Photo

~ LAS SIETE EDADES DE LA IGLESIA ~
1…Bendito Señor Jesús. Y es con gran expectativa que yo espero ansioso estas noches de servicios, confiando que de alguna manera nuestro Padre Celestial nos sonría con Su bendición. Y de vez en cuando se me ofrece la oportunidad de venir a tener estos servicios aquí en la iglesia, con el grupo, este grupito que son miembros de la iglesia aquí, y por supuesto los visitantes.
2Esto no estaba anunciado. Era sólo un servicio normal de oración del miércoles por la noche. Y dije: "Quizá esta noche sabremos si regresamos". Y pensé que lo habíamos tomado quizás, y anunciado para la próxima semana, pues, eso sería... No tenemos capacidad para demasiadas personas aquí.
3Y este tipo de servicios, si Dios lo permite, va dirigido a la Iglesia, para el beneficio de la Iglesia, lo cual sentimos que en estos momentos se necesita con mucha urgencia, en todas partes, es para la edificación del Cuerpo de Cristo. Y ahora, en esto de enseñanza… He tenido servicios de sanidad por ocho años consecutivos; y entonces el enseñar, va a ser como algo nuevo.
4Y esta tarde cuando abrí la Biblia estaba pensando, después de haber estado muy ocupado durante el día, pensé: "Bueno, le dije al pueblo que tal vez, si el Señor lo permitía, enseñaría sobre Las Siete Edades De La Iglesia. Comencé a leer, y me puse muy contento cuando comencé a leerlo. Y pensé: "Bueno, yo puedo tomar todo eso en una noche, en una hora".
5Así que, yo no sabía lo que el Espíritu Santo quería que hiciéramos. Nosotros no tratamos de programar nada. Es simplemente: "Si fuere Tu voluntad, Señor". ¿Ven? Eso es lo mejor. Y entonces, si es la voluntad del Señor, en esta noche me gustaría enseñar sobre las edades de la iglesia, y mañana en la noche sobre La Marca De La Bestia, y la noche siguiente sobre El Sello De Dios, y así.
6Y luego, el sábado, como me decía hoy mi hermano el conserje; él decía: "Si ellos lo tuvieran el sábado por la noche y el domingo en la mañana, normalmente cuando los desconocidos entren en nuestros medios, pues, la iglesia estaría muy sucia, y demás".
7Así que ellos sugirieron tener sólo el miércoles, jueves, y el viernes, y el domingo por la mañana y en la noche. Y yo dije: "Bueno, para mí no hay ningún problema".
8Así que entonces trataremos, si el Señor lo permite, de tenerlo el miércoles, jueves, viernes, domingo por la mañana y domingo en la noche. Y tal vez el domingo en la noche tengamos un servicio bautismal, ya que algunas personas ya han estado preguntando acerca de ser bautizados. Y así que ahora... 9 Y trataremos, cada noche de comenzar a la hora exacta, a las siete y media. Y yo subiré a la plataforma a eso de las ocho; y ya para las nueve y media deberíamos de haber desocupado el Tabernáculo, si el Señor lo permite. De manera que Uds... Yo sé que Uds. trabajan, y nosotros respetamos eso.
10Y ahora, estos mensajitos del Libro de Apocalipsis van dirigidos a la Iglesia. Y deseo que todos tengan esto presente: que no van dirigidos a la religión de nadie, ni hay ningún otro motivo; es simplemente lo mejor que yo sé, acerca de la lectura y explicación de la Palabra de Dios. ¿Ven? No es proyectado con algún motivo egoísta, ni va dirigido a nadie, a ningún individuo, o a la iglesia, o religión de alguien.
11Y la razón que a mí me gusta enseñar sobre esta revelación aquí en el tabernáculo, siendo mi propia iglesia, pues, me siento como que estoy en casa. Y Uds. saben, yo le doy a mis ovejas el tipo de dieta que considero que ellos necesitan.
12Uds. saben, a veces hay que añadir un poquito de sal cuando la alfalfa está un poco mohosa. Pudiera hacerles daño a las ovejas si uno no lo hace. Así que de vez en cuando, cuando quizá la alfalfa se pone un poco mohosa en esta iglesia, y surgen pequeñas diferencias, creo que un poquito de sal le da sabor. ¿No les parece? [La congregación dice: "Amén"--Ed.] Evita que se enfermen.
13Así que rogamos que Dios nos bendiga en estos esfuerzos. ¿Y cuántos se sienten como hombres y mujeres que somos? Mañana en la noche me gustaría investigar sobre: "¿Qué es la marca de la bestia?" Hay mucho acerca de eso en la Biblia. "¿Quién la tiene? Y ¿quién la tendrá?".
14Y luego, lo siguiente, es que llegará un tiempo cuando eso acontecerá. Y yo no sé, pudiera ser ahora. Miremos y veamos. Sí. Que solamente habrá dos clases de personas sobre la tierra, y una va tener la marca del diablo y la otra la marca de Dios. Y pienso que si estamos acercándonos a ese tiempo, será mejor que empecemos a mirar para todos lados, y averigüemos qué es esa cosa. Porque ciertamente no vendrá como algo muy grande. La Biblia dice que se introduciría tan sagazmente que engañaría a los mismos escogidos, si fuere posible. Así que trataremos, si Dios lo permite, de escudriñarlo mañana en la noche. Ahora, eso es lo mejor de mi...
15Tráiganse sus Biblias, y su lápiz y papel, si desean anotar las Escrituras. Y si Ud. considera que no es exactamente la verdad, escríbame una notita y póngala aquí para la próxima noche.
16Recuerdo haberme quedado un año y seis meses en este Libro de Apocalipsis aquí en el Tabernáculo. Eso es lo que a mí me gusta de la enseñanza. A mí me encanta la enseñanza. ¡Oh, hermano! Yo pienso que es maravilloso. Coloca la base y establece a la iglesia.
17Y en la predicación, ahora, hay quienes son predicadores. Ellos pueden tomar la Palabra con inspiración, y la llevan de acá para allá. Eso es regar las Simientes que el maestro ha enseñado. ¿Ven? Ahora, Ud. primero tiene que sembrar la Simiente, y luego regarla. Y el riego viene por la predicación de la Palabra.
18Hay una diferencia muy grande entre un maestro y un predicador. ¿Ven? Son dos dones del Espíritu totalmente distintos, dos dones distintos. Y yo digo esto humildemente: que yo no tengo el don de ninguno de los dos.
19Pero el mío, como siempre, es orar por los enfermos. Eso es lo que el Señor me llamó a hacer. Y luego, al estudiar algo diferente, eso hace que mi mente se relaje, no teniendo servicios de sanidad Divina, sino solamente enseñar la Palabra. Y, oh, la pasamos muy bien aquí. Yo recuerdo que Uds. fueron muy pacientes conmigo, como doce años aquí, en eso.
20Y yo solía decir… No como broma, pero la enseñanza es tan dura, decía: "Es como alguien que va a la mesa y come pan de maíz y frijoles". Ahora, eso le hace bien a Ud., pero de vez en cuando Ud. se cansa de eso. Pero tal vez Ud. tenga algo aparte, un poco de helado y pastel de vez en cuando, para balancear la dieta. Pero la comida común lo mantendrá bien, y cuando menos le da algo con qué comenzar.
21Ahora, es mi humilde creencia que estamos viviendo en los días finales de la historia del mundo. Quiero aclarar bien eso. Ahora, yo podría estar equivocado. No sé. Nadie más lo sabe. Jesús dijo que: "Ni los ángeles del cielo lo sabrían". Él mismo no lo sabía. Él dijo: "Solamente el Padre es el único que lo sabe". Pero es seguro y auténtico que Él regresará. Y yo no puedo ver que quede más nada, sino la Venida del Señor.
22Cuando observo y veo, la nación está en quiebra. Veo que la política está arruinada. Veo a los hogares destrozados. Veo a la iglesia destruida. Ahora, simplemente no hay más nada que pueda enmendarla, sino Dios; eso es todo, porque no tienen más nada. La moral de la nación está en quiebra. Y los partidos políticos están acabados. Confiamos tanto en nuestra política; pero está acabada.
23No hace mucho un gran hombre de Inglaterra, dijo: "Bueno, la democracia era solamente velas y nada de ancla". Y dijo que: "Llegaría un tiempo cuando ellos se pararían en plataformas improvisadas, solicitando votos". Bueno, eso es verdad. Pero él no pensó en su propia amada Cámara de los Lores, de cómo es que ella también era solamente velas y nada de ancla. También se la llevó el viento.
24Y cada reino de este mundo será hecho pedazos. Jesucristo gobernará y reinará. Eso es correcto. Así que hay... Mis esperanzas están fundadas en nada menos que en la Sangre y justicia de Jesús; Cuando todo a mi alrededor se deshaga, Él es toda mi esperanza y apoyo. En Cristo, la Roca sólida, estoy parado, Todos los otros terrenos son arena movediza.
25Y, oh, cómo quisiera que ahora mismo estuviéramos comenzando un servicio de enseñanza de más o menos tres meses, de manera que Uds. pudieran entrar en el Libro de Apocalipsis y enlazarlo con la gran visión de Daniel.
26¿Cuántos quedan aquí en este pequeño rebaño, que se acuerdan cuando yo tenía aquel gráfico aquí? Sé que el Hermano Head estaba, y teníamos a varios de Uds. aquí cuando ellos tenían aquel gráfico.
27Cómo es que está compuesto el Libro de Apocalipsis, y Daniel se conecta con él. Isaías se conecta con él. Todo el Antiguo Testamento se conecta con él. Y es el Libro de la Revelación de Jesucristo. ¿Ven? El Libro de la Revelación de Jesucristo.
28Y luego, ahí hay Siete Iglesias, siete Plagas, siete Sellos, siete Trompetas. Ahora, una trompeta representa guerra, un sello es un misterio develándose; y una plaga es lo que le sigue a toda guerra.
29Y con la ayuda de Dios, y con en Libro de la historia, yo puedo probarles que estamos viviendo en la Séptima Trompeta, para la Séptima plaga, y para que el Séptimo Sello sea abierto, y la Séptima Copa sea derramada.
30Cuando la sexta suena; tal vez lleguemos a eso el viernes en la noche. Cuando la primera Guerra Mundial, pues, la Sexta Trompeta sonó exactamente de acuerdo al tiempo del cual Dios habló, exactamente, geográficamente, siguiendo el sello antes de eso. Y cuando el misterio fue revelado ahí, para el bautismo del Espíritu Santo, y la gente en aquel entonces, cómo es que la iglesia no subió; y aquellos que se estaban moviendo rehusaron andar en la Luz, y se regresaron; y la plaga se desató en aquel tiempo, y se derramó sobre la tierra, la cual fue la influenza, que mató a toda la gente como lo hizo, a millares de millares.
31Y luego descendió hasta llegar a esta última edad, en donde estamos aquí. Sólo vengan y escuchen lo que el Señor tiene que decir acerca de eso en Su Palabra. Ahora, eso no es invención mía. Yo simplemente estaré leyéndolo como un periódico, directamente de la Palabra de Dios. Así que, Esta es Su revelación directa a la Iglesia, a la Iglesia; La Revelación de Jesucristo, a la Iglesia.
32Ahora, antes de que hablemos con Él, o hablemos de Su Escritura, inclinemos nuestros rostros y hablemos con Él sólo por un momento en una palabra de oración.
33Nuestro bondadoso Padre celestial, al inclinar solemnemente nuestros rostros al polvo, de donde fuimos tomados y regresaremos algún día, si Tú tardares, nos inclinamos en humildad, para pedirte que estés cerca de nosotros, en esta noche, para bendecirnos. Yo puedo voltear las páginas de esta Biblia, pero no hay nadie que pueda abrir el Libro o desatar sus sellos. Y aquí está escrito que: "El que le quitare a Esto, su parte le será quitada del Libro de la Vida; y el que le añadiere, las plagas de Dios serán derramadas sobre él".
34Padre, nos damos cuenta, como hombres y mujeres mortales sentados aquí en esta noche, sabiendo que somos un pueblo que va rumbo a la eternidad. Dios, que el Espíritu Santo venga, el Escritor de esta Biblia, y nos abra estas páginas. Y que Tu siervo humilde e inútil predique como un hombre moribundo a hombres moribundos, como si éste fuera el último servicio que yo llegara a tener de este lado de la Eternidad, la última noche que nos reuniéramos. Y que cada uno de los laicos actúe en esta noche como si éste fuera el último sermón que ellos llegaran a escuchar. Dios, quita toda necedad. Haznos sinceros, sabiendo que algún día tenemos que dar cuenta en el Juicio de Dios. Y nuestra actitud hacia Él y Su Palabra ahora, determinará nuestro destino eterno.
35Así que Padre, venimos a Ti con corazones temblorosos, y pedimos que el Señor Jesús, en la forma del Espíritu Santo, tome la Palabra de Dios en esta noche, y se la imparta a cada corazón, conforme sea nuestra necesidad. Porque lo rogamos en Su Nombre. Amén.
36Pudiera parecerme un tanto extraño, el tratar de comenzar abrir un tema, para enseñar por unos momentos. Porque, durante los últimos años ha sido sobre sanidad Divina, y de ninguna forma sobre profecía, y luego entrar directamente a una línea de oración.
37Pero ahora, en esta noche queremos estudiar el trasfondo del Libro del cual le estamos pidiendo a Dios que nos lo abra; el libro de la Revelación de Jesucristo.
38Este Libro fue escrito como en el año 96 D. C., de acuerdo con los escritores, y fue Juan el amado.
39Y él tuvo esta visión en la Isla de Patmos, una isla en el Mar Asiático, como quince millas, o algo así, alrededor de su circunferencia, un lugar muy rocoso lleno de serpientes, y cosas así; lo cual, la nación romana la usaba como una Alcatraz [Prisión en California-Trad.] como la tenemos hoy, un lugar para exilio de criminales que el gobierno no podía controlar.
40Y este Libro fue escrito por el último de los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, quien se cree fue el amado que se recostó sobre Su pecho después de la resurrección, y Él dijo: "Si él se quedare hasta que Yo venga, ¿qué a ti?" Juan murió siendo un anciano. Cada uno de los mártires selló su testimonio con su propia sangre.
41El destino de Juan fue de la manera siguiente: él fue capturado y hervido en una tina de aceite por veinticuatro horas, en aceite hirviendo, y sin que le hiciera ningún daño. Y lo desterraron a la isla por brujo, como se creía comúnmente: "Él embrujó el aceite para que no lo quemara", dijeron ellos. Naturalmente, eso fue el poder de Dios. No se le puede sacar el Espíritu Santo a un hombre al hervirlo. Así fue, ellos trataron de sacárselo hirviéndolo, pero Dios no lo permitió. Y Él tenía una obra para él. Y hasta que Dios no terminara con Su hombre, no había nada en el mundo que pudiera molestarlo. Eso es todo.
42Ahora, cuando ya Juan era un anciano, nos dicen los historiadores que él fue llevado a la iglesia para que predicara. Y él estaba tan viejo que lo único que decía era: "Hijitos, amaos los unos a los otros".
43Les digo que esa es una cosa muy buena sobre la cual predicar. "Hijitos, amaos los unos a los otros". A medida que ya soy más viejo en el ministerio, y mis... casi en mis veintiún años. Pienso, cada vez al caminar, que este... Mientras más pienso en el Señor Jesús, más comienzo a descubrir que es el amor que lo abarca todo, el amor de Dios, derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo.
44Ahora, solamente leeremos unos cuantos versículos aquí para comenzar, y luego entraremos directamente en la enseñanza de la Iglesia. Y después trataremos de traerlo a un lugar, si Dios lo permite, en este tiempo limitado que tengo, para llevarlo a donde podamos entrar para poder ver La Marca De La Bestia, mañana en la noche.
45Ahora, esto es para la iglesia. Ahora, voy a tratar de tomar por lo menos, la iglesia de Efeso, la primera iglesia, y la última iglesia en la cual estamos viviendo hoy, la iglesia de Laodicea. La revelación de Jesucristo, que Dios le dio, para manifestar a sus siervos las cosas que deben suceder pronto; y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan.
46Ahora, las Escrituras nos dan un comienzo aquí. Es la Revelación... O, la palabra "revelación" significa: "algo que es revelado". La Revelación de Jesucristo, dada a Juan, y un ángel fue enviado para dar testimonio, o para declararla. Que ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto. Bienaventurado el que lee...
47¿Cuántos quisieran recibir una bendición? [La congregación dice: "Amén". -Ed.] ¡Entonces, léanla! ¿Ven?, "el que lee". Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca.
48En otras palabras, el tiempo no estaba cerca en aquel entonces, pero, "El tiempo está cerca cuando ellos vean esta Palabra siendo completada, cuando la Revelación completa".
49Cuando Dios empezó, fue como un artista que dibuja un cuadro de algo, Él empieza a completar Sus partes. Uno puede comenzar a verlo tomar forma. Y a medida que Ud. comienza en el principio del Libro de Apocalipsis, Ud. ve que Jesucristo empieza a entrar en el cuadro. Y al final, Ud. lo ve a Él completo, sentado con Su Iglesia, glorificado. Todos los días de pecado, problemas y tentaciones se han terminado, y Cristo está sentado con Su Iglesia, allá en los altos Cielos.
50Muy bien, el versículo 4. Escuchen. "Juan a las iglesias..." Ahora, éste es Juan que está hablando. Primero, era Dios introduciendo la Revelación de Jesucristo. Segundo: Juan a las iglesias que están en Asia: Gracia y paz a vosotros, del que es y que era y que ha de venir, y de los siete espíritus que están delante de su trono.
51Oh, si tan sólo tuviéramos un pizarrón aquí para hacer el dibujo, un poquito… ¿Ven? "Los siete Espíritus que están delante de Dios".
52Ahora, para ahorrar un poco de tiempo, y creyendo que... Sabiendo que yo no citaría nada mal, por nada en el mundo... Y si Ud. tiene una pequeña duda al respecto, anótela y luego pregúnteme, y yo le daré la Escritura para eso. Y ahora, tenemos que darnos prisa para entrar en esto, por causa del tiempo.
53Ahora: "los siete espíritus que están delante de Dios". Estos siete espíritus fueron representados como los siete Espíritus que serían enviados para las Siete Edades De La Iglesia: "siete espíritus delante de Dios". Pudiéramos comenzar desde el Antiguo Testamento, y continuar allí, si tan sólo tuviéramos tiempo. Y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó...
54¡Vaya! Miren allí cómo se emocionó Juan, cuando miró. Él sencillamente empezó a predicar. Él dijo: Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén.
55"Nos hizo sacerdotes y reyes para Dios". "Nos" es plural, no que "me hizo a mí sacerdote y rey", sino "nos hizo a nosotros", la Iglesia.
56Ahora, él se está dirigiendo a estas siete iglesias, porque son Siete Edades de la Iglesia.
57Ahora, él dijo: "A Él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos".
58"Nos hizo sacerdotes". ¿Sabía Ud. lo que es un sacerdote, o cuál es su oficio? Un sacerdote está llamado a hacer sacrificios, hacer intercesión. Y allá en Hebreos dice que nosotros, la Iglesia, es el sacerdocio real, "un real sacerdocio, una nación santa, un pueblo adquirido". ¿Ven? "Una nación santa, pueblo adquirido, real sacerdocio". "Para ofrecer", aquí lo tienen, "para ofrecer sacrificios espirituales", cada hombre y mujer que viene a Dios entra en el velo.
59En el Antiguo Testamento, había un velo que colgaba entre el lugar santo y el lugar santísimo. Solamente Aarón, debía entrar allí, una vez al año. Pero cada hombre que llegaba a ser sacerdote, podía comer un bocado o probar del maná original que Moisés y Aarón recogieron el primer día que el maná empezó a caer del Cielo. Cuando ellos cruzaron el río Jordán...
60Los enemigos fueron muertos, detrás de ellos. Y al día siguiente ellos salieron, y por toda la tierra había pequeñas hostias. Dios las hizo llover del cielo. Ellos le llamaron "maná", sabía a miel. Y el pueblo sólo debía recoger lo suficiente que le durara ese día. Si lo guardaban para después, se contaminaba.
61Y Dios le dijo a Moisés y a Aarón que salieran y recogieran varios gómeres de eso, unas canastas grandes, y que lo llevaran y lo colocaran junto al arca, el Lugar Santo.
62Y allí, eso, cada vez que después de esa generación, esa… Cada generación siguiente, mientras perdurase el sacerdocio levítico, me supongo. Y todo hombre que calificara para llegar a ser sacerdote, cuando fuera ordenado sacerdote, él tenía todo el derecho de recibir un bocado del maná original. ¡Imagínense! ¡Qué privilegio pensaban que tendrían estos hombres, cuando sabían que iban a entrar al sacerdocio! Él iba a obtener un bocado de una comida que había sido cocida y preparada sobrenaturalmente, que vino del cielo, de Dios, y había sido preservada de manera sobrenatural.
63Todo el ministerio es lo sobrenatural. ¿Cómo puede la gente alguna vez decir que son cristianos, y negar lo sobrenatural? Yo mismo no sé cómo lo hacen. ¡Miren qué sobrenatural! Él obtenía una porción de lo sobrenatural, tan pronto llegaba a ser sacerdote.
64Qué tipo tan hermoso de hoy, que toda persona... En aquellos días, ellos tenían que nacer de cierto linaje, Levitas, antes de llegar a ser sacerdote; pero ahora es: "Todo aquel que quiera, venga". ¿Lo ven? Pero tan pronto ellos venían, tenían que... En esto también se toma en cuenta un nacimiento. "Os es necesario nacer de nuevo". Y todo hombre o mujer que ha nacido de nuevo del Espíritu de Dios, tiene derecho al maná para este día. Este maná es el Espíritu Santo.
65Cuando Pedro... Después que ellos habían salido de la gran confusión, y la cobardía se había ido de ellos, y el Señor los estaba bendiciendo, y el Espíritu Santo había caído en el día de Pentecostés, ellos salieron a las calles y empezaron a gritar y a comportarse como locos; tanto que todos pensaban que ellos estaban ebrios. "Oigan, ¿me pregunto qué vamos a hacer con respecto a eso?". Todos… Hasta el mundo religioso de entonces pensó que ellos estaban ebrios.
66Y escuche, mi amigo católico, la bendita virgen María estaba con ellos. Y si ella no pudo ir al Cielo hasta que ella subió allá y probó de Algo que la hizo comportarse como una mujer ebria, ¿cómo llegará Ud. allí con algo menos que eso? ¿Ven? Pero ella recibió Algo. "Ciento veinte, con las mujeres, María Magdalena y aquellos", y salieron a la calle, comportándose como gente ebria, tambaleándose, a tal grado que...
67Si me perdonan la expresión; la iglesia sofisticada de aquel día dijo: "¡Mírelos! Eso muestra lo que son. Todos ellos están llenos de mosto".
68Eso es lo que era. Ahora, escuchen. Pedro dijo... Luego ellos comenzaron a decir, dijo: "Varones de Jerusalén, y los que habitáis en Judea, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Éstos no están ebrios". Ahora, yo estoy hablando de la iglesia Efesiana aquí. ¿Ven? ¿Ven? Muy bien, la primera edad de la iglesia. Él dijo: "Éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día; las tabernas ni siquiera están abiertas. Pues, ésta es la hora tercera del día". Él dijo: "Mas esto es lo dicho por el profeta Joel. Está escrito en vuestra propia Biblia. En su propia Biblia está escrito que ésta cosa acontecería". "Pues", dijo: "Uds. maestros deberían de haber sabido esto".
69Bueno, ¿pudiera ser? Así como la iglesia fue introducida bajo aquella demostración, y la misma demostración es prometida para los últimos días, ¿no puede Ud. señalar al pasado y decir: "Esto es lo que fue dicho?" [La congregación dice "Amén". -Ed.] ¿Ven? Allí lo tienen. Y el mundo de afuera no sabe nada al respecto; para ellos es locura. Ahora, ellos dijeron...
70Él dijo: "Fíjense en esto". Y ellos dijeron… Ahora cuando oyeron esto... Él les dijo cómo es que ellos habían crucificado a Jesús. Y cada vez...
71Ud. puede obtener perdón por crucificar a Jesús. Ud. puede obtener perdón por tomar Su Nombre en vano. "Mas el que hablare en contra del Espíritu Santo jamás le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero". Estamos en el último día; así que tengan cuidado. Caminen humildemente. Tengan un espíritu contrito y quebrantado; un corazón humilde, dispuestos a permitir que el Espíritu Santo les guíe. Amén. Muy bien. ¡Oh, hermano!
72Aquí están ellos, todos están allá arriba, la gente simplemente comportándose como... Ellos eran cobardes, unas cuantas horas antes; encerrados en el aposento alto. Pero cuando vino el Espíritu Santo sobre ellos y llenó sus corazones, ¡salieron a las calles! Yo no me imagino que ellos estaban... Ellos no estaban haciendo cosas incorrectas. Ellos estaban allá regocijándose y alabando a Dios de tal manera que hubo una manifestación. Ahora, ellos no estaban allá discutiendo el uno con el otro, acerca de si ellos eran metodistas o bautistas, o si eran fariseos o saduceos. Ellos estaban allá regocijándose porque habían experimentado una probada del cielo en sus almas. Dios les había dado el maná espiritual.
73Ahora, así como Dios derramó el maná allá en lo natural, y duró mientras que ellos estuvieron en la jornada; un tipo hermoso. Y el día que entraron a la tierra prometida, el maná cesó. Y en el día de Pentecostés, la misma cosa...
74Fíjense en pentecostés, en Moisés. Ellos miraron hacia atrás y vieron que el enemigo estaba muerto. María agarró un pandero, comenzó a golpearlo y a gritar, y a danzar, y a correr por la orilla. Las mujeres la siguieron, haciendo lo mismo. Y Moisés levantó las manos, y cantó en el Espíritu.
75En Pentecostés, las mujeres salieron, tambaleando, y saltando, y danzando, y haciendo de todo. Pedro se puso en pie en medio de ellos y les dijo: "Varones de Judea, y los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. Pues éstos no están ebrios, como vosotros suponéis, puesto que es la hora tercera del día. Esto es lo dicho por el profeta Joel: 'Acontecerá en los postreros días, dice Dios, que derramaré Mi Espíritu sobre toda carne, vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; sobre Mis siervas, y sobre mis siervos derramaré de Mi Espíritu; y profetizarán. Y daré prodigios arriba en los cielos, y abajo en la tierra; columnas de fuego, y vapor y humo. Y acontecerá, que antes que venga el día del Señor, grande y terrible, que todo aquel que invocare el Nombre del Señor será salvo'". Y él siguió y siguió, predicando.
76Y cuando ellos oyeron esto, escucharon. Dijeron: "¡Miren a ese individuo! ¿Dónde obtuvo su educación?" Algunos de ellos dijeron: "Él ni siquiera sabe escribir su propio nombre". La Biblia dice que: "Él era un hombre sin letras y del vulgo. ¿De qué escuela es él? De ninguna. Bueno, ¿cómo pudo ser esto? ¿Cómo llegó a suceder esto?". Ellos prestaron atención y dijeron: "Bueno, oigan, ese hombre verdaderamente está citando la Escritura. Y nosotros nunca antes la habíamos oído de esa manera". ¿Ven?
77Él dijo: "Arrepentíos cada uno de vosotros, y bautícense en el Nombre de Jesucristo para remisión de vuestros pecados y recibiréis el Espíritu Santo. Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, para todos los que están lejos, y para cuantos el Señor nuestro Dios llamare". En otras palabras: "Esta bendición de maná que ha caído aquí, como el maná allá atrás, será para esta generación, la generación siguiente, la generación siguiente, para Jeffersonville, Indiana, y hasta las partes más remotas del mundo".
78Y el mismo Espíritu Santo que cayó en ese entonces, cae hoy; los mismos resultados, la misma cosa, el mismo pueblo. ¿Ven lo que quiero decir? ¡Es perfecto!
79Noten: "Al que venciere, Yo le daré el Pan de Vida". Él le dijo eso a una de las iglesias. "Y él no tendrá sed jamás, ni tampoco tendrá hambre jamás. Él no tendrá sed jamás". Si alguna vez alguien... Aquí está; ajústense bien la chaqueta. Si un hombre o mujer alguna vez verdaderamente recibe el Espíritu Santo, Ud. ya no podrá moverlo jamás. Él sabe en dónde está. Ud. quizás venga con ismos y de todo. Él caminará directamente a través de ellos: "Él no tendrá sed jamás". Él sabe exactamente Quién es Su Hacedor; nunca será confundido. Eso no le molesta a él; él sigue caminando.
80"Yo le daré del Pan de Vida, y nunca más tendrá hambre, ni tendrá sed jamás". ¿Ven? "Y del Árbol que está en medio del Paraíso de Dios, y él comerá, ¿ven?, del Árbol". Lo cual, el Árbol era Cristo Jesús. ¿Ven? Y Cristo Jesús, al morir, regresó en la forma del Espíritu Santo, así que Él está aquí, y el maná que es comido en la Iglesia. Fíjense bien en el versículo 6. Y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios...
81"Sacerdocio espiritual; nación real; ofrenda espiritual". ¿Qué es? "Sacrificios espirituales, es decir", citando la Escritura: "es decir, fruto de labios que confiesan Su Nombre". Ahora, ¿qué clase de qué? "Un sacrificio espiritual".
82Ahora, más vale comenzar aquí mismo, noten, es un buen lugar de dónde comenzar.
83Cuando una pequeña confusión entra en la iglesia, Ud. no corre a un lado y se pone a hacer pucheros. Si lo hace, seguramente Ud. no es sacerdote. Vea, Ud. debe orar hasta vencer eso. "Sacrificio espiritual, fruto de labios que confiesan Su Nombre". ¿Ven lo que quiero decir?
84"Bueno", Ud. dice: "Es que yo no tengo ganas de ir a la iglesia". Pero Ud. es sacerdote. Es su deber. Ud. tiene que estar allí.
85"Bueno, yo simplemente no tengo ganas de tomar parte en el servicio". Ud. es sacerdote: "haciendo un sacrificio, un sacrificio espiritual". No dándole a alguien algo que haya sobrado, como lo llaman hoy; todo eso es bueno. No tengo nada en contra de eso. No yendo a convencer a alguien para que venga a la iglesia; todo eso es bueno, yo no tengo nada en contra de eso. Pero es Ud., es Ud. quien hace el sacrificio espiritual, "fruto de labios que confiesan Su Nombre".
86Cuando llega un momento en que Ud. ve que todos blasfeman, y dicen estas cosas, y hacen cosas incorrectas, ¿qué hace Ud.? ¿Se aleja? Ud. está llamado a pararse allí con un sacrificio espiritual, diciendo: "'La sangre de Jesucristo me limpia de todo pecado', me hace una nueva criatura en Cristo Jesús". "¡Ud. está loco, amigo!".
87"De acuerdo con lo que Ud. dice. No importa. Pero, para mí, 'Es el Poder de Dios para salvación'. Yo lo creo". ¿Ven?
88Ahora, ¿Ud. dice que cree en sanidad Divina? "Oh, bueno, no creo... Es mejor que le pregunte a nuestro pastor".
89¿Qué piensa Ud. al respecto? El sacerdote es Ud. Ud. es el individuo. Diga: "¡Sí, señor! ¡Yo lo creo, porque la Palabra de Dios así lo dice!" ¿Cree Ud. en el bautismo del Espíritu Santo? "¡Sí, señor!" ¿Cómo lo sabe Ud.? "Yo lo he recibido". Amén. ¡Una bendición espiritual! El Espíritu Santo que cayó sobre los apóstoles, es el mismo que cae hoy.
90Ud. dice: "¿Fue sólo para los apóstoles?" Dentro de un rato vamos a resolver eso, veremos si lo fue o no.
91Muy bien: "Un sacerdocio espiritual, ofreciendo sacrificios espirituales". Bien, ahora el versículo 7. He aquí que viene con las nubes;...
92Ahora, permítanme detenerme aquí sólo por un momento. "Nubes", no significa que Él viene en un enorme nubarrón.
93Y, mamá, que Dios la bendiga, ella está sentada aquí en alguna parte. Cuando yo era muchachito, ella solía sentarse y decirme: "Algún día Dios va venir en una nubes grandísimas que se van a levantar".
94Ahora bien, las "nubes" en las que Él viene. ¡Si tan sólo tuviéramos el tiempo para escudriñar todo esto, y así obtener el verdadero trasfondo de todo este asunto! Ahora, la "nube" en la cual Él viene, no es una nube como un nubarrón. Sino, es "una nube de gloria", en la cual Él viene. ¿Ven? ¿Ven?
95Ahora, cuando Jesús fue cubierto por Dios, en el Monte de la Transfiguración, "nubes lo cubrieron a Él y a Sus vestidos". ¿Ven?
96Y cuando Elías, una nube descendió y se lo llevó. No una Columna de fuego, no... Quiero decir, no un nubarrón, sino "una nube de gloria".
97Su gran Presencia gloriosa recorrerá la tierra. "Él viene con las nubes". ¡Oh, me encanta eso! "Nubes", habrá ola tras ola, de Su gloria, pasarán por la tierra, y acontecerá la resurrección de los santos. Cuando ese bendito Espíritu Santo que ha vivido en sus corazones, y ellos murieron, con sus cadáveres yaciendo allí, y las manchas de lágrimas sobre sus mejillas, y cosas así, y ellos son colocados aquí en un cementerio. ¡Una gran ola de ese mismo Espíritu, y un "fuuu", ola tras ola!
98"Los postreros serán primeros, y los primeros postreros". ¿Cómo puede ser así? Ese es el orden de la resurrección. Yo no conoceré a nadie en la generación antes de mí, ni en la generación después de mí. Yo conoceré a los de ésta generación. Y cada generación saldrá triunfante, exactamente de la manera en que cayó. "Los que fueron postreros, serán primeros". Seguro, tiene que ser. ¿Ven? Yo conoceré a mi pueblo. El próximo, mi papá conocerá a su pueblo; su abuelo, a su pueblo; y así sucesivamente.
99¡Ola tras ola, tras ola, tras ola, y los santos levantándose de todas partes! ¿No será eso maravilloso? [La congregación dice: "Amén". -Ed.] Amén. Eso hace que los ancianos se sientan jóvenes otra vez. Sí. Ahora noten atentamente. Muy bien. ...viene en las nubes, y todo ojo le verá, (no importa cuánto hace que hayan muerto; ellos le verán), y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.
100Juan sencillamente tuvo que gritar: "¡Amén!" Eso es: "¡Así sea! ¡Que sea de esa manera!". Yo soy el Alfa y la Omega...
101Ahora, Alfa es la "A" en el alfabeto griego, y Omega es la "Z". En otras palabras, si fuese traducido hoy: "Yo soy la A hasta la Z". Ahora, ¿Qué otra persona es éste? "Yo soy el Primero y el Último. Soy desde la A hasta la Z".
102Ojalá tuviéramos tiempo para entrar en la Deidad de Cristo, ahora mismo, lo cual sería muy apropiado en este momento, la Deidad.
103En los días cuando tanta gente está tratando de hacerlo a Él solamente un maestro, solamente un filósofo, o tan sólo un profeta. Él era Dios. O Él era Dios o el más grande engañador que el mundo jamás haya tenido. Si Él fue un profeta, Su sangre era de hombre. Si Él fue un maestro, un educador, Su sangre era de hombre.
104Él era Dios, y Su Sangre era Divina. El Dios Todopoderoso le hizo sombra a la virgen María y creó la célula de Sangre en su vientre la cual produjo al Hijo, Cristo Jesús. Y Dios condescendió y habitó en aquel cuerpo, Dios (Emmanuel), hecho carne entre nosotros; para quitar los pecados.
105Cuando Dios hizo a Su primer hombre, Él lo hizo a Su propia imagen, el cual era un hombre espíritu, en Génesis 1:26. Muy bien. Entonces no había hombre que labrase la tierra, después de que Él ya había hecho al hombre, macho y hembra. Entraremos en eso, dentro de poco, sobre esas "siete estrellas". Pero Él lo hizo tanto macho como hembra, allá en el principio, eso es correcto; "a Su propia imagen". Y Dios es un Espíritu.
106Y luego, en Génesis 2, no había hombre que labrase la tierra, así que Dios lo puso en la carne; hizo al hombre, no a Su imagen, sino del polvo de la tierra, eso es correcto, le dio mano como de mono, y pie como de oso, o lo que sea; yo no sé, pero le dio cinco sentidos para que hiciera contacto con su hogar terrenal. Y luego ese hombre pecó.
107¡Y Dios descendió y se hizo hombre, para quitar el pecado del hombre, (amén) redimiéndolo! Yo soy el Alfa y la Omega,...
108Lo miré a Él aquí en Apocalipsis capítulo 4. Cuando Juan se volvió para ver esta Voz otra vez, la que hablaba con él: "Él estaba sentado en un Trono, y había un arco iris sobre Su cabeza". Y el arco iris tiene siete colores perfectos, y estos representaban las siete edades de la Iglesia. Eso es correcto, otra vez. ¿Y qué era? Aquí está. Hermano, esto es fresco. Miren, ¡siete colores perfectos, siete! Y el arco iris representa un pacto.
109Dios le dio el arco iris a Noé, al principio, como un pacto. Y esos elementos todavía están en la tierra, como la promesa de Dios delante de él; cuando llueve, él ve el arco. Él dijo: "Ya no la destruiré con agua".
110Y luego él contempló a Jesús, tenía siete colores de arco iris sobre Él; Él estaba en esto, lo cual era el pacto de Dios. Y Él estaba parado en medio de los Siete Candeleros de Oro. "Y Su aspecto era como de piedra de jaspe y cornalina". Jaspe era Rubén, y la piedra de cornalina era Benjamín; esos eran el primero y el último de los patriarcas. El "Alfa y Omega; el Principio y el Fin", y los siete colores del arco iris, Siete Edades de la Iglesia, el pacto con Él, en los Siete Candeleros de Oro, con las siete estrellas. Oh, qué cuadro, si llegamos a eso más adelante, quizás, si el Señor lo permite. Muy bien. ...el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.
111¡Oh! ¿Quién es Él? ¿De qué es esta revelación? De Jesucristo. Y, aquí, Él no es un profeta. Aquí, Él es el Todopoderoso, Dios manifestado; el Alfa, la Omega. "Yo soy desde la A hasta la Z. Soy el que era, que es, y que ha de venir. Soy el Todopoderoso". Está bastante claro, ¿verdad? [La congregación dice: "Amén". -Ed.] No hay posibilidad de controversia allí. "El Señor, que era, que es, y que ha de venir, el Todopoderoso".
112Ahora Juan habla. Escuchen. Yo Juan, vuestro hermano, y copartícipe vuestro en la tribulación, en el reino y la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla llamada Patmos, por causa de la palabra de Dios...
113Oigan, ¿podrían Uds. imaginarse a un hombre siendo puesto en un lugar como ese, por causa de la Palabra de Dios? Sí. ...por causa de la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.
114Él fue desterrado para allá por predicarle la Palabra a un pueblo religioso. Eso es lo que dice la Palabra. ¿No es cierto? Él estaba allá por predicar; desterrado, excomulgado de la iglesia, de la sociedad, de todo el mundo. Amén. Pero él no estaba excomulgado de Aquél que le amó y le lavó en Su Propia Sangre. Él estaba con Su Presencia, en la isla llamada Patmos, "por causa de la Palabra de Dios".
115Me pongo a pensar: ¿cuántos predicadores de hoy irían? Llega la hora de salir… algo sucede… algo sucede que le molesta, y nos molestamos tanto al respecto. Y aquí, este hombre había sido hervido en aceite por veinticuatro horas, y lanzado a la isla de Patmos, y el Señor todavía estaba con él.
116A mí me gusta aquel canto antiguo que solían cantar: "Si Jesús va conmigo, yo iré a dondequiera". Nosotros lo cantamos, pero me pregunto si en realidad lo decimos en serio. En mi sincera opinión, no pasará mucho tiempo cuando a Ud. se le dará la oportunidad de probarlo, así que es mejor que esté realmente seguro. Examínese, haga un inventario, vea si todo está perfectamente bien.
117Ahora, apenas comenzamos aquí. Juan responde, y dice que estaba "en la isla de Patmos, por causa de la Palabra de Dios y el testimonio". Yo estaba en el Espíritu... (Me gusta eso). Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor...
118Hablando de otro día, ahora; para mis amigos Adventistas, lo cual de seguro entraremos en eso, dentro de poco. Muy bien. Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, (entré en el Espíritu,) y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta.
119Ahora, no dejemos estos símbolos. Estamos colocando la base, para que sepamos de qué estamos hablando cuando llegue a esto. Veamos de qué vamos hablar: "¿Quién es Ése? ¿Qué es este Individuo? ¿Cuál es la Revelación de Jesucristo? ¿Quién es Él, de todos modos? ¿Cómo vino Esto? ¿Qué significa para mí?". Veamos si Eso significa algo para Ud., ¿ven? "Ver lo que acontece allí, para mí". Noten. Yo estaba en el Espíritu…
120No importa cuán santo sea Ud., cuán piadoso, qué tanto ministro o un miembro laico, o lo que sea, Ud. nunca podrá llegar a ningún lado con Dios hasta que entre en el Espíritu. Eso es correcto. No me refiero a entrar en emoción. Me refiero a entrar en el Espíritu. ¿Ven? ¿Ven? Si Ud. entra en alguna emoción, hará cualquier cosa. Pero cuando Ud. entra en el Espíritu, Ud. ve cosas. Eso es correcto.
121Puedo imaginarme a Elías, ese profeta anciano, allá en aquel día cuando el hijo de Acab, ellos, habían hecho una alianza con algunos incrédulos, y Josafat se había unido con ellos. Y salieron al desierto por siete días, y no fueron a buscar una brújula. Por siete días, con lo suficiente para mantenerse siete días; no consultaron al Señor; simplemente se fueron así de todas maneras.
122¿No es así la gente? "¡Oh, te digo, ese es un trabajo mejor. Dejaré esta iglesia y me iré a aquella". Bueno, será mejor que consulte con el Señor acerca de eso, averigüe qué es eso.
123Fueron allá y se dieron cuenta que se metieron en problemas. El suministro de agua les fue cortado. Eso es lo que les pasa a las iglesias hoy, andan por ahí haciendo muchas cosas de las cuales no consultan con el Señor, y su suministro está siendo cortado. Uds. se preguntan por qué no reciben las bendiciones que antes recibían, y el poder de Dios obrando entre Uds., tal vez la línea de suministro haya sido cortado. Uds. saben, cuando Uds. salen, el agua...
124A veces yo me voy al desierto, allá en Arizona. Y me fijo que cada arbusto en ese desierto es dañino; lo pincha a uno. Cada vez que uno lo toca, le pincha. Siendo que no tiene suficiente agua, le salen espinos como defensa.
125Venga acá arriba, o a Oregon, o a algún lugar donde llueva todo el tiempo, y cada uno de esos mismos tipos de arbustos no tienen espina. ¿Ven? El agua los mantiene tiernos.
126Y eso es lo que pasa con la iglesia. Cuando Ud. se pone todo seco y encadenado, y todo, Ud. se vuelve tan frío, formal e indiferente, que no recibe ninguna bendición espiritual, entonces su corazón se llena de enojo e ira, con todo el mundo: "Oh, me voy a vengar de él. Me voy a vengar de ella. Me iré de la iglesia". Simplemente es un montón de espinas que viven en un desierto. Eso es correcto. Lo que Ud. necesita es que llueva sobre Ud. esa antigua agua del Espíritu Santo, para que ablande ese corazón endurecido. Amén.
127Yo no estoy tratando de payasear. Estoy tratando de hacerles entender esto a Uds. Hermano, Ud. se dará cuenta, si Ud. toma la marca de la bestia, dónde es que Ud. estará parado. Y Ud. quedará completamente indefenso y sin remedio cuando lo haga. No hay remisión para eso. Jamás podrá salirse de eso. Eso es correcto. Ud. pudiera hacerlo, casi, al sólo pestañear, ¿ven?, así que tenga cuidado. Ahora, aquí está. A él daré... Noten, el desierto...
128Dije que las aguas, cómo es que las aguas las mantenían tiernas. Eso es lo que nosotros hacemos hoy, entrar en el Espíritu. Juan dijo: "Yo estaba en el Espíritu".
129Cuando ellos fueron a Elías allá en el desierto. Josafat dijo: "Vayamos a consultar con el profeta". Fueron allá delante del profeta.
130Bueno, ahora, su indignación justa se le subió. Se quedó mirando a ese individuo y le dijo: "¿Por qué no vas al dios de tu madre? ¿Por qué no te regresas a tu propia iglesia fría y formal? ¿Para qué vienes a mí después de que te metiste en problemas?". Eso no sonó muy bien, pero más o menos eso quiso decir: "¿Por qué viniste a mí? ¿Por qué no vas al dios de tu madre? Todos Uds. tienen esas grandes y finas iglesias, y esos sacerdotes bien alimentados, y demás, allá atrás. Regresa allá y pregúntales al respecto. ¿Por qué vienes aquí a mí?". ¡Fiu! ¡Vaya! Él seguramente se encendió todo, ¿no es cierto? Él dijo: Si no fuera porque respeto la presencia de ese hombre piadoso, Josafat, ni siquiera te miraría". ¡Oh, hermano! ¡En qué estado se puso ese profeta! Él estaba en esa clase de situación.
131Él dijo: "Bueno, tráiganme un tañedor". Algunas personas no creen en la música en la iglesia. Pero él dijo: "Traedme un tañedor". Y cuando el tañedor comenzó a tocar uno de esos buenos himnos antiguos: "Más Cerca, Mi Dios, De Ti", o como Uds. quieran llamarlo, yo no sé. Cuando el tañedor comenzó a tocar, el Espíritu de Dios vino sobre el profeta. Y cuando el Espíritu vino sobre él, él entró en una visión; empezó a ver cosas.
132Uno tiene que entrar en el Espíritu de Dios. Bueno, Ud. dice: "Yo no sé cómo es que la gente puede decir: 'Amén'". Entre en el Espíritu una vez. Eso es correcto.
133Yo no puedo entender cómo ellos se levantan en el juego de béisbol y se dan palmadas en la espalda el uno al otro, y gritan y vocean, y se quitan los sombreros y hacen de todo. Para mí parece una locura: "Bueno", Ud. dirá: "Ud. no es un buen fanático del béisbol". Yo soy casi...
134¿Qué de Ud. como cristiano? Muy bien. Eso es correcto. Ud. tiene que entrar en el Espíritu de aquello.
135Así es como cuando Ud. solía ir a los bailes. Yo no creo que Ud. debería de ir ahora, claro que no. Pero si Ud. solía ir, ellos tenían que tocar esa música rápida, y tocaban las bandas, y tocaban los tambores y hacían de todo tipo de cosas al respecto; y las mujeres corrían allá, medio desnudas y todo eso, y bailaban en la pista, y cosas así; para meterlo a uno en el espíritu del baile. Bueno, eso es correcto. Ud. entra en el espíritu de aquello. Es el espíritu del diablo. [La congregación dice "Amén"-Ed.]. Me contenta que hayan dicho: "Amén", porque es la verdad. Lo probaré por la Biblia. Eso es correcto. Muy bien.
136Ud. dirá: "Bueno, yo no creo eso, hermano". Bueno, no se trata de lo que Ud. diga, o de lo que yo piense.
137Es lo que dice la Palabra de Dios. Eso es lo que resuelve el caso. Esa es la Palabra final. Sí, señor. Él dijo: "Si amáis el mundo, o las cosas del mundo, el amor de Dios ni siquiera está en vosotros". Eso es correcto. Y Uds. se acuerdan de aquella mujercita que enseñó a su hija a bailar zapateado, y cosas así, y fue allá y bailó delante del rey, y pidió la cabeza de Juan el bautista; setenta de sus hijos murieron como prostitutas y en las horcas. Uds. pueden ver lo que sucede.
138La madre de Moisés se quedó en casa, y lo cuidó, y le enseñó la Palabra del Señor; vean Uds. lo que le sucedió a él y a los suyos. Por medio de él vino Abraham, y los demás, y así sucesivamente.
139Muy bien, depende de lo que Ud. quiera hacer. Ud. tiene un libre albedrío; Ud. actúa en base a lo que desea actuar. Correcto. Dios ha puesto ante el hombre, así como en el huerto del Edén, el Árbol de la Vida o el árbol de la muerte. Ud. haga su elección. ¿Ven? De acuerdo a lo que su alma sea atraída, eso es lo que Ud. comerá. Noten, ahora. Y ellos estaban...
140Deseo leer esto nuevamente. Él estaba en el Espíritu. El Espíritu vino sobre él. Él empezó a ver cosas. Ahora, vean. Yo estaba en el Espíritu en el día del Señor, y oí... Yo entré en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta.
141"Trompeta". Trompeta es un "anuncio". Gabriel, en la Venida del Señor, tocará la trompeta de Dios. Esta era la trompeta de Dios sonando. En otras palabras, Él está a punto de anunciar el destino Eterno del mundo. ¡Una trompeta! ¿Qué es? "Prepárate. Voy a darte la Revelación de Jesucristo, para que se la des a la iglesia. Yo te diré a ti, lo que será el destino del mundo, para aquéllos que lo reciban y aquéllos que lo rechacen".
142Una trompeta de Dios: "¡Atención!" Cada hombre, cuando la trompeta suena, él agarra su espada y se para en un lugar, atención: ¡La trompeta!
143Pablo dijo: "Si la trompeta diere un sonido incierto, ¿quién se preparará para la guerra?".
144Así es hoy en día. ¡Oh, hermano! Cuando veo alrededor y veo todas estas iglesias frías, formales e indiferentes, y cosas como esas: "teniendo apariencia de piedad, y negando la Eficacia de ella", ¿cómo puede un hombre prepararse? ¡Están dando un sonido incierto!
145Ud. dirá: "Bueno, yo me uniré a las iglesias. Iré y probaré con la metodista, o con la bautista, o con la luterana, o los pentecostales. Haré algo. Tomaré alguna medida". Oh, ese no es el caso.
146"El que no naciere de nuevo". No me importa si fuere metodista, bautista, pentecostal, o lo que sea, Ud. tiene que nacer de nuevo o no entrará en el Reino. Amén.
147Miren: "Una Voz como de trompeta, que me decía: 'Yo Soy el Alfa y la Omega'".
148Lo primero que él presenta aquí es: "El Yo soy, el Primero y el Ultimo". Primeramente, cuando la trompeta de Dios sonó, él se volvió. Y Él dijo: "Yo soy el Alfa y la Omega. Yo soy desde la A hasta la Z. Yo soy todo ello. Ponte de pie y escúchame por un momento". Muy bien. ...el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves... (es decir, éste libro que estamos leyendo)... y envíalo a las...
149¿Adónde? Fue dirigido específicamente. ¿A quién? ¿De regreso a la edad? No. "A la iglesia". ¡A la iglesia! Noten. Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia...
150Lo cual, era tipo de la iglesia. Ahora, entraremos en eso, dentro de unos minutos, mostrando cómo el Antiguo Testamento estuvo tipificado en siete edades. Siete edades o siete iglesias ubicadas aquí en Asia, lo cual la Biblia enseña claramente, lo cual era una sombra, o un tipo de las siete edades de la Iglesia que vendrían. Y con la ayuda de Dios, y con la Biblia, puedo probar que cada edad de la Iglesia llegó exactamente donde Ella dijo que llegaría, exactamente donde la Biblia dijo que llegaría. Y estamos al final de la última edad de la iglesia.
151Yo pudiera regresar al Antiguo Testamento y tomar el sueño de Daniel, y mostrarles la visión del reino gentil, cómo es que él vio una imagen que tenía una cabeza de oro, pecho de plata, y muslos de bronce, pies y piernas de hierro y barro. Y mostraba cómo es que cada uno de esos reinos se han sucedido, exactamente como lo dijo la Biblia. Y, observen, la cabeza de oro, Babilonia, Media y Persia, los griegos; y el imperio romano. Y el imperio romano se dividió en diez reinos, Roma oriental y occidental, y así sucesivamente. Y allí había hierro y barro, y no se mezclaban; el protestantismo y el catolicismo bajo el mismo dominio gentil. Y él dijo que incluso para tratar de debilitar el poder el uno del otro, ellos se casarían entre sí, exactamente lo que están haciendo hoy, exactamente.
152Y aquel reino en los días de aquellos reyes. El Dios del Cielo cortó una piedra de la montaña, no con mano, que hirió a esta imagen en los pies y derrumbó a todos los reinos gentiles. Y el Reino de Cristo gobernó y reinó, y creció, y cubrió la tierra y el mar y el cielo. Los reinos gentiles se desvanecieron como el tamo, como la cáscara de las eras del verano. ¡Qué cuadro en el cual estamos viviendo! Eso es cierto.
153Y hoy en día, Ud. ve a católicos y a protestantes casándose los unos entre los otros, tratando de debilitar el poder, criar a sus hijos, tienen que prometer criarlos de esta manera o de aquella manera. Entraremos en eso, en un rato, en unas cuantas noches. Noten cómo es esto, y cómo es que (el otro) lo fuerte del hierro dominó sobre el otro, lo hizo pedazos y lo desmenuzó.
154¡Pero vino el Cordero y se paró! Y el pueblo santo en aquel día...
155Y cómo es que ese poder romano recorrió todas las naciones. No hay otro poder en el mundo, y solamente hay una manera en que pueda atravesar, y es por medio del catolicismo, la iglesia católica, a todo el mundo, esparciéndose allí. Esto aquí es un cuadro muy grande y maravilloso.
156Ahora, Uds. protestantes, mantengan la calma, porque hermano, Ud. está exactamente metido en eso. Y puedo probarlo por la Palabra de Dios, que Ud. está metido en eso tanto como los demás.
157Ahora, fíjense en esto: "El Primero y el Último. Escribe en un Libro lo que ves". Ahora, Él le dijo: Escribe esto en un libro, y envíalo a las iglesias que están en Asia: a Efeso, Sardis, Pérgamo, y así sucesivamente, y a Filadelfia... y a Laodicea".
158Ahora, vamos a detenernos allí, sólo por un momento o dos, veamos cuánto tiempo tengo, porque quiero llegar a esta última idea fundamental aquí, sobre Efeso, y llevarla hasta la de Laodicea, y ver si no estamos ajustados al patrón de la misma iglesia, ¿ven?, ver si no es que estamos viviendo en este día.
159Oh, Iglesia del Dios vivo, levántate y resplandece. Miren. Uds. no se dan cuenta. Ojalá pudiera sacudirlos de alguna manera. Ojalá que el Espíritu Santo viniera en Su gran poder y los moviera a tal punto que agarraran esta Biblia y dijeran: "¡Permítanme investigar Esto!" Cuando Uds. ven que: Las naciones están en quiebra, Israel está despertando, Son las señales de las que predijo la Biblia; Los días de los Gentiles están contados, cargados de horrores; Regresen, Oh dispersos, a los suyos". Eso es correcto. El día de la Redención cerca está, Los corazones de los hombres desfallecen de temor; Sed llenos del Espíritu de Dios, vuestras lámparas arregladas y limpias, ¡Levantad la mirada, vuestra redención cerca está!
160Eso es correcto. ¡Oh, qué día! "Escríbelo y envíalo a las iglesias".
161Ahora, así como Israel entró en su belleza, allá en el principio bajo Abraham, y siguió a través de los patriarcas. Y en el día de Acab entró en la edad del oscurantismo, la edad más oscura que la iglesia había experimentado. Salió de allí... Y en aquel entonces, cómo es que Acab se casó con Jezabel e introdujo la idolatría en la iglesia ortodoxa.
162La misma cosa, que, el protestantismo se casó con el romanismo en los mil quinientos años de las edades de oscurantismo, en la iglesia de Pérgamo, y salió con idolatría, bajo la forma de cristianismo, siguió y entró a la edad tibia que se aproxima delante de nosotros. Y estamos en ella ahora mismo. Estamos en la edad tibia.
163¿No lo creen Uds.? Ahora, Uds. que están allá en las otras iglesias. Uds. están en una edad tibia. Y sus evangelistas van por todo el mundo, predicando de esa manera; Uds. no llegarán a ninguna parte. Uds. bautistas están proclamando: "Un millón más en el 44". ¿Qué es lo que tienen cuando los consiguen? Simplemente un montón de pecadores que entra con sus nombres en el libro de registro, eso es correcto, y dicen que pertenecen a la iglesia bautista. No sólo eso, pero Uds. tienen a los metodistas, Cambelitas, y a todo el grupo, igual de formales e indiferentes. Billy Graham tuvo eso: "Treinta mil convertidos", él dijo: "Y seis semanas después no encontró ni treinta". ¿Por qué? ¿Por qué? Para comenzar, ellos nunca recibieron nada. Simplemente un montón de pecadores, cuando pusieron sus nombres en el registro, bajo la influencia de un avivamiento.
164Él dijo: "El reino de Dios es semejante al hombre que echó la red en el mar, y cuando la sacó, había de todo". Él tenía tortugas. Tenía langostines. Tortugas acuáticas. Tenía arañas. Tenía insectos de agua. Tenía serpientes. Eso es correcto. Pero también tenía pescados.
165Y cuando un hombre predica un avivamiento bajo el poder y demostración del Espíritu Santo, la red es tendida alrededor de la gente. Eso es correcto. Pero, si él es un insecto para comenzar, él será un insecto al final del avivamiento.
166Si él es araña de agua, cuando Ud. menos piense, él empezará a mirar para los lados y dirá: "Yo no creo en esta cosa de todos modos" y saltará de nuevo al agua.
167Si él es una serpiente, dirá: "Yo te lo dije", y se irá. Él era una serpiente para empezar, su naturaleza lo era. Y él nunca será otra cosa hasta que su naturaleza sea cambiada.
168El hombre no puede unirse a la iglesia, o entusiasmarse emocionalmente, o cualquier otra cosa y hacerse cristiano. Tiene que ser un nacimiento sólido del Espíritu, morir sinceramente, clamar, quedarse allí hasta que esté muerto dos veces. Recuerden, la vida sólo puede venir por medio de la muerte.
169Un grano de maíz, si permanece, queda sólo; nunca significaría más que ese único grano de maíz. "Si el grano de trigo no cae en tierra, queda solo". Pero cuando cae allí, se pudre, se contamina; y de entre esa corrupción sale el germen de vida que le da vida y produce más.
170A menos que la iglesia nazca de nuevo, muera a sus credos y teologías, y demás, y nazca de nuevo del Espíritu de Dios, será una iglesia fría, formal, impía, e indiferente. Amén. Eso es correcto. Esa es predicación a la antigua, pero te salvará, hermano. Eso es correcto. Te guardará cuando las tormentas estén soplando fuerte. Arráiguese y cimiéntese. Saque toda la tierra suelta antes de vaciar el concreto; noten, eso es cierto, y así las varillas se anclan bien y fuerte. ¡Oh, hermano, en qué día estamos viviendo; una edad de la iglesia formal e indiferente! Sí, señor. Dijo: "Envía este mensaje a las siete iglesias".
171Ahora, en aquella edad de la iglesia, ellos empezaron a entrar; se casaron con la idolatría. Ellos hacen lo mismo hoy; entran, haciendo la misma cosa. Y de eso vino el cristianismo formal, empezaron a desvanecerse hasta que están llegando hasta la última edad de la iglesia.
172Ahora, la iglesia moderna, la cual nosotros llamamos: "la denominación". Nosotros, el pueblo de santidad, Uds. saben, nosotros los llamamos a ellos: "los modernos", y ellos salen allá y también inician su avivamiento. Ud. dice: "Ellos no están llegando a ninguna parte".
173Pero ahora espérense un momento. ¿Qué tenemos nosotros? No tenemos nada, no más de lo que ellos tienen. Eso es exactamente la verdad. Mientras que nosotros discutamos y nos agitemos y nos comportemos así el uno con el otro, todavía andaremos como los hombres. Hasta que el hombre pueda arrodillarse en el altar y se enmiende con Dios, y pueda ignorar las cosas pequeñas y avance como debería hacerlo un cristiano. La caldera no puede llamar negra a la olla. Correcto. Y no los critiquen a ellos. Limpiemos primero nuestros propios pasos.
174Perdónennos, extraños. Le estoy dando a la iglesia una pequeña nalgada del Evangelio. Noten, eso es correcto. Eso es exactamente lo que Uds. necesitan.
175"Oh", Uds. dicen: "Nosotros lo tenemos". Y suben allá y golpean las teclas del piano lo más fuerte que pueden, y un montón de tambores, y corren de acá para allá por el piso, y salen y discuten con el vecino. ¿Tienen algo? Oh, no. No, señor. Lo único que tenemos es algo tibio. Mientras que suena la música, nosotros corremos. Cuando la música para, nosotros paramos. Hermano, no llame nada al otro; examinemos primero nuestra propia puerta. Amén.
176Les digo, necesitamos un avivamiento al estilo antiguo como solíamos tenerlo allá en el campo, cuando ellos se postraban sobre sus rostros toda la noche. No para comportarse escandalosamente, sino con un pesar verdadero y piadoso; y no para regresar al altar y quedarse, sino salir y arreglar las cosas con los vecinos a quienes se les había hecho algo mal, y enmendarse. Uds. saben que eso es verdad. Hermano, eso quema, pero le ayudará. Eso es correcto. Ud. tiene que saber eso, mi amigo. Sí, señor.
177Tibia, esa es una condición horrible en que está la iglesia. Ud. no lo observa, pero el Tabernáculo Branham ha entrado en esa misma condición. Escuchen, Uds. saben estas cosas. Ha sido enseñado año tras año, tras año, tras año, desde esta plataforma, advirtiéndoles que estas cosas vendrían. Cuando la Biblia dijo que habría un tiempo en que irían del este al oeste, y norte y sur, tratando de encontrar la verdadera Palabra de Dios, y fallarían en encontrarla. Será mejor que Ud. se ancle, y sepa en dónde está parado.
178Pero una vez que el individuo nace de nuevo; no conmovido emocionalmente, no algún entusiasmo, no por el hecho de poner su nombre en un libro de la iglesia, no por unirse a la iglesia más grande de la ciudad. Mas cuando él haya realmente clamado, e implorado, con lágrimas en sus ojos, hasta que Dios le haya perdonado sus pecados, limpiado su alma de una vida de pecado, y llenado del Espíritu Santo; con tal amor piadoso, al grado que él devuelva esa herramienta para poner neumáticos, que le robó al vecino, y vaya y arregle esas cosas, y viva píamente ante los hombres. Nunca tendremos un avivamiento en este país hasta que tengamos eso. [El Hermano Branham tocó en el púlpito cuatro veces--Ed.]
179El juicio comienza en la casa de Dios, por la Palabra de Dios. Amén. No un libro de texto, sino la Biblia. No lo que enseñe alguna iglesia en su teología, sino lo que Dios dice. Entonces Ud. tendrá un avivamiento donde grandes poderes y maravillas, y señales, y milagros, y todo lo demás acontecerán.
180Estamos tibios. Por estar nosotros tibios en esta edad, Dios dijo: "Te vomitaré de Mi boca". Esta edad de la iglesia será rechazada. Habrá un remanente de ella, que será salva. Así que es mejor que Ud. se examine bien, para averiguar si se encuentra en ese remanente ahora. Entraremos en ello en un momento, si Dios lo permite. Ahora noten. Y me volví para ver la voz que hablaba conmigo; y vuelto, (miren) vi siete candeleros de oro.
181O, "lámparas", dice el griego. Ahora, esa es la primera traducción, porque ellos no tenían las velas y los... Ellos tenían la pequeña lámpara. Ahora, nosotros los llamamos los Siete Candeleros de Oro.
182Ahora, en el lugar santo, donde los panes de la proposición; y muchos de Uds. clérigos entienden eso. Y Uds. aquí en el Tabernáculo, siendo enseñados por un buen maestro aquí, Uds. saben estas cosas.
183Los Siete Candeleros de Oro, tenían unas pequeñas lámparas encima, que quemaban aceite. Allá en Zacarías, donde él vio la visión, creo que fue, y él vio el olivo silvestre y el olivo domesticado; el judío y el gentil, mucho antes de la dispensación gentil. Ellos tenían incensarios de oro, y estos dos incensarios iban a éste candelero aquí que suministraba el aceite para todas las lámparas. Y él no podía entender cómo eran estas cosas; el olivo silvestre y el olivo domesticado. Y el olivo domesticado, por supuesto, fue desgajado, y el olivo silvestre fue injertado en él.
184Y aquel aceite para la lámpara, aceite representa al "Espíritu Santo", siempre. Entraremos en eso el viernes por la noche, cuando veamos la marca de la gente. Noten, pero este aceite representa al Espíritu Santo. Es por eso que ungimos a los enfermos con aceite, porque representa al Espíritu Santo.
185La Biblia dice en el capítulo 6 de Apocalipsis, cuando la plaga pasó, él dijo: "Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario, pero no dañes Mi vino ni Mi aceite". Ojalá pudiéramos tomar todo el Apocalipsis por unas semanas y entrar en eso, quién es ese vino y el aceite. "¡Asegúrate que no dañes Mi vino ni Mi aceite! No te acerques a él". Amén.
186Ahora, fíjense en estos candeleros de oro. Este aceite se derramaba dentro de estos candeleros. Ahora, el aceite era lo que ponían en la lámpara para que ardiera. Ahora, el deber de Aarón era encender estas lámparas. Y estas lámparas tenían que ser encendidas. Retengan eso. Miren. Manténgase reverentes, y escuchen. Estas lámparas tenían que ser encendidas por el fuego que Dios había encendido. Los hijos de Aarón entraron con un fuego extraño, y Dios los mató en la puerta; eso es correcto, fuego extraño. ¡El fuego que Dios encendió!
187Y vigilen, ahora, los candeleros estaban en forma de un arco. Aquí estaba un candelero, dos, tres, cuatro (bien alto), cinco, seis, siete, así. Ahora, esos candeleros de oro aquí... como él dirá dentro de unos momentos.
188Leamos un poco más adelante, quizás lo entendamos. Y ahora escuchen lo que él dijo. Muy bien. "Y Su cabeza...". Creo que me adelanté al versículo 12 ahí: "Siete Candeleros de Oro". El versículo 13: Y en medio de los siete candeleros, a uno semejante al Hijo del Hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por el pecho con una cinta de oro. Su cabeza era como... sus cabellos eran blancos como blanca lana... como nieve; y sus ojos eran llamas de fuego.
189Ahora, detengámonos allí por un momento, porque no podemos dejar ese cuadro así de esa manera. Miren estos candeleros parados aquí. Ahora, esos candeleros, como veremos un poco más adelante, representan las Siete Edades de la Iglesia. Ellos representan a Efeso, Pérgamo, y así sucesivamente hasta Filadelfia, y, oh, hasta Laodicea; Siete Edades de la Iglesia.
190Y cada uno de estos pequeños candeleros tenía una vasija pequeña de aceite colocada allí, y este aceite ardía en esta vela. Ahora, cuando una vela era encendida por el fuego de Dios, tomaban esa vela y encendían la otra, luego la colocaban; y encendían la otra; y una se encendía de la otra, de la otra, de la otra, hasta la última vela. ¡Fíjense, el mismo aceite!
191Ahora, estas Siete Edades de la Iglesia comienzan con Efeso, y Tiatira, Pérgamo y así sucesivamente. Y el Espíritu Santo, que es el Aceite de Dios, cayó sobre la iglesia en el principio, en Efeso, la iglesia Efesiana, que era la iglesia de gracia. Uds. los bautistas deberían de gritar: "Amén" en eso. Y luego sobre la iglesia de gracia, que es Efeso, y la carta Efesiana nos muestra quiénes éramos nosotros antes de la fundación del mundo. Cayó allá, y ellos recibieron el Espíritu Santo.
192Pero espérese un momento, mi hermano bautista. ¿Cómo lo recibieron ellos? ¿Cómo lo obtuvieron? ¿Al unirse a la iglesia? Nunca. Ellos lo obtuvieron por el bautismo del Espíritu Santo. Ud. dice: "Sí, Hermano Branham, eso es correcto". ¿Qué le sucedió a Ud. cuando cayó sobre Ud.?
193Noten, el mismo Fuego que quemaba el aceite ahí, en Efeso, quemaba en Tiatira; ese mismo Fuego que quemaba allá, quemaba en Pérgamo; siguió quemando hasta la edad de la Iglesia de Laodicea. El mismo Espíritu Santo, encendido por el mismo Dios, por el mismo Fuego. Y el Fuego que cayó en Pentecostés ha encendido la vela, la Iglesia, a través de todas las edades hasta ahora.
194Pero el problema es que nosotros los bautistas, los metodistas, estamos aquí bien atrás, tratando de tomar una cosa histórica, y acá está la Iglesia, acá abajo. Eso es correcto. Allí es donde hemos sido dejados atrás. Cada iglesia, cuando comenzó, no había...
195Miren a Lutero, en la primera reforma. ¡Qué avivamiento con Lutero! Miren, yo tengo su libro de texto en casa. ¡Cómo es que ese hombre se sacudía bajo el Poder de Dios! Cómo es que él creía en la sanidad Divina, él mismo la aceptó; creía en el Poder de Dios, de tal manera, que hasta habló en lenguas: Martín Lutero. Esa es exactamente la verdad. Martín Lutero habló en lenguas.
196Y luego vino la siguiente edad: Juan Wesley. Juan Wesley hizo la misma cosa. Cuando él estaba predicando, él dijo: "¿Qué son estas palabras que balbuceo, desconocidas para mí?". Eso es correcto, hablando en lenguas; creía en sanidad Divina. Y cuando vino a Estados Unidos, las iglesias aquí lo trataron como tratan a los santos rodadores hoy día, lo echaron fuera de las iglesias. Y ellos predicaban el Evangelio allá, y caían bajo el poder de Dios, hasta que a veces, se quedaban en el piso toda la noche.
197Y en el propio libro de texto de Juan Wesley, que tengo en casa ahora, de cuando él iba montado a caballo un día para orar por una mujer enferma, y el caballo se cayó y se quebró la pata. Él se bajó del caballo, y tomó una botija de aceite y ungió al caballo con aceite, lo montó y se fue cabalgando. ¡El mismo Fuego ardiendo allí!
198Pero Ud. lo ha llevado hasta el punto de convertirlo en una forma ritualista de algo, y el Espíritu Santo sigue adelante. Correcto. Eso es correcto.
199Y en la iglesia metodista: "Algo anda mal con ellos", en su libro dice: "Ellos tienen esa sacudida". Y ellos empezaban a caminar, y se sacudían y brincaban y se comportaban de esa manera, en sus reuniones de carpa y cosas, los metodistas. Pues, hermano, si Juan Wesley pudiese presentarse en la escena, él se avergonzaría mucho de Uds., él los negaría a Uds.; a menos que les diera una buena paliza con el Evangelio que él predicó.
200No hace mucho, yo estuve junto al santuario donde soltaron aquellos perros aquel día que estaba predicando el nuevo nacimiento, y así por el estilo. Y la iglesia superior de Inglaterra soltó los perros contra él. Y él dijo: "El sol no caerá tres veces sobre tu cabeza, hasta que él me llame para que ore por él". Y así fue; y murió. Eso es correcto. Seguro.
201Eso es lo que necesitamos hoy. Necesitamos esa clase de metodista. Necesitamos otro bautista como Juan Smith, que se quedaba en el cuarto y agonizaba con Dios, y oraba toda lo noche, de tal manera que los ojos se le hinchaban tanto, y en la mañana, su esposa tenía que guiarlo a la mesa para comer.
202¡Oh! ¿qué hacemos nosotros hoy? Nos paramos allá en la esquina, con un cigarrillo en la boca; y siendo diácono en la iglesia, y vamos y actuamos; vamos al cine, y miramos la televisión toda la noche; y no vamos a la iglesia; fumamos, tomamos, apostamos, y vamos a las carreras de caballo, y nos llamamos bautistas. ¡Pura bobería!
203Lo que necesitamos hoy es otro avivamiento, chapado a la antigua, enviado por Dios, del Espíritu Santo. Amén. No es mi intención... No estoy tratando de hacer que se emocionen. Sé que Uds. no están emocionados, pero hermano, esa es la verdad. Estoy tratando de hacer que lo entiendan. Es la verdad. Es lo que necesitamos. Muy bien.
204Ahora, eso es la Biblia. Eso es lo que dijo el Espíritu, ¿ven? "Los candeleros". Muy bien. Ahora el versículo 13. Y en medio de los siete candeleros de oro, a uno semejante al Hijo del Hombre...
205¿Qué? Uno semejante a Él. ¿Quién era Éste? Su Novia. Uno semejante a Él. Observen cómo era. ... vestido de una ropa que llegaba hasta los pies...
206La santidad de Jesucristo cubriéndola. "Nos ha lavado de nuestros pecados, con Su propia Sangre". Muy bien. …Ceñido por el pecho, (no un hombre; una mujer) con un cinto de oro (¡El Evangelio que mantuvo el poder y la gloria de Dios sobre el Cuerpo de Cristo!)
207¡Oh, qué cuadro más hermoso tenemos aquí bajo consideración! Miren esto. ...Hasta los pies, y ceñido por el pecho con un cinto de oro. Su cabeza y sus cabellos eran blancos como blanca lana, como nieve (Lo blanco habla de justicia, santidad); y sus ojos... como llamas de fuego; (¡Mira completamente a través de nosotros!)
208No traten de esconderse de Él. Él sabe quién es Ud., dónde está, y lo que ha hecho. Sí, señor. Él lo ve todo. ¡Oh, Dios...!
209Sólo nos quedan unos minutos, para llegar a esta otra edad de la iglesia, si podemos. Noten. Y su pies semejantes al bronce bruñido,...
210El bronce siempre es "juicio", Uds. saben; el altar de bronce, y la serpiente de bronce, y así por el estilo. El bronce habla de juicio. Sus pies, entonces, la Iglesia de Jesucristo está sentada sobre el juicio Divino. Cristo muriendo en nuestro lugar, el Justo pagando nuestro juicio allá arriba, en... delante de Dios, y murió allí como un pecador en la cruz, y Su alma descendió al infierno. Y Dios, no permitiendo que Su Santo viera corrupción, lo levantó al tercer día, para nuestra justificación; Quien está sentado a Su diestra ahora, un Sumo Sacerdote que puede compadecerse de nuestras debilidades; Quien regresará de igual manera así como se fue al Cielo, para recibir una Iglesia gloriosa que se ha aparejado, que ha sido lavada en la Sangre y ha nacido por segunda vez. ¡Qué tremenda visión! Amén. Muy bien. "Semejantes al bronce bruñido, o, vigilen ahora, "y Sus... y...". Y sus pies eran semejantes al… bronce bruñido, refulgente como en un horno (es decir, toda la escoria ha sido quitada); y su voz... estruendo de muchas aguas.
211Observen, ahora es la Iglesia hablándole a Él, "aguas". Apocalipsis 17:15, dice que: "Aguas significan densidad y multitudes de gente". Ahora: "Su voz", o este Ser que estaba parado allí con este aspecto, Cristo en Su Iglesia, como la Novia y Cristo son uno, como marido y mujer son uno; la Iglesia y Cristo siendo moldeados en una Persona, el mismo Espíritu Santo.
212Y las cosas que Cristo hizo, también las hace la Iglesia. ¿Lo ven Uds.? Esa iglesia tan hermosa ahí en santidad, en Poder, en majestad, viendo visiones, señales, maravillas. Todo, exactamente como Él lo hizo, aquí está en la tierra; dándole toda la alabanza a Dios, diciendo: "Yo no puedo hacer nada a menos que el Padre Me lo muestre; mas Él me mostró, y aquí está". Y ellos vienen a ver estas cosas empezar a acontecer.
213Ahora, Cristo, moldeado en uno: "Y la voz de muchas aguas, muchos pueblos". No sólo uno; era toda la Iglesia, las Siete Iglesias moldeadas juntas en un gran Cuerpo rescatado por el Señor. Los metodistas, los bautistas, los presbiterianos, todos los que han nacido de nuevo con el Espíritu Santo, que hablan con el Poder de Dios, ése es el Cuerpo. Ese es el Cuerpo. Tenía en su diestra...
214"Diestra". Todo en la Biblia tiene un significado. ¿Ven? ...en su diestra siete estrellas (ahora Él es un Rey): de su boca salía una espada aguda de dos filos; y su rostro era como el sol cuando reblandece en su fuerza.
215Ahora: "De Su boca sale una espada de dos filos", de la boca de Este que está parado allí, Cristo y la Iglesia como uno.
216"En Su mano tenía siete estrellas". Y Uds. verán en unos momentos; quiero llegar a ello, dejaré que la Biblia diga lo que era. Eran los siete ministros, un ministro para cada edad de estas siete edades de la Iglesia, ahora viene y los sostiene en Su diestra. Amén. Ahí está Él. Había siete ángeles, siete mensajeros, uno para cada iglesia. ¿Lo captan?
217Allí está Él parado: "Y de Su boca sale una Espada de dos filos". ¿Cuál es la espada de dos filos? Hebreos capítulo 4 dice: "La Palabra de Dios es más cortante, más eficaz que toda espada de dos filos, que penetra hasta al tuétano del hueso y discierne los pensamientos de la mente". Muy bien. Cuando le vi, caí sobre mis... caí como muerto a sus pies. Y él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; Y el que vivo, y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos, amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte. (Ése es Jesús. Ahora vigilen). Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de estas; (muy bien). El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, son... mano... y de los siete candeleros de oro; Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias…
218¡Oh! Retengan eso. "Los siete ángeles son los siete ministros de las siete iglesias". Había una iglesia del líder de Efeso. Ahora, si Dios lo permitiera, y siguiéramos adelante con esto, y no tomáramos La Marca De La Bestia, yo puedo mostrarles cada uno de ellos, hasta esta última edad, cuáles eran, mostrarles la iglesia de Filadelfia, quiénes eran los metodistas, Juan Wesley; mostrarles la iglesia de Tiatira, inmediatamente después de Pérgamo; el cual era Martín Lutero, y continuar por la edad, y mostrar cada uno de ellos que vinieron y trajeron el mensaje, establecieron el mensaje en la tierra.
219Y siguiendo hasta el último Mensaje, hoy, eso es correcto, donde Dios envió un ángel del cielo, vindicó Su siervo, y envió un Mensaje para todos. Esto no será una iglesia. No será una organización en estos últimos días. Porque Dios ha puesto a la organización en el anaquel, y todos Uds. están conscientes de eso. Y esperen hasta que terminemos mañana por la noche, acerca de La Marca De La Bestia, y verán en dónde está su iglesia, ¿ven?, y su organización. Ahora vean las iglesias. ... y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias. (Son las iglesias).
220Y "las estrellas", lo cual, Él sostiene cada estrella. Ahora, miren. ¿Pudiéramos detenernos sólo por un momento? Sé que me quedan como doce minutos aquí, y quiero llegar a este capítulo aquí mismo, y leerlo todo, si no hago nada más. Quiero que vean esto. Una estrella era el ministro, y un ministro ungido con un Espíritu de lo Alto.
221¿Se da cuenta que Ud. representa una estrella en el Cielo, y que cada estrella en el Cielo lo representa a Ud.? ¿Sabía Ud. que Dios le dijo a Abraham que su descendencia sería como las estrellas del Cielo? Primeramente ellos eran el polvo de la tierra, y luego en la resurrección eran las estrellas del Cielo, innumerables. ¿Se dio Ud. cuenta de eso?
222¿Sabía Ud. que Jesús era la Estrella Resplandeciente de la Mañana, la más grande de todas las estrellas del Cielo? ¡Oh, Aleluya! Cuando pienso en eso, mi alma salta de alegría. ¡Allí está Él! Allí en Su semejanza, algún día estaremos sentados en Su presencia, aleluya, cuando las cosas de este mundo hayan pasado.
223Pero, escuchen, me viene otra Escritura. Daniel dijo... Cuando él dijo: "Cierra..."
224"Cuando él vio a este Ángel descender, con un arco iris sobre Su cabeza, y puso un pie sobre la tierra, y uno sobre el mar; y levantó Sus manos, y juró por el que vive por los siglos de los siglos. Cuando esas siete voces emitieron sus... Los Siete Truenos emitieron sus voces". Él dijo: "Séllalo; no será conocido hasta el último día". Él dijo: "Pero en el tiempo en que este misterio de Dios sea consumado, cuando éstos serán revelados a la Iglesia; y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que el tiempo no sería más".
225Escuchen lo que Él dijo allá en aquel entonces. Él dijo: "Anda, Daniel, y cierra el libro". ¿Ven? "Porque tú reposarás, y te levantarás en los últimos días, para recibir tu heredad. Pero muchos de aquéllos que enseñan la justicia a la multitud brillarán más que las estrellas a perpetua eternidad".
226Allí lo tienen: "estrellas", esos siete ministros. Siete ministros, a través de siete edades de la Iglesia, (lo cual consiste de dos mil años).
227Desde los primeros dos mil años, la destrucción antidiluviana; los segundos dos mil años, la primera venida de Cristo; los terceros dos mil años, el sexto, es la Segunda Venida de Cristo; y el Milenio, y el fin, el reposo del séptimo día.
228"A la iglesia..." Oh, ¿serán pacientes conmigo sólo unos minutos más? [La congregación dice: "Sí".--Ed.] No quiero agotarlos, pero voy a leer rápido. "Al ángel..." Ahora, observen, Él está dirigiendo esto directamente ahora. E iremos a Pérgamo y tomaremos la última parte de eso... Quise decir, a la de Laodicea, y luego terminaremos. Mañana en la noche continuaremos desde aquí, sobre La Marca De La Bestia. Al ángel de la iglesia de Efeso... (La primera)
229Ahora, observen, cuando Cristo estaba parado con Sus manos extendidas. Aquí hay una cosita que no quisiera omitirles. Escúchenlo. Obsérvenlo. Él está parado en medio, es decir en el medio, de los Siete Candeleros de Oro.
230Ahora, si yo estuviese parado aquí, y los candeleros formaran un arco, aquí en ésta mano mía es donde yo lo tengo, y aquí hay otro, en la señal de la cruz, porque fue a través de la cruz que trajo a la Iglesia.
231Aquí Él está parado; y hay un arco iris sobre Su cabeza, como un pacto. "Yo he hecho Mi pacto con la Iglesia, por medio de Abraham, a través de su Simiente, todos los que son llamados".
232Mi hermano, al recibir a Cristo la otra noche dijo: "Nunca me empujes, Bill". Dijo: "Cuando Dios me hable..." Yo le dije: "No puedes venir hasta que Él te llame".
233"Ninguno puede venir a Mí a menos que Mi Padre lo llame". Si alguien hace otra cosa, lo trae a Ud. a la fuerza, eso es otra persona. Pero cuando Dios le hable, Ud. vendrá, ¿ve? Eso es correcto. Parado allí... "Ninguno puede venir a Mí si Mi Padre no le trajere".
234Allí está Él parado: "su aspecto era semejante a piedra de jaspe y de cornalina, el primero y el postrero", Benjamín y Rubén, todos los doce patriarcas. ¡Y cómo es que la Biblia, empalma todita perfectamente de esa manera, todo es perfecto! Noten mientras que Él está parado ahí, su aspecto, miren lo que sucede. Él dijo que Él era: "el Alfa y la Omega". Él era "el Principio y el Fin. El que Era, que Es, y que ha de venir". Ahora, Él tenía en Su diestra las siete estrellas.
235Ahora, Él comenzó aquí en Efeso, y Él empieza a encender el candelero. Él lo encendió allí. Luego nos damos cuenta que en la próxima edad empieza a opacarse; en la próxima edad se opaca un poco más; hasta la cuarta edad, los 1500 años de edades de oscurantismo. Y como en el año 500, 1500, por ahí, empezó a ponerse tan oscuro que llegaron muy arriba, y casi se apagó.
236Y, noten, en cada una de esas edades de la iglesia, Él dijo: "No has negado Mi Nombre. No has negado Mi Nombre. No has negado Mi Nombre". Pero cuando Él sale al otro lado de las edades del oscurantismo, dijo: "Tienes un nombre, dijiste que 'vives', y estás muerta". Ella se había organizado. Había tomado otro nombre falso.
237Vigilen, mañana por la noche, lo que es el anticristo. Él tiene un bautismo falso, haciéndolo creer a Ud. que es el bautismo del Espíritu Santo. Él tiene un falso bautismo en agua, sí, señor, el cual ni siquiera es escritural. Él tiene todas esas cosas, apenas lo suficiente para personificar, para ser astuto y engañoso.
238Observen de dónde sale eso. Ahí mismo es donde comenzó; allí mismo; y sale aquí en este otro lado acá. Entonces Él dijo: "Tú tienes solamente un poco de luz", Lutero.
239Luego vino Wesley, y cómo fue en su edad. Comenzó a aclararse.
240Luego, entre aquella edad y la última edad, Él colocó una puerta abierta. Él puso una puerta abierta para los que quisieran entrar. Luego Él dijo: "Ella se desvió y entró en una condición tibia". Y Él la vomitó de Su boca. Tomó al remanente, y la resurrección vino, y Él se fue con ello. Eso es correcto.
241Ahí está Él, parado en los Siete Candeleros. Ahora: Escribe al ángel de la iglesia en Efeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:
242"Yo conozco tus obras". Recuerden, ellas no son olvidadas. Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos...
243Y nosotros soportamos cualquier cosa que sea perversa, y la llamamos religión. "Oh, pues ellos van... Nosotros asistimos a la iglesia. Somos tan buenos como los demás". Se quedan en casa los miércoles en la noche y miran la televisión: el mero abismo del infierno. Eso es correcto. Y de allí van directo al autocine para presenciar las películas. Hace demasiado calor para ir a la iglesia; y aun el predicador cierra las puertas en pleno verano. Ud. dice: "Hace demasiado calor para ir a la iglesia". No sería demasiado malo, el ir al infierno, hermano. Un día de estos Ud. irá donde hace más calor que eso. Más vale que escuche.
244¿Cómo pudiera Ud.? Hermano, Ud. no podría hacer que una paloma se comiese un caballo muerto, si tuviera que hacerlo. Ella no podría hacerlo. Su naturaleza es diferente. La paloma no tiene hiel. Ella no puede digerir eso.
245Y el hombre que ha nacido de nuevo, del Espíritu de Dios, no puede comer esas cosas. No puede tolerarlo. Eso está fuera de su mente. Él no puede hacerlo. No puede. 246 Uds. lo saben. Pájaros del mismo plumaje se juntan. Y, hoy, el mundo y la iglesia se parecen tanto, que uno... Hablan igual, beben igual, fuman igual, dicen groserías igual, se visten igual, se portan igual. Y uno no puede distinguir el uno del otro, y sin embargo se supone que Ud. está sellado por el Espíritu Santo.
247Eso es bastante fuerte, hermano, pero, le digo, le dará vida a Ud.
248En cierta ocasión, hubo un individuo fue a un grupo de predicadores, donde ellos tenían un seminario, que se llamaba la escuela de los profetas. Y uno de ellos dijo: "Monten la olla grande. Vamos a comer algo". Dijo: "Elías vino, un varón que realmente tiene una doble porción".
249Así que uno de ellos fue a recoger algunos guisantes, y consiguió una faldada de calabazas silvestres y las echó en la olla, y comenzó a hervirlas. Bueno, comenzaron a comerlas y dijeron: "Hay muerte en la olla". Más o menos así cocinan también algunos de estos seminarios. Eso es correcto. Dijeron: "Hay muerte en la olla".
250Elías dijo: "Espérense un momento, nosotros podemos arreglar eso". Él fue y buscó un puñado de harina, la echó allí dentro, y eso cambió las cosas. Harina, la ofrenda de harina: "Jesucristo el mismo ayer, hoy, y por los siglos", molido igual, para la ofrenda de harina, y eso marcó la diferencia. ...no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser predicadores, o apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos.
251Eso es lo que Él dijo; no fui yo. Yo simplemente lo estoy citando a Él. Pero ¿saben Uds. lo que Dios requiere? Dios requiere el bautismo del Espíritu Santo, o Ud. está perdido.
252Y un hombre que sale aquí con un par de D.D.D, y L.D., Y Ph.D., y un título de Licenciado, y todo lo demás detrás de eso, y a veces no saben completamente nada acerca de Dios. Eso es verdad. Hermano, eso no significa nada. Pero todo el mundo dice: "Pero, nuestro ministro es Doctor en Divinidad". ¡Oh, misericordia! Eso no tiene más nada que ver con Dios que tomarse un trago de agua; para nada. Eso es correcto. A Dios no le importa cuántos grados en Ph. D., o D.D., y Uds. saben lo que la Biblia le llama... Ahora, esto no es un chiste, porque yo no creo en contarlos. Pero la Biblia le llama D.D.: "dead dog" [O sea "perro muerto" en español-Trad.] Eso es exactamente lo que la Biblia dijo que era: "perro muerto". Muy bien, dijo: "Ellos no pueden ladrar". Así que, entonces, muy bien. Y has sufrido, y has tenido paciencia, por amor a mi nombre...
253Oh, quiero remachar bien eso, porque Uds. lo van a ver en unas cuantas noches, Dios mediante. ...haz trabajado arduamente… y no haz desmayado.
254"Tú te quedaste exactamente con ello". Muy bien. Noten. Pero tengo contra ti...
255Ahora, aquí es donde tengo que quedarme, por un momento, hasta que llegue a esto acá arriba para que podamos captarlo mañana en la noche. ... tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.
256¿Qué sucede en el Tabernáculo? Un hombre debería poder decir, cuando Ud. se encuentra con un hombre, es... Sus experiencias cristianas, ¿cuándo fue lo más estimado para Ud.? Ud. debería poder decir: "¡En este momento!".
257"Bueno, mi mejor experiencia fue allá cuando por primera vez vine y recibí el bautismo del Espíritu Santo".
258Sólo diga: "Oh, hermano, Ud. ha caído de la gracia". Eso es correcto. Miren: "Has dejado tu primer amor", mostrando que tuvieron algo en un principio, y lo han dejado.
259"No es el que comienza; sino el que permaneciere hasta el fin, éste será salvo". "No todo el que dijere: 'Señor, Señor', sino el que hiciere la voluntad de Mi Padre". ¡Oh! Permítanme dejar que eso penetre por unos minutos. De todas maneras, yo he estado hablando rápido en esta noche, así que dejemos que eso penetre por unos momentos. ¿Ven? "El que hiciere la voluntad de Mi Padre". "El que permaneciere hasta el fin. ¡El que permaneciere!".
260Si alguien dijere: "Yo creo que aquél tipo es un hipócrita".
261"Bueno, si Ud. piensa eso de mí, me voy de la iglesia. No tendré más nada que ver con ella". Muy bien, allí lo tienen. ¿Ven? Eso muestra de qué está hecho Ud. Pero si Ud. es trigo en un principio, será trigo en el fin. Ud. simplemente no se quedó suficiente tiempo aquí. Ud. nunca arregló la cosa. Eso es correcto. Recuerda, por tanto, de dónde has caído...
262Regrese y recuerde cuando solía tener la experiencia, en que no hablaba de nadie. Si algo sucedía en la iglesia, Ud. no se sentaba allá en los escalones de su vecino y hablaba de la iglesia, y hablaba de todos los demás, perdía el control y se iba a unirse a otra iglesia. No, Ud. se quedaba ahí, oraba pacientemente hasta hacer contacto, y Dios resolvía la situación. ¿Ven? Recuerda... de dónde has caído, y arrepiéntete...
263Uds. saben lo que significa "arrepiéntete", ¿verdad? ... y has las primeras obras;...
264Regrese y recobre su primera experiencia. Haga las cosas que hacía al principio. En otras palabras: "Vaya al altar y enmiéndese con Dios". Eso es correcto. Has tus primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido.
265Ajá. "Si no te arrepientes, tendrás una iglesia arruinada y hecha pedazos, si no te hubieres arrepentido".
266"Pero tienes esto..." Oh, ahora llegamos al asunto. Asegúrense bien. Escuchen atentamente. Mantengan puesto su chaleco eclesiástico, y bajen el paraguas. Escuchen. Porque... Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco.
267"Aborreces las obras de un Nicolaíta". Ahora observen. Lo que en Efeso era "obras", en la próxima edad de la iglesia era una "doctrina". Mañana en la noche veremos eso: "Los nicolaítas". El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.
268Ahora, el versículo siguiente empieza con la Iglesia de Esmirna.
269Ahora bien, "Nicolaíta", allí es donde vamos a comenzar mañana en la noche, tomado de Apocalipsis 13. El sacerdocio Nicolaíta, cómo es que empezó allí mismo en Efeso. Y allí es donde esa edad de la iglesia falló, en sus 300 años de existencia. Antes que saliera de la existencia, los Nicolaítas comenzaron a dar inicio a una doctrina, un sacerdocio de hermanos.
270Y luego, primeramente vino de Nicolás, el cual fue uno de los apo-... uno de los... y él... En Hechos capítulo 6 versículo 5, creo, donde él fue y escogieron a los diáconos. Y ellos tomaron a éste, el cual era Nicolás ahí, y de ahí empezaron y le nombraron el Nicolaíta, y empezaron a organizar un sacerdocio. Y de allí llegó a ser "obras", lo que ellos hacían, diciendo esto de las confesiones y así por el estilo. Y luego se convirtió en una "doctrina" acá, y se fue a Babilonia. Y terminó aquí, en el tiempo final, con todo el Cristianismo envuelto alrededor de eso; sólo se salvará un pequeño remanente de eso. Vigilen y vean lo que es, mañana en la noche, si Dios lo permite.
271¡Oh, mi querido hermano, mi querida hermana! A Él quien es poderoso para guardarles sin caída, a Él quien puede mantener su corazón en gracia, que Él derrame Sus bendiciones sobre Ud. Que nunca olvide que estamos viviendo en los últimos días de la última edad de la iglesia, donde fue predicho que sería una edad de la iglesia tibia, completamente indiferente al respecto. ¡Y dejen de ser indiferentes! Vengan a Cristo de verdad, con todo su corazón.
272No voy a decirles a qué iglesia unirse. Eso no tiene... Dios nunca le preguntará eso a Ud. en el Juicio. No, señor. A Él no le importa a qué iglesia Ud. pertenezca.
273Él lo quiere a Ud.; es al individuo. Y Ud. tiene que nacer de nuevo y recibir el bautismo del Espíritu Santo, o está perdido. ¿Lo ven? Ud. simplemente está jugando a la iglesia, solamente está personificando, hasta que realmente tenga una experiencia de nacer de nuevo.
274Y, ahora, Aquél que se paró allí, y los Siete Candeleros de Oro, a través de las Siete Edades de la Iglesia; y el mismo Espíritu Santo que encendió a la Iglesia allá. La enciende acá.
275Ahora, han habido personificadores en esa iglesia, y los Nicolaítas ahí, y por todas las edades de la iglesia, personificadores, hasta que llega aquí, hasta tener una enorme conglomeración de organización. Y Dios echa fuera la cosa entera, y se lleva a un remanente de personas a la Gloria.
276Que el Señor les bendiga. Esto es algo duro, amigos, pero es bueno. Le ayudará y le guardará de caer. Ahora, no vaya por ahí diciendo: "El Hermano Branham habló mal de mi iglesia". Esto no fue dirigido a ninguna iglesia. Solamente fue dirigido a Ud., como individuo. Yo no...
277Si Ud. pertenece a la Iglesia bautista, entonces sea un verdadero bautista lleno del Espíritu Santo. Si Ud. pertenece a la iglesia metodista, sea un verdadero metodista lleno del Espíritu Santo, o lo que sea. Y Ud. no será una vergüenza, sino una honra para cualquier iglesia, o para cualquier vecindario, para la gloria de Dios. Que el Señor les bendiga ahora, mientras nos ponemos de pie, por favor
278Querido Maestro de Vida, después de leer Tu Palabra, nos paramos con admiración. Sabiendo que algún día esta lectura de esta noche será... La escucharemos en la grabación de la cinta, por así decirlo, en el Día del Juicio. ¿Qué vamos a hacer al respecto? Al ver que estamos viviendo en esta última edad, tinieblas por todas partes, ¡qué tiempo más tremendo! Al ver la Venida del Señor, las señales apareciendo, "grandes oleadas rugiendo; los corazones de los hombres desfalleciendo; temor, tiempo confuso; angustia entre las naciones".
279Muchos dicen: "Oh, yo he oído eso por años". Mas ¿no dijeron las Escrituras que ellos dirían que: "No hay diferencia en el tiempo que cuando nuestros padres durmieron?" Sin saber que estamos exactamente al borde. Él pudiera venir antes del amanecer.
280Y, Padre, en qué día o qué hora, no sabemos; en que estos hilos quebradizos de la vida sobre los cuales andamos se romperán debajo de nosotros. Nuestras pobres almas colgarán allá en la balanza, sobre la Palabra de Dios, y nuestras actitudes de lo que hemos oído y leído.
281Nos conviene, Señor, detenernos ahora y examinarnos. Y mientras que hombres y mujeres, muchachos o muchachas, parados en esta pequeña audiencia, en esta noche, cuerdos y en sus cabales, que ellos puedan pensar profundamente ahora mismo. Y si ellos todavía no han nacido de nuevo, que se propongan ahora mismo en su corazón: "No comeré ni beberé hasta que Tú me llenes del mismo maná con el cual Tú los llenaste a ellos en el Día de Pentecostés. Hasta que el mundo llegue a estar muerto, y todo sea secundario excepto Tú, mi Señor, y el amor hacia todo lo demás se desvanezca. Pero quita de mí todo el amor hacia el mundo, y permíteme desde este día ser completamente Tuyo". Concédelo, Señor.
282Sé con el pueblo mientras que se van a sus hogares. Acuérdate de los necesitados, oh Dios, los pobres en nuestra tierra, los pobres en espíritu, aquellos que están hambrientos.
283Dios, levanta ministros, en todas partes. Llénalos con el Espíritu Santo, y envíalos a predicar, Señor, como carbones encendidos. No sabemos a qué hora... Solamente pasamos una vez por este camino. Solamente somos mortales una vez, y gracias a Dios por eso. Pero, en la otra vida, no predicaremos el Evangelio en la otra vida que vendrá; sino que nos regocijaremos en el Evangelio, con aquellos de las edades que Lo aceptaron; con el Capitán en Jefe, Nuestro Señor Jesús, Quien es todo digno, y toda alabanza sea para Él por los siglos de los siglos. Amén.
284Dios les bendiga. Dense vuelta y estréchense la mano el uno al otro, mientras que cantamos Bendito Sea El Lazo Que Une. Si Ud... Bendito sea el lazo que une Nuestros corazones en amor Cristiano; El compañerismo de mentes semejantes Es como el de lo Alto. Ante el trono de Nuestro Padre.
285Ahora, estréchense las manos los unos a los otros. Apenas faltan diez minutos, porque las luces ya están en relevo. Todos estréchense las manos, váyanse a casa, regocíjense, y regresen mañana en la noche. Dios mediante, empezaremos el servicio exactamente a las siete y media. ¡Qué maravilloso!