tratarán de amarme de igual manera después de que haya dicho esto, levanten su mano. Muy bien. Esa es su promesa, en eso me voy a basar.
87Estando sentado allí en la reunión esa noche, cuando ellos estaban entonando sus cantos, batían sus manos. Y ellos cantaban: "Yo..." Esa pequeña alabanza: "La Sangre fue yo sé, la Sangre fue yo sé". Y ellos corrían de arriba para abajo por los pasillos, y demás, gritando y alabando al Señor. Yo pensé: "Eso me suena tremendamente bien". Yo comencé...
88Y ellos constantemente se referían a Hechos, Hechos 2:4, Hechos 2:38, Hechos 10:49, a todo eso. Yo pensé: "¡Oye, todo eso es Escritura! Yo nunca lo había visto así". Pero, oh, mi corazón ardía, pensé: "¡Esto es maravilloso!" Yo pensaba que ellos eran un montón de aleluyas cuando primero los conocí, y yo pensé: "¡Oh, hermano!" Ahora ellos son un grupo de "ángeles". ¿Ven?, yo cambié mi modo de pensar rápidamente.
89Así que a la siguiente mañana cuando el Señor me había dado esta gran oportunidad de tener estas reuniones, yo pensé: "¡Oh, hermano, me reuniré con este grupo de personas! Esa debe de ser la clase de gente que solían llamar 'los Metodistas clamadores'. Sólo que se fueron un poquito más allá", yo pensé, "quizás eso es lo que son". Así que pensé: "Bien, yo estoy. -Pero de seguro me gusta eso. Oh, hay algo respecto a ellos que me gusta, ellos son humildes y dulces".
90Pero la única cosa que yo no podía entender era eso de hablar en lenguas, eso sí me puso a pensar. Y yo... Había un hombre sentado aquí y otro por acá, y ellos eran los líderes del grupo. Este se levantaba y hablaba en lenguas, este interpretaba y decía cosas acerca de la reunión y demás. Yo pensé: "¡Oh, yo tengo que leer eso!" Luego caía sobre este y luego sobre el otro; y viceversa, y cada uno hablaba en lenguas, e interpretaba. El resto de la iglesia hablaba, pero no parecía que la interpretación venía como con estos dos hombres. Ahora, yo vi que ellos se sentaban juntos, yo pensé: "¡Oh, señor, ellos deben ser ángeles!" Así que mientras estaba sentado atrás.. .
91Fuere lo que fuere aquello (Uds. saben), que yo no podía entender, Eso venía sobre mí. Y yo tengo una manera de saber las cosas si el Señor quiere que yo las sepa. ¿Ven? Y yo no... Por eso es que digo que nunca he declarado esto, nunca ante el público. Si yo realmente quiero saber algo, por lo general el Señor me habla acerca de estas cosas. Para eso es el don, ¿ven Uds.? Así que uno no puede nada más tirar eso ante la gente, eso llega a ser como echar las perlas delante de los cerdos. Es una cosa santa, sagrada, y uno no quiere hacer eso. Así que, Dios me haría responsable. Como cuando hablo con los hermanos y eso, yo no trataría de hallar algo mal en un hermano.
92En una ocasión estaba sentado a la mesa con un hombre, él tenía su brazo sobre mí, y dijo: "Oh Hermano Branham, yo le amo". Y yo sentía que algo se movía. Yo lo miré. El no pudo haberme dicho eso; yo sé que no lo hizo, ¿ven?, porque, allí estaba. El absolutamente era un hipócrita, si alguna vez hubiera uno, ¿ven?, y allí estaba con su brazo, abrazándome.
93Yo dije: "Bueno, está bien", me salí de allí. Yo no quiero saber eso. Yo prefiero conocerlo a él como lo conozco, como mi hermano, y dejar la cosa así. Que Dios haga lo demás. ¿Ven? Y yo no quiero. . .no sé, no quiero saber esas cosas.
94Y muchas veces estas cosas, no sólo ocurren aquí en la lglesia. Pero estando sentado en el cuarto, sentado en un restaurante, y el Espíritu Santo me dice cosas que van a suceder. Hay personas aquí que saben que eso es la verdad. Yo me siento en mi casa y yo digo: "Ahora, pongan cuidado, hay un carro que va a venir dentro de un rato. Será una cierta, cierta persona. Déjenlos entrar, porque el Señor ha dicho que ellos estarán aquí". "Cuando nosotros vayamos por la calle, habrán ciertas cosas sucediendo. Vigilen en ese cruce allí, porque casi lo van a chocar". (Y, "Sólo vean si no ea de esa manera", ¿ven?). ¡Cada vez, perfectamente! Así que uno no quiere meterse mucho en eso, porque uno. . .Es - es. . . uno lo puede usar, es el don de Dios, pero uno tiene que vigilar qué es lo que va a hacer con eso. Dios lo hará a uno responsable.
95Miren a Moisés. Moisés era un hombre enviado de Dios (¿Uds. creen eso?), predestinado, preordenado, y hecho profeta. Y Dios lo envió a él allá, y le dijo: "Ve háblale a la peña", después de que ya había sido herida. Le dijo: "Ve, háblale a la peña y las aguas brotarán".
96Pero Moisés, lleno de Ira, fue y golpeó la peña. El agua no salió, él la golpeó otra vez, diciendo: "¡Uds. rebeldes! ¿Debemos sacarles agua de esta peña?"
97¿Ven lo que Dios hizo? El agua salió, pero le dijo: "Ven acá Moisés". Ese fue el fin del asunto, ¿ven? Uno tiene que vigilar asas cosas, lo que. ..Qué es lo que uno hace con dones Divinos.
98Así como un predicador, un predicador bueno y poderoso, y que saliera a predicar solamente para levantar ofrendas y dinero, Dios lo hará a él responsable por eso. Eso es correcto. Uno tiene que vigilar lo que hace con dones Divinos. Y, o tratar de hacerse un gran prestigio o un gran nombre para alguna iglesia, o un gran nombre para sí mismo. Yo prefiero tener reuniones de dos o tres días e irme a otro lugar, y ser humilde, y no lucirme. Y Uds. saben lo que quiero decir. Sí, señor, siempre manténgase en su lugar en donde Dios pueda poner Su mano sobre Ud. Recuerden, esta hoy es Vida Interior.
99Así que entonces ese día, yo pensé: "Bien, yo voy a acercarme". Y yo estaba tan intrigado con esa gente, yo pensé: "Yo voy a investigar acerca de esos hombres". Y afuera en el patio yo continuaba buscándolos después de que el servicio hubo concluido. Yo miré alrededor. Encontré a uno de ellos, yo dije: "¿Cómo está Ud. señor?"
100El dijo: "¿Cómo está Ud.?" Dijo: "¿Era Ud. el joven predicador que predicó esta mañana?" Yo dije... Yo en ese entonces tenía veintitrés años. Yo le dije: "Sí, señor". Y él dijo: "¿Cuál es su nombre?" Yo dije: "Branham". Y yo dije: "¿Y el suyo?"
101Y él me dijo su nombre. Y yo pensé: "Bueno, ahora, si yo tan sólo puedo ponerme en contacto con su espíritu". Y aun sin saber qué era lo que lo estaba haciendo. Y yo dije: "Bien, oiga, señor", le dije, "Uds. tienen algo aquí que yo no tengo". El dijo: "¿Recibió Ud. el Espíritu Santo desde que creyó?" Le dije: "Bueno, yo soy un Bautista".
102El dijo: "Pero, ¿ha recibido Ud. el Espíritu Santo desde que creyó?
103Y yo le dije: "Bueno, hermano, ¿qué quiere decir Ud.?" Le dije: "¡Yo-yo no he recibido lo que tienen Uds., yo sé eso!" Le dije: "Porque Uds. tienen algo que parece ser poderoso y tan..." Dijo: "¿Ha hablado en lenguas alguna vez?" Y yo le dije: "No, señor". Dijo: "Pues yo inmediatamente le puedo decir que Ud. no ha recibido. el Espíritu Santo".
104Y yo le dije: "Bien, si yo... Si eso es lo que se requiere para recibir el Espíritu Santo, yo no lo he recibido".
105Y así que él dijo: "Bueno, si Ud. no ha hablado en lenguas, Ud. no lo ha recibido".
106Y manteniendo una conversación de esa manera, yo dije: "Bueno, ¿dónde lo puedo obtener?"
107Dijo: "Entre en el cuarto allí y empiece a buscar el Espíritu Santo".
108Y yo continuaba observándolo, Uds. saben. El no sabía lo que yo estaba haciendo, pero él... yo me di cuenta que él se estaba sintiendo raro, porque él... sus ojos empezaron a ponerse un poco vidriosos mientras él me miraba. Y él... Pero él realmente era un Cristiano. El definitivamente lo era, cien por ciento, un Cristiano. Eso es correcto. Bueno, yo pensé: "Gloria a Dios, ¡aquí está! Yo - yo tengo - yo tengo que llegar a ese altar en algún lugar".
109Yo salí, busqué por todo alrededor, yo pensé: "Hallaré al otro hombre". Y cuando yo lo encontré y comencé a hablar con él, yo le dije: "¿Cómo está Ud. señor?"
110El dijo: "Oye, ¿a qué iglesia perteneces?" El dijo: "Ellos me dicen que tú eres un Bautista". Yo dije: "Sí". Y él dijo: "Tú todavía no tienes el Espíritu Santo, ¿verdad?" Le dije: "Bueno, yo no sé". Me dijo: "¿Has hablado en lenguas?" Yo le dije: "No, señor". Dijo: "Tú no lo has recibido".
111Y yo le dije: "Bueno, yo sé que yo no he recibido lo que Uds. han recibido. Yo sé eso". Y yo dije: "Pero, mi hermano, yo verdaderamente lo estoy deseando". El dijo: "Bueno, allí está - allí está el bautisterio, preparado".
112Le dije: "Yo ya fui bautizado. Pero", le dije, "yo-yo no he recibido lo que Uds. tienen". Dije: "Uds. tienen algo que yo - que yo realmente deseo". Y él dijo: "Bueno, eso está bien".
113Yo estaba tratando de captarlo, ¿ven Uds.? Y si yo... Cuando yo por fin capté su espíritu (ahora, ese era el otro (hombre), ¡y si yo en alguna ocasión he hablado con un hipócrita bajo, allí estaba uno de ellos! El estaba viviendo. . .Su esposa era una mujer de pelo negro, y él estaba viviendo con una de pelo rubio y tenía dos hijos de ella. Bebía, maldecía, y andaba en las tabernas, y todo lo demás, y aún así estaba allí hablando en lenguas y profetizando.
114Entonces yo dije: "Señor, perdóname". Me fui a casa. Eso es correcto. Y yo dije: "Yo sólo iré a... Yo no lo puedo entender. Parecía como que el bendito Espíritu Santo caía, y sobre ese hipócrita". Yo dije: "¡No puede ser! Eso es todo".
115Entonces durante este largo período, yo estudiaba y clamaba, pensé si yo pudiera juntarme con ellos quizás pudiera saber de qué se trataba todo eso. Aquí estaba uno, un Cristiano genuino; y el otro, un real hipócrita. Entonces yo pensé: "¿Qué de esto? Oh", yo dije, "Dios, quizás - quizás hay algo mal conmigo". Y yo dije, siendo un fundamentalista: "Eso tiene que estar en la Biblia. Tiene que estar".
116Para mí, todo lo que funciona debe de salir de esta Biblia o no es verdad. Tiene que salir de Aquí. Tiene que ser probado en la Biblia, no sólo en un lugar, pero tiene que venir por toda la Biblia. Yo tengo que creerlo. Tiene que cuadrar y unirse con cada Escritura o yo no lo creo. Y entonces, porque Pablo dijo: "Si un ángel del Cielo viene predicando otro evangelio, sea anatema". Así que yo creo la Biblia. Y yo dije: "Yo nunca pude ver nada así en la Biblia".
117Dos años después, después de que yo había perdido a mi esposa y todo, yo estaba allá en Green's Mili, en mi pequeño lugarcito allá arriba, orando. Y había estado allá en mi cueva por dos o tres días, fueron dos días. Yo caminé hacia afuera para respirar un poco, a tomar aire. Y cuando yo salí de allí, mi Biblia estaba colocada allí sobre un tronco que estaba en la entrada. Un árbol viejo se había caído, ahí tenía una horquilla. Y yo. . .Tenía una horquilla hacia arriba así, y el árbol estaba acostado. Y yo me senté como montado en ese tronco, y me acosté allí en la noche, mirando arriba hacia los cielos así, con mi mano levantada así, y algunas veces me dormía acostado sobre el tronco así, orando. Me pasaba ahí varios días, sin comer o beber, solamente orando. Y yo me salí afuera para tomar un poco de aire fresco, afuera de esa cueva; adentro estaba fresco, muy húmedo.
118Así que entonces yo salí y allí estaba mi Biblia donde la había puesto un día antes, y estaba abierta en Hebreos, el capítulo. 6. Y yo empecé a leer allí: "Pongamos a un lado... a... vamos adelante a la perfección, no echando otra vez el fundamento del arrepentimiento y de obras muertas y de la fe en Dios", y demás. "Porque es imposible que los que una vez fueron iluminados, y gustaron el don celestial, y los llamamientos", y etc. Pero dice: "Pero la que produce espinos y abrojos, está próxima a ser maldecida, y su fin... agua... la lluvia que muchas veces cae sobre la tierra para regarla y prepararla por lo cual está - la cual está próxima a ser maldecida, con espinas y abrojos, cuyo fin es el ser quemada". Y Algo se oyó: "¡Whoooossssh!"
119Yo pensé: "Aquí está. Yo oiré ahora mismo lo que es...El - El me despertó, El está por darme una visión ahora mismo". Y yo esperé allí en ese tronco, y esperé. Yo me levanté y caminé de aquí para allá, de arriba para abajo. Regresé, y nada sucedió. Regresé otra vez a mi cueva, nada sucedió. Yo permanecí allí, pensé: "Bueno, ¿qué es esto?"
120Yo volví otra vez a mi Biblia, y oh, Eso vino sobre mí otra vez. Yo la levanté, y pensé: "¿Qué es lo que El quiere que yo lea aquí?" Yo seguí leyendo acerca de "arrepentimiento hacia Dios, y fe", y demás, y yo leí allí donde decía, "la lluvia que muchas veces vino sobre la tierra para regarla y prepararla para lo cual fue enviada, aquí, pero las espinas y abrojos la cual está próxima a ser maldecida cuyo fin es el ser quemada". Y, oh, ¡Eso me sacudía!
121Y yo pensé: "Señor, ¿me vas a dar una visión de que...?" Yo estaba allá arriba para preguntarle acerca de algo.
122Entonces de repente, ante mí, yo vi el mundo girando, y lo habían arado todo. Y allí salió un hombre vestido de blanco, con su cabeza hacia arriba, sembrando Semillas así. Y cuando él se iba, viniendo, mientras se iba por la colina, aquí venía un hombre detrás de él, vestido de negro, con su cabeza hacia abajo, sembrando semillas. Y cuando las Semillas buenas brotaron, eran trigo; y cuando las semillas malas brotaron, eran hierba.
123Y entonces vino una gran sequía sobre la tierra, y el trigo tenía su cabeza colgando, listo para perecer, deseando agua. Y yo vi a toda la gente con sus manos hacia arriba, orando para que Dios enviara agua. Y luego yo vi la hierba, tenía su cabeza hacia abajo, pidiendo por agua. Y en eso aparecieron grandes nubes y la lluvia empezó a caer. Y cuando cayó, el pequeño trigo que estaba todo doblado, exclamó: "Whish", y se enderezó. Y la hierbita que estaba a su lado exclamó: "Whish", y se enderezó. Yo pensé: "Bueno, ¿qué es eso?"
124Entonces Eso vino a mí. Allí está. La misma lluvia que hace que el trigo crezca, hace a la hierba crecer. Y el mismo Espíritu Santo puede caer sobre un grupo de gente, y puede bendecir a un hipócrita igual como puede bendecir a otros. Jesús dijo: "Por aun frutos los conoceréis". No si él grita, o si él se regocija, pero "es por sus frutos que los conoceréis".
125Yo dije: "¡Allí está la cosa!" "Ya lo tengo, Señor". Yo dije: "Entonces eso realmente ea la Verdad". Este hombre... Uno pudiera tener dones sin conocer a Dios.
126Así que entonces yo - entonces yo me estaba poniendo muy crítico sobre el hablar en lenguas, ¿ven Uds.? ¡Pero entonces, un día, Dios me vindicó eso a mí!
127Yo estaba bautizando en el río, a mis primeros convertidos, en el Río Ohio, y yo estaba bautizando a la persona número diecisiete, yo iba a bautizarla, entonces yo dije: "Padre, asi como yo lo bautizo a él con agua, Tú bautízalo con el Espíritu Santo". Yo empecé a - a sumergirlo debajo del agua.
128Y en ese momento un torbellino vino de arriba del cielo, y allí venía esa Luz, brillando hacia abajo. Cientos y cientos de personas estaban en la ribera, exactamente a las dos de la tarde, en junio. Y quedó suspendida arriba de donde yo estaba. Una Voz habló desde allí, y dijo: "Como Juan el Bautista fue enviado para precursar la primera venida de Cristo, tú tienes un... tienes un Mensaje que precursará la Segunda Venida de Cristo". Y eso me asustó casi hasta morir.
129Y yo regresé, y toda la gente allí, los - los fundidores y todo ellos, el boticario, y todos ellos en la ribera. Yo había bautizado como a doscientos o a trescientos en esa tarde. Y cuando ellos me sacaron, me sacaron del agua, los diáconos y otros vinieron, ellos me preguntaron, dijeron: "¿Qué significa esa Luz?"
130Un gran grupo de gente de color de la - la iglesia Bautista La Edad De Galaad y la iglesia Estrella Solitaria, y muchos de los que estaban allí, empezaron a gritar cuando vieron eso suceder, la gente se desmayaba.
131Trate de persuadir a una muchacha que estaba sentada allí en una lancha, en traje de baño, una maestra de escuela dominical en una iglesia, y yo le dije: "¿Por qué no te vas, Margie?" Ella dijo: "Billy, yo no tengo que irme".
132Yo le dije: "Eso es correcto, tú no tienes que hacerlo, pero yo tendría suficiente respeto por el Evangelio para apartarme de donde estuvieran bautizando". Ella dijo: "Yo no tengo que hacerlo".
133Y cuando ella estaba allí burlándose y riéndose de mí cuando bautizaba, porque ella no creía en bautizar, entonen cuando el Angel del Señor descendió, ella se cayó hacia adelante en su lancha. Hoy día esa muchacha está en un asilo para dementes. Así que Ud. no puede jugar con Dios. ¿Ven? Ahora, más tarde. . .Era una hermosa muchacha, se entregó a la bebida, y fue golpeada con una botella, de - con una botella de cerveza, le cortaron todo su rostro. ¡Oh, quedó una persona de horrible apariencia! Y eso así sucedió.
134Y entonces al paso de la vida yo veía eso, veía eso moverse, viendo esas visiones, y como esas cosas sucedían. Entonces, un poco después, Eso seguía incomodándome tanto, y todos me decían que estaba equivocado. Y yo me fui a mi lugar conocido, allá arriba donde yo siempre oraba. Y yo... No importaba qué tanto seguía orando para que Eso no me viniera a mí, de todas maneras venía. Y así que yo sólo era. ..Yo era - yo era un guardabosques en el estado de Indiana. Y cuando yo llegué, allí estaba un hombre sentado, un hermano de mi pianista en el Tabernáculo. Y él dijo: "¿Billy, irías conmigo a Madison esta tarde?" Yo dije: "Yo no puedo hacerlo, yo tengo que ir al bosque".
135Y yo... sólo venía alrededor de la casa y quitándome mi cinto, la pistola y cosas, y enrollándome las mangas. Nosotros vivíamos en una casita de dos cuartos, y yo iba a lavarme y alistarme para comer. Y ya me había lavado, y apenas había dado la vuelta a la casa, debajo de un - de un gran árbol de arce, y de repente Algo se oyó: "¡Whoooossssh!" Y yo casi me desmayaba. Y yo miré, y yo supe que era Eso otra vez.