Photo

~ LOS HIJOS EN EL DECIERTO ~
1Miles de personas han estado asistiendo. Y cada noche hemos tenido que despedir a algunos. El salón y el edificio… Entre tres a cinco mil personas han tenido que ser devueltas de los servicios…Y el Señor ha estado abriendo los ojos de los ciegos, sordos, mudos y lisiados. Y es glorioso, yo fui allí la semana pasada…?...
2Llegué con un día de retraso después de haber hecho escala aquí en Phoenix. Así que ellos me trajeron aquí de regreso y dijeron que… Si me fuera posible llegar aquí esta semana, ellos no me iban a permitir venir. Así que nosotros salimos hasta que yo regresara de nuevo.
3Salí el viernes, o el sábado en la mañana. Se esperaba que estuviera aquí anoche, y apenas llegué hace un rato. Así que, dieciocho horas de escala y no pude llegar sino hace unos momentos. Y no he dormido nada desde anteanoche. Así que estoy muy cansado. Y se supone que habrá tantos. Y anteanoche, oré por casi tres mil personas, sólo en una noche, así que cualquiera se imagina lo cansado que estoy.
4Pero siempre es bueno venir a Phoenix. Les digo; hay algo en este lugar que realmente me agrada. El otro día pasé unos momentos con algunos de los hermanos para subir a las montañas y mirar…desde el lugar donde me estoy quedando. Subí allí y miré hacia abajo; Pensé: “Oh, qué celestial, cuán...” Uds. son una gente muy bendecida con una ciudad tan maravillosa aquí. Y creo que es el lugar más sencillo que conozco, el lugar con mayor vista celestial. El problema es que no lo apreciamos lo suficiente. Eso es correcto. Este mundo es un lugar maravilloso que Dios nos ha dado, si tan sólo lo cuidáramos. ¿Ven? pero no lo hacemos.
5Ahora, este es nuestro… Este es nuestro cuarto Domingo, ¿no es así?, tenemos cuatro Domingos más, y este fue el domingo que anuncié, si el Señor lo permite, para no tener nada más sino milagros, no para una gran cantidad de gente, sino para traer solamente a aquellos que están afligidos y lisiados, para que puedan ser sanados visiblemente delante de esta audiencia.
6Es terrible hacer eso. ¿Saben qué? Siento que hago mal al decir eso. No, para empezar, no es correcto hacerlo. Pero yo simplemente… Ni siquiera es… Mi don no es milagros. Mi don es orar por los enfermos y afligidos. Es sanidad, y no milagros. Me siento sumamente apenado de haber decidido efectuar un milagro delante de alguien; de verdad.
7Y cuando el Ángel del Señor me habló, la última vez que me habló… Por cierto, anteanoche yo le vi de nuevo en la habitación por primera vez en casi seis meses. Y…Pero Él nunca me habló. Él simplemente estaba parado en la puerta mirándome cuando yo volteé. Rápidamente, caí sobre mi rostro. Pero cuando me levanté se había ido de nuevo. Así que…
8Pero la última vez que Él habló conmigo, me dijo lo que yo les dije a Uds. la semana pasada. En Vandalia, Illinois, ¡vaya!, Él me dijo que yo estaba limitando mucha parte del trabajo a la operación de milagros. Y que acontecería que la gente no me creería a menos que se efectuaran milagros. Y eso es verdad. Ha llegado a ser de esa manera. La gente no siente que se ha orado por ellos…
9Tuve algo muy extraño la semana pasada… A propósito, muchos de Uds. vinieron al rescate allí en Oregon. Yo simplemente…Todos nosotros somos Cristianos, y nos gusta escuchar buenos reportes, ¿no es cierto? Y yo estaba allá con el Reverendo Gordon Lindsay, y todas las iglesias cooperaban unidas (todas), aun los Bautistas y todos… Y muchos de los principales doctores del estado vinieron y el gobernador. Y el Señor me dio gracia delante del pueblo. Y ciertamente fue una reunión gloriosa y maravillosa la que estábamos teniendo. Y muchos, muchos miles de personas…
10Creo que ha sido la mejor asistencia que hemos tenido desde Canadá. Por supuesto, Canadá fue la mejor reunión que alguna vez hayamos tenido, fue entre el pueblo Canadiense. Y cómo es que el Señor obró entre ellos. Y nosotros…En una reunión hubieron cerca de treinta y cinco mil personas en los servicios. Ellos ni siquiera podían acomodarlos en los terrenos de la feria. Tuvimos que llevarlos a los grandes salones del Rodeo y hacer cosas para atenderlos. Y el amado Señor obró maravillosamente con ellos y poderosos milagros fueron efectuados.
11Siendo que apenas voy hablar un rato. Deseo tomar unos momentos más de tiempo para hacer mención de los milagros. Un milagro… En la Biblia está escrito que… Y confío que muchos de Uds. entiendan la posición que estoy tratando de tomar en esta tarde. ¿Saben la razón por la cual he hecho esto? Y Dios sabe que tiemblo al sólo pensar en el servicio de esta tarde. Eso es correcto. Porque veo sentados aquí frente a mí: lisiados, ciegos, afligidos, torcidos y encogidos. Y que yo venga a decirles lo que estoy diciéndoles.
12Ahora, recuerden, el primer lugar, este domingo, di este como una forma de… Confío que Dios no me lo tome en cuenta. Y ¿se fijaron Uds.?, en la plataforma y aun alrededor de mí. Yo hice que ellos… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… a través de la audiencia. Y amigos míos, yo sólo espero que Uds. me den su atención y reverencia esta tarde. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
13Él nunca sanó a la gente para exhibir Su poder. Cuando satanás trató de hacer que Él se lo mostrara a la gente (vea Ud.), era una tentación del diablo. Pero Él le dio las Escrituras, dijo: “Escrito está, a sus Ángeles mandará acerca de ti, en sus manos te llevarán para que tu pie no tropiece en piedra”. ¿Ven? Pero Jesús… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Cristo no sanó a toda la gente que vino a Él. Él no sanó a todos los enfermos y afligidos. Él sólo sanó a algunos, a los que Él fue guiado a sanar. Y así es como ha estado sucediendo en todas las reuniones que registramos. Ahora, hubieron muchos de ellos allá en el campo. Han habido muchos milagros grandes y sobresalientes.
14La otra noche, ellos trajeron un…La escuela para mudos, ellos trajeron un muchacho de la escuela para mudos. Y entonces, de repente, yo nunca había visto tanta gente sorda muda--en todos los días de mi ministerio. Todo lo que había en la línea eran sordo mudos. Y yo me detuve. Estaba orando por ellos. Y me detuve y pregunté el por qué tantos mudos. Y entonces ellos tenían a una muchachita como de doce años de edad, y el espíritu fue echado de ella. Una pequeñita de aspecto muy patético, cuando el espíritu fue echado fuera de ella, empezó a hablar y a oír.
15La noche siguiente la volvieron a traer, dijeron que ella no podía hablar ni oír. Su doctor vino con ella y una enfermera. Ellos dijeron que la habían escuchado hablar desde la plataforma, escuchó que ella habló desde la plataforma, quise decir. Bueno, ellos se pararon detrás de ella y [El Hermano Branham palmea sus manos--Ed.] palmearon sus manos de esta manera, y no oía en lo absoluto, se tronaron los dedos, trataron de hacer que ella dijera algo, pero ella no lo hacía. Le hablaron con los dedos de esta manera y ella no podía. Y entonces ellos [El Hermano Branham palmea de nuevo-- Ed.] palmearon sus manos así, no escuchaba en lo absoluto. Y la noche anterior la niña había hablado y escuchado desde la plataforma.
16Así que entonces ellos trataron de que dijera algo. Ellos le decían: “Papá” o Mamá”, o algo así. Ella hacía… [El Hermano Branham lo ilustra--Ed.] de esa manera. Y no podía decir nada.
17Me acuerdo de la niña. Bueno, entonces yo dije: “Bueno, súbanla aquí de nuevo”. Y ellos subieron a la niñita, y cuando el espíritu fue echado fuera de ella, yo estaba parado justo al lado de ella, y [El Hermano Branham truena los dedos--Ed.] de esa manera. Ella se volteó y saltó y miró alrededor de esa manera. Yo tuve que… venir y que él palmeara sus manos… que hiciera así con sus manos. Y ella se volteó; ella escuchó eso. Así que entonces yo hice que ella dijera: “mamá”, ella decía: “ma-má”.
18Yo decía, di: “pa-pi” con mi…?... enseñándole con mi lengua cómo hacerlo. Ella decía: “pa-pi”. Ahora, ella podía hablar y oír allí en la plataforma. Y yo les dije a ellos; dije: “Ahora, es como la conversión. Ud. puede ser un Cristiano esta noche y un pecador mañana. Ud. puede creer y aferrarse a Dios, y creerlo con todo su corazón”. Ahora, yo pregunté por qué había tantos sordos mudos.
19Y ellos trajeron una niñita allí como de siete años de edad, que había nacido sordo muda. Y ella estaba hablando y oyendo, y había una gran institución para sordomudos allí en Oregon. Yo estaba exactamente cerca de allí. Y era por eso; ellos estaban trayendo a todos los sordo mudos por causa de esa niñita. Y esta falló en mantener la suya, y la trajeron de nuevo. Así que me supongo que hubo como veinte o veinticinco casos de personas sordo mudas sanadas esta última semana. Hablando y oyendo claramente en la plataforma.
20Pero ahora, yo no los escogí a todos ellos. A medida que pasaban, yo podía sentir la presión de la fe. Ahora, si esa era mi fe haciendo contacto…
21Ahora, amigos, hay una sola manera en el mundo en que Ud. puede ser sanado, y es únicamente con fe en Dios. Ahora, no importa cuánto Dios me permita, por mi propia fe, sacar el espíritu de Ud., a menos que Ud. avance y crea en Dios y le sirva a Dios, y confíe en Dios, eso regresará a Ud. nuevamente. ¿No dijo Jesús: “Vete y no peques más para que no te venga una cosa peor”?
22Nunca venga a una línea de oración a menos que Ud. espere servir a Dios el resto de sus días. Eso es correcto. Siempre, nunca viva una vida pecaminosa, porque Ud. estará peor, mucho peor. Dios ha prometido que Ud. estará peor de lo que estuvo la primera vez. Nunca trate de venir… Y especialmente esta tarde, Ud. que vendrá a esta línea de milagros, no se atreva a venir aquí a menos que Ud. le prometa eso a Dios, con todo su corazón, y lo diga en serio, que Ud. le servirá a Él el resto de sus días.
23Ahora, Jesús le dijo a satanás allá: “Escrito está, no tentarás al Señor”. O como algunos escritores lo explicaron diferente: hacer una exhibición del poder de Dios.
24Ahora, recuerde, en la Biblia hubo mucha gente que pasó junto a Jesús, y Él ni siquiera tuvo compasión de ellos. Si Él lo hizo, no lo mostró. Era donde Él era guiado a detenerse. ¿Es correcto eso?
25Por ejemplo, el hombre en el estanque de los cinco portales. Multitudes de gente incapacitada yacían allí. Y aquí venía Jesús pasando por ahí. Y había un hombre que había estado allí por muchos años. Él solamente levantó a aquel hombre, y le dijo que tomara su lecho y se fuera a casa, y nunca le dijo nada al resto de la multitud. ¿Es correcto eso?
26Él tomó a un hombre de la mano y lo sacó de la multitud, fuera de la ciudad, y oró por el. Por supuesto, él comenzó a ver los hombres como árboles. Tal vez se quedó allí como por una hora o dos más orando por él, hasta donde sé. Pero como sea, cuando Él terminó de orar, su vista vino a él. ¿Ven?, dondequiera que Él era guiado…
27Mire al hombre que Pedro sanó en la puerta de la Hermosa, y Juan, al pasar por la puerta. Jesús pasó mes tras mes a través de esa puerta mientras Él estaba en Jerusalén. ¿Por qué no sanó Él a aquel hombre? Había estado allí por cuarenta años. Noten. O ¿no cuidaba ÉL de…? … estaba allí para mendigar, supongo. Por eso era que él había estado allí por muchos años.
28Ahora, noten. Dios no sana solamente para exhibir Su poder. Él solamente sana a aquellos, no sobre los meritos de su Cristiandad. Él no le sana a Ud. Porque Ud. sea un Cristiano. Él no… Pero cuando Él le sana a Ud., Él quiere que Ud. sea un Cristiano de allí en adelante. Pero Él no le sana sólo por decir: “Bueno, subiré allí y seré sanado porque yo soy Cristiano”. No, Dios sana en base a su fe, su fe. Si Ud. es un pecador y no sabe nada acerca de Dios, y nunca ha sido un Cristiano, si Ud. le promete a Él que será un Cristiano, y viene, y tiene suficiente fe para que sea hecho, será hecho allí mismo…?... [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
29Yo ni siquiera tengo un propósito en mente. Y aquellos… Y entonces uno sale por allí y eso le pone nervioso. Mirar por las calles y ver madres caminando con sus bebecitos en los brazos. Y ver lisiados tirados por allí, esperando que uno se detenga y ore, emergencias. Yo soy humano. Tengo corazón y siento compasión por la gente. Si me suelto a mí mismo, tendré un colapso nervioso antes del término de una semana. Simplemente tengo que cerrar mis ojos, y mirar hacia arriba y decir: “Oh Dios, ten misericordia,” y seguir caminando. ¿Ven? Y llego a un punto donde me pongo tan nervioso.
30Hace unos momentos, mi niñita de diecinueve meses de edad, su mamá me llamó y quería saber si el viaje había estado bien. Y mi niñita apenas ha estado hablando. Ella estaba hablando: “¿Mi papi?”. Y ella dijo: “Te amo, ven a casa, papi”. De esa manera. Y ellos la apartaron del teléfono, y empezó a gritar, quería volver al teléfono. Eso casi me mató. Por supuesto que lo hace. Yo solamente la he visto cinco veces desde que ella nació. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
31Pues, la mayoría de los padres con sus hijitos. Eso me hace sentir…Me da pavor ver a ese pequeñito tan enfermo y afligido. Pero lo único que puedo hacer, es ser honesto con la gente. Y es esto: cuando Ud. entre a la línea… Es decir, después de hoy. Cuando Ud. pase por la línea (la línea de oración), haga un pacto, y es estar sólo con Dios. Si Dios hace estos milagros aquí para Ud. hoy, lo que sea traído a la plataforma, si Dios les sana... Y Dios sabe que… Oh, que el Señor lo conceda, Yo no estoy tratando de hacer una exhibición de Su poder. No, yo no estoy haciendo eso. Pero para que Uds. sean animados.
32Yo siempre he amado a Phoenix, Arizona. Todavía los amo a Uds. Las multitudes nunca han sido buenas, en Phoenix. Nunca ha habido multitudes aquí como las que tenemos en otros lugares. Ahora, ¿por qué? Yo no sé. Pero yo siempre he amado a Phoenix. Y me preguntaba… Quiero vivir aquí algún día. Hay una gran cosa aquí que me atrae, como que me está guiando hacia acá en algún momento.
33Y yo aparté este día para los milagros. Y que Dios, quien me escucha en este momento, si Él me concede esto hoy, que lo que sea traído aquí ante Él y yo este día, si Él permite que sane, seguramente, Ud. creerá de ahora en adelante. Ud. pasará a través de la línea de sanidad y creerá que Dios verdaderamente ha enviado su don de sanidad. ¿No creerá Ud. eso? Ud. no tendrá que ver que se obre un milagro más en el resto de las reuniones. Ud. creerá si se ha orado por Ud.
34Recuerde, con la Biblia aquí delante de mí, es cierto que este poder es dado sólo para sanidad. Yo oro por la gente; ellos se van. Y si ellos creen, sanan. Si ese sentir, esa fe, esa oración se hace por esa persona, y si ellos lo creen, los Ángeles cuidarán a esa persona. Ellos tienen que sanar, tal vez no en esa hora, tal vez no en esa semana, quizás no en ese mes. Pudieran pasar seis semanas antes de que estén bien, pero ellos sanarán, tienen que sanar.
35Y amigos, la cifra más baja que alguna vez haya tenido en alguna de mis reuniones, contando por las tarjetas de oración, fue de setenta por ciento de aquellos por los que se oró. El porcentaje más alto fue en Winnipeg, Canadá. Noventa y ocho por ciento de aquellos por los que se oró fueron sanados. Noventa y ocho por ciento… Eso no fue sino hace como seis meses (hace cuatro meses), y ellos están sanos ahora. Algunos enviaron sus testimonios y dicen que están bien.
36Y en la reunión de Vancouver, mi secretario me llamó mientras yo estaba en Portland--o en Ashland y él dijo: “Hermano Branham, yo creo que habrá cien por ciento, de la manera en que los testimonios están llegando, y de las tarjetas que se repartieron”. Cien por ciento, Espero que así sea.
37Bueno, si Dios puede sanar a aquellas personas por su fe allá en Canadá, Dios ama a los Americanos al igual que Él ama a los Canadienses. ¿Es correcto eso? Él no hace acepción de personas. Él lo sanará a Ud. si tan sólo Ud. cree. Pero Él no lo puede sanar a Ud. sin su fe. Ud. tiene que creer que Él le sanará...
38Ahora, creo que son las dos y tres minutos, o las tres y tres minutos, por la hora de aquí. Ahora, queremos salir a las cinco en punto. Quiero hablar sólo un poco sobre nuestra lección, y entonces empezaremos la línea de oración, o tener la línea de fe.
39Ahora, ¿escucharán todos esto con atención? ¿Atentamente? Amigos, por favor, y Dios quien me escucha, recuerden que yo no estoy trayéndoles esto esta tarde como una exhibición. Y si estoy equivocado, que Dios tenga misericordia de mí. Yo no quiero hacer nada errado.
40Pero Él me dijo, por medio de aquel Ángel, que: “Nada se parará delante de tu oración, si eres sincero y logras que la gente te crea”. Y yo todavía no he visto ninguna cosa, sin importar lo que fuese, cuando se tomó el tiempo suficiente con esa persona, y se ha permanecido allí, que el Dios todopoderoso no les haya sanado mientras aún estaban frente a mí. ¿Todos entienden? Y esa es la verdad.
41Yo trataré, una vez más, de llegar al final de esto en Phoenix. Eso es correcto. El lugar donde tengo pensado vivir algún día. Y Dios puede sanar a la gente hoy. Y si Él me concede eso, que todo lo que llegue aquí, sordos, mudos, paralíticos, ciegos, dementes, lo que sea, sean libertados aquí mismo ante los ojos del pueblo, entonces el resto del tiempo, dejaré que Él guíe, si Él tan sólo me escucha y responde mi oración. 42 ¿Orarán Uds. por mí para que Dios me ayude? Me doy cuenta que la obra está en su infancia. Es una gran tensión. Amigos, puedo ver los frutos de lo que siempre he tratado, he tratado de ser fiel a Él… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Y agradezco a Dios por lo que está aconteciendo ahora.
43Grandes avivamientos están extendiéndose por todo el país. El pueblo es de un mismo corazón y de un mismo parecer. Y ellos se están enviando de una Iglesia a la otra, permitiéndole a la gente ir a la Iglesia que ellos deseen ir. Que ellos escojan por sí mismos. Y cualquiera que sea la creencia de una persona, que siga adelante y crea eso, pero que no critique al otro. Esos es… Mantengámonos unidos y sirvámosle a Dios.
44Oh, Yo confío que Dios aún lo hará, y si Él me muestra su favor en esta tarde y sana a estas personas delante de Uds., entonces escuchen mis palabras, amigos. No tenga nada en contra de nadie, o en contra de la iglesia de nadie. Avancemos juntos como uno, como hermanos y hermanas, y entonces el pecador de allá afuera sabrá que realmente amamos a Jesús. Eso es correcto. ¿Ven?
45Jesús dijo esto: “En esto conocerán todos que sois Mis discípulos porque Uds. tienen…” ¿se saluden de mano los unos a los otros? ¿Porque Uds. pertenezcan a esta Iglesia? “Porque tengan amor el uno por el otro”. ¿Es correcto eso? El amor, el uno por el otro, entonces sabrán… “Todos conocerán que sois mis discípulos”. Y si no tenemos amor el uno por el otro, entonces no podemos ser Sus discípulos, y eso es lo que está reteniendo a los pecadores. Eso es lo que está deteniendo la venida de… [Espacio en blanco en la cinta-- Ed.]…
46Creo que Dios me permitirá en esta tarde, probar Su poder y autoridad para esta encantadora ciudad. Si Él lo hace, entonces si Uds. no lo reciben ni escuchan mis palabras, yo habré hecho todo lo que puedo. Eso es correcto. Y yo pensé que esperaría hasta el final de la reunión para esto. Pero ahora veo, que si hago esto, tendré más tiempo para tener pláticas acerca de reunirnos.
47Recuerden, amigos, si Ud. es negro, blanco, amarillo, rojo, Americano, Canadiense, Ruso, Hispano, de México, de donde sea que Ud. venga, todos somos uno en Cristo Jesús, cada uno de nosotros. Dios no ama a uno más que al otro. Él no me ama a mí más de lo que lo ama a Ud. Él no lo ama a Ud. más de lo que me ama a mí. Así que allí estamos; todos somos uno en Cristo Jesús.
48Y vivamos de esa manera. Vivamos eso cada día delante de este mundo, y ellos lo verán. Esa es la manera en que Ud. levantará a Jesús ante el mundo, Permita que otros vean a Jesús en Ud. Uds. son cartas escritas, leídas de todos los hombres.
49¿Me concederán eso? y… Y si Dios me concede lo demás, yo creo que este mismo, será el comienzo de un avivamiento chapado a la antigua a través de Phoenix. ¿No les gustaría a Uds. ver a cada iglesia en un gran avivamiento en Phoenix? Almas naciendo dentro del Reino… Inclinemos nuestros rostros por un momento. 50 Nuestro Padre celestial, hoy estoy de pie aquí ante este grupo de personas, cansado, y agotado, con las piernas adoloridas y causándome molestias, dándome calambres. Oh Cristo, permite que tu siervo se vaya en paz algún día, de manera que podamos cruzar el río. Confío que me des descanso al otro lado.
51Padre, tú sabes cómo me siento hoy, cómo quisiera aun estar en casa para el día de Acción de Gracias [Día festivo en los Estados Unidos, celebrado el último jueves del mes de Noviembre--Traductor] para poder sentarme con mi esposa y mi familia. Pero, oh Dios, ese clamor y jalón desde Portland hasta el estado de Oregon allá… Y estas amadas personas aquí en Phoenix de diferentes naciones, personas diferentes juntándose para ser sanadas…
52Y Padre, que algún día tengamos un día de Acción de Gracias cuando Tú seas coronado Rey de reyes y Señor de señores. El gran día de Acción de Gracias, cuando todos los santos se reunirán. Dios, ayúdanos a trabajar para ese día mientras estamos aquí en la tierra, y que Tú nos des fortaleza Divina.
53Y Padre, mientras abrimos Tu Palabra ahora por unos momentos, que el Espíritu Santo descienda y tome las cosas de Dios y las coloque directamente dentro de este amado grupo de personas, y siembre las semillas de amor y compañerismo en esta congregación de personas, al grado que cada iglesia sea bendecida, y que las personas den inicio a un avivamiento, Señor, entre ellos mismos, y que traigan muchas almas perdidas en estas próximas tres reuniones que faltan. Concédelo, Padre, y te daremos la alabanza por eso. Porque lo pedimos en Su Nombre. Amén.
54Ahora, en los próximos tres servicios, si el Señor lo permite, vamos a tener un llamamiento al altar, y tener algunas personas, pecadores. Así que traiga a sus amigos pecadores y espere que Dios se encuentre con nosotros aquí, y salve y sane a la gente de todas sus enfermedades.
55El Domingo pasado, en nuestra lección de la Escritura, creo que fue en el capitulo 21 de Números, hablando sobre la serpiente de bronce. Y el domingo anterior a ese, tuvimos la roca herida. El Domingo pasado, llegamos hasta donde Dios tuvo que lidiar con Su pueblo de tal modo, que Él los sacó de Egipto, y les había provisto una vía a lo largo del camino.
56Y vimos el domingo pasado, cómo es que toda la iglesia era un tipo, o una sombra de la Iglesia que tenemos hoy: el llamado a salir, sacándolos de la oscuridad a la luz maravillosa, guiados por señales y maravillas de Dios, trayéndolos desde Egipto e introduciéndolos a la tierra prometida…
57Y es un tipo muy perfecto de la Iglesia hoy siendo sacada de la oscuridad a la Luz de Cristo, y cómo Él trajo al pueblo, y ver cómo ellos estaban allá entre esos Egipcios. Ellos llegaron a ser como los paganos. Dios los sacó y les dio leyes y maravillas. Ellos caminaron con Dios, y Dios alejó de ellos las enfermedades. Él les dio alimento para comer. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
58Hay un camino para cada pecador aquí que haya pecado. Aquí está. Hay un precioso manantial de las venas [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… que purifica a todo aquel que se sumerge en él. Entonces Ud. es un candidato para seguir a la Iglesia de Dios a través de esta jornada por el desierto hacia la tierra prometida.
59Y nuestra tierra prometida se halla en Juan 14: “No se turbe vuestro corazón, si creéis en Dios, creed también en Mí. Porque en la casa de mi Padre muchas moradas hay. Si no fuese así, Yo os lo hubiera dicho. Voy pues a preparar lugar para vosotros, y vendré otra vez y me tomaré a Mí mismo”. ¿No es eso maravilloso? Cuando pienso en Su Amor y compasión. “Vendré otra vez y me tomaré a Mí Mismo”, el amor que Él tenía.
60Algunas veces me siento como el esclavo fugitivo. Cuando Pablo lo halló, le escribió a su amo, y le dijo: “No… Pon todo lo que él te debe, ponlo a mi cuenta, y cuando yo vaya te pagaré”. Cuando pienso en eso, pienso en Pablo allí, ese gran Cristiano, cómo es que su corazón sabía que había un gran cargo en su contra, y Cristo con su propia Sangre escribió su perdón en la cruz y tomó su lugar. Y él sabía cómo compadecerse de los demás. ¿No sería maravilloso si todos nosotros tuviésemos ese sentir en esta tarde? “Toma las faltas de ellos y colócalas sobre Mí, dejen que Yo”…Si lleváramos las cargas los unos de los otros de esa manera…Ahora, ésa es la manera en que Dios quiere… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
61Luego ellos llegaron a un lugar donde empezaron a murmurar contra Dios y contra Moisés. Y Dios tuvo que hacer que Moisés hiriera la roca. Y vimos con qué la hirió, la vara de juicio, lo cual, nos damos cuenta que eso era el juicio, la vara del juicio de Dios. Fue la que trajo pulgas, y piojos, y convirtió las aguas en una… O ranas salieron de las aguas y demás ahí en Egipto, porque era el juicio de Dios sobre un pueblo incrédulo.
62Y noten. La única manera en que Dios podía sacarlos de Egipto era por medio de una expiación. Y la única manera en que Dios puede sacarnos hoy, es por una expiación. Y la expiación ya fue hecha en el Calvario.
63Noten. Ellos van allá, cuán prefecto estuvo con las Escrituras. Cómo es que José, el hijo menor, fue rechazado por sus hermanos: Cristo, rechazado por sus hermanos. Él vistió un manto de siete colores, José. Y los siete colores, por supuesto, representaban los siete colores del arco iris, lo cual era un pacto. Y Dios siempre tiene Su pueblo de pacto. Y entonces, este joven José fue muerto, supuestamente, por sus hermanos, y su manto fue devuelto a su padre.
64Y quiero que vean otra cosa: que él fue lanzado dentro de una fosa, y fue dado por muerto. Pero fue sacado de la fosa y llevado a la ciudad más comercial del mundo, y fue hecho un hombre a la mano derecha, y nadie podía entrar por las puertas o entrar a los atrios, sin primero venir a José: un tipo perfecto de Cristo. Ellos pensaron que lo habían matado, y lo lanzaron en la tumba. Pero Dios lo levantó, y hoy está sentado a la diestra de Su Majestad, y nadie puede venir a Dios a menos que venga a través de Cristo. ¿Es correcto eso?
65Fíjense en el copero y el panadero, uno fue rehusado y el otro rechazado, como los dos ladrones en la cruz: un tipo perfecto. Y entonces en la muerte de José, él dejó una señal a los egipcios, que sus huesos serían llevados cuado ellos salieran. Muchos de los Egipcios pasaban por allí, Israelitas (quise decir) allí en Egipto, y veían esos huesos. Ellos sabían que un día antes de que esos huesos se deterioraran completamente, ellos se marcharían y se los llevarían. Y Cristo, (no que yo crea en Sus huesos) pero Él dejó una tumba vacía, para que nosotros quienes somos Cristianos hoy…
66Alguien dijo: “Hermano Branham, para ser Cristiano lo único que uno tiene que conocer son algunos escritos Hebreos”. Yo le dije: “Yo tengo más que eso para saber que soy Cristiano”. Seguro que sí. Ud. también, si ha nacido de nuevo. Fíjese. Pero nosotros tenemos una tumba vacía.
67La religión mahometana es la más grande que hay en el mundo hoy. Hay más mahometanos que cualquier otra cosa. Pero ellos mantienen un caballo blanco en la tumba de Mahoma, que ha permanecido ahí durante dos mil años. Constantemente llevan un caballo blanco allí, para que cuando Mahoma resucite, se vaya cabalgando.
68Si vamos al Río Ganges hoy, hallamos madres que sacrifican a sus hijitos, lanzándolos a los cocodrilos y dejan que esos cocodrilos trituren a esos pequeñito morenos, y que la sangre le borbotee por la boca, sacrificándolos al dios del Nilo. Ahora, alguien dice: “Por cuanto soy sincero, eso es todo lo que importa”. Se requiere más que sinceridad. Ellos también son sinceros
69Hoy día, allá en la India, y bajo la adoración a Buda, gente como el Hermano Jateph, Gadyce Moservan, él dijo: “Hermano Branham, yo he visto…” Supongo que todos Uds. conocen a Gadyce. Él es conocido internacionalmente en todas partes, la Iglesia Metodista. Él dijo: “Yo los he visto mantenerse de pie, hasta el punto que sus uñas le han crecido a través de las manos, diciendo: Oh gran Buda, si tú le das descanso a mi alma, yo nunca bajaré mi mano”. Se las dejan así. Muchos de ellos no se han acostado por años, y duermen de pie en los muros, orando.
70Los Chinos se rompen los pies. Solamente ellos tienen cuatrocientos y tantos dioses de cocina, algo así como eso, adoración pagana, clamando por paz para sus almas.
71Y Uds. los Americanos lo pueden tener correctamente y lo rechazan. ¿Por qué? Esos paganos se levantarán en el día del juicio y condenarán… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… Eso es correcto. [Espacio en blanco en la cinta-- Ed.]… a sus ídolos… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… Todos están muertos y acabados. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… pero resucitó; es una tumba vacía. Ud. dice: “Oh, bueno, ellos pudieron haber vaciado la tumba”.
72Él hizo algo mejor que eso. Él dijo: “Y yo rogaré al Padre y Él os dará otro Consolador, el cual es el Espíritu Santo. Él estará con vosotros para siempre”. Y Él está aquí hoy, en este edificio ahora mismo, dispuesto a llenar cualquier corazón que se haya vaciado del mundo; Cristo vendrá en la forma del Espíritu Santo, y Ud. será salvo y tendrá paz. Eso es correcto.
73¡Oh, hermano!, con razón esto emociona nuestro corazón, la gran iglesia, Dios sacándola. Entonces, cuando ellos llegaron al lugar donde llegaron a Cades, allí en Cades fue el tribunal de juicio, y como vimos el Domingo pasado. Y entonces, después que la iglesia pasó por Martín Lutero…
74Hay una tercera etapa de la jornada. Martín Lutero fue la primera etapa de la jornada, el llamamiento a salir de la oscuridad. Juan Wesley fue la segunda etapa. Entonces vino un Pentecostés. Y Pentecostés trajo el juicio. Y la gente se fue en pos de los dones en vez de… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Eso es correcto. Yo creo que Dios quiere que diga eso.
75Amigos, cuando a Uds. les falta el amor de Dios en sus corazones, les falta todo, no importa lo que hayan hecho. Donde hay lenguas, cesarán; donde hay profecía, se desvanecerá. Pero donde hay caridad, permanece para siempre. Yo prefiero que mi esposa me ame a que me tenga miedo, ¿Ud. no? Seguro, Ud. ama a Dios. El amor de Dios en su corazón…
76Ahora, noten. Entonces, cuando ellos se encontraron con el juicio, y todos se volvieron atrás, inmediatamente la enfermedad entró en el campamento, y llegaron serpientes ardientes. Y Dios envió el don de sanidad para los hijos de Israel: una serpiente de bronce. Tal vez Él no pudo encontrar un hombre en quien confiar para ponerlo, así que Él lo puso en una serpiente, un pedazo de bronce y un asta.
77Y la mismísima cosa, sólo que en otra forma, después que Uds. empezaron a tener problemas, y a separarse, y a entrar en cientos de iglesias diferentes, y las organizaciones, y denominaciones, y discutiendo el uno con el otro, entró la enfermedad. Hay más enfermedad en la tierra hoy de lo que alguna vez se haya conocido. Esa gran plaga del cáncer está acabando con las naciones, y los Cristianos están muriendo de eso por millares. Y luego pensar que en esa misma hora el Ángel del Señor descendió y aun especificó el cáncer.
78Voy a ir a un hospital dentro de un rato, hay una niña allí que va a morir. Hay catorce doctores que la han desahuciado con cáncer. Oh, que Dios se encuentre conmigo allí. Será un testimonio para Phoenix. Ése Ángel parado allí, el cual testificó que nada como el cáncer. Él dijo: “Nada podrá hacerle frente a tu oración, ni siquiera el cáncer”.
79Pero, ¿creen Uds. que todos los Hebreos creyeron a esa serpiente de bronce? Claro que no, y hay miles de gentiles y personas hoy, que cuando Ud. les habla del don de sanidad Divina, ellos dicen que es fanatismo. ¿Cómo espera Ud. ser sano alguna vez? En primer lugar no es para Ud; es para creyentes, aquellos que creen.
80Ahora bien, después de dejarlos el Domingo pasado, estamos avanzando ahora en la jornada hacia el capítulo 22. Y no voy a tener tiempo de leerlo todo. Pero pudiera leer un versículo o dos aquí, y escuchen con atención ahora: Partieron los Hijos de Israel, y acamparon en los campos de Moab junto al Jordán, frente a Jericó.
81Noten, ellos habían seguido en la jornada. Y a medida que seguían…Por supuesto, Aarón murió en ese tiempo. Y a medida que siguieron avanzando, Moisés, avanzando con los hijos de Israel, ellos quería pasar por, rodear la tierra. El Rey les dijo: “No, Uds. no pueden pasar por aquí”.
82Pero cuando él vino y peleó contra ellos y tomó de la gente, entonces Dios le dijo, le dijo a Israel (o Israel le prometió a Dios) que si Él entregaba al Rey en sus manos, que él destruiría completamente la tierra. Y ése es un tipo de hoy. Si Dios le da a Ud. el Espíritu, el Espíritu Santo, destruirá completamente el pecado de su vida. ¡Avance, nada puede detener a la iglesia!
83Ellos quizás le llamen a Ud. fanático; ellos quizás le llamen así simplemente por cargar una Biblia. Tal vez digan que Ud. es un santo rodador, o lo que sea que ellos hagan. Nada le estorbará a la Iglesia de Dios; ella está avanzando hacia Canaán. Si Ud. no va, Dios va a tomar a aquellos que irán. Eso es correcto. Él… Esa iglesia…No hay nada. Ella es una fuerza irresistible. Eso es correcto. Y Dios moverá todo.
84Aquí hace unos años, dijeron que a Uds. los iban a echar fuera; que los iban a detener; les iban a cerrar la boca; pero la iglesia sigue avanzando. Eso es correcto. Y la iglesia seguirá avanzando. No hay nada. Se está acercando la hora cuando Uds. están llegando a ser lo suficientemente grande, que Uds. debieran saber conversar y hablar.
85Ahora, ella avanza. Y finalmente llegaron a la tierra de Moab allí, y el rey Balap, él--Balac, mejor dicho. Él pensó que sería aniquilado, y dijo: “Oh, esta gran compañía aquí, nos van a lamer como cuando el buey lame la grama del campo”. Mandó a buscar a un predicador, un profeta llamado Balaam. Él dijo: “Ven y maldíceme a este pueblo, Israel, porque tengo entendido que al que tú maldijeres será maldito y al que bendijeres será bendito”.
86Ahora, quiero que se fijen en esto, aquí está: El pueblo sabía que había un poder en ese profeta, tanto que si él maldecía, era maldito, y si él bendecía cualquier cosa, era bendito. Uds. lectores de la Biblia, que leen la Biblia, ¿es eso verdad de acuerdo con la Escritura? Ahora, si tan sólo tuviéramos tiempo de leerlo como deberíamos, pero tal como… [Espacio en blanco en la cinta-- Ed.]
87Yo no puedo, lo que Dios ponga en mi boca, ¿Es correcto eso? Ahora, yo no puedo decir, ningún profeta, ningún hombre, ningún sanador, nadie. Uds. piden demasiado de un profeta. Ciertamente que sí.
88Hubo mucha gente que vino a Eliseo para ser curado de su lepra. La Biblia dice que había muchos leprosos en los días de Eliseo, pero sólo uno de ellos fue curado, y ese fue Naaman. ¿Es cierto eso? Ciertamente. ¿Cuántos más creen Uds. que vinieron? Hubo probablemente centenares de leprosos que vinieron, porque había muchos de ellos en los días de Eliseo. Pero sólo uno de ellos…Pero Dios registró eso en la Biblia. Vaya y véalo.
89Hoy, tengo en registro, desde hace muchos meses, de treinta y cinco mil casos donde los doctores han hecho declaraciones definitivas de sanidad. Hermano, supongo que Ud. piensa que yo estoy emocionado, pero no lo estoy. No estoy emocionado. Yo sé donde estoy parado. Jesús dijo: “Estas cosas que Yo he hecho, y mayores que éstas harán porque Yo voy a Mi Padre”. Alguien tenía que cumplir esa Palabra. Eso es correcto. Dios puede levantar hijos de Abraham de estas piedras.
90Y fíjense. Ahora, en las grandes sanidades, y estos son los últimos días. Si yo no comprendiera estas cosas, yo tendría temor de hablar de la línea de milagro. Yo solamente puedo actuar como Él dice que actúe. Solamente puedo hablar cuando Dios dice que hable. Solamente puedo sanar cuando Dios que sane. Solamente puedo decirles que las vibraciones se han ido cuando Dios detiene las vibraciones. Ahora, Yo no puedo detenerlas. No soy sanador; Él es el Sanador. Pero cuando yo las veo detenerse. Ellas no son detenidas por mí, son detenidas por Dios. Y si yo les digo eso y Uds. lo dudan, entonces Uds. volverán a estar enfermos. Si Ud. lo cree, va estar bien. Eso es correcto. Nada impedirá que sane.
91Ahora, yo no puedo hacer que un sordo oiga. No puedo hacer que un mudo hable. No puedo hacer que esos tapones que están en los oídos de la gente salgan. Es Dios que hace eso. Y si Él lo hace en la plataforma, vaya regocijándose y sírvale, no sea que una cosa mayor…
92Balaam dijo: “Yo no puedo hacerlo a menos que Dios me envíe”. Entonces él oró a Dios. Pero esa noche, el Espíritu vino y le habló a él. Y le dijo: “¡No vayas!”. Eso pareció como que debería ser suficiente, ¿no es así?
93Ahora, casi me estoy predicando convicción a mí mismo, aquí en esta tarde. Él ya me dijo: “Tú estás limitando demasiado de ese don de sanidad en los milagros”.Y yo quiero que este sea el clímax.
94Y noten. Entonces él pensó: “Yo sólo puedo hablar a medida que Dios hable”. Ningún profeta puede decir algo a menos que Dios lo ponga en su boca, si él es un profeta. Si es un falso profeta, si es un asalariado, bueno, él puede decir cualquier cosa. Pero si Ud. dice algo, y Dios hace que acontezca. Si Dios lo dijo, será de esa manera.
95Noten. Entonces cuando él dijo eso, dijo que sólo podía hablar lo que Dios ponía en su boca. Y Dios le dijo que los devolviera. Y él… Noten. Entonces Balaam (como muchos de los profetas asalariados de hoy en día), por usura, por dinero, regresó y le preguntó la segunda vez. Y él fue a Dios de nuevo.
96Ahora, miren. Hay una voluntad perfecta de Dios, y hay una voluntad permisiva de Dios. Y Dios le permitió a su profeta que siguiera adelante, sin embargo, no era Su voluntad perfecta. Era Su voluntad permisiva. Y esta tarde yo siento que es la misma cosa en estos--obrando estos--esta línea de milagros. Tal vez, sea la voluntad permisiva de Dios, pero no es Su voluntad perfecta. Uds. deben tomar mi palabra, y si…
97Miren, amigos, es duro decir esto. Es difícil para la gente ver eso. Pero yo no… debería haber alguien… Dios conceda que algún día, que yo pueda tener a alguien, que Él me envíe a alguien que hable de esto por mí, y yo no tenga que hacerlo. Porque pareciera como que uno estuviera proyectando algo sobre uno mismo. Y el Dios del cielo sabe que yo no me pararía aquí así de hipócrita delante de Su pueblo. Eso es correcto. Pero es la verdad. Yo seré juzgado por ello en el día del juicio. Él lo dijo.
98Y noten. Ahora, pudiera no ser Su voluntad perfecta, pero yo creo en Su voluntad permisiva, porque yo le he pedido eso por causa de Phoenix aquí, hoy; para que Uds. puedan ver que les he dicho lo que es la verdad. Y el Ángel de Dios que me se encontró conmigo esa noche en la habitación, ruego que Él esté aquí para resistir cualquier cosa que sea traída aquí esta tarde. Ahora, como les dije, yo no debo hacer eso, porque solamente digo: “Traigan a alguien”.
99Ahora, si Uds. me permitieran caminar entre la multitud, yo ya he escogido al menos cuatro personas sentadas aquí atrás frente a mí ahora mismo, que pudieran ser sanadas aquí mismo por medio de un milagro, ahora mismo, porque yo los siento. Uno de ellos es un hombre anciano, canoso. La otra es una jovencita, otra una niñita. Están sentados frente a mí ahora; que pueden ser sanados por medio de un milagro, aquí mismo.
100Pero si yo fuera allí y lo escogiera a Ud., entonces Ud. va querer criticarme. ¿Lo ve Ud.? Yo no creo que este don fue dado para llevar a cabo reuniones en masa de esta manera. Yo no creo que fuera así. Yo creo que yo debería ser guiado por el Dios Todopoderoso a ir donde Él me guíe de lugar en lugar, de esa manera. Y luego orar por la gente y demás, como Él me guíe.
101Yo no sé. Pero lo que sea, estoy tratando de dejar estas cosas establecidas, donde yo pueda hallar Su perfecta y Divina voluntad, Su canal en donde caminar, y permanecer allí, sin importar lo que alguien diga acerca de ello. Eso es correcto.
102Ahora, Él le dijo a Balaam que fuera allí. Por supuesto, sabemos que en el camino, el Ángel del Señor le salió al encuentro. Y él estaba tan ciego, tan loco por el dinero que ni siquiera pudo ver al Ángel del Señor parado ante él. Y entonces la mula que él montaba, se hizo a un lado hacia el campo. La mula (¡Oh hermano!), la mula tenía más discernimiento espiritual que aquel hombre cuando apartó su mente de Dios.
103Alguien estaba hablando la otra noche, y yo le estaba diciendo a mi… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] “Colocando una piedra de tropiezo en el camino de la gente”. Yo dije: “Lo que es verdad, es verdad”. Yo… “Si los Cristianos hubieran visto eso, hubiera sido diferente, si hubieran visto estas cosas”.
104Yo dije: “Sí, pero algunas veces esos Cristianos están tan ciegos, que no pueden ver eso”. Así fue en los días de la venida de Jesús. Esos astrólogos fueron directamente allá y le adoraron, los tres magos. Y el sacerdote estaba en el templo debatiendo si esto era correcto o si aquello era correcto. Esa es la verdad. Y una pequeña bruja…
105Recuerden, yo digo que esa es la obra del diablo. Todos los espiritistas y la astronomía son obras del diablo. Y sé que voy dirigiéndome hacia México y allí es donde está la magia negra y todo lo demás, pero yo sé en Quien he creído. Sé que Dios cuidará de mí. Él traerá el asunto a un reto así como lo hizo en Oregon la otra noche. Eso es correcto. Es verdad. Pero el asunto es hacer que la gente se aquiete lo suficiente para verlo.
106Ahora. Entonces, éstas cosas que él habló, y… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… Él no vio al Ángel, y… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… se hizo a un lado. Entonces el Ángel fue y se paró en otro lugar. Mírenlo, fue a tres lugares, representando las tres etapas de la jornada, entonces, las tres etapas de la jornada, las tres etapas de la jornada de los hijos de Israel, las tres etapas de la jornada de Balaam.
107Nosotros estamos en nuestro tercer y último día. Y recuerden, la edad Pentecostal es una edad rechazada. Siento mucho decir eso, porque nunca he hallado fe en ninguna iglesia como en la iglesia Pentecostal. Pero es rechazada, porque es Laodicea, la última edad de la iglesia, tibia. Será vomitada de la boca de Cristo. Pero de allí, Dios sacará Su Pueblo, fuera de esa edad Pentecostal.
108Ud. dice: “Bueno, estoy esperando una gran edad”. Yo sé que muchos de Uds.… Hay una enseñanza, la escuela de los profetas. Y ellos han dicho que esa es la gran edad de la iglesia que viene. No lo crean. La próxima cosa es Cristo viniendo por Su Iglesia. Eso es correcto. Para… Así que recuerden, la última edad de la iglesia es la edad de la iglesia de Laodicea. Una tibia que ha sido vomitada de la boca de Dios. Y Uds. saben eso.
109“Oh”. Ud. dice: “Hermano Branham, siga Ud. solo”. Bueno, ¿qué de un concilio completo? Esa es la manera en que la iglesia católica comenzó, por medio del concilio de hombres. Dios no se mueve en concilios de hombres; Él lidia con individuos. Mire a aquel montón de profetas allá arriba diciéndole a Acab que subiera en paz. Y dijo: “¿No hay otro más?”. Josafat dijo: “Sí, el pequeño Micaías”. Pero Micaías sabía donde estaba parado. Él conocía a su Dios.
110Y yo sé que muchos rechazarán esto que estoy diciendo. Pero recuerden, yo creo con todo mi corazón, que conozco a Dios. Y creo que aquí en esta edad, nos estamos agarrando tanto de esta iglesia y de aquella. Y Dios no está complacido con eso. Tenemos que salir de eso. Tenemos que unirnos, unir nuestros corazones. Eso es correcto.
111Y ahora fíjense. Mientras él descendía allí, y esta mula vio parado… Primero, él lo vio a Él allí en la puerta, luego en un estrecho, y el siguiente lugar, lo vio parado en un camino muy estrecho. Y finalmente la mula le habló con voz humana.
112¡Miren!, una mula muda, una bestia muda. Si Dios, un Ángel de Dios pudo hablar a través de una bestia muda, ¿no podría Él hablar a través de un hombre? La gente está tan ciega para verlo a Él. Él dijo: “Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras”. ¡Oh hermano! Entonces Balaam fue a poner una maldición sobre los hijos de Israel. Tenemos que apurarnos. ¡Oh, hermano! A mí me encanta esto en cierta forma. Donde Él apenas tiene espacio suficiente.
113Miren. El continuaría su viaje aun después que la mula le habló. Y el Ángel del Señor estaba parado en el camino. Ahora, Dios no está agradado con la manera en que la gente está actuando, la gente en esta condición tibia. ¡Sea caliente o frío; entre o salga! Dios apresure el día en que los Cristianos sean lo que profesan ser, y los pecadores de la misma manera. Oh, si yo no estuviera a favor de Cristo, yo estaría en contra de Él. Yo estaría parado aquí hablando en contra de Él. Yo…? … Yo no serviría para Él. No habría nada en Él. Yo estaría en contra de Él si no estuviera a Su favor.
114Pero amigos, Yo verdaderamente creo que Él es el Hijo de Dios, como lo dice la Biblia. Yo creo que Él ascendió a las alturas, como lo dijo la Biblia. Yo creo que Él viene otra vez, como dice la Biblia. Y yo he creído que Él le dio dones a los hombres. Por eso, hoy estoy proponiéndomelo, porque yo lo creo. Si Uds. me ven viviendo cualquier otra cosa, háganmelo saber, porque estoy descarriado. Si hago algo diferente y vivo esa vida, yo tendría miedo de caminar delante de esos demonios y poderes.
115Yo sé que esto es duro, me lastima. Y me duele decirle cualquier cosa a la gente. Pero, amigos, algún día tengo que pararme en el juicio y dar cuenta delante de Uds. Eso es correcto. Y su sangre estará en mis manos. Sírvanle a Dios con reverencia en su corazón, con amor puro y santo por Él. Camine todos los días en esa atmósfera de amor todo el tiempo. Hágale bien a los demás, y haga obras caritativas, y ame a Dios, y adórele, y así es como Ud. debe vivir. Y trate a su prójimo como a sí mismo. Eso es correcto.
116Ahora. Fíjense en esto. Entonces cuando él llegó allá, Balaam… O, cuando él llegó allí, pensó que seguramente…Aquí hay otro error. Meteré esta parte antes de terminar. Denme su completa atención aquí en esto hasta que lleguemos al clímax. ¡Oh, hermano!, yo siento que Él está aquí. Lo sé. Le doy gracias a Él.
117¡Miren! Cuando él fue allí, Balaam salió con esta idea. Ahora, yo he estado reprendiéndolos. Uds. gente de la santidad, gente del Evangelio completo, Nazarenos, Pentecostales, e iglesia de Dios, y Asambleas de Dios, y oh, todos los demás, y a Uds. Metodistas, y a Uds. los Bautistas y a todos Uds. que aman a Dios, fíjense en esto.
118Pero miren, cuando Balaam….Ahora, para traerlo de nuevo a la iglesia; (la hora está avanzado). Cuando Balaam fue allí, él miró a ese pueblo. Israel había hecho casi todo lo imaginable, en cuanto a pecado. Ellos se habían descarriado de Dios… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]…la pequeña norma de la iglesia, Ellos habían roto los hogares de los hombres, y habían corrido para acá y para allá, y hecho cuánta cosa. Eso es correcto.
119Pero no los juzgue a todos ellos por ése solamente. Todos nosotros lo hemos tenido. Eso es verdad. Pero ellos dicen: “Oh, esa iglesia del Espíritu Santo, todos esos gritones y ruidosos. Mira, yo conocí a uno de sus pastores que hizo esto”. Sí, y hermano, si no hubiera habido un poco de dinero detrás de eso, se hubiera dicho mucho más acerca de estos otros también. Pero cuando ellos tienen dinero para encubrirlo, entonces estos individuos tienen que cargar con el problema. Eso es todo. Pero recuerden, tenemos bueno y malo en ambos.
120Y Balaam miró al pueblo, y pensó: “Veamos aquí”…Ahora escuchen, él pensó, seguramente que un Dios santo y moral tendría que maldecir a una gente como esa, que había hecho tales cosas. Pero cuando los miró, dijo: “Ahora, miren. Ellos han hecho esto; han hecho aquello. Seguramente que no hay un Dios santo en el cielo que pueda mirar eso y absolutamente tener alguna bendición para esa iglesia. Porque, Mírenlos. Ellos han hecho esto y lo otro”.
121Él lo miró desde el punto de vista ocular, desde el punto de vista moral, tratando de juzgar a un pueblo por un Dios moral, un Dios santo. Pero él falló en ver la roca herida frente a ellos, y la serpiente de bronce, esa expiación que había perdonado sus pecados.
122Y así es hoy, cuando la gente se ríe y dice: “Esos sanadores divinos, esos santos rodadores, ellos han hecho esto y aquello”. Yo lo admito, pero ellos fallan en ver la Sangre de Jesucristo (el hijo de Dios) avanzando delante de la iglesia. Eso es correcto. Eso expía. Hay una expiación hecha por el pecado para la iglesia. Y Uds., quienes conocen a Dios, sigan adelante. Dios está a favor suyo. No importa cuánto ellos traten de poner una maldición en ello, no puede hacerse. La Sangre de Cristo aparta eso. Dios no mira a nadie de acuerdo a sus normas morales. Lo único que Él mira, es la Sangre de Su propio Hijo, Jesucristo. Y cualquier persona que esté bajo esa Sangre está protegido seguramente. Amén.
123¡Oh, hermano! Bajo la sangre… A mí no me importa cuánto grite Ud., o chille, quédese allí hasta que rompa el alba. Eso es correcto.
124Ellos estaban bajo la sangre, la sangre del cordero, la roca herida, la serpiente de bronce. ¡Miren!, ellos estaban bajo la sangre del cordero (como vimos la semana pasada), la sangre fue colocada sobre la puerta, en el dintel de la puerta. Ellos salieron bajo la sangre. Ellos salieron de allí y cuando tuvieron hambre, Dios les dio a comer maná del cielo. Cuando tuvieron sed, Él les dio agua de la roca. Cuando se enfermaron, Él les dio poder para sanidad.
125Y Balaam falló en ver eso. Él pensó que por cuanto eran tan radicales en esta manera y en la otra, que Dios no tenía ninguna honra para ellos. Él no tenía honra para ellos, pero la tenía por Su expiación. Amén. Y hoy, Dios, sin importar lo que haya hecho la iglesia, la Expiación (la Sangre de Jesucristo) todavía hace expiación por los pecados. Amén.
126¡Vaya, vaya! De seguro que dentro de poco, estaremos listos para gritar aquí, ¿no es verdad? Cuando pienso en eso, la Sangre…bajo la sangre, todos se ven hijos e hijas para Él, mientras ellos hayan confesado bajo la Sangre. Así que si Ud. ha hecho lo malo, métase bajo la sangre hoy y confiese sus pecados. Porque si caemos de la gracia, tenemos un Abogado para con el Padre por medio de nuestro Señor Jesucristo. Oh, si no fuera por ese Abogado todos estaríamos perdidos, ¿no es así?, pero somos traídos allí dentro bajo la rica, y real Sangre del Hijo de Dios. Y ante Dios, somos puros y santos. ¡Aleluya!
127Supongo que no es contra la ley decirlo en Phoenix. ¡Aleluya! Quiero decir: “¡Alabado sea nuestro Dios!”. Y creo que Él es digno de cada alabanza y aleluya que pudiéramos hacer sonar con estos labios mortales. La Biblia dice: “Vosotros sois real sacerdocio, linaje escogido, ofreciendo sacrificios espirituales para Dios, frutos de labios dando alabanzas a Él”. ¡Oh, hermanos! Los frutos de sus labios elevando alabanzas diariamente delante del pueblo. 128 ¡Qué Sumo Sacerdote tenemos! qué sacerdocio en el cual estamos: el sacerdocio de la circuncisión, no de la carne, sino del corazón (Amén), el corazón circuncidado por el Espíritu Santo. Entonces Ud. puede ofrecer alabanza y adoraciones a Dios, el sacrificio espiritual, sus labios dándole alabanza a Él.
129La otra noche cuando la gente estaba parada allí, donde un bebecito ciego yacía en los brazos de su madre, sus ojitos estaban cegados, pero después de haber orado, sosteniendo al bebé en mis propios brazos de esa manera, y mirándolo. Yo estaba mirando hacia fuera, y dije: “Madre, él ve la luz”. Ella lo miró, y puso sus manos sobre él. Y él movía sus ojitos. Y yo tomé mi mano, y él siguió mi mano alrededor de esa manera. ¡Oh!, la gente se levantó; esas vigas retumbaban con las alabanzas. 130 Alguien se levantó y dijo: “Ellos hacen mucho ruido”. Yo dije: “Si ellos se callan, yo creo que las vigas alabarían a Dios”. Algo tiene que acontecer. Amén. ¡Oh, hermano! Con razón el poeta pudo cantar: Sublime Gracia del Señor, Que a un infeliz salvó. Yo ciego fui, Más hoy veo ya, perdido y Él me halló. Su gracia me enseñó a temer, Mis dudas ahuyentó; Oh cuán precioso fue a mí ser Cuando Él me salvó. (¡Oh, vaya!) Y cuando en Sión por siglos mil, Brillando esté cual sol, Yo cantaré por siempre allí Su amor que me salvó.
131¡Qué maravilloso! Con razón Eddie Perronet pudo exclamar en sus horas moribundas y abrazar la cruz con sus manos y exclamar: ¡Aclamen todos el poder del Nombre de Jesús! Permitan que los Ángeles caigan postrados; Traigan la diadema real, Y corónenlo Señor de todo. ¡Hermano! La Ciega Fanny Crosby nunca había visto en su vida; ella exclamó: No me pases, oh gentil Salvador, Oye mi clamor humilde; Mientras a otros estás visitando, No me pases a mí por alto.
132¿Qué me puedes ofrecer Señor?, ¿Qué le puedes ofrecer a la ciega Fanny Crosby, quien fue ciega toda su vida? Ella ha encontrado la corriente de toda… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] ¿Ven lo que quiero decir? Más que la vida para mí. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Cara a cara para mirarle, tomar… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Eterna… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
133El Autor de… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Ayúdame en esta tarde, Padre. Y que esto no sea para traer Tu poder y hacer un espectáculo de ello. Pero, Oh Dios, que todo lo que venga al púlpito esta tarde sea sanado por Tu Divino poder, para que el pueblo de Israel (espiritualmente hablando), pueda regocijarse en el poder de su salvación. Y que aquellos que son incrédulos sean avergonzados. Concédelo, amado Dios, y que ellos se postren humildemente ante el pie de la cruz el próximo domingo, o en algún momento en esta semana, y digan: “Señor, he estado equivocado, yo perseguí a la gente que creía en sanidad Divina. He dicho que ellos son santos rodadores; les he llamado de todo. Pero fallé en ver la Sangre y el poder de Cristo yendo delante de ellos”.
134Oh Cristo, anima Tu pueblo. “¡Cuán hermosas son tus moradas, Oh Jacob!” Oh, no importa de qué lado se vean, son hermosas. Hay gozo; hay libertad del pecado; hay poder de sanidad; hay de todo en esa morada.
135Oh Dios, pueda el ciego Balaam verlo esta tarde y glorificar al Dios del cielo. Porque lo pedimos en Su Nombre, y para Su Gloria. Amén.
136Un momento. Le voy a pedir a otro de los que están aquí que pasen al frente ahora. Todos permanezcan en sus asientos. Vamos hacer que uno de los hermanos pase aquí al púlpito. [El Hno. Branham se prepara para orar por los enfermos--Ed.]