Photo

~ ISRAEL EN EGIPTO ~
1El pequeño tabernáculo... Y he regresado muchas veces, una hora o dos, o quizá estar aquí para un servicio. Esta es la primera vez que regreso, o en cualquier lado, para tratar de tener un avivamiento. Estamos comenzando en esta noche. En mi opinión, un avivamiento no consiste en, bueno, traer nuevos miembros a la iglesia. Un avivamiento no consiste en un montón de conversiones, aunque esas cosas van juntas con un avivamiento. Pero un avivamiento es “reanimar lo que ya se tiene”, simplemente reanimarlos.
2Y ahora yo… Aquí tenemos a un pastor muy maravilloso, el Hermano Neville, quien está sentado en el asiento aquí enfrente, está un poco ronco en esta noche por causa de un resfriado.
3Voy hacer que esto se entienda bien. Yo solía ser, cuando yo estaba aquí, yo era el pastor, el director de cantos, yo recogía las ofrendas, pagaba las deudas, yo era el conserje y el carpintero, yo limpiaba las cenizas de la estufa, y hacía todo lo que había que hacerse, a parte de eso trabajaba en la Compañía de Servicios Públicos. Estuve aquí diecisiete años, haciendo eso. Y me siento muy feliz por esta pequeña estructura en esta noche. Y ciertamente es como un lugar de nacimiento para mí. No es algo muy esmerado, ni tan gigantesco; pero es casa, y me siento muy cómodo. Y me siento muy feliz por eso.
4Y ahora, nuestros servicios van a consistir quizá… Hemos anunciado que serán por cinco noches, hasta el domingo en la noche. Y vamos a estar trayendo una enseñanza de las Escrituras. Ahora, esta enseñanza no consistirá de otra cosa sino de la Biblia. Ahora, en el servicio… Ahora, quiero hacerlo muy claro en un principio, para que tengamos un verdadero respaldo. Queremos eso primero, y veremos las reglas y los reglamentos, y todo lo que hagamos, de manera que antes de que oremos y empecemos los servicios…
5Y ahora, si el Señor lo permite, tengo pensado de hablar en esta noche sobre “La iglesia”, y las cinco noches sobre la Iglesia. La primera noche, que es hoy, será: “Israel En Egipto”. Y mañana en la noche, si el Señor lo permite, es: “En El Mar Rojo”. Y luego la noche siguiente: “Ante La Serpiente De Bronce”. Luego el sábado en la noche: “En Cades Barnea”. Y el domingo en la noche, queremos llevarlos a: “En La Patria”. Y todas esas son enseñanzas escriturales. Y traigan su Biblia porque iremos de escritura en escritura.
6Han estado llegando muchas llamadas para orar por los enfermos y demás. Pero yo como que me he alejado de eso. Estoy tratando de mantener mi mente estrictamente en la enseñanza Bíblica. Y ahora, yo no sé qué hará el Señor. Estamos esperando el llamado para ultramar, para ir a ultramar. Pensé que este era un tiempo maravilloso. Quizá para ese entonces, tal vez el Hermano Neville ya se sienta mejor y pueda continuar desde allí, y quizá siga adelante en este avivamiento. A mí me gustaría ver que continuara a través de la Pascua. Y me gustaría tener un gran bautismo aquí en la mañana de la Resurrección. ¿No sería eso maravilloso, que sea un tiempo para que un gran número sea bautizado? Yo creo que aquí hay algunos jóvenes que van a ser bautizados.
7Y ahora mientras estoy en esto de los jóvenes. Ahora, tenemos unos cuantos visitantes. Me supongo que no estoy familiarizado con quién viene aquí y quién no. No sé la... [Espacio en blanco en la cinta—Ed.]
8Capítulo 12, para comenzar, y Uds. que tienen lápices y papel… Tenemos unas Biblias extras por si alguien desea seguir algunas Escrituras y quisiera una. Uno de los ancianos estará contento de traérsela ahora mismo, si Ud. levanta la mano. Tenemos cinco o seis Biblias aquí. Las otras son sólo Nuevos Testamentos, hermano, y voy a estar en el Antiguo Testamento la mayor parte en esta noche.
9En el estudio de las Escrituras, he sido acusado de que hago mucha tipología. Lo cual la tipología es “tipificar el Antiguo con el Nuevo”. Les diré por qué hago eso. Es por causa de esto:
10Quizás a veces por las grandes palabras que los eruditos y demás tratan de darle a la Biblia en sus términos o pronunciación... Para mí, yo estoy satisfecho en tomar la King James. [Versión de la Biblia en Inglés—Ed.] Ha resistido las tormentas más tiempo que cualquiera otra traducción, y yo la creo de esa manera.
11Y creo que todas las Escrituras enseñan que todo el Antiguo Testamento era una sombra de las cosas venideras. Por lo tanto, si yo voy hacia ésa pared, y mi sombra está allí delante de mí, declarará algo semejante a mí cuando yo llegue allí. Mostraría si yo fuera un animal cuadrúpedo, o si fuera un ave, o lo que fuera; la sombra lo declarará.
12Y el Antiguo Testamento fue una sombra o un tipo del Nuevo Testamento. Todo el Antiguo Testamento apuntó hacia el Calvario. Yo creo, con la ayuda del Espíritu Santo que a través de las semanas venideras (No sé por cuanto tiempo), pero puedo probar que cada capítulo del Antiguo Testamento hablaba de Jesucristo, y todo fue cumplido en Él. Y nosotros estamos completos en Él. Cuán sencillo lo ha hecho Dios. En Cristo estamos completos.
13Ahora, el hombre siempre ha intentado salvarse a sí mismo, y hacer diferentes cosas para hacerlo, pero nunca ha sido en el Nuevo Testamento por ningunas obras propias; es “Por gracia sois salvos, por medio de la fe”. Esa es la única cosa que puede salvarle: La gracia.
14Ahora, yo hice que levantaran las manos hace un rato, no sabiendo quiénes son miembros de aquí de esta iglesia, y quiénes no, para ver cómo se igualaba eso con el Cristianismo. Y parece ser que el noventa y nueve por ciento de Uds. son cristianos aquí en esta noche. Y espero que los demás lo sean ahora.
15Ahora, el libro de Génesis es el capítulo simiente de la Biblia. Ese es el principio. La palabra Génesis significa “el principio”.
16Y ahora, mañana en la noche, tenemos que ir a Éxodo para sacar a los hijos. Y la palabra “Éxodo” viene de la palabra: “sacar fuera, salir”. Los hijos de Israel fueron sacados en un éxodo. En su éxodo ellos salieron de Egipto para entrar a la tierra prometida que Dios les había dado.
17Ahora, para formar correctamente el cuadro de la iglesia de entonces, y tipificarlo con el día de hoy, uno tiene que regresar a la simiente para traerlo al Éxodo, antes de que se pueda tener el éxodo. Ahora, ahora uno... O, traerlo a un lugar donde uno pueda ver en dónde está la iglesia, y cómo es que ellos se establecieron en Egipto, y entonces Uds. verán cómo los sacó Dios. Y entonces durante el resto de la semana, iremos directamente a las Escrituras. Y en esta noche queremos usar muchas, muchas escrituras, si el Señor lo permite, sobre la enseñanza.
18Ahora, lo primero que queremos averiguar es por qué... Esto ha sido la cosa más grande que yo he hallado entre los cristianos a través del mundo entero: ha sido un temor. Ellos siempre están temerosos. Y cuando una pequeña enfermedad los azota, ellos tienen miedo. Muchos, a veces me pregunto, y ahora estoy junto con Uds. Pero lo que estoy tratando de hacer en esta noche, y en esta semana que viene, es tratar de alejar ese temor por medio de la Palabra de Dios.
19Ahora, Uds. vendrían a mí y dirían: “Bueno, Hermano Branham, yo creo esto”. Ahora… “Yo creo aquello”.
20Solamente existe en el mundo una manera de probarlo. Ahora, yo no podría guiarme por la experiencia de otra persona, o por el ritual de su iglesia. Solamente hay una prueba verdadera de qué se trata todo eso, y es la Palabra de Dios. Ahora, si la Palabra de Dios dice una cierta cosa, entonces yo tengo que creer que esa es la verdad.
21Recientemente un ministro joven vino a mí, y me contó de una cierta situación, y dijo que había orado por eso. Y dijo que el Señor le reveló que sería de cierta manera. Yo lo miré por un momento y le dije: “Hermano, eso fue muy bonito”. Le dije: “Aprecio que el Señor haya hecho eso por Ud. Pero, déjeme decirle algo: eso es contrario”. Él dijo: “Bueno, la visión vino de Dios”. Yo le dije: “No podría serlo hermano, porque fue contrario a la Palabra”.
22Ahora, nosotros debemos probar todas las cosas por las Escrituras. No lo que... Si fuere contrario a mi fe, y aún así, la Escritura lo dice, la Escritura está correcta y yo estoy errado. ¿Ven? La Escritura siempre está correcta; y la única manera que Ud. puede hacer algo, es regresar a la Escritura. Ahora, ¿es verdad eso? Ahora, a mí me gustaría escucharles decir: “amén” cuando Uds. lo creen. ¿Ven Uds.? “Amén” significa: “así sea”. Ahora, nosotros no podemos...
23Alguien me estaba preguntando el otro día, bueno, hoy incluso, acerca de una cierta persona que era exitosa en una cierta cosa que ellos estaban haciendo. Y dijo: “Oh, Hermano Bill, el Señor debe estar en eso”. Yo dije: “Él no puede”. Dijo: “Oh, ellos están logrando que las almas sean salvas”.
24Yo le dije: “No puede ser. Porque, si fuera, sería contrario a Su Palabra. Y Dios no va a decir una cosa y luego decir otra. Él va decir una sola cosa todo el tiempo”. ¿Ven?, Dios no puede mentir. Dios es infalible, Su Palabras lo son. Para poder ser Dios, Él tiene que ser soberano. ¿Ven Uds.? Y Él tiene...
25Y ahora Uds. dicen: “Bueno, ¿no cree Ud. que si Dios hizo una cierta cosa aquí, aunque Su Palabra dice...?” Yo dije: “No, la Biblia dice, ‘El que le quite o le agregue a cualquier cosa que esté en este Libro, será quitado del Libro de la Vida’”.
26Así que, esa es la razón. Siempre por cualquier cosa, (no por experiencia, ni por cómo se mire) sino por lo que dice la Palabra de Dios. Ahora, en el Nuevo Testamento, Pablo dijo: “Si nosotros o un ángel del cielo viniera y enseñara cualquier otra cosa de lo que Uds. han oído”, eso es Gálatas 1:8, si desean anotarlo, “el tal sea anatema”.
27Por lo tanto, regresemos ahora y vayamos al principio y veamos cuán segura es esta Palabra. Ahora, tengan esto presente, y mientras escudriñemos esta Biblia, Uds. verán que los engranajes de las ruedas de Dios giran lentamente pero firme. Tal vez parezca como que está a un millón de millas de distancia, pero está girando y acercándose todo el tiempo, y uno de estos días estará aquí. Ahora, no importa qué... Sólo tomen cualquiera de los...
28Ojalá tuviéramos tiempo para tener un estudio Bíblico aquí como de seis u ocho meses, para tomar el Libro de Génesis y nunca salirnos de ahí. Y creo que dentro de las próximas tres o cuatro semanas de estudiar en Génesis, y ver cómo cada cosa de ello va acorde a través de la Biblia, cada palabra. Ahora, yo mismo ya llevo dos años, estudiando en Génesis, y aún estoy en mi segunda vuelta y ni aún he pasado la mitad de eso de nuevo. Sí, ha sucedido que he pasado semanas sólo en dos o tres versículos. Y uno se da cuenta que en esa simiente...
29Si Uds. quieren saber qué clase de cosecha van a tener, o qué es esto que está creciendo en el campo, regresen a darse cuenta qué semilla es. La semilla producirá exactamente lo que ella es. Producirá según su género. Un maíz dará un maíz; el abrojo un abrojo; el trigo un trigo. Sea lo que sea, producirá solamente lo que era la semilla.
30Y todas estas sectas y cosas que se levantan, y todas estas cosas e ismos hoy, por la gracia de Dios, cada una está escrito en Génesis, donde tuvo su inicio allá atrás, sólo que tiene otro nombre. Pero observen cómo obró el Espíritu en aquel día, y observen cómo está obrando hoy, y verán que es la mismísima cosa. Y, amigos, algunas de esas cosas son sorprendentes. Uds. se sorprenderán al saber que algunas de esas cosas están en las más altas esferas eclesiásticas.
31Ahora, miren ese espíritu, cómo se levantó allá en Caín, cómo vino bajando a través de Cam, y así a través de Nimrod, hasta Babilonia; salió de Babilonia, y siguió avanzando hasta llegar a los días de la venida de Jesús.
32Maestros, estudiantes bíblicos, y ellos fallaron en reconocer al Señor Jesucristo. Y allí estaban ellos parados, eruditos pulidos, hombres santos, justos, que conocían la Palabra, cada letra de Ella, y dónde estaba y cómo fue escrita, se la sabían de memoria de principio a fin, cada pergamino y todo eso, tenían que nacer en un cierto linaje de hombres, o un sacerdocio, para venir, o de una cierta tribu, para venir y ser un sacerdote.
33Eruditos pulidos, los estudiantes de seminario de hoy en día, serían un número atrasado al lado de uno de ellos, y aun así, fallaron en reconocer a Jesús. Y cuando Jesús vino, ellos eran hombre santos, y Jesús dijo: “Uds. son de vuestro padre el diablo”. Dijo: “Vosotros erráis, no conociendo el Poder de Dios, ni la Palabra de Dios”. ¿Pudieran Uds. imaginarse al Señor Jesucristo llamando a un erudito justo y santo, a un estudiante bíblico, un diablo? Pero así fue. Y ahora, si Uds. van allá atrás, se darán cuenta de dónde vino eso.
34Y, observen, hoy se está moviendo con una fuerza terrible por todos lados... Le conviene, mi hermano y hermana, considerar lo que Ud. está escuchando, y nunca subestime el poder de satanás para engañar. Nunca lo subestime. Él es tan sutil a más no poder. Y el espíritu anticristo no es el comunismo. No, el espíritu anticristo es tan parecido a lo genuino que engañará al mismo escogido si fuere posible. Jesús lo dijo en Mateo 24. Es un espíritu religioso.
35Oh, miren, Caín y Abel eran hermanos. El cuervo y la paloma estaban en la misma percha. Esaú y Jacob eran hermanos. Judas y Jesús estaban en la misma iglesia, uno era el predicador y otro el tesorero. ¿Se fijan?, siempre es el engañador... La mentira que satanás le dijo a Eva, era noventa por ciento verdad, noventa por ciento verdad. Y la mentira que Ud. puede decir…
36Cómo es que yo he escuchado a hombres sobrepasar piezas en la Escritura, sólo para que no... Eso lastima su teología. ¿Ven? Pero si esta parte está correcta, aquella parte está correcta. Pongámoslo junto y hagamos que encaje a través de toda la Biblia. Ahora, en el principio cuando Dios...
37No tenemos tiempo en esto, para regresar a eso, pero vamos a comenzar aquí en el inicio de la iglesia. Y eso fue cuando Dios... Ahora, la palabra “iglesia” significa “llamados fuera, el pueblo llamado fuera”. Y yo creo, que en cada denominación hoy bajo el cielo, tiene que haber personas buenas en cada una de ellas. Y creo que si Jesús viene, habrá un grupo llamado fuera. Y creo que nosotros estamos muy lejos de la venida del Señor. En lo que respecta a la iglesia, nuestras condiciones no son las condiciones para la venida del Señor. No podemos tener fe para sanidad Divina, menos para ser raptados. Tiene que haber algo que suceda.
38Pues, si alguien habla del rapto, ellos dicen: “¿De qué está Ud. hablando?” Algunas de esas personas son miembros de la iglesia. Si se les habla de sanidad Divina: “Yo no creo en eso”. Ellos no pueden ver. Dicen: “Bueno, yo creo que ellos los hipnotizaron”. Bueno, ¿cómo podría esa persona alguna vez irse en el rapto? ¿Cómo podría él resucitar de los muertos cuando no hay nada de qué resucitar? No hay nada allí para resucitarlo.
39Es simplemente una creencia manufacturada, algo psíquico, mental. Cuando Ud. dice: “Yo creo que Jesucristo es el Hijo de Dios”, eso está bien, pero hermano, si eso no procede del corazón, pues, es solamente mental. Y no puede venir del corazón hasta que el Espíritu Santo dé testimonio de eso. Jesús dijo que nadie... O la Biblia dice: “Ninguno puede decir que Jesús es el Cristo, sino por el Espíritu Santo”. Y Ud. no puede decirlo de Ud. mismo, el Espíritu Santo tiene que hablarlo desde Ud. Mire cuando Jesús...
40Cuando Pedro lo confesó: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Él dijo: “Bienaventurado eres, Simón hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino Mi Padre que está en los cielos. Y yo te digo que tú eres Pedro, y sobre esta Roca edificaré Mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”. ¿No es correcto eso? Así que ya ven Uds. en dónde estamos.
41Ahora, vamos a comenzar. En el principio, Dios bajó y sacó a Su pueblo… ¿Estoy hablando demasiado fuerte, Hermano Cox? ¿O no lo suficientemente fuerte? Un poquito fuerte. Lo siento yo... Esta cosa tiene una voz terrible, y me he acostumbrado a graneros grandes y auditorios, y a lugares al aire libre y cosas así, y creo que grito un poquito fuerte. No es mi intención estar gritándoles.
42Ahora, en Génesis, el capítulo 12, empezamos en nuestra primera noche. Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré. Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y en ti serán benditas todas las familias de la tierra.
43Abraham, viniendo de Babilonia, con su padre, hacia Sinar, el valle de Sinar, donde el alma de muchos viajaron después de la destrucción de Babilonia, o de la confusión que hubo... El padre de Abraham, los padres, trajeron a Abraham y a sus seres queridos hacia Sinar. Y toda esa tierra, entre toda esa gente, Dios halló favor con un--un hombre halló favor con Dios, mejor dicho.
44Ahora, quiero que noten que ese es el principio del Cristianismo, de la Iglesia. Y quiero que noten, que no fue porque Abraham era un buen hombre, sino porque Dios eligió y escogió a Abraham. No fue Abraham escogiendo a Dios; era Dios escogiendo a Abraham. ¿Pueden verlo? Y ahora observen. Ahora, como fue entonces, así es hoy. No es Ud. escogiendo a Dios; es Dios escogiéndolo a Ud.
45Ahora, esto tal vez sea muy fuerte, y yo quiero que Uds. noten. Inmediatamente después de la escogencia, elección, hay separación de todo lo demás, tan pronto como Él llama. Él elige, llama; entonces cuando Él llama, Él lo separa a Ud. de todo lo que cuelga sobre Ud. Eso prueba que no es una denominación. No es cuestión de que dos o tres personas se junten. Él espera eso de cada individuo. Amén. Es un asunto individual con cada persona.
46No es por que mi madre allí es salva, que yo soy salvo. Es porque Dios me escogió a mí en Cristo. Yo quiero que Uds. lo vean. No es Ud. escogiéndose a sí mismo, no es su elección, cuánto Ud. haya orado, o cuándo volteó una página nueva. Ud. no tuvo nada que ver con ello. Dios… ¡Oh, hermano!, cuando Ud. puede ver lo que es la Verdad… Ud. dice: “¿Quiere decir que yo no me volví al Señor?”. No, señor. Ud. no tenía forma alguna de volverse al Señor. Toda su naturaleza, toda su hechura estaba en contra de Dios. Dios lo llamó a Ud. Siempre ha sido de esa manera.
47En el huerto del Edén cuando el hombre pecó, al principio, fíjense en la naturaleza de un pecador: se esconde. Pero debería haber sido Adán llamando a Dios; era Adán escondiéndose, y Dios llamando a Adán. ¿Lo ven? Esa es la naturaleza de un pecador, esconderse, huir, meterse detrás de algo. Pero Dios llamando… ¡Oh, hermano! Gracia, sublime gracia, Dios llamando.
48Y ahora noten, Ud. dice: “Oh, eso fue Adán y Eva”. Siempre ha sido igual a través de la Biblia. Jesús dijo: “Nadie viene a Mí si el Padre no le trajere”. ¿Es correcto eso? Ahora, esa es la Palabra. Y así es como la queremos, la Palabra, entonces uno sabe en dónde está parado.
49¿Cuántos aquí son cristianos en esta noche, saben que Uds. son cristianos, que hay algo en Ud. que dice que Ud. es un cristiano? Muy bien. ¿Ven Uds.? Pues, Uds. deberían ser las personas más felices del mundo. Uds. simplemente deberían creer eso. Oh, eso es fácil, tomen la Palabra de Dios en cuanto a eso.
50Ahora, antes de que Ud. pueda convertirse en cristiano, Dios le llamó, no es que Ud. llamó a Dios; Dios le llamó a Ud. Ahora, Él llamó a Abraham, y él es el padre de todos nosotros, la fe. Fíjense en esto, Él dijo: “¡Abraham!”
51Ahora, es elección. Quiero darle fuerte a esa elección, porque es la verdad. Ud. no llegó a ser cristiano sólo por coincidencia, porque Ud. llegó a ser cristiano antes de que estuviera en este mundo. Antes de que Ud. naciera, Dios le ordenó para que fuera cristiano, desde el huerto del Edén, desde antes de la fundación del mundo. Ud. dirá: “Oh, ¿es cierto eso, hermano?”. Esa es la verdad. Dios, antes de que Ud. llegara a saber algo...
52Hubo un tiempo en que Ud. sabía; su mente está oscurecida a eso ahora. Solamente ha habido un Hombre sobre la tierra que sabía lo que Él era antes, y ése fue Jesús. Él dijo: “Glorifícame, Padre, con la gloria que tuve contigo desde antes de la fundación del mundo”. Él era el Dios encarnado, podía ir allá atrás y saber lo que era eso. Pero nuestras mentes están oscurecidas a eso.
53Pero nosotros fuimos ordenados, predestinados. ¿Saben Uds. lo que significa predestinado? Que el destino de algo fue visto anticipadamente por Dios. Amén. Ahora, eso no es leche descremada. Noten. Creo que eso los escandalizó. Será mejor que vayamos allí por un momento. Abran conmigo en Efesios, el capítulo 1, y leamos un poquito, porque me temo que están fallando en ver eso, y sólo están pensando que yo estoy diciendo eso. No es así. Escuchen atentamente ahora.
54Llegaremos a la iglesia en unos momentos, o después de un rato. Ahora, Pablo está hablando, dirigiéndose en Efesios uno directamente al hombro de la iglesia. Eso es lo que estamos haciendo en esta noche. Esto no es para bebés. Esto es para adultos, no para bebés.
55Bebecitos. Yo tengo un pequeñito allá atrás que acaba de aprender a caminar. Él se “lanzaba”, y se caía, volvía a levantarse, y pensaba que estaba haciendo algo grande. Un día yo era así; pero ahora soy un hombre; dejé las cosas de niños.
56Ahora, tenemos que llegar a la doctrina completa. Me gustan los buenos servicios de gritos, donde batimos las palmas, o gritamos y nos gozamos, tener grandes servicios poderosos y cosas, danzar sobre la burbuja, por así decirlo. Pero, esperen, entonces cuando llega la hora de la confrontación, Uds. no saben en dónde están parados. Regresemos y averigüemos. Veamos qué es lo que está haciéndonos hacer eso. Volvamos al fundamento, para ver en dónde estamos. Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios... (A mí me encanta eso. “Ningún seminario me envió”)… la voluntad de Dios, a los santos y fieles en Cristo Jesús que están en Efeso... (Ahora, observen, él está dirigiéndose)... a los fieles en Cristo Jesús.
57Observen, dirigiéndose directamente ¿a quién? No al pecador, no a los bebés, sino a los que eran adultos. Pablo, apóstol de Jesucristo por la voluntad de Dios,... (Miren,)… gracia sea a vosotros, y paz de Dios nuestro padre, y del Señor Jesucristo. Bendito el Dios y Padre del señor nuestro Jesucristo, el cual nos bendijo con toda bendición espiritual en lugares celestiales en Cristo.
58Oh, hermano. ¿Ven a quién se está dirigiendo él? No a un montón de bebés: a gente que estaba sentada en lugares celestiales, y habían sido bendecidos. Ahora, él dijo: “Uds. saben algo, han sido enseñados, y Uds. son salvos, y yo quiero decirles de qué se trata todo esto”.
59Oh, a mí me gusta eso, ¿a Uds. no? “Quiero poner sus pies arriba en los cielos por un momento, en vez de ser tan terrenos”. Dijo: “Ahora, quiero decirles por qué. Quiero darles un empujoncito, un pequeño avivamiento, un pequeño estímulo”. Amén.
60Me gusta el estímulo, eso como que lo fortalece a uno, especialmente cuando uno sabe que puede decir que es: ASÍ DICE EL SEÑOR. “Ahora, yo quiero hablarles, a Uds.”, dijo él: “Uds. que están sentados en lugares celestiales en Cristo Jesús, que han sido bendecidos con toda bendición espiritual, los dones de Dios manifestándose, sanidad Divina, profecías y todo saliendo. Ahora, Uds. son gente adulta; quiero hablar con Uds. Yo estoy dirigiendo esto a Uds.”
61Ahora, observen: “Según...” Amén. Ahora, aquí está. Espero que realmente... Voy a dejar que penetre bien, porque hará bien, tal vez llegue directamente hasta los huesos. Según nos escogió en Él...
62¿Quién lo hizo? “¿Yo lo escuché y vine?” No, no, así no fue. “Según nos escogió (tiempo pasado), nos escogió (la iglesia) en Él”. ¿Hace cuánto tiempo, Pablo? ¿La semana pasada, o cuando llevaste a cabo el avivamiento? No. ...Antes de la fundación del mundo,...
63Ahora, Uds. pueden pasear en la nube. ¿Ven? ¿Qué hizo Él? “Nos escogió en Él (Cristo) antes de la fundación de mundo”.
64Ojalá tuviéramos un poquito de tiempo para ir a Job 7:37, y ver allí donde Él dijo: “¿Dónde estabas tú cuando yo puse los fundamentos del mundo? Antes de que pusiera los fundamentos del mundo… Dime ¿en dónde estaban ellos, o dónde estabas tú cuando las estrellas del alba cantaban juntas y los hijos de Dios se regocijaban?” Diciéndole a Job: “Cíñete como un hombre, quiero hablarte”.
65Ahora, Pablo dice: “Él nos escogió en Él, (a la iglesia), antes de la fundación del mundo”. Ahora, observen. …Para que fuésemos santos...
66No nuestra propia santidad. Ud. dice: “Bueno, ¿cree Ud. en santidad, Hermano Branham?” Seguro. No en la mía, en la de Él. Mi santidad no es nada; la de Él es perfecta.
67Bueno, Ud. dice entonces: “¿Cree Ud. que puede beber o...?” No, yo nunca dije eso. Miren, un grano de trigo únicamente puede producir trigo; no puede producir abrojos. No hay deseo en él; no hay vida allí que produzca abrojos. Y si estamos en Cristo Jesús...
68No sean engañados, será mejor que escudriñen bien esto. Vean, si Uds. se mantienen diciendo: “Bueno, a mí no me redarguye hacer esto, no me redarguye hacer aquello”. ¿Y son cosas del mundo? Ahora, voy a herirlos un poquito, les voy a jalar las plumas hacia atrás. Pero esta es una evidencia segura: Ud. nunca ha estado en Cristo, Ud. nunca ha nacido de nuevo. “El que ama el mundo o las cosas del mundo, el amor de Dios ni siquiera está en él”. 69 Ahora, si Ud. simplemente deja de hacerlo porque sabe que debería de hacerlo, y deja de hacer esto, esa es la señal de que Ud. todavía no ha llegado a ninguna parte. Cuando esa cosa llega a estar muerta en Ud., y su naturaleza se ha ido, hay otra Persona allí, y Ella únicamente puede producir... El Espíritu Santo que estaba en Cristo, en Ud. produce la vida como Cristo. No es nada que Ud. haga, sino lo que Él hizo. Él escogió eso antes de la fundación del mundo.
70Alguien dijo: “Bueno, yo sé que fui salvo porque dejé de fumar”. Esa no fue la razón porque yo fui salvo; esa no fue la razón que Ud. fue salvo. Ud. fue salvo porque Dios lo escogió antes de la fundación del mundo para ser salvo. Esa es la enseñanza de las Escrituras. Amén. Ahora, ¿ven Uds.?, nosotros empezamos a darnos cuenta de que no somos nosotros, es Él, (¿Ven?); Él nos escogió a nosotros.
71Abraham no podía decir: “Bueno, bendito sea Dios, yo bajé de la torre de Babilonia, ¡Aleluya! Por eso es que fui salvo”. Entonces él hubiera salvado a todo aquel montón, si esa fue la razón que ellos lo hicieron. Vean, Él no hizo eso.
72Él eligió a Abraham. Y eso fue el mero principio de nuestra salvación que le fue dada al hombre, cuando Él lo llamó, y lo eligió, y lo predestino, y le dio una promesa, e hizo un pacto con Abraham y su descendencia para siempre.
73Ahora, nosotros pudiéramos seguir adelante aquí y leer un capítulo completo en eso, pero no tenemos el tiempo.
74Ahora, Dios llamó. Observen, cuando Él llamó a Abraham aquí, Él lo llamó por elección. No por lo que él era, sino por lo que Dios era. Y Él lo llamó a que saliera de su pueblo, y lo bendijo y le dijo: “Yo voy a salvarte”. Y aquí más adelante, Él dice: “Y tú vendrás a Mí en tu vejez”. Antes de que él hiciera alguna cosa para merecerlo, Dios lo escogió y le dijo: “Y no solamente a ti, sino a tu descendencia después de ti…” ¡Oh, hermano! Noten. “Y él regresó...” El versículo 8. Ahora, sigamos leyendo aquí un poquito más adelante de esta otra cosa. Y fuese Abram, como Jehová le dijo; y fue con él Lot: Y era Abram de edad de setenta y cinco años cuando salió de Harán. Y tomó Abram a Saraí su mujer, y a Lot hijo de su hermano, y toda su hacienda...
75Ahora, observen, él hizo allí mismo lo que Dios le dijo que no hiciera; tomó a Lot su sobrino y a su papá. Pero Él nunca le dijo que se llevara a su papá, pero él se lo llevó de todas maneras. Y cualquier estudiante de la Biblia, lean esto en Génesis mañana cuando tengan tiempo. Dense cuenta que eso fue estorbo, hasta que ese anciano murió. Él fue una piedra de tropiezo por todo el camino, y también lo fue Lot; Dios llamó a Abraham, no a Lot. Él llamó a Abraham, no a su papá.
76Bueno, Ud. dirá: “¿Qué me dice de Sara?”. Un hombre y su esposa son uno. ¿Ven? “Ellos son una sola carne”, dice la Biblia. Muy bien.
77Pero Él llamó a Abraham y le mandó, y le dijo que se separara de todo lo que él tenía y que se fuera a una tierra extraña.
78Miren, una separación… Yendo a una tierra extraña de la que Ud. no sabía nada, eso es el cristianismo: separándose de las cosas del mundo, porque Dios le ha llamado, yendo hacia otra tierra, para morar entre gente que Ud. no sabe nada de ellos, para ser un peregrino, Amén. Cuando pienso en eso, casi no puedo contenerme. ¡Peregrino, extranjero!
79El viejo Jacob al morir, parado allí ante faraón, dijo: “Yo he estado tantos años en mi peregrinaje. Amén ¿Qué le pasó? Él empezó a volver en sí mismo. El hombrecito había actuado tan mal. Él sabía que solamente era un peregrino aquí. Ahora, noten.
80Llegamos al versículo 8, y Dios ahora le promete a Abraham aquí que Él iba a salvarlo y a su descendencia después de él. Ahora, Él hizo el pacto, incondicional. Él no lo hizo precisamente porque él era Abraham. Él no dijo: “Ahora, Abraham, si tú haces esto, si tú haces aquello”. Él dijo: “Abraham, Yo ya lo he hecho. No es nada que tú tienes que hacer. Yo mismo lo he hecho”. Amén. ¡Oh, hermano, cuando pienso en eso! Dios mismo lo hizo, incondicional. El pacto de Dios es incondicional.
81Ud. dice: “Bueno hermano, yo dejé de comer carne. Yo no hago esto. Yo...” Hermano, eso no tiene nada que ver con eso. No se trata de si Ud. come carne o no, o guarda los días de reposo o lunas nuevas, o que si Ud. va a la escuela dominical los domingos, o lo que sea. Ud. es salvo, incondicionalmente.
82Entonces Ud. dice: “Hermano Branham, entonces si yo soy salvo, gloria a Dios, yo puedo hacer lo que quiera”. Sí, señor. Y si Ud. es salvo, hermano, Ud. no tiene deseos de nada del mundo. Y todo su corazón está centrado en eso, Ud. no puede alejarse de ello. Pero mientras Ud. tenga algo allí que lo hala, Ud. sabe que algo anda mal aún.
83Ahora, elección, Dios llamó a Abraham y le dijo que Él iba a salvarlo, incondicionalmente.
84Ahora, vayamos aquí después de que la promesa llegó un poquito más adelante. Quiero que vayan a Génesis 15:7 conmigo, sólo por un momento, y leamos aquí sólo por unos momentos. Muy bien. Y díjole: Yo Soy Jehová, que te saqué de Ur de los Caldeos, para darte a heredar esta tierra. Y él respondió: Señor Jehová. ¿En qué conoceré que la he de heredar?
85Ahora, Abraham, después de salir de la tierra de Ur de los Caldeos, la tierra de Sinar, se separó, salió... Fíjense en eso, igual a los cristianos hoy día, aún están vagando. Miren. Y le dijo: Apártame una becerra de tres años, y una cabra de tres años, y un carnero de tres años, y una tórtola también y un palomino.
86Ahora, mañana quiero que vayan y lean eso, si lo están anotando, hasta abajo. Lo citaré, por causa del tiempo, espacio, ya que no quiero mantenerlos demasiado tiempo. Quiero que vuelvan mañana en la noche, de manera que podamos entrar directamente en esto. En esta noche solamente estamos colocando una base, un fundamento. ¿Ven?
87Ahora, él agarró la becerra, la cabra y el carnero, y una tórtola y el palomino, y partió en dos el carnero y la becerra, y demás, y los puso allí, puso la tórtola allí, sin partirla. Y le ahuyentó los pájaros hasta que el sol se ocultó. Y Dios bajó a Abraham para confirmar ese pacto, bajó y dijo: “Abraham, ahora yo voy a probarte lo que voy a hacer”. Y Él...
88Y saben, muchos de Uds. estaban aquí en la iglesia, hace años, yo enseñé esta misma cosa. Sí. Sí, señor. Allá en 1949 yo estaba enseñándolo. Muy bien, ella lo tenía marcado en su Biblia.
89Miren. Entonces Él bajó y le mostró a Abraham lo que iba a hacer. Primero puso a dormir a Abraham: “Ahora, Abraham, tú no tienes nada que ver nada con ello.
90Ahora, para Uds. que están tratando de salvarse a sí mismos. Tengo entendido que en la iglesia, el tabernáculo, después de estar sentado bajo esa enseñanza, que mucha gente dejó el tabernáculo y se fueron a sectas y así por el estilo, para creer toda clase de cuánta cosa que hay. Y alguno de ellos han dejado de comer carne, y otros guardan sus días de reposo y lunas nuevas, y yo no... Creo que han hecho sacrificios y todo eso, después de realmente rehusar aceptar la Palabra de Dios. Eso demuestra lo que había aquí. Pablo dijo: “Ellos salieron porque no eran de nosotros”. ¿Ven?, eso es correcto. ¿Ven?, eso es cierto. El Espíritu Santo se agarrará de la Palabra de Dios. Esas cosas, al llegar a un reto, se probarán que están erradas.
91Ahora, Él dijo: “Abraham”. El lo puso a dormir y le dijo: “Te mostraré cómo voy hacerlo, cómo voy a guardar Mi pacto”. Y tomó esos animales, y ahora observen, cuando Abraham se durmió, mostrando que la muerte tiene que llegarle a toda criatura. Entonces delante de él salió un horno ardiendo, y un horno ardiendo representó el infierno, que todo pecador merecía irse al infierno. Y luego más allá de eso, junto al sacrificio en la colina, salió una pequeña Luz blanca, que entró entre cada uno de esos pedazos de sacrificio. Pacto…
92Si Uds. se fijan, han habido muchas maneras en que la gente ha hecho pactos, muchas veces. Nosotros hoy, ¿cómo hacemos un pacto? Dicen: “Estréchela, déme esos cinco”. Ese es un acuerdo. Ese es nuestro pacto, ¿no es cierto? En los días antiguos, ellos solían hacer... ¿Saben Uds. cómo hacen un pacto allá en China? Se arrojan sal el uno al otro. Ese es el pacto en China. ¿Ven?, y ellos hacen diferentes pactos, diferentes costumbres de la gente.
93Pero la costumbre oriental era matar una bestia y pararse en medio de esta bestia, y ellos entonces escribían el pacto. Uds. lo encuentran aquí en Levítico, y ellos escribían aquí su acuerdo. Y ese acuerdo se partía en dos sobre esta bestia muerta. Y ellos hacían un juramento sobre la bestia muerta, de que si ellos rompían este pacto, que su cuerpo fuera como esta bestia muerta. Y ellos se daban uno al otro un pedazo. Y entonces ellos eran despedidos. Y cuando regresaban, esos dos pedazos tenían que empalmar exactamente los mismos pedazos. ¡Qué hermoso!
94Dios haciendo un pacto, mostrando, mostrando anticipadamente que: “Juré que lo haré, en tu Simiente bendeciré a todas las naciones del mundo”. Léanlo. “Bendeciré a los Gentiles; bendeciré al negro, al amarillo, al blanco. Los bendeciré a todos a través de tu simiente, porque de ti saldrán reyes y príncipes”. “¿Cómo vas a hacerlo, Señor?” “Yo te mostraré cómo”.
95Y Él le mostró en la colina, lo que esas piezas representaron. Y cualquier erudito de la Biblia aquí sabe que cada uno de ellos era un animal limpio que representaba el sacrificio de Jesucristo. Él fue el Carnero, Él fue la Becerra que hizo las aguas de separación, cuando Ud. pasaba por las aguas de separación. Ahora, nosotros tenemos el lavacro por el agua, por la Palabra de la separación del pecado, por medio de la Palabra, a través de creer. Y el Palomino y la Tórtola, eran sanidad Divina, que todo en Cristo… Amén.
96Allí Dios le mostró a Abraham lo que iba a hacer, que a través de la simiente de Isaac Él traería a Su único Hijo, Cristo, y fue inmolado allá entre los cielos y la tierra, cuando el sol se ocultó, la oscuridad sobre la tierra, y aquí Él lo partió en dos. Dios le sacó el alma, y escribió un pacto con las familias de la tierra. Cuando esa Sangre preciosa e inadulterada del Dios Todopoderoso, goteando de las venas de Emanuel, Él le arrancó esa alma. Él dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿Por qué me has desamparado?” Su rostro lleno de escupitajos de burla, una corona de burla cruel en Su frente, los clavos eran clavos romanos, Su espalda lacerada a tal grado que se le veían las costillas, balanceándose en la cruz, gritando, muriendo la muerte de un pecador, el pecado del mundo sobre Él. Y allí Dios abrió Su costado, le arrancó el alma, cuando Él dijo: “En tus manos encomiendo Mi Espíritu”, e inclinó Su cabeza. Y la tierra se estremeció y vomitó sus rocas. Allí está Él; allí está el Pacto de Dios. Allí está su cumplimiento. Entre rocas partidas y cielos oscuros mi Salvador inclinó Su cabeza y murió, el velo que se abrió reveló el camino a los gozos del cielo y al día sin fin.
97¡Oh Calvario, oh calvario, Jesús sangró y murió por mí! Entonces Él desgarró el alma de Su Propio Hijo, separó un pacto, y lanzó el cuerpo dentro de la tierra. Permaneció allí tres días y noches. Se levantó. “Por que no era posible que Mi santo viera corrupción, ni dejaré Su alma en el infierno”.
98Y Su alma era Su Espíritu que ascendió hasta el infierno. Y Dios se levantó y bajó, y tomó su cuerpo y le dio vida, y tomó el cuerpo de Jesús y lo puso a Su diestra en la gloria, y envió al Espíritu Santo como un Pacto.
99Allí lo tienen. No falle en eso, hermano. Sin el bautismo del Espíritu Santo, Ud. está perdido. Eso es lo único... Ud. no tendrá que preocuparse por irse al cielo. Si no hay nada aquí sobrenatural, las puertas no pueden abrirse, Ud. podrá caminar allí y darle golpes con la cabeza. Pero si el Espíritu de Dios está allí dentro, el Espíritu de Dios adentro abrirá las puertas. Tiene que tener la cosa aquí para que se abra allá. Eso es correcto. Así que Ud. ya es juzgado con lo que piensa acerca de Jesucristo.
100Ahora, aquí viene Él, desgarrado, lacerado, roto en pedazos. Su alma fue a Dios. Dios lo bendijo. Y entonces Su alma regresó en la forma del bautismo del Espíritu Santo que entra en todo creyente para santificar, limpiar la mente, limpiar el corazón, y dejar una porción del Espíritu Santo allí, aquí y allá. Y cuando el Espíritu Santo es dado, ese mismo Espíritu Santo que sacó el cuerpo de Jesús de la tumba, raptará. Y ese pacto tiene que concordar, así como Él fue partido allí y entregó el cuerpo; se volvió a Dios, y el Espíritu regresó a la tierra. Entonces el espíritu suyo tendrá que ser la misma clase de Espíritu, o no encajará en ese lugar al unirse. Amén. Sí, señor. No porque Ud. lo haga por sí mismo, sino porque Algo, el amor de Dios ha entrado en su alma y ha arrancado todo ídolo terrenal. Allí está.
101Y hay algo que grita y llama a Dios, es su alma aquí dentro llamando al Padre celestial. Allí lo tienen. Eso le da a Ud. una fe, y Ud. se convierte en simiente de Abraham. Crea la promesa de Dios así como Abraham. Aunque se tarde, sin embargo créalo. ¡Fiel! Abraham no dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios, sino que se fortaleció, dando alabanza a Dios.
102Y Ud. no puede permanecer salvo de un avivamiento a otro, ¿y luego llamarse a sí mismo la Simiente de Abraham? Será mejor que considere algo primero. No juzgue mal nada. Quédese exactamente con la Palabra.
103Abraham no dudó, por incredulidad, de la promesa de Dios. Cuando Él le dijo que le daría un hijo, él esperó veinticinco años, y se hacía más fuerte todo el tiempo. Él crecía en gracia y en el conocimiento del Señor. Amén.
104No quería ponerme a predicar, pero es que Esto empezó a predicar en mí. Muy bien.
105Dios llamando, eligiendo. Ahora, más le vale encararlo: hay gente que nunca será salva. Hay gente que nunca será salva sin importar lo que hagan. Y Uds. saben eso. Hay gente que está predestinada para perderse. Hay gente que está predestinada para salvarse. Todos los que sean predestinados para ser salvos serán salvos, cueste lo que cueste.
106Eso, eso no cayó muy bien. Parece como que Ud. no lo entendió. Bueno, busquemos; busquémoslo entonces, y veamos lo que dice Dios. Vayamos, vayamos primero al Nuevo Testamento. Denme Romanos 9, sólo por un momento, y veremos si esto es correcto o no, veremos si Dios dijo que algunos iban a perderse, y algunos que lo serían. ¿Les gusta la Palabra de Dios? Bueno, veamos lo que Ella dice ahora. Y ahora, escuchen bien. Tómense su tiempo; no se apresuren. Ahora, vean a Pablo hablando en Romanos 9, el Nuevo Testamento. Pudiera llevarlos a muchos lugares en el Antiguo Testamento…
107Y Uds. que están anotando, anoten también Judas 4, mientras están allí: “Hombres que desde antes habían sido predestinados para esta condenación, que convierten en libertinaje la gracia de nuestro Dios, idos en pos de concupiscencias mundanales”. También en Timoteo, en donde dice: “Y de la manera que Janes y Jambres resistieron a Moisés y a Aarón, así también éstos resistirán a la Verdad, hombres corruptos de entendimiento”. Dios dijo que ellos estarían aquí, y aquí están.
108Fíjense en las cosas falsas. Vaya por aquí, y pase por las iglesias Pentecostales, Metodistas, Bautistas, de Santidad, por la que Ud. quiera, y encontrará gente personificándolo, gente actuando como si fueran. “Bueno, ¡gloria a Dios, Aleluya!”
109El otro día una mujer dijo: “Yo tengo diez hijos, pero, ¡gloria a Dios, el Señor me llamó a predicar el Evangelio! ¡Aleluya!, voy a ir a hacerlo”. Él no hizo tal cosa. Él nunca lo hizo y nunca lo hará, porque Él dijo que no lo haría. Ahora, pero, oh, hermano, ella pensó que sí. Sí, señor. Dios le dio a ella diez niños para criar; eso es lo que ella está llamada a hacer. Muy bien. Pero el asunto es que ellos se emocionan tanto bajo entusiasmo.
110Bueno, ellos dicen: “Yo no necesito que nadie me enseñe. ¡Gloria a Dios, yo tengo al Espíritu Santo!” Bueno, entonces el Espíritu Santo estuvo equivocado cuando Él dijo que puso maestros en la iglesia. Dios los puso en la iglesia como maestros. Eso lo concluye. ¿Por qué pondría Él maestros allí, si el Espíritu Santo iba encargarse de toda la enseñanza? ¿Uh? Muy bien. ¿Ven?
111Lo que la gente necesita es bautizarse el cerebro, a parte de su cuerpo. Eso es correcto. Muy bien. Disculpen esa expresión tan áspera, pero quiero dejar que eso penetre muy bien. Nosotros queremos un avivamiento, y, hermano, uno tiene que remover bien la cosa. Antes de que pueda hacerlo, Ud. tiene que darle una patada a satanás. No discuta con él, tome su posición y párese allí. Yo he tenido que batallar con él alrededor del mundo, y todo cristiano que alguna vez se haya parado por Dios tiene que batallar con él. Pero si Ud. sabe en dónde está parado, y sabe que es la verdad, que es ASI DICE EL SEÑOR, Ud. puede pararse allí.
112Ud. dice: “Bueno, gloria a Dios, soy salvo porque dejé la bebida. Gloria a Dios, me corrió un escalofrío por la espalda. Un viento recio y fuerte me pegó en el rostro. ¿Cree Ud. eso, Hermano Branham?” Seguro, Pero yo quiero ver primero de dónde vino ese viento recio y fuerte. ¿Ven? Eso es correcto. Ciertamente. Esos escalofríos están bien, pero yo no soy salvo porque tuve un escalofrío, y no porque haya tenido un viento recio y fuerte. “¿Ud. no cree en eso, hermano?”. Sí. Pero esperen un momento; detengamos aquí por un momento. El diablo tiene unas imitaciones por ahí.
113Yo soy salvo porque reuní las condiciones de Dios. Él me llamó y yo supe que Él me llamó. Yo lo acepté a Él en base a Su Palabra; por lo tanto, yo puedo decirle a satanás: “Así dice el Señor”.
114Cuando Jesús estuvo aquí en la tierra, Él era Dios; Él era Emanuel. Dios estaba en Cristo, reconciliando consigo al mundo. Él nunca empleó ninguno de Sus grandes dones, cuando se enfrentó a satanás, Él dijo: “Escrito está: ‘no sólo de pan vivirá el hombre’. Escrito está: ‘No tentarás al Señor tu Dios”’. Y Él lo derrotó. Así es; conocía las Escrituras. Satanás también la conoce, pero Uds. tiene que saber cómo usar correctamente la Palabra de Dios. ¿Ven?
115Noten, escuchen a Pablo hablando. ¿Cuantos aceptarían la doctrina de Pablo? Él dijo: “Si un ángel enseñara alguna otra cosa, sea anatema”. Verdad digo en Cristo, no miento, dándome testimonio mi conciencia en el Espíritu Santo.
116Escuchen a Pablo asegurándose a sí mismo, (¿Ven?), poniéndolo de tal manera que Uds. lo sepan sin lugar a dudas. Que tengo gran tristeza… dolor en mi corazón. Porque deseara yo mismo ser apartado de Cristo por mis hermanos los que son mis parientes según la carne;
117Uds. han oído decir: “Oh, todos los judíos son el pueblo escogido por Dios”. Eso no es correcto. Eso no es cierto. Los judíos no son el pueblo escogido de Dios. Vean, ellos no lo son. Ahora escuchen, y vean si Pablo no dijo la misma cosa, y él era judío. Vean, Abraham tuvo once hijos, Uds. sabían eso, ¿no es cierto? Y todos ellos eran la simiente de Abraham. Todos ellos fueron la simiente de Abraham, pero “En Isaac te será llamada descendencia”. No en los demás, no en Ismael, y no en los otros nueve hijos de la otra, la tercera esposa que él tuvo. No. Fue: “En Isaac te será llamada descendencia”. Esperen, creo que esto se encuentra en el mismo capítulo. Que son israelitas, de los cuales es la adopción, y la gloria, y el pacto, y la data de la ley, y el culto, y las promesas.
118Ahora él está hablando acerca de Israel. Ahora, vean lo que él dice. Cuyos son los padres, y de los cuales es Cristo según la carne, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amén. No empero que la palabra de Dios haya faltado: Porque no todos los que son de Israel son israelitas;
119¿Es correcto eso? Entonces ellos no son todos Israel los que son de los judíos allí; no todos lo son. Observen. Ni por ser simiente de Abraham...
120Eso no los hace a ellos israelitas. Ahora, observen. “¿Qué está Ud. tipificando, Hermano Branham?” Estoy tipificando la iglesia. No todo aquél que confiesa a Cristo es cristiano. No todos los que van a la iglesia son cristianos. No toda la simiente de Abraham eran los que tenían la promesa. La promesa era para los elegidos. Y la promesa le fue predicha a Abraham. Y el elegido de Dios fue pre-ordenado antes de la fundación del mundo. ¿Ven? Noten. Ni por ser simiente de Abraham son todos hijos; más en Isaac te será llamada simiente.
121No en el resto de los judíos, sino en Isaac. Por medio de Isaac vino Cristo. Esa era la simiente de Abraham: Cristo. Y entonces la Simiente de Abraham, primero, no fue a través de una simiente sexual; fue su fe lo que Dios reconoció. Y es por fe, que nosotros creemos en la muerte, entierro y resurrección de Cristo, lo cual nos hace simiente de Abraham.
122Y Abraham fue circuncidado, como un sello de promesa a su fe. Ahora, él no la recibió mientras estaba circuncidado; él recibió la promesa antes de ser circuncidado.
123¿Es correcto eso, anciano? [Un hermano dice: “Amén”--Ed.] ¿Dónde está el Hermano, el otro predicador? Lo vi sentado… Oh, creo que está haciendo una grabación allá atrás, hermano. Sí. Muy bien.
124Él recibió la promesa antes ser circuncidado. Romanos 4 se los dice. Él recibió la promesa antes de ser circuncidado. Luego se le dio la circuncisión como un sello de su obediencia de fe. Ahora, cuando nosotros decimos... Es por eso que Billy Graham, Charles Fuller, Billings y todos ellos, bueno ellos hablan de eso, esos hermanos Bautistas. Yo también les dije a muchos de ellos, Ruffus Mosley y todo ese grupo.
125Él dijo: “Bueno, nosotros tuvimos veinte mil convertidos en dos semanas. Ellos no pudieron encontrar veinte personas”. Yo dije: “Bueno, ellos no fueron convertidos”. Él dijo: “Oh, ellos aceptaron a Cristo como Salvador personal”. Yo dije: “Aún así, ellos no son convertidos”. Eso es correcto. Ud. no es convertido hasta que... “Convertir” significa “ser cambiado”.
126Pedro había creído en el Señor; él había sido bautizado, se le había dado poder para sanar a los enfermos, echar fuera demonios, levantar a los muertos; y Jesús le dijo, la noche antes de la crucifixión: “Después que seas convertido, confirma a tus hermanos”. ¿Es correcto eso? Había sido salvo y santificado, y no había sido convertido. Eso es la Escritura.
127“Oh, ¿fue santificado él?” Sí, señor. Juan 17:17 dice: “Padre, santifícalos en la Verdad”. ¿Creen Uds. que Él pondría ese espíritu en un vaso que no fuese digno? Y ellos salieron y echaron fuera demonios; regresaron, aclamando. Muy Bien, metodistas. Ellos regresaron, aclamando, alabando a Dios, y dijeron: “Oh, los demonios se nos sujetan”.
128¡Oh, esperen un momento! Él dijo en Mateo dijo 10: “No se regocijen porque los demonios se sujeten a vosotros, mas regocijaos porque sus nombres están escritos en el cielo”. ¿Es correcto eso?
129Ahora, quiero tranquilizarlos por un momento. Y Judas estaba con ellos. ¿Es correcto eso? Judas era un tremendo pato en el charco. Él también estaba aclamando y regocijándose. Y él siguió a la iglesia por todo el camino hasta llegar a Pentecostés. Pero cuando llegó a Pentecostés para recibir el bautismo del Espíritu Santo, él lo rehusó y traicionó a Jesús. Y eso fue el anticristo. Y ese espíritu vendrá hoy mismo y enseñará justificación por fe, y todo, y avanzará hasta el bautismo del Espíritu Santo, y entonces mostrará sus colores. Así es exactamente.
130Y vean a las diez vírgenes que salieron. Todas ellas eran vírgenes. Cinco de ellas eran fatuas; cinco tenían aceite en sus lámparas. ¿Qué es el aceite? El Espíritu Santo. ¿Ven? Eso es correcto. Todas eran vírgenes, vivían vidas buenas y limpias.
131Ud. dirá: “Bueno, hermano, yo no voy a los bailes; yo no voy a los cines”. Eso es simplemente las cosas morales. A menos que haya habido algo sobrenatural… No porque Ud. gritó, no porque habló en lenguas, no porque brincó para arriba y para abajo, o porque hizo esto; sino porque algo sobrenatural sucedió aquí adentro que le ha cambiado y le ha sellado con el amor de Dios. Ud. está anclado. Eso es correcto.
132“Bueno, ¿no cree Ud.?” Yo creo en gritar; yo creo en todas estas cosas, pero esa no es la respuesta.
133Los metodistas pensaron que cuando gritaron lo tenían, pero se dieron cuenta que estaban errados. Muchos de ellos gritaron y no lo tenían. Vinieron los Pentecostales; ellos hablaron en lenguas; ellos dijeron: “Lo tenemos”, pero se dieron cuenta que estaban errados. Muchos de los que hablaron en lenguas no tenían nada. “Si hablara en lenguas humanas y angélicas, y no tengo amor, de nada me sirve”. Ellos no lo tenían. Eso es correcto. Es por esa razón que todo el mundo fue engañado por eso, y hacen la otra cosa. Esa no es la respuesta. Ninguna demostración carnal o emoción, sino que algo ha sucedido aquí que ha cambiado toda su opinión, ha cambiado toda su naturaleza. Ud. se ha convertido; no Ud., sino que Cristo ha entrado en Ud. y lo ha convertido. Su naturaleza del viejo hombre ha muerto, y Ud. ha nacido de nuevo, y es un hombre nuevo. Miren. Amén.
134Oigan, se me está haciendo tarde aquí, ¿no es cierto? Grítenme en un ratito, allá atrás, hermanos, si me paso un poquito de la hora. Tengo que traer a los hijos de Israel hasta aquí abajo, en un momento, pero quiero mostrarles cómo es que es cuestión de Dios hacer estas cosas.
135¿Todavía me aman? Muy bien. Ahora, sigan orando por mí. Muy bien. Pero entonces déjenme enfriarme un poquito; sólo por un momento. Ni por ser simiente de Abraham, son todos hijos; más: En Isaac te será llamada simiente" Quiere decir: No los que son hijos de la carne, estos son los hijos de Dios; más los que son hijos de la promesa (Oh, miren eso.)…son contados en la generación.
136“Los hijos de la promesa”. ¿Qué promesa? ¿Qué clase de promesa? De que Dios prometió antes de la fundación del mundo. Él les dijo: “Esa es la Simiente”. No porque Uds. dejen de hacer esto o aquello, y dejen de mentir, de robar. Eso son simplemente acciones morales; un buen ciudadano hará eso. Ud. todavía no puede llamarse cristiano, hasta que algo aquí adentro haya sucedido, hasta que Ud. sea regenerado, que algo haya sucedido aquí adentro. Noten. Porque la palabra de la promesa es ésta: Como en este tiempo vendré y tendrá Sara un hijo, y no sólo esto; mas también Rebeca concibiendo de uno,… (Ahora escuchen esto.)…de Isaac nuestro padre;
137Pónganse las chaquetas; tengan listo su casco. Esto les dará la vuelta a Uds. Porque no siendo aún nacidos,… (Esto es Esaú y Jacob.)… ni habiendo hecho aún ni bien ni mal, para que el propósito de Dios conforme a la elección...
138Estoy dejando que eso penetre por un buen tiempo. Despiértense un poquito. Esaú y Jacob, antes de cualquiera de los dos niños nacieran, antes de que aún supieran lo que era bueno y lo que era malo... …Conforme a la elección, no por las obras sino por el que llama.
139¡Fuíu! Yo pensaba que uno dejaba de comer carne para ser salvo. Ud. no tiene nada que ver con eso. Si Ud. es salvo, es porque Dios le llamó antes de la fundación del mundo y le salvó. ¿Es correcto eso? Ahora, observen. Le fue dicho que el mayor serviría al menor, Así como está escrito, a Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.
140Antes de que nacieran los dos niños, Dios dijo: “Amo a uno y aborrezco al otro”. ¿Es esa la Palabra de Dios? Yo no soy responsable por Ella, solamente por predicarla.
141Ahora, la elección no es nada que Ud. tuvo que hacer; es lo que Dios ha hecho. Dios lo hizo en Cristo por Ud. antes de la fundación del mundo: “Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a Mí”. ¡Aleluya! ¡Oh, hermano! Discúlpenme. No estoy emocionado, pero estoy contento. “Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a Mí, y el que a Mí viene no le hecho fuera. El que come Mi carne y bebe Mi sangre dignamente, después de que ha recibido el Espíritu, tiene Vida Eterna. Yo le levantaré en el día postrero”. [Espacio en blanco en la cinta—Ed.]
142¿De qué tiene Ud. miedo? ¿Ah? Dios ha prometido, incondicionalmente. Ese amor de Dios está resonando en su corazón, y Ud. sabe que ha pasado de muerte a Vida; Ud. ama a todo el mundo y el mundo entero ha llegado a ser diferente para Ud.; y ella está anclada allí mismo y nada lo mueve a Ud. Sea feliz y siga adelante. ¡Gloria a Dios! No deje que nada le perturbe. Oh, Ud. pudiera salir y enfriarse y estremecerse un poquito; pero esa Simiente de Dios permanecerá fiel. La Biblia dice: “Aunque descreyéremos, aún así, Él no puede. Él es verdadero; Él permanece fiel”. Ahora, observen. Leamos. ¿Pues qué diremos?... (Escuchen a Pablo.)… ¿Qué hay injusticia en Dios? En ninguna manera. (¿Hay injusticia?) Mas a Moisés dice: Tendré misericordia del que tendré misericordia, y me compadeceré del que me compadeceré. Así que no es del que quiere,…
143No es del que corre o del que quiere; es Dios que muestra misericordia. Es la elección de Dios. Dios hace lo que Él quiere.
144Ahora, noten un poquito más adelante. Lo tengo marcado aquí con letras rojas, tanto, todo cubierto que casi no puedo verlo. Lo he leído tanto aquí: “Porque el…” No sé lo que dice allí. Es un…Sí, está borrado. Veo que es aquí; lo tengo todo borrado con tinta roja allí. “La Escritura...” Traeré mi otra Biblia mañana en la noche. …Porque la escritura dice de faraón: Para esto mismo te he levantado, para mostrar en ti Mi potencia, y que Mi Nombre sea anunciado por toda la tierra.
145Dios levantó a faraón y le endureció el corazón para ese propósito. Dios levantó a Judas Iscariote; él nació aquí como el hijo de perdición. ¿Es correcto eso? Dios les dijo a Esaú y a Jacob antes de que aún nacieran, le dijo a su madre todo acerca de lo que iba a ocurrir; a uno Él había aborrecido y amado al otro. ¿Es cierto eso? Así que es Dios quien hace todas las cosas en todas las cosas, y Ud. no tiene nada que ver con eso. Y si Dios le ha llamado, el amor de Dios está resonando en su corazón. Y todo lo que Él ha llamado vendrá a Él, y ninguno se perderá. Dios lo prometió; Él dijo que ninguno de ellos se perdería. “Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a Mí. Y ninguno de ellos se perdió, sino Judas Iscariote, para que las escrituras se cumpliesen. Y Yo los levantaré en el día postrero”.
146Ahora, Uds. dijeron hace un rato, que eran cristianos. ¿Qué es lo que lo hizo a Ud. cristiano? Fue porque Dios lo llamó antes de la fundación del mundo para ser un cristiano, y Ud. llegó a serlo. Entonces Ud. fue salvo, lleno con el Espíritu Santo; Ud. tiene Vida Eterna. ¿Por qué le dio Él el Espíritu Santo a Ud.? Como un sello de su fe. Ud. primero tuvo fe.
147Ahora, si Ud. dice: “Bueno, Ud. dijo hace un rato acerca de Billy Graham y ellos allí gritando: ‘Bueno, ¿cuántos quieren aceptar a Cristo como Salvador personal? Levanten la mano’”. ¿Está bien eso? Ciertamente eso está bien. Eso es bueno, pero es solamente el comienzo. Entonces si Ud. realmente lo cree, y lo ha aceptado realmente en su corazón, y es enseñado correctamente, entonces el Espíritu Santo vendrá como una circuncisión, que Él le dio a Abraham después de su fe, una confirmación.
148Bueno, la gente dice: “¡Tengamos una reunión de asentad! ¡Gloria a Dios, regresemos!” Y dicen: “¡Gloria a Dios, asentemos por el Espíritu Santo!”. No hay tal cosa.
149Asentad no significa “orar”. Asentad significa “esperar”. ¿Cuántos saben que la palabra asentad significa “esperar”? Jesús dijo: “Esperad allá en la ciudad de Jerusalén, hasta que les sea dada la promesa”. Yo no sé lo que ellos estaban haciendo. Ellos probablemente estaban orando. Yo no sé.
150Pero nunca tenían ellos que esperar después de eso. “Mientras aún hablaba Pedro estas Palabras, el Espíritu Santo cayó sobre ellos”. Y cuando Pablo les impuso las manos, el Espíritu Santo vino sobre ellos. ¿Es correcto eso? Vean, no hubo espera, el Espíritu Santo estaba allí y les dio el bautismo del Espíritu Santo en confirmación de su fe.
151Y Dios hizo que Abraham se circuncidase en confirmación de su fe. Y ¿Qué era eso? ¿Qué es el Espíritu Santo? Dígame alguien para qué es el Espíritu Santo. Es una señal. ¿Es correcto eso? ¿Qué era la circuncisión? Una señal. ¿Es correcto eso? Una señal. Dios dio una señal de que Él había aceptado a Abraham, la circuncisión.
152Y cuando Ud. dice: “Yo creo en Dios; yo creo en Jesucristo”, entonces Dios le da el bautismo del Espíritu Santo, como una señal de que Él ha aceptado su fe. ¡Aleluya! Y entonces Ud. está sellado en el Reino de Dios, no hasta el próximo avivamiento, sino hasta el día de su redención. Efesios 4:30: “No contristéis el Espíritu Santo de Dios con el cual fuisteis sellados hasta el día de vuestra redención”. Allí lo tienen.
153Ahora, rápidamente, como cinco minutos más, vayamos a Génesis 45. Y quiero tomar un buen atajo aquí para traer a estos hijos de Israel directamente hasta el lugar en donde los tomaremos mañana en la noche y los sacaremos. Siento mucho tardar un poco en esta noche, pero tenía que traer esto primero para comenzar.
154Ahora, Abraham recibió la promesa. Luego vino Isaac. Ud. conoce los sacrificios. He tratado de mostrarles, que esa iglesia allá atrás fue llamada por la elección de Dios, así como es hoy. Él llamó a Abraham por elección; Él llama a la iglesia mediante la elección. Él le dio a Abraham la promesa, Abraham la creyó; y Él llama a la Iglesia hoy. ¿Creen Uds. en Jesucristo? Entonces lo primero es que Uds. creen. Y luego Dios mandó a Abraham y a sus hijos, su simiente, que se circuncidaran como una señal; y hoy Él le da el Espíritu Santo a Ud. como una señal.
155¿Qué es el Espíritu Santo hoy al ser humano, cuando viene? Es para circuncidar. ¿Acaso no lo dijo Esteban en Hechos capítulo 7 cuando dijo: “¡Oh!, incircuncisos de corazón y de oídos, vosotros resistís siempre al Espíritu Santo; como vuestros padres, así también vosotros?”. ¿Es correcto eso? Y el Espíritu Santo es una circuncisión. ¿Y qué hace la circuncisión? Corta la carne sobrante, todas las cosas del mundo. Lo circuncida a Ud., apartándolo de las cosas del mundo, del amor del mundo, del amor de la carne, de la vanagloria de la vida. Lo circuncida a Ud. de eso. Ud. no tiene nada que ver con ello; Eso mismo lo hace y lo pone a Ud. en amor con Jesucristo, con un amor imperecedero. “No hay nada que nos pueda separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús”. Pablo dijo: “Peligros, pruebas, prisiones, y todo lo demás, ni lo presente, ni lo futuro, puede separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús”.
156Y Él lo ha llamado a Ud., le circuncidó, lo puso en Él, y predestinó su destino eterno. Si eso no debiera hacer a los cristianos gritar, yo no sé qué lo haría. Si eso no despierta al hombre que está en Cristo, yo no sé qué se necesitaría para despertarlo; yo creo que él está muerto dos veces, arrancado por las raíces. ¿No es cierto? Muy bien.
157Ahora, entonces Él llamó; entonces Él trajo su simiente. Seguidamente, Él vino a través de Abraham, y luego a través de Isaac, y después a través de Jacob, y luego de Jacob a José. Ahora, observen, si tuviéramos tiempo alguna vez, para entrar en esto. Lo haremos, pero no ahora. Miren. La elección está en Abraham. ¿Se fijaron Uds.? Sólo esos cuatro patriarcas, y luego cesó, se rompió, pasó a los doce patriarcas y las tribus se subdividieron ¿Es correcto eso? Y nunca regresó de nuevo, hasta que regresó en Uno, la Simiente de Abraham; luego vino al Ser humano, el cual era Cristo, fue glorificado aquí en la tierra y levantado hacia Dios. Y el Espíritu Santo regresó para regar todas las naciones, para llenar la tierra del conocimiento del Señor, tan profundo como los cielos, y oh, ese es el Espíritu Santo hoy.
158Ahora, vean esto: elección en Abraham; justificación en Isaac; gracia en Jacob; y perfección en José. No hay ni una cosa registrada en contra de José. Esa es la perfección. Las tres etapas terrenales de la peregrinación de los hijos de Israel, y la cuarta fue cuando ellos entraron a la tierra prometida, lo cual era el milenio. Y las tres etapas de la iglesia Gentil… Esta semana, si Dios lo permite, puedo traerlo a través de la Biblia y mostrarles de que ya estamos en nuestra tercera etapa, listos para entrar al milenio en el tiempo de José.
159Ahora vean, cuando todo culminó en José. ¿Qué? Un hombre perfecto; el que fue nacido de su padre, amado de su padre, odiado por sus hermanos… Ahora, miren rápidamente, porque tengo que apurarme; y denme toda su atención. Amado por su padre, odiado por sus hermanos; el Señor Jesús, vean a Jesús representado en cada carácter allí. Miren a José, el perfecto. Oh, nosotros pudiéramos pasar semanas en él. Miren, odiado por sus hermanos, amado por su padre. ¿Por qué? Él era un hombre espiritual, veía visiones, podía interpretar sueños. Él era espiritual. Sus hermanos le decían: “¡Tonterías! ¡Vete de aquí!”
160Ahora, miren a las iglesias hoy en día. Observen el lado espiritual. El Señor Jesús en Su Iglesia hoy, Él es odiado por todos los hijos. Vean, es exactamente igual. Se burlan de ellos, les llaman fanáticos por todas partes. Bueno, tiene que ser así. Él es el antitipo; aquí está la sombra de eso.
161Ud. dice: “Bueno Hermano Branham, si yo recibo el Espíritu Santo, todos se reirán de mí”.
162Bueno, si no fue así, Ud. no lo recibió. Ud. tiene que ser odiado por el mundo. Jesús dijo: “Si al Amo de la casa llaman belcebú, ¿cuánto más llamarán a sus discípulos? (¿ven?), los de la casa”. Ahora, Él era. Y observen.
163Entonces Él fue amado. Y su padre... Lo cual, no podemos avanzar y dejar esto aquí. Su padre le dio una túnica de colores. ¿Es correcto eso? Ahora, si Uds. se fijan en ese manto sin costura, lo cual representa el Espíritu Santo que cubrió su ser… Y hoy es el Espíritu Santo que cubre a la iglesia, el Manto de muchos colores. Y hay siete colores en el arco iris. ¿Ven? Y hay siete colores perfectos en todos los colores que tenemos. Y ellos se combinan para formar el arco iris. Y un arco iris en la Biblia significa un pacto. Y Dios hizo Su pacto con Noé, que ya no sería en agua (sino con fuego la próxima vez), Él le dio la señal del arco iris, y nosotros todavía la tenemos. ¿Es correcto eso?
164Ahora, si Uds. buscan (Ojalá tuviera tiempo para ver estas otras Escrituras) en Apocalipsis, el primer capítulo, y cuando Juan lo vio a Él parado. “Uno semejante al Hijo del Hombre, parado en medio de los siete candeleros de oro”, lo cual era las siete edades de la iglesia.
165Y comenzamos con Efeso, y terminando en Laodicea. La edad de la iglesia tibia donde estamos ahora: “Teniendo apariencia de piedad, mas negando la eficacia de ella: yendo a la iglesia y teniendo gente que vienen y dicen: “Acepten a Cristo”, y poniendo su nombre en el registro; pero negando el bautismo del Espíritu Santo y poder, y milagros y señales, y maravillas, burlándose de Ello, en la edad de la iglesia de Laodicea, la cual es vomitada de la boca de Dios; y los elegidos son levantados de aquí. ¡Oh, aleluya! ¡Oh, algo entra en mi alma cuando pienso en eso, amigos! Oh, el mundo en su condición hoy…
166Y allí estaba Él parado. ¿Qué? Y Él era semejante a una piedra de jaspe y sardio. ¿Qué era el jaspe? Era la piedra de Rubén. ¿Qué era sardio? Benjamín. El primero y el último, Él era el Primero y el Último. Y un arco iris alrededor de su cabeza, sobre los siete candeleros de oro… Un arco iris, un pacto que Dios había hecho a través de Abraham, a través de Isaac, a través de Cristo, a través de la iglesia por el Bautismo del Espíritu Santo. El manto de los siete colores que estuvo sobre José, que estuvo sobre Jesús; está sobre la iglesia hoy, la protege. El cuerpo estaba cubierto por el manto. Y la iglesia no es Ud., es el Espíritu Santo que lo tiene cubierto a Ud. con la Sangre, el pacto de Dios, predestinado antes de la fundación del mundo. ¡Aleluya! Tenía que dejar salir eso. Muy bien. Estaba a punto de reventarme.
167Noten, permítanme decir… Uds. tal vez piensen que estoy loco. Si lo estoy, soy feliz; déjenme en paz. Muy bien. Permítanme decirles algo. Oh, ¿cómo puedo evitar estar contento y saber lo que sé? ¿Cómo puedo contenerlo, y saber lo que sé? Estoy tratando de hacer que esto llegue a la gente. ¡Oh!, eso haría feliz a cualquiera. ¡Fuíu! ¡Vaya! Muy bien.
168Allí estaba Él, y José era Su tipo. La cubierta, el padre le dio el manto a él. ¡Aleluya! ¿No recuerdan Uds. cuando Jesús fue bautizado: “Salió luego del agua, y he aquí los cielos le fueron abiertos, y el Espíritu Santo descendía como una Paloma, y reposó sobre Él, y dijo: ‘Este es Mi Hijo amado en Quien tengo complacencia?’”. Él nunca obró un milagro hasta entonces. Luego se fue directo al desierto para ser tentado, y salió inmediatamente sanando a los enfermos, y los poderes de Dios…
169Esa es la iglesia. Cuando es bautizada, es vestida con el poder del Espíritu Santo. ¡Oh, hermano!
170El fenómeno mismo de que la matriz de Sara estuviera muerta antes de que viniera Isaac... Dios lo dejó continuar así. Ella tenía sesenta años de edad cuando recibió la Promesa. Ella tenía noventa años de edad antes de que la simiente fuera concebida en ella: Perfectamente, absolutamente fenomenal.
171Y el hombre que ha nacido de nuevo es un fenómeno. ¡Aleluya! No es aceptando o levantando su mano así, es un don de Dios. ¡Fenomenal! Nacido de nuevo, sacado de este mundo en la esfera de los sentidos. Sí, señor. ¿Será porque Ud. lo merece? Por que Dios lo prometió, para que la promesa, según la elección, permaneciese.
172Entonces José fue vendido por sus hermanos por casi treinta piezas de plata. La iglesia judía traicionó a José.
173Hoy, ¿qué hay en esta iglesia? Una traición. Están obteniendo documentos; están tratando de tener un... Bueno, Uds. tengan esto presente. Habrá una confederación de iglesias. Las iglesias de Cristo de Estados Unidos ya se están confederando con todas sus iglesias, y ellas van a tener un bando aquí algún día que se juntará para pelear contra el comunismo, lo cual se unirá con el catolicismo, con la iglesia protestante y la iglesia católica unidas. Y las ínterdenominaciones que se paran por la verdad, y se alejan de ese dogma que ellos tienen, serán perseguidas. La marca de la bestia, el Sello de Dios; el reto vendrá pronto. Y hermano, si Eso no está allí dentro, Ud. será engañado con toda seguridad, porque se verá tan bonito. Ud. dirá: “Ahora, si el comunismo hizo un... para el mundo hoy, pues, hagamos otro acuerdo, y traigamos a todos los cristianos y cristianicemos nuevamente al mundo”. Y se vera tan bien, que la gente entrará en eso. ¿Ven?
174Confederarán las iglesias y tratarán de hacer del cristianismo una unidad. Y la Biblia dice en Apocalipsis, que él le dio su poder y todo, que él hizo una imagen a la bestia y ejerció todo el poder que tenía la bestia ante él. Seguro, así es. Ojalá que tuviéramos tiempo para conectar Apocalipsis en esta cosa (Pero no lo tenemos. ¿Ven?) para ver en dónde está. Ud. está aquí mismo en el tiempo del fin, hermano. Estamos en el fin de la edad.
175Entonces ellos vendieron a José por treinta piezas de plata y lo arrojaron a un pozo para que muriera. Él fue sacado, y luego encarcelado. Y mientras él estaba allí en la prisión... Había dos hombres, un copero y un panadero. Y uno de ellos se perdió y el otro fue salvo, por medio de José quien dio el sueño y lo interpretó.
176Y fue lo mismo cuando Jesús estaba colgado en la cruz; había un ladrón en un lado y otro ladrón en el otro, y uno se perdió y el otro se salvó. Exactamente.
177Entonces él fue llevado ante faraón, interpretó el sueño, y fue hecho el hombre que era la mano derecha de faraón; nadie podía ver a faraón sin venir a José. Y es un tipo perfecto de Jesús sentado a la diestra de Dios, y nadie viene a Dios sino por Cristo. Exactamente el tipo perfecto allí.
178Y noten, aquí hay otra cosa, Uds. pueblo Gentil ahora de acuerdo a la simiente y a los elegidos, a José le fue dada una novia Gentil. Él fue rechazado por sus hermanos, y se volvió y tomó una novia Gentil. ¿Es correcto eso? Faraón le dio el sacerdote de... O la hija, como novia. Y él se casó con una mujer Gentil que produjo a Efraín y a Manasés, los cuales fueron coherederos dentro del reino, dentro de la promesa patriarcal.
179Noten cuán perfecto es que Jesús, rechazado por los judíos, envió de regreso al Espíritu Santo, y ello se rieron de ellos, y se burlaron de ellos, y dijeron: “Ellos están ebrios de mosto”. ¿Es correcto eso?
180Y Jesús dijo: “Uds. pueden blasfemarme a Mí y salirse con la suya; pero si Uds. hablan una palabra en contra del Espíritu Santo, jamás le será perdonado”.
181Y esos judíos llegaron allí y dijeron: “Bueno, esos hombres están llenos de mosto, ja-ja-ja”, y se burlaron de ellos. Y no más de treinta años después de eso, Tito rodeó las murallas y ellos se comieron los hijos los unos de los otros, y los masacraron y quemaron el templo de acuerdo a la Palabra de Dios. Y nunca ha sido levantado hasta que los días de los Gentiles hayan terminado. Estoy a punto de visitar Jerusalén en las próximas semanas, y esas viejas ruinas allí, y el muro de los lamentos. Donde ellos han sido esparcidos por todo el mundo, por cuanto Dios les dijo que ellos lo harían, y ellos vinieron y lo hicieron. Eso es correcto. ¡Oh, hermano! ¡Pensar en la maldición que hay en rechazar el Espíritu Santo!
182Ahora, el Espíritu Santo fue derramado y ellos lo rechazaron. Y cuando los judíos lo rechazaron, los Gentiles lo recibieron, lo cual fue un tipo de la Novia. Él dijo que llamaría un pueblo de entre los Gentiles para Su Nombre.
183Esa muchachita sentada allá atrás, solía ser una Broy, pero ahora es una Branham; ella es mi esposa. Y la Novia de Jesucristo será la Señora Jesucristo, (¡Aleluya!) bautizada en Su Espíritu, en Su Nombre, llena de Su poder, vestida en Su justicia. ¡Aleluya! Allí está ella. Y ahora noten, esa es la novia Gentil.
184Ahora, leamos el resto antes de terminar. Aquí está la historia más triste que Ud. haya visto en el tiempo del fin, donde estamos terminando ahora. La novia Gentil ya ha sido escogida, ha sido sacada. La cosa está casi finalizada. Ahora, escuchen aquí en el capítulo 41. Y aconteció… Ahora, esto es al final de la edad de los judíos, entonces estamos terminando. Al fin… dos años completos, faraón... No, esperen un momento; tengo el capítulo equivocado aquí, estoy seguro. Quise decir 45, en vez de 41. No podía ya José contenerse delante de todos los que estaban al lado suyo, y clamó: Haced salid de conmigo a todos. Y no quedó nadie con él, al darse a conocer José a sus hermanos (los que le habían rechazado).
185Ahora, sólo un momento antes de que nos vayamos. José, después de todos esos años, había estado allí, y se levantó una hambruna en la tierra: Dios se estaba moviendo. El pobre José se había convertido en el hombre de la mano derecha. Y aquí, sus hermanos quienes lo habían vendido, él había visto una visión de que ellos venían y se inclinaban ante él, y ellos lo llamaron soñador y uno que veía visiones, y trataron de matarlo.
186Jesús les predijo a esos judíos lo que ellos eran, lo que habían hecho, y lo que serían. Acerca del Amo de la casa, que envió a Su propio Hijo y siervos, y cómo es que ellos lo mataron y todo de esa manera. Pero, ¿qué haría el Señor de la cosecha cuando Él viniera y hallara a esos siervos malvados? Ahora, sólo un momento.
187Aquí está José, un tipo perfecto, parado allí como los judíos regresando en los últimos días, al final, viniendo al milenio, cuando los judíos serán salvos nuevamente.
188Y ellos miraron. Y José, Uds. saben cómo es que él fue enviado allí, cómo es que Israel envió a sus hijos para allá. Ellos sólo tenían un poquito de maíz; se estaban muriéndose de hambre, y José había interpretado el sueño del rey, y cómo es que él había almacenado el maíz, el único lugar en el mundo en el que había alimento.
189Eso es un tipo perfecto de la iglesia hoy: el único lugar en donde es repartido el alimento espiritual, es en el Reino de Jesucristo. Uds. pueden ir y tomar algún credo de iglesia y recitar unos cuantos credos de los apóstoles y lo que quieran, pero, hermano, el Espíritu está en la iglesia renacida del Dios vivo. Solamente allí hay Alimento. Y esos judíos van a reconocer eso uno de estos días, y van a venir.
190Ahora, si Uds. se fijan, entonces cuando él vino, él vio al pequeño Benjamín. Y Uds. saben cómo hizo él allí y entendía. Cómo es que su padre, su madre habían dado a luz a este niño, y entonces había muerto: el pequeño Benjamín. Y él vio a sus hermanos, y ellos no sabían quién era él. Ellos pensaban que él era un gran príncipe, y tenían miedo. Y entonces cuando él los envió de regreso, y él dijo: “¿Quiénes son Uds.?”
191Y ellos dijeron: “Somos los hijos de un hombre, el cual es Jacob, que está anciano, Israel; y que fue bendecido por Jehová, y así por el estilo.” Y entonces oyó que su querido y anciano padre todavía estaba vivo. Escuchen lo que él dijo aquí. Y él se dio a conocer a ellos cuando cerró las puertas. Su corazón, miren el amor de Dios allí, llamando todavía. Y esos judíos parados allí, pobres muchachos, estaban muriéndose de hambre. Su padre estaba muriéndose de hambre, dijo: “Vayan y consigan un poco más de maíz, o nos moriremos de hambre.”
192Y él retuvo a Benjamín allí como una señal. Y Uds. saben cómo fue eso, cómo es que él se paró delante de él. Y entonces él miró y vio a Benjamín; ya no podía contenerse. Él hizo que todos salieran de su presencia, que se fueran. Y el pobre José se paró allí y dijo: “Yo soy José, vuestro hermano.”
193Y sus hermanos acababan de decirle: “Tenemos un hermano que fue matado por las bestias”, y él estaba hablando con su mismo hermano. Ése era su hermano José que estaba parado allí.
194Y él hizo que todos salieran y entonces se dio a conocer y dijo: “Yo soy José, su hermano.” Y ellos tuvieron miedo, los patriarcas. Tuvieron temor. Él les dijo: “No tengan miedo.” Y comenzó a clamar tan alto que aún en el palacio de Faraón le escuchaban gritando, escuchaban sus gritos y llanto. Bajó corriendo y extendió los brazos alrededor del pequeño Benjamín y le abrazó y le besó y se inclinó sobre su cuello y comenzó a llorar y dijo: “¿Me quieren decir que mi pobre y anciano papá todavía está vivo allá en Canaán?” ¡Qué sentimiento! ¡El amor de Dios que es derramado!...“Mi papá aún vive, y yo le estoy dando maíz.” Dijo: “¡Oh!” y clamó a voz en cuello.
195Me pregunto cómo será eso, el día cuando nuestro Señor Jesús descienda súbitamente por el horizonte oriental volviendo de nuevo a la tierra. ¡Aleluya!
196Ahí él clamó y lloró, ese gran príncipe parado allí, y los patriarcas. Él dijo: “No se sientan mal.” Dijo: “Dios me envió.” ¿Ven al Espíritu Santo, lo que hará el amor Divino? Dijo: “Dios me envió hasta aquí. No se sientan mal en sí mismos.” Dijo: “Dios me envió aquí para preservar vida para estos tiempos.”
197¿Y para qué lo envió Dios a Él aquí, sino para preservar Vida? ¿Para qué está el Espíritu Santo aquí en esta noche, sino para preservar Vida? Él fue rechazado por los judíos y enviado aquí a los gentiles, para preservar vida. ¿Lo tiene Ud. en esta noche, mi amigo?
198Entonces él dijo: “¿Vive aún mi padre?” Y envió con carretas allá, y bueyes y todo eso. Y el pobre y anciano y ciego Israel salió, el viejo profeta saliendo de esta manera. Y él oyó que José estaba vivo. Lloró y dijo: “¡Oh, bendito sea Dios! Veré a mi hijo una vez más, lo palparé.”
199Cuando él lo trajo allí, él salió a recibirlo. Sus dedos débiles temblando de esa manera, y tocó el rostro de José, y se arrodillaron sobre algo allí, y comenzaron a llorar, padre e hijo, abrazándose el uno al otro. ¡Oh, hermano!
200Cuando pienso en el pródigo en esta noche que se encuentra alejado de Dios, allá afuera en el pecado, hermano, comiendo en los corrales de cerdos, andando de acá para allá en el mundo… Si Ud. desperdició su vida, y sus bienes durante estos años viviendo perdidamente, ¿por qué no se vuelve en su corazón al Padre en estos momentos? Si Ud. ha hecho lo malo, ¿por qué no sale a encontrase con Él en esta noche a la mitad del camino y extiende sus brazos alrededor de Él? “Oiga, ¿me quiere Ud. decir, Hermano Branham, que Dios todavía me ama?”
201Él lo está buscando a Ud. en esta noche. Él lo está esperando. El Espíritu Santo está aquí para preservar Vida, para guardarle, para darle la bendición, para seleccionarle. Y si Ud. ha sido elegido en Dios, Ud. ha venido aquí en esta noche con algún propósito. Ud. dice: “Hermano Branham, ¿estoy yo incluido en eso?”
202¿Por qué vino Ud. a la iglesia en esta noche? ¿Qué le hizo venir? ¿Cree Ud. que el diablo le haría venir a la iglesia? No, señor. El diablo lo hubiera alejado a Ud. de ella. Dios ha estado llamando. Es el Padre llamándolo a Ud. en esta noche. Ahora, Ud. tiene un lugar en Dios, y Dios le ha llamado, y le ha llamado, y le ha llamado. Si Ud. no recibe ese lugar... Hay tantos lugares contados aquí para cada uno, y Dios ha predestinado desde allá atrás que éste sería el lugar. Ahora, si Ud. falla en tomar ese lugar, alguien lo ocupará en lugar suyo. Así que ahora, si Ud. no ha tomado su lugar en esta noche, permita Dios que lo tome.
203Mañana en la noche vamos... Ellos permanecieron por años allá en Egipto. Y mañana en la noche vamos a sacarlos bajo el cordero de sacrificio y los traeremos hasta el Jordán, y luego los llevaremos al otro lado del río hacia la otra tierra en el desierto.
204Que el Señor los bendiga a todos. Ha sido duro en esta noche; nos llevó bastante tiempo. Ha sido embarazoso y difícil, como una hora y media aquí, o más, y yendo a través de las Escrituras, y ha sido áspero. Pero hermano y hermana, ¿puede Ud. darse cuenta en esta noche que es la elección en Dios? ¿Cuántos creen en la elección de Dios? ¿Cuántos creen que Dios le elige y le llama, que Él es El que lo hace? Ahora, ¿están contentos? ¿Creen Uds.?
205¿Cree Ud. en esta noche que puede pararse ahora, y mañana y decir: “Satanás, tú me has empujado de acá para allá, y has hecho esto o aquello. Y todo el tiempo en mi corazón ha habido Algo latiendo y halándome hacia Dios. Ahora me doy cuenta de cuál es mi llamamiento. Yo nunca estaré satisfecho allá afuera. No puedo estar satisfecho allá afuera, porque Dios me ha llamado. Así que ahora estoy a punto de echar estas cosas a un lado y venir a mi Padre celestial. Yo viviré con El?”
206¿A cuántos aquí les gustaría decir: “Hermano Bill, desde esta noche en adelante, me comprometo con Dios, de que voy a servirle. Yo sé que estamos al final del camino, y que no nos queda mucho tiempo. Pero por la gracia de Dios en esta noche, quiero hacer una buena limpieza, y voy a servirle a Dios?” ¿Levantaría Ud. su mano? Dios le bendiga. Muy bien.
207¿Cuántos quisieran decir: “Hermano Bill, no lo tengo en mi mente aún exactamente. Pero, ¿orará Ud. por mí que Dios me tenga allí en aquel día, que Dios me haga un llamado más a mi corazón? Y yo vendré, si Él tan sólo me llama una vez más, yo vendré” ¿Levantará Ud. su mano? ¿Está Ud. lo suficientemente interesado acerca de eso en esta noche? Dios le bendiga, señora. Dios le bendiga, señora. ¿Alguien más dirá...? Dios le bendiga, señora. Dios le bendiga, señor, Dios le bendiga. Y Dios le bendiga, jovencita.
208Alguien más dirá: “Hermano Branham, yo no soy lo que debería ser en esta noche. Sé que no lo soy. He contristado a mi Señor, pero Algo en mi corazón siempre me ha dicho que yo debería ser un cristiano. Y yo quiero servir a Dios.” ¿Estará aquí esa persona en esta noche, que nunca haya dado ese paso? Ahora, yo quiero que Ud. sea honesto conmigo ahora mismo, ya para terminar, que sabe esto, que Algo a través de su vida le ha dicho que Ud. debería de servir a Dios; que Ud. ha sentido eso por mucho tiempo. Y Ud. aún no ha dado el paso, pero Algo le ha dicho eso.
209Yo no soy una de esas personas que correrán allá atrás y lo jalarán a Ud. hasta aquí. No, no. Si el Espíritu Santo no lo hace por medio de la predicación de la Palabra, de nada me servirá. ¿Ven?, eso es correcto, Ud. tiene que hacer su elección.
210Pero ¿Será Ud. lo suficientemente honesto conmigo y dirá: “Hermano Bill, ha habido Algo en mí por años, u ocasiones, o como sea, que me ha llamado, que me ha dicho, que parecía que yo debería de volverme a Dios, y no lo he hecho todavía. Ore por mí Hermano Bill, que yo sea lo suficiente hombre o mujer para hacerlo?” ¿Levantará su mano? En todas partes del edificio ahora, que sienten que Dios le ha... Dios le bendiga.
211¿Alguien más dice: “Algo ha llamado en mi corazón y yo todavía no he hecho mi entrega?” Simplemente levante su mano y diga: “Yo soy ése, yo todavía no me he convertido en un cristiano, pero quiero hacerlo. Quiero hacerlo, y yo quiero que Ud. ore para que Dios no me rechace hasta que yo tome mi decisión?” ¿Lo hará Ud.? Levante su mano. Dios le bendiga, señor; eso está muy bien. Alguien levante la mano y diga: “Yo quiero que Ud. ore, Hermano Bill, que yo no rechace a Dios.” Dios le bendiga, señor. Eso está bien. Ahora, alguien más. ¿Habrá alguien más aquí? Ahora, sean honestos.
212Ahora miren, ¿Qué si el doctor viene a su casa antes del amanecer, y le toma el pulso, se echa hacia atrás y dice: “No, él nunca saldrá de esa; él está acabado?” Oh, ¡Cómo desearía Ud. haber levantado esa mano!
213Pudiera haber significado algo, decir: “Ore por mí hermano.” Yo no sé quién es Ud., a menos que Ud. me lo haga saber. La iglesia no sabe quién es Ud. Pero si Ud. levanta la mano, Dios reconocerá eso. Eso no le salvará, no, pero le ayudará a comenzar. Le ayudará a comenzar. Entonces quizá antes de que termine el avivamiento, Ud. le entregue su corazón a Cristo.
214Ahora, esta noche ha sido muy difícil. Trataremos de llegar más a lo sólido, profundizar en la Palabra en el principio, quise decir, a medida que avancemos.
215¿Habrá alguien más? Ha habido cinco que han levantado la mano. ¿Alguien más? ¿Habrá seis o siete? Ahora, quiero que sea honesto. Dios le bendiga, jovencita. Ahora, yo sé que hay una persona más aquí que debería tener su mano levantada. Ahora, simplemente alce la mano y diga: “Hermano Bill, ore por mí.” Yo no voy a ir hasta donde Ud. está; voy a orar por Ud. aquí mismo. Y entonces sólo diga: “Recuérdeme ahora, yo no soy cristiano, pero siempre he sentido que debería de serlo. Y ahora, yo sé que no soy cristiano.” ¿Hay otro? Levante su mano. Sí, estoy a punto de terminar. Ve al piano, Teddy, por favor.
216Alguien dirá entonces: “Hermano Bill, recuérdeme que mi vida esté más cerca de Dios. Yo no quiero estar, vivir esta vida a medias y esta condición tibia. Yo quiero que mi corazón esté realmente ardiendo en fuego. Ore por mí.” Dios le bendiga. Dios le bendiga a Ud., a Ud. y a Ud. ¡Qué bueno! Eso está bien. Dios le bendiga. Veo sus manos levantarse.
217Miren, si Dios oye mi oración y abre los ojos del ciego, abre los oídos del sordo, hace que aquellos que están paralíticos (congresistas, reyes, potentados, monarcas, paralíticos) se enderezan… Miren alrededor del mundo, millones y millones. Yo me atrevería a decir esto verdaderamente de corazón: alrededor de diez millones de personas que yo sepa han escuchado el mensaje, diez millones de personas de todas las nacionalidades. He hablando ante diez y quince nacionalidades diferentes a la vez, tiene que pasar por diez o quince intérpretes antes de que incluso uno pueda decir otra palabra, de esa manera a través de los intérpretes. Y ver a unos cien mil, o, y ver a tantos como treinta mil venir a Cristo de una sola vez, treinta mil convertidos de una sola vez. En Durban, Sur...
218Y ahora voy a unos servicios donde asistirán unas trescientas mil personas. Y yo digo esto de corazón. ¿Alguna vez me ha escuchado Ud. predecir algo en el nombre del Señor que no haya sido exactamente de esa manera? Pregunte donde quiera que Ud. desee, en cualquier parte a través del mundo. Y miren los cientos y cientos de cosas que Él dijo. Yo ciertamente sé de lo que estoy hablando. No por mí mismo, Cristo está aquí.
219Y les digo la Verdad, amigos. Si Uds. mueren sin nacer de nuevo, Uds. están perdidos. Jesús dijo: “El que no naciere del agua y del Espíritu de ninguna manera entrará al Reino.” No importa cuán bueno, cuánto haya pagado Ud., a qué iglesia pertenezca, cuál fuera su afiliación, o su posición social, quién fuera su madre o padre, o su pastor. “A menos que el hombre nazca de nuevo, él nunca verá el Reino de Dios.”
220El otro día hablamos del maíz, Uds. lo vieron aquí en la agricultura. Uno de ellos era un grano perfecto de maíz, cada cantidad de calcio, todo lo que había en este grano estaba en él. Uno fue cultivado en el campo y el otro no, un puñado de cada uno. Los enterraron. Todos fueron hechos iguales, con los mismos ingredientes de los otros y todo lo demás. Ninguno de ellos salió. Pero cada uno de estos otros salió. ¿Por qué? Ellos tenían un germen de vida en ellos.
221Hay hombres y mujeres aquí en esta noche, y por todo el mundo, que van a sus iglesias, pertenecen a la iglesia, profesan ser cristianos y no tienen ese germen de Vida en ellos. Ellos no pueden levantarse. No hay manera de que ellos resuciten. No se engañen amigos, examínense. Depende de Ud. Está en Ud. Es su decisión. Que el Señor les bendiga mientras inclinamos nuestros rostros.
222Padre, en este servicio en esta noche, he tenido que decir cosas duras, ásperas, y muy cortantes, pero Tú dijiste que el Evangelio es más cortante que una espada de dos filos, que penetra hasta el tuétano del hueso, y discierne los pensamientos de la mente. Dios, no permitas que tengamos algo menos que Eso.
223Ahora, te damos gracias por la elección; te damos gracias que Tú nos has llamado. Y ahora, en nuestros corazones, el Espíritu Santo nos ha guardado todos estos años. ¡Cuánto te lo agradecemos! Sublime gracia, el pensar que fuimos sacados de las alcantarillas de pecado, allá atrás en esos días, y cómo es que Tú has sido muy bueno con nosotros.
224Y Tú amas a estos hombres y mujeres que están aquí en el mundo ahora, sabiendo que sólo unas cuantas vueltas del sol y entonces será demasiado tarde. Uno de estos días será demasiado tarde. Ellos serán cortados, así de rápido, sin remedio, sin misericordia; y Tú dijiste que solamente te reirías en sus calamidades.
225El pensar en este mundo, uno de estos días los vientos aullantes van a soplar a través de este viejo mundo, cuando sea explotado por una bomba atómica, y se asiente allá lejos en la esfera del sol, y los vientos aullantes soplando, quinientos años a partir de esta noche. Y habrá tumbas escondidas en esa arena, quizás con nuestros nombres en ellas, girando allá en los vientos aullantes, y el calor penetrante del sol. Pero ¿dónde estará nuestra pobre alma?
226Dios, que pueda esta ser la noche en que se decidan algunos destinos eternos. Concédelo, Señor, que cada pecador aquí, esos hombres y mujeres, y jovencitas y demás, que levantaron sus manos y dijeron que eran pecadores y querían ser recordados en oración, Oh Dios, que el Espíritu Santo conceda eso en este momento. Y que ellos acepten a Jesucristo como su Salvador, y sean llenos del Espíritu Santo. 227 Concede, Señor, que estos caídos, y estos que están fríos y se han alejado de Ti, que ellos vengan corriendo en esta noche como un montón de niños que están muriendo de hambre, se acerquen a la mesa de Dios diciendo: “Yo quiero ser alimentado.” Y que puedas Tú hacerlo Señor.
228Y gracias por estos queridos santos de Dios que levantaron sus manos, y que a través de lágrimas y oración, y arrepentimiento, ellos han permanecido fieles hasta esta hora. Bendice estas palabras en esta noche, Señor, aunque han ido de un lado de la Biblia al otro, y todo mal formado, y quizá Tú puedas arreglarlo en sus mentes, Señor. Ha sido nuevo para mí, la primera vez en siete años, Señor, al tratar éstas. Y te ruego ahora que mañana en la noche nos traigas de regreso a todos con mucho más, y que el Espíritu Santo esté aquí. Y que muchos de éstos aquí en esta noche tomen una decisión y sean salvos, regresen mañana en la noche, regocijándose y felices (Concédelo, Señor), recargándose en el cuello del Padre, como hizo José, Señor, besando al Padre, oh, y diciendo: “Gracias, Señor, por salvarme.” Concédelo, Señor. Que algo suceda en este momento. Rogamos esta bendición, que nos despidas de este servicio, pero nunca de Tu Presencia, y que regresemos, felices y gozosos mañana en la noche, trayendo preciosas gavillas. Porque te lo pedimos en el Nombre de Cristo, Amén.
229Amigo Cristiano, lamento haberles retenido todo este tiempo. Lo siento mucho. Mañana en la noche quiero salir a las nueve en punto, si es posible. Tuve que hablarles un poquito áspero. No pude evitarlo. Uds. me aman de todas maneras, ¿no es cierto? Yo sí. Les amo. Y es lo solamente para su bien. Ahora, pongámonos de pie. Muy bien: “De Jesús El Nombre Invoca.”, dénos un tono. De Jesús el nombre invoca, Búscale con vivo afán; Dulce hará tu amarga copa…
230Ahora, quiero que tomen el teléfono mañana. Consigan a algunos pecadores y tráiganlos aquí. Regresen. Díganle a los pastores. Vamos ahora, unámonos y tengamos un avivamiento chapado a la antigua. Seremos enderezados en una noche o dos, así que seguiremos adelante y nos gozaremos. Salúdense de manos los unos a los otros. ...amor; Sumo bien, celestial, Es Jesús el salvador.
231Ahora, que la gracia de Dios, y el compañerismo del Espíritu Santo, repose y permanezca con Uds., desde ahora hasta que nos encontremos de nuevo, en el Nombre de Jesús. Amén
232Ahora, que Dios les bendiga. Quedan despedidos en el amor y la bendición de Dios.
233Ahora, todos Uds. los miembros del tabernáculo, saluden de mano a estas personas aquí. Asegúrense de saludarse de mano cada uno de Uds.; Denles la bienvenida. Que el Espíritu Santo haga lo mismo. Ahora, hagan las paces; olviden todas sus diferencias, y hagan las paces. Muy bien. De Jesús el Nombre adora, … que te sirva…