Photo

~ EL AÑO DEL JUBILEO ~
1Buenas noches, amigos. Estoy contento de estar aquí en esta noche y tener ese recibimiento tan bueno. Todos quieren entrar, y eso me hace sentir muy bien.
2No he tenido mucha oportunidad de hablar o estudiar, o de nada, porque todos mis servicios han sido de sanidad. Así que a mí me encanta conversar. Todo el mundo sabe eso. Mamá dice que antes que yo caminara, ya hablaba. Uds. saben lo que dice el viejo refrán acerca de eso. Así que me siento muy feliz de saber que Dios ha cambiado mi corazón, que el hablar es acerca de Él. ¿Ven? Y yo deseo morir hablando acerca de Él, cantando Sus alabanzas y haciendo lo que yo creo que es correcto.
3No tenemos mucho tiempo, porque en esta noche tenemos servicio de comunión. El miércoles por la noche será servicio de enseñanza, donde vamos a enseñar, si el Señor lo permite.
4Ahora, en esta noche, sólo por un tiempo muy breve, unos cuantos minutos, si el Señor lo permite, yo deseo… Es como un poquito inesperado, Uds. saben, porque siempre… Creo que la Biblia dice: "Insta a tiempo y fuera de tiempo. Estad preparados para presentar defensa por la esperanza que hay en vosotros". Así que si yo puedo testificar de la esperanza que hay en mí, bueno, será una bendición para mí hablarles; y espero que sea una bendición para Uds. el recibirlo, y sabiendo que la fe suya da testimonio de lo mismo. Y la misma fe que está en mí está en Uds., y somos conciudadanos del Reino de Dios.
5Me alegré al oír de estos avivamientos en la iglesia metodista de New Albany. No alcancé saber del que está en Louisville, pero quizás Uds. sí, de lo cual el Hermano Fleeman nos acaba de relatar. Si Ud. se encuentra cerca de esos avivamientos, asista a ellos. Vaya e identifíquese con los hijos de Dios para mostrar de qué lado estamos. Estamos en el lado del Señor, y queremos estar identificados con Su pueblo.
6Ahora, el miércoles en la noche, como dijo el Hermano Neville, será servicio de enseñanza. Creo que ellos van a tener una especie de clase de enseñanza, ¿no es así, Hermano Neville? Eso está muy bien. La enseñanza de la Palabra siempre mantiene edificada a la iglesia. "No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios". Y en esta mañana hablábamos de cuán infalible era esa Palabra, cómo es que tenía que cumplirse.
7Y después que ellos estaban cantando, yo pensé: "Bueno, ¿de qué hablaré?" Y sucedió que pensé. "Dice que todos los santos tendrán un sello en la frente". ¿Ven? Cuando lleguemos allá, todos los santos tendrán el Sello en la frente.
8Y pensé que en esta noche leería una pequeña porción de la Biblia, aquí en algún lado, y en los Evangelios. Y después que Jesús terminó de hablar, Él dijo: "Hoy se han cumplido estas palabras…"
9Ahora, Cristo, en el comienzo de Su ministerio; por supuesto que Él nació en el mundo como el Hijo de Dios. Y Él nació siendo Jesús el Señor. Y luego después de ocho días de Su circuncisión, le fue dado… Ahora, Él nació Cristo el Señor, mejor dicho, y le fue dado el Nombre de Jesús. Jesús fue Su Nombre dado. Cristo era Su título de lo que Él era. Él era el Cristo, el Ungido de Dios, cuando nació.
10Y ahora, sabiendo que por lo general el servicio de comunión dura bastante, yo no quiero hablar demasiado tiempo, sino sólo lo suficiente hasta que sintamos que el Espíritu de Dios entre en nuestros medios, para que así podamos tener los servicios.
11Ahora, recuerden todos los servicios que han sido anunciados, los avivamientos por donde quiera, los enfermos y necesitados. Él me acaba de decir que visitó un hogar hace un momento, donde había un muchacho endemoniado que quería se libertado.
12Ahora, la Biblia dice que nos congreguemos y oremos por estas personas.
13Uds. saben, hay una damita llamada Georgie Carter, que fue sanada por medio de una visión, oh, hace muchos años. Y ella fue levantada del lecho de aflicción; había estado postrada allí durante ocho años y nueve meses con tuberculosis, no se había levantado de la cama. Y yo fui a orar por ella. Uds. conocen la historia, cómo es que sus padres no creían en sanidad Divina, y yo no fui muy bienvenido. Pero la muchacha quería ser sanada.
14Entonces un día donde el Hermano Wright, yo estaba allí teniendo un servicio bautismal, y la muchacha quería ser bautizada. Y, por supuesto, no podía levantarse de la cama. Ella no se había levantado en ocho o nueve años.
15Y yo había estado orando en el desierto, o en el bosque. Y la Hermana Wright tocó la campana para que fuéramos a cenar. Y yo estaba orando, y la Presencia de nuestro Señor Jesús estaba tan cerca que no escuché la campana sonar. Empezó a oscurecerse, y vi una luz brillar entre un arbusto de cornejo, y dijo: "Ve adonde los Carter".
16Hermano Wright, Ud. estaba conmigo. Y cuando llegamos allí, sucedió exactamente como lo había mostrado la visión. Y Georgie fue sanada instantáneamente de estar en una aflicción por nueve años y ocho meses, sin moverse de la cama. Y hasta donde sé, ella no había vuelto a estar en cama, a menos que haya tenido un resfriado muy fuerte o algo así, hasta ahora.
17Y tengo entendido que ella está gravemente enferma. Cuando estábamos teniendo la reunión donde el Hermano Wright aquí, antes de salir para ultramar, la niña estaba allí. Y le dije al Hermano Wright, después de que ella se fue, que algo en el Espíritu del Señor me insistía a que fuera donde Georgie. Y ahora, escucho que ella está en la última etapa de cáncer en el pecho. Y ella ha sido desahuciada para morir, y estaba dispuesta aceptar su muerte.
18Y dice que ella oyó que yo había regresado, y, que Dios la bendiga, ella se levantó de la cama y creyó que sería sanada en el acto. Así que, eso es tener bastante fe, el creer que Dios escuchará las oraciones de un mortal. Así que yo amo a Georgie, como mi hermana. Y quiero que Uds. se unan conmigo en oración, para que Dios le salve la vida. Si tan sólo Él me dijera qué decir ahora cuando yo llegue allí…
19Hay muchos otros… El señor Wisehart, el Hermano Jim Wisehart que solía venir aquí, el hijo de su hermano está allá en el hospital. Él acaba de llamar, con una enfermedad de Hodgkin. Uds. saben, eso es peor que el cáncer.
20Recientemente tuvimos un caso de eso sanado aquí en el tabernáculo. Uds. recuerdan, aquella jovencita a quien el doctor le dio treinta días de vida; era una estudiante de secundaria aquí. Y su madre vino y entregó su vida a Cristo y fue bautizada, y también la joven. Y ellos dijeron: "Ocúltenselo, no le hagan saber que la muerte está sobre ella". Y antes de eso, al pasar por la línea aquí esa mañana, el Espíritu Santo la discernió, supo lo que había hecho, y así por el estilo. Y ella fue sanada instantáneamente, al grado que no pudieron hallar ni rastro de eso. Y eso hace como dos o tres años. Y hace como un año me encontré con la joven. Creo que ahora ella está casada, y está bien, no ha tenido más esa cosa.
21Ahora, Dios puede sanar el mal de Hodgkin. Eso no importa. "Yo soy Jehová que sana todas tus dolencias". Así que hablemos con Él, por un momento, a favor de los enfermos, y por la continuación del servicio.
22Bondadoso Padre celestial, nos hemos reunido aquí en este lugarcito tan encantador, quizá no sea muy bonito de mirar, pero Padre, nos sentimos tan en casa aquí, sabiendo que Tú nos has bendecido tantas veces. En este lugarcito nos sentimos como Jacob, aquella noche, después de huir de su hermano, tuvo una visión y vio a los ángeles de Dios ascender y descender sobre una escalera; y juntó las piedras y dijo: "Esta es la casa del Señor".
23Padre, yo te pido que bendigas a éstos que se han reunido aquí en la casa del Señor en esta noche, en Betel.
24Escucha nuestras oraciones por éstos que están enfermos, ese joven endemoniado que está visitando a nuestro hermano.
25Y oramos por la pequeña Georgie, Señor. Dios, no permitas que la muerte se la trague. Tú la has librado durante doce o catorce años, te pido que lo sigas haciendo. Tú Quien pudiste quitar la tuberculosis de ella, puedes quitar el cáncer de ella. Tú eres Dios. Y nosotros Te amamos, Padre, y estamos pidiéndote esto con una fe firme.
26Que allá en el hospital, ese joven soldado que está allí muriendo, se han acabado todas las esperanzas, pero Padre, fue en una hora así cuando Tú le hablaste a Pablo y le dijiste: "Ten ánimo Pablo". Habla nuevamente, Señor. Yo te pido que le salves la vida a ese joven. Concédelo. Que él no muera, Señor. Que él viva, para que la gloria de Dios sea manifestada en su vida. Ayúdanos ahora en el servicio de esta noche. Perdona nuestros pecados. No sabiendo qué vamos a decir, te encomendamos todas estas cosas a Ti, y pedimos que Tuya sea la gloria. Porque lo pedimos en el Nombre de Tu Hijo Jesús. Amén.
27Ahora, a mí me encanta hablar de Aquel que adoramos aquí, el Señor Jesús. Él es tan bueno con nosotros, y todos nosotros le amamos. En esta noche estoy seguro que en lo más profundo de nuestros corazones, nos damos cuenta que Él está en nuestro medio, si tan sólo pudiéramos verle. Pero Él está aquí; eso se los aseguro. Su Espíritu que llena la tierra, el mar, el cielo, está aquí en este auditorio con nosotros en esta noche. Y que nuestras alabanzas son aceptadas en Su presencia, y Él ama ser adorado.
28Ahora, déjenme darles unas ideas fundamentales sobre el por qué estamos aquí…
29La casa de Dios es una casa de corrección. La ley sale de la casa de Dios. Y creo que en el tiempo que estamos viviendo, y especialmente en estas horas oscuras y sombrías, después de viajar y observar todas las naciones, sólo puedo ver que queda una esperanza, y es la segunda venida del Señor Jesús. Y es tan seguro que Él venga, así como estuvo aquí la primera vez. Yo lo creo con todo mi corazón, con toda mi vida.
30Porque Su Palabra, (como lo vimos esta mañana) tiene que ser cumplida. Son los pensamientos de Dios hechos manifiestos por medio de Su Palabra, y traídos a una realidad. Esta mañana hablamos sobre el tema, por si alguno no estuvo aquí: "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios". Ahora, el Verbo era en el principio. Pero antes de que fuera una Palabra… Una palabra es un pensamiento manifestado. Dios tenía que pensarlo antes de que pudiera hacerlo una Palabra. Luego Él habló la Palabra, y se materializó.
31Ahora, el mismo que envió al Señor Jesús aquí por Su Palabra hablada, se materializó y se convirtió en el Hijo de Dios: murió como un inocente por los culpables, para redimirnos y llevarnos nuevamente al compañerismo con Dios, para que nosotros pudiéramos, quienes una vez estuvimos alejados de Dios, ser acercados a Dios por la ofrenda de la Sangre del Hijo justo de Dios. Tan cierto como Jesús vino la primera vez como un redentor, Él vendrá una segunda vez como un Novio. Él viene.
32Y aunque muchas veces pensamos: "Bueno, ha pasado mucho tiempo. Y hemos pensado esto por años". Eso es lo que ellos pensaban antes de Su primera venida. Y ellos tienen que pensar la misma cosa en Su segunda venida. Porque la Biblia dice que ellos dirían: "No hay diferencia desde el tiempo que nuestros padres durmieron". Pero entonces, en la hora en que Uds. no piensan va a suceder. Ahora, nos conviene…
33En los Estados Unidos, como cristianos americanos, Dios nos va demandar mucho de nuestras manos, porque tenemos la verdadera Luz del Evangelio y estamos fallando en hacer uso de ella como deberíamos hacerlo. Así que en esta noche, yo quiero hablarle a los cristianos, acerca de cómo es que Uds. podrían contristar el tiempo de arrepentimiento para Uds.; y cómo es que Uds. podrían quedar marcados completamente, sin tener ninguna parte con Cristo, al hacer la elección equivocada.
34Ahora, estas cosas son un poco duras. Pero de vez en cuando tiene que ser así, para hacernos apreciar al Señor Jesús.
35Hoy, al salir, me encontré con un hermano que me dijo: "Hermano Branham…" Los problemas financieros habían agobiado su corazón. Él dijo: "Después de oír acerca de la gente pobre en la India y demás", dijo: "Pero sin embargo, cada vez…". Dijo: "Yo gozo de buena salud, pero soy golpeado por todos lados constantemente". Yo le dije: "Todo hijo que viene a Dios debe ser castigado por Él".
36Cada uno de nosotros tenemos que ser probados, el látigo de Dios cae sobre nosotros y parece que somos inocentes, pero Dios está haciendo eso para probar que somos hijos. Aquellos que no pueden soportar el castigo son hijos ilegítimos, o no son verdaderos hijos de Dios. Pero el hombre o mujer que pueda pararse y soportar su castigo, y todo le va mal, con todo eso mira hacia arriba y dice: "Señor, yo te amo", ése es. "Él que perseverare hasta el fin será salvo". Ahora, a mí me encanta eso, ¿a Uds. no? [La congregación responde: "Amén"--Ed.]
37Y sabiendo esto, que "la tribulación produce paciencia; y la paciencia, esperanza; y la esperanza no avergüenza". Allí lo tienen. ¿Ven? "Las tribulaciones producen paciencia". Sea paciente. "Y la esperanza no avergüenza". Y nosotros tenemos la esperanza en esta noche. En todas nuestras tribulaciones, aún así eso obra. Las tribulaciones nos hacen pacientes, esperando la venida del Señor.
38"Cuando Él se manifieste desde los cielos la segunda vez en gloria y majestad, el mar dará sus muertos. Los cuerpos corruptibles de aquellos que duermen en Él serán transformados y hechos conforme a Su propio cuerpo glorioso, por lo cual Él es capaz de sujetar todas las cosas a Sí Mismo". Y qué deberíamos de ser nosotros en esta noche, sino cristianos felices y gozosos, esperando ese gran día de la venida del Señor...
39Hace un momento vino a verme un precioso hermano. Quizás él se encuentre en el edificio ahora. No lo veo. Pero él dijo: "Hermano Branham, yo aprecio la Palabra". Eso es, la Palabra. La Palabra está firme. Es la cosa que… Uno no puede tener fe solamente sobre algo que alguien dijo. Tiene que haber un fundamento. ¿Y qué otro fundamento sería mayor que la Palabra de Dios? Cuando todos los cielos y la tierra pasarán, pero Su Palabra es tan interminable como la eternidad. Continuará y continuará y continuará, para siempre. Será la misma.
40Tendremos que apresurarnos y entrar directamente al texto ahora por causa del servicio de comunión. Y esa es nuestra parte. Todo hombre y mujer, muchacho o muchacha, que invoca el Nombre de Jesús, preparen sus corazones ahora para participar de la Santa Cena. ¡Oh, es algo maravilloso! Jesucristo dijo: "El que come Mi carne y bebe Mi Sangre, tiene Vida Eterna, y Yo le resucitaré en el día postrero. Y el que no come, no tiene parte Conmigo. Y el que come o bebe indignamente, juicio come y bebe para sí". ¡Qué tiempo! Ahora, preparémonos para este gran evento glorioso en unos momentos. Yo creo que es una de las cosas más importantes que tenemos aquí en el Tabernáculo: la noche de la comunión.
41Ahora, en los primeros días del ministerio de nuestro Señor aquí, yo creo que Él había llegado nuevamente a Capernaúm. Y Él se sentó en el templo el día de reposo. Y el ministro del templo le entregó el pergamino para que leyera.
42¿Se dieron cuenta que nosotros tenemos algunas de esas mismas costumbres? Jesús leía las Escrituras y luego basaba Su enseñanza sobre la Escritura. A veces eso era contrario a lo que los judíos pensaban que era, pero sin embargo, ¿quién podía acusarlo a Él? Él era el Señor de gloria.
43Y Él leyó allí en donde Isaías dijo: "Él me ha ungido para predicar el año agradable del Señor". Y cuando terminó, Él lo cerró, enrolló el pergamino, lo colocó allí, se volvió hacia la gente y dijo: "Hoy se ha cumplido esta Palabra frente a Uds."
44Ahora, Isaías, muchos cientos de años, probablemente entre quinientos y ochocientos años antes de esto, había profetizado bajo inspiración que cuando Cristo viniera, Él sería ungido para predicar el año agradable del Señor". Entonces eso tenía que cumplirse exactamente de esa manera, porque Dios, a través de Su profeta, había hablado Su Palabra, y Su Palabra tenía que cumplirse.
45Como vimos esta mañana sobre Isaías, que la gente… Aunque Jesús hizo muchas obras poderosas delante de ellos, aún así ellos no podían creer, porque Isaías dijo: "¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?". Él dijo: "Oídos tienen mas no pueden oír, ojos tienen mas no pueden ver. Para que se conviertan…". Por causa de que Isaías había dicho eso, entonces la gente no podía entender los milagros y las cosas que Jesús estaba haciendo delante de ellos. ¿Saben Uds. que esa misma profecía…?
46Fíjense, la profecía se repite. ¿Sabían Uds. que las Palabras de Dios se repiten, corren en ciclos? Por ejemplo, una vez en la Escritura, leí ahí, estaba tratando de buscar la referencia, por toda la Biblia, en donde dice: "Y yo…" En Mateo, el capítulo 2, en donde… o el capítulo 1, creo. Donde se cumplió por el Señor, lo dicho por el profeta: "De Egipto llamé a Mi hijo", hablando de Jesús siendo llamado de Egipto. Eso también se refería a cuando Dios llamó a Israel, porque Israel era Su hijo. Y la escritura a la que Mateo se refería era a la misma escritura de Israel saliendo de Egipto. Él también llamó a Su Hijo Jesús, de Egipto. ¿Ven?
47Y estas Escrituras que leímos aquí en esta noche, se cumplen nuevamente en los días de los Gentiles. "Tienen ojos mas no pueden ver. Oídos tienen mas no pueden oír". Y Dios está haciendo milagros, señales y maravillas, y la gente simplemente está cerrando sus ojos a eso, porque la profecía ha dicho que sería de esa manera.
48Ahora, Isaías profetizó que Jesús predicaría el año agradable". De eso es que queremos hablar en esta noche. Ahora, el año agradable era después de cada tantos años... "El año agradable" es el año llamado en los escritos antiguos: "el año del jubileo". Cada siete años había un jubileo.
49Y cada siete años ellos dejaban descansar la tierra. Ellos no plantaban cosechas. Ellos dejaban sus cosechas en el campo, descansando, cada siete años, y en ese tiempo había un jubileo.
50Y cada vez que había un esclavo que había sido vendido, o un Hebreo, o un hombre que había vendido su hijo en esclavitud…
51Ahora, eso suena como una cosa horrible, pero yo estuve allí hace unas noches y vi la misma cosa acontecer. Los hombres traían a sus hijas, jovencitas, y las colocaban en el mercado de esclavos, y las desnudaban, y las vendían allí como esclavas. Uno de los hombres que estaba allí, (no en nuestro grupo), pero se había unido con nosotros allí, compró una damita muy hermosa por la suma de 35 dólares, y le dieron un escrito legal así como cuando a uno le dan el título de propiedad de un carro.
52Algunas fueron vendidas por 10 dólares. Otras fueron simplemente regaladas. Y cómo es que en todo lugar donde no haya respeto por el Nombre de Jesucristo, los seres humanos y mujeres no llegan a ser más que animales.
53Y cómo es que nosotros deberíamos alabar a Dios por este país en que vivimos, por la moral y cosas así. Es una vergüenza cómo tratamos a las cosas que hacemos, así como las libertades de Dios.
54Ahora, ellos vendían un esclavo. Entonces esta muchacha aquí, podía salir y ser una esposa, o podía ser una sierva. Ellos la venden, miran sus dientes, ven cuán fuerte es, si puede trabajar o no, o si es virgen o no, y así sucesivamente.
55Y Ud. puede comprarlas, llevarse todas las que quiera, todas las que Ud. pueda cuidar, todas por las que pueda pagar.
56Y así mismo era en los días de la ley, cuando ellos tomaban un esclavo y lo vendían. Entonces cada siete años venía un jubileo. Ahora, esto era un tiempo muy importante, y tiene un gran significado para la gente de hoy. ¡Un gran tiempo!
57Ahora, los esclavos estaban en el campo, o donde quiera que estuvieran, trabajando, tal vez estaban bajo la carga del amo, el propietario. Y él era el señor y amo absoluto de ellos, porque él tenía un papel legal que mostraba que éste esclavo le pertenecía. Él lo trataba como a un caballo, o como él quisiera. Era su esclavo.
58Pero entonces, cada siete años, era la ley de Dios, que hubiera un año de jubileo. Y cuando llegaba este año de jubileo, entonces el sacerdote cabalgaba por la tierra, sonando la trompeta, y cada esclavo que había sido comprado por precio y se había convertido en un siervo, se le daba el privilegio de ser libre, y regresar nuevamente a su casa, volver con sus seres queridos. Él era redimido nuevamente por gracia. Él no tenía que pagar nada. Sus seres queridos no tenían que pagar nada. Era un acto de Dios. ¡Qué ilustración tan hermosa!
59Hoy, hombres y mujeres en nuestro país y en todas partes, se han vendido al pecado, a la bebida, a los juegos de azar, a las parrandas, haciendo cosas que no deberían hacer, y se han convertido en esclavos del diablo.
60Conocí a una joven, aquí no hace mucho. Ella dijo: "Hermano Branham, yo daría cualquier cosa si tan sólo pudiera dejar esta adicción al Whisky". Ella dijo: "Comencé cuando era una muchachita, salí con un muchacho que bebía. Comenzamos a mezclar bebidas, y me convertí en una verdadera esclava de eso. Si no lo tengo me vuelvo loca. ¡Si tan sólo pudiera deshacerme de esto...!".
61Yo dije: "Tú no puedes hacerlo por ti misma, pero yo conozco a Alguien que puede hacerlo por ti. El Señor Jesucristo ha venido para libertarte".
62Ahora, si Uds. se fijan, ese año de jubileo se repite en símbolo ahora nuevamente. Cada cierto tiempo hay un avivamiento en la tierra. Así como el gran avivamiento Galés que terminó no hace mucho. Nosotros pudiéramos ir y tener a Billy Graham y a Oral Roberts por todo el país, por todas partes. Y no importa cuánto tratemos, cuánto tratemos de organizar a nuestra gente y unirla, se necesita a Dios para traer un avivamiento. No importa…
63Estamos tratando de tener una organización de los Hombres Cristianos de negocios. Eso es bueno. Ahora ellos están tratando de tener una asociación de ministros interdenominacionales. Todo eso es bueno. Pero hermano, mientras sea cuestión del hombre solamente, eso nunca llegará a nada. Pero se necesita que el Espíritu de Dios baje entre el pueblo.
64Ahora, en este gran avivamiento Galés que comenzó, eso fue un tiempo de jubileo para la gente de Gales, ellos comenzaron sólo como un montón de analfabetos, predicando el Evangelio. Y el poder y la gloria de Dios comenzó a caer, a tal grado que los hombres de negocios iban a sus trabajos y se sentaban en sus escritorios, y lloraban como niños, y cerraban sus negocios. Los campesinos en el campo se sentaban sobre sus arados, al arar. Ellos detenían sus yuntas y se iban al campo, pecadores de primera fila, y levantaban sus manos a Dios, y clamaban por misericordia. La gente que andaba por los caminos, y por todos lados... Los silbatos comenzaron a silbar y todo lo demás. Había llegado un avivamiento.
65Eso es lo que Estados Unidos necesita esta noche. No necesita a un Billy Graham, o a un Oral Roberts. Lo que necesita en esta noche es al Espíritu Santo moviéndose entre el pueblo, reclamando el año de libertad. Eso es correcto.
66No necesita una nueva organización. No necesita un nuevo sistema. La única cosa que necesita es que el Espíritu Santo venga con un poder que redarguya. Ud. pudiera predicar el Evangelio hasta volverse canoso; Ud. pudiera obrar señales y maravillas hasta volverse canoso, a menos que Dios baje entre el pueblo y empiece a moverse...
67Bueno, cuando ese avivamiento comenzó, un ministro fue a un lugar en donde había una alcantarilla que cruzaba el camino. Y él detuvo su caballo, y se metió debajo de esta alcantarilla y dijo: "Dios Todopoderoso, esta ciudad está toda contaminada aquí". Dijo: "Has que cada hombre y mujer, muchacha y muchacho que pasen por esta alcantarilla, caigan bajo convicción por Tu Espíritu". Él fue y buscó a un buen y fiel guerrero, y lo metió debajo de ese lugar, para que orara. Se quedó allí día y noche, ayunando y orando.
68Él se fue a la ciudad y pidió permiso para pedir las bendiciones en la mesa antes de que sirvieran la cena. Dijeron: "Muy bien". Y él se puso de pie allí y dijo: "Señor Dios, has que todos los que se sienten en esta mesa caigan bajo convicción". Y fue dicho y escrito en los periódicos que: "La gente pasaba por esa alcantarilla, y detenían sus caballos en el camino, y comenzaban a llorar y a clamar. Hombres y mujeres que venían a la mesa y se sentaban a comer, la empujaban hacia atrás, y lloraban y clamaban y se arrepentían". Esa es la clase de avivamiento que necesitamos en esta noche, donde Dios baje entre la gente.
69Nosotros podemos comenzar una reunión, obrar señales y maravillas. Yo lo he notado aquí. Yo salgo, y a veces en una reunión los ciegos ven, los sordos oyen. La gente viene y dice: "Eso es maravilloso". Y cuando el avivamiento termina, uno no sabe más de ellos. Ellos se regresan otra vez: "Bueno, sí, yo creo en eso".
70Lo que se necesita en esta anoche, no es un nuevo predicador. Lo que se necesita es que el Espíritu Santo caiga entre la gente y empiece a conmoverlos, para que tengan hambre y sed de justicia. "Bienaventurados son los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados". Donde quiera que sea, se necesita el Espíritu Santo para hacer eso.
71Ahora, en estos días cuando estos sacerdotes… Ellos tomaban a ese hombre allí, y quizá él estaba azadonando en el campo de maíz; el amo caminaba por allí y lo azotaba con el látigo: "¡Apúrate! ¡Tienes que apurarte con esto!". Pero tan pronto como esa trompeta sonaba, ese hombre podía arrojar ese azadón al suelo y decir: "Ya no trabajaré más con esto". Y a ese capataz no se le permitía tocarlo más, porque él era libre. ¿Por qué? Es que él había escuchado las buenas nuevas. Era el jubileo. La expiación había sido hecha y todos los esclavos podían salir libres.
72Yo mismo me acuerdo, oh, hermano, cuando escuché esas buenas nuevas que llegaron a mi corazón. Como un muchacho pecador postrado allá en la cama del hospital, el doctor dijo: "Te quedan tres minutos más de vida". Yo escuché un sonido del cielo que me dijo que el año del jubileo había llegado. Acepté al Señor Jesús, me solté de todas las cosas del pecado, y le dije al diablo: "Ya tú no puedes hacerme más daño, porque yo le he entregado mi vida a Cristo Jesús, y tú no puedes azotarme más". Desde entonces, él me ha amedrentado muchas veces, pero no ha podido tocarme porque él es sólo un fanfarrón. Yo puedo escuchar su látigo chasquear, tronar y así por el estilo, pero no sirve de nada. Él no puede agarrarme porque ahora yo le pertenezco al Señor. Eso es correcto.
73Ahora, notamos que este hombre, después que quedaba libre para irse, él tenía que regresar a su hogar, regresar con sus seres queridos, regresar con su esposa e hijos. Él era libre. No tenía que seguir siendo esclavo. Pero he aquí la tragedia. Si ese hombre no deseaba regresar y quería quedarse allí, entonces su amo se le acercaba y le preguntaba: "¿Aún deseas ser mi esclavo?" "Sí". Entonces ellos lo llevaban al templo, se lo decían a la gente como un testimonio público, le colocaban la oreja contra el poste, tomaban una lesna y lo marcaban en la oreja. Entonces él no podía ser libre nunca más. Tenía que ser un siervo mientras viviera. Tenía que seguir sirviéndole a ese amo de esclavos mientras viviera, si él rechazaba deliberadamente su llamamiento y oportunidad para ser libre.
74Ahora, quédense quietos por un momento. Durante los últimos cuarenta años en los Estados Unidos de América, ha salido constantemente el rugido del Espíritu Santo, obrando entre hombres e individuos, dando señales y maravillas y toda clase de milagros. Hay gente que ha sido sacada de la prostitución, de ser ilegítimos y todo lo demás, y han sido convertidos en caballeros y cristianos… Ha habido aquellos quienes han estado ciegos, y han recibido la vista. Oídos sordos han sido abiertos. El gran tiempo de jubileo para los enfermos y afligidos, aquellos que han estado atados por el diablo…
75En todos los aspectos, ya sean enfermos, que hayan estado ciegos o lisiados, han habido millares de millares de milagros que han sido efectuados entre la gente. Ha habido un constante avivamiento del bautismo en el Espíritu Santo aconteciendo en las iglesias durante los últimos cuarenta años. Y ha llegado el tiempo, como nación, y en general, y como individuos, como iglesia, en que nosotros lo hemos rechazado. Nos hemos apartado y lo hemos rechazado.
76Ahora, lo serio de eso amigos, es que si Uds. contristan al Espíritu Santo con demasiada frecuencia, entonces Uds. han cruzado la línea de separación. Uds. llegan a un lugar en donde no hay más arrepentimiento para Uds., y quedarán sellados dentro del reino de oscuridad, donde nunca verán al Señor Jesús. Uds. nunca verán la esperanza de Vida, y quedarán marcados afuera para siempre jamás. ¡Qué advertencia más solemne! Oh, yo espero que el Espíritu Santo haga que eso penetre en sus corazones.
77Uds. que están parados en la frontera, Uds. que muchas veces han pensado: "Me gustaría ser un cristiano completamente rendido, si tan sólo pudiera decidirme cuándo hacerlo"… Oh, mi hermano, mi hermana, ¿se dan cuenta Uds. que esta pudiera ser la última oportunidad de llegar a serlo? Quizás esta sea la última noche en que tengan la oportunidad de convertirse en un creyente cristiano. Pudiera ser desde esta noche en adelante, que Ud. haya rechazado el mensaje de Dios por última vez. Entonces Ud. quedará marcado delante de Dios en apostasía.
78Solamente habrá dos clases de personas en los últimos días. Ambas tendrán una marca. La marca de Dios es el bautismo del Espíritu Santo, sin lugar a dudas. Yo prediqué eso no hace mucho aquí mismo. Por medio de la ayuda del Espíritu Santo y la Palabra de Dios, lo demostré, que el Sello de Dios es el bautismo del Espíritu Santo. Efesios 4:30 dice: "Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados hasta el día de vuestra redención". Sin el Espíritu Santo Ud. no está sellado. Pero el Espíritu Santo es el Sello de Dios.
79Y entonces, que, todos los que no fueron sellados por el Espíritu Santo tomaron la marca de la bestia. Y la marca de la bestia es una marca de apostasía, lo cual es rechazar el Espíritu Santo. ¿Ven lo que quiero decir?
80Entonces cuando llega el jubileo, o el sonido, la gente recibe el Espíritu Santo; y si Uds. deliberadamente, voluntariamente lo rechazan, Dios ya no tiene, o ya no tiene la obligación de hablarle más. Entonces Ud. quedará marcado. Todos los tipos del Antiguo Testamento solamente tipificaron y fueron sombra del Nuevo. Y el rechazar a Cristo, y darle la espalda a aquél que ha llamado a su puerta, Ud. está en una línea peligrosa de ser horadado en la oreja. "La fe viene por el oír, el oír por la Palabra de Dios". Y Dios pondrá una venda en sus oídos, para que Ud. ya no pueda entender más. Y Ud. no hará más que criticar el Evangelio mientras viva; y muera, y se pierda para siempre. ¡Qué tiempo! Mientras que es el tiempo del jubileo, mientras que las puertas están abiertas… ¿Sabían Uds. que este mismo bautismo del Espíritu Santo…?
81Yo he estado estudiando la historia durante los últimos cuatro, cinco o seis años acerca del Espíritu Santo, sabiendo que llegaría el momento (el cual se está acercando ahora) en que yo dejaría a un lado los servicios de sanidad por un tiempo, y predicaría el Evangelio. Correcto. La gente dice: ¿Por qué Ud. no hace esto? ¿Por qué no hace aquello?"
82Lo primero que yo tenía que hacer con ese don Divino, era ganar los corazones de la gente. Y si yo no tengo sus corazones, ellos no escucharían.
83Ahora, Dios lo ha confirmado, y ahora ellos me creen. Ellos han visto las cosas que se han dicho, cumplirse palabra por palabra. Ellos han visto el poder de Dios moverse y obrar exactamente. Ahora lo que Ud. puede decir, ellos lo creerán. Ahora, la primera cosa que yo tuve que averiguar, era sobre lo que yo estaba hablando, porque Dios me hará responsable por eso en el día del juicio. Eso es verdad.
84El bautismo del Espíritu Santo cayó la primera vez desde Pentecostés, en Rusia, hace cien años. Eso es correcto. Eso es historia. Y ellos tuvieron el bautismo del Espíritu Santo y obraron señales y maravillas, hace cien años, y lo rechazaron como nación, y le dieron la espalda. Y al hacerlo, ahora se han vuelto en contra de Dios, anti-religiosos, y se han convertido en comunistas, fríos, crueles. Si Ud. no escucha a Dios, Él lo entregará a Ud. a un espíritu que le condenará, será entregado a una mente depravada, para creer en la mentira y ser condenado por ella. Allí es donde se encuentra Rusia en esta noche, condenada delante de Dios, por cuanto falló en recibir el mensaje de jubileo del bautismo del Espíritu Santo. Ellos fueron entregados a una mente depravada. Ellos creyeron en una mentira, y son condenados por ella delante de Dios.
85El siguiente lugar donde Eso cayó fue en Turquía, y los turcos lo rechazaron. Y los crucificaron, y los arrojaron dentro de cisternas, y demás, con espadas así, a esa gente armenia y así por el estilo, y los asesinaron por centenares. Y miren en dónde se encuentra Turquía en esta noche. ¡Sí, señor!
86Ahora, mi hermano, Estados Unidos ha tenido cuarenta años de predicación apostólica a la antigua, el año del jubileo. Y si ellos no lo reciben como nación, (y me temo que no lo harán) entonces ellos quedarán sellados en apostasía total. Todas nuestras denominaciones están bien, pero, hermano, Dios no anda buscando denominaciones, Él anda buscando individuos. El cristianismo no es una denominación. El cristianismo es la vida que un individuo vive. Amén.
87Algún día, ASI DICE EL ESPIRITU SANTO de la Palabra de Dios: "Estados Unidos ha estado rechazando a Dios, y recibirá la marca de la bestia de acuerdo con Apocalipsis capítulo 13". Y estamos avanzando en esa dirección. Dios no puede permitir que ninguna nación…
88Dios no hace acepción de naciones. Él no hace acepción de personas. Con Él es todo aquél que quiera. Y si una nación florece y hace todo esto y se para firme, ese imperio duraría por siempre.
89Pero todo imperio mundial será desmenuzado ante la venida de la Roca que fue cortada de la montaña, sin manos, que hará pedazos todos los reinos del mundo. Y Cristo gobernará y reinará, y de Su Reino no habrá fin. "Su Nombre será llamado Consejero, Príncipe de Paz, Dios fuerte, Padre Eterno. Y El principado será sobre Sus hombros, y de Su Reino no habrá fin". Ese es el Reino de Dios que vendrá con poder y demostraciones, y todo el resto del mundo será quebrado y hecho pedazos. Ellos lo rechazarán. Las naciones lo rechazan; las iglesias lo rechazan. Individuos lo rechazan; de manera que Dios pueda juzgar a las naciones, Él pueda juzgar a las iglesias, Él pueda juzgar a los individuos, porque un hombre que viene a la verdad y falla en caminar en la verdad, entonces de acuerdo a las Escrituras, él ha blasfemado o rechazado al Espíritu Santo de Dios, y habrá pasado el día de su redención.
90Amigos, cuando Uds. caminan por aquí, y las cosas que Uds. adquieren… Nosotros usamos buena ropa, las mejores. Los americanos son las personas que mejor se visten en el mundo. Los americanos son la gente que mejor se alimenta en el mundo. Ellos manejan los mejores automóviles del mundo. Ellos tienen más dinero que cualquiera en el mundo. Eso es cierto. Tenemos lo mejor de todo en el mundo. Tenemos algunas de las mejores iglesias en el mundo. Tenemos algunas de las mejores personas en el mundo. Y con todo eso, esta nación está alejándose de Dios gradualmente, porque hemos puesto nuestra confianza en individuos. Hemos puesto nuestra confianza en las denominaciones. Hemos confiado en las naciones.
91Aquí no hace mucho, le pregunté a un hombre: "¿Es Ud. cristiano?" Él dijo: "Quiero que entienda que yo soy americano. Yo pertenezco a una nación cristiana". Bueno, eso no significa nada.
92Le pregunté a una jovencita: "¿Eres cristiana?". Ella dijo: "Quiero que entienda que yo enciendo una vela todas las noches". ¿Qué tiene que ver cuántas velas Ud. encienda? ¿Qué importa cuánto viva Ud. en esta nación? ¿Qué diferencia hace a qué iglesia pertenezca? "El que no naciere de nuevo del Espíritu de Dios, no verá el Reino de Dios". Esa fue la advertencia de nuestro Señor Jesucristo.
93Amigos míos, Uds. no saben cuánto les amo. Uds. no se dan cuenta que cuando yo… Que yo no trato de regañarlos sólo porque estoy parado en el púlpito; yo me estaría aprovechando de Uds. Pero lo que estoy diciéndoles en esta noche es: ¡Reciban la advertencia del Evangelio! ¡Huyan a Cristo! Dejen todo a un lado. No esperen por la señorita fulana de tal. No esperen que eso comience en la iglesia. Comiéncenlo en Uds. mismos ahora. Porque pudiera llegar el momento en que Dios le apunte para que sea un esclavo el resto de su vida, a un pecado al que ha estado atado tanto tiempo. No importa el precio que sea…
94Alguien me dijo no hace mucho: "Pero, Hermano Branham…" Esta persona era muy sincera, pero estaba viviendo en pecado. "Oh", dijo: "Yo soy sincero. Yo creo en el Señor Jesucristo". Yo le dije: "Si eres sincero, entonces demuestra que eres sincero. Abandona el pecado en que estás viviendo". Dijo: "Oh, vea Ud., hay mucho involucrado". Yo le dije: "Yo pensé que eras sincero". Él dijo: "Bueno, yo tengo que hacer esto. Tengo que hacer aquello".
95La cosa más vital que Ud. puede hacer es venir a Jesucristo, no importa qué tenga que hacer. ¿Qué es más importante que nacer de nuevo?
96Cada uno de Uds. saben que algún día serán un esqueleto y un montón de huesos enterrados por aquí debajo de esta tierra. Y Uds. se dirigen hacia eso, tan cierto como que están sentados aquí en esta noche. Eso es correcto. ¿Cuán sinceros deberían de ser Uds. entonces? ¿Entienden lo que quiero decir? Quizá Ud. pudiera comenzar dentro de una hora. El próximo año, por este tiempo, quizá no quede un pedazo de carne en sus huesos en los próximos doce meses. Tal vez no haya ni una pizca de vida en su cuerpo en los próximos veinticinco minutos. Y entonces desde ese tiempo, hasta que las edades incesantes terminen, nunca más será... El estado en el que Ud. se vaya, ese será el estado en el que Ud. estará para siempre.
97Así que si Ud. es indiferente, hermano, ese es un lugar peligroso donde estar, una condición tibia. Jesús dijo: "Sé frío o caliente. O está conmigo con todo tu corazón, o está en contra Mía". Si Ud. simplemente vive una vida regular, eso nunca contará. Sus trapos de justicia propia nunca valdrán en el día del juicio. Eso es correcto.
98Ud. dice: "Bueno, yo pertenezco a la iglesia". Eso no tiene nada que hacer con eso. Yo creo que Ud. debería pertenecer a la iglesia. Eso está bien. Pero eso nada tiene que ver con la salvación. Como dije esta mañana, aquel hombre fue por todos lados tratando de encontrar a Jesucristo; él ya estaba en su corazón. Esas cosas que él hizo, como gritar y hablar en lenguas, y demás, esas cosas están bien, pero esos son los atributos de Cristo estando allí primero. ¿Lo ven? Primero hay que tener a Cristo aquí, entonces esas otras cosas sucederán. Pero Ud. puede hacer eso sin tener a Cristo, y entonces, ¿en qué condición se encuentra Ud.?
99Ahora, yo he visto a paganos gritar. Eso es cierto. Yo he visto gente ir por ahí y hacer cosas raras, a tal grado que Ud. pudiera creer cualquier cosa. Sacar una soga de un saco, así, y hacer algún encantamiento sobre eso, y la soga pararse recta en el aire. Tomar una cobra grande, y ella atacando, ya sea que tenga colmillos o no; arrojarle un trapo allí, y ver que sus colmillos se cuelgan en los trapos. Le dan la vuelta y tocan un poco de música sobre él y cantan, y hacen que se le enrolle en el cuello. Y esa cobra se queda mirándolo y hace como si fuera atacar, y luego se echa hacia atrás. No se le acerquen Uds., los mataría.
100Y los he visto pararse allí y caminar en camas de fuego, cuando los carbones estaban encendidos. Quitarse lo que tenían puesto, caminar a través de esos carbones encendidos sin hacerse nada, ningún daño en lo absoluto. Meterse en un hoyo profundo, lleno de vidrio que han quebrado, y los filos parados así; correr y dar un gran salto dentro de eso, acostarse y dar vueltas y vueltas. Y levantarse sin ninguna cortada en ellos, y salir nuevamente. Eso es fe. Pero, hermano, eso no es salvación. No, señor. ¡Oh, qué cosas más sutiles tiene el diablo para engañar a la gente!
101La salvación es un asunto individual con el Dios Poderoso, a través de Jesucristo el Señor.
102Oh, lo que necesitamos en esta noche, amigos, es uno de esos servicios chapados a la antigua que solíamos tener hace años, extendiéndose sobre toda la nación, en donde la gente se iba a casa y enderezaban sus hogares. Sacaban lo malo fuera de sus hogares. Dejaban todas las tonterías en sus hogares. Todos los hogares andaban en orden. Y ellos dejaban la vileza. Dejaban el engaño. Dejaban la mentira. Vivían honesta y sobriamente el uno con el otro, vivían como deberían de vivir los cristianos. ¡Esa es la clase de religión!
103Y, hoy, esa misma clase de religión que teníamos, se ha ido desviando tanto de la senda antigua, que se ha convertido en algo tan moldeado, al grado que es casi un espectáculo de Hollywood.
104Ahora, Uds. saben que esa es la verdad. Y nosotros vamos a un lugar, montamos una banda musical, y tocan música, y se alborotan, y se portan como que fueran cristianos. Pero vaya a ellos y crúcese con uno una vez, y vea lo que reciben. ¿Lo ven? El cristianismo es longanimidad, bondad, mansedumbre, gentileza, paciencia. ¿Es correcto eso? "Cristo, cuando le maldecían, no respondía con maldición". ¿Es correcto eso? El cristianismo es la vida que un hombre vive. Es una experiencia personal, no…
105Pero algunos dicen: "Bueno, este hombre, yo sé que él hace esto. Yo sé que él ora por los enfermos y ellos sanan". Eso no quiere decir que él sea cristiano. La fe hará cualquier cosa. Si tan sólo Uds. llegaran a cierto lugar, como cristianos…
106Nuestro grupito aquí en el tabernáculo, todos Uds., si tan sólo vieran cómo es que los brujos y magos hacen milagros. Claro que sí. Y ellos tienen todas las demostraciones que el cristianismo produce, pero ellos no pueden ser cristianos. Vigilen sus vidas, lo que ellos hacen.
107Esa gente allá hasta viven en adulterio con otras mujeres, como una religión, y al mismo tiempo hacen señales y maravillas. No en…
108Hay una cosa que ellos no puedan hacer. Sólo hay una cosa que yo nunca he podido ver que haga un curandero, o cualquiera. Ellos pueden hacer milagros como hacer que esta soga se pare. Ellos pueden correr a través del fuego, embrujar el fuego. Y ellos pueden hacer cosas como esas. Pero ellos no pueden sanar a la gente. Eso es extraño. Ellos pueden poner maldiciones sobre la gente, y enfermedades vienen sobre la gente. Pero ellos no le pueden quitar la maldición y sanarlos.
109Así ha sido en los tiempos bíblicos. Cuando Janes y Jambres resistieron a Moisés, ellos pudieron traer llagas y sarpullido, pero no pudieron quitarlas. Ellos pudieron traer moscas y piojos, pero no pudieron quitarlos. Porque el Señor es el que sana a los enfermos.
110Ellos pueden danzar en el Espíritu, yo los he visto muchas veces. Ellos pueden hacer toda clase de trucos, pero ellos no pueden sanar a los enfermos, o no pueden vivir una vida cristiana. Eso es algo que ellos no pueden hacer.
111Así que esto es un asunto individual, con cada hombre y mujer, al ver todas estas cosas falsas. Y la Biblia dice que: "Los dos espíritus serían tan parecidos en los últimos días, que engañarían al mismo elegido si fuera posible". Eso es correcto. Falsos cristos, falsos espíritus levantándose, mostrando señales, engañando a muchos… Eso es cierto. Pero: "Mis ovejas conocen Mi Voz. Al extraño no seguirán". ¡Oh, qué día en el que estamos viviendo! Y el tiempo del jubileo ya casi ha terminado.
112Escuche, amigo, en esta noche, si Ud. está aquí sin Cristo, y Ud. no lo conoce, realmente no está seguro en su corazón, no tiene esa certeza, sin una sombra de duda que Cristo está en su corazón. Muy bien. Pero si Ud. dice: "Bueno, Hermano Branham, yo me sentí quebrantado y lloré una vez cuando estuve en el altar". No acepte Ud. eso. Ud. dice: "Bueno, le diré Hermano Branham, yo me gocé una vez, y dancé en el Espíritu por todo el lugar". No acepte Ud. eso. ¿Ven? Ud. dice: "Bueno, yo oré por un hombre una vez y él sanó". No acepte Ud. eso.
113Lo que Ud. debe tomar, es saber que cuando Cristo está en su corazón, y cuando vengan las grandes pruebas y problemas, Él todavía será dulce para Ud. y Ud. caminará igual. Si todo le va mal, y todos están en contra suya, y todo va de esta manera, aun así Ud. será dulce y amoroso. Todo está bien. Ud. sigue hacia delante, y su espíritu da testimonio con Su Espíritu de que son hijos e hijas de Dios. Amigo, si eso no hace eco en su alma en esta noche, no seamos marcados fuera del Reino de Dios. Entremos en el Reino de Dios.
114Y cuando un hombre llega a ser marcado en el Reino de Dios, él es sellado hasta el final de su jornada. "No contristéis al Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados hasta el día de vuestra redención".
115Ahora, nosotros tenemos una costumbre antigua de llamamiento al altar, de traer a la gente al altar. Alabado sea Dios por eso. Eso es algo bueno y muy antiguo que la iglesia metodista comenzó hace años. Era bueno, y aún es bueno hoy.
116Pero no es necesario que Ud. venga al altar para convertirse en un cristiano. Ellos nunca hicieron eso durante los días Bíblicos. Ellos simplemente los consideraban como creyentes. Ellos nunca hicieron un llamamiento al altar en ningún tiempo de la edad apostólica. No hubo llamamientos al altar. Ellos decían: "Y los que creían eran bautizados". ¿Es correcto eso? Ellos llegaban a ser creyentes.
117Cuando Ud. está cabalmente convencido de que Jesucristo es el Hijo de Dios, y que en su corazón, no en su imaginación, sino en su corazón, algo hace eco allí y le dice: "Ahora, yo soy salvo". Eso es todo lo que Ud. necesita allí mismo hermano. Confíeselo y permita que sus palabras salgan. Y luego vigile, vigile su vida de allí en adelante. Así como el maíz no podría producir abrojos, tampoco puede ese hombre producir frutos malos. Él tendrá que producir frutos buenos.
118Jesús dijo: "El que oye Mis Palabras y cree en el que me envió tiene vida Eterna, y no vendrá a condenación, mas pasó de muerte a vida". Eso es porque Ud. creyó, no se lo imaginó, sino que Ud. lo creyó. Aquello se convirtió en un pensamiento en su corazón, y luego Ud. lo expresó como una confesión: "El que me confesare delante de los hombres, yo le confesaré delante de mi Padre y de los santos ángeles". Entonces algo se ancla. Eso es la realidad.
119Pero lo que nos han enseñado, amigos, nos ha sacado de la línea. Se nos ha enseñado… Los metodistas enseñaron desde un principio, ellos dijeron que: "Hermano, cuando ellos llegaban a un lugar en donde podían gritar, ellos tenían santificación; ya lo tenían todo". Pero llegaron a darse cuenta que eso no funcionó muy bien. Eso es correcto.
120Cuando los Nazarenos podían gritar y levantar las manos, correr para arriba y para abajo por el pasillo, ellos decían: "Eso es". Y muchos de ellos gritaron y corrieron para arriba y para abajo por los pasillos, salieron y vivieron toda clase de vidas, entonces supieron que eso no era.
121Luego vinieron los pentecostales, cuando Dios comenzó a restaurar los dones nuevamente en la iglesia, comenzaron a hablar en lenguas y dijeron: "Esto es. Ya lo tenemos. Estamos listos". Pero se dieron cuenta que no lo tenían. Eso es correcto. La gente habla en lenguas y viven cualquier clase de vida.
122Hermano, el asunto es que esté seguro. Ahora, el gritar está bien. Yo creo en santificación; ¡sí, señor!, no en la mía, sino en la de Él. ¿Ven? Eso es correcto. No en mi santidad, sino la de Él. Cuando Él, el Espíritu Santo, pone Su santidad aquí, es Su santidad, no la mía. Yo soy un pecador, pero Él es el Señor.
123Ahora, yo creo en santificación, creo en el gritar, creo que un hombre que ha nacido de nuevo dará alguna clase de demostración. Eso es correcto. Yo creo en el hablar en lenguas. Creo en la interpretación de lenguas. Yo creo en sanidad de los enfermos. Creo en el profetizar. Yo creo en el obrar milagros. Pero todas esas cosas son algo que sigue después de que Ud. ha recibido al Señor Jesucristo.
124Lo que hemos estado tratado de decir es: "Cuando él grita, él lo tiene. Cuando él profetiza, él lo tiene". Pero eso no es lo que él tiene. El tomar una manzana de un árbol no significa que Ud. tenga el árbol. ¿Ven? Ud. tiene un atributo del árbol. Y eso es lo que ha causado el problema. Pero cuando Cristo llega a estar sazonado dentro del corazón, todas estas otras cosas ocurren automáticamente.
125Ahora mismo viene el invierno, todos los árboles mudarán las hojas excepto el roble. Él mantendrá sus hojas. Cuando llegue la primavera, ellas serán hojas viejas y muertas. Ud. no tiene que salir y arrancarle las hojas para que aparezcan las nuevas. Simplemente deje que venga la vida nueva y las viejas se caerán y las nuevas aparecerán.
126De esa manera es con el cristianismo. Recibir a Jesucristo no… Yo he oído gente decir: "Bueno, gloria a Dios, yo antes decía groserías". Yo podía avergonzar a la gente con groserías y dejé de hacerlo; yo sé que ahora soy un cristiano". No, no por eso Ud. lo es. No, señor: "Yo antes bebía, y dejé de beber". Eso es bueno. Pero esas son cosas morales que Ud. dejó.
127Pero recibir a Jesucristo es recibir Su persona dentro de su corazón. Eso hace que Ud. muera a las cosas del mundo, si es que Cristo vive en Ud. ¿Ven? Ud. ciertamente podría dejar la bebida y aún no ser un cristiano. Ud. podría guardar todos los diez mandamientos y aún así no ser un cristiano. Porque si los diez mandamientos lo hubieran salvado, Jesús no hubiera tenido que morir. Pero Jesús murió para que pudiera darle vida Eterna. Y de eso se trata. Es el Espíritu Santo viviendo en Ud. No guardando leyes o haciendo cosas, o algo así. Esas son obras. "No es por obras que sois salvos, sino por gracia, por medio de la fe".
128Entonces, si en su corazón Ud. ha recibido al Señor Jesús, Ud. está en paz con Él... Vigile bien su vida. Yo le diré el tipo de cristiano que me gustaría ver. Cuando Ud. camine por la calle y digan: "Ahora, miren, ¿ven a ese hombre que va allí? Ahora, él es un cristiano. Yo no pertenezco a su iglesia, pero hermano, él es un cristiano. Les diré, yo lo he visto en situaciones difíciles. ¿Ven a esa mujer allí? Sí, señor. Bueno, tal vez ella no sea tan popular entre las mujeres, pero ella es una cristiana. Les digo, ella es una cristiana". Dejen que toda la ciudad diga: "Allí está un cristiano". Ellos lo sabrán. La Biblia dice que Uds. están sellados.
129¿Alguna vez ha puesto Ud. un sello sobre algo? Ellos lo agarran así y le ponen un sello. Ellos lo presionan y queda marcado en ambos lados. Ellos lo ven a Ud. al ir y al venir. ¿Es correcto eso? Ud. es un cristiano por dentro y por fuera, sellado por el Espíritu de Dios. Ellos saben lo que Ud. era. Eso es cierto. Es presionar, marcar, sellar algo. Eso es exactamente la verdad. Ahora, eso es cuando Ud. es sellado en el Reino de Dios.
130Si ese papel alguna vez es sellado por un notario público, y su nombre está firmado en él, eso es legal mientras esté en el papel, hermano. Eso es correcto. ¿Es cierto eso?
131Y si un hombre alguna vez nace del Espíritu de Dios, no una creencia manufacturada, sino que realmente es lleno con el Espíritu de Dios, Él lo ha sellado allí hasta el día de su redención. Él será como Cristo hoy. Él será como Cristo mañana. Él será como Cristo al día siguiente. En las pruebas, él será como Cristo. En los problemas él será como Cristo. En el hambre él será como Cristo. En el gozo él es como Cristo. Donde quiera que Ud. lo vea a él o a ella, ellos son como Cristo, porque han sido sellados por el Espíritu Santo. ¿Ven lo que quiero decir? Ese no es el espíritu suyo.
132Hermano, hermana, no siga jugando con Dios, porque pudiera llegar el momento cuando el tiempo del jubileo pase de su puerta. Entonces Ud. será llevado al poste del diablo y será horadado en la oreja y nunca más podrá oír el glorioso Evangelio. "¿Qué quiere Ud. decir?" De nada le servirá. ¿Saben Uds. lo que es la blasfemia del Espíritu Santo? Es rechazarlo. Eso es correcto.
133Cuando ellos blasfemaron al Espíritu Santo, cuando rechazaron a Jesucristo, ellos le llamaron Belcebú. Y las mismas obras que Él estaba haciendo, ellos dijeron: "Tú lo haces por Belcebú". Entonces Jesús les dijo lo que ellos habían hecho. Ellos no le creyeron a Él.
134Y si un hombre rehúsa creer la verdad cuando la verdad le es presentada, y él rehúsa creerla, entonces eso lo termina. Eso es correcto.
135Así que si Ud. no conoce al Señor en esta noche, no más que alguna pequeña experiencia que Ud. tuvo… Si Ud. no conoce al Señor como su amado, bondadoso, y amoroso Salvador, ¿no quiere Ud. hacerlo en esta noche? Ud. no necesita venir al altar; Ud. puede si quiere hacerlo, pero si Ud. le conoce a Él…
136Escúchenme por un momento. Si yo he hallado gracia delante de Uds., como su hermano. Si Uds. creen que yo soy Su siervo…
137Ahora, yo estoy poniendo esto un poquito personal, pero lo hago con una causa. Si Uds. creen que yo he estado en conexión con el Dios todo poderoso, si Uds. creen eso, escúchenme ahora. No dejen que el sol se ponga sobre Uds. hasta que algo se haya anclado en su corazón, que Ud. es un cristiano, y que está en paz con su enemigo, que está en paz con Dios.
138"Así que siendo justificados por la fe, tenemos paz para con Dios por medio del Señor Jesucristo". (Romanos 5:1), "Justificados pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo".
139Si Ud. tiene enemistad con un vecino, o con alguien más que le haya hecho un mal, o esa persona le ha ofendido; si Ud. en su corazón no puede amar a esa persona, no acepte esa experiencia. Ud. tiene que amar a los que no le aman. Si Ud. ama a los que le aman, los pecadores hacen lo mismo. Pero Ud. tiene que hacerlo, no como que fuera un acto religioso, pero Ud. tiene que hacerlo de corazón.
140Bueno, yo les pedí a Uds. que oraran por mí el otro día, o esta mañana. Llegué a tal punto en que criticaba tanto a la gente, la manera en que las mujeres se visten, y cosas así. Yo no quiero ser así. Eso está mal. Ahora, yo estoy confesando aquí mismo, que eso está mal. Y yo he visto ministros salir y hacer cosas que no son escriturales y yo digo: "Ahora eso está mal". ¿Quién soy yo para juzgarlos a ellos? Dios es su Juez. Que Dios quite ese espíritu de mí. Que yo sea como el Señor Jesús. Eso…
141Y si esto es verdad, mi hermano, escuche. Algún día, algún día Ud. ya no tendrá una oportunidad de estar más en la iglesia.
142Cuando yo me voy y regreso, mi esposa me dice: "¿Conoces a fulano de tal?" "Sí" "¿Sabías que ellos murieron el otro día?"
143Un amigo mío, con el cual yo jugué cuando era muchacho, Will Edgar King. Él era mi amigo, desde que éramos jóvenes. Nosotros hemos estado juntos. Hemos dormido juntos. Hemos vivido y pescado juntos, cuando éramos muchachitos, y crecimos. Y mientras yo estaba en ultramar… Un joven muy robusto, que había sido sanado una vez por sanidad divina. Iba caminando y murió instantáneamente con un ataque al corazón. Quién se hubiera imaginado alguna vez que Will Edgar King, siendo como ocho o diez años más joven que yo. Un joven robusto como de 180 libras, caminando por allí, con muy buena salud. Un hombre joven con una esposa muy fina, tres o cuatro niñitos, y se desplomó, así no más. Él era el comprador principal de todos los supermercados del sur. Tenía una posición muy buena, un hogar encantador, una familia muy bonita [El Hermano Branham truena su dedo--Ed.] pero fue llevado así de rápido. Hermano, Dios… Su alma está en las manos de un Dios justo, que le dará a él la clase correcta de juicio.
144Nosotros estamos sentados aquí en esta noche. Sólo Dios sabe en dónde estaremos en la mañana. Ahora, si Ud. no está bien con Dios… Mientras oramos, allí mismo en su corazón, no a mí, no a la gente, sino en su corazón, delante de Dios, diga: "Señor Jesús, yo solamente he estado jugando. Pero esta noche, yo siento en mi corazón que éste es el momento en que yo quiero aceptarte completamente como mi Salvador. Y de aquí en adelante, por Tu gracia, yo caminaré directo hacia el Calvario, y caminaré una vida cristiana recta. Oremos.
145Padre celestial, a Quien amamos y en Quien confiamos, sabiendo esto… Como un ministro, sacerdote, ministrando cosas espirituales al pueblo, parándome aquí en esta noche entre los vivos y los muertos, sabiendo esto, que algún día sin lugar a dudas, yo tendré que responder por cada palabra en el tribunal de Cristo. Viendo que aquí hay hombres y mujeres, gente amorosa, que harían cualquier cosa que yo les pida que hagan, Padre, [Espacio en blanco en la cinta-Ed.]… ver a alguien necesitado, y de buen corazón. Ahora, Señor, es difícil, como un ser humano con ellos, traerles estas palabras tan cortantes, que ellos deben recibir a Cristo o ser rechazados…
146Padre, eso nos trae a conocer que yo tengo un amor puro y divino para ellos, no algo que les haría daño, sino algo que los ama eternalmente. Y yo les he ofrecido a Tu Hijo, el Señor Jesús, Quien se parará en su lugar en el día del juicio.
147Padre, te ruego que recibas a cada uno. Yo nunca les pedí que levantaran sus manos. Yo no sentí hacer eso. Pero sentí que hay muchos aquí, Padre, que quieren caminar cerca de Ti. Ellos quieren rendirse a sí mismos. Y ellos están haciéndolo ahora mismo. Por fe, yo lo creo Señor, que ellos ahora están haciendo a un lado todo peso y diciendo: "Desde esta noche en adelante, siendo que de todos modos la vida es tan frágil, no vale mucho. Yo quiero gastar todo lo que tengo por el Señor Jesús". Y, Dios, concede que desde esta noche ellos puedan caminar de esa manera.
148Y entonces, Padre, que esas mismas personas caminen hasta acá y tomen la Comunión en esta noche, el cuerpo partido del Señor Jesucristo. Y entonces nosotros… si ellos hacen eso con un corazón sincero, Tú dijiste que les resucitarías en el día postrero y les darías vida Eterna. Concede estas cosas, Padre bondadoso, porque te las pedimos en el Nombre de Jesús, Tu Hijo. Amén.
149No voy a preguntarles cuántos hicieron la consagración, pero yo creo que muchos de Uds. la hicieron. Y yo mismo, lo hice en mi corazón. "Señor, quita ese espíritu crítico de mí".
150Ahora, yo no critico a la gente en su cara, pero en mi corazón yo lo hago. Yo veo una dama caminando por la calle, especialmente eso, y si veo que no está vestida apropiadamente, digo: "¿No es eso terrible?". En mi corazón, yo no se lo digo a más nadie. Después de todo, eso es asunto de ella. Ella tiene un libre albedrío. Ella no tiene derecho de hacerlo; Cristo compró su vida; pero quizá ella no lo entiende.
151Así que no me toca a mí criticar. Dejemos que Dios haga eso. Cuando estoy en el púlpito yo predico el Evangelio lo mejor que sé y lo demás lo dejo para con Dios. El Señor les bendiga, amigos.
152Ahora vamos a tener servicio de Comunión dentro de unos momentos. ¿Cuántos creen en la Comunión? Gracias. Eso es lo que el Señor Jesucristo nos mandó que hiciéramos, dijo que tomáramos las partes partidas de Su cuerpo, y que lo hiciéramos hasta que Él regrese de nuevo. Y si Ud. cree que esta es la verdad, y le gustaría compartir con nosotros este momento de compañerismo alrededor de la Palabra de Dios aquí, nos sentiríamos felices de que se quedaran con nosotros para participar de este momento. Si no, vamos a despedirlos en unos momentos. Nos gustaría que se quedaran con los demás, de todas maneras, para que así puedan ver la manera en que tomamos la Comunión. Esto no es sólo…
153Esto también es para sanidad Divina. ¿Sabían eso? Cuando Israel comió el tipo, el cordero, la pascua, ellos viajaron cuarenta años en el desierto, y salieron sin ninguna persona enferma en sus medios. Piensen en eso: ninguna persona enferma en cuarenta años. La Comunión, una señal de los creyentes…
154Ahora, en 1ª De Corintios capítulo 11, comenzado con el versículo 23, voy a leer esto para el beneficio de la iglesia. Pablo hablando… Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; Y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga.
155¿No es eso maravilloso? "La muerte del Señor anunciáis hasta que Él venga". De manera que cualquiera que comiere este pan o bebiere esta copa del Señor indignamente, será culpado del cuerpo y de la sangre del Señor.
156"¿Qué quiere decir esto Hermano Branham?" Quiere decir esto: que si Ud. viene y toma la Comunión, y sale y vive una clase de vida diferente de lo que un cristiano debería vivir, Ud. está trayendo reproche y desgracia a la causa del Señor Jesucristo. ¿Lo entienden? Si Ud. es cristiano, venga. Si no lo es, no lo haga. Miren. Por tanto, pruébese cada uno a sí mismo, y coma así del pan, y beba de la copa. Muy bien, el versículo 29. Porque el que come y bebe indignamente, sin discernir el cuerpo del señor, juicio come y bebe para sí. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen. Si, pues, nos examinásemos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. Más siendo juzgados, somos castigados por el Señor, para que no seamos condenados con el mundo.
157Cuando comemos este pan y bebemos esta copa, examinémonos a nosotros mismos y digamos: "¿Ahora, camino yo dignamente?" Bueno, yo no camino dignamente, no, pero Cristo en mí me hace caminar dignamente. Yo le amo. Yo testifico de Él. No soy perfecto, nunca lo seré en este mundo. Ud. no es perfecto, nunca lo será. Pero mi amor hacia Él, y Él me permite vivir para Él, y yo amo vivir y testificar de Él. Yo no salgo y ando en juergas, y hago cosas malas que traen reproche a Su Nombre.
158Pero si me doy cuenta que hago algo, entonces soy castigado por el Señor. ¿Por qué hace Dios esto? Para que no seamos condenados con el mundo.
159Ahora, hay una gran diferencia entre el creyente y el incrédulo. Dios hace una diferencia.
160Recuerden, los creyentes en Egipto estaban todos adentro, (¿Bajo qué?) bajo la Sangre. El cordero era sacrificado y su sangre era rociada con hisopo sobre la puerta. Fíjense en dónde era puesta: en el dintel de la puerta. Eso es el marco de la puerta por donde Ud. tiene que pasar. En el dintel de la puerta, y en el marco...
161¿Ven lo que es? La cruz, cientos de años antes de que el Cordero de Dios viniera y fuera inmolado. Pero era un tipo del Cordero. Era puesta en el dintel y en la puerta. Y cada Israelita que pasaba debajo de esa sangre, se les prohibía volver a salir. Allí lo tienen. Se les prohibía salir, estaban bajo la sangre. Ellos no podían salir hasta que vinieran las órdenes para marchar, las órdenes para seguir adelante: un tipo de Cristo.
162"Porque por un solo sacrificio perfeccionó Él para siempre a los santificados en Cristo Jesús: de una vez por siempre". No regresar más, no yendo más por aquí, no haciendo más aquello. Oh, Ud. recaerá, hará cosas que están mal… y seguirá adelante. ¿Ven? Pero una vez que Cristo santifica un alma humana, al llenarle con el Espíritu Santo, es perfeccionado para siempre. Allí lo tienen, no más deseo de hacer lo malo: "Porque el adorador, una vez limpio no tiene más conciencia (o deseo, la traducción correcta…)… El adorador una vez limpio…"
163Oh, yo desearía que eso penetrara muy profundo: "El adorador, el creyente, una vez limpio no tiene más deseo de pecado, en ninguna parte". ¡Está estable para siempre! "Porque por un sacrificio Él ha perfeccionado para siempre a los que están en Cristo Jesús". El mundo llega a estar muerto. A Ud. ya no le interesa más. Su mirada está puesta en las cosas de arriba.
164Ahora, si Ud. dice que es cristiano, y aún vive una vida mundana, entonces Ud. es castigado por el Señor para que no sea condenado con el mundo. Así que, hermanos míos, cuando os reunís a comer, esperaos unos a otros. (Observen) Si alguno tuviere hambre, coma en su casa, para que no os reunáis para juicio. Las demás cosas las pondré en orden cuando yo fuere.
165Fíjense en Pablo aquí. Aquellos Corintios, ellos no lo entendieron. Ellos iban allá y hasta se embriagaban en la mesa del Señor. Y ellos comían y bebían y hacían todo mal. Pablo dijo: "Cuando Uds. se reúnan, si alguien tiene hambre, que coma en su casa. Pero cuando os reunís, esperaos unos a otros". En otras palabras: "Espérense unos a otros". Él dijo: "Ahora, aquí hay un hermano el cual yo pienso que no debería tomar la Comunión, pero no corran allí a sacarlo. Tengan paciencia con él. Después de que se termine el servicio, vayan a su casa una noche y siéntense con él y digan: "Hermano, perdóneme si estoy equivocado, pero el otro día yo le vi aquí en la calle borracho", o lo que él estuviera haciendo. "Le vi allá con otra dama que no era su esposa, y Ud. está tomando la Comunión. Yo le amo hermano. Oremos Ud. y yo por esto y arreglémoslo". ¿Ven? Esperaos unos a otros. Ayúdense el uno al otro. No se hagan más grandes que los demás. Procuren ver cuán pequeños pueden ser.
166Frecuentemente he oído decir: "Nunca sea grande en sus propios ojos". Si Ud. es grande, que sea a los ojos de Dios. Sea pequeño en sus propios ojos. Todo el que se humille a sí mismo Dios le exaltará. Pero a los que se enaltecen Dios los humillará. ¿Ven? Sean pequeños.
167Aquí está un hombre, digamos que él dice: "Bueno, yo sé que…". Ahora, vean, él es mi hermano. Me gustaría ser su siervo. ¿Ven Uds.? Sed siervos lo unos a los otros. Ámense el uno al otro de tal manera que, oh, vaya, y Uds.…
168Solíamos cantar un cantito. No sé si Uds. lo recuerden ahora. Cantábamos: Bendita sea la unión Que enlaza nuestro corazón; En comunión, los unos con otros, Iguala a lo Celestial. Al irnos de ese calor, Se siente profundo el dolor; Pero siempre unidas están nuestras almas Deseando vernos otra vez.
169Cuando estuve allá en las catacumbas de San Angelo y miré que allí en el suelo habían tumbas, oh, como por una milla o más, donde ellos tuvieron que enterrar a sus muertos. Y en una esquina estaban las tumbas pequeñas, que eran los niños, donde ponían a los hijos en la esquina. Y había una iglesita allí, donde ellos tenían que esconderse.
170Entré en la antigua catedral romana donde ellos los quemaban en la hoguera, se los echaban a los leones. Caminé hacia el centro de ese lugar y me quedé parado allí. Miré alrededor y no lo había visto todavía. Todos los ladrillos se estaban derrumbando en esos lugares donde salían los leones. Caminé hasta casi donde yo pensé que quizá estaba el foso de los leones, en donde morían los cristianos. Me quedé parado allí, levanté mis manos y dije: "Oh Jesús, yo soy una criatura tan indigna, el pensar que ahí sellaron mis hermanos su testimonio, en la boca de los leones y demás, por la causa de Jesucristo".
171Sucedió que me puse de pie, miré detrás de mí, y había alguien que había alzado la antigua y áspera cruz, parada allí. Yo comencé a tararear en mi corazón: "En el monte calvario estaba una cruz, emblema de afrenta y dolor". Miré… Hombres a través de las edades…
172El mundo entero está bañado con la sangre de los mártires del Señor Jesucristo. Yo pensé: "¡Qué insignificantes somos nosotros!". Pensamos en hacer un viajecito misionero, quizá tener que soportar un poquito de persecución, alguien riéndose de uno. "Estoy convirtiéndome en una pelota de fútbol que la gente patea mucho". Eso no importa nada. Ya han pateado a otros antes de mí. Ellos hicieron cosas como esas, y los llamaron esto, aquello, o lo otro. Yo tengo un Evangelio que predicar de nuestro Señor al cual amo. Tengo una meta a la cual tengo que llegar. Y cuando llegue al final del camino, quiero llegar con cada uno de Uds. diciendo esto: "He peleado la buena batalla". Algunos de Uds. en esta noche…
173Sin duda que yo estaré parado en el púlpito, cuando mi rostro se ponga pálido, mis labios se cierren y yo... Siempre he querido irme a casa, a la gloria, parado aquí en el púlpito. Uno de estos días yo predicaré mi último sermón. Haré mi último llamamiento al altar. Oraré por la última persona enferma. Yo quiero morir con una Biblia en la mano, invocando el Nombre del Señor Jesucristo. Pelear la buena batalla, terminar la carrera.
174Mis amados hermanos y hermanas, sea lo que sea, si hubiera algo en su vida contrario a Cristo, confesémoslo, vengamos aquí y tomemos la Santa Cena, uniendo nuestros corazones como una unidad de fe cristiana, para que nuestro Señor Jesús sepa que le amamos con todo nuestro corazón. Y Uds. háganlo ahora mientras oramos. Y, Teddy, si puedes…
175Yo pienso que ellos vienen por secciones. ¿Es correcto Hermano? Ahora, los ancianos por favor pasen al frente para que nos ayuden, y párense aquí… ¿Y por dónde empieza?, ¿por qué lado, Hermano Neville? ¿Por éste lado? [El Hermano Neville responde.] Muy bien. Estos hermanos tienen un sistema aquí, de cómo ellos no tendrán que venir todos a la vez.
176Y ahora, vengan y tomen la Comunión con nosotros. Estaremos contentos de que Ud. participe de esta cena con nosotros. [Espacio en blanco en la cinta-Ed.]
177Estoy seguro de que todos podemos decir en esta noche, que estamos contentos de ser cristianos. El acto que Uds. acaban de hacer, es casi dos mil años de antiguo. Antes de la partida de nuestro Señor Jesús, Él nos mandó que hiciéramos esto, y que lo hiciéramos hasta que Él regrese de nuevo. Y Él nos dio la certeza de Su propia Palabra, que no puede fallar… nunca puede fallar... Él dijo: "El que come Mi carne y bebe Mi sangre, tiene vida Eterna, y Yo le resucitaré en el día postrero", San Juan capítulo 6.
178Eso me da a mí una esperanza tremenda, después de ver las religiones falsas del mundo: adoradores del sol, adoradores de ídolos, y todas sus concepciones de un ser sobrenatural. Pero sin embargo, al ver cuán infalible es esta Palabra… Y a Aquél que ha probado que es infalible, y nos ha dado esta promesa divina de que Él nos resucitará en el día postrero.
179Ahora, para aquellos que nos visitan: hay un poquito más en esto, que lo que acabamos de hacer. Primero les leeré de la Biblia en San Juan capítulo 13, comenzando con el versículo 2. Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, Sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, Se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; más lo entenderás después. Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. Porque sabía quién le iba entregar; por eso dijo: no estáis limpios todos. Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿sabéis lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavar los pies los unos a los otros. Porque ejemplo os he dado, para como yo os he hecho, vosotros también hagáis. Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis. 80 Ha sido una orden del Tabernáculo aquí por años, por veinticinco y algo de años de existencia, que nosotros siempre hemos practicado el lavamiento de pies. Los Bautistas lo tuvieron antes que los pentecostales; los pentecostales lo tuvieron en su día, y eso ha seguido adelante. Así que nosotros en esta noche, como siempre, vamos a guardar esta ordenanza.