Photo

~ LOS DONES Y LLAMAMIENTOS SON ~
1Buenas noches, audiencia. Es un gran privilegio para mí estar aquí en esta noche. Siempre había deseado venir a Nuevo Mexico. Me siento muy contento que Dios me haya permitido venir antes de tener que ir a ultramar. Estamos aquí por cinco noches ahora para hacer todo lo que podamos por Uds. y ministrarles en el Nombre del Señor Jesús. (Acercaré esto un poco más.) Porque he estado predicando, viajando por gran parte del país, y mi garganta se ha puesto un poco ronca. Quizá estoy una semana donde hace muchísimo calor, y a la semana siguiente donde hace mucho frío, y predicando constantemente de día y de noche.
2Confío que este sea un tiempo maravilloso para el pueblo de Dios aquí. Y haré todo lo que sé cómo orar, para que Dios conceda una gran reunión, mientras estemos aquí. Que Su Espíritu se haga presente para sanar a todos los que están enfermos y afligidos. Que aquellos que aún no han entrado al pacto con Dios a través de Su Hijo, Jesucristo, puedan recibir esta gran bendición de ser salvos mientras que se están llevando a cabo los servicios aquí.
3Confío que después del servicio, haya un avivamiento chapado a la antigua que se extienda por toda esta región aquí... haciendo que toda persona tenga un nuevo fuego. Yo creo que estamos viviendo en un día terrible, aunque maravilloso, un poco antes de la venida de Jesús.
4Antes de que vinieran por mí hace unos momentos, estaba hablando con mi hijito; él dijo: “Papá, ¿Cómo será cuando Jesús venga?” Dije: “No lo sabemos.” Lo único que sé es que será glorioso”.
5Uno de ellos dijo: “Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombres, son las que Dios ha preparado para los que le aman.” Y lo único que podemos hacer es amarle y creer, y poco a poco Él se manifestará a nosotros. ¿No creen Uds. eso?
6Y ahora, he notado que mucha gente aquí me llama sanador Divino por causa de los periódicos y demás. Bueno, amigos Cristianos, Uds. saben que eso es incorrecto. Yo no soy ningún sanador Divino; yo soy su hermano. Ahora, solamente hay un Sanador, y ese es Dios. Él es el único que sana.
7Un don de sanidad no lo hace a Ud. un sanador Divino, así como el don de predicación no me hace un Salvador Divino. Es un don. Ahora, el mismo don hablará por sí solo. Todo lo que Dios hace, Ud. no tiene que avergonzarse de eso, o pensar que está muy lejos en alguna parte, porque Dios se declarará a Sí mismo, Su Don. Creo que en Hebreos el capítulo 11 y el versículo 2, dice que Dios testificó de Su Don.
8Un hombre puede decir cualquier cosa, una persona. Que un hombre diga algo es una cosa; y que Dios lo diga es algo diferente. Y si yo testificara de algo, y Dios no respaldara eso, entonces Ud. y yo somos... Yo le diría a Ud. algo falso. Pero si le digo algo y Dios ha declarado que así es, entonces crea que es así, porque las mismas obras lo dicen. Ud. crea que es Dios.
9Ahora, la manera en que esto obra, no es para sanar a nadie. No hay mortal que haya vivido sobre la tierra que haya sido un sanador Divino. Si alguien pudiera haberse tomado la gloria por ser un Sanador, hubiera sido nuestro Señor Jesucristo. Pero Él dijo que Él no era ningún Sanador. Él dijo: “No soy Yo el que hace las obras, es Mi Padre que mora en Mí el que hace las obras.” Y si Él no se tomaba la gloria por ser un Sanador, sino le daba toda la alabanza al Padre; entonces cuánto más deberíamos hacerlo nosotros los mortales. Solamente Dios puede sanar. Esto es tan extraño para mí como lo será con Ud.
10Es mi creencia, que los dones y llamamientos son irrevocables [Ro. 11:29], son dones de Dios que nacen aquí en la tierra a través del pre-conocimiento de Dios. No es lo que yo pudiera desear; no es lo que yo pueda obrar por mí mismo o Ud.; es lo que Dios ha hecho en Su pre-conocimiento.
11Yo no pude evitar haber nacido con los ojos azules, o pequeño de estatura, pero es la manera en que Dios me trajo aquí. Si yo hubiera querido ser... Les digo, yo quería ser un hombre enorme. Pero Dios no quiso que yo fuera un hombre grande. Él me conoció exactamente de la manera como soy, así que estoy satisfecho con la manera en que Dios me hizo, y me muevo lo mejor que sé para glorificarle a Él con este cuerpo mientras estoy aquí sobre la tierra. Si Él me hubiera hecho un hombre grande, yo hubiera sido un hombre grande y... Y cuando Él envía algo para que nosotros hagamos, bueno, hagámoslo con todo nuestro corazón, dándole a Él la gloria por lo que sea que Él haya hecho por Ud.
12El don mismo no hace nada. No hay manera de que alguien alguna vez reciba algo de parte de Dios si no es por fe. Dios ha hecho eso a Su manera; desde el principio la gente debía creer a Dios por fe. Adán y Eva debían creer la Palabra de Dios. Y cuando Eva descreyó la Palabra de Dios, entonces eso produjo muerte, dolor y enfermedad, el descreerle a Dios.
13Jesús dijo: “Yo puedo, si tú crees.” Ahora, para creer en Dios, la mayoría de la gente tiene que tener algo visible que mirar, que represente a Dios. Creo que una de las cosas más difíciles que Dios haya tenido que hacer, es lograr que un mortal le crea a otro mortal. Nosotros no nos creemos el uno al otro. Y somos la agencia de Dios. Sabemos eso.
14Ahora, cuando Dios hizo Su primera estatua de sanidad, fue un pedazo de bronce sobre un asta allá en el desierto. ¿Es cierto eso? En el desierto... Ahora, no había virtud en el bronce o en el asta, pero era una ordenanza de Dios. Nadie sabía cómo funcionaba aquello; era sólo mirar por fe. Eso representaba algo; era una figura anticipada de Jesucristo Quien vendría a la tierra para ser el que cargaría nuestros pecados y enfermedades.
15Más tarde, después de los días de la serpiente, Dios enviaba un Ángel del cielo y revolvía las aguas en un estanque llamado Betesda, y el primero que se metiera a esa agua, y tenía fe, era sanado de cualquier enfermedad que tuviera. [Espacio en blanco en la cinta. —Ed.] A las aguas...
16Ahora, la serpiente de bronce no sanaba. Era la fe de ellos en lo que Dios había hecho por medio de la serpiente de bronce. ¿Es correcto eso? El agua no sanaba. Era el Ángel de Dios en el agua que hacía la sanidad. El agua no podía decir: “Vean, yo soy un agua sanadora.” No, era el Ángel el que hacía la sanidad. Cuando el Ángel se iba, el agua era agua.
17Y un hombre es sólo un hombre hasta que está completamente rendido a Dios, y entonces Deidad mora en ese hombre, el Espíritu Santo. No el hombre, sino Dios en el hombre hace la obra. Así que Jesús, cuando Él vino, Él era un hombre nacido de un nacimiento virginal. Su madre era María; Su Padre era Jehová Dios. ¿Creen Uds. eso? Y entonces en ese cuerpo moraba Dios. Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo. Jesús dijo: “No soy Yo el que hace las obras, es Mi Padre que mora en Mí el que hace la obra.” Y ese era Dios hablando a través de labios mortales, que podía levantar a los muertos, calmar las aguas, y así sucesivamente.
18Luego cuando Él subió a lo alto, le dio dones a los hombres. Un hombre recibió un gran don de sanidad, de tal manera que la gente que se colocaba en su sombra era sanada. No el hombre, sino su fe en Dios que estaba en el hombre. ¿Entienden?
19Otro más, ellos tomaban pañuelos y delantales de su cuerpo y lo ponían sobre los enfermos, y los espíritus malignos salían de la gente. No porque era san Pablo; él era un hombre quien vivió en carne como Ud. y como yo. Y él murió. Él tuvo que ser redimido por la Sangre de Jesucristo así como nosotros.
20No era el hombre el que hacía la sanidad; era el Espíritu de Dios en el hombre que hacía la sanidad, por medio de la fe de la gente. ¿Es correcto eso? Bueno, el mismo Espíritu Santo está con nosotros hoy. Jesús dijo: “Yo estaré con vosotros y en vosotros, hasta el fin del mundo.”
21Si yo vengo confesando en esta noche que yo tuviera el espíritu de un artista, Ud. esperaría que yo hiciera la obra del artista. Ud. esperaría que yo pudiera captar la visión de un mar embravecido, y cosas del hogar, el atardecer; si yo tuviera el espíritu de un artista.
22Escuchen bien. Si el espíritu de un gran artista viniera sobre mí, como el espíritu de Elías vino sobre Eliseo... Cuando el espíritu de Elías estuvo sobre Eliseo, él hizo lo que Elías hizo. Y Juan el bautista vino en el espíritu de Elías, y él era... Y así sucesivamente como los otros dos tuvieron. Pero cuando... Ahora, él vino... algo como hizo Elías, él corrió al desierto; y Juan entonces preguntó si este era el Mesías, o si debería esperar a otro. Él vino en ese espíritu.
23Si yo viniera en el espíritu de Juan Dillinger, Ud. esperaría que yo tuviera pistolas y actuara como el Sr. Dillinger. Y si yo les dijera que vine aquí, y soy un Cristiano, y el espíritu de Cristo está sobre mí, Ud. esperaría que yo actuara e hiciera como Jesús, porque Su espíritu estaría sobre mí. ¿Es correcto eso? Entonces lo que Él hizo: “Las cosas que Yo hago, mayores que estas haréis, porque Yo voy a Mi Padre.” ¿Es esa la Escritura?
24Ahora, el Espíritu de Cristo está en la Iglesia. Nunca se ha ido de la Iglesia; ha estado en la Iglesia. Y los días se están poniendo malos, porque el conocimiento, el conocimiento del hombre, que recibió en el huerto del Edén... Cuando él dejó el Árbol de la Vida para comer del árbol de la ciencia, esa ciencia o conocimiento está constantemente en aumento. Y a medida que aumenta el conocimiento, ellos se alejan de la Biblia y entran en una teoría. Pero Jesús dijo, y la Biblia está llena, que cuando ellos vinieran... [Espacio en blanco en la cinta. —Ed.] ...Y ahora, el poder ha venido, porque el mundo se ha vuelto muy escéptico.
25Y yo creo que estamos viviendo en las horas un poco antes de la venida de Jesús la segunda vez. Ahora, en base a eso, hablando de que el Espíritu de Cristo está aún en la Iglesia y en la gente... Les explicaré cómo es que vino el don y cómo funciona.
26Yo nací de padres humildes, nací siendo católico. Nací en Kentucky.
27Y yo creo que los dones y llamamientos, como dije, son irrevocables, que uno nace aquí en el mundo con estos dones. De la misma manera como Ud. nace para ser un músico. Ud. pudiera darle a su hijo, darle toda clase de lecciones. Pero si ese talento musical no está en él, nunca le servirá de nada. ¿Es correcto eso? Pero nosotros nacimos de la misma manera en el ámbito espiritual, porque los dones y llamamientos de Dios son irrevocables. Para que Ud. sepa, Jesucristo fue pre-ordenado por Dios. Él fue Aquel que fue visto desde el huerto del Edén. ¿Creen Uds. eso?
28Juan el Bautista, setecientos doce años antes de que naciera, Isaías dijo que él era la voz de uno que clamaba en el desierto. ¿Es cierto eso?
29Jeremías, Dios le dijo a Jeremías: “Antes de que nacieras del vientre de tu madre, Yo te conocí, y te santifiqué y te ordené como un profeta sobre las naciones”, antes de que él llegara a nacer del vientre de su madre. Moisés y muchos otros fueron pre-ordenados por Dios. No todo el mundo, pero diferentes dones y llamamientos para ministrarle a la gente son el previo conocimiento de Dios. Esa es la única manera en que puedo esperar algún entendimiento para la gente que viene y lo ve.
30Yo era un muchachito, la primera... visión. Lo tengo en mi libro; saldrá muy pronto. Las propias palabras de mi madre con respecto a lo que sucedió en una cabañita la mañana en que nací. Yo nunca vine por mi propio poder. Ud. nunca vino por su propio poder. Yo nunca supe cuando vendría. No sé cuando voy a partir, ninguno de nosotros lo sabe. Tal vez algunos de nosotros salgamos de este mundo antes de que termine la noche. Yo no lo sé.
31Pero yo tenía siete años de edad; estaba cargando agua de un pozo, y una voz me habló de un arbusto, como un torbellino en un arbusto, y dijo: “Nunca fumes, o bebas, o deshonres tu cuerpo en ninguna manera. Habrá una obra que hacer cuando seas de mayor edad.” Yo dije: “Eso es sagrado.”
32A través de la jornada de la vida, ha ocurrido vez tras vez. Yo podía oír la voz... No es algo que uno se imagina, no es algo que uno sueña, pero hermano, eso... Es tan real, así como Uds. escuchan mi voz.
33Y entonces, a medida que me hice de mayor edad, Él me dio más... Lo vi a Él parado. Iba ser a una visión. Y yo veía cosas que iban a suceder. Y yo actuaba como... No se había manifestado plenamente.
34Yo no pertenecía a una iglesia. Viví una vida moralmente limpia, pero no en la iglesia. Finalmente me afilié a esta cierta fe de la iglesia Bautista. Está en el ministerio.
35Después de un tiempo, me encontré con la gente del Evangelio completo. Y yo... Un poco antes de eso, recibí el bautismo del Espíritu Santo. Y entonces parecía como que eso seguía viniendo más y más. Y luego apareció en el río. Una vez yo estaba bautizando, probablemente ante diez mil personas y vino como una gran estrella que descendió a donde yo estaba parado. Miles la vieron. Y se regresó directamente hacia los cielos.
36Una vez yo estaba predicando, y mientras predicaba, entró al cuarto, como físicamente. Él lo hace muchas veces. Hace unas semanas aquí en Houston, Texas, Él descendió y un fotógrafo que estaba presente en ese momento le tomó una fotografía. Pasó por todo tipo de exámenes, por algunos de los mejores hombres en los Estados Unidos para probar científicamente que ese Ser sobrenatural era Dios.
37Esto es lo que sucedió: la vez que me encontré con Él, cuando apareció como un Hombre, yo estaba sentado en mi estudio. Él vino... Vi la luz esparcirse en el piso. Él vino caminando hacia mí. Se parecía a un Hombre que pesaba doscientas libras. Y esta Luz estaba encima de mí. Y Él tenía los brazos cruzados. Él tenía una mirada que Ud. no ve en el rostro de los mortales. Se veía muy calmado y… muy amoroso. Su voz cuando Él hablaba... Yo supe que era la misma voz que había hablado a través de la jornada de la vida. Pero yo nunca había visto Su rostro. Él era de tez morena, más parecido a los Hispanos, o los Judíos. Él tenía los brazos cruzados, y parecía pesar doscientas libras en estatura y en peso, tenía cabello hasta los hombros, y un rostro liso.
38Y parecía como que había un poder y que Él haría cualquier cosa. Y yo estaba sentado allí y estaba tan asustado que me mordía los dedos. Sólo imagínense, parado cara a cara con algo así. Me estaba mordiendo los dedos, entonces fui...
39Él dijo: “No temas.” Cuando esa voz habló, yo supe que era el mismo. Él me miró; Sus ojos me miraron amablemente. No para parecer simpatizar con este Ángel, pero eso… Dijo: “No temas.” Dijo: “Yo soy enviado de la Presencia de Dios para decirte que tú naciste con un nacimiento peculiar, y tu vida peculiar ha sido para indicar que tú llevarás el don de sanidad Divina a la gente del mundo.”
40Yo dije: “Señor, yo no tengo educación. Yo no podría ir.” Él dijo: “Si tú logras que ellos te crean, y si fueres sincero cuando ores, nada le hará frente a tu oración, si logras que ellos te crean.”
41Y yo dije: “Yo ciertamente creería... Señor.” Él dijo: “Te serán dadas dos señales así como al profeta Moisés le fueron dadas dos señales, hacer que la gente te crea es el asunto principal.” Él dijo: “Una de ellas será detectar enfermedades al sostener la mano derecha de la persona en tu izquierda.” Él dijo: “Entonces si fueres sincero, acontecerá que les declararás hasta los secretos de sus corazones, y las cosas que están haciendo mal. Para elevar la fe de la gente para que crean con fe para vindicarte que Yo—Dios te enviará”.
42Yo dije: “Señor, yo no tengo educación. Yo no podría ir.” Él dijo: “Yo estaré contigo.” La Luz empezó a levantarse rápidamente y el Ángel se fue con la Luz.
43Yo me inicié; sané a muchos enfermos. Una noche vine, estando sentado en mi pequeña iglesia, y la pianista estaba tocando... Nunca antes había escuchado ese cantito: “Sólo creed,” cuando entré a mi iglesia. Algo me tocó. [Espacio en blanco en la cinta. —Ed.] Mis palabras... [Espacio en blanco en la cinta. —Ed.]
44No es que yo tenga una educación de primaria. Uds. saben, cuando yo era un guardabosque local en la ciudad, trabajando para vivir, he estado trabajando por quince años... Ni siquiera he tomado nunca una ofrenda en mi vida, nunca hice nada, yo no creía en eso. Pero yo trabajaba para vivir, y... No… si yo tomaba dinero del que se me había dado, yo todavía tenía que preguntarle a Dios si podía tomarlo o no como una ofrenda siendo que había sido tomada.
45Ahora, aquí no hace mucho alguien quería... Yo tenía una camioneta Chevrolet. Mi teléfono sonó y alguien quería comprarme un carro Cadillac. Descubrí eso y vino de Arkansas de... Un hombre de esa audiencia. Esa pobre gente allí sabía acerca de esos largos sacos de algodón sobre sus espaldas, recogiendo algodón, y venían a la línea de oración con un pequeño... Quizá habían comido un pequeño pan de maíz y… en la cena, y venían por el camino... ¿Lo entienden Uds.?... Yo no vine por eso, amigos. Yo vine para ayudarles. Para eso es que estoy aquí, para ayudarles.
46Él me dijo que si yo hacía que la gente me creyera. Eso parece extraño para mí tener que decirles que crean en mí. Dicen: “¿No se supone que uno debe creer en Dios?” Uds. deben creer eso. Crean en Dios, crean en Cristo, y crean en el Espíritu Santo. Entonces después de creer en todos ellos, Dios quiere que Uds. crean en mí. Pero entonces hay algo que Uds. deben hacer.
47Ahora, Ud. puede creer en un hombre y aun así el don no funcionará para Ud. La razón es que la gente hoy cree en Dios. Todavía es Jesús. ¿No es correcto eso? Él dijo: “Creed en Dios, creed también en Mí.” ¿Lo dijo Él? “Así como tenéis fe en Dios, creed también en Mí”. Esa es la única manera en que Él podía ayudarlos a ellos, porque ellos creían.
48Ahora, yo quiero que Uds. me crean como a uno de ellos. Pero yo quiero que Uds. crean que el día viene y... Y yo haré todo lo que pueda para ayudarles.
49Ahora, por supuesto, una palabra para mi gente: por favor, no importa qué pecado haya hecho Ud., eso se sabrá aquí en la plataforma. El primer don... Esa es la primera manifestación del don, hizo... Mucha gente sabe que por cerca de dos o tres años; ha funcionado muy bien. Sólo que yo podía detectar enfermedades… como un doctor, sea lo que sea para Ud., sería la misma cosa. Pero eso no le sana a Ud. Eso animará su fe, el saber que hay un Ser sobrenatural parado aquí.
50Entonces, después de aproximadamente tres años, en Canadá hace como cinco meses, el otro don vino y se manifestó. Ahora, yo digo los secretos de los corazones, las cosas que Uds. hacen, las cosas que Uds. han--pecado sin confesar, y así por el estilo. ¿Ven?, es perfecto, porque es de Dios.
51Ahora, eso no lo sana a Ud. Pero lo que hace, es que le hace conocer al Jesús del cual hemos hablado todos nosotros, y del cual ha predicado su pastor, que esto es solamente algo más para hacerle creer en Él, y tener fe en Él… ¿Cómo pudiéramos discernir…?... vino y murió por Ud.
52“Él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados, el castigo de nuestra paz fue sobre Él, y por Su llaga fuimos nosotros curados”. Es Él. Yo soy solamente un canal. Yo soy un hombre, igual como los otros hombres. Probablemente ni la mitad en el Reino de Dios como algunos de estos hermanos sentados frente a mí. Quizás no amado como ellos son amados, porque yo soy un abortivo. No tengo antecedentes religiosos. Y yo huí de Dios muchas... Antes de esta.
53Pero sucedió que una vez yo vi las obras de Su cuerpo. Y yo estoy contento aquí por esta mi vida... Y todas las cosas que yo había planeado hacer en la vida para Él, para que Él bendijera a Su pueblo a través del don que... ¿Ven lo que quiero decir?
54Ahora, alguien pudiera preguntarse cuando la gente viene a la línea, acerca de conocer sus enfermedades y sus pensamientos... Yo no las conozco. Y Ud. pudiera venir ahora mismo y yo no lo sabría sino en unos momentos. Si el Ángel de Señor viene a mí, es el Don de Dios. Tal vez es el mismo Ángel que estaba en el agua allá en el pasado, que estuvo haciendo la misma cosa; yo no lo sé. Pero cuando Jesús vino... Para que Uds. sepan que Él está aquí, antes de que terminemos y comencemos la línea de oración...
55Jesús, cuando Él se manifestó a la gente por primera vez aquí en la tierra, había un hombre llamado Natanael--Felipe, mejor dicho, fue y encontró a un hombre llamado Natanael. Él estaba orando. Y Felipe le dijo a Natanael: “Ven y ve a Quien hemos hallado.” Dijo: “A Jesús de Nazaret, Aquel de quien habló Moisés.” Él dijo: “¿Puede salir algo bueno de Nazaret?” “Oh”, dijo él: “Ven y ve.”
56Y cuando ellos regresaron al lugar... En otras palabras, si la verdad vendría, vendría a través de las grandes iglesias ortodoxas en algún lado. Pero muchas veces los obreros de Dios vienen de una manera diferente para tomar... Pero yo… percibiendo sus pensamientos, y Él se lo revelará a los niños que aprenderán. ¿Creen Uds. eso? Dios lo hará...
57Y así que cuando él llegó a donde estaba Jesús, Él lo miró y dijo: “He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño.” En otras palabras, simplificando, Él dijo: “Tú eres un Cristiano, una persona devota.” Y Natanael le dijo a Él allí en la línea de oración; él dijo: “¿Desde cuándo me conoces Rabí?” Él dijo: “Antes de que vinieras aquí, Natanael, tú estabas orando debajo de un árbol.”
58Y ese pequeño judío, corrió hacia Él y le dijo: “Tú eres el Hijo de Dios, el Rey de Israel.” ¿Era eso correcto? [Espacio en blanco en la cinta. —Ed.] Conociéndose a sí mismo, sabiendo que era un Cristiano, conociéndose a sí mismo. Eso prueba que no había nadie que supiera eso excepto Jesús, Dios, y Natanael; él sabía que nadie sabía eso.
59Ahora, esto... Nosotros reclamamos que ese Espíritu que estuvo sobre Él en plenitud, hará la misma cosa en esta noche. ¿Es correcto eso? ¿Lo haría?
60La mujer junto al pozo. ¿Pueden Uds. imaginarse Él hablando con ella?, ella tuvo una conversación con ese Ser, igual que Natanael. Y finalmente dijo: “Ve y trae a tu marido.” Ella dijo: “No tengo ninguno.” Dijo: “Bien has dicho, cuando dices que no tienes ninguno. Has tenido cinco, y el que tienes ahora no es tu marido.” Ella dijo: “Paréceme que eres profeta.” Ella dijo: “Cuando el Mesías venga nos declarará todas las cosas.” Él dijo: “Yo soy Él.”
61Ahora, si Jesucristo, el Espíritu de Dios que estaba sobre Él, y si Ud... Si yo confieso ser un Cristiano, y profeso que Su Espíritu está sobre mí para hacer como hizo Él, ¿produciría la misma cosa?
62Ahora, el Espíritu que lo conocería a Ud., puede pararse, y ningún paralítico o ciego, o afligido podrá pasar por aquí sin ser sanado, y cuando llega a un... diferente estar aquí y allá en la audiencia, entonces Ud... Bueno, yo no sabría exactamente, pero si yo pudiera hacer contacto con Él, y Él mismo me contestara, veremos por nosotros mismos, y que Dios lo conceda.
63Yo no soy un predicador, o un gran orador público. Pero de mi corazón estoy tratando de presentarles a Jesucristo, el mismo ayer, hoy, y por los siglos.
64Para una lectura de la Palabra que se encuentra en el capítulo 23 de Éxodo, comenzando con el versículo 20, Dios enviando a Su profeta Moisés: He aquí yo envío a mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren. Porque mi Ángel irá delante de ti...
65Moisés no hacía nada. Era el Ángel de Dios. ¿Es correcto eso? ¿Qué parecía que guiaba a Israel? Una Columna de Fuego de noche, y una Nube de día. Yo creo que Él todavía sigue guiando. Nosotros sabemos que ese era el Ángel del pacto. ¿Es correcto eso? Era el Logos, o el Cristo. Él todavía es el mismo, guiando a la gente hoy, como lo fue en ese entonces. Alabémosle con todos nuestros corazones mientras inclinamos nuestros rostros.
66Nuestro Padre Celestial, nosotros te amamos con todos nuestros corazones. Estamos tan agradecidos que nos hayas redimido. Pensar que una vez éramos extranjeros, sin Dios, sin misericordia. Y Tu Hijo Jesús vino a la tierra, y nació de un nacimiento virginal, y vivió una vida sin mancha, y fue ofrecido como un sacrificio por nosotros en el Calvario. Él fue herido por nuestras rebeliones, y por Sus llagas fuimos nosotros sanados. ¡Oh, la Sangre que hace expiación! Y en esta noche, por esa Sangre y Su Espíritu eterno, por el lavacro de la Palabra, somos traídos ahora para llegar a ser los hijos e hijas de Dios.
67Oh Padre, cuando pensamos en ser un hijo o hija de Dios aún en este día, cuando hombres de mentes perversas, así como Moisés y Aarón fueron resistidos por los... Oh, pensar que nosotros podemos ser los hijos e hijas de Dios, guiados por el Espíritu Santo con poder para salvar nuestras vidas, para limpiarnos del pecado, y darnos relación con Dios. Y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser, pero, oh, sabemos que tendremos un cuerpo como el Suyo, porque le veremos tal como Él es, el glorioso y magnificente Hijo de Dios, el Redentor, y le coronaremos Rey de reyes, y Señor de señores. Oh, quisieras Tú soplar sobre nosotros... [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]…
68Dios, extiende Sus alas poderosas a través de este edificio durante estas noches y báñalo con Sus gotas de rocío llenas de gloria y misericordia, y poder de sanidad por medio de Jesucristo fluya a través de nuestros cuerpos mortales aquí, y que no quede aquí una persona afligida en nuestros medios al final de los servicios. Concédelo, Señor. Te amamos. Tú conoces nuestros corazones, más de lo que la gente conoce nuestras voces. Tú Quien entiendes todas las cosas y sabes si te amamos... Y, Señor, ahora ayúdanos en esta noche. Y en este edificio que ha sido usado para diferentes cosas, Padre, rogamos ahora que mientras que dedicamos el edificio y nosotros mismos a Ti para servicio, que Tú eches fuera todo espíritu inmundo. Que los hombres y mujeres que están bajo este techo entren bajo convicción, que ellos...
69Que los ángeles de Dios se paren junto a cada poste, cada asiento, alrededor del lugar, y tomen sus asientos. Oh Dios, que cada persona que está aquí en Tu Presencia Divina, que haya una reunión tan tremenda que nunca antes se haya conocido en esta región, que cada ministro sea inspirado, cada miembro, cada Cristiano, que pecadores caigan bajo convicción, y que haya una gracia fluyendo sobre la gente, y que ellos vengan al conocimiento de Cristo, siendo el mismo gran Jesucristo a través de las edades, que sana hoy, y que siempre será.
70Padre, te lo encomendamos todo a Ti. Mientras yo... Envía a Tu Ángel, Señor, unge a Tu siervo, y que las cosas de las que yo he testificado, Señor, que Tú des testimonio de eso en esta noche, y cada noche, con grandes señales y maravillas. Porque te lo pedimos en el Nombre de Jesús, y Tu pueblo creerá en Ti. Amén.
71Ahora le entregaré el servicio a mi hermano, para una pequeña línea de oración. Él... y él tomará sus tarjetas aquí mismo... [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
72La primera noche, tenemos como un pequeño intercambio. Uds. saben lo que es, el… Todo nuestro grupo que nos ayuda no está aquí, y todos... exactamente. Quiero que todos sean muy reverentes, lo más reverente que puedan. Y escuchen con todos sus corazones y crean en Él... con todos sus... Lo conceda.
73Ahora, si Dios sana en la plataforma, Él me permite... Y Él sanará allá mismo. Sólo tomando la misma cosa que... Y si Ud. cree que Él lo hará... ¿No lo cree Ud.? Es su fe; eso es todo, (¿Ven?), fe para creer. Y ahora inclinemos nuestros rostros para un momento de oración.
74Nuestro Padre celestial, te damos gracias en esta noche por Tu misericordia y bondad... Y ahora, permite que Tu pueblo se acerque más a Aquel Quien conoce los corazones de todos aquí, el que conoce a todos los redimidos. Y yo creo Padre, que si Tú permites que Él le hable las cosas a la gente, entonces su fe mirará a Ti y creerán. Concédelo, Padre querido, porque te lo pido en el Nombre de Tu Hijo Jesucristo. Amén…