Photo

~ EL SEGUNDO MILAGRO ~
1Me siento muy bien al oír algo así de todos ustedes; por la carta que nuestro hermano ha leído; por la actitud de nuestros hermanos colaboradores hacia nosotros y por toda la audiencia y por sus aplausos. Eso nos hace sentir más que bienvenidos para regresar. Y si el buen Señor lo permite, tan pronto como tengamos la oportunidad, volveremos a esta ciudad para quedarnos por un poco más de tiempo hasta que terminemos completamente. Hasta que Dios nos diga que sea suficiente y que volvamos a casa. En ese... [La audiencia aplaude- Ed.] Muchas gracias. confío en que las reuniones hayan sido de tanta bendición para ustedes como lo han sido para--para nosotros. Digo esto, no como una obligación sino porque es la verdad. Por supuesto he tenido audiencias mucho más grandes y locales más grandes. De seguro habría habido más gente aquí si hubiéramos tenido el espacio para acomodarlos; pero jamás he estado o me he encontrado en una reunión más agradable... y encontrarme con gente más agradable en todo el mundo que como la he encontrado en este lugar. Eso es verdad. Y con el... [La audiencia aplaude- Ed.] Gracias. [Espacio en blanco en la cinta - Ed.] ... de mi corazón y confío en que--el compañerismo nunca muera, que viva y permanezca en cada iglesia y en medio del pueblo, hasta que Jesús venga. Ese es nuestro propósito al estar aquí y llevar estas reuniones a efecto.
2Todos han sido tan amables y ustedes han sido tan pacientes al venir a sentarse en este edificio caluroso y tan caliente como lo est y--y estar de pie por los lados y asomándose por las puertas, viniendo temprano y oh, eso ha sido muy amable de vuestra parte y se los agradecemos. Apreciamos a éste hermano, no puedo recordar su nombre, se me olvida, aquí, hermano Banner y todos los ministros colaboradores. Agradecemos a Dios por ustedes hermanos. Todos han sido tan buenos con nosotros. Confiamos en que Dios derramará Sus bendiciones sobre todos ustedes...
3Y me acaban de decir que hicieron una ofrenda de amor para mí hace unos pocos momentos atrás. Aprecio mucho eso, no lo merezco; es la verdad. Yo--yo no lo merezco. Pero el hermano Baxter me dijo que todas las deudas estaban pagadas y todo lo demás. Y luego de todo eso, hicieron una ofrenda especial de amor y... se los agradecemos. Y hasta donde sé y conozco, cada centavo de ello lo gastaré para la gloria de Dios de la mejor manera que pueda. Ese dinero no irá a ninguna cosa necia, pues en aquel día queremos ser encontrados mayordomos fieles y verdaderos de Sus riquezas.
4Y algunos de ustedes dieron quizás una porción de su sustento; quisiera que no lo hubieran hecho. Alguien quizás, cuando se estuvo levantando la ofrenda, dió cinco centavos o algo así y yo pudiera, usted sabe, hacer algo con eso. Yo tengo hijos, usted sabe como es eso. Y desearía no tener que hacerlo pero... tomar una ofrenda; lo hago de vez en cuando porque no puedo ...usted no puede tener una buena situación financiera. Y les agradezco por ello. Dios les bendiga a cada uno. Ahora confío que... recuerdo que en una reunión conté una historia, siendo que mi hermano mayor está sentado aquí, quiero estrechar su mano antes de comenzar a ministrar la Palabra.
5En una ocasión yo iba a pedir una ofrenda en mi iglesia y le dije a mi esposa: "Tenemos que..." Yo nunca he pedido una ofrenda en toda mi vida, así es que le dije: "Necesitamos algo de dinero." Le dije: "Voy a pedir una ofrenda..." Debíamos una deuda y teníamos que pagarla. Eso fue con mi primera esposa, eso fue... yo era... Ella murió muchos años atrás, como catorce años atrás y yo me quedé soltero como por cinco o seis años. Mi hijito entró a la escuela y entonces me volví a casar. Dios me devolvió la imagen perfecta de mi hijita que El había tomado; así es que estoy muy contento por eso. Entonces, recuerdo que una noche, como ocho años atrás creo, llegamos a un punto en que no pudimos hacer funcionar las cosas, económicamente hablando y yo le dije a ella: "Voy a pedir una ofrenda." Ella me respondió: "voy a sentarme a ver como lo haces." Y entonces fuí donde el anciano hermano Wiseheart y le dije: "Vaya a buscar mi sombrero pues voy a pedir una ofrenda." El me miró con una mirada rara y fue hacia... Yo miré y...
6No sé si usted hermano Ryan conoció a la hermana Weber o quizás no la recuerda, la mamá de Frankie. Ella fue hacia su viejo delantalcito y sacó un pequeño monedero usted sabe, con esas pelotitas de metal para cerrar la parte de arriba y comenzó a sacar sus moneditas de cinco centavos. Oh, no pude hacerlo; le dije al hermano: "Sólo estaba bromeando, no era en serio". Y el hermano Wiseheart me miró de nuevo aún más extrañado y fue a colgar mi sombrero de vuelta y ¿sabe usted que?; el hermano Ryan fue en bicicleta hasta mi casa y me la regaló. Muchos de ustedes que han estado en mis reuniones me han oído referirme a esto. El hermano Ryan fue en bicicleta y la dejó allí y me la dió. Yo pinté la bicicleta, la vendí y conseguí el dinero para pagar la deuda. así es que no necesitaba la ofrenda después de todo.
7Mi pobre hermano me dió la bicicleta y bueno... yo no sé andar en bicicleta así es que... [El hermano Branham se ríe-Ed.] Yo debía la cuenta pero él hizo una buena obra. Bendito sea el Señor. Eso está muy bien. Así es que les agradezco mucho. Y es mi deseo poder volver a Toledo tan pronto como pueda. Lo digo con toda sinceridad. Ahora, cuando regrese de Africa de vuelta a casa, si el Señor lo permite, voy a buscar Su rostro para saber que es lo siguiente que debo hacer. Yo creo que todos ustedes apreciarían eso mucho más, si supieran exactamente donde ir. Si El me envía a Toledo vamos a quedarnos en Toledo hasta que El me diga: "Ve a otro lado", y permanecer allí hasta que todo termine.
8En este momento, estas reuniones han llegado a la condición en que realmente podemos tener un real avivamiento, sólo ahora, ¿ve usted?. Todo lo que la gente dice como para asustar: "Bueno, puede ser esto, puede ser aquello." Todo eso ya se ha ido de estos cultos; sólo hay una gran sensación de bienvenida en todo este lugar. ¿Ve usted?. Esa es exactamente la manera correcta para tener un avivamiento y para comenzarlo. Entonces, ¿qué creen que sucedería con cuatro o seis semanas de esto mismo?. Oh Señor, tendríamos un tiempo glorioso, de verdad que sí. Yo creo que todos en el--por aquí serían sanos si sólo pudiéramos uno por uno... Ahora, el Señor nos ha bendecido en esta semana. El paralítico ha caminado, los inválidos han sido sanos, los sordos han oído, las enfermedades usted sabe, sanados; el Señor... y ahora quiero que usted recuerde esto, especialmente los pastores, sucederá en las próximas semanas que ustedes escucharán a personas en sus iglesias que dirán: "Bueno, yo-- ese problema estomacal que tenía se ha ido; no sé como." Y las damas y los demás con diferentes clases de problemas que tenían. Creo que ha habido por lo menos (Digo esto no tratando de decir algo errado pues no quiero hacerlo. Dios me hará responsable por ello). Ha habido al menos quinientas personas, diría yo, que se han sentado en la audiencia y que no han dicho una palabra y que están sanas ahora mismo, eso es correcto. La otra noche cuando... En estas últimas dos noches yo jamás había sentido tal jalón en mí en toda mi vida. La manera en que se siente... (venga aquí sólo por un minuto hermano) cuando las personas están siendo sanadas...
9Ahora quiero tomar este momento para explicar esto. Si--si cuando estoy hablando con una persona me doy vuelta y consigo su atención. (Así de vuelta hacia la audiencia) Yo miro hacia alguien y veo... quizás se ve del todo bien, yo voy a hablar con esa persona y cuando comienzo a hablar entonces entro en contacto con su espíritu. Y es entonces cuando siento como que algo comienza a jalar de esta manera y cuando me deja me pongo muy débil. Esa persona es sanada, eso es todo. Gracias hermano... y esa persona es sanada. Quizás ellos no lo reconozcan en ese mismo momento pero lo harán más tarde, lo reconocerán. Reconocerán que ha sido hecho. Ahora, que el buen Señor bendiga a cada uno de ustedes y los llene con Su bondad y misericordia. Todos ustedes sentados Aquí y... veo a estas tres o cuatro sillas de ruedas acá y personas con diferentes clases de dolencias, eso es sufrimiento. Ahora usted sólo tenga buen ánimo y crea con todo su corazón y Dios va a sanar a cada uno de ustedes.
10No sé si hay más personas que están por allá atrás lejos y que no los puedo ver, por allá mismo. A veces no puedo ver a éstas personas que tratan de mirar por encima de los otros allá atrás. Bueno, no sé que más decir sino sólo expresarles que estoy tan felíz de estar con ustedes y confío que quizás si usted tiene la oportunidad y si en su iglesia local no hay servicio, la próxima semana usted pueda ir hacia la ciudad de Erie a acompañarnos, estaremos felices de tenerlo con nosotros. Escríbanme en alguna ocasión; escríbanme a mi casa, estaré felíz de saber de ustedes. Y algunas veces, al enviar estas ropas ungidas y eso... ¿Cuantos creen en enviar estas ropas...? Oh, eso es maravilloso. Bueno déjenme decirles, si usted entrara en mi oficina y viera los miles de sanidades que se producen sólo por enviar esas ropas, miles...
11Recientemente envié una a Alemania a una mujer que sufría de artritis por años y la lectura en el dorso del paño fue traducido a la lengua alemana. Ella tomó el paño, se lo puso y siguió las instrucciones diciendo: "Ahora, diablo ¡sal de mí!." Ella se levantó y caminó de un lado a otro; estaba... ¿ve?..."Ahora diablo sal." Ella lo creyó. Sólo una cosa más; espero que si he contado este testimonio en frente de la audiencia, me perdonen por ello pues a veces al contar esto en diferentes lugares, yo no sé cuantas personas han estado en mis reuniones. Una cosa sobresaliente sucedió una noche cuando estaba en una iglesita en Corning, Arkansas al comenzar el culto. Yo acostumbro conseguir y enviar... darles a las personas, algunos pañuelos y... en las reuniones como estas (aquí hay una caja llena) no tengo la oportunidad de ministrar aquellos, pues siempre estoy
12en profunda oración cuando el culto está en proceso. Luego cuando me voy a casa, (el hermano Baxter estaba conmigo el otro día) yo tengo una cueva allá en las colinas hacia donde yo voy, le mostré en donde me encontré con el Angel en el camino. Yo estaba volviendo de allá todo destrozado y El me encontró en el camino y me dijo: "Vuélvete a tu auto porque te he llamado para que estés con el hermano Ern Baxter." Y yo fui hacia él y estuvimos juntos. Así es que volví a ese mismo sitio y oré horas y horas sobre cada pedazo de tela que sería enviado a la gente. Ahora, yo no envío pañuelos pues cuestan cerca de diez centavos cada uno y enviamos oh, a todo sitio cerca de cinco, seis, siete mil
13por semana y no tengo el dinero para comprar tantos pero lo que hago es comprar cientos y cientos de metros de cinta de tela y las corto en pedacitos de este tamaño para que la gente se la pueda colgar en la ropa. Será un placer enviarle uno. Si no lo necesita ahora mismo, póngalo en su Biblia en el libro de los Hechos el capítulo 19 y guárdelo allí; si se presenta una emergencia, tómelo y póngalo sobre su hijo o sobre lo que se presente y crea en Dios. Sólo como una pequeña señal del amor de Dios en estas reuniones. Tantas cosas han sido hechas a través de esto y es gratis, sólo escríbanos y será un placer enviarle uno. Ahora, a ésta dama le dí un pañuelo; ella me dijo: "bendígame este pañuelo." Usted sabe, mucha gente los unge y eso está bien; yo estoy a favor de todo lo que Dios bendiga, pero si usted ve las Escrituras, Pablo no los ungía; él los tomaba de su cuerpo ¿ve?, sólo los sacaba de su cuerpo. Yo creo que eso es correcto ¿no es cierto hermanos?. Y Pablo sabía que...
14¿Saben ustedes hermanos de donde yo creo que él tomó eso?. Yo creo que cuando Elías dijo: "Toma mi vara y ponla sobre el muchacho." ¿Ve usted?. Elías sabía que todo lo que él tocaba era bendito ya sea que la mujer lo creyera o no... Y Pablo tomaba de su cuerpo pañuelos, delantales y los ponía sobre los enfermos y los espíritus inmundos salían de ellos y las enfermedades eran sanadas. Bueno no era Pablo, era Dios. Ese es Dios honrando la fe de la gente en Su siervo. Ahora, el mismo Dios que estaba allá... yo no soy San Pablo; ninguno de nosotros lo es, pero El aún es el mismo Jesús ¿ve usted?. No era San Pablo en el fondo, sino que era Jesús. Bueno, esta mujer tomó el pañuelo y lo puso en su Biblia y unas pocas semanas después de eso, ella estaba limpiando una lámpara allá en el estado algodonero de Arkansas y la vieja lámpara se rompió y le cortó la arteria del brazo. Esto es lo que ella contó: Ella tomó una funda de almohada y se la puso en la herida, al momento se empapó con sangre. Fue y tomó una sábana. El vecino más cercano estaba como a tres kilómetros; su esposo estaba en la ciudad y ella estaba
15sangrando y debilitándose; ella sabía que iba a morir a menos que algo ocurriera, fue entonces cuando pensó en el pañuelo, fue, tomó el pañuelo y lo puso en la herida. Este es su testimonio: Ella caminó los tres kilómetros o más a través del barro con sus botas puestas, dejó la linterna colgada en un árbol, tomó el autobús y vino a la ciudad de Little Rock en donde yo estaba teniendo reuniones; entró al edificio con sus botas y levantando el pañuelo en el aire y alabando a Dios. El pañuelo ni siquiera estaba manchado, era un milagro, la hemorragia se detuvo instantáneamente. La mujer se estaba muriendo, y eso fue lo único en que ella pudo pensar y Dios honró su fe al hacerlo así.
16Ahora, todos nosotros creemos eso. Yo envío una pequeña nota junto con la prenda, en donde dice como usted debe ir con su pastor y hacer que él venga y--y que usted debe confesar sus faltas y deshacerse de todo y luego ponerlo allí. Entonces no habrá nada en el camino; Dios lo hará. ¿Creen ustedes eso?. Ahora, Dios sea con ustedes y gracias de nuevo, desde los pastores a los colaboradores, las visitas en nuestro medio, los vigilantes del auditorio, todos los ujieres; oh, todos han sido maravillosos y que las más ricas bendiciones de Dios sean sobre todos ustedes. Oren por mí mientras estoy lejos orando por los demás. Sólo quiero leer una pequeña Escritura antes de que comencemos con la reunión
17pues queremos tener todo el tiempo disponible en la línea de oración en esta noche, tanto como podamos. Luego, inmediatamente después de esto, tengo que tomar el autobús y... en esta mañana no pude conseguir una reservación. Tengo que ir a casa; mi esposa va a tratar de venir para acá y no sabe como llegar pues no hay nadie que pueda venir con ella, así es que tengo que ir esta noche para traerla, para volver mañana y--y estar en la ciudad de Erie. así es que oren por mí ahora mientras leo esta Escritura que se encuentra en San Juan 4:46, comienzo: Vino, pues, Jesús otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Y había en Capernaum un oficial del rey, cuyo hijo estaba enfermo.
18Este, cuando oyó que Jesús había llegado de Judea a Galilea, vino a él y le rogó que descendiese y sanase a su hijo, que estaba a punto de morir. Entonces Jesús le dijo...( Escuche atentamente)... Si no viereis señales y prodigios, no creeréis. (Pero escuche a éste hombre valiente responder a nuestro Maestro.) El oficial del rey le dijo: Señor, desciende antes que mi hijo muera... Jesús le dijo: Vé, tu hijo vive. (El hombre quería que Jesús fuera a orar por su hijo pero Jesús le dijo... no fue a orar por él sino que le dijo: Ve, tu hijo vive.) Y el hombre creyó la palabra que Jesús le dijo, y se fue. Cuando ya él descendía, sus siervos salieron a recibirle, y le dieron nuevas diciendo: Tu hijo vive.
19Entonces él les preguntó diciendo a qué hora había comenzado a estar mejor. Y le dijeron: Ayer a las siete le dejó la fiebre... (ve, él apenas se estaba mejorando, sintiéndose un poco mejor.) El padre entonces entendió que aquella era la hora en que Jesús le había dicho: Tu hijo vive; y creyó él con toda su casa. Esta segunda señal hizo Jesús, cuando fue de Judea a Galilea. Inclinemos nuestras cabezas. Señor, el servicio está casi listo para comenzar otra vez; es la noche de cierre aquí entre este amoroso pueblo. Dios, me has bendecido de tal manera al traerme aquí y dejarme ser capaz de pararme y hablarle a tal audiencia de gente preciosa, cristianos nacidos de nuevo. Oh Dios, te amo por eso y no hay palabras que yo pudiera encontrar para expresar mis agradecimientos por dejarme conocer a éstos ministros y a este pueblo aquí, Tu pueblo, la crema y nata, la cosecha de esta tierra.
20Y no sólo encontrarme con ellos y conocerlos, sino también tener compañerismo a través de Tu Hijo Cristo Jesús y saber que yo soy un conciudadano con ellos, un heredero del mismo Reino de Dios; estamos peregrinando por la tierra, yendo hacia el Cielo, en donde estaremos juntos por edades sin fin, por aiones de tiempo estaremos juntos para siempre sin enfermarnos de nuevo, sin tener que vivir en edificios o tener que viajar por todo el país para orar el uno por el otro sino donde no habrá más enfermedad y donde no habrá más vejez ni más inválidos ni ciegos, mas seremos jóvenes allí para siempre. Y seremos a Su semejanza. Que glorioso tiempo será. Oh Padre, siento ganas de
21levantar mis manos y gritar a más no poder para dar salida a la emoción que tengo dentro de mí; el agradecimiento por todo lo que Tú has hecho. Bendice a esta ciudad Señor, bendice al pueblo, bendice a los--los legisladores de esta ciudad y oh Dios, concede que haya un avivamiento a la antigua que barra esta ciudad Señor; y que éstos ungidos que están sentados aquí en Tu presencia en esta noche, éstos ministros de Dios representados aquí en esta plataforma y allá en la audiencia, oh Dios, carga sus vidas con una nueva visión, con poder nuevo y que haya abundancia de lluvia en todo sitio Señor, viniendo a las iglesias. Escucha la oración de Tu siervo; y ahora manténnos en Tu voluntad; danos un gran culto en esta noche, porque lo pedimos en el Nombre de Tu Hijo Jesús. Amén. (Creo que Billy está aquí adelante hermano Baxter, sólo un momento hasta que pasen por aquí). Ahora, tengan fe, no duden, crean con todo su corazón y
22esperemos en esta noche el climax de todas las reuniones ¿lo harán?. Yo creo que si Dios nos visitara por tercera vez ahora, como El lo ha hecho en las últimas dos noches, yo creo que definiría la cosa entera ¿verdad?. Oh tantas cartas que hemos recibido, así es que yo sólo... de diferentes lugares, contando de sus sanidades y de personas yéndose a casa, del culto hacia casa y luego después de unas pocas horas, al despertar a la mañana siguiente, quizás el ciego viendo y el... Oh, tantas cosas sucediendo. Cuan agradecidos... las personas no tienen que esperar un tercer día, es después de un día o dos. ¿Notó usted a Jesús Aquí?, cuando El dijo: "Tu hijo vive." Bueno, eso fue en un día; y al otro día el hombre volvió y su hijo comenzó a mejorar. El dijo: "Este es el segundo milagro que Jesús hizo." A nuestro modo de ver, nosotros no llamaríamos a eso un milagro; pero fue un milagro porque todo lo que es fuera de lo común es un milagro. Jesús le dijo al
23hombre que su hijo iba a vivir y el hombre creyó lo que Jesús dijo, ¿es eso correcto?. Quizás haya cien tarjetas de oración aquí en esta noche. Dentro de unos pocos minutos llamaré a algunos de entre esas tarjetas. Usted dirá: "Bueno hermano Branham ¿qué pasará si mi tarjeta no es llamada?". Eso no significa que usted no pueda ser sano. Usted puede ser sano en cualquier sitio sólo si cree que Jesucristo lo sana a usted ¿ve?, en cualquier sitio. ¿Recordarán siempre eso?, siempre recuerde que la sanidad... Todo lo que Cristo pueda hacer por usted ya está hecho, amén. ¿Ve?. Todo lo que Cristo y Dios pueden hacer por usted ya está hecho. Lo que sigue depende de usted. Si usted es un pecador, Jesús ya lo ha salvado cuando El murió para quitar el pecado del mundo, pero usted tiene que aceptarlo. Si usted me dice: "Hermano Branham yo le he pagado a usted su boleto a casa." Eso no me serviría de nada a menos que yo lo aceptara; y la muerte de Cristo no le servirá hasta que usted lo
24acepte. "Por Sus llagas fuísteis sanados." El lo sanó cuando hizo la expiación por usted, pero no le servirá de nada hasta que usted lo acepte y cuando lo haga y lo crea, entonces es suyo. ¿Ve?, todo depende de usted. Ahora, lo que El hace es enviar señales y maravillas para--para probar estas cosas y que en verdad pueden ser hechas. Aquí... me gustaría que le escribieran a ésta persona o a cualquiera de los cuales les he contado estos testimonios, escríbanles si lo desean. ¿Hay alguien aquí que sea de Jeffersonville?, déjenme ver sus manos, ¿alguien de Jeffersonville?...-