Photo

~ SERÁ COMO SE ME FUE DICHO ~
1¿Es eso cierto? Éramos culpables, alejados de Dios, sin esperanza, sin misericordia, gentiles, llevados con ídolos mudos, alejados de Dios. Y Cristo tomó nuestro lugar. Usted note, Abraham durmió, Isaac durmió, Jacob durmió, los patriarcas durmieron; pero Cristo murió: Separación. Dios no estuvo con El en Su muerte. El tuvo que sufrir la ausencia de Dios en Su muerte para que nosotros tuviéramos
2la presencia de Dios en nuestra muerte. ¿Ve? Y ahí Dios golpeó sobre de El, nuestro juicio, y ahí está nuestro juicio. Algunos pecados del hombre van ante ellos y algunos lo siguen. Confesemos los nuestros ahora, para que así eso vaya de nosotros y Cristo encare nuestro juicio. Y en el jardín del Edén, cuando El pronunció muerte sobre la raza humana: "El día que de él comieres, ese día morirás." A cada ser humano. Y
3"muerte" significa "separación." Esa es la razón que nosotros le llamamos muerte por uno al otro. Nosotros sólo nos separamos el uno del otro. Pero no hay muerte para un Cristiano. "El que vive en cree en Mí no morirá." Eso es: "Nunca morirá." Y "El que cree Mis palabras y oye Mis palabras... (San Juan 5:24) el que oye Mis palabras y cree en el que Me envió pasó (Tiempo pasado) de muerte a vida... no vendrá a condenación." ¿Ve?
4Ahora, entonces Dios puso mis pecados y los suyos sobre Cristo y El los llevó al Calvario, y puso mi enfermedad sobre de El, puso mi iniquidad sobre de El, y aquí El pagó el supremo sacrificio por usted y por mí y por cada humano en el mundo. Cada persona que aún tuviera una enfermedad fue sanada en el Calvario. Cada pecador que aún fuera o será, fue perdonado en el Calvario. Pero la cosa que tenemos es aceptarlo. ¿Ve? Por sus llagas fuimos curados: Tiempo pasado. Eso es cuando El lo hizo. Cada... Un cierto grupo religioso en Louisville, Kentucky enseña que si un bebé muere y sus padres no tuvieron el Espíritu Santo, el bebé nunca será más, que está terminado para siempre. Y yo estaba discutiendo esto brevemente con uno de ellos. Y yo le dije: "Oh, eso no puede ser, el pobre niño inocente no tiene
5control de sus... bueno, no tenía manera... ¿Cómo vino aquí? El no pudo evitar que su padre y su madre fueran pecadores." Y yo digo esto por la autoridad de la Palabra de Dios, que cada bebé que está bajo la edad de contabilidad, si muere va a la Gloria. Sí señor. Cristo murió para quitar el pecado del mundo. Y cuando usted viene a la edad de contabilidad... todos nacimos en pecados, pero cuando El murió, El quitó el pecado. Y cuando usted viene a la edad de contabilidad entonces usted es
6responsable de ahí en adelante ¿Ve? Eso no es... usted no es responsable por algo que usted no hizo. Cristo murió para salvarle y quitar el pecado que Adán causó; pero cuando usted peca, usted tiene que confesar sus pecados. Primero tiene que confesarlo. Pero el bebé no tiene pecado, no se le cuenta por lo que él hace, y Cristo murió para liberar ese bebé. Y yo... si es nacido de un padre borracho o lo que pudiera ser, el bebé va al Cielo. Yo creo eso. Y creo que eso vendrá en reconocimiento de la cruz cuando eso llegue allí, él sabe que Cristo murió por ellos. Yo creo eso. Sí señor. Oh, yo soy el más grande creyente, Jesucristo el Hijo de Dios, y yo... y por lo que El hizo, y lo que El es para mí en esta noche. El es más que vida para mí.
7Apenas he platicado con ustedes y he pasado mi lugar. Quiero sólo tomar un poquito de tiempo y... muchos de ustedes pudieran estarse preguntado porque no he asistido mucho a los servicios. Yo sólo... en primer lugar, sólo hay 25 o 30 en la noche que han estado sobre la plataforma, y demás. Yo sólo estoy tratando de conservarme a mí mismo. De tener hasta la próxima semana... tiempo. Este será el servicio mas largo que yo haya tenido... el tiempo más largo. Y el Hno. Lindsay me dijo: "Hno. Branham, sólo suba y predíquenos unas cuantas noches, y usted mismo consérvese." Me dijo... porque yo apenas vengo de una gran reunión allá, y fui a casa directamente y he estado constantemente en la carrera. Y entonces vine aquí de nuevo. Regreso yendo directamente allá a Kansas y luego de allí a California. Y es difícil decir qué sigue después. Y eso lo hace muy difícil. ¿Ve usted? Bueno, si eso fuera sólo este servicio sería diferente. Pero yo nunca quiero de nuevo ir tan lejos por mí mismo como lo hice la otra vez... estuve en la plataforma por ocho días y noches sin dejarla, ¿Ve? Comiendo en la plataforma, durmiendo al lado del púlpito, y la línea de oración allí parada. Yo sólo me recostaba y dormía un poquito y despertaba, y oía esa música: "Sólo creed, sólo creed." Y me ponían ahí en la carpa a dormir. Yo no podía dormir, y entonces me pusieron en el carro sólo para... y entonces había entrevistas como por cinco minutos.
8Y yo me fui a casa y conduje por el camino. Yo tenía un viejo Ford, ya casi se había acabado. Y yo manejaba por el camino un poquito y luego me detenía. Y eso jalaba todos los cabellos de mi cabeza. (Difícilmente hay alguno de ellos ahora) tratando de conservarme despierto y orando por los enfermos, despertándome a mí mismo así. Y yo le pegaba a mi rodilla en el viejo Ford hasta que sacaba el lado de ello así, tratando de mantenerme despierto, atendiendo a los llamados de los enfermos.
9Y recuerdo una pequeña broma, no es un chiste, no quiero decirlo de esa manera. Pero sólo algo que fue muy divertido. Yo iba por el camino, y estaba tan soñoliento que oía los carros tocar el claxon, y yo estaba en el otro lado del camino. Y yo... pero una vez cuando desperté estaba afuera en un pastizal de vacas con mis manos hacia fuera diciendo: "Sucederá hermana, si usted sólo cree." Yo realmente estaba orando por los enfermos, pensé que estaba orando por los enfermos ahí en el pastizal de ganado. Mi esposa... escuche. Llegué a casa y ella trató de ponerme en cama. Y yo no podía dormir. Ahí estaban ellos alineados alrededor de la casa. Y yo estaba... desperté y tenía una almohada abrazada en mi brazo diciendo así: "Dios te bendiga querida, tú sanarás."
10Y ella estaba parada ahí parada llorando, moviéndome. Ella dijo: "Querido, ¿Qué es lo que sucede?" yo dije: "Oh querida, yo pensé que estaba orando por los enfermos." Y puse la almohada hacia abajo y yo fui allí, sólo recuerdo que difícilmente me dormí. Raramente dormía. Y ella salió. Nosotros teníamos esa casita de dos cuartos, tan fría como podía serlo. Y teníamos una vieja colcha puesta ahí en la puerta para evitar que los niños no tuvieran pulmonía. Y ahí estaba... Recuerdo que estaba acostado a través de la cama, estaba tan cansado. Yo sólo no podía moverme. Mi pequeño bebé no me conocía. Yo había perdido tanto peso, y mi niñita... y fui ahí y me acosté y escuché a un viejo carro venir y detenerse [Cinta en blanco.-Editor]... y ahí afuera estaba un viejo Chevrolet modelo 30, y las luces encendidas. Oí a un bebito en la cocina haciendo un ruido. Yo estaba en el otro cuarto. Oí a mi esposa ahí diciendo: "Bueno, no lo despertemos." Dijo: "El apenas se durmió." Dijo: "Sólo permanezca aquí, de todas maneras casi está amaneciendo."
11Y oí al pequeño bebé haciendo un ruido curioso, haciendo... [El Hno. Branham lo ilustra.-Editor] Y escuché a la madre decir: "Han sido casi 6 semanas ahora que yo tengo esto... llorando." Dijo: "Nadie sabe lo que pasa. El doctor no puede detenerlo. Ellos no saben qué es lo que está mal." Dijo: "Yo constantemente manejo todo el camino desde Ohio (A propósito, ellos venía de Ohio) desde allá." Y yo la oí decir: "Bueno, si usted..." "El sólo ha estado durmiendo por 5 minutos." Dijo Meda. Yo estaba allí recostado, yo pensé: "Bueno, trataré de regresar a dormir." ¿Podría regresar a dormir y una pobre madre sentada allí afuera en al cocina con un bebé en sus brazos? Pensar que quizá una pequeña intersección ayudaría al bebé, no podría hacerlo. Me levanté y me puse mi camisa y traté de ir hacia el
12frío. Y salí a la cocina y ahí estaba una madre sentada con un pequeño bebé. Mi esposa estaba hablándole, haciéndole una taza de café o algo así. Dijo: "No, apenas acabamos de comer al venir aquí." Yo dije: "¿Cuánto tiempo ha estado llorando madre?" Ella dijo: "Casi seis semanas, ellos no saben qué es que pasa con él." Yo le dije: "Si yo le pido al Señor, ¿Creerá usted que El bendecirá al bebé y entonces usted puede regresar a casa creyendo, sosteniendo eso?" Ella dijo: "Sí, Hno. Branham." Yo me arrodillé, (mi esposa y estábamos alrededor de la mesa), la madre puso su bebito sobre la mesa. Puse mis manos sobre él y dije: "Padre, eso... Tú trajiste este bebito al mundo y no puede hablar, no saben qué es lo que sucede, los doctores no pueden encontrar el problema. Pero si Tú sólo ayudaras al bebito." Y mientras aún teníamos nuestras manos puestas sobre él, cesó de llorar. En unos cuantos momentos estaba haciendo ruidos y riéndose. Nos sentamos y platicamos unos cuantos momentos, y el bebé estaba normal y sano. Ellos sólo lo tomaron y se lo llevaron a casa.
13Y oh mis amigos, Dios sólo sabe. Algún día me gustaría tomar a cada uno de ustedes y sentarme allá afuera y hablarles por un momento. Hoy, yo.... ellos llevaron a mi niñita a un lugarcito aquí, a un pequeño... a un zoológico. Y yo pensé que ella había permanecido mucho tiempo allí y estaba un poquito preocupado, mi Hno. y ellos y mi madre la llevaron allí, también la madre. Nos sentamos allí, conducimos el carro hacia los semáforos. Ellos sólo estaban ahí mirando alrededor; los carros se habían ido, así que ellos fueron sanados... ya habían regresado.
14Ahí estaba esta hermana caminando, mi hermano primero... y él dijo: "Hno. Branham." Yo dije: "Sí señor." El se volteó y dijo: "Yo soy de Indiana." Yo dije: "Sí señor." Dijo: "Yo estaba sentado en el servicio." Dije: "¿Cuál es su problema?" dijo: "Es mi esposa, ella caminó allí." Mientras yo estaba allí parado esa pobre mujercita con un caso así. Yo la miré, sentí lo que era, yo dije: "Yo puedo decirle lo que está mal con usted hermana, usted tiene un tumor en el corazón." "Eso es cierto Hno. Branham." Dijo él: "Oh, si yo sólo pudiera tener una tarjeta de oración antes de que el servicio terminara, para entrar en la línea de oración. Yo confío en que ella la tendrá." En el capítulo 27 de los Hechos, leamos unos cuantos versos, comenzando en el verso 20, este es Pablo en su viaje misionero. Yo sólo amo leer acerca de... mientras usted voltea... yo veo a algunos de ellos coger sus Biblias, yo amo leer acerca de esas cosas en esos días.
15Yo estaba pensando en Pedro allí arriba de la casa esperando la comida en la casa de Simón el curtidor en Joppe. Y Cornelio, un hombre justo, un hombre bueno estaba en oración. Y un Angel descendió a él y le dijo: "Envía a Simón el curtidor y pregúntale por uno llamado Pedro quien vendrá y te dirá todas las cosas." Mientras Pedro estaba en el techo de la casa él vio una sábana caer llena de todo tipo de cosas que se arrastran. Y... esperando, él tuvo una visión.
16Yo pensé de... aquí viene... cuando Pablo estaba pasando por la casa de Felipe, era... él tenía cuatro hijas, y ellas eran profetizas. Y cuando ellas entraron: "ASÍ DICE EL SEÑOR" este hombre será atado cuando llegue a Jerusalén." Yo pienso de Agabo, un profeta vindicado de Dios, descendió de Jerusalén, viendo a Pablo quizá parado allí en el jardín, y caminó allí y jaló el listón de la faja de ceñir alrededor de él, ató sus manos y dijo: "Así dice el Señor, el hombre que tenga que ser atado será atado con cadenas cuando llegue a Jerusalén." Viendo las visiones de la gente, entonces al leer de Pablo: tormentas. El les dijo: "No dejen este lugar y se vayan porque ustedes no tendrán ningún daño." Vea, Dios siempre tuvo espíritus administradores, yo creo en ellos, creo en espíritus administradores que son enviados de la presencia de Dios. El ministro del Espíritu Santo dirigiendo a la Iglesia, mandando Angeles guardadores que vigilen sobre nosotros. "Sus ángeles siempre estarán ante la faz de Mi Padre que está en el Cielo." ¿Es eso cierto? Ahora note cuando Pablo estaba allí y la tormenta estaba muy terrible.
17Y no pareciendo sol ni estrellas por muchos días y viniendo una tempestad no pequeña, ya era perdida toda la esperanza de nuestra salud. Todas las esperanzas, piense en eso. Quizá usted está sentado aquí en esta noche y todas las esperanzas se han ido, quizá su pequeña barca en la que está navegando a través de la tierra, todas las esperanzas se han ido. Usted tiene cáncer, algo más, tuberculosis, problemas del corazón, o algo que le matará inmediatamente. Recuerde, una persona que tiene cáncer, problema del corazón o TB, algo como eso. Si algo no es hecho rápidamente, ellos no van a vivir mucho. El problema del corazón es el número uno, el cáncer el número dos, tuberculosis el número tres. Note, todas las esperanzas se habían ido.
18Entonces Pablo, habiendo ya mucho que no comíamos, puesto en pie en medio de ellos dijo... (Oh, yo creo que él había estado en la galera orando, ¿No lo cree usted así?)... fuera de cierto conveniente, oh varones haberme oído y no partir de Creta, y evitar este inconveniente y daño. Más ahora os amonesto que tengáis buen ánimo; porque ninguna pérdida habrá de persona de vosotros, sino solamente de la nave. Piense en eso. "¿Por qué dirías tú esto Pablo?" Eso es tan oscuro como siempre lo ha sido, y la tormenta es tan dura como jamás lo fue. ¿Qué es lo que
19hace que te pares tan firme ahora?" Catorce días y noches sin sol ni luna, estrellas o nada, el barco es blando, el viento soplando; no sabiendo a donde ellos estaban en la mitad del océano. Y si hubiera estado allí cuando el más grande de los barcos ahora parecía casi como un cacahuate moviéndose sobre esas olas. ¿Entonces esos pequeños barcos cómo parecerían? Todas las esperanzas se habían ido. Pablo dijo: Señores (Yo amo eso) fuera de cierto conveniente haberme oído y evitar este inconveniente y daño, pero ninguna pérdida habrá de persona, sino solamente de la nave.
20(Vigile el verso 23), porque esta noche ha estado conmigo el ángel de Dios del cual yo soy, y al cual sirvo. Diciendo: "Pablo, no temas, es menester que seas presentado delante de César; Y he aquí Dios te ha dado todas las que navegan contigo (Escuche su fe en su visión) Por tanto, oh varones, tened buen ánimo porque yo confío en Dios que será así como me ha dicho". Oh, ¿No ama usted eso? Será así como me ha dicho. Si el Angel verdaderamente viene de Dios y es enviado de Dios, El está obligado a hacerlo, es un mensaje directo de la Gloria. Ahora, yo quiero sólo traer un ejemplo que yo les dije que diría, correr una línea de oración. ¿No les molesta a ustedes eso por decir este ejemplo? ¿Ve? Si lo hace eso sólo comienza... yo sólo lo estoy haciendo para glorificar al Señor Jesucristo con ustedes amigos. Y algunos de los ministros dijeron otras cosas a través de los servicios del día, etcétera. Y yo trataré de llegar a algo que ellos... amigos, un libro de este grueso de 3 o 4 o ciertas páginas, no cabrían en él los testimonios que el Señor ha hecho directamente. No me extraña porqué El dijo: "Las cosas que Yo hago vosotros las haréis, porque Yo voy al Padre." Ahora, note esta cosa, porque su fe, para que usted pueda tener perfecta confianza... cuando a usted se le dice algo permanezca con eso, no deje ni un poquito de ella, no importa cuanto ella se tuerza o sople. Usted permanezca allí. Dios lo prometió, Dios lo hará. ¿Es eso correcto? Ahora, en este don obrando... la Palabra obrará en sí misma, pero el don obrando es una doble confirmación de Dios.
21Ahora, usted está aquí sentado. Todos ustedes están mirando para acá y escuchando a la Palabra. Dios en el Cielo sabe que yo no veo a una persona que yo conozca, solamente hay Uno que le conoce y ese es Dios. Dios conoce todo acerca de usted, y Dios puede sanarle. Ahora, El está aquí, primero, Su Palabra nos dice lo que El hará. El le da una promesa. Todos creemos eso, ¿no? Es la Palabra de Dios. Entonces Él envía un Don a la Iglesia, ahora, un don... la gente.
22Ahora, yo le amo a todos ustedes. Dios sabe eso, cuando esta vida termine quiero hacer una cita con cada uno de ustedes que han venido a este servicio, sólo para pasar mil años juntos, sólo un día para hablar sobre estas cosas, ahí abajo junto al mar de vida. Esta es una de las reuniones más pequeñas que he tenido... de las audiencias más pequeñas. Pero es uno de los más dulces y gloriosos servicios en que he estado en mi vida. No ha habido muchos milagros. No ha habido muchas cosas sucediendo. Hay sólo una atmósfera agradable y dulce. Ahora, yo sé que eso es, eso agrupa a la gente que nunca conocieron este camino glorioso que nos junta. Ellos vienen diario, dando sus corazones a Cristo, y eso agrada al Padre, eso es lo que está sucediendo. Yo desearía permanecer en Cleveland como una razón para regresar, ¿Ve? Aquí... porque aquí es donde eso se necesita.
23Mirando alrededor de la ciudad y viendo las condiciones, caminando en la ciudad y viendo las... de la gente, sale... este Don es un pionero. Debe ir hacia los lugares, debe ir adelante. Habrá gente quien me seguirá aquí, ministros del Evangelio, y demás con avivamientos. Pero primero usted puede aún reunir a la gente, tiene que haber una demostración Divina de algo para atraer a la gente, para hacerles reconocer que esa es la verdad. Seguro. Eso es cierto. Y ahora note, los servicios son gloriosos y maravillosos. Yo les amo a todos. Los dones deben ser confirmados. Cualquiera puede decir una cosa que desee. Y ellos pueden tener impresiones. Pero cuando Dios realmente envía algo, Él vindicará que eso es la verdad. ¿Ve? Dios hablará de eso. La Biblia dice en Hebreos: "Dios testificando de Sus dones..." Hebreos 11:10, ¿Es eso correcto? Dios testificando, entonces usted tiene el testimonio de Dios. El Espíritu Santo es el Don de Dios. ¿Lo cree usted? Cuando El viene a usted, usted testificará que Eso está aquí. Todos los dones de Dios testifican. No es nada que usted trate de manufacturar. Eso no trabajará. Usted tiene que ser positivo Ahora, una confirmación de la presencia de Dios es que El está aquí a través de la Palabra, entonces El está aquí a través de los dones. Ahora note, como es que ellos obran y como es que son confirmados.
24Rápidamente, yo debería apurarme rápidamente ahora, y su fe está subiendo muy alto, creo que eso es tan alto como yo puedo ver la fe levantarse. La cosa que usted necesita ahora es dejar que su fe se suelte ¿Ve? Pero lo que usted está preguntándose es salir de aquí de la plataforma, venir a esa gente siendo sanada aquí... pero si usted sólo se suelta a sí mismo, su fe se suelta allí a donde usted está, eso será justamente lo mismo a donde usted está. Es su fe de todas maneras, ¿Ve? Es su fe. Unicamente la fe es la única manera que usted
25puede recibir algo de Dios. Usted obtiene salvación, perdón, cualquier cosa viene a través de la fe. Créalo, acéptelo. No importa cómo eso parezca aquí... no miramos a lo que vemos, miramos a lo que no vemos. ¿Es eso cierto? De alguna manera, el "Ver" no quiere decir "Mirar." La palabra "ver" significa "entender." Jesús dijo: "A menos que un hombre nazca del agua y del Espíritu no puede ver el Reino de Dios." En otras palabras, El no puede entender el Reino de Dios hasta que él haya nacido de nuevo. ¿Ve? Usted tiene que aceptarlo por fe, y entonces cuando Él viene hacia usted, usted lo entiende.
26Usted acepta la sanidad de la misma manera. Permanezca ahí mismo con eso. No lo que usted mire, sino lo que usted crea, lo que usted entiende que es la verdad, lo que está mirando, lo que no se ve, entonces permanezca con eso. Eso es porqué todas estas visiones. Yo sólo pongo mi vida en Eso, directamente sobre cualquiera, porque eso nunca fallará. Yo tengo fe en ellas, yo creo en eso. Si yo puedo hacer que usted crea lo mismo, entonces eso está terminado. ¿Ve? Ahora, rápidamente una visión. (Yo les dije que se los diría en esta noche, que sólo tomaría quince minutos más si fuera posible) Eso sucedió hace dos años, yo estaba en mi cuarto después de una gran reunión. Y vi una montaña rocosa en el campo, sólo tan natural.
27No es lo que usted tenía al... ahora, no es un sueño amigo. Un sueño es un sueño. Una visión es algo que usted mira como le estoy mirando a usted ahora, o usted me está mirando a mí. A veces estoy parado así como aquí. Y yo estaba sentado en mi cuarto, hablándole a mi familia, y me moví completamente lejos, me fui por una hora y media o dos. Me quedé perfectamente quieto sin nada de aliento. Eso es lo que la ciencia médica no puede entender, a donde eso es hecho sin aún un poquito de aliento. Usted podría poner un... poner la cosa más fina alrededor de mi nariz, y ninguna pizca de aliento, ellos me dijeron eso. Pero mis respiraciones, mis latidos del corazón eran justamente lo mismo. Pero ellos no lo entendían. Desvaneciéndome hacia otro país, hacia otro mundo... y cuando usted regresa, cuando usted tiene exactamente lo que Dios ha dicho, y eso nunca falló, y no puede fallar porque es Dios.
28Ahora, yo sé que eso parece muy extraño para alguien que piensa de una persona sin aún tener una educación primaria o algo así al hacer esas declaraciones y dicen: "Oh, ¿Dónde podría ser eso? Sería algo... si los dones vienen, vendrían a través de una gran iglesia, quizás diríamos que la..." Alguien dijo el otro día... ahora, recuerde, mi familia fue criada... detrás de mí todo era católico. Y yo no tengo nada en contra de la gente católica. Y ellos son tan buenos como cualquier
29otros. Eso es exactamente correcto. Nosotros todos somos... [Cinta en blanco.-Editor] Pero nosotros nacimos de nuevo. Si los protestantes fueran justamente tan verdaderos como creen a su creencia como los católicos son a la suya, habría mucha diferencia. Esa es la razón que usted nota, que ellos traen un católico a esta plataforma. Hermano, él es... yo sé que estoy hablan?... ellos creen que lo que el sacerdote dice es correcto. Eso es cierto. Que lo que dice el sacerdote es la ley y el Evangelio. Y seguido pueden ver las señales y maravillas obrando, entonces ellos me creen, y eso es todo lo que tiene que hacer, es creerlo, ¿Ve? Y eso sucede. Ahora, esos dones y llamamientos son sin arrepentimiento... ahora note, Dios obra esas cosas en Su propia manera. Ahora, en el cuarto cuando eso sucede yo me pongo semiconsciente, dejo la tierra en algún lado, regreso, veo lo que ha sucedido, le digo a la gente y lo escriben. Y quizá algunos tienen escrito esta visión en sus Biblias que estoy preparándome para decirles ahora. Yo lo dije allá en Florida, hasta América Central, a través de Windsor, allá atrás en las partes orientales de la América antes de que eso sucediera. Está escrito en mi libro que estaba saliendo, eso ya fue puesto en el libro.
30La visión es... esta es una visión que Dios nunca ha cumplido, pero yo dije: "Así dice el Espíritu de Dios, esto será cumplido." Y antes de que el libro viniera a la imprenta, las visiones se cumplieron. Vaya y véalo para probarlo. Ahora, yo estaba en una visión, vi un país rocoso, todo alrededor. Y vi un niño como de la edad de esta pequeña que está aquí acostada ahora, que parecía tener una terrible aflicción. Y él estaba... cabello café, su carita mirándose plana, nariz plana, un niño muy simpático. Él tenía como diez años de edad, pero vestido muy pobremente. Recostado muerto al lado del camino, matado en un accidente. Y yo fui con eso. El Angel del Señor dijo: "¿Podrá el niño vivir?" Y yo dije: "Señor, yo no lo sé." Y él me mostró cómo llegar antes ante el muchacho. Y yo puse mis manos sobre de él, ellos estaban preparándose para llevarlo a la funeraria o a algún lado. Y el muchacho vino a vida y vivió de nuevo. Yo comencé...
31¿Hay algunos aquí que me han oído repetir eso antes? Veamos sus manos allí. Sí, hay gente. Muy bien. Preparándonos para decirle la historia ahora, cómo eso sucedió. Y aquí eso fue testificado por toda la nación. (Eso es cierto) A los gobernadores principales... Yo fui a Miami, Florida, a las reuniones del Dr. Bosworth, cuando él comenzó. Yo fui allí. El tuvo un pequeño servicio allí que... yo... perdón, yo fui allí a asistir a un muchachito en unas reuniones por dos noches. Y ellos me
32prestaron la carpa. Es un muchachito, el pequeño David, por el cual oramos la otra noche cuando él estuvo semiconsciente por un rato. Y yo fui... él me pidió que si yo vendría a pasar la noche con él. Y yo fui allí a pasar la noche. Y la noche antes que esa, yo tuve la visión. Yo pensé: "Bueno, la razón que yo fui, eso pudiera suceder allí mismo." Pero eso parecía como un país de apariencia rocosa. Así que dije que no podría quitar mi mente mucho de eso. Yo sólo lo vigilé para que así yo conociera el país. Justamente cuando lo vi y cuando miré y vi lo que estaba aconteciendo... Fui hacia la carpa, una carpa de este tamaño, ?creo? y le dije a la gente: "Aquí, en algún lado hay un muchachito." Describí cómo él se miraba. "Él va a ser levantado de los muertos. Todos ustedes escríbanlo en su Biblia." Y yo dije: "Si eso no acontece, ustedes quienes leen el periódico del Hno. Lindsay allí, "La Voz de Sanidad." Yo dije: "El Hno. Lindsay pondrá ese artículo en el periódico." Dije: "Eso..." El mismo Hno. Lindsay testificó esto.
33Así que seguimos adelante. Y en la siguiente tarde, ahí había estado un niñito ahogado en un pozo de riego que pasaba por ahí, por el lado Oeste de Miami. Y cuando fui a la carpa esa noche, tenían un grupo atrás que decían: "Hay un niñito ahogado en esta mañana, y él está recostado aquí ahora, no lo han llevado a la funeraria, y desde que usted mencionó eso anoche, la gente se pregunta si este es el muchachito." Yo dije: "Estaré contento de hacerlo." Y los ujieres y muchos de los ministros me llevaron atrás. Yo dije: "Ahora, ¿Recuerdan cómo se miraba el muchachito?" así que fui allí, el muchachito tenía como cinco años de edad, cabello oscuro acarbonado. Yo dije: "No, ese no es el niño." Así que dije: "Este niño tiene entre ocho y diez años de edad, tiene un corte de cabello muy chistoso, como cortado aquí en la espalda, así, su cabello es muy..." Este muchachito tenía un muy bonito corte de cabello, y era un niñito delgado. Yo dije: "No, ese es el niño equivocado, es muy pequeñito." Dije: "Aquel niño no tiene... como cinco años de edad." Y yo dije: "Este otro niño tiene como ocho o diez, es más grande que este niño." Este niñito estaba vestido muy bien, pero este otro muchachito estaba todo... oh, sus ropas estaban casi fuera de él. Yo dije: "Pero estoy seguro de que fue un accidente por un carro. Yo no... porque miraba como que estaba todo golpeado y destrozado." Yo dije: "Pero de todas maneras..." y yo hice una oración de consolación por la familia.
34Y un ministro de Indianápolis estaba allí, llamado Raymond Huckster, muchos de ustedes lo pudieron haber conocido. Él estaba con el pequeño David. El enterró a un muchachito. Eso fue dos días después. Yo proseguí a través de eso diciéndole a la gente, en los servicios por todos lados. Yo dije: "Ahora, hay una visión que no ha acontecido: Una gran visión va a remover toda cosa." Y fuimos
35a través del Canadá, muchos de ustedes, así como saben, que han estado en los servicios, yo dije: "Escriban eso en su Biblia, porque eso es ASI DICE EL ESPIRITU SANTO, eso será, tiene que ser." Y en Kuopio, Finlandia... [Cinta en blanco.-Editor] La hermana Mae Isaacson, muchos de ustedes pudieron haberla conocido o visto. Así que ella era una americana, una americana finlandesa. Y nosotros venimos allí. Y había allí un inglés que venía de Inglaterra que estaba tomado y portándose... pero cantando ese canto "Oh Gólgota." Y ellos todos cantaban esos cantos en bajo. Me gusta eso. A mí me gusta que usted sienta eso en su alma. ¿Ve? Un sentimiento. A mí me gustan los cantos de jubileo hermanos: "Tenme cerca muy de Ti mi Dios." "Jesús, tenme cerca de Tu cruz." Eso es cierto. Esas son las cosas que llegan a mi corazón.
36Y el hombre... Nosotros estábamos tratando de dirigirle a Cristo. El Hno. Lindsay y el Hno. Baxter, un grupo de ellos, nos subimos en un carro y comenzamos a bajar por la colina. Muchos de ellos se fueron. Y la mayoría de ellos allí, ellos... yo sé que estoy hablándole a finlandeses. Y ellos son muy pobres. Si algunas de ustedes mujeres americanas, especialmente las jóvenes tuvieran vestidos como esas pobres niñas finlandeses, grandes y gruesas prendas y... oh, pero ellas son amorosas, son la misma crema del Cristianismo. Así que nosotros... bajando, ellos tenían sus... tenían un taxi allí, con caballos y carretas como taxis, yendo debajo de la colina. Bueno, muchos de ellos se fueron, yo permanecí con algunos ministros. Y el Hno. Lindsay y el Hno. Jack Moore y yo, y la señora Isaacson, y dos ministros más estaban bajando por la colina. Y los carros son muy pero muy escasos en Finlandia, nosotros hemos visto el tiempo cuando tuvimos diez mil o más juntos, y miles parados en la calle. Y quizá cinco carros estaban allí. Eso es... la gasolina cuesta como 65 centavos un galón, y los carros cuestan como cuatro o cinco mil dólares. Usted puede imaginárselo. Ahora, entonces viniendo por la montaña nosotros bajamos e íbamos saliendo. Yo estaba allí. Ellos dijeron: "Hno. Branham, ¿Puede usted romper su ayuno y comer sólo un poquito?" Yo le dije: "No, el Espíritu Santo no quiere que yo coma."
37Y yo proseguí hacia abajo, y pensé que había algo extraño. Y todos... de repente miré y vi multitudes reunidas en el camino. Y ahí estaba un muchachito que había sido atropellado por un carro y matado. Sus dos niñitos habían estado cruzando la calle, y el carro los golpeó directamente de esta manera. Y golpeó a uno de los niñitos por el mentón y sólo lo hizo dar vueltas de esa manera. Fue un Ford Sedán 35, manejando a la velocidad de 60 millas por hora. Y arrojó al niñito de esa manera. Y ellos lo tenían allí en el carro... en otro carro, y lo habían llevado al hospital.
38Pero este niñito no se torció así como se volteó para tratar de hacerse a un lado, sino que lo golpeó en dirección al Norte. Y el otro niñito cayó al Sur. Este fue golpeado hacia el Norte, pasó sobre de él... aplastado bajo el carro, y lo lanzó fuera detrás del carro... las llantas pasaron encima de él. Y él estaba recostado allí al lado del camino todo destrozado, como... encima, allí lejos en el gran pastizal tan lejos como está este poste aquí. Y ellos tenían algo sobre de él. Era muy patético.
39Y el Hno. Lindsay, llorando como un bebé... entonces cuando salimos, había un gran grupo de gente reunida allí. Y el mayor de la ciudad (ellos lo llaman el principal gobernador allí -creo, o algo, lo cual significa lo mismo como el alcalde de la ciudad) estaba parado allí. Cuando llegué allí, ellos dijeron... ahora, aquí está lo que ellos dijeron. El señor Isaacson me dijo que ellos dijeron: "Aquí está el obrador de milagros de Estados Unidos, veamos qué es lo que Él hará acerca de esto." Vea cómo es que Satán... oh, "Veremos qué es lo que Él hará." Como si yo pudiera hacer algo acerca de eso. Pero en todo, en la providencia sabia de Dios, cómo Él puede... Ahora, yo vi muchos niños antes. Cuando ellos tenían allí el niño, lo miré y dije: "Yo he visto a ese bebé en algún lado." Tan excitado, yo tengo un muchachito que es un poquito más grande que ese. Y yo estaba pensando acerca de esa pobre madre, con el corazón roto, su muchachito recostado muerto, viniendo de la escuela, y el niñito vestido muy pobremente... pero estando tan emocionado con eso, y aquí el Hno. Lindsay llorando, y todos ellos... yo mismo estaba llorando, yo no pude evitarlo. Todos los que tienen un sentimiento por un ser humano estarían llorando. Y la señora Isaacson estaba llorando, el Hno. Moore... yo le dije a la señora Isaacson: "Pregúntele a ese pastor si ese niñito viene a su iglesia." Dijo: "No."
40Y yo ya había hablado a través del intérprete una y otra vez. Y yo dije: "Bueno, pregúntele si él da..." [Cinta en blanco.-Editor] ...nos estábamos mirando. Yo me mantuve pensando: "¿Dónde he visto a ese niño?" Y le dije al Hno. Lindsay y al Hno. Moore: "Yo he visto a ese niñito en algún lado." Lo volví a mirar y pensé: "Bueno..." Cogí su pequeño abrigo y dije: "¿Cuánto tiempo ha estado muerto?" estaba frío, tieso, su boquita estaba abierto, sus ojos hacia atrás, sucio, con un poco de sangre colgando sobre su rostro. Ahí estaba él todo masacrado, su piernita estaba así, la pierna del pantalón hacia atrás así (Oh bueno) donde eso sólo se enrollaba bajo el carro. Y ellos estaban todos llorando. Y yo dije: "Oh Padre, sé misericordioso, consuela a la pobre madre querida que va a oír estas noticias, y a al padre." Yo dije: "Ten misericordia de ellos." Y miré hacia atrás del niño. Y dije: "No puedo sacarlo de mi mente, yo he visto a ese niño."
41Y el Angel del Señor me habló y me dijo: "Este es el muchacho que te mostré, han sido casi dos años." Y yo dije: "Muy bien, yo lo conozco ahora, ASI DICE EL ESPIRITU DE DIOS el muchacho va a regresar a vida." Oh bueno. Yo dije: "Hno. Moore, coja su Biblia." Y él lo tenía escrito. Yo dije: "Ese es el muchachito, mire la descripción, ahí está él sólo exactamente. Él va a vivir de nuevo." Oh, me arrodillé de acuerdo a la manera que vi en la visión y puse las manos sobre el niñito. Y él dejó salir un grito, y ahí estaba él regresando en sí mismo. La gente no sabía qué hacer, normal, sin ningún hueso roto en su cuerpo, nada; sólo tan normal como podía estarlo. Y él se fue a casa. Dos días después la madre del otro niño... el padre estaba en los escalones, y ellos me habían estado rogando. Les diré que ellos removieron mientras que miles estaban en las calles en algún lado. Una niñita paralítica que recuerdo fue esa noche. Nunca olvidaré ese testimonio, iba entrando esa noche. Dos policías estaban conduciéndome, (dos hombres detrás de mí). Ibamos a entrar, alguno de ellos podía hablar inglés. Y ellos tenían que formarse como a dos cuadras de la ciudad para entrar al auditorio. Yo estaba comenzando... y sucedió que fui a través de eso, y ahí estaba atrás un dormitorio. Y yo noté, debió haber sido que la niñita fue a uno de los sanitarios. Y viniendo por... nunca olvidaré su testimonio. ¿Tengo tiempo para verlo?
42Ahora, aguánteme un minuto, ¿Lo hará? Sólo tengo que traer este testimonio. Es tan dulce. Miré y ahí estaba esta pobre niñita finlandesa. Y ella estaba con abrazaderas alrededor de su cintura, abajo alrededor de sus piernas. Esa pierna estaba paralizada, más corta, y con grandes zapatos. Y algo en su talón de sus zapatos sobresalía, iba sobre los hombros, y se enganchaba ahí con un broche en la espalda. Ella tenía dos muletas. Ella me miró así, estaba tratando de caminar a través de mí allí. Y su pequeño bebé con ojos azules, y lágrimas corriendo por sus pequeñas mejillas. Ella sonrió, ella me miró, y su corazoncito, se veía como que estaba brincando. Ella tenía sus pequeñas muletas y me miró. Y ella quería acercarse a mí cuando yo pasé.
43Yo tengo una niñita también en casa, y tengo una en el Cielo, murió hace diez años. Y yo les diré acerca de eso el domingo. Entonces yo la miré, y yo supe que ella quería venir donde yo estaba esa pequeña cosita, yo no la detuve ella se quito sus muletas. Ella quitaría su pequeño hombro y lo juntaría atrás para jalar eso de su talón. La pierna estaba invalida. Y ella estaba allí, y esas abrazaderas en ambos lados que soportaban... [Cinta en blanco.-Editor]... para hacer que ella pudiera dar un paso con sus muletas. Si eso no lo hiciera, no habría firmeza y no tendría ella manera de sostenerse así misma. ¡Puede usted oírme! [Cinta en blanco.-Editor] algo así... Y yo permanecí quieto. Dos detrás de mí me detuvieron tratando de empujarme hacia delante, y yo no podía decirles "no" y yo sólo permanecí quieto [Cinta en blanco.-Editor] yo desearía... que no pudiera usarlo. Y yo salí a las calles donde todos ellos estaban en el auditorio. Y yo fui abajo donde todos esos niñitos estaban como ustedes saben. Y les di dinero. Oh, yo tenía muchos de ellos allí estaban... había un grupito que me encontraba allí cada noche, los niñitos más dulces. Y yo solo amo a los niñitos.
44Y las pequeñas niñas finlandesas, ellas se jalaban sus vestidos así, y decían: "Kiitos" eso significa "gracias". ¿Ve? Yo les había dado algún dinero como usted sabe, y ellos decían "Kiitos". Y yo la vi a ella venir a mí. Y se acerco y le pregunté: "¿que es lo que ella quiere?" y ella se acercó muy cerca de mí, se quito sus abrazaderas, permaneció allí. Y ella... esa pequeñita de ojos azules me miró, sus pequeños labios estaban temblando, y ella se agarró de mi abrigo, lo jaló cerca de ella, lo besó, lo dejo ir hacia atrás. Ella agarro su pequeña muleta, se movió hacía atrás y yo mire sus pequeños labios temblando, jaló su pequeño vestido y dijo: "Kiitos." Oh bueno. Yo pensé: "que niña tan amorosa". Yo sabía que ella estaba sanada. Ese Dios allá en el cielo no podía hacer que ella fuera sana... no señor. Ese Angel dijo: "Si tú haces que la gente te crea..." esa niña creyó en una simplicidad como niña. Si señor yo sabía que ella estaba sanada. Yo estaba tratando de decirlo "estas sanada, tú puedes quitarte tus abrazaderas, tú estas sanada, Dios te ha sanado".
45Siguieron empujándome hacia delante. Subí a la plataforma. Esa noche que se terminó el servicio había muchas personas paralíticas allí en la línea. Si usted obtiene "El Don de Sanidad" creo que usted se dará cuenta de todo el montón de muletas y cosas que la gente había usado y... yo sólo iba a descansar un poquito, y ellos se preparaban para llevarme. Yo dije: "llamemos diez tarjetas de oración más". Y ellos dijeron: "¿De que número llamamos?". Y yo dije: "Llámela desde cierto número". Y me voltee alrededor así para beber agua. [Cinta en blanco.-Editor] y allí... estaba la primera en la plataforma. Oh bueno, y su corazoncito estaba sólo brincando y usted sabe. Tratando de agarrarme, haciéndose ella para tras así... ella se había acercado mucho a mí. Yo le dije: "cariño... ven aquí, Hna. Isaacson, quiero que usted le diga que ella fue sanada allá afuera ¿ve? Que vaya allí al lado de la plataforma ante esta audiencia". Un miembro era un poquito más corta que la otra. Yo dije: "Dígale que se quite la abrazadera, que deje que sus manos bajen, así como eso
46va. Tú estas sanada". Yo fui... [Cinta en blanco.-Editor] la abrazadera. Ella fue allí y dijo: "Kiitos" y ella llegó allí ella se quito su abrazadera, y vino hacia atrás de la plataforma corriendo con sus abrazaderas sobre su cabeza, gritando y llorando, corriendo de arriba hacia abajo por los pasillos tan fuerte como ella podía hacerlo". y sucede que fue uno de los oficiales aquí el que la trajo. Entonces tuvimos un servicio. (Seguro que sí), en la ciudad ni aun podíamos contener a la gente al siguiente día... [Cinta en blanco.-Editor] alguien tenía que estarlos conteniendo. Entonces trataban de controlar a la gente afuera... Así que la Hna. Isaacson dijo: "Hno. Branham, ese muchachito, el otro que fue golpeado está muriéndose. Este es el tercer día y él se está muriendo, ellos fueron a hablar con usted". Yo le dije: "Bueno, tráiganlos". Y yo fui allí y yo... ellos dijeron a través del intérprete: "Hemos venido a...". Yo dije: "¿Qué es lo que quieren de mí? "Queremos que usted vaya y sane a nuestro muchachito, así como usted sanó al otro".
47Yo dije: "Mire hermano. y hermana, yo no puedo hacer eso, eso fue una visión que Dios me mostró hace dos años". Dijo: "¿Irá al Hospital y levantará a nuestro muchachito? El va morir, y nosotros lo amamos". Y yo dije: "seguro que usted le ama, pero yo no puedo hacer nada hasta que Dios me muestre que debo de hacer primero". Yo dije: "Entonces si Él me dice algo, bueno entonces..." ella dijo: " Vaya... [Cinta en blanco.-Editor] Dije : "No". Yo dije: "Mire, si yo quisiera encontrar favor con Dios... sí quisiera un favor de Él, yo trataría primero de encontrar favor con Él." Yo dije: "Ahora mire, yo no digo que su niñito morirá o si eso será... yo no sé..." Ella dijo: "Pero si el otro pudo ser levantado de los muertos, seguramente nuestro niñito podría ser salvado de la muerte." Yo dije: "Dios puede hacerlo, pero yo sólo soy Su siervo y Él tiene que decirme." Y yo dije: "Usted dé su vida a Cristo, si su niñito muere ahora y todos ustedes no son cristianos, usted nunca lo verá más, pero si usted muere... si él muere y usted es un Cristiano y usted muere, usted irá al Cielo y estará con él por siempre."
48Bueno, ellos vieron que era una buena proposición. Así que ellos pidieron qué hacer. Nos arrodillamos allí. Y yo tuve que hacer que ellos repitieran la oración y le dieran su oración a Cristo, lo cual ellos hicieron. Y entonces se levantaron y dijeron: "Entre y pídale a Dios qué hacer." Bueno, yo dije: "Yo iré y oraré y les haré saber." Dijo: "Bueno, nosotros esperaremos para ver que es lo que Él dijo." Yo dije: "Eso es muy amoroso, pero El no tiene que contestarme. ¿Ve? Él pudiera no contestarme por una semana, Él pudiera no
49contestarme, pudiera contestarme en una hora. Pero ustedes váyanse a casa y les diré lo que Él dice." Dijo: "No, usted vaya al hospital." Yo dije: "Él puede contestarme en este cuarto justamente como podría hacerlo en el hospital." Yo dije: "Vayan y crean ahora, y cualquier cosa que Él diga... si Él dice que su bebé va a morir, yo les enviaré palabra; si Él dice que su bebé a vivir, les enviaré palabra. Pero yo no puedo decirlo hasta que El primero me diga." Muy bien, fui y oré, y nada. Así que fui al hospital. El niñito estaba empeorándose, hundiéndose todo el tiempo. Pasó una noche, esa fue la noche que la niñita paralítica fue sana. A la siguiente noche vine y nada había sucedido. Yo fui... y oh, esa gente estaban frenéticos, ellos estaban llamando casi cada quince minutos en el teléfono a la señora Isaacson: "¿Qué es lo que el Señor ha dicho de nuestro niño?" Nada había sido dicho.
50Yo fui esa noche. Mi hermano Howard (Que está aquí sentado y trabaja en la línea de oración) él fue conmigo, y este otro dulce allí... la pobre gente no tiene azúcar para ponerle. Y él había tomado dos pequeñas piezas de dulce ese día, así de grandes. Él dijo: "Hermano, voy a darte este." Así que nosotros nos fuimos. El Hno. Baxter y el Hno. Lindsay se fueron a sus cuartos. Y yo tenía un cuarto para mí solo, así que podía estar solo y orar. Y tomé esas dos piezas de dulce y entré. Y así como entré las puse allí así, y caminé hacia la ventana. Aún había luz. En ese tiempo del año no se había oscurecido entonces. Y levanté mis manos y dije: "Oh, gran Jehová... Cuán maravilloso..." ahí en la ventana del hotel. Y dije: "Oh, Tú eres la raíz de toda bondad, Tú eres la fuente de vida, Tú eres el principio hasta el fin, Tú eres Dios." Y comencé a alabarle desde la ventana. Y dije: "Oh, cómo Te amo, como Tu Hijo murió para redimirme y lo que hiciste por esa niñita en esta noche... cómo yo aprecio trabajar para Ti Padre."
51Me volteé alrededor para caminar. Y así como me volteé para ver de esta manera, me volteé alrededor, yo miré... con la Biblia en mi mano... y ahí estaba Él mirándome. Él puso un vaso allí en la mesa. Y en ese vaso había dos flores de pascua americana. Nosotros le llamamos narcisos o lo que sean, ustedes saben, narcisos de apariencia muy brillantes, flores de pascua. Quizá yo le dé a eso el nombre incorrecto. Yo no sé nada acerca de flores. Pero de todas formas, yo las llamo flores de pascua.
52Y ahí había un pequeño vaso como de este alto, las miré, y una de ellas cayó hacia el Sur, y la otra hacia el Norte. Y miré eso, y Él dijo: "Eso son los dos niños." Y el que estaba hacia el Norte se levantó, y el que estaba hacia el Sur se levantó parcialmente hacia arriba y se fue inclinando. El que se fue hacia el Norte era el muchachito que había sido... que regresó de la muerte. Y el que estaba en
53el Sur estaba muriendo, yendo hacia abajo. Yo dije: "Oh Dios, ten misericordia." Él me miró y dijo: "¿Qué es lo que te dio tu hermano.?" Yo dije: "Dulce, Señor." Él dijo: "Cómelo." Levanté una de las piezas de ellos y lo comí. Eso sabía muy bueno. Entonces ese del Norte se enderezó muy rectamente. Ahora, yo comencé a sacarlo. Y eso era... y esta flor de pascua en el Sur estaba inclinándose. Ahora, yo creo que eso era... [Cinta en blanco.-Editor] oh bueno..." Él dijo: "Si tú rehusas comer eso, el bebé morirá." Y puse eso en mi boca, lo mastiqué, me lo tragué rápidamente; y así como me lo tragué, la flor que estaba hacia el Sur se levantó y permaneció con la que estaba hacia el Norte. Y Él me miró y se desvaneció de mi vista. Y yo permanecí allí. Yo corrí hacia fuera y dije: "Hno. Moore, venga Hna. Isaacson, todos ustedes vengan aquí. Consíganme al padre y a la madre y díganle: "ASI DICE EL SEÑOR, su bebé vivirá."
54Porque lo que Él había hecho, el doctor lo había desahuciado. Ellos no lo habían lavado desde que él había estado allí. Y estaba tan mal, con un golpe en el cerebro y todo lo demás. Ellos no lo habían lavado. Esa tarde ellos lo lavaron porque dijeron que de todas maneras iba a morirse. Así que ellos llamaron a la casa y la mujer que cuidaba al otro niñito dijo: "Ellos están en el hospital, tuvieron una llamada de emergencia, el bebé estaba muriéndose hace unos momentos y ellos corrieron al hospital." Ella llamó al hospital y la madre vino al teléfono llorando. Ella dijo... la señora Isaacson dijo: "El Hno. Branham dijo: 'ASI DICE EL SEÑOR, su niño vivirá y no morirá.'" Ella dijo: "Oh hermana Isaacson, hace cinco minutos estábamos vigilando por el último respiro." [Cinta en blanco.-Editor] "Estando allí parados y llorando, y todos nosotros..." Y vino aquí el mayor de la ciudad, con un... todos ellos habían escrito en sus libros y todo lo demás. Y entonces nosotros tratando... [Cinta en blanco.-Editor] Nunca... pudiera ser probado... usted crea eso... ¿Lo cree? Dios, delante del cual estoy parado y que me juzgará en la barra del juicio sabe que eso es verdad.
55Eso es cierto, esas visiones no pueden fallar. Esa es la manera más grande y la primer manera en que el Don obra. La segunda manera es lo mismo aquí. Sabemos que es por discernimiento. Hay tres maneras en que eso trabaja. Lo primero es por... es la manera en que eso obra. Segundo, es el pararse aquí. Usted ve las enfermedades y cositas que la gente ha hecho, y etcétera, es el segundo. El tercero es poner las manos sobre los enfermos. Porque Jesús dijo: "Estas señales seguirán a los que creen: si ellos ponen sus manos sobre los enfermos ellos sanarán." ¿Es verdad eso? Dios sabe que estos testimonios son la verdad.
56Ahora oremos, Padre Celestial, viendo afuera la lluvia sólo hace tanto ruido ahora, Tú estás aquí, Hijo de Dios, todo lo que yo he visto... a través del mar, millares de esos pobres niñitos... pensando diariamente en qué privilegiados somos nosotros los americanos en sentarnos a la mesa y comer lo que queramos. Oh, hay muchas sobras. Yo estoy pensando en esta noche de allá en Finlandia, esos países, en los niñitos hambrientos caminando por las calles, viendo sus manitas y sus ojos, llorando por una pieza de pan, teniendo algún... oh Dios, nosotros somos indignos. Algún día eso terminará, ¿Oh no Padre? Entonces iremos todos a reunirnos a Tu gran mesa que nos darás la bienvenida. Pero en esta noche, al estar aquí en esta audiencia, grandes hombres y mujeres quienes han peleado las batallas de vida... yo veo a algunos de ellos golpeados en enfermedades, algunos ya de edad. Yo pienso que en una noche cuando todo termine nos reuniremos en Tu casa, a donde no habrá lluvia, sino el Poder de Dios reina, nos sentaremos en la mesa, la mesa de bienvenida. Que podamos todos reunirnos allí como familias sin separarse, Señor. Permítele a cada uno que está aquí presente en esta noche estar allá cuando eso llame. Yo miraré a través de la mesa y veré a alguno de ellos, esos viejos veteranos, esos santos de Dios... estaremos sentados allá, tendremos que llorar un poquito sólo para estirarnos a través de la mesa y agarrarnos uno al otro de la mano y decir: "¿Recuerda aquí cuando tuvimos las reuniones?" Llorar...
57Entonces el Rey vendrá en Su belleza, caminando por la mesa, y tomar Sus manos clavadas por los clavos, limpiar todas las lágrimas de nuestros ojos y decir: "No llores más, todo está terminado ahora. No hay más enfermedad. No tendrás que tener otra campaña de sanidad, no habrá más noches de preocupación. Está todo terminado. No más hambre, y todos ustedes comerán aquí." Ver cada... [Cinta en blanco.-Editor] ...fuera de este mundo de caos, y hacia las luces maravillosas del Evangelio del Hijo de Dios. Permítelo querido Padre. Que puedan señales y maravillas ser hechas en esta noche para magnificarle, a Aquel a quien nosotros amamos, porque Te lo pedimos en Su nombre. Amén.
58[Un Hno. llama a la línea de oración.-Editor] [Una hermana profetiza.-Editor] Amén. Bendito sea el nombre del Señor. Dios bendiga a la hermana que dio eso. Tenga fe y crea. [El Hno. Branham ministra en la línea de oración.-Editor]