Photo

~ EL ANGEL Y SU COMISION ~
1Canadá, y gran parte de los Estados Unidos. Y no conozco ningún lugar donde preferiría estar en esta tarde que donde estoy ahora mismo en Phoenix, Arizona. Y vengo en el Nombre del Señor para orar por los enfermos, para decir que yo creo que muchos milagros poderosos serán obrados en estos próximos ocho domingos. Confío que sea una de las más grandes reuniones que le darán un avivamiento chapado a la antigua a Phoenix comenzando desde aquí, que no termine hasta que el Maestro mismo aparezca en la escena.
2Esta mañana cuando desperté y me levanté de la cama, fui hacia la ventana, levanté las cortinas, y miré hacia la montaña Camel Back, palmeras verdes entre aquí y la montaña, y mientras el sol estaba saliendo y brillando sobre la montaña, yo pensé cuán agradecida debería ser la gente de Arizona, Phoenix, de vivir en un lugar como este. Ellos están más cerca del cielo en Phoenix, Arizona. Es una atmósfera celestial tan tremenda. Me encanta. Y estoy agradecido de tener estas seis semanas para estar con Uds., u ocho domingos.
3Este domingo, probablemente hay muchos aquí los cuales nunca he conocido antes, y deseo conocerlos. Me gustaría pasar un tiempo con cada uno de Uds., para hablar con Uds. y estrechar sus manos, y conversar con Uds. Tal vez pueda hacerlo más adelante.
4Tan pronto como terminen estos servicios, debo ir inmediatamente a California, y luego de allí a Frisco, y Vancouver, Columbia Británica, para comenzar el martes. Esperando grandes multitudes en Vancouver, porque la reunión en Calgary… Ese fue mi último servicio. El Señor Jesús vino en la reunión más poderosa que he presenciado en toda mi vida, en Calgary. Fue poderoso por todo el Canadá. El pueblo Canadiense… probablemente haya algunos de ellos aquí en este momento. Ellos estarán después que el servicio termine allá, porque habrá centenares que no podrán entrar a la línea de oración, y se vendrán para acá.
5Pero el pueblo Canadiense está unos treinta a cincuenta años atrasados con respecto a América [Los Estados Unidos]. Ellos no tienen esa vida rápida que nosotros vivimos ahora. Ellos nunca tienen prisa. Ellos son un pueblo muy humilde y dulce, esperando el poder del Dios Todo Poderoso. Y Él ciertamente manifestó Su gran y excelente poder entre el pueblo Canadiense. Sordos, mudos, ciegos, canceres, lisiados, sillas de rueda, ¡oh, sucedió de todo! Y hubo muchos millares que no entraron a la línea de oración, de los cuales se informa que ya se reunieron en Vancouver.
6Una de las cosas más sobresalientes de las que me acuerdo en este momento, fue un muchachito en una silla de rueda, lo cual yo había hecho la declaración, y es cierto mientras estoy parado aquí… Él me prometió a mí (este Ángel), que si yo fuera sincero y haría que la gente creyera, no habría nada que le hiciera frente… Por lo tanto, ellos querían ver qué sucedería en una línea de oración donde no había nada sino lisiados. Así que ellos anunciaron que habría una línea de oración, sería una línea de milagros, solamente para los lisiados. Y nosotros traeríamos algunas de las personas, para ver qué sucedería por medio del don de sanidad. Lo cual no es un don de milagros; es un don de de sanidad. Ellos querían ver lo que sucedería en una línea de ese tipo.
7Hubo un joven en sus treinta, que había seguido las reuniones desde Saskatoon hasta Edmonton, así sucesivamente, y hasta Calgary. A él se le habían acabado los recursos. Su madre había vendido algunas de sus posesiones, y entonces no quedaba nada con que él prosperase, apenas suficiente dinero para regresar a casa. Y cuando ella se enteró que iba a haber una línea de milagros solamente para los lisiados, entonces ella empeñó su anillo de matrimonio para hacer que el muchacho se quedara para la línea de milagros.
8Llegó a mis oídos que la madre había empeñado su anillo de matrimonio para mantener al muchacho allí. El anillo de matrimonio de esa madre significaba tanto para ella como el de mi mamá, o el de mi esposa, o el de su esposa. Significaba mucho para ella. Tal vez su esposo pudiera haber estado muerto, que yo sepa. Bueno, nosotros nos las arreglamos de alguna manera para asegurarnos que ella fuera recompensada por eso, y se le devolviera su dinero.
9Pero esa noche, mi hermanito metió en la línea a este muchacho. Él era la persona lisiada más horrible que yo he visto en muchos años. Sus brazos estaban encogidos hasta las piernas. Él era algo muy horroroso de mirar. Justo delante de mí estaba una pequeña…
10[Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… juicio de Dios, donde tendré que dar cuenta por cada palabra que… Cada palabra que yo he dicho, tendré que dar cuenta por eso. Pero de repente mi mano, esa por donde viene el don, las vibraciones, se me puso muy caliente. Y yo… La niñita tenía unos ocho, nueve años de edad, tal vez no tanto así. Y yo la puse sobre su pequeño muslo y algo empezó a moverse hacia abajo. Y amigos, Dios siendo mi Juez, delante de quien estoy parado; las cuatro pulgadas que le faltaban a la pierna de la niña estaban perfectas. Ella puso esta Biblia sobre su cabeza y caminó de arriba para abajo delante de la audiencia, tan perfecto como cualquiera pudiera caminar, de esa manera, ella fue sanada, más de una hora de oración por ella.
11El próximo era este muchacho lisiado. Y después que se había orado por él por unos treinta y cinco o cuarenta minutos, yo no podía sentir que hubiere alguna diferencia. Más adelante les explicaré lo que quiero decir con eso, ese sentir. Y después de un rato vino la libertad. El poder que lo tenía atado se había ido.
12La mañana siguiente, el muchacho se afeitó. Tenía las manos encogidas hacia abajo; no podía ni siquiera comer sólo o afeitarse, entró en el edificio, empujando su silla de ruedas de arriba para abajo a lo largo del piso por primera vez en treinta y tantos años. Él debe ir a recibirme. Él recibió un telegrama. Y mañana, él debe ir a recibirme en Vancouver, para ser el primero en saludarme y estrechar mis manos, caminar por aquel campo, hacer que se le tome una fotografía saliendo allí a recibirme en el avión, después de haber estado en su silla de ruedas durante todo ese tiempo.
13Oh, Dios todavía es Dios. Si tan sólo tuviera el tiempo para contarles las cosas… Pero estoy seguro que Dios se lo dará a conocer a Uds. en muchas maneras, a través de testimonios y cosas.
14¿Me pregunto si habrán aquí algunos amigos Canadienses? ¿Hay alguien aquí de Canadá? ¿Levantaría Ud. sus manos, alguien de Canadá? Sí. Allá veo una. ¿De qué parte de Canadá hermana? ¿Québec? Winnipeg. ¿Estuvo Ud. en la reunión de Winnipeg? No estuvo allí.
15Hubo también otro hombre en la de Winnipeg, con una pierna cerca de dos o tres pulgadas más corta que la otra, quien llevaba puesto un zapato alto, uno de esos enormes zapatos que hacen más altos. Y él se compró un par de zapatos nuevos y los trajo a la reunión para ponérselos al salir. Y Dios nunca decepcionará a nadie con ese tipo de fe. Él se fue con sus zapatos nuevos puestos, dejó los viejos tirados en la plataforma. Él fue sano, sanado.
16Él es maravilloso. ¿No es así? Ahora, no tenemos tanto tiempo en cada noche, pero tenemos muchas noches para –o tardes, quise decir, para orar por los enfermos. Y quiero que Uds. pueblo querido, si Uds. lo desean, y todos Uds. quienes conocen al Señor Jesús como su Salvador o Sanador, yo quiero que Uds. esta semana que viene, vayan y oren con todo su corazón.
17Y tengo miles de millas de vuelo por delante. Tengo… subiendo por la… desde Vancouver, bajando por la costa hasta California, regresando a Fresno donde debo ir mañana, con el pueblo Armenio. Ellos enviaron en avión a un muchacho que ora por los enfermos, llamado Abaick. Le trajeron desde el Cairo para orar por un hombre llamado Arcalian.
18Al mismo tiempo que ellos lo mandaron a buscar, ellos enviaron a Indiana y me hicieron venir a una mujer con cáncer. Y ambos senos le fueron sacados, y el cáncer había bajado a la cavidad de sus pulmones. Y tres días después de que se oró por la mujer, andaba haciendo sus compras en la calle. Y ahora está perfectamente sana y bien, sin ningún rastro de cáncer.
19Y eso impactó tanto al pueblo Armenio allí, el ver que El Señor Jesús era un Sanador tan grande, yo estoy… Hay gente que está llamando ahora. Hay otro caso de cáncer, el cual es un amigo de la mujer. Por cierto, a la señora sólo se le habían dado unas pocas horas más de vida por uno de los especialistas más famosos de San Luís, donde la habían llevado en avión para ser operada. Pero ahora, ella está bien. Me hace pensar en aquel canto: “Sublime Gracia, Del Señor”, que salvó, o diríamos que sanó a un infeliz como yo.
20Ahora esta tarde, Yo… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Demonios que salen de la gente. Oscurecen los pensamientos de la gente al verlo. Pero si Uds. son reverentes, Uds. verán la Gloria de Dios aquí en Phoenix. Pienso que ahora, si lo desean, Inclinemos nuestros rostros y tengamos una palabra de oración, por todo lugar, por favor. A todos Uds. aquí, niños y todos, sean lo más reverente que puedan…?...
21Jesús, nuestro Padre celestial…?... tarde desde nuestros corazones, para venir de nuevo a Phoenix Arizona, viniendo en el Nombre de Tu amado Hijo, Cristo Jesús, viniendo con…?... para que ellos, sin lugar a dudas, vean la Gloria del Dios Todopoderoso manifestada, donde los espíritus mudos y sordos dejen a la gente, que dejen a los ciegos, y que los lisiados sean libertados, cuando el poder de Cristo descienda para libertar a aquellos que están atados y cautivos por los poderes de satanás.
22Oh Dios, yo te ruego [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… cada uno quienes [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] en estos servicios [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… Los ministros [Espacio en blanco en la cinta-- Ed.]…y que están patrocinando esta reunión aquí para la ciudad de Phoenix. Tal vez mucha de la gente de mente mundana no entenderán lo que esto significa, pero aquellos que son espirituales y sabios sabrán lo que esto significa: una señal.
23Oh Padre, te ruego que manifiestes Tu poder. Bendice a aquellos que nos dieron el permiso para usar este auditorio. Te ruego que seas con cada uno de ellos, Padre. Si hubiere alguno que no es salvo entre nosotros, que sean salvos, Padre. Y que esta casa, que está siendo usada aquí para diferentes predicaciones, Te ruego Padre, que ahora Tú santifiques este edificio para los servicios de Jesucristo. Y que los pecadores lleguen con lágrimas al Calvario en este mismo edificio. Que los enfermos sean libertados y que los demonios griten y salgan. Y que le de a esta pequeña y bella ciudad la más grande sacudida que jamás haya tenido.
24Padre, yo creo que Tú tienes mucho pueblo aquí, reunidos aquí en este centro de salud de diferentes partes del mundo. Yo ruego, Padre, que Tú les sanes, y les hagas saber que hay una fuente llena de Sangre, sacada de las venas de Emanuel. Oh Dios, concédelo.
25Te pido de nuevo, Padre, que bendigas a cada ministro, que le han dado libertad a sus congregaciones en esta tarde para venir. Ruego que Tú seas con cada uno de nosotros.
26Y ahora, querido Dios, te doy gracias por el descanso que me has dado allá en las montañas, y ahora vengo con nuevas fuerzas. Oh Cristo, que Tu don sea más que capaz para enfrentar cualquier cosa que satanás pudiera poner delante de nosotros. Que los grandes y estremecedores poderes de Dios suelten cualquier cosa que sea diferente a Dios, hasta los corazones fríos e indiferentes de hombres y mujeres pecaminosas, muchachos y muchachas.
27Ayúdame, Padre, mientras los aviones rugen a través de las montañas, Te ruego que me traigas de regreso a salvo el próximo domingo aquí a Phoenix otra vez. Padre, Tú eres el Capitán de nuestra Salvación. Te ruego que nos ayudes.
28Ahora, bendice el servicio de esta tarde. Y que cada corazón aquí sea circuncidado. Que los oídos sean circuncidados para oír la Palabra de Dios, y circuncida los labios de Tu siervo para que hable lo que es correcto. Que grandes poderes sean producidos en esta tarde en liberación por el pueblo. Y que todo aquel que venga a la plataforma, venga con esa única intención: “Esta es mi hora, y seré libertado. Si otros son, yo también puedo”. Que ellos no se queden callados, sino que en cada ciudad caminen por las calles y testifiquen esta semana que viene, dando alabanza y gloria a Dios.
29Y que eso empiece aun en los comerciantes, y en todos, Padre, hasta que haya un gran despertamiento aquí. Que ellos puedan saber que el Espíritu de Dios todavía tiene la preeminencia en cualquier parte. Tú puedes penetrar en los lugares más oscuros y sacar a aquellos que están clamando. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
30Sólo un análisis para hacer un cálculo ahora, que desde que he estado en Phoenix, ha habido al menos seis… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Yo diría… bueno, diría como veinticinco o treinta mil personas por las que se ha orado, tal vez más que eso. Y ha habido al menos diez mil de ellos sanados. ¿Pensaría Ud. en eso? Tales como con cánceres postrados allí en sus últimos momentos, y ahora son gente sana desde la última reunión.
31Creo que, solamente en las provincias de Canadá, hubo al menos doscientos cincuenta, o tal vez más que eso, de casos de personas bizcas cuyos ojos fueron enderezados. Y mudos, son demasiado numerosos para contarlos, porque hubo montones y montones de los que vinieron, que eran mudos, sordos, con dificultades para oír y todo, que fueron sanados completamente. Ahora, eso únicamente es hecho por la visitación del Ángel.
32Hace unas noches, estuve parado en la casa, después de llegar de Canadá, no pude llegar a mi casa en cinco días. La gente estaba tendida por toda la casa, tanto que me mantuvieron afuera por cinco días. Unos días atrás, la gente llegaba y ellos tenían alguien allí que los despedía, viniendo de todas partes de la nación. Y sus… Noche…
33El domingo pasado en la mañana, mi pequeña iglesia me pidió que viniera y les enseñara del libro de Apocalipsis. Lo hice. Entonces, al final, el pastor asociado dijo: “Ahora, el hermano Branham no va a orar por los enfermos, porque él está esperando y ahorrando fuerzas para llegar a Phoenix”. Y así que, él dijo: “Nadie pida la oración”. Pero yo estuve parado estrechando sus manos a las once en punto. Y a las dos en punto me sacaron del lugar.
34Y yo tenía puesto un reloj, y primero tomé de la mano a una mujer allí que tenía un tumor. Y el tumor se detuvo...Las vibraciones detuvieron mi reloj. Yo no puedo orar por la gente con un reloj puesto. Yo puedo mostrárselo a Uds. esta tarde. Se detendrá cada vez, las vibraciones sobre ese reloj Longines nuevo. Se detendrá; la vibración lo detendría. Y yo se lo mostré a un ministro de…?... Él está aquí en la audiencia esta tarde en alguna parte. Y él… Se detuvo. La vibración lo detuvo.
35Entonces el domingo en la noche, cuando estuve allí para darles sólo un sermón, pues, habían algunas personas que formaron una línea de oración. Y yo les pregunté que si yo me paraba y oraba por ellos en masa, si ellos creerían, y ellos dijeron que sí. Entonces ellos… Dios bendiga sus corazones… ellos querían estrechar mi mano, o algo, Uds. saben, para acercarse. Y todos pasaron estrechando las manos.
36Y entonces algunas de las personas que habían sido sanadas de cáncer, y tuberculosis y demás, ellos estaban allí de pie queriendo ser vistos. Algunas de las personas de las que les he contado que fueron sanados, estaban parados allí.
37Y yo… Mientras estaba parado allí, sentí la presencia de este Ángel acercarse. Al mirar a la audiencia, sentí a la dama que Él estaba llamando. Yo había visto que ella estaba en la línea de oración. Dios sabe, que yo no sabía qué estaba mal en la dama. Yo dije: “Venga aquí”. Ella simplemente se levantó y me miró. Yo dije: “Ud., allá”. Y la dama dijo: “¿Quiere decir ésta dama aquí?” Y yo dije: “Sí” Dijo: “pues, ella es sorda”. Y yo dije: “Bueno, tráiganla aquí; este es el momento en que ella va ser sanada”. Ahora vean, eso tiene que venir de Dios.
38Yo dije: “¿Cuánto tiempo ha estado sorda?” Dijo: “Su hermana está en alguna parte del edificio”. Y me supongo que había tanta gente en el edificio como hay en este pasillo central. Eran todos los que pudieron entrar, y afuera.
39Y la dama subió. Su hermana dijo: “Ella ha sido sorda toda su vida, prácticamente desde que era una niña como de doce años de edad”.
40Bueno, tan pronto como la tomé de la mano, se mostró…Cuando yo estaba orando por ellos, yo estaba usando mi mano derecha. Entonces la mano izquierda mostró vibraciones. Y en unos momentos el espíritu sordo fue sacado de ella, ella estaba mirando y yo… [El hermano Branham truena sus dedos Ed.] Troné mis dedos, ella se volteó y miró, y yo dije: “¿Me escuchas, verdad?”. Y su audición era perfecta. Y ella empezó a llorar. Una dama muy bien vestida, ella empezó a llorar con sus manos levantadas en el aire. Y la gente empezó a correr de acá para allá. Entonces ellos me sacaron por la parte trasera.
41Porque, ¿ven Uds., amigos?, yo solamente puedo…Yo sólo soy un humano, apenas un humano. Pero eso tiene que venir del Dios Todopoderoso. ¿Ven Uds.?
42¿Se fijaron Uds. en el Maestro? Él entraba a una ciudad, y tal vez hacía un milagro, y entonces dejaba la ciudad. ¿Se fijaron Uds. en eso? Muchas veces era de esa manera. Había muchos leprosos en los días de Eliseo, pero sólo uno fue enviado a él; ese fue Naaman. ¿Es cierto eso? Es difícil decir cuántos leprosos más vinieron, pero uno fue enviado a él. Y ése era el que el Señor había designado.
43Y la única manera en que yo puedo decir, es cuando siento ese algo de la persona que me da el acceso a este poder sobrenatural. Eso no es algo mío; es Su Poder. Entonces no hay nada, no importa lo que sea… Yo lo digo en el Nombre del Señor. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
44Ahora, ¿A quién le estaba Él hablando? Moisés. Muchos de Uds. en sus lecciones de escuela dominical han leído de este gran personaje Bíblico, Moisés. A mí me agrada él, porque él fue una sombra de la venida de Cristo. Él era solamente una sombra de la venida de Cristo.
45Noten. Ahora, cuando el pueblo de Israel había ido a Egipto, y habían entrado en esclavitud por cuatrocientos veinte años, lo cual Él ya le había dicho a Abraham que ellos… Cuando se acercó el tiempo de la promesa, entonces yo quiero que Uds. se fijen cómo… Ahora fíjense. Cómo es que cuando se acercó el tiempo de la promesa, el pueblo comenzó en ese tiempo, a ver que algo les había sucedido, unos problemas. Y Dios casi siempre hace que vengan problemas, para juntar al pueblo. ¿Sabían Uds. eso? .
46Yo creo que habrá un tiempo cuando no habrán más divisiones entre el pueblo de Dios, tales como: “Yo pertenezco a esta iglesia, y yo pertenezco a aquella iglesia”. Yo creo que la persecución juntará a toda la gran Iglesia redimida de Dios, y seremos uno en Cristo Jesús. Y entonces Él se la llevará a casa. Ahora, no discutiremos si esta doctrina es correcta o aquella.
47Ahora, noten. Entonces en el tiempo cuando se acercó la promesa, se levantó un Faraón que no conocía a José, y ellos pusieron cargas sobre el pueblo. Y el pueblo estaba tan agobiado que no podían fabricar los ladrillos y cosas que debían. Y entonces, ¿Pensaría Ud. que Dios afligiría a Su pueblo en esa manera? Sí. Porque la Palabra de Dios es eternamente verdadera. ¿Es correcto eso? Y Él prometió que los libertaría, y no tenía otra forma de hacerlo sino de esta manera.
48Así que entonces, en el tiempo de la persecución de Israel, Dios hizo que un Ángel viniera a la tierra. Pero antes que Él hiciera que el Ángel viniera, Él tenía allí a un muchachito que había nacido llamado Moisés. ¿Es correcto eso? Y este muchachito (Moisés) tuvo un nacimiento bastante peculiar. Y entonces, a la edad de la madurez, él fue enviado a libertar a los hijos de Israel, porque ellos estaban en esclavitud. Y antes que fuera, Dios le dijo: “Yo enviaré a mi Ángel delante de ti”.
49Ahora, Dios pudo haber enviado al Ángel, ¿verdad? Él podía dejar que el Ángel viniera Él mismo, pero en lugar de eso, Él envió al Ángel para hablar a través de la voz de un hombre. Dios siempre usó al hombre para Su obra. ¿Es correcto eso? Él no usa las organizaciones, y demás sistemas mecánicos, sino que Él usa hombres. El Espíritu Santo cayó sobre hombres. Ése es el instrumento de Dios aquí sobre la tierra.
50Él fue el primero quien tuvo la jurisdicción sobre todas las cosas en la tierra (¿Es correcto eso?), sobre todos los animales. Y él perdió su poder, y somos enseñados en la Biblia que lo que el primer Adán perdió, Cristo lo restauró de nuevo a la raza humana.
51Entonces, amigos, si eso es así, ministros, ¿Cuál es el problema con la iglesia hoy? Eso es lo que yo quiero saber. Si Cristo era el eslabón perdido entre Dios y el hombre, y Él ha venido para unir de nuevo al hombre y a Dios, ¿Cuál es el problema hoy? Es por causa de la incredulidad. Y Ud. comenzará algo, y luego Ud. verá una cosita, y dentro de poco Ud. dirá: “Oh, bueno, olvidémoslo. Eso no era de Dios”. Todas las cosas ayudan para bien a los que aman a Dios.
52Si Ud. está construyendo una casa, y dice: “Bueno, esta persona no encaja aquí, porque mira, donde está este bloque, aquí queda una gran abertura, Oh, parece…” Si está… Siga adelante. Siga construyendo la casa. Dios tiene otro bloque que encajará allí, que llenará ese espacio. La casa no puede ser construida de esa manera. Así que hoy, mientras Dios está moviéndose, olvidémonos de eso y avancemos en el Espíritu del Dios Todopoderoso, y allí veremos la casa de Dios restaurada de nuevo.
53Noten. En el día en que Dios estaba juntando a Su pueblo, se levantó una gran persecución sobre el pueblo, y Moisés fue enviado como libertador. Él abrió el Mar Rojo; él hizo todos estos milagros… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
54Ellos no saben más de eso de lo que sabe un hotentote de un caballero Egipcio. Eso es correcto. Y hasta los espíritus que están en la astronomía lo reconocieron antes que los hombres que reclamaban incluso tener el Espíritu Santo…?... Eso es verdad. Cualquier hombre puede decir esas cosas. Pero si Dios no testifica de ello, está errado. ¿Es correcto eso? Pero si Dios testifica de ello, son las obras de Dios. ¿Es correcto eso?
55Si yo vengo a Phoenix en el nombre de un profeta, y no hago las cosas que un profeta hace, entonces no me crean. Pero si vengo en el Nombre del Señor Jesús, en el nombre de la profecía y como Su siervo, y hago las cosas que están escritas de Su siervo, entonces créanme. ¿Harán Uds. eso?
56Si el sordo no oye, si el mudo no habla, si el ciego no ve, si el lisiado no camina, si profecías de pecado no le son predichas a la gente, y no le son predichos sus pecados desde que Uds. eran niños, entonces crean que este Ángel que vino a mí es falso y yo también lo soy. Pero si se manifiesta así mismo aquí en la plataforma delante de Uds., créanlo y arrepiéntanse de sus pecados e incredulidad, porque la hora de Su Visitación esta acercándose. Eso es correcto. Porque Él sólo hace esas cosas para confirmar Su Palabra.
57Miren. En todo caso, antes de que cualquier juicio sea enviado a la tierra, Dios envía y advierte al pueblo. Eso es correcto. Y amigos, escuchen mi palabra, si está en armonía con Dios. Uno de los juicios más grandes que alguna vez ha azotado al mundo está en camino. Ahora, recuerden eso. Algún día, yo me habré ido, pero Uds. recuerden. Muchos de Uds. los más jóvenes, y algunos de los más ancianos, verán que les he dicho la verdad. Eso es correcto.
58Ahora, este don viene por… Si Uds. han orado y pedido a Dios que envíe un don, Él lo envió. Hace unos meses cuando yo estaba aquí en Phoenix, era nuevo. Pero ahora, sin duda, sus principales periódicos, o sus revistas—la “Life”, y la “Times” y así sucesivamente… [Espacio en blanco de la cinta-- Ed.] y se oye alrededor del mundo.
59Hace dos noches cuando yo entré a la casa, llamaron de cinco naciones diferentes. Y de la capital de Turquía llamaron y dijeron: “Hemos escuchado que el Señor Dios Todopoderoso ha extendido sus brazos para sanar en América” [Los Estados Unidos]. Dijeron: “¿Hay alguna manera en que pudieran darnos unas migajas?” Paganos hambreando...
60Oh pueblo, levántense en el Nombre de su Señor. Reclamen sus privilegios dados por Dios, porque la hora para que sean sanados está aquí. Eso es correcto, para glorificar a Dios y para recibir de Su Espíritu y Sus bendiciones. Despréndanse de todas las formalidades. Desháganse de toda esta religión de rituales y entren a las esferas del Dios viviente, Quien despierta el alma humana y les lleva a la justicia, a la adoración de Él en Espíritu y en Verdad. Porque la hora viene y ahora es cuando Dios ha enviado Su advertencia.
61Viene por vibraciones de la mano. El mismo Dios que envió Su Ángel delante de Moisés… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… Ángel aquí. Eso es correcto. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Yo trato de ser sincero. Ahora, quiero que Uds. sepan esto, que tal vez yo me vaya…?...antes de la mañana. Yo no lo sé. Pero en la habitación esa noche cuando Él vino (para Uds. pueblo)… Me apareció muchas veces en la forma de una estrella. Yo la he visto muchas veces, pero cuando vino visiblemente, era un hombre que aparentemente pesaría como doscientas libras.
62Y hace un poco más de dos años, yo estaba sentado en la habitación. Estaba leyendo mi pequeña Biblia Scofield, y escuché algo. Primero, vi una luz. Y pensé que era un automóvil que dobló la esquina. Pero dobló, y se hizo más brillante. Me asomé por la puerta y no había ningún automóvil. Entonces escuché algo que venía como así, haciendo… [El hermano Branham toca el podio cuatro veces--Ed.] Caminando. Y yo miré, y la Luz se hizo más grande. Y justo sobre mí colgaba una gran Estrella. Y la Luz era como, más verde, entre verde y amarillo, resplandeciendo sobre el suelo.
63Y caminando a través de esta Luz vino un hombre que parecía, como dije antes, que pesaba como doscientas libras, un hombre enorme. No tenía barba sobre su rostro, como tiene el cuadro de Cristo. Quién es Él, no lo sé. Pero Él tenía… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] Él era más bien de tez oliva. Tenía ojos oscuros. Él caminó tan cerca de mí así como ese micrófono que está allí.
64Sí, es verdad amigos. Yo no podía hablar. Y Él me dijo…Yo sólo me quedé sentado allí. Y Él dijo: “ No temas. Yo soy enviado de la Presencia de Dios para decirte que esta vida peculiar tuya, tu nacimiento peculiar… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]… un don de sanidad Divina para los pueblos del mundo”. Y dijo: “Si eres sincero y haces que la gente te crea, entonces no habrá enfermedad que se pare delante de tu oración, ni siquiera el cáncer”.
65Y Él dijo: “Acontecerá que tú le dirás a la gente sus enfermedades por medio de una vibración sobre tu mano. Entonces si permaneces reverente, les dirás a la gente los pecados de su vida, y las cosas que ellos han hecho”. Queridos amigos, con la Biblia ante mí esta tarde, eso ha acontecido. Yo salí. [Espacio en blanco en la cinta--Ed.]
66Ahora, eso es lo que yo cuestioné. Y les voy a pedir así en público, porque muchos de Uds. pudieran levantar sus manos y decir que no entendieron. Pero yo creo que hay algunos de Uds. aquí, porque yo sé esto por el Espíritu… Trataré de alejarme esta tarde, de hablarles tan severo como me sea posible.
67Noten, yo siento en el Espíritu ahora, que van haber muchas, van a suceder muchas cosas…? Adviertan… (¿Ven?), porque hay fe allí.
68Yo sé de un hombre sentado aquí mismo en el edificio que está afligido ahora mismo. Yo puedo llamar a ese hombre a esta plataforma; él sería sanado ahora mismo. Eso es correcto. Yo sé que él esta aquí en el edificio. Yo siento su espíritu venir de mi lado izquierdo, por aquí. Eso es verdad.
69Me pregunto si la muchachita Hispana de Sacramento, que estaba de pie en aquel edificio esa noche, y estaba sentada allí. Ella estaba sentada muy atrás en el edificio, y ella había dicho en su corazón…Ella era católica. Ella dijo: “No puedo llegar hasta donde está el hermano Branham, pero si él me mira a los ojos, yo seré sanada” Yo no sabía nada de la muchacha. Ella había estado en las reuniones más allá de Long Beach, o por allí en alguna parte.
70Esa noche yo entré al servicio; estaba predicando. Y cuando estaba predicando, parecía como que si la fe continuaba halándolo hacia mi derecha. Miré hacia atrás, y era muy atrás en el del edificio, yo dije: “Esa jovencita que está sentada allá a lo lejos, díganle que venga aquí”.
71Yo dije: “Venga aquí joven”. Yo tengo su testimonio. Ella casi se desmayó. Ella me dijo: “¿Yo?”
72Yo dije: “La que tiene puesto el sombrerito redondo, venga acá”. Ella Subió humildemente. Tenía tuberculosis. La tomé por la mano y dije: “Ud. tiene Tuberculosis. Pero ASI DICE EL SEÑOR”. Eso fue todo. Fue hecho. La mañana siguiente ella le entregó su corazón a Cristo. Fue bautizada y trajo a su familia.
73Ella debe encontrarse conmigo aquí en Phoenix. Yo no sé donde está la muchacha. ¿Está Ud. en el edificio hermana? De alguna parte de Sacramento, allá en California. Ella debe estar en la reunión de Phoenix esta vez. Si Ud. está aquí, levántese. Póngase de pie, si está aquí. Tal vez yo no vea su mano en alguna parte, si Ud. está en el edificio. Una jovencita Hispana, supongo que como de dieciocho o veinte años de edad, algo así. Ella va a estar aquí. Les testificará a Uds. esta semana. Eso es apenas una de los centenares de cosas que han ocurrido.
74Ahora, lo mismo puede suceder aquí. Si este hombre viene a la línea de oración voy a pedir su atención aquí; tengo temor de llamarlo ahora, porque parecería conspicuo. No tengo la preeminencia para llamarlo en este momento, pero sé que él está aquí. Hay un hombre aquí que es un completo extraño, nunca lo he visto en mi vida, tan sordo a más no poder. Eso es correcto. Pero él está sentado aquí.
75Si ese hombre está en el edificio esta… Si ese hombre viene a la línea de oración esta tarde, y yo le puedo tocar bajo la unción que ahora tengo, los oídos del hombre serán abiertos perfectamente. ASI DICE EL SEÑOR. Si eso no es correcto, entonces llámeme falso profeta. Yo podría llamarlo aquí a la plataforma. Si él me da una más… Estoy esperando sólo un segundo para ver lo que él dice al respecto. Ahora, observe y vea lo que les digo.
76Ahora, dentro de unos momentos vamos a formar la línea de oración. Y quiero que hagan esto: Si hubiera un escéptico moderno en el edificio, le advierto en el Nombre del Señor Jesús que no se quede en el edificio durante este tiempo, porque Cánceres, sordera, epilepsia, pasan de uno a otro. Explicaré eso más tarde. ¿Todos entienden?
77¿Cuántos me han escuchado explicar cómo es que las enfermedades y gérmenes son vida? Ud. mismo es un germen; Ud. viene del germen de vida. ¿Es correcto eso? Bueno si Ud. viene de su—por su padre y madre, un germen de vida… Un cáncer es un germen; catarata es un germen; un tumor es un germen. La tuberculosis es un germen. ¿Es correcto eso? ¿De dónde vinieron ellos? ¿Qué clase de vida son ellos? Los doctores los laman… esos son nombres médicos, al decir, “cáncer, catarata” y así sucesivamente. Jesús les llamó un demonio. ¿Es correcto eso? Eso es lo que son. Y cualquiera sabe que un “demonio” significa atormentador”. Y es algo que está atormentando su cuerpo
78Ahora, quiero que sepan que… ¿Cuántos creen que Dios ha enviado Su don de sanidad? Ahora, veamos. Dios les bendiga. ¡Oh hermanos!, ochenta y cinco por ciento de la multitud cree. Entonces, bajo tal cosa como esa, les aseguro que verán la gloria del Dios Todopoderoso.
79Ahora, recuerden, mientras salgo para una palabra de oración, después de orar aquí con Uds., si… déjeme darle un consejo, por mi bien y por el suyo, eso sólo causará reproche.
80Recuerden una cosa también. Este no es un don para efectuar milagros. La última vez que Él me habló fue en Vandalia, Illinois. ¿Está alguno aquí de la reunión de Vandalia. ¿Una persona en el edificio que estuvo allá cuando el Ángel del Señor me habló y me dijo: “ Tú estás limitado. Acontecerá que… [Espacio en blanco en la cinta--Ed.] (El Hermano Branham comienza a orar por los enfermos.)